P. 1
5 Pasos Para Solicitar Asertivamente El Cambio de Conducta Inadecuada en El Aula

5 Pasos Para Solicitar Asertivamente El Cambio de Conducta Inadecuada en El Aula

|Views: 2.897|Likes:
Publicado porLuis Arturo Honores
Así se puede citar:
Honores, L. & Merino, C. (2009). 5 pasos para solicitar asertivamente el cambio de una conducta inadecuada en el aula. Repsi, 18 (105).
Así se puede citar:
Honores, L. & Merino, C. (2009). 5 pasos para solicitar asertivamente el cambio de una conducta inadecuada en el aula. Repsi, 18 (105).

More info:

Published by: Luis Arturo Honores on Jan 24, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/10/2013

pdf

text

original

5 PASOS PARA SOLICITAR ASERTIVAMENTE EL CAMBIO DE UNA CONDUCTA INADECUADA EN EL AULA Luis Honores Mendoza.

1 César Merino Soto Resumen Este documento tiene como principal objetivo servir de guía que permita ayudar a los docentes, de nivel secundario preferentemente, en la difícil tarea de expresar de forma asertiva y lograr el cambio de conductas inadecuadas de los alumnos dentro del aula. Es importante mencionar que las sugerencias vertidas en este artículo no forman parte de alguna receta infalible pero sí están basadas en la revisión de la literatura pertinente sobre el tema, específicamente en la conocida técnica DEEC (Describe, Expresa, Especifica, Consecuencias) de Sharon y Gordon Bower El término “Asertividad” La Asertividad fue descrita inicialmente en 1949 por el psicólogo Andrew Salter como un rasgo de la personalidad. Se pensó que algunas personas lo poseían y otras no, exactamente igual como ocurre con la extraversión e introversión. A mediados de los años sesenta, la asertividad era concebida como una técnica de la Terapia de la Conducta y se referían a ella con el nombre de “Entrenamiento Asertivo”, una buena descripción de la práctica de la Asertividad en esas épocas puede encontrarse en el libro Técnicas de terapia de conducta escrito por los psicólogos J. Wolpe y A. Lazarus en el año 1966. En el año de 1970, Alberti y Emmons publican el libro Your Perfect Life: A Guide to Assertive Behavior (Su vida perfecta: Una guía para el comportamiento asertivo), dedicado exclusivamente a abordar la temática de la Asertividad, y con esta obra, coincide el “Boom” de la Asertividad, ya que inician las investigaciones sobre el Entrenamiento Asertivo y su eficacia para vencer problemas de relación social, cabe resaltar que todo lo narrado anteriormente aconteció principalmente en EE.UU. Actualmente, en países de habla hispana, el término Asertividad sigue vigente, sin embargo ha sido desplazado por el término “Habilidades Sociales” y suele incluírsele dentro de este último. Un tercer término se asoma, “Competencia Social”, y ya posee instrumentos para su evaluación. La conducta asertiva Según Caballo (1997) la conducta asertiva es un conjunto de acciones que realiza una persona para expresar sus sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de un modo adecuado a la situación, respetando las mismas libertades en los demás y buscando resolver y evitar los problemas. Las personas no suelen comportarse asertivamente todo el tiempo, siendo en algunos casos algo poco usual, es por eso que se habla de otros dos estilos de comportamiento. Cuando alguien no ejerce su derecho a expresar sus ideas, necesidades, sentimientos u opiniones y prefiere no decir nada para evitar conflictos se está comportando de forma pasiva. Caso contrario, expresar lo que pensamos o reaccionar sin considerar los derechos de los demás a ser tratados con respeto, es propio del estilo agresivo, por ejemplo: cuando un alumno insulta y agrede físicamente a otro, por tomar sin permiso su lapicero, se está comportando de forma agresiva. El objetivo principal de este artículo es sugerir pasos al docente, basados en la técnica DEEC (Describe, Expresa, Especifica, Consecuencias) de Sharon Bower y Gordon Bower para expresar sentimientos negativos, para solicitar a los alumnos de forma asertiva y lograr el cambio de una conducta inadecuada dentro del aula.

Paso 1 Descríbele al alumno, en términos objetivos, la conducta ofensiva o molesta en la que está incurriendo. Antes, observa y examina exactamente qué ha dicho o hecho el alumno. Luego, emplea términos concretos, describiendo el momento, el lugar y frecuencia de la actuación. Describe la conducta, no el “motivo”. Algunos buenos comienzos para las frases en este primer paso son: “Cuando tú…”, “Cuando yo…”, “Cuando…” Buen ejemplo: José, cuando Carlos ha salido a exponer, nuevamente lo has vuelto a insultar gritándole desde tu sitio que es un “cabezón”. Esta es la tercera vez que ocurre en esta semana. 1. Estudiante de la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Federico Villarreal, Perú

Mal ejemplo: ¡José! puedes dejar de molestar a tu compañero, siempre es lo mismo contigo, ¡ya me estas cansando!

Paso 2 Expresa lo más sincero que puedas tus pensamientos o sentimientos sobre la conducta problemática. Exprésalos con calma, centrándote en la conducta molesta y no en el alumno. Algunos palabras de inicio en este paso serian: “Me siento…”, “Pienso que…”, Buen ejemplo: Me siento triste porque tu comportamiento me da a entender que no deseas aprender en mi clase; y me molesta, que dificultes que tus compañeros aprendan. Por ser más de una vez, estoy creyendo que lo estás haciendo adrede. Mal ejemplo ¡Me tienes harta!, ya no voy a aguantar tu falta de respeto hacia mí, ni hacia tus compañeros. Paso 3 Especifique, de forma concreta, el cambio de conducta que desea que lleve a cabo el alumno y un plazo adecuado para cumplirlo. A veces es recomendable que se le pregunte al alumno si está de acuerdo con el cambio y el plazo para cumplirlo con la finalidad de negociarlo, sin embargo otras veces no. Pídele pocos cambios y que no sean muy grandes. Recuerda que si la conducta problemática ocurre con mucha frecuencia, es muy probable que el alumno esté acostumbrado a comportarse de esa manera y no podrá cumplir con cambios exigentes. Buenos comienzos pueden ser: “Preferiría…”, “Quisiera…”, “Me gustaría…”, “Me harías muy feliz si…” Buen ejemplo: Me gustaría José, que a partir de hoy y hasta el próximo viernes, dejes de insultar a tu compañero en mi clase, principalmente llamándolo “cabezón”- pero él también me insulta, profesora- Si tienes algún problema con él u otro compañero puedo escucharte, así como lo haré hoy, después de clases. ¿Estás de acuerdo?-Sí, profesora. Mal ejemplo: No quiero escuchar ni enterarme que has vuelto a insultar a Carlos. Pero el también me molesta, profesora. ¡Si lo paras molestando como no te va a insultar! Paso 4 Señale claramente las consecuencias positivas que proporcionará, las cuales deben estar en sintonía con el cambio que realice el alumno, o que tendrán lugar en un tiempo determinado. En este paso, no está demás que repita el cambio que desea o que acordó con el alumno. Si el paso cuatro falla o no puede realizarse, diríjase al paso cinco. Buen ejemplo: José, si dejas de insultar a Carlos poniéndole sobrenombres es muy probable que él deje de hacer lo mismo. Dejar de insultar a Carlos y decirme si él te molesta, para que yo tome cartas en el asunto, es algo que tú mismo estás de acuerdo a cumplir hasta el próximo viernes; si lo haces, te demostrarás que no necesitas insultar a tus compañeros y además podré ponerte un punto más en conducta. Mal ejemplo: José, si te portas bien puedo colocarte una buena nota Paso 5 Si el paso cuatro falló, ya sea porque no se respetó el plazo o porque el alumno no quiso estar de acuerdo en cambiar de conducta. Señale las consecuencias negativas que proporcionará, las cuales deben estar en sintonía con el cambio que realice el alumno, o que tendrán lugar en un tiempo determinado. Nuevamente repita el cambio que desea o que acordó con el alumno.

Buen ejemplo: José no pudiste respetar el acuerdo, acabo de escucharte gritar otro sobrenombre a Carlos. Si hasta el viernes no cambia tu conducta, dejas de insultar a Carlos y me informas si él te molesta, tendré que disminuir en dos puntos tu nota de comportamiento y citaré a tus padres al colegio y les diré que no estás respetando a tus compañeros. Mal ejemplo: ¡José! Ya me contaron que volviste a insultar a Carlos, por lo visto tú no entiendes. Ya no voy a perder mi tiempo hablando contigo. ¡Retírate del salón y ya no entres a mi clase! ¿Por qué es conveniente seguir estos pasos? Se sugiere que estos pasos sean utilizados en la interacción con alumnos de nivel secundario, sin embargo pueden ser muy útiles con alumnos de 5to grado en adelante. La razón más importante por la que recomendamos seguir estos pasos es porque haciéndolo usted está defendiendo su derecho como docente y el de los alumnos, por exigir respeto dentro del aula y lo más importante aún; exige respeto, respetando al alumno o alumnos que incurren en conductas inadecuadas. Enseñamos a los alumnos a través del ejemplo, que al informar a los demás cómo nos afecta su conducta, les estamos dando una oportunidad de cambiar su comportamiento y les estamos mostrando respeto por su derecho a saber en qué posición se encuentran ante nosotros. Otras razones son:    Los alumnos son personas que estimamos por tanto merecen comunicación, no silencio Si no hablamos con los alumnos sobre las conductas inadecuadas en las que incurren, será difícil solucionar los problemas que dichas conductas generan Así como tomamos la decisión racional, inteligente y madura de hablar sobre los comportamientos que nos molestan de nuestros amigos y familiares, también podemos hacerlo con las otras personas por las que sentimos afecto, nuestros alumnos. Bibliografía Caballo, V. E. (1983). Asertividad: definiciones y dimensiones. Estudios de Psicología, 13, 52-62. Caballo, V. E. (dir.) (1997). Manual para el tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos psicológicos (Vol. I). Madrid: Siglo Veintiuno de España Editores. Davis, M., McKay, M. & Eshelman, E. R. (1985). Técnicas de autocontrol emocional. Barcelona: Martínez Roca. Lega, L. I., Caballo, V. E & Ellis, A. (1997). Teoría y práctica de la terapia racional emotivo-conductual. Madrid: Siglo Veintiuno de España Editores.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->