Está en la página 1de 6

PARABOLAS

La parábola del trigo
¡Mirad qué contento está este campesino porque el campo
está lleno de trigo! Jesús dijo un día: «El reino de los cielos es
como la semilla que siembra el hombre en la tierra. El hombre
duerme de noche y se levanta de día, y la semilla crece hasta
que se convierte en trigo». El trigo ha crecido gracias a los
cuidados del labrador, pero sobre todo porque Dios ha dado
su gracia, su sol, su lluvia... Pues así crece dentro de nuestra
alma el Reino de Dios.

«Que tu Reino esté en mi corazón»

perdido en la selva. muerto de miedo. este tigre que acabo de comer estaba delicioso! El tigre. SOLO LA IMAGINACIÓN ES MAS IMPORTANTEQUE EL CONOCIMIENTO Albert Einstein A QUIEN ALIMENTAS Un anciano indio describió una vez sus conflictos interiores: . vió que el tigre se aproximaba rápidamente a por él con el mono sentado encima y penso: . El tigre se puso furioso y dijo: .¡Ah. entonces. dió media vuelta y huyó apaborado mientras pensaba para sí: . mono traidor! ¿Y que hago ahora? Comenzó a pensar y de repente se le ocurrió una idea: se puso de espaldas al tigre y cuando este llegó y estaba preparado para darle el primer zarpazo. paró bruscamente y. para ver si se le ocurría alguna idea que le salvase del tigre. Cuando el tigre estaba casi para atarcarle.¡Maldito cachorro! ¡Ahora me la vas a pagar! El cachorro.¡Será perezoso el mono! ¡Haze una hora que le mandé para que me trajese otro tigre y todavía no ha vuelto! EM MOMENTOS DE CRISIS. fue detrás del tigre y le contó cómo había sido engañado por el cachorro. entonces.¡Menudo cachorro feroz! ¡Por poco me come a mi también! Un mono que había visto todo. Entonces vió unos huesos en el suelo y comenzó a morderlos.¡Ah. el cachorro dijo en alto: . Comenzó entonces a pensar rápido. vio un tigre corriendo en su dirección. el cachorro dijo en voz alta: .El Cachorro y el Tigre Un cachorro.

El sabio indio guardó silencio un instante. Entonces le preguntaron cual de ellos era el que acabaria ganando.Dentro de mi existen dos cachorros. Los dos están siempre luchando. y después de haber pensado unos segundos respondió: .Aquel a quien yo alimente... y el otro es bueno y dócil. Uno de ellos es cruel y malo.. Parábola de los obreros de la hora undécima Las parábolas de Jesús .

Cuando lo tomaron murmuraban contra el amo.Había. y les dijo: ¿Cómo es que estáis aquí todo el día ociosos? Le contestaron: Porque nadie nos ha contratado. diciendo: A estos últimos que han trabajado sólo una hora los has equiparado a nosotros. los envió a su viña. Al venir los primeros pensaban que cobrarían más. "El Reino de los Cielos es semejante a un amo que salió al amanecer a contratar obreros para su viña. que hemos soportado el peso del día y del calor. Ellos marcharon. empezando por los últimos hasta llegar a los primeros. Salió también hacia la hora de tercia y vio a otros que estaban en la plaza parados. y les dijo: Id también vosotros a mi viña y os daré lo que sea justo. A la caída de la tarde dijo el amo de la viña a su administrador: Llama a los obreros y dale el jornal. aún teniendo a su cargo una familia. Vinieron los de la hora undécima y percibieron un denario cada uno. Les dijo: Id también vosotros a mi viña. Hacia la hora undécima volvió a salir y todavía encontró a otros parados. ¿No puedo hacer yo con lo mío lo que quiero? ¿O es que vas a ver con malos ojos que yo sea bueno? Así los últimos serán primeros y los primeros últimos"(Mt) . no te hago ninguna injusticia. no hay seguridad siquiera para lo más elemental. Después de haber convenido con los obreros en un denario al día. quiero dar a este último lo mismo que a ti. Su vida es el jornal que van a ganar aquel día. El respondió a uno de ellos: Amigo. Esta dura situación social marca la parábola. ¿acaso no conveniste conmigo en un denario? Toma la tuyo y vete. en Jerusalén hombres que viven al día. La inquietud por la paga es grande. y todavía hay. pero también ellos recibieron un denario cada uno. va en ello el sustento. De nuevo salió hacia la hora de sexta y de nona e hizo lo mismo.

lo condujo a la posada y él mismo lo cuidó. que había tenido su inicio en la insidia. y. le cubrieron de heridas y se marcharon. Pero él. y lo que gastes de más te lo daré a mi . Y la pregunta. Pero un samaritano que iba de camino llegó hasta él. ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna?"(Lc). pero resulta difícil entender y se suceden las interpretaciones. y al verlo se movió a compasión. dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?" Todo está escrito. Bajaba casualmente por el mismo camino un sacerdote. Y le dijo: Has respondido bien: haz esto y vivirás. pasó de largo. Jesús. va a ser ocasión de una de las más bellas enseñanzas de Jesús dicha en forma de parábola: "Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos salteadores que. La misma pregunta que el joven rico. y a los hombres con ese mismo amor. lo hizo subir sobre su propia cabalgadura. "Un doctor de la Ley se levantó y dijo para tentarle: Maestro.Parábola del buen samaritano Las parábolas de Jesús. dejándolo medio muerto. ponen limitaciones y existe el peligro de no vivir lo más importante de la ley y lo que da sentido a todas las demás prescripciones: amar a Dios plenamente. Entre los encuentros de esos días también los hay insidiosos. algunas deforman el fondo. viéndole. que lee en los corazones. queriendo justificarse. y a tu prójimo como a ti mismo. Al día siguiente. pero sin su ingenuidad. se los dio al posadero y le dijo: Cuida de él. un levita. llegando cerca de aquel lugar. le contesta con la ley que él bien conocía: "¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees? Y éste le respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con toda tu mente. Asimismo. sacando dos denarios. y acercándose vendó sus heridas echando en ellas aceite y vino. después de haberle despojado. lo vio y pasó de largo.

y haz tú lo mismo" (Lc) . le dijo entonces Jesús. Pues anda.vuelta. ¿Cuál de estos tres te parece que fue el prójimo de aquel que cayó en manos de los salteadores? El le dijo: El que tuvo misericordia con él.