Está en la página 1de 1

Hombre.

Si eres valiente,
y a la vez sensato,
si a los que ven tu zapato,
les tiembla hasta el diente.

Si tu sangre hierve,
al ver la injusticia,
odias la avaricia,
y sientes como un imberbe.

Si tu temple es imperturbable,
no tiemblas ni retrocedes,
y siempre haces lo que debes,
convirtiendo a tu convicción insaciable.

Si al exponer tus ideales,


el hormigueo invade tus piernas,
de ideas firmes pero tiernas,
que vas haciendo reales.

Si tu voz es trueno para cobardes,


y eres luz para el ignorante,
si nada cambia tu semblante,
te mantienes tranquilo como las tardes.

Si tienes el pecho de valor inflado,


y de honor estas colmado,
si para alguien eres el más amado,
y ese alguien recibe de tu calor.

Si sientes tu ser trascender tu mortalidad,


y lloras de emoción al sentirte completo,
sintiendo que tu alma se sale de tu cuerpo,
que eres más que un mortal,

¡Eres un hombre completo!

Osvaldo Facundo Benítez Meabe