Está en la página 1de 2
Pregon MORO 1998 59 ELTRABAJO Y LAS FIESTAS (1525-1626) Nuestro agradecimiento al Padre Miguel! Vera, 2 Fray Emérito y a D® Francisco J. Doménech 1 Espatia siempre ha habido ofc que se han con siderado honrosos, como trabajar la tera: un buen ‘efompio 8s la obra de Calderén de la Barca El Al calde de Zalamea», donde el honor de un labrador ‘queda perfectamente plasmado. Confundido duran- fe sigos con servicio al rey, fa funcion poblica era otra de as Jabores que no alteraba a reputacn de fas personas. El trabajo ‘se imponia como una condlcién necesara para tener una vida decante, La fiesta y of paseo era alo que todos aspiraban para serestimados, Trabajar a tierra ocupaba a la mayor parte de los vecinos de Caurtete. Su jomada durante el invierno era de siete horas dliavas, repatides en cuatro por la maffana y tes por la tarde, incluido un descanso para almorzar y otro pare merender. Les ampanas de la gtesia y las ermitas sefiafeban el comienzo y el final de fos trabajos y las momentos de oracién, y lamaban a los ‘ndigentes para que s@ presentasen a fa ouerta de la iglesia o el ceanvento para el reparto de pan y sopa. La Huerta de Ariba se abastecia con un molino y una bal- sa. En ella se afaneba Pedro Martinez, ef cantarero, y compar- tianco con ef su jornada, Bartolo Meamoros de Bartoiomé. Algin ‘hecho singular twvo que realizar Bartolo para alcanzar este epo- 0, Partiendo dé la Huerta, un camino se drigla hacia la Senda dela Jometa, donde Juan Costa y Alonso Martinez de Olivencta trabajaban en sus huertos. La abundancia de morerales en la senda proporcionaba sustento a Roque Botella y Juan Medina, Vioiiando las aoequias se encontrab el sobxecequtora, Una d ells ranscurra por fa Hueta y de sus aguas se aprovecha- ban las teras de Miguel Naver y Jaime Doménech. Hacia poniente se encontraba la senda Real, junto al mojén do Yeclay la Parti dei Pozuelo, Desde la Huerta de Arriba, siguienda el camina se legabaa la exmita de San Sebastin La huerta del Charco se extendia por of camino de Vilna: se repeta el paisaa de moraras, y su propietaia ere Ana Herera La balsa y la fuente fas separaban de fa terra de Angele Roig ‘Ninguna de fas dos necesitaba dedicarse plenarmente 2 la agr- cultura: gozaban de bienestar acondimice. La vereda de Bugarra pertia de ia huerta del Charco. Las lieras de Bugara, regadas porta acequia Mayor, eran fetes y ‘muy codloiadas por fos caudetenos. En su vega Bartolomé Safontes Isabel Bleda se dedicaban a su cabalerta que tenia sels herradas de agua, Justo al ado de la Rambia, Ginés Vinader se enfrascaba en sus labores agricolas. Arededor de la balsa se explotaban ios morerales de Ana Hemandez, de Juana Talada y Ge Joan Feri. El de este ttmo estaba ertre un calejin y el ‘uerto en el que trabajaba Sebastién Conejro, La huerta de Abajo enlazaba con el camino de Las Eras ‘Agul era donde Andrés Ximénez, en su bancal, huerto, cumple. ‘con sus labores. En of camino que se digi al Malina Francisco Gil hacia fuctifera la tierra Las tierras de labor se gprovechaban al maximo y @ Jaime de Huesca no le importaba desplazarse hasta los pies de la Allécera todos ios dias. LaPartda de Las Cuadrilas se encontraba junto ala Siera Oliva, Adentrindose en af Prado, en a dehesa de Oliva, Bernat Goff tenia sus vifas, a fas que lamaba La Partica do fa Balsa, Yendo pore! camino de Jatva se legaba ala ennita de San Josef y a fa Paria del Paso, dividlisa en numerosas piezes de ‘era. Una de effas era a de Damién Martinez y junto ala ace- (uta estaban fas de Bartolomé Antolin, Alfonso Heméndezy Era Medina, ‘No era preciso que Isabe! Gazona se ocupara de a tora su posicién desahogade le permita dedicarse a otros meneste- res. Poseia una hacienda junto al Parador y su marido era cel discrete Nadal Roigs, notario de Caudete ‘No todos fos caudetanos eran duerias de las terras que trabajaban. Salvador Mates habia arrendado por ocho tras y ‘media velencianas (1) una pequeta pieza de fora en la que cultvaba hortaizes, y tro tanto habla hecho Salvador Ortn por cuatro libres. Ambas plezes se encontraban aos lados del cami- a Pregon MORO 1998 no que salia de fa Puerta do (a Villa. Lo que se divisaba a través de alla no eran moreras; jalonando el camino, los olmos fo sombreaban, Mientras unos araban, cufivaban, recolectaban o, simple ‘mente, miraban al cielo esperando la fuvia, e! Almotazén Juan Benito se eneargaba en ei mercado de establecer los precios, cevitandl fos posibles fraudes en ios pesos y medidas que mer- ccaderes como Pere Garcia usaban en sus compras y ventas. Enel Consejo Municipal, os Jurados Juan Costa, Bartolomé Benita y Marco Martinez se acupaban do fs intereses econcm- cos de Caudet, supervisando la actuacisn dels oficiales loca- fes. Se reunian perédicamente. En una de estas reunicnes habia sido slegito Sindico Juan de Huesca: como representante dela Villa, rasladaria las peticiones de! Consejo alas Cortes del Rei- node Valencia También habia sido elegido Luis Talada menor, como Js- ticia. Dosde ese momento se ocuparta de la administracin jud- cial de Caudleto, Pero el trabajo, incluso cuando era remunerador, no const tuiaun fin en si mismo y dejaba ampli ugar ala aiversién, Eran muchas las fiestas de guardar y también las tenia el calendario ddindstico y el polio, La suerte en fas batalla, Js nacimientos reales 0 la muerte del monarca aseguraban una serie de cele- ‘bracianes: se fostja la vietoria de Carlos | en Pavia en 1525, el, ‘naciento del futuro Folge ten 1527, fa coronacién de Caos ‘como emperor en Bolonia en 1530, a victoria y toma de Td- ‘nez en 1537, a viloria del emperadoren Milberg en 1547, yla de Felipe I! en San Quintin en 1557. Un profundo alborazo pro: ocd la victoria de Lepantoy, cdo no, el nacimiento del hereds- 10 al trono. Tiziano plasmé estos dos momentos en un cuadro alegorico que hoy se puede contemplar en of Museo det Prado. También tuvo su correspondiente celebracin el feliz dasantace de la sucesién al trono portugues a favor de Felipe A estas celebraciones hay que afiadi las tres Pascuas: ‘Navidad, Resurreceién y Pentecostés. El comienzo det afi te- rie en toda Espafia un carter fesivo era el momento de fas Iesteciias de) «Candi ye! Pereiin, on las que varias familias se ‘eunian para jugar y baler. Durante fas mismas la puerta s@ de- {aba abierta y cualquiora podia entrar sin necesidad de presen- tarse ‘Los domingos debian respetarse de manera estrita, cum- jpliendo cone! precepto dominical. Sobre é! habian legado a un acuerdo Fray Joan Ubeda, Prir def Convento, y Mosén Francis- co Parras, Reclor dea Iglesia de Santa Catalina: quo las muje- rs, cuando salgan a misa ds paridas, no salgan al monasteri, sino ala Parroquian Estas fiestas tenian un caracter nacional, pero no hay que “oWvder ls festes locale, votedas por las jurados del Consejo Municipal, que fos Mayordomos pagaban del «bacin» de os Santos. Etaia de San Arn, 17 de enero, se iba en procesién a (a ermita del santo y afi se bendecia el pan, No dudarian los cauidetenos en vestir sus mejores galas, acasién que aprove- charia Notre Barber para vestir su habito de Ja orden de ‘Montesa(2). E120 de enero, la procesin se diriga hacia fa ormi- te de San Sebastién, En febrero, el dia 3 se festejaba a San Blas y en solemne procesién se legaba ala ermita de Nuestra ‘Sefiora de Gracia, donde se volvia a bendeci a pan. La bendl- cién del pan se repetia el a de Santa Aguede, el 5 de febrero. ‘La Asuncién de Nuestra Sefiora era of 25 de marzo y se peregri- rnaba a (a ermita de la Virgen de Gracia. E| 3 de mayo, Ascen- sin do Nugstra Sefora, era el ola en que se bendecian todos los términos de la Vila, eyéndose cade dia fa Pasién de San Joan, hasiae! 14 de septiembre, da de a Exaltacion de fa Cruz Elda de San Bernardino y el segundo domingo de mayo, festivi= dod de Nuestra Sefiora det Rosario, fos vecinas do la Vila se encamninaban hacia su ermita En julio se festejabe @ Sente Ana {Se subi a la ermita de San Crstdbal, Se bendecta el hinojoe! 1 de septiembre, dia de San Miguel, y se legaba a a festa gran- de de las Espafas ef 8 de septiembye, fa Natividad de Nuestra Seviora. La Vila se engalanabe, uniendo lo protano y 0 dlvino, ‘expresando una necesidad de comunicacin colectva, teida de color, movimiento y ruido. Todos abandonaban fa Vila: Macia Mulet el cyano, Pere Navarro el zapatero, Baltasar Martinez filer, Bartolomé Bonito ef estuciant: junto a sus vecinos lega- rian hasta f ermita de Nuestra Sefiora det Rosario Cumplimen- tados los actos religiosos, fa festa seguia la de bilo. En o- ciembre, fhalizando ef afto, la festejada era Santa Lucia y hacia la ermita de la Santa se peregrinaba Enel Caudete de antafio no habia monotonia las jomadas i sranintarminables ni estaban dedicadas tinicamente al teba- Jo. Valorar e lempo de festa es esclarecer nuestro pasado. Si (uiendo Caro Baroja: «Las formas de ritual que poseen un valor estético resisten al tempo. horas (1) La a valor esto gate hast lilo XO. a ta vai 15 as, a ‘uvaloca on pastas es de 375 (2) La Orden do Monts s0 ron Valeria con os Bees de ie vosoparecita (den dl Tampa Lae deena estaban enyparas Ja Crane desde bs Reyes Cates. sreuioaReris ARCHIVO PARROQUIAL DE LA IGLESIA SANTA CATALINA DE CALDETE bre Vi Segue. Cdusubs Tasmania. 15251626 BENASSARS Los esparoles cites yeni, abs = XVI a8.) Escuadra de Moros Atalshakes