P. 1
textos agricultura mundial 2

textos agricultura mundial 2

|Views: 608|Likes:
Publicado porudoncel

More info:

Published by: udoncel on Jan 28, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/07/2012

pdf

text

original

TEXTOS Y ACTIVIDADES SOBRE LA AGRICULTURA EN EL MUNDO

NOMBRE: CURSO: FECHA:

1. LOS ESPACIOS RURALES Y LAS ACTIVIDADES AGRARIAS EUROPEAS

Síntesis producida a partir de: Méndez, R y Molinero, F (2002). Espacios y
sociedades, Barcelona, Ariel, pp. 118-128

1.1 Las regiones agrarias en la Europa preindustrial Desde la introducción de la agricultura sedentaria en Europa (6500 y 2000 a.C para el Mediterráneo e Irlanda y Escandinavia), los espacios agrarios han conocido una evolución marcada por una serie de rasgos estructurales omnipresentes que constituyen una herencia de cierto peso aún en la actualidad. Se pueden distinguir tres grandes áreas según la particularidad de sus espacios rurales: a) El pastoreo nómada en la península Escandinava En el vértice septentrional de Europa, área de condiciones climáticas extremas que determinan su evidente marginalidad desde el punto de vista agrario, la región de Laponia, desde Noruega al Ártico Ruso, ha conocido durante siglos el dominio exclusivo de un sistema ganadero muy extensivo que ha condicionado las formas de vida y ocupación dominantes. Consiste en un desplazamiento estacional de los rebaños de renos en sentido meridiano, entre la tundra y el bosque de coníferas, motivado por la escasez y pobreza de los pastos, lo que conlleva el traslado del hábitat durante la primavera y el otoño. Sistema ganadero extensivo:

Imagen (título, descripción e ilustración) b) La agricultura cerealista centroeuropea Desde el sur de Escandinavia a las cordilleras alpinas meridionales, se extiende un vasto conjunto de llanuras y mesetas ocupadas (al menos desde el medioevo) por los cultivos cerealistas, que suponían el fundamento de la economía agraria más importante aún que en el mundo mediterráneo. Según las condiciones térmicas y de humedad, el cereal de invierno predominante podía ser el trigo –Islas británicas, Francia, Balcanes- o el centeno –regiones septentrionales-, acompañado generalmente por cultivos secundarios como la avena y la cebada como cereales de verano para consumo ganadero y humano. Las regiones atlánticas, debido a la disminución del terrazgo, sustituyeron en gran medida cerealicultura por una ganadería vacuna y porcina, generalizando los pastos y eriales hasta configurar un sistema agrario mixto. En lo referente a la diversidad paisajística, ésta se reduce a la oposición campos abiertos/cerrados: Sistema de openfield:

Imagen (título, descripción e ilustración) Sistema de bocage:

Imagen (título, descripción e ilustración)

c) La agricultura mediterránea Fruto de la heterogeneidad que caracteriza su medio físico y la evolución histórico-cultural, el mundo rural mediterráneo se ha mostrado a lo largo de los siglos como un espacio complejo y contrastado, en el que la oposición secano/regadío, vertientes/llanuras y latifundio/minifundio definen lo esencial de su personalidad. En las áreas de secano domina la trilogía clásica cereal-viñedo-olivar; en las grandes llanuras encontramos openfield cerealista de año y vez (barbecho), y en las vertientes encontramos arboricultura, es decir, desde el viñedo y el olivar hasta el árbol frutal, como el almendro, la higuera o el algarrobo. Por supuesto, cabe remarcar la escasez de pastos que se limita a la trashumancia de los rebaños normalmente ovinos o caprinos. En las áreas de regadío, que aparecen en la vertiente mediterránea, todo es diferente. La productividad es mayor y las huertas conocen una gran variedad de plantas cultivadas, desde la trilogía del secano a diversos frutales, productos hortícolas e, incluso, plantas tropicales posibilitadas por la elevada integral térmica. Si en las áreas de secano domina la concentración y el latifundio en las de regadío domina la dispersión del poblamiento y el minifundio. Trashumancia:

Cultivo de secano:

Imagen (título, descripción e ilustración)

Paisaje de regadío:

Imagen (título, descripción e ilustración)

1.2 Los nuevos espacios agrarios europeos Pese a las pervivencias estructurales vinculadas a este pasado, la evolución general hacia la agricultura de mercado ha supuesto una progresiva capitalización de las explotaciones (motorización, mecanización, empleo de productos químicos,…) y una progresiva especialización productiva. La conocida diversidad climática y edáfica en Europa, unida al distinto grado de adaptación a estas transformaciones, genera una amplia variedad de situaciones regionales, en las que puede destacarse algunos de los cambios más significativos que se han registrado. Las áreas próximas al océano, junto a buena parte de las regiones alpinas, han acentuado su tradicional vocación ganadera, orientándose principalmente en la actualidad hacia la producción de carne, leche y derivados con destino a los mercados urbanos. A pesar del dominio de la explotación familiar, en un terrazgo dominado por pastos, forrajeras y cereales-pienso, se ha evolucionado hacia un tipo de explotación muy capitalizada en la que la estabulación, la selección de razas y la intensa mecanización ha reducido drásticamente el nivel de empleo, a la vez que permite alcanzar niveles de producción y renta más altos, generando habitualmente excedentes (leche, mantequilla,…) que exigen importantes subvenciones anuales. Buenos ejemplos de estas tendencias los encontramos en Dinamarca y en los pólders holandeses. Hacia el interior del continente, se tiende de la monoespecializaciójn ganadera a los sistemas mixtos. La orientación básica es la producción de carne y coexiste con una gran variedad de cultivos, entre otras cosas, por el carácter extensivo de sus explotaciones (al norte, llanura germano-polaca- remolacha; al sur, Aquitania, Valaquia-maíz y girasol). Así, en las llanuras donde hay calor y sequedad se ha acentuado la producción cerealista aunque sin el barbecho, la trama parcelaria y el sistema comunal propio del openfield. Una vez más la mecanización ha supuesto un incremento en la productividad a costa de u marcado éxodo rural, para, al fin y al cabo, ser poco competitivos a nivel internacional. Las regiones mediterráneas, en ellas la industrialización y la urbanización se ha traducido en una ruptura de sus rasgos tradicionales, hoy sólo conservados por algunas áreas atrasadas del interior de estas penínsulas. Dentro de las áreas

de secano, la trilogía clásica mantiene su preeminencia. Aunque el trigo sigue cubriendo extensas áreas, el descenso relativo de su consumo ha propiciado una reducción de su superficie en beneficio de otros cultivos como el centeno, el maíz o la cebada, junto a oleaginosas y a cultivos industriales como la remolacha azucarera o las forrajeras. El abandono del barbecho amenazaba con romper los sistemas mixtos de cultivo que se mantienen gracias a las subvenciones. La evolución del viñedo es totalmente distinta, su mercado se expande y hoy ocupa dos terceras partes de la cosecha mundial. Por su parte, el olivar se mantiene estancado. Los regadíos intensivos se muestran como espacios dinámicos y en expansión, capaces de mantener un poblamiento denso. La ampliación posibilitada por la mejora de las infraestructuras técnicas (embalses, red de canalizaciones,…), se ha acompañado de una rápida evolución hacia la agricultura especulativa totalmente orientada al mercado, en buena parte exterior, y de altos rendimientos, capaces de compensar el minifundismo imperante. Lamentablemente, la agricultura mediterránea se ha situado en una creciente posición de dependencia con respecto a la Europa noroccidental, agravada por no tratarse de productos de primera necesidad, lo que la hace muy sensible a las fluctuaciones coyunturales o a la competencia de otros países de la cuenca. PEQUEÑO TRABAJO DE INVESTIGACIÓN Consulta la página web raulrv.blogspot.com/2009/.../la-agricultura-demercado.html y responde las siguientes preguntas: 1) Qué es la agricultura de mercado? 2) Con qué medidas consigue sus objetivos la agricultura de mercado? 3) Qué tipos de agricultura de mercado hay?

2. LOS ESPACIOS PRODUCTIVOS Y LA CRECIENTE ESPECIALIZACIÓN TERRITORIAL: EL MODELO USA
Síntesis producida a partir de: Méndez, R y Molinero, F (2002). Espacios y
sociedades, Barcelona, Ariel, pp. 269-275. 2.1 Los espacios agrarios en Norteamérica: una agricultura sin campesinos El sector agrario norteamericano sorprende por una aparente contradicción inicial: con una participación inferior al 2% en el PIB y una proporción similar de la población activa total, que representan en cifras absolutas apenas dos millones de trabajadores, estos dos países ocupan posiciones destacadas por lo que se refiere a ciertos productos agrarios básicos como el trigo (16% de la producción y 50% de las exportaciones mundiales), la soja (50 y 75% respectivamente), el maíz, los agrios , o las cabezas de ganado bovino y porcino. Estas simples cifras nos sitúan ya en presencia de una agricultura con altas costas de productividad, vinculadas a una intensa capitalización y tecnificación, e inmersa plenamente en los circuitos económicos, que ha hecho frecuente el apelativo de agricultura sin campesinos o agricultura especulativa para referirse a un sector plenamente integrado con la actividad industrial. En el plano geográfico, son dos los aspectos más significativos, reflejo de la lógica inherente a este tipo de espacios productivos orientados hacia una maximización de la rentabilidad a partir de una reducción de costes de producción: el predominio de las grandes explotaciones mecanizadas, y la especialización regional de los cultivos, con la formación de grandes cinturones agrícolas. Estructura agraria del Viejo mundo: larga historia que deriva en densificación de la población agraria, un proceso intensivo de parcelación y un reparto desequilibrado de la tierra. Estructura agraria del Nuevo mundo: poblamiento reciente con ocupación de terrenos vastísimos semivacíos de los que se expulsó a la población indígena, con densidades siempre bajas y un reparto de la tierra relativamente igualitario en

explotaciones bastante grandes (198 ha USA, 186 ha Canadá), que han conocido una concentración progresiva a lo largo del tiempo. El predominio de las unidades de tamaño medio y grande hunde sus raíces en los orígenes mismos de la colonización. Primero fue el sistema rang implantado en los márgenes de San Lorenzo y en las granjas de Nueva Inglaterra, y luego el sistema township (cuadrícula de 6 millas, dividida en 36 secciones de 1 milla cuadrada o 259 has) tras la ocupación de las praderas centrales, la instalación de plantaciones al Sur o la creación de ranchos ganaderos en el Oeste árido. El desarrollo industrial y la fuerte elevación de los costes laborales vinculadas a la mejora en el nivel de vida, impulsaron una intensa mecanización, forzando a su vez un aumento de las explotaciones para hacerlas rentables, posibilitado por el intenso éxodo rural que ha ido eliminando una buena parte de las de carácter marginal. En resumen, menos efectivos agrarios, más viejos, pero mayor producción agraria gracias a la capitalización y el gran tamaño de las explotaciones. Para preservar el gran tamaño de las explotaciones, las grandes familias configuran a éstas como sociedades por acciones para que cualquier herencia u otros, que implique transferencia de la propiedad, no derive en una división de la explotación. 2.2 Distribución de los usos del suelo agrario Históricamente, el territorio aparece organizado en grandes áreas especializadas en las que, a partir de las ventajas comparativas que ofrece el medio y la proximidad a los mercados, se distribuyen las diferentes actividades agrarias, con una amplia representación del monocultivo en cada una de ellas. No obstante, esta clásica organización en cinturones agrícolas homogéneos, generadores de intensos flujos de mercancías hacia los diferentes mercados nacionales e internacionales, y dispuestos de norte a sur y desde la costa hacia el interior, con predominio de sistemas extensivos del tipo dry farming o ranching, ha evolucionado en los últimos tiempos, tanto por una progresiva diversificación de las producciones que limita los riesgos ecológicos y económicos inherentes al monocultivo, como por una intensificación y adaptación progresiva a la evolución de la demanda de alimentos, aunque sin alterar las señas de identificación esenciales.

El primero de ellos es el cinturón lechero (dairy belt), extendido desde el estuario de San Lorenzo a los Grandes Lagos y Nueva Inglaterra, que constituye el área con un sistema de explotación tradicionalmente más intensivo. A partir de un clima húmedo y una temperaturas estivales relativamente bajas, y teniendo en cuenta que aquí se localizan los principales mercados urbanos de ambos países, se ha desarrollado una marcada especialización ganadera orientada a la producción de lácteos y derivados, con un policultivo en el que se entremezclan cereales-pienso, forrajeras y pastos, que en los últimos tiempos han conocido una notable expansión en detrimento del porcentaje de tierras arables. DAIRY BELT (MAPA DE LOCALITZACIÓ + IMATGE) Al sur de este primer cinturón, allí donde se mantiene la humedad estival suficiente, al tiempo que se incrementan la integral térmica y la insolación anual, aparece el cinturón del maíz (corn belt), extendido desde Iowa y Missouri a Ohio, en el Medio Oeste, con un pequeño apéndice en el sector más seco de la margen canadiense de los Grandes Lagos, en torno a Toronto y Ottawa. Las favorables condiciones climáticas, unidas a los buenos suelos, permiten obtener elevados rendimientos y unos niveles de renta agraria que se cuentan entre los más elevados de ambos países. El predominio de la soja y el maíz, favorecen la elaboración de piensos que permiten alimentar una cabaña bovina y porcina destinada a la producción de carne, además de exportar en proporción muy elevada. CORN BELT (MAPA DE LOCALITZACIÓ + IMATGE) Al oeste de estos dos cinturones, y formando un semicírculo en franca regresión superficial desde Alberta y Saskatchewan, hasta Kansas, Oklahoma y el norte de Texas, que tiene como límite occidental el meridiano 100º, se extiende el cinturón triguero (wheat belt), en áreas de clima más seco y temperaturas contrastadas, que impusieron tradicionalmente una explotación de carácter extensivo y largo barbecho, con escasas inversiones en abonado, e intensamente mecanizada (dry farming). Al monocultivo sobre inmensas superficies, que abarcaba desde los cereales de primavera dominantes en el sector septentrional, a los de inviernos en los Estados meridionales más cálidos,

permitiendo escalonar las cosechas, le ha ido sustituyendo una progresiva diversificación de los paisajes agrícolas (girasol, remolacha).

WHEAT BELT (MAPA DE LOCALITZACIÓ + IMATGE)

El cuarto cinturón característico de la agricultura estadounidense es el algodonero (cotton belt), afincado en los Estados del viejo sur, desde Texas y Louisiana, hasta Carolina del norte, e incluyendo un pequeño cinturón tabaquero (tobacco belt) al norte y un cinturón subtropical (subtropical belt) en el sur de la costa atlántica, dedicado al policultivo con cierto predominio de los productos hortofructícolas. Este cinturón es el que mayores transformaciones ha conocido en los últimos decenios, pues al retroceso del algodón que provocan el desgaste del suelo y la competencia, tanto exterior como interior (California), se ha sumado la posibilidad de implantar otros cultivos más rentables como la soja, el cacahuete o los cereales-pienso en las regiones interiores, acompañando a un evidente desarrollo ganadero, en tanto la costa del Golfo y Florida conocen el desarrollo de los cultivos subtropicales (arroz, caña de azúcar, cítricos) y de la horticultura. COTTON BELT (MAPA DE LOCALITZACIÓ + IMATGE) TOBACCO BELT (MAPA DE LOCALITZACIÓ + IMATGE) SUBTROPICAL BELT- SUGAR BELT (MAPA DE LOCALITZACIÓ + IMATGE) Casi la mitad occidental del territorio constituye una última unidad homogénea, dominada por los pastos extensivos sobre tierras bastante áridas que continúan sirviendo como soporte a una cabaña ganadera bovina y ovina destinada a la producción de carne (ranching belt), en tanto el terrazgo agrícola se reduce a pequeñas franjas junto a los ríos y manantiales que tienen como cabecera los sectores montañosos próximos. Las mejoras tecnológicas y un volumen elevado de inversiones, tanto públicas como privadas, han permitido su expansión constante, que alcanza su máximo desarrollo en el Gran Valle de California, principal área hortofructícola y vitícola del país, en donde el clima cálido, los bajos costes salariales asociados al empleo de una población

inmigrante, en ocasiones ilegal, y las reducidas tarifas del transporte han permitido el desarrollo de grandes explotaciones intensivas que sitúan a este Estado a la cabeza del país en cuanto a renta agraria total. RANCHING BELT (MAPA DE LOCALITZACIÓ + IMATGE)

3. ÁFRICA: EL CONFLICTO ENTRE LA AGRICULTURA DE SUBSISTENCIA TRADICIONAL Y UNA AGRICULTURA COMERCIAL VOLCADA AL EXTERIOR
Síntesis producida a partir de: Méndez, R y Molinero, F (2002). Espacios y
sociedades, Barcelona, Ariel, pp. 593-595.

3.1 Pervivencia de las estructuras agrarias tradicionales En relación a las formas de explotación de la tierra, hay dos factores clave que conviene tener en cuenta, a saber: primero, la inadecuación de la agricultura de subsistencia tradicional y, en segundo lugar, el desarrollo de una agricultura comercial volcada al exterior. En resumidas cuentas, lo que vemos es como la influencia de los europeos en el mundo africano ha conducido a la consolidación de formas de explotación agrarias nuevas y que, por sí mismas, parecen representar una ventaja sobre la agricultura tradicional y, en muchos casos, arcaica, conservada todavía en numerosas regiones. Ahora bien, los diversos tipos de agricultura comercial, al no acompañarse de una evolución técnica, económica, cultural y social, que debiera haber afectado a todo el campesinado, ejercen un efecto distorsionador, puesto que favorecen la expansión de una economía comercial en unos medios y unas comunidades que carecen de condiciones para dedicarse a una agricultura de mercado, a la cual, sin embargo, no pueden escapar, para cubrir las perentorias necesidades monetarias. En este sentido, son los propios Estados, con sus contribuciones e impuestos, las organizaciones que más

impulsan la monetarización, aunque éstos, tal como se han configurado a raíz de la independencia tampoco parecen tener fuerza, ni ser capaces de introducir mejoras sustanciales entre las comunidades campesinas. Se sufre, en consecuencia, una situación marcada por la transición desde una etapa tradicional a otra moderna, con la particularidad de que ninguna de las dos está consolidada. La agricultura tradicional, atrasada y falta de medios, es incapaz de hacer frente a la presión demográfica; la agricultura moderna, sin redes de abastecimiento y comercialización adecuadas, también se enfrenta a circunstancias críticas. El problema de la agricultura tradicional en nuestros días se refiere a la presión demográfica. El cultivo itinerante, basado en un barbecho muy extensivo, ha perdido fuerza a favor de una agricultura sedentaria intensiva, basada en el abono de la ganadería, que no puede practicarse en condiciones adecuadas, bien sea por las circunstancias del medios (ataques de la mosca tsé-tsé en regiones tropicales) o por circunstancias culturales como los derechos colectivos sobre la tierra lo cual favorece un bajo rendimiento de la agricultura ganadera, junto a la falta de medios técnicos. La agricultura de inundación da unos pobres resultados debido a la falta de medios para cultivar y para recoger la poca y discontinua cosecha que se consigue. El aumento de la presión demográfica propio de la sedentarización convierte al sistema en inútil y activa el freno malthusiano. Por otro lado, la introducción forzada del cultivo del algodón, el cacahuete o los cultivos de plantación por parte de los europeos ha supuesto la ruptura de los sistemas agrícolas de subsistencia tradicional, la extensión de la monetarización y la constitución de las bases del subdesarrollo de numerosos países africanos. Y es que la agricultura comercial supuso un factor de crisis, por cuanto sustrajo tierras a la agricultura de autoconsumo, tanto en una consideración cuantitativa, por la dimensión de los espacios disponibles para la agricultura de subsistencia, como cualitativa, por la ocupación de los suelos más fértiles para el cultivo de la agricultura comercial, teniendo en cuenta que más provechosa hubiera resultado la intensificación del cultivo de autoconsumo dado el crecimiento demográfico. Lo peor, es que el crecimiento urbano da vida al sistema de producción y circulación de capitales impuestos, de manera que la fractura entre estas formas de cultivo tiende a resolverse en una miríada de situaciones intermedias del todo insuficientes.

Agricultura de subsistencia:

Imagen (título, descripción e ilustración)

Cultivo itinerante:

Imagen (título, descripción e ilustración) Barbecho:

Imagen (título, descripción e ilustración) Explica la problemática de la agricultura africana con tus propias palabras.

4. LATINOAMÉRICA: EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA Y DESCONTROL ECONÓMICO; LA CONSOLIDACIÓN Y PERMANENCIA DEL SUBDESARROLLO
Síntesis producida a partir de: Méndez, R y Molinero, F (2002). Espacios y
sociedades, Barcelona, Ariel, pp. 391-397.

4.1 Explosión demográfica y subdesarrollo En el caso latinoameriano podemos decir que a una fase de crecimiento económico correspondió la consolidación del subdesarrollo. Una vez más, se trata de una historia de inadaptación o adaptación forzada a un sistema productivo necesitado de unas infraestructuras, organizaciones y mentalidades que el país en cuestión no está preparado para asumir; esto genera un círculo vicioso alimentado por un crecimiento no harmónico de las variables en juego (población/recursos/organización/mentalidad/…) que deriva en una situación de desequilibrio sostenido. El crecimiento económico, debido a los intensos y rápidos intercambios establecidos entre los países industriales y los subdesarrollados obligó a aquéllos, a fin de evitar los contagios, a introducir medidas sanitarias en éstos. Fue una política sanitaria seria, pues el progreso económico general estaba en juego, lo cual provocó un inusitado crecimiento demográfico. En principio, los países implicados en el desarrollo (Brasil, México, Colombia y Argentina) no vieron un problema en el crecimiento demográfico, sino que pensaron en llenar los huecos derivados de una ocupación

territorial desequilibrada; al fin y al cabo, Latinoamérica se encontraba poco poblada y concentrada, disponiendo de vastísimos territorios sin apenas ocupar. El intento por colonizar y explotar los nuevos espacios provocó la existencia, aún hoy, de entusiastas defensores del crecimiento demográfico descontrolado. No obstante, este crecimiento, que ha movido a muchos gobiernos a poner en marcha programas de colonización (Perú, México, Brasil, Venezuela y Colombia), ha demostrado ser más fuerte de lo deseable, fracasando a menudo estos programas por no poder dotar a todos con suficientes medios técnicos y orientaciones comerciales y culturales (mentalidad), además de no poder articular un sistema territorial integrado, con adecuada densidad de infraestructuras, equipamientos y con un razonable número de productores y consumidores. Un crecimiento demográfico que en lugar de estimular, frena el desarrollo. El factor de crecimiento demográfico es una combinación feliz entre una caída drástica de la mortalidad (6,6 por 1000) y un fuerte incremento de la natalidad (25 por 1000). PREGUNTAS DE COMPRENSIÓN 1. Por que el crecimiento económico genera la necesidad de mayores efectivos poblacionales?

2. Qué necesita un territorio para adaptarse y beneficiarse del proceso de modernización (crecimiento económico)?

3. Qué decidieron las autoridades de los países en desarrollo ante el auge demográfico?

4.1.1 La resultante: frenos al desarrollo y éxodo campesino Hay cuatro consecuencias fundamentales de todo este proceso, a saber: El rejuvenecimiento de la población, pues más de un tercio de la población son menores de 15 años, mientras en los países industriales esta cifra se sitúa en una quinta parte. Esto no es perjudicial en si, pero exige unas fuertes inversiones demográficas que implican elevadas tasas de dependencia, en el caso de Latinoamérica. Persistencia del analfabetismo, pues se agravan las dificultades para atender satisfactoriamente a una creciente y abultada masa escolar (esto afecta especialmente a Centroamérica y a la zona templada). Éxodo rural sostenido, dicho de otra manera, a pesar del gran éxodo rural implicado en un desequilibrio de la estructura de la propiedad que no puede contener el crecimiento poblacional (y que fracasa en el intento de equilibrarla), el sector rural no pierde efectivos en términos absolutos, dado que se renueva constantemente, merced a las elevadas tasas de natalidad.

-

Potenciación del caos urbanístico, pues el éxodo rural implica un 50% del crecimiento urbano que se concentra en las actuales metrópolis regionales o nacionales, dando lugar a una red urbana desequilibrada, con muy pocas y grandes ciudades, creciendo al margen de la planificación.

4.2 El fracaso de las reformas agrarias y sus consecuencias En líneas generales las reformas agrarias surgen como una respuesta de los gobiernos a las tensiones que se desarrollan entre los hacendados y los campesinos minifundistas o las comunidades indígenas; no suelen producirse, por lo tanto, en las áreas de plantación, pues este tipo de explotaciones se asienta generalmente sobre tierras nuevas, con bajas densidades demográficas. Así, los focos de mayores tensiones se localizan en el altiplano mexicano, en el nordeste brasileño y en las tierras altas y valles interiores andinos. Para poner un ejemplo extremo, el problema radica en que en México el 1% de la población poseía el 97% de la tierra y, por tanto, el 96% de la población poseía un 1% de la tierra. Dicho de otra manera, se trataba de un régimen feudal con unos pocos terratenientes latifundistas, que no fomentaban el equilibrio de la producción rural entre autoconsumo y exportación, sino que dedicaron toda la producción a la exportación dejando en una situación precaria (de gran pobreza y esclavismo a la práctica) a su contingente de campesinos. Las reformas agrarias intentaron generar el minifundismo, dar propiedades a los campesinos para el autoconsumo. En la práctica, éstas no han sido suficientes, pues sí que se ha originado el latifundismo pero, a la vez, se ha habilitado la proletarización y el paro entre los pequeños campesinos, dadas las condiciones de las reformas acaecidas. Y estos no han sido los únicos problemas, pues la implantación de las reformas fue prácticamente siempre problemática y discutible, favoreciendo el desequilibrio de la producción rural, acentuada por la dependencia comercial del exterior. Así, como las reformas agrarias no dieron solución a los problemas del campo, los distintos gobiernos han buscado la respuesta en la modernización y tecnificación de los latifundios, y en la colonización de nuevos espacios como alternativa a las reformas agrarias. Los grandes empresarios latifundistas acogieron con entusiasmo la Revolución Verde, de manera que no tardaron en llevar a cabo un extenso programa de

modernización, que, por una parte, ha conseguido superar el atraso tradicional y extender la tecnificación a vastos territorios, pero, por otro, ha provocado un grave desempleo, que ha movido a los gobiernos a poner en marcha programas de colonización para el creciente número de campesinos sin tierra. Por tanto, el proceso de modernización ha acentuado el dualismo de las estructuras latinoamericanas de modo que coexisten los latifundistas, dedicados a sus buenas, extensas y rentables tierras con el objetivo de orientar su producción al exterior, y los minifundistas, que para sobrevivir, convierten en imparable el proceso colonizador a costa de la deforestación brutal del bosque tropical húmedo, para conseguir un pedazo de tierra dedicada al autoconsumo. A la par que desaparecen los programas de desarrollo en la Amazonia y en las sabanas del interior, debido al rapidísimo crecimiento demográfico, aparece una pequeña clase de colonos dedicados a roturar campos y venderlos a otros para que los utilicen como pastos a la vez que cobran las subvenciones por el asentamiento. La capacidad para crear empleo de estas medidas es 0. Si llamativa fue la incapacidad de las nuevas medidas agrarias, aun más lamentable se presenta el proceso de estancamiento industrial.

PREGUNTAS DE COMPRENSIÓN 1. Por qué se llevan a cabo las reformas agrarias en estos países latinoamericanos?

2. Qué papel juega el minifundismo en los conflictos agrarios?

3. Qué medidas tomaron los gobiernos ante el fracaso de las reformas agrarias?

4. Qué consecuencias ha conllevado el proceso de modernización en estos países?

INVESTIGA – NAVEGA EN INTERNET Y EXPLICA QUÉ ES LA REVOLUCIÓN VERDE (BONUS + 0.5 A QUIEN ENCUENTRE LA WEB QUE MEJOR LO EXPLIQUE).

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->