Está en la página 1de 263
Armonia Walter Piston Walter Piston Armonia Revisado y ampliado por Mark DeVoto Tults University bt Peig (lees & bees) te 772439 oo) SpanPress@® Universitaria (Cooper ity, FL 33330 + EEUU, Armonia Disenio de eubierta por Baby Rivera Tito origina: Harmony {© 1987.1978.1962.1948.1941 by W.W. Norton & Company, le, Nueva York y Loads G de i ediciin en lengua easeeliana y de la waluccign Spanteesste Universitaria = 1998 ‘An nga of Sante, ‘1228 Flmungo 24277 Cooper Cy FUS3880 ISBN: 1-58045.935-8 Impex Pre in yin FESTSCATO oon Pica on stra epi: Ts deca rvaln,No es pea "Srenodec i cl de ee i, tanya, anu de gun ora vor casi mn, ya sea cetnie cd Fowocopia, por regu otonenctodna aha ct pormiso prov y po carte Jc a tlre depp Prefacio de la quinta edicién norteamericana Esta quinta edicion de ARMONIA aparece a los cuarenta y cinco afios de su utilizacion con éxito, Diez afios después de la muerte de Walter Piston, sus alunos y los alumnos de éstos todavia pueden enorgullecerse de la perdurable vitslidad de sus cnseiianzas. Mi propio conocimiento de este libro se remonta a unos treinta arios, y mi lealtad hacia él permanece invariable (aunque algunos que eran leales antes de que yo incorporara mis revisiones generales en Ia cuarta edicién quiz puedan no estar dle acuerdo). Es evidente que el libro es ahora diferente, pero su enfoque esencial y su contenido bisico son iguales que los de 1941 La mayor diferencia de la cuarta edicin en relacién con las anteriores fue la adicidn de siete nuevos capitulos, cuatro de ellos sobre cl complica- do tema de la armonia después de la’prictica comin, que no se habia tratado en las tres primeras. El niicleo de la obra, sin embargo, continua siendo el tratamiento exhaustivo de la prictica comuin de fa armonia en la primera parte, posible base para uno o dos cursos de armonia tonal. En la presente edicién todo el texto de Ia primera parte se ha examinado cuida- dosamente con el propdsito especial de claificar el lenguaje siempre que fuera posible. Se han suprimido algunos temas de importancia relativamen- te menor, asi como cierto niimero de ejemplos repetitivos. Estas supresio- nes se consideraron necesarias para dar algo mas de espacio a lo que habia sido un texto detallado y conciso; el espacio extra se advertiré también en. €l disefo de esta edicién, con mérgenes mds amplios para las anotaciones, Los primeros capitulos, en especial el 8, han sido ampliados con nuevos gjercicios. También se han afiadido nuevos ejemplos 2 la segunda parte. En el contenido se han introducido tambien algunas caracteristicas nue vvas, en su mayor parte con Ia intencién de ayudar al alumno en el desa- rrollo de la habilidad para el andlisis musical, que seguramente no es menos importante que la habilidad para los ejercicios escritos y al piano. El capitu- Jo, completamente nuevo, sobre Ia textura musical se redact6 con fa inten~ cién de aclarar muchos puntos de dificultad con los que se encuentra el principiante al analizar tos ejemplos de la bibliografia; segiin mi propia ex- periencia, una buena comprensién de los diferentes tipos y detalles de la {extura musical es uno de los mejores medios de preparacién para las téc- nicas avanzadas de andlisis tonal, en especial la técnica schenkerian. Otra SOSSOHHHHSSSHOHHSEHOHHOHHHHCOHHOOSOOSE oe vi PREFACIO innovacin es la reordenscién de Jos diversos capitulos concernientes al ritmo arménico y a la estructura de la frase, acabando con un breve suma- rio del método analitico en ei capitulo 13. El acorde de novena de domi- nnante completo, tratado‘antes en capitulo aparte, aparece ahora incluido cen el capitulo 24, La mixture modal se ha trasladado del capitulo 5 al 14, donde resulta algo més oportuna. Por primera ver, la revisin de este libro se ha coordinado simultinea- mente con su volumen complementatio, el Workbook for Piston/DeVoro Harmony, por Arthur Jannery, del Westfield State College. El profesor Jan- nety y yo nos hemos consultado sobre los pequerios ejercicios de los pri ‘mer08 quince capitulos y ambos somos responsables de la eleccién de las pequefas piezas que componen la antologia ‘de ejercicios para analizar de Ja segunda mitad del Workbook. La obra se conoce desde hace tiempo como libro de texto introducto- rio, pero debido a su caricter global sirve también como obra de consulta, ¥ podemos estar orguilosos de ver ejemplares de ARMONIA con muchas ‘notaciones tanto en fos estantes de los profesores como en los pupitres de los alumnos. Los editores y yo hemos intentado siempre observar de cerca dde qué manera utilizan el libro los diferentes profesionales de la musica, y obrar en consccuencia. De ahi que para esta edicidn, asi como para la an- terior, hayamos solictado especificamente opiniones y criticas que pudiesen ayudar a preparar Ia revision. La respuesta a este llamamiento ha sido alen- tadora. Muchos profesores, y no pocos estudiantes, me escribieron a mi directamente o al editor con detalles especificos, y la mayoria de sus suge- Tencias, por las que estamos muy agradecidos, se han adoptado en esta edicién. Como siempre, me alegraré de oir a alguien que desee oftecer correcciones o sugerencias para una posterior revisiOn, Una vez mas es un placer expresar mi agradecimiento a aquellos que ‘me han prestado una incalculable ayuda en la revisién de este libro, Leo Kraft, del Queens College de la City University de Nueva York, autor de un espléndido texto tedrico de diferentes caracteristicas, soporté lo més duro de este trabajo con gran vigor, juicio infalible y buen animo. Claire Brook, de W. W. Norton and Company, me evité innumerables horas de esfuerzo y aporté una habilidad editorial que yo nunca podria esperar igus lar; y Hinda Keller Farber, que también trabajé en la cuarta edicién, volvi6 quitarme un gran peso de encima. Algunos capitulos fueron revisados de forma individual por profesores de teoria de diferentes instituciones; estoy agradecido en particular a Christofer Hasty, de Yale, un Severo per sagaz eritico, y a Anne Swartz, del Baruch College. John Wicks, de la Ur versidad de New Hampshire, ‘mi colega cotidiano durante trece aflos, me hizo ciertas sugerencias, inciuyendo la apodada «sexta suiza» en el eapitu- lo 27. El magnifico trabajo realizado por Mel Wildberger con los trabajos musicales ha favorecido una vez més la elegancia visual del libro. Y gracias de nuevo a Lois Grossman, por su paciencia y buen consejo, ¥ Por soportar los altibajos de mi variado trabajo durante dos afios Mark DEVoTo Medford, Massachuses, septiembre de 1986 Introduccion de la primera edicién norteamericana (1941) EI primer paso importante en el estudio es claificar su propésito. Exis- te mucha confusién hay dia respecto a por qué estudiamos teoria musical ¥ qué debemos esperar de este aprendizaje. Segin la experiencia pedags- fica de quien esto escribe, esta confusi6n de perspectivas proporciona el joostaculo mas comin y més grave para progresar en todas las ramas de Ia teoria musical Hay quien considera que Jos estudios de armonia, contrapunto y fuga son competencia exclusiva del futuro compositor. Pero si pensamos que la teoria debe seguir a lu pricica (rara ver la precede, excepto por casual did), debemos comprender que la teoria musical no es un conjunto de instrucciones para componer musica. Mas bien se trata de una colecciéa sbtematizada de deducciones reunidas a partir de In observacién de la pric- tisa de los compositores durante largo tiempo, e intenta exponer to que es ‘ohha sido su prictica comin, No dice cémo’se escribird la musica en el futuro, sino cémo se ha escrito en el pasado. [Las consecuencias de una definicién como ésta sobre la verdadera na- turaleza de la teotia musical son muchas e importantes. Ante todo, es evi dente que su conosimiento es indispensable para los misicos en cualquier sxpecto del are, ya sean compositores, inérpretes, drectores citicos, maes- {ros 0 musicélogos. Claro esté que un seguro dominio de las rudimentos de la teoria es necesidad para el erudito més atin que para el compositor, puesto que constituye la base para cualquier apreciaci6n de los estlos in dlvidvales det pasado 0 del presente. PPor otra part, la persona dotada para la creatividad en la composicion musical adquiere un serio riesgo al suponer que su genio es sufcientemen- te grande como para desenvolverse sin un conocimiento profundo de la prictica comun de los compositores. El dominio de los aspectos tScnivos 0 tebricos de la misiea debe Lievarlo a cabo como un trabajo para toda la Vida, de forma paraela a su actividad creativa, pero completamente apartado de cll. En el primer aspecto, sigue la prictica comin, mientras que en Iaotra es el Gnico responsable de los diclados de su propio gusto personal y de su necesidad de expresion. : En el campo especifico de la armonia tenemos que buscar en primer ugar la respuesta a-dos cuestiones: cudles son los materiales més comu- Cee