Está en la página 1de 6
Estudios Bíblicos Salvados por Jesús
Estudios Bíblicos Salvados por Jesús

Estudios Bíblicos

Salvados por Jesús

Analizando el papel de las ofrendas que Dios aprueba
Analizando el papel de las ofrendas que Dios aprueba
Analizando el papel de las ofrendas que Dios aprueba
Analizando el papel de las ofrendas que Dios aprueba

Analizando el papel de las ofrendas que Dios aprueba

Analizando el papel de las ofrendas que Dios aprueba

Introducción

Este trabajo nace después de analizar la situación que estamos viviendo los creyentes del nuevo milenio, análisis tal, nos ha movido a traer a la luz eventos bíblicos y su interpretación, supeditada al Evangelio de Je- sucristo.

La razón principal de este estudio es la de proveer a todos los salvados por Jesús, de una herramienta útil con la cual forjen su carácter cristiano.

Siendo que el Evangelio de Jesucristo vino a liberar al hombre

1 -) de las consecuencias del pecado —Romanos Hebreos 2:15 -

2 -) de el reino de el diablo y los hombres — Colosenses 1: 13 /- 1 Corintios 9:19 - Gálatas 1:4 / -

3 -) de toda vana esperanza en este mundo físico, Gálatas 6:14 / 1 de Juan 2:15 / 1 Pedro 2:16 / - San Juan 15: 19 — 17:16 / 1 de Corintios 7:31 / Lucas 12:30

4 -) de toda dependencia de la religión organizada Gálatas 5:1 / Colosenses 3:11 / 1 de Juan 2:16 /

5 - ) de todo vínculo con la política en cualquiera de sus modalidades 18:36 / Santiago 4:4 / 1 Timoteo 6:7 /

Debemos entender que lo que El espera de su Iglesia en relación con las acciones que esta debe efectuar, es en base a tener claro las implicaciones de todos los puntos mencionados anteriormente.

Muchos creyentes han perdido el rumbo porque han caído en la trampa de creer que la vida de el cristiano es para ser desarrollada con miras a cosechar en este planeta. Nada puede estar más lejos de la verdad, ya que todo lo que hemos sido llamados a ser y a hacer es para un beneficio futuro, mas propiamente dicho, en la eternidad; y no aquí en este planeta, que es justamente en donde todo “sacrificio” (ofrenda) de elementos perecederos es no solamente válida, sino usando la acepción global del mismo es un requisito.

6:23 — 7: 24

8:2 /

-

S. Juan 8:36

/ - 1 Corintios 7:22 /-

1 de Juan 5:19 / San Juan 17:14 —

Estudios Bíblicos

Salvados por Jesús

Iniciemos por el significa de la palabra ofrenda que nos es propia en el lenguaje español. Esta viene del latín offerenda , compuesta con el prefijo ab = a cambio de ; y el gerundio ferendus - a - um , del verbo ferre = traer . Usando este análisis, veremos que la palabra se formó con la connotación : de traer / presentar algo a cambio de / en respuesta a.

Es muy probable, que la conexión con el significado antiguo de ofrendas esté vigente la intencionalidad y sig- nificado de la palabra que hoy usamos.

Considero suficientemente valedero que en este tratado vamos a centrar nuestra atención a la ofrenda que tiene directa relación con dar a Dios, para esto lógicamente usaremos las Escrituras y así ver la posición de Dios con respecto del tema.

Por ejemplo, y remitiéndonos al principio, en el libro de Génesis 4, encontramos que tanto Caín como Abel, presentaron ofrendas a Dios. Igualmente sabemos que la ofrenda de Caín fue rechazada por Dios. En Éxodo 25: 2, encontramos un fuerte argumento para entender por qué Dios rechazó la ofrenda de Caín:

“Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, to- maréis mi ofrenda “

Aunque muchos argumentan que fue el tipo de ofrenda que molestó a Dios, muy probablemente, lo aquí aconteció fue que Dios estableció o hizo patente al hombre la forma sacrificial, según Génesis 3:21 :

“Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió. “

mediando el sacrificio de esos animales para presentarse a El, como elemento expiatorio por el pecado. Siendo que el conocimiento de lo que agrada a Dios era vital información en esos días, sobre todo por la pérdida acae- cida a raíz de el pecado, Dios vio en Caín un espíritu rebelde a su voluntad, al resistirse a seguir el patrón dado por Dios.

“y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.” Santiago 4:17

“ Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda

más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar

a los adversarios. “ Hebreos 10: 26 - 27

Desde ese primer sacrificio/ofrenda en Génesis, los hombres han visto una necesidad de presentarse ante Dios, con un medio expiatorio, para obtener su favor / perdón. Siendo que Dios mismo fue el que estableció el primer sacrificio para la humanidad entera, no nos es difícil entender que cuando formó al pueblo de Israel bajo una ley común, estuvieran los sacrificios como parte vital del funcionamiento adecuado de la sociedad instaurada.

No pretendemos aquí hacer un estudio de cada sacrificio/ofrenda, que la ley contemplaba, por dos principales razones. La primera es que todos los sacrificios/ofrendas/ expiatorios, dejaron de ser necesarios y fueron re- emplazados por el sacrificio perfecto, el único que realmente podía justificar a los elegidos por Dios: El de Cris- to como un cordero inmolado. Y la segunda es que el estudio no es acerca de la ley dada a Moisés, sino que nuestro estudio es para entender como debemos ofrendar/sacrificar a Dios como Iglesia, como santificados por la sangre del Cordero de Dios.

Estudios Bíblicos

Salvados por Jesús

“Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que con-

fiesan su nombre.

Hebreos 13:15

Tomando en cuenta que Cristo no vino a fundar una religión, mucho menos una tendencia política, y aun me- nos un reino para este mundo, podemos entender que todo esfuerzo por instaurar ofrendas/ sacrificio en fa- vor de un grupo u organización como si fuesen parte del servicio cristiano, viene a ser una total contradicción a la naturaleza de la Iglesia de Jesús el Cristo.

Otro aspecto que hay que analizar es lo que significa ofrendas en la mente del cristiano moderno. La principal idea de ofrenda es dinero. Aun a pesar de que muchos también dan de su tiempo y talentos, la idea general es que estos de ser convertidos a una planilla laboral, serían traducidos a mucho dinero y responsabilidades pa- tronales.

Entonces es bueno definir lo siguiente:

¿Exige Dios dinero/ofrenda/tiempo/talentos de mi parte, como mi devoción cristiana?

¿Si los exige, tengo que dárselos a una Institución y así cumplir su beneplácito?

En el Nuevo Testamento volvemos a encontrar la misma dinámica en cuanto al dar vista en el Antiguo Testma- ento:

“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador ale- gre.” 2 Corintios 9:7

Me gusta mucho como lo dice la versión Nueva Biblia de los Hispanos:

Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre.

Al igual que al principio, Dios nos hace énfasis en que el dar sólo es efectivo si proviene de un corazón genero- so, honesto y de buenas intenciones, y por sobre todo que quiere honrar a Dios con sus acciones.

El hecho de qué o la cantidad, ocupa el último lugar de importancia, lo que hay en nuestro corazón es vital.

Un corazón rendido a Dios, es en sí la ofrenda verdadera del cristiano.

Los hombres y las instituciones terrenales, centran su atención en la forma , Jesús nos deja ver la postura de Dios en cuanto al dar en Marcos 12: 41 al 44;

“Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.”

De alguna manera el dar, está conectado a la devoción a Dios, y esta, al sacrificio. Mientras los ricos tenían montado su “show” delante de los hombres, esta viuda sabía que su sacrificio era visto por su Dios, el único que realmente importaba. Ella vivía el mensaje de Cristo:

“Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha,” Mateo 6:3

Estudios Bíblicos

Salvados por Jesús

Y a propósito de limosnas, el pasaje de 2 Corintios 9, al que todos hacen referencia cuando hablan de ofrenda, está justamente hablando de eso: LIMOSNAS, que no es otra cosa que ayuda a los pobres y/o necesitados. Pe- ro que parece que a nadie le interesa ver que la razón de la ofrenda son los hermanos cristianos israelitas que tuvieron que salir huyendo por todas partes ante la persecución, y afrontaban pobrezas y necesidades en me- dios ajenos.

Hay que entender que literalmente que nosotros no le podemos dar a Dios.

Primero porque Dios ni necesita ni usa de dinero. Si de eso se tratara vea lo que dice Dios a través de la profe- cía de Hageo 2: 8 :

“Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.”

Pero si, le damos a Dios cuando nos preocupamos por los pobres, los desvalidos y los necesitados.

“Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra

un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones en-

tre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos?”

“Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.” Santiago 2 : 14 - 17

Pablo apóstol, resaltaba la actitud cristiana de los hermanos de Macedonia:

“Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pi- diéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los san- tos”. 2 Corintios 8:3

Un exhaustivo análisis de el Nuevo Testamento nos indica que la recolección de ofrendas siempre fue para ayudar a los necesitados, a los pobres y los desvalidos. Y estas nunca constituyeron un salario o una imposición para los creyentes, sino que por la necesidad de la hermandad, se instituyeron estas ayudas para los casos co- nocidos y para aliviar la crisis de los necesitados. Los mensajeros del Evangelio, incluido Pablo, fueron ayuda- dos en su condición de haber tomado votos de pobreza, tal cual los levitas de Israel, a los cuales les era reque- rido no enriquecerse en ninguna forma, no tener propiedades, ni negocios, etc.

Definitivamente Dios requiere que hagamos justicia hacia los pobres y necesitados. Aunque como Iglesia, no podemos cambiar la vocación cristiana por una de justicia social, ciertamente, el amor de Cristo en nosotros nos mueve a hacer el bien al prójimo; y esto incluye dar al pobre, asistir al enfermo y a los desvalidos. Sin du- da alguna el trato entre la hermandad contempla la ayuda mutua.

Santiago 2: 2 - 4

Estudios Bíblicos

Salvados por Jesús

El dar a Dios se inicia con un corazón renacido por la Palabra, con acciones dedicadas a honrar a Jesús, nuestro Dios, en la forma mas lógica y posible siendo por ende el prójimo necesitado el recipiente de las mismas. Esas acciones las recibe Dios como si fueran para sí mismo.

“Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.” Mateo 10:42

Notas Finales

He sido muy cuidadoso y estricto en este estudio, porque no quiero agregar pensamientos propios u opiniones personales, que pudiesen dañar la verdad en cuanto al dar. Sobre todo porque los hombres y la religión han abusado del término y de la buena voluntad de los creyentes actuales, tan ávidos de ser útiles, tal cual los anti- guos cristianos de Macedonia en tiempos de Pablo apóstol, esclavizando sus mentes con cargos de conciencia sin base bíblica, y haciéndolos servidores de los hombres y sus instituciones, tomando ventaja injustamente de la sencillez de los seguidores de Cristo.

La prioridad es el prójimo necesitado en lo que se refiere a cumplir con la religión verdadera:

“La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es ésta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tri- bulaciones, y guardarse sin mancha del mundo” Santiago 1:27

Ahora, uno puede entender y hasta respetar que un grupo de hermanos, se pongan de acuerdo para solventar los gastos para alquilar un lugar en donde reunirse, a pesar de que esto no sea un requisito del cristianismo. Lo incorrecto es relacionar el cristianismo con la responsabilidad de pagar por el local, sobre todo a personas que por obra evangelista vinieron a Cristo después y no tuvieron parte en el acuerdo inicial.

Es menester y mejor promover la ayuda al prójimo necesitado, pues esa si tiene recompensa de parte de Dios, mientras que el tener instalaciones para congregarse, en lugar de una casa, solo significa que estamos buscan- do una comodidad momentánea personal, que aunque no es criticable de todo, tampoco es algo para sentirse orgulloso.

Estudios Bíblicos

Salvados por Jesús