Está en la página 1de 1

Carta de motivos

Pienso que el ser humano tiene muchas formas de divertirse. Por ventura ma, le
debo haber adquirido la habilidad que ms ha influido en mi vida, la lectura, a mi
madre.
Cuando iba a la primaria, como por suerte de un automatismo inherente,
terminaba con el libro de lecturas la misma semana en que me lo obsequiaban y
an recuerdo con cario a Paco el chato, protagonista del primero de esa serie de
libros. Una vez que mi carcter fue forjndose en la adolescencia, comenc a
obtener placer ldico con la lectura en forma regular. Ahora que soy adulto,
combino el mismo placer alternando entre mis obligaciones escolares.
Personalmente concibo a la lectura como un medio de escape sobre lo tedioso
que llega a ser la rutina del da a da, un medio de liberacin sobre la carga que
supone, en ocasiones, estudiar mltiples temas pues el ritmo del plan acadmico
as lo exige para el caso especfico de la licenciatura que curso, Mdico Cirujano.
Ahora me viene a la mente Cartas a un joven mdico de Arnoldo Krause,
egresado de la UNAM. Intuyo que la causa ha sido la dualidad mdico-escritor que
supone la identidad de este autor y el propsito que busc con ese ttulo, orientar
a un joven con la aspiracin de convertirse en mdico. En cierta medida, existe
dentro de m, una llama como la que incita a pensar en esa misma dualidad. Si
bien, no puedo decir que las letras sean mi principal pasin, al menos hasta el
momento, s que las concibo como uno de los medios que ms elevan mi espritu,
que consiguen erizarme la piel, arrancarme una carcajada cuando llego a
identificarme con el contexto particular de alguno de los personajes de alguna de
las novelas que han pasado por mis manos, por cierto, mi gnero preferido, y,
finalmente, un medio que utilizo a menudo para sustraerme de una realidad menos
divertida que la que puedo, deliberadamente, construir con el pensamiento.
Tras dar por casualidad con la convocatoria del curso, vislumbr apareciendo en
mi mente la palabra oportunidad, letra por letra. Una oportunidad por conocer a
otros estudiantes con las mismas inquietudes, dualidades como a la que hago
referencia, intencin por orientar a otras personas sobre lo enriquecedor del
ejercicio de la lectura regular y escapar a lo rutinario de una realidad menos
divertida que la que nos brindan los libros.