Está en la página 1de 1

EL TREN DE LA VIDA

La vida se asemeja a un viaje en tren. Con sus estaciones y cambios de va,


con apreciar bellsimos paisajes, con expectativas sobre cmo ser el viaje,
quiz con algunos accidentes, sorpresas agradables en algunos casos, y
profundas tristezas en otros.
Al nacer, nos subimos al tren y nos encontramos con nuestros padres, creemos
que siempre viajarn a nuestro lado. Pero en alguna estacin ellos se bajarn
dejndonos seguir el viaje, de pronto nos encontraremos sin su compaa y su
amor irreemplazable.
No obstante, muchas otras personas que nos sern muy especiales y
significativas, se irn subiendo al tren de nuestra vida. Nuestros hermanos,
amigos y en algn momento, el amor de nuestra vida.
Algunos tomarn el tren, para realizar un simple paseo. Otros durante su viaje
pasarn por momentos de inmensa alegra, otros quiz experimenten tristeza,
y siempre encontraremos quienes estn dispuestos ayudar a los ms
necesitados.
Muchos al bajar, dejan un vaco permanente, otros pasan tan desapercibidos
que ni siquiera nos damos cuenta que desocuparon sus asientos.
Es curioso ver como algunos pasajeros, an los seres queridos, se acomodan
en coches distintos al nuestro. Durante todo el trayecto estn separados, sin
que exista ninguna comunicacin. Otros irn a nuestro lado o en los asientos
vecinos, y la conexin se estrecha a lo largo del viaje.
El viaje contina, lleno de desafos, sueos, fantasas, alegras, tristezas,
esperas y despedidas.
Que importante es tratar de tener una buena relacin con todos los pasajeros,
buscando en cada uno, lo mejor que tengan para ofrecer. En algn momento
del trayecto, ellos podrn titubear y probablemente precisaremos entenderlos,
pero recordemos que nosotros tambin, muchas veces, titubeamos y
necesitamos a alguien que nos comprenda.
El gran misterio para todos, es que no sabremos jams en qu estacin nos
toca bajar. Como tampoco dnde bajarn nuestros compaeros de viaje, ni
siquiera el que est sentado a nuestro lado.

Vivamos de manera que cuando llegue el momento de desembarcar,


nuestro asiento vaco, deje lindos recuerdos a los que continan
viajando en el Tren de la Vida