Está en la página 1de 3
RECONCILIACIO ial A waa Li) 3 So ed ta CAPETULO CINCO Simbolos urbanos de memoria y paz Camilo Gonzalez Posso Las calles, avenitso plazas de Bogota han dolenin- nos que lean de imbolos de convvenca el expaco plc. dose de nombres de significado historico, y en les iltimos _Ese proceso social de apropiacién del espacio piblico tiempos, de sitios que recuerdan a personas @ acontecimien- para la memoria le ha permitido al Centro de Memoria, w0ala democracia. Par-y Reconciliacién ir construyendo con el aporte ciuda Son huellas de memoria y de rechazo a la violencia deja ografia de Bogota, en la cual se han ubica Por iniiativas oficiales de reconocimiento o reparacién y, en do setenta y cuatro lugares. Muchos ostentan nombres de muchas ocasiones, sitios destacados p grupos de ciudada- personas asesinadas en medio de la violencia politica que ha marcado a Colombia en un siglo de historia: lideres polit os, defensores de derechos humanos, sindicalistas, perio: distas, estudiantes, También se han destacado lugares que recuerdan grandes eventos en la busqueda de la paz, como 1 Voto Nacional por la Paz en 1902, la Asamblea Constitu yente de 1991, la Séptima Papeleta de 1990, el Mandato por la Paz en 1997, el plebiscito de doce millones de firmas por l Manifieso por la paz y la no violencia pres tado por Colombia en 1998 ante las Naciones Unidas, el Centro de Memoria en el Parque de la Reconciliacion, entre otros. Enel mapa de Bogota Ciudad Memoria, la capital apa marcada en todos los puntos cardinales por esos simbolos, ue son un llamado a las acciones comunes por la paz —que esotro nombre de a reconciliacién— oa la no repeticion del uso de las armas para dirimir conflictos politicos o sociales Pero se han trazado dos rutas excepcionales que son la lectura de buena parte de la historia de violencia politica y de lo que no se quiere olvidar. Una es e recorrido por la Carrera Sép- tima, desde el sitio donde fue asesinado Rafael Uribe Uribe ‘en 1914 en las gradas del Capitolio Nacional hasta la Avenida Rodrigo Lara Bonilla (calle 127),y otra, por la calle 26 —Ave nida Jonge Eligcer Gaitin—, desde el Parque de la Indepen- dencia hasta el Aeropuerto El Dorado, Luis Carlos Gain Parte de esta diltim ruta, que va desde el camino a Monserrate hasta la Plaza de la Democracia y el lugar es cogido para la construccién del Museo Nacional de Me rmoria Historica, en la Calle 26 y2c con Avenida 30, ha sido reconocida como el Eje de la Paz y la Memoria, con el de creto distrital 632 de diciembre de 2014 En ese ¢je se evidencia I upropiacién social de sitios de reparacidn simbdlica y de encuentro para acciones de recon. ciliacién, En el Parque de la Independencia se encuentra el Bosque dela Libertad, un homenaje alos diputados del Valle del C 1 Plava de la Avenida 6 con Caracas, la Secretaria Distrital de Cultura ha convo uca asesinados por la Fare. En cado a aportar a un monumento por la vida; la gran plaza ymarcada por la Estacion Central también esti destinada a la memoria de las vietimas del conficto ya la paz. Todo el co. sdor de esta avenida es reconocido como espacio para gran: des murales por la paz y la teconciliacién, y hoy se destaca la Plazoleta de los Murales, en donde se encuentra el hom ie a los desplazados, alas victimas de la ur y los sindicalistas El complejo funerario de los cementerios Brtinico, Catblic, Iudio y Alemin es considerado un bien cultural de la nacién, En el costado nororiental de la calle 26 con Avenida Maris cal kre (carrera 19b) se encuentra la plazoleta Jorge Eligcer Gaitan, y frente a ella, en el Parque del Renacimiento, estin la fuente y ‘monumento dedicados. las vitimas del 9 de abril de 1948, A esa altura, en el Parque de la Reconciliaciin, se encuentran el Centro de Memoria, Paz y Reconeiliaciin, con el Memorial por la Vida, y los columbarios marcados por el ema La Vida es Sagrada. Para terminar el rcorrido, se llega ala Plaza de Carlos Gal Administativo Distrital, se const Nacional de Memoria Historica, Democracia yel monumente dedicado a Luis n: en ese espacio, al costado oriental del Centro enestosaios el Museo Los espacios piblicos se convierten en simbolos de cconstruccién social de una cultura de paz y reconciliacién por la apropiacién colectiva y la memoria viva, y no tanto por las decisiones oficiales ni por los grandes monumen tos, que se vuelven muchas veces slo nido de palomas, Esto ha venido ocurriendo con el Parque de la Paz y la Memo: ria, q idemtificar a la unién el nombre que comienz: de los Parques del Renacimiento y de la Reconciliacién. En los tiltimos cuatro afios, mas de trescientas mil personas han visitado el Centro de Memoria, Paz y Reconcliacién, y decenas de miles han concurride a eventes por la paz y la memoria en el Parque del Renacimiento. El Memorial por la Vida, que es a estructura mas visible de ese complejo, fue levado con el aporte de tierra sembrada de memoria por centenares de miles de personas que dejaron tierra, testi monios o mensajes de paz. Alli se encuentran registrados mis de cuarenta y cinco mil nombres de victimas fatales de la violencia pol y sus violencias asociadas y se han incorporado simbdlicamente los mensajes de paz de mas de doscientos setenta mil jovenes. No cabe duda de que la construccién de paz. requiere ‘nuevos lenguajes y simbolos que dejan su huella en la con figuracién de los espacios urbanos, donde esta generacion se compromete con la superacién definitiva de un ciclo de vio- Tencia. Ese ese significado del Eje de dela Par. fesmoria y del Parque 7 a, Pazy Reconciliacién, ubleado aun costatlo del Cementerio Central de Bogota, es un espacio disetado para el encuentro de los sectores de {a ciudadania que quieren recuperar su pasado para construe un futuro ‘mucho mejor.