Está en la página 1de 2

Batidas son ilegales y fueron prohibidas por la Corte Constitucional.

El alto tribunal, mediante Sentencia C 879 de 2011, advierte que las


populares batidas o redadas, comnmente realizadas por el Ejrcito Nacional,
son procedimientos irregulares que van en contra de lo estipulado en el
Artculo 28 de la Constitucin Poltica de Colombia, y que adems sobre
interpreta lo dicho en la Ley 48 de 1993, que reglamenta el Servicio Militar
obligatorio y las condiciones para el reclutamiento y la incorporacin a las
Fuerzas Militares. Est totalmente prohibido obligar a las personas a que
resuelvan su situacin de inmediato. La Corte declar exequibles dos normas de la
Ley 48, que facilitaban el trabajo de la Fuerza Pblica para reclutar personal
mediante las famosas batidas.
segn la Ley 48, las Fuerzas Militares dentro de sus obligaciones, no
pueden entender la ley en el sentido que otorga competencia a las
autoridades militares para realizar batidas indiscriminadas con el fin de
identificar

los

remisos

luego

conducirlos

los

lugares

de

concentracin, pues esa prctica implicara incurrir en detenciones


arbitrarias prohibidas por el Artculo 28 constitucional.
Los remisos slo pueden ser retenidos momentneamente con el fin de verificar
la situacin militar, y si es necesario inscribirlos, obviamente fuera de las batidas y
las redadas que acostumbran a hacer los soldados en las zonas perifricas:
No puede implicar la conduccin del ciudadano a cuarteles o distritos
militares, ni su retencin por autoridades militares por largos periodos de
tiempo, con el propsito no slo de obligarlo a inscribirse, sino de
someterlo a exmenes y finalmente incorporarlo a filas si resulta apto,
agreg la Corte en la Sentencia.
La Constitucin Poltica de Colombia en el artculo 18 afirma que Se garantiza la libertad de
conciencia. Nadie ser molestado por razn de sus convicciones o creencias ni compelido a
revelarlas, ni obligado a actuar contra su conciencia. En la sentencia C-728 de 2009, la

Corte Constitucional ha ratificado a la objecin de conciencia al servicio militar


obligatorio, como un derecho fundamental. En esta sentencia la Corte expresa que
este derecho fundamental es de inmediato cumplimiento y que debe ser protegido
por tutela en caso de vulneracin.