Está en la página 1de 23
ty Historia MEXICO | i ESTANCIAS, HACIENDAS Y RANCHOS, 1540-1750 Bernardo Garefa Martinez aa tol CRN ee ED MEXICO ILUSTRADA COMPOSICION DE LA OBRA Fasciculos 41 al 60 Fascfulos 1 al 20 Fasciulos 21 al 40 Fasciculos 61 al 80 EL MUNDO FREHISPANICO Nueva Espa, DE 1521 4 1750 EL NACIMIENTO DE MEXICO, 1750-1856 De La REFORMA A La REVOLUCION, VENTA EN PUESTOS DE PERIODICOS Pida a su proveedor habitual que le reserve un ejemplar e la Gran Historia de México lustrada, Al adquiil todas las semanas en el mismo lugar facilitar la distribucin y obtendré 1857-1920 un mejor servicio, Fasciculos 81 al 100 EL sIcto XX MENCANO Cronogramas que aparecern con ls enregas 1,2, 3 ce impares [Non La obra empier publics poral ome I Las tapas corespondientes a cada tomo se ponen ala venta «on el fascieulo que ciera el volumen. Con el mismo se entregan los indice y las portdilasrespectivo. Cooriadera gral ea ova Josefina Zoraida Vszquez Eta, Editorial Planeta DeAgostii, S.A. de CY. rdnadors Lorenzo Ochoa (tomo I Pr Bernardo Garcfa Martinez (tomo I Cons ddgad te José Manuel Lara Bosch Carls Femnindez Sénchez Josefina Zoraida Vézquez (tomo Il) Director general de produce Félix Caria Linaje Javier Gariadiego (tomo IV) Pride Gro Pla México: René Solis Brun Soledad Loaeza (tomo V) Director gra: José Calaell Slgadc Dinter decolesonabls. José A. Para Garcia Ratlzacién: Diagrama Casa Editorial, $C inc6e, Antonio Reina. Coordinac6nelitril: Geney Belin Félix Consejo Nacional par a Cultura y as Antes Ate Adriana Diy Jess Arana stains Vitor Orel. fenta: Sari Bermdidez. Coordinaciin iconogrdfica: Begovia Hernandez y Lazo. Assoria iconogndfica: po es Cee ae Ricardo Pérez Escamil Ditr Gerald Pubcon: Felipe Gartido Dieter Gonna dl sto Nacional de Antoplgc Hsia Sergio Ral AroyO Lg propiad des deco dear yo patina de os gas saree Vein facies EDITORIAL PLANETA DeAGOSTINI, S.A. DE CV. ese ce eelce ee peli ldwetio bette Neca DR © 2001, Eeitoral Paneta DeAgostni, SA. de CV. oa oe Av Insurgntes Sur 1162, Colona del Valle 03100 México, DE DL-B-15907/2001 ISBN’ Obra completa: 970-690.247-3 ISBN Fasciulo 10: 970.690-328-3 Peticién de nimeros atrasados: Antonio Caso #66, esquina Sadi Carnot Colonia San Rafal, México, DF 06740 Teléfono, (5) 565-3805 Fax (5) 566.3805 + TONO da roid prod parc o a del conten dea resent bh, sn contar even conla atric expres y presi deo dtr, ntminos Ley Federal et Deco de Aue yen caso deo tats neces pales La ron ac infact ipncn ve raced a is since lees comespndets, Lrepedeccn, wo yarorectameno por calser mes de imsgeespertencts Pamonio Cau des Naa Nenana, comes en sta or, et minds confrme a Ley Fede re Moncton y Zon jg, Atti Hits Ley Feel del Deco de At Se repedacn debe ser apbds preva por INAH lub del derecho Ines: Tals Cres Slr, SA ace [Emer se ern derecho demir! prec de venta ds componertes de coke en el asco dela msn as crustancis del mead a exper, Pet DeAgoti grit pubic de todo los cao qe eponen Venta exclusiva en puestos de periddicos ESTANCIAS, HACIENDAS Y RANCHOS, 1540-1750 Nn saad en cabe areas Ac aes An ohn Orb ein dbo eu Ces de Tse, Leds, 1671, 281 Stn, Colin Bemardo Garefa Martinez Una Historia QUE NO ES COMO A PINTAN I mexicano promedio de hoy tene una imagen coect va del pasado que se ha alimentado dela historia oficial nza bisica, los medios masivos de comun ‘acié, en fin, de una varedad de fuentes que por Jo regular artojan una vsién lena de simplificaciones, falsedades y estereotpos. Uno de los estereotpos mis difundidos es el de la hacienda, insitucién rural que ime encai perfectamente con el papel del malo dela telenovela. Pera la realidad no fue coma la pinta, putes, por un lad, una simplificacin de este tipo carece de fundamentoy, por oto, la imagen mis difundida de la hacienda ~generadora de mista, con tendas de raya, peones endeudados y vecinos despojados de sus teras- ‘orresponde ala de algunas de las hacienda dl siglo x. taro, pero no alas colonials, y menos a las de épocas ims tempranas. No es de exraar que haya sido ast. as hacienda, como toda creacién humana, psaron por di versa etapas en su evolucién Las haciendas cayeron como anillo al dedo en un ‘momento en que se quiso buscar una justifiacin parla ‘ideologiarevolucionaria o para destacar as flls del ré simen de Porfirio Diaz Peo en su mayor parte esto ha sido pura retérica, lo mismo que proyectar a la época colonial os asgos perversos del sistema de las haciendas, ya que con ello también se pudo encontrar una justi ‘acin ideogica para a independencia. En realidad, i tai la revolucdn necestanjusifcacién,y mucho me os sobre bases fabs, Peo estos otto asun- Conch de as es pias 2 Carnac che alga y ‘ibels res. 10, Aqui ns initaremes a indagarcimo fue realmente mundo de las hacendasen su rigen, sobre todo 2 lo Tango del siglo x, El resultado es my dstino de laima en colectva qu hoy predomina, de modo que lo que sigue puede resuarsorprendente para muchos, Asmismo, muchos mesicanos de hoy, en particular ‘vines levan una forma urbana de wa, enen una ima sen colectva del campo que también descansa en este reotipos Se supone que exist una especie de dicotomia entre a cudady el campo, en la cual a primera concen tra todas ls ventas o adelantosy el segundo, en cam bio, es como un taspatio miso menos kan, primitv ¥ pobre. Esta vsin no carece de sustento, toda vez cn efecto la brecha entre el mundo urbanoy el rl se ha agrandado en muchos aspects, especilmene por a enorme desigualadeconéimiay el ataso eat de rusts dias. Polo dems, a gente dea cudady sobre todo las elites urbana, geeralment ignoran todo o as todo lo relatvo al campo, Pero en el pasado, antes del Mis bien le ha de habe Imado la atencin a nuestro aero el hecho en sf de que surgieran pueblos nuevos y de que crecieran ndependientemente de cémo fuera porque eso remitia aun hecho para él desconocid. En 1620 los pueblos, que vivian su nadir demogritico, mis bien se contain, En 1720, en cambio, la poblacién novohispana estaba en pleno ascens y eso se relleiaba en el crecimiento de los pueblos. La prolifeacién de hacienda, cada una con su centro de poblacin, era una expresin mis del aumento demogrtico,y lo mismo el fendmeno de los rancheros. Y esto no pudo haber pasado desapercibido para mucstro var, porque él, que sepuramente recor daria os grandes extensions de tera yermas o abun donadas que marcaban el pasje novoispano de se encontaba ahora ante un campo poblado mis dens mente ycutivado con mis ampliud. Los elementos mis visibes de ese Nuevo Mundo ual eran ess asentamien: tos informaleslamados rancho y, sobre todo, las muy