Está en la página 1de 3

Mara

y la
Alegr
a
Javier Leoz
Se acercaron dos extraos personajes a una aldea donde, sus
habitantes, siempre estaban tristes. Y, de repente, aquellos
huspedes se pusieron hacer juegos, contar chistes y a hacer
payasadas para atraer la atencin de la gente.
Enseguida se vieron rodeados de grandes y pequeos que se
divertan y aplaudan entre grandes risotadas. Una voz desde
cielo grit: Estos si que entrarn en el Reino de Dios!
Qu es lo que vendis? Preguntaban algunos de aquella
aldea a aquellos hombres extraos.

Mara Reina y Seora http://mariamcontigo.blogspot.com

Traemos alegra aunque, por dentro, nosotros estemos


llorando.
Mara, aun siendo una mujer de nuestra raza, supo irradiar
alegra. Fue agradecida con Dios.
Agradecida con Jess y, tambin, agradecida con Jos.
Este mes de mayo, Mara, nos ensea a sonrer por el gran
don que Dios nos hace: LA VIDA.
El ngel, y no lo olvidemos, le dijo: Algrate la llena de
gracia.
Sin pensarlo dos veces, y an estando embarazada, se pone
en camino.
Llega a casa de su prima Isabel y le dice: Se alegra mi
espritu en Dios mi Salvador
Que nosotros, como Mara, nos pongamos en camino.
Y, sobre todo, que vayamos sembrando nuestros caminos con
las semillas de la alegra.
Una vida sin alegra es como una noche sin estrellas.
Que Mara nos ayude a sonrer. Dios va delante de nosotros.

Mara Reina y Seora http://mariamcontigo.blogspot.com

Mara:
Aydanos a ver la vida como
un regalo de Dios.
Y, como siempre que
recibimos un obsequio,
Que no olvidemos de ser
agradecidos:
Gracias, Seor!
Gracias, Dios!
Gracias, Jess!
Que mi vida sea un
instrumento
Por el que se escuche
siempre
El himno de la alegra.
Que todos que estn junto a
m
puedan sentirse a gusto
sabiendo que T, Mara, eres
la fuente de mi armona.
Amn.

Mara Reina y Seora http://mariamcontigo.blogspot.com