Está en la página 1de 2
2 Don Rafael Garcia Garcia, con SWEEP, nacido Samm de SSS cn Madrid, i , y cn libertad por esta causa. Don Jorge Ignacio Montén Fernandez, con CNNNEEE, nacido ] A TN, SM yen Libertad por esta causa. Don Ricardo Sanchez Lancho, con ER, qa: libertad por esta causa. yoen Los responsables civiles: Houston Casualty Company Europe Seguros y Reaseguros S.A. Propietarios del Suelo de Getafe, S.L. Son partes: El Ministerio Fiscal, representado por la Ilma. Sra. dofa ibano Maria Jess Es: Sierra. Los acusadores particulares: 1° Dofia Concepcién (MM y otros; representados por el procurador Ludovido Moreno Martin y defendidos por el letrado don Ignacio Serrano Butraguefio. 2° lh |, y don Juan Carlos TT ina Lépez y representados por la procuradora dofa Pilar Mi defendidos por 1a letrada dofia Sandra Lépez (en sustitucién de don Antonio Arias Fernandez). otros, representados por el 3° Don 6scar procurador don Julian Caballero Aguado y defendidos por el letrado don Alberto Jabonero Corral 177 partir de la fecha de esta sentencia hasta su: completo pagev® oonsignacién. ’ y a) Dafio moral. El dafio moral se identifica con las consecuencias no patrimoniales representadas por el impacto o sufrimiento psiquico o espiritual que en algunas personas pueden producir ciertas conductas, actividades e incluso resultados, con independencia de la naturaleza, patrimonial o no, del bien, derecho o interés que ha sido infringido (STS Sala 1* 530/2011, de 15 de julio). El Pleno no jurisdiccional de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 20 de diciembre de 2006 acordé que por regla general no se excluye la indemnizacién por dafios morales en los delitos patrimoniales y es compatible con el articulo 250.1.6 Cédigo Penal -que en la redaccién vigente al tiempo del acuerdo se referia al subtipo agravado de especial gravedad, atendiendo al valor de la defraudacion, a la entidad del perjuicio y a la situacién econémica en que deje a la victima o a su familia-; el cual ha tenido su reflejo en la $7s 476/2006, de 2 de enero de 2007. i El dafio moral, al igual que el patrimonial, ha de ser probado correspondiendo su carga a la parte que reclama, y en el juicio no han declarado todos los perjudicados para explicar las consecuencias animic&s generadas por el dehito, conténdose sélo con el testimonio de algunos que las refirieron a titulo individual e incluso se aludieron a casos extremos sufrides por otros cooperativitas, ni se han practicado otras pruebas al respecto. No obstante, debe tenerse en cuenta a doctrina jurisprudencial que estima correcta su presuncién cuando se produce una situacién en que los dafos y perjuicios se revelan reales y efectivos, al tratarse de supuestos en que la existencia del dano