P. 1
ZEN, El Sello Del Laberinto

ZEN, El Sello Del Laberinto

5.0

|Views: 186|Likes:
Publicado porpepa

More info:

Published by: pepa on Feb 02, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/17/2013

pdf

text

original

Hay muchas “buenas” personas en el mundo. Cierto es que sus
esquinas oscuras no se ven y allí es donde se esconden nuestros
múltiples Egos. Pues estas “buenas” personas son tan ignorantes
como las “malas”. Ignorantes de qué, se me preguntará, si las
hay llenas de Títulos Universitarios, nobiliarios, bancarios,
artísticos, políticos… etc. Ignorantes de su auténtica
naturaleza, esclavizados por sus Egos,
siervos de sus deseos y
pensamientos de ganancia de fortuna, prestigio, fama, aprecio,
amor,… de todo cuanto se puede adquirir, tener, acumular,
atesorar, guardar… la ambición, el egoísmo bien intencionado,
el servicio a los demás por algún motivo, es aprendido,
agregado a su naturaleza y en ese sentido, condicionado, es

135

decir Karma. Los “buenos”, Karma positivo, los “malos”,
Karma negativo. Eso no son ellos mismos.

Qué es lo que ignoran? lo dicho, que están no solo en manos de
su Ego sino dormidos para su naturaleza. Estas personas creen
que hacen la realidad
pero contrariamente, se alejan de la
realidad Real. Construyen apariencias efectivas pero cuando
profundizamos vemos que están vacías, nada dura, nada
soluciona, las grandes cosas se convierten en pequeñas frente
a las montañas, el cielo, los ríos, los valles, los árboles, los
animales… y la sabiduría armónica de su conjunción
.

La Realidad no nos necesita. Quizás podríamos frenar la
destrucción de nuestro modesto entorno. (Ver las disciplinas de
Daidoji en el Apéndice), o lo que es idéntico, ayudar a Despertar
al que lo necesita y formar parte con ello de la Naturaleza de
la Vida que “todo lo hace sin hacer nada”. Y esto podemos
verlo, tocarlo, olerlo, oírlo, sentirlo, admirarlo, agradecerlo,
usarlo, saborearlo

No me estoy refiriendo a un estado de indiferencia emocional,
ni a un estado de trance continuo, ni a la contemplación
entontecida sino… ¡Atención! al Estado normal y ordinario.

136

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->