Está en la página 1de 1

ECONOMA COMO CIENCIA

Definir una ciencia no es cosa sencilla. Podramos escribir un libro completo


intentando establecer una definicin adecuada de la economa. La versin ms
popular es la que propone el economista ingls Lionel Robbins en su libro Ensayo
sobre la naturaleza y significado de la Ciencia Econmica (1932): Economa
es la ciencia que estudia el comportamiento humano como una relacin
entre fines y medios escasos que tienen usos alternativos. Sin embargo, esta
definicin tiene pequeos defectos desde el punto de vista prctico, pero
importantes desde un enfoque de filosofa de la ciencia: falta, por ejemplo, el
concepto de sociedad en esta definicin, y los fines y los medios no estn claramente
identificados. En realidad, no existe la economa de Robinson Crusoe,
siempre decidimos desde nuestra posicin en la sociedad.
Oskar Lange propone la siguiente definicin de economa: La economa
poltica, o economa social, es el estudio de las leyes sociales que gobiernan
la produccin y distribucin de los medios materiales que satisfacen las necesidades
humanas. Otra vez se presenta el problema de utilizar conceptos, como
leyes sociales o medios materiales, que oscurecen el sentido de la definicin.
Edmond Malinvaud, economista francs contemporneo, propone una kilomtrica
definicin que intenta capturar el sentido de la economa sin utilizar
conceptos indefinidos: Economa es la ciencia que estudia de qu manera los
recursos escasos son empleados para la satisfaccin de las necesidades de
los hombres en sociedad; por una parte, est interesada en las operaciones
esenciales de la produccin, distribucin y consumo de los bienes, y por la
otra, en las instituciones y actividades cuyo objeto es facilitar estas operaciones.
Esta definicin, aunque un poco larga, es bastante completa. Nosotros no
intentaremos redefinir la economa; basta conocer las definiciones anteriores
para hacernos una idea de cul ser nuestro objeto de estudio. Mientras avancemos
en su estudio, ms claro ser para nosotros qu busca la economa, e indudablemente
ser menos rida de lo que las definiciones nos hacen pensar.