Está en la página 1de 1

Legans-0; Sporting-1.

El ftbol es un deporte consistente en


anotar ms goles que el rival.
Normalmente, la hazaa de marcar
suele
conseguirse
mediante
los
lanzamientos a la portera contraria, ya
sean estos con el pie, la cabeza o
cualesquiera otra parte del cuerpo,
excluidas las manos, salvo cegatera
arbitral. Sin embargo, la grandeza o la
hijoputez (segn se mire y segn te
toque a favor o en contra) del balompi
permite alzarse con el triunfo sin
efectuar envo alguno a la meta rival.
Imposible, oigo por lontananza! Qui!
Dganselo a Velasco y su tanto en
propia portera!
Tercera derrota consecutiva del Lega y
otra sesin de mala puntera. Bueno, eso
y otra jornada de desquiciamiento
generalizado. Llegaba el Sporting de
Gijn como equipo histrico, aspirante
al ascenso y desplazamiento numeroso a
Butarque, ms las expectativas de un
juego virtuoso se nos cayeron al minuto
uno. Al Pitu Abelardo le falt tiempo
para quejarse del estado del csped
local, ms visto lo visto, uno no acierta
a comprender la razn. La excusa de
jugar ms directo de lo habitual por
aquello del patatal pintado de verde, no

cuela cuando el ADN de su equipo es la


interrupcin constante del juego, las
pataditas, las prdidas de tiempo
infinitas, las sandas y los melones. Uno
no practica tan noble arte, con
semejante virtuosismo, de un da para
otro. Y la resultante fue un horror, una
tortura, una mierda pinchada en un palo.
Tras contemplar las dos ltimas obras
artsticas en casa (ejecutadas por el
visitante de ayer y el anterior vecino),
uno comienza a tachar rivales del
calendario para un posible reencuentro
la temporada siguiente. Semejante
tormento no se lo desea uno, ni a su
peor enemigo.

Trece minutos de juego y el Sporting


ganaba sin tirar a meta. Setenta y siete
despus, el marcador permaneca
inalterado, as como los lanzamientos
entre los tres palos. Entre medias, un
Lega achuchando y pasando las de Can
para generar peligro. Escaso, porque el
rival apenas conceda regalo alguno.
Slo en la segunda mitad y con el
partido enfilando su ocaso, llegaran las
buenas opciones pepineras. Ah
aparecieron Alberto, meta rojiblanco, y
la sempiterna mala puntera local. Esa
que creamos desterrada y apareci
cuando ms apretaba la ilusin.