P. 1
preparador 8°

preparador 8°

3.0

|Views: 16.138|Likes:
Publicado porcielomavi

More info:

Published by: cielomavi on Jan 21, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

Durante los sesenta años posteriores al 146 a.C., Roma administró Grecia.
Aunque Atenas seguía siendo un destacado foco cultural, su comercio
prácticamente desapareció.
El renacimiento griego tuvo lugar bajo el dominio de Roma, durante los
primeros siglos de la era cristiana. A partir del año 395 d.C., el Imperio romano
quedó dividido en el Imperio romano de Occidente y el Imperio romano de
Oriente o bizantino. Grecia y toda la región del Egeo quedaron englobados en
este último. Así entró Grecia en la edad media.
CULTURA DE LA ANTIGUA GRECIA
La cultura de la antigua Grecia tuvo una influencia esencial en el desarrollo de
las civilizaciones de Occidente. Se suele decir que los antiguos griegos
inventaron la filosofía, la historia y el teatro.
Uno de los primeros escritores conocidos era griego, se llamaba Homero y fue
el autor de la Ilíada y la Odisea.
Los principales filósofos griegos fueron Sócrates, Platón y Aristóteles.

Jhon A. Sánchez. M
Lic. En c. sociales

Los romanos estuvieron notablemente influidos por el arte y por toda la cultura
creada en Grecia. Los templos, los teatros y las estatuas de los antiguos
griegos dieron origen al arte clásico, imprescindible para conocer el arte
occidental hasta nuestros días. Las principales obras arquitectónicas griegas
fueron: el Partenón ateniense, el templo de Zeus en Olimpia o el teatro de
Epidauro.
Algunas de sus principales obras escultóricas fueron el Discóbolo,
de Mirón, el Hermes, de Praxíteles, o la Victoria de Samotracia.

ROMA

Jhon A. Sánchez. M
Lic. En c. sociales

Cuando hablamos de la antigua Roma nos estamos refiriendo a un largo
periodo de tiempo en el que esta ciudad fue la más importante del mundo. Eso
ocurrió durante la edad antigua, entre el 753 a.C. (año en que la leyenda y la
mitología sitúan la fundación de Roma) y el 476 d.C. (cuando fue derrocado el
último emperador romano).
La historia de la antigua Roma se divide en tres grandes etapas:
•Monarquía (753 a.C.-510 a.C.).

•República (510 a.C.-27 a.C.).

•Imperio (27 a.C.-476 d.C.).
Esos tres periodos se diferencian por su forma de gobierno: durante la
Monarquía, gobernaban los reyes; durante la República, el principal órgano de
poder fue el Senado; durante el Imperio, el máximo dirigente de Roma y sus
territorios era el emperador.
Conozcamos ahora algo más sobre cada una de esas tres etapas históricas.
LA MONARQUÍA ROMANA (753 A.C.-510 A.C.)
Parece ser que, durante los primeros 243 años de historia de Roma, siete
reyes
se sucedieron en su trono. Como fueron los tiempos más remotos de la
ciudad, los historiadores tienen que averiguar la verdad entre muchos datos
que pueden pertenecer a lo legendario o mitológico. Empezando por los
orígenes de la propia Roma, que, según la leyenda, nació en el año 753 a.C.,
cuando fue fundada por dos hermanos: Rómulo y Remo.
El primer rey fue el propio Rómulo. El último se llamó Lucio Tarquino el
Soberbio.

Durante esta época, Roma fue extendiendo su poder hacía las regiones
vecinas. En estos tiempos ya existía la que sería la asamblea más célebre de
su historia: el Senado.

Jhon A. Sánchez. M
Lic. En c. sociales

LA REPÚBLICA ROMANA (510 A.C.-27 A.C.)
Durante los siguientes 483 años, el sistema político romano fue el republicano
(no existía un rey). Como esta etapa duró casi cinco siglos, conviene que la
subdividamos para que conozcas y recuerdes mejor sus acontecimientos más
importantes.

Establecimiento de la República y conquista de la península Itálica
(510 a.C.-264 a.C.).
Para sustituir la figura del rey, el conjunto de los
ciudadanos elegía cada año a dos cónsules. El Senado, que se convirtió en el
órgano fundamental de poder, ya no estaba solo formado por los patricios
(miembros de las familias más ricas), sino que también entraron en él los
plebeyos (los ciudadanos libres pero pobres). Durante esta fase, Roma
consolidó su dominio sobre la mayor parte de los pueblos que habitaban la
actual Italia.
Las Guerras Púnicas (264 a.C.-146 a.C.). Durante el siguiente periodo de la
historia de la República, Roma, que centraba su poder en la península Itálica,
mantuvo tres guerras con la mayor potencia marítima de la época: Cartago.
Roma venció en los tres enfrentamientos, conquistó las islas de Sicilia, Cerdeña
y Córcega, y hasta destruyó la propia ciudad de Cartago. Obtuvo así el control
del mar Mediterráneo. ¿Por qué? Porque sus territorios se extendieron al norte
de África, Hispania, Grecia, Asia Menor y Siria. Roma se convirtió en una gran
potencia naval.
Crisis internas y fin de la República (146 a.C.-27 a.C.). La conquista de
tantos territorios terminó por originar problemas internos en Roma. Los
enfrentamientos se produjeron entre dos ‘partidos’: el aristocrático y el
popular. De forma paralela, las legiones romanas (los ejércitos) siguieron
ampliando la extensión del que ya era un gran imperio territorial. Uno de los
jefes militares más importantes de aquellas conquistas fue Julio César, el
cual, hacia el 60 a.C., tenía un gran prestigio y lideraba el partido de los
populares. Se convirtió poco después en cónsul, pero fue asesinado en el 44
a.C. Su sobrino nieto Octavio obtuvo en el 31 a.C. el poder total sobre los
territorios gobernados por Roma. Cuatro años más tarde, recibió del Senado el
título de ‘augusto’, acto que se considera el inicio del periodo imperial.
EL IMPERIO ROMANO (27 A.C.-476 D.C.)
Durante los 503 años siguientes, Roma y sus inmensos territorios estuvieron
gobernados por emperadores. Veamos las principales fases de esta última
etapa de su historia.
Dinastía Julio-Claudia (27 a.C.-68 a.C.). Como ya dijimos, el primer
emperador romano fue Octavio (al que se llamó Octavio Augusto). Gobernó
entre el 27 a.C. y el 14 d.C. Aquellos años fueron conocidos como era Augusta
y supusieron un gran esplendor del Imperio romano. El último emperador de la
familia de Augusto (la dinastía Julia-Claudia) fue Nerón, derrocado en el año
68.
Dinastías de los Flavios y de los Antoninos (69-192). Los emperadores
de la dinastía de los Flavios (que gobernaron Roma desde el 69 hasta el 96)
fueron Vespasiano, Tito y Domiciano. Les sucedieron los miembros de la familia
de los Antoninos (Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pío, Marco Aurelio, Vero y
Cómodo), emperadores entre el 96 y el 192.

Jhon A. Sánchez. M
Lic. En c. sociales

Decadencia y caída del Imperio romano (192-476). En el año 212, el
emperador Caracalla otorgó la ciudadanía romana a todos los hombres libres
del Imperio. Casi todos los emperadores posteriores murieron violentamente,
por lo general, a manos del Ejército, que también los había ayudado a llegar al
trono. En el año 284, comenzó el imperio de Diocleciano, el cual estableció un
nuevo sistema de gobierno: él y Maximiano compartieron el título de augusto.
Sus poderes fueron reforzados por el nombramiento de dos césares, Galerio y
Constancio. Se instauraba así el régimen de tetrarquía: dos augustos y dos
césares (recuerda que el prefijo ‘tetra’ quiere decir ‘cuatro’). Constantino I el
Grande,
que fue emperador desde el 306 hasta el 337, puso fin a la guerra
civil y reunificó el Imperio bajo su mando. Se convirtió al cristianismo, que
había hecho su aparición durante el reinado de Augusto y que, a pesar de las
numerosas persecuciones de que fue objeto, se había difundido durante el
mandato de los últimos emperadores. El cristianismo se convirtió a finales del
siglo IV en la religión oficial del Imperio. Constantino estableció la capital en
Bizancio, rebautizada con el nombre de Constantinopla (actual Estambul). A
continuación, el Imperio volvió a dividirse, aunque a finales del siglo IV, bajo el
reinado de Teodosio I el Grande, estuvo unido por última vez. Cuando
falleció, en el 395, sus dos hijos se lo repartieron: Arcadio se convirtió en
emperador de Oriente, y Flavio Honorio, en emperador de Occidente. En el
siglo V, el Imperio romano de Occidente sufrió las invasiones de los pueblos
germanos. Rómulo Augústulo, último emperador de Occidente, fue depuesto
en el 476 por el jefe de los hérulos, Odoacro.
Finalizaba así la historia del Imperio romano. Aunque todavía siguió existiendo
el llamado Imperio de Oriente o Imperio bizantino, que perduraría hasta
1453.
INFLUENCIA DE ROMA
La cultura de buena parte de Europa, del norte de África y de Oriente Próximo
está profundamente unida a la antigua Roma.
Las conquistas de Roma extendieron su cultura (muy influida por la griega) por
vastos territorios. Difundieron, muy especialmente, dos elementos
fundamentales:

•El latín. Esta lengua pasó a ser hablada por los pueblos conquistados,
que luego la adaptaron, dando lugar así a las lenguas romances o
románicas (entre ellas, el español).
•El Derecho romano.

ROMA.MPG

Jhon A. Sánchez. M
Lic. En c. sociales

INSTITUCION EDUCATIVA JOSE MARIA MUÑOZ FLOREZ

FECHA: 02-23-08

AREA: CIENCIAS SOCIALES

ASIGNATURA: HISTORIA, GEOGRAFIA, DEMOCRACIA.

TEMA: el feudalismo

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->