Está en la página 1de 392

ANNIE LEONARD

LA HISTORIA
DELAS

de cómo nuestra obsesión por las cosas
ESTÁ destruyendo EL PLANETA, NUESTRAS COMUNIDADES
y NUESTRA salud. Y UNA VISIÓN DEL CAMBIO.
H

2

O
M

LA HISTORIA D i LAS

DE CÓMO NUESTW OBSESIÓN POR LAS COSAS
ESTÁ DESTRUVENDO EL PLANETA,
NUESTRAS Comunidades

y

y

nuestra salud.

UNA VISIÓN del cambio.

Annie Leonard
C o n A r ia n e C o n r a d

F O N D O D E C U L T U R A E C O N Ó M IC A
M É X IC O - A
Esta d o s U

r g e n t in a

n id o s de

- B r a s il - C o l o m b i a - C

A m é r ic a - G

uatem ala

h il e

- E spa ñ a

- P erú - Venezuela

Traducción de
L i l ia M

o sconi

P rim era edición en inglés. 2010
P rim era edición en español, r c e Argentina, 2010
P rim era reim presión, 2011
Leonard, A nnie
La historia d e las c o s a s : de cóm o nuestra obsesión por las cosas está destruyendo
el planeta, nuestras com unidades y nuestra salud. Y una visión del c a m b io . - la ed.
- la reim p. - Buenos Aires : Fondo de Cultura Económica, 2011.
392 p . ; 23x16 cm. - (Tezontle)
T raducido p or: Lilia M osconi
ISBN 978-950-557-850-4
1. Política am biental. 2. M edio am biente. I. Mosconi, Lilla, trad. II. Título
CD D 320.6

A rm ado d e tapa: Juan Balaguer
Ilustraciones d e tapa e interiores: Free Range Studios
Foto de solapa: C h risty M cD onald
T ítulo original: The Story o f Stuff. H ow our Obsession with Stu ffis Trashing
the Planet, our Com m unities, and our Health—and a Vision fo r Change
ISBN de la edición original: 978-1-4391-2566-3
© 2010, A nnie Leonard
Publicado por acuerdo con el editor original, Free Press,
una división de Sim ón & Schuster, Inc.
D.R. ® 2010, F o n d o d e C u l t u r a E c o n ó m i c a d e A r g e n t i n a , S. A.
El Salvador 5665 / 1414 Buenos Aires
fondo@ fce.com.ar / wwvir.fce.com.ar
C a rr Picacho Ajusco 227; 14738 México D.E
ISBN A rgentina: 978-950-557-850-4
ISBN Colom bia: 978-958-38-0162-4
ISBN España: 978-84-375-0650-0
C o m en tario s y sugerencias: editorial@ fce.com.ar
F otocopiar libros está p enado po r la ley
Prohibida su reproducción total o parcial, po r cualquier
m edio de im presión o digital, en form a idéntica, extractada
o m odificada, en español o en cualquier otro idioma,
sin autorización expresa de la editorial.
Im p re s o e n A r g e n t i n a - P r in t e d

in

A

r g e n t in a

H echo el dep ó sito que previene la ley 11.723

índice
A gradecim ientos.......................................................................................................................

11

Clave de los gráficos recurrentes........................................................................................ 15 •
Introducción...............................................................................................................................

17

Una palabra sobre las p alab ras...........................................................................................

39

[.E xtracción ..................... .........................................................................................................

45

II. P rod ucción...........................................................................................................................

91

III. D istribución........................................................................................................................

161

IV. C o n su m o .............................................................................................................................

203

V..D e se ch o ..................................................................................................................................

245

Epílogo. Escribir una historia n u ev a .................................................................................

305

Apéndice 1. Ejem plos de políticas, reform as y leyes p ro m e te d o r a s....................

323

Apéndice 2. A ccion es individuales acon sejab les..........................................................

331

Apéndice 3. Ejemplo de carta a m inoristas, fabricantes y lobistas del p v c .......

337

N o ta s ............................................................................................................................................

341

índ ice de nom bres y c o n c e p to s..........................................................................................

375

C óm o hicim os este lib ro........................................................................................................

387

Acerca de las autoras...............................................................................................................

388

Acerca de La historia d e las

389

c o s a s ....................................................................................

A Bobbie y D ew i

.

.

Pat C ostn er. Beverly T horpe y Bill Sh eehan m e enseñaron sobre responsabilidad exten dida del produ ctor ( r e p ). Eric Lom bardi. H ee ten K alan. O w ens Wiw'a.^ )d e so r d e n es resgon sab ilidad suya. Peter Orris. Pratap Chatterjee y D an ny K en nedy m e en señ aron sobre m in ería. P ierre-E m m anuel Neurohr. O ron to D ou glas. M ichael Lerner. Kathy Sessions y Sandra Steingraber m e in stru ye­ ron sobre los im pactos de las su stan cias q u ím icas tóxicas e n la sa lu d am biental. y . líderes visionarios de qu ien es aprendí a poner en práctica la reu tilización . R andy H ayes y Tyson M iller com partieron co n m ig o su vasto saber sobre la exp lo ta ció n forestal y otras cuestiones relacionadas con el papel. Juan R osario. Dara O’Rourke. Todd Paglia. Stacy M alkan. Brenda Platt. Lois Gibbs. O m ar Freilla. Ka H saw Wa. Josh Karliner. D an Knapp. Arlene Rodríguez. Payal Sampat. y a Gary Ruskin y Vanee Packard. N eil Seldm an y A lan W atson han pasado d os deliciosas décadas conversando co n m ig o sobre basura. y M ik e Shade m e e n se ñ ó to d o lo relativo al p vc. M arni Rosen y Sharyle Patton m e ayudaron a realizar m i p ropio an álisis de carga corporal. Judith H elfand. Tracy Easthope. Shibu Nair. M e saco el som b rero ante Martin Bourque. Bradley A ngel. Pete M yers. Jack M acy y D a v e W illiam son . Charlotte Brody. Rick H ind. que m e instruyeron sobre la industria de la publicidad. Bharati C haturvedi. m u c h a g e n t e d e d i c a d a y c u l t a d e t o d o el m u n d o m e a y u d ó a e n t e n d e r d iv e r s o s e le m e n to s d e la h i s t o r i a d e la s co sa s. Ted Sm ith. G racias a e llo s ya n o ando por toda la casa levantando todo lo que m i hija deja tirado: ahora es m i hija quien levanta sus cosas. D aniel Katz. Elizabeth Royte. G ary Liss. M erci Ferrer. Lafcadio Cortesi. Ken Geiser. Jayakumar C helaton. M aryA n n H itt. D avis Baltz. Barry C astlem an. Patricia Jurewicz h iz o lo p ropio en el cam po de la p rodu cción algodon era. Josh M artin. Steve Kretzm an y M ike R oselle.Agradecimientos A lo la rg o d e lo s ú l t im o s v e in te a ñ o s . Paúl C on n ett. Laila Iskandar. M uchas personas m e contaron su s historias sobre la resistencia a la extracción de petróleo y carbón e n tod o el m undo. el com postaje y los program as de reciclado. D am u Sm ith y D avid Pellow m e enseñaron que las so lu c io n e s deben inclu ir el c o m p r o m iso de n o d e se ­ char gente adem ás de n o desechar recursos. G lenn M cRae. M ike Ewrall. A gradezco tam bién a m i gurú de las cadenas de p r o d u cc ió n /d istr ib u c ió n . Jorge E m m an u el. M ike Bruñe. G ary C oh én . Sheila D avis y R obby R od ríguez m e brind aron m ás inform ación sobre los artículos electrón icos de la que p od ía guardar e n m i iPod. Robert Shim eck. m ientras que Ted Schettler m e asistió en el análisis de lo s resultados. C h arlie Cray. porque -ta l co m o lo enseña la R E P -.

Josh Farley. Sudá­ frica. qu ien leyó tod o el m anuscrito y m e brindó invaluables críticas y com entarios. D o n ella M ea d o w s.e l periodista in d io que m e acom p añ ó a investigar tantas fábricas que en una ocasión m e llam ó su “m ayor riesgo de trabajo”. Anwar Fazal. Van Jones. de las Filipinas. una red internacional de activistas qu e trabajan en 81 p aíses en busca de alternativas seguras y justas a la in cin era­ ción . D ave R apaport. T im Kasser. Peter B ahou th. G opal Dayaneni. Alan Durning. a M aude Barlow'. Bittu Sahgal. M arcelo Furtado. para m u ch o s de n osotros. de Sudáfrica. C on n ie Murtagh. Von H ernández. G racias a los cientos de personas que m e abrieron la puerta de su casa. H eather Spalding. Von H ernández. Jim P uckett. A dem ás. D avid Korten . vivir con m en os es realm ente m ás satisfactorio. tam b ién quiero agradecer a q u ien es m e enseñaron a mirar el cuadro general. m e re­ cibieron e n su co m u n id a d y cornpartieron conm igo sus historias durante los años que pasé sig u ien d o la pista de fábricas y basurales. Katie Redford. A g a ia le d ed ico un especial y sincero agradecim iento desde el alma. por docum entar que otros m un­ d o s so n posib les. Mark R andazzo.12 LA HISTORIA DE LAS COSAS C o lin B eavan. Patrick B ond. A d em ás de la invaluable experticia que m e brindaron quienes trabajan en áreas esp ecíficas. quien pasó horas ex p lo ra n d o los casi in fin ito s c o sto s que se externalizan en la fabricación de un prod u cto m o d e r n o de con su m o. Jerry M ander. A gradezco profun dam ente a las personas que com partieron conm igo sus co ­ n o c im ie n to s sobre solu cion es y ahernativas: a Byrony Schwan y Janine Benyus por sus en señ an zas sobre biom ím ica. Paul H aw ken. V icki Robbins. de Hungría. en Durban. m e en señ aron que un puñado de personas cuyo se n ­ . Estaré etern am en te agradecida a la organización donde tuve m i prim er e m ­ pleo verdadero. a Beverly Bell. de la India. Ralph Ryder. Prim ero y principal. por articular y promover la química verde. y a John Warner. John Richard. Pritam Sin gh. Rita Lustgarten. sin o "¡H agám oslo!”. porque allí la respuesta por defecto no era “pero podría salir m al”. John C avanagh. Juliet Schor y la indom able Betsy Taylor m e ayuda­ ron a com p ren d er que. a q u ien es m e ayudaron a unir los pu ntos para formar la imagen. de la U n iversidad de KwaZulu Natal. Son dem asiados para incluir sus nom bres aquí. Peter M on tagu e. Ellen Dorsey. John D eG raaf. Verónica O driozola. Ralph Nader. y to d o s los dem ás en el equipo de Tráfico de T óxicos de G reen p eace. Tom P rincen. Satinath Sarangi y Robert Weissman. Praful Bidwai y N ityanand Jayaraman .. Tom G o ld to o th . pero entre ellos se cuentan Bobby Peck. John T alberth. Kevin Stairs. Jim Vallette. M uchas de las personas con las que tra­ bajé en to d o el m u n d o son m iem b ros de g a ia . M ichael M aniates. d e Inglaterra: T om ori Balasz. G racias a lo s e co n o m ista s que m e hicieron com prender que el estu d io de la e c o n o m ía e s tan fascinante c o m o esencial: D ave Batker. M eena Raman. Kenny Bruno. y en especial Jeffrey Morris. M adh u m itta D u tta. Bobby Peek.

The O verb rook F ou n d ation . A gradezco a q u ien es m e proporcionaron fon d os para The Story o f Stuff P ro­ ject: el proyecto l l t h H our. W allace G lobal Fund. Pam A lien . Ted Sm ith. )on Jensen.e n especial AUison C o o k y M ichael O ’H ean ey. el d irector L ouis Fox. y a su s com p añ eros de T id es C enter. M ichael M aniates. junto con Jonah Sachs. Park F o u n d a tio n . Peter Buckley. Stuart Clarke. M uchas gracias por hacer posible nuestro trabajo. Q uisiera expresar m i agrad ecim ien to a Id elisse M alave. G ary C oh én . Colín Beavan. T am bién quisiera agradecer a los m iem b ros de la Junta A sesora de The Story o f Stu ff (Stuart Baker. una de las prim eras en ver el potencial de The Story o f Stuff Project. Su talento y d ed icación son insuperables. Ornar Freilla. Ken Geiser. Agradezco al Fundcrs W orkgroup for Sustainable P rod u ction and C on su m p tion. de Free Range. Josh Farley. la productora Erica P riggen . D ara O’Rourke. Jonson F am ily F o u n d ation . Jenífer A ltm a n F o u n d a ­ tion. M arítza Schafer. Lafcadio C ortesi. Ted Sm ith. el re­ veren d o H arper F letch er.se o c u p ó de llevar adelante el proyecto m ien tras yo m e dedicaba a la escritura de este libro. Bill Bigelow. E m ily W einstein. el e x tra o rd in a rio a n im ad or Rubén DeLuna. Scott D en m an . Jeff C on ant. T im Crosby y Valentine D oyle. El personal de The Story o f Stuff Project . C athy Lerza. Chris Naff y Jodí S olom on tam bién han contribuido enorm em en te al Proyecto so s . M a teo N u b e . M e sien to in m e n sa m e n te agrad ecid a con los m ile s de esp e c ta d o re s de The Storj' q f ^ t u f f q u e rne escribieron cartas y correos electrón icos para con tarm e sus ideas y las ideas que les inspiró el filme. N ath an E m bretson. N ik h il A zzíz. D arryl Y oung. Fund for the E nvironm ent and Urban Life. Scott D en m an . Pam ela Tuttle. Robert Shimek. Darryl Young) y la Junta C om unitaria (L om a Apper. D an iel Katz. B ryony Schw an. tam bién contrib uyeron co n las im á ­ genes para la cubierta de este libro. respaldo y am istad para d ifun dir este m ensaje: Jennie Curtís. Betsy Taylor. S in g ín g F íeld F o u n d a tio n . D o n W eed en . Lia F und. A diti Vaidya. que m e brindó aliento. M onica W ílson). Cathy Lerza y C hris Herrera. Jenny Russell. Ina S m ith. N ik h il A z iz. G arfield F ound ation. A rtn z F am ily F ou n d ation . S o líd a g o Foundation. Erica Priggen. no habría sido posible sin el equip o de g en io s creativos d e los e stu d io s Free Range. Jennie Curtís. Jack Paxton y m uchos d on antes ind ividu ales. Babken D erG rigorian. que fue visto en Internet por m ás de 12 m illon es de p ersonas (cifra que va en au m en to). por su respaldo y orien tación invaluables. G rassroots International. Ilyse H o g u e . Richard O ram . D avid Pellow. Liz K uehl y R oss N oven Am y Hartzler y Chris Brunell. El film e de 20 m in u to s The S to ry o f S t u f f [La h isto ria de las c o s a s ].AGRADECIMIENTOS 13 tido de la posibilidad pesa m ucho m ás que el de la lim ita ció n p od ía enfrentar un problema tan siniestro y exten d id o c o m o el tráfico intern acional d e d esech os. Beverly Thorpe. I . A ndy Banks. D a n n y K en n ed y.

Faik G im en. de Free Press. Joe Leonard. y yo he íj^ en d id o sobre los invaluables b en eficio s de vivir e n una com u n id ad experim entándolos día a día. co­ m id a s. W ylie O ’Sullivan. B ryon y C in d y Hann. C h ristie K eith. q u ien siem pre ha c u id a d o a mi hija m ientras yo viajaba. N o hay m aestra com o la experiencia. La contribución intelectu al y logística de A riane fue m uy significativa. C ath y F ogel. F iruzeh M ahm oudi. John H arvey. M i agente literaria.. H ay u n a p e r so n a sin la cual este libro no se habría escrito: A riane Conrad. Lafcadio C o r tesi. Karen Ro­ m a n o y Su zan ne D o n a h u e garantizaron que la producción del libro fuera lo más eco ló g ica p osib le. M aureen Graney. Z ep h an ia C o rtesi. M ic h e lle H a m m o n d . y Joanne W elsch. c o m o la que propugna Raffi. Gracias a Jane Fry. bicicletas. A gradezco a las p erson as co n q u ien es com parto patios. Linda L oew enthal. m e alentó c o n su s ap reciacion es m ientras el m anuscrito se convertía en libro. Jeremiah H o lla n d . herram ientas de jardín. investigando sobre el m o d o en que lo s e sta d o u n id e n se s trabajan dem asiado y descuidan a su fam ilia. L eigh R aiford. y sobre tod o m i m adre. Sloane y Nick M organ. un equip o de am ig o s se llevaba a pasear a m i hija y la entretenía. nunca se perm itiría hacer la guerra para apoderarse del p etróleo ni colocar neurotoxinas en sus muebles. A d am D a w so n . en forma de libro sin o tam bién una pre­ . y en ocasiones in c lu so m e a c o m p a ñ ó co n ella a pasar unas vacaciones verdaderam ente interge­ neracionales: abuela. Lisa Hunter. Bobbie Leonard. R ebecca Fisher. m e gu ío con gran profesion alism o a través del m u n d o editorial. Deborah M oore. Patrick Bond. D an ny Kennedy. M isha Yoshitani. M ientras y o trabajaba los fines de sem ana. Alan W atson y Ken G eiser m e brin­ daron v a lio so s co m en ta rio s sobre capítulos específicos del libro. G racias. Erik M atsen. Ariane. y m e com place que el resul­ tad o n o sea só lo La historia d e ¡as cosas ciada nu eva am istad. m adre e hijita rum bo a la fábrica de pv c . Una socied ad que verdaderam ente hon ra a n u estros niñ os. aven tu ras y am or: B ill Barclay. y Rennee Shade tam bién me ayudó a rastrear da­ tos e sp e c ífico s para este libro. A riane colab oró c o n m ig o en el rol que ella denom ina “partera” del libro. La investigadora Marcia Carroll encontró datos y cifras mucho m ás allá del alcan ce de G o o g le . A ndre C arothers. a través de los largos m eses d e trabajo de parto y nacim iento de este libro. M i editor. Josué R evolorio. A n d rea H urd. D om in ick Anfu so y S id n e y Tanigaw a m e brindaron valiosa orientación y respaldo. M ich a el C o h én .14 LA HISTORIA DE LAS COSAS U n agrad ecim ien to especial a Raffi Cavoukian por hacerm e reír y por recor­ d arm e siem p re que d eb o honrar a lo s niños.

Camino alternativo Este sím b olo significa que presen to una alternativa viable al statu / í quo problem ático. por ejem plo. por ejem plo. el desarrollo de co m p u e sto s segu■ J ros por parte de la qu ím ica eco ló g ica o “verde” c o n el fin de reem plazar las toxinas usadas en los p rocesos de prod u cción . una creciente c o n c ie n tiz a c ió n del problem a que inspira la acción ciudadana o el desarrollo d e leyes que apu ntan a m e jo ­ rar la situación.Clave de los gráficos recurrentes Signo de esperanza Este dibujo indica un progreso en la c u e stió n de q u e se trate. .

.

C o m en cé a fisgonear para ver qu é había en esas interm inables pilas de basura. pero el verdadero deleite llegaba en el verano.^^ 17 / . d o n d e cursaba m is e stu ­ d ios sobre m e d io am biente. durante el viaje miraba por la ventanilla y me sumer­ gía en una atenta contemplación del paisaje. se d ecía que esa m ontaña h ed ion d a era la estructura m ás grande que la m ano hu m ana hubiera erigido en el planeta. Fresh Kills era u n o de los basurales m ás grandes del m un do. C on su ex ten sió n de 11.Introducción Crecer en la verde y cautivante ciudad de Seattie durante los años setenta era una experiencia idílica. E ntonces h ice una excu rsión al infausto verted ero de Fresh Kills. La cu estió n m e intrigaba. estaba en la calle 116 O este del U p per W est Side de M anhattan . llegaban a las veredas del U pper W est Side de M anhattan y . In creíb le. D ie z h oras m ás tarde. ¡Papeles! A h í era d o n d e iban a parar m is árboles. ¿adonde iban después? ^ repe n te se n tí u na ^ran cu rio sid a d .. ¿Adonde iban a parar mis adorados bosques? Encontré la respuesta a esa pregunta u n o s años m ás tarde en la ciu d ad d e N u eva York. cu an d o cam in ab a d e regreso a m i r esid en cia d e estu d ia n tes. T odas las m añanas. a p r o x im a d a ­ m ente el 40% de los residuos m u n icip ales de E stad os U n id o s co n siste en p ro d u c­ tos de papel. las aceras estaban vacías. con un v o lu m e n m ayor qu e el de la Gran M uralla C h in a y picos que le llevaban 24 m etros de altura a la Estatua de la Libertad./ m i d orm itorio en la calle 110 O este. ni m ás ni m en os. N o p o d ía q u ed a rm e ahí. e n Staten Island.. recorría las seis cuadras c o n p aso ca n sin o . c o n la m irada fija e n e so s m o n tíc u lo s d e basura que festonean las calles de N u eva York al rom per el alba.. El cam pus del Barnard C ollege. cuando mi familia y yo amontonábamos los bártulos de camping en la camioneta y enfilábamos hacia la deslumbrante Cordi­ llera de las Cascadas.. Como en aquellos días aún no había dvd en el asiento trasero. mientras que los bosques iban menguando y empezaban más adelante. añ o de su cierre oficial.9 k ilóm etros cuadrados. En 2001.)' Los árboles salían de m is b osq u es del Pacífico N orte. (D e h ech o . Año a año notaba que los minicentros comerciales y las casas se extendían un poco más le­ jos. En su m ayor parte eran papeles. n ecesitab a descubrir a d o n d e iba a parar el pap el que d esap arecía día a día del b ord e d e la vereda.

G u a te m a la y Banglad^esh. ¿Q u ién es habían establecido ese sistem a? ¿C óm o podían perm itir que c o n ­ tinuara en pie las personas que sabían de su existencia? Por entonces se trataba de u n en igm a. a lim e n tá n d o se de las sobras y v ivien d o de los m ateriales que extraían de esas co lin a s hum eantes y fétidas. lib ro s y ton elad as d e las cosa s* m ás diversas. p ero m e juré desentrañarlo. arréglalo o arréglate sin é l”. |N. con deseos contradictorios d e volver la cabeza y clavar la vista al m ism o tiem po. que en español no se utiliza tanto como en inglés para poner de relieve un sentido particular. lo cu id áb am os bien y conservábam os cada ob jeto hasta que se hubiera extin gu id o su últim a gota de utilidad. había restos de sillo ­ n es. hospitales.18 LA HISTORIA DE LAS COSAS N u n ca había visto nada igual.e n su visita a n u a l. Interrelaciones El viaje p or la h istoria d e las co sa s m e llevó por tod o el m un do -e n m isiones de in v e stig a c ió n y o r g a n iz a c ió n c o m u n ita r ia para orga n iza cio n es am bientalistas c o m o G reen peace. Essential A ction y la A lianza Global por Alternativas a la Inci­ n era ció n [G lob al A llian ce for Incinerator A lternatives. u n iv ersid a d es. b olsas de p lástico. En tod as d ireccion es. C o n o c í^ fa m ilia s enteras que habitaban en basurales de las Filip in a s.que venía a curar a su hijo. embajadas. Yo había crecido con una m adre soltera e n el período inm edia­ tam en te p o ster io r a la D epresión: una m adre que había instilado en sus hijos el sen tid o del respeto por la calidad en desm edro de la cantidad. ^n)m i casa no abundaban los desechos^ni el con. carozos de m anzanas. com pletam ente d esco n ­ certada. D isfr u tá b a m o s de to d o lo q u e ten íam os. ropa. las m ontañ as de m ateriales útiles reducidos a basura que ahora veía en Fresh Kills m e resultaban incom prensibles: eran un terrible despro­ pósito. lo llam é “la historia de las c o s a s ”. En la traducción decidí usar versalitas para no recurrir a la inicial mayúscula. U n poco por su fi­ lo so fía de vida y otro p oco por necesid ad econ óm ica. e sta b le cim ie n to s agrícolas. g a ia ) . e le c tr o d o m é s tic o s . fábricas.sumo superfino. gástalo. la autora usa el térm ino Stuff (“cosas” en el sentido de pertenencias) con inicial mayúscula para destacar la palabra en el sentido específico y central que adquiere en el libro. M e sentía co m o si e stu ­ viera frente a u n san griento accidente autom ovilístico. cajas d e cartón. Visité paseos de c o m ­ * En la edición en inglés.. Ésa era la sensación que me causaba el basural. oficinas del Banco M undial y pasillos gu b ern am en tales. hasta perderse en el horizonte. m i juventud quedó marcada por aquel d ic h o popular de la Segunda Guerra M undial: “Üsalo.) . no sólo para ver m ás basurales. D esp ués de dos décadas de trabajo detectivesco. de la T. M e quedé en el borde. Justam ente por eso. sin o tam bién para visitar m inas. C on viví co n fam ilias en aldeas indígenas tan aisladas que a mi llegad a corrían a m i en cu en tro m adres y padres desesp erados en la creencia de q u e p or fin había arribado la m édica internacional . cu a n d o por fin descubrí la respuesta.

d e slig a d o de lo s dem ás. A prim era vista. a través de su s diferentes estados -líq u id o . tan grandes. quím ica y salud am biental. La fiebre es una respuesta a u n elem en to extraño que se introduce en el sistem a del cuerp o. es decir. don d e vive y trabaja m u ch a gente de color? Esta pregunta m e llevó a aprender sobre racism o am biental. y m á s lejos aun de lo s b o sq u es de m i in fan cia. N o se trata de un m arco singular. vap or y h ielo só lid o -. E nton ces. el nervioso) com p u estos de partes (com o las células o los órganos). ¿Recuerdan los lectores la últim a vez que tuvieron fiebre? P robablem ente se habrán preguntado si el origen de la fiebre era una bacteria o un viru s.. Y aún quedaba otra pregunta: ¿por q u é los artícu los e le ctr ó n ic o s se ro m p e n tan p ro n to y por qué es m ás barato r ee m p la z a r lo s qu e rep ararlos? E n to n c e s aprendí sob re o b so le sc e n c ia p la n ifica d a . T odos aprendim os en la escu ela c ó m o fu n cion a el ciclo del agua. El viaje m e convirtió en una “pen sad ora sistém ica”. En biología acep tam os con facilidad la idea de sistem as m ú ltip les (c o m o el circulatorio. así com o el h ech o de que e so s sistem as interactúan u n os con otros en el interior del cuerpo. el p la n cto n es . el sistem a que transporta el agua. es decir. la prim era pregunta es: ¿por qué hay su stan cias tóxicas en los p ro d u cto s qu e lle ­ gan a la basura? Para responder a esta pregunta tuve que aprender sob re su sta n ­ cias tóxicas. ¿Por q u é lo s b a su ­ rales son tan peligrosos? Por las su stan cias tóxicas que hay en la basura. brillantes y p lá stico s qu e m e hacían sentir com o un personaje de Los Supersónicos o F uturam a. el digestivo. ¿Por qué la m ayoría de los basurales están situados en com unidad es de bajos in gresos. S in e m b a r g o . ¿por qué es tan rentable trasladar fábricas enteras a o tr o s países? ¿C óm o @ posible_yen der por un par d e dólares un p rod u cto que recorre d ista n ­ cias tan grandes? D e repente m e vi en la necesid ad de zam bullirm e e n la lectura de tratados internacionales de co m ercio y analizar la influencia de las c o r p o ra c io ­ nes en las regulaciones gubernam entales. cada u n o d e e sto s te ­ m as parecía separado del sigu ien te. cada v e z a m ayor profundidad. por toda la Tierra. A dem ás. a gran d ista n cia de aquellas pilas de basura acu m u lad a e n las ca lles n eoyorq u in as. c o m e n c é a creer que tod o existe com o parte de un sistem a m ás abarcador y debe entenderse en rela­ ción con las otras partes..IN TRO D U C CIÓ N 19 pras en Tokio. p o r dar un ejem p lo sen cillo .p u b lic id a d y o tro s in s tr u m e n to s q u e se usan para prom over el c o n su m is m o . Si no creyéram os que n u estro cuerpo es un sistema. es decir. tendríam os que buscar una fuente de calor bajo la frente re­ calentada o algún interruptor que se giró a ccid en talm en te y le su b ió la tem p era­ tura. al'ii^ dajar se d e sc u b r e q u e to d o está vinculado.. el sistem a en el cu al. En todas partes m e h ice una y otra v ez la m ism a pregunta: “¿Por q u é? ” En todas partes indagué sin pausa. Y tam b ién aprendim os qué es la cadena a lim e n ­ taria. Bangkok y Las V e g a s.

c o m o las plantas y los animales. sin em bargo.'^La biosfera de la Tierra .20 LA HISTORIA DE LAS COSAS alim en to del p e z p eq u eñ o. que llam am os sistem a solar. En m i caso. y partes vivas. Fundada sobre el prin ­ cip io cuáqu ero del testigo . capacitación e im p lem en ta ció n práctica.crea m ás e m p leo s para las ciases m edias y bajas.. específicam ente por las b o lsa s llen as d e co sa s que se apilaban en las calles de N ueva York. que a su vez es alim en to del ser hum ano. lo cual im plica que las fábricas no p u ed en ven d er tantas co sa s. p or lo tanto. Es curioso: la m ayoría de las trayectorias profesionales parten de un interés g en e­ ral qu e se esp ecia liza cada vez m ás con los años de educación. com o la roca y el agua. red ucen sus gastos. Mi tarea consistía en investi­ gar y d etener el vertid o estad ou n id en se de d esech os en el extranjero. El pensam iento sistém ico en rela­ c ió n co n la e c o n o m ía tam bién explica una teoría co m o la del “goteo”. no habría fu n d am en to para la teoría del goteo ni para las creencias sobre la in teracción entre la oferta y la dem anda. Entre esos d os sistem as. con segu í em p leo en G reenpeace International. que a su vez es alim ento del pez más grande.e in d ig n a d a . porque los ríos y océan os del p rim ero p ro p o rcio n a n el hábitat para las criaturas del segundo. el del ciclo del agua y el de la cadena alim entaria -a u n q u e uno sea in an im ad o y el otro esté form ado por seres v iv o s -.o t r o nom b re d el e cosistem a entero del p la n eta .. Esto nos lleva al ecosistem a.a los ricos para q u e inviertan m ás en su s n eg o cio s y em presas.// La e c o n o m ía tam bién fun ciona com o un sistem a. Si esas partes (el dinero. los em Ipleos. se produce una interacción im portante. y en consecuencia se producen más d e sp id o s. lo cual a su vez.es un sistem a que existe dentro d e algo m u c h o m ás grande. c o m p u e sto de partes y subsistem as físicos inanim ados. el cam in o fue inverso: prim ero m e sen tí fascinada . Greenpeace m e p roveyó de u n a com putad ora portátil y una capacitación rudim entaria para . las p e r so n a s de d istin tas clases sociales) no funcionaran dentro de un sis!tem a. hipotéticam ente. que m e con trató para rastrear el d estin o y el im pacto de todos los desechos que se em barcan en E stad os U n id o s rum bo a otros países. En tod os estos ejem plos se presupone un sistem a abarcador c o n partes interrelacionadas. y es por eso que puede pro­ d u cirse un e fecto d o m in ó en su interior. N u nca dejaré d e sentirm e agradecida con G reenpeace.por la cuestión de la basura. i O tra m anera de decir que tod o existe c o m o parte de un sistem a que lo abarca (in c lu id o s los p rop ios sistem as) es decir q u e í ó ^ e s tá interrelacionado. Esta especialización creciente cuenta con una fuerte vali­ d a ció n p rofesion al. según la cual se otorgan d iversos ben eficios -c o m o la reducción de im p u estos. que es exactam en te lo que ocu rrió en 2008 y 2009. . D esp u és de graduarm e en c ie n c ia am biental.l a idea de que ver el delito con los propios ojos crea la responsabilid ad m oral de inform ar a los dem ás y ponerse en a c c ió n -. co m o ocurre cuando m uchos se quedan sin trabajo y.

n Y así pasé de husm ear en bolsas de basura a exam in ar los sistem as globales de produ cción y co n su m o de bienes m an u factu rad os. tuve una revelación: todos eso s tem as estaban interrelacionados. G reenpeace dividía el trabajo en áreas específicas. C o m e n c é a trabajar cru zan do una y otra vez la frontera entre dos disciplin as que para el m u n d o m o d e r n o no só lo están n ítid a­ m ente separadas.y llevaban ad elante su tarea con gran determ inación. Haití y Sudáfrica.í/A l p rin cip io. etc.^ o n o c í a m u ch ísim a gente : que trabajaba en una m escolanza m ayú scu la de asuntos: agua. armas nucleares. Lejos de distraerm e de m i progreso. co m en cé a viajar por todas partes para tra­ bajar con aliados de otros países. di I por sentado que m is colegas de otros países se veían ob ligad os a abarcar una gran cantidad de asuntos porque el p ersonal era escaso.o cualquier otro problem a particular. Sin em bargo. Por en to n ces m e enorgu llecía de saber m ás s o ­ bre tráfico internacional de d esechos qu e cualquier otra persona qu e n o integrara m i equip o de G reenpeace. bosqu es. las Filipinas. Pero cuanto m ás viajaba.cada u n o intentaba resolver con tanta d ed icación . d esvin cu lad os u n os de otros: sustancias tó x ica s. La organización cultivaba una fuerte cultura de experticia específica. e . m ás advertía la e n o rm e canti­ dad de cosas que n o sabía ni com pren día. retardaba m i capacidad de entender el con texto del problem a. por e je m p lo . b osques. m e co m p a d ecía de e llo s por­ que tenían que hacer tareas m últiples m ientras y o m e daba el lujo d e dedicar toda m i atención a un so lo problem a. Pero los lectores ya habrán adivinado: n o só lo se trata de d o s siste- . por el contra­ rio. aprender sobre otras c u e stio n e s m e perm itiría hacer grandes avances. Indonesia.INTRODUCCIÓN 21 después lanzarm e al m un do con el p rop ósito de que presenciara el tráfico de resi­ d u os y contara lo que había visto. para el c a so . '■ A principios de los años noventa. energía. de m o d o que cada uoQ de nosotros trabajaba en una suerte de silo. la gente que se ocupab a de su stan cias tóxi­ cas poseía un saber im presionante sob re su tem a -h a sta lo s in tern os eran capaces d e recitar de un tirón las estru ctu ras m o lec u la re s d e lo s c o m p u e sto s org á n ico s clorados y explicar su im pacto en la salud am b ien ta l. |n > q u e lla ^ p o c a no d edicábam o s m u ch o tiem p o a dilucid ar las v in c u la c io n e s entre lo s p rob lem as q u e. com prendí que la cu estió n de la basura . j ^ d e d ic a ción exclusiva a un asunto particular n o m e daba b u en os resultados. clim a. d e ver el cuadro general. L uego d e un tiem p o. sin o tam bién mal avenidas: el m e d io am biente (o la ecología) y la econ om ía. o rg a n ism o s g e ­ néticam ente m odificados..^ c ea ñ o s. excluyend o a lo s dem ás. c o m o la m ayoría d e las in stitu cio ­ nes. ecosistem as m arinos.n o pu ed e resolverse en aislam iento. Por ejem plo. M ientras desenm arañab a los h ilo s que lle­ vaban de un tem a a otro. in clu so la situación de las m ujeres y el c o m er cio internacional. o bien lo que lo s acad ém icos llam an econom ía d e los m ateriales. Lo prim ero que m e ca u só gran im pre­ sió n fue la am plia gam a de tareas q u e llevaban a cabo lo s activistas d e la India.

L os e c o lo g ista s tradicionales se dedican de lleno al adorable o so que esTá en peligro d e extin ción o a los m ajestuosos bosques de secuoyas o a las reser­ vas naturales ad o n d e van para olvidarse de cosas desagradables com o la bolsa de valoresNLas esp ecies en peligro de extin ción y los lugares prístinos no tienen nada q u e ver co n las estructuras de fijación de precios o los subsidios gubernam entales para la m in ería o los acuerdos de com ercio internacional.10L 000 k iló ­ m etros cu ad rad os (aproxim adam ente dos tercios de los cuales están cubiertos de agu a).e l trueque. Es sencillo: to d o s los sistem as económ icos . ^ Sé qu e resulta fácil olvid ar e sto s datos.’ Si q u isiér a m o s m ed ir la circu nferencia de la Tierra por la línea del ecu a­ dor. dada la vida que lleva la m ayoría de n o so tro s. su biosfera. la e co n o m ía es en realidad un subsistema del ecosistem a terres­ tre. sino un hecho liso y llano). el s o c ia lis m o y el c a p ita lism o . n ecesita ría m o s una (larga) cinta m étrica de aproxim adam ente 40. m inerales y otros recursos q u e proporciona el planeta tienen un lím ite. agua.es de 1. c u a lq u ier in v e n c ió n nu£stia_es. ¿verdad? La superficie de esta in ­ m en sa roca qu e con sid eram os nuestro hogar es de poco más de 510. Para que un sistem a exista d en tro de otro. u n su bsistem a del ecosistem a terrestre. ¿verdad? (¿Cómo? ¿Que tien en m u c h o q u e ver?) Por otra parte.0 p r o b le m a es que m u ch os ecologistas en realidad no quieren ocuparse de la e c o n o m ía . dotada de escritura y de arm as).'^Ah. así com o el e c o s is­ tem a terrestre e s un su bsistem a del sistem a solar. Ello significa que las cantidades de suelo.^Las dim ensiones y la capacidad de la Tierra se m an tien en estables. el subsistem a tiene que adecuarse a las restricciones del sistem a m atriz. y tam bién un lugar d on de de vez e n cu a n d o aparecen latosos activistas que cuestionan la instalación de una n u eva fábrica porqu e se les ocurrió proteger el hábitat de la musaraña del bosque. :a c ce d e m o s a nu evas p ercepcion es. sin o de un dato fáctico. T odos h em o s contem p lado alguna vez las fotografías de nu es­ tro b o n ito p lan eta azul v isto d esd e el espacio. los econom istas clásicos sólo ven en el m e ­ d io a m b ien te u n c o n ju n to ilim ita d o de m aterias primas baratas o g ra tu ita s que sirven para abastecer el crecim ien to de la economía. los hab itan tes de E stados U n id os o de otras naciones ricas de la Tierra. ^ '.e n tod os sus estad os.359 m illones de k iló m etro s c ú b ic o s.16 ki­ lóm etros. ¡( Cada vez más cerca de los límites La m ás im p ortan te de estas nu evas percepcion es es la de los lím ites.’ Eso es to d o lo que tenemos.^ Sin em bargo.son in v e n c io n es hu m anas. la esclavi­ tu d . sin o que u n o es un subsistem a del otro. C o m o los seres h u m a n o s apenas so m o s una de las numerosas especies que hab i­ tan la T ierra (u n a e sp e c ie p o d ero sa .22 LA HISTORIA DE LAS COSAS m as interrelacion ados.^ La reserva total de agua . es cierto. . el fe u d a lism o .075. aire. U na vez q u e e n te n d e m o s esta cu estión (que no es opin ión mía. N o se trata de una o p in ió n .

el 1% ipás rico del. el aire exterior se lleva otras 800 m il vidas anuales. libros y otras co sa s. aparecen su stan cias _quírnicas industriales y agrícolas de carácter tóxico. c ie n tí­ ficos. segu irán llegando^ m anzanas de Chile. m undo concentra tantas riquezas y c o sa s com o el 57% m ás pobre. e fim u n d o se ve bastante bien: hace buen tiem p o y la vasta selección de alim en to s que se ofrecen a la venta no ha dism inuido por el hecho de que el estado de C aliforn ia pad ezca una sequía hace ya varios años. los inform es de científicos confiables de to d o el m u n d o cuentan otra historia. ¿qué ocurre cuando hay un subsistem a c o m o la eco n o m ía que crece de form a continua en el interior de un sistem a d e ta m a ñ o fijo? Se c h o c a contra la pared.padece escasez de agua. recurso que se torna cada vez más escaso. N uestro expansivo sistem a e co n ó m ico está alcan zan do los lím ites de la c a ­ pacidad que tien e d jp la n ^ a para so sten er la vida. M ientras los eco n o m ista s y los p o lític o s tra d icio n a les parecen ciegos a los patentes lím ites físicos.* • ^ t o d o s lo s cu e rp o s que se analizan h o y en día en c u a lq u ie r lugar del m undo.200 m i­ llon es de p e r so n a s.m á s de 1.^ • La co n ta m in a ció n del aire en interiores m ata a 1. C ientíficos destacados de to d o el m u n d o han establecido la cantidad de 350 ppm com o el nivel m áxim o que pu ed e co n te­ ner la atm ósfera para que el planeta perm anezca tal co m o lo conocem os. que d ocu m en tan el estad o actual del planeta. C alifornia. aquí unos p ocos datos a destacar: • En julio de 2009 ya había 387. en m i confortable casita de Berkeley. académ icos y dem ás vien en expresando su p reocu pación . por no hablar de los lugares y los p ro ceso s de fab ricación d e nu estras cam isetas.IN TRO D U CCIÓ N 23 ¿Cóm o podríam os saber que el su elo está d egradánd ose o que e n lo s o c éa n o s hay cada vez m enos peces? P ocos de n osotros ten em os la op ortu n id a d de ver los se m ­ bradíos don d e crecen los cultivos que co m em o s o las redes que extraen los p eces del agua.81 partes por m illón (pp m ) de d ióxid o de car­ b on o (cO j) en la atm ósfera. hace ya varias décadas^que e co lo g ista s. ■ ' Sin em bargo.6 m illo n e s d e person as por año. in clu id o s los bebés recién nacid os. .’ • La desigualdad global de ingresos es pasm osa. N o te preocupes. sé feliz. Si la cosecha de frutas es m agra este año. En la actualidad. p ro v en ien tes de in con tab les fuentes confiables y fidedignas. Las proyeccion es de los eco n o - . com putad oras portátiles. La evid en cia d&l^ crisis am biental es ahora tan abu n d an te que sólo quienes están seriam en te com p rom etid os con la n e g a c ió n c o n tin ú a n refu tan d o los datos fácticos.* • A proxim adam ente un qu into de la p ob lación m u n d ial .'" Entonces. D e sd e el lugar d o n d e trabajo. Hay (literalm ente) cien tos de libros e inform es.

Steffen ef aL. 2005. Global Change and the Earlh System: A Planel Under Pressure. p£w::* 0£ sEirt 'RoPic*. . y « £ * S BOSCOSAS WO C ilH *: ^EtffEÜIUR A SUPER’ IC IE « O X E Ü IO jMSM^IC NOR'E wc Fuente: W. SlCBAl I ií! iá ° ioo H 100 100- ' o J V> - § »t3x t V t" 1800 1900 2000 kHO tC O S lS ’ t W ’ EÜ R ES 'ü tS .24 LA HISTORIA DE LAS COSAS TRAUSPQRl: tSKlCyiCS H0r0tI.*DQS ■^lOO ^!RDID^ D£ 8 M I > £ jS lD t.

350. su m ad a a nuestra d em a n d a de todos los otros servicios y recursos vitales que n os brind a la Tierra. H ansen et al. en http://www. i En vista de e sto s datos so m b río s y de la p ertin a cia del problem a. C o n la sob recarga de d ió x id o de carb on o que ya causam os en la frágil atm ósfera terrestre. ESTAHOS AQUI Fuente: J." C o n la gen eración actual de v o lú m e n e s m u n ­ diales de bienes y servicios ya estam os produ ciend o m ás de cin co veces (cerca de seis. esta m o s pre­ sionando el planeta m ás allá de sus lím ites. W here sh o u ld h u m an ity aim ?”.org. M ientras escrib o estas palabras llegan noticias sign ifi­ cativas: lo s m ercad os financieros colap saron y fu eron resu citad os só lo parcial­ m ente gracias a lo s vastos rescates de W ash in gton /W all Street. 2008. En pocas palabras. y recursos c o m o el p etróleo. los p recios de los alim entos son erráticos y causan m iseria tanto entre los agricultores c o m o entre los ham brientos del m undo. los niveles de d ió x id o de carb ono su ben a prop orcio­ nes que am enazan la vida. . lo s p aíses desarrollados crecerán entre el 2% y el 3% anual.INTRO D U CCIÓ N 25 m istas indican que. “Target atm o sp h eric co^. la e co n o m ía tal com o es m a ^ á al plan eta . Sí. darse por ven cid o y resignarse al estado de las cosas. sé que es tentador hacer oíd os sordos. c o n las tasas de cre cim ien to actu ales y previstas. m ien tras que C h in a y la India lo harán entre el 5% y el 10% anual. ^ e so es p reciso agregarle el im p a cto n ecesa rio j para elevar el nivel d e vida de los pob res del m u n d o (qu e im plica inevitab lem en te el aum ento de sus e m isio n e s de co^). estam os en p roblem as. si n o red irigim os n u estros sistem as de extracción y p r o d u c ­ ción .. si no cam biam os el m o d o en que distrib u im os. c o n su m im o s y d esech am os nuestras c o sa s -if^rnqdelo ^ue co n siste en sacar-fabricar-tirar-. en realidad) el n ivel de e m isio n es de co^ que n e c esita r ía m o s red ucir hacia 2050 para evitar el caos clim ático total. el p escad o y el agua du lce se tornan más escasos día a día.

las restricciones al crecim iento de la población o el freno al co n su m o de recursos. Los p r o p o n en tes de so lu c io n e s tecn ológicas. Los habitantes del m undo. El im p a cto colectivo que causam os en el planeta -la rapi­ d e z co n que alcan zam os los H m ites de la capacidad que tiene la Tierra para soste­ n e r n o s . N o obstante. En palabras de Joseph G uth. c o m o el avance de las tecn ologías.. de torm entas m onstru osas. creen que las tec­ n ologías m ás lim p ias. y en esp ecial lo s pobres. N o p o d e m o s ^^ ^ u n a vida larga o buena sin una biosfera q u e fu n c io n e bien. [. abogado. y si las tendencias del pasado sirven d e guía.) Entonces.. Y no se eq uivocan.. es nuestro único hogar. cualquiera sea la m ayor eficien cia tecn ológica. p u es los seres h u m a n o s h e m o s evolu cion ad o durante m illo n es de años de ín tim a in m ersió n en ella. y en efecto lo es. ese progreso se cancela por el h ech o de que -a l m enos hasta el desastre econ óm ico de 2 0 0 8 ..resulta de una c o m b in a c ió n de factores: cuántos som os. Y n o es para m e n o s. Éste es el único lugar habi­ table que c o n o c e m o s en un u n iverso intim idante. el im ­ pacto am b ien tal adverso gen eralizad o continúa increm entándose. bioquím ico y director jurídico de la Red de C ien cias y Salud A m b iental [Scien ce and Environm ental Health NetWork]: “N ada e s m ás im p o r ta n te para los seres hu m anos que la existencia de una biosfera te ­ rrestre que fu n cio n e ecológicam en te y sostenga la vida. Todos d ep en d em o s de él para vivir y e sta m o s ob ligad os a com partirlo. usan y d e se c h a n m ás cosA S^(Incluso la caída en la producción que tuvo lugar entre 2008 y 2009 fue relativamente pequeña. las resp u esta s su elen ser parciales.se p rodu jo un m ayor crecim ien to absoluto generalizado: hay más perso­ nas que extraen . no reaccionan ante esta crisis. y en consecuencia. T ie­ n en que o cu p a rse de las pan d em ias de gripe. p orq u e e s un alivio in m e n so encontrarse en una situación d on d e el mayor d esv elo es ver si los zapatos h acen juego con la cartera. Seña­ lan qu e la d estru cción am biental se reduce cada vez m ás por unidad de actividad (p or dólar de prod u cto in tern o bruto o por tonelada de producto fabricado). Las tecn o lo g ía s “verdes” o ecológicas no nos salvarán porque abordan un solo asp ec to del problem a. ella vale todo lo que tenemos". El punto es que n o ten em o s alternativa.26 LA HISTORIA DE LAS COSAS U na am iga m e dijo que la lectura de esta inform ación le da ganas de ir de c o m ­ pras.'^ Soluciones fragmentarias M ientras que lo s grandes d esafíos están interrelacionados y atraviesan todo el sis­ tem a.] La biosfera d e la Tierra parece casi m ágicam en te adecuada para la vida hum ana. p ron to revertirem os hacia el crecim iento. del d e­ sem p leo y de las ejecu cion es hipotecarias. por ejem plo. qué tipo de tec­ . focalizadas en un a sola área. “verd es” e innovadoras aportarán tanta eficiencia a nuestra actividad industrial y eco n ó m ic a que resolverán todos nuestros problem as. M uchas tecn o lo g ía s se están volviendo más eficientes.

que va en aum ento. En térm in o s técn icos. La e c u a ció n n o s ayuda a ver c ó m o pueden interactuar estos factores.000 m illon es. en especial los derechos de las m ujeres. y con la equidad. pero sa b e ­ m os que no se trata de un núm ero inflexible: d ep en d e de nuestros niveles y patro- ’ En inglés. la historia indica que las intervencion es destinadas a estabilizar la población global suelen provenir de las regiones del m u n d o que con su m en en e x ­ ceso. y d esd e en ton ces n os h em os m ás que d u p lica d o . N o s llev ó 200 m il añ os (hasta p rin cip ios del siglo x ix ) alcan zar lo s 1.) es el au m en to e x p o ­ n encial de la p ob lación m undial: ahora s o m o s m u c h o s m ás. En contraste. affluence. p ro d u cto s p esq u ero s. agua dulce. La e c u a ­ ción i=PAT -e n la cual i representa el im pacto.700 m illones. que representa del 1% al 5%) produce la m ayor parte de los gases de efecto inverna­ dero y otros factores de la d estrucción am biental. m en o s personas q u é consu m en m uchas m ás pacto. a es la afluencia o prosperidad* (es decir. no si las otras variables anulan el cam bio.r ec o n o c e la in teracción entre to d o s los factores m e n c io n a d o s. esta com b in a ció n se representa con la ecuación i = pat . c o n n u estro gu arism o actual de 6. H ay m uchas posibilidades de interrelación entre las variables.INTRODUCCIÓN 27 nologías usam os y cuánto con su m im os.000 m illo n e s de habitantes. y en general han pasado por alto la vasta desigualdad en los patrones de c o n ­ sum o. p o d e m o s d ism in u ir nuestro im pacto reduciendo la pob lación y /o m ejorand o las tecn ologías. Por ejem plo. p es la p ob lación . etc. seg ú n el cual el problem a era causado p or el au m en to de la p o b la ció n . Es im portante tener e n cu en ta que cualesquiera estrategias que resolvam os dem ocráticam ente em plear a fin de e s­ tabilizar la población deben basarse e n un com p rom iso inquebrantable c o n los d e ­ rechos hum anos.’"* Sin em bargo. la pequ eñ ísim a franja de p ob la­ ción que posee el grueso de la riqueza m u n d ial (la franja superior de la pirám ide. luego necesitam os p oco más de un siglo (1 9 6 0 ) para llegar a los 3.| . de la T. N o quiero d ecir con esto que el cre cim ien to de la p o b la ció n total n o form e parte del problem a: basta con m irar esa s gráficas c o n form a de p alo de h o c k e y que se exhiben en la página 24 para advertir que una de las grandes razon es por las cuales en lo s ú ltim o s cin cu en ta añ os se ha u sa d o y c o n su m id o m ás de to d o (árboles. pero no siempre. en p n e a s generales. M ás personas que consu m en m e n o s co sa s co sa s sigu en in crem en tan d o el im ­ p od rían d ism in u ir el im pacto. el c on su m o) y T rep resenta las te c n o lo g ía s . q ue fue con ceb id a en la década de 1970 e n el m arco de los debates entre el bando q u e creía que las tecn ologías y los p atrones de co n su m o eran el factor clave de la d e str u c c ió n am b ien tal y el b a n d o con trario. En lín eas generales. N o sab em os cuál es la verdadera capacid ad portan te del planeta. m inerales. Lajmayoría de los lugares cuya pob lación se expande rápidam ente usan m uy p o co s (dem asiado p ocos) recursos. (N.

Hace un siglo. estúpido E n lín eas gen era les.en el único planeta que podem os considerar nuestra c a sa .se nos ha id o de las m a n o s.28 LA HISTORIA DE LAS COSAS n es d e p rod u cción y c on su m o. ten em os su ficien tes c o sa s para satisfacer las n ecesid ad es básicas de tod os los habitantes del planeta. m ejorán d ola con tod o lo que aprendim os en las décadas p recedentes. Nuestra prioridad núm ero uno debe ser la de d ilu c id a r có m o m a n te n d re m o s en fu n c io n a m ie n to el sistem a que sostiene I i nuestra vida. servicios. c o n ­ su m o: to d o ). ¿ D e b e m o s preguntarnos a cuánta gente pu ed e sosten er el planeta en el nivel estad ou n id en se de consu m o o en el nivel bengalí de consum o? M ás im p ortan te aun. nada es m ás ló g ico que considerar la idea de desmantelar y re­ c o n str u ir la m áq u in a.l a m áqu in a d e sacar-fabricar-tirar que rige el crecim iento e co n ó m ic o . habrá llegado el final de juego. f e l i z . M ás dinero. N ecesitam os hacerlo porque n o cabe duda de que al­ canzarem os el lím ite de la capacidad portante del planeta: estam os yen^o en esa di­ rección. etc. prod u cción . culturas m ás vibrantes. ¿quién decid e la respuesta? Estas c u estio n es son com plejas. Y así es la situación actual en gran parte del m u n d o . beber. el m odelo de crecim iento trajo ca m in o s. una m ayor igualdad. N o nos faltan c o sa s: lo que nos falta es compartirlas. el problema es que no e s­ tán bien distribu id as. qu e tam bién im plica un increm ento en la cantidad de recursos natu­ rales que se extraen del suelo. energía más lim pia. el creci­ m ie n to co n tr ib u y ó a esas m etas fun dam entales. A h ora b ien . N a d a im porta m á s que encontrar una fo rm a de vivir ju n to s -justa.^ Si lo q u e se in terp on e en el c am in o es el hecho de que esta invención hum ana . una infraes­ tructura m ás sólid a. Ello plantea serias cuestiones de equidad en la d is­ tr ib u c ió n de lo s recu rsos y ju ic io s de valor en relación con la cantidad que se c o n sid e r a su fic ien te. res1 petu o sa . pero necesitam os conversar sobre ellas y d eci­ dir la respuesta en conjunto. cu a n d o aún había vastas franjas d e cam po abierto. atraviesan la econ om ía. G ran parte del problem a qu e enfren tam os h oy en día radica en el hecho de q u e el siste m a e c o n ó m ic o d o m in a n te valora el c recim ien to c o m o m eta en sí . Más ^ COSAS. D ich o con sencillez. crecer significa volverse más grande. casas. respirar y vivir. el c o n c ep to de crecim ien to econ óm ico se refiere a un incre­ m e n to en la a c tiv id a d e c o n ó m ic a total (co m ercio . aunque es im portante recordar qu e a m e n u d o req uirió la exp lotación de unas personas por otras. Dependemos 'i d e este p laneta p a ra comer. Es el crecimiento económico. D e h e c h o . Y una vez q ue cru cem os la línea. ^ sostenible. el crecim ien to eco n ó m ic o debería ser un m edio de valor neutral para alcanzar las m etas reales: satisfacer las necesidades básicas de tod os y crear c o m u n id a d e s m á s san as. ca lefacción central y panzas llenas. Durante m ucho tiem po. Tal c o m o suena. se transforman en productos y regresan al su elo en form a de desechos. significa m ás.

IN TRO D U CCIÓ N 29 m ism a. director de Earth E con om ics y d isc íp u lo del d e s­ tacado econ om ista ecologista H erm án Daly. Dave Batker. El tam año del nú m ero n o refleja en a b so ­ luto la situación real de la empresa. En su libro D eep E conom y [E conom ía profunda]. y luego servían de alim ento para las gallinas. P or e so u sam os el p ro d u cto in te rn o bruto . m ien tras que su s d e p o sic io n e s p o d ía n usarse para alimentar biodigestores que producían energía. satisfacción o realización de las personas. Bill M cK ibben da un ejem p lo del m u n d o real que dem u estra las falen cias del p ib en la m e d ic ió n del éxito: en una región africana. el jacin to de agua -u n a planta que no era a u tó c to n a obstruía las vías fluviales desde hacía años. por sobre tod o lo dem ás. Las gallinas pon ían hu evos. pero om ite algunas facetas im p or­ tantes de la realidad. Es por esta razón que un país pu ed e experim en tar un crecim ien to con tin u o a un ritm o del 2% o el 3% sin que el ingreso d e su s trabajadores se incre­ m en te en lo m ás m ín im o durante el m ism o p eriod o: ja ^ iq u eza se atasca en un sector de! sistema. lo cual a su vez reducía la n e ­ cesidad de talar b osq u es para con segu ir leña en las ya deforestadas tierras de aq u e­ lla región africana. que a su vez ser­ vían de alim ento para las personas. m udo e in ú til”. ^ d e s a r r e g l o e s m ayúsculo: m ientras que el p ib inclu ye en la cu en ta positiva las actividades que causan p olu ción y cáncer (co m o las fábricas de p esticid as o de cloruro de p o liv in ilo ) y tam bién las q u e lim p ian la p o lu c ió n y tratan el cáncer (c o m o la recuperación am biental y lo s se r v ic io s m é d ic o s ). com para el cá lcu lo del p ib con el de un em presario que sum a todos sus gastos y to d o s su s ingresos y lu eg o los adiciona en un “núm ero grande.c o m o la c o n ­ tam inación de aguas subterráneas.y ni siquiera están obligadas a m onitorearlos. la e x p o sic ió n de co m u n id a d es a agentes carci­ n ógen os o la p olu ción del a ire . n ^ a cu enta de la d istr ib u ció n d esig u a l e injusta de la riqueza ni presta aten ción al nivel de salud.e l P IB . no h ace d e d u cc io n e s por los agentes contam inantes introd u cid os en el agua o en el aire ni por la pérdida de bosques. Las in d u strias su elen te­ ner perm iso (tanto en el sentido de los p erm isos gu b ernam entales c o m o en el de n o cargar con la responsabilidad) para “externalizar lo s co sto s”.com o m edida estándar del éxito. Más tarde se descubrió que el jacin to seco era un m aterial excelen te para cultivar h on gos altam en te nu tricios. C o m o esta solu ción im plica una red ucción de las transacciones . problem a que los herb icid as no so lu ­ cionaban.^ 1 digerir esa materia. y qu e cu a n d o los h o n g o s d e sc o m p o n ía n la celulosa de los jacin tos se creaba un m e d io ideal para las lo m b rices d e tierra. las lom brices generaban un fertilizante de alta calidad.'* O tro grave problem a con el cálcu lo del p ib es)que no se tom an en cu enta los verdaderos costos eco ló g ico s y so cia les del crecim ien to. Para com en zar. frase eu fem ística que los econ om istas usan para decir que las em presas que se ocu p an de producir y vender cosas n o responden por los efectos colaterales que causan . E I ^ ib com puta el valor de lo s b ien es y ser- v icio s que se produ cen anualm ente e n un país.

el c r e c im ie n to e c o n ó m ic o infinito es im p o sib le .^ ' m u c h o s h e m o s lleg a d o a ver -a lg o que m e p rop on go explicitar con claridad en e ste lib r o .^ a m p o c o ha resultado ser. cien tífico s y m éd ico s. la m ayoría d e n osotros n o lo pasam os bien. Es decir. la meta indiscutid a de n u estra e c o n o m ía es el increm ento con stan te del p ib .50 dólares p or día y la inequidad de los ingresos aum enta dentro de los países y en tre países. El crecim iento c o m o m eta ha suplantado a las m etas y(- reales.“ Sin embargo. Dije la palabrita: “capitalism o”. me p ropu se d escrib ir lo que había visto durante los años en que m e dediqué a reco- . h oy en día hay m ás ham b rien tos que nunca. el crecim iento econ óm ico (m ás din ero y m ás cosas) cesa de hacernos felices. Sin em ­ bargo.c o m o la com pra de fertilizant^-. ansiedad e infelicidad. N o p o d e m o s im plem entar un subsistem a e co n ó m ico expansivo (sacar-fabricar-tirar) e n u n p lan eta de tam añ o fijo p or tiem p o in d efin id o: en m u ch os frentes ya nos h e m o s acercad o peligrosam ente al lím ite de nuestro planeta finito.'^ f La p ro fu n d a e inquebrantable fe que nuestra socied ad d ep osita en el creci­ m ien to e c o n ó m ic o se basa en el supuesto según el cual el crecim iento infinito es tan b u en o c o m o p osib le. En consecuen­ cia.30 LA HISTORIA DE LAS COSAS f m onetarias . la m itad de la pob lación m undial vive con m enos de 2 . Ya está. la m edición del p ib en realidad in d i­ caría una d ism in u c ió n del “crecim iento”. una estrategia para incre­ m entar el bienestar hum ano. las m e ta s q u e el c recim ien to su p u estam en te nos ayudaría a a lca n za r . nuestra salud y nu estra felicidad. cereb ro y corazón verá con claridad que la solución basada en el ciclo del jacin to-h on go-lom b riz-gallin a es un auténtico progreso: saludable y se n sa to ^ Para los p od eres reales .l o s jefes de gobiern o y la ind ustria-. A pesar de que el crecim ien to avanza y a pesar d e to d o s n u estro s adelantos tecn o ló g ico s. cualquier observador que tenga ojos.''D espués de cierto punto. Pero n in gu n o de estos d o s predicados es verdadero.m ina el p rodu cto neto de nuestra seguridad. es decir.q u e la estrategia d e centrarse e n el crecim ien to por el crecim ien to m ism o su ele socavar las m etas reales. lejos de ello. depresión. Una en o rm e cantidad de factores que hoy e n día se c o n sid e r a n p asos en dirección del “crecim ien to” -to n e la d a s de bienes tó x ic o s d e c o n su m o . si tod os lo pasáramos b ien y disfrutáram os de tiem po libre. A l escribir el g u ió n del v id e o The Story o f S tu ff[ L a historia de las c o s a s ]. sufrim os de altos n iv eles de estrés. Es el sistem ae co n ó m ic o -q u e-n o -d eb e-n o m b r a rse. lo que se c o n o c e c o m o “crecim ien to”. s B ien . p or e je m p lo . podríam os llegar a la con ­ c lu sió n d e q u e v a lió la pena destrozar el planeta en p os del crecim iento. risas y bienestar. una vez sa tisfech a s las n ecesid ad es hum anas básicas. ¿Listos para lo que v ien e? Voy a d ecir lo siguiente: esta crítica del creci­ m ie n to e c o n ó m ic o es una crítica de m u ch os a sp ecto s del capitalism o tal com o fu n cion a e n el m u n d o actual.

tal co m o funciona en la actualidad. M ichael C oh én . sin o la basura.. en E stad os U n id o s aún n o s r esistim os a m e n c io n a r este tem a innombrable por tem or a ser tild ad os de antipatriotas. C u an d o in icié aquel viaje no se m e había pasado por la cabeza sentarm e a pensar una m an era d e explicar los defectos del capitalism o. no es sostenible.] D esp u és d e m u ch as p esq u isa s y con sid erab le ren u en cia . y a p ren d ien d o c ó m o se fabrican. Y m e di cuenta de que esas reseñas habían dado en el clavo. d ice que ello se debe a que en otros países se con sid era que el c a p ita lism o es un a en tre m u ch a s o p c io n e s. mientras que en Estados U n id os se lo ve c o m o una inevitabilidad.0^habla de este asu nto abiertam ente. /) . Lo que origin ariam en te m e p ro p o n ía investigar n o era la econom ía. í ^ h a y vuelta q u e darle: el capitalism o. típicam ente a tasas e x p o n e n ­ ciales. En otras partes del m un do se recon oce am pliam ente que algu n os asp ectos del c a ­ pitalism o no fun cionan bien para la m ayor parte de la pob lación m u n d ial ni para el planeta.'^ ¿Podem os pon er el capitalism o sobre la m esa y hablar de él c o n el m ism o r i­ gor intelectual que co n sid e r a m o s o p o r tu n o al analizar o tro s tem as? ¿ P o d e m o s exam inar las fallas del capitalism o sin caer en viejos estereotip os gen eracion ales y sin que se nos acuse de “antipatriotas”? N egarse a hablar del asu nto n o elim in a el problema. en lugar de hacer sile n c io m ien tras e m p e o ra n m u c h o s índices econ óm icos.'fcreo que la m ejor m anera de honrar a nuestro país es señalar cu án d o ha extraviado el rum bo. escribió en su libro The B ridge a t the Edge o f the W orld [El p u en te en la orilla del m u n d o] q u e “u n e le m en to in h e ­ rente a la dinám ica del capitalism o es el p o d ero so im p u lso de generar ganancias. invertirlas. lleg u é a la conclu sión de que la m ayor parte del deterioro am biental es el resultado de fallas sistém icas del capitalism o que te n e m o s en la actualidad. abogado y ex asesor presidencial. Gus Speth. Éste es un b u en m o m en to para in d a­ gar acerca de lo que pod ríam os hacer de otra m anera y de lo que p o d ría m o s h a ­ cer mejor. ¿Era así? ¿Realmente? E ntonces corrí a d e se m p o l­ var mis viejos libros de eco n o m ía para releer las características p rincip ales del c a ­ pitalism o. y así hacer crecer la eco n o m ía . usam os y d esech a m o s las c o sa s revela algunos problem as bastante profu n d os causados por las p rincip ales fu n c io ­ nes de un sistem a eco n ó m ico llam ad o capitalism o. al princip io m e sorp ren d ió que en algunas reseñas se describiera el vid eo co m o “una crítica eco ló g ica del cap ita­ lismo" o com o “anticapitalista”. usan y desechan las co sa s en to d o el m un do. Resulta que un análisis riguroso del m o d o en que fabricam os. y que las so lu c io n e s de largo plazo deben buscar el cam bio transform ador en las características p rincip a­ les de este capitalism o con tem p orán eo”. En con secu en cia. profesor de e stu ­ d ios estadounidenses en la U niversidad de C alifornia. visitan d o fábricas y basurales.INTRO D U CCIÓ N 31 rrer “la ruta de la basura”. [ .. innovar.'* N o obstante. p o c o realistas o dem en tes. am bientales y sociales.

el zar de la econ om ía Larry Sum m ers y el presidente de la reserva Federal Ben Bernanke ya habían com prom etido 13 billones de dólares para sacar de apuros a W all Street e im pulsar la reactivación del crecim iento económ ico. . aun así. Por ejem plo. tal c o m o o lvid an la presencia de los lentes de contacto qu ien es se acostum b ran a ver a través de ellos. el secretario del Tesoro T im othy G eithner. C o m o señ aló la destacada analista de sistem as D on ella M ead ow s. el presidente O bam a. “n u estro paradigm a es tan intrínseco a nuestro proceso m ental que rara v e z a d v e r tim o s su existen cia. rara v ez se debate. ambientales y econ óm icos. Es nuestra cosm o v isió n .32 LA HISTORIA DE I. porque se su p on e que to d o s la dan por verdadera. te c n ó fo b o s alterados y detractores de la globalización que se proponen atrasar e l reloj”. e n 2009. econ om istas y m edios de com unicación. mi estadía de cin co m eses en Dhaka.^' S o m o s m ás proclives a notar asp ectos del paradigma cuando vem os una cu l­ tura d esd e afuera. o bien se los describe c o m o en un a rtícu lo reciente de la revista u s N ew s & W orld R eport: “El creciente m o v im ie n to con tra el crecim ien to e c o n ó m ic o [está] form ado por am bientalistas extrem os. U n paradigm a es co m o un m arco. p o c o m ás tarde.AS COSAS Tome la pastilla roja La creen cia se g ú n la cual el crecim ien to eco n ó m ico inñnito es la m ejor estrategia para hacer u n m u n d o m ejor ha d ev en id o en una especie de religión secular que com p arten to d o s nuestros políticos. Q uizá la palabra “paradigm a” resulte difícil de entender. Q u ien es cu estio­ nan el c a p ita lism o o el crecim ien to so n tild ados de locos. un m odelo e co n ó m ico que ind uda­ b lem en te n o sirve al planeta ni a la m ayoría de sus habitantes? C reo que una de las causas de este fe n ó m en o es el hech o de que el sistem a econ óm ico es casi invisible a nu estros ojos. pero e s un concep to im portante a la hora de considerar diferentes m aneras de organizar la econ om ía y la socied ad . o siquiera analizar con sen tid o crítico. Bangladesh. valores e ideas que con stitu y en el m o d o en que una socied ad ve la realidad. el país se hallaba su m ergido en problem as sociales. \ ¿Q ué ocurre? ¿Por qué hay tan p ocas personas dispuestas a pon er en tela de ju icio. Está form ad o p or el con ju n to d om inan te de su p u estos. m aduros para la adopción de estrategias alter­ nativas. L uego de u n tiem p o ten d em os a olvidar que vem os el m u n d o a través del paradigm a.000 m illones de dólares que proporcionó el Tesoro de E stados U n id o s con el fin de estabilizar los m ercados financieros a fi­ n es de 2008 apuntaba a proteger esta idea sacrosanta del crecim ien to econ óm ico.“ C u an d o el presidente O bam a to m ó las riendas del gobierno. hasta que intentam os co m u n ica rn o s con alguien q u e se rige por un paradigm a distin to”. o co m o el sistem a operativo de una co m p u ta d o ra . y a la vez atravesaba tiem p os turbulentos. la adm inistración O bam a prom etió una y otra vez que retornaría el crecim ien to e co n ó m ic o /fe l rescate de 800.

n u n ca fu i a u n a casa ajena a cen ar sin que m ediara una in vitación previa. protesté. pero no obtu ve r esp u e sta '^ in a lm en te.. no había otros occidentales a m i alrededor. resp on d ió ella. y tam bién m e ayudó a ver m i cultura bajo otra luz.se basa en el su pu esto de que la m ano libre d el m ercado en contrará las o p o r tu n id a d e s m ás eficaces para . C o m en cé a hacer un inventario m ental de to­ d o s los valores. U D esafortunadam ente. m is com p añ eros de casa y de trabajo eran cálid os y am igables.^^i nu estro para. m u ch os líderes p o lític o s y organ izacion es que trabajan para mejorar las c o n d ic io n es am bientales y so c ia le s op era n d esd e el interior del paradigm a. Si un a cultura con sid era que la naturaleza es un reservorio de recursos cuya fu n ción es satisfacer las necesid ades hum anas. “Pero no m e han invitado”. tratará a la naturaleza de u n a form a m u y distin ta de la que im p lem en tará otra cultura cu yo paradigm a ind ica que la naturaleza es un sistem a sagrado y com plejo del que lo s seres h u m an os n o so n m ás qu e u n a parte. “Eso es d escortés”. A l p rincip io.: bía ido a su casa a cenar. los problem as n o p u ed en resolverse d en tro d el m ism o paradigm a en el que fu e­ ron cread otóU ñ ejem p lo excelen te es el sistem a d e lim ita c ió n y n e g o c ía c ib n de gases de efecto invernadero. viví e n una casa llena de b engalíes y trabajé en una organ ización com p u esta por bengalies. le dije a la mujer. Los paradigm as son tan penetrantes e invisibles que se c o n fu n d en fácilm ente con la verdad. sin pon erlo en tela de juicio. pero m e hizo pensar. La m ujer m e dijo que tenía que caer de sorpresa a la hora de la cen a e invitarm e sola. M ientras estaba allí. “N o.| digm a dice que el crecim ien to e co n ó m ico e s la clave para term inar con la pobreza . “En el lugar Je d o n d e v ien es tú es d e sc o r té s.” Era algo m uy sencillo. P uesto que crecí en Estados U n id o s.IN TRODUCCIÓN 33 m e brindó m últiples oportunidades de ver las n orm as de una cultura diferente. n o lo es”. una m ujer que ! había vivid o en Estados U n id os m e exp licó que los había insu ltado porque n o ha. sería p o c o probab le que exploráram os lo qu e hay m ás allá del h orizon te. Este esqu em a . Sin em bargo. En m i cabeza estaba instalad a la idea de que era una grosería ir de visita a la hora de cenar y esperar que m e dieran de com er sin que m e hubieran invitado. pero a p roxim ad am en te u n a sem an a m ás tarde com en zaron a m ostrarse m ás fríos. cha gente éste o ca sio n e m ás pobreza y m en o s felicidad. si en nuestra cu ltu ra se creyera que la Tierra es plana. A q u í no. C uando esto ocurre.e n el cual las em presas privadas p u e­ d en vender a otras em presas su “derecho” a c o n ta m in a r . y parafraseando a ^ in ste in . protegerem os el crecim ien to a tod a costa aun cu an d o para m u. porque n u estro p en sa m ien to está engrapado y predefinido por el m arco p redom inante e n la socied ad . Por ejem plo. P regunté una y otra v e z si había h e c h o algo ■ que los hubiera ofen d id o. las creencias y los c o n cep to s que con sid erab a verd ad eros sin ha­ berlos cuestionado jamás: estaba d esen volvien d o m i paradigm a. lim itam os nuestra creatividad en la búsqueda de soluciones a los problem as que n os acucian . y causar felicidad.

cu an d o una persona. ve las cosas bajo otra luz. Creo que exam inar los im pac­ tos o cu lto s de todas las co sa s que con su m im os en nuestra vida es una m anera de d esconectarse: el prim er paso en el cam in o hacia el cam bio. necesitam os identificarlo antes co m o para­ d igm a en lugar de dar por sentad o que es verdadero. tam bién puede ocurrir en un segun do. c o m o la m inería y la tala de árboles.” Esta perspectiva es para m í una gran fuente de esperanza y optim ism o. Sin embargo. \'* D on ella Meadov^s trabajó durante m uchos años para identificar los puntos de a p a la n ca m ien to “d o n d e u n p e q u e ñ o m o v im ie n to de una cosa p u ed e producir grandes cam b ios en el tod o”. porque un cam bio en el paradigma m odifica de inm ediato la totalid ad. las tribus indígenas que pro- . Meadowrs desarrolló una jerarquía de p u n tos d e ap alan cam ien to. La historia de las co sas M is viajes m e llevaron a com p ren d er que el problem a de la basura se vincula a la e co n o m ía de los m ateriales en to d o s sus aspectos: la extracción de recursos natu­ rales. Lo prim ero que hace la banda de rebeldes liderada por M orfeo es “desconectarse”: tom ar la pastilla roja para ver la Matriz tal co m o es. los laboratorios quím icos y las fábricas d o n d e se c o n c ib e n . los d ep ósitos internacionales se tran sp ortan en barco y en cam ión para ser marcadas lu e g o c o n p r e c io s im p o sib le m e n te bajos. co m o m e ocu rrió a m í cu an d o m e asom é al basural de Fresh Kills. ver la contam inación com o un “d e r ec h o ” y confiar en el m ercad o para resolver los problem as am b ien tales re­ fuerza el p rop io paradigm a q u e nos m etió en l i o s ^ n un paradigm a diferente. W al-M art y A m azon. d iseñ a n y p rodu cen las hacia d o n d e las co sa s cosas. el F on d o M on etario In ternacional y la O rganización M undial del C om ercio ( o m c ). m ientras el calor y la actividad electrom ag­ nética d e lo s cu erp os h u m a n o s se usan co m o fuente de energía para las m áquinas. El derecho a respirar aire lim p io y gozar de un clim a saludable se : im p on d ría sob re el derech o a contam inar^ ' A fin d e cam biar un paradigm a. A u nq ue el cam b io de paradigm a puede llevar varias generaciones.^^ C on el tiem po. En la cim a de la jerarquía están las acciones que ponen en jaque y cam bian el paradigma prop iam en te d icho. Aprendí m u c h o sob re in stitu c io n e s financieras y com erciales co m o el B anco M undial. los in gen iosos an u n cios publicitarios c read os c o n la ayuda de p s ic ó lo g o s para cautivar a los con su m id ores. por /lo cual las a ctiv id a d es in d u striales que socavaran tales m etas se prohibirían de ! form a rotunda. la salud h u m an a y la su p erviven cia ecológica serían de prim ordial im portancia.34 LA HISTORIA DE LAS COSAS reducir las em isio n es contam inantes. el pa­ radigm a d o m in a n te es una realidad sim ulada que fue creada por m áquinas con el fin de so m e ter a la p ob lación hum ana. desd e los que producen un cam bio increm ental pero in m ed iato hasta los que p u ed en cambiar de forma drástica el sistem a entero. En la película M atrix. de repente. corp o ra cio n es c o m o C h evron.

' car-fabricar-tirar”. Fox Nev^rs. las costureras que hacen c a m iso n es de D is ­ ney en Haití. hay q u ie n e s p ra ctica n el c o n su m o conscien te. com o lo h ice y o durante m u ch os años. si com pram os esto en lugar de aquello. que trabajan para b rin d arn os p rod u ctos y h o g a res m ás se g u r o s en el p lan o d e las ideas. H ay "nerds" ex trem ad am en te serio s en diversos cam pos de la ciencia. la culpa o la desesp eración . arm ados de estadísticas y datos fácticos ciertos pero aterradores. M c D o n a ld ’s.INTRO D U CCIÓ N 35 tegen las selvas tropicales de Ecuador. Y por supuesto. creyen do que si p rom ovem os un m ercad o su ficien te d e p ro d u cto s y procesos m ás e c o ló g ic o s.^ -'Z M ientras trataba de armar la trayectoria com p leta de este sistem a d isfu n c io ­ nal. N o es m i in te n c ió n hacer que los lectores se sientan culpables (a m en o s que sean p residentes de C h evron. ¡Y to d o s estos procesos. D o w C h em ical. y verás que la fabri­ cación de cualquier cosa necesita de la eco n o m ía entera”. (Son los que form ulan la pregunta inevitable al final de m is presentaciones: “E n ­ tonces. pero sin em pantanarm e en la jerga técnica. Tam bién hay predicadores estridentes que agitan el d ed o índ ice ante los m alos co n su m id o re s c o n fia n d o en que la culpa provocará un cam bio m asivo en el c o n su m o de los recu rsos. que p or desgracia su elen in s­ pirar sen tim ien tos de p án ico y desesperación: lejos de m otivar a su s in te rlo cu to ­ res a ponerse en acción. Por m i parte. las c o m u n id a d es que habitan en el Corredor del Cáncer de Louisiana y lo s trabajadores alg o d o n ero s d e Uzbekistán. instituciones y co m u n id a d es resultaron for­ mar parte de la m ism a historia! El econ om ista am biental jeífrey M orris m e dijo lo siguiente cuando le pregunté por los verdaderos co sto s de m i com putad ora p o r t á . to d o irá bien. pero rara vez ob tien en m u ch o éxito. D isney. d esco n ectá n d o se de la cultura com ercial. M i objetivo co n este libro (y con el vid eo que lo a n teced e) con siste en d e se n ­ trañar la historia de las co sa s -e l flujo de los m ateriales a través de la e c o n o m ía - para exponerla de la m anera m ás sim p le p osib le.) T am bién están los d iseñ a d o res e c o ló g ic o s. en general son incapaces de generar una ad h esión cultural que trascienda los lím ites de su com unidad. trabajando m e n o s y c o m ­ prando m enos^Si bien encuentran la m anera de vivir apartados d el m o d e lo “sa. los llevan a cerrar o jos y o íd os. m e propuse buscar la m anera de hablar sobre la e co n o m ía de los materiales y su paradigm a subyacente in sp irán d om e e n lo m ejor de cada u n o de los abordajes existen tes y alen tando a adoptar una p ersp ectiva sistém ica m ás amplia. til: “Toma una p ieza al azar y rastrea sus verdaderos orígen es. En co n so n a n cia c o n los que creen que la salvación está en lo s avances te c n o ló g ic o s . descubrí u n a serie de grupos d istin to s que abordan las m ism as c u e stio n e s desde ángulos m últiples y m u y diversos. la lucha de los ogoni contra la Shell en Nigeria. H ay q u ien es se entregan vo lu n ta ria m en te a una vida sim ple. Sh ell o el B an co M u n ­ . están los activistas y lo s m ilitantes que insisten e n la c u e s­ tión de las eleccion es correctas.. la econ om ía y las estrategias p olíticas. ¿qué d eb ería com prar?”. H allib u rton .

e sto y a favor d e las sa s. instalando un d iá lo g o rico y enérgico en el se n o de su com u n id ad . qu e les brin d em os el debid o respeto. A lg u ie n e n sa m b ló en una fábrica ese par de lentes de sol. No estoy en contra de las ¡En realidad. N ecesita­ m o s com p ren d er el verd adero valor de nuestras c o sa s. d ebería qu ed ar claro qu e el problem a fundam ental que identifico en estas p ágin as n o es la c o n d u cta individual ni las malas eleccion es en lo concerniente al /estilo de vid a. C om p ro casi tod o de segunda m an o: m u e b le s. sin o la d isfu n cion alid ad del sistem a:(@ m áquina m ortal de sacarfabricar-tirar. D e e se m o d o tam bién p u e d o co m p ra r c o sa s de m ejor calidad . Haré tod o lo p o sib le por exp licar o evitar la jerga técnica de cam pos co m o la quím ica. co sas co sa s! Q uiero que valorem os m á s nuestras co­ que las c u id e m o s. A lg u ie n extrajo de la tierra los m etales de nuestro teléfono celu­ lar. los problem as del reciclado y las fallas de las p o lítica s e c o n ó m ic a s qu e d icta el F ondo M onetario Internacional. hacerse c on . Las COSAS d eb erían durar m u c h o tiem p o. invito al ciu d ad an o qu e se alberga en cada lector a que eleve su voz sobre la d el c o n su m id o r q u e c o n v iv e co n él. E spero qu e estas páginas inspiren a los lectores a conversar c o n ^ s se res m ás p r ó x im o s sob re tem as co m o las sustancias tóxicas en los cosméticos^*las c o n se c u e n c ia s de la incin eración . Q uiero que reconoz­ ca m o s en cada co sa com p rad a la m ano de obra y los innum erables recursos que le d ieron origen . u te n s ilio s d e co cin a . M ando a reparar lo s zapa- . algu ien d escargó lo s fardos de algod ón d e la desm otadora para hacer nuestra cam iseta. te n g o m uchas c o sa s y lu c h o co n tra el a m o n to n a m ie n to . H e aquí algu n as aclaraciones: 1. e q u ip o s de d ep o rtes y m u ch o m ás para e vitar q u e se g e n e r e n n u e v o s d e se c h o s de p ro d u cció n . Sin em bargo. A lgu ien transportó este ram illete a través del país o del m u n d o para que llegara a nosotros. m ás duraderas que las que pod ría pa­ gar si las com p rara n u ev a s. m u ch o m ás allá del pre­ c io d e v e n ta y m u c h o m ás allá del estatus social que con fiere su p o sesió n . hay tam bién m u ch os avances apasio­ nan tes y esperanzadores qu e celebro en estas páginas y que veo co m o pasos hacia la c o n se c u c ió n de un sistem a eco ló g ico y eco n ó m ic o sosten ib le. en e sp e c ia l si se trata de cosas nuevas. la teoría d e la cadena d e p ro d u cció n /d istrib u ció n y las políticas com erciales. Y lu eg o las c u id o bien. quizás exp o­ n ié n d o se a c a r c in ó g e n o s u ob ligad o a trabajar horas extras. Frente a ta n to s y tan severos desafíos. para que na­ d ie se sien ta e x clu id o de esta conversación crucial. Por encim a de to d o .orgu llo de artesano y recibir lo s cu id a d o s acordesV'' C o m o la m ayoría d e lo s esta d o u n id e n ses prom edio. trato de no com prar lo que no n e c e sito .36 LA HISTORIA DE LAS COSAS dial).

INTRODUCCIÓN

37

tos, m e arreglo la ropa, c u id o m i b icicleta d e la llu v ia para qu e dure tanto c o m o
sea p osib le.

2. No romantizo la pobreza
C uando señalo los defectos d e la vida e xcesivam en te con su m ista que llevam os en
Estados U n id os y elogio la vida m en os m aterialista y m ás pausada de algu n os p aí­
ses que c o n o c í,'J i^ o h a g o para rom antizarja pobreza. La pobreza es una realidad
d esd ich ad a e intolerable, un resultado d e e ste siste m a e c o n ó m ic o d isfu n c io n a l
q ue distribuye m al los recursos. N o d e se o esa ex isten cia para nad ie, n u nca. En
una oportun id ad visité un internado in d io d o n d e m edia d ocen a de n iñ o s habían
m u erto de m alaria, y descub rí que lo s m e d ic a m e n to s que pod rían hab erlos sa l­
vado costaban m en o s de lo que yo pago p or u n café en m i país. N o cabe duda de
que e so s n iñ o s, y otras person as qu e carecen de a lim e n to s, m e d ica m e n to s, v i­
vien da, escuelas y dem ás bienes básicos, n ecesitan tener m ás dinero y m ás

co sa s.

Pero está probado que, una vez satisfechas nuestras n ecesid ad es básicas, la o b s e ­
sión por p o seer cada vez m ás

c o sa s

socava la felicid ad. (En el capítulo sob re el

consu m o m e explayo sobre este tem a.)
En Estados U n id os trabajam os m ás horas
q u e cu a lq u ier h ab itan te de casi to d o s lo s
otros países industrializados del m un do, y
d o s de las princip ales actividad es en las
que em pleam os nuestro escaso tiem p o
libre son mirar televisión e ir de c o m ­
pras; v a m o s al trabajo, llegam os e x ­
h au stos a casa y n o s d esp lom am os
frente al televisor; los com erciales
n os dicen que necesitam os m ás
sa s

co­

para sentirnos mejor con n o so ­

tros m ism o s, en to n ces sa lim o s de
com pras, y d esp u és te n e m o s que
trabajar aun m ás para pagar tod o
lo que com pram os. Es lo que denom ino^ rutina del trabajo-la x v -la s tien das”.
Lo que aprecio de los países que n o están tan atascados
en esta rutina n o tien e nada que ver co n la pob reza. Por el contrario, ad m ir o las
so cied a d es d o n d e la)gente trabaja m e n o s horas, tien e m ás vacacion es g aran tiza­
das, mira m en os televisión, pasa m ás tiem p o c o n am ig o s y v e c in o s ... y d esp erd i­
cia m e n o s energía en las
vida. N o v o y a negarlo.

co sa s.

A lg ú n le c to r dirá q u e rom an tizo ese e stilo de

38

LA HISTORIA DE LAS COSAS

3. No despotrico contra Estados Unidos
La vida que se lleva en E stados U n id os tiene algunos aspectos que aprecio. M u­
c h o s de lo s a v a n ces te c n o ló g ic o s y o p cion es de co n su m o que disfru tam os aquí
han m ejorad o n u estra calid ad de vida. Sin em bargo, después de haber viajado a
14 países, tam b ién sé que hay lugares de los cuales pod ríam os aprender. Envidio
a m is am igos e u r o p e o s que no necesitan estresarse por el pago de su seguro de
salud o su e d u c a c ió n universitaria. Desearía que tuviéram os un sistem a de m etros
tan lim p io, sile n c io so y rápido co m o los de Seúl y M ontreal. D esearía que andar
en bicicleta fíiera tan placentero y seguro en las ciudades de Estados U nidos com o
lo es en los P aíses Bajos. D esearía que nuestros índ ices d e ob esid ad , diabetes y
o tros problem as d e salud n o encabezaran las estadísticas. A m i parecer, el hecho
d e señalar q u e e sta m o s p erd ien d o terreno en algunos asp ectos im portantes de
nuestra calidad d e vida n o equivale a despotricar contra Estados U n id os. Por el
contrario, creo qu e el d eseo de apuntar más alto y arreglar lo que no funciona es
una actitud patriótica. Lo v e o com o un tributo al increíble potencial de m i país.

Una palabra
sobre las palabras
Americanos
Las A m éricas, claro está, exced en por m u c h o a E sta d o s U n id os: in c lu y e n C a ­
nadá, el Caribe y toda Am érica Latina, al sur de nuestra tierra. En con se c u e n c ia ,
soy co n sc ien te de que es inexacto usar el té rm in o “a m e rica n o s” para referirse a
los ciu d ad an os y residentes de Estados U n id os. Sin em bargo, usar reiteradam ente
la frase “ciudadanos y residentes de E stados U n id o s” es m u y en gorroso. O tro tér­
m in o, é ta ts-u n isia n s (“e sta d o u n id e n ses” e n fran cés) está im p o n ié n d o s e en los
círcu los internacionales, pero aún n o ha llegad o a nuestras costas. En c o n se c u e n ­
cia, con m is disculpas a los habitantes del resto de las A m éricas, u so esa palabra
en el p resen te libro para referirm e a la larga frase “p erso n a s qu e v iv en aquí, en
Estados U n id os”.* A sim ism o, todas las can tid ad es expresadas en dólares se refie­
ren a dólares estadounidenses.

Consumidor/consumo
La palabra “con su m ir” significaba en su s o r íg e n e s “d estru ir - p o r fu eg o o en fer­
m e d a d - , dilapidar, agotar”. D e ah í d eriv a el a n tig u o té r m in o “c o n s u m p tio n ”
[co n su n ció n ] para referirse a la tub erculosis. Esto sign ifica que una so c ied a d de
c o n su m o es una socied ad de d estru ctores y d ilap id ad ores. N o su en a m u y b ien
que d ig a m o s...
M ichael M aniates, profesor de cien cias p o lítica s y am b ien tales en el C ollege
A llegheny, dice que quizá deberíam os llam ar c o n su m o a la m ayor parte d e lo que
ocurre en el ciclo de vida de las

co sa s:

la e x tra cció n , la p ro d u cció n e in c lu so la

distribu ción.' Si talam os un bosque virgen para hacer p alillos descartables de m a ­
dera, lo s envolvem os en papel y luego q u em a m o s com b u stib le fósil para enviarlos
a d iversos países del m undo, ¿no son to d o s estos p rocesos m ero c o n su m o , es d e ­
cir, destru cción , en lugar de producción? A sí es. D e h ech o, cu an d o n os referim os
a los ín d ic es nacionales de consu m o de recursos, in clu im o s en ellos asp ectos tales
com o la cantidad de m adera o de p etróleo que se co n su m e en E stados U n id os.

*
En la traducción usé el término estadounidenses, común y correcto en español, pero creí conve­
niente dejar esta valiosa e inusual aclaración de la autora tal como estaba en el original. [N. de la T.l
39

40

LA HISTORIA DE LAS COSAS

Sin em bargo, en el cap ítu lo de este libro donde se aborda el con su m o, uso la
d e fin ic ió n corrien te, que se refiere a la porción del consu m o que involucra a los
co n su m id o re s que com pran y usan

cosas.

Corporaciones
H ay q u ie n e s se qu ejan de qu e el v id e o La h istoria d e las

cosas

retrata in ju sta­

m ente a to d a s las corp oracion es com o m alignas. Vale aclarar que las corp o ra cio ­
n es no so n in h eren tem en te buenas o m alas. U na corporación no es m ás que una
en tid ad legal. Es la manera de adm inistrarla lo que hace de ella un bien valioso o
un d e tr im e n to para la so cied a d en general. Sé que m uchos integrantes de c o rp o ­
raciones se preocu p an por el planeta y sus habitantes, y algunos incluso procuran
reducir el im p a c to am b ien tal que causa su em presa. O tros van m ás allá, in te n ­
ta n d o p or to d o s lo s m e d io s ser una fuerza que im pulse el cam bio positivo. Por
desgracia, cierto s aspectos estructurales de las corporaciones no las tornan ideales
co m o vecin as, o b ien co m o com pañeras de planeta.
En p rim er lugar, algun as han crecid o tanto y han adquirido tanto p od er que
ejercen u n a in flu e n c ia y u n im p a c to d esp ro p o rcio n a d a m en te gran d es, im p o ­
n ié n d o se cada v e z m ás a lo s p rocesos d em ocráticos. De las cien m ayores e c o n o ­
m ías del m u n d o , m ás de la m itad son corp oracion es que superan en tam año a la
m ayoría d e lo s países.^ Si las co rp o ra cio n es controlan un porcentaje tan alto de
los recu rso s g lo b a les, es bastante d ifícil llam arlas al orden cuando co m ien za n a
d esg u a za r el p lan eta, c o m o lo h acen m u ch as de e lla s... tal vez dem asiadas. En
2 0 0 7 , las 6 0 m il o m ás c o rp o ra c io n es m u ltin acion ales controlaban la m itad del
p e tr ó le o , el gas y el c arb ón d el m u n d o , y gen erab an la m itad de los gases que
o c a sio n a n el ca le n ta m ien to glob al.’ f n E stados U nidos, las corporaciones tien en
la o b lig a ció n legal, por en cim a de cualqu ier otra, de generar ganancias para sus
a c cio n ista s. Es así que gran parte de lo s recu rsos energéticos m u n d iales -c u y o
u so d e s e n fr e n a d o está d esb a ra ta n d o p or c o m p leto el clim a g lo b a l- se hallan
bajo el c o n tr o l de en tid a d e s q u e tien en c o m o objetivo prim ero las gan an cias a
co rto plazo. ^
A d em ás de aprovechar su tam año y su influencia, las corporaciones se b en efi­
cian de una serie de m eca n ism o s legales y estructurales que les confieren potentes
d erech os a la v ez q u e les perm iten eludir m uchas responsabilidades. Por ejem plo,
la C o n stitu c ió n de Estados U n id o s garantiza a las corporaciones del país los m is­
m os d erech os d e q u e gozan los individuos: es decir, les otorga “condición de per­
sona”. Por otra parte, hay m eca n ism o s legales que protegen a los accionistas cor­
porativos c o n la llam ada “responsabilidad lim itada”.
A un c o n estas ventajas estructurales, ciertas corporaciones han tom ado m e ­
didas para proteger el planeta y a sus habitantes sin dejar de hacer ganancias (que

UNA PALABRA SOBRELAS PALABRAS

41

por ley deben priorizar, valga la reiteración ). A lgu n as han h e c h o c o n sid e r a b les
progresos en la reducción de los recursos que utilizan, la e lim in a c ió n d e tóxicos,
la dism inución de los d esech os que generan y el respeto por los trabajadores y las
com unidad es anfitrionas.
Sin embargo, está probado que los có d ig o s voluntarios de c o n d u cta o las b u e­
nas intenciones de las autoridades even tuales n o bastan para resolver el problem a.
Es preciso m odificar tanto la estructura corporativa c o m o el sistem a legal que la
regula: n ecesitam os elim inar la resp on sab ilid ad lim itad a y la “c o n d ic ió n de per­
sona” que la C onstitución garantiza a las em presas, así c o m o exigir un in crem en to
de la responsabilidad corporativa, leyes a n tim on op ólicas m ás fuertes, resp on sab i­
lidad internacional, separación entre las co rp oracion es y el p roceso p o lítico , res­
ponsabilidad extendida del productor, internalización (contrapuesta a la externalización) d e los costos y respon.sabilidad total de los accion istas (ad em ás, debería
reconocerse com o accionistas a los trabajadores, consu m id ores, proveedores, etc.).
Todas estas m edidas ayudarían a qu e las c o rp o ra c io n es dejaran d e ser un p r o ­
blem a para pasar a formar parte de la solu ción .

Desarrollo

^

Intuitivam ente, en ten d em os que el desarrollo equivale a una m ejoría. Por desgra­
cia, el térm ino desarrollo su ele referirse al avance de un a eco n o m ía qu e h ace uso
intensivo de los com bustib les fósiles, carga sus prod u ctos de su stan cias tóxicas y
se rige por el consu m o. Según este parám etro, los p u eb litos de C osta Rica cu y o s
habitantes tienen alta expectativa de vida, están alfabetizados y viv en satisfech os '
se consideran m en os “desarrollados” qu e las ciu dad es e sta d o u n id e n ses c o n altos
índ ices de degradación am biental, desigu ald ad social y estrés personal. *
Las in stitu c io n e s in te rn a cio n a le s q u e p ro m u ev en el “d esa rro llo ” - c o m o la
A gencia d e Estados U n id os para el D esarrollo Internacional [U n ited States A gen cy
for International D evelop m en t,
ción y D esarrollo

(b ir d ),

u s a id

]

y el B anco In ternacional de R eco n stru c­

del B anco M u n d ia l- han im p u lsad o c o n m u ch a frecu en ­

cia políticas y proyectos vin cu lad os a un m o d elo de crecim ien to e c o n ó m ic o que,
lejos de introducir m ejoras, e n ^ o r a ] a _situación..dg las personas y d el planeta.
N o d ebem os perder de vista las m etas; el bienestar hu m an o y am biental. Si las
nuevas infraestructuras, las nuevas urb an izacion es y el m ayor c o n su m o d e recur­
so s contribuyen a esas m etas, fantástico; eso sí es desarrollo verdadero. Pero si las
inn ovaciones com ien zan a socavar el bienestar, el resultado no será el desarrollo
sin o la destrucción. A lgu n os adelantos, en especial los vin cu lad os a la m ed icin a y
la com unicación, son claram ente p ositivos. O tras c on secu en cias que su ele traer el
avance por esta senda, c o m o las cargas tóxicas y la e m isió n de gases de e fecto in ­
vernadero, son tod o lo contrario.

42

I.A HISTORIA DE LAS COSAS

A lo largo de este libro he usado los térm inos “en desarrollo” y “desarrollados”
co m o jerga y con el sentido que tienen en el uso corriente. N o im plico con ellos un
ju ic io d e valor: los p aíses su pu estam ente “desarrollados” no son m ejores que los
llam ad os “e n desarrollo”. La m ism a d ivisión socioeconóm ica entre países se expresa
en la o p o s ic ió n entre N orte G lobal, o países de la O rganización para la C oopera­
ció n y el D esarrollo E conóm ico ( o c d e ), y Sur Global, o países que no pertenecen a
la OCDE. (En esta o p osición , el N orte y el Sur no constituyen referencias geográficas
estrictas; por ejem plo, las ricas naciones de Australia y N ueva Zelanda están ubica­
das en el h em isferio sur. D el m ism o m odo, en m uchos países del Sur Global hay
co m u n id a d es que acceden a niveles “nórdicos” de consum o de recursos.)
T o d o s lo s té rm in o s so n im perfectos. En aras de la sim plicidad , opté por el
u so d e la d esig n a ció n “en desarrollo/desarrollado”.

Externalizacíón de los costos
(y precio versus costo)
Las gangas abundan: p recios ínfim os en hip erm ercados, tien das m inoristas con
d e sc u e n to s, sitio s de subasta en Internet, bazares con produ ctos de 99 centavos.
P ero aqu í entra e n ju ego u n a ilu sión m alsana, una brecha considerable entre el
precio qu e pagam os los co n su m id ores y los costos inherentes al producto. El nú ­
m ero qu e figura en la etiqueta de p r e ^ no refleja en absoluto los costos involu­
crad os en la fabricación d e las

co sa s. E s

cierto que algunos de los costos directos

se in clu yen e n el precio, c o m o la m ano de obra y el material, pero son ínfim os en
relación co n o tro s costos o cu lto s - lo s costos externalizados-, co m o la contam ina­
c ió n del agua potable, los im pactos en la salud de los trabajadores y las com u n id a­
d es anfitrionas, e inclu so los cam bios en el clim a global.'¿Quién paga estos costos?
A v e ce s lo s p agan las c o m u n id a d es anfitrionas, que se ven obligadas a com prar
filtros o agua em botellada, o bien deben resignarse a beber agua tóxica porque su
agua corrien te se ha contam inado. Tam bién los pagan los trabajadores, que deben
solven tarse la a ten ción m édica o los costos de invalidez. O bien las generaciones
futuras, p orq u e, p o r ejem p lo, ya n o tendrán b osq u es que m oderen los ciclos de
agua. D a d o q u e estos c o sto s recaen sobre personas y organizaciones ajenas a las
em p resas resp on sab les de incurrir en ellos, se los denom ina “c o sto s externalizad o s”. Los e co n o m ista s d efinen el costo externalizado com o “una pérdida indelibe­
rada o n o co m p en sa d a en el bienestar de una parte, que resulta de una actividad
realizada por otra parte”.^
La b u en a n o tic ia es que cada vez m ás econom istas intentan captar esos costos
so c ia le s y e c o ló g ic o s en el p recio de los bien es de con su m o m ed ian te enfoqu es
c o m o el d e la responsabilid ad total por los costos o la evaluación del c iclo de vida,
de m o d o que p o d a m o s entender m ejor el verdadero costo im plícito e n la fabrica-

UNA PALABRA SOBRE LAS PALABRAS

ción de todas nuestras

cosas.

43

C uando lo s co sto s o cu lto s salgan a la luz, habrá que /

prepararse para elj h o c k d s los precios,

j

Orgánico
En los tiem pos que corren oím os esta palabra c o n referencia a la agricultura, en la
descripción de vegetales, productos lácteos o fibras de algod ón elab orad os sin petroquím icos ni sed im en tos de aguas residuales u organ ism os gen éticam en te m o ­
dificados, entre otros m alos insu m os. A u nq ue en oc a sio n e s m e refiero a este s e n ­
tid o agrícola de la palabra, la u tilizo c o n m ayor frecu en cia e n el len guaje de la
q u ím ica, don de “o rg á n ico ” sign ifica q u e un a su sta n cia c o n tie n e carb on o. Esta
aclaración es im portante por dos razones. En prim er lugar, porqu e el cuerp o hu- j
m ano (co m o los de tod os los seres vivos) con tien e carbono, y por lo tanto experi- i
m enta diversas interacciones y reacciones b io ló g ica s/q u ím ica s co n las

cosas

que |

contien en carbono'. Por ejem plo, los pesticid as h e c h o s con fosfatos orgánicos ( p a - '
ratión y m alatión) y cloruros orgán icos (c o m o el

d d t

)

d esactivan de form a p er­

m anente una enzim a que es esencial para el sistem a n ervioso. Es por eso que las
personas intoxicadas con pesticidas pad ecen tem blores, exp erim en tan visión b o ­
rrosa y pierden el c o n t r a lle esfínter .e intestinDS,^
En segun do lugar, el desarrollo m asiv o de su stan cias q u ím ica s orgán icas es
relativamente nuevo, de m o d o que aún no se c o n o c en m u ch os im p actos que p u e ­
den causar en la salud y en el am biente. A diferencia de los co m p u esto s in orgán i­
cos (los que no con tien en carb on o), c o m o el m etal, la piedra y la arcilla, que los
seres hum anos h em os usado a lo largo de m ilen ios, recién en el siglo pasado - e n
especial a partir de la Segunda Guerra M u n d ia l- los cien tíficos se han fanatizado
con el desarrollo de n u evos co m p u esto s orgán icos. D e acu erd o c o n Ken Geiser,
autor de M aterials M atter, se ha produ cid o “casi una revolución d e la p rodu cción
y el consu m o de m ateriales en m en os de un siglo”.*

C o sas
Cuando digo

cosas*

en el presente libro, m e refiero a los objetos m anufacturados

o producidos en masa, co m o los em balajes, los iPods, la ropa, los zapatos, lo s autos,
las tostadoras y las pistolas de m alvaviscos (n oved ad en el catálogo d e SkyM all).
N o extiendo este significad o a recursos co m o los leñ o s y los barriles de petróleo,
sin o que m e refiero e xclu sivam en te a las

cosas

q u e co m p ra m o s, m a n te n e m o s,

perdem os, rom pem os, reem plazam os, ansiam os y con fu n d im os con nuestro valor
personal. Las

co sa s,

tal com o las d efin o aquí, tam bién se c o n o c en c o m o “p orq u e­

rías”. Los lectores pueden sustituir la palabra

cosas

por el térm ino “b ien es” en to-

* R especto d e la tra d u c c ió n d e este té r m in o v éa se el a s te ris c o d e p. 18.

Sostenibílídad H oy en día esta palabra se zarandea tod o el tiem po. la sostenibilidad requiere una m irada p an o­ rám ica.e s decir. prefiero no usar el segu n d o térm ino. están cargados de tóxi­ cos. q u e n o se reduzca a la so sten ib ilid a d de nu estra casa. nuestra ciu d a d o nu estro país. “la sosten ib ilidad es eq u i­ dad a lo largo del tiem p o”.’^ N o t a d e l e d i t o r : A lo largo de La historia de las c o s a s se menciona una gran cantidad de organiza­ ciones e instituciones cuyos nom bres han sido traducidos al español ya que son significativos para la comprensión del libro. En la prim era aparición por capítulo se ha agregado el nombre original entre corchetes. tienen dem asiado embalaje.44 LA HISTORIA DE LAS COSAS d o s lo s c a so s. La sosten ib ilidad p o n e én fasis en las relacion es y no en las piezas aisladas’’. q u e n o se a cote a la sosten ib ilid ad de determ inad o b o sq u e o del clim a c o m o c o n c e p to aislad o. . la so sten ib ilid a d debe incluir la eq u id ad y la justicia. Q uizá la definición m ás com ún de so stenibilidad (o s u s te n ta h ilid a d ) haya derivad o de la descripción del desarrollo sosten ib le que ela­ boró la C o m isió n M und ial sobre el M edio Am biente y el D esarrollo de las N a c io ­ n es U n id as: sa tisfa c e r las n ecesidades de la generación a c tu a l sin c o m p ro m eter la ca p a cid a d d e las genera cio n es fu tu r a s para satisfacer sus necesidades J M i d e fin ició n de sosten ib ilid ad abarca algunos otros con cep tos fundam enta­ les. En p r im er lugar. so n in n ecesarios y destruyen el plan eta-. Tal c o m o la d efin e el astrofísico y escritor Robert G ilm an. sin o que incluya la enchilada co m p leta ffil Centro para la C o m u n id a d S o sten ib le [C enter for Sustainable C om m u n ity] d ice que la +■ so sten ib ilid a d “co n sid era la totalid ad en lugar de lo específico. p ero d a d o q u e los bienes que describo en este libro por lo general n o so n nada b u en os . aunque no siem pre está claro qu é se q u iere d ecir c o t if lla . Han quedado sin traducir aquellos que son conocidos por su nombre en inglés (Green­ peace International.* A dem ás. por ejemplo).

y tam­ bién los tomaremos en cuenta.* Y p u e d o a segu rar sin tem or a eq u ivocarm e que éste es u n o de los e jem p lo s m ás sim p le s. y p e tr ó le o para hacer fu n c io n a r to d a s esas m á- 98 quinas y las plantas propiam ente d i- toneladas de haieriales c h a s. T a m b ié n n e c e s ita m o s m e ta le s para fabricar las m o to sierra s y o tro s in str u m e n to s d e tala. no só lo n e c esita m o s árb o les. la fabrica' c ió n ^ ^ 1 to n e la d a d e p ap el re­ quiere 9 8 to n e la d a s d e o tr os recur1h s o s d iversos. ¡Ni más ni menos! Una vez que c o m e n z a m o s a exam in ar lo s in g r ed ie n te s m á s im p o rta n tes que se usan para hacer co sa s.. Sin embargo. c a m io n e s . En el ca so del p a ­ pel. muchos de los ingre­ dientes que se usan para fabricar nuestras co sas existen en el inte­ rior de la Tierra o en su superficie. primero necesi­ tamos conseguir los ingredientes.' A d e m á s n e c e s it a m o s a g u a (grandes ca n tid ad es) para hacer la p u lpa d e p ap el^ Y p o r lo gen eral u s a m o s u n a s u s ta n c ia q u ím ic a c o m o la lejía (¡p é sim a id e a !) o p e r ó x id o d e h id r ó g e n o (m ejo r) p ara o b t e n e r u n c o n v e n ie n t e to n o claro. No tenemos más que cosecharlos o extraerlos.■A CAPITULO 1 A o Extracción Para fabricar todas las co sas que usamos en la vida. En to ta l. tren es e in c lu so b arcos para acarrear lo s le ñ o s a las p la n ta s p r o c e sa d o r a s. Por e s o es p r e ­ c iso tener en c u en ta la entera e co n o m ía de lo s 45 1 íonelada DE papel . su p r o c esa m ie n to y su p re­ paración para el u so requieren de m u c h o s otros in g r ed ie n te s. por ejem p lo.. notam os que su ex tra c ció n . Algunos de los ingredientes no son de origen natural -los compuestos sintéticos artificiales-.

caros y ar­ tificiales para capturar el c arb on o de la atm ósfera con la esperanza de m oderar el cam b io clim ático. c o n lo cu al m an tien en el ciclo h id rológico general del plan eta y m o d e r a n in u n d a c io n e s o sequías. elem en to que -n u n c a está de m ás re­ cordarlo* n ecesita m o s para respirar.46 LA HISTORIA DE LAS COSAS m ateriales. En la a d u ltez aprendí q u e ten em os otras razones.'^ Y aun hay m ás: los b o sq u e s cu m plen otros servicios vitales. A m í m e parece un despropósito.^ y yo los visitaba siem pre que se me p resentaba u n a o p o r tu n id a d . los m in e­ rales y el agua.m e insp iró un profundo amor por los árboles. m uchos c ie n tífic o s p r e o cu p a d o s p or el - ca m b io c lim á tic o in v estig a n toda clase de ardides intrincados. para p r e o cu p a r n o s p or el d estin o de nuestros árboles. En aras d e la sim p licid ad . A m edida que crecía iba ob servan d o consternada c ó m o d esa p a recía n cada v e z m ás b o sq u es para ced er su esp acio a las rutas. para o b ­ ten er un c u a d r o claro de lo s in gred ien tes in clu id os en u n o so lo de los p rod u c­ tos qu e e n c o n tr a m o s e n las tien d as actuales. En calidad de pu lm on es del planeta. En nu estros días. Esa sola circu n sta n cia parecería m otiv a ció n su ficien te para d e ­ jarlos in tactos. R ecolectan y fil­ tran n u estra agua d u lce . Los árboles crean o x í­ geno. y e n m u c h o s c a so s tam bién consultar un m apa del m un do. M ed io e s ­ tado de W ash in gton está cu b ierto de bosques. Los árboles C o m o c o n té e n la in tr o d u c c ió n . los bosW U ^ q u e s tra b a ja n las 2 4 h o r a s b para extraer el dióxido de carb o n o del aire (p roceso d en o - ^ m inado “captura de carbono”) ^ y brind arn os o x íg en o a cam ­ bio. m e lim itaré a tres categorías: los árboles. las casas y lo s cen tros com erciales. adem ás de las sen tim en ta­ les./. ad em ás de capturar el carb ono de la atmósfera. nos brinda el tipo exacto de aire que n e c esita m o s para respirar: el sistem a de nuestros árboles. ¡Y sus servi­ cio s so n gratuitos! N o p u ed e p ed irse m u ch o más. ^ H ay m u ch as m aneras d e considerar los diversos recursos naturales de la Tie­ rra. C onservan la salud del suelo porque . m i infancia en Seattle -u n a ciudad verde en un estad o aun m á s v e r d e . Ya ten em os un sistem a natu­ ral que.

EXTRACCIÓN 47 sostien en en el lugar la fértil capa su perficial. la m ayoría de los cien tíficos estim a que hasta ahora se ha id en tificad o y exam inado apenas el 1% de las especies existen tes en la selva tropical (y só lo allí) en relación con sus propiedades benéficas.’ Y las plantas y otras form as de vida que ya h em o s descub ierto so n só lo el c o ­ mienzo. rica en n u trientes. la segunda d em ostró ser una droga m aravillosa para lo s pacientes de leucem ia infantil. que es uno de los países m ás pobres del mundo. la tala en nom bre del “progreso” y el “d e sa ­ rrollo” d e esos invaluables repositorios de útiles su stan cias q u ím icas aún n o d e s ­ cubiertas sería una ironía risible. que es la cantidad total de esp ecies arbóreas presentes en toda A m érica del N orte.'" Si la pérdida n o fuera tan trágica. E n general. aún no había oíd o hablar d e la captura de carbono ni de los ciclos h id rológicos ni de las su sta n ­ cias farm acológicas derivadas de las plantas.* so n apenas u n o s p o c o s ejem p los. en especial de las selvas tropicales. para tratar la disentería. lim p ian nuestras aguas y m od eran n u estro c lim a ) sería una estrategia de desarrollo m ucho m ás sabia.* y la qu in in a. La prim era sirve para tratar la enferm edad de Hodgldn. y ahora se em plea en la fabricación d e dos m edicam entos. casi nada de ese din ero term ina en m an os del p u eb lo de Madagascar.’ el ipecac. C reo que la protección de los b osq u es y las s e l­ vas que p otencialm ente sanarán nuestras en ferm ed ad es (así co m o p rop orcion an el aire q u e respiram os. Esta planta de flores rosas re­ sultó tener p ro p ied a d ^ anticancecigenas. U na de las grandes razon es de m i . un anestésico y relajante m uscular que se usa en cirugías. la vincristina y la vinb lastin a. cuyas posib ilidad es de supervivencia se han elevado al 95% desde el escaso 10% diagnosticado antes de que se descubriera la planta. al enterarse de que los cu randeros de la isla la usaban para tratar la íia b e te s. para la malaria. hay m ás de s e te ­ cientas especies de árboles.) Es una locu ra arrasar c o n b o sq u es y selvas en cu a lq u ier parte d e l m u n d o . Cuando era una niña que disfrutaba de acam par en el bosqu e. mayor es la diversidad de árboles y otras esp ecies que co n tien en ." V olverem os s o ­ bre este tem a de forma recurrente. aunque las ventas de am bas drogas ascien den a los c ien tos de m illones de dólares anuales. pero es especialm en te desatinado talar las^selvas tropicales. l ^ i n c a rosada.’ El curare. por ejem plo. En diez hectáreas de la selva tropical de B orn eo. los qu ím icos occidentales se fascinaron con una planta nativa de las selvas tropicales deM adagascar. puesto que c o n tien en una inm ensa riqueza de biodiversidad. ¿ C óm o se nos ocurre destruir a tan indudables aliados? Por m encionar sólo una razón m ás que por sí sola debería bastar para que no sigam os adelante con la pésim a idea de talar b osq u es y selvas: un cuarto de n u e s­ tros m edicam entos derivan de allí. N o hace m ucho tiem po. cuanto m ás cerca del ecu a d o r están las selvas.^ j ^ (Por desgracia.

Exterm inarlas equivale a tirar a la basura nu estro b o le to de lotería antes de verificar siquiera si ten em os el núm ero ganador. basta con pensar en tod os los perros que hem os visto: los perros del m u n d o en tero sum an m en os de d iez esp ecies (género C a n is)." La deforestación de esos hogares pro­ voca la e x tin c ió n d e n o m en os de cien especies por día. Los bosques y las selvas brindan un hogar a aproxim adam ente d os tercios de las especies terres­ tres: d esd e lo s o so s koala. M ientras viajaba por la otrora exuberante cam piña haitiana. no al bosque. con stru ir su s vivien d as. alim entar el ganado. forraje. ^ l o s árbo les n o había control de las in u n d acjoi^ s. de las cuales 60 I m illo n e s so n in d íg e n a s que d ep en d en casi totalm en te de eso s territorios. Las c o ­ m u n id a d es in d ígen as. Si necesitaba comer. iba a la cocina. m i com pren sión del vínculo entre los bosques y la superviven­ cia n o era v iv en cia l sin o académ ico. conocí a familias q u e hab ían p e r d id o su v ivien d a después de la deforestación.'^ Los ' b o sq u es y las selvas son la principal fuente de vida para más de 1. C u an d o yo vivía y crecía en Seattle.'^ ¿Cien especies por día? Para tener una perspectiva.48 LA HISTORIA DE LAS COSAS am or p or los b o sq u es eran los num erosos anim ales que vivían allí. Y los árboles n o só lo albergan vida silvestre: en tod o el m undo hay aproxim a­ d am en te 300 m illo n e s d e perso n a s que viven en bosques y selvas. la cucaracha café ahumada) hubiera tom ado el control del pla­ neta y erradicara cien especies por día para satisfacer sus apetitos. los m on os y los leopardos hasta las m ariposas. observar pájaros y hacer esquí a cam p o traviesa. las casas fueron arrastradas por aludes de ba­ rro. cocinar y calentar su m orada." ¡Y hay só lo u n a e sp e c ie hum ana! Perder cien especies por día es un problem a serio. En la India vi mujeres que cam in ab an diariam en te a lo largo de kilóm etros en busca de ramas para ali­ . no nos quedaría alternativa: de la noche al día p od ríam os ser extin guidos junto con otras 99 especies menores. m i relación primordial con los bosques se basaba en un q u in to elem en to indispensable. las lagar­ tijas. ¿Qué diríamos de ella? Q uizá p ensaríam os que sus acciones son bastante injustas. N o necesitaba el bosque para sobrevivir. ¿Qué haríam os para detenerla? ¿Una insurrección? Claro que sí. acampar. sin o para ir de excursión. Una vez destruidas las raíces q u e m an ten ían el su elo en su lugar o m oderaban las corrientes de agua p osteriores a las torm en tas fuertes. es decir. Im a g in em o s p or un instante que algunas otras especies (quizá la Periplaneta fu lig in o sa . fibra y com bustible. tribales u otros habitantes de los territorios boscosos y sel­ v á tico s p ra ctica n a llí la r eco lecció n y la caza para com er.000 m illones de person as qu e v iv en en la extrem a pobreza. Esas esp ecies p od rían contener m edicinas m ilagrosas o cum plir una función vital irreem plazable en la cadena alimentaria.^ Proporcionan cuatro elem en tos in ­ d isp en sab les para la supervivencia: alim ento. los loros e incontables otras especies. la diversión. Incluso después de estudiar el tem a. R ecién cuando crucé el océano advertí real­ m en te hasta qu é p u n to los bosqu es y las selvas sostienen la vida en otros países.

el Caribe y gran parte de Asia. advierte que el co sto de la pérdida fo resta les m u c h o m ayor para la e co n o m ía glob al que las pérdidas econ óm icas causadas hasta aq u el m o m e n to en el m arco de la crisis bancaria q u e obtu vo tanta atención m e d iá tic a y a c c ió n g u b ern am en tal durante ese añ o) M ás aun. Los árboles son e sen cia les para la vida. A m érica Latina.® Los ín d ic es de pérdida forestal so n e sp e c ia lm e n te altos en Á frica. las e x c e p c io ­ nes so n C hina y la India. 20 m il h ectá­ reas por d ía . n o se m e ocurre qué otro argum ento podría hacerlo.a n u o id e entre 2 y 5 b illo n es de dólares. D e hecho. En tod o el m un do estam os perdien do más de)7 m illo nes de hectáreas anuales. a pesar de qu e lo s b osq u es y las selvas propor­ cion an un m arco para nuestras viviend as y n o s proveen de m ed icin as salvadoras.‘* Ello equivale a una su p er­ ficie diaria equivalen te a 2 v eces el ta m a ñ o de París. hay econom istas que se han a b o ca d o a calcular los ben eficios m o ­ netarios que producen los bosques y las selvas. fibra ni com bustible. ran ]. la U n ió n Eu­ ropea llevó a cabo un estudio para d eterm inar el valor en dólares de los servicios forestales q u e perd em os anualm ente a causa d e la d eforestación . emparchar techos y cocin ar arroz. es decir. Sin los árboles no había fo ­ rraje. publicado e n el inform e ^ e c o n o m ía de los ecosistem as y la biodiversidad.'^ M ediante la evaluación de los n u m ero so s se r v ic io s qu e prestan los b o sq u es y la estim ación del costo que tendría para la h u m an id ad la adaptación a su pérdida y la n ecesid a d de proveerse de eso s s e r v ic io s p o r su cu en ta.'’ A h ora bien. se e x tin gu en 50 m il esp e c ie s de árboles por año. o aproxim adam ente canchas de f ú t M p o y n i n u t ^ ” D e acuerdo con la organización am bientalista Red de A cción p or la Selva Tropical [Rainforest A ction N e tW o rk . es decir. D e acu erd o co n los inform es.^' Sin em bargo. A pesar de las consecuencias. sin o q u e so n c o n tin u a s y ocu rren año a año. D ic h o estu d io. las plantaciones m adereras ind ustriales so n m u y diferentes de . aproxim adam ente el 7% del p ib glo b a l. seg u im o s d eforestan d o a un ritm o vertigin oso.EXTRACCIÓN 49 m entar a las vacas. el e stu d io c a lc u ló el costo de la pérdida forestal a ( ^ c q s t o . si esta c o n clu sió n no am erita un rescate por m otivos tanto e c o n ó m ic o s c o m o am b ien tales. Los valores de estos servicios eclipsan por com pleto el precio de la p rod u cción m aderera prove­ niente de u n bosque talado. au n q u e filtran nuestras aguas y crean el aire que respiram os. d o n d e gran d es in v e r sio n e s en p la n ta cio n es forestales sesgan los datos para ocultar los ín d ices c o n tin u o s de pérdida de b osq u es natura­ les. En octubre de 2008. el inform e señala que las p érdidas p or d eforestación n o repre­ sentan un fiasco de una sola vez.

cu an d o pasé casi to d o el verano en el corazón de los bosques. d esd e b o sq u es pluviales tem plados.50 LA HISTORIA DE LAS COSAS los b osq u es naturales. y c c ]. Fue mi primera experiencia con lo que m i colega Van Jones m ás tarde llamaría “em pleos de m am eluco verde”. Jack K erouac. no só lo en los puntos álgidos de biodiversidad si­ tuad os en lo s tróp icos. trabajamos sin pausa. Sin e m ­ bargo. em bebidos en m usgosas aguas verde oscuras.coin cid en en la co n clu sió n de qu e las p la n ta c io n e s n o su p len la necesid ad de bosques y selvas reales. El d e s tin o q u e m e to c ó e n su erte c o n el ycc fue el Parque N acion al de las C ascadas del N orte. y llevarlos al bosque para que pasaran un verano aprendiendo y prestand o servicios. aprendi­ m o s m u ch o acerca de los sistem as naturales y ganam os un m odesto salario. recursos y háb itats qu e p r o p o r c io n a n lo s b o sq u es y las selvas naturales. que pasó un verano allí veinte años antes que yo. sin o tam bién en casa: en los bosques tem plados del P ací­ fico noroeste. Las plantaciones madereras no le llegan ni a la suela del zapato a la real sign ificación de los basqu es y las selvas en lo que conciern e a la diversid ad b iológica. increm en tan el u so de pesticidas e im pactan de forma n e­ gativa en los cic lo s h id ricos locales. estas p lan tacion es so n m o n o c u ltiv o s de esp ecies im portadas que tien en los m ás altos r en d im ien to s m adereros. y m e in scrib í en el C u erpo Juvenil de C on servación [Youth C o n se rv a tio n C orp s. in ­ clu so para u n a en ten d id a en bosqu es co m o yo. Era un lugar apabullante. y pu ed en d e s­ cribirse acertad am en te c o m o “d esiertos verdes”. D urante aquella excursión. Tuve la o p o r tu n id a d de ob servar esta realidad de prim era m an o en 1980. se g u im o s d eforestan do. una región de im ponente belleza que ostentab a lo s paisajes m ás variados: desd e picos nevados y glaciares salpica­ d o s de c r ista lin o s la g o s azu les que cen telleab an al sol hasta valles cu b iertos de bosques. cien tíficos. A tal fin. establecido una d é ­ cada antes c o n el fin de sacar a los n iñ o s de las ciudades. en el estad o de W ashington. clim atólogos y econom istas -p o r no m encionar a m u ch a s otras p e r so n a s y a to d o s los a n im a le s. en general. sostien en apenas el 10% de las e sp ecies que vivían en los bosqu es que los precedieron. co n escasa o nula consideración por los num erosos otros servicios. También proporcionan relativa­ m ente e sc a so em p leo ."/» En con se c u e n c ia . El ycc era un program a federal. le rinde h o n o ­ res en Los v a g abundos del D h arm a: “Era una maravilla de ríos. están sujetos a una adm inistración intensiva y se orga­ nizan en esp acios un iform es. Acababa de egresar d el d é c im o grad o. en algu n os casos para sacarlos de la calle.^ El objetivo de estas plantaciones es la produ cción de m a­ dera. Las plantaciones de árboles. la resistencia a la enferm edad o la provisión de los m uchos otros prod u ctos forestales no m adereros de los que personas y anim ales dependen para su su pervivencia. el vacío de la eter- . hasta eco sistem a s se c o s de p in os am arillos. ade­ m ás de sen tir que te n ía m o s un norte en la vida.

“ En m ed io de aquella increíble belleza natural. el oxígen o y la vida acuática... Pero aquel v e ­ rano h ic im o s una excu rsión para percibir de cerca la d iferen cia entre lo s sitio s d esm o n ta d o s y los bosqu es. com o ocurrió en m uchas partes de Bagdad. obstruye las vías fluviales y sepulta comunidades/ZCorriente abajo. Me fui con el sólid o com p rom iso de protegerlos. fragancias de m usgo y cortezas y ram as y barro.. el agua se escurre por las colin as d esn ud as y causa alu d es de barro. Y es una d escrip ­ c ió n acertada. T om am os m u estras de agua en lo s ria ch u elo s qu e corrían por debajo para m edir los cam bios que se habían p rod u cid o en la tem p e­ ratura. tranqu ilo y etern o sin em bargo. M e c o n m o c io n ó ver el alcan ce de los dañ os. y en ocasion es lastim an o m atan a las personas. " ^ m in é el verano habiendo com pren dido que nuestros ríos. Las altas nieves sobre el h ori­ zonte. inu ndaciones y erosión. danzantes rayos de sol. aten d ien d o el criadero local de salm ones y aprendiendo lo que nos enseñab an sobre el eco sistem a u n o s e stu ­ diantes universitarios cuya experien cia y saber sobre el m u n d o m e dejaban p a s­ m ada. colinas con cabellos de árboles. los . H ay quienes com paran las parcelas desm on tadas con los h o y o s que deja un bom bardeo. Aquel verano vi de cerca el prim er d esm on te. m aterial d e m iste­ riosas v isio n es d e fragor ululante ante m is ojos. La tierra anegada se d esm orona. todas las flores silvestres. todo. C o m e n c é el v eran o am ando los bosques por lo que provocaban en mí: m e hacían sentir segura. El program a d io b u en o s frutos: al m e n o s para m í. [. las zonas desm ontadas n o sostienen el su elo ni absorben el a g u a .{§j)veian c o n ten to s los árboles de 1^ cum bres. los p eces y el planeta tal c o m o lo c o n o ­ cem os dependen de los bosques. En alg u n o s ca so s. Todas las raíces. El térm in o “d e sm o n te ” se re­ fiere a la tala agresiva que extirpa to d o s los árboles de una zona. el agua y el barro destruyen p r o .t)u r a n te las> lluvias torrenciales. piedades. especie de esponjas gigantes que retienen el agua en sus hojas y troncos así com o entre su s raíces. m ás allá d el vacío espacio azul”. En contraste con los bosques.] Las ram as de lo s árbo­ les se veían satisfechas bañándose en las aguas. regulando su flujo hacia arroyos y ríos. Las soleadas hojas tem blorosas de la brisa noroestina parecían nacidas para el goce. toda la vida. hum ilde ante la presencia de algo que parecía divino. estaba m ás allá de la verdad. inexploradas. A n tes los había v isto d e sd e la v en tan illa de un avión o d e sd e un auto en m ovim ien to que se alejaba a la m ayor velo cid a d p osib le. por todas partes. de m o d o tal que só lo quedan algu n os to co n es d isp ersos y m aleza se ­ cándose al sol. m is nu evos am igos del ycc y yo pasábam os los días apartando ramas caídas de los senderos. El su elo es rasurado c o m o la cabeza de un presidiario. sep u ltan d o restos de fogatas que había dejado algún cam pista descuidad o. envueltos en un m anto de niebla gris. T odo era etern am en te blando y sensible. parecían acunarse en la tibieza.EXTRACCIÓN 51 nidad dorada. que iba m ucho m ás allá de las cham uscadas fronteras del desm on te. bien plantada.

que son sustancias alter­ nativas a lo s co m b u stib les fósiles. la O rganizarión Internacional del Trabajo ( o i t ) ha clasificadoJa ia la c o m o una d e las tres o cupacio n e s m ás p eligrq sa^ t^ la mayoría de los países. se talan b osq u es para sem brar palm as y otros cu ltivos aceiteros. el planeta entero está interrelacionado: lo s b osq u es c o n los ríos c o n el océan o con las ciudades con nosotros. “Los biocom bustib les están pasando a ser la principal causa de d e fo r esta c ió n en p aíses c o m o In d on esia. dice S im on e Lovera. A causa de la caída de árboles. El v e ra n o q u e pasé en las C ascadas del N orte me hizo percibir un sen tid o n u evo en las palabras del naturalista John Muir. Irónica­ m ente. ya n o es así.^^ . Casi to d o s lo s tip os de vaquero y franela con el hacha al hombro han sido reem plazados p or ciclóp eas m áqu in as hum eantes.^ C o n o c ía la cita. grúas. plan tacion es de soja y el cultivo de otros productos agrícolas.52 LA HISTORIA DE LAS COSAS gob iern os d eb en pagar m illon es de dólares para reparar los daños.“ ¿Y to d o para qué? T ien e q u e haber razon es sobradam ente bu en as para que so ca v em o s d e este m od o la salud del planeta. pero creía qu e se refería a lazos m etafóricos. Los d esm o n tes m e trajeron a la m ente la tradicional imagen heroica del leña­ dor. elim inem os im prescind ib les su m id eros de carbono y perjudiquem os a los leñadores. llev a n d o su hacha al hom bro. una d e las princip ales causas de la deforestación que se lleva a cabo en el m u n d o en tero es la búsqueda m io p e de biocom bustibles. el d a ñ o im pacta e n el entero y delicad o tejido vital que depende de los bosques: los h o n g o s que crecen en las raíces de los árboles y alimentan a pequeños mam íferos. la m a ­ quinaria pesada. Y. ¿verdad? In nu m erables b osq u es se talan con el fin de hacer lugar para establecim ientos ganaderos. advertim os que está enlazado a todas las otras partes del universo”. Si alguna vez la tala se asoció a esa imagen. em pujem os a plantas y anim ales hacia la extinción. y así sucesivam ente. Y si bien las m áqu in as han tom ado el lugar d e m uchos trabajadores. Su retrato adornaba las cantinas locales y las botellas de sirope. pellizcadoras gigantes que levantan los troncos con sus enorm es garras de m etal para apilar­ los e n cam ion es in m en sos. q u e a su vez alim entan aves co m o los búhos y los halcones. con pantalones vaqueros y cam isa de franela a cuad ros. destruyam os m edicam entos p o te n ­ cialm en te valiosos. topadoras m onum entales. q u e trabaja e n Paraguay c o n la organ ización am bientalista intern acional C o a li­ ció n M und ial p o r los B osques [G lobal Forest Coalition): “Lo llam am os d ie se l de la deforestación ’”. claro está. “Cuando tratam os de seleccionar o aislar algo. no han e li­ m in ad o los riesgos que corren los trabajadores restantes. un tip o barbudo y son rien te. En aquel m om en to c o m p r en d í que el sig n ifica d o era literal. M alasia y Brasil”. el terreno escabroso y las c o n ­ dicion es m eteorológicas.

afiches. m illon es de personas d ep en d en de la m adera para calentar su casa y cocinar. los ju egos de m esa.^ Por cada tonelada de papel virgen para oficina o copiadora. D esd e la gen eración pasada.” entre to d o s los estadounidenses con su m im os una cantidad anual de papel que alcanzaría para le­ vantar una muralla de tres m etros de altura desd e N u eva York hasta Tokio. unos 30 m illon es de árboles. fibras alternativas o árboles co n certificado de sosten ib ilidad .^ '^ E s t a d o s U nidos ro n su in im o s m ás de S ^ m illo n e s de ton elad as de papel por afta " En un inform e de 2008 se calcula que. el principal destino de los árboles es la fabricación de papel. se talaron d e 2 a 3 toneladas d e árboles en un bosque de algún lugar. el em balaje de los m icr o o n d a s.^^ U n oficin ista típico de Estados U nidos usa ahora m ás de 10 m il hojas de papel por ario.^' Y no se avizora un final. La Red del Papel A m b iental [E nvironm ental Paper N etw ork." Una agrupación integrante de epn. el reciclado de papel se ha increm en tad o en am b os extrem os: cada vez se recupera m ás papel de d esech o para el reciclado y cada vez más" em presas usan p a p ff reciclado. H ay aproxim adam ente otros 5 m il prod u ctos que se h acen co n este m ate­ rial. A nivel m un dial. y las p royeccion es in d i­ can que seguirá subiendo. la m ayor parte del su m in istro m u n d ia l de pa­ pel. ha lograd o que algu- . M ientras crece el m o v im ien to p o r la fab ricación d e papel n u ev o a partir del reciclado o de fuentes sosten ib les.EXTRACCIÓN 53 ^Los b o sques tam bién se talan para abrir c am in o a la exp an sión urbana y al así llam ado “desarrollo”. el con su m o de papel se ha sextuplicado en los ú ltim os cincuenta años. con Estados U n id os a la cabeza. no de plan tacion es m adereras ni del tanque de reciclado. la cantidad de papel c o n su m id o en el país durante 2006 fue de 1. ForestEthics. epn] es una coalición de n u m erosos grupos que se p rop on en deten er la tala de bosques vírgenes aplican do estrategias de m ercado para fom en tar la p r o ­ du cción papelera a partir de papel reciclado. inclu id o el dinero. pero hay o p o rtu ­ nidades de revertir la situación. sólo en el rubro de la p rod u cción li­ brera.’* ^ El índice presente de pérdida forestal es som brío. El papel no se destina só lo a la im presión de p erió d ico s. alrededor del 71%. con la excepción de los que se usan para la p rod u cción de com bustib le. a ii^ v ie n e de los b osq u es. V am os c am in o a cerrar el círcu lo y producir papel a partir del papel en lugar de recurrir a los árboles. En m ucE osT iígares''dérm u ndo. d esech os agrícolas. Los m iem b ros de la co a lició n llevan a cabo actividades m uy variadas: desd e el d iálogo con presidentes de corp oracion es hasta la organización de grandes protestas en tiendas y e x p o sic io n es de com ercio industrial. Sin em bargo. Se usan lo s árboles para proHucir maHéra q u e va a la c o n s ­ trucción de c a ^ s y a la tábricación de m u e b k s.6 m illon es de toneladas métricas. libros y c a tá lo g o s d e grandes tiendas. e in ­ cluso algunas partes interiores de las extravagantes zapatillas dep ortivas. es decir. revistas.

se envían m ás de 100. casi la m itad de las cuales se desechan sin abrir. F sc ]. se m antiene la salud del suelo y se protege la vida silvestre y la biodiversidad.*\sSi bien los a ctivistas forestales e n general coin cid en en afirmar que esta institución n o tiene su fic ien te fu erza y n o d eb ería ser vista co m o un rótulo de pureza ecológica. D e acu erd o c o n ForestEthics. con stitu ye u n intento de m onitorear y certificar los bosques que I se ex p lo ta n de acu erd o c o n estas norm as am bientales m ás estrictas.) D e m ás está decir que la acción previa de evitar el uso de papel. C asi el 40% de las c osas que term inan en los residuos urbanos de E stados U n id os son de papel. (También reduciríam os nuestra ba­ sura en el 40% .'^En el trans- ¡ cu rso d e los ú ltim o s 13 añ os.’' Esta pro­ d u cc ió n c o n su m e m ás d e 100 m illones de árboles. varios m iles de productos se fa­ brican c o n m adera certificada por el fsc y llevan su sello registrado. cantidad que equivale al com ­ pleto d esm o n te del Parque N acional de las M ontañas R ocosas cada cuatro m eses. Si reciclá­ ram os to d o este papel en lugar de desecharlo. sim ilaral registro de person as que no desean recibir llam ados telefónicos publicitarios [Do N o t C ali M e]. Tam bién hay m aneras de extraer árboles de los bosques sin diezm ar los ecosis­ tem as y las co m u n id a d es que depend en de ellos. es aun mejor que el reciclado. señala T odd Paglia. C om p arad o c o n otros sistem as. El C o n se jo de C e rtifica ció n Forestal [Forest Stewardship C ou ncil. entre lo s que se destaca JL V ictorias Secxei. Ahora. La m enor rentabilidad de corto plazo que o casion a la im p lem en tación de estas estrategias en reem plazo del desm onte total es recom pensad a c o n creces por los beneficios sociales y ambientales de largo plazo.54 LA HISTORIA DE LAS COSAS ñas em presas d e alto perfil . Tam bién ha presionado a in fractores q u e p ro d u cen catálogos de gran volu m en . “y es preciso que continúe fo r ta le cié n d o se. ac­ tiv o en 45 p a íses. c o m o e n el caso del correo basura y los catálogos. se han certificado m ás de 90 m illon es de hectáreas I en to d o el m u n d o qu e sigu en las norm as del FSC. “El fsc es el mejor sistem a de certificación forestal en v igen cia”. se reduce el uso de sustancias químicas. com o el de la Iniciativa para la . c o n el fin de detener el flujo incesante de correo basura que llega á nu estras casas.” material enteram ente reciclable o apto para el com postaje si n o ha sid o tratado co n dem asiadas sustancias quím icas tóxicas.com ien­ c e n a abastecerse de m adera sustentable y papel reciclado. Staples y H om e D e p o t.“ El problem a n o se lim ita al uso excesivo de papel.c o m o Office D epot. director de ForestEthics. para que increm enten el uso de papel reciclado. se trata de un b u en co m ien zo . En el m arco de estas estrategias m adereras m ás beneficiosas para el m edio am biente se lim ita la intensidad de la ex­ tracción. reduciríam os el aprem io de talar más b o sq u es para producir nuestra próxima resma.000 m illones de u n id ad es anuales de correo basura a los hogares estadou nidenses -m á s de 800 u n id ad es por h o g a r -. tam bién desperdiciamos m u­ c h ísim o papel. la organi­ zación está su b ien d o la apuesta inicial con una cam paña para establecer el registro d e person as que no d esean recibir correo publicitario [Do N o t M ail M e\.

m ientras elevada es señal de contam inación . b ichos u otras form as de vida. 55 un program a de ‘la ­ constituye una o p ció n clara”/ ' Tam bién existe un m od elo p rom eted or de ad m in istración forestal. que es una form a de m ed ir la can tid ad de m ateria orgánica presente en el agua. Los prim eros son turbios. greenw ashing. V'adeamos .* el fsc s f i ]. y i la silvicultura com unitaria. no só lo en fu n ció n d e la e x p lo ta c ió n m aderera. es decir.EXTRACCIÓN Silvicultura Sustentable [Sustainable Forestry Initiative. Una baja que una dbo dbo ind ica qu e el agua está sana. pu esto que nu m erosas co m u n id a d es rurales e in d íg en a s tien en una larga trayectoria en adm inistrar los bosques m ediante esfu erzos c o lectiv o s de sus in te­ grantes. jam ás de los jam ases. con m en os peces. llen os de m ugre y detritos. IN . C u an d o to m a m o s m uestras del agua. su co n n o ta c ió n es diferen te en el un iverso de la biología y en el de la quím ica. Enhorabuena. A llí fue don de vi por prim era vez la profunda diferencia que hay entre un río que corre a los pies de un terreno d esm o n ta d o y u n o qu e corre a los pies de un bosque saludable e intacto. ni el m ás pequeño desecho en una m asa de agua. don d e “orgánico” n o sign ifica la ausencia de pestici- ' E n el o rig in a l. Sum ergirse en un • ^ glaciar derretido para levantar una lata vacía de C o ca C ola es una m a­ nera fantástica de solidificar el com prom iso de n o arrojar nu nca m ás.] .en aguas heladas que hasta hacía p o c o tiem p o habían sido glaciares para retirar basura abandonada por cam pistas y ramas que obstruían los canales fluviales. té rm in o q u e se a p lic a a e s tr a te g ia s q u e s ó lo a p u n ta n a lim p ia r la im a g e n de e m p resas n o n e c e sa ria m e n te c o m p ro m e tid a s c o n u n a a c titu d m á s eco ló g ica.s i es que puede llam arse “vadear” al acto de cam in ar c o n el agua A hasta el c u e llo . u n a n u eva e scu ela de p e n sa m ie n to se^ J gún la cual los bosques deben ser ad m in istrad os por las com u n id ades y m antenidos con vistas a proteger la su m a de su s con trib u cio ­ nes. otros han com en zad o a percibir los e n o rm es b en eficios de esta milenaria filosofía de vida. aprendim os que los ríos a los pies de un d e sm o n te tien en m ayor dem anda b iológica de o x íg en o (d d o ). // El agua El verano que pasam os trabajando en el Parque N acional de las C ascadas del N orte n os brind ó otros c o n o c im ie n to s adem ás del saber sobre los árboles: durante nuestra estadía pasam os m u ch o tiem po en la proxim idad de los ríos. d e la T. vado verde’. En realidad no se trata de una “nueva escu ela de p en sam ien to”. Si bien la etiqueta de “orgánico” es una ventaja en la agricultura o en la g ó n ­ dola de p rodu ctos alim en ticios.

lavar e irrigar. D e s­ pués de u n largo c a m in o . En la b io lo g ía . nuestros ríos y arroyos. d o n d e se transform a en una sustancia contam inante.Los ríos de las C ascad as d el N orte alim entan m últiples cuencas de don d e la p ob lación del estado d e W ashington extrae el agua para beber. d e m o d o que ya la prim era lluvia arrastra ese su elo rico colina abajo hasta lo s ríos. en “el entorno”. a m ed id a que nos tornam os adultos. En la q u ím ica es algo que contien e carbono entre sus com ponentes elem en tales. experta en el tem a de los d esech o s y autora de un libro titulado Vfe A ll U ve D ownstream : A G uide to W aste T reatm ent th a t Stops W ater Pollution [Todos vivim os corriente abajo. La salud de e so s ríos im p acta en la salud d e m asas de agua -a s í com o en la de los peces.a su perficie qu ed a ex p u e sta . ¿N o es ev id en te a esta altura que estam os enlazados al resto del universo? El agua es el recurso natural en el que p od em os percibir con la mayor claridad esa interrelación entre lo s sistem as: de n iñ os aprendem os que la lluvia cae. las aves y las p e r so n a s .qu e se hallan a cientos de kilóm etros. que van cam in o a c o n ­ vertirse en ríos m uertos. . las aguas desem bocan en el estrecho de Puget. El su elo de lo s b o sq u e s saludables está cubierto de una m ateria orgánica lla­ m ada “humus". su d em an d a de o x íg en o supera la cantidad d isp on ib le y priva de oxígeno a los ríos. Pat Costner. donde yo iba a desenterrar alm ejas y chapotear en las olas durante m i infancia. El m aterial o rgán ico form a parte de la naturaleza. Y el agua no es algo que sólo encontram os fuera de nosotros. se evapora de los lagos y el océano. aprendem os a pensar en el agua de form a m uy inconexa. llena nuestras reservas de agua su bterránea. incluidos los ríos. y finalm ente se acum ula en las nubes para reaparecer después en forma de lluvia y nieve. el 70% en el caso de los bebés. y así reabastece el suelo con sus nutrientes de form a constante. La materia orgánica (co m o las hojas de los ár­ b o le s o los in se c to s m u e r to s) n o con stitu ye un problem a para el agua. la d o sis h ace al veneno. El hum us se descom p on e a la perfección en presencia de ' in sectos y o x íg en o . q u e se m an tien e en su lugar gracias a las raíces de los árboles y la abundancia d e arbustos. las raíces y los arbustos!*l. cuando su carga de trabajo se increm en ta. Los d e sm o n te s arrasan c o n lo s árboles.56 LA HISTORIA DE LAS COSAS das tóxicos. una sustancia orgánica es la que proviene de los orga­ n ism os vivos. y su pre­ sencia n o es por d e fin ició n buena o mala. nuestro cu erp o es agua en el 50% al 65%. Las m in ú s c u la s bacterias cuya tarea consiste en d escom ­ poner toda esa materia orgánica necesi­ tan oxígeno. Al igual que en m uchos otros aspectos de la vida. í . científica retirada de Greenpeace.*Sin em bargo. a m en os que se acum ule m ás rápido que el tiem p o que le lleva d e sc o m p o n e r se .

e l Brahmaputra.que d e se m b o ­ can en la bahía de Bengala.^ resulta fácil olvidar cuán v a lio so y lim ita d o es este recurso. para el suelo y para las plantas. el M eghna y el G a n g e s. d o n d e lo s in o d o r o s tragan litr o s y litro s de agua (incluso los de flujo bajo. exen ta de agua.aum enta el caudal de la corriente. En 1993 perm anecí en B angladesh durante se is m e ses para trabajar ju n to a una organización am biental con sed e en Dhaka. en la In d ia . El d e sm o n te de b o sq u e s en la parte superior de la cu en ca fluvial . m ás lim p ia y m ás sana: s ^ lla m a \ ittodoro ecológico y fun ciona c o n una te cn o lo g ía sim ple. se inunda aproxim adam ente un tercio del país. no del tod o en broma. lista para ser im p lem en tad a en cu a lq u ier lugar d el m u n d o. durante la tem p orad a d e los m on zon es. resulta im p osib le abrir la canilla sin sentir un torrente de gratitud. U na vez que se pasa un tiem p o en un lugar co n agua corriente restrin gid a. sostiene que nuestros sistem as cloacales basados en el agua nos ocasionan un gran perjuicio p sicológico. C ostner ha llegado a sugerir.e n lugares tan lejan os c o m o el H im alaya. y d on d e el agua -ta n to fría co m o c a lie n te . identificam os e U g u a co n ^ receptáculo de d esech os.está d isp on ib le n och e y día en m ás del 95% de los h o ­ gares. co n el fin de evitar que éstos asocien el agua a los desechos. Los in od oros e c o ­ lógicos son un escenario d o n d e tod os salen ganando: es bu en o para el agua. A dem ás de preservar nuestras aguas. V ivien d o en E sta d o s U n id o s. Costner y m uchos otros activistas especializados en recursos hídricos su e­ len poner de relieve el com pleto absurdo de usar nuestro recurso m ás precioso -e l agua. Y se inunda de verdad.^^ H ay una so lu c ió n m u ch o mejor. M uchas v eces hay dem asiada agua y m u ­ chas otras veces el agua escasea. que los padres de las nuevas gen eracion es deberían usar una caja de arena para enseñar a sus hijos a ir al baño. un gigan tesco terreno aluvial con tres im portantes ríos . es d e c id la a so cia m o s a los desechos. la capital del país. este sistem a convierte un c o n ­ tam in an te p oten cial y un riesgo san itario e n rico a d itivo para el su elo (especialm ente necesario en las zonas d esm on tadas. Es un territorio bajo. Es bu en o por d on d e se lo mire. B angladesh p a ­ dece regularm ente serias crisis hídricas. d on d e la capa fértil del suelo fue erosionada por la lluvia). Las in u n d a cio n es de B anglad esh están e m p e o r a n d o p o r las m ism a s causas que han agravado o tro s prob lem as a m b ien tales. A falta de raíces que m an ten gan el . aunque no dejan de ser un adelanto).para transportar las deposiciones corporales a costosas plantas de alta te cn o ­ logía donde el agua tiene que ser “tratada” para su depuración. D esap arecen c o m u n id a d es enteras de las chars. unas islas de lim o y tierra que se forman en la geografía altam ente inestable de los ríos. M illon es de personas pierden su hogar.EXTRACCIÓN 57 Una guía para el tratam iento de los d e se c h o s que d e tien e la c o n ta m in a c ió n del agua]. D esd e la edad en que n os e n se ñ a n a usar el in od oro. T odos los años.

Es verdad qu e tenía una o p c ió n de emergencia: pod ía tomar una calesa para ir a uno de los d o s h oteles lujosos que había en el barrio m ás elegante de la ciudad: el Sheraton o el Sonargaon.'^ M ientras v iv ía en D haka. de m o d o que la tie ­ rra tien e m e n o s capacidad de absorción en épocas de fuertes lluvias e in u n d a cio ­ nes. P arad ójicam en te. llo n e s d e b e n g a líes bebían regularm ente agua que n o satisfacía las norm as de la O rgan ización M u n d ial de la S a lu d . en D h ak a. En to d o el tie m p o q u e pasé allí m e cuidé de n o desperdiciar nunca siquiera m ed io vaso de agua. la corriente arrastra h oy m ás lim o y tierra. Es una m anera m u y distin ta de beb er agua: plena de concien cia y gratitud. A veces estaba tan fría que yo sólo sop or­ taba pasarm e una esponja por las partes del cu erp o que m ás necesitaba lavar. las calles del trayecto entre m i casa y la oficin a. El cam b io clim á tico g lob al tam bién está elevando el nivel de los mares. en un país cada vez m ás su m ergido en el agua.58 LA HISTORIA DE LAS COSAS su elo e n su lugar. ello im plica una elevación del agua subterránea. co m o predicen m u ch os cie n tífi­ c o s . las d os c o ­ cin eras h erv ía n co n sta n tem e n te ollas de agua durante 20 m in u tos só lo para m í. D e sp u é s de un viaje por el país. hasta 70 m i\. saboreé cada traguito de agua que tuve a m i d isp osición . Más de 100 m il chicos m ueren an u alm en te de diarrea. M e quedaba unos 20 m inutos en el baño de mujeres refregán­ d om e las m an os y la cara c o n agua caliente antes de perm itirm e la única cosa que extrañaba en B angladesh (adem ás de los baños calientes): una buena taza de café. Bañarse en B anglad esh tam bién era diferente. se ha d escubierto que m uchos de los pozos están conI ta m in a d o s c o n arsénico. com partí una casa c o n ocho bengalíes. Eso era todo. que con frecuencia se contam inan con d e ­ sech os h u m a n o s así co m o agentes industriales y agrícolas.^^ M ás d e una vez durante m i estadía. que al asentarse en lo s ríos lo s v u e lv e m e n o s p rofu n d os y m ás p roclives a desbordarse. . c o m o estanq ues y acequias. M añana de por m edio m e d a ­ ban un bald e de agua fría. una afección fácilm ente evitable y vinculada a las . pero c o m o m i organism o no estaba habituado. a veces es difícil c o n se g u ir agua para beber. También agradecí el h e ­ ch o de q u e el agua estuviera en un vaso y no inundando m i casa. se inu ndaron tanto que las ruedas de m i bicicleta quedaban co m p leta m en te bajo el agua. Si lo s n iv e le s del mar su ben de 30 a 45 cm . aguas su cia sfP o r otra parte. Yo tenía plena c o n c ie n c ia de la im p osición que significaba el uso de tanta can ti­ d ad del p r e c io so c o m b u stib le de la co cin a para prepararm e agua de beber. a p r o x im a d a m e n te 35 m illo n e s de p erson as perderán literalm en te el su elo bajo sus p ies y se verán obligadas a migrar hacia el interior desde las zonas costeras. en u n país bajo co m o B anglad esh. d e presencia natural en la región. En 2008. durante el cual vi com unidad es sin acceso al agua y ex p erim en té una sed real y absoluta por primera vez e n m i vida. M illones de b engalíes recurren a fuentes de agua superficial. T odos b e ­ bían agua de la canilla.

que necesitan m en o s riego y perm iten que más agua de lluvia se filtre en la tierra en lugar de irse por las alcan tarillas.^ ^ o n la sencilla iniciativa de cambiar el césped p or plan tas nativas. soy más c o n scien te que nunca de las^ diversas m aneras en que las supuestas “socied ades avanzadas” olvid an la im portancia del ú n ico e le ­ m en to que. p asam os 25 horas por añ o cortán d olo. . ¿Sabían los lectores que los e sta d o u n id e n ses gastam os m ás de 20. los p ropietarios e sta d o u n id e n s e s red u cirían d e form a d rástica la cantidad de agua que usan en su casa. esa c a n ­ tidad equivale a m ás de la m itad del u s o resid en cial total de agua. Y aún n o h e m o s siqu iera e m p e za d o a considerar el u so del agua. . arrojam os en ella d esd e n u estros excrem en tos hasta los residuos m ás peligrosos y usam os m illones de litros para m antener nuestro césped y n u es­ tros cam pos de golf. y plena- 1J6 ir?0S m ente consciente de que la única razón por la cual una persona m ugrienta c o m o yo ten ía perm iso para pasar 20 m inutos en el baño de aquel elegante e sta b lecim ien to era el c o lo r de m i piel y la tarjeta A m erican Express que llevaba en el bolsillo. el césped es el cultivo m ás irrigado. después del aire. lIAZ*DEC*f£ lim p ia SI c a d a u n o d e e llo s tu v ie r a u n a d e e s a s tarjetas en el bolsillo. a m en u d o c o n m áq u in as tan in e fic ien tes que c o n su m en 3. En algunas com u n id ad es.000 m illo ­ nes de dólares por año en nuestro césped?^' En p rom ed io. sin o tam bién para c u lti­ var nuestros alim entos? Aun así. y Luego de exp erim en tad ^ nivel de carestía que « la norm a £ara la m ^ q r ía de los habitantes del m undo. E cham os c a n tid a d es m o n u m en ta les de ese tesoro lí­ q u id o en el césped: aproxim adam ente 756 litros de agua por persona a d iario en la tem porada de crecim iento. tam bién usam os cantidades ciclópeas de este recurso precioso y vital para fabricar nuestras co sa s. j 11 . .” En E stad os U n id os. c o n scien te d el agua qu e cen telleaba en la p iscin a . /t C om o los lectores ya habrán adivinado. consciente de que para producir mi taza de café se ha­ bían necesitado unos 136 litros de agua. M e pregunté cuánto cam ­ biaría la vida de esos 100 m il chicos que m o ri­ rían en los siguientes 12 meses por falta d e agua . o al m enos una canilla de agua potable en el patio de su casa. sólo para regarlo.0 0 0 m illo n e s de litros anuales de g a s o l i n a . la d ejam os ir p or el su m id ero cu an d o n os lava­ m os los dientes. tres v eces m ás que el m a íz . ¿H em os o lvid ad o ya que no só lo necesitam os el agua para beber y bañarnos. m ás n ecesitan para sobrevivir. j .EXTRACCIÓN 59 Entonces m e sentaba en el pequeño bar a saborear m i café con leche m ientras escuchaba las conversaciones de los em presarios y los em plead os corporativos que ocupab an las m esas vecinas. .

co m o ocurre con m ucha frecuencia.5% es salada. estam os en problemas. u r b a n iz a c ió n . Y no m e refiero só lo a la h id roelectricid ad (electrici­ dad gen erad a p o r la fuerza del agua en m o v im ie n to ). Siem pre existe el peligro de que esas toxinas se filtren en las aguas subterrá­ neas o se derram en de los recipientes contenedores para caer en ríos y mares. Sólo este 1% del agua mundial se renueva perió­ dicam en te m ediante la lluvia y la nieve.^ Gran parte d e l agua q u e se usa para producir estos bienes se contam ina gravem ente con las sustancias qu ím icas utilizadas en los procesos. E stos c o m b u stib le s constituyen la vasta m ayoría de las fuentes energéticas m u n ­ diales. si es q u e el agu a n o se arroja d irectam en te allí. el arsénico y el cianuro (para la extracción m i­ nera). El a g u a ta m b ié n es n e c esa ria para en c en d e r las m áqu in as que h a ­ cen nuestras co sa s. r ecu rso s san itarios. el fuel oil y el gas natu­ ral. Es así que necesitam os agua para todos estos propósitos. embalaje y transporte de los gra­ n o s de café para nuestra taza del desayuno. in d u str ia liza c ió n y c o n su m o im p lican un crecí- . el plom o. porqu e es un insu m o necesario para casi todos los procesos de producción. Si nos excedem os en el uso. o bien más de 147. Los increm en tos d e p o b la c ió n . tod a la electricidad generad a a partir de com bustib les fósiles.“ Se usan 136 litros d e agua en el cultivo.420 litros.60 LA HISTORIA DE LAS COSAS D e mi breve lista de ingredientes fundam entales. el agua es el m ás esencial de tod os. Q uizá los lectores se pregunten cóm o puede ocurrir algo así en un planeta azul cubierto de agua en m ás de la mitad de su superficie. D e toda el agua que hay en la Tierra. irrigación y producción industrial. así co m o las fuentes d e agua subterránea cuya escasa profundidad permite conectarla de forma asequible a la red d e agua corriente.” Fabricar un típico auto estadounidense requiere m ás de 50 veces su peso en agua. Ese m ism o 1% es el que usam os para satisfacer todas nuestras necesidades de bebida. y el agua está acabán­ dose.” Sólo alrededor del 1% del agua m undial es accesible al uso hum ano directo.5% de agua dulce. el 97. y está disponible para nosotros sobre la base de una exp lotación sostenible.*' Cultivar algodón para hacer una cam iseta requiere 969 litros de agua.^ Esta cantidad inclu ye el agua que vem os en lagos. ríos y reservorios. com o la lejía o el cloro (para el papel o las cam isetas blancas). se c o n v ierte en centrales term oeléctricas que requieren agua para enfriarlos. la mayor parte está congelada en los casquetes glaciares o bien en acuíferos tan profundos que no podem os acceder a ella. y del 2. co m o el carbón. C on sid erem os el hecho de que las plantas papeleras usan de 300 a 400 toneladas de agua para hacer una tonelada de papel si ninguna parte del agua se reutiliza o se recircula. y to d o s requieren el uso de agua. producción.

C u h u rales y S ociales. así c om o la desigualdad en el acceso. al m e n o s una de cada seis personas no tiene acceso a agua potable segura. su m ad o a las sequ ías. Un tercio de la población m undial vive en países que ya experim entan estrés hídrico. este recurso d ebe ser com p artid o y d istrib u id o de form a equitativa.en torn o al p roceso que determ ina su uso. en tanto que la provisión de agua lim p ia d isp on ib le está red uciénd ose. H oy u s a m o s y d e sp e r d ic ia m o s m ás agu a qu e nunca. contribuirán a la escasez de este recurso.’’ En Asia.“ Los expertos predicen que. U n m o v im ie n to g lo b a l e x ig e q u e el agua sea adm inistrada p or las au torid ad es públicas y n o p or e m ­ presas privadas. D u ­ rante el últim o siglo. la privatización de la red de aguas corrientes ha resul­ tado en aum entos de tarifas.tem en que la creciente intervención de intereses com erciales privados en la ad m in istración con fines de lucro del agua corriente sea in com patible con la p osib ilid ad de garantizar el derecho de to d o s al agua y la a d m in istración so sten ib le de los recu rsos híd ricos. el uso del agua se sextup licó. la integridad e co ló g ica . la onu ya reco­ . don de el agua siem pre se ha considerado un recurso abun­ dante. la p articip ación co m u n ita ria en la tom a de d ecision es y el a c ce so equitativo por sobre las g a n a n ­ cia s p rivadas in d iv id u a le s. A m edida qu e el agua se vuelve cada v e z m ás escasa. es decir que la dem and a de agua en esos lugares superará a las reservas. en tanto que una red d e a ctiv ista s por la ju sticia en el u so y la distribución del agua trabajan en p os de una co n v en ció n v in cu lan te de la O rgan i­ zación de las N aciones Unidas ( o n u ) qu e asegure el derech o d e todas las p ersonas a los recursos híd ricos. Todos los días.“ A pesar de toda nuestra experticia tecn o ló g ica .” Hay más p erson as que u sam os m ás agua: ésta n o es una trayectoria sostenible. inclu id a la vida de g eneraciones futuras. En el C om en tario G e neral n ú m ero 15> ad op tado en 2002 por la C om isión de D erechos E con óm icos. es p reciso d e s a ­ rrollar program as q u e o to r g u e n p rio rid a d a la so s te n ib ilid a d de largo plazo. es d ecir q u e su ín d ice d u p licó el del crecim iento poblacional. la contam inación. hacia 20^5.^' El uso excesivo de agua.EXTRACCIÓN 61 m ie n to d e la d em an d a h íd rica. el d esvío hacia u sos industriales y agríco­ las. em ergen c o n flic to s en tod o el m un do en torno a su u so y -q u iz á m ás im p o r ta n te . la cantidad disponible por persona d ism in u y ó entre el 40% y el 60% entre 1955 y 1990. C on m ucha frecuencia. — Pues t o que el agua es absolu tam en te esen cia l para la vida. m iles de personas -e n su mayoría n iñ o s. por la sencilla razón de que el su m in istro de agua a las c o m u n id a d e s m ás pobres no suele generar ganancias.mueren de enferm edades evitables contraídas por falta de acceso a aguas limpias. tres cuartos de la pob lación nw nd ialfxp erim en tarán escasez de agua. los trastornos clim áticos. cortes del serv icio y una d ism in u ció n general del a c ­ ceso. M uchas personas -e n tr e las que m e in c lu y o . E n tal co n tex to .

“^ C o m o o c u r re c o n la m ayoría de nuestros dilem as en torno a la d ism in u ción de lo s recu rsos naturales. A fin de p on er al d escu b ierto estas aguas “invisibles”.^ El agua virtual es la cantidad de agua inserta e n los alim en tos u otros productos.^ A u n así. el cálcu lo del volu m en total de agua d u lce u sad o e n lo s bien es y servicios que produce una em presa. En palabras de esta institución. A m ed id a que las com unidades se queden sin su propia agua. Casi nadie pien sa e n el agua cu a n d o m ira una cam iseta de algodón. varias em presas m ultinacion ales gigantescas fom entan la privatiza­ c ió n de las redes de aguas corrientes en Estados U nidos y en el resto del m undo. el bienestar ecológico y la justicia social. m ejoras en la c o n serv a ció n y procesos verdaderam ente dem ocráticos y ju stos e n la to m a de d e c isio n e s.] [y] com p lem en tan la in ­ fraestructura de p lan ifica ció n cen tral con proyectos en escala com unitaria. A lgunos expertos recom iend an obras de infraestru ctura y represas descom u n ales que cuestan m illon es de d ó la ­ res. la revista The Econom ist ha predicho que “el agua i es el p etró leo del sig lo x x i ”. p ero a m i p arecer es m e jo r lo que el P acific Institute d e n o m in a la “send a blanda” d e so lu c io n e s a la crisis m undial del agua. que será transportada a lo largo de kilóm etros hacia su n u ev o m ercado. Los países que sie m ­ bran y ex p o rta n cu ltiv o s q u e requieren u so intensivo de agua. tod o ello en concierto. com o el algodón y el café. la cantidad d e agua q u e se necesita para extraer y producir cada artículo. ad e­ m ás. de m o d o tal que los n e g o c io s y proyectos relacionados con el agua protegen el m e d io a m b ien te y el interés p ú b lico”.*^ Estas soluciones incluyen m ejoras en la tecn o lo g ía . es decir. “las so lu c io n e s de la sen d a blanda apuntan a mejorar la productividad del agua en lugar de b u scar n u ev a s e x iste n c ia s interm inab les [ . se verán ob ligad as a pagar por el agua proveniente de otras regiones si no tienen otra alternativa... Estas co rp o ra cio n es trabajan en pos de expandir el mercado para el agua em b ote­ llada y v e n d e r aguaba granel”. un auto o un interruptor de la luz. U n p a so fu n d a m e n ta l en la d ir ec ció n ind icad a con siste en sacar a la luz e id en tificar lo s c a so s e n qu e el agua se derrocha en grandes cantidades. O tro c o n c e p to útil es el de “huella hídrica”. es decir. o . n o hay una solu ción única al avance de la crisis hídrica global: n e c e s ita m o s actuar en m ú ltip les frentes. p riorizan d o las o p o r tu n id a d e s de m ercado y las ganancias p oten ciales por sobre la satisfacción de las n ecesid a d es básicas. p u ed en considerarse exportadores de agua virtual.62 LA HISTORIA DE LAS COSAS n o c ió q u e el d erech o al agua e s un prerrequisito para la realización de to d o s los otros d erech o s h u m a n o s y para vivir con dignidad. entre los que su elen con tarse u sos d e frecuencia diaria invisibles para nosotros. las so lu c io n e s d e la se n d a blanda involucran a los u suarios en d e c isio n es clave. un profesor britá­ n ic o llam ad o John A lian p ro p u so el con cep to de “agua virtual” para m onitorear el u so de recu rsos h íd rico s en la industria y el com ercio global. Por esta razón .

los costos que la ind ustria en realidad n o paga. Los c u r io so s p u ed en a c u d ir a www. m ás agua se utiliza.^' En el m ism o sentido.org y hacer un c á lcu lo ap roxim ad o d e su propia h u ella hídrica. El verdadero costo del agua es otro d e los in m en sos costos extern alizad os por la industria. y que los p rob lem as de escasez y contam inación del agua se en tien d en y abordan m ejor cu an d o las c a d e­ nas de p rod u cción /d istrib u ción son vistas c o m o una totalid ad ”. los hoteles. ni los co sto s que im plica la degradación de lo s re­ cursos hídricos m ediante la p olu ción y la contam inación . n i el im p acto n egativo de la producción en los servicios que presta el ecosistem a. El profesor Arjen Hoekstra. Jugué un p o c o con lo s nú m eros y advertí que podía reducirla si bebía m en o s café. con el fin de recon ocer el valor del agua y establecer n orm as p a r a ^ a d m in is tr a c ió n . cuantas más c o sa s se fabrican. explica su co n cep to de “huella hídrica” c o m o u n in stru ­ m ento “enraizado en el reconocim iento de que los im p actos h u m an os en las redes de agua dulce pu ed en vincularse e n últim a instan cia al co n su m o hum ano. A fin de captar el a u ­ tén tico valor de este recurso se está c o m en za n d o a usar lo que se c o n o c e c o m o “m arco de valor eco n ó m ico total”. que incluye los usos directos (c o m o el de beber agua) así com o el llam ado “valor de legad o” (el u so por parte de g en eracion es fu ­ turas) y el “valor ex isten cia l” (e l d e r ec h o a estar presente en la Tierra).“ . de la U niversidad de Twente. las plantas procesadoras de alim entos y otros lugares. H olan da. es decir. representantes gub ernam entales y ong de to d o el m u n d o crearon lo s P rincipios de D u b lín en la C o n fer en cia In ternacional sob re A gu a y M ed io •A m biente de 1992. Los p recios de las COSAS no reflejan el valor real del agua (que los e co n o m ista s están e m p e ­ zando a calcular recién ahora).“ En otras p ala­ bras.contrib uye a esa red ucción. C uando calculé m i im pacto personal. M e gustaría pensar que m i sistem a d e aguas grises -q u e riega el jardín c o n el desagü e del lavarrppas después de filtrar el agua a través d e un sim p le m acetero de m últiples capas con plantas filtradoras e sp e c ia les.EXTRACCIÓN 53 bien el que con su m e un in d iv id u o o com u n id ad . pero yo sé que el agua desviad a es apenas una gota en el balde si la com paro c o n el agua que se n ecesitó para hacer las co sa s que uso tod os los días. El m ayor p oten cial de red u cción p o sib le en el con su m o de este recurso es el control del agua que se usa en la agricultura. en la producción energética y co m o in gred ien te de la p rodu cción industrial. M i jardín lo am a. descubrí que m i huella híd rica total era de aproxim adam ente 500 m etros cúbicos anuales.waterfootprint. En tod o el m un do se usan variaciones d e este sistem a para ñUrar y reu tilizar las aguas grises de los hogares. se usan y se reponen. las un iversidad es. com ía m en os p rod u ctos an im a ­ les y compraba m en os co sa s.

las estrategias econ óm icas o basadas en el m ercad o encierran algun os peligros. cuya ad q u isi­ c ió n no p u d im o s resistir p orqu e costaba 4. A l m ism o tiem p o. d isp on gan de agua su fic ien te para su s necesid ad es básicas. M ientras q u e en alg u n o s ca so s este resultado no sería del todo m alo (a fin de cuentas. En el frente tecn ológico. c o m o las fábricas de bucle cerrado. no un paso hacia su privatización y venta.99 dólares en Target?). n ecesitam os asegurarnos de que el cálculo de este valor e c o n ó m ic o no oscurezca nuestro reconocim iento del acceso al agua com o derecho h u m a n o básico. Ya hay p e r so n a s abocadas a la tarea de asegurar que tod os. los eflu en­ tes no estarán con tam in ad os y el agua podrá ser usada otra vez sin riesgos: he ahí un adelanto inm enso.está n colab oran d o para lograr el reco n o cim ien to del agua c o m o d e r ec h o h u m a n o . los im puestos para el u so excesivo de los recur­ so s h íd rico s y la d efen sa d e los gobiern os m unicipales electos c o m o instituciones clave en el su m in istro de agua en lugar de las em presas privadas. A m edida que las em presas dejen de usar in su m os tóxicos en sus procesos de producción. m uchas empresas ya están m ejorando sus p rocesos c o n el fin de usar y derrochar m en os agua m ediante in n o­ v acion es. y que q u ien es usan (d erro ch a n ) agua en grandes cantidades para el con su m o su ntu a­ rio o la p rod u cción industrial paguen un precio extra. A signar valor econ óm ico al agua es una estrategia para com pren­ der m ejor el uso general d e este recurso. el increm ento en los p recio s de las m ercan cías básicas puede ser devastador para las com u n id a­ d es m ás pob res d e to d o el m undo. por ejem plo. Una de las em presas que han . i n ­ c lu so lo s q u e so n d e m a sia d o pob res para pagar. Si lo s costos o cu lto s o “virtuales” externalizados que derivan del uso y la polución de las aguas com en zaran a aparecer bajo el rubro “costos” en los balances de negocios. que reciclan de forma c o n tin u a to d a el agua que usan. sin d ic a to s y o r g a n iza c io n e s a m b ie n ta lista s -c o le c tiv a m e n te c o n o c id o s c o m o “los guerreros d e l agua”. Una coali­ c ió n in tern a cio n a l de m ilitantes por los derechos hu m anos.64 LA HISTORIA DE LAS COSAS Este cam bio podría m otivar m ejoras en la productividad hídrica. ¿ne­ c esita m o s d e verdad otra cam iseta que in su m ió 967 litros de agua. obligar a las e m ­ presas a q u e c o m p u te n lo s c o sto s externalizados causará un aum ento de precios cu a n d o las in d u strias traslad en el in crem en to de co sto s a sus clientes. d iri­ g e n te s m u n ic ip a le s p r o g r esista s. Lo que se espera al responsabilizar a las em presas por los costos totales im plí­ c ito s e n el u so d el agua e s que com ien cen a em plear los ajustes tecn ológicos que p e r m ite n usar y d esp erd iciar m en os. las e m ­ presas estarían altam ente m otivadas a reducir la cantidad de agua que usan o conta­ m inan. el acceso m ejorado al agua por parte de los pobres. la d e sm e rc a n tiliz a c ió n del agua. Sin em bargo.

san adora y p u rificadora com o el agua. Los m in era ­ les no son seres vivos m ajestuosos que in sp i­ ran sob reco g im ien to . Si a m e ­ . es decir.q u e están listas para su im p lem en ta ció n n o b ie n d e c id a m o s h a c e r lo -. rem over las c o n e x io n e s in d u s­ triales que perm iten a las fábricas arrojar su s residuos p eligrosos en las alcantari­ llas m unicipales y m uchos otros cam bios p u ed en contribuir a la p rotección de las reservas hídricas.“ ¡Y sus representantes d icen que aún no han term inado! A dem ás. c o m o lo s árb oles. E sto s recu rsos tam b ién son m ás difíciles de obtener. A dem ás de las so lu c io n e s tecn o ló g ica s y basadas en el m erca d o . el diseño urbano y la arquitectura red iseñ an la plan ificación urbana -d e s d e las casas individuales hasta los com p lejos fabriles de ciu dad es e n te r a s. Es im probable que alguien se pon ga se n tim e n ­ tal en relación con los m inerales. y n o hay su stitu to s esp era n d o entre bam balinas. a d iferen cia d e los árbo­ les (renovables siem pre y cu an d o el ritm o d e reforestación sea m ás rápido qu e el de uso) o el agua (reabastecible. el agua es absolu tam en te esen cial para la su p erv iv en cia . las redes híd ricas naturales o “c u en ca s”.son esen cialm en te no renovables. las gem as y otros m inerales -ju n to con su s p rim os orgánicos. ta m b ié n n e c e s ita ­ m os cam bios en nuestro abordaje cultural d el tem a del agua qu e p rioricen el u so sosten ib le y el acceso para tod os. In icia­ tivas c o m o las d e su stitu ir el c ésp e d p or p lan tas nativas q u e req u ieren m e n o s agua. Por no m encion ar (una vez m ás) el in o d o ro eco ló g ico . Los minerales Los ingredientes m ás elusivos que se usan para hacer nuestras co sa s están bajo la tierra. N o oirem os voces de ac­ tivistas exigien d o que la pobre plata o el p obrecito uranio n o sean rem ovid os d e su hábitat natural. Los m etales.c o n el fin de remedar.EXTRACCIÓN 65 em p ren d id o este tip o de p rácticas es la fábrica d e alfom b ras In terface. algunos profesionales del p lan eam ien to regional. ni una su stan cia seren a. el petróleo y el c a rb ó n . D e sd e 1996. Al igual q u e el o x íg en o q u e respiram os. reemplazar las superficies sólidas por su p erficies p erm eab les qu e perm itan una mayor absorción del agua de lluvia en el su elo. bajo el liderazgo vision ario de su p resid en te Ray A n d erso n . en lugar de desbaratar. es m uy probable que n o s to p e m o s co n p ersonas que sienten gran apego em ocion al por sus co sa s hech as con in gred ien tes m inerales. en p eligro de a g otam ien to pero posib le de restaurar con el tiem p o en u n eco sistem a salud able). Sin em bargo. la e co lo g ía in d u s­ trial. la em p resa ha reducido en el 75% el u so de agua por u n id a d d e p r o d u cc ió n en su s in sta la c io nes. Es ahí d o n d e entra e n ju ego la m inería.

abarca u n o s 7. E ntonces. para em pezar. ¿qué problem a hay si extraem os de la tierra esos recursos inanim a­ d o s y p o c o carism áticos en nom bre de nuestras posesion es más preciadas? Bueno. Lo que usam os hoy no volverá a crecer. Por d o n d e se la m ire. p articu larm en te en lo s p a íse s e n d e sa rro llo . el hierro. hierro y bauxita (usada para hacer alum inio) se hallan en las áreas fo ­ . la m inería es una pesada carga: para las personas y para el planeta. Ya sea a c ielo abierto. s e realizan o p eracion es “artesan ales” en d e p ó sito s s u ­ p erficiales a c ce sib les. La m ina de c o b re d e l c a ñ ó n B in g h a m . cu y o s trabajadores extraen el m ineral con las m an os y h e ­ rram ien tas ru d im en tarias. n o hay diferencia: se trata de p rocesos su cios. en el norte de C hile. En un in fo r m e sob re la industria m inera de la India en el que se com pararon los m apas m in e ro s c o n lo s forestales.’” L os d ia m a n te s. El h ech o de que n u estro m o d e lo e c o n ó m ic o prim ario se base en el agotam ien to de recursos no ren ovables. ap roxi­ m a d a m en te 12 k iló m e tr o s cuadrados. que vom itan d e se c h o s a m e n u d o ven en o so s. En E stados U n i­ d o s. se descubrió que las m ás altas concentraciones de carb ón. el teléfo n o celular o el auto de una de ellas p o d ría m o s term inar n osotros m ism os bajo tierra. la m ayor parte de esta a c tiv id a d se lleva a cab o en fosas gigantes a c ielo abierto. Para crear u n a m ina a c ielo abierto es preciso talar árboles (¡m ás árboles!) y despejar la tierra d e su s habitantes. está e l problem a de la disp onibilid ad de estos m ateriales para las g e n e r a c io n e s fu tu ras. a cielo abierto por excavadora. bajo la su p erficie. que por lo general son in m en sas. el oro y el carb ón su elen e x ­ traerse d e m in a s a c ie lo ab ierto. por ejem p lo. La m in e ría su b terrán ea. de uso h íd rico y e n e r g é tic o in te n siv o . Se d esalojan c o m u n id a d es.’' Tam bién se rem ueven cim as de m o n ta ­ ñ as para lle g a r a lo s d e p ó s ito s de carbón que se hallan en las p rofu n d id ad es (v é a se el r ec u a d ro sobre ca rb ó n en la página 82). c o m o lo s m inerales. o por debajo de la superficie. sobre la s u ­ perficie. A dem ás. y la m in a de co b r e de C huquicam ata. se violan los derechos de lo s trabajadores.sean probab lem ente la im agen que casi to ­ d o s te n e m o s en la c a b e za c u a n d o p en sam os e n la m in ería. en U tah.7 k iló m etro s c u a d r a d o s. es uno de los principales p u n tos ciegos del p ib c o m o m e d ició n viab le del progreso. ya cam inen en cuatro patas o en d os piernas. A u n q u e e sto s tú n ele s -ju n to con el c a sc o d e lu z fron tal y los c a n a r io s. Y d esp u és está la gran cu estión del m étod o extractivo de estos materiales: la m inería. Y el trauma no se d etien e c u a n d o se cierra una mina: continúa a lo largo de m uchos años.66 LA HISTORIA DE LAS COSAS n a z a m o s c o n d e str u ir el a n illo de bodas. la m in e r ía a c ie lo abierto proporciona la m ayor parte d e lo s m inerales e x ­ traídos. d o s tercios de tod os los m etales p rovien en de m inas a c ie lo a b ie rto . el cobre. y los subpro­ d u ctos p o n e n en riesgo la salud de todos en nom bre de la m inería. a n ivel m u n d ia l. im plica el cavado de tú n ele s en la s p r o fu n d id a d e s de la Tierra.

u n c ie n m ilésim o d el 1%] de la m en a se refina para ob ten er oro’7* Las su stan cias q u ím icas que se usan en el p r o c eso c o n ta m in a n al m e n o s 90.EXTRACCIÓN 67 réstales que con cen tran la mayor parte de la b iod iversid ad p resen te e n el país y tam bién albergan a pueblos indígenas.trabajan a rd u am en te d u ran te largas jo r n a d a s para e x ­ traer el m árm ol y la piedra arenisca que decora elegantes b a ñ o s y c o cin a s de tod o el m undo.tam b ién d eb en ser rem o v i­ das con herram ientas y m áquinas pesadas. etc.term ina co m o desecho. c o m o la silicosis.00001% [es decir. e x p lo ­ sivos y cam iones (cuya fabricación y operación.5% d e m etal utilizable p or peso. requiere u n a larga lista de ingredientes). Toda la roca y toda la tierra q u e cubren las valiosas m en as . D e acu erd o con un in form e de las o r g a n iza c io n e s E arthw orks y Oxfam Am erica. in form a que a p ro x im a d a m en te la m itad de esos trabajadores m in ero s han desarrollado en ferm ed ad es p u lm on ares.51% . Estos escom bros se apilan. e q u i­ valente en peso a casi nu eve veces la basura total anual de tod as las c iu d ad es de Estados U n id os jun tas. esa p roporción ha bajado al 0. “Los m in eros trabajan en profundas m inas a c ie lo abierto.” D e m ás está d ecir que los trabajadores m in e ro s su fren d e sp ro p o rc io n a d a ­ m ente a causa de las toxinas. es preciso procesarla. g r a v is . D ad o que in clu so la m ena de alto grado sólo contien e una p equ eñ a cantidad del m etal puro o del m in eral q u e se busca. D e hecho. a veces hasta la altura de un rascacie­ los. lo s tra b a ja d o res m in e r o s . en E stados U n id os “la m ena de cobre extraída a c o m ie n z o s del siglo XX consistía en aproxim adam ente el 2. perforadoras. in c e n d io s.y en ca n ­ tidades crecientes a m ed id a que desaparecen las fu en tes d e alto g r a d o .” Y los seres que viven sobre un yacim ien to m etalífero so n só lo la prim era capa de lo que se rem ueve. d o n d e el aire está lleno de polvo p roven ien te de la p erforación en seco . hoy. En la m in ería d e o r o se e stim a q u e só lo el 0. así com o d e heridas causadas por el u so d e p eligroso equip am iento p esad o y p or accid en tes c o m o e x p lo sio n e s. una organización no gubernam ental inspirada por G andhi que se d edica a los m in ero s rajastaníes. co m o topadoras.l o que ia industria m inera denom ina “sobrecarga”. a su vez. La mayor parte de la m en a .” Llegar a la m ena es só lo el com ien zo. a lred ed or de 30 por día). y el e q u ip a m ie n to de . para lo que se requiere m ás m aq u in aria ad em ás d e en orm es volú m en es de agua y sustancias quím icas. p or e jem p lo .^‘ En R ajastán. causa m ás del 3% de los a ccid en tes fatales de trabajo (a p ro x im a d a m en te 11 m il p or a ñ o. In d ia . las m inas a cielo abierto producen de o c h o a d iez veces m ás e sc o m ­ bros que las m inas subterráneas.4% de la fuerza laboral m u n d ial. La O rgan ización Internacional del Trabajo in form a que.m u c h o s de e llo s m ujeres y n i ñ o s . aunque la m i­ nería representa só lo el 0. alu d es de barro.000 m illones de toneladas d e m ena residual por añ o en to d o el m u n d o .

c o m o oro. D e hecho.“ con lo cual tam bién se estim ula la extrac­ c ió n de m eta les v írg e n e s en desm ed ro del reciclado. ¡Y es p re­ c is o acabar c o n ellos! . A princip ios de 2009 se volvió a presentar el p ro­ y e c to d e la Ley de M in ería de R oca Dura y R ecu p eración . plata.600 m illo n e s d e dólares cada u n o -. ni una som bra para d e s ­ cansar. M ientras tanto. d e sd e la aprobación de la ley. en sus balances rara vez se c o m p u ta n a sp e c to s c o m o la calidad del agua y el aire. C uando los m inerales son e se n c ia lm en te gratis. La n u eva ley im p on d ría un canon del 4% sobre los ingresos brutos a las e x p lo ta cio n e s existentes de m inas no reclam adas y reglam en ­ taría u n c a n o n del 8% para las nu evas exp lotacion es m ineras. El a rg u m en to de la ép oca era que lo s m ineros y los buscadores prestaban ser­ v icio s v a lio s o s p o r prom over el com ercio y poblar nuevos territorios.*' Si b ien es un paso en la dirección correcta. en tierras federales. El 70% d e l ca n o n iría a un fon d o d e lim pieza para las o p era cio n es m in eras a b a n d o n a d a s en el pasado. Un estudio reveló que las industrias extractivas de E stad os U n id o s recib en an u alm en te 15 su bsid ios federales -q u e prom edian los 2. cualquier ciudadano e sta d o u n id e n se m ayor de 18 añ os tiene derecho a hacer prosp eccion es y extraer m in erales. P or fo r tu n a . créase o no.™ Se e stim a q u e. cabría pensar que la industria m i­ nera se en cu en tra en apuros econ óm icos. y a m enudo los trabajadores m i­ neros n o p u ed en pagarse los tratam ientos m édicos. el aire y el suelo hasta la asisten cia m édica de los trabajadores-. el p lom o y otros m etales presentes en to d o s los artícu los e lectró n ico s y otras co sa s que arrojamos a la basura. a las com unidad es que reciban el im p a c to de la m inería. particular­ m en te el Lejano Oeste. p lo m o y zinc. Los accid en tes ocurren con frecuencia. hay esca so incentivo para conservarlos o tom arse la m o le s­ tia de recup erar el oro. cobre. n i bañ os. esa ley só lo atañe a la m in e ría en las tierras públicas de Estados U nidos. la plata. la e x p lo ta c ió n m in era e n las tierras federales de Estados U n id os es prácticam ente gratis.000 m illones de dólares. el gobierno federal ha regalado m in erales p o r un valor qu e supera los 245. y el 30%. d e s ­ p u é s d e qu e n o se lograra la aprobación del Senado e n 2007. N o se les brinda agua potable. ni e q u ip o de prim eros auxilios ni indem nización por accidentes laborales. sin o que tam bién alienta el u so de m ateriales vírgenes en lugar de reciclados.68 LA HISTORIA DE LAS COSAS segu rid ad e s in existen te. platino. h ay in iciativas con m iras a actuahzar la anticuada ley de m in ería. los su b sid io s q u e alien tan el u so d e m ateriales vírgenes siguen existiendo. G ra­ tis.” Ello n o sólo priva al gob iern o de ob ten er rentas. S egú n la Ley G eneral d e M inería.”” D a d o to d o s esto s co sto s -d e s d e la contam inación del agua. sólo una cantidad ínfim a d e los v erd a d e ro s c o sto s recae sobre estas em presas. aprobada en 1872. Pero no es así.

Había visto m inas de oro en Sudáfrica. “ 16 d e m ayo de 1896”. qu e eclip sa a tod os los dem ás. se hace en la joyería. Y dada su p eq u eñ ez.EXTRACCIÓN 69 Si m e propusiera hacer un repaso de to d o s lo s m etales y m in erales que se e x ­ traen para hacer nuestras co sa s. Oro y diamantes El oro se usa con diversos fines. es p robab le q u e lo h ayan h ech o en Francia o en A lem ania. T am bién se em p lea e n la in d u stria electrón ica. Sabía que la extracción de oro produce una co n ta m in a c ió n esp a n to sa . m e lim itaré a exam inar un p u ñ ad o de m in erales selectos que se e x ­ traen del suelo m ediante excavación o ex p lo siv o s. parece im p rob ab le que haya sid o un an illo de com p rom iso. p rá ctica ­ m ente todos los aparatos electró n ico s m o d e r n o s . qu e su ele a s o ­ ciarse a violacion es d e los derech os h u m a n o s y q u e tres cuartos del oro e xtraíd o en to d o el m u n d o te rm in a en la joyería. tam bién m e preguntaba por el pasado del m eta l. Por la ortografía de la palabra “m ayo”. . Por lo tanto. sistem as d e g ps. Esta m uestra es c o n sid era b le­ m ente representativa del m o d o en que se extraen los m etales y los m in erales n e ­ cesarios para fabricar las c o sa s que usam os en nuestra vida. necesitaría escrib ir varios libros v o lu m in o so s. C uando aquel n ovio q u iso com prarm e un an illo . M e encanta que m i an illo tenga un pasad o tan anterior a mi e xisten cia. antes d e qu e adquiriera form a de anillo. televisores. y una m ota de zafiro rodeada de perlas m inúsculas.*^ Q uizá los lectores atesoren algun a p ieza de oro con gran valor afectivo. El an illo tien e una inscrip ción. c o m p u ta ­ doras portátiles. Yo no tengo m ucho. m i n o v io m e com p ró un an illo a n tig u o q u e c o n s ig u ió en u n a p e q u e ñ a tie n d a de W ashington. ¿Se lo habrán regalado a un a a d o le sc en te q u e cu m p lía su s d u lce s 16? Lo co n tem p lé m uchas veces m ien tras im a g in a b a su v id a en el d ed o de una joven europea y m e preguntaba quién lo habría com p rad o para ella. Y. pero sí co n serv o un anillito de oro qu e m e regaló un antiguo amor. yo le dije que prefería u n o viejo y pequeño. En eso n o están solos. desd e la o d o n to lo g ía y el sop lad o de vid rio hasta el acopio de riquezas. ¿por q ué v a m o s a lim e n ta r el m erc a d o para q u e se e x ­ traiga más? E nton ces. m ás p eq u eñ as que p u n titos de lápiz. Si hay una in m en sa cantidad d e oro tin ­ tin ea n d o en los cajon es de las an cia n a s y cad a vez m ás en las m ontañ as de d e se c h o s e le ctr ó n ic o s. Pero el u so m ás v o lu m in o so . rep rod u ctores de m p 3 - c o n tie n e n una pequeña cantidad de este m etal. industria que in su m e m ás del 75% del oro con su m id o en la actualidad. claro está.te lé fo n o s celulares.

las em presas m ineras aplican un procedim iento llam ado “lixivia­ ció n e n pila”. D u ran te u n viaje p or ese país a m ed iad os de los años noventa.*’ Estos residuos son tóxicos por la siguiente razón: para extraer el or o de la m en a. exp licó m i anfitrión sudafricano.. pero por desgracia recaería sobre él otro legad o igu alm en te problem ático. En el m ism o proceso. extra­ yen d o el o r o a su paso.** Y el oro d e m i anillo p o d ría ser de origen am ericano. que a veces se arro­ jan en los ríos o en el mar y a veces se abandonan en el sitio de extracción. El u so d e cian u ro en la ob ten ción de oro no se d ifu n d ió hasta 1887. “N o son colinas”. El excedente de cianuro y m e­ tales tó x ico s en estad o líq u id o term ina en una gran charca de la cual se extrae el m etal precioso. el plom o y el mercurio. me a so m é p o r la v e n ta n illa del auto que m e llevaba y m e pregunté en v o z alta qué p ro ceso s g e o ló g ic o s habrían creado tantas pequeñas colinas esparcidas al azar por el paisaje rural. U n a can tid ad del tam año de un grano de arroz basta para matar a un ser h u m ano. dejando atrás un estanque contam inado de cianuro y m etales pesa­ d o s junto a una colin a de m ena residual contaminada de cianuro y m etales pesados. que consiste en apilar la m ena aurífera (el mineral que contiene el oro) y verter cia n u ro por encim a para que gotee lentam ente a través de la pila.*^ En . inclu so de C alifor­ nia. m i anillo n o cargaría con ese legad o tóxico. El descubrim iento de Marshall disparó la fiebre del oro de 1849: cientos d e m iles de aventureros viajaron hasta allí con la esperanza de hacerse ricos. M e c o n so lé pensand o que su oro habría creado só lo la m itad del d esech o prom edio. El oro californ ian o fue descubierto 48 años antes de que se hiciera la inscrip­ ción de mi anillo. lo cual es u n gran problem a p orqu e gran parte de los residuos m ineros term inan e n ríos y lagos. En 1848. el cianuro también extrae los metales tóxicos. “Son m ontañas d e resid u os m ineros. y un m illo n ésim o de gram o disuelto en un litro de agua mata a los peces.” La extracción del oro necesario para fabricar un anillo m ediano de bodas crea aproxim adam ente 2 0 toneladas de residuos m ineros peligrosos.70 LA HISTORIA DE LAS COSAS ¿ D ó n d e se habrá extraído el oro de mi pequeño anillo? ¿En Sudáfrica. in clu id os el cadm io. y en la actualidad satisface m ás de un cuarto de la d em an d a. un hom bre llamado James Marshall que trabajaba en un aserradero d el norte d e California descubrió el brillante metal en el río Americano. quizás? S u d á frica su m in istr ó gran p arte del oro v e n d id o en lo s m ercad os de to d o el m u n d o a lo largo d e m uchos años. ¡D espués m e di cuenta de que la m i­ tad era nada m e n o s que 10 toneladas! Espero que el oro de m i an illo no se haya obtenido vertiendo cianuro sobre p ilas d e tierra.*^ Pero m i a n illo era tan p e q u e ñ o . P u esto que los prim eros m ineros californianos no usaban cianuro. P robablem ente n o sea necesario recordar a los lectores que el cianuro es un veneno m ortal.. c o m o yo. e n Colom a. com o lo v i en Sudáfrica.

El 60% de esas m uertes se debieron a enferm edades introducidas por los b u s­ cadores de oro que invad ieron la región. hay historias que son inclu so p eo res que la del oro.nodirtygold. El hech o desafortunado es que jam ás p od ré saber de d ón d e proviene el oro de mi anillito ni a qu ién perjudicó su extracción. que los joyeros m inoristas pu ed en com p rom eterse a seguir a fin de p ro m o ­ ver los derechos com unitarios.org.EXTRACCIÓN 71 consecuencia. o b ien renunciar p or com p leto a su uso. La lista de joyeros que se han sum ado a la iniciativa está disponible en www. que. trabajadores o el m edio am biente. m ientras que los pueblos originarios eran diezm ados: de los 150 m il habitantes indígenas anteriores a la fiebre del oro só lo quedaban 30 m il hacia 1870. m ien tra s que las dem ás fueron c o n s e ­ cuencia de traslados forzosos a reservaciones o d e m asacres directas.*’ Minerales sangrientos Por desgracia. la m ena arrancada de riberas fluviales y m ontañas se em p a­ paba en m ercurio para extraer el oro.” El m ercurio de aquella época perm anece en el m ed io am biente de California. H ay algu n os joyeros que se han co m p r o m e tid o a garantizar que el oro d e su s m ercancías n o sea p ro d u cid o a ex p en sas d e co m u n id a d es locales. don d e m ucha gente va a nadar y a pescar. para q u ien es n o tien en otra alternativa que c o m ­ prar oro nuevo. el oro viejo es una bu en a alternativa para q u ie n e s creen que este m etal es el sím b o lo ideal del am or o el com prom iso. se hacían con mercurio.600 toneladas de m ercurio só lo en los ríos de la Sierra N evada central. Sin em bargo. los riñ ones y el hígado. se depositaron unas 7. com o lo s lectores ya habrán adivinado. de 13 m il a 300 m il en 1854. (El térm ino “som brerero loco” viene del daño neurológico que sufrían los lim piadores de som breros de fiel­ tro. El m ercu rio. “N o al oro su cio” es la con sign a de una cam paña en cu yo marco se ha desarrollado u n con ju n to d e pautas llam adas Reglas de Oro.)** D urante la fiebre del oro.*^ En aquella época. co sa s. Tam bién . que analizaré m ás d etallad a­ m ente en el capítulo sobre la produ cción. T od o lo que sé es que cu an d o llegó a m í ya era de segun da mano: y ésa es una ventaja. en ríos y sedim entos. la población blanca de C alifornia creció exponencialm ente. tam bién hay m an eras de reducir el im pacto. P uesto que la m ayor parte del oro se usa en joyería y d os tercios del oro en uso so n de extracción reciente. e s una poten te n eu rotoxin a que p u ed e afectar el cerebro. y gran parte se transporta co n tin u a ­ m ente a la bahía de San Francisco. laborales y am bientales. la historia del oro tien e m u c h o e n c o m ú n con las h istorias de casi to d o s los m inerales o m etales necesarios para p rod u cir nuestras por desgracia. La m ejor manera d e asegurarnos d e q u e n o estam os contribuyendo / ^ a la devastación causada p or la ex tra cció n de oro es com prar oro ■ y de segunda m ano o reciclado. la espina dorsal.

se ñ a ló M ik e D avis. du ran te la guerra civil de Sierra Leona -q u e du ró 11 años. Lanzado form alm ente en enero de . d e sd e 1991 hasta 2 0 0 2 -. y las fuerzas gubernam entales. m ilitan te d e G lobal W itness. el g o b ie rn o su d a frica n o patrocin ó una reunión de lo s principales países q u e com ercian y p rod u cen diam antes. “Sin em bargo. incluidas violaciones. estas piedras “han financiado con flictos bruta­ les en Á frica que causaron la m uerte y el desplazam iento de m illones de personas. Los diam antes tam b ién fu eron usados por grupos terroristas com o al-Q aeda para financiar su s actividad es y lavar dinero”. una organ ización c o n sed e en Londres y W ashington que lidera la campaña con tra lo s d iam an tes san grientos. c o n trabajadores que recib en pagas ínfim as o nulas.72 LA HISTORIA DE LAS COSAS Se d e n o m in a “m in erales sangrientos” a los m inerales valiosos que exacerban c o n flic to s v io le n to s c u a n d o las ganancias provenientes de su con trol. p or un lado. para lanzar un program a intern acional de certificación y rastreo de diam antes que pasó a ser c o n o c id o c o m o el P roceso de Kimberley. regím en es brutales y compra d e arm as. En la vid a real. don d e gru­ p os arm ados se financian m ediante el com ercio de m inerales y com eten atrocida­ des con tra la p ob lación civil.” “El c o m er cio de diam antes y otros recursos naturales ha fin an ciad o a lg u n o s de los p eo res crím en es de guerra de las últim as d os décadas".” En 2 0 0 0 . venta. D e ­ cen as d e m iles de habitantes de Sierra Leona fueron asesinados. u n san guinario ejército rebelde llam ado Frente Revolu­ cion ario U n id o ( f r u ) se valió d e la violencia y el terror. Los recu rsos naturales continúan inflam ando co n flicto s hasta hoy.’^ A principios de 2 009. Esta película ilustra m u y bien la brutalidad de am b os bandos: las fuerzas rebeldes que controlan las m inas (secu es­ tran d o ald ea n o s para que trabajen co m o m ineros y n iñ os para que sirvan com o so ld a d o s). aún n o se ha hecho un abordaje internacional exhaustivo de este p roblem a. E stos m in erales y m etales su elen extraerse bajo co n d icio n es opresivas. de 2006. Sudáfrica. n otab lem en te en el este de la República D em ocrática del C on go. am ­ p u tacion es sistem áticas de extrem idades de sus víctim as y m atanzas m asivas. en parte gracias a la cam ­ paña lanzada por G lobal W itn ess en 1998. tres com an d an tes m ayores del fru fueron condenad os por crím en es de gue­ rra y de lesa hu m anidad . D e acuerdo con G lobal W itness. im ­ p u esto s o p r o te cc ió n fin an cian bandas crim inales. representantes de la industria de los d ia m a n te s y o r g a n iza c io n e s n o gu b ernam entales en K im berley. La situación tam bién salió a la luz gra­ c ia s a la p elícu la D ia m a n te d e sangre. H abían participado en la tom a de m inas. que matan de form a indis­ crim in ad a a civiles y ald ean os jun to con los rebeldes. a pesar de casos c o m o el d e Sierra L eona.” El pap el que d esem p eñ aron los “diam antes sangrientos” en la guerra civil de Sierra L eon a ha recib id o a ten ció n de tod o el m un do. para luego for­ zar a ciu d ad an os secu estrad os a extraer diam antes que se intercam biarían por d i­ n ero y a p o y o m ilitar.

. res. D e b e m o s im p ed ir los sufrim ientos que ocasionan las guerras. G lob al W itn e ss in ­ form ó que. la riqueza y el estatus. c o m o A ustralia. c o m o Ruanda.’^ La m ejor m anera de evitar la exacerb ación d e con flictos y guerras c iv iles c o n ­ siste en no com prar diam antes. c in c o años d esp u és del acu erd o. que incluye una serie de preguntas im portantes para hacerle al joyero antes de com prar un diam ante. En el año 2000. cuand o su precio intern acional se disp aró a 300 dólares la hbra d e m in eral refi­ . “el tráfico d e p ied ras ilícita s y s a n ­ grientas parece seguir siendo una peligrosa regla m ás que una e x cep ció n ”. nado (en parte a causa del gran lanzam iento de la consola de ju egos p s 2 de Son y). el P roceso de K im berley n o ha estad o a la altura de su potencial.’* Aunque el coltán tam bién provien e de otros países. Punto. puede consultar la guía confeccion ada por G lob al W itness y A m n istía In ter n a c io ­ nal. lo s p a íses d e b e n garantizar que n in g u n o de sus diam an tes haya fin an ciad o a un g r u p o reb eld e u otra entidad que procure derrocar a un gob iern o reco n o cid o por la onu . La ind ustria de los diam an tes hace un fa­ bu loso trabajo de propaganda identificand o estas piedras con el sím b o lo del amor.'*’ D esafortunadam ente. tal c o m o trabajaban los buscadores de oro que llegaron a C alifornia en 1849. derivado de una m ena que en la jerga m inera se d en om in a “coltán”. este proced im ien to apunta a garantizar una fuente “lim pia” de lo s d ia m a n ­ tes. las m u tilacion es y la m u erte en p o s de los diam antes sangrientos”. Pero las vidas n o lo son . el com prom iso.EXTRACCIÓN 73 2003.” La extracción del coltán c o n g o leñ o ha financiado a brutales fuerzas guerrilleras y a sus partidarios en países vecin os. H ay m u ch ísim as otras m aneras de d em o stra r el am or. Coltán Hay otro m ineral sangriento que está presente en todos nuestros teléfo n o s celu la ­ . inclu so cu an d o se lo sum erge en un ácid o. reproductores de m p 3 controles rem otos y PlayStations: el tantalio. Para participar. el 80% de las reservas m un diales están en el este de la R epública D e m o ­ crática del C on go. una región p olíticam en te inestable y plagada d e v io len cia .’®Tal c o m o te s ­ tim on ió ante la onu el sierraleonés M artin C h u n g o n g Ayafor. que n o se vin cu le a c o n flicto s o v io le n c ia . qu e t o ­ dos los diam antes tengan certificación oficial y que n o se realicen o p era cio n es de im portación o exportación de diam antes con países n o m iem b ros. “a m e n u d o se d ice que ‘los diam antes son para siem pre’. Brasil y Canadá. de m o d o que la industria de los d iam an tes con tin ú a plagada d e v io la ­ c io n es a los d erech os h u m an os y v in c u la c io n e s a c o n flic to s. Burundi y U ganda. Si alg ú n lector se sien te c o m p e lid o a gastar el su e ld o de un m es en una p ied ra p reciosa. pero n osotros no te n e m o s p or qué tragar­ nos el anzuelo. El c o ltá n se extrae c o n m é to d o s m uy básicos: se d esen tierra y se tam iza en bateas. Es célebre por su resistencia al calor y a la corrosión por ácidos.

que ha ocupad o diversas partes del C ongo de forma inter­ m iten te en el transcurso d e la últim a década. Erradican al pueblo congoleño para apoderarse de las m inas y lo s recursos. “L os n iñ o s del C on go son enviados a m orir en las m inas para que los n iñ o s eu rop eos y estadounidenses puedan matar alienígenas im agina­ rios en el liv in g d e su casa”. O o n a King. d e s­ crib ió así la situ ación . m atando gorilas para com er y arruinando hábitats animales. claro está. tarea factible porque cada sitio .74 LA HISTORIA DE LAS COSAS m iles de co n g o leñ o s se abrieron paso por las exuberantes y verdes selvas para con ­ seguirlo. El activista c o n g o leñ o por los derechos hum anos Bertrand Bisim wa sintetizó así la percep ción qu e m u ch ísim a gente tiene d e su país: “D esde el siglo x ix . N o s destruyen porque som os una inconveniencia”. d estru yen d o parques nacionales y otras tierras prístinas."*^ La extracción del coltán ha sid o un negocio enorm em ente lucrativo tanto para los rebeldes c o m o para los ejércitos oficiales del C ongo y sus países vecinos. a m enudo em pleando a niños y a p risio­ n ero s d e guerra. y e n su m ayoría invierten m ucho más en publicitar el últim o aparatito que en acabar con la larga estela de violencia que suele dejar este metal. A dem ás. una integrante del Parlamento británico. ganó 500 m illones de dólares con el coltán c o n g o le ñ o entre abril de 2007 y octubre de 2 0 0 8 . el com p rom iso de seguir la pista de tantos traficantes y c om ercian tes para rastrear la fuente de origen es m ucho más fácil de declarar que d e cum plir. v e una pila de riquezas con habitantes negros incon­ v en ien tem en te sentad os encim a. tal co m o se ve en la pe­ lícu la D ia m a n te d e sangre."” A lg u n o s fab rican tes d e a rtícu lo s electrón icos han declarado en p ú b lico su proscrip ción del tantalio de origen africano. T am bién violaron brutalm ente a las m ujeres del lugar (la gnu ca lcu ló 4 5 m il v io la c io n e s só lo en 2005)'"' e introdujeron la prostitución y el c o ­ m ercio ilegal de arm as. cuando el m u n d o m ira hacia el C on go."" D iversos ejércitos (oficiales y rebel­ d e s) se lanzaron a apoderarse de! negocio. sin embargo. Se estima que el ejército ruandés. las corp oracion es que ven d en lo s productos fabricados con coltán tam bién acum ulan gan an cias m asivas. U na in iciativa m á s prom etedora es la creación de una base de datos d o n d e se registren las “hu ellas digitales del coltán”.

tinta. Se ha acuñad o el térm in o “p ico del petróleo” para describir el m om en to en que hayam os c o n su m id o m ás petróleo que el d isp o ­ nible por lim itaciones tecn ológicas y geoló g ica s. fárm acos y fertilizantes. H e ah í una buena cantidad de m inerales en p erfecto estado para (re)utilizar.n o só lo en el ca so del col/ í tán. Sin em bargo.con siste en increm en tar la durabilid ad de los aparatos y exp an d ir su vid a útil para n o ten er que descartarlos y reem plazarlos con tanta celeridad. Se estim a que en los hogares esta d o u ­ n id en ses hay otros 500 m illo n es d e te lé fo n o s celulares e n d e s u s o . Petróleo N in gú n análisis de las guerras d eton ad as p or recursos naturales está co m p leto si no se hace m ención del petróleo. . n eu m áticos y amoníaco.'"* La extracción. aún en c o n str u c c ió n . Earthw orks."" El petróleo tam ­ bién es un ingrediente de m uchas co sa s: el 16% restante se em plea en la fabrica­ ción de plásticos. hoy ob ligatorios en toda la U n ió n Europea. En Estados U n id os se desechan 150 m illones d e teléfo n o s celulares por año. un gru p o am b ien ta lista d e W a sh in g to n que se e sp e c ia liz a en cu estion es de m inería. El funcionam iento de m áquinas y v e h íc u lo s. evitar que los d esech os e le c tr ó n ic o s te rm in e n en rellen o s sa n ita rio s y dism in uir la presión de extraer m ás m etales. c o m o crayo- nes. el petróleo se usa para im pulsar m uchos de los procesos m ed ia n te los cuales se fabrican nuestras co sa s. la so lu ció n por excelen cia . líquido lavaplatos. T am bién es pre­ ciso exigir a los fabricantes que acepten la d evolu ción de los artícu­ los electrónicos cu an d o h e m o s term in ad o de usarlos. estim a que el reciclado de 130 m illon es de teléfo n o s ren di­ ría aproxim adam ente 202 m il onzas de oro y otros m etales preciosos. desod oran te. de m odo que los fabricantes de artículos electrón icos p u ed an abaste­ cerse de coltán proveniente de m inas legítim as q u e cu m p lan con c o n d ic io n e s la ­ borales y norm as am bientales aceptables. insum e el 84% del p etróleo q u e se con su m e año a año. Los progra­ m as de d evolución . En n u estro sistem a actual. sin o tam b ién e n el del oro y o tr o s m eta les p r e se n tes en los ■ J productos electrón icos a c tu a les. chicle. U na vez que alcan cem os el pico. p erm iten que los fabricantes recuperen el tantalio y o tro s ingred ientes para reutilizarlos en la pro­ d u cció n . así co m o la calefacción d e nuestros edificios. jun to co n m ás de 300 m illones de otros aparatos electrón icos. el procesam iento y la c om b u stión de p etróleo so n p rocesos su ­ cios y perjudiciales para la salud del plan eta. p erm itiría crear un sistem a de certificación intern acional para el coltán sim ilar al P roceso de K im berley. y tam bién en otras co sa s.'"’ Esta b ase d e d atos. El otro gran problem a c o n el p etró­ leo es que está a punto de acabarse.EXTRACCIÓN 75 de extracción tiene una historia geoló g ica distintiva y produce un m etal c o n una c o m p o sic ió n específica.

En v io la c ió n d e las n orm as am bientales. econ om ista jefe de la a ie . que dejan escapar sustan­ cia s q u ím ic a s. . pero es p osib le que experim en tem os un “punto álgido” antes a m ed id a q u e la d em an d a supera el ritm o de la oferta y la extracción de petróleo se en carece cada v e z m ás.76 LA HISTORIA DE LAS COSAS caerá la p r o d u cc ió n de petróleo. de m o d o que la im plem entación de un cam bio requerirá m u­ ch o tien íp o y m u c h o dinero. la T exaco (ahora C hevron) pasó casi tres décadas -e n tre 1964 y 1 9 9 2 ."’ En una prolongad a y aún vigente batalla legal al estilo de David y Goliat. p orqu e todo nuestro sistem a socioecon óm ico está ba­ sad o en este recurso. la extracción de p etró leo en lugares c o m o E cuador y Nigeria ha atraído m enos atención. graves problemas reproductivos y d efectos de n a c im ie n to aum entan de forma incontrolada entre los pobladores del lugar. y algunos (com o el nuestro). señaló que “es p robab le q u e la p rod u cción global alcan ce el pico en diez años aproxim ada­ m e n te. En Ecuador.extrayen d o p etró leo de un sector de la selva am azónica que equivale a tres v e ce s el ta m a ñ o de M anhattan . que m on itorea las reservas energéticas de tod o el m undo. “Cuanto antes c o m e n c e m o s. al m e n o s u n a d écada antes de lo estim a d o por la m ayoría de los gobiern o s”. Los índ ices de cáncer. D e acu erd o c o n Birol. estim a que el pico del petró­ leo llegará en 202 0 . lejos de ello. cocinar.'“* En ag o sto de 2009.'" “T en em os que abandonar el petróleo antes de que el petróleo nos abandone a nosotros. mejor. co n lo cual d estruyó gran parte de la vida local. bañarse y pescar. a pesar de los datos fácticos. en co rrien tes y ríos cu yas aguas son usadas por m ás de 30 mil personas para beber. la a ie inform ó que el petróleo está ag o tá n d o se co n m ayor celeridad de lo que el organism o había estim ado hacía a p en as d o s añ os. Texaco arrojó en las aguas de la zona lí­ q u id o s tó x ico s y su b p rod u ctos sedim entarios provenientes de la perforación. han invertido en costosas guerras para proteger el acceso al petróleo. c o m o el cro m o hexavalente (¿recuerdan a Erin Brockovich?). el d octor Fatih Birol. si la d em and a de petróleo perm anece estable. Entretanto. m uchos gob iern os han d em orad o la inversión en aUernatiyas. sa­ turados de c a rc in ó g en o s c o m o el benceno. La A gencia Internacional de Energía ( a i e ). ‘'“ D e sp u é s de evaluar 8 0 0 im portantes ya cim ien to s petrolíferos de tod o el m u n d o (tres cu a r to s de las reservas m u n d iales). y n ecesita m o s prepararnos para ese día” afirm ó el doctor Birol. pero ha sid o igual d e devastadora. T od os h e m o s o íd o acerca de la relación entre las reservas de petróleo y la in­ terven ción m ilitar e sta d o u n id en se en Oriente M edio. el m u n d o necesitaría encontrar el equivalente de cuatro Arabias Sauditas para m an ten er el ritm o de p rodu cción y seis Arabias Sauditas para ponerse al día c o n el in crem en to esperado de la dem anda entre el presente y el año 2030. el ca d m io y él m ercurio.”'*^ Sin embargo. p or lo cual los patrones de co n su m o energético son “a todas lu­ c e s in so s te n ib le s”. Esta empresa d ejó m ás d e 6 0 0 fosas de resid uos sin revestir ni tapar.

EXTRACCIÓN 77 la pob lación local exige a la C h evron q u e lim p ie el d esastre y p agu e p or la tre­ m enda devastación que ha causado. en ju n io d e 2 0 0 9 . una id ea verd ad eram en te in ­ novadora que p od rían em plear otros p aíses en d esarrollo para ayudar a c o m b a ­ tir el cam bio clim ático.000 m illo n e s de barriles. au n q u e los g o b ie rn o s d e E spaña. m ien tras la Sh ell extraía p e ­ tróleo por valor de m illo n e s d e dólares d esd e el su b su e lo de su hogar." ' Q u e d a por ver c ó m o le irá a Yasuní. Luego de décadas de sufrir el flagelo o ca sio n a d o por la pobreza. es decir. e n 2 0 0 7 . Este te rr ito r io abarca un m illón de hectáreas de selva tropical p rístin a. s e d im e n to s y o tr o s subproductos derivados de la perforación. n a d ie o fr e c ió d in ero hasta que lo h iz o A lem a n ia . En 1990 form aron el M ovim ien to por la Su pervivencia del P u eb lo O g o n i [M ovem en t for . 350 m illo n e s d e d ó la res a n u a les a lo largo d e una década. el gob iern o del presidente ecu atorian o Rafael C orrea a n u n c ió su d e c isió n de proteger los y acim ien tos petrolíferos situ a d o s en la ex tra o r d in a ­ riam ente rica selva tropical d e Yasuní. L am entablem ente. T am bién alberga una de las reservas p etroleras m ás g r a n d e s d el m u n d o . Shell se in staló en el territorio d e los o g o n i. los ogon i com enzaron a organizarse para luchar por su s d erech os y por sus tierras. c o n la p r o m e sa d e pagar su b s i­ d io s por un valor de 50 m illo n e s d e d ó la r es a n u a les. ¿cóm o plan ea el g o b ie rn o llevar a c a b o su plan? Ha p e d id o a la c o m u n id a d in tern a cio n a l q u e p agu e a E cu a d o r la m ita d d e los ingresos que provendrían de la extracción du ran te la probab le vid a ú til del y a c i­ m ien to petrolífero. el v illa n o tien e otro n om b re (S h ell). p or­ q ue to d o s los d erech os m in erales p e rten ecen al Estado. la con stitu ción nigeriana prácticam en te no lo s r e c o n o c e y les otorga escasa protección."* He aquí una iniciativa de p roporcion es. sus tierras han s id o d e v a sta d a s c o n d e r ra m e s. si se tiene en cuenta que ap roxim adam ente el 70% d e lo s in g r eso s de E cuador p ro­ vien en del petróleo. El futuro se ve levem en te m ás esperanzador. m u ­ chas de las cuales están en peligro de e x tin c ió n . u n a d e las r e g io n e s m ás fértiles del país. En 1958. p ero la h isto ria es sim ilar."* C om prom eterse a d efen d er el y a c im ien to de Yasuní e s u n a m e d id a audaz."* Tal c o m o o c u r rió en E cuador. N o ­ ruega e Italia exp resaron su resp ald o al plan d e C o rrea . aún sin desarrollar: aproxim adam ente 1. Los 500 m il o g o n i que viven allí so n un g r u p o é tn ic o m in o rita ­ rio."* E nton ces. Los o gon i ta m p o c o tien en d erech os m in era les e n su territorio. las crisis de salud pública y la d evastación del m ed io am biente. c o n trib u s in d íg e ­ nas y esp e c ie s m aravillosas d e plantas y a n im a les silvestres. A b sten erse d e extraer ese petróleo evitaría la liberación de u n o s 4 0 0 m illo n e s d e ton elad as d e carb ono en la atmósfera. En N igeria.

Ken viajó por el m u n d o co n el p rop ó­ sito de c o n c ie n tiza r al p ú b lico sobre la escasam ente conocid a catástrofe am b ien ­ tal y sa n ita r ia q u e las p e r fo ra c io n es petroleras habían abatido sobre su tierra natal. “C o n stern a d o por la denigrante pobreza de m i pueblo. m i v id a en tera. que vive en una tierra p len a de riq uezas.aun así quería silenciar al problem ático m ovim iento: la correspon den­ cia entre la Shell y el gobiern o nigeriano reveló el d eseo que abrigaban los repre­ sen tan tes corp orativos de detener al m o s o p ." ’ O rador brillante. m o s o p ]. G reen p eace. En tod o el m un do se produjeron protestas e stu d ia n tile s fren te a las estacion es de la em presa. he dedicado m is recursos intelectuales y m ateria­ les. airad o por la d evastación de su territorio . productor de tv y m ilitante e co lo ­ gista K en S aro-W iw a. N i al gob iern o ni a la Shell los com placía la m ilita n c ia q u e K en llevaba adelante en el país y en el m undo.s u patrim onio fu n d am en tal-. La em presa había sa lid o d e l te rr ito r io o g o n i en 1993.'^‘ Incluso frente a crecientes am en a­ zas y a c o so gub ernam ental. Ken no se rindió en la lucha por la justicia am biental y lo s d erech os hu m anos. N igeria estaba bajo un a dictadura m ilitar presidida por el in fam e Sani Abacha. En aqu ella é p o c a . d isp u estas a presionar a la Shell para que m ejorara sus o p e r a c io n e s. em presario. c o n el g o b ie rn o dictatorial. a una causa que defien d o co n total con vicción ”. casi sim ­ b ió tica . al m e n o s en parte a causa d el m osop. que ob ten ía m ás del 85% de su s in gresos del p e tr ó le o . A lgun os cineastas entrevista­ ron a K en y visitaron el territorio og o n i para m ostrar a m ucha m ás gente las atro­ cid a d es q u e describ ía el líder. A ctivistas confesionales y m ilitantes por la resp on ­ sa b ilid a d c o r p o r a tiv a p la n te a r o n c u e s tio n a m ie n to s e in c lu s o in tr o d u je r o n r e s o lu c io n e s en las r e u n io n e s an u ales de Sh ell. un grupo de resistencia pacífica bajo el lid erazgo del carism ático escritor. pero -j u n t o c o n el g o b ie r n o n igerian o. Shell era la em presa petrolera m ás grande de una econ om ía fu ertem en te d ep en d ien te del petróleo y m antenía una relación estrecha.'^ Éste es un extracto d el alegato final escrito por Ken para leer ante el tribunal militar especial que lo ju zg ó d e sp u é s de que fuera arrestado jun to a otros 15 ogon i bajo acusacio­ . sigu ió adelante hasta su m uy prematuro final. lim p iara el d a ñ o am biental que ya había ocasion ad o. respetara los d e r ec h o s h u m a n o s y com partiera las ganancias petroleras de form a m ás eq u ita­ tiva c o n las co m u n id a d es anfitrionas. La tarea d e Saro-W iw a creó una sólida red internacional de personas in sp i­ radas y c o m p r o m e tid a s. E ssen tial A ction y otras agrupaciones desarrollaron cam pañas en apoyo de lo s o g o n i. d e se o so d e preservar su d erech o a la vida y a vivir co m o es d eb id o y resuelto a traer a este país en su totalidad un sistem a dem ocrático justo y equitativo que pro­ teja a to d o s y a cada u n o de los grupos étn ico s y nos otorgue a to d o s un derecho válid o a la civ iliza ció n hum ana. afligido por la m arginación política y el estrangulam iento e co ­ n ó m ic o .78 LA HISTORIA DE LAS COSAS th e Survival o f th e O gon i People. P roject U n d ergrou n d .

O tros estaban tan fu rio so s que se acostaron en la entrada. lo habían o íd o hablar en persona y lo consideraban u n am igo. A m n istía Internacional había en cab ezad o una cam paña en su defensa. Su inicua ejecu ción desató un in d ign ad o clam or en to d o el m un do. Era en can ta­ dor. asistien d o a un encu en tro internacional de m ilitan tes por el m e ­ dio am biente y los derechos hu m an os para debatir sobre la g lob alización e c o n ó ­ m ica. G ob iern os. C u and o n o s e n te ra m o s d e la n o tic ia . transporte. litera lm en te cientos de personas salim os a toda prisa de la iglesia hacia las calles para marchar a la sede de Shell.. p ero la lucha continúa”. m ientras él se hallaba irrefu tablem ente fuera y lejos de las barricadas. En la dem and a W iw a vs. Shell se acu só a la em presa d e proporcion ar arm as. Yo estaba en estad o de c on m oción . Sin em bargo. en la iglesia Riverside. C on tin úa en lo s tribunales y en las calles. hacer que pasara desapercibida excep to para la fam ilia y los am igos m ás cercanos. c o n d em asiad a frecuencia vinculadas a las in d u strias extractivas.h o y c o n o c id o s c o m o los 9 O g o n i. Y sin em bargo ocu rrió . Ken había escrito una de las telenovelas m ás exitosas en toda África. organ i­ zaciones de derech os hu m an os y escritores prom inentes de to d o el m u n d o habían apelado al gob iern o n igerian o para q u e n o condenara a K en y su s com p añ eros. Sin em bargo. Tal co m o resultaron las cosas. Entre los dem and antes se contaron fam iliares de Ken y de su s com p añ eros e jec u ­ tados . su m em oria con tin ú a insp iran do a m u ch os a tom ar acción contra los proyectos petroleros destructivos. Él tenía d em asiados am igos intern acionales. M uchos de los presentes seguían el caso de los o g o n i p orq u e se trataba de un em blem a dram ático de la intersección entre las v io la c io n e s al m e d io am biente. algun os hasta la m uerte. en el cen tro de M anhattan.'” Y la lucha continúa. n o lograron acallarlo.EXTRACCIÓN 79 nes fraudulentas. Había so b reestim a d o la v u ln erab ilid ad del g o b ie rn o n igerian o a la presión intern acional y había su b e stim a d o su fo r tísim o d e se o d e acallar a Ken. term in ó por dedicar su vida e n ­ tera a la causa: fue ahorcado el 10 de noviem bre de 1995. culto y gozaba de recon ocim ien to internacional. c o la b o ­ ración y d irección a lo s m ilitares n ig e ria n o s para rep rim ir la o p o s ic ió n og o n i. nunca creí que lo condenarían a la horca. pertu rb an d o el trajín de las oficinas hasta que lle g ó la policía para sacarlos a rastras. Yo sabía que Ken había sid o acu sad o de asesinato en un ju icio secreto y m uy desacreditado. por resistirse a la Shell y apoyar al mosop. M uchas de las p ersonas que estaban en la iglesia ese día lo habían c on ocid o. A lgu n os lloraban y gritaban. así c o m o d e o tro s o g o n i que fueron torturados. llévate m i alm a. N o era la clase de m ilitante cuya m uerte era posib le esconder bajo la alfom bra. Recuerdo con exactitud d ó n d e estaba cuand o m e enteré: en la ciu d ad de N u eva York. a los derechos h u m an os y a los recursos e c o n ó m ic o s. Se dijo que las últim as palabras de Ken fueron: “Señor. Ken fue condenad o por un asesinato que tuvo lugar en una zona bloqueada por los m ilitares.'^’ .

en jun io de 2008. celeb rad o en los tribunales federales de N ueva York en ju n io de 2009. En m ayo de 1998.80 LA HISTORIA DE LAS COSAS P o co s d ía s a n tes del ju ic io . Y el p etróleo qu e se usa en la fabricación de plásticos y otros productos tam ­ b ién p u ed e ser reem p lazad o por otros m ateriales. rechazó la acusación de delitos o responsabilidades por las m uertes. de m o d o qu e las o p era cio n es com enzarán otra vez.5 m illo n es d e dólares a los familiares de Ken y de las otras víctim as.”^ A u n q u e la Shell se haya visto obligada a reformular sus m étod os. co n sid era n d o que el din ero del acuerdo era un “gesto humanitario” hacia las fam i­ lias por su s pérdidas y costas legales. in tegran tes d e otra com u n id ad nigeriana -lo s ila je. m enos de tres años después de la ejecu­ c ió n de K en.'" Lo m ás irracion al de to d o esto es que tenem os alternativas excey ^ len tes al petróleo. Sin em bargo.fueron b alea­ d o s . qu e representa jurídicam ente a los d em an d an tes de W iw a vs. C h ev ro n lla m ó a la policía y a los militares n igerian os. la Shell aceptó un acuerdo extrajudicial que la com p rom e­ tía a pagar 15. la en ergía solar y la eólica pueden suplir m uchas de esas n ecesid ad es. el g o ­ biern o n igerian o a n u n ció su s planes de otorgar los derechos de explotación de los y a cim ien to s en territorio o g o n i a la Nigerian Petroleum D evelopm ent Com pany. los tran sp ortó a la plataform a e n h elicópteros contratados por la empresa y supervisó su ataque a lo s m anifestantes.‘“ Si bien el dinero del acuerdo fue exigu o en pro­ p orción a los d elitos d e la Shell. tendríam os suficiente energía para d e ­ jar el p etróleo en p az bajo el suelo. el desprecio p or los p u eb lo s y el m e d io am biente de las áreas de extracción sigue sie n d o una n orm a d e la industria. tanto en térm inos de energía c o m o de m ateriaJ y les. N o hay n ecesid ad alguna de continuar con la violencia y la destru cció n generalizada del m edio ambiente para satisfacer nuestras n ecesid ad es energéticas. d o s d e e llo s a se sin a d o s. sigue extrayendo m á s de 2 5 0 m il barriles d ia r io s de N i g e r i a . incluidos los de origen b io ló ­ . S hell y actúa e n otro caso relacionado con el asesinato de los m anifestan­ tes en la plataform a. D e acuerdo con E arth R igh ts In tern ation al. A u n q u e la Sh ell n o ha regresado al territorio de los ogoni. el ju icio no deja de ser un paso adelante en la ad­ ju d ic a c ió n d e resp on sab ilid ad a las em presas por los crím enes que c o m ete n en o tro s países. Parte del dinero será depositado en un fondo en b en eficio del p u eb lo o g o n i. Si com bináram os la energía renovable con la im ­ p rescin d ib le red u cción d e la d em and a m ediante una mayor eficacia y m ejoras en to d o s los ca m p o s. Tal com o señalan num erosos científicos y em p resarios.A d e m á s . m ien tras hacían una protesta no v io le n ta en una p lataform a p etro lera d e C h evron frente a la costa n i g e r i a n a . d e sd e la p lan ificación en el uso de la tierra hasta los sistem as d e transp orte y los patrones d e con su m o.

activistas por la agricu ltu ra so sten ib le y d efen so res de la salud am biental form aron la C ooperativa de B iom ateriales Sostenibles [Sustainable Biom aterials C ollaborative]. M u ch o s m etales p esad os son neurotoxinas. Tanto el p lom o c o m o el m ercu rio se han elim in ad o de m u ­ chos usos corrientes hace apenas una gen eración . d eb ería m o s dejarlos en el su b su elo y rediseñar n u estro s p r o c e s o s y p r o d u cto s in d u stria les para elim inar su uso. . La m agnitud de las in version es y el trabajo que requeriría la transform ación total de esas industrias es d em a sia d o grande. lo que está en ju e g o es tan grande -n u estro p ropio planeta y nuestros com pañeros de planeta qu e d ep e n d en de n o s o tr o s . ha d ocum entad o el p o ten cia l té c n ic o y lo s b en eficio s am bientales que proporciona el pasaje desde una eco n o m ía d e los m ateriales basada en el p e ­ tróleo a otra basada en los carb ohidratos d u ran te m á s d e una d é c a d a . c o m o el p lo m o y el m ercurio. carb ón o petróleo del subsuelo sin incurrir en la d estru cción generalizada del m ed io a m ­ biente y violaciones a los derechos h u m an os. En el caso de los m etales tóxicos. sano y justo. A dem ás. Resulta im posible extraer sin percances recursos que so n en sí m ism o s un grave problem a ambiental y sanitario. Este organ ism o ha estab lecid o criterios para a se ­ gurar que la transición desde los m ateriales b asad os en el petróleo a los de origen vegetal prom ueva la salud del m ed io am b ien te. d esd e los productos de con su m o y los sistem as de energía so sten ib le hasta las pautas c u ltu ­ rales según las cuales un anillo de diam antes en garzad o en oro es una prueba d e ­ finitiva de amor. pero ten go plena certeza de no haber visto nunca tal cosa. Es un trabajo e n o r m e rediseñarlo todo. ¿R ecuerdan los lectores la p in ­ tura y la gasolina a base de plom o? ¿Y los term óm etros de m ercurio? N o digo que vaya a ser fácil. así c o m o en el del p etróleo. la agricultura saludable. la extracción es apenas el p rim er p ro b lem a . el intento de reparar otras sen cilla m en te no funcionará. El u so de e so s r ecu rso s agrega toda una segunda generación de problem as.’’' Reconsiderar la extracción Q uizás estén en lo cierto qu ien es aseguran q u e es p osib le extraer m etales. la cre a ­ ción de b u en os em p leos agrícolas y otros c riterio s qu e n o s perm itan vivir en un planeta seguro. en el caso de los m etales pesad os tóxicos (c o m o el p lo m o y el m ercu rio). En tanto que algunas ind ustrias ex tra ctiv a s p u e d e n ex p erim en ta r m ejoras -la s Reglas de O ro y el Proceso de K im b erley so n ejem p los de p asos p oten ciales en esa d ir ec ció n -. del Instituto para la A u to su ficien cia L ocal [Institute o f L ocal Self-R eliance]. carcinógenos y toxinas rep rod uctivas (qu e d ism in u yen la capacidad de tener hijos san os y la capacidad de e so s hijos d e tener hijos sanos).”" V arios m ilitantes ecologistas.EXTRACCIÓN 81 gico.que p o d e ­ m os y d ebem os hacerlo. Sin em bargo. D avid M orris.

de modo que merece una mención. pero de u n o u otro m od o los habitantes locales se quedan con lo p eo r del n egocio. EL CARBÓN El carbón no forma parte de mi lista de minerales porque se usa menos como in­ grediente directo para fabricar bienes de consumo. uranio. el petróleo de N i­ geria y el carbón de lo s Apalaches. En todas estas regiones hay abundancia de re­ cu rsos va lio so s.'” . los diam antes de Sierra Leona. el coltán del Congo. el suelo y el agua subterránea.800 millones de litros de sedimentos tóxicos salieron disparados de un estanque de mantenimiento para disemi­ narse por los ríos. en especial cuando se remueven las cimas de las montañas para realizar la extracción. Esta para­ doja se c o n o c e c o m o “la m ald ición de los recursos naturales”. La creación y la explotación de una mina carbonífera destruyen la vegetación. c o m o los b osq u es. con sus ciudadanos ham brientos y enferm os. cuando 3. des­ plazan y devastan la vida silvestre y su hábitat. Tennesse. el carbón hace funcionar las máquinas que fabrican nuestras COSAS. es apenas el episodio más reciente de una letanía de desastres asocia­ dos a las minas de carbón.'^ a pesar de que resulta difícil imaginar una fuente más sucia. las poblaciones y las tierras del condado de Roane. En efecto. En el pasado. Sin embargo. term inan em pobrecidos y margina­ d o s de la eco n o m ía global. característica de los mine­ ros del carbón. así como la reducción en la expectativa de vida de los trabajadores por la enfermedad del "pulmón negro". no ne­ cesariamente se conocía el alcance de los daños que causa. no fue así. Las minas producen toneladas de desechos. los m etales y los m inerales. que con­ tienen mercurio. m u ch os lugares con valiosos recursos no renovables. O ante los repetidos derrumbes de los techos de las minas. los incesantes incendios y explosiones. como cenizas y sedimentos.82 LA HISTORIA DE LAS COSAS Desequilibrio en los beneficios Q u izá los lectores hayan en con trad o el hilo que une las historias sobre la vinca de M adagascar. El carbón se usa para generar gran parte de la electricidad (el 40% de la electricidad mundial y aproximadamente el 49% de la que se consume en Esta­ dos Unidos). cuando este recurso era más abundante y más fácil de obtener. La tragedia ocu­ rrida en diciem bre de 2008. arsénico y otros metales pesados. Y ahora sabemos muchísimo más. degradan la calidad del aire con cenizas y polvo y dejan marcas permanentes en el paisaje. al igual que el agua y el petróleo. Sin embargo. Cualquiera pensaría que el despropósito saltaba a la vista por el solo hecho de que era preciso me­ ter unos pobres canarios en las minas para comprobar que el aire no fuera vene­ noso.

. donde se identifican 470 montañas destruidas. Afganistán.. ¿por qué se lo busca en los Apalaches? Las empresas mineras que se han establecido allí -y los residentes locales que se han creído el cuento. que exceden este breve recua­ dro dedicado a la actividad extractiva. Jeff Goodell se­ ñala que "entre 1975 y 2001. en realidad hay carbón mucho más accesible en estados como Montana y Wyoming. Entonces descubrí que dos plantas que suministraban energía a mi área compraban el car­ bón a empresas que volaban montes Apalaches.org. Las empresas de explotación carbonífera comenzaron con esta práctica cuando se agotaron los filones de carbón cercanos a la superficie.EXTRACCIÓN 83 Por otra parte. los escapes de metales tóxicos provenientes de plantas carboníferas casi se duplicaron: pasaron de unas 350 toneladas a 700 to ­ neladas. y en consecuencia se encareció de forma exorbitante la utilización de túneles y ejes. '“ Y la combustión del carbón causa muchos otros impactos ecológicos. los habitantes locales tienen el ingreso familiar promedio más bajo del condado. la voladura de cimas de montañas. Cuando me propuse investigar la relación entre mis lamparitas y la voladura de cimas en los montes Apalaches. que permite a cualquier habitante de Estados Unidos tipear un código postal y ver qué montañas fueron destruidas para suministrarle energía. y sólo porque no se les exige pa­ gar siquiera por una fracción del daño ecológico y los estragos que causan. [.] Las emisiones tóxicas de las plantas de energía generada por carbón originaron más del 40% de las toxinas informadas a la epa" .'^' El horror que me produjo la relación entre la voladura de cimas y los formidables trastornos climáticos me urgió a colocar paneles solares en mi casa.000 millones de toneladas de carbón en el oeste de Virginia. Además. . recurrí a la página web http://www. visité el impactante Monumento en Memoria de las Montañas.sostienen que la región se irá a pique sin esos empleos mine­ ros.'^^ Entonces. a pesar de que en los últimos 150 años se han extraído 13. ambos gases son causas probadas del cambio climático y el calentamiento global. y el índice de alfabetización en la región sureña de los yacimientos car­ boníferos es similar al de Kabul. el carbón en combustión es la contribución más grande que haya generado la mano humana al dióxido de carbono atmosférico y constituye una de las principales fuentes de metano. Pero la verdad es muy diferente.ilovemountains. Lo verdaderamente demencial de esta práctica es que ni siquiera en la profundidad de las montañas hay tanto carbón: los yacimientos producen las ganancias míni­ mas que permiten la actividad de las empresas. para tener la certeza de que ya no se destruirían más montañas para suministrarme energía. Por ejemplo. se lleva el premio mayor a la vileza. método prevaleciente en los Apalaches. De todos los impactos producidos por la explotación carbonífera. En su libro Big Coal. También en esa página.

de m o d o que el contrato del gobierno con los ciudadanos es débil. P ero la “m a ld ició n de los recursos naturales” que se abate sobre cada país es apenas un a sp ecto de la com pleja situación reinante en un m undo plagado de in ­ ju sticia y d esig u a ld a d . adem ás de otras activida­ . incluidas las in d u strias m u ltin a cio n a les. Dejarlo donde está. y éstos no están en c o n d ic io n es d e responsabilizar a sus dirigentes. La extracción y la combustión carboníferas son tan devastadoras que en realidad sólo queda una solución: dejar el carbón en su agujero. L a práctica de externalizar los costos -q u e perm ite a las empresas m u ltin a cio n a les destruir el m edio am biente de los sitios de perforación y extrac­ c ió n sin pagar p or las con se c u e n c ia s. de m o d o tal que otros sectores e co n ó m ic o s no p u ed en com petir. M ientras tanto. los gobiern os nacionales y los bancos intern acio­ nales d e desarrollo. petrolera y gasífera. los precios de esos recursos valiosos experim en­ tan flu c tu a c io n es erráticas segú n los caprichos de la eco n o m ía global. involucran u n a turbia tram a con actores a m enudo rapaces y corruptos.agrava profundam ente la devastación local. La profesora universitaria estadounidense Deborah Bráutig am se ñ a la q u e los g o b ie r n o s d e lo s p aíses cuyas e c o n o m ía s se basan en los recursos naturales n o d ep en d en tanto de los im puestos que pagan los ciudadanos. co m o verem os en los próxim os capítulos. no solucionaríamos el problema que plantean las can­ tidades inmensas de carbón que se usan para suministrar energía a la industria. M uchas com u n i­ d a d es in d íg e n a s de to d o el m u n d o viven en zonas ricas en recursos. L os b en eficios y los costos de la extracción internacional n o se d istrib u yen de form a equitativa y. Son las co m u n id a d es ind ígenas quienes cargan con el fardo m ayor de los im ­ p actos d e sp ro p o rcio n a d o s que causan las industrias extractivas. En tales contextos. En el mundo hay cada vez más consenso en torno a la imposibilidad climática de sostener plan­ tas de energía generada por carbón.84 LA HISTORIA DE LAS COSAS Por desgracia. A lg u n o s e c o n o m ista s y cientistas sociales dicen que la m aldición de los recursos naturales se prod u ce cu an d o las regiones o países b end ecidos con recursos valio­ so s d e p e n d en d em a sia d o de ellos y em plean a sus m ejores habitantes en trabajos r ela c io n a d o s c o n la extra cció n . O tros observadores señalan el papel que de­ sem p eñ an los m inerales sangrientos en la prolongación del caos político. codiciadas por las in d u strias forestal. si las perso­ nas c o m u n e s se quejan de la acción gubernam ental. los m illones de personas que viven y trabajan en las tierras de d o n d e se extraen esos recursos quedan excluidos de la ecuación. de m odo q u e crean un a terrib le inestabilidad. Por otra parte. no tenemos tiennpo para instalar paneles solares en todas las ca­ sas. e incluso si lo hiciéramos. las autoridades siem pre pue­ d en usar el d in ero de los recursos para establecer una presencia militar que silencie las p r o t e s t a s . m inera. y en con­ se cu en cia e co n ó m ic o .

“traducir este recon ocim ien to político en avances concretos en los niveles local. los pueblos in d ígen as a m e n u d o son d isc r im in a d o s y e x c lu id o s de las decisiones relativas a los proyectos que afectan a sus recursos y su s c o m u n id a d es. de estos in d ivid u os y sus com u n id ad es. regional e internacional no ha dejado de ser un gran desa­ fío para los pu eb los in d íg en a s”. financiados por in stitu c io n e s in ter­ nacionales com o el B anco M undial o el F ondo M onetario In ternacional ( f m i ) (en el capítulo sobre la distrib u ción se analizan estas in stitu cion es). . los p royectos extractivos son coto creciente de em presas m u ltin a cio n a les. En nuestra econ om ía cada vez m ás globalizada. las N a cio n es U n id as adop taron la D eclaración sobre los D erech o s de lo s P u eb los In dígen as. En la m ayoría de lo s casos.para lograr que ad h ieran a norm as más estrictas en relación co n el m ed io am biente. N ueva Zelanda y E stados U n id o s). entre otros. los g ru p os d efen sores y activistas han c o n s e ­ guid o obligar a algunos dirigentes pú b licos y privados a adoptar p olíticas q u e p ro­ tejan y prom uevan cuestion es sociales y am bientales. a m en u d o con esca­ sas o nulas oportunidades de participar significativam ente en la tom a de decisiones. si n o m ile s d e añ os. las c o m u n id a d es que recib en los mayores im pactos tien en la m en or injerencia y la parte m ás p equ eñ a d e los b e n e ­ ficios que derrama el uso de los recursos. la so c ied a d y los d e r e ­ ch os hum anos. H asta cierto p u nto. cu yas d e c isio n es se tom an m uy lejos de las com u n id ad es que reciben el im pacto. aun cu a n d o m e fastidie el hecho de que n ecesiten luchar p o r algo que e n realidad les p erte­ nece. La lejanía y la in ­ diferencia con que se tom an las d e c isio n e s relativas a e sto s p ro y ecto s d ificu ltan aun más la posibilidad de que las com u n id ad es locales tengan una v o z sustancial en su planificación. M uchas organ izacion es de to d o el m u n d o intentan influir en e sto s p a tr o c i­ nantes financieros -ta n to p ú b licos c o m o p r iv a d o s. M e com p lace inform ar qu e las c o m u n id a d es in d íg e n a s están g a ­ nan do terreno en la reivin d icación de su d erech o a participar en los procesos de planificación am biental.'” Si bien el recon ocim ien to político internacional es un avance. que ellos siem pre han respetad o y p rotegid o en el m arco de relaciones so sten ib les a lo largo de cien to s.'" Las c o m u n id a d e s in d íg e n a s sig u e n sie n d o el blanco de proyectos extractivos destructivos en tod o el m undo. co n só lo 4 v o to s en con tra (de Canadá. un p a so g ig a n tesco rum bo a la p rotección d e los derech os am bientales y e c o n ó m ic o s. desp u és de m ás de 20 a ñ o s de abogar y negociar. nacional. El 13 de sep tiem b re de 2007. Australia.EXTRACCION 85 des extractivas. El sustento y la cultura de estos p u eb los suele d e p e n d er del acceso a la tierra y los recursos naturales. aún qu ed a un largo camino por recorrer. La d eclaración fue aprobada por la abrum adora m ayoría d e 143 v o to s a favor. Sin em bargo. Tal com o señala el G rupo Internacional d e Trabajo sobre Asuntos Indígenas.

000 m illo n e s de dólares reservados a las industrias extractivas-. el G ru po del Banco M undial. después de largas y encendidas ca m p a ñ a s d e c o a lic io n e s p or los derechos h u m a n o s y am bientales así c o m o de otras o r g a n iza c io n e s sin fines de lucro.. y de recibir res­ p u estas ineptas por parte de los funcionarios del Banco M undial cada vez que m e presenté en sus oficinas de W ashington co n m is d atos y p reocu p acion es m ás recientes.'*^ En 1987 adoptó el in su ficien te p r o c eso de in sp ección que usa hoy. tanto por su ritm o c o m o por su escala. sin d icatos. M uchos grupos han renunciado a las cam pañas de reform a. e i t i ]. la infraestructura y la im p lem e n ta c ió n de p olíticas en el m undo. no pu ed o sino adm itir que la m ejor estrategia consiste en restringir el alcance de estas in sti­ tu cio n es. m unicipalidades y u n iv er sid a d es n o com p ren b o n o s de dicha in stitu ción . “El historial del fm i y el Banco M undial evidencia un rotundo fracaso. iglesias.'*' ni siquiera ordenaba p roced im ien tos de in sp ección ambiental.] fallidos m egaproyectos los han descalificado de cualquier papel futuro que pu dieran desem p eñ ar en el desarrollo. u n program a volu n tario que p r o m u e v e m ayores transp arencia y participación de la socied ad civil en las in ­ du strias extractivas de lo s países ricos en recursos.000 y 25. m uchos ind ividu os están asegu­ r án d ose de qu e su s cajas de ju b ilacion es. Ha llegado la hora de restringir estas in stitu c io n e s”.'"’ A pesar de haber adoptado estas p o lítica s. M ediante el retiro del fi- . y hasta ahora ha resultado insuficiente. el B anco M u n d ial ap rob ó la In iciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas [Extra ctiv e In d u str ie s T ransp arency Initiative.''“ D e sp u é s d e ver con m is propios ojos m últiples proyectos devas­ tad ores del B anco M undial en A sia y en África. u n o de los mayores patrocinantes fin a n c ier o s de p r o y e cto s relacion ad os con la extracción. A través de una cam paña internacional llamada B oicot a lo s B o n o s del Banco M undial.86 LA HISTORIA DE LAS COSAS Por ejem p lo. el B anco M undial continúa financiando proyectos extractivos d e ­ vastad ores sin siqu iera preocuparse por aprovechar su influencia en los países en desarrollo para prom over la transparencia de las industrias o la participación de las c o m u n id a d es. En ju n io de 2003. p u es con sid eran que la profunda falla radica en las estructuras y los pro­ gram as del B a n co M u n d ial y su in stitu ción gem ela. una activista keniata que hace m ás de u n a d écad a se d edica al tem a del Banco M undial y el f m i .0 0 0 m illo n e s d e dólares anuales a gobiern os de países en desarrollo -in c lu i­ d o s m ás d e 1. el fm l Ahora estos grupos focalizan su s cam pañas en la restricción del alcance y la influencia de las institu­ c io n es financieras. Sus [ . exp lica N joki N joroge N jehu. tanto de los países que otorgan préstam os d e l B a n co M u n d ia l c o m o d e los países receptores. que otorga préstam os de entre 20.. La ap elación a estas descom u n ales instituciones financieras para que cam bien su s m é to d o s es un p roceso lento.

4 planetas. Japón y A ustralia q u e en el m u n d o m en os desarrollado”. D o s organizaciones con sede en Europa. la m inería y las represas que destruyen el m e d io am biente. la p ob lación entera del plan eta c o n su m e co le ctiv a m e n te m ás r e ­ cu rsos de los que el plan eta p rod u ce p o r año: cada añ o c o n su m im o s recu rsos equivalentes a la biocapacidad de 1. m ien tras que o tro s r ecib en d e m a sia d o p o c o . A grandes rasgos. Para lograr estos objetivos. si tod os los p aíses con su m ieran recu rsos e n las m ism as p rop orcio­ nes que lo hace Estados U n id os. Adem ás. ya que só lo te n e m o s uno. só lo es posible porque el planeta existe desde u n tiem p ito antes que n osotros y ha ten id o tiem p o de acum ular recursos extra. pero en c ie r to p u n to n o les quedará nada.” ^ D e h echo. c o n só lo el 5% de la población m undial. autor de Colapso. La inclusión del con cep to de equidad im plica que no se trata sim p lem en te de que todos reduzcan el uso de recursos. Pero ahora eso s recursos extra se están a c a ­ bando. con su m e aproxim adam ente el 75% de lo s recursos g lob ales. A lg u n o s recib en m u ch o m ás de lo que les corresp on d e. es decir. y de p rod u cción d e d e se c h o s c o m o los p lásti­ cos y los gases de efecto invernadero. necesitaríam os u n o s c in co planetas para su ste n ­ tarnos. son aproxim adam ente 32 v eces m ás altos en Am érica del N orte. Europa occidental. esta cam paña ejerce p resión sob re el b an co con el objetivo. y garantizar que lo s recursos se repartan de forma equitativa. s o s ­ tener la salud ecológica y com u n itaria. Lo m ism o ocurre co n lo s b en eficios. Es co m o si en un h ogar se ahorraran lo s in gresos durante m u c h o s añ os para luego arrasar con ellos.'*’ Ése sí que es un problem a. Y eso es lo que está ocu rrien d o co n el planeta. el 25% de la p o b la ció n m u n d ial. entre otros. las ganancias y los recursos propiam ente d ic h o s. E s t a d o s U n id o s c o n su m e el porcentaje m ás alto. de frenar lo s p royectos relacion ad os co n el petróleo. deben c o n su ­ mir m enos recursos. D e hecho. señala que “los índ ices p rom ed io de c o n su m o de recur­ sos co m o el petróleo y los m etales.EXTRACCION 87 nan ciam ien to a través de los bon os. B ioR egional y W orld W ild life Fund. han lanzado el program a O ne Planet Living con el propósito de reducir el uso general de los recursos. Algunas partes del m u n d o. el gas. el program a prom ueve una vasta reducción en la eco n o m ía de lo s m ateriales ju n to a nu evas norm as culturales que guarden proporción con los recursos que tenem os. Es evidente que los riesgos y los im p actos negativos d e los p royectos extracti­ vos no se reparten con equidad.'"'* ¿Estam os c o n su m ie n d o m ás re­ cursos de los que el planeta produce por año? Parece im posib le. Sus integran tes pod rán gastar m ás de lo que ganan durante un tiem p o gracias a su s ah orros. Jared D ia ­ m ond . T en em os q u e encontrarn os en al­ . porque tal co n c lu sió n sería groseram ente injusta. q u e habita en los p aíses industrializados. m ientras que otros países n ecesitan in crem en ta r su con su m o con el fin de satisfacer sus necesid ad es básicas. c o m o Estados U n id os y Europa. representa alrededor d el 30% de los recursos c o n su m i­ dos.

Transformar la extracción Para revertir la situación. la com unidad y el m edio a m b ien te. significará centrarse m en os en el flujo constante de cosas nuevas. los m ateriales que insum e a diario la ind ustria su m an m ás de 20 veces el peso de cada habitante: más de 500 m il kilos anuales p or cada estadou nidense. hacer rendir m ucho más cada kilo de m ate­ rial o u n id a d de energía consum ida. Es p reciso rediseñar nuestros sistem as de p r o d u cc ió n para usar m en o s recursos. la primera ■ J etapa. em presarios y funcionarios g u b e r n a m e n ta le s lla m a n a in crem en tar de form a m asiva la p rodu ctividad de n u estros recursos: en otras palabras. econ om istas. E xisten otros cam in os. T en d rem os que increm entar la eficiencia o la productividad de los recursos qu e u sa m o s y m ejorar los programas de reutilización y reciclado. P odríam os com enzar ya m ism o a usar m en o s y d esech ar m en os. la m ente y el corazón. y por con sigu ien te d ism i­ nuir la n ecesid a d de extraer más. Y la cantidad total de extracciones debe m antenerse d e n ­ tro de los lím ites eco ló g ico s del planeta. En la primera etapa Es la etapa d el diseño.'” C ada v ez m ás cien tíficos. necesitam os extraer m enos y garantizar que los procesos de extracción sosten gan el bienestar de los trabajadores. Fsc]) y la iniciativa de integrar las v o c e s d e lo s trabajadores y la com unidad a la planificación de proyectos extracti­ v o s (c o m o se h ace en las iniciativas de silvicultura com unitaria) pu ed en co n tri­ buir a la atem p eración del im pacto que generan proyectos específicos. la últim a etapa. N u estros actuales m o d elo s econ óm ico e industrial son extrem adam ente inefi­ cien tes en té rm in o s de m ateriales y energía. más sabia y más reverente el prod u cto d e la extracción. Por últim o. H ay tres lugares don de la introducción de / C cam b ios pu ed e reducir el uso de los recursos naturales. si nos pro­ p o n e m o s abordar seriam ente la crisis ocasionada por la drástica reducción global d e los recu rso s así c o m o las co n secu en cias sanitarias y am bientales de la extrac­ ció n . En Estados U n id os.88 LA HISTORIA DE LAS COSAS gú n p u n to interm edio. Y necesitam os una distribución m ucho más igualitaria tanto de los d añ os co m o de los beneficios generados por la extracción de recursos. M ientras qu e la propuesta de norm as sosten ib les (com o el C onsejo de Certi­ ficación F orestal [Forest Stewardship C ou ncil. para m u ch o s. 1. . activistas. T en d rem os que reducir drásticam ente la dem anda de los materiales que se e x ­ traen. ten ­ drem os qu e buscar form as alternativas de satisfacer nuestras necesidades. d eb erem o s profundizar los cam bios. T e n e m o s que usar de form a m ás eficaz. lo cual.

c o m o los len tes de una cámara. tarea qu e este grupo considera “técn icam en te factible si m o v iliza m o s nuestra exp erticia para generar productos y servicios nuevos. para que no descartem os nuestros celulares. Nuestras m entes más brillantes pueden y deben dar rienda suelta a d iseñ os in d u s­ triales de vanguardia que no sólo se centren en la m ejora de la velocidad y el estilo. del tam año de un lavarropas. d ic h o s artículos p u ed en tener com ponentes rem ovibles o actualizables. En la última etapa Vastas cantidades de m etal.EXTRACCIÓN 89 El Instituto de W uppertal para el C lim a. el red iseñ o de produ ctos con el fin de dism in u ir la can tid ad d e m a teria les que lo s c o m p o n e n . A lgu n os m ateriales se degradan con rapidez.) 2. e s decir. Otras estrategias de d iseñ o apuntan a fabricar • cosas más: duraderas. casetes plásticos y estuches de d iscos com pactos. con el beneficio agregado del in crem en to en em pleos. Los elegantes televisores y m on itores de pantalla plana están reem plazando a los anteriores. de m o d o que los p rod u ctos se u sen d u ran te m ás tiem p o y no sea necesario descartarlos y reem plazarlos c o n tanta rapidez. así co m o n u evos m é to d o s d e fabricación”. En 1994 e m itie ­ ron una declaración que instaba a lograr un in c re m en to p or factor de d iez en la productividad de los recursos en el transcurso d e 50 a ñ o s. Una vez que se han extraído y procesado los m ateria­ . reciclables. para lo cual es preciso elegir lo s m ateriales de acuerd o c o n su capacidad de mantener la integridad cu an d o se reciclan. este progreso puede anularse si los índices generales de consu m o no bajan de form a similar. mientras que otros p erm iten m últiples reciclados. En m uchas áreas d e la producción está d ism in u ­ yendo el uso de recursos por producto. el M ed io A m b ien te y la E cología. sino que tam bién perm itan desmaterializar. eco n o m ista s. • • reparables. con vocó a un grupo de d iseñ ad ores. com putadoras por­ tátiles. Por e jem ­ plo. usar m en o s recursos. Los ejem plos de iniciativas en las q u e se to m ó c o m o m eta de d ise ñ o la efica­ cia intensiva de los recursos son m uy abundantes: entre ellas se cu en tan la red uc­ ción de em balajes y el “light-w eighting" (a lig e ra m ie n to ]. La inversión financiera o material ad icio n a l que requiere la im p lem en ta ció n de este cam bio en todo el sistem a será com p en sad a con creces por los c o s ­ tos que se ahorrarán en la extracción reducida de n u evos m ateriales. (D esafortun adam ente. la música digital ha reemplazado toneladas de d iscos de vinilo. exp ertos en desarrollo y g e e k s de los m ateriales para lanzar el C lub Factor 10. m adera y agua qu e se d esech an cada añ o p o ­ drían reciclarse o reutilizarse. etc. cu an d o salen nuevas fu n cio n es. un th in k ta n k alem án. • adaptables. El em balaje se ha vuelto más delgado y liviano. papel. es decir.

) 3.90 LA HISTORIA DE LAS COSAS les. factores que. es m u ch o m ejor m antenerlos en uso que tirarlos a la basura y salir a volar m ás cim as de m on tañ as o talar m ás bosques en busca de m ateriales vírgenes. según han d em ostrado la p sic o lo g ía y las cien cias so c ia le s. los au ­ to s que m a n e ja m o s y el tam año de nuestra casa. entretener a nuestros hijos y divertirnos sin usar cada vez m ás recursos? En lugar de m arcar nuestro estatus con la ropa que usam os. com o el plástico p vc. Este en foq u e tiene el b en eficio agregad o de que construye v ín cu los com unitarios y fortalece las rela­ c io n e s in te rp er so n a le s. L os program as para com partir autom óviles. sin o dejar de usarse y ser reem plazados p or m ateriales ecológicam ente compatibles que n o sean tóxicos. la exp erien cia y la sabiduría? ¡Pongam os en m archa la creatividad! T am bién d e b e r ía m o s recobrar la m ás esencial de las actividad es sociales: la de c o m p a rtir. que n o deben reciclarse. las “b i­ b lio tec a s d e h erra m ien ta s”. Por ejem plo. ser respetuosos. c o m o Zipcar. c o m o el p lo m o y el m ercurio. ofrecer ayuda. un diam ante en garzad o en un an illo de oro n o equivale al am or: ¡sólo el amor equivale al amor! A m i parecer. o los m etales pesados. así c o m o la vieja y bu en a costu m b re de prestarse cosas entre vecin os son estrategias fantásticas para reducir de form a intensiva el uso de recursos. (Esto no es v álid o para c o m p o n e n te s tóxicos. ¿podem os basar el estatus en la am abilidad. c o m o la que se ofrece en la ciu d ad d e Berkeley. ¿Po­ d e m o s m ostrar afecto. guardan en orm e im portancia para la salud m ental y la felicidad. . ternura e intim idad. el am or es saber escuchar. En la mente y en el corazón P o d em o s y d e b e m o s preguntarnos tod o el tiem po si n o hay form as no m ateriales d e satisfacer n u estra s n ecesid a d es.

Llamamos "producción" a la etapa en que se toma cada uno de los ingredientes.no se queda atrás.' Son tan ub icu os. Entre otros m ateriales sin tético s c o ­ m un es se cuentan los plásticos. m ientras que otros se desarrollan por com p leto en un laboratorio. elásticos. hay una últim a cate­ goría de ingrediente que n o se encuentra sobre la tierra y tam p oco bajo su su per­ ficie: los materiales sintéticos. que al m ezclarse adquieren p ro p ie­ dades específicas: por ejem plo. suaves. Lo que los distin gue de los otros m ateriales es el h ech o de que el nuevo com puesto es algo que no existía naturalm ente en la tierra. pegajosos. Los q u ím icos com b in an m oléculas para crear p o lí­ m eros. los m ateriales sin téticos n o so n b u e n o s ni m alos en sí m ism os. El paso siguiente -la producción. absorbentes.I rjol'Mlo ú . sólo es­ peren a seguir leyendo.l J CAPITULO 2 \ Producción Si los lectores se sorprendieron al descubrir las enormes dificultades que implica la mera recolección de ingredientes naturales en los bos­ ques. las plagas o el fuego. que la m ayoría de las COSAS que acostum b ram os tener en nuestra vida cotid ian a no p u ed en fabri­ carse sin eso s in g red ien tes sin té tico s. duraderos o resistentes al agua. Sin em bargo. ríos y montañas. También hacen aleaciones de m etales. brillantes. el acero inoxidab le com bina la fortaleza del hierro con las cualidades anticorrosivas del crom o. o al m e n o s n o p u ed en fabricarse c o n las m ism as cualidades (n o quedan tan brillantes o tan elásticas o lo que sea). y si se horrorizaron por los impactos impensa­ dos (¡guerras civiles!) que causan las industrias extractivas. el p oliéster y la cerám ica. A hora bien. El problem a que plantean los m ateriales sintéticos es que casi to d o s son una gran incógnita en lo que con ciern e al im p acto que causan en nuestra salud y en la 91 . se los mezcla mediante procesos que insumen enor­ mes cantidades de energía y se los transforma en nuestras co sas. En el capítulo anterior conté có m o o b ten em o s toda la energía y la m ayoría de los m ateriales que se necesitan para la prod u cción . gracias a los cuales los m ateriales se vu elven m ás duros. En la actualidad hay aproxim adam ente 100 m il com puestos sin téticos que se usan en la p rod u cción industrial m o d ern a . A lg u n o s se hacen con ingredientes naturales.

P u ed o usarla bajo un s a c o para u n a r eu n ió n im p o rta n te.99 o 4. pero tam b ién hay sem ejan zas entre ellos: por ejemplo. D ecidí abordar la abrum adora cantidad de procesos productivos vigentes hoy en día in ­ v e stig a n d o c ó m o se fabrican algun as de m is c o sa s favoritas.-. sobre el traje de b añ o en la playa o c o n los vaqu eros -c o n o sin su éter.^ Antes se creía que la baja exposición a los ingred ien tes q u ím ic o s evitaba los riesgos de salud. red ucción de la inteligencia. y las peores secuelas de la contam inación causada por n iv eles in clu so in fin itesim ales d e contam inación química aparecen en la genera­ c ió n siguiente. hay infinidad de otros libros.. d éficit de a ten ció n . Sin em bargo. ab so rb en te y versátil. para desentrañar la historia de . y hasta 1. to d o s y cada uno de lo s p ro ceso s p ro d u ctiv o s requieren un in su m o de energía. ¿verdad? Es cóm oda.^ Un p o c o m ás adelante. en casi to d o s los casos.. m e explayaré sobre los im pactos negativos que causan algu­ n o s de los m ateriales sin téticos cu yos efectos ya se han detectado. por lo cual corre­ m o s riesgos al usarlos y ex p o n ern o s a ellos. infertilid ad . con toda intención . Sin em bargo. m etros de fibras sin téticas. tan q u es de agua. barriles de p e ­ tróleo. cubas de com puestos q u ím icos. por sólo 6.casi en cu a lq u ier e sta ció n . A hora que ya h e m o s analizad o lo s principales ingredientes que em plea la in ­ dustria -p ila s de tron cos. y en la actualidad. los p rod u ctos agrícolas y los alim entos. m ontículos de m etales. p or ejem plo. suelta. ju n to con otras de m is m e n o s favoritas. cáncer y otros efectos p oten ciales de los q u e n i siq u iera te n e m o s conciencia. in c lu id o s k io sc o s y d esp en sa s. La c o n sig o en casi todas las tien ­ das. dejo de lado. en la secció n sobre m ateriales p eligrosos. v e a m o s. e tc . C u an d o c u e n to la historia de las co sa s. es hora d e asom arn os al interior de algunas fábricas para presenciar cóm o se hacen n u es­ tras COSAS. Es cierto que lo s p rocesos de producción difieren según las c o sa s que se fa­ brican.99 si c o m p r o un p a c k m últiple o e n ­ cu en tro u n a liq u id ación .92 LA HISTORIA DE LAS COSAS salud del planeta. P ocos de estos m ateriales han sido testeados durante el casi m e­ d io sig lo que ha transcurrid o desd e que se inventó la mayoría. u n a e x p o sic ió n en dosis bajas que se prolonga en el tiem p o puede ten er resu ltad os trágicos.99 d ólares. d ism in u ción de la in m u ­ n id a d . lavable. la ob tien en de la com bustión de carbón o de petróleo. Mi camiseta de algodón ¡Q ué g ran d ioso invento!. ¿Q ué pu ed en tener de malo? Bueno. tal com o lo prob ó la in vestigación pionera de Theo Colborn y John Peterson M yers -c ie n tífi­ c o s am bientales y coautores (junto con D ianne D um anoski) de N uestro fu tu r o ro­ b a d o ( 1 9 9 6 )-. personas y pelí­ c u la s que se o cu p a n de e so s tem as.

El p olvo transporta sal y p esticid as. ap roxim ad am en te la m itad d e los 135 m ’ de agua que insu m e anualm ente el con su m o de a lg o d ó n p o r person a en E stados U n id o s vien e de fuera de Estados U nidos. el volu m en de este mar se redujo en el 80% entre 1960 y 2000. nada m en o s que el 84% de la h u e ­ lla hídrica vinculada al algodón proviene de otras partes del mundo.’ La red u c ció n del m ar Aral ha cam biado por com pleto el clim a de la región. Suave. tóxico: ése podría ser el eslogan para el algodón. sed ien to. sin o qu e tam bién perjudica la ca li­ .7% d e lo s siste m a s de irr ig a ció n de to d o el m u n d o .’ En Europa. con una p rodu cción m u n d ial total de 25 m illon es de ton elad as anuales.'* Las plantas de algodón am an el agua. U n o de los ejem plos m ás trágicos d e la d rástica red u cción en las can tid ad es de agua es el ex estado soviético de U zbekistán . los con su m id ores e sta d o u n id e n s e s y e u r o p e o s ab sorb en el agua de ios países productores de a lg o d ó n . o bien la que requeriría la fab ricación de 15 ca m iseta s para cada habitante de la Tierra. éste es u n o de lo s c u ltiv o s m ás irrigados. in clu id o el ddt. un arbusto nativo de los trópicos. d o n d e las plan taciones de algodón controladas por el Estado drenaron los ríos qu e d esem b ocab an en el m ar Aral. m ientras que sus in v ier n o s so n m ás frío s. con m e n o s llu vias y tre­ m endas torm entas de polvo. los países que com pran algod ón c o n su m en toneladas d e agua fuera de sus fronteras. así c o m o la c on tam in ación hídrica causada por am b as etap as. C h in a. esponjoso. Australia.* es d ecir que. la In dia y p e q u eñ o s p aíses africanos.) C o n una crecien te e sca sez m undial de agua que causa enorm es im p actos en la salud pública. en últim a instancia. Uzbekistán. que en la a ctu a lid a d se u sa apenas en el 0. Por ejem plo. c o n lo cu al d ism in u y e n la can tid ad de agua d isp on ib le para los h ab itan tes d e e so s lu gares y dejan para e llo s la ta ­ rea de dilucidar cóm o lidiarán con los problem as d e escasez hídrica que se p ro d u ­ cen en consecuencia. d e h e c h o . que abre una ventana hacia toda la industria textil. El c u ltiv o de a lg o d ó n no só lo reduce de forma drástica la c a n tid a d de agua. este escen ario es injusto de cabo a rabo y constituye u n a razón su ficien te para hacer una pausa antes de agregar otra cam iseta de algod ón a nu estros ya repletos arm arios.c o n la e x cep ció n del riego por goteo. el cuarto mar interior m ás grande del m u n d o. sino tam bién en el p ro cesa m ien to del algod ón .* U n o de los problem as más grandes que plantea el riego del algod ón n os lleva de regreso a los concep tos de agua virtu al y h u ella híd rica que v im o s en el c a p í­ tulo anterior.se derrocha m uchísim a agua a causa de la filtración y la evaporación. En c o n se c u e n c ia . que causan innum erables crisis de salu d p ú b lica.® Y en la irrigación . ten em o s que par­ tir de los sem bradíos. c u y o s veranos ahora son m ás cortos y calu rosos. pero que h o y se cultiva en Esta­ d os U n id os. (N ótese que las hu ellas h íd ricas se refieren al u so del agua no só lo en el cultivo. y la región que alguna vez fue verde y fértil se transform ó en un paisaje casi d e sé r tic o .PRODUCCIÓN 93 m i cam iseta. c o m o Benin y Burkina Faso.

180 hierbajos y 150 h o n g o s han desarrollado resistencia a los v e n e n o s . En m u c h o s p a íse s en desarrollo donde las regulaciones am bientales son m e ­ n o s e stric ta s. y la que queda está cada v ez m ás c o n ta m in a d a c o n sustancias quím icas de u so agrícola. la agricultura industrial ha reducido centenares d e e sp e c ie s d iversas d e a lg o d ó n a un p u ñad o de variedades. Entretanto. In clu so c u a n d o se usan de acuerdo con las in stru ccion es. la práctica com ún c o n o c id a c o m o m o n o c u ltiv o (sem brar tierras con una sola variedad) vuelve las p la n ta c io n e s to d a v ía m ás vulnerables a las plagas. hay m en os agua en todas partes. más de 500 especies de insectos. en tan to q u e lo s agricu ltores qu ed an atrapados en la “rueda de los pesticidas”.'’ M uchos de los pesti­ cidas (que inclu yen insecticidas. en tanto que los trabajadores reciben m enor protección. en esp ecial lo s trabajadores agrícolas.5% de las tierras de cultivo del m undo. los trabajadores algodoneros ocupaban el tercer lugar en cantidad de casos. Los trabajadores algodon eros padecen d e­ só rd en es n e u r o ló g ic o s y visuales. las sustancias quím icas se rocían en lo s ca m p o s antes de la siem bra para fumigar el suelo. En un estudio sobre las enferm edades causadas p or p esticid as en el estad o de C alifornia. las e m p r esa s q u ím icas continúan d esarrolland o produ ctos nuevos. desarrolladas en sus orígenes sim ultáneam ente c o m o agentes n erviosos para la guerra y com o insecticidas para la agricultura. aves y seres hum anos. D espués. herbicidas y fungicidas com o el aldícarb.'* En el c u ltiv o co n v e n c io n a l del algodón.600 m illones de dólares anuales en pesticidas para las plantas de algodón. Para co m p lica r aun m á s el problem a.'” Y son toneladas de su stan cias q u ím icas. el m etam id ofós y el endosulfán) se cuentan entre las sustancias quím icas y carcinó­ genas m ás p eligrosas que existen. contam inan las aguas subterráneas y su perficiales e in toxican a los m ás diversos animales: peces.94 LA HISTORIA DE LAS COSAS d a d del agua restante. el algodón in ­ su m e el 10% de lo s fertilizantes y el 25% de los insecticidas. el forato." la industria agrope­ cuaria gasta casi 2. los pesticid as se d isp ersan h acia las c o m u n id a d es lindantes. que am an ingerir un solo ali­ m en to c o n siste n te en grandes cantidades. la c a n tid a d y la toxicid ad de lo s p esticid as son aun m ayores. no sólo elim inan las plagas qu e se c o m e n las plantas de algodón. A raíz de este p r o c eso . E lim inar los b u en os insectos sig n ifica e lim in a r lo s p redadores naturales de los m alos insectos.'^ Los agricultores de Estados Unidos aplican casi un tercio de kilo de ferti­ lizantes q u ím ico s y pesticidas por kilo de algodón cosechado. Las propias sem illas de algo­ d ó n a m e n u d o se su m ergen en fungicidas. las plantas se rocían con pes­ ticid as varias v e ce s durante la tem porada de crecimiento. A u nq ue o c u p a só lo el 2. lo cual crea la n ecesid ad de usar m ás pesticidas. La O rganización de las N a­ . sin o que tam bién matan a los in ­ se c to s y m ic r o o r g a n ism o s b e n e ficio so s del suelo.'^ Estas su stan cias qu ím icas actúan de forma indiscrim inada.

d e ­ vien e en carcinógeno y neurotoxina. c o m o puede ocurrir una vez que se escurre de la fábrica c o n el agua residual. la tela va a recibir una fuerte dosis de lejía. se sigu e u sa n d o cloro.“ El cloro es tó x ic o en sí m ism o . Entre las m áqu i­ nas que más energía consu m en está la desm otadora. los tallos y las hojas. seguida de m áquinas que em paquetan las fibras en fardos para que puedan ser transportadas a otro sitio. el 91% de los trabajadores a lgod on eros de sex o m ascu lin o exp u estos a p esticid as du ran te al m e n o s o c h o h oras diarias experim entan algún trastorno de salud. peinadoras. agentes fijadores y m uchas otras su stan cias qu ím icas.'® D e a c u e rd o c o n las guías inform ativas para la siem bra de alg o d ó n orgán ico em itid a s p or la Red de A cción sobre los Pesticidas. d on d e otras m áquinas d esh acen los fardos.” Para colm o de m ales. co n las que se p rod u ce el h ilo de algodón. “en la India.. m aterial que c o n tien e carb ono).^' Próxim o paso: el color. m etales p esa d o s. ablandan el algodón y lo prensan en lám inas. Pero aún no hem os llegado a la suave y brillante tela de m i cam iseta blanca: falta el “acabado”. las plantas se rocían co n defolian tes qu ím icos tóxicos que hacen caer las hojas. pero aún n o e sta m o s siquiera cerca del producto terminado: m i cam iseta. en ép oca de cosech a. Luego v ien en las m áqu in as cardadoras. pero inclu so las telas de colores so n blan queadas antes de ser teñidas. incluidas las aberraciones cro m o só m ica s. y c o m o el a lgo­ dón resiste naturalm ente el teñido. Este proceso puede incluir el “fregado”. d o n d e se prod u ce la m ayoría de las prendas. extractoras e hiladoras. [ . pero en m uchas em presas fuera de Estados U n id o s y Europa. con el fin de evitar qu e se m anchen las suaves bolas blancas y facilitar la tarea de las cosech adoras m ecá n ica s. . Por últim o. don d e hasta el 14% de las lesio n es o c u p a c io n a les que se pro­ d u cen en el sector agropecu ario y el 10% de los accid en tes fatales p u ed en atri­ buirse a los pesticidas”. P uesto que m i cam iseta es blanca.PRO DUCCIÓN 95 c io n es U nidas para la A gricultura y la A lim en ta ció n señala que lo s agricultores de m u ch os países en desarrollo usan eq u ip os an ticu ad os y p elig ro so s. con m ayo­ res p o sib ilid a d es de causar d erram es y envenenam iento. las m áquinas tejedoras transform an el hilo de alg o d ó n en tela. form aldehído. Tom ar el algodón cru d o para conver­ tirlo en tela requiere una entera letanía de p rocesos industriales. (En el proceso de teñ id o su ele usarse b en cen o. la m uerte celular y los retrasos del ciclo celular. pero si se m ezcla con material orgánico (es decir..) A h ora volv a m o s a m i cam iseta blanca: a p en as p u e d o abrigar la esperanza de que hayan u sad o p e r ó x id o de h id ró g e n o para b lan q u ear esta tela.^ Ya hem os dejado los sem bradíos d e algod ón . que separa la fibra de las sem i­ llas.] La in to x ica ció n por p e stic i­ das continúa sien d o una realidad cotid ian a entre los trabajadores agrícolas de los países en desarrollo. un tercio de estas su stan cias se escu rren con el agua residual. que con siste en hervir la tela en álcalis com o el hid róxido de so d io para rem over las impurezas.

El trabajo infantil.^^ La libertad de expresión y el derecho a sin d ica liza rse se rep rim en por norm a. H oy en día. y m ás cáncer.. c o n la capacidad de la ciencia para “sim plificar” nues­ tra vida.^'* B ien. C u an d o visité P uerto Príncipe. m e reuní con mujeres que tra­ bajaban e n las m aq u ilas d o n d e se hacía ropa para Disney. plásticos y m a­ teriales sim ila r e s) n o só lo o ca sio n a problem as respiratorios. en 1990. al m en os en m i caso. la co n cen tra ció n . Aún faltaban seis años . las sulfamidas y lo s h a ló g e n o s.^ M i ca m iseta está a p u n to de nacer. ya term i­ nada. antiestática y resistente a las arrugas. aunque oficialm ente está proh ib id o en casi todas partes. a veces durante 11 horas por d ía . ardor en los ojos y cáncer.. afecta a la en tera c a d e n a alim entaria m undial. al olor. se em barca hacia la fábrica don d e tendrá lugar el acontecim iento. la tela suele recibir un tratam iento especial para que adquiera las propiedad es d e lo que la industria llama “cuidado fácil”. a las m anchas. el brom o. p os­ terior a la d écad a de 1950. para que sea su ave.^ Tales sustancias pued en causar problem as con el sueño. las resinas de urea. de m o d o que la tela de algodón . antes de llegar a las m áquinas de coser (o a veces después de la co stu ra y el arm ad o). al fuego y a las p olillas. ¿cuál fue la p oción mágica que encontraron los científicos para q u e las telas fueran tan fáciles de cuidar? El form aldehído. m ien tras que el agua residual contam inada. D e hecho. la ropa que uso entra en contacto c o n m ig o to d o el tie m p o . con m a­ yor frecuencia en tiem p o s en que los plazos de entrega son muy ajustados.” Esta peligrosa sustan­ cia q u ím ica (qu e suele usarse co m o com ponente básico de resinas. es decir. M uchas gran d es m arcas de ropa suelen buscar fábricas y talleres d on d e se pagan los salarios m ás bajos del m ercado. D e m ás está d ecir que los riesgos de salud no n os atañen só lo a los con su m i­ dores: lo s o b rero s de las fábricas que procesan las telas reciben los m ayores im ­ p actos. Éste es el p aso que m ejor c o n o c em o s. p o c o ventilad as y estruendosas para realizar tareas m onótonas. la mayoría de los obreros y las obreras de la vestim enta siguen trabajando en condicion es horrendas.96 LA HISTORIA DE LAS COSAS En la ú ltim a etapa. ello im plica recurrir a lugares com o B angladesh y las “zon as econ óm icas especiales” o “zonas de procesam iento de e x ­ p ortacion es” de C hina. Haití. embruteced oras y repetitivas. d e entre 10 y 13 cen tavos de dólar por hora. la m e m o r ia . a causa de la pésim a prensa que han suscitado las m a­ quilas. sigue existiendo en bolsones som bríos. L am entablem ente. sin o que tam b ién p u ed e producir derm atitis alérgica cuando entra en co n ­ ta cto c o n la piel. una vez fuera de las fábricas. O tros ingred ientes co m u n es que se usan en esta etapa son la so d a cáustica. E n ton ces. aproxim adam ente un q u in to d e la hu ella glob al del con su m o de algodón se relaciona con la contam ina­ c ió n de las aguas resid uales que provienen de las plantaciones y las fábricas. a pesar de la atención que han recibido. H e aquí u n o de los fabulosos legados de nuestra infatuación. el ácid o sulfúrico. d o n d e los trabajadores -apretujados en fábricas m al ilum i­ nadas.reciben salarios miserables.

q u ien organizó la reunión y tradujo las historias de las otras m ujeres. Eisner ganó 8. Q uerían sen tirse seguras. y m ucho m enos ahorrar para hacerlo.000 dólares por hora. entre otras condicion es inseguras y denigrantes. D e sd e aquella v i­ sita. N o p od íam os abrir los p ostigos de las ventanas por tem or a que alguien viera a las trabajadoras hablando c o n nosotras. estas mujeres tem ían perder su e m p leo porque carecían de otras o p o r tu ­ nidades. Las m adres querían llegar a su casa tem prano para ver a su s h ijos an tes de que se fu eran a d o rm ir y tener com ida suficiente para alim entarlos bien cu an d o se levantaban. M ientras que alg u n a s d e las m ujeres c o n q u e m e reu n í sentían tem or de hablar librem ente. M ichael Eisner. ganaba m illon es de dólares.7 m illon es de d óla­ res en concepto de salario. nunca más pude m irar los produ ctos de D isn ey sin pensar en las m ujeres de Puerto Príncipe. Las mujeres querían una paga justa por un día de trabajo justo. b e ­ ber agua cuando hacía calor y librarse del a co so sexual. audaz organizadora de Batay O uvriye [Lucha obrera). N o obstante. En m edio del sofocante calor haitiano. qu e era m ejor q u e una m uerte rápida por in a n ic ió n . A quellas mujeres trabajaban día tras día cosien d o vestim en ta de D isn ey que jam ás podrían comprar. Una de ellas m e dijo que trabajar para D isn ey al m e n o s le p erm itía m orir lentam ente de ham bre. otras se m ostraron m e n o s tím id as ante la e s­ peranza de que sus historias fueran oídas por personas c o m o yo. lo cual suma 101. año en que se estrenó M ickey M ouse Goes to H aiti. A lgunos su pervisores se n egaban a pagar el salario m ín im o si n o se completaba un determ inado núm ero de prendas por turno.“ En contraste. con sede en N u eva York. N o s ped ían que usára­ m os nuestra voz de co n su m id ores y c iu d ad an os e sta d o u n id en ses para presionar a D isney con el fin de que mejorara los salarios y las co n d ic io n es laborales. A través de aliados interna­ cionales en el m ovim iento por los derechos de los trabajadores se habían enterado de que el presidente de D isney. m ás 181 m illo n es en com pra o p c io n a l de a ccion es. Las m ujeres d escrib ie­ ron la extenuante presión que sufrían en el trabajo. aun c o n las h orrib les c o n d ic io n e s la b o ra les y lo s salarios de hambre. que quizá p u d ie ­ ran hacer algo para m odificar las prácticas de D isney.PRODUCCIÓN 97 para que la organización C om ité N acional d e Trabajo [The N ational Labor C o m m ittee]. La m e n o s tím id a d e tod as fue Yannick Etienne. don de el acoso sexual era c o ti­ diano. de m o d o que ellas pudieran llevar un a vida digna y decen te. Las que tenían la suerte de cobrar el salario m ínim o ganaban un os 15 dólares por una sem ana de seis días laborables de o ch o horas. n os apretujam os en una casita m in ú s­ cula hecha de bloques de cem ento. las m aquiladoras haitianas reci­ bían la m ita d del i% del precio de venta que tenían esas prendas en Estados U nidos. estrenara el film e M ic k e y M o u se G oes to H a iti para exponer las privaciones que enfrentaban estas m aquileras. p ero la d ifícil s i­ tuación que atravesaban las trabajadoras de la vestim en ta ya com en zab a a recibir atención internacional. En 1996. .

y el teñ id o en otra. Entonces. residentes de las com unidades vecinas y consumidores): los agriculto­ res orgánicos afirm an que el suelo más sano (gracias a la oxigenación de las lom bri­ . El n u ev o salario m ín im o era de 3. es decir. E tienne m e envió un correo electrónico donde m e contaba lo siguiente: “Las c o n d ic io n es laborales no han cam biado m ucho en el parque in ­ dustrial de PauP [Puerto Principe]. Y tod o e so antes d e que sea tran sp ortad a a la tien da y desd e la tien da. Los procesos de lim ­ pieza.625 k iló m etr o s y genera 1.75 dólares por día. En ag o sto de 200 9 .” H abían pasado 19 años desde mi prim er encuentro con aquella resuelta m ilitante. aun antes de llegar a la tienda.75 dólares por pasar un día entero cosien d o nuestros jeans y pijamas. pero aun así la paga ni siquiera se aproxim aba a los 5 dólares diarios que m uchos trabajado­ res exigían . N evad a.^ N o qu iero d ecir con esto que las cam isetas (y otras prendas) de algodón orgá­ nico no valgan los dólares adicionales que probablem ente nos cuesten. m i cam iseta te rm in a d a g e n e ra alred ed or de 2. la cam iseta de P atago­ n ia viaja a p r o x im a d a m e n te 12. La sigu ien te parada era Los Á ngeles. Pero v o lv a m o s a m i cam iseta: un im pacto final que cabe considerar es la h u e ­ lla del d ió x id o de carb ono (co^). con lo cual se evita el carb on o usado en la fabricación de eso s quím icos. tejid o y term inación agregan u n os 1. y allí p u de calcular las huellas de varios artículos. un sitio bastan te lejano. El so lo c u ltiv o del algod ón para m i cam iseta genera aproxim adam ente 1 kilo de co^: en la fa b rica ció n de fertilizantes y p esticid as basados en p etroquím icos. que al m enos duplican su huella de carbono. D e acuerdo c o n los cálculos de la empresa. el gob iern o haitiano increm en tó el salario m ínim o. En la página decía de dón d e venía “casi la mitad” del algodón: Turquía. con tinturas a base de aceite. el co rte y la costura en una fábrica.’' H ace p o c o entré en la página w eb de la em presa de vestim enta Patagonia. m ás tod os los lavados y secad os que recibirá du ran te su vida útil. D e s ­ pu és. se m antiene más lim pio el su elo y las aguas subterráneas y se protege la salud de anim ales y seres hum anos (agricultores. Patagonia explica: “A u n ­ q u e las tinturas vegetales pu ed en parecer m ás benignas para el m edio am biente. En el cultivo de algod ón org án ico no se usan pesticidas ni fertilizantes quím icos. es d ifícil cosech arlas en cantidades suficientes para el uso com ercial. y en la gen eración de la electricidad para bom bear el agua de riego. su contribución al cam bio clim ático.36 kilos. incluida una cam iseta de algodón orgánico. h ilad o.6 kilos de d ió x id o de carb ono. Las tinturas v eg eta les su e le n perder su inalterabilidad d esp u és de un os p o c o s lavados”. y ahora la batalla p or un au m en to del salario m ín im o se está librando c o n tod a crudeza”. la c a m iseta era transportada en c am ión hacia el centro de distribu ción. y ella continuaba luchando por los derechos de los trabajadores en Haití. Seguim os luchando por los m ism os cam bios.“ ¡Por día! 3. en Reno. don de se hacían el tejido. algu n as de las cuales no están exentas de pvc .36 k ilo s de co^.98 LA HISTORIA DE LAS e o s AS En agosto d e 2009.

U na pared entera de m i d o rm ito ­ rio está cubierta de libros.99 dólares. lo v em o s c o m o un m aterial que p ro­ viene de los árboles. Tengo libros en el en cim ero d e la cocin a.99 dólares en P atagonia. tejido y costura están a la vanguardia en la conservación de energía y también m inim izan el escurrido de residuos tóxicos.” A ntes de esa fecha . Es lo que hacían m is ab u elos. que había en mi casa.. esa cifra ni siquiera se aproxim a a reflejar to d o s los c o sto s qu e se o c u lta n tras u n a sim p le cam iseta de algodón blanco. cuidar la cam iseta que ya ten em os. Sin embargo. de algún m od o. no vacilo en elegir el ú ltim o título recom en d ad o. Yo guardo m is c a m iseta s hasta qu e están d em a ­ siado gastadas in clu so para el g im n asio y d esp u és las red u zco a trapos. el papel c o m en zó a hacerse de pulpa de m adera recién en la década de 1850. Resistir el im p u lso de su stituirla p or otra que tenga el c o ­ lor o el cu ello de ú h im a m oda. están exen tos de las c on n otacion es negativas que prod u ce el ex ce so de COSAS. Los libros o cu p a n un lugar extraño en m i rela­ ción con las cosa s: si bien m e in com od a com prar ropa o electrod om ésticos nu e­ vos. Usarla y cuidarla con el m ism o am or p erseveran te qu e p rod igam os a una reliquia de familia. Un libro M i casa está repleta de estantes llenos de libros. o incluso 12. Las fábricas c o m o las que Patagonia c o n ­ trata para realizar los procesos de hilado.y aún hoy. el verdadero valor de esa m ercancía. libros que m i hija saca de los estan tes y deja d esp arram ad os p or la casa. lib ros que se apilan junto al hogar que ya n o usam os. . es decir. ¿C reem os que el valor del co n o c im ien to y la creatividad encarnado en un libro justifica su huella? Al escrib ir este libro. eso significa qu e lo s agricultores ven d ieron su producto a precios m ás equitativos y que los obreros textiles trabajaron en m ejores condiciones y recibieron mejor paga que aquellas m aquileras de Haití. Y si vem os un logo de com ercio justo. en cierta m e d id a -.PRODUCCIÓN 99 ces que no han sido exterm inadas por los qu ím icos) d ism in u ye la cantidad de agua residual. m i celular o inclu so m is cam isetas que en los libros. Les p id o a m is am igos que m e aconsejen uno. y n o soy la única en creer que los libros. P orque a u n q u e la etiq u e ta del precio anuncie 4. Entonces decid í averiguar có m o se produ cen los libros. advertí que sabía m ucho más acerca de las am enazas al m ed io a m ­ biente encerradas en m i com putadora. aunque los partidarios de la biotecn ología señalan que su cultivo genética­ m ente m odificado consum e m enos agua. y para m í está b ien . Cuando pensam os en el papel h oy en día. Por todas estas razones. Pero la m ejor de tod as e s . así c o m o de tra­ . el papel se hacía de cultivos agrícolas co m o el cáñ am o y el bam bú. m u ch o m ás n u m erosos. los p ro d u cto s de a lg o d ó n o r g á n ico y de c o m er cio justo son una m ejor op ción .

o en vitela. papel reciclado. Por esa época se n ece­ sitaba la piel de cien ovejas para im prim ir un solo ejemplar de la Biblia. con lo cual los árboles pasaron a ser la fuente primaria de la fibra para hacer papel. Sin em bargo. La palabra “papel” deriva del térm ino griego “papiro” {papiros). En el siglo xv. parte de esa sustancia es útil y . Los p a so s b á sico s para hacer papel no se han m odificado a lo largo de todos e sto s sig lo s. y por en d e libros. e ch am os el c o m p u e sto acu o so sobre un m osq u itero de ven ta n a . incluida su form a m e n o s visib le. plan taciones m adereras. está el p rob lem a d e la d eforestación (véase el capítulo sobre la extracción). que d esign a un m aterial para la escritura que los griegos elaboraban prensando ti­ ras de la planta h o m ó n im a . lo s lic u a m o s c o n agua. una de las ex ce p c io n es es C radle to Cradle. se seca y listo. que no se im prim en en abso­ luto. En primer lugar. que u só fibras de m orera.^ Para que los lectores se hagan una im a­ gen visual. La fibra se m uele. T sai Lun.” En la fabricación de papel ta m b ién se usan vastas cantidades de energía. viejas redes de pesca. por supuesto. en C entral Parle hay aproxim adam ente 26 m il árboles.^ Se requieren ca n tid a d es inm ensas de agua y sustancias quím icas tóxicas. de m o d o que se n e c esita n L 1 5 0 v e ce s ese núm ero para hacer nuestros libros. ener­ gía.) El papel tam bién puede hacerse con papel usado. de Bill M cD on ough . El proceso n o se d ife r e n c ia m u c h o de lo s p royectos de arte que hago con m i hija. casi la m itad de los árboles de Am érica del Norte se destinan a la fabri­ c a ció n d e papel para hacer de todo. Y tam bién están lo s libros electrónicos. Para hacer pap el só lo se necesitan cuatro categorías de ingredientes. cáñam o y pasto. (N o to d o s los libros actuales se hacen con fibras vegetales.100 LA HISTORIA DE LAS COSAS p o s y telas viejas. y esta industria m anufac­ turera es una d e las c in c o m ayores em isoras de gases de efecto invernadero. com en zaron a usarse con mayor frecuencia trapos e hilos para ha­ cer la fibra de papel. se achata. C u alq u iera sea la fuente a la que se recurra -á rb o les vírgenes. su stan cias q u ím icas y agua. cuand o m e te m o s pap eles viejos. H oy en día. al­ g u n o s lib ros se im prim ían en pergam ino. en la cual los b osq u es son reem plazados por plantaciones. la sim plicidad de esta lista es engañosa.’^ M uchísim o tiem po después -h a cia m ediados del siglo x i x se desarrolló un p roceso que perm itía usar pulpa de madera en gran escala. que se m ez­ clan y se liberan ju n tas en el m ed io am biente. desd e periód icos hasta em balajes y artículos d e escritorio. en el sig lo x v i. es decir. h ech o con cuero de oveja o cabra espe­ cialm en te preparado. cu ltiv o s agrícolas o papel recup erado-.^^ T od os los años se usan un os 30 m illones de árboles para hacer los libros qu e se v e n d e n en Estados U n id os. La prim era hoja de papel de que se tien e noticia fue fabricada h ace casi d o s m il años por un fun cionario de la corte china. he ahí el papel. fibra. que se im prim ió en plástico. lo p r e n sa m o s hasta que queda bien chato y lo p o n em o s a secar al sol. Más tarde. hecha con piel de ternera. pétalos de flores y trocitos de envoltorios en la licuadora.

pero es preciso remover las tintas. las fibras se gastan y se reducen. pero las fibras resultantes so n cortas y rígidas. por valor de 8. Si la fuente es papel reciclado.000 m illon es de ton elad as en 2011. cada vez que el papel atraviesa este p roceso. que se agrega para facilitar la o b te n c ió n de pulpa y tam bién para blanquear el papel. tritura o m u ele para separar las fi­ bras de celu losa de los otros com p u estos. en su m ayor parte para im presión de p eriód icos.*’ Al m e n o s en lo qu e a m í respecta. En E sta d o s U n id o s se prevé que la d em an d a de sustan cias q u ím ic a s para o b te n e r la pu lpa y p rodu cir papel alcanzará los 20.e l p r o c eso m ás g e n e r a liz a d o .PRODUCCIÓN 101 Otra parte no lo es. in c lu id o el con tam in an te m ás tóxico y p ersistente que existe.a los carcin ógen os. lejía y encolantes. En el p ro­ ceso m ecán ico. El cloro solo ya es una toxin a m uy fuerte.” D esafortu ­ nadam ente. la dioxina. rep rod u ctivos. n er­ viosos y del sistem a inm une. “El arte de la fabricación m oderna d e papel radica e n los p rod u ctos q u ím ico s que se usan”.'” Tam bién se la vin cu la a d a ñ o s e n d o c r in o s. Lo que n o se desea es la lign in a. epa] y la A g e n ­ cia Internacional para la Investigación del C áncer han con firm ad o que la d ioxin a es cancerígena.”^' A m ed id a que aum enta el c o n su m o d e p ap el. tintas. las su stan cias q u ím ic a s le dan al papel e se algo e s p e ­ cial. e x p lic ó una p erio d ista e sp e c ia liza d a en el tem a. prefiero m il veces el papel am arronado . guías telefónicas (¿cuánd o fue la últim a v ez que n e c esi­ tam os consultar una de esas guías?) y em balaje. Pero cu a n d o se m ezcla con com p u estos orgánicos (los que c o n tien en carb on o) . ya que se trata de una pasta de plan tas tritu ra d a s-. claro in d icio d e que no vale la pena exp on erse a ella só lo para obtener papel blanco. los azúcares y otros com puestos que se hallan en la m adera y otras plantas. calor y presión para separar las fibras. .^ La o b ten ció n q u ím ica de pulpa . los agregados de perfum e y otros c o n ta m in a n tes. “C o m o las esp ecias en la c om id a.q u e en este caso ocurre m ucho. lo cual lim ita su u so a la producción de papel de baja calidad.'*’ La A g e n c ia de P ro tecció n A m ­ biental de Estados U n id o s [us Environm ental P rotection A gency. La parte deseada es la fibra. el m aterial de origen se pica.800 m i­ llon es de dólares.'*^ La sustancia q u ím ica m ás notoria y controvertid a que se usa en la fabricación de papel es el cloro. la mayor parte de la lign in a ya no está presente. Las fibras qu e se usan para fabricar el papel se llam an p u lp a .o color de á r b o l. H ay dos tecn ologías principales para obtener la pulpa: la m ecá n ica y la qu ím ica. En una etapa posterior del p roceso se usan m ás sustancias q u ím icas. m aterial cuya obtención requiere separar las fibras d eseadas de las partes no deseadas. se in c re m en ta la d em an d a de lo s p r o d u cto s q u ím ic o s qu e in su m e la p r o d u c c ió n . se form a casi un m illar de diferentes com p u estos org á n ico s d e cloro.req uiere el u so de sustancias qu ím icas. de m o d o que no pueden ser recicladas m ás que un as p o ca s veces. c o m o tinturas. La o b te n c ió n m e cá n ic a d e pulpa e s el doble de eficiente que la quím ica.

La industria de la pulpa y el papel es la m ayor con su m id ora m un dial de sod a cáustica. En este caso. v a r ia s p lan tas d o r o a lc a lin a s d e E stad os U n id o s y el resto del m u n d o sigu en u san d o esta toxina en sus p ro ceso s de fabricación. pero se com p rom ete a no usar cloro durante el reciclado. especialm en te en fe­ to s y n iñ os. una p o ­ tente neurotoxina qu e daña el sistem a n ervioso y el cerebro. en los que se usa o xígen o u ozon o y peróxido de h id rógen o en lugar d e cloro para blan quear el p a p e l E n Estados U n id o s y Canadá. en los que se reemplaza el gas de cloro por derivados del cloro. reem plazadas de a p o c o por alternativas exentas de m ercurio. Q uitarse de en cim a el cloro requiere cierta inversión. calentam iento y presión hasta que se logra un producto de papel consistente: tod os estos procesos requieren energía. Ahora.102 LA HISTORIA DE LAS COSAS En Europa. q u e se aplica a la fabricación de papel a partir de papel reciclado. Es cierto que esta práctica es m uy superior a la de em papar nuestro papel en gas de cloro. “corriente arriba”. M uchas de las papeleras J J europeas han adoptado procesos totalm ente exentos de cloro ( t c f ). en las así llam adas p la n ta s doroalcalinas. además de reducir a la m itad la form a­ c ió n de d ioxina. aunque sea ínfim a. pero se trata de un pre­ cio bajo si se com putan to d o s los costos que en los otros procesos se externalizan al m e d io am biente y a las p erson as. la pulpa se m ezcla con agua y se deposita en una m áquina de m alla en m ovim iento. U na vez obtenida. O tra to x in a involucrad a en la fabricación de papel es el m ercurio. d o n d e se pro­ d u ce el cloro y la sod a cáustica (blanqueadores). c o m p e titiv a s y rentables para hacer cloro y sod a cáustica. Por lo tanto. Sin em bargo. m ás adelante en este capítulo. no caben dudas acerca de las ventajas que ofrece el tcf. Ha aparecido otra variante en relación con la dioxina: el proceso exento de cloro ( p c f ). cualquier cantidad de dioxina es dem asiada. Y una vez liberado en el m edio am biente. los m ed io s de sustento y la salud de las com u n id ad es. E nton ces. .es de color hu eso. la sección “M ateriales p e lig r o so s”) que d ich a s plantas están pasando a ser una reliquia del pasado. la situ ación está m ejorando. m uchas de las papeleras prefieren los procesos exentos de cloro ele­ m ental ( e c f ). el m ercurio ya no se va. la papelera n o pu ed e garantizar que no se haya usado cloro en la produ cción del pa­ pel original. se ha despertado tanta p reocu p a­ c ió n c o n r esp ecto al m ercu rio (véase. El m ercurio tien e una presencia entre bastidores en la fabricación de pap el. el papel está listo para su impresión.^^ Aunque existen alternativas exen tas d e m ercu rio. En la im prenta se agrega otra serie de sustancias quím icas tóxicas a base de petróleo. Luego se som ete a suc­ ción . Sin em bargo. gran parte del papel -d esd e el papel h ig ién ico hasta las / í p ágin as de lo s lib r o s . volv a m o s a la papelera. tales c o m o la dioxina descargada en los ríos qu e p o n e en p eligro las zo n a s de pesca. c o m o el d ióxid o de cloro.

PRODUCCIÓN

103

que se usan para hacer las tintas, limpiar las prensas y lavar las placas (con las que se
transferirán im ágenes llenas de tinta al papel). Encabeza la lista el tolueno, que re­
presenta el 75% de todas las sustancias tó x ica s u tilizadas en la impresión.'** Estas
sustancias quím icas se arrojan al m ed io am biente en niveles alarm antes. M uchas
escapan en form a de vapores, c o n o c id o s c o m o c o m p u e sto s o rgán icos v o lá tiles
(c o v ), que no sólo ahúm an el aire y causan así problem as respiratorios, alérgicos e
inm unoiógicos, sino que tam bién im pregnan el suelo y el agua subterránea.
Existen alternativas viables a lo s p etroq u ím icos para hacer tintas y
lim piadores, en la forma de “b io q u ím ico s” de base vegetal. A unque
la mayoría sigue fabricándose con cierto porcentaje de petróleo, estas
sustancias constituyen u n e n o r m e avance. Evitan corriente arriba
gran parte de la co n ta m in a ció n que causan los procesos de extrac­
ción y refinam iento del p e tr ó le o c ru d o para la elab oración de los
productos quím icos. Son m u ch o m ás seguras de manipular e inhalar
para los trabajadores que se ocupan de las prensas de im presión y requieren m enor
inversión en capacitación de seguridad y eq u ip os de protección. Son m ucho m en os
inflam ables. A dem ás, crean una cantidad m u ch o m en o r de em isio n es y residuos
sólidos tóxicos: mientras que las tintas a base de petróleo están constituidas por un
30% a 35% de c o v , las que se fabrican con soja oscilan entre el 2% y el 5 por ciento.”
Las tintas a base de aceite de soja han p asad o a ser las favoritas entre las de
origen vegetal y se usan aproxim adam ente en un tercio de las im prentas c o m e r ­
ciales de Estados U n id os.” Aunque su precio es un p o c o m ás alto, estas tintas dan
m ejores resultados, puesto que produ cen colores m ás brillantes y cubren el m ism o
espacio con m enor cantidad, de m o d o que resultan m ás provechosas que las tin ­
tas q u ím icas tradicionales. Tam bién fa cilita n el p r o c eso de reciclado p orq u e se
rem ueven con m ayor facilidad del papel viejo.
Una vez impresas, las páginas se cosen y /o pegan dentro de una tapa dura (hecha
de cartón) o una tapa blanda de papel. La distribución y el embarque, que exam ino
en el próximo capítulo, constituyen los aspectos finales de la huella que dejan los libros.
Gracias al trabajo realizado por organ izacion es defensoras del m e ­
d io am biente, c o m o la Red del Papel A m b ien tal [E n viron m en tal
Paper Network,

epn]

y G reen Press Initiative, y a líderes em p resa­

rios com o los de Inkw orks Press, EcoPrint y N ew Leaf Paper, tanto
la fabricación de papel c o m o las em p resas ed itoriales han a d o p ­
tado prácticas m ás “v erd es” o eco ló g ica s. Cada vez se im p rim en
m ás libros en papel reciclado y se usan m en os tintas a base de p e ­
tróleo. Los lib ros fa b r ica d o s m e d ia n te p r o c eso s q u e dejan una
huella m ás liviana suelen incluir una págin a d o n d e se inform a sobre la fuente del
papel (reciclado, virgen, de b osq u es c o n certifica ció n de so sten ib ilid a d ), el p ro ­

104 LA HISTORIA DE LAS COSAS

c e so d e b lan q u ead o y el tip o de tintas, de m o d o que los lectores tengan una idea
de c ó m o se fabricó el producto.
M ientras escribía estas lín eas eché un vistazo a los cinco libros apilados sobre
m i m esa d e n oche. D o s n o m en cio n a n la fuente de las fibras, lo cual m e lleva a dar
por sen ta d o lo peor. En otro se inform a que “sus páginas fueron im presas en pa­
pel reciclado”, p ero n o se proporcionan fuentes específicas; ¿qué porcentaje de reciclado? ¿P recon su m o (recortes de la fábrica papelera que nunca han sido tocados
por co n su m id o res) o p o sco n su m o (papel usado y desechado por consum idores)?
En otro libro se con firm a q u e su s páginas provienen de “b osq u es bien ad m in is­
trad os” (c o n certificación

f s c ),

“fuentes controladas y fibra de m adera reciclada”.

El ú ltim o libro está h ech o de m ateriales reciclados posconsum o, que es una forma
m ás alta d e reciclad o que el u so de papel preconsum o, porque desvía esos m ate­
riales de lo s d e se c h o s m u n icip a les hacia la fabricación de produ ctos útiles. Sólo
u n o d e los libros apilados en m i m esa de luz m enciona la cuestión del cloro, exh i­
b ie n d o co n orgu llo el logo

tcf

en la tapa y el estatus

pc f

de las páginas interiores.

C u an d o se m e p ropu so que escribiera un libro sobre el cortom etraje anim ado
The S to ry o f S tu ff [ L a h isto ria de las

c o s a s ],

m e m ostré un p o c o reacia, preocu ­

pada por lo s recu rsos q u e sería preciso utilizar. Sin embargo, m iles de personas
m e p edían m ás in form ación acerca de los tem as que había abordado en el corto­
m etraje; ta m b ié n q u erían form ar g ru p os de debate y elaborar cu rrícu los para
aprender m ás acerca de p osib les alternativas al sistema actual y acciones que sería
p o sib le em pren der. A d em ás, tal c o m o aprendí en m is viajes por el m undo, aún
hay m ucha gen te en todas partes sin acceso a la tecnología que le perm itiría mirar
el cortom etraje y acceder a inform ación m ás detallada en Internet o

dvd.

En c o n ­

se c u e n c ia , acep té la propuesta, pero exigí una editorial que se com prom etiera a
m in im izar los recursos y los in su m os tóxicos en la producción del libro. Los lecto­
res encontrarán la in form ación acerca del im pacto ambiental que produjo este li­
bro en la págin a 387.

Mi computadora
En conjun to, los e sta d o u n id en ses p oseen m ás de 200 m illo­
n e s de c o m p u ta d o r a s , 2 0 0 m illo n e s de te le v iso re s y
ap roxim ad am en te 2 0 0 m illo n e s de teléfon os celu la­
res.®' Yo te n g o u n a co m p u ta d o ra portátil y un te lé ­
fon o celular, p ero la verdad es que no soy una de esas
p e r so n a s q u e se sie n te n atraídas por cada n u evo aparatito
electró n ico . Los in cesan tes p itid o s m e irritan, y la sola idea de perder toda la in­
form ación d e m is co n ta cto s en un santiam én m e da urticaria. C on fío ciegam ente
en un a agenda d e pap el recargable que con servo hace 15 años y m e ha acom pa­

PRODUCCIÓN

105

ñado al m en os a treinta países, aunque cada añ o que pasa m e resulta m ás d ifícil
encontrar hojas de repuesto, una e sp e c ie en ex tin ció n . Tal es el am or que sie n to
por esta agenda gastada, tan fuera de ond a, que e n una op ortu n id ad p articipé en
un concurso literario auspiciado por la em presa que la fabricó. La prim era estrofa
del p oem a que com puse decía: “N o se en cien d e, n o se con ecta. N o lleva pilas, no
tiene

p i n ".

Por todas estas razones, la prefiero a las alternativas de alta tecn ología.

N o obstante, antes de que los lectores m e tild en de lud ista incorregib le, q u i­
siera aclarar que aprecio las contrib ucion es positivas de la electrón ica y la te c n o ­
logía inform ática. Sé que los disp ositivos electró n ico s p u ed en ayudar a encontrar
a n iñ o s perdidos y a excursionistas en apuros. En m an os d e m ilitantes y activistas
de tod o el m undo, docu m en tan v io la c io n e s a lo s d erech o s h u m a n o s, ad em ás de
disem inar alertas y advertencias. Los m ensajes d e texto y los tw eets han alertado a
m ed ios de com unicación y organizaciones acerca de p ersonas que sufrieron h eri­
das o arrestos injustos. Y yo sería una cam pista m u y in feliz sin m i com putad ora,
que m e ayuda a buscar y organizar inform ación, com u n ica rm e con am igos y c o le ­
gas, y escribir este libro.
Sin em bargo, la historia de los p r o d u cto s e le c tr ó n ic o s es e x tre m a d a m e n te
com pleja. Los p rodu ctos de Apple se ven tan lim p io s, sim p les y elegan tes en los
a n u n cio s pu blicitarios, ¿verdad? Pero si b ien el d esa rro llo d e la alta te cn o lo g ía
suele pasar por un avance con respecto a las ch im en ea s h u m ean tes de las antiguas
fábricas, en realidad só lo reem plaza la o ste n sib le c o n ta m in a c ió n d e an tañ o por
una versión m en os visible.
La verdad es que las instalaciones de p r o d u cc ió n electró n ica so n e c o ló g ic a ­
m ente sucias porque usan y liberan ton elad as de c o m p u e sto s p e lig r o so s que in ­
toxican a los trabajadores y a las com u n id ad es fronterizas. En el Valle de Silicio, a
m en os de 80 kilóm etros de m i casa en Berkeley, hay tantos sitio s con ta m in a d o s de
sustancias tóxicas, ligados a em p ren d im ien tos d e alta tecn o lo g ía ya cad u cos, que
allí se encuentra la m ayor con cen tración de program as de Su p erfu n d en to d o el
país.*^ (Superfund es una lista con feccion ad a p or el go b iern o de E stados U n id os
d on de se registran sitios tan con tam in ad os de toxin as que tien en prioridad en la
im plem entación de program as de lim p ieza.) G ran parte de la p rod u cción de alta
tecn ología se ha trasladado d esd e el Valle d e Silicio hacia o tro s d e stin o s -lu g a r es
de Asia y A m érica Latina d on de se pagan salarios m ás bajos y hay norm as m en os
estrictas en relación con la seguridad de los trabajadores y el c u id a d o del m ed io
am b ien te-, pero ha dejado atrás un legado tóxico.
El afamado país de las maravillas tecn ológicas del Valle de Silicio tam bién es un
centro de extrem os sociales, d on de las m a n sio n es d e los m agnates de Internet se
levantan entre barrios deslucidos d on d e viven q u ien es fabrican los c o m p o n en tes
electrónicos con sus propias m anos, o lo hacían antes de que las fábricas se traslada­

106 LA HISTORIA DE LAS COSAS

ran al extranjero. En tren de ofrecer precios más bajos a los consum idores mientras
m an tien en sus pin gü es ganancias, las empresas de inform ática apuntan a lograr re­
d u ccion es de c o sto s en diferentes puntos de la cadena productiva/distributiva. Las
grandes m arcas de la industria informática acum ulan la triste fama de presionar a
fabricantes y proveedores para que reduzcan gastos y precios, además de prolongar
los h orarios de trabajo, c o n el fin de fabricar y vender com p on en tes m ás baratos.
M ichael D ell, el fabricante de las computadoras hom ónim as, lo expresó así: “N u es­
tro trabajo es ser los m ejores del m undo en reducir los costos al m áxim o”.”
Y

d esp u és está el problem a de la últim a etapa: los desech os electrónicos. Tal

c o m o a n alizaré en m ayor d e ta lle en el corresp on d ien te capítulo, lo s d esech o s
ele ctr ó n ic o s so n una p esad illa global: entre 5 y 7 m illones de toneladas de artícu­
lo s e lectró n ico s se vu elv en ob soletos año a año. y sus com p on en tes tóxicos trans­
form ad os e n basura en ven en an el suelo, el aire, el agua y a to d o s los habitantes de
la Tierra.*^
C u a n d o em p ren d í la búsqueda de inform ación sobre los m ateriales específi­
c o s q u e c o n te n ía m i com p u tad ora y los proced im ien tos m ediante lo s cuales fue
fabricada, m e top é c o n barreras infranqueables. Ted Smith, de la C oalición de Re­
cu p eración de A rtícu lo s Electrónicos [Electronics TakeBack C oalition], sacudió la
cabeza cu an d o le co n té que m e proponía revelar la historia d e mi com putadora del
m ism o m o d o en q u e había rastreado la p rodu cción de una cam iseta y un libro.
“U n a com p u tad ora es m ás com pleja que esos artículos”, me dijo, “por varios órde­
n e s de m a g n itu d ”, c o m o la diferencia que existe entre la constitución biológica de
una lom b riz y la del planeta entero. Smith m e explicó que en la producción de un
m icroch ip se usan m ás d e 2 m il materiales, ¡y é se es apenas u n o de los com p on en ­
tes de m i com putad ora! A d em ás, dada la alta velocidad a la que se m ueve la indus­
tria, in tro d u cien d o co n tin u am en te materiales y procesos nuevos, los grupos guar­
d ia n es regu lad ores y h ero ico s, com o el de Sm ith. no pu ed en m antenerse al día.
A ún n o han co m p leta d o sus análisis de los im pactos sanitarios y am bientales que
produjo la ind ustria electrónica hace varios años y ya se ha introducido toda una
nueva gam a de productos.^* A dem ás de todo esto, resulta im posible contar la histo­
ria com pleta a causa del secreto que im pone la industria, alegando que sus procesos
y m ateriales son de marca registrada. Esta m entalidad se refleja en el título de un li­
bro escrito por A n d y Grove, ex presidente de Intel: Sólo los paranoicos sobreviven.^
R esulta im p o sib le averiguar dón de se extrajeron o fabricaron todos los c o m ­
p o n e n te s d e u n a c om p u tad ora portátil, en virtud de la creciente com plejidad de
la cadena produ ctiva/distrib utiva de la industria electrónica que, según inform a la
O N U , e s la m ás glob alizad a de todas las industrias.’’ Sin embargo, sabem os que en

ella se in volu cran tod as las controvertidas prácticas de extracción que h em os des­
crito en el c a p ítu lo anterior, pu esto que esta industria in su m e oro y tántalo, así

PRO D U CCIÓ N

107

co m o cobre, a lu m in io, p lom o, zin c, n íq u el, estañ o, plata, hierro, m e rc u r io , c o ­
balto, arsénico, cad m io y crom o. Es p o sib le que la em presa de m arca registrada
- D e ll, HP, IBM, Apple, e tc .- tenga e sca so c o n o c im ie n to in m e d ia to d el o r ig e n de
los m ateriales o la fabricación de los com p on en tes, y m u ch o m en o s control sobre
dichos procesos, porque estas em presas subcontratan a cien tos de otras em presas
de tod o el m undo, que su m in istran y ensam b lan las piezas. Sin em bargo, ello no
exim e a las grandes m arcas de su responsabilidad por la c o n ta m in a c ió n am b ien ­
tal, los problem as de salud o las v io la cio n es a los derech os h u m a n o s q u e causan
sus productos.
Sin embargo, hay bastante inform ación sobre la fabricación de m icroch ip s, de
m o d o que al m en os p o d em o s echar un vistazo a estos procesos. Por ser el cerebro
de la com putadora, los chips son m u y com plejos. U n chip es una ob lea plana, en
general hecha de silicio, sobre la cual se delinean m in ú scu los e in trin cad os se n d e ­
ros de m etal que p erm iten transm itir una corriente eléctrica y transform arla en
inform ación digital. Los chips son m ás p eq u eñ os que la uña del ú ltim o d ed ito del
pie, y el tam año de los nu evos d ism in u ye cada vez m ás.“
El silicio para fabricar estas obleas puede obtenerse en casi cualquier parte del
m undo; el silicio es una esp ecie d e arena m uy c o m ú n que no es in h eren tem en te
tóxica. La producción de chips n o requiere grandes cantidades de silicio, por suerte,
porque una exposición a altos niveles en m inas y fábricas pu ed e causar problem as
respiratorios y una enferm edad pu lm on ar incurable llam ada silicosis. D e acuerdo
con la O rganización M undial de la Salud, m iles de p erson as m u eren de silico sis
todos los años.®’ En una etapa posterior del proceso de fabricación de los chips se
agregan elem entos tóxicos, com o el antim onio, el arsénico, el boro y el fósforo, que
transforman el silicio en condu ctor de electricidad.®
Para fabricar la oblea del chip, el silic io se reduce a p olvo y luego se disu elve en
u n líquido de alta toxicidad, inflam able y corrosivo. En p asos que requieren ener­
gía intensiva (son más de 250 hasta que el chip está term inad o), este líq u id o es ca­
len tado hasta la evaporación, cristalizad o y h o rn ea d o n u ev a m en te para que ad­
quiera forma de cilindro. Estos cilindros se lim pian y pu len m ediante una serie de
soluciones ácidas y cáusticas, y por ú ltim o se cortan en delgadas obleas. Son co m o
“rollos congelados de m asa para galletas, pero hech os de cristal de silicio ultrapuro
y con altísima tecnología”, escribe Elizabeth G rossm an en H igh Tech Trash (Basura
de alta tecnología], su exhaustivo libro sobre d esechos tecnológicos.*'
Sobre estas obleas planas se graban los circu itos, p ro ceso que involucra otra
serie de m etales, gases, solventes y “litograbadores” tóxicos. “U na sola fábrica de
sem iconductores pu ed e insum ir entre 500 y 1.000 su stan cias q u ím icas diferentes”,
escribe G rossm an, “ácidos, in clu id o s el h id rofluórico, el n ítrico, el fo sfó rico y el
sulfúrico, así co m o am oníaco, fluoruro, hid róxido de so d io , alcoh ol isop rop ílico y

108 LA HISTORIA DE LAS COSAS

m e til-3 -m eto x ip r o p io n a to , h id ró x id o de tetram etilam onio, hidroxil m on oetan olam in a, ju n to c o n aceton a, trióxid o de crom o, m etiletilcetona, m etanol y xileno”.“
Y se trata só lo d e una lista parcial.
T od os estos p rocesos se llevan a cabo en las así llamadas salas lim pias [o salas
blancas], d o n d e se usan vastas cantidades de solventes tóxicos para evitar que cai­
gan partícu las m icr o sc ó p ica s de polvo sobre ios chips. El térm ino “lim pio” se re­
fiere a la p rotección del produ cto, no de los trabajadores. De hecho, los trabajado­
res d e las sa la s lim p ia s se c u e n ta n entre los m ás co n ta m in a d o s de to d o s los
trabajadores de la alta tecn ología. Se ha probado que los m ateriales a que se e x p o ­
n e n d e form a rutinaria cau san d olen cias respiratorias, daños en el hígad o y los
riñ on es, cáncer, abortos esp on tán eos y defectos de nacim iento, tales co m o espina
bífida, ceguera y m iem b ros faltantes o deform es.^ M uchos de estos im pactos ad ­
versos en la salud afectan tam bién a las com unidades que rodean las fábricas, por­
que su s aguas subterráneas, su su elo y su aire están expuestos a la contam inación.
Y

sí, lo s tó x ic o s n o s am en azan in clu so cu a n d o trabajam os en la com p u ta­

dora. En 2 0 0 4 , d o s o r g a n iza c io n e s sin fines de lucro que p rom ueven el uso de
m ateriales m ás seg u ro s en el sector electrónico -A c c ió n por la Producción L im ­
pia [C lean P ro d u c tio n A ctio n ] y C am paña de R ecuperación de C om p utadorasrecolectaron p o lv o d e com putad oras para verificar si contenía produ ctos ign ífu ­
g o s tó x ic o s (reta rd a n tes de llam a). Esas p o ten tes n eu rotoxin as se hallaron en
tod as las m u estras testeadas.*^ Los retardantes de llam a, co m o los éteres difenil
p olib rom ad os ( p b d e ) , son sustancias quím icas que se agregan a los materiales con
el p r o p ó sito de retardar el tiem p o necesario para la ignición. Sin em bargo, ni si­
qu iera está p ro b a d o que esto s p rod u ctos im pidan las llamas: es posib le que no
sirvan para nada. C u an d o los artículos electrónicos que están recubiertos de plás­
tic o tratado co n p b d e se recalientan (c o m o ocurre cuando una com putadora ha
estad o e n c en d id a durante algun as horas), las sustancias quím icas se desprenden
en form a de p o lv o o c o m o un gas que puede filtrarse desd e el producto hacia el
m e d io am b ien te (es decir, n u estro escritorio).*^ La form a particular de los p b d e
qu e se usan en las c om p u tad oras persiste en nue.stro cuerp o durante años. A d e­
m ás de su neurotoxicidad, otros estudios los han vinculado a problemas con los sis­
tem a s in m u n o ló g ic o y rep rod u ctivo, e inclu so al cáncer, m otivo por el cual los
PE D E están p ro h ib id o s en Europa y fueron inclu id os en la lista de contam inantes

o rgán icos p er siste n tes (c o p ) por la C on ven ción de E stocolm o. También por esta
razón, lo s fabrican tes de com putad oras de tod o el m un do han recibido presiones
para desfasarlos.“
Los im p actos de la p rod u cción electrónica en el m edio am biente son tan per­
ju d icia les c o m o su s e fec to s en la salud pública. C on sid erem os la producción de
apenas una d e las obleas term inadas, esas cositas m inúsculas que pesan alrededor

PRODUCCIÓN

109

de 0,16 gramos.*^ D e acuerdo con Eric W illiam s, de la U n iversid ad de las N a c io ­
nes Unidas, coautor de C o m p u ters a n d the E n v ir o n m e n t [Las c om p u tad oras y el
m ed io am biente), la p rod u cción de un a oblea in su m e alred ed or de 20 litros de
agua, 45 gram os de sustancias qu ím icas - o m ás de 250 veces el p e so del prod u cto
fin a l- y la energía que con su m e una lam parita d e 100 vatios en cen d id a durante 18
horas, es decir, 1,8 k ilovatios hora.“ A d em ás, se necesita energía para el calen ta­
m iento, el en friam ien to y la v en tila ció n de la sala lim p ia. U na so la fábrica que
produce sem icon ductores puede con su m ir tanta electricidad en u n año c o m o 10
m il casas, adem ás de aproxim adam ente 11 m illo n e s de litro s de agua por día.*’
Las cuentas anuales de servicios pú b licos que recib en e sto s esta b lecim ien to s lle ­
gan a sum ar 20 a 25 m illo n es de dólares.™ Por ú ltim o , la fabricación de un so lo
chip produce 17 k ilogram os de aguas resid u ales y 7,8 gram os de d e se c h o s s ó li­
dos.^’ Las aguas residuales con tien en gran cantidad d e nitratos, que a su vez cau­
san una explosión en el crecim ien to d e plan tas acuáticas en m asas de agua que
altera el equilibrio de los ecosistem as. El aire tam b ién se con tam in a con la lib era­
ción de am oníaco, ácid o clorhídrico, fluoruro de h id ró g e n o y á cid o nítrico, que
son toxinas por separado y en conjunto.^^ Y to d o esto ocurre apenas con la fabri­
cación de m icrochips.

h a ie ria le s p e l i g r o s o s £N m PC
CROHO
hewvalente

HERCURIO

PANEL DE CIRCUITO

'I

yEHTIlAOoRES

PROOUCTOS ISNIFÜfiOS BROHINADOS
Fuente: Silicon Valley Toxics C oalition/E lectronics Take Back C am paign, 2008.

fue hecha por D ell. M i co m p u ta d o ra portátil -la que uso para escribir este lib ro . una serie de investigaciones realiza­ das por orga n iza cio n es sind icales y de derechos h u m anos han detectado la persis­ te n c ia d e v io la c io n e s a los d e r ec h o s de lo s trabajadores en las fábricas que p rod u cen m ateriales para D ell. ha . trabajadores sin con trato y falta de libertad de asociación y sindicalización’7 ’ Ajá. M éxico. s o m o ). investigó a o c h o p ro v e ed o re s d e D ell en China. T am bién se han c o n o c id o noticias inq uietan tes con respecto a sus políticas laborales. salarios ilegal­ m en te bajos y horas extra im pagas. m i colega D ara O ’Rourke. degradantes y abusi­ vas de trabajo. denegación del derecho a huelga.110 LA HISTORIA DE LAS COSAS D e sp u é s te n e m o s el m on itor (el vid rio de los m od elos m ás viejos suele c o n ­ ten er p lo m o . y es p o r e s o q u e el p o ster io r reciclado de to d o s lo s com p on en tes y m ateriales de mi co m p u ta d o ra portátil. m u c h o s d e ellos peligrosos. En su declaración d e principios. so m o reveló “v io la c io n e s entre las que se incluyen con d icion es peligrosas. La guía de G reen peace no investiga las con d icion es de trabajo. c u a n d o em p ren d í la búsq ueda de una com putadora nueva. la em presa se com prom ete a garantizar c o n d ic io n e s seguras de trabajo. D ell ha p e r d id o m u ch o puntaje por incum plir sus prom esas de desfasar el PVC y lo s retardantes de llam a brom ados para elim inarlos por com pleto en 2010. F ilipinas y Tailandia. En 2 0 0 6 . discrim ina­ c ió n en el e m p leo . ¿Y quién tie n e tie m p o para hacer to d o s esos cotejos e investigaciones. D esde 200 6 . com puesta de varios p lá stic o s a base de p etró leo tratados con produ ctos ignífugos y otras sustancias q u ím ic a s q u e les co n fieren textura y color. u so de braceros contratados y de aprendices’. una agencia h olan d esa d e investigación y asesoram iento sin fines de lucro. u n a guía actualizada regularm ente por G reenpeace don de se evalúa a los fa b rica n tes de a r tíc u lo s e lectró n ico s en tres áreas: u so de p rod u ctos q u ím icos tó x ic o s. Los cables están aislados con el n o ­ c iv o p v c . tanto en sus d os fábricas com o en las de sus pro­ v eed ores de m ateriales. Estos cien tos de m a­ teria les. D esafortunadam ente. profesora de p o ­ lític a s a m b ie n ta le s y la b o ra les d e la U n iv e r sid a d de C aliforn ia. Berkeley. por ejem plo. el propio litio. m ien tras que las luces del visualizad or en los m o d elo s de pantalla plan a a m e n u d o c o n tie n e n m ercurio) y la caja protectora. m aterial que describiré en m ayor detalle en una sección p osterior Las baterías d e litio q u e se usan para en cen d er las com putad oras portátiles c o n tie ­ n en algu n as su stan cias tóxicas. será una ver­ dad era co m p lic a ció n . están to d o s m ezclad os y entrelazados. El Centro de Investigaciones sobre C orporaciones M u ltin acion ales [C entre for Research o n M ultinational Corporation. h orario laboral excesivo y horas extra obligatorias. salvo una obsesa de los m ateriales c o m o yo? Por fortuna. elegí ésta por el alto puntaje que había obtenido la em presa en el R a n kin g verde de elec­ trónicos. cu an d o finalm ente se convierta en desecho. r ec u p era ció n /recicla d o y cam bio clim á tico /co n su m o de energía.

Los m ilitantes por la salud del m ed io am b ien te q u e m o n ito rea n la industria han desafiado a los fabricantes de alta tecn ología a que alcan cen el m ism o nivel de m ejoram iento que predijo M oore para la capacid ad técn ica en el área de lo s im ­ pactos en el m edio am biente y la salud pública. la sa lu d y la seguridad. así com o a tributos d e ju s tic ia socialJ^ . sociales y de salud pública a la gesta por las in n ovacion es téc­ nicas en la industria. Resulta absurdo pensar que los artículos electró n ico s n o p u ed an fabricarse de otro m od o. ¿cóm o es p osib le que esto s cereb ritos e n c u e n tr en la m an era de m eter m ile s de ca n cio n es en un d isp o sitiv o del tam año de una caja de fó sfo ro s p ero n o logren elim inar el p lástico m ás tóxico . E n to n ces. el tam añ o y la capaci­ d ad de sus p rodu ctos.e l pv c - de su s m aravillas de alta te cn o lo g ía ni reducir los d esech os de em balaje m ás que en el 10%? ¡Por favor! Si pueden hacer tod o eso. tam bién deberían ser capaces de in gen iárselas para desfasar las su stan ­ cias tóxicas y reducir los d esechos a un m ín im o. que agregaron c u e s­ tiones am bientales. tam b ién se p ro p o n en aum entar el p o rcen ta je de en e rg ía ren ovab le que consu m en sus instalaciones. es increíble la celeridad con que se les ocurren m ejoras en la velocid ad . en m ayo de 1999. so c ia le s y sa n itarios de v a rio s m illa r e s d e p r o d u c to s d e c o n su m o . Sus d iseñad ores y productores so n p erson as inteligentes. reducir el em balaje e incorporar en él m ás m ateriales reciclados. La m uy citada ley de M o o re p red ice qu e las capacid ades in form áticas p u e d e n d u p licarse a p r o x im a d a m e n te c a d a d o s a ñ o s. así c o m o expand ir la durabilidad y la vida útil de sus productos. la Red Transatlántica por la P rod ucción Lim pia [Trans-A tlantic NetWork for Clean P roduction] adoptó los Principios de Soesterb erg. Sé que algun os intentan aligerar su huella am biental m ediante la eh m in a ció n de m ateriales que producen estragos en el m ed io am biente. H ace m ás de una década.^* A plaudo eso s esfuerzos. co m o el m ercurio. el p v c y ciertos retardantes de llam a.PRODUCCIÓN III pu esto m an os a la obra para crear la G o o d G u id e . una b ase de d a to s d isp o n ib le en Internet que con cen tra inform ación am plia y diversa sob re los im p actos am ­ b ien ta les. pero m e tem o que no será suficiente. aún no se ha la n za d o la se c c ió n de articu los e le c ­ tr ó n ico s de la G o o d G u id e (y el eq u ip o de O ’R ou rk e lu c h a co n tr a los m ism o s co rta fu e g o s c o rp o r a tiv o s c o n que m e to p é yo m ien tra s in v e stig a b a so b re m i com putadora portátil)/'' Pero no quisiera retratar a D ell y a otros fabricantes d e p rod u ctos e le ctr ó n i­ cos com o actores que se resisten por com p leto al cam bio. C ada n u e va generación de m ejoras técnicas en los p ro d u c to s electrónicos debe incluir m ejoras paralelas y proporcionales en relación con el m ed io am b ien te. M ientras escrib o estas líneas. El C om p rom iso con la S o sten ib ilid ad E lectrónica [E lectro­ nic Sustainability C om m itm en t] dice así.

C o n m i agenda p erp etu a y m i com putadora portátil d e 2006 m e las arreglo p erfectam en te. Latas de platino (es decir. ¿qué tal si red u c im o s a la m itad el n ú m ero d e sustancias quím icas tóxicas y du plicam os la vida útil de e so s m ism o s d isp o sitiv o s cada d os años? Lamentablemente. ban¡- continuarán c o n su ardua tarea de presionar a la industria d e artículos electrónicos para que im p lem en te m ejoras. “¡Pruébela! ¡Es de c o m er cio justo! ¡Está hech a con ingredientes orgánicos! ¡Es bu en a para u s­ te d y para el p la n eta !” R echacé el ofrecim ien to y decid í n o aguarles el desfile de b u en a s in te n c io n e s d ic ié n d o le s que parecía un trem endo ch iste e so de em balar u n a b eb id a o rgán ica que a d h iere al com ercio justo en un o de los p rod u ctos que . lo que h a g o es resistirm e al im pulso de tirar a la basura m is v iejo s p ro d u cto s e lectró n ico s para reem plazarlos por las últim as y m ás rutilantes v e r sio n e s. o bien in su m en tanta energía. Red d e A cción de Basilea [Basel A ction N etw ork. Y punto.112 LA HISTORIA DF. A cción por la P rod u cción Lim pia. de aluminio) H ace u n o s días. M ientras tan to. a diez años de la a d o p ció n d e los P rin cip io s d e Soesterberg. LAS COSAS Si la cap acid ad d e un se m ico n d u c to r pu ed e duplicarse cada d os años. esa s d o s pregu n tan qué co sa s cosas serían las latas de alu m in io y el p v c . m ien tras cam in aba por el centro de San Francisco. d os entusias­ ta s p r o m o to ra s regalaban m u estras de una nueva bebida cafeinada. Y si los lectores se pod rían abandonar sin mayores dificultades y de form a in ­ m ed ia ta para red u cir su im p a c to en el m e d io am biente. las mejoras técn icas continúan atrayen d o m u ch a m ás a ten ción q u e las correspondientes m ejoras en políticas de salud y m e d io am biente. Y la gran m ayoría de los avances en relación con la salud del m e d io am biente que han hech o los fabricantes de com putadoras se han produ­ c id o recién d e sp u é s de so sten id a s cam pañas lanzadas por ong. C o sas to n ta s A lg u n o s p ro d u cto s de c o n su m o son tan inherentem ente tóxicos o derrochadores. m i c o n se jo es q u e c o ­ m ie n c e n por d ecir ad iós para siem p re a estos d os m ateriales tóxicos y co m p leta ­ m en te in n ecesarios. Si pudiera agitar una varita m ágica para hacer desap arecer d os artículos de uso cotid ian o con el fin de causar un e n o r m e im pacto p o sitiv o en la salud hum ana y el bienestar de nuestro p lan eta. Éstas -C o a lic ió n sob re T óxicos del Valle de S ilicio [Silicon Valley Toxics C oalition ]. qu e n o es una alternativa viable m ejorar su produc­ ción : lo m ejor será dejar de usarlos y de fabricarlos. pero tod o sería m ucho más fácil si los propios fabri­ ca n tes abrazaran m etas de sosten ib ilid a d y justicia social con la m ism a seriedad q u e los caracteriza cuando se p rop on en m etas tecnológicas y económ icas. G ood E lectronics. C o a lició n de R ecuperación de A rtículos E lectrónicos. G reenpeace.

adem ás de provocar la tala d e leg io n es de e so s valientes so ld a d o s en pie de guerra contra el calentam iento global: los árboles.'’ Si una fuerte torm enta inundara eso s reservorios. La bauxita se transporta a otros sitios. Lo que queda es alu m in io puro.^* La extracción de bauxita desplaza a pu eb los enteros y an im ales nativos.” Las latas de alum inio resultan atractivas porque so n livian as. pero hasta ahora nadie ha encontrado una m anera eco n ó m ic a de extraerlo. Jamaica y otros lugares de clim a tropical. Vale la pena aclarar. Brasil.*" La fu n d ició n d e a lu m in io requiere m ás energía que el procesam iento de cualquier otro m etal de la Tierra. n o se r o m ­ pen . los cristales de ó x id o de alu m in io se disu elven en un b a ñ o de un material llam ado criolita (fluoruro de alu m in io y sod io) y reciben fuertes g o l­ pes de electricidad (100 m il a 150 m il am p erios). quizá m u ch os dejarían de usarlas c o n tanta negligencia. los australia­ nos o los japoneses. se la m ezcla con soda cáustica. que el hierro de e so s d e se c h o s p od ría recu p erarse. H ay un m otivo por el cual los cien tíficos llam an al a lu m in io "energía c on gelad a”: hacer una sola lata de alum inio insu m e energía en cantidad equivalente a un cuarto del volu m en de la lata en gasoUna. se la pu lveriza. aunque se prevé un aum ento de la cantidad cu an d o se disparen sus e c o n o ­ m ías. d e v e n id o en cristales de ó x id o de alum inio. y es ahí d o n d e entran en ju ego los asp ectos m ás flagrantes de esta p r o d u cc ió n . En países c o m o C hina y la India se co n su m e u n p ro m ed io de apenas 10 latas anuales por persona (con grandes disparidades entre las clases s o ­ ciales). que se vierte en m o ld es y se . o bien 340 por persona: casi una por día. Este proceso tam bién separa trocitos de flúor de la criolita. ya que atrapan 1. En Estados U n id os co n su m im o s alrededor de 100.*' En la fundición. este barro sen cillam en te se deja en in m en sos estanques al aire libre. de paso. C o n su m im o s 10 v e ce s m ás latas que el europeo m ed io y duplicam os el prom ed io de lo s canadienses. más co^ em iten y m ás d e se c h o s gen eran en to d o el p la ­ neta: una lata de alum inio de un so lo u so y un so lo propósito. La lata de alum inio com ienza su vida en form a de un m ineral rojizo llam ad o bauxita. d o n d e se la lava. que se extrae a cielo abierta en Australia. qu e e s ­ capan de la fun dición en forma de p erflu orocarb on os ( p f c ): son los m ás n o c iv o s entre los gases de efecto invernadero.PRO D U CCIÓ N 113 más energía con su m en . se enfrían co n rapidez y tien en bu en a prensa de reciclado. c o m p u esta de la e x trem a d a m en te alcalina soda cáustica y hierro de la bauxita. se la calienta. con lo que se arranca el o x íg en o del alum inio. Pero tam b ién queda otra cosa: una e sp e c ie de lechada residual con ocid a co m o “barro rojo”. se la precipita y se la filtra hasta que só lo queda aproxim adam ente la m itad del peso que tenía el m ineral original.000 veces m ás calor que el dióxido de carbono. A m en u d o.000 m illo n e s de latas p or año. En el paso siguiente. el daño causado al am biente que los circu nd a sería devastador. Si se d ifu n d iera más la verdadera historia. el óxido de alu m in io se transporta a fu n d icion es.

una organización dedicada a proteger . lam en­ tán d ose de que en su isla natal haya crecido tanto el con su m o de bebidas gaseosas y el reciclado de las latas sea tan escaso. d ió x id o de sulfuro y dióxido de nitrógeno. com o M ozam bique.** e s com ú n em barcar la m ateria prim a por el m un do para aprovech ar la en ergía m ás barata. Chile. adem ás del clim a. d on d e los p recios de la energía están en alza. d ice el activista puertorriqueño Juan Rosario. en general represas) en lugares rem otos. m ien tras que los co sto s de transp orte d esd e las m inas a las refinerías y de allí a las fun dicion es re­ presen tan m e n o s d e l 1%. esas barras se envían a otro lugar. se secan. se revisten por dentro con una capa de anticorrosivo. D esp u és. y por ú ltim o se llenan con una bebida. plan ea abrir una nueva fun dición en Abu D habi. director del Pro­ gram a A m a z ó n ic o d e International Rivers.114 LA HISTORIA DE LAS COSAS enfría en barras. aproxim adam ente un tercio de las fu n d icion es de alu m i­ n io fu n cio n a n co n electricid ad generada por carbón. m ien tras qu e Abu D habi con tin ú a sie n d o una zon a de carbono libre para todos. el c o n te n id o de las latas se c o n su m e en c u estió n d e m in u to s y la lata se tira a la basura en cuestión de segun dos. Im p ortan este produ cto.*’ En to d o el m u n d o. a lo largo del río Am azonas.*^ D e sp u é s d e to d o s e sto s p ro ceso s. “N o e n ­ tie n d o a m is c o m p a trio ta s. y las que siguen en fu n cion am ien to probablem ente no con tin ú en abiertas p or m u c h o tiem po más. beben la basura y después desech an el recurso v a lioso”. este proceso contam ina nuestro aire con toneladas de m o n ó x id o d e c a rb o n o (el gas que nos mata si dejam os el auto en m archa en un esp acio cerrad o). Las latas se lavan. Islandia y Brasil. se im prim en. d on de se enrollan en lám in as superfinas que se envían a otra fábrica don de son perforadas y adquieren form a de latas. esa v ieja p la n ta e n e rg iza d a a c a rb ó n se encarecerá d em a sia d o . Rio T into. con el propósito de construir fundicio­ nes nu evas (q u e traen aparejadas las plantas de energía necesarias para alimentar­ las. Puesto que del 20 al 30% de los costos p r o d u ctiv o s totales del a lu m in io provien en de la electricidad . En to d o el m u n d o se abandonan fun dicion es establecidas en los países ricos.*” La m ayoría de las fu n d icio n es de Estados U n id os y otros países desarrollados han cerrad o su s pu ertas. se pintan con la marca y la in fo rm a ció n del p rod u cto.*' La construcción de las represas.“ ¿Por qué allí? P orque ahora qu e A ustralia está p on ién d ose al día con las políticas interna­ c io n a le s sob re e m is io n e s de carb ono (segu im ien to del P rotocolo de Kyoto). animal y v e g eta l-. un sitio planeado en Islandia inundaría una zona prístina que co n tien e más de cien im ponentes cataratas y es hábitat de re­ n o s así c o m o de otra vid a silvestre vulnerable. un in m en so em pren d im ien to m in ero au stralian o. Por ejemplo.** G lenn Svifitkes. A dem ás de producir em isio ­ nes de d ió x id o de carb ono. las rutas y otra infraestructura necesaria (su m adas a los residuos y las em isio n es una vez que las plantas se p o n en en fu n cion am ien to) amenaza seriam ente la vida -h u m an a. se laquean.

La escasez de reciclado tam bién se debe a qu e só lo d ie z e stad os de tod o el país han im plem entado el depósito de 2. co m o los paseos de com pras. por ejemplo.*’ ¿A lguien agita la bandera blanca d el reciclad o? B ien . Brasil. agrupa estos conjuntos en sus cálculos. el reciclado de alu m in io en E stados U n id o s está en baja desd e hace d éca d a s. 7he Rote o f the Consumer in Reducing Primar/ Aluminum Demand. 16 a 18 de octubre de 2003. Y el problema se agudiza co n una hábil m anipulación de los núm eros por parte de la industria del alum inio.5% de 2000 y que el pico de 65% regis­ trado en 1992. diferencia entre los descartes “viejos”. La Asociación del Aluminio. p. 9). San Luis de Marañón. la facilidad co n q u e se a d q u ieren tierras fiscales para la explotación minera y una m iríada de red u ccion es im p ositivas y asistencia in fraes­ tructura!. bien p o d ría m o s seguir el ejem plo de Brasil. el prob lem a es el s i­ guiente: la abundante atención que recibió el reciclado en las últim as décadas ha dado a los estadounidenses una n oción exagerada de la verdadera cantidad de a lu ­ m in io que se recicla. H oy recicla m o s a p ro x im a d a ­ m ente el 45% de las latas. adem ás de despla7^r a m iles de habitantes ribereños y a pueblos indígenas”. que son retazos sobrantes del proceso productivo que nunca salie­ ron de la fábrica. en parte. los su bsid ios g en eralizad os que se otorgan por la o b ten ción de alu m in io virgen tam bién desalientan el reciclado: “A causa de los contratos de largo plazo que otorgan energía a precio red u cid o.PRODUCCIÓN 115 los ríos de todo el m undo. o preconsumo. en Brasil se registra el im presionante 87% de reciclado porque m ucha gente vive de los ingresos que obtiene por recolectar lo s e n v a se s. cuando en verdad el reciclado real (posconsumo) representa menos de un quinto del abastecimiento (Jennifer Gitliz. los c in es. las tarifas de agua por debajo del precio de m ercado. las em presas de a lu m in io so n q u izá m e n o s vu ln erab les a las fuerzas e co n ó m ic a s globales que otras in d u strias p rim arias. a que los e sta d o u n id e n ses pasan m ás tiem p o trasladándose por la ciu dad y c o n su m e n b eb id as en el ca m in o . Tal com o señala la organización Instituto d e R eciclado de Envases [C ontainer R ecycling Institute]. lo s aerop u ertos y sitios sim ilares. Estas represas causan im p actos irreversibles en la biodiversidad.* Sí bien es cierto que las latas son 100% reciclables. .5 a 10 cen tavos por cada lata o botella. lo cual da la impresión de que hay un porcentaje mayor (casi un tercio) de aluminio que viene de fuentes “recicladas” (o “recuperadas”). [Ello ha] p erm itid o q u e la * Hay inconsistencias en los cálculos de las fuentes “recicladas” del abastecimiento de aluminio.’’ Entretanto. en tanto que hay p ocos cubos de reciclado en lugares alejados de las zonas resid en cia­ les. o poscon­ sumo. explica que las em presas de alum inio son la fuerza p r in ­ cipal tras los planes que tiene el gobierno brasileño de construir represas en los ríos más im portantes de la Amazonia: “Las em presas de alum inio se m udan a los tróp i­ cos porque los gobiernos de los países en desarrollo les proporcionan hidroelectricidad subsidiada.“ Esta m erm a se debe. m enos que el 54. y los “nuevos”. El Sondeo Geológico de Estados Unidos. una asociación industrial. informe del Container Recycling Institute para el International Strategic Roundtable on the Aluminum Industry.” D ad as las altas tasas de d e ­ sem pleo que padece nuestro país.

para envasar una sim ple bebida!”. qu e c o n su m e tanta energía. l o c u a l r e q u e r i r í a c i e r t a p la n if ic a c i ó n a n t i c i p a d a p e r o r e d u c i r í a n la c o n ­ t a m i n a c i ó n d e l a g u a y e l a ir e . Por una vez. p n x ir ía m o s b e b e r d e b o te lla s d e v id r i o r e c a r g a b l e s .’‘ En 2007. c u a n d o m e hallaba en Budapest trabajando en cuestiones relaciona­ das co n la basura. c o m o re e m p la z a r p a r te d e l a c e r o e n n u e s t r o s m e d i o s d e t r a n s p o r t e p a r a a liv ia n a r lo s . Si esas latas se hubieran reciclado. una organización de allí que intenta d esp ertar co n c ie n c ia en relación con los desechos. . se estim a que m ás de un billón de latas de alum inio han term in a d o en verted eros desde 1972. al estilo w a l l -e.’'' Solam en te en 2004 se enterraron 800 m il toneladas de latas en rellenos san itarios en Estados U nidos (y 300 m il toneladas en el resto del m un­ d o ). vi u n a excelente descripción de la irracionalidad en torno a las b eb id as en v a sa d a s en latas de alum inio. repleto de basura. adonde llegaban a lien íg en a s c o n la m isió n d e investigar. había realizado una se­ rie de cortom etrajes m u y entretenidos para proyectar durante la tanda publicita­ ria anterior a la pelícu la en lo s cines húngaros. y m ientras el costo de producir lin gotes vírgenes se m antenga bajo. valdrían aproxim adam ente 21. Mi corto favorito se am bientaba en u n plan eta Tierra del futuro. “¡N ad ie com etería la irracional estup id ez de usar un m etal tan valio so . la solución es increíblemente sencilla. Los alienígenas encontraban al ú n ico ser h u m a n o q u e qu ed aba sob re la Tierra y lo acribillaban a preguntas acerca de esas p ie za s de a lu m in io in creíb lem en te valiosas que se hallaban desp erd igad as por to d o el p lan eta. p o d e m o s e m p l e a r la s t o n e l a d a s d e a l u m i n i o q u e y a e s t á n e n c i r c u l a c i ó n p a r a h a c e r c o s a s q u e te n g a n s e n tid o . los alienígenas lo acu­ saban d e m en tiro so . se habrían ahorrado 16. Si esas latas se desenterraran. Y e n l u g a r d e u s a r la ta s d e s c a r ta b le s .000 m illo n es d e k ilovatios hora: electricidad suficiente para abastecer a 2 m illon es de hogares e u r o p e o s durante un año”.116 LA HISTORIA DE LAS COSAS ind ustria p rim aria m u n d ial del alum inio expandiera su capacidad m ás allá de la dem and a.000 m illones de dólares al precio actual de la chatarra. En eso estoy to ta lm en te d e acuerd o con los alienígenas. e n e s p e c ia l lo s q u e a ú n f u n c i o n a n c o n c o m b u s t ib le s fó s ile s q u e v o m i t a n co^. c o n la c o n v icc ió n de que se usaban con fines com unicacionales. e l u s o d e e n e r g ía y la p r o d u c c i ó n d e c o ^ y d e s e c h o s . C u an d o el ser hum ano respondía que esas latas só lo servían para envasar d o sis ú n icas d e bebidas gaseosas azucaradas.’^ Tal c o m o señ ala un inform e de W orldwatch. “es com o si cin co fundiciones vertieran su en tera p ro d u cció n anual . H uM uSz. cuando se inició el registro.en un agujero d el su elo.’^ Para h a c e rn o s una idea. M ientras exista una capacidad excesiva de producción prim aria de alu­ m in io en el m ercad o glob al.u n m illón de toneladas de m e ta l. Si abandonam os el f 'v y a b s u r d o y f r ív o lo u s o d e l a l u m i n i o c o m o e n v a s e p a r a b e b id a s . m ilitares o m é d ico s. el precio de la chatarra continuará inhibido”.

c o m o el m ercurio y el plom o. vil. dañan el sistem a in m u n ológico y originan trastornos reproductivos. que se realiza en m últiples etapas. El reconocim iento del plástico co m o problem a es casi universal h o y en día. cerebro y pu lm ón .s) y en los artículos de oficin a (carp etas). se acum ulan en la cadena alim entaria y d esp ués causan cáncer. hasta su d esech o en vertederos y rellenos sanitarios o. C on m uy diversas form as y texturas. cáncer de hígad o. delantales. envoltorios y recip ien tes d e com id a. se d esp ren d en pau lati­ nam ente en forma de gas en un proceso llam ad o volatilización.'" La producción de PVC tam bién libera gran cantidad de con tam in an tes tóxicos en el m edio ambiente. que a su vez se convierte en pyo. Está en los productos m édicos (tuberia. hospitales y oficinas. Este plástico ta m ­ bién es barato y versátil. im perm eables y b otas de lluvia.a d it iv o s . El plástico pv c (p olicloru ro de v in ilo ). Otra vez nos topam os con el tóxico cloro presente en tantas de nuestras D urante la producción del pvc. cañ os y revestim ien tos d e vin 'lo.PRODUCCIÓN 117 Pernicioso. alg u n o s so n m ás p r o b le m á tic o s que otros. y su stan cias q u ím i­ cas sintéticas com o los ftalatos. A veces con rapi­ dez. d os razones por las que n o ha d ism in u id o su uso a pesar de los im pactos negativos que causa en la salud am biental. Y apa­ rece por todas partes en la ropa y en los ju gu etes de nuestros hijos.. n o to d o s los p lásticos se fabrican de la m ism a m anera. tam bién de cáncer. secaplatos recubiertos de plástico.’' H e ahí una lista d e in ­ gredientes horrorosam ente tóxicos. cosas. e s el m ás peligroso en todas las etapas de su vida. En n u m er o so s e stu d io s se ha d o c u m e n ta d o una alta tasa de enferm edades entre los trabajadores de las fábricas d o n d e se pro­ duce cloruro de vinilo. com o en su forma pura el p v c n o es sin o un plástico qu eb rad izo de u so lim itado. A dem ás. en el peor de ios casos. incluidas las dioxinas. m anteles y cortinas de baño. Tal co m o dije antes. el pv c está presen te en los ob jetos m ás variados: zapatos y carteras de cuero falso. escuelas. las dioxin as son un grupo de nocivas sustancias qu ím icas que persisten en el m e d io am b ien te. se transportan a grandes distancias.. que se convierte en cloruro d e v i­ nilo m on óm ero ( c v m ). es preciso agregar m ás p rod u ctos q u ím ico s . en incineradores. s e ­ gún se sospecha.'” P uesto que la m ayoría d e e sto s ad itivos no se adhieren verdaderam ente al pv c en el nivel m olecular. los aditivos se volatilizan del p lá stico p v c para m igrar . Sin em bargo. Entre estos p ro d u cto s se cu en tan m etales pesados neurotóxicos.para c o n fe ­ rirle m aleabilidad y expandir sus aplicaciones. se usa gas de cloro para producir dicloruro de etilen o ( d c e ). leucem ia y cirrosis hepática. probada causa de d esórd en es rep rod uctivos y. ventanas. entre ellas se cuentan lin fom as. tanto por el petróleo que requiere su produ cción co m o por los d e se c h o s p rácticam en te inm ortales que quedan flotando en nu estros océan os. d esd e la p rod u cción fabril. a veces con len titu d. contaminante pvc. bab e­ ros. llam ad o c o m ú n m e n te v in ilo . p asand o por su uso en casas.

Está por tod as partes. incineradores de d esechos m éd icos. c o n v ie n e que consideren por un m om en to la últim a parte d el d e s d ic h a d o c ic lo d e v id a d e este m aterial: el desecho. el pvc se quem a en u n o de cu atro lugares: fogatas caseras al aire libre. se infiltra el in sid ioso pvc: a veces llega e n form a de ju g u etito s en las bolsitas que trae m i hija de las fiestas de c u m ­ pleaños.1 7 5 m illo n es d e k ilo s de pv c por año.118 LA HISTORIA DE LAS COSAS d e sd e lo s ju g u ete s hasta nu estros hijos. ¿qué h a c e m o s co n el p v c que te n e m o s en casa? Prim ero. En ese estudio se com probó que la cortina de baño había liberado en el aire 108 com p u estos volátiles diferentes a lo largo de 28 días. de m o d o que. de 9 0 7 m illo n e s a 1. En 2008. Cuando el p vc de los edifi­ c io s se recalienta e n los in cen d ios. Environm ent and Justice. com o el cable de alargue que . en o c a sio n e s lo traigo yo sin darm e cuenta. La única solución con siste en dejar de hacer PVC y quitar d e circulación el pvc existente. p orq u e reciclar un v en en o perpetúa el peligro y exp on e a toda otra serie d e trabajadores y futuros con su m id ores. d e sd e nuestras cortin as de baño hasta el aire que respiramos. a p esar de m i vigilan cia. cosas y producir tanta ba­ el reciclado n o es una solución: no hace más que e m p e o ­ rar el p r o b le m a . in e v ita b le m e n te se q u em a m ás p v c ) . ¿Y q u é o c u r re c o n el reciclado? He ahí la bandera blanca. En general. de los cuales. com o en los m ateriales de co n str u c ció n se usa cada v e z m ás pvc. in c in er a d o r e s de resid u os m u n icip ales o fu n d icion es de cobre (los cables su elen tener u n r ev e stim ie n to de pv c . siem pre pronta a acallar la p r e o cu p a c ió n que sen tim os por usar tantas sura. En el ca so del pvc. puesto que la c o m ­ b u stió n d e p v c p ro d u ce la sú per tóxica d io x in a . qu e es letal cu an d o lo inhalan los b om b eros u otras personas atrapadas en el interior del ed ificio en llam as.‘“^ A pesar de este h echo."” N o o b sta n te. E n to n ce s. El nivel de esos com puestos excedía e n 16 veces los niveles que recom ienda el Consejo de Edificación Verde de Estados U n id o s [u s Creen Building Council) para la calidad del aire en interiores. Tirar el pvc a la basura es m alo.814 m illo n e s d e kilos van a parar a rellenos sanitarios. los incen dios de edificios han pasado a ser un a nu eva fu en te d e d ioxin as y otras em ision es tóxicas. alrededor de nosotros y de nuestra familia. el agua y el aire. libera gas cloruro de hidrógeno o ácido clorh í­ drico.'"' C uando el PVC term in a en un rellen o sanitario. antes de que los lectores in icien una purga m asiva del pv c que tien en a su alrededor. desd e los envoltorios hasta nuestros a li­ m en tos. la organización Centro para la Salud. cuand o se los quem a para recup e­ rar. pero incinerarlo es peor. sus tóxicos aditivos se filtran en el suelo.‘“ A dem ás. Los esta d o u n id en ses a rrojam os a la basura 3 . c h e j] publicó un estudio donde se testeaban las sustancias q u ím icas tóxicas que se volatilizaban de una nueva cortina de baño hecha de p vc. no n os d ejem os abatir. el Ambiente y la Justicia [Center for H ealth. gran parte de la q u em a de pv c n o es accidental. In clu so en m i casa.

A p en as lo s olió. A lgu n os envases no traen el núm ero 3. En cuanto a evitar futuras com pras. O b ien . m ientras gritaba: “¡N o se lo s p on gan en la boca!”. lo p o n e m o s de vuelta en el estante. una vez más. la envío al Instituto del V inilo [Vinyl Institute]. para inform ar a la em presa que no V com prarem os su producto m ien tras venga em balado en el plástico m ás tóxico del planeta. hacem os un breve llam ado al núm ero de serv i­ cio al cliente que figura en el envase. detallando la in form ación sobre el pvc y exigien d o la d ev o lu ció n del d i­ nero. tanto mejor. (H ay un m od elo de carta e n el “A p én d ice 3” que el lector está in vitad o a c o ­ piar. el olor lo delató.PRODUCCIÓN com pré sin advertir que era de pvc 119 hasta que abrí el em balaje y el h ed or se e x p a n ­ dió por el garaje. para ser m ás exactos. Vale la pena perder un m in u to para asegurarnos de n o llevar La otra m anera de identificar el pv c pvc a casa. es una de las su stan cias aditivas que se volatiliza. aunque la d escrip ción en línea n o decía q u e el prod u cto era de PVC.) Si n o pu ed o identificar al fabricante. m e im a g in o que sabrá cóm o ocuparse del asunto. En otras palabras. Si pod em os. d o n d e regalaban co lm illo s de vam piro. ¿Qué hacem os en ton ces cuand o descu b rim os q u e u n objeto que acabam os de com prar tien e pvc? En to d o s estos casos.) C o m o esta gente hace un dineral d e fe n d ie n d o a los productores de PVC. Los in ­ teresados tam bién deberían invitar a su s v ecin o s a devolver el pvc a las corresp on ­ dientes empresas: si reúnen un grupo considerable. o en viam os una carta o c o ­ rreo electrónico al llegar a casa. Todos c o n o c e m o s el o lo r de una cortin a de baño. y están en lo cierto.es el olor. N o sólo huele mal el m aterial. lo em balo y lo e n v ío de vuelta al fabricante c o n una carta d o n d e le e x p lic o por q u é su p r o d u cto es in a ­ ceptable. o in c lu so una p eq u eñ a “v ”. la televisión o algú n p e r ió d ic o para que se d ifu n d a la n oticia. C u anta m ás conciencia despertem os sobre la inaceptabilidad del PVC. h asta los n iñ o s p u ed en detectarlos. -m u c h a s veces a m etros de d ista n c ia . guardo el p rod u cto c o n tr o v er tid o en una caja que tengo en el garaje. H ace p o c o . pero tien en una leyenda que d ice “vinilo" o “ p v c ”. c o m e n z ó a correr p or toda la fiesta para sacárselos a los otros n iñ os d e las m anos. En una oportu n id ad pedí un im perm eable para m i hija por catá­ logo. celebrada el día d e H allow een . Es p reciso m irar c o n a te n ­ ción. . o r. un auto n u ev o o la s e c ­ ción de zapatos sin téticos de un hiperm ercado. el PVC no es m u y difícil de identificar Las dos pistas m ás sen cillas so n el olor y la etiqueta. (Su d irección tam bién está en el “A p én d ice 3 ”. Los lectores p e n ­ sarán que es triste p on er a n u estros hijos en esa situación. Si dam os vuelta un envase y v e m o s un n ú m ero 3 entre las flechas del logo de reciclado. inclu so pu ed en llam ar a la ra­ A dio. una a so c ia ció n ind ustrial de W ash in gton. m i hija fue a una fiesta de cu m p le a ñ o s. U na vez que se llena la caja. Es el olor del pvc . sin o tam bién la d ecisió n em presarial de usar un tóxico terrible aunque existan alternativas m ás seguras.

En la co cin a u so envases só lid o s y resistentes. e incluso W al-Mart. En España. S u ecia. c u a n d o q u ise reem plazar tres viejas ventanas de m i casa por otras que resultaran m ás eficien tes en térm in os energéticos.120 LA HISTORIA DE LAS COSAS Sacar tod o el p v c de las cañerías de nuestra casa es excesivam ente / C com p licad o. )oh n son & Johnson. las J j b otellas de p lástico y los envases. N ike. L a m en ta b lem en te. En el bañ o puse una cortina de algo­ d ó n lavable.en lugar de cambiar las ventanas. n o creo que pod am os resolver el problem a yendo tien d a p or tien d a para obligar a los fabricantes. V ictorias Secret. Ikea. pero p o d em o s elim inar fácilm ente los em balajes. Toyota. algunas em presas co m ien za n a res­ ponder.s i se tien e en cuenta la relación entre costo y b e n e ficio s. fu e r te s g ru p o s de c iu d ad an os guardianes y acción gubernam ental para d eten er el pvc desd e su s orígenes. sé que los verdaderos costos de p rod u cción de esas ventanas incluyen im pactos casi insalvables en la salud y la seguridad.a to­ das esas porquerías d e pvc. m ás de 60 ciu dad es se han declarado libres de pv c. M ientras cada vez m ás gente se niega a comprar pv c porque se ha en terad o de su peligrosidad . m ien ­ tras que lo s m arcos de las ventanas tradicionales pueden estar h ech os de madera extraída d e b a sq u es sosten ib les o rescatada de otros objetos. Por el m om en to solucioné el prob lem a dejan d o los m arcos d efectu osos por unos años más y colocan d o corti­ nas aislantes -m u c h o m en o s c o sto sa s. para que se com p rom etieran a desfasar el pv c en diferentes niveles. descubrí que las ventanas de pvc cuestan ap roxim ad am en te la m itad que las ventanas tradicionales de m adera. M icrosoft. E spaña y A lem an ia han restringido el pv c en algunas localidades y ap licacion es. Por ejem plo. así c o m o las baratijas vinílicas para las que se usa el pvc. com o las m ochilas de m aterial plástico o las piletas inflables para niños. Si bien m e alegro cada vez que estos activistas agregan un com ercio a su lista triunfal. porque otro (lo s trabajadores. el m e d io am b ien te) es q u ien paga lo s costos reales. evitando a toda costa que la co m id a de m i fam ilia toque eso s fétidos envoltorios de plástico. y que es posib le c u ­ brirlos c o n pintura sin m etales pesad os u otros tóxicos. H onda. Hay alternativas seguras y e con óm i­ fU cas . uno por uno. D iv erso s grupos de con su m id ores organizados han pre­ sio n a d o a Bath & B ody W orks. P uesto que c o n o z c o el c iclo d e vida del PVC.'"^ M uchas acciones gu b ern am en tales partieron d e la preocupación específica por los trastornos en d o­ c rin o s qu e causan lo s ftalatos presentes en los juguetes de pv c para adoptar res­ . a dejar de usar pvc. las com unidad es fronterizas. N e ce sita m o s una com b in ación de liderazgo em p resarial. y 274 c o m u n id a d e s d e A lem a n ia han aprobad o leyes restrictivas. Las ventanas de PVC sólo p a recen m ás baratas. S e n c illa m e n te n o te n e m o s tiem p o. las otras ele cc io n e s resultan m ás d ifíciles.

lap ón . Los beneficios de prestar y pedir prestado no so n só lo am bientales.™ En contraste. ¿Se advierten los problem as que plantea este enfoqu e? En prim er lugar. m áquinas y subproductos. ya im aginarán lo s lecto res to d o lo que im plica la fabricación de un auto o la construcción de una c a s a . Claro que a v eces realm ente quiero o n e c esito com prar algo nu evo. sin o tam bién sociales. La ún ica so lu ció n consiste en y lo más rápido posible. su m ados a las horas qu e d ebí trabajar para pa­ garlo? ¿Me lo puede prestar un am igo? D eborah m e prestó una tartera para la úl­ tim a cena de N avidad. ch u p etes y tetinas. Me pregunto: ¿se usaron ingredientes tóxicos para fabricar este produ cto? ¿Puedo p o ­ nerm e en el lugar de uno de los trabajadores que lo hicieron? ¿H ubo alguna parte tan desagradable de la p rod u cción que n o p u d o h a c e rse e n p aíses c o n norm as am bientales más estrictas? H e aquí algunas cosas que aprendí con el tiem p o gracias a estas preguntas: Materiales peligrosos H oy en día... N ick m e prestó su escalera. antes de com prar cualqu ier cosa he d esarrollad o el hábito de preguntarme: ¿vale este objeto tod os los esfu erzos que im p licó su p rodu cción y la extracción de sus ingredientes. . la p rod u cción industrial usa una gam a in c o n ­ ceb ib le de su stan cias q u ím ica s m u y p elig ro sa s. c o m o los solven tes que se em p lean para d ilu ir o tr o s c o m ­ pu estos o lim piar y secar la m aquinaria. optando en su lugar por un acuerdo v oluntario c o n los fabricantes para rem o­ ver los ftalatos de los sonajeros. Si las cosas que parecen sim p les involucran tal cantidad de ingredientes. Prestar es divertido y robustece la com u n id ad . M éx ico y otros lugares. En segu n d o lugar. no p o d e m o s lim itar n u estras p reocu p a­ cion es a los niñ os y perm itir que el resto de la p ob lación q u ed e expuesta a los fta­ latos y a todas las otras toxinas presentes en el liberarse en el 100% del pvc. En esos casos hago hincapié en dos partes fundam entales d e lo s p rocesos productivos. Yo le presté a Joan m i abrigo esp ecial para su viaje al Este en enero. pvc . m ordedores. A lg u n a s d e estas su stan cias form an parte del p r o c e so p r o d u c tiv o . Preguntas importantes sobre la producción C on la sola investigación de estos cin co artículos c o m e n z a m o s a vislum brar có m o funciona la producción.PRODUCCIÓN 121 tricciones o prohibiciones en la U n ión Europea. por n o m en cio n a r su s im p actos en el m edio am biente y la salud hum ana. A ndrea m e prestó su c a m io n e ta para trasladar m uebles. m ien tras q u e otras. Estados U n id os ni siquiera ha c o n sid era d o un a p roh ib ición n a c io ­ nal. tod os los padres y las m adres saben que los n iñ o s no juegan só lo c o n objetos etiq u eta­ dos com o “juguetes”. En con secu en cia.

retardantes de llama).pops. es d ecir que pu ed en interactuar c o n las células d e los seres vivos (que siempre con tien en carbono) de varias form as in sid iosas. lo s c o lo c a m o s en b ien es de con su m o y los distribuim os por tod o el pla­ neta e s antinatural y devastadora.'™ Por algo la natura­ leza g u ard ó e so s m etales en el su bsuelo en lugar de hacerlos circular por los siste­ m a s b io ló g ic o s: so n e x trem a d a m en te tó x ico s para todas las form as de vida. c o n ta m in a n te s org á n ico s persistentes. mirex y toxafeno). aun qu e resulte p oco ortodoxo según los cánones científicos. usado com o repelente de agua) y los éteres d ifen il p o lib ro m a d o s ( p b d e . clordano. se alojan e n las célu las d e grasa y ascien d en por la cadena alimentaria en concentraciones cada vez m ayores. el arsénico. “o r g á n ic o s ” s ig n ific a qu e c o n tien en carbono. Para comenzar. voy a m eter to d o s los m ateriales tóxicos en la m ism a bolsa: los m etales pesados extraí­ d o s d e la tierra. Los q u ím ic o s. clordecona. Por ejem plo. En in fin id ad d e e stu d io s se ha probad o con absoluta certeza que inclu so los bajos ni­ veles de e x p o sic ió n a estos q u ím ic o s causan trastornos neurológicos y reproducti- * Los CO P son tan perjudiciales que se creó una Convención de las Naciones Unidas para lidiar con el problem a: se prohibieron algunos y se restringieron severamente otros. H C H /lin d a n o . h b b . “p ersistentes” significa que no se descom ponen: perm a­ n e c en en lo s te jid o s de los seres v iv o s y su elen bioacum uiarse. DDT. los d iseñ ad ores industriales y los m ilitantes ecologistas se va­ len d e d iv e rso s y c o m p lejo s sistem as para clasificar lo s m ateriales. Fuente: Convención de Esto­ colmo sobre contam inantes orgánicos persistentes. el crom o y el m ercurio. endrina. la escala en que los e x ­ traem os. éter de penta. el su lfo n a to de p ertlu orooctan o ( p f o s . 2 sustancias químicas industriales (el hexaclorobenceno ( h c b ] y los bifenilos policlorados [ p c b )). es decir. ju n to c o n los co m p u e sto s orgán icos sintéticos.* E ch em o s u n vistazo a lo s m etales pesados. rep ro d u ctiv o e in m u n o ló g ic o y originan d esórdenes neurocond u c tu a le s.int. im a g in o q u e lo realm en te im p ortan te para nosotros com o ind ividu os es saber si a lg u n o s d e lo s m ateriales q u e se usan para hacer nuestras cosas son peligrosos. . que son elem entos qu ím icos natu­ rales. es decir. httm://chm. las em isiones de p lom o de origen in d u strial so n 27 v eces m ás altas que las de origen natural. dieldrin. En c o n se c u e n c ia . que perjudican los siste­ m as e n d o c r in o . p f o y pentaclorobenceno. En mayo de 2009 se incluyeron otras sustancias químicas. c o m o el p lo m o . y 2 grupos de subproductos industriales (dioxinas y fiiranos). se in trod u cen en el produ cto para lograr ciertos c o lo r es y texturas. heptacloro.y octabrom odifenilo. O tra d e n o m in a c ió n qu e se oye con m ucha frecuencia es la de cop . es decir. A u n q u e to d o s e llo s se encuentran en la naturaleza. el cadm io.122 LA HISTORIA DE LAS COSAS c o m o el p lo m o o los ftalatos. Sin embargo. la Convención de Estocolmo identificó 12 c o p de altísima prioridad: 8 pesticidas (aldrin. com o los organoclorados (dioxina. Vale la pena decodificar esta sigla: “con ta­ m in a n te s” sign ifica que so n su stan cias tóxicas. d d t ).

en d osis altas. El científico Ted Schettler. En c o n s e c u e n c ia . Se lo ha v in c u la d o a problem as del desarrollo y d e só r d e n e s rep rod u c­ tivos. El m ercurio en los peces ha pasado a ser un gran problem a porque cu an d o las em ision es de m ercurio . pero existe”. En un estud io de 200 7 . Tam bién se lo ha v in cu lad o al cáncer."” A pesar de to d o s e sto s datos. 123 así com o problem as del desarrollo. Por a lgo m i m adre m e prohibía tocar el irresistible líq uido plateado q u e m anaba de los term óm etros rotos. En los n iv e le s m ás bajos de e x p o s ic ió n p u ed e ser p e ­ queño. d e fo r m id a d e s físicas o parálisis cer e ­ bral. H asta los com pañeritos de m i hija en el jardín de in ­ fantes se explicaban u n o s a otros con total naturalidad que n o pod ían com er m ás sándw iches de atún esa sem ana porque ya habían c o m id o uno. c u a lq u ie r a d e n o s o t r o s q u e e sté e x p u e s to al p lom o sufre un im p a cto . p or ejem p lo.200 ju g u etes in fa n tiles an alizad os."" U n v e n e n o q u e daña el cerebro e n los ju g u ete s para n iñ os: su en a c o m o u n a m ala p e líc u la d e terror." ’ En años recientes h em os oíd o hablar m u ch o sobre la contam inación con m er­ curio por ingesta de pescado. so stien e: “H e m o s d e sc u b ie r to qu e hasta los más bajos n iveles de p lo m o in cid en en el n eu rod esarrollo."^ D e acuerdo con u n e stu ­ dio de 2005. una vez que han ingresado a un organ ism o v ivo p erm anecen allí durante un p erio d o verdaderam ente prolongad o -h a b la m o s de d é c a d a s.'" Los n iñ o s y los b eb és so n esp ecia lm en te vu ln erab les al m e rc u r io p orq u e su s is ­ tem a n ervioso aún está en desarrollo. lá p ices de lab ios y ju gu etes. El plom o. O tra toxina de m ala fam a que n os rodea es el m ercu rio. El gobierno de E stados U n id os estim a que m ás del 15% de los n iñ o s nacidos en el país podrían estar en riesgo de sufrir d añ o cerebral o dificu ltad es de apren­ dizaje a causa de la e x p o sic ió n al m ercurio en el útero. M uchos de los m etales p esa d o s so n bio- persistentes. pero es real. m ateriales d e tech os.PRODUCCIÓN VOS. U n b eb é e x p u e sto al m ercu rio en el útero puede nacer con problem as n e u r o ló g ic o s. el p lo m o sigu e e m p leá n d o se de form a g en eralizad a para fabricar las autom óviles.an­ tes de ser expulsad os del cuerpo. el c o e fic ie n te in telectu al de 3 1 6 m il a 6 3 7 m il n iñ o s p o r a ñ o d e s ­ ciende por e x p o sic ió n a esta toxin a. causa desarreglos p u lm on ares y oculares. es una neurotoxina: in to x ica el cerebro y el sistem a nervioso. p lástico pv c cosas m á s d iv e rsa s. Se trata de un im ­ pacto c o n tin u o qu e c o m ie n z a p or n iv e le s a p en as su p e r io r e s a cero y va in c r e ­ m e n tá n d o se . la C o a lició n de T óxicos de W ash in gto n [W ash in gton Toxics C oalition] en con tró p lo m o en el 35% de 1. de la Red de C ien cia y Salud A m b ien tal [Scien ce and E nviron m en tal H ea lth N etw o rk ]. y pu ed e provocar tem b lores. es decir. d em en cia y psicosis. de los cuales el 17% c o n te n ía niveles de p lo m o p or e n c im a d e las 600 pp m por las cuales se retira del m ercad o la pintura a base de plom o. M u ch os de ellos tam bién se bioacum ulan . c o m o baterías de . La e x p o sic ió n al m ercurio afecta las h ab ilid ad es cognitivas. la m uerte celular y la diabetes.

la diferencia entre los períodos de lim pieza total está inscripta en n u estros g en es. Si b ien es cierto que p o d em o s m etabolizar y expulsar el m ercurio de nuestro cu erp o. resultará difícil determ inar cuál es nuestra línea cronológica del mercurio..124 LA HISTORIA DE LAS COSAS provenientes de las fábricas."^ Es hora d e em p eza r a hacerio."" Parte d e esta carga es subproducto de lo s p r o c e so s p rim a rio s. Pero las inversiones en la elim inación del mercurio son inversion es bien hechas. Tam bién existe disparidad entre los ind ividu os en lo que c o n ­ ciern e a la rapidez con que puede avanzar el proceso de limpieza: en algunas per­ so n a s du ra d e 30 a 7 0 días. También instaron a la a c ­ c ió n in m e d ia ta a través de una Socied ad G lobal del M ercurio [Global M ercury Partnership] m ien tras se term inan d e delinear los últim os detalles del tratado. y hasta que m adure el flam ante cam po de la genética ambiental (q u e estud ia la in teracción de los factores genéticos y am bientales. co m o el de las plantas alim entadas a carbón. n o cabe duda.500 dólares. pero en otras llega a prolongarse hasta c a si. ¡190 días!" ’ A l parecer. se increm en ta al pasar de los peces pequeños a los m edianos y de los m edianos a los grandes."*’ Elim inar el m ercurio d e nuestros procesos productivos será una tarea ardua y cos­ tará dinero. en febrero de 2009 se arribó a un c o n se n s o casi global: más de 140 países convocados por el Programa de las N acion es U n id as para el M edio A m biente ( p n u m a ) acordaron por unanim idad la creación de u n tratado internacional sobre el m ercurio. las advertencias gubernam entales y las som brías esta­ d ísticas en relación con los peces contam inados de m ercurio han p asad o a ser tan rutinarias que apenas las notam os. am bien­ tal y social por valor de 12. es decir. con concen tracion es que se vuelven m ucho más altas a m edida que se acer­ can a la cim a de la cadena alimentaria. com o la dieta o la e x p o sic ió n a sustancias tóxicas). El pnu m a estim a que cada kilogram o de mercurio elim i­ n ad o del m e d io am biente puede ocasionar beneficios en la salud humana. ríos y océanos."’ Esta forma de mercurio es una toxina m uchísim o m ás pod erosa incluso que el m ercurio original. los organism os anaeróbicos las transform an en m etilm ercurio. Entretanto. Pero otra gran parte es lib e­ . esta su stan cia es tan ubicua que día a día nos reexponem os a ella y segui­ m o s absorb iénd ola. M i pregunta es: ¿por qué esas advertencias nos instan a cesar de com er pescado en lugar de obligar a las industrias a dejar de introducir m ercurio en nuestro m edio ambiente? Finalm ente. y además se bioacumula.. porque to d o s los años se liberan 6 m il ton ela­ das d e m e rc u r io e n el m e d io am biente. donde se sitúan los seres humanos. las plantas c lo r o a lc a lin a s in v o lu cra d a s en la p rod u cción de papel y la costum b re p articu ­ larm en te estú p id a de quem ar residuos m un icipales. las plantas de energía a carbón (que suministran energía a las fábricas) y los incineradores (donde se quem an las c o s a s hechas en las fábricas) se sum ergen en el sed im en to de lagos.

E in c lu so el rím el. perfumes o "productos de belleza". co m o ocu rrió c o n la n e c e si­ dad de una pintura que no se saliera c o n la lluvia. las vacu n as y o tro s p r o d u c to s fa r m a c é u tico s. ¿no es verdad? Lo cierto es que la mujer estadounidense prom edio usa a diario una do­ cena de productos que contienen 168 ingredientes químicos. la ilu m in a ció n flu orescen te y de n e ó n . Escribo "cuidado" entre comillas porque es bastante cuestionable cuánto "cuidado" nos brindan dichos productos. la p ro d u c­ ción de com p u estos'sin téticos es m otivada por la n ecesid ad de encontrar un u so para el subproducto de otra reacción q u ím ica o p ro ceso indu. usan jabón. Tal vez lo sean algunos lectores. En o c a sio n e s. bien podrían estar escritos en lengua klingon. a veces incluso en los labios y en los ojos.PRODUCCIÓN 125 rada de form a co n scien te en el p roceso prim ario: en la extracción de oro. Pero apuesto a que todos. un lujo que nos hayamos consentido en el mostrador de cosméticos más caro y glamoroso. este tip o de m ateriales se llam a “sum idero”: un lugar d o n d e echar lo que no se quiere. al menos. y el consumo masculino de estos productos está en alza.. Si bien los com puestos sin tético s existen d e sd e que los h om b res de las cavernas experim entaban con la m ezcla de m ateriales m achacados y m o lid o s. c o m o lo m e n c io n é en el capítulo anterior.strial (a m e n u d o el refinam ien to d e p etróleo y gas natural).. En cuanto al hombre promedio. el im p u lso de in ventar m ateriales n u e v o s se origina en un requerim iento esp ecífico del produ cto. asi c o m o en la fab ricación . Yo lo hago. las a m a lg a ­ m as d en tales. ¿Qué ocurre si damos vuelta el frasco de champú o de pantalla solar para leer los ingredientes en la etiqueta del dorso? Una vez que logramos descifrar las letras con la ayuda de una lupa. usa seis productos diarios con 85 sustancias químicas en total. ¿Y qué hay en ellos? Un montón de sorpresas desa­ gradables y secretos industriales: eso es lo que hay. ¿CON QUÉ NOS EMBELLECEMOS? No soy fanática de los maquillajes. el rím el. que existen en la naturaleza. Estas COSAS también se conocen por el nom bre colectivo de productos de "cuidado" personal. y tal vez otros no lo sean. Día a día nos frotamos estos productos por los poros. En otras o casion es. el desarrollo y el uso en gran escala de estos m ateriales h izo eclo sió n recién a m e ­ d iad os del siglo X X . champú. Sintéticos infractores A los m etales pesados tóxicos. Sí. o incluso productos . el u so y el d e s e ­ ch o de eq u ip am ien to m éd ico. acondicionador y loción. se su m an los m ateria­ les sintéticos."’ Ya sean productos comprados en la perfumería. En la jerga de la in d u stria.

es decir. Otras sorpresas: tal como lo expresaba la Campaña por Cosméticos Se­ guros en una tarjeta de San Valentín que me enviaron en febrero. de los cuales se ha probado que trastocan la producción de testosterona y son causa de que los bebés de madres contaminadas nazcan con disfunción y malformaciones en los testículos y el pene.* En 2006. spray fijador. • el 60% contenía un ingrediente que remeda el estrógeno o puede afectar a las hormonas.'^^ jN o hay motivo alguno para que un producto que se aplica en los labios. muchos champúes para bebés contienen un carcinógeno llamado 1. a menudo oculto tras el nombre de /aun/ éter (o laureth) sulfato de sodio. incluidos desodorantes.'^' Aun con todo lo que sabemos sobre estas sustancias químicas. de la T.'^* * El texto en inglés de la campaña dice: Roses are red.4-dioxano: también está presente en la mayoría de los champúes para adultos. un análisis aleatorio de lápices labiales (también de toda la gama de precios) halló plomo en cantidades que superaban de dos a cuatro veces los niveles permitidos por la Administración de Alim entos y Medicamentos [Food and Drug Administration. entra en el cuerpo. es casi inevita­ ble que contengan peligrosas sustancias químicas. En un estudio de 2005 donde se analizaron miles de productos de cui­ dado personal se descubrió que: • un tercio de ellos contenía al menos un ingrediente vinculado al cáncer. y cuando se gasta se reaplica contenga una neurotoxina com o el plom o! Y com o si todo esto fuera poco. en 2002 se hallaron ftalatos (no consignados en la etiqueta) en tres cuartos de los 72 productos que se testearon al azar en una investigación. gel para el cabello. • casi la m itad contenía un ingrediente perjudicial para el sistema repro­ ductivo y el desarrollo del bebé. loción para el cuerpo y perfumes. Uno de los ejemplos que acechan tras la palabrita son los ftalatos.] . que aparecen en la lista de ingredientes como la "fragan­ cia" misteriosa. el rouge es gris plom o". que profundizan y aceleran el ingreso en el cuerpo de otras sustancias químicas.126 LA HISTORIA DE LAS COSAS "naturales" y "orgánicos" adquiridos en la dietética naturista. • más de la m itad contenía sustancias químicas que "aumentan la pene­ tración".'* La ley perm ite que las empresas mantengan en secreto sus esencias de marca registrada. fd a ] para go­ losinas. "las rosas son rojas. Lipsticks have lead (N.

Toiletry.L o s productos blanqueadores de la piel.'^® Ahora bien.PRODUCCIÓN 127 Otros peligros particulares acechan a poblaciones específicas.’^* Y las cremas para alisar el cabello.’^ Es posible ingresar el nombre de muchos cosméticos y productos de cuidado personal para saber qué ingredientes contienen. El Grupo de Trabajo Ambiental [Environmental Working Group. También se encuentran allí las empresas que han firmado el Pacto por Cos­ méticos Seguros [Compact for Safe Cosmetics].000 empresas. ¿Hay alguien que regule la producción de estas c o s a s ? El estudio de 2CX)5 reveló que el 87% de ios ingredientes no han sido evaluados por el panel de Revisión de Ingredientes de Cosméticos [Cosmetic Ingredient Review. Recomiendo a los lectores que visiten su página web. suelen contener un carcinógeno llamado hidroquinona. muchas están en edad fé r til. La f d a no tiene autoridad para exigir a las em ­ presas que realicen análisis de seguridad. es decir. muchas de ellas asiáticas. ¡ni siquiera puede retirar del mer­ cado productos para el cuidado personal cuando se ha probado que son de­ fectuosos o perjudiciales! Y resulta que el c i r es financiado y dirigido por la industria de los cosméticos a través de su asociación industrial. e w g ] creó y mantiene Skin Deep. lo que realmente urge es analizar los efectos de largo plazo.cosmeticdatabase. mediante el cual se comprome­ ten a reemplazar ingredientes vinculados al cáncer. una inmensa base de datos que incluye más de 40 mil productos y sus ingredientes. Esta información pronto se vuelve abrumadora. si desean evi­ tar todas las sustancias químicas posibles. así como constatar qué ocurre cuando las diferentes sustancias químicas interactúan entre ellas y con los genes. Hasta la fecha lo han firmado más de 1. sin embargo. las mujeres que trabajan allí no son blancas en su inmensa mayoría. la Asociación de Cosméticos. Los salo­ nes de manicura rebosan de potentes toxinas.com. c i r ]. y tienen una edad promedio de 38 años. Artículos de Tocador y Fragancias [Cosmetic. el c i r es el único organismo responsable de someter a análisis la seguridad de esos productos. and Fragance Assodation). http://www. . Sus análisis se centran en efectos inmediatos en la salud. en especial si son mujeres embara­ zadas o que planean embarazarse. publicitadas de forma agresiva para las mujeres afroamericanas. Los pro­ ductos que cambian la forma y el color del cabello ocupan los primeros luga­ res en la lista de sustancias más peligrosas. Por fortuna. son muy tóxicas. los defectos de nacimiento y los trastornos hormonales. además de metales pesados com o el cromo y el mercurio. muy populares en Asia. como los sarpullidos y las hinchazones. algunos acti­ vistas han creado poderosos recursos que nos perm iten informarnos y pre­ sionar para que se produzca un cambio.

y los resultados fueron evaluados por el doctor Ted Schettier. el análisis reveló la presencia de múltiples sustan­ cias químicas tóxicas. m ateria prima para hacer otra cosa. Lo más inquietante es que nadie puede decir con seguridad cómo llegaron allí. puede interferir con las hormonas. im pulsado por el lucro. He aquí un pantallazo de las sustancias químicas presentes en mi cuerpo. m uy por el contrario: fue un extraño proceso de desarrollo que avanzó hacia atrás. Causa diversos problemas de salud. desde mamaderas y envases plásticos de agua hasta el revestimiento interior que . particularmente en el sistema reproductivo. En consecuencia. se crea el su b p ro d u cto propileno. es posible que haya estado expuesta a las mismas sustancias químicas que contienen y liberan estos productos. porque resulta imposible vincular los contaminantes a una ruta especifica de exposición.. Por ejemplo. como evitar sarte­ nes antiadherentes y la ingesta de alimentos orgánicos. lo s inventores em pren­ dieron la b ú sq u ed a de una utilidad para el propileno y descubrieron que podían tran sform arlo en algo lla m a d o acrilonitrilo. Si este subproducto pu ed e utilizarse c o m o su m id ero. es decir. es decir. a través del aire. probablemente hayan reducido mi exposición a algunos compuestos. necesario para producir el plástico polie tile n o .. aunque yo haya evitado el contacto con fuentes tóxicas como los impermeables de vinilo. el alto nivel de toxinas presen­ tes en mi organismo es alarmante. Como era de esperarse. el costo de fabrica­ ció n del e tile n o cae considerablem ente. bpa): produce trastornos endocrinos.® La realización del análisis estuvo a cargo del Centro de Recursos de Blomonitoreo del Instituto Commonweal (Commonweal's Bomonitoring Resource Center]. Si bien ciertas elecciones vinculadas al estilo de vida. incluidos metales pesados. El b fa se usa en muchos productos cotidianos.128 LA HISTORIA DE LAS COSAS Por ejem p lo.‘“ ¿N ecesitába­ m o s un reem p la zo para el p asto y por eso p u sim o s en acción a nuestras m entes m ás brillantes para encontrarlo? No. junto con algunas de sus fuentes más conocidas: Bisfenol A (bfa. que sirve para hacer alfom bras de acrilico para co lo ca r a la intem perie. pesticidas y los materiales sintéticos utilizados en la producción industrial de nuestros artículos cotidia­ nos. TOXINAS PERSONALES En el verano de 2009 me hice el análisis de "carga corporal" para averiguar cuántas de las sustancias químicas que había estudiado durante años estaban presentes en mi propio cuerpo. cu an d o se elabora el etileno. el agua y los alimentos. Y así nacieron los alfom brados acrilicos para e x terio res c o m o su stitu to s d e las coberturas naturales del su elo. de la Red de Ciencia y Salud Ambiental.

etc.PR O D U CCIÓ N 129 se coloca en la mayoría de las latas de conserva.n o n a c lo r o . y hoy continúa utilizándose en numerosos productos de con­ sumo. cosméticos. juguetes. b e t a . e p ó x i d o d e h e p t a c l o r o ) . el asma y las alergias en los estudios sobre animales. t . junto a otros que son menos fam osos ( h e x a c l o r o b e n c e n o . Muchos de los com puestos organoclorados fueron prohibidos hace décadas. Compuestos perfluorados {p f c ):^’ se emplean en la fabricación de c o s a s resis­ tentes a la adherencia y a las manchas. son causa probable de muchos tipos de cáncer. y cada vez más en gran cantidad de productos publicitados com o "antibac­ terianos" (medias. . Triclosán: se vincula a los problemas endocrinológicos. y aun cuando estos productos posiblemente contribuyan al desarrollo de cepas más fuertes de los mismos organismos que procuran destruir.). frazadas. en nuestra cadena alimentaria y en nuestro cuerpo.h e x a c l o r o c i c l o h e x a n o . artículos de limpieza. Se encuen­ tran en las bolsas de palomitas de maíz aptas para microondas y en las sarte­ nes de teflón. Son neurotoxinas y carcinógenos."^ El triclosán se usa en muchos produc­ tos antibacterianos. tam bién asociados a una serie de enferm edades crónicas. Los ni­ veles de esta toxina eran relativamente bajos en mi cuerpo. pero se descomponen con tanta lentitud que persisten en el m edio ambiente. el doctor Schettier arriesgó la hipótesis de que yo no comía mucha carne. incluidos los jabones. así como en algunas prendas y alfombras impermeables. Y estaba en lo cierto: entre los 14 y los 38 años no comí carne. Siempre conviene buscar la etiqueta que indica la ausencia de b fa o bpa al comprar botellas recargables de agua. La Agencia de Protección Am biental de Esta­ dos Unidos ha clasificado el triclosán como sustancia de "posible" y "sospe­ chada" contaminación con dioxinas. que es una ruta primaria de ex­ posición a pesticidas solubles en grasas. desde lápices labiales hasta artículos electrónicos y juguetes infantiles. En mi cuerpo también hay pesticidas organoclorados. daños en riñones e hígado y problemas reproductivos. y hoy ingiero pollo o pescado en ocasiones pero nunca carne roja. Plomo (véase página 123): se usaba mucho en el pasado en la producción de gasolina y pintura. o x ic l o r d a n o . c l o r d a n o y m i r e x ) . Cuando le pre­ gunté el porqué de mis índices moderados. aun cuando no es necesario com ­ batir los microorganismos que causan enfermedades. algunos con nombres que los lectores seguramente reconocerán (d d t .

130 LA HISTORIA DE LAS COSAS

M ercurio: es devastador para el cerebro y el sistema nervioso (véanse pági­
nas 123 y 124), por lo cual es una pésima noticia que los niveles presentes en
mi cuerpo sean mucho más altos que el promedio: formo parte del 10% que
carga con los niveles más altos de mercurio entre las personas que se some­
tieron a los análisis del Centro para el Control de Enfermedades [Center for
Disease C ontrol]. Después de hacerme varias preguntas que apuntaban a
detectar rutas potenciales de exposición, el doctor Schettier conjeturó que
el m ercurio había ingresado en mi organismo gracias a los banquetes de
sushi de atún que me doy con regularidad. Desde que recibí los resultados
del análisis, renové mi compromiso de evitar la ingesta de peces grandes.
Como nuestro cuerpo elimina el mercurio con mayor rapidez que otros con­
taminantes persistentes, es posible que se produzca un descenso del nivel.

La sustancia química más abundante en mi cuerpo es el Deca-BOE, un retar­
dante de llama que hoy se halla en el centro de una decisiva batalla
ambiental.'^ Qué suerte la mía... Compuesto súpertóxico, el Deca-BDE es otro
probable carcinógeno que daña el hígado, los riñones y la tiroides. Mis nive­
les igualan a los de trabajadores que reciclan artículos electrónicos en esta­
blecimientos de los países en desarrollo con pésimas condiciones de trabajo.
Estos trabajadores destruyen a mano, con escaso o nulo equipamiento de
protección, artículos electrónicos cargados de sustancias tóxicas.
No hay manera de saber por qué mis niveles de Deca-BDE son tan altos. Una
de las posibles causas es el estado donde vivo: California. Las leyes californianas
-bajo la poderosa influencia de los productores de ignífugos-exigen el empleo
de retardantes de llama en cantidades que sobrepasan por mucho lo necesario
para la prevención de incendios. Tal circunstancia motiva a empresarios de otros
estados a usar cantidades excesivas de retardantes de llama para que sus pro­
ductos ingresen en California. Es preciso que respaldemos a todos los estados
que consideren legislar la prohibición del Deca-BDE: si bien existen abundantes
pruebas de los graves impactos que causan estos productos en la salud y se ha
demostrado con creces la solidez de propuestas alternativas en el campo de la
prevención de incendios (como los cigarrillos que se extinguen solos), las em­
presas industriales que producen Deca-BDE y otros retardantes de llama ejercen
fuertes presiones para evitar que sus productos se retiren del mercado.'
El análisis de mi carga corporal pone de relieve una de las moralejas de la
historia de las c o s a s . Es hora de implementar una reforma exhaustiva y pre­
ventiva en lo concerniente al uso de sustancias químicas. Por mucho que nos
cuidemos en el nivel personal, ni nuestro cuerpo ni el medio ambiente esta­

PRODUCCIÓN

131

rá n a s a lv o d e la s t o x in a s m ie n t r a s é s t a s n o s e e lim in e n d e n u e s t r a s f á b r i c a s y
d e n u e stra s co sa s.

' Si se desea más información sobre el análisis de la carga corporal (body burden test), o
biomonitoreo (biomonitoring), véase http://www.commonweal.org/programs/brc/index.htmi.


’ Si se desea más información sobre los compuestos perfluorados, véase http://www.poHutioninpeople.org/toxics/pfcs.
' US Environmental Protection Agency, Estimating exposure to dioxin-like compounds, vol. ii:
Propert/es, Sources, Occurrence and Background Exposures, Office of Research and Development, reseña preliminar, Washington oc, junio de 2004, pp. 3-54.
*' Si se desea saber más acerca del Deca-BOE, véase http://www.cleanproduction.org/Flame.
Scientific.php y http://www.environmentalhealthfund.org/documents/Deca%20Claims-Facts.pdf.
' "Claims and Facts about Deca-PBE Fíame Retardant", Environmental Health Fund, http://
www.environmentalhealthfund.org/documents/Deca%20Claims-Facts.pdf.

El em pleo de sintéticos en la p rodu cción industrial su ele ser e co n ó m ic o , pero só lo
porque la industria rara vez tien e que cargar c o n to d o s los costos corresp on d ien ­
tes a la fabricación, el uso, la lim pieza posterior o el d e se c h o de e sto s materiales:
en otras palabras, los costos de su im pacto final en la salud y en la ecología. ¡Más
costos externalizados!
D e las decenas de m iles de com p u estos sin téticos en uso, só lo un puñado fue
som etido a análisis con el fin de determ inar sus im p actos sin érgicos en la salud, es
decir, los im pactos que recib im os cu an d o nos e x p o n e m o s a una c om b in ación de
estas sustancias.'^' Y q u ien es h o y v iv im o s en p a íse s in d u str ia liza d o s e sta m o s
constantem ente expuestos a com p u estos m últiples.
La terrible verdad es que, una vez que los p rodu jim os (o una v ez que los e x ­
trajim os y dispersam os, en el caso de los m etales p esa d o s), es m u y difícil, a m e ­
nudo im posible, librarnos de eso s m ateriales. Los com p u estos sin téticos recorren
grandes distancias, em pujados por el vien to y el agua, o b ien en el interior de los
animales. M uchos se bioacum ulan o biopersisten. Los llevam os a nuestros p u lm o ­
nes cuando aspiramos sus partículas dim inutas, los b eb em os en nuestra agua y los
absorbem os de nuestras

cosas.

N uestra pantalla solar, nuestros m uebles, nuestras

sartenes antiadherentes, nuestros alm ohadon es de espum a ignífuga y nuestras te ­
las im perm eables - s ó lo por nom brar unas pocas fu e n te s- em anan toxinas.
H oy en día, los tóxicos están por todas partes. M uchos estudios científicos in ­
forman que estas sustancias son ubicuas. En busca de poblaciones no expuestas, un
grupo de científicos realizó análisis entre los m iem bros de un pueblo nativo del Ar­
tico canadiense, alejado de los grandes centros industriales, e incluso allí se hallaron
cargas corporales m uy elevadas de q u ím icos sintéticos.'” Algunas

ong

de Europa y

Estados U nidos recogieron polvo de distintas casas, lo analizaron y descubrieron

132 LA HISTORIA DE LAS COSAS

que está repleto de sustan cias tóxicas.'” N o es sorprendente que m uchos bebés en
edad d e gatear y m uchas m ascotas hogareñas tengan cargas corporales elevadas a
pesar de n o haber entrado aún en contacto con todas las diversas fuentes de toxinas
ni haber recibido los efectos d e lo que los apologistas de la industria llam an “estilo de
vida”. En un estud io de cord ones umbilicales, el Grupo de Trabajo Am biental descu­
brió que lo s órganos analizados contenían un prom edio de 287 sustancias químicas
industriales y agroindustriales cada uno.'*^ Para colm o de males, en escandalosa vio­
lación a la san tid ad de la vida hum ana, la leche materna, que está en la cim a de la
cadena alim entaria, ahora registra niveles alarmantes de contam inación tóxica.’’^
U n a sim p le frase capta la verdad fundam ental en relación con estos peligro­
so s m ateriales: to x in a q u e entra, toxina que sale. M ientras sigam os introduciendo
cualqu iera d e e sto s in gred ien tes tóxicos en nuestros procesos productivos, conti­
nuarán salien d o tóxicos: en los productos y a través de la polución.

<ÍA5 DE EffOSlCIOH ALOS CoNTiHINiNTES TÓXICOS
£flü£NT£S

uaunios

FRUTAS
y

verduras

iHSísndN

EN BCXA DE LOS BEBÉS

¿Sustancias tóxicas en la leche materna? Vaya si es una cuestión controvertida.
Es difícil hablar de ella por muchas razones. Es lo último que quiere oír
una flamante madre mientras sostiene en brazos a esa cosita chiquita y her­
mosa que es su bebé. El tema da miedo. Es abrumador Puede desalentar a
las madres a dar el pecho aunque la leche materna sigue siendo, por lejos, el
mejor alinnento para los bebés.

PRODUCCIÓN

133

Sin embargo, es preciso que hablemos de este asunto. El silencio sólo
beneficia a los responsables de la contaminación: no me cabe duda de que
se sentirían agradecidos si nadie hablara nunca más de los tóxicos que apa­
recen en la leche materna. Entonces, hablemos del tema. Hablemos de él
con frecuencia y en voz alta.
Ya he dicho antes que todas las personas vivas cargan hoy en su cuerpo
una gama diversa de sustancias químicas tóxicas, en su mayor parte gracias a
los procesos y productos industriales modernos. Las mujeres embarazadas o
lactantes, así com o los fetos en desarrollo y los niños recién nacidos -los
miembros más pequeños y vulnerables de la sociedad, con su cerebro y su
cuerpo en rápido crecimiento- no son una excepción.
Hay numerosos estudios, realizados por profesionales médicos, orga­
nismos gubernamentales de salud y otras instituciones, que rastrean conta­
minantes en la leche materna. El G rupo de Trabajo Am biental, por ejem ­
plo, analizó la leche de veinte madres primerizas de distintas partes de
Estados Unidos en busca de retardantes de l l a m a . E s t a s sustancias se
vinculan a problemas neurológicos, incluidas las falencias de aprendizaje,
atención y memoria. Los resultados que obtuvo el G rupo de Trabajo Am ­
biental evidenciaron los niveles más elevados de retardantes de llama en la
leche materna que se hayan encontrado en tod o el mundo, con promedios
75 veces más altos que los hallados en Europa, donde algunas de estas
sustancias ya se han prohibido.” '
En vista de la angustia y el miedo que ocasionan tales noticias, conviene
recordar algunas cosas:
• El problema no es la madre, sino el sistema industrial que la rodea. No
habría tóxicos en la leche materna si no hubiéramos desarrollado un
modelo industrial que impregna a nuestras comunidades de toxinas,
supervisado por un modelo regulatorio que en realidad no tiene la
menor idea de lo que ocurre con esas sustancias químicas.
• La leche materna sigue siendo la mejor. Amamantar proporciona nu­
trientes, minerales, anticuerpos y un poderoso víncu­
lo emocional a los bebés recién nacidos. Ayuda a
las madres a recuperarse del embarazo, y las mu­
jeres que amamantan tienen menos posibilidades
de contraer cáncer de mama y ovarios en una etapa
posterior de la vida. (Las hijas que fueron amamantadas
también registran un índice menor de cáncer mamario.)'^ In­
cluso a la luz de estas atemorizantes noticias sobre sustan-

134

LA HISTORIA DE LAS COSAS

cias tóxicas, la salud ambiental y los expertos médicos continúan reco­
mendando la leche materna.
El problema no es irreversible. Según han demostrado los análisis
de largo plazo, una vez que las sustancias químicas tóxicas dejan
de usarse, descienden sus niveles en la leche materna. Los datos
que comparan los niveles presentes en Estados Unidos con los de
Europa, donde algunos retardantes de llama se prohibieron desde
2004, prueban que el nivel de contaminadón disminuye en los lu­
gares donde se ha restringido de forma efectiva el uso de esos
productos químicos.'^

Parece q u e en la U n ió n Europea se en cen d ió una lam parita, y en
2 0 0 6 se ap rob ó el reglam ento de Registro, E valuación, A u toriza­
c ió n y R estricció n de Sustancias Q uím icas [R egistration, Evaluatio n , A u th o r is a tio n , and R estriction o f C h em ica ls,
e se n c ia , el

reach

reach

]. En

im plica que las em presas deb en probar que las

su stan cias qu ím icas son seguras antes de usarlas y propagarlas por
to d a s partes, en contraste con la m entalidad aún reinante en Esta­
d o s U n id o s, para la cual las sustancias son “inocentes hasta que se pruebe su toxi­
c i d a d ”. L a m e jo r ilu str a ció n de esta m entalidad es la n o toriam en te débil Ley
d e C on trol de Su stan cias T óxicas [Toxic Substances Control Act,

tsc a

ha a c tu a liz a d o d e sd e su a d o p c ió n en 1976. En aquella fecha, la

], que no se

tsc a

p erm itió

q u e 62 m il su sta n cia s con tin u aran en uso sin ser som etidas a análisis; d esd e e n ­
to n c e s ha p e r m itid o q u e otras aproxim adam ente 20 m il su stan cias entren en el
m erca d o , c o n lo cu al d e c en a s de m iles de sustancias se usan de form a gen erali­
zada a pesar d e q u e existe crecien te evid en cia de su alta peligrosidad para la sa ­
l u d . C o n el p ro p ó sito de com en zar a rectificar la situación, en m ayo de 2008 se
p resen tó el p royecto d e Ley sobre Sustancias Q uím icas Seguras para N iños. Esta
ley se rige por el e n fo q u e del

reach

, puesto que coloca el peso de la prueba en las

em presas q u ím icas, que d eb en dem ostrar la seguridad de sus sustancias antes de
introducirlas en el mercado.'^^
“Si lo s b eb és llegan a este m u n d o con la sangre ya contam inada de cientos de
p eligrosas su stan cias q u ím ica s industriales, no cabe la m enor duda de que el sis­
tem a regu latorio fu n cio n a m al”, dice Ken C ook, presidente del G rupo de Trabajo
A m b ien tal. “La Ley sob re Sustancias Q uím icas Seguras para N iñ o s cam biará un
sistem a laxo y an ticu ad o, que presum e seguras a las sustancias quím icas, por otro
qu e ex ig e a los fabrican tes d e sustancias quím icas tóxicas que dem uestren su se ­
gu rid ad antes de in trod u cirlas en el mercado. Este proyecto de ley es una inicia-

PRODUCCIÓN

135

tiva largamente adeudada que apunta a colocar la salud por delante de las ganancias
industriales.”'^^ La industria quím ica está c on gregan d o sus tropas de especialistas
en lobby y relaciones públicas para derrotar la iniciativa parlam entaria, d e m o d o
que es preciso ponerse en acción para ayudar a qu e este proyecto se transform e en
ley; los lectores que así lo d eseen p u ed en su m arse a la C am paña p o r S u stan cias
Q uím icas m ás Seguras y Familias Sanas, que se desarrolla en la ciudad de W ash in g­
ton y en com u n id ad es de tod o el país c o n el ob jeto de lograr la aprobación de le ­
yes que apunten a reformar las prácticas industriales en lo co n cern ien te a su stan ­
cias q u ím icas (m ás in form ación en las págin as h ttp ://w w w .sa ferch em ica ls.o rg y
http://w w w .saferstates.org).
En lugar de con cen trar los e sfu e r z o s e n red ucir la e x p o s ic ió n de
y
^

u n a d e te rm in a d a p o b la c ió n (c o m o lo s n iñ o s ) a la s su sta n c ia s
J

y

q u ím ic a s p e lig r o sa s, la s o lu c ió n m á s sim p le se r ía d esfa sa r p o r
co m p leto los tó x ic o s y reem p lazarlos p or m ateriales segu ros. E ste
en fo q u e resulta m u c h o m ás e fe c tiv o , p u esto que el n ivel d e p e li­
g ro sid a d de las su stan cias q u ím ic a s es con trolab le, m ien tras qu e
la e x p o sic ió n n o lo es, en e sp e c ia l c u a n d o se trata d e su sta n cia s

que persisten, se dispersan y se acum ulan a través de lo s eco sistem a s. Y aquí es
don de entra en ju ego la qu ím ica “verde” o e co ló g ica . Los p ion eros de esta e s p e ­
cialidad se han lan zad o a idear n u ev o s m ateriales, d e sd e el n ivel m o lec u la r en
adelante, que satisfagan todas nuestras e x i­
g en cias (d e tener

co sa s

ad h eren tes, fuer- ^

tes, coloridas, resisten tes al fuego, etc.) y a
la vez sean totalm ente com patibles con la sa-

/
N

/

lud hum ana y ecológica. Si los lectores desean saber m ás sobre la q u ím ica ecológica,

V
\

i

/
A

1

pueden visitar la página web de A cción por
la Producción Limpia [Clean Production Action], en http://w w w .cleanproduction.org.

'

j r

Frentes de batalla
Hasta ahora he hablado principalm ente de los riesgos que correm os los c o n su m i­
dores cuando nos ex p o n em o s a las toxinas a través de las

cosas

que com pram os

en las tiendas y usam os en la vida cotidiana. Sin em bargo, los con su m id ores so n el
tercer y últim o grupo de personas afectadas p or las toxin as que se introducen en
los procesos de produ cción. El prim er gru p o s o n lo s trabajadores que fabrican y
ensam blan nuestras

cosas.

La letra de una de m is canciones favoritas, “M ore Than a Paycheck”, del grupo
vocal Sweet H oney in the Rock, dice así: “L levam os m ás que ún sueldo a nuestros

136 LA HISTORIA DE LAS COSAS

seres q u e r id o s... Yo llevo a casa asbestosis, silicosis, bisinosis, n eum oconiosis y ra­
diación , que afecta a los n iñ os antes de su concepción”.'^ Lo que dice esta canción es
verdad. Los trabajadores están en la línea de com bate, expuestos de forma rutinaria
a las sustancias q u ím icas tóxicas: las tocan, las inhalan, y a veces las llevan a su casa
prendidas en la ropa para compartirlas con su familia. Estos trabajadores reciben la
carga m ás pesada y m ás directa de los insum os tóxicos, así com o de los procesos y
p rod u ctos p eligrosos. Tal co m o se lam enta el d octor Peter Orris, jefe de medicina
o c u p a c io n a l y am biental en el C entro M édico de la Universidad de Illinois, “estas
en ferm ed ad es y m u ertes son com pletam ente evitables. Una sociedad civilizada no
debería tolerar pérdidas innecesarias de vidas, ni en el trabajo ni en la com unidad”.'"
El Instituto N a c io n a l para la Salud y la Seguridad O cupacional [National Institute for O ccu p a tio n a l Safety and Health,

n io s h

] es el ente gubernam ental que se

o c u p a de la segu rid ad y la salud en el lugar de trabajo. Según este instituto, m illo­
n es d e trabajadores en Estados U n id os están exp u estos de forma rutinaria a su s­
ta n cia s q u e han p ro b a d o ser carcin ógen as en e stu d io s sobre anim ales, m ientras
q u e m illo n e s m ás p u ed en estar exp u estos a carcin ógen os aún no determ inados,
p u esto q u e m ás d el 98% de las sustancias usadas en nuestras fábricas -c a si todasn o han sid o analizad as para determ inar sus propiedades c a r c in ó g e n a s .E l

n io s h

e stim a qu e la e x p o s ic ió n laboral a carcin ógen os causa aproxim adam ente 20 m il
m u ertes anu ales p o r cáncer y 40 m il nuevos casos anuales de cáncer.'*^ Y el cáncer
es só lo una de las m ú ltip les enferm edades vinculadas a la exp osición a sustancias
tóxicas en el trabajo; tam bién se registran enferm edades cardiovasculares, desór­
d e n e s r ep ro d u c tiv o s y n eu rológicos, problem as d erm atológicos y enferm edades
respiratorias (in clu id a el asm a), entre otras. Q uizá Sweet H oney debería reescribir
su c a n c ió n ; “L le v a m o s m ás que un su eld o a n u estro s seres q u erid os, pero no
p u ed o d ecirte qué m ás llevo a casa porque nadie se ha tom ado la m olestia de estu­
diar las su stan cias q u ím icas que inhalo y m anipulo to d o el día en el trabajo”.
N o ob stan te, al m e n o s h oy en Estados U n id os hay m ás conciencia de los ries­
g os qu e corren lo s trabajadores y se han increm entado los reglam entos de seguri­
d ad o c u p a c io n a l. En el pasado, cu an d o los m ilitan tes de la salud am biental c o ­
m e n z a ro n a exp resar su s p reocu p acion es con respecto a las sustancias quím icas
ind ustriales, m u ch as em presas ignoraron los reclam os y dijeron a sus trabajadores
que lo s am b ien ta lista s p o n ía n en peligro las fábricas y los em pleos. Los gerentes
c o rp o r a tiv o s e n m a r c a r o n el problem a en la an tin om ia “e m p leo s versus m edio
am b ien te”. D u ran te un tiem p o, este planteo sirvió para separar a los d os grupos:
d elegad os de sin d ica to s contra defensores del m ed io am biente. Pero a la larga c o ­
m e n z ó a quedar cada vez m ás claro que la aspiración a un m edio am biente salu­
dab le y la e x ig e n c ia d e b u en o s em p leos que protejan la salud de lo s trabajadores
están ín tim a m en te vin cu lad as y son interdependientes.

Y en to d o s los rin con es libres que qu ed ab an entre las fábricas. El m o v im ie n to actual por los e m ­ p le o s “verd es” -e m p le o s d ign os que b e n e ficien a lo s trabajadores y el p la n e ta está en deuda con el incansable em p eñ o de M azzoch i. el record ad o T ony M azzoch i. a lg u n o s de los cuales fu eron traslad ad os d esd e p aíses o ccid en ta les c o n reg u la c io n e s m ás estrictas. En 1995 to m é c o n u n o s am igos un tren desd e la vibrante N u ev a D e lh i hasta el calu roso. los pesticid as y los fárm acos que se producían en la zon a. u n a región qu e el gobiern o de ese país llam a “corredor del oro” por la afluencia de dólares provenientes de in versio­ nes internacionales. m ien tras tanto. p or­ qu e reb osa de n o c iv o s esta b lecim ien to s q u ím ic o s. India. M azzochi inform ó a los trabajadores acerca de las am enazas tóxicas. El aire rezum aba una h ed io n d a p o c ió n tóxica que m anaba de los plásticos. Chem ical and A tom ic W orkers U n io n ). D u ran te la d écad a de 1960. dirigente del S in d ica to d e T rabajadores P etroleros. reveló in form ación sobre los peligros o cu p acion ales a la o p in ió n pública y abordó a los responsables de form ular políticas. los petroquím icos. u n o de los efectos colaterales más trágicos de la lim pieza que efectu a m o s en casa ha sid o la exp orta­ c ió n de los peores procesos de p rodu cción a p aíses pobres d e to d o el m undo. Tam bién (co m o pensé después) arrojaban sus d e se c h o s en los m ism os vertederos d esb ord ad os. v en cien d o los intentos de m antener aislados a eso s d os sectores sociales. de quien suele d ecirse que fue el Rachel Carson del m o v im ie n to obrero. H e visto m uchas fábricas som brías en casi to d o s los con tin en tes. A ún qu ed a por recorrer un largo c a m in o h asta qu e n u estras fábricas sean co m p letam en te ecológicas y libres de tóxicos. lo s trabaja­ . A llí se veía un panoram a de cien tos de fábricas que se hacinaban hasta perderse en el horizon te. se c o y p olvoriento pu eb lo de Ankleshw ar. En m is círculos se c o n o c e c o m o el “corredor del cáncer”. situ a d a s e n las m ism as calles y a b astecid as p o r las m ism a s plan tas de energía. Q u ím icos y A tóm icos [Oil.PRODUCCIÓN 137 Gran parte de este cam bio de con cien cia se logró gracias a u n o de m is héroes. pero m i experiencia m ás devastadora tuvo lugar en Gujarat. que e s apenas u n o de los aproxim ada­ m en te d o scie n to s “estad os ind ustriales” d e la región del Gujarat. A dem ás. lle v ó a cabo la im portantísim a tarea de construir alianzas entre trabajadores y am bientalistas.

D esp u és. y de allí hasta el sagrado río Narm ada.la c am iseta que llevaba el operador de la bom ba. La v id a se desarrollaba alrededor de esas zanjas sin precaución alguna. T odo lo que había en el e n ­ torno . al notar que n o fun cionab a del to d o bien. el joven ten ía que en c en d e r la bom ba. m onitoreaba el nivel de líquido en el estanque de con ten ­ c ió n . A nte nuestros ojos se desarrollaba una escen a que ningún consu m id or Imagina cuando elige un producto en las gónd olas de Wal-Mart o Target. el joven encendió la bom ba y.estaba salp icad o del potaje. M ientras él sonreía. U na o scu ra marca de agua ribeteaba las paredes: el lugar se había in u n d a d o hasta la altura de las rodillas al m enos una vez. la delgada estera de algo­ d ó n qu e u sab a para d o rm ir y las paredes del m in ú scu lo esp acio de tres m etros cu ad rad os d o n d e c o ex istía co n la ensordecedora m aquinaria de la b o m b a . org u llo so de exp licar su trabajo a un grupo de extranjeros entrom etidos. el cerebro y los r iñ on es. sin pausa. que corría por otra serie de aceq u ias abiertas hacia un río local. V im o s n iñ o s d e sc a lzo s que las saltaban una y otra vez m ientras jugaban. d o n d e p e sc a n los habitantes del lugar. El joven que m anejaba la b om b a del estanque em ergió de un cob ertizo a saludarnos. Seguim os las aceq u ias hasta su d e se m b o c a d u ra en un gigan tesco estanq ue de con ten ció n . a m iles de kilóm etros de distancia. adem ás de dañar el hígado. introdujo con toda tranquilidad su brazo desnudo en la m anguera para extraer un puñado de ramitas y otros detritos em papados de lí­ q u id o tóxico. para d e s e m b o c a r fin a lm e n te en el go lfo de C am bay (h o y c o n o c id o c o m o go lfo de K ham bh at). com placido por su exitosa reparación. La b o m b a e m itió unos chirridos y c om en zó a funcionar de nuevo. Traté de n o p en sar en lo que ocurría con esas casas durante los m on zon es anuales. una tragedia d e pobreza y una injusticia inadm isible. plom o y m uchas otras sustancias quím icas que causan d e só r d e n e s reproductivos. frente a m is propios ojos. caíam os en la cu enta de que el problema iba m ucho más allá de la polución y los residuos tóxicos: se trataba de una clara violación a los derechos hum anos. D e e se m o d o quitaba el excedente de líquido. D e só lo verlo y olerlo se sabía que aquel potaje era tóxico: y lo s análisis que realizaron m is colegas revelarían que las aguas resid u ales c o n te n ía n m ercurio. una am e­ naza sanitaria. C u a n d o el e sta n q u e esta b a p or llenarse. y m uje­ res d e brillantes saris que se acuclillaban a cocinar en las cercanías. m is am igos y yo. E n to n ce s n o s e n te ra m o s de que el joven en realidad vivía jun to a la bom ba. Comunidades fronterizas A dem ás d e las p ersonas que com pran cosas (los consum idores) y los que fabrican las COSAS (lo s trabajadores). N o c h e y día. pasm a­ dos. hay otro grupo profundam ente afectado por los proce- .138 LA HISTORIA DE LAS COSAS d o res hab ían c o n str u id o viv ien d a s im provisadas con retazos de m adera y metal. Paralelas a las casuchas y las calles corrían pequeñas acequias llenas de un fé­ tid o e flu en te resid u al de co lo r m arrón rojizo.

PR O D U CCIÓ N 139 SOS productivos: las personas que viven.b a ­ llenas. zonificar y llevar a cabo otras prácticas que d ep ositan una carga d esp rop orcion ad a sobre las com u n id ad es de color y excluir a los habitantes de esas c o m u n id a d es del plan ea­ m ien to ambiental y la tom a de decisiones. En o tros. lo cual significaba que habían dejado fuera . L am entablem ente.‘“ E n 1987. índ ices ram pantes de cáncer.om itía p or co m p leto a las m iles de p erso n a s que habitaban a la som bra de in stalacion es fabriles y gigan tescos basurales c o n ta m i­ n an tes. y ofreció una v isión alternativa: una visión de salud ambiental. cualquiera sea su lugar en el m u n d o. su personal y su s m ie m ­ bros eran blancos en su gran mayoría. durante m i pri­ mer a ñ o de trabajo en las oficinas de G reen peace en la ciu d ad de W ash in gton. equidad econ óm ica. derechos y justicia para to d o s. trastornos deficitarios de atención. Este fenóm en o se conoce com o racism o am biental. suelen d enom inarse com unidades anfxtrionas o fro n teriza s. descenso del coeficiente intelectual y drástico acortam iento d e la expectativa de vida asuelan a estas com unidad es. e j] en res­ puesta a estas prácticas fundam entalm ente injustas. En la década de 1980 surgió e n Estados U n id o s el M ovim iento por la Justicia A m biental [Environm ental Justice. Este p a sm o so in form e pu so en evid en cia que tres de cad a c in co afroam ericanos e h isp an os vivían en com u n id ad es d o n d e había si­ tios d e residuos tóxicos que no estaban so m e tid o s a control alguno. El in fo rm e causó fuertes oleadas de c o n m o c ió n entre las organ izacion es am b ien ta­ listas tradicionales. Y hay algo m ás que estas co m u n id a d es tien en e n com ún: en general son pobres. Estas com unidades. cuyos hijos crecen a la som bra de gigantes ch im en eas fabriles. Casi nunca se las con su lta o in ­ forma cuando el presidente de una em presa rem ota tom a decision es con cernien tes al m o d o y el lugar donde se operarán las instalaciones sucias. A lg u n o s cayeron en la cuenta de que su co n sejo directivo. y consiste en situar las ins­ talaciones más tóxicas en com unidades habitadas por personas de color. la m ayoría de las cu ales n o había situado el en torn o industrial y la ju sticia racial en la pantalla de sus radares. pu blicad o por la Iglesia U n id a de C risto [U n ited Church o f Christ. algu n os g r u p o s am b ien talistas tra d icio n a les optaron por q u ita r im p ortan cia al in fo r m e o r esp o n d er co n una a ctitu d d e fe n siv a . asma y otras enferm edades respiratorias. u c c j . trabajan y juegan cerca de las fábricas. y su s integrantes no suelen tener piel blanca. defectos de nacim iento. Era im p osib le negar que el grueso de las cu estio n es abordadas por los g ru p o s am bientalistas m ás im p ortan tes . bosqu es.*^’ R ecu erdo el m om en to en que la u c c p u b licó su s resultados. los resultados del inform e insp iraron una seria reflexión sobre sí m ism o s. crías de fo c a s. el incipiente ej se reafirm ó c o n el prim er estu d io en d o cu m en ta r de form a exhaustiva que la co m p o sició n racial de una c o m u n id a d era el factor más sig n ifica tiv o cuand o se trataba de d e c id ir si se instalaría un cen tro de resid u os tó x ico s en las inm ediaciones: Toxic W aste a n d Race in th e U nited States [Los resi­ duos tó x ico s y la raza en Estados U n id o s].

al m enos en Estados Unidos. Las p erso ­ nas d e co lo r so n h oy mayoría en distritos d o n d e se sitúan instalaciones de resi­ d u o s com erciales peligrosos. autor y director de in vestigacion es en el instituto C om m on w eal de salud ambiental. Tal com o lo expresó la m ilitante de los d ere­ c h o s civiles y la justicia am biental Cora Tucker. “La raza continúa sien d o una variable predictiva in d ep en ­ d ie n te para la lo c a c ió n de resid uos p elig ro so s. había un m o v im ie n to por la justicia am biental de bases amplias y crecientes. e inclu so es un in d icad or m ás certero qu e los ingresos. d o n d e el m e d io ambiente está relativam ente lim pio. M uchos e sta d o u n id e n se s no com p ren d en [que esto es] parte de la razón por la cual pueden com prar bienes a precios tan bajos” '” . las agrupaciones fem inistas están por aqui y las d em ás están por allá. tod os conform am os un solo grupo. la u c c publicó Toxic W aste a n d Race a t Tw etity. V einte años d esp ués del primer inform e. El inform e de la u c c contribuyó a inspirar un m ovim iento p o d e ­ r o so y diverso que to m ó con cien cia de la im posib ilidad de trazar u n a separación entre los problem as de sostenibilidad am biental y lo s de justicia social. d o n d e se inform aba que los problem as persistían. los defensores de los d erech os civiles están por el otro. aire puro para respirar y nada para comer". “aún queda m u ­ c h o por hacer para evitar que Estados U n id os se divida entre com unidades habi­ tables.'* ' En consecuencia. y había un decreto e jec u tiv o presidencial y un con sejo asesor especial para la epa . la educación y otros índ ices socioeconóm icos. e n 1993. cu y o s resid en tes están expuestos a los subproductos tóxicos de procesos produ cti­ v o s que m a n tie n e n los bienes a precios artificialm ente bajos y las ganancias cor­ p o ra tiv a s en a sc e n so . 1 9 8 7 -2 0 0 7 [Los residuos tó x ico s y la raza veinte años después. ya por en ton ces había evid en cia consistente del sesgo racial que regía la elección de lo ca ­ c io n e s d o n d e instalar com plejos p rod u ctivos contam inantes y peligrosos. N o o b s­ tante. 19872007].”'” Tal com o escribe Steve Lerner. si bien estas circunstancias deberían haber solucionado el racism o am b ien ­ tal. nada de e so ocurrió. P o co d e sp u é s. e incluso habían e m p e o ­ rado en algun as zonas. Era un d escu id o considerable. el presidente C lin ton firm ó un decreto ejecutivo o r d e ­ n an d o la c re a ció n del C onsejo A sesor N acional de Justicia A m biental (N ational E nvironm ental Justice Advisory C ouncil] para la e p a . En realidad.'* C o n el im p u ls o m un dial q u e cobró el m ovim ien to.140 LA HISTORIA DE LAS COSAS de SUS c a m p a ñ a s y debates estratégicos a un en orm e segm en to de la p ob lación esta d o u n id en se. y los prob lem as qu e com b atim os se vacían de sen tid o si no tenem os agua lim pia para beber. “no se advierten to d a s las in terrelacion es [cu an d o] se dice que las a gru p acion es am b ien talistas están por un lado. y ‘zonas sacrificiales’. en 1991 se celeb ró en W ash in gton la prim era Cumbre sobre Liderazgo Am biental de la G ente de Color.

[N. por lo cual existe un juego de palabras entre la sigla y el significado de la consigna en el idioma original. ya viva ahora o perten ezca a las g en eracion es por v e n ir tenga que subsidiar con su salud o su bienestar la creación de cosas llen as hasta los topes de sustancias quím icas.* * La sigla NOPE corresponde a la consigna Not on Planel Earth (“no en el planeta Tierra") y la pa­ labra inglesa nope es una expresión coloquial que equivale a un “no” categórico. ed u cativos o de otro tip o para oponerles resistencia. E so es lo que está o cu rrien d o . de la T. D e m ás está d ecir que la respuesta correcta al ra cism o am b ien tal n o co n siste en estab lecer u n a su erte d e “p o lu c ió n eq u itativa” e n la cu al to d o s com partam os por igual la carga tóxica.PRODUCCIÓN 141 El hecho de que el racism o persista vein te añ os m ás tarde. van a lugares d o n d e s e p e r cib e qu e existe una carencia de recursos p o lític o s. e co n ó m ic o s. N o s c o m ­ placen los productos. e in c lu so se haya increm entado. lo es tam bién para cualquier com u n id ad . pero no q u erem os la m ugre. la respuesta es lim p iar n u estros p rocesos productivos y corregir la gestión am biental de m o d o tal que nadie -c u a lq u ie ra sea su edad. N ecesitam os exigir leyes estrictas que rijan la salud am biental b e n e ficia n d o a tod os y la elim inación de la d istin ta vara legislativa que otorga p referen cia a las com unidad es más blancas o m ás ricas. U na d e las p e o r es c o n s e c u e n c ia s d e la globalización es la ten d en cia de las n a c io n e s ricas (y c o n p r e d o m in io d e h a b i­ tantes blancos) a exportar las in stalacion es y las fábricas m ás su cias y v e n e n o sa s a paises con leyes m ás d ébiles en lo c o n c er n ien te a la salud . el m e d io a m b ien te y la p rotección de los trabajadores.co n m e n o r a c c e so del pú blico a la in fo rm a ció n y la to m a d e d e c isio n e s. c o n m e n o r cap acid ad d e m o n ito r ea r y hacer cum plir las pautas ex isten tes. produ cción d e p vc: tod as estas in d u strias cierran cada v e z m ás e sta ­ blecim ientos en Estados U n id os para abrirlos en p aíses en d esarrollo. Y es inadm isible. p rod u cción de a r tíc u lo s e le c ­ trón icos. Si un proceso industrial particular es d em asiad o tó x ico para las com unidades de Estados U n id os. resulta v ergon zoso para to d o s n o so tro s. y . raza o ingreso. M otiva­ das por un sen tid o de justicia y resp on sab ilid ad glo b a l. así c o m o por la creciente e v id en cia de q u e la p o lu c ió n ex p o rta d a regresa para acosarnos en las corrientes de aire. para los n iñ o s estad ou n id en ses. F u n d ición de m etales. los alim entos y lo s produ c­ tos.| .p o r sob re to d a s las c o s a s . no m e refiero sólo a lo s e sta d o u n id e n se s. Las in d u stria s p elig ro sa s sigu en el rum bo de la m e n o r r esisten cia. Es p reciso p o n er c o to a esta situación. cada vez m ás com u n id ad es pasan de decir “no en m i patio tra­ sero” a “no en el planeta Tierra” ( n o p e ). para cualquier niñ o. Y c u a n d o hab lo de b en eficiar a to d o s.

O tros creyeron que había llegad o el día del ju ic io final. Bhopal. Pero el terrible d ram atism o c o n que esta a c titu d se ha h e c h o e v id e n te e n B hop al. En el transcurso de horas quedaron m iles de cadáveres re­ g a d o s por las c a lles. Barrios en te ro s h u yeron presas del p án ico. y sig u e en alza a m edida que otras personas van su cu m b ien d o por im p actos relacion ad os co n la tragedia al ritm o prom edio de una m uerte d ia­ ria durante las ú ltim as d o s décadas. pero la fatalidad n o se d etuvo allí. Las m ed id as d estinad as a reducir costos y la gestión descuidada d e la planta preanun ciab an el desastre: la capacitación de seguridad del personal era ín fim a . se ig n o r a b a n p re ca u cio n e s en relación con el p elig ro so alm a cen a ­ m ie n to de su sta n cia s q u ím ica s y no se había im plem entad o n in gún m ecan ism o d e adverten cia a la com u n id ad . El gas m ató de inm ediato a m ás de 8 m il per­ son as. ¡N inguno! N o se puede tener una fábrica que alm acena .142 LA HISTORIA DE LAS COSAS Al otro lado de la frontera está Union Carbide D e sd e lo s g ig a n te sc o s estab lecim ien tos q u ím icos de Nueva O rleans hasta las c a ­ lle s d e l B r o n x r e b o sa n te s d e e sc a p e s d iésel. los hab itan tes de la zona despertaron en plena oscuridad en tre un fragor de g rito s. otrora la “ciudad de los lagos” y la “c iu d a d d e las m e zq u ita s”. En la c o n fu s ió n de los prim eros instantes. ha pasad o a ser el lugar del m un do d o n d e ocu rrió el m ayor d e sa stre q u e la in d u str ia q u ím ica haya provocado en la historia. India. En la n o c h e d el 3 de diciem bre de 1984 se produjo una fuga del ven en oso gas m e til iso c ia n a to d e sd e una fábrica p erten ecien te a la m u ltinacion al esta d o u n i­ d e n se U n io n C arbide C orporation. he visto con m is pro­ p io s ojos hasta q u é p u n to las c o m u n id a d es pobres. no tien e parangón con lo que o c u r re e n n in g ú n lugar de la Tierra. M u c h o s c o m en za r o n a vom itar y escupir espum a teñ id a de sangre. C o m o no sab ían de d ó n d e venía el gas. sencillam ente se echaron a correr. se separaron las familias. pero yo lo llam o “in ev ita b ilid a d ”. algunos pensaron que un vecino hab ía q u em a d o d e m a sia d o s ch iles. Aquella noche no funcionaba nin guno de los seis sistem as d e segu rid ad esp ecíficam ente conceb id os para contrarrestar una fuga de gas d e tales prop orcion es. Triste c a m in o a la fam a. iletradas y de piel oscura son tratad as c o m o si fu eran d esech a b les. la nariz y la b oca. c o n el gas invisible qu em án doles los ojos. m u ch os de los que ca ía n eran p iso te a d o s por la m u ltitu d m ien tras otros m orían en el su elo entre co n v u lsio n e s d e dolor. d e sd e lo s barrios m arg in a les de P u erto P rín cip e hasta las refinerías hum eantes de Durban. A lg u n o s llam an “accidente” a lo que ocurrió aquella noche. La cantidad de víctim as se estim a hoy en 20 m il p erson as.'^ N o logro sacarm e d e la cabeza las historias que m e contaron los sobrevivien­ tes d e “aquella n o c h e ”. M u ch os sob revivien tes nunca encontraron a lo s m iem bros faltantes de su fa m ilia y d eb ieron resignarse a creer que sus cuerpos se contaban entre los que habían sid o arrojados a toda prisa en sepulturas com unes.

si la em presa hubiera ad m itid o la fuga y hubiera co m u n ica d o in form ación básica. m i am iga b h o p a lí Satinath Sarangi y y o llam am os a Bhopal “la capital m un dial del contraataq ue”.'** Aunque había leíd o m uchísim o acerca de aquella n o c h e . lo s em p lea d o s de U n ion Carbide no llam aron a la policía ni avisaron a la co m u n id a d .S u m a n d o el in su lto a la injuria. e x u d a n d o su sta n cia s y d e se c h o s p elig ro so s o lv id a d o s allí tras el d esastre. negaron haber sido la fuente de la fuga durante las p rim eras h oras críticas. la em presa sigu e n e ­ gán d ose a revelar su in form ación sob re lo s im p a c to s tó x ic o s q u e causa el m etil isocian ato porque lo considera un “secreto in d u stria l”. h o y propiedad de D o w C h em ical. d e h ech o. h o y en día. N o so m o s una ofrenda de flores en el altar a las g an an cias y el poder. Las m uestras de su elo y agua tom ad as e n lo s a lre d e d o r es d e la planta y analizad as p or G reen peace 15 a ñ o s d esp u és del d esa stre r eb o sa b a n de m e ta le s p e sa d o s y otras toxin as. C u and o el gas c o m e n z ó a fugarse del e sta b le cim ie n to . inclu id as el retardo. en especial si el lugar se adm inistra c o m o si a nad ie le im portara. caí en la cu enta de que había su ­ b estim a d o la p rofu n d id ad del horror a c a ec id o allí. Bee dijo c o n orgullo: “N o so m o s descartables. Según un c o n se n so m uy exten d id o. D o s so b rev iv ien tes. En su d is ­ curso de aceptación del prem io. porque no se co n fo rm a n c o n aceptar lo que pasó: están contraatacando. Los h a b ita n tes d e l lu g a r h an p in ta d o calaveras c o n h u eso s cru za d o s y sig n o s de d ólar en lo s o jo s.PRODUCCIÓN 143 cantidades enorm es de sustancias qu ím icas tóxicas y esperar que n o ocurra nada m alo.'^ U n e stu d io realizado en febrero d e 2 0 0 2 h a lló m ercu rio. p lo m o y orga n o clo ra d o s en la lech e m atern a d e m u jeres d e l l u g a r . a c o m p a ñ a d a s de ley en d a s q u e d ic e n “C arb id e a s e s in o ” y “La v e rd a d e ra cara d e la g lo b a liz a c ió n ”. aún sigu e en pie. L o s h ijo s de las m ujeres afectadas por el gas son p r o p e n so s a una alarm an te gam a de e n fe r m e ­ dad es debilitantes. jam ás había previsto que los sob revivientes albergarían tanta esp eran za y fortaleza. se habrían evitad o n u m erosas m uertes. C ham pa D evi Shukla y Rashida Bee. 25 años d e sp u é s del d esastre. N o se autod en om in an “víctim as”. c o n lo cual coarta lo s e s ­ fuerzos por brindar cu id a d o s m é d ico s a las v íctim a s d e e x p o s i c i ó n . en la prim era de num erosas visitas. C réase o no. recibieron el p restig io so P rem io A m b ien tal G old m an por su destacado coraje y su tenacidad en la lucha b h o p a lí p o r la justicia. S o m o s llam as . Por otra parte. apenas llegué a Bhopal en 1991. esas horas en que los m iem bros de la com unidad corrían fren éticam en te para escapar del so fo ­ cante gas y las autoridades se devanaban los se so s para en ten d er lo que estaba pa­ sando. c o m o la im p o r ta n c ia de cubrirse la boca con un paño hú m ed o. la fábrica ab an d on ad a d e U n io n C arbide. con p eq u eñ as chozas llen a s de fam ilias d o r m id a s a p o c o s m e tr o s de su s m urallas. terribles d e fe c to s d e n a c im ie n to y d e só r ­ d e n e s reproductivos. La fábrica estaba situada en una z o n a d en sa m en te poblada de la ciudad. D e h ech o.

p resid en te de U n io n C arbide en el m o m en to del desastre. La exigencia de los so ­ b revivien tes incluye: lim p ieza de la fábrica abandonada. D u ran te to d o s lo s m e ses restantes de cada año que ha transcurrido desd e el d esastre. El añ o en que estuve allí. Perdida entre m anifestantes que gritaban. m uchos de niños. c a n ­ ta n d o y g r ita n d o m ie n tr a s m arch ab an hacia la entrada de la fábrica Carbide. que él ignora desd e su c o n ­ fortable casa d e C o n n e ctic u t. C o ­ lo r id a s pancartas e xigían ju sticia y p e d ía n “N o m ás B hopales” sobre la faz d e la Tierra. con cadáveres. d o n d e in c en d ia ro n la in m e n sa figura. el caos y el m iedo. Los e v e n to s d e cada aniversario culm in an con la construcción de un a efigie g ig a n te sc a d e p a p el m a c h é q u e rep resenta a W arren A n d erson .144 LA HISTORIA DE LAS COSAS d an zan tes. en m edio de la oscuridad. p ro v isió n d e agua lim p ia para beber. m e h ice una id ea de có m o habría sid o aqu ella n o c h e funesta. con traje gris. Los sobrevivientes exigen que A nder­ so n vaya a B hopal a enfrentar lo s cargos que se le im putan por el papel que d esem ­ p e ñ ó en las d e c isio n e s g eren ciales que condujeron a la catástrofe. ju n to a sus aliados de tod o el m un do en la Campaña In ternacional p or la Justicia en Bhopal. la c o m u n id a d local. e n cada an iversario de aquella n och e fatídica. m iles de personas se lanzaron a las calles. los sob revivientes celeb ran un a protesta con m em orativa. En una desgarradora e x p o sic ió n de fotos se exhibían grandes im ágen es en blanco y negro que retrataban la m añana posterior al desastre. C om o madre. Los poetas cantaban ghazales sobre la pér­ d id a d e sus seres queridos y la lucha por la justicia. Los tribunales in d io s han e m itid o una ord en jud icial para su arresto. porque la de ellos está contam inada. S ó lo sé q u e lo s d esastres c o m o éste serán inevitables m ientras sigam os c o n ­ fiando en el m o d e lo de p rod u cción “toxina que entra. m e resulta casi intole­ rable m irar esa fo to y p erm itirm e siquiera imaginar lo que habrá sentido ese h om ­ bre. resueltas a con q u istar la oscuridad y a desafiar a qu ienes am enazan el plan eta y la m isterio sa m agia d e la vida” ‘” A ñ o a a ñ o. a ten ció n m é d ica d e largo plazo y ayuda socioecon óm ica para quienes perdieron a . que sigue em anand o su s­ tancias. toxina que sale”. la gigantesca efigie de A n­ d erson se asem ejab a al villa n o d e una pehcula vieja. c o n te m p la n d o los p e d a z o s d e papel ardiente que se desprendían de la efigie y flo­ taban so b re la m u ltitu d in a ria e inflam able barriada. alineados en la calle a la espera d e identifica­ ción. som brero y un b igote sin iestro. Mi segunda visita a B hopal c o in cid ió con el d é c im o aniversario d e la catástrofe. trabajan para brindar cuidad os m éd icos a los afectad os p o r el gas y luchar para que se haga justicia. A l caer la n o c h e . Vi una foto conm ovedora de un padre que lim piaba la tierra del rostro de su hijita para m irarla por últim a vez antes del entierro.

y justicia con lo s resp on sab les por el chap u cero m antenim iento de la fábrica. el dip utado e sta d o u n id e n se H en ry W axm an.'** Sobre la base de esta propuesta.PRODUCCIÓN 145 m iem bros de su fam ilia o están im posib ilitad os de trabajar a causa de e n ferm ed a ­ d es vinculadas a la fuga de gas. L a epa confirm ó que en la planta de Institute se habían prod u cid o 28 fugas pequ eñ as de gas entre 1980 y 1984. U n io n Carbide tenía un a fábrica en Institute. ¿Q ué su stan cias q u ím icas tóxicas usaba la fábrica local? ¿Salían em ision es tóxicas de la planta? ¿En qué cantidades? ¿Era posible que ocurriera un desastre co m o el de B hopal en otras partes del m undo? Entonces. anunciando que sus m iem bros se habían com p rom etid o a participar en un program a volun tario global de seguridad q u e aud itarían ellos m ism o s y que “mejoraría de form a continua su d esem p eñ o en relación con la salud. que antes había d e sc r ito com o casi idéntica a la planta de Bhopal. en 1985. V irgin ia O este. La A sociación de Fabricantes Q u ím ic o s [C h em ica l M anufactures A sso c ia tion. los trabajadores y residentes de Institute y otras com u n id ad es de zo n a s vin cu lad as a la ind ustria quím ica com en zaron a hacer preguntas. C on el propósito de ayudar a los residentes a averi­ guar qué q u ím icos se usan y liberan en la com unidad .“ ^ C om o era de esperarse. el programa no tenía un solo objetivo m ensurable. p resid en te de la Su bcom isión d e Salud y M edio A m b ien te de la C ám ara de R epresentantes. resp on d ió con algo que d e n o m in ó Program a d e C u id ad o R es­ ponsable. que es una base de datos con inform ación so ­ bre las sustancias q u ím icas tóxicas qu e se liberan tanto en el aire co m o en los desechos.'* Las n o ticia s sob re el desastre de B hopal lleg a ro n a lo s titu lares d e to d o el m u n d o y preocu paron a m ucha gente. ni un solo plazo tem poral ni una sola validación externa para la reducción de riesgos q u ím icos. y en esencia se li­ mitaba a decir al público: “C onfíen en n osotros.‘“ ^ En contraste. el organism o federal estableció el Inventario de E m ision es T óxicas [Toxics R elease Inventory. la cm a argum entó que no había necesidad de im poner norm as m ás estrictas en sus instalacion es. Tal c o m o lo expresó una ong dedicada a increm entar el acceso pú blico a la inform ación. hoy llam ada C on sejo E sta d o u n id en se de Q u ím ica [A m erican C h e- m istry C ou n cil]. t r i ). la respuesta del gobiern o estad ou n id en se sorprendió por su eficacia. cm a ]. la gen te entró en pánico.“ ' D esp u és del desastre. El tri form ó parte de la Ley de Planificación de E m ergen cias y D e r e c h o C o m u n ita r io a la In fo rm a c ió n . d esd e e jec u tiv o s d e otras c o rp o ra c io n es qu ím icas hasta resid en tes de c o m u n id a d es cercan as a plantas sim ilares. n o n os m onitoreen”. publicó un m em o interno de U n ion Carbide d o n d e se afirmaba que “una reacción exotérm ica pod ía causar una falla catastrófica de los tan q u es d o n d e se a lm a c e ­ naba el venenoso gas [m etil Isocianato]” en la planta d e V irginia O e s t e . la seguridad y el m edio am biente”. de .

146 LA HISTORIA DE LAS COSAS 1986. Adem ás. tolueno. un instrum ento para ejercer presión sob re las em presas co n el fin de que busquen alternativas a las sustancias tóxicas qu e utilizan en la actualidad. así com o la pestilente refinería de acero situada calle abajo de m i casa. En Scorecard se describen sus cin co mayores limitaciones: (1 ) el in v en ta rio se basa en lo s in form es que presentan los contam inadores más qu e en su p e r v isio n e s reales. (2) no abarca todas las sustancias quím icas tóxicas. Berkeley es una ciudad que se en orgu llece d e su elevada con cien cia ambiental. am o n ía co . Los 20 m áxim os contam inantes que se informan en la zona d o n d e v iv o son éteres d e glicol. alcohol n-butilo. Scorecard proporciona inform ación so ­ bre im p actos en la salud y perfiles de las fábricas. las em presas que producen y u tiliza n su sta n cia s q u ím ic a s tóxicas por encim a de un um bral específico están ob ligad as p or esta ley a brindar inform ación sobre em ision es tóxicas liberadas a través del aire o lo s d esech os. pero aún n ece­ sita m ás co n tu n d e n c ia . (4) no exige a las e m ­ presas q u e in fo r m e n la can tid ad de sustancias quím icas tóxicas que usan en sus p rod u ctos.2. En 2007. Nuestras escuelas públicas sirven c om id a orgánica.4-trim etilbencen o .org). estos establecim ientos in ­ form aron qu e habían liberado en el m edio am biente 1. estireno. En la actualidad. el tri será un in str u m e n to m u c h o m ás p o d er o so para el público.845 m illones de kilos de 650 sustancias q u ím icas tóxicas.scorecard. tanto gu b ern am en tales co m o no gubernam entales. co m p u e sto s de bario. etilb en cen o. m etil isobutil cetona. m etiletilcetona. m -xileno. m etan ol.'*’’ Un verdadero asco. Mi favorita es Scorecard (h ttp ://w w w . . el tri incluye aproxim adam ente 22 m il e sta b le cim ie n to s in d u striales y federales. inclu id os los desechos en el sitio y fuera del sitio. plomo. xileno. El TRI es un excelen te m aterial de referencia sobre las fuentes de contam ina­ ció n y las ten d en cia s que sigu en los diversos sectores industriales. Sin em bargo.'^” U na vez que se hayan abordado estas deficiencias. y (5 ) n o inform a sobre la exp osición que puede sufrir la gente a raíz de las em ision es.*“ Esta ley exige a las em presas que inform en sobre la cantidad y locación de las su stan cias q u ím icas tóxicas que utilizan. La experiencia es aleccionadora. glicol de etilen o. 1.'*^ Los datos co m p ila d o s en el tri están disponibles para el público en páginas de Internet.N -dim etilform am ida. com pues­ tos de zinc. con el fin de colaborar con los trabaja­ dores d e em ergen cias en caso de accidente. eu m eno. n-hexano y formaldehído. En el centro hay estacionam iento gratis para autos eléctricos (no híbridos). e incluso perm ite a los visitantes enviar u n m en saje a los contam inadores locales a través de la página Web. (3 ) o m ite algu n as im p ortan tes fu entes de contam inación . Entro en Scorecard c o n regularidad para ver c ó m o le va a m i ciudad en el frente de los tóxicos. ¡mi condad o integra el 20% de los condados más sucios de Estados U n i d o s ! E n t r e los principales contam inadores de mi zona se cuentan fa­ bricantes de m aquinaria y plásticos. que perm ite buscar las principales fuentes y su s­ tancias c o n ta m in a n tes por c ó d ig o postal. N .

la tierra.'^* Si estos dos organism os no logran c o in cid ir siquiera en una cuestión tan crí­ tica y básica co m o la de im pedir que entren n eu rotoxin as en nuestro plato de c o ­ m id a. f d a ] ? ¿Y la A gen cia de P ro tec­ ción Am biental? ¿Y la A dm inistración de Salud y Seguridad O cu pacion al [O ccu pational Safety and H ealth A d m in istration . el agua. Esta división de roles tien e la cru cial desventaja de abordar el m e ­ dio am biente com o si se tratara de una c o le cc ió n de unidades aisladas en lugar de un com plejo sistem a interrelacionado. em itieron en c o n ju n to la recom en d ación d e q u e las m ujeres embarazadas. ‘^’ fda. la fda redactó un nuevo inform e d on de recom endaba que las m ujeres com ieran m ás de 12 on zas de pescado por semana. las m ujeres en edad fértil. m ientras que la fda tien e autoridad sobre los que pesca un tercero y n o s o tr o s co m p ra m o s en la p e s­ cadería. En prim er lugar. En los m em os intern os de la EPA se calificaba de “científicam ente d efectu o sa s e inadecuadas” a las nuevas recom en dacion es de la científico de la e p a ”. los a lim e n ­ tos y las fábricas. discrepan con vehem encia. p orq u e regula por separado las sustancias quím icas presentes en los productos. cuand o lo h acen . alegando que no alcanzaban “el acostum brado rigor La organización G ru p o de Trabajo A m b iental fue in clu so m ás lejos. Se su pon e que am bos organism os d eb en trabajar jun tos. nuestros productos y el lugar de trabajo no se com unican entre sí.'^^ El W ashington P ost in fo r m ó que la fda n o había c o n su l­ tado a la EPA hasta que el inform e estuvo casi term in ad o. ¿Acaso no elegim os o d esign am os a alguien para que se o c u p e de p rotegernos contra las sustancias quím icas peligrosas? ¿Para qu é está la A d m in istración de A lim en to s y M edicam entos [F ood and D rug A d m in istration . su enfoqu e es fragm entario. a fines de 2008.PRODUCCIÓN 147 Vigilar por nuestro bien (o no) El TRi trae a colación el papel que d esem p eñ a el g ob iern o en estos asuntos. la triste y terrible reali­ dad es que la regulación gubernam ental está repleta de agujeros. el aire. al declarar que el in form e de la fda era u n “d o c u m e n to p a s m o so e irresponsable. M u ch o s de lo s fun cionarios que regulan la m ism a sustancia quím ica en el agua. o s h a ] ? Bien. las m adres lactantes y lo s n iñ o s p eq u eñ os n o com ieran m ás de 12 o n z a s (340 gra m o s] de p esca d o por sem a n a para lim itar la ingesta de mercurio. y en oca sio n es lo hacen: en 2004. ¿qué p o d e m o s esperar del fárrago to ta l d e m e d id a s g u b ern a m en ta les? Basta con echar un vistazo a los d iversos o r g a n ism o s. por ejem plo. y a veces.'^' D esp u és. Es una glosa de cuánto ha d e sc e n d id o el nivel de la fda c o m o orga­ nism o. el aire. Si alguna vez fue un acérrim o d efen sor de la salud estadou nidense. Tom em os co m o ejem plo el caso del pescado: la epa tien e autoridad para m o - nitorear la contam inación de los peces que p escam os en un río. ahora no es sin o presa fácil de los con tam in ad ores”. c o m isio n es y leyes d e las que dependem os: .

cosméticos. garantiza que los sen/icios públicos y los valores am­ bientales se tengan en cuenta en la toma de decisiones. la formación y la capacitación sobre riesgos ocupacionales. Adm inistración de Salud y Seguridad Ocupacional [Occupational Safety and Health Adm inistration. Adm inistración de Alimentos y Medicamentos [Food and Drug Administration. etc. n io s h ] ( 1970) Creados en el marco del Ministerio de Trabajo por la Ley de Salud y Seguridad Ocupacional (1970) con el fin de garantizar condiciones seguras y saludables para los trabajadores. ceo] (1969) En el marco de la nepa. Es administrado por la Oficina de Calidad Ambiental [Office of Evironmental Quality]. la fd a es responsa­ ble de proteger la salud pública garantizando la seguridad y la eficacia de los alimentos. la o s h a se ocupa de asegurar el cumplimiento de la ley.148 LA HISTORIA DE LAS COSAS LEYES Y ORGANISMOS GUBERNAMENTALES Poder Ejecutivo Ley N acional de Política Am biental [National Environmental Policy Act.. n epa] Consejo sobre Calidad Ambiental [Council on Environmental Quality. f d a ] (establecida por la Ley Federal de Alimentos. (1969) A m plio entram ado nacional para asegurar que todos ios poderes del go­ bierno presten la debida atención al medio ambiente. Medicamentos y Cosméticos. o s h a ] e Instituto Nacional para la Salud y la Seguri­ dad O cupacional [National Institute fo r Occupational Safety and Health. 1938) En el marco del Ministerio de Salud y Servicios Humanos. A dm inistración Nacional de Océanos y Atm ósfera [National Oceanic and Atm ospheric Adm inistration. La ley fue enmendada en 2002 para autorizar a la epa a establecer límites máximos de residuos de pesticidas en los alimentos. n o a a ] (1970) Organismo científico perteneciente al Ministerio de Comercio y responsable de predecir cambios en el ambiente oceánico. mientras que el n io sh (hoy parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del Ministerio de Salud y Servicios Humanos) lleva a cabo la investigación. medicamentos. que se consumen en nuestra na­ ción. el ambiente atmosférico y los .

Agencia de Protección Am biental (Environmental Protection Agency. a los animales y a los seres humanos. Comisión de Seguridad de los Productos de Consumo [Consumer Product Safety Comission. inclui­ dos los antimicrobianos.del cual depende la vida. la salud y la productividad de océa­ nos y costas. f if r a ] (1947) Registra (licencia) o exime de registro la venta y el uso de pesticidas. and Rodenticide Act. por ejemplo. garantizando la seguridad y la eficiencia del trans­ porte marino). Ley de Protección de la Calidad de los Alim entos (1996) Establece normas de seguridad sobre la tolerancia a los pesticidas. Data and Information Service]. La n o a a engloba el Satélite Am biental Nacional. como los riesgos eléctricos. para el control de las pestes que amenazan los culti­ vos. el Servicio Nacional de Pesca Marina [National Marine Fisheries Service] (responsable de la administración. . agua y tierra. el Servicio Nacional O ceánico [N ational Ocean Service] (mantiene la seguridad. el Servicio M eteorológico Nacional y la Oficina de Investiga­ ción Oceánica y Atmosférica [Office of Oceanic and Atm ospheric Research] (que realiza investigaciones para la n o a a ). Leyes administradas dentro de la epa Ley Federal de Insecticidas. 1972) Protege al público de peligros asociados a los productos de consumo. el establecimiento de normas y el cumplimiento de las leyes con el fin de garantizar la protección ambiental.PRODUCCIÓN 149 recursos marinos vivos. Fungicidas y Rodenticidas [Federal Insecticide. en espe­ cial para infantes y niños. c p s c ] (creada por la Ley de Seguridad de los Productos de Consumo. epa] (1970) La misión de la e ra consiste en proteger la salud humana y salvaguardar el medio ambiente natural -aire. químicos o mecánicos. La epa coordina la investigación. Ser­ vicio de Información y Datos [National Environmental Satellite. Ley de Mejoras en la Seguridad de los Productos de Consumo (2008) Establece normas de seguridad para los productos de consumo y otros re­ quisitos de seguridad para los productos infantiles (moderniza la ley original). Fungicide. conservación y protec­ ción de recursos marinos vivos).

1 9 8 0 ) Proporciona un fondo especial (originariamente de 1. profundiza el enfoque en los impactos sobre la salud hu­ mana. C o m p e n s a c ió n y R e s p o n s a b ilid a d A m b ie n ta le s In te g ra ­ le s ( C o n p r e h e n s i v e E n v ir o n m e n t a l R e s p o n s e .500 millones de dólares. L e y d e A g u a s L i m p i a s [ C l e a n W a t e r A c t .150 LA HISTORIA DE LAS COSAS L e y d e C o n t r o l d e S u s t a n c i a s T ó x i c a s [ T o x i c S u b s t a n c e s C o n t r o l A c t .6 millones de dólares) para la limpieza de sitios de desechos peligrosos incontrolados o abandona­ dos. cw a] ( 1 9 7 2 ) Regula las descargas de contaminantes en las aguas de Estados Unidos y las normas de calidad para el agua de superficie. e n m e n ­ d a d a en 1 9 7 7 y 1990) Limita ciertos contaminantes del aire. la importación. Los esta­ dos o las tribus individuales pueden regirse por leyes más estrictas sobre la polución del aire. tanto de fuentes superficiales como subterráneas. pero no pueden establecer límites más laxos que las nor­ mas federales. el uso y el desecho de sustancias quí­ micas específicas. e x t e n d i d a e n 1 9 7 0 . . incluidos los bifenilos policlorados (pcb). el asbesto. c e rc la ] ( a l i a s S u p e r f u n d . C o m p e n s a t i o n a n d Lia b ility A c t . Las modificaciones de 1990 se refieren al comercio de emisio­ nes y las normas de combustibles limpios. caa] ( 1 9 6 3 . L e y d e A g u a P o ta b le S e g u ra (19 74 . Identifica a las partes responsables de libe­ raciones o escapes y garantiza su colaboración en la limpieza. L e y d e E n m ie n d a s y R e a u to r iza c ió n d e l S u p e r fu n d (19 8 6 ) Actualiza la c e r c l a incrementando la implicación de los estados y la participa­ ción ciudadana. L e y d e R e s p u e s ta . ts c a ] (19 76 ) Aborda la protección. el ra­ dón y la pintura a base de plomo. corrige el Sistema de Clasificación de Riesgo e incrementa el fondo fi­ duciario a 8. así como accidentes. incluidos los que provienen de fuentes com o los establecimientos y las instalaciones químicas y las acerías. e n m e n d a d a en 19 8 6 y 1996) Protege la calidad de todas las aguas que se usan real o potencialmente para beber. y exige a los siste­ mas hídricos públicos el cumplimiento de estas normas primarias (relaciona­ das con la salud). L e y d e A i r e L i n n p i o [ C l e a n A i r A c t . derrames y otras liberaciones excepcionales de con­ taminantes en el medio ambiente.

Ley de Especies en Peligro de Extinción [Endangered Species Act. y Enmiendas sobre Desechos Peligro­ sos y Sólidos en 1984) Otorga a la epa autoridad para controlar residuos peligrosos "desde la cuna hasta la sepultura". r c r a ] (1976. así como a sus hábitats.'” ¿Qué tienen en com ú n todas estas instancias? M uchas fueron creadas antes de los teléfonos celulares o el acceso a Internet.PR O D U CCIÓ N 151 Ley de Planificación de Emergencias y Derecho C om unitario a la Inform a­ ción (1986) Concebida para ayudar a las comunidades locales a proteger la salud pública. e sa ] (1973) Protege a la fauna y la flora en peligro de extinción. antes del desastre de Bhopal. Las cláusulas sobre el derecho comunitario a la información incrementan el acceso del pú­ blico a la información sobre las sustancias químicas que se utilizan en estable­ cimientos individuales. Ley de Contaminación Petrolífera (1990) Proporciona recursos y fondos para limpiar derrames de petróleo. Otras tantas fueron creadas antes de que Rachel C arson escri­ biera y publicara P rim avera silenciosa. algunas se establecieron in clu so antes de lo s aparatos de fax. incluidos la generación. el transporte. Si bien . así como requisitos de mitigación al contaminador. sus usos y su liberación en el medio ambiente. Las enmiendas se centran en la minimización de los desechos y la mayor rigurosidad de las normas referentes a los dese­ chos peligrosos. Ley de Protección. 1986. el tratam iento. la seguridad y el medio ambiente contra los peligros químicos. el almacenamiento y el desecho. Ley de Conservación y Recuperación de Recursos (Resource Conservation and Recovery Act. Investigación y Reservas Marinas (alias Ley de Vertido en Océanos. 1972) Prohíbe el vertido en océanos. Ley de Prevención de la Polución (1990) Apunta a reducir la polución industrial en las fuentes haciendo hincapié en la eficiencia y la conservación de los recursos como parte de la prevención de la polución. antes de que el cam bio clim ático fuera un tem a del que hablan los ciu dad anos de a pie.

Por ejem plo. el acatam iento y la exigencia de cum plim iento va­ rían de estad o a estad o según las prioridades y los poderosos intereses que preva­ lecen en cada un o. M uchas de estas leyes fueron elaboradas cuando aún se creía que “la dilución es la so lu c ió n a la p olu ción ”. A pesar d e este m andato. pero las leyes y los organism os regulatorios no se han puesto al día. escribe el profesor Ken Geiser. fda pu­ un plastificante usado en e m ­ balajes d e a lim e n to s y en m uchas botellas de agua. Incluso las en m ien d as más recientes están en general o b ­ soletas. nuestra co m p ren sió n de las am enazas evolu cion ó y continúa evolucionando a pa­ so s a gigan tad os. evalúan propuestas de subsidios y sirven a otras fu n cio n es relacionadas con el respaldo a la buena gestión. m inería. de la U niversi­ dad de M assach u setts L ow ell. lo cu al so ca v a su valor y su cred ib ilid ad co m o fuen te d e exp erticia in d ep en d ien te e im parcial. la eficacia de estas regulaciones varía c o n ­ sid erab lem en te e n d istin tos lugares. la b licó un in form e segú n el cual el bisfenol A ( b f a ).152 LA HISTORIA DE LAS COSAS SUS in te n c io n e s fu n d acion ales eran buenas. sin em bargo. la industria continúa ejerciendo in flu e n c ia en las c o m is io n e s . en ellas abundan los m iem bros con intereses económ icos en las mismas actividades sobre las que asesoran. En con se c u e n c ia . determ inadas m anufacturas) tienden a ser más tolerantes co n el in c u m p lim ie n to de e so s sectores que otros estados donde la com binación de in d u strias es m ás heterogénea”.‘^‘ Y c o m o la fuerza de la ley depend e de su acata­ m ien to y su exig en cia de cum plim iento. los organismos federales y el presi­ dente que a veces se las denom ina “quinto brazo del gobierno” La ley federal requiere que estas co m isio n es ind ep en dien tes estén com p u es­ tas por m iem b ro s q u e representen una diversidad equilibrada de con cep cion es y qu e no in cu rran e n c o n flic to de in tereses (a e so se refiere la palabra “in d ep en ­ d ien te”). n o presentaba riesgos. la im plem entación de las regulaciones federales establecidas por m u ch os de estos organism os suele correr por cuenta de los e stad os. en 2008. O tro problem a enorm e se vincula con las com isiones asesoras que recomiendan políticas o brindan asesoría científica al gobierno: si bien se autodenom inan “ind e­ pend ien tes”. m uchos de estos organism os y leyes han q u ed ad o o b soletos. Tal c o n c e p c ió n ya n o existe. ¿No nos referimos a algo así cuando decim os que “el zorro está cu id an d o el gallinero”? En Estados U nidos hay aproximadamente no­ vecientas com isio n es asesoras que supervisan investigaciones científicas. “Los estados que se hallan bajo el d om in io de industrias e sp ecí­ ficas (q u ím ica.'^* Este in fo r m e su rg ió c o m o resultado de la crecien te inq uietu d que causaba la asocia­ . Las am enazas a la salud am biental han cam biado y continúan cambiando. desarrollan r eco m en d a cio n es sobre políticas. Para c o n fu n d ir aun m ás el escenario.'^ Estas com ision es son tan activas en su trabajo de asesoría al C ongreso. Por en ton ces se pensaba que la elevación de las c h i­ m e n e a s y la e x te n sió n de las tuberías de descarga resolverían el problem a.

cspinet. el P royecto Integridad en la C ien cia in fo rm ó que los d os estu d ios principales que fu n d am en tab an el a n álisis de la fd a se habían realizado co n fon d os del C o n sejo E sta d o u n id en se de Q u ím ic a . D esp ués. El c s p i in sp e c c io n a a m ás d e d o s c ie n ta s c o m isio n e s científicas asesoras federales para detectar c o n flicto s d e in tereses n o revelados y publica los resultados en una base de datos accesible en Internet (http://wwvir. rep rod uctivos y d el desarrollo qu e p o ­ dían sufrir los niños. El sis­ tema de com ision es asesoras federales no fu n cion a]. u n a a so c ia ció n industrial integrada por em presas productoras o usuarias de b f a . el c sp i d io a c o n o c er un n u evo inform e. ‘” Éste es ap e­ nas un ejem plo. extraído de una larga lista.htm l. A principios de 2009. de fu en tes y d e sig n a c io n e s so sp e c h o ­ sas entre las com ision es asesoras gubernam entales.c o m /2 0 0 9 /0 6 / safer-cans. (Y tod avía n o se ha im p u esto una prohibición federal del bfa . c s p i ).org/integrity).PRODUCCIÓN ción del bfa 153 a ciertos daños n eurológicos. Tw isted Advice: Federal A d viso ry C o m m ittee s A re B roken [A sesoría sesgada. Q u ien es d eseen con trib u ir a elim in ar el bfa de los em balajes d e a lim e n to s p u e d e n visita r h ttp .”” .//w v ifw . aun cu an d o la evid en cia in d ica qu e causa d añ os reproductivos a los anim ales. en gran parte m ed ian te una sob rerrep resen tación de m iem b ros industriales con intereses e co n ó m ic o s directos en el vered icto del trabajo que rea­ lizan las com ision es.) Una de las organizaciones que investiga la influencia corporativa en las p olíti­ cas públicas de raigam bre cien tífica e im p u lsa cam p añ as para erradicarla es el Centro por una C iencia O rientada hacia el Interés P úblico [C enter for Science in the Public Interest. d o n d e se revela que lo s p a n e­ les asesores del gobierno continúan em itien d o co n clu sio n es sesgad as en beneficio de la industria.sa fe r s ta te s .

Para q u ien es n a c im o s en algú n m o m e n to de los ú ltim o s sesenta años resulta difícil im aginar una situ ación diferente. falla la estructura. Pero no siem pre fue así. es posib le llevar a cabo una transform ación que aleje a la industria electrón ica.c o m o el de la com binación heterogénea de leyes y organism os con su ­ p e r p o sic io n e s en su s áreas de ju r isd ic ció n -. Cualquiera sea la causa del m al. la producción de todas nuestras cosas causó un d añ o m u c h o m en o r en el m ed io am biente. los trabajadores. el cuidado de la salud y otros sectores de su dep en d en cia de las sustancias quím icas tóxicas. n o cabe duda de que necesitamos abordar el problema de otro modo. im pulsar el desarrollo de alternativas m en os tóxicas y convertir la in ­ dustria. d elin eó la posibilidad de un enfoque diferente en una m o­ nografía publicada en 2008. la nueva política debe concebir las sustancias quím icas c o m o c o m p o n en tes del sistem a productivo general y no com o entes ind ividu ales aislados. lo s niños. en es­ pecial en lo co n c er n ien te al u so de m etales pesados. se trata de malas intenciones. las madres: el paquete completo. Es cierto e innegable que los procesos produ ctivos del pasad o suscitaban algunos im pactos negativos en la salud. el entorno urbano. Si se parte de una pers­ pectiva sistém ica integrada. N ecesitam os legisladores y científicos que trabajen por el bienestar de la gente. D urante m u c h ísim o tiem p o. Tal com o señala Geiser. com o el m ercurio y el plom o. las com cü m unidad u n iaaaees.154 LA HISTORIA DE LAS e o s AS Resulta claro que el presente enfoque regulatorio de las sustancias químicas tóxi­ cas. ya que en realidad nunca aparecen de esta últim a forma. El profesor Ken Geiser. de m o d o tal que cese de emplear sustancias quím icas de alto riesgo y las reem place por alternativas de bajo riesgo. Y necesitam os leyes y organism os que comprendan y re­ flejen la com plejidad del planeta. donde propone políticas integrales con visión de futuro e n relación con las sustancias químicas. el transporte.'*' No siempre fue así Los problem as v in cu la d o s a la produ cción de cosas parecen casi insolubles. . En algunos casos -c o m o el de las industrias químicas que introducen m iem bros en los paneles asesores-. En otros casos . que tam bién es director del Centro Lowell para la P rod u cción Sostenible [Lowell C enter for Sustainable Prod u ctio n ]. la seguridad de lo s trabajadores y las cuestiones ambientales en general no está fu n cion an d o para protegernos. incluidos el entorno natural. sector por sector. “tenem os que pensar m e n o s en la restricción y más en la conversión”. Las partes m ás tóxicas de lo s p r o c e s o s p ro d u ctiv o s actuales nos acom pañan desde hace m en o s de cien años: he ahí u n m o tiv o de esperanza. y no para industrias específicas. D e acuerdo co n Geiser. Un abordaje efectivo de las políticas que regulan las sustancias quím icas debe incluir la tarea d e investigar y difundir inform ación más com pleta sobre clases enteras de su stan cias.

Sin embargo. A n tes de la R evolución Industrial. la m ano de obra hu m an a en grandes cantidades se volvía cada vez m en os necesaria. ju n to co n los an im ales que p o d ía ­ m o s alistar c o m o ayud antes. (Los econ om istas llam an superproducción a la produc­ ción que sobrepasa el consu m o. y lo hicieron bajo el lem a “m ayor ca n tid a d . D esp ués. Sin em bargo. ante esta e n ­ crucijada. casi toda la p rod u cción era im p u lsad a a fuerza d e m ú s­ culo.5 m illon es de toneladas. hacia 1900 se había in crem en tado a 270 m illo n e s de toneladas y en 1918 había alcan zad o ya los 680 m i l l o n e s . Por ejem ­ plo. y p ronto las m áqu in as estu vie­ ron en con d icion es de reem plazar a m ucha gente. pero n o siem pre era mejor. m ás rápido y m e­ jor”. cuyo alcance se e x tie n d e d esd e las zonas agrestes ap a ren tem en te p rístin as hasta las células grasas de todas las personas que habitan el planeta. C uando m iram os hacia atrás. parecía n o haber necesid ad siquiera de pensar en lo s lím ites. El v o lu m e n d e recu rsos que circu la­ ban por el sistem a -ta n to los utilizados para energizar lo s p ro ceso s c o m o los m a­ teriales em plead os en la p r o d u cc ió n . N o cabía duda de que extraíam os y p rod u cíam os m ayores can tid ad es y todo era m ás rápido.se in crem en tó de form a drástica. Por e n to n ces. Tal com o lo explicaré a fondo en el capítulo sob re el c o n su m o . los líderes em presarios y políticos de Estados U n id o s optaron sin vacilar por las cosas. pronto estarían p rod u cien d o m ás cosas d e las que el público necesitaba comprar. p u esto q u e realizaban trabajos más arduos durante m ayores p eríod os de tiem p o sin requerir a cam b io c o n d ic io ­ nes seguras de trabajo n i pausas para com er o descansar. a pesar de que usábam os m ás recursos naturales y fabricábam os m ás COSAS con m ayor rapidez. con e fec to s devastad ores. la p rod u cción de carbón en Estados U n id o s n o llegaba a 8. Esta circunstancia planteaba un dilem a: si las fá­ bricas m antenían a to d o s los trabajadores e in trod u cían las nu evas m áqu in as que incrementaban la produ cción. vem os d os p eríod os de cam b io que transform a­ ron de forma radical los procesos productivos.) Quedaban d os opciones: o bien se elevaba el c o n ­ su m o (opción por las cosas) o bien se desaceleraba la p ro d u cció n (o p c ió n por el ocio). los seres hu m anos. el p r o ­ blem a era insignificante en com paración con la d estru cció n global del m e d io am ­ biente que se observa h oy en día y el uso actual de su stan cias tóxicas persistentes. es decir que nosotros.PRO D U CCIÓ N 155 antes de que se conociera la m edida real de su peligrosidad . a fines del siglo x v i i i y p rin ­ cipios del XIX. en 1850. . R e i n a b a la m en ta lid a d del pion ero em prendedor que con q u ista la frontera: siem pre habría m ás b o sq u es para talar y m ás valles d on d e arrojar los d esechos. D e repente desap arecieron los lím ites a la can tid ad de cosas qu e p o d ía m o s extraer y procesar. desarrollam os la m áquina de vapor. y la cantidad de Ello p on ía coto a la cantidad de recursos que p o d ía m o s recolectar cosas q ue pod íam os hacer. p rop orcion áb am os to d a la en erg ía n ecesa ria para hacer las co sa s.

La m ed icin a. Un aparatito m in ú s c u lo que lleva mi m úsica adonde quiera que y o vaya. El diseño determ ina. lla m a al d ise ñ o “el prim er in d ic io de la in te n c ió n h u ­ . El v o lu m en y la to x icid a d d e lo s com puestos quím icos utilizados en la producción se dispararon hacia las nubes. Empezar corriente arriba La etapa verd aderam ente inicial de la producción -m u c h ísim o an­ te s d e qu e c o m ie n c e la produ cción físic a . Pero ha llegado la hora de im pulsar un n u evo conjun to de avances: otra revolución. Yo aprecio m u ch o s aspectos de m i vida que n o habrían sido posibles sin ellas. un gurú de la sostenibilidad que goza d e recon oci­ m ie n to in te r n a c io n a l.es el p aso m ás im p or­ tante y m e n o s visible: el diseño. La refrigeración . T enem os qu e encontrar la m anera de transform ar n u estro s sistem as productivos una vez más: hacer m uchas m enos cosas y cosas m u c h o mejores. S eg u im o s em pleando procesos que co n su m en y desperdi­ cian can tid ad es in m en sa s de energía y materiales. Es cierto qu e la R evolu ción Industrial y la m oderna quím ica sintética nos han b en eficiad o. El arquitecto Bill M cD o n o u g h . • la facilidad o la dificu ltad para reparar el producto. M u­ c h o s m ateriales natu rales fu eron reem plazados por p etroq u ím icos sintéticos. y actuam os c o m o si las reservas d e recursos y la capacid ad planetaria de asimilar los desechos y la p olu ción fueran infinitas. S e g u im o s celeb ran do una actividad econ óm ica que p o n e en jaque la ca­ pacid ad que tien e n u estro plan eta de sostener la vida. H oy e sta m o s q u ed á n d o n o s sin recursos m ientras la p ob lación continúa cre­ cie n d o . A HISTORIA DE LAS e o s AS La sig u ie n te olead a de grandes cam bios se produjo entre prin cip ios y m edia­ d o s del siglo X X . esta v e z en el cam po de los materiales: la ciencia c o m en zó a d esa­ rrollar tod a u n a nueva gam a de com puestos q u ím icos que antes n o existían. • qué in gred ien tes es preciso extraer y crear. N o quiero ren u n ciar a esta s cosas ni p reten d o que lo hagan los dem ás. • la c a n tid a d d e en ergía que in su m e la fab ricación y el u so del producto. Internet. nu estras tecn ologías productivas no se han m an ten id o a la altura de esta realidad. • las p o sib ilid a d es de reciclarlo. La calefacción de mi casa. • la p resencia o la ausencia de sustancias quím icas tóxicas. Sin em b argo. • la vida ú til del producto. • los d a ñ o s cau sad os p or el enterram iento o la incineración del producto si éste n o e s reciclable.156 I.

lo cual. D ich o esto. En el apuro de las preparaciones para el viaje había olvid ad o el cargador de m i celular en casa. C o m o no q u e ­ ría com prar un cargador de repuesto para usarlo só lo por una sem ana.'*’ . Este cam bio. los trab ajad ores y la e c o n o m ía . salvó m illo n e s de pu n tos de co eficien te in telectu a l en to d o el m u n d o. un grupo de fabricantes y op erarios de te lé fo n o s m óviles a n u n ció el c o m ­ p rom iso de diseñar cargadores que p u ed an ser u sa d o s co n to d o s lo s te lé fo n o s.'*^ Me enteré de este com prom iso cuando estaba de visita en la ciudad de W ashing­ ton. fue un avance in ­ m en sam en te b en eficioso para la protección de la salud pública. en esp ecial para garantizar el pleno desarrollo del cerebro infantil. por sí so lo . ¡Probé 23 ejem plares antes de encontrar el indicada! Cam biar la form a de un enchufe es una p eq u eñ ez. pero en la industria de los teléfon os celulares se espera que esta sim p le m od ificación reduzca la p rodu cción de cargadores a la m itad. de m a teria les e c o ló g ic a m e n te c o m p a tib le s. lo s su pu estos segú n los c u a ­ les “la polución es el precio del progreso” o “te n e m o s que elegir entre el em p leo y el m edio am biente” han lim itado durante m ucho tiem p o la posibilidad de aplicar el pen sam ien to creativo a la búsqueda de so lu c io n e s in n ovad oras que sean b en efi­ c io sa s para el m e d io am b ien te.‘*^ ¿Es nuestra intención hacer el aparatito ele ctr ó n ic o m ás barato p osib le para alim entar la ú ltim a m anía con su m ista? ¿O e s nu estra in te n c ió n hacer un p rod u cto durable. cu a n d o se replican en m illon es de produ ctos de c o n su m o . p or ejem plo. y pueda reciclarse o con ver­ tirse en com post al final de su vida? Los cam bios de d ise ñ o p u ed en c o n sistir en m ejoras graduales. p u ed en introducir una d ife re n ­ cia im portante. decenas de cargadores. se actualice y repare fácilm ente a m edida que avanza la tecn ología. O pu ed en ser ver­ daderas transform aciones. Tenía una sem ana colm ad a de reu n ion es y depend ía de m i te ­ léfon o para asegurar que la logística se desarrollara sin problem as. contribuya al bienestar de la socied ad. red uciría la p rod u cción de gases de efecto invernadero al m enos en 10 a 20 m illon es de toneladas anuales. n o tó x ico . fruto de reconsiderar n u estros su pu estos m ás arraiga­ d os y restrictivos: nuestros paradigm as. c o m o la de elim inar una toxina particular de una sola lín ea d e productos. con vien e recordar que in clu so los ca m b io s graduales. En febrero de 2009. N o p o d e m o s transform ar el sistem a de las cosas a m en o s qu e tran sform em os nuestra m anera de pensar. cualquiera sea la marca o el m od elo. literalm ente. Por ejem p lo.PRODUCCIÓN 157 m ana”. El recepcionista trajo una caja que contenía. todos prolijam ente envueltos en su respectivo cable. q u e brinde un servicio necesario. y que sean m u c h o m ás eficientes en té rm i­ n os de energía. pregunté en el hotel si por casualidad algún pasajero d istraído había olvid ad o algun o que sir­ viera para m i teléfono. a su vez. E lim inar el p lom o de la gasolin a.

p o d em o s im itar al pavo real.800 m illo n e s d e a ñ os d e investigación y desarrollo. • recom p en sa la cooperación. im aginativa por necesidad.'** Los e x p e r to s en b io m ím ica han identificado la siguiente lista de principios b ásicos y fu n d am en tales por los que se rige la naturaleza: • fu n cion a co n la luz solar y sólo usa la energía que necesita. es decir. ¿C óm o se vería esto en la práctica? Janine B enyus. • refrena lo s ex ce so s desde el interior.'** Los ingenieros y los q u ím ic o s eco lo g ista s ya están experim entando con éxito todas estas ahernativas. cuáles son apropiadas y. p o d e m o s im itar a la madreperla. Tal com o señala el Instituto de B iom ím ica. infraestructuras y productos hum anos que tam bién adhieran a ellos. que extraen m etales del agua. • ex ig e exp erticia local. “la natura­ leza. cuáles duran e n esta T ierra. • adecúa la form a a la función. • aprovecha el p od er de los lím ites. fundam entalm ente. En lugar de usar tintas tóxicas y ftalato s para c olorear las cosas. • em plea u n a qu ím ica basada en el agua. En lugar de extraer m in erales vírgenes de la tierra p o d e ­ m o s im itar a lo s m icro b io s. La b io m ím ic a ad op ta estos principios para dilucidar la manera de crear te cn o lo ­ gías. H an aprendid o qué estrategias fu n ­ c io n a n . fundadora del Instituto de B iom ím ica. p od em os diseñar em balajes que se disuelvan cuando ya n o so n n e c esa rio s. • recicla todo. S ó lo n ecesita n fo n d o s que les perm itan avanzar de form a continua con la investí- . L os h ilo s c o n que el m ejillón se agarra de la roca se disuelven después de d o s años. H e aqu í la verdadera noticia que trae la biom ím ica: d esp ués de 3. Los anim ales. En lugar de quem ar c o m b u s tib le s fó sile s para calentar h orn os con el fin de cocer cerám ica de alta tecn o lo g ía . y lo q u e n os rodea encierra el secreto de la supervivencia”. las plantas y los m icrobios L so n in g en iero s con su m ad os. • c o n fía en la diversidad.158 LA HISTORIA DE LAS COSAS U na de las tendencias m ás revolucionarias y fascinantes del diseño e s la b io m ím ica . ya ha resuelto m uchos de los pro­ b lem as con que lidiam os. b rin d a inn um erables ejem plos. los fracasos son fósiles. que recopila por sí m ism a una su s­ tancia d o s v eces m ás fuerte que esas cerám icas en el agua del mar: no se requiere calor. del m ism o m o d o . que crea los brillantes co lo res de su p lu m aje valién d ose de la forma: capas que perm iten el rebote de la lu z de m a n era s q u e se trad u cen en co lo res para lo s ojos. el d iseñ o de so lu cion es inspiradas en la naturaleza.

em presarios que pon gan su din ero d on d e está su alma (y d on d e están su s n ie to s). así c o m o una reg u la c ió n g u b er n a m e n ta l q u e esté de su lado. y d iseñ ad ores y c ie n tífi­ cos que hagan lo que mejor saben hacer -¡in n o v a r y m ejorar!-. Es tan n ecesario co m o p o sib le h acer otra r ev o lu c ió n en la p r o d u cc ió n de nuestras cosas.PRODUCCIÓN 159 ga ció n y el desarrollo. . en m e n o s de un a d é ­ cada pod ríam os transformar los p rocesos m ás d estru ctiv o s del presente y e lim i­ nar los ingredientes m ás tóxicos de nu estras fábricas y nu estros p rod u ctos. C on los en foq u es existen tes y p o te n c ia le s. C o n gobiern os que orienten sus m andatos en esta d irección . p od ríam os llegar allí m ás tem prano que tarde. para lograr un adelanto decisivo.

.

caballos y torres. Pero incluso por entonces. las únicas c o s a s disponi­ bles eran de procedencia local o regional. todo era más sencillo. por n o m en cion ar a la reina. y no só lo rápido. 161 . ¿Y m i gen eración ? Es c o m o si m oviéram os las c o s a s en la versión tr id im e n sio n a l futurista que juega Spock en Viaje a las estrellas. Los artículos menos usua­ les -sedas o especias. café. En apenas un par de gen era cio n es. los consumidores de elite tenían que ejercitar una enorme paciencia a la espera de que los bienes hicieran la travesía de regreso. nuestros padres jugaron al ajedrez. E speram os tener tod o al alcance d e la m an o e n el c o lo r exacto y el e stilo exacto que se ajuste a n u estros d e seo s. la h u m a n id a d ha a celerad o y c o m p li­ cado la distribución de bienes a un ritm o inconcebible. frutas. sin o de in m e ­ diato. D esp u és. paños. con todo un nuevo conjun to de m ovid as b id im en sion ales de sofistica­ d o s alfiles.^ H oy en día. exploradores que retornaban de tierras exóticas o los raros mercaderes internacionales que afronta­ ban peligros y cargaban con les costos de los viajes al extranjero. Las c o s a s viajan a la v e lo c id a d d el rayo por el m u n d o entero. íbamos a buscarlas al pue­ blo o llegaban en una carreta tirada por caballos.llegaban de vez en cuando desde lugares lejanos por una de tres rutas: ejércitos que regresaban car­ gados con el botín de sus saqueos. azúcar. y los ricos financiaban empresas arriesgadas sólo para adquirir COSAS valiosas. Es c o m o si n u estros abue­ los hubieran jugado a las dam as. m ovien d o su s sim p les piezas red ondas só lo una o d o s casillas. por ejemplo. sólo hacia delante o en diagonal. a menudo traídas por la misma persona que las había hecho. Europa había ingresado en la era de las exploracio­ nes. como minerales (especialmente oro). especias. casi tod os los habitantes de la Tierra p u ed en con su m ir c o s a s hechas en el otro extrem o del planeta. Hacia el siglo xv.H iPim a» CAPITULO 3 Distribución Hace mucho tiempo. y pagar un alto precio para quedarse con ellos una vez que llegaban a destino.

En la actual econom ía globalizada. n ecesitam os trascen­ der p o r m u c h o la in v estig a ció n de las m od alid ad es de carga (por tierra. ca­ m iones. en p ocas palabras. todas las paradas del cam ino que va desde los recursos naturales hasta la tienda m inorista. agua o aire) o las rutas que recorren las c o s a s a través del m undo. una cadena d e P R o D y C C IO N / D IS IR IB ü C IÓ N D E UNA C O H P U H D O W P O W íI I l a m . La d is­ tribución inclu ye vastos sistem as de tecn ología inform ática (se su pon e que WalMart. Y todas estas activid ad es se desp liegan contra el telón de fondo de la globalización e con óm ica. productores de com ponentes. que exceden con creces el traslado de algo desd e el punto A (donde se hace) hasta el punto B (donde lo com pram os): engloba a to d o s los proveedores. La distribución engloba a los gigan tescos m inoristas m u ltin acion ales cuyas econ om ías de escala son un ingre­ dien te clave en la v iab ilid ad d e n u estros m o d ern o s sistem as de d istrib u ción . n ecesitam os entender sus cadenas de distribución. áreas de carga. por ejem plo. interm ediarios. barcos. El eslabón más delgado de la cadena de producción/distribución C on el fin d e com p ren d er el ca m in o que han seguido nuestras c o s a s para llegar hasta nosotros. trenes. depósitos.162 LA HISTORIA DE LAS COSAS Para m irar esta etapa de la historia de nuestras c o s a s . tra­ bajadores. financistas. que establecen el con texto general en el cual se determ ina cóm o se m ueven las c o s a s a través del planeta. las políticas del com ercio internacional y las instituciones financieras intern acionales. tien e una red de com putadoras que rivaliza con la del P entá­ gon o para llevar la cu enta de las c o s a s que m ueve). de la tierra a la fábrica y de allí a otra fábrica y d e allí a los contenedores y de allí a los depósitos.

DISTRIBUCIÓN 163 de producción/distribución puede incluir m últiples continentes y vein ten as de n e ­ gocios. Esta em presa es célebre por haber reconfigurado los p u estos de trabajo de m o d o tal que los in ­ tegrantes de una línea de m ontaje no desperdiciaran siquiera un seg u n d o de m ás ni usaran un solo gram o de energía superflua para alcanzar la pieza que n ecesita ­ ban. su elim in ación es un buen avance. que p on e a pu nto tod os los detalles para llevar a cabo los m ovim ientos a la m ayor velocidad y el m en or costo posibles. In d o n esia . de m o d o que la causa del problem a (m áq u in a d e ­ fectuosa. Para eso se ha desarrollado una com pleja cien cia sobre el m an ejo de una cadena de producción/distribución. las transform aciones m ás radicales tuvieron lugar en la década pasada. la p rod u cción esb eh a fue to m a n d o un cariz cada vez m ás siniestro.’ A lo largo de los años. . O ’Rourke investigaba las fábricas y los talleres de vestim en ta y calzado (m aq u ilas) d e H ond uras. A la in n o v a c ió n d e T oyota se le atrib uyó el m é rito de haber otorgado a los trabajadores un m ayor se n tid o de resp on sab ilid ad y satisfacción laboral. m al d iseñ o) se investigara y reparara d e inm ediato. la m odificación de las op eracion es fabriles con el fin de elim inarlo es sencillam ente terrorífica. reco rta n d o se g u n d o s a cada paso del cam ino. Toyota siguió p er fec cio n a n d o su lín ea d e m ontaje. trabajador enferm o. Probablemente nadie sepa m ás sobre las cadenas de p rod u cción /d istrib u ción que el profesor Dara O ’Rourke. cu an d o ese gasto es el equip o de seguridad o las pausas de los trabajadores para ir al baño -c o m o suele ocurrir-. V ietn am y China para llegar a la siguiente conclusión: si bien se han produ cid o grandes ca m ­ bios desde la era de las exploraciones. O ’Rourke acota la revolución de los ú ltim o s diez años a d os ideas: producción esbelta [lean m anufacturing] y venta esbelta [lean retail]} Toyota es para O ’Rourke el prototipo de la p rod u cción esbelta. Esta forma de localizar y corregir las fallas era m u ch o m ás redituable que esperar a que un inspector situado al final de la cadena encontrara lo s d e fe cto s en el p ro­ d u cto term inado. hasta lograr un p roceso h erm ético. C uando e se gasto es un resid uo tó x ico creado por d e te rm i­ nada tecnología. U n avance d ecisivo en su m odelo fue la iniciativa de facultar a cualqu ier trabajador de la lín ea para que “tirara de la cuerda” con el fin de frenar por un m o m en to el p ro ceso si detectaba un problem a con el producto. Los fabricantes analizaron la p r o d u cc ió n en lín ea hasta la náu sea para dilucidar todas las m aneras posib les de recortar gastos que n o agregaran v a ­ lor al producto final. D urante los añ os qu e pasé visitan d o fábricas y ba­ surales contam inantes de to d o el m un do. cada uno de los cuales intenta m axim izar su ganancia en ese eslabón de la cadena. aunque en oca sio n es con d u jo a que lo s trabajadores se acusaran m u tu a­ m ente de “acelerar la linea” y se u tilizó para den egar m u ch os de lo s d erech os la ­ borales que el m ovim ien to obrero había con q u istad o en las luchas de g e n era cio ­ nes anteriores. Sin em bargo.

explica W illiam Greider.164 LA HISTORIA DE LAS COSAS Y esta m en talid ad d e e ñ cien c ia -ü b er-a lles se expand ió más allá de las fábri­ cas. n o nos v en d e un reproductor de m p 3 nos vende una declaración de m oda”. Gap n o fabrica ropa. a m e n u d o por un precio m ás bajo. es decir.’ Estas em presas gastan m iles de m illones de dólares en la p ro m o ció n d e la marca. Ellos . Estas em presas c o m p r a n zap atillas. y la m arca es lo que com pran los clientes. sino que se lim itan a co m ­ cosas que hacen otras personas en otros lugares.d ecid en qué se hace. N ike no fabrica zapatillas. Pero ahora entendem os que nuestra tarea m ás im portante es com ercializar el produ cto”.n o los verda­ d eros fa b rica n tes. A p p le n o fabrica com putad oras. Tal c o m o lo expresa O ’Rourke. son la m ism a entidad: en un local d e N ike. hay fábricas que producen bienes para m arcas com petidoras: b ien es que sólo se diferencian por la etiqueta. describe así la nueva estrategia: “D urante años nos p en sam os com o una em presa orientada hacia la p rod u cción . Si un fabri­ can te n o está en c o n d ic io n es de cum plir con su s exigencias. a m en u d o n o para publicitar detalles de algún producto real. Apple y Gap es la marca.* “Ésa es la rueda de m o lin o que atrapa a los países en desarrollo”. au n q u e n o siem pre. el fundador de N ike. es decir. La mayor parte del d in ero va hacia la marca. a qué ritm o y en qué cantidad. N ike es m arca y c o m er cia n te m in orista.^ D a d o que el fo c o está puesto en el desarrollo de la marca y no en la hechura de artículos reales. mayores ganancias hace el titular de la marca. . ¿D e qué m o d o ? B ien. lo s c o sto s reales que im plica la fabricación de un artículo . Phil Knight. correspon­ sal e sp e c ia liz a d o en p olítica d e The N a tio n . “cuand o Apple nos ven d e un iPod.^ Lo qu e sí p ro d u cen las em presas com o N ik e. la ad m in istración de la fábrica.’ C o m o lo s con su m id ores sigu en la corriente y valoran m u ch ísim o la marca. D e hecho. com p u tad oras o prendas (y las piezas para ensam blarlas) a m ú ltip les fábricas de tod o el m undo.lo s m ateria­ les. he aquí el qu id de la cuestión: la m ayoría de las em presas que nos v e n d e n las cosas prar y etiquetar ya n o fabrican nada por su cuenta. D e h echo. no hay nin gún pro­ b le m a . . “Si intentan aum entar los salarios. p o r q u e h a y un a m u ltitu d de fabrican tes d isp u esto s a h acer el m ism o p r o d u c to sin q u ejarse. cuantos más costos se bajan a lo largo de la ca­ d en a de prod u cción /d istrib u ción . sin o para m antener la im agen que quieren que los consum idores identifiquen c o n su m arca. C o m e n z ó a ap licarse a la entera cadena p rod u ctiva/d istrib u tiva. el lugar d on d e se producen las cosas es cada vez m ás irrelevante. Son ellos qu ien es llevan la v o z cantante en tod a la cadena de produ cción/distrib ución.y su posterior traslado a la tienda representan só lo una pequeña fracción del precio final. pu sim os tod o nuestro énfasis en el d iseñ o y la m anu­ factura del produ cto. el eq u ilib rio de p o d er a lo largo de la cadena de produ cción/distrib ución se ha d es­ plazado d esd e los fabricantes hacia las marcas y los com erciantes m inoristas (que a v e c e s. la m arca y el m inorista son entidades separadas). los trabajadores. pero si las zapatillas N ike se ven d en en N o r d s­ trom .

m antener las cosas en depósitos. e inclu so m uebles y autom óviles que se vuelven o b so le to s a ritm o vertigin oso. Según el célebre apotegm a de M ichael D ell. es un acto riesgoso que podría llevar al derroche de m u ch ísim o din ero (y producción). el derroche que im plica el stock ha adquirido nuevas proporciones. Las fábricas se m udan a algún otro país d on d e no existan e so s c o sto s de p rod u cción . O ’Rourke lo d escrib e co m o “esbelta m iseria”. perverso) y lean (esbelto). juguetes. en lugar de establecerse en los c en tros urb an os a d o n d e los c o n su m id o re s pu ed en trasladarse por m ed io del transporte público. Los m é to d o s para hacerlo incluyen los más obvios: salarios bajos para los trabajadores de las tiendas. A sí se li­ bran de responsabilidades. O’Rourke realiza un juego de palabras con mean (miserable. La otra m itad está en la esbelta miseria de la venta minorista. Las com putadoras D ell no se fabrican en m asa para alm acenarlas en un dep ósito ‘ El término en inglés es mean lean. el sistem a los castiga.DISTRIBUCIÓN 165 perm itir que lo s trabajadores se organicen e n sin d ica to s o lidiar co n problem as sociales com o la salud y el m ed io am biente. [N. Al igual que la producción esbelta. El stock siem pre fue costoso porque implicaba gastos de depósito para m ateriales que estaban pro­ visoriam ente fuera del mercado.* Y ésta es apenas una m itad de la n o v ed o sa e sb eltez. represión del sin d ica lism o y preferencia por construir tien das gigantescas en los suburbios.'^ Su em presa es líder en red ucción del tiem p o que in su m e el inventario. Por to d o este n u evo cariz que ha to m a d o el sistem a.'® Q uitarse de en cim a la p rod u cción real d e las cosas tam b ién p erm ite a las grandes marcas aducir que d escon ocen lo que ocurre con las co n d ic io n es de tra­ bajo. im poner cuotas d esp iad adas de p rod u cción y o p e ­ rar instalaciones inseguras”. desafíos y costos in h eren tes al m anejo real de las fábri­ cas que contratan a trabajadores reales en tod o el m un do. mezquino. el stock es el mayor d e los derroches. En el m od elo de com ercio esbelto. Sin em bargo. dada la velocidad con que cam bian las m odas actuales y la vertiginosa obsolescencia. om itir el pago de horas extra a los trabajadores. d o n d e las prop ied ad es so n m ás baratas. Pero la mayor reducción de costos se logra co n la elim in ación del stock. “el stock tiene la caducidad de una lechuga”.”’ Y así lo evalúa David K orten en C u a n d o las tra n sn a c io n a le s g o b ie r n a n el m u n d o : “C on cada día que pasa se vuelve m ás difícil [para las fábricas] con segu ir contratos con u n o de los m egam inoristas sin contratar m ano de obra infantil. El problem a ya no se lim ita a las ropas que pa­ san de m oda en una semana: ahora se trata de aparatitos electrón icos. de la X] ." En consecuencia. in clu so por u n os p o c o s días. la venta e s ­ belta también procura reducir costos en cada esqu in a. Pueden encogerse de hom bros y decir: “N o son nuestras fábricas”. d e n e ­ gación de seguro m édico.

En tales circunstancias. cualquiera sea. Todos los com erciantes m in oristas q u ieren co n ta r c o n existen cias del juguete m ás noved oso. d e “tandas pequeñas”. Así co m o los trabajadores de Toyota estaban faculta d o s para “tirar d e la cuerda” y d eten er la lín ea de m ontaje. La com binación de estilos q ue cam bian de forma constante y las expectativas de gratifi­ cación inm ediata por parte de los consum idores aumentan la ya intensa presión so ­ bre los trabajadores.‘^ Lo e sb e lto no tien e por qué ser m iserable. p ero el ju g u ete m ás n o v e d o s o de cada año no se identifica sin o hasta justo a n tes d e N a v id a d . pero el sistema es terrible para los trabajadores.)’’ El in ten to d e reducir las existencias superfluas m ediante una producción más quirúrgica. el color y el estilo preciso de la com putadora de­ seada: la p ro d u cció n ahora se basa en la dem anda individual.'^ La in d u stria del ju gu ete e s uno de los ejem plos más drásticos. bajos salarios y m inim ización generalizada de la seguridad laboral. tal c o m o se hacía en el viejo m odelo de distribución. de “com ercialización especializada” y distribución acorde parece una buena idea. Las c o n se c u e n c ia s d el sistem a recaen sobre los obreros fabriles. d ice O ’Rourke. (Este m od elo suele d en om in arse “ju sto a tiem p o” [just-in-tim e] o jiT en la jerga corporativa. p u e sto q u e n o q u ier en form ar parte de la m itad o los d o s tercios de la m a n o d e obra q u e se q u ed a afuera durante la tem porada baja. La m ayoría de los ju gu etes se v e n d e n durante la temporada de Navidad. A d em ás. un creciente sector de la población ac­ tiva pu ed e m u y b ien renunciar a toda esperanza de contar con un em pleo seguro. Lo es desde el punto de vista de los negocios e incluso desde la perspectiva am biental. cualquier com pra o pedido de un cliente se co m u n ica a la fábrica donde los com ponentes están a la espera. d e sd e el c u id a d o de las con d icion es fabriles hasta la edad de los trabaja­ dores. El sis■a^-y tem a p o d ría se r “eco lógicam en te esbelto” en lugar de “m iserable- j m en te esbelto”. porque lo más probable es que term ine por depender de c o n ­ tratos d e corto plazo.166 LA HISTORIA DE LAS COSAS hasta que se ven d an . lo s trabajadores tien en una m otivación intrínseca para ahogar sus qu ejas. L os fa b rica n tes n o p u ed en m antener a los trabajadores en planta co n sta n te durante to d o el año. Gracias a com plejos sistem as in form áticos de seguim iento. preparándose para la tem porada navideña: tie n e n qu e esp era r h a sta q u e se declare cuál e s el jugu ete d e últim a m oda. constante y sosten ib le. que term inan c u m ­ p lien d o jorn ad as exten u an tes de horarios prolongados durante las sem anas ante­ riores a la N a v id a d . tal co m o lo denom inan los econ om istas políticos. Y c o n la trituración del tiem p o se dejan d e lado to d o s los pruritos. Ello im plica la reducción o la com pleta elim inación de los beneficios. Luego se ensam bla y se em barca el tipo. de m e d io tiem p o o “temporalizado”. p o d r ía m o s d iseñ a r un sistem a de cadenas transparentes de pro­ d u cc ió n /d istr ib u c ió n cuyas partes interesadas tuvieran el aliciente d e id e n tific a r fallas en cualqu ier pu nto del sistem a y detener la .

en este caso. sin o tam bién los m iem b ros de las co m u n id a d es que viven cerca de las fábricas. se recibe de inm ediato inform ación sobre su im pacto en el m ed io am biente y la salud que supera por m ucho la que pu ed e brindar cualqu ier etiqueta. im pacto clim ático.DISTRIBUCIÓN 167 producción hasta que se solucionara el problem a. antecedentes de p olu ción e incluso políticas relacionadas con la cadena produ ctiva/distrib utiva de las corres­ pondientes empresas. C uando entré por prim era vez en la página d e G o o d G u id e. “Im agin em os un sistem a en el cual las firm as re­ cibieran presión para producir bienes. O ’Rourke se tom ó un períod o sabático de su cátedra de Berkeley en busca de una manera de hacer realidad un su eñ o de largo plazo. sociales y am bientales”. E nton ces se pararía en seco la cad en a de p r o d u c c ió n /d istr ib u c ió n de ese producto hasta solu cion arse el problem a (lo cu al in cen tivaría a las em p resas de marca a responder sin dem ora). Identifica ingredientes de los p rodu ctos y sugiere alternativas m en os tóxicas o m ejor calificadas. Exploró maneras de hacer llegar esta inform ación a la gente de m o d o tal que resultara fácilm ente accesible.‘‘ Inspirado por esta visión. sociales y sanita­ rios que causan más de 75 m il productos de u so diario. Entre las partes interesadas no sólo se cuentan los trabajadores. tien e un aspecto que lo diferencia de manera sustancial. si algún v ecin o viera una corrien te de fétid o potaje m arrón q u e fluye hacia sus fuentes de agua dulce.sobre prácticas laborales. p erm ite a lo s co n su m id o re s enviar mensajes a las em presas que se hallan detrás de e so s productos. uso de la energía. Ahora. si d escu b rieran q u e un p ro d u cto contiene ingred ientes tóxicos. O ’Rourke ha creado G ood G u id e. busqué el a co n d i­ cion ador para el cabello Pantene Pro-V. p o ­ líticas corporativas. A d em ás. podrían hacer oír su v o z y exigir reparación in m e ­ diata. podría “tirar de la cuerda”. En el m arco d e un m o d e lo c o n estas característi­ cas. Entre las partes interesadas tam bién están lo s con su m id ores. D u ­ rante años. proporcionada en qué etapa de la decisión adquisitiva. sin o c o n m iras a optim izar los beneficios laborales.'* G ood G u id e c o n ­ tiene inform ación -q u e se actualiza con regularidad. que había u sad o durante años por ignorar .'^ A fines de 2009. con preferencia en el m om en to de la com pra. a m edida que visitaba fábricas y analizaba datos sobre los produ ctos de consu m o en relación con la seguridad y la salud. podía cambiar la acción de un consum idor. p rop on e 0 ’R ou rk e. n o lo m ás baratos p osib les. sino enviar señales de m ercado cadena arriba para que lleguen a las personas que d ecid en có m o hacer esos productos y qué p on er en ellos”. así co m o sobre sus em presas matrices (y la cifra sigue en aumento). se p reguntó una y m il veces qué inform ación. G ood G u id e lanzó su apli­ cación iPhone: al enfocar la cámara del teléfono en el c ó d ig o de barras de un pro­ ducto. La m eta de O ’Rourke “n o es ayu­ dar a los con su m id ores a com prar cham pú es m e n o s tó x ic o s (au n q u e e so estaría bien). A unque a primera vista este sitio se asem eje a cualquier otro em p ren d im ien to “verde”. una base de datos en línea que perm ite obtener inform ación sobre los im pactos am bientales.

rutas. Un s o lo m en sa je e s fácil de ignorar. en últim a instancia. Es por ello que G oodG uide. Informar a todas las m adres y a to d o s lo s padres del planeta acerca de G oodG uide y convencerlos de que la usen para evitar las sustancias quím icas tóxicas en el cham pú de sus hijos es una tarea im p osib le. ay! Para tra n sp o rta r las cosas a través d e esta cadena de p ro d u cció n /d istrib u ció n globalizada se n ecesitan barcos. a la que e n ­ v ié el sig u ie n te m ensaje: “¿Por qué m i aco n d icio n a d o r para el cabello con tien e su stan cias q u ím ica s tóxicas? ¿Por qué su em presa ha obtenido un p ésim o puntaje en lo c o n c er n ien te a la p o lu ció n del aire? ¡No com praré m ás este produ cto!”. nunca de­ b em os olvidar -t a l c o m o señala M ichael M aniates. La infraestruc­ tura de transp orte c o n su m e cantidades enorm es de com bustibles fósiles y vom ita d ese c h o s.168 LA HISTORIA DE LAS COSAS lo s p é sim o s in g red ien tes q u e contenía. pero unirse a otros padres y m adres con el fin de ejercer pre­ sió n para cam biar las leyes que perm iten el uso de sustancias quím icas tóxicas en los ch am p ú es infantiles es posible. ¡Ay. así com o otros in ­ ten tos d e prom over la transparencia de las cadenas productivas/distributivas. Si bien so y una gran adm iradora d e G oodG uide y recom iendo que todos adop­ tem os el hábito de recorrer sus páginas.qu e las opcion es disponibles para los consum idores están lim i­ tadas y p redeterm in adas por fuerzas exteriores al m ercado de las compras. Inspiran. ay. En G oodG uide encontré m uchas razones para cortar to d o v in c u lo c o n la em presa m atriz (Procter & G am ble).” El p royecto de O ’Rourke increm enta enorm em ente nuestro acceso a la infor­ m a c ió n sob re las cad en as productivas/distributivas de los produ ctos que utiliza­ m o s. cam iones. aviones y trenes. La m e­ jor herram ienta para cam biar esas fuerzas es la m ilitancia social y política. para lo s trabajadores que hacen las cosas y para el m edio am b ien te global. Es algo así c o m o “votar con nuestro dinero”. O ’R ourke d ic e que el b o tó n “envíe un m ensaje al fabricante” es el se g u n d o b o tó n m ás p u lsad o de G ood G u id e. d e m o d o q u e n o s p e r m ite tom ar m ejores d ecision es: m ejores d e c isio n es para n u estra fa m ilia . quisiera agregar que votar con el dinero no basta: lo q u e realm en te n ecesitam os es votar c o n los votos. A lientan la o p c ió n por p r o d u cto s saludables y em presas m ás justas en lugar de productos y em presas perjudiciales. Educan. barcos y aviones.^ Camiones. y que un puñado de em presas han d eja d o de usar in g red ien tes tó x ico s desd e que recibieron una cantidad abrum a­ dora d e m en sajes en v ia d o s por con su m id ores. Sin em bargo. p ero é sto s so n u n os de lo s costos externalizados más ocu ltos en los b ie­ . Perm iten enviar m ensajes hacia los estratos más altos de las cad en as p rodu ctivas/d istribu tivas para que quienes tom an las decisiones cam bien para m ejor (o al m e n o s así lo espero). pero no ocurre lo m ism o cuando lo s m ensajes su m a n m iles. son ex celen tes h erram ien tas para recorrer la transición. profesor de ciencias políticas del A llegh en y C o lle g e .

500 m illo n e s de ton elad as en 2004. Los buques cargueros com erciales im p u lsad os por m otores diésel se c u en ta n entre las fuentes de com b u stió n m ás contam inantes del m un do por tonelada de com bustib le. la India y otros países de A sia. por valor de casi un billón de dólares. con esposas colgan do del c in ­ turón por si nos veíam os obligados a esp o sa rn o s a una cadena de ancla para evitar . cuand o trabajaba para G reenpeace rastreando cargu eros que traficaban d esech os p eligro­ sos. La palabra “barco” no expresa ni rem o ta m en te la realidad de e sto s m o n s ­ truos. R ecuerdo la prim era vez que h icim os un abordaje. la m a ­ yor parte proveniente de C hina. Incluso los con su m id ores que se p reo cu p a n p or el o rigen de los m ateriales c o n que están hechos sus productos . En prim er lugar. L levábam os casco y casaca negra de asp ecto oficial c o n la inscripción “Patrulla de Tráfico de T óxicos”.” “Las em isio n es de sulfuro de los b arcos prod u cen un fuerte im p a cto en los océa n o s de todo el m un do y p olu ción costera.lo s que saben preguntar si los diam antes in stig a ­ ron violencia en África o si los algodon ales de Turquía se rociaron con p e stic id a srara vez saben qué preguntar en relación c o n el transporte de los bienes.DISTRIBUCIÓN 169 nes de con su m o.”“ “Los grandes barcos cargu eros e m ite n el dob le del h ollín que se había calculado previam ente. Subí a bordo de estos barcos un par de veces en N ueva York y M anila. y se espera que el tráfico de c o n te n e d o ­ res se triplique en lo s próxim os vein te años. la m ayoría de las cosas im p o rta d a s de A sia atraviesa el o c é a n o en con ten ed ores cargad os en barcazas gig a n tesca s.”” “Polución ocasion ad a por navios de la Marina se vincula a en ferm ed ad es del corazón y los pu lm ones: La M arina M ercante causa ap roxim ad am en te 6 0 m il m uertes prem aturas an u ales por enferm ed ad es card iop ulm onares y cán cer de p u lm ó n en to d o el m u n d o. pu esto que pasan d esa p er c ib id o s para la m ayoría de la gen te. inclu id as las n aciones en desarrollo). El agua tra n sp o rta el 99% del com ercio exterior estad ou n id en se por peso.”^* “Los barcos com erciales em iten co n ta m in a n te s particu lad os en el aire glob al en can tid ad es equivalentes a la m itad de las e m is io n e s au tom ovilísticas d e to d o el m undo.” El transporte m arítim o g lo ­ bal de m ercancías con su m e m ás de 140 m i­ llo n es de toneladas anuales de com b u stib le: en 2005 contrib uyó al 30% de las e m is io n e s de cOj provenientes de los com bustib les fó si­ les en los países desarrollados (y al 23% de las em isio n es m undiales.”^’ Éstos son só lo algu n os de los titulares basados en in v es­ tig a cio n e s realizadas por c ie n tífic o s d e C a r n e g ie M ello n y otras in stitu c io n e s prestigiosas relacionadas con el d añ o q u e causan los buques cargueros.^' La carga anual por agua fue de aproxim adam ente 1. Son com o ed ificios gigantes en p o s ic ió n horizon tal.

Ya se ha aprobado el proyecto de expandir el Canal de P anam á para perm itir el paso de los barcos jum b o.” La m eta principal de esta nueva in ­ fraestructura co n siste en lubricar la distribución de cosas que salen del país hacia m ercados intern acionales. cantidad que. estos c a ­ m io n e s su ele n q u ed ar atascados en e m b o tella m ie n to s y perm anecen d eten id o s durante horas. de m od o que m uchos d ebe­ rán ser d ragados y am pliados. en secciones de m u c h o tráfico y e n la fila de espera para entrar o salir de los puertos.’^ ¿Y qué decir de los costos d e la c a lid a d d e l aire y el clim a. se ha desarrollado una novedosa especie de bu ­ qu e carguero: el barco jum bo. M uchos de estos navios superan la longitud de tres ca n c h a s d e fú tb ol y cu en tan con espacio para m iles d e con tenedores.“ Tres de los cuatro puertos para barcos c o n te ­ n e d o r e s d e m ayor volu m en del m u n d o ya están en China.170 LA HISTORIA DE LAS COSAS qu e el buque zarpara con su carga peligrosa.’’ En los enlaces de autopistas.000 m illon es en ferrocarriles y 6.” Y n u estro h em isferio no es el ú n ico que exp an d e su infraestructura para la d istrib u ció n de cosas. 23 de los cuales están en zonas alta­ m en te ind ustrializad as de China occidental. se esperaba duplicar en los próxim os treinta años. 18. c o n el m otor encen dido en velocidad de ralentí. Los b arcos eran in m en sos en esa ép oca y h o y en día son cada vez m ás gran­ d es. De hecho. p u en tes y túneles. el 77% del p eso total de cargas que atravesaron Estados U n id o s se m ovió en cam ion es que acum ularon más de 160.” Entre 2001 y 2005 se con stru yeron 43 aeropuertos nuevos. al m en os antes d e la crisis econ óm ica. generalm ente se transportan por el país en cam ion es. Shangai encabeza la lista co n el transporte de más de 350 m illon es d e toneladas en 2007.^* U n p e q u e ñ o im p e d im en to es que la m ayoría de lo s p u ertos de to d o el m u n d o n o tien en cabida para estos buques colosales. U na v e z qu e las cosas llegan a Estados U n id os.000 m illones de d ó ­ lares en rutas. A n te la n ecesid ad de acom odar m ontañ as cada vez m ás altas de cosas para trasladarlas a través del océan o. cada uno c o n la ca p a cid a d d e albergar tod os los c o n te n id o s de una casa de tres d o rm ito ­ rios. C hina planea invertir anualm ente 70.’" Esas d em o ra s /^ c cu estan a lo s con sign ad ores entre 25 y 200 dólares la hora. En 2005. un estu ­ dio reciente d escu b rió que los cam iones estad ou n id en ­ ses de carga pasaron 243 m illon es de horas atascados en c o n g e s tio n e s de tránsito. T uvim os que tom ar un ascensor hasta el onceavo piso para e n c o n ­ trarn os c o n él.400 m illones en su s p u ertos entre 2005 y 2010. por no m en c io n a r su s im p actos en lo s índ ices de | .000 m illones de k iló m etr o s. C uando insistim os en que había resi­ d u o s tó x ic o s o c u lto s a bordo del in m en so navio. la tripulación nos llevó a hablar c o n el capitán.

m ejorar la aerod in ám ica de los cam ion es evitan do que las lonas aleteen a su alrededor y asegurar que los cargam entos no se excedan en altura y se em paqu en con la m ayor estiliza ció n posible.DISTRIBUCIÓN 171 asm a y cáncer? La Junta de R ecursos A éreos [Air R esources Board] de C alifornia estim ó en 20. sin derrochar espacio. A u n q u e n o repre­ senta m u ch o desd e el punto de vista d e l p e so total.^® Y las d esp ro p o rc io n e s n o te rm in a n aquí. dem oras de tránsito. Por últim o. las llantas gastadas y las frecu en ­ tes sobrecargas increm entan la probabilidad de qu e e sto s v e h íc u lo s su fran a c c i­ dentes. aunque los avion es trans­ portan só lo el 3% de los cargam entos e u r o p e o s. etcétera. m onitorear y m antener la presión del aire en las llantas de lo s cam ion es y reem plazarlas por llan­ tas m ás anchas. Por ejem plo. co m o ropas de diseñ o y algu n os artícu los e le ctr ó n ic o s.000 m illones de dólares por afto. así c o m o bajar los lím ites de velocidad. garantizar que los ca m io n es ocu p en su capacidad total con los cargam entos.“ en Nueva jersey. m ediante el cual trabaja c o n los consignad ores para reducir las em isio ­ nes. U n estud io realizado en Europa pu so en evid en cia que. está el servicio de cargas aéreas: es la realeza en el transp orte de los bienes de consum o. con lo cual crean costos adicion ales a la patrulla de autopistas y los serv i­ cios de em ergencias. La A gencia de P rotección A m b ien ta l d e E stad os U n id o s [u s E n v iro n m en ta l P rotection A gency. co n trib u y en c o n la friolera del 80% de las em ision es totales de co^ p rodu cid as por el transporte de m ercan cías. se apunta a com b in ar el transporte ferroviario. epa ] op era un p rogram a lla m a d o Sm artW ay Transport.'^ A lgu n as em presas que se e sp e c ia liz a n en tra n sp o rte de ca rg a m e n to s han d ad o p asos para volverse m ás eco ló g ica s. de acu erd o c o n G iovan n i Bisignani. capacitar a lo s ch oferes en técn icas c o m o la de bajar p en d ien tes co n el m otor apagado siem pre que sea p osib le o lim itar el ralentí. el 35% de los b ien es valiosos que se com ercian in tern acion alm en te viajan por aire. ■ y algun os gob iern os y em p resas han c o m en za d o a lid iar c o n el problem a del uso de la energía y la p rod u cción d e gases de e fecto in ­ vernadero provenien tes del transp orte d e m ercancías.” C on lo s recientes ajustes en lo s precios del p etróleo y la in m in en cia y í d e con troles y /o g r avám en es im p o sitiv o s a las e m is io n e s de co^. U n ited Parcel S ervice ( u p s ) ha im plem en tad o cam ion es con tecn ología hid ráu lica híbrida que su p u estam en te “in cre­ m entan la eficiencia del com bustible en el 60% al 70% en el u so urbano y reducen . m ás sosten ib le.’^ Los fren os viejos. presidente de la A sociación de T ransporte A éreo In tern acion al [Inter­ national A ir T ransp on Association]. los g ru p os am bientalistas los estim an e n 5. con el uso de camiones.000 m illones de dólares anu ales los c o sto s de salud pú blica (in c lu i­ d o s los tratam ientos de asm a y en ferm ed ad es p u lm o n a res) o c a sio n a d o s por c a ­ m iones de carga. reservada para cargam entos de alto valor o u rgencia te m ­ poral.

700 locales. y el gru p o esp a ñ o l In d itex. co n un ren d im ien to que su peró los 440 m illon es de dólares en 2008. pan eles solares y reforestación’’. lo juro). dhl ofrece a sus clientes una tarifa e x ­ tra del 3% q u e p rom ete invertir en “proyectos verdes com o tecn ología vehicular.''^ En una versión propia de las co m p e n sa c io n e s de carbono. . l a d em an d a por parte de lo s c o n su m id o r e s de recibir cosas m ás baratas enviadas cada v ez con m ayor rapidez y las reglas econ óm icas que dirigen este concierto. según algunos e x p e r t o s ) . Esta em presa se vale de m últiples proveedores sim u ltán eos. El e x a ­ m en de e sto s tres m egadistrib uidores arrojará alguna luz sobre el rol que d e se m ­ peñan las tien d as m in oristas en la distribución global. d on d e presiona con su tam año para qu e re­ duzcan lo s c o sto s p agan do salarios cada vez m ás bajos y acepten plazos de entrega cada vez m ás cortos. H&M A d em ás de las cam isetitas blancas. el secreto del éxito es el e stilo chic a precios ridiculam ente bajos. ech em os un v ista z o a la d istrib u ción m in orista de los m ism os tres artículos que enfocam os en el capítulo anterior. el gigante su izo de la vestim enta H&M ven d e m ás d e 500 m illo n e s d e artículos por año en m ás de 1.^^ Por m u y b e n eficio so s que suenen esos proyectos. la m ayoría e n A sia y Europa oriental.^^ Es el tercer m in orista de v e stim en ta m ás grande del m undo. no llegan al m eollo del p ro­ blem a: el c o n ju n to d e m asivas cadenas globales de produ cción/distrib ución (que se e x tie n d e n p or 16 m il k ilóm etros. que encargué el libro en A m azon.172 LA HISTORIA DE LAS COSAS las e m is io n e s d e g ases d e efecto invernadero en el 40%. un año de m ercad o relativam ente inactivo. Para H & M . a los fines del análisis.e l g i­ gante su iz o de la m o d a a bajo c o s to -. su p on gam os que com pré la cam iseta blanca en H& M . Sin p erd er d e vista las anteriores con sid eracion es. en com paración con los c a m io n e s c o n v e n c io n a le s d iésel que se usan para los en v ío s de u p s”. FedEx ha sazonad o su flota con vehícu los eléctricos híbridos que d ism in u y e n las e m isio n es de particulados en el 97% y avanzan el 57% m ás con un galón [3. produ cid as y distribuidas (del tablero de dibujo a la percha) e n ap e­ nas v e in te días.'" Para n o qu ed arse atrás. gracias a las cu a ­ les es m ás rentable hacer cosas en e l otro extrem o del planeta que cerca de casa.com y que la co m p u ta d o ra fue adq uirid a en W al-M art (aunque no fue así.78 litros] de com bustib le que los cam ion es convencionales de FedEx. después de Gap Inc. A quí entra en ju e g o la produ cción esbelta: co m o m uchos otros fa m o so s m i­ noristas de m arca. H& M contrata a los proveedores más baratos que encuentra. con lo cual se red u cen los costos de com bustible en m ás de un tercio.^ H8íM es fam oso por su v e lo c i­ dad y tie m p o de reacción: por su “m oda rápida”."*^ N o so n prendas hechas para durar. A u n q u e éstas no son las tiendas m inoristas donde adquirí m is c o sa s. Las prendas que vende p u ed en ser d iseñ ad as.

m ed io s y rutas de tran sp orte. p rod u cid as en las fábricas extranjeras de salarios m ás bajos (para que los lectores se hagan una idea. verano) y el períod o d e vacaciones.. toscam ente precortadas para hacer m angas y torsos.®' . m isión que. Por otra parte. algun os m inoristas ofrecen hasta 26 tem p orad as distin tivas de m oda. que pu ed e con sistir en d efinir la lín ea del escote. C uando el interés de lo s con su m id ores se in clin a por cierto color o corte de m od a. in ­ vierno. cada v e z m ás. primavera.DISTRIBUCIÓN 173 lo cual reduce riesgos en caso de que una fábrica se atrase c o n el p ed id o y facilita la term inación del contrato c o n una fábrica en favor de otra sin perturbar el flujo de la producción. y desd e allí a las tiendas. los tejid os e n cru d o su elen llegar p or barco d e sd e A sia para ser transportados en cam ión desd e los pu ertos hasta lo s cen tros de arm ado y d istribu ción. retribuye c o n creces su precio por­ q ue agiliza día a día la distrib u ción . son te­ las sin teñir. la velocidad y el estilo chic de H& M tien en qu e ver c o n su aparato de distribución. don de se procede a la finalización. problem as de tránsito. las cuatro estacion es (otoñ o. C on stantem ente busca fábricas m ás baratas q u e los proveedores existen tes. H&M resp on d e casi de in m e d ia to e in u n d a su s tien d a s de prendas que responden a la dem anda (h e ahí la venta esbelta). pero sin coser). Este sistem a d e ti se halla so m e tid o a con stan te p erfeccio ­ nam iento. produ ctos en stock . un in m e n so cereb ro co n sistem a n er­ v io so de tecn o lo g ía inform ática ( t i ) sigu e la pista de los d iv e rso s p roveed ores.^ Las leyes de p rotección al c o m er cio . Los tejidos en cru do se transportan hacia fábricas cercanas a las tien das m in o r is­ tas. p ed id o s. Se trata de piezas parcialm ente preparadas y arm adas. de artícu­ los electrónicos. A hora. Según m e dijo D ara O ’Rourke -c u y a obsesión por este proceso lo ha llevado a au tod en om in arse “geek de las c a ­ d en a s p r o d u ctiv a s/d istrib u tiv a s”.'” En Estados U n id os. es d ecir q u e las “tem p orad as” no llegan a durar siquiera d o s semanas. trabajadores d isp o n ib les para el em barque y la m an ip u la­ ción de m ateriales. factores c lim á tico s. los c o m e r c io s q u e v e n d e n ropa de ú ltim a m oda antes tenían cin co tem poradas distintivas. etc.” Para darse una idea som era de los verdaderos c o sto s que se ocu ltan en un sistem a ti d e sem ejan te m agn itu d . Para m antener en fu n cio n a m ie n to la e n ­ tera cadena de p r o d u cc ió n /d istr ib u c ió n . el largo de m anga o el color esp ecífico que a los co n su m id o res se les o c u ­ rrió buscar esa semana. las tarifas y los cu p os tam bién influyen en su e le cc ió n de p roveed ores y lu gares d e fabricación . los lectores pu e­ den repasar la sección sobre los im pactos causad os por la p rod u cción de m i c o m ­ putadora portátil. jugu etes y otras m ercancías) reducen el tie m p o de la cadena de prod u cción /d istrib u ción im p ortan d o lo q u e se c o n o c e c o m o “tejid o s en cru d o”. si bien es m uy costosa. siem pre disp uesta a dar el salto sin el m en o r s e n tid o de lealtad para con las relaciones previas. M uchos m inoristas de ropa (y tam bién.

las vidrieras y los anuncios publicitarios.174 LA HISTORIA DE LAS COSAS C ada tie n d a de H & M se reaprovisiona a diario.c o m es la em p eratriz ind iscu tid a d e este reino. ¿a qu é se debe tanta prisa? ¿Acaso no nos da m ás pla­ cer leer un b u en lib ro o d isfrutar de una com id a con am igos que correr a gastar n u estro d in er o en las pren d as m ás n oved osas de la sem ana? ¿Es tan terrible p o ­ n erse la c a m iseta del m es p asad o o {cof.“ Las prendas en ­ tran por la pu erta trasera y salen por la delantera en una constante rebatiña. siem pre y cu an d o fuera posible cum plir con el p ed id o en un plazo razonable. M ientras los consu m id ores de m od a rápida se vuelven ad ictos a las ofertas en perpetuo cam bio que los deslumbran desd e la tele­ visión . c o m o Target) y les proporciona d epósitos y distribu­ c ió n . Pero el crecim iento abrum ador de las ven tas m in oristas por Internet ha term inado por respaldar a las m ism as em pre­ sas in m en sa s e in sen sib les que ejercen el d o m in io en el m un do de ladrillo y arga­ m asa. Para am pliar aun m ás su stock. es co m o si los m inoristas estuvieran bajo el e fecto del crack. aproxim adam ente un tercio de lo s 70.000 m illones)” fue a parar a las arcas de los 20 m in oristas m ás e x ito so s de la red. m ucha gente pensó que esta nu eva ten d en cia sería bu en a para el m edio am biente y fantástica para los n egocios in d ep en d ien tes. orgullosa de ofrecer la m ayor se le c c ió n d e artícu los m ás baratos que en otras partes. La te c n o lo g ía e s el fu erte de A m a zo n y tam bién su m ayor inversión (que su pera p or m u c h ísim o a H & M ). verem os m u ch os de los m ism os im pulsos económ icos. La sola lectura acerca de la velocidad de estas tr a n sa c cio n es m e llena d e ansiedad. se asocia a otros distribuidores (in c lu so lo s de gran tam añ o.0 0 0 m illo n e s d e dólares gastad os en línea por los estadou nidenses en 2003 (cifra que en 2 0 0 6 ya había superado los 100. Y to d o esto es cierto. p orq u e las cosas p od ían producirse cuando llegaba el correo e le c ­ trón ico de un cliente. de los cuales 12 son grandes cadenas. claro está. A pesar del n u ev o p oten cial que perm itía a los pequeños em prendim ientos p o n erse en c o n ta c to d irecto c o n p osib les clientes. A fin de cu en tas. N o só lo por su interfaz c o n el clien te .l o s pro­ . Al analizar los otros productos y tien das m inoristas. coj) la del año pasado? H& M y m uchos c o n su m id o re s así lo creen. y con cada ven ta se en vían datos a las fábricas para determ inar cuáles son los artículos q u e se v e n d e n c o m o pan calien te. R ealm ente. cualquiera podía abrir una em presa de repente sin n ecesid a d de con tar co n u n a fachada física: ni siquiera se precisaban existen ­ cias en stock .^ A m a z o n . H&M se com place en proporcion ar to d o el tiem p o las cosas deseadas. H & M es un ejem plo extrem o de la velocidad vertiginosa que han alcanzado los sistem as a ctu a les d e d istrib u ción . las películas. mientras que las de alto volu­ m en llegan a recibir hasta tres cargam entos de cam ión por dia. o al m enos a pre­ c io s c o m p e titiv o s. A m azo n C u an d o las com pras por Internet recién com enzaban.

al m e n o s en parte del viaje.. según el gén ero).. es decir.“ Esta se lec ció n gigantesca y la sen sación tecn ológica que su b yace a la ex p erien cia personalizad a son el quid de la marca A m azon. el p rocesam ien to del p ed id o y su envío al cliente. todo lo cual im plica m ás transporte. En el estudio se plantea un argum ento interesante c o n referencia a los libros que no se venden (un prom edio del 25% al 55% d e lo que se im prim e. han cerrado sus puertas inn um erables librerías locales e independientes: una pérdida lam entable. el libro va en c am ión desd e la editorial a un depósito central. Por otra parte. se com pararon ambas formas de distribución. el em balaje prom edio para un libro de tam año regular . Im aginem os la tarea d e rastrear 2 m illo n e s de prod u ctos en lugar de un par de m illares.’’ que en general se tiran a la basura. se envía en avión a una estación local y llega en c am ión hasta la casa del comprador. G uiándose por los prom edios usuales de con su m o d e com bustible que se calculan para los avio­ nes. los cam iones y los autos. el com ercio electrón ico insum e m ás em balaje y tiende a enviar sus p ed id os por transporte aéreo. En un estudio exhaustivo sobre el tema esp ecífico de la venta de libros. hay m enos libros que no se venden. d o n d e se cobra el precio de tapa y m uchas veces es preciso hacer un p ed id o especial porqu e en el lugar las existen cias son li­ mitadas. los libros viajan en cam ión desde la editorial a un d ep ósito nacional. En el m o d elo tradicional. ” sin o tam bién por la logística de “cu m p lim ien to”. A m azon se v io e n la n e c e sid a d d e crear su p rop io software de “optim ización de stock”. calefacción. En consecuencia. En el m od elo en línea. ¿Es realm ente más liviana? Las tiendas m inoristas co n su m en recursos en su con stru c­ ción . D espués de que lo encarga el cliente. se reciclan o se liquidan e n tiendas de descuentos. c o n tantos artículos para elegir. Los am bientalistas sigu en deb atien d o acerca de la h u ella ecológica que dejan las com pras en lín ea en com p aración co n el c o m e r c io m in orista tradicional. si n o tam bién residuos. ilum inación. El cliente se traslada a la tienda para com prar el libro y lo lleva a su casa. la em presa debió crear m aneras que perm itieran a los “c lie n ­ tes encontrar produ ctos tanto c o m o a los p ro d u cto s en con trar clien tes”) . el libro se em bala. d esp ués a un d ep ósito regional. y de allí a los com ercios m inoristas. etc. Puesto que en el m o ­ delo en línea sólo se guarda el stock en el d ep ósito central. y los consu m id ores suelen ir de compras en auto. lo cual im plica m en o s papel d esech ad o y m e n o s transporte. q u e B ezos com para c o n el plan de itinerarios de una aerolínea: com p lejos a lgoritm os crean una ó p tim a “se lec ció n de rutas” a través de depósitos de m illon es de m etros cu ad rad os de m o d o tal que las m á q u i­ nas puedan encontrar y retirar los artícu los e sp e c ífico s p e d id o s.d is t r ib u c ió n 175 gramas que crean una experien cia person alizad a de com pra y recom iend an p r o ­ d u ctos a los usuarios (com o d ice el fu n d ad or y presid en te Jeff B ezos. aire acondicion ado. La mayoría de la gente necesita una volu n tad de acero para resistirse a A m a ­ zo n y recurrir a una librería cercana.

tal c o m o señ ala la revista am bientalista en lín ea TreeHugger.^ Esta eficiencia podría incluso incrementarse a m ed id a qu e se difunda la tecnología de im presión por dem anda. cámaras o lo que quiera el lec­ t o r -. este avance te c n o ló g ic o im plica un aparato electrónico más en el m ercado. com pro libros en librerías locales. se lo p resto a to d o s m is co n o c id o s si creo que vale la pena. d e m o d o que. Si v a m o s a la librería en transporte público. n o cab e du da d e qu e ésa es una o p ción m ejor que las com pras en línea. los contam inantes conven cion ales em itidos en el aire. en todas partes donde viví. En lo qu e a m í respecta. la bib lioteca siem p re fue u n o de m is lugares favoritos don d e buscar libros. Una vez que term iné d e leer el libro.y a sean te lé fo n o s celulares. Si b ie n es in n eg a b le q u e lo s libros sin papel am inorarán la d estrucción de los b o s­ q u es. hacia 2010.176 LA HISTORIA DE LAS COSAS y el p rom ed io de libros que quedan sin vender. lo su b o a F reecycle (u n a red visitada por 7 m illo n es de personas que o fr ec en cosas . so y fanática del siguiente m odelo. Las sob ras del d esayu n o (los libros. c u a n d o se evalú an las o p c io n e s actuales de com pra por Internet y en persona. es probable qu e se produzca una nueva versión cada p ocos años. en bicicleta o a pie. p o n e c o n d ic io n e s para los paquetes y elige envío por tierra aunque el pedido n o llegu e al día sigu ien te”. los desechos generados y las em i­ sion es de gases de efecto invernadero. Y. A lgunos observadores de la in­ dustria predicen que. así c o m o en c o n tr a rm e c o n lo s v ecin o s. La revista a con seja com p rar en lín ea só lo si “usted vive en los suburbios o está rodeado de h ip erm ercad os. a ccesib les a pie o en bicicleta. in vitam os a sus a m ig o s a desayu n ar o alm orzar para hacer una “feria de canje de libros” y así va­ ciar n u estros estan tes rep letos. c o m o ya h e m o s v isto en relación con to d o s los otros aparatos electrónicos exis­ ten tes . q u e perm iten recibir los libros solicitados en el instante. com putadoras. tóxicos que entran y tóxicos que salen durante la p ro d u cció n . Y tam bién están las bibliotecas. los d etalles im portan. de lo con trarío. no los pan qu eq ues) se d on an a las escu elas locales. M í hija d e 10 a ñ o s lee m u y ráp id o lo s libros. la mitad de los libros vendidos en todo el m undo serán im presos por d em and a en el sitio de venta o en las cercanías. que perm ite im ­ prim ir libros a p ed id o en la im prenta m ás cercana. tien e qu e viajar en auto m ás de 10 o 12 kilóm etros para ir de c o m ­ pras."* T am b ién es p r e c iso con sid erar la d igitalízación de libros y los d isp ositivos c o m o A m a zo n K indle. el estudio determ inó que las ventas en lín ea so n m ás eficien tes y sosten ib les en térm inos del consu m o energético. con un rostro am igable tras el m o s­ trador q u e m e r ec o m ie n d e p erson alm en te algun os títulos. asistir a sem in arios p ú blicos y en ocasiones . con la co n ­ sig u ien te e xtracción d e m inerales. con el fin de reducir la cantidad de d esech o s)* ' para q u e e n c u e n tr e una segu n d a vida ju n to a otra persona.y c o n sig u e n co sa s .*’ Sin em b a rg o .gratis. cada tanto. y m on tañ as cada vez m ás altas de d esechos electrónicos. con segu ir libros n u evos gratis y fortalecer el sen ­ tid o de c o m u n id a d .

podríam os com binar Gap Inc. N ordstrom . m ás grande que el producto interno bruto ( p i b ) d e países com o Austria. JCPenney. nunca brindará esas d elicias ad icion ales de la vida.DISTRIBUCIÓN 177 in clu so escuchar m úsica en vivo. Best Buy. D e hecho. rápido y d eslu m b ran te que sea A m azon en su escala. autora de B ig-B ox Sw indle.“ de m o d o q u e n o es irrazon able hacer de cuenta que la com putad ora portátil q u e d escrib í en el prim er cap ítu lo provien e del G odzilla de las ventas m inoristas. com enta que “con casi 183 m illones de m etros cuadrados de superficie en E stados U n id os. W al-M art es realm en te vasto: nin gún otro com ercio m inorista del m u n d o le llega a lo s talones. Staples.“ cuyos ingresos de 2008 llegaron a 4 0 1 . Sears. y el de A m azon es la opción ilimitada (a m en os del precio de tapa). cada uno de los cuales tiene un tam año prom edio equivalente a tres canchas de futbol.0 0 0 m illon es de dólares. Por m uy fácil.“ i IPERHERCADO 1 . am plitud y bajos p recios. a razón de unos 15 m illones de m etros cuadrados por año. y es u n o de los diez prin­ cipales socios com erciales de C hina. W al-M art es una com b in ación de envergadura. Target.‘^Gracias a la ubicuidad de estas tiendas en E stados U nidos.“ Stacy M itchell. W al-M art p o ­ dría albergar a todos los hombres. Wal-Mart Casi el 20% de los artículos electrónicos de c o n su m o que se adquieren en Estados U n id os son v e n d id o s por W al-M art..'’^ Hay m ás de 8 m il locales de Wal-Mart en el m u n d o entero -m á s de 4 mil en Es­ tados U n id os-. C h ile e Israel. Blockbuster y Barnes & N ob le. mujeres y n iñ os del país en el interior de sus locales”.*^ WalMart es una de las prim eras eco n o m ía s del m u n d o . nadie está nunca a m ás de 100 k ilóm etros de la más cercana. Toys “R” Us. por delante d el R eino U n id o o Alemania. y la cadena se expande de forma constante. C ostco. y aun así n o haríam os un Wal-Mart. Si los poderes especiales de H&M so n las ten d en cias de m oda y la velocidad.

*’ Los estadou nidenses com pran allí m uchos de sus dvd . en el frente del local. a m en u d o ex p u esto s a sustancias q u ím icas tóxicas sin protección adecuada ni seguro de salud. ¿qué no se p uede com prar en W al-Mart? H oy es el ve n d e d o r nú m ero u n o de alim entos. los grandes m inoristas com o W al-M art recurren a estructuras engañosas de m arcación de precios que con ven ­ c e n a lo s c lie n te s d e que las m ercancías son m ás baratas que en otros lugares. el aire. con ostentosas etiquetas que marcaban un precio m u y in fe rio r al c o sto . ofrece d escu en tos considerables con el fin de sofocar a la c o m ­ p e te n c ia . que con frecuencia so n saq u ead as d e p aíses pobres o subsidiadas por el gobierno. y lu e g o su b e sus p r e cio s cu a n d o ya no qu ed an otros lugares d o n d e comprar. los “pre­ c io s bajos siem p re” que se prom eten en estos in m en so s em porios don d e es posi­ ble com prarlo to d o bastan para garantizar que el público vuelva una y otra vez.^^ A dem ás. con su provisión de tod os los bienes y servicios en la Tierra. cuando W al-M art abre n u evos locales en n u ev o s m ercad os. obligados a trabajar .™ ¿Recuerdan los lectores la corporación de la película w a l l . C u an d o Sam W alton abrió la primera tienda en Arkansas. c o m o cham pú y d en tífrico. m obiliario hogareño. En con traste con A m azon. e m p le ó la estra teg ia de am on ton ar artículos d e venta masiva. ch am p ú y pañales. C om ien zan por las m aterias prim as. en 1962. W al-Mart ofrece com o m áxim o sólo un par de variedad es de cada producto. juguetes y m ú ­ sica en E stad os U nidos. cualqu iera sea el precio que figura en la etiqueta. los bosques y lo s seres h u m a n o s de la Tierra. cám aras.178 LA HISTORIA DE LAS COSAS En c u a n to a su envergadura. Los costos continúan sum ándose en fábricas asiá­ ticas calurosas y m al ventiladas. so n p rod u cid os exclusivam ente p or la firma. ropa.D e acuerdo con un análisis d e C o n su m e r R eports realizado en 2005. y dejan atrás un reguero de con se c u e n c ia s trágicas para el agua. aun sin la variedad disp onible en A m azon. e le ctr o d o m é stico s y artículos com unes para el hogar. los anim ales. los c lien tes com pran otro s p r o d u cto s c u y o precio p erm ite recuperar las g a n a n c i a s . a lejá n d o la de los com p etid ores. los costos reales de to d o s y cada u n o d e los p rodu ctos que se ofrecen en W al-M art son en realidad m u c h ísim o m á s altos. Una vez adentro. A d em ás. co m o dentífrico.e . don de m iles de trabajadores hacen jornadas casi esclavas p or m e n o s de cin co dólares diarios. p ero esto n o siem p re es así.^' Sin em bargo.^'' Esta práctica le ha granjeado una avalancha de críticas de activistas de to d o el p aís. y d esp ués tam bién m ás allá de la Tierra? N o es una idea tan inverosí­ mil: W al-M art parece m overse en esa dirección. es decir. Estos “artículos de gancho” atraen gente al interior de la tien d a . sin embargo. Aproxim adam ente el 40% de los artículos v e n d id o s llev a n m arcas de W al-M art. q u e cu lp a n al gigan te m inorista d e socavar diversas e co n o m ía s y c o m u n id a d es locales. p rácticam en te du eñ a del planeta. Lo c u r io s o de e sto s “p recios bajos siempre" es que en realidad no siem pre so n tan bajos.

El salario anual d e 19.4 m illon es de em p lea d o s que tien e W al-M art en Estados U n id os no está cu b ierta p or el plan . ganó 29. en esp ecial horas extra.” Las asociacion es sin fines de lu cro que actúan c o m o o r g a n ism o s de con trol inform an que W al-M art contrata p ersonal insu ficien te en sus locales c o n el fin de ahorrar aun más din ero para la corp oración . una cam paña estad ou n id en se que presiona a ia cadena de h ip erm ercad os para qu e m ejore sus op eracion es. y se ha descu b ierto que alg u n o s g e ­ rentes elim inaban horas de forma su brepticia. en 21 de 23 e stad os d on d e existen datos disp onibles.” La g eren cia d e WalMart suele alentar abiertam ente a su s trabajadores a co n segu ir plan es d e a siste n ­ cia federal co m o M edicaid.DISTRIBUCIÓN 179 horas extra im pagas y con escasas esperanzas de m ejorar su fu n esta situ a ció n . d o n d e m u ch o s em p lead os ganan tan p o c o que se ubican por debajo de la línea federal de pobreza.^® En c o n se c u e n c ia . Y el resp ald o de los contrib uyentes no term ina allí. 1. asisten cia infraestructural. c o m o “las red u ccio n es de im p u estos p or m ás de 1. fin an ciam ien to a bajo c o sto y su b sid io s d irectos o to r g a d o s por g o b ie rn o s lo ca le s y estatales de tod o el país”. n o es W al-M art q u ien p r o p o r c io n a co b e rtu ra m é d ic a a m u ch os de sus em p lea d o s.^* Los em p lea d o s cob ran un salario tan bajo qu e la m ayoría no pu ed e pagarse el program a de a siste n c ia m éd ica de la em p resa. el presidente de W al-M art. el a so c ia d o (c o m o W al-M art d e n o m in a a sus em plead os) p ro m ed io que trabaja tie m p o c o m p le to gan ó 10. En contraste.550 v e ce s el in greso anu al d e u n a s o ­ ciado prom edio que trabaja tiem po com p leto en W al-M art. Los d esp re v e n id o s co n trib u y en tes h e m o s su b sid iad o con creces el éx ito de W al-M art. D e h ech o. D e acuerdo c o n W akeU pW alm art. según la organización de W ashington G o o d Jobs First.84 d ólares por hora de trabajo en 2008. Lee Scott. W al-M art es el em p lead or que obliga a m ás trabajado­ res a depend er de program as de cob ertu ra m éd ica fin an ciad os c o n el d in er o de los contribuyentes. an im ad os por p eq u eñ o s y d i­ versos com ercios m inoristas cuyos d u eñ o s n o s c o n o c en por el nom bre y se i n d i ­ . G o o d Jobs First m a n tie n e u n p r o ­ yecto llam ad o V igilan cia de los S u b sid io s a W al-M art que in vestiga y e x p o n e el m o d o en qu e el d in ero d e lo s c o n tr ib u y e n te s d e E sta d o s U n id o s resp ald a las o peraciones de Wal Mart. sin o el c o n tr ib u y e n te e sta d o u n id e n se. Y los costos culm inan en los locales.200 m illon es de dólares. tierras gratuitas. es decir.com .7 m illo n es d e dólares. vales de a lim e n to s y vivien d a su bsid iad a. de las tar­ jetas m arcadoras de tiempo.165 dólares (p o r se m a n a s de 34 horas laborales) se halla a 2 m il dólares por debajo de la lín ea federal de pobreza establecida en Estados U nidos.” ¿Y pu ed e algu ien calcular en d ólares el valor d el tejid o so c ia l c o m u n ita r io que los hiperm ercados de W al-M art han socavad o una y otra vez? ¿C uánto valen los centros y vecind arios urbanos accesib les a pie. de m od o que aproxim adam ente la m itad d e los 1.

*^ C om o los em plead os de los hiperm ercados Wal-Mart. o sha ] para choferes. es d ecir que W al-M art no necesita com prar ni m antener los c a m io n es. las fábricas. las barcazas p o r ta c o n ten ed o re s y los aviones que m en cion é antes. c o n m ás de 8 m il choferes que recorren más de 1. con su intaltable estacionamiento.180 LA HISTÜRIA DE LAS COSAS n an p or e n c im a del m ostrador para preguntarles a nuestros hijos cóm o les va en la escu ela. Es cierto que la em presa ha im plem e n ta d o a lg u n a s m ejoras reales con resp ecto al m edio am biente en sus o p e r a ­ . e s­ to s ch oferes se ven ob ligad os a d epend er de program as públicos de cobertura m é ­ d ica. ni aseguradora p or r iesgos d e trabajo. Y los c o sto s n o term inan allí.300 m illones de k i­ ló m etr o s anuales. ni pagar el com b u stib le ni brindar beneficios a esos cam ioneros contra­ tados: no les b rin d a cobertu ra m éd ica.*^ C o m o la m ayoría de los grandes m inoristas. ni planes de jubilación. ¿Qué hay entre las materias primas. esas pérdidas tam bién forman parte de lo s verd aderos c o sto s que im plican los “precios bajos siempre”. 93 m il m etros cuadrados equivalen a u n a s 2 0 c a n c h a s d e fútbol. v a sto s d e p ó sito s q u e fu n cion an ajetreadam ente las 24 horas de los 7 días sem an a­ les. con nulos beneficios pagos p or su s em pleadores. d e sp e ja n o talan para estab lecer las parcelas de c in co hectáreas que o c u p a un h ip erm ercad o m inorista prom edio. A lo largo y a lo an ch o del país. esta firma suele contratar in te rm e d ia rio s de transporte que venden sus servicios com o contratis­ tas in d e p e n d ie n te s . En v ista d e to d o esto. Esto tam bién im plica que la empresa no tiene obliga­ c ió n de c u m p lir c o n las norm as federales de la A dm inistración de Salud y Seguri­ d ad O c u p a c io n a l [O ccu p a tio n a l Safety and H ealth A dm inistration. o bien n os fían hasta el día siguiente cuando nos olvidam os la billetera en casa? N o tien en precio. Y ni hablar d e los p an tan os. n in ­ gu n a em p resa lanza m ás c a m io n es que W al-M art a circular en las rutas de Esta­ d o s U n id o s. tierras de labranza y bosques que a m en u d o se r elle n a n . de m o d o q u e en esen cia so n los contrib uyentes quienes subsidian los siste ­ m as de transp orte d e W al-M art y otros m inoristas. ni vacaciones ni licen cia p or enferm edad. cada u n o c o n p o c o m ás de 8 k iló m e tro s d e cin tas transportadoras que aca­ rrean diferen tes cosas por 9 m il carriles hacia acoplados a la espera.*" W al-M art ta m b ién opera m ás de 100 centros de distribución en Estados U nidos. ni seguridad social.*' Cada uno d e e sto s cen tros d e distribu ción ocupa un espacio de 37 mil a 93 m il m etros cu a­ drados. W al-Mart ha eviscerado m iles d e p u eb lito s y paisajes naturales. io s cen tros d e d istrib u ción y los locales de Wal-Mart? Los cam iones. ni seguro de desem pleo. C om o era de esperarse.*^ Para p o n er esto en p ersp ectiva.'” U n e stu d io realizado en N ueva Jersey reveló que el 75% de los c a m io ­ n e r o s (d e to d o el estad o. resulta difícil tom ar en serio a W al-M art cuand o pub licita su c o m p r o m is o con la sosten ib llid ad . n o só lo de W al-M art) eran contratistas ind ependientes q u e ganaban só lo 28 m il dólares anuales en prom edio.

Fuentes cercanas a la em presa juran que en tre los d irigen tes c u n d e una crecien te y sincera c o n cien cia am b ien tal.** C abe preguntarse si esas m ed id as. c o n la creencia (correcta) de que las c a ­ denas hacían caer los salarios y socavaban la d em ocracia al concentrar el pod er en pocas manos. tien en siquiera a lg ú n p eso. y con ella el d esarrollo su bu rb ano de los p aseos de com pras [shoppirig mij/ís]. Los contrib uyentes pagaron cien tos de m iles de m illon es de d ó ­ lares para la con stru cción de las a u top istas interestatales qu e p osib ilitaron este . logram os usar cuatrocientos con ten ed ores m en o s para hacer los en v ío s”. que ni siquiera to d o s los p an eles solares y autos e lé ctr ico s d el m u n d o p o d ría n c o m p e n sa r su in m e n sa huella ecológica. con destino a diversas partes del m un do. Las cadenas de tien das c o m o W bolw orth’s surgieron a tiñes del siglo x ix . Hacia 1929. C ostco y W al-Mart no surgían en cada esqu in a. W al-M art ha c o n v e rtid o a v e h íc u lo s h íb rid os su flota de au to m ó v iles c o rp o ra tiv o s. sem ejante m o d elo es el c olm o del absurdo. seguidas por tiendas c o m o Sears Roebuck y M ontgom ery Ward. apenas al 24%. desd e cam isetas hasta m uebles de jardín.*^ ¿C uán­ tos contenedores se necesitan para em barcar los m ueb les de jardín a d istin tos lu ­ gares del m un do si se evitó un exceso d e cu atrocien tos con so lo m od ificar parte del embalaje? Hay algo que no fu n cion a bien en un sistem a de d istrib u ció n que em barca constantem ente to d o s sus p rod u ctos. Hipermercados: hipermalos W al-M art es el ep ítom e de un fe n ó m e n o generalizad o: la e clo sió n de lo s h ip er­ m ercados y las supertiendas.una é p o ca en que las tien d as co m o Target. p oco m ás tarde. en los años cincuenta. ha in c o rp o ra d o m ás em b alajes biodegradables y reciclables. ha in sta la d o p an eles solares en a lg u n o s lo ca le s de venta. Este escaso crecim ien to se debió en parte a que m ucha gente las boicoteaba. cadenas sim ilares controlaban el 22% del m ercado m inorista.** Sin embargo. En esta era de creciente escasez de recursos y cam bio clim ático. A unque e s p osib le que el lector no recuerde . a tal velocidad y a tales d istan cias. Transporta tantas cosas de corta vid a útil y cargadas de tóxicos. Lo d igo muy en serio: c o n sid e r em o s si no c ó m o se jacta la em p resa de que “gracias a la reducción del em balaje de u n o de n u estros cuatro ju eg o s de jardín. Sin e m ­ bargo. e incluso se ha com p rom etid o a elim in ar las cortin as de b añ o de p v c y lo s juguetes que contien en ftalatos tóxicos. W al-M art sigu e e n fr e n tá n d o se a un problem a insoslayable: su escala. llegó la ex p lo sió n de las casas suburbanas. las su pertiendas y los h i­ perm ercados son un fen óm en o relativam ente nu evo que en realidad recién levantó vuelo en la década de 1980.y los n iñ os de h oy ni siquiera puedan in m a g in a r .DISTRIBUCIÓN 181 cio n es. hacia fines de los añ os cin cu en ta se habían exp an d id o m uy poco. especialm en te tras el colap so de la bolsa. dado el cuadro general.

m ien tras las políticas crediticias de los b an cos favorecían a las n u ev a s u r b a n iza c io n es su bu rb anas p or sob re los v e cin d a rio s estab lecid os. las supertiendas y los hiperm ercad os recib en su b sid ios lo ca le s y estatales. En la “caja de h erram ien tas” se en um era u n a serie de in d icios q u e perm iten detectar p oten cia­ les a ctiv id a d es de organización. D e acu erd o c o n W akeU pW alm art. la em presa ha llegado a crear una “caja de herram ien tas gerenciales para evitar la sindicalización”. en 1954. y algu n os llegaron inclu so a prohibir el in greso d e tien das ind ep en d ien tes. las supertiendas y los hiperm ercados fugan el dinero de la co­ m u n id a d lo ca l para que lo s afortunados m iem b ros de la fam ilia W alton (y otros a c cio n ista s d e las grandes cad en as) puedan adquirir otro avión privado para su exten sa flota o con stru ir una nueva ala en su fortaleza subterránea lista para fun­ cion ar c o m o refugio en el caso de un desastre nuclear (increíble pero cierto).” H o y en d ía.com . Las m u n icip a lid a d es esperan que la presencia de una su pertienda o un h ip erm erca d o im p u lse el crecim ien to eco n ó m ic o . apenas tres años m ás tarde. por ejem p lo )’^ con trib u yen en efecto d o m in ó a inh ib ir lo s salarios de los trabajadores del com ercio en general.” G racias a su tam año. los propie­ tarios d e e so s p a seo s optaron por arrendar m u ch os de sus espacios a cadenas de tien d as (co n sid era d a s una apuesta segura). Lejos d e ello.’” Adem ás. en 1953 se con stru yeron p aseos de com pras por una exten sión total de 557 m il m e­ tr o s cu a d r a d o s. D esp u és. Por otra parte.*’ Tal com o señala Stacy M itchell en B ig-B ox S m n d le . las cad en as de su p ertien d as e hip erm ercad os in vierten altísim os presupuestos e in ­ c lu so fo rm a n e q u ip o s de reacción esp ecia lm en te capacitados para contrarrestar cu a lq u ier in icia tiv a qu e to m e n los trabajadores para sindicalizarse y m ejorar su situ a c ió n . en esencia con la con cesión de amparos fiscales a su construcción.’^ La p lan illa salarial d e las grandes tiendas e hip erm ercad os suele representar m enos de d ie z c e n ta v o s por dólar gastado en d eterm in ad o local. los hiperm ercados y otras cadenas son capaces d e m an ten er lo s p recios artificialm ente bajos durante tod o el tiem p o ne­ .’’ y estos bajos salarios (lo s trabajadores de W al-M art cobraron en 2008 el 16% m en os que el prom edio de lo s c o m e r c ia n te s m in oristas. cree em p leos y p oten cie la re­ cau d ación fiscal. las supertiendas. tales co m o “reu n ion es frecuentes en casas de aso­ c ia d o s” y “a so c ia d o s que n u n ca se veían jun tos q u e com ienzan a hablar y v in c u ­ larse m u tu a m en te”. ap rovech an d o el e n tu siasm o d e las m u n icip alid ad es por atraer esto s in m e n so s locales de venta a su com u n id ad . pero por desgracia estas expectativas n o siem pre se hacen reali­ dad. el C on greso m odificó el có d ig o im positivo para que la creación d e p aseos d e com pras fuera m ás rentable. adem ás de obtener red ucciones de im ­ p u estos. y en el transcurso de los siguientes vein te años se construyeron 18 m il pa­ se o s de com p ras a lo largo y a lo ancho de Estados U n id os.182 LA HISTORIA DE LAS COSAS n u ev o e stilo d e vida. ese gu arism o había au m en tad o el 500% .

. H e ahí el “fragor de la gigantesca aspiradora” de la que hablaba Ross Perot. de m o d o que los consu m id ores term i­ nan por respaldar a la propia entidad que succiona la vida de su s econ om ías locales.DISTRIBUCIÓN 183 cesario para que cierren las em presas in d e p e n d ie n te s d el lugar. el c o lu m n ista d el N e w York T im e s T h o m a s F ried m an afirmó que “los m exicanos ( .de e m p leo s en la m a­ nufactura estadounidense. las su p ertien d a s y los h ip erm ercados han elim inado de form a efectiva m iles .) están o y en d o ahora el fragor de la gigantesca as­ piradora en estéreo: desd e C hina por un o íd o y desd e la India por el otro”. y por cada n u ev o m etro c u a d r a d o d e e sp a c io que ocupan los locales de venta.‘“" Y en un viraje cruel de un ciclo que se retroalim enta. M e refiero al paisaje físico . ha p e r d id o u n a o p o r tu n i­ dad tras otra m ientras los ricos acum ulaban ganan cias in au d itas.76 a 3. . candid ato presidencial de 1992. H acia 1997.** D e m ás está decir que puesto que tanto de su trabajo m anu factu rero se terceriza a fábricas de bajos salarios situad as en p aíses c o n r eg u la c io n e s am b ien tales m en os estrictas o de cu m p lim ien to m ás laxo. en la d écada de 1970. Se ha com probado que los precios in m ob iliarios com erciales caen apenas se vislum bra la in m in en te c o n str u c ció n de una su p ertien d a o un h ip erm ercad o en la localidad. la brecha entre los ricos y los pobres con tin ú a am pliánd ose.53 m e ­ tros cuadrados por p erson a. las gangas prom etidas por las supertiendas y los hiperm ercados se vuelven cada vez m ás atractivas a m edida que la gente com ún ve m erm ar sus ingresos.s i n o m illo n e s . se p avim entan de 3 a 4 m etros cu ad rad os para e sta ­ cionar autom óviles. a pesar del crecim ien to e co n ó m ico general que ha e x p e rim en ta d o la n a c ió n . lo s p r e sid e n te s d e las em p resas ganaban 116 veces m ás que el trabajador p rom ed io. El salario de lo s presid en tes de e m ­ presas contrapuesto al de lo s trabajadores es apenas un in d icad or. porque se prevén penurias para los n e g o c io s existen tes y d ificu lta­ des para encontrar inversores que se interesen por lo s loca les vaciados. p orq u e el e sp a c io total que ocu p an las grandes tien das m in oristas se d u p licó entre 1990 y 2 0 0 5 . c u a n d o a causa del Tratado de Libre C om ercio de A m érica del N orte ( n a f t a ) d esaparecían vein ten as de e sta ­ b le cim ien to s de la e co n o m ía e sta d o u n id e n se para traslad arse a M éx ico . que trad icion alm en te se ganaba el su sten to c o n trabajos fabriles o con la propiedad de pequ eñ as y m edianas em presas. en lugar de contratar contadores o d iseñ a d o res gráficos del lugar c o lo ­ cando anu ncios en p e r ió d ic o s locales. de 1.’’ Pero tam bién m e refiero al paisaje e co n ó m ic o : la clase m e ­ dia de este país. el p resid en te de u n a gran c o r p o r a c ió n ganab a 30 v e ce s m ás que el trabajador p ro m ed io . in c lu so si lleva añ os hacerlo.’^ (En tiem p o s m ás recien tes. A sí.. Y h acia 2 0 0 7 ganaban casi 300 veces m ás. p or ejem p lo.)’* Todas estas c ircu n stan cias han in tr o d u c id o c a m b io s rad icales en el paisaje de nuestro país. Tam bién ob sta cu liza n otras a c tiv id a d es e c o n ó m ic a s locales: por ejem plo. la bú sq u ed a se lleva a c a b o d e sd e la sed e central.

el grueso de la com u n id ad priorizó el bienestar ambiental. Tal com o ocurría con las potencias colon ialistas. En África. Y e so es exactam ente lo que han h ech o las grandes cade­ nas. Para p ersu ad ir a los pobladores. C alifornia. cuya co m u n id a d se levantó contra el propio W al-M art. Las com unidad es loca­ les han co m en za d o a tom ar conciencia de la destrucción y los enga­ ñ o s que subyacen al desarrollo de las grandes cadenas y se han or­ ganizado para luchar contra la introducción de nuevas supertiendas o h ip er m er ca d o s en favor de los negocios locales. lo s c o lo n iz a d o r e s construyeron ferrocarriles. para sorpresa de la firma. todavía hay alguna esperanza. fue una de estas victorias. sin o c o m o vías solitarias que corrían d esd e el interior hasta los p u ertos co stero s para facilitar la extracción de recursos y esclavos con la m ayor eficien cia p osib le. Resueltos a defender los em pren dim ientos locales d e las c o lo n ia s. por ejem plo. a p o y á n d o se e n las p o lítica s de com ercio internacional: han con stru id o vías para que la riqueza de las com unidad es locales (ya provenga de los recursos natu­ . Sin em bargo. Y hay q u ien es com p aran las grandes corporaciones m u ltin acion ales de hoy c o n los co lo n iza d o res d e ayer. que quizá fuera la cor­ p oración m ás p o d er o sa del m u n d o en aquella época. que crean e m ­ p leos m ás segu ros y m antienen más dinero circulando en la e co n o ­ m ía del lugar. Las v ictorias d e In g le w o o d y otras com unidad es m e recuerdan a u n o d e los a c o n te cim ie n to s sem in a les en el proceso que llevó a la in d ep en dencia de nuestro país. Si bien algunos habitantes habían apostado a la p osi­ bilid ad de obtener un m ejor acceso a las gangas y las ofertas especiales. W al-M art planeaba construir un hiperm ercado sobre un área equivalen te al tam año d e 17 canchas de fútbol en el pueblo de Inglew ood. En 200 3 . sino en enriquecerse. El m uy publicitado caso de In glew ood . el M otín del Té en B oston . c o n ­ d ad o de Los Á n geles. D esp u és d e que la m unicipalidad bloqueara con éxito la pro­ puesta de W al-M art. D espués b oicotearon todos los b ien es b ritán icos (au n q u e en consecuencia tuvieran que sufrir algunas p en u ­ rias y ren unciar a algu n as cosas a las que se habían habituado) para dar un paso m ás ru m b o a la in d ep en d en cia. W al-M art gastó un m illón de dólares -cantidad inm ensa para una lo­ calidad de apenas 110 m il hab itan tes-. econ óm ico y com unitario. en abril de 2004.184 LA H IST O R U DE LAS COSAS N o obstante. hom bres y m ujeres. n u estros v alerosos antepasados. los votantes de Inglew'ood re­ chazaron por abrum adora m ayoría el plan y de ese m odo lograron evitar la c o n s­ tru cción del hiperm ercado. la em presa decidió pasar por encim a de las autoridades loca­ le s y tratar e l te m a d e fo rm a d irecta co n los votan tes. e incluso llegó a repartir com id as gratis. la felicid ad y la p rosp eridad del lugar. el ob jetivo cen tral de las corp oracion es no consiste en fom entar el desarrollo e c o n ó ­ m ico . boicotearon el té p roven ien te d e la C om p a ñ ía de las Indias Orientales. pero no con m iras a ínterc o n ecta r las p o b la c io n e s.

¿Quiénes hacen las reglas? Nada de lo que he descrito hasta ahora ocu rrió en el vacío. los puertos y las rutas. N o hay m anera de com prender la historia de las cosas sin rem itirse a estas instituciones. cu an d o se a d o p ta ­ ron las prim eras p roteccion es en form a de leyes a n tim o n o p o lio y norm as d e s e ­ guridad a lim en ta ria -. los gob iern os nacionales de tod o el m un do se lanzaron a proteger a sus trabajadores y em presas im p o n ien d o tarifas a las COSAS extranjeras. la fibra óptica. etc. sin o tam bién el entero m o d elo econ óm ico que con siste en sacar-fabricar-tirar. In clu so du ran te la así llam ada “Era progresista” -e n tr e las d écad as de 1890 y 1920. las fábricas.DISTRIBUCIÓN 185 rales en África. en esp ecia l la d el d erru m b e fin a n c ier o de 1929. en respuesta a la Gran D epresión. que han sen tad o las bases sob re las qu e se erigieron los com plejos sistem as gerenciales que p erm itiero n a las em p resas en con trar el ca­ m ino más barato y m ás rápido a la p rodu cción y distribu ción de sus produ ctos. q u e se p r o lo n g ó a lo largo de lo s a ñ o s trein ta y co n d u jo a la S egu n d a G uerra M u n d ia l.. lo s sem ico n d u cto res. A ello se su m a la infraestru ctura física de las plantas d e en ergía. un grupo de in stitu cion es regulatorias de alcance global y un conjunto de acuerdos que se han establecido entre países con el fin de prom over el com ercio y el “crecim ien to”. q u ien dom inab a la escen a n o era el go b iern o sin o lo s in ­ tereses corporativos. los gobiern os habían confiado en que el su p u esto m ercad o libre regulara lo s n e g o c io s con m ín im a in te rv e n c ió n g u b er n a m e n ta l. T odo ha sid o p osib le gracias al desarrollo m asivo de la te cn o lo g ía inform ática en el transcurso de los últim os 25 años: la evo lu ció n de las com putad oras. com o C hina y la India. D u ran te las d é c a d a s a n te r io r e s a aq u el a c o n te c i­ m ien to. esp ecialm en te en p aíses que ex p erim en ta n un veloz p roceso de desarrollo. lo cual condujo a un colap so del com ercio internacional y em p eoró el d esem p leo y la pobreza para m u ch a g en te de to d o el m u n d o. En esta atm ósfera intern acional de extrem a c o n m o c ió n . porque son ellas q u ien es establecen las reglas segú n las c u a ­ les opera n o sólo el sistem a de distribución global. Una inm ensa pieza final de este rom p ecab ezas involucra la estru ctu ra de la econ om ía m undial. de los bien es tóxicos p rod u cid os por trabajadores ex p lo ta d o s en C hina o del sudor de los em plead os de co m ercio mal retrib uidos en Estados U n i­ dos) fluya en una sola dirección: la que c o n d u ce a sus bolsillos. Para en ten d er c ó m o su rgieron las if i n e c e sita r e m o s ech ar un v ista z o a la h istoria.'"^ D espués. Resulta im p rescin d ib le dejar en d escu b ierto el papel que desem peñan los acuerdos com erciales y las in stitu cio n es financieras interna­ cionales ( iF i) . N i s i­ quiera los grandes in crem en tos de la inversión gub ernam ental en obras públicas resolvieron el problem a. c o n la su b sig u ie n te Gran D ep resió n . los satélites.

las person as c o m u n e s de to d o el m un do en desarrollo las con ocen m uy bien de pri­ m era m ano: estas in stitu c io n e s influyen en su capacidad de hacer cualquier cosa. en 1944. organism os gubernam entales y acuerdos comerciales que replican el m odelo f m i/ B anco M u n d i a l / o M C en contextos regionales o sectoriales. además de brindar présta­ m os de em ergen cia a cualquier país cuyo deterioro econ óm ico le impidiera participar en el co m ercio m undial. . con poderes de mayor alcance. lid era d o s p or E stad os U n id os. mientras des­ trozaban el m e d io a m b ien te natural y destruían com unidad es de tod o el m undo. los A lia­ d os. Poco después. Si bien la m ayoría d e lo s estadou nidenses ten em os escasas ocasiones de c o n ­ firm ar esta cru d a v erd ad acerca de los im pactos negativos que causan las iF i.se sum ó más tarde la O rgan ización M und ial del C om ercio ( o m c ). El fm i se creó para lidiar con los desequilibrios financieros entre paí­ ses: su rol fundam ental consistía en mantener las divisas del m undo estables e inter­ cam biables en aras de sostener el com ercio internacional. A d o lf H itler desencadenó la Segunda Guerra M undial. su evolu ción en el transcurso del últim o m edio si­ g lo ha su scita d o c o n se c u e n c ia s desastrosas para la gran mayoría de los habitantes del p lan eta. el Banco M undial y la omc crearon y perp etu aron e n o rm es desequilibrios de la riqueza global.186 LA HISTORIA DE LAS COSAS política y e co n ó m ic a . El gatt era un com plejo tratado que se estableció para reducir las barreras nacionales al com ercio. en 1995 fue reemplazado por la llamada Organi­ zación M und ial del C om ercio.'®* Si b ien alg u n a s de las in ten cio n es originales que subyacen a estas in stitu cio­ nes p u ed en haber sid o buenas. y para el p lan eta propiam ente dicho. El B anco M undial fue creado específicam ente para prestar dinero a lo s países devastados por la Segunda Guerra M undial. el dólar estadou nidense. D om in ad os por sus m iem bros m ás p o d e r o so s (e n esp ecia l Estados U n id os). que sacó a E stad os U n id o s de la depresión pero arrasó con la base industrial de Eu­ ropa y gran parte de Asia. C u and o la guerra se acercaba a su fin. que evolu cionó a partir del Acuerdo G eneral sobre A ranceles Aduaneros y Com ercio [General Agreement on TarifFs and Trade. el f m i. Conviene señalar que éstas son apenas las tres organizaciones m ás grandes: existen decenas de bancos m ultilaterales.e l Fondo M onetario Internacional ( f m i ) y el Banco M undial (sobrenombre del Banco Internacional para la R econ strucción y el Desarrollo. el B anco M und ial d eslizó su foco hacia los países y las colonias europeas de América Latina. g a t t ). A las “in stitu cion es de Bretton W ood s” ."” Y así nacieron d os organism os internacionales superinfluyentes en un hotel de B retton W o o d s. África y Asia. d esd e A rgen tin a hasta Z im bab w e y más allá. resolvieron que era preciso encontrar la m a­ nera de reord en ar las relacion es econ óm icas globales en torno a la nueva divisa m u n d ial que se había im p u esto de facto. b ir d ) . a la vez que se facilitaba la in versión en las econ om ías recién destruidas por la guerra. N u e v a H am pshire. de m odo que pudie­ ran reconstruir su eco n o m ía y reincorporarse al com ercio global.

. si un país rechaza las condicion es im puestas. co n o cí a aldeanos q u e habian sid o exp u lsad os de sus tie ­ rras (“reasentam iento involuntario”. En otras palabras. fá­ bricas. C on intereses generalm en te m ás altos que los de pres­ tam istas locales.. el agua y el paisaje hasta tal pu nto que a lg u ­ nos periodistas in d ios se refieren al lugar c o m o “los ú ltim o s círcu los del Infierno de Dante”. Sus p ro­ yectos están plagados de m edidas controvertidas. la quem a y las c e n i­ zas de carbón han devastado el aire. d esd e el desplazam iento forzoso -a veces v io le n to . puertos. La m isión declarada del B anco M undial es “ayudar a lo s p aíses en desarrollo y su s p u eb los [. pasa a integrar una lista negra que le obstaculiza el a c ­ ceso a otros prestam istas intern acionales. c o n vid a silvestre. la extracción . pero el problema real es . En Singrauli. así c o m o la corrup ción sistém ica. A d em ás. de m o d o qu e se ve en la im p osib ilid ad de acceder a fond os que necesita desesp eradam ente. incineradores y represas en to d o el m undo. plantas carboníferas que vom itan gases d e efecto invernadero o in c i­ neradores q u e em iten dioxínas): tam bién radica e n el m o d e lo general de desarro­ llo im puesto a los países deudores. acuíferos y ecosistem as enteros. n o cabe duda.de residentes locales hasta la destrucción en gran escala de b o s ­ ques. en la jerga del B an co M und ial) c o n el objeto de hacer lugar para un com plejo de plantas de energía carbonífera financiadas por el Banco M undial. el Banco M undial financia rutas. El Banco M undial y el fmi trabajan c o d o a codo. Q uedé pasm ada al ver el con stan te velo gris que las cen izas de carbón provenientes de esos estab lecim ien tos ten d ían sobre el paisaje. la educación y otras n ecesid ad es so c ia le s para garantizar el p ago de la d eu d a. Si bien es cierto qu e el fm i presta din ero a los países que lo n ecesitan . Y el problem a no se lim ita a los proyectos en sí m ism o s (autopistas hacia n in ­ guna parte. basurales gigantescos. U na g e n e ­ ración atrás. hoy. Singrauli tenía bosqu es exuberantes. la pérdida de tierras de labranza y la destrucción del tejido social que cau só el traslado.DISTRIBUCIÓN 187 d esd e vivir de la agricultura hasta c o n s e g u ir m e d ic a m e n to s im p r escin d ib le s. U na vez que el fmi exige a los países deudores increm entar la exportación d e recursos naturales. plantas energéticas. el Banco M u n ­ dial se muestra com placido de brindar la experticia técn ica y los préstam os n ecesa­ rios para extraer eso s recursos m ediante te cn o lo g ía s c o m o las que describí e n el capítulo sobre la extracción.] a reducir la pobreza” "* N oble objetivo. estos países se ven obligados a reducir su ya bajo estándar de vida para cum plir con los pagos de la deuda intern acional. m andar a su s hijos a la escuela o escapar de las garras de la pobreza.‘“* La in d em n ización que se entregó a las fam ilias desplazadas en m o d o alguno las com pensaba por el alejam iento del agua du lce. aguas lim pias y una pequeña agricultura de subsistencia. e so s p réstam os su e le n ir a c o m p a ñ a d o s de im p ia d o sa s condicion es que exigen a los países d eud ores segu ir d iezm a n d o sus recursos n atu ­ rales con el fin de elevar las exp ortacion es y desviar fo n d o s de la salud pública. India.

A pesar d e (e n realidad. la su m a fue de 5 7 3 .'" En consecuencia. la salud. Si se inclu yen los países en desarrollo. una mayor globalización. aunque entre 2007 y 2008 se registraron algu n as can celacion es de deuda. la c osa e s bastante clara. Estados U n i­ . y el pago del capital. co n frecuencia a tasas agobiantes. el B anco M u n d ial y el fm i han contribuido a una situación en la que la mayoría de los p aíses e n d e u d a d o s pagan m ucho m ás de lo que hayan recibido nunca en m a­ teria d e ayuda internacional.‘°^ Entre 2005 y 2006."" Por ú ltim o . continúa la masiva fuga neta de riq uezas d e sd e lo s países en desarrollo que so n blan co del Banco M undial hacia los p aíses m ás ricos. cabe considerar la transferencia de riquezas ocasionada por la ex­ p ortación de v a lio so s recursos naturales. Lo c ie rto es qu e hay toneladas de evidencia em pírica que prueban lo contra­ rio. En 2 0 0 6 . un mayor flujo de capitales sin trabas y una m ayor explotación de los recursos naturales reducirán la pobreza. D e acuerd o co n la Cam paña por el Jubileo de la D e u d a . los p résta m o s y los proyectos de “desarrollo”. A ello se sum a el pago de los intereses. sum aron 25 m illones de dólares. ¿Qué valores y creen cias guían la estrategia para lograr sus nob les objetivos? Para el Banco M un­ dial. las rutas. cifra que superaba el p resu p u esto d e ed u cación para tod o el país. ¿en qué nos incum be este tem a a lo s estadounidenses? ¿Acaso no se trata de organ izacion es internacionales? En realidad. Los pagos que realizó Zambia sólo al fm i por su prés­ ta m o de 200 4 . Esto ocurre parcialmente porque gran parte del dinero que el B an co M u n d ia l o el fmi prestan a los países en desarrollo va directam ente a los p aíses acreed ores a través de la adquisición de tecn ologías o servicios de asesores in tern acion ales provenientes de los países desarrollados. la agricultura. A h ora b ien . por ejem plo. ¿Recuerdan los lectores la m aldición de lo s rec u r so s n atu rales que m en cio n é en el capítulo sobre la extracción? Bien. las cifras actuales son probable­ m en te sim ilares. dado que se requiere un a m ayoría d el 85% para tom ar una d ecisión .a l igual que las otras ifi - cree que un m ayor desarrollo econ óm ico. y tam bién se otorgaron m u ch ísim os préstam os nuevos. que se vuelve m ás o n e r o so c u a n d o se devalúan las divisas de los países en desarrollo (cosa que o cu rre casi to d o el tiem po).188 LA HISTORIA DE LAS COSAS la estrategia que im plem enta el Banco M undial para alcanzarlo.000 m i­ llo n e s de d ólares al servicio de la deuda (pago de capital e intereses). los países m ás pobres del m u n d o (con un p rom ed io de ingresos anu ales in ferio r a 935 dólares por persona) destinaron en total m ás de 34. en parte a causa de) las “reformas” econ óm icas exigi­ das.0 0 0 m illon es de d ó l a r e s . lo cual re­ sulta en 9 3 m illo n e s de dólares por día. Y Estados U n id o s controla el 18% del p o ­ der de v o ta c ió n en el f m i: en realidad tiene p od er de veto. el transporte y las finan­ zas. que proporciona estos guarism os. Esta institución . Estados U n id os aporta el 18% de los fo n d o s del Banco M undial. el presupuesto que K enia d e stin ó a los pagos de la deuda equivalía a la com binación de sus pre­ su p u esto s para el agua.

Ya se han hech o algu n os progresos.DISTRIBUCIÓN d os tiene una cuota desproporcionada de in flu en cia tanto sobre el fmi 189 com o so ­ bre el B anco M undial. por las m u n icip a­ lidades y por iglesias o universidades. m u ch os de los cu ales se acuerdan bajo c o n d ic io n es engañosas o c o ercitiv a s para llevar a cabo p royectos mal planificados." ^ M ien tras agu ard am os el avance de la Ley del Jubileo. esas im placab les reform as e co n ó m ic a s y e so s présta­ m os perjudiciales que sofocan las e con om ías d e m u ch os países en desarrollo. com prados con nuestros fo n d o s de jub ilación . O bien fueron to m a d o s por au torid ad es p o c o d em ocráticas o corruptas qu e desviaron los fond os para u so p erson al o los gastaron en arm as destinadas a perpetuarse en el poder. Se ha presentado un p ro­ yecto de ley ante el C ongreso de Estados U n id o s. En 2008. Lejos de cobrarlas. en cu yo m arco se propone anular la deuda de lo s países m ás pob res del m u n d o. m ientras sigan sien d o reh en es de una deuda que ya lleva varias décad as. en qu e se p er d o n a n las d e u d a s y se restaura la igu ald ad . nosotros. te n e m o s la responsabilid ad y el d e r ec h o de verificar qué h acen el FMI y el Banco M undial. Por co n sig u ien te. e s­ tam os im p licad os en la responsabilidad. por ejem plo. ^ E l m ovim iento por el Jubileo -in sp ir a d o en el con cep to bíb lico del añ o del Jubileo. N o so tro s p agam os eso s proyectos d estru c­ tores del m ed io am biente. Si el B anco M undial y el fm i están siq u iera r em o ta m en te in teresa d o s en m ejorar la vid a de lo s p o b res del m u n d o. hay otras señales de esperanza. A los p aíses en desarrollo les resulta se n c illa m e n te im p o sib le pagar la a g o ­ biante deud a que generan esos préstam os intern acionales.es m uy activo en n u m ero so s países de tod o el m u n d o y reúne en su sen o a com u n id ad es con fesion ales con organizaciones defensoras de los derechos h u m an os. así c o m o fom entar mayor transparencia y responsabilid ad en futuros préstam os. así co m o de refrenar su s iniciativas. o siquiera un desarrollo eco n ó m ico ju sto y saludable. Y resulta aun m ás im p osib le esperar que los países más pobres estén en con d icion es de trazar un ca m in o hacia la sosten ib ilidad. los ciu d ad an os estad ou n id en ses. deben anular esas deudas. d eb erían pagar la d eu d a ecológica q u e han contraído con c o m u n id a d es de to d o el m u n d o para in d e m n i­ zarlas por lo s d añ os sociales y am bientales qu e estas in stitu c io n e s han cau sad o con sus proyectos y políticas a lo largo de las d écad as anteriores. este proyecto de ley fue aprobado en la Cám ara de R epresentantes y en la C o m isió n d e R elaciones Exteriores del S en a d o . tanto p or proveer el din ero de nu estros im p u estos c o m o por beneficiarn os con lo s in tereses qu e brin d an los b o n o s del Banco M undial. d e n o m in a d o Ley del Jubileo. el trabajo y la justicia econ óm ica. p ero n o lo g ró llegar al S en ad o p ro p ia m en te d ic h o para ser so m e tid o a vota ció n . Y por ende. el m ed io am biente. Llama a la anu lación de las deudas intern a­ cion ales y el restab lecim iento d e relacion es sanas entre las n a c io ­ nes. en abril .

pu ed e cu estion ar una ley de otro país en ese sen tid o til­ d á n d o la d e “barrera al com ercio”. W eissm an ten ía razón. en la ciudad d e W ash in gton . Rob W eissm an. bu en os em pleos. es decir. por ejem p lo. El com ercio pu ed e respaldar todos estos asp ectos c u a n d o e llo s so n el ob jetivo final. com u n id ad es sa­ lu d ab les y d iversid ad cultural. fueron batallas ganadas. y en consecuencia debiera tener p reem i­ n e n c ia sobre a su n tito s fastid iosos c o m o la salud pública. Señalaba qu e la omc p o d ía elim in ar o ilegitim izar de un plum azo cualquier ley que c o n si­ g u ié r a m o s a fu erza de su d o r y lágrim as y cu alq u ier victoria que ob tu viéram os contra los p ro ceso s su c io s de producción. y el com ercio es uno (sólo uno) de lo s m ed ios para alcanzarlo. Si prim ero apuntaba a la red ucción de aranceles c o m er cia les. m uchas de las cam pañas que llevé adelante en el nivel local. m ás tarde se v olvió hacia la “liberalización del com er­ cio”. la r em o c ió n d e ob stácu los al increm ento del com ercio. los derechos de los tra­ bajadores y las e co n o m ía s lo ca les vibrantes y sólidas. El e n fo q u e d e la omc. adem ás de) ocuparm e de la basura. A hora bien. La OMC fu e cread a en 1995 co m o sucesora del A cuerdo G eneral sobre A ra n celes A d u a n ero s y C o m ercio (o g a t t ). Pero el com ercio só lo d ebería tener lugar si respalda u n m e d io am biente próspero. pero después se perdieron en la g u e ­ rra general cu a n d o las políticas m acroecon óm icas determ inaron un resultado d i­ ferente en el largo plazo. C o n el poder que detenta. n o esto y en con tra del com ercio. N o im porta si la te cn o lo g ía em p lead a en la fabricación del producto causa una contam inación h o ­ rrorosa o es in salu b re para los trabajadores. sale a la luz e n una m uy controvertida disp osición que im pide a las n a c io ­ n e s rechazar un p r o d u cto p or el m o d o e n que fue producido."^ A fines de la d écad a de 1990 trabajé en la oficina de Ralph Nader. U n o de m is com pañeros de trabajo. abogado for­ m a d o en H arvard y d estacad o crítico de la omc. basad o en el p rin cip io del “com ercio p or e n cim a de to d o ”. C ualquier país -im p u lsa d o por sus in tereses c o r p o r a tiv o s. la a d m in istr a c ió n de O bam a p rom etió aportar 20 m illon es de dólares para cancelar la aplastante deud a de H aití con el Banco M undial y su aliado regio­ nal. que tien e lugar desde el com ien zo de los tiem pos y ha traíd o m u c h a s c o n se c u e n c ia s buenas.190 LA HISTORIA DE LAS COSAS de 2 0 0 9 . el B anco In teram ericano de D esarrollo. m e regañaba por m i ob sesió n c o n la s fáb ricas y lo s b asu rales y m e exhortaba a sum arm e a la lucha con tra la OMC e n lugar d e (m ás exactam ente. Tales disputas son resueltas por paneles de arbi­ traje c o m p u e sto s d e tres personas que se reúnen en secreto y no son som etid os a in vestigación p or c o n flic to d e intereses. El problem a fundam ental con la omc es que actúa c o m o si el c o ­ m e rc io e n sí m is m o fuera la m eta final."’ La ú ltim a in stitu ció n del trío de grandes es la O rganización M undial del C o ­ m ercio . para im p ed ir el fu n cion am ien to de un incinerador o una fá­ brica con tam in an te. la omc puede atacar e invalidar .

Escuché a oradores de la India. protección de los p u eb lo s o r ig in a ­ rios y autonom ías alim entarias. ¿En qué estaban pensando? ¿No tenían idea d e la d em ografía de la ciu dad y su s p o líti­ cas en favor del m edio am biente? A quella reu nión m arcó un p u n to de viraje d e c i­ siv o en la co n cien cia pública c o n r esp ecto a la om c . A pesar de esta am enaza im plícita al bienestar de las personas y el planeta. D e m ás está decir que m uchas em presas extractores de recursos y p ro d u cto ­ ras de COSAS apoyan fervientem ente esta coyuntura que im plica m e n o s ob stácu los para sus negocios. rápido y barato. Y y o tam bién estaba allí. la omc anuló la ley prom ulgada p or la U n ión Europea que prohibía la carne de vacas criadas con horm onas de crecim ien to arti­ ficiales cuando los productores no eu rop eos afirm aron que esa ley de salud pública constituía una barrera com ercial. Era la prim era gran protesta que presenciaría m i hija de 4 m eses. se sio n e s de estrategia y m ar­ chas. se trata d e un problem a enorm e. legislación sobre derechos hum anos. y un artista de Seattle le h izo una cam isetita con un chupete p in tad o en el frente. A p ro x im a d a m en te 7 0 m il personas de todo el m un do viajaron a Seattle para dar a con ocer su o p o sic ió n a la OM C m ed ian te a ccio n es no vio len ta s. un par d e d esp istados de la omc tuvieron la idea de celebrar la conferencia anual de m in istro s en Seattle. la OM C ( y los acuerdos com erciales intern acionales que condu jeron a ella) de algún m o d o lograron elu dir el radar del p ú b lico esta d o u n id e n se durante m e d io siglo. políticas de salud pública. F ilipinas. Brasil y Nigeria que relataron cró n i­ cas de primera m ano acerca de las co m u n id a d es y los recursos naturales sacrifica­ dos en aras del increm ento de un com ercio sin restricciones. W ash in gton. se m in a r io s.” ’ C on el pod er que detenta. la om c pu ed e tu m ­ bar así com o así cualquier ley gubernam ental prom ulgada en favor del interés p ú ­ blico. con la excusa de que los considera “im p ed im en to s para el libre com ercio”. Todas nuestras nietas pasan a segu n d o plano (en el m ejor de los casos). Pero en 1999 se destapó la olla. Por ejem plo. C am iné por las calles . por supuesto: ¿có m o iba a ausentarm e de sem ejante acon tecim ien to en la ciu dad d o n d e nací? M i m adre y m is v e c in o s de la infancia tuvieron la am abilidad de abrir sus puertas. con respecto al logro de un com ercio m ás abundante.DISTRIBUCIÓN 191 (y ha atacado e invalidado) leyes am bientales.aunaron fuerzas contra un régim en internacional que p o n e el c o m e r ­ cio por delante del planeta. las com u n id ad es y los trabajadores. En 1999.'"* La protesta fue im presionante. norm as laborales. acom pañado de la leyenda “ l a om c apesta ”. am bientalistas y m ilita n ­ tes sin d icales -d o s c o m u n id a d es co n un h istorial de m a len ten d id o s y te n sio n e s entre e lla s. [unto a representantes de países ricos y pob res por igual. cuartos de h u ésp ed es y sofás para re­ cibir a m is com pañeros. Para qu ien es bregam os por el estab lecim ien to d e n orm as m ás estrictas y mejores prácticas en relación c o n la extracción de recursos. tanto por su escala c o m o por su diversidad. la p rod u c­ ció n de COSAS y el trato que reciben trabajadores y co m u n id a d es.

Y si e l n o tic ie r o qu ería m ostrar violen cia para m antener los ín d ices de au ­ d ien cia . y pasar p or la parada d e m onorraíl d on d e yo solía bajarme veinte años atrás con los c h ic o s q u e cuidaba cu an d o trabajaba de niñera. La gente que estaba allí era inteligente y dedicada. Enton­ c e s la gen te grita.y so c a v a r á . el inform e televisivo sobre los acontecim ientos fue tom and o un cariz inq uietan te. N o creo que alguna vez se haya quedado sin respuesta. N o rem arcaban el increíble h e c h o de que casi 100 m il personas se hubieran c o n ­ gregad o allí p orq u e sabían qu e la omc constituía un gravísim o problem a. durante sus conferencias. o bien a m ineros del C on go que son golpeados por o b ten er resu ltad os insu ficien tes después de una jornada interm inable de tra­ bajo."^ Yo hervía d e rabia. y pasaba su s días aprendiendo sobre la sostenibilidad y la justicia.192 LA HISTORIA DE LAS COSAS del cen tro el día anterior a la gran protesta y percibí la energía pacífica y esperanzada que im pregnaba a la m ultitud. p or ejem plo. Lejos de ello. “¡A sistencia m édica! ¡Regulaciones bancarias! ¡Pe­ q u eñ o s p escad ores!”. Lejos de ello. trivializaron las p r e o cu p a c io n es serias q u e voceaban los ciudadanos y acrecentaron la ig­ norancia d e nu estra socied ad c o n respecto a las cuestiones globales. mostraban una y otra vez la m ism a im agen: un par d e jóven es revoltosos que rom pían vidrieras en el cen tro de Seattle. Había buena gente por todas partes. estas m anifestaciones son m ucho más . P oco a p o c o . invita a m iembros del público a pro­ p o n er algún tem a a los gritos. El d ía de la gran m archa cu n d ieron rum ores sobre cierta hostilidad policial con tra los m anifestantes. m ientras yo m e c o m u n ic a b a regu larm en te c o n m is com pañeros por teléfono celular para reci­ bir n o v e d a d es sob re la situ ación en la calle. ¿por qué no entrevistaban a aquellos oradores de otros países que habían v e n id o a relatar sus crónicas? ¿O a Lori Wallach. c o m o si se tratara de un programa de juegos. M e parecía surrealista ver a decenas d e m ile s d e p e r so n a s p ro v en ien tes de tod o el m u n d o marchar frente a la tienda d o n d e yo había com prado lo s zapatos para mi baile de egresados d e la secundaria. Si querían mostrar rostros de verdaderos crític o s d e la om c . los m e d io s tergiversaron los acontecim ientos del día. M i­ ram os la cob ertu ra period ística en el pequeño televisor de m i madre. N o te­ nían en c u en ta que toda esa gen te se había ausentado de su trabajo y de su casa con el p rop ósito d e vociferar su o p o sic ió n pacífica. Éram os tantos que sentíam os el cam bio al alcance de las manos. de la agrupación Pu­ blic C itizen . q u e tam b ién estaba allí? Lori conoce tan al dedillo las disp osicion es de la O M C qu e a veces. Si b ien la m al llam ada “Batalla de Seattle” fue la mayor protesta contra la omc que h u b o en E stad os U n id os hasta la fecha. Los n oticieros n o ofrecían inform ación sustantiva sobre la om c. ¡hay v io le n c ia d e sobra causada por el sistem a que respalda la om c ! Po­ dían m ostrar a trabajadoras de la vestim enta obligadas a trabajar tan rápido que p ierd en d e d o s en las m áq u in as.a e so s sectores. y ella explica con exactitud de qué manera la omc afectará . p or lo cual decidí quedarm e en casa con m i bebita.

] La agricultura de la India n o es una industria. Argum entaban que la iniciativa diezm aría el sustento de m illon es de indios -m u c h o s de los cuales ya vivían al borde del h am b re. m ientras que la adquisición a los agricultores locales m antendría m ás d in ero en el interior d e la co m u n id a d y contribuiría a la construcción de una e co n o m ía m ás fuerte. M éxico. Tam bién " ’ M ientras term ino de escri­ bir este libro. M uchos estaban desesperados. [.DISTRIBUCIÓN 193 com u n es en otros países. los agricultores in d io s no tuvieron éxito en el in ten to de frenar la inu ndación de im portaciones a precios por debajo del m ercado. n o han ab a n d o n a d o la lucha porqu e su vida d ep en d e d e ella. Com prar com id a proveniente del extranjero tam bién dre­ naría recursos hacia los países de las corp oracion es. exigim os que el g obiern o in d io se retire d e la exigim os que la agricultura quede afuera de la om c” om c . de la soberanía alim entaria y de la justicia com ercial. co n m ayor capacidad de recuperación. Es la fuente principal d e subsistencia para el 70% de la pob lación del país. m ás de 150 m il defensores de los derechos hum a­ nos. A m érica Latina y Europa tam bién estallaron grandes protestas contra la om c. En consecuencia.] C reem os que la propia estructura d e las reglas dictadas por la OMC distorsiona el intercam bio com ercial en perjuicio de los p equ eñ os agri­ cultores. Sin em bargo. en la India. En 200 5 ..L o s m ilitantes venían literal­ m ente d e todas partes del m un do para insertar sus voces en la conversación. El presidente de la Federación Surcoreana de A gricultores y . En otras partes de Asia. puesto que las grandes corp oracion es p u ed en apalancar las eco n o m ía s de escala. Por desgracia. [ . M uchos de sus peores tem ores se hicieron realidad. la agricultura y el m ed io am biente viajaron a C an cú n. los agricultores in d ios c on tin ú an luchan do c o n cre­ cien te desesperación para proteger su su sten to y salvar a su eco n o m ía d e conver­ tirse en la víctim a m ás reciente de la om c. a fines de 2009.y los sum ergiría e n una rela­ ció n de dependencia a pesar de que ellos eran p erfectam en te capaces de cultivar alim entos por su cuenta. Por eso reclam am os que se excluya la actividad agrícola d e la om c.. d on d e la omc celebraba una importante conferencia in t e r n a c io n a l. envió una carta al prim er m inistro d on d e sintetizab a sus reclam os frente a la em ergen ­ cia: “La saturación del m ercado con prod u ctos agrícolas a p recios por debajo del co sto causó una depresión en los precios de salida de los produ ctores nacionales. lo que condujo a una crisis agraria y p rovocó su ic id io s cada v e z m ás n u m erosos entre los agricultores. En 2003. En 2001. una coalición d e agricultores de to d o el país. por ejem plo. el C o m ité In d io d e C o o r d in a c ió n de M ovim ien tos de Agricultores. m ás de un m illón de agricultores protestaron contra el plan de la om c de obligar a la India a p on er en el m ism o nivel de privilegio los alim entos p rod u cid os por m egacorp oracion es e x ­ tranjeras y los cultivados por p eq u eñ os agricultores indios.."* Los agricultores lo ­ cales preveían que la inundación de a lim en tos im p ortad os los obligaría a bajar los precios..

D esarrollo y E m pleo en el C om ercio [Trade Reform . am bientalistas. he term inado por com prender que el verdadero problema n o radica en las instituciones propiamente dichas (aunque n o cabe duda de que son . de agricultura familiar y confesiona­ les.5 m illones de agricultores coreanos”. u n a tierra de o p cio n es inagotables y gratificaciones in ­ m ed iatas. M ejor aun. Song N an. Revelación en Haití ¿P ueden cam biar estas instituciones? ¿Por qué no adoptan norm as am bientales y lab orales m ás estrictas ni se atien en a un m o d elo de co m ercio y desarrollo que prom u eva ía eq u id ad y la con servación del m edio ambiente? A lo largo de los años.citizen. Accountability. in clu id o el n a f t a . Pero en el resto del m undo. que se ha granjeado la in icu a fama de rechazar la participación pública. m illo­ n es d e m in ero s. de Public Citi­ zen . En ju n io de 2009.194 LA HISTORIA DE LAS COSAS P escadores.org/trade/tradeact. tener un m al día es que se dem ore el envío de FedEx o se n os corte la co n ex ió n a Internet. estaba tan resuelto a atraer la atención hacia el impacto d evastad or qu e causa la omc entre los agricultores coreanos que se inm oló de una puñalada en drástica señal de protesta. y sin em bargo son q u ien es p agan el precio m ás caro por las políticas de la om c. Responsabilidad. am bienta­ les. la m ayoría d e n o so tro s no puede siquiera im aginar lo que significa vivir al borde d el precipicio.'^' En E stad os U n id o s. Li Kyung H ae. explicó: “Su muerte no es un accidente personal. so c ia le s y relativos a los derech os hum anos. E llos d eb erían ser los mayores beneficiarios de las políticas com erciales. hace o íd o s sord os a su s v o ces. exige reconsiderar los tratados com erciales de la O M C y otros existen tes. el proyecto de Ley de Reforma. También so ­ m etería lo s futuros tratados com erciales a las m ism as norm as estrictas. U no de sus com pañeros de militancia en de­ fensa de los agricultores. Para nosotros.'^ Lograr la ap rob ación de esta ley equivaldría a dar un enorm e paso adelante en el cam po de lo s d erech o s a m b ien tales y laborales y en el m ejoram iento de las relaciones entre E stad os U n id o s y n u estro s s o c io s com erciales. de co n su m id o res. N ad ie debería sorprenderse de que las víctim as de esta in stitu ció n estén cada vez m ás desesperadas. la Ley trade establece lo que debe y no debe incluir un buen tratad o com ercia l. Q u ien desee adherir a la aproba­ c ió n de esta ley pu ed e visitar http . según criterios econ óm icos. agricultores y obreros de fábricas apenas pueden pagarse la sub­ sistencia. trade ] se reintrodujo en el C o n g reso de Estados U n id os con am plio apoyo de los dem ócratas de am b as cám aras y una c oalición de agrupaciones sindicales. sin o que refleja la lucha desesperada de 3. Y ésta. adem ás de requerir al presidente del país qu e envíe p lan es al C on greso para remediar estos problem as. D e v e lo p m e n t and Em ploym ent.//w w w . D e acu erd o c o n la sección Global Trade Watch.

Si las econ om ías de los países en desarrollo adhieren a n u es­ tros programas de forma más incondicional -d ic e n . supuestos y creencias -e l paradigm a. y que en últim a instancia mejorarán la vida de todos.. sin o en el conjunto de valores. Por e n to n c e s aún sabía m u y p o c o sobre el m odu s operandi de los grandes sistem as globales.d is t r ib u c ió n 195 problemáticas: ineficientes. ¿C óm o p od ía ocurrir que un cargam ento de resid u os provenien tes del país más rico del m u n d o se arrojara sobre el país m ás pobre del hem isferio para quedar abandonado allí? El incidente parecía una m etáfora d el trato qu e Estados U n id os había d a d o a H aití en casi to d o s lo s s e n tid o s d e sd e h acía m u c h ísim o tiem po. invitada por algu n os haitian os q u e se habían pu esto en contacto co n m ig o en busca de c olab oración para obligar a Filadelfia a llevarse de vuelta su s cen izas tóxicas. En el peor de los casos. con la falsa etiqueta de “fertilizante”. afirmaron las m ujeres. El que q u ed ó m ás gra­ bado en m i m em oria bajó la voz en un m o m en to de la c o n v ersa ció n para e x p li­ . hace m u ch os años. sin agua corriente ni servicios san ita­ rios y trabajando en un en torn o tan obviam ente insalubre. profesor de relaciones internacionales en la U n iversidad de Tufts: “N o creen que las reformas sean incorrectas. que luego se habían vertido en una gran pila a cielo abierto sobre la playa d e G onn aives. A continuación. La m aniobra m e enfureció. com o llamaban al arroz im portado de E stados U n id os. La mayoría de las personas que dirigen estas instituciones de en orm e influencia realm ente creen que sus recetas funcionan.'^ M i primera estadía en Haití. El “arroz de M iam i” se c u l­ tivaba en latifundios de Estados U n id os (¡no en M iam i!) y lu e g o se enviaba a H aití a un precio m u ch o m ás bajo que el del arroz local. a q u ien es describí en el cap ítu lo anterior. donde había m ás espacio y el aire estaba m ás lim p io. e n lugar de regresar al cam po. v i­ vien do en barriadas con escasa electricidad. Sus fam ilias habían aban d on ad o la agricultura porque ya no pod ían com petir co n el om n ip resen te “arroz d e M iam i”. poco dem ocráticas e irresponsables). Entonces em pren dí el viaje. visité a agricultores y e x agricultores.que subyace a ellas. segú n las haitianas). la situación mejorará”. explica Kevin Gallagher. m e h izo com p ren d er la p ro ­ funda verdad de estas palabras. Las m ujeres resp o n ­ dieron que el cam po ya n o podía sustentarlas. q u e se cu ltivab a co n m ucha más m ano de obra y era m ás nutricio (y m ás rico. M i viaje se d e b ió a q u e se hab ían e x p o r ta d o a Haití cenizas cargadas de m etales pesados provenientes del incin erador de residuos m unicipales de Filadelfia. sin o que n o se han im plem entado con suficiente entusiasm o. Les pregunté p or qu é se q u ed ab an en la ciu d ad . N o quedaba otra alternativa. consideran que el problem a es la d o sis y n o la receta. algu n as m ujeres relataron có m o habían dejado atrás las zonas rurales del interior h aitian o para m udarse a la ciudad en busca de em p leo. Las prim eras person as que co n o c í fu eron las m ujeres q u e trabajaban en las m aquilas d e D isn ey. D e sp u é s de c o n ­ tarme acerca de las con d icion es de trabajo en la fábrica. La agricul­ tura agonizaba en H aití.

M uy ergu id o e n su silla. aún parecía m u y preferible a las populosas barriadas de la ciudad. ¿C óm o podría algu ien querer lo contrario? Las o ficin a s d e la u s a id estaban en el centro de P uerto Príncipe. Para mi com pleta sorpresa. describió el m ism o plan qu e el agricultor haitiano m e había relatado en un susurro. Cuantos m enos agricultores. A l día sig u ie n te m e dirigí a la u s a id . Fue el pri­ m er lugar de la isla d o n d e sen tí la frescura del aire acondicion ado. c u a n d o m i in gen u id ad era grande. perm itir que pu­ d iera n gan arse un su ste n to d ig n o y sosten ib le a la vez que producían alim entos lo ca le s. En el ca m in o d e regreso a Puerto Príncipe contem plé atentam ente por la v en ­ tanilla de la c a m io n eta el paisaje rural haitiano que pasaba rápidam ente ante mis ojos. m ás e m p leo s y com id a más fresca y saludable. m ás obreros de la v e stim en ta . m e crucé con h om b res d e traje y m e v i rodeada de gente blanca. donde la d esesp era ció n lo s llevaría a trabajar tod o el día en m aquilas m iserables. El representante de la u s a id que m e atendió procedió a explicarm e la visión de su org a n ism o para “d esarrollar” a Haití. un ente gubernam ental que se autodes- crib e c o m o “el p rin cip al organ ism o en brindar asistencia a países que se recupe­ ran d e desastres.# 196 LA HISTORIA DE LAS COSAS carm e q u e el arroz d e M iam i y la cancelación de los su b sid ios gubernam entales haitian os para los agricultores form aban parte de un plan con ceb id o por el Banco M und ial y su aliado. Pero n o lo d ecía in c lin á n d o s e h acia adelante. El agri­ cu lto r expresaba e sta s id eas en un susurro. m e n o s transp orte. la A gen cia de Estados U nidos para el Desarrollo Internacio­ nal [U n ited States A g en cy for International D evelop m en t.era necesaria para empujar a los haitianos hacia la ciudad. M e pregunté si n o se trataría de conclu siones dem asiado apresuradas. La d e str u c c ió n d e la agricultura c o m o form a de su sten to -e x p li­ caba el h o m b r e . in ten tan escapar de la pobreza y em prenden reform as dem ocrá­ ticas”. u s a id ] con el p rop ó­ sito de o b lig a r a lo s h a itia n o s a abandonar sus tierras e irse a la ciu dad a coser ropa para los e sta d o u n id e n ses ricos. lograr q u e lo s agricultores volvieran a trabajar sus tierras. Los alim entos locales im plican m en os embalaje. en ton o ahogado. Por prim era vez desde m i lle­ gada m e sen tí u n p o c o fuera de lugar con m i vestido sencillo y m is sandalias. quizás una teoría consp irativa. Por m u y arduo q u e resultara ganarse la vida trabajando aquella tierra em p o ­ brecida. Ya he d ich o que esto ocurrió hace m ucho tiem p o. N o p od ía creer que los organism os dedicados a aliviar la p o ­ breza q u isieran p o n er a los haitian os a coser cam ison es de princesas en lugar de cultivar a lim e n to s para su com u n id ad . con los ojos desorbitados. con lo s o jo s brillantes de intensidad. M e p arecía u n a locu ra qu e una isla otrora exuberante abandonara la la­ branza para im p ortar alim en tos. anunciaba que para la u s a id no era “eficiente” que los hai­ .'^^ A ún n o sabía m u c h o sobre lo s organism os internacionales de desarrollo y m e ilu sio n é c o n la id e a de aprender sobre estrategias para restaurar el entorno rural.

A prin cip ios de 2008. proveedor de costureras baratas. en este caso de E stad os U n id o s. La relación de un agri­ cultor con la tierra. soportar am enazas físicas. si un haitiano realm ente quiere cultivar. una n o tic ia d e tapa d el N e w York T im es m e record ó aquella reveladora visita a H aití. N o era un plan secreto: era un plan que la u s a id adm itía y justificaba sin am bages.” Estuve a pu nto de caerm e de la silla. la posib ilidad de que los padres y las madres pasaran tiem po con sus hijos desp ués de la escuela. Yo exclamé que la “eficiencia” no era el ú n ico criterio. La com binación de los precios petroleros en alza. M e e x p lic ó q u e era m ejor el c o n c ep to de “seguridad alim entaria”. lo cual al parecer significaba que m iles de per­ sonas casi fam élicas estuvieran deseosas de coser pijam as de la Bella D u rm iente de la mañana a la noche. para el m ercado de exportación dirigido a los segm en tos m ás altos. sin o co m o m ercado para n u es­ tro arroz excedente. H aití ya im portaba el 80% de su arroz. en la op in ión de este hom bre. el país se había vu elto m uy vulnerable a las flu ctu acion es glo b a les en el p recio y la oferta de arroz. Lejos de ello. con vien e agre­ gar) pueden cuhivar arroz con m ayor “eficien cia” qu e los p eq u eñ o s agricultores haitianos. por ejem plo. En c o n se c u e n c ia . El hom bre proclam ó rotundam ente que la autosu ficien cia alim entaria de los haitianos n o era deseable n i necesaria. según el cual u n a p o b la ció n no n ecesitab a cultivar su s propios alim en tos sin o que debía im p ortarlos. el hecho de que una com unidad perm aneciera intacta generación tras generación: todos esos aspectos eran muy valiosos. era m en o s apropiado para la pob lación estadounidense. recibir acosos sexuales y vivir en barriadas m iserables sólo para pod er dar a sus hijos m edia com id a diaria. exp lican d o su g ran d ilocu en te plan para el pueblo de Haití: no com o pueblo con autod eterm in ación . debían participar en la econ om ía global multiplicando sus m ejores recursos. El d iario m ostraba in q u ie ­ . que pod ía producir o c a sio ­ nales m angos para vender en D ale & DeLuca. y que los haitianos abandonaran sus cultivos para trabajar en las fábricas de ropa. Una consp iración im plica siquiera el intento de guardar el se ­ creto. em pleo que. el trabajo d ign o y saludable. Pero ahí estaba la u s a id . la u s a id prefería que el arroz fuera en viad o de Estados U n id os a H aití.DISTRIBUCIÓN 197 tianos produjeran alim entos. En ese m om en to com prendí que las ideas del agricultor haitiano n o eran una teoría conspirativa. c o n lo que m iles de h aitianos sencillam ente n o pod ían pagarse su alim en to básico. los precios globales de este cu ltivo se triplicaron en p o c o s m eses a p rin cip ios de 2008. El plan d e la u s a id había sid o eficaz: en 2008. y el verdadero desarrollo debía priorizarlos. una severa sequ ía y el d esv ío del agua hacia cu ltiv o s m ás lucrativos en a lg u n o s lugares había h ech o d esc e n d e r la producción m undial de arroz. C o m o resultado. “B ueno -r e s p o n ­ dió é l-. C om o los agricultores estadou nidenses (fu ertem en te su bsid iad os. hay esp acio para que algu n os se dediquen a la producción de m angos orgánicos.

C ochabam ba. transp orte y cargam entos globales que rige en el presente. los residentes de bajos ingresos. La alternativa local U n a vez m ás n o s ap roxim am os al lím ite en esta etapa de la historia de las cosas. mucha gente pagaba un cuarto de su s ingresos m ensu ales por agua.‘“ R ecordé a aquel hom bre d e la u s a id y volví a enfurecerm e. una sequía en Australia n o habría causado una hambruna entre los haitianos. los ciudadanos de C ochab am ba com en za ro n a preocuparse por lo que ocurriría con su acceso al agua. Q uizás el ejem p lo más sobresaliente de un país que se haya negado a atenerse a las reglas d e las iF r haya sid o Bolivia con la llam ada Guerra del Agua. incluidas las de servicios públicos. Y el d esarrollo d e los acontecim ientos con firm ó que tenían serios m otivos para preocuparse. Sus v o ces se elevan cada vez m ás en el re­ ch azo a esta d iv isió n del trabajo que les ha sid o im puesta y exigen la posibilidad de cartografiar su s propios cam in os hacia el desarrollo. H e ahí una síntesis del legado que dejan las institucio­ nes globales de com ercio y “desarrollo”. Los cam pesinos que necesitaban agua para irrigación. los trabajadores y m u ch os otros se sum aron a las extendidas protestas que exi­ . U n lím ite fu n d am en tal p rovien e de la creciente escasez de com bustibles fósiles y el im perativo de reducir las em ision es de carbono. las tarifas del agua ya habían aum entado hasta el 200%. y en 1999 privatizó el servicio de aguas en su tercera ciu dad m ás grande. En una ciu ­ dad cuyo salario m ín im o era inferior a 100 dólares. En 2000. firm ando un contrato por 40 años con un c o n ­ sorcio in tern acion al d e corp oracion es liderado p or Bechtel. circunstancias am bas que o b s­ ta cu liza n el e n te r o sistem a de logística. con sede en Estados U n id os. literalm ente a una d istan cia de m e d io planeta. Hasta la lluvia que caía en los sistem as de re­ c o le cc ió n pluvial era considerada propiedad privada de Bechtel. El Banco M undial y el fm i exigen a los países deudores que abran su s m ercados a empresas extranjeras y privaticen las em presas estatales. los estudian­ tes. Si ese organism o h ubiera d e d ic a d o sus recu rsos a respaldar a lo s agricultores en el desarrollo de p rácticas ag ríco la s so sten ib les en lugar de invertir en infraestructura y políticas qu e favorecieran las fábricas d e ropa y el p ro ceso de exportación.198 LA HISTORIA DH LAS COSAS tantes fotos d e h aitianos que habían recurrido a la ingesta de galletas de tierra co ci­ das con un p o c o de grasa o m anteca para tener algo sustancioso en el estóm ago. C o m o la privatización de servicios pú b licos suele condu cir a aum entos extrem os de las tarifas y a una m erm a del servicio para los pobres. B olivia acató las ó rd en es. O tro lím ite se hace visible a m edida que los países en desarro­ llo se hartan d e aportar los recursos y la m ano de obra barata que sostiene nuestro abotargado e s tilo de vida c on su m ista m ien tras ellos se esfuerzan penosam en te por satisfacer su s necesid ad es básicas.

el f m i y el B an co M undial. señalan que una dieta local c o n siste en “aprender a c o n o c er las e sta c io n e s (y) e n te n d e r de d ó n d e p rovien e nuestra com ida.n o só lo p orqu e ofrecen co m id a b u en a. N i una sola persona levantó la mano. con el resultado final de 175 heridos. ¿Y con qué fin? La ropa y los aparatitos de m oda en realidad n o m ejoran la vida. los c on su m id ores están cansán dose del ritm o fr en ético d e los a co n tecim ien to s. D e hecho. B. H ace p oco. 2 personas que perdieron la vista y la film ación de un policía que disparaba contra un m enor de 17 a ñ o s. m ás saludables y m ás sabrosos. fresca y d e lic io sa . S on el sector de la industria alim entaria qu e crece c o n m ayor rapidez en E stad os U n id o s -e s c r ib e M cK ib b e n . Bill M cK ibben. pero cuando las protestas públicas se intensificaron. enviar y vender una prenda en un par de sem anas. Y tam bién u n a v e ta social. re­ vocó el contrato y devolvió la adm inistración del agua a la em presa pública. que se com prom etió a tratar el servicio com o un bien social y no c o m o una mercancía. A lim é n ­ tese a 160 kilóm etros a la redonda con la dieta local]. u n o de los grandes escritores am bientalistas de hoy. autores de P k n ty : E at Locally o n the 100 M ile D iet [Abundancia. cu a n d o antes llevaba m eses. Por fortuna hay form as de mejorar la situ ación y hay gente que trabaja en to ­ d o s los frentes para lograrlo: se im p le m e n ta n e stra te g ia s para in crem en ta r la tran sp aren cia en la ca d en a de p r o d u c c ió n /d istr ib u c ió n (c o m o la m a ra v illo sa G ood G u id e de Dara O ’Rourke). in clu so patriótica. A lisa Sm ith y J. M uchas de estas personas tam bién sab en qu e están apoyan do la riqueza y la so sten ib ilid a d de sus co m u n id ad es. se intenta reducir el tam año de las cadenas de p ro d u cció n /d istrib u ció n m ediante el fom en to de las “econ om ías locales”. A l p r in c ip io el g o b ie rn o se n eg ó . preocupado por la señal que enviaría a los inversores extranjeros si tom aba se m e ­ jante m edida. se protesta para e x ig ir el retiro de in version es del d isfu n c io n a l sistem a d ictad o por la om c . con restaurantes que se prom ocionan por servir co m id a preparada con alim en tos de la zona y clientes que se au tod en om in an “locávoros”. y a qué riesgo para nuestra salud y el m ed io am biente”. sin o tam b ién p orq u e es m ás . M acK innon. el coo rd in a ­ dor de una reunión de padres que org a n izó la e scu ela de m i hija pregu n tó a los asistentes: “¿Quién de ustedes no está apurado la m ayor parte del tiem p o?”. en su libro D eep E co n o m y [E co n o m ía profunda) elogia las ferias de granjeros. en la tierra d e W al-M art y A m azon .'” Cada vez más consu m id ores estadou nidenses d ecid en respaldar a los agricultores y p rovee­ dores locales porque los alim entos son m ás frescos. el g o b ie rn o d io el brazo a torcer. diseñar.DISTRIBUCIÓN 199 gían la r e m o c ió n del co n so r c io extran jero. casi toda la gente que con ozco está cansada y anh ela aflojar el paso.'^* M e atrevería a decir que incluso aquí. R e­ sulta casi incon ceb ib le que las em presas p u ed an hacer. Q uizá los lectores hayan oíd o hablar d el m o v im ie n to de gastron om ía local. de m o d o qu e su s ele cc io n e s tien en un a veta m oral.

200 LA HISTORIA DE LAS COSAS agradable com prar allí. sin o tam bién energía local (c o m o célu la s solares y turbinas cólicas). M cK ibben afirma q u e. m odesto pero creciente. b u en os e m p leo s y un am biente saludable. San dp oin t. la idea de cam inar co n tranquilidad hasta el mercado. estab lece un v ín c u lo entre la autosuficiencia y la seguridad: “A m enudo. las g u e ­ rras se h a cen por el acceso a necesidades básicas. aglutina n e ­ g o c io s q u e trabajan para prom over las e co n o m ía s locales y la au tosu ficien cia c o m u n ita ria : n o s ó lo un sistem a alim en tario local. la a u to su ficie n c ia alim entaria y la ecolo g ía industrial (en la cual los d e se ­ c h o s de un a fábrica sirven de m ateria prim a para la siguiente). El com ercio -n a c io ­ nal o in te r n a c io n a l. com o la energía.no e s la m eta. N o podría decir lo m ism o s o ­ bre la e x p e rien cia de com prar en un hiperm ercado gigantesco. y Berea.'^ ¡Y le creo! En Berkeley. pero co m o red de econ om ías localm ente sosten ib les que inter­ cam bian p r o d u cto s qu e n o pu ed en producir por sí m ism as. p e r o hay u n p u ñ ad o en Estados U n id os (com o el condado de Boulder. m eter el pan y las verduras frescas en m i b o lsa de tela. un g r u p o d e alcance nacional.'” En el n iv el in tern a cio n a l hay un gru p o creciente. Judy W ick s. b a l l e ]. Las socied a­ des a u to su ficien tes so n m en os propensas a declarar guerras que las dependientes del p etróleo. sin o un m e d io para prom over el bienestar. la Alianza Com ercial por la Vida de las E cono­ m ías L ocales [B u sin ess A llian ce for Local Living Econom ies. charlar con am igos y volver a casa co m o si anduviera de pa­ seo. A yudar a cada región a lograr la seguridad alim entaria. e n Idaho. en Kentucky) y en otros p a íse s-. adem ás de alim entos. que bregan p or red ucir el co n su m o de energía e increm entar la producción de energía loca l. la eleva. En Estados U n i­ d o s. Lejos d e socavar la calidad de m i día. que apunta a respaldar a lo s p ro d u cto res locales de otras cosas. T am bién hay un m ovim iento. el agua o los alim entos provenientes de lugares lejanos”. una de las ideas centrales del m o v i­ m ien to c o n siste e n dem ostrar que la vida basada en recursos locales. los alim entos y el agua. ropa de fabricación local y edificios “ver­ d es” c o n str u id o s con m ateriales del lugar'” En este m odelo sigue existiend o una e co n o m ía g lo b a l. la fe­ ria local de granjeros está a pocas cuadras de m i casa. q u e se han declarado “C iudades de Transición” -m u ch a s están en Inglaterra. la seguridad ener­ gética y la segu rid ad híd rica es echar cim ien tos para la paz m undial. Es pequeña. en p r o m e d io . la gen te entabla d iez veces más interacciones sociales en una feria de granjeros que en una tienda de alim entos. cofu n d ad ora del m ovim ien to de gastronom ía local y de balle. form ado por m ás d e cien c o m u n id a d e s. en C olorad o. D e acuerdo con la gu ía o ficial d e las C iu d a d es d e Transición. A m í m e encanta ir a la feria. sin depender . M e trae rem iniscencias europeas. Las ferias de granjeros reconstruyen la com unidad y el te­ jid o so cia l tan e ro sio n a d o p or la febril eco n o m ía globalizada. Siem pre m e e n cu en tro con algún vecino. con una selec­ c ió n m o d e s ta d e a lim e n to s lo ca le s y orgán icos.

y [estam os en con d icion es de] con ceb ir la futura era de bajo ca rb o n o c o m o una ép oca floreciente. N o es justo que de repente digam os: “Bien. más ayudarem os a conservar lo s recursos y a construir la com u n id ad : dos objetivos que necesitam os priorizar co n sum a urgencia. Buena suerte.'” La solidaridad in tern acion al exige que.i . tran sp ortem os y com p artam os en el á m ­ bito local. “La in m in e n te era posterior al petróleo barato [puede verse] c o m o op ortu n id ad m ás q u e c o m o am en iz a . surge un dilem a c u a n d o c o n sid e r a m o s el sistem a e n el ám b ito m undial. le respond í (ella c o n o c ía el significado del térm ino. tam bién resp ald em os a los trabajadores y las c o m u n id a ­ . En con secu en cia. Estaba jugando en su habitación. C iao”. m u ch o s m illo n e s de trabajadores están em plead os en ind ustrias de exp ortación . m ientras que otros se esp ecializan en c o n su m ir e so s recu rsos y lo s b ie n e s que produce esa m ano de obra.n . ven d am os. que la escritora Bar­ bara Ehrenreich define con elegancia c o m o “el am or entre personas que qu izá no se co n o zca n nunca. replicó m i hija.”'^' N o cabe duda de que tanto el b u en sen tid o c o m o los lím ites e co ló g ic o s pid en a gritos un viraje hacia sistem as de distrib u ción local y e con om ías locales. ¿qué palabra form an las letras c -h . m ien tras c o m e n z a m o s a aban don ar el lado d estru ctivo de la e c o n o m ía glob al e in v e rtim o s en la r eco n stru cció n de e c o n o ­ m ías locales saludables. Este sistem a regía ya en el a p ogeo de la Europa c o lo ­ nialista y continúa rigiendo hoy en día. A lo largo de siglos se ha m a n ten id o una d ivisión global del trabajo en la que algu n os países se especializan en el su m in istro d e recursos y m a n o de obra. y entre ellas se incluyen cosas que extrae­ m os.*’^ E n el nivel global. La m ayoría de los ju ­ guetes. y están d isp uestas a apoyarse m u tu am en te en la lucha p or hacerla realidad”. C u an ­ tas m ás COSAS com p rem os. será m ás d isfru tab le y satisfactoria. elástica y abundante: un lugar m u ch o m ejor d o n d e v ivir que nuestra actual y alienada cultura del c o n su m o basada en la cod icia.a ? ”.DISTRIBUCIÓN 201 de com b u stib les fósiles. ropas. cam b iam os de idea. “¿por qué dice C hina por todas partes?”. artículos electrón icos y ele ctr o d o m é stico s que usam os e n las casas e sta d o u n id e n s e s p r o m e d io v ie n e n d e in m e n sa s fáb ricas rep artid as p o r to d a C hina. si bien resultará b en eficio so construir eco n o m ía s m ás lo c a ­ lizadas. R ecuerdo algo que ocu rrió c u a n d o m i hija aprendía sus p rim eras letras. D ic h o esto. La verdadera so lu c ió n gira en to r n o d e la solid arid ad . cu h ivam os o en sam b lam os aquí. “E n ton ces”. porque tenía am igos que venían de ese país). cu a n d o de pronto bajó a preguntarm e: “M am á. la guerra y el m ito del perpetuo crecim iento. U n tercio de las im p ortacion es e sta d o u n i­ denses provienen de n aciones pobres. H em os d ecid id o abandonar el sistem a globalizado de distribu ción de cosas. “C h in a”. tendrem os que lidiar con el legad o que dejaron los siglos de esta d ivisión colonialista del trabajo. pero que co m p a rten un a v isió n de justicia y d e m o c ra c ia .

Y puesto qu e el c o n su m o desigual de los recursos globales (com o el agua. e n a lg u n o s ca so s) hacia la sostenibilidad local. quienes habitam os las reg io n e s d e l m u n d o q u e han c o n su m id o m ás de lo que les correspon de tendre­ m o s q u e usar m e n o s recursos: dilucid ar una m anera de pagar nuestras deudas por h a b er n o s e x ce d id o y d e com partir con equidad en el futuro. porque su transición hacia un m odelo de desarrollo que funcione se g ú n su s p ro p ia s c o n d ic io n e s puede tom ar m ás tiem p o que la nuestra. los m ed icam en ­ tos y lo s co m b u stib les fósiles) tam bién lim ita sus opciones. .202 LA HISTORIA DE LAS COSAS d e s d e lo s p a íse s en d esarrollo a m edida que ellos hacen su propia transición (o retornan. Y es preciso q u e tenga­ m o s p acien cia.

es nuestra m itología nacional. Siente una oleada de poder cuando cambia el dinero que ganó con el sudor de su frente por una c o s a y se convierte en su dueño.Cj CAPITULO U Consumo Pasamos de pantalla. ¿de dón d e sacaste esa cam iseta que tien es puesta?” Q u é in g e n io so . o quizá todo a la vez. o al menos así se nos dice. Nada m ás lógico que apegarnos a nuestras cosas. En los estantes reales o virtuales de las tiendas se alinea una infinidad de c o s a s listas para saltar al carrito de com­ pras o para ser armadas y enviadas a deseo y pedido. "Al mal tiempo. Y más allá de estas n ecesid ad es de su p erv iv en cia . Un airado espectador del film e The S to ry o f S tu ff[ L a historia de las sas] co ­ m e m and ó un correo electró n ico que d ecía así: “Si estás en contra del c o n ­ sum o. el consu­ midor todopoderoso tiene la sensación de que el mundo entero gira a su alrededor. buenas compras". un techo sobre la cabeza. A derecha e izquierda. permitirse un capricho o sacarse el mal humor. ya sea para calmar una necesidad. se zambulle en tiendas y portales. hay un n ivel de c o n su m o extra 203 . Antes de avanzar un paso m ás. Entra el consu­ midor. su traje de corte perfecto o su (inserte aquí su m o d e lo favorito d e auto futuro)? ¿Q ué serían los Oscar sin los vestidos de fiesta? ¿A doraríam os a C arrie Bradshaw si n o fuera por sus exorbitantes som b reros y su s len tes de d ise ñ o y su s flam antes b o lsa s de com pras llenas de vestidos con volad os y zapatos de tacos altísim os? ¿ R e co n o ce ­ ríam os a H olly G olightly sin su fascinación por Tiffany’s? N o s apegam os a las p o ­ sesiones y obsesion es de los personajes tanto c o m o a su personalidad.. C laro que todos necesitam os co n su m ir para vivir. ¿Q ué sería d e 0 0 7 sin su ú ltim o aparatito. podría decir el refrán. ar­ mado con tarjetas de crédito y el sueldo recién cobrado. N e ce sita m o s alim en to s para com er. mientras elige entre un largo menú de opciones. M uchos de nuestros personajes favoritos e ic o n o s culturales se rodean de cosas sofisticadas y distintivas. Por un momento.. m ed ica m e n to s para cu rarn os y ropa para vestirn os. quiero d ecir que no estoy en contra d e todo el consum o. Esta pantalla del juego es La Finalidad de Todo.

aum entos en el precio del com bustible. contra el telón de fon d o de una cre­ c ien te inseguridad eco n ó m ic a . Hacia las 5 de la m añana. en la fecha de V iernes Negro* . se habían congregado más de 2 m il personas. u n e m p lea d o tem p orario haitiano de 34 años llam ad o Jdimytai D am ou r .e l día de m ayores ventas del a ñ o .fue arrollado por la marea de gente. quiebras hipotecarias y d esem pleo en alza.' S egú n se inform a. ascendente d eu d a de c o n su m o . D am our fue decla­ rado m uerto a las 6 de la m añana.. Si el c o n su m o significa adquirir y usar b ienes y servicios para satisfacer las n ecesid a d es propias. El jueves de A cción de Gracias a las 9 de la n o c h e ya habían lle g a d o los prim eros com pradores al estacion am ien to de un W al-M art de V alley Stream . yo tam bién disfruto de e scu ch a r m ú sica. hora progra­ m ada de apertura. Black Friday) es el día en que se inaugura la tem porada de compras navideñas. de to m a r v in o con m is am igos y de estrenar de vez en cuando un v e stid o nu evo. N u eva York. un em p lead o de la sección de electrónicos que estaba presente en el lugar durante la estam p id a com en tó lo siguiente. com o es el caso en la mayor parte de E stad os U n id o s y e n cada vez más países. M urió de asfixia.204 LA HISTORIA DE LAS COSAS qu e n o s e n d u lza la vid a . c o m e n z ó la tem p orad a de ventas navideñas. y los testigos relataron que la m ultitud lo pisoteó para lanzarse hacia las o fe rta s de N avid ad . [N. a la vez que d em ostram os y definim os nuestra autoestim a m ediante las COSAS q u e p o s e e m o s. Encima. En tod o el país. ¿Acaso h em os olvid ad o a Jdimytai Damour? En n o v ie m b r e de 2 0 0 8 . “Fue una lo cu ra . Los m inoristas es­ taban p reocu p ad os porque pensaban que la crisis afectaría las ganancias del Vier­ * En Estados Unidos. fue pisoteado hasta la muerte.. con perder de vista lo im portante c u a n d o v a m o s en p o s de las co sa s. C uando se abrie­ ron las p u ertas.s u s am igos le decían Jim bo. N o c u e stio n o el c o n su m o en abstracto. El c o n su m is m o tien e que ver con el exceso. el Viernes Negro (en inglés. m uchísim a g en te te rm in ó tem p ran o la cen a de A cción de Gracias y salió a toda prisa a con se­ gu ir un lugar en el e sta c io n a m ie n to de algún hip erm ercad o o su pertienda para pasar la n o c h e en su a u to m ó v il y estar allí a la hora de apertura. Es un día después del día de Acción de Gracias. Lo ti­ raron al piso. Los m é d ico s de em ergen cias que llegaron para asistirlo tam b ién su frieron e m p e llo n e s y p isoton es de los com pradores. sin o el co n su m ism o y el hiperconsum ism o . C o m o cualquier otra persona. de la T. que en m uchos lugares se adelantó a las 5 d e la m añana. las ofertas ni siquiera eran tan bu en as”^ Y e sto ocu rrió durante un año recesivo. Y el h ip erco n su m ism o es tom ar m uchos m ás recursos de los qu e n e c esita m o s y el planeta puede sostener.) .. que se celebra el cuarto jueves de noviembre. el c o n su m ism o es una relación particular con el consum o en la cu al b u sc a m o s satisfacer nuestras necesidades em ocion ales y sociales haciendo c om p ras.

Es la naturaleza hu m ana. m esas y alfom bras. e in c o n ta b le s lib ros.000 m illon es de dólares en alim en to para m ascotas e n E s­ tados U n id os y Europa com b in ad os. M ientras que para elim inar el ham bre y la d esn u trición habrían bastado 19. una . aunque habría co sta d o 10.000 m illon es de dólares. N o so tro s n o s e n c o g e m o s de h om b ros. los estad ou n id en ses gastam os d o s tercios de nu estra e c o n o m ía de 11 b illo ­ nes de dólares en bienes de c o n su m o . revistas. en la co cin a hay un horno. y E stados U n i­ d o s sig u ió com prando.* El estad ou n id en se m e ­ d io tien e 6. de u n o s 185 m etros cuadrados. Y los gastos en cru ceros m arítim os alcan za­ ron los 14. el m ism o gru p o con troló 169.’ El su p e rm e rc a d o e sta d o u n id e n s e p r o m e d io ofrece a la venta 30 m il artículos. Lejos de ello. só lo lo s ad olescen tes (d e 12 a 19 años) gastaron 115.000 m illon es de dólares en cosm éticos.000 m illon es de dólares. son ahora una e s­ p ecie en extin ción destinada al basural).CONSUMO 205 nes Negro. m ientras que el c u id a d o de la salud re­ productiva de todas las m ujeres habría alcan zad o lo s 12. una im presora y u n estéreo.* En 2000.’ En 20042005. al m e n o s u n a com p u ta d o ra .es una d e las atracciones que m ás visitantes recibe en E stados U nidos.000 m illon es de dólares). E stad os U n id o s tien e m ás a u to ­ m óviles privados que con d u ctores con licencia. los gastos de c o n su m o person al (la cantidad que gastam os en bienes y servicios en el nivel d e los hogares) superaron los 24 b i­ llon es de dólares en 2005.000 m illo n es d e dólares.000 m illon es de d ó ­ lares proporcionar agua potable para todos.'^ e n c o n tr a m o s: v a r io s so fá s y cam as.5 tarjetas d e c ré d ito . e n el m u n d o entero se gastaron 18. Se n o s d ice que s o m o s una s o c ie d a d d e c o n su m id o re s. joyas y relojes (100. d e m ás de 40 0 hectáreas . c o m o los d iscos de v in ilo y los casetes antes que ellos.’ El p a seo d e com p ras M alí o f A m erica. hornallas. quien sufrió la pérdida final fue D am ou r." En la casa p r o m e d io de los e sta d o u n id e n se s d e clase m e d ia a alta. fo to s y cd (au n q u e e sto s últim os. in virtien d o m ás d in er o en zapatos. se gastaron 17. n u m ero sa s sillas.s ie t e v eces el ta m a ñ o del e sta d io d e lo s Y a n k ees. a se n tim o s c o n la ca b eza y a c ep ta m o s la sentencia co m o verdad fundam ental.® D e acuerdo c o n las N acion es U n id as.000 m illones de dólares) que en ed u cación su perior (99.’ de 4. n o s d ecim os.8 b illon es (en dólares de 1995) en 1960.000 m illo n e s de dólares en 2 0 0 4 .'" D esd e 200 3 . HIPERHERCAOO ¡Y c ó m o com pram os! G lob alm ente.000 m illo n e s. al m e n o s d o s tele v iso re s.

m aletas. b otas. recipien­ tes para a lm acen ar a lim en to s. A quie­ n e s se atreven a cu estion ar la ética del con su m ísm o se los declara antipatrióticos. a p r in c ip io s d e 200 9 . papel de regalo. Bush n o s instó a colgar en las vidrieras carteles que dije­ ran “A m érica está abierta” para continuar con las com pras y las ventas. en los placares. c h u c h e r ía s e in n u m er a b le s cajones lle n o s de porquerías de relativo u so (com o en g ra p a d o ra s. (En 2002. trajes. una afeitadora. d ice la m ayoría de los eco n o m ista s y políticos: com prar es nuestro deber. vales d e regalos que ya expiraron y teléfon os celulares sin u so). m e d ic a m e n to s y u n güentos. sa c o s. e n el b añ o.206 LA HISTORIA DE LAS COSAS hela d era . cin ta ad h esiva. un fre e z e r . cristalería y m antelería (o al m en os servilletas de pap el). se g ú n in fo r m a n lo s con stru ctores. p ein es y cep illos. u n m icroon d as. velas y lapiceras) o com p leta­ m e n te d e sp ro v ista s de se n tid o (c o m o llaveros n o ved osos. D e sp u és de que el N ew York Tintes destacara el filme The Story o f S tu ff. “ C u a n d o n u estro país estaba c o n m o c io n a d o y sabía m u y bien qué ocurriría a c o n tin u a c ió n . m uchas fam ilias com pran una casa con garaje para tres au tos c o n el fin de usar un tercio de ese espacio com o depósito. los críti­ c o s c o n se r v a d o r e s m e acusaron de p on er en jaque el estilo de vida esta d o u n i­ d e n s e . m uchas veces n os sentim os atraídos hacia las tien d as co m o m ariposas hacia la luz.'^ A u n así. m ientras que e n el h ogar p r o m e d io se tiraron a la basura 585 gram os de artículos textiles por sem ana. constituían un “rotundo repudio del terro rism o ”. p or la cantidad de m aestros que lo usaban en clase para suscitar el debate sobre el con su m ism o y los problem as am bientales. con un increm ento del 633% en la cantidad de metros p e r cápita. C u and o la . en busca de m ás cosas. o tr o s e q u ip o s d e p o r tiv o s. a su parecer. un secad or d e pelo. una tostad ora. aterrorizar a lo s n iñ o s y ser una “M arx con co la d e caballo”. incontables utensilios. T enem os tantas cosas q u e. n u estras casas están tan rebosantes de cosas que han inspirado un in c re m en to m asivo de lo s d ep ósitos en alquiler para personas particulares. una ba­ lan za. pantalones. papel de alu m in io. Entre 1985 y 2 008. después de la traged ia d el 1 1 de sep tiem b re. la industria de los depósitos d e m uebles creció en Estados U n id os tres veces m ás que la p ob lación . Bush incluyó las compras entre las activid ad es diarias que. e sq u íe s. zapatos y todas las prendas interm edias. som b reros. o b ien chiflad os.'^ Y a pesar d e esta increíble abundancia. adem ás de abundantes frascos y p o ­ m o s d e p r o d u c to s para el c u id a d o personal. h erram ien tas de jardinería. una cafetera eléctrica. el es­ ta d o u n id e n s e m e d io su m ó 52 prendas de vestir a las que ya tenía. joyas. u n a procesadora de alim entos. vajilla. una licuad ora.)'^ La casa p r o m e d io tam bién contien e lavarropas y secadora. bicicletas. toallas. La santidad de las compras Ir de com p ras e s casi u n rito sagrado en Estados U nidos: de hecho. N o com prar sign ifica fallarles a nuestros trabajadores y sofocar la econom ía. el presidente G eorge W.

H e aprendido que n o cae m uy sim pática. sin em bargo. Se su p on e que debem os participar en ese m od elo e c o n ó m ic o sin cuestionarlo. El problem a es que atractivas n o s hace en tu siasm ar e n exceso. tanto desd e el punto de vista e c o n ó m ic o c o m o d esd e el cultural. A fin de c u e n ­ tas. d e “p erverso y p a ­ gano”'®y de “ser asocial. varios críticos lo tildaron de “p o c o viril”. D esp u és de la Segunda Guerra M undial. una voz decía: “Som os una nación de consu m id ores. Y e so pu ed e . Sin em b argo. alias “el h om b re sin im pacto”. En otros tiem p os. el fo c o se desp lazó al con su m o. N o obstante.*’ N i siquiera las agrupaciones activistas y sin fin es de lu cro que se o cu p a n de cuestiones relacionadas co n el c o n su m o c u estio n a n los a sp ecto s fu n d a m en ta les de esta filosofía. los factores que con trib u ían a nuestro crecim ien to e c o n ó ­ m ico nacional incluían un conjunto m ás am plio de actividad es. ¡in clu id o un anónim o que lo am enazaba de m uerte! A H en ry D avid Thoreau. o la ropa de algodón orgánico en contraposición al algod ón tóxico con ven cion al. ed u cación sólida para lo s m ás jó v e n e s o una bu en a c a li­ dad de vida. el co n su m o había to ­ m ado la batuta. el presidente del C o n sejo de A seso res E c o n ó m ico s [C o u n c il o f E conom ics A dvisors] de E ísenh ow er d eclaró q u e “la finalid ad p rim ord ial d e la econom ía estadou nidense consiste en producir m ás b ien es de co n su m o ”^ ¿En s e ­ rio? ¿La finalidad prim ordial de nuestra e co n o m ía n o es brindar aten ción m édica. un troglodita m ed iocre”.. o bien los ju gu etes ex en to s de pvc . En la década de 1950.. Y e so no tien e nada de m alo. C o n ­ tra el fon d o so n o ro de una seren a m elo d ía p u n tead a en guitarra. La m ayoría de q u ien es v iv im o s h o y n o s h e m o s criad o c o n el su p u esto de qu e la econom ía determ inada por el c o n su m o es in evitab le. la tarjeta de crédito D iscover lanzó una n u eva cam paña publicitaria. q u ien a m e d ia ­ dos del siglo XIX describ ió en W alden el arte de v ivir con se n c ille z y en arm onía con la naturaleza.CONSUM O 207 prensa d ifun dió el proyecto em p ren d id o por C o lín B eavan. esp ecialm en te en el cam po de la extracción de recursos naturales y p ro d u cció n de bienes. sin la m enor duda. d ifu n d en el ch ocolate de c o ­ m ercio justo en co n tra p o sició n al que se p rod u ce e n c o n d ic io n e s de esclavitu d . sin o producir cosas? Hacia la década de 1970. En la m ism a tem porada navideña en que se produjo la trágica m uerte de D amour. hay un m ontón de la visión de tantas cosas cosas con m ucha on d a para com prar. ¿no e sta m o s c o n s u ­ m ien d o d em asiad o? Ésa es la p regunta q u e da en el c o r a z ó n d el sistem a . sensata y buena. un creciente n ú m ero de person as lo ha c u e stio n a d o y sig u e cu estio n á n d o lo . B eavan recib ió cartas d e o d io . Hay m uchas agru p acion es e x ce le n te s qu e hacen h in cap ié en la calidad de los bienes que consu m im os: por ejem plo. p o c a s p restan a te n c ió n al p r o ­ blem a de la c a n tid a d o form u lan la p regu n ta d el m illó n . In ­ cluida yo. de reducir al m ín im o in d isp en sab le el c o n su m o de su fam ilia n e o y o r ­ quina en el transcurso de un año. seguridad com unitaria.

Las m ujeres bellas d e las revistas y cientos de otras caras atractivas que e x h i­ b en d ie n te s b rillan tes y p erfectos d esd e los an u n cios publicitarios tratan de per­ . por ú ltim o. d e acuerdo con el inform e de W orldwatch Institute sob re el estad o d el m u n d o en 2004. c o n o c e al d e d illo la verdad.^ el increm ento m arginal en felicid ad q u e ob ten em os de las cosas adicionales en realidad d ism i­ nuye.^' U na em p resa d e crédito que cuestiona el consu m ism o: m e habría maravillado si no fuera tan obvia la estratagem a para ganar m ás clientes en tiem pos en que la g en te estab a an gu stiad a por el gasto y las deudas. no cabe duda de que p o ­ seer m ás co sa s la harán m ás feliz... Sin em bargo. ocurre cuand o la gente gana y consu m e ap r o x im a d a m e n te 13 m il dólares por año en p rom ed io global). una vez que las necesidades bási­ cas está n sa tisfech a s (c o sa que. n o som os más felices.e n cierto m o d o s í . que las cosas (in clu so las “ c o s a s con onda”) no son la ca u sa d e n u estra felicid a d . ¿qué ocu rriría si una tarjeta de crédito reconociera el problem a? ¿Q u é o c u r r ir ía si esa e m p resa ad m itiera que hay un tiem p o para gastar y un tie m p o para ahorrar?... Lo qu e m e d ic e esta secu en cia es que la tarjeta Discover. Para ser m ás claros: n o e s que ese n u evo dinero y esas cosas adicionales n o n os hayan h e c h o m ás felices . en cierto m odo. Pero lo que más m e intriga de este a n u n c io es la sec u e n c ia d e im ágen es que se incluyen al final: un padre con su h ijo e n m e d io d e u n a vasta cam piña verde. Y este m u n d o m aterial sería m u c h ísim o más lu m in oso”. una pareja con un p erro en un a an ch a playa. u n a pan d illa de am igas alegres que se am ontonan en el asiento trasero de un taxi. la pareja y los am igos. n ecesita un refu gio o tien e alguna otra necesidad básica. pero la felicidad extra fue cancelada por u n a m ise r ia m ayor e n o tro s frentes. un índice que n o h e m o s v u e lto a a lcan zar d e sd e e n t o n c e s .A HISTORIA DE LAS COSAS llevar a q u e n u estro m u n d o m aterial deje de ser m aravilloso para ponerse estre­ san te. C u an d o una persona siente ham bre o frío. Lo que n os hace felices es el tiem p o que pasam os co n la fam ilia. así c o m o experim entar la belleza del m undo natural q u e n o s rodea. se g u id a de una pareja flirteando en el banco de un parque.A u n q u e hacem os m ás d in er o y co m p r a m o s m ás cosas h o y que hace cin cu en ta años.208 I. nuestro prim ero y segu n d o par d e zapatos nos propor­ cio n a n m ás felicid ad que nu estros pares d ecim ocuarto y decim oquinto.^^ En otras palabras.. C ien d ó ­ lares com p ran m ás felicid ad e n la vida de una mujer que vive en un basural de las F ilipinas q u e en la vid a d e alguien co m o yo. Gente infeliz Vale la p en a con sid erar q u e lo s estad ou n id en ses registram os nuestro m ás alto n i­ v el de c o n te n to y fe licid a d en 1957: ése fue el año en que la mayor cantidad de n o so tro s (ap roxim ad am en te el 35%) se describió co m o “m uy feliz”. P e r o . después. P o d ría m o s tener m en os deudas y m ás diversión .

com u n id ad es m en o s ro­ bustas y una apatía casi total con respecto al papel que d esem p eñ am os en el m arco de un sistem a político dem ocrático. n os lleve al aeropuerto. ese núm ero se ha duplicado desd e 1985. los com p añ eros. cu an d o o b ten em o s la co sa en c u e stió n .“ Sin em bargo. es probable que no tengam os suerte. Incluso p o d em o s com prar ju eg o s d e com putad ora que sim u len d e ­ portes con contrincantes vivos. m e n o s v e cin o s solid arios. nos guarde la correspon dencia o pasee el perro o riegue las plantas cuand o viajam os. la infelicidad se increm enta co n el deterioro de nuestras relacio­ nes sociales. N o s prom eten que c o n se g u ir em o s u n a nueva d o sis de felicidad cu an d o com p rem os esa cosa nu eva. nuestras com u n id ad es ya no p u ed en brindarnos sus antiguos beneficios. los v e c in o s y lo s m iem b ro s de la c o m u n id a d so n el factor determ inante de nuestra felicidad desp u és de haber satisfech o nuestras n ecesid a­ des básicas. fútbol o p o ­ ker. incluido el tiem p o que p a sa m o s b u scán d olas en los cajones y armarios llen os de cosas que ten em o s en nuestra casa llena de cosas. o bien un grupo con qu ien jugar un partido de básquetbol. Pero co m o se g u im o s n ecesitan d o tod os esos servicios. En tal contexto. los am igos y los vecin os. Sin em bargo. en especial cuand o calculam os el tiem p o extra q u e n ecesitam os trabajar para pagar­ las y m antenerlas. n os ayude a superar una d ifícil ruptura am orosa o m u d e nuestras cosas. cu an d o la cantidad de gen te que reco n o cía su aislam iento social era m ucho m enor. Tam bién red ucim os el tiem p o que d e d ic a m o s a n u estros co m p ro m iso s c ív i­ c o s y a la construcción de la com unidad. En Solo en la bolera. el m ercado llena el vacío. Una y otra vez se dem uestra que las relacion es con la fam ilia. He ahí la m ercantilización: el proceso de transfor- .CONSUMO 209 suadirnos de lo contrario. n os traiga c o m id a a casa cu an d o estam os e n fe r ­ m os.^ T erm in am os en una situación en la que tenem os m en os am igos. el profesor de H ar­ vard Robert Putnam hace una crón ica d el m o d o en que ha d ism in u id o la partici­ p ación en g ru p os sociales y c ív ic o s. pasam os m ás tiem p o en soledad y m en os tiem po c o n la familia. Ahora p o d em o s contratar a alguien para que cuide a n u es­ tras m ascotas. Pagamos para que alguien cu id e a n u estros hijos y por actividades que los entretengan. d e sd e ligas d e b o lo s hasta a so c ia cio n e s d-r padres y m aestros u organizaciones p o lítica s. pu esto que trabajam os m ás que nu nca antes para p a ­ gar y m antener todas las cosas que p o see m o s. n o s ayude con la m u ­ danza. los p a ­ res.” Junto con el respaldo e m o cio n a l se ha evaporado el respaldo logístico: si necesitam os que alguien cu id e a n u estro s hijos. Entretanto. el breve e sca lo frío d e placer q u e n o s ca u sa la co m p ra se d e sv a n ec e pronto. E stam os to d o s cada vez m ás ocu p ad os y /o dem asiado aislados. au n q u e só lo se diferen cie por un detalle ínfim o de la que ya tenem os. T odo ind ica que una mayor cantidad d e cosas n o n o s hace m ás felices. Un cuarto de los estad ou n id en ses d ice h o y no tener a nadie en su vida con quien conversar sobre sus problem as personales.

“ N o m en os de 40 m illon es de estadounidenses han desa­ rrollado alergias a su propia casa: a las sustancias quím icas presentes en las pintu­ ras.091 billon es de dólares en 2010. sociales y nacionales indican que el m a te ria lism o en realidad nos hace infelices. carencia de vivienda. Es una espiral descendente. En Estados U n id os. Esto im plica ap roxim ad am en te 5 m il dólares en deud a de tarjeta de crédito por usua­ rio (p royectad o a casi 6. con un tercio de adultos m ayores de 20 a ñ os y casi el 20% de los n iñ os d e 6 a 11 años afectados por esa dolencia. nu estro país sigue enfrentando niveles devastadores de inequidad en los in gresos. guarism o que. en 2005 los estadounidenses acum ularon unos 832 .0 0 0 m illo n e s d e dólares en deuda de tarjetas de crédito. En las encuestas de Kasser se id en ti­ ficó c o m o in d iv id u o s c o n valores m aterialistas a quienes acordaron con una serie . El tie m p o de su eñ o n octu rn o se ha red ucid o en el 20% con respecto a 1900. a pesar del con tin u o crecim iento econ óm ico de las ú ltim as décadas. a c t i v i d a d e s v e c i n a l e s o el r o l d e lo s a m ig o s . e n m e r c a n c í a s . los n iv e le s d e o b e sid a d han batido récords. Lo m ism o ocu rre co n el derretim iento de nuestras com unidad es. la m adera p rocesad a. pobreza. de m o d o que estam os cada vez más agobiados y so ­ m o s m e n o s capaces de contribuir a la com unidad . S e g ú n T im K asser -p r o fe s o r de p sic o lo g ía de K nox C ollege que ha escrito a b u n d a n te m e n te so b re el m a te r ia lism o -.” D e acuerdo con la O fi­ cina de C e n so s de E stados U n id os. T enem os que tra­ bajar m ás para pagar tod os los servicios que antes nos brindaban los am igos.” Las d eud as de los co n su m id ores individuales se han in crem en ta d o en una tasa que duplica la de lo s ingresos.210 LA HISTORIA DE LAS COSAS m a r e n c o s a s o s e r v i c i o s c o m p r a b l e s .^* U n in­ form e de 2 0 0 7 reveló un aum ento del 15% en los su icid ios de adolescentes entre 2003 y 2004.^' L os e sta d o u n id e n se s trabajan m ás horas que los habitantes de cualquier otro país in d u stria liza d o . Por ejem p lo. lo s e m p a p ela d o s y los plá stico s. C asi to d o s lo s in d icad ores que en c o n tr a m o s para m edir nuestro progreso c o m o so cied a d m uestran que. n o se trata só lo de que el d in ero no p u ed a com prar am or y de que las cosas no nos hagan felices: estudios exhausti­ v o s sob re person as de to d o s los grupos etarios.” En 2005 se registraron diez v eces m ás ca so s d e depresión clínica que en 1945. veci­ n o s y o r g a n ism o s p ú b licos. El uso de antidepresivos se tri­ p licó entre 1994 y 2 0 0 4 . el ascen so de las tem peraturas globales derrite los casquetes polares.^ A pesar de que gastam os más de lo que te n e m o s. lo s p r o d u c to s de lim p ie z a . según las p royeccion es. con lo cu al d ism in u y e la capacidad planetaria de reflejar la luz solar en la brillante su ­ p erficie n evada y e n con secu en cia las tem peraturas globales se elevan aun más.e s d e c i r . la situación ha em peorad o para nosotros. se inflará rápidam ente a 1.200 hacia 2010). ham bre y falta de seguro m édico. el m ayor increm en to anual en 15 años. Los p en sad ores sistém icos suelen hablar de bucles de retroalim entación posi­ tiva: p ro b lem a s qu e causan un efecto que acrecienta el problem a original.lo q u e a n t e s e r a n e n t r e t e n i m i e n t o s p ú b l i c o s .

ubica a E stados U n id o s en el ú ltim o lugar entre los países in d u strializad os. Nación infeliz A unque co n su m im o s m uchos m ás recursos . por su p u esto. En contraste. la cultura y otras in v ersio n es que con trib u yen al logro de una vida larga. 25 están en Á frica. problem as de salud física y m ental.c o m o energía. la e d u c a c ió n . In clu so el C o n g o a so la d o por la guerra se ubica un par de lugares antes q u e E sta d o s Unidos. n arcisism o y con d u ctas an ti­ sociales”. n a ció n que -v a le la p en a agregar. d esd e una escasa satisfacción y fe lic i­ dad en la vida hasta la depresión y la angustia.” Y Kasser va más lejos: llega a d o c u m e n ta r hasta qué p u n to estas aflic­ cion es (escasa satisfacción. m ide la eficacia c o n q u e un p aís c o n v ierte su s r ecu rso s en bienestar. D e los 28 p aíses que se hallan por debajo de Estados U nidos. El In d ice de Pobreza H um ana del P ro­ gram a de D esarrollo de las N a cio n es U n id a s .CONSUM O 211 d e e n u n cia d o s c o m o los sigu ien tes: “Q u ie r o u n e m p le o de e sta tu s c o n b u e n su eldo”.abolió su s fuerzas arm adas en 1949 para d esviar lo s c o rr esp o n d ien tes fon d os hacia la educación . saludable y plena. el In d ice del Planeta Feliz. d esd e problem as físicos c o m o los dolores de cabeza hasta desórdenes de personalidad . . D e los 143 países evaluados e n el ín d ic e del P laneta Feliz de 2009.^* El p aís c o n el puntaje m ás alto en el índ ice de 2007 e s C o sta R ica. m ide la felicidad de un país {m ed ian te una c o m b in a c ió n de e x p e c ­ tativa de vida y satisfacción en la vid a) en rela ció n c o n la can tid ad d e recu rsos que usa: en esen cia. papel y m in e r a le s. Y así avanzam os en un círculo vicioso. D e acu erd o co n Kasser.0 0 0 m i­ llon es de dólares. la en ergía lim pia y la eficiencia del tránsito masivo. E s­ ta d o s U n id o s ocu p a un so m b río 114° lugar. el C aribe y casi tod as las otras regiones con la excep ción del con tin en te africano. lo s e s ta d o u n id e n s e s h e m o s o b te n id o u n p u n taje m ás bajo en m uchos índ ices de bienestar. “lo s estu d ios indican que el fuerte arraigo de valores m aterialistas se asocia a una in ­ tensa d ism in u ció n del bienestar personal.’^ O tro parám etro.^ R ecurrim os a la “sabiduría” con v en cio n a l segú n la cual una pequeña terapia de com pras es la form a ideal de levantar el ánim o.’’ C o n esa as­ tr o n ó m ic a su m a de d in e r o p o d r ía m o s c o m p r a r m u c h ís im o b ie n e sta r . el 42% del gasto arm a m en tístico glo b a l. Por e n c im a de n o s o tr o s está n lo s p aíses escan d in avos. “Es im portante tener m uchas p o sesio n es co sto sa s” y “Q u iero que la gente com en te lo bien qu e m e v e o ”.y m ás COSAS m anu factu rad as. E stados U n id o s tien e el p resu ­ p u esto m ihtar m ás alto del m undo. si la invirtiéram os en sectores co m o el c u id a d o d e la salu d . ten d en cias a n tiso ­ ciales) exacerban el consu m o. así c o m o to d o s lo s p a íse s e u r o p e o s m e n o s Luxem burgo. es decir. la longevid ad y la in c lu sió n s o c ia l. “Q uiero ser fam oso”.e n el cu al se e x a m in a n factores co m o la pobreza. con un gasto en a rm am en to d e 6 0 7 . to d o s los países de A m érica Latina.

adem ás d e registrar niveles m ucho más altos de satisfacción. el planeta produce determ inada cantidad de re­ cu r so s natu rales p o r año. a d q u isic io n es y co n su m o nos convierte en in d ivid u os a n sio so s e in felices (una vez satisfechas nuestras necesidades básicas) que habitan en so c ied a d e s an siosas e infelices. Y aun así. la Tierra necesita un añ o y (c a si) c in c o m eses para regenerar lo que usam os en un año. por­ que indican que nuestro pobre puntaje no está grabado en piedra.^‘ ¡El 40% m ás de la Tierra que tenem os! En la actualidad. . y luego determ ina cuánta tierra se n ece­ sitaría para so s te n e r esa u tiliza ció n . que se refiere a la m eta de red iseñ ar nuestras eco n o m ía s y socied ad es para v ivir bien dentro d e lo s lím ites eco ló g ico s de nuestro ú n ico planeta.4 Tierras por año. ¿R ealm en te creem o s que im porta esa discrep ancia? C u a lq u ier n ú m e r o qu e su pere a 1 es un problem a m uy grave.212 LA HISTORIA DE LAS COSAS La N e w E conom ics Foundation. explica que “es posible vivir una vida larga y feliz con una huella ecológica m ucho m ás pequeña q u e la hallada entre las n acion es de co n su m o m ás elevad o.*° Estos datos m e tranquilizan. E llo significa que los Países Bajos tienen el doble de eficiencia ecológica en el logro d e una bu en a vida. La Red de la H uella Global [Global Footprint N e tW o r k . g fn ] cal­ cula la hu ella e co ló g ica de diversos países y de la Tierra com o totalidad. h em o s invertido nuestros recursos en el lugar equivocado. tam bién hace de la Tierra un planeta extrem a­ d am en te infeliz. la gfn calcula que en el presente c o n su m im o s los recursos producidos por el equivalente a 1.. Planeta infeliz Si el e x c e so d e co m p ra s.4 hectáreas globales). en esp ecial si se tien e en cu en ta q u e la pob lación continúa creciendo de m anera exponencial. Establece la huella calcu lan d o el uso de recursos naturales y servicios del ecosistem a.4 hectáreas globales contra 9.4 o 1. ¿C óm o es p osib le q u e ocu rra algo así? Bien. pero p od em os modificar esa conducta. H ace p o co estuve en una región d o n d e se debatía si la cantidad de Tierras equivalente a nuestra capacidad p r o d u c tiv a era 1. su huella ecológica per cápita equi­ vale a m en os de la m itad (4. En el nivel global. el grupo de expertos que produce anu alm ente el Indice del Planeta Feliz. sin o que tam bién ech a m o s m a n o a la reserva de recursos que se han acum ulado desde que la Tierra c o m e n z ó a e x is tir . los habitantes d e los Países Bajos viven e n p rom ed io un a ñ o m ás que los de Estados U nidos y tienen niveles sim ilares de sa­ tisfacción en la vida. y sin em bargo su huella ecológica equivale a m en os de un cuarto”. M ás drástica es la diferencia entre Costa Rica y Esta­ d o s U n id os.6. pero que n o durarán por siem pre. Esta verdad co n c lu y en te ha insp irad o el concep to de “vivir en un solo planeta”. c om o la m o d era ció n del clim a y el ciclo del agua. Los costarricenses tam bién viven un poco más que los estadou niden­ ses. n o só lo los usam os en su totalidad. Por ejem p lo..

Necesitam os cartografiar un rum bo nuevo. Al m ism o tiem p o. según se calcula. pero n os ex ced im o s só lo por un a pizca.4 Canadá: 4. S ólo la clase de c o n s u m i­ dores de la India incluye.CONSUM O 213 M ientras que los ín d ices m ás altos d e c o n su m o se han registrado h istó r ic a ­ m ente en n aciones ricas.1 India: 0. tech o.1 Alemania: 2.700 m illo n e s de p erson as. en el sentido m ás literal del térm ino. e d u cación (p rofu n d izo el análisis de está cuestión más adelante en este capítulo). si g lob alizáram os los patrones de con su m o de nueve diferentes naciones: Estados Unidos: 5. La trayectoria no es buena. m i­ llon es de personas en realidad necesitan con su m ir m ás para satisfacer siquiera sus necesid ades básicas: alim ento. al 21 de noviembre. Una década m ás tarde. El prim er a ñ o en que u sam os m ás de lo que puede sostener la Tierra fue 1986. el m es v o lv ió a adelantarse: el sobregiro tuvo lugar el 2 de octubre.'*^ La evid en cia es irrefutable. cantidad que.^^ ¿Qué ocurriría si tod os los habitantes del planeta consu m ieran ai ritm o de los esta d o u n id en ses? ¿Y qué ocu rriría si lo h iciera n al ritm o de lo s así lla m a d o s “m un do desarrollado” y “m u n d o e n desarrollo”? H e aquí una lista de la cantidad de planetas que necesitaríam os. m ás de un m illón de hogares. D e hecho. llegará a 2. C o m en cem o s por cuestion ar el su ­ puesto básico según el cual con su m ir cosas es el propósito central y el m otor prin ­ . la hu m anidad está c o n su ­ m ien d o más de lo que el planeta pu ed e regenerar por año. c o m o E stad os U n id o s y Europa. Ese año. el Día M undial del Sobregiro fue el 31 de diciem b re.2 Sudáfrica: 1.4 La Red de la Huella G lobal tam bién ha id en tificad o el día de cada añ o en que in ­ currim os en el “sobregiro”. es decir.2 C osta Rica: 1. el día en que llegam os al lím ite se había adelantado un m es. es insosten ib le. M en os de una d écada m ás tarde. y la m itad de e se in c r e ­ m en to tendrá lugar en los países en desarrollo. h oy la m ayoría de los p aíses en desarrollo tien en una c re cie n te “clase de co n su m id o re s” q u e se apega cada vez más a los m ism os patrones de h ip ercon su m o. en 1995.000 m illo n e s hacia 2015. La clase global de consu m id ores incluyó en 2002 a 1. según se prevé.5 Italia: 2. salud.2 Inglaterra: 3. en térm in o s de biocap acid ad .4 Argentina: 1. c o n su m im o s m ás de lo que la T ierra p u ed e regenerar durante el correspon dien te año.

. pero esas otras partes nuestras han quedado relegadas a lugares subordinados du­ rante d em a sia d o tiem p o. Khalil Gibran: "En verdad os digo que la concupiscencia de comodidad mata la pasión del alma. Confucianos: "Tanto el exceso como la deficiencia son erróneos" (Confudo. muy anterior a la época en que comenzamos a embestir contra los límites del planeta. Se trata de un reclamo de larga data. y luego acompaña entre muecas y risas el fune­ ral" (El profeta).). N ecesitam os entender que el im pulso de consum ir en e x ce so n o form a parte de la naturaleza hum ana ni es un derecho de nacim iento. V erem os m ejor el cam ino de salida a esta m anía con su ­ m ista si co m p r en d e m o s hasta qué punto la cultura y las estructuras que prom ue­ ven el c o n su m ism o se han u rdid o de forma deliberada a lo largo del últim o siglo. . LA FRUGALIDAD A TRAVÉS DE LOS SIGLOS Lejos estoy de ser la prinnera persona que aboga por la moderación en el consumo de recursos.] alcanza la paz" (Bhagavad Gita. tan difícil de doblegar. Judíos: "N o me den pobreza ni riquezas" (Proverbios. 8:36). 30:8). ii. Consi­ deremos po r un instante cóm o las fuentes más reverenciadas de sabiduría que han form ado parte de culturas de todo el mundo. sin anhelos [. renuncian al materialismo y abrazan la sufi­ ciencia com o manera correcta de vivir. Islámicos: "La mejor riqueza consiste en renunciar a los deseos desmesu­ rados" (Imán Alí A. x l 15). N ecesita m o s objetar la sentencia según la cual som os “una nación de con su m id o­ res”. desd e lo ind ividu al y d esd e lo colectivo. C ristianos: "P orque ¿qué aprovechará al hombre si ganare tod o el m undo y perdiere su alma?" (San Marcos. som os m ucho más que consum idores..S. 336). sus penas lo abandonarán como el agua se des­ liza por la hoja del loto" (Dhammapada. Hindúes: "A quel que vive completamente libre de deseos. desde las más anti­ guas hasta las contemporáneas. Budistas: "Pero quienquiera que en este mundo vence el vasto deseo.71).214 LA HISTORIA DE LAS COSAS cipal de nuestra e con om ía.

puesto que esta­ mos muy contentos con lo poco que tenem os" (tradicional). Para expresarlo de forma más directa. pero este aspecto se equilibraba co n otras activid ad es y m etas.C ONSUM O 215 Teología de la Liberación: "Es por ello que la pobreza del pobre no es un llamado a una acción generosa que la alivie. la d e sc o m p o sic ió n de la c o m u n i­ dad. Lejos de ello. “el su rgim ien to de la sociedad de consu m o no fue inevitable ni accidental. Taoístas. ¿Cuál fue la causa del desplazam iento hacia el exceso de con su m o? Tal com o señala D avid Orr. nuestra con d u cta de c o n su m o es el resultado d e la sed u cción publicitaria. en E stados U n id o s hab ía m u c h ísim o s recu rso s a m an o. don de echó sus prim eras raíces el m o d e lo de c o n su m o m asivo. .) mucho más felices que tú. y la extraordinaria prodigalid ad de A m érica del N orte. fue el resul­ tad o de la convergencia de cuatro fuerzas: u n id eario segú n el cu al la Tierra es nuestra para que tom em os tod o de ella. nos consideramos [. Thoreau: "Un hombre es rico en proporción a la cantidad de cosas que puede permitirse dejar atrás" {Walden). "Es rico el que sabe que tiene suficiente" {Tao Te King). sino exigencia de construc­ ción de un orden social distinto" (Gustavo Gutiérrez).” En otras palabras. Es cierto que la gente com praba COSAS. p olítica y so c ia l de E stados U n id o s n o se cen traba de forma tan unilateral en el co n su m ism o . la vida econ óm ica. la ignorancia acerca del c o n te n id o p e li­ groso que tiene m ucho de lo que c o n su m im o s. Pueblos Originarios de Am érica: "Por muy nniseros que nos vean tus ojos. la desp reocupación por el futuro. las trampas del crédito fácil. A m ed id a q u e el capitalism o (véase el capítulo intro­ d u ctorio por m ás detalles sob re el c a p ita lism o ). el su rgim ien to del capitalism o m oderno. la co rr u p ció n p o lític a y la atrofia d e los m edios alternativos que pod ríam os usar para aprovisionarnos”. Construcción de una nación de consumidores H ace un siglo. creíam os que apoderarnos de ellos era n u estro d e r ec h o y d ilu c id a m o s nu evas y astutas maneras de hacerlo. profesor del O berlin C ollege. c o n su in cesa n te n ecesid ad de producir ganancias.. Shakers: "La simpleza es un don" (anciano Joseph Brackett). la inteligencia tecnológica.. fue evolu cion an d o hasta convertirse en el m o d e lo eco n ó m ic o dom inante. la cultura del con su m ism o se v o lv ió necesaria para sostenerlo.

estoy segura de que h a ­ brán notad o que los eu rop eos tienen casas. los estadou nidenses. hacia 2001 había bajado a dos centavos de dólar. hacia 1914. después de la Segunda Guerra M un­ d ial.5 horas para fa­ bricar el ch asis de un autom óvil.e n esp ecia l ib m . p rio riz a n d o la salu d y el bienestar ind ividu ales y sociales sobre el hiperc o n su m o . U san lo s m e d io s m a siv o s de transporte m ás que n osotros. las fábricas d e E stad os U n id os producían a un ritm o sin precedentes. seguir produ ciend o aproxim adam ente la m ism a can tid ad d e cosas que producían antes trabajando m ucho m en os o bien trabajar durante la m ism a cantidad de horas que antes y continuar increm entando la pro­ d u cc ió n tan to c o m o fuera posible. Kodak. los p aíses industrializados se volvieron m ucho m ás eficientes en la p ro d u cció n de cosas. m antener el ritm o frené­ tico de una e co n o m ía en perpetua expansión. las socied ades industriali­ zadas en fren taron una elección. E slóganes co m o “m ejor m uerto qu e rojo” así c o m o la p er se cu ció n de la era M cC arthy desalentaban aun m ás la d ifu sió n de p u n to s de vista alternativos sobre la econom ía.216 LA HISTORIA DE LAS COSAS Tiempo versus co sas C o n la “in telig en cia tecn o ló g ica ” de la R evolución Industrial . un trabajador necesitaba 12. im pulsada por m otores d e v a p o r -. lo s líd er e s p o lític o s y e c o n ó m ic o s -e c o n o m ista s. gene­ rando e m p le o y lev a n ta n d o la m oral nacional hasta tal pu nto que p o co s estaban d e se o so s de c u e stio n a r este m o d elo econ óm ico. g e y S h e ll-“ se habían alineado co n los nazis. ejecu tivos de n egocios. de m o d o que estaban un tanto desacreditadas por entonces).“ C on este in m e n so increm en to de la productividad. En 1913. heladeras y autom óviles más pequeños. Los sin d ica to s. e in clu so rep resentantes de sin d ic a to s. R ecord em os que corrían los añ os de posguerra: gran parte de Europa estaba d iez­ m ada y n e c esita b a cu id ar a su p u eb lo (y cabe aclarar. . g m .e l pasaje desde los b ie n e s a rtesa n a les a la p r o d u cc ió n m asiva en lín ea de m ontaje. Entre­ tanto. Los gob iern os eu rop eos estaban en g en eral m ás c e n tra d o s en lo social (o en las personas) que en los n egocios.^^ E nfrentada a la m ism a d ecisión . que las grandes em presas . de paso. D uPont. Si los lectores han visitado a algún am igo de Europa.tam ­ bién priorizaban los b en eficio s públicos frente a los intereses em presariales puros. Europa dio un viraje hacia la prim era alter­ nativa. Tal co m o lo explica Juliet Schor en su libro La excesiva jo r n a d a laboral en E stados Unidos.eligieron la segunda alternativa: seguir pro­ d u cie n d o “b ien es” en serie trabajando tiem po com pleto. p a r tid o s p o lític o s y otros grupos cív ico s eu rop eos -in flu id o s por su ex p erien cia de lo s tiem p o s b élico s y una cultura m ás orientada a lo so c ia l. U na serie de factores h istóricos y culturales llevaron a Europa y a Esta­ d o s U n id o s a trazar r u m b o s tan diferentes. la m ism a tarea le llevaba 1.5 horas/El c o sto d e p rod u cir u n a fu en te de com putadora de un m egabit ascendía a unos 20 m il dólares en 1970.

tanto porque lo c o n o c en co m o p orq u e n o tien en tanta pero tanta prisa.” C u and o visité Turquía el año pasado para asistir a una reunión d o n d e se proyectaría The S to ry o f Stuff.CONSUMO 217 T ienen unos tendederos de excelente diseñ o que cuelgan sobre puertas y radiado­ res para secar la ropa con el aire. lo s e u r o p e o s pasan m ás tiem p o en lugares pú blicos. c o n m is nu evos am igos turcos. pero rara vez lo h acem os d esp u és. vam os de com pras. Sorprendidos por lo que oían. c o m o sí ocurre en Estados U nidos. la acum ulación de cosas m ás grandes y m ás nu evas no lo es to d o ni es en absoluto una razón de ser. Sus alim entos son m ás frescos y m ás locales.la s tiendas”: trabajam os hasta quedar exhaustos. y el ciclo vuelve a com enzar. los estad ou n id en ses de h o y trabajam os m ás que los ciu dad anos de casi cualquier o tro país industrializado. La m ayoría de los países e u r o p e o s tam bién dejan una huella ecológica m ás pequeña y gozan de una calidad d e vida m ás elevada. sentada en las m esas de la vereda. co n d u cir autos m ás pequeños y estar rodeados de m e n o s cosas? D e acu erd o con los datos sobre felicidad nacional. Q uizá cuand o so m o s estud ian tes un iversitarios pasam os tiem p o en los cafés. En efecto. Y en esas raras instancias en que sí nos en con tram os c o n am igos en un café. que em iten m enos com erciales. y m ás p eq u eñ os. con personas que iban y venían o que llegaban e sp o n tá n ea m en te a su ­ m arse al grupo. a m en u d o en voz m uy alta. de n o tener el hábito d e concurrir a eso s lugares d on d e uno se dem ora conversando sobre política y arte y am or y plan es d e hacer del m u n d o un lugar mejor. só lo para advertir que d eb e­ rem os trabajar todavía m ás si querem os pagar lo que com p ram os. . so cia liza n d o co n am igos y v e c in o s. Por ejem plo. Pagar la universidad y el seguro m édico n o es un terrible m otivo de estrés. ¿Y qué g an am os a cam b io de to d o eso? C asas m o n stru o sa s. en el tran scu rso de nuestra vida adulta. Caí en la cuenta de que n o lo h acem os porque en Estados U nidos estam os dem asiado ocu p ad os y estresad os para sentarnos por ahí sólo a conversar. que n os aturde c o n an u n cios com erciales que nos instan a salir de com pras. m is am ig o s turcos qu isieron saber por qué nosotros no lo hacíam os. pasé m uchas horas en cafés. nos vem os obligados a charlar en voz cada vez m ás baja para evitar qu e toda esa gente inmersa en sus com putadoras portátiles nos ech e una m irada furiosa. En una socied ad m en o s centrada en el c o n ­ sum o. ¿Están tristes los eu rop eos por vivir en casas m ás p eq u eñ as. después n os disten d em os frente a la tv. m e n ta l y am b ien tal (p or n o m encionar las toneladas de basura y co^). so lo s en una casa in m en sa y llena de p o s e sio n e s. En una oportunidad com en té el in fortu n io de no tener cultura de café en Estados U nidos. Entablábam os conversaciones largas y anim adas.™ E stam os p resos en lo q u e h e d e n o m i­ nado la “rutina del trabajo-la T V . en lugar de quedarse horas m irando televi­ sió n . con m e ­ nos embalajes y a m enud o com prados a un alm acenero con qu ien los clientes c o n ­ versan. es indudable que no. autos m ás grandes y una c re cie n te falta de salu d física. Tienen m en o s televisores.

C o m o resu lta d o . p ero d e c id e n aprovechar el cam b io c o m o el in icio de una n u eva relación con el trabajo. Entre los o ra d o res estab a M ollie Katzen. 2006.c o n t ó recibía preguntas fascinantes sobre qué hacer con especias particulares o vegetales raros. autora de nuestra biblia gastronóm ica un iversitaria. Los decrecentistas optan por priori- . hacía m ás de 25 años. otros lo hacen después de haber perdido el e m ­ p le o . lo que m ás le piden es recetas de com id as rápidas y fáciles que requieran p o c o s ingred ientes y lleven el m enor tiem po posible. 2 0 0 2 ) ALEMANIA FRANCIA ITALIA DINAMARCA PAÍSES BAJOS SUECIA INGLATERRA ''.218 LA HISTORIA DE LAS COSAS Ho r a s t r a b a j a d a s a n u a le s ( t r a b a ja d o r e s d e t ie m p o Co m pleto .A .. Happiness: Lessons fro m a New Science. ¿Eso es lo que c o n ­ seg u im o s -e s tr é s y co m id a ráp id a. “su ficientis m o ” o “sim p licid a d voluntaria”. H oy en día. Katzen explicó que había presenciado un c am b io in m e n so en nuestra relación con la preparación de alim entos desd e que escribía recetas y c o n se jo s de cocina. ESTADOS UNIDOS I jo o 1500 1700 1900 2100 Fuente: R. A lgu n os lo abrazan de form a voluntaria. el M o o se w o o d C ookbook. co m o “decrecentism o”.a cam bio de trabajar com o bueyes? U n m o v im ie n to que crece en E stados U n id o s y otros lugares del m u n d o ha optad o por salir de la implacable rutina. H ace p o c o asistí a una conferencia pública sobre cuestiones alim entarias. El enfoque -q u e se c o n o c e por diversos nom bres. ca si to d o s reportan una sen sa ció n d e ansiedad que va en au­ m ento. Layard. Al principio .involucra un desp lazam ien to h acia la d ism in u c ió n del trabajo y el gasto.

El foco n o se coloca en encontrar una m anera de arreglárselas sin ciertas cosas. e incluso sin d i­ cales. el d e sa r r o llo p erson al y la salu d frente a la acu m u lación de cosas. D esp ués de “escapar” del sistem a. satisfactorio y con su m ad o a la vida”. so n fuentes d e m ayor felicidad y seguridad. m u ch o s d e c re ce n tista s o m ite n el c o m p r o m iso p o lítico . la im p o sició n de lím ites a las rem unera­ cion es siderales de los líderes corp orativos (y el u so del din ero así ahorrado para incrementar los salarios del extrem o m ás bajo). Más allá de las críticas. auto y otros b ien es c o sto so s c o n person as de su entorno. los decrecentistas deberían dedicar parte de las horas que ganan para sí por trabajar m en o s a la “lucha co le ctiv a dirigida a transform ar las instituciones que im pulsan el c o n su m ism o y el c o n su m o excesivo”. que d e to d o s m odos. H ay q u ie n e s h a c e n p e q u e ñ o s ajustes. etc. c o m o comprar ropa usada. em presarios. sin o tener la intención m ás exigente d e vivir c o n equilib rio c o n el fin de encontrarle un propósito m ás alto. autor de V oluntary S im p licity [Sim plicidad voluntaria]. b u e­ nos vínculos y confianza en su habilidad para navegar por el sistem a. trans­ porte público y otras instalaciones públicas por m ed io de las cuales la gente tenga acceso a cosas que necesita sin necesid ad de com prarlas. Lejos de ello. “el objetivo n o es vivir d ogm áticam en te con m enos. el segundo o tercer em pleo. bibliotecas. La buena nueva. El trabajo excesiv o n o es un resultado inevitable de la constitución genética o el d eseo in n ato de lo s estad ou n id en ses. qu ienes viven in v o lu n ta ria m e n te c o n m enos. tal co m o lo ilustran lo s d ecrecen tistas en el nivel in d iv i­ dual. O tros dan grandes p a so s. el acortam ien to de la sem ana lab o­ ral y la reinversión en lugares y servicios com unitarios: parques. tod o lo cual los aparta de los pobres. el m odelo basado en el exceso de trabajo y de gasto fue con secu en cia de d ecision es conscien tes tom adas por nuestros líd eres p o lític o s. cultivar algunos de su s alim en tos y usar la bicicleta en lugar del auto para ir al trabajo. . c o m o adaptar el patrón de gastos para vivir b ie n c o n m u c h o m e n o s d in e r o y a sí p o d e r trabajar m e d io tiem po. sino en realzar los asp ectos no m ateriales de la vida. la co n str u c ció n de la co m u n id a d . A lgunos com parten viviend a.CONSUMO 219 zar el ocio. C oincido c o n lo que señala el profesor M ichael M aniates e n C onfronting C o m u m p tion [Enfrentar el consum o].^’ Los decrecentistas a veces reciben críticas por su falta d e conciencia en rela­ ción con el papel que d esem p eñ a el p rivilegio en su gran cam b io de vida: su elen tener un nivel más alto de educación (m u ch o s son graduad os universitarios). Tal co m o señala D u an e E lgin. según creen lo s adeptos .y la e v id en cia c o n fir m a -. los decrecentistas ayudan a probar que existe una al­ ternativa funcional y disfrutable a la sem ana laboral d e m ás de cincuenta horas. es que esas d ecision es tam bién pu ed en hacerse a un lado.” Entre las batallas políticas que es preciso librar para crear una socied ad decreciente (que por ende deje una huella ecológica m ás pequeña y sea m ás feliz) se cuentan el logro de beneficios por el trabajo de m edio tiem po.

pero lo que p o co s advierten es que la pieza proveniente de la lín ea d e m on taje es apenas la m itad de la historia. la satisfacción de nuestro ego.220 LA HISTORIA DE LAS COSAS Cómo se forja una clase de consumidores U n a v e z q u e se p u so en m archa el sistem a d e produ cción creciente. y así se echaron los cim ien to s del co n su m ism o m asivo. capacidad de manejar tres tu rn o s p or día en lugar de d os y m ayores ventas de autos a m edida que sus trabajadores se sum aban a la base de clientes. pero aún no la in clin a ció n . se gasten. Sus teorías de la p ro d u cció n m asiva han sid o tan influyentes que m uchos se refieren a ellas por el n om b re d e fo rd ism o .. P oco desp ués de finalizada la Segunda Guerra M un­ dial. H en ry Ford. el analista del c o m er cio m inorista V ictor Lebow describió lo que se n ecesi­ taba para m a n te n e r el c o n su m o y las fábricas en marcha: “N uestra eco n o m ía e n o r m em e n te prod u ctiva [ . su rgió un n u ev o dilem a.. Ford to m ó una m edida sin precedentes: la de duplicar volun taria­ m ente el salario de sus trabajadores a 5 dólares diarios (equivalente a p oco más de 100 dólares diarios en valores de 2008). Sabía que el éxito de su empresa no dependía só lo de c on tin u ar fabricando produ ctos confiables a la mayor velocidad y el m e ­ n o r precio p o sib le s. la gente ya tenía los m edios para com prar cosas. También acortó la jornada laboral de nueve a o c h o horas. los productores no pueden seguir fabri­ c an d o COSA S en serie si nadie va a comprarlas.'^ Para h acer realidad esta visió n . Adem ás de lidiar con el incre­ m e n to de la p rod u cción m asiva. e n c o n tr ó la respuesta. en el con su m o [. los ejecutivos de la industria y sus adláteres desarrollaron un conjun to de estrategias: .] exige que hagam os del consum o nuestra form a de vid a. Su recom pensa: m enor recambio de personal. sin o tam bién de crear una clase de consu m id ores. c ó m o vender una cantidad de cosas tal que perm itiera m antener la m áqu in a en fu n cion am ien to..” C on el fo rd ism o en m archa. C uando tuvo lugar este m onum ental increm ento en la capacid ad de producir bienes de consu m o. form ada p or el gran p ú b lico . tal c o m o lo advirtió Ford. que b u sq u em os nuestra sa tisfa cció n espiritual. que realm en te pudiera com prar los autos. se reemplacen y se descarten a un ritm o de aceleración continua”. En 1914. q u e c o n v ir ta m o s en rituales la com pra y el uso de bienes. la mayoría de la gente carecía de in gresos p rescin d ib les y tam bién del d eseo de orientar su vida hacia la acum ula­ c ió n expansiva d e cosas.. Otras empresas que observaron este p r o c eso p ro n to sig u ie ro n el ejem plo de Ford. céleb re por su perfeccion am ien to y estandarización de la línea d e m ontaje.] n ecesita m o s q u e las cosas se consu m an. p orq u e. el fordism o apuntaba a facilitar el con su m o m a­ sivo.

• y la joya de la corona: la pu b licid a d . • elim inar las form as autosuficientes y /o com u n itarias de satisfacer las n e c e ­ sidades básicas. Y finalm ente una se ­ gun da casa. Y si las fábricas iban a seguir p rod u cien d o v ez que los con su m id ores estuvieran satu rad os d e cosas. de m o d o que en ú ltim a instancia se tenía tod o por partida doble. los p rodu ctores cayeron e n la c u e n ta d e que había un lím ite final para la cantidad de cosas que p od ía c o n su m ir la gente. A u n así. Dos trucos del oficio 1. Obsolescencia planificada A m ed id a que se in crem en tab a la p r o d u c c ió n d e cosas. lu ego a los hiperm ercados. cuand o la norm a previa para la m ayoría de las m ujeres era arreglárselas a la perfección con u n o solo. de m o d o qu e analizaré só lo las d os más insidiosas. • posibilitar a los clientes que com p ren ahora y pagu en m ás tarde (con in te­ reses). p ro ­ ceso que describí en el capítulo sobre la distribución. • fu sión in ten cion al de la id en tid a d y el estatu s con el c o n su m o (es decir. En cierto p u n to habría una saturación total. H ay libros en teros que d escrib en cada u n a d e esta s herram ien tas. la d elib erad a d estru cción de los sistem as de trenes livianos. O tro n o m b re para la ob so lescen cia plan ificad a e s “d ise ñ a d o para el basural”. lo d efin ió c o m o la estrate­ . U n s e g u n d o (y lu e g o tercero. En con secu en cia. un diseñad or industrial esta d o u n id e n se a q u ien se atribuye el m érito de haber popularizado el con cep to en la década de 1950. Y un exceso de oferta sería un desastre para los negocios. B rooks Stevens. cu a rto y q u in to) traje de baño. cosas en serie una se suscitaría un ex ceso d e oferta. to d o s ten d rían su ficien tes zapatos y tostad oras y a u to m ó v iles. a las supertiendas y a lo s m in o rista s actuales de Internet. m ediante la invención y la fuerte p ro m o ció n del crédito y las tarje­ tas de crédito. eres lo que com pras). con otro juego com p leto de c o n te n id o s para llenarla. U n se g u n d o auto. • sistem atizar y norm alizar los co n c ep to s de ob so lescen cia planificada y o b ­ solescen cia percibida (que d escrib o m ás abajo).CONSUMO • 221 pasar de las tiendas locales a u b icu o s p a seo s de com pras. im pulsada por los p rin cip ales fabricantes de autos. u n o de lo s p rim eros m en sajes d ifu n d id o s a los c o n su m id o re s d e c ía q u e era m ejor tener m ás de un ejem p la r d e la m avoría d e las cosas. por ejem plo. En cierto p u nto. los arquitectos del sistem a d ilu cid aron una estrategia para qu e lo s co n su m id o res siguieran com p ran d o: la o b so le sc e n c ia planificada.

p on ch os im perm eables. distribuyó un panfleto h oy infausto d o n d e explicaba c ó m o “acabar c o n la depresión m ediante la obsolescencia planifi­ cada”. y es bastante obvia la razón por la cual estos artículos particulares tu vieron tanto éxito. por ejem p lo. Yo crecí c o n el m ism o teléfon o. hasta que . afeitadoras. “Me com pro otro y listo”. vajilla. casi nunca están te c n o ló g ic a m e n te o b so le to s cu an d o los tiram os a la basura y los reem plazam os por n u evos. (Es lo que se d e n o m in a “acortar el ciclo de reem plazo” ) Ahora bien. estropajos. es tan com plicado ha­ cerlos reparar. un p o c o mejor. explicaba el autor. qu e tie n e n una vida útil prom ed io de apenas un año. Pero pronto se n os ofrecieron ollas descartables que no re­ qu ieren lavado y parrillas descartables que no precisam os traer de regreso a casa cuand o v o lv em o s d e acampar. sino ins­ ta n tá n e a m e n te . este concep to difiere de la verdadera ob so lescen cia tecn ológica. o bien podía pagar. En su texto. ansioso por desem peñar un papel en la estim u la ció n de la econ om ía. in clu so si se trataba de cosas cosas para su que aún funcionaran bien. Los prim eros avances d ecisivos en este cam po fueron los pañales descartables y las toallas higié­ nicas fem enin as. n in ­ g u n o de lo s cu ales fue reem plazado por m i m adre durante años y años. la m ism a heladera y el m ism o reloj de cocina. H ay otros prod u ctos que n o se publicitan c o m o descartables. en cuyo marco un producto queda obsoleto p or algún avance real de la tecn ología. y los n u evos son tan baratos gracias a los costos externalizados. pero son trata­ d o s c o m o tales en la práctica. cubiertos y escobi­ llas para in o d o ro (¡que inclu so se descartan apretando el botón de descarga!). e n las q u e se exigiría a los consu m id ores que entregaran las reem plazo.** Parte de la o b so lescen cia se planificó no para que ocurriera p ronto. co m o cuando el teléfono reem plazó al telé­ grafo.222 LA HISTORIA DE LAS COSAS gia de “instilar en el com prador el d e se o de poseer algo un p oco m ás nuevo. c u a n d o lo s em p resarios y el gob iern o advirtieron que nuestras industrias fabricaban m ás co sa s de las que la gente quería comprar. Por ejem plo. Los teléfonos celulares de hoy. los electrod om ésticos y los artículos e lectró n ico s se rom p en con tanta frecuencia en estos días. u n agente in m ob iliario llam ado Bernard L ondon. c o n el ad ven im ien to de los productos descartables. suspiram os. H e ahí la ob solescen cia planificada en acción. La idea de o b s o le sc e n c ia planificada ganó adeptos en las décadas de 1920 y 1930. L ondon propon ía la creación de un organism o gubernam ental que se ocupara de asignar fechas de caducidad para productos de con su m o espe­ cíficos. En 1932. m antendría a las fábricas en perm anente actividad. Las in sta n cia s en que la nueva tecn ología supera de verdad a la vieja son m ás raras de lo q u e se n os quiere hacer creer. Tal sistema. que lo s reem p lazam os y asunto term inado. p o c o antes de lo necesario”” En el m arco d e la o b so le sc e n c ia planificada se apunta a que el consu m id or tire los p rod u ctos a la basura y los reem place lo m ás rápido posible. Ahora tenem os infinidad de productos descartables: cám aras.

descritas en el capítulo anterior.CO NSU M O 223 la heladera term inó por rom perse y m i m adre renunció al viejo teléfon o co n d isc o para incorporar un contestador au tom ático cu an d o su s hijos ingresaron en la u n i­ versidad. Es ahí d on d e en tran en ju ego el g u sto y la m o d a . el ancho de las corbatas m asculinas. Vanee Packard d o cu m en ta los prim eros debates sobre ob solescen cia planificada en lo s p rod u ctos de c o n su m o . . Y la apa­ riencia de las COSAS tiene que cam biar con tin u am en te. serem os m enos deseables y estarem os fuera de lugar. A lgunos llaman a este fen ó m en o “obsolescencia deseada” u “o b so les­ cen cia p sicológica”. o in clu so lo supere. En su libro Los a rtífices del derroche. para que n os sin ta m o s im p u lsa d o s a tirar el aparato roto a la basura. D e h ech o . lo cual incen tiva a descar­ tar m odelos viejos aunque fun cionen a la perfección.) Los consu m id ores no sólo nos h e m o s resignado a la naturaleza prácticam en te descartable de estas cosas. sin o que h e m o s llegad o a aceptarla. Los repuestos y el se r v ic io tien en que ser de d ifícil a c ceso . El largo siem pre cambiante de las faldas y los vestidos. el iPod. los planificadores eco n ó m ic o s y lo s publicistas p rom ovieron de form a activa y estratégica la o b solescen cia planificada c o m o recurso para m an ten er en m archa el m otor de la e con om ía. los d iseñ ad ores in ­ dustriales. Los m inoristas y los productores quieren hacern os creer que no p o d em o s usar el m ism o color o corte de una sem ana a la siguiente porque d e lo contrario ten d rem os m en os onda. ya n i siquiera nos d am os cuenta. es preciso que el co sto de la reparación se acerque al de r ee m ­ plazo. el color de últim a m od a para el teléfono celular. de 1960 (una d e m is lecturas favoritas de tod os los tiem p os). Esas 26 temporadas de m oda que entran y salen a toda velocidad de las tiendas. Esta exten d id a acep tación social de la o b so le sc e n c ia cada vez m ás veloz es la clave del éxito que ha ten id o el sistem a. la licuad ora. forman parte de la estrategia de obsolescencia percibida. no es que se haya suscitado un caldeado debate entre p o d ó lo g o s para dilucidar si los tacones m acizos o los stilettos brindan mejor sostén ortopédico. (Ei reloj sigue en pie. Las actu alizacion es y los accesorios nuevos deben ser incom patibles co n los produ ctos recientes. Fue n ecesario que se pusieran en m archa una serie de p rocesos para que nos volviéram os tan d ó c i­ les. ésta sí lo fue. los tacones m acizos qu e se usan en una temporada só lo para ser reem plazados por delgadísim os stilettos en la te m p o ­ rada siguiente. sencillam ente lo percibi­ m os obsoleto. La últim a cualidad que m en cio n a m o s se co n o c e c o m o “o b so le sc e n c ia p e r ci­ bida”. En este caso. En primer lugar. la tostadora. el sofá. Si bien no todas las iniciativas execrables de la industria han sid o in te n c io n a ­ les y manipuladoras. e inclu so la alacena de cocina: he ahí la obsolescencia percibida e n acción. el artículo no se ha roto ni está obsoleto. Los d ecisores corporativos. c ir ­ cunstancia que puede verificar sin dificu ltad es cualquier persona que intente lla ­ mar a una linea de atención al cliente en esto s tiem p os. l á l c o m o señalo en el film e 7he Story o fS lu ff.

A l servicio de la obsolescencia percibida hay toda una ind ustria que trabaja sin d escan so. prod u ­ cía n y pu blicitaban : y la abrazaron sin reservas. a la edad de 2 años.’’ C u and o cu m p le 20 años. . explicó lo siguiente.000 m illones d e dólares en an u n cios publicitarios.*^ En 2005. C hina gastó 12." Entretanto. ind uci­ m o s a la gente a com prarlos. el gasto global en p u b licid a d a lca n zó los 4 4 6 .. 2. c o n lo c u a l pasará a ser el tercer m ercado p u b licitario m ás gran d e del m u n d o .000 m illon es de d ólares e n 2006. m ás de 2. con tod o descaro. 1.*' En 2002.u n año antes de que exigieran m asivos rescates gub ernam en­ tales para evitar la b an carrota-. fuera de m oda.500 m illo n e s. obsoletos. cifra casi m ultip licad a por n u eve d esd e 1950.. las lealtades de marca se estab lecen m u y tem p ran o en la vida..] N o so n desech os orga­ nizados. m ejor. M ientras que algun os ind ivi­ d u o s se op on ían a la idea. y las p r o y e cc io n es indican que llegará a lo s 18. diferente y m ás “c o m o n o so tro s”. El estad ou n i­ d e n se p rom ed io pasa en total un año de su vida vien d o anu ncios publicitarios. “H acem os buenos productos. gastando m iles de m illones de dólares al año.0 0 0 m illo n es. só lo en Estados U nidos se gastaron 276. La o b so lescen cia planificada con tin ú a dom inando y definien do la cultura de c o n ­ su m o: los com p rad ores d esech a m o s productos (m u ch os en perfecto estado) con m ayor frecuencia cada vez.700 m illo n e s. los tres grandes fabricantes de au tom óviles de Es­ ta d o s U n id o s gastaron m ás de 7.. q u ien . y al año siguiente introducim os deliberadam ente algo qu e los haga ver anticuados. preocu pados por la posibilidad de que fuera p oco ética y pusiera en peligro su credibilidad profesional.^ m ien tras q u e lo s n iñ o s e sta d o u n id e n ses com u n es m iran 110 com erciales de tv p or d ía. [. Ford.^ En 200 8 . para m a n ip u la rn o s c o n el fin de que com prem os algo nuevo. Esa ind ustria se con oce por el nom bre d e . y cuando los n iñ os ingre­ san en la escu ela ya identifican literalm ente cientos de logos.000 m illon es en 2 0 1 1 .224 LA HISTORIA DE LAS COSAS que tuvieron lugar entre las décadas de 1950 y 1960.“ D o s tercios d el esp a cio d isp o n ib le en los periód icos y el 40% de nuestro c o ­ rreo con sisten en pu blicidad que no hem os solicitado. y Chrysler.^ Estas su m as abrum adoras n o brindan servicio alguno al género hum ano. Es una sana contrib u ción a la econom ía de Estados U n id os”.200 m illon es de dólares en anu ncios: G eneral M o to rs g a stó m ás d e 3 . Publicidad La pu b licid ad es un p erp etu o m urm ullo de fond o en nuestra vida. otros la reconocieron com o una m a­ nera de asegurar m ercados in fin itos para todas las cosas que diseñab an. Packard cita a B rooks Stevens. D e acuerdo con el C entro por un N u evo S u eñ o A m erican o [C enter for a N ew A m erican D ream ].0 0 0 m illo n es de dólares. p ublicidad. el estadounidense prom edio ha sid o expuesto a casi un m illón de m ensajes publicitarios.” En 2007 . A p ple gastó 486 m illon es de dólares en pu blicidad .” La estrategia ha su perad o los su eñ os más audaces de qu ien es la instituyeron.

inclu so en lugares que c o n ­ sideraríam os fuera del territorio publicitario. los publicistas reclutan a p sicólogos. etc. lo s an u n cios se usa­ ban en su mayoría para publicitar bienes en stock {“¡Recién im p ortad o!” o “¡D is­ ponible ya!”). Los anuncios que recuerdo de m i ju ventu d apuntaban a explicar p or qué d e ­ term inado producto era m ejor que el de la com petencia: por ejem p lo. rodeada de gente herm osa. un deter­ gente para vajilla cuyos ingred ientes esp eciales sacaban d estellos a la cristalería o quitaban mejor el residuo de los platos. En aquella época. En los c o m ien zo s. C u and o m e iba del hospital con m i hija recién nacida. los a n u n cio s m u es­ tran el tipo de persona que con su m e el producto. am ada. O un jabón de lavar la ropa que no dejaba desagradables aureolas en las prendas. p asé bajo una arcada con una leyenda qu e decía: “B ien ven id o a la India . feliz. que distribuye gratuitam ente en . pero aún no se parecía en nada a la actual. Por el contrario.CONSUM O 225 M ientras que la publicidad n os ha acom p añ ad o a lo largo de generacion es. un e stilo de vida.). a fines de lo s años sesen ta y p r in c ip io s de los seten ta. y al abrirlo descubrí que inclu ía so licitu d es para tarjetas de créd ito y pu b licid ad de produ ctos para bebés. C u an d o y o era ch ica. una enferm era m e entregó un paquete de m aterial “educativo”. si qu ere­ m o s ser com o el tip o de gente que com p ra e se p ro d u cto (delgada. C u an d o cru cé la frontera d e Pakistán a la India. En consecuencia. los a n u n c io s so n h o y m ás intrusivos. no hay m anera de qu e la pu blici­ dad pueda siquiera aspirar a distinguirlas só lo con brindar in form ación real sobre sus productos. com prábam os cosas por­ que se nos decía que esos artículos cum plirían alguna fun ción necesaria o deseada. los anu nciadores actuales ni siquiera se m olestan en describir el producto. te n e m o s que com prar el producto. H oy en día. Una novedosa em presa llam ada H anger N etw ork desarrolló perchas para ropa cubiertas de cartón don de se im prim en anu ncios. d e m o d o que d eseem os comprar algunas cosas específicas que n os hagan sentir mejor. y n o necesariam ente nom braban m arcas específicas.Beba Pepsi”. En lugar de describir cualid ades o ingredientes. su sofisticación y su escala la han tran sform ad o en un anim al c o m p leta m e n te d is ­ tinto de! que fue en sus prim eros tiem p os. la publicidad ya era una in d u stria só lid a . en estos tiem p o s en que las m arcas de jabón y de zapatos y de casi todo se cuentan literalm ente por centenares. H ay un an u n ­ cio actual de televisores que dice así: “C am bie su TV. Su in te n c ió n p rin cip al c o n ­ siste en hacernos sentir m al con lo qu e te n e m o s o lo que n o s falta.*’ A dem ás de haber ad q u irid o m ayor so fistic a ció n . neu rocien tíficos e incluso a los propios co n su m id o res para d i­ lucidar la manera de llegar m ejor a los com pradores e influir m ás en ellos. un estatus social. D e ellos se d edu ce que. sin o que lo asocian a una im agen . En estos días parecen estar en todas partes. cam bie su vida”.

de m o d o que son blancos ideales para la publicidad. D e m á s está d ecir que m ediante esta estrategia tam bién se crea la próxim a ge­ n eración de c lie n tes leales a la marca.com id a chatarra. redes sociales de Internet. ¿Acaso tiene la gorrita pegada a la cabeza? ¿Su con trato le prohíbe aparecer en público sin el logo de N ike [Sivoos/i]? Lo p eo r d e to d o e s q u e los pu blicistas han id en tificad o al p ú b lico infantil c o m o su frontera final. O T iger W o o d s y su s p rodu ctos N ik e . La c o lo c a c ió n de p rodu ctos arrecia en la televisión y el cin e (u n a co m p u ta d o ra A pple sobre el escritorio o una lata de Pepsi sobre el m ostra­ d or). las lá­ m in a s ed u cativas y las tapas de los libros. Para su público cautivo de alum nos en el aula (y del m ism o m o d o . En 2005. hay marcas en el m enú de la cafetería escolar. El currículo de m atem áticas vien e con c o lo c a ció n de p rod u ctos (12 confites M&M -i. sin o tam bién en su s propias adquisiciones. Y así se ha suscitado la tragedia de que m u ­ c h o s co n sejo s escolares n ecesitad os de dinero inviten a los publicistas a entrar en las escuelas: ahora te n e m o s logos corporativos en los uniform es escolares. n o ticia s y com erciales. El canal de TV C h an n el O n e.. en los autobuses escolares a través de los program as radiales B u sR ad io).226 LA HISTORIA DE LAS COSAS las tintorerías de to d o el país. Kari Sm ith. una m adre de Utah. Algunas co rp o ra c io n es in c lu so han pagad o cien tos de m iles de dólares para que la gente se tatúe su s lo g o s e n el cuerpo. el Ejér­ c ito /la M arin a/la A rm ada de Estados U n id os y -a n te s de que los opon en tes logra­ ran im p o n erse en 2 0 0 7 . sus perchas son inclu so mejores q u e el correo directo: en prim er lugar. los clientes de tintorería suelen percibir al­ to s in gresos. los clientes de la tintorería term inan por mirar los anun­ c io s cada vez que abren el ropero. En segundo lu ­ gar. U na em presa de ju egos d e azar le pagó 10 m il dólares para que se tatuara la dirección de su página web en la frente.^' . los an u n cios de Channel O ne prom ueven películas y progra­ m as televisivos d e c o n te n id o violento o sexual. que no son insignifican­ tes. en lugar de descartarlas c o m o lo h ace cada vez m ás con el correo basura inclu so antes de abrirlo. de m od o tal que las perchas pasan a ser “una valla publicitaria perm anente en el dorm itorio”.. qu e en su pico de 2002 tuvo una audiencia diaria de 10 m illones de a d o lescen tes (d e 11 a 18 años) en 320 m il aulas.24 confites M&M = ¿Cuántos confi­ tes M & M hay en total?).^ ¡Horror! ¿Q uién qu iere tener una valla publicitaria en su dormitorio? Los p u b licita rio s parecen d isp u estos a sobrepasar cualquier lím ite. Según la empresa. ofreció el e sp a cio de su fren te en eBay con el fin de recaudar fond os para sacar a su hijo de la ardua e sc u e la p ú b lica e in scrib irlo e n una privada.'’’ T am bién están los an u n cios solapados que m ucha gente ni siquiera advierte c o m o p u b licid a d .™ brinda program as con “c o n ­ te n id o ed u ca tiv o ”. la m ayoría de la gente guarda la ropa de la tintorería en esas perchas. N o só lo han logrado que los hijos influyan en las com pras de su s padres. En co n secu en cia . durante sem anas e incluso m eses.

el primer hom bre en la Luna. T am bién valoram os la idea de n u es­ tra libertad sin fronteras. m e ha resultado im p osib le im p ed ir que la pu blicidad influyera en m i hija. gritaba al ver la góndola del dentífrico en el su perm ercado (u n lugar que n o su ele despertar el entusiasm o de los preescolares). en las bicicletas. Los ingenieros del c o n su m ism o han aprovechado a fondo esos valores que tanto atesoram os. C om p rar e se d e n tífr ic o era c o m o traer una am iguita a casa.CONSUMO m Yo había leíd o sobre el incesante acoso pu blicitario a los n iñ os. en los cep illo s de dientes. ¿Cómo diablos lograron eso. tod o lo que tenem os que hacer ahora para alcanzar o exhibir nuestra individualidad. en los ju egos de lápices. o para expresar nuestra libertad o para pasar de principe a m endigo. en las m och ilas. fue com o si entrara en acción la propiedad transitiva. en el cham pú. que por en ton ces tenía 3 años. “¡A hí está D ora!”. en lo s j u e g o s e le ctr ó n ic o s. pero n o m en os im portante. reac­ cionaba ante D ora c o m o si se tratara de una am iga. N os en orgu llecem os d e ser individuos: in d ivid u os in ­ quebrantables. Nuestro país se erigió sobre las ideas de ser libres de per­ secuciones y ser libres com o individuos. D ora aparecía por tod as partes: en la te le v isió n . e in clu so en los c e ­ reales para el desayuno. la leyenda del m endigo que se hace m illon ario. O comprar lo suficiente. A m a m o s la idea de que nuestro país abierto y pródigo permita que el m ás insign ifican te alcance un estatus formidable sólo con poner suficiente em peño. en las fundas de alm ohada. con una fuerte impronta o estilo de singularidad. pero no había advertido su perfecta coordinación hasta q u e tuve a m i propia hija. Los p u b licis­ tas se defienden adu ciend o que es responsabilid ad de los p a d res proteger a su s h i­ jo s del exceso de m ercadotecnia. Y por ú ltim o. pioneros. en cierto punto. Sin em bargo. en la ropa interior. in d ivid u os peculiares. Me d i cuenta de que la pu blicidad m ás d ifícil d e resistir es la que apa­ rece en diferentes escen arios. está el sagrado Su eñ o A m ericano. el h om b re q u e triu nfa en la vid a p or derecho propio. Se apoderaron de esas ñ ientes de orgullo nacional y las retorcieron hasta transformarlas en razones para com prar cosas. Advertí que m i hija. y qué significa exactam ente para nosotros com o pueblo? . fue la p eor de m is m aldiciones. D ora la Exploradora. en el helado. en m i experien cia. a pesar del m ás fervoroso em peño. en los juguetes de playa. a q u ien m i hija se parecía cuand o era m ás chica. ¿Y quién puede resistirse a un am igo? Libres de ser tú y yo El éxito de la m oda (la forma más visible de la ob so lescen cia percibida) y la com er­ cialización de marca (el m od o en que las em presas y sus publicistas n o s venden la im agen de un producto en lugar de sus propiedades inherentes) se relacionan con algunas ideas bastante fundam entales que n os identifican c o m o ciu dad anos de Es­ tados U nidos de Am érica. e n las bolsitas de cu m p leañ os. a través de las m á s d iversas plataform as. es ir de compras. Y después.

m ás sofisticadas. si nos m ovem os entre c o n su m id o re s osten tosos. unos vecinos que nunca aparecen dibujados en la historieta pero que funcionan como el parámetro de la pertenen­ cia social.6% m ás con respecto a las aproxim adam ente 145 horas que los televidentes habían inform ado el año anterior^* En The Overspent A m erican [El esta­ d ou n id en se que gasta dem asiado]. Si nos m ovem os entre perso­ nas que están p or debajo de nosotros en la escala econ óm ica. la cultura del capitalism o y de la m ercantilización hace hincapié en el ‘sob resalir’ y el ‘encajar’ por m edio de las posesion es y su exhibición”. los hogares estadouni­ d enses tien en h oy m ás televisores que f)ersonas.^’ En promedio. en la cual la familia protagónica se compara permanentemente con los Iones.* inspirado en una historieta de princi­ p io s d el s ig lo X X. la televisión había llegado al 95% de los hogares. se vincula a la p resión de expresar nuestro estatus y nuestra identidad. En consecuencia.^ • Keeping up witb the Joneses: dicho popular y título de una historieta de Arthur R. Schor ha d ocum entad o que nuestro sentido de la riqueza y el bienestar m aterial es relativo. es decir que tien e que ver con la cantidad de cosas qu e co m p ra m o s en com paración con otra gente.’^En 2008. más nuevas.exacerb ó la creación de ropa interior d e diseño. La econ om ista Juliet Schor ha identifi­ ca d o la casa. Por enton ces éram os m uy propensos a comparar el m obilia­ rio de nuestra sala de estar con el de nuestros v ecin os y su familia porque no había otra gen te cerca q u e n os sirviera de parámetro. G astam os m e ­ n o s en cosas q u e los otros n o ven. o bien 151 horas p or m es.) . Junto con otros e c o n o m ista s. la presión d e com prar m ás cosas. el au to y el guardarropa c o m o el “triángulo visible”. el estadounidense prom e­ d io había batido el récord histórico con cinco horas de televisión por día. el 3. se refiere a la tendencia a com parar nuestro bienestar material c o n el d e lo s vecin os. Una década más tarde. El consu m o sirve a am b os objetivos.000 dólares de gasto extra por año. Juliet Schor explica el vinculo entre la cantidad de televisión que se m ira y el gasto o las deudas de los consumidores: cinco horas adicio­ nales de televisión por sem ana conducen a 1.228 LA HISTORIA DE LAS COSAS H oy en día. [N. En 1950.” Este fe n ó m e n o se basa en gran parte en las com paraciones sociales.” Es p o r e s o q u e te n d e m o s a gastar m ás en las en las cosas cosas visibles desd e afuera que qu e c o n su m im o s en privado. Y las mujeres gastan m u c h o m ás en lápiz labial (que se aplica y se usa en público) que en crema d e lim p ieza facial (qu e rara vez sale del b añ o). G us Speth escribe: “Los p sic ó lo g o s ob servan que la gente está fuertem ente predispuesta a encontrar segu ­ ridad m ed ia n te d o s actitudes: la de ‘sobresalir’ y la de ‘encajar’. de la T. En The Bridge a t the E dge o f th e W orld [El puente en la orilla del m undo). “Pop" Mom and. só lo el 5% de los hogares tenían televisión. Pero todo cam bió con la televisión. El d ich o “m an ten erse a to n o con los Jones”. Por ejem plo. nos sen tim os pobres. nos sentim os ricos. la popularización de los gim n a ­ s io s -s e ñ a la S c h o r .

más sobreestim am os la riqueza de los d em ás y m ás pobres n os sen tim os en la comparación. En m i experiencia. pero zaparrastrosa y anticuada en París. durante m u ch os años. E n ­ tonces. los em balajes y m á s . cuand o estoy en M anhattan y sien to ese arrebato de necesidad. Sin em bargo. A llá hay zapatos excelentes que se venden en todas las esq u in as. Era algo irresistible.™ A p en as leí sobre este co n cep to q u e Juliet S ch or presen ta en The O v e rsp e n t A m erica n . las vallas publicitarias. Tenia qu e com prarm e un par de zapatos n u ev o s aunque p u ed o asegurar que en realidad no necesitaba más zapatos. Por entonces advertí que la m ism a ropa p od ía hacerm e sentir elegante en Dhaka. flaca y elegante. Juliet Sch or llam a a este fe n ó ­ m eno “exten sión vertical de nuestro grupo de referencia”. aunque para decirlo ten gam os que p on er entre paréntesis por un m om en to las om ision es en orm em ente significativas de los pueblos originarios . cada vez que iba a M anhattan veía por todas partes m ujeres con esp lén d id os zapatos de diseño. de repente. pero el problem a no se reduce a los com erciales propiam ente dichos. las colocacion es de producto. sin o que se e x tie n d e a las im ágen es q u e se prom ueven en los programas de rece en los programas de tv tv y las películas: el estrellato. nos com param os c o n m illonarios y celebridades. el sistem a eco n ó m ic o quiere que asocie mi libertad person al al con su m o. Estados U n id os fue construido sobre la prom esa de la invulnerabilidad de los d e ­ rechos individuales. recordé incontables veces en que yo m ism a había caíd o en la trampa. M e calzo las ojotas o los zu eco s casi tod os los días y estoy de lo más bien. sin o tam bién a la par del e sp lén d id o estilo de )ennifer A n iston y B ey o n cé. N uestra ob sesión por los derechos in d ivid u ales se salió de carril en este país. Ahora. Durante años tuve que hacer m uchos viajes in tern acion ales a causa de m i trabajo. N o obstante.CONSUMO 229 Cada habitante de Estados U nidos recib e un bom b ard eo de hasta 3 m il m e n ­ sajes com erciales diarios. m i casa y m i auto estén a la par de los de m is c o le ­ gas y los d e ios otros padres en la escu ela d e m is hijos.. V ivo en Berkeley. para librarse de una d in ám ica insalubre n o hay c o m o nom brar el fenóm en o. m e digo: “O tra vez m e dejé engañar por la e x p an sión vertical de m i gru p o de refe­ rencia. La gente que ap a­ es desp rop orcionadam ente rica. C reo que la capacidad de ver la presión de lo s pares ejercida por un gru p o de referencia tan p o c o realista c o m o ése y negarse a ced er es auténtica libertad. Me considero m ás libre por ser capaz de resistir a la presión. incluidos los an u n cios televisivos..'* ¡Pavada de presión ejercen los su p u estos pares! N o só lo tengo que ocuparm e de que m i ropa. só lo tengo que aguantar hasta que vu elva a casa”. y así logro pasar de largo frente a las espléndidas zapaterías. Es por e so que cuanta m ás televisión m iram os. tranquila porque m ucha de la gen te que m e cru zo por el cam in o usa lo m ism o. d on d e por suerte n o se ejercen tantas presiones con respecto a la m od a. D e sp u é s leí el libro de Schor. en lugar de com pararn os c o n los Jones que viven al lado.

. dijo así: “Es una im propia restricción a los negocios [. la carne va­ cuna y lo s vegetales políticam ente correctos? Es un asunto que no term ina nunca”. sencillam ente. cultivado a la sombra y certificado por C om ercio Justo [Fair Trade]: aspectos que producen un enorm e impacto positivo en el m edio am b ien te y b e n e ficio s sociales para los cultivadores.. no c o n las opcion es que se ofrecen en el m ostrador. El proyecto de ley suscitó intensa oposición de mucha gente que insistía en su d erech o de beber lo que quisiera (inclu id os los productos más baratos y m ás d e s­ tructivos). Si quiero un café. Varios representantes de la com unidad empresarial también se opusieron a la propuesta.] que se opone a la libertad de elección. pero ¿hay algun o que no c o n te n g a q u ím ic o s tóxicos? P u ed o elegir entre diversos pijam as para m i hija o d iv e rso s m u e b le s para m i casa. ¿después vendrán los chocolates. Infanti- . Si se pu ed e restringir el café. en todo m om ento y lugar. liviano.. am ericano. California. ¿no es ésta una n oción in ­ fantil de la libertad? En su libro C onsum ed: H ow M arkets C orrupt Children. firmaron un petito­ rio que p rop on ía so m eter a votación una m edida para exigir que tod o el café a la venta en el estado fuera orgánico. N o q u iero d ecir c o n esto que los consu m id ores no debam os tener alternativas cuando com p ram os: lo q u e quiero d ecir es que la libertad de mercado. En 2002. las alternativas se lim itan casi por c o m p leto al reino del con su m o. ¿Qué vem os apenas entram os a cualquier su per­ m ercad o h o y en día? Alternativas. P ero. teñ id o o sano. Sin em bargo. exacerbada por la astuta ingeniería de nuestra econom ía con su m ista. la apariencia de alter­ nativas. Los productores se com placen en ofrecer diferentes a co n d icio n a d o res para cabello seco. descafein ad o. estoy segura de que eso s prim eros patriotas n o se referían a lo s d erech os de los consu m id ores. p u ed o elegir u n o grande.. fino. chico. sino a los derechos políticos. Alternativas de consumo En la actu alid ad v iv im o s bajo la gran ilusión de que en este país es posib le elegir entre in n u m er a b le s alternativas.. el transporte. doble. John D eC lercq. m ás exactam ente.t o d o . no es la libertad m ás im portante.230 LA HISTORIA DE I. p ero las d e c isio n e s m ás significativas con respecto al café tien en que ver c o n el lugar y la form a d e cultivo. M iles d e p ro d u cto s. sin em bargo.AS COSAS y lo s escla v o s africanos. el procesam iento y la venta del café . de soja. o bien. la experiencia resultó fascinante: ésa es la clase de debate que deberíam os llevar a cabo en relación co n el café en particular y con las alternativas de consu m o en g e­ neral. etc. reclam a alternativas ilim itadas de café. algu n os m iles de personas de Berkeley. presidente de la Cámara de C om ercio de Berkeley. pero no pu ed o elegir alguno que no esté tratado c o n ig n ífu g o s tó x ic o s porqu e ese tratam iento es obligatorio por ley. afir­ m and o que lo contrario atenta contra la libertad.*" La voz del consum idor. Si bien la iniciativa n o tuvo éxito. d e sd e las co n d ic io n es laborales y agrícolas hasta los tratados intern a­ cio n a les de c o m e r c io -.

Por dar sólo un ejemplo. ante el m odo en que las corpo­ . cupones y anuncios publicitarios. C óm o los m ercados corrom pen a los niños. ¿QUIÉN DETERMINA QUÉ? ¿Es la demanda de los consumidores la verdadera fuerza que pone en mar­ cha la fabricación y venta de las c o s a s ? Muchísimas personas lo creen así. el narcisism o sobre la so ciab ili­ dad. lo lógico es preferir un café que no agote el su elo n i in tro ­ duzca más pesticidas en nuestra agua. Benjam ín Barber sostiene de forma m uy persuasiva que el c on su m ism o es eficaz en m antener al adulto en un estado m ental infantilizado en cuyo m arco siem pre está bien exigir “¡quiero eso!”.*' Si queremos actuar com o adultos en relación con el tem a del café (o cualquier otro producto de con su m o). y el ahora sobre el pasado y el futuro. e imagino que eso las hace sentirse mejor consigo mismas por creer que tie ­ nen todo el poder en sus manos. D esd e un punto de vista adulto. ¿El hospital permitía a las corporaciones distri­ buir porquerías peligrosas a las flamantes madres y sus preciosos bebés? Decidí escribir una carta al editor del periódico local donde expresaba mi indignación ante semejante inmoralidad. D esd e un punto de vista infantil. El consum ism o privilegia el im pulso sobre la deliberación. la gratifica­ ción instantánea sobre la gratificación a largo plazo.. Pero eso no fue todo lo que me dieron. Sin embargo. infantUizan a los adultos y se tragan ciudadanos enteros]. pa­ ñales descartables y una bolsa para pañales. P odríam os in clu so c o m e n ­ zar a entender que el respaldo a la prosperidad y la autosuficiencia de las c o m u n i­ dades cafetaleras de todo el m undo contribuye a nuestra seguridad nacional. nuestro suelo y nuestro cuerpo. Si m iram os la c u e stió n desde este punto de vista.. T enem os que reconocer que los trabajadores del café so n personas co m o cualquiera de nosotros: que tienen el m ism o derecho a recibir un salario decente que les alcance para m a n ­ tener a su familia y a trabajar en un en torn o saludable. Mencioné más arriba que una enfermera de la maternidad donde di a luz a mi hija me entregó un paquete de materiales "educativos" que resultaron ser solicitudes para tarjetas de crédito. quiero el café que hace un m u n d o más sano. d eb em o s recon ocer que te n e m o s resp on sab ilid ad es adem ás de derechos. justo y seguro. ¿Y de qué estaba hecha la bolsa para pañales? De un material fácil de limpiar y completamente tóxico: el pvc. quiero el café mejor.CONSUM O 231 lize A dults and Swallow Citizens W hole (C onsum idos. yo me perm ito disentir. el derecho sobre la responsabilidad. Entre los otros presentes de "bienvenida a la flamante mami" había una muestra de alimento Enfamil para lactantes. Yo no podía creer lo que veía. Sabem os que el m u n d o es com plejo y está interrelacionado. m ás barato y m ás rápido. y que cada acto (y cada ad q u isición ) tien e co n se c u e n c ia s.

. y yo uso la bolsa para pañales de Enfamil todos los días. junto con mi respuesta.. También la felicito por el nacimiento de su hijo Toby y deseo para él un futuro saludable. (.. La noticia pronto llegó a los titula­ res..232 LA HISTORIA DE LAS COSAS raciones excedían todos los límites éticos. Y eso me incluye a mí. ¡Le aseguro que la mayoría no co­ rrerá a com prar el alim ento para lactantes sólo porque ahora tiene un cupón de descuento! La gran mayoría de las mujeres que dan a luz en las m aternidades de hoy no son tan crédulas como usted piensa. Aquí reproduzco algunos extractos: Estimada Sra. claro que lo ha hecho! A fin de cuentas.) Usted expresó la noción de que "el comercialismo rampante [. por supuesto.... Me refiero. ja. Hasta la fecha he re­ cibido innumerables cupones y muestras de fabricantes y empresas que producen alimento para lactantes. ja. com o parece pensar usted que somos. al artículo [. [. Ellos nunca nos controlan y nunca lo han hecho. ¡Por Dios... gastaron dinero en vano. ¿o acaso no lo sabía? [. ¿No le agradan los cupones gratuitos? ¡Tírelos a la basura! Ja. los consumidores.) Estimada Sra. Mi pequeño Toby ya tiene cuatro meses.-----------: Le agradezco su carta con felicitaciones por el nacimiento de mi bebé. Atentamente. controlamos a los fabricantes.. Ellos nunca nos controlan y . Sin embargo. pero me abstengo de publicar el nombre en este libro. es cierto que vivimos en una sociedad deter­ minada por los consumidores. mujer. (La carta estaba firmada.] Todos tenemos opi­ nión propia. etc. Quiero creer que usted no ha sido tan condescendiente con las "m adres más pobres" a propósito. Com o resultado... algunas con agra­ decimientos y otras con objeciones. controlamos a los fabricantes. recibí muchísimas cartas de madres. Leonard: ¡Felicitaciones por el nacimiento de su bebé! Ahora deje de aguar­ nos la alegría al resto de nosotras.. los consumidores. y es genial recibir c o s a s gratuitas.] sobre el desagrado que le produjo recibir de regalo una bolsa de pañales con muestras. disiento con su afirmación según la cual "nosotros. Aún conservo una de las cartas que recibí.] Nosotros. [. en la maternidad donde dio a luz.] ha afectado la relación entre el hospital y los pacientes".] ¿Entiende ahora? La ma­ yoría de quienes vivimos en este mundo no somos ovejas dóciles y estú­ pidas.

[.responde a los deseos del consumidor? ¿Cree apropiado que una maternidad distri­ buya una bolsa para pañales hecha de p v c sin siquiera informar acerca de los peligros que encierra este material? [.. pienso en las corporaciones que. El más notable entre ellos es el hecho de que la producción y el desecho de PVC se vincula estrechamente a la creación de dioxina.] Por ejemplo. causa graves impactos en el medio ambiente y la salud pública.. está hecha de plás­ tico cloruro de polivinilo. sino las ganancias. Atentamente..CONSUM O 233 nunca lo han hecho".. La fuerza motora fundamental no es la demanda de los consumidores.] Enfamil tiene plena con­ ciencia de la controversia en torno al pv c. la leche materna de las mujeres de todo el mundo está contaminada de esta sustancia química altamente tóxica. a sabiendas..] Lo irónico es que una empresa productora de alimento para lac­ tantes sea culpable de poner en riesgo nuestra leche materna. crean y li­ beran dioxina en nuestro medio ambiente. o p v c .... sino que también se oponen a los mejores intereses de los consumidores. Las corporaciones de todo el mundo tonnan deci­ siones basadas en una serie de factores. Si es la misma bolsa de Enfamil que he recibido yo (una bolsa verde.. Todos los días. ¿Usted continuará usando su bolsa para pañales de Enfamil sabiendo que podría despedir sustancias químicas que ponen en riesgo el sistema reproductivo. En su carta usted dice que usa esa bolsa todos los días.. [... probada causa de cáncer y desarreglos del sistema hormonal.] ¿Realmente cree que la producción y distribución de una bolsa para pañales hecha de un plástico peligroso e innecesario -que obviamente estará cerca de los bebés. [. y la leche materna contiene grandes canti­ dades de grasa.] El representante con quien hablé estaba al tanto de las preocupaciones y conocía a fondo los deta­ lles. El entero ciclo de vida del p v c . además de exponerlo al cáncer? [. desde la producción hasta el uso y el desecho... [. las corporaciones llevan a cabo acciones que no sólo no responden a una demanda de los consumidores.] Le reitero mis deseos de un futuro saludable para su hijo. consideremos la bolsa para pañales producida por la empresa Enfamil de alimento para lactantes que le ha entregado el hospital. Cada vez que doy el pe­ cho a mi bebé. la sustancia sin­ tética más tóxica que haya identificado la ciencia. el sistema hormonal y el desarrollo neurológico de Toby. decorada con el Conejo Pedro). Ann Leonard .] Puesto que la dio­ xina se concentra en la grasa. [.

vecin os. sino nuestros m uni­ c ip io s y asam b leas com unitarias.consiste en determ inar qué habrá en el menú. N u estro y o c o n su m id o r alcanzó un desarrollo tan excesivo que ha sofocado to d a s n u estras otras id en tid ad es. sin o a estar en condiciones de exigir un sistema e c o n ó m ic o q u e resp ete. a los trabajadores y el m ed io am ­ biente. En la sociedad estadounidense de hoy. profesionales. Las identidades que deberían ocupar un lugar cen tral . es decir. sab em os c ó m o navegar por In ternet para con segu ir m añana m ism o lo que deseam os. votantes. y a veces sim plem ente las calles. suelen estar determinadas por la corporación. los d en tista s sociales. sab em os cuánto tiem p o tenem os que esperar hasta que la p ren d a d e se a d a llegu e a los percheros de las tiendas. los historiadores.l a d e pad res. el p o ­ der real . El yo consumidor. Ser un in d iv id u o p o d ero so y libre no equivale a poder elegir entre infinitas canti­ dad es de sabores y estilos d e café. determinadas por las ganancias. pero si se tienen en cuenta las consecuencias reales. S o m o s expertos en consum o: sabem os d ón de y cuánd o c o n ­ segu ir las m ejores ofertas.®^ Y lo s lugares don de p on em os en acto nuestras libertades reales para determ inar que habrá en el m enú e im poner la agenda no son los pasi­ llos d e lo s su perm ercados o los m ostradores de las cafeterías. ¿qué d e b e r ía m o s comprar?” H e llegado a la conclu sión de que nuestra identidad tiene dos partes: un yo con ­ su m id or y un yo ciudadano. “Entonces. en lugar de explotar.234 LA HISTORIA DE LAS COSAS Mi argumento de entonces. el yo ciudadano En in n u m erab les charlas que di ante grupos com unitarios o universitarios. como el de ahora. varios m iem b ros del pú blico m e preguntaron. los expertos .se as­ fixian bajo la id en tid ad de consu m id ores. consiste en señalar que lo me­ jor para una corporación no siempre es lo mejor para el consumidor Aunque las alternativas que se nos ofrecen se promocionen como “determinadas por el con­ sumidor". La mayoría de nosotros carece de c o n o ­ c im ien to s b á sico s para usar el m úsculo ciudadano. las páginas de o p in ió n de los diarios. Los p o d er o so s so n qu ien es im ponen la agenda.y por en d e la libertad real.. validada y alimentada desde el primer día de vida. e t c . n o quienes eligen entre las alterna­ tivas q u e ésta o frece”. El d e sa r r o llo h ip er b ó lic o de nuestra yo con su m id or y la atrofia de nuestro yo c iu d a d a n o no es natural. los cargos de los funcionarios electos. la parte consu­ m idora de nu estro yo es interpelada. D e sd e qu e n a cem o s se nos bom bardea con mensajes que refuerzan nuestro rol d e c o n su m id o res. estu d ian tes. A sí lo expresa Barber en su libro sobre los efectos del consum o: “Se nos in ­ cita a pensar que el derech o a elegir entre las alternativas que ofrece un m enú es la esen cia de la libertad.

por el pueblo y para el pu eb lo”? Eso so m o s nosotros: ¡el pueblo! Pero estam os dejand o que nu estros d erech os se alejen a la deriva m ie n ­ tras nos ocupam os de mirar televisión o ir al paseo de com pras. Para ellos.u n c o n o c im ie n to bastan te b á sic o para e n te n d e r n u estro sistem a p o lític o -. ¿Qué ocurrió con la idea de que el gobiern o y la fu n ción gub ernam ental es algo en lo que p o d em o s (y en realidad d eb em o s) participar? ¿Ya o lvid am os eso del “gobierno del pueblo. otros lo ven co m o un obstácu lo a su éxito ind ividu al. El Instituto de E stu d ios In terun iversitarios [IntercoUegiate Studies Institute] testea an u alm en te el sab er c ív ic o de lo s esta d o u n id en ses. y nuestra alfabetización cívica d ism in u y e cuanta m ás tv m ira­ m os (¡incluso si m iram os noticieros!). escriben el profesor Eric Lañe y el period ista M ich ael O resk es en su libro The G enius o f A m erica (2007) [El gen io de Estados U n id o s).. las en cu estas han p u esto en ev id en cia u n a c re cie n te m e r c a n tiliz a c ió n d e n u estra cultura junto con una sim u ltán ea m erm a de las inversiones en ed u cación y com p rom iso c ív i­ cos. “pero [ . A m b o s ca so s e v id e n ­ cian la m ism a p ercep ción básica del gob iern o c o m o algo ex tern o o separado de nosotros.*^ A lg u n o s ven al gobiern o só lo c o m o un proveed or de serv i­ cios. y se enojan con el g ob iern o cu a n d o éste no se los proporciona”. . el G ob iern o ha pasado a ser un lugar donde se busca un producto. Su in fo rm e d e 2 0 0 8 reveló dos fenóm enos significativos: m e- ^ / MUSCULO CIUDADANO | HUSCULO CONSUMIDOR nos de la m itad de los habitantes de Es­ tados U n id os pu ed e nom brar los tres p o ­ deres del go b iern o .CONSUM O 235 en desarrollo infantil.*’ “N o es que los esta d o u n id en ses n o acep ten la C o n stitu c ió n : en realid ad la aman”. ios académ icos y m u ch os otros lo ven c o m o el resultado de un c o n d ic io n a m ie n to c o n su m ista q u e ya lleva casi un sig lo . U n a tras otra.] ya n o tie ­ nen idea de su co n ten id o ni de su contexto..

p orq u e es lo que m ás necesitam os en el presente. el que m ás m e preocupa es esta atrofia del yo com unitario/ciu­ dadano. es c o m p ren sib le que q u ed em o s atrapados en ese lugar. c u a n d o la ú n ica ca u sa del atractivo es la fam iliarid ad.** D e to d o s los preocu pantes datos y tendencias sobre el estado del planeta -q u e so n in n u m er a b le s-. Es p or e so q u e no m e se d u ce el bom bo publicitario sobre la últim a línea de pro­ d u cto s “verd es” o las “gu ías verdes” para ir de com pras que h oy crecen co m o h o n ­ g o s por to d a s partes. Los e sc é p tic o s llam an a este c o n c e p to g reensum ption. En otras pala­ bras. sanitarias o sociales. de la T. Es por eso que en nuestra vida rep etim os tod a clase de c o n d u cta s q u e no siem pre son buenas para nosotros.236 LA HISTORIA DE LAS COSAS ¿Y cu ál e s el resultado? Los n iñ os de 2 años ya pu ed en articular preferencias d e m arca y lo s ad o lescen tes pasan m ás tiem po en el paseo de com pras que ded ica­ d o s a la lectu ra o el ejercicio. L am en to ser aguafiestas. c o m o d ic e m i am igo Peter Fox: “A veces estam os tan inm ersos en una rutina q u e la c o n fu n d im o s c o n el placer”. Consumo consciente El in ten to de c o n su m ir de m o d o tal que pod am os salir d e este entuerto tam bién e s un callejón sin salida q u e n os resulta familiar. a la vez que se evita todo p rod u cto ligad o a abiertas injusticias am bientales. U n a m a estra b u d ista q u e ahora llam o d octora Rita Lustgarten m e previno sob re el se ñ u elo de la fam iliaridad.youtube. m ientras que casi la mitad de los adultos ni se m o ­ lesta en votar regu larm en te en las elecciones públicas*’ y m en os del 15% ha asis­ tid o algun a v e z a una asam b lea comunitaria. h em o s aprendido las reglas y c o ­ n o c e m o s el sistem a. El término en inglés se difundió en español a partir del video ho­ m ónimo. significa dar preferencia a lo s p rod u ctos m en os tó x ic o s. con só lo com prar esto e n lugar de aq u ello.* m ientras que su s d e ­ fensores lo d e n o m in a n “c o n su m o consciente”: llevar el con su m o a un nuevo nivel d e c o n c ie n c ia . La fam iliaridad p u e d e se n tir se c o m o un v iejo am igo. Un callejón sin salida que n os resulta familiar su ele ser m ás atractivo que una ruta abierta hacia lo desconocido. [N. a la paradoja de creer que el aumento del con. S a b em o s qu é se esp era de nosotros.com/watch?v=Ft5SSlfmeKU. En la p rá ctica .sumo ecoló­ gico solucionará la crisis climática. D ad o el incesante b om ­ bardeo d e m ensajes publicitarios que nos arraigan en el papel de consum idores. M e explicó que la repetición de vivencias pro­ d u ce una se n sa ció n tranquilizadora que p od em os confun dir fácilm ente con algo b u e n o . que puede verse en http://www. es decir. Es un lugar familiar y recon­ fortan te. m e n o s e x p lo ta d o r es y m en os contam inantes. * Neologismo compuesto de las palabras green (“verde”) y consumption (“consumo”) que hace re­ ferencia al falso cpnsumo “verde”. pero necesitam os m u ch ísim o más. M ucha gente cree o espera que to d o irá bien c o n só lo com prar productos m ás ecológicos.) .

c o n su m o con scien te n o equivale a com p rom iso ciudadano. m en os energía se con su m e . o bien que revisaran el fu n cio n a m ien to de su aire acondicionado. Lo que realm en te necesitam os es una revitalización de aquel yo ciudadano.*’ Y la realidad es que tres cuartos de lo s esta d o u n id en ses n o c o n o c en a sus v e cin o s.*® Judith exp lica q u e el m ayor d e n o m in a d o r com ún entre las víctim as era el aislam ien to social. Las c o m u n id a d es sólidas tam bién padecen m enos d elitos y sob reviven a los desastres p orqu e los v e cin o s se cuid an m utuam ente y so n m ás prop en sos a elevar su voz cu a n d o vislum bran un p o te n ­ cial problema. El con su m id or inform ado y co m p ro m etid o n o sustituye al ciu dad ano com prom etido e inform ado. Una vibrante vida comunitaria. la cin easta am bientalista Judith H elfand trabaja en la realización de un docu m en tal sobre la m asiva ola d e calor que asoló a C h icago en 1995 co n un sald o de 600 muertos. en contraste con el marcado indivi­ dualismo. 2. Sin em bargo. sino en prom over actividades de con stru cción com u n itaria que fortalezcan los la­ zos sociales a lo largo del año. La existencia de com unidad es locales fuertes im plica com prar m en os co sa s. La actitu d de preguntar “q u é debería com prar para cambiar esta situación” c o m o respuesta al grave problem a am biental y social que enfrentam os ha co m en za d o a p reocu parm e porque p o n e en evid en cia hasta qué pu nto se ha aletargado n u estro yo c iu d a d a n o o c o m u n ita rio . m e n o s exp lotad ores y m e n o s d a ñ in o s que estén a nuestra d isp osición . Eran p ersonas sin am igos. usar m enos energía y con su m ir m en o s recursos.CONSUMO 237 N o se m e malinterprete: por su p u esto que. H ay incontables pruebas de que la m ayor c o n tr ib u c ió n a nuestra felicid ad es la calidad de nuestras relaciones sociales. fa­ m iliares o v e cin o s de con fian za que notaran su a u sen cia fuera de la casa en los últim os días.*' Las p ersonas que gozan d e lazos sociales fuertes suelen tener una vida m ás larga y feliz. Tres razones para reactivar el ciudadano interno 1. porqu e p o d e m o s com partir nuestras posesion es y ayudarnos m utuam ente. La participación en comunidades sólidas y vibrantes nos hace más sanos y más felices.’” )udith sostiene que la m ejor m anera d e evitar m uertes e n futuras olas de calor no consiste en repartir cu p o n es de d escu en to para la com p ra de aire acondicion ado. cu a n d o com p ram os. disminuye nuestro impacto negativo en el planeta. d eb eríam os com prar los productos m en os tóxicos. y gracias a la guía G o o d G u id e p o d em o s evaluar rápi­ dam ente cuáles son. C u an tos m ás recursos locales c o n su m im o s -d e sd e los vegetales hasta las herram ientas p restad as-. Por dar sólo un ejem plo.

C u and o n os dejam os dom inar por el y o co n su m id o r. Enton­ c es. destornilladores. lo que resol­ verá los gran d es problem as que acucian a la hum anidad. Fortalecer el músculo ciudadano reconstruirá la participación pú­ blica en la política y generará soluciones colectivas reales a los gran­ des problemas que enfrentamos en el planeta.. m ás d iv e rtid o s.. escaleras.’' E ntonces. los trabajadores.238 LA HISTORIA DE LAS COSAS en el tran sp orte d e estas cosas por tod o el planeta. más fácil y m ás segura para m í y para m i fam ilia. Así tras­ c e n d e m o s el terren o acotado de la acción de con su m o. T om am os en cu enta los im pactos de nuestras a c cio n e s (es decir.se in c lin a n de form a sesgada a favorecer nuestra persona individual (o fam ilia) en lugar d e nuestra pertenencia a la com unidad que nos alberga.. m ás rápida. las com unidades) y lo g ra m o s am pliar nuestro pensam iento sobre las estrategias de cambio. H e aquí u n a c u e stió n de real im portancia. el caos clim ático y la escasez de agua. ¡porque las verdaderas so lu cion es no están a la venta en las tie n ­ das! E n ton ces. com o el cuidado univer­ sal de la salu d . ¡gratis! 3. y eso es lo que realmente n e c e s ita m o s . Y esta actitu d tam bién trae beneficios que quizá n o esperábam os. q u e e s d iv e r tid o juntarse c o n lo s dem ás en to r n o a un objetivo com ún: ¡la u n ió n n o s hace m ás felices! Richard Layard.. nuestra com unidad y nuestro m undo serán m ejores. Pero nu estro yo com unitario o ciudadano n o s p e r m ite p e n sa r co n m ayor am plitud. A lgunos excelentes ejem plos d e la pu esta en práctica de esta idea son las exitosas ferias de agricultores que sur­ gieron en to d o el país o la Biblioteca de Herram ientas que forma parte del sistem a d e B ib lio te c a s P ú b licas de Berkeley: cualquiera que tenga carnet de biblioteca p u ed e retirar en préstam o m artillos. e con om ista y pionero en el cam po de lo s e stu d io s sob re la felicidad. y entonces desearem os c o m ­ p rom etern os m ás c o n ellos.. nu estros pensam ientos acerca de cualquier cosa -d e sd e las d eci­ sio n e s d e com p ra hasta las actitudes con respecto al reciclado o el calentam iento g lo b a l. ¿Q uién quiere mirar c in co horas diarias de televisión cu a n d o pod ría reunirse a cenar con vecin os y am igos? . para solucionar el problem a de una vez por todas?”. la m ejor o p c ió n parece ser la que resulte m ás barata. ¿No es una verdadera suerte? Im aginem os el b u cle por retro a lim en ta ció n positiva: si pasam os m en os tiem p o m irando televi­ sió n y h a c ien d o com pras y m ás tiem p o dedicados a la construcción de la com u n i­ d ad y al c o m p r o m iso co n la socied ad civil. nos preguntam os có m o influirá nuestra adquisición o nuestra a cció n e n el m ed io am biente. la p ob reza. Por ejem ­ p lo. es justam ente a q u ello q u e n o s h a ce m ás felices. c o m o ciu d a d a n o s.. m ás satisfactorios. el clim a. e n lugar de preguntarnos “¿Qué pu ed o hacer yo com o consum idor in d ivid u al?” n o s preguntam os “¿Qué p od em os hacer nosotros co m o com unidad. dice que “la mayor felicidad se suscita cuando nos d eja m o s ab sorb er p or un objetivo exterior a n o so tro s”.

2008.CONSUM O 239 Emparejar el consumo E n ton ces.3%. D e acuerdo con el inform e S ta te o f th e W o rld 2004. gran parte de la solución con siste en abandonar la rutina del trabajó­ la T V . Sin e m b a r g o . los c á lc u lo s relativos al crecim iento m undial del consu m o enm ascaran disp arid ades m asivas.2% de eso s gastos. ^ 1 .’^ m ientras que el tercio de la p ob la­ ció n m undial que vive en el sur de A sia y en el Á frica Subsahariana representa apenas el 3.’^ Más específicam ente.. Si b ien es cierto que la mayoría de los estad ou n id en ses goza de una riqueza m aterial in im a ­ ginable hace apenas d o s generaciones. c o n v i e n e r e c o r d a r que m ucha gente de tod o el m undo necesita co n su m ir bastante más: en el m u n d o e n ­ tero se registran diferencias in m en sa s entre lo s n iv e le s de c o n su m o . El 12% del m undo que habita en Am érica del N orte y en Europa occidental representa el 60% de los gastos vinculados al con su m o personal.” En el nivel global.5 % . PARTICIPACION EN EL CONSUMO PRIVADO m u n d ia l . el 20% del m u n d o que vive en los países de ingresos más altos representa el 86% de ios gastos vin cu lad os al c o n ­ su m o p rivad o total.la s t i e n d a s y c o n s u m i r m e n o s c o s a s .. m ientras que el 20% m á s p ob re rep resen ta el m in ú s c u lo 1. 2005 RIQUEZA CONSUMO MAS RICOS k del mundo 20 % CAPAS MEDIAS DEL MUMDO 60% MAS POBRES DEL MUHDO 10% Fuente: W orld Bank Development Indicators. n o ocurre lo m ism o con to d o s los hab itan­ tes de este país. y m ucho m en os con los de otras partes del m u n d o. d o n d e in n u ­ m erables personas no pueden satisfacer sus n ecesid ad es hum anas básicas.

c u a n d o 100 m illon es m ás de personas que el año anterior com enzaron a p ad ecer h a m b re . el 1. y m uchas ni siquiera tien en un mueble. pero no todos.viven en una grave situación de h am b re. la capital de Haití. Ella m e respondió c o n su avid ad : “Q u e rid a . una b a ­ rriada c o n m ás de 250 m il resid en tes que viven en extrem a pobreza a orillas de Puerto P rín cip e.’^ la m itad de la población m undial vive con m enos de tres d óla­ res diarios.800 calorías diarias. Sus casas de un am biente y piso de tierra están hech as de trozos d e m etal o plástico. m e volví hacia la m ujer sen tad a ju n to a m í. qu ien había pasado m uchos años en Haití. M e m uero de hambre”. la quinta parte • la q u in ta parte m ás rica p osee el 87% de la flota m undial de vehículos. pero después.1%."” N o cab e la m en or duda de que m u ch os habitantes de África. la quinta parte más pobre consu m e el 5%. N os resulta difícil imaginar la carencia.* M ientras en Estados U n id o s h em os alcanzado niveles inaudi­ to s de en fe rm e d a d e s vinculadas a la riqueza. Una red de zanjas llen a s de basura putrefacta y aguas servidas surca toda la barriada.000 m illon es de personas que habitan en n u estro p lan eta . El h ito se alcanzó en junio d e 200 9 . A v e c e s cre o q u e a los p o seed o res del m u n d o (en o p o sició n a los d esp o seí­ d o s) se n o s op aca la im agin ación a causa del confort. C u and o no m orim os de ham bre. A m érica Latina. • la q u in ta parte m ás rica acum ula el 74% de las líneas telefónicas. m en os del 4%. c o m ie n d o m e n o s d e 1.240 LA HISTORIA DE LAS COSAS • la q u in ta parte m ás rica de la pob lación m undial consu m e el 45% de toda la carn e y to d o el pescado. m en os del 1% ” Por prim era v ez en la historia. e n una reunión que duró todo el día. y le dije. m ás de 1.5%. • la q u in ta parte m ás rica con su m e el 84% de tod o el papel.u n sex to d e la pob lación to ta l. la m ayoría de m is recuerdos se d esvan ecieron . tenem os d ificu ltad es para im agin ar qué sienten quienes sí están en esa situación. casi sin pensar: “E sp ero que term ine pronto. co m o la obesidad y un retorno de la gota (causad a por alim en tos de alto co n ten id o graso y tradicionalm ente asociada a la aristocracia). U n a d e las v iv e n c ia s q u e jam ás olvid aré tuvo lugar e n C ité Soleil. necesitan consu m ir m ás só lo para satisfacer su s n ecesid ad es. La m ayoría. la m ás pob re. qu inta parte m ás pobre. e in clu so d e Estados U nidos. cuand o volví a casa para sum ergirm e una vez m ás en el ca o s d e la m aternidad y la vida m oderna. la qu inta parte m ás pobre. tú n o te m u eres de ham bre”. . la quinta parte m ás pobre se queda con el 1. M ientras viajaba p or el m u n d o hu bo m o m en tos en que m e sentí golpeada por la espantosa verdad d e la pob reza. El a ñ o pasado. Asia. c u a n d o e sta m o s m u y lejos de que peligre nuestra subsistencia. • la q u in ta parte m ás rica consu m e el 58% de la energía que se genera en el m u n d o.

con la esperanza de que fuera algun a clase de yodo. Lo cierto es que n o va a funcionar. y casi nada d e electricidad. que probablem ente duplicara su s in gresos anuales. D esd e el punto de vista m aterial. te n d r e m o s que levantar m urallas y verjas cada vez m ás grandes para ocultarn os tras ellas. Yo le entregu é tod o lo que había en m i b ille ­ tera. la mujer había querido d esinfectar la herida. Robert Frank c a lcu ló que el 1% m ás rico acaparó el 70% del crecim iento de los ingresos d e sd e m ed iad os de los años setenta hasta m e ­ d iad os de los noventa. En la frente del n iñ o había algo de color azul negru zco.” El ciclo no h ace sin o au top erpetuarse a m ed id a qu e los extrem adam ente ricos. visitar C ité Soleil es un acontecim iento profundo. con firm ad os por la creciente riqueza total que generaba n u estro país año a año.. M ientras yo cam in aba por el lugar -lla m a n d o m u ­ cho la atención .CONSUM O 241 N o hay tiendas ni lugares don d e obtener agua lim p ia. Incluso en Estados U n id os hay inequ id ad. un a c o n te cim ie n to difícil de olvidar. n o lo era. y m e fui co n la sen sa ció n de haberle dado una respuesta por c o m p leto insuficiente. ni siquiera agua lim p ia. E n to n ce s había abierto un b o líg ra fo que encontró -p orq u e la tinta de su interior era la ún ica sustancia a m an o que proba­ blem ente no se hubiera contam inado c o n la basura rein a n te.. porque la situación va a p o n erse fea. Y si to m á ra m o s la d e c isió n eg o ísta e inm oral d e profundizar esa tendencia. ella se acercó a m ostrarm e el b eb é. La m ujer llevaba en b razos a un b ebé d e u n o s 7 u 8 m e ses. pero no tenía an tib ió ti­ co s ni g a sa . a la g en te . perceptible en cualqu ier ciu dad im portante. c on tin ú an e sta b le cien d o n iveles de c o n su m o cada vez más altos. a los que aspira el resto de nosotros. los pobres se han em p ob recid o. P ocos de los residentes viven m ás de 50 años.para desparram ar el con ten id o sobre la frente lastim ada. explicó la madre. Para alguien c o m o yo. H asta la vergonzosa crisis e c o n ó m ic a de 2 0 0 8 -2009. r o ­ gándom e que la ayudara. N o hay recursos su ficien tes para que t o ­ d os co n su m a m o s en un nivel tan e levad o. constan tem ente retratados en los noticieros. Por desgracia. los p lan ificad ores de nuestra econ om ía se com placían en su s relatos triunfales. Sin alim en tos. co m o era de e sp e r a rse -. cuya situación m e h izo com pren der la im p o ten cia de la extrem a pobreza. Le pregunté qué era esa su stan cia azul. “U n m un do ham b riento es un m u n d o p eligroso. En su libro L u x u r y F ever [La fiebre del lujo]. Tal c o m o señ a ló un fu n cio n a rio d el P rogram a A lim en ta rio M u n d ial d e la ONU. Pero e se n ú m ero no contaba en absolu to la historia com pleta: m ien tras que los ricos se han e n r i­ q u ecido cada vez m ás. las p elícu las y los program as de telev isió n . D esesperada. de 1999. que puede confun dir una leve queja estom acal con u n a ham bruna. p eor im posib le. El niñ o había sufrido graves quem aduras en la frente por haber ca íd o en la lum bre de la cocina. R ecu erd o a una m ujer en particular. Pero no es preciso viajar tan lejos para c o n o c er person as que n ecesitan m ás COSAS. que a todas luces había agravado la in fe cc ió n .

Las COSAS so n el c o m ú n d e n o m in a d o r en este cam po. y sin embargo hay m uchísim a g en te e n el m u n d o que n ecesita increm entar su con su m o a fin de satisfacer sus n ecesid a d es h u m an as m ás básicas. una e m isió n per cápita m ucho m enor). en especial la India y C h in a. clima y equidad En estos d ías o ím o s hablar m u c h o sobre la urgente necesidad de reducir las e m i­ sio n e s de cO j para estabilizar el clim a. d esd e las perforacion es para extraer petróleo hasta el fu n ­ c io n a m ie n to de las fábricas y la distribu ción de las cosas por todo el planeta.‘“‘ El p rim er análisis com parativo de la huella de carbono que dejan los diferen­ tes p aíses fu e elab orad o por investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y T e cn o lo g ía y el C e n tr o de In vestigacion es Internacionales sobre el C lim a y el A m b ie n te /O s lo [C en ter for In ternational C lim ate and E nvironm ent R esearchO slo]. p u esto que históricam ente han co n tri­ b u id o m u c h ísim o m e n o s qu e los países ricos a la crisis ecológica. N inguna de las tres es acep table”. Un diplom ático b rasileñ o q u e p articipó en la cum bre clim ática de Kyoto en 1997 explicó las nego­ c ia c io n e s clim á tica s d esd e la p erspectiva de un país en desarrollo: “Te invitan a pasar só lo para el café d e la sobrem esa. H e aquí el dilem a: los niveles de co^ ya han superado el um bral m ás allá del cual se producirá el catastrófico cambio clim ático. tal c o m o lo han d e te rm in a d o lo s cien tíficos m ás sobresalientes. Los países ricos. m ás cO j e m itim o s. D esp u és te piden que com partas la cuenta aun qu e n o hayas c o m id o nada”. Los p aíses en desarrolla rechazan la idea de que se lim iten sus actividad es in ­ d u str ia le s y su c r e c im ie n to e c o n ó m ic o . El prom edio nacional de huellas per cá­ pita iba de 1 tonelada anual de d ióxid o de carbono e n países africanos com o Malawi y M ozam bique a aproxim adam ente 30 toneladas anuales en países . el estudio dem uestra que los p aíses c o n lo s gastos de co n su m o m ás altos per cápita so n lo s que producen las huellas más grandes de carbono.*" Consumo.242 LA HISTORIA DE LAS COSAS só lo le q u ed a n tres op cion es. Cuantas más c o s a s c o n su m i­ m os. que con su ­ m en en e x ce so . qu e se aproxim an v elo zm en te a los prim eros lugares en la lista de e m iso ­ res de co^ p ero tie n e n p o b la cio n e s m u c h o m ás num erosas que la nu estra (y en c o n se c u e n c ia . Este d ilem a se ha con vertid o en un en orm e obstáculo para las n egociaciones in tern a cio n a les en to r n o a las so lu cio n es clim áticas. El co^ se produce en todas las etapas de la historia d e las cosas. em igrar o morir. sublevarse. C o m o era de esperarse. declaran que no se com prom eterán a efectuar reducciones signifi­ cativas de co^ a m en o s que tam bién lo hagan tod os los dem ás.

'"^ . a una cadencia diaria cuya lentitud perm ita sentarse a mirar la puesta de sol y pasear a orillas del agua.'" A m í n o m e suena m al en absoluto. el planeta está en crisis. de hecho. la buena vida. He aquí un escenario alternativo: c o m p r en d e m o s que la situ ación tien e que cambiar porque el escenario anterior no es el m u n d o que deseam os. “si la fam ilia h u m ana se im p o n e la m eta de lograr un estándar m od erad o de vida para to d o s.y el con su m o de b ien es manufacturados. no ten em os el d erech o de negarn os a reevaluar n u estros p a ­ trones de consum o. Redistribución y reverencia En todo el m undo. autor de V oluntary S im plicity. N ecesita m o s hacer lugar en la m esa para qu ien es todavía n o han p od id o sentarse. m e parece un a e x ­ celente alternativa.'"^ U na de las principales in n o v a c io n e s d el e stu d io c o n siste en la d e c is ió n de asignar la huella de carbono global causada por las im portaciones al país que im ­ porta los bienes. las proyeccion es in ­ formáticas indican que el m u n d o podría alcanzar un nivel sosten ib le de actividad econ óm ica que equivale. el buen trabajo. la com unidad. no repartim os las cosas con equid ad y ni siquiera som os felices con el resultado. y no al país que los fabrica. a grandes rasgos. a la reverencia por la habilidad. a lo s niveles m ed io s eu rop eos de c o n ­ fort material”.e l transporte.CONSUM O 243 industrializados com o Estados U n id o s y Luxem burgo. Es preciso evitar un escenario en el cual los países que im p on en lím ites estric ­ tos a las em isiones de carbono tercericen la p rodu cción de cosas que c o n su m en a los países donde los lím ites im puestos a las em isio n es son m en o s restrictivos. la crea­ tividad y la creación. a las localidades preñadas co n la m em oria de las generacion es”. El e stu d io tam b ién reveló que los alim entos y los servicios so n lo s co n trib u y en tes m ás grandes a la hu ella de carbono en los países m ás pobres. ocultar los costos reales de carb on o que representan los bien es im p o rta ­ dos. a las com u n id ad es don d e vale la p ena pasar la vida. los patrones actuales de c o n su m o están destru yen d o los recur­ so s am bientales que quedan y los se r v ic io s qu e brind a la Tierra en un co n te x to don d e se exacerban las desigualdades. y. M e gusta la visión poética que tiene A lan D u rn in g del m un do tal co m o se v e ­ ría con este nivel de consum o: “Aceptar la vida con lo suficiente en lugar d e lo e x c e ­ sivo ofrece un retom o cultural al hogar hum ano: al antiguo orden de la fam ilia. en c o n s e ­ cuencia. Este abordaje es m u y im p o rta n te porque las cadenas globalizadas de p rod u cción perm iten a las em presas tercerizar la fabricación de productos que in su m en carb on o de forma intensiva. m ien tras que las m ayores e m isio n e s d e g a ­ ses de efecto invernadero que p rod u cen lo s p aíses ricos p rovien en d e la m o v ili­ dad . Las crisis de pobreza. D e acuerdo con D uane Elgin. sencillam ente. Los p aíses r i­ cos. desigualdad y m ed io am biente están interrelacionadas: y tod as se v in cu lan al c on su m o.

244 LA HISTORIA DE LAS COSAS T od o lo que te n e m o s que hacer es repensar y rediseñar nuestro m o d o de vida c o n el fin de p rod u cir y co n su m ir m en o s lo s r ec u r so s y las cosas cosas. . com partir m ejor y entre tod os qu e sí te n e m o s y -te m a de nuestro p róxim o c a p ítu lo - d esech ar m u c h o s m e n o s de eso s valiosos recursos.

¡y aunque ni siquiera tenga un rayoncito! 245 . son adquiridas por un peq u eñ o porcentaje de personas que p u ed en pagarlas con la expectativa de que su valor se increm en te c o n el tiem p o. un premio: un juguete deslumbrante. las joyas y las alfom bras finas. cabe recordar).. centros de procesamiento de basura". señala Seinfeid. porque casi todo lo que entra en el primero se convierte en lo segundo. declaró el comediante Jerry Seinfeid durante una gira de 2008. una prenda de estilo. después lo trasladamos a una alacena o un estante. e s m uy co m ú n d ecir que el au to pierde m ás valor el día que lo sacam os del d ep ósito que cualquier otro día (c o n la ex cep ció n de c h o q u e s catas­ tróficos). y primero lo exhibimos en un lugar pro­ minente..^ a u n q u e aún huela a auto nu evo (arom a que a m en u d o p rovien e de los aditivos tó x ico s que l i ­ bera el pvc. después lo arrojamos a una caja del garaje y lo conservamos allí hasta que se transforma en basura. las antigüedades u objetos de c o le c c ió n . Compramos algo. todas las cosas cosas com u n es y corrientes que atiborran nuestra casa y nu estra v id a . no se aleja m u ch o de la verdad. el auto vale aproxim adam ente el 10% m e n o s del p recio q u e p a g a m o s p or él. esa c o s a comienza a perder valor. C o m o todo buen chiste. son que pierden valor tal co m o pierde el aire un flotador inflable de pvc . Los e co n o m ista s tien en un térm ino real para d en om in ar esa m etam orfosis. Por ejem plo. a m in u to s d e h ab erlo co m p ra d o . “dep reciación ”.^ La transfor­ mación comienza apenas las c o s a s hacen su entrada triunfal en nues­ tro hogar. N o obstante. En ese m ism o in stan te. Las palabras garage [garaje] y garbage [ba­ sura] deben de estar relacionadas. Lo que pagamos en la tienda y llevamos a casa era un tesoro.A [f5 l CAPITULO 5 Desecho Algo extraño ocurre con la mayoría de nuestras c o s a s apenas las compramos. ciertos artícu los d e lujo. una vez que nos pertenece y ocupa espacio en nuestra casa. Es cierto que n o todas las cosas que com pram os se deprecian. Sin embargo. el último modelo de teléfono celular o de computadora portátil o de cámara fotográfica. co m o las bellas artes. en esencia. "Nuestras casas son.

] Por separado. la insuficiencia. es c o m o si las hu biera to ca d o una varita mágica: ¡Plin! Nuestras cosas se transfor­ m an en d ese c h o s. e s b a su ra . y p id e qu e se id entifiq ue cada objeto. o bien la insuficiencia p e r cib id a a ca u sa d e las m od as cam biantes. que significa “valor”. “¿Pue­ d en d e c ir m e q u é es esto ? ”. a m i parecer hay más factores q u e en tran en ju eg o aquí: el m ism o m ensaje sistém ico que analizam os en el cap ítu lo an terior influye en nuestras op in ion es sobre las Este m en saje n o s d ice que nuestras cosas cosas que poseem os. Entonces. “¿Y ahora?” “¡Es u n a lata!” El punto. “¿has notado qu e su s co sa s so n una m ierda y que tu mierda es una cosa?”. u n bolígrafo sin tinta. los contadores em p lean c á lc u lo s com p lejos que en general se vinculan al uso. m ezclados. urbanistas. los desecham os. o d e e n tid a d e s com erciales. C onnett a veces tom a un tacho de basura y lo vacía para que el p ú b lico analice sus contenidos.’ El valor o la falta de valor q u e a sig n a m o s a los objetos son verdaderam ente arbitrarios. una b o te­ lla de v id r io . les pregunto. D esech ar es lo que hacem os cuand o m ezclam os todos estos obje­ tos. En el ta c h o . sin o del contexto. La basura se define por el lu­ gar. “aprecio”. D u ran te los ú h im o s 25 años. Levanta un papel. H ay u n ejercicio que su elo poner en práctica con los n iñ o s cuando hablo en una escu ela . so n recursos. ya no son buenas para nosotros y exa­ cerba n u estro d e se o de tener más.” . D espués les m u e str o u n p e q u e ñ o tacho de basura. la o b so lescen cia tecnológica. “¿Y esto?” “Eso es basura”. una bolsa de plástico.246 LA HISTORIA DE LAS COSAS Las p alab ras “p recio”. Y cuando nuestras cosas ya no son buenas. El sustantivo desecho viene del verb o desechar. gritan siem pre. E n ton ces les m u estro qué hay en el tacho de basura: una lata vacía de gaseosa. es que no hay diferencia entre la lata qu e está sob re el escritorio y la que está en el tacho..200 p resen ta cio n es sob re el tem a de la basura ante públicos de estudiantes. cuya fascinación por la basura podría incluso su ­ perar a la m ía. quizás una cáscara de ban ana. C on n ett ha realizado más de 1. Sin em bargo. Para d e te rm in a r c ó m o se reduce con el tiem p o el valor de los objetos (o del d in ero . Lawrence. profesor de quím ica de la U n iversid ad de St. claro está. n o p or el ser: n o se trata del contenido. resid en tes de c o m u n id a d e s. ¿cóm o y por q u é un ob jeto flam ante pasa de ser algo que apreciam os y por lo que paga­ m o s u n alto p r e c io a ser algo que se deprecia de repente y sigu e h acién d olo a ritm o con stan te? Tal c o m o lo expresó el com ediante G eorge Carlin. responsables de form ular políticas y tod o aquel que quiera escuchar. o inclu so de p aises en teros). “apreciar” y “depreciar” están relacionadas: to d a s derivan d e la palabra latina pretium . La sa c o del tacho y la c o lo c o ju n to a la prim era lata. contestan.^ En su s presentaciones. [ . Es el m ism o argu m en to que desarrolló Paúl Connett. T om o una lata vacía de gaseosa y la co lo c o sobre un escritorio. el desgaste.. “¿Hay algo aquí que se llam e dese­ cho^ N o: é sto s so n recursos en el lugar equivocado. la d es­ c o m p o sic ió n . “¡Es una lata!”.

En las com u n id ad es c o n m ayor e sca sez de p o s e s io n e s es d o n d e m ás se e v i­ d encia la subjetividad de la línea qu e separa los d e se c h o s de los recu rsos. to d o s e so s objetos son d e se c h o s. c o m o m i Pantene Pro-V (aún no existía G ood G u id e y y o no sabía nada de su s desagradables in gre­ dientes q u ím ic o s)-. C u an d o d esem p aq u é m is COSAS -algu n as ropas y p rodu ctos de “cu id ad o” p erson al. ¿Q ué o c u r riría si los o b jeto s “d e s e ­ gunda m ano”. E ntonces. de energía y de la inventiva hum ana que se aplica al d ise ñ o y la c o m er cia liz a ció n de chatarra en lugar de centrarse en la bú sq u ed a d e so lu c io n e s sa lu d a b les a las verd aderas necesidades de la gente. En Dhaka. O un aparatito d escartab le qu e se enchufa para refrescar el aire. “u sa d o s” o “hered ados de otro d u eñ o ” fueran o p c io n e s atractivas y deseables para to d o s en lugar de u n a n e c esid a d crea d a p or la pob reza? A lo . pero m e consta que es verdadera. O un v eh ícu lo H um m er para u so privado. O casi cu alq u ier cosa que figure en el catálogo de SkyMall. en m i primera excursión al m ercado. d o n d e pasé tres años a m ediados de los años noventa. los objetos rotos. Vi el frasquito floreado de m i d e ­ sodorante en un estante de la sala de m i vecina. excep to p or a q u ellos artícu los tan mal diseñados o h ech o s de in gred ien tes tan tó x ico s qu e jam ás debieran haberse producido. n oté que no había tacho de basura en la habitación. Vi el frasco vacío de m i acondicion ador P antene con vertid o en juguete: al­ guien le había in sertad o unas varitas co n ruedas. y n o co m o ar­ tícu los destinados al tacho de basura. transform ado en florero llen o de flores. Pero pronto descubrí que m is objetos d esech a d o s tom aban por un c a m in o d iferente del que habrían seguido en E stados U nidos. tam b ién en o p i­ nión de C onnett). Esta subjetividad se m e reveló con especial claridad en el sur d e A sia. c o m o u n a cortin a de p v c para la ducha o cualquier otra cosa hecha de pvc .. En m i o p in ió n (y en realidad. la pobreza es la m adre del reconocim iento de la basura co m o recurso valioso. y un n iñ o del barrio lo arras­ traba con una cuerda a m o d o de autito. O una escob illa para in o d o ro que se descarta por el excusado. En Estados U n id o s (y en otros p aíses ricos y d e r ro c h o n es) n e c esita m o s s u ­ perar el estigm a so c ia l de la reu tiliza ció n . ¿C on ocen los lectores el d ich o “la necesid ad es la madre de la invención”? En este caso pod ríam os decir.. Lo que yo tiraba a la basura resurgía en d is­ tintos lugares del vecin d ario con un n u evo uso. Q uizás esta versión no sea tan pegadiza. A llí. y habían d ecorad o el lim p io y austero d or­ m itorio con detalles esp ecialm en te b o n ito s para recibirm e. Para ellos era una novedad convivir con una occidental. vendido o com prado en prim er lugar. viví en una casa con seis bengalíes. a n ticu a d o s o vacíos se entendían y se en tien d en co m o m ateriales de p oten cial utilidad. com pré uno p eq u eñ o y sencillo. Bangladesh. O esas cajas d e p lástico rí­ gido que envuelven los aparatitos electrón icos nu evos. d e m ateriales.DESECHO 247 Acuerdo con C o n n e tt en tod os lo s casos.

’ . He aquí un resum en de estas categorías: Desechos industríales Entre lo s d e se c h o s in d u striales se cuentan los residuos de los procesos extracti­ v o s y p r o d u ctiv o s qu e describ í en capítulos anteriores: el resultado de la fabrica­ c ió n de to d o .* Los c ie n to s d e m ateriales p elig ro so s que se usan en eso s procesos -lim p iad ores y so l­ v en tes. qu e se basa en u n a co n c ep ció n rígida de los d esech os. la d e stila ció n . la síntesis. el m oldeado. h em o s te n id o la reac­ c ió n in d iv id u a l o n a cio n a l d e derrochar m en os.*’ Sin em b argo. el m od elad o. p ro v ien en d e “la fab ricación . com partir m ás y conservar m ás n u estras co sa s. así c o m o un cam bio en el c o n te n id o d e las b o lsa s q u e se sacan de la casa: a m edida que la gen te com pra m e n o s en g e n e ra l y recurre a alternativas m e n o s d isp en d iosas. desech a m en os e m b a la jes y m e n o s a r tíc u lo s descartables. mejor les irá. d ic e el autor y gu rú de lo s n e g o c io s so sten ib les Joel Makower.tam bién están p r e se n tes allí. el sold ad o. in d ic io de que las fam ilias están o p ta n d o p o r c o c in a r y co m er e n casa en lugar de ir a un restaurante o com prar a lim e n to s preprocesados. los alim en tos procesados. fábricas. que a m e n u d o se m an ip u lan por separado a causa de los com p on en tes p eli­ g ro so s e sp e c ífico s presentes en cada uno. los desechos son desechos.^ los interesados prefe­ rirían qu e n o c u estio n á ra m o s su definición.* A lg u n o s recicladores notan u n in ­ c r e m e n to e n lo s en v a se s d e artícu los a granel. el acero y los p lásticos hasta la ropa. El revés e c o n ó m ic o in iciad o en 2008 volvió a inspirar reflexio­ n e s so b re la fr u g a lid a d y el ahorro. lo s a rtícu lo s electrón icos. presidente de la fábrica de alfom bras Interface y p io n er o d e lo s n e g o c io s so sten ib le s. La g e stió n de resid uos d iv id e la basura en varias categorías diferentes basadas en el o rig en d e los d esech os: d esech os industriales. d e sd e el papel. es una m á q u in a d e fabricar resid u os”. Para ellos. E sto s d e se c h o s s e generan en m inas. en realidad y antes que nada. residuos urbanos y desechos d e c o n str u c ció n y d e m o lic io n e s. los fármacos y los p e stic id a s. R ay A n d e r so n . la refinación y otras form as de preparar lo s m ateriales term in ad os y sem iterm in ad os de nuestro m u n d o m a n u ­ factu rad o”.000 m illones de dólares al año-. en tiem p o s d ifíciles. con ocid a com o “gestión de residuos”. m aquilas y papeleras. la purificación.248 LA HISTORIA DE LAS COSAS largo de la h isto r ia de n u estro país. señala que el 97% de toda la energía y los m ateriales u tiliz a d o s en los prod u ctos m anu factu rad os term ina co m o desecho: “E stam os o p e r a n d o un sistem a industrial q u e. la cristalería. Y dado que esta industria hace un d in eral -h a sta 50. Los recolectores de basura d e to d o el país registran u n a d ism in u c ió n d e lo s d esech os hogareñ os. p in tu ras y tintas. También hay d esechos hospitalarios y electrón i­ co s. y cu an tos m ás d e se c h o s o resid uos haya para “gestionar”. la forja. la cerám ica. hay una entera industria. la extru sión. así c o m o pesticidas y aditivos q u ím ic o s.

desde las fábricas de papel.000 m illon es de ton elad as!" Y am b os guarism os om iten los d esechos agrícolas. y se refieren a los desechos de la m inería. puesto que los d e se ­ chos industriales se crean y se descartan en lugares d o n d e la m ayoría de n osotros no los ve jam ás (a m en o s que trabajem os en la in d u stria o ten gam os la desgracia de ser vecinos de una fábrica o un vertedero in d u strial). plásticos y su stan cias q u ím ic a s hasta el tratam iento de aguas) son prolificas en generar d esech o s. Para echar alguna luz sobre este prob lem a.5í Fuente: J. son m ás desechos industriales. segú n otras fuentes. vidrio. resulta fácil olvidar que existen. Tal com o señala Makower: Es sólo una cu estió n de tiem p o antes de que la h istoria de la Basura Interna Bruta alcance estad o piiblico y to d o s se p a m o s q u e. Nota. la p ro ­ ducción de com bustibles y el procesam iento de m etales. textiles. que agregan m iles de m illo n e s d e toneladas. así c o m o las e m isio n es de gases de efecto in vern ad ero y la p o lu c ió n d e l agua y el aire.600 m illones de toneladas anuales segú n la A gencia d e P rotección A m b iental de Estados U n id o s [u s E n vironm ental P r o te c tio n A g en cy . por cada k ilo d e basura que term ina en los vertederos m u n ic ip a les. Los “desechos especiales” se definen según la Ley de C onser­ vación y Recuperación de Recursos de 1976. ali­ m entos procesados.DESECHO 249 Las industrias (todas. En otras palabras. cu yo cálculo no sería irrazonable incluir tam bién.'“ au n q u e. e p a ] .5? J. concreto.'^ Sin em bargo. ¡llega a 13. Fuera de la vista. acero. Joel M akow er ha elab orad o una gráfica de nuestra Basura Interna Bruta: basura basura r e s id u o s s ó l id o s IHTERNA d esec h o s DE CONSTRUCCION y DEMOLICIONES bruta DESECHOS in d u s t r ia l e s d e se c h o s e s p e c ia l e s % éíS 2. Makower. fíiera del sitio. 2009. con una p rod u cción que alcanza los 7. se crean al m en o s 40 k ilos m ás . fuera de la m ente.

con lo cual se dem uestra que esta alternativa es tan posible co m o económ ica. * Si bien M akower ahora estima que en la industria se produce cuarenta veces más basura que en los hogares. En otras industrias se reducen los desechos porque sus directores se preocu pan h on estam en te por el planeta. La cifra incluida en el ñlme The Story o f Stuff[La historia de las c o s a s ] (setenta veces) proviene de Brenda Platt.b p . siempre y cuando resulte en una seria red u cció n de lo s d esech os y el im pacto ambiental. Socava la credibilidad de los em presarios que hacen esfu e rz o s de buena fe. Oil and Gas Production. mineros. de modo que si querem os red u cir drásticam ente nuestra producción de desechos. q u e continúa sien d o la manera m ás efectiva de obligar a las empresas a lidiar con el m asivo im pacto am biental que causan. adem ás de distraer la atención y dem orar la a c­ c ió n g u b er n a m e n ta l que apunte a im p on er pautas m ás estrictas al otro lado del m ostrador.] . con sede en W ashington d c . 10. el alm acenam ien to y el tran s­ porte d e los b ien es que com pram os y u sam os. Platt basó este cálculo en el inform e Managing Industrial Salid Wastes /rom Manufacturing. b olsas de p lástico y o tros r esid u os com u n es y corrientes d e la vida cotidiana hacia lo que ocurre entre b astid ores: la p ro d u cció n . D e m ás está decir que otras em p resas sim u lan reducir su s d esech os o exageran reducciones m arginales para m ejorar la im agen . febrero de 1992. agrícolas.* En este punto. donde se genera la mayor parte de éstos. O tros lo hacen por la buena prensa. una analista de los desechos que trabaja en el Instituto por la Autosuficiencia Local [Institute for Local Self-Reliance). extractivos (gas y petróleo).** Esta falsa publi­ cidad co n stitu y e un in m en so problema. En su informe (en coautoría con Neil Seldam) Wasling and Recycling in the United States 2000 se señala que “por cada tonelada de residuos urbanos se producen 71 tone­ ladas de residuos m anufactureros. •* Greenwashing podría traducirse como “lavado verde”. los cálculos previos habian sido mucho más altos. práctica conocid a c o m o greenwashing. 7.250 LA HISTORIA DE LAS COSAS corrien te arriba en lo s procesos industriales. pp. el centro de p reocu pa­ c ió n p o d ría d esp lazarse d e sd e los en vases de bebidas. Y en cierto punto no im porta cuál es el m otivo del cambio. el punto es que se producen m uchos más desechos que los que sacamos de casa todas las semanas. En cualquier caso. y que gran parte de esta basura es m u c h o m ás peligrosa para la salud am biental y la salud hum ana que n u es­ tros p e r ió d ic o s y recortes de césped.'’ A u nq ue aún se trata de excepcion es. de la Oficina de Ase­ soría Tecnológica ( o t a . [N de la T. En alg u n o s casos. el cam bio se im p lem en to porque los responsables advirtieron que los desechos se com ponen de materiales m uy c o s ­ to so s . y q u e se ob tien en m ayores ganancias si se com pra m en os m aterial de reem plazo y se paga m enos por gestionar los residuos. and Utilit)' Coal Combustión. en m uchas industrias se están to m a n d o m edidas serias para reducir los desechos.o . de combustión carbonífera y o tro s”.8 2 ) . Mining. necesitamos m irar corriente arriba. el em balaje.

que es preciso aban don ar el sistem a lin eal de “sacar-fabricar-tirar” para im plem entar un proceso c íc lic o de “b u cle cerrado” (en el cu al los m ateriales se reutilizan infinitam ente c o n el m ism o u o tr o p rop ósito. A n d e r so n ahora cree firm em en te que es preciso reem p lazar lo s m a ter ia le s v ír g e n e s p or m ateriales reciclados. la gente se galvaniza en torno a un p r o p ó sito c o m ú n m ás elev a d o .. c u a n d o c o m p r e n ­ dió que el plan eta se hallaba en un grave p ro b lem a . q u e provee a p ro x im a d a m en te el 40% de las b a ld o sa s de alfom bras m od u lares usadas en e d ific io s c o m e r c ia le s d e to d o el m undo. .“disipa el m ito de la falsa o p c ió n entre el m e d io am biente y la eco n o m ía [ . pu ed en hacerlo todos". p ro p o rció n que.] si n o so tro s. porque el diseñ o sostenible ha aportad o un a fu en te inesperada d e in n o ­ vacion es. un a em p resa qu e h ace u so in te n siv o del p e tr ó le o . que lo s p ro ceso s d esp ilfarrad ores d e ­ ben convertirse en e xen tos de d esp erd icios y q u e la p rod u ctivid ad laboral d ebe reem plazarse por la produ ctividad de lo s recursos. su u so de c o m b u s tib le s fó siles y agua. m ientras que su s ven tas se han in crem en tad o en d os tercios y sus ganancias se han duplicado. se g ú n A n ­ derson . Interface ha ev ita d o que 74 m il to n e la ­ das de alfom bras usadas lleguen a los rellen os san itarios. pu ed e h a cerlo c u a lq u ie ra . Los 4 0 0 m illo n e s d e d ó la r es qu e In terface ahorró en c o sto s evitados gracias al ob jetivo d e cero d e se c h o s han c o m p e n sa d o todos los costos que insu m ió la transform ación de p ro ced im ien to s e in sta la c io ­ n e s . In terface es el m ayor p r o d u cto r m u n d ia l de cobertu ras de piso. su s em isio n es de gases de efecto invern adero y su g e n e r a c ió n de d e se c h o s se han reducido de forma drástica.p o r n o m e n c io n a r a su s p rop ios n ie t o s . en 1995.DESECHO 251 M i héroe de la red ucción de los d e se c h o s in d u stria les e s el ya m e n c io n a d o director de Interface. El c o m p le to r eacon d icion am ien to de In terface d e m o str ó qu e el d e sp la z a ­ m ien to hacia la sosten ib ilidad am biental d e una ind ustria basada en el p etró leo que m ueve m iles de m illon es de dólares es factible: d e sd e que la em presa a d op tó su m eta de im p acto cero. Ray A n derson.'^ En 1994. p o d em o s hacerlo. A n d erson tuvo lo que él m ism o llam a una “r evelación ”.. m ien tras que m ás del 25% de sus m ateriales so n renovables y reciclab les. que la en ergía p ro ced en te de co m b u stib les fó siles debe reem plazarse por energía renovable.A n d e r s o n señala que ahora los p ro d u cto s de la em presa “so n m ejores que nunca.'* Y que e sto s p r in c ip io s so n el ep ítom e de la próxim a revolución in d u strial (al m e n o s e n lo c o n c e r n ie n te a los m ateriales).y que su adorada em p resa c o n tr ib u ía al p rob lem a. El e je m p lo de Interface -a g r eg a A n d e r so n . se p ostu lan m ejores person as [y] la bu en a r ep u ta c ió n qu e g e n e ró en el m erca d o nuestro foco en la sostenibilidad excede p or lejos la que p od ría haber b rin d ad o cualqu ier cantidad de publicidad o gastos de c o m e r c ia liz a c ió n ”. crece a p asos agigantados. de m o d o que se elim in an los d esech os). Y si p u ed e h a cerlo cualquiera.

Ray A n d erso n c o m e n z ó a preocuparse de que tantas alfom bras usadas y descartadas fueran a parar a lo s rellen os san itarios to d o s los años. que vendía el ser­ vicio de cobertu ra de pisos en lugar d e la alfombra propiamente dicha. pero aun así se tiraba la alfom bra entera a la basura. Los defensores de las empresas “verdes” tam bién señ a­ lan que las em p resas m ás grandes pueden apalancar sus econ om ías de escala para financiar c a m b io s am b ien tales.. rellen o sa n ita r io o in cin erad or) y vuelven a com prar una alfom bra nueva. cuando la alfombra llegaba al . Interface desarrolló el programa Evergreen Lease.'® En 1995. porque se trata de una innovación im portantísim a! Interface fu e erigida de acuerdo con un m odelo convencional de la venta m i­ norista: lo s c lien tes com pran alfombras. En este sen tid o . C uando la alfombra se gasta. la em presa c om en zó a vender “baldosas” de alfombras y a e x p e­ rim entar c o n el arren d am ien to [leasing] de sus produ ctos. del m ism o m o d o en que las em p resas de fotocop ias son propietarias de las m áquinas copiadoras y pro­ veen el se r v ic io a lo s usuarios. A nderson sacó d os con clu ­ siones: (1 ) si se diseñab an alfom bras m odulares (hechas de baldosas intercam bia­ b les). las em presas p o d ía n pagar m ensualm ente por el servicio de tener el piso cubierto. Después. d ism in u c ió n d el ru id o o esp a cio s interiores atractivos). puede producirse un efecto e x p a n siv o a lo largo de toda su cadena de produ cción/distrib ución que extien d a el cam b io p ositivo a m edida que los proveedores se apresuran a cum plir co n los n u ev o s requisitos.252 LA HISTORIA DE LAS COSAS Los ex p erto s en em presas verdes señalan que hay resquicios de esperanza en la gran escala a la que operan las empresas actuales. si una em presa c o n m ú ltip les p ro v eed o res de to d o el m u n d o exige norm as m ás estrictas -p o r ejem plo. cu ya a d q u isición requiere que se tiren las c o s a s existentes a la basura para dar p aso a las nuevas. Sin em bargo. ¡Escuchen con atención. W h ole F ood s y la propia W al-M art. m ed ia n te la prohibición de embalajes hechos de p v c . En lugar de d esem b olsar to d o el din ero de una vez en una adquisición costosa de alfombras. estos argum entos no lidian con el problem a de qu e la p r in c ip a l razón de ser d e estas em presas con siste en hacer y vender más COSAS. que inclu ía reparaciones y m antenim iento. y (2) los usuarios de alfom bras com erciales só lo requerían los servicios provistos por una alfombra (por ejem plo. En primer lugar. tal co m o lo han h ech o N ike. qu ien es se lim itan a arrendar las máquinas. pero en realidad n o te­ nían n e c esid a d d e ser propietarios absolutos del material que recubría sus pisos. En c o n se c u e n c ia . Tam bién ad virtió que el m ayor d e sg a s te se p rod u cía en aproxim adam ente el 20% del área alfom brada. la arrancan. lo que m ás m e sedu ce de Interface es su intento de m odificar ese p arad igm a fu n d am en tal según el cual el rol de las em presas con siste sólo en p rodu cir y v en d er cada vez m ás co sas. la tiran a la basura (de m o d o que la alfombra desechada term ina en un vertedero. era p o s ib le cam biar só lo la parte gastada. com p añ eros de m ente em presarial.

T odos lo s in g red ien ­ tes perjudiciales que exam in am os en el capítulo sobre la p rod u cción y q u e term i­ nan en los bienes de con su m o. A fin de cuentas. L am entablem en te. A veces tiram os algo p orqu e p en sa m o s que será m ás fácil reem plazarlo en el futuro que guardarlo hasta que lo n ecesitem o s otra vez.DESECHO 253 final de su vida útil. A n derson no ha ren u n ciad o a la idea. cu a n d o q u e­ rem os hacer lugar para cosas nuevas. desd e el m ercurio y el p lo m o hasta lo s retardantes de llama y los pesticidas. ta m ­ bién pasan a integrar ese torrente. P roporciona in m en sa s ventajas am bientales y e c o n ó m i­ cas. la com id a pod rid a y los objetos reciclables. o b ien porque estam os hartos de las cosas viejas. esp ecialm en te en Estados U n id os. Algunas personas que trabajan en la industria del reciclado y la reu tilización señalan que “residuos só lid o s u rb an os” e s un té rm in o qu e ha so b re v iv id o a su utilidad. barreras institucionales y su b sid ios por m ateriales vírgen es (en esp ecial el p e tr ó ­ leo) que dificultan seriam ente la aplicación del m od elo de arrendam iento. D an . d esech am os toneladas de COSAS. los em presarios no necesitaban ocuparse de descartar las to n e ­ ladas de alfombra usada: Interface la retiraba y la reciclaba.d e s d e los em balajes y los d e se c h o s del jardín hasta las cosas rotas. Tiram os algo a la basura cu an d o n o sab em os có m o repararlo.” Es una idea brillante. tod o lo que sacam os a la calle para qu e se lo lleven los rec o le c to re s. Im agin em os el im p acto q u e p ro ­ duciría sem ejante cam bio en los c o n te n id o s de la basura que sacam os de casa to ­ das las semanas. A veces tiram os cosas por el m ero efecto catártico que brinda esa actividad y n os felicitam os p o r el día productivo que pasam os desp ejan do la casa. N o o b s ­ tante. cerrando así el b u cle . Es la clase de cam bio que p erm ite pasar de las so lu c io n e s su p erficiales a las verdaderas transform aciones. T odo lo que so le m o s consid erar basura . ju n to c o n m ás de otras 80 m il su stan cias qu ím icas. y que en realidad o b sta cu liz a la tarea de lograr q u e la gen te c a m b ie su forma de pensar con resp ecto a lo s v a lio s o s m ateriales que tira a la basura. W al-Mart se la lleva para repararla. sólo q u erem os m irar p elícu la s. es d e­ cir. C u an d o la rep rod uctora se rom pe.^ Im aginem os que W al-M art es el propietario de la reproductora de dvd qu e le arrendam os. reparables y mejorables en lugar de cosas 100% desechables. C o n fía en qu e su m o m e n to llegará cuando se increm ente el precio del petróleo y otros m ateriales vírgenes. Existe toda una serie de p ro ced im ien to s con tab les y leyes im p o sitiv a s. la iniciativa no ha te n id o éxito (todavía). no n ecesitam os ser propietarios de una rep ro d u c­ tora de DVD. La im p lem en tación de u n sistem a c o m o éste brindaría un incentivo financiero para diseñar produ ctos m odulares. Residuos sólidos urbanos En el m un do de hoy.con form a lo que se conoce com o torrente de residuos sólid os urbanos.

Statistics Cañada e Index M undi.06 kilos de basura por persona. En 1960 produ jim os 88 m illon es de toneladas de residuos sólid os urbanos. apenas por debajo de nu es­ tro p r o m e d io actu a l. donde aún se usa este térm ino. Statistics División. 1.31 kilos diarios. im portante centro de reutilización situado en Berkeley.08 A U S T R A L IA 1. En 1980. la cantidad es de apenas 0. el noru ego (1. ha propu esto hace tiem p o un concep to alternativo: “reserva m u n icip a l d e descartes”. aquí he usado el c o n c e p to de resid uos só lid o s urbanos porque m e baso en gran m edida en datos de la A g en cia de P rotección A m biental de Estados U nidos y de la industria. el prom edio había su b id o a 1.08 k ilo s d iarios por persona!^’ Cabe comparar este prom edio con el canadiense (0. C aliforn ia. los estad ou n id en ses produ jim os 254 m illo n e s de ton elad as de residuos só lid o s urbanos en 2007.66 kilos. es decir.81 k ilo s d ia r io s por p erso n a ).^* P R O H E D IO d e k i l o s D IA R IO S P O R P E R S O G A m 2. En C hina.21 k ilo s d ia r io s p o r person a. Knapp explica que este concep to “n o arrastra la con n ota­ c ió n negativa de porquerías inú tiles’ que si tiene el concep to de ‘residuos’ o ‘d ese­ c h o s’”.17) o el austra­ lian o (1 . es decir. p ro d u cía m o s 2.^' M e gusta la idea de Knapp: el solo hecho de que alguien haya descartado algo no im plica q u e se trate de un objeto sin valor. de todos m odos. c o fu n d a d o r de U rban Ore. un m m U7 M M . ¡más de 2.” D e acu erd o con la epa .2 2 ). tiem p os en que el concep to de reciclado era de uso com ún en el hogar. H acia 1999. el japonés (1.254 LA HISTORIA DE LAS COSAS Knapp.04). Véase .22 Fuente: B asado en ciatos de la nota 24 d e este capítulo.

bienes no duraderos (en general. D e acuerdo con la epa . la mayor parte de la basura urbana o m u ­ nicipal estaba com puesta de cen izas de carbón (provenien tes de la calefacción y la cocina) y restos de com ida. C u a n d o se rom p ió m i VCR (¿alguien las recuerda?). producidos (norm alm en te con una c o m ­ binación de materiales) y v e n d id o s-.DESECHO 255 E ntonces. ¿qué hay exactam ente en n u estro s resid u os urbanos? H e aquí un in ­ tento de desglose.73 a 563. BIENES DüWOEROS BIENES NO DURADEROS Fuente: US Environm ental Protection Agency.^ Estos datos sobre el explosivo increm ento d e produ ctos m anufacturados e n la basura difícilm ente sorprendan a la m ayoría de la gente que vive en Estados U n i­ dos. aquellos que fueron diseñad os para durar m en os de tres años) y bienes duraderos. T odos lo h e ­ m o s exp erim en tad o d ecen as de veces. Hace cien años. de 41. 2007. m ientras .^* Este porcen taje de p rod u ctos que integran la m ezcla es el cam bio histórico m ás im portante que se ha registrado en la basura. la cantidad de productos manufacturados que integran los residuos só lid o s urbanos se increm entó en m ás de diez veces. costaba 50 dólares encargarle a un té cn ic o que la revisara. incluso hace sesenta años.36 kilos anuales de productos d esechados por persona. Los bienes de con su m o son tan abu nd antes y relativam ente baratos que re­ sulta m enos costoso y m ás fácil reem plazar las cosas que repararlas. En el transcurso del siglo x x . entre los que se incluyen envases y embalajes. casi tres cuartos del peso de los residuos sólid os urbanos son productos -objetos que fueron diseñados.

n o tuve suerte: la radio era de una sola pieza. al m en os un quinto de los aparatos d om ésticos (lavavajillas. m ien tras que m ás de un tercio de las heladeras con m áquinas y d isp en sad ores de h ielo necesitaron reparación en ese período de tiem po. algunas vien en in ­ c lu so c o n te le v iso re s de pantalla plana in corp orad os a la puerta. M e con tó que lo exasperaban los apara­ to s e le c tr ó n ic o s q u e aparecen en todas las heladeras actuales. El té c n ic o d e rep a ra cio n es v in o tres v eces a arreglarla en los prim eros noventa días. Los auriculares para la pequeña radio que compré en R adioShack p or 4. El añ o pasado tuve que reemplazar la heladera que tenía hacía décadas. D e acuerdo con la re­ vista C o n su m e r R eports. p ero ahora du ran c in c o con m ucha suerte”. horn illas de gas) vendid os entre 2003 y 2006 se rom pieron en m e­ n o s de tres añ os. Le pregunté cuánto duraría esa heladera. La tercera vez que v in o ya n o s co n o c ía m o s un poco. C uando se rom pió el cierre de m i saco de velló n . ¿sabe? Es c o m o si qu isieran que com pre una nueva enseguida”. treinta a ñ o s. de m od o que ninguna parte rota . n o so y té c n ic o en in fo r m á tic a y m u c h o m e n o s rep arad or d e te le v iso re s”. respond ió él. Q ué sorpresa. pen sé. Los reem plazo con alguno que encuentre en el cajón de los electró­ n ico s rotos. ni la carcasa. cantidad que m e alcan­ zaba para com prar u n o nuevo.podía ser reem plazada. el arreglo costaba 35 dólares. sin torni­ llos n i broches de presión. d esp u és de lo cu al la garantía expiró y él no apareció nunca m ás. la m áquina de hacer hielo no fu n cion ó desde el prim er día. . Sin em bargo. Él sacó la cab eza d e lfre ezer.256 LA HISTORIA DE LAS COSAS que una vcr qu e adem ás tenía dvd costaba sólo 39 dólares. Le pregunté por qué. ¿verdad? N o hay pro­ blem a.99 dólares se rom pieron.n i el dial. hizo una pausa y respondió: “Es raro. Sin em bargo. “A ntes duraban veinte. ni siquiera la alm oh ad illa del o íd o . con la e sp e ­ ranza d e qu e al m e n o s vería a mi hija de cuarto grado term inar la universidad antes d e v erm e ob lig a d a a reem plazarla otra vez. y fue u n c o n su e lo com p rob ar qu e la nueva era m u ch o m ás eficiente en el consu m o de energía. lavarropas. El técn ico su s­ p iró: “Yo r ep a ro h e la d e ra s.

El sastre se pasaba el día allí. C u an d o el tap izad o del silló n o el so fá se d estiñ e o se rasga. Lejos de lim itarse a em parchar los pantalones. sin o que se lim ita n a cambiar la tela. En lugar de tirar los zapatos a la basura. había aproxim adam ente 120 mil zapaterías de viejo en Estados U n id os. y por eso presenciam os una m ayor afluencia de clientes. En toda la India hay exp ertos en rep aracion es de prendas. quedé estupefacta. Hay señales de que las reparaciones están volvien d o a escena en Es­ tados Unidos. En una oportun id ad se m e abrió la rodilla de u n o s jea n s. p o r ­ que la m ayoría sabe co ser y tam bién hay m o d ista s en to d o s los barrios qu e no cobran dem asiad o por hacer arreglos. La debacle econ óm ica de 2008 coin cid ió con el primer crecim iento de los centros d e reparaciones desd e 2002. la gente los m anda a arreglar.^’ sin em bargo. de aproxim a­ dam ente un m etro cuadrado. C o m o ya n o se n ecesita m u ­ ch o personal para hacer estas cosas. los b en galíes n o reem plazan el m u eb le. Durante la Gran D epresión. Kansas. pasó de hacer 35 a 50 reparaciones por día.”^ Embalaje La categoría m ás grande y quizá m ás irritante de p r o d u cto s que d ese c h a m o s en Estados U n id os so n los envases y los em balajes. p o c a g en te sab e c ó m o arreglarlas. el hom bre había vuelto a entretejer la tela c o n un trabajo de zu r ­ cido. rem en d an d o prendas de su s clien tes y com partiend o el té con ellos o con su s v e cin o s ten d ero s. M is am igos b en g a líes con servan su ropa durante m u ch o tiem p o y actualizan el corte segú n lo s d ic ta d o s de la m o d a . dueña de la zapatería Reuters. llevé una m aleta llena d e zapatos gasta­ dos. “C uando la econ om ía anda mal. En el resto del m u n d o hay lugares d o n d e la repara­ ció n sigue sien d o la o p ció n por defecto.DESECHO 257 Hoy en día ésa es la norm a en Estados U n id os. Q u izá lo s lectores se sorprendan de que estas cosas entren en el rubro “produ ctos”. en una calle tranquila d e C alcuta. ¡ni s i­ quiera los técn ico s en reparaciones! La c om b in ación de nuestra inh abilidad para reparar cosas y la facilidad para reem plazarlas n o s lleva a c o n fu n d ir o b jetos en perfecto estado con desechos.“ El arreglo de zapatos también está entrando en auge después de una larga deca­ dencia. C u an d o volví a buscar m is jeans. En m is sigu ien tes viajes a la India. h o y hay apenas 7 mil. zapatos y artículos electrón icos que atienden en p e q u eñ o s lo ca les o se sien tan sob re una manta en la acera. habría te n id o que tirarlos a la basura. cám aras rotas y otros aparatitos ele ctr ó n ic o s p orq u e c o n o c ía a algu ien que podía arreglarlos. la gente lleva a arreglar los zapatos. p ero así es. en m uchas de esas tiendas se registra un increm ento en el trabajo de hasta el 50% desde el c o m ie n z o de la debacle econ óm ica de 2008. En Estados U nidos. en Topeka. Rhonda [ensen. En 2009. una hora m ás tarde. sentado c o n las piernas cruzadas. y los llevé a un sastre cuya tienda era una elevada plataform a de cem en to. porque fueron d ise­ .

a veces de form a su b lim in a l.000 m illones de envases de u so ú n ico. Es cierto que el embalaje de ciertos alim entos o artícu los frágiles cu m p le la fun ción de m antener el producto fresco o intacto.. que en m u ch o s casos se lavaban y rellenaban localm ente m ediante un proceso que conser­ vaba m ateriales y energía adem ás de generar puestos de trabajo. En 1960. pero los em p resarios los diseñaron y produjeron porque pensaron que esos envoltorios n o s in cita ría n .. aproxim adam ente 277 m illones m enos que de costum bre. Hacia 1970. las tiendas repartieron poco más de 23 m illones de b olsas plásticas. la cantidad había aum entado al 47%.’’ .. Italia. N o es que salgam os a comprar enva­ ses y em balajes (lo que en general querem os es la m erm elada. en San Francisco. La bbc inform ó que. p oco estim ulante e indeseable. se registra un progreso en la regulación gubernam ental.] Por otra parte. un cinturón colgante no es un sím b olo de virilidad ni de calidad. Para la mujer norm al.a v e c e s abiertam ente. sin e m b argo. C h in a y Sudáfrica hay prohibiciones categóricas . consu m im os más de 150.a l m en os en relación c o n las b o lsa s m ás d elgadas y m en os d u rab les-.” En cu an to a los envases de bebidas. Vanee Packard cita a algu n os p sicó lo g o s de la c o m er cia liz a ció n qu e justifican el hecho de que un cinturón se ofrezca a la venta c o n em balaje. así c o m o los envases de bebidas de uso único. u n cin tu rón en v u elto en un embalaje potente desd e el punto de vista psicológico’ a d q u iere u n s im b o lism o favorable y ‘se presta naturalm ente a sim bolizar el res­ peto. D ía a día en E stados U n id os. D u ran te m u ch a s décadas bebim os de botellas de vidrio recargables. y n o el frasco. [ . H oy en día.] Es algo flácido.258 LA HISTORIA DE LAS COSAS n ad os por algu ien y p rodu cid os para un fin. e in clu so un gran am or’”. B élgica y Taiwán se aplica un im puesto a las bolsas de plástico. los enva­ ses descartab les só lo representaban el 6% de las bebidas sin alcohol que se con su ­ m ían en E stados U nidos. la reproductora de m p3 o la esp u m a de afeitar. in c lu so e n e so s casos.a com prar cu alq u ier cosa qu e viniera adentro. ‘“U na m ujer n o suele sentirse atraída por un cinturón que cuelga de un exh ib id or. Los Á n g eles. el objetivo prim ordial de los d iseñ ad ores es la atracción d e p oten ciales clientes. el u so de las b olsas de plástico dism inuyó en el 90%. m ás otros 320 m illones de vasos para llevar.’^ En el transcurso de los seis m eses posteriores a la im plem entación del im puesto irlandés.’ [. el afecto. N o hay m anera de que lo asocie con su hombre. en los tres m eses p osteriores a la prohibición. salud able y enérgica. m e n o s del 1% de las bebidas sin alcohol se em pacan en botellas recargables. en 2002. la caja plástica ni el tubo de m etal).^ Las botellas descartables d e b eb id a (o “d e d irección única”) son un fen óm en o relativamente nuevo en este país. . En L os a rtífic es del derroche. nos queda un largo cam ino por recorrer. Con respecto a las prim e­ ras.” A lg u n o s e jem p lo s particu larm en te p ern icio so s de em balajes son las bolsas plásticas quebradizas que se entregan en las tiendas para llevar las cosas com pra­ das a casa. m ientras que en Irlanda.

Esta disp osición requiere el pago de un p eq u eñ o d ep ó sito . Estos argu m en ­ tos son falaces.^^ Los op ositores argu m en ­ tan que los d epósitos son ineficientes y anticuados.4% anual. estas leyes de envases se aplican actu al­ m ente en 11 e stad os del país. cada vez que se hace el in ten to de presentar o expandir u n o de estos proyectos. don de cam inar con una botella de plás­ tico descartable es tan vergonzoso co m o ponerse un abrigo de pieles.DESECHO 259 Excepto por la burbuja donde vivo. Berkeley. que se devuelve al cliente cu a n d o éste retorna el envase vacío. Este proyecto -H . lo s P aíses Bajos y S u e c ia ). y que con stitu ye un im puesto regresivo que perjudicará a las em presas locales y causará pérdida de em pleos. A le m a n ia . Los analistas de la industria prevén que la dem and a estadounidense de bebidas en envases de uso ú n ico seguirá increm en tánd ose en el 2.’’ En 2009. adem ás. que los d ep ósitos son un m ero d u ­ plicado de lo que ya logra el reciclado. El Instituto de R eciclado de E nvases [C on tain er R ecycling Institute]. Los m inoristas d e bebidas y licores tam bién se op on en a estas leyes. que la reutilización de botellas representa una am enaza para la salud pública. Los d e p ó sito s q u e n o se devuelvan financiarán program as gub ernam entales para reducir la gen eración de gases de efecto invernadero. T odo se reduce a una c u e stió n d e d in ero.requiere el pago de un d e p ó sito sobre todas las bebidas en envases com u n es de capacidad m en or a un g a ló n [3. 2 0 4 6 . PepsiC o.p o r lo g e n e ­ ral. el uso de estos envases continúa en aum ento. hasta alcanzar los 272. A n h eu ser-B u sch . en años recientes se les han su ­ . porque la ley requiere que la industria de las bebidas cargue c o n los c o sto s de reco lecció n y recarga de las botellas. A pesar de la masiva op osición de los industriales. que m onitorea el progreso del p royecto de ley. ad em ás de o c h o p ro v in cia s ca n a d ie n se s y v a rio s otros países (in c lu id o s D inam arca. el d ip utado Ed M arkey de M assach u setts p resentó en el C o n g re so el p r o ­ yecto de Ley de Reciclado d e Botellas para la P rotección C lim ática. d ic e lo siguiente.000 m illones de unidades en 2 0 1 0 . así co m o sus e m b o ­ telladoras y distribuidoras.por envase (botellas o latas d e beb id a).78 litro s). Las em presas C oca-C ola. presentan batalla cada vez que se intenta hacer avan ­ zar una ley que exige el pago de d ep ósitos por envases.^ C om o las leyes de envases son tan efectivas. de 5 a 10 cen ta v o s. Los o p o sito r e s más categóricos a la ley de envases son casi exclusivam ente las grandes m arcas de bebidas. el ahorro de energía y la creación de em p leos locales.“ La sencilla ley que disp on e un reem b olso por d ev o lu ció n de e n v a ­ ses ha dem ostrado una y otra vez su gran efectividad c o m o in str u ­ m ento para reducir el d esech o de botellas y alentar el u so de b o te ­ llas recargables. la ind ustria de la bebida em p ren d e una o p o sic ió n furiosa: se gastaron 14 m illo n es d e p e so s en una cam p añ a d e re­ chazo a una ley nacional de envases entre 1989 y 1994. adem ás d e p erm itir la c o n se r v a ció n de m aterias primas. R.

kab intentó sin éxito com prar la totalidad de la C oalición N a­ cion al d e R eciclado [N ational Recycling C oalition. “Es el c o ­ m ercial m ás o d io s o que se haya produ cid o jam ás [ . a m ed ia d o s de 200 9 . inclu so acu ñ ó el térm in o litterbug^ para identificar com o culpa­ bles a q u ien es arrojan basura en la vía pública. es decir. kab creó una in ­ fam e cam p añ a publicitaria protagonizada por “el ind io que llora” (representado por el actor Iron Eyes C ody. KAB se ha a b o ca d o a la tarea de mostrar los d esechos com o un problema que sólo se resuelve c o n responsabilid ad individual. producen. el gob iern o alem án estableció una ley de em balajes basada en la c o n v ic c ió n de que las em presas que diseñan.. (N. prim ero los exp u lsam os de sus tierras. de la T.'" En 1971. k a b ].] el colm o de la explotación de los ind ígenas. En 1953. n r c ]. d iciend o que k a b “se halla bajo el dom in io de in te­ reses c o m e r c ia le s .. p rodu cen y com ercializan esas botellas y latas d e s ­ cartables. D esde el com ienzo.^’ En tiem pos más recientes. M ediante la difusión de eslóganes c o m o “La gen te in ició la p o lu ció n . que en realidad no era indígena sino descendiente de ita lia n o s). la mayor coalición n acio­ nal de recicladores serios y defensores hon estos del reciclado. Los m iem bros de la NRC elevaron son oras protestas. siem pre y c u a n d o n o haya una ley de envases que lo exija. usan y e x p lo ta n c o m er cia lm en te los em balajes deben considerarse res­ * Litlerbug podría traducirse como “bicho basurero”. Mejorar los embalajes La cam paña m ás seria para reducir los desechos de embalaje que se haya em p ren d id o hasta ahora se pu so en práctica en Alem ania.” Entre otras objeciones. kab logró desviar la a ten ció n de q u ien es d iseñ an . u n a serie de em presas dedicadas a la fabricación y la venta de enva­ ses d e sca rta b les para beb id as creó una organ ización de fachada.260 LA HISTORIA DE LAS COSAS m a d o las e m p r esa s acop iad oras de d e se c h o s y recuperadoras de m ateriales que a u m en tan su s in gresos gracias a las valiosas latas de a l u m i n i o ¡ S o n las m ism as em p resas que e n sus an u n cios publicitarios y materiales de relaciones públicas se jactan d e apoyar el reciclado! N o cabe duda de que adoran el reciclado. y no con regulaciones m ás estrictas o leyes de envases.’^ so b re la cual el escritor Ted W illiam s expresó lo siguiente. los m iem b ros de la nrc afirm an que kab op on e resistencia a los enfoques legisla­ tivos o regu latorios y só lo aboga por iniciativas voluntarias de la industria que ya han d em o stra d o una clara ineficacia. de q u ien es ganan dinero con ellas. después las destruim os y ahora lo s prostitu im os para los fabricantes de basura”. llam ada M a n ­ tenga b e llo a E stad os U n id os [K eep A m erica Beautiful. la gente puede detenerla”. En 1991. la m ayoría de lo s cu ales no desean o no pu ed en abordar los c am b ios sisté m ico s necesarios para mejorar el reciclado”.j .

^' El logo se parece al sím b o lo del yin y yang. lo s d esech o s d e em balajes se in crem en ta­ ban del 2% al 4% anual en A lem ania. se perm ite la q u em a de algu n os d esech o s de em balaje bajo la d e fin ic ió n de “r ecu p eración ” qu e e sta b le c e la ley. Su d efin ición de reciclado tam bién es tan am plia q u e n o se lim ita p reciclar m ateriales para el m ism o uso: la m ayoría de los p lá stic o s n o se reciclan de form a m ecá n ica c o m o plásticos. porque las em presas integran tes co lo ca n un punto verde en su e m ­ balaje para indicar su participación en el programa. cartón . dsd ]. reutilizar. Pero al m en o s el gob iern o alem án ha tom ado partido al d e ­ clarar que los productores son resp on sab les y se ha ab ocad o a la r eso lu ció n del problem a. el gobiern o debió su bsid iarlo porque n o había infraestructura para que fun cionara sin obstácu los. sino que se procesan para la p rod u cción de q u ím icos y p etróleos cru d os sin tético s o se usan co m o agentes red u cto res en la p rod u cción d e a lu m in io . Y el p rogreso qu e se ha lograd o con am bas . el ritm o dism inuyó.'“* El sistem a alem án no es perfecto. D e form a inexcusable. es cierto. El d sd tam bién se llam a program a del P unto Verde. recuperación y reciclado qu e p er­ m itiero n recuperar d e se c h o s d e em b a la jes de v id r io . estos d e se c h o s dism inuyeron en el 14%. qu e en 1994 adoptó una directiva de alcan ce co n tin en tal en lo con cern ien te al em balaje y los d esechos de em balajes. d o n d e n o s su m ergim os cada v ez m ás en un mar de em balajes. el program a se focalizó en el desarro­ llo de industrias m ás eficientes de r ec o lecció n . É stos son problem as. reciclar o d e ­ sechar sin riesgos los residuos de em balaje. y el dinero se em p lea para recolectar. D e sp u é s de las im p resion an tes r ed u ccio n es in i­ ciales. A ntes de que se im pusiera esta ley. apropiado por dem ás. entre 1991 y 1995. pero al m e n o s lo s gobiern os están tratando de im p lem en tar iniciativas y avanzan en la d irección c o ­ rrecta. A con tin u a ció n . Al p rincip io. lo cual fu n cion a c o m o in c en tiv o para reducir el em balaje y tam bién para usar m ateriales m ás saludables. algunas em presas se un ieron para estab lecer el Sistem a D u al de A lem an ia [D u ales System D eutschland.^ Esta m ed id a ta m p o co es perfecta. a diferencia de E stados U n id o s. pap el.^^ H an e sta lla d o e sc á n d a lo s cu an d o algunas p ersonas (entre las q u e m e in clu y o ) encontraron pilas de d e s e ­ c h o s de em balajes P unto Verde en b a su ra les de p a íses en d esarrollo.DESECHO 261 pon sab les por ellos desd e el p u n to d e vista e co n ó m ic o : un a idea que se c o n o c e c o m o “responsabilidad extendida del p rod u ctor” ( r e p ) / ’ ¡Vaya concepto! La ley exige que las em presas p a g u e n tarifas se g ú n el vo lu m en y el tip o de em balajes que usan. Las em p resas pagan el d s d seg ú n el u so que hagan del embalaje. m e ta le s y residuos orgánicos en un porcentaje del 60% a m ás del 90% hacia 2001. El m o d e lo alem án insp iró a la U n ió n Europea. ¡Se exige que el 72% de las botellas sean recargables!^ C on el fin de sim plificar la logística para cum plir con los req ui­ sitos. por m uy len to que lo hagan. m ientras qu e en E stados U n id o s se increm en taron en el 13% durante el m ism o período. D esp u és.

Sacar la basura: ¿a quién le toca? D e h ech o.®' Sin em bargo. Tal c o m o señala el p p i.. P P i] señ ala que los gobiern os locales (financiados con el dinero de nu es­ tros im p u e sto s).. El térm ino “m u n ic ip a l” sign ifica que está bajo la ju risd icción del gobierno local. no debem os olvidar que es .”^ Adem ás.*’ Pero lo q u e ab ru m a a las m u n icip a lid a d es es la creciente marea de resid uos de p rod u ctos. el p p i. com post o abon os or­ gán icos) se in ició hace apenas un os a ñ o s . “correspon de atribuir la responsabilidad a los productores porque so n ellos q u ien es tom an las d ecision es relacionadas con el d iseñ o y la c o ­ m ercialización .) b rin ­ dan b ienestar a cam b io de d esech os”. in c lu id o s los reciclables. ante el cre cim ien to p o b la cio n a l de los cen tros urbanos. es decir que la em p resa fab rican te de los p rod u ctos o em balajes debe ocuparse de ellos (o to r­ gand o preferen cia al reciclado y la reutilización) cuando finaliza su ciclo de vida. T odo lo d em ás d eb ería ser responsabilid ad exten d id a de los productores. los g o b ie rn o s lo ca le s de h o y están abrum ad os por la m agnitud que ha alcan zad o el problem a de la basura. cu a n d o q u ed ó en e v id en cia . llegó a la c o n clu sió n de que las m unicipalidades sólo han logrado la m inim ización efectiva de un tip o de desechos: ¡los residuos de jardín! Por otra parte. La gestión de la basura p a só a ser fu n ció n de los gob iern os locales (en lugar de lo s in d iv i­ d u o s) p o r p rim era v ez entre 1910 y 1930.” B asán dose en el análisis de datos acum ulados durante m ás de cuarenta años en relación c o n la d isp o sició n de los residuos. En torno a la basura m u n icip a l [los resid u os urbanos) se ha su scitad o un gran problem a.es que los dep artam en tos de residuos urbanos se ocupen de los tipos de desechos para los que fu eron creados: resid u os orgán icos y de m ateriales biodegradables. El Instituto de Políticas de la Producción [Product Policy Institute.. que las aguas servidas. organización sin fines de lu­ cro. la so lu c ió n que se ha buscado para los desechos de embalajes es la m e­ jor so lu ció n para todas las form as de d esechos de productos. “se echan al hom bro la carga de lim piar los desechos que dejan los p rodu ctores y con su m id ores de productos d isp en d io so s (.262 LA HISTORIA DE LAS COSAS d irectivas prueba que la in con ceb ib le cantidad de d esechos de em balaje que hay en E stados U n id o s n o es en absoluto inevitable. el problem a requería una solución un iform e y centrali­ zada para proteger la salud e in clu so la vida de los residentes.. los resi­ d u o s p o d rid o s de lo s alim en tos y los d esech os de anim ales representaban un peli­ gro para la salud pública. (Profundizaré en las com plejidades del reci­ clad o m ás adelante en este capítulo.c o n la que estoy en un tod o de a c u e rd o . en esencia. la recup eración m u n icip al de residuos de alim entos (es decir. y en co n secu en cia son los más capaces de reducir el im pacto que sus p rod u ctos causan en el m ed io ambiente. y al parecer será igualm ente exitosa.) La r ec o m en d a c ió n del ppi .

v id rio. si se im plem enta la responsabilidad exten d id a de los p rod u cto­ res. La responsabilid ad e xten d id a d e lo s prod u ctores tiene sentido por don de se la mire. cabe recordar una vez m á s. las empresas que diseñan y fabrican los produ ctos com en zarían por hacer cosas m e­ jores. hab rem os d ad o un paso fu n d a m e n ­ tal hacia la responsabilidad corporativa y la basura cero. desvivién d ose por increm entar los ín d ices de p ro d u cto s recicla­ dos. Si se las responsabilizara por los d esech o s. las m unicipalidades só lo se ocuparían de los d e se c h o s biod egradab les y factibles de convertir en abono. m etal. sin o su c o m p le ­ m ento esencial. que se rom pen con facilidad y son difíciles de reciclar. los departam entos de residuos urbanos -p a g a d o s por n osotros. com pren dí por qué: ¡porque siem pre levanto yo lo que ella deja tirado! Hacerla responsable por su s perten en cias quizá requiera m ucho trabajo. transportar y desechar sin riesgos to d o s los produ ctos que ingresan en el torrente. m am postería de yeso. Y no puedo dejar de preguntarm e: ¿por qué hay que hacer tanto esfu erzo por limpiar los desechos de corp oracion es que n o lim p ian lo que ensuciaron? Me recuerda una revelación que tuve con respecto a la m aternidad. y reforzando así la m ala con d u cta de em p resa rio s q u e in siste n en fabricar porquerías mal diseñadas. De m ás está d ecir que n ecesitam os una infraes­ tructura m ás eficaz para el reciclado y la reutilización de los m ateriales existen tes e incluso futuros. ¿no es verdad? En ausencia de sistem as que garanticen la resp on sab ilid ad ex ten d id a d e los productores.están so lo s e n la tarea de in g en iá rsela s para recolectar. Así. Me encuentro una y otra vez con palad in es del reciclaje que trabajan sin cesar y con honestidad. tóxicas y excesivam en te em baladas. Desechos de construcción y demoliciones (C y D) Este torrente de d esechos se considera un subconjunto de los residuos só lid o s ur­ ban os. ladrillos. En tal escenario. D e form a sim ilar. la responsabilidad extendida de los productores no es una alternativa al reciclado. los ciu d ad an os no tienen por qué correr de aquí para allá levantando lo que dejan tirado las em pre­ sas. más duraderas y m en os tóxicas. m a­ dera. U n día me sentí abrumada por la tarea de juntar los zapatos y los libros escolares y los instru­ m entos m usicales y los dibujos de m i hija que estaban desp arram ados por toda la casa. abordando así el problem a en la raíz. ¿Por qué siem pre tengo que levantar lo que m i hija deja tirad o por ahí?. pero es lo m ejor para am bas. En un destello de claridad. los fabricantes financiarán tanto el nuevo sistem a de reciclado c o m o el pasaje al diseño de productos que resulten m ás fáciles de reciclar. p lá stic o y c o m p o n e n te s de . Los d esech o s de C y D in clu yen con creto. pero ocupa tanto e sp a cio en los rellen os sa n ita rio s qu e a m e n u d o se lo tom a com o una categoría aparte.DESECHO 263 SU negocio: son los productores qu ien es sacan provech o e co n ó m ic o de la fabrica­ c ió n y venta de e so s artículos. m e pregunté. C on estas piezas en su lugar.

A llí c o m p ré la pila del baño. es el d esm an telam ien to c u id a d o so de los e d ificio s de m o d o tal que se recuperan lo s com p on en tes en lu ­ gar de d e str u ir lo s en la d e m o lic ió n para rescatarlos después de entre los e sc o m ­ bros. con lo cual evitan que los m ateriales llegu en a lo s rellen o s san itarios. c o m o puertas. ventanas. La A so cia c ió n d e R eciclad o d e M ateriales de C onstrucción [C on struction Materials R ecyclin g A s so c ia tio n ] estim a que en Estados U n id os se prod u cen m ás de 325 m illon es de toneladas anuales de desechos de C y D. D e sd e B erk eley hasta el Bronx. en c a m b io . se o b tie n e n m ateriales de con stru cción que p u ed en reutilizarse. sin o tam ­ b ién la en e rg ía y el trabajo que in su m ió su fabricación. cu an d o vende grifería d e b ron ce o una pu erta de estilo para su reutilización. llam ada d eco n stru cció n . ventanas y otros artícu­ lo s. sin o tam bién la presión por cortar más árboles y extraer más metales. han alen tado la creación d e n u m ero sa s em presas dedicadas a la recuperación de estos va­ lio s o s recursos.c o m o repisas de chim enea.’’ Gran parte de ellos son bue­ n os m ateriales qu e es p o sib le recuperar y reutilizar. N o m u y lejos de m i h ogar de Berkeley. U rb an O re.264 LA HISTORIA DE LAS COSAS co n stru cció n . A d em ás. Por separado. un pionero en este cam po desd e 1980. recu p era m a teria les v a lio so s del torrente de d e se c h o s y los vende para su r e u tiliz a c ió n . un panel de reem p lazo para la luz del garaje y los postes de m etal que sostien en la verja de mi jardín trasero: to d o s e llo s u sad os. en tiem p o s m ás recientes ha flo re cid o u n a in d u str ia co m p leta m e n te ecológica. C ualquiera que haya realizado una de estas d os tareas sabe que la m anera m ás fácil de sacarse de encim a una pared. en esp ecial de carpintería y m etalistería. el increm ento en los costos y las restricciones a la in ­ c lu sió n de estas cosas en los rellenos sanitarios. Urban Ore prefiere la reutilización al reciclado porqu e d e ese m o d o se con servan no sólo los materiales de un artículo. Son las COSA S qu e q u ita m o s cu a n d o llevam os a cabo un proyecto de rem odelación o d e m o le m o s una casa. y a la vez crean em pleos locales que no es p o sib le tercerizar. Si bien la tarea de rescatar partes de edificaciones viejas . caños y otros artículos. lo cual no sólo reduciría los d ese c h o s. una habitación o un e d i­ ficio en tero c o n siste en d em o lerlo s. reducen la extracción de m ateriales vírgenes y la p r o d u cc ió n c o n u so in ten siv o de energía. bañeras viejas. su m ados al d e ­ s e o de evitar d esech os y crear em pleos.se ha llevado a cabo d e sd e qu e e x isten las edificacion es. es decir. Pero al hacerlo se o b tien e una polvorienta m ontañ a de escom b ros. las em presas de d econ stru cción rescatan y rev en d en c o m p o n e n te s d e ed ificios viejos. gana m ucho más d in ero qu e el q u e hubiera ob ten id o por la venta de la m ism a pieza de m etal o de . m i escritorio. puertas. d esechos destrozados y m ezclados. Por fortuna. La d e c o n str u c c ió n e s c o m o el reverso de la construcción . salvados de term inar en el basural y a un pre­ cio m u c h o m e n o r que los nu evos.

según el tipo de h o sp i­ tal. porque los hospitales tam bién cu m p len con todas esas funciones.*' Es decir que to d o lo que se n ecesita para m antener e se p elig ro so 5% al 10% de d esech os p o te n c ia lm e n te sep arad o de los p ap eles ad m in istra tiv o s. esta clase d e resi­ du os incluye elem en tos pu nzantes (agujas). En el otro extrem o del país. no más del 5% al 10% es p otencialm ente in feccio so si se segrega con cuidad o”. fundador de cgh Environm ental Strategies. m ateriales de d e se c h o s esp arcid os por tod as partes y tasas devastadoras de asm a. Tra­ bajamos para crear alternativas a los rellenos sanitarios. En su declaración de propósitos. En realidad. en el sur del Bronx. y los aborda tod os a la vez. quien propugna la gestión segura de d e se c h o s relacion ados con el cu id a d o de la salud d e sd e 1990 y ha revisado p erso n a lm en te d e se c h o s h o sp ita la rio s d e to d o el m u n d o . la mayor parte de los d e ­ sechos provenientes de las instalacion es m éd icas son c o m o los d esech o s de h ote­ les.^ ReBuilders Source es un excelente m o d e lo porque p ercibe la interrelación entre los problem as a m ­ bientales. Esta em presa desvía a diario gran parte de las aproxim adam ente 2 m il toneladas de desech os de C y D que llegan a las estacion es de transferencia de desech os situadas en el sur del B ronx para revenderlos en su d e p ó sito m in orista de aproxim adam ente 1. “Trabajamos para crear em p leos que perm itan g a ­ narse la vida con el reciclado y la reutilización de m ateriales de con stru cción . co n el co n secu en te potencial de infectar a otros. los econ óm icos y los sociales. restaurantes u oficinas. S o le ­ m os aterrorizarnos con los d esech os de las instalacion es m édicas. un barrio asolad o por altos ín d ices de desem pleo. D e fen d e m o s la igualdad de oportunidades así co m o la justicia econ óm ica y am biental”. algu n os d e se c h o s farm acéuticos.700 m etros cuadrados. con el tem or de que puedan disem inar el sida u otros virus. la empresa proclama lo siguiente. d ic e así: “M uy pocos de estos d esech os son realm ente peligrosos y. cáncer y otras en ferm ed a d es relacion ad as c o n el m e d io am biente.DESECHO 265 m adera para reciclarla a su valor de m ercado. y no cabe duda de que requiere tratam iento especial. el e m b a ­ . y a m en u d o m ás de la que m erece: en realidad hay una brecha considerable entre la am enaza percibida y la am enaza real. en la prim avera de 2 0 0 8 se la n zó una em p resa c o o p e ra tiv a llam ad a ReBuilders Source. Una pequeña porción de los d esech os m éd icos es peligrosa o poten cialm en te peligrosa. Desechos médicos Este torrente atrae m ucha atención. G lenn McRae. al­ gun os desechos de bajo nivel radiactivo de clínicas especializad as y cualqu ier d e ­ secho que haya entrado en contacto c o n un pacien te en ferm o. En el e n c a b e za m ien to de los reci­ b os de venta que entrega Urban O re está im presa la ley en d a “A cabar c o n la Era de los D esech os”. N o se diferencian de otros d esech o s urbanos.

que suele ser plástico. la m ás efectiva e n relación con los costos. batas. Se trata de una alternativa m ucho m ás segura que la in cin eración .. y tam bién son los que se acu m u lan a ritm o m ás veloz: los d esech os electrónicos. reproductoras de dvd. Salud sin D añ o [H ealth Care W ithout Harm]. Véase http://w w w . etc. com prenden tod os los teléfo­ n os celulares. El C e n tr o M é d ic o B eth Israel de N u eva York ha ahorrado m ás de 600 m il d ólares an u a les en virtud de haber m ejorado su s estrategias de segregación y red u cció n d e lo s desechos. los d e se c h o s que sí corresp on d e colocar en una bolsa roja? La mejor solución. controles rem otos. una coalición inter­ n a c io n a l d e profesionales de la salud. etc. problem as neurológicos y reproductivos. Desechos electrónicos Los d e se c h o s e le c tr ó n ic o s. este­ rilización c o n vap or a alta tem peratura en una m áquina que es com o un lavavajillas de gran d es p rop orcion es. de una clín ica es un sistem a e fe c tiv o de se g r eg a c ió n . defensores de la salud am ­ b ien tal y m iem b ros de la com u n id ad . televisores. y cáncer.. sin o tam b ién el m aterial portante. aparatos eléctricos. Si ello se com bina con un reem plazo sistem ático de to ­ d o s los e le m e n to s descartab les (vajilla.” La in cin era ció n de d e se c h o s m é d ico s es tan contam inante que m is am igos activistas de la India qu erían colgar una pancarta en un hospital de N ueva D elhi especiali­ zad o en cán cer y p rovisto de un hum eante incinerador para difundir la siguiente proclam a: “ c á n c e r : aquí se causa y se cura”. elim inar el uso de supertoxinas co m o el m er­ c u r io y el p v c y reem plazar la incin eración por alternativas más sanas y m en o s costosas.266 LA HISTORIA DE LAS COSAS laje de lo s e q u ip o s . lo s r esto s de a lim en to s. El problem a es que la incin eración no só lo quem a los g é rm e n e s o v iru s. sábanas y equip os) por cosas reu- tilizab les. es el sistem a de autoclave. se asocia a hospitales para red ucir los d esech os. com p u tad oras.noharm . que a su vez causan en ferm ed a d es c o m o asm a. Son los r esid u o s m ás tó x ic o s q u e co m p o n e n la basura actual. o e-d e sec h o s \e-w aste]. Y la c o m b u s tió n d e e ste p lá stic o crea e m isio n es aéreas tóxicas.^* ¿Y qu é ha d e hacerse co n el 5% al 10% de residuos potencialm ente in feccio­ sos. juguetes electró­ n icos. au n q u e m u ch os hospitales prefieren esta última en su afán por d es­ tru ir a g e n te s p a tó g e n o s. junto con sus em balajes h ech o s d e m ateriales y prod u ctos q u ím icos peligrosos. lo s h o sp ita les p od rán reducir sus necesid ad es y costos de elim inar d e ­ se c h o s.org para obte­ ner m ás inform ación.^ D e acuerdo con la C oalición de R ecupe­ ración d e A r tícu lo s E lectrón icos (Electronics T akeB ackC oalition). que tiram os a la basura. es decir. las cinco fu en ­ tes y razon es m ás co m u n e s de los residuos electrónicos son las siguientes: . se increm entan tres veces m ás rápido q u e o tro s resid uos urbanos.

. C uando m i hija era m ás chica. ¡Adiós al viejo! 2.. cu a n d o los te lé fo n o s de r ee m p la zo so n m u c h o m ás c o sto so s. Illin o is y C arolina del N orte) acordaron prohibiciones que entrarán en vigen cia entre 2010 y 2 0 1 2 . causó un p ico en el torrente d e d esech os electrónicos. C onversión a tv digital: en la m ayor o b so lescen cia planificada por el gob iern o jam ás vista. O tros seis estad os (O regón. ¿Para qué m olestarse.. a m e n o s que u n o sea un as de la electrónica.*’' La m olestia de c o n se g u ir el con versor ind ujo a m ucha gen te a com prar la n u eva pantalla plana o hdtv q u e h ace tie m p o c o d icia b a . aunque fu n cion en a la perfección! Por ejem plo. N ueva H am psh ire y R h od e Island. m etales y vid rio que con tien en . A ctualización de teléfonos celulares: los proveed ores de telefonía celular se prom o cio n a n e n tregan d o teléfon os gratu itos o baratos c o n los co n tra to s n u ev o s o renovados.'’’ 3. M assachusetts.^ Las com putadoras son verd aderam ente d ifíciles de reciclar a causa de la densa m ezcla de plásticos. ¡Adiós a los viejos telev iso res. só lo seis estad os prohíben actualm en te arro­ jar esos objetos tó x ico s a los verted eros y rellen os sanitarios: C aliforn ia. C on n ecticu t. N u eva Jersey. con su c o n te n id o de 2 a 3 kilos de p lom o p or un idad!“ Por sorprendente que parezca. C uando la pila se acabó. parece absurdo rechazar el o fr ec im ie n to del flam ante m o d e lo con tod os los chich es y son id os nuevos.DESECHO 267 1. si el precio de los iPod está en baja? ¡A diós al viejo! . N ueva York. ¡A d iós a las viejas com putadoras. tuve que pagar m ás de lo q u e m e había co sta d o el libro para com prar una nueva en R adioShack. 4. M in nesota. en el año 2009 se produjo el final de las e m isio n es televisivas a n álo­ gas. que fueron reem plazadas por la tv digital. am aba un libro de C alle Sésam o que ten ía un te lé fo n o para llam ar a lo s p e r so n a je s y o ír m en sa jes grab ad os. Y co m o la mayoría de los teléfon os están d iseñ ad os para rom perse en un par de años. Esta m ed id a d ejó fuera d e uso a m illon es de televisores en perfecto estado. M ain e. a m e n o s qu e se contara c o n u n a caja especial de conversión. arriesgánd ose a q u e el viejo se rom pa en m i­ tad del contrato. dem asiad o tarde para detener el tsunam i tóxico de 2009. A ctualización de software: el softw are n u evo a m e n u d o n o fu n cion a en las m á ­ quinas viejas por falta de m em oria o v e lo c id a d de p r o cesa m ien to . N o se pued en cam biar las pilas o la batería: a v e ce s e s tan arduo acced er a la batería de un producto para reem plazarla que m u ch a gente prefiere reem plazar el producto entero. para cam biarla hay q u e enviar el aparato a Apple. Los rep rod u ctores iP od de A pple p r e ­ sentan lo s desafíos m ás viles en lo c o n cern ien te a las baterías.. p a ­ gar una tarifa y borrar toda la inform ación alm acenad a. cu an d o M i­ crosoft lanzó su sistem a operativo Vista.

arsénico. reproductores de mp3 y Black- Berries.e l añ o m ás reciente del que ten em os d a to s-. con estantes desd e el techo hasta el p iso e n tod as las paredes. co m o Craigslist? ¿Por qué no colocarlos en el frente de un e s ­ ta cio n a m ien to c o n un cartel que diga “Gratis”? N uestra com unicativa guía Renee n o s e x p lic ó el m otivo. sin o a la espera de ser destruidos. La prim era h a b ita c ió n parecía un d ep ó sito de C o stco . plom o. Al m irar el con ten id o de una de esas in m en sas cajas. con la diferencia de que los productos que llen a­ ban los e sta n tes n o estaban a la venta. Para ellas es más . A un así. ¡A lgun as son m ás baratas que el c artu ch o de reem plazo! A u n cuand o u n o logre com unicarse con un ser hum ano real en la lín ea d e a ten ció n al cliente del fabricante. ¡Paf. ¡y entre ellos había m uchos aparatos que aún funcionaban!^’ Estas cosas tienen alta toxicidad. paf. cadm io. advertí que m uchas de las B lack B erries aún ten ían el p lástico que protege la pantalla cuando se las com pra. to ­ das adornad as c o n la etiqueta azul que se arranca antes de usar: eran todas nuevas. en E stados U n id o s se g u im o s arrojando el 85% de nuestros d esechos electrónicos en rellen os sanitarios. paf! Le p regunté a una guía qué porcen taje de los produ ctos entrantes eran n u ev o s. en lugar de segregados y m anipu larlos co n responsabilidad y cuidado c o m o lo requiere este nivel de riesgo. los q u em am os en incineradores.*^ o bien. ¡A d iós tam b ién a la vieja impresora! “C o m p re m o s u n o n u evo y listo” ha pasado a ser la respuesta por defecto cuando se rom p en lo s artículos electrónicos o se necesita un repuesto. los desechos electróni­ c o s superaron los 1. berilio y retardantes de llama b rom ad os. En 2005 . preguntar acerca de un mal fu n cio n a m ie n to p u ed e ser más com plicado y m olesto que com prar una impresora nueva. C om o resultado. los aparatos electrónicos a c ­ tuales c o n tien en m ercurio. peor aun. C ada u n o de lo s p ro d u cto s que estaban en el lugar debía ser desm antelado. A lg u n o s eran d e str u id o s prim ero a m ano por trabajadores provistos de m azas y m artillos en una lín ea de m ontaje.268 LA HISTORIA DE LAS COSAS 5. Q ued é pasm ada. En 2 0 0 9 v isité un in m en so com plejo de reciclado en R oseville. “M ás o m e n o s la m itad”. m on tañ as de televisores y gigantes­ cas cajas de cartón repletas de teléfonos celulares. entre otras sustancias repugnantes. “Son nu evas”. “Las em presas n o quieren recibir estos productos a través de su s program as de garantía y tener que hacerse responsables. ¿En qué clase de sistem a e c o n ó m ic o es m ás sensato destruir artículos electrónicos que fu n ­ cio n a n a la p e r fec ció n en lugar de venderlos o regalarlos? ¿Por qué no ofrecerlos en una págin a w eb. nos explicaron los guías. California. Im presoras descartables: las im presoras son tan baratas que a veces vienen gra­ tis c o n ia c o m p r a de una com putad ora nueva. O bservé una serie de impresoras idénticas. Había tarim as p o rtá tiles rebosantes de im presoras.814 m illon es de kilos. en E stad os U n id o s se tiran a la basura 400 m illo n es de produ ctos electrónicos por año. m e resp o n d ió .

q u e está n en el cen tro d e l com p lejo. Ésa es una de las razon es por las que el com plejo de R oseville se d istin gu e c o m o un a de las m ejores plantas p ro­ cesadores de d esech os electrónicos d e la zona. E ste m e ca n ism o reparte los escom b ros en cajas separadas. l a s cosas pasan p or otras cin tas transportadoras hacia las trituradoras. Estos m e ­ tales viajan lu ego en tren p o c o m ás de 4 . el ú n ico recurso recuperado que vale un din ero c o n sid e r a b le. pero resulta d e vital im portancia para separar las peligrosas sustan cias qu ím icas presentes en las b ate­ rías de los trozos de m ateriales que llegan al final d e la línea. A dem ás de las cosas nuevas. Los p lá stic o s caen e n un lugar. ¡Q ué desperdicio! Los produ ctos pasan por una serie de cin tas transportadoras y llegan a otros trabajadores que los abren para quitarles las baterías y descartarlas por separado co m o desech os peligrosos. El proceso es más que espeluznante: si n o lo hubiera presenciado con m is propios ojos . V i pasar un televisor grande c o m o m i sofá a través de sus d ientes feroces. que se hallan bajo c on sta n te m o n ito r eo para evitar atascos o explosiones. Los m etales p reciosos . El cobre se envía por barco a C hina.8 0 0 k iló m etro s hasta una fu n d ició n de cobre situada en Q uebec. Entre 2003 y 2005. dem asiado m ezclad os para cualquier alternativa que no sea el incin erador o el relleno sanitario. D esp ués de ser m asticadas y escupidas por las trituradoras. d o n d e se lo usa para fabricar la impresora o la com putadora o el teléfon o celular que quizá term ine aquí otra vez.e l p rem io al final del proceso. que adm inistra el p rocesam iento de d e se ­ . las cosas hechas trizas pasan a otras cintas transportadoras ru m b o a un laberinto de plataform as m óviles e im anes y pantallas. Parece la trama de una p elícu la distópica d e ciencia ficción en la que un cerebro m align o establece un sistem a global específicam en te c o n c e ­ bido para convertir recursos en basura.e n especial el hecho de que la m itad de las cosas fueran n u ev a s.no lo habría creído jam ás.*’' La corporación Industrias de la Penitenciaría Federal [Federal Prison Industries] (tam bién llamada u n i c o r ). lo s con victos procesaron m ás de 54 m illones de kilos de desechos electrónicos co n m étod os plagados de violaciones a la salud y la seguridad. cadm io y otros m ateriales peligrosos. a m enudo n o se les proveía equipam iento protector. d o n d e se lo s fu n d e y prepara para que sean u sa­ d os en otros productos. a u n ­ que la destrucción de artículos electrónicos libera plom o. Este paso n o es obligatorio por ley. parte de los d esech os electrónicos tam bién son enviados a las cárceles para su reciclado. Canadá.DESECHO 269 sen cillo destruirlos”. que parece un g ig a n te sc o ju ego d e M eccan o. En Estados U n id os.caen en otra caja. algu n os de los cu ales irán a parar a incineradores o a rellenos san itarios. tam bién había m uchas q u e no lo eran pero que funcionaban a la perfección. Las gigantescas m áqu in as trituradoras o cu p a n un e d ific io cerrado de d o s p iso s que tien e el tam año de una casa urbana. D esp u és de ser despojadas de las baterías.

270 LA HISTORIA DE LAS COSAS c h o s electró n ico s en cárceles. m enos peligrosos y más . term inan cargan do con am bas desgracias. quem an el p v c de los cables para recuperar el cobre y sum ergen c o m p o n e n te s en b añ os de ácido para luego verter el líquido restante en los ríos. la práctica continúa en vigencia. D ell ha decidido ir m ucho más allá de esas regulaciones in ­ su ficien tes” declaró Puckett. El lugar m ás efectivo donde resolver el problema d e los desechos electrónicos es corriente arriba.*’ A u n q u e el 12. “Aunque las leyes estadou nidenses no restringen la mayoría de las exporta­ c io n es.'* Y en realidad.5% de los d e se c h o s ele ctr ó n ic o s que se p rod u cen en E stados U n id o s su p u esta m en te se recolecta para llevar a cabo alguna form a de “reciclado”. director ejecutivo de la ban. d estro za n com putad oras para recuperar cantidades d im in u tas de m etales p reciosos. M ientras el proceso indagatorio sigue su curso. A principios de 2009. donde se tom an las d ecision es vinculadas al diseñ o y los ingredientes. in vestigaciones realiza­ d as por la organ ización Red de A cción de Basilea (Basel Action NetWork. Hay quienes argum entan que el reciclado de d e se c h o s electrónicos crea em pleos para esas com unidad es n ecesi­ tadas. sin em bargo. un inform e provisional q u e c o n fe c c io n ó el Instituto N acional para la Salud y la Seguridad O cu pacion al [N ational Institute for O ccupational Safety and Health. reutilizados.™ Otra parte se p ro cesa de la form a m ás h o rrip ila n te qu e pu ed a im aginarse: fam ilias enteras. ban ] ha revelad o qu e aproxim adam ente el 80% de esa cantidad se exporta a países en d e­ sa rro llo . “D ell merece una alta calificación por liderar el cam in o com o un ciudadano corporativo responsable con su nueva política de exportación de desechos electrónicos. ya sea en c o m p lejo s c o m o el de R oseville o en las cárceles. He ahí una pesad illa tóxica de proporciones gigantescas. sin eq u ip o p ro­ tecto r alg u n o . con consecuencias dem asiado riesgosas. los d esech o s electrón icos son un problem a dem asiado m asivo. Los productores d e com putadoras y otros artículos electrónicos podrían introducir vastas m ejoras para que sus productos sean m ás duraderos. Dell anunció que ya no exportará productos electrónicos rotos de países desarrollados a países en desarrollo para qu e sean reciclados. tal c o m o argum enta Jim Puckett. ofrecer a los d e so c u p a d o s esa clase de trabajo equivale a pedirles que elijan “entre el v e n e n o y la pob reza”. pu esto que no ganan m ás que cen tavos.”’^ Por m uy m eticu loso que sea el proceso realizado en el com plejo de R oseville. para el m odelo que se im plem enta allí. d o n d e gran parte term in a en basurales. n io s h ] confirm ó que el re­ ciclaje d e d e se c h o s electrónicos tuvo lugar sin protección adecuada para la salud y la seguridad de lo s trabajadores. es ahora objeto de una investigación realizada por el M in isterio d e Justicia a causa de la exposición a sustancias tóxicas que padecen los c o n v icto s.** Entretanto. reparados o desechados.

Virginia del O este. Tejas. Por fortuna. N u ev a Jersey. M ientras escribo estas palabras. M in n esota. O klahom a. de reciclar. pero si no es así. Este problem a es d e m a ­ siado grave y urgente para esperar a que las em presas entren en razon es por su cuenta. C arolin a del N orte. 19 estados del país (C alifornia. puesto que se ven ob lig a d o s a hacerse cargo del c o sto qu e im ­ plica lidiar con las cosas al final del ciclo. W ash in g­ ton . pued en buscarlo en http ://e-stew ard s. (Y. N ecesitam os leyes que im pongan la responsabilidad a los fabricantes o b li­ gándolos a recuperar sus productos y garantizar la posibilidad de reciclarlos. que en algun os casos duraron años.org. Illin ois.DESECHO 271 fáciles de actualizar y reparar. M aine. Los habitantes de otros estad os del país pueden ponerse en contacto con la C oalición de Recuperación de A rtícu los E lec­ trónicos para inform arse sobre el m o d o de lograr que en su estado se im p lem en ten leyes vinculadas al reciclado de d esech o s electrónicos. cárceles ni países en desarrollo. Mejor aun. pero esos program as recién fueron in stitu id os después de que grupos de consu m id ores y ciudadanos preocupados m ontaran im ­ portantes campañas. Los com plejos y las in stalacion es certificados se co m p ro m eten a reciclar los d esechos electrónicos (m ed ian te un proceso sim ilar al que ob servé en R oseville) en sitios de Estados U n id o s que n o en víen d esech os ele ctr ó n ic o s tó x i­ cos a rellenos sanitarios. M aryland. todas estas leyes m e n o s la de C aliforn ia em p lea n un e n fo q u e basado en la responsabilidad del productor. un program a de certifica­ ción por terceros que supervisa a los recicladores de d esech os electró n ico s y certi­ fica a los que cum plen con norm as estrictas en relación con el m e d io am b ien te y la justicia social. C on n ecticu t. M ichigan e Indiana. O regón . Virginia. sacam os de casa m o n to n es de d e se ­ c h o s de distintas fuentes. he aquí una revelación que vale la pena considerar: la gran m ayo­ . H awai. incineradores. en orden c ro n o ló g ico por fecha de a d op ción ) y la ciu d ad de N ueva York han aprobado legislación que exige el reciclado de d e se c h o s e le c tr ó ­ n icos. ya se ha com en zad o a avanzar en la dirección correcta. es decir que las em presas fabricantes de las com putadoras deben financiar el reciclado. R h od e Island. El mito del adiós C uando les decim os “adiós” a nuestras cosas. O tro avance positivo es la e xp an sión de e-Stew ards.'** Q u ien es d eseen encontrar un reciclador c o n certifica ció n e-Stew ard cerca de su hogar.) A lgunas em p re­ sas están com enzando a avanzar en la dirección correcta: D ell.” Se trata de un e n o r m e in c e n ­ tivo para que los productores se esfuercen seriam ente por encontrar m aneras de elim inar las sustancias tóxicas e im plem entar un d iseñ o favorable a las rep aracio­ nes y el reciclado. M issouri. ¿A d ónd e va to d o eso? Q uizá lo s lectores ya lo sep an . hp y A pple tien en hoy programas de recuperación que perm iten a los clientes devolver las im presoras viejas cuando com pran una nueva. c o m o últim a op ción .

la basura n o se d escom p on e m ucho. a m en u d o con el pretexto de que allí serán reciclados.5% de los resid uos só lid o s urbanos en Estados U n id o s-. Pero eso s d esechos tienen otra forma de “irse": con m u ­ cha frecuencia.'* “Relleno sanitario” suena m ucho mejor que “basu­ ral”. c o m o no qu erem os lidiar con la m olestia y la polución asociada a los m étod os de enterrar o quem ar (o bien. Hablare­ m os de e so m ás adelante. Para quitarnos de encim a la mayor parte de toda nuestra basura. ocupaba p o c o más de 890 hectáreas. Punto. que es lo m ás cercano a “irse” que puede ocurrir con un desecho. Si se logran estas con d icion es (lo cual prácticamente nunca ocurre). Este hoyo se conoce com o “basural”.)'* El te­ rreno restante se usa para servicios de apoyo: estanques de recolección de lixiviado. sobre otras com unidades.l o que ocurre con el 64. que es la razón por la que se hace todo eso. N o “se van”. Es cierto que una parte se recicla. a algu n os ingenieros se les ocurrió la idea de mejorar el hoyo con un re­ vestim ien to y sistem as para recoger el lixiviado (los líquidos generados por la b a ­ sura). e n v ia m o s cargam entos enteros de nuestra basura estadou nidense a otras regiones del m u n d o. para el caso.” (El inm enso y h oy cerrado relleno sanitario de Fresh Kills. además. de las cuales aproxim adam ente un tercio se dedica a la función de vertedero propiam ente dicho. N u eva York. que quede seca y que no entre en contacto con el aire. pero los rellen os sanitarios no dejan de ser hoyos llenos de basura que huele mal y pierde líq uido. que vuelven a n o s o ­ tros a través del aire. pero no en la tecn ología propiam ente dicha”. de reciclar) los d esechos en el país. y lu ego llam arlo “relleno sanitario”. resulta ser.” E x a m in em o s los problem as que causan los rellenos sanitarios: . pero c o m o los basurales a cielo abierto presentaban un problema de im agen (y de roedores). Lo enterramos y adiós En el escen ario m ás com ú n para la disposición de los desechos . Este térm ino siem pre m e recuerda a lo que el defen sor de los em pleos “verdes” Van Iones. dice sobre el así llamado “carbón lim p io”: “R epresenta un avance en la com ercialización del carbón.” hacem os un hoyo in m en so en el su elo y lo llen am os de basura. en Staten Island. N o sólo es p o co ético e inm oral arrojar nuestros desechos. estacionam iento de cam iones y áreas intermedias. op ta­ m os por una de d o s alternativas: enterrarla o quemarla.272 LA HISTORIA DE LAS COSAS ría de e so s m ile s de m illo n es d e toneladas de cosas no se van m uy lejos. El propósito de un relleno sanitario es enterrar la basura de manera tal que per­ m anezca aislada del agua subterránea. que no p od em os escapar a las co n se c u e n c ia s sanitarias y am bientales de nuestra acción. m uchos d e ellos tóxicos o con ta­ m inados. He ahí la parte “sanitaria” El relleno sanitario típico ocupa al m enos varios cientos de h ec­ táreas de tierra. y que podría haberse evitado. el agua y los cuerpos de las criaturas que com em os. reutilizado o reciclado en lugar de term inar allí. estacion es de d epósito.

los pesticidas del jardín. El líq uido se filtra a través de la basura seca y recoge contam inantes (co m o los m etales pesados que contiene la tinta de imprenta. lech e cor­ tada. necesitan m iles de años para renovarse. baterías. La contam inación del agua subterrá­ nea es peor que otros tipos de con tam in ación hídrica porque no es visible. por m u ch o que los operadores de rellenos sanitarios aseguren lo contrario.DESECHO 273 1. que c o n ­ tienen cien veces más agua dulce de la que se encuentra en los ríos y otras m asas de agua de la superficie terrestre. sin o tam bién de cosas cuya in c lu sió n en la basura casera c o m ú n aún n o se ha .c o n el propósito de desviar y recoger el lixiviado. N u nca p o d em o s lim piar del tod o las aguas subte­ rráneas. llam ado lixiviado. latas de pintura y artículos elec­ trónicos introducidos allí por person as q u e n o se m olestan en separar la basura. Los rellenos siempre son tóxicos Las leyes de Estados U n id os diferencian los d esech os p eligrosos de lo s n o peligro­ sos. Todos los rellenos pierden líquido Por m uy bien construidos que estén los rellenos. pero al m en os los ríos se renuevan periódicam ente con agua dulce. Tam poco deberíam os contam inar los ríos. etc. Sin em bargo.“ Los rellen os san itarios para d e se c h o s p e li­ grosos se construyen y regulan con m ayor rigurosidad que los reservados a resi­ du os sólid os urbanos. el lim piador de horno. el lixiviado pu ed e desb ord arse por la parte superior. siem pre term ina cayen d o líquido en el interior de las cámaras. quitaesm alte. con lo cual se transform a en un horrendo brebaje de brujas. H asta la A gencia d e P rotección A m b ien tal de E stad os U n id o s adm ite que el filtrado a través de los revestim ien tos es inevitab le.*" Para evitar estas con secu en cias adversas se han d iseñ ad o sistem as de recolec­ ción -cañerías situadas en la parte m ás baja del relleno sa n ita r io . el destapador de cañerías y m il cosas m ás). la últim a gotita de lim piavidríos que quedaba en el envase. y el problem a es que en la basura hay m u ch os o b ­ jetos que pueden perforar o ero sio n a r e s o s rev e stim ie n to s. y es probable que las n e c esite m o s cada vez m ás a m ed id a que avance el cam bio clim ático. las reservas de aguas subte­ rráneas y todo lo que se cruce por el cam in o. que lu ego se trata c o m o agua residual (n o total­ m ente exenta de problem as). T am bién es p osib le que los cañ os de recolección se tapen o se rom pan por el p e so d e lo s d ese c h o s. de m odo que resulta muy arduo detectarla. el líq uido só lo pu ed e recogerse si antes no se escapa del revestim iento. Los acuíferos subterráneos.*' 2. distin ción más jurídica que real. c o m o una bañera d em asiad o llena. los residuos sólidos urbanos con tien en gran cantidad de sustancias qu ím icas ries­ gosas. las pinturas.). La lluvia se cuela y se m ezcla c o n el líq uido que está en el interior de la basura (d esech os p o d rid o s de alim en tos. puede filtrarse direc­ tam ente en el suelo y contam inar así el agua superficial. Por desgracia. A dem ás. aun c u a n d o n o se los con sid ere peligrosos. Este líq uido. no sólo las que provienen de pilas.

Estos industriales argum entan que el gas se producirá de cualquier manera. o bien granjearía a sus resp on sab les invaluables relaciones públicas. y quem arlo para producir energía es m ejor q u e dejarlo penetrar en la atm ósfera. los ju g u ete s p in tad os al p lom o. un p o d e r o so gas d e efecto invernadero que. liberan gas m etano. etc. los artículos de lim pieza. aparte del m etano: hu m os provenientes de sustancias com o p in ­ turas. adem ás de potencia­ les c o n ta m in a n te s que pu ed en form ar supertoxinas com o la d ioxín a cuand o e n ­ tran en c o m b u stió n .274 LA HÍSTORIA DE LAS COSAS p roh ib id o. contien e m etan o y otros c o v repugnantes. C u an d o los con ten id os orgánicos (cáscaras de banana. A un los plásticos que parecen b en ign os contienen m etales pesados tóxicos en calid ad de estabilizadores. salpulli­ d os. Q uem ar el gas de los rellenos sanitarios para producir energía es u n p r o c e so m u c h o m ás co n ta m in a n te que la com b u stión de gas natural.*^ 3. Entre lo s síntom as m ás com u n es que provoca la exp osición a c o v c o n ­ cen trad os se c u en ta n los dolores de cabeza. los cables cubiertos de p v c . con con se c u e n c ia s más que problem áticas para cualquiera qu e e n c ie n d a un fósforo en el lugar El gas m eta n o es un com p u esto orgánico volátil (c o v ). el mareo. c o m o las telas tratadas con retardantes de llama. cajas de pizza em papad as.*^ El inodoro y e x p lo siv o m eta n o tam bién pu ed e transportarse por el subsuelo hacia los sótanos d e e d ific io s cercan os. los quitaesm altes. pegam entos. en salad a m ustia. sin u sitis y d iversos problem as respiratorios. d esech os de jardín. Los rellenos contaminan el aire y contribuyen al caos climático La p o lu c ió n p rovien e de los rellenos sanitarios tam bién en forma de gases repug­ nantes. D e hecho. El problem a es que el gas de los verte­ deros es gas su cio. artículos de lim pieza. etc. p esti­ c id a s y a lg u n o s m ateriales de c o n str u c ció n . M uchos estud ios han registrado un in crem en to en los casos de cáncer (en especial.*" Los rep resen tan tes de la ind ustria de los d esech os suelen prom over la c o m ­ b u stión del gas em itid o por los rellenos sanitarios com o fuente de energía renova­ ble.) se pudren. leucem ia y cáncer de vejiga) y otros prob lem as d e salud en com u n id ad es adyacentes a los rellenos sanitarios. solventes. Las e m isio n e s ru tin arias de c o v con stitu y en una d e las razones por las cuales es peligroso vivir cerca de un relleno sanitario. es vein te v eces m ás d añ in o que el célebre d ióxid o de carbono. En los basurales se li­ beran otros c o v . iniciativa que convertiría a los rellenos sanitarios en candidatos a m asivos su b­ sid io s g u b ern am en tales o créditos de com pensación de carbono. la irritación ocular. D iversas investigaciones han determ inad o que el lix i­ viad o p roven ien te de los vertederos de residuos urbanos es tan tóxico co m o el de los verted eros para desech os peligrosos. aunque se dispersa co n m ayor rapi­ dez. d iso lv en tes d e pinturas. el 20% de los sitios contam ina­ d o s d e alta p rio rid a d a la esp era de que nuestro program a n acion al Superfund realice una lim p ieza son ex vertederos urbanos. N o .

e s decir. c u a n d o tam b ién saca­ m os los m ateriales reciclables y la (cada vez m enor cantidad de) basura. adem ás de la lluvia. U na vez por sem ana. Los residentes. en nuestra co cin a y en cualquier lugar d o n d e c o m a m o s -. Creo que el com postaje padece un problem a de im agen. Es sencillo: si co m em o s. responsable. h acem os com post. red u c ir ía m o s sig n ifica tiv a ­ m en te el lixiviad o y m an ten d ríam os el c lim a m ás fresco. Si m a n tu v ié r a m o s to d o s los p ro d u cto s org á n ico s fuera de los rellen o s sa n ita r io s. d e s e c h o s de jardín. Sin em bargo. hay c o n ten ed o res para recolec­ tar m ateriales orgánicos al borde de la acera. y d esp u és elim in ar los restos de c o m id a por m edio del com postaje. T odos los resid en tes te n e m o s un pe­ queño cubo verde en la cocina d on d e c olocam os los restos de com id a. la m ayoría de nuestros in ­ terlocutores im aginan granjeros arcaicos o hippies atávicos. así co m o en la norm ativa de energía renovable del Senado Compostaje / í La p rin cip al fu en te del m e ta n o so n lo s p r o d u c to s o r g á n ic o s en ■ J d e sc o m p o sic ió n . realizable. ¡p o d e m o s reducir los desech os urbanos en un tercio! La m ejor m anera de hacerlo es e x ig ir la sep ara­ ción entre residuos se c o s y h ú m ed os en la fuente . Y adem ás hace florecer nuestro jardín. si no in clu im os los resid u os o rgán icos en la b a su r a . los grupos de presión de esta industria han lograd o incluirla en la n o r ­ mativa de energía renovable en el proyecto de legislación clim ática de W axm anM arkey (2009). N o se trata de una gran declaración política. D on de yo vivo.*^ E n ton ­ ces.DESECHO 275 obstante. inteligente. evitam os que las su stan cias orgánicas se contam inen con las sustancias tóxicas presentes en lo s p rod u ctos d e co n su m o y cream os un valioso aditivo para el suelo. papel p ercu d id o. El n u es­ tro es el primer program a de com postaje a partir de restos de co m id a que se haya im plem entad o en gran escala en el país. D e esta m anera tam bién e vitam os que los m ateriales reci­ clables se ensu cien co n la c om id a de ayer. restaurantes y otras e m ­ presas de San F rancisco envían a los con ten ed ores m ás d e 4 0 0 ton elad as d iarias de restos de com ida y otros m ateriales aptos para el com p ostaje..con stitu yen un tercio o m ás de los resid u os urbanos. el c o m ­ postaje es en realidad un proceso sim p le que p o d em o s llevar a cabo en casa para equilibrar mejor la circulación de m ateriales en nuestro hogar. que de ese m o d o no van a parar al rellen o sanitario. A penas lo m en cion a­ m os -p e o r aun si m en cion am os el tacho de lo m b rices-.. ech am os to d o s estos resid u os en el co n ten ed o r. D esp u és lo vaciam os en un tacho m ás grande jun to con los resid u os del jardín.*® . Es una actividad fácil. e lim in a r ía ­ m o s el m etan o que se libera en ello s. que tam b ién o rig in a n la m ayor ca n tid a d del líq u id o lixiviad o. En m u ­ chas ciu d ad es. en la bahía de San Francisco. los resid u o s o r g á n ico s -r e s t o s d e c o m id a .

He visto program as barriales en N u eva D elh i. pero el asiento se levantaba y dejaba al descub ierto las lo m ­ brices q u e estaban h a c ien d o lo suyo con la cena de la noche anterior. y en la ciudad de Q uezon . de to d o s m o d o s. hay m uchas m aneras en que lo s gobiernos pueden respaldar estas iniciativas. En el lugar d on d e vivo.la Autoridad en G estió n d e R esid u os del C on dad o de A lam ed a. M ientras en los jardines caseros (o garajes. los d esech os del jard in y el p ap el p e r c u d id o para transform arlos en un rico y e fica z fertilizante. En el patio trasero tengo cu atro p e q u eñ o s c u b o s n egros llen os de lom brices rojas que m astican los restos de lo s a lim en to s c ortad os en la cocina. En 1999. India. n o tie n e n por qué preocuparse. lo cual.276 LA HISTORIA DE LAS COSAS Si lo s lectores viven en ciu dad es donde no se ha im plem entado un programa de c o m p o sta je . o sencillas acequias alargadas llenas de lom brices para que los v e c in o s e c h e n allí su s resid u os orgánicos. Filipinas. las sobras de la m esa. qu e están repletos de cosas descartables. el organism o ha vendido m ás de 72 m il cu b o s de com postaje. según sus estim aciones. porque sus d esechos contien en una porción m ás grande de m ateriales o rgán icos que los de países m uy industrializados y m aníacos del c o n su m o . El p roceso hogareño o barrial. que están p o n ien d o en práctica programas de com postaje. es m i preferido. Hay m u c h o s siste m a s fáciles para el com p ostaje de jardín.*’ El go b iern o tam b ién pu ed e involucrarse con iniciativas m ás contundentes. en 1991 (y hasta julio de 2009). C u a n d o visité a m i a m ig o Jim Puckett en su m inúscula vivienda de A m sterdam . vi qu e tenía u n a b o n ita caja de m adera en el umbral de la puerta. familiar o com unitario. En lo s países en desarrollo resulta aún m ás fácil hacer com p ostaje.subsidia cu b o s de com postaje para los residentes. D esde el c o m ie n z o del program a. D e m ás está d ecir que no es necesario comprar un cubo especial de co m p o s­ taje para dar los p rim eros p asos en la actividad. don d e se em plean barri­ les d e d o sc ie n to s litros. El organism o guberna­ m ental los com pra al por m ayor y con descuento. Parecía un banco c o m ú n para sentarse. vestíbulos) y en los b a ­ rrios se im p lem en ta el com postaje en el nivel individual. Estos recipientes de alta calidad para colocar en el jardín suelen costar alrededor d e 100 dólares si se compran en una tienda. la U n ió n E uropea aprobó una directiva que exige la reducción constante de los d e se c h o s o rg á n ico s que se envían a rellenos sanitarios a lo largo de los sig u ien ­ . Le conviene subsidiar el costo porque ahorra m u ch o m ás d in ero c o n la m erm a de residuos orgánicos en la recolección. porque no es necesario usar cam iones para transportar ese m aterial que en su mayor parte está com puesto de agua. y en algunos casos fun cionarios m un icipa­ les in n ovad ores. subsidia parte del costo restante y los ven d e al p ú b lico a u n os 40 dólares. Los residuos orgán icos tam bién p u ed en transform arse en co m p o st en el hogar o en el barrio. lavaderos. D esd e el C airo hasta C al­ cuta hay o rg a n iza cio n es com unitarias. el organism o gubernam ental que se ocupa de los residuos . ha desviado de los rellenos sanitarios m ás de 110 m il toneladas de desechos orgánicos.

esta cio n a ­ m ien tos o centros de com pras. a d op tó una p roh ib ición total de incinerar o enterrar residuos orgánicos en rellenos sanitarios que estim u ló el d e sa ­ rrollo de una im presionante infraestructura de com postaje. Tarde o tem prano.. m arm otas. director de la F undación para la Investi­ gación Ambiental (Environm ental Research F ound ation). C anadá. de m o d o que las estracturas construidas encim a a m enudo se desplazan y se hu nd en . son una atracción para los n iñ o s. sum ados al viento. reptiles. m uchas veces hasta las reservas de agua del lugar. to d o s ellos se com binan para d esm on tar hasta el relleno san ita­ rio urdido con el m ayor de los cuidados. En 1998. ¡Q ué a b ­ surdo es encerrar to d o s e so s recursos en el su b su elo d esp u és de haber invertido . Es verdad que.DESECHO 277 tes veinte años.*’ H asta ahora. insectos. 21 esta­ d o s de Estados U n id o s han proh ib id o co lo ca r d e se c h o s de jardín en lo s rellenos sanitarios. La basura se reacom oda con el tiem p o y d esestabiliza el terreno. de cosech a en b o sq u es o ca m p o s. C on siderem os el ciclo de vida de las cosas tal c o m o se ha descrito en estas páginas: detrás de cada trozo de basura hay u n a larga h istoria de extracción en m inas. Los rellenos malgastan recursos ¿C óm o se m algastan los recursos? Intentaré enum erar las m aneras. bacterias. aves. la lluvia. “apenas cesa el esfuerzo hum ano. los desechos enterrados en un hoyo p oco profun do se escaparán y se dispersarán”.ar después de una década o después de cin cu en ta o m ás años. los vertederos y los rellenos sanitarios ocu p an cien tos y m iles de hectáreas de suelo perfectam ente bueno. N ova Scotia. y m andar a n u estros hijos a correr sobre una m ontaña de basura que filtra com p u estos orgánicos volátiles es una pésim a idea. M u ch os se transform an en parques. to p o s. n o resulta d ifícil agregar d e se c h o s de cocin as y restau­ rantes. los ciclos de con gelam ien to/d esh ielo y la erosión del suelo. m a m í­ feros pequ eñ os (raton es. perros d e las praderas. La naturaleza tien e tod o el tiem p o d el m u n d o. En cuanto a los parques. ca m p a ñ o les. etc. una vez llen os hasta el tope.’ ' lo cual es un buen co m ie n z o porque.). anfibios. los rayos. raíces de árboles y arbus­ tos. Tal com o lo explica Peter M ontague. Pero todas estas iniciativas son aciagas. 4. gusanos. el m ayor despilfarro de recu rsos es la basura p rop iam en te d i­ cha. una vez que se han establecido los sistem as de com postaje. su elen ser cubiertos de tierra y replantados.’^ Sin em bargo. pero a la naturaleza no le im porta. la naturaleza tom a las riendas y co m ien za la desintegración: la naturaleza tien e m uchos agentes que trabajan para desm antelar los rellenos sanitarios. los con ten id os del relleno se dispersan por el m ed io am biente local y avanzan m ás allá.. Cualquier m étod o de c om p ostaje es m e n o s c o sto so y m u ch o m ás in te li­ gente que la construcción de rellenos san itarios o incineradores de alta tecnología. La d isem in ación de los co n ten id o s puede comenz. Para c o m e n ­ zar. de p r o d u cc ió n en fábricas y de tran s­ porte exten sivo a lo largo de las ca d en a s de p r o d u cc ió n /d istr ib u c ió n . C on el tiem p o.

d a ñ o s en los órganos . He aquí m is diez razones principales: 1. Los recursos se n os están acabando.). e n especial porque la basura actual contiene cosas com o teléfo n o s celulares. vid eos. la d io x in a se crea cu an d o se quem an objetos que con tien en cloro (ropa. d e fe cto s de nacim iento.e n especial los p u lm o n es y los o j o s -. Es el agua que b eb em os y que usam os para regar nuestros a lim e n to s . los h u esos de p o llo y los retazos de tela. Peor aun. las toxin as contien en sustancias quím icas que son probada causa d e cán cer. productos de lim pieza). Es el aire que respiram os. el in ci­ n erad or p arecía una b u en a m anera de d esh acerse de las cáscaras de papas. Los incinera­ dores v iejo s y m al operados liberan dioxinas tanto en el aire com o en las cenizas. los sem b rad íos y el mar. L os v e n e n o s que transp orta el aire tam bién se d ep o sita n sobre las granjas. Ello se d ebe a que el proceso d e com bustión separa y recom bina las su s ta n c ia s q u ím ic a s h asta form ar n u ev a s su p erto x in a s. Esos v e n e n o s aerotransportados pued en caer fácilm en te e n el agua. Los incineradores contaminan L os in c in er a d o r e s liberan en el aire las sustancias tóxicas que contienen los pro­ d u cto s. y de allí van ascendiendo en la cadena alim enta­ ria hasta los p e c es. neurológicos. etc. cobertura de pisos. activistas. . Enterrarlos en el subsuelo es una verdadera estupidez.’^ P or e je m p lo . don d e se explica por qué la incineración es una inicia­ tiva errónea. Aun por enton ces había m ejores maneras de p rocesar e so s m ateriales m u ch o más b en ign as (com p ost. En a m b o s casos. fun cionarios m unicipales y otros in te re sa d o s que m ilitan contra los incineradores. recicladores. así c o m o problemas endocrin os. c o m o la dioxin a. A lg u n o s d e e so s su b p rod u ctos de la c om b u stión son los contam inantes artificiales más tóxicos que se c o n o c e n . latas de pintura. la cantidad de recursos que hay en el planeta es finita. Allá por 1885. circulatorios y r ep ro d u c tiv o s.278 LA HISTORIA DF. Nueva York. P odríam os llenar una b i­ blioteca con su s inform es. quem ar la basura crea nuevas toxinas que no estaban en los d ese­ c h o s origin ales. m uchas de las toxinas ni siquiera han sid o testead as para determ inar los im pactos que causan en la salud. PVC. cuya principal fuente mundial son los in cin erad o­ res. H ay m u c h o s cien tíficos. m ien tras qu e las plantas m ás avanzadas liberan las toxinas sobre todo en las cen i­ zas. pero hoy ya no ten em os excusa: el fuego no es un m étod o apropiado para elim in ar la basura. p v c y baterías. LAS COSAS tan to e sfu e rz o para extraerlos. p ap el. cu an d o se c on stru yó el prim ero del país en G overnors Island. fabricarlos y distribuirlos! Lo he d ich o antes y lo d igo otra vez.’’' Y para c o lm o de m ales. Lo quemamos y adiós Los in c in er a d o r e s so n m áqu in as enorm es que quem an d esech os. la carne y los productos lácteos que finalm ente llegan a nuestra m esa. fabricación de papel y jabón .

En c u a l­ quier caso. com o si eso fuera a resolverlo todo. m ientras que un buen filtro las atrapa. Pero los filtros n o se deshacen de las . qu e se apilan en la base de la cámara de co m b u stió n . e s d e ­ cir qu e el 99% de los d e se c h o s e fe c tiv a m e n te d e sa p a re c en . ¿Y qué ocurre con las cenizas? Es p reciso en terrarlas en un rellen o sa n itario. H ay d os tipos de c e n i­ zas: las cenizas volantes. del 99%.) Se habla m u ch o sobre los avances en tecn ología de filtros. es decir que esas sustancias quedan en la ceniza.DESECHO 279 2. Las cen izas volan tes so n m ás p e ­ queñas en volu m en pero m u ch o m ás tó x ica s que las cen izas de fond o. sólo cam bia su apariencia. más tóxica es la ceniza que queda. de n u estros p u lm o n es y de nuestras reservas alim entarias. que suben por la ch im en ea. e inclu so se jactan de su efic ie n c ia de e lim in a c ió n . por cada 3 toneladas de d e se c h o s qu e se in trod u cen en un incinerador. y las cen izas de fondo. En lugar de un carga­ m en to de basura. o b te n e m o s 1 ton elad a de cen izas que e s p reciso enterrar. (Es sencillo: un m al filtro deja escapar más sustancias malignas. term inam os con una m on tañ a de cen izas un p o c o m ás chica. a la que se sum a la p olu ción del aire. La ceniza de incinerador es más tóxica que los d esech os originales p orqu e los m etales pesados (elem en tos indestructibles) se concen tran . Pero eso n o e s del tod o cierto: los d e se c h o s apenas se c o n v ie r te n e n p o lu c ió n aérea y c en iz a s. algun os operadores de in cin era d o res m ezcla n las d os antes de e n te ­ rrarlas en un relleno sanitario. Los incineradores no eliminan la necesidad de rellenos sanitarios Los prom otores de la incineración proclam an q u e ese m é to d o hace desaparecer los d esech o s.’^ Los d e se c h o s n o se destruyen en los incineradores. H e ahí la trampa: cuanto más efectivo es el filtro que está en la cim a de la c h i­ m enea. En general.

el in cin era d o r n o só lo crea polu ción en su chim enea.’* . g a i a ] se jacta de contar con casi 1. En la d é ­ cada de 1980. e n busca d e aquellas co m u n id a d es d o n d e los im pulsores del d esarrollo p ercib en una carencia de recursos eco n ó m ico s. hacia lo s p aíses q u e recién se sum aban al con su m o m asivo de productos descartables.’’ M ientras tanto.000 m iem ­ bros en 81 p a íse s que com parten inform ación y estrategias para colaborar en la resisten cia a los incin eradores y la prom oción de soluciones sostenibles. e n el que la m on ed a pasa secretam ente de un vaso a otro.280 LA HISTORIA DE LAS COSAS to x in a s. las propuestas d e instalar incineradores m unicipales de basura eran el ú ltim o grito en Estados U nidos. q u e sig u ió du ran te a ñ os el rastro de los incineradores m unicipales. editores del boletín Waste N ot. Ellen y Paul C onnett. la industria de los incin eradores llegó a un virtual esta n c a m ien to en Estados U n id os durante casi veinte años: desde 1992 no se in sta ló n in g ú n in cin era d o r m ás grande que los de 2 m il toneladas diarias. Es decir. los habitantes de eso s países tam p oco q u e­ rían in cin erad ores! La A lianza Global por A lternativas a la Incineración [Global A llian ce for Incinerator Alternatives. tam bién origina un tráfico p esad o de c a m io n es que contam inan el aire con sus caños de escape y a veces d e ­ jan caer basura m alolien te y peligrosa por el cam ino. obligando a sus habitan­ tes a recibir una parte desproporcionada de la polu ción tóxica resultante. Los incineradores violan los principios de justicia ambiental Los in c in er a d o r e s entran en la categoría de desarrollo industrial su cio que d e s­ cribí e n el cap ítu lo sob re la producción. El desarrollo sucio sigue el c am in o de la m e n o r resisten cia .* La mayoría de los proyectos de in ci­ neradores fracasaron gracias a la resistencia de com unidad es organizadas e infor­ m adas. A c o n s e c u e n c ia de e so s fiascos. ¡Y para sorpresa de la industria. 3. los incineradores se construyen en las co m u ­ n id ad es de bajos ingresos y en las com unidades de color. 4. ¡ Los incineradores son tan años ochenta! ¿H ay a lg u n a m o d a d e los a ñ os ochenta que m erezca regresar? N o se m e ocurre n in g u n a . educativos o políticos qu e les p erm itan resistirse. Los que llegaron a construirse causaron infinidad de problem as técnicos y e c o n ó m ic o s . estim an q u e durante ese p erío d o se propusieron más de cuatrocientos incineradores a m e­ d id a q u e lo s im p u lso res iban de com u n id ad en com u n id ad p rom ocion an d o los b en eficios a m b ien tales de quem ar la basura y prom etiendo una solución te cn o ló ­ gica al crecien te problem a de los d esech o s. apenas las c o lo c a n en un lugar diferente: es co m o el juego de lo s vasos b oca abajo. la industria de la incineración v olvió la m irada hacia el extranjero. p or no m en cio n a r las gruesas colu m n as d e hu m o verdaderam ente n ocivo y las inevitab les cenizas. pero si hay una que deba volver. Adem ás. no es la de los incineradores.

“pirólisis”. y el gas natural. las nuevas in stalacion es pasa­ ron a llamarse “tratam iento por arco de plasm a”. n o se recupera ninguna de las inversiones energéticas de su entero ciclo de vida. La conversión de desechos en energía es un derroche de energía La últim a m oda entre los propon en tes de incin eradores co n siste en presentarlos c o m o plantas que convierten d esechos en energía: prom eten quem ar tod a esa ba­ sura m aloliente para convertirla en energía. cu an d o q u em am os cosa s. H acer tod o eso requiere m ucha. su s h o m ó ­ . que libera m uchos más gases de efecto invernadero que la c o m b u s­ tión de gas natural.DESECHO 281 C uando los prom otores de la in cin eración advirtieron la fuerza que su m ab a el m ovim ien to global de resistencia. Los incineradores drenan la economía local y crean pocos puestos de trabajo Los co sto s de capital que in su m e la c o n str u c ció n de in cin erad ores en p aíses in ­ dustrializados suelen ascender a 500 m illo n e s de dólares: una propuesta de 2009 para construir uno en M aryland llegaba a 527 m illo n e s . p od ríam os “produ cir” m ucha m ás en ergía reu tilizan do y reciclan d o las c o sa s en lugar de quemarlas. cosech ar. 758. A hora la palabra “in c in er a ­ ción” casi n o aparece en los m ateriales publicitarios. D e acuerdo con la A gencia de P ro­ tecció n A m biental de E stados U n id o s.355 gram os de co^ por kilovatio hora. el carbón produce 1. ¡sus m onstruosas in stalacion es deberían obtener créd itos de energía renovable! C om o ten em os dem asiada basura e insuficiente energía. el m áx im o de energía que p o d e m o s recuperar es una pequeña fracción del valor en ergético (las “calorías”) del m aterial real. pero m u ch ísim a m ás energía que la pizca recup e­ rada al quem ar las c o sa s origin ales. 5. Pero he aquí la otra cara de la m oneda: en prim er lugar. “gasificación” y "plantas d e con versión de d esech o s en energía”. el petróleo. cultivar. term inar y transportar m ateriales y co sa s n u evas para reem plazarlas. te n e m o s que v o lv er a extraer. recursos) para produ cir c e n i­ zas peligrosas y contam inación del aire.E n t r e t a n t o . la pequeña cantidad de energía que se recupera con la com bustión de basura es ener­ gía m uy sucia. procesar.'“' En segu n d o lugar. Es d e­ cir. co m en za ro n a rebautizar su tecn o lo g ía lev e ­ m ente actualizada con nom bres n u evos y elegan tes.020. d eten g á m o n o s p or un m o m en to a observar el g r a n d io so plan. Si el o b je tiv o ú ltim o es la c o n se r v a ció n de energía. g a ia lo s llam a “in cin era d o res d isfr a z a ­ d os”. in clu so alegando que. c o m o la basura es energía renovable. la pro­ puesta suena atractiva. 515.’’ N o hay que dejarse engañar por el b ello embalaje: sigu en sien d o m áqu in as gigantescas y costosas que quem an basura (es decir. 6. petróleo o incluso carbón. lo s in cin erad ores de d e se c h o s p rod u cen 1. C uando qu em am os algo.

en consecuencia. Por cada dólar inver­ tid o en program as de reciclado y basura cero. Los incineradores son la alternativa más costosa para gestionar resid ijO S C ualquier so lu c ió n al problem a de la basura costará dinero. lo cu al deja en trever una dob le vara. ofreciend o a cam bio escasos e m ­ p le o s d e p é sim a calidad. M ientras que el in c in er a d o r de M aryland qu em aría 2 m il toneladas de basura por día. In cluso el B anco M undial adm ite que los costos de capital y operación requeridos p or u n in c in er a d o r llegan al m e n o s a duplicar los de un relleno san itario. Ya en fu n cion am ien to.‘“ la m ayoría de los incineradores construidos en p aíses m ás pobres no cu m p len con las norm as de salud y seguridad estab leci­ das p or las leyes estad ou n id en ses y europeas. de las cuales el 40% se recicla. En contraste. con el incinerador."*’ 7. así com o en los servicios de ingenieros y c o n su lto r e s q u e. los p rogram as d e reciclad o y de basura cero generan una cantidad en orm e de e m ­ pleos. el com p lejo más a v a n z a d o d e la C o sta O e ste en e ste cam p o. gran parte en eq u ip os de alta te cn o lo g ía fabricados en el extranjero. p o c o m en o s que m and arlos a la Luna (¡alternativa que se p ropuso alguna vez!). por lejos. La gaia ha calculado que el com postaje d e s­ c en tra liz a d o de baja te cn o lo g ía en p aíses del Sur puede tener co sto s de eq u ip a­ m ien to 75 v eces m enores a los costos de inversión que requiere un incinerador. apenas pueden esperarse 30 p u estos de tie m p o com p leto. no m uy lejos de mi casa. se n ecesitaron p o c o más de 9 m illon es de dólares para establecer. p u estos d e trabajo m ás seguros. obtenem os diez veces m ás em pleos q u e los o fr ec id o s por la incineración: em p leos locales y respetables que conservan recu rsos y co n stru y en la comunidad. aun . D e un m o d o u otro. los incin eradores in su m en c a n tid a d e s in ten siv a s de capital y m aquinaria. la opción más costosa d isp o n i­ b le para el p r o c e sa m ie n to de d e se c h o s. Davis Street procesa 4 mil toneladas diarias de m ateriales. La d iferen cia de co sto s es m ás m arcada en los países en desarrollo. d e ­ b e r ía m o s in vertir en m étod os e in stalacion es que nos lleven por la d irección c o ­ rrecta. se gastan carradas de dinero. co m o resulta obvio. en C arolin a del N orte. Davis Street propor­ cio n a 250 e m p le o s sindicalizados. En contraste con los más de 500 m illones de dólares q u e habría co sta d o el incin erador de M aryland antes m en cion ad o. un cen tro de reciclaje y recuperación de m ateriales c o n te c n o lo g ía d e vanguardia. d o n d e el r ec ic la d o y el c o m p o sta je son tareas m e n o s m ecanizadas.‘“ Dejo los cálculos a consideración de los lectores. y aun m en os em p leos especializados. no se necesitarán más una vez que las in s­ ta la c io n e s e sté n term in ad as. por m uy insuficientes que sean esas leyes. y en c o n se c u e n c ia re­ qu ieren m a n o de obra m ás intensiva. el D avis Street Transfer Center.282 L A HISTORIA DE LAS COSAS lo g o s d e lo s p aíses en desarrollo su elen costar entre 13 mil y 700 m il dólares. lim p ios y ecológicos. Los incin eradores son carísim os.

8. qu e ha testifi­ cado en cientos de audiencias públicas sobre incin eración . distribu ción. no perpetuarlos! Adem ás. 10. El d o c to r Paul C on n ett. Es decir: ninguna. tiene un mantra: “Aun . En m uchas ciu dad es. Los incineradores fomentan los desechos Los incineradores son adictos a los d esech o s. Los incineradores socavan las soluciones reales y creativas Si una ciudad ha invertido m illon es de dólares en la con stru cción de un in c in er a ­ dor. 9. q u e e fe c tiv a m e n te recu p era energía y otros argum entos por el estilo. es realm ente distinto: que e fe c tiv a m e n te resuelve el prob lem a d e la d io x in a . en c o n ­ traste con quienes son capaces de m an ten er la v isió n d e largo p lazo y tie n e n en cuenta el sistem a más am plio que dio o rigen al problem a.‘“ Las únicas com u n id ad es que d eb erían recurrir a lo s in cin erad ores son las que tienen dinero para quemar.>1 el lo rrem e local cae por debajo de cierto punto. la in cin eración c o m p ite co n las iniciativas de red u cir y reciclar los materiales. con to d o s los chiches. ¿Cabe im aginar algo m ás regresivo? ¡Lo que hace falta es reducir los desechos. resultará m uy difícil llevar a la práctica ideas inn ovadoras que apu nten a re­ ducir los desechos en su origen. Los incineradores son absurdos Su elo cruzarm e con m u ch os in g e n ier o s qu e se esfu erzan por c o n v e n c e r m e de que su incinerador últim o m odelo. los desechos m ás fáciles d e quem ar so n precisam ente lo s m ás e v ita ­ bles (com o las c o sa s descartables y los em balajes) y los m ás reciclables (c o m o el papel). Recurrir a un incinerador para solu cion ar el p r o ­ blem a de la basura indica una p rofu n d a falta de im a g in a ció n .itan im portar d e se c h o s de oíid » íucdüúdUc^ . co n su m o y d esech o que dieron com o resultado esa basura? ¿C óm o p o d em o s retroceder y tom ar d e c i­ sion es diferentes para que el sistem a n o g en ere desechos? Prevenir un problem a en el origen siem pre es m u ch o m ejor y m ás e c o n ó m ic o que lim itarse a la b ú s­ queda de soluciones rápidas al final. los propietarios de incin eradores han presionado a los gobiernos locales para q u e tom en m edidas tendientes a prohibir el reciclaje inform al con el fin de garantizarles una cantidad su ficien te d e co sa s para quemar. ¿Cuáles fueron las d e c i­ siones tom adas en las estaciones de p rod u cción . de m o d o que n ecesitan un su m in istro con stan te de b a ­ sura para quem ar Las empresas de incin eración tratan de incluir en su s contratos cláusulas que les perrr. F uncionan m ejor cu an d o so n o p e ­ rados de forma continua. En consecuencia. Es un a d e c isió n típica de qu ienes se pliegan im p u lsivam en te a los arreglos tem p orarios.DESECHO 283 c u an d o la institución continúa fin an cian d o incin eradores en los p aíses en desarrollo.

cerrar la canilla se tra d u ce en red ucir la can tid ad de su stan cias quím icas tóxicas que se usan en la prod u cción . En ella se incluyeron metas a m b iciosas de red ucción de d esechos para cuyo cum plim iento se exigía a las e m ­ presas que m onitorearan su uso y liberación de sustancias quím icas y que desarro­ llaran propu estas para dism in uir las sustancias tóxicas m ediante un cam bio de m a­ teria les o p r o c eso s. el c o ­ m e d o r y la m ayor parte de la sala. Esta actitud puede parecer c o n ­ traria a la in tu ición si se trata de resolver el problem a de un caño que está echando estiércol en un río. la com pañía de luz L ightolier redujo su s em isio n es de c o v en el 95%. Si enterrarlos e incinerarlos son o p c io n e s inválidas. por m ed io de esta ley se estab leció el Instituto de R edu cción de Sustancias Tóxicas [Toxics Use Reduction Institute. nunca serian sensatos’’. de M assachu setts.. la búsqueda d e una so lu c ió n verdadera requiere que desplacem os la atención corriente arriba."’^ Es totalm ente absurdo invertir c ie n to s de m illon es de dólares en el desarrollo de m áquinas conceb id as para des­ truir recursos. t u r a ]. H e aqu í u n a an alogía qu e m e agrada usar en estos casos: su p on gam os que v o lv e m o s de u n as va ca cio n es y nos en con tram os con que la canilla de la cocina q u ed ó abierta. el trabajo del turi ha condu cid o a una reducción del 41% en el uso in ­ . La pila se d esb ord ó y el agua cubre todo el piso de la cocina. ¿cuál es la alternativa? En realidad. así co m o brindar amplia asistencia técnica en la reducción de tó x ico s y el u so eficaz del agua y la energía. Reducción de sustancias tóxicas en Massachusetts Las au torid ad es m u n icip ales. En el p roceso. Es un verdadero desastre. que fue aprobada en 1989. ¿Qué h acem os pri­ m ero? ¿Lim piar las p reciosas alfom bras persas o cerrar la canilla? N o es difícil la respuesta. U n ejem p lo con tu n d en te de los bu en os resultados que puede tener esta inicia­ tiva e s la Ley de R ed u cción de Su stan cias T óxicas [Toxics U se R edu ction Act. t u r i ]. pero es la mejor estrategia de cam bio a largo plazo. con el propósito de ayudar a las em presas y c o ­ m u n id a d es a investigar las sustancias quím icas tóxicas para buscar alternativas in ­ novad oras y eficaces. esta em presa ahorró m illon es de dólares en costos operativos."” En el n i­ vel estatal. El 1990. en la U n i­ versidad de M assachusetts Lovkrell.284 LA HISTORIA DE LAS COSAS cu a n d o fueran seguros. el uso de sustancias tóxicas en el 58%. y el uso de electricidad y gas natural en el 19 y el 30% respectivam ente.. N o es precisam ente una inversión que vaya en la dirección correcta. ¿verdad? En el co n tex to de los residuos peligrosos. Por dar sólo un ejem plo. para frenar el torrente de d esech os en su origen.™ La ley ob tu vo b u en os resultados. los residentes de las com u n id ad es y lo s em presarios tien den a preguntarse cóm o proceder con los resi­ L d u o s p e lig r o so s que se producen.

una d ism in u c ió n d el 65% en la p r o d u c ­ ción de desech os tóxicos y una m erm a en las e m isio n e s del 91%.e n especial la m ás problem á­ tica por su to x icid a d . Su lista de con sejos valiosos para prevenir la p olu ción (h ttp . Lo enviamos lejos.5 m i­ llones de dólares anuales en sus c o sto s operativos.enviánd ola por barco a algú n lugar lejano del m un do. Los fabricantes que participaron recientem ente en el program a inform aron un ahorro de 4.o rg ) brinda p á ­ ginas y páginas de inform ación acerca de c ó m o reducir el u so de su stan cias tó x i­ cas en sectores. Sin em bargo. N o e s­ tará de más repetirlo: no hay “lejos”. m ientras term in o d e escribir este libro.P 2 g em s. Los d e fe n so r es d e la salud am biental contraatacan.tu ri."" Los n ú m eros so n im presion antes: he b rin d a d o esta in fo r m a ció n a m u ch o s funcionarios públicos que intentaban d ecid ir entre el rellen o san itario o la in c in e ­ ración de d esechos p eligrosos.. A unque el trabajo del instituto se centra en M assachusetts. ofrece o p c io n e s entre las que se c u e n ­ tan algunas com o “buscar un lim p iad or” y “reem plazar un so lv e n te ”. A pesar de su éxito fen om en al en la red ucción d e sustancias quím icas tóxicas. Q u ien d esee c o ­ nocer la situación actual. Para q u ien es intentan dilucid ar la m anera de lim p iar ind ustrias.. por no m encionar el h ech o de que evitar lo s d e se c h o s p elig ro so s en su origen es una iniciativa m u ch o m ás e co n ó m ica que lim p iarlos m ás tarde. desde el blanqueo y el pu lim en to de m etales hasta la im presión y el acabado de la madera. La base de datos C leanerS olu tion s. El m o stra H n n itp turi in H u it r ia c niiprl^ n r p H iir ir ene íípc#>rKr»c pn m-íc A o lo ha dey pmp em ision es en más del 90 por ciento. La m ala noticia es que. su s recursos e in s­ trum entos están disp onibles en línea y p u ed en consu ltarse d e sd e cualqu ier lugar del m undo. señaland o que el program a se autofinan cia si lo s aranceles que p a ­ gan las industrias cubren los c o sto s que c on lleva la ad m in istra ció n del instituto. to ­ parse con el TU RI es c o m o sacarse la lotería.//w w w . puede visitar el turi en http ://w w w . p rocesos in d u striales y p r o d u cto s e sp e c ífico s en cualq u ier p r o ­ ceso. y adiós En veinte años de trabajar c o n d e se c h o s he v isto a m u ch as em p resas de nuestro país que intentan sacarse de encim a nuestra basura . los fon d os del TU RI corren peligro.org.DESECHO 285 dustrial de sustancias qu ím icas tóxicas. del t u r i. el problem a n o se va lejos. co m o los lectores habrán adivinad o. Las em p resas c o n ta m in a n te s ya no pu ed en eludir resp on sab ilid ad es con la e x cu sa d e que n o tien en alternativa. el instituto pu ed e caer víctim a d e cortes presupuestarios im plem entados en el estad o de M assachu setts. A nte sem ejan te prueba d e viab ilid ad . las so lu c io ­ nes al estilo TU R i deberían ser las prim eras en p o n erse a prueba. H e aquí algun as de las historias m ás trágicas que recopilé m ientras seguía la pista del tráfico de d e se c h o s a través del m undo. .

se o fr ec ió a acom p añ arm e en autobús y en calesa tirada por bicicleta hasta un p e q u eñ o pu eb lo rural don de.000 to n ela d a s d e d e se c h o s p elig ro so s. las em p resas habrían p o d id o exportar esta clase de d esechos tóxicos sólo si obte­ nían un p erm iso previo p or escrito del país importador. U na representante d e un a organización am bientalista bengalí. o qu izá vergü en za. aún estaba a la venta el fer­ tilizan te c o n ta m in a d o . Esperaba que el personal d ip lom ático expresara alguna p r e o cu p a c ió n . Los in sp ectores descubrieron que Stoller Chem ical había agregado al ferti­ lizante un m aterial q u e carecía de aprobación. Lejos de ello. recoger m uestras del suelo com o evidencia para forzar a am bos g o ­ b ie rn a s a lim p ia r el d esastre. El ardid fue d escu b ierto por las autoridades am bientales estadounidenses en el nivel local y estadual durante una in sp ecció n azarosa a Stoller Chem ical (productora del fertili­ zante). que contenían grandes cantidades de p lom o y ca d m io . el em plead o de la em bajada n o dejaba de repetir su letanía: “N o es nuestra responsabilid ad. yo estaba en con tacto estrecho con los funcionarios de la epa que monitoreaban el c o m er cio intern acional d e desechos. en las b olsas de un cargam ento de fertilizante que el gobierno de Bangla­ d esh había adq u irid o con un préstam o del Banco A siático de Desarrollo. con niveles d e plom o y cadm io que sob repasaban lo s lím ites perm itid os por la ley. en relación con la exportación del fertilizante c o n ta m in a d o .286 LA HISTORIA DE LAS COSAS Lo enviamos a Bangladesh A fines de 1991. seguro! Las embajadas de Estados U n id os se mantenían tan apartadas d e las a ctiv id a d es com erciales de ultram ar co m o los im placables m o sq u ito s b en galíes de m i cara. En aquel tiem po. p or to d a s partes se veían arrozales del verde m ás vibrante y exquisito que yo hubiera v isto jam ás. Por ley de Estados Unidos. m ucho más so ­ lícita. Por desgracia. pero ni el gobierno estadounidense ni el bengalí m ostraron interés en tom ar m edidas para ordenar el retorno de los desechos. la c iu d a d capital. y alertaron a los investigadores pe­ nales d e la A gen cia d e P rotección Am biental de Estados U nidos. A l bajar del autobús m e pregunté por qué los agricultores qu e trabajaban en aquel en torn o pródigo sentirían la necesidad de usar fertilizan­ tes. y uno de ellos m e contó acerca de este asunto. cuatro em presas con sede en Carolina del Sur introdujeron 1. . Las em presas debieron pagar una multa por haber v io la d o el proced im ien to. El cargam ento fue una transacción pri­ vada en tre em p resas privadas. y n osotros no nos in m isc u im o s en transacciones co m ercia les privadas”. la epa no se enteró acerca de la exportación ilegal hasta que el fertilizante co n ta m in a d o ya había llegado a Bangladesh. ¡Sí. V iajé d e in m ed ia to a Bangladesh para localizar a los destinatarios finales del fertilizante y. Prim ero visité la em bajada de E stados U n id os.'" C o m o este paso se había o m itid o . el e n v ío del cargam ento era ilegal. en D h aka. en caso de q u e el producto ya se hubiera utilizado en establecim ien­ tos agrícolas. según se rumoreaba.

Regresé a Dhaka con una gran pena en el corazón y una pesada bolsa de ferti­ lizante. no creo que vengan”. Tam bién averigüé los n om b res de los agricu l­ tores que habían adq uirid o el producto. Las em bajadas de Estados U n id os se consideran territorio estadou nidense en el extranjero. D esp u és de m editar durante varios días. vendrán a lim piarlo. La ley de d esech os peligrosos requiere un perm iso escrito previo para exportar este tipo de residuos a otro país. El agricultor b en galí n o s recibió a la hora del té en su m o d e sto hogar. Pero le prometí que enviaría su p edid o de lim pieza a m i gobiern o y usaría la e v i­ dencia de este caso para respaldar el llam am iento a acabar con el tráfico in tern a­ cional de desechos. en la proveeduría local en con tré la ú ltim a bolsa de la porquería tóxica aún a la venta. de m o d o que com pré esa ú ltim a bolsa por el eq u ivalen te d e 4 d ólares y la llevé con m igo durante el resto del viaje. recordando m i en cu en tro con el em p lead o de la em bajada. Pero luego m i c o m ­ pañera tradujo lo que el hom bre había respondido: “A hora que su gob iern o sabe dónde se usó el fertilizante tóxico. Darle sem ejante respuesta al agricultor que acababa de e n te ­ rarse de que había esparcido d esech os tóxicos por tod o su arrozal m e h iz o sentir com o una im bécil. ¿En qué se beneficiaría ese hom b re de saber que la evid en cia de su arrozal sería usada para reforzar un co n v en io de las N acion es U nidas sobre tráfico de desechos? Aquel fue el peor m om en to de tod o el tiem p o que pasé reco­ rriendo el m undo para investigar el tráfico de d esech os tóxicos. N o quise dejarla en la tienda para que la llevara un agricultor confiado. “N o. D e sp u és de que m i com p añ era y yo nos presentáramos y le explicáram os el propósito de nuestra visita. en esp ecial si sabían q u e algu ien los v ig i­ laba. dudé de que los fun cionarios de la e m ­ bajada incurrieran en el m ism o delito. lo dirigí al em p lead o que m e h a ­ bía atendido antes y lo dejé en la m esa de entradas c o n una notita d o n d e in fo r­ m aba que estaba d ev o lv ien d o d esech o s e sta d o u n id e n ses a territorio e sta d o u n i­ . una casa con paredes de barro y tech o de paja. Envolví el fertilizante en un bon ito paquete. de m o d o que estarem os a salvo”. Aunque el exportador original había violad o la ley. M i sigu ien te paso fue ir a visitar a uno de ellos. Entonces decidí llevar de regreso a la em bajada el fertilizante contam inado. Yo m e sentí invadida por una ola de tristeza y vergüenza. N o sabía qué hacer con ninguna de las dos. Yo n o enten d ía por qué el agricultor con tin u ab a so n r ie n d o m ien tras mi traductora am iga le explicaba que el fertilizante usado en su s sem bradíos contenía desechos tóxicos enviados ilegalm ente d esd e Estados U n id os.DESECHO 287 C om o era de esperarse. se m e ocurrió un plan. le expliqué. m eses d esp u és de que los g o b ie rn o s d e Estados U n id os y Bangladesh hubieran recibido in form ación acerca del prod u cto c o n ta ­ m inado. a sabiendas de que los em plead os no pod ían tirarlo a la basura así porque sí. el hom bre nos condujo con gran en tu siasm o a sus arrozales para que tom áram os m uestras del suelo.

"'* El M n gew en i d esem b oca en el río U m geni. cu ya r ee x p o r ta ció n era ilegal. A más de 64 kilóm etros co rrien te abajo. D o s de los mayores exportadores eran las em p resas estad ou n id en ses Am erican Cyanam id.5 m illo n es de partes por 1. La casa matriz británica. había o p erad o previam ente una planta procesadora de mercurio en Inglaterra. se usa para lavar y jugar."^ . de Nueva Jersey." ’ Las o p e r a cio n e s de Thor en Sudáfrica eran peores que las de Inglaterra.288 LA HISTORIA DE LAS COSAS d e n se . E nton ces. d e Louisiana. que atraviesa zonas p o p u lo ­ sas. un p eriod ista e sta d o u n id en se del St. irriga tierras de labranza y pastoreo. una gran ciudad costera. algu ien del D epartam ento de Estado m e h izo llegar de forma a n ó ­ n im a una co p ia del télex que los diplom áticos de Dhaka habían enviado a sus ofi­ cin a s d e W a sh in g to n para quejarse de los d esech o s. Lo enviamos a Sudáfrica U n o de los p eo res ca so s de tráfico internacional de d esechos de los que m e haya o c u p a d o tu vo lugar en C ato Ridge. Thor Chem ical H oldings ( t c h ). T hor C h em icals se ofreció a sacárselos de encim a por una tarifa de más de LOGO d ólares la to n ela d a . Bill Lam brecht. A llí. Finalizaban la nota con la sospech a de que “no habían visto a Leonard por últim a vez”. cerca d e D urban. Lam brecht descubrió niveles de m ercurio equivalentes a 1. y alim enta la re­ serva d e agua potab le de D urban. los niveles de m ercurio superaban por veinte veces el lím ite estadounidense. L 500 veces m ás altos que el lím ite de toxici­ d ad p erm itid o en Estados U nidos. Thor Chem icals. la em presa trasladó a Sudáfrica sus opera­ c io n es d e p ro cesa m ien to de mercurio.000 m illones. una ciudad pequeña y muy industrializada de Sudáfrica. Aunque en Estados U n id os había plantas procesadoras de m ercu rio . que pasaba por detrás de la planta. En 1989. En 1988. y Bor­ d en C h em ical. n in gu n a de ellas aceptaba d esech os con una contam inación o r ­ gánica tan alta c o m o los que producían A m erican C yanam id y Borden Chem ical. que cerró en 1987 en m ed io de una creciente polém ica y ante la inm inencia de una in ­ terven ción gu b ern am en tal cu an d o se descubrieron niveles excesivos de m ercurio en el aire y en lo s trabajadores. la D irección d e A guas d e la zona en con tró elevados niveles de contam inación por m ercurio en un río c erca n o . im p o r ta b a d e s e c h o s de m e rc u r io desd e E stad os U n id o s y Europa para su s u ­ p u esto rep rocesam iento. A unque la em bajada nunca m e co n ta ctó form alm en te."^ La plan ta d e Thor C h em icals en C ato Ridge era m uy activa: en la década de 1990 im p o r tó m ile s de toneladas de m ercurio. en el río M ngew eni. preguntán dose qué harían co n e so y la m en tá n d o se de m i intervención. una em presa sudafricana de propiedad británica. M e ­ n o s de un a ñ o d e sp u é s de que la planta se hubiera puesto en marcha. L o u is P o st-D isp a tch . se in teresó por el caso y viajó a Cato Ridge para analizar las aguas por su cuenta.

"^ M ientras escribo estas líneas.5 m illo n e s d e dólares en el m o m en to en que escribo) para la lim pieza de la planta. Había tanto m ercurio sin tratar en el sitio que los am bientalistas locales sospechaban que los em presarios de Thor nu n ca habían ten id o la m en o r intención de procesar los desechos. uñas e n n e g r e c id a s. se g u im o s una corriente de desagüe que salía de la fábrica y corría hasta d esem b o ca r en el río. Thor -a h o r a rebautizada G uern ica C h em ic a ls. El d in ero n o llegaba a cubrir siquiera la m i­ tad de los costos estim ados para lim piar las ap roxim adam ente 8 m il toneladas de d esechos de m ercurio abandonados en el lugar. cu a n d o N e lso n M andela visitó a u n o de los trabajadores h ospitalizados. R ecién en 2003. en el sitio quedaron d esech os d e m ercurio en cantidades m asivas.DESECHO 289 El personal de la planta c om en zó a quejarse d e in m ed iato de diversos m ales: un sabor m etá lico en la boca. p rob lem as de p iel. A m e d ia ­ d os de los años noventa. M i anfitrión . ni siquiera un guarda de seguridad. m a reo s y otros in d icios de intoxicación por m ercurio. tanto en Inglaterra c o m o en Sudáfrica. así co m o cobertizos d e alm acenam iento que. d etu vo su auto y m e g u ió por una send a que n os perm itía llegar hasta la valla de la fábrica. el in d om ab le m ilitante am bientalista Bobby Peek. la lim p ieza aún no se ha llevado a cabo. in clu id o s los m iem b ros de Earthlife A fri­ ca y el Foro de R edes de Justicia A m b ien tal [E n viron m en tal Justice Netv^orking Forum ]. La situ a riñn atrain atpnrión internacional en 1993. tres de ellos cayeron en com a in d u cid o por m e rc u r io y fin a lm en te m u rieron .acord ó c o n ­ tribuir con 24 m illon es de rand (2.'“ A m bientalistas locales de Sudáfrica. C o m o no había trabajadores en el lugar.c o m o piscinas sin cubrir. revelaban que alg u n o s tra­ bajadores tenian concentraciones de m ercu rio en su orina cien v eces su periores a los lím ites establecidos por la O rgan ización M und ial de la Salud. segú n m e in fo rm ó Peek. la co n tam in ación por m ercurio c o n tin ú a cau san d o problem as m ás allá de . En cierto p u n to se halló que casi un tercio de los trabajadores estaban intoxicad os. V'imos estanques con d e se c h o s de m ercurio . E n tre­ tanto.que seguram ente se desbordarían durante una lluvia torrencial. el gobierno su dafricano ord en ó el cierre de la planta. fil­ trados a la organización sudafricana Earthlife A frica. Los d o c u m e n to s de la em presa. V isité Cato Ridge en 1996 para trabajar c o n activistas lo ca les p r e o cu p a d o s por la potencial incineración de los d e se c h o s tóxicos. Sin em bargo. unieron fuerzas con G reenpeace International para publicitar y frenar el desastre. Peor aun. En 1992. contenían m ás barri­ les de desechos. n o resultaba d ifícil escudriñar el in te ­ rior desde afuera. La descarga de m ercu ­ rio provenien te de la planta era tan fuerte q u e la aceq uia estaba feston ead a c o n vetas plateadas cuyo color m e recordaba las b olitas de los term óm etros rotos que m i madre m e había prohibido tocar cu a n d o y o era pequeña. Se organizaron protestas y cam p añ as d e cartas para presionar a lo s e x ­ portadores de desechos y a Thor.

en 1997 pagó 1. la ciudad contrató a Joseph Paolin o & S o n s y le pagó 6 m illon es de dólares para que se deshicieran de la ceniza. la ciudad de Filadelfia había quem ado su ba­ sura du ran te a ñ os en un incinerador de residuos urbanos. a su vez. intentand o en vano desd e el com ien zo que el caso se trasladara a lo s trib unales d e Sudáfrica. el C on sejo de Investigaciones M éd icas d e Sudáfrica d io a con ocer un inform e que detallaba niveles extrem os de m e rc u r io en lo s residentes d e una co m u n id a d cercana a un dique local."'* Lo enviamos a Haití En m i escrito rio tengo un frasquito lleno de polvo gris. q u e rastreaba cargam entos intern acionales de desech os para alertar a los . Esta segunda em presa cargó las 14 mil to ­ neladas de cen iza en el K hian Sea. la em presa term inó por aceptar un arreglo extrajudicial. tch trató de escabullirse de la respon­ sab ilidad legal. En am bos casos. por lo cual se la consideraba responsable de las enferm edades y las m u ertes del personal. ¿verdad? Mi frasquito contien e una m uestra de las cen izas de incineración m ás fam osas del m undo. corriente abajo de la planta de Thor. Thor C h em ica l H oldings. un grupo de trabajadores lesion ad os.290 LA H ISTORl A DE LAS e o s AS la valla qu e rod ea la fábrica."* A lg u n o s d e lo s trabajadores han in icia d o acciones legales contra T hor en bu sca d e in d em n iz a ció n y justicia. y una vez más en 1998. contenían niveles de m ercurio que sobrepasaban los lím ites reco­ m e n d a d o s p or la O rganización M undial de la Salud para la ingesta segura. Suele pasar desapercibido en m ed io del papelerío. Am algam ated Shipping. y en 2 0 0 3 pagó otras 240 m il libras británicas (m ás de 300 m il dólares a la c o tiz a ció n actual). C om o ocurre con m u ­ c h o s in cin erad ores. P a o lin o & S o n s. Inanda. En octubre de 2008. En 1994. contrató a otra em presa. Son cen izas del incinerador m unicipal de Filadelfia q u e estab an en Haitú D esconcertante. C o m e n c e m o s por el principio. in icia r o n a ccio n es legales en Inglaterra contra la em presa británica matriz. p ro­ pietaria del barco de carga K hian Sea. su m ados a representantes de los tres trabajadores m uer­ to s. cu y o lago e s la principal fuente de agua potable de Durban. p ero e n realid ad es de Filadelfia.3 m illones de libras británicas (m ás de 2 m illones de dóla­ res). En am bos casos. don d e presum iblem ente tendría m ás influencia sobre el resultado. Lo traje de Haití. pero cada tanto alguien pregunta por él. que zarpó rum bo a algún basural del Caribe. También inform ó que el 50% de las m uestras de peces obtenidas en el río Um geni.'“ En aquella é p o c a yo trabajaba en el E quipo de Tráfico de Tóxicos de G reen­ peace. Los trabajadores alegaron que la empresa matriz había s id o n e g lig e n te en el d ise ñ o y la su p ervisión de un establecim iento extrem ada­ m e n te in seg u ro . que se apilaban en una m ontaña cada vez m ás alta situ ad a en un lote adyacente. En 1986. sus operadores no habían planeado seriam ente dónde d ep o si­ tar los m o n to n e s de ceniza resultantes.

Los tripulantes frenaron la descarga.las cen izas habían atraído tanta atención. Sin e m ­ bargo. B erm udas. cuando G reenpeace alertó al gob iern o haitiano acerca del verdadero c o n te ­ n id o del cargam ento. con un p erm iso firm ado por el gob iern o h aitian o para im portar “fertilizante”. los tripulantes com enzaron a descargar las cen izas en la playa de inm ediato. con sigu ió unas fotos tom adas en secreto por uno de los m arin e­ ros. República D om inicana. H ow ard Stewart. los tripulantes p in ­ taron el barco de otro color y lo rebautizaron dos veces -p r im er o Felicia y desp u és P elicano-. el barco fue rechazado en Baham as. un em prendedor abogado de la d ivisión D elitos A m bientales del M in is­ terio de Justicia. inclu id as am enazas sanitarias m u ch o m ás in m e d ia ta s. varias de esas em bajadas n os enviaron botellas de ex celen te ron a las oficinas de G reenpeace en W a sh in gton . p olvorienta y pobre ciudad costera de Haití. A n siosos p or term inar c o n su viaje p esa d illcsco . en noviem bre de 1988. N u estro equip o de G reenpeace c o n tin u ó rastreando al K h ia n Sea y alertan d o a cada país adonde el barco se aproximaba. Por una e x ­ traña coincidencia. una pequeña. (En agradecim iento. Fui dos veces a Haití m ientras el cargam ento perm anecía en la playa. pero P aolino & Sons se negó a permitir que el barco atracara en su m uelle. En cierto p u n to regresaron v en cid o s a Filadelfia. Les pregunté a m is a m igos haitianos por qué -c o n los in n u m era b les p rob lem as que en fren tab a el país.'^' Entretanto. M is am igos m e dijeron que los haitianos hacía tiem p o se n ­ . el resto del cargam ento p erm anecía a la intem perie. un os fun cionarios les ordenaron que volvieran a cargar las cenizas y se las llevaran. L uego d e un tiem p o . el barco llegó a G onaives. el atracadero se in cen d ió esa m ism a noche y fue destruido. A lo largo de la saga. pero al zarpar deja­ ron atrás las 4 mil toneladas que ya habían bajado a la playa. en todas partes la gente m e preguntaba si había visto las cenizas de G onnaíves. Me asom bró com probar que las cenizas se habían v-uelto célebres.) M ientras tanto. La travesía duró 27 m eses e incluyó to d o s lo s c o n tin e n te s. m en o s la A n tártida. sobre la playa de G onnaíves: una m ontaña de 4 m il toneladas que decrecía a m edida que las c e ­ nizas se volaban con el viento o eran arrastradas hacia el mar en cada tem porada de lluvias. H onduras. Las 10 m il toneladas restantes fueron las cen izas m ás viajeras de la historia. Finalm ente. pero el capitán se negó a revelar d ó n d e había d escartad o las c e n iz a s.DESECHO 291 g ob iern os de los p aíses de destino acerca de los c o n te n id o s p elig ro so s. En diciem bre de 1987. el K h ia n Sea continuaba su travesía por el Caribe a la caza de un basural. pero no pudieron con nosotros. que m ostraban c ó m o se habían arrojado las cen izas al o céan o en flagrante violación al derecho internacional. con la esperanza de devolver las c en iza s al contratista o rig in a l. G uinea-B issau y las A ntillas H olan desas. En gran parte gracias a nuestras advertencias. el barco apareció en Singapur con sus co n ten ed ores vacíos. de m o d o que el barco no pudo siquiera acercarse.

F rustrados ante la actitud irresponsable asum ida por las autoridades de Filadelfia y la A gen cia d e P rotección Am biental de Estados Unidos. en especial los cuáque­ ros. La ún ica respuesta de lo s su cesivos adm inistradores m unicipales consistía en cambiar d e form a con stan te la postura oficial. Nada podía ser m ás sim b ó lico : el país m ás rico del hem isferio arrojaba sus d esech os sobre el m ás pobre. organ izam os a ciudadanos para que hablaran en reu niones del a y u n ta m ie n to y n o s reu n im o s co n haitianos en Estados U n id o s y en H aití. El alcalde de Filadelfia y el adm inis­ trador de la EPA recibieron m iles de sobres de ciudadanos haitianos. y la n z a m o s el p royecto D ev o lu ció n al Rem itente. Estudiantes e sta d o u n id e n s e s de to d o el país enviaron tarjetas de San Valentín al alcalde. En una maravillosa dem ostración de solidaridad. En alianza c o n ellos. alegando que no era problem a de ellos. d e v o l u c i ó n a l r e m i t e n t e ”.292 LA HISTORIA DE LAS COSAS tían que E stad os U n id o s los trataba com o un basural. cada uno con un a pizca d e cen iza en su interior y la leyenda “ c u i d a d o : contien e cenizas tóxicas falsam ente rotuladas c o m o fertilizante. de m o d o que nos o cu p am os de que en to d o s lo s e v e n to s lo recibiera un grupo de estud ian tes (cuáqu eros o haitianos) . la m un icip alid ad m e envió un programa diario de los even ­ to s a lo s q u e asistiría el alcalde (era fácil obtener ese servicio a pedid o. El alcalde Edward Rendell y la m ayo­ ría de los con cejales hicieron o íd o s sordos. E n ton ces d e c id im o s hacer que fuera problem a de ellos. otras veces afirm aban que estaban dispuestos a repatriar las cenizas pero n o tenían d in ero para financiar el transporte. y d e sp u é s hacía o íd o s sordos a tod o pedid o de ayuda. Era por eso que lo s h aitian os estaban absolutam ente resueltos a enviar las cenizas de regreso a su lugar d e o rig en . Entre m e d ia d o s y fines d e la década de 1990. Los residentes de F iladelfia asistieron a asam bleas com unales para exigir que la ciudad se hiciera resp on sab le d e su s d esech os. A veces rechazaban la responsabilidad de Fi­ ladelfia. N o se trataba só lo de la salud ambiental: tam bién era una cues­ tió n de d ig n id a d y justicia. política q u e p o sib le m e n te hayan reconsid erado). un g r u p o de filad elfian os viajó a H aití para visitar las cenizas y protestar frente a la em bajada de E stad os U n id os. Durante m ás de diez años acosam os a los alcal­ d e s de F iladelfia. ex­ h o r tá n d o lo a q u e “tenga corazón y lim pie las cenizas de Filadelfia”. D u ran te m e ses. E xigim os que Filadelfia se hiciera cargo d e las cen izas abandonadas en G onaives y las enterrara en un relleno san itario regu lad o de nuestro país. m i com p añ ero de G reenpeace Kenny Bruno y yo establecim os contacto c o n m iem b ros de com u n id ad es confesionales de Filadelfia. algunos haitianos resid en tes en nuestro país se acercaron a G reenpeace en busca de ayuda. el proyecto D evolución al Rem i­ ten te o rgan izó u n a serie de accion es creativas para llamar la atención de los diri­ g en tes p o lític o s de Filadelfia y W ashington. y la descarga de cenizas en la playa se h ab ía percibido c o m o el epítom e de esa actitud negligente.

C uando llegam os al lugar. m is am igas y yo n o s p u sim o s en la fila. E stu vim os en una gala del m useo. El alcalde R endell. m i ciu d ad natal. le hablé sobre las cen izas tóxicas aban don adas en la playa. En su lugar hay una enorm e valla publicitaria d o n d e se lee: “Vertido de tóxicos en Haití. N o s p aseam os por la sala de baile rep artien do volantes y explicand o la situ ación a tod o aquel qu e n o s preguntara por n u estras in sig n ia s rojas. P oco d esp u és. Y tam bién la siguiente. Era bastante raro y un p o c o c ó m ic o eso de pon erse tacos altos para reclamar que se hiciera una lim p ieza de cen izas tóxicas. d e s­ cubrí con agrado que Rendell estaría esa m ism a n och e en la ciu d ad de W ash in g­ ton. n o s d e m o r a m o s en la en trad a del g ig a n te sc o sa ló n d e b aile d on d e se daba la fiesta. finalm ente se llegó a un acuerdo para traer las cenizas de regreso a Estados U n id os. pero de to d o s m o d o s nos pareció una noticia para celebrar. nadie n os echó. m ientras revisaba el fax con las activid ad es de la alcaldía. Finalm ente.DESECHO 293 con una pancarta gigante: “ a l c a l d e rendell: H aga lo correcto. su esposa y otros p o lític o s locales estaban junto a la puerta. Cuando m e llegó el turno. segú n nuestras estim a cio n es. d e m o str ó e sp e c ia l in terés y n os h izo m uchas preguntas. ü a r é 50 mil dólares y ni un centavo m ás”. A través de una serie de com p licad as n egociacion es. C incuenta m il dólares era só lo una p equ eñ a fracción d e los 6 0 0 m il dólares que costaría la lim pieza. Rendell dijo “ o k . traiga las c e n i­ zas”. la m ú sica se d etu vo y el alcald e su b ió al escenario para dar la bienvenida a los asistentes y ensalzar las virtudes de F iladel­ fia. c u y o s elegantes invitados debieron pasar ju n to a la pancarta en el cam in o que llevaba d e las lim u ­ sinas a la entrada. esc u c h a n d o a la banda y a la espera del m o m e n to o p o r ­ tuno para entrar en acción. N u n ca más”. el hom b re de Seattle c o ­ m en zó a gritar “¡Traiga las cen iza s!”. Una m añana. la ciudad de Filadelfia celebraba un ev en to en un elegan te h o tel de C apítol Hü!. . El 5 de abril de 2000. Un caballero de Seattle. sólo para encontrarse c o n que la siguiente joven de la fila exigía lo m ism o que yo. Para nuestra sorpresa. la ciudad del am or fraternal. un barco se llevó de G onaíves lo que quedaba del cargam ento. A p en as las cámaras de los n oticieros se acercaron al alcalde. haga lo correcto: t r a ig a l a s c e n i z a s ”. El alcald e m e hizo a un lado. N osotras n os su m a m o s y c o n tin u a m o s g ri­ tan d o hasta que lo s guardas de se g u r id a d n o s h ic ie r o n sab er q u e h a b ía m o s abusado de la bienvenida. E stuvim os e n el aeropuerto cu a n d o se celeb ró la inau guración d e un nu evo vuelo directo a los Países Bajos. M is amigas D ana Clark y H eidi Q uan te y y o n o s vestim os para la o ca sió n y n os en cam in am os a la fiesta. m ientras H eidi le prendía en la solapa una in sign ia de vivo co lo r rojo c o n la le ­ yenda: “A lcalde R endell. salu d an d o a las p erso n a s que ingresaban. E nton ces n os q u ed am os en la fiesta: in creíb le­ m ente. Le apreté la m a n o c o n m ucha fuerza para im p ed irle q u e se soltara.

N u eva Zelanda y Estados U n id o s-.b an. m on itorea el cu m p lim ien to del convenio y publica una lista de las e n tid a d es q u e procu ran elim inar la prohibición. Q u ien desee ayudar a im pedir que se viertan d esechos sobre c o m u n id a d e s d esp rev en id a s de tod o el m u n d o puede visitar la c ió n de B asilea en h ttp . ¿ C ó m o cuál? ¿Está b ien verterlos sobre los adultos pero no sobre los niños? ¿Está b ien sob re lo s a siá tico s p ero no sobre los africanos? De n in gún m odo. la batalla n o ha term inado. En su primera redacción no prohibía las ex p o rta cio n es de d esech os desd e países ricos a países pobres. m i c o n v icc ió n era inquebrantable. Si b ien B asilea es un a e n o rm e victoria. Si es de­ m a sia d o p e lig r o so para m i hija. que prohíbe la exportación de d esech os desd e los países m ás ricos del m undo (principalmente los m iem bros de la O rgan ización para la C ooperación y el Desarrollo E conóm ico [ o c d e ]) a países m e­ n os ricos (que n o son m iem bros de la o c d e ). la C á­ mara In tern acion al de C om ercio y el Centro para el Com ercio y el D esarrollo de las N a c io n e s U n id as.org. la Red de A c­ ció n d e B asilea.294 LA HISTORIA DE LAS COSAS No hay adiós a la vísta D e sp u é s d e a ñ o s de viajar p or todas partes investigando el tráfico internacional d e d e se c h o s tó x ic o s y r eu n ién d o m e con personas cuyas com u n id ad es se habían u sa d o d e basural. Por fortuna. países que son blanco de los traficantes de desechos) condenaron el convenio p or “legalizar el co m ercio de tóxicos”. Punto. es dem asiad o p eligroso para cualquier n iñ o de c u a lq u ier parte del m u n d o. militantes de los d erech o s h u m an os.'^ En todo el m undo. U na ong de control.*” Estados U nidos es el único país in­ dustrializado del m u n d o que aún no ha ratificado el Convenio de Basilea. el tratado se actualizó con una cláusula. ong Red de A c­ . así co m o una serie de a g r u p a c io n e s sectoriales: el C o n sejo Internacional de M inería y M etales. C anadá. R e cu er d o u n a c o n v e r sa c ió n co n un m iem b ro del C on greso de Estados U n id os e n la q u e m i in te r lo c u to r m e in stab a a buscar una so lu c ió n de com p rom iso. En esa lista figuran países e n te ­ ros -A u str a lia . es inad m isib le que los p aí­ ses m ás r ic o s d e l m u n d o viertan resid uos p eligrosos en los m ás pobres.//w w w . ^ sin o que se lim itaba a regularlas. A raíz de los escándalos ocasionados por el tráfico de desechos en to d o el m u n d o. pu esta en vigen cia el 1“ de enero de 1998. A lgunos p aíses y a so c ia c io n e s em presariales continúan abogando por que se exceptúe de la p ro h ib ició n a cierto s torrentes de desechos. m uchos países firmaron un convenio de las N acio­ n es U n id a s. el C o n v en io de Basilea sobre el control de los m o v i­ m ien tos transfronterizos de los desechos peligrosos y su disposición. am bientalistas y representantes de países en desarrollo (es decir. El C on ven io de Basilea se adoptó el 22 de marzo de 1989 y entró en vigencia el 5 de m ayo de 1992.

Esa buena sensación es p recisam ente el a sp ecto en to rn o del cual gira gran parte del debate sobre el reciclado. ¿Acaso n os engañam os creyen do ayudar al pla­ neta mientras dejam os que la industria siga p rod u cien d o en serie cosas cada vez más tó. otros se fastidian. su libro sobre “la vida secreta de la basura”. Y no soy la única que ha experim entado ese sentim iento: mucha gente de todo el m undo reconoce la agradable sensación que le causa el reciclado. co m o la prohibición de utilizar ci 'rtos m ateriales y procesos. otros se m uestran c ín ic o s. C om o en aquellos tiem p os aún no ha­ bía programas con contenedores al borde de la acera. Yo he atravesado todas esas etapas. Recuerdo que m e encantaba colocar las botellas en los cubos del color c o ­ rrespondiente. Tal com o le ocurrió a m ucha gente. p aso por todas las etapas a diario. los controles de producción.'^'' ¿O acaso el reciclado es un buen prim er p aso en el ca m in o hacia el despertar de la conciencia y el activism o e n cu estion es d e sostenibilidad? ¿Es una experiencia iniciática para interesar a las personas y luego guiarlas hacia acciones más estraté­ gicas y efectivas? Neil Seldm an.xicas y peor diseñadas? En G one T om orrow [M añana se habrá ido]. tien e im p licacion es que llegan al corazón de nu estro sistem a ind ustrial”. y otros in clu so lle ­ gan a indignarse. apilar todo en el auto familiar y llevarlo al centro de reco­ lección. am bas postu ras son ciertas. El reciclado rara vez suscita indiferencia: a lg u n o s se sien ten inspirados..l a basura o los m ateriales d e sc a r ta d o s-. d ice que esta actividad tiene el poder de transformar la industria: “A unque se vin cu le a u n o de los problem as m ás cotid ia ­ nos de la socied ad . m i prim era relación con las causas ambientalistas fue a través del reciclado. V ta m b ién pu ed e d esem peñar un papel im portante en la trans­ formación hacia una e co n o m ía m ás sosten ib le y m ás justa. H eather Rogers señala que “la industria aceptó el reciclado para rehusarse a im plem entar cam bios m ás radicales..DESECHO 295 Y después está el reciclado. de h echo. junto al estacionam iento de la tienda local de c o ­ mestibles. El reciclado p u ed e ser un arrullo tranquilizador que n o s persuad e de haber h ech o nuestra parte cu an d o en realidad nada ha cambiado. mi madre nos hacía juntar nuestros papeles. Recuerdo los in m e n so s fardos y lo s arco iris pintados en las paredes del cobertizo don de se alm acenaban las COSAS. las pautas m í­ nim as de durabilidad y norm as m ás estrictas para la extracción de recursos”. . m u ch o s se enorgullecen. q u e ha llevado una crónica del reciclado en Estados Unidos a lo largo de tres décadas. presidente del Instituto para la A utosuficiencia L o­ cal [Institute for Local Self-R eliance].'” A m i parecer. en mi más tierna infancia. botellas y latas.

El reciclado m antiene los materiales en uso. sin o desechar m enos. lleva a reducir el uso de energía y las e m isio n es d e efecto invernadero. estim a que por cada cien e m p le o s q u e se crean en el cam p o del reciclado. Y en to d o lugar d on d e el progreso se m ida por el incre­ m e n to d el r e c ic la d o e n lugar de la red u cción de los d e se c h o s. m ás exactam ente.'-* Lo cuestionable Sin em b argo. adem ás de evitar .resulta en grandes beneficios: reduce las em ision es de c o . Y esas r e d u c c io n e s d e co^ son só lo el p rin cip io. só lo se pierd en d iez en el aca­ rreo de d esech os. El In stitu to para la A u tosu ficien cia L ocal. en 193 m illones de toneladas m étricas. El reciclado tam bién crea m ás (y m ejores) p u estos de trabajo que otras alternativas para la gestión de resi­ d u o s. lo m ás probable es que apuntem os n u estros e sfu e r z o s en la d irección incorrecta.fueron recicladas. reciclarlas o transform arlas e n c o m p o s t. Si nos centra­ m o s en el e x tr e m o in correcto de la cu estión .el punto don de los m ateria­ les se tran sform an en d esech o. Reducir la cosech a. si te n e m o s en c u en ta que p o d ría m o s fabricar el 100% de nuestras C O SA S d e m o d o tal q u e fuera p osib le reu tilizarlas. los habitantes de Estados U n id o s gen eraron 254 m illon es de toneladas de basura. lo cual equivale a quitar de las calles 35 m illones de veh ícu ­ los para pasajeros.o . Por ejem plo. d em orar. tanto per cápita com o en el n iv el n a cio n a l. Los b e n e ficio s am bientales son obvios. se observará la m ism a d in á m ica trastocada. R esu eltos a ganar la com p eten cia . Es c ie r to q u e el reciclad o va en a u m en to .296 LA HISTORIA DE LAS COSAS Lo bueno En 2007 . un th in k ta n k de W ashington q u e se e sp e c ia liza en d e se c h o s y desarrollo e co n ó m ic o . con lo cu al reduce la dem anda de extracción y producción de materiales n u e­ v o s.4% . N uestra m eta no debería ser reciclar m ás.e l añ o m ás reciente del que ten em os d a to s -. una vez oí hablar s o ­ bre un c o n c u r so en el cual participaban varios institutos universitarios de Esta­ d o s U n id o s para ver q u ién recogía la m ayor cantidad de botellas plásticas con el fin de reciclarlas. el 33% e s u n ín d ic e de recicla d o b astante pob re. pero tam bién está en alza la c a n tid a d total de d e se c h o s que se p rod u cen . . la extracción y el acarreo de recursos. de las cuales 85 m illones -a p r o x im a d a m e n te un te r c io . así c o m o la fabricación de cosas nuevas. La A gencia de Protección Am biental de Es­ ta d o s U n id o s estim a que in clu so nuestro m agro índ ice nacional de reciclado -e l 33. los a lu m n os de un instituto fu eron a C o s tc o y com p ra ro n cajas al por m ayor de bebid as descartables para acu m u lar m ás b otellas. La situ ación se v u e lv e m ás a la rm a n te c u a n d o c o n su lta m o s lo s d atos relativos a la generación d e d e s e c h o s .

como el celofán. P erm iten que los productores eludan responsabilidades por sus d isp en d io so s em b alajes y. ¿Cuál es el prem io que se obtiene por esos puntos? ¡Más cosas! L o s resid en tes p u ed en usarlos para c o m ­ prar bienes en m inoristas asociados. ¿qué tal los bioplásticos? Hay dos generaciones de bioplásticos contemporáneos (no incluyo aquí algunos de los primeros plásticos que se hacían de materiales vegetales. p u esto qu e alientan el aum ento del consu m o y de los d esech o s. en un giro perverso. Ikea. seguros y ecológicamente sanos.. un program a en cuyo marco se pesan lo s c u b o s d e reciclado que cada resi­ dente coloca al borde de la acera y se prem ia a q u ien es tien en los cu b os m ás p esa­ d os.DESECHO 297 En una recien te con feren cia sobre reciclad o. el reciclado los p er­ petúa. Lo horrible A pesar de su resplandeciente im agen con to n o s de arco iris. a la nueva ronda de c o n su m id o ­ res y a los m iem b ros de la com unidad a p o ten cia les am enazas sanitarias. el reciclado se halla bajo el control de e n o r m es em presas recolectoras de residuos. Es decir. Incluso si los materiales no son tóxicos. Entonces. ¡Qué locura! Pero hay aun m ás. que en los orígenes se fabricaba con celulosa de pulpa de madera).. Y lo p eo r de todo: son los progra­ mas que se jactan de introducir verdaderos cam bios. muchas de ellas tóxicas.. exp on ien d o a los trabajadores del proceso. Por el so lo hecho de llam arse reciclado no significa que sea verde. Hoy necesitamos encontrar una ma­ nera de satisfacer nuestras necesidades con materiales renovables. subsidian la generación de cosas descartables. ¿Q uién habrá inventado sem ejan te program a? ¿M antenga b ello a E sta­ dos U n id os (Keep A m erica Beautiful]? Los p rogram as c o m o éste trastocan el c o n c e p to d e r ecicla d o . La primera generación fue la que llamo Serie de plásticos biodegra- . el reciclado suele ser un proceso sucio. c o m o Waste M anagem ent Inc. Tal co m o se lleva a cabo en la actualidad. co m o Target. BIOPLÁSTICOS: ¿OXÍMORON O SEÑAL DE ESPERANZA? La mayoría de los plásticos se hacen de petróleo y gran cantidad de sustan­ cias químicas. m e en teré acerca d e R ecycleBanit. el v e c in o que com pra m ás cajas d e b o te lla s d escartab les de agua su m a más puntaje que el que ha instalad o un filtro y b e b e agua de la canilla en recipientes reutilizables. que op era in stalacion es tanto de reciclado co m o de gestión de residuos (y las gan an cias que da esta últim a a ctivi­ dad son m ucho m ás altas). el reciclado m u n icip al en gran escala requiere c a ­ m iones y fábricas que consu m en m ucha energía y crean m ás d esech os. Si las cosas contien en in gred ien tes tóxicos. F oot Locker y Bed Bath & Beyond.

. sólo en operacio­ nes de com postaje en gran escala se alcanzan las condiciones ideales para que se degraden. coloqué un vaso y algunos cubiertos de bíoplástico en el cubo de mi patio hace cuatro años y ninguno de ellos presenta siquiera el más mínimo agujerito. botellas de agua. mezcló fécula de maíz con plástico de petróleo y declaró que sus nuevas bolsas eran "biodegradables". En respuesta a esta preocupación. Algunos de estos bioplásticos se hacen con cultivos de nivel ali­ menticio que podrían servir (¡qué novedad!) de alimentos en lugar de trans­ formarse en los envases descartables para los que suelen utilizarse muchos bioplásticos. así como un con­ venio con la Comisión de Comercio Federal [Federal Trade Comisión. Estos bioplásticos se usan en embalajes de alimentos. desechos agrícolas. f tc ) . la basura estaba en el radar del alarmado público estadounidense. científicos. muchas empresas fabrican y usan plásticos que se producen en el 100% a partir de plantas: maíz. productora de las bolsas plásticas para la ba­ sura de la marca Hefty. papas. Y aunque técnicamente son aptos para hacer compost. con uti­ lización intensiva de pesticidas y combustibles fósiles. En menos de dos años. los voceros de la empresa terminaron por adm itir que la declaración era un mero ardid de relaciones públicas y no una suerte de afirmación sustantiva sobre la biodegradabilidad.298 LA HISTORIA DE LAS COSAS dables que son una estafa total.'^ Grupos ambientalistas. celulares y algunos repuestos automovilísticos. Serie uno: Hacia fines de los años ochenta. e incluso computadoras. las demandas presentadas por siete estados. la empresa M obil Chemical. mientras que la segunda generación es la que llamo Serie de plásticos biodegradables sobre los que el jurado aún no ha emitido un veredicto.’* Serie dos. hoy en día. ¿Son realmente sostenibles estos nuevos plásticos? ¿O no hacen sino consolidar nuestra cultura e infraestructura de la producción descartable? Por desgracia. Sin embargo. Dispuesta a experimentarlo. forzaron a M obil a retirar del producto la etiqueta que lo calificaba de "biodegradable". e incluso algunos gobiernos estatales se mostraron indignados ante la absurda declaración de Mobil. Los bioplásticos suelen terminar en la basura común o entorpecen los programas de reciclado por­ que tienen propiedades muy diferentes de otros envases plásticos y es pre­ ciso separarlos antes de reciclarlos. mediante la implementación de organismos genéticamente modificados y con trabajadores mal pagos. los cultivos con que se fabrican los bioplásticos actuales se siembran en establecimientos agrícolas inmensos y centralizados.

China. c o n lo cual. pero nunca d ism in u ye los recursos necesarios para reem ­ plazar el producto original. Indonesia y otros países. material para el cual la industria tuvo la astucia de adecuar el popular logo de las flechas en círculo con el agregado de los núm eros 1 a 9. Otra objeción al reciclado