P. 1
Zen - La Luciernaga Ciega

Zen - La Luciernaga Ciega

|Views: 324|Likes:
Publicado pornestortonello

More info:

Published by: nestortonello on Jan 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/16/2013

pdf

text

original

El Egoísmo es destructivo. Es algo que vemos a diario. El Egocentrismo, eso
de que el centro sea mi Ego y lo mío, y el resto sea todo lo demás (dualismo)
convierte en excluido todo lo demás a menos que sea ganancia para mi Ego. Y
hay muchas formas de ganar pero las básicas siempre son las mismas: poder,
fortuna, fama, prestigio… aquí está la fuerza. También hay muchas maneras de
quitarles a los demás lo que les sostiene. Aprendemos desde pequeños a
quedarnos con algo ajeno sin darnos cuenta porque el pecado, el honor, el
castigo ya no son modernos. Hoy se presume de malo, de cruel. Hoy quitamos
fácilmente dinero, prestigio, fama,… “cosas” que se pueden quitar en un
comentario, un chisme, una anécdota, una revista, televisión, tertulia… medios
que acaban con el respeto a todo y la fuerza, el prestigio, el poder o la ley, no
pueden evitarlo o no quieren porque forman parte del mismo Teatro del
Mundo, es decir, obtienen algo.
Cuando se hacen comentarios críticos pensamos en los grandes y para ellos

son todas las culpas, para los muy adinerados, muy famosos, muy
prestigiosos, muy poderosos, Pero observemos que somos ellos. El nivel de
vida que defienden, el Estado del Bienestar que prometen, proponen y logran
es el Estado del Malestar de aquellos a cuya costa le obtenemos. Nuestro
Bienestar, no Bienser, sino bienestar, les cuesta el hambre, la salud y la vida al
ochenta por ciento. Esos que viven, y es mucho, con un solo Euro al día. Las
tierras, los mares, los aires, los bosques, los animales, los pueblos gimen con
una voz que no se oye por parte de los que se hacen los sordos.
Los Principios auténticos, como su olvidado nombre indica, son las bases de la
vida ya nombradas: el agua, el aire, la tierra y todo cuanto está en ella.
Hagan lo que hagan los demás, el practicante del Budismo Zen trata de ser
austero distinguiendo entre necesidades y deseos, evitando la mente
consumidora y ahorrando energía propia y ajena que es como la vida ha
podido evolucionar desde hace cientos de millones de años.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->