Está en la página 1de 1

LOS ALBATROS

Por Nicols Kasanzew

A veces alucino que los argies,


Cados en mil nueve ochenta y dos,
No yacen en las afueras de Darwin,
Sino que son albatros rumbo al sol.

Y desde entonces surcan nuestro cielo,


Haciendonos llegar una seal,
Sus gritos son de duelo y desconsuelo
Por nuestro yerro crucial y fatal.

Murieron para que la patria viva,


Pelearon con valor y obstinacin.
En la flor de la edad dieron sus vidas,
Por todos los que pueblan la nacin.

Pero la tal nacin los ha olvidado,


Despus de haber arriado el pabelln.
Una nacin que olvida a sus soldados
Navega hacia su propia destruccin.

A veces me alucino que los argies,


Cados en mil nueve ochenta y dos,
No yacen en las afueras de Darwin,
Sino que son albatros rumbo al sol.