Está en la página 1de 1

Cuento campesino

Comenzaba a despertar el da y la quietud de la noche se


vea perturbada por el melodioso cantar de los coques.
Anunciando el comienzo de las labores del da, el gallo con su
cantar despierta al campesino.
Luego de tomar una humeante taza de caf, Don Carmelo se dirige a
ordear las vacas. Despus del ordeo, Don Carmelo lleva dos baldes
repletos de leche hacia su casa. Parte de esta leche se va derramando y los gatos de
la finca lamen la leche que cae.
Lobo, el perro de Don Carmelo, al ver los gatos comienza a ladrar ferozmente.
Dona Meche, esposa de Don Carmelo, asusta a los animales para que dejen de
pelear; luego se va a alimentar las gallinas, las cuales salen a comer con todos sus
pollitos.
Don Carmelo contina en su trabajo cuando de pronto ve a un ratn
persiguiendo a los pollitos, los cuales se esconden en el establo y asustan
momentneamente a los caballos.
De pronto Don Carmelo escucha a las cabras y recuerda que tiene que darles
de comer, se dirige a buscarles la comida y se encuentra a los lechones hambrientos y
decide alimentar a estos tambin.
El resto del da, Don Carmelo lo dedica a sembrar la finca y doa Meche a las labores
del hogar.
AI caer la tarde regresa Don Carmelo cansado, pero feliz, a la tranquilidad de su hogar
donde lo recibe amorosa su esposa, doa Meche. EI perro, los gatos, los caballos,
las gallinas, el gallo, los lechones, los pollitos, los patos, las cabras, las vacas y el
ratn continuaban sus habituales travesuras.
Luego, la noche todo con su negro manto y el sueo de don Carmelo y doa Meche es
acompaado por el melodioso cantar de los coques.

Instrucciones: Los estudiantes a coro deben hacer el sonido del animal que representa la
palabra en negrilla

Editado por Zaida N. Gonzlez