Está en la página 1de 158
Bernard Gambier Disefiar un proyecto, elegir y combinar las plantas, realizar y mantener los setos Bernard Gambier Setos vivos my e ie, 5 8 8 Z. ‘A pesar de haber puesto el miximo cuidado en la redaccién de esta obra, el autor 0 el editor no pueden en modo alguno responsebilizarse por ls informaciones (formulas, recets,técncas, et.) vertidas en el texto, Se aconse, en el eas de problemas espectcns “a menudo incos— de cd ctor en patclt, que se conse con una persona cualificada para obtener las informaciones més completas, mis exactas y lo mas actualizadas posible, EDITORIAL DE VECCHI,S. A. U. En la pdgina www baiesvives.org, en la que colabora el autor, encontraré més informacién en francés sobre setos vivos, por si desea amipliar este tema La taxonomia elegida para esta obra es de la Flore forestigre francaise. Instituto para el desarrollo forestal, 1993-94-2008. Traduccién de Cristina Sala, Fotograftas del interior del autor salvo donde se indica otra procedencia. Diserio grifico de la cubierta: © YES. Fotografias de la cubierta: © C, Gambier © Editorial De Vecchi, $. A. U. 2009 Editorial De Vecchi, $. A. de C. V. Delegacién Cuauhtémoc México, A Sébastien El autor quiere dar las gracias a Alain Canet, Christian Cogneaux y Monique Gambier. Indice PROLOGO 9 INTRODUCCION 10 HISTORIA DE LOS S 12 SETOS DE CAMPO, SETOS DE CIUDAD 14 SETOS CAMPESTRES: HERMOSOS Y UTILES. 16 EL SETO, RESERVA DE BIODIVERSIDAD 20 {QUE SETO ES MEJOR PARA EL JARDIN: 26 ARBUSTOS AUTOCTONOS: UNA BUENA ELECCION. 32 PLANTAR UN SETO CAMPESTRE: 10 ETAPAS PARA TENER EXITO = Etapa 1. Esboce el plano del jardin.. 38 = Etapa 2. ‘Tenga en cuenta el clima y la exposicion 40 m Etapa 3. Evaluaci6n del suelo: estructura, pH, higrometria 42 . Disefie el seto sobre criterios precisos.. 48 Elija plantas de buena calidad 58 = Etapa 6. Evite los contenciosos.. 61 = Etapa 7. Prepare el terreno con cuidado 63 = Etapa 8. Normas de plantacion 66 = Etapa 9. Acolche la nueva plantacion 69 = Etapa 10. Poda y mantenimiento del seto... 73 RESTAURACION DE UN VIEJO SETO.. 80 EL ENTRELAZADO DE LOS SETOS 82 jUN TRASMOCHO EN MI JARDIN! 84 APROVECHE LOS RESTOS DE LA PODA 90 CREAR UNA LINDE FLORIDA. 92 FICHAS DE LAS ESPECIES. NUESTRA SELECCION LOS MEJORES ARBUSTOS AUTOCTONOS PARA SETOS CAMPESTRES 101 ARBUSTOS Y PLANTAS CON CARACTER ORNAMENTAL. 133 l= PLANTAS TREPADORAS Y VOLUBLES 153 vO ogo Con profunda tristeza he asistido al arranque de los setos silvestres en la region de mis amores de adolescente: Bretafia. De Lyon a Nantes, se produ- jo entre las décadas de los sesenta y los ochenta una auténtica masacre. En Morvan, regién que me acogi con los brazos abiertos en 1970, exis- tia en esta época un dédalo de setos que recibia el nombre de Traces y de- limitaba de forma estética las parcelas cultivadas, los prados y los jardines. La concentraci6n parcelaria los hizo desaparecer en gran numero. Lloré cuando arrancaron los avellanos y los nogales casi centenarios. Mis nietos buscan desesperadamente en la ac- tualidad setos de moras, una zarza que hasta hace pocos aftos todavia se podia encontrar. Los mimbres trasmochos (Salix vi- minalis L.), presentes en los limites de las explotaciones agrarias 0 de las huertas cuando era aprendiz de jardi- nero en fle-de-France, si no han sido desplazados por el hormigén, han sido simplemente sacrificados. Los mimbres, que los jardineros habjan plantado para utilizarlos como atadu- raen la creacién de empalizadas o vi- veros, han sido sustituidos por el plistico. He vivido también, como jardinero, el entusiasmo de los pro- pietarios por las paredes verdes, esos setos de cierre formados exclusiva- mente por tuya, ciprés o falso ciprés (Cupressus y Chamaecyparis). Estos ki- lometros de setos perfectamente re- cortados comienzan a desaparecer debido al ataque de pardsitos ampli cados por el monocultivo, y no pue- do sino regocijarme por ello. Esta excelente obra de Bernard Gambier le ayudara a redescubrir una vegetaci6n resistente, que vive en ar- monja con el tertitorio, y le permitira plantar el seto que mejor convenga a su jardin o a su propiedad, respetan- do la biodiversidad y la integracion en el paisaje. En la actualidad, los setos silves- tres, vivos 0 campestres estén de mo- da, Esta recopilacién de experiencias, cargada de esperanza, le ayudara a crear cerca de su casa una reserva de biodiversidad para el mafiana. Se tra- ta de un acto indispensable y util, que se enmarca dentro de las acciones a favor del desarrollo sostenible, CLAUDE BUREAUX (Maestro jardinero miembro del consejo de la Société Nationale Horticulture de Francia) 10 Introduccién Hasta mediados del siglo pasado, los setos de jardin se formaban fun- damentalmente con plantas de ori- gen local obtenidas en la propia naturaleza, a imagen y semejanza de los setos silvestres. S6lo los par- ques y jardines clasicos disponian de setos de carpes, tejos y bojes cui- dadosamente mantenidos. Esta situacién evolucioné rapida- mente después de la segunda guerra mundial. Plantas faciles de producir como el laurel cerezo, la tuya, el ce- dr6n y, sobre todo, el ciprés de Ley- land sustituyeron rapidamente a los arbustos autéctonos en la mayorfa de las nuevas plantaciones, especial- mente por su cardcter resistente. La extrema fragilidad de estas plantas producidas en masa mediante la clo- naci6n las hace especialmente sensi- bles a los cambios climéticos, a las enfermedades y a los insectos; los se- tos de una sola especie favorecen la propagacién de las plagas. Al parecer, su perennidad es incierta. Desde la década de los ochenta, los viveristas han comenzado a ofrecer arbustos ornamentales de hoja peren- 1. Hojas cuyo limbo tiene un borde de otro color. ne. Plantados inicialmente en alinea- ciones de una sola especie, mas tarde se utilizaron en combinacién con nuevas especies y variedades de hojas variegadas! 0 doradas”; estos Ilamati- vos arbustos forman compositiones incongruentes cuando se plantan sin la adecuada integracion paisajistica. Cabe denunciar, a este respecto, que los profesionales comercialicen bajo la denominaci6n seto campestre unos kits que contienen plantas puramen- te ornamentales. La sociedad en la que vivimos nos ha acostumbrado a descuidar lo que tenemos a mano para vendernos mejor sus innovacio- nes, y ha entrado en escena la figura del jardinero que busca sin descanso novedades. De hecho, las nuevas plantas y creaciones no representan a menudo més que un interés estético. {Por qué buscar una especie exética 0 una planta con flores dobles si no he- mos dedicado ni un minuto a las plantas autdctonas que nos ofreceran ms ventajas? Por suerte, la sensibilidad del pi- blico por la protecci6n del paisaje, la ecologia y la lucha contra la desapari- cién de las especies comunes ha evo- 2. Hojas cuyo limbo, normalmente verde, esté manchado de amarillo, blanco 0 rosa. lucionado, Parece que una nueva via se abre gracias al redescubrimiento de las especies locales y regionales que han formado siempre los setos de nuestro entorno. Los setos de nuestros campos son hermosos desde la primavera hasta el otofio, y contribuyen a crear paisajes fabulosos. El lector que desee plantar y man- tener un seto o restaurar un antiguo seto autéctono encontraré en esta obra, a través de una exposicién sim- ple y practica, los elementos que le permitiran llevar a cabo esta empresa, asi como las recomendaciones para evitar problemas. Con la ayuda de ta- blas, esquemas e ilustraciones, sera INTRODUCCION capaz de hacerse una idea de las plan- tas indigenas que mejor se adaptan a la funcién que pretende darles: setos para cercados, cortavientos, refugios de fauna silvestre, etc. Se mencionan igualmente algunos arbustos orna- mentales que podrian ayudarle a for- mar un seto campestre situado en un entorno urbano. Por tiltimo, en atencion a los nu- merosos jardineros preocupados por el medio ambiente, este libro hace hincapié en el importante papel que desempenan los setos en la preserva- cién de la biodiversidad, e intenta ayudarnos a descubrir cémo el arbol trasmocho puede tener un lugar en el jardin decorativo. Casi todos los jardines poseen un seto, si bien no siempre lo cercan por completo ni son 1a tinica forma de cierre.. Pégina siguiente: arriba, seto en primavera; ene centro, bocage de Vavesnois; abajo, seto seco (Museo al aire libre de Villeneuve a’Ascq) Abajo: Preparacién de una gavilla Historia de los setos Antes de cumplir una funci6n or- namental, los setos han sido siem- pre elementos titiles. El seto vivo (formado con plantas vi- vas, en oposicién al seto seco, forma- do por un trenzado de ramas corta- das) sirvié probablemente para la defensa de villas y pueblos desde la aparicién de las primeras comunida- des humanas hasta la Edad Media. Al- gunos top6nimos todavia son testi- monio de ello. Estaban formados por alineaciones forestales mantenidas para cumplir esta funcién en el mo- mento en que se empezaron a roturar los campos. La aparicion de la agri- cultura y la ganaderfa en el neolitico favorecié la agrupacion de los hom- bres y el seto encontré una nueva uti- lidad: proteger los cultivos e impedir Ja dispersién de los animales domés- ticos. Si bien existen testimonios de la presencia de setos vivos en los campos desde finales del primer milenio, no seria hasta el siglo xvi cuando se gene- ralizase su plantaci6n en las regiones ganaderas. Esta organizacion del terri- torio dio lugar a paisajes tipicos deno- minados actualmente bocages. En Europa, se encontraban_principal- mente en la zona occidental, de clima ocednico suave y hamedo. Su funcién principal consistfa en delimitar las parcelas, pero los setos ofrecian también forraje (se recogian las hojas de fresnos y olmos, las bello- tas de las encinas, etc.), bayas y frutos comestibles asi como plantas medici- nales. La madera de los setos consti- tuia igualmente un recurso de gran importancia: madera para la elabora- cin de enseres domésticos, gavillas para los hornos de pan y lefia para la cocina, la forja, la cerdmica... En Francia, que acogia la mayor parte de los setos europeos, la caida del Antiguo Régimen y la redistribu- cin de tierras hicieron crecer en gran medida el ntimero de campos cerca- dos. Los bocages siguieron progresan- do hasta principios del siglo xx, cuando Ilegaron a su apogeo, y retro- cedieron de modo espectacular des- pués de los procesos de concentracién parcelaria de la década de los sesenta. Se estima que entre los afios 1960 y 1980 fueron destruidos 600000 kilé- metros de setos y taludes boscosos, lo que corresponderia a la mitad de su longitud total*. Aunque algunos lo. considerasen un progreso, supuso eh realidad una catastrofe ecolégica y econémica en muchas regiones. Un siglo de despilfarro de combus- tibles fésiles abundantes y baratos nos han hecho olvidar el gran poten- cial que representan estos = ventajas de un seto mixto? EL SETO Y EL CLIMA Al contrario de lo que se piensa, un muro 0 un seto denso de confferas 0 de plantas de hoja ancha es un pobre cortaviento. Para frenar el efecto perturbador del viento, s6lo resulta eficaz un seto perfectamente homogéneo de arboles y arbustos con hojas que esté planta- do en perpendicular a la direccién de los vientos dominantes, un hecho que se debe tener en cuenta. Se calcula que la protecci6n efecti- va aportada por un seto de hoja se si- tda entre cinco y quince veces su altura, de manera que con un peque- fio cortaviento de cuatro metros de altura se protegeria una extensién de cuarenta metros, mas que suficiente para un jardin. Los Arboles transpiran y aumentan sensiblemente la humedad ambien- tal. Esta particularidad, unida al he- cho de que producen sombra, puede convertirse en una fuente de confort durante los calurosos dias de verano. Ademés, hay que tener en cuenta que una casa resguardada del viento con- sume menos energia, lo que supone un beneficio indudable. EL SETO, LA EROSION Y LA ESCORRENTIA Los setos rurales tienen gran impor- tancia en el control de la escorrentia y de la erosi6n en las zonas agricolas SETOS CAMPESTRES: HERMOSOS Y OTILES de relieve accidentado, y lo mismo sucede en el jardin. Aunque las super- ficies no sean equiparables, nos afecta a todos. Resultara tanto mas util si esta situado junto a un campo donde se practique una agricultura de tipo intensivo, con pulverizacion masiva de pesticidas. A veces, el desplazamien- to de los productos del tratamiento podria resultar molesto*. Un seto alto que rodee el cultivo puede proteger, al menos parcialmente, el jardin... y, atin més importante, la salud de sus propietarios. 5. Segiin el MDRGF (Movimiento por el Derecho y el Respeto de las Generaciones Futuras) det 25 al 75% de los productos de tratamiento pasan a la atmésfera. Aplicacin de pesticidas en una virla en primavera. (© Régis Domergue/ Biosphoto) Pégina siguiente, arriba Ios setos diversificados son auténticos ecosistemas. Fotos det autor, excepto el ‘machuelo OL. Marbaix, Wildlife Pictures/Biosphoto yel abejaruco © Dominique Delfino/Biosphoto) Es fcll crear un borde florido al pie de un seto de jardin inspirdndose en la nnaturaleza 20 El seto, reserva de biodiversidad A pesar de que ninguna especie ani- mal o vegetal es propia del seto, este retine més diversidad y densidad que el medio en el que se encuentra, como han podido constatar los na- turalistas. El seto constituye un re- fugio para la vida salvaje. Los ecélogos comparan los grandes setos silvestres con los bosquecillos situados en las lindes de los auténti- cos bosques. Su organizacién vertical es plenamente comparable con la de las masas forestales. De arriba abajo, encontramos la misma estratificacion de elementos: arboles, arbustos, arbo- litos y, al nivel del suelo, una cubierta compuesta por plantas herbaceas con flor, helechos, musgos y hongos. Esta capa, a menudo destruida por el cor- tacésped o los herbicidas, concentra una parte importante de la fauna del seto (véase el capitulo «Crear una lin- de florida», pagina 92). Para un observador medio, es facil constatar que la fauna que ocupa las partes altas de un seto difiere de la que frecuenta los niveles mas bajos. El secreto de la riqueza faunistica de los setos reside en la distribucién de las especies segtin los niveles de vegetacion y en la ausencia de com- petencia por los recursos alimenta- rios. Esa diversidad de fauna depende sobre todo de la diversidad de flora. Ya sean naturales o plantados, los setos evolucionan. Arboles, arbustos, bejucos y herbéceas aparecen espon- téneamente, nacidos de semillas na- turales transportadas por el viento 0 los animales. Mediante la accion de microorganismos especializados, el suelo se transforma y se enriquece gracias al humus aportado por la des- composici6n de las hojas muertas, la madera y los cadaveres de los anima- les, Esta evoluci6n corre pareja con el aumento de la biodiversidad. Asi se han creado los mas ricos biotopos de los paisajes agricolas. Setos para contrarrestar La biodiversidad del planeta esta en peligro. Entre las especies en peligro se encuentran muchas de las que de- nominamos naturaleza comin: plan- tas, peces, batracios 0 mariposas que hasta ayer eran comunes. Debemos tomar conciencia y hacer lo que esté en nuestra mano para alejar este peli- gto. Es indudable que plantar setos en nuestro jardin no salvaré al plane- ta, pero cualquier accién que benefi- cie a la naturaleza sera también posi- tiva para nuestros hijos. Las plantas o las comunidades de plantas acogen gran cantidad de es- SETO, RESERVA DE BIODIVERSIDAD La oruga de limonera se desarrolla en el ‘aladierno y la frdngula, (© Daniet Haubrews) 21 El comejo macho, que produce mucho état, reemplazard ala forsythia en un Seto campestre. Tanto uno como otra florecen a finales de invierno 22 Setos vivos pecies animales que viven a expensas de ellas. Atrayendo a otras especies predadoras 0 pardsitos, forman cade- nas alimentarias ms 0 menos com- plejas. Todas las plantas autéctonas inciden de una u otra manera en la biodiversidad, lo que no sucede siem- pre con las exdticas. Las plantas que proceden de otros lugares y las variedades ornamentales estériles 0 con flores dobles son a me- nudo abandonadas por la fauna salva- je de nuestras regiones, especialmente los insectos; tienen poco interés desde el punto de vista ecolégico. Por el contrario, la flora autéctona atrae y ampara una fauna diversificada que se reparte sus productos. Una via de comunicacién para las especies salvajes Las superficies cada vez mayores que se dedican a la agricultura industrial, las concentraciones parcelarias, la per- manente creacién de nuevas estructu- ras de comunicaci6n y la organizacion de los campos han reducido conside- rablemente las posibilidades de des- plazamiento de la fauna salvaje. Sus habituales rutas migratorias se han interrumpido o han desaparecido, y las poblaciones aisladas se extinguen lentamente al carecer de intercambios genéticos. Para remediar este grave problema, a menudo ocultado por la Adminis- traci6n, en algunas regiones se llevan a cabo operaciones de restauraci6n de los cortedores biolégicos. Consisten en la creaci6n de franjas herbaceas plantaciones de arboles junto a carre- teras, rfos o canales. De este modo la fauna puede desplazarse contando con alguna proteccién frente a los predadores, y la flora salvaje tiene la posibilidad de ganar o reconquistar nuevos territorios. En el caso de los animales, para la mayoria de las pe- quefias especies que nunca se alejan mas alla de unas decenas de metros de su refugio, resulta imposible cubrir el territorio de un campo labrado 0 de una parcela. Los setos representan para ellas una formidable oportunidad gracias al abrigo que les procuran. Igualmen- te ofrecen proteccién a importantes animales de caza. El problema es similar en el caso de las plantas. ¢C6mo imaginar que una violeta pueda colonizar nuevos luga- res si est4 rodeada por cultivos trata- dos regularmente con herbicidas? Una vez ms, gracias a los setos —y a las hormigas que transportan sus se- millas—, su movilidad esté completa- mente asegurada. EL SETO, RESERVA DE BIODIVERSIDAD, La biodiversidad al servicio del agricultor y del jardinero Todos los jardineros conocen a la per- feccion la atraccion del erizo por las babosas, de las cochinillas por los pul- gones y del carbonero por las orugas. Sin embargo, no todos conocen el régimen alimenticio del escarabajo dorado 0 el servicio que prestan las avispas pardsitas y las moscas cernido- ras que encuentran refugio en los se- tos del jardin. Gran namero de animales ayudan al jardinero polinizando las hortali- zas y los arboles frutales, o bien ali- mentandose de pulgones, orugas y 4caros. Numerosos insectos ceden gratuitamente sus servicios. En un momento en que la quimica empieza a alcanzar sus limites, la lu- cha biol6gica sera sin duda una solu- cion para controlar las plagas de los cultivos. Muchas de estas se han vuelto re- sistentes a determinados tratamien- tos y obligan a aumentar sin cesar las dosis aplicadas y a buscar nuevas mo- Iéculas, a pesar de los efectos que pue- dan ocasionar sobre el medio am- biente y la salud. Un conjunto de setos mixtos puede resultar muy ‘itil para recolonizar lugares con poca diversidad de especies | ‘SeTos vivos El seto mixto, un refugio imprescindible para los insectos auxiliares colas y en los invernaderos, destaca una especie pardsita, el ichneumon, una mindscula avispa que pone sus huevos en el cuerpo de las orugas. Y por Ultimo, entre los dipteros (mos- cas), los mas conocidos son las mos- cas cernidoras, unos insectos con un comportamiento similar al de las fal- sas avispas, comunes en verano sobre Amiba: | Los insectos que polinizan nuestras af Carabus i coiaceus se | plantas alimenticias o aquellos que . alimenta de atacan a los enemigos de nuestros soluscos y qusanos ee cultivos han recibido el nombre de auxiliares, debido a los servicios que nos prestan. Se dividen en dos cate- gorias: La mariquita ; de7pintupsus | — 108 predadores que se alimentan Tarvas son de diferentes presas durante su implacables : eal : pee vida larvaria y a veces adulta; pulgones | — Jos pardsitos que se desarrollan a costa de un solo individuo. Los auxiliares se encuentran en to- das las familias de insectos. Lo que in- teresa al jardinero, al agricultor y al investigador es el régimen alimenta- rio o su modo de reproduccién. Entre los colespteros, tienen més fama las cochinillas 0 mariquitas; pero algu- nos carabos son grandes consumido- Elichneumon res de babosas. Dentro de la familia aut x amerta | de las abejas (sociales o solitarias) y lanvasse | los abejorros (himendpteros), muy ‘sarllan en os | conocidos por el servicio que prestan cuerpos de las i omgas parsitatas | en los vergeles o en los huertos fruti- 24 las flores y cuyas larvas se nutren de pulgones. La investigacién y la expe- rimentacién consisten en seleccionar las plantas que pueden amparar a es- tos auxiliares durante el periodo de frfo, alimentar a los adultos a partir de la primavera y ofrecer una alimen- tacién temporal a las larvas. Estas plantas pueden ser de flores anuales ricas en néctar o en polen; pero si se quiere combinar estas ventajas con las de la protecci6n invernal, s6lo un seto plantado con Arboles y arbustos diversificados puede ofrecerles un re- fugio permanente y una fuente de ali- EL SETO, RESERVA DE BIODIVERSIDAD mento adecuada. Las especies se se- leccionan en funcién del objetivo de- seado y del interés que supongan para una determinada especie de in- secto auxiliar. Los arbustos que suministran po- len y néctar muy temprano, como el sauce cabruno, el avellano y el corne- jo macho, estan presentes en la ma- yoria de las plantaciones dedicadas a Ia lucha biolégica. El seto desemperia, indudablemen- te, un papel principal en la agricultu- ra y la jardineria respetuosas con el medio ambiente. El satico negro hospeda a una espe- cie de pulgones que le es propia: el pulg6n del satico negro. La experi mentacién ha permitido utilizar este arbusto muy comtin en la lucha contra el pulgén ceniciento del man- zano. Las moscas cernidoras, cuyas lar vas se alimentan de pulgones, crian una primera generacion sobre el satico, mds precoz que el manzano. Los adultos que surgen estén enton- ces disponibles para atacar a los pulgones cenicientos del manzano que apareceran més tarde, lo que constituye un hermoso ejemplo de lucha biolégica y un argumento a favor de su utilizacidn.® 6, D'aprés Fabien Liagre, Les Haies rurales, France Agricole Editions, 2006. Mosca cernidora 26 {Qué seto es mejor para el jardin? Disefiar y realizar un seto es una ta- rea que requiere reflexion. La plan- tacién debe durar varios decenios, y las elecciones equivocadas siem- pre comportan desengafios y pérdi- da de tiempo. Jardinero apresurado, jardinero decepcionado Los compradores de casas recién construidas suelen ser los jardineros més apresurados. En general, dotar de vegetacion a las nuevas construcciones no forma parte de las prioridades, e incluso sue- le suceder lo contrario: se eliminan todas las plantas presentes, incluso las de gran valor estético 0 biolégico, antes de comenzar a construir. Un jardin vacio, la ausencia de una cerca y la necesidad de preservar la intimidad impulsan inevitablemente a los nuevos propietarios hacia los centros de jardineria a partir del oto- flo, donde encuentran, bien alinea- das, las plantas en sus respectivas macetas, entre las cuales eligen con apresuramiento. Las confferas para setos recortados siempre tienen adeptos, pero suelen ser decepcionantes debido, entre otras cosas, al mantenimiento apremiante, las enfermedades y la monotonfa que implican. Los arbustos ornamentales de hoja perenne verde, roja o variega- da también son muy solicitados. El deseo gufa la compra, sin tener en cuenta la naturaleza del suelo, las ne- cesidades de agua o la rusticidad de la planta. Algunas composiciones dema- siado llamativas pueden ser fuente de desengaiio. ¢Por qué no plantar un seto autéctono bien integrado en el paisaje y de facil mantenimiento? Las especies locales siempre son risticas, porque estan bien adaptadas al suelo y al clima. Si desea utilizar alguna planta or- namental, visite los parques y los jar- dines boténicos desde la primavera hasta el invierno. Tal vez encontraré algunas que le seducirn y que desearfa integrar en el jardin, Anote las asociaciones mas armoniosas y fotografielas si no pue- de identificarlas con precision. Su vi- verista le ayudara. Nose planta un seto sin raz6n, ya que este siempre cumplira una funcion principal: servir de cercado, de panta- Ila, de decoraci6n... Las aves y los in- sectos que se lo apropien le haran descubrir otras. Dos tipos de setos se reparten el in- terés de los jardineros: los que se re- cortan de manera regular por tres de sus caras y cuya ocupacién del suelo y altura se controla regularmente me- diante la poda, y aquellos en los que cada planta se trata de modo que ad- quiera un corte natural. SETOS BAJOS RECORTADOS EI seto recortado se reserva general- mente para los jardines pequefios. Sir- ve al mismo tiempo de cercado y separacién entre las diferentes zonas: huerto, césped, juegos, etc. En el cam- po, asegura la continuidad con un seto autéctono gestionado de este modo. La superficie de los jardines se ha reducido considerablemente en los ltimos decenios. A menudo es inferior a 400 m?, de manera que los setos recortados, que necesitan poco espacio, se han ido imponiendo. 110/180 cm {QUE SETO ES MEJOR PARA EL JARDIN? Seto recortado, libre o cortaviento...? Sin duda es un poco austero, pero resulta mucho més agradable que las alineaciones de tuyas 0 de laurel cere- zo y constituye un mejor abrigo para la fauna salvaje gracias al empleo de especies propias de la region. Un seto bajo recortado puede reali- zarse a partir de una combinaci6n de 30/50 em | | Seto recortado de carpes FG Plantaci6n en Iinea o en tresbolillo @ @_ 50/70 em —— 4 Seto libre de 2 ais que fue desmochado al ato siguiente de su plantacion 28 Suros vivos especies campestres de hoja caduca, semiperenne o perenne, o bien con una sola especie (espino albar, haya, carpe, durillo...), denominandose en- tonces monoespecifico. Cabe sefialar a este respecto la ca- pacidad de algunas especies como el haya o el carpe para mantener las ho- jas secas durante el invierno cuando se podan. Este seto se planta en una o dos fi- las, Alcanza generalmente una altura de 1-1,8 m. Necesita un manteni- miento regular; pero un abandono temporal no es irreversible, al contra- tio de lo que sucede con los setos de coniferas, que responden mal a una poda severa. Pueden plantarse a intervalos regu- lares Arboles frutales o bien trasmo- chos en un seto bajo; en este caso recibe el nombre de seto mixto. SETOS LIBRES Al contrario que los anteriores, los se- tos libres se someten a un manteni- miento mucho menos estricto y regular, y la mayor parte del tiempo no necesitan mas que algunos acerta- dos cortes con la podadera para equi- librar la forma y limitar la expansi6n. Normalmente florecen y fructifican. El seto libre es decorativo, evoluciona continuamente con el ritmo de las es- taciones y es facil de mantener. Prote- ge el jardin de las miradas y de los intrusos. Sus formas flexibles y naturales, asi como el hecho de que se componga de plantas autéctonas, lo hacen desea- ble por sus cualidades paisajisticas, ya que contribuye felizmente a integrar la construccin. En funci6n de las especies que lo componen, el seto libre se convierte en un seto florido o en uno producti- vo si se han introducido arbustos que | 80/150 em _— -@ , 60/90 em + den fruto. Su volumen y densidad lo convierten en un buen refugio para os animales pequefios. La estructura del seto libre es varia- da, Siempre se compone de especies combinadas con predominio de plan- tas de hoja caduca. Plantado en dos o tres filas, adopta formas y alturas irre- gulares. Un seto libre requiere mas espacio que uno recortado, pero necesita me- nos cuidados. SETO CORTAVIENTO Los setos cortavientos para el jardin no son comparables con los corta- vientos de las planicies agricolas. La falta de espacio no permite la planta- cién de grandes arboles. Se realizan de acuerdo con el mismo principio y con las mismas especies que los setos libres, pero se gestionan de un modo diferente. Un pequefio cortaviento tiene las mismas ventajas que un seto libre, y a estas aflade la capacidad de filtrar el aire y las pequefias particulas. 3/6 m {QUE SETO ES MEJOR PARA EL JARDIN? La elecci6n final entre estos setos de- penderd tanto de las funciones que deban cumplir y del tamafio del jar- din como de las preferencias del jardi- nero. 120/180 em Pequento cortavientos de caricter campestre 29 30 SeTos vivos Algunas observaciones sobre el uso de los setos En el jardin, los setos se plantan casi siempre para servir de cerca 0 panta- Ila, pero se pueden utilizar de distin- tas maneras. SETO MEDIANERO El seto medianero separa dos propie- dades privadas. Pertenece a medias a ambos propietarios, que se ponen de acuerdo para la gestion y el manteni- miento. Puede ser recortado, libre o mixto. El producto de la cosecha (ma- dera o fruta) se divide entre los pro- pietarios. Presenta el inconveniente de ser una posible fuente de conflictos entre vecinos, y a menudo no tiene un es- pesor y densidad demasiado impor- tantes. SETO DOBLE DE SEPARACION Existe una forma de separacién de propiedades que no se utiliza dema- siado y que, sin embargo, resulta atractiva: el seto doble no medianero. De qué se trata? Tras ponerse de acuerdo dos vecinos, se decide reali- zar a uno y otro lado de la linde un seto libre con flor. Las plantas se dis- ponen en tresbolillo a una distancia superior a la fijada por la legislacion, generalmente a 0,80 m para el seto li- bre. Si se desea, puede instalarse en la medianera un cercado artificial (una valla, por ejemplo), que la vegetacion invadira rapidamente. Actuar de esta manera presenta numerosas ventajas: el coste total de la plantacién y la ocupaci6n del terreno se comparten entre los vecinos —esta disposicién es muy interesante para los pequefios jardines de urbanizaciones—; si mas tarde uno de ellos decidiese suprimir su seto, el segundo podria conservar el suyo dentro de los limites fijados por la ley. SETO PANTALLA Como su nombre indica, este plantio tiene como funci6n principal ocultar una vista no deseada o proteger la in- timidad del jardin. Se utilizan en ge- neral plantas resistentes, pero no siempre es necesario. Si la necesidad de intimidad se limita a los meses de verano, cuando se pasa mas tiempo en el exterior, los arbustos caducos pueden resultar suficientes. SETO PAISAJE Muchos jardines se plantan de acuerdo con un mismo principio: los setos, en la periferia; los arboles, aislados; los macizos de plantas, dispuestos aqui y alla entre el césped. Esta organizacion, reduce la superficie del césped que pue- de usarse para el esparcimiento, lo que resulta mds problematico cuando el es- pacio es limitado. En un jardin alarga- do, la plantacién de un seto periférico acenttia todavia mis la desproporcién. Para evitar estos inconvenientes, ¢por qué no imaginar en el interior del jar- din un seto campestre no lineal que in- tegre las plantas ornamentales y forme muros vegetales con los que disimular un banco para descansar, una caseta de jardin o un montén de compost? re mae Arbustos autoctonos: una buena eleccion Pagina siguiente, ala izquierda: a budelia 0 carbusto de las ‘mariposas coloniza ‘@:menudo os terrenos baldios. Aungue es interesante para los insectos recolectores, debido ‘a su cardcter invasivo entra en competicién con la flora local, Por este motivo, se descartard de cualquier proyecto 32 De la buena eleccién de las plantas dependera el éxito del proyecto. Este no reposa tinicamente en la buena adaptacién de las plantas al suelo o al clima, sino también en su perfecta integraci6n en el seto y el paisaje local. Por desgracia, este tiltimo aspec- to se suele descuidar, y muchas plantaciones se convierten en una «mancha» en el paisaje, cuando de- berian participar en su construc- cién y armonia como un elemento integrante de igual importancia. Dado que este libro esta dedicado a los setos campestres, nos interesare- mos principalmente por las especies locales 0 autéctonas, las plantas pre- sentes en el medio natural proximo a la futura plantacién: setos y lindes, bosques, baldfos, etc. Su generosa floracién y sus colori- dos frutos les otorgan cualidades ornamentales; una prolongada acli- mataci6n les aporta rusticidad; se adaptan con facilidad al clima y al suelo, y resisten el hielo y enfermeda- des que necesitan tratamientos de importancia. Proponemos, no obstante, algunas plantas ornamentales perennes que son faciles de integrar en un seto des- tinado al jardin decorativo o a los setos urbanos. Para conservar el caracter campes- tre, estas especies deben utilizarse con precauci6n, a ser posible en una rela- cién de uno a tres, a fin de que su pre- sencia no resulte excesiva. {Cudl es la diferencia entre los arbustos autéctonos y los arbustos ornamentales? Como hemos visto, las plantas autéc- tonas forman la flora local. Su follaje estival es relativamente uniforme hasta el otofio, cuando adquieren to- nos célidos y luminosos; no se en- cuentran hojas rojas, amarillas o variegadas en nuestros setos natura- les. Aqui reside una de sus principales peculiaridades: mimetizarse con el paisaje. Otra gran ventaja, que hemos mencionado varias veces, concierne al interés que tienen las plantas au- t6ctonas para la fauna salvaje. Las plantas ornamentales, o inclu- so exéticas, por oposicién a las ante- riores, son originarias de regiones mas o menos alejadas: Mediterraneo oriental, Asia, América... Sin embar- go, pueden encontrarse entre noso- ttos desde hace mucho tiempo: la lila fue introducida en el siglo xvi, y la bola de nieve, en el siglo xx. Los vi- veristas multiplican sus cultivos de plantas exéticas y aut6ctonas por clo- nacién. Estas nuevas variedades se seleccio- nan principalmente por su interés decorativo: flores dobles, nuevos co- lores, hojas doradas, marginadas, va- riegadas, etc. Uno de los inconvenientes de esas plantas reside en la coloracién, a me- nudo excesiva, de su follaje, que altera notablemente el caracter campestre del seto. Determinadas variedades presen- tan otro inconveniente. Aunque los jardineros aprecian las cualidades or- namentales de los arbustos de flores dobles, muy pocos insectos recolecto- ARBUSTOS AUTOCTONOS: UNA BUENA ELECCION, res son capaces de acceder al néctar que se esconde tras una barrera de pé- talos. Las plantas originarias de luga- res lejanos no encuentran la fauna asociada que les era propia en sus paf- ses de origen, y otras presentan un ca- racter invasivo, por lo que resultan problemiticas. Si un sauce blanco puede acoger hasta 260 especies de insectos, una forsitia no albergaré mas que cuatro a lo sumo. Las variedades ornamentals son a menudo mas delicadas que las especies naturales. Abajo, 3 arbustos silvestre; de arriba abajo: evonimo, aligustre y acebo Follaje caduco, perenne y mmarcescente en otono ‘Seros vivos El follaje El aspecto decorativo del seto depen- de en buena medida del tipo de folla- je de los Arboles y arbustos que lo componen. Las hojas caducas pasan por toda la gama de verde desde la primavera hasta el final del verano, para virar al amarillo oro (arces) 0 al rojo sangre (viburnos) en otofo. Al- gunas caen al llegar las primeras es- carchas, mientras que otras perduran hasta la primavera. Cada planta po- see un follaje que se renueva segtin su propio ciclo, pero siempre de acuerdo con el paso de las estaciones. * Las plantas caducas (avellano, cor- nejo, etc.) pierden sus hojas en otofio y las recuperan una vez pasado el in- vierno. * Los arbustos perennes (encina, ace- bo, etc.) renuevan parcialmente las suyas a lo largo de los afios y siempre parecen verdes. * Entre las semiperennes (aligustre), una parte cae en otofio y a veces, si el frio es intenso, caen todas. * Los drboles marcescentes (carpe, haya, roble pubescente, etc.) conser- van sus hojas secas durante todo el invierno hasta su renovaci6n si se po- dan regularmente. Si bien tienen un aspecto diferente en invierno, todas estas plantas mues- tran durante el periodo estival un fo- llaje uniformemente verde. Horacion y fructificacién Todas las plantas del seto florecen. Las primeras flores aparecen antes de finalizar el invierno (conejo macho, avellano, sauce, etc.) y se prolongan a veces hasta el otofio (hiedra). Si bien algunas son especialmente discretas, otras destacan por su for- ma, color o perfume (viburnos, rosal silvestre, etc.).. Debemos tomar en consideracion que algunas plantas decorativas son estériles; otras plantas son dioicas, es decir, presentan pies machos y pies ARBUSTOS AUTOCTONOS: UNA BUENA ELECCION, hembras. Si son de cepa pura, las flo- res hembras fecundadas fructifican y otorgan un nuevo valor decorativo al seto. Los frutos, bayas o drupas, pueden recolectarse 0 dejarse como alimento para aves y mamfferos. Los primeros maduran a finales de primavera y en algunos casos se ex- tienden hasta bien entrado el invier- no. Este recurso suele ser de gran ayuda para los animales salvajes y hay que tenerlo en cuenta. El porte de los arbustos y su desarrollo Los arboles y arbustos adquieren du- ante el crecimiento una forma que les es propia. Los tres tipos que se mencionan a continuacién aparece- ran en nuestras fichas: — porte erguido (avellano, lantana, etc.), de ramas verticales; — porte arbustivo (mundillo, corne- jo rojo, etc.), que forma natural- mente una mata redondeada; — porte colgante (glicinia), cuyas ra- mas floridas caen en cascada. Los arbustos de porte erguido re- quieren una poda de formacién es- tricta durante los primeros afios para que no se desguarnezcan por la base. La combinacién de arbustos de porte erguido y de porte arbustivo permite incrementar la densidad y la homogeneidad del seto. Camachuelo comtin, (© Frédéric Desimette/Wildlife Pictures/Biosphoto) 35 Plantar un seto campestre: 10 etapas para tener éxito 10 ETAPAS PARA TENER EXITO 1, Esboce el plano del jardin 2. Tenga en cuenta el clima y la exposicion 3. Evaluaci6n del suelo: estructura, pH, higrometria 4. Disefie el seto sobre criterios precisos 5. Elija plantas de buena calidad 6. Evite los contenciosos 7. Prepare el terreno con cuidado 8. Normas de plantacion 9. Acolche la nueva plantacion 10. Poda y mantenimiento del seto TECNICAS Restauracin de un viejo seto El entrelazado de los setos jUn trasmocho en mi jardin! Aproveche los restos de la poda Crear una linde florida Ne 48 58 61 63 66 69 ao 80 82 84 90, 92, 37 Etapa 1. Esboce e del jardin Si desea plantar alrededor de la casa, del huerto, o para disimular una construccién antiestética, la elaboracién de un plano del lugar, por mas esquematico que este sea, Plano del jardin ‘con la distribucién de rboles y setos Posica del so sien 90909 095 i Sita recotido 38 ano le resultara de gran ayuda para ele- gir y distribuir las plantas. En una hoja cuadriculada, dibuje a escala los limites de su terreno, sitie su casa y las construcciones anexas, determine el reco- rrido del sol en las diferen- tes estaciones y los vientos dominantes. Anote tam- nue _bién el emplazamiento de los setos y los Arboles exis- tentes, de los caminos, de la entrada principal y, eventualmente, de las construc- ciones préximas. Indique las vis- tas que le podria interesar ocul- tar desde su te- traza o salén, ©, por el con- trario, las que dese realzar. Podra per- cibir de in- mediato las medianeras que tendré que respe- tar, las fachadas ciegas que aceptan sombra, las perspectivas que han de quedar libres y las plantas existentes que requieren proteccién, A partir de este dibujo, sera capaz de organizar virtualmente el espacio y determinar en qué lugares plantar y cudles dejar libres. Evite la monotonia Un seto campestre no es necesaria- mente lineal y de altura constante, sino més bien al contrario: un seto si- nuoso y ondulante parece ms natu- ral. Si planta en tresbolillo en dos hileras, podra afiadir de vez en cuan- do una tercera fila formada por algu- nos arbustos bajos 0 arbolitos (ruscos, retamas, brezos, etc.), que romperan la linealidad del conjunto. Para dar ETAPA 1, ESBOCE EL PLANO DEL JARDIN Por ejemplo, la huerta y los setos frutales se expondrdn al sol, el mon- t6n de compost desaparecers tras al- gunos arbustos y un cortaviento mo- deraré las corrientes de aire. Intente comprobar la sombra producida por un gran seto a diferentes horas del dia. relieve a los setos, plante uno o varios Arboles de poco desarrollo o frutales de porte alto de variedades clasicas, los cuales armonizan perfectamente con un seto campestre. Disponga siempre los arbustos mas grandes al fondo. Marque los puntos de paso, la terraza, la entrada del huerto, con un ejemplar diferente y més alto que el resto. Establezca sus setos de acuerdo con el espacio disponible * Si dispone de muy poco espacio, plante en una o dos hileras un seto recortado. Su altura oscilard entre 1 m y 1,60 m, y su anchura variaré de 0,40 m a 0,80 m. No obstante, puede plantar un seto libre en un jardin pequeiio si elige ar- bustos de poco desarrollo y de fruto pequefio combinados (groselleros, ca- sis, etc.) y los dispone en una sola hi- lera. Prevea una anchura de 1,20 m y procure dejaria libre. uando el espacio no suponga un impedimento, plante setos libres en dos hileras alternando arbustos de porte erguido con otros arbustivos para mantener una buena cobertura hasta el nivel del suelo. Esta organiza- cién da volumen al seto y le permite desarrollarse de manera armoniosa. Cuanto mis altos y anchos sean los setos, mas eficaces serén contra el viento y més acogedores para la fau- na salvaje. Podré transformarlos en cortavientos realizando podas latera- les. La separaci6n entre dos plantas ha de ser la necesaria para que cada arbusto pueda desarrollarse sin aho- gar a su vecino. Reserve una franja de terreno de 1,20 a 2 m, 0 incluso algo ligeramente mayor. 30: 40 Etapa 2. Tenga en cuenta e clima y la exposicion No todas las plantas son adecuadas para cualquier situacién, y plantar una especie indistintamente en cualquier lugar a menudo tiene in- El clima Evaluar el clima consiste en tener en cuenta las variaciones de temperatu- ra, la regularidad y volumen de las precipitaciones, asi como los vientos y la insolacién en una regién deter- minada. Todos estos factores permi- ten dividir Espaa en diferentes zo- nas climéticas. Galicia y la cornisa cantabrica, bajo influencia maritima y con una pluviometria regular, corresponden al clima ocednico; las regiones monta- fiosas tienen clima de montana; el cli- ma de las mesetas del centro de la pe- ninsula es de tipo continental, y por iltimo, las regiones situadas en el le- vante y el sur tienen clima mediterrd- neo. convenientes. Para elegir las espe- cies, hay que tener en cuenta el cli- ma local, la naturaleza del suelo y la exposicion. Un anilisis més detallado permite subdividir cada una de estas grandes 4reas en funci6n de la latitud y de la situacion geografica. De manera mas local, la proteccién de un bosque o la exposicién de una ladera crean mi- croclimas favorables al cultivo de es- pecies ajenas a ese territorio. Como se habra comprendido, es aconsejable observar la flora local antes de elegir las plantas del seto. Existe un nuevo factor que a partir de ahora se habré de tener en cuenta en la composicion de los setos y plan- tios, porque introduce nuevas limita- ciones. Se trata del cambio climatico. A pesar de que los inviernos parecen mAs suaves que hasta hace poco, quiz ETAPA 2. TENGA EN CUENTA EL CLIMA ¥ LA EXPOSICION, sea prematuro pronosticar una eleva- cién general y estable de temperaturas y pretender aclimatar plantas de otras tegiones. En cambio, los periodos de sequia eran més frecuentes y mas pro- longados, y el limite de vegetacion de algunas plantas se desplazard proba- blemente hacia el norte, como ya su- cede en el caso del haya. Esta requiere precipitaciones regulares y sufre con los fuertes calores, y las sequias de los {iltimos afios han demostrado su fragi- lidad a este respecto. Lo mismo sucede con otras especies. Si bien, siempre que no existan restricciones, se podria aceptar durante los primeros arios el riego de los plantios recientes, este no puede prolongarse en el tiempo. Una selecci6n juiciosa de las plan- tas que tenga en cuenta su resistencia ala sequia, una plantaci6n realizada como es debido y un acolchado ge- La insolacion Tanto la luz como la temperatura influyen directamente sobre el cre- cimiento de los vegetales. Algunas plantas necesitan una buena insola- cién, mientras que otras soportan 0 requieren la sombra. La composicién del seto ha de tener esto en cuenta. Tarde o temprano, los arbustos de gran desarrollo situados en la cara sur La composicion del suelo EI suelo no es solamente un soporte en el que las plantas hunden poco a poco sus rafces. Su composicién, su contenido en agua y su pH resultan BRD cima oes [BB - Litoral atlantico #] - Semioceénico Clima continental Clima mediterrineo HEBBEE cima de montana neroso ayudarian a evitar la necesi- dad de cualquier aporte adicional de agua. de un seto plantado en dos hileras ta- paran con su sombra los més peque- fos de la cara norte. Esto no siempre se tiene en cuenta en el momento de plantar, porque los ejemplares son a menudo del mismo tamafio. Es nece- sario situar las plantas helifilas al sur y podar sus vecinas regularmente para que no le hagan demasiada sombra. determinantes para la elecci6n de las especies. Trataremos este importante tema més a fondo en el capitulo si- guiente. 41 42 Etapa 3. Evaluacion del suelo: estructura, pH, higrometria {Es necesario preocuparse por la naturaleza del suelo antes de plan- tar un Arbol? cEs indispensable tener que co- rregir un terreno que no conviene a todas aquellas especies que se desea cultivar? {Resulta imprescindible la utili- zaci6n de abono? La mayoria de Arboles y arbustos se arreglan con una buena tierra de jar- din 0 de campo, pero las condiciones ideales nunca se encuentran juntas. La naturaleza del suelo depende de los materiales que lo componen. Una tierra puede ser arcillosa, arenosa, ca- liza o humffera. Existen determinados factores de- nominados limitantes que pueden Ile- gar a influir directamente sobre el crecimiento de las plantas. Es necesario elegir las especies en funci6n de su capacidad para adap- tarse tanto al clima como al tipo de terreno con el que se trabaja, en vez de adecuar estos a las necesidades de los arbustos. Los parametros que determinan las cualidades o debilidades de los suelos son: la estructura, la profundidad, el pH y la humedad. {Cudl es la composicion del suelo de su jardin? Un suelo es el resultado de la mezcla de materiales inertes procedentes de la degradacién de la roca madre y de residuos materiales organicos de origen vegetal (raices, hojas, com- post, etc.) y animal (cadaveres, deyec- ciones, etc.) que, al descomponerse, forman el humus. Enapa 3. EVALUACION DEL SUELO: ESTRUCTURA, PH, HIGROMETRIA A estas materias inertes se afladen elementos vivos como hongos, bacte- rias (1 g de tierra de jardin puede con- tener decenas de millones) y todos Jos animales que constituyen la pedo- fauna: nematodos, colémbolos, hor- migas..., pero principalmente lombri- ces de tierra. Esta componente viva representa una importante biomasa Textura y estructura La textura de un suelo depende de la proporcién de cada uno de los ele- mentos que lo componen. Estos ma- teriales se clasifican en funcién de su tamafio: guijarros, gravas, arenas, li- mos y arcilla. La textura se aprecia con el tacto. la tierra fina se compone de mine- rales cuya granulometria es inferior a 2mm, y esta formada a partir de: * Arcillas: constituyen los elementos més finos (particulas < 2 um) y for- man suelos compactos que se enchar- can durante el periodo himedo y se agrietan en tiempo seco. Un suelo de- masiado arcilloso es pegajoso y asfi- xiante, y recibe el nombre de suelo pe- sado, Gracias al trabajo de las lombrices de tierra, la combinacién de la arcilla y el humus produce complejos capaces de fijar los nutrientes necesarios para las plantas. Esta asociacién es muy importante para la formacién de sue- los y el crecimiento de los vegetales. las tierras arcillosas suelen tener ten- dencia a la acidez de manera mayori- taria. + Limos: tienen el inconveniente de formar una pelicula impermeable (se- llado y encostramiento) tras las llu- que participa en el proceso de forma- cién y regeneracién de los suelos, aunque debemos tener en cuenta que resulta muy afectada por nuestras in- tervenciones: como, por ejemplo, ca- va 0 laboreo profundos, uso masivo de abonos quimicos y pesticidas que degradan o destruyen los equilibrios naturales. vias, que impide que el aire circule y oxigene las raices de las plantas. * Arenas: crean huecos que favorecen Ia aireacion y la circulacion del agua bajo la superficie, y dan lugar a suelos filtrantes, faciles de trabajar pero que se secan rapidamente si estan presen- tes en demasiada cantidad. * Caliza: bloquea la asimilacién de las sales minerales por parte de algunas plantas y provoca clorosis (las hojas se amarillean). Si uno de estos materiales es predo- minante, la tierra puede calificarse de arcillosa, arenosa, limosa, o incluso humffera, si la cantidad de humus es muy importante. Los suelos humife- ros dan lugar a tierras negras que manchan los dedos. Se considera que un suelo esta equi- librado y es fértil cuando se compo- ne de un 40% de arena, un 30% de __ limo, un 20% de arcilla, un 5% de | caliza y un 5% de humus. ee) 43 Kit de medicion 44 de PH SeTos vivos Para valorar la composicién de su suelo, coja un pufiado de tierra ha- meda y améselo. Si contiene arena, constataré que los granos son percep- tibles al tacto, mucho limo le dara una consistencia grasa y, si se pega a los dedos, serd arcillosa. La estructura del suelo no tiene en cuenta la naturaleza de sus compo- nentes. S6lo se interesa por el modo en que se agrupan y depende de la ac- tividad biolégica presente. Una es- tructura grumosa asegura, gracias a su La profundidad La capa de tierra que pueden atrave- sar las raices es variable. Esta permite a las plantas fijarse y contiene las re- servas de agua y nutrientes necesarios El pH Este indice corresponde al grado de acidez y alcalinidad del suelo. Su es- cala varia de 0 (muy acido) a 14 (muy porosidad, una buena circulacién del aire, favorable a la respiracion de las raices y a la actividad biolégica en el suelo. Mejoraré la retencién de agua y haré que la tierra sea ms facil de tra- bajar, tanto si el tiempo es himedo como seco. El humus modifica la es- tructura del suelo, y el aporte de ma- teria orgénica, ya sea en forma de compost 0 de Madera Rameal Frag- mentada (MRF) complementados o no con abono mineral, puede mejo- rar de manera sensible un terreno que antes se tenia por mediocre. para su crecimiento. Dicha capa, defi- nida también como profundidad del suelo, esté limitada por el tipo de roca subyacente. basico). Las plantas s6lo pueden desa- rrollarse en un nivel de pH compren- dido entre 3 y 9. El pH ideal para la mayoria de las plantas cultivadas se sitda entre 5,5 y 6,5. Los jardineros que conocen bien la flora salvaje pueden formarse una idea de la calidad del suelo observan- do la flora esponténea que crece en él. La acederilla, la digital, la brecina y el helecho comin son buenos indica- dores de terrenos dcidos, mientras que el camedrio, la mercurial peren- ne, el aciano, la hiedra terrestre y la clemdtide de los setos sefialan los sue- los alcalinos. Todas estas plantas reciben el nom- bre de plantas indicadoras. ETAPA 3, EVALUACION DEL SUELO: ESTRUCTURA, PH, HIGROMETRIA Por el contrario, el muguete, la be- t6nica y el abedul, que se adaptan a todo tipo de suelos, no nos ofrecen ningdn dato. ANALISIS DEL SUELO Para tener una indicacion mas precisa y sobre todo més pormenorizada de los parametros de su suelo, puede en- viar una muestra de tierra a un labora torio especializado por intermediacion de una cooperativa agricola o de un centro de jardineria. Los centros de jardineria ofrecen a precios razonables medidores electré- nicos de pH y kits de medicion que utilizan tiras de papel coloreado. Es- tos iitiles ofrecen informaciones me- nos precisas que un anilisis de laboratorio, pero suficientes para la plantaci6n de arbustos. Segtin los resultados obtenidos, los suelos se clasifican segan el siguiente cuadro: Muy dcidos pHs4,5 Acidos pH<4,5 y 6,5 Neutros pH<6,Sy7 Calizos pH<7y8,5 Muy calizos pH28,5 Es importante tener en cuenta el pH del suelo antes de elegir los vege- tales. Si bien muchas plantas toleran va- riaciones que van desde un suelo lige- ramente acido a uno ligeramente calizo, otras son mucho mis exigen- tes; se las denomina entonces calcico- las, calcifugas, acid6filas, etc. Las plantas calcicolas, por ejemplo, se crian en suelos calizos; las calcifu- gas, en cambio, no son aptas para suelos alcalinos 0 calizos. Digitales | Brezal 45 46 Seros vivos El agua La disponibilidad de agua es un factor determinante. Los suelos filtrantes se secan répidamente; los suelos arcillo- sos y limosos se endurecen superfi- cialmente y se hacen impermeables, y la presencia de una capa de agua es- tancada permanente o temporal (sue- lo hidromorfo) asfixia las raices y limita la eleccién de vegetales. El agua que consumen las plantas procede principalmente de las preci- pitaciones; de ahi el interés en elim: nar al maximo la escorrentia. Cuando penetra en el suelo, desciende mas o menos rapidamente, gracias a la gra- vedad, hasta la capa fredtica; sin em- bargo, una parte se retiene y circula gracias a la capilaridad del sustrato. Cuanto ms rico en materia organica sea el suelo, mejor se conservara y es- tard a disposicién de los vegetales esta humedad remanente. Esta capacidad de retenci6n puede mejorarse con la adicién de enmiendas en forma de compost, estiércol descompuesto o ramas y maleza trituradas. Hace falta modificar la composicion del terreno para adaptarlo al plantio? Si el anilisis del suelo o sus conclu- siones personales revelan que el terre- no no es conveniente para el cultivo de un determinado arbusto que desea en particular, sera necesario aplicar enmiendas? Sdlo usted puede respon- der a esta pregunta, pero, eso si, res- petando una serie de limites. Una enmienda tiene como finali- dad mejorar las cualidades del suelo; no se trata de un abono, porque no aporta directamente nutrientes a las plantas como haria un abono soluble. Permite corregir el pH 0 mejorar su c pacidad para retener el agua y los ele- mentos fertilizantes. La enmienda nu- tre la tierra, mientras que el abono lo hace con la planta. Este aporte puede realizarse con minerales 0 con materia orgdnica. Un buen compost mejora la estructura de un suelo ingrato, y el pH de una tierra 4cida aumentaré con ayuda de cal o de dolomia. S6lo deberfan ser tomadas en consi- deraci6n las situaciones realmente ex- tremas. Sin embargo, el sentido comin aconseja que s6lo se plante aquello que corresponda a las condiciones pedocli- miticas locales. Querer cultivar a cual- quier precio especies que no respondan al perfil de un terreno exige aportes ex- ternos pesados y costosos, que pueden. tener efectos negativos. La turba de esfagno (rubia o negra) que se usa en horticultura procede de Ia descomposicién de residuos de plan- tas acumulados en las turberas a un ri mo extremadamente lento (1 mm por afto). Normalmente se recomienda pa- ra aligerar las tierras arcillosas y mejo- rar la retencién de agua de los suelos ligeros. Es conveniente saber que su ex- traccién contribuye en gran medida a la desaparicién de las turberas, medios hiimedos insuficientemente protegi- dos que acogen una fauna y una flora Erara 3, EVALUACION DEL, SUELO: ESTRUCTURA, PH, HIGROMETRIA especificas y que han necesitado miles de aftos para formarse. El peligro, por tanto, consiste en participar de manera indirecta en la destruccién de medios naturales fragi- {Son necesarios los abonos en los plantios de setos: Cuando se habla de abonos, con fre- cuencia se trata de abonos minerales. Los fertilizantes minerales de origen natural (potasa, fosfatos) se extraen del subsuelo, mientras que los abonos quimicos simples 0 compuestos son productos industriales; todos ellos son directamente asimilables por las plantas y presentan riesgos para el medio ambiente. Existe una segunda categoria de abonos que no presenta los inconve- nientes de los anteriores: los abonos orgnicos, obtenidos a partir de ma- terias primas animales (sangre, cuer- les, raros y amenazados, por el mero placer de recrear algo que, de todas maneras, no seré mas que un palido reflejo del entorno natural de las plantas que le gustan. no triturado, etc.) o vegetales (torta de orujo). ¢Es necesario incorporarlos durante la plantacién o durante el crecimiento de los vegetales? Si el suelo en el que desea plantar esta bien estructurado, ya contendra todos los elementos indispensables para el crecimiento de los arboles. Cualquier otro aporte complementa- rio sera inttil; a lo sumo, un pufiado de polvo de cuerno tostado durante la plantacion favorecera el enraiza- miento. Igualmente, la capa de paja que coloque y las hojas muertas que se degraden renovaran el humus. Las turberas son entornos frigiles, raros y ‘amenazados; el uso intensivo de tierra de brezo y de turba ayuda a desaparicién. (© Michel Rauch/Biosphoto) 47 48 Etapa 4. Disene el seto sobre critertos precisos La composicién del seto es la dilti- ma etapa antes de encargar las plantas. Para ello, tiene que haber determinado con precisién en qué lugar querré plantarlas y cudles se- ran su tamafio y su funci6n. Las plantas poseen una o varias pec liaridades que permiten clasificarlas segtin ciertos criterios. Puede «perso- nalizar» su seto favoreciendo algunas especies en detrimento del uso de otras. Por ejemplo, puede integrar algu- nos arbustos de frutos carnosos si de- sea atraer a los pdjaros, o meliferos si es apicultor (véase el siguiente recua- dro) PLANTAS CON BAYAS PARA LOS PAJAROS, MAMIFEROS VLA MESA Acebo (1) ~ Avellano ~ Ciruelo - Cornejo macho ~ Cornejo rojo ~ Endrino ~ Espinillo amarillo ~ Espino albar ~ Ev6nimo (1) ~ Fréngula (1) - Grosella negra — Grosellero rojo - Higuera - Lantana (1) ~ Madreselva — Madrofio — Manzano — Membrillo ~ Nispolero — Rosal silvestre - Satico negro — Satico rojo (1) ~ Tejo (1) ~ Uva espina - Zarzamora Arbustos y trepadoras meliferas | Acebo — Aligustre — Arce comin — Bolita de nieve (2) - Ceanoto (2) - Codeso - | Colutea - Cornejo macho ~ Espino albar — Frambueso - Fréngula — Hiedra - Licio - Madreselva - Madrofio - Sauce cabruno ~ Satico negro ~ Tojo ~ Zarzamora Arbustos con follaje coloreado en otofio Arce - Carpe - Cornejo rojo ~ Espino albar ~ Ev6nimo ~ Guillomo (2) - Haya ~ Lantana - Mundillo ETAPA 4, DISENE EL SETO SOBRE CRITERIOS PRECISOS Arbustos y trepadoras con flores perfumadas Celinda (2) ~ Guillomo (2) - Lila (2) ~ Madreselva ~ Naranjo de México (2) ~ Osmanto (2) ~ Pitosporo (2) ~ Rosales silvestres y ornamentales (2) ~ Tojo - Viburnos ornamentales (2) Arbustos y trepadoras favorables a los insectos auxiliares (3) Ala Saiico negro (1) Plantas no comestibles o t6xicas, (2) Plantas ornamentales. no ~ Avellano ~ Carpe - Durillo ~ Hiedra ~ Sauce blanco ~ (3) Segtin Haies composites, réservoirs d’auxiliaires, CTIFL, 2000. {Cudntas especies hay que colocar en el seto? la belleza de un seto no depende del niimero de especies ni de la cantidad de arbustos con flor que lo compon- gan. Desconfie de los «setos catalogo» que multiplican las plantas ornamen- tales con floraci6n generosa, como la forsitia, el grosellero de invierno, la mahonia, etc. Limitese a tres 0 cuatro especies neutras que sirvan de base, distribuidas de forma aleatoria de un extremo a otro. Coloque las especies que considere adecuadas por sus cualidades orna- mentales © selecci6nelas segiin su gusto personal. Elabore una secuencia de plantacién para cada seto La secuencia de plantacion es un es- quema que retine absolutamente to- das las informaciones necesarias para la compra y colocacién de las plantas: nombre de las especies, distancias de plantacién, separaci6n entre hileras, follaje, etc. Puede afiadir otros datos como la separacion con respecto al limite del terreno, la insolacién, etc., en pro de un mayor realismo. Para un seto de poca longitud, esta- blezca una secuencia que incluya to- dos los arbustos distribuidos al azar, a fin de que su aspecto parezca natural. Si el seto tiene mas de veinte me- tros, establezca un médulo que pueda reproducir regularmente en el terre- no. No ocupe todas las posiciones, sino que sittie tan s6lo las especies que ne- cesite para formar la base y deje algu- nos emplazamientos libres. Esta forma de proceder es, sin duda, algo més dificil de administrar, pero tiene la ventaja de no repetir in- cansablemente una composicién en la que se encuentra el mismo arbusto con flor cada seis metros, lo que pro- duce una notable monotonfa. 49 1. Bjemplo de secuencia de plantacién para un seto recortado con distribucion aleatoria de plantas 2. Ejemplo de secuencia para un seto libre de especies campestres. (Las distancias entre fas plantas y entre las filas deben caddecuarse a ta densidad deseada) 3, Médulo de 10m (que seré ‘completado de ‘manera aleatoria durante la plantacién 50 SeTos vivos Limite le ta propiedad Aligustre 5 cena vine Hay ; & z emne Atigustre Evinimo 2 rojo é Haya Haye Hays 50a 70cm ate a Tie Limite eta propiedad = Arhusto ssh Arbusto—Comejo Arbusto 8 ecarpe —Avettano Satco.nesro atigustre flearce roo" Nispoleodecarpe —Aligustre BBS Ss é Briniro Abo aliasre Crna,” Res avelino ola. Evinimo deNiew sivestre denieve 80.0 150m Limite de ta propetad 1200 = Arbusto | [)—Arbusto Arbusto a @S. aearce Como oo aeeame Oe: Arbusto Avellano deaee ajo Qoeenece. 8 Comejo > Arbusto ‘de carpe Avellano Seleccione las especies segvin su funcién y situacién Los siguientes cuadros estan pensa- dos para ayudarle a realizar sus se- cuencias de plantacion. Las plantas han sido clasificadas segtin las carac- teristicas que les son propias, pero pueden cumplir diferentes funcio- nes. Por ejemplo, una planta que se adapte bien al seto recortado pero que también pueda servir para uno libre o litoral figurard en varios re- cuadros. Arboles como el carpe o el arce se mencionan entre los arbus- tos, lo que se debe a que, recortados en forma de arbusto en un seto libre, nunca alcanzaran las dimensiones de un arbol. Podra encontrar informaci6n com- plementaria sobre la mayorfa de las plantas que se nombran a continua- ci6n al final de la obra, en las paginas dedicadas a «Nuestra selecci6n». ARBUSTOS CAMPESTRES PARA SETOS RECORTADOS Estas especies son adecuadas para la realizacin de setos campestres mix- tos, podados regularmente por tres de sus lados. Aceptan podas severas y re- petidas, y su densa ramificacion puede entremezclar sus ramas con las de las plantas vecinas. Sus hojas son relativa- mente pequefias (las grandes hojas cortadas con la podadera son antiesté- ticas), y las plantas de hoja caduca ad- quieren bellas coloraciones otofales. ETAPA 4, DISENE EL SETO SOBRE GRITERIOS PRECISOS ARBUSTOS CAMPESTRES PARA SETOS RECORTADOS: Nombre comin Nombre cientifico Clima ‘ACEBO| Indiferente excepto. P Fresco a seco, permeable / Mex aquifolium — Med. Ac. a Ca. ALADIERNO Med,, L-A P Fresco a seco, permeable / Rhamnus alaternus Ca ALIGUSTRE COMUN Indiferente excepto SP Fresco, permeable/ Ligustrum vulgare Med. N.aCa. ‘ARCECOMUN __Indiferente excepto Fresco aseco/ Acer campestre Med. Lig. Ac. a Ca. M Seco a fresco, profundo / Ac Corus sanguinea pH indiferente DURILLO| ~Med., 0, C ip Fresco a seco, permeable / Vibi Ca. a Lig. Ac ESPINO ALBAR (1) Indiferente ic Fresco a himedo a Crataegus spp. HAVAD 0 3 i i “Fresco, permeable Fagus sylvatica (1) Planta sensible al fuego bacteriano. La plantacién de espino albar puede estar sometida a autorizaci6n en algunos lugares. Evite el espino albar de flores rosa en los setos campestres. Otras especies autéctonas pueden _principalmente: cornejo macho, ro- formar parte de los setos recortados _ ble albar y roble pubescente, tilo de mixtos. Entre ellas podemos incluir _hoja pequefa, etc. ABREVIATURAS UTILIZADAS Med. = Mediterraneo Mo. = Montafia *(Véase mapa pagina 41) 51 ARBUSTOS CAMPESTRES PARA SETOS LIBRES V PEQUENOS Nombre comin Nombre cientifico Clima Follaje Floracin Suelo ACEBO Indiferente Bas ‘Mayo-junio / ~~ Fresco a hamedo / Mex aquifolium s blancas (3) Lig. Ac. a Ac. ALADIERNO Med,, L- i o-abril (3) ——~—«Seco aaa Rhamnus alaternus | ALIGUSTRECOMUNIndiferente. SPS Ligustrum vulgare excepto Med. ARCE COMUN Indiferente € i | Acer campestre excepto Med. AVELLANO-——_Indiferente Corylus avellana CARPE Carpinus betulus profundo / Lig. Ac. CERECILLO C, Mo. er Mayo-junio / “Seco a fresco / Lonicera xylosteum Flores blancas Lig. Ac. a Ca. . amarillentas (3) CEREZO DE RACIMO Indiferente == =C ~~ Mayo-junio/.—~—~=*&rrescoa Hii. / Prunus padus Flores blancas (3) N.a Lig. Ac. CIRUELO citi ‘Marzo-abril / “Fresco / Prunus domestica Flores blancas Lig. Ac. a Ca. CORNEJO MACHO cher Febrero / Seco a fresco / Cornus mas Flores amarillas (3) Lig. Ac. a Ca. CORNEJO ROJO Indiferente ““Mayo-junio / FrescoaHi./ Cornus sanguinea Flores blancas (3) pH indiferente | DURILLO Med. P Octubre-mayo / Fresco/ | Viburnum tinus Flores blancas (3) Lig. Ac. a Cs ENCINA ; (0, Med. gah Abril-mayo—~—~—~sSecoa fresco/_ Quercus ilex Lig. Ac. a Ca. ENDRINO. Indiferente ~~ Marzo-abril /- Seco a fresco, Hi, Prunus spinosa Flores blancas (3) Comp. / Lig. Ac. 52 SeTos vivos ARBUSTOS CAMPESTRES PARA SETOS LIBRES Y¥ PEQUENOS CORTAVIENTOS Los setos libres de tipo campestre sir- ven como engarce entre el jardin y el campo. Su composicién tiene que ser lo ms préxima posible a los setos au- téctonos. CORTAVIENTOS La eleccién es amplia y cada region aporta una gran variedad de plantas. Se realizaré a partir de criterios climé- ticos y pedolégicos, pero también, como es légico, observando el entor no més préximo. Todas estas plantas aceptan la poda y se asocian perfectamente. Seco a fresco, aCa. (Continiia) ETAPA 4, DISENE EL SETO SOBRE CRITERIOS PRECISOS Nombre comin Nombre cientifico Clima Follaje Suelo ESPINILLO AMARILLO Indiferente @ ~"Marzo-mayo (3) ~~~ Permeable, fresco / | Hippophae rahmnoides Lig. Ac. a Ca. ESPINO ALBAR (1) Indiferente nc Mayo-junio / ~~" Fresco a himedo Crataegus spp. Flores blancas (3) EVONIMO Indiferente i ‘Abril-mayo (3) ~~ Fresco, Hi, Comp. / Euonymus europaeus excepto Med. Lig. Ac. a Ca. | FRANGULA ~~~“Indiferente KG Abril-junio (3) Fresco, Hi / Frangula alnus excepto Med. Lig. Ac, a Ac. ‘O, Med. “Abriljunio. =~ resCO''SeCO/ Ficus carica . Ac. a Ca. LANTANA———_Indiferente e ‘Mayo-junio /- ‘Seco a fresco, Viburnum / Lantana ‘excepto Med. permeable / Ca. ~~ Indiferente y “Fresco a Hi. / Viburnum opulus excepto Med. Flores blancas Lig. Ac. a Ca. NISPOLERO Indiferente o ‘Mayo-junio / Frescof | Mespilus germanica ‘excepto Med. Flores blancas (3) Lig. Ac. a Ac. RETAMA NEGRA Indiferente p Mayo-julio / Fresco a seco / Cytisus scoparius excepto Med. Flores amarillas (3) Lig. Ac. a Ac. ROSAL SILVESTRE (2) Indiferente_ cya ‘Junio / Flores rosas ‘Fresco / Rosa canina Lig. Ac. a Ca. SAUCEBLANCOIndiferente ee Abril-mayo/——~—~=«*@rescoaHi/ Salix alba excepto Med. Flores amarillas (3) _Lig. Ac. a Ca. | SAUCE CABRUNO ~~ Indiferente ‘C___ Febrero-marzo / SecoaHi/ Salix caprea ‘excepto Med. Flores amarillas (3) Lig. Ac. a Ca. SAUCO NEGRO. “Indiferente Cc Junio-julio / Fresco, permeable, Sambucus nigra excepto Med. Flores blancas (3) Hu. / Lig. Ac. a Ca. | SAUCO ROJO. C, Mo. ic ‘Abril-mayo / Fresco, permeable / Sambucus racemosa Flores amarillentas (3) Lig. Ac. | (@) Planta sensible al fuego bacteriano. La plantaci6n del espino albar puede requerir una autorizacién en algunos lugares. (2) Otros rosales silvestres pueden ocupar un lugar en los setos libres: Rosa arvensis, R. rubiginosa, R, sempervirens (véase: «Nuestra seleccién»). (3) Planta melifera. 53 ‘Seros vivos ARBUSTOS PARA LA ORILLA DEL MAR Los setos litorales estan sometidos a condiciones que no soportan todas las plantas: fuertes vientos, brumas salinas, suelos permeables, etc. En cambio, la cercania del mar propicia temperaturas més suaves que las z0- ARBUSTOS PARA LA ORILLA DEL MAR Nombre comin Nombre cientifico Clima FollajeFloracién Suelo ALADIERNO “"O,Med.—Ss~&PSS™”sMarzo-abril (1) —~~S«‘Secoa fresco / 5 Rhamnus alaternus NaCa. ALIGUSTRE COMUN Indiferente SP Mayo-julio / Rrecoys rity =aee Ligustrum vulgare ‘excepto Med. Flores blancas (1) Lig. Ac. a Ca. ‘ARBOL DEL PARAISO Indiferente ~ Mayo-junio / “Seco a fresco, Elaeagnus angustifolia Flores amarillas (1) Comp. / Ae. a Ca. BONETERO DEL JAPON (1) z Junio-agosto/ ‘resco, permeable / Euonymus japonicus Frutos decorativos N. a Lig. Ac. ELEAGNO HiBRIDO “Noviembre / Fresco, permeable / Elaeagnus x ebbingei Flores blancas (1) N. a Lig. Ac. i bearer. “Abril-mayo -—=—=(Secoafresco/ Quercus ilex Lig. Ac. a Ca. ENDRINO Indiferente = C ——-Marzo-abril / Secoa fresco, Hi, Prunus spinosa Flores blancas (1) Comp. / Lig. Ac. a Ca. ESPINILLO AMARILLO. L-A © Marzo-mayo /- Permeable, fresco / | Hippophae rahmnoides Flores Lig. Ac. a Ca. | amarillentas (1) LiGio i G Mayo-agosto / “Fresco a seco/ Lycium barbarum Flores malva Lig. Ac. a Ca. MADRONO q ~~ Noviembre-——~~Permeabie, fresco / Arbutus unedo diciembre / Ac. a Lig. Ac. Flores blancas (1) PITOSPORO S L-A, Med. P ‘Mayo-julio/ Fresco, permeable / Pittosporum tobira N. a Lig. Ac. RETAMA NEGRA “Fresco a seco) ptisus scoparius excepto Med. Flores amarillas (1) _Lig. Ac. a Ac. SAUCECABRUNO—‘Indiferente. ~~" C“Febrero-marzo/_—=—~=SSecoa if Salix caprea excepto Med. Flores amarillas (1) Lig. Ac. a Ca. nas de interior, lo que permite plan- tar especies que, en otras condicio- nes, normalmente no resistirian en la misma latitud. La siguiente tabla recoge las plan- tas autdctonas y algunas ornamenta- les que se adaptan bien a estas condi- ciones. (Contintia) Erara 4. DISENE EL SETO SOBRE CRITERIOS PRECISOS Nombre comin Nombre cientifico Clima Follaje Floracién Suelo SAUCO NEGRO “Indiferente c Junio-julio / Fresco, permeable, Sambucus nigra ‘excepto Med. Flores blancas (1) Hu. / Lig. Ac. a Ca. TAMARISCO L-A,Med. Primavera o verano/ Fresco / N.a Lig. Ac. | Tamarix spp. Flores rosas (1) TOGA aC) P Octubre-abril / Fresco a seco / Ulex europaeus Flores amarillas (1) Lig. Ac. a Ac. (1) Planta m ARBUSTOS PREFERENTEMENTE BEJUCOS ¥ PLANTAS TREPADORAS ORNAMENTALES Aunque nuestra selecci6n de arbustos autéctonos sea muy completa, los jar- dineros que deseen introducir algu- nas plantas de caracter ornamental en un seto campestre destinado a una ciudad o el interior de un jardin en- contrarén en la tabla de la pagina si- guiente una seleccién de plantas que se adaptan bien. Algunas son autéctonas o aclima- tadas; otras se cultivan desde hace mucho tiempo (lilas, celindas, bola de nieve, etc.), 0 se han obtenido re- cientemente. Su principal interés resi- de en la originalidad de su floracién, perfume o follaje. ARBUSTOS PARA LA ZONA MEDITERRANEA Algunas de las plantas incluidas en las anteriores tablas son naturales de Ja cuenca mediterrénea o se han adap- tado a este clima. No hemos juzgado necesario crear un nuevo recuadro, ya que los arbustos que responden a las condiciones climticas de esta zona son facilmente identificables. Raramente se mencionan las plantas trepadoras en las obras dedicadas a los setos, debido a que, segiin se suele afirmar, ahogan y perjudican el buen desarrollo de los Arboles. Esta opinién est justificada slo en determinadas especies, cuando se desarrollan sin control. Si efecttia un mantenimiento regu- lar de sus setos, no ha de temer a la zarza, la nueza negra o la dulcamara, que Ilegaran inevitablemente algiin dia, trafdas por las aves. No renuncie a plantar la madreselva en el jardin. La madreselva se integrardé plenamente en su jardin SETOs vivos Si bien el efecto decorativo de las flo- Tes 0 de los frutos de estas plantas no es extraordinario, los recursos que ponen a disposicién de la fauna sil- vestre compensan ampliamente los problemas de mantenimiento que comportan. Limite a tres metros de altura la hiedra que trepa por los arboles, y eli- mine las viejas zarzas dejando los tu- tiones 4s jovenes, que floreceran en la siguiente primavera. Todas estas plantas tienen su lugar en un jardin natural. ARBUSTOS PREFERENTEMENTE ORNAMENTALES Nombre coman Nombre cientifico ABELIA O, Me« fayo-septiembre/ Fresco / Lig. Ac. a Ca. Abelia grandiflora Flores rosas ADELFA Junio-septiembre / Fresco, permeable / Nerium oleander Flores rosas N.a Lig. Ac. ARB ~~ Med. cs ‘Abril-mayo / Permeable/ Flores rosas (1) PH indiferente BOLADENIEVE Indiferente C ——_Julio/ Fresco, permeable / Simphoricarpos spp. excepto Med. Flores rosas (1) / N. a Lig. Ac. Frutos decorativos BONETERO DEL JAPON ~Julio-agosto / Fresco, permeable/ | Euonymus japonicus Frutos decorativos N. a Lig. Ac. | CEANOTO - “Flores azules Permeable, fresco / Ceanothus 5} Ac,, Lig. Ac. CELINDA ea! iG “Mayo-junio / “Fresco, permeable / Philadelphus coronarius Flores blancas (1) N.a Lig. Ac. hee Mayo-junio / Secoafresco/ Laburnum anagyroides Flores amarillas (1) Lig. Ac. a Ca. COLUTEA Indiferente —C Mayo-julio / Seco/N.aCa. Colutea arborescens excepto Mo. Flores amarillas (1) DEUCIA Indiferente —C Mayo-julio | Permeable, fresco / Deutzia scabra Flores blancas Nia Lig. Ac. ESCALONIA LA ak Junio-agosto / Fresco, permeable / Escallonia macrantha Flores rosas, rojas Lig. Ac. a Ac. LAUREL COMUN rij Fresco, permeable / Laurus nobilis Flores blancas (1) ___ Lig. Ac. a Ca. LAUREL DE PORTUGAL IndiferenteP Mayo-junio / “Fresco, permeable / Prunus lusitanica Flores blancas Lig. Ac. a Ca. MADRONO Arbutus unedo 56 Follaje Flores malva, blancas P Noviembre-diciembre / Permeable, fresco / Flores blancas (1) / Frutos decorativos Floracién Suelo Ac., Lig. Ac. (Contintia) ETAPA 4, DISENE EL SETO SOBRE CRITERIOS PRECISOS ‘Nombre comin, Nombre cientifico Clima Follaje _ Floracion Suelo MIRTO Mean se) | aE Junio-agosto / Seco a muy seco / ‘Myrtus communis Flores blancas (1) N.a Ac. MUNDILLO ““indiferente “Mayo-junio/ fresco, HIVAe Viburnum opulus ‘excepto Med. Flores blancas Lig. Ac. a Ca. var. Roseum NARANJO DE MEXICO Chisya temata Flores blancas Lig. Ac. a Ac. PITOSPORO P Mayo-julio/ Pittosporum tobira Flores blancas RETAMADEOLOR 0, Med. —~SC”~S™S™*SJunio-septiembre / i Spartium junceum Flores amarillas (1) RODODENDRO Indiferente P —-—“Mayo/Flores rosas_—-‘Fresco, permeable / Rhododendron ponticum _excepto Med. Ac. a A ROSARUGOSA————S—S—S—«Inddiferente ~"Mayo-agosto / aor Rosa rugosa Flores rosas blancas / N. a Lig. Ac. VEIGELA Mayo-julio / ~ Fresco, permeable / Weigela Flores rosas N.a Lig. Ac. VIBURNO DE BURKWOOD indiferente SP Abril-mayo/ ——~—~Fresco/ Lig. Ac.aCa. Viburnum x burkwoodii excepto Med. Flores blancas (1) Planta melifera. 57 Etapa 5. e Elija plantas de buena calidad Acaba de seleccionar las especies que compondran su seto y ha decidido el néimero de plantas necesarias. Nombre comuin, nombre cientific Para designar a las plantas en nues- tros textos y fichas, utilizamos sus nombres comunes. Este modo de pro- ceder suele ser satisfactorio, pero al- gunas denominaciones pueden dar lugar a malentendidos, ya que en ocasiones hay més de diez para la misma planta. ZEn qué época comprar las plantas? Los arbustos con cepell6n comienzan a plantarse antes de las primeras Ilu- vias importantes de otofio; los de hoja, a partir de las primeras escar- chas. Los profesionales no empiezan la extraccién en los viveros hasta esa época. Aunque disponga de todo el in- A partir de ahora puede preparar su pedido. Conviene seguir estos consejos para evitar problemas. cudl utilizar? é En el siglo xvi, Carl von Linné creé una nomenclatura binominal que continta utilizindose. Atribuye a las plantas y a los animales un doble nombre en latin: el nombre del géne- ro seguido del nombre de la especie. Este nombre cientifico es el que se em- plea para evitar confusiones. vierno para plantar, no espere hasta fi- nal de marzo para hacer las compras, pues se arriesgaria a no encontrar las plantas que haya elegido. Los centros de jardinerfa se aprovisionan a co- mienzos de otofio. En esta época en- contrard los ejemplares mas hermosos. 7. Entre los vegetales, un tercer nombre indica a veces que se trata de un cultivar. Por ejemplo Vibornum opulus «Roseum». ETAPA S, ELIJA PLANTAS DE BUENA CALIDAD (Donde encargar sus plantas de seto? Si ha decidido plantar un seto tipica- mente campestre, es decir, compuesto, tinicamente con plantas autéctonas, consulte a un viverista especializado enla produccién de plantas forestales. Seguramente él le aconsejara algéin centro de jardineria que comercialice plantas de origen local. iA menudo es més dificil encontrar un nispolero, aunque crezca esponté- neamente en los setos silvestres, que un Callistemon, que procede de Aus- tralia! Algunas instituciones —ayunta- mientos, diputaciones, consejerias, etc.— 0 los parques naturales organi- zan pedidos comunes de plantas a precios atractivos, o subvencionan la plantacién de especies locales a los particulares que desean plantar en ar- mona con el entorno. Inférmese en su ayuntamiento. (Pueden adquirirse kits de setos? Los profesionales, los centros de jar- dineria y las webs especializadas ofre- cen en la actualidad diferentes combinaciones de kits de setos. Sin embargo, estos kits presentan dos inconvenientes principales: la repeti- cién monétona de la misma secuen- cia cuando la longitud del seto es importante, y el riesgo de uniformi- zat los paisajes al utilizar el mismo médulo en todas las zonas del pats. {Qué tamano tienen los arbustos jévenes? {Como se presentan? Las plantas se ofrecen en diferentes medidas y preparaciones. Los arbustos comercializados tras dos aftos de vive- ro son calificados como plantas jéve- nes 0 matas si se los ha desmochado por lo menos una vez; cuando tienen mis edad, se convierten en plantas for- madas si se han efectuado podas de formaci6n. Se venden entonces en contenedores, Los arboles se comer- cializan bajo la denominacién de re- salvos cuando miden entre 1,25 y 3 m, o la de arbolitos. En este tiltimo caso su talla no hace referencia a la altura, sino a la circunferencia en centime- tros a un metro del suelo (6-8, 8-10, 12-14, etc.). Los viveristas ofrecen generalmen- te las plantas de hojas forestales con la raiz desnuda. En principio son mas baratas que las plantas en contene- dor, y tienen otra ventaja: se puede Plantin de: rojo. (© Pépinieres Naudet) 50! Plantas frondosas venes en pocilios 60 ‘Seros vivos comprobar la buena formacién del sistema radicular y rechazar los ejem- plares malformados. Sin embargo, presentan el inconve- niente de que su almacenamiento al sol o al viento puede comprometer su enraizamiento; es imprescindible plantarlas y volver a hidratarlas en el momento de su compra (véase «Nor- mas de plantacién», pagina 66). Siempre que sea posible, compre las plantas de bosque en contenedores forestales. Las plantas de hoja caduca se encuentran disponibles en diferen- tes tamafios: 40/60, 60/90 0 125/150. Es conveniente saber que cuanto mas joven sea la planta, mayores serdn las posibilidades de que arraigue y crez- ca. Una planta joven de 60/90 podra alcanzar un resalvo de 6/8 al cabo de algunos afios y costara de 10 a 20 ve- ces menos. Las plantas perennes se venden con frecuencia en pocillos, con cepe- ll6n 0 en contenedores de diferentes tamajfios que pueden ir de 150 cla va- rios littos; pero, en los centros de jar- dinerfa, las plantas de hoja también se acondicionan de este modo algu- nas veces. El almacenamiento y la manipulacién se simplifican, y el riesgo de desecacién de las raices es menor, lo que no exime de tener que colocarlas a la sombra desde su recep- cién y mantener los cepellones hti- medos. El principal inconveniente de los pocillos y de los contenedores reside en el riesgo de que se enmarafien las raices si la planta permanece dema- siado tiempo en el mismo recep- taculo. Las raices que ven impedido su desa- rrollo pueden perjudicar a la planta de manera definitiva. éCémo asegurarse de la buena calidad de las plantas? Una planta se divide en dos partes: aérea y subterranea. Un examen so- mero permite asegurarse de que am- bas partes estén bien equilibradas. Las ramas de los Arboles caducos de- ben mostrarse sanas, no secas ni da- fladas. Para garantizar una buena circulaci6n de la savia, la yema termi- nal debe estar presente y el sistema radical ha de ser abundante. Si el arbusto se vende en contene- dor, tendra que valorarse la calidad del cepell6n. El follaje de las perennes debe ser brillante, liso y denso. Una planta seca pierde un gran néimero de hojas. Etapa ©. Evite los contenciosos Los Arboles y los setos generan nu- merosos contenciosos entre veci- nos. Nos parece importante dete- nernos durante unos instantes en este punto. El origen de las diferen- cias es muy variado; se deben sobre todo a la sombra producida por las ramas de un Arbol o de un seto so- bre la propiedad vecina, pero tam- bién a los estragos reales 0 supues- tos provocados por las raices, la aparici6n de desechos en el césped oen el huerto del vecino. Estas discordias no siempre encuen- tran una solucién fundamentada en el sentido comin y el didlogo, y mu- chas de ellas Hegan a los tribunales. Por este motivo es necesario antici- parse conociendo los textos vigentes y aplicdndolos de la mejor manera. En lo que concierne a las planta- ciones realizadas en el limite de una propiedad privada, hay que remitirse al Cédigo Civil. Para las que se sittan a lo largo de un camino vecinal, de una carretera comarcal 0 nacional, se ha de pedir consejo a los servicios municipales, regionales o centrales; es necesario saber que las normas pueden cambiar de un ayuntamiento © administracion regional a otro. Re- cuerde que las normas de copropie- dad o de parcelacién incluyen a me- nudo cl4usulas relativas a la altura de las plantas. En las zonas urbanizadas, en principio esta autorizado plantar en el limite de la propiedad (acera). En las carreteras es necesario respetar una separacién minima, que suele coincidir con la que establece el C6- digo Civil. En los cruces y curvas pue- de que sea necesario respetar disposi- ciones adicionales (servidumbre de visibilidad). Veamos qué dice el Cédigo Civil respecto a las distancias de planta- cién entre propiedades privadas. SECCION CUARTA. DE LA SERVIDUMBRE DE MEDIANERIA Art. 571 La servidumbre de medianeria se regi- 14 por las disposiciones de este titulo y por las ordenanzas y usos locales en cuanto no se opongan a él, 0 no esté prevenido en el mismo Art. 572 Se presume la servidumbre de media- neria mientras no haya un titulo, 61 Limite de propiedad Seto bajo menos de 2 metros de altura 62 SETOS vivos Limit de a propiedad Minimo 2mettos Seto de més de 2 m de altura © signo exterior, 0 una prueba en contrario: 1.° En las paredes divisorias de los edificios contiguos hasta el punto co- miin de elevaci6n. 2.° En las paredes divisorias de los jardines o corrales sitos en poblado o en el campo. 3.° En las cercas, vallados y setos vi- vos que dividen los predios risticos. Ll Art. 575 La reparacion y construccién de las paredes medianeras y el manteni- miento de los vallados, setos vivos, zanjas y acequias, también mediane- Tos, se costeara por todos los duefios de las fincas que tengan a su favor la medianeria, en proporcional derecho de cada uno. Pero todo propietario puede dispensarse de contribuir a esta carga renunciando a la medianeria, salvo el caso en que la pared media- nera sostenga un edificio suyo. SECCION SEPTIMA. DE LAS DISTANCIAS Y OBRAS INTERMEDIAS PARA CIERTAS CONSTRUCCIONES Y PLANTACIONES Art. 591 No se podr plantar arboles cerca de una heredad ajena sino a la distancia autorizada por las ordenanzas o la costumbre del lugar, y en su defecto, ala de dos metros de la linea divisoria de las heredades si la plantacién se hace de arboles altos, y a la de 50 cm sila plantaci6n es de arbustos o arbo- les bajos. Todo propietario tiene derecho a pedir que se arranquen los arboles que en adelante se plantaren a menot distancia de su heredad. Art, 592 Si las ramas de algunos Arboles se ex- tendieren sobre una heredad, jardi- nes o patios vecinos, tendré el duenio de estos derecho a reclamar que se corten en cuanto se extiendan sobre su propiedad, y si fueren las rafces de los Arboles vecinos las que se exten- diesen en suelo de otro, el duefio del suelo en que se introduzcan podré cortarlas por si mismo dentro de su heredad. Art, 593 Los arboles existentes en un seto vivo medianero se presumen también me- dianeros, y cualquiera de los duefios tiene derecho a exigir su derribo. Exceptiianse los drboles que sirvan de mojones, los cuales no podran arrancarse sino de comin acuerdo entre los colindantes. Etapa 7. Prepare el terreno con cuidado la preparaci6n del terreno es una fase importante. Una tierra mullida permite a las plantas acceder sin di- ficultad a sus recursos vitales: agua, aire, sales minerales. Asimismo, fa- cilita su arraigo y crecimiento. la finalidad de esta operaci6n es mu- llir y efectuar una descompactacién, si fuera necesaria, de un gran volumen de tierra sobre una anchura de 0,60 m ambos lados, a lo largo del seto. Esta cava profunda permite a las plantas desarrollar sus raices sin encontrar obstaculos fisicos (rocas, arcilla com- pacta, etc,), mientras buscan el agua y las sales minerales que necesitan para su crecimiento. Se aconseja realizar la cava hasta alcanzar una profundidad de 0,50 m. Dependeré de la naturaleza del terreno y del uso al que se haya destinado hasta ese momento. Cémo proceder Si la zona de terreno destinada a la plantaci6n esta colonizada por zarzas y En una parcela recientemente construida, cabe suponer que el suelo se haya compactado bajo la accion de la maquinaria de construccién y que los materiales de excavacion estén distribuidos sobre el suelo, como su- cede a menudo. A pesar del trabajo considerable que esto representa, es deseable localizar la capa de tierra buena y trasladarla a la superficie. Si esta operacin no es factible, es nece- sario, después de un cuidadoso mulli- do profundo, incorporar en la capa superficial una buena cantidad de compost para crear la adecuada dosis de humus. Si controla la construc- ci6n, retire y almacene temporalmen- te la tierra vegetal afectada por la obra; una vez finalizados los trabajos, podré colocarse de nuevo. Las tierras extraidas durante la cimentacién, inertes y estériles, podran eliminarse. arbolitos, serd necesario un desbrozado previo. Los restos sern compostados y 63 La cava doble: + Delimitar la franja de terreno que se debe cavar con dos cuerias 0 pequefias piquetas. Eliminar el césped en toda la extensiin + Retirar una doble anja de tierra superficial y calmacenarta en et ‘otro extremo de la franja, (A) = Descompactar el fondo de la zanja lavando los dientes de a horca- Jaya en el suelo, Ievantar la tierra sin voltearla. (B) + Cavar ta tercera zanja y colocar sobre la tierra descompactada de Ja primera. (C) + Proseguir del ‘mismo modo a to largo de ta franja de plantacion cubriendo tas iltimas dos zanjas con la tierra reservada 64 SeTOs vivos serviran como enmienda del terreno. Si hay hierba y plantas silvestres, basta- 14 con la acci6n del cortacésped regula- do a corta distancia del suelo. No utilice desbrozadoras ni herbici- das quimicos. Estos productos son nocivos para la salud y el medio ambiente. Retire a continuacién el césped, las piedras grandes y los posibles restos de construccién, asi como las raices. Cavar el suelo en profundidad El mullido y la descompactacién del suelo sobre una anchura minima de 1m (0 més en el caso de que plante en dos hileras) y con una profundidad de 0,50 m son necesarios para facilitar la colocacién de arbustos. Es preferible cavar una franja de terreno con el an- cho adecuado a realizar hoyos de plantaci6n individual para cada ar- busto. Las raices podran expandirse sin problemas sobre un volumen de tierra mayor para alimentarse y an- clarse al suelo. Para conocer la estructura de su te- rreno, abra una zanja con una pro- fundidad igual como minimo a dos veces la altura de la laya. Si la herra- mienta penetra con dificultad, la tie- rra no esta suficientemente mullida y se requeriré una descompactacion. Esta puede realizarse con una subso- ladora siempre que sea posible (es un equipo agricola que necesita un trac- tor potente), o bien con la laya, apli- cando la técnica de cava doble. Se Ile- va a cabo a finales de verano. Hace falta que el suelo esté bien seco para que pueda agrietarse y airearse. Al subsolar o cavar una tierra pesada y pegajosa, se corre el riesgo de crear una capa impermeable que impediria el crecimiento de las plantas. Evite el uso del motocultor, ya que reduce la tierra a finas particulas y fa- vorece la compactacion. Tanto si utiliza un método manual como uno motorizado, no labre una | tierra que se pegue a las herramien- tas. La cava doble La cava doble es una operacion ma- nual que permite trabajar la tierra hasta una profundidad de 40-50 cm. A diferencia de la cava profunda, no modifica la organizacién del suelo se- pultando la capa superficial rica en materia organica. La franja de terreno estaré ahora suficientemente mullida como para acoger los arbustos. Es el momento de aplicar las enmiendas orgénicas si cree que su suelo es pobre en humus. Puede sembrar un abono verde si la estacin lo permite. Este se triturara y enterraré un mes antes del plantio. También puede distribuir sobre la su- perficie y binar compost o estiércol, uno o dos meses antes de plantar. ETAPA 7. PREPARE EL TERRENO CON CUIDADO Asimismo, durante esta fase de pre- paraci6n del terreno puede extender sobre el suelo mullido una capa de ramas desmenuzadas, denominada también Madera Rameal Fragmentada (véase el capitulo «Aproveche los res- tos de la poda», pagina 90), e inte- grarla con el binador en los primeros centimetros del suelo. No tealice ninguna otra interven- cién en el suelo hasta el momento de la plantaci6n, y evite caminar sobre el suelo mullido para no ocasionar ningdin dafio. Preparacion del suelo sin cavar (el método Soltner) Esta técnica, descrita y experimentada por Dominique Soltner,* utiliza la fau- na del suelo, abundante y gratuita, como auxiliar. Consiste en cubrir con una densa capa de heno viejo 0 de paja (20 cm como minimo) la franja de terreno destinada a la plantacién después de triturar todas las plantas vivaces con el cortacésped o la desbro- zadora. Este trabajo se realizaré seis meses antes de la plantacién, y prece- dera a un periodo Iluvioso (a comien- 20s de la primavera o finales del vera no), Se aconseja distribuir sobre la paja una capa de compost o de estiércol descompuesto. Las lombrices, atraidas por la humedad, subirdn hasta la su- 8. Dominique Soltner, ingeniero agrénomo, autor y editor, ha escrito numerosas obras sobre agronomia, cria y setos. Planter des haies (1999), L’Arbre et la Haie (1995), Editions Sciences et Techniques Agricoles. perficie buscando la materia orgdnica en descomposicién y la incorporaran al suelo, con lo que aumentardn el contenido en humus. Al mismo tiem- po labraran en profundidad gracias a la red de galerias que excavan. Este trabajo invisible, faraénico para estos animales, es suficiente para poder plantar sin necesidad de otra intervenci6n. Antes de plantar, se dis- pone un nuevo acolchado y se tiende un cordel para sefialar la hilera. Los arbustos se colocan en su emplaza- miento cavando cada hoyo con la laya después de apartar la paja, que se colocaré de nuevo en su sitio al fina- lizar la operacion. 66 Etapa 8. Normas de plantacion Comienza aqui la tiltima etapa de su proyecto. Ya ha elegido las plantas, ha ela- borado su secuencia de plantacién y, finalmente, el terreno esta prepa- rado desde hace dias o incluso se- manas. Ya puede proceder a la plantacién propiamente dicha, te- niendo en cuenta algunas precau- ciones y respetando ciertas normas que pasamos a detallar a continua- cién. Proteger los arbustos desde su llegada Desde su extraccién en el vivero has- ta su plantacién definitiva, un arbol con raiz desnuda no debe permane- cer expuesto al aire o al viento, que lo secarfan, y mucho menos al sol. Antes de transportarlas, procure embalar todas las plantas introdu- ciendo las raices en una bolsa de plas- tico bien cerrada, con mas motivo si tienen que viajar sobre el techo del coche o en un remolque. Si no va a plantarlas justo después de regresar a su casa, ser conveniente colocar las plantas con raiz desnuda en una zan- ja temporal. Cave en el suelo mullido una zanja de unos 30 cm de profundidad, si es posible a la sombra de un muro o en un lugar orientado al norte, y acomo- de la tierra sobre el borde para formar un pequefio parapeto. Disponga las plantas una junto a otra (no las deje atadas en un paque- te) y cubra cuidadosamente toda las raices con la tierra que ha extraido de Ja zanja. Riegue abundantemente. Los pocillos se vuelven a hidratar al sumergirlos algunos minutos en un cubo de agua, salvo durante el perio- do de heladas. Agrupe las plantas y al- macénelas a la sombra o bajo una capa de arena himeda, procurando no tapar la parte aérea.