Si un cristiano quiere conocer su identidad, no

puede quedarse sentado, dijo el Papa

(RV).- Para encontrar a Dios hay que correr el riesgo de ponerse en camino, porque un cristiano “quieto”
jamás podrá conocer el rostro del Padre. Fue la reflexión que desarrolló el Papa Francisco en su homilía de la
Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.
Si un cristiano quiere conocer su identidad, no puede quedarse cómodamente sentado en el sillón ojeando un
libro porque en el mundo “no existe un catálogo” con la imagen de Dios. Y tampoco se puede trazar a un Dios
ventajoso obedeciendo a reglas que con Dios no tienen nada que hacer.
Los inquietos verán a Dios
La lectura del Génesis, que relata la creación del hombre “a imagen de Dios” sugirió al Papa Francisco una
meditación sobre el camino justo y los muchos caminos equivocados que se abren ante un cristiano que quiera
conocer su origen. La imagen de Dios – afirmó Francisco – ciertamente no la encuentro en la computadora o
en las enciclopedias. Para encontrarla y, por lo tanto, para comprender “mi identidad”, sólo hay una única
manera: “poniéndose en camino”. De lo contrario – dijo el Papa – “jamás podremos conocer el rostro de
Dios”:
“Quien no se pone en camino, jamás conocerá la imagen de Dios, jamás encontrará el rostro de Dios. Los
cristianos sentados, los cristianos quietos no conocerán el rostro de Dios: no lo conocen. Dicen: ‘Dios es así,
así…’, pero no lo conocen. Los quietos. Para caminar es necesaria esa inquietud que el mismo Dios ha puesto
en nuestro corazón y que te lleva adelante a buscarlo”.
La “caricatura” di Dio
Francisco afirmó que “ponerse en camino es dejar que Dios o la vida nos ponga a prueba, ponerse en camino
es correr un riesgo”. Y así también han hecho, desafiando peligros y sintiéndose extenuados por la fatiga y el
desánimo, algunos gigantes como el profeta Elías, o Jeremías, o Job. Pero también existe otro modo de estar
quietos y por tanto de falsear la búsqueda de Dios, que el Papa ve en el episodio del Evangelio en el que los
escribas y los fariseos reprochan a Jesús porque sus discípulos comen sin haber realizado las abluciones
rituales:
“En el Evangelio, Jesús encuentra a gente que tiene miedo de ponerse en camino y que se adapta con una
caricatura de Dios. Es un falso documento de identidad. Estos no-inquietos han hecho callar la inquietud del
corazón, pintan a Dios con mandamientos y se olvidan de Dios: ‘Ustedes, descuidando el mandamiento de

Dios, observan la tradición de los hombres’, y así se alejan de Dios, no caminan hacia Dios y cuando les falta
la seguridad, inventan o hacen otro mandamiento”.
La gracia de estar en camino
Quien se comporta de este modo – concluyó el Papa Francisco – realiza un “camino entre comillas”, un
“camino que no camina, un camino quieto”:
“Hoy la liturgia nos hace reflexionar sobre estos dos textos: dos documentos de identidad. El que todos
nosotros tenemos, porque el Señor nos ha hecho así, y el que nos dice: ‘Ponte en camino y tú tendrás
conocimiento de tu identidad, porque tú eres imagen de Dios, eres hecho a imagen de Dios. Ponte en camino
y busca a Dios’. Y el otro: ‘No, tranquilo: cumple todos estos mandamientos y esto es Dios. Éste es el rostro
de Dios’. Que el Señor nos dé a todos la gracia del coraje de ponernos siempre en camino, para buscar el
rostro del Señor, aquel rostro que un día veremos pero que aquí, en la Tierra, debemos buscar”.
(María Fernanda Bernasconi - RV).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful