Está en la página 1de 5
1 1. Sistema socio – ecológico Ya que un sistema social se asemeja a un sistema de sistemas, dentro del cual se busca consensos entre los actores para establecer un nuevo equilibrio para enfrentar nuevos escenarios. Los sistemas socio – ecológicos (SSE), son aquellos que presentan una integración entre los seres humanos, los elementos bióticos y abióticos. Donde los seres humanos responden a los factores económicos, culturales, religiosos, políticos y de ordenación territorial (Walker & Meyers, 2004). Figura No 1 Sistema socio – ecológico (SSE) Fuente: Chapin et al., 2002 En la Figura No 1 tomada de Folke et al. 2002 el SSE, presenta dos atributos ecológicos y sociales, donde los controles exógenos de los atributos ecológicos presentan una escala temporal y una escala espacial, ambas influyen en las variables lentas y variables rápidas las cuales conciben servicios ecosistémicos e impactos ambientales. Por su parte los controles exógenos de los atributos sociales son influidos por los sistemas regionales de gobernanza, economía regional, etc. que influyen en las variables lentas (riqueza e infraestructura, lazos culturales con la tierra, etc.) y variables rápidas 2 (ingresos, densidad de la población, acceso a recursos, etc.); que generan impactos sociales. Los servicios ecosistémicos4, los impactos ambientales y las interrelaciones tienen implicancias sobre la acción humana, la cual genera respuestas institucionales en el sistema socio – ecológico (SSE). 2. Servicios Ecosistémicos La estrecha que tiene la naturaleza con el bienestar humano puede ser confrontada en los textos de Platón, culturas orientales y de las tradiciones de los grupos étnicos de Mesoamérica (Mooney and Ehrlich, 1987). Como consecuencia del movimiento ambientalista de los años 60, surge el concepto de “servicios” ofrecidos por los ecosistemas hacia las poblaciones humanas (Mooney y Ehrlich, 1987). En este contexto hoy se habla del concepto de servicios ecosistémicos (UICN, 2009). Los términos “servicios ecosistémicos” y “servicios ambientales” son utilizados indistintamente, aunque difieren en su significado. El primero enfatiza el hecho de que el ecosistema funciona como sistema, puesto que es un conjunto de organismos, condiciones abióticas y sus interacciones, benefician a los seres humanos. En tanto que el segundo hace referencia al entorno, utilizado principalmente entre tomadores de decisiones, dándole mayor peso al concepto de “ambiente” o “medio ambiente” en el cual no se explicitan las interacciones necesarias para proveer los servicios ecosistémicos (Balvanera y Cotler, 2007). Groot et al. (2002), señala que los ecosistémicos proveen servicios para satisfacer necesidades humanas directa o indirectamente. Mientras que Millennium Ecosystem Assessment (2005) señala que son los “beneficios” que las personas obtienen de los ecosistemas. Por su parte Martín et al. (2007) señala que los servicios ecosistémicos son: 4 Groot et al. (2002), señala que los servicios ecosistémicos proveen servicios para satisfacer necesidades humanas directa o indirectamente. 3 procesos biofísicos complejos, en los cuales interactúan los componentes del ecosistema, independientemente de su uso, demanda, disfrute o valoración social. Figura No 2 Servicios Ecosistémicos Fuente: Modificado del Millennium Ecosystem Assessment, 2005 Boyd y Banzhaf (2007) señalan que los servicios ecosistémicos, al ser componentes de la naturaleza son directamente consumidos y disfrutados, y contribuyen al bienestar humano. En tal sentido, la libertad de elección está determinada por el bienestar humano (seguridad, salud, confort, autoestima, relaciones sociales), misma que es suministrada por los servicios de provisión y beneficios no materiales; que son provistos por los servicios de soporte y de los servicios de regulación, siendo que estos a su vez son abastecidos por los ecosistemas y de la biodiversidad (Millennium Ecosystem Assessment, 2005). De acuerdo con Bennett et al. (2009), los servicios ecosistémicos se clasifican en función de dos clases de mecanismos: a) efectos que causan en los servicios de los ecosistemas y b) las interacciones entre los servicios de los ecosistemas. 4 Figura No 3 Tipos de Servicios Ecosistémicos Fuente: Sobre la base de Millennium Ecosystem Assessment, 2005 Según Millennium Ecosystem Assessment (2005), los servicios ecosistémicos son:  Los servicios de provisión; estos son recursos tangibles y finitos, que se contabilizan y consumen; además pueden ser o no renovables. Entre ellos se encuentran: la provisión de agua para consumo humano, la provisión de productos como la madera y la producción de comida.  Los servicios de soporte; permiten el mantenimiento de los procesos de los ecosistemas y coadyuvan en la provisión del resto de los servicios. Los mismos, pueden o no tener relación directa sobre el bienestar humano. Dentro de estos servicios se encuentran: el mantenimiento de la biodiversidad, el ciclo hidrológico, el ciclo de nutrientes, y la producción primaria.  Los servicios de regulación; mantienen los procesos y funciones naturales de los ecosistemas, mediante las cuales se regulan las condiciones del ambiente dentro del cual los seres humanos viven. Entre ellos están: regulación del clima y GEI, control de la erosión o de las inundaciones, protección contra el impacto de los huracanes es un servicio de regulación.  Los servicios culturales; pueden ser tangibles e intangibles y son producto de percepciones individuales o colectivas; son dependientes del contexto socio- 5 cultural. Intervienen en la forma en que interactuamos con nuestro entorno y con las demás personas. Entre ellos se encuentran: la belleza escénica de los ecosistemas como fuente de inspiración y la capacidad recreativa que ofrece el entorno natural a las sociedades humanas. Sin duda, existe una estrecha relación entre la calidad de los servicios ecosistémicos y la calidad y mantenimiento de la vida de los seres humanos (Groot et al., 2002; Turner and Daily 2008). Por lo señalado, el concepto de los servicios ecosistémicos surge para enfatizar la estrecha relación que existe entre los ecosistemas y el bienestar de las poblaciones humanas (Balvanera y Cotler, 2007), ello permite establecer un vínculo explícito entre el estado y funcionamiento de los ecosistemas y el bienestar humano; pudiendo ser esta relación directa o indirecta, de la cual los seres humanos pueden o estar conscientes de su existencia.