Está en la página 1de 38
2 EL GENOCIDIO COMO FRACTICA SOCAL Mis padres, Ricardo y Susana, me legaron, quiad sin sabe, la necesidad de develar estos nucos de mi subjetividad. No debieran permite que los golpes, las meres y las decepeiones, les nublen aquellos suetios que supieron tener; noes tarde ain, Los suetos no los han abandonado, subssten ain en un rincén de sus miradas ‘Mi hermana, Liliana, me ha acompafado desde la nifeaen estas fides, en Israel y en Buenos Aires lla hoy en Alemania, Hoy «ra les de kilémetrs, a veces logramosrecomponet ee pensar en pars- elo, Sus critics (ica, incisvas, impindosas) ala primera version de esta obea fueron fundamentales para su pulidoy correcién, ‘A mis sobsinos, Toms y Beléa, por Is continuidad de as largas _y profundas charlas en fos médanes de Valeria del Mas. ‘A mis hijos, Ezequiel y Tamara, quiero decile que espero cola- ‘bora en la lucha para legares wn fui que pueda desanudar el e- ‘or, permitirles seguir soariendo como lo hacen hoy y sino, cxan- ‘to menos, hacerles saber que sufururo no e algo que me encuentte dispucsto a negocias IngrroDuccION DOS GENOCIDIOS ¥ UN INTENTO DE ARTICULACION El eabajo que aqui se presenta se propone dos objtivos simaltineos clei: Himanos como un modo espexfico de destuccion y sociales. Es des, observa os proce a excepionalidad en la historia contemporinea, sino como una rsnologla x poder pela, con ‘asus, efectos yconseovenciaseopecfcs, que pueden intntar ser tasieadosy analizaos. En su iaencin hiséic ynaratv, lo que se propone ea po- siilidad de ilasrac ea afrmacin a pei dl anlsis de dos pro- cero de aniqulaient: el desarollado por el nazis ensre 1933 71945, que avo as ver varias modaldades, objeivos y momen- tos ferenciados, ye desarollado en a Replica Argentina ene 1974 y 1983. [No sélo ex presupuesto de exe tabajo que ambos procesos uc den ser agrupados bajo el erin “genocidio" lo cual seré profi Say amplamcnte desazollad ea tod la obr= sno algo mas que abalza precismente ena secuencia—que aravesara, come panto inrermedio, las luchascootainsurgenes de Ins décadas de 1950 y 1960 en Indochina, Argela y Vienam- es un modo privlegiado paca observr una de las peulardades del genocidio come prict- {2 soca: cpacidad para dose yreorganiza elacionessocia- lesen aquellas sociedades elas que se implement, Ello ao impli- «es necesario acer, ignrat ls enormes diferencias de esa, imagnived, impacto incluso objeivos encre ambs expriencae hinicas “ FL.GENOCIDIO COMO PRACTICA SOCIAL Sin embargo la clecin de estos dos ejemplos para estructura la ‘obra es cast) ni alestora, sino que constieuye un “eamada dis cursivo” de una secuencia ~de ningén modo Is nics posible, pero sf can vélida como muchas cras~ pata vomprender esa caractri ica de las prdcticas sociales genocides, un moda de observa y ans- lzar el aniquilamiento de colectvos humanos que ha tenido ex desarrollo en los trabajos académicos sobre las prictics sociales go- nnocidas en diversas expetiencas hietricas Es objetivo de ea introduce intentarexpliccar y jusificar la legiimidad de una mirada de exe ripo, en sus dos busquedas a de ‘observa el genocidio como un modo de destccisn y reorganizs Beth Vn Scat, “The time of pl ena: psig he Gena (Convento Mind spr Tl Late fowrnah nim 16,199, pp. 2258-2292. > Exalins mi ie eis poe Hemin Felgen abo ade canoe, ACERCA DELAS DISCUSIONES. DEFINICIONES YLMITES.. 55 la epecifcacién que se haya hecho en la Consencin. Eso no quite aque la expres raficacién en una convenciéa no otorgue mayor dazdad ylegitimidad ala prohibicin, pero ele de la arguments «dn de Van Schaack radica en que el derecho eonsuesudinario que prohibe el aniquilamiento sixemitico de poblaciones no puede er ‘negado por ordenamiento legal alguno y que, por el contraio, se ‘encuentra por vbr se, creavio auromticamence la posiilidad de 1 jumgamiento por encima de alexa de cualquier ertado 0 su no tifccidn, Por dlimo, Ia subjetvidad de la definicion de la categoria de _grtpoémnco—y su directa vinealacidn al cavécer politico asumi6é tuno de sus momentos mis complejos en el genociio desarolado en Ruzpéda, en el que una diferencia politica ta cercanta con el go- biemo colonialist belga- fue homologada como diferencia ica: los hutus y uss. Esra diferenciacién se articuls con una sere de procetos genocidarcrrzados primero conta los hurus en Burundi centre 1965 y 1972, luego conera los cuss los hutus moderados en Ruanda en 194, Tribunal Penal Jnernacional encontrd problémas en sus ac- suaciones para cataloga a humus y sus como grupos “énicos" Dice Eric Marcusen al respeco En primer agar, los dos grupos involucados en el genociio de ‘Ruunds, oe huta y los comparce la cular, la eligi yl en~ gua. En segundo logan To mis impoetanc, ls supuestas iferen ‘is entre los das fueron en gran pare construidas sobre pereepciones colonials y consewyeron durante el genocidi un elemento ince gal dela marana, En auchos cts, loe ws can excogios y 256 ‘nadas pargue los documentos de identidad insoducidas dada ats porel régimen colonial Belg os deniicaban como tales. jAcat los 2 Vea, por ejempla, Alison De ora “atte Non Tel ie Sy Gen siden Bande, Nur Yo, Husa Rabe Wich, 1998. Debecho, eto anbien Fe ead po os jure el bal Dr leracioal panjngae lo cline es de Rat * ALGUNAS CUESTIONES TEORICAS ACERCA DE LAS DISCUSIONES, DEFIICIONES YLIMITES.. 57 jueces de Is oN no hubieran, por lo tanso, reforada la ideologia de Jos assis si idendfcaban alos te come un grupo dsinio2™” utaclex director de Investigaciones de le Policia Bonacrense, Miguel Erchecolaz, quien ha dado un nuevo paso al instalar la posbilidad de calfcar como genociio el proceso de aniquilamiento de “una part de un “grupo nacional” (en este cs, el grupo nacional ar tenting), analizando sa caricet sistemitio y sus efectos en la des sraccién de las relaciones sociales en el conjunto; un fll hissrico (ue inst a ocroseibunsles 2 usilzar dicha figura como el modo de terolver una Cantidad de cuestiones concepeuales,juldicas y de ca racetiaacia de los hechos ocustidosen la Republica Argentina du rante la década del setenc Es asi como, de un modo u oto, el concepto de genocidio se va delineando en el derecho como Jo que fuera inicialmente para fa primera resolucidn undnime de las Naciones Unidas (Resolucién 961 de 1946): wn mado de anguilamiento den grupo de poblacion como tal El propio Tribunal termina eediendo ante la incompatibilidad. deb Aefinicion dela Convencin,y admice ast el carder subjetivo de ro dda asignacién identicata, que reeae mis en el perpetzadar que nla Losconepos de gaps nacional nina goss har do onaloador en round emer ocean 1s recat de ot mismo sepa po a conti nteraion Cada uno de os conepios dee ser cao az de wn determi no conteco plc, sci als. Sl aie ue ‘or fns de parle Cover sobre Genoa percenc fn grupo co ena, vm cane aber ma gut oe. H perpaador de gnocido percibe ala vicina come peencene uo {7opo desirado ala denruccén. Ea siunce cas a ccna puede rib a crm perencen dicho grupo ™ ms m= “chou LA DISCUSION CONCEPTUAL: PENSANDO MAS ALLA DEL DERECHO tetbjo de Van Schaal se centr ene valor previo de jus ce ety sel derecho consctudiaro sre la Conencdn El de Markusen, si bit coincide en la een sostene que lov aniqui lamientaspoiiosconwiayen un prodico de fs Guta Fa y del siglo2%y que por io ant, dha discason ej de se tan r- Jevante en su sentido polio, en vistas del reeurgimiento de los process genocdas con vets énica nacionsles desde los ats foventa al presente ‘Come ya hemos eilado a idol jc argentina, cone ae Mo del Teibunal Oral en fo Criminal Federal Ne I de La laa con: Sibien he incencado argumentar que, en el plano del derecho na- ‘onal e internacional (y dela tipificacién de las prictcas genoci- daz), resulta ilegiimo y vulnerance del principio de igualdad ance lade la tipficacion difereaciada de un delito segin las caraceds- teas de la vcrima que lo sue, ello no resuelve an ina dscusién, de fondo, que semite al andliss bistro sociol6gico de las prderi- car sociales Para el derecho, un homicidio debe se siempre en primera ins- tancia, un homicido. Para las ciencias sociales, sin embargo, algu- nos homicidios pueden ser can peculars, tan espeffics, como pa ra jsticar un résmino que los explique por diferencia a los mis sgeneraes. En este sentido, resulta evidente que la Shoah ~e aniqui Tamientosistemético ¢ industrial de fa poblacign judfa bajo el na kmo~ require sn tmino peculiar para desgnar sus especificidar des, Las dudas semizen en este cso 4 los limites eebcicos de la Mathis Borlund, ee Marseny Manin Menke op. ie °F cn Ragan (Causa Na ICTR-IG 3), Fly Sennci, 6de Atieve de 198, pan 5658 373, Een since prc a bis se expen en el Fc conus Maseme (Cassi No 1CTR-96 3) Flay Seoteni 7 de nero de 2000, pre 162 y 163 8 ALGUNAS cuESTIONES TEORICAS categoria “genociio” para el andlsis histrico socioldgico lo 4 hhace a pensar en fos modos de ss especificidad. Este trabajo no podiaexclir en su primer capiculo et desarl del surgimienco de la nociéo de genocidio en el derecho intena ional, sus ericca, problemas y lites. Sin embargo, en las een sociales, rambién resulta importante para la consuccién de concepte lo que pourtamos lamar Ise “similirades exrucrucales" er los hechos singulares abatcadas por dicho concepto. Es deci § bien todos los hechos historians son singulares, espectiosy tina ‘en. complefdad, sus antecedentes y au contexto histérco soil utlzarnos un concepco comin para dar cuenta de ellos en elacdo «on la “similitud estructural” que poses, Dicho cancepta cml refiere 2 que, més ald de sus especficidades, dan cuenta de una préctica social gue tiene fuertes analogias en sus modalidades de sonstruccién, disefo, implementacién y consecuencias, En este sentido es que cabra situar una segunda dicusién, qu tiende 2 sobreponersee influ en Ia cuesiin juridica, acetea de pregunta deen qué medida diversos procesos genocidas merecen dl mismo calificativo conceptual 0 5 s necesrio ceesr nuevos tem rnos para dar cuenta de procesos cualitaivamente distintos, Para inicae Is diseusin,eabe repasar las principales definiciones se genocidiocelizadas por autores de les ciencias sociales, compa sar las “smilies esructureles” que plantean para dicho concepta 1 er Funcin del interés especfi de ese abajo, evalua su pen rnencia para la calfcacin de los hechos reprsives ocucides exe Argentina, y la conveniencia de difrenciar esas prctics con un! nuevo cézmino -mas alld de que a nivel de la epifcacin penal de ba ser subsumido como genocidio- 0 de utilizar el mismo concep to Cen) sia esd Sounds Gare Mandl p- 2 He amid dc did ea den Sm Sie sig mins Ese st eign ei ae aot Aites, Eudeba, 1994, = ACERCA DE LAS DISCUSIONES, DEBINICIONESYLIMOTES,.. 59 Las definicione hiebrcerciolgieas [No todos los autores que analizan Jos procesos yenacidas han desa- ‘noladoexpliciamente una definici dela prética, pero ello sha sido comin en aquelias que se han propuesto un estudio sstemati- cade dichas procesos, un dea surgida 2 fines de los afios ochenta y ceomienzos de los noventa y bauthada como genocide studies en Europa y Jos Estados Unidos. Los primeros académicos en realizar erabajos comparativos fue- ton Vahakn Dadian, Loo Kuper e ving Louis Horowitz, quienes se apartaron de alg modo de la definicin cldsia de la Conven- cidn. Dadrian definé en 1975 af genocidio como un inzeatoexitoso de un gupo dominant, ives con autoridad Formal yl con aceso prepondeae alo ecusesgobales de poe, pars se {uci porcorciéno violencia lea el nimero de un grupo mori, ‘ayo exeiinia files experado como deecble y Sl yeuyarespeci> ve vuloerblidad e ol mayor fcr ue conubaye con la dec de idi.* Poco tiempo deipus, Horowiz: define al genocidio como una *desevccon exactly stemitics de personas inoceates por un sparato butocdticoesatl” ‘Kiger vena pubicando sobre el rema desde coienans dela dé ceca dl sects, pcos formaliacidn se da en 1984, con la public ‘actin desu cltco exuio Goad posal ae he Teeter Cony Sin embargo, en dicho crabs, et sutor se nega dest Vibaka, Dadian "A gpology of Geoscid’, en Iteratonal Revo of Maden Sag ns 15,1975 208. ° ing ovate Tbing Ines Gide nd Sete Pouce, New Bruck Tagmoson Book, 1980. "Lo Kup, Gee pola ein he Teich Cot, New Haren, Tile Unvenity Pes 1982 (peviaete peblcado ex 1981 e0 Lowes por epi Bok w [ALGUNAS CURSTIONES THORICAS rrollar una nueva definicién por miedo a quicar poder a lp Convencin. Pese a elo, considera que | mayor ons Ide la Convene] se encocnra en le ers de propos poltios def lia de grupos protege. fn el mundo con poring ls dieenca policaswaulean, como rinio, can sien ‘as pata desollar una masacteosniguilaiento como le difeenis ils, nacionales, denies 0 reigioas. Misa, los genocide erupos rails, nationale, écicas 0 tligiosos son pneramente eneccuencia de, oe ncnsrente comets a conic pala Kuper termina fnakmencedisinguiendo ent gecosidio (defini por el ariculo 2° de la Conuencin)y “auocidaesafnes”(aqulla us, juicio,eonsitayen un genocdio,peco no so subsume como rales por la definicin de la Comvencién) Paral misma época, Frank Chalk y Kurt Jonasohn defini, e un trbejo que es uno de los principales clsicos sobre Is vest al genocidio como “una forma de exterinio masvo unilateral cl que un Estado u otra auoridad inenes destruie a un grupo, a st gu ih roy memo son df pol ee [Helen Rein definia también hacia fines dela década del ockens al genocidio como una “accin sosenida ¢ intenciovada levada cabo para desir fhicamente, direeta o indiectamente, una co lecrividad, a eavés el impedimento de la teproduccién biolgieay socal de los miembros del grupo, sostenida a psa dela rendicin © ausencia de amenaza por pacte dela victima”.® En canto, Israel W. Charny sostenia que “! yenocidio, en un se Bido genético, es ef extxminio masivo de un nimero sustancia seres humanos, perperado fuera del curso de acciones milcars 8 id 99. > Frank Chak end Kurc Jonas, The Mia aa Scag of Genie Anata Cae Sui New Hse, Yale Univesity Pes, 190. ln Fe (ed), Gide New Hane, Ye Unie Pt (992 ACERCADE US ONSCUSIONES, DEFIICIONES LIMITES... 61 ‘contra un enemigo declarado, bajo condiciones de indefension y abandono de ls victimas”.* ‘Com un erabajo que se nica tambien por la preocupacién ance a ‘excusi6n de loe grupos politicos de Ia Convencién, Barbara Hartt y “Ted Gure desiollacon un nuevo concept, tratando de inclue y di- ferencar das procesos que consideraban cualicatvamente distintos, aun cuando eran lomologables desde el punto de vista juridico: se trata de los concepros de “genocidio” y “poliicidio”, Para ests au- tore, ranto el “genocidio” como el “pobtciio” sgnifcan “Ia pro- smacién yejecucion de politicas por parte del Estado 0 de agentes det rmismo, las cuales tesultan en Ja muerte de un mimezo sustancial de personas de un grupo”. La diferencia entre estos dos conceptes radi- ‘caen las caraccrstias por las que los miembros del grupo son iden- tlicados por el Estado. En el genocdio, las witimas son definidas fandamentalarente en téeminos de sus caractersticas comunicasas (cencidad, eligion 0 nacionaldad). En el politcdio, las viximas ‘son identificadas Fundamentalmence en funcida, de su posicién je- iquica a oposcign politica al régimen o los grupos deminanes.” Hitffy Gua, in ercbargo,consideran que la dstincion es vilida pa- ras cienciae sociales, pero que remite @ procesos andiogos en rela- ‘én con su construccion jusdica. Ya veremes especficamente los aportes, consecuencasy limites de esta diferenciacin. Por su parte, Henry Hluttenbach firma que la definicién de ge- nocidio resultard mais clara cuanto mis sinvtca y simple sea su formulaciéo. Bs ast que define al genocidio como “la destruccién de un grupo expecifco dentro de una poblacién nacional 0 aun internacional” * % tel Charny, “Toward 4 gene definition of genocide”, en Googe Andopoilse). Gemcie Compal end Hrd Dimensions Pili Univer of ents Pas, 994 ° Barhars Hay Te Gar “Towa erp heny af ences and pot isn oasonal ees Quan el 37, ni. 3, 1988 2 Hensy Huwecbach, “Laat te Ulloa on the geno pee”, aos Mathis Bjorn, Ei Miskueny Mare Mennost, ot @ AUGUNAS CUESTIONES THOWWEAS Segiin Steven Karz, slo puede ser catalogado como genocidioe) halocasso judo perpetrado pore! eégimen nazi, ya que dicho con cepro se aplca lo cuando existe un intento rea, de cvalquier mo: do extoso, de destrirfsicamente 2 un grupo enter, en tanto gue cate grupo es definide como tal pot los eecutores. 2 ‘Mark Levene advitce que el desacuctdo en la defincién puede erivaren un concepto can estiro, que pricticamente todos lose sosqueden excluidos 0, porel eantrri, ex uno tan general, quelle. varla a equiparar el érmino a “ssesinato masivo". A pesat de exes, advertencia, formula la siguiente definicién HL genoddio oct cuando wn Esta, perciiéndosesmenarade ens politica global po una poblacin ~defnida por el Eaado en eine comunales 0 colectivas~ busca remedial stusiGn a eraves de ln i sminacin sicerncea masiva de dicka poblacén, ens otldad, o ha 13 que dj de ser pecibida como una amenazs Es deci, en la discusin histrico socoldyica, podslamos agrupar bisicamente cuatro tipos de defisiciones en fuancién de las caracte- sstcas fundamentales en las que se base 8) El genocidio tiene en corn su préctca, Por lo tanto, todo ani- duilamientosistemacco de mass de pblaciin por sus earscte- risias come grupo (can étas cuales fucran} continue un ge nocdio (Chalk y Jonasson, Hurenbach y Levene, ene of 8) ato esas siempce qu la intencin de los perpetradores sa lt destraccia sstemdtica de tdoel grupo y nota slo de una par ceded (Kau: 6) Todo aniguilamienc stemscco de miss de poblcién cont rue genocidio, sempre y cuando dx se encuensten en una teen Kaa, Tie Holt in Hira Conte, Onford. Oxo Unie shy Pra 1984 “© Mack Leen. “lo iba de etka ni: mas, genoa ‘paren, en Rv Iason de Ceca Scan denn e 2002. ACERCADEUAS DSCUSONES,DEFINIGIONES LIMES. racié de “inocencis",“indefensin” o no constinuya una “ame ‘za rel” pa el perpetrador (Horowie, Charny de alge mo- ‘do Dadian y, en mayor medida y especificacin, ein, cuya der finiién remitedirectamente al concepro de “indefeesién")s @ Enel cao de Harf¥y Gur, se scuesda con el primer tipo de de- Finiciin, peso se distingue una diferencia cualtatva enere geno- dio policcidio que remie alas caraceraticas de as wedinas. (Cuando las mismas son definias por el perpecrador a partir de 1 poricin de clase o de #1 confeontacéa politica con el eépi- men, se cata entonees de un caso de “politicidio” y no de “ge nociio” En funcidn de que el objetivo de ee abajo apuncaalandliss com- parativo de dos cass de pricticas sociales genocidas, no dels cua les el genocidio nazi) resulta subsumibe en os tipos de definicon antedichos y conscizuye, a la ve, el motivo politico del ovigen del ‘ennoepto, creo que resulta de interés analiza ls ota experiencia (los bechos represivs ocuridas en Ia Argentina) a la luz de estos cuatro tipos de definiciones no silo pats pens las peculiaridades de eta experiencia hisécca, sino también como wn ejetcicio para evaluar las posbilidades, limites y consecuencias de cada definicién sinceti- zada prcedentemente ‘A. ver, ello nos permit establecer diferencia smilies en las necesidadesjuidicae hstico socioldgias del concepto y puc- de claborat en elestablecimiento de una defincin peopia de ge~ nociioy de peticas sociales genocida, las cuales serén wtilizadas Alo largo de este usbgj. “ ALGUNAS CUESTIONES TEORICAS ACERCADELAS DISCUSIONES. DEFINIGONESYLIMITES.. 63 LA ADECUACION DEL CASO ARGENTINO {4105 DIFERENTES THOS DE DEFINICION (casi lo comunican) veedaderamente “amenazado” su modus viven- fal que calfcan de “occidental ycxistan0”) por la “subyersi6n” (ascites, ates, comunista). Y proceden, tal como sugjere Leve- 1 al aniquilamiento ssemacico de esta amenaza “hasta ranto de~ jan de percibila como cal”. Por dkimo, I senciller de Te definicidn de Huttenbach simplii- xed anilss, Se eat, sin lager a dudas, de Ia destruccién de un EL primer tipo: genociio como anigulemiemts de nn grpo coma tal El primer tipo de defnicidn es sumamente lao e inclusive. Para Chalk-y Jonassohn exisce geno toridad implementa una asin mariva de exterminin unlatcral IB “erpo espectfico" dere dels poblacin nacional, que se caracte Aigide toner un goupo come el, y que ct define pal perpe- ffx por lipo de préctias que desl. Los hechor dels décs- wados, En el hecho que nos acupa, el Esa argentino definié un grupo al que catalogs como “la subvessifn". Dicho conglomerado estaba compuesto santo por grapos politicos ~grupos de iaquierda no pe- rons, grupos de iquierda peronista~, grupos politico milieares con sfliaciones similares y también por muchas pertonas no ences das politicamente de mode directo, sino en la Jucha social (activists, eremisles, esudiantiles, bariales, wabsiadores sociales, docentes, profesionales, etc). Lo que tiene en comiin este grupo, sein la ci racterzacin del perpetrador, es su desafo a la “occdentaidad crise siana” Si bien la definiign es implictamente polities @ incluso, = so he sugeido en otros wabsjos y como volveréa desarolar aqui, busca la destracidn de una “relaci6n socal” (la telaci6n socal deau- tonomia y paticulrmente, en el cas argentino, de “auzonomia po- lia"), en sa nivel explicit es tanto politica como religiosa(tenien- do el elemento occidental el cardte politica de alineamienta en la Guerra Fria ye elemento ecligioso el carécer cristiano). Es deci, et ideoigicn ca todo el srmino de la palabra, en una siness que resuleasanso police come religioa (de allel antsemi- tismo de muchos de los perperradores, la persecucidn alos Tstigns de Jchows, la paricipacién de la jerarqula ecesidnica catdica a- sgentina legiimanda el proceso, etoéeea). dasdel ochenca y noventa en la Argentina (ia concenteacién de t- quezs la diftsin de un egotsmo sin limites, la inequided social la ddetruccidn del ssc de salud y del sistema educativo, la entega da parimonio nacioval) pueden vincularse, de muy diversos mo- dos -algunes de ellos complejos y matizados~, 2 las consecuencias de exe aniquilamienco.* segundo tipo: la cuestn del nivel de generalicain (o “tito) del aniguilamiento ls defniciones de Stren Katz intreducen un clemento demasiado complejo y subjeivo para vara ;Cémo se mide el cariter ta dela inteacin de aniquilamento;Sobre qué poblacin general se compar dcha“torsidad”? Lasubjetividad de la definicin hace que, segin el punt de vis sade a lec, el cas argentino pueda adecursé ala definici6n © pore conto, exé muy alejado de el 4 cae nb rl na I avec ute ope sia eomprer cor Hany Hater cos ke Clo Secon pcs de nce pr es ae ro ened tron een pt lr lacing, Ee {La peerei de“amenaa” send prel peperador responde 2 ls defnicida de “politicidio” y aoa lade “genocidio’ dado que “las sfeimas son definids fndamencalmenteen trains de su posicén jrdrquica u oposicién police al régimen o alos gr os dominantes”. Son claramente las modilidades de “oposii6 po- Itica al régimen” ls que son perseguidas por los represores argent nos, mas allé de que algunos de dichos grupos la minorla por ot parte- slo la manifiesten en la imaginacién de los vicrimatios, “Vn aprte en ee ei conse I tampa difvencin cules por Ec Maun en “Genie an al war A pcnimary cases = [ido Waliman y Michie Dobowsls, Gena and oe Madar sr Yor, Spacase Universi Pres, 200, [ACERCA DE LAS DISCUSIONES, DEFINICIONES YUMITES... 71 La pregunta aqul, entonces, es acerca de la necesidad y wsilidad de esta delimitacdn 0, en étminos més precsos ila eleciin en- tte genocidio y politicdio es una relacion de génerosdistintos ~que quieren, por lo tanto, conceptosdistntat-. ©, coma me anima sda super una relacién de género a especie, en la cal el poitc- dio es una especie particular del género genocdio;axf como pode an serlo el etnocidio, el genocidio contia un grupo nacionsl, el _genocidio contra un grupo religioso © el genocidioespection con- ta cualquier ono grupo. Es evidente que el trabajo de Haeffy Gure surge como una res- puesta ante ls limizaciones impuestss por In Consencib al excl dela defnicgn alos “grupos politicos. Es deci, mis alli de inter- preacioneserrdneas ylo paliticamence intencionadas(y dtigidas a legcimar la impunidad de certo tipos de erimenes) que precenden utilizar el eérino “poltcidio” para nega el carder genocida de los hechos que afectan a grupos polticos.® HarfFy Gust se propo- nen analiza modalidades gisintas en lo aniguilamientas de masts, Ladiscusién de fondo es si el “politciio” es una “variedad” del ge- pocidio, como lo son ls divers delimitacones que este posee en su definicibn en la Comvencién (grupos nacionales, religions, éini= cx), 0s todas ellos conforman una unidad que se opone (a nivel de género) con la categoria de genocidio. Considero que el genocidio aplicado contea grupos politicos po- se, de hecho, su propia peculardad. ¥ que, claramente el genoci- dia desarolldo en la Argentina perenece a esta variante e los pro- ‘zs genocidas que podtlamos carscteciay, junto « Harff y Gur, como “politicidio”, Inclus, esa delimitaciém puede resulta dl lahore de estableceralgin modelo cipolgico de las prdeticassocia- les genocidas ocuridas durance el siglo XX, exando el modo de la defnicién de las vicimas por parte del perpetredor puede ugar un La ievecionldad de Hay Gur que de mii ens inet de be ‘por I ecuiparcin del “plicio® (atl desu conden peal co el fen ge grcct. 2 ALGUAS CUESTIONESTEORICAS papel explicatvo Ja hora de pensar en las difecencesnecesdades | funcionalidades de las pricticas sociales genocidas en conextos hi ‘rica distneos ‘Sin embargo, esta pecullaridad esl misma que a que diferencia sun genocidio realizado con fines nacionales o geopoltcas de ot perpetrado en funcién de una logic relgiosa, que a su vez se dif rencia de ovo realizado con un evteto énico Y, por oxea pare, estas diversas “especies” 0 “rpos" del género "genocidio” se encuensran en los hechos histéricos muchas ves imbricados y resultan dificles de eiferenciar. Por caso, el cardcuer ‘occidental y cristiano” esgrimidlo por los perperadores argeatinos tiene, como ya lo hemos tata, simultinearaence un cackcte po nico y zligioso. Peto difewe en algunos puntos (en ranro constuc- «én idealdgica que ana politica y righ es decis, dos sistemas de creencias) de ls procesos genocidas construs en base a citetos nacionaleso &nicas (de ls cules el caso de los kurdos puede cone tieuie un ejemplo, aunque su lucha porla auronomia nacional y po- lie vuelve aimibica los elemens). Por ilimo, muchos de estos cass eoinciden en cuanto a sus “elementos estracturales”: modalidad de operatoria, efectos en la desteuccin de Has reldciones sociales, modalidades de negativna cin de la akterided, absoluizacin de la iguea del enesigo, con® ‘mucciém binaria de la realidad, envee otros procesossimblicos. Es decir, el concepto de “polccidio” puede resulear i en tanta especie del gencro genocidia, pero dada a exclusién individual espe cifca de los grapes politicos de a caegora de genocio a parti de | Comvencdn de 1948, puede see wild tambien como tna dvi si6n tendiente a banalizar o minimizar los procesos genocides dig dos contea grupos politics, x desvanecer su incusidn estructural en l concepro de genocidio, asi como, en el extremo,transformanse en ‘ut herramienea pace leitimar la impunided de sus perpetadores * Peal can de “gc bina ae Per Cale, Peder y daar lin. Ls aps de anemic Ageing, Boe Ries, Cola, 198, ACERCA DELAS DISCUSIONES, DEFINICIONES YLIMITES.,. 73, ‘Aqulspazecen enconces las consecuencias y los limites de ls defi- niones mis comunes del genociio en el campo histéicosocildgi- 0, asi como las del jusidco. Antes de retomar la discusion sobre el concepen de prictica social genocida y sa wrlidad a los ines de exe ands, vale la pena extenders en algunas consecuencias flos6fias al debate sobre as posbls diferencias onrlégica ence el genocidio realaado con fines polcas fenre 2 los ottas process genoa; ‘uestibn que subyace anco en as dscasionesjuricas~enla Come din de Naciones Unidas, en los ibusales penals internacionales ‘como en las dscusioneshistérieosocildgicas LUNA DISGUSION HLOSOFICR ACERCA OBL “SER” Y DEL “HACER” Ladiscusin sobre la delimitacon y a dfinicién de lo que const- ‘aye una préctica social genocide ha recorido no slo el campo del derecho y de la sociologa, sino que tiene muchoe de ss ilkimos fundamentos ere! de a filosofa,Pasticularmente, cuando la discu si6n remie al plano de la comparabilidad de divesos fenémenos genocides y de la posiilidad de usar un mismo concepto (genoci- io) para remitc a hechos hstéicos divers Ya he insistdo sobre las dimensiones juridicas y socioligicas de sta “similiudesestrucurales”,planceadas para el Ambito dl dere- cho en el caricter ireductible de la “gualdad ante la ley" en ese so, tratadas bajo una “iguaidad ante la muerte”. Es deci, la im= postbilidad de delimicar que la identidad de la vita aniguilada pueda hacer varie la caracterizacion jucdiea del hecho (genocidio cuando se tata de una idencdad éenica nersurno genocidio cuando Js idensida es politica). ¥, para el mbit histrica socioligico, en dl cardctersistemésicamente esruccual dl modo tecnolégico en el ‘que funciona tna esrategia de poder, Sin embargo, estos desarollos han reibido una sere de cuestio- ‘amientos comunes, aun desde puntor de vista diversos, del campo de la filoofa, en un seatido mucho més ontoldgico y, en verdad, ” ALGUNAS CUESTIONES TEORICAS cen tam basamento de ls construccin de lar otees “smilies” 0 “diferencias” exructuraer ? Dichos cuestionamientos se vineulan a una distincién ends pro- funds encee ef aniquilamiento de un grupo de poblacién con sje ‘causal en su “ser” (caso prototipico del nazismo can respec a poblacidn judia europea) y aquela estategia que apunta a un ex termini que se explica por el “hacer” (el aniquilamiento politica ideoligico de la ditadra militar argentina). Ex decir, lo que se encuentra en juego cn eta discus es sexs ‘euna diferencia entre la modalidad racita de aniguilamiento “por 1 meco hecho de la exstencia”y la (podtiamos lama politica, por diferenciarla) del aniqilamiento por la pedcica politico ide légics. Aqui, la cuesi6n del ser y el bacee cobran su dimensin fy Joséfica, en tanto nos remiten a una discusién més profunda sobre los modos de constitucidn de las ideatidadesy, en particular, de las Identidedes colecrivs. a primera pregunta es lof existe wn “er” ins “hacer? 1a distincién hegeliana epsre un “en si” y un “paras retomade or Marx pare Is comprensién de los modos de construc de los rocesos idenitarios de clase, puede resulta tel al para tacar de ctablecer la posible exstenca de une disyunci6a entre omtologlay praxis ‘Sin algo se diferenciasen los modos de construccién idemttaia ‘on cje en el carter émice de aquellos que lo tienen en la ideologa seria en cf nivel de auroconciencia (entendids como “earécter Yor © Debo fle ya dengue alse rte alas branes as eon diinos nivel de disease, ded le ec de efunac base dl sory lan deacaeo~ nada ports Flisfor age no, HasonSchree, ‘Gugoio Karas y Pablo Dc yun meio alan, Evo Tine cident que nnguno de eins e ex salar espocabe del que ap se ie (Qa inion, [ACERCA DE LAS DISCUSONES, DEFINICIONES VUMITES... 75, hunario") de fa sdscipciénidenvitasis, Comprendida at la dif ‘enc podifa penarte que el ser dela identidad eiea (en nuestro 20 lst jo" viene impusso mis alli de la vluntedo aut. concienci enterica como “paras del sjeco que la ports: se jai sin habeco elogido, sees judio mis all de la aucoidentifice, iia como judo, se sj por haber nacido de made ud, echo que sobrepasa los limites de muestra voluncad, or l conan, ln adscripcia polio ieolgica parecer te mits una idenidad consid de modo ms conscieme:e mili tame polio “lige” st miltnci, pea por coeer ls riesgos que a pueda implicr,asume actsmentesu identiad, al mov de an “paras?” quese expres en ss “hacer Sin embargo, ‘al profundizarcanco a nivel ontolgico come his iin, sa dierenciacion revela algunas furs y termina pedien- do suszento en el propio desrolo flossfico, desde Descartes en slate, ya sea que se avance através de Hegel 0 de Heidegger. Encate sentido, cabra preguntarse cme sstenca la postlaciin de-una densidad foramen ons ls idenidad es un proceao md. vis cambiante, que esaps a le pasildad de una ena esitica cayoscanbios se vinculan, pecsameste, aun modo de “Vivir; dec en los eérinos de muesta dscusén, con un “hace”. ;Puede Jnidenidad uta ser pensada aunque Fura tan slo alos ojos del sazimno- coma producto de una “heceiciainvoluntari” 9s cueera en st consttuién a je de una praxis en nso uc ui, de ‘ra cosmovisén, una o probablemente mis de una Welunohannng Propiamente judi, producto a su ver de una hiscoria de ealioy de xeajeca que da su propia configuracin el tr dio que se eine fore en via del nazismo? Esdeci, ste serno puede ser pensado como un ser cence sino ges produce dese ls consecuenciss de un hacer, ants pro- Pics ojs ~aucoconcencia~ como a lox ojos de su enemiga, ¥ eto msl de que ese hace sea mis © menos consient, dso menos auoconiciente, més © menos valucario edo o mo de tal 9 cal prea expecta 15 ALGUNAS CUESTIONES THORICAS YY dado que el cje de las definicionesidenciarss de un pro enocida no pasa por Ja aurodeinicién sino por el modo en que’ perpetrador define dicha identidad, a preguata de fondo remite sis elecidn de la identi judia como prosoripea de la victini zacién nazi (y més aun, cuando se la ve acompaiada por los gi nos, los homoseauals, ls dsidentes politicos los delincuentes co ‘munes) no encuentra ana explicecién que transciende Ia cxistencia pasa o exten, sno que entiende ala misma ~y encor trando una explicacién ni racialista ni paranoica~ como repent ‘lim de una pri, de un hacer judio que es lo que se consttuys cr mo degenerative ¥, por To canto, necesaio de exterminat. Ls explicain sobte una nansmisién gondsice de dicho hacer no le qu ta pese a au angumento ceendialta, ls delimitacin de ser sepre sencaciin de una praxis.* Desde esta perspectiva, no ¢s un delitio el que leva la elec cin de las vctiraas del nazismo sino la concepeién acerca de ua hacer judio” que encuentra su expresién ex un “ser judfo". Se! y hacer resaltan as inescindbles, en santo son los prejuicios na 2is~tealeso imaginarios~ sobre el “hace jadlo” los que pusdea| volver comprensible la perseeucién de quienes encienan dicha identidad, ‘ Pero podria hacerse wn andi simético con respecto a la dene tidad politico ideol6gics, entendida como una identidad zoralmen- te concen de su canstruccin o soslmente par ot. Es deci It pregunta inversa para cl caso argentino~ seria la monje frances, Yen onsen, apap de os “docu sabes” aren tino mins magin come sami endScamente 2 ij Unio > ode expla que fos mismos fern scence yaiguladro aprons pa Joe petro conn md de rer 0 alt ses plod, sun coats ctlecha def nop de raenore ae a peta pete lo en emp Tenia esting, como valine a le "tos ene deo plico aoe po joo ~en este caso, de sa vietima— por parte de lis exteucturas geno- ‘das. Desde esta perspectiva, nos tradadamos de la primera a ase ganda pregunta fngala una figura propiamence politica: el subversive, conjuncién ambiguamente ideoldgica que delimita, sin embargo, una préct- ‘x que hemos dado en caracterizar como de “autonomia politica Lego Ia trsiada al bio del discurso penal, sobreponiendo La definicin de “delincuence". Es dect, se ceata del “delincuente subrenivo", como aparece catalogado tanto en los documentos deol6gicos de la propia dictadurs como en los medios de comu- sicaién anes Para pensar alguna posible continuidat: si el genocidio nai constitay6 un punto de clivae que generé la eupcura entre el oto cancepeualizado como “extezno” {propio del colonialism) y Pero si el caricter polltico de le “delinewencialidad subversive ra tan inescindible para los pespetradores argentinos coma el cx eter “éenico nacional” lo era de la idenidad judta para ls pecpe- tradores nazis. cabe ain sostenet una diferencisciéa exencal y ee teuctural entze estos modos de legikimacién? Bax proc oer conjunament con ite de "some dl sn ‘ocala dl eto Ess pret lo fara coreentontie Fu del Campo de concen sda abode ehsuvamerteen capi He ACERCA DE LAS DISCUSIONES, DEFINICIONES VLIMITES. 83 Pareciera que, al ahonda enc suswato flosico de la disincin, Jadiferenca comenzaraadilurse entre nuesteos dedos Haci UN IWTENTO De CONCLUSIONES [No esficil dar una respuesta la iscsi inci en exe capitu- lo. Pero intent aguas dfinicionesprovsorias pare dar inicio al trabajo qu gut se propone Desde un punto de vista jucdico, es evident que la definicin de genocidio debe contemplar el pero al principio de igualdad ante lay yal derecho consuetudiaro que surge de hisoia del dezecho internacional y de ls zlaciones entre coletvos humans. Deese modo, no pusde se ot le defnicién que la ampliads y ge tera agua que eniende el ynocidio come ls eeccidn de un plan masivo ysistematco con la intencion de desruccién tual 0 parcial de un grupo humeno como tl’, por lo cul coincide con Pricics és antiguas, como los aniqulamisntoesistemético de Tos ais, los rigos, los romanos 0 ios mongole. Sino se pude ms que dejar Is defnicin de genocidio en ma os del derecho ya que canrtuye no de los crimence mie graves y es porllonccesaria su clara y ampli ipifcacion, uizaé el con- cepeo de “pectica social genoa” para delimit la diferencias en- teeta neva madalidad de aniguilarsientosurgda en la mederni- dd que he Hamad “genocidio moderno"-y la experienias de exxerminio previa. atzndo au vex por “perc socal genocide” aqullatecnolo- {ade poder cayo objetivo cada en la destrucid de as reaciones sical de autonomin y enoperscign y dela idenidad de ina sor ied, por medio del niqulamienco de unafacidn elevate (ea por su nimero o por ls efectos de sus pricic) de icha sociedad Y del uo del eso, producto del aniquilamiento para el etbl ieno de nuevssrelaciones scales y modelos idemttacios, % |ALGUNAS CUESTIONES TEORICAS 1979, las “limpiezasécnicas” en lo Balcanes el aniquilamient de ‘asi un millén de personas en Ruanda en 1994, ran slo pata cat algunos ejemplos. No es obviar de ningiin modo la diferencia de rmagnicud (Ze cantidad y cualidad) entre el aniquilarinta e inc neracién indusrates (utilizar la mecdnica del “eabajo en serie) de millones de sees humanoe y el exterminio{llamémosle "artes nal", para diferencirlo de I “scala industrial” del naixmo) de de cenas de miles de personas enrerradas en fosascomunes 0 arrojadt desde aviones militares al océano, Sin embargo, ufizar el mismo concepta sf implica postal ‘xistencia de un ilo conductor que excede la primera persona del singular y que remite una veenologia de poder en la que la “neg dn del oro" llega & su punto limice su desaparicign maserial Ja