P. 1
USSFamilia

USSFamilia

2.0

|Views: 5.606|Likes:
Publicado porPello

More info:

Published by: Pello on Apr 16, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/31/2013

pdf

text

original

Sections

1.- Generalidades:

En el derecho la expresión “alimentos” no es equivalente a su
acepción vulgar, porque comprende no sólo la alimentación, sino
también el vestuario, la habitación y el abrigo, la enseñanza básica y
media y los costos del aprendizaje de alguna profesión u oficio (artículo
323, inciso final, Código Civil).
En la prestación de alimentos hay un acreedor y un deudor; el
primero de ellos es el titular del derecho y se denomina “alimentario” y
el segundo es el que debe proporcionarlos, y recibe la denominación de
“alimentante”.

En el fondo, estamos ante una obligación tanto moral como legal;
atender y proveer a las necesidades de las personas que no pueden
hacerlo por sí mismos, y con las cuales existe un determinado vínculo,
que, salvo un caso, es siempre fundado en las relaciones familiares.

2.- Concepto del derecho de alimentos:

El legislador no ha definido lo que entiende por alimentos, pero ha
dado una clara idea de ellos en el inciso 1º del artículo 323 del Código
Civil, al señalar que “los alimentos deben habilitar al alimentado para
subsistir modestamente de un modo correspondiente a su posición
social”.

En este punto, resulta de útil revisar algunas definiciones
entregadas por la doctrina del derecho que analizamos. A saber:

Concepto de René Ramos Pazos: “Es el derecho que confiere la ley
a una determinada persona para demandar a otra que cuente con
medios para proporcionarle lo que necesite para subsistir
modestamente de acuerdo a su posición social, según los casos, y
que debe cubrir a lo menos el sustento, habitación, vestidos,
salud, movilización, la enseñanza básica y aprendizaje de alguna
profesión u oficio”.

Concepto de Marcel Planiol y George Ripert: “Se califica de
alimentaria la obligación impuesta a una persona de suministrar a
otra los socorros necesarios para la vida”.

Concepto de Antonio Vodanovic H.: “La obligación alimenticia o
alimentaria legal es el deber jurídico impuesto por la ley a
determinadas personas (alimentante) de proporcionar alimentos a

195

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

otras (alimentario o alimentado) también determinadas, cuando
concurran ciertas circunstancias”.

Concepto de Irma Bavestrello Bontá: “La pensión alimenticia es la
obligación de los padres consistente en dispensar ayuda
asistencial para la subsistencia, crianza y educación de los hijos”.

3.- Clasificación de los alimentos:

Los alimentos, a partir de la modificación introducida por la Ley Nº
19.585, podemos clasificarlos de la siguiente manera:

1)Atendiendo a su origen, los alimentos pueden clasificarse en
alimentos legales o forzados y convencionales.

-Alimentos legales o forzados: Son aquellos en que el título es la
ley y se imponen a la voluntad de las partes. Estos alimentos se
deben por el solo ministerio de la ley, por lo tanto, la obligación de
darlos emana de un mandato del legislador.

-Alimentos voluntarios: Son los que emanan del acuerdo de las
partes o de la declaración unilateral de una parte. En
consecuencia, los alimentos pueden deberse a una mera
liberalidad o a una convención.

Lo que la ley reglamenta son los alimentos legales o forzosos.
En efecto, según el artículo 337 del Código Civil, “las disposiciones
de este título no rigen respecto de las asignaciones alimenticias
hechas voluntariamente en testamento o por donación entre vivos;
acerca de las cuales deberá estarse a la voluntad del testador o
donante, en cuanto haya podido disponer libremente de lo suyo”.
Hasta la vigencia de la Ley Nº 19.585 los alimentos forzosos se
clasificaban en congruos y necesarios, de acuerdo a lo que señalaba
el antiguo artículo 323 del Código Civil; con la reforma se elimina tal
distinción. Sólo para efectos de recordarlos, se definían como
congruos los alimentos que habilitaban al alimentado para subsistir
modestamente de un modo correspondiente a su posición social, y
necesarios aquellos que bastaban para sustentar la vida.

2)Atendiendo a si se otorgan mientras se tramita el juicio o en forma
definitiva, los alimentos legales pueden ser provisorios o definitivos.
Los alimentos legales se obtienen en virtud de una sentencia

196

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

definitiva, pero como mientras se tramita el litigio el alimentario
debe subsistir, el juez puede otorgar alimentos provisionales.

-Alimentos provisorios: Son los que el juez ordena otorgar mientras
se ventila el juicio de alimentos, desde que en el mismo juicio el
que los demanda ofrezca fundamento plausible. Esta es una
verdadera obligación del juez en el sentido de otorgarlos, toda vez
que el artículo 327 del Código Civil emplea el verbo “deberá” y no
“podrá”, situación existente antes de la dictación de la Ley Nº
19.741, de 24 de julio de 2001.

-Alimentos definitivos: Son aquellos que se determinan en una
sentencia definitiva firme que pone término a la contienda.

Conforme al inciso 2º del artículo 5º de la Ley Nº 14.908, “se
entenderá que existe fundamento plausible cuando se hubiere
acreditado el título que habilita para pedir alimentos y no exista una
manifiesta incapacidad para proveer”. Por su parte, la jurisprudencia
ha establecido que por fundamento plausible “se entiende la
existencia de antecedentes que permitan llevar al ánimo del juez el
concepto de que podrá prosperar la demanda principal”.
Cuando se ordena el pago de alimentos provisorios, quien los
recibe debe devolverlos si en definitiva no se da lugar a su demanda
de alimentos, a menos que la haya intentado de buena fe y con
fundamento plausible (artículo 327, Código Civil).

3)Atendiendo a si se encuentran cumplidos o no, los alimentos se
clasifican en alimentos futuros o devengados. Esta clasificación es
más propia de las pensiones de alimentos que del derecho en sí.

-Pensiones de alimentos devengadas: Son aquellas que ya se han
producido, ya sea que se encuentren cumplidas o atrasadas.

-Pensiones de alimentos futuras: Son aquellas que se deberán en
periodos de tiempo preestablecidos.

Esta distinción es muy importante, porque sobre los alimentos
futuros no cabe transacción, en tanto que respecto de los alimentos
devengados, como ellos son derechos ingresados al patrimonio del
alimentario, aunque no se han pagado, son susceptibles de renuncia,
cesión, transacción, etc.

197

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

4.- Requisitos que deben concurrir para que opere el
derecho de alimentos:

Para que una persona pueda exigir alimentos es necesaria la
concurrencia de los siguientes requisitos:

Estado de necesidad del alimentario.
Que el alimentante tenga los medios necesarios para
proporcionarlos.
Que exista una fuente legal.

1)Estado de necesidad del alimentario : Este requisito se encuentra
establecido en el artículo 330 del Código Civil, que señala que “los
alimentos no se deben sino en la parte en que los medios de
subsistencia del alimentario no le alcancen para subsistir de un
modo correspondiente a su posición social”.
Esta norma demuestra que aunque la persona obligada a
prestar alimentos tenga medios económicos en exceso, no se le
podrá exigir el pago de una pensión alimenticia si el alimentario no
los necesita para subsistir de un modo correspondiente a su posición
social, porque en dicho evento existiría enriquecimiento sin causa.
Se ha resuelto, en relación con este requisito, que si el
alimentario alega el hecho negativo de que carece de medios de
subsistencia, la prueba contraria corresponde al alimentante.

2)Que el alimentante tenga los medios necesarios para
proporcionarlos: Este requisito emana de lo dispuesto en el artículo
329 del Código Civil Chileno, cuyo texto señala que “en la tasación
de los alimentos se deberán tomar siempre en consideración las
facultades del deudor y sus circunstancias domésticas”.
En este caso, incumbe la prueba de que el alimentante tiene
los medios para otorgar los alimentos, a quien los demanda, es
decir, al alimentario. Sin embargo, por excepción la ley presume que
el alimentante tiene los medios para otorgarlos cuando los demanda
un menor a su padre o madre (artículo 3º, inciso 1º, Ley Nº 14.908).
Esta es una presunción simplemente legal, por consiguiente admite
prueba en contrario, y sólo opera cuando entre el alimentante y
alimentario existe el parentesco indicado.
El artículo 3º, inciso 2º, de la Ley Nº 14.908 establece que “en
virtud de esta presunción, el monto mínimo de la pensión alimenticia
que se decrete a favor de un menor alimentario no podrá ser inferior
al cuarenta por ciento del ingreso mínimo remuneracional que
corresponda según la edad del alimentante. Tratándose de dos o
más menores, dicho monto no podrá ser inferior al treinta por ciento
por cada uno de ellos”. Lo anterior es sin perjuicio de lo dispuesto en

198

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

el inciso 1º del artículo 7º de la Ley Nº 14.908, lo que significa que
en ningún caso se puede fijar como monto de una pensión de
alimentos una suma o porcentaje que exceda del cincuenta por
ciento de las rentas del alimentante (artículo 3º, inciso 3º, en
relación con el artículo 7º, inciso 1º, Ley Nº 14.908).

3)Que exista una fuente legal : Este requisito implica que para exigir
alimentos es indispensable la existencia de un cuerpo legal que, por
una parte, reconozca expresamente este derecho al que los
demande, y por otra, que imponga la obligación de darlos a quien se
le piden.

La principal fuente legal del derecho de alimentos es el artículo
321 del Código Civil, sin perjuicio de la existencia de otras fuentes
legales, tales como el artículo 2º, inciso 3°, de la Ley 14.908 que
confiere alimentos a la madre del hijo que está por nacer.
El artículo 321 del Código Civil señala las personas que tienen
derecho a pedir alimentos, estableciendo que se deben alimentos

Al cónyuge.
A los descendientes.
A los ascendientes.
A los hermanos.
Al que hizo una donación cuantiosa, si no hubiere sido
rescindida o revocada.

Debe advertirse que la enumeración realizada por la norma
reproducida solamente comprende a los descendientes o ascendientes
por consanguinidad, pues ha sido la propia Comisión Revisora del
Proyecto de 1853 quien suprimió la norma que reconocía el derecho de
alimentos en favor de los afines legítimos en la línea de descendientes y
ascendientes respectivamente.
La norma agrega, en su inciso 2º, que “la acción del donante se
dirigirá contra el donatario”, y finaliza señalando, en su inciso final que
“no se deben alimentos a las personas aquí designadas, en los casos en
que una ley expresa se los niegue”.
Lo normal en materia de alimentos es la reciprocidad, lo que
significa que si una persona tiene derecho a reclamar alimentos a otra,
está también obligada a proporcionárselos, si esta última los necesitare.
No obstante, esta regla de reciprocidad se rompe en algunos casos,
como por ejemplo, en el caso de los hijos cuya filiación ha sido
determinada judicialmente contra la oposición del padre o madre, en
que aquél o ésta quedará privada de todos los derechos que por el solo
ministerio de la ley se le confieren respecto de la persona y bienes del
hijo o de sus descendientes; por tanto, el hijo puede demandar de
alimentos a su padre o madre, pero éstos últimos no pueden demandar
al hijo.

199

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

5.- Orden de precedencia para demandar alimentos:

El Código Civil, conjuntamente con enumerar a las personas a
quienes se deben alimentos, se ha preocupado de establecer un orden
de precedencia para los efectos de demandar alimentos para el caso
que una misma persona tenga derecho a demandar alimentos a distintas
personas. Ejemplo: una mujer casada tiene derecho a demandar de
alimentos a su marido, pero también a sus ascendientes, si los tiene; o
bien a sus descendientes, si también los tiene; y si hizo una donación
cuantiosa, al donatario.

Al respecto el artículo 326 del Código Civil Chileno nos indica que
el que para pedir alimentos reúna varios títulos de los enumerados en el
artículo 321, sólo podrá hacer uso de uno de esos derechos en el
siguiente orden:

El que tenga según el número 5°.
El que tenga según el número 1°.
El que tenga según el número 2°.
El que tenga según el número 3°.
El del número 4° no tendrá lugar sino a falta de todos
los otros.

Dentro de una misma categoría, entre ascendientes o
descendientes debe recurrirse a los ascendientes o descendientes de
grado más próximo. Por su parte, entre los de un mismo grado, como
también entre varios obligados por un mismo título, el Juez distribuirá la
obligación en proporción a sus facultades. Habiendo varios alimentarios
respecto de un mismo deudor, el juez distribuirá los alimentos en
proporción a las necesidades de aquéllos (artículo 326, inciso 2º, Código
Civil).

Sólo en el caso de insuficiencia de todos los obligados por el título
preferente, podrá recurrirse a otro (artículo 326, inciso final, Código
Civil).

Esta es la solución que proporciona el Código Civil chileno, distinto
a lo que sucede en otras legislaciones, tales como la francesa, en donde
no hay una norma como el articulo 326 que resuelva el problema de la
precedencia de títulos y, por tanto, la solución al problema queda
entregada al tribunal salvo en el caso de los cónyuges y algunos casos
de adopción.

Sobre esta materia es importante analizar la situación prevista en
el inciso final del artículo 3º de la Ley Nº 14.908, cuyo texto fue
incorporado por la Ley Nº 19.741 de 24 de julio de 2001. Dicha norma

200

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

regula la obligación de otorgar alimentos a los nietos y, al respecto,
señala que “cuando los alimentos decretados no fueren pagados o no
fueren suficientes para solventar las necesidades del hijo, el alimentario
podrá demandar a los abuelos, de conformidad con lo que establece el
artículo 232 del Código Civil”.
De manera que la responsabilidad de los abuelos es subsidiaria,
pues la obligación corresponde en primer término a los padres.

6.- Características del derecho de alimentos:

El derecho de alimentos es un derecho personalísimo, toda vez
que es un derecho inherente a la persona, y establecido en
consideración a la persona del alimentario. Sobre la base de este
carácter personalísimo del derecho de alimentos emanan sus siguientes
características:

1)Es irrenunciable : No solo al individuo compete velar por su
existencia, sino también a la sociedad entera de que forma parte,
puesto que ésta tiene interés en la conservación de la vida de
cada uno de sus miembros, sobre la base del bien común. El
derecho de alimentos, por consiguiente, no es uno de aquellos
derechos que miran al interés puramente individual del sujeto, y
de ahí es que la ley le reconozca expresamente su característica
de irrenunciable de conformidad con lo dispuesto en el artículo
334 del Código Civil.

En consecuencia, la renuncia al derecho de alimentos es un
acto que adolece de nulidad absoluta por aplicación de lo señalado
en el artículo 12, 1466 y 1682 del Código Civil.

2)Es intransferible : El carácter intransferible del derecho de
alimentos emana de la propia naturaleza personal del mismo. Al
respecto, el artículo 334 del Código Civil señala expresamente que
el derecho de alimentos no podrá venderse o cederse de modo
alguno, es decir, ni a título gratuito ni a título oneroso.
El fundamento de esta característica es que cualquiera
transferencia o cesión quebrantaría la finalidad de esta institución
jurídica consistente en asegurar la vida y subsistencia del
alimentario. Ahora bien, teniendo en consideración lo expuesto,
toda venta o cesión del derecho de alimentos es nula de nulidad
absoluta, pues existe objeto ilícito en la transferencia de los
derechos o privilegios que no puedan transferirse a otra persona
de conformidad con lo señalado en el artículo 1464 n° 2 del
Código Civil.

201

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

3)Es intransmisible : El derecho a pedir alimentos no se transmite por
causa de muerte, ya que como dijimos es personalísimo (artículo
334, Código Civil). Esta característica ya era reconocida por los
romanos quienes reconocían que junto con la vida se acaban los
alimentos bajo la ya célebre expresión “alimenta cum vita finire”.
Por lo tanto, los herederos del alimentario no pueden exigir que el
alimentante continúe pagándoles a ellos la pensión de alimentos
que proporcionaba a su causante.

4)Es inembargable : No son embargables ni el derecho a pedir
alimentos ni las pensiones alimenticias ya fijadas para pagarse en
el futuro.

El derecho de alimentos, al tener la calidad de
personalísimo, se le hace aplicable el criterio de inembargabilidad
reconocido en el artículo 1618 n° 9 del Código Civil, el cual
dispone que no son embargables los derechos cuyo ejercicio es
enteramente personal. Lo anterior viene a ser complementado con
lo indicado en el artículo 2465 del Código Civil, el que al tratar el
derecho general de prenda de que gozan los acreedores, reconoce
como excepción los bienes no embargables enumerados en el
artículo 1618 del mismo cuerpo legal.
Finalmente, el Código de Procedimiento Civil se ha
encargado de señalar rigurosamente, en su artículo 445 n° 3, que
no son embargables las pensiones alimenticias forzosas.

5)Es imprescriptible : Teniendo a la vista que la finalidad del derecho
de alimentos es velar por la subsistencia y mantenimiento de la
vida, no se puede considerar que este derecho sea prescriptible.
Por lo tanto, cada vez que se reúnan en un sujeto los presupuestos
para el ejercicio del derecho de alimentos, éste podrá demandarlo;
por lo mismo no importan los años que hayan transcurrido sin
ejercerlo, aun cuando se haya estado en condiciones de poder
hacerlo.

6)Es una materia no susceptible de arbitraje : En consideración al
interés social involucrado en esta materia, es que no pueden ser
sometidas a la resolución de árbitros las cuestiones que versan
sobre alimentos de conformidad con lo dispuesto en el artículo 229
del Código Orgánico de Tribunales.
No obstante lo anterior debe tenerse presente que si bien
nadie duda que las cuestiones sobre alimentos forzosos futuros
escapan al arbitraje, se discute en cuanto a los alimentos
devengados y voluntarios.

7)Se permite la transacción en forma restringida y sujeta a
aprobación judicial: Como se sabe, una de las maneras de resolver

202

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

las controversias jurídicas de las partes, es la transacción que
consiste en un contrato en que las partes terminan
extrajudicialmente un litigio pendiente, o precaven un litigio
eventual.

El legislador permite la transacción en materia de alimentos,
pero con expresas limitaciones respecto de los alimentos futuros.
Al respecto, el artículo 2451 del Código Civil señala que la
transacción sobre los alimentos futuros de las personas a quienes
se deban por ley, no valdrá sin aprobación judicial; ni podrá el juez
aprobarla, si en ella se contraviene a lo dispuesto en el artículo
334 y 335 del mismo cuerpo legal, esto es, cuando exista en la
transacción alguna cláusula de venta, renuncia, transferencia,
cesión o compensación.

En la práctica la transacción sobre el derecho de alimentos o
los alimentos futuros que de deban por ley queda reducida a unos
pocos asuntos: fijación del monto de los alimentos, forma de pago,
períodos en que éste deba hacerse, y cauciones para garantizar el
cumplimiento de la obligación del alimentante.
Presentada al juez la transacción, éste podrá o no aprobarla,
según lo estime, dependiendo si han cumplido o no con todos los
presupuestos legales; pero siempre estará obligado a desaprobarla
si contiene alguna de las prohibiciones enunciadas anteriormente.

Todas estas características del derecho de alimentos que hemos
revisado, se entenderán sin perjuicio de lo establecido en el artículo 336
del Código Civil Chileno, pues esta norma contempla un tratamiento
especial para los alimentos ya devengados. En efecto, dicha norma nos
indica que las pensiones alimenticias atrasadas, esto es, las ya
devengadas, podrán renunciarse o compensarse, y el derecho a
demandarlas transmitirse por causa de muerte, venderse y cederse; sin
perjuicio de la prescripción que competa al deudor de acuerdo a las
reglas generales. En lo que respecta a la transacción debe reiterarse que
el artículo 2451 del Código Civil sólo exige la aprobación judicial para la
transacción sobre alimentos futuros, más no para los alimentos
devengados.

7.- Características de la obligación de alimentos:

La obligación de alimentos tiene algunas características especiales
que es necesario señalar. A saber:

1.No puede extinguirse por compensación : De esta manera lo
reconoce el artículo 335 del Código Civil al señalar que “el que
debe alimentos no puede oponer al demandante en compensación

203

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

lo que el demandante le deba a él”. Esta misma idea se encuentra
reiterada en el artículo 1662, inciso 2°, del Código Civil.

2.Es intransmisible : La doctrina mayoritaria ha reconocido esta
característica de la obligación alimenticia apoyándose en lo
señalado en el artículo 1168 del Código Civil el cual establece que
“los alimentos que el difunto ha debido por ley a ciertas personas,
gravan la masa hereditaria; salvo cuando el testador haya
impuesto esa obligación a uno o más partícipes en la sucesión”.
Entonces, si fallece el alimentante, su obligación no se
transmite a sus herederos, sino que se hace exigible sobre el
patrimonio del causante quedado a su fallecimiento, como una
baja general de la herencia de conformidad con lo dispuesto en el
artículo 959, nº 4, del Código Civil. Ahora, sólo gravará a alguno de
los herederos cuando el testador así lo haya dispuesto, caso en el
que será considerada como una deuda testamentaria.
Las razones entregas por la doctrina, encabezada por el
profesor Claro Solar y Somarriva, para fundamentar la
intransmisibilidad de la obligación alimenticia son las siguientes:

-El artículo 959, n° 4, del Código Civil reconoce expresamente
como una baja general de la herencia las asignaciones
alimenticias forzadas.

-Si la obligación alimenticia tuviera el carácter de transmisible
no se justificaría el numeral 4º del artículo 959 del Código Civil;
en consecuencia habría bastado con el número 2º de la misma
disposición que señala que constituyen una baja general de la
herencia las deudas testamentarias.

-La obligación de alimentos se encuentra fundada en el
parentesco, matrimonio, adopción, o en una donación, todos los
cuales son vínculos que siempre generan obligaciones
intransmisibles.

-Por último, la historia fidedigna nos señala que en el Proyecto
de 1953, el artículo 371 del Código Civil establecía que la
obligación de prestar alimentos se transmitía a los herederos y
legatarios del que ha debido prestarlos. Sin embargo, esta
disposición fue suprimida de inmediato por la Comisión
Revisora teniendo en consideración el derecho francés, donde
la obligación de prestar alimentos era intransmisible.

Por otro lado, la doctrina minoritaria, encabezada por don
Carlos Aguirre Vargas, señala que la obligación alimenticia es
transmisible y toma en consideración los siguientes argumentos:

204

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

•La regla general es que todas las obligaciones son
transmisibles, por lo que la excepción a esta regla general
requiere que se encuentre fundada en texto expreso.

•Los herederos representan al causante, por lo que sus
obligaciones deben ser cumplidas por aquéllos (artículo 1097,
Código Civil).

•El artículo 332 del Código Civil establece que los alimentos
debidos por ley se entienden otorgados para toda la vida del
alimentario continuando las circunstancias que legitimaron la
demanda. Ello significaría que a pesar de la muerte del
causante, la obligación subsiste mientras viva el alimentario y
se mantengan las condiciones bajo las cuales fueron otorgados.

8.- Monto o cuantía y reajustabilidad de los alimentos:

El fundamento del monto de los alimentos deriva de dos normas
básicas, que se encuentran contempladas en los artículos 323 y 330 del
Código Civil. Así, por una parte, los alimentos deben habilitar al
alimentado para subsistir modestamente de un modo correspondiente a
su posición social, conforme a lo dispuesto en el inciso 1º del artículo
323 del Código Civil; mientras que por otra parte, debe tenerse presente
que los alimentos no se deben sino en la parte en que los medios de
subsistencia del alimentario no le alcancen para subsistir de un modo
correspondiente a su posición social, según lo establecido en el artículo
330 del Código Civil.

Del análisis de estas dos normas se llega a la conclusión que los
alimentos deben fijarse en consideración a las facultades del
alimentante y a las necesidades del alimentario. Por lo mismo, el monto
de los alimentos debe ser tal que permita al alimentario la satisfacción
de sus necesidades básicas de educación, salud, vivienda, alimentación,
locomoción, vestuario, recreación, e incluso de espiritualidad.
Para la tasación de los alimentos el tribunal deberá tomar siempre
en consideración las facultades económicas del deudor y sus
circunstancias domésticas, de conformidad a lo dispuesto en el artículo
329 del Código Civil.

Facultades económicas del deudor : Por facultades del deudor
deberán entenderse los recursos pecuniarios de que dispone el
alimentante. Estos recursos ordinariamente se vinculan más que a
los capitales mismos, a las ganancias o rentas del demandado,
pues debe tratarse de prestaciones periódicas indefinidas con que

205

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

se acostumbra a satisfacer las necesidades básicas y normales del
alimentario.

Circunstancias domésticas del deudor : Las circunstancias
domésticas del deudor no son otra cosa que los gastos y cargas
que éste tiene que soportar para la satisfacción de sus propias
necesidades y de su familia.

En cuanto al monto mínimo de los alimentos, el inciso 1º del
artículo 3º de la Ley Nº 14.908 contempla una presunción simplemente
legal gravitante para la determinación de los medios del alimentante
para el cumplimiento de su obligación alimenticia. La norma mencionada
dispone que “para los efectos de decretar los alimentos cuando un
menor los solicitare de su padre o madre, se presumirá que el
alimentante tiene los medios para otorgarlos”.
En consideración de esta presunción, el monto mínimo de la
pensión alimenticia que se decrete a favor de un menor alimentario no
podrá ser inferior al cuarenta por ciento del ingreso mínimo
remuneracional que corresponda según la edad del alimentante. Sin
embargo, tratándose de dos o más menores, dicho monto no podrá ser
inferior al treinta por ciento por cada uno de ellos (artículo 3º, inciso 2º,
Ley Nº 14.908).

Por otro lado, el monto máximo de los alimentos se encuentra
establecido en el inciso 1º del artículo 7º de la Ley Nº 14.908, el cual
señala que “el tribunal no podrá fijar como monto de la pensión una
suma o porcentaje que exceda del cincuenta por ciento de las rentas del
alimentante”.

Para estos efectos, entenderemos por renta los ingresos que
constituyan utilidades o beneficios, que rinda periódicamente una cosa o
actividad y todos los beneficios, utilidades o incrementos de patrimonio
que perciban o devenguen, cualquiera que sea su naturaleza, origen, o
denominación (artículo 2º, decreto ley Nº 824).
Para el cálculo de la renta líquida no se considerarán las
asignaciones por “carga de familia”, de acuerdo con lo indicado en el
inciso 2º del artículo 7º de la Ley Nº 14.908, que dispone que las
asignaciones por carga de familia no se considerarán para los efectos de
calcular esta renta y corresponderán, en todo caso, a la persona que
causa la asignación y serán inembargables por terceros.
Hasta antes de la dictación de la Ley Nº 19.741 se estimó por la
jurisprudencia que el desahucio o indemnización por despido no
constituía renta o emolumento, por carecer del carácter de pensión
periódica, sueldo, u honorario profesional o producto de actividad
comercial. Sin embargo, esta situación varió radicalmente con lo
consagrado en el actual artículo 8º de la Ley Nº 14.908, que contempla
la obligación de toda persona natural o jurídica, que por cuenta propia o
ajena deba pagar una prestación en dinero al alimentante, de retener y

206

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

entregar al alimentario, a su representante legal o a la persona a cuyo
cuidado esté, la pensión alimenticia ordenada retener.
La idea del legislador es que las pensiones de alimentos se vayan
reajustando en el tiempo. La reajustabilidad de las pensiones de
alimentos ha sido establecida en razón de la necesidad de evitar la
desvalorización del monto fijado por el tribunal.
Por esta razón, el inciso 3º del artículo 7º de la Ley Nº 14.908
establece que “cuando la pensión alimenticia no se fije en un porcentaje
de los ingresos del alimentante, ni en ingresos mínimos, ni en otros
valores reajustables, sino en una suma determinada, ésta se reajustará
semestralmente de acuerdo al alza que haya experimentado el Indice de
Precios al Consumidor fijado por el Instituto Nacional de Estadísticas, o el
organismo que haga sus veces, desde el mes siguiente a aquél en que
quedó ejecutoriada la resolución que determina el monto de la pensión”.
Para estos efectos, será el secretario del tribunal, a requerimiento
del alimentario, el encargado de proceder a reliquidar la pensión
alimenticia, de acuerdo a estas reglas de reajustabilidad indicadas
(artículo 7º, inciso 4º, Ley Nº 14.908).

9.- Modalidades de pago de las pensiones de alimentos:

El artículo 333 del Código Civil establece que “el juez reglará la
forma y cuantía en que hayan de prestarse los alimentos, y podrá
disponer que se conviertan en los intereses de un capital que se
consigne a este efecto en una caja de ahorros o en otro establecimiento
análogo, y se restituya al alimentante o sus herederos luego que cese la
obligación”. De acuerdo a este artículo, lo normal será que el juez fije la
pensión de alimentos en una suma de dinero.
Las modalidades de pago de las pensiones alimenticias que
contempla la ley son las siguientes:

a.Suma de dinero fija: Esta forma o modalidad de pago de las
pensiones de alimentos constituye la regla general. De
conformidad con lo dispuesto en el artículo 7º de la Ley Nº 14.908,
la pensión de alimentos establecida en dinero se reajustará
semestralmente.

Frente a esta modalidad de pago de las pensiones de
alimentos, ha surgido la interrogante en cuanto a si es posible fijar
la obligación alimenticia en moneda extranjera; sin embargo,
nuestros tribunales han resuelto que no resulta apropiado ni
conveniente ajustar la obligación alimenticia en moneda
extranjera, por no tener curso legal obligatorio en Chile.

207

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

b.Porcentaje de las rentas del alimentante: Esta modalidad de pago
de las pensiones de alimentos es considerada la forma más justa
de atender a la real capacidad económica del obligado al pago, y,
para asegurar su cumplimiento, es conveniente ordenar que se
retenga por el empleador del demandado para su entrega al
alimentario o a la persona a cuyo cuidado esté, conforme a lo
dispuesto en el artículo 8º de la Ley Nº 14.908.
Según el precepto legal recién mencionado, “las
resoluciones judiciales que ordenen el pago de una pensión
alimenticia por un trabajador dependiente establecerán, como
modalidad de pago, la retención por parte del empleador. La
resolución judicial que así lo ordene se notificará a la persona
natural o jurídica que, por cuenta propia o ajena o en el
desempeño de un empleo o cargo, deba pagar al alimentante su
sueldo, salario o cualquier otra prestación en dinero, a fin de que
retenga y entregue la suma o cuotas periódicas fijadas en ella
directamente al alimentario, a su representante legal, o a la
persona a cuyo cuidado esté”.
La notificación se efectuará al empleador por carta
certificada, dejándose testimonio en el expediente de que la
persona fue notificada por este medio, de la fecha de entrega de
la carta a las oficinas de correos, la individualización de dicha
oficina y el número de comprobante emitido por ella, el cual se
adherirá al expediente a continuación del testimonio.
La notificación se entenderá practicada al quinto día hábil
siguiente a la fecha anteriormente indicada. Si la carta certificada
fuere devuelta por no haberse podido entregar al destinatario, se
adherirá al proceso.

Sin perjuicio de lo recientemente expuesto, y tomando en
consideración que la pensión de alimentos requiere de una cuantía
cierta en mérito de su finalidad perseguida, no resulta
recomendable esta modalidad de pago cuando los ingresos del
alimentante están constituidos por honorarios, dada su eventual
flexibilidad e incertidumbre respecto a su monto.

c.Ingresos mínimos: Esta modalidad de pago permite evitar la
desvalorización de los alimentos, pero conviene tener presente
que si se utiliza para regular los alimentos, habrá que considerar el
ingreso mínimo remuneracional al que alude el artículo 3º de la
Ley Nº 14.908.

d.Intereses de un capital: De acuerdo al artículo 333 del Código Civil,
el juez podrá disponer que los alimentos se conviertan en
intereses de un capital que se consigne al efecto en un
establecimiento bancario, y se restituya al alimentante o sus
herederos luego que cese la obligación alimenticia.

208

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

Esta modalidad tiene como desventaja que implica
inmovilizar una buena suma de dinero y no contar con certeza
respecto del monto de la pensión alimenticia a consecuencia de
los efectos de la inflación, que incluso puede hacerla desaparecer;
además, se corre el peligro de que ese capital pueda ser
embargado por los acreedores del alimentante.

e.Derechos de uso, habitación y usufructo: Esta forma de pago se
consagra en el inciso 2º del artículo 9º de la Ley Nº 14.908, en
virtud del cual “el juez podrá también fijar o aprobar que la
pensión alimenticia se impute total o parcialmente a un derecho
de usufructo, uso o habitación sobre bienes del alimentante, quien
no podrá enajenarlos ni gravarlos sin autorización del juez”. La
norma agrega que “si se tratare de un bien raíz, la resolución
judicial servirá de título para inscribir los derechos reales y la
prohibición de enajenar o gravar en los registros correspondientes
del Conservador de Bienes Raíces”.
En estos casos, podrá requerir estas inscripciones el propio
alimentario (artículo 9º, inciso 2º, parte final, Ley Nº 14.908).
El inciso 3º del artículo 9º de la Ley Nº 14.908 dispone que
“la constitución de los mencionados derechos reales no
perjudicará a los acreedores del alimentante cuyos créditos tengan
una causa anterior a su inscripción”. Este inciso fue incorporado
por la Ley Nº 19.741 y se estableció con el claro propósito de
proteger los intereses de terceros frente a fraudes de algunos
deudores que pretendan burlar a sus acreedores.
En estos casos, el usufructuario, el usuario y el que goce del
derecho de habitación estarán exentos de las obligaciones que
para ellos establecen los artículos 775 y 813 del Código Civil,
respectivamente, estando sólo obligados a confeccionar un
inventario simple. Asimismo, se aplicarán al usufructuario las
normas de los artículos 819, inciso primero, y 2466, inciso tercero,
del Código Civil, es decir, que estos derechos de uso y habitación
son intransmisibles a los herederos y no pueden cederse a ningún
título, prestarse y son además inembargables (artículo 9º, inciso
4º, Ley Nº 14.908).

En otra materia, la ley señala que cuando el cónyuge
alimentario tenga derecho a solicitar, para sí o para sus hijos
menores, la constitución de un usufructo, uso o habitación en
conformidad a este artículo, no podrá pedir la que establece el
artículo 147 del Código Civil respecto de los mismos bienes, esto
es, la constitución de estos derechos respecto de los bienes
familiares en favor del cónyuge no propietario (artículo 9º, inciso
5º, Ley Nº 14.908).

Finalmente, el inciso final de esta norma establece una
forma de sanción al señalar que “el no pago de la pensión así

209

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

decretada o acordada hará incurrir al alimentante en los apremios
establecidos en esta ley y, en el caso del derecho de habitación o
usufructo recaído sobre inmuebles, se incurrirá en dichos apremios
aun antes de haberse efectuado la inscripción a que se refiere el
inciso segundo”.

10.- Formas de asegurar el pago de las pensiones
alimenticias:

La ley contempla, a su vez, una serie de mecanismo para asegurar
el cumplimiento de las pensiones de alimentos, y que son las siguientes:

a)Cauciones : Las cauciones, de acuerdo al artículo 46 del Código
Civil, consisten en cualquier obligación que se contrae para la
seguridad de otra obligación propia o ajena, tales como la fianza,
la prenda y la hipoteca.

Siguiendo las reglas generales, el artículo 10 de la Ley Nº
14.908 señala que “el juez podrá también ordenar que el deudor
garantice el cumplimiento de la obligación alimenticia con una
hipoteca o prenda sobre bienes del alimentante o con otra forma
de caución”. Sin perjuicio de lo anterior, en el inciso 2º del mismo
artículo 10 de la Ley Nº 14.908, ordena al juez la constitución de
algunas de estas cauciones, especialmente, cuando hubiere
motivo fundado para estimar que el alimentante se ausentará del
país.

b)Medidas precautorias : También puede asegurarse el pago de las
pensiones alimenticias a través de las medidas precautorias, en
especial con la prohibición de celebrar actos o contratos, y con la
de retención.

Las medidas precautorias en estos juicios podrán decretarse
por el monto y en la forma que el tribunal determine de acuerdo
con las circunstancias del caso (artículo 6º, inciso 1º, Ley Nº
14.908).

c)Retención alimenticia : Una de las mejores medidas que permiten
asegurar el pago de los alimentos se realiza por intermedio de la
persona natural o jurídica que debe cancelar haberes al
demandado. Esta retención alimenticia toma forma a partir de lo
señalado en el artículo 8º de la Ley Nº 14.908, de cuyo texto se
desprende que las resoluciones judiciales que ordenen el pago de
una pensión alimenticia por un trabajador dependiente
establecerán, como modalidad de pago, la retención por parte del
empleador.

210

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

d)Aviso de término de la relación laboral : Con la finalidad de velar
por la satisfacción de las necesidades del alimentario para el
futuro, y en vista de la naturaleza de la obligación de retención
alimenticia, es que la ley ha impuesto al empleador encargado de
la retención alimenticia, la obligación de dar cuenta al tribunal del
término de la relación laboral con el alimentante.
Esta comunicación cobra especial relevancia en los casos en
que fuere procedente el pago de la indemnización sustitutiva del
aviso previo del empleador o el pago de la indemnización por años
de servicio.

e)Orden de arraigo : Durante largo tiempo se consideró que los
jueces no podían decretar el arraigo del alimentante que adeudare
pensiones alimenticias, sin embargo, en la actualidad el artículo 10
de la Ley Nº 14.908 lo contempla, limitándolo al término de quince
días, al igual que en el apremio.

f)Responsabilidad solidaria del alimentante y la persona con quien
viviere en concubinato: Conforme al artículo 18 de la Ley Nº
14.908, “serán solidariamente responsables del pago de la
obligación alimenticia quien viviere en concubinato con el padre,
madre o cónyuge alimentante, y los que, sin derecho para ello,
dificultaren o imposibilitaren el fiel y oportuno cumplimiento de
dicha obligación”.

11.- Formas de exigir el cumplimiento de las pensiones
alimenticias:

Nuestro legislador contempla las siguientes formas de exigir el
cumplimiento del pago de pensiones alimenticias:

1) Apremio del deudor:

La forma más habitual de exigir el cumplimiento de la obligación
alimenticia está contemplada en el artículo 14 de la Ley Nº 14.908, y
que consiste en un apremio basado en la liquidación de los alimentos
atrasados que realiza el secretario del tribunal, a petición del
alimentario.

La norma establece que una vez decretados los alimentos por
resolución que cause ejecutoria, el cónyuge, los padres, los hijos o el
adoptado, podrán exigir este derecho respecto del alimentante que no

211

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

hubiere cumplido con su obligación en la forma pactada u ordenada o
hubiere dejado de pagar una o más cuotas.
Sin embargo, dentro de esta enumeración taxativa de los
alimentarios que pueden ejercer este derecho, se encuentran excluidos
los nietos; y aun más, analizando la disposición del artículo 14 de la Ley
Nº 14.908 en relación con el artículo 321 nº 2 del Código Civil, se puede
concluir que no es procedente el apremio en contra de los abuelos,
cuando ellos han sido demandados en juicio de alimentos.
La liquidación del secretario queda firme no habiéndose objetado
dentro de tercero día o una vez resueltas dichas objeciones por
resolución ejecutoriada.

El procedimiento de apremio reconoce una serie de etapas cuya
aplicación se realizará gradualmente en la medida que se reúnan los
presupuestos previstos expresamente en la ley, que a continuación
pasarán a analizarse:

a)Arresto nocturno: Para el caso que el alimentante no hubiere
cumplido su obligación alimenticia en la forma pactada u ordenada
o hubiere dejado de pagar una o más cuotas, el tribunal que dictó
la resolución ejecutoriada que decreta los alimentos, podrá a
petición de parte o de oficio y sin más trámite, imponer al deudor
como medida de apremio, el arresto nocturno entre las veintidós
horas de cada día hasta las seis horas del día siguiente.
El juez podrá disponer esta medida hasta por quince días,
como también podrá repetirla hasta obtener el pago de la
obligación y siempre que no opte por el arresto de tiempo
completo después de dos apremios de arresto nocturno (artículo
14, inciso 1º, Ley Nº 14.908).

b)Arresto por quince días: La ley dice que “si el alimentante
infringiere el arresto nocturno o persistiere en el incumplimiento
de la obligación alimenticia después de dos periodos de arresto
nocturno, el juez podrá apremiarlo con arresto hasta por quince
días”. Agrega el legislador que “en caso de que procedan nuevos
apremios, podrá ampliar el arresto hasta por treinta días (artículo
14, inciso 2º, Ley Nº 14.908). En este caso, el arresto no es
nocturno sino que se trata de un “arresto propiamente tal”.
Tanto para el arresto nocturno como para el arresto
propiamente tal, la ley faculta a la fuerza pública, generalmente
Carabineros de Chile, para que conduzca al alimentante
directamente ante Gendarmería de Chile, a fin de darle
cumplimiento. Para el caso que el alimentante no fuere habido en
el domicilio que consta en el proceso, el juez adoptará todas las
medidas necesarias para hacer efectivo el apremio (artículo 14,
inciso 3º, Ley Nº 14.908).

212

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

c)Pago de intereses: En caso de que fuere necesario decretar dos o
más apremios por la falta de pago de unas mismas cuotas, las
pensiones alimenticias atrasadas devengarán el interés corriente
entre la fecha de vencimiento de la respectiva cuota y la del pago
efectivo (artículo 14, inciso 4º, Ley Nº 14.908).

d)Arraigo: En las situaciones señaladas, el juez dictará también
orden de arraigo en contra del alimentante, la que permanecerá
vigente hasta que se efectúe el pago de lo adeudado (artículo 14,
inciso 5º, primera parte, Ley Nº 14.908).

El arresto y el arraigo, analizados anteriormente, se caracterizan
porque tienen algunos aspectos comunes:

oExpresarán el monto de la deuda, pudiendo incluso recibir
válidamente el pago la unidad policial que les dé cumplimiento,
debiendo entregar comprobante al deudor. Esta misma regla se
aplicará en el caso del arraigo previsto en el artículo 10 de la Ley
14.908 contemplado para el caso que el alimentante no rindiere la
caución ordenada por el tribunal (artículo 14, inciso 5º, parte final,
Ley Nº 14.908).

oPodrán suspenderse si el alimentante justificare ante el tribunal
que carece de medios necesarios para el pago de su obligación
alimentaria; y en tal caso no se devengarán los intereses
corrientes entre la fecha su vencimiento y la fecha del pago
efectivo (artículo 14, inciso 6º, primera parte, Ley Nº 14.908).

oPodrán suspenderse por el tribunal, de oficio o a petición de parte
o de Gendarmería de Chile, en caso de enfermedad, invalidez,
embarazo y puerperio que tengan lugar entre las seis semanas
antes del parto y doce semanas después de él, o de circunstancias
extraordinarias que impidieren el cumplimiento del apremio o lo
transformaren en extremadamente grave (artículo 14, inciso 6º,
parte final, Ley Nº 14.908).

2) Juicio ejecutivo:

Para exigir el cumplimiento de la obligación alimenticia los
artículos 11 y 12 de la Ley Nº 14.908 también han previsto la aplicación
de un procedimiento ejecutivo destinado al cumplimiento de
determinadas resoluciones judiciales, sujeto a las exigencias
particulares que se señalan en dichos preceptos.

213

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

12.- Extinción de la obligación de pagar alimentos:

La obligación de dar alimentos a ciertas personas se extingue por
diferentes causas, las que a continuación se señalan y analizan:

(a)Injuria atroz : El artículo 324 del Código Civil señala que la injuria
atroz pone término a la obligación de prestar alimentos.
Con la modificación introducida por la Ley Nº 19.585, sólo las
conductas descritas en el artículo 968 del Código Civil constituyen
injuria atroz, pues esta reforma puso fin a una discusión doctrinaria
en forma acertada, ya que los hechos que tienen igual valor jurídico
deben producir las mismas consecuencias jurídicas.
Confirmando lo señalado en el inciso 1º del artículo 324 del
Código Civil, el artículo 979 del mismo cuerpo legal dispone que “la
incapacidad o indignidad no priva al heredero o legatario excluido de
los alimentos que la ley señale; pero en los casos del artículo 968 no
tendrán ningún derecho de alimentos”.
No obstante, si la conducta del alimentario fuere atenuada por
circunstancias graves en la conducta del alimentante, podrá el juez
moderar el rigor de lo expuesto según lo establece el inciso 2º del
artículo 324 del Código Civil.

(b)Mayoría de edad del alimentario : La regla general es que los
alimentos que se deben por ley se entienden concedidos para toda la
vida del alimentario, en la medida que subsistan las circunstancias
que legitimaron la demanda de alimentos (artículo 332, inciso 1º,
Código Civil); en consecuencia, el derecho de alimentos se entiende
concedido en forma vitalicia al alimentario.
Sin embargo, esta regla admite ciertas restricciones
contempladas en el inciso 2º de la misma norma, precepto según el
cual “los alimentos concedidos a los descendientes y a los hermanos
se devengarán hasta que cumplan veintiún años, salvo que estén
estudiando una profesión u oficio, caso en el cual cesarán a los
veintiocho años”. Dichas limitaciones se aplicarán siempre que a los
alimentarios no les afecte una incapacidad física o mental que les
impida subsistir por sí mismos, o que, por circunstancias calificadas,
el juez los considere indispensables para su subsistencia.

(c)Insuficiencia patrimonial sobreviniente del alimentante : Mientras no
subsistan las circunstancias que en su oportunidad legitimaron la
demanda, los alimentos concedidos pueden alterarse en su monto o
incluso desaparecer en caso de que las rentas del alimentante
decaigan hasta el extremo de no permitirle atender a las
necesidades propias y las de su familia. En consecuencia, la
sentencia que fija una pensión de alimentos mantiene su eficacia en

214

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

la medida que se mantengan las condiciones de hecho que
legitimaron su pronunciamiento, las cuales al variar o desaparecer,
determinan la posibilidad de modificar o revocar la sentencia ya
pronunciada, como consecuencia de la cosa juzgada provisional que
éstas producen.

(d)Desaparición de la necesidad del alimentario : El presupuesto básico
del derecho de alimentos es el estado de necesidad del alimentario
el cual implica que los medios de subsistencia del alimentario no le
alcancen para subsistir de un modo correspondiente a su posición
social. Si desaparece el estado de necesidad del alimentario,
lógicamente también se extingue la obligación alimenticia.
Desde luego, se extinguen los alimentos desde el momento
que el alimentario cuenta con los medios de subsistencia que le
permitan subsistir de un modo correspondiente a su posición social.

(e)Prescripción de alimentos atrasados : Aquí debemos advertir que el
derecho de alimentos no se extingue, pues su razón de ser consiste
en permitir al alimentado los medios necesarios para superar dicho
estado de necesidad; sin embargo, no existe ninguna razón para que
no prescriban las pensiones alimenticias atrasadas, es decir, las
pensiones alimenticias devengadas y no cobradas oportunamente
por el alimentante.

En todo caso, el Código Civil no establece expresamente norma
alguna que se refiera en particular al plazo de prescripción de los
alimentos atrasados. Considerando lo anterior, la prescripción de los
alimentos atrasados, tal como lo ha reconocido la jurisprudencia, se
sujetará a las reglas generales contempladas en los artículos 2514 y
2515 del Código Civil, esto es, el tiempo de tres años para la acción
ejecutiva y de cinco años para la acción ordinaria, plazos que se
cuentan desde que la obligación se hace exigible.

(f)La muerte del alimentante o alimentario : El derecho de alimentos es
un derecho personalísimo que se extingue con la muerte de su
titular, esto es, se extingue por el fallecimiento del alimentario. Lo
anterior se encuentra fundamentado en lo dispuesto en el artículo
334 del Código Civil el cual dispone que el derecho de alimentos no
puede transmitirse por causa de muerte.
Por otra parte, producida la muerte del alimentante, la
obligación alimenticia no se transmite a los herederos, pero tampoco
se extingue, sino que pasa a ser una baja general de la herencia
quedada al fallecimiento del causante, según se señaló previamente.

(g)Abandono del hijo : Conforme a lo previsto en el inciso final del
artículo 324 del Código Civil, “quedarán privados del derecho a pedir
alimentos al hijo, el padre o la madre que le haya abandonado en su

215

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

infancia, cuando la filiación haya debido ser establecida por medio de
sentencia judicial contra su oposición”.

(h)Determinación judicial de la filiación contra oposición del padre o
madre: Cuando la filiación haya sido determinada judicialmente
contra la oposición del padre o madre, aquél o ésta quedará privado
de la patria potestad y, en general, de todos los derechos que por el
ministerio de la ley se le confieren respecto de la persona y bienes
del hijo o de sus descendientes, de acuerdo al artículo 203 del
Código Civil.

216

Autor: Daniel Alfredo Peñailillo Muñoz
4º año de Derecho (2003)

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->