Está en la página 1de 120

1

INDIGO:

LA NUEVA HUMANIDAD

2

“La niñez es la etapa en que todos los hombres son creadores”.

Juana de Ibarborou Poetisa uruguaya

(1895-1979)

3

EL AMANECER DE UN NUEVO CAMINO

El deseo de paz interior, de disfrutar con las pequeñas cosas de la vida, el afán de encontrar el sentido de la

propia vida, el sentir paz interior

hace que una persona

... empiece a darse cuenta de que tiene ciertas inquietudes, no muy bien definidas, pero que le llevan a la búsqueda de de algo que intuye pero que aún desconoce todavía pero que le lleva a ponerse en camino hacia algún lugar. Este movimiento desarrolla una especie de alerta receptiva ante cualquier información que pueda llenar ese vacío no racional. En ocasiones es un interés por el crecimiento personal o lo que llamamos también expansión de conciencia, o incluso un compromiso espiritual con uno mismo. El denominador común para todos es el hecho de entrar en una dinámica de “darse cuenta”. Este darse cuenta se llama realidad sincrónica. Se empieza a ver la realidad de dos maneras:

a) la verdad que percibe nuestra mente lineal a través de los sentidos físicos y b) la verdad que se revela ante la percepción interna. La percepción repara ahora en que nada es casual sino causal y ahí empieza un cambio. Esta es la entrada al

4

inicio de conexión con las nuevas energías que llevan hacia la Cuarta Dimensión que cada uno de nosotros realiza. Así es como desde la 3ª dimensión integramos ya la 4ª. La Cuarta Dimensión es un estado de consciencia que, aunque global e igual para todos los seres humanos, es aprehendida, incorporada, vivenciada e integrada de forma personal, ya que depende del personal proceso evolutivo:

las características son las mismas para todos pero la integración en la vida y circunstancias de cada uno de nosotros es diferente. En la 4ª dimensión trascendemos el sentido del tiempo tal y como lo conceptuamos ahora. En la 3ª dimensión hacemos separaciones entre observador y objeto que se observa. En la 4ª dimensión la consciencia está expandida y no hay conceptos lineales: tanto observador como objeto que se observa son una sola realidad; se sienten a la

vez

el observador se siente UNO con lo que observa y

.... no se vive ya separado de nada: puede ser paisaje, estrella, árbol, prójimo, dios, río, flor. Sólo es la apariencia, el “maya”, la ilusión lineal de la

Tercera dimensión lo que nos hace creer que vivimos en la

dualidad, en las medidas, en el tiempo

...

en la separación.

5

Para entrar en la Nueva Dimensión vamos dejando atrás los antiguos “trajes” con los que hemos funcionado cuando nos sentíamos limitados por el tiempo:

los roles de sexo

los roles de edad

los apegos

el afán de protagonismo

los juicios, críticas, mentiras.

los miedos del ego.

y nos vamos “revistiendo” de otro tipo de vestimentas, y ninguna de ellas tiene etiquetas de tiempo. Se nos ha dicho que en la 4" dimensión el tiempo desaparece. Y sí, eso es precisamente lo que sucede, pero esto no quiere decir que de repente, de un día para otro, la raza humana guarde sus relojes en los armarios. Quiere decir que se trascienden ideas y formas de pensamiento muy vinculados hasta ahora con el concepto del tiempo y sus roles: la 4ª dimensión es, como he dicho anteriormente, un estado de conciencia y en el que se vive desde el 4º chakra, es decir desde LOS SENTIMIENTOS, en el sentido de ir integrando cada vez más la vida desde el amor incondicional: es el YO SOY UNO CON TODO,

6

trascender la separación. Esto es tener la consciencia expandida para poder sentir (sin apegos) que todo lo que existe está unido: no hay separación en nada. La Ley de Afinidad seguirá operando y esto quiere decir que lo afín atraerá a lo afín y repelerá a todo aquello que sea de una frecuencia inferior. El fin ultimo de la Evolución es la Unidad, pero para alcanzarla estamos aprendiendo a volver a ella, venciendo la ilusoria apariencia de que en algún momento salimos de la Unidad Amor y nos sentimos diferenciados: Energía Superior/Dios y lo inferior/el hombre. Hasta que todo lo que existe en el universo, cada átomo,

partícula, célula, electrón

cobre conciencia de que es

... dios en acción/evolución y eleve su vibración, es decir, se Ilumine, no alcanzaremos la cumbre multidimensional. Pero de momento ya tenemos bastante “labor” con trascender la Tercera dimensión e ir integrando las nuevas frecuencias de la Cuarta. Este es el motivo por el cual no toda la humanidad “entrará” de golpe en la 4ª dimensión, y más sabiendo que la 4ª dimensión no es un lugar ni un destino espacial: la 4ª

7

7 La Cuarta dimensión ya expandiéndose. está en ti, vive en ti: es tu conciencia

La Cuarta dimensión ya expandiéndose.

está en ti, vive en ti: es tu conciencia

8

dimensión está aquí y ahora: es un enfoque nuevo con

relación a la vida, a la evolución, a las relaciones

...

a todo.

No se trata de amar a todo el mundo, no se trata de desapegarse de todo, no se trata de vigilar el cielo en busca de esas naves amorosas que vendrán a rescatarnos

cuando esto reviente

...

,

no, eso no es la 4ª dimensión.

En la 4ª dimensión se puede tener y poseer, pero sin apegos, es decir, aplicando lo que se tiene (ya sean

recursos, ideas, dinero, amor

)

para hacer el bien, para

... ayudar a otros, para sentirse próspero y en plenitud ...

llevando a la práctica la frase “Dios es facilidad”. Como he dicho, la Ley de Afinidad estará en vigor mientras existan diferentes bandas de frecuencia y lo afín atraerá a lo afín. Las relaciones con otras personas seguirán generando afinidad, rechazo o indiferencia. Sin embargo, en la conciencia expandida de 4ª dimensión ya no hay apegos: se ama en un eterno ahora, lo cual excluye el

miedo a la pérdida, al abandono, al rechazo

puesto que

... ya no se juzga ni se critica ni se miente ni se manipula ... simplemente se acepta la realidad de cada prójimo y se comparte lo que se puede viendo y sintiendo una

9

posibilidad de aprendizaje/evolución en cada circunstancia, en cada relación interpersonal. Y cuando no se sienta afinidad, simplemente se aplicará el respeto de una actitud desprovista de emociones en la medida que se pueda: no juzgar, no criticar, no censurar y, sobre todo, no condenar. Si todo lo hasta ahora expuesto “te suena”, no lo dudes: tú estás ya “hace tiempo” en la Cuarta Dimensión. La Cuarta dimensión no llega un día cuando estas durmiendo y te cae encima. Tampoco es un lugar al que tengas que ir con recomendación ni ticket. La Cuarta dimensión ya está en ti, vive en ti: es tu conciencia expandiéndose. En la 4ª dimensión parece que uno vaya muy deprisa hacia alguna parte y en realidad es así: viajamos hacia el interior de uno mismo, hacia el corazón, hacia el latido de la vida misma, hacia el centro de unión con todo lo que pulsa. La Cuarta dimensión sólo es una parte más de la multidimensionalidad por la que transitamos: vivámoslo pues con normalidad, puesto que todos estamos cada vez más preparados y está bien que cada vez más estemos mejor informados: ya pasó el tiempo de la confusión: todo

10

lo que necesitamos saber esta en nuestro corazón, en

nuestro cuarto chakra o vórtice de salto hacia las esferas superiores de luz. Para integrar la 4ª dimensión y que arraiguen en nosotros las nuevas frecuencias, sólo hay que llevar a cabo un cambio: el de actitud. Y, además, este cambio se va produciendo de forma automática y al ritmo natural de cada persona: vamos cambiando la alimentación, las pautas de conducta, las

preferencias, la escala de valores

Puede ser todo lo

... complicado o todo lo sencillo que tu sientas que ES. Este cambio de actitud nos guía hacia y hasta todo tipo de ayudas, facilidades y recursos a nuestra disposición para apoyar el cambio que se está dando incluso físicamente: si la frecuencia vibratoria se eleva, por añadidura se lleva también la composición química de nuestro organismo a nivel hormonal, glandular, ya que el sistema glandular está directamente relacionado con nuestros centros vitales o chakras. Desde hace algunos años y, más concretamente, desde principio de los 70 hasta ahora mismo, están llegando al planeta muchas ayudas de la banda de frecuencia ÍNDIGO.

11

LA FRECUENCIA INDIGO

La frecuencia ÍNDIGO es una calidad y cualidad energética que pertenece a la más alta vibración de evolución del Universo y que ya estuvo aquí arraigada antes de que existiera el tiempo tal y como lo entendemos ahora. Es una frecuencia muy, muy espiritual. Procede directamente de la Unidad, del sol de nuestro sol, y dentro del espectro de la Luz Blanca Espiritual define las características necesarias para aportar, dentro de la evolución de mundos, la vibración necesaria para que exista, inalterable, la conexión de esferas superiores en cualquier proyecto evolutivo cuando se está llevando a cabo una “siembra” evolutiva. Este planeta, “el planeta azul”, era en un principio, un proyecto ÍNDIGO, es decir, aquí se podía llevar a cabo el desarrollo de una humanidad hecha a imagen y semejanza de su origen o Unidad: los seres humanos tenían aquí la posibilidad de aprender a ser dioses creadores. El proceso era el de aprender a crear en la materia disminuyendo la frecuencia vibratoria para aprender a manifestar y elevar la frecuencia de toda una gama de formas de vida dispuestas en lo que conocemos como

12

elementos de la naturaleza: se trataba de crear “archivos vivientes” que pudieran contribuir, desde el amor, a toda la evolución de todos los sistemas de vida del Universo. Los seres que aquí llegábamos en nuestro proceso de expansión de la Luz del Origen permanecíamos en nuestro estado de conciencia Multidimensional. Esto quiere decir que no estábamos ni nos sentíamos disociados, separados de nuestros linajes estelares, de nuestros vínculos a energías superiores, de bandas de frecuencia espirituales. Se puede decir que éramos súper- hombres o semi-dioses: Teníamos la capacidad y el vínculo para poder crear. Sin embargo, se cometió un error: algunos de nosotros caímos en el “pecado de la soberbia espiritual” y nos disociamos, de alguna manera nos separamos de la fuente del Origen: creímos que podríamos crear sin ayuda superior, contando sólo con las fuerzas de la naturaleza que aquí había. Este fue el principio de la magia negra. La frecuencia Índigo se fue desconectando por un proceso natural: aquello en lo que se deja de poner la atención, termina por desaparecer de la realidad y aparentemente deja de existir.

13

Esto quiere decir que la frecuencia índigo nunca desapareció, simplemente se dejó de utilizar. Siempre hubo seres que la recordaban, a pesar de la aparente amnesia general. Nunca hemos estado solos:

nuestros seres superiores o Maestros de Sabiduría siempre han estado ahí, fuera del tiempo, esperando a que recobráramos la conciencia para darnos cuenta de que no estamos separados. Son seres tan amorosos como lo es un padre y una madre amorosos que permite que sus hijos cometan libremente todos los errores necesarios hasta que por sí mismos se den cuenta de que se están equivocando y siguen con los brazos y el corazón abiertos su regreso, a que aprendan de su propia ignorancia, sin juzgar y sin sentir que ha habido equivocación: sólo aprendizaje. Los pocos seres que recordaban esta frecuencia siempre han intentado que de nuevo se arraigara: la frecuencia Índigo tuvo su apogeo en la evolución de Atlántida: se manifestaba a través de la refracción de grandes cristales de cuarzo y se proyectaba constantemente para impulsar la evolución que aquí se pretendía, en este planeta Azul. Cuando perdimos la conexión de las frecuencias espirituales, perdimos la codificación de nuestro sistema

14

evolutivo de 12 filamentos y nuestro ADN quedó como nos lo ha enseñado la ciencia. Sin embargo, siempre ha habido una manera de volver a tener conectado el sistema de filamentos de 12: a través de estados alterados de conciencia o estados meditativos a través de los cuales podemos conectarnos con otros niveles de realidad o también llamados planos internos. Los sobrevivientes y guardianes de sabiduría de la Atlántida llevaron (o intentaron llevar) esta frecuencia Índigo allí donde fueron. En Egipto, el color Índigo estaba presente en todo: en lo espiritual y en lo cotidiano. También en lo que ahora conocemos como México se intento reproducir la estructura y forma de vida original de la Atlántida, en Teotihuacán: “El Lugar donde los Hombres se convierten en Dioses”. Los hombres y mujeres espirituales de todas las épocas y culturas han tratado de trasmitirnos este mensaje a través de su vinculo con Sirio, el sol de nuestro sol: la fuente de procedencia Índigo, la puerta dimensional desde donde llegaron los delfines, nuestros aliados y que ahí siguen esperando a que la humanidad alcance el potencial de conciencia necesario para trasmitirnos su mensaje de ayuda en el proceso de “vuelta al hogar”.

15

UNA NUEVA HUMANIDAD

Hay formas no biológicas con un nivel de conciencia igual o superior al considerado humano, es una realidad alternativa, dentro de lo que los científicos llaman otra dimensión, va más allá de la física, en otro marco de tiempo, en el tiempo del ahora, con la sabiduría del pasado y el potencial del futuro. Los cambios en la conciencia de la humanidad crean cambios profundos en lo que es percibido como realidad. Y es por ese cambio profundo en la conciencia humana que los Índigo y los Cristal están aquí hoy. Los antiguos mayas, los indios Hopi y tantos otros oráculos, dijeron que en el año 2012 veríamos el final del tiempo, que en verdad es el final del viejo paradigma, es un marcador de energía de una nueva conciencia humana que traerá un gran cambio Hay respuestas espirituales a los interrogantes que nos planteamos y que nos llegan a través de las canalizaciones de las energías cósmicas, del universo, sobre las que la ciencia trabaja e investiga. El universo

16

está en todo, y todo se halla disponible para la humanidad en forma energética a través de la conexión con el universo. Las informaciones biológicas, culturales, científicas son la colaboración de la mente del hombre a la forma y calidad de vida en el planeta Tierra para lograr armonía y bienestar en la mayoría de los casos, o consolidar en otros poder y dominio. La mente humana no se halla concentrada solamente dentro del cráneo sino que pertenece al aura, es una parte de la energía que lo rodea, cuanto más se expanda, más se podrá expandir su mente. Hay informes científicos que confirman las propiedades electromagnéticas de las células y del ADN. Se habla de los biofotones, que proveen el medio de comunicación entre las células a través de un organismo, y algunos científicos están tratando de identificar cómo el campo de la conciencia humana es parte de la energía de lo que algunos ven como el aura humana. Existen informaciones aún por corroborar, de que el ADN está estructurado en cuatro grupos de tres capas cada una, y que cada capa tiene dos atributos principales que se equilibran, o sea, 24 atributos, cada

17

17 El universo está en todo, y todo se halla disponible para la humanidad en forma

El universo está en todo, y todo se halla disponible para la humanidad en forma energética a través de la conexión con el universo.

18

capa tiene dos lados equilibrados en forma semejante a las conocidas hoy por el hombre. Cuando las 12 capas del ADN son vistas interdimensionalmente, se reúnen en una forma geométrica identificada como la estrella tetraedro desde donde se ve la programación de quienes fuimos, nuestros potenciales, lecciones de vida. El recientemente conocido por nosotros genoma humano, la capa bioquímica, llamada el árbol de la vida; la capa emocional o proyecto divino; y el catalizador que es la capa de la ascensión interdimensional llamada ascensión y activación. Se habla entonces de las capas interdimensionales del ADN y se está investigando si en los Índigo hay diferencia en el núcleo básico del ADN. Se sospecha que hay cuatro elementos interdimensionales que retuercen el ADN provocados por el tiempo, la gravedad, el magnetismo y la energía proveniente del cosmos que es parte de la conciencia humana. Y que hay capas del ADN que están activas y capas que esperan ser activadas, hay capas que sólo

19

son de información y otras que son potencial almacenado esperando ser utilizadas. El cambio del ADN es la implantación determinada por el humano del permiso para cambiar espiritualmente para tener revelación y realización. Es la implantación del permiso de cambiarse a sí mismo a nivel del ADN espiritual, es reducir la polaridad, que se cambien las percepciones y pasar a una realidad de cosas que se mueven más rápido. Tanto el SARS (síndrome respiratorio agudo severo) y el SIDA surgieron de raíces que tienen que ver con la destrucción de nuestros recursos naturales; hay un equilibrio en las selvas y bosques de la Tierra que debería ser mantenido. El sistema inmunológico identifica al enemigo y lo combate. El timo identifica al enemigo y se armoniza con él, la lucha por la armonía será el tema durante los próximos 12 años, e involucra la conciencia, la biología, la política y la física. Se habla del Tercer Lenguaje, que permite a los humanos recibir pensamientos grupales e información intuitiva que luego se traduce en manifestación y co- creación a través de la intención pura. El poder de la

20

intención que conduce la humanidad hacia delante es el poder de la conciencia de la humanidad, es su espectro energético. Un niño Índigo expresa la frecuencia índigo, que es la vibración del chakra del tercer ojo, del entrecejo. Los chakras son vórtices energéticos. El chakra del entrecejo unifica las cualidades del hemisferio derecho y del hemisferio izquierdo, y esas cualidades parecen estar más desarrolladas de lo normal. Este mayor desarrollo del chakra del entrecejo es vivir de manera diferente no sólo racional e intelectualmente sino con las cualidades atemporales, psicomágicas, intuitivas, conscientes de realidades más allá de los que nuestros sentidos distinguen propias del hemisferio derecho. O sea, conscientes de que puede haber presencias angélicas, guías, seres de otros planos. Es una frecuencia que unifica lo práctico con lo creativo. Uno de los atributos de la frecuencia Índigo es no sólo el color de su aura, sino su alta vibración, es que nacieron con una visión de conjunto acerca de lo que se puede hacer para mejorar la vida en la Tierra, cambiar espiritualmente para tener revelación y realización.

21

La energía del Índigo es que las cosas no estén estancadas, que puedan cambiar rápido con el propósito de paz y armonía aunque la crisis que provoquen parezca ir en otro camino. Por eso las palabras claves para reconocer a un Índigo son liderazgo, entusiasmo, innovación, originalidad, creatividad, carisma, autonomía. Crisis significa oportunidad; es la misión del Índigo, oportunidad para el cambio, a favor de la justicia colectiva. Es plantearse al Índigo como lo que somos todos, seres espirituales, magnéticos, biológicos que pueden usar las habilidades que los rodean, la ciencia, la biología, la química, el conocimiento espiritual, su capacidad energética, como herramientas en la vida para que ésta sea armoniosa. La frecuencia índigo descubre lo que le apasiona ... y han venido a cambiar la realidad en la que vivimos desde la conciencia, desde el amor. Muchos textos antiguos que dan información acerca de la sanación del cuerpo, que son considerados libros espirituales combinación de historia y relatos espirituales, han sido parte del entrenamiento de la humanidad y representan la exposición de la divinidad

22

interior del ser humano. Todos nos hablan de compromiso y unidad. Los niños Índigo son la generación que está naciendo en la actualidad y la mayoría tiene 8 años de edad o menos. Atravesar la niñez y adolescencia será difícil debido a su inconformismo hacia los sistemas establecidos y hacia la disciplina, y probablemente colaborarán a modificar el sistema educativo, social y político. Los niños Índigo y Cristal han venido a elevar la vibración del Planeta Tierra. Se dice que alrededor del 85% de los niños nacidos después de 1992 son Índigos. No hay dos índigos iguales, pero sí hay algunos con un mayor potencial enfocado hacia el arte, lo tecnológico, lo terapéutico o lo intuitivo. Su etiqueta de hiperactivos se debe a su gran cantidad de energía. Pero no todos los hiperactivos son índigos, ni todos los índigos son hiperactivos, aunque puedan pasar por etapas hiperactivas. La diferencia es que el hiperactivo no puede concentrarse en ningún lugar por la disfunción

23

neurobiológica que en mayor o menor medida pueda tener. Un niño hiperactivo tiene un movimiento más compulsivo y se mueve incluso cuando duerme. Demanda atención continuamente pero no presta atención, necesita siempre estar con alguien y aprende por repetición. El Índigo sabe concentrarse siempre que tenga un aliciente creativo, necesita ser escuchado y demanda por ello la atención. Aprende por explicación porque puede escuchar, el hiperactivo no. El niño índigo actúa con compasión, el hiperactivo no controla bien el espacio, tiene problemas psicomotrices y no es conciente de que puede hacer daño a los demás. El índigo es prudente, el hiperactivo no tiene sentido de temeridad; el índigo precisa explicación, el hiperactivo, repetición. Al comenzar a hablar, el índigo lo hace con frases enteras, el hiperactivo lo hace con frases cortas, repetitivas, y con falta de conexión y coherencia con las realidades temporo espaciales. Pero una diferencia esencial es que el índigo expresa sus emociones. Tiene aptitudes espirituales.

24

La autoestima en el índigo es alta, pero si se lo rechaza se resiente su sensibilidad y se cierra. Los niños Índigo son llamados “Rompedores de Sistemas” para probar los limites allí donde los hubiera. El quebrantar su confianza o el engaño constante y deliberado resultaran en angustia mental para estos niños. Los índigos reaccionan ante la autoridad injustificada y ven la autoridad como un desafió e intentarán desbaratarla siempre. Sólo con lógica y entendimiento lograrán progresos y respeto. Los niños Índigo son un poco más reservados. No están muy alineados con lo práctico probablemente porque ellos están más equilibrados en lo que respecta a los hemisferios derecho e izquierdo de sus cerebros, con sus polos masculino y femenino. Hay niños que despiertan a los 27 años a toda su potencialidad vibracional; la generación de los años 50 ha sido una bisagra para dar a luz en los 70 a estos niños. Los niños Índigo son propensos a padecer afecciones en la piel tales como la Alopecia en sus distintas modalidades y el Eccema Atópico moderado y severo, dado que la piel es la cobertura de nuestro cuerpo y

25

nuestra alma cuya función es ser frontera entre el mundo interno y el mundo externo, frontera que delimita y une, en la que se asientan nuestras emociones. A través de la piel se establece un contacto privilegiado, el buen contacto establece el equilibrio y la armonía Aprender a distinguir la palabra necesaria y oportuna en los distintos momentos del intercambio humano lleva su tiempo y los niños Índigo utilizan muchas veces su piel como intercambio relacional. Habrá que modificar los vínculos afectivos para que ellos no sean testigos sometidos a la violencia de las somatizaciones porque el medio no les permite expresar sus opiniones y necesidades. De ahí que muchas veces su rótulo de hiperkinéticos y desatentos sea una comodidad adulta frente a lo novedoso de su generación. Los llamados Niños Índigo son seres evolucionados que pertenecen a formas de vida en la que no se han desvinculado de la frecuencia Índigo y que son por lo tanto, la “base de datos sin contaminar” que permitirá a este planeta poder realizar el cambio frecuencial hacia la multidimensionalidad. Su misión, por lo tanto, no se limita a

26

ayudarnos a la humanidad

a

entrar

en

la

Cuarta

dimensión, sino que va mucho mas allá. La mayoría de ellos no han sido “seres humanos terrestres” nunca. Algunos de ellos han evolucionado de otra manera completamente diferente a nosotros:

evolucionaron en la frecuencia de la armonía constante, es decir, en lo que nosotros “conocemos” como reino Angélico. Pero no nos confundamos: ahora tienen cuerpo físico y herencia genética de sus padres, por lo tanto es responsabilidad de todos ayudarles a recuperar su “memoria”, porque es en su memoria donde guardan los datos del por qué están aquí y de cuál es su misión. Esta capacidad “no contaminante” es lo que los hace especiales en el sentido de seres especializados.

Nuestra tarea (la de los padres de niños índigo y la de educadores de niños índigo) no es fácil, pero sí muy, muy

gratificante. No son niños “raros”,

la

mayoría

no

son

superdotados, pero todos tiene algo en común.

Emocionalmente son adultos. Se comportan como niños

“normales”, pero hay algo especial en su mirada

... energía de calma, de que todo está bien en su interior (no nos confundamos, algunos niños índigo son

es una

27

hiperquinéticos, es decir que no paran están en movimiento constante. Son nuestros maestros, pero nosotros tenemos que enseñarles para que puedan ellos enseñamos a nosotros. Todas las personas que estamos comprometidas en un camino espiritual estamos sin excepción en contacto con los llamados niños índigo: puede que te los encuentres como hijos, como compañeros de vida, de labor, como alumnos, como pacientes. Por lo que más vale que sepamos como hay que “actuar” ante estos maravillosos maestros multidimensionales. Solo hay una dirección a seguir con los Niños Índigo:

debemos saber cuál es su pasión en la vida, aquello que realmente les entusiasma. Con estos niños, con estas personas, más que con ninguna otra, debemos dejar de lado nuestros condicionamientos “normales” en cuanto a enfoque educativo, en cuanto a roles sociales, en cuanto a “lo que es normal para que sea un adulto de provecho y pueda encajar en esta sociedad”. Entendámoslo bien: ellos vienen a cambiar esta sociedad. Ellos traen de nuevo la frecuencia índigo, la de la Luz Espiritual, y sepámoslo bien: no existe nada que no sea espiritual, incluso la materia sólo es luz demasiado

28

densificada. Ellos vienen a devolver lo que siempre perteneció a este planeta la luz espiritual. Hagan lo que hagan con su vida, mientras les apasione, siempre estará bien, siempre contribuirá a realizar el cambio, a despertar conciencias, a elevar la frecuencia, a entrar en la multidimensionalidad del hombre y la mujer de la Nueva Era, de la Era de Acuario, el jardinero cósmico que vierte infinitamente la sabiduría a nuestra amada Tierra.

29

29 Ellos traen de nuevo la frecuencia índigo, la de la Luz Espiritual, y sepámoslo bien:

Ellos traen de nuevo la frecuencia índigo, la de la Luz Espiritual, y sepámoslo bien: no existe nada que no

sea

espiritual,

incluso

demasiado densificada.

la

materia

sólo

es

luz

30

VIBRANDO CON LOS INDIGO

Una nueva raza humana, más sensible y democrática, menos autoritaria y manipuladora, ya comienza a poblar el Planeta. Se trata de seres especiales aunque tan terrenales como sus padres. Sólo que, a diferencia de estos, traen consigo la tarea de propulsar cambios en la humanidad. Bautizados como Niños Índigo, estos niños tienen la capacidad de ver mas allá de los espectros de la Luz, escuchar todo tipo de sonidos, incluso su propio fluido sanguíneo, y denotan una destacada hipersensibilidad táctil. Los índigo, como su nombre lo sugiere, no son niños azules, si no que se les denomina así porque su aura, o campo energético, tiende a reflejarse dentro de los colores añiles, azules, manifestando la utilización de centros energéticos superiores, asegura María Dolores Paoli, especialista en psicoespiritualidad. Es por esto que se les adjudican grandes dosis de intuición, que se demuestra en el desarrollo de la telepatía, cualidades para predecir el futuro, y hasta

31

reconocer la presencia de seres etéreos como hadas y duendes a su alrededor. Además, algunos menores llegan al mundo con el don de la sanación. Pero, ¿por qué vienen a la Tierra? La psico espiritualidad es un concepto relativamente nuevo que se refiere a la psicología transpersonal, donde se unen el conocimiento del Ego con el conocimiento del alma. La llegada de esta “nueva humanidad” no es casualidad, sino que tienen una tarea muy específica por delante. Son puentes entre la tercera y cuarta dimensión, y el verdadero cambio lo activan en la familia, en el hogar. A juicio de la especialista, estos niños llegan al planeta con la misión de aumentar la rata vibratoria, y poseen mejores condiciones biológicas para manejar las impurezas creadas por el hombre, incluso un potencial de cambio en su ADN. Científicamente ya tenemos confirmación del cambio que aportan estos chicos, manifestándose en la activación de 4 códigos más en el ADN. Lo normal en los humanos es tener 4 núcleos que, combinados en sets de 3, producen 64 patrones diferentes, llamados códigos. Los humanos tenemos 20 de esos códigos activados que proporcionan toda la información

32

genética. Exceptuando 3 códigos, que son los códigos de arrancar y parar como si fuese una computadora. Hasta ahora la ciencia ha considerado a estos códigos desactivados como programas remotos que hoy en día no necesitamos. Pero aparentemente los niños índigos nacen con un potencial de activación de cuatro códigos más, que se denota en un claro fortalecimiento del sistema inmunológico. Esto ha quedado demostrado en estudios realizados en la Universidad de California (UCLA). Algunos de estos experimentos han consistido en mezclar células de niños índigos con dosis letales de virus de SIDA y con células cancerosas, que no tuvieron efecto alguno en las células de los infantes. La conclusión es que estos pequeños vienen con un sistema inmunológico fortalecido, manifestando inmunidad a las enfermedades. Ellos nacen en cualquier clase socioeconómica y se caracterizan, básicamente, por poseer un nuevo estado de conciencia. Sin embargo, ciertos rasgos físicos distinguen a los niños índigos del nuevo mundo: “Son más delgados, tienen ojos grandes, ligeramente abultado el lóbulo

33

frontal, por lo general zurdos o ambidiestros. Comen poco, e incluso, algunos son vegetarianos por no soportar la carne. En 1999 esta nueva raza ya abarcaba el 80% de la población infantil mundial, por lo general en menores de diez años de edad. La crianza y los valores que se transmitan a los niños de la actualidad requieren una revisión de parte de padres y especialistas. Y para ello hay que tomar en cuenta, ante todo, que las criaturas de la nueva Era no aceptan la imposición ni la autoridad, rechazan la manipulación, la inautenticidad y la deshonestidad. Tampoco aceptan los viejos trucos de la disciplina basados en crear temor y culpa. A estos pequeños seres les gusta ser tratados y honrados como individuos. Por ello la educación emocional debe basarse en la visibilidad y transparencia. A los niños índigo no se les debe avergonzar ni culparlos, mentirles ni gritarles. Por el contrario, hay que preservarles la autoestima. Se les debe brindar la posibilidad de elegir y, al mismo tiempo, evitar la comparación. Deben recibir disciplina sin emoción.

34

Otra característica importante para la educación emocional de los infantes es estimular su excelencia, más no la competencia entre individuos. Y, además, involucrar el buen humor. Según Paoli, existen palabras claves durante el proceso de enseñanza de los pequeñines, de acuerdo a su edad biológica, basados en las Siete Leyes Espirituales para los Padres. Por ejemplo, hasta el primer año de vida, los vocablos esenciales son amor, afecto y atención. A los bebés hay que tocarlos, abrazarlos, proveerles mucha seguridad y, además, jugar con ellos. Luego, entre el primer y segundo año, hay que resaltar los términos libertad, respeto y estímulo. Durante esta etapa se prueba el desapego a los padres. No hay que condicionarlos a través del temor. Hay que evitar que el niño conecte el dolor como sinónimo de malo, de debilidad. Si así fuese, no habría espacio para el crecimiento espiritual. Merecimiento, explorar y aprobar son las palabras claves entre los 2 y 5 años, época de transición entre el Yo Soy y el Yo puedo. Si les reprimimos el sentirse poderoso, no se logrará que sea un adulto capaz de enfrentar cualquier reto.

35

Posteriormente, entre los 5 y 8 años, el niño ya asimila conceptos más abstractos. Por ello hay que manejar los términos dar, compartir, aceptación, verdad y no juzgar. A ellos les encanta compartir cuando sienten amor. Si se les enseña que para dar tienen que perder algo, entonces no aprenden el verdadero significado de dar. En cuanto a la verdad, deben aprender que va acompañada de un sentimiento agradable y no como antesala a un problema, en caso de ocultarla. Después, entre los 8 y 12 años, el niño ahora convertido adolescente requiere que los padres manejen términos como la experiencia, la responsabilidad y el estar alerta. Los que aprendieron las lecciones de la crianza espiritual, entonces reflejarán la confianza de sus padres. De lo contrario, se encontrarán confusos, cederán a las presiones amistosas y buscarán experiencias indiscriminadas. Los colegios y demás centros educativos deben estar atentos para reconocer la presencia de niños índigos dentro de los salones escolares. A su juicio, estos particulares alumnos no funcionan con los métodos de enseñanza tradicionales. Por el contrario, aprenden de forma reflexiva y participativa, mas no mediante la

36

memorización. Por ello no extraña que a muchos de estos pequeñines se les califique como niños

problemas, ya que se dispersan durante las clases.

con gran facilidad

37

37 Si les reprimimos el sentirse poderoso, no se logrará que sea un adulto capaz de

Si les reprimimos el sentirse poderoso, no se logrará que sea un adulto capaz de enfrentar cualquier reto.

38

LO QUE LOS PADRES DEBEN SABER

Al interactuar con sus niños Índigo y cuidarlos, deberán recordar que sus niños son muy diferentes a ustedes. Lo que servía para ustedes de niños, no servirá para ellos. Las principales áreas en las que tendrán que hacer ajustes, son las siguientes:

  • 1. El niño Índigo es un ser en el que predomina el hemisferio derecho del cerebro.

  • 2. El niño Índigo es hipersensible a la tensión ambiental.

  • 3. El niño Índigo es sensible a la comida y a menudo desarrollará alergias a los alimentos.

¿Qué significa esto para ustedes?

Predominio del hemisferio derecho del cerebro

Los niños Índigo y Cristal operan principalmente desde el

hemisferio derecho del cerebro. Esto significa que son creativos, intuitivos, imaginativos y emocionalmente inteligentes. Sin embargo, en nuestra cultura domina principalmente el hemisferio izquierdo del cerebro, lo que significa que es lineal, racional y lógica.

39

Las dificultades surgen cuando el niño ingresa en el sistema escolar y debe adaptar su modo de funcionar. Alguien en quien predomina el hemisferio derecho aprende muy rápido, y a menudo hace saltos intuitivos que demuestran una inteligencia sorprendente. Pero el sistema escolar se dirige al predominio del hemisferio izquierdo, que es repetitivo, rutinario, organizado, lineal y acumulativo. Este enfoque “más lento” hace que el niño se aburra rápidamente y pierda el interés. Entonces, generalmente busca otra forma de estimular su interés. Esto lleva a que muchos Niños Índigo sean diagnosticados con Transtorno de Déficit de Atención (TDA, o ADD en inglés) o Desorden de Déficit Hiperactivo en la Atención (TDHA, o ADHD en inglés), y a menudo se les da Ritalina, cuando en realidad no tienen ningún problema más allá del aburrimiento. Además, a causa de su inteligencia intuitiva, a menudo pueden “improvisar” su camino a través de varios años del sistema escolar antes de que se verifique que no pueden leer o escribir “correctamente”. Esto lleva a que se los denomine “disléxicos”, otro estigma. Esto es destructivo porque su Niño Índigo tiene un fuerte sentido de ser “perfecto”, y está aquí con una “misión”. Si

40

se le dice que es disfuncional o que “hay algo mal en él/ella”, se traumará y buscará sanar o esconder la herida. Esto puede llevar, en la adolescencia, al abuso de drogas y desordenes en la alimentación como modos de sanar o esconder el trauma. Es vitalmente importante que el Niño Índigo o Cristal sea reconocido como diferente pero no como disfuncional. Si la diferencia es honrada y manejada, el niño crecerá de un modo equilibrado, pero de lo contrario, llevará a un mal funcionamiento y problemas.

Sensibilidad a la tensión ambiental

Sus niños también son mucho más sensibles de lo que fueron o son ustedes. Su audición, visión y sentidos son mucho más agudos que los de ustedes. Esto es parte del cambio evolutivo, a medida que los humanos se vuelven más abiertos y sensibles. Esto significa que sus niños se estresarán y angustiarán ante sonidos fuertes, multitudes, música estridente y televisores. Su respuesta será, o bien volverse ausentes y deprimidos, o bien permitir los estímulos y volverse hiperactivos y destructivos.

41

Por lo tanto, el niño Índigo necesita un entorno familiar calmo y tranquilo, con un mínimo de juguetes y artefactos electrónicos, y ciertamente, sin televisores como niñera. Hay una correlación casi directa entre la cantidad y el tipo de TV que se absorbe y la conducta del niño. La tensión ambiental también incluye la relación de los padres. Si en el hogar hay agresión tanto abierta como no declarada, el niño la recogerá y desarrollará una disfunción o mecanismos de defensa. No pueden esconder nada del niño Índigo, él/ella lee su campo energético y comprende exactamente lo que piensan y sienten, incluso si no se lo dice.

Alergias a los alimentos

El cuerpo físico del niño Índigo también es muy sensible. A menudo no pueden tolerar comida procesada ni los aditivos de la comida. También responden negativamente al azúcar refinada y la cafeína. Esto significa que dulces, bebidas con colorantes artificiales, galletas, tortas, hamburguesas y chocolates generarán conductas disfuncionales e hiperactivas en el niño. Darle a un niño Índigo o Cristal un chocolate y una Coca Cola es el equivalente literal de darle al niño una

42

droga. Su sistema responderá volviéndose sobreactivo – produciendo una conducta hiperactiva seguida por un “choque” o berrinche en el que los efectos desaparecen y el niño se pone “caído” y sufre de síntomas de abstinencia de azúcar y cafeína. Esto también puede significar que una dieta “normal” no será tolerada por muchos Índigos. El pollo y la carne están llenos de hormonas, antibióticos y químicos, y la mayoría de la comida enlatada o procesada que se vende en los supermercados también contiene químicos que pueden no ser tolerados. Adicionalmente, el niño puede no tolerar el trigo y los lácteos, manifestando síntomas como eccemas, problemas digestivos y desórdenes en la cavidad nasal, oído/nariz y en la garganta.

Pero, entonces ¿qué pautas son las más recomendables para los padres?

Educación

Sus niños Índigo/Cristal responderán bien a un sistema educativo que equilibre los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro y que incluya la creatividad, en forma de música, arte, danza y drama.

43

El mejor sistema para un niño Índigo es probablemente es la pedagogía Waldorf o la pedagogía Montessori, que maximiza inicialmente el elemento derecho del cerebro mientras desarrolla el izquierdo como soporte. También se concentra en “colocar” al niño en el cuerpo, ya que muchos niños Índigo afrontan sus traumas escapando de sus cuerpos. Si someten a sus niños a un examen de TDA o TDHA, tengan cuidado de medicarlos con metilfenidato a sus niños, pues ésta es una droga anfetamina con efectos colaterales y síntomas de abstinencia, diseñada para ayudar a padres y educadores a hacer frente a estos niños, más que a asistir a los niños mismos. Hay alternativas homeopáticas y de la dieta alimenticia que son menos dañinas y más efectivas como las combinaciones de magnesio, vitamina B y C.

Tensión ambiental

En los primeros años, minimicen el ruido y el estrés. Esto

significa: minimicen la televisión, los videojuegos y las actividades “violentas”. Alienten el juego, la imaginación, la lectura y los libros, pintar y las historias.

44

Creen un ambiente lo más calmo y tranquilo posible.

Comida

Esto es lo más difícil de controlar, ya que las compras por conveniencia y la presión social significan que el niño estará expuesto al “glamour” de la comida chatarra. Traten de concentrarse en alternativas naturales, orgánicas y saludables. Si el niño sufre de cambios bruscos de humor o alergias, es posible que tengan que identificar el problema alimenticio y crear un plan nutricional más equilibrado.

45

SANADORES POR EXCELENCIA

Los Índigo son personas que, sea cual sea su edad, vienen preparados para dar el salto del tercero al cuarto chakra. Hasta ahora el aprendizaje, las lecciones en las que estaba gran parte de la humanidad, se basaba en todo lo referente al tercer chakra o plexo solar y sus atributos, es decir, autoafirmación: quién soy, qué hago aquí, cuál es mi poder, qué lugar ocupo en la sociedad, cuál es mi estatus, cómo puedo ganarme la vida para conseguir tener lo que quiero ... Era como no dejar nunca la adolescencia. La vida se convertía en una especie de comparación continua en busca de la propia identidad en función de patrones establecidos a los que se imitaba o con rebeldía se rechazaba. Sin embargo, ahora la frecuencia índigo caracteriza individuos cuyo enfoque de vida esta basado en ser y sentir, es decir en la forma en la que se expresa el cuarto chakra, o chakra del corazón. Para los Índigo no es importante tener metas, marcarse un tiempo para obtener metas, tener objetivos que se cumplan en un determinado periodo de tiempo y que reflejen un ego fuerte. A los Índigo todos los valores del ego, de la antigua pauta social no les interesan; no necesitan demostrase ni demostrar quienes son copiando patrones de su entorno, siendo

46

rebeldes para llamar la atención o siguiendo modas para ir en busca de su identidad: los Índigo están conectados a sus sentimientos desde que nacen. Saben expresar mediante palabras y hechos lo que sienten, tanto en el nivel de las emociones como en de los pensamientos/sentimientos, desde que empiezan a hablar e incluso antes. Valores de un Índigo:

Liderazgo Entusiasmo Responsabilidad Innovación Originalidad Creatividad Carisma Capacidad de convocatoria Calma interna Independencia Solidaridad Autonomía Inteligencia emocional Humildad

47

Sanación Para que todas estas cualidades puedan expresarse, los índigos necesitan ser apoyados por un entorno socio-familiar adecuado. Pero, no todos los niños/adolescentes Índigo son hijos de padres pertenecientes a la corriente definida como “Nueva Era”. Los padres cuyo nivel de conciencia está desarrollado ya han descubierto que para sus hijos índigo lo más importante es dejarlos expresarse a través de aquello que realmente les entusiasma y saben que triunfarán porque lograrán realizarse y ayudar a mucha gente hagan lo que hagan: confían en sus recursos, saben que no hay que mediatizarlos para que encajen en la sociedad haciendo lo

que les entusiasma, creen en ellos y les apoyan porque han podido observar su gran madurez emocional. Pero algunos Índigo, mejor dicho, muchos de ellos, nacen en

ambientes hostiles, pero aun así llegan

su energía les guía

... hacia las fuentes donde está la información que les puede ayudar a que expresen todo el potencial que por su naturaleza tiene que ser expresado. Son expertos en seguir señales, están atentos a esas analogías o sincronicidades que les guían a encontrar

48

profesionales, libros, instructores, terapeutas, investigadores, comunicadores, etc., que les van a ayudar. Lo primero que tiene que averiguar un joven índigo es que esté donde esté y se dedique a lo que se dedique, estará cumpliendo su misión ¿Qué quiere decir eso? ¿Cuál es la misión de un índigo? La cualidad áurica de un índigo le sitúa por su sola presencia, a ser un catalizador, un sanador nato, es decir, su configuración energética drena, equilibra, eleva y potencia todas las cualidades positivas y expansivas de todas las personas con las que el índigo se relaciona. Y eso, él o ella, de alguna manera lo sabe. Y lo sabe porque lo siente. Y no alardea de ello porque su sentido de humildad va a la par con su natural coherencia y sentido de liderazgo de una manera muy natural. Los Índigo que están en medios familiares y/o socioculturales hostiles, lo tiene más difícil en el sentido de que su desorientación les puede llevar a tardar más tiempo en encontrar a sus afines, a sus iguales, pero aun así, son

conscientes de ser diferentes; se sienten extraños con los de su propia tribu urbana: no les llena ni les motiva lo marginal, ni

las drogas, ni el sexo fácil, ni el peligro

y sin embargo son

... amigos de sus amigos aún sintiéndose diferentes. Su natural

49

don sanador le hace saber que sana allí donde esté, que evita riesgos, peligros, percances a aquellos con los que se relaciona, y sin embargo no se atribuye el mérito, simplemente se rige por su personal código de lo que está bien. Acepta sin juzgar, pero no participa en aquello que no se ajusta a su ley personal. Y la ley personal de un Índigo sólo sigue un dictado: lo que dicta su corazón, no su ego. Los Índigo llegan a esta dimensión con el ego trascendido:

simplemente saben que tienen poder pero no saben qué hacer con él. Si el medio es hostil, se complican más las cosas porque tardarán más en averiguar que ese sentimiento de no-pertenencia que les lleva a sentirse extraños con lo que les rodea sólo es transitorio y forma parte del plan que traen consigo. Todos los índigo sin excepción son grandes sanadores: esta cualidad es propia de la frecuencia índigo. La misión de los Índigo, es cambiar esta sociedad cuyos valores y roles están ya caducos.

50

50 La misión de los Índigo, es cambiar esta sociedad cuyos valores y roles están ya

La misión de los Índigo, es cambiar esta sociedad cuyos valores y roles están ya caducos.

51

EL EMERGER DE LA NUEVA RAZA

Nuevos niños, o más bien súper-niños están naciendo en el planeta. Estos niños vienen revestidos de una serie de características que asombra a sus padres y educadores. Algunos de sus atributos pertenecen a personajes surgidos de la fantasía, como Superman, Mandrake, el Mago Merlín, Aladino. Otros de sus atributos se corresponden con seres superinteligentes, creativos, superdotados o genios reales, como Mozart y Miguel Ángel, con un aditamento de sabiduría innata. Los Niños Índigo fueron mencionados, por vez primera, por otra espiritualista norteamericana llamada Nancy Ann Tappe, quien tiene la habilidad de ver las auras humanas y en sus estudios y observaciones determinó que el aura de estos niños es de color índigo o azul añil, un color nuevo de aura. Así los describe en su libro Understanding your life through color (Comprendiendo su vida a través del color). La Señora Tappe opina que entre nosotros existen jóvenes Índigo de unos 25 años y que hoy alrededor del 80% de los niños son Niños Índigo.

52

El Síndrome de la Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), en ingles AIDS, se describió por primera vez en 1981. Los llamados Niños Sida son un tipo muy particular de niños que no sólo son inmunes al SIDA o Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, enfermedad descrita por vez primera en 1981, sino también a otras enfermedades como el cáncer y en general a todas las enfermedades. Las investigaciones comienzan con un niño que había heredado el SIDA de su madre pero que se mantuvo enfermo sólo hasta los 6 años de edad cuando, para sorpresa de muchos, el SIDA desapareció completamente. Pareciera que estamos vislumbrando el nacimiento de una nueva raza, raza que ya no padecerá ninguna enfermedad y que podrá vivir muchos años, permaneciendo joven superando marcadamente la esperanza de vida del hombre actual. Por otra parte, hace aproximadamente 25 años, comienzan a surgir en China unos niños superespeciales que tenían habilidades parapsicológicas, y de ellos se habla en el libro China´s Super Psychics (Los Súper-psíquicos de China), escrito por Paul Dong y Thomas E. Raffil. Estos niños son una especie de Uri Geller, el psíquico de 54 años, nacido en Israel, quen se hizo famoso en la televisión mundial porque entre otras cosas doblaba las cucharillas con su mente y

53

transmitía estas habilidades a los televidentes. Algunos niños también lograron, en sus propio hogares y para sorpresa de sus padres, doblar las cucharillas. Las investigaciones en China comenzaron con el estudio de un joven totalmente psíquico de unos 10 años, que hoy tendrá uno 32 años y que como psíquico, conocía lo que cualquier persona estuviese pensando, “adivinaba el pensamiento” y podía ver lo que una persona común no podía, y todo en una forma natural y espontánea. Podían leer cualquier página de un libro escogido al azar dentro de un montón de libros amontonados. Además eran telequinéticos, es decir que podían mover objetos en la distancia y hasta hacer danzar una pelota en el aire, moviéndola desde lejos con su dedo índice. Pero posteriormente más y más niños con similares características comenzaron a nacer en China y Singapur. En China prevalece el concepto de que “las funciones humanas excepcionales existen y pueden ser demostradas e investigadas como tales”. Pero las evidencias de las investigaciones en China y Japón muy pocas veces han sido escritas en inglés, mucho menos en español y nunca se ha dicho mucho de esto. En el libro China´s Super Psychics, sus autores se quejan acerca del rechazo de los americanos a reportar los avances de los chinos o japoneses, aun sabiendo

54

que ha sido noticia en toda Asia. Los mencionados escritores lo hacen con mucha propiedad ya que Paul Dong es un ciudadano americano nacido en Cantón, China, que trabaja muy cerca de la comunidad científica China y se le tiene como uno de los pocos escritores con un acceso profundo al desarrollo científico en China. Además, el Señor Dong tiene una vida practicando el arte del Chi Gong y profundizando la medicina china, corrientes ambas de las que se deduce que la práctica del Chi Gong levanta, de una manera excepcional, las funciones humanas con resultados que permiten confirmar el desarrollo de superpoderes. Los autores del libro opinan que pareciera que las investigaciones y el desarrollo de los superpoderes de la raza humana en el resto del mundo no tienen apoyo social ni científico, tal vez porque esto implicaría una serie de transformaciones sociales y sobre todo un gran temor a aceptar que está surgiendo una nueva raza que goza de poderes y habilidades extraordinarias y sobrevendría una gran confusión. A pesar de esto, el Sueño de algunos hombres ha sido poseer facultades extraordinarias que le permitan sobrevivir de mejor manera en un mundo que le es hostil e impredecible, y surgen películas como X-Men, basado en las historietas de los mutantes, Matrix y tantas otras que inundan el mercado, que nos hacen

55

soñar y también dudar de si esto es posible y de si esto está realmente sucediendo en el planeta.

Si partimos de la premisa de que los Niños Índigo forman parte de una nueva raza que podríamos llamar “La Raza de los Superhombres”, seres superdotados y superinteligentes pero además revestidos con altos grados de espiritualidad, honestidad e integridad, características que traen impresas en su ADN, sin duda que será casi imposible que puedan ser contaminados por el medio ambiente donde les toque nacer y sobrevivir. Por otra parte, si tomamos como cierto lo que dice Nancy Ann Tappe en su libro Understanding your life through color, quien afirma que el 80% de los niños que están naciendo en el todo el planeta se corresponden con las características de los Niños Índigo, podemos optar entre dos alternativas: una es que estos niños se distribuyen equitativamente en todos los países y la otra es que serán atraídos a nacer donde las condiciones les sean más propicias para su desarrollo y el cumplimiento de su misión. Si asumimos que los índigos se distribuyen equitativamente, pues a Venezuela le corresponde una parte proporcional y no podríamos poner en duda que ellos también están naciendo en hogares de escasos recursos. ¿Cómo sobrevivirán estos

56

niños en hogares donde al bajo aspecto socioeconómico se le suman los graves problemas sociales de los países subdesarrollados? ¿Que pasará con los Niños de Biafra? ¿Lograrán ellos trasponer y elevarse por encima de esas condiciones, a veces infrahumanas? No puedo menos que recordar el cuento del águila que se crió en un patio de gallinas, aprendió a comer maíz y copió toda la conducta de éstas, pero no perdió sus características físicas, por lo que podía ser diferenciado de las gallinas. Un buen día pasó cerca un naturalista que tenia la convicción de que todo aquel que tuviese un corazón de águila podría algún día volar a grandes alturas. Así que lo levantó en alto y lo desafió diciéndole: “Como de hecho eres un águila, pues perteneces al cielo y no a la tierra. Cesa de cantar quiqui ri qui. ¡Abre tus alas y vuela!” Que ese niño índigo encuentre a alguien que le recuerde quien es y que le diga: ¡Abre tus grandes alas y Vuela! ¡Trasciende por encima de tus condiciones, recuerda quién eres y por qué viniste a la Tierra! Ese pequeño niño, ciertamente, se habrá de convertir en un Adulto Índigo. Recordemos que la era del Renacimiento sobrevino después de la crisis del oscurantismo y que significo una verdadera revolución que surgió por la extensión del espíritu. El espíritu renacentista se extendió, entre otras causas, por la llegada de

57

numerosos eruditos que huyeron de Constantinopla y por el descubrimiento de los textos de Platón. En nuestro caso, un mayor y cada vez más sorprendente desarrollo de la tecnología y de las artes, que están llamados a establecer los jóvenes y adultos índigos, consecuencia del uso indistinto de ambos hemisferios cerebrales y que establece una diferencia con las generaciones anteriores, supondrá un nuevo Renacimiento, y si la cuna del Renacimiento fue Italia, la cuna de los Niños Índigos es China, donde por vez primera aparecieron súper-niños que fueron llamados Súper Psíquicos, debido a sus habilidades parapsicológicas. Los sabios índigo o quizás los hijos o nietos índigos de índigos, se agruparán para formar un fuerte que rescatará al planeta de su estado de decadencia y podríamos prever que habrá una transmisión de mando de una generación a otra, en un término de tiempo muy corto y con la particularidad de que serán jóvenes quienes tomen las riendas del planeta en todos sus ámbitos. Ellos podrían ser como una transfusión para una sociedad moribunda de sus valores éticos y morales. Hay un hecho que sorprende a padres y educadores, y es que están naciendo cerca de ellos niños superinteligentes, pero con una conducta que trae de cabeza a los especialistas y muy preocupados a los padres que se ven sorprendidos,

58

cada vez más, por la forma inusual de comportamiento que expresan estas criaturas. Estos niños extraordinarios o súper- niños, llamados los Niños de la Vibración Cristal o los Niños del Milenio y que conforman una nueva raza en el planeta, fueron denominados Niños Índigo por la escritora norteamericana Nancy Ann Tappe, debido al color índigo o azul añil de su aura, color nuevo en el aura de los seres humanos o más bien muy raro en el pasado. Lo que más preocupa a los padres es que estos niños les oponen resistencia, actúan como niños rebeldes y no acatan sus órdenes. Es común escuchar a una madre desesperada, frases como: “No encuentro que hacer contigo”. Quizás usted, amigo lector, pueda recordar que alguna vez alguien le dijo “Este muchacho le da fiebre a la quinina” y que usted, cuando interactúa con un niño índigo, se recuerde a sí mismo como el niño desobediente y terco que una vez fue. Pero reconozca que todavía la desobediencia y terquedad le acompañan y eso le dificulta interactuar con su hijo, que lo hace actuar de forma más desobediente y terca que usted. Hoy por hoy algunos padres y educadores se ensañan seriamente en querer cambiar y someter a estos niños y recurren al dicho popular: “si no es por las buenas, es por las malas, total yo soy tu padre”. Pero ya este patrón no rige y es totalmente

59

inapropiado. Pegarle al niño con el cuento de que una nalgadita oportuna no hace daño, ocasiona heridas emocionales y es tan doloroso como una fuerte paliza o como agredirlos verbalmente. Percátese de que usted lo hace desde su rabia y que está repitiendo el patrón con el cual usted fue manipulado. Los niños índigo no están dispuestos a ser obedientes, porque ellos no aceptan imposiciones, pero sí se muestran dispuestos a conciliar acuerdos, siempre y cuando nuestras explicaciones sean razonables y entendidas por ellos. Esto no es una situación fácil, porque estamos ubicados en paradigmas muy diferentes y hasta opuestos. Generalmente ellos son más felices en la guardería y en la escuela, quizás porque son conducidos por manos expertas y en un ambiente de más libertad del que viven en sus hogares y porque se desenvuelven con otros niños índigo. Numerosos niños, hoy en día, permanecen mucho tiempo en hogares de espacios muy reducidos, sin contacto con la naturaleza y además encerrados y con poca comunicación. Este es el ambiente más inadecuado para un niño y mucho más para un Niño Índigo. Por razones de su excesiva inquietud a los niños índigo se les califica de hiperactivos o son diagnosticados, equivocadamente, de que sufren de Desorden de

60

Hiperactividad –ADHD. Este diagnóstico se hace sobre la base de una observación muy subjetiva de sus padres y maestros, pero en la mayoría de los casos no se encuentra un factor neurobiológico causante de su conducta. En consecuencia, son tratados en forma inapropiada administrándoles drogas, algunas de las cuales producen adicción. De esta manera sólo se logra enmascarar la situación real, por lo que el problema sigue sin resolver. Los niños índigo generalmente tiene respuestas de hiperactividad y también de distracción cuando se les obliga hacer cosas en las que ellos no están interesados. Estos niños funcionan bien en un ambiente menos rígido, no autoritario, en el cual se les permite escoger sus actividades y aprender a través de movimientos donde utilicen todo su cuerpo y muy especialmente sus manos. Esto es debido a que los niños índigo tienden a aprender y a percibir el mundo, como los ciegos, a través del tacto, sentido que tienen desarrollado más allá de lo común. Su cerebro no procesa información a cabalidad a través de la vista o del oído, porque los índigo son niños táctiles y si ese factor no es tomado en cuenta, entonces ellos pueden presentar problemas de aprendizaje. Esta característica se resalta al alcanzar los 7 u 8 años, cuando comienzan a presentar dificultades para escribir

61

correctamente sus tareas. A ellos les resulta problemático adaptarse al viejo sistema educativo de ponerse de pie para leer al grupo o escribir en la pizarra, pero contradictoriamente les encanta expresar su creatividad cantando y bailando ante un público. Los niños índigo son nuestro futuro. Estamos frente a un nuevo fenómeno, y es el nacimiento de niños muy especiales que conforman una nueva raza llamada la Raza de los Niños Índigo o Niños de la Luz, los cuales cuentan con una excesiva energía de vida que es importante diferenciarla del Síndrome de Hiperactividad (ADHD) que se le atribuye a estos niños. Según el Doctor Joaquín Velásquez Álvarez, de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, “el ADHD puede verse en toda las clases sociales, razas y nacionalidades. Frecuentemente siguen un patrón familiar, pero hasta el presente no se ha encontrado una causa física para explicarlo. Si analizamos nuestra alimentación industrializada que comienza en la década del 50 (1959) con la gran industria de los enlatados, con preservativos, aditivos, colorantes y sabores artificiales y que hoy por hoy contamos con más de 65.000 aditivos, estamos hablando de más de 34 años de consumo y este hecho podría explicarnos el origen de este síndrome. Cabría investigar si los residuos químicos

62

que no se eliminan se depositan en nuestro sistema reproductor y en consecuencia estemos concibiendo niños que sólo duermen unas pocas horas al día y que nacen o les aparece a los pocos meses: eczemas, asma, sed excesivos, predispuestos a tener dificultades respiratorias, y que a medida que van creciendo se vuelven más activos, se lastiman con más facilidad, tienen problemas de aprendizaje, aún cuando su coeficiente intelectual sea alto, además pueden tener problemas del lenguaje, de equilibrio y de coordinación motora”. Algunos niños índigo pueden manifestar algunas de estos síntomas y signos en sus primeros meses, pero ellos realmente no sufren de ADHD. Generalmente, a partir de los dos años, los Niños Índigo son cada vez más sanos que generaciones de niños anteriores. Por otra parte, los científicos han determinado que el ADN de esta nueva raza de niños ha sufrido una mutación que repercute en su sistema inmunológico, los libera de presentar signos y síntomas como los mencionados por el Dr. Velásquez Álvarez y de sufrir de enfermedades comunes a la raza humana. Drunvalo Melquizedek, espiritualista norteamericano, opina que los niños índigo cuentan con un hígado capaz de digerir hasta comida chatarra. Se prevé que en un futuro no lejano,

63

posiblemente nuevas generaciones de niños índigo ya no necesitarán comer, se alimentarán sólo del Elán vital, a través de su respiración. La energía de vida que se manifiesta en los niños índigo causa mucha confusión en padres y educadores y marca una diferencia en el sistema de educación, que obliga a un cambio de actitud para interactuar con ellos. Los Niños Índigo son, además, superinteligentes y esta característica unida a su excesiva energía vital es cuantificada en relación con un patrón que se establece como rango normal, tomando en cuenta un promedio que resulta inadecuado para medir las circunstancias actuales. Estos rangos habrán de ser traspuestos en un futuro muy cercano y cuando esto suceda, las anteriores generaciones quedarán muy por debajo del promedio, así que nos llamarán hipo- activos. Seres como los que a continuación menciono fueron extraordinarios en su época, pero los niños actuales los superarán en cuantía: Newton, Louis Pasteur, escritores como Edgar Allan Poe y Ernest Hemingway, Abraham Lincoln, Leonardo Da Vinci, Napoleón Bonaparte, Walt Disney, Agatha Christie, Henry Ford, el pintor Vincent van Gogh, Galileo, John D. Rockefeller, Thomas Edison, Beethoven, John F. Kennedy, Benjamín Franklin, Steven Spielberg, John Lennon, Winston Churchill, Mozart, Pablo

64

Picasso, Robert Kennedy, Dwight D. Eisenhower, Charlie Chaplin. Todos ellos son seres famosos que tienen algo en común, que es que en alguna oportunidad fueron tildados de hiperactivos. Pero cualquiera envidiaría el potencial de estos individuos y sería un honor considerarlo como un cumplido Es como darnos cuenta que la llamada hiperactividad, o más bien la excesiva energía de vida, unida a una alta creatividad son cualidades que, bien encauzadas, permiten lograr hechos magníficos y enaltecedores para una sociedad, ingrediente sin el cual hubiese sido imposible que estos genios lograsen sus hazañas y descubrimientos.

65

65 Los Niños Índigo forman parte de una nueva raza que podríamos llamar “La Raza de

Los Niños Índigo forman parte de una nueva raza que podríamos llamar “La Raza de los Superhombres”, seres superdotados y superinteligentes pero además revestidos con altos grados de espiritualidad, honestidad e integridad

66

UNA MISION POR REALIZAR

Muchas voces nos hablan hoy de cambio, de evolución, de nuevos paradigmas y en algunas ocasiones tendemos a mirar estos procesos como algo que está sólo por fuera de nosotros. Es decir, sabemos que somos parte de un proceso de cambio, pero no tenemos total conciencia que en realidad somos ese cambio, somos la evolución. Evolución. Este es un término que connota crecimiento, cambio, desarrollo, pasar a un nivel superior, ascender. En efecto, es así. La naturaleza evolutiva de la humanidad impulsa en forma constante al cambio, y cada Era que el hombre ha transitado en el Planeta Tierra ha sido marcada por diferentes transformaciones, todas necesarias para construir las bases de los tiempos por venir. Independientemente del juicio de valor que hagamos de los hechos que traen aparejados estos cambios, siempre hemos estado preparados para ellos, aún sin saberlo, y otras veces para descubrir nuestra

67

preparación, hemos tenido que oponernos o resistirnos un tiempo a lo nuevo. Siempre estamos preparados para las transformaciones, porque en esencia nosotros somos ese cambio. Para cada período evolutivo, la humanidad trae consigo las pautas genéticas que serán las generadoras del próximo escenario. La institución de nuevos paradigmas en la humanidad generalmente comprende grandes períodos de tiempo. Son procesos que comienzan en forma silenciosa y, a medida que avanzan, crecen entre murmullos, vanguardistas, descubrimientos, resistencias, fundamentalismos y adeptos, hasta que, sin saber con certeza cuándo, lo nuevo reemplaza a lo viejo, la nueva realidad ya no es más cuestionada y está socialmente institucionalizada. Hasta hoy hemos sido simplemente observadores de la historia, la evolución representó algo intangible, del pasado o de un futuro lejano, un hecho que aprendimos a través de los libros. En este momento, ahora, estamos viviendo una etapa histórica, somos protagonistas y observadores directos de un salto evolutivo.

68

Desde hace poco más de 40 años, la humanidad comenzó la gestación de un Nuevo Ser. Una Nueva Vibración, un Nuevo Color, un Nuevo Código Genético. El porcentaje de nacimientos durante las primeras décadas era bajo, pero a medida nos acercábamos al año 2000, la cantidad de nacimientos de niños índigo aumentó al 80% del total, y seguirá creciendo en los años por venir. Así como cada etapa evolutiva requirió de determinadas características humanas y surgieron seres que lideraron esos cambios, ahora, en este momento de la humanidad, el cambio se llevará a cabo de la mano de los índigo. Este color o esta gama (violeta-azul-índigo) trae consigo una serie de características, de conocimientos, de conductas que responden a un conjunto de Leyes Universales que construirán el nuevo modelo de Humanidad. La Nueva Raza. Estos colores se manifiestan en el aura del Ser y son visibles para quienes poseen esta habilidad. Un Índigo no es un Ser superior, es un Humano distinto, con una Nueva Conciencia, que trae como regalo un Don. Los dones de los Índigo están orientados hacia la

69

Construcción de Nuevos Patrones de Conducta, a crear una Nueva Conciencia mediante la aplicación de Nuevos Conceptos, Ciencias, Técnicas y Tecnologías. Cuando hablamos de Nuevo en realidad en muchos casos hablamos de re-nacimiento o re-descubrimiento de Sabiduría Milenaria, de reconexión con la Tierra y el Medio Ambiente que era de dominio de nuestros Pueblos Nativos y Razas Aborígenes. Los principios de esta Nueva Generación son regidos por la Ley del Amor y la Armonía. Traen consigo la Nuevas Leyes Universales. Su sola existencia representa la integración de dos mundos: el visible y el etéreo, la ilusión y la realidad. Son la alianza entre el cuerpo y el alma, la luz y la oscuridad, entre la ciencia y la espiritualidad, entre el cielo y la tierra. Hay diferencias o variedades de tono entre los Índigo, especialmente entre los tempranos, hoy adultos entre 30 y 50 años, los adolescentes, los niños y los bebés. Las características o tipos de comportamiento de un adulto índigo y un niño índigo son naturalmente diferentes. La avanzada, los adultos, entre los que hay muchos violeta, han tenido y tienen una tarea difícil que sin dudas requiere de gran entrega y servicio: preparar el

70

terreno para los que han nacido con mayor grado de

pureza,

especialmente

aquellos

de

las

dos

últimas

décadas en adelante. El grupo de los tempranos

que

han despertado, que

están conscientes de quienes son y que han venido “a

Ser” a la Tierra, en su mayoría ha padecido discriminación y aislamiento desde muy pequeños, y oportunamente se han quedado escondidos tras

murallas defensivas. Pero gracias a

la fuerza

de

la

Voluntad y el Poder de esta maravillosa esencia generadora de cambio que se inclina siempre hacia la

salud

y al reconocimiento

de

la

verdad

del Alma,

un

Índigo tiende a elegir el camino del labor interno, busca

sanar y limpiarse. Un Índigo es un buscador de su Auténtico Sí Mismo. Es un guerrero. Es un

revolucionario. Un índigo no busca promover el cambio, es el cambio. Los índigos son los introductores de las nuevas tecnologías, éstas surgen del amor y se desarrollan con

la

única

finalidad

de

servir.

Serán

tecnologías

Conscientes. Muchas de ellas ya están operando, otras

nuevas serán descubiertas. Se implementará un nuevo conjunto de técnicas agrícola-ganaderas, en

71

comunicaciones, para el cuidado del medio ambiente, para el desarrollo de organizaciones sociales y culturales, para la salud, la alimentación, la construcción, la vivienda, etc. Los índigos están operando tanto en el desmoronamiento concreto de las viejas estructuras (instituciones religiosas, políticas y sociales) como en la formación de las nuevas. Son los que están sacando a la Luz hechos de corrupción, injusticia, violencia y abuso, están ayudando con el corrimiento de los velos. Son aquellos que también están apostando a la verdad enfrentándose a la maraña política, al abuso y al uso indebido del poder. Son los que logran con su carisma y su sola presencia la credibilidad necesaria para lograr sus objetivos aún cuando parezca que nadie los acompaña. En el terreno de la Salud son aquellos médicos que lograrán apoyo para utilizar las disciplinas alternativas en lugares donde unos pocos años atrás no se hubiera concebido o aceptado introducirlas o aplicarlas. Son aquellos que hoy lideran y participan del desarrollo de ecovillas o comunas sustentables.

72

Son los empresarios que a la hora de decidir buscan equilibrio entre corazón y razón y aplican el Principio de Precaución. Producen materiales para la construcción ecológica, como la energía fotovoltaica, etc., son los que apuestan a las energías renovables para reemplazar al petróleo y sus derivados. Son los que se involucran en la producción orgánica, en todas sus etapas desde su cultivo, elaboración y distribución. Son los maestros y educadores que abren Nuevas Escuelas (Rudolf Steiner o Montessori). También surgirán otras metodologías, cada vez con el fin más expuesto. Son los futuros acondicionares de dones. Son los científicos que hablarán de la energía fotónica y otras civilizaciones galácticas sin temor a ser tratados de locos pero con una gran repercusión y aceptación creciente. Son los que develarán verdades ocultas sobre tecnologías que cambiarán el orden establecido, y sabrán cuando y cómo decirlo. Son los que están rescatando las culturas nativas, y les devolverán su importancia y harán la integración para avanzar hacia la próxima etapa.

73

Son los nuevos líderes espirituales con total entrega al servicio. En medio del derrumbe de las viejas estructuras surgen las bases de la comunidad como la nueva célula que dará vida a los pueblos a la Nueva Civilización. Donde haya algo que cambiar, allí habrá un índigo, incluso aunque él no lo sepa, porque son los que encarnan la verdadera transformación

74

74 Un índigo no busca promover el cambio, es el cambio.

Un índigo no busca promover el cambio, es el cambio.

75

NUESTRA RELACION CON LOS INDIGOS

Estos niños están

aquí

para

ayudarnos

en

la

transformación del mundo. Por lo tanto, debemos aprender con ellos, principalmente escuchando y observándolos. No obstante, hay algunas reglas básicas que debemos tener en cuenta para no perdernos el brillo de estos niños. Trate a los Índigo con respeto. Honre su existencia en la familia. Ayúdelos a crear sus propias soluciones disciplinarias y siempre déles a elegir. Nunca los desprecie ni los haga sentir pequeños. Explíqueles siempre el por qué de las instrucciones que usted da. Escuche esas explicaciones. No use la consabida frase de: porque yo lo digo. Si usted usa semejantes expresiones, entonces reconsidere sus instrucciones y corríjalas. Ellos respetarán por ello y esperarán. Pero si usted les da órdenes autoritarias y dictatoriales, sin bondad ni razones sólidas, estos niños lo derrotarán. Simplemente no obedecerán o, lo que es peor, le darán una lista de razones que descalifican sus

76

intenciones. Algunas veces sus razones pueden ser sencillas como: "porque esto me ayudará hoy, pues estoy realmente cansada/o". La honestidad vencerá como nunca antes. Ellos pensarán en eso y obedecerán. Conviértalos en socios en su propia crianza - piense bastante sobre este punto. Desde la temprana infancia explíqueles todo lo que usted está haciendo. Tal vez ellos no entiendan, pero ellos percibirán su consciencia y su honra por ellos. Esto es una tremenda pista antes de que ellos aprendan a hablar. Si surgieran problemas serios, hágalos examinar primero antes de iniciar un tratamiento basado en drogas. Proporciónele seguridad cuando usted le brinde apoyo. Evite críticas negativas. Siempre hágales saber que usted los apoyará en todo momento. Ellos crecerán de acuerdo a sus verbalizaciones y lo sorprenderán en el proceso. Entonces, celebren juntos. No los haga hacer simplemente, sino permita que ellos lo hagan con apoyo. No les diga quiénes son, ni quiénes serán en el futuro. Ellos lo saben mejor que usted. Déjelos que ellos decidan lo que les interesa. No los fuerce a que entren en el oficio familiar o en algún tipo de negocio porque la familia lo haya

77

estado haciendo durante generaciones. Estos niños no serán seguidores en absoluto.

Los Índigo son abiertos y honestos - esto no es una debilidad, sino su mayor fortaleza. Si no son honestos y abiertos con ellos, ellos seguirán siendo los mismos con ustedes: sin embargo, no los respetarán. El aburrimiento puede traer arrogancia en los Índigos, así que no dejen que se aburran. Si actúan con arrogancia, significa que necesitan un nuevo desafío y nuevos límites. Alimente sus cerebros y manténgalos ocupados de la mejor forma posible. Los padres, maestros y auxiliares tienen que ser capaces de establecer y mantener límites claros, y sin embargo, lo suficientemente flexibles para cambiar y ajustar esos límites cuando sea necesario, basados en el crecimiento emocional/mental, pues los Índigos crecen rápido. Ser firmes, pero justos, es necesario para el bien de ellos y el nuestro. El mensaje dado y transmitido por los adultos debe ser más placentero que doloroso, y más basado en el amor que en el miedo. Mantenga al niño informado e involucrado

78

en los asuntos. Evite malentendidos simplemente dando explicaciones. No pierda la paciencia con su niño. Evite dar órdenes (verbos en imperativo). En vez de usar órdenes verbales, use el tacto para llamar su atención. Ellos son muy sensibles al contacto (toque en el hombro, apretón de manos, abrazo, etc.) Mantenga su palabra. Negocie en cada situación. No esconda nada ni use lenguaje ofensivo. Deje que sus emociones le muestren amor, y no odio. Si le da una reprimenda, cree situaciones de dar un "tiempo de interrupción". Discuta la situación generadora de la reprimenda después de ésta. Después de todo, siempre acérquesele al niño y vea si hubo un aprendizaje y crecimiento tras la reprimenda. Importante: Recuerde que el castigo no funcionará con estos niños. El castigo es diferente de la reprimenda. El castigo está basado en la culpa, mientras que la reprimenda se basa en un crecimiento o mejoramiento. En la educación y al elegir una escuela, debemos tener en mente que debemos enseñar a los niños cómo pensar y no qué pensar. Nuestro papel no es transmitir conocimiento, sino transmitir sabiduría. La sabiduría es el conocimiento aplicado. Cuando le damos a los niños sólo

79

conocimiento, les estamos diciendo qué pensar, lo que supuestamente deben conocer y lo que queremos que ellos crean como verdad. Cuando les transmitimos sabiduría a los niños, no les estarnos diciendo lo que deben pensar o lo que es verdad. En cambio, les decimos a ellos cómo hacer para encontrar su propia verdad. Por supuesto, no podemos ignorar el conocimiento cuando enseñamos sabiduría, porque sin conocimiento no hay sabiduría. Una cierta cantidad de conocimiento debe pasar de una generación a la siguiente, pero debemos permitir que los niños la descubran por sí mismos. El conocimiento con frecuencia se pierde, pero la sabiduría nunca se olvida. Los viejos patrones de energía se basan en la creencia fundamental de que los niños son simples vasos vacíos que deben ser llenados de conocimiento por expertos, los profesores. Los profesores utilizan técnicas de avergonzar y comparar a los estudiantes, con la idea de que eso les dará motivación. En esta atmósfera, cualquier niño que no encaja en el modelo es considerado un niño problemático. El problema con este sistema es que los niños aprenden a suplir su necesidad de atención y reconocimiento de forma negativa.

80

Los Niños Índigo, han venido aquí para darnos un nuevo entendimiento de la humanidad. Ellos son un regalo para sus padres, para el planeta y para el universo. Cuando honramos a los Pequeños como regalos, podemos ver la sabiduría divina que ellos traen para ayudar a elevar la vibración del planeta Tierra. El paso más importante para entender y comunicarse con esos nuevos niños es cambiar nuestra forma de pensar acerca de ellos. Destruyendo sus paradigmas para honrar a los Pequeños como regalos en lugar de pensar que son un problema, usted abrirá las puertas para entender la sabiduría de ellos y la suya propia. Los Pequeños honrarán su esfuerzo y surgirá un camino para un entendimiento mutuo. El creciente uso de tratamientos psicotrópicos refleja nuestro rechazo mundial al cambio. Basados en la competencia, los celos y la envidia, y estamos en el umbral de una nueva era basada en la cooperación, el amor y el conocimiento de nuestra unidad. La vieja energía está dando paso a la nueva energía. Los niños que están encarnando recientemente son diferentes de las generaciones anteriores. Ellos son llamados "Niños de la Luz", "Niños del Milenio" y "Niños

81

Índigo" por una buena razón. Estos niños son altamente conscientes, sensibles y perfectamente psíquicos. No toleran en absoluto la deshonestidad y la falta de autenticidad. Saben instantáneamente cuando alguien está mintiendo. Imagine cuán difícil es para estos niños estar dentro del actual sistema educativo, tan falto de autenticidad, en el que se dicen cosas como: “vamos a fingir que nos gusta estar aquí. No vamos a discutir cuán infelices somos todos nosotros por ser forzados a venir a este lugar a aprender/enseñar cosas que no sabemos cómo darles aplicación práctica en nuestra vida real”. En casa, con frecuencia los adultos tratan a los niños deshonestamente. Por ejemplo, padres que ocultan cosas a sus hijos. Estos niños intuitivos saben cuando algo está mal. Ellos les pedirán a sus padres la confirmación de estos sentimientos. Si los padres niegan la verdad, eso puede conducir a los niños a la frustración. Los niños no saben cómo conciliar la disparidad entre lo que ellos sienten (la verdad) y lo que los adultos les dicen (la mentira). Los Niños Índigo han encarnado en esta época por una razón muy sagrada: para construir una nueva sociedad basada en la honestidad, la cooperación y el amor.

82

Cuando lleguen a la fase adulta, nuestro mundo será bastante diferente de lo que es hoy. No habrá violencia ni competencia. Recordaremos nuestra habilidad para manifestar nuestras necesidades, así que no habrá necesidad de competir con los demás. Como nuestras habilidades telepáticas naturales serán restablecidas, mentir será imposible. Y como todos reconocerán la unidad que existe entre todos los seres vivos, la consideración hacia los otros será la base de nuestra sociedad. Incurrimos en una gran deuda kármica si interferimos con la misión divina de estos niños. Será extremadamente importante que ayudemos a conducir a estos niños al éxito espiritual. Para ello, hace falta que seamos muy honestos con ellos. Cuando un niño le pregunte algo, aunque lo haga sentir incómodo, dígale la verdad. A menudo rezo pidiendo sabiduría para hablar con mis propios hijos, para que pueda decirles la verdad de un modo amable. Si usted se siente incómodo al decirle la verdad a su niño, hágaselo saber. Usted no necesita convertir a los niños en sus confidentes, pero es importante compartir sus sentimientos con ellos honestamente. Así, usted se convertirá en un modelo positivo que le muestra a los niños cómo honrar sus emociones.

83

A través de los metafísicos y sus fuentes estamos aprendiendo que estos nuevos niños que están llegando al planeta son mucho más conscientes espiritualmente. Esto no significa que todos los Índigo se convertirán en ministros o en avatares espirituales. Significa que ellos llegaron con un nivel diferente de conciencia, mayor que el nuestro. De acuerdo con la mayoría de las fuentes espirituales, estos niños no sólo eran esperados, sino que ellos son la prueba de la evolución de la conciencia humana, más allá de la “vieja energía” de las generaciones anteriores. Ellos son pacificadores, almas viejas y sabias, y una suprema esperanza de cosas mejores en este planeta. Ellos están interesados en hacer que haya mucha paz en casa y entre sus padres. A ellos les importa más de lo que podría esperarse de un niño, y están rebosantes de sabiduría que nos deja sin aliento. Sus instintos humanitarios ya están estructurados y se manifiestan desde el comienzo. Ellos son un nuevo paso evolutivo de la humanidad.

84

84 Ellos son llamados "Niños de la Luz", "Niños del Milenio" y "Niños Índigo" por una

Ellos son llamados "Niños de la Luz", "Niños del Milenio" y "Niños Índigo" por una buena razón.

85

LA SALUD DE LOS NIÑOS INDIGO

Existen duras disfunciones claramente asociadas con los Índigos: Desorden de Déficit de Atención-ADD (Attention Deficit Disorder)–, y Desorden Hiperactivo de Déficit de Atención–ADHD (Attention Deficit Hyperactive Disorder). Los índigos son frecuente y erróneamente diagnosticados con ADHD o ADD porque se niegan a obedecer. Cuando vemos una película de alguien que rompe los esquemas, aplaudimos su rebeldía. Sin embargo, cuando este mismo espíritu se evidencia en nuestros hijos, nosotros les damos

drogas. Por eso, es importante dar énfasis a los siguientes puntos:

  • 1. No todos los Niños Índigo tienen ADD o ADHD.

  • 2. No todos los niños con ADD o ADHD son Índigos.

Algunos estudios, estiman que existen entre 3 y 5 millones de niños con ADHD. Si agregamos a los que tienen deficiencia de aprendizaje, el cuadro puede llegar a 10 millones de niños o más. Siendo así, el National Institute of Mental Health (NIMH – Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos) pasó a considerar el ADHD como una prioridad nacional, con una asignación de un

86

gran presupuesto para la investigación. Entre varias investigaciones, destacaremos la llamada Polaridad Inversa Crónica:

Keith R. Smith descubrió la polaridad inversa crónica como un remedio para el síndrome de fatiga crónica hace años, por accidente. Desde entonces, él ha encontrado que muchos de los síntomas de ADHD en niños son iguales a los síntomas de la polaridad invertida crónica en adultos. Cuando comenzó a examinar a niños con ADHD, sus sospechas fueron confirmadas. Casi todos los niños con ADHD que estuvieron en su consultorio presentaban polaridad invertida crónica. Una vez que él añadió al plan nutricional las hierbas medicinales para esta condición, empezaron a ocurrir cosas maravillosas en los niños. Comenzaron a responder al tratamiento y se mejoraron. La mayoría de ellos se puso “bien”. Todos los sistemas y procesos en el cuerpo físico se basan en la electricidad. Y nuestros procesos mentales, el sistema inmunológico y el corazón son todos parte de un vasto sistema que usa la electricidad. El cuerpo humano es un sistema eléctrico que se autocontrola y se autogenera. En cualquier momento en que la electricidad está en juego, se crean campos magnéticos, siendo que los campos

87

magnéticos tienen polaridad: o sea, tienen un polo norte y un polo sur. Si se somete a un imán a condiciones de estrés, éste invertirá su polaridad, o sea, los polos norte y sur cambiarán de posición. Como el cuerpo humano se basa en la electricidad y tiene un campo magnético muy sutil, ciertas condiciones como el estrés pueden invertir los polos como en un imán. Esto puede ser temporal y es tratado por varios profesionales de la medicina holística/alternativa. En la práctica, he descubierto que la polaridad invertida puede durar mucho y puede ser difícil de curar sin una comprensión perfecta de una variedad condiciones. Él fue llevado a descubrir que la polaridad inversa a menudo se torna crónica y parece ser el mayor factor causante de: síndrome de fatiga crónica, depresión, ansiedad, males en el sistema inmunológico, cáncer, ADHD y muchas otras disfunciones que no parecen curarse con los tratamientos tradicionales. Síntomas variados crean confusión acerca de cómo tratar el problema, que generalmente pasa desapercibido asta que aparece un síntoma más pronunciado. La polaridad invertida debilita la capacidad eléctrica del cuerpo. El estrés prolongado es la mayor causa de esta

88

condición. Como la carga eléctrica del cuerpo se debilita, los síntomas van apareciendo como señales de aviso. Si la carga eléctrica del cuerpo cae debajo de los 42 hertz, el sistema inmunológico no puede resistir a las enfermedades. En los momentos iniciales de la polaridad invertida, las señales de aviso del cuerpo pueden incluir dolores de espalda, tirones musculares, o dolor de cabeza; si no ponemos atención a estos síntomas para recargar nuestra carga eléctrica, los síntomas pueden empeorar hasta fatiga extrema, depresión, ansiedad, migrañas, mareos y dolores crónicos en áreas débiles. Con la polaridad invertida, el sistema de autoconservación se desactiva. Las señales eléctricas usuales en el sistema inmunológico parecen destruir en lugar de proteger. Algunos de los principales síntomas de la polaridad invertida crónica tienen un paralelo exacto en los síntomas del ADHD; por ejemplo, memoria de corto plazo y problemas de concentración. De acuerdo con la guía de diagnósticos de la Asociación Americana de Psiquiatría, el diagnóstico de ADD y ADHD requiere 9 síntomas de falta de atención y 9 de hiperactividad/impulsividad, que se manifiesten antes de los 7 años y que persistan por un mínimo de seis meses, y

89

que sean lo suficientemente graves como para interferir con las actividades sociales y escolares normales:

Falta de atención:

  • 1. Ponen poca atención en los detalles y cometen errores sin que les importe.

  • 2. Tienen dificultades para prestar atención.

  • 3. No escuchan a las personas.

  • 4. No tienen continuidad en las tareas, sin terminarlas.

  • 5. Tienen dificultades para organizarse.

  • 6. Evitan actividades que requieren un esfuerzo sustancial de concentración o mental.

  • 7. Frecuentemente pierden cosas que necesitan en la escuela o en otras tareas diarias.

  • 8. Se distraen fácilmente.

  • 9. A menudo se olvidan de actividades rutinarias.

Hiperactividad/Impulsividad:

  • 1. Están frecuentemente inquietos o retorciéndose.

  • 2. Abandonan el asiento con frecuencia cuando deberían permanecer sentados.

90

  • 4. Tienen dificultades al participar en juegos más moderados o en otras actividades.

  • 5. Están siempre en movimiento, como si tuvieran un motor.

  • 6. Hablan excesivamente.

  • 7. Responden prematuramente.

  • 8. Tienen dificultad para esperar su turno.

  • 9. Frecuentemente interrumpen a los otros.

Según Keith R. Smith, la polaridad invertida crónica es contagiosa, no por causa de gérmenes sino por la proximidad. Si colocamos una pila cargada cerca de una pila gastada, la pila cargada perderá carga. Asimismo, los niños rodeados por padres estresados o que están en el útero madres semejantes, pueden tener su polaridad invertida de modo inconsciente por sus padres. Esto ocurre frecuentemente antes del nacimiento, y continúa a medida que el niño se desarrolla sin que haya una intervención que rompa el círculo. Él predice que los investigadores probarán que esto crea un desequilibrio químico en el cerebro, y desórdenes nerviosos desencadenados por los síntomas ya mencionados.

91

Un detalle que no debemos dejar de mencionar y tener en cuenta es la sensibilidad de la piel de los índigo. La piel es la superficie de nuestro cuerpo y nuestra alma, superficie del placer y superficie del dolor, lo que delimita lo íntimo de lo compartido. Cuando las palabras y las emociones no se entrelazan en un acto único de manera tal que permitan ir construyendo nuestra identidad, comprendiendo nuestro lugar en el mundo, el por qué de nuestra existencia, nuestra necesidad de trascendencia, la piel se convierte en el mapa de nuestra impotencia y desesperación. Las enfermedades en la piel pueden dividirse fundamentalmente en aquellas que están condicionadas por una predisposición genética como por ejemplo:

psoriasis, vitiligo, eczema atópico, lupus, herpes, alopecía, acné, y otras que son producto de problemas psicológicos que se expresan en el daño que nos causamos en la piel: onicofagia (comerse la uñas), tricotilomanía (arrancarse el pelo), escoriaciones neuróticas (lesiones por rascado). Pero en general se produce una combinación de estas dos posibilidades. Vivir y habitar nuestro cuerpo no es algo dado, es un aprendizaje a lo largo de nuestras vidas.

92

Sentir que somos seres humanos ubicados en un contexto histórico, sociopolítico, educativo determinado nos lleva tiempo. Pero lo que posiblemente plantee mas dificultad es el aprendizaje de nuevos modos de aprovechamiento de nuestro campo energético de forma que lo negativo sea transformado en capacidad creativa. Los niños indigo no solamente expresan una frecuencia índigo, una alta vibración, sino una vida índigo, una forma de estar en el mundo, un convencimiento de su misión en la Tierra que instaura un nuevo orden, un orden más justo, más compasivo, un orden en el que la globalización no es sólo tecnológica sino creativa, un orden en el que el Tercer Lenguaje se irá convirtiendo poco a poco en el lenguaje telepático universal. Los sistemas familiares y educativos aún no están preparados para este cambio radical en los vínculos, un cambio a través del cual se teja el entre todos, esa red conjunta para vivir solidariamente, en y con luz. Ellos son catalizadores para este gran cambio. Pero no es sencillo para ellos vivir en la transición.

93

Es aquí dónde la psicodermatología puede leer en la piel de ellos mucha impotencia y desesperación porque su socialización es problemática. Las dificultades en la escuela y en el ámbito familiar los confunde y nos confunde y los ubica en posiciones vulnerables y de gran aislamiento respecto a su entorno. Los dos modos privilegiados hasta aquí de expresión de los seres humanos han sido y son aún, el lenguaje hablado y el lenguaje corporal. Los niños índigo privilegian el sentido táctil como modo de exploración del mundo y cuando ésta exploración no es feliz, se manifiesta en la piel. Hay muchos casos de atopias en estos niños. Recordamos que atopia significa algo que está fuera de lugar, y lo que está fuera de lugar es la expresión de sus emociones, que por otro lado es la principal diferencia con los niños hiperactivos. Los niños índigo si pueden expresar sus emociones y los hiperactivos no, y cuando no se expresan a través de las palabras lo hacen a través de su piel. El eczema atópico va a mostrarnos entonces la irritación en la que viven como tonalidad emotiva y es allí donde tenemos que intervenir para mejorar su calidad de vida.

94

La picazón de la piel y el rascado es el equivalente de una hiperactividad que no puede detenerse porque no hay un soporte afectivo que nos ayude a encontrar sentido al movimiento. La alopecia en mayor o menor grado es otra manera de dejar algo nuestro como marca de nuestra presencia, una marca que en verdad es una autoagresión porque no encontramos la forma de hacernos entender en un mundo que piensa y hace las cosas de manera distinta a la nuestra. Es importante saber que en cualquier caso en que una dolencia en la piel se manifieste, ésta va a cobrar mayor importancia en momentos en que se producen cambios en la situación de vida de los niños que ellos no puedan vivir con fluidez. Somos una unidad, es nuestra tarea lograr la armonía de nuestros cuerpos espiritual, mental, emocional y físico. Los desajustes entre estos cuerpos producen patologías, y englobarlas bajo la palabra stress no ayuda demasiado. La labor artesanal es comprender que cada ser es un ser único, maravillosamente divino en su manifestación

95

individual aquí en el planeta Tierra como parte de la unidad de Todo Lo Que Es. Nuestra piel es nuestro espacio de contacto, utilicemos todos nuestros sentidos para expresar lo que deseamos, lo que pensamos, lo que sentimos, nuestro amor.

96

96 Los niños índigo no solamente expresan una frecuencia índigo, una alta vibración, sino una vida

Los niños índigo no solamente expresan una frecuencia índigo, una alta vibración, sino una vida índigo, una forma de estar en el mundo, un convencimiento de su misión en la Tierra

97

PLANTEANDO SOLUCIONES

Un niño índigo es un niño que tiene y expresa la frecuencia índigo. ¿Y qué es la frecuencia índigo? Es la vibración del chakra del entrecejo. ¿Y qué es un chakra? Según la medicina tradicional china, que es la medicina más milenaria, seria, veraz y con resultados de cambios que existe; según la medicina oriental, nuestro cuerpo está formado por energía eléctrica y energía magnética. Tenemos y vivimos constantemente dentro de un campo electromagnético formado por 72.000 posibilidades de conexión, posibilidades, canales que interactúan formando nuestro entramado energético. Donde coincide todo este entramado energético o aura es sobre la línea media imaginaria de nuestro cuerpo, configurando lo que se llaman los vórtices energéticos o chakras. El sistema de chakras es el sistema de vórtices energéticos en el que se basa la acupuntura, la digitopuntura, la kinesiología, etc. Tenemos siete vórtices energéticos. Si cada uno se tradujese en longitud de onda en relación a un color, daría un color determinado dentro del espectro de la misma gama que nuestro arco iris. ¿Por qué no se ven? ¿Por qué no vemos nuestras auras, nuestros chakras? No los vemos

98

porque están formados por la partícula más pequeñita que existe: el electrón, y el electrón no es visible ante la mirada ordinaria. O sea que no tienen la suficiente masa material como para verse. Por lo tanto, los chakras no los podemos ver a menos que tengamos visión aural o seamos videntes. Si tradujésemos en color el chakra del entrecejo, que unifica las cualidades del hemisferio derecho y del hemisferio izquierdo, veríamos que tiene el color índigo, azul cobalto. Los llamados “niños índigo” nacen ya con este chakra, con este vórtice energético y por añadidura con las cualidades de ambos hemisferios cerebrales, más desarrollados de lo normal. Todos los seres humanos tenemos la posibilidad de desarrollar nuestro chakra índigo, nuestro chakra del entrecejo. ¿Qué es tener desarrollado el chakra del entrecejo, el chakra índigo? Es vivir de una manera diferente a la manera material, a la manera razonable, a la manera intelectual, a la manera materialista de ser, sentirse y relacionarse con los demás y con la vida. ¿Y por qué? Pues porque nuestra capacidad cerebral no solamente abarca nuestro hemisferio izquierdo racional, intelectual, sino que también abarca nuestro hemisferio derecho, con todo su potencial y cualidades

99

atemporales, intuitivas, psicomágicas, conscientes de realidades más allá de lo que ven nuestros ojos o tocan nuestras manos o perciben nuestros demás sentidos. Estas capacidades unificadas alternativamente son las que tiene potencialmente todo ser humano, en forma latente pero por desarrollar según tenga o no inquietudes espirituales; y cuando defino “espirituales” no tengo ninguna intención de que sea entendido con connotaciones religiosas ni místicas. Cuestiones que la mente racional rechaza pero que son verdad aunque no nos las creamos, y que el niño índigo, el adolescente índigo o el adulto índigo tienen tan integradas como podemos tener nosotros integrados el que sólo existe lo que vemos y tocamos. Para ellos es completamente normal y natural el saberse de otros planos, de otros planetas, saberse en contacto con seres de la

naturaleza como las hadas. Ver y sentir a los ángeles, Saber que la muerte sólo es una manera de nacer a otra realidad, etc. Y este tipo de información, para ellos tan natural, en algunos padres puede dar miedo, y tratan de taparla. En otros, como cuando nosotros éramos pequeños y hablábamos de ángeles, de hadas, de otras vidas, cuando permitíamos que nuestras

100

potencialidades del hemisferio derecho se expresaran, motivadas también y principalmente por los cuentos, por las leyendas, el mundo infantil que le llaman, nuestros padres no tenían el nivel de información ni el nivel de consciencia que tenemos ahora los que tenemos hijos. Y en lugar de informarse lo que hacían en su lugar era “normalizarnos” con muchas normas. De todas maneras, muy normales no hemos quedado, puesto que nuestros hijos son índigo: nuestros hijos nos han elegido. Es decir: que no nos asustamos ni intentamos normalizarles poniéndoles normas:

intentamos informarnos, intentamos averiguar qué hay más allá de un diagnóstico médico que dice: “su hijo es hiperkinético, su hijo tiene Síndrome de Déficit de Atención, su hijo no encaja, su hijo es un hijo problema”. ¿Nos conformamos con eso y le damos el Ritalín y la razón a la maestra? ¿Qué hacemos? Nos seguimos informando y por eso están aquí hoy, por eso toman como algo prioritario el ver programas de televisión o comprarse libros que hablen de este tema, prestan atención cuando hay una conferencia o cuando hay alguien que hable de esto. Y de este tema, quien más debe sentir su seriedad es cada uno de nosotros, cada

101

padre, cada educadora, cada educador, cada psicólogo, cada médico, porque dándoles medicación llamada “droga legal” a nuestros hijos si son índigo, sólo conseguimos atrofiarles sus capacidades glandulares de secreción hormonal tanto del hipotálamo como de la hipófisis y la pituitaria; es decir, de las glándulas que están en el cerebro, las glándulas que sirven para todo lo relacionado con el intelecto pero también para todo lo relacionado con la creatividad, con la intuición, con la sabiduría del corazón. Entre la confusión y el oportunismo de estos especialistas que se sacan de la manga el saber todo de los niños índigo, y que todavía nos confunden más, ¿qué podemos hacer? En primer lugar, no sentirnos en ningún momento tan desamparados ni tan desorientados. Si eres padre sabes, si eres maestra, sabes; si eres profesor, sabes. No es casualidad que tengas niños índigo en tu aula. No es casualidad que a tu gabinete o a tu consulta acudan niños índigo. No es casualidad que un niño índigo o dos o tres, te hayan elegido como madre o padre: sabes. Aunque no lo creas, hay cosas que son verdad y esta es una de ellas: si tienes cerca

102

niños índigo es porque en tu corazón y en tu hemisferio derecho y en tu chakra índigo del entrecejo sabes cómo

sacar esa sabiduría porque claro, estamos demasiado acostumbrados a los métodos, a las normativas, a los manuales, a las recetas milagrosas y efectivas, y en esta cuestión índigo hay que trabajar. Hay que trabajar primero para saber elegir. Para saber elegir el colegio, el profesional de la salud, para saber elegir y decidir si medicas a tu hijo o no lo medicas. Para saber qué podemos hacer. El nivel de oferta en los colegios de momento es precario. Las escuelas normalmente están masificadas. Un niño índigo necesita atención, a un niño índigo hiperactivo hay que saber estimarlo y valorarlo para saber cómo enfocar la hiperactividad y la frecuencia índigo. El niño índigo es uno de los precursores, uno de los maestros, una de las personas, uno de los sanadores que va a cambiar esta realidad. Esta realidad no puede seguir adelante por el lado o camino materialista y tecnificado y saturado de tecnología, en absoluto. Hace falta creatividad. Hace falta disfrutar cada vez más del tiempo libre que nos da la tecnología. ¿Quiénes son los que van a enseñarnos? Los índigo, porque la frecuencia

103

índigo, la frecuencia del chakra entrecejo es la que unifica lo práctico con lo creativo. Porque esta sociedad y esta realidad, si no empieza a ser creativa con su tiempo libre y con los medios de los que dispone, si no empieza a relacionarse con su prójimo desde el corazón, va a explotar. Tanta tecnología y tanto tiempo libre en sociedades altamente culturizadas, altamente tecnificadas, como por ejemplo Suiza o Suecia, han resultado en un alto nivel de suicidios de niños, de adolescentes y de adultos. ¿Por qué? Porque hay mucho tiempo, mucho dinero, mucha tecnología y no se sabe qué hacer porque no hay educación creativa. ¡Qué casualidad!, ¿verdad? A los niños índigo, la única motivación por la que les podemos ayudar, la única vía para que despierten y desarrollen todo el potencial que tienen en sí mismos es a través de la creatividad. No se sienten motivados, no les interesa en absoluto que en su colegio se tenga un baremo de aprendizaje que vaya desde el primero hasta el último mes del año escolar con el aprendizaje de los adjetivos, de las preposiciones y de la tabla del uno al nueve, por poner un ejemplo, y tienen qué adaptarse a cumplir ese baremo ¿que dicta quién?: el sistema

104

educativo existente para nuestro mejor bien y el de nuestros hijos evidentemente. Pero el niño índigo no se adapta al método: necesita un método que se adapte a él. Y a no ser que tengamos la suerte de llevarlo a un colegio Montessori, a un colegio Waldorf, a un colegio especial que no esté masificado en el que las personas que forman parte de ese colegio tengan la necesidad de expresar su vocación apasionada y amorosamente, y no tengan su profesión sólo como un medio de generar ingresos a final de mes. Porque en la docencia, al igual que en la medicina oficial, hay muchos que podríamos definir como “funcionarios”: no es lo mismo una maestra o maestro que ama o que ame a los niños y que ame su vocación, que un funcionario que ha estudiado una carrera corta, fácil, agradable, con alicientes, con bastantes períodos vacacionales, pagada por papá, y tranquila. Ése es un funcionario: ése no soporta a los niños, y si tiene niños índigo en su clase hoy no está aquí: está dándose un masaje, o en una clase de inglés o de danza o de baile, o en un bar tomando café, porque sabe que su período de labor es el remunerado y cuando se acaba, “pues qué bien que ya vienen los papás a por los monstruos”. En cambio, hay personas

105

que tienen como vocación el amor a los niños y el amor a la enseñanza, saben que tienen niños índigo en sus

aulas. ¿Qué

hacemos con ellos, qué hacemos?

Tenemos que ingeniárnoslas para seguir dentro del

sistema, porque el sistema es un coloso tremendo y no podemos luchar contra él, pero incrementando la creatividad, haciendo lo posible porque se impliquen los papás. Los papás deben ser conscientes de que su hijo es un ser especial como todo niño, pero que si además es índigo, es una responsabilidad tener un hijo índigo. Un hijo índigo es el futuro profesional en el que estaremos todos nosotros, porque todos los ámbitos de la sociedad del día del mañana estarán formados por los niños de ahora. En cada uno de los profesionales de nuestro futuro, que haya un índigo que haya podido expresar sus cualidades y sus potencialidades, que haya podido expresarse desde la creatividad y que haya podido descubrir qué es lo que le apasiona en la vida, será un profesional totalmente terapeuta. Porque el índigo es terapeuta: viene a sanar esta sociedad como he dicho anteriormente. Si un niño índigo se apasiona por hacer panes, pasteles, galletas, cualquier profesión que elija, sea mecánico, sea médico, sea abogado, sea

106

arquitecto, sea terapeuta holístico, sea cineasta, sea escritor, si hace lo que le apasiona (y sólo lo puede descubrir si se le permite ser creativo con su aprendizaje), si descubre lo que le apasiona, se dedique a lo que se dedique en la vida, tendremos y recibiremos un amor, un nivel de consciencia que en estos momentos no tenemos como deberíamos y merecemos tener. La mayoría de los profesionales de nuestra sociedad, de cualquier sector, trabaja por dinero. La mayoría, no todos. Cuando podemos unificar remuneración, profesión y vocación es un regalo. Y quien ama su profesión lo sabe. Esto es lo que se pretende con los niños índigo: que a todos los niveles, cuando sean adultos, en cualquier sector de la sociedad en el que trabajen, donde se realicen profesionalmente, lo hagan a través de aquello que les apasiona y no que se les haya impuesto. Pero para ello, desde la base necesitan saberse queridos, apoyados, comprendidos y con un sistema de enseñanza y aprendizaje que se adapte a ellos y no al contrario. Nosotros somos el puente. De momento, vamos a ver soluciones que podamos tener, porque utopías casi nunca dan resultados. ¿Qué es lo que podemos hacer

107

aquí y ahora los papás de los niños índigo? En primer, ponernos nuestra mano en el corazón, ser sinceros con nosotros mismos y saber si tenemos un niño índigo o un niño hiperactivo, que no es lo mismo. Saber desde nuestro corazón y no desde nuestra expectativa de que “mi niño es especial” (todos los niños son especiales, todos, sean índigo o no, pero tenemos que ser muy consecuentes con nosotros mismos); definirnos con nuestra mano en el corazón hasta qué punto queremos comprometernos en el apoyo y la ayuda de nuestro niño índigo o de nuestro posible niño índigo. Porque todo niño hiperactivo potencialmente es un niño índigo, aunque hay diferencias como ahora veremos. Normalizar todo el tema índigo, no sacarlo de quicio, no magnificarlo. En la necesidad de protagonismo de sus padres, en la necesidad de justificar cualquier comportamiento irregular, lo atribuyen a que es índigo. No, no es así. Vamos ahora a ver con la mano puesta en el corazón cuáles son las características y comportamientos de un índigo y de un niño hiperactivo. Y ahora, en el supuesto de que ustedes están ya informados, lo saben, lo han verificado desde su corazón, y no desde su razón, saben que tienen en casa

108

un niño índigo, o en sus escuelas o en sus consultas, ¿qué es lo que podemos hacer? Si como he dicho el niño índigo no se motiva, no se concentra, no le interesa, no es competitivo, no responde al chantaje, ¿cómo podemos hacer para que encaje en esta sociedad? En primer lugar no han venido a encajar en la sociedad, sino que han venido a cambiar la sociedad. ¿Qué podemos hacer nosotros? Podemos, como decía antes, llevarlo a un colegio Waldorf o Montessori, o buscar un colegio que no esté masificado, y en el que como mucho sean ocho niños y niñas por clase, y que se les atienda de una manera personal y humana y con atención, nada de masificación. ¿Podemos hacer esto? Estupendo. ¿No podemos hacerlo, porque nuestra economía nos lo impide, porque vivimos en un lugar en donde no hay estas alternativas? Otra opción, vamos a buscar otra opción. ¿Conocemos psicólogas o psicólogos, conocemos maestros que sí que saben de las terapias alternativas y que conocen lo que es la frecuencia índigo y que sí creen en la eficacia 100% probada de las terapias vibracionales? Entonces compactémonos varias madres, varios padres de niños índigo, y tendremos el poder y la fuerza para poder

109

crear nuestra propia escuelita con nuestros propios niños, con ocho, diez, doce por cada clase, teniendo un psicólogo, un educador o educadora, un maestro o maestra, y ya podemos. La unión hace la fuerza. Ya podemos tener ahí una alternativa a lo que nos ofrecen los colegios masificados o los colegios oficiales. Porque nuestros niños no es que sean especiales: es que están especializados. Están especializados en aprender y en poder sacar todo un potencial maravilloso siempre y cuando se les trate como ellos requieren: es decir, de una manera no masificada, sino creativa, incentivada con amor y por supuesto como digo, y que hasta la saciedad lo diré: con creatividad, porque si no, no tendrán ningún interés en absoluto. ¿Lo podemos hacer esto? Estupendo. Otra solución más. ¿Tampoco? ¿Vivimos aislados, no conocemos otros padres, no sabemos qué hacer, no sabemos cómo juntarnos, no conocemos psicólogos, y los que conocemos son muy materialistas, muy estrictos, no saben lo que es un chakra ni les interesa, no saben lo que es la frecuencia índigo, sólo entienden que hay niños hiperactivos con Déficit de Atención a los que hay qué medicar, etc.? No, no es viable esta propuesta… Entonces otra propuesta

110

más: Creatividad. Si a ti no te queda más remedio que llevar a tu hijo o a tu hija índigo a un colegio oficial o a un colegio masificado, ¿qué puedes ofrecerle tú? ¿Vas a permitir que un maestro o un psicólogo o un médico que no entiende en absoluto de otras realidades y que está convencido de que el ser humano sólo vive con su 3% de capacidad cerebral, vas a permitir que tu hijo o tu hija siga yendo con una valoración en su autoestima y en su rendimiento completamente nefasta o vas a tomar ya cartas en el asunto? ¿Qué le puedes ofrecer tú? ¿Cuál es tu economía? ¿Cuál es tu tiempo libre? Siente, piensa. ¿Te puedes permitir después del horario de clases participar con tu hijo en casa de algo creativo, nuevo, espontáneo, como hacer arcilla, modelar, dibujar, hacer repostería? A los índigos les encanta saber que participan contigo, con papá o con mamá. Saber que cuando llegan a casa les espera algo creativo con quien más les ama y les apoya, les sirve de aliciente para interesarse más en sus colegios, masificados u oficiales. Esto es un hecho. No son utopías Alternativas. ¿Qué más le puedes ofrecer? ¿Puedes pagar el que el niño vaya a clases de pintura, de danza, de ballet, de modelaje de cerámica y cosas así?

111

¿Puedes? Va a ser un incentivo. Son totalmente creativos y activos, y tienen muchísima energía. Que se drene esa energía con el Ritalín u otras drogas, hará que convirtamos a nuestro niño índigo en un vegetal y sólo le va a sentar bien como veremos si es hiperactivo. Pero si es índigo, hay ya estadísticas de suicidios. Niños y adolescentes, porque se les atrofia su misión de vida y su potencial energético, la creatividad, la pasión. No es que sean hiperactivos, es que son tan apasionados y tienen tanta energía que la tienen qué drenar. Si les drogamos, les podemos hacer un daño muy grande, mucho. Por lo tanto, toma cartas en el asunto, no esperes a que venga otro a que te diga qué es lo que hay qué hacer ni cómo tratarlos. Si te ha elegido como padre, madre, maestra, maestro o terapeuta, es porque tú, en mayor o menor medida eres índigo. No te dejes fascinar por nada ni por nadie: siente, siente. ¿Te resuena? Es verdad. ¿No te resuena? No te dejes fascinar ni pongas tu poder en manos de alguien que haya escrito un libro o diez, que tenga un título de medicina y hace unos meses no sabía nada de chakras y ahora ya está dando conferencias del tema índigo, o escribiendo libros. Seamos creativamente sensatos.

112

Sintamos. No permitas que nadie te haga creer que tienes un enemigo en casa o un boicoteador o un psicótico que necesita medicación para ser controlado. Si tienes un índigo cerca, repito: en mayor o menor medida tú eres índigo. En mayor o menor medida tienes desde el nivel del alma y el nivel del corazón este compromiso ya pactado en otro nivel de realidad, en otro nivel de conciencia. Los índigos han venido a cambiar esta realidad desde la consciencia, desde el amor. Por lo tanto, aceptemos nuestro compromiso de estar aquí y ahora. ¿Qué pasa si eres maestra, si tienes

en tu aula

ya, o si eres director de colegio, o si eres

médico oficial y estás aquí? Tienes compromiso índigo seguro. ¿Cómo puedes permitir que los niños índigo que tienes cerca de ti se expresen? Haciendo todo lo posible para que sus padres se comprometan y se responsabilicen

en el potencial de ese niño, en sus cualidades, y que es lo único que puedes hacer, de momento: tener reuniones, estar estimando constantemente

(periódicamente, claro) de

qué

manera

estos

niños

índigo, al margen del colegio al margen de lo establecido y del método pueden desarrollar su interés

113

113 Los papás deben ser conscientes de que su hijo es un ser especial como todo

Los papás deben ser conscientes de que su hijo es un ser especial como todo niño, pero que si además es índigo, es una responsabilidad tener un hijo índigo.

114

por el método con las alternativas que de momento tenemos: Apoyo, amor, autoestima, creatividad, actividades participativas, saber escucharle, saber comunicarse con él o ella, acompañarle, explicarles, etc. Y no hay más, muy poco más. No hay recetas, no hay milagros: hay labor. Pero esta labor es tan gratificante. Si tienes un niño índigo cerca, ya sabes que desde la cuna te miraba con una madurez emocional que no era normal. Ya sabes que el castigo, el chantaje, la violencia física o psicológica no sirve con ellos. Ya sabes que los castigos o el “porque lo digo yo” no sirve con ellos, todo eso ya lo sabes. Y sabes que es especial, tú lo sabes. No permitas que nadie sepa más de él que tú. No lo permitas. No pongas tu poder en manos de otras personas que te aconsejen que le des Ritalín u otras drogas. No lo permitas. Haz lo que esté en tu mano. Repito: Si te lo puedes permitir, llévalo a un Waldorf o a un Montessori, porque el sistema de este tipo de colegios generalmente tratan a los niños de uno en uno, tratan totalmente integrados lo que es el aprendizaje, el respeto, la vivencia y convivencia con los otros reinos animal, vegetal, mineral; incluyen el aprendizaje desde la sensibilidad artística, con artes plásticas, con tiempo,

115

sin expectativas y según el ritmo de cada niño; sin arribismos ni fricciones ni competencias. Se habla y se expresa desde el respeto y desde la ética. No hay connotaciones religiosas que enmarañen sus cabecitas; nadie ha muerto en cruces, nadie tiene que salir huyendo de otros. No se incrementan ni se fomentan las luchas sociales, sino todo lo contrario. Verás niños en estos colegios de todas las razas y colores, edades, y aprenden a convivir y a hacer pan; aprenden a cuidar de las plantas y de los animales. Así son los Montessori y los Waldorf, en general. En general son así. Primera solución. Sí, son inaccesibles estos colegios por la ausencia por la economía. ¿No nos podemos permitir esta solución? La desestimamos. Segunda solución: sé tú misma, sé tú mismo quien encuentre las posibilidades realizables, viables, coherentes y mágicas (¿y cómo no?) de que se den sincrónicamente. Hay una ley que se llama: “Sincronicidad”, basada en el “pedid y se os dará”. Ponlo ya, haz tu pedido al Universo. Porque cuando alguien desea algo y es por el bien de muchos, siempre la vida le apoya, siempre. Hay excepciones, como cuando hay una contraorden: cuando pides algo y no te crees merecedor o merecedora de recibirlo, lo

116

anulas. Pero si tú pides recibes. Pide ya para que se den las circunstancias para que tú conozcas a otros padres en las mismas circunstancias que tú. Y que se conozcan maestros o maestras, psicólogos, educadores, educadoras, que estén en este tema al igual que tú, y que tengan el nivel de conciencia y compromiso que tú tienes, y también que vean totalmente viable el tener una escuelita en la que por cada aula sólo hayan ocho o diez niños, y que por supuesto esté guiada por el actual método del sistema educativo, pero adaptado a las características y necesidades de cada grupo de niños índigo. Desde el corazón, no desde el elitismo. No comencemos a ser desde ahora “racistas espirituales”: “un colegio para índigos, y aquí no entra nadie que no sea índigo”. El potencial índigo es latente. Un niño, un adulto, un adolescente puede incrementar, desarrollar, potenciar las cualidades del hemisferio izquierdo y derecho a lo largo de toda su vida. No pongamos etiquetas. Porque los índigos sólo llevan una etiqueta, una sola: la de no llevar etiquetas. No hay dos índigos iguales, no hay etiquetas para los índigos. Así se escriban veinte nuevos libros sobre índigos cada mes, repito: no hay

117

etiquetas, no hay clasificaciones. Porque potencialmente cada niño índigo es creativo, místico, interdimensional, clarividente y tecnológico. Ahora bien: un niño de África o un niño de un barrio marginal de México no podrá demostrar que la tecnología es uno de sus fuertes, porque igual no ve una computadora en su vida. No podrá demostrar su gran potencial artístico, porque igual no tiene un lienzo ni pinturas para pintar en su vida. No podrá demostrar sus aptitudes místicas o sí, porque igual su abuelita es una gran devota de la Virgen de Guadalupe y el niño habla con ella, por ejemplo. Es decir, no podemos ponerles etiquetas a nuestros niños índigos, porque potencialmente y si se dan las condiciones adecuadas, desarrollarán todo potencial del hemisferio derecho, que es un gran potencial para lo artístico, para lo tecnológico, para lo intuitivo, para lo terapéutico, para lo interdimensional, si se dan las cualidades adecuadas y un entorno propicio. Pero no hay índigos exclusivamente enfocados al arte, o índigos enfocados exclusivamente hacia lo tecnológico, o índigos enfocados exclusivamente a la mediumnidad, o índigos enfocados exclusivamente a tener potencial sanador en sus manos.

118

Hablo del potencial sanador en sus manos, ¿por qué? Porque están calentitas, y todo lo calentito alivia. Cuando te das un golpe ¿qué haces? Ponerte la mano. Cuando alguien se hace daño ¿qué haces? Ponerle la mano. Y esto, es una orden, o más que una orden, una sabiduría del hemisferio derecho conectado con tu corazón que te dice que puedes sanar; que tu calor es sanador. Porque además de una función orgánica, el calor, es amoroso, porque sale del corazón. Por lo tanto, todos en mayor o menor medida somos índigo. Y para terminar con lo de las soluciones: si tampoco conocemos a otros padres índigos o si no tenemos forma de encontrar una maestra, un maestro, un profesor, una psicóloga, o alguien que crea en nuestro proyecto de tener a nuestros hijos en una escuela para índigos donde se les dé el método del Ministerio de Educación y además actividades lúdicas, creativas, participativas ¿Tampoco esa sería una solución? Pues entonces mira a ver qué nivel de calidad de tiempo tienes (porque ya se qué la mayoría de madres y de padres trabajamos). No se trata, con el índigo sobre todo, de la cantidad, sino de la calidad. Mira a ver qué calidad de tiempo tienes, cree en él o en ella, siente el

119

ser maravilloso que es y ve cuestionándote qué cosas, qué actividades podrías realizar con él o con ella. Si te ha elegido, es porque tú eres consciente de que tienes

un maestro, pero que ahora es niño o niña. Tienes qué ayudarle a despertar su potencial, y a que sepa que es

un maestro en un futuro. Aquí y ahora es un niño o una niña, y hay que ponerle límites, hay que educarle, hay que valorarle, estimularle, etc.

.

120

INDICE

El amanecer de un nuevo camino

3

La frecuencia índigo

11

Una nueva humanidad

15

Vibrando con los índigo

30

Lo que los padres deben saber

38

Sanadores por excelencia

45

El emerger de una nueva raza

51

Misión por realizar

66

Nuestra relación con los índigo

75

La salud en los niños índigo

85

Planteando soluciones

95