Está en la página 1de 16

R

E

A

c

o

E

5

ESTUDIOS

DE

HISTORIA

NUMERO

75

VTRANO

Y

SCCIEDAD

t998

VENTORWM

ACCVRATA

SECVNDVM VETEREM

TA

BVLA

Ë,T NOVÀ

DISPoSI.TIoN

Ë- ,{c

N oIv(EN:cLATVRÂ.

nre p&regci6que el nriidronbeniente rronrbre pûrfl eEtôùirlls tierrs erallantarde frue[a @rpnitnùrl illar @cÉano, y andirn nourbrebe Ï)rtrçtra nrsiegtnù gP IP pugo flquPdtÊnornbre

Historia y geogr afia

Et

cotEcto

@

DE

r

rcHoacÂN

DELA NUEyA rSp,ANn a UÉX(CO:

NACIMIENTODE UNA GEOPOL]TICN

RETACIONES

75,

VERANO

I998,

VOt.

XIX

Alain

MussetlCarmen

VnI lulidn

UNIVERSIDAD

DE PARlS X, INSTITUTO

UNIVERSITARIO

DE FRANCIA

ESCUELA

NORMAL

SUPEIIIOR

DE FONTENAY-ST.

CLOUD

lins,

tien

îxco,

aux

nble

uenT

ieux

éen

,ons

sen

ede

ls, a

sub-

des

Ies

r les

, des

Pen-

rlgré

rions

rient

;iété.

ocial

nhrs

-

omoseflalamos

en el articulo"La toponimiaconquis-

tadora" (Relnciones,

70, 7997),no

existedescubrimienio

geogrâficosin el nombreque le asignael descubridor.

Descubrirsiempre implica, de algunamanera, nom-

brar.A la horade bautizar el paisaje-en la primerafase

de su apropiacidn,que puede ser paralela o no a la acciônmilitar- el

descubridorsuele fundarse en elementosexternos sacados de su expe-

riencia.Se refiere por lo generala tal o cualcaracteristica fisica del nue-

vo territorio,o biena un episodiofundador, recordado por su fechao

contenido.Mediante Ia eleccidnde un top6nimo,el hombrecomo ser

histôricotambién nos da a conocersus propios côdigos de denomina-

ci6n.En estaperpectiva, cada nuevo nombre de lugarencierra una di-

mensidnsimbôlica e ideoldgicaque irnporta profundizar.

Nosinteresaremos

ahora por la toponimiacolonial en el casodel te-

rritorio conquistadopor HernânCortés entre 1519 y 1521.Tal territorio

no correspondea un entepreexistente rinico sino que forma un espacio

abiertoal quela Conquistaespaflola Ie vienea conferiruna unidad,

unos limites -sujetos a cambio-y un nombre'.Ia NueasEspnna. Este

nombreperdurarâ a Io largode tressiglos antes de desvanecerse con la

Independencia. Sin embargo, existieron otros nombres que compitieron

conel de NuevaEspafra, denominaciones anteriores o coétaneas, para

designarespacios que no siemprese ajustabana los confinesde ésta.

Hastase advierte una tendencia progresiva, en especial fuera del mun-

do hispânico,a preferirel nombrede Méxicoal

de NueuaEspaiin, inclu-

so duranteel periodollamado colonial. 2Cômo fuenombrado y repre-

sentadopor unosy otroseste territorio en dichaépoca? Para intentar

contestathemos establecido un doblecatâlogo de ios nombresque

recibiôen los lejrfos y losmnpns geogrit'icos, con el fin devalorar la impor-

tanciarespectiva de cadadenominaci6n e intentar interpretarla.

El corpusde textoses una selecci6nde un centenarde referencias,

queremiten esencialmente

a

obras hist6ricas y relacionesde viajes escri-

tasentre el sigloxvl y Ia Independencia.' Cabe distinguir a susautores

  • I Seusaron principalmente para establecerla lista:H. F. Cline,Hnndbook of Middle

Americnnhûians, Alstin, Universityof TexasPress, 1973, vol. 13;F. Esteve lSarba, Hisfo-

riografiairdinna, Madrid, Gredos,i964; B. Keen,The aztec itnage ur westernthoirglrt, New

t13

{LAl\ r)4rl:sllT

y_çA!{qN yôl ru,!lôN

segûnque sean oriundos de Nueva Espafla, Espafla o delresto de Euro-

pa.En su granmayoria, son fuentes usuales que aqui nos toca analizar

conotros ojos. La informacidnpuede hallarse en la elecciônsignificati-

va deios titulos de obras,pero también, indirectamente, en otros docu-

mentos.Por ejemplo en los epistolarios, se trata de mirar cdmo se enca-

bezabanlas cartas (iMéxico? aTenochtitlan? o ambosa la )y

vez

...

dequé

lornrase alude al territorio.

El corpuscartogrâfico consta por su partede unos300 documentos

procedentesde diversosfondos (en especialel MuseoNacional de Mé-

xicoy la BibliotecaNacional de Paris)asi como de fuentesbibliogrâfi-

cas.Cubren el mismoperiodo que los textos y su procedenciageogrâfica

estambién diversa. El fondodocumental mâs importante lo constiiuye

el Département des Cartes et Plansde Ia BibliotecaNacional de Paris.

Cuentamayormente con mapas pertenecientes a distintos atlas como el

de Ortelio (objeto de mûltiplesreediciones en ei sigloxvt) o el deMan-

adins,

outien

Iexico,

le aux

,emble

?uuent

mieux

ncé en

illions

nesson-Mallet

(Paris, 1683).También se utilizd material cartogrâfico

de

relatosde viajey de librosde historiao geografia.En algunaocasiôn

dimoscon mapas aislados que fueron trazados por cartôgrafosde ma-

yor o menortalento. Fueron incluidos en el corpus,pues no habiamo-

tivospara descartar n priorila visiôn que brindaban del mundo en gene-

ral,y dela NuevaEspafla en particular. Todo documento cartogrâfico es

valiosopara el l-ristoriador,

si bien en diversosgrados. La cartografia

estableceun vinculodirecto entre percepciôn y representaciîn del mundo

y nosofrece a la parinformacidn sobre un espaciodacio (reducido a for-

masmâs o menoselementales), su descriptory los destinatariosdel

documento.Todo mapa, por elementalque sea,cobra sentido inscrito

tnsen

lue de

tres,a

: sub-

en la serieformada para nuestro trabajo.

Eneste corpus cartogrâfico,

los mapas del siglo xvr representan

19%,

los del sigloxvu 4I7o,\os del xvut,37%, el3% restantees de principios

ré des

et

les

Jersey/New llrunswick,Ilutgers University Press, 1971; Ch. Leclerc, Bibliotheca anuicnna

(1867), reprirttParis, Maisonneuve

etLarosc, 1974; H. Ternaux,Blbliothèt1ue

anÉricrtine,Pa-

ris,Artlrus Bertrand, 1837; H. Harrisse,Bih[iothecn

nnrcricatn

-oetustisshna.

A descrittionof

3er les

ls, des

thezuorks relLr{ing toAtnericn ptùlished betueen the years 1492 and 1551, New York,Philes,
sePen-

186(r,reprint Amsterdam, Schippers N.V, 1967. (Seria muy ûtil ahondarestos temas con

nalgré

apoyoen la Bibliotecahispnnoanericatu de José ToribioMedina).

nslons

levient

ociéré.

tt4

;social

DE .P NUEVA l)DA\A

n

r'.rÉt'

o

del xx, paraatenernos a los limitescronolôgicos de esteestudio. Los

mapasde origenfrancés son la mayorîa (49V0), y muy detrâsvienen los

deHolanda y Espana (22%) y losde Espana (76Vo).

Losmotivos de se-

mejantedistribuci6n son obvios, ya quees la BibliotecaNacional de Pa-

ris nuestraprincipal fuente de informacidn.Tampoco es de extraflarIa

importancianumérica de los mapasholandeses, fiel ecodel papel fun-

damentalque desempeiiaron desde muy tempranolos editores de Am-

bereso Amsterdamen la difusi6nde la informacidngeogrâfica. Tam-

biéndebe tenerse en cuentaque ia Europailustrada no tuvo fronterasy

los grabadoshoiandeses con frecuencia se inspiraronen obrasextran-

jeras.Por ello resuitaa vecesdificil identificarel verdaderoorigen geo-

grâficode un documento.Citaremos al respectoel casode Jean Corens

y elde Corneille Mortier, sucesores del ilustre Pierre Mortier de Amster-

dam.Publicaron a lo largodel siglo xvnt numerososmapas dibujados

por el francésGuillaume Delisle (1675-1726): adebemos considerarque

setrata de mapasfranceses u holandeses?

El documentomâs reciente de nuestraseleccidn

es la Cartedes États

duMexique au temps de Ia conquête en 1521, dessinée sous la direction de M.

I'abbêBrnsseur de Bourbourg, d'après les nnciens documents de Ia aice-roy-

auté,lescrutes de ln société de géographie etde statistique deMexico , etc.,pub-

licadaen laGéogrnphie uniaerselle deMalte-Brun (Paris, 1858).Este mapa

esun verdaderoinstrumento para una geografiaretrospectiva en pro-

cesode elaboracidn,pues intenta reconstituir un territoriohistôrica-

mentefechado, e ilustrael permanentedesfase -cada vez mâsnitido

con el correrde los aflos-,entre los conocimientoscientificos de una

épocay su expresiôncartogrâfica. Manifiesto es que los mapassuelen

seguirlentamente el ritmode los descubrimientos y las evoiuciones po-

liticas.Los topdnimosy demâsapelaciones geogrâficas cambian con

bastanterapidez bajo la plumade viajeros,cronistas o cosmôgrafos. El

mapaen cambioparece querer perpetuar imâgenes estâticas, territorios

inmôviles.Claro estâ que era mâs fâcil -y econdmico-para un impresor

(como parano pocosautores) limitarse a copiardocumentos anteriores,

lo cual explicaen parte el retrasoirnportante de la cartografiacon

respectoa lostextos y la informaciônque éstos contienen. La prâcticade

la copiaencubierta estaba muy difundida en el pasadoy hoy en dia

complicala tareadel investigador:le obligaa discernirla aportaciôn

rt5

tadins,

'outxen

Iexico,

'h aux

çetnble

?uuent

mieux

,tcé en

illions

ns en

re de

fes,a

sub-

é des

t

les

3r les

r,

t

(lCS

:Pen-

algré

;ions

vienr

:iété,

ocial

^rtrlN 14rr\sl r Y !trj4"tMôL JUTAN

origiualde cadadocumento entre esas escorias depositadas

por lossi-

glosy queafloran en el mapacuai capas geol6gicas.

NacrvupNtoDË LA NUEVA

EspeNe

Dcrttttt tittttcittt

tes inicinles

Losprimeros contactos con lo queluego seria México y losprimeros to-

pônin'rosque derivan de éstosse deben a lasdos expediciones anterio-

resa la deCortés. Tal es el caso de YtLcnttin,

que fue considerado

primero

comoisla y situaclo"en la India".2Aparece mencionado

como equiva-

lentede NucaaEspniin,

incluso en los primeros escritos cortesianos3

y en

lasversions abreviadas de éstosque muy prontose difunden tanto en

Berlincomo en Amberes. Ya en 1518,los descubridores

aluden a la pro-

vinciade Culun,evocada bajo varias formas ("Mulua", islade "UIua"),

antesde serdescrita por Cortés.Las primeras cédulas reales retoman la

formaAcrrhirlc(tn

para referirse a la NuevaEspanan

citando también a

vecesjunto a éstaUIua (o Uloa).Tales denominaciones,

al confundir la

partey el todo,podrian calificarse de errormetonimico. También halla-

nrosla mencidnde GrnnF,spniia,

que incluye las Antillass y esusada en

' Itlnunrittde ln trnndndcl Rey utôlico (1518), en J. GarciaIcazbalceta,

...

Colecci1n

de

Dounnnitts ltrtrrr ln Historinde Méxlco, México, Porrûa,1971,vo1.1,,p.281-306.

Cortés reto-

nrael térnrinoen el pr(rlogocle la SrsurrdaCarta de Relnciôn

(30 de octubrede 1520)men-

cionando "tierras y provinciasque ha descubierto

nuevamente

en el Yucatân [

...

]

enespe-

cialhace relaci6n de una grandisima provincia rruy ricallamada Cuhia". Véase también

Motolinia,Historirr tlt loslirdlos tie In NuetnEspniut,

(1547): "

...

Yucatân,

de este nombre se

llanr6Ia NucvaEspaiia" (México, Pornia,Sepan Cuantos 129,1969,p.155).

I

Véasepor ejemplo el encabezamiento

dela terceraCarta de relaciôn, "enviada por

FernancloCortés, Capitân y Justicia mayordel Yucntdn,Ilnnndo la NucanËspaira del Mar

Océrrrro"

en H. Cortés,Cnrtss de relaciôn,Madrid,

Castalia, 1993, p.310.

'

CctlulLrrit

Corf esituto,

México, Jus, 1949,documentos

2 (p. 33),3 (p. 38)y a

@.43).

' Ë.Cervan les de Salazar,

Crônica

de ln N trcan Espaiin

(1558?),

Madrid,Atlas, 1971 (sas

nirm.244, vol. 1), p. 113le atribuyela denominaciôna Juanote Durân,autor de una Geo-

grnfiLr tlc tadn lLt Nuturt EspatiLt,

qre no fue impresa.A principiosdel sigloxvr, la expresidn

CrrutL,s1nùn

designa las mâs veces el nortede México.

It6

DE tA NUEVA ESPANA A MEX]CO

c

r

,;]

t-.

*

I

riiiuri

{;i}

if

!

r

-

tt

.r*

,;.:

l'"

.#

;-:&

,.*

-E;r,''

-æ] ''-\-;,.'
-æ]
''-\-;,.'

Æd

'i,i;i

ifi

+ffi

.ïi

i,,

$

E:

;t

Êi

dç}.,f

}4r

(Jt c) nr:N)i

*l\

I

t

i

I

lll; ;, i

"

l,l,

'i {llli:iii l

i]

I

"

[Lr

ilar{ 1

it{iiil,1

oo

æ

n

o

E

.tl

à

lillri'

d

è

J

B

q

\

o

di

o

E

d

G

-.o

:

Ë

;

È

è

=

L

:F

j

G

brf

ll7

ALAIN MUSSET T CARMEN

VAL JUIIAN

'.ins,

tien

:ico,

aux

nble

uenT

ieux

éen

Iions

rSen

rede

'es, a

sub-

é des

:t

les

er les

s, des

'v-"

ralgré

rsions

evient

)ciété.

social

t

-a

rar';i

r?î ';*:(-

t\

Figura2. Globe Doré (1527), BibliotecaNacional de paris.

I

t8

DE I.A NUEV/\ ESPANA A Mi:XICL-T

el célebrenapa tituladoLlisyttutitte

nlrae sillncnl(lqtute

ïecelÆ

et uarn tlas-

cri1ttio

(1579),donde los térmiuos nueuy

çrrrldcse consideran

como si-

nônimos (figura1). Motolinia juzga por su parte (lueNueva Espana

bienlrubiera merecido el notrbrede Nteun Haspcrin,

por la abundancitr

de susfrutos y riquezas.Cabe senalar de pasoque la asimilaciôndei

conjuntode las Indias en general a lasHespérides

dio lugara uu debate,

quese trasluce en el capituloxv de laHistorittde las [nt]ins de Las Casas."

Debateno exentode miraspoliticas, pues, colllo denuncia el dotninico,

al establecer

un lazocolt ulla supuestaposesitin antiquisima de dichas

Indias (ya en tiemposremotos del presuntorey Hesperio)se pretende

fundaren tal prosapiay nombreuna legitimidad imperial ultramariua

dehonda raigambre.

a los

Estosprimeros nombres, si bienefimeros y correspoudientes

tanteosiniciales del terreno,dejaron su improntaen aigunos mapas. Ei

GlobeDoré (1527) nosmuestra Arnérica todavia unida con ei contiueute

asiâtico (figura 2)y enél sepueden identificar deformes top6nimos in-

digenas,visibiemente

inspirados en Cortés.Se advierten los términos

HispnninNoan,

Aathncntl ai nortey Culunal sur.iLa toponimiaespaiio-

la empiezaa afirmarsemediante nombres ibéricos que no siempresub-

sistirian,como ocurre con sartilln, nombre que Cempoa)a

recibiô de Cor-

tés ("Cempoa1,

que yo intitulé Sevilla",escribe el conquistador).nEl

mapaen forma de coraz6nde OrouceFine (Paris,153ô) recoge r'n parte

datosdel Globe Doré. El surde México es liamado Colttscnnn

y no figu-

ra enél la palabraNueva Espafla.'En la segundamitad del sigloxvt,

desapareceu tales dcrtoutirt.rciottes.

" FrayB. De las Casas, Llistoritt tlt InsItttlrns, Carac.rs, Iliblioteca Avacucho, 1986 (cdi-

ci6nde André Saint-Lu), ppr. 75-82.

1 ClofuDoré (1527), cNjParis, Depto. Cartes et Plans,75 C 77622.

I H. Cortés,op. cll., Segurrda

Carta, p. 162,

u sNParis, Depto Cartcs et Plans,Ge oo 2987-43.

l19

adins,

zUfien

Iexico,

le attx

emble

'uuent

nieax

rcé cn

illions

15 en

re de

'es, a

sub-

3 des

t

les

rr les

, des

)Pen-

4e'e

;lons

rient

;iété.

ccial

jt41N ]4lls Er y c4-E{lNlI4! iu!1\ Elbnutisrrro

__

Aunquealgunas fuentes'o

atribuyen a la expedici6nde Grijalva (1518)la

paternidaddel términoNueva Espafla, el bautismooficial se debea

cortésquie^ lo justifica asial final de su segundacarta de relacidna

Carlos Quinto:'

!M

luqvA ËSPANA À N,IIXICI)

ya muchotrigo q an llevadode acaen tarttacantidacl q 1opueden car-

garpara otras partes ay aquimucho oro de nacimiento)"''t

El términode NuevaEspana no tardaeu generalizarsey io usan

todoslos cosmôgrafosque describen esta parte del mundo,cuyos coll-

tornosiodavia se ignorau. Entre las primeras llenciones, cabe citar el

mapaOrbis uniuersalis

descriptio

(1527)del inglésRobert Thorne.'5

Porlo que yo he visto y comprehendido

cerca dela sûnititud

Erc todaestn tie-

rrntiene aEspann, ansi en la fertilidad como en la grandezay frios que en ella

Lnperennidnd

deun rrcntbre

lracey enotras muchas

cosas que Ia equipara. a ella,nrc paresciô

qtrc el nûs

cortrteriente

nonrbre

Ttnra

estndichn tierrtr ertt llnnnrse Ntrcan

Espnin del Mar océa-

no,y ansien nonrbre

de vuestrn nn jestntl sale ptLso

nqtrcste

nombre.

Humillmen-

tesuplico a VuestraAlteza lo tengapor bien y rnandeque se nombre ansi.

La creacicincortesiana

refleja la tentaci6nasimiladora que pretende

integrar1o desconocido en el âmbitode 1oconocido, segûn un proceso

La Coronaacepta la propuestade Cortésal uombrarloen1522 gober-

nadory capitângeneral de la NuevaEspaiia.'o

Esto no sucediasiempre,

ni tampocoera una garantia de queel nombrcse mantuviera después'

Asi "NuevaCastilla" jamâslogr6 imponerse frente al top6nirnode ori-

genindigena, Perû. En México,algunos anos después de la Conquista,

la Coronano accediôa la petici6r-r

de Nuno Beltrânc1e Guzmân y la pro-

usual,y a fin de cuentasbastante natural, en cualquier descubrimiento.

Américase parece a Europa,es un espejo,repleto de promesas

vinciaque él deseababautizar Es1:h'itu

Snnto de In Mntlor Es\tttfia,

en un

y

  • propi- afânvisible de superara Cortés,nunca se iiamd asi sino Nucan Gnlicitt.

cio paralas aportaciones

europeas.r2

La

similitud declarada por el nom-

LaNueva Espana por su parte iba a durary el desarrollode la imprenta

bre es una forma de legitimarIa apropiaci6ndel lugar.Lo integrade

tuvo sin dudauna influencia decisiva al respecto.Los escritos cortesia-

llenoen el orbehispânico. En adelante, como dice Sahagûn,r3

habrâ una

"nueva"y una"antigua" Espafla, complementarias

y dependientes.

Los

noscircularon inmediatamente

por Europa,donde fueron editados por

lo menos18 veces entre 1522 y 7532,"difundiendo ampliamente la ape-

argumentoscortesianos

quedan inscritos en el mapade DiogoRibeiro

(cosmdgrafo

portuguésal serviciode Carlosv) quelieva la fechade

1529:"Dixose asypor q seallan aqui muchas cossas q

ay enEspana (ay

lacidnde Nueva Espana. No debenmenospreciarse lasrepercusiones de

losfactores editoriales,

pues ya sabemoscdrno influyeron etl el polémi-

coorigen del nombredel continente,

América, tras la publicaci6nde los

viaiesdeAmérico vespucci." una

inmensarnayoria de titulosde libros

"' Antoniocle solis, Historia de Ia conquistade México, poblrtciôn

y

progreso

de Io Anrérica

Selttentriotnl

conocidn

con el nontbrede Nueua Espafia (1684), libro r, cap.v, México, porrria,

1973, (Sepan Cuantosnirm. B9), p. 3+.También Humboldt, Ensayo politico sobreel Rcittode

lr NrrclaEspnrin

(1808), libro r. cap.r, México, pornia, 1978,(Sepan Cuantosnrim. 39), p.5

y w. H Prescott Llistoriadc kt

,

Conquistade México (1843), libro v,

1976, (sepan cuantosnrim. 150), p. 412.Lo mismosucede enla

cap.vr, México, pornia,

Ëncyclopédie de Diderot

y d'Alenrbert,

en el articuloMetiqrc.

rr l{. Cortés,op, cif., Segunda carta, p. 308 (Subrayados

nuestros).

''? Véase.

Antonello Gerbi, La nnturalezn

de lns Indins NtLeuns,

(Milân, 1925),México, rcr,

1978,pp.113-120.

'r FrayBer.ardino de sahagrin,Pr6logo a su,Historia gencrar de rascosns

de Ia Nueaa

EspntTa

(1569) México,Porrria, 1975 (Sepan Cuantosnrim. 300).

'o uNParis, Depto. Cartes et Plans,Cc C 818.

ol

" DiaersVoyngasTauching

tlrcDisco'oeric

ALncrlca

c'le I{ichard } lakluyt (Loncires,1582).

'" RealCédula del i5 deoctubre de 1522,en H. Cortés,Cn|lns q Docttrrtt'rtftrs, México,

Pornia,1963, (BibliotecaPorrria), p. 581.Pedro MârtiL de Angleria hace varias nlusioncs

a |a confirnracifnreal en s;1sDécatltrs

delNucao Muttio (7493-1525),

traducci(rn

del latin

deA. MillaresCarlo, México, José Porrûae Hijos,1964-i965

,t VéaseRudolf Hirsch, "Prilted reportson the earlydiscoveries

antl iheir recep-

tion,,,iriFilsflrrrriges

ofAn'rcrica.Thelnrltactof

theNuuWttrldotr

t/rcO/d,editedbyFredi

Chiapelli,Berkeley,

University of CaliforniaI'ress, 1976, vol tl,pp 537-558'

18

El temaes debatido de modo apasiolado por fravB. de las Casas, op. cif., caps. 163

a 106,pp, 642-660.

|

20

t2l

ALAIN MUSSET Y CARMEN VAL.]UtIAN

atestiguala amplisimaârea de difusi6ndel términoNueva Espafra,

tantoen lasobras de conquistadores,

cronistas,

religiosos como en los

relatosde viajerosde todoshorizontes, desde Tomâs Gage a Alejandro

Humboldt,pasando por GemelliCarreri.'e

Paralelamente,

el uso de Nueva Espana prevalece

en los mapas has-

ta finesdel sigloxvtn, e inclusomâs tarde en algunas ocasiones.

La car-

tografiasdlo refleja de estamanera el

dominioespaflol sobre los territo-

rios conquistados.

Este fen6meno es patente en mapasfranceses

de la

épocacomo el de PierreDescelliers (1564) quelleva la menciôn"Nueve

Espaigne"[sic].'o Mediosiglo mâs tarde, el mapamundide Ricci (1602),

itadins,

soutien

VIexico,

ble aux

semble

,euuent

mieux

tttcé en

nillions

jesuitaitaiiano instalado en la cortede lossoberanos

chinos, menciona

"NuovaSpagna", traducida en la ienguade losmandarines.2'

En 1815,

  • H. Brué,en su mapatitulado Carte encyprotype

del'Amérique

méridionnle,

sigueusando el términoNueva Espafla."

No obstante,la abundanciade referenciasen ei mismosentido no

significaque exista perfecta unanimidad. Excepciones

relevantes

ponen

de relievediscordancias

sobre el usode NueuaEsaaiia.

Ve.nucroilEsLNGûisrrcAS

y cEoGRÂFrcAS

El mayorrival de Nueun Espafra,

para designar un territorioequivalente,

esMéxico, segrin se observa yn desdemucln nntes de la Independencia,

f.e-

chade la adopciônoficial del nombre.Lo cualnos lleva a la pregunta:

lns en

{ue de

Jres, a

r sub-

hé des

et

les

ger les

ls, des

apor quéMéxico se llam6 asi? apor quées uno de los contadospaises

que tienenel mismonombre que su capital?Partiremos del origeny

evolucidndel nombrepara aventurar algunas hip6tesis.

'' Véanseasimismo Dfaz del Castillo,Motolinia, Sahagrin, Durân, Zorita, Francisco

Hernândezy muchosmâs.

  • cePen- 2'r KonradKretschrner, Die historishm karten zur EnddtdeckungAmerrkns, reprint nach

malgré

:nslons

[evient

ociété.

i social

Atlasvon 1892,Frankfurt an Main, Umschau Verlag, 1991.

2r BwParis, Dept Cartes et Plans,Ge DD 4547-30.

" aruParis, Dept Cartes et Plans,ÇeC7969-2.

|

22

DE LA NUEVA ESPANA A MEXICO

DeMéxico-Tenochtitlan a México

Laetimologia de la quefuera capital de los aztecas antes de serlo del vi-

rreinatosigue siendo controvertida. Su primer nombre suele ir asociado

conla tribu procedentede Aztlâny sedentarizadaen mediode la lagu-

nade México, tribu de los ilamados mexitin (futuros mexicns), en relaciôn

conel nombredei jefede la peregrinaciôn, Mexitli. Asi apareceen el Cd-

dice florentino. El segundoparece remitir a la tierraprometida que iden-

tificarongracias al âguilaerguida sobre un nopal (tenochtli);'

El nombrecolonial se formd con la amputaci6nde uno de los dos

componentesprimigenios del dobletey seimpuso enseguida.'n Sôlo se

ha conservadoparcialmente la denominacidnprehispânica, a imagen y

semejanzade la urbeespaflola que se superpuso a la ciudadvencida. Es

notablela continuidadentre capital aztecay capital virreinal, tanto a ni-

vel geogrâficocomo toponimico. No hay verdaderafundaciôn espaflo-

la de la ciudadni tampocose ie da un nombretotalmente nuevo o im-

portado. iPor qué?Es ciertoque Cortés,a medidaque va avanzando

haciael altiplanocentral, parece renunciar paulatinamente a bautizar

lasciudades por lasque pasa, conforme van aumentando sus contactos

conlos autdctonosy susconocimientos acerca de ellos.Pero influy6 se-

guramentemâs todavia en la pervivenciadel top6nimola importancia

politicade la ciudadcomo cabeza dei llamado"imperio azteca". Se eli-

minala partemenos pronunciable, y mâs indigena (acaso la de mayo-

resimplicaciones religiosas y miticas). México-Tenochtitlan seconvierte

enMéxico. De ahi que titulos como los de Ldpezde Gômara o Seprilve-

da" aludanala conquistade México (jamâs de Tenochtitlan). Se trata de

una miradaretrospectiva sobre ln capitalde Nueua Espafin, de una pro-

æ C. Duverger,L'origine des Aztèques,Paris,

Le Seuil,1983.

2{ Losdocumentos oficiales y la correspondenciade Cortéssôlo hasta 1535-1540

con-

tienenTemixtitany Tenoxtitan

(Cedulario

deIa Metrdpolinrexicatn, Departamento del Dis-

trito Federal,1960, en especial Real Cédila por la cualse le otorgaa la Ciudndel t{tulode ntuy

noble,insigne y nuy lenlCnLdad

de México,24 de julio de 1548).

']sJuan Ginésde Seprilveda,De rebushispanorum gestis ad noaum orbem Mexicunrque

(ms. publicadoen 1780por la Academiade la Historia)y FranciscoLôpez de Gômara,

Historiade Ia Conquistade México (1552), Caracas,Biblioteca Ayacucho,1979.

r23

ttadins,

soutien

Wexico,

ble aux

semble

vuuent

mieux

rncé en

ùllions

ins en

lue de

lres, a

r sub-

ré des

et

les

3er les

rs,des

repen-

nalgré

nslons

evient

iciété.

social

.

ATAIN MUSSETY CARMENVAt .]UtIAN

yeccidnhacia su historiapasada. Tal empleo, en especialen dichosau-

tores,no conllevala menorcarga negativa antiespaflola.

EInombre de Tenochtitlan sigue apareciendo, si bien de modo adul-

terado,hasta mediados del sigloxvl en losdocumentos y hastamâs o

lnenos1570 en los mapas.'u

Este desfase caracteristico

del mapa (con res-

pectoal texto)tiene que ver con cierta inercia de su sistema de represen-

taci6n,que tarda en reflejar el usoreal de la lengua.EI Globe Doré(1527)

mencionaTlrcmistitlnn. El mapamundi de la escuelade Dieppe (ca.1536)

y el GlobeChadenat (mediados del sigloxvl) simplificanla tipografiaen

favorde Temistitlan.z'Los

italianos suprimen el sonido /fl/ caracteristico

del nâhuatly usanTimistitan).'8 Semejante variedad se encuentra en las

nrismascartas de Cortésen lasque alternan Temustitdn,Tenustittin,Te-

nrcxtitin,probablemente en ocasiones por obra de los copistas. De todos

modos,se comprueba una tendencia general a adaptarel nombre,redu-

ciendosu

singularidadfdnica, que esmayor que Ia de México,con res-

pectoa Ia lenguacastellana.

Comocorolario, el nombrede Méxicoa secasno tardaen imponerse

tantoen textoscomo en mapas.Figura por primeravez en nuestrocor-

pus en 1530en un mapaespanol andnimo.2e

En 1544,el mapadel

mundode S, Caboto reza curiosamente Merico.3o Las ediciones sucesivas

delCiaitntesorbis terrarum de Braun y Hogenbergdesempeflaron

un im-

portantepapel en la difusiônde la apelacidna partir de mediadosdel

sigloxvl al dar a conocerla "MexicoRegia et CelebrisHispaniæ Novæ

Civitas"como una de las mayoresy mâs ilustrescapitales del orbe

conocido.

'u YêaseUrùttersale descrittione di tuttala tierrn conosciuta fin qui dePaoloForlani, donde

la capitales llamada TIMISTITAM

(tt'l Paris,Depto Cartes et Plans,GeDD2987, nrim. 67).

z

Pororden, oN Paris, Dept Cartes et Plans,Ge DD 738-Apl. 6 y fotografia77 C81710.

4 Za\tier| 1566 (eNr Paris,Dept Cartes et plans,Ge B 1699)y Forlani,1570, op. cit,

'n Peruregio Caroli V nurdnto

]" BNParis: Res. Ge AA 582.

,sN

...

Paris, Dept Cartes et Plans,Ge D 7957.

r24

DE_,!_L\UEVAESPAIIx Al4lIlco

_

qJ

èr

s*

ni

*:

.-l

d

r1

\J \

i{

ir

sî \{

tl

i:

sl

ri

,U

t

:1-\

c.)

q\)

tu

l{

oJ

.ii

.i

oa

tr ÈJ

iii

L.i

r

#s'i

rl<.

o-{i-'o

','+? Y.

r25

iif l.

.È(

I

{

,\

ËÉ \\

-.^

-ili

I

?^rj

qr,'\

6

-.!

.ç-

è.

t

;*i t" iï

ù.:

b

l.v!

i

!

iliiS

\d

ts,i :.

\:t

r:i

:

I

'{t- iiid

I

iorif

E

o

-t

6

z

G

o

*

2i

ôi

:f,.

<

*

:,

r-i

i

itÈ

".;

dc

*.À

\,1

!

t'r*

':

!

i"z

!

\

i

:'t <t

+:

-

i

ù\

I

;{

:

!

N

g

O

G

z

0.

Ôc

t!

Q

z o

s

s

H

-l

ca;

G

-

:adins,

outien

Iexico,

,lr aux

temble

euuenl

mieux

ncéen

illions

lns en

Iue de

rres,a

r sub-

hé des

et

les

ger les

us, des

cePen-

malgré

:nsions

levient

;ociété.

s social

AIAIN

MUSSET Y CARMFN

VAt JULIAN

Lnconfursi1n delos espacios; muchos Méxicos

Prevalecela palabraMéxico, pero ;cuâl es su significado?El término

designano s6lola capitalvirreinal, sino también varios espacios geogrâ-

ficosque se superponen,enmaraflando los mapas.México sirve para

nombrar distintasdivisiones administrativas y religiosasde Nueva

Espana:el Arzobispado, la Audiencia,laProvincia, la Intendencia (tras

las reformasborbônicas del siglo xvtil),Ias provincias de diferentesôr-

denesreligiosas, asi como una de lasdos provincias de la Inquisicidn

(siendo la otrala de ).Todos

Lima estos territorios se traslapan -tanto

...

a nivel sincrônicocomo diacrdnico- sin coincidirnunca del todo.De ahi

Ia complejidadque dificulta la lecturade ciertosdocumentos. En el siglo

xvu,el mapadel holandésPierre Van Der Aa superponevarias denomi-

nacionès:México (ciudad), Audiencinde México (jurisdicciôn) y México

(;provincia?)

.

En 1772,eI Nouaeauplnn du portet dela ailled'Acapulco

(mapa anônimofrancés) ilustra nuevamentelas ambigûedadesde la

designaci6n,pues menciona a la vez:Nowselle-Espagne, Gouzsernement de

Mexico,Partie de In terrede Mexique.

La cuesti6nse complica un pocomâs cuando por referenciaa la ca-

pital una zonaseptentrional recibe el nombrede NueuaMéxico. Perte-

neceesta regi6n al virreinatonovohispano, pero parece ser considerada

comoun apéndiceexterior de éste,si miramosel titulo del mapafrancés

de Nicolasde Fer (1702): LeVieux Mexique ou Ia Nowelle-Espngne (figura

3).'' Aqui estâdocumentado un uso de la palabraMéxico aplicada a

NuevaEspana, uso que no esinfrecuente pues figura tanto en la monu-

mentalEncyclopédie de Diderot y D'Alembertcomo en otrostextos. En

su CéographieUniaerselle (Paris, P.-F.Giffart, 1754),el jesuitaBuffier

intentabaexplicar el origendel topônimoseptentrional: "4Por qué se

Ilamô estaregiôn Nueao México? Se debea que los espaflolessôlo la

conocierondespués de haberhabitado elVielo México,llamado Nueun

Espnfia,y de éi sacaronesta colonia deNueoo-México".Cabe interrogar-

sesobre los efectos que esta creacidn Nueua México -aplicada a un espa-

ciovasto- produce sobre su referente,México, que en un principioes una

  • I BNParis, Dept Cartes et Plans,CeDD 4796 (7ù.

126

_

pl_lA_N !lI4

Es PA\ x_4_Slll q o,_

ciudad,como lo demuestrael articulofemenino inicial. El pasorâpido

al nrasculinopara designar la provincia (deNueun aNueaoMéxico) igral-

menterepercute en el referente,al conferirtal vez existenciasimétrica a

un posible"antiguo México", infinitamente mâs vasto que la ciudad.

Otraextensidn semântica de interésse observa en la denominaci6n

del actualGolfo de México.Desde rnuy tempranoes designado como

"mexicano"(sinus nrcxicanus,

golt'o mexicnno).

Los topdnimosrivales

(Golfo deSan Miguel, Golt'o de las Antillns, Golt'o de Nuean Espana) no dura-

ron por

lo general,si bien seindica todavia aIgûn Golt'o de la NueanEs-

panaen mapasespafloles

hasta el sigloxvttt (por ejemplo,en el mapa

anônimoDescripcidn del distrito del audiençia de Nueua Es1taiin),32Io que no

esde extrafrar. Es decir quc encontramos desde antiguo un golfomexica-

nosin que exista previamente

un Méxicodefinido. Se elabora mediante

el adjetivoen la periferianovohispana

-en el nortey en el golfo- una

suertede Méxicovirtual, aunnt In lettre.El

atributontexicano

se aplica

desdeluego a espaciosamplios y lejanosque exceden el golfode Méxi-

coy la NuevaEspana: se habla de Mer de Mexique ou de Nouuelle Espag-

ne33para remitir a la partedel Atlânticosituada al estede lasAntillas,

asicomo de GoIt'eet nrcltipel

de Mexique para referirse a lasAntillas.'n

La "mexicanizaciôn"culmina cuando el conjuntode América del

Norte (todavia por descubrir)es llamado mexicana.

Entre otros casos, el

mapade Théodorede Bry,America siue nouus orbis, de 1596,menciona

..

los nombresde HispaniaNoan, Golt'o mexicnnl y hnéricamexicann."

El

mapadel mundo de J. Vanden Ende (1604) presentala expresidninver-

tidaMexicana

Americn.El Orbis terrnrum descriptio

de Nicolas Geilekerck

y J.Jansjonius

(1632) prefiereindicar America septentrionalis

siue mexica-

na (figura 4).3uUna vanidadholandesa pintada por Pieterde Ring, a

mediadosdel sigloxvtt ofrece la imagenmâs hermosa de la America

  • 12 BNI'aris, Dept cartes et Plans,Ge DD 2987-8850.

  • 33 PierreMoullarfSanson, Des différentes

nnnièrcs de présenter

Ieglobe terrestre en plan,

Paris,1695 (sNl Paris,Dept Cartes et Plans,Ce D 12321).

3a CassiniFils, Paris, 1696 (aN Paris,Depto Cartes et Plans,Ge DD 2987nrim. 112).

  • 15 MuseoNacional de Historia,Mapns y Plnnosde México, siglos xvt al xtx, México,

INECr-rNAH,

1988, p. 21.

s BNParis: cliché nrim. 76 C 76 427.

127

'tadins,

routien

Aexico,

ile aux

semble

euuent

mieux

ncé en

ùllions

tnsen

lue de

tres,a

: sub-

ré des

et

les

ler les

Ls,des

)epen-

nalgré

rsions

:Yient

)ciéré.

:"-:i"

Él-

ALAI\I

,MUSSETY CARMFN VAL JULIAN

128

DE LA NUEVA ESPANA A MEXICO

mexicnnû'.estâ

escrita en un globoterrâqueo de suaves tonos, rodeado de

simbolosde la fugacidadde los bienesterrenales, entre los que figura

unapompa de jabôn." La redondezrePetida del globoy de la pompade

jabônes perturbadora

y establece

un vinculovisual entre el imperioes-

pafloly lasnociones de fragilidad y caducidad.

Loshoiandeses

no sonlos rinicos en difundir esta"exPansionista"

toponimiamexicanû,

vinculada desde luego por el estatutode los adje-

tivosen la lenguaque favorece cierta ductilidad.En7647, un mapafran-

céspublicado por Boisseaulleva un titulo nadaequivoco: Hémisphère oc-

cidental contenant les parties du NouaesuMonde qui slfit IaMexiquane et Ia

Peruane.3'Por

su parte Sanson d'Abbeville divide (ca. 1650)Ia América

septentrionalenla Mexicaney la Canadienne

(figura 5).3eLa recientefir-

  • d ma del TLCentre Canadâ, E.E.u.u.

y México no representaen eseaspecto

A

o

lJ

un gran trastornogeopolitico. Para la cartografiahistôrica, por lo me-

a

nos,México -pese a divergenciaspoliticas, econ6micas

y culturales- no

U

o

z

sôIo forma pnrtede Norteamérica, sino que es Norteamérica. La denomi-

naciônde América mexicana,

frecuente en el sigloxvll, tiende a desapa-

  • 6 recerdespués. Su âmbito de difusiônes restringido: jamâs se encuentra,

o

al parecer,en losmapas espafloles que suelen usar el adjetivoseptentrio-

H

o

0

U

U

Z

!

o

nalpara designar Ia zona.

Metnmorfosisdemexicano y deMêxico

El adjetivonexicnno usado como gentilicio ha experimentadocambios

semânticosa lo largodel tiempo.No fue creadoun adjetivosobre la pa-

labraNueua Espana,

si exceptuamos

el reciente y especializadonoaohis-

lano, no incluidoen elDiccionnriode la lenguaespaiiola dela RealAcade-

mia. Los colonosse limitarona retornarun instrumentopreexistente,

s

hispanizândolo[pasando del gentiliciomexica al de mexicanol

y

modifi-

candosu sentido.El sentidoactual de mexicano

es fruto de sucesivasde-

rivacionesa partir del término inicial nâhuatl. En un principio,losmexi-

canos (o losde Cuhia) eran los indigenas del Altiplano central cuyo idio-

o

  • d '7 Stillebennit Musikinstrwtrerrferl,
    I

Stealiche Museen zu Berlin.

ô0

" oNParis, Dept Cartes et Plans,fotografia C 76 430.

'gn Paris,Dept Cartes et Plans,Ge D 13915.

|

29

dins,

tien

xico,

tlux

nble

uent

ieux

'é en

lions

ien

:de

:S, A

;ub-

des

les

: les

des

)en-

lgré

ons

ient

été.

cial

rlus

AlAlNl

^,411((l

I

V

|

a^D^^rNr

!^

JvlL

\

\/^,

V/.

,r,,,i^!

1JU||A

\

nii*l

H

U

3

lil C

-rll (4

ll|,lt-,"

i:fiff

Èr

a

È

{

1 'i. ..

.l

$,

Fi

&

q

L,$

(

':

:i

ti

)s

\\

ll

iul

ÊiJ

"?TJ

,!

<1

:,'\

Àr

J

4

I

.O

I

i

)ft

>*:

ç.r-5

ri I

!4

0

,ià: {{

'j.

ta

a

F

}l

N

:s( LS

.,i

.i. ,.

r\iÀ- I

,

dvj

\

i

-

tr

È

.(

{h

I

\

I

(.)

N

r30

DE LA NUEVA ESPANA A MEXICO

ma (el nâhuatl)los distinguiade los de Yucatân.Los Artes de Ia lengua

mexicannse referiandespués de la conquistaal idioma nâhuatl.La

lenguamexicana era una lenguade los indios,

Con el tiempo,el âreadel términose ensanchaconsiderablemente:

mexicanopasa a designara todoslos habitantesde Méxicocapital, sean

indigenaso no,y luegoa todaIa poblaci6ndel virreinato.Mexicano es

el nombre,casi cabe decir el titulo, que se confierenlos criolloscomo

don Carlosde Sigûenzay Gôngora.El jesuitaexpulso Clavijero presen-

ta su Historirantigua de México (1780) como"escrita por un mejicano",

en "testimoniode (su) sincerisimoamor a Ia patria".n0Estamos lejos de

.9

È G

o

rd

G

la peregrinaciônmexica

..

El sentido criollo de mexicnno,

,n'

desvinculado

de los moradoresautôctonos, implica un grancambio de enfoque.Se

convierteen una autodefinici6n colectiva y positivade los criollos frente

a la metrôpoliy delos "espafloles americanos" de susdemâs dominios.

A partir de la adaptaciôny ensanchamientodel término nâhuatl,un

  • I gruposocial ha logradouna identidad verbal: mexicano es el preludiode

z

6

I

o

una patria por venir que,en el âmbitohispânico, todavia no se llama

México.

Mexique,sin embargo,existe en francésdesde el sigloxvl. Essabido

o

que el francésactual, a la inversadel castellano,distingue la ciudad

(Mexico) del pais (Mexique). El segundovocablo naciô de lasambigûe-

dadesde la traduccidn.Los traductores franceses de Ia épocatendian

'(t

siemprea adaptarlos nombres propios y unatraducci6n de 1588de la

obrade Lôpez de Gômarase titula nada menos queVoyages etconquêtes

G

v)

du capitaineFerdinand Courtois (!). Un manuscritoatribuido a André

Thévety que éstehabria elaborado traduciendo textos espafloles para

s

a

\

:

(

st Cosmographie uniaerselle (1575) se titulaHystoire du Méchique.n2 De se-

mejanteadaptaciôn al francéssurge la palabra"Mexique". A lo primero

coexisteconMexico, siendo ambas sinônimas para designar la capitalde

NuevaEspafla. Numerosos textos, como Ia Encyclopédie, asi comogra-

* Francisco Javier Clavijero,Historia antigua de México (1781), México,Porrua,7976,

È!

6

k

bo

(Sepan Cuantosnûm. 29), pr6logo.

" VéaseC. Val Juliân, "Histoiredu Mexiqueet histoiredu lexique:les transferts

sémantiquesde mexicano" Caraaelle

,

(Toulouse), nrim. 62,1994, pp. 163-177.

{2 Ms nrim.19031 de la sNde Paris (Publicado por E.de Jonghe,lournal

deIa Société

desaméricanistes,

Paris, 1905, u, 1, pp. 3-45).

t3l

ALA N

MJSSI

I

Y CABY!]!

VAL JUIIA\

badosy mapasnsserefieren en efecto a "la ville deMexique,,. Lo intere_

santees que cuandolos autoresespafloles evocaban, como vimos, la

conquistndeMéxico (ciudad), lostraductores

optaron por la formala con_

quêtedu Mexique [iteralmente "del México,,],formulaciôn que sobren_

tiendela conquistade un paiso regiôn.Tenian a su disposicidncomo

formaposible la conquêtede (ln aillede) Mexique y sin embargono la usa-

ron.Este fen6meno se halla (por lo menos)en G6mara y Solis,dos au_

toridadeshistoriogrâficas,

objeto de muchas reediciones.

Asi, en Francia

Mexiquepasa a designarun espaciomâs amplio que el urbano. ya es

potencialmenteun paispara el lectorfrancés.

Los traductores,

amén de lasmanipulaciones

citadas, no vacilaban

enreducir los tïtulos, poniendo todavia mâs de realce el topdnimoque

dins,

uîien

'xtco,

'aux

mble

,aent

ueux

:é en

llions

encierran.Ln historinde Ia conquistade

AnÉricasepterûrional,

conocida

México, pobraciûn

y progreso

di Ia

por eI nombre de Nueaa Espnfia (1684) de so-

lis se convirtiô de estamanera en la mera Histoirede ln conquêtedu

Mexique.aaEl titulo francésrevela que

imprescindible(ni tal vezdeseable)

.

la menciônde NueuaEspaiia no es

Mexique basta para una identifica_

ci6n clara de la materia.A fines del siglo xvm los titulos de varias

operas,en su mayoriaitalianas, que se inspiran en el Motezumad.e

vivaldi asimismoaluden tan s6lo a Messico,pruebade que el nombrees

conocidodel priblicoy portadorde una cargaexôtica conforme a su

gusto,a juzgarpor Ia bogade dichogénero.

Todo lo anteriorindica que la palabraMéxico designa una ciudad

paralos espafloles

(a partirde la cualse nombran las distintas entidades

rsen

rede

administrativasy religiosas de lasque es

cabecera)

mientras que para

losfranceses

(y talvezpara otros europeos),

seret'iere

nIa ciudady al pais.

es, a

Lacomparaci6n

de diccionarios

da pruebafehacie'te de ello.Eipti*et

  • sub- diccionarioimportante de la lenguacastellana, elresoro de Covairubias

I des

t

les

:r les

(1611) en su articuloMéxico tan s6lo habla de una "ciudacipopulosisi-

ma".asEn cambio,el resorode las dos lenguas espanola

y t'rancesa,

diccio^a-

r,des

  • :pen- a'r Véansepor ejemplolas ediciones de paris, 1691y de LaHaya,1692,

4s'e

slons

's sebastiânde Covarrubias,Tesoro

de la Lenguacastellan{:t

o

vient

" Cfr. Nicolasde Fer,1715, plan dela

fameuse

nouuelleuille de Mexique.

espartola

(1611) lreimpre-

siôn de la ediciônde Barcelona16741 1943, p. 803.Véase J. p sânchez, ,,sebastiân de

Covarrubias et l'Amérique",Ca rau elle (Toulouse), 1976, num.27, p. 251 _261.

:iété.

;ocial

plus

tinrre

r32

DE LA NUEVA ESPANA A MEXICO

riobilingùe de César Oudin inspirado en el anterior,indica en la ediciôn

de1,675que México es "une ville ef rlynume deslndes"

y da como traduc-

ci6n "Mexique".La cartografiafrancesa, tnâs lenta, seguirâ vacilando

entreGolt'e de Mexique y Golt'edu Mexique hasta imponer a finesdel siglo

la

xvn el segundo.Por consiguiente

lengua francesa dispone desde muy

tempranode una herramienta

-la palabraMexique- que Ie permitepen-

sar y designarel territorioque nos ocupasin necesidadde llamarlo

NuevaEspafla.

Mgxrcoo coNTRAESPA\A

Fortunaeuropeû

de México

Mediosiglo después de la conquista,"Mechique" estâ documentado en

Francia,como vimos con el libroatribuido a Thévet.Desde entonces la

formaMexiqueaparece en los titulos, solo o juntocon Nouvelle-Espagne

-pero en esteriltimo caso,siempre en primeraposici6n-. Eiemplos de

ello sonla traducci6nfrancesa del libro

de ThomasGage (1672) o el titu-

lo del textode jean de Monségur (7774).nu

Fuera de los especialistaso

viajerosconocedores

del âreaque mencionan, ios autores que tratan de

otrasmaterias y queen algrinmomento se ven obligadosa referirseen

unaslineas a NuevaEspafla suelen preferir hablar de "Mexique",con

alusionesdesde luego mâs bien peyorativas.

Asi, en Ias Lettres édifinntes

el jesuitaTallandier (1715) describeuna capitalatestada de "vagabun-

dos,picaros, holgazanes,

ladrones y asesinos",en la queuno no seen-

cuentraseguro "ni en lascalles ni en su propiacasa"'n7

Montesquieu se

mofa de la arroganciaen sus Lettrespersanes (7727).'n Raynal,en la

a Por orden:Relation du Mexiqueou dela NouaelleEsltagne

de ThornasGage, en M'

Thevenot,Relafion

de diuersuoyages

curieux

...

,Paris,

André Cramoisv,7672y

Nouueaux

mé-

moirestouclunt le Mexique ou Ia NouaelleEspagne

,1708 (ms. 24.228de la aNde Paris)cuya

traducciônal

espafrolse publicô recientemente

en México,con prôlogode J'P Berthe

a' Lo cita Jean-Paul Duviols,L'Amérique espagnole'oue

et

rêaée. Les liuras de uoyagas

da

ChristopheColontb à Bougainuille,

Paris, Promodis, 1985, p 255