Está en la página 1de 101
Medicina para el Ser Seine con Dolor Persistente 4 Telex eel) ECR O19 (ea APC LMM CLC MC MMLC SEEM le Lcel Cel CDAT . Dr. Pablo R. Koval Ediciones Tt Prologo Popaydn, Colombia, agosto de 2010 A m{ me parece que la esencia del libro del Dr. Pablo R. Koval, es la visién moderna de la Terapia Neural pero conservandose tal como ha sido siempre: desconocida en su accionar intimo, demos- trando que no podemos acceder al conocimiento del mundo en su esencia, Otra cosa importante es que por primera vez se publica una aproximacién en castellano a la Terapia Neural recopilando los avan- ces en [a ciencia y la técnica modernas. A pesar del afan del Dr. Koval _de aportar algo nuevo, (y me consta que lo hace), para mi eso no es lo primordial en el libro. Yo creo que la Terapia Neural se sigue haciendo con la historia de vida de los enfermos, mirdndolos a los ojos, pen- sando con el corazén y sintiendo con el cerebro y con toda la vida. Las estadisticas muestran que algo asi como el 60% de la pobla- cién mundial cuando se siente enferma (téngase en cuenta que “enfer- medad” tiene muchos significados segtin culcuras y formas de vivir la vida, y no sdlo el de desviacién de la norma o de lo normal que le damog los occidentales), acude no sélo a la medicina oficial, sino también a otros tipos de tratamientos “alcernativos”. Busca otras posi- bilidades que van desde el autocuidado 0 automedicacién, pasan por los Consejos de los vecinos, del farmacéutico o boticario de confianza, 15 16 Medicina para el Ser Singular o métodos més organizados y de tradicién como las yerbas 0 coci- mientos del curandero o curandera, los rezos, las agujas de la acupun- tura y moxibustidn, los globulitos de la homeopatia, los masajes, la aguja cargada de procatna o lidocaina de la Terapia Neural, las dietas, el naturismo, el chamdn, o la sabiduria ancestral del indio o del negro y muchas més. No estan fuera de este panorama la oracién y el milagro. Pero lo mds corriente es que los enfermos o enfermas hagan una mezcla de todas, tanto de las ortodoxas 0 aceptadas oficialmente y las no orto- doxas, pues no se ponen a hacer disquisiciones teéricas, ya que lo que les interesa es recuperar su sensacién de bienestar y armonia con lo que esta a su alcance y les parece que le da la mejor ayuda. Hay que recalcar que cuando me refiero a lo “alternativo” lo aso- cio, como Io plantea en su libro Pablo Koval, no sdlo a técnicas de curacién, prevencién o promocidn, sino con cosmovisiones, epistemo- logfa y paradigmas que lo singularizan. Lo verdaderamente alternativo constituye ottas miradas a la vida y por tanto a la enfermedad, diferen- tes de las miradas y aproximaciones ortodoxas. Uno de los problemas que tenemos es que nuestro etno-centrismo hace que veamos esas otras miradas diferentes como no validas y muchas veces para negar- las les colgamos el San Benito de mégicas y no cientfficas, despreciando ast conocimientos y sabidurias. Si esto se entiende bien sera posible abrir un didlogo de saberes y cosmovisiones del cual pueden salir ver- daderas propuestas revolucionarias de diferentes modelos o practicas de salud mds acordes con nuestro ser mestizo latino-americano. El médico que trabaja en un gran hospital y el farmacéutico del pueblo tienen paradigmas, cosmologfas y formas de ver, conocer y entender la enfermedad similares, es decir, como un desvio de la norma, una anormalidad, y sus acciones rerapéuticas, a diferentes nive- les, claro est4, se dirigen a normatizar, a meter en la norma, al orga- nismo (singular y inico), de ese enfermo o enferma; por esto tratan enfermedades y no enfermos. De un modo general puede decirse que la Medicina Tradicional China-ve la enfermedad no como una anor- malidad sino como otra manera de relacionarse el ser vivo con las energfas universales. La Homeopatia, el Naturismo, la Antroposofia, el chamén, tienen otras visiones y cosmogonias no sélo de la enfermedad Prélogo . q7 sino de la vida misma, tan validas como la occidental. Esas sabidurias est4n allf aunque la racionalidad occidental no las acepte. La realidad es una construccién elaborada por la mente inmersa en una cultura determinada; de modo que para poder ejercer una medicina diferente, mds préxima al ser humano, hay que mirar con otros ojos y con otras miradas y eso se logra tinicamente con un cambio de raciona- lidad; lo cual implica un cambio profundo en la relacién con la vida. Morris Berman, en su libro El reencantamiento del mundo (M. Berman, 1995. El reencantamiento del mundo, Chile: cuatro Vien- tos) escribid: Cuando el indio hace la danza de la lluvia, por ejemplo, no esta sugiriendo una respuesta automdtica. Aqui no hay ninguna tecno- logta fallida, mds bien, est4 invitando a las nubes a que se unan, para que respondan a la invocacién. En efecto, les esta pidiendo que hagan el amor con él, y como cualquier amante normal, puede que estén o no dispuestas a ello. Desde la cultura y tecnologia occidentales se prefiere bombardear las nubes para que Ilueva, sin tener en cuenta las consecuencias ecoldgicas. La pregunta que surge es: squién conoce més la naturaleza, el que la trata como amante enamorado o el que la bombardea y la quiere dominar? La ortodoxia médica necesita renovarse y aceptar la existencia de otras racionalidades, y de otras posibilidades, sin caer en el error de ignorarlas o de pretender ponerlas bajo su control. De todos modes, atin si las diferentes racionalidades se unieran, la realidad de la vida seguird en el misterio. Las rafces mas profundas de la Terapia Neural se encuentran, como bien lo remarca Pablo Koval, en el nervismo de la escuela de fisiologia rusa. E. O. Mujin (1766-1850) planteaba que: “La patoge- nesia de muchas enfermedades se encuentra en el papel determinante que juega el sistema nervioso en todas las funciones del organismo”. L. V. Diadkovsky (1784-1841) decfa que: “en la base de todo lo exis- tente se encuentra un comienzo material conocible y que el conoci- miento y el pensamiento estan unidos a funciones del sistema nervioso”. 18 Medicina para el Ser Singular Llegan estos estudios, experimentos y conocimientos hasta A.D. Speransky pasando por I. Pavlov que demuestran claramente que, en verdad, si se quiere llegar a las causas verdaderas de las enfermeda- des se debe tener muy en cuenta, no sélo la relacién del sistema ner- vioso con las células y tejidos del organismo sino también su funcién como canal de comunicacién y control entre el organismo y su entorno vital y césmico, relaciones que se hacen a través y gracias al mismo sistema nervioso. De este modo, hoy podemos decir que la escuela de fisiologia rusa concibié la idea de inter-trans-relacién del organismo consigo mismo y con el medio ekolégico, (con “k’” para explicar que, en este caso, lo ekoldgico es el universo), a través del sistema nervioso. Se trata enton- ces de un proceso auto-eko-organizativo y de auto-eko-control (cen- tripeto y centrifugo) en el que el organismo recibe y elabora informa- cién del ekosistema y a la vez da informacién a ese ckosistema, en una autonomfa dependiente como lo plantea E. Morin. Desde esta visidn, la enfermedad no aparece como una desviacién o anormalidad sino como una manera singular de adaptacién auto-eko-organizativa. Esto es aplicable no sélo a los seres humanos sino a todo lo viviente. A comienzos del siglo XX, Walter y Ferdinand Huneke, dos médicos hermanos y de nacionalidad alemana, descubrieron que la procaina podia modificar, actuando como impulso inespecifico, las relaciones del sistema nervioso con las células, tejidos y érganos y, de ese modo, alterar la etiopatogenia de las enfermedades segtin la sin- gularidad de cada enfermo o enferma, y establecieron los principios de la actual Terapia Neural. Enfermos/as y médicos/as nunca nos can- saremos de agradecer el tesén y la terquedad de esos hermanos médi- cos en la defensa de sus observaciones y hallazgos, como el campo de interferencia y el fendmeno en segundos. Un alumno destacado de ellos fue Peter Dosch. A través de él lleg6 la Terapia Neural a Colombia cabalgando en el corazén y el coraje de German Duque Mejia, gran hombre, médico y amigo que desde Los Robles en Popaydn y Timbio esparcié la semilla de la Terapia Neural no sdlo en Colombia sino en América Latina y en Espafia. Alli, desde Los Robles con el mesianismo, la tozudez, el amor y la generosidad de rt Prologo : 19 German se inicié la historia americana de la Terapia Neural. No creo que se pueda escribir algo de Terapia Neural en el mundo sin tener en cuenta el inmenso papel que jugaron German y Los Robles. La Terapia Neural no es sélo una terapia, como se puede pensar por su nombre. El respaldo y la explicacién que dan modernos descu- brimientos como los aportados por Ia fisica cudntica, la bio-ciberné- tica, la neurobiologfa, la genética, la sociologfa, la filosofia, las mate- miaticas del caos, y muchas otras; las observaciones de los resultados obtenidos con su aplicacién (que la mayoria de las veces se ven como milagros pues retan la razdn); y la colaboracién de enfermos y enfer- mas que nos ensefian todos los dfas y de muchas otras personas de algtin modo vinculadas, otorgan a la Terapia Neural las bases para convertirse en un modelo de salud y de vida que se relaciona con otras propuestas paradigmaticas sistémicas e incluyentes de otros Ambitos del saber que, sin negar la racionalidad cartesiana mecani- cista, estén planteando miradas biocentristas (en oposicién al antopo- centrismo), dindmicas, con devenires que rompen la cuadricula mecanicista y ven la vida con sus incertidumbres y ambigiiedades que, por supuesto, abren el camino para la esperanza y las posibilida- des de ella misma. Es, nuevamente, el milagro que reta fa razén. En este libro, el lector podrd apreciar el esfuerzo de Pablo Koval por presentar una visién global de lo que es y puede ser la Terapia Neural. Aunque discrepo respetuosamente en algunos puntos, pocos por cierto, considero que es un esfuerzo que merece nuestro apoyo y reco- nocimiento. ~ oo Son semillas que como las que continuan la vida se tienen que regar a s{ mismas, confundirse con la tierra, el aire y el sol y renovar constantemente en el milagroso proceso que permite el cambio y el devenir constante de la vida que cambia y se renueva para permanecer. El libro es una propuesta y una ensefianza que servird para que muchos y muchas de sus lectores se acerquen desde otro punto de vista al milagro de la vida y del espiritu que la anima con nuevas esperan- zas y confianzas. La ‘Terapia Neural nos muestra no sélo que otros mundos son posibles sino que estén con nosotros, en nuestros corazones, en todas nuestras 20 Medicina para el Ser Singular células, en nuestras memorias y pensamientos y que lo tinico que nos falta es quitarnos las vendas, los prejuicios y los vicios que no nos los dejan ver. Es importante sefialar también que en esa relacién humana médico/a enfermo/a el mundo se transforma. No se ctee porque se ve, se ve porque se cree. Luego, para cam- biar lo que se ve, hay que cambiar lo que se cree. Por esto, quisiera concluir el prélogo con estos versos de William Blake, mistico y poeta: Yo no veo con mis ojos, sino a través de ellos. Gracias, Pablo, por compartir tus esperanzas y tus suefios. Dr. Julio César Payan de la Roche Director del Master en Terapia Neural Universidad Nacional de Colombia Fe de erratas donde dice Director debe decir Profesor Prefacio y Agradecimientos ras 35 afios de ejercicio de la medicina y de haber conocido diversas formas de hacerlo, puedo afirmar que la Terapia Neural es la més bella de todas. Es una medicina que respeta fa Naturaleza y se involucra con ella. Los cambios que produce en los enfermos nunca dejan de sorprender, muestra en cada uno de ellos la maravilla de Ja Vida y, al mismo tiempo, alimenta el espfritu de quien la ejerce. A partir del diagndstico, obtenido a través de la historia de vida del ser singular enfermo y mediante estimulos inespecificos, facilita la recu- peracién de los circuitos autoorganizativos biolégicamente econdmi- cos y, por ende, las funciones neurales ténico-tréficas alteradas o per- didas. Constituye un medio tinico y facilmente accesible para lograr, en la mayorfa de los casos, fa resolucién causal del dolor persistente y de otros problemas complejos. En este texto desarrollo fundamentos te6ricos para la Terapia Neural, medicina que ha evolucionado enor- memente desde su concepcién empirica, en 1925, por los hermanos Walter y Ferdinand Huneke en Alemania. Esta fundamentacién es un intento personal de poder explicar lo que se vive diariamente en la consulta médica cuando se llevan a la prdctica estos conocimientos. Considero que pensar la problematica del enfermo sobre las bases que expongo es el primer paso para encontrar, en la gran mayoria de los casos, una solucién desde su causa. 24 22 Medicina para el Ser Singular Es innegable que la Medicina Clésica ha producido enormes avan- ces en.el manejo de situaciones clinicas agudas y en la resolucién de problemas quirurgicos (logrados en gran medida por el desarrollo de la anestesiologfa y de la terapia intensiva), asi como también en la solucién de problemas como los vinculados con la accidentologia, el trasplante de drganos, la recuperacién de arterias dafiadas, la reim- plantacién de extremidades, la fecundacién asistida, la separacién de gemelos siameses, la atencién neonatoldgica, la recuperacién de orga- nos de los sentidos, el diagndstico por imagenes, los estudios bioqui- micos, la deteccién de enfermedades genéticas, etc. No obstante, en la actualidad, existe un problema sanitario, muy generalizado, que no ha podido resolver: los cuadros patolégicos persistentes y recurrentes, que paraddjicamente impiden que el avance logrado en la longevidad, pueda expresarse en términos de calidad de vida. Es decir, la gente vive muchos mis afios, pero padece de problemas de salud muchas veces limitantes o discapacitantes que se manejan, en general, mediante el consumo de diferentes farmacos sintomdticos 0 con cirugfas, que en los hechos no resuelven los problemas sino que, por el contrario, fre- cuentemente los complejizan. Cabe sefialar que tales problemas no slo afectan a la poblacién anciana sino también a nifios, jovenes y adultos de todas las edades. La Terapia Neural entiende la salud-enfermedad como una enti- dad integrada y parte del devenir vital y no como situaciones opues- tas (salud vs. enfermedad). Y considera al humano como un ser sin- gular, tnico, irrepetible e irreproducible, como parte emergente del Universo con el cual estd intimamente interrelacionado, como sis- tema complejo y disipativo, no-lineal, que no puede estudiarse ni tra- tarse por partes, cerrado en su organizacién pero abierto termodind- micamente, y como poseedor de circuitos biolégicos autopoyéticos de organizacién que le permiten la vida, la supervivencia, la repara- cién, el desarrollo, la evolucién y la creacién de otros seres humanos. Varios objetivos tiene este escrito. Uno de ellos es presentar un desarrollo. teérico que permita dar una base a la Terapia Neural moderna. Dicho desarrollo consta de una teorfa general sobre la géne- sis de los problemas de salud, de un fundamento tedrico original sobre Prefacio y Agradecimientos 23 el proceso generador de dolor y de conceptos tedricos tomados de la escuela de fisiologfa pavloviana sobre la génesis de problemas infla- matorio-infecciosos. Los cambios profundos que propongo se funda- mentan, por un lado, en los estudios cientificos de diferentes investi- gadores de diversas ramas del conocimiento y, por otro, en los resul- tados clinicos que se observan cuando se llevan a la prdctica, es decir, tienen un soporte cientffico y empirico. La teorfa general, que si bien no es totalmente original, aporta nuevas ideas que ayudan a entender el proceso que da lugar a la apa- ricién y mantenimiento de problemas de salud tanto agudos como per- sistentes 0 recurrentes, asi como a elaborar un concepto terapéutico, En ella hago hincapié en temas tales como la autoorganizacién biolé- gicamente econémica; el campo interferente como respuesta autoor- ganizativa del organismo (finalmente no econdémica), ante una irrita- cién neural; la alteracién o pérdida de capacidades ténicas (orgdnicas y/o psiquicas) del sistema nervioso; la alteracién o pérdida de las capa- cidades tréficas (renovacién y reparacién de células y tejidos, conser- vacién de la forma); la terapéutica facilitadora de la autoorganizacién econémica y la posibilidad de recuperar aquellas funciones naturales alteradas 0 perdidas con un tratamiento inespecffico. El aporte original es un fundamento teérico que complementa la teorfa general y versa sobre el proceso de generacién y mantenimiento del dolor persistente o recurrente, que si bien toma hechos bioldgicos bien conocidos, los incluye dentro de una concepcién sistémica y com- pleja. De acuerdo a esta visién, el dolor persistente o recurrente puede deberse a la alteracién o pérdida de funciones neurales naturales (capa- cidad tréfica de renovacién, reparacién y conservacién de la forma y/o capacidad ténica de modulacién antinociceptiva descendente), como consecuencia de la actividad irritativa sobre el sistema nervioso de campos interferentes. Finalmente, he adoptado conceptos tedricos de la escuela de fisio- logfa rusa de los primeros decenios del siglo XX, que se refieren a la génesis y mantenimiento de cuadros inflamatorio-infecciosos. Otro objetivo eg colaborar en la introduccién de ideas del pensa- miento moderno que atin no se han incorporado globalmente a la 24 Medicina para el Ser Singular medicina, aunque s{ a muchas otras dreas del saber como la biologia y la ecologia. La inclusién de esos conocimientos permite compren- der de una manera diferente la salud y la enfermedad, entender de un modo completamente distinto los procesos patolégicos, modificar los criterios diagnésticos y desarrollar una terapéutica con el objetivo de facilitar la autoorganizacién bioldgicamente econdmica. Como corolario, el objetivo fundamental es poner en manos del profesional de la salud inquieto, insatisfecho y conciente de las limita- ciones de la Medicina Clasica en el drea de dicho tipo de procesos pato- ldgicos, un medio tedrico y practico que le permita un salto cualitativo en su accionar médico. No obstante, no pretendo en este libro cubrir la totalidad de la problematica, pues es imposible debido a su vastedad y profundidad. Aunque sf, es mi intencién que pueda actuar como catalizador, que estimule mayor biisqueda e investigacién, que signifi- que enriquecimiento intelectual y que sirva para acercar a la medicina yal profesional de la salud a la gente a través de una practica ecoldgica. El libro consta de seis capitulos. Parte de concepciones tedricas bio- légicas generales, pasa por fundamentos tedricos médicos originales y arriba a la aplicacién prdctica de todo ese conocimiento ejemplificado en 44 procesos singulares (casos clinicos). En el Capitulo 1 se desartollan con- ceptos bioldgicos modernos desde el paradigma sistémico-complejo. Las ideas de autoorganizacién, de autopoyésis y de sistemas disipativos abren la perspectiva para una nueva medicina. En el Capitulo 2 se hace hincapié en la idea de proceso. La escuela de fisiologfa pavloviana yas a principios del siglo XX, introdujo conceptos que permiten explicar hoy, cémo el -organismo genera su salud y su enfermedad asf como su curacién. El Capitulo 3 introduce conocimientos muy nuevos acerca de los mecanismos de intercomunicacién bioldgica que facilitan la comprensién de la coherencia energética y funcional que permite la vida, la salud, la enfermedad y la curacién. En el Capitulo 4 se exponen los fundamentos tedricos, basados en los conocimientos expuestos en. los capitulos precedentes, para comprender profundamente la Terapia Neural. El Capitulo 5 versa sobre cuestiones clfnicas y terapéuticas de esta medicina, partiendo de la concepcién siseémica-compleja de la salud-enfermedad. Finalmente, el Capitulo 6 constituye la demostraci6n Prefacio y Agradecimientos ‘ 25 empirica (procesos singulares evaluados y tratados por el autor) de los fundamentos teéricos presentados en el Capitulo 4. Los conceptos de salud y enfermedad que presento en este libro y la forma totalmente diferente de evaluar, diagnosticar y tratar al ser singular con dolor persistente u otros problemas complejos, surgen de la conjuncién de varios elementos que presento en el orden en que tuvieron lugar: la experiencia acumulada aplicando los conocimientos de la Medicina Cldsica aprendidos en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y en los cursos universitarios de especia- lizaci6n en Anestesiologia, Medicina del Dolor y Medicina Geridtrica; la busqueda permanente de nuevos caminos para encontrar respues- tas sustanciales a dichos problemas; las ensefianzas prdcticas del Dr. Julio Saiach, de Corrientes, Argentina en el uso de agentes anestési- cos locales como terapéutica inespecifica de enfermos con pie diabé- tico o arterial; el “encuentro” con el libro Manual of Neural Therapy According to Huneke del Dr. Peter Dosch, que actud como sintesis ilu- minadora; las ensefianzas del Dr. Julio César Paydn de la Roche, de Popayan, Colombia, quien a través de sus conferencias y multiples escri- tos ha conducido el desarrollo de esta medicina dentro de la concepcién sistémica-compleja; las ensefianzas y el intercambio de ideas con el Dr. Heberth Garcia Rincén, de Bucaramanga, Colombia, quien en su con- sultorio y a través del foro www.dolor-pain.com/foro/terapianeural.html me permitié acceder a las sutilezas de la Terapia Neural y ademés, cuvo la gentileza de revisar y comentar constructivamente el borrador de este libro, y finalmente, la experiencia clinica, la puesta en practica de dichos conceptos, los aftios de contacto diario con miles de pacientes (todos ellos me han sabido ensefiar algo nuevo), es decir la investigacién empirica. A todos los nombrados, va mi profundo agradecimiento. Dr. Pablo R. Koval Capitulo 1 La Concepcion Sistémica-Compleja en Biologia L os temas que se introducen en este capitulo provienen de la investigacién en otras dreas del saber. Son conceptos que la Medi- cina Clasica atin no ha incorporado. Su estudio y conocimiento per- miten entender la biologia humana desde una visién holfstica, sacar al ser humano de su posicién antropocéntrica, comprender la salud y la enfermedad como partes de un mismo proceso y, en consecuencia, desarrollar una medicina con una renovadora metodologia diagnds- tica y terapéutica. La concepcién del ser humano como un emergente dentro del concierto de la Naturaleza, e interrelacionado con ella; como sistema de gran complejidad, no-lineal, cerrado en su organizacidn pero abierto termodindmicamente y disipativo (propiedades que le permiten man- tenerse alejado del equilibrio y al:mismo tiempo conservar sui estruc- cura y orden); como poseedor de mecanismos bioldgicos autoorgani- zativos que le dan la posibilidad de la vida, la supervivencia, la repa- racion, el desarrollo, la evolucién y la creacién de otros seres vivos humanos, exige una medicina diferente. 27 28 Medicina para el Ser Singular Los sistemas complejos biolégicos Basdndonos en los conceptos vertidos por Fritjof Capra’, los sistemas bioldgicos son altamente complejos, no funcionan mediante relaciones causa-efecto lineales y slo pueden conocerse a partir de la dindmica de sus componentes que interacttian por medio de redes; a modo didac- tico pueden dividirse en elementos o partes que de ningin modo acttian separadamente, sino que interaccionan entre sf, estén intervin- culados y constituyen un todo. Un cambio en uno de ellos modifica al conjunto, y cambios en el conjunto modifican a sus componentes y a sus interrelaciones. Las propiedades del todo, no pueden reducirse a las de sus partes, pues son propiedades que ninguna de sus partes posee y que resultan destruidas cuando el sistema es analizado mediante su fraccionamiento. Lo que se destruye cuando un sistema vivo es fraccio- nado es el orden de su organizacién. Sus componentes siguen ahi, pero la dindmica de sus interrelaciones, que se manifiesta a través de propie- dades emergentes, desaparece. Por lo tanto, el andlisis, la diseccién, la separacién en partes nunca puede informar acerca de la naturaleza del todo. Los sistemas bioldgicos manifiestan sus propiedades a través de la emergencia que representa la forma en que se expresa el conjunto de sus componentes en un momento y espacio dados, manifestaciones que no pueden dar los elementos tomados independientemente, ni siquiera cuando acttia un subconjunto de componentes de ese sistema. Los sistemas complejos son dindmicos, carecen de estructuras rigi- das, sus manifestaciones son flexibles pero a su vez estables. Una estruc- tura rigida puede ser facilmente desensamblada en sus partes y volver a ser armada nuevamente. Las propiedades macro como el peso, el volumen o la resistencia pueden explicarse por las propiedades de sus componentes y su configuracién. Asi, un automdvil es ensamblado en un proceso que, si bien tiene cierto orden, carece del cardcter cohe- rente, evolutivo ¢ interactivo de un proceso bioldgico. Sus partes pue- den ser reparadas o sustituidas, sin riesgo de alterar el todo. Contrariamente, en los sistemas vivos, las propiedades macro cons- tituyen la expresidn de las interacciones dindmicas dentro del sistema y entre el sistema y su medio, es decir son propiedades emergentes, y La Concepcién Sistémica-Compleja én Biologia 29 como ejemplo pueden citarse la tensidn arterial, el peso corporal, la temperatura, etc. Para Capra, la flexibilidad y la plasticidad de los organismos vivos son propiedades que les permiten adaptarse y sobre- vivir a los cambios internos y externos. Esas propiedades se manifies- tan en las diferentes formas que poseen organismos similares; en las relaciones entre sus partes; en los valores de los pardmetros que la medicina puede medir; en las fluctuaciones € interrelaciones constan- tes de todas y cada una de sus funciones circulatorias, respiratorias, hormonales, neurales, digestivas, urogenitales, musculares, inmuno- Idgicas, etc.; en las formas de reaccionar frente a estimulos semejan- tes provenientes del medio interno o del mundo exterior; en la capa- cidad de metabolizar sustancias téxicas y medicamentosas; etc. La fle- xibilidad de un organismo depende del niimero, de sus variantes que sigan fluctuando dentro de sus limites de tolerancia: cuanto més nume- rosas son sus fluctuaciones, mayor es la estabilidad del organismo. Cuapro 1. Comparacién esquematica entre el ensamble de una maquina y el proceso de generacién de la vida. El ensamble de una maquina af 30 Medicina para el Ser Singular Un ser vivo se genera a partir de la unién de dos células haploides que dan lugar a una célula diploide que en su proceso evolutivo se divide, las células hijas se diferencian y forman cada uno de los tejidos, 6rga- nos y sistemas del nuevo ser. Recordando este proceso, puede compren- derse la imposibilidad de obtener un conocimiento del todo mediante el andlisis de sus partes. Cuando se enferma, el ser vivo lo hace como un todo y debe ser tratado de ese modo. De acuerdo con Capra, un sistema se puede definir como un orga- nismo o formacién que se expresa como un todo integrado, cuyas propiedades esenciales emergen de las relaciones y del interaccionar de sus partes. Sus propiedades, como sefialamos antes, se pierden al disecarlo, diseccionarlo, dividirlo, analizarlo y querer estudiar sus par- tes por separado. Las propiedades emergentes del sistema le dan su cardcter peculiar, slo pueden observarse en determinado grado de complejidad para ese sistema y no pueden deducirse a partir de las partes ni en niveles de complejidad inferior. El andlisis no describe Las propiedades emergentes, por el contrario, provoca su desaparicién. Para evitar la destruccién de la organizacién del sistema y de la configuracién de sus relaciones, el estudio del ser vivo sdlo puede hacerse mediante la observacién directa y a través de la evaluacién de su evolucién natural. El ser vivo no puede ser estudiado por partes, desmembrado, fuera de su contexto, debido a que en ese escenario el sistema complejo deja de ser lo que es, pierde su complejidad y, por ende, su condicién de vivo. Es por eso, también, que esa maravillosa complejidad, resultado de procesos autoorganizativos desarrollados desde el inicio de Ja vida hace millones de aftos y que ha evolucionado hasta lo que.hoy conocemos como ser humano, no puede ser modi- ficada desde fuera sin producir cambios profundos. Sobre la base del concepto sistémico complejo puede entenderse por qué cualquier alteracidn en el flujo de informacién puede produ- cir cambios en el todo —cambios emergentes— a partir de cambios en los circuitos de autoorganizacién. En el Capitulo 3, se desarrolla mas ampliamente el tema de la comunicacién dentro del propio orga- nismo. La terapéutica que emplea la Terapia Neural tiende a facilitar el flujo adecuado de informacién de modo que el sistema orgdnico La Concepcién Sistémica-Compleja ‘en, Biologia 31 pueda encontrar un nuevo orden emergente armonioso bioldgica- mente econémico. Una de las propiedades més importantes de la organizacién de los sistemas vivos es su funcionamiento en red, que de ningtin modo implica linealidad si se tiene en cuenta que la base funcional de la red son citcuitos autoorganizativos vinculados con bucles de retroalimen- tacién negativa y positiva. En el sistema nervioso unos 10,000 millones de neuronas, que a su vez forman subredes, estén interconectadas a tra- vés de un billén de conexiones sindpticas. En el resto del organismo también existen redes y subredes: sistemas de drganos, redes dentro de cada érgano, redes.celulares, redes dentro de cada célula, redes intrami- tocondriales, redes quimicas y redes cibernéticas. No hay dérgano, célula, molécula, Atomo, ni particula subatémica que no esté integrado por medio de subredes interconectadas a la red global. Es decir, que el ordenamiento de la organizacién es de redes dentro de redes. Asimismo, la Naturaleza también est4 constituida por redes dentro de redes y los seres humanos, con sus propias redes, interacttian en forma de red con otros sistemas o redes de la naturaleza, con la cual forman una unidad. En el Universo existen diferentes niveles de com- plejidad: los superiores poseen propiedades que no se dan en otros infe- riores y la emergencia, como se menciond, se da sdlo en un nivel de complejidad determinado y no en los inferiores. Como sefiala Capra, cada uno de los sistemas que conforma el ser vivo constituye un todo con respecto a sus partes y al mismo tiempo es parte de un todo superior. Los bucles de retroalimentation negativa son bien conocidos en biologfa (los circuitos reguladores hormonales y el ciclo de Krebs son ejemplos); muestran el cardcter no-lineal de las interrelaciones en los ordenamientos de redes. La no-linealidad de las relaciones bioldgicas, que se expresa a través de las matematicas no-lineales, es un conoci- miento relativamente moderno que la Medicina Clasica atin no ha incorporado. Por otra parte, la existencia de estos bucles implica la capacidad de las redes bioldgicas de regularse a sf mismas, es decir, de autoorganizarse. Reciprocamente, como dice Capra, una caracteris- tica de los sistemas autoorganizativos es la interconectividad no-lineal de sus componentes, que se traduce en bucles de retroalimentacién. 32 Medicina para el Ser Singular Cuabro 2. Redes y bucles de retroalimentacién. Las redes generan bucles de Hipotalamo (TRH) retroalimentacién negativa y pueden autoregularse. Los componentes de los sistemas autoorganizativos se interrelacionan de un modo no-lineal y adquieren la forma de bucles de retroalimentacién negativa como orden de organizacion. Hip6fisis (TSH) Tiroides positiva son autoreforzadores y Los circuitos reguladores forman parte de los mecanismos hormonales son bucles de que permiten la autoregulacién. | retroalimentacién negativa. Los bucles de retroalimentacién | La organizacién autopoyética 0 autoorganizacién La autopoyesis como patrén de organizacién (es decir, la autoorgani- zacién), es una propiedad de los seres vivos que tiene como valor la emergencia espontanea del orden tanto a nivel micro (circuitos quimi- cos autoorganizativos citoplasmaticos y mitocondriales), como macro (el ser vivo como un todo). Un sistema autoorganizativo no absorbe simplemente materia rica en energfa y la integra en su propia estruc- tura, sino que también importa orden desde su entorno y de este modo aumenta su orden interno y disminuye la produccién de entro- pia. La estructura de un sistema vivo esta dada por la sustancia, la materia, la cantidad, la composicién quimica; es la expresién fisica de la organizacién y de su orden, mientras que la organizacién estd dada por la forma, la disposicién, la cualidad y es la conformacién y orde- nacién de las relaciones entre sus componentes. Como sistema autoorganizativo y rermodindmicamente abierto el ser vivo funciona alejado del equilibrio absoluto (u orden inmutable), como asi también del desorden total (dos extremos que implican la La Concepcién Sistémica-Compleja en. Biologia 33 muerte); esta capacidad se explica por estar constituido por estructu- ras complejamente organizadas. El equilibrio absoluto no admite nin- gtin proceso adicional ni tampoco el surgimiento de una emergencia. En cambio, la vida transcurre en un equilibrio dindmico, dentro de una franja limitada por esos extremos; son los propios procesos metabdli- cos los que permiten esa flexibilidad y plasticidad. El control a través de bucles de retroalimentacién negativa cons- tituye sdlo un elemento de [a estabilidad alejada del equilibrio. Ninguna estructura viviente puede mantenerse estable permanentemente. El otro elemento estd representado por bucles de retroalimentacién positiva. En determinadas circunstancias, bajo ciertos estimulos o irritaciones, el sistema, en lugar de tender al equilibrio, tiende a alejarse mas y més de él hasta Hegar al umbral de inestabilidad o punto de bifurcacién (en realidad, de mudtifurcacién). Estos puntos representan un instante en la evolucién del sistema en que aparece repentinamente un desvio por el que el sistema se encamina en una nueva direccién. Esos pun- tos de inestabilidad sdlo pueden darse en sistemas abiertos que acttian lejos del equilibrio. La aparicién de estas inestabilidades conduce a la creacién de nuevas formas de organizacién. Esta capacidad de los sis- temas vivos permite la adaptacién, la adquisicién de conocimientos, la creacién de reflejos condicionados, etc., pero pueden también con- ducir a destruccién, enfermedad y muerte. En el punto de multifur- cacién, la historia del ser y el medio determinan qué caminos se le abren al organismo en ese momento, pero la eleccidn que hace es imprede- cible, aparece en ése punto un poderoso elemento de indeterminacién. De este modo pueden surgir espontdneamente nuevas estructuras de orden y complejidad més elevadas. Siguiendo a Capra, el cardcter no-lineal y recroalimentado de los sistemas de la naturaleza permite que instrucciones iniciales muy sen- cillas originen estructuras extremadamente complejas. A partir de par- ticulas subatémicas la naturaleza ha desarrollado seres y sociedades. De este modo puede entenderse también el concepto de complejidad. Por su parte, en 1973, los bidlogos chilenos H. Maturana y F. Varela desarrollaron y describieron el concepto de autopoyesis (produccién de s{ mismo) como una propiedad de los sistemas vivientes, que les permite 34 Medicina para el Ser Singular renovarse continuamente y, al mismo tiempo, regular el proceso de renovacidn, de modo de mantener la integridad de su estructura. El ser vivo puede presentat cambios en su organizacién continuamente, crear nuevas estructuras y nuevas conexiones en su red; los componen- tes de la red son producidos y transformados sin cesar por la misma organizacién. Al mismo tiempo el organismo mantiene su integridad al conservar su organizacién reticular, su identidad y su estructura. Un sistema posee funcién autopoyética cuando estd orientado principalmente a su autorenovacidn. Por ejemplo, una célula es auto- poyética, puesto que a través de cadenas anabédlicas y catabdlicas se auto- renueva en forma arménica, y en un tiempo sus moléculas constitu- yentes dejan de ser las mismas que las que la constitufan inicialmente. También las redes bioldgicas son autopoyéticas porque se hacen a si mismas en forma continua: son producidas por sus componentes y a su vez los producen. Los sistemas vivos elaboran su propia organiza- cidn, la autopoyesis es su base. Este tipo de organizacién incluye la cre- acién de un limite externo que define al 4rea donde opera la red y el sistema como unidad. Siguiendo a J. Mingers’, la capacidad autopoyética de los sistemas vivos, asf como también su existencia en una estructura especifica, dependen de la interaccién de muchos procesos que permiten la evo- lucién del sistema. Por ejemplo, la organizacién autopoyética de una célula viva funciona como unidad y constituye una red de procesos de produccién (transformacién y destruccién) de componentes que, por un lado, regeneran en forma continua la red de procesos (las relaciones) que los producen y, por otro, dan forma al sistema como una unidad espacial concreta. La organizacion de los sistemas autopoyéticos esta incorporada en la estructura y en las relaciones entre sus componentes. EI mantenimiento de esa organizacién da autonomia al sistema auto- poyético y el proceso (mds especificamente, el conjunto de pasos que conforman el proceso) constituye el vinculo entre el orden de su orga- nizacion y la estructura. La autoorganizacién como fendmeno complejo presente en los seres vivos puede comprenderse profundamente a través de las matemdticas no-lineales de la Teorfa del Caos. Esta clase de ecuaciones presenta bucles La Concepcién Sistémica-Compleja en, Biologia 35 de retroalimentacién negativa y puntos de multifurcacién propios de los bucles de retroalimentacién positiva donde el sistema puede elegir qué rumbo tomar, modos de interconectividad que son propios de los sistemas vivos. Los hechos de la naturaleza cuyas relaciones son no-line- ales no pueden repetirse, reproducirse ni sex transferidos. El concepto de salud-enfermedad debe entenderse también dentro de este contexto. Cuapro 3. Ejemplos de sistemas lineales y complejos. Las relaciones lineales presentes, Los hechos de la naturaleza, por ejemplo, en las incluida la salud-enfermedad maquinas, son humana, siguen relaciones reproducibles y no-lineales, son irrepetibles, transferibles a irreproducibles e intransferibles. otros sistemas. Como lo ifidica Capra, la Teorfa del Caos ha surgido en contraposi- cién a la concepcidn cldsica de la naturaleza de las cosas, del mundo y del universo, que compara estas estructuras con un enorme sistema de relojerfa que permitirfa predicciones indiscutibles a partir del cono- cimiento de un numero necesario de variables; sin embargo, es un hecho que los cambios naturales no pueden explicarse de ese modo. El caos no significa el fin de todo, sino simplemente que clertos acon- tecimientos no responden de un modo determinista y previsible. Esta teorfa acepta un mundo natural totalmente imprevisible donde la falea de orden no implica confusién. Los sistemas cadticos se caracterizan por su adaptacién al cambio y, en consecuencia, por su estabilidad. 36 Medicina para el Ser Singular EI ser vivo se encuentra en permanente movimiento: reacciones quimi- cas, renovacién y regeneracién celular, etapas de variacién que le per- miten crecer y desarrollarse. En él flexibilidad y estabilidad son dos con- diciones opuestas pero complementarias. Esta ultima cualidad es la emergencia visible del estado dindmico, en un momento y espacio dados. Ya deberia aceptarse la paradoja que convierte lo simple y lo complejo, el orden y el caos, en elementos inseparables. En definitiva, el caos es una inagotable fuente de creatividad, de la que puede tam- bién surgir el orden (y viceversa). Los sistemas disipativos En la década de 1940, el desarrollo de la Cibernética y de la Teoria General de los-Sistemas permitié llegar a comprender cémo ciertas estructuras pueden estabilizarse y mantenerse de ese modo en forma indefinida. La Teorfa de las Estructuras Disipativas, su orden subya- cente, denominado orden a través de la fluctuacién, y su consiguiente confirmacién empirica, permitieron la mejor comprensidén de los procesos vitales. Dichas estructuras disipativas estén presentes en los sistemas termodindmicamente abiertos, alejados del equilibrio y con funciones autocatalfticas, situacién que se observa en ciertas reaccio- nes quimicas y en los seres vivos. __ Elconcepto de sistema abierto, donde coexisten flujo y equilibrio, no permite explicar la coexistencia de estructura-y cambio, de orden y disipacién. Ilya Prigogine, premio Nobel de quimica en 1977, .intro- dujo el concepto de estructura disipativa, ampliando el de sistema termodindmicamente abierto al incluir la idea de puntos de inestabi- lidad en los que pueden surgir nuevas estructuras y formas de orden. Los seres vivos son sistemas disipativos pues combinan la estabilidad de las estructuras con un flujo y un cambio continuos en su metabo- lismo que comprende miles de reacciones quémicas. Son islas de evo- lucién y desarrollo en un mundo de creciente entropfa. De acuerdo con Erich Jantsch’, los procesos autoorganizativos son propios de la vida, pero también se hallan en el mundo fisico inanimado, La Concepcién Sistémica-Compleja en Biologia 37 donde existen dos tipos basicos de estructuras: en equilibrio y disipa- tivas. Estas ultimas, con su dindmica autoorganizativa, constituyen el vinculo entre lo no vivo y lo vivo y presentan caracteristicas similares a las del mundo vivo: termodindmicamente abiertas, elevado grado de ausencia de equilibrio y refuerzo interno de las fluctuaciones. Un ejemplo es el flujo turbulento, en el que la estructura esta vinculada a un proceso. En el flujo laminar (el chorro de liquido es uniforme, per- fectamente redondeado y transparente) las moléculas de liquido siguen una ley estadistica, en cambio, en el flujo turbulento el orden sigue reglas més complejas, aunque en apariencia el paso del flujo laminar al otro puede interpretarse como una pérdida del orden. Las estruc- turas dindmicas representan formas disponibles en la naturaleza; en ella los procesos frecuentemente tienen més de una estructura dispo- nible para manifestarse. Para Jantsch, la entropia es una medida para la parte de la energia total que no est libremente disponible y que no puede usarse en la forma de flujo de energia coherente. Dicho de otro modo, es una medida de la calidad de la energia del sistema. Todos los procesos irre- versibles producen entropia y su aumento en los sistemas aislados (ter- modindmicamente cerrados) se interpreté como un incremento de la desorganizacién, como la evolucién hacia lo «mds probable», es decir, hacia el estado de mdximo desorden. Fue el trabajo de Prigogine el que condujo al conocimiento de que el no-equilibrio puede ser una fuente de orden, de organizacién y se convirtid en el fundamento de una terniodiidmica no-lineal de procesos irreversibles, que permite la~ descripcién. de los fendmenos de estructuracién espontdnea. Este principio de orden denominado “orden a través de la fluctuacién” describe la evolucién de un sistema a un régimen nuevo, totalmente dindmico tanto en lo espacial como en lo temporal. Entonces, una estructura disipativa es una estructura material que organiza el flujo de energfa y al mismo tiempo es una estructura energética que regula el flujo de materia. En el mundo no-lineal un comportamiento aparentemente com- plejo y cadtico puede dar lugar a estructuras ordenadas. Otra caracteris- tica importante de las ecuaciones no-lineales es que la prediccidn exacta 38 Medicina para el Ser Singular es imposible, lo que ha conducido a un importante cambio en la forma de pensar, se ha pasado de lo cuantitativo a lo cualitativo. Los siste- mas caédticos se caracterizan por una extrema sensibilidad a las condi- ciones iniciales, de ahi la imprevisibilidad del resultado de su evolu- cién. Ademés, en estos sistemas los pequefios cambios pueden tener efectos maytisculos, ya que suelen ser repetidamente amplificados por efecto de la retroalimentacién positiva 0 autoreforzadora. La historia de vida de la persona que hace la consulta médica —elemento funda- mental en la evaluacién (véase Capfiulo 5)— arroja informacién sobre esas condiciones iniciales que tornan a cada persona en un ser tinico, cuya evolucién también serd tinica y, como consecuencia, la enferme- dad que hace y su desarrollo no permiten sacar conclusiones genera- les para el resto de la humanidad. Para que exista vida, la estructura y organizacién del sistema deben ser complejas. Los sistemas complejos no pueden comprenderse siguiendo un pensamiento de causa-efecto lineal, sélo pueden cono- cerse a partir de la dindmica de sus componentes que interacttian por medio de redes, por definicién, no-lineales. En efecto, los sistemas vivos son complejos y termodindmicamente abiertos, puesto que obtienen sustrato energético e informativo de la naturaleza y mantie- nen su entropia baja al eliminar la energia intitil al exterior, por esto también son disipativos. A partir de dicho intercambio se producen modificaciones mutuas. El hecho de ser disipativos hace que los sistemas biolégicos deban comprenderse en términos de proceso. Los sistemas mecdnicos, en cambio, se basan en estructuras rigidas, que determinan en gran medida los procesos que la maquina puede llevar a cabo. En los siste- mas vivos, los procesos pueden conducir a la evolucién de las estruc- curas, es decir, a crear estructuras nuevas o diferentes. En los sistemas disipativos autoorganizativos los procesos constituyen un conjunto de relaciones coherentes, evolutivas e interactivas, que en forma tran- sitoria se manifiestan en estructuras globalmente estables muy dife- rentes de las tecnoldgicas (en equilibrio y sélidas). El embrién humano, el nifto y el adulto, como ejemplo, son estructuras estabilizadas tran- sitoriamente en la evolucién coherente del mismo sistema. La Concepcién Sistémica-Compleja en Biologia 39 En los sistemas disipativos pueden encontrarse los principios basi- cos del metabolismo: importacién de energia y de nuevos participan- tes en la reaccidén y exportacién de entropfa, y de productos finales de la reaccién. Con la ayuda de este intercambio de energfa y materia con el medio, el sistema conserva su no-equilibrio interno, y éste ultimo mantiene a su vez los procesos de intercambio. Las estructuras disipa- tivas se renuevan de modo continuo y mantienen un régimen dind- mico particular, globalmente estable en la dimensidn espacio-tempo- ral. La combinacién entre estabilidad de la estructura y la fluidez del cambio se da en particular en los sistemas vivos, que dependen de un flujo constante de materia y energfa desde el medio a través del orga- nismo y que emplean, ademas de vivir, para desarrollarse, resolver con- flictos, repararse, reproducirse y evolucionar (en el Capitulo 3, se amplia este tema con los conceptos de la Dra. Mae Wan Ho). Sin embargo, desde lo organizativo, los seres vivos son cerrados, es decir, el propio sistema establece su orden y funcionamiento. Ese grado de orden-desorden permite al organismo vivo, por un lado, desarrollar procesos y mantener su organizacidn y, por otro, reaccionar frente a nuevos est(mulos, adaptarse a situaciones nuevas, desarrollarse y apren- der. El movimiento, la adaptacién, la transformacién, siguen el orde- namiento autoorganizativo que permite operar al sistema complejo en el «borde del caos», es decir, en permanente movimiento y equilibrio. Pueden mostrarse cadticos, pero poseen un orden propio, rasgos que identifican a los sistemas disipativos. Las estructuras disipativas tienen la capacidad de desarrollarse hacia formas de complejidad creciente. Son islas de orden en un mar de desorden. En el organismo vivo, segtin Mingers, la creacién de nuevas estruc- turas y de nuevas conexiones en su sistema de redes es el resultado de la dindmica interna y de la interaccién con el medio. Los cambios son auténomos, el medio produce un estfmulo, pero no los especifica ni dirige; el organismo vivo responde a las influencias exteriores con cam- bios estructurales que afectan a su vez su futuro comportamiento, aco- plandose estructuralmente a su entorno y aprendiendo. La continuidad en la adaptacion, el aprendizaje y el desarrollo —elementos caracterts- ticos-de la conducta de un ser vivo— son resultado de los permanentes 38 Medicina para el Ser Singular es imposible, lo que ha conducido a un importante cambio en la forma de pensar, se ha pasado de lo cuantitativo a lo cualitativo. Los siste- mas cadticos se caracterizan por una extrema sensibilidad a las condi- ciones iniciales, de ahf la imprevisibilidad del resultado de su evolu- cién. Ademéas, en estos sistemas los pequefios cambios pueden tener efectos maytisculos, ya que suelen ser repetidamente amplificados por efecto de la retroalimentacién positiva o autoreforzadora. La historia de vida de la persona que hace la consulta médica —elemento funda- mental en la evaluacién (véase Capitulo 5)— arroja informacién sobre esas condiciones iniciales que tornan a cada persona en un ser tinico, cuya evolucién también serd unica y, como consecuencia, la enferme- dad que hace y su desarrollo no permiten sacar conclusiones genera- les para el resto de la humanidad. Para que exista vida, la estructura y organizacién del sistema deben ser complejas. Los sistemas complejos no pueden comprenderse siguiendo un pensamiento de causa-efecto lineal, sdlo pueden cono- cerse a partir de la dindmica de sus componentes que interacttian por medio de redes, por definicidn, no-lineales. En efecto, los sistemas vivos son complejos y termodindmicamente abiertos, puesto que obtienen sustrato energético e informativo de la naturaleza y mantie- nen su entropfa baja al eliminar la energfa intitil al exterior, por esto también son disipativos. A partir de dicho intereambio se producen modificaciones mutuas. El hecho de ser disipativos hace que los sistemas bioldgicos deban comprenderse en términos de proceso. Los sistemas mecdnicos, en cambio, se basan en estructuras rigidas, que determinan en gran medida los procesos que la maquina puede llevar a cabo. En los siste- mas vivos, los procesos pueden conducir a la evolucién de las estruc- curas, es decir, a crear estructuras nuevas o diferentes. En los sisternas disipativos autoorganizativos los procesos constituyen un conjunto de relaciones coherences, evolutivas e interactivas, que en forma tran- sitoria se manifiestan en estructuras globalmente estables muy dife- rentes de las tecnoldgicas (en equilibrio y sdlidas). El embrién humano, cl nifto y el adulto, como ejemplo, son estructuras estabilizadas tran- sitoriamente en la evolucién coherente del mismo sistema. La Concepcién Sistémica-Compleja en Biologia 39 En los sistemas disipativos pueden encontrarse los principios bdsi- cos del metabolismo: importacién de energfa y de nuevos participan- tes en la reaccién y exportacién de entropfa, y de productos finales de la reaccién. Con la ayuda de este intercambio de energia y materia con el medio, el sistema conserva su no-equilibrio interno, y éste Ultimo mantiene a su vez los procesos de intercambio. Las estructuras disipa- tivas se renuevan de modo continuo y mantienen un régimen dind- mico particular, globalmente estable en la dimensién espacio-tempo- ral. La combinacién entre estabilidad de la estructura y la fluidez del cambio se da en particular en los sistemas vivos, que dependen de un flujo constante de materia y energfa desde el medio a través del orga- nismo y que emplean, ademds de vivir, para desarrollarse, resolver con- flictos, repararse, reproducirse y evolucionar (en el Capitulo 3, se amplia este tema con los conceptos de la Dra. Mae Wan Ho). Sin embargo, desde lo organizativo, los seres vivos son cerrados, es decir, el propio sistema establece su orden y funcionamiento. Ese grado de orden-desorden permite al organismo vivo, por un lado, desarrollar procesos y mantener su organizacién y, por otro, reaccionar frente a nuevos estimulos, adaptarse a situaciones nuevas, desarrollarse y apren- der, El movimiento, la adaptacién, la transformacidn, siguen el orde- namiento autoorganizativo que permite operar al sistema complejo en el «borde del caos», es decir, en permanente movimiento y equilibrio. Pueden mostrarse cadticos, pero poseen un orden propio, rasgos que identifican a los sistemas disipativos. Las estructuras disipativas tienen la capacidad de desarrollarse hacia formas de complejidad creciente. Son islas de orden en un mar de desorden. En el organismo vivo, segtin Mingers, la creacién de nuevas estruc- turas y de nuevas conexiones en su sistema de redes es el resultado de la dindmica interna y de la interaccidn con el medio. Los cambios son auténomos, el medio produce un estimulo, pero no los especifica ni dirige; el organismo vivo responde a las influencias exteriores con cam- bios estructurales que afectan a su vez su fucuro comportamiento, aco- plandose estructuralmente a su entorno y aprendiendo. La continuidad en la adaptacién, el aprendizaje y el desarrollo —elementos caracteris- ticos-de la conducta de un ser vivo— son resultado de los permanentes ~40 Medicina para el Ser Singular cambios estructurales. A través de la interaccién con el medio, el orga- nismo vivo va formando su estructura singular, que responderd a la historia de sus cambios estructurales. Los sistemas bioldgicos poseen propiedades que favorecen la forma- cién de estructuras disipativas y estén vinculados con su medio externo a través del intercambio de materia y energfa. Ocurren en ellos un gran niimero de reacciones quimicas y fendmenos de transporte, cuya regu- lacién depende en gran medida de factores no-lineales a nivel molecular (activacién, inhibicién, autocatdlisis directa, etc.). Ademds, se encuen- tran en un estado muy alejado del equilibrio no sdlo desde el punto de vista energético, sino también desde el intercambio de materia, ya que los productos finales de las reacciones son eliminados del sistema o bien son transportados a otras ubicaciones donde cumplen sus funciones. Las células biolégicas contienen estructuras disipativas en su inte- rior, El ciclo glucolftico responsable de la conversién de energfa es una de las estructuras disipativas mejor estudiadas. La célula viva es un sis- tema que permite procesos enzimaticos sintetizadores, constructivos y donde todas las funciones enzimdaticas necesarias para esos procesos se ven satisfechas dentro del propio conjunto. En el sistema, toda reac- cién que requiere una enzima la encuentra, y permite lo que se deno- mina cierre catalitico. Capra destaca que en la célula, el origen de la inestabilidad que permite los cambios esta en la vasta red de procesos metabélicos, organizados en la red autopoyética, en bucles enzimati- cos autorreguladores. Por otra parte, las estructuras disipativas implican una extraordina- ria intensificacién y aceleracién de los procesos bioldgicos. De hecho, la catélisis simple conduce al crecimiento linear y la autocatdlisis (pro- ceso que se observa en reacciones quimicas ciclicas cerradas donde la liltima enzima es el catalizador que facilita la formacidn del primer sus- trato del ciclo) permite el crecimiento exponencial. Las estructuras dis pativas tienen, ademds, la capacidad de formar membranas que permi- ten acelerar las reacciones cinéticas mediante la concentracién enzima- tica por un lado y la separacién de las cadenas de la reaccién quimica por el otro. Y como cualidad adicional, no requieren de ningin «comando» exterior para mantener sus circuitos autoorganizativos. La Concepcién Sistémica-Compleja en Biologia 4a La cognicion De acuerdo con la Teoria de Santiago (de Chile) de Maturana y Varela,’ la cognicién participa activamente en la autogeneracién y autoperpetuacién de las redes autopoyéticas. Los cambios estructura- les del sistema, consecuencia de la capacidad autopoyética, y los demds procesos vitales, que se dan como resultado de la actividad autoorga- nizativa y disipativa, estan guiados por la cognicién. La cognicién en cada ser, no es el resultado de la incorporacién de un mundo inde- pendiente pre-existente, sino del proceso vital de descubrir el propio mundo de acuerdo con su propia estructura. El sistema nervioso no procesa informacién del mundo exterior sino que, por el contrario, construye su mundo a través del proceso de cognicién. Como lo rea- firma Capra, frente a los estimulos ambientales no ocurre una reac- cidén de causa-efecto lineal, sino que la respuesta depende de la acti- vidad cognitiva y autopoyética y produce cambios estructurales que facilican la vida y la supervivencia. De acuerdo al nivel de compleji- dad, es el territorio cognitivo y el hecho de poder vincularse no sdlo con el mundo exterior, sino también con el mundo interior a través del lenguaje, el pensamiento y la conciencia, hacen del ser humano un ser vivo diferente. La cognicién carece de representacién fisica, el cerebro es un érgano donde ocurren procesos cognitivos que diferen- cian al ser humano de otros seres vivos, pero éstos, atin los carentes de cerebro y hasta de sistema nervioso primitivo, poseen capacidad cog- nitiva que les permite sobrevivir. El organismo vivo posee perfecto conocimiento de si mismo, existe literalmente una “sabiduria del cuerpo”, producto de la intercomunicacién global y del enmaraiia- miento cudntico (temas que se desarrollan en el Capétulo 3), La capa- cidad cognitiva puede observarse tanto a nivel de un circuito meta- bélico como del ser global. La cognicién facilita la autopoyesis y ésta nutre a los procesos cognitivos; el aprendizaje, la incorporacién de nuevos conocimientos, es resultado de bucles de retroalimentacidn posi- tiva, propios de la organizacién autopoyética. El ser vivo, desde el momento de su concepcidn, recibe informacién que tendrd que apren- der a utilizar para vivir. Ese aprendizaje lo logra a través de los propios 42 Medicina para el Ser Singular ptocesos autopoyéticos, activos ya en la primera célula. El organismo aprende a vivir y también a buscar nuevos caminos en situaciones adver- sas (enfermedades), asf como salida para esas situaciones (curacién). La estructura de los seres humanos es parecida (no igual), por lo tanto la cognicién del mundo para cada ser, es similar aunque de ningtin modo idéntica y lo mismo ocurre con cada especie animal con estruc- tura parecida. Stuart Kauffman,’ sefiala que los seres vivos y la biosfera en gene- ral, en su proceso evolutivo sufren cambios, modificaciones y adapta- ciones imposibles de predecir. En esto esté presente no sélo la incerti- dumbre cudntica o el caos determinista sino también la tremenda capa- cidad.creativa de lo vivo que sé manifiesta a modo de emergencia. Los seres vivos avanzan continuamente hacia la novedad tanto molecular, morfolégica, organizativa como conductual. Ese avance hacia la nove- dad implica ir ocupando lo adyacente posible en un constante fluir fuera del equilibrio. El mundo vivo es absolutamente no repetitivo. ‘Tanto es asi que el universo jams podria fabricar todas las secuencias de proteinas posibles 0 todas las especies bacterianas posibles. Tras la incorporacién de los conocimientos modernos vertidos en este capitulo nos encontramos con otro ser humano, diferente al des- cripto en los libros clasicos de anatomia, histologia y fisiologfa. El ser humano, como ser vivo, se comprende mejor dentro del contexto de los sistemas complejos no-lineales, de la organizacién autopoyética, de los sistemas disipativos y de la cognicién como gufa de los procesos vitales. Aquellos libros con los que-hemos estudiado medicina se basan en disec- ciones, en estudios sobre material fijado y coloreado en portaobjetos, en el andlisis por partes, en la reproduccién de mecanismos fisiolégicos en preparados artificiales, es decir en el ser humano sin vida. Pero la vida se escapa de esas limitaciones y la medicina basada en cadaveres es una ciencia demasiado alejada de la realidad. Los conceptos incorporados, resultado de investigaciones cientificas, llevadas a cabo por estudiosos de diferentes areas del saber, permiten un acercamiento profundo y dife- rente a la condicién del ser vivo. Son conocimientos que deberfan reemplazar las bases de la Medicina Clasica que se ha nutrido y se sigue nutriendo de estudios llevados a cabo fuera del contexto de la vida. La Concepcién Sistémica-Compleja én Biologia 43 No obstante, es importante remarcar lo que sefiala Ken Wilber’, esto es, que la fisica, tanto la clésica como la moderna, no contempla la realidad en cuanto a tal sino los simbolos mateméticos de la reali- dad. Las formulas matematicas nunca son una descripcidn de la natu- raleza como tal. La diferencia mds importante entre una fisica y la otra es que la fisica clésica considera que se ocupa de la realidad, mientras que la moderna (cudntica) tomé conciencia de que sélo se ocupa de sombras (caverna de Platén) y de simbolos matematicos abs- tractos y no de la luz real de fuera de la caverna. Ambas son, enton- ces, sélo aproximaciones a la realidad. Bibliografia 1. Capra, FE. (1996). La trama de la vida. Barcelona: Anagrama. 2. MINGERS, J. (1994). Self producing Systems: Implications and Applications of Autopoiesis. Nueva York: Plenum Publishing. 3. JANTSCH, E. (1980). The self-organizing universe. Oxford: Pergamon press. 4. Maturana, H. y Vareta, E (1995). De mdquinas y seres vivos. Santiago de Chile: Universitaria. . KAUFEMAN, S. (2003). Investigaciones. Barcelona: Tusquets editores. WILBER, K. (1994). Cuestiones cudnticas. Barcelona: Editorial Kairés. au Capitulo 2 El Proceso de Hacer una Enfermedad La capacidad de llevar a cabo procesos es una propiedad basica de los seres vivos, que se manifiesta en el flujo incesante de materia y ener- gia, en el cambio continuo de sus componentes, en el crecimiento, desarrollo y evolucién y, por supuesto, constituye una diferencia fun- damental con las mdquinas. Tanto el hecho de hacer una enfermedad como el de curarse, son ejemplos de procesos bioldgicos. Estos com- prenden los diferentes pasos intervinculados que conducen a la trans- - formacién objetivable. Enfatizamos la idea de hacer una, enfermedad para marcar la diferencia con los verbos adquirir, padecer, conta- giarse, que expresan una forma de pensar que quita el protagonismo al ser singular en su propio devenir vital. El organismo hace una ‘enfermedad como parte de un proceso adaptativo, @s una forma de solucionar sus conflictos. Asi como tiene una guia cognitiva para hacerla, tiene también una guia cognitiva para hacerla desaparecer o modificarla a través de un nuevo orden. E] sistema nervioso unificador, coordinador y regulador La experiencia clinica otorgada por el ejercicio de la Terapia Neural durante afios nos permite confirmar gran parte de los conceptos 45 46 Medicina para el Ser Singular introducidos por la escuela de fisiologfa rusa desde mediados del siglo XIX y durante la primera mitad del XX. Un aporte fundamental fue que todos los procesos fisioldgicos de un organismo se desarrollan en telacién con la actividad del sistema nervioso, y que la enfermedad, resultado de un proceso, constituye una situacién cualitativamente nueva de las relaciones del sistema nervioso dentro de su propia estruc- tura y con el resto del organismo. Desde esta vision, el diagndstico ya no consiste en identificar la enfermedad en base a sintomas y signos para, mecdnicamente, sugerir el tratamiento indicado por un algo- ritmo preconcebido, sino en encontrar la irritacién inicial del sistema nervioso y, en muchos casos, las irritaciones subsiguientes, que lleva- ton a que sus relaciones se modifiquen y traduzcan en los procesos patoldgicos que identifica la Medicina Clisica. Las irritaciones neurales, segtin los conceptos modernos de la ‘Terapia Neural, provocan cambios en los circuitos autoorganizativos bioldgicamente econdmicos, que en forma Progresiva se van tornando menos econdmicos para expresarse finalmente con sintomas y signos clinicos de enfermedad. Esas manifestaciones clinicas representan, entonces, la emergencia visible de una infinita cantidad de reacciones autoorganizativas. El carécter econdmico de dichos circuitos se refiere a la capacidad de preservar la energia coherente y de reducir al maximo la entropfa del sistema. Los problemas de salud persistentes y recurren- tes pueden explicarse muy bien de acuerdo a esta concepcidn; los resultados obtenidos con una terapéutica facilitadora de la autoorga- nizacién bioldgicamente econdmica sitven para confirmar empirica- mente esta teorfa que desarrollaremos ampliamente en el Capitulo 4. Alrededor del 1863, Ivdn Sechenoy, con los trabajos previos de BE. O. Mujin y L. Vv. Diadkovsky, inicié la escuela de fisiologia rusa al incorporar la idea del nervismo. Junto con su discipulo Ivan Pavlov, propusieron al mundo cientifico el concepto de un sistema nervioso unificador, coordinador y regulador de las funciones orgdnicas en rela- sion con el medio externo, Entre los numerosos cientificos que formaron parte de esta escuela puede mencionarse a Nikolai Wedensky, a Alexander Vasilievich Vischfievsky y a A.D, Speransky. Este tiltimo fue un investi- gador de laboratorio y utiliz6, como Pavlov, el método fisiolégico-clinico, El Proceso de Hacer una Enfermedad * 47 también en animales vivos, en oposicién al andtomo-clinico, sobre cadaveres o preparados de otras escueias. Los estimulos que Speransky y su equipo aplicaban a los animales vivos en estudio eran groseramente intensos, hechos que habitualmente no son comparables a lo que ocu- rre en las situaciones de la vida. El factor humano, emocional y culru- ral, siempre estuvo ausente en estas experiencias, no obstante las limi- taciones sefialadas, sus aportes fueron fundamentales para el desarrollo del conocimiento, tanto es asi que muchos aspectos observados en los procesos de salud-enfermedad humanos de cada dia pueden entenderse y abordarse teniéndolos presentes. La conclusién primordial de este cientifico fue la participacién activa del sistema nervioso como factor rector de los acontecimientos que ocurren en el organismo. Speransky', a diferencia de Pavlov, incorporé también las estruc- turas periféricas del sistema nervioso como parte importante de la regulacién del organismo, ademas de la corteza cerebral. Sus estu- dios consistieron en estimulacién del sistema nervioso central o peri- férico con irritantes quimicos, fisicos 0 bioldgicos. Los animales que morian como consecuencia de las pruebas presentaban en la mayoria de los casos cuadros de distrofia generalizada que se manifestaban con ulceraciones cuténeas y mucosas, y hemorragias digestivas y pulmo- nares, independientemente del tipo de estimulo aplicado y del sitio de aplicacién. En animales sobrevivientes la aplicacién de un segundo estimulo «segundo golpe»—— igual o diferente del primero, semanas o meses después, provocaba las mismas reacciones distrdficas genera- lizadas (que hey-se conocen como falla multiorgdnica). Asi, en sus investigaciones pudo demosirat que las alteraciones del sistema ner- vioso intervienen constantemente en los trastornos patolégicos como la inflamacién y la ulceracidn, y considerd que los procesos nosoldgi- cos que afectan al ser humano no pueden separarse de trastornos ténico-tréficos del sistema nervioso. Fue un investigador que, a partir de sus trabajos, desarrollé una ceorfa médica basada en la participacién rectora del sistema nervioso; comparé entidades tan distintas como la epilepsia, la rabia, el tétanos, la tuberculosis, el cdlera y la gripe en relacién a la participacién del sistema nervioso y comprobé que, independientemente de la causa, el 48 Medicina para el Ser Singular sistema nervioso responde con leyes generales similares. Sus estudios junto a sus numerosos colaboradores han ayudado a comprender fa participacién del sistema nervioso como un todo, su papel como regulador del trofismo de células y tejidos, la relacién reciproca entre estimulo y respuesta, y la influencia de la respuesta del sistema en la evolucién de los procesos bioldgicos. Por su lado, Vischfievsky? fue un médico cirujano de amplia acti- vidad clinica, cuya participacin en frentes de guerra le permitié bus- car y encontrar nuevos métodos terapéuticos. Entre otros hallazgos, pudo confirmar la concepcidn de un sistema nervioso rector y regula- dor de la actividad tréfica, tanto en el propio sistema nervioso como en el resto del organismo, con el desarrollo de lo que él Llamé «bloqueos novocainicos», método con el que se destacé en la resolucién de pro- blemas graves de salud, como trastornos funcionales de Organos inter- nos, procesos inflamatorios, gangrena, carbunclo y otras infecciones. En sus tratamientos empleaba novocaina (procafna) al 0.25% e inter- pretd su efecto como bloqueo de la conduccién nerviosa asociado a una actividad estimuladora 0 ircitante «débil» en contraposicién a la estimulacién «fuerte» o «superfuerte» de otras irritaciones nerviosas. EI sistema nervioso, de acuerdo a la escuela de fisiologfa rusa, posee dos funciones bdsicas naturales, que permiten la vida y la conservacién de la salud: el tono y el trofismo, tanto para su propia regulacién como para la regulacién de Ia totalidad del organismo. Dichas funciones sdlo pueden percibirse cuando se alteran o pierden; entonces, cuando se describe al organismo vivo funcionando ‘saludablemente, se lo est observando con sus funciones ténico-tréficas intactas. En el estado fisio- l6gico, los procesos ténico-tréficos permanecen invisibles, porque son pfecisamente estos procesos los que determinan dicho estado. Funci6n ténico-tréfica Como sefialamos anteriormente, el sistema nervioso posee dos funciones naturales fundamentales para la vida y la conservacidn de la salud: por un lado la funcién ténica organica y psiquica, y por otro la funcién tréfica, El Proceso de Hacer una Enfermedad 49 renovadora, conservadora de la forma y reparadora de células, tejidos y érganos. La alteracién o pérdida de las funciones ténicas y tréficas puede manifestarse en la forma de diversos trastornos patolégicos como disto- nias, distrofias 0 cuadros combinados disténico-distrdficos que engloban a la mayorfa de las enfermedades descriptas en la literatura médica. Los términos tono y eutonia se refieren a la actividad funcional orgdnica y psiquica dentro de pardmetros aceptados como normales. En el estado euténico, el ser vivo utiliza mecanismos autoorganizati- vos que permiten la coherencia de los procesos orgdnicos y psiquicos, asi como la correcta utilizacibn de la energia, evitando la acumulacién de entropfa. Por otro lado, trofismo y eutrofia se refieren a las capaci- dades de renovacién org4nica, de conservacién de la forma y de repa- racién de tejidos lesionados, es decir, a la calidad estructural, al estado de nutricién, hidratacién, etc. de los componentes del organismo dentro de aquellos mismos pardmetros. Lo ténico implica lo funcio- nal, y lo trdfico, lo estructural. Como uno depende del otro y como la divisién entre ambas funciones es sdlo didactica, lo correcto es hablar de actividad ténico-tréfica. Desde nuestra concepcidn, las capacidades ténico-tréficas naturales son resultado de la actividad autoorganiza- tiva bioldgicamente econdmica. Inicialmente, fue Pavlov quien planted el problema de la regula- cidn especial que ejerce el sistema nervioso sobre el metabolismo de los tejidos, su trofismo y su estado funcional. En su trabajo sobre la inervacién cardiaca, observé la interdependencia entre la regulacién del intercambio de distintas sustancias y la expresidn de la capacidad funcional. La escuela de fisiologia rusa definié al trofismo como el proceso fisiolégico fundamental del metabolismo, vinculado a la correcta alternancia e interrelacién entre la asimilacién y la desasimi- lacién, que permite mantener el estado fisico-quimico normal del medio interno en el organismo. El concepto de trofismo unifica todos los procesos de intercambio, pues dicha funcidn determina la estruc- tura de los tejidos y, por ende, su funcidn. El sistema nervioso ejerce una influencia primaria directa sobre cada una de las células a través del denominado sistema basico o funda- mental de Pichinger y una influencia indirecta a través de los elementos I 50 Medicina para el Ser Singular vasomotores, al regular su permeabilidad, tono, etc. La regulacién ténico-tréfica depende de una permanente interaccién entre el sistema nervioso y el medio tisular. De hecho, esta concepcidn debe ser vincu- lada a toda la dindmica del organismo vivo, dejando de lado el concepto de un proceso aislado que se desarrolla exclusivamente en el sistema nervioso. La regulacién ténico-tréfica en el organismo se realiza por un mecanismo neurohumoral. Los diferentes circuitos de regulacidn se relacionan unos con otros en permanente interdependencia funcional. La visién cldsica del trofismo del sistema nervioso sobre los teji- dos periféricos se basa en una relacién de todo o nada; esto es, que encuentra explicacién a ciertas patologfas cuando la inervacién esta ausente, por ejemplo, en casos de atrofia muscular consecutiva a la denervacién correspondiente. Sin embargo, el aporte de los autores rusos amplia enormemente este concepto. Desde el punto de vista de esa escuela se comprende que la alteracién del funcionamiento del sis- tema nervioso —no necesariamente su ausencia absoluta— puede ser causa de trastornos ténico-tréficos. Esta amplitud conceptual lleva con- sigo la idea de que el trastorno puede revertirse. La distonia-distrofia periférica originada por trastornos del funcionamiento del sistema nervioso constituye un drea de trabajo médico muy importante, que oftece satisfactorios resultados finales. La divisién del sistema nervioso en central, periférico y simpatico es sdlo diddctica, no responde a la realidad bioldgica pues el sistema es tinico. No existen centros nerviosos especificos donde se desarrollen las funciones ténico-tréficas, sino que los elementos morfoldgicos que realizan esta funcidn estan distribuidos en todo el sistema nervioso sin excepcién y, a su vez, dichos elementos poseen conexiones con otros mecanismos nerviosos y con otras estructuras del organismo. De acuerdo con Speransky, el sistema nervioso revela sus funcio- nes en el organismo tan sdlo por los cambios que produce en otros 6rganos. Si se producen cambios en el sistema nervioso, se puede ase- gurar que podran encontrarse signos de su expresién en la periferia. Toda actividad del sistema nervioso (motora, receptora o secretora) provoca cambios en el estado de algtin érgano. Los procesos biofisi- cos y bioquimicos de los tejidos son consecuencia de dicha actividad. El Proceso de Hacer una Enfermedad + 51 La diversidad de las manifestaciones de los procesos nerviosos es com- parable a la de las manifestaciones de la vida. Las peculiaridades individuales de respuesta ante un est{mulo dependen del tono previo del sistema nervioso, que esté dado por la informacién acumulada durante la vida y por la base genética. Cada factor que se agrega modifica el tono del conjunto. El tono del sistema nervioso que a su vez regula el tono de otros subsistemas del organismo funciona en base a circuitos de retroalimentacién. Como menciona- mos en el Capitulo I, los seres vivos funcionan lejos del equilibrio abso- luto, y por esta razén un nuevo estimulo puede llevar al sistema a un mayor grado de inestabilidad, al extremo de generar circuitos de retro- alimentacién positiva con puntos de multifurcacién que al organismo le permiten cambiar de rumbo, siguiendo el orden propio de los siste- mas complejos termodindmicamente abiertos y disipativos, y crea un nuevo estado con un nuevo tono que se estabiliza y vuelve a funcionar con ciclos de retroalimentacidn negativa. As{, en forma permanente, lo cuantitativo se transforma en cualitativo y a su vez, los cambios cuali- tativos permiten nuevas modificaciones cuantitativas. De la irritacién del sistema nervioso a la enfermedad Estimulos trauméaticos, quirirgicos, emocionales, fisicos, quimicos 0 bioldgicos pueden constituir irritaciones para el sistema nervioso. Tras una irritacidn, dicho sistema se transforma en un ente nuevo, establece nuevas relaciones y reacciona a nuevos estimulos de una manera dife- rente. A partir de ese momento, puede iniciarse el proceso a través det cual el organismo hace una enfermedad. El resultado final de dicho proceso es independiente del agente irritativo inicial, pues es la reaccién del propio sistema nervioso la que establece las diferencias. Este sistema responde con cambios en sus circuitos autoorganizativos y en sus inter- conexiones (plasticidad neural y sindptica). Por lo tanto, la base para el desarrollo de los procesos disténico-distrdficos (patolégicos) en el orga- nismo, reposa en las caracteristicas estructurales y funcionales del sis- tema nervioso, es decir, en sus propiedades fisioldgicas. Los cambios en - 52 Medicina para el Ser Singular aquellos circuitos son cuali-cuantitativos pyes a partir de su condicién bioldgicamente econémica la evolucién del proceso patolégico los lleva a ser, desde el punto de vista de la utilizacién de la energia coherente, cada vez menos econdémicos. Esa distorsién crea un nuevo tipo de acti- vidad nerviosa que finalmente se manifiesta en la periferia, como emer- gencia visible, en la forma de sintomas y signos de enfermedad. La dis- tonfa-distrofia es entonces un trastorno bioldgico nuevo tanto desde el punto de vista cualitativo como cuantitativo. Por su condicién de red no-lineal, el sistema nervioso no puede ser alterado sdlo localmente; los estimulos locales afectan a la totali- dad de dicha red y, asimismo, se traducen en cambios micro 0 macro en el resto del organismo. No todos los estimulos se traducen en res- puestas macro. La actividad central incluye cambios en el estado fun- cional de dreas del sistema nervioso sin expresién macro. Pero toda expresién macro tiene su origen en un proceso neural. Es as{ como cualquier interferencia de las funciones ténico-tréficas naturales afecta capacidades orgdnicas y psiquicas que pueden manifestarse de diver- sos modos y con magnitud diferente en un area respecto de otra, en cualquier parte del organismo o en su totalidad. Los términos distonia 0 neurodistonia se vinculan con alteraciones funcionales, y los términos distrofia 0 neurodistrofia, con alteraciones estructurales. El problema patoldgico suele ser inicialmente disténico que puede resolverse, mantenerse con diverso grado de distonfa, o bien evolucionar hacia la distrofia, es decir, tornarse mas complejo. Como se trata de un proceso, es imposible conocer con precisién, en un deter- minado momento y en un determinado lugar, en qué grado participa uno u otro componente. La diferencia entre ambos tipos de alteracio- nes puede observarse sdlo en los extremos de ese proceso, el paso de un estado al otro es imperceptible. Por esto es que empleamos la expresién distonta-distrofia 0 sus variantes formales. Sin embargo, existen cuadros clinicos en los que predominan cambios ténicos y en otros, cambios troficos. En el primer grupo incluimos el espasmo vascular, el espasmo bronquial, asi como otros trastornos circulatorios, respiratorios, diges- tivos, urinarios, sexuales, hormonales, inmunoldgicos, psicolégicos-psi- quiatricos y musculares. El dolor persistente o recurrente puede deberse: El Proceso de Hacer una Enfermedad 53 1) a la alteracién o pérdida de la funcidén ténica del sistema neural modulador antinociceptivo descendente, 2) a la alteracién o pérdida de las funciones tréficas, o bien, 3) a una combinacién de ambos factores. Desarrollaremos este tema mds ampliamente en el Capitulo 4. En el segundo grupo (de cambios tréficos) consideramos entidades nosoldgi- cas como la artrosis, la hernia discal, las tilceras, la periodontosis, la osteoporosis, tumores, asi como los cuadros hiper/hipotréficos o hiper/hipoplAsicos, etc. La alteracién o pérdida de la capacidad repara- dora puede visualizarse en enfermos con complicaciones en heridas quiruirgicas, con retraso de la consolidacién o seudoartrosis, y un que- loide 0 una exostosis pueden comprenderse mejor como respuesta hiperactiva o reaccién excesiva de la funcién reparadora. El dolor per- sistente generalizado y la “neurodiston{a plurisintomdtica” son expo- nentes maximos de la alteracién de la funcidn ténica y las entidades denominadas “pie diabético” y “sindrome doloroso regional complejo I (distrofia simpatica refleja)” constituyen maximos exponentes clinicos de procesos preponderantemente distréficos. Cuapro 4. Glosario de términos vinculados con el trofismo. Eutrofia: Estado saludable, vital, de los do de desarmonia en el sistema. Las tejidos pues reciben adecuada oxigena- _alteraciones en el aporte de oxfgeno y cin y nutrientes, los productos tdxicos _nutrientes y en la eliminacion de téxi- del metabolismo son adecuadamente cos generan trastornos en la renova- eliminados. £1 organismo presenta — cién, reparacién y conservacién de la buena capacidad de reproduccién celu- Jar tanto para la renovacién como para la reparacion, lo que permite conservar la forma de las estructuras. La capaci- dad de defensa es la adecuada. Distrofia: Atteracién de la salud de jos tejidos. El tejido distréfico esta vivo pero carece de vitalidad. Existe un esta- forma'de tejidos y estructuras. Pérdida de la capacidad de defensa y suscepti- bilidad a las infecciones. Atrofia: Pérdida irrecuperable de la vitalidad. Escasa o nula capacidad de reparaci6n. Necrosis: Muerte del tejido. Como es sabido, células y tejidos, con excepcidn de las neuronas, se renuevan constantemente. La renovacién natural incluye la conservacién 54 Medicina para el Ser Singular de la forma de las estructuras durante toda la vida. Desde esta dptica, las alteraciones en la forma tanto de tejidos blandos, como de carti- lago o hueso observadas en diferentes entidades clinicas pueden expli- carse por una alteracién de la funcién tréfica (atribuir dichos cambios a un simple desgaste mecdnico 0 a la edad, son explicaciones incon- sistentes). En la clinica puede observarse la recuperacidn de la forma de diferentes estructuras tras el tratamiento de campos interferentes. La reparacién de los tejidos lesionados, por otro lado, es un hecho que se toma con toda naturalidad y la medicina no ha profundizado mucho en él. En la prdctica clinica, la entidad conocida como “pie dia- bético” representa el cuadro emblematico de la alteracién de la capaci- dad reparadora. ;Por qué no todos los enfermos diabéticos desarrollan esta complicacién? ;Por qué habitualmente se manifiesta en un pie y no en el otro? Indudablemente, la diabetes es necesaria pero no suficiente y los valores de glucemia pueden estar controlados 0 no. Tanto es asi, que cuando en enfermos con pie diabético se tratan campos interferen- tes vinculados, puede lograrse el restablecimiento de la funcién trdfica reparadora y recuperarse la extremidad, que con frecuencia es candidata a la amputacién. Es decir que para que se desarrolle un “pie diabético”, ademés de diabetes deben existir factores irritativos adicionales del sis- tema nervioso que se traduzcan en alteracidn de la capacidad tréfica de reparacién. Ademés, la propia diabetes puede ser el resultado de la accién de campos interferentes. En el Capitulo 6 se presentan procesos singulares (casos clinicos) muy demostrativos. Por su parte, las neuronas poseen mécanismos de mantenimiento de su estructura, de las. funciones intraneuronales, de la sinapsis y de la plasticidad, que facilitan su supervivencia. La enfermedad de Alzheimer probablemente esté vinculada a la alteracién o pérdida de la capaci- dad reparadora, que se traduce en formacién de placas de amiloide beta y en la estimulacién de la apoptosis. Esta tiltima es un meca- nismo de muerte celular que, en la situacién de salud, se mantiene en homeostasis con la formacién de nuevas células. Como las células ner- viosas no se renuevan, sino que se reparan, el grado natural de apopto- sis es muy limitado (la apoptosis esta incrementada también en el Par- kinson, en la corea de Huntington y en la esclerosis lateral amiotréfica). cvs El Proceso de Hacer una Enfermedad 55 Se desprende de esto que dichas enfermedades deberian considerarse también procesos disténico-distréficos y, en consecuencia, relaciona- dos con irritaciones neurales previas. Vischfievsky, en sus investigaciones clinicas, observé (ley de la magnitud inicial) que frente a los estimulos, el sistema nervioso res- ponde, a nivel de los tejidos periféricos, de acuerdo con el tono de dicho sistema en el momento y lugar donde se produce la irritacién. Lo intenso o débil de un estimulo esta en relacidn con el tono previo: ninguna sustancia por s{ misma excita o deprime ak sistema nervioso, sino que su accién depende del estado en que se encuentra el sistema. Son también remarcables los trabajos de Vischfievsky acerca del tro- fismo y de la distrofia: en el estado eutdnico-eutréfico, un estimulo intenso (traumatismo, cirugfa) puede provocar una reaccién disté- nica-distréfica, en el estado disténico-distréfico un “segundo” esti- mulo intenso puede provocar un agravamiento de dicho estado y por el contrario, un estimulo débil (infileraci6n con una solucién muy diluida de un anestésico local) suele conducir a la reparacién. En su estudio del trofismo nervioso trabajé sobre el tema de la inhibicién protectora de las células de la corteza cerebral y el efecto restaurador que ejerce esa funcidn sobre el organismo, de este modo desarroll6 creadoramente las ideas de Pavlov. Concibié un tratamiento inespe- cifico de los procesos patoldgicos en base a la inyeccién por diversas vias de un anestésico local muy diluido (novocaina al 0.25%), procu- rando aquella inhibicién protectora. Explicé este hecho como resul- - tado-del bloqueo anestésico. Sin embargo, al mismo tiempo,.es.inte- resante su concepcién de la estimulacién débil del sistema nervioso como factor terapéutico en condiciones patoldgicas, en concraposi- cidn a la observacién de la accién perjudicial desde el punto de vista del trofismo que ejercen las estimulaciones intensas. Observd que en estados patoldgicos donde ocurre alteracién del cono visceral 0 mus- cular, la irritacién débil del sistema nervioso lleva el cono a la norma- lidad independientemente del estado en que se encontraba (hiperto- nia o hipotonia); que en procesos patoldgicos con alteracién del tono y de la permeabilidad vascular, el tratamiento con un anestesico local diluido permite su restablecimiento con la consiguiente resolucién a eee eee oo 56 Medicina para el Ser Singular del edema y, que los estados hiperténicos se resuelven més rapidamente que los hipoténicos 0 aténicos, probablerhente porque estos dos tilti- mos corresponden a fases mds avanzadas del proceso patoldgico. En este sentido, M.B. Plajotin? sefiala que el tratamiento con novo- caina del sistema nervioso irritado disminuye o interrumpe el flujo de estimulos intensos, sustituyéndolos por un estimulo débil (el anestésico local). Esto conduce al mejoramiento de la accién trdfica sobre la peri- feria y los érganos internos, ya que en estas situaciones el efecto tera- péutico del anestésico local no se debe a la desconexién de los recepto- res, nervios y otras vias de conduccién, sino al mejoramiento de las pro- piedades funcionales del propio sistema nervioso. Se desprende de los conceptos de Vischfievsky, que el sistema ner- vioso no tolera estfmulos intensos y responde a ellos con el desarrollo de procesos disténico-distréficos 0, dicho de otro modo, con una altera- cidn de los circuitos autoorganizativos bioldgicamente econdmicos. Esta respuesta refleja negativa caracterfstica, condicionada por el sistema ner- vioso, est4 inmersa en una compleja interaccién con todos los sistemas teguladores del organismo vivo y, como propone Speransky, a partir de ella comienza tal 0 cual proceso patoldgico, degenerativo, inflamatorio, disténico vascular, destructivo o neoformativo. En estudios experimentales en animales realizados y publicados por Speransky y su equipo, la irritacién sin dafio quirtirgico de un nervio rama del trigémino produjo fotofobia y conjuntivitis homolateral, y luego una ilcera del parpado que finalmente curd, La irritacién con dafio quirtirgico se asocid con conjuntivitis, queratitis, vilcéra corneal, ulcera del parpado, Ulcera en la lengua y supuracién del ofdo medio. Tias la regresidn de estas manifestaciones, despues de | a 2 meses, en algunos animales aparecieron lesiones en los dientes y encias, similares a la piorrea humana. A dos ani- males con respuestas disténico~ distrdficas leves a la primera irritaci6n, se les efectuaron segundas irritaciones que se tradujeron en teacciones disté- nico-distréficas severas, mortales. En las autopsias se observé, ademis, hemorragia pulmonar y de la mucosa gastrointestinal. Los mismos hallaz- gos obtuvieron dichos autores con la irtitaci6n mecdnica (con una bolita de vidrio), del suber cinereum en la base del cerebro y, en otros animales, con el trauma quimico del primer ganglio simpatico cervical. El Proceso de Hacer una Enfermedad 57 Speransky llegé a interesantes conclusiones. Cualquier punto del sistema nervioso, sin excluir las estructuras periféricas, puede conver- tirse en el punto de partida de procesos disténico-distrdficos, sirviendo de centro temporario o permanente de estos procesos. El sistema ner- vioso irritado por un agente quimico, fisico o bioldgico se transforma en fuente de una nueva irritacién que se desarrolla progresivamente dentro de la misma red. De ello puede inferirse que cuando se analiza una reaccién nerviosa compleja, deben tenerse en cuenta todas las rela- ciones preliminares, y que el centro nervioso que realiza la integracién es sdlo un fragmento del proceso total. En resumen, una irritacién del sistema nervioso de cierta magnitud en cualquier punto de la red puede ser causa de una reaccién ténico-tréfica negativa. La irritacién inicial constituye sdlo el impulso del proceso que luego afecta otras areas del sistema nervioso y del resto del organismo. ‘Tras su inicio, el proceso irritativo se desarrolla gradualmente dentro de la red y crea una nueva combinacidn de relaciones. La distonia-distrofia, generada a partir de aquella irritacién provoca, ademas, distorsién de las relaciones norma- les entre los propios elementos nerviosos. En estas nuevas condiciones, dicho proceso puede perder sus caracteres primitivos (desintegrarse, intensificarse y dar sintomatologia, presentar episodios de intensifica- cién para luego volver a un nivel de latencia o bien mantenerse latente hasta que un nuevo estimulo o “segundo golpe” da lugar a sintomas y signos), y as{ como no hay un lugar especifico de la actividad ténico- tr6fica én el sistema nervioso, tampoco hay un lugar fijo de localizacién del proceso disténico-distréfico, sino, que por el.contrario, tiene la par- ticularidad de afectar la totalidad de la red (los estfmulos locales com- prometen a la totalidad de la red nerviosa), aunque el compromiso puede ser mds profundo en ciertos sitios que en otros. Como se sefiald, puede ocurrir también que el proceso disténico- distréfico permanezca silencioso, latenve durante meses 0 afios hasta que un nuevo estimulo desencadene las manifestaciones clinicas. En estos casos, el tiempo entre la «primera» y la «segunda» irritacién es muy variable. Durante largos periodos, el sistema alterado puede fun- cionar sin manifestaciones perceptibles a pesar de los cambios iniciales; esto puede observarse claramente en la clinica, cuando el organismo 58 Medicina para el Ser Singular manifiesta sintomatologia de enfermedad semanas, meses 0 afios des- pués de un hecho concreto. La relacién con ese hecho concreto puede establecerse retrospectivamente con la respuesta a la infiltracién con un anestésico local diluido del 4rea sospechosa o campo interferente (véase Capitulo 5). Como corolario, una irritacién del sistema ner- vioso no sélo puede dar origen a un nuevo proceso, sino que puede determinar la reactivacién de uno anterior que hasta ese momento parecia totalmente extinguido. En conclusién, el proceso de hacer una enfermedad se inicia habi- cualmente en una irritacién. del sistema nervioso que constituye sdlo el impulso de una serie de acontecimientos que luego afecta otras areas del mismo sistema y del resto del organismo. El proceso irritativo se desarrolla gradualmente dentro de la red, altera circuitos autoorgani- zativos y genera cambios disténico-distrdficos en el sistema que se transforma, establece nuevas relaciones y reacciona a los nuevos esti- mulos de un modo distinto. Los procesos disténico-distréficos pueden terminar en la restauracién completa, mantenerse latentes, o bien pro- gresar, pasar los limites del segmento nervioso irritado, abarcar otras porciones de la compleja red nerviosa, afectar funciones naturales, dar manifestaciones clinicas persistentes o recurrentes durante afios, y cul- minar en una distonfa-distrofia general o incluso en la muerte. El resultado final es independiente del agente irritativo inicial, la reaccién del propio sistema nervioso establece las diferencias. En consecuencia, la aparicién de sintomas 0 signos disténico-dis- tréficos en un momento dado no constituye de ningtin modo el comienzo del proceso. Los sintomas y signos fisicos, radioldgicos o bioquimicos que suelen ser la base de los diagnésticos de la Medicina Clasica son sdlo la manifestacién actual del proceso disténico-distré- fico. Su causa, que es el objeto terapéutico de la Terapia Neural, se encuentra en la irritacién inicial y en las irritaciones subsiguientes del sistema nervioso. Como lo sefialara’Speransky, la causa no permanece invariable. No existen causas invariables en el tiempo. La condicidn vital de la persona determina cambios en el terreno, es por esto que los procesos son modificados por el tiempo, pero también sus causas. La irritacién inicial provoca cambios disténico-distréficos y estos cambios El Proceso de Hacer una Enfermedad * 59 modifican, a su vez, las caracteristicas de la irritacién inicial. [rri- taciones subsiguientes suelen complejizar atin mds el cuadro causal de la manifestacidén patoldgica. Sostenemos, entonces, que tras la irritacién del sistema nervioso se inicia un proceso disténico-distrdfico: a partir de aquella irritacién inicial, comienza el proceso de hacer una enfermedad. Es importante observar que la enfermedad no es la antitesis de la salud, sino una condicién bioldgica cualitativamente nueva, propia del devenir vital. El estfmulo irritativo que acttia en un punto del sistema pasa luego por una serie de transformaciones, y el resultado final depende, no sdlo de cada uno de los eslabones, sino del conjunto. Por ello, la enfer- medad es siempre un proceso complejo. Bibliograffa 1. SPERANSKY, A.D. (1954). Bases para una nueva teorta de la medi- cina. Buenos Aires: Editorial Psique. 2. VISCHNEVSKY, A.V. ¥ VISCHNEVSKY, A.A. (1958). Ed bloqueo novo- cainico y los antisépticos oleobalsdémicos como una forma de terapéu- tica patogénica, Buenos Aires: Editorial Cartago. 3. PLAjJOTIN, M.B. (1987). Manual de cirugia veterinaria. Mosct: Editorial Mir. ycege ncinenen nannies Capitulo 3 La Comunicacion Dentro del Organismo Vivo La Naturaleza ha dado lugar a la evolucién de los seres vivos y eso ha sido posible, en parte, por la creacién de diferentes formas de inter- comunicacién dentro de los propios organismos. Como resultado de la comunicacidn de la actividad de multiples tipos de tejidos, células y de un nuimero astronémico de moléculas de diferentes caracteristi- cas, asi como del manejo de la energia segiin las necesidades y de un modo perfectamente econdmico, el organismo puede desarrollarse y funcionar como un todo. La comunicacién dentro del organismo vivo es un proceso complejo constante que permite la vida. La organiza- cién de redes dentro de redes facilita la comunicacién entre particu- las subatémicas, étomos, moléculas, células, tejidos, érganos y le da al organismo su caracter de unidad. Diferentes investigadores han propuesto y, en su mayoria, com- probado la existencia de diferentes medios de comunicacién dentro del set vivo. La idea de incluir las nuevas investigaciones relacionadas con este tema, responde a la necesidad de explicar hechos que se observan en la practica clinica tras el estimulo de ciertas areas orgdni- cas (campos interferentes) con un agente anestésico local muy diluido y que carecen de explicacién sobre la base de la fisiologia clasica. El “fenémeno en segundos” (Huneke), las respuestas globales (sensaci6n de bienestar) asf como las respuestas analgésicas que muchas veces se 61 62 Medicina para el Ser Singular producen como consecuencia de dicha terapéutica (a veces, en una pequefia cicatriz olvidada, otras veces en un plexo nervioso o en cual- quier otra drea irritativa) y que no dejan de sorprender hasta al mas experimentado, pueden entenderse con estos aportes. La Terapia Neural tiene un cardcter libertario pues, en lugar de imponer un camino, le da al organismo la libertad para elegir el propio. La persona tratada recupera su condicidn esencial, es ella misma, sin fa influencia de efec- tos farmacolégicos extrafios y esto se debe, en gran medida, a que el estimulo neuralterapéutico facilita, a través de la comunicacién orgd- nica interna, la recuperacién de los circuitos autoorganizativos biold- gicamente econdmicos. El sistema nervioso es, para la Medicina Clasica, la base de la comunicacién dentro del organismo vivo, sin embargo, muchos aspectos de la dindmica biolégica humana no pueden explicarse sdlo con la neuroanatomia. Dicho sistema funciona, en complementa- ci6n mutua, con otros medios de intercomunicacién: la inervacién llega sélo a las proximidades de la membrana celular —lo mismo ocurre con los capilares sangufneos y los linfaticos—, se interpone entre ellos el espacio intersticial o sistema bdsico, ocupado por liquido y células, descripto por Alfred Pischinger, que no es simplemente un tejido de relleno sino que tiene actividad reguladora y permite reac- ciones generalizadas; el agua en estado cristal Iiquido constituye un medio de intercomunicacién formidable por sus caracteristicas fisi- cas, por su distribucién dentro del organismo y por estar formada, en parte, por atomos de hidrégeno, que a través del mecanismo de la conduccién proténica facilitan la actividad coherente del orga- nismo; el electromagnetismo es otro modo de comunicacién dentro del organismo vivo; la informacién intracelular, intercelular y corpo- ral total, de acuerdo con Roger Penrose’, probablemente circule tam- bién a través del citoesqueleto de los cientos de millones de células del organismo, incluidas las neuronas, y siga los principios de la coherencia cudntica. Estos diferentes medios, por razones didacticas, sé presentan como entidades aisladas pero, en el sistema vivo, fun- cionan en forma interrelacionada. La Comunicacién Dentro del Organismo. Vivo 63 Coherencia biolégica El término coherencia se refiere a actividades altamente correlaciona- das tanto en el espacio como en el tiempo. No implica uniformidad, ni que cada parte del sistema necesariamente haga lo mismo que las demés durante todo el tiempo, sino que las diferentes actividades de cada parte funcionan sintonizadas, sincronizadas 0 “enritmadas” con el todo. La coherencia permite la existencia de las caracteristicas basi- cas de los sistemas bioldgicos: la transferencia y transformacién de energia con una eficiencia préxima al 100%; la capacidad de comu- nicacién de todos los niveles dentro de la célula, entre diferentes célu- las y entre organismos; la posibilidad de sistemas de reconocimiento multiple de alta sensibilidad mediante el uso de sefiales electromag- néticas que permiten la organizacién de actividades metabdlicas intra- celulares; el funcionamiento de los mecanismos inmunoldgicos; la actividad hormonal; la actividad de diferentes receptores, etc. Las diversas formas de intercomunicacién que tiene el organismo vivo entre cada una de sus partes, tanto en el nivel macro como en el micro, se manifiestan con respuestas globales que permiten la adap- tacién a las situaciones permanentemente cambiantes del medio externo y del propio medio interno. El ser vivo es un todo que funciona como unidad porque mantiene un estado coherente gracias a la inter- comunicacién y a que carece de un centro de control y de niveles jerar- quicos. La intercomunicacidn es un proceso constante, omnipresente. Hace completamente indistinguibles la parte y el-todo, lo-local y lo global. {mplica la continuidad de las actividades de las particulas ele- mentales con las del organismo todo, Los circuitos autoorganizativos en los organismos vivos exigen, para su buen funcionamiento, un elevado grado de intercomunica- cién, tanto en cantidad como en calidad. Como se mencioné en el Capitulo 1, los sistemas vivos estén organizados en redes dentro de redes. No hay érgano, célula, molécula, 4como, ni particula subatd- mica que no esté integrado por medio de subredes interconectadas a la red global. La informacién transcurre por esas redes que, por su cardc- ter no-lineal, generan bucles de retroalimentacién que se autorregulan. 64 Medicina para el Ser Singular La retroalimentacién ejerce una accién compleja: los datos introduci- dos (input) provocan un gran nuimero de combinaciones para obte- ner un efecto (output). Este ultimo resulta de la combinacién de los datos recibidos en ese momento con otros registrados en el pasado (memoria). Segin Wiener’, la retroalimentacién es la propiedad de ajustar la conducta futura a hechos pasados. En general, el concepto que se tiene de memoria es de una funcién estdtica, fija, permanente, pero la memoria que mantiene vivo al organismo posee la suficiente plasticidad como para permanecer en movimiento. La memoria par- ticipa activamente en los procesos de intercomunicacién. Energia coherente De acuerdo con la Dra. Mae Wan Ho%, la organizacién autopoyética del ser vivo permite la existencia de energia disponible dentro del sis- tema, que es movilizada a niveles de maxima eficiencia, tanto en la dimensién espacial como temporal. A su vez, esto crea las condicio- nes para una intercomunicacién rdpida, sensible y espectfica a través del organismo. La energia es almacenada en forma coherente, es decir, que se moviliza aunada, lo que le permite realizar tareas, a dife- rencia de la energfa incoherente que se anula a sf misma (el término energia coherente reemplaza al de energta libre). Los organismos vivos pueden disponer de energ{a a voluntad, segtin las necesidades y de un modo perfectamente coordinado. La energia coherente se moviliza den- tro del organismo con un minimo grado de disipacién-y la entropfa generada también es minima. Prdcticamente todos los procesos relacionados con la vida estén organizados en ciclos con sus propios ritmos biolégicos. Estos ciclos acoplados simétricamente son la clave de la consetvacién de la ener- gia coherente y de la anulacién (compensacién) de la entropia dentro del sistema, propiedades que permiten mantener la organizacién viva. El conjunto de ciclos interrelacionados del organismo forma el ciclo vital, y el acoplamiento se produce entre los ciclos en los que se cede energfa y los procesos que requieren de ella dentro del sistema vivo. La Comunicacién Dentro del Organismo Vivo 65 Esto maximiza el almacenamiento de energfa coherente asf como la velocidad y eficacia con que dicha energia puede ser movilizada. Una caracteristica distintiva de los sistemas vivos es su exquisita sensibilidad a sefiales débiles, lo que sumado al hecho de disponer de una enorme reserva energética facilmente disponible, permite que cual- quier influencia sutil en cualquier lugar del sistema pueda propagarse a uavés de la totalidad del organismo, amplificarse y dar lugar a efectos globales. Otra consecuencia de su autosuficiencia energética es su capa- cidad de intercomunicacién entre todas sus partes sensibles, por lo que puede responder y actuar apropiadamente como un todo ante cual- quier contingencia. Para la Dra. Ho”, ésta puede ser la base de todas las formas de medicina que utilizan la estimulacién energética sutil. Agua en estado de cristal liquido La Dra. Ho, junto a sus colaboradores*, pudieron demostrar que, en los organismos vivos, el agua se encuentra en estado de cristal liquido. Para ello, utilizaron una técnica Optica no invasora con microscopio de luz polarizada que permite obtener imagenes de organismos vivos con alta resolucién y muy contrastadas. De ese modo puede verse la enorme actividad del organismo a todo nivel coordinada en un con- tinuo desde lo macroscépico a lo molecular. Dichos investigadores sostienen que éste es un aspecto visible de la coherencia del orga- nismo, y que deja pocas'dudas de que et organismo es una unidad singular, pese a la naturaleza diversa y polictomatica de sus partes constituyentes. Pudieron también observar que los organismos emi- ten todos los colores del arco iris y que cada frecuencia de color se relaciona con diferentes tipos de moléculas. La actividad conjunta del organismo se manifiesta con el color blanco. Los cristales liquidos tienen la movilidad del liquido y el orden estructural de los sdlidos. El agua en estado de cristal liquido forma parte de la mayorfa de los constituyentes de los organismos. La multi- plicidad de mesofases que adoptan los cristales liquidos del organismo se corresponden con las diferentes estructuras y funciones bioldgicas, 66 Medicina para el Ser Singular desde el metabolismo al movimiento del cuerpo como un todo. Ade- més, el agua en dicho estado conecta el tejido conectivo, la matriz extracelular y el citoplasma celular. Las fibras de coldgeno del tejido conectivo vinculadas electroquimicamente a dicha agua participan activamente en esa comunicacién. E] agua en estado de cristal liquido, distribuida en capas muy delgadas, forma una red unida por puentes de hidrégeno con la matriz de fibrillas de coldgeno. Por otro lado, la red de agua unida por puentes de hidrégeno del tejido conectivo esta vinculada al agua ordenada, también por puen- tes de hidrdgeno, presente en los canales iénicos de la membrana celular (incluso de las neuronas) que permite el pasaje de iones inor- ganicos hacia y desde el interior de la célula. Aquello mismo ocurre con el agua ordenada del interior de los microtibulos del citoesque- leto. Ho y colaboradores sostienen que existe un vinculo eléctrico directo entre una sefial aplicada a distancia y la matriz intracelular de cada una de las células corporales que permite cambios fisiolégicos intracelulares incluso en las células nerviosas. Este canal eléctrico de intercomunicacién complementa y se acopla a la interaccién mecé- nica del tejido conectivo y la matriz intracelular de cada célula, un continuo que siempre cambia como un todo. Toda deformacién mecdnica de la red de agua unida a las protefnas automdticamente da como resultado alteraciones eléctricas y reciprocamente, Jas alteracio- nes eléctricas provocan efectos mecdnicos. La estructuta de los seres vivos estd formada bdsicamente por tejido conectivo y el coldgeno representa el 70% de su composicién pro- teica. Las propiedades eléctricas dependen, en un alto grado, de las moléculas de agua ligadas por uniones de hidrégeno dentro y alrede- dor de la estructura tri-helicoidal del coldgeno. Esta disposicién faci- litarfa un répido mecanismo de conduccidén en base a salto de proto- nes (4tomos de hidrégeno sin su electron) de una molécula a la otra. La conduccién a saltos es un tipo de semiconduccién mucho mas rdpida que la conduccidn eléctrica comtin y que la conduccidn a tra- vés de fibras nerviosas. Esto se debe al hecho de que no requiere movi- mientos netos dé la particula cargada eléctricamente. La informacién pasa a lo largo de una linea de moléculas de agua unidas por puentes de La Comunicacién Dentro del Organismio Vivo 67 hidrégeno, relativamente estdticas. Se estima que la conductividad de la fibra de col4geno siguiendo su eje longitudinal es al menos cien veces mayor que siguiendo su eje transversal. Las uniones de hidrdégeno cons- uituyen un tipo espacial de unién quimica en la que un dtomo de hidré- geno es compartido por dtomos como el oxigeno y el nitrégeno. Repre- senta el tipo de unién més importante y ubicuo en los sistemas vivos. Cada uno de los dos dtomos de hidrégeno de la molécula de agua puede hacer una unidn con el oxigeno de otra molécula de agua o de una molécula proteica. El dtomo de oxigeno libre de la molécula de agua puede aceptar otros dos dtomos de hidrégeno mediante las unio- nes correspondientes. En resumen, la sustancia basica del organismo puede proveer un sistema de comunicacién que supera en velocidad y globalidad al sis- tema nervioso. El coldgeno con su agua como cristal liquido ligada posee propiedades mecdnicas y dieléctricas distintivas que lo torna muy sensible a presiones mecdnicas, cambios en el pH, iones inorga- nicos y campos electromagnéticos. Coherencia cuantica En otra publicacién, la Dra, Mae Wan Ho’, sostiene que el organismo vivo posee las condiciones para la coherencia cudntica. Este hecho lo libera de las limitaciones de la termodinamica y le permite, también, la intercomunicacién espectfica y rdpida y su funcionamiento como un todo coherente. La intercomunicacidn es instanténea, no-local y sin ruido cibernético. Los organismos almacenan energia movilizable que circula a través de una cascada de procesos ciclicos dentro del sistema antes de disiparse. La energia es facilmente compartida por el sistema. La energfa almacenada en abundancia torna al organismo muy sensi- ble a sefiales débiles, que se propagan y amplifican hasta el nivel macro. De hecho, la intercomunicacién dentro del propio organismo es muy agil, en gran medida, por la estructura de las células y del tejido conec- tivo conformada en una gran parte por agua en estado de cristal liquide. ‘Tanto la matriz extracelular como intracelular constituyen un continuo 68 Medicina para el Ser Singular excitable que permite la actividad coherente del conjunto. Como ese continuo de cristal I{quido proporciona interconexiones eléctricas sutiles y posee capacidad para registrar “memoria tisular”, tiene todas las cualidades de una “conciencia corporal” que precede evolutiva- mente a la conciencia “cerebral” y que trabaja en tandem e indepen- dientemente del sistema nervioso. La conciencia cerebral est4 inmersa en la conciencia corporal y esta acoplada a ella. En condiciones natu- rales y de salud, las conciencias corporal y cerebral se informan y con- dicionan mutuamente: la sensacién de bienestar depende de la com- pleta coherencia de cerebro y cuerpo. Hasta hace poco tiempo se pensaba que los fenémenos cudnticos ocurrfan a nivel de una o unas pocas particulas subatémicas desapa- reciendo después en presencia de agregados Asicos mds grandes. Sin embargo, se descubrieron efectos cudnticos ya no sdlo a nivel de foto- nes, protones y neutrones sino de grandes moléculas y grandes colec- ciones de d4tomos. En el estado de enmarafamiento cudntico muchas particulas par- ticipan colectivamente en un estado cudntico tinico. Es como si el sis- tema entero se comportase globalmente como lo haria una sola par- ticula. El enmarafiamiento cudntico es algo que se sittia en alguna parte entre la comunicacién directa y la separacién completa y no tiene ningtin andlogo en Ia fisica cldsica. Es una actividad muy sutil de la actividad de las particulas subatémicas pero carece de utilidad directa para el envio efectivo de mensajes. Es decir, las_partes estan conectadas pero no pueden comunicarse. El enmarafiamiento, a dife- rencia de la ley de gravedad, no disminuye con la distancia, El enma- tafiamiento cudntico parece ser un efecto completamente ignorante no sdlo de la separacién espacial sino también de la separacién tem- poral. De acuerdo a este concepto, todas las cosas del universo deben considerarse enmarafiadas con todas las demds. Pero para que ocurra comunicacién debe haber, ademas, coherencia cudntica. A su vez, sin proteccién adecuada respecto del entorno —proteccién que propor- cionan, por ejemplo, los tubulos del citoesqueleto— la actividad cudntica se enmaraiia con el resto del sistema y se pierde Ja posibilidad de que lo cudntico se manifieste a nivel macro. La Comunicacién Dentro del Organismo Vivo 69 La Dra. Mae-Wan Ho postula que sdlo puede entenderse el con- cepto de totalidad de los organismos vivos desde la coherencia cudntica. Esta, a su vez, puede comprenderse con el concepto del “yo”. El pen- samiento del “yo” se contrapone al hecho de que el organismo esta formado por millones de células. La coherencia cudntica en el ser vivo se caracteriza por dos elementos contrapuestos pero complementa- tios, la cohesién global del ser y la libertad local de cada una de sus partes. A su vez, cada una de ellas hace lo propio pero al mismo tiempo estd “enritmada” y sintonizada con el todo. Estas propiedades permicen al organismo llevar a cabo todo tipo de funciones coordina- das simulténeamente as{ como la ocurrencia de intercomunicacién a uavés del sistema en forma instantanea y sin ruido cibernético. La coherencia cudntica se asocia con un organismo vivo completamente libre en el que nada se encuentra bajo control, pero al mismo tiempo todo esté bajo control. Cada parte posee control segtin su capacidad de percibir y de responder. En el ser vivo las condiciones de enmara- famiento y coherencia cudnticos hacen que la parte y el todo, lo general y lo particular sean indistinguibles, El organismo posee perfecto conocimiento de si mismo. Existe liceralmente una “sabiduria del cuerpo”, producto de la intercomuni- cacién global y del enmarafiamiento cudntico. El organismo realiza una enorme variedad de actividades, todas tan perfectamente acopladas entre sf que cada actividad se realiza, aparentemente, tan libre y espon- td4neamente como el todo, La coherencia cudntica se expresa en la maxima espontaneidad yen la fibertad. La pérdida de coherencia cudntica puede dar lugar ala generacién de campos interferences ast como a manifestaciones de enfermedad. A su vez, el ruido cibernético a partir de campos interferentes puede causar pérdida de coherencia cudntica. El hecho de que la infiltracién de un campo interferente con un anestésico local diluido permita res- tablecer circuitos disfuncionales hace sospechar, como hipétesis espe- culativa, la posibilidad de que las propiedades dieléctricas de los anes- tésicos locales sean suficientemente extremas como para estimular mecanismos de coberencia cudntica. 7o Medicina para el Ser Singular Citoesqueleto y biointercomunicacién EI citoesqueleto inicialmente considerado, como su nombre lo indica, estructura sostén de la célula, esta presente en todas las células eucario- tas, forma cilios y flagelos, participa en la divisidn celular y esté formado por moléculas proteicas dispuestas en varios tipos de estructuras: fila- mentos de actina, microtibulos y filamentos intermedios. Los microtu- bulos son tubos cilfndricos huecos formados por una protefna polimética constituida por subunidades de tubulina (dimeros) y organizados en gru- pos definidos, Por su parte, las tubulinas poseen dos tipos de conforma- cién diferente dependientes de la polarizacién eléctrica de la molécula. En la actualidad se sabe que el citoesqueleto, ademas de actuar como sostén, a través de los microttibulos puede transportar sustancias, entre ellas neurotrasmisores; establecer redes dentro de la célula y permitir la continuidad con células vecinas a través de comunicaciones intercelula- res; participar en la trasmisién de informacién y en lo que se conoce como plasticidad neuronal al contribuir en la formacién de nuevas cone- xiones sindpticas. Las propiedades del citoesqueleto permiten entender, de acuerdo al planteo de Penrose, cémo los animales inferiores unicelu- lares o pluricelulares sin sistema nervioso pueden sobrevivir procuran- dose alimento y evitando depredadores. De hecho, todas las células cor- porales tienen citoesqueleto, incluso las neuronas. De modo que cada una de las miles de millones de células que componen el organismo humano tieneen su interior una estructura que acttia como esqueleto, sistema muscular, sistema circulatorio y sistema nervioso propio. Se Pos- tula, ademas, que existe la posibilidad de coherencia cudntica en su inte- rior. Los microttibulos permitirfan que seftales complejas sean transmi- tidas y procesadas en la forma de ondas por medio de la polarizacién eléctrica de las tubulinas. Estas sefiales parecen ser relevantes para el modo en que los microttibulos transportan diversas moléculas por su interior y, también, para las diversas interconexiones entre microtuibulos vecinos, a través de las denominadas proteinas asociadas a los microi- bulos. En las terminaciones axonales presindpticas existen sustancias denominadas clatrinas asociadas con los microttbulos que estan relacio- nadas con la liberacién de neurotrasmisores. La Comunicacién Dentro del Organismo ‘Vivo 71 Para Penrose, respecto de las funciones cerebrales, la actividad cudn- tica en los seres vivos es un hecho, no por efectos cudnticos aislados sino por efecto de coherencia cudntica. En este caso, el término coherente se refiere a que las oscilaciones en lugares diferentes varian al unisono. En biologfa, la coherencia cudntica, en lugar de ocurrir a temperaturas muy bajas se producirfa a partir de la existencia de una gran energia de impulso metabdlico. Seguin dicho investigador, la comprensién humana est4 més alld de cualquier esquema computacional. Tal accién no com- putacional podria ser el resultado de algtin fendmeno de coherencia cudntica a gran escala. Si la actividad cerebral estd controlada por el citoesqueleto deberfa haber posibilidad de coherencia cudntica en los microttibulos, Estas estructuras actuarfan ademds como aislantes evi- tando el enmarafiamiento de la actividad cudntica en el tejido circun- dante. Es interesante sefialar también que los microttibulos poseen agua sin iones disueltos en ella, pero ademas, en estado de cristal liquido. Asi se veria fuertemente favorecida la posibilidad de oscilacio- nes cudnticas coherentes dentro de ellos, 0 en relacién con esas estruc- turas. Es de suponer que el estado cudntico coherente a gran escala no abarca sdlo microttibulos aislados, sino que, para poder activar una parte apreciable del cerebro, debe abarcar a todos los microttibulos interco- nectados de una neurona y también, saltar barreras sindpticas. Radiacién electromagnética Ya en 1923, el bidlogo ruso Alexander Gurwitsch, citado por la Dra. Mae-Wan Ho,‘ propuso la posibilidad de que las células de los organis- mos vivos se comunicaran entre sf mediante la emisién de radiacién electromagnética. Descubrid emisién foténica ultra-débil en el rango UV del espectro a partir de tejidos vivos. Sin embargo, los trabajos de dicho investigador fueron desestimados y luego de muchos afios dieron pie a los estudios de Fritz Popp y colaboradores? en la Universidad de Marburgo. Estos tltimos se ocuparon de la emisién de radiacién lumi- nosa por parte de las células animales y vegetales y desarrollaron el con- cepto de biofotones emitidos a partir de un campo foténico coherente 72 Medicina para el Ser Singular en los sistemas vivos. Los biofotones y los biofonones son quantos que los sistemas biolégicos emiten en forma permanente. Esa radiacién celular es incomparablemente més potente que la producida por la temperatura como factor aislado. El campo biofoténico es casi total- mente coherente y, en consecuencia, se encuentra fuertemente aco- plado con todas las funciones fisiolégicas. De este modo posee activi- dad reguladota sobre la totalidad del organismo. Los organismos vivos son emisores y muy probablemente receptores de sefiales electromag- néticas coherentes que pueden ser esenciales para su funcionamiento. Fue Hebert Frohlich (citado también por la Dra. Ho)* quien hizo una primera aproximacién a la teoria de la coherencia. Como los orga- nismos estén conformados por moléculas de elevada bipolaridad fir- memente agrupadas, existe una interaccién constante de fuerzas eléc- tricas y eldsticas. El bombeo metabélico excita macromoléculas como proteinas y dcidos nucleicos, asf como a las membranas celulares atra- vesadas por un enorme campo eléctrico. De este modo, estas estruc- turas entran en vibracién y la excitacién coherente de fotones y fonones se extiende, finalmente, sobre distancias macro dentro del organismo y probablemente también hacia fuera. Las moléculas se intercomu- nican unas con otras emitiendo sefiales 0 resonando en frecuencias elec- tromagnéticas particulares y, de ese modo, pueden identificarse entre siy resultar indefectiblemente atraidas unas a otras. Asi se lleva a cabo un enorme ntimero de reacciones quimicas simulténeas en cada una de las células, en todo el cuerpo. Esto slo puede ocurrir en un sistema coherente y sin ruido cibernético. Los fotones son emitidos por todos los tipos de moléculas presen- tes en las células. Cada molécula emite fotones de una frecuencia deter- minada. Estas partfculas no estén almacenadas en lugares especificos dentro del sistema, y las diferentes frecuencias se acoplan dando un grado unico de libertad. Los sistemas vivos almacenan energfa (0 foto- nies) en un amplio rango de espacio y tiempo; esto significa que siem- pre existe suficiente energia disponible para el sistema y facilmente movilizable, lo que crea condiciones éptimas para la comunicacién. Las células sanas poseen excelente capacidad para emitir dicha radiacién, detectarla y acumularla. Los microtibulos del citoesqueleto La Comunicacién Dentro del Organismo Vivo 73 permitirfan el transporte o circulacién de bioforones. Las areas adonde confluyen los haces de filamentos del citoesqueleto de dos neuronas vecinas constituirfan puntos de relacién fotdnica intercelular. Las célu- las sanas no emiten ondas luminosas de forma cadtica, sino ritmica y coherente (caracteristica de los rayos ldser), propiedad que valida el inter- cambio de informacién en una comunicacién. En cambio, trastornos funcionales (enfermedad) y la muerte celular se asocian a alteracién o pérdida de las capacidades de emisidn, deteccién y acumulacién. Los alimentos, los farmacos (incluso los anestésicos locales), los yenenos y los toxicos interacttian con el organismo por medio de sus conocidos componentes quimicos, pero ademés al poseer su propia y particular actividad electromagnética, lo hacen a través de esa forma de intercomunicacién, no tan estudiada, pero probablemente muy importante. Los gérmenes y pardsitos también se interrelacionan con el organismo electromagnéticamente. Policromatismo Una comprensién diferente respecto de la fisiologia cldsica acerca de la intercomunicacién es el concepto de policromatismo de la actividad compleja introducido por la Dra. Ho‘. En el estado policromatico, idealmente cercano al color blanco, todos los modos de energia almace- nada estén igualmente representados. Este concepto se corresponde con los hallazgos de Fritz Popp tespecto del espectro de luz 0 “biofotones” emitidos por todos los sistemas vivos. Es, al mismo tiempo, un estado de entropfa maxima y minima (maxima porque la energia esta igualmente distribuida sobre todos los modos espacio-temporales, y minima por- que los modos estan acoplados entre sf dando, en efecto, un tinico grado de libertad). En un sistema sin impedancia a la movilizacién de energia todos los modos se intercomunican y en consecuencia estan representa- das todas las frecuencias. Pero cuando el acoplamiento es imperfecto o cuando un subsistema (un érgano o estructura organica cualquiera) no se comunica adecuadamente, el sistema funciona con un espectro de actividad empobrecido. Los sistemas vivos son necesariamente una 74 Medicina para el Ser Singular totalidad policromatica, su complejidad es enormemente variada pero a pesar de eso se caracterizan por su coherencia. El sistema nervioso Si se tienen en cuenta los mecanismos de comunicacién descriptos, conocidos hasta ahora en los seres vivos, es probable que el sistema nervioso acttie como modulador y de ningtin modo como tnico ele- mento de intercomunicacién bioldgica. EI sistema nervioso fue dividido en partes de acuerdo a sus rela- ciones anatémicas y funcionales (central, cortical, troncal, medular, periférico, vegetativo, simpatico y parasimpatico). Esta divisién es una abstraccién mental que no responde a la realidad bioldgica pues las interconexiones entre sus diferentes dreas son infinitas, cambian- tes, de gran plasticidad. El desarrollo del pensamiento sistémico con- dujo al concepto de sistema en red que, de hecho, significa que el sis- tema nervioso es uno solo y no puede ser fraccionado. Los descubri- mientos acerca de la plasticidad neural, de la posibilidad de que las interconexiones puedan establecerse como algo nuevo o puedan con- ducir diferentes tipos de informacién, asf como el hecho de que una misma conexién pueda actuar como “on” 0 como “off” segtin las cir- cunstancias, significaron un cambio conceptual muy profundo. La observacién puiramente-anatémica condujo al desarrollo de la idea de la comunicacién neural de tipo “telefonica’ que los conceptos moder- nos sefalados destertaron, aunque atin, muchos profesionales sigan pensando que la seccin, la alcoholizacidn, la fulguracidn eléctrica o con laser, la microcompresién u otras técnicas destructivas de estruc- turas nerviosas constituyan una opcidn terapéutica valida. Es una realidad que las conexiones nerviosas no pueden explicar toda la actividad comunicacional que acontece en el ser vivo. La Dra. Janet Travell’, en sus trabajos referidos al dolor miofascial comenta explicitamente que dicho dolor en general no sigue las rutas neuroldgi- cas conocidas. Si bien, no pudo hacer una demostracién cientifica sobre los hechos que observd, estos pueden comprobarse en la practica La Comunicacién Dentro del Organismo ‘Vivo 75 médica de cada dia. Tampoco nosotros tenemos una explicacién com- probada por medios experimentales acerca de las respuestas analgésicas que se observan tras la inyeccién de un agente anestésico local diluido en un sitio distante (aunque interferente), sin relacién neuroanatémica con el rea de dolor. Como sefialamos al comienzo de este capitulo, la fisiologta cldsica tampoco puede explicar el fendémeno Huneke ni las respuestas globales. No obstante, basamos nuestro accionar en teorias que serdn ampliamente desarrolladas en el Capitulo 4, con apoyo (en parte) en los conceptos de intercomunicacién vertidos aqui. De acuerdo a la divisién anatémica clésica, el sistema nervioso vege- tativo se asocia desde el punto de vista cibernético y funcional con el eje hipotélamo-hipofisario-glandulas de secrecidn interna y con el sis- tema somatico-motor. Los centros neuronales vegetativos presentan conexiones vastisimas que influyen en todas las funciones organicas. El sistema vegetativo constituye el componente eferente mds impor- tante del sistema nervioso, posee conexiones neuronales integradoras y arcos reflejos completos. La regulacién refleja de las funciones visce- rales se complementa con neuronas aferentes ¢ intercalares somaticas. A su vez, el sistema nervioso vegetativo es dividido en una porcién central representada por centros neuronales en la corteza, hipotdlamo, mesencéfalo y bulbo, y por vias de comunicacién axonales que trans- curren por el tronco cerebral y la médula espinal. La porcién perifé- rica esté representada por neuronas eferentes agrupadas en ganglios cuyos axones llegan a los diferentes érganos y estructuras corporales. Por su funcidn se dividen en fibras simpéticas 0 dorso-lumbares (T|- L3) y en fibras parasimpaticas 0 craneo-sacras. Desde TI asciende la porcion simpatica cervical con sus tres grupos ganglionares (el mds inferior y voluminoso por fusionarse generalmente con el ganglio T1 es el ganglio estrellado). Los nervios craneales vegetativos son los pares ocu- lomotor (ganglio ciliar), facial (ganglio esfenopalatino), glosofaringeo (ganglios ético y submaxilares) y vago. Por su parte, los nervios sacros emergen de los niveles medulares $2 a S4 (ganglios presactos y precocct- geos). Existen excepciones en las que las fibras simpaticas cumplen fun- ciones parasimpaticas y viceversa. Los ganglios de la cadena vegetativa prevertebral constituyen un drea de sinapsis con fibras postganglionares, 76 Medicina para el Ser Singular pero ademés estén vinculados con fibras sensitivas C no mielinizadas que llevan informacién desde la periferia, acttian en consecuencia como puntos de relay comunicacional del sistema nervioso y participan en la regulacién del 4rea que inervan. De hecho, es comtin su compromiso patoldgico (disténico-distré- fico) y por ende la necesidad de tratamiento directo. Es probable que los ganglios vegetativos tengan capacidad de memoria informatica y el anestésico local diluido inyectado localmente ejerza parte de su accién modificdndola. Dependiendo de cada ser singular, es posible observar que los ganglios vegetativos regionales pueden conservar informacién de diferentes dreas anatémicas. Por ejemplo, el ganglio ciliar puede presentar manifestaciones disténicas-distrdficas en relacién a trauma- tismos, cirugfas, infecciones del ojo o de la cara; el esfenopalatino con problemas en la arcada dental superior, articulacién témporo-mandi- bular, senos de la cara, nariz, ojos, ofdo interno, trompa de Eustaquio, boca, parte cefalica de la cara; el ganglio submaxilar con problemas de la arcada dental inferior y gléndulas salivales; el ganglio estrellado con problemas en hemicraneo, hemicerebro, hemicara, cuello, hemitérax y miembro superior; problemas en el abdomen superior pueden afec- tara los ganglios dorsales T5-T'12 y los ganglios lumbares L1-L3 pue- den resultar afectados en problemas en los miembros inferiores. Al mismo tiempo, no es infrecuente que, por ejemplo, el trata- miento del ganglio cervical superior, del ganglio estrellado, del 4rea vegetativa prevertebral L1, del plexo perirrenal (segtin Vischfievsky") 0 del plexo de Frankehauser 0 vésico-genital, procedente del ganglio hipogastrico (segiin Dosch?), permita-resolver problemas de salud con manifestaciones de compromiso distante o general. En estas situacio- nes clinicas puede comprobarse que la relacién neuroanatémica es hecesaria pero no suficiente para la comunicacién dentro del propio organismo y que el sistema nervioso funciona en relacién con los demas mecanismos de comunicacién descriptos. La informacidn que recoge el sistema somdtico sensitivo a través de sus diferentes receptores distribuidos en la totalidad del organismo es reci- bida y modulada por diversas dreas neuronales del sistema nervioso cen- tral. Uno de los mecanismos sensitivos mds estudiados es el nociceptivo. aire nnesninie La Comunicacién Dentro del Organismo Vivo 7 El mecanismo nociceptivo permite explicar satisfactoriamente, en la mayorfa de los casos, el dolor agudo. La industria farmacéutica, en base a este concepto, ha desarrollado agentes quimicos muy efectivos para inhibirlo. Es bien conocida la descripcién neuroanatémica de las vias de transporte de la informacidn dolorosa aguda aferente a partir de aquellos receptores, sus dreas de relay y de modulacién segmenta- ria y suprasegmentaria, asi como de las fibras eferentes que transportan la informacion de respuesta. El sistema modulador antinociceptivo descendente es para nosotros una pieza clave en la generacién de dolor persistence. Para una descripcién detallada de este tema se recomienda la consulta de los textos de John Bonica", Perry Fine y Michael Ashbum", y de James Hall". De lo expuesto en este capitulo puede inferirse que la intercomuni- cacién dentro del propio organismo Ilevada a cabo por numerosos mecanismos diferentes ¢ intervinculados, permite su accionar coherente, ast como, la integracién de las partes al todo y de lo global a lo particu- Jar. Si bien la descripcién realizada se refiere al estado de salud, es decir al de un buen funcionamiento general, es necesario tener en cuenta que la intercomunicacién es también fundamental tanto en el proceso de hacer una enfermedad como en el de recuperar la salud. Las interferen- cias cibernéticas puedan afectar no sdlo la parte sino también Ia totali- dad; lo mismo ocurre con la terapéutica inespecifica mediante un agente anestésico local diluido, a través de la accién sobre campos interferentes. Biocibernética y equilibrio Norbert Wiener, entiende que la dindmica de la informacién es mds cuestién de proceso que de informacidn. Es decir, que para que la informacién tenga la utilidad vital que habitualmente tiene, el sis- tema vivo debe estar en condiciones de procesarla correctamente, y esto, a su vez depende de un sistema saludable. En general, para que los mensajes puedan ser entendidos es necesario que mantengan cierto grado de coherencia, pero naturalmente estdn sometidos a deforma- ciones en su paso del emisor al receptor. A esa tendencia natural a la 78 Medicina para el Ser Singular pérdida de coherencia pueden sumaise interferencias 0 ruidos ciber- néticos que, finalmente, pueden alterar la calidad de la comunicacién y modificar negativamente los procesos bioldgicos. La importancia de la cibernética en el ser vivo puede ejemplificarse en funciones naturales como el equilibrio y el caminar. Estas son capa- cidades que posee el ser vivo, necesarias para su supervivencia y para su vida de relacién; su alteracién o pérdida pone en evidencia su valor. El ser humano, en posicidn erecta, es bésicamente inestable, con una pequefia base de apoyo y un centro de masa en posicién elevada. Si bien, cualquier actividad puede Ilevar el centro de masa fuera de la base de apoyo, la persona no se cae porque cuenta con un dispositivo biocibernético que le permite mantenerse en equilibrio. La evolucién ha conducido al desarrollo. de un complejo sistema de equilibrio donde intervienen diversos mecanismos de comunicacién. En términos simples esto puede describirse como un sistema de circuitos de retroalimentacién vinculados constantemente, en el que ingresa la informacién a través de la visién, del aparato vestibular del ofdo interno y de la propriocepcién. Esa informacién, siguiendo sus vias nerviosas respectivas, llega a diferentes partes del cerebro, cere- belo y tronco donde es procesada. La reserva y disponibilidad energé- ticas que mantienen un alto nivel de sensibilidad a los estfmulos, el agua en estado de cristal Iiquido, la comunicacién proténica y la coherencia cudntica como base para el accionar coherente de la tota- lidad, participan tanto en el input como en el output de las sefales. Desde las dreas de control central, salen los impulsos nerviosos que causan contracciones musculares destinadas a ajustar el equilibrio. La nueva informacidn generada por la respuesta mantiene en movimiento permanente al circuito biocibernético. Es importante comprender también que a nivel micro actuian cir- cuitos de retroalimentacién autoorganizativos bioldgicamente econd- micos en los que intervienen millones de reacciones quimicas que tie- nen lugar en el interior de cada una las millones de células involucra- das en el equilibrio y el caminar. El conjunto de células con funciones similares acttia mancomunadamente, de un modo coherente, regulado por otros circuitos de retroalimentacién superiores locales, regionales La Comunicacién Dentro del Organismo- Vivo 19 o distantes que dependen de la informacién transportada por los dife- rentes mecanismos de comunicacién mencionados mas arriba. Cada parte del cuerpo “sabe” dénde estd el resto del cuerpo, cada parte puede conocer por adelantado la nueva posicién que va a asu- mir con el proyectado movimiento. As{ como se producen respuestas reactivas a los cambios de posicidn y frente a situaciones de desequi- librio, también existen reflejos anticipatorios que permiten la estabi- lizacién de la posicién del cuerpo antes de llevar a cabo un movi- miento planeado. Ademés de los cambios fisicos, la persona produce cambios para adaptarse emocionalmente a la nueva situacién: por ejemplo, bajar de la acera y cruzar la calzada, levantarse repentinamente de la cama, bajar una escalera empinada, etc. Las respuestas postura- les que incluyen un ajuste anticipatorio para una pérdida de equili- brio predecible e inminente emplean un mecanismo de alimentacién anterégrado (feedforward). Estas estrategias reflejan experiencias apren- didas previamente (memoria) en situaciones semejantes. En cambio, las reacciones compensatorias para recuperar el equilibrio tras una alteracién inesperada, por ejemplo al tropezar, constituyen un meca- nismo de activacién retrégrada (feedback). En general, el ingreso de datos al sistema de equilibrio propor- ciona mucha mds informacién que lo que normalmente se necesita; esta redundancia de informacién significa que el equilibrio puede mantenerse normalmente, atin en ausencia de cierta informacién, por ejemplo, cuando los ojos estan cerrados (aunque en estas situaciones el grado de sintonfa fina puede ser inferior). Esa redundancia puede explicar también el hecho de que es comtin que pase mucho tiempo (meses, afios) entre la irritacién causal y la aparicién de los trastornos del equilibrio o del caminar. En forma didactica puede decirse que el control del equilibrio esta organizado en varios niveles estrechamente vinculados. En un nivel inferior los sistemas sensitivos y musculo-esqueléticos, en un nivel intermedio las dreas de procesamiento central como el cerebelo, el tronco cerebral y las cortezas motora y sensitiva y en un nivel superior, las dreas de planeamiento motor incluyendo los ldbulos frontales. Sin embargo, la realidad supera estos esquemas divisorios y la complejidad 80 Medicina para el Ser Singular de esta funcién como la de muchas otras funciones bioldgicas deberia conducir a un estado de admiracién permanente hacia la naturaleza. En situaciones extremas de pérdida de la visién, pérdida del apa- rato vestibular, pérdida de funcionalidad de la cadera o la rodilla, etc. el motivo de la alteracién del equilibrio y la dificultad para caminar es fAcilmente entendible. Pero cuando no hay una razén evidente y la persona, se marea, tiene vértigo o empieza a sufrir cafdas, las explica- ciones y soluciones no son tan claras. Al concluir que las funciones del equilibrio y del caminar son bdsicamente cibernéticas (informati- cas) y que responden al funcionamiento y coherencia de circuitos auto- organizativos, el modo de corregir sus alteraciones es completamente diferente. Incluimos a dichos trastornos en el concepto de las disto- nias-distrofias provocadas por irritaciones del sistema nervioso que modifican aquellos circuitos al punto de adquirir un cardcter no eco- némico y que, en la mayorfa de los casos, responden a la facilitacién terapéutica de la recuperacidn de los circuitos econdémicos y por ende de las funciones naturales. En la prdctica clinica, es comun la consulta por trastornos del equilibrio o dificultad para caminar. Desde nuestro punto de vista, la solucién de estos problemas tan complejos pasa por encontrar los campos interferentes acumulados durante la vida y modificar el estado funcional del tejido afectado mediante inyecciones de un agente anes- tésico local muy diluido, que al facilitar la recomposicidn de los cir- cuits autoorganizativos bioldgicamente econdmicos permite recupe- rar las funciones neurales alteradas. La Comunicacién Dentro del Organismo Vivo 81 Bibliografia 1. PENROSE, R. (1994). The Shadows of the Mind. Oxford: Oxford University Press. 2. WIENER, N. (1958). Cibernética y sociedad: el uso humano de los seres humanos. Buenos Aires: Sudamericana. 3. Mart Wan Ho. (1999, 2 de octubre). Coherent Energy, Liquid Crystallinity and Acupuncture exposicién oral en fa British Acupuncture Society. (www.i-sis.org.uk) 4. Mar Wan Ho y COLs. (1996). Bioelectrochemistry and Bioenergetics n° 41, pags. 81-91. (www.i-sis.org.uk) 5. Maet-Wan Ho. (1995). Bioenergetics and the Coherence of Orga- nisms, Neuronetwork World n° 5, pags. 733-750. (www.i-sis.org.uk) 6. Popp, EA y COoLs. (1992). Recent Advances in Biophoton Research and tts Applications. Singapore: World Scientific. 7. TRAVELL, J.G. Y SIMONS, D.G. (1983). Myofascial Pain and Dysfunction, the Trigger Point Manual. Baltimore: Williams 8 Wilkins. 8. VISCHNevsKY, A.V. Y VISCHNEVSKY, A.A. (1958). El Bloqueo Novocainico y los Antisépticos Oleobalsdmicos como una Forma de Terapéutica Patogénica. Buenos Aires: Cartago. 9. Doscu, P (1984). Manual of Neural Therapy According to Huneke. Heidelberg: Karl F Haug. to. BONICA, J.J. (1990). Applied Anatomy Relevant to Pain en The Management of Pain, pags. 133-158. Pennsylvania: Lea & Febirger. in, Fins, RG. y ASHBURN, M. A. (1988). Functional Neuroanatomy and Nociception en The Management of Pain. New York: Churchill-Livingstone 12. Hatt, J.L. (1989). Anatomy of Pain, en Handbook of Chronic Pain Management. Baltimore: Williams & Wilkins. i ; | p f b Capitulo 4 Desarrollo Teérico sobre el que Fundamentamos la Terapia Neural Moderna Introduccién Como lo hemos sefialado anteriormente, la Terapia Neural es una medicina que respeta la Naturaleza y se involucra con ella. Los cam- bios que produce en los enfermos nunca dejan de sorprender, mues- tra en cada uno de ellos la maravilla de la Vida y, al mismo tiempo, alimenta el espiricu de quien la ejerce. La Terapia Neural tiene un cardcter libertario pues, en lugar de imponer un camino, le da al orga- nismo la libertad para elegir el propio. La persona tratada recupera su condicién esencial, es ella misma, sin la influencia de efectos farma- coldégicos extrafios y esto se debe, en gran medida, a que el estimulo neuralterapéutico facilita, a través de la comunicacién organica interna, la recuperacién de los circuitos autoorganizativos biolégicamente eco- némicos. Constituye un medio tinico y facilmente accesible para lograr, en la mayorfa de los casos, la resolucién causal del dolor per- sistente y de otros problemas complejos. Estas observaciones surgen de miles (cientos de miles) de experiencias singulares, de otros cole- gas y propias, publicadas 0 comunicadas verbalmente en congresos, foros y reuniones profesionales en numerosos paises del mundo. A pesar de la vasta experiencia clinica atin carecemos de una explicacién acabada de cémo funciona la Terapia Neural, y quizds, como dice el L 83 84 Medicina para el Ser Singular Dr. Julio César Paydn, siempre quedard en el misterio como un mis- terio més de la Vida. A pesar de eso, en este capitulo trataremos de desentrafiar algunos de sus secretos. En los Capitulos I, 2 y 3 hemos desarrollado diferentes aspectos tedricos generales resultantes de estudios cientificos experimen- tales realizados por diferentes investigadores. Aqui presentaremos una teorfa general con la que pretendemos sentar las bases para la Terapia Neural moderna. Esta teorfa permite explicar los procesos que condu- cen al desarrollo de problemas de salud tanto agudos como persistentes. No es totalmente original ya que diferentes aspectos fueron planteados por otros autores como A.D. Speransky', P. Dosch’, L. Fischer? y M.B. Plajotin’. Como aporte original, complementamos esa teorfa con un fundamento teérico referido a la génesis y mantenimiento del dolor per- sistente o recurrente, que incorpora la concepcidn sistémica y compleja en. contraposicién a las teorfas mecanicistas y reduccionistas de la Medicina Clésica. Finalmente hemos adoptado conceptos tedricos dela escuela de fisiologfa rusa de principios del siglo XX sobre la génesis y el mantenimiento de problemas inflamatorio-infecciosos. Este desarrollo tedrico tiene demostracién empirica y lo ejemplificamos con procesos singulares (casos clinicos) en el Capitulo 6. La irritacién neural Como se ha sefialado en el Capitulo 2, Speransky comprobé que una irritacién neural fisica, bioldgica 0 quimica (y también psiquica) puede generar alteraciones ténico-tréficas 0, dicho en un lenguaje més actual, cambios en los circuitos de autoorganizacién biolégicamente econdmicos. El término “econémico” hace referencia a que estos circuitos tienden a la correcta acumulacién, distribucién y utilizacidn de la energfa cohe- rente y por lo tanto, a generar menos entropia. Las irritaciones del sis- tema nervioso pueden ocurrir desde el momento en que dicho sistema adquiere su existencia y funcionamiento en el feto. Una irritacién de magnitud suficiente puede dar en forma inmediata manifestaciones cli- nicas, aunque lo comtin es que inicialmente y durante mucho tiempo Desarrollo Tedrico sobre el que. Fundamentamos la Terapia Neural Moderna 85 (meses, afios), los cambios iniciales no tengan ninguna expresién detec- table a nivel macro hasta que una “segunda” irritacidn lleva al sistema aun grado de inestabilidad tal que conduce a la generacién de bucles de retroalimentacidn positiva y a los consiguientes cambios en la orga- nizacién con manifestaciones funcionales y estructurales. En el Capitulo 1 se mencioné que estos bucles producen puntos de multifurcacidn en los que el organismo puede cambiar de direccién. La irritacién del sistema, entonces, genera reacciones que, la mayorfa de las veces, conducen a la restitucién de la salud. Ejemplos de estas reacciones son los procesos inflamatorios e infecciosos que pueden manifestarse con dolores agudos, contracturas musculares, inmovili- dad de articulaciones, elevacién de la temperatura corporal y elimina- cidén de sustancias téxicas a través del aparato digestivo, respiratorio, urinario, ginecoldgico o de la piel y mucosas. Representan formas auto- organizativas, curativas naturales. En otras situaciones, los nuevos circuitos autoorganizativos pue- den conducir a la creacién de reas parabidticas como forma de recu- perar la armonia y coherencia perdidas. Como se verd mas adelance, el tejido parabidtico puede estar representado por una alteracién seg- mentaria y/o por un campo interferente. Al crear condiciones diferen- tes en el tejido afectado, el organismo elige conservar sus procesos autoorganizativos biolégicamente econdémicos a expensas de generar un area con una organizacién potencialmente no econdmica. El campo interferente, compartiendo la opinién del Dr. Heberth Garcia Rincén', no es la causa de la enfermedad, como algunos autores plan- tean, sino una manifestacidn de ella. El campo interferente es la expre- sién de circuitos autoorganizativos reactivos a una irritacién neural que con el tiempo pueden manifestar su cardcter no econémico. El orga- nismo mediante el empleo de este mecanismo, por lo comin, logra conservar su funcionamiento y sus estructuras, su coherencia energé- tica y mantener baja la generacién de entropia. Sin embargo, a partir de dicho tejido disfuncional, introduce un elemento no econdmico: una actividad cibernética persistente que suele interferir sucilmente (cambios micro) los circuitos autoorganizativos. Esa actividad, a la que puede agregarse o no la interaccién de un factor desencadenante, con

También podría gustarte