República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación
A.C. Escuela Autogestionaria Enfermeras(os) de la Patria

Lic.
Magdalena Solórzano

Integrantes
Bartolozzi Ismenia

CI: 8.537.767

Díaz María

CI: 8.534.178

Salazar Biannis

CI: 9.908.329

Verde Pedro

CI: 20.882.318

San Félix, Enero del 2010

Índice

Introducción………………………………………………………………………
1. El Olfato…………………………………………………………………..
2. Principales partes del olfato…………………………………………….

3
4-6
6

3. Enfermedades del olfato………………………………………………..
4. El Sentido del Olfato............…………………………………………...
5. El mecanismo de la olfacción………………………………………….
6. Relaciones entre el gusto y el olfato………………………………….

6-8
8-10
10

7. Higiene del Olfato……………………………………………………….
10
Conclusión………………………………………………………………………..
11
Anexo………………………………………………………………………………
12
Web Grafía……………………………………………………………………….
13
14

Introducción
En el ser humano uno de los receptores que perciben las sustancias
químicas del medio externo son los epitelios olfatorios, situados en la parte alta
de la cavidad nasal. Las sustancias químicas pueden actuar como estímulos y
provocar respuestas en el organismo.
Estos estímulos son captados por órganos específicos que generan
señales nerviosas las cuales son conducidas hasta los centros nerviosos en
donde son transformadas en sensaciones. Unos de los quimiorreceptores del
ser humano son las fosas nasales, que es el órgano del sentido del olfato.
Igual que muchos órganos del cuerpo, el aparato olfatorio se halla
duplicado (tenemos dos fosas nasales) actuando cada circuito de una forma
independiente.
Los receptores sensoriales del olfato se encuentran en el techo de la
cavidad nasal, y está compuesta por millones de células pequeñas agrupadas
de una forma muy comprimida, llamadas células olfatorias.

1. EL OLFATO
Órgano olfativo que consiste en dos cavidades (fosas nasales) revestida de
una membrana mucosa (pituitaria) que por la parte posterior comunica con la
faringe.
Con cada inspiración, el aire pasa al interior a través de la cavidad nasal, la
faringe (garganta), laringe (caja de resonancia) y tráquea (gaznate) hasta los
pulmones. La cavidad nasal calienta y humedece el aire y diminutas capas en su
revestimiento interior protegen la vía respiratoria frente al daño que podría causar
algún cuerpo extraño.

Cada célula olfatoria tiene alrededor de una docena de pequeños cabellos,
los cilios, que se proyectan dentro de una membrana de moco. La humedad ayuda a
aumentar los olores. Según se evapora el "agua" de las sustancias, conduce
pequeñas partículas de la misma al aire y éstas son captadas por las células
olfatorias.
Las moléculas del alimento en suspensión en el aire estimula los cilios de
los receptores que envían al cerebro sus señales a través del nervio olfativo. Las
células olfativas reaccionan sólo si entran en contacto con determinadas moléculas.

El olfato u olfacción es el sentido encargado de detectar y procesar los
olores. Es un quimiorreceptor en el que actúan como estimulante las partículas
aromáticas u odoríferas desprendidas de los cuerpos volátiles, que ingresan
por el epitelio olfativo ubicado en la nariz, y son procesadas por el sistema
olfativo.
La nariz humana distingue entre más de 10.000 aromas diferentes. El
olfato es el sentido más fuerte al nacer.
Las sustancias odorantes son compuestos químicos volátiles
transportados por el aire. Los objetos olorosos liberan a la atmósfera
pequeñas moléculas que percibimos al inspirar. Estas moléculas alcanzan la
mucosa olfativa, que consta de tres tipos característicos de células: las células
olfativas sensoriales, las células de sostén y las células basales, que se
dividen aproximadamente una vez al mes y reemplazan a las células olfativas
moribundas. Los 20 o 30 millones de células olfativas humanas contienen, en
su extremo anterior, una pequeña cabeza con cerca de 20 pequeños
filamentos sensoriales (cilios). El moco nasal acuoso transporta las moléculas
aromáticas a los cilios con ayuda de proteínas fijadoras; los cilios transforman
las señales químicas de los distintos aromas en respuestas eléctricas.
Las prolongaciones nerviosas de las células olfativas alcanzan el bulbo
olfatorio a través de micro-orificios del cráneo; el bulbo es una porción anterior
del cerebro, que se ocupa de la percepción de los olores. Estas
prolongaciones nerviosas terminan en los glomérulos, pequeñas terminaciones
de celulas olfativas de forma esférica donde se procesan las señales
aromáticas que luego son conducidas por células receptoras especiales.
La información llega primero al sistema límbico y al hipotálamo, regiones
cerebrales ontogenéticamente muy antiguas; responsables de las emociones,
sentimientos, instintos e impulsos, tales regiones almacenan también los
contenidos de la memoria y regulan la liberación de hormonas. Por este
motivo, los olores pueden modificar directamente nuestro comportamiento y
las funciones corporales. Sólo más tarde parte de la información olorosa
alcanza la corteza cerebral y se torna consciente.

En el año 1991 se descubrieron los primeros genes de las proteínas
receptoras del olor. Estas moléculas receptoras residen en la membrana de
células

sensoriales,

que

retienen

un

aroma

y

envían

el

mensaje

correspondiente al cerebro a través de una cadena de reacciones químicas.
En 1996 fue caracterizado el primer receptor olfativo humano.
El olfato es el sentido por el cual se perciben los olores. Una mucosa
amarilla, ubicada en la parte superior de la nariz y rica en terminaciones
nerviosas provenientes del nervio olfativo, es la encargada de recoger las
impresiones y transmitirlas al cerebro. A la vez, una mucosa rojiza
extremadamente vascularizada calienta el aire que respiramos. Ambas
mucosas conforman la membrana pituitaria que tapiza las paredes de las
fosas nasales. En la nariz se dan las condiciones adecuadas para la
percepción de olores; su interior contiene tres pliegues, que aumentan la
superficie sensorial, y los nervios olfatorios que transmiten la información al
cerebro.

En los seres humanos este sentido no está tan desarrollado. Sin
embargo, poseen entre 10 y 20 millones de células que recogen los olores que
exhalan las cosas y que les permite distinguir entre 2 mil y 4 mil clases de
olores diferentes. Los olores considerados primarios son: floral, mentolado,
pútrido, alcanforado, etéreo (de éter), acre (picante) y almizclado (de almizcle,
una sustancia usada en perfumería. Las numerosas combinaciones de esos
olores básicos generan todas las variedades que se pueden dar.
La intercomunicación entre la nariz y la boca favorece la existencia de
una relación entre olfato y gusto. En el caso del gusto se trata de sustancias
que se disuelven en la boca; en cambio, las partículas olorosas son sustancias
dispersas en el aire, cuyas moléculas se adhieren a la mucosa nasal.

2. PRINCIPALES PARTES DEL OLFATO:

En los seres humanos, las sustancias olorosas estimulan las células de
los nervios olfatorios, ubicadas en la membrana mucosa situada en la parte
superior de cada fosa nasal. Estos nervios envían señales que representan
olores al bulbo olfatorio, donde esas señales son clarificadas antes de ser
transmitidas a los centros olfatorios del cerebro.

3. ENFERMEDADES DEL OLFATO

Hiposmia es la reducción de la capacidad de detectar olores.

Anosmia es la pérdida o reducción del olfato. Uno de los primeros
síntomas en su detección es que las personas que la padecen no
sienten el sabor de sus comidas y encuentran toda sustancia insípida
(sin sabor), por la conexión que posee el sentido del gusto con el olfato.
Suele

ocurrir

por

trastornos

químicos

y,

generalmente,

por

traumatismos craneales.

Sinusitis ocurre cuando la mucosa de los senos paranasales se inflama.

Algunos de sus síntomas son fuertes dolores de cabeza y fluido constante
de

secreciones

purulentas.

Usualmente

se

manifiesta

cuando

despreocupamos un resfrío.

Rinitis afecta a la mucosa nasal y dependiendo de la época, puede ser
un síntoma de alergias (si ocurre en primavera, puede revelar alergias
al polen o al polvo). Ocasiona estornudos, obstrucción, secreciones
nasales y, a veces, falta de olfato.

Polipos son tumores benignos que aparecen en las membranas de las
mucosas irritadas, generalmente por resfríos frecuentes. Cuando estos
obstruyen la fosa nasal o producen dolor, deben ser extraídos mediante
una intervención quirúrgica.
Podemos observar a grandes rasgos tres grupos de daños al olfato:

daños químicos, cambios del tejido y los físicos. Los daños químicos se deben
a factores exógenos en este caso a productos químicos que pueden producir

efectos temporales o permanentes, tal es el caso de respirar vapores
corrosivos. Los cambios del tejido se pueden deber a enfermedades, atrofia,
etc, es decir, factores endógenos. Los factores físicos incluyen el daño
mecánico, (operaciones) y alteraciones en el cerebro por golpes. Los factores
que desencadenan una enfermedad en el olfato son principalmente
infecciones en los senos paranasales, trastornos hormonales y problemas
dentales, además de la exposición a agentes químicos. Existe un concepto
interesante llamado fatiga olfativa el cual consiste en que luego de cierto
tiempo en la presencia de un tipo de olor dejamos de percibirlo. Es de tomarse
en cuenta para evitar accidentes especialmente con el gas que lleva
mercaptanos para detectar su presencia. Al cabo de minutos nos
acostumbramos a los olores aún cuando sean señal de toxicidad o peligro
La nariz, equipada con nervios olfativos, es el principal órgano del olfato.
Los nervios olfativos son también importantes para diferenciar el gusto de las
sustancias que se encuentran dentro de la boca. Es decir, muchas
sensaciones que se perciben como sensaciones gustativas, tienen su origen,
en realidad, en el sentido del olfato. Por otro lado, la percepción de olores está
muy relacionada con la memoria; determinado aroma es capaz de evocar
situaciones de la infancia, lugares visitados o personas queridas.
Ciertas investigaciones indican la existencia de siete olores primarios:
alcanfor, almizcle, flores, menta, acre y podrido. Estos olores primarios
corresponden a siete tipos de receptores existentes en las células de la
mucosa olfatoria. Las investigaciones sobre el olfato señalan que las
sustancias con olores similares tienen moléculas del mismo tipo. Estudios
recientes indican que la forma de las moléculas que originan los olores
determina la naturaleza del olor de esas moléculas o sustancias. Se piensa
que estas moléculas se combinan con células específicas de la nariz, o con
compuestos químicos que están dentro de esas células.
Las sustancias químicas entran por las fosas nasales, cuyos techos
están tapizados por la pituitaria, que además de calentar el aire que se dirige a
los bronquios, tiene una región de 1 cm2 de color amarillo. Esta región es tiene
células epiteliales de sostén y, entre ellas, los quimiorreceptores, que son

también llamados células de Schultze. Las células de Schultze son neuronas
bipolares cuyas dendritas terminan en forma de cilias que se orientan hacia la
cavidad nasal. Los axones atraviesan la lámina cribosa del etnoide, para llegar
a los bulbos olfatorios (derecho e izquierdo).
1. EL SENTIDO DEL OLFATO
El sentido del olfato permite el reconocimiento de los olores y reside en
la nariz, más exactamente en la mucosa que tapiza el techo de las fosas
nasales. Cada humano percibe los olores por medio de las células receptoras
localizadas en los dos epitelios olfatorios de la parte superior de la cavidad
nasal. Cada una de estas tiene un área aproximada de 250mm2.

Es costumbre considerar el sentido del olfato como el más pobre. Es
cierto que la sensibilidad y el poder de discriminar o la capacidad de distinguir
entre olores semejantes, en animales, tanto como el perro y el ciervo, son algo
mejores que en el ser humano. Esto se debe a que el olfato no desempeña un
papel importante en la supervivencia del ser humano, lo cual podría explicar, al
menos parcialmente la poca importancia que se le da a este sentido. Sin
embargo otros animales dependen en gran medida del olfato, pues les permite
localizar a sus parejas, obtener alimento y escapar de sus depredadores.

La Pituitaria es una membrana mucosa que tapiza internamente las fosas nasales,
en ella se distinguen dos regiones diferentes; la pituitaria roja o respiratoria y la
pituitaria amarilla u olfatoria.
La Pituitaria roja o respiratoria recubre el meato inferior y la mitad del meato medio,
es de color rojo debido a la gran cantidad de vasos sanguíneos que presenta. Su
función es calentar y humedecer el aire que pasa a los pulmones para evitar que
llegue frío y que las vías respiratorias se resequen.
La Pituitaria amarilla u olfatoria recubre el meato superior y la mitad del meato
medio, es de color amarillento debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas
que posee, allí residen los quimiorreceptores del olfato.
En esta zona se encuentran células olfativas fusiformes que provienen del bulbo
olfativo. Cada célula proyecta una dendrita que sobresale en la mucosa y posee un
cilindro-eje que atraviesa el etmoides por la parte llamada lámina cribosa llegando al
bulbo olfatorio, desde donde se dirige al cerebro por medio del nervio olfatorio.
Cuando el impulso llega al cerebro se produce la sensación olfativa y el centro
nervioso elabora una respuesta adecuada a la situación creada por la presencia del
estímulo químico.

Para que se efectúe la olfacción es necesario que el olor se encuentre en
estado gaseoso, o que sea volátil en el caso de un líquido o un sólido.

2. EL MECANISMO DE LA OLFACCIÓN LO PODEMOS RESUMIR ASÍ:

1. Las sustancias olorosas emiten partículas que penetran en la nariz
junto con el aire y estimulan las células olfatorias de la membrana
pituitaria.
2. Las partículas olorosas se disuelven por acción del mucus y excitan
las terminaciones nerviosas que proviene de la ramificación del nervio
olfatorio, esto origina un impulso nervios que va al cerebro donde se
percibe

la

sensación

olorosa

y

se

imparten

las

ordenes

correspondientes que constituyen la respuesta al estímulo.

3. RELACIÓN ENTRE EL GUSTO Y EL OLFATO
Estos dos sentidos están íntimamente relacionados, de aquí que ciertos
aromas se describan como impresiones gustativas. Ciertas partículas
gaseosas pasan a la mucosa lingual desde las fosas nasales logrando
impresionar las papilas gustativas, así mismo, algunas partículas en solución
salival pueden pasar al estado gaseoso y ascender hasta la pituitaria olfativa
donde impresionan al nervio olfativo. Las personas que pierden el olfato
parcial o totalmente quedan incapacitadas para distinguir correctamente los
sabores.

4. HIGIENE DEL OLFATO
Debemos ser moderados en el consumo de sustancias irritantes ya que
pueden afectar la sensibilidad de la mucosa olfativa.
No consumir bebidas alcohólicas ni cigarrillos, ya que éstos son irritantes
de la mucosa.
No hurgarse las fosas nasales con los dedos u objetos punzantes para

prevenir lesiones graves.
Evitar oler sustancias químicas desconocidas.

CONCLUSION

El cuerpo cuenta con una complicada estructura de receptores
sensoriales, que lo mantienen conectado con el exterior y le brindan
información sobre el ambiente que lo rodea. La información recogida por los
receptores sensoriales es remitida al cerebro, donde distintas áreas la
procesan y, de ser necesario, imparten la indicación de actuar en
consecuencia. Los estímulos que llegan del medio son muy variados, pero los
órganos sensoriales son específicos, y sólo actúan si el estimulo alcanza cierto
nivel de intensidad y duración.
El órgano sensorial más externo es la piel. Posee los receptores del
tacto, la temperatura, el dolor y la presión. Los demás sentidos se agrupan en
el rostro. El ojo es el órgano de la visión, y percibe la luz en intensidad y color.
El oído capta el sonido y, a al vez, controla el equilibrio. En la nariz se
encuentra el sentido del olfato, y en la lengua, el del gusto.
Las células receptoras del olfato son estimuladas por sustancias químicas
que el aire arrastra. Esa información recorre los axones de las células
receptoras que, a su vez, pasan por el bulbo olfatorio, y es en la corteza
cerebral donde se hace consciente la percepción del olor.

ANEXO

WEB GRAFIA

www.rena.edu.ve/.../elolfatoquimiorreceptor.html - En caché

www.monografias.com › Anatomia

www.aprendergratis.com/stag/dibujosdelolfatoconsuspartes.html

www "http://es.wikipedia.org/wiki/Olfato"

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful