Está en la página 1de 2

La Paz se hunde 

Arturo von Vacano 

Como un Bill Gates de Alasitas, Evo Morales va por el mundo repartiendo dinero a diestra 
y siniestra: ahora ha tirado otro par de millones de devaluados dólares para “ayudar” a 
algunos pillos del Ministerio de Obras Públicas con el pretexto del deslizamiento de Huanu 
Huanuni. 

Es tan absurdo este modo de “ayudar” a la gente que el portavoz del Presidente resumió 
allí mismo la negativa historia de la tragedia anterior, el deslizamiento de Retamani hace 
un año, como la desaparición de otro millón de devaluados dólares, esa vez entre los 
pasillos de la Alcaldía Municipal de La Paz.  

El que Juan sin Miedo (pero ya no sin dólares ni mucho menos) haya estado a cargo de 
recibir, administrar y aplicar ese millón en beneficio de los damnificados de Retamani y lo 
hiciera tan bien que nunca se supo dónde fue a parar esa fortuna no es lección alguna 
para Morales: como si fuera rey y no Presidente, Evo continúa una de las peores 
costumbres del caudillaje tradicional y regala plata ajena como suya. No es suya, claro, 
sino del estado, es decir del pueblo boliviano; si viviéramos en un país civilizado, Evo sólo 
podría regalar la plata que lleva en el bolsillo y que es suya fuera de toda duda. Para 
regalar dólares tendría que pedir permiso al Legislativo, por lo menos.  

Pero, Cochise del Siglo XXI, allá va ese indio simpático regalando millones como si fuera 
Melgarejo y no el socialista más convencido del Orkojahuira.  Ya veo a Fidel regalando 
dólares devaluados a los cubanos. ¿Por qué no puede Evo aprender de Fidel sus mejores 
costumbres? No es cosa de ir a abrazarlo de cuando en cuando sólo para comprobar que 
continúa su avance hacia la categoría de cadáver.  

Pero, bueno: dada la inmensa cantidad de divisas que maneja el régimen y la bonanza sin 
paralelo de que gozan hoy los bolivianos y habla su prensa diaria, podemos olvidar eso 
tres milloncetes como lo que son: granos de arroz ante los satélites, los aviones para la 
guerra contra Chile y otras necesidades vitales de nuestro pueblo, acostumbrado a vivir de 
agua y aire. 

Lo hacemos porque, si comparamos las tareas que Bolivia espera de Morales y que son en 
extremo urgentes, ya no lo llamaremos Evo sino Hércules Morales: es necesario 
“bolivianizar” a SRZ, es necesario salvar a LPB, hoy asfixiada por la marabunta humana que 
ocupa hasta el más vertical de sus cerros, y es necesario decir la verdad verdadera sin 
miedo ni terror a los nuevos paceños: se necesita ser imbécil para construir casas de uno, 
dos o más pisos en lugares como Retamani o Huanu Huanuni, despeñaderos de greda que 
se lavan como cualquier castillo de arena apenas hace pis por allí una guagua.   

Yo lo sé de primera mano: pasé mis primeros años entre esos cerros jugando a los indios y 
vaqueros contra niños indios y mestizos entre los que rompí más de una cabeza con mi 
honda, mi “flecha” capaz de lanzar piedras del tamaño de un huevo de paloma y mi mano 
izquierda, ya por entonces famosa por mis lances de beisbol. Trepé por las chimeneas de 
greda, rodé al deshacerse esos cerros y me laceré rodillas y cara más de una vez.  En 
cerros iguales del sur y el este de LPB hubo deslizamientos desde los tiempos de Bautista 
Saavedra, de modo que sé que ningún paceño de pura cepa construiría jamás su casa en 
semejantes lugares. 

No se necesita ser paceño, sin embargo, para darse cuenta de esos peligros: basta con 
tener ojos y el cerebro de un caracol africano. También se necesita gónadas para ser 
Presidente y decir a los damnificados de  Retamani o Huanu Huanuni: “No sean ustedes 
levudos, cholos. ¿No ven lo que ha pasado ya antes? Hubo derrumbes por todas estas 
partes. Váyanse al Plan Tres Mil y crezcan con el país. La Paz ya no aguanta más gentes. 
Miren con los ojos, piensen con la cabeza y váyanse al Oriente, pues”. 

Mas fácil que decir eso es decir: “Les regalo dos millones que verán el día de San Brando, 
nadie sabe cuándo… Bueno; ya está. ¿Cómo va lo del satélite aimara?” 

Pero las tareas de Evo continúan allí, como grandes desafíos para el Katari del Siglo XXI: La 
Paz se asfixia bajo el peso del lumpen andino; Santa Cruz sigue siendo enemigo de 
Morales y emporio del sarao; el Titicaca es desde hace una década la bacinilla más grande 
del planeta gracias a El Alto, la Chicago de Indoamérica…. 

Pero, sobre todo: seis de cada diez bolivianos son miserables hasta un extremo increíble: 
nada ha cambiado en ese sentido desde tiempos de Katari ni desde 2005.  

Si la solución de tales problemas es andar regalando dólares como si fuéramos  jeques 
árabes, necesitaremos de otros dos o tres siglos para dar un dólar devaluado adicional a 
cada boliviano pobre; en otras palabras, Bolivia es, tal vez, otro estado fracasado, sin 
solución.  

Es que Cochise nunca hubiera podido gobernar un estado moderno, por muy buen 
caudillo que fuera. Pero, eso sí: fue un gran jinete.  

Intereses relacionados