Está en la página 1de 146
7 DEA ADL _ Se a a Mikiso Hane sta BREVE HISTORIA DE JAPON ofie~ Miha vision general de los acontecimientos acaeci ‘en este pais mediante el anilisis, no s6lo de los politicos y econémicos, sino también de los sociales, culturales ¢ intelectuales més relevan- ies. Completado por un itil indice analitico, MIKISO ANE nos proporciona un recorrido tan riguroso ‘como ameno que parte de las épocas més remotas, (Piehistoricas, del territorio y sus pobladores, prosigue icon el andlisis de la época de la hegemonfa samurai, Kontintia con el gobierno Tokugawa, al régimen Mei- iy los aos Taisho, aborda los cruciales afos que esembocaron en la participacién japonesa en la Segunda Guerra Mundial con sus catastréficas conse- ‘cuencias y, finalmente, analiza toda la época poste- “Fios, marcada por el reformismo social y la recons: Truccion del pais, hasta llegar a los iltimos afios del siglo xx. Mikiso Hane El libro de bolsillo Humanidades Historia ria Alianza Editorial BN 84-206-5566-X HNN MII a Mikiso Hane Breve historia de Japén Ellibro de bolsillo Historia Alianza Editorial ‘Tervro omottat: Japan: A Short History ‘TaaDucrona:Esther Gémet Parro Diseno decubiert: Alianza Editorial ustraci: Angel Uracte Reservas odes derechos Eon de est ob st roti por Ly. gue ‘stable pens deprisn yo mula deni delas corel indensizaions or datos y peut, par guenesreprdujten, ple, dseoujereso omen ren pblcaenty nto en pate abr Ltrars atti let 0 traafrmacie,interpretcn osculn arte Rida nc tpo despre ‘Scomunicade tres de alguernei, sia precept stone ‘© Mikiso Hane, 2000, © delateaduccién: Esther GémezParro, 2003 © Alianza Bditoral S.A. Madrid, 2003 Joan Ignacio Lica de Tena, 15;28027 Madrid ‘Teléfono 913938888 wwwalianzaeditoriales ISBN: 84-206-5566-X Depéisito egals M.20,047-2003 otocomposicién cimpresin: Femnénder Ciudad, SL. (Catalina Sure, 1.28007 Madi Printed in Spain Este estudio dela historia de Japén intenta presentar una vi- sin general de los acontecimientos acaecidos en este pats des- de sus origenes hasta nuestros dias, mediante el andlisis, no s6lo de os aspectos politicos y econdmicos, sino més concre- tamente de aquellos temas sociales, culturales e intelectuales. Los nombres japoneses aparecen transcritos al estilo tradicio- nal, es decir el apellido seguido del nombre. Para transcribir los nombres y términos japoneses se ha utilizado el sistema Hepburg, En aera premoderna, lo habitual era dirigirse alas personas por el nombre. Asi, a los artistas y poetas se les cita como Hiroshige, Utamaro, Basho, ec. Deseo dar las gracias a mis amigos y colegas de la Universi dad norteamericana de Knox por su apoyo y manifestar mi gratitud alos miembros cle Oneworld Publications por su va~ ligso asesoramiento y sus consejos durante el proceso de edi ci6n, También quiero agradecer de forma especial a Juliet Mi bey por haberme animado a emprender este proyecto, y a Rebecca Clare y Alaine Low por su minucioso andlisis del ma- nuscrito para garantizar la claridad y precisién del texto. Huelga decir que cualquier error o incoherencia es exclusiva- ‘mente responsabilidad del autor. 7 SCOCCCOOO OS Introduccién I BG19998)Fapén ocupaba el octavo lugar del mundo en mimero ‘tratégicos para limitarel movimiento de personas, como por ejemplo los campesinos que trataban de evadir el pago de im- puestos. Otra prictica china adoptada en Japén fue el estable- cimiento de una capital permanente en Nara en el ano 710. Hasta entonces, el centro politico se habia emplazado alld donde el Emperador hubierafijado su residencia, Ahora, por vez primera, se construfa una intrincada capital aimagen de ‘Tang, la capital de Zhang-an. Bn éhafio 784 el emperador ‘Kammu (737-806) traslad la capitaba Hieian-ky6 (Kioto) fe ‘chaquemarca el comienzodela llamada era heiana. Lapolitica deadoptar las practicas legales y administrati- vvas de Tang para reforzar la corte imperial trajo consigo la 1 DeLosontans ALARA ELA 2 descentralizacién del poder a manos del gobierno imperial Sin embargo, los emperadorés rara ver ejercieron suautori- dad directamente, sino que delegaban en los funcionarios dé lacortela supervisién de los asuntos administrativos. Asi mismo, los regentes imperiales se convirtieron en lideres, poderosos. Aunque originariamente prestaban sus servicios cuando el Emperador era menor de edad o durante el reina- do de una emperatriz, a finales del siglo rx la regencia paséa ‘manos demiembros dela familia Fujiwara, descendientes de un funcionario de la corte impulsor de las reformas Taika. Los Fujiwara hicieron las veces de regentes independiente- ‘mente de la edad del Emperador, legando a tener el mono- polio total de este cargo; es mas, conservaron su rango en la corte incluso después de que ésta perdiera el poder real tras lalzamiento de la clase guerrera a finales de la era heiana, Sus descendientes resultaron ser figuras clave en la Edad Moderna. La familia Fujiwara ampli6 su poder a través de alianzas ‘matrimoniales con miembros de a familia real y aumentan- dol ntimero de posesiones libres deimpuestos. Elsuntuoso estilo de vida delos Fujiwara yla aparici6n dela corte heiana como centro neurilgico de Japén favorecis el florecimiento delavidaintelectual y cultural. Mientras el clan Fujiwara ejercia su poder en el centro del pais, las regiones periféricas eran testigo de la mayor supre- macia de los jefes militares, que gradualmente iban exten- diendo su control mediante la adquisicién de shéen. En la corte, los emperadores comenzaban a cuestionar el poder politico delos Fujiwara. El primero de ellos que intent6 ejer- ‘cer directamente su autoridad fue el emperador Shirakawa (1053-1129), ya que durante su reinado ningin miembro de la familia Fujiwara desempené un papel predominant. Tras, su retirada intent6 excluir a esta familia del gobierno ac- ‘tuando él mismo de tutor de su propio heredero, que era to- mento de bandoleros y ladrones que asaltaban las zonas ru- rales. Percibiendo el creciente descontento hacia el Bakufu, la ‘atte imperial se propuso recuperar el control politico. En. 133s emperador Godaigo (1288-1339) organiz6 un le- ‘yantamiento contra el Bakufu con el apoyo de los jfes mili tares de a regin de Kioto y de a egidn occidental de Japén. Lasublevacién fue inicialmente un fracaso hasta quehizosu aparicin una figura clave, Ashikaga Takauyji (1305-1358), ‘quedecidié pasarse al bando imperial ayudar aderrocar el ‘gobierno H6j, De este modo se restaur6 el poder imperial en 1333 aunque muy brevemente, pues duraria solamente hhasta 1336. ~ Godaigo no consiguié imponer su autoridad sobre el te- rritorio, El descontento de los samurais se volvié en contra del gobierno imperial porque no habfan sido debidamente recompensados. Las disputas porla tierra yel poder conti- ‘ftuaron en las provincias, Ante la inestable situaci6n de la corte imperial, Ashikaga Takauji, que habia ayudado a de- ar el gobierno Hojo, decidié asumir él mismo el poder. 2. LA@0cA DELAHEGEHONTASAMURALI HS 100 4“ Enla siguiente batalla Takauji consiguié ganarse el apoyo de os mas descontentos yse hizo con el control de Kioto. Luego: puso en el trono a un miembro de la linea colateral dela fa iia imperial. Cuando vio que las fuerzas proimperiales se rebelaban contra Takauji, Godaigo decidié unirse a ellas y huy6 ala surefta peninsula de Kii, En 1336 establecié un go- bierno rival en Yoshino, dando lugar a la existencia de dos sont ‘una en elnorte y otra en el sur. Este siste- ma de doble dinastia imperial se prolongé hasta lafio 1392 Elshogunato Ashikaga (1338-1573) En 1338 la corte del norte nombré shogiin a Takauji, quien, junto con sus seguidores, intent6 someter alas fuerzas de la ‘oposicin y consolidar el gobierno Ashikaga. El tercer sho- ‘iin Ashikaga, Yoshimitsu (1358-1408), consiguié en 1392 convencer ala corte surefia para que regresara a Kioto y se fundiera con la corte del norte, asegurando que los descen- dientes de ambas cortesirian ocupando el trono alternativa- ‘mente. Pero este acuerdo nunca llegé a cumplirse, y son los descendientes de la corte nortefa los que han ocupado el ‘rono hasta nuestros dias. ‘Aunque Yoshimitsu habia aunado las dos cortes y habia establecido un control firme sobre as provincias periféricas, los cabecillas locales, los condestables ylos administradores de tierras permanecieron atrincherados en las provincias. Los shden Ashikaga no eran tan extensos como los HOj6, asi queel gobierno Ashikaga tuvo que subir los impuestos para _paliar sus necesidades econémicas. ‘Tras la muerte de Yoshimitsu en 1408, el shogunato empe- 26atener cada vez més dificultades para controlar los prin- ‘ipales puestos de condestable. Estos se habfan hecho con el, poder en las provincias mésalejadas durante losafiosen que elpais contaba con dos cortes, la del norte y la del sur. A me- 2 RaVENRSTORIADSTAPON diados del siglo xv un gran niimero de condestables habia ‘yaheredado su cargo y empezaba aejercer su dominio sobre otras provincias, ademés de apoderarse también de los shden de sus propias provincias, que anteriormente habian, pertenecidoala corte imperial, alos nobles cortesanos, alos monasterios ya pequefios propietarios de a zona. También habfan adquirido el derecho a cobrar impuestos y corvée so- brela poblacién delos shden, Para reforzar su posicién, em- pezaron por convertir alos funcionarios locales y terrate- nientes independientes en sus vasallos. Hacia mediados del siglo xv los propietarios de shden habian perdido préctica- ‘mente el control de sus antiguos terrenos, mientras que los, condestables empezaban a despuntar como poderosos te- rratenientes provinciales o daimyé, que significa ‘los gran- desnombres. ‘Amediados del siglo xv surgieron fundamentalmente cua- tro poderes de condestables. Su rivalidad desembocé en un, importante conflict civil instigado por las dos familias prin- ‘pales la Yamanay la Hosokawa. Esta licha de poderes, cono- frentadas. El conflict duré tina década, de 1467 a 1477, pero, Jo mésimportante es que abrié una turbulenta etapa conocida como el Period delos Estados Guerreros (a imitacién del con- flicto chino que tuvo lugar entre el afto 403 y e221 a.C.). Esta ‘etapa de luchas internas provocadas por los jefesregionales 0 ?. Esto era precisamente Jo que perseguan los dirigentes Mei. ‘ E1primer punto en la lista de prioridades fue la transfor- ‘maci6n del orden politico. El paso iniial fue la eli e delos dominios feudales existentes (han), donde los jefes de Jos clanes atin conservaban el poder administrativo. Para & abolir el sistema han, los nuevos gobernantes convencieron alosjefes delos clanes de Satsuma, Choshii, Tosa e Hizen (en Kyushu) para que, voluntariamente, cedieran tis propieda- ‘ e ‘ . ‘ ‘ Reformas politicas ‘ . ‘ des al Emperador. Esta entrega tuvo lugar en marzo de 1869, Io que obligé a otros efes (daimios) a imitar a aquellos hasta ‘el punto de que, a principios de 1870, al gobierno imperial der los 270 dominios han. Los jefes han \en poder conservar sus provincias bajo el gobier- fy mantener su autoridad mediante el pago de un fio, pero el gobierno decidié abolirlos han como administrativas. Bn agosto de 1871 los mas de 270 eron en prefecturas, pero a cambio los dai- ‘una generosa recompensa. En 1888 las pre- redujeron a cuarenta y seisy el gobierno central arse de la designacién de gobernadores, entre varios daimios. varicién del sistema han significé la pérdida de ) para los antiguos sirvientes samurdis, que pasaron. pir una fraccién de su antigua remuneracién. Tam- ieron sus antiguos privilegios feudales, tales como “na Posicién social superior ala de los plebeyos, el derecho ‘allevar espada, su impunidad para abusar delos plebeyos © ellhonor de vestirse y peinarse de manera diferente. Algu- ‘mossealistaron en el nuevo ejército 0 se convirtieron en po- licias;profesores o funcionarios del gobierno, pero muchos ‘otros tuvieron que conformarse con aceptar trabajos en el ‘miundo’de la agricultura, el comercio ola artesan‘a, labores ‘qué,en otro tiempo; habrian considerado muy por debajo desu dignidad. La pérdida de su posicion privilegiada y de estipendios fijos les convirti6 en cultive de oposicién al niievo orden. Enfelémbito nacional se cred un Consejo de Estado tri- Partito que estuvo vigente hasta 1885, aio en el que se intro- ‘dujo el sistema de gabinetes. También se establecieron enti- ‘dadesadministrativas de orden local en ciudades y pueblos, ‘de mariera quela autoridad politica emanaba del poder cen- tralilos gobernadores ylideres regionales. ‘Cuando los oligarcas (principalmente dirigentes de las provincias de Satsuma y Chdshii) estaban a punto de onso- lidar su estructura de gobierno, tuvieron que hacer frente a determinadas presiones, principalmente por parte de los 4 Lamsnseriion DEL RENN et 105 desposeidos samurais. Estos encontraron el apoyo del diri- gente Saigo Takamori, que se mostraba en desacuerdo con ‘muchos de los cambios introducidos y abogaba por un go- bierno militar que contara con el apoyo de los resentidos sa- :murdis de rango inferior. Descontento con el rumbo marca- do por los nuevos gobernantes, decidié regresar a Satsuma (ahora prefectura de Kagoshima) y establecer allfsu centro de operaciones. En 1873, cuando los miembros del nuevo. gobierno estaban en el extranjero dentro del programa dela isin Iwakura en los Estados Unidos y Europa para estre- char las relaciones, Saigo regres6 a Tokio para hacer que los oficiales al mando invadieran Corea. El motivo que alegaron fue el decastigar al gobierno coreano por haber hecho algu- nas criticas alas actividades de los comerciantes japoneses, en Corea, perola verdadera razén era concentrar elapoyo de Jos samurais descontentos. Esta iniciativa se vio frustrada, por los miembros dela misi6n Iwakura, que regresaron para abortar los planes de Saigo. Este volvi6 a Kagoshima y sus se- guidores se olvidaron del plan. Tras[a intentona frustrada de recuperar sus privilegios, laantigua clase samurdiinicié una serie de alzamientos contra el gobierno, la mayoria en 1876. Denuevo en Kagoshima, Saig6 cre6 una escuela privada destinada al entrenamiento militar y adoctrinamiento de Jos j6venes en los conceptos del feudalismo, Durante el tiempo que ostents el poder en Kagoshima, muchas de las reformas gubernamentales Meijino sellevaron cabo, pues Saigé actuaba como lider de un Estado auténomo. Asi los samurdis, organizadosen pequenios eércitos regionales, se- guian cobrando sus salarios y atin se les permitia levar es- pada, Okubo Toshimichi, antiguo guerrero de Satsuma que ahora dirigia el gobierno Meiji, decidi6 someter Kagoshima alcontrol del gobierno, parallo cual destiné allia algunos de sus hombres. A.instancias de sus seguidores, Saigo decidi6 sublevarse contra el gobierno y en febrero de 1877 encabez6 una mar- 108 mavessTORIADEIARON cha a Tokio, A medida que avanzaba hacia el norte, en Kyu- shu sele fueron uniendo milesde antiguos samurdis insatis- fechos, hasta conseguir un contingente compuesto por cua- renta y dos mil hombres, Para detener su avance, el gobier- no envié miembros del nuevo ejército, que ya no estaba formado por samurdis sino por plebeyos, delos que el ejérci- toe Saigo se burlaba con el apelativo de «sucios granjeros». Sin embargo, el eército de campesinos obligé a las fuerzas de Saig6 a retirarse, una derrota que llevé Saig6 a suicidar- sehaciéndose el hara-kiri. Este conflicto, en el que se vieron involucrados sesenta mil soldados del gobierno y cuarenta mil guerreros de Saig6, caus6 importantes bajas en ambos ‘bandos. Los «sucios granjeros», que demostraron su capaci- dad para combatir y salir victoriosos, pusieron fin ala resis- tencia armada contra el nuevo gobierno. A partir deese mo- ‘mento, todos aquellos que se mostraban descontentos con el control monopolistico de los lideres Meijise volcaron en los ‘movimientos por la defensa de los derechos del pueblo para desafiara los oligarcas. Estos movimientos, que ya habian empezado antes de al- zamiento de Saig6, tenian su base de operaciones en la pro- vincia de Tosa (ahora prefectura de Kchi), en Shikoku, Tosa cera una de las cuatro provincias (junto con Satsuma, Chdshu € Hizen) que, en su momento, habia liderado la oposicién contra el bakufu Tokugawa. Pero la alianza de Satsuma y (Chéshi habfa pricticamente excluido del niileo de poder a los dirigentes de Tosa, entre los que se encontraba Itagaki Taisuke (1837-1919), partidario del plan de Saigé para inva- dir Corea y que se vio obligado a dimitir cuando Okubo y Kido lo hicieron fracasar. En 1874, Itagaki y sus cohorteshi- cieron llegar al gobierno un escrito en el que solicitaban la, constitucién de una Asamblea Nacional. La peticién, basa- da en principios liberales occidentales, citaba en varias oca- siones las nociones de John Stuart Mill. Aunque el gobierno no dio su aprobacién, la propuesta suscité mucho interés y 4. LunuaceNDeLRi 1 adguirié una amplia difusién pablica, marcando el naci- :iento del movimiento por los derechos del pueblo. Cuan- 4o el movimiento contaba ya con una gran difusién por par- te de la prensa, ésta se vio coartada por la promulgacién de tuna ey en 1875 que contemplaba multas y encarcelamiento @ alos periodistas que criticaran al gobierno. Los periodistas sin embargo, se negaron a ceder ante este tipo de presiones y @ lascriticas fueron en aumento. € Itagaki continué luchando por la creacién de una Asam- blea Nacional y por amplar subase de poder. Amedida que crecia la agitacién politica a favor del movimiento por los derechos del pueblo, el gobierno deci restringir las rew- niones y asociaciones por medio de la Ley de Reuniones Pi: blicas de 1880, pero su promulgacién no frené la lucha por © los derechos politicos, e Itagaki y sus seguidores siguicron @ cexigiendola creacion tanto de una Asamblea Nacional como ddeasambleas de prefecturas. Delos tres grandes artfces de g la Restauracién Meiji, slo Okubo Toshimichi posefa un po- der real a mediados de la década de 1870, ya que Saigé habia @ fallecido tras su sublevacién y Kido, de mentalidad més libe ralysin una presencia constante dentrodel gobierno, murié @ ‘en 1877.En 1878, un seguidor de Saig6asesiné a Okubo, por@ lo que el liderazgo politico pasé a manos de Its Hirobumig (1841-1909), Okuma Shigenobu (1838-1922) otros miem: bros del Consejo de Estado. ‘Ante la constante presién para constituir una Asamblea| ‘Nacional, a finales de 1879 Iwakura aconsejé al Emperador @ que solicitara por escrito a los miembros del Consejo su opi-@ nin sobre la viabilidad de redactar una constitucién, Lag :mayorfa se mostra favor de avanzar gradualmente hacia g formacién de una monarquia constitucional con poderes li- ‘mitados. A principios de 1881, Okuma entregé un docu- ‘mento en el que defendia un gobierno parlamentario a imi- © tacién del modelo briténico, al mismo tiempo que solicitaba fijar una fecha concreta para su creaciGn. It el resto de los@ e 408 eavensromDa1APON conservadores se molestaron por la propuesta de Okuma, que habia roto la costumbre tradicional de adherirse a la ppostura mayoritaria, es decir, habfa actuado de forma inde- ppendiente. Las discrepancias entre It0 y Okuma se dispara- ron cuando éste y su grupo criticaron al gobierno por ven- der sus posesiones de Hokkaido a un miembro de la clase dirigente por un precio irrisorio. Ito y sus simpatizantes ‘consiguieron que Okuma fuera expulsado del gobierno ppero, para acallar a las masas, envoctubre de 1881 el:gobier- ‘0 $e comprometié a redactar un borrador de la constitu- ‘ciéntycerear una Asamblea Nacional antes de 1890. Ast pues, podria decirse que Okuma obligé a Ita iniciar la redaccién de una constitucién a pesar de su decisién inicial de proce- der entamente. Esta decisién cont6 con la aprobacién delos defensores de losderechos del pueblo. Itagaki decidié entonces organizar ‘un partido politico, el Partido Liberal, en-cuyas fas se in- cluian partidarios de las ideas de Rousseau. La declaracién de principios del partido empezaba asf«Lallibertadeesel es- ‘tado natural del hombre, y su principal deber ¢s conservar- Jab. Un segundo partido politico, el Partido de la Reforma ‘Constitucional, nacié a manos de los seguidores de Okuma y.deun defensor del liberalismo inglés: Fukuwaza Yukichi (1835-1901). Aunque algo més conservador que el Partido Liberal; este grupo tenia como modelo al sistema parlamen- stario inglés y, ademés, contaba con el respaldo de una em- ‘presa-comercial en pleno auge: la compaiia Mitsubishi. “Aunque ideol6gicamente no habfa diferencias significativas, ‘entreambos partidos, no consiguieron ponerse de acuerdo ‘en'sulucha contra la oligarquia. Los lideres del Partido dela Reforma consideraban al Partido Liberal demasiado radical, ‘mientras que los de este iltimo pensaban que el primero es- taba dirigido a «complacer alos ancianos y alos ricos». Con elfin de encontrar el apoyo popular, ambos partidos se em- barcaron en una campaiia de mitines por todo el pais. 4 carNPLuNTAcON DLR 109 El gobierno intent6 recortar la actividad propagandistica promulgando en 1882 una ley que prohibia las conferencias piiblicas y restringia la labor de las organizaciones politicas locales. Lo tinico que logré, sin embargo, fue animar ain ‘nds alos detractores del gobierno, provocando frecuentes disturbios locales de campesinos. En ocasiones las autorida- des regionales tuvieron que recurrir a serias medidas repre- sivas, como es el caso del episodio de 1884, que acabé con] jecucién de los lideres de un grupo que exigfa la desapari gar en 1887 la Ley de Preservacién de la Paz y a expulsar de ‘Tokio a todos os agitadores. Redaccién dela Constitucién + Enmedio de estas turbulentas.actividades Ito procedié a re- dactar un borrador de constitucién, tal y como habfa anun- ‘ado en 1881, Para preparar este borrador, en 1882 partis =para Buropa con el fin de conocer directamente las constitu- -iones europeas. Los partidarios de una fuerte monarquia 0 BREvERISTORADETAPON constitucional pusieron sus firas en la Alemania de Bis- marck. Este grupo estaba influido por las ensefianzas de ‘Hermann Roessler, una antoridad alemana en jurispruden- ciay profesor en la Universidad de Tokio. As pues, It viajé a Alemania para escuchar las disertaciones del cientifico y politico aleman Rudolph von Gneist sobre temas constitu- gratitud la gran deuda que tenemos con él”. La orientacién anglo-americana inicial, impulsada por los pedagogos occidentalistas, fue sustituida en la década de 1880 por la filosofia educacional que en aquel momento proponfa en Alemania Johann Friedrich Herbart, centrada “¢ eamimanTicionDeLREGMEN ME Bs en la importancia de desarrollar el cardicter moral de los es- tudiantes. El gobierno comenzé también a ejercer su in- fluencia en los niveles superiores del sistema educativo. En. a década de 1880, las escuelas de ensefianza media y supe- rior impartian entrenamiento militar, e incluso las universi- dades quedaron bajo la supervisién del gobierno. La Univer- sidad de Tokio cambié su nombre por el de Universidad Imperial de Tokio y se convirtié en parte de la maquinaria estatal. Su funcién principal era la de preparar alos futuros, ‘burdcratas y funcionarios del Estado. Manifestaciones intelectuales en los primerosaiios dela era Meijiscivilizacién eilustracién ‘Tras la apertura del pais a Occidente, el Bakufu y algunos lanes feudales intentaron acceder al conocimiento occiden- taly mandaronal extranjero a algunos estudiantes. En 1862, el Bakufu envi6 a ocho estudiantes a Holanda, y en 1863, ‘Choshd envié otros cinco a Gran Bretafia, Entre ellos esta- ‘ban los futuros lideres Meiji Ito Hirobumi y Inoue Kaoru (1835-1915). En 1864 Satsuma envie dieciséis estudiantes a Gran Bretaia, al mismo tiempo que algunos decidieron via- jar a otros paises occidentales por iniciativa propia. En una fecha tan temprana como 1857, el Bakufu cre6 un instituto de estudios occidentales y lenguas extranjeras, ademas de enviar al extranjero a algunas delegaciones para dar a cono- cer Japén. Entre estos delegados se encontraba Fukuzawa Yukichi, que regres6 convencido de que Japdn tenfa que adoptar las practicas e instituciones occidentales, convir- tiéndose asi en uno de los mayores defensores de la wocci- dentalizacién». Lallegada del gobierno Meiji dio un vigorosoimpulso ala buisqueda del conocimiento y saber occidentales. En el Jura- 6 [sREVEDISTORLADUIARON ‘mento de las Cinco Cléusulas, los dirigentes afirmaban que su_meta era la btisqueda del conocimiento en todo el mun- do, Cada vez eran méslos estudiantes que salfan a preparar- se al extranjero, por lo que se abrieron numerosas escuelas de idiomas y se tradujeron muchos libros occidentales. Los intelectuales y especialistas en Occidente recibfan invitacio- nes para ensefiar en las escuelas y colaborar en la modern zacién de Japén. Los misioneros cristianos también em- ppezaron a llegar al pais, una vez levantada la prohibicién de sureligion, Entre aquellos que trabajaban por la «civilizacién y la ilustracién» de Japon destaca Fukuzawa Yukichi, escritor de libros sobre Occidente en los que propagaba conceptos lib rales occidentales. Algunas de sus obras, tales como Condi ciones en Occidente, Elestimulo del aprendizaje o Esbozo de una teoria de la civilizacin, tuvieron buena aceptacién y su estudio sigue vigente en la actualidad. Influido profunda- ‘mente poreel liberalismo inglés, destacaba la importancia de la educacién practica y cientifica, asi como de la necesidad de desarrollar el espiritu de los conceptos utilitarios y libe- rales. Se tradujeron las obras de algunos pensadores libera- les, entre las que destacan Sobre la libertad, de John Stuart Mill, y Autoayuda, de Samuel Smiles, que gozaron de muy ‘buena acogida entre los ectores. Fukuzawa y sus seguidores fundaron una sociedad intelectual, la Meirokusha (Sociedad “Meiji Seis) y editaron un periddico en el que expresaban sus ‘opiniones. Para el publico en general, los productos de tec nologia occidental eran los més apreciados. Una popular cancién infantil inclufa.en su letra las diez cosas més desea- das en el pais, saber, limparas de gas, maquinas de vapor, carruajes de caballos, cémaras, el telégrafo, el pararrayos, periddicos, escuelas, el correo postal y los barcos de vapors todas ellas se harian habituales en Japén en un breve plazo detiempo, 4. aac DEL REGIMEN a7 Panorama religioso En 1873 se levanté la prohibicién que exstia contra el cris- tianismo y se promulgé el principio de libertad religiosa. Los misioneros crstianos ya contaban desde 1858 con per- ‘miso para trabajar en las cudades portuarias contempladas) enlos tratados que el Bakufu habia irmado con otras nacio- nes, pero ahora poidian realizar su trabajo donde desearan. Los cristianos que habian tenido que esconderse tra la prohibicion del crstianismo en el siglo xvii pudieron salir puiblicamente, Elnimero de ristianos seguiasiendoe pero algunos intelectuales, entre los que cabe mencionar Uchimura Kanz6 (1861-1930), se convirtieron a este creda’ abrazaron ideales humanists yliberales. El budismo habia disfrutado de un status bastante pri Jegiado durante los aios Tokugawa, pues el Bakufu exigia todos sus fielesinscribirseen un templo budista y, por Jos templos servian de padrones semioficiales. Con a plantacién del gobierno Meiji muchos sintofstas at lostemplosbudistas Aunque el gobierno puso fin aestos tosde vandalismo, los sintoistas continuaron defendien idea de converti finalmente al sintoismo en la religit cial del Estado. Desde el comienzo de laera Meiji los sores del estado Shinto se propusieron agrupar a todos! santuarios bajo la supervisin del gobierno central conseguido, los clasficaron por orden jerérquicoy aquellos dedicados la diosa Sol, emperadores yh cionales, hasta los més pequefis, diseminados por deas, que a su vez se dividieron en santuarios nac prefecturales, locales, santuarios de pueblo otros sin logar. Los santuarios populares dedicados a rfos, mont Arboles, rocasyzorros también pasaron a depender del bierno, de manera que si alguien cuestionabs el origen mi- tol6gico dela dinastia imperial podia encontrarse con serios problemas. Un profesor de la Universidad de Tokio sostenia saeveinsTonADEIAPON jelo derivaba de una antigua préc- Sect que el festival delacveche, 5. Los tiltimos afios dela era Meiji 1e celebraba en honor de la diosa an festival en honor del cielo, Dicho pro- por defenderestasideas. Elauge del nacionalismo cultural Elapoyo de os ideres del gobierno al sintoismo estaba rla- cionado con el resurgir del nacionalismo cultura iniciado enladécada de 1880, que nacié como una reaccién contra el ‘movimiento destinado a «civilizare ilustrar» el pats. Para las, ‘mentalidades més tradicionales,significaba la woccidentali- zacién» de Japén a costa de los més preciados valores. Uno delos defensores mas influyentes de los valores confucianos tradicionales fue Motoda Eifu (1818-1891), tutor del Empe- rador. En sus memorias afirmaba que, en el desempefio de sucargo, puso tun empefio especial eninculear el carécter sa- ido de la politica nacional, los aspectos negativos de cris- tianismo, las diferencias entre las costumbres orientales y occidentales y la incompat de la monarquia con el régimen republicano, Consiguié que el Emperador impusie- raat Hirobumi toda una serie de directrices sobre educa- ‘ign en las que defendia la necesidad de que los jévenes, an- tes de su escolarizacién, se empaparan de los valores de lealtad y deber filial, ademds de establecer el confucianismo ‘como base dela educacién moral. La adquisicidn de conoci- 129 130 SHEVEBUSTORLADEIAPON ‘mientos tendrfa lugar a posteriori si bien creia que los hijos de agricultores ycomerciantes no deberian tener nociones sobre aspectos polfticos o sociales, sino solamente de aque- las materias relacionadas con su trabajo. Motoda Bifu fue el principal responsable de eliminar del plan de estudios de la educacién primaria cualquier orientacién liberal y utilita- ria. Sus opiniones gozaron de buena acogida, incluso entre aquellos que se habian adherido a Meirokusha. Fl pilar dela historia y de la educacién moral seria la doctrina de lahisto- riay del origen sagrado de la dinastia imperial. Este empefio por proclamar la doctrina moral oficial culmin6 en la redac- cin y promulgacién del Edicto Imperial de Educacién de 1890, El Edicto fue redactado por Motoda e Inoue Kowashi (1844-1895), este dtimo un creyente en el liderazgo moral dela casa imperial. Aseguraba que los antepasados impe- riales habfan fundado un Imperio cuyos stibditos habian permanecido unidos gracias a la lealtad y a la devocién fi- lial: «En caso de necesidad, offeced vuestra vida al Estado y preservad asi la prosperidad de nuestro trono imperial, contempordneo del cielo y de la tierra». El Edicto pas6 a aplicarse en todas las escuelas:a partir de entonces alunos, y profesores, antes de iniciar la jornada matutina, tenian, {que recitarlo usando el lenguaje arcaico y solemne que ha- ian memorizado. El Edicto y el retrato del Emperador fue- ron colocados en un pedestal sagrado y se manipulé la ‘mentalidad de los nifios para asegurarse de que, llegado el ‘momento, todos ellos fueran ala guerra gritando: «Banzai, Majestad Imperial! La.imagen de la dinastia imperial tal y como aparecia re- flejada en el Edicto fue la culminacién de un proceso de cambio de imagen del Emperador, iniciado con la legada al, poder del gobierno Meiji, con el fin de racionalizar y refor- zarel nuevo orden politico. Se destacaba la figura del Empe- rador como lider politico y religioso, portador de las dos es- 5. LOsUmMOs ANOS DELAERAMEUL BI padas. En las escuelas se ensefiaba el origen mitico de la consiguieron ninguna concesién. Tampoco surtieron nin- ‘gin efecto las huelgas convocadas tras la guerra chino-japo- ‘nesa, que tenian también como objetivo la mejora de los "> sueldosy dela situacién labora Com todo, a raiz de eins “primeras movilizaciones empezaron a surgir iniciativas ___pairéfundarsindicatos. El primer intento se produjo en 1897 “coin la creacién de la Sociedad de Defensa de los Sindicatos "Geta mano de Takano Fusataro (1868-1904), admirador de Satnuiel Gompers, y Katayama Sen (1859-1933), partidario {del socialismo cristiano y del comunismo internacional. “Este grupo abris el camino a otras organizaciones en el sec~ tot de metal dl ferrocareiodelnimprena aunque usb ‘no eran tanto a organizacién de huelgas para ete isn ‘Banji (1885-1946), un asistente social cristiano, puso en iniatcha'el Yéaikai (Organizacién Fraternal) con el fin de ‘encontrar la armonfa entre el capital y los obreros. Pero ~ e1v1915 Suzuki ya haba empezado a defender los derechos | delos'trabajadores para organizarse en sindicatos ir ala snuelga’ Ast pues, el Yoaikai comenz6 a perfilarse como una Gn sindical, con el consecuente acoso por parte al gobierno, Durante estos aos eran ro ci as Ahelgas, aunque seguian siendo ilegales. se convo- diac om mode ned ert in (7.900 trabajadores). En 1919, crecid el ntimero Ticlgn (97) rel de participantes, con un total de 63.000 ‘breros involucrados. La cifra de afliados a los sindicatos fduiment6 en la década de 1920; en 1921 se computaban 103.400 miembros, que aumentaron a 385.000 en 1926. Aun ‘asi estas cantidades representaban solamente el seis 0 siete por ciento del ntimero total de obreros.. Ss. tosdermosason DEL Ms ig En 1919, ¢l Yoaikai dio los primeros pasos para transfor- ‘arse en un sindicato y cambi6 su nombre por el de Dai- Nihon Redo Soddmei YOnikai (Federacién de Trabajadores, de Jap6n). Su objetivo era gozar de libertad para organizar sindicatos, eliminarla mano de obra infantil y establecer un, salario minimo. También exigia el sufragio universal, una revisién de la Ley de Regulacién de la Policfa y reformas de- ‘mocraticas en el sistema educativo. El movimiento consi- ‘gui6 inicialmente algunos logros: por ejemplo, en 1919 los, obretos del astillero Kawasaki, en Kobe, acordaron la reduc- ‘ign dela jornada laboral a ocho horas, y a éste le siguieron, acuerdo similares en otros sectores de la industria pesada. Estas reivindicaciones sin embargo, no afectaron a las mu- jeres que trabajaban en las fabricas textiles. que siguieron, ‘con sus jornadas de entre once ydoce horas al dia. Loslideres Yaaikai no eran partidarios de que los trabaja- ores tomaran una actitud mifitante, pero os mineros se in- vvolucraban cada vez més en sus protestas por las condicio- nes de trabajo. Tanto los reformistas cristianos como los socialistasalentaron a fos mineros a organizarse en sindica- tos. La primera organizacién se fundéen 1902en Hokkaido con el fin de impulsar la autofinanciacién, pero los lideres también pedian «igualdad de derechos y libertad en la rela- giton a ser 52.325 las mujeres parte de este sistema inhuma- 'n6, que perdurd hasta el fin dela Segunda Guerra Mundial. Entre los partidarios de clausurar los burdeles se encon- traba una educadora cristiana, Yajima Kajiko (1833-1925) Stas UEMDEASOADREA Pee ry que, junto con los reformistas, logré que se prohibieran los rostibulos, aunque este veto estaba limitado a un solo lu- gar: la prefectura de Gumma, cerca de Tokio. La decisién fue tomada en la asamblea de la prefectura celebrada en 1882. Ellider del Ejercito de Salvacién, Yamamuro Gumpei (1872-1940), también combati6 de forma activa, aunque sin resultados, contra los burdeles, si bien consiguis liberar ‘algunas chicas y mujeres obligadas a eercer por contrato.. Los esfuerzos por erradicar el sistema se paralizaban cada ver que la hambruna obligaba alos indigentes campesinos a vender a sus hijas a los burdeles no solo de fapén, sino también de otros paises del continente y del sudeste asiati- Secalcula que en 1910 habia entre 3.500 y 5.000 mujeres japonesas en los prostibulos de Singapur. ‘Aunque, como hemos visto la Ley le Educacién garanti- aaba el derecho de nifios ynifias la ensefianza, hasta prin- cipios de siglo la asistencia de estas tiltimasa la escuela era bastante baja, Su educacién se limitaba practicamente a la enseftanza primaria, En 1879, el gobierno decreté que, al f- nalizarla escuela elemental, nifios ynifias asistieran aescue- las distintas en funcién de su sexo. En 1895 existian tinica- mente treinta y siete escuelas de ensefianza media para chicas, en su mayoria ditigidas por misioneras. El primer colegio de educacion superior para mujeres no se cre hasta 1911. En 1899, el Ministerio de Educacién declaro que el ob- jetivo de a educacién superior para as chicas era enseharlas ‘aser «buenas esposas y sabias madres», y que «las cvalida- des que debian inculcarse eran las de modales finos y ele- sgantes, docilidad y modestia». De ahi que se diera tanta im- portancia alas actividades domésticas en detrimento de las clases de matemiticas, ciencias y lenguas extranjeras. Esta ‘mentalidad estabe también presente entre los miembros de 4afamilia Ishimoto Shidzue (1897-) recordaba en los aftos 30 que sconsciente 0 inconscientemente mi madre ensefé a mi hermana a inhibir sus anhelos y ambiciones, educindola 30 ‘ave neromta oe ante Pari renuunciara su individualidad w favor dela desu marido para mantener laarmonia en la familia deéste»'*, Como ya dijimos, un alto porcentaje de chicas trabajaba en las tierras arrendadas por sus padres o en las plantas textiles. Aparte de estas labores, la tinica salida ala que podan optar las miyje- res era la ensefianza en escuelas elementales. Aunque gene- ralmente se as relegaba como profesoras de los cursos mis bajos, al menos tenfan acceso a la docencia. El mimero de ‘mujeres universitaria siguié siendo reducido hasta finales de la Segunda Guerra Mundial, pero la universidad tampoco estabaal alcance de a mayoria de os varones procedentes de familias obreras o de zonas rurales. El tinico campo al que udo acceder la mujer japonesa antes que la estadouniden- se fue el de la medicina. La primera mujer que luché por onvertirse en doctora en Medicina fue Takahashi Mizuko (1852:1927) que, junto con otras estudiantes, soicité que el ‘gobierno no restringieta la concesidn de licencias médicasa los hombres, peticién que fue aceptuda en 1884. Takahashi solicit su ingreso en una escuela dle Medicina pero no fue admitida, porlo que decidié hacer una sentada durante tres diasy tres noches a las puertas de otra escuela como medida de presién para que la dejaran matricularse. Conseguido su Propésito, en 1887 se convirtié en I primera mujer médico de japén. Otra mujer pionera en la batalla de las mujeres para llegar a ser médicos fue Yoshioka Yayoi (1871-1959), {queen 1900 funds una escuela de Medicina para mujeres. Sin embargo, las licenciadas por esta escuela no pudieron, ejercer su profesién hasta 1912, pues el gobierno se negé.a reconocer el itulo no permitia asus estudiantes presentar- sealos eximenes nacionales, Después de 1912 el niimero de ‘atriculas en la escuela de Yoshioka aument6 considerable- ‘mente, hasta el punto de que, en 1928, mas de ochocientas «estudiantes habjan pasado por sus aula, La lucha por alcanzar la igualdad politica y social de la ‘mujer no conseguirfa el impulso necesario hasta la lega- 5 toscuminsases eta eeasen 151 da de los movimientos socialistas y comunistas de princi- ios desiglo, ‘Situacion politicaa finales de siglo Laadopcién dela Constitucién y la creacién dela Asamblea deberian haber proporcionado a aquellos que estaban ex cluidos del citculo de gobierno interne la oportunidad de romper el control monopolista de los oligarcas, pero éstos ‘siguieron conservando el poder dentro y fuera del marco onstitucional. Ain tentan vinculos personales con el Em. perador, que ostentaba el poder soberano al amparo de Ia Constitucién y seguia siendo «sagrado e inviolable». Seen. ‘cargaba de designaralos miembros del Gabinete, que no te- nfan que rendir cuentas ala Asamblea, sino al Emperador directamente. Los oligarcas eran miembros del Consejo Pri vado y de la Cémara de los Pares, por lo que podian mono. polizar los nombramientos de primer ministco.ltO fue la Persona que mis tiempo ostents este cargo. Las fuerzas a mudas tampoco dependian de la Asamblea, excepto en asuntos monetarios, Los militares eran, en realidad, los al. ‘Buaciles personales de Yamagata Aritomo, que, en diversas ocasiones, ocup6 los cargos dejefe del Gabinete, ministro de 's Guerra y primer ministzo. La préctica porla que un redu cido circulo de poderosos tomaba decisiones de mutuo ‘acuerdo hacia que todo el sistema funcionara fuera de los If ‘mites legales, aunque os que verdaderamente mandaban ig Solfan ocupar cargos piblicos © posiciones importantes, sino queactuaban en la sombra, Las primeras elecciones ala Asambles se celebraron enju- lio de 1890, pero el derecho al voto estaba muy restringido. ‘Los dos partidos de la oposicion que se presentaron fueron elnuevo Partido Liberal, encabezado por Itagaki, yel Parti. do Progresisa (antiguo Partido de a Reforma), ahora sin la { ( ‘ ‘ ‘ c ‘ ‘ ‘ ‘ « « « ‘ « « « e © 6 © e e e » © ° « » . e que habja abandonado el partido ‘obtuvo 130 escafos, mientras que el ‘eonsigui6 41. El partido a favor del go- jy entre partidos. Los lideres del gobierno ara de estar «por encima de los parti- yao incluyeron a ningdn lider de partido en {partidos politicos, Ita, por su parte, era parti- _ dario de"posiciones més moderadas. Asi pues, empez6 a =ibrirse una brecha entre los dos ideres: Yamagata se convir- -tidenveldirigente de la accion «militarista»,¢ en el lider Dstt cs rovnin cnsitacaos que mutorziba a -Asumblea a increpar al gobierno era en asuntos de impues- | tos'y presupuesto, Debido a ia inexorable oposicion de la “=\Agamblea sobre los presupuestos, ios dirigentes del gobier- Alain conta icin ctr nurs ‘lecciones'y trataban de manipular el voto con sobornos in- ee Tieton valet 1892, cuando la Asam- ‘lea intents reducir el naval, el gobierno, enca- ‘peuado por Ito, se acogis al articulo 67 dela Constitucién, ‘por el cua el gasto jo otorgado por el poder supremo del Emperadorno podia ser rechazado o reducido por la Asam- bea. Consiguid, asi, que el Enperador promulgara un edic- toenel quesolictabe ala Asamblea la aprobacién del presu~ puesta por ser esencial para la defensa dela nacién. Enotras palabras, el Emperador era una herramienta dela cupola del Ss tosommosascsoetsPaavan 153 poder, la lamada genrd que mermaba las tinicas armas lega- les de las que la Asamblea disponta para enfrentarse al go- bierno. Con todo, en medio de contiendas politicas entre el go- bierno y los partidos, se desarrollo una erisis de politica ex- {erior que obligé a los dos bandos poner aun lado sus dife- rencias y aunar esfuerzos frente a un nueva conflicta nacional: aconfrontacién con China. Elenfrentamiento con China por Corea Desde e! principio dela era Meiji, algunos ideres japoneses habian albergado suefios imperialistas con respecto a Co- ea. Estos ideales se pusieton de manifiesto en los planes de Saigé para lanzar una campafia contra ese pais. En 1876, Ja- pon convencié a Corea de que entablara telaciones diplo- maticas y aceptara un tratado desigual que otorgaba dere- chos especiales a los japoneses en Corea. Pere le postura coreana estabe dividida entre aquellos que se oponian a la apertura del paisal mundo exterior y los que estaban a favor dela modernizacin de la nacién, al estilo japonés. La fac- cidn conservadora anti-Japén organiz6 un alzamiento ‘en 1882 que oblige a la Reinaa solicitar la intervencién del {gobierno chino. En fupén,lafacciGn. favor dela guerra, en- ‘cabezada por Yamagata, utili el ataque ala delegacién ja- onesa como pretexto para enviar tropas a Corea, Los rebel- des fueron derrotados porlas fuerzas chinas, pero la faccién {guerrera japonesa aprovechs este disturbio yla presencia de las tropas chinas en aquel pais como excusa para expanclir «su fuerza naval y militar. Por su parte, to sentia que Japén xo estaba preparado para un enfrentamiento militar con China, por lo que en 1885 aleanz6 un acuerdo con el lider chino Li Hungzhang, La Convencidn Li-ito anuncié la reti- ntada de tropas chinas y japonesas de Corea. Ambas necio- 136 smecsmoma pero nes acordaron informarse mutuamente antes de proceder al enviode soldadosa Corea. ‘ELmalestar seguinen aumento entre el pueblo coreano, azotado pormnaimportente crisis econémica. Fue entonces ‘cuando nacié un nuevo culto, la Sociedad ‘Tong Hak, que predicaba la salvacién de Corea de laintrusién extranjera y prometia ayudar y enriquecer alos pobres. Hin 1894 la So- ‘ciedad organizé un levantamiento ante el cual el gobierno ‘coreano tuvo que solicitar ayuda el chino para someter alos rebeldes, Ai mismo tiempo, los lideres japoneses se pusieron en pie de guerra y enviaron tropas a Corea antes incluso de haber notificado a China esta decisidn. La intervencidn ja- ponesa provocs enfrentamientos con kas fuerzas chinas yen ‘agosto de ese aito, Japon declaré la guerra a China. Fue asi como empezé la guerra chino-japonesa, Elejercito ya armada japoneses eran mis modernos yes- taban mejor preparados para la guerra quelos chinos. China habia quedado maltrecha tanto por la intervencién de las ppotencias occidentales desde la Guerra del Opio con Gran, Bretafia (1839-1842) como por las revueltas internas. Las fuerzas japonesas avanzaron hacia el norte ycruzaron el rio ‘Yalu para adentrarse en tervitorio chino, La Armada, por st. parte, derrot6 a la flota china en el Mar Amarillo y obtuvo asia supremacia naval. A continuacién, se enviaron tropas ala peninsula de Liaodung y se tom6 Port Arthur. China sacepts la superioridad militar japonesa y decidié negociar el finde conflicto.Itsno se mostré a favor de infligir un duro, golpe# China porque creia que asi romperia el orden polit- co en aquel pais y podria favorecer Ia incursién occidental en Corea. En marzo de 1895, ki Hungzhang legé a Shimo- noseki y firms un tratado de paz cuyos términos inclufan el reconocimiento por parte de China de la independencia de Corea, la cesidn de la peninsula de Liaodung, de Formoss y de la isla de Pescadores a Japén, el pago de una indemni- 2acién, la firma de un teatado comercial con Japén y la am- 5 tosuurasanospetAne4ent 135 pliacién para los japoneses de algunos derechos sobre nave- gacidneindustria. Laguerra desperté l fervor nacionalistajaponés, incluso entre los intelectuales liberales como Fukuzawa Yukichi, ‘que, desde posiciones chovinistas, defendian a ultranza una derrota aplastante a China, o entre algunos cristianas como, Uchimura Kanz9, que observaban la guerra sencillamente coma lo que era: una guerra. En cierto modo, este conflicio se puede considerar el acontecimiento de la época que des- perts y fomenté el militarismo y el imperialismo nipdn.. Desde ese momento, la politica exterior japonesa tom un Furbo mucho mas agresivo y patriético. Sin embargo, a victoria de Japén provocé nuevos proble- mas nl 4mbito politico internacional. Rusia tambien estaba interesada en ampliar su radio de accion sobre Manchuria y Corea y st opuso al tratado de Shimonoseki, por el que lapén, aadquirfael control dela peninsula de Liaodung. Convencié a Francia ya Alemania para presentar una queja conjunta con- trala adquisicién japonesa dela Peninsula. Frente ala triple intervenci6n, el gobierno japonés se vio obligado a renunciar alcontrol dela Peninsula a cambio de concesiones adiciona- les, Este enfrentamiento desperté suspicacias en el pueblo| ponds y alenté sus sentimientos anti-Rusia, al mismo tiempo ‘queel gobierno empezaba a ampliarel eércitoylaarmada, La anexion japonesa de Formosa conté con ts oposicién ddelos habitantes dela isla, sibien Japén consiguié reprimir a resistencia y aplicé una politica colonial relativamente libe- ral. El Gobernador General decidié dar prioridad a las con- diciones de vida de la poblaci6n indigena e introdujo medi- das para mejorar la sanidad y las infraestructuras, asi como ppara incrementar la produccién agricola. La politica colonial japonesa en Formosa demostré, pues, ser bastante civilizada, Los esfuerzos japoneses por extender su influencia a Co- Fea se encontraron con més obstéculos. En este pais la lucha centre a faccidn a favor de Japon y el grupo que se oponia a SSCSSSsSeSseeesesessseessesesesseeseces rm 2 oficiales japoneses tomaran parte en de'la Reina, lo que fomenté Ia reaparicion de entos anti-japoneses en Corea y una nueva ‘a Rusia. La rivalidad entre Rusia y Japon 6 a acelerarl estallido de la guerra en- -japonésJapénaument6 su activi- articulos dealgodén Corea, exportandoartiul =m tu de esa regién, pero esta pretensién “Yghoo6 cor los intereses rusos. En el acuerdo Nish-Rosen 1898, Rasia habfa aceptado no interferir en las relaciones ‘de Japén con Corea, pero el avance japonés en Yalu puso fin a las expectativas rusas de desarro- “Ularunaindustria madereca enaquella zona. . “Sin embargo, el interés primordial de Rusia era ampliar “sus itereses en Manchuria y contar con un puerto libre de hhielo en Asia oriental. En 1896, Rusia consiguié que China ‘ple Intervencidn, Rusia consiguié que Chinallecediera la pe- > “ninsulade Liaodung y Port Arthur por un periodo de veinte ais: De esta forma, Rusia se hacfa con aquello alo que ha- "bla obligado a Japén a remunciar, ademds del permiso para -eonistruir una linea de ferrocarril en el sur de Manchuria que “Se uniiera el Ferrocarril Oriental de China con Port Arthur. ‘Para poder crear una linen directa entre Vladivostok y Port ‘Arthur, Rusia necesitaba un acceso por Corea; pero esta po- era contraria alos intereses japoneses por ampliar ‘5 LostenmesakosneL sys nent 17 A Japén le preocupaban las intenciones que Rusia alber- sgaba con respecto de Corea y la presencia de las tropas rusas en Manchuria, destacadas en esta regién desde la Rebelién Béxer de China en 1900. fn principio las tropas debertan hhaberse retirado al final dl conflicto, pero Rusia seguia de- morando el traslado. En prevision de un posible conflicto con Rusia, Japén firmé la Alianza Anglo-Japonesa en 1902. Gran Bretafia y Japon acordaron mantener el statu quo y la puz-en Asia oriental de modo que, si una de las partes se vie- ra envuelta en una guerra, la otra permaneceria neutral a ‘menos que Jap6n o Gran Bretafia fueran atacados por mas de una potencia. Los dirigentes japoneses entablaron con- versaciones con Rusia para que este pafs reconociera los par- ticulares intereses de japén en Corea. A cambio, Jaén reco- aoceria los intereses de Rusia en Manchuria, Pero ninguna de las partes queria garantizar a la otra libertad de movi- ‘mientos en Corea o Manchuria, porlo quelasnegociaciones se rompieron y los gobernantes japoneses decidieron ir ala guerra en febrero de 1904. Después de varias escaramuzas navales en la costa de In- chon, 19 de febrero la lota japonesa, a las Grelenes del almi- rante Togo, atacé a la flota rusa del Pacifico emplazada en Port Arthur. Bl dia 10 de ese mismo mes Japén declaré la ‘Buerra a Rusia. Japén jugaba con ventaja porque contaba ‘con un ejército bien entrenado cerca de la zona de combate, mientras que Rusia tenfa que desplazar a sus hombres a mas de ocho mil kikémetros, desde Moscti hasta Port Arthur. Las tropas japonesas cruzaron el rio Yalu, se adentraron en Manchuria y derrotaron a las fuerzas rusas en la peninsula de Liaodung. Aunque la flota rasa de Port Arthur fue seria- ‘mente datiada, la fortaleza de Port Arthur representaba un obsticulo mucho mayor para el ejército japonés. El general ‘Nogi drigié la campana de mayo adiciembre de 1904. Repi- {i6 los ataques contra el fuerte sn prestar atencién alas bejas que iba sufriendo. Tras 240 dias de lucha y 156 de asedio, el 158 seaveuaeromiaDs ro omandante ruso; general Stessel, decidié rendirse. Al final deesta campafa el niimero de muertos y heridos en el ejér- ito japonés ascendir'57.780, mientras que las bajas rusas no alcanzaban la mitad de esa cifra, Con todo, el general Nogi se hizo famoso como gran jefe militar, recibiendo las alabanzas tanto de los miembros del gobierno canio del pueblo, La mayor batalla en tierra se libré en Mukden en marzo {de 1905. Participaron en ella 300,000 soldadas japoneses y 310.000 rusos, Después de diez dias de combate las tropas, rusas se vieron obligadas a reticarse al norte, mientras que los estrategas de la campana aguardaban lalleyada dela flota del Batico, que habia sido envinda ala zona de conflicto en ‘octubre de 1904. Después de un azaroso viaje de més de ‘teinta mil kilémetros repleto de problemas, laflotalleg6 al, Mar de China Oriental, pero cuando intentaba cruzar el Es- trecho de Tsushima, entre Corea y Japén, se encontré con la flora japonesa comandada pore almirante Toga. ya batalla, cconcluys en veinticuatro horas. Esta derrota convencid al gobierno ruso para aceptarla oferta del presidente Theodore Roosevelt de actuar de me- diador en el conflicto. Los delegados de las dos naciones se reunieron en Portsmouth, Maine, a principios de agosto, «de 1905, y firmaron el Tratado de Portsmouth, por el cual Rusia no hacia grandes renuncias en el Lejano Oriente: Ja- pOnconsiguié la mitad sur de la isla de Sajalin, la cesign rasa de Liaodung y el ferrocarril del sur de Manchuria, Ademés, Rusia reconocié los importantes intereses nipo- nesen Corea. Para Jap6n, los beneficios reportados por el tratado fue- ron mis pobres de lo esperado y suscitaron las protestas de {os ultranacionalistas, que pravocaron violentos enfrenta- mientos con las autoridades. La guerra habia avivado el na- cionalismo japonés, pero no todo el mundo era partidario de una guerra. Los mievos lideres socialistas como Kotoku + sosouriMosaRosnEka rman 139 Shdsui (1871-191 1), entre otros, habian expresado su pre- ‘ocupacisn por'a creciente hostiidad entre Rusia y Japén in cluso antes de que estallarala guerra. Pero por su persistente ‘oposicién a un conflicto bélico acabaron en la cércel, Algu- ‘nos escritores también dejaron constancia de su disconfor- ‘idad. Asi, el poeta Yosano Akiko (1878-1942) escribi un, poemaen el que rogaba a su hermano que no participara én, 4a guerra: wCaigala fortaleza de Port Arthur/o.n0 caiga /no esdetu incumbencias"®, ; La derrota rusa convirtis ajapén en uno de los principas les protagonistas del Lejano Oriente, pues facilité la entrada de intereses japoneses en Manchuria y promovié una tud més agresiva hacia Corea. Rusia no solo reconocié importantes intereses de Japon en Corea, sino que Unidos hizolo propio en el Tratado de Taft-Katsura de de 1905. A cambio, Japén renunci6 a sus intereses en Esta situacién permitié a Japén proseguir su intento de ‘convertir a Corea en un protectorado y, finalmente, en una colonia. A principios de 1906, Ito fue nombrado Residente General de Corea y empez6 a participar en los asuntos ‘nos y en la politica externa de ese pais. Su intervencién aro la oposicién coreana y provocé violentos con! Durante 1906 y 1907, entre cincuenta mil y sesenta mil Teanos!ucharon pars evitar que Japon se inmiscuyera en asuntos del pais. tase llev6 consigo a veinte mil soldados| poneses para sofocar la resistencia, lo que provocc la muerte de entre siete mil y ocho mil combatientes coreanos en low ‘thos 1907 y 1908. En ebotonio de 1909 un patriots ‘mat6 a Ité en Harbin, Manchuria, en donde tenfa unit nnidn com el minisizo de Hacienda ruso. Este asesinato pro- porcioné alosmés radicales, como Yamagata la excusa per- fecta para conseguir por la fuerza la anexion de Corea, que EnvENESTORASEDATON ‘tuvo lugar en agosto de 1910. Los coreanos se ora jeterse al poder japonés hasta finales ido con otto. Los Iideres de los partidos, al perca- este juego, decidieron formar un partido unido, por ; junio de 1898 disolvieron los dos partidos yforma- ‘Totvuino nuevo unificado: el Partido Constitucional. 79 vita de los acontecimientos, 1 se plants crear su | © propio partido para contrarrestar los ataques de la oposi- Pe ee oa esiee -eas apoyaran su plan, especialmente el dirigente principal de © evlwoligarquia, el autoritario Yamagata, que expres6 su rotun- ‘dorechazo. ‘Yamagata habian cooperado en la direccién del go- Cee gee dobre ldres els Hetsarest Meiji: Saigo, Kido y Okubo. itera més moderado, liberal y or féxible que Yamagata, defensor a ultranza de la poderosa “oe oligarquia. It era el lider dela faccidn civil y Yamagata de la ‘militar. Yamagata tenia muchos apoyos en el ejército y entre Jos'burdcratas. Se opuso alos planes de itd de organizar un “partido politico porque temfa un tipo de gobierno multipar- tidista democratico, que no estaba en consonancia cone! ca- rcter politico nacional. Enfrentado a una fuerte oposicién arte de la élite del pader,Itd, que entonces era primer Inintr, present su dimisin y socal Emperor que ‘sosturmosatos eA san 161 pidiera a Hagaki y Okuma que formaran un nuevo gabinete. Fue as! como, en junio de 1898, se forms el primer gobierno ddepartido. Yamagato lamenté este hecho por considerarlo el final det gobierno Meiji. ‘Okuma fue nombrado Primer Ministro ¢ Hagaki ministro del Interior. Aunque los dos partidos se habian fusionado en ‘uno, siguieron existiendo facciones y luchas por ocupar ‘puestos en el gabinete, provocando divisiones en el seno del partido, Elresultado fue que lasdos facciones se separaron e Itagaki y su grupo abandonaron el gabinete. El intento de ‘Okuma de seguir adelante con el apoyo del antiguo Partido Liberal fracasé y se vio obligado a dimitir. El gobierno de partido habia durado s6lo cuatro meses yel Partido Consti- tucional se escindié entonces en dos partidos distintos. Yamagata fue el siguiente primer ministro. Gracias ala ‘cooperacion del reconstruido Partido Constitucional yalos sobornos que pagé a los miembros dela Asamblea, consi- {guid subir los impuestos. Entre las medidas queintrodujo se incluyen a reduccidn de los bienes necesarios para gozar de derecho al voto, un aumento del niimero de miembros de la Asamblea (de 300 a 369) y la introduccidn del voto secreto. Para acabar con el trafico de influencias, eliminé el sistema de libre designacién para la mayoria delos cargos burocrati- 9s e introdujo un sistema de acceso a través de un examen. ‘Convirtié «la burocracia en un cuerpo semiautnomo, sen- tando las bases de un sistema que ha funcionado como ba- Iuarte del mas arraigado conservadurismo hasta nuestros dias, También pas6 revisién alas eyes relativasalejércitoy a laarmada y dispuso que s6lo los mandos superiores en act vo, tanto dela armada como del efército, podrian ser desig ‘nados ministros de la Guerra y de a Armada. También puso en marcha la Ley de Regulacién de la Poicfa de 1900, clesti- nada frenar a las organizaciones sindicalistas. 1k6 continu con su plan de organizar un partido politico, ‘Los miembros del Partido Constitucional se unieron a él 162 smavesusromin Deron ‘en 1900 para formar el Rikken SeiyOkai (Amigos de la Aso- ciacién Constitucional el Gobierno). ito forms un gabinete con el apoyo del Seiyikai, pero se encontr6 con la oposicion de la Camara de los Pares, formada por muchos miembros