Está en la página 1de 3

Marimba

Me galopan los caminitos del cuerpo


de los caites al sombrero
tus cantos de maz
tus ritmos viejos.
Ritmos que escribi
la nostalgia de nuestro pueblo
sobre el pentagrama moreno
del hormigo muerto,
para pintar las furtivas perlas
que el criollo rebelde
derram de hinojos
sobre el calvario de una raza
que encontr cobija
tan solo en el abrazo de la selva.
Y me cantas marimba
con tu lamento
aquellos himnos de ayer y siempe
que cabalgan las crestas de la sierra
empujados por la mano de los vientos
MARIMBA! Lloras
y se atropellas a tu son, en mis pupilas,
mil rostros de cocida arcilla
deletreados en las pginas de historia
que escribieron los abuelos en el libro
de su origen y su gloria
NUESTRA BIBLIA!

Rene Loressa.

Hermosa Patria
Vienen inditos trotando
carga de pobrezas a la espalda
sudor hecho perlas en la frente,
por las veredas vienen trotando
All desde el fondo de los valles
vista arriba, mirando al cielo
un ranchito se divisa en la colina,
dibujando con pinceles de nativo.
Pinceladas de color all en la cima
milpas en flor besando el viento
cumbre de esperanzas y de ensueos
vigilando el horizonte inmenso.
Pupilas entonces dilaadas
y se dilata el alma en un suspiro
se estremece el cuerpo, sensacin extraa
sabor a Patria ma.
Inmensidad de azules cielos
azul de mar, asul de la bandera
moteados de albos nubarrones,
que sirven de techo a nuestro pueblo.
Tierra cultivada de leyendas
realidad talvez siglos atrs
de historias gloriosas
y tambin de sufrimientos.
Campos impregnados de verdores
acuarelas diluidas en la lluvia
Jardines de blancas margaritas,
Aromas frescos de nardos y amapolas.
Patria digo con respeto
y las aves me platican con sus trinos
himnos de nobleza y libertad
intimidades de las selvas y los bosques.
Trigales dormidos en los valles
oro viviente, granos de vida
Arroyos, charcas y cascadas;
Volcanes, lomas y montaas.

Ranchitos con color de amores fieles


maizales altivos, frutos al sol
comales al fuego, tinajas y boj
de Patria un gran sabor.
Digo Patria con el corazn
mi voz es un suspiro inmenso
y se elevan los volcanes orgullosos
mientras danzan los vientos el Son.
Y el alma se me ensancha fervorosa
mientras hace eco un himno en las colinas
y las aves lo repiten en sus nidos
y el himno de mi Patria.

Rene Loressa.

También podría gustarte