Está en la página 1de 5

7 CONSEJOS PARA VIVIR UNA MISA

PARTICIPADA

Cuando las personas van a or la misa que dice el padre,


van pasivas a la eucarista.
Cuando las personas van a participar activamente en la
misa, con todos los que asisten a ella y con el padre que
preside la eucarista, viven de verdad la eucarista, la
fraccin del pan como al principio los cristianos llamaban
a la misa.
Para celebrar misas participadas aqu no les damos
mandamientos sino consejos, para que los piensen.
Estos son los 7 consejos
1.- Ponerse lo ms cerca posible
de la mesa y lo ms cerca
posible de los dems hermanos
que vienen a participar juntos
(mejor que altar es la MESA en
torno a la que se reunan los
apstoles con Jess, y los primeros cristianos)
2.-Responder a las oraciones y
cantar con nimo (eso pide que los
cantores preparen canciones que
tengan relacin con la misa de ese
da y que canten cantos que la

gente sepa. Antes de la misa se puede ensayar con los


participantes alguna cancin nueva para renovar los
cantos cantados por todo
el mundo)
3.- leer en particular o en
familia, antes de la misa,
las lecturas de ese da para
as entenderlas mejor.

4.- Estar alegres en la


celebracin no
aburridos; sentir que es
el recuerdo de Jess
resucitado como se dice
en la consagracin (hagan esto en memoria ma).
5.- En la consagracin, cuando el
sacerdote levanta el pan y el vino, no
cerrar los ojos y agachar la cabeza.
Quedarse vindolo. Lo levanta para
que lo vean y lo adoren

6.- La comunin es
preferible tomarla en la
mano para comulgar, por
dos motivos: Uno porque
somos personas mayores
que no nos tienen que dar la comida en la boca; tan digna
de respeto es la mano como la boca; y otro por higiene: a
veces al sacar la lengua se toca con saliva la mano del que
reparte la comunin que tiene que seguir repartindola
(este consejo viene del concilio Vaticano II.)
7.- Despus de la
comunin no hay que dar
gracias (toda la eucarista
es accin de gracias) sino
pensar cmo vivir lo que
hemos meditado en las
lecturas y en toda la
celebracin; para que al final cuando nos digan que
podemos ir en paz no pensar que ya se termin y nos
dejan en paz sino que salimos a trabajar por la paz y el
reino de Dios.

Reflexin final: Los cristianos tenemos el peligro de vivir


siempre igual, haciendo lo que siempre se ha hecho as, en
vez de procurar en todo una vida nueva

También podría gustarte