M aq u e ta de p o rtad a: S ergio R am írez

Horapolo

D iseñ o interior y cubierta: RACí

Título original: Ilicrovliphia/

Primera reimpresión, 201 I

HIEROGLYPHICA
E d ició n

Jesús M aría G onzález de Z árate
© Rdicioncs Akal, S. A., 1991

T raducción d e l t ex to g rie g o
Sector Foresta, 1

M aría José G arcía Soler

28760 l i es C antos

.Madrid - Kspaña

leí.: 918 061 996

Fax: 918 044 028

w w w .a k a l.c o m

ISBN: 9 7 8 -8 4 -7 6 0 0 -6 6 8 -9

D ep ósito legal: Al. 290-201 1

Impreso en F otocom posición I'er
(Madrid)

Reservados todos los derechos. De acuerdo a lo dis­
puesto en el art. 270 del Código Penal, podrán ser cas­
tigados con penas de inulta y privación de libertad quie­
nes sin la preceptiva autorización reproduzcan, plagien,
distribuyan o comuniquen públicamente, en todo o en
parte, una obra literaria, artística o científica, fijada en
cualquier tipo de soporte.

a k s !

A Jose A n g el Cuerda

Introducción

L a f ig u r a d e H o r a p o l o

S uidas, en su L e x ic ó n , o b ra c o n o c id a en ei siglo x v i, nos h a b la d e H o ra p o lo del
N ilo 1, g ra m á tic o que e n s e ñ a ra tan to e n A lejan d ría c o m o en C o n s ta n tin o p la d u ra n te
el siglo v d. C .:. En su o b ra d a c u e n ta d e la ex isten cia d e d o s H o ra p o lo s. El p rim e ro ,
c o n te m p o rá n e o de T eo d o sio el Jo v en (408-450), escrib ió v arias o b ra s c o m o los P ensa­
m ientos de S ófocles, tra ta d o s so b re A lceo y H o m e ro y tuvo u n a fa m a co m p a ra b le a
los an tiguos. El seg u n d o H o ra p o lo fue c o n o c id o co m o filósofo, S u id as lo califica co m o
«el egipcio» y lo sitú a en el tiem p o d e Z e n ó n (474-491). L a relació n q u e se estab lece
e n tre am b as figuras es d e ab u elo a n ieto , h a c ie n d o n o ta r el su ceso c o m ú n p a ra la é p o ­
ca de d o ta r a los n ieto s el n o m b re de sus abuelos'1.
La p ro b le m á tic a so b re la atrib u ció n d e L o s H ieroglyphica a u n o u o tro de los H o ­
rap o lo q u e d ó ab ierta. En un p rim e r m o m e n to fue al p rim e ro d e ellos a q u ien se atri­
buyó la au to ría , a u n q u e S b o rd o n e , e n tre o tro s, p re c isa ra que n o ex istían a rg u m en to s
suficientes p a r a ello, p u es el c a rá c te r d e la o b ra se aso cia m ejo r co n el seg u n d o p o r
c u a n to era filósofo y teó so fo 1.
R o ed er. c o n tra rio a este p en sam ien to , se c e n tró e n el p rim e r H o ra p o lo q u e tr a ta ­
m os, pues en la trad u cció n que F ilipo re a liz a ra de L o s H ieroglyphica del egipcio al grie­
go titula el p rim e ro d e los libros: Jeroglíficos d e H orapolo d el N ilo que escribió en egip­
cio y que después Filipo tradujo al griego. A sí. la d e n o m in a c ió n d e « H o ra p o lo del N ilo»
refiere al lu g ar de n acim ien to o N iló p o lis y, n o ex istien d o o tro H o ra p o lo de esta lo ca­
lidad. fue a rg u m e n to su ficien te p a r a que R o e d e r no d u d a ra de la ex isten cia de este H o ­
rap o lo y a seg u ra rle la a u to ría '.
Los d e sc u b rim ie n to s de M a sp e ro a n a liz a n d o p a p iro s a n tig u o s p u sie ro n d e relieve
la v e rd a d e ra ex isten cia del H o ra p o lo filósofo, c o n ced ién d o le c o n m a y o r fiab ilid ad la

! S u id a s , Lexicon, cd. G a is fo rd (1834), pâg. 2781. R o e d e r . « H o ra p o llo n » , RE, VIII, 2.
: M a s p e r o , J., «Horapollon et la fin du paganisme égyptien». Bulletin de l ’Institut Français (¡'Archéologie

orientale, XI (1914), pâgs. 163-195.
3 Ibidem.
S b o r d o n e , Hieroglyphica.. Napoles (1941 ).
R o e d e r . ob. cit., pâg. 2317.
7

p a te rn id a d de L os H ieroglyphica. N o o b sta n te , ya en el siglo XIX. se p re se n ta ro n otras

p o r ob jeto p rin cip al, la escritu ra jero g lífica egipcia. Al re sp e c to se h a d e m a tiz a r que

a trib u c io n e s q u e no p a s a ro n de las m e ra s hipótesis, así L a u th a p o y á n d o se en T eófilo

el texto original nos es d esco n o cid o , ta n sólo d isp o n e m o s d e u n a trad u cció n al griego

(i 1.6,92) d a c u e n ta de un tal A p o ló n id e s H o rap io q u e p u d ie ra c o rre sp o n d e r al m ism o

realizada p o r F ilipo, figura de la que p o ste rio rm e n te d a re m o s cu en ta.

n o m b re de H o ra p o lo : p recisa q u e éste fue un lite ra to que escribió u n a o b ra co n el tílu lo S e m en u ti. que viene a sig n ificar «signo sa g rad o » , lo q u e a j u i c io de L au th . 110 es

título: Jeroglíficos ele H orapolo del M ío que escribió en egipcio y que después Filipo tra­

o ir á co sa sin o « e sc ritu ra sa g ra d a » , es decir, los H ieroglyphica’.
C o n v ien e p re c isa r qu e el n o m b re de H o rap o lo fue frec u en te y estu v o de m o d a en

L a o b ra, tal y co m o la co n o cem o s, se c o m p o n e d e dos lib ro s. El p rim e ro lleva p o r
dujo a l griego, y c o n sta de 70 jero g lífico s. El seg u n d o , co n la d en o m in ació n : L ib ro II
de la interpretación de los jeroglíficos de H orapolo d el Nilo. a b a rc a 119.

E g ip to , en este se n tid o son v ario s los H o ra p o lo q u e conocem os. Tal d e n o m in a c ió n p ro ­

Y a señalam os có m o p a ra algunos se c u e stio n a b a la p ro p ia ex isten cia de H o rap o lo .

ced e de la u n ió n de H o ru s y A p o lo , dioses resp ectiv o s de E gipto y G recia. L as com ­
b in acio n es so b re el p a rtic u la r fu e ro n m uy co m unes, así lo o b se rv am o s en textos an ti­

V anuxen recoge el escep ticism o p ro p io del siglo x v ill y p re c isa que el ab ad R ive. bi­
b lio tecario del d u q u e d e Valliere. afirm a b a que estos H ieroglyphica n o son sin o una

g u o s co m o en P lu tarc o c u a n d o nos habla de H erm an u b is (de Is. e t Os. 61) o en E nse­
bio. q u ien c ita a H e rm a m ó n (Hist. Eccl. V IL 1).

llam ado F ilipo. q u ien se d en o m in a a sí m ism o tr a d u c to r 10. R iq u ie r en sus Jeroglíficos,

Lo c ie rto es que p o c o sa b em o s de u n o y o tro H o rap o lo , incluso, com o verem os,
alg u n o s n ieg an su ex isten cia y o tro s lo co n sid eran del siglo 11 de n u e s tra era. En re a ­
lid ad . los estu d io so s actu ales e n tie n d e n , com o M a sp ero , que vivió en los tiem p o s de
Z e n ó n . H o ra p o lo filósofo, «el egipcio» p a ra S uidas, fue o rig in a rio de P h én éb y th is, es­
tu d ia n d o e n u n a de las ú ltim as escuelas p ag an as de E gipto, en M é n o u th is. ce rc a de
A le ja n d ría . E sta escu ela fue d e s tru id a p o r los cristian o s y. H o ra p o lo . se c o n v irtió fi­
n a lm e n te a la religión d e C risto .
Tales accio n es h an de ser to ta lm e n te creíbles y a que se e x te n d ie ro n ta n to en el si­

falsificación de la c u ltu ra del H u m an ism o y fu ero n c o m p u e sto s p o r u n m onje griego
dichos de Horapolo es m ás explícito:
S e ve. p o r este tratado tan extenso co m o p ro fu n d o (se re fie re al co m en tario d e Rive
de 1775) que no es en absoluto a un H o ru s Apolo a quien h a y que atribuir la colección
de estos jeroglíficos, sino a l m ism o Filipo. que dice haberlos traducido d e la lengua egip­
cia. r que vivió según todas las apariencias en el siglo XV.
R o e d e r a p u n ta al resp ec to que incluso F ilip o p u d ie ra se r c o n te m p o rá n e o a H ora-

glo v co m o en el vi. El cristian ism o , co m o reco n o ce S onini en el siglo x v m s p u so fre­

polo, sie n d o su p ésim o co n o cim ien to del g rieg o lo q u e llevó a co n fu sio n es y a consi­
d e ra rle co m o p e rte n e c ie n te al siglo x v " . E ste estu d io so n os dice que el o rig in a l bien

n o a las creen cias p a g a n a s egipcias, así lo m an ifie sta el h echo de Ju a n F ilo p o n o s. quien

p u d o escribirse en egipcio, co n c re ta m e n te e n d em ó tico o c o p to . S b o rd o n e, en su co­

e n la q u in ta c e n tu ria llegó a fu n d a r u n a especie de p a rtid o de acción cristian a en A le­

m en tario a L os H ieroglyphica p recisa q u e la to ta lid a d del lib ro 1 y p a rte del II fue es­

ja n d r ía (los F ilo p o n e n se s) q u e se c e n tra b a en la lucha c o n tra los m a e s tro s p ag an o s y
en d e s tro z a r los ú ltim o s vestigios de los tem p lo s c o n sag ra d o s a los d ioses egipcios".

c rito en e g ip cio 1'. In v estig acio n es m ás recien tes co m o la llev ad a a cab o p o r S o ttas
a p u n ta n a que la o b ra d e H o rap o lo fue esc rita en c o p to 1'.

T a n só lo y co n un se n tid o m ás ro m á n tic o q u e científico, g ru p o s eso té ric o s se p re o c u ­

E stos c o m e n ta rio s so b re el id io m a en q u e fue escrito el tr a ta d o h a n se rv id o p a ra

p a r o n d e m a n te n e r viva, a u n q u e m uy d e te rio ra d a , la trad ició n de sus an tep asad o s.

realizar p u n tu a liz a c io n e s so b re su au to ría . C u rio sa m e n te , d e los 189 jero g lífico s d e que

P a ra m u c h o s crítico s. H o ra p o lo p e rte n e c ió a estos g ru p o s herm ético s, sien d o su obrí:.

se co m p o n e el tra ta d o . 102 al m enos, es d e c ir, la to ta lid a d del lib ro I y algunos d el II,

c o m o an a liz a re m o s, la ex p resió n intelectual de u n o s p la n te a m ie n to s cla ra m e n te equí­

c o rre sp o n d e a la tra d ic ió n de los jero g lífico s egipcios: el re sto , alg u n o s i m p r e s e n t a ­

vocos, p e ro d e g ran tra sc e n d e n c ia h istó rica, que se fo rm u la ro n so b re un p a s a d o tan
m isterio so .

bles. son fru to exclusivo de la im ag in ació n d e su a u t o r 14. T o d o ello lleva a S b o rd o n e
a c o n sid e ra r que g ra n p a rte del libro II c o rre sp o n d e al p ro p io F ilipo. q u ien incluso

Los H ie r o g l y p h i c a

qu e en el seg u n d o añ ad ió o tro s jero g lífico s al ser ésto s m a te ria p ú b lica, pues circu la­

llega a h a b la r en p rim e ra p erso n a . P ara S b o rd o n e , F ilip o tra d u jo el L ib ro I. m ie n tra s
d e H o r a p o lo y si' c o n t e x t o c h . i i ra í

b an m u ltitu d de signos suelto s co n sus sig n ificad o s re sp e c tiv o s '5.

N o fu e ro n m u ch o s los e ru d ito s de la a n tig ü e d a d que se o c u p a ro n en sus escritos

S ea F ilipo c o n te m p o rá n e o o 110 a H o ra p o lo . lo c ierto es q u e en el siglo V el len­

d e los jero g lífico s egipcios. A los c o m e n ta rio s so b re el obelisco de H e rm a p ió n po r

guaje je ro g lífico e ra claram en te ig n o rad o , p u es, co m o señ ala S o ttas. ya en el sig lo llí

A m ia n o M a rce lin o (17.11.17) se h an de a ñ a d ir las co n sid erac io n e s de P o rfirio , C le­

a. C. áquel era so lam en te co n o cid o p o r u n a p e q u e ñ a élite s a c e r d o ta l'6. P ara algunos,

m en te d e A lejan d ría o P lo tin o . E n este se n tid o . L o s H ieroglyphica. de H o ra p o lo se pre­

las ú ltim as in sc rip cio n es realizad as en len g u aje jero g lífico d a ta n del añ o 294. en la épo­

se n ta n c o m o el ú n ico tra ta d o del m u n d o an tig u o que ha llegado a n o so tro s, ten ien d o

Lauht. «Horapollon». Sitzungsberichte der K. Bayerischen Akad.. (1876).
B r u n o n . C . F.. «Signe. Figure, Langage: Les Hieroglyphica d’Horapollon». L’Emblème à la Renais­
sance. en Société Française îles Seiziémistes, Paris (1982). pag. 3 i .
1
S o m n is i. M.. Prólogo a la edición del Abad L io n n o is . Traité de la Mythologie ou explication de ¡a fa­
ble par ¡'Histoire et les liiéroglyphies des égyptiens, véritable source de la fahle, pág. xxxv.
’ B ernal. J.. Historia social de la ciencia. T. !.. Barcelona (1979). pág. 216.
8

“ V a n u x e m . M. J.. «Les hiéroglyphes et les divises aux xvi et xvn siècles», en Bulletin de la société
nationale des Antiquaires de France. Paris (1971). pâg. 244-245.
11 R o e d e r . oh. cit.. R E . VIII. 2. pâg. 2318.
S b o r d o n e , F., ob. cit.
11 S o t t a s . H. y D r i o ï o n , E.. Introduction à l'étude des Hiéroglyphes, Paris (1987). pâg. 79.
" B r u n o n . C. F., ah. cit.. pàg. 34.
IS S b o r d o n e . F., ob. cit.
15S o t t a s . H. y D r i o t o n , £ .. oh. cit.. pàg. 64.
9

ca d e D e d o , o tro s las tra sla d a n h a s ta el añ o 4 0 0 17. P ero d e u n a u o tr a fo rm a, lo cierto
es q u e p a ra la ép o ca, esta e s c ritu ra d e n o m in a d a « sa g rad a » p o r lo s an tig u o s, re sp o n d ía

se inspiran en la escritura enigm ático-alegórica d e los egipcios (los jeroglíficos), que por

a los tie m p o s m ás p re té rito s de la c u ltu ra egipcia, p o r lo qu e en el co n tex to cultural

ser la m á s com plicada y p o r consiguiente la m á s interesante, ensom breció bien pro n to el
recuerdo de todas las o tra s (h ierática o d e m ó tica), h asta alterar e l concepto m ism o d e los

en el q u e n o s m o v em o s ya h a b ía p e rd id o to d o su valor.
A sí. en la c u ltu ra a le ja n d rin a de la baja ed a d a n tig u a , el je ro g lífic o se p re se n ta

jeroglíficos en e l d e acertijos o enigm as, q u e la e d a d m oderna, h a sta e l siglo pasado,
tom ó en p ré sta m o d e los m ism o s y desarrolló con inagotables ju e g o s d e fantasía

co m o un elem en to visual qu e e sc o n d e u n significado a rc a n o . Sin d u d a , el m isterio que
e n c e rra b a n tem p lo s y tu m b as egipcios p o b lad o s de in scrip cio n es, h izo o b se rv arlo s erró-

C o m o co n secu en cia d e lo d ich o , la o b ra d e H o ra p o lo se h a d e e n te n d e r co m o he­

n eam en te co m o signos d o la d o s exclusivam ente de re c ó n d ito s significados m o rales y re-

re d e ra de u n a trad ició n d e la q u e, c o m o v erem o s, n o m b res c o m o P lin io . E liano, Plu­
ta rc o . H e ro d o to , D io d o ro . E usebio o C lem en te, fo rm an p arte.

lü’ioso v I al co n sid erac ió n se ex ten d ió en la h isto ria, d u ra n te la é p o c a del H u m an is­
mo, m an ten ién d o se esta visión del jero g lífico -id eo g ra m a qu e ta n ta im p o rta n c ia te n d rá
p a ia la c u lin ra y el p e n sam ien to o ccid en tal. Z eigler n o d u d a en p re c isa r q u e los res­
ponsable:, de la m ala in te rp re ta c ió n del lenguaje je ro g lífic o fu e ro n los a n tig u o s " , pues
al i esp e c io b astaría co n su lta r los escrito s de P lo tin o y Ja m b lico , e n tre o tr o s 1’.
S ab em o s que con a n te rio rid a d a H o ra p o lo se escrib iero n o tra s H ieroglyphicas, pues
ile ellas nos lian llegado n o ticias h asta el siglo x » . E ste es el caso del tra ta d o d e C haere m o n , escrib a y g ram ático q u e fu era discípulo de A p ió n y c o n sid e ra d o su su c eso r en
la d irecció n del M useo de A lejan d ría, q u e tam b ién o cu p ó el carg o de p re c e p to r del
e m p e ra d o r N e r ó n '’1. E ntre sus o b ra s escribió u n a H istoria de E gipto, o tra so b re la te­
m ática astro ló g ica de los co m e ta s y. lo q u e realm en te nos in te re sa , u n tra ta d o qu e ver­
sa so b re la Escritura sim bólica de los antiguos egipcios2' . N o tic ia s so b re la o b ra , hoy
p e rd id a , h an llegado a n o so tro s m e d ia n te el c o m e n ta rio q u e T zetzes rea liz a ra a la ¡lia­
da en el siglo XII. S o ttas reco g e un n ú m e ro to tal de X IX jero g lífico s qu e p re se n ta n un
v a lo r g ram atical co n co rd e co n la realid ad cien tífica” . E sto n o s hace p e n s a r en un cla­
ro d e te rio ro en tre los siglos i al v del lenguaje je ro g lífic o , que, p o c o a p o c o va consi­
d e rá n d o se m ás en ig m ático , a n a liz á n d o se com o u n m e ro y exclusivo «ju eg o id eo g ráfi­
co» del q u e d arem o s c u e n ta m ás ad elan te.
Así. la p é rd id a de estas H ieroglyphicas an tig u as, el in te n to p o r p a rte del cristian is­
m o de a n u la r el sa b er p ag a n o , c o n v irtió al je ro g lífico en sin ó n im o d e fan tástico , p e r­
v ivien d o aq u ello s tra ta d o s q u e c o n sid e ra b a n al signo visual en su v alo r sim bólico, p o r
lo que la in llu en cia de estas o b ra s fu ero n claram en te n efastas en el cam p o de la egip­
tología. re tra s a n d o o ste n sib lem en te las investigaciones lingüísticas.
I sla visión del jeroglifico es d efin id a p o r S ch w artz co m o « ro m án tic a-p seu d o eg ip i ia» y no so lam en te o c u p ó al am b ie n te cultural a le ja n d rin o , sino q u e se ex ten d ió p o r
el mímelo h elenístico. S ig u ien d o este d iscu rso hem o s de co in cid ir co n S o ttas, p a ra q u ien
I l o ia p o lo e s un « arq u eó lo g o » y n u n ca un c o n tin u a d o r, ya q u e d io la visión p ro p ia de
un am b ien te cultural alejad o en el tiem p o . S b o rd o n e se ñ ala q u e esta s listas de jeroglíh e o s s u m id o s en valores ideo g ráfico s se ex ten d iero n e n tre los siglos I al V, puntualiza:

L o s H ieroglyphica, en resu m en , tien en el v alo r d e ser el ú n ic o testim o n io legado
p o r la a n tig ü e d a d que tra ta de reco g er sistem áticam en te asp e c to s d e la escritu ra je r o ­
glífica. La d a ta c ió n del tra ta d o nos p re se n ta p ro b lem as, p o r c u a n to en él, ap a re c e n as­
p e c to s c a ra c te rístic o s d e la c u ltu ra a le ja n d rin a co m o lo es el cálcu lo alejan d rin o d e la
división del a ñ o o la e s tru c tu ra c ió n de la tie rra en 72 p a rte s:;|.
La e s tru c tu ra de esto s H ieroglyphica es casi una co n stan te. E n p rim e r lugar se se­
ñala la idea q u e se d esea significar, p o ste rio rm e n te se ind ica lite ra ria m e n te y n u n ca
v isualm ente el signo je ro g lific o a q u e c o rre sp o n d e y, en un te rc e r e s tad io , se establece
u n a c o rre sp o n d e n c ia e n tre c o n te n id o sig n ifican te e im agen.
Tal y c o m o o b se rv am o s en los jero g lífico s, H o ra p o lo relata en su texto có m o los
egipcios c u a n d o q u e ría n rep re sen ta! lal o cual idea p in ta b a n , p o r lo g en eral, cierto a n i­
mal o vegetal, ju stific á n d o lo en l a s p ro p ie d a d y cu alid ad es de d ich o ser. I n este sen
tido es m uy im p o rta n te d e sta c a r la g ran fu en te que su p o n e p a ta el tratad ista los eslu
dios an tig u o s de H isto ria N atu ral, p u es en la m ayor p a rte de las «»elisiones o b seiv a
m os que su lu e n te re sp o n d e a escrito s d e A ristó teles, U tu to o I llano, e n lte o tro s e m
d ito s de la a n tig ü e d a d .
La H isto ria N atu ral a p a re c e en H o ra p o lo co m o la m as iin p o iln n lc lítente de con
sulla. A sí. p o d e m o s e n te n d e r que en el « re n a c im ie n to ro m án tic o » del jetonllíico co m o
id eo g ram a, en el estu d io « arq u eo ló g ico » q u e realiza, son esto s co n o cim ien to s o los ail
q u irid o s en el am b ie n te a le ja n d rin o de su é p o c a , los q u e una y o tra v e / ap arecen cotilo
referen cia d ire c ta . Es el c o m p o rta m ie n to anim al o vegetal el q u e se trad u ce en em
píeos m o rales aplicab les al o rd e n h u m a n o . E n co n secu en cia se p u ed e a firm ar q u e l.os
H ieroglyphica de H o ra p o lo to m a n en g ran p a rte el m o d elo visual de los jero g lífico s
egipcios, p e ro los sig n ificad o s ap a re c e n n eta m e n te m a n ip u la d o s p o r el a u to r q u ien es­
tablece la c o rre sp o n d e n c ia en tre im ag en y c o n ten id o se m án tic o p ro c e d e n te de tr a ta ­
d istas an tig u o s de g ran au to rid ad .
E ste es el lengu aje p o ético q u e se m an ifie sta en L o s H ieroglyphica. el cual p u d o
nacer con H o ra p o lo o p ro v e n ir d e la tra d ic ió n aleg ó rica a le ja n d rin a que ya g o zab a de
o tro s p re c e d e n te s co m o el c o n o c id o Physíologus. Lo c ie rto es q u e este código a le g ó ri­

( , im vni e u e p c ió n los testim onios de los clásicos y m uchísim os capítulos de Horapolo
( iu\n / ni Ija s o . I., lidición del itinerario del Éxtasis o Las Imágenes de un Saber Universal de A.
kiKrm.K. Madrid (1986), T. II, pág. 16.
/.¡ k.i i k. ( h.. Prólogo a la edición de Principesgénéraux de l'Escriture Sacrée Egyptienne de F. C h am f'Dl l io s . París ( 1984 ).
S o n as. H . y D r i o t o s , E.. ob. cit, pág. 93.
Ibidcm. pág. ?5.
•' Ibidem.
Ibidvm.
10

co se irra d ia a trav és del p re se n te tra ta d o y g o zará d e am p lia e s tim a en el H u m an ism o
c o m o p o ste rio rm e n te d are m o s cu en ta.

SBORDO.NT.. K. oh. di.
P a r t h e y , «Horapollon von iler Hicroglyrphen», Monaslsbcricht der K. Prcnssichen Akad 1 18711 náas

llO y ss.

1 b"

II

D e l o rigen p o é tic o a la v isio n c ien tífica : S e n tid o del je r o g lífic o

H e ro d o to d istin g u e d o s clases de e sc ritu ra en tre los egipcios, u n a d e n o m in a d a «sa­
g ra d a » y la o tra « p o p u la r» (11,36). Se d ed u ce en este p la n te a m ie n to , p o r o tra p a rte
m u y g en eral e n tre los tra ta d ista s an tig u o s (D io d o ro 1,81), q u e la p rim e ra re sp o n d e a
los Jero g lífico s. T ales co m p o sic io n e s se v ieron com o u n lenguaje cuyo o rigen e inven­
ció n se d e b ía a los dioses. P lató n h ab la de T h o t, a quien califica com o « p a d re de las
letras» (F edro 274 d,e). L a aso ciació n T h o t-H erm es-M ercu rio q u e d a p a te n te e n tre los

cia fue in v e n ta d a p a r a e sc o n d e r la s a b id u ría al vulgo2*. p u e s esta e sc ritu ra ex p licab a
las leyes, usos p ú b lico s e h isto ria, p o r lo q u e ló g icam en te d e b e ría se r c o m p re n d id a p o r
el p u eb lo 2’. P a ra este intelectu al, fue el olvido del se n tid o del je ro g lífic o p o r p a rte del
pueblo, lo q u e m o tiv ó el n acim ien to d e u n a e s c ritu ra m ás sim p le, d e un alfab eto que
se sirviera d e sig n o s v n o d e c o s a s1". A sí n ació p a ra W a rb u rto n el alfab eto , el cu al se
d e b e a u n a a b re v ia c ió n del jero g lífico , tal y c o m o n o s ex p lica S o tta s ’1.

a

Æ

clásico s, asi lo ap reciam o s e n C ice ró n (De nat. deor. 111,22), H iginius (Fabulae 277) o
P lu ta rc o ( Q uaest. conv. IX ,3,2).
L io n n o is recoge e in te rp re ta esta ap reciació n de los an tig u o s señalando:
C 'est M ercure Trism égiste, ou trois fo is très grand, roi d'E gypte, q ui vivoit p eu après

P-W

f

l

■—

<—*

>

L

5

M oyse. I l s'applica à fa ir e fle u rir les arts et le com m erce d a n s toute l ’E g yp te; apprit a u x
E g yp tien s la m anière de m esurer leurs terres, dont les lim ites étoient souvent dérangées

y

p a r les accroissem ens du Nil; il inventa les prem iers caractères des lettres, e t f u t l ’auteur
des anciens livres qui concernoient la religion, pour lesquels les E gyptiens avoient ta n t de

/

L

i*_
>

ik

vénération2'.

0

tu

*-

N u e s tro c o m e n ta rista del siglo x v m c o n tin ú a la fábula sobre M erm es o T h o t. a

q u ien n o le co n ced e el ra n g o de d iv in id ad o frecido p o r los an tig u o s, sino que p recisa
q u e d ich o p erso n aje fue m in istro y su c eso r de M énès, p rim e r rey sabio de la colonia

A

/
3

i

eg ip cia p ro v e n ie n te de C h a m , hijo de N o é J .
E stas ap reciacio n es del siglo xvm in te n ta n explicar ra c io n a lm e n te el o rig en divino

H em os a p re c ia d o c ó m o p a ra los clásico s y ta m b ié n , c o m o e stu d ia re m o s, p a r a los

d e H erm es-T h o t y p o r lo m ism o de la escritu ra jero g lífica. P ara la a n tig ü e d a d tard ía

h o m b res del H u m a n ism o , el d e sc u b rim ie n to del je ro g lífic o su p o n e el análisis d e to d a

esto s p lan te a m ie n to s e ra n claro s, e n te n d ía n que los jero g lífico s eran la expresión vi­
sual d e u n a sa b id u ría h e rm é tic a , cuya clave fue p a trim o n io de los sa c e rd o te s egipcios,

un a filosofía que los egip cio s su p ie ro n tra d u c ir en im ág en es. E sta tra d ic ió n q u e se re­
m o n ta a la civilización g rieg a, se m a n te n d rá h asta el siglo XIX, ép o c a en que la eg ip ­

q u ien es m ed ian te esta e s c ritu ra ideal y se c re ta o cu ltab an al vulgo su c o n o c im ie n to so­

tología te n d rá un g ra v e av an ce al p o n e r d e relieve la a u té n tic a sig n ificació n de e s te tipo

b re las realid ad es m ás p ro fu n d a s . T ales p la n te a m ie n to s se m an ifie stan con clarid ad en

de esc ritu ra tan m isterio sa.

esto s e ru d ito s en tre los q u e p o d e m o s d e s ta c a r a Já m b lico co n la o b ra S u r les m ystères

Sin d u d a alg u n a, u no de los h e re d e ro s m ás tard ío s d e este se n tid o p o ético del je ­

égyptiens.
El H u m an ism o re to m ó e s ta co n cep c ió n sobre el jero g lífico qu e leg aro n los a n ti­

roglífico fue A th an asiu s K ir c h e r ’2 y a él nos v am o s a re m itir ya q u e p o ste rio rm e n te
an alizarem o s la in cid en cia d e esta c o n c e p c ió n en el R e n a c im ie n to .

g u o s. así F icin o c o n tin ú a el p e n sa m ie n to de P lató n y P lo tin o ex p lican d o co n su a u to ­
rid a d q u e fue el dio s T h o t q u ien dio o rig en a esta esc ritu ra sa g ra d a : . En ella las ideas

to de la egiptología: P rodom us co p tu s si ve A eg yp tia cu s>>. E n este e stu d io d e s ta c a el in­

En 1636. K irc h e r p u b lica lo q u e h a s ta su ép o c a se c o n s id e ra rá el m ay o r m an ifies­

se m an ifie stan m ed ian te los o b jeto s de la n a tu ra le z a no c o rre sp o n d ié n d o s e co n la co n ­

ten to del je s u íta ale m á n p o r d e s c ifra r los jeroglíficos. E sto s son e n te n d id o s c o m o un

cep ció n trad icio n al d e la esc ritu ra , es decir, con los signos lingüísticos.
N o e x tra ñ a rá q u e b a jo tal visión el jero g lífico se a c e p ta ra d u ra n te largo tiem p o

claro lenguaje sim b ó lico , nos dice:

co m o algo h erm ético ta n solo co n o cid o p o r u n a élite in telectu al, la de los sa cerd o te s
egip cio s. E sto s fu ero n vistos co m o d e p o sita rio s de un sa b er q u e a la vez se o cu ltab a
al p u eb lo . Si bien esta teo ría q u e d a fo rm u lad a en el m u n d o helenístico y e n el H u m a­
n ism o . n o sucede así en el siglo XVIII p o r p a rte de alg u n o s in telectu ales q u e. co m o W ar-

L o s jeroglíficos son cierta m en te u n a escritura, pero no la escritura q u e se co m p o n e
de letras, pala b ra s y d eterm in a d a s p a rte s d el discurso que u tiliza m o s h a b itu a lm en te. Son
una escritura m uch o m á s excelente, su b lim e y p ró x im a a la s abstracciones; la cual, m e­
diante un enca d en a m ien to ingenioso d e sím bolos r su equivalencia, propone de u n solo

b u rto n . se p re o c u p a ro n p o r el estu d io y c o m p re n sió n cien tífic a de esta cu ltu ra. El en­
say ista inglés señ ala q u e ha sid o un e rro r h istó rico c o n s id e ra r que la esc ritu ra egip-

! L io n n o is , ob. cit., pá g . 124.
' Ibidem, pág. 404.
r B r u n o n . C. F., ob. cit.. pág. 44.

" W a r b u r t o n . VV., Essai sur les Hiéroglyphes des égyptiens. F.d. París (1977). T ra d u c e , tex to d e 1742,

pág. 97.
Ibidem, pág. 145.
Ibidem, pág. 160.
Vl S o t t a s . H. y D r í o t o n . E.. oh. d i.. p á g . 46.

52G ó m e z di- L i a ñ o .

!.. oh. di.

ibidem.

13

Athanasius Kirelier. P ara el estu d io so : El en say ista inglés estab lece la sig u ien te d iv isió n 41: L enguaje no fo rm a d o co n letras d e u n alfab eto : L a sabiduría de los egipcios no consistió en otra cosa que esto: representar la ciencia d e la d ivin id a d y de la naturaleza bajo diversas fá b u la s y cuentos alegóricos y de a n im a ­ les y otras cosas de la n a tu ra le za ''. p ág . E n el siglo XVIII. difiere c ritu ra e g ip c ia en c u a tro fases. p o r lo m ism o . T am b ié n existen los d en o m i­ nad o s « T ró p ico s» o q u e se m an ifie stan p o r el uso de m e tá fo ra s m ed ian te sus signos.. se deletrean com o nuestras letras (Fil C ap . G o d w in . L a s que y o he encontrado. e n tie n d e que el jero g lífico p u e d e p o se er un v alo r p ró x im o a la e sc ritu ra mo­ d e rn a . fig u ra m u y c o n o c id a en el c a m p o em b lem ático . y se fu n d a m e n ta en D io d o ro . c o n tra ria m e n te el tam b ién je su íta francés. oh cit. u n a s de una m anera r oirás d e otra.. cit. pág. La búsqueda del saber de la antigüedad. Ibidem. W a rb u rto n ya p re c isa q u e la razó n p o r la que esta e sc ritu ra se llam a jero g lífica no es o tr a sino el em p leo d e to d a su e rte de seres q u e existen en la n a tu ra le z a c o m o fu n ­ d a m e n to p a r a explicar sus p e n s a m ie n to s“ . W a rb u rto n p ro fu n d iz a en el esq u em a de C lem en te y divide la es­ fonéticos. Si bien C h am p o llio n estab lece un análisis científico de lo que su p u so el je ro g lífic o en la c u ltu ra egipcia. a n o ser que ellos las hubieran hecho com o las otras y que se d ría ju e g a u n im p o rta n te p apel en estas a p reciacio n es ya q u e incluso en el siglo x v m v iene a ser p rim e ra fu en te e n tre los estudiosos.. !5. otra u na sierra: una com o un ojo. Al resp ec to G o d w in ap u n ta: D esde que Jea n François C ham pollion resolvió e l problem a entre 1822 y 1824 con la a yu d a de la piedra R o setta se sabe que los jeroglíficos son un sistem a fo n é tic o de es­ critura. p ág. A decir verdad. u n a s d e p á ja ro s y otras de sierpes: al­ g u n a es d e lechuza. D esde C lem en te a W a rb u rto n son m u c h o s los estu d io so s q u e han c o n sid e ra d o el Jero g lífico com o fu n d a m e n to d e o tro s tip o s d e e s c ritu ra eg ip cio s que d isp o n e n d e un alfabeto. b ajo tales p re su p u e sto s. W . Al igual q u e el sabio de A le ja n d ría c o n sid e ra al je r o ­ C u rio so pasaje de la lite ra tu ra del siglo XV. a u n q u e es claro n o ta r. cit. M Ibidem. d o n d e se se ñ ala q u e los jero g lífico s se co n a rg u m e n to s de los p la n te a m ie n to s d e K irch er. la que p ueden d e le tre a r tal y co m o si se tr a ta ra d e un alfab eto y. P ara el seg u n d o la esc ritu ra je ro ­ !J Cfr. que K irc h e r 110 d isp u so de n in g u n a R o setta. pollion. 93. X II). C lem en te de A lejan ­ a) Jeroglíficos: E sto s p u e d e n ser « C u rio ló g ico s» . porque no se p u ed en interpretar [e n te n d a m o s q u e p a ra la fecha e ra su ficien tem en te c o n o c id o el m a n u s c rito d e H o rap o lo ]. oh. Sin d u d a . 22. com o p re c isa L iañ o . no sie n d o sie m p re un «enigm a m isterio so » tal y co m o desea ex p licarn o s K ir c h e r 1. 76. E n el siglo x v n M e n e strie r. oh. b) Sim bólicos: A su vez se su b d iv id en en « T ró p ico s» y p ro p ia m e n te « M ísticos» o «A legóricos». En este se n tid o llam a so b re m a n e ra la ate n c ió n q u e n o se r e p a ra ra en q u e aq u e­ llas im ágenes a p a re n te m e n te tan m isterio sas p u d ie ra n se r n o so la m e n te el o rig en de un alfabeto. L enguaje fo rm a d o p o r letras d e u n alfab eto : a) Epistológico: U tilizad o en los a s u n to s civiles. vam os a c o n s id e ra r los p la n te a m ie n to s q u e en la h isto ria se a c e rc a n in tu itiv a m en te a su au té n tic o se n tid o . la se g u n d a « S a c e rd o ta l» . 14 glífica ta n sólo p re se n ta b a u n a le ctu ra sim b ó lica. D e alg u n a m an era p o d ría n co rre s­ p o n d erse co n los q u e C lem en te d e n o m in a « S im b ó lico s» . los m ás arcaico s y que consistían e n re p re se n ta r lo q u e se d e se a fig u rar. 137 y ss. a la p re g u n ta so b re el sig n ificad o d e tales co m p o sicio n es. C lem en te divide la e sc ritu ra egipcia en tre s especies: La p rim e ra la d e n o m in a «E pisto ló g ica» . Al resp e c to q u ie ro llam ar la a te n c ió n so b re un pasaje del T ratado d e F ilarete d o n ­ de el a u to r p o n e en b o ca d e u n o d e los in te rlo c u to re s su p e n sam ien to so b re el jero g lí­ fico egipcio. Ibidem. es la « Jero g lífica» . J. 15 . oh.. 30. tacio n es: « E sc ritu ra S im bólica» que co n siste en im itar la fig u ra re p re se n ta d a . la cual tie n e a su vez tre s m an ifes­ puedan deletrear. de su v e rd a d e ro v alo r. P ero p a ra este e stu d io so el je ro g lífico p re ­ se n ta m u ch as v arian tes... Gómez d e L ia ñ o . h asta el p u n to de que son po q u ísim o s quienes las pueden interpretar. W . b) H ierogram ático: C e n tra d o en los tem as sacros.. pág. c o n ­ sid e ra d a c o m o la m ás p e rfe c ta . “ W a r b u r t o n . * W a r b u r t o n . El jesu íta alem án es h e re d e ro de la co n cep c ió n del jero g lífico co m o id e o g ra m a y.. cit. sino q u e tam b ién p u d ie ra n c o m p o rta r un claro alfab eto an im ad o .. “ G ó m e z d e L ia ñ o . !. pág. q u ie n h ab la d e v alo r literal de las im ág en es egip­ cias frente al sim b ó lico 42.. elevadas nociones o algún glífico com o un len g u aje c a re n te de alfab eto . L a te rc e ra . cit. el po eta Francesco Filelfo m e dijo que cada uno de aquellos anim ales significaba u n a cosa p o r s i m ism o : la a nguila significa la envidia y a s i cada cual tiene su significado. o tras com o una figura. H e aq u í un p re c e d e n te a los d e sc u b rim ie n to s d e C a m p o llio n que p a ra n ad a po d em o s d esp rec ia r. So n todas letras a m o d o de figuras. es d e c ir. d e signos se sirve de « tro p o s» y fin alm e n te la qu e em p lea «alegorías»'10. E n tre los tra ta d ista s an tig u o s seg u irem o s a P o rfirio y C lem en te de A le ja n d ría en su c o n sid e ra c ió n so b re los tip o s de e sc ritu ra egipcios. am b as se c o m p o n e n de un alfab eto . pág. " Cfr.golpe a la inteligencia d e l sabio un razonam iento complejo. unas de unos a n im a les y otras d e otros. ” G o d w in . d e sc u b rim ie n to q u e se d e b e rá a C h a m ­ insigne m isterio escondido en el seno de la naturaleza o divin id a d í4. Madrid (1986). pág s. 195. L. En co n secu en cia se h a n de c o n sid e ra r varias m atizacio n es co m o se g u id am en te ex­ p licarem o s al p re se n ta r alg u n o s a p u n te s so b re la esc ritu ra egipcia.. Sus g ra n d e s av an ce s en el e s tu ­ d io del c o p to n o tu v iero n su reflejo en el análisis del jero g lífico ya q u e sus e rro re s sir­ v iero n p a ra re tra s a r aú n m ás el d esarro llo de esta ciencia. resp o n d e: N o os lo sé decir. que tienen fo r m a de an im a les y d e otras cosas. 137. oh. tra d u jo la Tabula B em b in a í!. J.

or + unge = orange 5. année. ob. p re se n ta v alo res sim b ó lico s. R o e d e r es cla ro en a firm a r que el jero g lífico com o fo n em a es e m p le a d o en los esc rito s y q u e. cit. la o b r a d e H o ra p o lo .. 11. 261. Sobre la arquitectura en la edad del Humanismo. C h . cit. cit. C h a m p o llio n d io c u e n ta d e la c o rre s p o n d e n c ia ex iste n te e n tre algu­ no de los jero g lífico s p ro p u e sto s p o r H o ra p o lo y cierto s sig n o s eg ipcios. te n ía p o r inicial el so n id o a a rtic u la r45. { année. 72. mère. P o r ta n to . ob. E. y D r i o t o n . El ejem plo q u e nos p re se n ta es cla ra ­ m e n te explícito: 4. c o m o v erem o s. 17 . N o o b sta n te . 5 y 16 41 6 . p u e s ésto s tam b ién existen. 29. S o ttas. “ S o t t a s . en los llam ad o s « d e te rm in a n te s» . E . q uien vio e n el je ­ ro g lífico u n lenguaje o c u lto en el qu e se esco n d ían los g ran d es m isterios de la d ivini­ dad*’. E ste p re su p u e s to n o q u ie re sig n ificar q u e no se e n c u e n tre n en el lenguaje je ro g lí­ fico signos c o n u n v alo r de id eo g ram a. En b ase a tales fo rm u lacio n es. la con­ cepción del je ro g lífic o re sp o n d e rá a sig n o s lin g ü ístico s. R. c o m o lo es «el h o m ­ b re que se co m e las h o ras» . | s dieu.P ero lo c ie rto es q u e e n estas fo rm u lacio n es nadie m atiza el v e rd a d e ro v alo r de esta e s c ritu ra je ro g lífic a y p o r lo g en eral se m an tie n e la cren cia de su c a rá c te r de id eo ­ g ram a. In clu so se d a n cita alg u n o s escép tico s p a ra quienes tales co m p o sic io n e s sim ­ p le m e n te fu e ro n recreo s o rn a m e n ta le s. q u e 3. * S o t t a s . su o b ra excitó la cu rio sid ad de K irch er. en len g u a h ab la d a .. ‘ Ibidem. de u n a ad iv in ació n re su lta n te p o r la u n ió n de o tra s p alab ras. q u e no ex istan alg u n o s jero g lífico s co n v alo res d e id e o g ra m a s. pág. E s sin d u d a C h am p o llio n . pág. Si h asta la fecha todas estas im ág en es e ran c o n s id e ra d a s co m o sim bólicas. E stu­ diosos c o m o C h a m p o llio n p u sie ro n d e relieve q u e so n m uy p o c o s los q u e co in cid en con la re a lid a d . 21 del L ibro I y 9 d el II. H „ y D r i o t o n . el francés d a c u e n ta de q u e bajo ese a sp e c to fig u rativ o . H o ra p o lo d escrib e jero g lífico s q u e re sp o n d e n a id eas q u e d e se a c o m e n ta r. !P° ( '/i ) = a n n ée co m m en ça n te (hsp p o u r 0 «)■ 6. el v e rd a d e ro « p a d re » de la eg ip to lo g ía m od ern a. p ág s. cit. en m o n u m e n to s com o tem p lo s o tu m b a s. la im agen-jeroglífico re sp o n d e a to d o un sistem a fonético en el q u e la im itació n del o b je to físico viene a explicarse p o r cu a n to su n o m b re.o E n este se n tid o . d e u x dra ch m es ( I T “ s'écrit aussi. Barcelona ( 1979). ob. éternité. en su fo rm a c o m p leta. Z f j g l e r . Sus d es­ c u b rim ie n to s cam b ian el p a n o ra m a so b re el je ro g lífico egipcio. mois. an alizan d o los v alo res del jero g lífico los divide en tres a p a rta d o s 46: —L os q u e p o seen un v alo r de id e o g ra m a y tam b ién fonético: Q u iero in sistir en q u e los n uevos d e s c u b rim ie n to s n o q u ie re n d ecir. la p a la b ra egipcia d isp o n e d e los elem en to s d e u n a « c h a ra d a » . es a n a liz a d a b ajo la p ersp ec tiv a de un re sto arc a ic o q u e ta n sólo llevó a p la n te a m ie n to s e rró n e o s e in flu en cias nefastas c o m o p re c isa Z eig le r47.. H. H o rw a rt von H o h em b u rg en su Thesaurus de­ fien d e esta c o n sid e ra c ió n . bien H o ra p o lo o F ilip o . S o tta s n os o frec e la lista: A idea de m ovim iento —Los q u e resp o n d e n a un sen tid o fonético: L ivre I. P o r lo g en eral. ob. P ira n esi no d ista de las a p reciacio n es de H o h e m b u rg y ve en estas im ágenes sin­ g u lares c a p ric h o s d eco rativ o s'". F . pág. n o tie n e n n a d a q u e ver co n el se n tid o últim o. W i t t k o w e r .. sin o m ás b ien en h a b e r g e n e ra liz a d o u n v o c a b u la rio q u e . a u n q u e fan tástico . c o n s id e ra d a e n o tro tiem p o com o a u té n tic o d ic c io n a rio d e lectu ra d e l je ro g lífic o . co m o se ha se ñ alad o . p u es e sto s se m an ifiestan . el v a lo r de estas co m p o sic io n e s n o se e n c u e n tr a e n el c a m p o d e la v e rd ad era filología. |. tuvo g ran re p e rc u sió n en siglos p o ste rio re s. D e los 189 c o m e n ta d o s p o r n u e stro tra ta d ista tan só lo 30. 4i C h a m p o l l i o n .. in v e n ta n e n o casio n es je ro ­ glíficos o re c o g e n o tro s de recien te c re a c ió n en el círcu lo in te le c tu a l a le ja n d rin o 4*.. A sí.. p u e d e n te n e r —L os q u e tien en un v alo r ideográfico: alguna relación. d á n d o se c ita re p re se n ta c io n e s q u e n u n c a fo rm a ro n p a rte d e e s ta es­ c ritu ra e in clu so o tra s q u e n o se p u e d e n re p re s e n ta r v isu a lm en te..

P fe u . II. P o r lo tan to . bonté. 10. se p u e d e n e s tru c tu ra r fo n e m a s4’. los ele­ 44 L a u t h . p ág. p á g . 47. 14. ju stice. En la p resen te im ag en o b se rv a m o s d o s b o cas y u n a lech u za.^ heure. T a n to p o r el m isterio que e n c e rra b a n es­ tos jero g lífico s co m o p o r e n c o n tra rse re p re se n ta d o s en lu g ares c o n sid e ra d o s sa g rad o s. D io d o ro de Sicilia. scribe. París (1913). tem p lo s o tu m b as y resp o n d ía n a una le ctu ra aleg ó rica p róxim a al je ro g lífic o « tró p ic o » o «ale­ g ó rico » se ñ alad o p o r W a rb u rto n y al «M ístico» de C lem en te de A lejan d ría. 26. lo q u e a d q u ieren un m ay o r n ú m ero d e re p re ­ se n tacio n es y tien en m ás a n tig ü e d a d 5'. C ice ró n y P linio c o m o reco g e M a re s ta in g 51.t. V travail (u p . P o r n ecesid ad es d e u n a e c o n o m ía en el len g u aje y q u izá. ob. «ha­ sid e rarse co m o jero g lífico s. ju g e. cit. se se p a ra n del v e rd a d e ro v alo r del jero g lífico . d e ahí q u e sean estas f e p re se n ta c io n e s los resto s m ás ar­ caicos que p o seem o s. ginó e n tre los egipcios. 55. E n este asp ecto c o in c id e co n las ideas d e Wab u rto n 54. a j u i c i o de S o tta s. tíca. é ouïe. sino m ás bien com o «A náglifos». 63. 5. 11 S o t t a s . cinq.. p á g . S eñ alan los e stu d io so s q u e to d a s las civilizaciones h an q u e rid o d e ja r huellas d e su existencia m ed ian te el d ib u jo . Al m arg en de estas c o n sid e ra c io n e s p o d e m o s e n te n d e r q u e el jero g lífico egipcio guerre. El v alo r fo n é tic o de P ero estas in sc rip cio n es de las que vam os d a n d o cu en ta. S o ttas lo c o m p a ra a u n a « c h a ra d a » ya que p o r m ed io d e o b jeto s físico s in­ d e p e n d ie n te s. 16. :: Ibidem. jíH D (queue ele crocodileI = obscurité. 22. 135. Y a in d icam o s q u e fue C h a m p o llio n q u ien d escu b rió el sistem a fo n ético d e los je ­ roglíficos. E. 2 0 . en la curiáA th é n a (N . Les écritures égyptiennes el l'antiquité classique. cit. 44. 53. oh. si b ien en un p rim e r e sta d io p u d o re s p o n d e r sim p lem en te a lo q u e se d eseab a fig u rar. p o ste rio rm e n te d e sa rro lla ta n to el c a m p o sim b ó lico de id e o g ra m a co m o el fo n ético . la o b ra de H o ra p o lo está m ás en c o n s o ­ n a n c ia con estos « A náglifos» q u e con el se n tid o p ro p io de la e sc ritu ra jero g lífica. n pastoplw re. y D r i o t o n . C o n a n te rio rid a d W a rb u rto n p recisó q u e esto s je ro ­ Livre II glíficos de H o ra p o lo tie n e n su o rig en en la e s c ritu ra eg ip cia m ás arcaica. tem p lo s y tu m b a s. E n esto s té rm in o s se m an ifie stan P la tó n . * dieu. W . al d isp o n e r u n a le n g u a p ro p ia m e n te se m ítica. de­ riv ará del p ro p io jero g lífico . q u e d ó en m era po esía. / j lune. págs. d o n d e se re p re s e n ta n a los o b je to s d e u n a fo rm a en la q u e m ás o m e n o s se reco n o cen . 13. P. p a ra q uien tales sím b o lo s no d e b e ría n co n ­ la b o ca re sp o n d e al so n id o -r-. A sí. W a r b u r t o n . ap e n a s si u tilizan el ju e ­ da p o r C lem en te de A le ja n d ría y que re sp o n d ía a un lenguaje p ro p io de los reyes en fo rm a de m itos religiosos (S tro m a ta V. 41. II. p o r sus so n id o s. la lechuza rem ite al so n id o -m-.. 4. 70. H éphaïstos (Tu. lu eg o te n d re m o s d oble -/■-.4). bólico que.12. p u es su p ro c e d e n c ia es la e sc ritu ra eg ip cia a n tig u a y m ed ian te ellos 18 go de vocales. E n u n a se g u n d a fase se p asa a lo q u e c o n o cem o s co m o « P icto aram a» . así lo vio W a b u rto n ... E n tre los an tig u o s fue c re e n c ia c o m ú n q u e el n acim ien to d e la e s c ritu ra se o ri­ h o t o ). O dix. P o r o tra p a rte . 17. la e s c ritu ra en cu estió n vino a d e n o m in a rse así: « S a g ra d a » ’’. ” W a r b u r t o n . V bienfaisance.. ouvrir. Q 118. & foule. MARESTAING. F re n te a esta p o si­ ción .. (“ Jj. 14 y 15. es decir. co m o se ñ a la ra el e stu d io so inglés p a ra u n a m a y o r p re c isió n . pág. razó n p o r la q u e el títu lo lleva a un im p o rta n te equ ív o co . H . tras los estu d io s d e C h a m p o llio n . cit. se c o n fo rm a n v erd a d e ra s p a la b ra s y frases. h - fils. la n u ev a e sc ritu ra h ie rá tic a o d e m ò tic a . fureur. en el tra sc u rso del tie m p o fue to m a n d o u n c a rá c te r em in e n te m e n te sim ­ 11. d en o m in ació n fo rm u la ­ cer». surnom de Ptali/. 12. les d a n m e n o r im p o rta n c ia . Los eg ip cio s. 30.. O * horreur. ab ch. oh. écriture. P o n g am o s un ejem p lo clarificad o r: E sto s jero g lífico s q u e p re se n ta H o ra p o lo ap a re c e n c o m ú n m e n te obeliscos. de ah í q u e sirv iera m ás c o m o explicación de im ágenes q u e c o m o le ctu ra de los textos a n ­ tig u o s. J CONSIDERACIONES SOBRE LA ESCRITURA JEROGLÍFICA Vé 40. M concorde. p u es co m o en el á ra b e o el h eb reo . 19 . p ág. m a tin (cf. y c o m o p re c isa S b o rd o n e . es d ecir. colère.J 67. sien d o los seg u n d o s.. P ero las n ecesid ad es d e la c o m u n ic a c ió n d an o rig en al jero g lífico q u e . W . fue e n te n d id o p o r los estu d io so s d e la a n tig ü e d a d co m o un len g u aje n e ta m e n te id eo ­ gráfico. L au th p u n tu alizó q u e ¡as co m p o sic io n e s de H o rap o lo n o se h a n de e n te n d e r com o tales «anaglifos». 38. 147. N eithj. y p o r lo m ism o se alejan del c a r á c te r tró p ic o o a le g ó ric o '“. L a p a la b ra q u e n o s e n c o n tra m o s viene a ser: r-r-m.

m a r c o n c e p to s m e d ia n te im ág en es“ . N o alcan zó la d ifu sió n p o r la im p re n ta h a s ta la e d ic ió n d e A ld o M a n u z io en 1505. pág. L as len g u as sem íticas. U n a d e las raz o n e s im p o rta n te s q u e p ro d u c e esta in te le c tu a liz a c ió n d e la im agen la d eb e m o s e n c o n tra r en este len g u aje p o é tic o p ro v e n ie n te d e L o s H ieroglyphica. ob. rii. q u ien . E ste suceso tiene n o tab le tra n sc e n d e n c ia . cil. sin o q u e.. a j u i c i o de S o ttas. F. el v alo r fo n ético . . V o lk m . P ortal q u iere ver e n el d e te rm in a n te u n a u té n tic o re p e rto rio de id eo g ram as que re sp o n d e n con m ayor c la rid a d a la n a tu ra le z a sim b ó lica del lenguaje que a la fo n ética56. oh. ex p resa esa m ism a idea. 21 . T ales d e te rm in a n te s. P o r ta n to . un sen tid o sim b ó ­ lico q u e se c o rre sp o n d e con la p a la b ra re p re se n ta d a . *: C fr. ab. M. p o r lo q u e p a r a re fo rz a r los so n id o s d isp o n e n del llam ad o d e te rm in a n te .a n n . p u es sie n d o el d e te rm in a n te . B e le stat p re c isa q u e esto s je ro g lífic o s e n c ie rra n d e n tro d e sí. ya p o d e m o s hablar de im á­ g en es id eo g ráficas en la c u ltu ra egipcia. '■ P o r t a l i . é s ta sin ilu stracio n es. p á g . 185. h ab ían d e s c u b ie rto un m ed io d e plas­ A n a liz a n d o este co m p le jo m u n d o d e los d e te rm in a n te s. c o m o se señaló. E stas ideas e stá n p a te n te s in clu so en el siglo x v n . oh. L io n n o is e n el siglo x v i 11. cit.. oh. p u e d e n te n e r el valor de h o m ó n im o s. El de­ te rm in a n te . cil.. o jo que llora. e n lu g ar de u tilizar a rg u m e n to s d isc u rsiv o s. tie n e n u n a g ra n im p o rtan c ia . En co n secu en cia. sin o ta m b ié n c o m p re n d ía n q u e c o n o c ía n el se c re to de e x p resa r la esen cia d e u n a id ea m ed ia n te u n a im ag en 64. el fonético ju n to al id eo g ráfico y el exclusivo d e id e o g ra m a serían . í! WiTTKOWER. en m uchas ocasio n es se p re se n ta n S ab id o es que los n eo p lató n ico s flo re n tin o s del siglo XV p e n s a b a n q u e ta n to P la­ tó n c o m o las rev elacio n es p re c ris tia n a s a te s tig u a b a n la v e rd a d d e la d o c trin a m ed ian te velados m isterio s. g e n e ra rá to d a u n a su e rte d e c o rre sp o n d e n c ia s sig n ific a n te s. P lo tin o . P o r lo q u e a n u e stro tra b a jo co n ciern e. págs. a q u ien tra d u je ra el céleb re H u m a n is ta F iem o . g ran sa b id u ría . Los segun­ d o s m ere c e n u n a m a tiz a c ió n . se ñ a la b a que los sab io s eg ip ­ cios.. P ero no so la m e n te la o b ra de H o ra p o lo d e ja rá su h u ella e n tre los e ru d ito s d el H u­ m an ism o . ta n sólo p ró x im as al e ru d ito . pág.. París. 196 y 20. 247. V a n u x e m ... P o rta l q u ie re ver en ellos un rep erto rio sim bólico que.. La lab o r eg ip to ló g ica q u e d io co m o re su lta d o la c re a c ió n del « jero g lífico hu“ G ó m e z d e L i a ñ o . que sin p ro n u n c ia rs e p re c isa el v a lo r significante. Bilderschriften der Renissance. 15. cil. !. d e m a n e ra o c u lta . tra ta d e d e m o s tra r q u e el je ro g lífico egipcio tien e c o rre sp o n d e n c ia con el h eb reo . 5 y ss. c o m o lo ap re c ia m o s e n los escrito s d e K irc h e r al h a b la r d e H e rm e s T rism e g isto “ . p á g . Aegypiische G ram m atik. sien d o p o r vez p rim e ra ilu m in a d o en 1543. en 1419. El tra ta d o de H o ra p o lo tu v o n o ta b le in cid en cia en el p e n s a m ie n to del H u m a n is­ m o. se d e b e al v iajero flo re n tin o C risto fo ro B uondelm o n te. L a n a tu ra le z a e s o té ric a d e tales co m p o sic io n e s co in ­ cide de fo rm a m ás c la ra co n el p ro p ó s ito d e H o ra p o lo . 250. afirm a c ió n q u e n o du­ d a n en ju s tific a r sig u ien d o a P lu tarc o '1'. Los e ru d ito s del H u m a n ism o . p ág. to m a n d o co m o fuente a C lem en te de A lejan ­ d ría . p alab ras que no se p ro n u n c ia n p ero que c e n tra n e n el v e rd a d e ro s e n tid o del térm in o . h a c ie n d o d e l p rim e ro su f u n d a m e n t o '. sig n ificaría « Y o h ag o llo ra r» o « Y o h a g o d a ñ o » ” . 12. J . S o b re la tra sc e n d e n c ia del jeroglífico. ' Ihide ni. tiene grandes consecuencias ya que ve en tales im ág en es o b jeto s físicos q u e rem ite n a las m ism as significaciones m o rales a las q u e o fre­ ce el len g u aje h eb reo . fu n d a m e n ta d a en p la n te a m ie n to s filosó­ ficos. P o rtal. R... a ju ic io d e lo s h o m ­ b res del R e n a c im ie n to . 54 W a r b u r t o n . p a ra q u e los sa g ra d o s m iste rio s n o sean p ro fa n a d o s p o r el v u lg o 61. b u sc a ro n los sa b io s g rieg o s en E g ip to . C le m e n te d e A le ja n d ría h ab la d e los « A n á­ glifos» o e s c ritu ra a d e c u a d a p a ra los rey es q u e se d isp o n ía e n tem p lo s y tu m b a s co n un v alo r ex clu siv am en te sim bólico. W arb u rto n a p u n ta al resp e c to q u e los p ro fetas h e b re o s to m a ro n con m u c h a p ro fu sió n los elem en to s jero g lífico s p a ra tra n sm itir su sig­ n ific a d o ". En c o n se c u e n c ia r-r-m. el v a lo r se m án tic o d e la p alab ra. E l se n tid o aleg ó rico y sim b ó lico q u e el a m b ie n te c u ltu ral a le ja n d rin o d io a los je ­ c o m o un cla ro « H o m ó n im o » . cil. C o n resp e c to a los p rim e ro s se h a de se ñ alar q u e son los d o m in a n te s. el H o m ó n im o de la rep re sen tació n fonética. el resum en final del se n tid o q u e puede co n fe­ rirse a los jero g líficos. Les sym boles des égyptiens. p o r o tro . M a r k s t a i n g . ten em o s an te n o so tro s una roglíficos fue re to m a d o p o r los p e n s a d o re s d el H u m a n ism o . T ra sc en d e n c ia de L o s H ie ro g lyp h ica e n tre la in telectu a lid a d del H u m a n ism o Los p rim e ro s sig n o s tie n e n un v alor fonético re sp o n d ie n d o al sonido: r-r-m. a s p e c to q u e n o s lleva a p e n s a r qu e la d e n o m in a c ió n del tra ta d o se a ju s ta ría m ás co n el té rm in o p ro p u e sto p o r C le­ m en te. tra s el e s tu d io d e tales id e o g ra m a s p e n s a b a n q u e te n ía n ac­ ceso no so la m e n te al sa b er d e la a n tig ü e d a d . x v i. a c o m p a ñ a d o del o jo q u e llora y el h o m b re. En este sen tid o . c o m o han p re c isa ­ d o G o y ó n y P o rtal. L o q u e llam a la a te n c ió n es q u e su s rep re sen tacio n es. L a llegada a la ciu d a d del A rn o . en el siglo v isión id eo g ráfica del su ceso q u e se desea efigiar. E r m a n . W . E sto d a r á lu g ar a in v estig ac io n e s im p o rta n te s q u e g e n e ra rá n u n a n u ev a fo rm a d e « h a c e r» y d e « v er» la im a g e n . ** L io n n o is . estos elem en to s figurativos co n o cid o s com o « d e te rm in a n te s» . págs. A sí. p o r lo g en eral. Hiemglypliik mui Eniblcinalik in ihren Bezeiliungen iind Fortivirkungen. lo c o m p ró e n la isla d e A n d ro s y lo llevó a F lo re n c ia hacia 1422. m iste rio s q u e ellos e n te n d ía n se e n c o n tra b a n e n los a rc a n o s je ro g lí­ ficos..m e n to s sign ificativos del id io m a son las co n so n an tes ya q u e se re p re se n ta n g ráfica­ m e n te . P. p u es no d e ja d e se r u n a ex p licació n de im ágenes. es decir. A sí. a p e n a s si utilizan vocales. p u es ésta n o p re­ se n ta rá exclusivos v alo res estétic o s. p u e s si p o r u n lad o p recisan significa­ tiv am en te a la p a la b ra q u e a c o m p a ñ a n . 20 ” C fr. d esarro lló to d a u n a te o ría en la q u e tra ta b a de d e m o s tra r qu e el origen de las fábulas griegas se e n c u e n tra en estas re p re se n ta c io n e s "’. 64 Ibidem. el ejem p lo a n te rio r q u e d a ría fo rm a d o de la siguiente m anera: El te rc e r caso se h a d e te n e r p re se n te . Leipzig (1923). p u e s ésto s c o m p re n d ie ­ ro n qu e m ed ia n te tales c o m p o sic io n e s se tra d u c ía un c ó d ig o se c re to . Así. 16 y 17. m ien tra s q u e el h o m b re rem ite a la p rim e ra p e rso n a . págs. están a c o m p a ñ a d a s del lla m a d o « d e te rm in a n te » . S o n esto s c o n c e p to s los q u e . p ara el autor.. oh.

Y lo q u e en realid ad fue fru to del p en sam ien to cristiano. tra ta d o s a trib u id o s al leg en d ario sa b io H erm es T rism e g isto . H o c k e . d e a q u í te esta rá p erm itid o conocer oráculos sa g ra d o s11. L o s H ieroglyphica su p u s ie ro n e n tre los intelectuales del H u m an ism o . P a ra el d ire c to r de la aca d e m ia C areggi. 77. p recisa: L o s sacerdotes egipcios. Vancxem J. pág. oh. sobre las d e m á s fig u r a s que describe e l Horapolon11. ¿Q ué no h a y en él d e la m á s p u ra y secreta filo so fía ? C iertam ente. y K l e i n . en el colec­ cio n ism o d e m a n u scrito s. u n a v e rd a d e ­ ra clave p a ra el c o n o c im ie n to de la sa b id u ría antigua. 6. co m o A lb erti. cit. e n una m o d a eso térica q u e tra sc e n d e rá a la o b r a d e a rte 72.. 74 C h a s t e l .g Ibidem. Ju a n L o re n z o P a lm ire n o . 75 B r u n o n . G o n z á l e z DE Z á r a t e . E sta p asió n q u e se m a n ifie sta p o r el jero g lífico lleva im plícita un in terés p o r lo id eo ­ g ráfico . ob. C on esta in ten cio n alid ad F icino afirm ab a que: L o s jero g lífico s son copias de las ideas divinas en las cosas6''. q u ie n c o m p u s o in sc rip cio n es je­ roglíficas p a ra Ju lio II. A e s to s a rtista s se p u e d e n a ñ a d ir o tro s c o m o V asari en los fresco s que re a liz a ra p a r a el V a tic a n o . B ram an te. H u m a n ista s e n g e n e ra l. Y a t e s . d e sc u b ie rto s en tiem p o s del M èdici C osm e. se e n te n d ió com o su p reced en te: d e a h í el e n tu sia sm o p o r su e stu d io y la divulgación d e q u e g o z a ro n e n tre los in telec­ tuales del H u m an ism o . S u discurso d e l tiem p o es m ú ltiple y m ó­ vil. J. C h a s t e l . F. Y lo m ism o p u ed e decirse. m ien tra s leía a este a u to r con m u ch a atención. Madrid (1988). no d u d a en insistir al le c to r q u e sea a te n ta su lectu ra. el tra ta d o de H o ­ ra p o lo fue c o n sid e ra d o de o rig en ta n an tiq u ísim o co m o el de H erm es. V. 77..... En Lecturas de Historia del Arte I. y a qu e: . p u es en el c o m e ta rio a las E n ca d a s d e P lo tin o . sino com o u na cosa sim ple y estable. E studiosos italianos y e u ­ ro p e o s. un a u to r sin d u d a m u y antiguo. El Humanismo. p á g s. B elestat se expresa con clarid ad c u a n d o reco n o ce q u e el tr a ta d o de H o ra p o lo es el au té n tic o diccio n ario sin el cual no se p u ed e c o m p re n d e r el je ro g lífic o egipcio'"'. pág. co n su lta n esto s H ieroglyphica. G. ¡hidem. se v ieron com o p rec e d e n te s im p o rta n te s d el p e n s a m ie n to p la tó n ic o y d e la religión c ristia n a ’1.. no es o tra sin o los escrito s de H o ra p o lo . el tra ta d o de P lu ta rc o ¡sis y Osiris o las h isto rias relatad as en L a s M etam orfosis d e O v id io 1”.. que se co n so lid a en el a m o r p o r to d o lo egipcio. A. a p a r tir d e F icin o . Basilea (1576). cit. a l ir a p a ra r a Horapolo. di. C ie rto es q u e el v e rd a d e ro d e s p e rta r del jero g lífico . fue g en e ra liz a d a ta n to e n tre los intelectu ales y los a rtista s m ás n o tab les. co n su excursus so b re los obeliscos de inscripciones jeroglíficas. 4 W il d e . De Bellini a Ticiano. e je rc ie n d o n o tab le influencia en la o b ra de C o lo n n a E l S u eñ o d el Polifilo y a c o n se ja n d o su uso en la d eco ració n de edificios. Edición de los Hieroglyphica de Horapolo. París (1551). P.. blasón o divisa.. M e rce ro . B r i n o n . M. 38. e m p re sa . A ñ a d e . del em b lem a. pág. a l p in ta r u n a serp ien te a lada q u e introduce la cola en su boca. 21. pág. es en H erm es T rism eg isto d o n d e se en­ c o n tra b a el o rig en de esta e s c ritu ra sag rad a. ju stific a n d o asp ecto s d e lo s q u e h em o s d a d o cu en ta: Así. J.. Comentario de Plotino. q u e v en im o s se ñ alan d o .. ded icó esfu erzo s im p o rta n ­ te s al e s tu d io d el C orpus H erm eticu m . Barcelona (1964). 141. Cfr. B ajo tales p re su p u e sto s. . Cfr. sorprendí ¡Qué oculta doctrina h a y en él!. pág. a n te rio re s a la e ra cristian a. buen Dios. pág. lo m isterio so . 23 .. p e rso n a lid a d de g ran trascen d e n cia en el H u m an ism o . 73 M e r c e r o . que enseña la prudencia. R. p u es o b ra s del am b ien te h elen ístico alejan d rin o fu ero n e stu d ia d a s co m o p ro v e n ie n te s de tiem pos p retérito s. L a m e tá fo ra v isual h e re d e ra del je ro g lífic o se c o n v e rtirá . pág. fue tra d u c to r de P lató n y P lo tin o . oh.. C u rio sa m e n te . rii. o R o sso e n la c o n o c id a G alería d e Francisco I e n F o n tain eb le a u ’5. que produce y a nula las cosas. El Manierismo en el arle. p ág . oh. 75. e s o té ric o y se c re to “ . Apuntes para una interpretación del Apartamento Borgia de! Vaticano». E ste m édico-filósofo d io u n sen tid o m etafísico a la e s c ritu ra eg ip cia y m ás c o n c re ta m e n te al texto d e H o ra p o lo . q u ien fu e ra c a te d rá tic o d e r e tó ric a y H o c k e . Ópera. C. la cual la id en tifica plen am en te con la prop u e s ta -e n L o s H ieroglyphica de H o rap o lo ". va que Dios no posee el conocim iento d e las cosas com o un discurso m últiple que a ellas se refiera. Los Emblemas Regio-politicos de Juan de Solórzano. la o b ra d e H o ra p o lo ay u d ó a q u e e n tre la in telectu alid ad se d ifu n d ie ra to d a su e te d e sím bolos q u e tra sc e n d e rá n ta n to en el cam p o de la litera­ tu r a c o m o en el d e las a r te s '7.m a n ista » . hay q u e a ñ a d ir el del H u m an ista m ás d e sta c a d o de la E u ro p a del XVI c o m o lo es E rasm o y o tro s c o m o A leiato o P irck h eim er. sím bolo. A.. O . 17 y ss.. 75. W ilde en su estu d io so b re la p in tu ra v en e c ia n a p re s e n ta a M a n te g n a com o un a rtis ta de fu e rte p asió n intelectu al en el q u e sus fo rm a s visibles c a b ría calificarlas de « eru d itas» "’.. y p o r lo m ism o el e rro r h istó rico fue n o ta b le . ob. p a p iro s. ob. «Pacis Cultor. Barcelona (1983). 247. y dice que e l tiem p o es rápido y q u e p o r una suerte d e revolución m e e l f i n con el com ienzo. Madrid (1961). Y a t e s . a l querer traducir los m isterios divinos. p ág. 193.... en su ed ició n d e L o s H ieroglyphica d e 1551. E l egipcio resum e todo este discurso en u n a fig u r a única y estable. Introducción.. pues a los n o m b re s d e A lb erti y F icin o . Este últim o co m p u so una e d i­ ció n d el tra ta d o d e H o ra p o lo ilu stra d a e n su p rim e r lib ro p o r D u re rò 1”. a m en u d o m e vino a la m en ­ te que no había salido de la nada e l que Platón. Madrid (1987). cit. 8. F. sino fig u r a s com pletas d e hierbas. 75 F ic in o . Cfr. a q u ien c o n s id e ra b a c o n te m p o rá n e o a M oisés o A b rah am . E sta visión. cit. y K l e in . La pintura veneciana. R . d e árboles. Giordano Bruno y la tradición hermética.. p u es en 1556. C. E stos textos. d e an im a les. obeliscos. F. R-. P e d r a z a .. co m o m ag istralm en ­ te h a e stu d ia d o C h astel. P o r ta n to . N o e x tra ñ a rá en to n c e s q u e un intelectual com o lo fue A lb erti se hiciera eco rá p i­ d a m e n te d e los escritos de H o ra p o lo y que en 1485 h a b la ra d e ellos en su De R e A ed ificatoria (V IIL 4 ). F icin o . F. la a u té n tic a p ie d ra angular. tie n e n su fu en te en o tra s c o m p o sic io n e s ya c o n o c id a s en la ép o c a com o lo es la « H isto ria» de A m m ian o M a r­ celin o . no utilizaban los p e ­ queños signos d e l a lfabeto. Enéadas. D u re ro en el fam o so A rco d e T riu n fo d e M a xim ilia n o o el mis­ m o L e o n a rd o 7'1. 38. Pitágoras y otros em in en tísim o s varones hubiesen creído qu e deb ía n recorrer E gipto U n a o b ra de ta n ta tra sc e n d e n c ia n o p asó d e s a p e rc ib id a e n tre la in te le c tu a lid a d es­ p añ o la. pág. R.

co m o lo hace M e rc e ro . En su cap ítu lo V II se refiere a la Composición in tegral de la p in tu ra y en su te n d e r que ellos los c re y e ro n p le n a m e n te reales y. jeroglífico v em presa. ob. d a ndo lugar a u n a con­ cepción plástica de la vida y del p en sa m ien to que desem bocará en el llam a d o Barroco“ . en su M useo Pictórico n o s tran sm ite lo q u e su é p o c a e n te n d ió p o r Em ­ v iero n en la im ag en u n a explicación de la «visión del m u n d o » .. I. p u b licó en la cap ital del T u ria el texto en g riego b ajo el tí­ tu lo Oris A pollonis N iliaci H ieroglyphica. Incluso L o m a z z o n o d u d a en aso c ia r je ­ roglífico y em b lem a. antigüedad. h u m a n id a d e s en V alencia. con el m ism o títu lo d a d o p o r el egipcio. J. A este estudio se pueden añadir el de L a n d w e h r . Sup o n g o que si el pin­ tor fuere hum anista. p o r lo m ism o. and P ortuguese books oj divises and emblems. M . La ju stific a c ió n de sus p la n te a m ie n to s tal y c o m o h a d e m o s tra d o la h isto ria. Utrecht (1976) y sus diferentes trabajos sobre Bibliotheca Emblemática. M . * Cfr. El g ra d o de difusión que alcalzó este g é n ero lite ra rio h a sid o su ficien te­ m en te an alizad o p o r M ario P raz. que se ofrecen en la pintura. Spanish.. am anece en el siglo XV¡ y se desarrolla en toda la Epoca M oderna. B alestat. pàg. P ero esta relació n del em b lem a con las arte s q u e d a se ñ alad a en tra ta d ista s d e ép o ca. " C h a s t e l . que h a n sido en todos los si­ glos ingenio y desvelo de los doctos. 25 . Entre estos estudiosos que establecen una relación de tratadistas emblemáticos. a p a rta d o X co n sid era el em b lem a p recisan d o : L a s especies de argum ento m etafórico. T o d o ello excitó s o b re m a n e ra la fan tasía p o é tic a de aquellos in telectu ales que P alom ino. no habrá m en ester m en d ig a r d e otros ingenios. com o lo lú e V alerian o . La gmmesque. Portada de la edición de Los Hieroglyphica de Horapolo. p e ro hem o s de e n ­ blem ática. L ucio E sp in o sa n os dice: H u m a n ism o y d e las q u e d a re m o s c u e n ta se g u id am en te. posterio rm en te r gracias a traductores en lengua vul­ gar.. Paris (1988).. causó g ran im p a c to e n tre los in te­ lectu ales del H u m a n ism o . L a n d w e h r y S au n d ers.. El Pincel. P o r o tra parte. esc rib ie ra u n a o b ra. Valencia (1556). y estudio gustoso de los eruditos. En Camón Aznar (1990). son: E m b lem a . y rigurosam ente pertenecen a los hum anistas. C o n c lu irem o s se ñ a la n d o q u e el H u m an ism o re d e sc u b rió en esto s signos je ro g lífi­ cos u n a m an ifestació n de la sa b id u ría div in a y que vio en H o ra p o lo u n a clave p a ra su tan universal su provecho que lo significó S a n Ju a n D a m asceno con estas palabras: Por­ que no todos saben leer n i se d an a la lección. i. Madrid (19851. Madrid (1681). M u ch o s serían T am b ié n L o s H ieroglyphica de H o ra p o lo están p re se n te s en el libro I de la ed ició n q u e en castellan o re a liz a ra Ju a n de H o ro z c o con el títu lo E m presas M orales y q u e fue­ ra p u b lic a d a en S egovia (1589)'". P r a z . M. iVE xcudcbjc Anionius Siru^U/J'c rfgionc pon* Apoftolorum. Studies in seventeenth-century imagery. las d ife re n te s ed icio n es que la o b ra de H o ra p o lo tu v o en la E u ro p a del los ejem plos en este sen tido. S a u n ­ d e r s . A sí. F. insiste en qu e los sabios de G o n z á l e z d e Zara i e.. G o n z á l e z DE Z a r a t e . También su Emblem and table books primed in the low countries 1542-1813.simbólica de 'Los Hieroglyphica' en ¡os ‘Emblemas Mora­ les' de Juan de Horozco». se ñ alan d o la p o sib le relación de estas co m p o sic io n e s co n los g ru ­ tescos’'''... 14 GONZALEZ DE ZáRATE. 247. «La herencia . V ale n cia (1 9 8 5 ).... S u fin a ­ lidad es esencialm ente m oral y didáctica y si bien en un p rim e r m o m en to f u e m onopolio de un p equeño círculo de eruditos. French. E s p u es e l E m ble­ L a lite ra tu ra visual en relación con L o s H ieroglyphica El tra ta d o d e H o ra p o lo .. Genève (1988). E n o tra p a rte p ro p u sim o s n u estra d efin ició n so b re este p a rtic u la r e im p o rta n te gé­ n ero lite ra rio que cau tiv ó a n o tab les in telectu ales d e E p o c a M o d e rn a: L a E m b lem á tica es una cultura visual y sem ántica que. le ctu ra. La relación de los em blem as con las artes plásticas h a q u e d a d o p a te n te en los aná­ lisis de im p o rta n te s estu d io so s c o n te m p o rá n e o s co m o G o m b ric h . siendo a los que leen v a los que no leen tan g ra ta m e n te revelada su noticia y para los sabios e ignorantes sentaran estas cosas en las im ágenes*’. com o P latón o P itág o ras.. p a ra n ad a e x tra ñ a qu e un e ru d ito del siglo x v i. S abem os q u e tra s la edición del E m b lein a tu m liber q u e A lciato p u b lic a ra e n 1531"'. J. p o r em blem as. Los Emblemas regio-poUticos île Juan de Solorzana. to m a ro n sus c o n o c im ie n to s del país del N ilo. • J j C.. Italian.QrOAAfl^Or P O Y«t lAilOY A'<?'>**t-*‘* la an tig ü ed ad . S in d u d a . V A t i N r I /. a c re d ita n su ficien tem en te la im p o rta n c ia d e la h u ella q u e este tra ta d ista dejó e n tre la in te le c tu a lid a d y la tra s­ c e n d e n c ia q u e su p u so p a r a el p e n s a m ie n to y las arte s de E p o c a M o d e rn a . ya que la d o ta d e sig n ificad o s“ . m uch o m ás v o lu m in o sa. A. Tcmpli MíMmi.£. 49. co m o se ha se ñ alad o . se generalizó un tip o de cu ltu ra visual y lite ra ria que c o n o cem o s co n el n o m b re d e em ­ blem ática. e n tre o tro s 5". cil. R u p e rt M a rtin C astellani. IX!. ' E s p in o s a . en el siglo XVII. En ella tr a ta r á de ju s tific a r có m o la sa b id u ría a n tig u a se e n c o n tra b a o cu l­ ta en esto s jero g lífico s. su e stu d io es H isto ria viva q u e c o n v ie rte lo p o é tic o en ciencia. J. re p a ra en q u e el em b lem a se ap lic a a la p in tu ra y la con­ vierte en un acto del ingenio h u m a n o . A. A. tom a n d o sus fu e n te s de la I II T f 0» 1 |T «CO 114. por jero g lífico s y em presas. estos jero g lífico s a p a re c e n una y o tra vez en los d ife re n te s tra ta d ista s em b lem ático s del Siglo d e O ro e s p a ñ o l8' . en el siglo x v t. Emblemas. se d ifu n d ió por los am b ien tes culturales y artísticos europeos. P an o fo sk y . The sixteenth century french emblem book. B ru n o n o Ju lián G alleg o . 24 c A l c i a t o . Vanuxem.. Saavedra Fajardo y la literatura emblemática. es e rró n e a . Palmíreno. Roma (1975). símbolos. nuestros p a d re s consintieron que se repre­ . M. pàg. El eru d ito .

. En m a. según lo p id e el in stituto de la pieza. J. en g ra n parte. ob. Al res­ p ecto V anuxen an aliza elem entos sim bólicos m edievales que estén p resen tes u n a y o tra vez no. p ro c e d e n te del círculo alejan d ri­ que estab a en el am b ien te cultural: la creació n de u n lenguaje id eo g ráfico a base de im ág en es q u e. p o r lo q u e la id e n tid a d e n tre am b o s es m a n ifie sta ’1'. a discreción del ingenio. M. p u es la im agen tra ta de p re s e n ta r un claro c a rá c te r de id eo g ra­ bólico fue h e re d a d o de la E d ad M e d ia. estab lece esta rela­ ció n con el jero g lífico . J . Emblemas Morales. Ibidem. M e n e strie r ap a re c e co m o m ás crític o al d iferen c ia r el E m ­ blem a y la D ivisa. «La literatura de emblemas como técnica de acción socio-cultural en el Barroco». 249.. J. y erudita representación. se co n o ce co n el n o m b re del P hysiologus. la E m p resa. Iconografia Medieval. el jero g lífico se p re se n ta com o la fu en te ind iscu tib le de estas co m p o sicio n es y. C fr. J . V a n u x e m . v erd ad es fu n d am en tales del d o g m a y la m o ral cristian a. 245. cit. así com o p o r su p a te n te in flu e n cia en este tip o d e co m p o sic io n e s visuales y litera rias. co m o se h a se ñ alad o . San S e b a stiá n (1988). A. p á g . esp ecialm en te. p u es estos ejem plos de la n a tu ra le z a p re se n ta b a n un c o m p o rta m ie n to e m in e n te m e n te ejem p lar p ara el h o m b re ” . ya co n sid e rá b a m o s en o tro lu g ar a H o ro p o lo co m o el « p a d re » de la em b lem ática. en su T raite des Divises co n sid ere la g ran a p o rta c ió n de H o rap o lo a la realizació n de divisas.. El ejem p lo c u n d ió con rap id ez y en p o co m enos de un siglo se rán m ás de 4 . A . lo q u e no p u ed e e x tra ñ a r por te n e r su o rigen a m b o s tra ta d o s en sim ilar am b ien te cu ltu ral. M „ o b. p r ó lo g o a la e d ic ió n d e S e b a s ti á n .. 49. L'opera letteraria e storica di Alciato. S a m b u c u s . e n te n d e m o s q u e la em b lem ática se p re se n ta co m o un código visual y se m án tic o que fue m uy u tilizado com o clave significante en las artes. Los Emblemas Regio-políticos de Juan de Solórzano. i. sien d o fu en te in d iscu tib le’4.. E n A rc h iv io s to ric o lo m b a rd o . E n tre los tra ta d ista s de los siglos XVI al x v m no se establece u n a d istin ció n m uy c o n c re ta en tre lo que es el S ím bolo.. ta m b ié n el co n o cid o E stien n e p recisa q u e fu e ro n los egipcios los p rim e ­ ros en realizar estas divisas... para ilustrar las bóvedas y frisos. (1 5 4 6 ). El se n tid o en ig m ático de los p rim e ro s libros de em blem as. de igual m an era. c o m o hem o s a p re c ia d o e n tre ios diferen tes teóricos. este m éto d o de p e n s a r sim ­ o tra sino re m itirn o s m e d ia n te la im agen d id áctica. el B lasón o la divisa. Emblemata et aliguot nummi antigui operis. cit. la d eri­ vación de L o s H ieroglyphica se m an ifie sta d e igual m a n e ra en la lite ra tu ra m edieval. L e d d a . La groitesque. a co n ten id o s d o c trin a le s de o rd en m o ral. 252. ta n to gráficas co m o se m án tic as.. y si el jero g lífico es p o r n a tu ra le z a m isterio so . P ero ta m b ié n . El éxito de los em b lem as de A lciato se debe. ob. o p o em a . p o co d e b e ría h a b e r in flu id o en el m u n d o de las divi­ sas’'. que se ofrecen en la p in ­ tu ra . a q u e d io form a a algo en L os Hieroglyphica de H o rapolo. p o d em o s c o n sid e ra r al a u to r de L o s H ie­ roglyphica co m o el v e rd a d e ro « p ad re» y fuente indiscutible de la e m b lem ática’". cit. una m etá fo ra significativa de algún docum ento moral. J . relació n que se ju stific a en sí m ism a y d e la q u e. fu n d a m e n ta lm e n te su visión en el H u m an ism o . M a r a v a l l . P o r lo ta n to . H o r o z c o . M arav all h ab la de la em b lem ática en el am b ien te cu ltu ral e u ro p e o de los siglos x v i y XVII y de có m o en su g estació n ad q u iere gran im p o rta n c ia el c o n o c im ie n to g eneral d e L os H ieroglyphicals ya q u e. p á g . S obre el p a rtic u la r se ha de d e sta c a r un tra ta d o q u e. ob. T . I.. en to d o el lenguaje aleg ó rico -sim b ó lico en el q u e se co n ju g a n im agen y p a la ­ b ra Al resp ec to . tra sc e n d ie n d o p o ste rio rm e n te estas c o n cep c io n e s sim b ó licas a lo que c o n o cem o s con el té rm in o g eneral de em b lem ática. J. C h a s t e l . com o H o ro z c o . en sí y p o r ex­ ten sió n . L. J . co m o se ñ ala S im so n . J . señala la in flu en cia de L os H ieroglyphica en la em b lem ática. claro. Ob. r C fr. *’ G o n z á l e z d e Z a r a t e . S.. ingenioso. P ara el je s u ita fran cés fue V alerian o q u ien en el siglo X V I d ifu n d ió la d e n o m in a ­ ción g en eral de Je ro g lífico s q u e A lciato tra d u jo p o r el té rm in o d e em b lem as.0 0 0 ejem p lares los qu e v erán la luz.. son h e re d e ro s d irecto s del p la n te a m ie n to p o ético que se gen eró con el d escu b rim ien to de L o s H ieroglyphica. L o cierto es que. % G ó m e z d e L ia ñ o . Segovia (1589).. p ág . la finalidad del em b lem a no es L o m azzo en su Tratado de 1585 p recisa que los g ru tesco s d eb en d e en ten d erse . El a n te c e d e n te m ás p re té rito d e estas im ág en es lo e n c o n tra m o s en la co n sid erac ió n ro m á n tic a del jero g lífico p o r p a rte de la c u ltu ra alejan d rin a. e ra m uy a d m ira d o en aquellos tie m p o s” . este se n tid o C a ssirer h ab la del h o m b re m edieval co m o « an im al sim b ó lico » ’ 1. L. S on v arias las relacio n es.. aco n seja al a rtista q u e fu n d am en te su o b ra en los eru d ito s h u m a n ista s a u to re s de e m b lem as co m o son los italian o s A lciato. E n este sen tid o . Las d e n o m in acio n es de estos tra ta d o s ilu strad o s son n e ta m e n te am b ig u as au n q u e exis­ tiesen eru d ito s. estos e ru d ito s. S u r e d a . com o m ote. w V a n u x e n .m a. pág. El em b lem ista S am b u cu s p recisa que p a ra m ere c e r u n a co m p o sic ió n la d en o m i­ n ació n de em b lem a d e b e de e n c e rra r alg u n a ciase de m isterio*’. Al resp ec to . p u es el p rim e ro es m ás en ig m ático q u e la se g u n d a. com o en nuestro tiem po son los E m b lem a s y Divisas' '. a im itació n de los jeroglíficos egipcios. Contributo allo stu­ dio della leteratura emblematica in Spagna (¡549-1613). dio de figuras. P isa (1970).. p ues. 26 '5J C fr. p ág. que se p u e­ d en estab lecer e n tre L o s H ieroglyphica y el P hysiologus. asp ecto que d eb e re m o s m atizar. p ág. figuras egipcias d e nom bre jero g lífico que significa un concepto o una idea p o r m e­ N o e x tra ñ a q u e en 1620 A d rien d ’A m b o ise. o frec e­ m os dos im p o rta n te s razones. B e r n a l . en tre o tras.. cit. haciendo elección. 27 . Estudios de Historia del pensamiento español. E ste tra ta d ista del siglo x v m . La E d ad M e d ia co n o ció algunas tra d u c ­ ciones de este b e stia rio en las que m e d ia n te el c o m p o rta m ie n to an im al se ex p resab an . G .. o de otra ingeniosa. por m edio de fig u ra s iconológicas. 203. cit. P o r la g ran tra sc e n ­ d en cia que tu v o el tra ta d o de H o ra p o lo . L a em b lem ática to m a m u ch as de sus fu en tes de h e rb a rio s y b estiario s m edievales. nin g ú n tie m p o se dio en la h isto ria c o m o esta ép o ca p a r a la c o n cep c ió n sim b ó lica de la creació n . 257. i0° P r a z . q u izá se trate de ap o rta c io n e s del trad u cto r F ilip o ”*. III Madrid (1984). Lo ex p u esto nos h a serv id o p a ra c o n o c e r las d ife re n te s co n cep c io n e s del jero g lífi­ co y. el E m blem a. y los esp añ o les Saaved r a y N ú ñ e z d e C e p ed a. T. que d ieran unas reglas precisas''2. ideales o fa bulosas. D e este linaje de erudición se usa m ucho en galería de com o en ig m as o: P ríncipes y señores. en el cap ítu lo III q u e lleva p o r título: D e las ideas o a su n to s que suelen discurrirse en las obras de consecuencia. G io v io y P arad in e. P raz.. y agudo.

la im ag en se m á n tic a d e lo s em b lem as e s ta b a en el a m b ie n te ar­ tístico del siglo XVI y x v n y m uy p re su m ib le m e n te in c id ie ra e n tem as d e g ra b a d o re s qu e p o ste rio rm e n te e je rcieran su in flu e n cia en o tra s m a n ife sta c io n e s artísticas. J u a n de H o ro z c o . tal y c o m o explica D elen .. S im ilar id ea ob se rv am o s en L o m azzo . co n m o v erlo s y cau tiv arlo s en o rd e n a u n fin d e exaltació n ta n to sa cro co m o político. P ero ¡unto a esto s p la n te a m ie n to s. Al re sp e c to co n v ien e m a tiz a r qu e los jeroglíficos de H o rap o lo n o estu v ie ro n ilu strad o s. u n a m ism a co sa. p ero q u e a la p o stre p re se n ta la m ism a fin alid ad d e ca rá c ­ — U n m o te o lem a q u e ex p resa el c o n c e p to o id ea que se d e se a referir. sin d u d a . no d u d a en p re se n ta r a los egipcios '0I B i a l o s t o c k y . ilu stra ro n d e igual m a n e ra y re sp e c tiv a m e n ­ C o n re sp e c to a la se g u n d a de las razo n es se ñ alad as. que fuero n n o tab les a rtistas. que las a rte s del B arroco ten g a n com o po stu lab a S am b u cu s. establece u n giro fu n d a m e n ta l fren te al p e n sa m ie n to p lató n ico re n a c e n tis ta 10' . L os em blem as ju e g a n a h o ra un v alo r sim ilar. P or o tra p a rte . g ú n m o m e n to .M. Ig lesia y E stad o ju e g a n una y o tra vez con 1a se m á n tic a d e la fo rm a. te los tra ta d o s em b lem ático s de S aa v e d ra y B occhius. c a y e ro n en este e r r o r y d ie ro n la m ism a v alid ez ta n to a lo s je r o ­ glíficos co m o a los em b lem as.L a p rim e ra se p u e d e o b se rv a r en c u a n to a la finalidad p ro p ia del jero g lifico y la del em b lem a. Histoire de la gravure dans les anciens Pays-Bas et dans les provinces belges des origines jusqu'à la fin du XVIIle siècle. — S eg u id am en te se p re se n ta qué im agen se c o rre sp o n d e co n tal con cep to . existe una d ife re n c ia c ió n n o tab le q u e d eb e m o s re sa lta r. El se n tid o c o n c e p tu a l de la im agen es lo que fu erza. J. A n a d ie p u e d e e s cap ar. M e n e strie r c o n s id e ra . 10' 28 S b o r d o n e . A quél q u iere ex p resar en form as la visión del m u n d o d e to d o un p u eb lo . Q u iz á y de m a n e ra m ás n o ta b le . d e fo rm a o cu lta. Dl-LEN. y qu e estos d ib u jan tes ilu stra ro n tem as d e g ra b a d o re s d e la talla d e los G alle o C o lla e r t104. c o n sig u ie n te m e n te . Método Iconogrâfico. R e c o g e u n r e p e rto rio d e las d ife re n te s e d ic io n e s. c o n c re ta m e n te en u n a d e sus m eto d o lo g ías c o m o lo es la Ico n o g ra fía -. tal p la n te a m ie n ­ to es a to d a s luces e rró n e o . Estilo e Iconografía. co m o d ijim o s. a veces.. en relación con estas ideas. E ste es el v alo r q u e el H u m an ism o co n fiere al jeroglífico. B ialostocky d a c u e n ta del cam b io de p en sam ien to que se o p e ra en la E u ro p a del siglo XVII. se co n v ierten en « espejos de im ágenes» que tienen com o finalidad esencial e je r­ ce r su efecto so b re los h o m b re s p a ra ilustrarlos. a R u p e rt M a rtín a d e fin ir esta c u ltu ra c o m o p ro p ia m e n te em blem ática. 29 .. En co n secu en cia. al igual que los jero g lífico s y las aleg o ­ rías. ya q u e son su fu n d a m e n to . vam os a re p a ra r en que la p ro ­ p ia e s tru c tu ra d e L o s H ieroglyphica d e te rm in a la p re se n ta d a p o r los em blem as. p u es com o v erem o s. L o s H ieroglyphica ya se c o n sid e ra ro n en la h isto ria com o fu en te esencial de los em ­ b lem as. incluso. P ero esto no q u iere d ecir en n in ­ y H o ra p o lo com o la ju stific a c ió n m ás ex acta del g én ero em b le m á tic o "“ . m ien ­ tra s que éste nos o fre c e la visión p e rso n a lísim a del a u to r y. se d a n cita to d a su e rte d e elem en to s p a rla n te s q u e ju stific a n el sen­ tid o re tó ric o tan p a te n te en el p e n s a m ie n to del p e río d o . En Boleiin (kl Instituto Camôn Aznar XXXVIII. p u ed e a p a re c e r. en o casio n es. P a ra d in e ..El ep ig ra m a q u e explica y relaciona im agen y co n cep to . cit. pues la im ag en es m ás p e rso n a liz a d a y su fin m ás p a rtic u la r. se d ie ro n o tro s q u e llevaron a e rro r. c o m o p re c isa B ialo sto ck y con El em b lem a de igual m a n e ra se co m p o n e de: su se n tid o c o n tra d ic to rio 1“5.M. J . p e ro sin d u d a co n m en o s p ro fu sió n su fu en te esen cial en la le c tu ra de los em blem as. c o rre c to s bajo m i fo rm a d e e n te n d e r la situ a­ ció n . 105 B i a l o s t o c k y . ra z ó n p o r la q u e sirv e de fu en te a m últiples a rtis ta s y en v aria d a s m a n ifestacio n es p lástica s. J. P ico de la M ira n d o la in­ sistía en q u e D io s h ab lab a p o r lo c re a d o . e n su L ib ro I d e las E m b lem a s M orales. — F in alm en te se ju stific a la c o rre sp o n d e n c ia e n tre im agen y c o n c e p to m ed ia n te el o p o rtu n o texto. oh. L os h u m a n ista s e n te n d ie ro n que las im ágenes p o d ía n elevar el esp íritu a a lto s g rad o s d e co n o cim ien to . E stas com posiciones. L os tra ta d ista s d e a rte del siglo XVII y x v m . Ya d efin im o s en u n o de n u estro s tra b a jo s q u e la e m b le m á tic a era u n a c u ltu ra vi­ sual y filosófica q u e tu v o g ran im p o rta n c ia en la E u ro p a d e é p o c a m o d e rn a . b ajo el a p a re n ­ te n atu ralism o . V anuxem cita a B elestat. J. C on esto no q u ie ro d ecir que el e m b le m a en n in g ú n m o m e n to se p re se n te co m o fu en te de in sp iració n artístic a . q u ien en el siglo X V I en tie n d e los em blem as co m o ac to s del in g en io h u m a n o que se relacionan co n los jero g lífico s de H o rap o lo . Vitoria (1991 ). Z â r a t e . «La lierencia simbôlica de los Hieroglyphica en las Emblemas Morales de Juan de Horozco». p o r lo q u e ésta se e n c u e n tra en cla ra d eu d a con los p rim e ro s. c o m o lo fue el eg ip cio . E sto n o o c u rre con el em b lem a. sie n d o éste un p ro d u c to de aq u él. El je ­ roglífico p re se n ta u n o s v alo res de ap licació n m ás u n iversal. a n ad ie e s c a p a qu e. A. se ju e g a con la im agen en la n a rra c ió n litera ria.J J. En lo q u e re sp e c ta a las artes de e s ta ép o c a . Ju a n S ad eler y B o n asso n e. "" G g n z â u . se co n v ertía en n e to y p a te n te p a ra d ig m a p o r la cual el h o m b re p o d ía llegar a la c o n te m p la c ió n de lo su­ p e r io r y. el je ro g lífic o se co n v ie rte e n la ex p resió n se m á n tic a de la n a tu ra le z a con n eto s v alores m o rales y di­ d áctico s. al m enos en E sp añ a. se d e b a d ecir lo m ism o d e L o s H ieroglyphica de H o ra p o lo . es de n atu raleza m o ral y p ro fu n d a m e n te d id áctica. p ro p ia m e n te aristo télico . có m o se h a q u e rid o ver p o r algunos. lu n iu s o A lc ia to . te r elocuente... p la n tin ia n a d ieron fo rm a a los em b lem as de S am b u cu s. Paris (1935). oh. Barcelona 1979. — L a im ag en que rem ite al co n cep to . p ero no c o n o c ie ro n ilustraciones has­ ta la ed ició n d e 1543"l:.. qu e el m u n d o de los jero g lífico s. así lo h e m o s a p re c ia d o en L u cio d e E sp in o sa y e n P a­ lom ino.z di. pues am bos e n tie n d e n la im agen com o p o r ta ­ d o ra d e u n sig n ificad o q u e. al m o d o p lató n ico . en m uchos casos. esta c u ltu ra visual y filo só fica tie n e su im p o rta n c ia en la H isto ria del A rte.. d e la talla d e u n N ico lai o B o ch t. a u n a m ayor fo rm ació n personal. F . cit. Sin d u d a alg u n a. G o n z a l e z d e Z â r a t e . Si bien el jero g lífico es u n a creació n a n te rio r e n el tie m p o al em b lem a. q u ien es e n la tip o g ra fía H e m o s in sistid o en la p rim e ra id ea p a ra a p re c ia r que el p ro p ó sito del je ro g lífico co m o el del em b lem a so n co n v erg en tes. El sen tid o elo c u e n te y retó rico . a c la ra n d o q u e V alerian o la d e­ n o m in ó jero g lífico s y A lciato em b lem as. L a natu raleza. T res aspectos c a ra c te riz a n al jeroglífico: — E n un p rim e r m o m e n to se in d ica el c o n c e p to o idea a re p re se n ta r. que jero g lífico s y em b lem as so n .

V o g u l . El tex to se c a ra c te riz a p o r la a b u n d a n c ia d e erro re s o rto g ráfico s. p. I-VII. Sólo se e n c u e n tra co m p le ta en doce m an u s­ c rito s y los m ás a n tig u o s son del siglo x iv . en p a p e l. H o ra p o lo o cu p a del 97 ' al 115v. P arisin o g rieg o 2 832. 5 8 '-7 0 '). que a m en u d o co rrig e el p ro p io co p ista. de las que realizo u n a brev e d e sc rip c ió n a co n tin u ació n : A to n ítico 136 L am b ro s = á y ío u rioaikR ) 9. L a u re n c ia n o g rieg o Pl. ‘ O m o n t. 74. 82-3. d e fines del siglo XIV. 224. L. I. 47. 31 '-5 0 ') va p re c e d id o p o r unos ex trac­ to s de P lu tarc o y tres p eq u eñ as o b ra s so b re se n ten cias cald eas y su explicación. 1-VI1. 69. L a o b ra de H o ra p o lo va de los folios l r a 15r. en p ap el. Vita A pollonii. del siglo xvm. P o rfirio y T e ó n de A lejan d ría. 58. A dem ás de esta o b ra contiene u n a v asta m iscelán ea sa g ra d a y p r o f a n a !. del siglo x v n . diver­ sas ep ísto las. d e los q u e el texto d e H o ra p o lo ab a rc a del 121r al 144v. de A ristó teles y el texto d e H o ra p o lo (ff. A to n ític o 6051 = navT E Á etíuovoq 544. El texto q u e im­ prim ió A ldo fue to m a d o d e este ejem p lar. y el Atonítico del monasterio de Lavra 11B3. Cebetis tabula. de A ristóteles. pág. escrito s has­ ta el 36 p o r una m a n o y a p a rtir d e allí h asta el final p o r o tra. 5. en papel. C o n tien e un p equeño fra g m e n to d e H o ra p o lo . El có d ice co n tien e: Filó strato . D e los 376 folios que c o m p o n e n el m a n u sc rito el tex to de H o ra p o lo ocu­ p a los q u e van del 214 r al 239v. ju n t o a él fig u ran F iló stra to y P roclo. M a rcian o g rieg o 391. V atican o g rieg o 871. del siglo XV. T . del siglo XV. sire A llegoriae in O dysseam H om eri'. P ro c e d e d e la b ib lio teca del C a rd e n a l R a d u lp h u s5. M o n a cen se g rieg o 419. D a ta de p rin c ip io s del siglo x v n . H o ra p o lo (ff. En los 75 folios d e que c o n s ta el m a n u sc rito han tra b a ja d o tres m an o s: la p rim e ra del 1 al 64. casi to d a s del siglo x v m . C. C o n s ta d e 261 folios.. C o n ta ­ m o s ta m b ié n con d o s có d ices en los qu e se e n c u e n tra n algunos excerpta de los p rim e ­ ros cap ítu lo s. E stá fo rm a d o p o r fascículos d e d iv ersas épocas. en papel. en p apel. en p ap el. del siglo x v i. E. la se­ La t r a d ic ió n m a n u s c r it a . III. C o n sta de 131 fo­ lios escrito s al p a re c e r p o r d os m an o s. del siglo x v m . págs. El có d ice co n tien e a d e m á s o b ra s de N em esio de E ntesa. F in a lm e n te . C o n sta de 156 folios. III. o c u p a n d o H o ra p o lo del 2 0 6 ' al 23 2r. D. 31 . C o n tie n e ad em ás o b ras d e Isó crates. págs.G a r d t h a i s e n . e n p ap el. P arisin o griego 2992. del siglo x v m .V . T. MONTFAL’CON. III. 6. existen alg u n as co p ias m uy recientes. M o m i aüCON. D a ta de fines del siglo XV y fue escrito p o r Cé­ sa r S tratego". 772. El m ism o có d ice c o n tie n e tam b ién la E th ica a d E u d e m u m . en p ap el. 81. pág. N a p o lita n o g rieg o 111 E. en la B iblioteca P atria rcal de Je ru sa lé n . tam ­ p o c o se c a ra c te riz a n p o r su an tig ü e d a d . D a ta de fines del siglo x v o de la p rim e ra m itad del x v i. Je ro s o lim ita n o 514. 30 g u n d a del 65 al 67 y la te rcera del 68 h asta el final. 20. Lisias. en papel. I itae S o p h ista ru m . El texto d e H o rap o lo co m p ren d e ¡os folios 6 8 ' a 72'. e tc . p. del siglo x v m . Al p a re c e r es copia de u n a edición im presa. del siglo XV. 27. p ág.B. 15. A d em ás de los H ieroglyphica de H o ra p o lo con­ tiene la Ethica a d E u d e m u m de A ristó te le s y ó p o t nXcaxóvot. el L a u re n c ia n o E y el M onacense M. 116 '-l 39 ') y Heracles. H o rap o lo . M . a u n q u e se tra ta de una red acció n se cu n d aria y sensiblem ente a lte ra d a '. del siglo XV. L os d ib u jo s d e filig ran as p o d ría n servir d e ap o ­ yo p a ra d a ta r el có d ice en los p rim e ro s 30 añ o s del siglo XIV. P ro clo . libbr. Son el Vaticano griego I i 44. Bibliotheca Biblioiheearum. Ju n to a ios H ieroglyphica d e H o ra p o lo co n tie n e ta m b ié n los idilios de T eó crito . Ptolom eo. d el siglo XV o p rin c ip io s del siguiente. dei siglo xv. en papel. p á g . del siglo XVI. P lu tarco . 150-1. Bibliflthcca BibUolhecarum. e n p erg am in o . E d ic io n e s im p r e s a s y t r a d u c c io n e s d e l te x to La o b ra d e H o ra p o lo nos h a sido tra n sm itid a p o r p o co s códices que. 387. H. del siglo x v . e tc . G . N. A te n ie n se de la B iblioteca N acio n al 390. La o b ra co n tien e la Ethica a d E u d em u m . P arisin o C o islin ia n o g riego 192. E stá escrito p o r varias m anos y p re ­ se n ta el te x to re d a c ta d o en fo rm a de p re g u n ta s y resp u estas. Sus 183 fo lios escrito s co n tien en : Harpocratis L exicón. S on los sig u ientes: A. Las siglas adoptadas aquí para designar los manuscritos corresponden a las que Sbordone emplea en su edición. Los d em ás son del siglo x v (A B C G H N V ) ! o están a caballo e n tre el x v y el x v i. D e sus 138 folios escrito s H o rap o lo ab arca del 99’ al 109'. O m o n t . L a u re n c ia n o g ieg o Pl. La p ro x im id ad en el tiem p o e n tre los d iv erso s có d ices h a d a d o lu g ar a u n a tradi- : O m o n t. Cf. V. E. La p é rd id a de dos folios en­ tre 69 y 70 y e n tre 71 y 72 h a cau sad o d o s am p lias lag u n as en el tex to de n u estro au to r. V atican o g rieg o 1011..7. L a u re n c ia n o g rieg o Pl. Je ro s o lim ita n o 365. El texto de H o ra p o lo (ff. en papel. L au ren c ia n o g riego Pl. en p ap el. C o n sta d e 115 fo lios escrito s p o r u n a sola m an o con eleg an ­ cia. e n p erg am in o . E sta p ar­ te del m an u scrito es d el siglo XV. C o n sta de 282 folios. C o n sta de 50 folios escritos. libbr. 81.1. 8. A to n ítico 3816 L am b ro s = A io v u o ío u 282. adem ás. S on d e m ay o r in te ré s p a ra n o so tro s los d oce m an u scrito s que co n tien en co m p leta la o b ra.

p ero e s ta vez sí que c o n tó co n u n m a n u sc rito an tig u o . La te rc e ra edición. no b u scó u n a o b ra a p e g a d a p o r c o m p le to al tex to . 3-31. S alvo ra ra s e x c e p c io n e s " ¡a fam ilia |3 p re se n ta u n o s títu lo s en sus cap ítu lo s se g ú n el sig u ien te esq u em a: el in te riu g a tiv o jtüts. mientras se omite en los demás códices. 14 y 40 se emplea otra forma. p o rq u e es la 1548 co n reto q u es. las v arian tes m arg in ales y el c o m e n ta rio . a u n q u e m e n c io n a la existencia d e un buen m an u scrito griego que se le p ro m e tió . en P arís en 1530. En g en eral esta ed ició n es la re p ro d u c c ió n co n p o cas alte ra c io n e s d e un so lo có­ m u c h o s caso s co m o leccio n es o rig in a rias de {? que se h an in tro d u c id o en el o tro g ru p o . 2-3. La im p o rta n c ia de esta p rim e ­ ra ed ició n ra d ic a en q u e fue la base p a ra la m ay o ría de las q u e le sig u iero n y p a ra las tra d u c c io n e s que se re a liz a ro n del texto. en 1556. 2 xáxtOTOV por xpáxtOTOv. co m o en 1. d eb ía ser un ejem p lar n o dem asiad o bien c o n ­ se rv a d o . m ie n tra s q u e la seg u n d a le a p o r­ tó m enos al llegar a su p o d e r m ás ta rd e d e lo q u e h u b ie ra sid o n ecesario . A lgunas ediciones (las d e 1614 y 1626) d e los Jeroglíficos d e G io v a n n i P ierio Va­ lerian o c o n tie n e n u n a sim ple re im p re sió n d e la se g u n d a d e M e rc e ro . S eg ú n co n fiesa el p ro ­ p io tra d u c to r. En algunas ocasiones se omiten las dos formas ver­ bales o se introduce algún adjetivo que completa el concepto.t:vo¡ sólo en A. p e ro in te n ta co n ciliar d o s ra m a s a u tó n o m a s d e la trad ició n . au n q u e a m e­ n u d o m a le n tie n d e alg u n as lectu ras o q u iere co rre g irlas. I mrtoiv sólo en C: 151. co n co rd es c o n H o esch el in d ican q u e d e b ió c o n o c e r esta e d ic ió n y 33 . En el libro I sólo en los capítulos 6. au n ­ qu e se p u ed e ra stre a r el uso e sp o rá d ic o d e o tro s m an u scrito s. a c o m p a ñ a d a d e la tra d u c c ió n latin a d e M e rc e ro . P a ra realizarla el e d ito r to m ó co m o texto base el del có d ice V. dice. en V enecia en o c tu b re d e 1505. El a rq u e tip o c o m ú n . 13. a lo q u e se h a h ech o refe ren cia an tes. P o r ello no llega a a p ro v e c h a r las v arian tes de M o r q u e tra n sm ite M e rce ro . L as p o c a s m o­ dificaciones se deb en sólo a e rro re s d e im p re n ta . 105. 1941. SIFC 18. L a seg u n d a trad u cció n ap a re c ió p o co tie m p o d esp u és. 9-10. G a lla v o tti d ifiere. del tip o de o q (x aív o i'at. en V en ec ia en 1538 y e n L o n d re s en 1542. C o n la ay u d a d e este m an u scrito llevó a cab o la revisión y co rre cció n d e alg u n o s p asajes del texto.ó¡j. El texto es algo m en o s L os p u n to s de c o n ta c to e n tre £ y (5 son m ás e sp o rá d ic o s y p u e d e n explicarse en in co rrec to q u e los an terio res.). J u a n L o re n z o P a lm ire n o p u b lica en V alen cia u n a ed ició n del texto griego. 72. q u e a veces se om ite. asig n an d o e a la p rim e ra . de la que rep ro d u c e alg u n as c aracterísticas.4: o 174.Ojv sólo en B. (2 om . E n su tra b a jo influye la p rim e ra ed ició n d e M e rce ro . 5 K aiaoxcuáapato. 105. el M o relian o debe L a p rim e ra ed ició n im p re sa de H o ra p o lo fue o b ra de A ldo. 1. 11. t a la se g u n d a y p a la te rc e ra y re se rv a n d o a p a ra el a rq u e tip o co m ú n l2. 1 FiTtep por f|7rep. Algunos de los lugares donde se encuentran lagunas en todos ios manuscritos son 32. 17: Buptog x a i Jtepl A io v io g . S b o rd o n e d esig n a a la p rim e ra co n la letra a y a la te rc e ra co n (3. 2. a los que ad em ás añ a d e los suyos. p e ro d a d a la p ro ­ xim idad co n el m an u scrito V. en 1551.2 <o)> óv sólo en A: 197. 3 (en este último caso hay algunas diferencias entre los códices que atestiguan los intentos realizados por sanar la laguna). Por ejemplo: 46. A veces a p a re c e n lecciones aisladas q u e p re se n ta alg u n o d e los có d ices fre n te a los d em ás. Sin em barg o . 6. p e ro según p a re c e claro se tra ta en re a lid a d d e c o n je tu ra s del c o p is ta " . S q ^ o ü o t. c o m o d ejan ver los n u m ero so s lugares d o n d e a p a re c e n espacios en blan co q u e d e n u n c ia n la g u n a s 9. L a base es de nuev o la ed ició n d e A ldo. L a ed ició n de H oeschel y la se g u n d a de M e rc e ro fu ero n la b ase d e las sucesivas p u b licacio n es de la o b ra de H o rap o lo . al m en o s en esen cia. a p a re c e la p rim e ra trad u cció n latin a. 41. A firm a e x p re sa m e n te que ha so m e tid o el texto a una cie rta lim p ieza d e aq u ellas cosas q u e « p a re c ía que p o d ía n o fen d er a o íd o s p u d o ro so s. U n o de los p u n to s p rin ci­ pales en q u e se basa e s ta afirm ació n se e n c u e n tra en la fo rm a de titu lar los d iv erso s cap ítu lo s. E n cam b io los títulos de la fam ilia t p re se n ta n el o b jeto del je ­ roglífico d ire c ta m e n te en n o m in ativ o . E n e s ta trad ició n b a s ta n te h o m o g é n e a pu ed en distin g u irse tres fam ilias diferen c ia­ das: B D F G IN -A H -C E M V . 5 iól()UOpí('OS por ífiiófiopcpos. 4. P o ste rio rm e n te el p ro p io M e rc e ro c o rrig ió y p ublicó d e n u ev o este tra b a jo . en 1515. 2 hay dos lagunas al menos y otras tres en 126. 31. A lg u n o s in ten ­ tos de e n m ie n d a . 143. y g á (fiouoi. del que d e riv a la ald in a.c ió n b a s ta n te h o m o g é n e a a rasg o s gen erales. 3. sólo en B. D avid H oeschel lleva a cab o a finales del siglo (1595) la q u in ta ed ició n de la o b ra. frente a los demás donde aparece c. 154. L a tra d u c c ió n latin a ta m p o c o a p o r ta gran cosa. El e d ito r ni siquiera se m olesta en c o rre g ir los e rro re s tip o g rá fico s d e A ld o . 32. cercan o a los m a­ n u sc rito s q u e han llegado a n o so tro s. sin d u d a . En el libro II en los capí­ tulos 1. n o p u d o a c ce d er a n in g ú n m an u scrito . co m o m u e s tra n las n u m ero sas om isiones de lugares c o rru p to s o p o c o claros. el M a rc ia n o . Según E n c u a n to a los excerpta del tip o L p ro v ien en d e un m a n u sc rito relacio n ad o co n las fam ilias £ y t . 124. Seg ú n p u e d e verse p o r d iversos elem en to s hay u n a relación m ás e strech a e n tre el p rim e r y el seg u n d o g ru p o qu e la ex isten te con el tercero . 2 opropog por opuyo. 35-9. e rro re s de a rq u e tip o " ’. d a ta d e 1548. 37. 3.4 xs/voc. El tra d u c to r dispone en p rim e r lu g ar d e la ed ició n latin a d e A n g elu s y d esp u és d e la de A ldo. El tex to va a c o m p a ñ a d o p o r la tra d u c c ió n la tin a de T reb acio . En 151. 117. D iez añ o s m ás ta rd e . q u e le p ro p o rc io n ó M orelio. seguido a veces p o r u n a explicación. 33.«Per iltesto dei geroglífici di Horo Apollo». E n realid ad se tra ta d e u n a c o p ia d e la e d ic ió n ald in a. 68.. E n 1521 P etru s V id o u aeu s im p rim e p o r se g u n d a vez el tex to . Los números citados aquí indican la página y la línea donde se encuentran en la edición de Sbordone. 18-20. 7. 35. II. Sin em b arg o . las in n o v acio n es son escasas. ta n to del texto griego co m o de la trad u cció n latin a. En la gran mayoría de estos casos los títulos presen­ tan el esquema siguiente con ligeras variantes: pronombre interrogativo tí seguido del tema del capítulo en acusativo. El códice en q u e se b asa es el M o n a cen se M . p ero al q u e n o llegó a te n e r acceso m ás qu e después de h ab er te rm in a d o su tra d u c c ió n . Por considerar que resultan más apropiadas utilizaremos aqui las siglas de Gallavotti. en 1517. F ra n cesc h in i en 1599 to m a ta m b ién el tex to d e M e rc e ro a tra v é s de la reim p resió n de V alerian o . co n u n ejem p lar p re ­ p a ra d o p o r A ngelus. el verbo y el participio ypáíJíovTE^. re a liz a d a por B e rn ard in o T reb ac io y e d ita d a en A u sb u rg o . 2 t| óéxa por e v b tx a . 1-7. 2 16 . en griego y en latín. en esta ram a g ra n p a rte d e ellos p re se n ta jie q i con un genitivo. ex cep to alg u n o s c ap ítu lo s iniciales. 1 (!ouí. 34. H ay co in cid en cia en b astan tes títulos con la fam ilia s: I. C o n o c ió d iv ersas reim p resio n es: e n Basilea en 1518 y 1534. 36. o b ra de F ilip o Fasianini. el a su n to so b re el qu e se va a tra ta r e x p re sa d o en acu sativ o y un v erbo. to>v U:poy/. 42. esp e c ia lm e n te los d e los ad o lescen tes» . Sólo cinco años desp u és. E n o tra s o casio n es son c o m u n e s a to d o s los códices algunos e rro re s q u e son. etc. p e ro n o o fre c e n o v ed ad es sensibles.. Por ejemplo: 25. el p u b licad o p o r A ld o . se p u ed e d e d u c ir del texto.t. 53. 66.irjvwv: 122.'<j)r/. I mj]vo>v por "/. 32 tra ta rse de u n d eriv ad o del a rq u e tip o c o m ú n d e la fam ilia A H . El texto g riego q u e m an ejó T reb ac io fue.

van de W alle y J. a m e n u d o m u y a p ro p ia d a s. Si H o ra p o lo co n cib ió su o b ra c o m o la ex p resió n d e id eas m ed ia n te la e s c ritu ra egipcia. L a ed ició n de L eem an s (A m ste rd a m 1835) se b asa tam b ién e n H oeschel. lo que tien e c ie rta im p o rta n c ia p a r a la o b r a q u e ten em o s an te n o so tro s. L a im p o rta n c ia d e la o b ra d e este e d ito r ra d ic a esp ecialm en te en el co m p le to c o m e n ta rio que la a c o m p a ñ a y que a p o rta n u m ero sas c o n je tu ra s. E n este siglo p o d e m o s c ita r la de B. q u e en su lib ro p rim e ro an aliza se ten ­ D esd e un m o m e n to relativ am en te te m p ra n o se e n c u e n tra n trad u c c io n e s a lenguas d ife re n te s del latín. q u e re d u ­ cen sus fu e n te s só lo a tre s m a n u sc rito s. M y M o r. el texto de H oesch el y la p rim e ra e d ic ió n d e M e rce ro . E n n u e s tro c o m e n ta rio no h em o s m a n te n id o el o rd e n tra d icio n al de esto s jero g lífico s sin o q u e los h em o s a g ru p a d o co n ­ form e al su ceso sig n ifican te. se g ú n h e m o s ex p u esto a n tes. T a m p o c o a p o rta n d e m a s ia d o las p rim e ra s ed ic io n e s im p re sas. lo q u e n o s lleva a u n in te rv a lo d e tiem p o d e m a sia d o ex ten so . La tra d u c c ió n es de nuevo la segunda de M e rce ro . J. esp e c ia lm e n te en el ca m ­ po de la eg ip to lo g ía. p o r m ed io d e id e o g ra m a s.utilizarla. q u e a p a ­ reció en Clironique d 'E g y p te 18. En este siglo de d ife re n c ia la in v estig ac ió n h a c o n o c id o g ra n d e s av a n c e s. P o r ello nos h em o s in clin ad o p o r u n a e d ic ió n crític a. S b o rd o n e es un h elen ista . d e ah í q u e h a sid o n u e stro p ro p ó sito aju sta rn o s al suceso sig n ifican te y n o a la e s tru c tu ra co n q u e n o s h a llegado el tra ta d o . a p a re c id a en U tre c h t en 1727. AL LECTOR S o b re la ed ició n d e S b o rd o n e de 1940 h ab larem o s m ás a d e la n te co n m ayor am p li­ tu d q u e d e éstas. C o ry re p ro d u c e el texto de L eem ans. resu lta c u rio so c ó m o m u ch o s de ellos se p u ed en a g ru p a r b a jo u n a sig n ificació n p aralela. p re se n ­ ta ju n to al tex to u n a tra d u c c ió n al inglés y notas explicativas. sie n d o a d e m á s c o p ia s d e u n c ó d ic e q u e n o e s ta b a b ien c o n serv a d o . Boas. Su a p o rta c ió n se c e n tra es­ p ecialm en te e n las n o ta s co n las q u e a c o m p a ñ a el. 1943. K e rv e r se en c a rg a de la p rim e ra tra d u cció n al francés. H e ro ld y v io la luz en B asilea e n 1554. L a p re se n te e d ició n crític a a los H ieroglyphica d e H o ra p o lo se co m p o n e d e d o s li­ b ro s sig u ien d o la e s tru c tu ra p ro p ia del tra ta d o . S b o rd o n e se n o s o frec e u n te x to m u y c u id ad o so . A 34 35 . sin o q u e se d a ta m b ié n c a b id a a las su g e rid a s p o r los tra d u c to re s latin o s del siglo xvi y a las co rre c c io n e s m ás in g en io sa s d e los a n tig u o s estu d io so s. L a o b ra . The liieroglyphics o f Horapollo. q u e a p a ­ rece en P arís en 1543 y se re im p rim e de nuevo e n 1551. E n castellan o n o h ay n in g u n a trad u cció n a n te rio r a la q u e o frec em o s en esta o b ra. titu la d a The liieroglyphics o f H ora pollo N ilous (L o n d re s 1840). y la de G . E n él no só lo a p a re c e n las v a ria n te s de los m a n u s c rito s g riegos. D e P au w to m a p a r a su ed ició n . O tra tra d u c c ió n fra n c e sa se p u b lic a e n 1574. C au ssin re p ro d u c e co n p o c o s cam bios la trad u cció n que a p a re c e en F ra n cesc h in i en su D e sym bolica A eg yp tio ru m Sapientia. p e ro en el tex to se in tro d u c e n alg u n as v arian tes p ro c e d e n te s de la se g u n d a de M e rce ro o de las o tra s fuentes. N ew Y o rk 1950. V assoli d a F ivizzano. V . es decir. L o s m a n u s c rito s q u e n os h a n tra n sm itid o la o b r a de H o ra p o lo s o n p o c o s y recien tes. texto. d a d o q u e ha sido fu n d a m e n to im p o rta n te d e la ed ició n de M e rc e ro p u b licad a en P arís en 1551 p a ra la tra d u c c ió n que h em o s realizado. A c o m p a ñ a a éste u n a p a r a to c rític o q u e no d e ja n ad a que d esear. lim itándose a m o d ifica r alg u n o s lu g ares so­ b re la b ase d e las v a ria n te s q u e p u e d e n ded u cirse de la trad ició n m a rc a d a p o r la im ­ p re n ta . P a ra re a liz a r la tra d u c c ió n se h a eleg id o co m o te x to b ase la ed ició n crític a d e F ra n ­ cesco S b o rd o n e (N á p o le s 1940). en inglés. H a llev ad o co n m u ch o rig o r el in g ra to tra b a jo d e la co lació n . q u e h a a m p lia d o a to d o s los m a n u s c rito s que c o n tie n e n el texto co m p le to d e H o ra p o lo . ta co m p o sic io n e s y en el seg u n d o c ie n to d iecin u ev e. L a ú ltim a ed ició n c rític a p u b lic a d a a n te s d e la d e S b o rd o n e a p a re c ió en 1835. p e ro se a p re c ia el esfu e rz o q u e h a realizad o al in iciarse en las d ific u ltad e s d e la len g u a y d e la e s c ritu ra eg ipcias. P a r a e m p re n d e r la ed ició n d e u n tex to c o m o los Jeroglíficos d e H o ra p o lo es necesario un e d ito r q u e co n o zca de fo rm a su ficien te el m u n d o eg ip cio ad em ás d el clá­ sico. V ergote al francés. c o m o D e P a u w y L eem an s. A l italian o es la tra d u c c ió n de P. L a p r im e ra a l alem án es o b ra d e Jo h . c o n fo rm e a las id eas a q u e n o s re m ite n tales c o m p o sic io ­ nes. C o lo n ia 1623. co n v en ie n te m e n te reto cad a. e n V enecia e n 1547 y h a s ta el m o m en to es la ú n ica en esta lengua. co m o m e jo r in stru m e n to p a ra n u es­ tro s p ro p ó sito s.

co m o la re c o n stru c c ió n de los c a p ítu ­ los I. En ellos an a liz a las explicaciofies de H o ra p o lo e in ten ta b u sc ar su ori­ clásica. m o stra n d o en m u ch o s casos que. SIFC. es b u sc a r en la escritu ra jero g lífica los signos qu e c o rre sp o n ­ d en m ás e x actam en te a los c o m e n ta rio s d escrito s o aquéllos q u e sirven p a ra explicar la in te rp re ta c ió n d e n u e s tro a u to r. au n q u e p arecen llenas de fan tasía a p rim e ra vis­ q u e co n la o b ra d e H o ra p o lo se g en e ra u n có d ig o visual y se m á n tic o d e g ran tra sc e n ­ d e n c ia en el tie m p o y co n u n a n o ta b le in flu e n cia en la H is to r ia d el A rte . E n aq u ello s casos en q u e la e sc ritu ra eg ip cia no recoge los signos a los q u e h a c e refe re n c ia H o ra p o lo o los in te rp re ta de o tra form a se ha in te n ta d o bus­ c a r los po sib les m o tivos d e las d iscrep an cias. E sen cialm en te q u e re m o s p o n e r d e relieve la im p o rta n c ia P o r ú ltim o . s e n ta n d o a lo largo del d iscu rso an alítico d ife re n te s tr a ta d o s e n los q u e se d e te c ta la huella de los H ieroglyphica. d e se a p re s e n ta r al lec­ to r unas claves d e te rm in a d a s que el e stu d io so p u e d e u tilizar e n su in v estig ac ió n son­ sa c a n d o asp ecto s de o rd e n se m án tic o q u e tra s la im ag en q u e d a n a p a re n te m e n te esco n ­ nes de la ed ició n de M e rc e ro p u b lic a d a s en P arís p o r J a c o b o K erv er. en P arís. 1936. P or ta n to . van W alle y J. En ca d a u n o de los cap ítu lo s. d e ah í q u e se ñ alem o s u n a y o tr a vez la relació n del m ism o co n la H ieroglyphica d e V a le ria n o o la Iconología d e R ip a . En g ran p a rte de las ocasio n es estas fuen­ 1 «Note sulla composizione delle c(cpoyta<|>utá di Orapollo». 36 37 . el q u e ap a re c e en la tra d u c c ió n francesa de B. p o rq u e no la c o n s id e ra m o s fiable en to d a s las ocasiones. p o r p a rte d e J u a n R uellum . Sin d u d a. n a cid o en Soucy h a c ia 1490 y m u e rto e n P a rís h a c ia 1560.csla s se a ñ a d e n tam b ién sus p ro p ia s co n jetu ras. E n los casos en que ha sido del q u e ten em o s no ticia. y las referen cias a textos e inscripciones m on u m en tales egipcias. co m o Bolos de M endes y C haerem ó n . sin o e n las a r te s en g en eral. C o n sid e ra n d o q u e n u e stra a p o rta c ió n especial v a d irig id a a p o n e r d e m an ifiesto g en . A u n q u e p re se n ta m o s aquí la v ersió n d e M e rce ro . A la v ez. tes h an sido ya e stu d ia d a s p o r S b o rd o n e . Al re sp e c to se p la n te a la p ro b le m á tic a d e su a u to ría p u e s si L a n d w e h r las a trib u y e al g ra b a d o r fran ­ cés Je an C ousin. E sta lizó en 1574. están to m a d a s casi sie m p re de a u to re s m ás an tiguos. to m a n d o co m o p u n to d e p a rtid a a H o ra p o lo . lo q u e se explica en el a p a rta d o especial q u e a p a re c e tras el c o m e n ta rio de cad a jeroglífico. sie n d o el p rim e ro en llegar a u n a clasificación co m p leta de éstos. se v a n p re­ ta. de a h í que p o sib le se reco g en ta m b ié n aquellos signos de la esc ritu ra eg ip cia que se c o rre sp o n d e n d e alg u n a m a n e ra co n los c o n c e p to s que ex presa H o rap o lo . P o r to d o s estos e le m e n to s nos ha p arecid o u n a ed ició n m uy a d e c u a d a p a ra el fin p ro p u e sto y u n a base ex celen te p a ra la trad u cció n del texto. V ergote y en la a le m a n a d e L auht. ju n to a la trad u cció n del texto h em o s p re se n ta d o la visión n a tu ra lista del je ro g lífic o en cuestión to m a d a de la seg u n d a edición de M e rce ro (P a rís 1551). p e ro en nin g ú n caso a p a re ­ cen los sig n o s d e n tro del texto. esp ecialm en te grie­ go s. E n c a d a análisis de estos jero g lífico s hem os q u e rid o c o n sid e ra r las fuentes clásicas en las q u e se h a p o d id o fu n d a m e n ta r el a u to r o en las q u e se m anifiestan significa­ dos c o m u n e s a los a trib u id o s p o r H o rap o lo . E stas xilografías fu e ro n u tilizad as en la p u b licació n q u e so b re L o s H ieroglyphica se rea­ o b ra n os h a llegado sólo co n los co m en tario s jeroglíficos. ra z ó n p o r la q u e se d isp o n e o tro a p a rta d o especial tras cad a u n o d e los jero g lífico s e n el q u e se re c o g e n esta s fu en tes de ép o ca O tro elem en to im p o rta n te lo constituye la ap arició n de c o m e n ta rio s en ca d a ca­ p ítu lo del texto. s u p o n d rá el fu n d a m e n to d e o tro s tr a ta d o s p o ste rio re s. p u es al se r el tra ta d o m ás an tig u o d e los m an u scrito s. F in alm en te h em o s de c o n s id e ra r las xilo g rafías q u e c o m p o n e n las 195 ilu stracio ­ P o r lo q u e re sp e c ta a los signos jeroglíficos que a p a re c e n ju n to a la visión n a tu ra ­ lista hay q u e h acer u n a p re c isió n im p o rtan te: no p ro c e d e n del texto de H o ra p o lo . P ra z se m an ifie sta c o n tra rio se ñ alan d o q u e so la m e n te la p o r ta d a p u e d e a trib u irse a C o u sin . D estaca tam b ién p o r su a b u n d a n c ia d e citas de au to re s clásicos. a c o m p a ñ a d a co n el texto establecido p o r él. que te n g a c o m o fin esencial la re fe re n c ia a la im ag en co m o m e d io sem án tico . didos. este estu d io crític o q u ie re d ejar p a te n te la g ra n in flu e n cia q u e e s ta o b r a tuvo n o sola­ m en te en la em b lem ática. co n a lteracio n es o am p liacio n es ju stificad as con el fin que persigue el au to r. lo que ten em o s en esta o b ra son conje­ tu ra s b asa d a s en d a to s q u e o frec e la narra ció n . un a fu en te im p o rta n te es el H o ra p o lo . 21 y 27 y II. sin o lv id a r en q u e se inicia el trab ajo . Lo que se ha p re te n d id o aq u í. hay q u e su b ra y a r la am p lia y bien d o c u m e n ta d a in tro d u c c ió n con la de esta o b ra en la E p o c a M o d e rn a . E n ella dedica m ucho espacio al fo n d o helenístico de H o ra p o ­ n in g ú n m o m en to la em b le m á tic a c o m o g é n e ro lite ra rio q u e tie n e su c laro a n te c e d e n te lo. la tra d u c c ió n no siem p re se aju sta a este texto. Las fu en tes de las q u e se han to m ad o so n p rin c ip a lm e n te el c o m e n ta rio que aco m p a ñ a al texto g riego en la edición de Sbord o n e . a b o rd a el im p o rta n te p ro b le m a de la com p o sició n de la o b ra (tem a so b re el que tam b ién h a tra ta d o D o n a d o n i co n cierta a m p litu d ') y realiza un d etallad o in v en tario en H o rap o lo . 62. P ara realizar esta lab o r hem os p refe rid o b a sa rn o s en u n a ed ició n crític a q u e m ed ian te el análisis de los d iversos m an u scrito s y las p rim e ra s ed icio n es de la o b r a tra ta de llegar a un texto lo m ás aju sta d o posible al p rim itiv o m an u scrito .

' Libro I JER O G LÍFIC O S DE HORAPOLO DEL NILO QUE ESCRIBIÓ EN EGIPCIO Y QUE DESPUÉS FILIPO TRA D U JO AL G RIEG O .

Capítulo I Jeroglíficos sobre la idea del tiempo .

J. haciéndolo de oro. porque.'. q u e reco g e S am b u cu s. «Sol». ¿ s ti ^ l ú J i Z p yívü¡jótpíú>¡j. ' Sobre las relaciones entre la imagen del sol y la idea del poder. en este se n tid o . Valencia (1985). que los egipcios lla­ man «ureo» y en griego es «basilisco». N A ffU¡j. (¡fuTrf& julviiü . G o n z á l e z d e Z a r a t e .CÍÍ> j ^OtOfJ áSa'fílTtl^Ó G 'Jltsffípuij-ftíjy' MÉfO) TJtt»£ £ íÓújJ l¡%x ¡mÍÍ. aun­ que hay tres clases de serpientes. n o s h a b la de las M e d allas de D o m ician o y T ra ja n o en las que se ve a la E te rn id a d so steniendo un S o l con la diestra v lina L u n a con la sin iestra . 510 a).m u t ù n i t ¡ S ii le l i i i i - ‘h J ix v iii. y Los Emblemas Regio-Polilicos de Juan de Solórzano. tal co m o c o m p ro b a m o s e n al­ g u n a m edalla a n tig u a co m o la de M a rc o A u relio . X I-5). las otras son mortales. Iconología. En p a re c id o s térm in o s n o s lo pre­ senta A puleyo al p re c isa r que el sol es el o jo q u e to d o lo ve (M et. Los egipcios dicen que la eternidad se revela a través de este animal. S i quieren escribir «eternidad» de otra fo r­ ma. 43 . «Eternidad».S i t r à i n i ¡Ha <nAiVi«()-oi nt>¡> 't^yS'cZy . Ripa. p o rq u e ya P latón lo asocia con la im agen de D io s (Rep. Esta id en tificació n del sol con la e te rn id a d en a b so lu to d e b e ex trañ ar. Como parece ser señora de vida y muerte. pero sólo ésta es inmortal. Para indicar «eternidad» escriben un sol y lina luna porque son elem entos eternos. Madrid (1987).túto r ili. ciñen a los dioses. con el cual precisamente..c k C !¿ 6 ) ¡ í 3 a r á i « v u v (i()je iij. Saavedra Fajardo y la Literatura Emblemática.c ù tjia .¿¡g s t u o n a ¿ ¡ » ¡u s c i x ^ a .fi. '¿¡j ^ A o D ì i j j AÌrioU iol c ù C a J o jj. rìa<c ouw cc o-»uouvvo’i. Y a R ip a nos cu en ta q u e existían m ed allas an tig u as en las q u e p o r m ed io d e esto s astro s se ex p re­ sa b a la m ism a idea d e « E te rn id ad » y. El p rim e ro de ellos se p re se n ta m e d ia n te la im ag en del sol y la luna. A l A í y c u f / p A /^dtÍTíoí ¿ ¿ T A í ■nn/’ {úW '</l>iA oü«3rt¡.¿uj<. O l Cómo representan «eternidad».. por eso m ism o la po­ nen sobre la cabeza de ¡os dioses. 2 < à c iÒ ° o u J ~ KítpxÁHí'rfí'¿hiyhBi'ltdux. hÁlQji 0 C 'i\k i lai y(aj<pcvo'i. L a e t e r n i d a d H O í S í S AolTIK JtHTOÚ-TK()^et.r J e r o g lífic o I. D a d a esta idea de g ra n d e z a . M. y en los tex­ tos que esc rib ie ra E useb io so b re la Vida de C o n sta n tin o 2.A Ìu v a J í í t í ^í i í y^cr^a i fic u - k J ù S S ^ Ì AcnSiOI/"(J:ifj (uyty<$GvtTi[> é^ovtoc 'riu ic ijfc fj o i a ¿ s c e m i l i c u p a . O b serv am o s có m o H o rap o lo p r o p o n e d o s je ro g lífic o s c o m o refe ren cia a la e te rn i­ dad.á¡j ó\3i(jÍ7rej</Iá 3 . se relacio n ó el a s tro co n la realeza. : C. pintan una serpiente con la cola escondida debajo d el resto del cuerpo. porque des­ truye a todos los dem ás anim ales incluso soplan­ do encima de ellos sin morder.

1871. por ser la regla con que e l tiem po se m ide (Embl. de Is. I. Cirilo de Alejandría. R etra to de Feli­ 1 44 C . B lasón de A fá n d e Ribera. IX. Migne 76. S ab id a es la afició n del E m p e ra d o r p o r estas cu estio n es. A n.. p. e n el lib ro I de sus E m b le m a s M orales. Q u izá. A ñ a d e que p a ra los egip cio s era un an im a l sa g ra d o co n el q u e d e c o ra b a n las e s ta tu a s de Isis a m odo d e d ia d e m a real y q u e e ra in m o rta l (Hist. Mor. La serpiente com o representante de la eternidad todavía no se ha encontrado en los docum entos egip­ cios. citados más arriba. n o s explica el p rim e ro de estos ideogram as: Por el basilisco que se traba la cola. «día y noche. que tal vez llegó a esta palabra con el nombre de la cola. este an im al n o p u e d e se r m u e rto p o r o tro . C o n resp e c to a los a stro s q u e a p a re c e n . Mor. R etra to de C arlos III. A n . Aetli. anim al que era entre los Egipcios símbolo de la Eternidad. E n eas V ico y su g r a b a d o so b re el E jército Im p e ria l cruzando e l Elba. 5. p o rta d a d e la o b ra d e N ise n o . J u a n d e H o ro z c o . Se hace de oro. C o lin . C o m o R ip a h a in d ic a d o . A n. R ip a n o s h ab la d e este je ro g lífic o re la c io n á n d o lo co n la m ism a idea: Llevará adem ás en la cabeza un Basilisco de oro. En época tardía. V I-38). ob. A lciato y su a leg o ría so­ b re la Inm o rta lid a d e n el em blem a 132. 408. en este se n tid o . X. Ther. 33). An. 960 y ss. X -31) o P lu ta rc o e n su d e Iside et O siride (74). de a h í su re­ lació n co n la id ea d e e te rn id a d . a) Fuentes: D iodoro. 1629. Je a n d e C o u rb e s y su B lasón d e l C onde d e Castilla realizad o en 1632. R ip a . « E te rn id a d » . siempre». contra Iulianum. Heliodoro. Pero esla grafía probablemente existió en los textos criptográficos. Ther. m an ifie stan la id ea de p ru d e n c ia . d eriv a d a d e B rueghel. X -3 1). con toda fa c ilid a d y sólo con su aliento. p o r la qu e es el basilisco q u e esco n d e su cola la refe re n c ia m ani­ fie sta a la e te rn id a d . ya q u e incluso se co n sid e ra b a d escen d ien ­ te d e O siris. antes bien. Sugiere además que puede haberse producido una confusión entre dos símbolos de serpientes. R etra to d e A greda re a liz a d o en A m b eres hacia 1622 p o r un g ra b a d o r an ó n im o . L a relació n del basilisco co n el p o d e r la p re c isa E lian o al in sistir en que los reyes d e E g ip to lo llev ab an b o rd a d o en sus c o ro n a s p a r a significar el p o d e r invencible del im p e rio (Hist. V I-38). siendo el segundo de ellos el correcto. A m o d o d e ejem p lo p o d e m o s señ alar: R ip a y su aleg o ría d e la E ternidad. A m m a n t y su A legoría de la Verdad. 45 . los cu ales. 43 y 74. I. C o n las m ism as p ro p ie d a d e s n o s lo p re se n ta n E liano (Hist. la sig n ificació n de esta p rim e ra co m ­ p o sic ió n d e H o ra p o lo se c o n fu n d e en la m a y o r p a rte de las o casio n es co n su segundo jero g lífico q u e p a s a re m o s a c o m en tar. denotaban el Tiempo y ponen dentro figu ras de dioses.. Lauth considera que la men­ ción del ureo debe atribuirse a Filipo. en la grafía «GtO sirve para representar la expresión «to­ dos los dias» y. po r cuanto no p uede ser m uerto po r anim al ninguno. señala: La ed a d y el curso d el tiem po daban a entender p o r el S ol y la Luna. según R ip a . L as p ro p ie d a d e s d e l basilisco ya las señ ala E lia n o en su H istoria de los A n im a le s c o m e n ta n d o su fiereza co n resp e c to a o tro s an im ales (Hist. VI. da muerte a las fieras y a los hombres. y seca las hierbas y las plantas todas. 41. y '~ t. G alle y su Victoria del Tiempo. 11.. NA II. p e IV. 31. to m a alg u n o d e los je ­ ro g líficos d e H o ra p o lo y. XXI). b) El grupo de los jeroglíficos del sol y la luna en realidad no tiene el significado de «eterni­ dad» en sí mismo. VIII. pág. ad P is. Plutarco. según los testimo­ nios que se encuentran en Cirilo y Plutarco. cit. Galeno. como escribe Oro e l egipcio en sus «jeroglíficos». según Brugsch (Á. pp. 14. 8. C o m o p o d re m o s c o m p ro b a r m ás a d e la n te .I P a ra n u e s tro c o m e n ta rio re su lta d e m a y o r im p o rta n c ia la se g u n d a im ag en q u e nos p ro p o n e H o ra p o lo . A su n ­ tos Predicables. 235 Kühn. el Os. L a im ag en d el u ro b o ro s es m uy co m ú n e n la h isto ria del a rte c o m o refe re n c ia a la e te rn id a d . D espertador Cristiano. P e d ro de V illafranca. I. Nicandro. porque éste está menos sujeto a la corrupción que ningún otro de los dem ás metales'. X X I). porque este anim al tenían por inm ortal y asi lo ponían sobre la cabeza de ¡os dioses y significaba eternidad tam bién po r esta m ism a razón (Embl. Eliano. D u re ro d isp o n e u n basilisco so b re su c o ro n a ju n to a o tro s elem en to s em ­ b lem ático s co m o el c e tro y la se rp ie n te . 38. 10. 111. con la m ism a in te n c io n a lid a d lo p ro p u sie ra D u re ro en su g ra b a d o de M a x im ilian o p a r a el c o n o c id o arc o del m ism o títu lo . dando a entender que son inmortales. F in alm en te d estacam o s la o b ra a n ó n im a titu la d a A lm a D orm ida que form a p a rte del tra ta d o escrito p o r B arzia y Z a m b ra n a . Z. oura.

igual que la tierra. porque es larga. oíJ>/¡j tr itiih í c w n J ' í<3/mto oí^á¡i. L a em b le m á tic a d isp o n e en v arias d e sus co m p o sic io n e s esta im ag en que an aliza­ m os. y m uy liso. pág. C a p e l l a . col. 960-961. d isp o n e d e una p a la so b re el g lobo te rrá q u e o y u n a se rp ie n te q u e se m u erd e la co la co m o señal d e que la c o n sta n c ia en el tra b a jo o frec e el p re m io d e la e te rn id a d .8' ívif- WfJ i) c¡lOLUV¡> S yíilCCCá (I-£ Íf.n< t!jú- difu sió n en el R e n a c im ie n to 7 y esta fo rm a c o m o sig n ificació n d e m áx im a p erfe cció n ya la p o d e m o s o b se rv a r en P lató n {T im eo 32 c). to m o 76. que con la diestra lia de sostener una serpiente form ando un cír­ culo sobre s í misma. O b serv am o s L a d escrip ció n q u e H o ra p o lo nos hace de la se rp ie n te q u e d a m an ifie sta e n la lite­ r a tu ra a n tig u a co m o vem os en M a cro b io . x} ilyu ^aÓTaZ^i y^.6. aludien­ do por medio de las escam as a las estrellas del universo. pun­ teada con escamas de colores variados. la q u e e stá n llam ad o s los crey en tes. d e la g lo ria etern a. tal c o m o n os c u e n ta n G y rald i o V alerian o . San Sebastián (1987). 9 J. «Eternidad». Z a r a t e . pues no se fom en ta ni mantiene a base 4 C. 1-9-12). L a re p re se n ta c ió n de u ro b o ro s c o m o im ag en de la e te rn id a d la o frece M a ier en el siglo x v ii co n su A ta la n ta Fugiens. q uien relacio n a el o fidio c o n el cosm os (5atur. hacen m en ció n a la m ism a id ea d e la e te rn id a d p o r este jero g lífico q u e ven im o s es­ tu d ia n d o . y tam b ién p o r ser la m ás p e rfe c ta d e to d a s las fig u ras. In clu so C irilo de A le ja n d ría la relaciona con el tie m p o al p re c isa r que: . et. Bodas de Mercurio con ¡a Filología.. «El reflejo marino en la cultura de Occidente». como el agua. Patrologia Graeca de Migne. m uestra cómo la E ternidad de s í misma se alimenta. L. In clu so en los fam o so s tap ices d ise ñ a d o s p o r R u b e n s p a ra el m o n aste rio de las D es­ calzas R ea les d e M a d rid . M. d o n d e cu rio sa m e n te se estab lece u n claro eq u ív o co en los a trib u to s d e S a tu rn o -U ra n o ’. 74). V I-18). IX. En la se g u n d a cu alid ad insiste P lu tarc o [d e Is. ¡uu ■úw^dOia-l[) tì’f cO)7>f) ?[¡f/¿€árfo. p in ta b a n u n a se rp ie n te en fo rm a d e cír­ culo q u e se co m ía la co la fig u ran d o q u e el m u n d o se d ev o ra a sí m ism o y o p e ra sobre él m ism o u n a revo lu ció n (I. E n g ran n ú m e ro de o casio n es el o fid io m o rd ié n d o se la co la d isp o n e u n a fig u ra cir­ cu lar q u e R ip a n o s explica al p re c isa r q u e es m u y co n v en ien te al sim b o lism o de la e ter­ n id a d p u e s to q u e la fo rm a circu lar n o tien e p rin c ip io ni fin. ’ J. C ada año qui­ tándose la p iel vieja se desnuda. E u ríp i­ d e s.. El círcu lo co m o fig u ra p e rfe c ta gozó de una am p lia Cómo representan «universo». Df.s M ¿tJíK fi# ■ftnSvuTyF icu /r a¿)[ictli... como el año en el universo cambiándose se rejuvenece. G o n z á l e z d e Z a r a t e . M u c h o s so n los ejem p lo s que n o s o fre c e la H isto ria del A rte en los que el p a ra le ­ lism o e n tre esto s em b lem as y je ro g lífic o s es p o c o m en o s q u e ab so lu to . IX). A lciato en su em b lem a C X X X II p r e s e n ta la fig u ra del T ritó n in se rta en u n ofidio qu e se m u e rd e la co la p a ra sig n ificar q u e la v e rd a d e ra fam a es la q u e lleva al h o m b re a la e te rn id a d . S im p licio. L u crec io . El em b lem a III d e los E m blem cita de lu n iu s (1566). c ó m o la tu m b a de C arlo s B o rro m eo e n la c a te d ra l de M ilán p re se n ta dos alegorías: u n a p o rta un reloj d e are n a co m o im ag en del tie m p o y la o tra la se rp ie n te que se m u e r­ de la cola co m o reflejo de la e te rn id a d . Eróf. s M. R ip a nos d ice que la « E te rn id a d » se re p re se n ta m ed ian te: M ujer con ropa de matrona. A sí lo p o d em o s c o m p ro b a r en u n a de las m in ia tu ra s del siglo X tv q u e se co n serv a en la B ib lio teca d e P arís. . o'«lu o a 'i£ l)S' m i r a o(je ¿ x 'j s . Ibidem. los paganos representaban el tiempo por una serpiente.r de cosas exteriores. la ser­ p ie n te ro d e a n d o la esfera te rre s tre co n u n a cla ra relació n a la im agen de e te rn id a d a L a se rp ien te m o rd ié n d o se la co la es c o m ú n e n c o n tra rla co m o im ag en de la e ter­ n id a d . A l r j a n d r í a . Formas y Significados de las Artes en época Moderna. M a c ro b io es d e sim ilar o p in ió n c u a n d o n o s c u e n ta que los fenicios. 34. A n. cit. en Itsasoa IV. Renacimiento... de m odo que sujete con su boca la cola . ra z ó n p o r la q u e se ñ alam o s que los dos p rim e ro s jero g lífico s vienen a co rre s­ p o n d e rse .. rápida en sus mo­ vimientos y silenciosa en su progreso'. a p a re c e y a en ilu stra d o - r C. L a serpiente revuelta sobre s i mis­ ma. y también el año que J e r o g líf ic o I I . nos p re se n ta en el titu lad o T riunfo d e la Eucaristía. M uy pesado es el animal. sí d eseab an re p re s e n ta r el u n iv erso en su e sc ritu ra sa cra . G o n z á l e z df... Os. M a rtia n u s C a p ella asoció esta im agen del u ro b o ro s co n el tiem p o al re la c io n a rla co n el dio s S a tu rn o p o r la lo n g ev id ad de esta d iv in id a d 8. El que use su propio cuerpo como alimento indica que todo cuanto se produce en e l universo por la pro­ videncia divina también tiende a resolverse en "feJ'KoVjUí* « 7 ¿ f a r jS * p Ú T a T ¿ j5 5 É£ó¡cy. contra lulianum. T am b ié n E lian o nos señala q u e la se rp ie n te es ta n p e s a d a com o la tie rra y lisa co m o el ag u a (H ist. d o n d e Sacchi h ace refe ren cia a la e te rn id a d p o r el o fid io en su fresco titu la d o L a Sabiduría divina.. Este símbolo entre los antiguos significaba el Mundo. M. D e igual m a n e ra esta c o m p o sic ió n la vem os en el P alacio B a rb erin i. R ip a . Al respecto Tervarent apunta que dicha asocia­ ción tiene su origen en este tratadista del siglo VI.¿ 5 :< /l¿ £ 7 X C « a fl' Ó K¡ i di %!' nícriía diccúiriot ¿gó’os a a M cc y lw nrn - íú¡&ioct iía (c i. T a m b ié n P o u ssin en su p in tu ra E l Tiem po y la V erdad y L u ca G io rd a n o en la d e c o ra c ió n del Palacio M édici-R icardi de F lo ren cia. 47 . TIU(H0CpO¿/- YJuypnp j5ouAóf*S!/oj y p d -lo a . E l u n i v e r s o gira perpetuam ente sobre s í m ism o'. I.9 a a : f . ¿ h y híio ^i Q o^Íí i uorn/^iac1JZgìfì'>W(potiJIap ajvirlóníioi cisveí Cuando quieren escribir «universo» pintan una serpiente que se come su propia cola.J T t í v o /a f c i ’f e ] ' néa-fiCfi y í w c c n u t Tcü>Ta. que nos cu en tan estas m ism os asp ecto s reflejad o s e n el tex­ to . ob. S erían in n u m e ra b le s las fuentes de o tro s au to re s co m o Je n ó fan e s. a la vez q u e este an im al.

p. 4 7 y 48. d e modo que en las doce ram as de palm era se cumple e l año. 74. d e n o m in a ­ 48 49 . la encarnación única entre los dioses y diosas. Pacuvio. 9 Diels-Kranz. L a aso ciació n d e Isis. fr. no sin razón. vma. CHfLÍiCVUÍ^U 7 5 ÍV 7TVI/TTJ¿J r í v r j C tlC C JJlxj [ÁíW i¿rTZ¿l) T í - C uando quieren representar «año». in Apoll. E l AÑO ?ie\3cw<Ai!>zj£ii cC*. e t Os. y a que durante la salida del astro to­ m am os nota sobre lodo lo que va a cumplirse en el año. 110. llam ada en egipcio Sothis y en griego Estrella d e l perro (Sirio). gr. Clemente de Alejan­ dría. ít ¡ Jli 0 2. contra lulianum . 16. porque este árbol. III. consol.oy o-^ucovouo-/^. b) N o hay restos de una serpiente con forma de anillo en la escritura jeroglífica. òri Jii uajtop éva:7i<V. /<n. unas veces m ás brillante y otras menos. de Is. ctlóyC'C "pp cii¡xa'p^ícrip S o b re esta co m p o sic ió n p recisa Ju a n de H oro zco : ytalíi. 1.T. voi. el tronco que da origen a las generaciones. S o th is y S irio tie n e sin d u d a su c laro a n te c e d e n te en P lu ta r ­ co (de Is. L a relació n que H o ra p o lo estab lece e n tre Isis y el añ o . Ili. los silencios desolados d e los infiernos. V. Jlí 7 ca-TDíir %hy o u y u rfiíi xixAoÍjuSjgs ítu i . 4 voi. y porque todas las cosas que cria las gasta el mismo con e l tiempo. las dos Etiopias y los egipcios poderosos de su antigua sabiduría m e honran con un culto propio y m e conocen por m i verdadero nombre: soy la reina Isis (M et. 21). Plutarco. Lucrecio II.p. Señala com o ejem plo más típico el que aparece en Lanzone (Dizionario di mitologia egizia. soy la divinidad única a quien venera e l mundo entero bajo m últiples form as. e t Os. 25. I. Crisipo. el único de todos. Proclo. significa la máquina d el mundo.t Z *) cu n £ > . sat. representantes del cielo y la tierra. Jenófanes. Hipsipilo. KcuítÍ^cjí A í cjiccu7:irypá$ovríí. II. Y además. p. 9. 531 ss. la dueña de todos los elementos. la prim era entre los habi­ tantes del cielo. 147 Diehl. X I. que tam ­ bién parece que reina sobre las demás estrellas. a d Aen. 8: una serpiente mordiéndose la cola forma un círculo entre las divinidades Nut y G eb. durante la salida de la luna pro­ duce una sola rama.. 96 y ss. crl [ . Arriano. per­ te n e c ie n te al siglo XIV. los saludables vientos de! mar. 269. I.V . diss. Epici. Eusebio. Cómo representan «año». 757 N a u ck \ C icerón. praep. ¿ f e í TOJ? inxJliKU 'jS á íiríp CC~ Á a) Fuentes: M acrobio. fr. in Tim. I. 59. lodo está a m erced de m i vo­ luntad. Physiologus. 3. y en s í se revuelve. llam an Isis a l año.. p u es en su A sno de Oro. Cirilo de Alejandría. de s í se sustenta. VIII.-. str. p. saliendo unas veces m ás grande y otras m á s pe­ queña. 839 N auck:. 27. 68 ss. Filón de Biblos.ÍPK úiVCC¿>\lw. 18. evang. y 991 ss.¡¿ti KHTOt liífl 2>VTU *TÓ. M igne 76. y con el m ism o sig­ no representan tam bién a la diosa.<. de cáelo. L a im ag en de Isis en fu n ció n de su p o d e r b e n e fa c to r y a la d esc rib e A p u ley o . (iMtijj na-m 'ikvitaZ>Njjj '¿ o €Aíu'Mf.^ ^ /\píiu /7rt9T<$ofi* ¿ r í Jii ovx t o r a ? . VII. úicwpp * Jlí /&Aó^2íoi r í í / yiDyuKcx. p.. por eso precisamente. 339 St. II. porque se revuel­ ve en sí. Tuse. Suppl. 961. in Arisi. 51.í M t a íW </!’* á íjic - 0^ckc7 jSaffJÀfì/cifj'rÌN’AoiD'Lp ¿. Vitrubio.-. 87 Ribbeck.. pintan a ¡sis.í£Ciü. Eliano. Servio. una mujer. coment. evang. ¡ut/jt faíty y z J'vap. los pueblos del S ol n áden le y los que reciben sus últimos rayos de poniente. rúw ¿r.n es d e tr a ta d o s h erm é tic o s c o m o lo ap reciam o s en el llam ad o A urora Consurgens. La culebra enroscada y que se come la cola. in Arist. Para escribir «año» d e otra form a. c. IX.(pcv(ri¡j. 5). 10.(pú- .^Qy^. Eurípides. Sim plicio. NA VI. uiccuTÍp. las lum inosas bóvedas del cielo. J e r o g lífic o I I I . 13. la reina de los Manes. en Eusebio.Soy la m adre de la inm ensa naturaleza. Epicarmo fr. variados ritos y los m ás diversos nombres. Lauth piensa que puede hacerse referencia al ideograma aunque Sbordone se muestra disconform e con él. 10. I. praep. es decir. Turín 1881) t. I. se ñ a la n d o q u e los eg ip cio s re p re se n ta b a n el a ñ o m ed ia n te la fig u ra fe­ m en in a de Isis que en la len g u a eg ip cia n o es sin o un a s tro lla m a d o Sothis. 12. 37-8. III. CLIX. la re p ro d u c e V alerian o en sus Jero g lífico s. la suprem a divinidad. n o s dice: . IX. pp. Plutarco. fr. pintan una palm a. Isis entre ellos es una estrella. p. 85. V. 15.

d o en g rieg o Astroperro y p o r los latin o s Sirio y Canícula, q u e es un a estrella q u e tiene
fo rm a d e m e n tó n de p e rro y q u e p o r algunos fue c o n fu n d id a con el sol. El p u eb lo de
E g ip to re v e re n c ia a tal estrella en h o n o r de Isis, p u es p o r su m ovim iento re g u la las
cre c id a s del N ilo y en c o n secu en cia, es el astro q u e c o n tro la las necesidades de su vida;
d e ahí q u e este p u eb lo m a rc a el cam b io de a ñ o p o r el m o v im ien to y ap arició n d e esta
estrella. (.H ier. X X X IX , 2).
H o ra p o lo tam b ién n o s h ab la de la palm a co m o im agen del año. En este sen tid o
R ip a , c u a n d o an aliza los m eses en fu n ció n de la ag ricu ltu ra, nos dice:
En cuanto a la palm a, es de notar que con cada nueva Luna le crece una rama nueva'".

V alerian o , re c o g ie n d o las sig n ificacio n es a q u e rem ite la p a lm a co m en ta q u e por
ella se p u ed e e n te n d e r el a ñ o , el m es, la ju stic ia y la ig ualdad, así com o la victoria
(Hier. L. 1). C o n re sp e c to a la significación q u e n o s o cu p a , a p u n ta que aq u élla se
rela c io n a co n el añ o d e b id o a q u e en ca d a lu n a p ro d u c e u n a ram a, p o r lo que tam bién
v ien e a sig n ificar el m es y el a ñ o c o m p le to si a p a re c e con d o ce ram as. O tra de las ra­
zo n es q u e p ro p o n e V alerian o sig u ien d o a P lu ta rc o es que la palm a ofrece al h o m b re
tre sc ie n ta s se sen ta u tilid ad es d istin tas, sim ilar a los días que tiene el añ o (H ier. L. 2).
H o ra p o lo nos h a b la de que este árb o l p ro d u c e sus ram as d u ra n te la salida de la
lu n a. N o e x tra ñ a p o r lo ta n to q u e o b se rv em o s la p a lm a ju n to a Isis y que am b as com ­
p o sic io n e s se relacio n en . A sí, es el p ro p io V alerian o q u ien , to m a n d o su fuente e n Plu­
ta rc o y E u seb io n os dice que los egipcios to m a b a n la im agen de la luna co m o re p re ­
se n tació n d e Isis, c o m o h acían co n el sol p a ra efig iar a O siris, y añ ad e que aq u ella dio­
sa suele to m a r c o m o a trib u to los c u e rn o s del to ro e n relación a la luna n ueva (Hier.
X X X IX , 3).
L a d isp o sició n q u e o b se rv am o s en el g ra b a d o , u n a m u jer sobre las nubes, es m uy
sim ilar a la q u e A n to n io T e m p e sta p re se n ta e n u n a de sus esta m p a s com o referen cia
a los c u a tro elem en to s, c o n c re ta m e n te al aire. E n esta re p re se n ta c ió n , la m u jer se re­
lacio n a con la lu n a p o r cu a n to d isp o n e su c a b e z a llena de estrellas ju n to a los cu ern o s
de la lu n a en sus cabellos.
T a n to la figura de Isis, co m o la de la p a lm a , son co n te m p la d a s p o r H o ro zco com o
refe re n c ia al año:
Por la figu ra de isis entendían el año, y por ¡sis la canícula, a quien reverencian en honra de
ella, porque con su nacimiento se levantan las lluvias, que ayudan a la creciente del Nilo. Comen­
zaban su año desde entonces, y cuatro años de los nuestros solares hacían uno de los que ellos lla­
maban año.
La palm a m ostraba el año. porque según Hora cada m es echa un ramo; y asi con doce ramos
significaban el año entero, y añade a esto lo que dicen algunos de la palm a y es que se hallan en
ella trescientas sesenta propiedades en que aprovecha (Embl. Mor. I. XXII).

C . R ip a .

50

ob. di..

« F e b re ro » .

a) Fuentes: Plutarco, de ¡s. et Os. 21, 38 y 61; de solí. anim. 21. D iodoro, I, 26 y 27. E scolio a
Arato, v. 152. Arato, v. 603 y 676. C icerón, de div. I, 57, II, 44; de nat. deor. III, 10. Hora­
cio, carm. I, 17, 17, III, 13, 9. Luciano, deor. conc. 5. N ono, Dion. X LVII, 253. Porfirio, de
antro nymph. c. 24. V ecio Valente, II, 10. C lem ente de Alejandría, str. VIII, 4. Calcidio, in
Tim. CXXIV. Celio R odig., lectionum antiquarum, XVII, 27. E scolio a Germánico, Arati
Pliaen. 335. Efestión de Tebas, Sobre las señales de la salida del Can, p. 9, Engelbrecht. Ci­
cerón, de div. I. c. Porfirio, de abst. IV, 7. Etymologicum magnum. A nónim o del cod. Parisino
2023, fol. 80. Mariette, Dend. II, 55. Lanzone, págs. 468-9, 825-6, 1061-2. Brugsch, Aeg. pág.
340. Cory, pág. 3.
b) El año, que es un nombre femenino en egipcio, está personalizado en una diosa con el mis­
mo nombre, un tipo de Hathor con culto particular en Menfis. Esta diosa estaba asociada
con Isis y en ocasiones se identificaba con ella. A dem ás, los nom bres de las dos diosas tienen
la mujer com o determinante. En la representación del año la palma podía ser sustituida por
el trono, ideograma del nombre de Isis. La grafía para «año» es el grupo ÜÜ ° f, reducido
con frecuencia al signo del ramo de palma. Sin embargo la explicación que da Horapolo poco
tiene que ver con esto. Establece una relación directa entre la luna y la rama de palmera y
entre ésta y el mes. Sin embargo tales asociaciones no encuentran apoyo en los testim onios
egipcios.

I

J e r o g líf ic o JV. E l a ñ o e n c u r s o

<rip,i'acl<flá (p a o -/a ia 'Hlu ¿ : uZX!jjj <r aí>cu
aM uráralA K í jTÍTOfTupHuéfai''írfja'íí5i39a/1¿ r fti,í>ur f w r Sho fJ ¡ a tío ^
i n í j p í^H H O fra • a í ’»7£ il¡J.í^úy, o¿s(j 0 <Q¿ T t í a t -

a) Fuentes: H eródoto, II, 168. Estrabón. XV II, 29. D iodoro, 1 ,50. C ensorino, de die nat. 18, 10.
b) La grafía del año en egipcio está representada por el sol, la luna y una palma, ÍS. El sonido
que estos signos representaban es semejante al de la medida que equivale a la cuarta parte
de una arura, lo que nos explica la identificación de Horapolo. Sin embargo, no parece que
esta grafía haya sido usada nunca en lugar de la que significa «año». Según esto, la explica­
ción de H orapolo reposaría sobre una falsa etimología.

T i¡ ( iA Q j'iíQ lz s 'íl, i’iU íf f it ccf>t6{i'jZ^¡u A iru'/rficí*
1 « $ 5 T£íV5K f a T c T C f Ta H llífaV ¿ T O f 2í(<{.

Cóm o representan «año en curso».

n í ' í s iiiíaJiJL cy ‘. n ¿ T I s í ’iTár^tCjj y¡>¿<Pcmt. r iia ( - n y ¿ ( o ó (Xs y(á<pmri¡¡.tfhflí
í w r í y - S í 'í Á í - j i j j 'J t í

í«!H
i'-pr á

r t i f j , - r t 'r a r g í if J

At j - í u -

Para escribir «año que y a ha em pezado», di­
bujan un cuarto de arura. La arura es una m e­
dida de tierra de 100 codos y cuando quieren de­
cir «año», ponen «cuarto» porque afirm an que
durante la salida del astro Sothis, hasta la otra
puesta, se añade un cuarto de día para que el
año d el dios sea de 365 días y cuarto. Por ello
también los egipcios cuentan un día extraordi­
nario cada cuatro años, pues cuatro cuartos ha­
cen ju stam en te un día.

H o ra p o lo nos p r e s e n ta en su g ra b a d o la m e d id a de 1/4 de a ru ra , m ed id a de su­
p erficie q u e, co m o n o s c u e n ta S b o rd o n e es sim ilar a la d e ta lla d a p o r H e ró d o to (II.
168), p re c isa n d o q u e la a ru ra son 100 c o d o s egipcios. E xistieron d o s codos egipcios,
un o real d e 525 m m y o tr o p e q u e ñ o de 450. P o r ta n to la a r u ra a b a rc a ría un á re a de
2.7 5 6 ,2 5 n r en el p rim e r caso y 2.025 en el segundo.
En lo re fe re n te al c a le n d a rio egipcio, D io d o ro Sículo nos c u e n ta cóm o se o rg a n i­
za b a aq u él en T eb as;

Es peculiar en ellos - l o s T c b a n o s - tam bién la ordenación de los meses y los años. Pues ellos
no calculan los días po r la luna, sino por el sol, haciendo e l m es de treinta días, y añaden cinco
días y cuarto - c o m o c o m e n t a H o r a p o l o

a los doce meses y de este modo completan el ciclo del

año (I. 50-2).

L a reg u lació n del c a le n d a rio egipcio en base a los 365 d ías y el a ñ a d ir un o cada
c u a tro añ o s ya n o s lo explica tam b ién E stra b ó n (X V II. 29) y H e ró d o to (II. 4). El
añ o q u e n o so tro s d e n o m in a m o s bisiesto y que p a r a los egipcios de igual m a n e ra co n ­
sistía e n a ñ a d ir u n d ía, es d e n o m in a d o p o r C e n so rin o en su D e die natali « T etraetéride» y co n siste e n la fo rm a c ió n de un « g ran a ñ o » p o r la re u n ió n de c u a tro so la res ya
q u e p a re c ía lo m ás c o n v e n ie n te q u e . al s o b ra r u n c u a rto d e d ía p o r añ o , se fo rm a ra
ca d a c u a tro , uno co m p leto .
52

53

J e r o g líf ic o V . E l. MES
< ¡{H /XílH C UJ?[

Q o ív lK O f CUTÍO CÍ

ffíÁ H ilU > t f ll

íttspcíim íilu) cic ¡s ká.Tü¿Ti&<J\H ®ccgiy,ti ™ ccvarcA« tttTízcúJIíKci noipZy vttií^\hQ lv ,
'P KV(ÚZ-If KiSCUFiy i^lIfXCLllaSg' íy Jl'í TH ¿7»Kf OV*
f ¡ }yycc^i6/j.lyr^í'§ió:-A.cv'm itixfyciy v á h ?&&-

comentando el Libro I de la Ilíada, al mes ¡o llama «buey», considerándolo causa y razón de todo
nacimiento.
En cuanto a la palma, es de notar que con cada nueva luna le crece una rama nueva. Además,
cuando la luna tiene y a veintiocho días, la ilumina de lleno por su parte de fuera, de modo que
cuando cada uno de los extremos de dicho astro miran hacia abajo, produce aquellos fru to s que
alcanzarán m ás estima sirviendo para la fabricación y preparado de ciertos medicamentos, aseme­
jándose sus frutos además a la form a de la lu n a " .

( 90 V,€*VíS' KftTO T5?f kípCCCl I&JCIJJ•

E n el g ra b a d o , p o r lo ta n to , a p a re c e la im ag en del m es v en cid o al e n c o n tra rse la
lu n a co n su s cu e rn o s b o c a ab ajo y la ra m a d e p a lm e ra flo recid a.

í

/0 \

Cómo representan «mes».

V alerian o , re c o g ie n d o las d ife re n te s sig n ificacio n es de la lu n a la asocia al m es y
no s dice q u e co n esta in te n c io n a lid a d la re p re se n ta b a n los eg ip cio s c o n los c u e rn o s h a­
cia ab ajo (H ier. X L IV , 18).
H o ro z c o resu m e la in ten cio n alid ad d e H o ra p o lo :

mSmc Miy(áQiotTH,^áí¡J (í¡yfc¿^oü<n¡i.«iTiXútlw izrí^^am xúlw á{ s káT a.C íly f t r f 't r t ) -

Para escribir «mes» dibujan una rama de
palmera o una luna vuelta luida abajo. Una pal­
ma par el motivo ya dicho acerca de la palme­
ra; una luna vuelta hacia abajo porque dicen
que, durante su ascensión, que es de quince par­
tes —dias—, toma una posición con los cuernos
hacia arriba, pero en el ocaso, cuando ya com­
pleta el número de treinta días, se indina con
los cuernos hacia abajo.

V im os ya en el jero g lífico 111 q u e p o r la p alm era se re p re se n ta b a ta n to el a ñ o com o
el m es. p u es este á rb o l, p o r la in flu en cia de la luna, p ro d u ce u n a ra m a p o r m es. A sí,
en el g ra b a d o p o d e m o s o b se rv a r q u e la lu n a se e n c u e n tra m en g u an d o , pues ya h a p ro ­
d u cid o la ram a de p a lm a co m o se m an ifiesta en el dibujo. V alerian o nos decía, al igual
q u e R ip a. que p o r la palm a se re p re se n ta b a la idea del m es y es el p rim e ro de estos
tra ta d ista s q u ien , en su H ieroglyfica. asocia de igual m an era la fig u ra d e la luna, Isis,

El mes se pintaba en un ramo de palma, por la razón que está dicha, y sin esto la figura de
la luna con los cuernos hacia abajo significaba el mes, porque cuando comienza los tiene así, y se
van levantando (Embl. Mor. I, XXII).

b) El ramo de palma para «mes» es falso en sí mismo, aunque Van de Walle opina que Horapolo puede haber pensado en los grupos de jeroglíficos JI. Qf o y ?
f , que significan
«estación». Por lo que respecta a la segunda representación, hay un jeroglífico,
P. con
una luna vuelta hacia abajo que significa «mes», aunque la explicación de Horapolo es un
tanto fantástica. La relación puede establecerse, más bien, por el hecho de que este signo
representa el último cuarto de la luna y por ello el mes entero.

a los cu e rn o s d e to ro , es decir, a la form a q u e n o s p re se n ta el a stro en la p re se n te co m ­
posició n .
R ipa recoge en su Iconología estas fuentes y sin d u d a las utiliza c u a n d o co m en ta
la re p re se n ta c ió n del « M es» , d o n d e se d an c ita ta n to la d isposición d e la luna com o
la p alm a.
Ha de pintarse un joven revestido de blanco que tiene en la cabeza dos blancos cuernecillos
vueltos hada la tierra. Reposará su mano encima de un ternero que llevará un solo cuerno, vién­
dosele además coronado de palma.
Llamaba Orj’eo a los meses terneros de un solo cuerno, logrando de este modo su definición.
En efecto el conjunto de los meses viene a equivaler con el curso y trayectoria de lu Luna a través
de los doce Signos del Zodíaco, en cuyo viaje o trayecto se va apareciendo a nuestros ojos unas
veces creciendo y otras menguando.
En consecuencia, su mengua o disminución se simboliza con el cuerno corlado, y su crecimien­
to con la edad del ternero, el cual por si mismo viene aumentando simultáneamente al crecimiento
v descenso de la luna. Téngase además en cuenta que tanto Apolodoro como otros escritores lla­
maban a la luna «taúrica». Los dos cuernos que lleva en la cabeza muestran la apariencia en que
nos presenta la luna cuando finaliza el mes. Señalaremos además en este sentido que Eustaáo.
54

"

C. R ip a , oh. di., «M eses».

55

J e r o g líf ic o V I. E l MES

ép o c a p o r cu a n to a p a re c ió en alg u n as m ed allas co m o la b a tid a e n h o n o r d e la tra n s­
m u ta c ió n de Von K ro h n e m a n .
MÌÌVct

n i . ' u lv a .
jOíAií v

m

í

0 '7r£s*

K íi7 ttj.,iyzp lTkoíí 0 g k to h/ji?x(¡enfxí(ivutp-o»
far, i f tiií0inríft7áfü()¿fSij'7s tyw'far vim (y o u -

cnf,£üyfa:p£iwi,kcc£’ áf£> a r a r íM j ’ l í a f t/it
AoitoT; J\.vc,á Jìitrj Ch■

/O n

Cómo representan «mes».

T am b ié n P aolo G io v io nos p re se n ta la lu n a e n su fo rm a c re c ie n te p a ra re fe rir en
u n o de su s em b lem as a la figura del d elfín , p rín c ip e d e F ra n c ia , q u e h a d e c re c e r en
la luz de la v irtu d p a r a que al m o d o d e la lu n a p u e d a a lg ú n d ía relu cir en su fo rm a
co m p le ta y p e r fe c ta 1’.
M ú ltip les son las referen cias e m b le m á tic a s al c o m p o rta m ie n to d e la lu n a y su d e­
p e n d e n c ia con re sp e c to al sol. U n as veces, c o m o vem os, se aso c ia al p rín c ip e , otras
el valido q u e ha d e se r reflejo de la luz del m o n a rc a , o tra s a la rein a... T a m b ié n , el
sol y la lu n a han se rv id o co m o im ág en es p a r a re fe rir id eas o c u lta s y e so téricas, com o
p o d e m o s c o m p ro b a r en los g rab ad o s d e M a ier en su A ta la n ta Fugiens, d o n d e se nos
h a b la de los esp o so s astrales, o en los d e B. V alen tín re c o g id o s c o n el títu lo L a s Doce
llaves de la Filosofía.

Para escribir «mes», piulan una imagen de
la luna, como también se ha puesto antes, con
sólo 28 días equinociales, siendo el día de 24 ho­
ras, en los cuales sale y en los dos restantes se
pone.

Al igual q u e H o ra p o lo , H e ró d o to ya nos h a b la de có m o los egipcios d istrib u ían

a) Fuentes: Heródoto. II, 4. Gèm ino, Isagoge, VIII, 18, XIII. 1 4 . Antologia, II, p. 510 Brunck.
Plutarco, de Is. et Os. 42-3. Teón, com m ent, in Ptol. Svnt. II. p. 86 ed. Bas. Estobeo, I. 24,
5. vol. I. p. 206 W. D iodoro, I, 19.

los m eses en 30 días (II, 4). V alerian o p re c isa n d o , com o h em o s se ñ alad o , q u e la luna
r e p re se n ta b a p a ra los eg ip cio s el m es, nos dice q u e su curso se h ace visible d u ra n te
28 d ías, p ero q u e los d o s últim os se esco n d e n (H ier. X L IV , 18).
E n el g ra b a d o o b se rv am o s qu e la lu n a a p a re c e ju n to al sol, sin d u d a sig u ien d o la
id e a d e P lu tarc o p o r la cual la visión de la lu n a es posible g racias al sol (de Is. el Os..
42, 3). E n p arecid o s té rm in o s n o s h a b la V alerian o al in d icar q u e es el m o v im ien to del
sol el q u e posib ilita su visión (Hier. X L IV . 18).
Sin d u d a estos asp e c to s de la lu n a en relació n co n el sol fu e ro n m uy u tilizad o s por
la em b lem ática. Así lo c o m p ro b a m o s en el em b le m a X V III de S aav ed ra, q u e lleva
p o r m o te A Deo y d o n d e a p a re c e u n sol q u e ilu m in a la tie rra y so b re ésta u n cetro
c o ro n a d o p o r una lu n a con los c u e rn o s hacia a r rib a en p osición creciente. S aav ed ra
ex p lica esta im agen c o m p a rá n d o la c o n el p o d e r del P ríncipe:
... A la luna no le fa lta n los rayos d e l sol; porque reconociendo que de él ¡os ha de recibir, le
está siem pre mirando para que la ilumine; a quien deben m irar los Principes, teniendo siem pre f i ­
jo s los ojos en aquel eterno iluminar que da luz y m ovim iento a los orbes, de quien reciben sus
crecidas v menguantes los imperios, como lo representa en esta empresa el cetro rem atado en una
luna que mira a! sol, símbolo de Dios, porque ninguna criatura se parece m ás a su Omnipotencia
y porque sólo El da luz y ser a las cosas'-.

L a im agen q u e n o s p re se n ta S a a v e d ra e x p re sa co n clarid ad el c o n c e p to de m o n a r­
q u ía e s p iritu a lista y te o c é n tric a de lo s A u strias. T am b ié n tu v o su tra n sc e n d e n c ia en la

IJ D. S a a v e d r a , Idea de un Principe politico cristiano representada en cien Empresas, Munich (1 6 4 0 ) y
Milán (1 6 4 2 ). Empresa XVIII. J. M. G o n z á l e z d e Z a r a t e . Saavedra Fajardo y la literatura emblemática.
Valencia (1985). pág. 13.
56

P. Giovio, Diálogo de las Empresas Militares y Amorosas, Lyon (1562).
57

Capítulo II
Jeroglíficos sobre la idea de los astros
y las estaciones

J e r o g lífic o I. S o b r e l a s a l id a d e l a l u n a

Íí'u'nx 56¡Tác^c^af di ipcctly ¿m/foi-ro, Cao-/*
A<jovt í a9i <£\ ni(J>aAHc f ^ovtzx- ciò® y^á(J>ouci
td
úB ^ cu-a^AHfjOKíujOKííJíaAof 77x10704
¿rCíTreTp ir&<r&jz¿t&fr"n Ja?, izreiJlii á^<pór¿)¿ (J?d)TÓf fjíTE¡ÁH<J>aaj.

¡

J

I

Cómo escriben «salida de la luna».

n i ; ye ¿(fcuei o-tAimt átaZMip

Cuando quieren escribir «salida de la luna»,
de nuevo piulan un cinocéfalo de la siguiente
Jornia: de pie y levantando las manos a l cielo,
con una diadem a real en la cabeza. Respecto a
la salida dibujan esta figu ra que adopta e l cino-

x iX iw Á l ’tuxv\Uúre¿(pu¡ip>ii\ói&ct,-ij¿f,i¡jKíwokítfoc^oii (ur(cí<fí\f'<ri, •'¡ízra ZiüJli¡

cèfalo, por asi decirlo, rogando a la diosa, porque am bos participan de la luz.

P linio relacio n a el cin o céfalo co n los sim io s y nos dice:
Entristecense con la luna menguante... v cuando sale nueva la adoran con alegría (Hist. Nat.
V ili. LIV).

C o n resp e c to a los cin o céfalo s añ ad e:
...L a naturaleza de los cinocéfalos es la m ás fe ro z (Hist. Nat. VIH, LIV).

Je ró n im o de H u erta, en su c o m e n ta rio a Plinio n o s dice so b re este anim al:

También los cinocéfalos son d e la generación de las simias, y diéronlos este nombre, p o r tener
la cabeza m uy sem ejante a la del perro: y a si Gafa, intérprete de Aristóteles, por cinocéfalos, puso
en su traslación canicipites. Eliano los llamó cinoprosopos... Son en la fo r m a m uy sem ejantes a los
hombres, y por esta causa, en algunos m apas los llaman hombres caninos, como Ctesias entendió
que lo eran. Críanse estos en Libia... y en algunas parles de Arabia... El Preste Juan. R ey de los
Etiopes, en una carta Hebrea, que envió al Pontífice Romano escribe, que en los desiertos d e Etio­
pia se crían unos animales m uy sem ejantes en e l cuerpo a los hombres, v en la cabeza a ¡os perros
y que son m uy diestros en pescar... Dicen que cuando hay un eclipse de luna, no mira este anim al
a nadie, ni quiere comer, ni beber, sino puestos los ojos en la tierra, y perdida la lumbre de ellos,
está triste y caído como muerto... y por esta causa tenían los egipcios en los templos cinocéfalos,
para saber los eclipses y eran ellos jeroglífico de la luna... (Hist. Nat. VIII. LV - A notación—).

La E d ad M edia asu m ió estas d esc rip c io n e s del m u n d o an tig u o ; a s í lo c o m p ro b a ­
m os en M a rc o P olo c u a n d o al tr a ta r d e la isla de A g am án nos dice:
61

dividiendo igualm en te las horas.0'¿2í c* TOL-CloHufyí- su o cu ltació n (H ier. sig n ifican d o q u e c u a n d o sale la lu n a suele to m a r esta a c titu d que ex p resa p a ra los ro m a n o s a d o ra c ió n . III).'OÍ ifi ÍV . Otras figuras del mismo tipo se encuentran en Abu Sim bel (Wiedermann- foy^aípcuct f’uov. ty "nar 2 uní r ít/Oí/T’/ j Z o ^ í k a k i f na6‘iu. Libro de 1o'ti/íÉft«c *5 vdÁip cru/ixlvomc. nuocHÍqx- los muertos. Para que e l canal d e l inge­ nio autom ático por donde p a sa el agua a l reloj no sea dem asiado ancho ni. d isp o n e H o ra p o lo . Pues d o s p o r Ju a n d e H o ro z c o . 175. y en Lanzone (o. praep. 19. Eusebio. dem asiado estrecho (pues hay utilidad en las dos cosas. ta m b ié n que la d r a el 63 . el cin o céfalo es je ro g lífico del n acim ien to de la luna. VIII. Si bien entra en la tradición egipcia. XX).-Tm rm t 'T‘ioni*%i'as M újlí. L. cada hora. doce veces a! día y otras tantas en la noche. se g ú n y a nos h a n se­ “ M. Este a u to r p re se n ta e n u n o de sus jero g lífico s la m ism a p o sic ió n d el cin o céfalo que faf hpal(4 na6' m¿rlw upay. cíondr tam bién dedicaban con su fig u ra e l Equinocio y el Tiempo (H ist.H - po{j HaTvca H&tifoirt. En cuanto a la m ención a la diadem a real. 16.. Cap. que saca con rapidez el agua. L os d iferen tes sig n ificad o s a que rem ite el cin o céfalo en H o ra p o lo q u e d a n recogi­ Para indicar «dos equinoccios» de nuevo pintan este an im al un cinocéfalo sentado. 62 ñalado. III) y H o m e ro ( O d . za a salir to rn a a re c o b ra r la vista (Hier. Aeg. !z:á y c t. como tampoco en las d em ás cosas: porque tam bién en los equinoccios es e l único entre todos los ani­ m ales que ladra doce veces a l día. París (1839). V I. disponen un tubo de hierro para la necesidad qu e se presente.ix/ 3 'f /jc (icv u¿v-vj\c¿c i'jkfáícvfrci Ifoc. este capítulo no ilustra de hecho ningún ideograma: nin­ gún texto confirma que el cinocéfalo en adoración signifique el inicio del mes.TDÓ co!n. pág. suele p o r ta r u n a d iad em a e n la cab eza. c. com o refieren H o racio (C arm . a) Fuentes: Plinio. Plutarco. y por esta causa le p in taban los egipcios ori­ nando sentado sobre los relojes. pág.Pues en verdad os digo que todos los habitantes de esta isla tienen cabeza de perro y dientes y ojos como los de este anima!. Acjj Ma z¡j ruÓT^cr^«utfc/ífccv fir¿c:u. según su grosor. no com e y se tu m b a en la tie rra e n o ja d o p o r ‘hioC/jóvJliu.. III.. porque el m ás ancho. 22). lo cual aprendió Trismegisto. también é l se esconde y cuando se muestra se levanta a verla (Embl. y e! m ás estrecho suelta el chorro poco a poco y lentam ente) haciéndole p o r dentro un agujero hasta la cola. co m o a p re c ia m o s en el g ra b a d o . De hecho. 12.G í¿ '. V I. Grab.üy. Nat. 215. q u ie n señala sobre este p articu lar: La tuna entendían p o r e l cinocéfalo. viéndole en e l templo de Serapis.. los ejemplos según el m odelo descrito por H orapolo aparecen en un núm ero notable. son gentes m uy crueles. C u a n d o el a s tro co m ien ­ Cómo representan «dos equinoccios». dando a entender que.'*. Y les agrada hacer esto no sin un motivo.. P a ra V alerian o. P olo. pág. En RVMSG. ta l ’m if <ñii<rl ru|í'jrc>i-:i. I. II). b) N i Sbordone ni Van de W alle-Vergote presentan jeroglíficos que reproduzcan o al m enos se acerquen a la imagen que describe Horapolo. opina que debe proceder de una confusión con el signo O * que representa un redondel. Mor.p 'PijKfKKf cA i v f a f en los dos equinoccios d e l año orina doce veces al día.¿LShu “íp xttiiga. 111.(/ljóaj£iic¿)í iAEfor f* íplf vJl^o\oyioir UJL/& Atyínfiiu Kt/íC*u<?aA:í Ma^iiV&er yhúQcuiriv. con su orinar enseñó a dividir e l día y la noche en veinticuatro espacios iguales.C€Q° ajjTiTr linj 'rr&itjfiívlw ysiTni&u/cvH. evang. iVifjUtfiar ¿Vi. J e ró n im o de H u erta nos c u e n ta algunos asp ecto s re la c io n a d o s co n la n a rra c ió n de H o rap o lo : Dicen también que orina este a n im al todos los dias de los equinoccios. cu. que comen crudos a cuantos hombres J e r o g lífic o II. • J^C F p á írtcJ'7rtjf S l u i r > ‘. cada hora. I. n i .i 7T> * h¿tiu(TxPjd(rna7a*úzrá?xti.TÍ$ ffip'fi U fat cc> TVAc7‘ s 1i/l ¿ fciC7í^tyi. Para Lauth la imagen del cinocéfalo que quiere representar H orapolo se encontraría en el jeroglífico que aparece arriba.. representa las doce ho­ ras del equinoccio. no cumple correctam ente con la m edida de ¡a hora. los m onum entos ofrecen sobre todo ejemplos de cinocéfalos adorando al sol y la representación del animal con la creciente lunar pertenece a época tardía. 112) se encuentra la imagen de un cinocéfalo sentado con un disco y una creciente lunar sobre la cabeza en adoración ante otro disco lunar. <tíl ov l i l i ■ tñdf c-’f t ¿ ¿¿-cAcntí kQ lii'nu u ¿ \iy Pórtner. q u e o rin a doce veces en d ía y otras ta n ta s en la n o ch e y. como dije antes. a quien era dedicado en Egipto. A ñ a d e . X X III). porque. VIII. A d em ás. LV —A n o ta c ió n —) V alerian o tam bién p recisa q u e lo s egipcios p a ra fig u ra r los e q u in o c c io s p in ta b a n un cin o céfalo sentado. p u e s c u a n d o ésta se o sc u rec e incluso p ie rd e la vista. y tam bién hace lo m ism o du­ rante las dos noches. ha (THfjLcútí\ ¿fSffVra */)t /-. y hacen que e l agua flu y a de su miembro. L. Sin embargo. ka r ¿A/y OSf-ÁÚr. 402.und Denksteine. que cuando no se ve. de Is. e t Os. c. D o s EQUINOCIOS pueden capturar. Por esto cotí razón los egip­ cios tallan en sus clepsidras un cinocéfalo sen­ tado. donde tenem os un m ono en actitud de adoración —no hay que olvidar que un cinocéfalo es un tipo particular de m ono—.

y se ape­ sadum bra inclinando su cabeza a la tierra.aoov. «Escritura». para conocer p or este m edio el mom en­ to de ¡a conjunción d e l sol y la luna. Por otra parte. pero sólo éste nada hacia el lugar a l que desea ir sin ensuciarse en absoluto. IV). como están iguales y ninguno vence..sino que lo hacen d el m odo siguiente: una parte de ellos m uere cada día y es honrada con ritos fú nebres p o r los sacerdotes.ß'-Mj y t ¿ ’íiSL*a. XX).Jh o V t'm TiX£UCÇyi\cy {Z a. to t s o A c j? ¿ 3 = 6»b<tk^. I. 5 77K/T&P y . parece que descansan (Embl. D e igual m an era n o s c u e n ta c ó m o H erm es T rism e g isto d e sc u b rió las cu alid ad es de este m ítico anim al. co m o ha e stu d ia d o P an o fsk y . 343. V I.t (patri d iko v já Í^ h s &»vîu. 141.T n x ^ 'o f l f i & c y í z r j f i x y zrpu 'px totcu £ î} K ü /o H t^ aA sf. co m o lo ap re c ia m o s en C a rta ri o H olbein. X X X IX . Mor.où Ka ^ a -zn Jii tc c Aonnx fö c c í y N/*£f<? f*** t£ A f i'jr ^ c ir r a & i n = i y . 65 . Para este significado Vergote propone el jeroglífico Es la gra­ fía de un objeto llamado wnsb. 223. lat. Pliysiologus. Diodoro. 242. «Sacerdote».Kuuckí(pa\oy s fy a:paû<n. descanso.» I! E. «cólera» o «natación». ( iffiw P» TTKfà TO«y.ficto y S i -f_ * «Luna».dK ov/xltlw J \ t . y cuando se cumplen los 12 dias. ra c ió n del p a sad o ..uluJ. porque en aquellos tiem pos hace particular demostración aquel anim al en sus aullidos y en verse sin aguas de hora en hora en las doce del día y de la noche. v. porque por naturaleza e l cinocé­ fa lo no come pescado. repartió las horas del día im itando a este animal. el paso J e r o g lífic o I I I . cod.içcu ïiK Ç 0\/y$j'5y. p. como los sacerdotes. «Tierra habitada». E l CINOCÉFALO •p eir oy 7i'Tn>fj'n£s*£nnu 'Vts^SüSlwcaj kcAu¡í' CájKctfú /xnJIiy t£> ¿¿ucymc^occp^óu^oy. porque dicen que la tie­ rra habitada está dividida en 72 regiones. Budge.& T b y - \í% ix < flit \>Ti *çùcrj ¿ /. 221.iou £ A ¿ 3 ti.ç. N o te rm in a a q u í la re p re se n ta c ió n del cinocéfalo. 10. apar­ te de no ver y experim entar lo mismo que e l ma­ cho. II. un cálam o y tinta. Heródoto. una ofrenda que a menudo hacía el rey a los dioses. el sacerdote le presenta una tablilla para escribir.çoî cu /rfa n aô 1 - k à ï l i * Hfj. Lanzone. 1. 64 ¿ u x f t a M o A u /u ß c yJli. k ï * X u¡j . cuando en el m om ento en que entra en conjun­ ción con el sol. de que acordó Cicerón en la Retórica. Halm. porque los dem ás animales que nadan parecen sucios. riï^ a T tt i 9Jl'i'ÏÏ ^ X T iT tu n u :. i r i y o v 'k y ç a . Tfit3<já^‘Z<vá •7r?5. r ç a u fitc m b îzniiflH Ïh <rurf¿rjx Kuvoaí(J>á\C)y 0A¡fvTt]toi[ (zri& c/xitùiy ^ ¿ fífía T O .\<. la im agen del tiem p o . «sacerdote». Mariette (Notice des principaux monumenls. 255-6.£ûc tfl’xyax iÇ/lofiHK:t'mOJlvozr\u(C)SÙ' ctfi v f i l f o u . n w n v f } /x ito v ç iy i w i t f o î f 0 ùôijU fcAciafr v y y a io v - TOf. el anim al está consagrado a Hermes. W A *. enton­ ces e l cinocéfalo m acho no ve ni come. pintan un cinocéfalo. porque este anim al tiene una cier­ ta afinidad con la conjunción de la diosa. 8. 1 í \ h jLv f t . í z r a J l » fa y o v/x. T a m p o c o nos ha de s o rp re n d e r su aso ciació n co n S erapis. Censorino. que según Jam blico dice. de die nal. N o s d ice. al resp ec to señalaba: Los equinoccios d el sol.'m .* o ¡w v fii ít lw . 469. se vuelve oscura la luna.w a) Fuentes: Mario Victorino.ii’u ç'icitiiôçyhù fHKÓ Áu/xCoy. ¿ v ira u x f (pauto?) . de temporum rat. Plinio. M igne 90.liv >¿5 cl ii f i i Ç l z r i - TWi/iÂÎ&yC'i 7nf^i2. y que estos animales. ni pan de pescado. 109-10. p re se n te y fu tu ro . The book o f the dead. Por este motivo. 109. p. alim entados en los tem plos y con cuidado. en el sig u ien te jero g lífico dispo­ n e H o ra p o lo d ife re n te s significaciones a las qu e re sp o n d e el fabuloso anim al. Sab id o es que d u ra n te los equ in o ccio s el día y la n o ch e p re se n ta n u n a m ism a du­ ra c ió n p o r e n c o n tra rse el sol so b re el ecu ad o r. m ientras se mantiene el resto d e l cuerpo en su propia natu­ raleza. Pues.Ït3C>çî£ yivu- ffu m t u s « A i ou Kj <t î \I w h c p l ç o t <&-6W}<jJ\0V. m ed ian te p e q u e ñ o s orificios. 213 y XVIII. Dam ascio. lo que nos lleva al significado básico que expone Horapolo. 23. procuran vencerse el uno a l otro: m as en los Equinoccios. da a entender la lucha que en los dem ás tiempos el día y la noche han tenido.u. tal y com o lo reflejó Tiz ia n o en su aleg o ría de la P ru d e n c ia 15. porque hay una clase d e cino­ céfalos que conoce las letras egipcias.f /ul . «es­ critura». en los zodíacos de Dendera y el Ramesseum aparece un cinocéfalo sentado sobre el signo j¡ en el lugar donde se sitúan los equinocios.cc6clzr£i> 0 t h fy C i t J k T o r . Buenos Aires (1970). IX. m e d ia n te tres an im ales com o so n el p e rro . no mueren como los dem ás en un solo día. A dem ás nace circuncidado y los sa­ cerdotes también practican la circuncisión. q u e los sa cerd o te s egipcios in v e n ta ro n el reloj d e a g u a p o r el que regulaban. *0 t * c M ia fQ i/ - 7twtcc TS a ç iriH o î î 3Çou/xû * n T ca -^û x jx jfil/Q vu viyZ> ¡{ h - poiç JI$o*tiuku»okIqc£\ci. tam bién se crían cinocéfalos en los san­ tuarios. re p re se n ta d o . Además. y la hembra. Híflí 3 *A ¿< a f u r a . 163) ve en él el em blem a descrito por Horapolo. «tierra habitada». b) Horapolo nos presenta en este jeroglífico un cinocéfalo sentado que además figura en los apa­ ratos para medir el tiem po."iító'r dioïiGuvoJioiJtH'nQf^a. como si llorara el rapto de la luna. porque este anim al entre todos es el m ás irasáble e irritable. Vitrubio. II. «Natación».à M à ¡x-. pág. Ötccjj ¿ í y * ' h ^ oiÁHiH fiu ioJi& íitQ : ¡i\icfôc‘J>ù)'LîoçyiïUTzai TÔTicf^ açjliuv.c¿< A i 4ff > ¿ 1- J\i ù t 'J^w ^ liai rió» ¿fjntyíiu. h yç&ujjtcc'n x . Y a señ alam o s c ó m o J u a n de H o ro zco h ab lab a del cinocéfalo. TtKUOJKiQCL^Oy fyí(¡)OVTÍ{ t^H\0VO'l'Z iX H t 'u lïy ç x Jq o n iç . a d Ciceronis scripta rhet. en Phot. p o r lo que cuando se lleva por vez prim era un cinocéfalo a un templo. Significado de las artes visuales. pág. 139. P a n o f s k y . que es señor d e todas las letras. d el tie m p o (H ier. sangra de sus órganos genitales. págs. iz r & J I« ÍC<Ao/xhkovtq: «/luo yc*ça ç T a c à ç y g ia . 16. p. donde trata del tiempo que se ha de orar y dice que Trismegisto. min. «Ira».: m ism o n ú m e ro de ocasio n es. Rhet. vienen a se r la figu­ Para escribir «luna». para p robar si es de la clase que conoce las letras y s i escribe. Fedro. D e esta fo rm a no ex trañ a la afirm ació n ti? d e H o ra p o lo o V alerian o p o r la que el an im al d iv id ía la d u ra c ió n de la jo r n a d a e n dos p e río d o s iguales. figuraban por e l cinocéfalo sentado. págs. Iti S í ô 59¡ * l znifxfey cvrfínoío íc fç m y y a . Vita ísidori. d io s egipcio Qué representan dibujando un cinocéfalo.-i-vxicpaAoç!%Sùyoùn xçroy.y y . Bibl. Beda. I. 6. el león y el lobo que. enton­ ces mueren p o r completo. ( C ili^ iijifjô U ç B à i^ x u m y ^ eî î k îu i w c /iî i h ç itfçccÿj. Y e l ponerse sentado.OCZSD iiç iü y 3 d - irfiSta^xT XçnKxfoôixavi tp’M' Kar“ f.

X y X I) e incluso nos las ilu stra m e d ia n te u n g rab ad o . y que saben hacer cosas. co m o D io d o ro (III. y a si los Egipcios. son «sin ra zó n » . n o s dice que este an im al n ace c o n ella y que la m ism a es m uy a n tig u a e n tre el p u eb lo del N ilo . Bergeron. Nat. IV. se ñ a la ro n cóm o esto s anim ales. Nat. A n.. primer viaje. in te rp re ta n d o in fo rm acio n es d a d a s p o r los ind io s. y después salen con mucha cantidad de peces. M andeville afirm a que «son ra­ zo n a b le s y d e b uen e n te n d im ie n to » . el p ro p io C o ló n . 66 comían los hombres y que en tom ando uno lo degollaban y le bebían su sangre y le cortaban su natura20. cuando h a y algún eclipse de luna. VIII. S eñ ala sig u ien d o a Plinio: . p.h P l a n d e C a r p in . pág. VI. están tristes y caídos como muer­ to. y aprenden cuanto les enseñan como si tuvieran entendimiento. S o b re esta d ivisión. aunque los pescan. ellos. LIV -A n o ta c io n e s-). a la m a n era h u m an a» . 17 Nouveau Journal Asiatique.C o m o p o d em o s a p re c ia r. sig u ien d o a V aleriano que: Dicen que. (Hist. a H erm es. IS J. p o r la relación y efectos q u e les p ro d u c e la lu n a era n m uy desead o s y vivían en los tem plos..y. V aleriano nos d ice q u e H ali A m beragel e n su tra ta d o d e A stro lo g ía. v por esto están dedicados a Apolo. 6 7 8 . VI. P ero e n tre las cu alid ad es que se v an se ñ a la n d o d e este an im al. se nos h ab la de los 72 días q u e ta rd a en m o rir. 3). 127. 2-5). c o m o L u cian o o P o rfirio . 1961). Al c o n tra rio que H e th u m . a ñ a d ía en su n a rra c ió n . 437). Edición A. son m últiples los significados a que rem ite este anim al. 48 : Soc. 32) y m u ch o s o tro s a u to re s clásicos. p recisa la existencia de 72 prin cip ales regiones en la tierra. los ci­ n o céfalo s. D. S o b re la id ea d e q u e este an im al n ace c irc u n c id a d o ya n o s h ab la n ta n to H e ró d o to (II. cit.Son airados. A sí. V III.. 116. 36). 46). com o h ace E stra b ó n (X V III. y ca d a u n o lleva un buey de oro en su fren te co m o a su d io s » " . Géo. e l resto era como un ladrido de perro. 20 C o l ó n . XII. 6). Je­ ró n im o de H u e rta se ñ a la so b re el p a rtic u la r. a ñ a d e q u e si bien «ellas son razo n ab les. L a cu alid ad de p e s c a r q u e les a trib u y e H o ra p o lo y su a b stin e n c ia d e co m er pesca­ d o q u e d a n claras en las n a rra c io n e s d e H e ró d o to (II. «Academia». M igne 79. y p o r esta causa fueron entre los antiguos hieroglyphico de los sacerdotes (Hist. VIII-LIV —A n o ta ció n -). d ías que los sacer­ d o te s eg ip cio s re la c io n a ro n c o n la id ea del M u n d o (H ier. d e ah í q u e este an im al vino a significar el M u n d o . d e ah í que se nos desea p re se n ta r su relación con la esc ritu ra y el saber. y la hembra.A n o ta c io n e s -). Ellos nos h ab laro n . y eran entre ellos hieroglyphico de la luna. Gallimard. fu era de hacer lo mismo. p. VIII. D e igual m a n e ra . a danzar. pág. 67 . pág. 40). son co n sag ra d o s p o r los sa cerd o te s a M e rc u rio . ra z ó n p o r 1a q u e m u ch o s son p ro b a d o s en los tem p lo s y. col. c o m o Ire n e o se ñ ala las 72 g en eracio n es de A d án a C risto (M igne 7. J e ró n im o d e H u e rta n o s dice a este respecto: . E n el g ra b a d o o b se rv a m o s có m o un sa cerd o te p re se n ta u n a tablilla escrita al cino­ céfalo. O tr a vez se le re la c io n a co n la lu n a p re se n tá n d o se asp ecto s que ya hem os tra ta d o si­ g u ie n d o a H u e rta y V alerian o . et Os.. a ñ a d ie n d o q u e « a d o ra n a un buey así co m o a su dio s. V I. Nal. E n lo re fe re n te a la idea de « tie rra h ab itad a» .. LIV . T am b ié n .son m uy diestros en pescar. a u n q u e existen a u to re s que lo nieg an p reci­ sa n d o q u e es u n a c o stu m b re que los h e b re o s d ie ro n a los eg ip cio s (Hier. H u e rta . LV —A notación—). Je ró n im o de H u e rta c o m e n ta la fe ro c id a d d e este an im al a la que h em o s hech o refe re n c ia m ás a rrib a . 32) o E stra b ó n (X V II. Ciorenescu (París. es d ecir. y nos dice q u e ello es d e b id o a q u e nace c irc u n d a d o y. m ez­ clando aquéllas y éste p ara hacerse en ten d er16 Huélganse de andar vestidos. pág. los aborrecen. El rey H eth o u m h a b la de sus aco p lam ien to s c o n m ujeres y de los seres que de ellos n a c e n 1'. VIII. ” C. y viéndola con la luz se alegraban (Hist. y por esta causa tenían los Egipcios en sus templos Cinocéfalos. en caso d e q u e sep an e sc ritu ra . pero no los comen. de M a n d e v i l l e . Nat.. domingo 4 de noviembre de 1492. y fáciles de enojar. X I). 7. sino puestos los ojos en tierra y perdida la lumbre de ellos. ni quiere comer ni beber. R ipa. E n ép o c a m edieval P lan de C a rp in describió a este anim al y precisab a que su len­ g u aje p o se ía algo de h u m a n o y p a rte de canino: Pronunciaban escasas palabras a l modo humano. X V I). no m ira este anim al a nadie. San A g u stín re p a ra en los 72 pueblos (Civ. R e sp ecto a la circu n cisió n . y aún algunos dicen que apren­ den a escribir y a Ifer. y están todo un día debajo del agua. 37) y P lu tarc o (de ís. epist. J J ) . T. por la fig u ra de este animal. n o co m e p escad o . p rim e r a u to r d e to d as las letras. 287. para saber los eclipses. En Oeuvres.. 54. ob.. co m o aq u éllo s. es sin d u d a su re­ lació n co n la fe ro c id a d y la ira la que m ás se p o n e d e m an ifie sto . Enséñanlos a saltar. significan la ira. com o n o s cu e n ta P lu tarc o (de Is el O. V alerian o se h ace eco d e am b as cu alid ad es n a rra d a s p o r H o ra p o lo (Hier. N o e n tra m o s a c o n s id e ra r su aso ciació n con la lu n a p o r cu an to ya tra ta m o s sobre este tem a. D e igual m a n e ra q u e ve­ m o s en H o ra p o lo . H o rap o lo h ace del cin o céfalo ex p resió n del « S acerd o te» . aso cia los cíclo p es a los cin o céfalo s y les o to rg a u n a fe ro c id a d a ú n m ay o r a la d e o tro s au to res: Entendió también que lejos de a llí había hombres de un ojo y otros con hocicos de perros que E lian o d a c u e n ta de q u e co n o cen la lengua de los indios (Hist. re c o g ie n d o e s ta trad ició n p r o p o n e la im ag en del cin o céfalo ju n to a los libros co m o elem en to sig n ifican te de la « A cad em ia» V alerian o d a c u e n ta de cierta clase d e cin o céfalo s que sa b e n escrib ir. 1. (Hist. echa sangre po r el vientre. XVI. R ip a . antes como escribe Horo en sus hieroglyphicos. .. po r ver que con su ausencia se entristecían. tal y c o m o N ilo d ivide en 72 el n ú m ero d e los ángeles (III. d e la triste z a q u e se o p e ra en el cinocéfalo al o cu ltarse la luna... 958) y Jám blico d é las 72 p a rte s d el cielo (De M yst. Edición de 1598-1600. Libro de las Maravillas del Mundo.

II. Elíano. p. expositio in symb. Abydos. ^ presenta un m ono de pie. II. L a m etam o rfo sis de h o m b re en lo b o c o n o c id a com o lic a n tro p ía . de Is. le brillan igual los ojos y sigue siendo la im agen del salvajism o (M et. 4. II. Sanct. D. p. p. pp. que los mo­ num entos representan a veces con el aspecto del animal con la tablilla de escribir entre las manos. I. 176 H. pintaban un cinocéfalo. 235 y ss. p. epist. 56. 5. 16. cuando sentían esto. II. de m yst. De hecho. el cinocéfalo indica el escriba. el cála­ mo y la tinta: . Y a ñ a d e . Cicerón. II. 176 B. vol. X X X II. N ílo. Lido. XXVI). en Eusebio. 30. El rey. Naville. D am ascio. 13. 8. Rufino. Sbordone. p. Orígenes. M igne 87. praep. 5. en p a ta s sus brazos. p. IV. en fo rm a equívoca: L a tierra habitable dividían en sesenta y dos partes. p. Apostolorum. 42. Eforo. Heródoto. Ps. de Abr. les cortaban aquella parte. 52. 6. cit. 33. I. XV. Scriptt. 7. I. Migne I. H o ro z c o ap lica el c o m p o rta m ie n to del cin o céfalo a varios significados: Por el cinocéfalo significaban e l sacerdote. V I. G. 16.). 116. Isidoro. protr. p a re c e d escrib ir. 5. p. Luciano. II. III. Q u iz á la id ea d e v io len cia a qu e rem ite el an im al p u d o se rv ir a O vidio cu an d o n o s ex p lica en sus M eta m o rfo sis el suceso de L icaón. Filón de Biblos. I. p. E ste a u to r c o m e n ta que: E l cinocéfalo tiene gran destreza en e l nadar. IV. 7. pone en duda el significado de ira con relación al ideogram a del cinocéfalo. recognitiones. p. pues. cod. p. de quien se cuenta que se va muriendo por miembros. 39. E n las A rte s este m ítico an im al q u e d a rela c io n a d o g en eralm en te co n la m ald ad c o m o lo vem os e n la o b ra de C o o rn h e rt titu la d a Triunfo de Cristo. p. conv. re sp o n d ie n d o a la m ism a significación. Allegor. q uien p re se n ta b a niños m ezcla­ d o s co n o tra s ca rn e s e n los b a n q u e te s p a ra p ro b a r a los dioses. Mor. Physiologus. M igne 79.. « I ra » . 7. p a ra quien este an im al es el m ás d e s p ia d a d o de cu a n to s se p in ta n p o r los sa c e rd o te s egipcios (Hier. XX). en cuanto sím bolo de Thot. 215 y 216. VIII. 39. H o ra p o lo aso c ia la fig u ra del m ítico an im al a la n atació n . está c la ra m e n te c a p a c ita d o p a ra este ejercicio. Sigue teniendo e! m ism o pelaje canoso. Libro de los muertos. 6. y cada día de los siguientes hacían lo mismo. 14. 43. 2. I. 379. civ. 21. I. o regiones principales. 14. X. de div. vol. p o r lo que J ú p ite r le castig ó co n su rayo y lo tra n sfo rm ó en lobo. XV). le o fre c ió ca rn e de n iñ o en la co m id a. ni cosa que se hiciese de él (Embl. ob.. 1234. 41. 36. 73 y 75. F. M igne 7. 2. 37. I. 408. quaest. Ambrosio. XVI. 45 K. hasta que a los sesenta y dos acababa de morir. III. 8. 10. 1268-9. sec. M iguel G licas. 55. II. VIH. de abst. de mens. V I. p. es c o m ú n en la lite ra tu ra fab u lad a. 437. por ser éste el m ás iracundo de los anim ales'1. XVIII. ni d el pan que usaban hacer ellos. El ideograma que aparece arriba representa un Cynocephalus ham adryas. en Focio. IV. 26 St. 11. I. II. H. El p in to r R u b e n s n o s o frec e u n a co m p o sic ió n titu la d a Jú p iter y Li­ caón d o n d e vem o s có m o el d io s castig a co n su rayo al rey im pío a la vez que se tra n s­ fo rm a en u n cin o céfalo. 12. p. Mig­ ne II. Juliano. vol.R ip a p ro p o n e c o m o im ag en de la « Ira » la figura de u n a m u jer ciega q u e vestida d e ro jo recam ad o de n eg ro . cod. I. 65. Yámblico. Migne 14. III. H. cuando querían representar la ira. evang. 17. 958. 957. VII. p. M u y p o sib lem en te no e s ta ría lejos del e s p íritu de O v id io la relación de L icaón y su salv ajism o con la im agen del cin o céfalo q u e. 30. in Cíes. 343 a. II.. 241. Mor. orat. R ip a . C lemente. porque dicen de este anim al que no come peces. II 2c. de Syr. NA II. vol. M igne 83. et Os. Deuter. la tablilla. str. II. VI. En época tardía el cinocéfalo sentado aparece a m enudo en lugar de este símbolo. 2. 449 St. 112-3. II A . 92. 242. b) El símbolo de la escritura representa los materiales propios para escribir. pág. 2 y VIII. que significa «es­ tar encolerizado». V. v a los sacerdotes no les era lícito comer pescado. El grupo que significa «ira». 2. pp. Diodoro. 1278. el mismo aspecto de ferocidad. 88 St. p. 3. XXIII). 4. p. y los sacerdotes que los tenían en guarda. 15. V. se convierte en lobo y conserva trazas de su antigua figura. 40 y 2. Porfirio. L a ra z ó n p o r la q u e a p a re c e este an im al nos la explica: Por su parle los Egipcios. Plutarco. I. 4. I. 68 69 . 78 H. 1. do n ­ d e el cin o céfalo es re fe re n c ia al p e c a d o y p o r lo m ism o se le re p re se n ta so m e tid o al S alv ad o r. Parisino griego 930. que no hay que confundir con la imagen de adoración que recogíam os en el capítulo anterior. XVII. 32. ann. Procopio G aceo. Epifanio. 518. San A gustín. José Flavio. 8. vol. a p a re c e rá ech a n d o e s p u m a p o r la b o c a y se to c a rá la ca­ b eza co n u n a testa d e rin o c e ro n te ten ie n d o a su lado un cinocéfalo. II. Clemente de Alejandría. II. J ú p ite r q uiso co n o cer e s ta im p ie d a d y d isfra z a d o de c a m p esin o p id ió h o sp italid ad a L icaón. 109. sin embargo. 41 St. XV. L a fierez a del cin o céfalo q u e d a re fe rid a de igual m a n e ra p o r V aleriano. F in alm en te. Mariette. 11. facilid ad . pan. II. I. 109. Estrabón.. y enterraban lo que había quedado (E m b. p. com o n o s d ice V alerian o. 38. y ésto lo significa­ ban en el cinocéfalo. haer. 32. fol. con­ tra Ap. Lanzone. y por esto entendía por el nadador a l diestro (E m b l Mor. dea. de linguis e t gentibus. 76. 104 Hercher. la cual d e sa rro lla c o m o un a rte (Hier. I. :l C. A sí nos lo c u e n ta O vidio: Su ropa se trasforma en pelo. p a ra p ro ­ b a r si aq u él e ra un dios. y la enterraban. X I). VII. pues tiene u n a gran a) Fuentes: Artemidoro. vita Is.

igual que el Nilo prevalece como señor de Egipto.**» 2t/Áo:{C{j'r tid v¿ixT@-' uAnfyit/píj Tn¡M¿iu5‘'T*V^oAé2vp£íf . 28) y P lató n estab lece sim ilar creen cia en su Tim eo (22 e). p o r ser la e ta p a del añ o e n q u e m ás reluce. co m o a le g o ría de la estació n del añ o h a sid o p in ta d o p o r P erin o del V ag a (W eim ar. e l Os. cuando está en con­ junción con el león. D e n tro de la m ism a sig n ificació n . unas veces dibujan un león.cú t£7•7roTtt/zaif<7rAHftfíi/fcac/ /*£w «^ríAotioTO/ . Nal. que es después d el Solsticio... por lo que incluso hasta aho­ ra. C o n la m ism a in te n c io n a lid a d el leó n a p a re c e re p re s e n ta n d o el v eran o . sie n d o esc la re c e d o r el tex to q u e le ac o m p a ñ a : « L a c a b ez a del león p o r el v eran o » . pág. 22). é p o c a en la qu e. pero sólo la tierra de los egip­ cios. pues también aparece agua suya en el mo­ mento de ¡a crecida. ap arece ta m b ié n co m o a trib u to de A p o lo .3(^( o. y mengua en el signo de la Virgen. C o n esta relació n la im ag en del león ha sid o re p ro d u c id a en g ran n ú m e ro d e ta p ic e s flam en co s a c o m p a ñ a ­ d a co n el m ote: «Juliu s» . 45. y que esto sucede cuando nace la Canícula. porque. pasando el S ol por Cancro.iíS ¿reucriKop íh i~ «rcijUaSr £0/.~i. y.! ¡ifín¿-¡)Kcc3irHni.-ni. vol.. c ó ac í cuoíy vy tp.ix G á o íto íT * e í\v xxu^ófj'oh</U ríttoi h AÍruTítof 5 'u i o f >¿WaTcp ñíp c /r& ftp {iadéí[r a $> "^eT Aoizrw n\if¿a. porque el sol.7¿ £• ni<rf¿cu.ÚtzÍ? 'F ¿KícttoJ'. v ien en a su c ed er las crecid as del río N ilo . H o ra p o lo ta m b ié n nos h a b la d e las h id ria s. dicen que el León es m orada d el Sol. y suspendido abunda. j*Z>{<riÍAíVfe? fütflícj 701/ 7 0 /. y por no ser tragado se esconde. II.a.« ív^cuifjybv CJlc-fC^úfofy*. X II. da lugar en verano a la crecida d e l Nilo por s i misma. pero abundantisim am ente cuando pasa por Leo.cc\o\fcvy A¡yuir{isJ voiw <fl'i miuoúfH ttctI ÁÍtircc ypccQxtri^Tí </li J¿k v$£íac yx\y< | 7rorí OyLv. a m enudo se desborda e l doble del agua nueva. en las llu­ vias que se producen por la zona m eridional de Etiopia durante e l mom ento de ¡a crecida del Nilo. Tal aso ciació n ya se e n c u e n tra en P lu tarc o (de Is et Os.v</lc)g ¿KaCAt/£tf(gov. 7).Jia 3 ú</lf¿ía. fi­ ja n d o una en la tierra egipcia. IX ). V.jc. estando la estrella perpendicularmente sobre la fu en te. c o m o tam b ién lo h ace A pu ley o (M el. ni m ás ni menos./iói'n «fll h AjfyTrfjby^H. N at.'p. entrando e l S ol en León. dicen que se aproxima al León (H'ist. Tres liidrias (o e l cielo y la tierra m anando agua) -h aciendo sem ejante la ludria a un cora­ zón que tiene lengua. cuando hay sobreabundancia de flu jo en los canales de irrigación de los campos hacen salir el vino a través de los leones. Para expresar la «crecida del Nilo». vol. y so b re sus crecid as ac la ra que las m ism as se d a n e n v eran o d eb id o a las in m en sa s lluvias p ro c e d e n te s de E tio p ía (Hist. A sí. c kAi ^ . El león a c o m p a ñ a n d o la im ag en del S ol-A polo a p a re c e en p in tu ra s d e P e ru g in o en la b ó v ed a de l’U d ie n z a del C a m b io en P e ru sa . 11). y una tercera.oti x. i 7rcí/*tff«TSC}Klí/xÚMf ¿C¿v1^Ci. L a c r e c i d a d e l N i l o 5r?K |¡¡S§ SSE Cómo representan la «crecida del Nilo». X II. por lo cual también los antiguos je ­ f e s d e las obras de los templos construyeron con fo rm a de león los tubos y los conductos de las fu en tes sagradas. L os a n tig u o s ex p licaro n m u ch as d e las ideas q u e se reco g en en este texto d e Hora p o lo .Cf iy<r Zpic¿vu <ru(uCa/yci'TCf. D e igual m a n e ra ..Ka6a/srft) ti fe¿? «(J'íkeAfií k Atyojiint ní(n. cuando en aquella región a l medio día se confunden las sombras. Schlossm u seu m ). En las restantes re­ giones del mundo las inundaciones de los ríos se producen en invierno y esto sobreviene por las llu vías continuas. a un corazón. en e l océa­ no. 30. II. U v e rsí ¿fciC acip- N ato <At ¿. 49. tres lu­ drias.a6á?3Í¡> óieíAor /Jyi/TrT«**. pág. S ftu J Iffíc» c. V.t * o-J<Ah b^ ¿»aCáffííof tfjaff/a KoTawíú Í7T&JlHÍb Kad' cwí) vfotbt fdhLm~íT%C» Íí. p u e s c o n s id e ra d o co m o p la n e ta astro ló g ico . q u e es el q u in to signo y que c o rre sp o n d e al m es de Ju lio . An. H e ró d o to se ñ a la q u e las ag u as del N ilo p ro c e d e n d e u n sur­ tid o r su b te rrá n e o (II. poco a poco m oderada y sensiblemente. igual que la pupila en el ojo. como siem pre está húmeda. y traducido significa «jo­ ven». T am b ié n E lian o n o s dice qu e e n E g ip to se a d o ra el león y añ ad e: Y como es de naturaleza m uy Ígnea. de modo que.^Jiici*y\úosuvi^ie\(. co m o refieren los clásicos. 51. y una lengua.A to ro £j. C o m o p o d e m o s c o m p ro b a r la im ag en del leó n viene a re fe rir al signo del Z o d ía co L eo.CaJtríCúi 5 f^ZTlft' TZ/ú/lGfCjy. de la m ism a manera que creció (Hist. porque para ellos la rea­ lización de la crecida consta de tres partes. Que Egipto produce agua es posible com­ prenderlo por lo siguiente. con la fu erza d el ardor sale fu era (se refiere al río N ilo que navegaba escondido). porque p o r s i mis­ m a es capaz de producir agua. Haer. mientras se encuentra en este signo. 412).Vj $> ¿Q»' 7lÚrV "ú</taf WfaWvíTDU c !f Atíu-ñfop t i l s £ '¿'aj.r&TÍw$'\tCÍ Asu íaxíTÍtaáCaíip- Un león. 38). en alg ú n g ra b a d o de R afael c o m o el titu la d o E l hijo de la filo so fía . el an im al o c u p a el c e n tro del a stro solar. oun 2rTo»a. * Tfíaíjú-flf. otras tres lu­ drias grandes y otras e l cielo y la tierra manan­ do agua.«. puesto que está en e l centro del mundo ha­ bitado. porque se­ gún ellos éste es el principio conductor del cuer­ po. el sig n o de L eo viene a ser la ca sa del Sol.A£ov2>/x: (*<?!<f «a rí j kí j a c ¿ *r£v ¡J J x & * C-ipX'-ÍOu'7ítL?Cá7¿a a-'J)' V [A ~ C J Witf Kal pA<Ira5iU0(/'vrf¿7/: 1-r. T ales crecid as las rela c io n a co n L eo y el Sol: . I. y P lu ta rc o estab lece la c o m p a ra c ió n del c e n tro del m u n d o co n la im ag en d e la p u p ila (de Is.Gl J'IIOVTtaKaTO 'TUló'La A Í J iG o ia f (¿(ffaKawx & 7 ¿ .a^t/l(á ítocAh Trap a J i.pero acercándose el Sol en aquellos días.^ oi/rt a Aeío»a. y p o r su relació n co n el sol. Y cuando e l Sol está en su m avor grado de calor y en el ápice del verano. X). que los egipcios llaman Nun. P linio c u e n ta q u e el N ilo « n ace d e in c ie rta s fu en tes» . El c o m e n ta rio q u e su ced e al g ra b a d o n o s h a b la del leó n relacio n án d o lo con la cre­ cid a del N ilo.0 < c v d&ra>rc7r *rfs i í - í'c-'fí. E sto b e o n os h a b la d e E g ip to co m o c e n tro del m u n d o (I.váCxtrtya'Hf¿C‘hoirt(. la llam an productor del s e r -. A sí E p ifa n io d a c u e n ta d e q u e en o c a sio n e s el ag u a d el N ilo se c o n v e rtía en vino (Pan.y\¿ojy Jifilt SJs -voj -p c ú u 'j yfyvzsáfyvfej/ 'mírdw^ycjÍT&gea ^fíicaKíf Aíff:. C ic e ró n n os ex p lica que N u n v ien e a sig n ificar nacido d el N ilo (de n a l deo.J e r o g lífic o IV .uciojJ¡(í nx. Empieza a cre­ cer en cualquier Luna nueva. 301 H). T am b ié n en el tem p lo d e M a latesta. otra. Kf>íaic. el león fig u ra el sol co m o p la n e ta astro ló g ico . en R im in i.eic *At:rTay("^x tLui xiJCcccriu t * rcíA» ynic-\^ ■ a (T í'í:j. 33). p re se n ta tre s e n su g rab ad o y n o s dice que re p re s e n ta n la im ag en d e tres fu en tes de d o n d e p ro c e d e el ag u a en E gipto: la pri- 70 71 . hace m ayor la crecida del Nilo.

Bibl. . conv. el nombre de la fuente mítica del N ilo en Elefantina. tres cán­ taros para agua. I. II. III. y el nombre habitual de este animal. II. es decir. . y la te rc e ra de las lluvias de E tio p ía. Hist. Hopfner. 98.. Pap. 21. pág. I. dado el uso reciproco de las dos palabras en relación con el curso o la crecida. 6. Arriano. cid a del N ilo: De otra manera se pinta el Nilo con tres cántaros. pàgs. 33. vv. VII. et Os. II. phil. XVIII. 239 ss. gr. II. Cabe la posibilidad de que H orapolo o su fuente. por lo que se ha dicho. Apuleyo. 6 y 7. Plinio. Por último. Eliano. de mot. 9. 51. Macrobio. V. D esd e la a n tig ü e d a d h a sid o c o m ú n refe rir la im agen d el río. 2. haer. I. VII. XII. 22e. II. C o v a rru b ias o S o ló rz an o . IV. II. A rístides. <=> . quaest. Arisi. § 445. 56. I 1 . Offenbarungszauber. V alerian o nos dice q u e los ríos y fuentes h a n sido re fe rid o s m ed ia n te esto s reci­ p ie n te s y que los an tig u o s efig iab an el N ilo p o r tres cá n ta ro s. acom pañado por tres recipientes de leche. 241-2. 35b. La representación de esta palabra en época ptolem aica es una 72 73 . c u a n d o los sa cerd o ­ tes d e E g ip to c o m p re n d ie ro n q u e la llegada de las crecidas en el N ilo se d e b ían a las tres raz o n e s ex p u estas m ás a rrib a . pan. Scip. 343. C icerón. tal y com o lo vem os en el g ra b a d o . 37 y 41). p. D iodoro. . laur. evang. II. pág. Libro de los muertos. En cuanto a la relación entre el león y la crecida del N ilo. en Cleom enes. denotaban por la cabeza de león. p. X. de la a b u n d a n c ia en las aguas. Treu. 1. de gen. Escolio a A polonio de Rodas. Esteban Le M oyne.H. fr. Pausanias. o urnas. I. Teofiiato. 101. las transcripciones de los cántaros y el cielo y la tierra m anando agua en realidad serían una única grafía. 97.. 59 ss. p. p. in Tini. sin em­ bargo. dial. 607 A . I. praep. los hayan confundido. y debajo o al lado el signo triplicado de la superficie de agua. a veces también escrito . D e aquí. nat. 270 y 290 Keil. 17. H orapolo debió pensar que sólo con el cielo y los signos del agua bastaba para expresar la palabra. muau. debía ir precedido de los signos fonéticos de N un. Lucano. 28. 251 Budge. 38. XI. deor. que en en­ trando el sol en el signo de león. VI. 461. liist. Juan Lido. Epifanio. NA X. Sethe. de mens. Luciano. maau. L a im ag en n ació. 6 = fr. 1. IV. Así. 10. Anonimia Byzantinus. Harpócrates. 45. E sta d isp o sició n se g en eralizó en la em ­ b lem ática co m o lo p o d e m o s c o m p ro b a r en las co m p o sic io n e s de R uscelli. 55. de Is. 167. la se g u n d a del o céan o . I. 270. 28. met. F. y 247 ss. 30.G. Plutarco. III. un niño. Sin embargo. XXII). quaest. 44 Treu. D icearco. Focio. Según Sbordone. E ste a u to r. suppl. 22. 26. p. voi. T a n to las h id ria s co m o el leó n so n recogidas en H o ro zco com o refe ren cia a la cre­ figura humana. ad Arisi. 152. 294. Dram Texte. ta m b ién en el cap ítu lo I de su H ieroglyphica. varia sacra.. 16. Rose. I. 6. Aeth. c. pp. XVII.H. I. 441 b. 302 Jacoby. de los tres vasos. 1. 37. fr. Driotón. § 216. pseudep. p o r ser el paso del a s tro p o r L eo cu an d o se ac re c ie n ta n so b re m a n e ra las ag u as del N ilo (Hier. Palanque. pero no al revés. Ps. vv. 23-4. III. pp. Posidonio. 39. 45. El determinativo. 52. d o n d e en uno de sus g ra b a d o s aso cia la im agen del sol al león (Hier. 0 0 0 . 39. H eliodoro. La inundación del Nilo. Pom ponio Mela. 32. 412 W. 301 H. porque si una denotaba cualquier rio. 729 ss. Aristóteles. et con. a) Fuentes: Heródoto. aspectos q u e n o p asan d esap e rc ib id o s a D io d o ro (I. 107. 9. Hecateo. Platón. II. 5. Arato. p. 74-5. 53. 2: de plac. Papiro de Leidu V. 7. en Cuperus. 3. pág. 119 Diehl. X L V L 1). Lu­ crecio. En la grafía aparece la bóveda celeste. Séneca. 39. Tim. Inschr. I. Ind. IV. 539.m e ra d e su suelo. 22. voi. 1. Opuse. circ. XX II. ed. Estrabón. Esta presen­ cia de los tres vasos en seguida lleva a pensar en una posible relación con otra de las formas de representar la crecida del N ilo. 6. Amiano Marcelino. Foli.G. y p o r extensión. 78 Jacoby F. p in tu ra s y d ib u jo s de la an tig ü e­ d a d o el R e n acim ie n to . a ju ic io de este e ru d ito re n a c e n tista . pág. de nat. A. X V. relacio n a el león co n el sol. 66v-7r. Düminchen. som. mau. m e d ia n te la ja r r a o c á n ta ro . Le Nil. phaen. Mor. 41. X X V III). el c á n ta ro pasó a se r im a­ g en de los río s y fu en tes. Inscr. 11. b) H orapolo hace referencia a que los egipcios llaman Nun a la crecida del N ilo y este nombre traducido significa «joven». Medamod. considerando la hidria de libaciones com o un elem ento gráfico de N un en lugar del recipien­ te de leche. X. Se trata del jeroglífico formado por tres hidras. deor. H orapolo alude a la representación con el cielo y la tierra manando agua. 38. 5. Estobeo. 151 y es­ colio al v. IV. 1 1 . Porfirio en Eusebio. 49. que podría ser el determ inativo del propio Nun. comenzaba a extenderse el río y de aqui vino a introducirse el que en las fuentes se pongan leones (Embl. pp. en Juan gramm. e n el m ism o cap ítu lo . Es la grafía de la palabra kbhw.5 1 . la especificación de que se trata de unos recipientes grandes hace pensar en otro ideograma. y ta m b ié n lo ap re c ia m o s en escu ltu ras. 249. 269-71 a W. podem os señalar una semejanza fonética entre la palabra «agua» en egipcio. IV. Porfirio en Proclo. tres juntas denotaban la grandeza de éste por el número tres. I. 15. Landi. n. . 43. cod. Estos podían aparecer aislados. pág. 49.

por tenerlos tan sa­ lidos a fuera. 75. 38. porque de todo e l cuerpo del anim al los ojos son lo primero que aparece del fon do del agua. los introducen en el seno de la tierra. 1926. Z. cuando se comienza a levantar d e la tierra. 354 St. especialm ente en la expresión «el día se le­ vanta». conocido por p a d re ni madre. H a y aún otra razón para esto. cod. 1. X X IX . Leid. pero colo­ cados hacia afuera y com o saliendo fu era de la cabeza. p a ra los egipcios. 40 y en Marciano Capella. c. 38) y H e ró d o to (II. Para decir «Levante». de Is. str. et Os. aparecen dos ojos y debajo un cocodrilo. Por otra parte. t ß v S o u ¿ICctfcÚt'ATlUa) Fuentes: Estrabón. A. a u n q u e con o tr a explicación: 74 75 . 242. se le c o n sa g ra b a u n a d e las tres estacio n es del año. Ejemplos los encontram os en m onedas del Emperador Galieno con la inscripción «El Oriente de Augusto». V alerian o sigue e n su tra ta d o a H o ra p o lo c u a n d o nos habla del cocodrilo. 183. Le Nil. Adem ás.-ft{w ciótpSíxAjUo) én. III). H ut ivctíM uj- a'vcc'pAUu'o A í/ím e . Vir­ gilio parece explicar estos contenidos cuando señala: «Tan pronto como mañana Titán se levanta­ rá. Golenischeff. de ninguna form a. II. praep. L e v a n t e De otra m anera entendían el nacimiento d el sol por los ojos del cocodrilo. Bibl. 416 muestra dos ojos encuadrados como representantes del verbo que significa «aclarar». p. p. que cada uno por s i parece a l sol. <fliJci^SicA/4¿r K^cmcjláAk^újyfaípIff-ijJi’tTrai/lásrfí'WKV'í'r <¡ú¡xa. 68). S o b ek . y se mantienen siempre cerca. con esfuerzo. Libro de los muertos. Y con sus rayos brillantes iluminará el mundo» (Hier. evang. X X IX . en la parte anterior de la estela de Metternich (W. 69).J e r o g líf ic o V . II. 1. M oret. La tradición religiosa hace de él en origen un guía y acompañante del joven sol de la mañana. D ie M et­ ternichstelle. culto del sol. sin ser. pág. mag. Focio. 108 (cf. Clemente. Leipzig. el Diccionario egipcio de Berlin. Pues los cocodrilos. se asem eja a l Oriente. y es que el cocodrilo adquiere fo rm a y luz de s í mismo. II. tras haber puesto sus huevos sobre te­ rreno seco.. 68. d isp o n ía n dos ojos de co co d rilo que p a ­ re c ía n los d e u n c e rd o (H ier. J u a n d e H o ro z c o re p ro d u c e el se n tid o q u e H o rap o lo n o s ofrece en este jeroglífi­ co. pintan dos ojos de co­ codrilo. grandes dientes y colmillos (II. 342 b. 68). III). 473. V. en Eusebio. VII. § 455. e ra el d io s co co d rilo a quien. 1924). Plutarco. Horus. E sta m ism a c o m p aració n nos la o frec e H e­ ró d o to c u a n d o d esc rib e al anim al: Tiene ojos de cerdo. b) Sbordone recoge un jeroglífico que es la imagen de un cocodrilo echado y representa el nom­ bre egipcio Sobek. Así. V. 11. trasportando a llí su cam ada al seguir cierto presagio que les es connatural. según E strab ó n (X V III. tanto de rio como de tierra. Pap. igual que e l Sol aparece por s i mismo. Algunas monedas antiguas signifi­ can el Oriente m ediante una cabeza radiante y la mano derecha levantada y abierta. p ero q u e tiene u n a vista m uy a g u d a al aire lib re (II. . El cocodrilo se caracteriza com o un numen cercano al Cómo representan «Levante». 1877) y en la figura 71 de A. Porfirio. XVII. esta parte destinada a concebir la luz. en Hopfner. señala q u e p a r a re p re se n ta r la im ag en del O rien te. vol. S in d u d a V alerian o no olvida las ideas de H o ra p o lo cu an d o nos dice que: Para expresar Oriente ponían dos ojos de cocodrilo que se parecían a los del cerdo. I. Offenbar. 7. III. II.. H eródoto. E ste últi­ m o h isto ria d o r nos d ice que el an im al es ciego en las aguas. hasta que los pe­ queños viven y salen eligiendo el lugar en el que e l Nilo se desborda.

sig u ien d o sin d u d a a H o ra p o lo . como lo tiene de costumbre cuando está parado. n ú r/ú in p A'/ffijOAírciTef. Igual que el Sol. y el ponerse com o escondido en la tierra (Embl. y ha­ biéndose em barrado en el agua. y p o r esto significó el salir del sol. X II. señala: a) Fuentes: Estrabón. Focio. V.. Pap.. Bibl. en el m om ento de su caída la tierra se cubre de obscuridad. El poner del sol entendían por el cocodrilo echado de barriga sobre la tierra. y a que entonces el agua está m á s caliente que la tem peratura d e l am biente y del rocío. en fo rm a de anim al que desova. y esto por lo que concierne a la tibieza.. echado sobre la tierra. I. b) C om o jeroglífico no se encuentra la imagen del cocodrilo que describe Horapolo. pues encuentran e l agua tibia po r la mañana. o nació de la tierra. pero d e vista sum am ente aguda al aire libre (II. en cambio. E stas cu alid ad es del c o c o d rilo a q u e nos re fie re n los je ro g lífic o s ya se m an ifiestan en o tro s litera to s de la a n tig ü e d a d co m o en H e ró d o to c u a n d o p re c isa q u e este anim al: .Hist. cod. puede verse la representación del cocodrilo que se inclina hacia delante a la caída del sol en una plancha de la tumba de Síphtah y en la de Sethi I. X X IX . En el agua es ciego. IV).pasa la m ayor p a rte del día en terreno seco. se arrastra gustoso hacia tierra. Pues el animal suele inclinar la cabeza y llevarla hacia abajo. en Hopfner.. pues él salió. Por otra parte. T a m b ié n P linio n o s dice en este sen tid o : De día está en tierra. como los delfines. I § 455. toda la noche se la pasa en e l rio. o frece la sig u ien te ex plicación al jeroglífico: Cómo representan «Poniente». A sí. Offenbar. p asa casi todo el dia en tierra y la noche en el agua.. q u ie n sigue sin d u d a los crite rio s de H o ra p o lo a la h o ra de e lab o rar este jero g lífico . y alli'se mantiene por miedo a los delfines y a otros enem igos que saben hasta que punto tiene la p iel blanda y tierna bajo el vien­ tre. xfOKC</¡4Ac¡jxíKu:J>ÓTO { a y(z<povj-i[j'ccJTÍy>Ko¡j $> 0 x^-T&cptf ís s { u o [j. p. 68). v tendido dirá e l caer d e l sol. XVII. sacan d o u n as co n secu en cias de tip o aleg ó rico que n o s p re se n ta n al an im al c o m o im agen de los p u n to s card in ales d el O rie n te y el O ccid en te. Ju a n de H o ro zco . Mor. lodo es claro y luminoso (Hier. Sin em­ bargo. Para decir «Poniente». co m o es el sol. VII. y cuando se levanta. 25). que parece salir d el m ar por la mañana. Lauth ve el significado de ocaso en el cocodrilo que se lanza al agua en el jeroglífico . A dem ás el cocodrilo tiene la vista som bría en el agua.. VIII. Leí. XX). PO N IEN TE De noche está en las aguas y de día descansa en la tierra (Et. S an Isid o ro d e Sevilla n o s h a b la de a lg u n a de estas cu alid ad es d el co co d rilo en sus E tim ologías: 76 77 . y m uy clara en tierra. 342 b. Pues le gusta mucho colocarse en e l fon do de cualquier cosa.J e r o g líf ic o V I. pintan a un cocodri­ lo inclinándose hacia delante. y hacia el atardecer zambullirse en él. 38.- L a re la c ió n d el c o c o d rilo co n la o rie n ta c ió n de P o n ie n te la v em o s re p e tid a ta m ­ b ién en V alerian o . y otros. mag. P o r tan to . 1. uno y otro según la tem planza d el tiempo (. Y para representar e l Occidente trazaban un cocodrilo acostado com pletam ente en el suelo. A si parecen im itar a l sol. porque en aquella parte tiene delgado e l cuero y tem e el d año que le pueden hacer los enemigos. y la razón de significarse por esto e l poner d el sol está clara por lo diclw. Nal. 6). v de noche habita en el agua. p o d em o s o b se rv a r que so n los c o m p o rta m ie n to s n a tu ra le s del co co d rilo los q u e se p re se n ta n en estos jero g lífico s aso cián d o lo s a los p ro p io s de los astro s. 242.

d e Is. El títu lo del m a rq u e sa d o h ace m en ció n a D o s A g u as. Pero para sim bolizar las tinieblas (y por esta palabra entendían tanto la muerte y el ruido de los funerales como la muerte m ism a que cierra los ojos d el difunto) imaginaban la cola del coco­ drilo. c o n las artes. porque no lleva de otro modo a la des­ trucción y a la ruina a cualquier anim al que atrape m ás que dejándolo sin vigor a l golpearlo con la cola. y so b re ellos la fig u ra de la Vir­ gen. A sí lo h em o s e stu d ia d o en el je ro g lífic o IV d o n d e se n o s h ab lab a d e los cán­ ta ro s co m o perso n ificació n del río y de c ó m o ésto s p o r lo g e n e ra l o cu ltan su n a c im ie n ­ to. P o d e m o s e n te n d e r q u e en e s ta zo n a En el lado o p u e sto a p a re c e la cab eza d e un c o c o d rilo y o tr o de c u e rp o e n te r o que vuelve su ro stro . y u n d ise ñ a d o r. C lem ente de Alejandría. evang. Physiotogus.KfciiOi/luAsí c¿ia¡i (ur(a. II. V ale n cia (1983). T ra s este je ro g lífic o h em o s con clu id o lo s d ed icad o s p o r H o ra p o lo a la significa­ ció n d e los a s tro s y las estacio n es. sien d o c o m p a ­ rable al estilo q u e c re a ra el genial B ernini siglo y m ed io an tes 2:. II. S e b a s t i á n . 24. D e su fo rta le z a ya nos h a b la San tacio n es en su estu d io .(yim ^ maxCíUt tr c í. en el em b lem a d e C o v a rru b ia s a q u e h ac e m o s refe ren cia so n los cán ta ro s y los h o m b res los q u e p erso n ifican los ríos. ejem p lo s claro s d e lo s ele­ m en to s q u e hem o s id o p o c o a p o co d e ta lla n d o en base a los H ieroglypltica d e H o ra p o lo . 354 St. L as tinieblas de la muerte significaban por la cola d el cocodrilo. X X IX . es su m am en te rá p id o en el ag ua. 87. £< Para decir «oscuridad» pintan una cola de cocodrilo. Pues en esta parte está la fu erza y e l valor del cocodrilo. El P alacio d el M a rq u é s d e D os A g u as fue a d q u irid o re c ie n te m e n te p o r el E stad o p a ra a lb e rg a r la co lecció n de cerám ica q u e p e rte n e c ió al v alen cian o G o n z á le z M a rtí. H e ró d o to d a c u e n ta de q u e el co co d rilo . a los d o m in io s en­ tre dos ríos. III. XXIII). p. M e refiero a la P o rta d a del p alacio del M a rq u és d e D os A g u as.J e r o g líf ic o V II. VI). I. pues tan pronto como ha atrapado a algún animal. el leó n y el co co d rilo . P ero es o tr a vez V aleriano q u ie n sigue tex tu alm en te a H o rap o lo e sta b le c ie n d o la m ism a c o m p a ra c ió n e n tre la cola del c o c o d rilo y la im agen de las ti­ c re ta m e n te co n la luna. El a sp e c to religioso n o se o lvida y se re p re se n ta m e d ia n te el cu lto a M a ría .'ardf í<¡>¡aiirpiby¿¡ ásr¿A^ix»(I>ífítÓKj>oKc/IciA^-' c E { á (/A ¿ € ii7 x < ^ tu .praep. con­ Isid o ro (El. NA X . se sirve de su cola para matarlo. ¿ J ' T ^ z r h t u V Q c t Í T c r o p im - fí« i ? f a i T K f t j a J < r < ¡. n o s dice: se desea p re se n ta r que los astro s sean p ro p ic io s y re fe rir la a b u n d a n c ia del m a rq u e sa ­ d o ta n to en la n ecesid ad d e las ag u as co m o en los recu rso s d e los fru to s. en to d o s los d o m in io s del m arq u esad o . el M a rq u és d e D o s A g u as. d eb id o a su p o d e ro sa cola. ThÓ-tí </U Aífomr. L a p o r ta d a está fo rm ad a p o r d o s cu e rp o s.w>JláA&v efu iA ¿f av 'ifc ú Tí S zrpárcti irvtfpa/x l í a U ciiréiu. en que tiene toda su fu erza y con que m ata a l anim al que prende (Embl. 48. E u seb io. 7. V. H o ro z c o aso cia la cola del cocodrilo a la m uerte: río y se aso c ia b a d e igual m a n e ra con el a s tro sol. con la cual golpea a su presa hasta hacerla morir.u ¿ m f km "<í ? Kf.c / 2 : ¿ 7 0 A f l í ( J H T K f C K 0 </lO - c u . d e lo s Hieroglyphica de H o ra p o lo y se nos exp liq u e p o r este m ed io q u e la a b u n d a n c ia se h a de m an ifestar d esd e el O rien te al P o n ien te. todo lo que tiene de fu erza y potencia está en su cola. 75. r— i Cómo ensombrecen la oscuridad. P o r o tra p a rte . co m o las an terio res. 33. p. A los lados o b se rv am o s dos atlan tes q u e p are c e n e sc o n d e r su ro stro y q u e se dis­ p o n e n sobre sen d o s c á n ta ro s de los q u e m a n a agua. es d ecir. T am b ié n o b se rv am o s có m o el leó n refiere a las c re c id a s del n ieb las. H ip ó lito de R o v íra . Mor. str. A e s te re sp e c to q u isiera c o n s id e ra r u n a de las o b ra s escu ltó ricas más im p o rta n te s del B a rro c o h isp a n o y que h a s ta la fecha h a g e n e ra d o d iferen tes interpre78 S. 79 . Sin d u d a es H ip ó lito de R o v ira u n a de las p e rso n a lid a d e s m ás in trig an tes d e m e­ diad o s del siglo X V III. 6). X II. Valencia. A ju icio de S an tiag o S eb astiá n . com o se refleja en la p o rta d a m ed ian te los h o m b re s q u e se o c u lta n y los cán taro s. Q u izá am b as co m p o sic io n e s p ro c e d a n . esta p o r ta d a p e rte n e c e a la c u m b re del B a rro co y so­ b re ella nos dice que q u iz á sea una d e las m ás im p o rta n te s d e E u ro p a . sié n d o lo m en o s en tie rra (II. Esto podrá cóm odam ente expresarse si se pinta escondido en una gruta y no mostrando m ás que la cola (Hier. E stos se res se e n c u e n tra n ro d e a ­ d o s de sím bolos co m o la p alm era. Eliano. I. 68). a p a re c ie n d o so b re el d in tel de la p u e rta el escu d o d el m a r­ q u esad o e n tre dos atla n te s con m azas en sus m an o s. s ie n d o su s a r tíf ic e s lo s e s c u lto r e s Ig n a c io d e V e rg a ra y L u is D o ­ m ingo.<i*</!h oÚK/. un h o m b re e n fe rm o q u e aca b ó en la lo cu ra. la cual d eb e p ro p ic ia r esta a b u n d a n c ia a la q u e se h ace re fe re n c ia m ed ian te este ju e g o sim bólico tan a m ad o en el B a rro co co m o h a p u esto d e m an ifie sto Jo h n R u p e rt M ar­ tin y ta n to s o tro s estu d io so s d e la ép o ca. son sufi­ cientes los que ha parecido bien mencionar en este libro. ¿tJlpí'a uirp'f/t'í* i*ia l¿V«A£ WíffA- X^v v -n u . en la cap ital del T u ria. el Os. La o b ra fue re a liz a d a a in stan cias de su m ecen as.í-'. A n alizam o s la p a lm e ra co m o im agen del m es y el a ñ o y d e có m o sus fru to s está n en relació n con los as tro s . vol. n ü f o W ^ w i ir x m . Aunque hay también bastantes otros símbo­ los en la naturaleza de los cocodrilos. C Ó M O ENSOMBRECEN LA OSCURIDAD n i c o . P o d ría m o s b u sc a r en este se n tid o un a equivalencia a) Fuentes: Plutarco. En u n o de los lad o s se p re se n ta la p a lm e ra y el león.

con la idea de que un terreno de este tipo se caracteriza por ser muy fértil. De hecho. Este signo forma parte también del nombre que los egipcios daban a su pais.. una cola de cocodrilo. la palabra que significa «negro» se representa ^ u . Capítulo III Jeroglíficos sobre la idea de los dioses .b) La cola del cocodrilo aparece en este capítulo como sinónimo de «oscuridad». con el sentido de «región de tierras negras». ^ a km t. pero puede abreviarse también sólo con el primer elemento.

'y4*y. e ra p a ra los eg ip cio s y ta m b ié n p a r a los p la tó n ic o s. í v r a r i ^ Í 7 ? a / v a c jf z ^ liS c u >nxy- a jfv u h tz. «Digni­ dad». aQ> ru O o í la jo l nrOf o ^ j í t A/*up th ¡fyuüix (LotÚi/ví y?U'*Taj:¿S'~y jo T p JÍAiop¿f kup¿:¡) u to c c? d a íC J ííd o T t ¡2^ KCflGfQOp (c.J e r o g líf ic o I.:íCa ’Xt'j'ru'ru n \ 'itir¿ -fltsí'n tc ajj'bj' ¿ k tíio ií ¿(uCjXvWji.c r0 t^¿ ra j. c o m o es sa b id o y hem o s d ic h o en o tr a p a rte .'paa'i.i! o ’^ íp s ^ ii ^ í j vi'hIW'Ü apía. inicua ^r^. «Victoria».. de modo que pone las uñas hacia arriba y las plum as y la p arte de atrás hacia abajo. F e r r e r d e V a l d e c e b r o . qu e p u e d e v o lar m ira n d o al sol.-o h a y ÍL . pues cuando se ve oprimido por un anim al m ás poderoso. tam bién porque parece ser ima­ gen de! sol. Ti’c/IhAouffiy ií{-a::fX ypácpctrírOfipC^AaiJÍjCíauuhtcu. «Bajeza». «Sangre». porque parece que aventaja a to­ d a s las aves.il ¿íps^liM uj. 231 y 232. nos h a b la e n el siglo x v n d e las d ife re n te s v arian tes de h alco n es y A. porque parece que este anim al vence a todas las aves. la d ig n id a d y ex celen cia y d e la v ictoria. «digni­ dad». pintan un hal­ cón. a j u i c i o del a u to r. porque los dem ás animales no des­ <$i(íTUj ¡í?a£ JIÍ axct i i i u u£i s i-znzw zy J í I " 7 tti • ~izií¡¡>bylw J \ í . porque los dem ás anim ales cuando quie­ ren volar hacia lo alto. 510 a). H o ra p o lo nos p ro p o n e este ani­ m al c o m o im agen d e la d iv in id a d . íTíri -r n t r^ a ^ j-j: ¿ ita . «bajeza».qtuo¡l>. porque dicen que este anim al no bebe agua. La relació n co n la d iv in id a d q u e d a m a n ifie sta p o r se r el ú n ic o anim al. Govierno general. al no poder hacer lo mismo se va derro­ t £ Í Z3Í7w u y 2493>i{^H '.o( y.c¡j . ^ ' ¿ t í . D i o s Qué quieren decir cuando dibujan un hal­ cón. págs. porque e l anim al es prolífico y lon­ gevo. o «Afrodita»). cuando lo pintan con fo rm a de halcón. m irando con vista penetrante hacia sus rayos a diferencia d e todas las aves. V ^ . sino sangre. Madrid (1683).^tcv í\. dan vueltas de medio lado. «excelencia». y el a stro . 'a}¿Ci<~t p HaTí*. í m h J t : r M 17. VIII. pues asi e l anim al contrin­ cante. (o «Ares». «sangre». ¿ÍL uaípuÜ T s nxl" 0J6¿ uivoc A i ¡í(-x[ c¡{i-J. E n el je­ roglífico 111 lo v erem o s c o m o re fe re n c ia d ire c ta a A re s y A fro d ita . que es señor de la vista. y sólo e l halcón vuela directam ente hacia las alturas. moral y político hallado en las ares más generosas y nobles. y el halcón se vuelve hacia abajo en linea recta.1 tado. y además. i . Cuando quieren representar «dios». 'J. También es el sol. «Excelencia». M e d ia n te el je ro g lífic o d e l h alcó n m ira n d o al sol. T w n tí* ú )Si¡j J l í . presenta batalla dándose la vuel­ ta boca arriba en el aire. Ta náSiyy XrjC' ‘ 'Wst'ÜO*. til\ u^ Í h :[i iT ty í p L j.'p cienden verticalmente.al ñj&v z líT ir t a . L. im ag en de la d iv in id ad (Rep. i m u ^ J U k íi & Jla\cy ií\lv i> n t? x a l. 83 i. por lo que los médicos pa ra la curación de los ojos se valen de la planta d e l halcón (lechuga silvestre). sino que bajan de lado. «Dios». . no pudiendo elevarse en linea recta. sacado de sus naturales virtudes y propiedades.¿ {f a 7roAúfo:c¿j cn-ou c £l. V a ld e c e b ro 33. o «vic­ toria».

El p r o g ra m a de este p alacio ya lo h em o s p u esto d e m an ifie sto e n n u e stro s e s tu d io s y v ien e a sig n ificar la im agen del B uen C iu d a d a n o q u e se so m e te a la v irtu d p a ra e n c o n tra rse . XX. El h alcó n a p a re c e e n la E d ad M e d ia asociado a la figura del c o rte sa n o p o r cu an to es un ave d e c e tre ría q u e a c o m p a ñ a b a a los nobles en su d e p o rte m ás h ab itu al. b a jo los ray o s d e H elio s.. de las clases de gavila­ nes (Hist. C lem ente de Alejandría. «De propietatibus rerum». basándose en San Gregorio. XII. Saavedra Fajardo y la literatura emblemática. en tre m u ch as. :s J. II. a si conviene que a l contrario la haya para disimular e l valor y apagar la fam a. 4). V. Valencia (1985). E sta significación le llevó al cam p o de la em b lem ática. V y V I. Madrid (1986). 7. pág. XX. III. ob. 2. N o s h a b la d e la h ie rb a d el hal­ L a relació n qu e estab lece H o ra p o lo en tre el halcón y la im agen de la victoria. IV. evang. a s u n to sobre el que M aravall ha tra ta d o suficien tem en te. P. NA II. el halcón es una. H opfner. como señala Bartolomeo Anglico. o b ra del siglo X V i. p o r su vuelo rá p id o y m a n e ra de a ta c a r a sus víctim as de co stad o . antes so­ porta e l hambre que comerlos. Porfirio. R ip a . E n este se n tid o ap a re c e en m u ch o s capiteles del arte m edieval re lacio n án d o se co n la idea de v icto ria y tam b ién c o n la im agen de la vanidad.c u e n ta q u e los h alco n es sufren de los ojos. ^ . asp ecto s d e los q u e y a h em o s tra ta d o . F u e divisa de P ed ro I de M édici y de los P ap as de ia m ism a d in a stía L eó n y C lem ente. d e ahí la im ag en del halcón p a ra precisar: v inidad (H ier. V alerian o d e n o m in a al h alcó n an im al sa g ra d o y se ñ ala q u e es im ag en e n tre los eg ip ­ cios del sol. üna de las formas esenciales del dios solar. h ace del an im al im ag en d e la h u m ild ad y lo elevado. la a p re c ia m o s e n el P alacio E sco riaza-E sq u ib el de V itoria. co m o el águila. 114. 50. p. E sta aso ciació n se h ace m ás v eraz si e n te n d e m o s q u e el h a lc ó n es tam b ién im ag en del alm a. G o n z á l e z d e Z á r a t e . p a ra cu rarlo s. Plinio. X. se dirige al cielo y se o p o n e n a lo b ajo y vulgar. se avergüenza de comparecer y retornar a l puño de quien lo lleva. n o h acien d o gala d e virtu d . X II. De la m ism a m anera tam bién siente vergüenza d e los fa llo s que comete. 12. T am b ié n este lite ra to nos era c o n sid e ra d o c o m o la re in a de las aves de presa. págs. fig u ra q u e c o ro n a el c o n ju n to . p o rq u e su s ojos p u e d e n a g u a n ta r los rayos. XXI. 42). 43). tal y c o m o se e x p re sa rá en el sig u ien te jero g lífico . str. El que se levanta entre los demás. cit. 24. X X X IV . 69. El italian o en los cap ítu lo s IV. X X I. 7. cap. El m ism o ideograma dibujado sobre una barra. 43. pág. p. 14. d e ahí la a so c ia c ió n del ave co n la di­ n os dice q u e este an im al. y co m o so n m u ch o s q u e a trib u y e n estas cu alid ad es al sol co m o so b e ra n o c re a d o r. IV. que este anim oso pájaro si no cobra su presa a l prim ero o se­ gundo lance. 558 b 26. 187. así lo ap reciam o s e n tre o tra s o b ra s en el llam ado P oem a d e Fernán G onzález. ta m b ié n A lciato en su em b lem a C X X X IX nos p re se n ta el h alcó n co m o im agen de la g ra n d e z a de án im o y la v irtud q u e. El Fisiólogo atribuido a San Epifanía seguido de lll Bestiario Toscano. J. S aav ed ra F a ja rd o nos lo p re se n ta en relación al p rín cip e v irtu o so . p o r lo que a rra n c a n u n a lechuga silvestre El Halcón es tan noble de corazón que. b) El halcón significa la divinidad. 51. íib. q u e se h an de «celar los in ten to s» c o m o clara m e d id a de p ru d e n ­ c ia 2'’. co m o G ra c iá n . Lib. II. 3. 9. E sta c o m p o sic ió n se e n c u e n tra p er­ fectam en te bajo la v ertical d e H elios. de abst. A q u í v em o s c ó m o e n el p rim e r c u e rp o los co m ite n te s se dirigen m e d ia n te su s b razo s p o rta d o re s de flores h a c ia u n c e n tro en el que d e s ta c a u n a cab ez a h u m a n a co n alas d e ág u ila o h alcó n . com o el halcón q u e ap a re c e q u itá n ­ d o se el cascab el p a ra no d e la ta r su p resen c ia . VII. la caza. Eliano. p u e d e o rie n ta r su m ira d a esp iritu al a la luz de la d iv in id a d 28. cap. An. praep. d o n d e a p a re c ía el anim al sobre el globo te rrá q u e o p a ra re fe rir sin d u d a al do­ m inio del m u n d o. El d ip lo m ático m u rcian o lo d isp o n e en su e m p re sa X para sig n ificar la im ag en del P rín c ip e q u e h a de te n e r g ra n d e z a de án im o . Junker. Por tanto. Eusebio. S abida es la nueva m oral que aparece en el B arro co . S o b re la g ra n d e z a de án im o del anim al es b astan te explícito R ip a al p ro p o n e rlo c o m o im agen d e la « V erg ü en za H o n esta» . Plutarco. Schriftsystem . A n. S e b a s ti á n . «Pruden­ cia». 1-2. El Palacio Escoriaza-Esquibel como imagen del «Buen Ciudadano» y la «Mansión del Amor». et Os. a m a n e ra d e H ércu les. representa también al dios Horus. M. Al igual q u e S a a v e d ra . II). 60. X. Giovio. E. reflejo de d ig n id ad y excelencia. 85 . A n . El halcón d ia n te la im ag en de u n ser co n cab e z a d e h alcó n q u e e ra sig n ificació n d e to d o lo que no tiene c o rru p c ió n . que parece un descrédito y desmerecimiento no alzarse con el triunfo sobre lo que quiso conquistar'. Vitoria (1987). in clu y en d o d e n tro de esta cu alid ad ta n to al águila c o m o al ave fénix. 28. c o m o p re­ cisa L eón H e b re o . Pues allí dice. como hay hipocresía que finge vir­ tudes y disimula vicios. La im ag en del ave co m o re p re se n ta c ió n d e la d iv in id a d la p o d e m o s e n c o n tr a r tam ­ bién en las artes: a m o d o de ejem p lo . P a r a E liano.. ejem p lo que to m a ro n los m édicos p ara sa n a r de este ma! al h om bre (Hist. c o m o el ave. y del esp íritu . b a jo el p o d e r del sol. ése peligra. Aristóteles. 32. la p o d em o s o b se rv a r en el g rab ad o de D u re ro sobre M axim iliano q u e m en cio n am o s m ás có n p a ra c u ra r los o jo s (H ier. Physiologus.. equivale al término genérico para v C. S. p e ro de form a silen cio sa y a n ó n im a . y guiado p o r dicha vergüenza se va volando por el aire hasta alejarse de los ojos de los cazadores. HA VI. S a a v e d ra nos d ice. 107-8. X X I. E lian o n o s dice q u e es g ran c a z a d o r y que no bebe a g u a . T am b ié n n o s lo p r o p o n e c o m o im ag en d e D ios fu n d am e n tá n d o se e n E useb io y n o s d ice q u e la d iv in id a d v e n ía a re p re se n ta rse m e­ a trá s. ob. d e la sa b id u ría y el su m o b ien . También H orapolo deja bien clara la relación que existe entre el halcón y el sol. cit. III). Su sím bolo más usual. 1. Es decir. P u es es el h o m b re v irtu o so q u ie n . de Is. M. a) Fuentes: Antón. ju stific á n d o lo en la ne­ cesid ad que tien e el h o m b re de la m ism a (Hist. p uede volar m ira n d o al so l24. 9. G o n z á l e z d e Z a r a t e . avergonzándole el alim entarse de cadáveres. que se veneraba con frecuencia bajo la figura de este animal. «Vergüenza Honesta». P aolo G io v io nos lo p re se n ta com o im agen de C os­ m e de M édici a ju stá n d o lo a la significación p ro p u e sta 25.. T am b ié n e n tie n d e p o r él o tra s significacio n es a las q u e n o s h a re m itid o el tex to d e H o ra p o lo . Y a el Fisiólogo y el co n o cid o B estiario Toscano d a n cu en ta sobre el p a rtic u la r.

a s p ecto q u e an aliza tra s el e s tu d io del n o m b re e g ip c io «B aieth » . 86 87 . Pues los egipcios llaman «baieth» a l halcón y este nombre dividido significa «alma» y «corazón». íXy Z \T¿t¿uav: t(ixiiúcíai. corta por derecho el aire. Por ello el halcón. por estar relacionado con el alm a. y eth. Estos dos signos for­ man parte también de las palabras que significan «parte superior». com o las dem ás aves. sino sangre. Sbordone piensa en cambio que Horapolo se inspira en una leyenda helenistico-romana. puede que la relación se establezca fonéticam ente por el nombre de Ho­ ras. «Eth» es «corazón». L. el nombre de Horas. H o ro zco su stitu y e el a zo r p o r el h alc ó n a la h o ra de a s o c ia r el an im al al alm a: El ánim a entendían por el azor. se transcribe con el ideograma de la oca. ¿<p' v i lt( x f 24^ ' ^ n i i t '‘X w e v u 'n . El jeroglífico que indica «superior a sus adversarios». porque bai en­ tre ellos significa alma. A d em ás. no bebe agua en absoluto. E l a l m a ■A¡¡xaj).t J\u¡ oü v l r j Zxcc3iAc¡i. V III.sl/ir. En egipcio esta palabra es s I /ir y la sílaba s . «Bai» es «alma».ñ u ) ¡ía'/jw imÜTtu. Hr. A dem ás el halcón se pone en lugar de «alm a» por la interpretación de su nombre. tf i$ S s m Caí Jlí h¡3 KaypJ\tcí' ir (flíHapJlía na. pero no por el halcón. Aqui Horapolo podría haber confundido las dos aves entre sí. d e igual m an era a la p ro p u e sta p o r V ald ece b ro . conforme a l nombre que le dan que es Baieth. y el corazón entre los egipcios es la envoltura del alma..í!zr<¡JIú * ^ a . 231. Bissisng acerca del significado de «baje­ za». E sta m ism a sign ificació n n o s o fre c e V alerian o p o r el h alcó n . su valor. IV. A m i m e parece que puede ser este pájaro e l alma por su viveza. el h alcó n se c o n v ie rte en la im agen que lo re p re se n ta p o r su d en o m in ació n . corazón. !* A . Por tanto.r a . . E l alm a se remonta con e l vuelo de la consideración al cielo. ÓM aúpa. nos dice que es im a­ gen del alm a./SaiíS' c ía ° i/ieTc'cvc/ua 2^3-¡(íS í¡l -¡.^ . Lauth propone una posible confusión entre el halcón y el flamenco.u '/h !' ‘<Ca £ tJ m i') . Cómo representan «alma». Respecto al significado de dignidad y bajeza. in cS ífts' {¿¿Ofi íJ lo ¡ fi«zrhj¡it óMccaÜaa- HtlílwJllj 77SiAh í/ljK&ifiO3S' ¿USU.c u t o a iu iittjiiJ íic y ccutu avTc m m t u áSLuiuviZ^s ¡alar ff jc¿-na.U^hú ITHfJCUlCt Xj XO^Ctflfav. pues «bai» es «alm a» y «eth» es «corazón». cit. 9) y Eliano (NA X .ÍTiyi¡Jw K ¡ ¿ tli-¡. c o m o s e ñ a la ro n Z o ro a stro y P lató n . El halcón significa victoria. E sta m ism a id ea q u e nos o frece H o ra p o lo la re p ro d u c e V ald ece b ro en el siglo XVII cu an d o m ed ian te el h alcó n significa el alm a: El nombre de este pájaro en Egipto era «Baieth». x - ftu > a rfl/N T ra iT í7 ]« íK a ¿ T ttia iv rc \Ú 7 rfíí¿ g .uyjujirK apJ\ía¡j. XXII).. a veces aparece re­ presentado fonéticam ente por m edio de una cabeza sobre una boca. u¿!i < JlifíT O l.c íp-jz> í(^ it¿uS c u i'p j'c c r u i < 3 = u . 14). que sí aparece en la palabra «sangre». recogida por Porfirio (de abst. V.' ^ expresar divinidad en la escritura del Imperio Antiguo y se conserva a través de toda la his­ toria en hierático. y «debajo».y . y de la m anera que este ave con su ligereza unas veces sube m uy alto y otras no se desdeña d e volar m uy bajo. a si e l alm a se levanta algunas vecej a la contemplación de las cosas y otras baja a considerar las m ás ínfimas de la tierra (Embl. Para el significado de «sangre» no se encuentra el ideograma del halcón ni en inscripciones ni en m onumentos. y sin ninguna relación con los jeroglíficos.. Sbordone se hace eco de la propuesta de . de modo que la composición del nombre significa «alma que está en el corazón». ^ . y porque cuando se rem onta del cielo volando. $ ¡ í X Z ¡ i i ^ v ( í T Í ( í v ^ ¿ i i u k c c . porque el dios Horas al vencer a su enem igo Set había tom ado el aspecto de un halcón.^. sin hacer giros.. ha de ir derecha sin tor­ cer la vereda. . y como entendían que estaba depositada en el corazón e l alma. ® ^ 31 . I.mxjJURajjZJÍ 7Ft»ófJ. con lo que también se alim enta e l alma. X X I. ob. M or. acompaña com o título al nombre del rey. que es m alograr el vuelo y quedarse en el aire” . i l . el esp íritu es ala d o y se fija a u n c u e rp o p a r a p o s te rio rm e n te v o la r h acia el cielo. co m o hace el halcó n c u a n d o se d irige h a c ia el sol (H ie r. T O V i í T n í p ¿ . 0 r ¿ i z r l j ) w i ¡ ! 'í . F e r r e r d e V a l d e c e b r o . J e r o g lífic o I I . que no está presente en ninguna de estas palabras. de la voz entera y dividida form aron el jeroglífico. A ñ a d e q u e p a ra los egip cio s es el c o ra z ó n el recep tácu lo del alm a y al e s ta r ésta en aq u él. su ligereza.r' A !y u ií¡io u i.u ^ u !'¡s(^ £ í\^ '' MTíCnucúretii tiw su v _5un»<Fctíyav. págs. 232. X II).

por naturaleza. pintan dos halcones..ír.A íl C '¡ i í ¿ kCfCítn o m Ja íT r ig y r E f. pintan dos cornejas como hombre y mujer.r á f í a á 'jp o JlÍT iw y fc c Q c * - T íí. X I. S ab em o s q u e H o ra p o lo . se e n c u e n tra n d e n tro del b ien y p o r lo m ism o bajo a) Fuentes: Filolao. I. s i el macho la llama. A r e s y a f r o d it a so b re el P alacio E sco riaza-E sq u ib el. los hombres presien­ ten que se han encontrado con un a n im al viu­ do. 13. Libro d e los muertos. 3049. co m o lo ex p resa en su cap ítu lo IV. M acrobio. La correspondencia del nombre del halcón con los de alma y corazón no es com ­ pleta. som. 22.íi Ciò3s (¿ú¡j d\m ¿á X. L a refe re n c ia p lá s tic a a esta s id eas ya la an alizam o s e n o tro lu g a r d o n d e e s tu d ia m o s la fig u ra de H ércu les. Y cuando llega a engendrar dos machos o dos hembras. 8. cc. como hace el halcón: pues. Hipólito. HU i f i M o l a ç X t ç i u . J9 cc(f^JlÍTlu). a q u í se V11T --T-. viene a r e fre n d a r la le c tu ra q u e realizam os J e r o g lífic o II I. y las persiguen a manera de hombres enam oradizos y no cesan nun89 . 5. Y p o r esto también consagran e l halcón a l sol. h 2-vo ^A ukcc. M ig u el B atllori y a nos h a b la del im p o rta n te n ú m ero d e m éd ico s q u e d e s ta c a ro n d e n tro del p e n sa m ie n to n eo p lató n ico . de V ito ria .. math. 7. Para escribir «Ares y Afrodita» d e otra for­ ma. J í ^ . los grie­ gos hasta ahora dicen en las bodas sin compren­ derlo: «eccori cari corone». que toman por esposas a las hembras. lo que rara ve: sucede. aún puesta a prueba treinta reces a l día. Sexto Empírico. M igne 16 III. los machos.J lu o n ip u ia ! w jlfo c )¿ ytwaj.n u u¡i£p$iv osjfTfi ycn H P y.6 ¿ zítp U ¡a £ . j r . 2 i/o cc^stvly. «H alcón» en realidad es blk.. adv. ^ 1 . ni tampoco la hembra hasta la muerte. C icerón. ¿ii ÿ'HjfidOiîc cuuilülí!k¿rU i V v m tí t¿JT 'íf ) « ju c ií in n o v i n ia i u n o de ellos es sin d u d a el físico Escoriaza..ú p ich ica in f a n t iln jú A í uj h Jn ÍA e ia n c ^ ú i» " ir t e « [aíyfl S u vá vu . tal y c o m o n o s lo in d ica K ó rte r en sus estudios. [ l i y ç j ïlw * c l Ú -Jw A ír c u - ffí¡ió:ítajnír. 713. M igne 2.^. 20. H o ra p o lo aso cia la im ag en del h alcó n al sol m ed ia n te las tre in ta u n io n es q u e figu­ ra n los tre in ta d ías d el m es. C o n este m ism o se n tid o y p re su m ib le m e n te b ajo las m ism as fu en tes el p in to r ita­ lia n o Z u c c a ro ya n o s p r e s e n ta en su p a la c io de P in cio la im agen del alm a o esp íritu b ajo la fo rm a de cab e z a alad a. . b) El alma se escribe antiguam ente por m edio del ideogram a del marabú. después de haberse apartado. V eíam os c ó m o el ser alad o e s ta b a en la v ertical d e H elios y a él se d irig ían los m e n to res. $ 5 ‘T ftxt f a f y j l l c l i ív H fCZTD huÍ - ú fe ÍTi r . Pollux. obede­ ce de nuevo. S o b re las ten d en cias a m o ro sa s del h alcó n ya nos h ab la E liano: Son. 78. ¿ M a/w y c c r¿ £¡3 - T íK S ’. la P ru d e n c ia . p. I. Scip. B 13 Diels-Kranz. 14. Para escribir «Ares y Afrodita». 7TK-M/J in m H C vJ. 15.. porque los de­ m ás animales hem bras no obedecen a l macho en cada unión. ¡íj 7¡Ü - fy jl 3 «Acl¡w Í9y a iS tí aiVl nflial á - QpoJU'liW KCzAÍÍo'r'TÍLVjiífiH T J Í i d c f l i l l w t V ^ iU ' to G «A ísy-rÍífana fí>i0£.. ■ka. Por ello a toda hembra que obede­ ce a l varón los egipcios la llaman A frodita y a la que no obedece no la designan asi.AnffJúr KÁÍto<r ?i¿ x o íIa ir t u srAH¡ria<r/í(d 'T5 3n\eías ccpJliJiutriy. Plutarco.x ¿ f¿ . las id eas d e H o ra p o lo .a:^cJÍ/'ní'i'JitiJ\HT¿: k a ..Jkjú í t r a ­ jea ! 'ccpeíia dna!fouei¿i á^. son sum am en­ te aficionados a las hembras. p h ii IV. fr. En los monu­ m entos de época tardía se reemplazó a veces por el halcón o por el halcón con cabeza hu­ mana.x . asig n ab a al m es u n a d u ra c ió n de tre in ta días. 85. Por este motivo. vv. II 226. c t a iif a . sino que las que se separan pa­ san la vida solas. porque de form a sem ejante a l sol cumple el número trein­ ta en las relaciones con la hembra. 18. T eseo . COÊÿûMll. de los que comparan a l m acho con Ares y a la hembra con Afrodita. h a d e d e s ta c a r la re p re se n ta c ió n del ser a la d o q u e tie n e sin d u d a u n a g ran d e u d a con Cómo representan «Ares y Afrodita». 9. Hom ero. onom. y a causa de tal unión entre ellos. 6. philosophum. q uien visualm ente su p o p lasm ar que la virtud d e am b a s casas. [avaSta (U JW íu i y i i i . plac. t à á ('¿ £ . Od. VII. no se unen con otra corneja. 5.a. sin d u d a . las aves m ás dom esticables y las m ás am igas d el hombre. Tertuliano. p. 35 ss.L a aso ciació n del h alc ó n co n el alm a.7iafiai. ÍT íp c x i . 313. puesto que el anim al pone dos huevos d e los que tienen que nacer un macho y una hembra. . aMcc. ya/xMfyjviix . su e s p íritu y alm a. de anima.lCj CC^OÍJ/tÍíí). H elios.7Íiú^3tí\^ca. lo que ha intrigado m ucho a los com en­ 01 5 6íúCo7iif n US afía. 5 iiAc. »Jk'. 77. tadores. la lu n a y su u n ió n b asad a en el n ú m e ro tre in ta refiere la c o n ju n c ió n del sol con la lu n a o novilunio. ios ray o s d e la div in id ad . si se encuen­ tran con una corneja sola. I. Tuse. L a p a re ja del astro es.

XXIII). Pura He­ festo. que es un varón. los h o m b res d o m in a d o s p o r lo sa n g u ín eo y v io len to e stán reg id o s p o r las influencias de M a rte (Hier. La pareja masculina de Ho­ rus. el buitre. tal y com o nos lo e n se ñ a n E liano (Hist. Sin embargo. 91. 43). VIII. S abido es q u e este an im al rem ite di­ re c ta m e n te a la id ea de c o n c o rd ia . X. Mor. An. 733 c. Pues entre los dioses és­ tos son los únicos que son hermafroditas.I ca en la persecución. com o p recisa P lató n . V alerian o aso cia el escarab ajo a la im ag en de la creació n . Physiologus. B*<pcuscp'y y i ¿ Q i n i s . el halcó n es vivo ejem plo d e la violencia. a u n q u e o tra s veces este ciclo lu n a r es d e 30. III.¿fiwar 'TÍíj) V alerian o sigue e n lo esencial las explicaciones que so b re este an im al n o s h a dado H o ra p o lo . para Atenea. An. Lyr. el e sc a ra b a jo n o tien e h e m b ra y su descen d en cia llega m e­ d ia n te la e la b o ra c ió n de u n a b o la que h a c e ro d a r 28 días y al 29 nace su prole. y grita y se parece a una persona sum ergida en abism os d el infor­ tunio amoroso. Escolio a Píndaro. 15). lo que se p u ed e re la c io n a r con la im agen de la re p ro d u c c ió n a q u e h icim o s re fe re n c ia m ás arrib a. Sigue la id ea de H o m e ro seg ú n la cual to d o lo c re a d o surgió de los o céa­ 90 91 . Anth. n US ítfc u s o jiy p típ c v ir i. a d virgg. Hathor no tiene nada que ver con el jeroglífico en el que aparecen los dos halcones. 203. pop. una hembra se marcha sin que lo advierta el macho. II. 42. 9. in clu so V alerian o nos h abla de tre in ta veces d iarias. b) D os halcones juntos significan los dos dioses.. J e r o g lífiv o IV . Según parece. Pero. La ra z ó n la o b se rv a en que. praecc. Ateneo. p. L os guerreros egipcios llevaban grabados escarabajos en sus anillos.. Set. I. N o insistim os e n este je ­ ro g lífico p o r cu a n to en la o b ra de H o ra p o lo existe una relació n d ire c ta a esto s an im a­ les y a tales significaciones. H o ra p o lo p re se n ta a las co rn ejas y nos dice q u e p o r és­ ta s se d esea se ñ alar la lealtad en tre los esposos. P o rfi­ rio h ace n o ta r q u e el escarab ajo h ace r o d a r la bola el tiem p o d el ciclo lu n ar de 28 días. el sím bolo de las cornejas no es egipcio y puede estar tom ado aqui del Physio­ logus. 621. es cu rio sa la atrib u ció n que h ace H o­ ra p o lo de h e rm a fro d itism o a esto s dioses. la característica esencial del e sc a ra b a jo es q u e n o p a rtic ip a del sexo fem en in o . 35 DiehI. porque el águila se sujeta mucho a l macho (Embl. ju sta m e n te en el d ía de la c o n ju n c ió n e n tre el sol y la luna. macho y hembra. A n. uiíl Jií cp*. al igual q u e A ten ea no n e cesita de algún v a ró n p a ra ilu m in ar al sabio. es sustituida por una pareja femenina. dibujan un escarabajo. G regorio N acianceno. a d Pyth. p u es los sacer­ d o te s egip cio s sig u iero n u n a tra d ic ió n p o r la que e n te n d ía n estas figuras m itológicas rü ™ jfíJífoiiir/jjxuTf $5 h¿ioi m»g a v íh ápirao^lA cis i n n í f x w - m e d ia n te d os h alco n es de u n o y o tro sexo. p. d o n d e la c o rn e ja se aso cia a la u nión m arita l. H o ro z c o establece esta n a rra c ió n p a rtie n d o del águila: Dos águilas.á * ^ ( t p ^ y \s m % a cc5 t» cc¡i'). III. J u n to a los dos halco n es. (Hist. si bien las h e m b ra s de o tra s esp ecies no se so m e te n co n ta n ta p r o n titu d al m acho. en ge­ neral se consideraba com o equivalente a Afrodita. VI. la del halcó n no d u d a en realizarlo c u a n ta s ve­ ces lo desee aquél. p u es ésto s n acen p o r la luz del agua. al día siguiente alumbra su prole. N o rm a lm e n te es el d ía 29 cu an ­ do el e sc a ra b a jo h ace a b rir su b o la en el ag u a y nace su p ro le. C o m o p o d em o s c o m p ro b a r. éste se entrega a extrem os de dolor. P o r lo ta n to . Carm. T am b ié n nos d a o tra ra z ó n p o r la q u e esta im ag en es reflejo d e M a rte y se rem ite a la astro lo g ía p a r a se ñ alar qu e así co m o el p la n e ta M a rte rige y g o b ie rn a a los sanguíneos y violentos. 359 f. p. Según a le g o ría d o c u m e n ta d a en P lu ta rc o y P o rfirio . T o d o ello y su ap licació n nos lo cu en ta Eliano: El escarabajo es un insecto que no tiene hembra y deposita el sem en en la pelota que hace ro­ dar. E n tie n d e q u e el halcó n es clara refe ren cia a M u ti y V enus. V II). X X I. si po r el caso. significaban a M arte y Venus. ra z ó n p o r la que. seg ú n este litera to . Como escriben «He/esto y Atenea». L lam a la a te n c ió n o b se rv a r có m o H o ra p o lo p recisa q u e H efesto es un v aró n y pos­ te rio rm e n te se ñ ala q u e es h e rm a fro d ita . P a ra P lu tarc o y E lian o .yin n í ¡j /I o k í? Para escribir «Hefesto» pintan un escaraba­ j o y un buitre. D e a h í que. a) Fuentes: Eliano. Horus y Set. los egipcios aso ciaro n esta fig u ra a V enus p a ra in d ic a r q u e es im a­ g en de la m u jer q u e se so m e te al m arid o . p. El carácter de Horus com o dios de la guerra y de la victoria favorecía la identificación con Ares. el escarab ajo c o rre sp o n d e al sol. 9) o el Fisiólogo.k . sien d o el m ach o im agen de M a rte y la hem ­ b ra de V enus. hexaem. Hathor. co m o H efesto es u n dios c re a d o r q u e no p re c isa de n ad ie p a ra sus ingenios. Esta diosa. NA II. queriendo significar con esto el legislador que los que luchan p o r este país deben ser siem pre y por todos los medios hombres. y a que el escarabajo no participa de la naturaleza fem enin a (Hist. Eustacio. III. 43. Migne 37. madre de Horus. Después de hacer esto y calentar la pelota durante veintiocho días. 32 c. r «Atenea» un buitre r un esca­ rabajo. Pues les parece que el mundo está for­ m ado por lo masculino y lo femenino. H EFESTO Y ATENEA ciÚTtíí in o c u o s n w ísá vc U jíiU íiffíH K O ^ a¿) 5 h}<VK0\J' UTTZf'x ovf-s.

in I. Barcelona (1972). Mor. correlato de Atenea. T a m b ié n nos dice que la re p re se n ta c ió n de V ulcano se realizab a m e d ia n te un e sc a ra b a jo so b re la cab e z a y la d e A te n e a co n la d e b u itre (Hier. y a qu e am b o s se re p ro d u c e n p o r sí m ism os sin p re c isa r d e o tro sexo. Lanzone. A m onio. com o A te n e a . págs. re p re se n ta d o s p o r la figura de lo s dioses q u e son ex­ clu siv am en te m ascu lin o s. Tan. V III. ” E. W in d nos h a b la d e la im p o rta n c ia q u e tuvo la teología ó rfic a en el R e n acim ie n to y n o s d ice q u e la d u p licid ad de los dioses llegó a se r u n a n o rm a . la creació n . ya q u e los filósofos d e fe n d ía n la co in c id e n c ia de los o p u esto s* . En la escritura criptográfica de época tardía el escarabajo equivale al sonido Y y el buitre a ‘n ’. m e d ia n te las artes. p. Platón. m e d ia n te la cual se re p re se n ta b a n to d a s las v irtu d e s m asculinas. A q u í e n c o n tra m o s la re sp u e s ta a lo qu e S b o rd o n e d e n o m in a clara co n trad icció n en el tex to d e H o ra p o lo . dividiendo e l hem isferio en parle superior e in­ ferior. ex p resa b an los p o d e re s celestes so b re u n a m ism a su stan cia m e­ d ia n te A te n e a en lo esp iritu al y H efesto en lo c o rp o ra l (H ier. P o r su g estació n en form a de bola. X V III). de interpr. E n este se n tid o . 200. la expresión « h e rm a fro d ita s» viene a ser ex p resió n d e la c re a c ió n individual. p u es éste fe c u n d a sin ay u d a del m ach o (Hier. V III. X V III. 164. razón p o r la q u e los sa c e rd o te s egipcios q u e rie n d o sig n ificar al v a ró n d isp o n ía n la fig u ra del e sc a ra b a jo . porque en ellos no hay hembra. siguien­ d o los h im n o s ó rfico s. p rim a so b re lo co rp o ra l. Libro de los muertos. en co n secu en cia. co n el p aso del p lan eta p o r todos los sig n o s del Z o d ía co (Hier. ab lan d a y lim a todo lo q u e es n ecesario disolver. V alerian o lo relacio n a con la im ag en del m u n d o . gr. que no tiene necesidad de varón: y por esto tam bién pue­ den significar e l arle y e l ingenio. X V II). Misterios paganos del Renacimiento. A m b o s son refe ren cia a lo e sp iritu al y lo h u m a n o . (Embl. ya q u e su n acim ien to se co rre s­ p o n d e c o n el ciclo lu n a r. el Os. V ulcano es un dios h áb il y g ran ex p e rto en las artes. los q u e m u ev en al h o m b re y el m u n d o . I. in Arist. e n d u re c ie n d o lo p reciso . sin d u d a la im ag en del h e rm a fro d ita se p ro d u c e p o r la aso­ ciació n d e am b o s dioses: H efesto y A te n e a y. Elio Esparciano. y M inerva por el buitre. pues ésta con su sa b id u ría p resid e lo co n tem p lativ o del hom ­ b re y aq u él. El dios egipcio que se corresponde con H efesto es Ptah.n o s (H ier. pág. c u a n d o aq u éllo s q u e ría n efigiar el sexo fem enino lo h a r ía n m ed ian te el bui­ tre . E stan d o esta dio­ sa d o ta d a d e u n g ra n esp íritu . n o s d ice qu e p o r este insec­ to se h a d e e n te n d e r al v aró n p o r n o n ecesitar de la h e m b ra p a r a su nacim ien to llegan­ d o al m u n d o ex clusivam ente p o r la san g re. 5. c. V alerian o no d u d a en d isp o n e r m e d ia n te este jeroglífico la re fe re n c ia a D ios (H ier. no de la re u n ió n de d o s sexos en un m ism o ser. S o n así d o s n a tu ra le z a s c o n tra ria s . h e m b ra y m acho. Caracallus. sym p. 201. g e n e ra n d o en él su p len o d e sa rro llo en lo co n tem p lativ o y lo físico. las q u e co in cid en e n el ser. 4) ha encontrado la explicación del uso de estas grafías en los sonidos que representan. b) H. XXI). 92 93 . 515. C o n tra ­ ria m e n te . con que también significaban a M inerva y Vulcano. Brugsch (Die Aegyptologie. W in d . X V II). X V III). X V I). co n o ce to d o y to d o lo e n g e n d ra . p e ro lo relacio n a d e igual m a n e ra con M in e rv a y el e sc a ra b a jo c o n V ulcano: El m ism o con e l buitre significaban e l mundo.. razo n es p o r las q u e H o m e ro en­ te n d ió p o r H e fe sto el p rin c ip io de to d o a rte q u e p uede tra s fo rm a r el m un d o m ediante la sa b id u ría (H ier. V III. 36. ya q u e no p recisa de n a d a ni de n ad ie p ara Ju a n de H o ro z c o en tien d e p o r el b u itre la im ag en del m u n d o . el tra b a jo y la d ilig en cia del p a d re . c o m p a ra la figura del b u itre a la de A te n e a y n o s dice q u e to d o lo q u e vem os e n este m u n d o se d eb e a la c o n ju n c ió n de los d o s p rin ­ cip io s. X V -X X I). comment. y fem en in o s. V alerian o p recisa qu e los an tig u o s. A d em ás se aso cia con la luna. Invirtiendo las consonantes se tiene el nombre de N eit. el m ascu lin o y fem en in o . com o H efesto . que por s í pueden concebir y producir grandes efectos. a) Fuentes: Plutarco. X IX ). IV. Aristot. X V III. p o r estos an im ales que so n el escarab ajo y el b u itre . éste por e l escarabajo. 1. A sí. S in d u d a . de Is. e n tre o tra s aso ciacio n es. V alerian o . V III. e s ta es la cla ra im agen de D ios. 43. y p o r el ben eficio de su fuego. el fe m e n in o que o p e ra so b re el esp íritu y el m ascu lin o sobre lo co rp o ra l. pág. pero hay una antigua divinidad de M enfis que llegó a confundirse con él. P o r estas razo n es son am bos p rin cip io s. A ñ ad e V alerian o q u e los egipcios u n ie ro n el escarab ajo c o n el b u itre p o r la m ism a ra z ó n q u e lo h iciero n m arita lm e n te con H efesto y A ten ea. 190 b. P ero V alerian o n o olvida los co n te n id o s de H o ra p o lo . al igual qu e los d ioses señ alad o s son sím bolo de la creación individual. X V III.

R e la cio n an d o la estrella co n la d iv in id ad . su a lre d e d o r en g ran a rm o n ía d e n tro d e u n a s esferas circu lares. p. pág. U n a e s t r e l l a fip&íUCjTzratSI n ¿<rixov xirKírír é k tíA ¿ Íto í 7so hcí 5>S Ojü/JIí A Íy g cA&c Gu¿í>á. G o n z á l e z d e Z A r a t e .« *r a - Para representar el dios del mundo. d e s a rro lla rá su teo ría có sm ic a p o r la q u e los a stro s influyen d ecisiv a­ m ente en el h o m b re. Sin d u d a . M e rcu rio .i r í í . Dios. Buenos A ire s (1 9 5 8 ). sig u ien d o los p o stu la ­ dos p lató n ico s. La arquitectura en Ia edad del Humanismo.'í. se efigia a S atu rn o a c o m p a ñ a d o de la estrella. p ág. sólo cinco de ellas al moverse realizan la ordenación del universo. T am b ié n . aunque son abundantes en el cielo. y M u n d o M a terial. 392a 19 ss . fue la co n cep ció n aristo télica la q u e sin duda a lg u n a im p e ró e n la tra d ic ió n m edieval y del R en acim ie n to . el g rad o ín fim o d e la m a te ria ''1. ju n to co n las d e G a lile o .xx. tal co m o lo ex p resa A ristó teles (de m u n d o .vau. O tro s señ alan de c in co .úl/. tzTfj/iH irZsKia. D u re ro la d isp u so en su g ra b a d o d e M a­ xim iliano a que h em o s h ech o referen cia. La re p re se n ta c ió n d e la estrella so b re S a tu rn o a p a re c e y a en m a n u s­ crito s m edievales. d e d o n d e n acen to d o s los bienes y v icto rias. 192. P a n o f s k y . la El g ra b a d o ./jTÍi¿ *?KÓff. porque. 2. S erá F icin o en el R e n a c im ie n to q u ie n . V enus.iA ir iK f o i\j(cuZ-aím n¿n‘ a¿'&¡ tunv¡&- v. H o ra p o lo n o s h a b la d e q u e son cin co estrellas las que al m o v erse realizan la o rd e­ n ació n del u n iverso . com o nó en su e s tu d io d e los a stro s. co m o lo p o d e m o s c o m p ro b a r en el c ita d o c u a n d o h ab láb am o s de S a tu rn o y el u ro b o ro s. E sta im ag en d e D io s c re a d o r es m uy c o m ú n e n tre los m an u scrito s m edievales. ' R. F icino d iv id irá el u n iv erso e n c u a tro g ra n d e s estad io s: M e n te C ó sm i­ ca o im agen de D ios. Madrid (1976). el des­ tino o el número cinco. 94 E. H o ra p o lo al igual q u e L ido n o tie n e n p resen tes la L u n a y el Sol. O ís ¡ > J \ \ m u s ú t ' . M a rte . C h a m p e a u x . ca d a u n a d e las cu ales g irab a so b re el eje situ a d o en la esfera c irc u n sc rita m ás p ró x im a a ella. L os an tig u o s n o s h ab lan d e los siete p la n e ta s. q u ie n llegó a ex p licar el m o v im ien to del so l. c o m o lo o b se rv am o s e n la o b ra de L o ren zo L o tto so b re V enus (G a le ría R ospigliosi. sien d o aqu éllo s p a ra D a n te g ra d o s d e p e rfe cció n en los q u e re­ p o sa n las alm as. El número cinco. 27) y esta im ag en fu e c o n s a g ra d a m e d ía n te la figura de D ios o rd e n a d o r c o n el com pás. co n sid eró el cielo co m o u n a espe­ cie de q u in to e le m e n to al p o se e r u n a n a tu ra le z a claram en te d iferen c ia d a de los otros c u a tro q u e se m u ev en en un m ed io p ro p ia m e n te h u m ano. 8. B e r n a l .). S an to T o m á s fue q u ien . « c¡f¿x¿>iiirlui. B a rc e lo n a (1 9 7 9 ). Sol. Renacimiento. p re c isa n d o q u e los p la n e ta s m u e stra n su d iv in id ad p o r la in cam b iab le re g u la rid a d d e sus p erfe c to s m o v im ien to s cir­ el realizad o en 1559 e n la o b ra C osm ografía universal A quí se d isp o n e n los c u a tro ele­ m e n to s a p a re c ie n d o el cielo co m o el q u in to y en él D ios c o m o v e rd a d e ro o rd e n a d o r culares. Estudios sobre iconología. p á g . T am b ié n la es­ trella ap a re c e aso ciad a a d iferen tes d iv in id a d e s p la n e ta ria s. bajo los d esig n io s de D ios. razó n co m o lo c o m p ro b a m o s en las ilu stracio n es de Biblias ta n to del siglo XIII c o m o del XV. E n el lib ro d e los P roverbios ya se h a b la d e D ios com o c re a d o r (Prov. T lu . 165. A lm a C ó sm ica o m u n d o de los p la n e ta s q u e en ó rb ita s circ u la re s ro d ean la tie rra d e te rm in á n d o la en base a sus in flu en cias. Madrid (1 9 8 4 ). Se so sten ía la te o ría geo- 1. L a co n cep c ió n a rm ó n ic a y je rá rq u ic a del co sm o s d e se a b a re p ro d u c irs e en el p lan o te rre n o . 10). p o n d rá n fin a esta teo ría. 5 V y s ñ r lí ¿(iSulu. WnTKOWER. la estrella viene a se r la refe ren cia al cos­ m os y p o r lo m ism o. c o m p o n ie n d o e n tre sí la in d u d ab le a rm o n ía d e las esfe ra s que. L a im ag en del D ios c re a d o r del m u n d o es m uy an tig u a p o r c u a n to C h a m p e au x ya nos p re se n ta ejem p lo s del añ o 300 a C . R o m a). p u es es b ajo la estrella.u* i n c y c p l a ^ t n T í \ o d ‘c l- * 2 « é quieren decir cuando dibujan una estre­ lla.43H > * ¿ o ib ( | « f f ' W i i x c n iu a c «¿u. y co m o v erem o s m ás a d e la n te . J. p a r a P itág o ra s. M. El o rd e n cósm ico a q u e n o s rem ite H o ra p o lo q u e d ó fig u ra d o d esd e la a n tig ü e ­ d a d griega p o r P itá g o ra s y E udo x o . p o r c u an to ya lo vim os c u a n d o estu d ia­ luna y los p la n e ta s m ed ian te c o n ju n to s d e esferas co n c é n tric a s. Formas y significados de las artes en Época Moderna. Historia social de la ciencia. co m o L id o ( II . ” G. igual q u e hace R u b en s en su lienzo del P ra d o S a tu rn o devorando a su hijo.tÍw vÍhUu T ú sa a s i. co m o nos d irá V alerian o . D e n tro d e este o rd e n del u n iv erso . la fig u ra c ircu lar q u e se co n v ierte en la ex p resió n m ás p e rfe c ta d e la d iv in id ad . Introducción al mundo de los símbolos. T. porque la victoria la asigna la providencia divi­ na. y no so la m e n te lo ap re c ia m o s en la a rq u ite c tu ra sa c ra del R e n a c im ie n to o en p a r a tr a z a r el círcu lo de la co sm o g én esis e in te g ra r en él el u n iv erso o r d e n a d o ’1. J ú p ite r y S atu rn o . 135. q u e H o ra p o lo co n fu n d e co n las estrellas v en ían a se r la L u n a. q u e se n o s p re se n ta re p e tid o . la m a te m á tic a y la teo lo g ía. i s i ç a ^ay^yctf oD«--Sicfj . de la p ro v id en cia. P lató n c o m b i­ m o s los jero g lífico s so b re la id e a del tie m p o y c o n c re ta m e n te al an a liz a r el m es. San Sebastián ( 198 7). por­ que también él perm anece por la ordenación de las estrellas. R e g ió n N a tu ra l o p r o p ia del h o m b re. al o frecerles o tr o ca rá c te r. d o n d e ap a re c e n las figuras de Isis y O siris c o m o h ac e d o re s del m u n d o .puív‘w ?.s l¡ u y?x<?ct7í! A n \ ñ s t . que sirve p o r la q u e la a rq u ite c tu ra sa c ra del R e n a c im ie n to to m a rá tales d isp o sicio n es se g ú n ha e stu d ia d o W iltk o w er” .í7í¿< z 'jj< / !i" ir ílr t « f i8 f / t p 1t'0 'J/ «'. Destino. Incluso P lató n ex p licará el m acro co sm o s m e d ia n te y c o s m ó c ra to r del u n iverso.c é n tria p o r la cual la tie rra es el c e n tro del u n iv erso y los p la n e ta s g iran en c írc u lo a J e r o g líf ic o V . 95 . I. pintan una estrella. por la que se cumple el m ovimiento de las estrellas y de todo el universo. ^. sig u ien d o a A ristó teles. S ab id o es que las ideas d e C o p é rn ic o y K ep ler. L os p lan etas. €l. En el p alacio R ucellai de R o m a. a la im agen del p o d e r celeste so b re los actos h u m an o s. Pues les parece que sin el dios nada se mantiene. L a relació n d el c o sm o s co n el n ú m ero 5 la a p reciam o s e n m últiples g ra b a d o s. refieren la m úsica m ás p e rfe c ta 1'.a .

2. 16). I. d e div. Es uno de los miembros de la jerarquía sacerdotal. q u e reci­ bían esta d e n o m in a c ió n d eb id o a las h o rn a c in a s o « p asto s» . str. de mundo. S ig u ien d o a s p e c to s cara c te rístic o s de la cien cia de los n ú m e ro s. C u ­ rio sa m e n te p a r a H o ra p o lo y V alerian o es la estrella la m a n ife sta c ió n del cosm os. XXI). pp. según puede verse en C lem ente. porque es él quien custodia el templo. 29. el p a stó fo ro e ra u n a ra m a d e los sa c e rd o te s. “ J. 135-6 y 147 Hiller. En época griega se utilizó la pri­ mera en lugar de la segunda. y en Porfirio. 4. 8. b) Se encuentran dos grafías diferentes formadas por estrellas. Ps. el p o d e r so b re las accio n es h u m a n a s (H ier. P a r a V alerian o el n ú m e ro cinco se significó p o r los a n tig u o s egipcios m ed ian te u n a estrella. N o o b s ta n te . * . Theologumena Arithmetica. 17). V que las cosas de la tierra se gobiernan por las del cielo como superiores. 8). 347 ss. 559. 4). m edieval o m o d e rn o q u e h e m o s c o n ­ sid e ra d o . de gr. ob. Fírm ico. Para indicar «pastóforo». so b re las cre e n c ia s sociales en el d e te rm in is m o a s tra l. Favonio. expos. A p uleyo. asp ecto n o c ffn ¿ u a » c i/c ri m s ’ocpó^cii. P ara C lem en te. 97 . y por éste e l movedor. los lleva al tem p lo c o n g ra n so lem n id ad (M e t. h ace m e n c ió n a esta fig u ra tra s n a r ra r los su ceso s p o r los q u e L ucio re c u p e ra su fig u ra d e h o m b re . «el que abre el templo o la ca­ pilla». III. Lido.Pintóse Dios. creyendo ser las cosas sujetas a la influencia de las estrellas. 4. T eón. ” G.(púAcua oírI x t ^ a . Yám blico. str. I. ad em ás d e g u a rd iá n d e lo sa cro e r a q u ie n p a s e a b a en p ro c e ­ sión la im agen sa g ra d a d e Isis. el o r d e n y a r­ m o n ía del u n iv erso . c a rg a n d o o tr a vez to d o s lo s o b jeto s sa g ra d o s. Queremón. porque po r las estrellas se conoció e l movimiento d e los cielos. math. q u e las cin co estrellas refieren al o rd e n del cosm os. A ñ ad e q u e el escrib a. no poniendo necesidad en las cosas. ~k . p ra c ­ tican tes de la m ed icin a. Apuleyo. H o ra p o lo n o s p r e s e n ta m e d ia n te los p lan etas la o rd e n a c ió n d e l u n iv e rso . a) Fuentes: Cicerón. en la fig u ra d e una estrella. Filón. T a n to el h a d o y la im ag en de D ios. 16. IV. VI. co m o p o r ta r a los dio ses. de abst. m as no fo r z a r en alguna m anera (Embl. 38. III passim . Por la estrella entendían e l hado. e n su A sn o d e Oro. 43. pág. pues estas m ism as fácilm en­ te se mudan y mucho menos en las que tocan a los hombres a quien pueden inclinar las constela­ ciones. P o r la d en o m in a c ió n q u e lleva p arece q u e su función q u e d a b a lim ita d a a la d e g u a rd iá n del tem p lo . 9. q u e ellos lleva­ b an en an d a s co n u n a im agen d e Isis in sta la d a en su c e n tro (M et. 1. la otra es el numeral cinco.. D escrib e u n a p ro c e sió n y tra s c o n clu ir la m ism a nos dice q u e el « p o rta n te » . p u e s se ñ a la este a u to r que d e to d a s las estrellas del firm a m e n to ta n sólo cin c o re fie re n el se n tid o . 16 y 17. que es Dios. sino tam b ién e n la p ro ­ J e r o g lífic o V I. met. astron. Higinio. e n g rieg o . X I. Plinio. su m a m e n te im p o rta n te d e n tr o d el m u n d o an tig u o . Incluso H orapolo lo nombra después de los dem ás y le dedica pocas palabras. La mayor de ellas en época tar­ día representa «dios». X X X V II. cit. I. lo que en cierta manera es verdad. n o m b re d e la sa c ro s a n ta co fra d ía . I. b) La grafía “ { c p ) es la del nombre dem ótico del pastóforo. X III). D iodoro. X I. m. aunque sean naturales. en Porfirio. X I. XIX). O tro s a u to re s clásicos le d a n d ife re n te s oficios. H o ra p o lo n o s dice e ív . h ab lare­ ñ a s «póf C(j 5 supícúm irtr.. M u r a t o r e . 2.( f tZ i s i ^ r c c a v U r u qvTy-flicdou s tí- m o s en el ú ltim o je ro g lífic o del p re se n te capítulo. p a ra Ju a n de H o ro z c o p u e d e n re p re se n ta rse m e d ia n te la estrella: . rer. D iodoro.. aunque su categoría no es dema­ siado elevada.la c o n c e p c ió n te ó ric a d e la ciu d a d a m o d o de m icro c o sm o s35. 12. I. a) Fuentes: Clemente de Alejandría. La Ciudad Renacentista. 7. leg. A ristóteles. II. Eusebio. 392 a 19 ss. Cómo representan «pastóforo». 10. 96 Los pastóforos eran los sacerdotes encargados de llevar las im ágenes de los dioses en las pro­ cesiones y a este significado apuntan las fuentes clásicas. la m ás in fe rio r (str. I. sa cerd o te s e n c a rg a d o s d e lev an tar el velo en la p u e rta d e los tem plos egipcios q u e o cu ltab an a la d iv in id ad . 29. a n te la p u e r­ ta del tem p lo co n v o có a los p astó fo ro s. Madrid (1975). VI. P a s t ó f o r o p ia so c ied ad q u e q u e d a b a re p ro d u c id a je rá rq u ic a m e n te c o m o el u n iv e rso m ism o 36. Mor. P ara H o ra p o lo este tip o de sa c e rd o te no ten ía u n a g ran relev an cia y es p a ra P o rfirio u n a sim p le ra m a d e in iciad o s e n las p rácticas de rito so lem n e (de abst IV . ellos n o s h ab lan del n ú m e ro cin co q u e en las im ágenes m edievales del T a ro t re sp o n d e al H ie ro fa n te o m a n ife sta c ió n de lo sa g rad o . praep. P o r ta n to vem os q u e el p a stó fo ro .. que es la única que m enciona Horapolo. III. 257. Sin embargo. Mor. 81. B e r n a l . lo que nos explica el doble significado de «dios» y «cinco» que asigna H orapolo a un solo signo. VI.. la grafía que repre­ senta a este sacerdote con el sentido de «el que abre el tem plo o la capilla» hace pensar en una función de guardián. all. Clem ente. pintan un guar­ dián de la casa. II. Matlies. 9. evang. XVIII. (Embl.

el fu tu ro . v eg etales. págs. H O RÓ SCO PO Ji[ A A s í n i f . págs. 4i Ibidem. Se re p re se n ta b a así el so m e tim ie n to del se r h u m a n o al d e stin o astral y có m o tra s el c o n o c im ie n to d e los astro s. que es imposible. o b ra q u e se a trib u ía a H erm es T rism e g isto . co m o p re c isa Y ates. ta m b ié n en el c o m p o rta m ie n to m o ral. tal y com o lo h a c ía F icin o . El h o ró sco p o es el a g o re ro q u e va d a n d o a co­ de g ra n d ifu sió n en la E d ad M e d ia y el R e n a c im ie n to . 99 . p o r lo q u e c o n o c ie n d o el h o ró sc o p o . En él n o s h ab la de la in flu e n cia q u e ejerce S a tu rn o en lo s e stu d io so s g e n e rá n ­ doles e n fe rm e d a d y m elan co lía. im ag en del sol. la cual p o r su am p lio eco en la so c ied ad tu v o q u e ser a c e p ta d a p o r la Iglesia. de q u e los astro s in flu ían d ecisiv am en te e n el c a rá c te r y los c o m p o rta m ie n to s h u m an o s.. Barcelona (1983). se rá u n a de las m ás d esead as en el siglo x v t. 45. p ero la escuela de C h a rtre s. ac o n se ja que se d isp o n g a n p ied ras. d o n d e h ablábam os n en g ran n ú m e ro d e im ág en es y talism an es q u e sin d u d a alg u n a co n su ltó F ic in o en los textos qu e vam os se ñ alan d o . M e d ia n ­ te la m agia se p o d ían lo g rar im ág en es. E n ella se d a c u e n ta d e q u e el h o m b re. el fu tu ro (H ier. U n ejem p lo im p o rta n te lo e n c o n tra m o s en la o b ra d e F ic in o titu la d a L ibro d e la te (str. p a ra c o n tr a rr e s ta r aq u ello s efe c to s41. la llam ad a m ag ia. 172 y 173. H e b r ü o . D io d o ro (I. 44 E. c o n tra lo d e te rm in a n te d e los p lan etas so b re el c o m p o rta m ie n to h u m a n o . se en ­ c o n tra b a so m e tid o a los p lan etas. p la n ta s y o tro s m en esteres q u e p e rte n e z c a n a p la n e ta s m ás fav o rab les c o m o Jú p ite r. sino porque se le su­ ministra alim ento a los hombres según las ho­ ras. VI. E n la tra d u c c ió n del Asclepius. a i C f . recibe unidamente en si ludas las influencias de todas las estrellas. es el p ro p io h o m b re q u ien p u ed e o rie n ta r su fu tu ro 19. y que g o z a ro n cien d o y a lim e n ta n d o al ser h u m an o . asu m ía de buen g ra d o la L. '* Cfr. no porque el ser humano coma las horas. de a h í su id e a de qu e so n las estrellas q u ien es a r ra s tr a n al p ec a d o . F icin o n o s dice q u e los eflu v io s d e los a s tro s po­ d ían ser c an alizad o s p o r el in telectu al q u e p o se y e ra c o n o c im ie n to s p a ra ello. pág. 1!. 4U Ibidem. V alerian o n os h abla de esta im agen del h o ró sco p o se ñ alan d o q u e se re p re se n ta m e­ d ia n te u n a fig u ra qu e se lleva cosas que com er a la b o ca. en la E d ad M e d ia y M o d e rn a . Madrid (1978). 59 F. L u ch ar c o n tra el cielo no viene a se r o tra co sa que lu c h a r c o n tr a su influjo. E n tales té rm in o s se m an ifiestan C ice ró n {de div. Vida y arle de Alberto Durerò. ya qu e ellos d e te rm in a n los m ov im ien to s y accio n es h um a­ nas. p ág . La in flu en cia s a tu rn ia n a . d e q u ie n e s d e p e n d ía n to d a s las cosas. 1). o p u so a tales c o n te n id o s p ag an o s. 178 y ss. se e n tie n d e q u e su in flu jo ope­ Se ten ía la cre e n c ia d esd e la an tig ü ed ad . e l hombre recibe la luz para el bien y para e l mal. E n él se p r o p o ­ n o c e r estas h o ras. p u es d e to d o s es c o n o c id a la in flu e n ­ cia de los a stro s en la ag ricu ltu ra. aunque no digo todas: y aunque asi. Cómo expresan «horóscopo». i. S an A gustín se ra en los g ra n d e s h o m b res e ru d ito s o a rtista s44.j j i a f L \'a : iS ícn tx £or{x$c. S. Giordano Bruno y la tradición hermética. X L IX ). co m o e stu d ia Sim son. se p o d ía n e v ita r d esg racias. allí el h o m b re se asien ta en fo rm a de m o n o so b re la tie rra y es u n a fig u ra fem en in a. Y a t e s . saldrá vencedor. q u e el p ro p io F icin o . co m o ha e stu d ia d o P anofsky.. a lim e n ta ra n un te rro r d e se sp e ra d o h a c ia los in flu jo s astra le s40. lo que viene a ser significación de que son las h o ra s las q u e van ha­ lógica p recisa. refirien d o al h o m b re que Los cielos inician vuestras inclinaciones. U n n e o p la tó n ic o com o L eón H eb reo insistía. 6 8 . Sol o Ve­ nus. F icino en el siglo XV tra d u jo y c o m e n tó el llam ad o P im a n d er.c re e n c ia astral y n o so la m e n te en un p la n o físico. pág. p ágs. L os eg ip cio s c re a ro n los d ec a n o s co n u n a sig n ificació n a s tro ­ co m e las h o ras.. 81) y C lem en­ n o cien d o los h o ró sc o p o s42. co m o los « H o ró sc o p o s » q u e p re sid ía n to d a s las fo rm a s d e vida n acid as d u ra n te un p e río d o d e tie m p o c o n tro la d o p o r ellos41. 42 Ibidem.m . an im ales o talism an es que c a p tu ra ­ ran esa in flu e n cia a stra l. P a n o f s k y . el cual si se esfuerza tenaz en su lucha inicial contra el cielo. en que: Vida. pág. La lig u ra de! h o ró sc o p o c o m o a g o rero que p ro n o stic a b a la su e rte en la vida de los h o m b res p o r la ob se rv ac ió n de las h o ras de los n acim ien to s. d e sd e el siglo x ii d esarro lló la ciencia de los a stro s. D . planetas y cuer­ pos celestes1. Pura indicar «horóscopo» pintan un hombre comiendo horas.üjiv. u n a vez c re a d o . fue el P icatrix. N o ex trañ a..'t crCiJíii l u í 1? “ ¿ir 'cuB¿Ú7ni[iu¿ >ri7 ¿■¿’ur •gtflH t'nu. 49.”. Sin d u d a alg u n a este jero g lífico tiene m ucho que ver con el V... E n tre los eg ip cio s era creen cia de que e x am in an d o los a stro s se podía c o n tra rre s ta r los efecto s d e los p la n e ta s y p o d e r v a ria r el d e te rm in is m o del fu tu ro co­ lleg ar a c o n o c e r el fu tu ro . se nos p re se n ta n g ra n n ú m e ro d e im ág en es p a ra d e los astro s. P o r ta n to . 64. S e b a s ti á n . p u es e n esto s tiem p o s. c o n sid e ra d a co m o La tierra. es la q u e n o s re p re se n ta H o ra p o lo . nefasta en el siglo XV. U n o d e los lib ro s m ás in te re sa n te s so b re la lla m a d a m ag ia a stra l. y el libre albedrío. p o r lo q u e señala: J e r o g lífic o V ii. 16). A q u í. Arte y Humanismo. la q u e lo sostiene.‘jn>i íó'y'p i U i ^ 'r c v ú-A/. X X X III. 140 y ss. 41 Ibidem. Diálogos de Amor. y co n é l to d a la in te le c tu a lid a d del siglo XV. o¿Z '¿’ i TafS/-«? ü í a ¿ ccifyú. ya q u e su m in istrar alim en to a los h o m b res según las h o ra s no significa o tra cosa q u e d a r a co n o c e r su fu tu ro . R o b e rt F lu d d nos p re se n ta en u n o de sus g ra b a d o s la d istrib u c ió n del u n iv erso . sig u ie n d o a A ristó teles. S an to T o m ás..

el h o ró sc o p o . Y a t e s . viene a ser significación del influjo de los as­ tro s q u e. p u e s co n o cien d o su ca rta astral. p o d rá v ariarlo en función de la m ag ia que los intelec­ tu ales ejercen . Para Sbordone lo que ha sucedido es que se ha producido una sustitución erró­ nea. les lleva a la m u erte. F . en Porfirio. Era el que pasaba la vida ocupán­ dose de los problemas astrológicos y astronóm icos. T am b ié n P ico de la M irá n d o la insiste en el vínculo e n tre tie rra y cielo y que éste se p u ed e m o d ifica r p o r el u so de la m ag ia n a tu ra l45. b) Queremón y C lem ente m encionan al horóscopo justo antes o después del escriba sagrado. desem peña el turno horario. El cambio entre esta grafía y sería fácil de explicar. influyen en el h o m b re.T ales id eas se m an ifie stan tam b ién en la H isto ria del A rte com o lo ap re c ia m o s en u n g ra b a d o del siglo x v i de H e rm á n Ja n sz M üller d o n d e a p a re c e S a tu rn o relacio n ad o co n la M elan co lía y o p e ra d esd e las altu ra s sus efectos so b re un g ru p o de intelectuales cu y a m elan co lía. 8. e n o casio n es. sus insignias eran un ramo de palma y un reloj. uno de los puestos más elevados en la escala sacerdotal. VI. str. La gran inscripción de Miramar conserva la palabra egipcia correspondiente al ho­ róscopo. IV. 100 Capítulo IV Jeroglíficos sobre la idea de la virtud .. d e abst. El hombre representado de esta forma se ha­ bría confundido con el que. 109. ob. El problema está en ver cóm o llegó a significar «el que come las horas». co m o d iv in id a d e s in ferio res. p á g . T ras estas ideas p o d e m o s e n te n d e r la im p o rta n c ia del llam ado h o ró sc o p o en el h o m b re del R e n acim ie n to . Queremón. Su influencia sobre la religión e incluso sobre toda la vida civil era muy importante. \ ^ . cit. a) Fuentes: C lem ente de Alejandría. «el que ve las horas». La palabra griega significa literalmente «el que observa las horas» y. En su primera mitad esta palabra se escribe igual que el verbo «comer». 4. el influjo de los astro s que d e te rm in a n su c o m p o rta m ie n to . según nos informa Clem ente. con la diferencia de que éste añade al final el determ inativo del hombre con la mano en la boca. P o r ta n to . La palabra que significa hora también es «servicio sacerdotal por turno». com o el horóscopo.

pues este anim al tiene la cabeza gran­ de. 5).l •iits^om¡). L eo. dicen que el león es la inorada d el Sol. T a n to P lu tarc o (quaest. siendo su ru g id o de tal m ag n itu d q u e h ace h u ir a to d o s los an im ales ( E l X II. porque le abrasa el interior. las pupilas como d e fuego. 5-2) c o m o E lian o re la c io n a n este anim al co n el sol. m ostrando re­ fe rid o a l dios el sím bolo del animal. y p o r lo m ism o a! sol. te desagrada y rehuye e l fu ego exterior.>¿¡ ' T j C & ü j .e it C 6 (¿z g ’j ^i Q: f c f « 4 ¿ * T r í ¿ f Í j j hfa 'ü 7 ¡j.¿ ¿ h s r t i p3i¡¡ ÍOU tXZJí ~P¿l ¿(¿KjJT. Cómo representan «coraje». c ¿ x cU t o . S an Isid o ro nos in d ica tam b ién q u e el p o d e r del león se e n c u e n tra en su cab eza. L a relación del león co n el sol la v eíam o s e n el jero g lífico so b re la crecid a del N ilo.j 2 . E l c o r a j e M n c 'f ííf z ¡ í'f¿ J i& ( jS 3 .&. Mas. S i K C i . la cara redonda y en torno a ella cabellos sem ejantes a rayos como imitación del sol. L as cu alid ad es del león las tra ta ro n su fic ie n te m e n te los a u to re s an tig u o s.C í { J í ¿ z : . P a ra Plinio la cab e z a del león es p ru e b a de su g en e ro sid a d y nobleza: Grande es la generosidad y nobleza del León. Horus es el sol porque dom ina sobre las horas.* AiCÍTOf tV3nZ¡. Y cuando e l S ol está en su m ayor grado de calor y en el ápice de! verano.K¡ -rae Cuando quieren expresar «coraje».J e r o g lífic o I. 3-4). XII. A ristó teles ya nos d escrib e los asp ecto s del ro stro del leó n (Physiogn. J k t i i v u £ T i t a 1 <3i i j < 5 7 i ¿ k í ¡ i T A c p . XVI). Nat. pintan un león. f . según dicen. conv. 2.S(crívÁC[j.ii A i t.AíiV'ra: fafya. C Z a i-'y -í^ a \h iy ? íX Í v £ú‘oy. y a ñ a d e re­ lacio n an d o su co raje con el a stro solar: El león es un anim al m uy fogoso: he aquí el m otivo por el cual los egipcios lo relacionan con Hefesto. principalm ente cuando su cuello y espaldas es­ tán vestidas de crin (Hist. VIH. Y como es de naturaleza m uy ígnea. IV. n c t j a ¡ jj. A lciato desea e x p resa r esta id e a en su em b lem a L V II m ed ia n te la rep re sen tació n de la cab ez a de león en el escu d o d e A g a m e n ó n . 7). An. N o s dice en el epigram a: 103 . V im os en este se n tid o có m o el an im al se aso ciab a al q u in to signo del Z o d ía co . n 5 f Svfily A h áívciO u /jÍjjÍ) ("*Acm&ci JtiiAíwí. por lo cual también p o ­ nen leones bajo el trono de Horus. E lian o nos dice q u e el león es c o n s id e ra d o en E g ip to c o m o sa g ra d o . dicen que se aproxim a a l león (Hist.

v tiene escrito un verso en la orla : «Este es el terror de los hom bres. J e r o g lífic o l i . VIH. C . 4). así por sti ligereza v fuerza. e n sus a n o ta c io n e s al tex to de P lin io . 13. en c o n se c u e n c ia . X II. desto es la causa que toda su fu e r z a la tiene en los ojos (Hisl. III.fu e llam ado de los Griegos León. XVI -A n otacion es--). el rey es en cie rto m o d o el rep resen tan te terren o de H orus. h ace del co raje e n el león u n a refe ren cia a la « G ra n d e z a y R o b u ste z de A n im o » e im agen de la « M a g n a n im id a d » 4'. el Os. R ip a . «M agn anim idad ». E n el R e n a c im ie n to . r su dueño es el Atrida». III. sabem os que p a ra los egipcios este anim al estaba considerado com o sím­ bolo del valor y el a rd o r en el com bate. con i’. «G ran d ez a y Robustez de Án im o». 25-6. b) A u n q u e no p o d am o s p re sen ta r una grafía fo rm ad a sobre la figura del león que indique el co n cep to de coraje. en varios de los re tra to s q u e C a rre ñ o de M ira n d a realizó al p rín cip e C arlo s II. S ab em os. X II. X VI). oh. quien a p a re c e a m o d o de e m p e ra d o r an tig u o d isp o n ie n d o sus pies sobre u n a aleg o ría de los cielos. rro s triu n fales a so c ia d a a la idea del triu n fo y del e m p e ra d o r (H ier. Así nos dice que su im agen se d isp o n ía en los c a ­ Para escribir «fuerza física» pintan la parte delantera d el león. se p re se n ta a p o y a d o en u n a m esa q u e es a su vez s o p o rta d a p o r leo n es q u e d isp o ­ nen u n a de sus p a ta s so b re la esfe ra te rre s tre . d a n d o c u e n ta d e las d ife re n te s ciases de leones. nos d ice q u e este a n im al es el que d isp o n e d e u n a fo rtaleza física su­ p e rio r y es a ú n m ás ex p lícito al c o n s id e ra r q u e to d a la fu erz a la tien e en sus ojos: d em o s c o n sid e ra r en las re p re se n ta c io n e s d el a rte p aleo cristian o .. El leó n es u n a n im a l q u e p o r sus m ú ltip le s refe ren cias sig n ifi­ can tes ap a re c e u n a y o tr a vez en este tip o d e lite ra tu ra e in clu so en las artes. 7. ob. q u e la lite ra tu ra e m b le m á tic a nos p re se n te en o ca­ siones al león c o ro n a d o co m o re fe re n c ia al P rín c ip e . en la e statu aria del Im p erio A ntiguo. O piano. Plinio. V III) com o R ip a 4í. e n tre o tro s. porque son los m iem bros m ás vigorosos de su cuerpo. cit. Pan!. cit. de leones cuyas patas sirven de soporte al asiento. T ab u la Isiaca. § 10. L a im ag en del leó n co m o ex p resió n del co raje la ap re c ia m o s e n C ristó b a l L an d in o q u ien la p ro p o n e co m o refe ren cia a la am b ició n . C óm o representan «fuerza física». p a ra q u ien este a n im a l es el sím b o ­ lo d e la fu e rz a física (str. 3 54 S t).E l escudo llera p in ta d a la cabeza de un furioso león. en tre ellas lo aso cia al sol y ta m b ién al co raje. I. T a m b ié n co in cid e c o n C le m e n te de A le ja n d ría . NA V. F u e r z a f ís i c a n ú . 5. con cualquier liviana cosa que le cubran la cabeza: v es de tal m anera. E jem plo de lo dicho ta m b ié n p o ­ E lian o reco n o ce q u e la fu erz a de este an im a l se e n c u e n tra en su p a rte d e la n te ra . r leo significa ver. w . ub. en la A A kÍo) f/li ypdípDVTír • r e í / t u T u r í Au í TU H/X'TlfscSíP c c í u a Z ’f. 162. R ipa. que le pueden atar sin repugnancia alguna. es D u re ro qu ien . en el co n o cid o sa rcó fag o de Ju n iu s B assus. cit. vol. 7). R ip a . así lo a p re c ia m o s en tre o tro s en el em b lem ista C am illi. p o n ie n d o de m an ifie sto su c a rá c te r regio. C . IV. o b se rv am o s esta refe ren cia en el tro n o de C risto . c o n tra ria m e n te . sig u ien do las ideas de L an d in o . sal. 4. en Jablonski. 130. la tra s e ra co n el a g u a (H isl. ofrece la significación d e co ra je y va­ len tía a que rem ite el an im al situ án d o lo en el tro n o del e m p e ra d o r M axim iliano. aso cián d o se a C risto tal y co m o nos dice el libro de los M acabeos (I. pág. M acrobio. añ a d e relacio n án d o lo con el Rey: a) Fuentes: A ristóteles. Apenas es creíble lo que esta fie ra se entorpece con toda su fiereza. pues es tal su valor q u e no co m b ate c o n tra q u ien n o p u e d e resistirle4". I. C u e n ta H o ra p o lo q u e el león a p a re c ía en el tro n o de H o ru s co m o refe re n c ia a su g ra n d e z a . P linio. C fr. pág. í á k Ihj L a im ag en del leó n re fe rid a al co raje fue co m ú n en las re p re sen tacio n es m edieva­ les. V alerian o p re c isa q u e so n m u ch as las significaciones a que rem ite el león. 2: d e Is. Eliano. 11.. Nal.. r a si com únm ente ha sido sím bolo o jeroglifico de los Reyes [Hisl. cu alid ad que e ra re p re se n ta d a p o r el león de­ bido a la fero c id a d de este anim al. C . Nal.. V IH . 5. 104 A sí. lám in a q u e ven im os c o m e n ta n d o del llam ado A rco de T riu n fo de d icho e m p e ra d o r. aeg. a p a re c e el león b ajo el tro n o . o porque significa Rey. 21. P lutarco. c. H o rap o lo m enciona la decoración con leones en el tro n o de H orus. J e ró n im o de H u e rta . Libro de los muertos. 60-1. 7. I. o porque el león tiene perfectísim a vista. lo que p uede ponerse en relación con la presencia en los tronos reales. 39. Así. N o ex trañ a.. physiogn. lo que rec u e rd a la idea de H o ra p o lo c u a n d o nos dice que so lía situ arse b ajo el tro n o de H orus. p o r los ejem plos que nos ha d ejad o la an tig ü ed ad ... A n . De he­ cho. como por su ferocidad v nobleza. . quaest. Tal divisa llevó el m agnánim o Agam enón. Es esle Príncipe y R e y de los anim ales. L a im ag en del león so m e tid o p o r las rien d as viene a ser u n a clara m an ifestació n del co ra je y fu ro r so m e tid o y p o r lo m ism o de la « R a zó n » del h o m b re. A sí nos lo ex­ p lican ta n to V alerian o (H ie r. V III. q u e aso cia al elem en to fu eg o y. R ip a. 219. V III). « R azó n ». . cvn. II. L a re fe re n c ia sig n ifican te n o se h ace e s p e ra r y se nos m an ifie sta la id ea del p rín c ip e c o m o se ñ o r d el m u n d o y d o m in a d o r 105 . que era com ún d isp o n e r leones e n los tro n o s del im p e rio ro m an o .

107 . sus ojos velan y permanecen abiertos” . que no está com pletam ente quie­ to. reco g ien d o fu en tes a n tig u as.. Para escribir «vigilanle» y también «guar­ dián». Sin em bargo. M acrobio. 354 St. An. 21. el inicio. p. y c o n c re ta m e n te en los frescos de R afael. confundida con la del hipopótam o. G o n z á l e z d e Z á r a t e . «‘«eiJI* ó Aío¡)'o¿'%í' f c ív A b o lii <SÍ k n o r in x . mueve la cola mostrando. Clemente. siem ­ pre visible por encima de la tierra. ho:í':ra(i<j c o m o refe re n c ia a la v irtu d d e la fortaleza. Madrid (1986). lo que es señal d e vigilancia. o bien sólo por esta cabeza reduplicada.. A u n ­ q u e la E sp a ñ a de fines d el x v ii e ra la exp resió n d e u n a d e c a d e n c ia absoluta. E n estos térm in o s nos h ab lab a G u illero N o rm a n d o e n su B estiario H o ro zco . D iodoro. * íVfiiyofóTa A y fÚ Q o v T íty yj a) Fuentes: Plinio. n i c í y f h y c p ó t u ypá<fXíri¡i. S > . sal. pero en él aparece una figura completa de león y no sólo la cabeza. NA XII. M. ninguno de estos dos signos significa «vigor físico». porque el león tiene cerrados los ojos m ientras está des­ pierto v en cambio cuando está dormido los tie­ ne abiertos. q u ien a m o d o d e león. E n tre o tro s se p u e d e d e sta c a r el C V de Alc ia to d o n d e a p a re c e C u p id o d irig ien d o un c a rro tira d o p o r d o s leones. fortaleza física». aunque lo haya rodeado y envuelto. IV. pág. V. D e hecho. V ig il a n c i a w r g p j f <*/$*» fc«(ficAtiù. ^ . I.del m ism o g racias a su co raje com o g o b e rn a n te y a su fo rta le z a en las a rm a s49. lo dom ina p or completo com o les ocurre a los restantes animales.. E n ép o c a m edieval los b estiario s se h a c ía n eco d e esta c u a lid a d se ñ a la d a en el Fi­ siólogo: La segunda peculiaridad clel león es: cuando duerme. como guardianes. en época tardía se encuentra la cabeza de león. $ . 48. 7. ciertamente. Dicen que los egipcios alardean de haber observado algo de esto en é l a l afirm ar que e l león es superior a l sueño y que está siem pre despierto. tra ta d is ta de em b lem as en el siglo XVI. la palabra que indica «fuerza corporal» está formada por otro grupo de signos donde aparece la cabeza de un animal. '‘ Cfr. d e c ía n q u e el leó n n o d o r­ m ía. El te m a es cla­ ra m e n te v irg ilian o y tr a ta de significar q u e si C u p id o vence a los leones.cuando duerme. sir. Lauth menciona el jeroglifico con el significado de «fuerza. 106 ‘! El Fisiólogo. vol. A sí en la estan cia v a tic a n a de la S ig n atu ra . V. Sin d u d a esta aso ciació n del león c o n la v ig ilan cia se re la c io n ó co n la n a tu ra le z a d ivina de C risto . Sin embargo. Eliano. de modo simbólico. el S ol es el m ás laborioso d e los dioses. (Hist. 49. si no es d e am or ja m á s vencido. esta es la grafía para expresar la parte anterior. 10. 5. Ibidem. S e b a s ti á n . d e s ta c a b a la im agen d e la vigi­ lancia de fo rm a p a re c id a a co m o lo v en im o s d e ta lla n d o : *’ J. Madrid (1985). representado a veces en criptografía sólo por la c a b e z a . III. 17. E lia n o así nos la narra: .. S an H ilario y San A g u stín . pág. *7) C <—1 . sino de leopardo. I. D a z a P in cian o c o m e n ta e n los sig u ien tes versos la id ea de A lciato: L a fu erza del león tiene vencida Amor. que ni siquiera el sueño. a u n q u e p e rd id a . P. b) La descripción de H orapolo hace referencia al signo que figura la parte anterior del león. Por este m otivo ju n to a las cerraduras de los tem­ plos se ponen leones. P lu tarc o d a c u e n ta de esta cu alid ad del an im al (quaesl. -n L ím íy c t E sta cu alid ad de fu e rz a a q u e rem ite el león tam bién h a se rv id o p a ra re p re se n ta rlo f u f i í : : ¡ r 2 . Emblemas de Alciato.r v \ r . dibujan una cabeza de león. con el significado de «fuerza». T am b ié n la fe ro c id a d del an im al fue un asp ecto m uy sin g u lar al relacio n arla con la id ea d el am o r. 2). 7. t i c r o ^ C ú Á n iá-f vTc u A e ífifU f T A i m u c ¿ í . II. S. porque. En cambio. Que a solo am or ser quiso A m or rendido. 39). el an im al m ás C óm o representan «vigilante». El problema se nos presenta porque no se trata de una cabeza de león. Saavedra Fajardo y la literatura emblemática. fiero d e la n atu ra le z a . 9. Por este m otivo creo yo que ellos se lo dedican a l Sol. conv. Cfr. como es natural. A quien no a y cosa que esté rendida”1. J e r o g lífic o I I I . el re tra to p o lítico n o a b a n d o n a b a la im agen sim bólica co m o m edio aleg ó rico p a ra re m itir a la g ra n d e z a q u e. c ó m o no va a v en c e r al h o m b re. Por su parte. p asó p o r el se p u lc ro sin alterarse. to d av ía se ju stificab a en la recien te trad ició n . ap arece F o rtitu d o a p o y a n d o su m an o en la cab ez a del león c o m o exp resió n de la v irtu d que vam os c o m e n ta n d o . p u e s so n m últiples los g rab ad o s del siglo XV y x v i q u e nos p re se n ta n al an im al co m o p risio n e ro de esta pasión. VIH.

que aparece durm iendo y con los ojos abiertos. C lem ente. . y a si pensaron. los o bispos y p re la d o s h an de e s ta r siem ­ p re v igilantes d e las a lm a s'6. Astucia y disimulación es en e l león dorm ir con los ojos abier­ tos. 3. " M . que los anim ales que nacen con las uñas corvas salen ciegos. pero. 27. 369. ob. I. I. 13. sino m ientras que duerm e. C om o el león se reconoce rey de los anim ales. Diccionario de Antigüedades Cristianas. debe per­ m anecer adormecido y distante de las cosas del m u n d o ’ . D e igual m a n e ra D ieg o L ópez recu erd a q u e p o r las c u alid ad es señ alad as del an im al. conv. 7. como son los que ponen en los fro n tis­ picios y puertas de los templos. p. XXX). p. L ó p e z . 5. nunca abre los ojos por completo.. v. H o ro z c o sigue sin d u d a las ideas de H o ra p o lo y V alerian o . vol.. V alerian o nos p re se n ta la ca­ b eza del león so b re u n a r a en u n o de sus g rab ad o s co n esta in te n c io n a lid a d (Hier. porque según cuenta Pierio Valeriano. 38. 78. porque los párpados son pequeños y no le cubren todo. el A b a t e d e M a r t i c n y . al contrario.En cuanto a l león. LX V I. 152. re la c io n á n d o lo co n el sol. V. cit. Physiologiis. 354 St. IV. e t Os. str. en especial a las puertas de los tem plos. Un rey dormido en nada se diferencia de los d em á s hom bres. el Os. p. 146-7. cuando los egipcios querían pintar un hom bre de gran cuidado. m ientras el cuerpo. M D. 17. Mor. Sbordone no se m u estra del to d o conform e con esta explicación y opina que en realidad H o rap o lo no se refiere a la esc ritu ra sino a los m o n u m en to s. Solino. a) Fuentes: Plutarco. .. A sí nos lo cu en ­ ta P lu ta rc o (de Is. 5. X I. Spicilegium Solesm ense. pág. I. pintaban la cabeza de un le ó n \ S ig u ien d o esta tra d ic ió n .. tiene abiertos los ojos. algunos que el león no dorm ía (Em bl. que no le parezca necesario fin g irse despierto cuando está dormido. S aav ed ra en su e m p re sa X L V p re se n ta al león tu m b a d o y d esp ie rto y ap lic a esta cu alid ad d e v igilancia a la id e a de P ru d e n c ia qu e d eb e d o m in a r en to d a g estió n política: E l león f u e entre los egipcios símbolo de la vigilancia. 87. n o s dice so b re esta com posición: Por esta causa.. oh. p u es es este últim o q u ie n explica que la a p a rie n c ia m an ifie sta en el león de n o d o rm ir. L ó p e z . c it. 108 C. tiene cuando duerm e entreabiertos los ojos y relucientes. Escolio hom érico T a la ¡liada. si no está vigilante el recato. Madrid (1 8 9 4 ). c o m e n ta rista de A lciato . en Pitra. pero no con intención de engañar. 219 M o m m sen ’. P o r lo que llev am o s d icho no e x tra ñ a que R ip a nos p ro p o n g a el león com o alego­ ría de la vigilancia. 109 . 554. co m o n o s p ro p o n e A lciato en u n o de sus em blem as. de Is.. quaest. cc. «Vigilancia».. no se fía tanto de su imperio ni se asegura tanto de su m ajestad. presto y dili­ gente. V alerian o . E n su tra ta d o resu m e de alg u n a m a n e ra estas ideas q u e vam o s de­ tallan d o . II.. Escolio a A rato. poniéndose a su lado la fig u ra de un león. se debe a q u e sus ojo s son g ran d es m ie n tra s q u e los p á rp a d o s m uy red u cid o s. D ieg o L ó p ez. nos dice q u e los e g ip cio s d isp o n ía n en las fach ad as de sus tem p lo s la im ag en del león. m ostrando de este m odo que en la Iglesia es preciso velar !i Horozco contradice esta tradición por la que se pensaba que el león nacía ciego y era vuelto a la vista al tercer día de su nacimiento tras ser insuflado por su padre. Libro de ¡os muertos. M acrobio. o. N o s dice c ó m o se h a de re p re se n ta r la «V igilancia»: M ujer que aparece puesta en pie y con una campanilla en una mano. Eliano. Declaración Magistral sobre las Emblemas de Andrés Alciato. 2. Nájera (1615). N o hay fo rta leza segura.. Así lo recoge el Fisiólogo entre otras obras. y sólo el león en naciendo ve!¡. pág. donde a p arec ía n sobre todo en los m o n ta n te s y en las cerraduras. al igual que lo h a c e A lciato en su em b lem a XV. 21. D.Mí.. San Eulogio de A lejand ría. NA V. y a fu e entre los Egipcios signo de vigilancia. IV). Por eso acostum braban a ponerlo en las puertas de sus templos. sino de disim ular la enajenación de los sentidos.. b) Según L auth se en cu e n tra confirm ado el uso de la cabeza del león p a ra indicar «vigilante». 39. 38).. sin em b arg o al escribirse no se pone sólo la cabeza sino el león en tero echado: «estar vigilante». con ánim o despierto la buena realización de Ia oración. o duerm e poco. R ip a .L a vigilancia y guardia entendían por la cabeza de león. si duerm e. C arlo s B o rro m e o reco m en d ó en el C oncilio de M ilán po­ n e r en la p u e rta de las iglesias la im agen del león p a ra re c o rd a r a los sa c e rd o te s la vi­ gilan cia p recisa en el cu id ad o de las alm as"’.

21. 3 4 ) . . aunque a veces la venganza no sea inmediata: M as él alberga después la cólera. VII. 2. L a im ag en d e la fiereza del león so m e tid a al d o m in io d el a m o r ya la h em o s p re­ Cóoio representan «temible».n atu raleza. P ara h a c e r h o n o r a este títu lo se le cree d o ta d o de u n a esp ecie de so b e rb ia. N o e x trañ a q u e e n la ico n o g rafía m edieval o b se rv em o s la im ag en del león persi­ se n ta d o en u n o d e los em b lem as d e A n d ré s A lciato . c o n c re ta m e n te en S an P e d ro c u a n d o p o r este anim al refiere al diablo: Sed sobrios y velad.. d o n d e lo s leones a p a re c e n tira n d o d e u n ca­ rro y sobre ellos se d isp o n e un q u eru b ín a m o d o de C u p id o .. como león rugiente. m ed ia n te un g ra b a d o del siglo x v i m uy p are­ cid o al q u e c o m e n ta m o s de H o ra p o lo . A quí. hace tem er a lodos los que lo ven. Epist. el rey de los an im ales y. A quí. así nos lo c u e n ta O v id io en su libro IV d e las M etam orfosis. E sta c o n c e p c ió n del león c o m o el se r m ás fu e rte de la Fisiólogo. R u b en s nos p re se n ta u n a im ag en m u y sim ilar en su E n tra d a en L yo n . El se n tid o de fo rta le z a q u e p ro d u c e tem o r ya q u e d a p a te n te en los clásicos. y q u e co n o c e m o s co n el títu lo Felipe I V a rm a d o con un león a su s pies. 22). oh. todo parece indicar que se trata de una in­ vención del propio autor por una asociación de ideas. Si p o r u n a p a rte a p a re c e aso ciad o a la id e a de B ien. siendo este anim al el m ás pode­ roso. L a relació n del león con el significado m aligno del te m o r y lo terrib le.. An. el an im al a p a re c e c o m o el m ás p o d ero so . llevó sin d u d a a la creen cia d e q u e el an im al esta b a po seíd o del h u m o r co­ J e r o g lífic o IV . E lian o y m u ch o s o tro s le califican. dado que en H orapolo se encuentra este animal com o sím bolo de la fuerza física. D e igual m a n e ra vem os al leó n a so c ia d o a la realeza.v<&Cf£rivr<P<W - pues n o s dice: E l león sabe vengarse d el que previam ente le ha ofendido. cit. hasta que la sacia en su corazón. anda alrededor buscando a quien devorar (l. S ien d o el anim al m ás p o d e ro so . X II. p o r o tra lo en co n ­ tra m o s co m o im agen del p ro p io S atanás. El te m o r a qu e rem ite el leó n g racias a su fo rtaleza lo ap re c ia m o s en u n a doble lectu ra. 23). n w ijoCíJicp. cap. E liano e n tie n d e p o r el león la im ag en del te m o r p o r lo v en g ativ o de este anim al. co n c re ta m e n ­ te en el titu lad o Triunfo d el A m o r Divino. aunque no sería difícil pensar en una posible relación. e n frase d e S an Isid o ro « u n m a n d a to im­ p e rio so d e la n a tu ra le z a » (Et. A sí lo hem o s an alizad o en u n a de las p in tu ra s de C a rre ñ o . rey de los an im a ­ les. el an im al p o d ría in d ic a rn o s el se n tid o d e la fo rta le z a del P rín c ip e co m o g o b e rn a n te y jefe d e los ejército s. 8). pues si p o r u n lad o es la im ag en d e C risto a q u ien h a n d e tem er los m alignos. Sin embargo. 110 b) La grafía de la palabra «temible» no tiene nada que ver con la figura del león. «Fuerza sometida a la elocuencia». (Hist. g u ien d o cierv o s y gacelas q u e se aso cian a la id e a del alm a in o cen te. y co n sim ilar sign ificació n lo ap re c ia m o s en u n o de los re tra to s m o n á rq u ic o s del M u seo del P ra d o q u e realizara V elázquez p a ra F elip e IV. p o r o tro es la perso n ificació n de S atán q u e tr a ta d e d e s tru ir al b o n d ad o so . utilizan e l mismo signo. TEM IBLE lérico. Plinio. tal y co m o lo ap re c ia m o s e n el Fisiólogo. se le aso cia a la im ag en de C risto c o m o triu n fa n te león espi­ ritu al d e la trib u de J u d á ís. cù i-m y i a r n u <n* pXA/Ul Ì7r£l/ÌK ¿ Á K I¿ Í¿ 'T D V Z r¿ {% G p C C C P £ t¡j. S im ilares c o n te n id o s n os tran sm ite R u b en s en u n o d e sus c a rto n e s p a ra los tap ices d e las D escalzas R eales. E n la p a rte in ferio r del lienzo a p a re c e u n c arro tira d o p o r leones y so b re ellos p eq u eñ o s cu p id o s q u e h acen refe re n c ia a la id ea del A m o r so m e tie n d o al fu ro r des­ c o n tro la d o . porque vuestro adversario el diablo. Para expresar «temible». o b ra en la q u e ap a re c e n los reyes de F ra n c ia . 1. c o n s id e ra d o s los m ás fu ertes d e la tierra. R ip a . p u es n u n c a se a c o m p a ñ a de o tro s an im ales y tie n e un ru g id o ta n gran d e q u e to d o s ellos h u y en te m e ro so s siguiendo. c o m o h em o s visto. la de su so le d ad .intrT u{ eif $&. a m o d o d e J ú p ite r y Ju n o . ” C. «Fuerza sometida a la justicia». porque. D e ahí la súplica d e los Salm os: « S alvadm e de las fauces del león» (Ps. E n riq u e y M a ría de M èd ici. ya la a p re c ia ­ m o s en el N u ev o T e sta m e n to . «Fuerza». L a relació n del leó n co n la fu erza a p a re c e ta m b ién en las tres aleg o rías q u e sobre la m ism a nos p r o p o n e R ip a w. h a sid o c o n sid e ra d o c o m o aleg o ría de la F o rta le ­ za com o lo lo ap re c ia m o s en u n fresco del D o m en ich in o p a r a el P alacio F a rn e se de R om a. 5. L a p o liv alen cia del leó n e n c u a n to al se n tid o de los sig n ificad o s a q u e nos rem ite es m an ifiesta.

co m o el m o n o resp e c to a la lu ju ria. porque este anim aI tiene siem pre los Virgen y e l Niño. d e la p ru d e n c ia p o r la que siem ­ p re se h a de e s ta r a te n to en las acciones. sl J.. p. C alim aco. 3. V em os al cierv o . cap. G o n z á l e z d e Z a r a t e . Nat. y siem pre los tienen abiertos. 3). A ñ a d e q u e in clu so su n o m b re rem ite a este c a rá c te r de v ig ilan cia. M ás b ien p u d ie ra se r u n a se m b la n za ale­ g ó ric a so b re la vig ilan cia a q u e se d eb e el alm a. Colonia (1694). (Hist. A sí nos lo p re s e n ta R ip a e in clu so H u e rta añ a d e que en la a n tig ü e d a d fue c o n sa g ra d o a V enus (H ist. 6. La explicación zoológica deriva de una tradición alejandrina. a un p in to r e ru d ito com o lo fue M a n te g n a . VIIILV -A n o t a c ió n -). E liano señala: La liebre no cierra los ojos cuando duerme y esta es una condición sólo de este anim al. E stas ideas no e sc a p a ro n . y cuando todos duermen. a d Art. An. P lu tarc o n o s o frec e esta c a ra c te rístic a del anim al: nos d ice q u e sie m p re tien e los o jo s a b ie rto s (quaest. p a ra e s ta r c o n s ta n te m e n te su m id a en la id e a del b ien y re p u d ia r los vicios significados Cómo representan «apertura». b) La liebre forma parte de la grafía del verbo «abrir». no fa lta n algunos ojos abiertos (Hist. ta m b ié n a la id ea d e fecu n d id ad . y se ñ a la so b re este p articu lar: Tienen los ojos glaucos. o charopos.). c o n firié n d o le P e d ro P ab lo R u b e n s an te la lleg ad a d e las p asio n es ban ales.. X III. XIII. Spicilegium Solesmense. pintaban una liebre. 5. P icinelli relacio n a al del C a n ta r d e los C antares: «Y o d u e rm o y mi c o ra z ó n vigila» a la liebre la im ag en d e la c o n te m p la c ió n y v igilancia6“. V alerian o . a) Fuentes: Plutarco. «El triunfo del alma en la obra de Rubens y Jan Brueghel ‘Guirnalda con la Virgen y el Niño'».Agyú>¿p <J>ou<rí. LXVI. re fe rid a p o r el cierv o co m o es co m ú n . el p u e rc o e s p ín y tre s liebres.61. 5. I). Eliano. p u es p ro v ien e d e u n a p a la b ra g rie g a que e n latín se dice « L ep u s» y q u e viene a se r ex p resió n de mi­ r a r (Hier. 510. co m o se ñ ala F ilo stra to en sus Im á g en es I. En Coya n. NA XIII. Plinio. en Pitra. v. 8). te n e m o s la significación a la q u e re m ite el jero g lífico : la p ru d e n c ia y el re c a to en las accio n es.. en su Oración d el H uerto n os p re s e n ta a C risto o r a n te y a los discíp u lo s d o rm id o s. 13. P o r lo g en eral. sin d u d a co m o significación de la p ie­ d a d de C risto h a c ia sus A p ó sto le s y los h o m b re s en gen eral.. entretanto. LV —A n o ta c ió n . el g a to a la en v id ia. que quiere decir pintados. y a que d a rá su v id a p o r la salv ació n de to d o s. L a im agen de la vigilancia q u e se d e d u c e de esta cu a lid a d d e d isp o n e r sus o jo s en to d o m o m e n to ab ierto s. Vitoria (1991). Los Egip­ cios. la ard illa a la av aricia. porque corriendo pasan por muchas partes. M undus Symbolicus. L a im ag en d e la liebre viene a ser u n a refe re n c ia c o n tra ria a la q u e n o s explica 112 M P. 5. V. que recogen los m ism os autores que hablan de una forma parecida acerca del león com o sím bolo de «vigilante». p o r o tro s anim ales." 209.. significan­ do que en lo m ás secreto. y tam bién los daña su ligereza. 113 . 2 4 3 ' C u m Z iT ís s ú ¿ $ TOf 3 u A ^o¿t WÒ“ s Jüo¡). 96. p u es in d ic a la p ro p ia v irtu d de la v ig ilan cia. P o r ta n to . M. conv. pero que sus ojos. cuando querían d a r a entender que no había cosa encubierta. refiere a la im ag en de la vigilancia. quaest. to d o ello p a ra d e ja r p a te n te q u e C risto d ijo a sus A p ó sto le s e n el H u e rto de lo s O livos: «V elad y o ra r p a ra no ca e r en te n ta c ió n » (M al. nos re c u e rd a c la ra m e n te el m ism o a rg u m e n to ap lic a d o al león. conv. ojos abiertos. Sin d u d a estos an im a ­ les no rem ite n a la id ea d e lu ju ria co m o lo p o d e m o s a p re c ia r en la o b ra de T izian o A legoría d e l A m o r S acro y el A m o r Profano. la p e re z a y la g u la. En la p arte in ferio r o b se rv a m o s alg u n o s an im ales ju n to a la o rla de flores. L. no aprovecha el sueño p ara que los ojos descansen. Dicen que duerm e con e l cuerpo. señala q u e este an im al es im ag en de la vigilancia p a r a los a n tig u o s sa c e rd o te s egipcios. la to rtu g a .. co m o se h a se ñ a la d o .. la to rtu g a co n la p ereza. P ero este sig n ificad o d e v ig ilan cia llevó a la lieb re a ser c o n s id e ra d a em b lem ática­ m e n te co m o im ag en del alm a c o n te m p la tiv a q u e siem p re tien e los ojos p u esto s en el bien y q u e está vig ilan te an im al con la afirm ació n (Cnt. San Eulogio de Alejandría. 13). están vigilantes. y son de m uy corta vista porque carecen de pestañas. IV. H orapolo atribuye a este ideo­ grama su significado real.J e r o g líf ic o V . p u es no d u e rm e y de h acerlo tie n e sus ojos abier­ tos. y los párpados no se le cierran por culpa d e l sueño. an im al q u e co m o sa b em o s. 3. 147. APERTURA n i¿ t c uti£i[j- a'voifijó ¿ í \ m t í c 2ui\tx jm. sin tener lugar de conocer alguna. D e igual m a n e ra o b se rv a m o s ju n to a C risto o ra n te la fig u ra de la liebre. 41). J e ró n im o de H u e rta en su c o m e n ta rio a P linio habla de las lieb res c o m p a rá n d o la s a los co n ejo s. X I. IV. y a q u e es m u y asu stad izo . y a sí aunque duermen mucho. N at. V III. este an im al rem ite a la id ea d e tem o r. que siempre el aire los está ofendiendo. P i c i n e l l o . las cu ales se h an de g e s ta r e v ita n d o sean c o n o c id a s p o r otros. 26. H u e rta . Ju n to a ellos ap a re c e n dos cig ü eñ as. p in tó ju n to a J a n B ru eg h el el tem a titu la d o G uirnalda con la Cuando quieren indicar «apertura» pintan una liebre. sig u ien d o a H o ra p o lo . Método Iconográfico.

y brote a l Salvador. aq u él. cuando el tiempo del año apto p ara fecundar las mueve. símbolo de la virtud por su pureza y por ser concebida d e l rocío d el cielo“'. ni con los in o p o rtu n o s fríos. luj'oCp 0 M Ú-'JU* ¿f ¿ r ^ ó j c ^ á f v /^ v lj c i) ¿ ^ u k a í l u j a '/ t i U D ° ifa y u . de la lleg ad a del S alv ad o r. está. C a m e ra riu s ta m b ién nos h a b la del se n tid o p o sitiv o q u e tie n e el ro cío en la n a tu ra ­ leza en su em b lem a L IX al se ñ a la r q u e la p e rla es p ro d u c to d e la fecu n d ació n d el ro­ cío y el sol. a la vez q u e se m an ifie sta su ed u cac ió n en el b ien . Colonia (1694). Milán (1642). 8)r P linio señala c ó m o el ro cío p ro c e d e d e los cielos y n o se d a n ni co n los d em asia­ d o s calo res. XI. como e l ro­ cío a l caer se extiende a todas las plantas y hace tiernas a las que pueden enternecerse por natu­ raleza. las cuales son según el rocío que recibieron (H ist. Mundus Symbolicua. L X ). M. El casto pecho. Ñ £ \7nxlJlcíxXtllíH HX$\SHHl¡¡. y después d e preñadas paren. q u e es la ed u cació n . indicando que. co m o p ro p o n e Isaías: ¡Oh Cielos! d e rra m a d desde arriba vuestro rocío y lluevan las nubes a l justo: ábrase la tierra. C a m e r a r i u s . E sta im ag en sirv ió a m u ch o s a u to re s m ísticos. Nat. 11: D . 11 F.£Ír imcruTaCfuTa ble que haga lo mismo. Emblema LXXXVI. IX. al p ro v e n ir del cielo . que fecu n d a incluso las co n ch as y h ace n acer la p e rfe cció n de la perla. Se re p re s e n ta b a d e e s ta m a n e ra la id e a d el cielo co m o fecu n d ad o r de la v irtu d en el P rín c ip e . co m o ta m b ié n nos dice C o v a rru b ias. P i c i n e l l o .'¿ri Lazr% J \ f¿ . II. En Itsasoa IV. co m o n o s c u e n ta P icin ello . 45. T am b ié n el m ism o se n tid o y sim ilar g ra b a d o n o s p re­ se n ta C o v a rru b ia s en su em b lem a L X X X V I d o n d e in d ica e n el co m ien zo d e su epi­ gram a: ü Cómo representan «educación».■ ra M El c a rá c te r b e n e fa c to r del ro cío nos lo in d ica S aa v e d ra F a ja rd o c u a n d o en su i m ­ p re sa XXI11 c o n s id e ra la v en e ra de S antiago: En e l hábito de Santiago se representan las calidades que han de considerarse antes de dar sem ejantes insignias. P icinello reco g e v arias sig n ificacio n es del ro cío y e n tre ellas d estaca su c a rá c te r fe­ c u n d a n te p ro p o n ié n d o lo c o m o im ag en d e la g racia d e D io s q u e se d e s p a rra m a e n el h o m b re a m o d o d e ro c ío 67. 1668 LIV. que el bien dotado toma rápidam ente y el inepto es imposi­ irí>f w/iífcu&. L. em­ presa XXIII. P ero así c o m o el ro cío ta n só lo influye en las p lan tas tie rn a s —ro sa y m a rg a rita se ñ alab a C o v a rru b ia s—. XXXV). Emblema LIX. y dicen que se llenan de un rocío. que las perlas cría. en las p la n ta s . t! J. p o d e m o s o b se rv a r q u e esta recreació n visual d e un ejem p lo de la n a tu ra le z a .< fliilouÚ T ís. E ste ejem p lo le sirve p a ra p re c is a r q u e to d o h o m b re debe d e ja r fe c u n d a r su e sp íritu p o r el a m o r a D io s65. Symbolarium et Embkmutum. La fu en te de este c a rá c te r b e n e fa c to r del rocío. N at. 115 . El jero g lífico q u e p re se n ta m o s tien e u n a sig n ificació n p recisa. que- “ J. “ S. C o n esta m ism a in te n c io n a lid a d p o d e m o s v e r la im ag en del ro cío d escen d ien d o del cie­ lo e n el g ra b a d o d e D u re ro del tro n o del e m p e ra d o r M ax im ilian o en el co n o cid o y ci­ ta d o A rco de Triunfo. Coge e l rocío. empresa XXXII. y que su parto son perlas. a si también respecto a los hombres se presenta la educación. 114 Aquella concha. en cuyo cándido seno resplandece la perla. cap. Je ro g lífico VI. G o n z á l e z d e Z a r a t e .S o b re el p a rtic u la r y a h em o s e stu d ia d o las sig n ificacio n es d e la co n c h a en la plás­ tica en re fe re n c ia al N a cim ien to d e Venus d e B o ttic e lli64. y n azca con él la justicia (Is. Y con fu ego divino se habilita Cria la gloria rica m argarita H o ra p o lo estab lece la c o m p a ra c ió n e n tre el ro cío y la e d u cac ió n . Emblemas Morales. to m ó u n c a rá c te r trascen d e n te p o r cu an ­ to se vio u n a refe re n c ia a la fe c u n d a c ió n del cielo en la tie rra . E n este se n tid o el ro cío fue visto co m o im ag en del sum o b ien . porque está sobre una concha. la e d u c a c ió n llega al h o m b re bien d o ta d o y no al in ep to . C o v a r r u b i a s . T am b ié n en su e m p re sa X X X II p re se n ta la co n ch a c o n la p erla en su in te rio r p re­ c isan d o que: Concibe la concha del rocío del cielo y en lo cándido de sus entrañas crece y se descubre aquel puro parto de la perla"'. e n tie n d e el ca­ rá c te r b en éfico de am b o s. EDUCACIÓN < T ¿ 7 n t A Ú K < f la í . Ed. II. S i la suprem a Gracia en é l reposa. nacida entre sus olas y hecha a los trabajos. y a las que por su propia naturaleza per­ manecen duras es imposible que les suceda lo m ismo que a las demás. S a a v e d r a . Para escribir «educación». se abren ellas m ism as como boceando. la e n c o n tra m o s en P linio c u a n d o n o s dice: Estas. rJu-f z c u < j\£ '¡ u . cual fresca rosa. que en su Dios confia. Madrid (16101. que deja caer rocío. en el e sp íritu del h o m b re. pintan un cielo PcUtAUcu J \i y ( ¡ e x t y c v T 0¡j J\? 0J 0 y C ci\~ A g i t o (oy(acpoif< ri. hija del mar.¿ 7 r» A i/ (Th Á ii - f i ( u í í o » 7 i Í x j t 5 i íf ti a : ( f ¿ tr i c a k S l w á l .i •»> co jt » TDif tT ífilf ¿K7t ArTp gÚT¿1 0 oDl T>j' á t*3f M. con que engendran. Y Febo con los rayos que le envía D el cielo fo rm a la unión preciosa. P o r ta n to . sin o tan sólo en las n o ch es se ren a s (H ist. «El reflejo marino en la tradición cultural de Occidente». " Ibidem. idea de un Principe político cristiano representada en cien empresas.

-. A d em ás. a s í también la doctrina enriquece los ingenios m ás dóciles con los con­ tenidos que de s í mism os extrae y proporciona. por m edio d el cual consideran si e l que está echado enfermo pu ede vivir o no.: -t-J e n íc. porque a si como aquél logra con su hum edad que sean m ás tiernas las plantas m ás jóvenes y en cambio las m ás viejas más d u ra s aún de lo que eran. no se encuentra relación de éste con el concepto de educación. que en la tierra dispuesta cría la s hierbas y plantas. Y se ha de ver adem ás como cae del % C ielo sereno gran cantidad de rocío'''. A sí pues. por esto entre ellos la educación se llam a también «sbd». es c u rio sa la d e n o m in a c ió n d e e d u c a c ió n c o m o « a lim e n to c o m p leto » . Dibujan un cedazo. y el que no lo tiene se dedicará a otro oficio. R a z ó n p o r la que H o rap o lo p re c isa q u e la ed u c a c ió n llega a los bien p re p a ra d o s y no a los ineptos. . Mor.ik íü . «Escriba sagrado». ha de sostener un cetro con la diestra. « D o c trin a » .. y a q u e sirve p a r a se p a ra r el g ra n o d e la p a ja y.rZ C G í p ¡ J + U n ic L J . O b serv am o s có m o e n este je ro g lífic o se h ace c la ra re fe re n c ia a la e d u c a c ió n y d en ­ tro d e la m ism a a q u ien es saben escrib ir. «Letras egipcias». el ju n c o y la criba. porque éste discierne la vida y la muerte. " C . XXIÍI). p u es ésto s so n d e u n a clase s u p e rio r q u e tie­ ne seg u ro el alim en to e in clu so al ser e scrib as p u e d e n d e c id ir so b re la vid a y la m u e r­ te.\ . si los cono117 .¿ t 3 cVí. porque éste. tj . cit. «Límite». kaioíK A /- u t W í i / ¿ f ¿Jifcu <J’iiu jo íf^ ¿ > íi. R ip a .UTCIt L a instrucción o ensañamiento.tSIO m c f i 2>íf ( ¡tf¿ k« A oiW m Para indicar «letras egipcias». un cedazo y un junco.-llu> JlW'i'l'M AUu-JlCif ) ( ’u. p o r lo m ism o . T re s son los elem en to s q u e c o m p o n e n el je ro g lífic o d e H o ra p o lo : tin te ro .ríuí¡. ¿ j . notaban por el rocío del cielo... . y da fruto: m as en las montañas y breñas las deja como las halla: y así la doctrina en los ingenios aplicados y fáciles aprovecha. £ ¡. M e d ian te ellos q u iere d e s ta c a r la id ea d el h o m b re sa b io q u e co n o ce la es­ c ritu ra . mientras que a los que son de naturaleza más ig­ norante los deja a un lado sin ocuparse de e llo s ".iz rL ¡ J lü I « Ji» j yj tíf. Entre estos escribas h ay ade­ m ás un libro sagrador llam ado «ambrés». porque e l que aprende las letras ha llegado a un puerto seguro d e vida.oÚ K iV lTjAc«i’n2 íC r¿?f r filtt KCCKWf... dibujan tinta. vestida con ropas de color morado. y en los que son rudos no sirve sino de per­ U\í»v.ib Í[‘ . M ujer de ed a d m adura.Jlt ücufirovíi ~ii¡j kaTOKA/SÚTO nvrfyoii n e s tie n e n el esp íritu a b ie rto y en rep o so p a ra recibirla.z n (a (j¡ . como si quisiera a brazar a alguien.í y . . indican que lodo el que tiene segu­ ro e l alim ento aprenderá las letras. que precisam ente se traduce como «alimento com­ pleto». La ju stific a c ió n de esta re p re se n ta c ió n la aclara el a u to r en base al H o rap o lo : Por fin . porque entre los egip­ cios se realiza con ellos todo lo escrito.^c/tf*< 7cc.rie n d o sig n ificar q u e es co n la tran q u ilid ad y la a rm o n ía c u a n d o se su ced e la fecu n d a­ c ió n d e la d iv in id ad e n el esp íritu so segado del h o m b re“ . oh. sin errar y a por ¡os m ales de la existencia.. E n el c o m e n ta rio p ro p o n e la im ag en d el ced az o c o m o ex p licació n d e u n a situ a ­ “ ¡bidet». p e r o co n u n p la n te a m ie n ­ to d istin to . Lauth interpreta el uso de este jeroglífico por una imagen: igual que el rocío es beneficioso para las ramas tiernas. también la educación lo es para las mentes de los niños. 116 ción d e te rm in a d a q u e p e rm ite a s e g u ra r el alim en to . Ihidem. R ip a ta m b ié n n o s h ab la del rocío a la h o ra de re p re se n ta r la id ea de « D o c trin a » . se aso cia co n la id e a de la « S ab id u ría » . t C C l - IrJ. y: ■•"■. a quie­ Jeroglífico V II. teniendo un libro abierto en el regazo. en cuyo remate se ha de ver un sol. «escriba sa­ grado» o «limite». conjeturando esto de la fo rm a d e yacer e l enfermo. A ¡yinr{¡x A lf'yiiíiX H o ro z c o se ñ ala so b re el p a rticu lar q u e los antiguos: i j. Sin embargo.0 cuk '*A . J. el que esté cayendo d el cielo gran cantidad de rocío sim boliza -seg ú n la autoridad de lo s egipcios.. a s p ecto im p o rta n te en el a n tig u o E g ip to p o r c u a n to só lo u n o s p o co s p o d ía n llegar a este c o n o c im ie n to q u e d istin g u ía a la clase d e lo s e scrib as d e n tr o d e la élite social.fu u X r í T»X1? i -r x iA íu n m i ajj-pturCL b) El signo jeroglífico al que se refiere H orapolo está bien claro: se trata del rocío cayendo del cielo. no con ninguna otra cosa. i. G e n e ra lm e n te este in stru m e n to . 'a 'T l .v J * ¡i .X j '■ ■1. •trúCí ¿ ¡xW. ■ ‘ p a S u y I(á¡JUXTU £¡f C f ( U C f l f i l í A h A u - p re c isa n d o q u e se h a de efigiar: Jl(.¿‘isitíilii u 1. pu es es­ criben con un junco.. ta l como Oro Apolo nos transmite. co m o p re c isa R ip a. n Z . y k í - v. que está sentada y con los brazos abiertos. L e t r a s Cfbf. d e r el tiempo ( Embl. Cómo representan «letras egipcias».zilii. se hace d e ju n ­ co. es d e c ir.y p y íiu a .. a la misma doctrina. que es un ins­ trum ento para fa b ric a r e l pan.

p o r lo ta n to del sa b er. Plinio dijo de ella. e n c o n trá n d o s e la fu en te en V alerio M á x im o (Acc. que es la que aparece aquí. II. El sím bolo de la tinta. en el B a rro c o y p ro d u c to d e las lu ch as re fo rm ista s y d e los p o stu la d o s trid e n tin o s . H o ro z c o p r o p o n e los m ism o s elem en to s q u e H o ra p o lo y los re la c io n a c o n la sig­ n ific a c ió n q u e d a este tra ta d ista : Las letras significaban con el junco. ta n c a ra c te rístic a de la p in tu ra d el se te c ie n to s. San Sebastián (1987). p. Hay adem ás un hecho social que tam bién puede influir en esta asociación: la escue­ la era el primer paso en la carrera de la vida pública para alcanzar la categoría de escriba. p o r la q u e se se ñ a la la tra n sito rie d a d del tiem p o . y las letras. X X X . G o n z á l e z d e Z a r a t e . que quiere lama libertad v espacio. h u m o y v a p o r. II. La relación que establece el autor entre la educación y el alim ento se debe a una sem ejanza fonética entre sbó «educación» y sbw «ali­ m ento». 300. un cálam o y un ced azo. X V III). T a m b ié n la c rib a a p a re c e c o m o im agen de la p ru d e n c ia . XXIII). que estaba por encim a de las demás clases. A sí n o s lo ex p lica V alerian o c u a n d o p re c isa qu e el ju n c o y el tin te ro re p re s e n ta n esta s id eas. el m ism o número que se señala aquí. Vanitas. I. T im oteo de Gaza. es un se r ele v a d o e n la j e ­ ra rq u ía social.. El ju n c o viene a se r la re p re se n ta c ió n de la e s c ritu ra y de los e s tu d io so s. bajo el nom bre de D em ócrito. Papiro m ag. Bergamo (1981).. 12-3. no tenia para que emplearse en aquella ocupación. es decir. N al. y con la jibia (elemento que sustituye al tintero). en la v id a to d o es « V an id a d » . mas bastará para significar la tinta: el junco es lu pluma y entiéndese caña con que primero escribían: el cribo dice el sustento. se se ñ a la rá q u e to d o es tra n s ito rio e n la v id a. lugd. esta cria lu tinta que vierte cuando le quieren asir. : Ibidem. 5). como es del sustento (Embl. y criba. 20. lo e fím e ro d e la vida re sp e c to al tie m p o y la p o te n c ia de D ios. «Sabiduría». V II. Mor. 118 119 . b) El signo que indica «escritura» consta de tres elem entos. «Castidad». 450 St. Se han intentado buscar relaciones en­ tre el signo de «lím ite». X V II). P linio n o s h abla de esta p la n ta y nos dice q u e d eb e reco g erse en los m eses d e ju ­ n io y ju lio . Así. A dem ás ningún escriba llegaba a pasar hambre. e in clu so m uchas de las o b ra s d e a rte del p e río d o n o o c u lta n cier­ to c a rá c te r d e so rn a y m o fa a n te los sa b io s de la a n tig ü e d a d . u n a aso ciació n d ire c ta a la ex p resió n de la « V an itas» . 221 DielsKranz. Ibidem. con­ fundiendo este últim o con la paleta para escribir. D e igual m a n e ra se ñ a la q u e el ju n c o sirve p o r su la rg u ra p a r a c o n fe c c io n a r c e d a z o s o crib as y q u e con esta finalidad fue u sa d o p o r los egipcios. sin d u d a a d a p ta d o s al siglo x v n . algo in c o n s is te n te p a ra to d o s. 449. el cálamo y la tablilla se cita tam bién para representar el concep to de «escriba sagrado». I. San Pablo. m e d ia n te los m ism os elem en to s. fr. h a s ta el sa b er. X X I. 4. str. 83. L os ele m e n to s q u e p re se n ta H o ra p o lo .c im ie n to s so n b u e n o s o m alo s p a r a el h o m b re 1' . J. que el que tw tuviese seguro el sustento. que no era buena para es­ cribir. m enor. La palabra que significa «escriba» es ss(w) y podía aparecer con la misma grafía que «escritura». pero con una diferencia: H orapolo habla de un tintero. ss. porque los alim entos le venían del tesoro real. Physiologus. el sabio. E n relació n co n esta re p re se n ta c ió n d el sa b e r q u e n o s p ro p o n e R ip a se ha de se ñ a la r q u e este a u to r ta m b ién la a s o c ia co n la « C a s tid a d » . so n ios q u e p e rd u ra n en las a rte s p a r a significar la im agen del e stu d io so o in telectu al. “ A. p u es in clu so está m a rc a d o el final del s a b i o '. 27. La explicación que da H orapolo puede ponerse en relación con la ¡dea de la buena vida de los escribas sagrados. VI. vol. M. del h o m ­ b re ¡lu strad o . 3. a d Tim. en este se n tid o la a p re ­ c ia m o s en la U n iv e rsid a d de O ñ a te " y e n d ise ñ o s d e B rueghel. Si p a ra H o ra p o lo el c o n o c e d o r de las letras. L V II. vol. o< cr . y significan en esto cuando sea ele importancia el saber de le­ tras. p. 8. La literatura en las unes. 384. y pala. pues v como sustento del alma son sustento de la república: también daban a entender. II. V eca h a e s tu d ia d o m últiples c o m p o sic io n e s p ic tó ric a s d o n d e a p a re c e n la p lu m a —ju n c o — y el tin te ro c o m o refe re n c ia a las ideas q u e v am o s se ñ a la n d o y co m o a) Fuentes: C lem ente de Alejandría. sin que haya cuidado de lo que en la vida se suele tener tanto. Iconografia e Iconología en las artes del País lasco. . c. p u e s e ra n los m ateriales u tilizad o s p o r los eg ip cio s p a r a la es­ c r itu ra (Hier. V e c a . R . Plinio. los cu ales ta m ­ b ié n le o to rg a ro n v a ria d a s p ro p ie d a d e s m edicinales (Hisl.

F. V III. al amor. XL —A notación—). porque los enferm os graves d el bazo no pueden oler. L a p rim e ra sig n ificació n q u e n o s p ro p o n e H o ra p o lo es a s o c ia r el an im al al esc rib a sa g ra d o . «bazo». porque es necesario que quien quiera ser un perfecto escriba sagrado se ejercite mucho. P o r o tr a p a rte . como un profeta. so n m u c h a s las re p re s e n ta c io n e s d el p e rro en las tu m b a s ya d e sd e la a n tig ü e d a d r o m a n a c o m o im ag en d e a n im a l p sic o p o m p o o a c o m p a ñ a n te de las a lm a s’1. hist. significando unas veces con é l a l sacerdote. V. frente a los de­ m ás animales. 73) y E liano (var. otras a los dioses caseros. fija los ojos en las im ágenes de los dioses.L ^ iC jff i T í \ 0 j r a . consideraron con atención su na­ turaleza. d e ah í q u e a p a re z c a ju n to al sa b io q u e d irig e la co n s­ tru c c ió n . él solo frente a los demás. C a t t a b i a n i y M . R a z o n e s éstas p o r las q u e n o e x tra ñ a q u e el an im al se a c o n s id e ra d o en este sen ­ OtTt^tjci <Z&\lw¡K'j. P lin io in c lu so n o s h a b la d e c ie rta clase d e p e r ro s q u e c o m a n d a b a los ejé rc ito s en la a n tig ü e d a d (Hist. A n . X V ). otras a M ercurio. E je m p lo d e lo d ic h o lo e n c o n tra m o s en la tu m b a d e la X V III d in a s tía re c o n s tru id a en el m u seo G re g o ria n o del V atican o . C o n esta fin alid a d n o s p re s e n ta al anim al P e te r Boel en sus A r m a s y pertrechos d e guerra. «Escriba sagrado». en lo s tie m p o s m ed iev ales a s o c ia ro n la e s ta b a en relació n c o n ciertas d iv in id ad es c o m o A n u b is.. A n . X L ). n os h a b la d e la im p o rta n c ia q u e los eg ip cio s d iero n al p e rro : . t t ¿ f u¿1to z t \ í Trof ctA íuiíko/ r/*c»Tau. 87). A m b as fig u ras estab an e n tre los egipcios n eta m e n te En relació n con la sa b id u ría a p a re c e el p e rro e n el lie n z o d e F ra n s F ra n c k e n II qu e lleva p o r título L a construcción d e la torre d e Babel.OVTi¿lXfy£Xi*taS£t tid o p o r H o ra p o lo . «olfato». X IV . que ellos llam an Penales. C e p e d a . cit. y si le sobre­ viene la muerte o la rabia. a las le tra s su p e rio re s o sa cra s. que sería prolijidad contarlas (Hist. Cómo representan «escriba sagrado». cu al su fría la p ru e b a d e la e s c ritu ra en los te m p lo s eg ip cio s. «Bazo». p á g s . co m o ta m b ié n lo se ñ a la D io d o ro (I. A so c ia d o el p e rro a la e sc ritu ra lo v eía m o s c u a n d o h a b lá b a m o s del cin o céfalo . y com o los perros. CUTÍ y í A a». disecado se ven afectados. Je ró n im o de H u e rta . A sí. tal y c o m o ta m b ié n lo h ace V alerian o (H ier. c a p . X. sin compla­ cerse en nada. 1-28). a ¡a memoria. son en su m ayoría hipocon­ driacos. «Olfato». «magistratura» o «juez». m o s trá n d o s e sie m p re se rio y se v ero sin a c o m p a ñ a rs e d e los m u n d a n o s . q u e los p e rro s se d isp o ­ A . chille sin in­ terrupción v tenga un aire salvaje. P o r o tr a p a rte a este d io s se le c o n s a g ra b a n los rito s d e la m o m ifica­ J e r o g líf ic o V III . es decir. Bestiario di R om a. V II. V. «Profeta». 339 y ss. en am b o s ap arece la fig u ra del p e rro . P i c i n e l l o . 34). C o n esta id e a lo p ro p o n e V alerian o p re c isa n d o q u e los eg ip cio s d isp o n ía n la c a b e z a d e u n p e r ro p a r a sig n ificar a q u ien es h acían p ro fesió n d e las sa g ra d a s letras. a l agra­ decimiento.. V a le ria n o lo p r o p o n e c o m o im a­ gen del so ld a d o (Hier. pintan un perro. r a sí los varones sabios de la antigua g e n tilidad de Egipto. E s c r i b a s a g r a d o >9 TÍ*p- ción. cuando van a morir. I . H a b la d e los p e r r o s sa g ra d o s que so n se rv i­ d o re s del dios y que cu id a n d e los p e re g rin o s sirv ié n d o le s d e c o n d u c to re s (H ist.T am b ié n aso ciad o a los rito s fú n e b re s lo v em o s e n f o rm a d e A n u b is en la co n o ci­ d a P sico stasia. V. «estornudo». Picinelli p r o p o n e al an im al co m o im agen del e stu d io s o ’4. «lisa». Cuando quieren escribir de nuevo «escriba sagrado». era viva im ag en de la v ig ilan cia (de Is. 20). En este se n tid o n o s dice E lian o q u e el p e rro a c o m p a ñ a b a a los so ld a d o s a la g u e rra y su fero c id a d e ra un claro eje m p lo in clu so p a ra é s to s. a quien to d o s p are c e n se g u ir su s in stru ccio n es. ob. d iv in id a d local. el Os. porque el perro. «risa» y «estornudo»..cC rí (ilw Trfa/fíüa9j 2 U y iJ T W . d iv in id a d co n c a ra d e p erro q u e . lo tiene m ás ligero. en su c o m e n ta r io a P lin io . 38). X II). Nat. A q u í se n o s ex p lica el c o n o ­ a so c ia d a s. R o m a (1 9 8 6 ). d o n d e a p a re c e el p e rro ju n to al a rm a m e n to . se g ú n nos c u e n ta P lu tarc o . el p erro P o r la relación d el an im al co n la sa b id u ría . porque éste tam bién contempla desnudas y cor­ tadas a lo largo las im ágenes que él Iwnra con los ritos fúnebres. L a relació n e n tre este jero g lífico y el sig u ien te es m uy e s tre c h a . V. a! olfato r a otra infinidad de cosas. 14). a la am istad. ni reir. T a m b ié n E lian o d a c u e n ta d e u n a clase d e p e r ro s e x is te n te en S icilia q u e c u sto d ia ­ ba el te m p lo de A d ra n o . rczn>>ó>u- u V ^ h ítíO í í ^CüTo. c o m o el p e r r o q u e n o va c o n los q u e n o c o n o c e (Hier. VIII. N at. P o r o tr a p a rte . A h o ra se nos p re se n ta c o m o im agen del esc rib a sa g ra d o y e n el sig u ien te co m o e x p re sió n de ju e z . porque a l oler la emanación del perro • K n J\ o ¿ u í¡iu C t S u ¡jf j. n a r ra E s tra b ó n . p u e s el h o m b re q u e to m a e s ta v o cació n h a d e e s ta r sie m p re a d v e rtid o y d e sp ie rto c o n tr a los vicio s h u m a n o s . n ía n en los accesos d e los tem p lo s c o n s a g rá n d o se a este d io s (X V II. «profeta». «embalsamador». porque este animal. C o n esta sig n ificació n de fe ro c id a d nos dice q u e el p e r ro fue re p re s e n ta d o p o r p in to re s d e la a n tig ü e d a d c o m o P ó rtic o Pécile o P o lig n o to (Hist. es por el bazo. pusieron este anim al p or jeroglifico de grandes cosas. I).c<r$(>cu»ou2jci $ ¡ c a a T íu r o / iii'ií kuxjcí ¿ j ^ C p c f a f . ya q u e el e sc rib a sa g ra d o p o r lo g en eral c u m p lía las fu n cio n es de ju e z tal y cim ien to de los sa b io s an tig u o s m e d ia n te la fig u ra d el a n im a l q u e viene a o c u p a r el c o m o n o s c u e n ta n D io d o ro (I. «E m balsam ador de los anim ales sagrados». P ero d e n tro d e la sig n ificació n a q u e re m ite H o ra p o lo . el p rim e r p la n o de la co m p o sic ió n . X I. y los que cuidan este anim a! en las honras fúnebres. 120 121 . ni siquiera estornudar.

Ps.X i i TI H U 'I I Í Z . §?\y tiene un sentido de vigilancia. 1. Estacio. X V ).im ag en d e l p e r ro c o n M e rc u rio . so la m e n te o b se rv e su v irtu d (Ih e r. I. vol. A lgunos de ellos estaban encargados del em balsam am iento y custodia de las m om ias hum anas y otros de las de los anim ales sa­ grados.LO! yuu)i[rJhÍT I ¿'iSTc'¡1 c Kl/cp. 87. pág. de ahst. 1. 190 ss. íi</)íHCcS"Laj i -jjJp y?x2cj<si 'i r t> r '. po r la noticia y conocimiento que tuvo d e to­ das las cosas. A sí. vol. Pap. 449 St. S e b a s t i a n . 674 a I.. IV. epist. en Estrabón. silv. A ristóteles. H orapolo presenta adem ás al perro com o sím bolo del bazo.. en c o n s e c u e n c ia . San Sebastián (1988). ob.” 1J . Este animal se encuentra representado de tres form as diferentes.. los em balsam adores formaban parte del gru­ po de sacerdotes que supervisaban los ritos funerarios. se p u e d a re la c io n a r con la im a g e n d e la d iv in id a d . que era ju e z en los tiempos antiguos. t ¡/ 7 £J 'JLir <r fijeS í X ícl Jhc >. Para Sbordone lo que ha hecho nues­ tro autor ha sido inventarse cuatro jeroglíficos que le dieran excusa para hablar de la enfer­ m edad típica del perro. que puede tener el m ism o sentido. 51. 34. n o e x tra ñ a que e n la o b ra p r o fu n d a m e n te e m b le m á tic a y q u e h e m o s c ite d o en v arias o c a s io n e s —m e re fie ro al A rco de T riu n fo d e M a x im ilia n o a p a re z c a el p e r ro p o r ta n d o u n a e sto la qu e. en Porfirio. T jv i J v a a i ¿ f j y j i u ii J I i h u í L J . cit. I. V a le ria n o nos d ic e q u e los s a c e rd o te s eg ip c io s sig n ific a b a n el P rín c ip e o L egisla­ d o r m e d ia n te un p e r r o co n u n a d ia d e m a o esto la y to d o el c u e r p o d e sn u d o . que tenía entre otras la m isión de custodiar y proteger a algunas divinidades. c o n c re ta m e n te co n la m a n e ra d e re p re s e n ta r e s te pla­ J e r o g líf ic o IX . La relación de estos sacerdotes con el perro se establece de nuevo a través de A nu­ bis. cit. I. V. M igne 66. 177. I. H¡. 15. VIII. p. p. pues el perro es anim al m uy rastrero y de mucho conocer. dirige una m irada aguda hacia las im ágenes d e los dioses. Plutarco. Por eso añaden tam ­ bién ju n to a é l la vestidura real. M a g i s t r a t u r a o j u e z n eta: '■-u C ycic r u u ily a) Fuentes: D iodoro. d e Is. Apotelesm . u V í a •/ W .')tfv . 28. P i c i n e u o . va­ ría en las interpretaciones de los m odernos entre perro y chacal. 8. Ps. los em balsam ó y quedó com o su fiel guardián. 476. c o n te m ­ p la n d o e x c lu siv a m e n te a lo s d io se s. P a n o f s k y . im a g e n que y a p r o p o n e P la tó n e n su R ep ú b lica (11. el olfato. PA III. Eliano. ” F. 512 H. 1209. a s o c ia n d o el a n i­ m al in clu so co n la im a g e n d e C ris to .j vjJ\ ‘r J j i u í -riid fja o iAíhLü ícAhj/. y 267 ss. 1. p. 1395. 4. tam bién e l m a­ gistrado. VF¡ XIV. III. Epifanio. ob. Pap. contem pla desnudo a! rey. 73. 375). Otro de los ideogram as representa el chacal en p ie . III.. 91. pág. Yám blico. d e m yst. p. 2. V. Por otro lado. La explicación de la relación entre el profeta y el perro por el hecho de mirar fijamente las im ágenes de los dioses puede deberse a que el perro era sím bolo de A nubis. C lem ente. Q uerem ón. C alim aco. que era sagrado. P íein ello nos h a b la del p e r ro p r o p o n ié n d o n o s m ú ltip le s re fe re n c ia s sig n ifican tes. en una categoría sem ejante al escriba sagrado.. U na de ellas lo muestra echado sobre un pedestal. Leid.v C j ' l í l . Porque. El s e n tid o q u e H o ra p o lo c o n fie re a la m a g is tr a tu r a se h a d e e n te n d e r en relació n al p o d e r y.V p o r cuanto e l razonar es m edio p ara concordar los que com pran y venden llam áronle los antiguos D ios de la m ercaduría y aún le designaron po r Dios m edianero entre los dioses celestes V los infernales. 57. X. iconografía medieval. el dios que recogió los restos de Osiris. Pap. a d Aen. 122 '* E. G io v io d isp o n e e n su e m p r e s a L X X X V II la im ag en del p e r r o o lobo b a jo la co­ ro n a . • G ' O 7'. E n e s ta lín e a Z in c g re f n o s p re ­ se n ta e n u n o de sus g ra b a d o s al p e r ro c u id a n d o las o v ejas s ig n ific a n d o a un v e rd a d e ro P rín c ip e q u e sie m p re p ro c u ra el b ie n d e su p u e b lo y lo c u id a .. 10. la rabia. M igne 1. J l Á l n h ¿ J c A l V V íV f C íK C Ifit • Para escribir «m agistratura» o «juez». C lem ente de Alejandría. Los dos conceptos que se m encionan a continuación se refieren tam bién a m iembros del cuer­ po sacerdotal. Grenf.. IV. M anetón. 15. 5. p u e s Él fu e fiel a su s s e g u id o re s e in clu so d io la vida p o r ello s7'. 475. en relación con . la risa y el estornudo. X V II. A sí es p re c iso q u e el q u e a d m in is tra ju s tic ia vea ta n só lo su c a rg o sin o tro s in te re se s y c o n te m p le al rey d e s n u d o . n o s h a b la del P rín c ip e . d e sig n a al m ism o em perador™ . Pintáronle con la cabeza de perro. et Os. v. vv. por lo que no es difícil suponer que se haya podido establecer una relación entre este animal. que según este capítulo parece que está considerada com o una form a de hipocondría propia de estos anim ales. según dije antes. aña­ den a l perro una vestidura real puesta a su lado y una f igura desnuda. Esta palabra coincide en gran parte co n el ideogram a de «escriba». N o e x tr a ñ a r ía q u e el p e r r o q u e n o s p r e s e n ta T in to r e tto en su L a v a to ­ rio. G. N o s dice q u e la m ism a c o r re s p o n d e al su ltá n o to m a n o S o lim án q u e tu v o los Cfr. c l< A c ú \ f ¿ . 123 . 112. S. p. 3 6. c o m o a tri­ b u to real. II. 52. N o se ex­ cluye que el escriba sagrado pudiera desem peñar funciones de este tipo. VI. igual que las fuentes griegas. pon ien do en relación los tres últim os con el primero. A dem ás es la grafía de un epíteto de Anubis. e n tre ellas no o lv id a la re la c ió n c o n el b u e n P rín c ip e y M a g is tra d o . str. «guardián del secreto». III. 698. Oxvr. Servio. . D e qué fo rm a representan «m agistratura» o «juez». II.. Sinesio. 12. 12. con el significado de «juez». 14. reeognitiones. de fid e. y el escriba sagrado. b) El anim al al que hace referencia nuestro autor com o perro. asi com o el pe­ rro.

V a le ria n o n o s d ic e q u e el fu eg o es el ele m e n to m ás e s p iritu a l p o r e n c o n tr a r s e e n tr e el cielo y la tie rra . para indicar la perpetuidad del Cielo. R a fa e l d isp u s o el fu e g o ju n to a la T e o lo g ía en las c o n o c id a s E s ta n c ia s V atican as* 2. Aeg. S a la m a n c a (1 9 7 3 ).I s o b r e n o m b r e s d el M a g n ífic o . V c n e c ia (1 5 5 6 ). en Brugsch. L. E van. Sin em bargo. C. se e s c o n d ie ra u n a i m p o rta n te sig n ific a c ió n .. c u a n d o se se ñ ala q u e los M ag o s a d o ra b a n el fu e g o (Pro!. T a m b ié n n o s p r o p o n e R ip a la re p re s e n ta c ió n d e la « D iv in id a d » m e d ia n te u n a fi­ g u ra fe m e n in a q u e p o r ta en sus m a n o s d o s esfe ra s c o m o e je m p lo d e e te r n id a d d e las q u e sa len . Madrid ( 1982). pero no puesta al lado sino yuxtapuesta. O C. cit.. E n esta s c o m p o s ic io n e s. n o s ex p lic a C h a ste l. C o m o e le m e n to m ás e s p iritu al. x0 P. Van de Walle duda de esta interpretación y piensa que puede deberse a una mala com prensión del grupo de signos que significan «juez suprem o». El simbolismo en los programas humanísticos de la Universidad de Sala­ manca. R ip a . 9). tal y c o m o H o r a p o lo lo p r o p o n e p a r a sig n ificar la im a g e n de u n b u en P rín c ip e y M a g is tra d o q u e sa b e m ira r p o r el b ie n d e to d o s. PUREZA híl'f AAoCo'/y ¿ m ía p A’yvC'Oii lyp d tyo tT i!. lla m a s d e fu e g o “ . de las q u e P a lo m in o n o s d ic e q u e fig u ra n é s to s c a n s a d o s tra s la c a c e ría . Stg. Y sin d u d a es este c a r á c te r sig n ific a n te el q u e a p a re c e e n el lien zo q u e el m a e s tro fla m e n c o re a liz a so b re E l Juicio de S a lo m ó n . E n e s te s e n tid o se n o s h a b la d e la v irtu d de la ju s tic ia e n el S u e ñ o d el P olifilo m e­ d ia n te el p e r ro y la se rp ie n te .. todo de color turquesa. «Divinidad». P o r o tr a p a rte e n el te m a q u e R u b e n s n o s p re se n ta e n su s d ife re n te s v e rsio n e s del Ju icio d e P arís n o se p u e d e d e s p re c ia r la im ag en q u e p r o p o n e H o ra p o lo . que significa «fuerte. c o n c re ta m e n te e n el P ro to e v a n g e lio d e S a n tia g o . b u e n ju e z q u e sab e h a c e r ju s tic ia ta n to a los q u e le so n p ro p ic io s c o m o a lo s en e m i­ gos. cit. SJ C. a veces. r a z ó n p o r la q u e h a sido u tiliz a d o p a r a re p re s e n ta r n a tu ra le z a s celestes c o m o s o n lo s án g e le s o D io s m is- A. c o m o de su cab ez a. IV . C o m e n ta n d o la e m p re ­ sa se ñ a la q u e el m o te re fie re a q u e re c ib ía n «en su g ra c ia assim e sm o los q u e le h ab ía n sid o c o n tr a rio s » “ .' r o i^ c íc r f ttoí iy . los egipcios. porque por medio de estos elementos se ■ealizan todas las purificaciones. p u e s e n su se n te n c ia re su m e la id e a del (p o u a jy tí 7 n i S fe . potente» y. G i o v i o . "fei. | . el C o n q u is ta d o r y el L eg islad o r. P o rfirio n o s c u e n ta c ó m o en lo s rito s c a tá r tic o s el ag u a y el fu e­ go c u m p lía n un p a p e l d e p rim e r o r d e n ( d e abst. Diálogo de las Empresas Militares y Amorosas. vién­ dose sobre su atuendo numerosas estrellas. Con todo. 22) y ta m b ié n . . S. Su traje se compone de m anto y coraza. p u e s se h a d e o p e r a r de igual m a n e ra co n los a m ig o s y ÚJ E los e n e m ig o s81. a p a re c e el p e r ro ju n to a lo s P rín c i­ Cómo expresan «pureza».. que ja m á s envejece. el cu al se h a d e r e p re s e n ta r m e d ia n te : Joven de aspecto nobilísimo ataviado con vestiduras imperiales. p rin c ip io d e g o b ie rn o en la m o n a r­ Para escribir «pureza».. b) Lauth propone para este caso el ideogram a que representa una cabeza de chacal. z n f? >C) U & f só lo a q u e o b se rv e m o s al a n im a l y la c o ro n a . E n c o n s e c u e n c ia n o re su lta ­ r ía e x tra ñ o q u e e n las r e p re s e n ta c io n e s de los P rín c ip e s en la T o rr e de la P a r a d a . «Cielo». oh. pág. viéndose en medio de ella un corazón que se consume. A m m an s. . C o n la m ism a in te n c io n a lid a d a p a re c e en los d ife re n te s te m a s q u e p re s e n ta n g r a b a d o r e s c o m o M ü ller. R ip a .. a p a r e c e in c lu so e n los E v an g elio s a p ó c rifo s . llevando un cetro en la diestra y sosteniendo en la siniestra una vasija de la que surgirá una llama de fuego.6 x p ' /XCf tKTíAúTía. Sbordone interpreta esta mención com o una forma algo pueril de expresar una cierta intim idad con el rey. q u ía e s p iritu a lis ta d e lo s A u strias. pintan fuego y igua. S in d u d a la re lació n c o n el je ro g lífic o d e H o ra p o lo n o se d e b e tan J e r o g líf ic o X . 125 . p o r su lu m in o sid a d n o h ay c o sa q u e se p a r e z c a m ás al e s p íritu . S a b id o es q u e V e lá z q u e z e ra a fic io n a d o a este tip o d e le c tu ra b a s a d a en los Hieroglyphica y los e m b le m a s. oh. 124 462. p á g . S o b re el c a r á c te r sa g ra d o del fu e g o p a r a lo s a n tig u o s ya n o s h a b la V a le ria n o al re­ ferirse a los p e rsa s (H ier. p es. pintaban un corazón en m itad de las llamas. Representa el animal con un lazo al cuello. *' S e b a s t i á n . d o n d e de igual m a n e ra o b se rv a m o s el pe­ r r o co n id é n tic a sig n ificació n . X X I). A n g elí y B a ttista F ra n c o .. «príncipe estimado». su b ib lio te c a así lo m an ifie sta. q u ie n v a a d e te rm in a r c o n su d e c is ió n a q u ié n d e b e c o r re s p o n d e r la m a n z a n a d o ra d a q u e le p r e s e n ta M e rc u rio . Por otra parte. C h a s t e l . p u e s el p e rro es la sig n ificació n d e ju e z y se e n c u e n tr a ju n to a P aris. E n la a n tig ü e d a d . R ip a lo to m a c o m o a le g o ría del « C ielo » .. ta m b ié n se m a n ifie sta en su re fe re n c ia al P rín c ip e . e m p re s a L X X X V II. los textos egipcios no indican en ninguna parte que los altos dignatarios hayan tenido el privi­ legio de ver al rey desnudo en los tiem pos más antiguos. q u e es a su vez g ran L e g isla d o r.Según parece este m agistrado al que se hace referencia es el visir.“. a) Fuentes: Estela de Bulaq. 305. e n tre o tra s fu e n te s. y C o r t é s . en el que Brugsch ve la vestidura que menciona H orapolo. Arte r Humanismo en Florencia en la época de Lorenzo el Magnifico. L V I.

p o r lo q u e no e x tra ñ a q u e H o ra p o lo le o fre z c a e s ta signifi­ c a c ió n q u e re m ite a la p u re z a . f S — . Iitpp. Sin em bargo. 9. P icin ello rec o g e esto s se n tid o s ta n to del fu eg o c o m o del a g u a q u e v am o s d e ta lla n ­ d o y n o s p r e s e n ta la im a g e n del fu eg o d e n tro del te m p lo p re c isa n d o q u e e n la a n ti­ J. ” C. cuando se ha invocado el nombre de Dios sobre ellas. D e ig u al m a n e ra aso c ia el a g u a c o n la d iv in id a d y el alm a relig io sa (L . S a n C ip ria n o n o s h a b la e n este se n tid o (epist. 1. cayendo desde el cielo cuando fu ere sazón. y se le habían quitado. no se encuentra el signo del fuego. c ie n c ia d e las cien ­ cias e n el R e n a c im ie n to q u e . Puede señalarse además la estrecha relación que exis­ te entre este grupo y el que significa «sacerdote». pág. b) En la palabra «pureza» y en la que significa «puro» aparece el signo del agua. X L IX . con dos for­ mas diferentes: cayendo del recipiente característico de los ritos lústrales y como superficie ondulada repetida tres veces (3 _J — . H o ro z c o p re c isa qu e: Por el agua y el fu eg o significaban la limpieza de lo que había tenido manchas.. . La mención de este elem ento por parte de H orapolo debe estar relacionada con el hecho de que los egipcios atribuían virtudes purificadoras al fuego y el incienso en el mismo grado que al agua. X X I). 43). sino también Señora de todos los elementos. c. El s e n tid o sa g ra d o d e los e le m e n to s fuego y a g u a h a sid o u n a c o n s ta n te e n la his­ to ria d e las civ ilizacio n es. entonces el Espíritu Santo desciende del cielo y se halla presente en las aguas para santificarlas. que abrasaba la cumbre deI monte a los ojos de los hijos de Israel (Ex. G o n z á l e z d e Z á r a t e . 24. la im a g e n d el e le m e n to a g u a a s o c ia d o a la F ilo so fía . apaga el Fuego y se remonta por encima de los Aires. X X X I. M. ca p . E n sim ilares té rm in o s n o s h ab la n las ilu stra c io n e s d e B o rja o R u scelli8’. por cuanto consume la Tierra. trag.m o (Hier. Fírmíco M aterno. Libro de los muertos. [I. Saaveilra Fajardo y la literatura emblemática. VIII praef. T e rtu lia n o y a n o s d ice que: Las aguas. IV). para comunicarles su virtud y santificar a los que en ellas son lavados (De Bapt. para c¡ue todas las cosas necesarias al hombre nazcan sobre la tierra. cit. 126. II. tal y c o m o lo h a ­ cía n las C o n s titu c io n e s A p o s tó lic a s (L . h a d e sa c rific a rse p o r a m o r a D io s. 126 127 . n o s d a re m o s c u e n ta d e p o r q u é e s tá situ a d o j u n to a la T e o lo g ía y el T riu n fo de la E ucaristía en las E sta n c ia s V a tic a n a s. hasta el punto de que temían utilizar su nombre en los juramentos. 53. que el agua no era sólo principio de to­ das las cosas. V il. Adem ás. «Agua». te n e m o s el ejem p lo . pues lo que el agua no lava. a s p e c to su fic ie n te m e n te co­ n o c id o p o r c u a n to e n g ra n p a r te de las relig io n e s g oza de tal sig n ificació n .. a u n q u e in fe rio r a la T eo lo g ía . en M oret. n o s d ic e q u e B arg ag li r e p re s e n ta la llam a c o m o re­ fe re n c ia al h o m b re q u e a s p ira a lo d iv in o (L . 2. T a m b ié n v em o s en las E sta n c ia s V a tic a n a s y en el te c h o d e la c o n o c id a C á m a ra d e la S ig n a tu ra . lo gasta el fuego (Embl. incluyendo aquí una idea de pureza. e n tre o tro s m u ch o s. R ip a . Vitrubio. ob. Luciano. Mor. reí. al ser e n tre los cu a­ tro ele m e n to s el m á s a s c e n d e n te . De ahí que la tuvieran los Gentiles en tanta estima y veneración. A sí S a a v e d ra e n su e m p re s a X X X IX d isp o n e el a r a y so b re ella la im ag en del fuego p a r a se ñ a la r la id e a de q u e el P rín c ip e g ü e d a d este e le m e n to se re la c io n a b a c o n la d iv in id a d y ta m b ié n co n la e x p re sió n del h o m b re a m a n te d e lo celeste. 42. El je­ roglífico del incienso es muy parecido al del fuego. e r a s u p e rio r e n e s tu d io s a las lla m a d a s A rte s L ib e rales. p o r el c a r á c te r p u ri­ fic a d o r d e las a g u a s las re la c io n a c o n la d iv in id a d (H ier. d el fu e g o co m o im a g e n d e D io s e n el lib ro del É x o d o c u a n d o leem o s la a p a ric ió n de D io s a M oisés: La gloria de Dios aparecía como un fuego ardiente. X II). I. V alerian o . de errare profan. A sí. R ip a . nos d ic e qu e el « A g u a » es la s e ñ o ra d e to d o s ello s y lo ju stific a e n los sig u ie n te s térm in o s: Por esto decían los poetas Hesíodo y Tales de Mileto. C o m p re n d ie n d o e s ta re la c ió n del fuego co n lo m ás e s p iritu a l. Inscripciones de Abvdos. IV. XXVI). sirven en el sacramento de la santificación. L X X a d Januar). El e s tu d io de la filo so fía te n ía c o m o g ra n o b je tiv o el co­ n o c im ie n to d e la d iv in id a d fu n d a m e n tá n d o s e e se n c ia lm e n te e n la ra z ó n y la o b se rv a ­ ció n . l-II). de arch. en el ceremonial divino de los antiguos egipcios la purificación por m edio del incienso acom paña norm alm ente a la lusIració n con agua. H o ra p o lo n o s h a b la del s e n tid o p u rific a d o r del a g u a .. A sí. . págs. porque estos elementos son los que todo cuanto hay purifican. e n re lació n c o n lo s e le m e n to s . X III). D e ig u al m a n e ra la e m b le m á tic a se h a c e eco d e esta s a so ciacio n es. 17). a) Fuentes: Porfirio. lo que nos lleva a recordar la rela­ ción que se da entre el cinocéfalo y el sacerdote y la del animal con la natación. de abst. 244-5.

. Pero también es moderado. El tex to de V a le ria n o in flu y e en R ip a c u a n d o este a u to r r e p a r a en la r e p re s e n ­ ta c ió n de la « T e m p la z a » la cu al e fig ia m e d ia n te la fig u ra d e la m u je r q u e tie n e a su la d o u n to r o . . A. 1914. 1. de la potencia viril. R ip a . unas veces significaron por este anim al la mansedumbre y otras la fero­ cidad y braveza (Hist. ob. representándolo de este modo los Egipcios. 177. 333. 572 b 23 y 575 a. t. cit. una vez que lo ha puesto en ¡a vulva de la hembra. El a rte reco g e ta m b ié n esta sig n ific a c ió n y. 128 129 . pintan un toro que tenga una naturaleza sana. HA VI. 251. u w ..ii ¡ ij<.J v Hí* u . 140. J. d e igual m a n e ra el g o b e rn a n te h a de p u lir y p e rfe c c io n a r su s a c c io n e s. Preuss. ob. so ­ p o rte d e la c re a c ió n . " C a i t a b i a n i . v/.. ob. 18. 51 F. e n tre las d ife re n te s sig n ific a c io n e s q u e p ro p o n e m e d ia n te el to r o ... pág. Nat. b) Según nos confirm an las fuentes antiguas la unión de las características de virilidad y tem ­ planza en el toro se inspira en la zoología griega. C^ío¡p kj. XLVI —Anotación—). Pues el animal es de miembro m uy caliente. entonces hiere a la hembra con su exagerado vigor. NA VI. la im a g e n del to ro a s o c ia d a a la te m p la n z a a p a re c e e n el A rc o d e triu n fo d e M a x im ilia n o ju s ta m e n te a la d e re c h a del E m p e ra d o r 89. ' xj A -crá'Jílf KilHJ ÍC1Í COTtj-.íjÚalí. 7-25). PA N orsK Y . P a ra H o ra p o lo el to r o se c o n v ie rte en la e x p re sió n d el c o ra je y de la c o n tin e n c ia . l i » : . 14 ss.UC. VI.. 177. y luego se aparta sin tornar a llegar a ella. siendo de cuatro años hasta diez. 575 a 21.. huí á‘ CJO‘7 icí'lixt '-■> *. «Templanza». porque nunca cubre a la hembra después de que lia concebido. Giordano Bruno y la tradición hermética.. págs. “ C.y a sí ¡os antiguos. en E rm an. Mnevis.es símbolo del hombre que ejerce la virtud de la templanza. Y en el caso de que yerre la vulva y hunda su miembro en otro tugar del cuerpo de la vaca. Die Obeliskenübersetzung des H. Plinio.CiAu ik p Si 710 - Para expresar «hombría con moderación».jií*Jzf'K‘‘A * 7¿ x) c . pág. c o m o P a n o fsk y ex p lica. P o r su fe ro c id a d y b ra v e z a se precisa: a) Fuentes: Aristóteles. p u e s fu e ro n d o c e to r o s q u ie n e s s o s te n ía n el m a r d e b ro n c e en el T e m p lo d e S a lo m ó n (I. VIII. p á g . S ¿ j .. Barcelona (1983). E n E g ip to c o m ú n m e n te se le a s o c ia a la fig u ra d e A p is y en e s te s e n tid o a p a re c e c o m o e m b le m a d e lo s B o rg ia e n el V a tic a n o a tra v é s de las p in tu ra s q u e re a liz a ra P in tu ric c h io 91.il. se entrena a sí mismo y practica toda clase de ejercicios. A si.¡: í. y C e p e d a . t \ l i r l t O C:Q ü -iíía^ ^ .í.K.k -I •ilu. y absteniéndose sobre todo de placeres sexuales y guardando conti­ nencia. 1). R. ' ¿o. II U'í CUí/^Clíp [íi'íti OJ . amoldando los cuernos en los árboles. levantando toda suerte de pol­ vareda con sus pezuñas. y así los antiguos le pusieron por símbolo de la continencia (Hist. Akad. com o ha puesto de relieve Leemans. de modo que.. así c o m o su a so c ia c ió n c o n rito s d e c a r á c te r so la r y e n el c u lto d e las relig io ­ n es a n t i g u a s P o r su fo rta le z a y p o d e r g e n é s ic o fu e e n te n d id o c o m o c o s m ó fo ro . 'j < • '■ -. Sitz. cit. 261 y ss.c¡^ 1' u'úiV. H i . $3 Cómo representan «hombría con modera­ ción». pág. inyecta su esperma sin ningún movimiento. es decir. y el buey Apis era un sím bolo del dios Ptah-Sokar-Osíris. (Hist.. VIH. según dice Piero“.'líf JillSíO l/V í iV . n os h a b la en su p r im e ra a trib u c ió n d e la te m p la n z a y c o n tin e n c ia . R e s p e c to a su m o d e ra c ió n sexual Je ró n im o d e H u e r ta in d ic a c o m e n ta n d o a Plinio: No llega el toro a la vaca sino una vez al día. N o o b s ta n te . Suele de un solo ayuntamiento dejarla preñada. d e B o r j a . cipe. Nat. 1).i -i o J ' .J e r o g líf ic o X I. pues: . cit. la re p re s e n ta c ió n d e e s te an im al a s o c ia d a a la fie re z a y el c o ra je es u n a c o n s ta n te e n la tra d ic ió n ta n to d e O rie n te c o m o d e O c­ cid e n te .. B ru s e la s (1 6 8 0 ).¡)/uíi i f . ajustándose a otros ejercicios ten­ dentes a demostrar su coraje. J u a n d e B o rja h a b la e n u n a d e su s c o m p o s ic io n e s so b re la f ig u ra d el to ro y lo p ro ­ p o n e c o m o im ag en del h o m b re q u e sa b e re s is tir a su s p r o p io s g u sto s y d eleites. el an im a l se m a n ifie sta c o m o r e p re s e n ta c ió n d e la m o d e ra c ió n y la a b s tin e n c ia a n te los a p e tito s n o lícito s87. Y a t e s .'i:u T ü ^ ' . " E. An. Pero adem ás se trata de un animal íntim am ente relacionado con la religión egipcia en la figura de Apis. id e a s q u e ya n os re fie re E lian o c u a n d o dice: El toro que ha perdido su caudillaje en el rebaño por haber sido vencido por otro.. V a le ria n o ..yii "n: u " •c s -C -í^ síí» J i n í í " 7-'-. Eliano. H o m b r í a c o n m o d e r a c i ó n S a a v e d ra p r e s e n ta e n su e m p re sa L X X X la im a g e n del to r o c o n re la c ió n al P rín ­ ¿JuO ¿¿Jf.ítr^ío7t'. p u e s así c o m o el to r o se p r e p a r a p a r a el c o m b a te y la lu c h a . Obelisco de H erm apion. Empresas Morales. s e ñ a la n d o las m ism as ra z o n e s q u e n o s o fre c e H o r a p o lo al re la ta r su c o m p o r ta m ie n to c o n la h e m b ra (H ier. y cuando m ás dos. VIII-XLVI —A notación—). III.:V. 21. se aparta a otro lugar. M. etc.

967 F.. Al r e s p e c to E lia n o p recisa: . 1. 25. 21). e n tre las d ife re n te s sig n ificacio n es q u e nos a p o r ta so b re el a n im a l. cuando hay luna llena. de nat.. hexaem. Ponemos esta imagen con el traje lleno de hormigas porque con ello simbolizaban los Egipcios la Investigación.*< . HA IX. 130 C. n ú m . 43). Eliano. G é n e v e . a) Fuentes: Prov. ob. II. 6). 5. opp. P lin io d e s ta c a ta m b ié n e s ta cu a lid a d del tra b a jo (H ist. tan am antes del trabajo. XI. a las p ro p ia s de H o ra p o lo . A n. III.jKrSC (Íc^íií ^ V ^ . sino porque. sino que llega al mism o sin errar. L a h o rm ig a c o m o im a g e n d e la la b o rio sid a d a p a re c e en m u ltitu d de re p re se n ta ­ c io n e s e m b le m á tic a s. 262-3. 4. CONOCIM IENTO fi>: l ' l C'-y t u J ¡ x (ur»+. c o m o c o n s e c u e n c ia .N o e x tra ñ a .. 11. H o ra c io (S a t. X X X I —A n o ta c ió n —). 25). I. Partí escribir «conocimiento».-f y i v j j m i cC u Í í ^y ¿ í¿ en v.í' KÍ '' 'ILVíbU^i**' ■XiFí. N at.u. 7 . III. Y no sólo por esto. 21. T a m b ié n e n los Pro­ verbios (6 . 622 b 24 ss. 9. 110. pp. N at. X X X I).J :i i'iúj : . Plutarco.V '. 4 0 3 ). E d. I. sino que se entregan a su tarea (Hist. H oracio. nos h a b la d e la in v e s tig a c ió n en re la c ió n sin d u d a c o n el c o n o c im ie n to . sino más bien en la literatura griega y latina. frente a los dem ás anima­ les. donde se presenta este animal como símbolo de la actividad y la previsión. IV. 9. 12.i r u 11ti u ‘J i i ¿t{ 'W('l£í. E lia n o o b s e rv a e n la h o rm ig a un e je m p lo d e la b o rio sid a d .y e / - v e stig a c ió n » r e c u r ra a las id e a s d e V a le ria n o y. IV. 6. c e n t.son tan tesoneras. cuando se prepara alimentos para el invier­ no. Id e a s to d a s ellas q u e q u e d a n se ñ a la d a s ta m b ié n en el Fisiólogo. M 14. q u e R ip a a la h o r a d e p r o p o n e r u n a a le g o ría d e la « In ­ J e r o g líf ic o X I I . Hesíodo. Al parecer lo que nos presenta Horapolo no se basa en ninguna tradición egipcia. IV. p. deor. Aris­ tóteles.. 6). 750 b 25. y. 403. Plinio. E ste ejem plo n o s lo ex p lica C o lo n n a en su S u e ñ o de Polifilo m e d ia n te la h o rm ig a y el e le fa n te y con la o p o s ic ió n d e lo s e le m e n to s a g u a y fuego. Virgilio. de solí. u f í e ) i V ■ •(. tra b a jo y p re ­ v isió n (H ist. 47. 43. X I. 6. 38. R ip a . 131 . Am brosio. 1-35) o C ic e ró n (de nal. anim. pintan una hormiga. p u e s tal y c o m o el a s tro visita c o n su lu z to d a s las o b ra s d e la tie rra . Aen. S a lu stio m e d ia n te el e je m p lo de la h o rm ig a e n te n d ía q u e las c o s a s p e q u e ñ a s en c o n c o rd ia se h acen g ra n d e s. p e r o n o o lv id a el inge­ n io d e e s te a n im al y lo p ro p o n e c o m o m o d elo p a r a el h o m b re (H ist. '¿¿¡ií-iúo j aÁ«W .~ Mujer con alas en la cabeza. ésta lo conoce. que ni siquiera de no­ che. I. sin alegar razones especiosas para la indolencia.U^Í LÍÍ ¿w. sal. 778. deor. NA II. no-se equivoca de lugar. V II. 10. N o s d ice q u e se h a d e r e p re s e n ta r co m o : . b) N o se encuentra en ningún texto el nom bre egipcio de la horm iga. to d o ello d eb id o a su in d u s tr ia y a su c a p a c id a d d e p ro v e e rse d e las riq u e z a s n e c e sa ria s p a r a su vida. E ra s m o h a b la d e la h o rm ig a p a r a re fe rir la d e s ig u a ld a d en el g é n e ro h u m a n o (chil.u t r . 1606). IV. además. cit. X I. Nat. la h o rm ig a to d o s los d ías hace u n g ra n re c o rri­ d o c o n n o ta b le in te lig e n c ia p a r a luego re tira r s e a su n id o (H ier. m ie n tra s q u e las g ran ­ d e s c o s a s e n la d is c o rd ia se h a c e n p e q u e ñ a s (D e bello lu g u rtin o . T al a so c ia c ió n p ro v ie n e d e los clásicos c o m o V irgilio (En. E n e s te s e n tid o n o s d ic e q u e se la c o m p a ró c o n el sol. 35. Pues lo que un hombre oculta de for­ ma segura. PA II. I). Cicerón. Je ró n im o d e H u e r ta e n su c o m e n ta r io in sis te ta m b ié n en la la b o rio sid a d . cuyo vestido ha de estar íntegram ente estampado de hormigas. Comí» escriben «conocimiento»... siendo dichos animales diligentísimos investigadores de cuanto precisan para su vida y mantenimiento’2. sin alegar pretextos ni aducir indignas excusas para justificar el abandono. flojean o se toman un descanso. seg ú n lo d ic h o . «Investigación».u H -'-iC v Q-CUO'H*. VH I.. V a le ria n o .

J e r o g líf ic o X III . G r a t i t u d

Je ró n im o d e H u e r ta , sig u ie n d o a E lia n o en su c o m e n ta rio a P lin io , n o s h a b la de
q u e este a n im a l p a r a lo s eg ip cio s sig n ificó el a g ra d e c im ie n to y a d o rn a b a n co n su figu­
au'iLu aj/'iuiijfn j¡o-j ¡

u>4'y¡s {ja u v fc i

fc-c¿Jaí]}i • / : v

ç

a¿-r na
\[:Ç >. / i ^ y u .u 'r - e i c l u vrf¿c £Ç W.j- •7^^
s'j
t yx-V?i j . J .6^ j /V
,D..-ú/i c ;:u';.Tk¿.y •i<r.cv:j k< •«
'th-

%
Cómo representan «gratitud».

n - r í ' j y ç r , : x t J U M ïJ " ! -

&VAC.'hCun,. 2 i«,,
< r i}2 . i C T i í t ' c > ' j j . i v i . ¡ j ' i r - t

c \:^ ¿ n Jy 7 re» ¿ : v í >o í u J h ,

¿L.iC í: x V

o ¡* w ' í u* -d:j

Para escribir «gratitud», dibujan una abu­
billa, porque este es el único de los animales irra­
cionales que, después de haber sido alimentado
por sus padres, cuando son viejos les correspon­
de con el mismo favor. Porque, haciéndoles un
nido en el mism o lugar en que fu e alimentado
por ellos, les quita las plum as y les proporciona
alimento, hasta que. a l volver a crecerles las plu­
mas, los padres pueden valerse por s i mismos.
Por ello la abubilla tiene preferencia para los ce­
tros de los dioses.

S o b re el a m o r filial d e la ab u b illa ya n o s h a b la E lia n o c u a n d o señala:

ra los d iv in o s c e tro s (H ist. N at. X , X X V —A n o ta c ió n —).
T e rv a r e n t n o s d ic e q u e p o r lo g e n e ra l, las tra d u c c io n e s d e H o ra p o lo a p a rtir
del siglo XVI re e m p la z a ro n la ab u b illa p o r la c ig ü e ñ a , a la q u e a trib u y e ro n las m ism as
p ro p ie d a d e s . A si, es la c a b e z a d e c ig ü e ñ a la q u e se efig ia rá e n la p a rte s u p e rio r d e los
c e tro s, tal y c o m o h a c e V asari e n el c e tro d e la J u s tic ia en la S ala d e los E le m e n to s
del P a la c io V ecchio d e F lo re n c ia , p o n ie n d o d e m a n ifie sto q u e la ju s tic ia c o m o v irtu d
d eb e h o n r a r y a te m p e ra rs e p o r la p ie d a d .
C o m o e jem p lo d e la g ra titu d y p ie d a d filial n o s p r e s e n ta el Bestiario Toscano a la
cig ü eñ a. L a m ism a id e a n o s o frec e Isid o ro d e S evilla c u a n d o insiste e n su p ie d a d , ya
qu e este ave d e d ic a ta n to tie m p o a la c ría d e su s h ijo s co m o al c u id a d o d e sus m a y o re s
(Et. X II, 7). V a le ria n o n o s d ice q u e c o n e s ta fin a lid a d a p a re c e el ave e n m o n e d a s ro ­
m an as. A ñ a d e q u e los eg ip cio s re m a ta b a n sus c e tro s c o n u n a c a b e z a d e c ig ü e ñ a , m ien ­
tras q u e e n su p a rte in fe rio r d isp o n ía n el p ie del h ip o p ó ta m o p a r a re fe rir q u e la p ie­
d a d y la g r a titu d es p re fe rib le a la im p ie d a d d el c a b a llo m a rin o co n su s p ro g e n ito re s
(Hier. X V II, I-II),J. R ip a d e ig u al m a n e r a n o s h a b la d e la c ig ü e ñ a p a r a re fe rir la id ea
de «P iedad.» co n r e s p e c to a los p a d r e s 94.
E sta im a g e n la u tilizó S a a v e d ra en su e m p re s a X X V p a r a sig n ificar la p ie d a d q u e
d e b e n los P rín c ip e s c ristia n o s a su P a d re D io s. A sí c o m o el av e d e stru y e las s e rp ie n te s
y an im a le s p o n z o ñ o s o s y tien e g ra n p ie d a d co n sus p a d re s , d el m ism o m o d o u n P rín ­
cip e c ris tia n o d e b e a r re m e te r c o n tr a el m al e n sus d o m in io s y fa v o re c e r c o n s ta n te m e n ­
te la re lig ió n y la o b s e rv a n c ia d e la fe.
A lc ia to n o s p r e s e n ta en su e m b le m a X X X la c ig ü e ñ a d a n d o d e c o m e r a sus polluelos y a su s p ro g e n ito re s . L o s c o m e n ta ris ta s d e A lc ia to , ta n to D ie g o L ó p e z co m o
M al L a ra , n o s ex p lican q u e p o r este m e d io se d e s e a se ñ a la r q u e el a g ra d e c im ie n to de

...Los egipcios llegan a posternarse ante las cigüeñas, porque estas aves cuidan y respetan a
sus padres cuando son viejos. Estos mismos egipcios respetan a las ocas de Egipto y a las abubillas,
porque las primeras son am antes de la prole y las segundas son piadosas con sus progenitores (Hist.
An. X. 16).

los h ijo s h a c ia los p a d r e s es u n d e b e r d e ju s tic ia ele m e n ta l’5.
L a g r a titu d es la id e a q u e H o ro z c o h a c e re sa lta r d e l c o m p o rta m ie n to de las cigüe­
ñas:
Conocido es el agradecimiento de las cigüeñas con los padres viejos, que a la vejez los susten­
tan, v así por la cigüeña es entendida la piedad con agradecimiento (Embl. Mor. I, XXX).

El c a r á c te r real d e l q u e n o s h ab la H o ra p o lo sin d u d a se re la c io n a p o r la c r e s ta so­
b re sa lie n te d e este a n im a l q u e sim u la un c etro . AI re sp e c to ya E lian o , e s tu d ia n d o el
o rig e n d e la ab u b illa, n o s h a b la de la In d ia y n o s dice c ó m o su rey la p o r ta sie m p re
en su m a n o . A d e m á s n o s c u e n ta u n a ley en d a so b re su o rig e n sa g ra d o en la q u e se m a­
n ifie sta e s ta im ag en d e p ie d a d filial q u e se le atrib u y e:

El rey de tos indios tuvo un hijo, y éste tenia hermanos que, cuando se hicieron hombres, fu e ­
ron injustos en grado sum o y violentos. Despreciaban a su hermano porque era e! m ás joven, se
burlaban del padre y de la madre y no respetaban su avanzada edad. A si que el hijo pequeño y
los padres rehusaron vivir con ellos y emprendieron el camino del destierro. Fue una penosa tra­
vesía para ellos. Los padres no pudieron soportarlo y murieron. El hijo no se despreocupó de ellos,
sino que, después de cortarles la cabeza con una espada, los enterró dentro de sí misino. Los brah­
manes afirm an que el sol que lo ve todo se llenó de tal admiración ante la extrema piedad del hijo,
que lo trasformò en un pájaro de aspecto bellísimo y de vida larga y le puso encima de la cabeza
un penacho que recordase las vicisitudes de su destierro (Hist. An. XVI. 5).
132

a) Fuentes: Cyranides. en Ruelle, Les lapidaires grecs, p. 20, 94. Physiologus, 29-30. Eliano, NA
III, 23. X, 16, XVI, 5. Aristóteles, HA IX, 13, 615 b 23. Et. m. 114, 11. Basilio, hexaem. Migne 29, p. 176 C. Plutarco, de solí. anim. 4. 962 E. Ovidio, met. VI, vv. 672-4. Plinio, X, 86.
Aristófanes, av. 1355.
b) H orapolo habla de la preferencia de la abubilla en los cetros de los dioses. Este hecho se re­
fleja en su aparición en la parte superior, aunque hay fuentes que en lugar de la abubilla ha-

” J. M. G o n z á l e z d e Z a r a t e , Método Iconográfico.. Vitoria (1991).
** C. R ip a . ob. cit., «Piedad».
” J. M. G o n z á l e z d e Z á r a t e , Saavedra Fajardo y la literatura emblemática, 14. S. S e b a s t i á n , Alciato.
Emblemas. Madrid (1985), pág. 64.
133

blan de la cigüeña con el mismo sentido. La parte superior del jeroglífico que significa «ce­
tro», J , parece que representa la cabeza de un ave; la parte inferior se explica en otro lugar
com o unos pies de hipopótam o, opuesto a la abubilla y del que tam bién habla Horapolo. El
significado de «gratitud» puede explicarse por una afinidad fonética. El jeroglífico que re­
p resenta una abubilla tiene el valor dh y podría haber sido em pleado para la noción dbx: «re­
tribuir». El concepto de retribución no corresponde exactam ente al térm ino «agradecimien­
to», pero en cierto m odo es la idea dom inante en el capítulo.

Capítulo V
Jeroglíficos sobre la idea de los vicios

134

J e r o g líf ic o I. H o m b r e t o d a v í a n o f o r m a d o
'TBMOl/’ l’AÚoí ¿^T{A£1Ttt¿,0.ÍK¡J¡9 ÍS'OTÍ CfíXTai
¡.{ Í T Í ¡ U < u í f í i o j j t f a j á ^ i v ,

cA^ A c r a - i 1

ríá A a 'U u í/j.<p%hc,¿/c¿¡ »enAm i A rZ m 'ftiU .á
?in-;£nAí7ra().

ss>

Cóm o escriben «hombre todavía no fo r m a ­
do».
Para escribir «hom bre todavía no fo r m a ­
do», pintan una rana, puesto que su nacim iento
se realiza del barro d el río. D e ah í que incluso
h a y ocasiones en que se ve p o r una p a rte p a re ­
cida a una rana y p o r el resto a algo terroso, de
m odo que desaparece a l m ism o tiem po que lo
hace e l río.

Y a D io d o ro se re fie re al río N ilo c o m o u n m e d io im p o rta n te d e c re a c ió n d e v id a
(I, 10). O v id io es q u ie n re la ta esto s a s p e c to s co n g ra n cla rid a d :
Tam bién de este modo, cuando el Nilo, el río d e los siete desagües, abandona los cam pos e m ­
p apados y devuelve a su antiguo cauce su caudalosa corriente, y el lim o fresco se calienta bajo e l
astro Celeste, son muchísim os los anim ales que encuentran los labradores a l levantar los terrones;
de entre aquéllos hay unos que están apenas e m pezados puesto que están naciendo en aquel m o ­
mento. otros se ven a m edio hacer aún y desprovistos de sus órganos, y con frecuencia en un m is­
mo cuerpo hay una p arte que tiene y a vida, m ien tras otra es todavía tierra inerte. Y en efecto, tan
pronto como la hu m edad y el calor se han m ezclado en las debidas proporciones, dan lugar a la
vida, y de estos dos elem entos nace todo... (M et. I, 425 y ss.).

Al re sp e c to . P lu ta rc o n o s h a b la d e v a rio s an im a le s q u e tie n e n su o rig e n e n este m e ­
d io te r re n o (quaest. conv. II, 3. 3). E lia n o , so b re el o rig e n d e las ra n a s señala:
Yo mismo... m e encontré un diluvio de ranas, y la p arte delantera de ellas, sostenida p o r dos
patas, cam inaba arrastrándose, m ientras que la otra parte se arrastraba detrás, aún informe, y se
parecía a algo fo rm a d o de una sustancia húm eda (Hist. An. II, 56).

P lin io ta m b ié n d a c u e n ta d e e s ta r e la c ió n d el n a c im ie n to d e la r a n a co n el e le m e n ­
to h ú m e d o y te rro s o (Hist. N at. IX , L II).
S in d u d a es este a s p e c to d e lo in fo rm e e n su n a c im ie n to lo q u e llevó a H o r a p o lo
a c o n s id e ra r al b a tr a c io c o m o e je m p lo d el h o m b r e in m a d u r o q u e to d a v ía n o e s tá f o r­
m a d o . E n este s e n tid o V a lerian o lo p ro p o n e c o m o e je m p lo e id e a d e lo im p e r fe c to y
137

d o s d ic e q u e así la v ie ro n los sa c e rd o te s egipcios y re firie ro n p o r ella la c a r e n c ia de

J e r o g líf ic o II. P l a c e r

las co sa s, y a q u e e n su n a c im ie n to p o r u n a p a r te es r a n a y p o r o tr a tan só lo tie rra ,
c o m o les o c u r re a o tra s esp ecies q u e , c o m o la r a n a (Hist. N a t. IX ), tras la r e tira d a del
N ilo , m u e s tra n su im p e rfe c c ió n (H ier. X X IX , X X X V II).
V a le ria n o h a b la de este a n im a l p a r a se ñ alar q u e no s o la m e n te su n a c im ie n to es m a­
n ifie sto d e im p e rfe c c ió n ; ta m b ié n su p ro p ia c o n s titu c ió n c o r p o ra l p o n e de reliev e las
d e fic ie n c ia s y c a re n c ia s , ra z o n e s p o r las q u e este an im al se e n te n d ía co m o e x p re sió n

r u c ¡iJio'hjjyfáj>ovin¡j. ¿ j# $ 5 - v . i t ^

'irtsçÿOLijuKa^ suu'Jtrtccc
>¿£FÎOÇjd cctjlfïs
i.

Q?-.

orflsi 7 w x [ í ~

de lo d ia b ó lic o y m a lig n o , tal c o m o v e m o s en el A pocalipsis (A p . 16, 13). A sí L o re n z o
d e Z a m o r a n o d u d a e n r e la c io n a r el b a tra c io c o n las p a s io n e s y lo s vicios, d ic ién d o n o s:
L a s ranas, como dice Valeriano, p o r ser criadas en lugares cenagosos, son símbolo de las p a ­
siones deshonestas e im púdicasf>.

C a m e ra riu s en su e m b le m a L X X I n o s p r e s e n ta la r a n a c o m o an im al re la c io n a d o
c o n el m e d io te r re n o y a c u o so . Su v isc o sid ad , su im p e rfe c c ió n y la relació n e n el ele­
m e n to tie r r a h ic ie ro n d e este b a tra c io u n ser a s o c ia d o a la id e a d el m al y e s e n c ia lm e n ­
te al v icio d e la lu ju ria , tal y c o m o c o m p ro b a m o s en m u c h a s re p re se n ta c io n e s m ed ie­
vales en las q u e la r a n a se re p re s e n ta s u c c io n a n d o el se n o d e la m u je r” e in clu so en
la p lá s tic a d e los sig los XV y X V I c o m o es el c aso del B ru eg h el, el B osco, o G riin e w a ld
e n su A m o r d esp u és de la m u erte, d o n d e su sexo a p a re c e o c u p a d o p o r un b a tra c io .
L a r a n a co m o e x p re sió n d e lo m alig n o y p e c a m in o s o es p r e s e n ta d a p o r J u a n de
B o rja 98 y S o ló rz a n o P e r e ira e n sus e m b le m a s” .

Cóm o representan «placer».
Cuando quieren indicar «placer», escriben
e l número XVI. Pues a p artir de estos años los
hom bres em piezan a tener relación con las m u­
je re s y a engendrar hijos.

Se n o s h a b la del n ú m e ro X V I c o m o el a d e c u a d o p a ra la fe c u n d a c ió n e n el h o m ­
bre. S in d u d a el N ilo e r a c o n s id e ra d o p o r los eg ip c io s c o m o el d o n m ás p re c ia d o , y a
q u e sus cre c id a s p e rm itía n la a p a ric ió n d e n u e v a v id a y riq u e z a s. P lin io , c u rio s a m e n ­
te, n o s in d ic a el m ism o n ú m ero : 16 c o d o s d e crecid a:

a) Fuentes: D iodoro, I, 10. Pom ponio M ela, chorogr. I, 9, 52. M áxim o de Tiro, phüosoph. XXV,
7. O vid io, met. 1, 422. Eliano, NA II, 56. Filarco, en A teneo, VIII, 6. Plinio, IX, 159, 179.
M acrobio, sa t. VIII, 16, 12. Plutarco, quaest. conv. II, 3, 3. Filastrio, Lib. de haeres. XI,
M igne 12, p. 1124.
b) A unque H orapolo da a la rana el valor de «hom bre todavía no form ado», sin em bargo este
anim al se encuentra en la tradición egipcia com o sím bolo de la resurrección. En los jeroglí­
ficos la rana sustituye al ideogram a de whm 'nh «renovar la vida». H orapolo se ha desviado
de la corriente que relacionaba la m etam orfosis de la rana con la resurrección, quedándose
só lo con la idea de incom pleto.

E l ju sto aum ento suyo es de dieciséis codos; siendo m enores y m á s bajas las aguas no riegan
todas las tierras. Siendo m ayores y m ás altas, detienen la sem entera... (Hist. N at. V, IX).

A u n q u e en este je ro g lífic o el 16 q u ie re h a c e r m e n c ió n a la e d a d b io ló g ica, n o h e ­
m os de o lv id a r q u e la cie n c ia d e los n ú m e ro s tu v o g ra n im p o rta n c ia en la a n tig ü e d a d ,
c o m o m u y b ien n o s d ice Isid o ro d e S ev illa (Et. III, 4).
V alerian o ya se ñ ala q u e e n tre los d ife re n te s n ú m e ro s, el d ieciséis g o z a b a d e e sp e­
cial p o d e r e n tre los eg ip cio s y e ra im a g e n d el p la c e r d e V en u s, p u e s a p a r tir d e e s ta
e d a d los jó v e n e s co m ie n z a n a s e n tir la lla m a d a d e la c a rn e y tie n d e n a los p la c e re s de
la v o lu p tu o sid a d . A ñ a d e q u e p a r a los p o e ta s c o m o T e re n c io y O v id io , lo s dieciséis
a ñ o s re p re s e n ta n la flo r de la e d a d en el h o m b re . A q u í se te r m in a la in fa n c ia y es V e­
nus, según señ alan ta m b ié n los a s tró lo g o s , el p la n e ta que c o m ie n z a a e je rc e r in flu e n ­
cia so b re ellos (Hier. X X X V Ii, X X V III).

“ L. d e Z a m o r a , Monarquía Mística de la Iglesia..., Madrid (1611), p á g . 676.
” El Fisiólogo..., ,117. Es común encontrarnos esta imagen de la lujuria mediante la rana succionando
el pecho de la mujer.
” J. d e B o r j a , Empresas Morales. B ru se la s (1680), pág. 125.
” J. M. G o n z á l e z d e Z á r a t e , Los Emblemas Regio-Politicos de Juan de Solórzano, Madrid (1987),
págs. 199 y 200.
138

a) Fuentes: Plinio, V. 58, X X X V I. 58. A m iano M arcelino, X X II, 15, 13. Filóstrato, imag. I, 5.
Luciano, rhet. praec. 6.
b) C om o Hathor-Afrodita es la diosa del placer, este capítulo h a sido puesto en relación con
su título de «señora de los dieciséis», n II! III, representado tam bién c o n ® ^ , ' , , «H athor la
G rande, la señora de los 16».
139

I

J e r o g líf ic o I I I . U n i ó n s e x u a l

J e r o g líf ic o IV . IM PIEDAD O REPUGNANCIA

i la f arai'dcria^'
ruot-ff/a»5 iiiA ^C n-ir ,3 ii) i e x a i f JyiO^icp
yfúfyivoifj-i'/iLtJlu
^É^v.ííiJUi-iI^ciVio/j&áY^x' ii )
ik 2íúo ¡iMoviy auvísHi'.ip, tHrt
■r ¿ í j l f I f
>cu)«x¿i'J24i>’'c ? t '<‘ -r á ccMa /ícj ^ i f 'a t í s 'f f á í p t w i .

n u r vUtiHcniu o:5ilu 7>(j , h
a\3i..u>» 2
uZo‘tt,r¿í)i>i(íi-

cJTwH'Pcij.hiiSVl-fíV

i^Óvf -

< x

Cómo representan «unión sexual».

Cómo insinúan «impío» o también «repug­
nancia».

Para indicar «unión sexual», escriben dos
veces e! número XVI. Pues y a que dijimos que
el X V I es placer y la unión sexual se produce
por dos placeres, del hombre y de la mujer, por
esto añaden el otro XVI.

Para indicar «impío», o también «repug­
nancia», pintan un pez. porque su comida se
aborrece y se considera impura en los templos.
Pues los peces sueltan el vientre y se comen unos
a otros.

Y a h e m o s v isto e n el c o m e n ta r io al je ro g lific o a n te r io r la re la c ió n del n ú m e r o X V I
c o n el p la c e r. V a le ria n o in d ic a b a q u e ta n to los p o e ta s c o m o sa b io s los a s tró lo g o s de
la a n tig ü e d a d c o in c id ía n e n p r e c is a r e sto s a ñ o s c o m o los p r o p io s p a r a la fe c u n d id a d
y la p é r d id a d e la in fa n c ia . N o o b s ta n te , A ristó te le s p r o p o n ía lo s v e in tiu n o (H ier.

Y a d ec ía m o s q u e p a r a los s a c e rd o te s e g ip c io s la c a rn e d e l p e s c a d o era c o n s id e ra ­
d a im p u ra . A sí. c u a n d o h a b lá b a m o s d el C in o c é fa lo lo re la c io n á b a m o s co n el sa ­
c e rd o te p o rq u e n o c o m ía ni p e s c a d o ni p a n d e p e s c a d o . S im ila r id e a n o s m a n ife sta b a

X X X V II, X X V III). C o m o p o d e m o s o b s e rv a r, e s te je ro g lífic o es u n a cla ra ré p lic a del
a n te r io r.
V a le ria n o h a b la d e c ó m o lo s eg ip c io s é fig ia b a n el m a tr im o n io y nos d ic e q u e el
n ú m e r o tr e in ta y d o s e r a su je ro g lífic o y a q u e a lo s d ie c isé is a ñ o s el h o m b re e s ta b a
c a p a c ita d o p a r a la u n ió n sexual y d o s v eces d ieciséis c o m p le ta n el tr e in ta y d o s y, si
el p la c e r sex u al lo s ie n te n los d o s, v a ró n y h e m b ra , re q u ie re ta m b ié n q u e el sig n o del
p la c e r se a d o b le (H ier. X X X V II, X X X V ).

P linio (Hist. N al. V III, L IV ). T a m b ié n , P lu ta rc o n o s d ice q u e los eg ip c io s re c h a z a b a n
el p e s c a d o p o r m o tiv o s relig io so s (q u a est. conv. V III, 8, 2).
S o b re la a g re siv id a d de los p e c e s e s c rib e su fic ie n te m e n te A ristó te le s , se ñ a la n d o
q u e in clu so se co m e n u n o s a o tro s (de a n im . hist. IX , 2, p. 6 1 0 b). E n este s e n tid o h a ­
b ría q u e se ñ a la r a m u c h o s e s c rito re s d e la a n tig ü e d a d , c o m o E lia n o , P linio o B asilio.
P lu ta rc o n o s d ice q u e los s a c e rd o te s eg ip c io s te n ía n p o r el m a r u n g ra n m ie d o e
in clu so lo c o n s id e ra b a n co m o sa c ro . L a a v e rsió n h a c ia los a n im a le s m a rin o s les hizo
u tiliz a r la fig u ra del p e z p a ra re fe rir la id e a d el o d io (de Is. e l Os. X X X II).
V a le ria n o en el siglo XVI reco g e e s ta tra d ic ió n y n o s d ic e q u e el p e sc a d o p a ra los

b) La im agen que p rop on e H orapolo n o se encuentra en ningún lugar. La única explicación ra­
zonable es que sin duda lo que tenem os aquí se d ebe a una asociación de ideas co n lo que
se ha dicho en el capítulo anterior.

sa c e rd o te s eg ip cio s e ra clara re fe re n c ia d e lo p ro fa n o y a b o m in a b le y p o r ello e r a c o n ­
d ic ió n el no co m erlo . In clu so n o s h a b la d e P la tó n y p o n e e n su b o c a q u e el p e scad o
al n a c e r en el m a r n o es co sa d ig n a d e J ú p ite r . E s ta tra d ic ió n tu v o su im p o rta n c ia p o r
c u a n to p a r a los ju d ío s , según la ley d e M o isés, e s ta b a p r o h ib id o c o m e r p e s c a d o
(Hier. X X X I, I y II).
A ñ a d e V alerian o q u e el p e s c a d o a p a r e c ía e n v a ria s re p re s e n ta c io n e s de la a n tig ü e ­
d a d p a r a re fe rir la co n d ició n frágil y m o rta l d e la v id a h u m a n a a la vez q u e el o d io .
R e p ro d u c e alg u n a s in sc rip c io n e s d o n d e a p a re c e n la c a b e z a d e l n iñ o , del a n c ia n o , el
ág u ila, el p e z y el cab allo d e la rib e ra . L as c a b e z a s e x p re sa n el d e v e n ir en la vid a del
h o m b re , el p á ja ro la v id a, el p e z la m u e rte y el cab allo la d e s tru c c ió n (Hier. X X X I, V I).
C o v a rru b ia s n o s p re se n ta e n su e m b le m a L X X X V ÍII la im a g e n d e dos p eces g i­
g a n te s q u e al igual q u e en el g r a b a d o d e H o r a p o lo tr a ta n d e e n g u llir a o tro s m ás p e ­
q u e ñ o s. P a ra el a u to r el pez es im a g e n d e la g u la y del d e v o r a d o r , d e los rico s q u e
e n g o rd a n a tra v é s d e los p o b res. N o s d ice en el e p ig ra m a :

140

141

El agua es tan fecunda, que si hubiese
Paz, entre los pescados, que en sí cria,
No tengo a mucho, que en la tierra diese.
Con grande parte dellos cada día.
M as como de la gula el interese
Incita, cada cual con agonía,
Quiere comer al otro: y los mayores,
Vivos suelen tragarse a los menores.

J e r o g líf ic o V.

M ie m b r o v ir il d e u n h o m b r e p r o l ìf ic o

;i* a i - i /o ü f yim-íou.có
a y o > )i fx iu ix u
>oc

P icin ello n o s p r o p o n e v a ria s sig n ificacio n es p o r m e d io d e l pez; p o r lo g e n e ra l, to ­
d a s ellas re m ite n al m al, la av a ric ia o el a m o r lascivo (M und. S y m b . VI, I).
In clu so , la v o ra c id a d del p e z , su a fic ió n p o r el a lim e n to es lo q u e, a ju ic io d e San
Isid o ro , le d io tal d e n o m in a c ió n . N o s d ic e q u e p isc es se llam an d e « a p a s c e n d o » , ali­

J

2.1 ‘¿tu o ¡ u f ui7i¡i - / A

Cómo expresan «miembro viril de un hom­
bre prolifico».

m e n ta rs e (El. X II, 6).

a) Fuentes: Plutarco, de Is. et Os. 7, 32; quaest. conv. VIII, 8, 2. Clemente, str. V, 7, vol. II, p.
354 St. y VII, 6, vol. III, p. 26 St. Artem idoro, oneir. II, 14, p. 108 H ercher. Juliano, orat.
V, 176 c. A ristóteles, HA IX, 2, 610 b 17-8. Plinio, IX, 185. Eliano, NA VII, 19. Basilio, liexaem . VII, M igne 29, p. 152. Nemesio, de nat. Iiom. M igne 40, p. 528. H eródoto, II, 37.
Porfirio, de abst. IV, 7.
b) El pez estaba considerado com o im puro en m uchos casos, sobre todo en los ritos divinos y
funerarios. La casta sacerdotal se abstenía de com er pescado. Para Sbordone la abstinencia
de este alim ento podía deberse al tem or al daño que producía alguna especie concreta. Algo
de esto apunta tam bién Horapolo. aunque de form a marginal, cuando dice del pez que suel­
ta el vientre.
La relación entre el pez y el carácter de impío y abom inable está bien clara en egipcio: el
signo del Barbus bynni, < x , representa la palabra b w ’t, «horror, disgusto, repugnancia, abo­
minación». O tro jeroglífico que representa un pez aparece como determ inativo en
^ bout, «lo que está prohibido».

yo;

i
l
3 U,• n . '. j j i i._

wAur¿io.’..Aóui

Para indicar «miembro viril de un hombre
prolifico», pintan un macho cabrío, y a no un
toro, puesto que éste no se aparea hasta que no
tiene un año de edad. En cambio, el macho ca­
brío se une a la sem ana de su nacimiento y aun­
que segrega un esperma estéril y fa lto de ele­
mentos fecundantes, sin embargo se aparea an­
tes que los demás animales.

L a re la c ió n d el m a c h o c a b río c o n el m ie m b ro d e la v irilid a d o falo y a q u e d a e s ta ­
blecid a e n a u to r e s d e la a n tig ü e d a d c o m o P lu ta rc o (d e Is. e t Os. 37) o D io d o ro (I, 88).
T am b ié n A ristó te le s n o s c u e n ta c ó m o e sto s a n im a le s .se a p a r e a n a n te s d e u n a ñ o (de
anim . hist. V I, 21, 575 a). P a r a E lian o , el m a c h o c a b río , es im a g e n d e la lu ju ria , p u e s
ta n to ellos c o m o los m a n d rile s «se d ice q u e in c lu so c o p u la n co n las m u jeres» (Hist.
An. V II, 19).
Je ró n im o d e H u e r ta e n su c o m e n ta rio a P lin io d a c u e n ta d e qu e:

Los cabrones son entre todos los animales los m ás lujuriosos e incontinentes, y por esta causa
fueron símbolo de la lujuria; y queriendo los egipcios notar a uno de deshonesto y carnal, pintaban
un cabrón, porque aunque hay otros animales m u y falaces y activos para la Venus, empiezan a
ejercitarla m ás tarde, pero el cabrón (según escribe Eliano) empieza sólo siete días después de ha­
ber salido del vientre, aunque no es suficiente para la generación, hasta tener un año, ni para ser
padre hasta que pasa dos, porque entonces es m u y poderoso y fecundo, tanto que alguno de los
ciegos Gentiles, por esta fecundidad le contaban entre sus dioses, como a los Panes y Sátiros, y por
la misma causa pintaban a Venus caballera sobre un cabrón (Hist. Nat. VIII-L).
R ip a , sig u ie n d o e s to s sig n ificad o s, n o s p ro p o n e el c h iv o o m a c h o c a b río c o m o im a­
gen del « C a rá c te r S a n g u ín e o » :
El Chivo, con su racimo de uvas, significa que el sanguíneo es m u y dado a los placeres de Ve­
nus y Baco. En efecto, su inclinación a Venus viene representada por Chivo, por ser éste un anim al
m uy aficionado a la lujuria, según narra en su libro X Pierio Valeriano. Por su parte Baco viene
142

143

.b.. X . a su salida. b .-í Ç} II ii . pa ra que nin­ gún otro an im al pu ed a bebería. Ttif ¿u.'i i y y .. . 33 y X X X IX .'V> -nvnucp v-na^iau^uTti Xj à zjí. p.y (. D iodoro. pág.K i j iv w . Por esto preci­ sam en te los antiguos reyes. Y tam bién hace lo m ism o a la salida d e l astro divino. i . J V ^ M A .jt ín.j y e ú 'e u í- l’. i. pu esto que cuando llega la luna.illúJh. después de beber revuel­ ve con los labios. Al ig u al q u e H o r a p o lo ta m b ién E lian o nos p ro p o n ía e s te a n im a l co m o reflejo de lo s lu ju rio so s y e n este se n tid o es H o ra c io q u ie n califica de c h iv o s a los lib id in o so s (Epo­ m o n ta so b re la c a b r a " " .i".-. Aristóteles. J1 Tliierkult. dos. ob. e n los te m p lo s d e V en u s solía re p re se n ta rse a la d io s a so b re el m ac h o cab río . llegaban a conocerla con e xactitu d por m edio de é l como d e ciertos gnomones. n o s dice en su e p ig ra m a : n4 /oá'. ? '• o t A i 'i . pintan un óri. te­ niendo fijo s los ojos en la diosa.. X 6 i[ ú 7 í v / '* t f u r o f c jo p lS H 3 >vaiç. . X X X II). si en el desierto alcanza un lugar que tenga agua. « C om p lexión Sanguínea». protr. fr. adem ás.._.los egipcios dicen que este anim al expulsa las superfluidades d e su alim ento volviendo la es­ p alda en la dirección del sol naciente (Hist. pág. orat. la im a g e n del vicio q u e d a r e p re s e n ta d a m e d ia n te u n a m u je r des­ ' Cómo indican «impureza». porque la pro­ p ia diosa produce y hace crecer todo cuanto hay ú til en e l mundo. G e n è v e (1958).9 ."". e n el g r a b a d o titu la d o H ércules.. a d Greg. C . . p.x. 1. . 23). q u e tien e cu ern o s y p a ta s d e cab ra. u j i i i ç ¿■..i. u ¿jj'r S iy iú p lir . ru x -¡¡es-: ii‘... no para alabarla n i aclam arla. . R ip a . y c o n c r e ta m e n te c o n la e s tre lla S irio . . r itÀiV . J e r o g líf ic o V I. ftft fa y ú ¡j ccôtùv. j ‘ I jfvu U J j / . c c û ù ^ -m x t- Hiera.f 'fcdS-í-y . ceñidas las sienes con escarola. Esteban de Bizancio. Por esto tam bién los sacerdotes com en éste e l único de los anim ales de su especie sin marcar. de ¡s. los Sátiros suelen a m a r continuam ente a las Ninfas. A . - •ytbnorcp.t'IU- f u f r v í t l l S Í S h í í ' í i w i X U u . m ezcla residuos con e l agua y con las p a ta s lanza polvo en ella. X .. C lem ente de A lejandría.Il i. . T a m b ié n en é p o c a m edieval nos c u e n ta M âle q u e es c o m ú n e n c o n tra rse e n la ic o n o g ra fía la r e p re s e n ta c ió n del p e c a d o de la ju ju ria m e d ia n te u n a a le g o ría que Fauno. 176. HA VI..Jr. ■. 71. T . C o m o p o d e m o s o b se rv a r. NA VII. n o s re p re s e n ta el m o m e n to r e la ta d o p o r J e n o fo n te en el q u e el h é ro e d eb e de d e c id ir so b re se g u ir el vicio o la v irtu d . 46. 88. II. identificando de alguna forma esta divinidad con D íonisos o Pan.. An. es buen símbolo de la desenfrenada Venus. con pies de cabra.ii. y c I m orueco. II.. porque parece que tiene una cierta rivalidad hacia la diosa. b) El autor establece una relación entre la palabra que significa «fuerza viril».. sím b o lo de la lu ju ria . ‘ > p \ .' 0 A ¿ . M igne 37. dice que e l sanguíneo es m uy dado a los apetitos venéreos p o r tener gran abundancia de semen.. vol. I. E lia n o c u e n ta q u e era m u y o d ia ­ do p o r los sa c e rd o te s a n tig u o s ya qu e: a los que estaba consagrado el macho cabrío. 4. <hi ci. p. E líano.uM. H eródoto. Sin d u d a la fig u ra c ió n del m a ch o c a b río c o m o e x p re sió n de la fu erz a viril. carm. Í.j .a m . 575 a 54-5.'-'. 741. 223 W . poniéndose ju n to a este anim al. e t Os. lanza un grito. G regorio N aciancen o.-t_. N i si­ quiera en esto realiza lo debido.'*' i:. ¿¿-ni-)« £. Problem. Hopfner.¡¡r¡hí^^)¿^x/' Jl'uu iu ■. P ero p o r lo ge­ n e ra l es m u y c o m ú n la fig u ra c ió n de este an im al e x p re sa n d o la id e a de lu ju ria.i 1ú. N o s d ic e q u e co n e s ta sig n ificació n fig u ró en m ú ltip le s m o n u m e n to s d e la a n tig ü e d a d y así. A /íi. IM PUREZA u¿ ojj'ip udi-aíu-uiA Kcu^i/nisc £ ¿¿nAd iriç y Ct.representado po r el racimo. Plinio.cú-Ac D u r e ro . í M í »jjuiiCaAc: -. '<iul j ix IIÁIuj/l¿7ír. no s d ic e E liano: 145 . 19. I. 93. . N ono. Pues adem ás. 32. 21.—. 24 St. Pindaro.. 11.íU iJ ik.í lj] y iñ a u x . A lc ia to d isp o n e un fa u n o con p ies d e c a b ra en su em b lem a L X X 1I c o m o re fe re n c ia a la id e a de L u ju ria .3d¡ív ú'¡. La escarola es lúbrica. 'jy ^ J ç it. y - i . O -lf. G u y d e T e r v a r e n t . c o n o c id o c o m o ó rix o a n tílo p e . Atribuís et symboles dans l'art profane... VIII. y el m acho cabrío símbolo de la lujuria. Tan m alvada y odiosa se consideró la naturaleza del órix. e l sol.. 144 E n relació n co n el a n u n c io d e las e s ta c io n e s. cuando e l horósco­ p o les indicaba la salida. TGír í) TÍZ*Jly Para escribir «im pureza»... S o b re este an im al. XXXI.í.. HÿXj.Ui..'. 10. . .. l í d l / A i i i . de virtute. Los griegos llamaban «m acho cabrío» al morueco consagrado a Chnum -R a.]\vt.0 QKú:^Kítcj' yari^cy. X X V III). n u d a q u e se a b r a z a a la fig u ra de un S á tiro . f. ' ii a) Fuentes: Plutarco. A ristóteles. n o s la o fre c e D u re ro en la c ita d a o b r a del A rco de T riu n fo de M a x im ilia n o . 37. to d o ello p o r la in c lin a c ió n d e este an im al a los p la c e re s d e la c a rn e (Hier. .Jc i. La explicación d e esto es m uy clara: porque. Cfr. 49.) '. :<7 D\l _. Naz. II. cit. L t . b. vuelve sus ojos a ella com o si estuviera enojado y no quisiera ver la salida d e la diosa. cavando la tierra con sus p a ta s delanteras. - V a le ria n o a s o c ia el m a c h o c a b río a la lu ju ria y lo p ro p o n e c o m o im ag en d e V enus. 201 Schr.

tit. v. fue visto c o m o r e p re s e n ta c ió n d e la fo rta le z a y v io len cia. Damascio. Con todo.. que tanta es su ferocidad (Hist. con las palabras que significan «pol­ vo». no hay otro animaI m ás fuerte. Nal... tal y c o m o n o s c u e n ta H o ra p o lo . Hopfner. se parece al buey. estaba considerado desde tiem­ pos muy antiguos com o un animal inm undo. 1. 38. 19. a) Fuentes. im p id e que o tr o s p u e d a n b e b e r a g u a " ’2. XI. e t Os. El uro. págs. dada la semejanza del nom bre del óryx. Clemente. Su aversión a la mi­ rada del sol y de la luna se explica por esta relación. 28. 17. 937. 38). testimoniando con su estornudo (Hist. Proclo. también puede encontrarse una relación fonética en estas asociaciones. 242. et Os. Se apacienta no lejos deI Océano y. Plinio. la lleg ad a del v e ra n o (H ier. 974 F. 7. 343 a. 31). d e la q u e ib a a s u rg ir «el qu e se ría el sol de ju stic ia » '" 4. 41. VIII). P o r las c u a lid a d e s q u e n o s re fie re H o ra p o lo . 3. y $ s .) y Plin io (L X X IX . pág. y p o r las c a ra c te rístic a s a las q u e este a n im a l h a c e re fe re n c ia . Priester. V a le ria n o ve e n el an im a l u n a im ag en d e las m a te m á tic a s p o r c u an to tie n e u n a g ran p re c isió n en se ñ a la r. C o n e s ta ú ltim a sig n ificació n lo a p re c ia m o s en di­ fe re n te s m a n ife sta c io n e s a rtístic a s de é p o c a m ed iev al c o m o e n el p ó rtic o d e A ln e 1"'. II. H e r ó d o to c o m e n ta c ó m o los sa c e rd o te s eg ip cio s m a rc a b a n sus v íctim as an te s de sa c rific a rla s (II. V. los arranca de cuajo y hace pedazos sus ramas. 152. es decir. d e igual m a n e ra n o s n a r ra esto s a c o n te c im ie n to s P lu ta rc o (de Is. Otto. P icin ello . p. Según Elíano. de aest. Diodo- F. 43. las costum bres que le atribuye Ho­ rapolo y que los autores griegos y rom anos post-helenísticos confirm an en gran m edida. "" Ibidem. 221. 84. p. An. pág. 4. por beber continuamente. 3. Bibl. voi. escultura n. etc. I. 1. 146 147 . golpea la tierra con sus cuernos"". p. 180. De hecho.. «manchar». el m ás poderoso de todos los animales. 100. D e ah í q u e T o m á s de C a n tim p r é v ie ra en él un a re fe re n c ia a M a ría . E stas c u a lid a d e s del a n im a l ta m b ié n las se ñ a la n O p ia n o (C y n e g . II. XV . Cfr. seschau. L. Estela del M useo Británico.Tengo oído que los egipcios dicen que el antílope es el primero en barruntar la aparición de la constelación Sirio. 47 Diehl. quaest. Apuleyo. apa­ recen coloreadas según los prejuicios religiosos del antagonism o entre seres osirianos y tifónicos. tiene dos cuernos a manera de sierra y aparece por su aspecto m ás terrible que cualquier otro animal: cuando golpea a los al­ tos árboles. str. no perdonan a hombre. Plutarco. 231. Physiologus. oh. 31. VI. b) El órix. 2). VIII. X. juguetea como si estuviera ebrio y. p. pág. Hopfner. cap. IV. cod. «arrogancia». Escolio a A rato. T a m b ié n . NA X. II. El Fisiólogo. que puede estar representado de dos fo rm a s e s. in Tim. y m alig n a. Ibidem. 28. met. p o r c u a n to sus d o s c u e rn o s v ien en a se r im ag en de a m b o s te s ta m e n to s p o r los q u e el h o m b re p u e d e v e n c e r a los v icio s. 139. cn Porfirio. En los B e stiario s m ed ie v a le s el an im al tie n e u n a sig n ificació n p o liv alen te. X V ).A n o ta c ió n -). XXXVI. 11. n. 11. «abom inar». Estela de M etternich. phaen. 8. T a m b ié n p o r c u a n to u n a vez q u e sa tisface su sed. H eródoto. vol. Querem ón. HI. VIH. 366 Maas. I. 107. fue e n te n d id o p o r O ríg e n e s c o m o im ag en del e n v id io so q u e n o p u e d e so p o r­ ta r la luz d e la v e rd a d . ya q u e al se r c a z a d o p o r re d e s re p re se n ­ ta al h o m b re d o m in a d o p o r el m al. de myst. p o r d a r la e s p a ld a a la luna y el sol. de Is. 18 y ss. de soli anim.. b en ig n a. 40. Eliano. VII. NA V ili. al igual que el toro. ni anim al de cuantos ven. el órix pertenece al ciclo del dios Seth. Yámblico. A sí n o s lo p r o p o n e C a m e ra riu s en su e m b le m a X IX y n o s lo ex p lica Je ró n im o de H u e rta en su c o m e n ta rio a P linio: Tienen grandísima fu erza y ligereza. El Fisiólogo n o s h a b la d e e s te an im a l y lo d e s c rib e com o: ro. X. 21. Thierkult. pág. pág. 445 y ss. conv. p. 4. 449 St. vita Is„ en Focio. 10. I.

zo zo b rar» . pá g . d e igual m a n e ra el m a le d ic e n te h a c e lo m ism o co n el h o n o r a je n o 1" . 141). « M a le d ic e n c ia » . T a m b ié n R ip a d is p o n e al an im a l co n re fe re n c ia al « D a ñ o » y lo ju s tific a en V alerian o tal y co m o lo h e m o s s e ñ a la d o " 0. 81. ’. ensucia y corrom­ pe. En cuanto a la representación de «selección» por medio de un ratón. G o n z á l e z d e Z á r a t e . e n tie n d e p o r el ra tó n u n a re fe re n c ia al m a le d ic e n te . NA VI.-Jfur£ j>. de esu carn. "" C.í' i. y en otras cosas. y por esto los Egypcios. se asemejan en la grafía: pnw. el ratón tras escogerlo come el más puro de ellos. y así c o m o el r a tó n ro e y d e stru y e lo a je n o . o b r a fe c h a d a e n 1647 y q u e viene a d a r la ra z ó n a las c o n s id e ra c io n e s q u e R u p e rt M a rtín n o s o fre c e s o b re el c a r á c te r se­ m á n tic o d e e s ta p in tu ra del siglo 148 x v ii . I. R ip a . ü i « . Pura expresar «destrucción». 80. R ip a . piv y pns. p á g s . R u p e r t M a r t í n . F. cit.G. 141. VI. 3. y'«volear.¡j i j ' . u í @ . ob. X III. 75.A . p á g . dañan las mieses cortando y royendo las es­ pigas y afligen a los egipcios destruyendo las gavillas amontonadas. . P lin io n o s h a b la de esto s ra to n e s q u e n a c e n en el N ilo c u a n d o el río d e c re c e (Hist./)« ' JL°5¡’9.J OvA. Cuando llueve sobre Egipto. por tanto.'I J . r o e ta n to d e d ía c o m o d e n o c h e y d a ñ a d e ta l m o d o las co sas c o n su s d ie n te s q u e las d e ja inservibles. 10. i-. ob. o b se rv a n d o la c o s tu m b re d e los r a to n e s los hace p re m o n ito rio s de la ru in a y re c u e rd a a H o ra p o lo c u a n d o afirm a: Dicen que si en la parte donde están hay muchos quesos. í . Si esto es así tendríam os un notable ejem plo de asociación fo­ nética entre tres palabras con las dos prim eras letras en común y que. VIH. Cómo representan «destrucción».. 41. Barroco. de igual m a n e ra lo c u e n ta n E s tra b ó n (X III. XII. separar». Plutarco.’ t . Por eso también la selección de los panaderos se hace como en los ratones. A q u í.. 3 c r1 v i i ¡j-i/vi } " - g é n e ro ./?«ir. 41). q u ie n n o s señala: He aquí algo que es corriente en Egipto. 41. Saavedra Fajardo y la literatura emblemática. Estrabón. reoL 31.i /t> J-í* >j 7-i: . II. tal c o m o lo a p re c ia m o s en la co m ­ p o sic ió n d e l p in to r h o la n d é s W illiam v an A elst. VIH. Pues aunque estén puestos delante de él muchos panes de distintas clases. II. y comen del mejor.H.Ö K. 222 .7 ¿ 5 O'HUH'j) Tä'I. ' . Vanitas. 48. nacen de repente rato­ nes. o c u lta im p o rta n te s e n s e ñ a n z a s e s e n c ia lm e n te m o r a le s 1" . m C. p o r lo ta n to lo p r o p o n e c o m o re fe re n c ia al d a ñ o (H ier. que lleva com o determ inativo una barca que ha volcado. Plinio. los contiene con empalizadas y los mantiene a raya con trincheras en las que se enciende fu eg o (Hist. a) Fuentes: Eliano. Utilizan este signo también cuando (¡uieren escribir «selección». solían pintar un ratón (Hier. los alim e n to s c o m p o n e n u n a n a ­ tu ra le z a m u e rta y el r a tó n es sím il d el d e v o r a d o r d e l tie m p o 1“ . V alerian o n o s c u e n ta c ó m o este a n im a l d e s tru y e to d o lo q u e ca e e n su d o m in io . An.r'». Estos se desparraman por los campos de cultivo. V e c a . «dividir. R ip a . 104. Heraclides de Lembo. Por esto. . porque. El ra tó n es im a g e n de la d e s tru c c ió n y c o m o id e a d e la d e s tru c c ió n del tie m p o ap a­ rece en alg u n a s c o m p o s ic io n e s titu la d a s « V a n ita s» . T a m b ié n m e n c io n a la afició n de e sto s a n im a le s p o r el ro b o y la d es­ tru c c ió n . 108.. B ilb ao (1 9 8 6 ). 5. comiéndolo todo. Heródoto. para pintar a uno que había de ser ju e z de alguna cosa. b) Lauth ha puesto de relieve la afinidad fonética que existe en egipcio entre «ratón». v lo mismo hacen en el pan. Sbordone señala la afinidad fonética existente entre pnw y pns. j i i i . 1. r iL 'f U$OL*lS/UC¿J•A 0 cLi'íiífu l u } J \ u \ c u i r t ! u í i ú . L V il —A no tació n -). 222. q u e b a jo la a p a rie n c ia de se r u n a p in tu ra de “ J. no puede excluirse que la relación entre el ratón y destrucción venga por la propia naturaleza de este animal. A. M . 1. H e ró d o to n o s h a b la d e los ra to n e s c o m o u n a p la g a q u e se d a e n E g ip to y que to d o lo d e s tru y e p o r su v o ra c id a d (II. los gustan lodos. H u e rta . L V II1). X III. «Daño».. 149 . En los pueblos antiguos los ratones eran una gran preocu­ pación y podían llegar a convertirse en una verdadera plaga. Sin em bargo. pintan un ra­ tón. 4 8 ) y E lia n o . N a t. IX . J. la gente trata de ca­ zarlos con trampas.. cit.¿ u v i. X X X I). j . XVII. 132.r . la vela cu m p le la fu n ció n e m b le m á tic a d e la d e c a d e n c ia d e la v i d a 107.

in clu so se p r e s e n ta h a s ta e n el p r o ­ p io final. d o n d e ju n t o a la c a la v e ra a c o m p a ñ a d a d e la m o sca. pintan una mosca. V a le ria n o n o s d ic e q u e la m o sc a se h a d e e n te n d e r c o m o im a g e n de lo in o p o r tu n o y d e la d e sv e rg ü e n z a . el d in e ro . Vayan lexos. S in d u d a . el lib ro . NA II. É ste e s im ag en d e los o c io s o s y H é rc u le s lo es d el g o b e rn a n te v irtu o s o q u e n o p e rm ite el vicio en el e s ta d o . la m a rip o sa . X X V I. a p a r e c e n d ife re n te s e le m e n to s q u e m a­ n ifie sta n la id e a d e la v a n id a d . An. II. Se n o s in d ic a q u e la im p u d ic ia . m ie n tra s q u e la m o sc a es fiel re fle jo d e la im p u d e n c ia y d e sv erg ü e n ­ z a q u e n u n c a p o d r á lleg ar a p o sa rse e n u n e s p íritu v irtu o so . c ¿t íi/Í¿ v '«7* u i ' 7X1. 151 Cohn. 570). 130. i T u u 'j i v i a c r / m u) í / y < /IiiA o i : u " r i i ¡ j j . X X X IV ).. XVII. de vita Mosis. y los verbos que significan «vencer» y «oprimir. J e r o g líf ic o V I I I . b) Se ha intentado buscar relaciones fonéticas entre el nom bre de la mosca. con razón. II. D urante siglos los faraones consideraron la m osca como símbolo del valor y la com batitividad. 29. E n u n a d e ellas. e s te s e n tid o n o falta en m ú ltip le s r e p re s e n ta c io n e s del in se c to q u e se re a ­ lizan e n el siglo xvn c o m o re fe re n c ia a la id e a d e « V an itas» . H orapolo interpreta esta relación en un sentido contrario. c o m o s o n la s flo res.te n e r el P rín c ip e . que son De la negligencia imán. vejar». P o r e s ta c u a lid a d d e su o b stin a c ió n es sin d u d a p o r lo q u e E lia n o califica al in se c to c o m o la « c r ia tu ra m á s in tré p id a » (Hist. El e sp e jo se c o n v ie rte e n im a g e n de la p u re z a y v irtu d q u e h a de 150 J. 19). cam biando la virtud del valor por el vicio de la insistencia sin motivo y la pesadez. L os Emblemas Regio-Politicos de Juan de Solórzano. pág. S o ló rz a n o e n su e m b le m a L X X V II n o s p r e s e n ta a H é rc u le s e s p a n ta n d o co n su a) Fuentes: H om ero. en absoluto deja de presentarse de nuevo. 19. M. V il. A sí lo a p re c ia m o s e n la o b r a q u e p r e s e n ta m o s . Ocio y halagos. pues la clava te dan para regir el timón. la q u e re a liz a ra A d ria e n N ie u la n d t. E n este se n tid o n o s p re ­ s e n ta C a m e ra r iu s u n o d e su s e m b le m a s e n el q u e la m o sc a se c o n v ie rte en la im ag en del vicio q u e n o p u e d e c o n tr a el esp ejo d e la v e r d a d 1" . VII. Eliano. I. pero las conclusiones no son del todo satisfacto­ rias para Sbordone. m a z a a u n m o sc a rd ó n .V» c/*« 11 j . H o m e ro n o s h a b la e n la Ilia d a de la o b s tin a c ió n d e la m o sc a p o r p ic a r la p iel h u ­ m a n a al e s ta r m o v id a p o r el d e s e o d e c h u p a r la s a n g re del h o m b re q u e ta n to le a g ra d a (X V II. A n. E s ta id e a se p o te n c ia e n o tr a s o b r a s a n ó n im a s d el xvn.XXIX. . Plinio. IV. p. 2 9 ) y a ñ a d e que: Los perros v las moscas carecen de vergüenza y no es fá cil mantenerlos a raya (Hist. Rey. c o m o lo a p re c ia m o s en a lg u n a d e la esc u e la a le m a n a en la q u e a p a re c e la m ism a id e a d e la « V an itas» y de re fe re n c ia al v icio o m a ld a d q u e sie m p re e s tá al a c e c h o d el h o m b re y q u e in clu so p u e­ d e llev arle a la m u e rte . Para expresar «desvergüenza». E ste a u to r d is p o n e en su e m b le m a X X V III u n a se rie d e m o sc a s tr a ta n d o d e p o ­ sa rse e n u n esp ejo . q u e el m al n o a b a n d o n a n u n c a . 570-2. 106. porque. Y ofende su fuerza toda? Porque la clava gallarda De Hércules se acomoda A herir la ociosidad larda. p u e s va de c u e rp o e n c u e rp o sin n in g ú n re sp e to .. 151 . Como representan «desvergüenza». P o r ta n to . d e la d e sv e rg ü e n z a . N o s dice en el ep ig ram a: Porque el moscardón aguarda. v e m o s la im a g e n d e u n b a tra c io q u é c la ra m e n te se aso c ia a la lu ju ria. p o r su c o n s ta n c ia en m a n te n e rs e d e n tr o d e la in m u n d ic ia y el m al. Filón. el vicio y la d e s v e rg ü e n z a lle v a n al h o m b re a la m u e rte y. p o r o tr a p a r te . DESVERGÜENZA H O f ñ o r /x C líiT a . G o n z á l e z d e Z á r a t e . vol. ‘4 ¿u s' ¿ uC u: . y so b re esto s e le m e n to s o b se rv a m o s u n c r á n e o d o n d e a p a re c e u n a m o sc a en el fro n tal. a m o d o d e e je m p lo . la m o s c a se p r e s e n ta c o m o re fle jo d e lo s vicio s. M ás bien parece que la imagen que utiliza H orapolo es extraña a la gra­ fía jeroglífica. aunque se la rechace sin cesar. sie m p re está p re s ta a m o le sta r en c u a lq u ie r situ a c ió n (H ier. 67.

u a C ai yl:u ¿*<. áJ>. 8.tí. 'it-'l í j"i |'. introducción. porque dicen que el pelicano no com­ bate de forma inteligente. ya q u e los eg ip cio s la to m a b a n c o m o je ro g lífic o de la m ism a. de abst. de lo s p e s c a d o s y re p ­ tiles q u e se e n c u e n tr a n a la orilla del N ilo .. porque.» » ! ( • . E n este se n tid o C a m e ra riu s c o m p a ra b a estas id e a s q u e n o s refiere el p e líc a n o co n las q u e n o s m a n ifie sta S an P ab lo e n su E pístola a los R o m a n o s c u a n d o n o s d ice q u e la sa b id u ría de la c a rn e es e n e m ig a d e D io s (Ro.i. c o m o la c ig ü e ñ a . se p re s e n ta el e m b le m a X X X V III d e C a m e ra riu s .t0VSlfJXZClJli. porque. IV. L.. es p ro n ta m e n te c a z a d o m e d ia n te u n a h o g u e ra q u e en- 112 El Fisiólogo. c o m o los d e m á s a n im a le s. a) Fuentes. E lian o nos h a b la d el p e líc a n o y lo c o m p a ra a la cig ü eñ a en la p ie d a d y c a riñ o que tie n e con su s h iju elo s (H ist. a-Í^J>U GHUUJ. . ’ . X I). como las demás aves. P a ra H o ro z c o .iTff4*r CLrS-tx. el p elíc a n o se c o n v ie rte e n im a g e n del h o m b re in d o cto : Entendían la insapiencia por el Pelícano que cría en la tierra. C a m e r a r iu s . c ie n d e n los c aza d o res.w i v ) Xj rá A:icr¿ v/V '^Ourujj. : J J -j- ' ¡ v . 7.. l i .' í.A . b) N o se encuentra ningún docum ento egipcio que recoja el simbolismo que describe H orapolo. siendo el fuego de quien todos los animales se apartan.«a/ -Wc»7ci ctí ^íji «a'íu Kui'*/Lt>Li-t naia *cytcíau ¿ ¿j*Au W ttsíCira/. el p elícan o era p a r a los a n tig u o s ex p resió n d e la m ala su e rte...- TifiiíIb-non nú ii»°. al fin y al cabo. E n el m ism o se n tid o lo se ñ ala el Fisiólogo.v. In clu so D a n te lo p ro p o n e c o m o « sím b o lo d e C ris­ t o » " ’. M. el an im al se co n v ierte e n im ag en d e la im p ru d e n ­ cia. ra z ó n p o r la q u e se c o m p a ró al h o m b re q u e tie n d e a las co sas b ajas y te rre n a s y re n u n c ia a lo celeste (H ier.Oti *1 i J e r o g líf ic o IX . cuitT. A n. El ave se a lim e n ta . Eliano. NA III.T £'¡. deposita allí sus polluelos.¡S ¿ttá i í í .. 153 . 23.'. sabiendo esto. INSENSATO {. ■.. c o n tin ú a V a le ria n o . pero los restantes egipcios lo comen. P o r ta n to .-r 4 u i v . Q uerem ón. . : ■■■'« : iv >ia: Dibujando un pelicano expresan «insensa­ to» v también «imprudente». T a m b ié n . • U t»-'Ji. U n e je m p lo lo e n c o n tra m o s en la c o n o c id a P iedad d e T iz ia n o y en el te m p lo e u c a rístic o v a le n c ia n o del C o rp u s C h risti d o n d e L a u ra n a r e p re s e n tó a C risto m e d ia n te el ave. acude a matarle.. Z.tj. i . sino insensata. .. líi i-.'. . pág. y sin ésto. p ro h ib id a p o r el L evítico (C a p . los sacerdotes no tienen la costum­ bre de comerlo. ílv já { 'Í» C l‘ tP > ¡>A:. . Symbolorum et Emblematum. sin echar de ver que se ha de quemar. incluso cavando la tierra. G o n z á l e z d e Z á r a t e . l i> . ponen al­ rededor del lugar excremento seco de vaca al que después prenden f uego. y d e n tr o d e la sig n ificació n q u e n o s p ro p o n e H o ra p o lo . A ñ a d e q u e el p e líc a n o en lu g a r de h a c e r sus n id o s e n las p a rte s elevadas.1 i:¡n'i?ai'n< T. conociendo su poder y el daño que les puede venir de acercarse a él (Embl.-. pidiendo ponerse en parte segura. X X . III.íj TC w -y C : l i *“ 3¡ - -V. aunque puede poner sus huevos en lugares más eleva­ dos. cuando ve fuego cerca de sus hijos.f iííH-.í3'ú. y donde fácilm ente se le hallan sus huevos. Co­ mentario a la portada de la Política Indiana. sino que.jJ . p o r c u a n to re fie re al h o m b re in se n sa to q u e no ex am in a ni fu n d a sus actos en la ra z ó n . no hace esto. . queriendo apagar con sus propias alas el fuego. Por este motivo.-a v .Aifv'/ffLj j c/ t J.>. p o r lo q u e se q u em a. en Porfirio.’ii ^ u o A ^ Í C\SJS'^ TÍ«nr‘*i4. V I). L os Emblemas Regio-Políticos de Juan de Solórzano.. .v / t. 38. Los hombres. 313. re­ sulta más fácil de coger para los cazadores.j :. S ig u ie n d o la sig n ific a c ió n q u e nos p r o p o n e H o ra p o lo . ¡f. V . .1. como las ocas. y a que el an im al al o lo r del h u m o tr a ta d e a p a g a rlo co n sus alas.. ¿XÍV.. XIX).i / ^— ji. Physiologus. I.í ¿i y .'■ 1: .i . 53. A d em ás. d o n d e a p a r e c e el p e líc a n o c o n s tru y e n d o su n id o a ras del su elo p a r a p r o p o n e rn o s q u e el h o m b re n o d e b e m ira r p o r las v an id a d e s y a ltu ra s te r re n a s c o n fo rm á n d o s e c o n su c o n d ic ió n . . ya q u e in clu so d a su s a n g re p o r ellos. 152 J.fió. in clu so los h eb re o s te n ía n p ro h ib id o co m erlo y fue c o n sid e ra d o c o m o ave in m u n d a . en cambio lo aviva con el movi­ miento. j . . D e esta m a n e ra . D e a h í q u e a p a re z c a c o n p ro fu s ió n en el a rte cris­ tia n o c o m o re fe re n c ia a C r i s t o 1"’ . 23). . V alerian o nos dice q u e el ave v ien e a r e p re s e n ta r la lo c u ra . Mor. Cuando el pelícano ve el humo. pág.w . al quemarse sus plumas. por lo que. p e ro c o n u n se n ­ tid o m ás p o sitiv o .? •_ w /.o .y fciw ó!.. 7 ) " \ Cómo representan «insensato». a n id a a ras d e tie r ra en u n a fo sa q u e él c o n stru y e . . ' . . Tlc»f ú:: ocu>- riiAtlli/k’a.^ u i (■’. lucha por sus crias.«. .:a 'ir< x:u>-r (i i '.i . >1¿/’fi/(pC/Tíf áifV Tihjl« >6. 113 J. C j .cúviDíu'a-V. .

Al re sp e c to E lia n o n o s d ice que: . u n v iejo. el g av ilán al p ro p io D ios.1 O ¿ ¿ a ^ v c p . Nal. R ip a . Pues éste. 32). para ver si es vigoroso. dibujan dos uñas de hipopótamo mirando hacia abajo. n o s h a b la n d e la n a tu ra le z a m a lv a d a del h ip o p ó ta m o . C o m o vem os R ip a c o n tra p o n e al h ip o p ó ta m o co n el p elícan o . un g av ilán . R ip a .¿ í/J it '¿k'^it<>ar /. sie n d o n e fa sto p a ra las m ieses (Hist. n o s ex p lica el p o r q u é d e esta c o m p o sic ió n d e la q u e v e n im o s h a b la n d o y q u e d io o r ig e n al je ro g lífic o d e H o ra p o lo : .. R ip a . e t Os.. que quiere decir caballo de rio.t ü ti j ¡i ■-I L . y p o r lo m ism o refiere la in g ra titu d .M£L/.2 ü T lf iA l- K l x r n T v ¡ i 7 n í r i f < i ! .iiiU¿ri ajuTéy’c u J i f j í r ^ í G ñ x (i. del in g ra to .c i Para «injusto y desagradecido». un p e s c a d o y un h ip o p ó ­ C . H e­ mos dicho que con el brazo izquierdo sujeta un hipopótamo.(j. ta n to P lu ta rc o (de Is. p u e s el n iñ o re­ C . 32) c o m o P o rfirio (de abst. el a n im al fu e c o n s id e ra d o . E n la a n tig ü e d a d . « I m p ie d a d y v io le n c ia s u je ta a la ju stic ia » .. R ip a sigue a H o ra p o lo y V a le ria n o al p r o p o n e rn o s la a le g o ría d e la « Im p ie d a d » y a q u e n o s d ic e q u e se h a d e r e p re s e n ta r p o r u n a: Cómo representan «injusto y desagradeci­ do». lu­ chando contra él. X X IX .\ i n a iif ¿U/ci^ííjvij tÓvtojj o J ¡JLí^Cj (.¡ . XIX).. aquél llega a la unión con su propia madre y deja que éste viva. e l Os. 232) Mujer vestida de color verde azulado. p u es su je ro g lífic o v ie n e a s e r d e ig u al m a n e r a u n a v a r a co n d o s b a s e s. Y en la parte m ás baja de los cetros ponen dos uñas de hipopótamo.io¿i. para se­ cundar sus desenfrenados apetitos.L a . es q u e D io s re p u d ia la im p u re z a . pone a prueba a su padre. Y a v im o s al h a b la r d e la a b u b illa o c ig ü e ñ a q u e p a r a e fig iar la id e a d e g ra titu d los e g ip c io s d is p o n ía n e n la p a r te s u p e rio r d e lo s c e tro s la c a b e z a del an im a l. y se hace esto por cuanto dicho ani­ mal. y en el caso de que el padre se retire cediéndole el lugar. An. lo mata. R ip a h a b la d el h ip o p ó ta m o a la h o r a d e b u sc a r u n an im a l q u e eje m p lifiq u e la id e a d e « In g ra titu d » . u n n iñ o . sobre el cual se ha de poner una Cigüeña’"'.^¿J ¡ l x ^ í ^ o : 'nZif cij}tti\j. cit. p o r lo m ism o . espoleado por el deseo de unirse con su madre da muerte a su propio progenitor que trata de hacerle resistencia. el viejo la c u lm in a c ió n d e la v id a.¿ uve ir tís '■^ ¿~ ¿a u tr-fj £ ¡¿ . 19). 1. 154 155 . ob. a p a r e c ía la im ag en d e u n o b e lisc o e n la q u e esta­ El impío significaban por el hipopótamo. IN JU ST O Y DESAGRADECIDO u ¿ u S ] . J e r o g líf ic o X . para que los hombres que vean esto y conozcan el motivo estén mejor dispues­ tos a una buena conducta. el hipopótamo es un anim al m u y injusto'1 . y q u e Vale­ ria n o n o s p r e s e n ta e n u n g ra b a d o . c o m e n ta n d o un texto d e S u id a s.'¿iCó clü^pS Ácr¿fj ulnyivío * u m r j o i oV u a iá r t- K u 7 0 'ia '» . i<x* L 'x ú ^ ^ c o t . Pero si no le perm ite que se una con la madre. n o s in d ic a q u e los eg ip c io s d is p o n ía n d e a m ­ b a s r e p re se n ta c io n e s e n su c e tro p a r a s e ñ a la r q u e la p ie d a d e s p re fe rib le a la im p ie d a d (H ier. E ste a u to r n o s c u e n ta q u e e n un te m p lo d e d ic a d o a M in e rv a e n S ais. im ag en d e la im p u re z a y del vicio de la lu ju ria. d i. postrado sobre el suelo. por esta razón representan sobre un cetro arri­ ba una cigüeña. cuando crece en edad y llega a su madurez. V alerian o d e n o m in a al h ip o p ó ta m o cab allo d e río y n o s d ic e q u e p a ra los eg ip cio s e r a im ag en d e la im p ie d a d . Í'ücjtu^uou ¿ J o K a /T & j3 iA t'/I& > T £ ír/fá (J)a j.p re s e n ta b a el n a c im ie n to . - jt. debajo un hipopótamo. y el significar a l impío era por ser como es ingrato y m alo con su padre (Embl. E n sim ila re s té rm in o s n o s p r e s e n ta al a n im al J u a n d e H o ro z c o : P lin io ta n só lo d e s c rib e al an im al d ic ie n d o q u e su s p a ta s p re s e n ta n las u ñ a s h en ­ d id a s c o n las del b u e y y q u e vive en el N ilo .x} i¡c¡>. sujetando con el brazo izquierdo un hipopótamo. Esta ha de ser de m uy cruel mirada. porque devora a su mismo padre (Hist. que están puestas en tierra.Lo que se cuenta de las cigüeñas es verdad. ob. con la cual abrasa a un pelícano ju n to con sus crias. L a sig n ific a c ió n q u e se tra d u c ía d e to d o ello . X X X I. P o r to d o lo e x p u e sto . E ste a u to r c u a n d o s e ñ a la la re p re se n ta c ió n d e la « I m p ie d a d y V io len cia su je ta a la ju s tic ia » dice: Se pondrá un Hipopótamo o Caballo del Nilo.r i u > ( ¿ i i t í - ( x )á/. E n e s te se n ­ tid o . A ñ a d e en relació n con n u e s tro c o m e n ta rio : b a n r e tr a ta d o s e n e s te o r d e n . para indicar que la impiedad y la violencia están someti­ das a la justicia.. « I n g ra titu d » . el p e z el o d io y fin a lm e n te el h ip o p ó ta m o la im p u re z a c o m o vicios m áx im o s (d e Is. ya que es m ás valeroso y fuerte. V I). X V -X V I). y es animal m u y fie ­ ro. En cambio. ¿ > X í '¡ r t J c . Vtl'C ¿JliK O jj x j ¿JSfC ¿'j\lac¡i 2.el hipopótamo es el anim al m ás impío. J e u i Z ■ a v i Í Q .. al ser u n o reflejo de la im p ie d a d y el o tr o d e la p ie d a d . ta m o . ^ í'£)cro'/jl»*¡a. a ju ic io d e P lu ta rc o . v e m o s c ó m o el h ip o p ó ta m o es ju s ta m e n te el a n ta g ó n ic o de la cig ü e ñ a .. cuando está en la flo r de ¡a edad. « Im p ie d a d » . I II . Mor. (H ier. mientras coge con la diestra una antorcha encendida y dirigida hacia abajo. Ibidem. viív»(Í* ''<=* T{ [.. A si también el impío. T ra s el te x to d e P lu ta rc o . V il. consiente criminalmente en la ruina de sus mayores y benefac­ to re s" ’. V III. X X V ).. p o r c o p u la r co n su m ad re. Pues las cigüeñas actúan ciertamente con justicia y llevan sobre sus alas a sus padres consumidos por la vejez. i . El a u to r n o s c u e n ta la n a rra c ió n q u e h a efec­ tu a d o H o ra p o lo p a r a re fe rir fin a lm e n te q u e la im a g e n d e e s te an im a l se c o n tra p o n e a la p ie d a d de la c ig ü e ñ a y. y sojuzgado y sometido bajo un cetro.

cuando se hace m ás fuerte. ob. D e s a g r a d e c i d o h a c i a s u s b e n e f a c t o r e s ¿JjstTaf. so n m u ch as las ilu stra c io n e s d e m a n u sc rito s m e d ie v a le s en las q u e este an im al a p a re c e e n la m a n o d e u n a m u jer c o m o e n c a rn a c ió n d e la l u ju r ia " 8. o¡j nut A '^ á fiso y ¡Cj ix tT . X X II. c o rn o en alg ú n relieve del T e m p lo d e M a la te sta . n o d u d a e n d e m o s tr a r su fo rta le z a m a ta n ­ d o a g o lp es a su p ro g e n ito r e in clu so se u n e p o s te rio rm e n te c o n la m a d re (Hier. p u e s este a n im a l. < / l l ü l K £ i r Í 0 U J T ■ > tV T Í ( X C Q j 'r /íii£ ó r . cit. L a m ism a id ea q u e n o s re la ta H o ra p o lo la v em o s en V a le ria n o . 1.ir / ov j^oAtip (uou. de abst.. en Focio. IV. mues­ tran cuanto la piedad a la m aldad impía. Este animal parece c/ue es puro. pintan una paloma. u n a vez c re c id o . m ala acción». so n eje m p lo d e c a s tid a d (Hier. III. 105. Lo que sí aparece es un ideogram a que representa la parte inferior del cetro y significa «daño. Bibl. XXX). las lla m a d a s « P alu m b es» . CÍ5> uítc^i ¿ ^ ’m ctú ’raCH. N o es e x tra ñ o e n c o n tr a r la a s o c ia d a a la d io sa en n u m e ro s a s re p re se n ta c io n e s a rtísticas.jú X o u ri ic. evang. pág.Aié^ipM. b) Son abundantes los testim onios de la naturaleza m alvada dei hipopótam o. ¿ j . ani­ mado e inanimado. J e r o g líf ic o X I. Mor. Sof¿y i/U oso« s i n r ú I c a c r tac-iíflli owriifÁoifiáAüíKCíia^áinC 'í. X X II. ci fJM j coito2-íf á á y iclcut ov & vT¡vgtiti<Sat Zl[ hcpa-nct '5 . p a r a q u ien la im a ­ gen del « In g ra to » e « Im p ío » e ra r e p re s e n ta d a p o r los a n tig u o s eg ip cio s m e d ia n te la p a lo m a . a) Fuentes: Plutarco. III.UKia -. S e cuenta además que este anim al no tiene bilis.Ojt^yí-míleurpx/' 0¿¿)>yí7íxjf ¡ ¡ y V ( Ó T ^ 6 í y í r ¿ ^ l l l ( . 23. Pues el macho. expulsa a su padre del lado de su madre. C o n tra ria m e n te a la lu ju ria d e las p a lo m a s . V II y X V II). por ser ingrato y malo con su padre. q u e y a e s tu d ia ra P an o fsk y . VI). q u e p a r a H u e rta so n las tó rto la s o p alo m as salv ajes. y lo misino a quienes deben en­ contrarse en estado de pureza porque están al servicio de los dioses. él solo no participa de semejante mal. que aparece como símbolo de la desvergüenza y la injusticia. H o ra p o lo a trib u y e a la p a lo m a sim ilares c a ra c te rístic a s a las del h ip o p ó ta m o y d e a h í que la p r o p o n g a c o m o im ag en del « d e sa g ra d e c id o h a c ia sus b e n e fa c to re s» . así lo o b se rv am o s e n el e m b le m a X V II d e Iu n iu s. 32. de Is. debe ser preferida (Embl.0 oi/T&f coi’tS /jt£í( /uV j'ítcu. E lian o n o s p re se n ta a la p a lo m a c o m o a tr ib u to d e V en u s (Hist. et Os.m í u . Sin em bargo en los jeroglíficos no se encuentra este anim al. P o r o tra p a r te . p.c. Porfirio. C o m o p o d e m o s o b se rv a r. y como la cigüeña sea símbolo de lo contrario. 19. 242. juntados los dos en las manos de los reyes. hace enfermar a los que lo comen. Dam ascio. 2).kA .a.T I kcÍ<5(j 'pjj n^S\(i¡i. 12. G. I. 2. A n. a no ser sólo la paloma. cuando hay una situación de peste y todo. Cómo representan «desagradecido hacia sus benefactores».Acostumbraban los cetros traer en lo alto la cabeza de la cigüeña figurada.. 50. cod. 156 de T ervarent. por lo que durante ese tiempo no se presenta al rey ninguna otra cosa como alimento. de quien dijimos ser símbolo de la impiedad. ¿ 4 ^ Z ou ^(rciJlíjt7>\3< lc & n íiv c ¿v i- Para expresar «desagradecido y hostil ha­ cia sus benefactores». ni. e n R im in i.vcfíi¡j fa a iX c í ó P o d e m o s a p r e c ia r c ó m o esta s id e a s q u e d a n p a te n te s ta n to e n la d ivisa d e V alenti- J ííJ iÑ f /jíf j im ^ c L Ü ih -n a . porque. Eusebio. c o m o e n la em b le m á tic a . y asi se une a ella. 342 b. 157 . y en el cabo el pie del hipopótamo. y ta m b ié n en el c o n o c id o te m a de B ro n c in o L a A legoría d e la L uju ria . praep.

cit. Aristóteles. significan castidad. Í7-8. XXXVII . Por eso dice Alberto que las columbas fueron llamadas lascivas. y los Gentiles las dedicaron a Venus. que es darse a lascivia. no violando su matrimonio. 194. El origen podría estar en la palabra que significa «daño. dea. X. contentas con la prim era compañía y mostrando en ella su am or no fingido. ob. P o d re m o s e n te n d e r así u n a s p e c to q u e P a n o fsk y n o p o n e d e m a n ifie sto y q u e p o ­ te n c ia a ú n m ás la sig n ific a c ió n d e su c o m e n ta rio a la o b r a de B ro n c in o . 506 b 21. e r a e n te n d id a ta m b ié n c o m o im a g e n d e la p u re z a y así lo a p re c ia m o s e n las re p re s e n ta c io n e s del c o n o c id o te m a d e la P resenta­ ción d e l N iñ o Jesú s en e l Tem plo. Para Lauth esta confusión es la que da lugar a la contradicción que subyace en el capítulo en tre una idea de abom inación y otra de pureza. que se encuentra transcrita con el pie del cetro y con un ave. y S g i ™ . (Hist. De aquí dudarán al­ gunos. « P u re z a » . X X X V II . y a q u e é s ta n o q u ie ­ m al p u r o . y p o r e s ta ra z ó n fue c o n s id e ra d a c o m o je ro g lífic o d e los p e rfe c to s casa­ do s. In c lu so H u e rta h a b la d e q u e es u n av e m u y c a s ta .I J e ró n im o d e H u e r ta e n su c o m e n ta rio a P lin io . son extraordi­ nariamente lascivas. q u ie n a p u n ta : Su carro. sujetando una Paloma con la mano.. p u e s ya R a fael n o s las p r e s e n ta en su h is to ria d e P sique e n la F a rn e s in a . pues volando juntas. L a blanca Paloma que dijimos representa igualmente la pureza y la sencillez de nuestra vida. Sexto Empírico.. p o d e m o s c ita r la m agis­ tral c o m p o s ic ió n e s c u ltó ric a q u e ta n to B igarny co m o S iloe d isp u s ie ro n en la cap illa del C o n d e sta b le d e la c a te d ra l de B u rg o s. T eodoreto. N at. de quien dice que m ata v solícita a su madre Mor. y por esta causa queriendo los egipcios significar un hombre ingrato y traidor a aquel de quien recibió beneficio. PA IV.A n o ­ tación—). tal y c o m o lo p re s­ c rib ie ra la A n tig u a L ey (L v. sin desear ningún otro ni buscar otro objetivo a sus deseos e impulsos amorosos12". 2. Columbari. X X X V II —A n o ta c ió n —). G y ra ld u s (X III V enus).. a lo que fácilm ente se responde.lo cual se prueba claramente cuando saliendo un palomino solo. e se n c ia lm e n te las tó rto la s (H ist. R ip a . ob. fingiendo los poetas que tiraban su carro y otras impertinentes f á ­ bulas (Hist. 15. 223.. y otros muchos poetas tratando de amores lascivos. y haciéndose más robusto y fuerte que el padre. R ip a . hypot. vv.. M igne 83. que aunque es verdad ser estas aves amorosas. E x tra ñ a que u n an im a l q u e es a so c ia d o al vicio de la lu ju ria se a c o n s id e ra d o y vis­ to p o r los tex to s s a g ra d o s y p o r la p lá s tic a c o m o im ag en d e la p u re z a . Tibulo. sino verdadero y perpetuo.21 b. a las cuales comparó Homero las criadas de Penélope. cómo si son tan lascivas. de Syr.. p o r su c o m p o r ta m ie n to « d e s a g ra d e c id o » h a c ia el p ro g e n ito r y la u n ió n c o n la m a d re e s u n c la ro je ro g lífic o q u e p o n e d e relieve la id e a d e lu ju ria . Q ueremón. inundar». como queda dicho. 24.9 C. c u a n d o n o s d ic e tra s e x p o n e r q u e so n lu ju rio sas: re viv ir e n so le d a d . 7. se guardan lealtad y fe . Es este se n tid o d e p u re z a y fid elid a d el q u e C a m e ra riu s d e s e a d e s ta c a r m e d ia n te sus em b lem as LX . pintaban un palomino: por esto dicen algunos que esta continencia no es común a todas las palo­ mas. Nat. según Apuleyo. P o r el c o n tr a rio . XXVII). fu e c o n s a g ra d a a V en u s (Hist. Pyrrh. cit. N o e x tra ñ a e n to n c e s q u e R ip a n o s d ig a q u e p a r a r e p re s e n ta r la « P u re z a » : Se pintará una jovencita que va vestida de blanco. 159 . c o m o lo c o m p ro b a m o s e n el C a n ta r de los C antares (Cnt. curado. y ta n to s o tro s Por esta fatalidad. II. 7. al h a b la r d e la p a lo m a c o m o d e s h o n e s ta y p o s te rio r m e n te c o m o a n i­ cría d u r a n te d iez m eses al a ñ o y en E g ip to en los d o ce m eses. sin hembra.. 120 C . como palomas.. X . ta m ­ b ién n o s h a b la n e n este se n tid o B o c caccio (III. Lauth lo ve con la form a’j¡? » e n los g r u p o s « r e y » . H eródoto. HA II. al q u e d e m u e s tra su co n s­ ta n te a m o r .. IV. pero no se trata de una palom a. a ju i­ cio d e e s te a u to r. sin que haya época del año en la que no estén unidas y entregadas a amoro­ sos placeres11’.A n o t a c i ó n . 158 a) Fuentes: Hechos de San Apolonio. T a m b ié n P icin ello rec o g e g ra n c a n tid a d d e a trib u c io n e s p o sitiv a s y v irtu o s a s a las q u e re m ite este a n im al en su C a p . tra s h a b la r d e la im p ie d a d del h ip o p ó ta m o . 22). «sumergir. ni cauteloso. y de aquí salió el proverbio.. X X . falaces y halagüeñas. S in d u d a a lg u n a e s te a u to r o b se rv ó la c o n tra d ic ió n m a n ifie sta del tex­ 1.) . §. sino a las que se llaman torcaces. V I). 996. A p u le y o d a c u e n ta de c ó m o las p a lo m a s tira b a n del c a r r o de V en u s (M et. H u e r ta ta m b ié n n o s d ice q u e la p a lo m a es m uy fiel e n su u n ió n co n el m a c h o . M ientras Sbordone afirm a que la imagen de la palom a no se encuentra nunca com o jeroglí­ fico. p. «Carro de Venus». d o n d e . L a p a lo m a . de abst. 12. VII. y viviendo en comunidad. XI. R o s so en la G a le ría d e F ra n c is c o I. como dice Aristóteles. H o ro z c o . Plinio. p re c isa s o ­ b re el ave: Lo mism o entendían por el palomo. va tirado por palomas. 5-6). b) Hay un contraste muy m arcado entre la prim era y la segunda parte de este capítulo. c o m o n o s d ic e H o ra p o lo . III. pero en su mism a falacidad se demuestra m ás su contienente virtud.. C a rta ri (« V en u s» ) y R ipa. I. y q u ie re b u s c a r u n a so lu c ió n al re s p e c to . En la prim era parece que hay una cierta identificación con el hipopótam o. Nat. añ ad e: .. 676 b 17 ss. las vem os n a r ra d a s ta m b ié n e n H u e rta c u a n d o n o s c u e n ta q u e los m a c h o s p e le a n p o r p o s e e r a la h e m b ra . I. por ser castas en toda vida. Luciano. 8). en Porfirio. sino siendo peque­ ñas.. alcanzándose con la madre. LX I y L X II. X . 54. en los q u e el c u e rp o p rin cip al q u e d a o c u p a d o p o r la p a lo m a . im piedad». (Em bl a rtista s. le suele expeler. L a p a lo m a . lo que podría explicar el significado de pureza que tiene la palom a en la segunda parte del capítulo. 2. C u e n ta S an L u cas q u e p a r a la p u rific a c ió n d e la m a d re era c o s tu m b re llev ar al te m p lo d o s tó rto la s (Le. ra z ó n p o r la q u e . XXXVII —Anotación—). ya n o s h a b la d e c ó m o la p a lo m a to d e H o ra p o lo . antes del conocimiento venéreo.. pero a ¡as tórtolas -n ó te s e que en el Evangelio se habla de tórtolas o pichones— no les era señalada edad. 24). dicen algunos teólogos que no se ofrecían en sacrificio. 2. 38. las cuales. L as a c c io n e s d e q u e n o s h a b la H o ra p o lo . ponen por símbolo las columbas. Catulo comparó la lascivia de César a la de estas aves. atribuyéndose a los dos el mismo defecto de ser desagradecidos. sino de un gorrión. pues dicho pájaro conserva con la mayor delicadeza la limpieza y claridad de su color. e n tre o tro s eje m p lo s. N at. siendo además su costumbre natural el gozar con pureza especialísima del que es su compañero. L o s e je m p lo s e n la p lá s tic a so n m ú ltip le s.

«furioso» y «prolifico». 88. atando al brazo diestro los dien­ tes de su mandíbula superior. P lu ta rc o (de Is.H paxv í ^ o y y su tó y¡iro y f i v A l - P icinello n o d u d a e n se g u ir e s ta s id e a s y p r o p o n e r al c o c o d rilo c o m o im a g e n del ¡ &iOt ¡rn¿uí»xí.SiíAcj^ívcra^TJ^. P lin io co m ie n z a su d escrip ció n so b re el an im al se ñ a la n d o q u e es igual d e peli­ g ro so e n tie rra q u e e n a g u a . vol.V m al. X. 1 Ju a n de H o ro z c o co n clu y e q u e este a n im a l es c la ro e x p o n e n te d e la m ald ad : Todo el m al y desventura que debajo de nombre de calam idad podemos entender. al re fe rirn o s al c o c o d rilo .£\$u@ i im p ^ à pirarociTí . p. et Os. A ñ a d e q u e p a r te de los p ies del c o c o d rilo . V III. en su lib. M . S im ila r id e a a p a r e c e en el e m b le m a L X X II d e C am e ra riu s r e fe rid a p o r la m ism a im ag en . El carácter prolífico no encuentra confirmación en la tradición egipcia. El cocodrilo es el símbolo del mal y se encuentra com o determ inativo en palabras con un sentido de voracidad y violencia. E lian o d a cu en ­ ta d e q u e: El cocodrilo es de condición tímida. ser voraz» y en ^ ^ « v io le n c ia » . 21. Cuando quieren expresar «rapaz». y ta m b ié n d e su c a p a c id a d de d e s tru c c ió n al g o lp e a r co n su cola. XXIX. X X IX . 121. E lian o se ñ a la al re sp e c to q u e este an im a l p o n e 60 h u ev o s e n c a d a g e stació n (H ist. R ip a . Libro de los muertos.J e r o g líf ic o X II.ufi. 75).. ob. 122 J . V I). d e b id o a su ira. 75. Plutarco. P o r su e x tre m a r a p a c id a d este a n im al fue je ro g lific o d e la ru in a y d e s tru c c ió n .«ser ávido. de ¡s.n u . X. según narra Pierio Valeriano. P re c isa e n e s te s e n tid o q u e la jo v e n a p a re c e s e n ta d a s o b re este an im al p o rq u e : . dañino y gran malhechor (Hist. e n c o n s e c u e n c ia . d a n c o m o re s u lta d o u n a b e b id a q u e ex cita so b re m a­ n e r a y a b re los a p e tito s de la v o lu p tu o sid a d lu ju rio s a (Hier. e t Os. «furio­ so» y «prolifico». G o n z á l e z d e Z á r a t e . 2 5 ). X . El mismo determ inativo acom paña a las p a la b ra s\ d «ser furioso» y '. 24. 354 St. 161 .r f «ser ávido». irritado. 243. P lu ta rc o a ñ a d e q u e fue c o n s a g ra d o al d io s del m al (de ís. íCj in>A¿TíKvoyv7nc. 21). 33. es m u y a p ro ­ p ia d o p a r a e n c e n d e r la V en u s e n los h o m b re s (H ist. T a m b ié n . str. 558 a) y a) Fuentes: Eliano. del p e c a d o . X X IX . oneir. 33. 11.. V . 173 H ercher. b) El ideogram a del cocodrilo aparece con el significado de este anim al y tam bién de «enfure­ cerse». u n id o s al v in o b lan co .Kf:nci/Ie(Ac|i faypaCíc. 50. N o s d ice q u e el S cin co . N at. NA ü . pueden excitar y provocar nuestra lujuria'2’. pues en efecto engendra mucho hijos. An. c.. X X V ). dibujan un cocodrilo porque es m uy asesino y fecundo. III. II. e t Os.ya decían los egipcios que dicho anim al era símbolo de la lujuria en atención a su carácter fecundísim o. f u r i o s o y p r o l ì f i c o es de tan contagiosa libidinosidad que. 1. hist. V. Pues cuando queriendo apoderarse de algo fracasa. mostraban.<9opc>- $ c ) t na6" o u jy \T [ ¿ x h í. 4 0 . com o en f ^ -=*. la v a n id a d y la a m b ic ió n (L . Dio­ doro. p. X . 558 a 17. en el cocodrilo por ser tan perjudicial y tan cruel como hemos dicho (Embl. 7. fue e n te n d id o co m o e x p re sió n d e la c ó le r a y el f u ro r (H ier. VI. según Diodoro. 52. A si. y. III. HA V. se enfurece contra si mismo. 21). pues es m u y p e lig ro so y su m o rd is c o in c u ra b le (H ier. Mor. N o e x tra ñ a e s ta v isió n p o r lo q u e v am o s d e ta lla n d o y y a en la B ib lia así se m a n ifie sta (Job. Aristóteles. R ip a n o s p ro p o n e la im a g e n d e l c o c o d rilo p a r a r e fe rir la id e a d e L u ju ria . según se cree comúnmente. R a p a z . V III). Y a h a b lá b a m o s c o n a n te rio rid a d . 160 121 C . L os Em blem as Regio-Políticos d e Juan d e Solórzano. p a r a D io d o r o este a n im al es sím b o lo d e la m a ld a d y c o n tal sig n ific a d o fue p re s e n ta d o en los je ro g lífic o s (II. r<T'Caf'TO}o:15'jroA¿fei'o¡/. 21). además de furioso. 50) y al resp e c to E lian o nos d ice q u e p a rte de los egipcios lo v en eran c o m o u n d io s p o r te m o r a su c ru e ld a d (Hist. p u e s c u a n d o alg o n o le sale a su g u sto se e n fu re c e c o n sig o m ism o . XXIX). Clem ente de A lejandría. se a p a r ta m u c h o d e e s ta c o n c e p c ió n y n o s p r e s e n ta e n su e m b le m a L X V la fig u ra del c o c o d rilo p a r a r e fe rir a los p o te n ta d o s q u e ta n só lo m ira n p o r su s in te re se s sin im p o r­ tarles lo m ás m ín im o la so c ied ad y. p u es se a lim e n ta n d e los in d e f e n s o s '” . A n. T a m b ié n e s te a u to r e n su e m b le m a L X V II n o s lo p re s e n ta c o m o e x p re sió n del d e v o r a d o r c o n e n g a ñ o . sino que parece procedente de la zoología griega. X V II). A rtem idoro. « L u ju ria » . S o b re su c a r á c te r p ro lific o n o s h a b la n A ristó te le s (de anim . A n. pág. V II). a b o g a n p o r su d e s tru c c ió n . 3 3. V I. 4). 4. cit. p u es p a r e c ie n d o llo ra r re c la m a a su p re sa y la d e s tru y e . *«>Cómo representan «rapa:». S o ló rz a n o no TrvAófcro ¡j . d e su fe ro c id a d y fo r­ ta le z a . X X IX . e s p ecie de c o c o d rilo .

Capítulo VI Jeroglíficos sobre la idea de la familia .

c o n c re ­ ta m e n te en el III. pero viéndola acompañada decían. III. guardándose una a otra admirable lealtad en haciendo una vez compañía. y cuando se emparejan. guarda inolvidable viudez la otra: y asi entre los antiguos fueron símbolo de la ho­ nestidad y concordia. Y a v eíam o s co n a n te rio rid a d al tr a ta r so b re los je ro g lífic o s d e lo s d io ses. cuando un cónyuge muere. según escribe Eliano. nunca se ayuntan en público. Para indicar «matrimonio». M a t r i m o n i o rtücycqioyr¿¡¿6¡J JíhAolmtíí. en las bodas. mientras que los que observan las co­ marcas de donde vienen las aves y sus vuelos dicen que oír el graznido de una sola corneja no es buen augurio (Hist. X. : Cómo representan «matrimonio». I. y no se verá nunca a estas aves entregarse a libres y promiscuas relaciones sexuales. significando con ello que los que se unían en matrimonio para la procreación de hijos compartían los mismos pensamientos. mÍAiji £á> ^ 5c(J>oü<ri. Nal. X I —A notación—). p a r a q u ie n el an im al es re fe re n c ia d e la id e a d e la c o n c o rd ia . q u e la c o rn e ja g u a rd a fid e lid a d a su p a re ja h a s ta la m u e rte y e n caso de e n v iu d a r q u e d a so la h a s ta sus ú ltim o s d ías. An. Y di­ cen los que están exactamente informados sobre ellas que. el otro guar­ da viudedad. 9). S o b re la fid elid a d d e la c o rn e ja h a b la E lia n o c u a n d o p re c isa : Las cornejas se guardan mutua y gran fidelidad. m u ­ riendo la una. X X V I). E n e sto s té rm in o s n o s h a b la J u a n d e H o ro z c o ( E tn b i M o r.J e r o g líf ic o I . fidelísimas entre sí. P o d e m o s e n te n d e r q u e este tex to es s u fic ie n te m e n te e lo c u e n te d e p o r sí y se rela­ cio n a d ire c ta m e n te c o n las id eas q u e H o ra p o lo n o s se ñ aló e n el je ro g lífic o c ita d o . y encontrando los Egipcios sola una corneja. ta l y c o m o v a m o s a an alizarlo . se am an intensa­ mente. después de la ceremonia matrimonial cantaban «la corneja». Jlúo Koji i u . M e he enterado también de que los antiguos.r Aep¡8í>n>f jgfíf'. ser señal de alegre y fe liz compañía (Hist. de nuevo pin­ tan dos cornejas por lo ya dicho. lo tenían por presagio de sole­ dad y viudez: y por esto la llaman infausta y desdichada. Je ró n im o de H u e rta n o olv id a los textos d e E lian o y H o ra p o lo y dice: Son éstas. y en respeto de su matrimonio. 1 65 .

3. C a m e ra riu s reco g e en su e m b le m a L V II sim ila r r e p re s e n ta c ió n a la q u e vim os en A lciato y ta m b ié n se h ace ec o d e H o r a p o lo c u a n d o in siste en q u e los a n tig u o s p in ta b a n d o s c o rn e ja s p a r a refe rir D. pág. junto a un letrero que dice: «Concordia».. A si aparece grabada en muchas medallas de Faustina Augusta. Pues está bien que os consagréis a Cristo asi como se consagra a un solo varón la casta esposa (2 Co. Y a h em o s p u e s to d e m a n ifie sto m e d ia n te el te m a d e L a O ración en el H u erto . la im a­ g en d e esta s d o s c o rn e ja s e s ta ría en c o n s o n a n c ia c o n el b u e n a u g u rio q u e s u p o n e p a ra el h o m b re la lleg ad a d e C risto . G o n z á l e z d e Z a r a t e . X X . Escolio a Píndaro. Eliano. hexaem. y p o r la so b rie d a d y h o n e s tid a d q u e p ra c tic a en su u n ió n . La tradición del am or conyugal de las cornejas es anterior a Aristóteles y tuvo m ucha difusión en época ro­ mana. p. E lia n o y ta m b ié n se d e ja ver en el Fisiólogo. p. al r e s p e c to p o d e m o s c ita r p in tu ra s d e C laiese n s o g ra b a d o s d e los W ie rix 135. Nájera (1618). y si muere el suyo. 91. y que si lo quitas de en medio acude volando la discordia rápidamente y se lleva consigo los hados regios. 32 c. A sí. 9. A s o c ia d a la id e a d e la fid e lid a d al m a trim o n io y la c o n c o rd ia . P o r e s ta fid e lid a d e n su m a trim o n io fue v ista c o m o sím b o lo d e la c o n co rd ia (H ier.. López.» Ln Lecturas de Historia del Arte ///. X X V III). sino griego. seg ú n A lc ia to . V a le ria n o . 2). el símbolo de la corneja no es de origen egipcio. s e ñ a la n d o q u e el ave se u n e m uy p a re c id a m e n te a las p a re ja s h u m an as. M. Declaración Magistral sobre los Emblemas de Andrés Alciato. Ripa. IX. Sobre cuya condición dice Alciato: Es digna de admiración la mutua concordia de la vida de las cornejas entre sí y permanece entre ellas la confianza no quebrantada'24. A lc ia to o R ip a . c o m o en u n a p e rte n e c ie n te a L o­ re n z o el M a g n ifico . Q u iz á se an d o s c o rn e ja s los an im a le s q u e v em o s ju n to a M a ría e n u n o d e lo s di­ se ñ o s q u e M a n te g n a re a liz a ra p a r a ta p ic e s y q u e n o s p r e s e n ta el te m a d e la A n u n c ia ­ ció n . X X V II). III. praec. oh. p o r o t r a p a rte . 394 b. S o b re la c o rn e ja n o s d ice el Fisiólogo a s o c iá n d o la al p e n s a m ie n to bíblico: El projeta Jeremías testifica que: Quedaste como cornejilla abandonada (Jer. De ahí que tales aves Ileven estos cetros. Migne 37. VIII.ni el cuerpodel macho se une aotrohembra. El ave p o r su c o m p o rta m ie n to m a rita l se h a c e e jem p lo de la c o n c o rd ia q u e sie m p re d e b e r e in a r ta n to e n el m a trim o n io c o m o . Se hace esto por la eterna fidelidad que guarda este anim al para con su pareja. Physiiologus. A lc ia to . e n su e m b le m a X X X V III p re s e n ta d o s c o rn e ja s q u e e s c o lta n u n cetro y d ice en el e p ig ra m a : Admirable es la concordia de las cornejas entre si durante su vida. 359 f. ad Pyth. NA III. dice q u e es im a g e n del m a­ trim o n io y d o s c o r n e ja s ju n ta s se p re s e n ta ro n co m o je ro g lific o d e aq u é l (Hier. II.. 167 . la fid elid a d en el m a trim o n io . y hay en ellas una fidelidad mutua e inmaculada. lo cual quiere decir que todos los jefes se levantan y caen por acuerdo del pueblo. C o m o im ag en d e l m a trim o n io . Vitoria 1991 (en prensa). 733 C. 9. e n el E stad o . d e s ta c a n d o la fide­ lid a d al e s p o s o 1“ . «La ‘Familia Charitatis’ y el grabado alegórico en el Editor del Huma­ nismo: Cristóbal Plantino. el c o n o c im ie n to qu e e s te a r tis ta te n ía so b re la sig n ific a c ió n d e lo s an im ales. no se une a otro. S ig u ie n d o las m ism a s id eas de V alerian o . 198. a la c o n c o rd ia q u e p a r a el m u n d o s u p o n e el n a c im ie n to d el S eñ o r.Ji J. 621. ta m b ié n se ría u n a re fe re n c ia n o ta b le a la fid e lid a d del c o m p ro m is o q u e a d q u ie re M a ría e n la A n u n c ia c ió n y.L a c o rn e ja se p r e s e n ta c o m o im ag en de la c o n c o rd ia y en este se n tid o a p a re c e re ­ p r e s e n ta d a en a lg u n a s m e d a lla s del R e n a c im ie n to . G regorio N acíanceno. n o s la p re s e n ta R ip a a la v ez q u e nos in d ic a a lg u n o s e je m p lo s d e m ed allas an tig u a s e n las q u e a p a re c ía el av e u n id a a la im a g e n de la « C o n c o rd ia » : M ujer que lleva en la diestra algunas granadas y en la siniestra una cornucopia. b) Al parecer. C. cit. 2). D ie g o L ó p e z e n su c o m e n ta rio a A lc ia to n o s h a b la d e la c o rn e ja c o m o im agen de la c o n c o rd ia . Eustacio. III. Según los Antiguos». C o m o em b le m a p o lítico re fe re n te a la id e a d e C o n c o rd ia las a p re c ia m o s e n b u en n ú m e ro d e re p re s e n ta c io n e s d el siglo XVI. 166 . «Concordia. a) Fuentes: Ateneo. X X . las d o s c o rn e ja s so n p ro p u e sta s p o r H o ra p o lo . ad virgg. sin o lv id a r su a so c ia c ió n co n la id e a del m a trim o n io . junto a una corneja. E l Fisiólogo declara que se une a un solo macho.

5 y in s iy . muere con e l olor suave de la rosa. üjtí¡ x j r í» íá . La prim era tiene form a de ga to y es radiada.. tam bién para rem edio de los niños en algunos m ales se los cuelgan al cuello. Entonces. T^g-Cúy. to ú tU u 3» <rlu5 «-(pcüfau KaTXfú|af cíf J-íp . 1389 B) y o tro s . es sím ­ bolo y jeroglífico del hom bre valeroso y valiente que huye de los deleites y regaladas blanduras.’y í ú d tc lÚ th ¡ H ay tres clases de escarabajos. • • ’ ' y . Y e l día 29. se cría la prole de ¡os escarabajos.h! junción de la luna y el sol.c!zu¿3iiÁ£'a[ fAt bra.a. n A a o ja <r(f. los escarabajos.(ó¡Aot ccJ^i^oí c¡[ ¿-jriiXiódoeste y la carrera de los astros desde e l sudoes­ t {w . «Unigénito». y perm aneciendo en ella. Por ello también la im agen del dios que está en Heliópolis tiene form a de gato. la deja en tierra 2 8 dias. r haciéndo­ /lí! ‘¿ i* /-? ¿.Z. porque el escarabajo tiene su na­ /xo<¡J\H7Í‘¿y íH irlp Treta)’ j . pintan n u f (¿ovoyítíc. X X V III). hace su recorrido. E sta c o m p a ra c ió n e n tre el e sc a ra b a jo y el sol y la g e n e ra c ió n del m u n d o m e d ia n te este in se cto a p a re c e ya e n los P a d re s de la Ig lesia c o m o C le m e n te d e A le ja n d ría (M ig ­ ue 9.de.:. e t Os. u . ci n¿v6«f>oi. y a la gene­ ración del mundo.n:Ai¿Tpu d(AÍCoí •¿ñu. porque e l anim a! nace de si Kéiy/j. XXVIII —A no­ ta c ió n -).(ífi)f£' i¡hUv.iíúljSso[i.Í7 ÍB í/lH K I5 lT «Padre». como tam bién a l ave ibis. v$ bién la luna rodea las doce figuras d e l zodiaco. para darle la fo r m a del mun­ <r ¿-. bifucardos r llenos de dientes. 15). y por di­ visa los capitanes romanos. L a im ag en del e sc a ra b a jo c o m o an im al h e rm a fro d ita y a la vim o s e n el jero g lífico IV so b re la id e a d e los dio ses.Iti r l ¿¡yítío-ifjHÍffÁOU. ÚOTKTtívcy168 cim iento sólo de su padre.7t_Ah f i A l m J t u y. « Varón» porque ellos no tienen género fe­ menino.£¡V¡ ofll 0 náy3¿?í'¡> ttícu JeTc • TjfOi7ií m a iA cí ‘g¿p. cttlídJi. los pequeños gusanillos. se g u íam o s a E lia n o y P lu ta rc o (d e Is. X. Estos fueron honrados tanto por los Egipcios que los tuvieron por deidades sagradas. y a s í pintado p o r sí solo.H ist. y se m uestran m ás contraí­ das cuando el sol va a ponerse.lx i J ^ . sin ayuntam iento venéreo. por lo que los niños egipcios dicen que e l toro celeste es la culminación de esta diosa. un escarabajo. AírtV<ri[I C llíti TTVJcflíi A Í^U T íí/cjp . «universo» o «varón». por la causa dicha antes. «Universo».. de donde en veintiocho días se fo rm a su generación. y tam bién está dedicada a la luna. lanza al agua (pues piensa que ese dia es la con­ fírx i <JíA.n a r t f « J\(¡ÓT¡ÍK ¡ió>:v im ic ! -ríwyí«N acim iento».j d y j a *7* .¿ jr f ' f.n A o u í J ia l m v t o : . tom ando tu '¿K(/ í-a-JSt¡[i¿aeo~ui) fioúAinuu -aouJI ovoihQ:excrem ento d e buey. . m odela una fig u ra esféri­ í3 c*:. y fo rm a d o r de la figu ra d e l mundo. pareciéndoles tener gran sim ilitu d a las obras d e l sol. 421 A . que son grandes v tienen unos cuernos m uy largos. i ictoFítlt J 2 sA o u ¿ rír. La segunda clase tiene dos cuernos y es sem ejan te a un toro.Z>im np m iento d el mundo): una vez abierta en el agua. que son su cría.i¡[¿ í:- p /p . tras enterrar esta HU'TulldircuiSl l'l/UÍ^Ctf c¡HOfflGK'ÍE>.cp¡HS:y<fí¡a¡K¿iBccfil¿t(Qy^:($c. abriendo la hola.í'cjM do hacia Oriente. te hacia el levante). Co\mr(¡>aslf^Tce^aixcuÁH(ci^. p.Q Tij 0 ¡ r'-ip o v O c a d l T a i/f C p . r precisam en­ te está consagrada a l sol com o símbolo. 3 ’mcrífa. A llí.lüot¿l>c u l l iÍAíoc ¿ t ujítf\Ci¡>. se g ú n c u e n ta E lian o . y anidan en ellas contra e l rigor d el frío. «padre». pues di­ cen que e l gato m acho cam bia de pupilas con el recorrido d el sol: se dilatan a l alba.ajj«■¿iC-'jj hasta la puesta d e l sol. 74) p a ra d a r c u e n ta de su p e c u lia r fo rm a d e n a c e r. h 2n«í¿>(if xa) TCCUwJJIttt/ú'hí >9 '! Í n A lw t} K a S í ^ á S l l .2 . él m ism o se pone m iran­ -ns irtsf cau.cU(<¡0i' ca en fo rm a sem ejan te a l universo. Je ró n im o de H u e rta co n clu y e su c o m e n ta rio a s o c ia n d o el e s c a ra b a jo a la id e a d e u n ig é n ito o c r e a d o r d e sí m ism o . en los que el sol. L a n o p a r tic ip a c ió n d e lo fem en in o hizo de este a n im al un e s ta n d a rte .0‘víifj.cuj'nt $5 do (pues él se dirige desde el levante h asta el su­ <ñ'¡ aí¿pa¡i2.l---~yy(ni-'n I vJ th ftK orí ¿^oi[ac1iw<J<f:cü(cw.{5a: í|íf^£T5U. la VA&e £>¿Mcj TU¿TÍW ■%JH/xifít <ru¿cJic¡j. A éstos no dio la naturaleza aguijón. Cuando Kup(f'. com puesto de m o rta l especie hecha d e sórdida masa. (Hist. Nal.. en los que tam ­ <ríAlaii l í ^ í f c u f r i </lúi/l£Ka t'-fitA t\fj. Todos los escarabajos tienen ade­ m ás 3 0 d edos por los 30 días d el mes. 424 D ) o E u seb io (M ig n e 20.ia o p '^ . í/cirouíKf it esfera. los cuales form an do pelotas de estiércol en que ponen su simiente. P lin io n o s dice q u e ex isten v arias clases d e e s c a ra b a jo s y a ñ a d e en su n a rra c ió n : C óm o representan «unigénito». (Hist. ocupado en continuo trabajo: y por esto los traían los soldados esculpidos en los anillos. se ponen de fo rm a redondeada duran­ te el centro del día. «naci­ miento». riK /rij/ 5.iú )\o \'m . y adem ás el naci­ caoiro^á-Hf f p i y 1¡jc!Vr¡. a la salida del dios. y creen que está consagrada a H erm es.oo(pQj y) ¿ k ‘/it£ jtk . Jlíwety ¡ílM ov-nt •r-iXioJ' o SoB -'r'iyíA ÍtiV 'níA a ^íajou &3u<J' zu A '(iv \ífio ^ > o p in m ^ \i.tofímismo. porque su origen es sem ejante a l mundo. t í í t y l f r j ¡ K ¿ ( í f c p @ . Nal.r /j.úh» salen los anim ales. fatfijxajjeÓTifyúujcpcuioiTTa.¡¡jxí.243-' ^ 'irtsaptp. saliendo. las llevan rodando con los postreros pies a lugar aseguro. de lo s g u e rre ro s eg ip cio s (. d e h a c e d o r del m u n d o y d e lo v a ro n il que n o s o frec e H o ra p o lo : Es el escarabajo unigénito autor de s i mismo.<ríctuTvJ' m ¿ ¡rc tí^ (ó /x o p . y sólo es a si el nacimiento de éste. H ay una especie de escarabajos que vueltos hacia atrás llevan con los p ies unas pelotas de estiércol.■ . pero hay una especie de éstos. sin hacer ni 169 . Cuando quieren indicar «unigénito». sin ser llevado en su seno por una hem ­ tís ftin O M T a y íiíí'th t o {ücp.!lu z ^ ¡¿¡«Ala atíÚíQo¡ S ¿ 'v ovfx. U n i g é n i t o Tcu ^ ? t^ fc T a 'lrí!3 5/-?ríL #'rtíu'f-S íoi/' ¿icltoAImÍ: SfOífuAo<¡</lí(f ]) yítorTza n e j a n p . }í.J e r o g líf ic o 11. Í t^ í ^ 'h 3 k Auxó(J)'í»©-'<Xj)'n'~f oi/yhínu. como interpretó curiosam ente Apión e l gram ático. JlTH J k ju tv ó 'K ? O C ) 9 lJll¿lX C (0> O sJj¿é(liH T ^ ^ í ^ a p i i Ó l U ^ i v ] ■K1x3a it) ‘t Cit t i L'ftíoj).ic ii'u ’¡ i r Ht<i6o. p. y cuando quieren los ju n tan por lo alto para morder.vs-)r /j'. X . c o m o reco g e S b o rd o n e . sirviendo de hem bra (porque todos los escaraba­ jo s son machos) aquellas pelotas inmundas. Je ró n im o de H u e rta nos c u e n ta e n su c o m e n ta rio so b re el escarab ajo : A y destos muchos diferentes géneros. X .tk s u-áiO&pQ-' \ c í t í m . A n. E ste que se engendra y vive entre ¡a inm undicia hedionda. am onestando a los suyos que m ostrasen ánim o varonil. L a tercera tiene un solo cuerno y es sem ejan te a un ibis.'póva yíyítris o c Jro i/ *Z-itcúel m acho quiere tener descendencia.rr la rodar con la p a rte de atrás desde la salida kuMQ z! c(j¿ útctÍÁHC &s ¡huirl?.íTaCcl\^ Ac¡¿j r i r xopccí ■Wf&i/’iAiV cHpojUC/f./K Ó c/ÍC fl j. los m ás comunes son negros. es decir.

y que con las m anos y los pies fu ertem en te ligados. 112. evang. 8.. «Pobreza». 421 A. 13. Migne 15. contra Haereses. VI. 99. adv. 15. La segunda clase. c. no m encionada por el papiro.. 7. sin duda. 729 y 748. p. c. A u n q u e d e ta m a ñ o p e q u e ñ o . Primera carta a los corintios. M. 4. En la escritura del N uevo Im perio el escrabajo. 1. conv. Astro. X V I). Plinio. d e eloc. 531 b 24. pp. 751 ss„ 943. III. HA IV. Eustacio. C o n este se n tid o d e re fe re n c ia al v alo r lo to m a B o rja en u n a de sus em p resas. 178. es el O ntofagus taurus. 4. c. Schriftsystem. p. cit. San Ambrosio. Al final del capitulo H orapolo presenta una clasificación de ios escarabajos en tres clases. V. DE Z a m o r a . A lc ia to e n su e m b le m a C L X V III lo p re s e n ta lu c h a n d o c o n tr a el á g u ila p a r a sig n ific a r su v a lo r y p o n e r d e m a n ifie sto el a d a g io e ra sm is ta de q u e n o ex iste e n e m ig o p e q u e ñ o . 844. 84. 16. Migne I. 445. Eliano. ancor. Hipólito. Symbolo VI. Allí se habla de un escarabajo con form a de toro. que tiene una fila de protuberancias dentiform es en la cabeza. El prim er tipo aparece relacionado con el gato y con el sol. Por esto hem os querido representarla con e l significado de estímulo. I. pp. p. Atanasio. 9. str. Sbordone ha identificado las clases que m enciona H orapolo con algunas variedades de este animal. 424 D. 99-100. b) De los diversos significados que da H orapolo al ideogram a del escarabajo el más im portante es. 81 c y 26. III.. 149 A. XX. 465. así en su lib ro V III de los H ieroglyphica lo c o m p a r a a la c re a c ió n del m u n d o . suppl. . Sbordone identifica esta clase con el Ateuchus sacer. en Budge. et Os. cc. Denkschr.. R ip a n o s p r e s e n ta el e s c a ra b a jo a la h o ra de d e fin ir c ó m o se h a de fig u ra r la « P o ­ b reza» : M ujer desnuda y m alicienta que aparece sentada sobre una alta roca. Aulo Gelio. Leyes de Ra. uno lunar y o tro solar. Clemente de Roma. Migne 20. I. p. Clemente de Alejandría. 39. Zauberpapyri. M. p. Boll. Sphaera p. 1. advirtiendo sobre esto Teócrito a D iofante: «L a pobreza es la cosa que hace surgir las artes». 33 A y M. c. Este signo tiene un uso bastante corriente en la época tardía. 113. a diferencia del papiro mágico. R ip a . X. Adem ás esta correspondencia tiene una confirm ación gráfica de mucho relieve. de Is. 552 c 17. 1084 A. Libro de los muertos. T a m b ié n e x p re sa la g e n e ra c ió n d e v id a p o r c u a n d o ellos na­ cen d e la luz y el a g u a (L .. ya E ra sm o Texto de la pirám ide de Unas.. philosophum. de tal m anera que por las pupilas de este anim al se distingue la posición del sol. 261 y ss. representa la grafía t ! que significa «tierra. p. es c la ro q u e el e s c a ra b a jo es im a g e n del in g en io p o r su p o d e r c r e a d o r y p o r su v ig o r y fo rta le z a . 345. Migne. p. Migne 7. Migne 9. siendo pintado de rosas. Wessely. A k. 45. m. de coelo. La relación viene im puesta probablem ente por la necesidad de un tercer parangón zoológico después de los anteriores del gato y el toro. Tim oteo de Gaza. W. tal com o aparece en el jeroglífico que recogem os aquí. p o r su p e c u lia r fo rm a de n a c e r. intenta deshacer sus ligaduras em pleando los dientes. identificada por Sbordone con el Copris lunaris. Horapolo hace de esta variedad y del escarabajo lunar la misma categoría. p.m editar obra alguna de mujer: lo cual significa. 2-3. Z a m o ra lo p r o p o n e c o m o sím b o lo e im ag en d el d es­ h o n e s to 126. lib. 17. IV. 163. Sexto Empírico. C. N at. Junker. 158. 7. Sin em bargo. 708 A y 721 B. Siendo en origen símbolo del sol. Monarquía Mysüca de la Iglesia. Arisi. Eusebio. 500 A y 645 A. Wien. 339 St. Demetrio Falereo. al sol y la lu n a. el escarabajo pasa paulatinam ente a significar el universo. 1925. II. 1228 y 1389 B. 3. III. septem sap. X. al a r d o r del g u e rre ro y. The Gods. V. I. Epifa­ nio. aunque haya algunas diferencias. 41. p. P o r su n a c im ie n to e n tre estié rc o l. 16 y 18. horizontal. Gregorio Nacianceno.. es la del escarabajo relacionado con el ibis. que es sím bolo d el afe­ m inado (Hist. que recuerda a la que se encuentra en un papiro m ágico procedente de Egipto. de vita Constant. p. 2688. A u n q u e R ip a n o lo ex p lica. 9 B. a la im ag en d e l v a ró n y d el u n ig é n ito . pp. La últim a clase. 29. el de «universo». 15. especie en la que los machos presentan un cuerno casi derecho sobre la cabeza. San Juan. p. viéndosele ade­ más sobre e l hombro derecho un negro escarabajo que la está picando. Migne I. 235. 112. V III. Constituciones apostólicas. p. cuyos machos llevan en la cabeza dos peque­ ños cuernos. de. 37. 29. Para Lauth tam bién se expresaría esto por las alas abiertas o cerradas del escarabajo. p. 8-9. 3238. 72. Intenta deshacerse de aque­ llas ligaduras que la m antienen a ta d a porque suele decirse que la pobreza fu erza al hombre a vol­ verse m ás sa g a z e industrioso. 28. 10. 25. NA X. 25. La identificación del gato con el sol se encuentra ya en el Libro d e los muertos. Porfirio. 344. 14 y 18. 36. m. a) Fuentef Ireneo. praep. p. 104 H. in Lue. 1885. I. IV. especialm ente en los títulos reales. relacionada con el toro. 19. lil L. Migne 18.. Berol. hay serias dudas sobre la validez de esta correspondencia. 1. 74. H eródoto. m e­ diante la presencia de aquel anim alillo llam ado escarabajo'” . 170 171 . p. ob. VI. 2 t£ . Plutarco. de abst. Ba­ silio. lo p r o p u s o c o m o e je m p lo de e n e m ig o a tem er. 65 ss. La relación se establece porque se considera la constelación del toro com o el cénit de la luna. 291 b 2. XI. voi. II. 63. T o d o s esto s sig n ificad o s q u e v a m o s d e ta lla n d o se e n c u e n tr a n c la ra m e n te ex p u es­ to s en V a le ria n o . q u e m á s q u e h ijo ú n ic o v ie n e a ser sig n ificació n de q u e se g e s ta a sí m ism o . y vertical. 24. XXVIII —A no tació n -). 98 y ss. V. m undo». XXX.. Aristóteles. 46. 17. Lauth propone la correspondencia de estas tres clases de esca­ rabajos con otros tantos jeroglíficos en los que aparece este anim al de tres formas diferentes: alado.

que personificaba la tie­ rra y su potencia creadora y los griegos identificaban con Crono. H i j o m in o s n o s h abla. 4 5 3 4 . X. X. Lo que ocurre aquí es que para dar explicación del papel de la oca en el culto recurre a la tradición zoológica griega. 7. IX. X ). Ovidio. Solino. astron. NA III. Juvenal. e n tre o tro s m uch o s. los egipcios llegan a posternarse ante las cigüeñas. 32. c. p.Tt7r0tTH£ jxHTHp CU>T\\P clu3 ^ ^ ' ít o . E lia n o . anim. por una simple relación fonética. 16. 54. p u e s e n e s to s té r­ J e r o g líf ic o I I I . p o r la p ie d a d d e este an im a l c o n su s hijos. X. 0. 38. . epist. XVI). Heródoto. 16. . alza el vuelo y se aleja (Hist. X. Daj'tla acula. el padre y la madre se entregan voluntariamente a los ca­ zadores para que sus crías se salven. G o n z á l e z d e Z a r a t e . ¥ Cómo escriben «hijo». IX. M. n £ f t jc jj J c j ^ a ^ o u < r . I. XI. 16. Higinio. ^facpíCiT/. 31-2. Por este motivo a los egipcios les pareció bien venerar a este animal. Ateneo. En Itsasoa IV. Migne 16. Antigono de Caristo. An. XI. Pausanias. 103. porque estas aves cuidan y res­ petan a sus padres cuando son viejos. L a a so c ia c ió n d e la o c a c o n la p ie d a d h a c ia los h ijo s tu v o ta m b ié n su e x p re sió n en 172 J. HA. 32. porque las primeras son amantes de su prole y las segundas son piadosas con sus pro­ genitores (Hist. Si alguna vez se da el caso de que sea per­ seguida para cogerla con sus polluelos. II. A ristóteles. An. sirve para representar la palabra «hijo». 389 b. VI. 28. 768. Ambrosio. II. «El reflejo marino en la cultura de Occidente». X X . Plutarco. 72. pág. Estos mismos egipcios respetan a las ocas de Egipto y a las abubillas. av. Thierkult. Hopfner. Pues este anim al es m uy am ante de sus crías. p . Este animal estaba relacionado con el dios G heb. 616 b 17 ss. *>^> fflÚKirmxTWTí í í c s «ruVku^MVCU (Tuií T°?f riíOOíC.OJr<üff r a T tK va J fc ff & ók *J\i ( u jz ri^ cutlzj Z ?f A¡yvnríl6/f t<flc£í <riCá£Ju t £<dop. Libro de los muertos. 124. I. 16. i/M¿affj¿jlai/ci\í&ifKití«yorf. Arístides. V a le ria n o sig u e a H o r a p o lo a la h o r a d e c o m e n ta r el je ro g lífic o de la o c a se ñ alan ­ d o q u e p o r su p ie d a d h a c ia los hijos fue re p re s e n ta c ió n d e esta m ism a significación: el h ijo . E sta s id e a s q u e m a n ifie s ta H o ra p o lo las a p re c ia m o s e n E lia n o q u ie n s e ñ a la al res­ p e c to : Parece que la oca egipcia es ave que ama a su prole y se comporta como las perdices: La per­ diz se arrastra delante de los polluelos e infunde en su perseguidor la esperanza de capturarla. Escolio a Aristófanes. 1115. Plinio. la c o m p a r a a la a b u b illa y a la c ig ü e ñ a . y cuando están a alguna distancia. p.s. pintan una oca. 971 c-d. fast. I. 500 Din. entretando los polluelos escapan.o tro s an im ales c o m o la p e rd iz y en a lg u n o s m a rin o s c o m o el delfín . b) El signo de la oca. A ñ a d e q u e lo s eg ip c io s se a b s tu v ie ro n d e c o m e r este a n im a l c o n s id e rá n d o lo p o r su s c o s tu m b re s c o m o s a g ra d o (H ier. C a m e ra r iu s '2“. 8. Cuando quieren escribir «hijo». it&j’Oi y fí^ a u ^ { w o ^ \u z s\K a . de sol!. 540-1. 39. CVQ° $>&' (u'C¡j (J'iAoTíKV¿rm y ^ j ú- a) Fuentes: Eliano. cu y as p ro p ie d a d e s e n este s e n tid o ya h em o s p u e s to d e m an ifiesto : Por ejemplo. 38).

Capítulo VII Jeroglíficos sobre la idea de los sentidos. otros órganos y sus cualidades .

X X II —A notación—).AuAouu- •. es d e c ir. otros en el pa­ ladar. J e ró n im o de H u e rta e n su c o m e n ta rio a la n a rra c ió n so b re lo s se n tid o s d efin e el gus­ to sig u ien te a A ristó teles co m o : . e n el p a la d a r. sólo e x p o n e d ife re n te s te o ría s so b re el p a rtic u la r. M a rc o T ulio C ic e ró n e n su tr a ta d o s o b r e L a n a tu ra leza d e los dioses se ñ a la q u e el g usto se localiza en el p a la d a r. Cómo representan «gusto»... N o s h a b la d e la le n g u a c o m o re p re s e n ta c ió n d el g u sto y ac la ra q u e n o to d o s c o in c id e n en c o n s id e ra rla c o m o se d e d e d ic h o se n tid o . que este sentido está en el tacto de la lengua húmeda: porque para sentir sabor es necesario haber humedad en que se reciba. t t r i \ ¿ a x i - á tw -*. P lin io n o se d e fin e al se ñ a la r el lu g a r ex acto e n q u e se localiza el g u sto . c o m e n ta q u e el g u sto es u n se n tid o q u e se d a e n to d o s los an im a le s. pintan la parte ante­ rior de la boca....^gy^oi/’ju jJ'a a A A yC uiií n v í . Nal. VII.. otros dijeron que la lengua es ju e z de los sabores.ín tiA yuQrCCcraf¿i-¡r¡ Txt/nir 'f¿G- tfífj p AtJ-ÍJTtAwV». muchas veces se per­ diera por su fa lta la vida (Hist. úL>i LfljVou (’c. y como el alimento es co­ m ún a todos. puesto que todo gusto se conser­ va hasta ella y y o lo llamo «gusto completo». sie n d o u n g u sto in c o m p le to el que p ro v ie n e ta n sólo d e la d e ­ g u sta c ió n d e la len g u a. Nal. se siente en todo el largo del cuello. }/*Vínp } ¿UK7tA¿lar. Otros dicen. y mejor.un sentido de alimento. y por esta causa deseaba Filogeno tener el pescuezo tan largo como las grullas. {Hist. y las que son conformes y contrarias a la naturaleza de cada uno.. con el cual todos los animales conocen las diferencias de los manja­ res. que este sentido está en las raíces últimas de la lengua. Para indicar «gusto». Para indicar «gusto incompleto». sig u ie n d o a P lin io . H o racio a c lara q u e el p a la d a r d e las p e rso n a s p u e d e v a ria r. y es tan necesario que si faltara. A l re sp e c to H u e r ta n o s dice: Algunos han entendido. E s d e d e s ta c a r q u e su n a rra c ió n so b re F ilo g en o su p u s o el c u e r p o del e m b le m a X C d e A lciato e n el q u e esta im a g e n es u tiliz a d a p a r a e x p re sa r la g u la. pero que la delectación o pesadumbre que causan. d e la m ism a id ea es Q u in tilian o (I. asi también lo es este sentido. G u s t o f íCV/y j JliiAcuiTTífjáf^HpStuaícr ir iy . A sí. V il.je r o g l í f i c o I. y a q u e o tro s se lo a tri­ bu y en al p a la d a r e in clu so ex iste n e s tu d io s o s q u e lo h ac e n a a m b o s ele m e n to s a la vez. C o m o p o d e m o s o b se rv a r. pintan una lengua sobre los dientes.. puesto que todo gusto se cumple por ellos. XXII —A notación—). H o ra p o lo n o s m an ifie sta q u e este se n tid o se lo caliza en la p a r te a n te rio r d e la b o ca. R ip a. porque el gusto del m anjar durase más tiempo. lo que explica las d ife re n c ia s de los g u sto s 177 . II).

Lauth apunta una derivación copta. Para escribir «boca». E n el Fisiólogo. pues Cristo es cabeza de todo hombre.I (Epist. Nat. O tro s. persecuciones y afrentas porque no se ofen­ da nuestra cabeza que es Cristo (Hist. q u e e s te an im al tien e to d a su fu er­ z a e n la b o c a y q u e p o r ello fu e u tilizad o p a r a e x p re sa r e s te ó rg a n o del c u e rp o (Hier. por lo cual y con razón hemos representado el gus­ to mediante ¡a imagen de la lengua. sino e n sus p a rte s laterales. d o n d e la im a g e n del g u sto se p o te n c ia m e­ d ia n te la fig u ra fe m e n in a q u e tr a ta de in g e rir u n a s v ia n d a s en su boca. teles e ra d e sim ilar p a re c e r al p re c isa r en su H istoria d e los A nim ales. VIH de la Historia de los Ani­ males. I n te r p r e ta n d o su sig n ific a d o c o n u n s e n tid o c ristia n o n o s d ice: Por lanío.m m . d e a h í q u e a tra v é s de ellos se p r e s e n ta n im p o rta n te s lecciones d e o rd e n m o ral. 178 Contrarreforma y Barroco. cap. n o s dice: De este modo podemos afirm ar que la lengua despierta el sentido del gusto. e n la se rp ie n te lo es de fo rm a esp ecial. pintan una serpiente. qu e el g u sto lo p e rc ib e esen cialm en te la p a rte a n te rio r d e la lengua. hÍT~1í§ el gusto. H u e rta .. oh. El te m a d e los c in c o se n tid o s se rá u n o de lo s m ás c a ra c te rístic o s del B a rro c o ta n to e n se rie s d e p in tu ra s c o m o e n aleg o rías im p re sa s y lib ro s d e em b lem as. en lo q u e resp ec ta al g u sto . a) Fuentes: Plinio. sobre algunos signos ideográficos. no abandonar a Cristo. 31. c u a n d o insiste al p a s to r p a r a q u e m a te la se rp ie n te y a n os d ic e re firié n d o se a este re p til que: Ya. V III. La alusión a la parte anterior de la boca resulta un tanto incongruente y es de suponer que descansa. Por esto dice Aristóteles en el Lib. d e sig n a q u e el se n tid o del sa b o r n o se lo caliza e n el p a la d a r. Este va acom­ pañado p o r el ideogram a de la lengua y la figura del hom bre que lleva la mano a la boca. II). X V II). que da dp t. T ra d ic io n a l­ m e n te e s te se n tid o q u e d a r e p re s e n ta d o al d is p o n e r j u n to a u n a m a tr o n a m a n ja re s sa­ b ro so s y u n m o n o . h a b la n d o d e la te r c e r a p e c u lia rid a d d el o fid io . 16) p a r a as o c ia rla a la id e a d e la p ru d e n c ia y lo ju s tif ic a d e u n a m a n e r a m u y sim ilar a la q u e vam o s tr a ta n d o . como dice la escritura. III. haciéndose luego participe de él el paladar. p o r el c o n tra rio . excepto'sólo en la boca. IV. R e sp o n d ie n d o a esta últim a ic o n o g ra fía c o n o c id a es la p in­ tu ra del c ita d o B rueghel y H en d rick van Balen. V a le ria n o in siste e n q u e m e d ia n te la len g u a d isp u e sta so b re los d ie n te s se ex p re sa u n g u sto in c o m p le to ..T(. Si e n los an im a le s es la cab e z a la z o n a m á s im p o rta n te d e su c u e rp o . 179 . la simple degustación. O tra form a de sa­ borear. «Gusto». que asi como ellas se escudan con todo el cuerpo para que la cabeza no reciba ofensa. ¿<£<¡1 7TCi</lu o CiCTíC SÓficcU R ip a c o n c lu y e q u e la le n g u a es el m e jo r e le m e n to p a r a e x p re sa r v isu a lm e n te el sen ­ tid o del « G u s to » . In clu so A ristó ­ J e r o g líf ic o I I . C o m o p re c isa L o re n z o d e Z a m o ra y c o r ro b o r a el je s u íta F lo re n c io M e d ia . X IV . temerosa. X L IV ). al h a b la r d e la se rp ie n te . se tienen to­ das las particularidades descritas por Horapolo. Cap. como los santos mártires hicieron. E n este se n tid o c o n v e n d ría d e s ta c a r el lib ro d e e m b le m a s d el je s u íta L o re n z o O rtiz q u e lleva p o r títu lo Ver. Madrid (1981). ha ocultado su cabeza en el fo n d o de su reducto ( Goer. X X III —A notación—). d e a h í q u e n o s c u e n te n q u e a n te to d o p elig ro tr a t a d e o c u lta r su cab ez a. XI. porque la serpiente no tiene fuerza en ningún otro de sus miembros. re firie n d o q u e el g u sto c o m p le to se lo caliza p a r a los eg ip cio s en la p a rte tr a s e r a o r a íz d e la len g u a. R ipa. en egipcio es dp. a u n q u e re c o n o c e q u e p a r a o tro s m u c h o s e r a el p a ­ lad ar el lu g ar d o n d e resid e d ic h o se n tid o (Hier. co m o ap re c ia m o s en L a c tan cio e n su o b ra D e la Di­ vinidad. B o c a riij-f y(¿q>ov{ri íé [ia . tópe. X X X III. que significa «comer con avidez» y piensa que ha prevalecido este segundo valor en Horapolo. tocar: em p resa s qu e enseñan y persu a d en su b u en uso en lo político y en lo m o ra l (L y o n 1687). también nosotros debemos en tiempo de peligro ofrecer el cuerpo entero a la muerte y guardar sólo la cabeza. ca p . 422). oír. V alerian o ya d a c u e n ta . asi nosostros pongam os el cuerpo a los trabajos. al igual que la otra. gu sta r. utilizándola como su símbolo m ás apropiado. sig u e a M a te o (X . y ta m b ié n las series q u e so b re este te m a p in ta r a R ib e ra o la de B ru eh g el d e V elo u rs y R u b e n s e n el P ra d o . p o r c u a n to es su ú n ic o ó rg a n o e s e n c ia lm e n te d e d efen sa . oler. y consumándose luego la totalidad del placer mediante el gusto que se siente en la garganta. ya q u e se dice q u e este a n im al s u p e ra al h o m b re en se n sib ilid ad í- ir í^ 'r Cómo escriben «boca». el resto del cuerpo lo muestra. X I. V irgilio. p o d e m o s leer: Si alguna vez el hombre ataca a la serpiente. X . cit. b) Las referencias de H orapolo a la parte anterior de la boca y la lengua sobre los dientes pue­ den explicarse com o los labios y la punta de la lengua. La parte delantera del rostro aparece en ideograma que repro­ duce la idea de respirar. Sustituyendo esta últim a por el ideogram a de los dientes entre los labios. S e b a s t i á n . sin o m ás p ro p ia m e n te e n la len g u a y n o en to d a ella. 1:1 C. 'Ztc/xccJIí yfu/z>o. re c o n o c ie n d o q u e la c a b e z a es la p a r te e s e n c ia l d el ofidio: La primera es. los se n tid o s so n p u e rta s « p o r d o n d e se fla n q u e a el alm a en e s ta cárcel d el c u e r p o » 130. pág. p r e s e n ta n d o las p e c u lia rid a d e s d e la s e rp ie n te . ella oculta su cabeza. tpj.. 174.. que la lengua es ministro de los sabores. S. esto es.

In clu so este p o d e r d e la b o c a en la se rp ie n te . 9. o b r a de P o­ llaiu o lo . L o re n z o d e Z a m o ra e n te n d ía p o r él el s e n tid o m á s m a1. (Hist. PA IV. Schriftsystem. En los textos enigm áticos la serpien­ te reem plaza a la boca en este valor.£'v$aJnopiq> 3ix\/x¿y¡ A i« Til rAíduj-» W T tir o J ífe A jU c ? . a) Fuentes: A ristóteles. Inscrip­ ciones enigm áticas.P e ro la im a g e n d e la s e rp ie n te a so c ia d a a la b o c a n o q u ie re re p re s e n ta r exclusiva­ J e r o g líf ic o I I I . <=>.. otros que miran al través con ceño. de odio. dilátanse. de misericordia. lo a p re c ia m o s en la r e p re s e n ta c ió n de la D ialéctica en la c a p illa de las A rte s L iberales d e l T e m p lo de M a la tte s ta en R im ini. D. i— d e s e rp ie n te s . XX X V II).. unos son crue­ les.. Pero con el ánimo vemos y con el ánim o miramos: los ojos como unos vasos reciben la parte visible y la arro­ jan fuera. 11. II.T n s e n ta r u n a fig u ra q u e e n su m a n o izq u ie rd a llevaba la se rp ie n te 131. También en el mirar tienen los ojos m ucha diferencia. otros llenos de gravedad. otros alegres y halagüeños. di­ bujan una lengua y una mano. A^J rajórtYi ’ t í A¿yc¡ TíAcíúif x í t i 'i S 'Í K í w i . G io v a n i P isa n o p r e s e n tó la d ia ­ lé c tic a co n u n a se rp ie n te en la m a n o e n el p ú lp ito de la c a te d ra l de Pisa. .y en ninguna parte de los animales hay m ás verdaderos indicios del ánimo: pero m ayorm en­ te en el hombre porque en él dan señal de modestia. r á <fluír-C. 328. D ada la igualdad en el plano fonético no es extraño que H orapolo relacione los dos conceptos. que parecen echar fuego. También de este otro modo se denomina e l habla entre los egip­ cios. H e b r e o . y verdaderamente el ánimo habita en los ojos. en Junker. H o ra p o lo q u ie re v e r e n los o jo s la re fe re n c ia a la v e rd a d . t í'. 164. tu r l¿ íj» s fitivAíua-m * ¡u v iv a *. el segundo lugar. ra z ó n p o r la q u e L e ó n H e b re o v e ía e n el o jo «el o rig e n p rin c ip a l p a r a el c o n o c im ie n to in te le c tu a l» 133. 692 a 1-2. j/ A ío ja p ( o f y a f ix f - el. co n c re ta m e n te en su L. encógense. co n las a rte s de la p a la b ra . D e igual m a n e ra ya c o m o se ñ ala M a rie. N a l X I.1 R.. H a b l a r m e n te el ó rg a n o c o rp o ra l. es d ecir. concediéndole a la lengua llevar la prim ada del discurso. Arden. 180 à la Renaissance et la décoration des 132 L. New York (1971). de aquí salen aquellas lágri­ mas de misericordia. de amor. n Cómo representan «hablar». otros encendidos. tam b ién ap a re c e en relación c o n el-habla. asignando la prima­ cía del habla a la lengua y e l segundo lugar a los ojos. Pues de este modo se establecen perfec­ tamente las palabras del alma. de clemencia. Libro de los muertos. í r í f i c ¡) fj-xlvím f . V a n M a r l e . c o n la D ialéctica. E n este se n tid o se m a n ife sta b a C ic e ró n (d e leg.. T o M y J iiJ ií r f á ^ o i n . de tristeza y de alegría. 181 . 422-4. ( Ï7 S ) £¿or5?Tría o*. ic u t T í f a <x¿- A ^ A ia Para escribir «hablar» pintan una lengua y un ojo inyectado de sangre. se ale g o riz a la D ia lé c tic a m e d ia n te u n a fig u ra q u e p o s a su m an o e n u n nido cu ■ & z¡it¡¿Tiz r(J<¡-cv • r Aodjk -ra o rtyiv-x í Acy<w OffCijx/lí- S<m ¿t í i. 'j r t s c t o u H Í n a T a G ' u ^ . otros bajos y honestos. 43. oíros airados. IV.. T a m b ié n en el se p u lc ro d e Sixto IV. c. . Diálogos de Amor. 5. Virgilio.f i í T O C u c M c m c . p o r lo q u e n o e n c o n tr a ­ m o s g ra n c o m e n ta rio . pág. ra z ó n p o r la q u e lo e n tie n d e c o m o el e s p e jo d el a lm a y la e x p re sió n sin c e ra d e lo q u e la p a ­ la b ra refiere. Para expresar «hablar» de otra form a. tra s la d a d o al p o d e r de la p a la b ra . I. x . 27) y P lin io c u a n d o n o s dice: . cambiando a la vez según sus movimientos. 508 c). E n este se n tid o la in te rp re tó M a rtia n u s C a p elia en su s B o d a s d e M ercurio con la Filología. n t / f s As/lip. Tocando éstos cuando los besamos tocamos el mismo ánimo. al p re ­ ’ A¡ruT¡{icic¿rp/j¿í£ínct.fA. p arag r. y a la mano. humedéeense. b) La relación entre la boca y la serpiente se establece por su valor fonético.V3jajj a .. III.. Physiologus. y a que realiza los deseos de la lengua. pronto pasa a representar el sonido r. L a a so c ia c ió n de la len g u a c o n el h a b la es m u y n o rm a l. P la tó n y a c o n s id e ra b a el o jo c o m o ó r g a n o m ás im p o rta n te p a r a el c o n o c im ie n to (R ep. El ideogram a de la boca. r . Iconographie de l'art profane au Moyen-Age et demuers. georg.

En c o n s e c u e n c ia . re a liz a d a h a c ia 1430. ^7). La Teoría de las artes en Italia. d e leg. 145-6. E n n a d a e x tra ñ a qu e u n h u m a n is ta de esta c a te g o ría c o n o c ie se el re p e r to r io q u e e s ta m o s tr a ta n d o . Madrid (1979). cii. es el g e s to el q u e n o s m a n ifie sta lo a n ím ic o del h o m b re . A. E n este se n tid o L e o n a rd o p re c is a b a q u e m e d ia n te el gesto. b) Horapolo se refiere a dos grafías diferentes p ara la idea de hablar. d e Z a m o r a . A lb e rti estu ­ v o en R o m a y d e s e g u ro c o n o c ía los H ieroglypltica d e H o ra p o lo p o r c u a n to . oh. co m o h u m a n ista e lo c u e n te . so n d o s je ro g lífic o s q u e e x p resa n su fic ie n te m e n te la id e a d e la elo­ c u e n c ia . E n tre los g ra n d e s h u m a n ista s del siglo XV d e sta c a m o s a L eó n B au tista A lberti. R e tó ric a . p o d e m o s o b s e rv a r la im ag en de u n h o m b re cu y o tr a ta m ie n to d e los cab ello s. Plinio. T a m b ié n indica q u e la m ism a id e a se m a n ifie sta m e d ia n te la le n g u a y la m a n o te n d id a b a jo aquélla. I. 48. r o s tro y v e stim e n ta q u ie re n re s p o n d e r a la im a g e n de u n p e rs o n a je clásico . A lb e rti b a tió en b ro n c e su re tra to en. (Hiei: X X X III. S. fue B u o n d e lm o n te q u ie n lo s sa có a la luz e n F lo re n c ia . XI. y a q u e son a m o d o d e v e n ta n a s p o r d o n d e p e n e tr a el m al e n el h o m b r e 1” . S u s tr a ta d o s d e a r q u ite c tu ra . que describe com o una lengua y un ojo inyectado en sangre. De las dos la m ás difícil de explicar es la prim era. n o s d ice. E ste e ru d ito s e ñ a la la ex iste n cia eñ R o m a de o b elisc o s a n tig u o s e n los q u e se p o d ía v e r u n a m a n o b a jo la len g u a. c o m o se­ ñ a la C h a ste l. B ajo su m e n tó n p o d e m o s ver u n a len g u a y b ajo ella se n o s p r e s e n ta c o n to d a c la rid a d el o jo . e s c u ltu ra y p in tu ra así lo p o n e n d e reliev e. Saav e d ra . u n id a d d e crite rio . 27. P o r ta n to . el n o rte d e su vida.. pág. es d e c ir. e n su e m p re sa L V n o s h ab la del o jo p a ra re fe rir las ideas d e se c re to . y m en o s a ú n q u e lo p u sie ra e n p rá c tic a . dd. VI. O también puede haber interpretado la serpiente que se encuentra en «decir». que representa «voz»: «hacer voz» equivale a «hablar». L. 182 183 . cien­ c ia q u e p a ra A lb erti d e b e se r el fu n d a m e n to d e las A rtes. el p in to r h a d e c a p ta r la s p o te n c ia s a n ím ic a s del h o m b re : Un buen pintor tiene dos objetos que pintar: e l hombre y los m ovim ientos d el alma. X X X IX ). m dw . e n la m ed alla q u e se c o n s e rv a en la N a tio n a l G a lle ry o f A rt d e W a s h in g to n .. IM Cfr.v a ria s o c a sio n e s. tal y c o m o refiere P ope H en n essy . La segunda grafía puede explicarse con algo m enos de dificultad. A lb e rti se h a c e e c o d e la im p o rta n c ia de los je ro g lífic o s e n su lib ro V III de su Tra­ ta d o d e A rq u itectu ra . H orapolo puede haber con­ fundido con una lengua el bastón que aparece en la raíz de «hablar». c o m o p re c isa C u rtiu s. V a le ria n o reco g e el je ro g lífic o q u e n o s p ro p o n e H o ra p o lo y n o s d ice q u e u n ojo b a jo la len g u a es re fe re n c ia d ire c ta a la « p e rfe c ta m a n e ra de h a b la r» .. A lb erti to m a esto s ele m e n to s sim bólicos p a ra p re se n ta rse . Y a G a r ín p re c isa q u e la E lo c u e n c ia . el b ien h a b la r se c o n v irtió p a r a el H u m a n is m o e n el f u n d a m e n to d e los estu d io s del T riv iu m . co m o un h o m b re ideal. dibujada con trazos muy semejantes:' ‘ V bros114. B lunt. L a m ism a a so c ia c ió n q u e H o ra p o lo d e s e a v er e n tre la p a la b ra y el o jo ta m b ié n la se ñ a la m e d ia n te la m a n o .lig n o . porque tiene que representar a través de las actitudes y gestos d e su s m iem ­ a) Fuentes: Cicerón. p u e s E locuen­ c ia . lo segundo no. ^ .. L o prim ero es fá cil. e n a u s e n c ia de la p a la b ra . n o es o tr a cosa. como una len­ gua. C o n esta sig n ificació n de E lo c u e n c ia n o s h a b la el e s p a ñ o l V ives d e u n o d e ellos q u e se e n c o n tr a b a en c a s a del m é d ic o del P a p a . P o r ta n to el je ro g lífic o del habla e s u tilizad o c o m o ex p resió n d e E locuencia. 9. La hipótesis que propone L auth es que con el ojo se escribe «hacer» y la lengua se h a confun­ dido con el signo del rem o. sin o el d o m in io de la cien cia del h ab la. p u e s p o r este m e d io se ñ a la b a m e jo r q u e co n n in g ú n o tr o la id e a de un h o m b re d e d ic a d o a las le tra s q u e hace d e la p a la b ra e lo c u e n te f u n d a m e n ta d a e n el es­ tu d io . p u reza.

la boca. tiempo al cabo del cual se considera que. escriben el número ¡095. 22. y era por el número m il noventa v cinco. p o rq u e de h e c h o no se e n c u e n tra n in­ g ú n je ro g lífic o q u e re p re s e n te el n ú m e ro 1095 co n la id e a d e a fo n ía . p. XXX). 269.ík T ft. Si a este último se la añaden las cuatro barras verticales. el águila. sin p re c is a r c u á n to tie m p o ta r d a e n e x p re sa rse co n n o rm a lid a d .Q >-do-t u ^ í J i í 'r u : 'é h ~ g c w Cc£lS- /XCf. I. I. el núm ero que indica Horapolo. Fl Nilo. y éstos son los tres primeros del hombre. ü J [ l J J j . 34. si el año es de 365 dias. pues si a las letras que lo componen se les atribuye su valor numérico. U n e je m p lo lo e n c o n tra m o s e n A rte m id o ro ( II I. U n n ú m e ro m á s c e rc a n o al p ro p u e s to p o r H o ra p o lo es el c o r re s p o n d ie n te al sin ó n im o siopé. Macrobio. in verba faciam us hominem. 6. P lin io a firm a q u e esto su c ed e a la e d a d d e u n añ o . F a l t a d e v o z ác j'k » leu . p o rq u e el re­ su lta d o d e la su m a es m uy s u p e rio r. 22) esta­ blece u n a c o rre s p o n d e n c ia e n tre el N ilo y el añ o . Offenbar. cu y as le tra s su m a n 1098. J e r o g líf ic o IV . etc. según la indicación de la línea en zig-zag. -A (p&rlccv<Al y^á-^iyíií/u^O ^'jfj^ÍA iú: cioá k o t d c zrinír^¿. no es otra cosa que el año mismo. L o q u e te n e m o s es u n e je m p lo d e la lla m a d a isopsefia: c a d a le tr a d e u n a p a la b r a se su stitu y e p o r el n ú ­ m e ro c o rre s p o n d ie n te y se h a c e la sum a. si se su stitu y e la i] p o r £.9ue significa «ca­ llar». 34). 102 y 192. E sto es p o sib le p o r q u e los g rieg o s in d ic a b a n los n ú m e ro s d e f o rm a a b re v ia d a p o r m e d io d el a lfa b e to (a lfa p a r a « u n o » .íIfxfyup T iTbVSVliUfXM&f’iCp'cpJgS vop^UH \^A h(^v 7* •crcuJlj*c¿j)crH/4«Jc-t'TD:< Lítív-^cc '¿ ) \ T . b) Por su parte Lauth ve aquí una interpretación artificial de T á . III. Ju a n d e H o ro z c o sigue a H o ra p o lo p a r a e n te n d e r q u e p o r el n ú m e ro 1095 q u isie­ ro n los a n tig u o s e x p re s a r la id e a de silencio: De otra manera señalaban también el silencio según Horo. igual que los dias del año. XI. II. som. M arciano Capella. tenemos 1095. uno. porque es tiempo en que no habla. G regorio Niceno. VII. d o n d e se e n c u e n ­ tra n v arias p a la b ra s cu y as le tra s su m a n 100. en fin .propiamente se dice infante. H e lio d o ro e n sus E tiópicas (IX . R e sp e c to a la e x p lic a c ió n q u e d a H o ra p o lo re la c io n á n d o lo co n el c o m ie n z o del ha­ b la en el n iñ o . Aeth. sum an 365 unidades. Scip. que es el número de! tiempo tri­ ple de un año. —. Mor. Plinio. Sin e m b a rg o . Textos mágicos. . oneir. 729. 270. § 705. m as no cumplidamente (Embl. 69. A rtem idoro. Con todo esta interpretación nos parece dem asido rebuscada y creemos que la expuesta antes está más cercana a la realidad. lili. el niño que no habla es porque tiene trabada la lengua. como su propio nombre prueba.. que son los días que hay en tres años. 100. « sile n c io » .). p e ro p u e d e se r ta m b ié n 1095. tenem os el cinco. Migne 44. IX. 1 representa 1000. Para representar «falta de voz». 1362. lo q u e ta m b ié n o c u rre en o tro s casos. V an d e W alie e n su c o m e n ta rio o p in a q u e p ro b a b le m e n te H o ra p o lo e s ta b a in flu e n ­ c ia d o p o r u n ra sg o d e la m ístic a n e o p la tó n ic a . en que 184 a) Fuentes: Heliodoro. i l x ^ ' í ü Corno representan «falta de voz». aunque algunos comienzan antes de los tres años a hablar. en Hopfner. I. Si se resta este núm ero a 1100. n o se ve la relació n e n tre el n ú m e r o 1095 y « a fo n ía » . b e ta p a ra « d o s» .

í P. G o n z á l e z d e Z á r a t e . B ruck y ta n to s o tro s .uX¡f)Hii1Ci'p^iíy/-‘ClXUí>a/i'A¿j72o¡<- se c u e n c ia n o e x tre ñ a q u e esta c o m p o s ic ió n f u e ra d e d ic a d a a F ra n c is c o d e B o rja. p o r c u a n to a p a re c e n e n m ú ltip le s tra­ ta d ista s . ex p lican d o p o r el ray o L a im a g e n del tr u e n o o del ray o h a sid o e x p re sió n de lo so n o ro . 23). T am ­ bién M a c ro b io nos dice q u e este dios p o r ta e n su m a n o iz q u ie rd a un rayo (S aturnales e s c a r m ie n to de m u c h o s en u n o s p o c o s 138. X X IV . q u e es su c o n s e c u e n c ia so n o ra . 16). 96. L a p e rrie re. vers. porque nada resuena mejor y con m ás fuerza que éste. E n c o n ­ ¡ f i a . S a a v e d r a en su e m p re s a L n o s p r e s e n ta u n g r a b a d o sim ila r a m o n e s ta n d o al V alid o y los m in is tro s : Como representan «voz que se oye de lejos». el ray o c o m o re fe re n c ia visual y el tru e n o . 4. O t h o V aen iu s. X L III. c o m o e s ta m o s v ien d o . (voz lejana». Por la fonética de esta lengua pudo p ro d u cirse una confusión entre hrw w\j. 187 . A sí e n el E x o d o se n o s n a r r a la a p a ric ió n d e D ios en lo s sig u ien tes té rm in o s : Ya que era venido el día tercero y rayaba el alba. y entre todas se levanta a comunicarse con el cielo. Saavedra Fajardo y la literatura emblemática. M. Cuando quieren expresar «voz que se oye de lejos». es decir. tam bién está a las iras de sus rayos"7. hroubbai. ¿ ' ¡ r u*7fí7¡í cu. C o s ta liu s. es la im a g e n d e la voz q u e se oye d e lejos. «estar alejado». . 190-191. E n c o n s e c u e n c ia . d e ah í q u e se a s o cie.. pásg. Voz q u e D ios. pág..q u e las co sas a lta s d a n m a y o re s c a íd a s » 135. Los Emblemas Regio-Políticos de Juan de Solórzano. lib r iti C(‘3rlI:^. L a palabra ouaie es el egipcio n>¡j. el tru e n o . B o rja. (Ex. pág. a la im a­ g en de lo s d io ses. y hrw-bjl. E n lo re fe re n te a los b) Lo q u e los egipcios expresan com o «voz que viene de lejos» corresponde al concepto de true­ no. IV.í:¡. 102).J e r o g líf ic o V. «Rayo». cit. V alerian o (Hier. 108. q u ien . 2 5 5 ) y H o ra c io d e s c rib ie n d o al ave la d e n o m in a p o r e s ta c a ra c te rís tic a « M in is tro de J ú p ite r» (C a m . e m b lem as. empresa I. J. p ág .nía sien d o m a rq u é s de L lo m b ay . G io v io e n su e m p re s a I d isp o n e el m o n te h e r id o p o r el ra y o p a r a in d ic a r d e igual SE OYE d e l e j o s II . ta m b ié n a A n n u lu s. iU ih v Jl'í LiCihjijSip ú! A l 'i'i:u i:o. d e B o r i a . B a u d o in o C o v a rru b ia s a so c ia n el ray o al p o d e r s u p re m o y d e igual m a n e ra lo hace P é re z d e M o y a e n su Filosofía Secreta. d e la g ra n d e z a . d o n d e se sigue a H o ­ ra c io p a r a in d ic a r « . c o m o h acen G y rald i (II).. V. H o ro z c o . p u es.. !J' J. E n este se n tid o n o d e b e e x tra ñ a r q u e a p a r e z c a el tru e n o a so c ia d o a J ú p ite r. Desprecia el monte las demás obras de la naturaleza. Fig.. d e los P rín c ip e s y d e lo s g ra n d e s d el E sta d o . 53 y 54.7 í ( f ú i l t i j /UCC«t'C o kX m a n e ra q u e los g ra n d e s e stá n su je to s a las c a íd a s y a ta q u e s d e l ra y o d e q u ien es m ás g ra n d e to d a v ía . L a re p re se n ta c ió n d e los rayos co m o re fe re n c ia a J ú p ite r y en g eneral a la divini­ d a d es c o m ú n e n c o n tra rla ta n to en la e m b le m á tic a c o m o en la plástica. e n tre los q u e c ita m o s a S a a v e d ra y S o ló rz a n o . A sí n o s en­ c o n tra m o s c o n el P oliptico de M ó d en a del G r e c o o co n el te m a de R u b e n s L a Creación d e la Vía L á ctea y e n el y a c ita d o de C o s sie rs J ú p ite r y L ica ó n . X X III) o nos lo re p re se n ta C a rta r i e n sus im ág en es de los d io se s (p ág . ob. 6 33). c o m o el tr u e n o q u e se escu ch a d e lejos. No envidie el valle su grandeza. que entre los egipcios se llama «ouaie». que se en­ c u e n tra en el nom bre copto del trueno. es d e c ir . G iovio . V irigilio n o s h a b la del ág u ila ju p ite r in a c o m o p á ja r o a rm a d o del ray o q u e p o rta el a r m a de J ú p ite r (En. «voz del cielo». I). G o n z á l e z d e Z a r a t e . de la v o z su p e rio r. te n d r á c la r id a d q u e p e rm ita d e to d o s c o n o c e r la y s e rá c o m o el fu eg o que caig a p a ra se h a n c o n v e rtid o en el a rm a m ás re p re se n ta tiv a de este d io s (Od. a b a n d o n ó las d ig n id a d e s h u m a n a s p o r la vida d e h u m il­ d ad y la e s p e ra n z a d e a lc a n z a r la g ra c ia d iv in a '36. I!* C fr . Diálogo de las Empresas Militares y Amorosas. E n este s e n tid o n o s p re s e n ta B o rja u n a d e su s e m p re sa s . p u e s des­ d e H o m e ro . la s u p r e m a ju s tic ia . de repente precipitaron a oírse truenos y a relucir relámpagos. ta m b ié n lo s e je m p lo s so n n o ta b le s. c o m o e s tru e n d o . I. n o así los h u m ild e s y q u ie n e s a b a n d o n a n riq u e z a s y h o n o re s. porque si bien está m ás vecino a los favores de Júpi­ ter. y cubrióse el monte de una densísima nube. 19. un trueno. L a e m b le m á tic a h iz o u so de este je ro g lífic o p a r a re fe rir la c a d u c id a d d e la g ran ­ d e z a d e los no b les y d ig n id a d e s del E sta d o p o r c u a n to to d o p e n d e de la v o lu n ta d de 186 J. o b se rv a e n él tres c a ra c te rís tic a s q u e se h a n d e c u m p lir e n el e je r­ cicio d e ta l v irtu d : h a d e se r o íd a d e to d o s. N o e x tra ñ a q u e p o r esta a so c ia c ió n d el tr u e n o co n la g ra n d e z a a p a re z c a relacio ­ n a d o e n la B iblia co n la d iv in id ad . dibujan una voz en el cielo. NI.

Y los egipcios esculpen y pintan a Isis con cuernos de vaca (Hist. 538 b). I ll. lo p r o p o n e c o m o sig n ific a c ió n de la « T e m p la n z a » (Hier.5 k m s. su e len fig u ra r el o íd o m e d ia n te u n a m u je r q u e in te r p re ta m ú sica . d o n d e se n o s h a b la b a de la na­ tu ra le z a d e l an im a l y su p o te n c ia sexual. sucede rara vez. O ÍD O fxiyiíojj. y su mugido es instinto de amoroso apetito genésico. d e a h í q u e e n c u a n to e s c u c h a su b ra m id o c o r re r á p id a m e n te a su u n ió n . entonces muge con mucha fuerza y. «Templanza». lo que. a ’koIuj jy(¿ 'p O í7 istTOiM¡yj<j.fo¡j. y d e las q u e y a h e m o s c ita d o la d e R u b e n s y B ru e g h e l. n o s o fre c e sim ilares co n ­ te n id o s a lo s q u e h e m o s v isto en H o ra p o lo . el cual dedicaron a Neptuno. C u e n ta c ó m o el a n im a l e s tá a te n ­ to a los d ese o s de las vacas. c o m e n ta n d o la n a rra c ió n d e P lin io .ffuuidfTí ify x v S b -' Jt(¿ i¿ i:n u í¿ yl i i i x i « i ? c u » i u i r l « .clM p fa yp u tfo u <rip. cit. c o n o ­ cidas p o r sus trin o s a rm ó n ic o s. lib ro s d e m ú sic a y o tr o s o b je to s re la c io n a d o s c o n la a u ­ dición. Ibidem. I l l . y a q u e ésta s ta n só lo lo e x p e rim e n ta n p o r tre s h o ra s c a d a v ein te días. y el cie rv o . c o m p a ra b le al d e l cierv o . 160. por ser su bramido semejante al de las olas del m ar (Hist. R ip a al p r e s e n ta r sus a le g o ría s so b re lo s se n tid o s re c o g e e s ta tr a d ic ió n y n o s d ice so b re el « O íd o » . e n este c a s o es la v aca q u ien lo hace p o r te n e r u n so n id o m ás fu e rte y cla ro q u e el m a c h o (Hier. las r e p re se n ta c io n e s p ic tó ric a s q u e re s p o n d e n a las se ries d e los c in ­ co se n tid o s. Y los que están en el secreto de todo esto sostienen que una vaca oye a treinta estadios . to que aquí utilizamos como símbolo de que es preciso escuchar con toda diligencia. IV . cierra su vulva hasta la siguiente unión. TiZi cchqIlu. si o tro s m ach o s d e d ife re n te s esp ecies llam an a sus h e m b ra s. «Ciervo». V a lerian o n o s d ice q u e el to r o tien e un o íd o m u y p re sto . X. Sobre la naturaleza auditiva del ciervo. An. R if a . M. Por esto se mantiene el toro continuamente atento a l m ugir de las vacas. por ser m u y necesario para nuestra seguridad y protección. p. n o s dice: Es este anim al de prestísimo oído. C u rio sa m e n te E lian o cam b ia el sen­ tid o d e la n a r ra c ió n y la vaca se c o n v ie rte en sím b o lo e id e a del o ír m ie n tra s q u e el to r o es el q u e m u ge c o n g ra n a rd o r. y acude con presteza a ella. cuando oye el mugido. y d e la a b s tin e n c ia p r e s e n ta n d o un g r a b a d o sim ila r al p ro p u e sto p o r A lciato (Hier.3’ C. «Oído». se presenta corriendo a la unión. Nal. S e ñ a la q u e el a n im a l s u je to se a b s tie n e d e las h e m ­ b ra s. aunque esté m uy lejos. A ristó te le s n o s h a b la del ru g id o d e la vaca c u a n d o se e n c u e n tr a e x ic ta d a y desea la u n ió n sexual (de anirn. de modo que si el toro no acude en el momento en que esto sucede (lo que logra raras veces) y a no quieren las vacas realizar aquel acto hasta que transcurre de nuevo un tiempo determinado. J. Pues el toro la oye des­ de gran distancia y. Y asi. Pues cuando la hembra se inflama por el deseo de concebir (y no está excitada más de tres horas). p o r lo q u e v ien e a se r u n a im ag en d e la c o n tin e n c ia . G o n z á l e z d e Z a r a t e . hacién­ dolo de este modo porque cuando las vacas sienten deseos de realizar el coito (¡o que les sucede por el breve término de tres horas) acostumbran a emitir unos enormes y grandísimos mugidos. Queriendo los Egipcios representar el oído. L o s Emblemas Regio-Políticos . P o r ta n to . ° ■ 'w p-uxc* *•■.de distancia a un loro cuando muge. a n im al d e g ra n a g u d e z a a u d itiv a 141. G e n e ra lm e n te . J e r o g líf ic o V I. la aso c ia a la d io sa A fro d ita o Isis y n o s d ice q u e e n c ie rta s ald eas egipcias: Creen que las vacas se relacionan con esta diosa. y por esta causa los sacerdotes Egipcios.M&J' iJtfs'iíuA 'íf.atención del amante. podrá también pintarse dicha imagen sosteniendo entre sus m anos una oreja de toro"". T a m b ié n V a le ria n o . E n tre esto s o b je to s se p re s e n ta n a n im a le s d e s ta c a n d o las av e s c a n o ra s . oh. VIII. ateniéndonos a esto m ás que a ninguna otra cosa. I). pág.O 4 jVrf 3 Cómo representan «oído».¿Kít*:i^S ÍTCU/fOfij» vn. o tr a s v eces a p a r e c e n in s tru m e n to s d e v iento c o m o flau tas y o b o es. pintan una oreja de toro. N o s dice q u e los egipcio s c o n s a g ra ro n la v aca a V en u s o Isis y q u e c u e n ta A ristó teles q u e. Por último. Para escribir «oído».VAU'na. acostumbraban a pintar una oreja de toro. la vaca se solivianta e inflama con ardiente deseo de aparearse con él. como es sabido. ha­ ciendo esto él sólo entre los demás animales. V im o s co n a n te r io rid a d c o m o H o ra p o lo n o s p r o p o n ía en o tr o je ro g lific o la im a­ A lciato e n su e m b le m a X X X IV n o s p r e s e n ta al to ro a ta d o p o r la ro d illa d e r e c h a q u e sigue las o rd e n a n z a s d e su a m o . P a r a J u a n de H o ro z c o es el to r o el a n im a l q u e tie n e m e jo r d e s a rro lla d o el se n tid o del oído: g en d e to r o p a r a e x p re s a r « h o m b ría co n m o d e ra c ió n » . dándose cuenta de que está excitada. oye el mugido de la vaca. I II .cr eut^iS ^v/1•t^vt¡'<i. 27). XLVI —A notación—). y así. porque sienten fuerte impulso amoroso y son m ás vehementes que los toros. y para que mejor se conozca el significado de la presente figura. según nos dice Ora Apoto. H a b la n d o de la vaca. de Juan de Solórzano. pintaban una oreja de loro. E ste es el m o tiv o p o r el q u e los s a c e rd o te s e g ip c io s r e p re s e n ta b a n m e d ia n te el o íd o del to ro la su tilid a d d e este s e n tid o a u d itiv o a la v ez q u e la p r o n ta o b e d ie n c ia . si en ese tiempo no se presenta el toro. J e ró n im o d e H u e r ta . /xúci'túo $¿J¡P >(U Í^C I ‘■'A iTx£U( CUüíMv l <flli (OJUtltosy•/itTCt. es el to ro m á s q u e su h e m b ra el q u e e s tá d o m in a d o p o r el in stin to de u n ió n ca rn a l. V) C o n re sp e c to a la e n s e ñ a n z a q u e e x p o n e H o ra p o lo . 11. c l x : . para declarar la diligencia y 188 . hist. p o r las ra z o n e s d a d a s m ás a trá s .M <fcy i S & i« ' ii& ov M h f-iy ¡f 5 Í3 AclOp l¡ tcp UfUf [i. V II). tal y c o m o lo h a c e R ip a 1"'.

ni que m á s oiga. (E m bl. 11. HA IV. Esta vez H orapolo alude a un auténtico elemento de la escritura jeroglífica. XXII). a) Fuentes: Aristóteles. 538 b 14-5. b) El ideogram a que representa una oreja de animal es el que indica «oír». Capítulo VIII Jeroglíficos sobre la idea del poder 190 . según se entiende. atribuirlo al toro sin duda es una inno­ vación del autor. M or. I.O ír y obedecer fig u ra b a n p o r la oreja de! buey. aunque este signo indica en general una oreja de anim al y por reflejo tam bién hum ana. porque ningún an im ai h ay m ás obediente.

q u ie n p o r e s ta c o m p o ­ sición nos h a b la del tie m p o c o m o el g ra n d e v o r a d o r d e I m p e rio s '” . ob. E l nombre de la serpiente entre los egipcios es «meisi». V III).lu -riu! oCfáp c í. p a r a re fe rir a l b u e n g o b e rn a n te (Hier. X V .S '«.ío'íiil^ cWiffiaL y(á<foviny . R e y MUY PODEROSO n ü f ^. al d is p o n e rla en c írc u lo c o n el n o m b re d el re y in sc rito en m e d io d e su c o n to r n o . A sí c o m o la se rp ie n te ca m b ia ca d a a ñ o de piel. e car¡\la 5 Kams'Of/ ¿ « A c u¡jrií.7S ró /x a í< T O o ü (j. 193 . A sí la e n c o n tra m o s en las e m p re sa s d e J u a n d e B o rja . I wificí T\J ¿$íüf vui"^'lyu’tílcu 'éli/x^c!. escriben el nombre del rey en medio del enrollamiento. 29 y 30. h a b la d e u n tip o d e s e rp ie n te q u e se d a en el N ilo llam ad o « M eisi» y q u e e r a u tiliz a d a .! J. Para expresar «rey m uy poderoso» pintan una serpiente que adopta la fo rm a del universo y ponen su cola en la boca. q u e el o fidio m o rd ié n d o se la co la era la im ag en d el u n iv e rso .a<riAta KiÍKirijfj.(. si la se r­ p ie n te se a lim e n ta d e sí m ism a. d e B o rja . to d o lo q u e a c o n te c e e n el u n iv e rso tie n d e a reso lv erse p o r sí m ism o. V im os en los je ro g lífic o s so b re la id e a d el tie m p o . q u e n os se ñ a la n c ó m o la im a g e n d e l.l í e v o n > v /J ic c n M a í ó fj.óc¡>iíi £&y (pcuri Koff/Kcft^líf i^ ju ic d a ff iíi^ . c o m o la q u e se e n c u e n tr a en el m u seo G r e g o ria ­ no de R o m a y q u e p e rte n e c e a la X V III d in a s tía . cit. D e igual m a n e ra . S i . el u n iv e rso re n o v á n d o se se re ju v e n e c e . D ife re n te s so n las aso c ia c io n e s q u e V a le ria n o e sta b le c e e n tre la se rp ie n te y el rey en lo q u e re sp e c ta a la im ag en p r o p u e s ta p o r H o ra p o lo .. se ñ a la n d o q u e el P rín c ip e sie m p re d e b e a c tu a r con su m a p r u ­ den cia en sus accio n es. a Cómo muestran «rey m u y poderoso». asp ecto del q u e n o s h a b la S a a v e d ra m e d ia n te el o fid io en su e m p re sa X L IV . dando a en­ tender que el rey dorñina el mundo. Al d isp o n e r el n o m b re del re y e n tre los c írc u lo s d e la s e rp ie n te se d e se a m a n ife sta r quién es el q u e d o m in a en el u n iv erso y p o r lo m ism o se d e s ig n a al P rín c ip e m á s p o ­ d ero so . págs.J e r o g líf ic o I. V aen iu s e n su e m ­ b lem a I de los c o n o c id o s E m b lem a ta A m o ro sa in tro d u c e u n C u p id o e n el in te rio r d el círculo q u e realiza la se rp ie n te p a r a h a b la r d e l s e n tid o e te r n o d el a m o r. C o staliu s to m a este m ism o se n tid o d e H o ra p o lo p a r a re fe rir la id e a d e la in m o rta lid a d de lo s d e b a te s p ú blicos y es B ru ck q u ie n nos p re s e n ta al an im al r o d e a d o c o n u n a c o ro n a d e lau rel en su em b lem a X X X II. c o n c re ta m e n te en el II.cÚ>¡tIÓ[J!joí r^ácpci^vy fia tn ^ la m d ' núrfiou Kfara¿). L a e m b le m á tic a re p re s e n ta co n g ra n p ro fu s ió n la im a g e n del o fid io m o rd ié n d o se la cola. S on m u c h a s las tu m b a s eg ip cias.

194 se ñ a la n d o q u e P la tó n e n el lib ro V d e L a s L e y e s insiste en q u e la ca p ita l del p a ís h a d e 195 . J u s tific a su p la n te a m ie n to M> C a t t a b i a n i . las movía tan ligeramente: y teníanlas en tanta veneración.. c o m o n o s c u e n ta V alerian o . pág. re p til q u e p a r a los eg ip cio s te n ía c ie rto p o d e r sa g ra d o . Otra propuesta es que puede representar el nombre neo-griego del cartucho.. Paleogr. p ro p o n e co m o p rim e r je ro g lífic o la sig n ific a c ió n d e E m p e ra d o r y n o s d ice q u e .. d i . p in ta b a n u n a s e rp ie n te e n fo r­ m a d e c írc u lo y q u e in sc rib ía e n su p u n to m e d io u n p a la c io . Todos los días echan en esta crátera cebada que rocían de leche y miel. (Hist. A q u é lla se a so c ia b a a la diosa J e r o g líf ic o I I .iiya')cüj 7 T¡f.. tal c o m o n o s lo c u e n ta H u e r ta sig u ie n d o a Plinio: .. Lauth presenta un grupo parecido. X X V III). este d io s e ra c o m p a ra b le al J ú p ite r ro m a n o . 151.. viendo que sólo el espíritu interno. ob. E lia n o nos h ab la d e las se rp ie n te s s a g ra d a s d e E gipto: En Metelis de Egipto hay una serpiente sagrada en una torre. conocido generalm ente com o cartucho. mus. S e ñ o r d e l m u n d o N e k n b e t. la f ig u ra d el F a ra ó n . volviendo a! dia siguiente y encuentran la crátera vacía. N a l VIII.y asi los Egipcios y Fenices. que juzgaban por venturosa la casa donde se hallaban. que lleva com o determi­ nativo la serpiente en espiral sólo en cuanto alude a los pequeños del reptil A pofis. S b o rd o n e y W ale n o s h a b la n d e c ó m o los clásico s d ie r o n a lo s reyes h e le n ís tic o s los títu lo s de s e ñ o re s d el m u n d o .. 17). la fig u ra del rey. El p r o p ó s ito q u e n o s m a n ifie sta H o ra p o lo es claro: m e d ia n te el o fid io en círcu lo n o s q u ie re re c o rd a r la id ea de e te rn id a d . 42 ss. L a re la c ió n d el p re s e n te je ro g lífic o c o n el a n te r io r es p a te n te . es decir. Recibe honores. E n este se n tid o V a le ria n o . D e a lg u n a m a n e r a p o d e m o s e n te n d e r q u e la s e rp ie n te v ien e a sig n ific a r en este c a s o la im a g e n del p o d e r c o n c e n tr a d a e n el F a ra ó n . crit.A n o t a c ió n . S in d u d a D v r¡xlwvaai KOtr/xajifoZ’^ . 33. Por sem ejanza fonética puede referirse a la palabra ms. §§ 136-7. sin ayudarse de pies. Berl. A dem ás. III. X X III . Cómo muestran «señor del mundo». II. b) La representación de la serpiente con forma de anillo m ordiéndose la cola aparece com o sus­ tituto del signo que indica « nom bre». A . y ante ella hay una mesa y una crátera. 1. Pues sólo él en el m undo posee una casa real. An. e fig ia b a al d io s de los dioses (H ier..tnKiH'{xíya^ o cí S\JAóyac' p a f f i 'A c t ó f o / k o í w p ' c u i i v ' f hóa-¡iCo. Offenbarungsz. en el que se escribían sólo los jeroglíficos de los faraones. tra s las d ife re n te s relacio n es d el o ficio co n la id e a del rey. e n el je ro g lífic o leem o s el n o m b re d e A pis p o r c u a n to . d e n o m in a c ió n q u e ta m b ié n e n c o n tra m o s e n los ro m a n o s. V em o s c ó m o e n el g r a b a d o se re p ite la im a g e n d e la s e rp ie n te . no e x tra ñ a q u e la a s o c ie n a la im ag en d el E m p e ra d o r p o r ex celen cia. y C e p e d a . en este caso de g ra n d e s d o m in io s.C U . r á A i f ó í " /Jatn X ía w¡tr. a) Fuentes: Pap. en Hopfner.) . entendieron que las culebras eran de naturaleza divina. p á g . M . es d e c ir. La palabra me'isí no existe ni en egipcio ni en cop to. K opp. M e d ian te el n o m b re se ñ ala el d o m in a d o r de tales te rrito rio s. c u a n d o los s a c e rd o te s eg ip cio s q u e ría n re p re s e n ta r a u n P rín c ip e so b e ra n o o p o d e r o s o s e ñ o r. pintan la m ism a ser­ piente y en medio de ella indican «casa gran­ de» con razón. E sto d e s e a b a se ñ a la r q u e el rey d e b e p o n e r su c o rte e n el c e n tr o d e l Im p e rio a fin d e p o d e r a c u d ir ig u a lm e n te y c o n c o m o d id a d a to d o s los te rrito r io s d e su s d o m in io s.x ¿ 7 r¡i /j. lo pone en relación con un grupo que está relacionado con el signifi­ cado de «ceñir.uchpx~r‘¡x Tic 0 / u iríin if. y entendían ser cierta señal de salud.. I l l . d iv in id a d o rig in a ria del S u r y q u e re s p o n d ía sie m p re a la id e a d e b en efi­ c i o 143. y luego se marchan. (Hist. y felicidad. ta n solo s u p o n e la v a ria c ió n del n o m b re d e l rey p o r el d e la c a s a q u e h a c e r e la c ió n al F a ra ó n . que significa «serpiente» y al que atribuye el so­ nido mesui. ítlfl'to. Cuando de nuevo consideran y muestran al rey como señor del mundo. rodear» y que suele aparecer en los estandartes y banderas del rey:(lPP|. tiene ministros y servidores. C o n s id e ra n d o a la se rp ie n te c o m o d iv in a . X I.la se rp ie n te se rv ía d e p ro te c c ió n a la c o ro n a del F a ra ó n .

258. se r p ru d e n te ta n to en su g o b ie rn o c o m o c o n su s arm as. 4). S a a v e d ra F a ja rd o e n su e m p r e s a L X X X V I n o s p re s e n ta la e sfe ra te r re s tre y el sol q u e e s tá g ira n d o a su a lre d e d o r p a ra p re c is a r q u e el P rín ic ip e sie m p re d e b e e s ta r en c o n tin u o m o v im ie n to so b re su s E stad o s. 96. a d res rom. fín en b razo s de un jo v e n q u e es ro d e a d o p o r u n a se rp ien te. I. Para expresar d e otra fo rm a «rey guar­ dián». per!. P ero ta m b ié n S a a v e d ra n o s p r e s e n ta en su e m p re sa X X X IX el a lta r co n fuego en su p a rte su p e rio r. a) Fílenles: Ps. 170. p. y a q u e d e s d e aq u í c o n o c ía las n o tic ia s d e sus E stad o s. G o n z á l e z d e Z á r a t e . T o d a s e s ta s id e a s so n c o m u n e s e n los tr a ta d o s p o lític o s d e l B a rro c o . 1. N o s d ic e e n el e p ig ra m a : A si com o e l p rim e r sueño D el R e y d e Persia m itiga “ J. d o n d e p o r ra z o n e s p o lític a s se ju s tif ic a n to d a s las a c c io n e s d e p o d e r 144. M. CpÚApí Va t im fp c í k Í sotí 7 iyGxatAEccí CTl/fiíj-Of Cj. 171. 175. 360. X X III . Calistenes. de donde procede la palabra «faraón». 84. ya q u e p o r este m ed io se nos ex p resa la id e a d e g ra n P rín c ip e y rey o se ñ o r d o m in a d o r del m u n d o . p. pág. 1063. 73. «Saavedra Fajardo: moral de acomodación y carácter conflictivo de la libertad». al re fe rir n o s a u n o d e lo s je ro g lífic o s del le ó n . Hefestión. cT. P a ra S a a v e d ra las a ra s re p re se n ta n los p ala c io s d e los P rín c ip e s. J. Madrid (1975). M a r a v a l l . ni dorm irá e l que gu arda a Israel (Ps. I. T am b ié n . J u n to a ellas obser­ v am o s c u a tro e sc u d o s e n los q u e están re p re se n ta d a s alegorías so b re la c o n c o rd ia m e­ d ia n te el c a d u ce o de M e rcu rio . c o n o c e r al o tr o c o m o p r im e ra m e d id a a n te el e n g a ñ o en las rela c io n e s ta n to h u m a n a s c o m o p o lític a s. ta l c o m o lo a p re c ia m o s en la o b ra de R u b e n s. 314. cu- tì Cóm o representan «rey guardián». del Pensamiento Español. p a r a se ñ a la r qu e el P rín c ip e d e b e . pues é s ta se re­ p re se n ta b a m e d ia n te u n a se rp ie n te que. la fo rta le z a re fe rid a p o r el leó n q u e d e rrib a la c o lu m n a y vem os c ó m o a p a re c e u n a se rp ie n te q u e ro d e a un altar. Y a se ñ a lá b a m o s a n te r io rm e n te . N a l. 6). E ulogio d e A le ja n d ría n o s h a b la so b re la se rp ie n te v ig ilan te (. Sin d u d a .Spicilegium Solesm ense 3). Los Emblemas Regio-Polilicos de Juan de Solórzano. ed.(fu la n a . I). 120. este a rtis ta com ­ p u so el te m a d e L a m ayoría d e e d a d de L u is X III. representada por el jeroglífico 7En un texte bilingüe se encuentra una correspondencia entre PaotXEiis x o an o x p árw p y pr-"< 196 S o ló rz an o e n su e m b le m a X V II sig u e al ta m b ié n e m b le m is ta J u a n d e H o ro z c o a la h o ra de p r e s e n ta r n o s c o m o c u e rp o d e su g r a b a d o la im a g e n d e u n re y d u rm ie n d o q u e es d e s p e rta d o p o r su c r ia d o p a r a h a b la rn o s d e la v ig ilan cia n e c e s a ria e n to d o P rín c ip e com o m e d id a d e p ru d e n c ia . tetrab. 129. y en vez del nom bre d e l rey dibujan un centinela.írrü 5 *? m ¡ u i ' Zf <r ficto lA ía . D entro de esta figura hace aparecer la expresión «casa grande». 123. de Hist. 278. L a im a g e n d e la se rp ie n te a so c ia d a al P rín c ip e y a la vem o s en la p lástica . la ju stifica p o r la b alan za. ro d e a n d o un altar. E n este s e n tid o p o d e m o s c ita r la e m p re sa X X V III d e D ie g o S a a v e d ra o la L X X X V III d e C a m e ra riu s. pintan la serpiente vigilante. d o n d e vem os u n a n ave g o b e rn a d a p o r el P rín c ip e en la q u e c u a tro a m azo n as re m a n co n g ra n vigor. 167. palacio. ésta queda com o parte integrante del epíteto. Ptolomeo. T a m b ié n h a c e m e n c ió n a la m ed alla d el E m p e ra ­ d o r A u relio . 18. t r ifa i f a c i ó l a tf!\c fn a <ñii\íivní!.s¡i íy p iy o (¿ iu ^ciy£y:$¡vcrt¡j. d o n d e u n a m a n o so s te n ía la s e rp ie n te en su p u n to m e d io q u e ­ r ie n d o p o n e r d e m an ifie sto esta significación fH ier. D e igual m a n e ra A lciato en su e m b le m a X V p r e s e n ta el le ó n h a c ie n d o g u a rd ia e n u n te m p lo c o m o ex­ p resió n del v ig ilan te. G. E sta ú ltim a co m p o sic ió n p u e d e re sp o n d e r a la im agen de la salud. R u b en s p in tó el co n o c id o te m a del N acim iento de Litis X III. D e igual m a n e ra el P rín c ip e ha de d isp o n e r su palacio a m o d o d e sol p a ra q u e sie m p re ilum ine sus E stad o s. 17 Müller. 65 Engelbrecht. no se adorm ecerá. N o s dice q u e los h is to ria d o re s h a n p u e s to de m a­ n ifie sto q u e el E m p e ra d o r A n to n io P ío resid ió sie m p re e n la c a p ita l. I. c o m o señala M a ra v a ll. D e ig u al m a n e r a e n los S a lm o s se d ic e so b re la id e a d e D io s vig ilan te: No por cierto. ta l com o" lo v e ía m o s e n la e m p r e s a X L V d e S a a v e d ra . pp. E n la e m b le m á tic a suele re p re se n ta rse el o fid io ro d e a n d o n o p re c isa m e n te el p a ­ lacio . p e ro sí o tro s a s p e c to s c o m o el c e tro o la e s p a d a . Hermes Trism egistc. II. pp. b) U na vez que se ha dejado claro que hay una equivalencia entre el universo y la serpiente puesta en anillo.A n o t a c i ó n —). Gundel. este asp ecto d e b e m u c h o a los jero g lífico s d e H o rap o lo . 108. E n c o n s e c u e n c ia p o d ría m o s e n te n d e r q u e m e d ia n te este bla­ s ó n se n o s p r o p o n e la id ea del P rín c ip e c o m o s e ñ o r de sus E stad o s. S in d u d a las id eas d e M a rsilio de P a d u a y M a q u ia v e lo h a n d a d o c o m o c o n s e c u e n c ia el n a c im ie n to d el « E sta d o M o ­ d e rn o » . 128. casa regia» p r-" . 1. E sta idea la ju stific a en fu n ció n de los S a lm o s c u a n d o se ñ ala: « P u so D ios e sp e c ia lm e n te en el sol su T a b e rn á c u lo » (Ps. pp. p. « silen c ia r las in te n c io n e s » . 197 . n a c e u n a n u e v a m o ra l so c ial q u e c o n s iste n e n « c e la r los in te n to s » . le v a n ta b a la c a b ez a (H ist. M. h ijo de P ío. R EY GUARDIÁN n ú fix m 'h ÍK . A sí. En Est. Fírmico M aterno.I e n c o n tr a r s e e n el c e n tr o del m ism o . «Casa» en egipcio se dice p r y «casa grande.. p u e s éstos h an d e se r c o m o a lta re s. q u e este an im al e x p re sa b a la v ig ila n c ia y c o n e s ta fin a lid a d e r a re c o g id o en la lite ra tu r a e m b lem ática. p o rq u e . P ues éste es guardián de todo el m undo y conviene que e l rey esté siem pre vigilante. I. Vecio Valentc. P o d em o s a p re c ia r la fig u ra del del­ J e r o g lífic o I I I . ra z ó n p o r la q u e se a c o n s e ja al P rín c ip e co m o m e d id a d e p ru d e n c ia q u e sie m p re e s té v ig ila n te . p a ra c o n o c e r to d a s las situ a c io n e s. V III.. X V . 17. a m o d o d e s e rp ie n te .

y G y ra ld u s a c la ra q u e e ra n d o s los d ra g o n e s q u e v ig ila b a n el te m p lo de M in e rv a a c o m p a ñ a d a del d ra g ó n (G raeciae cliscriptio I. d e la vigi­ la n c ia del p o d er. Si consiste su salud No en cesar ni en padecer. m á s c o n c re ta m e n te e n o b ra s d e R ubens. en ese lugar. Es fuerza que viva alerta. oh. sím b o lo d e los reyes d e F ra n cia. im agen q u e re fu e rz a el c a rá c te r de rey d o m in a d o r del m u n d o y ta m b ié n . d o n d e a c o m p a ñ a a la d io sa A te n e a . S eñ ala q u e esta re p re se n ta c ió n era m uy com ún en los m o n u m e n to s an tig u o s. p u es esto s an im ales te n ía n la vista m u y sutil y p e n e tra n te . en Pitra. LXVI. Porque acuda a gobernar Que el que bien quiere reinar. La referencia a la sustitución del nom bre del rey por un centinela lleva a pensar en el ideogram a del «guar­ dián. B ajo tal sig n ific a c ió n de la g u a rd ia y v ig ilan cia nos lo p r e s e n ta C a m e ra riu s en su em b le m a L X X V III y A lc ia to en el X X II. Apacible. o b se rv a m o s cóm o u n gallo. incluso en los ro m a n o s. R ip a s e ñ a la d e q u e e ra el d ra g ó n el q u e c u s to d ia b a las m a n z a n a s del ja r ­ d ín d e las H e s p é rid e s 14’ . Salmo 120. dando a entender. y q u e tales se rp ien tes era n cono­ cid as p o r los g rieg o s co n el n o m b re d e D ra g o n e s. a) Fuentes: Eulogio de Alejandría.. R ip a . el an im al q u e se n o s p re s e n ta d ista bas­ ta n te d e se r u n a se rp ie n te c o m ú n y se e n c u e n tr a m ás c e rc a d e la im ag en fa n tá stic a del d ra g ó n . Y a h e m o s h a b la d o de la im a g e n d e la se rp ie n te a s o c ia d a c o n el p o d e r. IX). VIII. 198 199 . M a c ro b io c o m p a r a b a la im ag en d el d ra g ó n a la del sol p o r su vista ta n pe­ n e tr a n te y le h iz o e x p re sió n de la vigilancia. La expresión «en lugar del nombre» nos hace pensar que se trata de nuevo de un cartucho. tienen pérfectisima vista. Je ró n im o d e H u e r ta n o s a c la ra alg u n o s a s p e c to s so b re el p a rtic u la r: . Th. C o m o p o d e m o s a p r e c ia r e n el g ra b a d o . y se nos d ice q u e el m ítico a n im a l « g u a rd a los b o sq u e s sa g ra d o s y los sa g ra d o s tem p lo s» . p o r lo q u e se aso ciab an a la idea d e p ru d e n c ia . N o s dice q u e esta se rp ie n te se re p re se n ta b a con los o jo s a b ie rto s y co n el c u e rp o elevado.La dolorosa fatiga. y asi le llamaron los Griegos Darcon. X X ). vig ilante o g u a rd iá n . X V .. E n el c ita d o g r a b a d o d e D u re ro del A rco de T riu n fo de M a xim ilia n o . 4. I. que para las cien­ cias son menester buenos ojos (His. « V ir tu d H e ro ic a » . de Dercon. ta n to en je ro g lífic o s a n te r io re s c o m o e n la p lástica . Nal. T a m b ié n O v id io d a c u e n ta d e cóm o un d ra g ó n g u a rd a b a el T o isó n d e O ro (M et. ya q u e conocían to d a s las cosas (Hier. cit. Qué tiene el rey con tener Ocio. y halagüeño. 149). V II. pastor» que corresponde a diversos sinónimos. que significa ver: y por esto le pusieron Ios atenienses por símbolo de Minerva. Dévéria propone la aparición de un título real h k \. Un criado le despierta. Spicilegium Solesmense. V a lerian o re c o g e esta s id eas d e . . p o sa sus p a ta s so b re u n a se rp ie n te . XIV —Anotación—).4! C . pereza o quietud. p. e x p lic a n d o q u e p o r e s ta ra z ó n el an im al e r a g u a rd iá n d e ca sa s y te m p lo s (Sat. 24). sin d u d a .. b) D e nuevo volvemos a encontrar el ideogram a de la serpiente referido al rey. 3.H o ra p o lo y p r o p o n e la s e rp ie n te c o m o im agen del rey tu te la r.

aba­ ten sus aguijones como renunciando y haciendo cesión de su autoridad. no lo hacen. No ha de ser sobrado dulce. H ay quienes opinan que las reinas de las abejas carecen de aguijón. X IX ). N a l X I. 1. V a le ria ­ n o n o s h ab la d e las ab e ja s c o m o m o d elo d e so c ie d a d y o b e d ie n c ia . p á g . arm a s q u e d e b e sa b er e m p le a r to d o g o b e rn a n te .K a:5 » ¡ d c ií. L a e s tru c tu ra social d e las ab ejas p e rm ite u n claro p aralelism o con la co n c e p c ió n p o lítica d e la m o n a rq u ía y así lo vio S én e c a (de clem . I. E sta re fe re n c ia al P rín c ip e m e d ia n te el c o m p o rta m ie n to d e la a b e ja es m u y c o m ú n y así n o s la p r o p o n e n ta n to T y p o tiu s c o m o D ieg o L ó p e z o J u a n d e T o rr e s 148. su u tilid a d .í\ ia r Z it ío \ tcu o -A h % r. T o d o ello p re s u p o n e la id e a de E sta d o P e r­ /íiajap (a y ^ a ^ c Z ^ i’ ¡¿j/i/uíicfi-rff ócMap 5 X o m o fi'^ r í ¡ j. E ste ju e g o d e c o n tra rio s es c a ra c te rístic o del p e n s a m ie n to n e o p la tó n ic o . I. in clu so W in d p re c isa q u e la im ag en d e D io s se e n te n d ía d e n tro de este ju e g o d e c o n tra rio s .. A sí lo se ñ a la M e n d o c o m e n ta d o el em b le m a L X X V I en los tra ta d o s d e e m b le m a s d el siglo x v i y x v i i . 60).nKciix M r fth tc ó íx . 165. n o s dice: Jamás clava el aguijón el rey de las abejas. V. G o n z á l e z d e Z a r a t e . S aa v e d ra en su e m p re sa X L II p re se n ta la ab eja p a ra se ñ alar la n e c e sid a d de m e z c la r lo útil y lo a g ra d a b le e n el p o d e r. y los santos derechos confiados a los buenos Príncipes. y su cuerpo es el doble grande que el de las demás. C o n re sp e c to a la id e a q u e p r o p o n e H o ra p o lo . c o m o lo es la re in a d e a q u e lla c o m u n id a d ani- l4. de S o ló rz an o : E ste lite ra to p ro p o n e al in se c to c o m o im a g e n de la c le m e n c ia y b u e n g o b ie rn o c u a n d o p recisa: La abeja era símbolo de los reyes. E.r if Para indicar «pueblo obediente hacia el rey».c u r . A lc ia to e n su e m b le m a C X L V 1 II p r e s e n ta la a b e ­ j a p a r a h a b la rn o s d e la clem en cia q u e d eb e te n e r to d o g o b e rn a n te . Y los entendidos en estos menesteres concuerdan en afirmar que las restantes abejas. Significa el mando benigno y el poder moderado. 573 a). M . V). d e ah í q u e e n el in ­ secto se asocien la id ea d e d o lo r y d u lzu ra (Hier. jAoíCji iriy i íacr¡A<V7rti5iínc(j</lnA'!uü. o b e d ie n c ia y p a rtic ip a c ió n en el b ie n d e la c o m u n id a d . Pero lastime también. Dan a en­ tender a partir de la bondad de la m iel y de la fuerza del aguijón del anim al que el rey es bon­ dadoso a la vez que enérgico en la justicia y el gobierno. p u es el rig o r d e su ju s tic ia lo a te m p e ra co n la c le m e n c ia 14’ . págs. pintan una abeja.V alerian o esta b le c e u n a c o m p a ra c ió n e n tr e la so c ied ad d el in se cto y la h u m a n a h a ­ J e r o g líf ic o IV . Pues entre todos ¡os demás animales es el único que tiene rey. A n.. Los Emblemas Regio-Políticos de Juan de Solórzano.. El Fisió­ logo n o s p re se n ta la a b e ja c o m o im ag en de la d u lz u ra y u tilid a d '4". Misterios paganos del Renacimiento. creen que estas abejas nacen con aguijones robustos y m uy cortantes. X X X V I). S o ló rz a n o n o s dice en ep ig ram a: No endulza la abeja sólo Laboriosa con la miel. L a v isió n d e la a b e ja c o m o m o d e lo p a r a la so c ie d a d m o n á rq u ic a fue m u y co m ú n filo d el c a rá c te r a g rid u lc e del a m o r. 9 2 y 9 3 . p u e s si en su c u e rp o p o rta el v e n e n o co m o arm a .S ^ m i /¡cítkiTXl px. 10). esto sería digno de señalarse: pero si teniéndolos. An. ta m b ié n es su c u e rp o el q u e p r o d u c e el m a n ja r d e la m iel. P o r ta n to . Cap. P u e b l o o b e d i e n t e a l r e y cie n d o h in c a p ié e n el m o d elo d e las ab ejas p o r su la b o rio sid a d . E n este se n tid o . como también los hombres obedecen al rey. sino que son recursos para intimidar. p a r a los tra ta d is ta s c ristia n o s la ab e ja se c o n v ie rte en u n m o d e lo de so ­ c ie d a d y la re in a es e x p re sió n d e la u tilid a d y el rig o r en el P rín c ip e . X X X V I). n o s d ice q u e los eg ip cio s sig n ificab an la o b e d ie n c ia a los re y e s p o r este in se c to y a ñ a d e que to d o P r ín ­ cipe d e b e se r b e n ig n o p a r a su p u e b lo . E lia n o n o s h a b la d e la so c ie d a d re­ g id a p o r el rey e n las ab ejas e incluso la c o m p a ra co n la ate n ie n se (Hist. en presencia de sus gobernantes. Suavice las m ás veces. porque si no poseyesen instru­ mentos para ofender. Sino vengativa esgrime El aguijón como ves. que no emplean nunca con­ tra los hombres ni contra las abejas.^ ü i r ^ u í i f (¿vSUuá/iicif * /¡ p h ■c¿/ua K) Oo'liir?ijt. Cualquiera quedará im­ presionado de cada una de las prerrogativas reales ya mencionadas.liau'ii^yí?íiZtKiiGipt fecto (Hier. que con el aguijón de la justicia habían de mezclar la miel de la clemencia. -js *rjuíAjv-r * ¿ x . A sí C o lo n n a h a b la en el S u e ñ o d e l Poli­ Cómo expresan «pueblo obediente al rey». esto es mucho m ás digno de notar (Hist. por el contrario. id ea q u e ta m b ié n e s tá p re se n te en P lató n (R ep. P linio p r o p o n e a esto s in secto s c o m o im ag en de « o rd e n a d a rep ú b lica» (Hist. N i rígido ningún rey. '* El Fisiólogo. í i ^ j ú í i c u j i a y i \ c t . V a le ria n o d a c u e n ta de q u e e n las ab ejas se p ro d u c e u n a u n ió n de c o n tra rio s . A ristó teles n o d u d a en v e r en la vid a d e las co lm en as un e je m p lo de la a rm o n ía q u e h a d e im p e ra r e n to d a so c ied ad (Pol. I). W in d . . XXI 200 u* J. al que sigue la restante m ultitud de abejas. P u f A c . otros. porque no seria licito que el que gobierna y dirige a tantos súbditos les causase algún daño.

51 y 52. tan sólo de u n a p a rte (Hier. pp. XV. V a lerian o e n tie n d e p o r el in se c to a los g o b e rn a n te s v irtuosos q u e sa b en b u sc ar an te to d o el bien y la felicidad de su pu eb lo (Hier. V aleriano sigüe a H o ra p o lo a la h o ra d e ex p licar el je ro g lífic o del S eñ o r so b e ra n o en u n a pro v in cia. Migne 14. porque no gobierna todo el mundo.. 10. b) En realidad el jeroglífico que describe H orapolo no hace referencia al pueblo. XVII. 203 . dividir». asp e c to s q u e q u e ría m a­ je r o g líf ic o V . S a a v e d ra nos c u e n ta en su em b le m a XLI1 c ó m o m a n tu v o u n a co n ­ v e rsa c ió n c o n U r b a n o V III en la q u e le explicó q u e estas ab ejas p ro c e d ía n de u n a m o­ n e d a a n tig u a d o n d e se q u e r ía reflejar la u tilid ad y b e n ig n id a d .a'tXía «fu2>^cp5. R e y QUE DOMINA UNA PARTE DEL MUNDO n ü t CainÁia ju íf t f f hùitim K f a S u f J a . M igne 29. En ab so lu to e x tra ñ a esta c o m p o sic ió n d e H o ra p o lo . NA I. Basilio. q u e su ag u ijó n no ha d e se rv ir p a ra h e rir a n a d ie y que debe a n te p o n e r la cle m e n c ia e n su ju stic ia a la se v erid ad . 11-2 y 52-3. D u re ro nos vuelve a d e m o s tra r su co n o c i­ m ien to de los jero g lífico s. E sta s id eas no e s c a p a n a las a rte s. Apostolio. págs. c. Ba<r/AíKÍ¿cú f RoV/^ou KfifisOrro^ Hipuç ifllCouÀÎuî/û/ i¡/uT»¿uof/ócp/(j £&-■ t ftjía. i® . E sta es la in te rp re ta c ió n que d a P a n o fsk y a la o b ra d e D u re ro . VIII. 2 ( . | . E n re su m e n . 60. 11. el d u lz o r de la m iel al rig o r del ag u ijó n . M. G o n zá lez d e Z ára te . p u es d isp o n e la se rp ie n te ro d e a n d o el c e tro y c u ­ rio sa m e n te a p a re c e a ta d a p o r su m itad . u n a se rp ie n te in c o m p le ta se ñ a la rá la id e a de u n s o b e ra ­ no q u e no d o m in a g ra n d e s estad o s. 21. p u es la d u lzu ra del a m o r de V enus y el f u ro r d e M a rte q u e d a n e x p resa d o s m e d ia n te este je ro g lífic o li0. IV. pp. 125. sino al propio rey. sin d u d a p a ra d a r a e n te n d e r esta id ea q u e m an ifie sta H o ra p o lo p o r la que e x p re sa q u e M ax im ilian o n o rein a en la to ta lid a d del m undo. p u es D u re ro ilu stró la ed ició n d e P irc k h eim e r. W in d . 202 b) Este capítulo está relacionado con el que expresa «señor del m undo». X X X V I). señor del Alto Egipto» y la abeja. cit. este ju e g o d e c o n tra rio s a q u e h acíam o s re fe re n c ia . V II). a) Fuentes: Amiano M arcelino.ori oùi-Tra»7>tKÓir|tou. ésta. Eliano. vv. 248-9. V. de clem. 21. dado que indica el dominio sólo sobre una parte del mundo. señor del Bajo Egipto». Saavedra Fajardo y la literatura emblemática. Para «rey que no dom ina todo e l mundo» dibujan media serpiente. 70. 110-12. hexaem. 150 E. hexaem. c o m o lo hace C o rto n a en el P alacio B a rb e rin i. donde aparece al lado de la caña. y a q u e si h ace de la se rp ie n te la im agen del g ran so b e ra n o . IX. Juan Tzetzes. especialmente en el jeroglífico que significa «soberano de todo el país». Ambrosio. 40. 172-3. n o o b sta n te T erv a re n t d ifiere de la m ism a. FIA V. Séneca. La abeja form a parte de la titulatura real. Sin em bargo. n ife sta r c o n su m a n d a to 119. Mientras la represen­ tación de esa idea era una serpiente completa. E n el A rco de T riunfo de M a xim ilia n o . pero cortado p o r la m i­ tad. 19. representando a l rey por m edio del anima!. a la vez que la g ra n afició n que a los m ism o s te n ía el E m ­ p e ra d o r. Cómo expresan «rey que dom ina una parte del mundo». En esta e d i­ ción este jero g lífico es in te rp re ta d o co m o im a g e n d e la p ru d e n c ia ra z ó n p o r la q u e al e s ta r el o fid io ro d e a n d o el c e tro e s re fe re n c ia al p rin c ip e p ru d e n te y no al p rín c ip e que d o m in a u n a p a rte del m u n d o . ahora. ob. este signo no tiene ninguna relación con la idea de rea­ leza. el ideograma es la m itad del anterior. d a n d o a e n te n d e r p o r el an im al al P rín c ip e y p o r su fra c c io n a m ie n to q u e n o es g o b e rn a n te de to d o el país. V. expresa «rey del sur. VI. N o s dice q u e c u a n d o los eg ip cio s q u isie ro n re p re se n ta r la im ag en de un rey de u n a ju ris d ic c ió n o p ro v in c ia p in ta b a n u n a se rp ie n te fra c c io n a d a . 553 b 5-7. chil. págs. Plinio. J.m al p a r a su s sú b d ita s. Es en este se n tid o que p o d e m o s e n te n d e r la e m p re ­ sa X X V III de S aa v e d ra a so c ia n d o el o fid io a la p ru d e n c ia . c o m o nos in d ica P an o fsk y . Después de haber asimilado la abeja al pueblo obediente. XI. E n el c o n o c id o te m a de B otticelli V enus y M a rte a p a re c e u n a co lm e n a e n el árbol j u n to al b elico so d io s d e la g u e rra . co m o h a e s tu d ia d o W ind. «rey del norte. H orapolo debe referirse al jero ­ glífico que representa un cartucho partido por la mitad que acom paña al verbo que significa «separar. Aristóteles. A q u í se p u e d e ver. 97 y ss. H orapolo vuelve a la identificación exacta entre abeja y rey. B ernini n o s p re se n ta las ab e ja s c o m o em blem a de U rb a n o V III e n el B a ld a q u in o d e S an P e d ro de R o m a . I. 623 b 4 ss.

TO D O PO D ERO SO n í f 7/Kí'íiKpá'rcifa. penetra en cualquier lugar. evang. . com o vem o s en B ru ck . Porfirio. y así en la X L IV la p ro p o n e incluso c o m o ejem p lo del « G o v e rn a d o r de lo cria­ d o » . 6. C o m o es « to d o p o d e ro so » . III. 2. lo q u e n o es e x tra ñ o en u n a c o n c e p c ió n te o c rá tic a del p o d e r c o m o lo fue la egipcia. Amón se identifica con la serpiente creadora. al so b e ra n o de los se ñ o res. e t Os. A sí es entre ellos e l «soplo» que se extiende a través de todo e l m undo. C a m e ra riu s en su em b lem a L X X X V III tam b ién d isp o n e la se rp ie n te co m o im agen del P rín c ip e . dibujando d e nuevo la serpiente entera. V III.S i . quien incluso en su e m b le m a X X V III p re se n ta la se rp ien te c o ro n a d a . en Eusebio. al que también se asocia este animal es el dios Chnum de Elefantina. que queda en p arte implícita. donde se ve que este reptil proporcionaba una imagen muy eficaz para expresar esta idea. id ea q u e se c o n tin ú a e n m u ch o s em b lem istas. praep. Hay en Horapolo una com paración. de m yst. entre este soplo creador y la serpiente: el espíritu creador que vivifica todos los seres se introduce como la serpiente. 36. 12. 10. p o r lo q u e no e x tra ñ a q u e un sin ó ­ nim o d e los jero g líficos a n te rio re s. la im ag en d e la s e rp ie n te se rep ite o tr a vez en H o ra p o lo p a ra se ñ a la r al g o b e rn a n te . 12) y P lu tarc o (de Is. lo cu al se d e b e e n te n d e r e n fu n ció n d e q u e p a r a los eg ip c io s el d io s su p re m o e ra re p re ­ se n ta d o p o r m e d io del « so p lo » . I. b) La serpiente com pleta significa el creador universal o el dem iurgo. pero el dem iurgo por excelencia. 11. Un ca­ lificativo de este tipo debe aplicarse a un dios. C o m o p o d e m o s a p re c ia r.-náÁiy & ¿AÍKAHf c¡jócfiu fo y fiz y iu u Tíf>ot¡TO’ro ¡’ ctúvTsr'irKt'ps koV^mj s </1i«k¿¡j!íi tre fila . e n este se n tid o n o s h a b la n D io d o ro (I. Eusebio. evang. . tv E Í i u a . Cómo expresan «todopoderoso» Indican «todopoderoso» com pletando e l ani­ mal. se n o s dice q u e la se rp ie n te e n te r a es co m o el « so p lo » . Esta visión de la serpiente com o demiurgo pertenece a la concepción egipcia y se rela204 205 . X V . d e Is. la igual q u e h ace Saav e d ra en su em p re sa X X V III. Yámblico. aunque L auth lo considera como un atributo real. V). 45. evang. 3. «todopoderoso». A q u í. al rey T o d o p o d e ro s o se le c o m p a ra c o n el d io s su p re m o . en Eusebio. Saav e d ra e n v arias d e sus e m p resas c o m p a ra las accio n es de las se rp ien tes a las del P rín­ cip e. Esta segunda parte se encuentra confirm ada en el ideograma de «penetrar». Por influjo del pensam iento griego se presenta también la suprem a divinidad egipcia como un soplo. et Os. Plutarco.f O'iíHcúiovci .J e r o g líf ic o V I. al rey d e reyes (Hier. Y íatW r. T a n to su idea de «rey m u y p o d e ro so » c o m o de « se ñ o r del m u n d o » se n os p r e s e n ta b a n m e d ia n te la se rp ie n te . III. cionacon la imagen de este reptil unida a los significados de «eternidad» y «universo». V alerian o n o s explica q u e m ed ia n te la se rp ien te los an tig u o s egipcios q u e ría n expre­ sa r al S eñ o r del M u n d o . praep. se n o s ex p resa rá m ediante u n je ro g lífic o sim ilar. a) Fuentes: Filón de Biblos. I. P o r ta n to . 5.Q i'rfa b íh c* £í¿cu t í Acic*>írí¿. praep. 46 ss. D iodoro. 36).

Capítulo IX Jeroglíficos sobre ideas varias .

cr 3 fÚM<J ¿7roAí/xcf yl'. dibujan un buitre. '^ - afa^- r í j u c o ^ . /íh y u n a yeátpovríc J\HÁoifci.okS y¿ yivurts ávcu. «conocimiento previo». ¡yt k cJixv'Py. i k ¿ x Y y > £ c í-t K C íT ^ H ^ U íf a f íík V O C f t í » JCj T t t f C£\¿ i t G O r i f tkJí'C^-Tcu f </UA erm ^w r íKccvyéÍKGo-i fda>íouj c u f t O * 7niCiTUJ.£¿p t ¿ ¿>¿ '7rtíf flgutriy *co/ítW h ¿vo¡j.1 0 íí^ a p .ílw í u Üclv0 7ív \^Ic ^hAu«a fot/lia ci Ajrx'*7rfíC/. ó ü $ > ¿ £ c J K j cu»Tu?f liyiufcctíy Áiycifj^ K a S o c '7 rtK l TTDp.nÁüffwyu m y?d$ov(nyti 7rc¡ [áhth¡> 2.-p révto'/f {üo^vcrrau.oi/' o i ^ .¿voyt<f. h xdHvay.'&tzi'fy ^ HfiOVAT« A jA o f^ f vp</luo c /l^ a fu a rf jliftáf&Qt <P..f<HT£ J í ccjxOjá(ííccc 2. «compasivo».yívct 6v\cisy yívoc fj.1 éca/ríu) &Y ír í^ a p <rúA Ah-pp-'fdc3 Ácizrar 7iiv\<¿ r I txc H/xífac.^ <?úc¿píúLü'^ h o ifa fe 'jrtjí j$c£¿ct* av£- 04 5 youí TUJ.AtHTt^a ciaT ^vA cir*í jh 4uMau>rv«':y ^cy^yc. Kct'Tua'KÍTnvsíT2t{nn)y (TkCTÍfófi& o t ngcTO Ti-Top *t 7 td ? J /¿ o u cu ) £ ? 3 U fi\Í7rcu c>i ¿xífQC. cvkÍ tí 3 ^ H G i f x a : . «Hera».XL £cy{^c$Gi>- Cl. M nrl¡x Jlí y¡>¿!poin.f 3 tufa v¿p* 2lío?¿ h y í rtfl-jr bAiV 3^ syíXlwns Xl<7.¡¡'c¿>.'iTts Kj¿%üf\rn{a. CCZ5Íon:ífj. t k á s i j í y f á í f o p .¡JMTí£Ct j^íTfó&H ccfáiycj 'n>VTO%$' yívC l <r £&6)pov£*t/TO££Ci'HJii y ltíffií ccurrfii >/vtrat 'jjézrCt) TtiyJlí* 'i'uxy 'jr tíf <t¿Mh4íP h ‘ ^ .oraC 3.í z j ^ ht W aM&p c^t'újzrts'í^opcfa k > v4 i #áfa&AH ‘J'hAjcu í>Wf ) /7r£s. «año». o «dos dracmas». • cro^í^'C'j 7»?f t é k í o i s * r t u i / x n > f { ¿ i r a . UJjKUt:ío ^ Ácfoy* A¡yú~ •aTtc/.íux< t t o%* yuzru>y <f{.J e r o g lífic o í. MfíC'O-^p 0 KTQ'jrtyH- ^eíct#.í * </iúo y£Cjcu±ícíx'iu. «límite». y u 7r u y <J¡ívTT}<i/í/-UQr i m Jo<pH f oycuftSu- vcu.íS^.K)Cr¡ '7 rtií c Jj zrAítcraf V íp a (qjj. ñ w i u í o í f .H/SAí4/u. «</?« ‘jjfyávoiJi tíf Tlti' T áy¿f¿5í í y ú o j Ha'rocmAi¿vcufCt-Hi-a^Káflawgtf 3 ^ 7zac (>K.s Aé4 ^ cAí. «AU K ¿. s p l o a .t7Iíí TVTZjy Hyltkftf ¿ fa- ic v f x ííc ú y T n y ¿ - ^c^a. «Atenea».cvfaj'cv/’ H/u<r(pflc/fio¿j XZTCi X hCPí VCU'v K¿X7Zj. - ?&/xGcJr<¡pi ¿ .24^'^' tir o n a 2)Utto^T £a>á.i$ii xxa ¿ M a *ylyHyvirCi^ v.ÁGi-GUr cc7Í()C:p íy VJJ7Ú CIÍS^TíX€Í7ZU} 07d{^ ¿fo 5«^ Cía { ffrcp .^á^viTaj.«S:& ?0ípH¿■ 'Tro. A Su m u 2 . Q g\j 31'imthi>yxj fcll 5háuí<. ' S ^ í ^ c^v K c a j o ^ f >9 ^ IDVTZ^y J o c f/tü ¿ ^ c A c / T O Caí'l3L'^(. «bóveda celeste». 7T0\ í U 0V 0 * ¿ ío ¿ 0 }</1í¿- l x í ? ^ c y T L ( 7 i \ C i C r ü S c u . í 2 x » a ^ í k .ác '7r?sciirop.¿vcvc*ti7?\cuíi'HC jS A Í'c t í. htA¿nf*cia . h *#7 ¿)c. o ¿ ) c í x p - Para escribir «madre». 7r o io y >i)'in i^ccf¡io }j.* í CfíXií**.«‘7rw*<Sí cofi&¡xov yí Kf i C* Aúcyiy f iÁ Í m v & u 2 . *7M - cu&7mié\o7rciícLv. Yg.3 2a»o </licn Tnxf* AÍ^viSic/f iuoiaif ¿fop cú /LiOpOCZTO T s u r * Ó )(¿l/£7tti t J ) i H/XífOUf W v T í . ¿>( ficc- íK <rMJcfj ci^i'LSiaffiiJyCííp' ¿u £ -ítC%j/ ¿kccyficc /¿h 7H & .ívü ’ n ? ¿ yy cw ip ¿ \\}<flicÍ7í T ¿ 'ir£sfyuutta. Q u é QUIEREN DECIR CUANDO DIBUJAN BUITRE E J7CU/Td¿j 3. Tfieciiofficcf x j Í v t í h jjlí{ jl{ T m u f 2 4fji£> ut3ou o u f ó ¿ r i a ú j |^ í k 7 * A c í 7 í u ^ ¿ » g ^ . & OVTÍ $£ C¿b \f yU JTí TTO'T /UÍT VcT^-JxCávei.'í^. U T íG ^K p CrUjUCiCtí^D/ Ñfío/XirGUf*' 209 .H Apccy^ux? </i¿cyyZr. %aot ficcQ-¡\uc. 'ir£j>f ¿ia¿Ali¿*íf ÍK avoi/2 4 ^^fcaTDí‘'7iTf/{o^^ I W T ¿ ' r ó f ^ n V í p c c J t Í f y ¿ ) ( n y jx %. ^ 7 -7í{c)Já¿ítZ){j J c j $ lu j i7rv.e. ¿(iffitlKM «/ijjAoii” TCp Ct(»a»óf».fUhTí kU0<PC£CU(5:.vtri 3 *f ^ 01/ u r a ^ c w . ' P y r í ' i r o y C?í'- G.H^í(ííaCí^ cuc irx íou ^-U Jí(p<j ría ra» srAttop ¿ v w r O .ov V v M a /x G a w n a . i ^ r ^ H A Í« ^ ü ‘JiTj'o/fJ¿3 w 'a ^ s « vü 4f.k Hfcxi. rnx/xí6bo/uevH tílu One quieren decir cuando dibujan un buitre. rí/Tra. «mirada».U p ".

y que se ocupan de sustentar y criar a sus hijos otros ciento veinte. cuando va a terminar una guerra. ansiando la procrea­ ción. An. Nat. Cuando quieren indicar «madre» pintan un buitre. Y deben escribir esto porque en los 120 dias en los que alimenta a sus hijos. y que al tercer año de su edad conciben de! vien­ to huevos. aunque precisamente a algu­ nos les parece lo m ás opuesto. Otros afirman que aunque conciben del viento. con ios cua­ les cumple puntualmente el año. Con ello. X V III. An. porque los Egipcios representaban con este ave. dará a beber de su sangre a sus crías. y los cinco dias restantes. 151 C. cortándose su propio muslo. pues le domina el solo pensamiento de no abandonar su prole. 46).«Madre». V) y H u e r­ ta. porque entre los egipcios dos trazos son la unidad y la unidad es el ori­ gen de todos los números. C o n resp ec to a la id ea d e c o m p a sió n d e q u e nos h ab la H o ra p o lo . «Bóveda celeste» porque no les agrada de­ cir «el cielo». poniendo su vulva hacia el viento Bóreas. sino que todos son hembras: las aves.. gracias a un ins­ tinto adivinatorio. dias en los que. y que después descansan otro tanto tiempo engordando. la cual se d eb e re p re s e n ta r m e d ian te: Mujer que con la izquierda sostiene un nido dentro del cual se ha de ver un buitre que. es cubierto por él durante cinco días. y su nacimiento se produce del modo siguiente: cuando el buitre desea conce­ bir. para no extenderme en la mención de cada una. pues tanto es el amor con que las cuida que nunca pasan fa lta de alimento1'1. porque no hay macho en esta cla­ se de animales. «Compasión». Sin d u d a esta últim a p ecu liarid ad es cara c te rístic a del p elícan o . presagiando de este modo a los vencidos. E stu d ia n d o los je ro g lífic o s d e los d io se s o b se rv á b a m o s en el IV la fig u ra del buitre aso c ia d o . p o r c u a n to se re­ p ro d u c ía sin c o n ta r co n m ac h o alguno. y H u e rta en su c o m e n ta rio a P lin io lo explica: Algunos escriben que los buitres son hembras. en los que no toma ni comida ni bebida. X. pero no para pro­ ducir vida. Hay también otras clases de aves que que­ dan preñadas por el viento. de modo que desde una distancia bastante grande consigue los ali­ mentos que necesita. E ste a u to r añ ad e q u e el p rim e r je ro g lífico d el b u itre re sp o n d e a la im ag en d el a ñ o {Hier. «Dos dracmas». d e a h í q u e los sa c e rd o te s eg ip cio s v iero n en él una rep re sen tació n de la m a d re n atu raleza (H ier. IV). mientras el dios se pone. y si no hay viento sur. como otras aves. sino siempre se ocupa en regalarlos y mirar por ellos. y esto es acto de hembra. sino animal perfecto. nunca se aleja demasiado para buscar una presa. a causa de que en este animal se dis­ tribuyen los 365 dias del año. y algunos afirm an que vuelan dos o tres días antes a la parte donde ha de haber cuerpos muertos. mientras que el nacimiento de los huevos de los buitres cubiertos por el viento da lugar a seres vivos. casi nunca vuela. como dije antes. y si les fa lta alimento. VIII —Anotación). durando la preñez tres años (Hist. de que van a la guerra. «la» cielo. VIII-VI -A n o tació n —). II). ju n to al e sc a ra b a jo . VI -A n o tació n —). porque entre los egip­ cios parece que Atenea tiene el dominio del he­ misferio superior del cielo y Hera del inferior. q uien. siguiendo con las p ecu liarid ad es q u e leem os en el H o ra p o lo . «Año». y algunas veces se ha visto acudir muchos en seguimiento de los ejércitos. A si pues con razón pintan un buitre si quieren indicar «dos drac­ mas». lo que precisamente es también la unidad. sabedoras de esto y temerosas de no tener hijos. abren el pico al viento este y el viento inspirado las fecun­ da. como he dicho antes. R ip a . H u e rta indica: También significaban con esta ave al hombre misericordioso. y por esta causa los Egipcios pintaban . cuyos huevos sólo son apropiados como comida. y dándolos a beber con su sangre los cria (Hist. sino que se preocupa de los polluelos y su alimentación. casi nunca vuela. co m o vim os en u n o de los com en tario s an terio res y nos re c u e rd a n V alerian o (Hier.. motivo por el cual los egipcios también colocan sobre todas las figuras femeninas un buitre. dándose con el pico en las palas las hace sangrar. se hiere él mismo en el muslo. V eíam o s ta m b ié n en aq u e l je ro g lífic o c ó m o el ave q u e c o n o cem o s p o r b u itre e ra c o n sid e ra d a sie m p re c o m o h em b ra. X V III. Afirman algunos que su preñez dura ciento veinte días. fija el lugar en el que va a producirse la lucha. de la luna y'de los demás astros. la especie de los bui­ tres es una especie sólo de hembras. de modo que piensan que es absurdo que se in­ dique el cielo en masculino. por el hecho de que. recurren a lo siguiente para tener descendencia: vuelan con­ tra el viento sur. ob. 211 . mirando hacia el poniente. presentándose junto a él siete días antes.. a la idea d e h e rm a fro d itism o . 210 T am b ié n V alerian o in siste e n q u e n o ex isten m ac h o s e n tre los b u itre s. sabedores también de que toda batalla produce muertos (Hist. si se ve fa lto del alimento que va a proporcionar a sus crías. no pa­ ren huevos. R ip a p o r estas c a ra c te rístic a s del b u itre lo p ro p o n e c o m o a le g o ría d e la « C o m p a ­ sión». Nat. en los que se cum ­ ple el ciclo anual. X.. «Mirada». picando en sus propias piernas. Pues durante 120 días es f e ­ cundo y durante otros tantos alimenta a sus polluelos: en los 120 que quedan se cuida a si mis­ m o no concibiendo ni criando. en los ciento veinte dias que tarda en criar a sus polluelos. cuando se hiere las patas. cuando sale el sol y hacia el orien­ te. por lo cual los antiguos reyes enviaban exploradores para averiguar hacia qué parte de la batalla miraban los buitres. 46). II. como dije antes. y preparándose para concebir otra vez. «Conocimiento previo». sabedores. la cual hace en cinco días. v asi fueron entre los Gentiles dedicados a Marte (Hist. p o r lo que el an im al se fecu n d a del vien to . pero perfectos. porque este ani­ mal destruye todo. va porque cuando asiste a una lucha o en la caza. viéndose obligado a no coger sino lo que m u y cerca se aparece. por el hecho de que el origen de todas las cosas está allí. Sucede esto porque el Buitre. Nat.un buitre por símbolo o figura del año (Hist. E lian o ya se ñ alab a so b re el p a rtic u la r qu e: Además los buitres siguen a los ejércitos en territorio extranjero. porque también se cumple en él el nacimiento del sol. ya por la causa di­ cha antes. cit.. X V III. los dedica a la unión con el viento. Se pinta esta figura con un buitre. añade: Tienen éstos perfectisimo olfato. permite que sus hijos tomen a cambio su sangre.. «Compasivo». «Límite». preparándose para otra unión.. «Atenea» y «Hera». porque decían que aquellos cien­ to veinte días que está criando sus hijos. porque es madre de animales hembras. y e ra p ro p u e s to co m o re­ p re se n ta c ió n d e H e fe sto y A te n e a . puesto que parece que es madre y origen. porque el buitre ve con vista m ás aguda que los demás animales. si no encuentra gran cosa con la que suministrar la comida a sus crias. En cambio ellos lo hacen en femenino. E n este se n tid o E lia n o n o s se ñ ala v ario s d e los a s p e c to s d etallad o s p o r H o ra p o lo : Se dice que jam ás han nacido buitres machos. reservándose su alimento de los ca­ dáveres. la compasión. alimentándolas asi. II. y por ello también representan por medio de él a todas las diosas. Además. mira hacia la mayoría sacrificada y vencida. para que no perezcan por fa lta de provisiones. al considerarlo real.

16. mw. I. Isidoro. 22. 35. 2. T am b ié n . nri. 3. en Sethe. al e s ta r aso ciad o a la c a rro ñ a . VII. XVII. 3. 271. 539 a 32-3 y 559 b 28-9. Juan Tzetzes. lo que nos lleva al significado de «bóveda celeste». 191. 16 y ss„ 23. 15 W. h. quis rer. que en época tardía a veces aparece representada p o r esta ave en los m onumentos. 105. 835 a 5. Dión Casio. se vio c o m o im ag en del pe­ ca d o r. p.. Mario Victorino. Scip. 86. 60. pág. El ideogram a del buitre es uno de los elementos que componen la grafía de «m adre». X II. así lo se ñ ala el B estiario d e O xford. representada por el buitre. XII. conv. Harpocrates. X. Mermes en Estobeo. Columcla. hexaem. Este ideograma representa el grupo fonético nr y se ha propuesto una posible relación con una raíz tardía n u r que significa «ver». vv. 563 a 5 ss. oh. I. como escribió Theopompo (Embl. [04. y en otros tantos criaba sus pollos. Diogenes Laercio. 22) y S an Isid o ro (El. X. 11. p. 1. como se lia dicho. 7. y que todas estas aves concebían del aire. I. y Atenea con Neit.i. En lo q u e re sp e c ta a su relació n co n el año: Denotaban sin esto el año por el buitre. I. 9. 24. 148. en época ptolemaica se llama «la reina del cielo». Lido. y P a n o fsk v h a q u e rid o v e r en e s ta im ag en el d o m in io pasio­ nal del a m o r sensual en el h o m b r e 1". GA. X V III. 615 a 9 ss. 1080-1. I. Floro. c. Terenciano Mauro. XXX. Livio. II. Mor. et. 28. w . A n. nos lo re p re ­ se n ta d e v o ra n d o a T itio . 160. XVII. porque entendían que en ellos. porque decían tarda cinco días en recibir el aire y lue­ go ciento veinte días le dura el preñado. XVIII. 12). VIII. quaest. U ra n ia . X V II). Estrabón. gramm. 17. pág. Eusebio. «didracma». 441. 28 y 3. tam poco presenta un buitre. 30. pág. de pedibus. Os. a) Fuentes: Eliano. 11. 707. 17 Hayduck. 11-2. 2. c o m o T iz ia n o . es el b u itre la im ag en de la n a tu ra le z a q u e e n g e n d ra a sí m ism a (H ier. 1. XVII. cit. de die nat. 6. IV. C o n tin ú a se ñ a la n d o so b re este anim al: Pintaban el presagio por el buitre. som. 749 b 1-2 y 750 b 26-7. 13. I. de metris. Suetonio. 7. XXX). Ecl. X V III. Ma­ crobio. 731. Heródoto. I. mir. in gen. 560 a 6-8 y 5. y co m o el cielo es d e n o m in a d o p o r u n a d io sa fem en in a. Ovidio. de plant. Phil G. Cuperus. Censorino. 1362-4.. pág. esto no tiene confirmación. 6. VI. XXVI). encontrándoselíw uen lugar de t a . chil. el bu itre esta b a c o n s a g ra d o en el a n tig u o E g ip to a las d iv in id ad es. 166. 5. en Junker. V III). Plinio. Physiologus. que algunos días antes en el tiempo de guerra conoce dónde ha de haber muchos muertos. G e n e ra lm e n te el b u itre . Trucul. I. Lu­ crecio. ann. 1. La palabra que significa «límite».: £7 Fisiólogo. 12: de £ apud Delphos. Exod. 44 Keil. 2. Aristóteles. Filón. p. 15. VI. romanae. 46 y X . 1. 337-8. hay que apuntar que H era es­ taba identificada con la diosa Mut. Manuel Files. Probablemente la relación se estrecha por una afinidad fonética en­ tre este nombre. p u e s e s ta b a c o n s a g ra d o a H era. Homero. 93: Rom. w . XXVII. p. 44. M iguel Á ngel. 679-80. para la grafía del año en época griega. 1. y por esto se han pronosticado algunas veces las victorias (Em bl Mor. el buitre. 47 y ss. 19. ause. y es allí d o n d e to d o se crea. 7. no ha­ bía macho. p. 111. 6. Yámblico. Su efecto d e v o ra d o r q u e d a m anifiesto en el Fisiólogo y so b re este anim al d esta­ can los e sc rito re s a n tig u o s su c a rá c te r p re m o n ito rio de la m u e rte . 391 A: quaest. como en descanso. V alerian o se ñ a la q u e el cielo e s tá d iv id id o en dos h em isferio s. 419 Gatsf. II. Amiano Marcelino. y en otros ciento veinte estaba sin ocupación. . 4. 308. b) Frente al escarabajo. p u e s v o lab a con va­ rio s d ías d e a n tic ip a c ió n so b re el lu g a r d o n d e ib a a d a rse a lg u n a b a ta lla 132. Dionisio de Haücarnaso. Noe. II. de quien se dice. el buitre se presenta como el caso contrario. Calcidio. M. Aurelio Víctor. y el de la diosa Mut a la que estaba consagrado el buitre. No hay ningún jeroglífico que signifique «mirada» en el que aparezca la figura del buitre. Favonio. Mor. 110. III. Tal c o m o nos d e c ía H o ra p o lo . X. 35. 46. quaest. div. 3. 50. rom. p. Inscripciones de Dendera. c o n s a g ra d o el u n o a A te n e a y el o tr o a H e ra p o r los eg ip cio s. T e r v a r e n t . III. 14. 9: de Is. 46. D e a h í q u e a d o rn a ra n la ca­ b eza d e la d io sa Isis c o n p lu m a s del b u itre . 179. Proclo. Lo que sí se encuentra en el ideogram a del buitre. 83. Plauto. 2. Híerocles. X LIII. 81. Sin embargo. En cuanto a la presentación con el buitre de Hera y Atenea. IV. p. in Arist. praep. in Hesiodi Opp. Ps. II. III. HA V. Decreto de Canopo. G. IX. F. et sol. Plutarco. pero podría ha­ ber existido una grafía con este ideograma en representación del grupo nr. 23. 439. de op. 27. Theologumena Arithmeticae. I. H o ro z c o recoge e s ta s tra d ic io n e s re sp e c to al bu itre : La madre significaban por el buitre. 11. I.V alerian o señ ala q u e so n siete los d ías en q u e re c o rre el c a m p o d e b atalla p re sa ­ g ian d o la lu ch a: de a h í q u e n o s p re se n ta al an im a l c o m o im ag en del té rm in o o lím ite (Hier. Lev. concebido como el cielo estrellado. Lanzone. XVI 836. Alejandro. Aug. 40. XXII). II. El último significado se encuentra atestiguando por el hecho de que en época griega se uti­ liza el ideograma con este animal para designar la unidad m onetaria que equivale a dos dracmas. IV. Diodoro. El buitre con las alas desplegadas figura a menudo en la decoración del techo de los templos. La diosa Mut. Miguel Glicas. 39. I. 12. Marciano Capella. NA II. co m o re c o g e n E liano (H ist. Jorge Pisidas. evang. Schriftsystem. 465. 4. y así son por lodos trescientos sesenta y cinco dias (Embl. metaph. 4. VI. 13. et D. del que la tradición afirm a que no tiene hem bra. 95. p. Zeitrechnung. 1. 18. Tristia. I. origo gentis l. mundi.

V alerian o nos c u e n ta q u e los egipcios to m a b a n c o m o je ro g lífic o m ás c o m ú n p a ra re p re s e n ta r su país el c o ra z ó n q u e so b resale de las llam as d e un recip ien te. Ripa. E g i p t o n í f A ¡ru 7i]í(j y f átfcu 3 i¡i. que por mucho tiempo que pase. n o s dice: Joven de aspecto nobilísimo ataviado con vestiduras imperiales.. Mor. que ¡o afirma en su Isis y Osiris con las palabras siguientes: «Al cielo. d o m in a d o p o r la p a sió n .<fl háow u tí ! c t i ¿C ut{uAoTVCTif 2 4 ^ '^ 'P f° . de igual m a n e ra p a r a R ip a el c o ra z ó n se p r e s e n ta c o rn o im ag en del cielo q u e n u n c a se co n su m e p o rq u e es p e rp e tu o . a m o d o d e c o ra z ó n recep ­ to r de sa n g re . cit. oh. Migne 76. asi como el corazón del celoso se abrasa conti­ nuamente. oh. C o n e s ta id e a se n o s q u ie re tra n s m itir q u e el p o d e r ge­ n e ra d o r del N ilo es ta n im p o rta n te q u e sie m p re e n E g ip to . aun se encuentra en la misma condición. En época faraónica los egipcios llamaban a su país <=* o . puesto que nunca envejece por su perpe­ tuidad. p e ro ve en él una v isión d e los cielos. d e a h í q u e cu an d o h ab la de su fig u ració n . Ripa. km -t que procede sin duda de £=> kem. Su traje se compone de manto y coraza. «Cielo». y d e b id o al p o d e r g e n e ra d o r del N ilo. 10. a) Fuentes: Plutarco. texto XX. los Egipcios. en tal se n tid o nos lo p ro p o n e R ip a " 4. 119. El c o ra z ó n c o m o im ag en d el a m o r a p a re c e re p re s e n ta d o d esd e la an tig ü ed ad . a ñ a d ie n d o q u e así c o m o el c o ra z ó n es se m ejan te a u n vaso q u e recib e la sa n g re . y dem ás de lo dicho. G authier. para hacer patente que si bien tuvo principio. Cirilo de Alejandría. IX. el Os. que quie­ re decir «negro». llevando un cetro en la diestra y sosteniendo con la siniestra una vasija de la que surgirá una llama de fuego. Se pinta joven. H o ro z c o re la c io n a el c o ra z ó n a rd ie n te c o n E g ip to : f Í 7 E ) H A Í J 'U t S « ¿X / { q í v í v c í rra a a ¿ T O 5 CU 1’ T Í¡ u o t j ^ o t i a - El corazón sobre las llamas significa la tierra de Egipto. en un epíteto real. nunca ha de tener fin . contra Iulianum. cit. que jaméis envejece.. La grande inscription dédicatoire d ’A bydos. X X X IV . de igual m a n e ra E g ip to . E ste e s c rito r reco g e el jero g lífico q u e nos p re se n ta H o ra p o lo . V). P ues E gip­ to es c a lu ro so y h ú m e d o p o r se r lu g a r m erid io n a l y se e n c u e n tra c o m o el c o ra z ó n hu­ m a n o in clin ad o hacia la izquierda. A'-yuiHoy1) y fá iftr T ft ns/J-ódlcy x a t 'fM J a nKp<fll<u.» IU C. lo representan con un corazón pintado. h a b rá v ida. XXXIi). todo de color turquesa. fu e por ser la más caliente y húmeda. Incluso la v irtu d de la fe o la c a rid a d sue­ len se r efig iad as m e d ia n te el c o ra z ó n del q u e salen llam as en su p a rte su p e rio r o p o rta u n a vela e n c e n d id a .J e r o g líf ic o I I . para indicar la perpetuidad del cielo. vién­ dose sobre su atuendo numerosas estrellas. íio Cómo escribe «Egipto» Para escribir «Egipto» pintan un pebetero ardiendo y encima un corazón. pintaban un corazón en medio de las llamas.. lib. I Coeli. R e p ro d u c e el m ism o je ro g lífico que H o rap o lo p a ra re p re s e n ta r la id e a de E g ip to . viéndose en el medio de ella un corazón que se consume.. de Is. cosa que sabemos a través de Plutarco. I. A d e­ m ás esta v iscera se suele p re s e n ta r a rd ie n d o p a ra se ñ a la r d e igual m a n e ra la im agen del a m o r a rd o ro s o . El pebetero con un corazón encima representa la cólera y es difícil ver cómo ha podido llegar a significar «Egipto». Por otra parte. de modo. 960-1. y asi dicen del corazón que es húmedo y caliente (Embl. del mismo modo Egipto por el calor produce continuamente los seres vivos que están en sí o a su lado. C. A si lo dice Aristóteles.tf 0u'raíii P a ra H o r a p o lo el c o ra z ó n d e l celo so se a b r a s a c o n tin u a m e n te sin c o n su m irse. bajo el cual Iwy un fuego ardiente’”. es r e c e p to r d e m ú ltip le s especies de seres vivos (Hier. indicando que. 74. por cuanto es incorruptible. 214 215 . pp.. b) La grafía que describe Horapolo para expresar «Egipto» se encuentra con el significado de «corazón ardiente». «Fe» y «Caridad».

tal co m o n os c u e n ta O v id io (M et. E sta id e a la ex p resa m e d ia n te la c a b ez a del a n im al so b re u n té rm in o : . pág. H u e rta n o s aso cia la im agen de este ani­ Dichoso aquel que vive retirado. ta n to M a n te g n a c o m o B otticelli n o s p re s e n ta n el c o n o c id o te m a de la C a lu m n ia de A pe­ les. C o v a rru b ia s. h o u { c ¿ y £ ( } : $ n v 'T i u .. los cuales no p o d ía n a g u a n ta r el so n id o de su reb u z­ n o . así.porque este animal no es para caminar con él jornadas m uy largas. C o n esta sig n ificació n c o m ie n z a el p rim e ro d e los je ro g lífio s d e d ic a d o s al a sn o .. n o s d ice en el e p ig ra m a d e sii em b lem a X III: n o co n o c e m á s allá d e lo q u e tiene d elan te. ésta es la razón por laque escompletamente sordo al sonido de la lira (Hist. prefiriendo A Giges: declarando. I). B occhius en su sym bolo X C nos p re s e n ta ta m b ié n el a s n o c o m o im agen del ju e z in ep to . c v T t ^ u j f i ¡ x r U f y i y o ¿ i { i ‘fr¿ f cuc&ccvíTza* É Cómo expresan «hombre que no emigra de su patria». E n los m ism o s té rm in o s se p u e d e e n te n d e r el a s n o q u e d isp o n e G o y a e n su o b ra Coloso d o n d e e n n u e s tro estu d io G o y a d e lo bello a lo subli­ m e q u erem o s ver esta in ten cio n alid ad . y su ganado. í t t b i J I h c u ­ t í ¿KCÚ<] & y c f f c o ? / o c c . entretenido: Con su propia labranfa. queriendo significar a un hombre inhábil para una cosa decir: «asnus ad Lyram». Formas y Significadas de las arles en Época Moderna. 283. 171. X II. 217 . VIII. An. que nunca sale de entre sus términos (Hist. en la q u e el asno es im ag en d e la a risto c ra c ia s u m id a e n las id eas d el A n tig u o R é g im en . y asi los egipcios queriendo significar a un hombre torpe y grosero. r por esta causa tuvieron por ada­ gio común los antiguos. X. C ap . H o ra p o lo q u iere se ñ a la rn o s m ed ia n te esta c o m p o sic ió n al h o m b re ig n o ra n te que em b lem a L I I '. diciendo. H o m b r e q u e n o e m i g r a d e s u p a t r i a cttfif&Trop/xH A v f y C ú T m y q ? 7TV. aqueste solo Ser bienaventurado. el Pytio Apolo.. deificó al b u rro co n d eseo d e m o r­ tific a r a los h a b ita n te s d el N ilo . d isp o n e la c a b ez a d e a s n o c o n firie n d o u n se n tid o p o sitiv o p u e s e n ­ tien d e qu e es d ich o so aq u el q u e se re tira del b u llicio del m u n d o y vive d e d ic a d o a sus trab ajo s. p u es M id a s p re firió el so n id o del sá tiro M a rsias al p ro d u c id o p o r la lira de A p o ­ éste ap e n a s si sale d e su te rrito rio y p o r lo ta n to tie n e u n g ran d e sc o n o c im ie n to de todo. m al con el necio. ju stific a d a e n u n tie m p o en q u e el a b ­ sentism o p ro d u c ía u n a g ran d e c a d e n c ia e n el E sta d o . p a r o d ia n d o al card e n a l que ju z g ó esta s p in tu ra s d e fo rm a in su lta n te . pág. 216 1. excepto el asno. porque ni escucha ningún relato ni conoce ¡o que liav en el extranjero. Nat. M . X LII1 de P linio señala: Es este animal el más simple y el más ignorante de cuantos hay en la tierra.. M .?. L a p in tu ra d e A n to o n C lae isse n s c o n ­ s e rv a d a en B rujas d isp o n e a M a rte so b re M id a s y a su a lre d e d o r aleg o rías d e las A r­ tes. y asi ¡a Escritura divina comparó a Issacar con el asno. ta m b ié n lo e n tie n d e c o m o im ag en d e la p e r e z a (H ier. Y muere do nació sin que aya ido Por tierras estrangeras. Para expresar «hombre que no emigra de su patria». ni pasado El uno. A ñ a d e ad em ás: Los pitagóricos dicen del burro que es el único de los animales que no ha nacido con forme ar­ monía. p u e s ta d e relieve p o r S án ch ez C a n tó n . ya q u e c io '* . H u e rta n o s ind ica q u e este an im al. A Ulises le pareció que todos los animales usaban de alguna razón. siempre pintaban a un asno. v otro mar. C o m o esta visión d e v alo ració n del re tiro . c o m o M id a s d e s ta c a n d o su s o re ­ ja s de a sn o c o m o ju e z in ep to .con lodo ello no es suficiente para alejarse con él ni para caminar por tierras ni provincias ajenas. G o n z á l e z d e Z á r a t e . al igual q u e S o ló rz an o en su a q u ien e n tre o tra s aso ciacio n es.. pintan una cabeza de asno. D e igual m a n e ra en el Ju icio F in al d e la C a p illa S ix tin a c o n te m p la m o s c o m o M i­ guel A ngel p re se n ta la im ag en d e M in o s o g u a rd iá n de los in fie rn o s. p o r su p e re z a . Issacar asno fuerte.. Y por esta causa fue jeroglífico de la pereza. G o n z á l e z d e Z á r a t e . H f y v ' T K c u f i u j v o v T í c ¿ \ 'O i < l < $ a . Qual otro Agleo Softdio. E ste c a rá c te r n egativo del an im al y a lo vio R ip a c u a n d o lo p ro p u so c o m o ejem ­ plo de la «A cidia»: H" i .Je ro g lífic o I II. 28). n o p u e d e salir al ex tra n je ro : . d o n d e a p a re c e el rey M id a s con o re ja s de asn o p a ra re fe rir la im ag en del ju e z ne­ V alerian o h a b la del asn o c o m o im ag en del h o m b re ig n o ra n te d e las co sas.). al c o m e n ta r el lib ro V III. L a im ag en d e M id as co n o re ja s d e asn o a p a re c e c o n p ro fu sió n en la H isto ria del A rte c o m o refe re n c ia al ju e z in e p to . X I. E sta o p o sic ió n del asn o al so n id o d e la lira tien e su p lasm a ció n en las a rte s. 165 y ss. E lían o d a c u e n ta d e la a n tip a tía q u e los egipcios te n ía n al asno y d e c ó m o el p e rsa O c o (c o n o c id o así a n te s de d e n o m in a rse A rtajerjes). Renacimiento. Así. Los E m blem as Regio-Políticos de Ju a n de Solórzano. XLI11 -A n o tació n -). lo .1» l A c ( {XH a j p A u p . y sólo sirve para el con­ torno de su lugar y aldea.

VIII. H orapolo no se refiere aquí a un egipcio que no ha dejado su país. Migne 25.íra i-ítrC 'i i/1kxu. ningún espíritu se apodera de ellos. raíces y p la n ta s q u e los an tig u o s u tilizab an co m o am u leto s c o n tr a h ech izo s y o tro s m ales (H ist. IS1 Ibidem. según nos dice Pierio Valeriano'11. conv. 9. Cómo expresan «amuleto».?_af)ty^uuÚT&iJ. contra gent. 67. dicen. el Os. se e n te n d ió la im p o rtan c ia de c a p ta r el influjo de los esp íritu s y p o d e r d o m in a rlo s m ed ian te esto s am u leto s o talism an es q u e a ju ic io d e esto s h o m b re s eran: “ C. Ibidem. Pues asi. Representa un ser hum ano con la cabeza de este animal íü . podría simbolizar a un extranjero. ocu­ pándose sólo y de continuo en pensamientos viles y blasfemos. 50. *■ Ibidem. El uso de a m u le to s se h izo m u y c o m ú n en el R e n a c im ie n to . «Ignorancia». Hermes Trismegisto. cit. A l re sp e c to n o s d ic e H oro zco : El que de encerrado y no sabia del mundo daba muestras de ignorante. I.VtplctJ Gl. P lin io d a c u e n ta d e to d a u n a su e rte de h o jas.H. Madrid (1 9 8 2 ). sino a un extranjero que no ha visitado Egipto. 35. F ic in o lo c o n s u ltó c o m o m e d io d e refe re n c ia im p o rta n te p a ra la tra d u c c ió n del Corpus H e n n e tic u m ia . Barcelona (1 9 8 3 ). b) El ideogram a que describe Horapolo sirve para escribir el nombre de Set. R ip a p re s e n ta al an im al c o m o sig n ificació n de la « Ig n o ra n c ia » : Muchacho desnudo que aparece a caballo sobre un asno.j. 411 W. una de hombre mirando hacia dentro y otra de m ujer hacia fuera. su rg ió e n la E p o c a M o ­ d e rn a la m ag ia r e fo rm a d a y e n a lte c id a in te le c tu a lm e n te q u e e r a m u y u tilizad a p o r re­ p u ta d o s filósofos del R e n a c im ie n to c o m o m edio d e acció n c o n tra los in flujos a s tra ­ le s '“ . Son muchas las similitudes entre los talismanes pro­ puestos por el Picatrix y los que nos señala Ficino. pág. en la e x p re sió n d el necio. 218 F. XXVII). Dado que se­ gún el mito este dios fue expulsado de Egipto. Y a t e s . 219 . anim al que se utilizaba entre los Egipcios para mostrar el alejamiento de la mente de las cosas sagradas y religiosas.L a sa b id u ría h e rm é tic a d e la alq u im ia y la m a g ia ya se re la c io n a b a n d e s­ de la E d ad M e d ia co n estas im ág en es m ág icas de a m u le to s o ta lism a n e s p r o te c to re s '“ . Aeg. su m a m e n te ex­ ten so en cu estio n es d e m ag ia a stra l. al que estaba con­ sagrado el asno. es el c o n o c id o P icatrix. a) Fuentes: Atanasio. pág. Se ha de poner a caballo sobre un asno. A p a rtir de la d ifu sió n d e esto s lib ro s d e m agia en el R e n a c im ie n to . V il. pág. de abst. p u e s d esp u és d e q u e la iglesia m edieval c o n d e n a ra la m a g ia c o m o algo d iab ó lico . Plutarco. IV. 64. Mor. Según pa­ rece. J e r o g lific o IV .IT t&JJCfrJquñ¿(. y d o n d e se h ace esp ecial m en ció n a los ta lism a ­ nes. en lo que mucho se asemejan uno a otro'”. vol.Mujer yacente en tierra. Picatrix. 30. e n c o n se c u e n c ia . P o r ta n to . H o ra p o lo q u ie re ver en e s ta co m p o sic ió n la O) im a g e n del h o m b re q u e se c ie rra en sí m ism o y se co n v ierte. R ip a . «Acidia». I.in>ifayi.iu Jliíj'ftí ^ /« w 'ü f/ííp a . U n o d e los tra ta d o s . 89. Giordano Bruno y la tradición hermética.TcUS<Au3¡ KtCfaAj.'ú^sííQ -'¡ícciCÁ. N a l X X V . Ed.. 161 Ibidem. 49. a cuyo lado se verá un asno también yacente. 45. le pintaban con cabeza de asno (Embl. T a m b ié n . ob. rdw t. 8.. p. Se p e n s a b a q u e los efluvios d e las in flu en cias astrales p o d ía n se r c a n alizad o s p o r el sabio m e d ia n te los talism an es c o n fe c c io n a d o s co n los m ate ria le s y en los m o m e n to s adecuados™ . p. 20. IX). T a n to A puleyo (Apol. Cuando quieren escribir «amúlelo» pintan dos cabezas humanas. / ií y j > ¿ ( ¡ ) a y K4 (paAccf cc*6c¿njci[ifoy4sy:$ousi. 61) co m o Y ám b lico (de m yst. I.iUu J\í ShAukIw yxf& za iii. en Estobeo. quaest. en Porfirio. pág. 1-3) nos h ab lan del uso de los am u leto s y d e su sig n ificació n e n tre los egip cio s c o m o m e d io de p ro te c c ió n a n te los esp íritu s. q u e p ro b a b le m e n te p e rte n e c ie ra al siglo XII.. Querem ón. 31. y c o m o se ñ a la V alerian o . puesto que incluso sin letras se protegen a si mis­ mos con las dos cabezas. de Is. AM ULETO n 5 f cpu?^KVÍ(io¿j. 8. 2. por ser este animal m uy indócil y privado de la luz de la razón.

Papiro Leiilense W col. pág. Cap. sie n d o este últim o tr a ta d o u n c o m p le tísim o m a­ n u al d e m a g ia q u e e x p o n e las líneas de la filosofía n a tu ra l so b re las q u e se b a s a la m a­ g ia ta lism à n ic a y p r o p o rc io n a ..imágenes astrales impresas sobre materiales adecuados. El problem a es que las dos son de hom bre. Tratado Ili. F ic in o es claro al a firm a r. según Horo. 1-3. V. 226 y ss.. pág. Y a t e s . págs. H o ro z c o sigue a H o ra p o lo p a ra p re c isa r q u e e s ta c o m p o sic ió n es im agen de la p ro ­ tecció n : La defensa y protección. Por otra parte. tales co m o la c u ra c ió n de e n fe rm e d a d e s. Es posible que Horapolo por una asociación de ideas am pliara este valor hasta «amuleto». Amiano Marcelino. 167 ìbidem. q u e esto s a m u le to s tie n e n p o d e re s m ág ico s. con la dis­ posición m ental correcta. daban a entender en esto la sujección que Ia mujer ha de tener al marido."4. en el momento preciso. uno de hombre que mira a afue­ ra. Q que significa «rostro». Mor. La asociación de estos dos. Cap.. Yámblico. los d iversos a m u le to s y los p ro c e d im ie n to s p a ra su c o n s tru c c ió n se re a liz a n c o n fines claram en te p reciso s.. c o m o v en c e r en b atallas. b) En la escritura egipcia se encuentran dos jeroglíficos que representan cabezas: una de frente. Aeg. XXII. S eg ú n el P icatrix se d e b e al sabio le g e n d a rio H e rm e s T ris m e g is to la c re a c ió n ta n to d e la m a g ia c o m o de los p rim e ro s am u leto s. 1. 18. Ibidem. si consideramos la dirección de esta genie. 33. c o n seg u ir el a m o r d e o tr a p e r s o n a .. 93. c o rre s p o n d e n a las im ág en es o talism an es q u e con c ie rto c a r á c te r astra l n o s p ro ­ p o n e n ta n to F icin o c o m o el Picatrix. que con esto lodo está seguro y ningún daño podrán hacer los espíritus nudos (Embl. a) Fuentes: Apuleyo.. y otro de mujer que mira adentro: porque decían que el que trajese esta jigura no podía ser molestado de los espíritus malos: y aunque pudo ser superstición. 73. III.1“ . IM P i c a t r i x . IV. entre sus condiciones está no hacer nada de los talismanes del amor y la intimidad sino cuando la Luna está con fastos y en los días de plenitud. pág. í. “ P i c a t r i x . E stas im ág en es a s tra le s c o rre sp o n d ía n p o r lo g e n eral ta n to a los d io ses p la n e ta rio s c o m o a lo s llam ad o s tr e in ta y seis d ec a n o s o d io se s q u e g o b e rn a b a n el u n iv erso y que sie n d o d e p ro c e d e n c ia e g ip c ia se d ifu n d ie ro n c o n g ra n fu e rz a e n el H e le n is m o '“ . y la que ha de tener la pasión v el sentido a la razón. co m o lo h ic ie ro n S an A lb erto M a g n o y el p ro p io S an to T o m á s. 220 221 . 61. I. Palaeogr. / . Kopp. 73. el signo form ado por las dos cabezas tam bién puede tener el valor especial de «ureo». p á g . hr. por ventura nos Ibidem.. L as fig u ra s h u m a n a s de h o m b re y m u jer. al m ism o tie m p o . que debajo de las semejanzas tenían. 3. a . 13. Entre los caldeos hay perfectisimos maestros en este arle y ellos afirman que Hermes fu e el primero en construir imágenes de las cuales se servia para regular el curso del Nilo en relación con los movimientos lunares“7. leem o s en el Picatrix: La ¡dea de los talismanes es que se construyan sobre las características celestes. El fin de esta o b r a es e m in e n te m e n te p rá c tic o . de myst. tp. y que sus letras eran el espíritu. apol. y otra de perfil. 15.' P o r lo q u e re sp e c ta al m o m e n to en q u e se h a n de re a liz a r. p e ro q u e los m ism o s n o se d esa­ rro lla n e n fu n ció n d e las im ág en es qu e r e p re s e n ta n . y cuando es así nadie puede deshacerlos. no hay demasiada dilerencia. crit. significa «superior». cit. in stru c c io n e s ex h au stiv as so b re la p rá c tic a d e esta m a te ria .?' que significa «cabeza». p r o lo n g a r la d u ra c ió n de la v id a y o b te n e r éx ito en e m p re s a s de d ife re n te c a rá c te r.. p á g . oh. Tratado I. 63. VII. y entre este símbolo protector y el ideograma del amuleto. 304 y ss. «superin­ tendente» y de él se deriva un sentido de custodia. sino d e las p ro p ie d a d e s del m a te ­ rial co n el q u e e stá n e la b o ra d a s " ’*. VIL F. XXIV). págs. p á g . a c o m p a ñ a d a s co n los d ife re n te s artilug ios. y no hacer nada de ellos estando la Luna en nefastos ni cuando se acaba'“. tutela. mostraban dos rostros. que por el hombre se significa en las divinas letras. 68..

R e y n o l d s y N. indicando por medio de éste los primeros alimentos. com o so n B a b ilo n ia y S iria. q u e to m a­ ro n c o m o im ag en d e la v id a p o r su a b u n d a n c ia en el d e lta del N ilo (Hier. las cu ales se p e g a b a n u n a tra s o tr a fo rm a n d o u n a la rg a fila. Vida y Arte de Alberto Dinero.u ftnif á^ lu T . 92). fa b ric á n d o se de esta m a n e ra el rollo. II. <*£>06»oyó vía*. 222 223 . A*^porc»£c^b re¿tyotTi{ii&zru£QU {¿¿r^a^ouÓl d\í^U¡J. El p a p iro es u n a p la n ta cip erácea de O rien te q u e cre c e lib re m e n te en el d e lta del N ilo . au n q u e se c o n o c e n o tro s c e n tro s d el siglo I a. asw. O R IG EN ANTIGUO r o í . p á g .1 E. 110 L. 92. b) La palabra que significa «viejo» es f f l í í . «ir.V i Cómo representan «origen antiguo». co m o la g rie g a y la la tin a . Para representar este concepto podía aparecer sólo el símbolo del papiro. 34. Pues nadie podía encon­ trar el principio de la alimentación o del origen. H e ró d o to nos h ab la de las diferen tes funciones de esta p la n ta co n o cid a c o m o pa­ p iro y se ñ a la q u e p a r a los an tig u o s sirvió co m o a lim en to ( II. es decir. pág. Para escribir «origen antiguo» pintan un manojo de papiro. L a lá m in a sa­ c a d a a b ase d e c o r ta r e n d elg ad as tira s la m é d u la fib ro sa de su tallo era lo q u e em ­ p le a b a n los an tig u o s p a r a la esc ritu ra . G. D o s c a p a s s u p e rp u e s ta s d e d ic h a s tira s. o bien el sig­ no . to m a n d o la for­ m a del lib ro q u e c o n o c e m o s en la actu a lid a d . 1. u n a p e rp e n d ic u la r a la o tr a se p re n sa b a n p a r a fo rm a r las h o jas. E n tre los siglos 11 al IV es c u a n d o p o co a p o c o van d e s a p a re c ie n d o esto s rollos en favor d e los llam ad o s có d ices. a u n q u e ex isten n o ticias de que el su m in istro de p a p iro fue b a stan te p re c a rio en los tie m p o s del p e río d o c lá s ic o 1'". d e h o jas largas y estre c h a s y tallos de d o s a tres m e tro s de altura. q u e te n ía m u c h o s m e tro s de lon­ g itu d y q u e c a ra c te riz ó ta n to el c o m ie n z o de la lite ra tu ra eg ip cia. a ñ a d e qu e tu v ie ro n g ran re v e re n c ia a e s ta p la n ta . Madrid (1986). Copistas y filólogos. Las vias de transmisión de las literaturas grie­ ga y latina. V alerian o sigue a H o ra p o lo c u a n d o p re c isa q u e los eg ip cio s p a r a se ñ a la r las a n ti­ g u as ra z a s lo h acían m e d ia n te la p re se n ta c ió n de los alim e n to s m á s an tig u o s d ib u jan ­ d o u n fa rd o d e p a p iro s.JJsí TDuTV «/IhAooíTTíf T¿f CTf¿TUf Jo cpáf •Jacpajy oCjc/ «* £ í 6U*v'C-í.J e r o g líf ic o V . L V II. P o r este m edio se q u ie re ju stific a r la d e sc e n d e n c ia del e m p e ra d o r de u n a n tig u o lin a je 1'1. W il s o n . P a n o f s k y . D. L a p ro d u c c ió n d e esto s p a p iro s se d e sa rro lló p re fe re n te m e n te en E g ip to . 191. que fonéticam ente es muy similar. {. y está formada entre otros por un ideogram a muy semejante al rollo de papiro en posición vertical. III y A ju ic io d e P a n o fsk y es u n a gavilla d e p a p iro la q u e c o n fig u ra el tro n o d e l E m p e­ r a d o r M a x im ilian o e n el c ita d o Arco de T riunfo q u e lleva su n o m b re . a) Fuentes: H eródoto. C .

2) o E lian o (H ist. porque de lodos los que hay en el mundo este es el animal que vive más tiempo. y de sus huesos y médulas nace uno como gusanillo. fue asi­ m ilad o p r o n ta m e n te p o r el cristian ism o y a p a re c e c o m o im ag en de la re su rre cció n . «Resurección». sin necesidad de comida y bebida se alimenta del aire de los cedros de Líbano. y después se hace pollo. vuelve otra vez a su lugar' 2. G u g l ie l m i . 224 p á g s . a trib u y é n d o le u n a vida de q ui­ n ie n to s añ o s (II. Ibidem. 225 . c o m o p o r la ra re z a d e e n c o n tr a r este an im al en la tie r r a (H ier. H o m e ro y a califica al d io s sol com o el q u e to d o lo m ira y to d o lo e s c u c h a (Od. Ibidem. y realzadas por colores de piedras preciosas.oy. e n p a re c id o s té rm in o s n o s hab lan D io d o ro (I. El Fisiólogo. co n ­ c re ta m e n te d e C risto . El ave fénix re sp o n d e sin d u d a a la id ea d e aq u éllo d e stin a d o a d u r a r en el tiem p o o a renacer. V I. y en consecuencia asi le llaman «el que tiene muchos ojos». H e r ó d o to nos d ic e del av e q u e fu e c o n ­ sa g rad a a H elio s (II.y que en Arabia es consagrada al sol y vive seiscientos sesenta años y cuando envejece hace un nido de ramos de canela y de incienso. a n im al de rica sim b o lo g ía en el p a g a n ism o . A l m a QUE PASA UN TIEM PO m u y l a r g o a q u í fcTK3<j¡xcj Tn\v-^ii¿™Z>pvTiV2yjíiCt£?' s (u~ op«zrAu¡jluÓ{xi' {&<!</!í» iÍAtcu o Cpoiu¡ «rújuCoAo/j. 2 —Anotación—).ou fuuMí^ '6h ■u\í7oimccTúí(r'n¿(y/j. P o r las cu a lid a d e s del ave fue a s o c ia d a a la sim b o lo g ía im p eria l com o in d icació n de la p e rp e tu id a d del Im p e rio p o r p a rte d e los ro m a n o s. X. y tras los quinientos años sus alas se saturan de aromas. X V I. D e la n a rra c ió n q u e h em o s to m a d o del Fisiólogo d ifie re n poco los d ife re n te s e s c rito re s. que las cenizas de esta ave y de su nido. Bestiario Medieval. A l día siguiente se la ve con las alas renacidas. se g ú n c u e n ta la tra d ic ió n . se acerca al sacerdote y junta­ mente con él entra en el templo hasta el santuario interior y se consume enteramente hasta con­ vertirse en cenizas. Nat. . 69 y ss. X. de ahí q u e d e n tro del cristian ism o se v ie ra u n a re p re se n ta c ió n v isual d e la e te rn id a d del alm a y de su re n a c e r tra s la m u e rte del c u e rp o . N at. C. T o d o s ellos n o s c u e n ta n q u e c u a n d o el av e se sie n te vieja va al O rien te. ob. Pues el sol alcanza todo y escruta a lodos. «Inmortalidad». G u g lielm i dice q u e este an im al m ítico h a sid o id e n tific a d o c o n d ife re n e s av es co m o el flam en co o el cisne. 323). II). N. E n co n se c u e n c ia v em o s q u e el fén ix se h a a so c ia d o en la h is to ria a la id e a d e p e r­ m an en cia y ta m b ié n a la im ag en d el sol. 73). P la tó n c o m p a ra en el Fedro la im ag en del fénix co n la id ea del alm a. «Crecida».afirman los antiguos. Cuando el sacerdote de Heliópolis va a iniciar los sacrificios. C o n re sp e c to a su a so c ia c ió n co n el sol.Je ro g lífico V I. «Alma». p o r c u a n to . 5). saluda al sacerdote y. «Vida Humana». cit. y allí le pone sobre un altar (Hist. V alerian o ta m b ié n n o s p r e s e n ta e s ta re la c ió n del fén ix con el sol ta n to p o r su c o n s titu c ió n física. de la « R e s u re c c ió n » 17'' y d e la « I n m o rta lid a d » 177. es celebrar justas exequias por la ya muerta fénix. S o b re la d u ­ ra c ió n ta n p ro lo n g a d a de su existencia h abla H e ró d o to . puesta sobre él se muere. el ave fénix. p a r a q u ie­ nes incluso su in g e stió n e r a m ed io p a r a a lc a n z a r la lo n g e v id a d 173.. allí se a r ro ja al fuego y d e sus cen izas sale u n g u sa n o al q u e b ro ta n alas y ”■ El Fisiólogo. nota 56. Ibidem. A n. 58). R ip a . E n c o n se c u e n c ia . Su cresta presenta form a de diadema y en sus patas aparecen espolones. la m ism a que le o to rg a el Fisiólogo. porque el fén ix es el símbolo del sol y no hay nada mayor que él en el universo. sale de su nido. para conservar la vida (Hist. pintan un fénix.. y llenándolo de cosas olorosas. 73). X II. X X . ta m ­ b ién de « S ig lo » 175. y al tercer día. totalmente re­ juvenecida. Buenos Aires 1973. E n este se n tid o vie­ ne a coincidir co n el significado q u e a p o r ta H o ra p o lo e insiste en la p e rm a n e n c ia en un lugar d e te rm in a d o . «Siglo». 11) o E lian o (His. el ave fé n ix las tiene de color jacinto y esmeralda. H u e rta en su c o m e n ta rio se ñ a la qu e: .. Nal. A n . Habita cerca de la India y su vida se prolonga durante quinientos años y. 'xuvTCip$¡>idhG«u*atK¡ *uJn&i fí^tWa ciíA¿of CtO’ oom m Auf ¿»c^vO/ío’t'ira- a los pocos d ías se tra n sfo rm a en el av e o rig in a ria. y a q u e su c a b e z a b rilla c o m o el o ro . y lo primero que éste hace. I II) P lin io señala: Cómo expresan «alma que pasa un tiempo m uy largo aquí». R ip a n o s dice q u e el ave fénix p o r re n o v a rse a sí m ism a fue to m a d a c o m o im ag en de la vida larg a y de a h í q u e la in te r p re te c o m o ejem p lo d e la « V id a h u m a n a ”4. p á g . este anim al n a c ía de sí m ism o en la c iu d a d d e este a stro . Cuando quieren escribir «alma que pasa un tiempo m uy largo aquí» o «crecida». 88. renovada. d o n d e ta m b ié n se nos des­ crib e el an im al y explica la razón p o r la que le vem o s so b re el fuego: El ave fé n ix es m ás hermosa que el pavo real. A sí n os lo in d ican ta n to H e ró d o to co m o P linio (H ist. y para esto ¡leva lodo el nido ju n to a Pancaya a la ciudad del Sol... pues si el pavo tiene alas doradas y plateadas. X . c o m o lo p re se n ta C a m e rariu s en su em b lem a C al se ñ alar p o r el fénix q u e la v id a del alm a llega tra s la m uerte. eran de los más principales remedios que había en el uso de la medicina.

Louvre. Hom ero. p u es. Kx< b ¿ v £**“>"icríJliiyoíw-¡u JbiAoa*Tíf(W Aip (J-’zhfMtx 5-jCf JÍ>df a¡Íu. Papiro Heter. Sinesio. s a i I. en Lauth. Pap. que en algunos textos se des­ cribe com o dirigiendo sus m iradas a todas las cosas. I. Los textos funerarios muestran una relación intima entre el pájaro b el alma. en Lauth. muriendo en Egipto. II. Pues éste. pintan de nuevo el ave f é ­ nix. 3385. n S f T’(J yziticit ¿_y¡liiueiviJlitfi:uora. Phónixperiode. ) ’ por esta causa fu e entre ellos jeroglifico de la ausencia larga {Hist. otros que mil. V alerian o h a c e d el fénix la ex p resió n d e la la rg a a u s e n c ia . tam­ bién debe corresponderle alfénix. T i í d h p ¿ A i J . En este pasaje el fénix se identifica con Osiris-sol.''i ■rí** AA. Pap. c o m o el fénix. praep. El nombre de fénix sonaba en egipcio bnw. 249 a-c. porque unos dicen que viven trescientos años. otros que siete mil. ibid. I. pág. ecl. ibid. a la q u e d eb em o s v o lv e r (H ier. II. Juan Tzetzes. Eusebio. 5. II —A notación—). p u es p o r su m u e rte se d a o tr a v ez la vida.V|rr. 145-9. Conw expresan «el que vuelve tardíamente de! extranjero». v u elv en ta rd ía m e n te d el ex­ tra n je ro . 01. L a re fe re n c ia a la in d iv id u alid ad es c a ra c te rís tic a del av e.r ¿>01/ . se presenta en Egipto al cabo de 500 años. ju stific á n d o lo p o r el g ra n tie m p o q u e este an im al p asa en so led ad . II). 10. Porque se dice que entre los egipcios se regocijan con el sol más que tos demás hombres y que por este motivo también se desborda para ellos el Nilo por el ca­ lor de este dios. en Hopfner. E l q u e v u e l v e t a r d í a m e n t e d e l e x t r a n j e r o o‘¡ j j u 'ia Úhíí¿. 24. 123. Eliano. p o r lo q u e explica la im ag en de la ausencia: Es su vida larguísima. y todo este tiempo está en Egipto sin verla. «. Fedro. 17.v jii c r a c i /lu riR i^ x -u Ai:/ ¿ . 5. este an im a l siem p re vive solo sin n in g u n a re la c ió n co n h o m b re s o an im ales 0Hier. VI.. X X . 397-8.¿ v f t t . J Ü -. R e u sn e r e n su em b lem a X X X V I n o s h a b la d e q u e es u n g ra n so litario .-. X. 77. I. p u e s el av e vuelve a m o rir a los q u in ie n to s añ o s d e v id a a E g ip to . evang. 461. p. Migne 66. 344. 0 •M w /r fl^ c p cfi. vv. Lond. I. en Lauth. y si es que se le adelanta. 294 ss. 12.l'‘A l w C p 3 .rav úAicy ¿v f u l Kj ¿uu'flit x j A n j ^ u . en Lauth. XII 323. Nat. p u es la a u té n tic a p a tr ia es la del alm a.A.v A«’y í 'ícíí >¡5lu ¿. 342. Píndaro. y el pájaro bnw. y otros que seiscientos. Od. NA XVI. Plutarco.a) Fuentes: Platón. 75. chil.iíí j i j i T /*c. Tácito. q u e es p a d re e h ijo a la v ez. Un fénix sobre un supuesto m ontón de grano §>. acerca de lo cual te he dado la explicación poco antes. págs. 6. '¿ja'ii í / U K f-u i u ' .xM¿'£( ccil)vó-. 2. 9. Ma­ crobio. X X ).. se le tributan honores f ú ­ nebres en secreto y. N o v a m o s a in sistir en esto s asp e c to s q u e nos n a r ra H o ra p o lo p o r c u a n to los h e ­ m os c o m e n ta d o su ficien tem en te en el je ro g lífic o a n te rio r. ann.Ujrj. Ausonio. Diodoro.\oi/ - También para indicar «el que vuelve tardía­ m ente del extranjero». 28. Texto de Edfú. Dión.A 7 v i # f a > i . cuando va a alcanzarle el tiem­ po señalado por el hado. 226 227 . 21. de Is. pág. cuanto realizan los egipcios en relación a los demás animales sagrados. II. VI. C o n tra ria m e n te a la n a rra c ió n d e H o ra p o lo . 355-6. ibid. Texto de Osiris en Dendera. a u n q u e sin dejarse ver. Libro de los muertos.ífioi r t . A ñ a d e q u e esta im ag en n o s d eb e h a c e r p e n ­ sa r e n q u e n o so tro s tam b ién so m o s e x tra n je ro s en n u e s tro c u e rp o .- n ú > u . J e r o g lífic o V I I .Tc¡Jc'/i¿ i >¿ Í . «estar inundado» y también «crecida». Heródoto. co m o p re c isa V a­ lerian o . cc. et Os. VII..'. 73. H u e rta se ñ a la q u e el ave vive sie m p e en E gipto. Offenbar. significa b'h. b) Los dos simbolismos que atribuye H orapolo al fénix en este capítulo se inspiran en creencias muy enraizadas en la mentalidad egipcia. t r H. A h o r a se n o s q u ie re se ñ a la r m e d ia n te el a n im al la re fe re n c ia a q u ien es. §§. 1.i. 1137.

VI. Escolio a Apolonio de Rodas. F. 559 y fr. pintan un ibis. 8. conv. X. Y a t e s . en pág. vv. 151-4. X. 17 y ss. porque su fig u ra remeda la naturaleza del habla: las negras plumas volanderas pueden compararse al discurso silencioso e interior. 25 ss. carmen de ave phoenica. 1 ss.<$cvs¡. c o m e n ta n d o la n a rra c ió n d e P lin io n o s h a b la del g r a n se n tid o de p u re z a al que re fe ría el ave. Filóstrato. 729 ss. b) H orapolo establece en este capítulo un paralelismo entre el hombre y el fénix. I. Aeth. 114 de los Poetae bucolici et didactici. V. 5. II. II. 9. Plutarco. p. sobre lo cual se cuentan entre los egipcios numerosos relatos. N at. e ra c o n sid e ra d a en el R e n a c im ie n to c o m o algo re a l de d o n d e los sabios de G re c ia b e b ie ro n en su fo rm a c ió n 178. nat. I. Constitutiones apostolicae. Eliano. y las plumas blancas al discurso exteriorizado que se hace audible. C o r a z ó n n S f v. Paris 1862. ob. 38. A n. p o r lo q u e a ta c a a rep tile s y se rp ie n te s. v. asume la fig u ra del corazón. 58). 219-20. Helena. Arístides. Cómo escriben «corazón». plac. chorogr.. NA VI. 110 H ercher. Dicen. 73. Migne 1. An. w . Lucrecio. 17. 2). pp. 53. phil. Esquilo. philosophum. 269-71 a W. P la tó n en el T u n eo d e n o m in a a esta ave co m o sa g rad a (275 a) y en p arecid o s té rm in o s la en tie n d e P lu tarc o (quaest. 58. Seneca. ed. Hipólito. 228 229 . ' ¿yró ¡c. laur. g ra n sa b io q u e . X X V III). a ñ a d e : Con la pintura de este ave significaron ¡os Egipcios el corazón del hombre y la dedicaron a Mercurio. sien d o in clu ­ so u tilizad o p a r a d e s tru ir tales seres. Dio­ nisio. IV. 538. IV. 1. asi­ mismo que es amado de Hermes. V. El hombre que vuelve a su país después de una larga perm anencia en el extranjero es en realidad una m etáfora de la conocida tradición sobre el retorno a Egipto y el renacer del fénix. -jlBJ'üf KCípfií. pesa dos dracmas. X. Physiologus. Pues el anim al está íntimamente unido a Hermes. II. D e ah í.. señor de todo corazón y raciocinio. 300 N :. Cuando esconde el cuello y la cabeza bajo las plumas del pecho. 7. in tro d u jo las ciencias en E g ip to . Eustacio. KtzpA¡¡x¡i fú jtri S ¿HCtCíTU. J e r o g lífic o V I I I . H u e rta .¡opJ\la\)y%u./ a) Fuentes: Heródoto. Diodoro. d e ahí q u e los sa ­ c e rd o te s eg ip cio s u tiliz a ra n estas aguas p a r a lim p iarse. pp. Eurípides. de mens. porque cuando nace la Ibis. Í. que es lo que pesa el corazón d el niño recién nacido. 268 Keil. 28. el ibis p re se n ta u n a g ra n afició n p o r d e s tru ir los an im ales q u e d a ­ ñ a n al h o m b re (Hist. CC{ M y itr Z ic n y c r H . Migne 18. Pomponio Mela. hexaem. como en el capítulo anterior. Heliodoro. cit.. padre de la elocuencia. L a fig u ra de H e rm e s T rism e g isto . 844-5. ü . P o r o tra p a rte . a quien tenían por presidente y gobernador de las palabras y los conceptos del corazón. con la crecida del Nilo y con el sol.. iufjt< cuj-r xaflc w v t í H¡cpJ[¡x 'íííf/ *í(U$ ífi!í■'s n i í ouAcr©-• ñiírA iT íof 'ituf AiyvTÜiois <p£t’J. siervo y nuncio de la vida interior. porque también el ibis en sí mismo es semejan­ te al corazón.. Anon. 25. vv. Lucano. IV. Suppl. de av. La expli­ cación de las honras que se tributan a esta ave se relaciona. p. Leipzig 1858. IV. III. que r e la c io n a r el ibis co n H e r ­ m es es a so c ia rlo a la id e a del sa b er en g e n e ra l. Lactancio. se g ú n se p e n sa b a . Ili. 735-7. 55.uirof. p o rq u e n u n c a b eb ía a g u a c o r ru p ta o v e n e n o sa . Plinio. y fr. 228. por asi decirlo (Hist. 30. Aquiles Tacio. 58). 3. vv. quaest. 18. 32. E lian o al tr a ta r del ibis nos re c u e rd a v arias d e las p r o p ie d a d e s q u e a cab a m o s de leer e n H o ra p o lo : He aquí otra peculiaridad del ibis que yo he aprendido de las narraciones egipcias. vita Apoll. c o m o lo c u e n ta P lin io (H ist. Studi ita!. Landi. X . p á g s.. 107. Lido. Cuando quieren escribir «corazón». pág. 28. 1. IV.

123. 230 181 C. XXVIII). II. vol. IV. NA X. d e a h í los p ie s c o rta d o s so b re el a g u a 182. R ip a .y puesta en pie con la distancia de un pie a otro. O también. a K ilfiX A o XIÓfü '/Ity 'llf<L7lX'pUVrM i/ll á u fy r T tx tí - C jA tyül íif V alerian o n o s c u e n ta c ó m o este anim al estu v o c o n s a g ra d o a M e rcu rio . Platón. str. y asi fin ­ gieron los poetas. de mens. según dice Plutarco en su libro de «¡sis y Osiris». Eliano. mostrándosenos con ello que los placeres de los sentidos se mantienen en continuo movimiento. Posteriormen­ te por pérdida de la aspiración inicial en hb) las dos palabras eran prácticam ente homónimas y sus ideogramas se hicieron intercambiables. porque echa otros tantos huevos para su cría. J e r o g líf ic o IX. co m o el c o ra z ó n de un n iñ o (Hier. estuvo Mercurio es­ condido debajo de las alas de la Ibis. P a n o fsk y h a a n a liz a d o la sig n ificació n d e este A rc o en fu n ció n d e los H ieroglyphica de H o ra p o lo se ñ a la n d o d e e s ta m a n e ra q u e M a x im ilia n o e s un g o b e rn a n te v ic to rio so q u e h a lo g ra d o triu n fa r c o n tra el re y d e F ra n c ia . 59. a toda prisa. "" C. m N . Otros dicen haber sido amada de Mercurio. Clemente de Alejandría. Para significar «imposible que suceda». 75. Esta relación se debe muy probablemente a una semejanza fonética entre ib «corazón» y hbi «ibis». form a un tetrágono o triángulo. se ñ o r del c o ra z ó n y d e la elo cu en cia. p á g . Tiran del carro dos Cigüeñas. 29. C a m e ra riu s n o s lo p re se n ta e n su em b lem a X X X IX c o m o re fe re n c ia al a m o r p o r la p atria. 2. Nat. de ¡s. I8Í E. ave a la q u e id en tifica c o n el ibis: Cómo representan «lo que es imposible que suceda». ob. que Mercurio. «Sensualidad». añ a d e q u e su aso ciació n al c o ra z ó n se d ebe a q u e cu an d o n ace el ave p esa d o s d ra c m a s. X. X IX ). Con el símil indicado también se nos avisa que los hombres que siguen la ruta de los sentidos corren grandes peligros de hundirse en su seno. G u g l i e l m i . P o r se r un an im al q u e d e sa rro lla to d a su v id a en el N ilo . L o q u e e s i m p o s i b l e q u e s u c e d a ¿ M ü f Couhójdhoi á i£¿7» u im a u /ip . cuantos son los días que dura su creciente v menguante (Hist. que en la guerra que tuvieron los gigantes contra los dioses. X V II. V. cayendo en un peli­ gro tan m ortal y acuciante"". p á g . según narran los Historiadores. R ip a . Vida y Arte de Alberto Durero. se convirtió en Cigüeña1 El Fisiólogo le co n fie re al an im al u n sim bolism o n e g a tiv o al re la c io n a rlo con los an im a le s in m u n d o s q u e d e v o r a 1*". Fue también consagrada esta ave a la luna. que es form a del corazón: y poniendo el pico y cuello debajo del ala para dormir. es una especie de Cigüeña que nace en Egipto —como describe Aristóteles en su libro «De la Naturaleza de los Animales»—. 5. mientras se llevan consigo. a) Fuentes: Juan Lido. . añadiendo Ovidio. 76. p. que es del que se trata. Y aún se asegura que la primera letra de su Alfabeto era el ¡bis. 274 c. lugar donde. R ip a al se ñ a la r el m o d o de re p re se n ta r el « C a rro de M e rc u rio » nos d ic e q u e éste d eb e e s ta r tira d o p o r d o s cig ü eñ as. ob. re­ presenta también su figura. c¡t. C u rio s a m e n te esta c o m p o sic ió n d e p r e s e n ta r ex clu siv am en te los p ie s d e n tr o d e las ag u as a p a re c e e n el ta n c ita d o A rco d e T riu n fo de M a x im ilia n o b ajo la fig u ra del E m ­ p e ra d o r. si quieren expresar lo mismo de otra form a. b) En época griega el ibis es el signo que representa la palabra «corazón». Fedro. A si lo escribe Marco Tulio en su tercer libro «Sobre la Naturaleza de los dioses». 355 St. IV. cit.. padre de la elocuencia. Physiologus. en el tercer libro de sus «Metamorfosis». R ip a n o s h a b la d e la im a g e n del h o m b re q u e in tro d u c e los pies en el a g u a p a r a h a c e r re fe re n c ia a la « S en su a lid a d » : Aparece puesto en pie en medio del agua corriente.. P a n o f s k y . et Os. ob. un hombre sin cabeza paseando. pues el pájaro llamado ¡bis. cit. y como las dos cosas son imposible. por ser conveniente a su naturaleza con lo negro y blanco de sus plumas. N o se e n c u e n tra n fu e n te s en el m u n d o clásico q u e nos re m ita n a e s ta sig n ificació n m e d ia n te los pies. representándose por medio del que está metido en ¡a corriente la figura del pecador. y las blancas los pronunciados y claros para el oído. y realizándose esto de acuerdo con aquel dicho de David cuando escribe: «En­ traron las aguas hasta mi alma». y la que hay de ellos al pico.. Las negras significan los conceptos tácitos del entendimiento. lo qu e p a r e c ía im p o sib le. un tiempo sin provecho y sin mérito alguno. Plutarco.. quaest. conv. con razón se han adoptado para esto. 7. Utilizan algunos la figura del agua como símbolo apro­ piado de los pecados del hombre. e x p re sa d o p o r el gallo. aves consagradas a Mercurio. T a m b ié n A lciato en su em b le m a L X X X V II le rela­ c io n a co n estas c a ra c te rístic a s y lo p r o p o n e co m o ejem p lo d e q u ien es m a n c h a n su boca co n p ala b ra s su cias y d esh o n estas. dando a aquel pueblo sus leyes y enseñándoles la escritura. pin­ tan unos pies de hombre paseándose por el agua. cuando huía junto con los demás Dioses ante el empuje del gigante Tifeo.. 192. reinó Mercurio. «Carro de Mercurio».

Mor. Lauth propone otro jeroglífico. y representan esto por la se­ mejanza del trabajo. e n tre o tro s . XXVI). La prim e­ ra de ellas es la de dos pies andando por el agua. poderoso y valeroso (león). Se encuentra el de un animal acéfalo. pintan dos pies de hombre en el agua. Sin embargo. Con respecto al Arco del Triunfo de Maximiliano que venimos comentando Panofsky ofrece la siguiente traducción de las imágenes de las que venimos dando cuenta: Maximiliano (el propio emperador) —príncipe (perro vestido de estola) de gran piedad (estrella sobre la co­ rona del emperador). 3 T íg/xov/1 Cómo representan «batanero». el que significa «im pedir». Sin embargo. donde está representada una pierna inmovilizada por un obstáculo y dada la forma rectangular de éste queda la duda de que pudiera ser un estanque o algo similar. pág. Hay otra hipótesis basada en una posible confusión entre sm «caminar» y el ideo­ grama que indica «calentar». en la xilografía.5?5f. I. 232 b) H orapolo señala para el significado de «batanero» el mismo signo que en otro capítulo ín­ dica «lo que es imposible». pero su sig­ nificado no tiene relación con este capítulo. T a m p o c o en este jero g lífico e n c o n tra m o s fu e n te s. emperador romano (águila o. p u es es en estos b a ta n e s d o n d e se d a n cita to d a su e rte d e anim ales q u e rem ite n al m al c o m o so n las se rp ie n te s o la s ran as. no sería difícil pensar en una fusión de ideas entre el hecho de lavar y los pies en agua.T b) Para el mismo concepto de lo imposible Horapolo describe dos representaciones. águilas bordadas en el paño de honor). más bien. Y a h em o s h a b la d o d e có m o R ip a re la c io n a b a los pies e n las a g u a s con la se n su a ­ lidad q u izá p o d a m o s e n c o n tra r e n esta im a g e n c ie rta re la c ió n . Para indicar «batanero».2 . 188 y 189. je r o g líf ic o X. . porque aquel oficio no se puede hacer desde la orilla y es menester estén entrados en el agua (Embl. muy magnánimo. A sí n o s lo m an ifie sta. caminar». cosa que era juzgada imposible (pies que caminan solos por el agua) por toda la humanidad. no tiene nada que ver con el que da nues­ tro autor. Ju a n de H o ro z c o relacio n a e s ta im ag en co n aq u éllo s q u e te n ía n p o r o ficio lavar: El que tenía por oficio lavar. smm. que quiere decir el rev de Francia). ^ tc t( p ía X tjiii\o iw T ic . adornado con todos los dones de la naturaleza y poseedor de artes y saber (rocío que desciende de! cielo) y señor de bue­ na parte deI globo terrestre (serpiente circundando el cetro).1 Ibídem. f jjj. B a t a n e r o na'{y>& $ícc. que se trata de una invención de Horapolo. la relación no se ve del todo clara. . sino que representa la idea de «andar.ú o 7 n S h ( ’caO gixsx \ jy ^ íu tn . descendiente de antiguo linaje (la gavilla de papiro que le sirve de asiento). ennoblecido por ¡a fam a imperecedera y eterna (basilisco sobre la corona del emperador). 233 . el ideogram a que recoge los signos del agua con el de los pies humanos. dos pies de hom bre en el agua. El segundo ideogram a es el de un hombre paseando sin cabeza. Dos piernas aparecen en la grafía de la palabra que indica «jarra para lavar los pies». el e m b le m ista L u z ó n d e M illares en su sym bolo 11. p o r c u a n to tra b a ja r e n estas zo n as ac u o sa s suele ser visto p o r la e m b le m á tic a c o m o u n a e x p re sió n d ire c ta d e lo m aligno. pintaban en dos pies entrados en el agua. 1. y con ello se ha protegido vigilantemente (grulla levantando una pata i de las estratagemas de dicho enemigo. que no tiene un uso regular en la serie de los jeroglíficos. Parece. . a u n q u e es c la ra esta a so c ia c ió n del c u e rp o del g ra b a d o co n el te m a a r e p re s e n ta r y a que el b a ta n e r o es q u ien tra b a ja en los te rre n o s e m p a n ta n a d o s y d o m in a d o s p o r las ag u as. Si se adm ite que Horapolo conoce esta grafía. una de las tareas de este oficio.con marcial virtud y gran discrección (toro) ha ganado una victoria deslumbrante (halcón sobre el orbe) sobre el poderoso rey que aquí se indica (gallo sobre una serpiente.

Libro II DE LA IN T ER PR ET A C IÓ N DE LOS JER O G LÍFIC O S DE H O RA PO LO DEL N ILO .

Capítulo I Jeroglíficos sobre la idea de los astros y lo celeste .

este a u to r p r o ­ p o n e la e s tre lla d e n tro d e la ic o n o g ra fía e sp ecífica d e la m u sa U ra n ia . X X V ). p u es C risto su ele a p a re c e r e n tre v a ria s estre lla s p a r a re fe rir la id ea d e d iv in id a d y e te rn id a d .. E n ese se n tid o p o d e m o s se ñ a la r alg u n o s m o sa ic o s d e S an V ital d e R á v en a d o n d e C risto a p a ­ re c e c o n u n c o r d e r o e n sus h o m b ro s y so b re El se d isp o n e n las estrellas. Roma (1603). R ip a . Dios. c o n ­ c r e ta m e n te e n su Je ro g lífico V. L os tex to s E v an g élico s c o m o E l A pocalipsis y a re la c io n a n la id ea de D io s-H ijo co n las estrellas: El Hijo del hombre tenía en sus manos siete estrellas (Ap. porque la victoria la asigna la providencia divina por la que se cumplen el movimiento de las estrellas y de todo el universo. 239 . al tr a ta r d e los Je ro g lífic o s so b re la id ea d e los D io ses. Pues les parece que sin el Dios nada se mantiene. otras «tar­ de». otras «tiempo». n o e x tra ñ a que R ip a n o s la p r o p o n g a c o m o im a g e n d e la « N o b le z a » s e ñ a la n d o que p o r aq u élla se ex p resa «las p u ­ ras te n d e n c ia s y reso lu cio n es de á n im o » 1. E sta aso ciació n p r o ­ v ien e d e la c o n c e p c ió n có sm ica d e tie m p o s an tig u o s. «Nobleza». Iconología. V im os en el lib ro I.u x ^ á» 0 ftJm '5 (í¿si© -\ * Qué expresan dibujando una estrella. X L IV . T a m b ié n se a s o c ia a lo a lto y p u ro : e n co n secu en cia. Entre los egipcios dibujando una estrella unas veces se representa «divinidad». En la ic o n o g ra fía p a le o c ristia n a n o es e x tra ñ o e n c o n tra rn o s co n tal re la c ió n . «Urania». otras «alma de un ser humano varón». 16). V a le ria n o rec o g e m e d ia n te la estrella las d ife re n te s sig n ificacio n es q u e p ro p o n e H o ra p o lo y n o s d ice q u e p o r el m o v im ie n to d e las estrellas se p u e d e c o n o c e r la g ra n d e z a de D io s (Hier. otras «noche».. q u e p o r la estrella se e n te n d ía la id e a d e D ios: . 1 C. Ibidem.J e r o g líf ic o I. E n relació n c o n lo celeste. Y a h e m o s se ñ a la d o c o n a n te rio rid a d c ó m o la estrella e r a u tiliz a d a p o r d ife re n te s a rtis ta s c o m o D u r e ro p a ra se ñ a la r la im a g e n d e la p ro v id e n c ia . L a id e a d e D i o s TÍ ¿ r ija S hA í D # ^ - A t » f HV( AÍyvv¡Ia¡! y£t{<J)cpSjí{¡ Tnrrí ft V H /x u A a ^ r i A l li/tí-ra¡im l J l l ^ ó í o ^ l t r } J lt 4 . del d o m in io d e los cielos. llam ad a C e le ste p o r los la tin o s '.

el M o to r q u e to d o lo m ueve y el Je fe a lre d e d o r del cual g ra v ita n los as­ je r o g líf ic o II. q u e p o r los p ies ju n to s en el a g u a se q u e ría sig n ific a r alg o q u e e s im p o ­ sible q u e su ced a. Sin d u d a . to d o se r d e la creació n . §368.. está en continuo movimiento hasta que se fije a la luz de aquella estrella inmóvil. 32. D e a h í q u e fu era c o n s id e ra d a e s ta e stre lla c o m o el C e n tro al q u e to d o se re fie re . melancólica y privada de belleza '. Kr. del am anecer y del atardecer. d o n d e la p o lar se co n v ie rte b ajo el m o te Im m o b ilis a d im m obile N u m e n en la im agen d e D io s d o n d e d e b e m ira r. aparece helada. X.. el destino y el número cinco. y esto de través. En cuanto al último significado ya hemos visto en el Libro I que una de las posibles repre­ sentaciones del alma es mediante un ave que en época tardía va acom pañada de una estrella: ~k Para Sbordone la relación no se establece por la grafía. una llamada Lucifer y la otra Héspero. 241 . Theb. 781 ss. aunque de una form a abusiva. hay varias palabras en egipcio para designar este con­ cepto: msrw. según los egipcios. Lucano. 24 ss. y a R ip a . En todos los casos aparece el determinativo de la estrella suspendi­ da del cielo. C ha m peau x y D. A sí. n r l i h: wj.. p o r c u a n to este a s tro a p a re c e p o cas v eces e n In v iern o . Idea de un Principe Político Cristiano. q u e g o z a del p riv ileg io de p e r m a n e c e r in m óvil m ie n tra s los d em ás a stro s g ira n a su a lre d e d o r. vv.. 2. «Invierno»..C h a m p e a u x n o s h a b la del c a rá c te r de la estrella p o lar. la id ea d e estab ilid ad va en c o n s o n a n c ia con la e s ta c ió n del a ñ o a q u e se refiere H o ra p o lo : el In v iern o . I. Estacio. Lido. I. Enn. en época tardía la grafía de la estrella representa a Dios. quedando fría. Milán (1642). vol. 9. A h o ra se n os p re se n ta n a m b o s pies y c u rio sa m e n te la id ea d e d e te n ­ ción q u e p r o p o n e H o ra p o lo se o p o n e al s e n tid o del Je ro g lífico p o r c u a n to é s te e x p re ­ sa c la ra m e n te m o v im ien to . 10 y 11. representada en cien empresas. 49. ta l c o m o lo re fie re O v id io en sus M etam orfosis: . 94 y ss. 240 Dos pies juntos y parados significan la ca­ rrera del sol en el solsticio de invierno. b) En el libro I se encuentra el jeroglífico de la estrella X p a r a representar el dios que está en el m undo. en Hopfner. evang. sino por la creencia extendida en el siglo l de que las almas no bajaban al Hades sino que subían al cielo. II. aunque con distinto matiz. empresa XXIV. Madrid (1984). del pri­ mer elemento. Respecto a esta idea de tiempo. pues congelaría el más ardiente rayo: y con su aliento tal niebla suele despedir que a sí oscurece el esplendor del S o l\ s C. n o s dice: A . E l Sol sólo lo ve algunas veces. dado que los nombres que in­ dican duración de tiem po van acompañados por el ideograma solar (ver en el Libro I los conceptos de «eternidad» y «año»). pasando en su camino por la luna. Qué (expresan dibujando) dos pies juntos y parados. Ripa en sus grabados propone la representación del Cre­ púsculo de la M añana y de la Tarde mediante un querubín que porta en su frente una estre­ lla. ind. de modo que está rígido. A sí. Offenb. 2. Plotino. hell. IX. IV.. 39. 395 y 461 W. el Invierno suele considerarse como la vejez de! año. ‘ Cfr. pues son las señales celestes. c a n o s a y e n tris te ­ cid a p o rq u e: .. llevada de una natural simpatía. Luciano. los pies ju n to s y q u ieto s v ie n e n a se r re fe re n c ia al lev e m o v im ien to so ­ lar. I. 19. Q uerem ón en Eusebio. c o m o b rú ju la .S. vv. III.5. Proclo. 44. Introducción al mundo de los símbolos. estando agotada la tierra p or sus na­ turales fatigas anuales. c u a n d o re fie re el m o d o de fig u ra r el « In v ie rn o » . A¿o 7ríj\<(irujjnyo¿i[r¿i fitCnn¿Tt(. 4 D.6. sobre quien se vuelven las esferas. cit. I. P o r ta n to .£Ct¿eífir«2f J -m r w irtfícúiouiri- tro s c o m o u n a c o rte e n to rn o a su R e y 3. û \ln <r c i 7 tà f . Porfirio. no es extraño que haya llegado a significar «tiempo». Plinio II. I ss. 4 y 11. Toda su piel desde la cabeza a los pies. grli. temblando y batiendo los dientes. de mens. que a cualquier horror supera.. co m o c o m p ro b a m o s e n la e m p re sa X X IV de S aa v e d ra F a ja rd o . Scip. haciendo temblar a cuantos en él piensan. hacia las estrellas. vv. pp. el P rin c ip io del que to d o e m a n a . Una estrella sobre la cabeza de una figura femenina significa las horas nocturnas. I. S aavedra F a ja r d o . som. Para Sbordone estas dos series deben proceder sin duda de un origen distinto. pág. praep. T • Este mismo elemento se encuentra en las palabras que significan «noche»: whX. R ipa . Macrobio. Com o ya vimos. al h a b la r d e los Je ro g lífic o s so b re ideas v arias.5. en quien está el reposo y de quien nace el movimiento de las cosas'.. VI. n o s dice q u e se le re p re se n ta m e d ia n te u n a m u je r vieja. a) Fuentes: Herm es Trismegisto en Estobeo I. pero si se hace extensivo a todas las horas. ob. de morte Per. ni. L a E m b lem ática reco g ió estas id eas. Y a h e m o s te n id o o c a sió n d e v e r en el L ib ro 1. ìbidem. S terck x . tanto del día como de la noche. que explicaría la repetición.m e . así nosotros vivimos inquietos hasta que no llegamos a conocer y adorar aquel increado Norte. M o v i m i e n t o s o l a r T¡ 2 túo m S b r 'n w H r o f l i i o u o ÿ f iíC t m í. En cuanto al significado de «tarde». 1.’. ad Remp. Un viejo apareció. ‘ G. refirién d o se al alm a. Flavio Josefo.

. éste contiene una idea de movimiento que se opone a la mención de nuestro autor. X X III —Anotaciones). A n . d e su H istoria Natural. según la letra común del griego en Oro Apo­ lo. cubiertas de una corteza negra y dedos divididos. no r e p re s e n ta al a s tro . y otra Diopolipodes. Volando ju n ta s y en orden. «caminar». b) La descripción que hace Horapolo se corresponde con el ideograma J. como dice Oro. y de cualquier manera dan a entender estas figuras el detenerse el sol.. Por esta causa los sabios de Egipto. resa lta n d o la id e a d e v u elo alto . Si quieren indicar «hombre que conoce los fen ó m en o s celestes» pintan una grulla volando. XXV. H o ra p o lo .. pintaban una grulla volando. Mor. Los pies se pintan iguales como del que está parado.1 Sin em bargo. y en nmt. negras. p u e s su g ra z n id o es c la ra se ñ al d e to r m e n ta s (Hist. para man­ tenerse en paz. aunque no sea ello asi. ivi'. Por esta causa fu ero n entre los antiguos jeroglifico de la prudencia. rig id e z c a u s a d a p o r éste y au sen cia de sol en e s ta estació n . Nal.. b ie n p o r d o s p u lp o s: El solsticio del Sol significaban por dos pies juntos. mas el no pasar adelante parece que es parar. Este jeroglifico.inciiO! $5 CiJ-h. y si son dos pulpos han de estar asidos el uno al otro.. por la parle de adelante negro. V a le ria n o re co g e este tex to d e H o ra p o lo y n o s dice q u e m e d ia n te d o s p ie s ro d e a ­ d o s p o r ce p a s los a n tig u o s eg ip cio s q u isie ro n re p re s e n ta r el in v ie rn o . tal co m o o c u rre a las ce p a s q u e. se vuelve con ligereza a puerto y guar­ da del daño su nao. Es su cuello m u y largo. y las últi­ m as plumas de las alas. que es dos pies. tra n q u ilid a d y a n u n c ia d o ­ ra de los fe n ó m e n o s celestes. X L V II). y no ser combatida de las tempestades. c o m o luego verem os. L a id e a e s tá p re s e n te e n E lian o .. pues nunca para el sol. pronostican tranquilidad. parece que de su voz las dieron el nombre llamándolas Grues. y por esta razón dicen que fu e esta ave mensajera de la Diosa Ceres. Se encuentra en la palabra. X. para significar al hombre que se guardaba de las ase­ chanzas y cautelas de sus contrarios. H o m b r e q u e c o n o c e l o s f e n ó m e n o s c e l e s t e s ctJlí'ioc fiíAo¡¡cc. I.. ria n o q u e e s ta id e a se r e p re s e n ta m ás fielm ente m ed ia n te d o s p u lp o s a ta d o s c o n ju n ta ­ m e n te q u e p o r m e d io d e los d o s pies. n o los p ies q u e v em o s r e p re s e n ­ ta d o s (H ier.iTloga ^i\a iri:sH U » icu . A ñade: 242 243 . La idea de detención que se encuentra en H orapolo podría relacionarse con el hecho de que este signo acom paña a m enudo a las palabras «pararse». h a s ta la p rim a v e ra . «venir». Vuelan m u y alto para mirar desde cerca las nubes. P o d e m o s a p re c ia r alg u n as c u a lid a d e s d e la g ru lla q u e c o n v e rg e n con el se n tid o p ro p u e sto p o r H o ra p o lo . y de la custodia o vigilancia. m as cuando ve el marinero que andan haciendo cercos y revoloteando sin orden en medio del mar. aunque no está clara la relación con el solsticio de invierno. Pues aquélla vuela m u y alto para ver las nubes. . ASf náu't-ña-nujicc 3 í& jh jc u ¡!i a á i<r *.. porque una dice Diopodes. 44). debía representar bien la idea de la «carrera del sol». sin flo rece r. y d el mismo color es su pico... Cómo expresan «hombre que conoce ¡os f e ­ nómenos celestes». fj. de modo que entonces no la agiten. y así se dice haber tomado de ellas orden el hombre para gobernarse (Hist. seguido sin duda del disco solar. con que se sabe que aunque más pies tengan no pueden moverse asidos de esta manera {Embl. A c la ra V ale­ J e r o g líf ic o I I I .V e m o s q u e e s ta n a rra c ió n d e O v id io refiere ai In v ie rn o y aq u í se n o s in sis te en la id e a d e l frío . XX). q u e d a n p e q u e ñ a s .. c o m o p a r te re­ p re s e n ta tiv a d e l c u e rp o h u m a n o .. H o ro z c o ex p lica q u e e s ta im ag en p u d o re p re se n ta rse b ien p o r d o s p ies. El color de su cuerpo es cenizo.. A sí. e incluso insiste en q u e esta es la a u té n tic a re p re s e n ta c ió n p r o p u e s ta p o r los libros de H o ra p o lo . y otra letra griega dice dos pulpos. E sta c a r a c te r ís tic a d el av e p o r la q u e v u e la m u y alto y e n p e rfe c to o rd e n y a fue se ñ a la d a p o r P linio e n el lib ro X. la cual incluso p u ed e re m itirse a los asp e c to s esp iritu ales. q u e r ie n d o in sistir e n q u e la c a rre ra d el sol d u ra n te el in v ie rn o p a re c e n o ex istir. p a r a q u ie n la g ru lla es u n a n im a l q u e a n u n c ia fe­ n ó m e n o s a tm o sfé ric o s. H u e rta en su c o m e n ta rio n o s h a b la d e alg u n o s a s p e c to s d e la grulla: Es esta ave m uy alta. y lo alto de la cabeza. sino andar con quietud en lo alto. y rwj. que es dos pulpos. sie n d o p o ­ d a d a s e n este tie m p o . el ave se c o n v ie rte en u n a cla ra id ea del h o m b re q u e c o n o c e ta n to los fe n ó m e n o s a tm o sfé ric o s c o m o los c elestres en fu n ció n d e su tra n q u ilid a d .. c a p ítu lo X X III. Sus piernas son altas y delgadas. tamaños como los del hombre. e s ta c ió n d el añ o e n la q u e el Sol d isc u rre m ás le n ta m e n te . y es la que siguen las traslaciones que hay de él. como parece se detiene. «cesar». I... Yendo por el aire se quexan con una voz ronca y grande. >^ajoiÍTfTáwí/0(j ^ay(aq>’¡o't¡i.. d e s n u d o s y quietos. y p a r a d e s ta c a r el se n tid o del frío d isp o n e los pies.. Conócese la llegada del In­ vierno con su venida y voces.

S ig u ien d o a V a le ria n o nos e n c o n tra m o s co n q u e este av e h a c e re fe re n c ia a la idea del h o m b re q u e b u sc a las co sas sublim es en su es p íritu . p a re c e m ás p la u s ib le q u e este av e re s­ p o n d a al P á ja ro del P a ra íso . cit. c o m o h e m o s se ñ a la d o . b) H orapolo recoge en este capítulo algunas noticias sobre la grulla que aparecen en A ristóte­ les. c o m p a rá n d o se tal a c c ió n c o n la sa b id u ría p a r a g u a r­ P e ro el se n tid o m o ral q u e h em o s d a d o a la c o m p o s ic ió n q u e a n a liz a m o s se r e fre n ­ d a e n R ip a . no es raro encontrar asociado el vuelo de la grulla con la idea de tran ­ quilidad. I. «Vigilancia». 362. Incluso. 375). E n este s e n tid o R ip a p r o p o n e al an im al com o im ag en d e la « V ig ila n c ia » '. c o m o re la ta este lib ro . X X X ). P lo tin o . d a rse d e lo s enem igos*. E sta ú ltim a c u a lid a d se d e s ta c a so b re las d e m á s y su c a r á c te r d e v ig ilan cia se m a­ n ifie sta en el B estiario Toscano.. C o m o p o d e m o s e n te n d e r tra s esta n a rra c ió n . Madrid (1986). a s p e c to q u e. a n im al q u e n o tie n e p ie s y sie m p re h a d e v o lar. X V II. P re c isa de igual m a n e ra la id ea d e v ig ilan cia en estas aves. cuyo vestido ha de estar integramente estam pado de hormigas. el se n tid o m o ra l q u e h e m o s d a d o al tex to d e H o r a p o lo p a re c e re fre n d a rse ta n to e n V a le ria n o c o m o e n R ip a . por lo que dice Aristóteles. Cicerón. M a n d ev ille . 14.. Y si vienen volando desde el mar. Señala además la Grulla. 44. cit. T a m b ié n . de su u n ió n c o n lo s h o m b re s p ro v e n ía u n tip o de m o n stru o c o n s id e ra d o el h o m b re -g ru lla . que aparece volando. (Geor. e n la G alería d e Francisco I. así como de todas aquellas que están m ás alejadas de la tierra. se h a d e a ñ a d ir la p e rse v e ra n c ia . q u ie n al h a b la r d e la « In v e stig a c ió n » se ñ a la q u e se h a d e r e p r e s e n ta r m e ­ d ia n te u n a: M ujer con alas en la cabeza. d e s ta c a n d o la id ea de P rín c ip e v ig ilan te. este a n im al n o cam b ia la to n a lid a d d e sus p lu m a s c o n la vejez. vv. Q u iz á sea este p á ja ro el q u e vem o s en a lg u n a s m e d a lla s c o m o la q u e re a liz a ra G io v an n i B a ttis ta G u g lie lm a d a e n el siglo x v ii p a r a la R e in a C r is tin a y d o n d e a p a r e c e el ave v o la n d o so b re las n u b e s c o n la ley e n d a M i N ih il in T e n is. a imagen y semejanza de este pájaro. V irg ilio e n sus G eórgicas o frec e a la g ru lla este se n tid o d e a n u n c ia d o r a d e los fe­ n ó m e n o s atm o sférico s: A si que se acerca (la lluvia). Eliano. Teofrasto. R ip a . 374-375. pág. ob. P re c isa V a le ria n o q u e el ave v u ela sie m p re e n las a ltu ra s sin m ira r a la tie r ra y tra ta d e e v ita r las te m p e s ta d e s. s u b r a y a n d o p o r lo m is­ m o el c a r á c te r v irtu o s o d e la e fig ia d a c o n tr a el d o m in io d e la m a te ria lid a d . las grullas se apresuran a huir. X V II). p u e s p a r a V a lerian o (H ier. Virgilio. de signis. q u e viene a re p re se n ta r un esp íritu p ersev e ran te. 244 " C. c o n u n se n tid o de m e s u ra e n el h a b la n o s la p r o p o n e B o rja e n u n a d e su s e m p re sa s . que las grullas vienen volando desde el m ar a ¡a tierra y anun­ cian a las personas inteligentes la amenaza de una violenta tormenta. de divtn. R ipa. así como el dedo índice de Ia m ism a mano. es u n a e n s e ñ a n z a a la q u e r e m ite e s te a n im a l. co m o rec o g e V alerian o . pre­ sagian buen tiempo y viento encalmado. * El Bestiario Toscano. y así. 125. q u e a s p ira a c o n o c e r lo celeste lejo s del d o m in io p a sio n a l de lo te rre n o . T a m b ié n lo h a c e R o sso al p re se n ta rla j u n to al e le fa n te . VII. entonces anuncian fu erte tem­ pestad (Hist. fieles se g u i­ d o re s d el p rim e ro . e m b le m a d e l R ey. El c a r á c te r d e la v io len cia y fero c id a d al q u e a lu d e ta m b ié n P lin io se n a r r a e n E l libro d e las M a ra villa s del M undo. qu e escrib iera J u a n d e M a n d e v ille . m ostrando de este m odo una grulla que vuela por los aires.. 30. c o m o ta m b ié n re fie re P lin io . 8. S an Isid o ro d e s ta c a ta m b ié n esta cu alid ad de las g ru lla s p o r la q u e v u elan m u y alto c o n o b je to d e ver fácilm en te las tie rra s p o r d o n d e van. «Investigación». a la id e a d e v ig ilan cia. recuerdan con su silencio a los que son expertos en estos achaques. Libro de las Maravillas del Mundo.. Por otra parte. III. al igual q u e R ip a y A lciato e n su e m b le m a X V II. al hombre curioso e investigador de las cosas m ás elevadas y subli­ mes. q u e fue m u y d iv u lg a d o en im ág en es d u ra n te los siglos x v i y XVII L a g ru lla h a to m a d o d ife re n te s significaciones. y si vuelan silenciosas. georg. 614 b 19-21. 245 . Q u izás es e n este se n tid o m o ra l d o n d e p o d e ­ m o s e n c o n tra r el significado últim o a que nos quiere rem itir el id eo g ram a de H orapolo. Plinio. 7. y sig u ie n d o las E m p re s a s d e J u a n d e B o rja . p o r ta n u n a p ie d r a en sus p a ta s p a ra q u e e n caso de d o rm irse el so n id o las d e s p ie rte ( E l X II. que habrá tiempo apacible. p o r lo a) Fuentes: Aristóteles. 7). HA IX. NA I. An. los v ien to s. que es de los que vuelan m ás alto. 5 J. Valencia (1521). W.. Y c o n e s ta fin alid a d fu e d is p u e s ta p o r D u re ro co n la p ie d ra en sus p a ta s en el c ita d o A rco d e l T riu n fo de M a x im ilia n o . p u es se decía q u e el av e lu c h a b a c o n tr a los P igm eos. V IÍ). ya q u e. alcanzando una gran velocidad y llegando m u y lejos con la vista'". N o o b s ta n ­ te. e id e n tific ó a este p á ja r o c o n la g ru lla (H ier. III. Tendrá en alto el brazo. re p re ­ s e n ta d a e n em b lem as y a rte s. ’ C. y dando graznidos y la bandada se desbarata porque están agitadas. XVIII. 10.. ob. e n te n d ió q u e el alm a del h o m b re se tr a n s f o rm a b a en p á ja r o p a r a a s c e n d e r a lo celeste.Sé. a m a n d o la b o n a n z a y la c a lm a e n to d o m o m e n ­ to . porque de este modo mostraban los Egipcios. Su vuelo es tranquilo. I. VII. I.

Capítulo II Jeroglíficos sobre la idea de los elementos .

su ceso qu e se visualiza en la e d ic ió n d e M e rc e ro c o n el h alcó n d irig ie n d o su v u elo h a c ia el sol. o u /ío u y C í. se a s o c ia al c is n e . h a c e n o ta r q u e el ú n ic o sig n o q u e se a p r o ­ xim a en sig n ific a d o re p re s e n ta n o u n h a lc ó n . ’’ J. XXVIII. 297.u c Ú v c i .. E n la p re se n te c o m p o sic ió n a p a re c e v o la n d o h a c ia lev an te. S b o rd o n e . E n este s e n tid o . d e a h í q u e e r a re p re s e n ta c ió n d e los esp iritu al. A sí lo m e n c io n a V ale­ ria n o sig u ie n d o a F ilo s tra to ." . Madrid (1683). A ñ a d e q u e p a r a alg u n o s e s ta c o m p o s ic ió n e s im a g e n d e lo s v ie n to s . X X I. es especie de Ganso. q u ie n . F e r r e r DE V a l d e c e b r o . cantan. 249 .. en su G ovierno G en era l M o ra l y Político h a lla d o en la s a ves m á s g e n e ­ rosas y nobles (M a d r id 1683).j e r o g líf ic o I. se g ú n v e re m o s m ás a d e la n te . Tlw ¿vaTnAty] i í f a | ccSt ^ í n á ^ o v 3ía>y. bien que es m á s corpu­ lento.áiiU t u . L . Cantan de ordinario. al d a r c u e n ta q u e su c a n to es m u y s in g u la r c u a n d o so p la este v ien to (Hier. Cap. F e r re r de V ald eceb ro . d e c ía m o s c ó m o este an im al p o d ía v o lar m ira n d o al a s tro . V).iiiu.oy. más airoso y de m ás generosas propiedades. L a n a rra c ió n d e H o ra p o lo se c o n tin ú a e n V a le ria n o . E n el L ib ro 1 ya c o n sid e rá b a m o s la im a g e n del h alcó n a s o c ia d a al sol. Cómo expresan «viento».I t i 5 M < i i j . pero no en todas partes donde se hallan. Un halcón volando en las alturas hacia el le­ vante representa los vientos. E lian o ta m b ié n re la c io n a al cisn e c o n los v ie n to s. donde sopla apacible y fresco el Céfiro. c o n c r e ta m e n te c o n el N o r te .V . El C é firo . i ^ a | 2 4 3 ' T ÍTO ^ ' @ ^ •raí -ji{^u}c((ci ¿ i^ ijio y iif ífu y ix í^ a it. en hsasoa V. arífiOj. V i e n t o n<üf tt. m . del alm a.. tan celebrado como poco conocido. X X I). n o s d ice q u e v ie n e a r e p r e s e n ta r el ele m e n to a ire si a p a r e c e c o n las alas e x te n d id a s . ex p lica q u e el cisn e v ie n e a s e r u n a v a rie d a d d e lo s g a n ­ so s y este a n im al sí q u e se re la c io n a c o n lo s v ien to s: Este Pájaro. G o n z á l e z d e Z a r a t e . M. Govierno general Moral y Político hallado en las aves más generosas y nobles... sin o u n g a n s o . Se- " A. p u e s las m ism a s e s tá n d is p u e s ta s p a r a el vuelo. p u e s el v ie n to no es o tr a c o s a q u e el e le m e n to a ire im p u lsa d o (H ier. X X 1 H . v ie n to p rim a v e ra l b e n ig n o 12. e x p o n ie n d o las d ife­ re n te s sig n ific a c io n e s a las q u e re m ite el a n im a l. pág. « E l reflejo marítimo en la cultura de Occidente».

XI. a) Fuentes: D iodoro 111. p o r la lig e re z a co n q u e a tra v ie s a n el a ire . R ip a . Emblemas morales. N o e x tr a ñ a q u e R ip a . Y cuando en el m om ento acostumbrado ellos realizan el ritual establecido del susodicho dios. además. D e ig u al m a n e ra el g r a b a d o se h izo ec o d e la im a g e n d e l h a lc ó n co n el e le m e n to v ie n to .. é s te n o es o tr a c o sa sin o un h u m o in fla m a d o . 1). G o n z á l e z d e Z á z a t e . lo que v ie n e a se r. XL1). así lo c o n s id e ra b a n : je r o g l í f i c o f l. a la h o r a d e re fe rir u n a r e p re s e n ta c ió n p a r a el v ie n to « C é­ firo » . en v arias o c a s io n e s. El pá­ j a r o u tiliz a d o n o e r a o tr o sin o a q u e l q u e se v e ía c o n m á s flu id e z c u a n d o d o m in a b a un tip o d e v ien to . Cogido entre sus manos ha de llevar. L a se n te n c ia la re su m e R ip a sig u ie n d o u n p ro v e rb io a n ti­ gu o p o r el q u e «E l h u m o d e la p a tr ia es m á s re lu c ie n te q u e el fu e g o a je n o » . Por un lado. siendo el v ie n to re p re s e n ta d o p o r la m e n c io n a d a ave. el h a lc ó n a p a r e c e e n la a ltu ra . oh. c o n c re ta m e n te en los fresco s q u e en el te c h o re a liz a ra R afael so b re los c u a tr o elem en to s. este ele m e n ­ to es el q u e D ios to m ó . sin d u d a . P o r ello no e x tra ñ a q u e el fu eg o fu e ra a so c ia d o co n la T e o lo g ía en la C á m a ra de la S ig n a tu ra del V atican o .» En A. oh.. X LV 1. los h ijo s d e B ó re a s y Q u ío n e . Humo elevándose hacia el cielo significa «fuego». R i p a . P o r o tr a p a r te . V alerian o sigue a H o r a p o lo p a r a s e ñ a la r q u e el h u m o sa lie n d o d e la tie r ra y ele­ v á n d o se h a c ia los cielo s es im a g e n d el fu e g o . sino de un ganso. 4. 250 A sí p o r las se ñ ales se p u e d e d e s c u b rir la p a s ió n in te r io r . 11 J. tal c o m o e s tu d ia C h a stel. u n a c la ra in flu e n c ia de e s to s H iero g lyp h ica . El h u m o c o m o señ al e v id e n te d e f u tu ro fu eg o a p a re c e e n u n a d e las c o m p o s ic io ­ nes de R ip a . « A m o r a la p a tr ia » .. V alerian o rela c io n a el fu eg o co n la d iv in id a d (Hier. p u e s a u n ­ q u e n o se brille co m o el fu eg o p u ro . A sí. p u e s . con las alas abiertas aparece cantando L a r e p re s e n ta c ió n del av e c o m o a le g o ría del e le m e n to a ire es m u y c o m ú n e n la H is­ to r ia d el A rte . Madrid (1610). p a r a m a n ife sta rse en las teo fan ías (Ex. así n o s lo r e p re s e n ta P ie te r v an A v o n t q u ie n e n 1622 re alizó en A m b e re s u n a se rie d e los c u a tro e le m e n to s m e d ia n te n iñ o s q u e p o r ta n d if e re n te s a trib u to s . de ahí q u e n a d ie d e b e re n u n c ia r a lo p ro p ia m e n te su y o " . El problem a está en que no se trata de un halcón. 19. L io n n o is d a c u e n ta d e c ó m o e n tre lo s e g ip c io s to d o s los v ie n to s v en ía n a re p re ­ s e n ta rs e m e d ia n te d ife re n te s p á ja ro s .M. K a zx v ic £¡f c¿favó¿j cux& jútrju. ya el h u m o es se ñ a l ta m b ié n d e la ex iste n cia de lo ígneo. 15 C . «soplo. el « A m o r a la P a tria » .A. A esto debió contribuir la aparición de varias representaciones de Horus con la form a de esta ave con las alas desplegadas. L a im ag en del h u m o es se ñ al e v id e n te q u e a n tic ip a la v isió n del fu eg o : así se to m a el e je m p lo en el Eclesiástico: El vapor y el humo se levantan del horno antes que la llama del fu eg o (Ecl. pero aparece tam bién en tiw . An. q u e v a m o s co m e n ­ ta n d o . con alas a la espalda y los carrillos hinchados. 247. núm. lo cual. Cómo representan «fuego». Pero la imagen que se describe aquí adem ás aparece con las alas abiertas en dirección al Este. El signo que m ejor expresa esto es. F u e g o r a ( zrv ? - . «Grabados de Juan Wieríx y la pintura flamenca del siglo xvn e n el Pra­ do. XXII). a c u d a a la im a g e n del cisne: Joven de alegre aspecto. ^ que acom paña com o determ inativo el verbo t n f «elevarse». A d e m á s.ñ a la q u e e s ta s av es b a ja b a n a r e n d ir cu lto a A p o lo c u a n d o lo s sa c e rd o te s d e e s ta divi­ n id a d . según generalmente se representan los vientos. e m b le m a IV. el halcón de por sí tiene el significado de «viento». E s ta e s la id ea q u e p r o ­ p o n e C o v a rru b ia s en su em b le m a IV m e d ia n te el h u m o q u e m a n ifie sta el fu eg o q u e existe en el in te rio r d e la c a r b o n e r a 14. un bellísimo cisne que.zsV t> <AhAci.18). 251 . descienden de los llamados «montes ripeos» (Hist.. La cuestión está en ver cóm o un ave de este tipo pudo llegar a ser sustituida por un halcón. E sto s m o n te s rip e o s e r a n u n a s m o n ta ñ a s fa b u lo sa s d e las q u e se su p o n ía q u e p ro ­ c e d ía el v ie n to n o rte. “ C. 14 S. y a q u e in clu so . C o v a r r u b i a s . til. y al se r el e le m e n to m ás e s p iritu a l. «Céfiro».E. c o m o p re c is a H o r a p o lo . com o podem os com probar en los tem as del siglo x v n que hemos com entado. e n la p in tu r a de H e n d r ic k d e C le rc k y D e n is v a n A lslo o t titu la d a E l P a ra íso y los cuatro e le m e n to s y en la d e l p r im e ro y J a n B ru e g h e l d e V elo u rs c o n o ­ c id a c o m o la A b u n d a n c ia con lo s cuatro elem en to s. llegó con claridad a las artes. A q u í u n jo v e n v e s tid o d e m ilita r p o r ta e n sus m a ­ no s u n a c o ro n a de g ra m a y o tr a de e n c in a . viento». a su la d o tie n e el h u m o al que m ira y en se n tid o c o n tr a rio el fu eg o . a p a r e c e la im a g e n del a ire m e d ia n ­ te u n jo v e n q u e so s tie n e e n su m a n o a lz a d a u n h a lc ó n c o n la s alas e x te n d id a s . c o m o d ic e A ristó te le s . b) En este capítulo encontram os la unión de dos partes en cierto m odo independientes. til.

<fíü<T hcctI^ x líxíípaA w CLtoufCt* m ie n tra s q u e el d e C a ín vu elv e h a c ia sí re fir ie n d o a u n a n o a c e p ta c ió n d iv in a o celeste d e ese sa c rific io y sí to ta lm e n te te r r e n a y p a s io n a l p o r c u a n to el h u m o vuelve so b re sí c a y e n d o o tr a vez a la tie rra . La salamandra no es un anima! que nazca en el fuego como los llamados «pirígonos». v e m o s al f o n d o d e la c o m p o s ic ió n c ó m o el h u m o d el sa c rific io d e A b el v a d ir e c ta m e n te a lo s c ie lo s y es se ñ a l d e b u e n sa crificio . Empresas Morales. E sta re la c ió n co n el fu eg o q u e d a d e s ta c a d a en E lian o : “ i. lo cu al c a u s ó la e n v id ia d el s e g u n d o y fue m o tiv o del a s e s in a to d e A b el. por lo que da la im­ presión de que la relación que propone H orapolo entre el fuego y el hum o puede estar ba­ sada en la pura observación de la realidad. P linio d a c u e n ta d e las c a ra c te rís tic a s d e este a n im a l c u a n d o p re c isa : b) El signo al que se hace referencia es ÍJ o Q. A sí. Nal. pero éste m ata a muchos al m ism o tiempo. Bruselas (1680). P or o tra parte. Con lo cual el fu e g o vuelve a tomar incremento se deja fácilmente manejar y no se apaga alim entado con el combustible usual (Hist. S an Isid o ro ta m b ié n rec o g e e s ta tra d ic ió n s e ñ a la n d o : Salamandra. y después se van encendiendo (Embl. y tan propia que siempre comienza con hum o hasta que se enciende. y se llena de lepra (Hist. mas se familiariza con él. tanta menor atención prestan ellos a este animal.B o rja v io e n el h u m o u n e le m e n to p a r a r e p r e s e n ta r a los p r e s u n tu o s o s y a m b ic io ­ J e r o g líf ic o 111. los principios de las cosas m alas que al principio son poco. LXVI1). se caen todos los pelos v el lugar que fuere tocado m uda de color. d o n d e m e d ia n te la im a g e n del h u m o se e x p lic a q u e D io s to m a b a lo s sa c rific io s de A b e l y no d e C a ín . saben m u y bien que la antedicha criatura trabaja en su contra. He aquila prueba: vive entre los artesanos y obreros que trabajan en las fraguas. y en tiempo de serenidad falta. vive en m edio de las llamas sin dolor )■ sin consumirse. 397. q u e c u a n to m á s a lto su b e m á s p re s to p e r e c e 16. E s ta im a g e n r e s p o n d e sin d u d a al G énesis (4 . y no sólo no se quema. H o ro z c o m o ra liz a so b re el p a r tic u la r c u a n d o dice: Por el hum o significaban el fu e g o siendo tan propia señal. H o m b r e n o q u e m a d o p o r e l f u e g o so s q u e se d e s v a n e c e n c o m o el h u m o . Mor. sd-t y nsr «lla­ ma». corretea como ellos en medio de la llama y se aviene a luchar contra ella como con un enemigo. que tiene los valores Ivt «fuego».36). A -c r u f if i imiJ-'Htcu. que nunca es vis­ to sino en tiempo de grandes tempestades. que tocando el fuego lo apaga. pues los demás hacen daño a cada uno. pues ésta apaga toda llama. I. se llama asi porque sirve contra el incendio. anim al de la fig u ra de un lagarto pintado de estrellas. e n el lie n z o de F ra n s F ra n c k e n II —g ra n c o n o c e d o r d e e sto s c ó d ig o s se m á n tic o s c o m o v a m o s d e m o s­ tr a n d o — titu la d o C aín m a ta n d o a A bel. es el m á s venenoso de todos los ani­ males. 31). XXII). p u e d e r e m itir a la id e a d e fu e g o y o tr o s e le m e n to s s u p e rio re s . 4.&Aji-ián'ftfaj ^ciy^. n o o b s ta n te . Y entonces la persiguen y se vengan de ella. yendo contra un incendio es el único animal que extingue el fuego. pues si sube a un árbol infecciona con su veneno a todos sus fru to s y mata atodos los que ¡o coman: si por casualidad cayera en un pozo. P e ro . Pero cuando el fuego se extingue o debilita y los fuelles soplan en vano. y cuanto más se acrecienta el fuego en ellas y m ás lo tienen como ayudante de su arte y colabo­ rador en su maestría. Como la salamandra.4 ). y a sí dijo bien que el fu eg o es hum o encendido. n S f a > 0 f (j-íd i c i z i i itv£ ií icuí/¿íio¡r. X II. II. el hum o aparece com o acom pañante de la llama. de Borja. 253 . Tocando a cualquier parte del cuerpo humano con la ponzoña de este animal. An. Cuando quieren indicar «hombre no quem a­ do por e l fuego» pintan una salamandra. muere todo el que bebiere de él. X. Cómo expresan «hombre no quemado por el fuego». el h u m o p u e d e te n e r u n s ig n ific a d o d is tin to y p ro p io d e p o r sí. en que se denota lo que se debe huir. Este es tan frío. de la m ism a suerte que el hielo. la cual vomita como leche por Ia boca. pág. sino que apaga el fu eg o (Et. Ed.

28. p o r la c o n s ta n c ia co n q u e é s ta su lre el fuego. d is p o n e ta m b ié n los c u a tr o ele­ m e n to s . la s a la m a n d ra se h a a s o c ia d o a este e le m e n to . 41. G regorio Nacianceno. p. Plinio. p. 53. en Estobeo I. 551-2. L a e m b le m á tic a ta m b ié n re c o g e e s ta tra d ic ió n . 73. d e B o r j a . la tradición clásica referente a la salam andra la presenta com o un anim al que resiste a las llamas. Ther.. 92. 37. cit. Agustín. c o n c re ta m e n te del re y F ra n c is c o I d e F ra n c ia . civ. que tocando el fuego lo apaga. D„ 21. «Fuego». Para Leemans el contenido de éste debía ser la representación de un hom bre falso y doblemente peligroso por medio de una anfisbena. Esto afirma Aristóteles. ad virgg. 7121 y contra Pelag. 36.P o r su r e la c ió n c o n el fu e g o . Hipólito. R ip a . a) Fuentes: Aristóteles. L a s a la m a n d ra q u e m á n d o s e a p a r e c e in c lu so c o m o d iv isa real. a simple vista no es fácil distinguir cuál es la cabeza y cuál la cola. un reptil parecido a la culebra. IV. 34. Antígono de Caristo. Hermes. Aunque otros dicen que vive en el fuego mismo. Ello " C. A un lado se pondrá una salamandra. b) A pesar de que el texto transm itido habla de un hom bre quem ado por el fuego. y al lado contrario un Fénix. VI. 4. E n e s te s e n tid o . Neptunalio. c o n el le m a N u trisco et E x tin g o . vv. 101. 72. cit. y que antes lo extingue que recibir de él el menor daño. ha llevado a los editores m odernos a interp retar el texto de m anera contraria a los m anus­ critos y a considerar que aqui se habla de un hom bre no quem ado. 6. p á g . XII. el capítulo tal com o ha sido transm itido term inaba con unas palabras que no encajan con el resto: «destruye con cada una de sus dos cabezas». y a la h o ra d e re p re s e n ta r el fu eg o refleja d e igual m a n e ra la sa la m a n d ra q u e­ m ándose. X. del mism o modo que lo haría el hielo. 27 7 . y e n tr e o tro s J u a n de B o rja p r e ­ s e n ta a la s a la m a n d ra en el fu e g o p a r a s e ñ a la r la ¡dea d e la c o n s ta n c ia . HA V. de este m odo ese final no correspondería al com entario sobre la salam andra. Physiologus. ju n to a otros autores que escribieron las cosas que a la Naturaleza se refieren'1. p. la v ie ro n com o e je m p lo d e los m á rtire s. 414 W. ob. Tim oteo de G aza. los ejem p lo s s e ría n in n u m e ra b le s e s e n c ia lm e n te e n el siglo XVI. la s a la m a n d ra a p a r e c e c o m o a tr ib u to d el e le m e n to fuego e n la re­ p r e s e n ta c ió n q u e s o b re los e le m e n to s re a liz a ra A n to n io T e m p e s ta y q u e se co n se rv a e n el G a b in e te d e las E s ta m p a s d e F lo re n c ia . Geoponica. 19. Los antiguos le atribuyeron la cualidad de andar hacia adelante o hacia atrás a voluntad. Es además tan fría de tem­ peratura. Por otra parte. Manuel Files. p. N icandro. 1. 832. d e s ta c á n d o s e en la e s c a lin a ta del castillo d e Blois. vv. 60. 188. 4. Migne. P o r e s to n o e x tra ñ a que se d is p o n g a e n c a d a u n o de lo s d o c e fre s c o s d e la G alería de fr a n c is c o / en F o n ta in e b le a u a la v e z q u e e n m u c h o s castillo s re a le s. 254 255 . XV. X V I) ya q u e lo s P a d re s d e la Iglesia. philo sophum. de q u ie n h ace c a m in o s lla n o s a n te las d ific u lta d e s co n g ra n v a lo r'* . XXIX. Teofrasto. M e ria n . una mezcla de dos capítulos que iban seguidos. de ignc. 552 b 157. ob. 3098. 624. 31. NA II. Dada su particular form a.. sobre el cual se ha de ver un Sol resplandeciente. 76. sino al capítulo siguiente.. 818 ss y Alcx. Migne 44. Isidoro. De Pauw opinaba que en esto había que ver una contam inación. 33. 84. ú ltim a c u a lid a d a la q u e rem ite V alerian o p o r m e d io del an im al (H ier. M igne 16. d e ahí q u e R ip a a la h o r a d e p r o p o n e r u n a re p re s e n ta c ió n p a r a el e le m e n to « F u e g o » señ ale q u e se h a d e r e p re s e n ta r m e d ia n te u n a: M ujer que con am bas manos sostiene una vasija que contiene fuego. que también ha de estar ardiendo. p. Elíano. Migne. vv. proba­ blemente por lo dicho antes. 53. que aparece en medio de una hoguera.. 42. 399^106. e n u n g ra b a d o q u e re a liz a ra h a ­ c ia 1628 p a r a el fro n tis p ic io d e l M u s a e u m H ereticu m . 11 J . Cyranides. praec. E sto sin d u d a es d e b id o a q u e p o r el re p til se h a c ía m e n c ió n a o tr o s a s p e c to s d e o r d e n m o ra l c o m o el a m o r o la c o n s ta n ­ c ia. L a s a la m a n d ra a p a re c e c o n g ra n p r o fu s ió n c o m o d iv isa de lib re ro s. 59.

Capítulo III Jeroglíficos sobre la idea de la guerra .

. «Armas». R ip a . «Europa». c o m o p u e d e n se r las e m p re s a s L X X II. así n o s las p r e s e n ta S o ló rz a n o en su e m b le m a X C IV 2“.. M. e n c o n tr á n d o s e las m is m a s d is p e rs a s p o r el su e lo y a p u n to d e se r in c e n d ia d a s p o r u n a tea. \ S \ ( ít (o- f t ' ¿ v X o ¡ i H ( c c & u ( g :tH </íítd|o¡j. B o c a d e l a g u e r r a n o 'í 7roA«íta ro /¿a. 8). im a g e n d e la c o n c o r d ia c o m o a p r e c ia m o s e n el e m b le m a X X X IX d e A lc ia to . O tra s re p re s e n ta c io n e s p r o p o n e n las a rm a s c o m o im a g e n d el d o m in io y v a n i­ d a d d e las co sa s h u m a n a s . pág. p u e s s o n m u c h o s lo s p a la c io s q u e d is p o n e n e n sus p ila stra s e s to s te m a s . a p a r que te tem blaban las entra­ ñas. 259 . cit. las anchas fa u c e s abre. P o r o t r a p a r te . 209.Je ro g lífic o I.. GONZÁLEZ DE Z á r a t e . M. las r e p re s e n ta c io n e s d e las a rm a s e n las a r te s s o n m uy n o ta b le s . L X X V y L X X X I '9. X . T a m b ié n las a rm a s a p a r e c e n co m o re fe re n ­ cia a la id e a d e p a z . T a m ­ b ién A lc ia to e n su e m b le m a C L X X V 1 d is p o n e las a rm a s p o r los su e lo s c o m o im a g e n de la paz.. p o r o tr a p a rte . Saavedra Fajardo y la literatura emblemática. así c o m o e n d e c o ra c io n e s p ic tó ric a s .. ta m b ié n c o m o a tr ib u to d e « E u ro p a » a p a r e c e en R ip a 21. S b o rd o n e ya p r o p o n e c o m o f u e n te d e e s ta c o m p o s ic ió n a H o m e r o . d e la triste y am a rg a guerra. ob. (II. U n r e p e r to r io n o ta b le d e a r m a m e n to m ilita r c o m o m o tiv o o r ­ " J. rloAf/iou ScjjjxJIh\ ovsiu}. Cómo representan «la boca de la guerra». !l C. Madrid (1977). 10 J. d o n d e se h a b la d e la g u e r ra y d e la im p re sió n q u e el c a m p o de b a ta lla le p ro d u ce a A g am en ó n : . c o n c re ta m e n te en la ¡liada. La «boca de la guerra» la representan dos m anos de hombre pintadas. A sí lo a p r e c ia m o s e n v a ria s c o m p o s ic io n e s d e S a a v e d ra . G o n z á l e z d e Z á r a t e . El te m a d e las a rm a s c o m o e x p re sió n d e la g u e rra es m u y c o m ú n d e n tr o d e la e m ­ ble m á tic a . sie n d o . y c o m o re fe re n c ia a la v ic to ria a p a re c e n e n m u ltitu d d e g ra b a d o s . Valencia (1985). L os Emblemas Regio-Poiiticos de Juan de Solórzano. una cogiendo un es­ cudo y la otra una flecha. ta l eran d e continuo los gem idos que d el fo n d o d e l a lm a le estallaban a A gam enón den tro d el pecho.

6). La imagen descrita aquí podría identificarse con el signo que aparece arriba.. '' J . Diste a los que te tem ían una señal. N o e x tra ñ a . haciendo alusión al lugar de la batalla donde caen más víctimas. c o m o e x p re s ió n d e M a rte . M . Firenze (1983). G. oh. Un hombre arm ado y disparando un arco significa «muchedumbre». f au^cúíCt. 86. co m o la q u e re a liz a ra p a r a G io v a n n a A lbizzi el a rtista N ic c o lo F lo re n tin o . 260 to de e n f re n ta m ie n to . $ C o v a rru b ia s p re s e n ta en u n o de sus em b lem as la im ag en d e B elona. e n su M a rte p in ta ra al d io s c o ro n a d o c o n yelm o y a su s p ies to d a su e rte de a rm a m e n to . que suena '/i . si es g u ia d o r e c ta m e n te re fie re al d o m in io !\ E s ta id e a es la q u e sin d u d a d e s ta c a H o r a p o lo e n su c o m p o s ic ió n : el a rc o viene a se r la re p re se n ta c ió n del d o m i­ n io d e las a rm a s e n la g u e r ra . Z à r a t e . T e rv a r e n t r e c u e r d a q u e el a rc o h a sid o p r e s e n ta d o en o c a sio n e s c o m o se ñ al d e v io le n c ia y g u e rra . J e r o g líf ic o I I . D e L o r e n z i . ab. 59. c o m o el e s c u d o es sig n ificació n de d e fe n sa . q u e V elázquez. Es este un parecer m u y frecuente enunciado por nuestros escritores del siglo XVII sirviéndose de la metáfora de la cuerda del arco. Cfr. d e a ta q u e m o rta l.n a m e n ta l lo e n c o n tr a m o s e n el fa m o so C o d e x E scu ria len se a trib u id o a d isc íp u lo s de C h irla n d a io . pàg. C o n esta m ism a sig n ificació n n o s las p ro p o n e V a le ria n o . 111. Cicerón. furia de la gue­ r ra . E n el B a rro c o n o s h a b la M a ra v a ll q u e fu e m u y c o m ú n la m e tá f o ra del a rc o c o m o re fe re n c ia n o a la g u e r ra . b) La expresión que se com enta en este capítulo se relaciona estrecham ente con un pasaje de la II. cit. V). aunque en algunas inscripciones epigráficas la segunda arm a parece más bien una flecha. E n este se n tid o . «com batir». sin o a la rig id e z p o lítica: . (Ps. n o s p re se n ta ta m b ié n la id ea d e la p a z m e d ia n te un p u tti q u e de fo rm a tra d ic io n a l sitú a la a n to rc h a so b re las a rm a s2'. así a p a re c e en u n g ra b a ­ d o d e E n riq u e A ld e g re v e r. El signo representa dos brazos que sostienen un escudo y una maza. para que huyesen de los tiros de tu arco. c o m o a p re c ia m o s e n m u ltitu d de em b lem as. R ip a . a p a re c e s e n ta d a so b re el ta m b o r c o m o in s tru m e n to q u e a n u n c ia la gue­ r ra y a su lad o se d isp o n e n las arm a s c o m o refe ren cia a lo b élico y a los teso ro s. W re n te s a le g o ría s q u e d is p o n e al e f e c to " .. e n c o n s e c u e n c ia . 133 y ss.. p ara Sbordone puede haberse producido una confusión en H orapolo relacionada con el nom bre de la flecha que tiene este signo como determ inativo: ( t i l ' — d o q u e c u a n d o los a n tig u o s eg ip cio s q u e r ía n sig n ificar el c o m ie n z o d e u n tu m u lto o se d ic ió n o de u n a g u e r ra . V a le ria n o sin d u d a se fu n d a m e n ta e n H o r a p o lo p a r a h a c e r sím il d el tu m u lto a un h o m b re a r m a d o d e a r c o y flech as. E n g e n e ra l. D e igual m a n e ra C o r r a d o G ia q u in to . Saavedra Fajardo y la literatura Emblemàtica.. la se ñ al d e su v io le n c ia m e d ia n te el arco: . « G u e r r a » . 8. X L II. c. ele­ m e n to d e d isp u ta q u e g e n e ra los co n flicto s2J. X L II . m ie n tra s q u e el a r c o . 9. re la c io n á n d o la s ta n to c o n la g u e r ra c o m o co n M a rte . X. e n su te n s ió n . 111 y IV ). 8: «La boca inm ensa de la am arga guerra». C o v a r r u b i a s . M u c h e d u m b r e n u( o^Aoj. (H ier. e m b le m a XXXIV. W in d . 124 y p à g .. X. p à g . II. co n y elm o. E n los S a lm o s ya se m a n ifie sta la ira d e D io s. G o n z a 1. III. to d a s las a rm a s h a c e n re fe re n c ia a la g u e rra . Medaglie di Pisanello e Della Sua Cerchia. 34 S.. d io s a n tig u o q u e re ­ f e ría a lo bélico . so n p r e s e n ta d a s p o r R ip a e n las dife­ £ TofflÍ6>í<. pro Archia. que si está siempre tensa acaba por romperse. cit. e n su A legoría de la P a z y la Justicia. la c u e r d a te n s a d e l a r c o e x p re sa la a c c ió n d e d is p a ra r y p o r lo ta n ­ " C . a n a ­ liza la sig n ific a c ió n q u e a p o r ta el a rc o y s e ñ a la q u e su f u e r z a resid e en la te n s ió n y 261 . r e la c io n a d a s c o n la « G u e r ra » . donde la guerra «devora» a más contendientes. P. p in ta b a n a u n g u e rre ro a p u n t o d e d is p a ra r su a rc o .F.. Por otra par­ te. L a s a rm a s. p o r la fu erz a q u e reside Cómo representan «muchedumbre». p u e s la im a g e n d e la p a z suele re p re s e n ­ ta rse p o r m e d io d e u n a a n to rc h a q u e p o n e fin a lo s e n f re n ta m ie n to s q u e m a n d o las a rm a s d e s p a r r a m a d a s p o r los su e lo s. a fin de que se librasen tus queridos.. 0Hier. P e r o e s te a u to r lo a s o c ia c o n la g u e rra se ñ a la n ­ a) Fuentes: Homero. N o s d ic e q u e la flech a es im a g e n d e lo in e s ta b le y cieg o ..Z d i. W in d h a e s tu d ia d o a lg u n a s m e d a lla s en las q u e a p a r e c e el a rc o y la flech a. e n la o b r a se ñ a la d a y e n la n o ta 2 5 .

c o m o re fe re n c ia al e s p íritu d el h o m b re q u e d e b e m a n te n e rs e in a lte ­ rab le a n te las c ir c u n s ta n c ia s ad v e rsa s. c. C o v a rru b ia s s e ñ a la e n su e p ig ra m a : S i se ha dormido el que hace vela Ya veis cuán m al segura está la fuerza Y si se descuidó la centinela. y su voz esfuerza Diciendo. C o v a r r u b i a s . fá . M. D e n tr o d e la e m b le m á tic a es c o m ú n e s ta re p re s e n ta c ió n . av isab a co n su s g rito s c u a n d o los galos e s c a la b a n el m u ro d e l C a p ito lio (Hist. J u a n d e H o r o z c o a s o c ia e s ta im a g e n c o n el a lb o ro to : Significaban el alboroto por la fig u ra de un hombre que flecha el arco. cit. pág. emblema X. se g ú n c u e n ta P lin io . así lo v em o s e n R uscelli o S a a v e d ra . Renacimiento. n o c re c ie n d o . por lo que no extraña encontrarlo aquí. 111. en origen significaba «ejér­ cito». N at. A s e d i o to r e n el p r im e ro d e e sto s je ro g lífic o s d e s tin a d o s al te m a d e la g u e rra . c o n c r e ta m e n te d e P a u lo III. turba». e s d e c ir. 263 . su b ie n d o e n p o d e r. C o n e s ta fin a lid a d y c o n re fe re n c ia a la v irtu d de fo rta le z a p ro p u s o R u scelli el em b le m a d e los F a rn e se . Aunque la maten. ob. Formas y Significados de las artes en época Moderna. M u c h o d e b e el e m b le m a X d e C o v a rru b ia s a la im a g e n d e H o r a p o lo q u e e s ta m o s c o m e n ta n d o . X . se desvela. ” S. XXIX). y a sí no hay parte segura. E stas id eas y a las p re se n tó n u e s tro au­ J e r o g líf ic o I I I . E l e s p a ñ o l d is p o n e u n a fo rta le z a y d o s e s c a le ra s a los la d o s p o r d o n d e su b e n u n o s g u e r re ro s . msc. 24 J.porque puede a una parle y a otra descargar el arco y herir. y afrentado * Con referencia a la idea de dominio vemos en el emblema CLXXX de Alciato la imagen de Hércules gálico o imagen de la elocuencia que domina con la palabra y cómo por ella tiene mayor dominio y más fuerza que por sus armas. que son el arco y la clava. S o b re la fo rta le z a a p a r e c e u n a n s a r q u e . p rín c ip e d e la Ig lesia a q u ie n su fo rta le z a le llev ó a n o d u d a r a n te la p r o b le m á tic a s u r­ g id a en el se n o de la Ig lesia e incluso ex co m u lg ó a to d o u n p rín c ip e c o m o lo fue E n ­ riq u e V III d e I n g la t e r r a 26. guarda el lobo. G o n z á l e z DE Z a r a t e . no la hacen fu erza S i cuando el pastor duerme. S a a v e d r a e n su e m p r e s a L X la p ro p o n e c o m o e je m p lo de las m o n a rq u ía s q u e . Ha de quedar corrido. I. San Sebastián (1987). pero en época tardía extendió el sentido hasta «m uchedum bre. d e c re c e n . y de estamanera el alboroto es ocasión del m a l que no se sabe (EmbL Mor. E l caminante. 111.q u e g u ia d o firm e m e n te es sig n o d el d o m in io * . en tu ganado. b) El signo que representa la imagen descrita por H arapolo. 22).. Si b ie n C o v a rr u b ia s e n su e m b le m a L X X V I h a c e de la sa e ta im ag en del fu ro r y d e la ira . V em o s e n la c o m p o s ic ió n la im ag en d e la fo rta le z a a la q u e se lleg a m e d ia n te u n a escalera.

t ¿ u g ra m a s y e m b le m a s c o n la h e rá ld ic a . la que alude a «irregularidad». d e C o v a rru b ia s . s u p e ra d a p o r o tr a f u e rz a m a y o r q u e la p rim e ra » : Para exponer los antiguos este concepto .E n su c o m e n ta r io . pintaban estas dos pieles de pardal y de hiena. y c o m o v em o s e n el p a la c io q u e su fam ilia le v a n ta rá e n esta c e n tu ria . í j j N o h a sid o n u n c a n u e s tra in te n c ió n p o n e r e n re la c ió n to d o este m u n d o d e id eo ­ K f t ó a l m ¿ U . la se g u n d a p ie r d e el p e lo (H ier. Y es cosa decirse admirable... y el de la hiena se queda con él: y de aquí se colige tener la hiena mayor ferocidad y fuerza.. C o v a rr u b ia s m o ra liz a e s ta c o m p o s ic ió n d a n d o a e n te n d e r q u e J e r o g líf ic o IV . rey d e H u n g ría a c o m ien ­ zo s del siglo x v i. y de C a rlo s V. aunque es m ás pequeño su cuerpo. VIII. siendo contrarios como decimos a l efecto de sus pieles. L o c ie rto es q u e la re la c ió n g rá fic a e n tre e s to s m o d e lo s q u e co­ m e n ta m o s es n o ta b le . Pues en el caso de que se pongan ju n ta s las dos pieles la de pante­ ra pierde el pelo. y q u e ju n to a la p r im e ra . se caen los pelos de la piel de la onfa. La palabra que tiene este sonido significa «encon­ trarse» y podría haber extendido su sentido hasta «encontrarse m ucho tiempo ante una ciu­ dad»... p re se n ta en su b lasó n o e s c u d o d e a rm a s la to rre en la q u e a p o y a la escalera. Nat. que aparecía a su lado. y a si juntando sus pieles pierde la del par­ dal el pelo. X I.. 22).. con la idea de «asediar». Q u iz á se d e s e a r a d e s ta c a r. c o m o los g u e r re ro s del siglo X II re a liz a ro n e n su s b la s o n e s. se ñ alan d o : . S e ñ a la q u e las p ieles d e h ie n a y p a n te r a s o n d e c o n tr a ria c a lid a d . q u e fue e m b a ja d o r de d o n F e rn a n d o . XXVIII. q u e n o d e b e n d e e n m u d e c e r c u a n d o se tr a t a de c e n s u ra r los vicios.. H O M B R E VENCIDO POR INFERIORES se h a d e e s ta r v ig ila n te p a r a n o p e r m itir a sed io s ni escaleras q u e p o n g a n e n p e lig ro la t¡V>ríavqj fo rta le z a . Y por esto los egipcios cuando querían pintar a uno que era mayor. que si se cuelgan las pieles de estos dos animales. causan tan gran terror y espanto en las on(as que aún no procuran hacer resistencia. to d o e s tá c o r o n a d o p o r un ave sim ilar a la q u e a p re c ia m o s en el em b lem a rif ^ -¡rc íffttA íü f c/!l J/A t oí. la id e a d el b u e n e m b a ja d o r q u e sabe c o n su p a la b ra y re la c io n e s p o ­ S i quieren indicar «hombre vencido por in­ feriores» pintan dos pieles de las que una es de hiena y ¡a otra de pantera. Lo que no está muy claro es la última referencia. XXX -A n o ta c ió n ). H u e r ta e n su c o m e n ta r io al lib ro V III d ic e e n re la c ió n a la n a r ra c ió n d e H o ra p o lo : .s 5 ¿ iV io 7raforu A t ü c . (Hist. pero es difícil llegar a u n a conclusión segura con los pocos datos que nos da Horapolo. Principalmente cuentan. V I.. la de la hiena corrompe y destruye la de la pantera.x'nx. es lelism o s c o m o el q u e a m o d o de e je m p lo p re se n ta m o s . R ip a p r o p o n e la h ie n a c o m o re fe re n c ia a la « F u e r z a d e e n tid a d in fe rio r. a u n q u e se p u e d a n e s ta b le c e r im p o rta n te s p a r a ­ 1 » (/lóo Tcwva. X X V II). V a le ria n o p r e s e n ta e s te je ro g lífic o c o m o im a g e n del h o m b r e d ie s tro y v alien te q u e s u p e ra las d ific u lta d e s q u e se le v an p re s e n ta n d o e n la v id a. Siefj.. A n. VIII). pero la otra no. y hacían esto por la experiencia que se tiene de la oposición entre ambos animales. pues cuando se encuen­ tran próximas la una de la otra. E lian o h ab la d e la e n e m ista d e n tre esto s an im ales y p re c isa q u e se o d ian e n g ra n m e d id a la h ie n a y el le o p a rd o (Hist. vencido de otro menor.. contrarias una de otra.. Se ha tratado de explicar esto por la ruptura del ritm o normal que supone el estado de sitio de una ciudad.que m ás corresponde a la esencia de los em blem as que a lo que a nosotros nos toca y corresponde— pintaban una piel de hiena ju n to a otra de p an­ tera. Nat. A1. La hiena y el pardal son grandísimos enemigos. P lin io h a b la del e n f re n ta m ie n to e n tre la o n z a y la h ie n a . Cómo indican «hombre vencido por infe­ riores». b) La palabra «escalera» m ik-t se e s c r i b e > | y lleva com o determ inativo un dibujo de ésta que se confunde con el ideogram a f d i ' . A m o n e s ta a q u ie n e s e s tá n e n c a rg a d o s d e c u id a r las alm a s. lo m ism o 264 265 . (Hist. a s e d io s p o r los q u e el d e m o n io p o n e las e s c a le ra s p a r a d e s tru ir la fo rta le z a del alm a. líticas a b r ir fo rta le z a s. a los p r e d ic a d o ­ res. M a rtin d e S alin as.i8fíinnijj¡AÍir7¡¿¿ij!iC(j KízrfÍAarTcrüp fiouM n i m fuM)i'iculJlúo íi^psc v x £ay(Cí$tiv<riy.

. de tal suerte que no le pueden volver.. anirn. 93.. VIII). Cuando huyen de! cazador. continuados con el espi­ nazo. 266 267 . y h a b ía d e h a c e rlo to d o el c u e r p o a u n tiem p o : . y queriéndose presentar una fu erza superada por otra. V I. XXX). Pero si tuerce la carrera hacia la m ano izquierda. V a ld e c e b ro en su d e s c rip c ió n a p u n ta la m ism a id e a d e q u e tie n e in m ó v il la cerv iz. si se vuelve a la derecha. P lin io v ie n e a se r la fu e n te q u e n o s p r o p o n e H o r a p o lo al s e ñ a la r. L a r e fe re n c ia q u e o fre c e R ip a re sp e c to del ág u ila. cuidando la semejanza y el gusto de su imagen.. des­ haciéndose en trozos. Nal. pero si es a la izquierda. pues poniéndolas en compañía de las correspondientes a otra cualquiera de las aves hace que estas últimas se apolillen y se arruinen por completo. a) Fuentes: Plinio. a p a re c e ta m b ié n en V a le ria n o c o n la m ism a in te n c io n a lid a d (Hier. N a t... destruye al que per­ sigue. (Hist. A c la ra este a u t o r q u e la h ie n a e s tá d o ta d a d e c ie r ta fu e rz a m á g ic a en el la d o d e r e c h o d e su c u e r p o q u e le h a c e p o c o m e n o s q u e in v en cib le (H ier. ha­ ciéndose en definitiva del modo que mejor le parezca al pintor..ta ju ¡járea C<z>o T JUc¡i Ko»Ttf. X I. se podrá lograr esto poniendo ante los ojos de la gente la memoria de los efectos que antes dije. X X II). X I. Nat. V i c t o r i a a n t e e l e n e m i g o <poO<n¿J. X X X II). cuando es persegui­ da.j. XXVIII. NA VI. vuelta ha­ cía la izquierda. XXVIII. sino vuelve todo el cuerpo.íájó »K¿f&-o.. .. con lo q u e le e ra im p o sib le v o lv e r la c a b e z a . X IX . X L ) y V icen te d e B e au v ais (Spec.oc*á7jKA/{)ú£i -irà àfiS 'l f à Sfí(pofj. lo cual si sucede dicen que pierde el juicio y cae el hombre del caballo. Eliano. J e r o g líf ic o V .. L a m ism a id ea se m a n tie n e en C a rp a c c io y P icin ello .lvlw Jú y f« $ o ó o ’i¡j. Por todo lo cual.sucede también con las plum as de águila.r í ’(/I/jí^0fúv/' Aoüírír. 22. la dibujan a l revés. vuelven hacia la m ano derecha para ocupar las pisadas del hom ­ bre que pasó adelante. 68. es muerta por el perseguidor. E l cuello y la crin de este anim al están levantados m u y derechos. V a le ria n o p ro p o n e la m ism a id e a d e H o r a p o lo al in d ic a r q u e si e s te an im al v u elv e su c u e r p o h a c ia la d e re c h a e s re fe re n c ia al v e n c e d o r y si lo h a c e en la d o c o n tr a rio ex­ p re sa al v e n c id o . X X V II). L X I). P lin io d a c u e n ta q u e el cu ello y la c rin d e este a n im a l e s ta b a n u n id o s ríg id a m e n te a su e s p in a d o rsa l. Cómo expresan «hombre que vence a su enemigo». D e id é n tic a o p in ió n e ra n S o lin o (Poly. (Hist. pero si es vencido. L a h ie n a y a fue d e s c rita p o r A ris tó te le s c o m o a n im a l p a re c id o ál lo b o p o r su c o lo r p e ro c o n el p e lo m ás e s p e so (d e hist. es indicio de fa lla del ánim o y será cogida con pres­ teza. Physiologus.i/íuiocf i a A £ iá rfí4>o/¿iilui lAy ° Para indicar «hombre que vence a su ene­ migo» pintan una hiena vuelta hacia la derecha.t4)7TO¿j. Pues ésta.cú(TH Ji&homÍ* í» i í ^ i h SlT ¡ij\íl¡ct s^uQ ^'om xi^cÍ i°l> A iu m I ' j cu)| t í apir fy á . VIII. Aví0(.

al q u e tie n e a lg u n a p a r te d e su c u e ro o piel. 268 . S b o rd o n e nos in d ic a q u e e s ta a trib u c ió n q u e d a H o r a p o lo a la p iel d e la h ien a p o r la q u e h a c e in m u n e c o n tr a los e n e m ig o s . 1. significaban el enemigo vencido. XXX). de anim. Al r e s p e c to . c o n c r e ta m e n te en el c a p ítu lo titu la d o « D e los e n e m ig o s d e l v e n c e d o r v e n c id o . e s e n c ia lm e n te la o n z a (p a n te ra ). no será agraviado por nadie. Nat. Nal. .. L a e m b le m á tic a n o d e s p re c ió esta s im ág en es q u e ju n t o a sus c o n te n id o s o fre c ía H o r a p o lo . de a h í q u e no p r o fu n d ic e m o s m á s e n las sig n ificacio n es a q u e n o s re m ite ... VIII..» . p e ro c u rio sa m e n te en la la d o izq u ier­ do: t o í (fln A £ -(§ y . Cómo representan «hombre que supera sin temor las desgracias que le sobrevienen». 7). y si la ponían a la otra parte. V III). Geoponica.S in d u d a . ha de procurar cogerla el lado. M o r I. y que en tocando con ella causa un sueño m u y profundo (Hist. A sí. 12. Plinio. III. XX VIII. Pues en el caso de que uno se ponga esa piel y pase a tra­ vés de algunos enemigos. rro s . V III. epit. to m a n d o c o m o p u n to de p a r tid a la a n tip a tía e n tre los d o s an im a le s. N al. (Hist.. a cualquier anim al a quien rodea tres veces. y si la ponían al lado derecho del cazador. señala: . XIV). E l vencedor y vencido denotaban por el animal que es como lobo. d o n d e se le a trib u y e n c a ra c te rístic a s n o tab les. n o a p a re c e en las fu e n te s clásicas. (Hist. M á s q u e la piel. Aristófanes. (Hist. tu p c íÚ > 7 l!ftiC a M u 7 a i. P u f á f .. y lo asfixia y lo domina. e s e n c ia lm e n te los p e rro s: .j í A 3 « t k n t t t i u a í \ t l ¿ i ( j í ujjTcj a(J>¿C¿x. XXX -A n o tació n ).. tiene en la pata izquierda ¡a virtud de infundir sueño e infunde un sopor profundo con sólo tocar. v el que va a caballo. 93. le hace quedar como asido al camino. le pone en la nariz la pata. XXX —Anotación). An. porque puesta a esta parte vence ella. la p iel sirv e d e in ­ m u n id a d c o n tr a los a n im a le s (H ist. P lin io s e ñ a la q u e este an im al fue c o n s id e ra d o c o n g ra n a d m ir a c ió n p o r p a r te d e los m ag o s a n tig u o s y c ó m o los an im a le s... VI.. se presenta muchas veces en los establos y caminando sigilosamente.S f ú O T p -ira . An. « M i ■ vxí'ifx?nu ¿(ft'íijf. de manera que va el vencerla. aunque fabulosamente que si la hiena mira tres veces a un animal.^ 7rH£>íAfl* L a hiena.H o: A ik h G ilC L lÙ f f v f a c c . sin poderse mover: v si los perros pasan a su sombra... VIII.. porque de aquella manera era ella vencida (Embl.. r se dice hiena. a u n q u e la d e u d a c o n P linio es m an ifie sta.. 322. H O M B R E QUE SUPERA LAS DESGRACIAS m al. H u e r ta se m a n ifie s ta e n se n tid o c o n tr a rio al r e p a r a r e n su la d o d erech o : . Asi. ¡J. XXV). Dicen también que tiene en ¡a mano derecha virtud de hacer dormir.. quedan mudos.. le h u y e n .. n o le a p e te c e n .. II. E lian o ta m b ié n c o n s id e ra e s ta f a c u lta d d el an im al: Se dice que la Naturaleza dio a las hienas el poder de callar a los perros. X X V III. E s d e c ir. que podríamos llamar hipnótica. XV. pintan una piel de hiena. es la so m b ra del a n im a l a la q u e re fie re P lin io c o m o m e d io d e p ro te c c ió n c o n tr a los an im a le s. le hace no poder mover los pies. i / u ' f / i a ¿oúm . sino que pasa sin temor. Dicese..í r t t f í A J c' v t o r á f curjS o"u^cpof¿r á í o C ü r á ^ i S ccíá'w Si quieren indicar «hombre que supera sin temor las desgracias que le sobrevienen hasta la m uerte». y como unas artes mágicas. p u e s en ellas se in sis te en q u e d ic h a piel sirv e d e p ro te c c ió n p o r lo g e n e ra l c o n tr a los p e ­ a) Fuentes. H o r a p o lo c o n s id e ra a este a n im al e n v a ria s d e sus c o m p o s ic io n e s. e n el lib ro I d e los E m b le m a s M o ra le s d e J u a n d e H o ro z c o . en llegando su sombra a los perros se enmudecen. e s ta c re e n c ia e s tá en re la c ió n c o n el c o m e n ta rio d e E lian o s o b re el a n i­ J e r o g líf ic o V I. si se en­ cuentra algún anim al durmiendo. (Hist. . significaban el contrario. H u e r ta se ñ ala en su c o m e n ta rio : .. Nat.

V I. L i b e r a c i ó n d e l o s e n e m i g o s lo s p e r r o s y a lo s e fe c to s d e su so m b ra : T i u { ' i í i 6 ( í n n ¡ i X i t u -S k V r a t s T i IJlJIltit t^SfoTf. d e b id o a su f o rm a d e v id a b a s a d a e n la r a p iñ a . c o m o lo se ñ a la ría H o b b e s y o tr o s c o m o G r a c iá n . a) Fuentes: Plinio. In c lu s o la c o m p a ra c ió n ta n c o n o c id a e n el B a rro c o q u e p ro v e n ía d e u n v e rso d e P la u to «el h o m b re es u n lo b o p a ra el h o m b re » . que el que la trajese. X X V ). Aiíl¡¡amp2-iajdírm c iz ji i W ÍMÍaplx6(u¡i. (Hist. porque tenían creído. q u ie re rem itir. entendían por el hombre vestido de la piel de hiena.. X I.13. XV. 318. ause. la m ism a id ea la e n c o n tra m o s e n S o lin o (II. Aristófanes. proyectando su sombra sobre los perros. Eliano. H u e rta e n su c o m e n ta rio a P lin io ta m b ié n d a c u e n ta d e e s ta n a r ra c ió n sin c ita r la a p ro p ia d a del lobo: 270 271 . D e b id o a su fe ro c id a d se le a s o c ia co n lo m e ra ­ m e n te b estial. a la c ru e ld a d h u m a n a . como hacen las hechiceras.. 319. gobernadores por el de la vanidad. ya q u e p e rm itía p a s a r in clu so p o r e s c u a d r o ­ n e s e n e m ig o s sin se r m o le s ta d o ni o fe n d id o (H ier. deja el pelo y la punta de la cola. 145. L a hiena ataca a los perros de la siguiente manera: cuando el disco de la ¡una ha adquirido su plenitud.. El c o m p o rta m ie n to q u e se n o s p r o p o n e d el lo b o es m u y sim ila r al del c a s to r q u e n o s n a r ra E lian o y q u e d e igual m a n e ra a p lic a a la a c tu a c ió n p r u d e n te d el h o m b re c o n ­ tr a su s en em ig o s: .óuTO! /xíMcj/j 3«i’t\jíS o u lájíC < í\i cplo¿fo. 7. NA III. H o r a p o lo lo p ro p o n e c o m o im a g e n d e la d e fe n sa e n la lu ch a.14. Cyn. y al punto los hace enmudecer y hechizándolos. q u ie n h a b la de las p ro p ie d a d e s a fro d isía c a s d e la co la d el lobo y d e c ó m o es c a p a z d e a b a n d o n a r la a n te s de se r c a za d o . I. V III. d a c u e n ta d e e s ta s le­ y e n d a s d e la h ie n a p o r la s q u e la piel del a n im a l h a c e al h o m b re p a s a r e n tr e lo s en e ­ m ig o s p a r a se ñ a la r al c ris tia n o q u e to d a s esta s a rm a s so n n e c e s a ria s c o n tr a la m a ld a d . Si quieren representar «hombre molestado por sus enemigos y que se libera con un peque­ ño daño». Créese el vulgo que un poquito de vello de ¡a cola de este anim al tiene una cierta virtud de hacer amar. 36). de la hiena enmudece al pasajero. C o n tr a r ia m e n te . pintan un lobo que pierde la punta de su cola. P ic in e llo e n su M u n d u s S y m b o lic u s. VIH. 76. cayendo en manos de los ladrones. como el hombre sensato que. agachando la cabeza.. d e a h í q u e se e n c u e n tr e e n tre lo s sím b o lo s p r o ­ p io s d e M a rte . L ib ro V c a p ítu lo X X IV . 1. Mor.\ ¿H úp il'IIK jJl. XXVII. de anim. A c o n s e ja la v irtu d d e la p a c ie n c ia y h u m ild a d c o m o a r m a s o p ie le s d e h ie n a . los conduce en­ mudecidos y hace de ellos lo que quiere (Hist. VI. . a su fe ro c id a d y d e s e o s d e d o m in io . L a n a r ra c ió n d e H o r a p o lo y V a le ria n o h iz o q u e J u a n d e H o ro z c o to m a r a e s ta le­ y e n d a p a r a s e ñ a la r la a u s e n c ia d e te m o r a n te lo s en em ig o s: . P o r lo g e n e ra l el lo b o .. Geoponica.. Ps. An. II... h a sid o c o n ­ s id e ra d o c o m o im a g e n d e la m a ld a d . An. se desprende de cuanto ¡leva consigo para escapar con vida y lo entrega a manera de rescate. epit.. mir.. 24-5.. VI. h iz o sím il la fá b u la a los h o m b re s c o n riq u e z a s q u e a m o d o d e so m b ra s d e h ie n a h a c e n c a lla r a los ju e c e s y m a g istra d o s: Cómo expresan «hombre molestado por sus enemigos». 4. es d e c ir. Tim oteo de G aza. la v o lv em o s a e n c o n tr a r en P lin io . 106. o parte de ella. ministros.El m ism o a u t o r c o n v e rg e c o n la id e a d e P lin io y se c iñ e al o d io d e l a n im a l c o n tr a J e r o g líf ic o V i l . 14). vv. L a sombra. [Hist. cazador o pastor por el ambiente vien­ to. Solino. hace que los rayos incidan por detrás de su cuerpo. V a le ria n o p re c is a q u e p o r la h ie n a se hace re fe re n c ia ta m b ié n al h o m b re q u e d o ­ m in a la a d v e r s a f o r tu n a y to d o ello m e d ia n te la piel d e l a n im a l q u e se g ú n lo s m ag o s d e la a n tig ü e d a d te n ía p o d e r e s fab u lo so s. se amputa con los dientes los testículos que luego les arroja. q u e h a ­ c e n d el c ristia n o u n h o m b re q u e v en z a to d a s las a d v e rsid a d e s y a to d o en e m ig o . según la doctrina de los magos. E n e s te s e n tid o se c o n v irtió el a n im a l e n c la ra im a g e n d el so b o rn o . co n la g u e rra . p e r o c o m o u n a d e fe n sa p r u d e n te p o r la q u e lo im p o rta n te a n te el p e lig ro es se r a stu to y p e r d e r d e to d o lo m en o s p o sib le.. O piano. P lin io se ñ ala: . Nat. el cual corta el mismo cuando se ve en peligro. (Embl.f. Sabe bien la razón por la que le persiguen los cazadores con tanto em peño y vehemencia y. 34). Aristóteles. X X V III..C fy il'r U C k A ó h & o í & cc- ovpac. q u ie n . 278. puede pasar por medio de sus enemigos. 100. XXV). lt) HtXTCC < rn/xiiri> u. E sta s n a r ra c io n e s in s p ir a r o n sin d u d a a V a ld e c e b ro . c o m o lo se ñ ala R ip a e n su « C a rro d e M a rte » . en la o b r a q u e v am o s c o n s id e ra n d o . Cyranides. La del interés a los jueces. E l que se ponía a los peligros sin temor y con seguridad. L a fu en te de la p re se n te n a rra c ió n . Pues éste cuando está a punto de ser cogido. XXII). pues. III..

... Es antigua y común opinión entender que el castor fu e llamado asi porque se castra a si
mismo, cuando huyendo de los cazadores, se ve apretado y m u y cercano al peligro, entendiendo
ser los testículos (a los cuales llaman castores) la prenda principal porque le persiguen ... (Hist. Nat.
VIII, XXX —Anotación).
V a le ria n o r e to m a e s ta c re e n c ia y se ñ a la q u e c u a n d o el lo b o se c o r ta la c o la a n te
u n p e lig ro in m in e n te es la re fe re n c ia al h o m b re q u e a ta c a d o p o r su s e n e m ig o s se libe­
r a c o n u n p e q u e ñ o d a ñ o (H ie r. X I, V II). V em os c ó m o e s te a u to r to m a , c o m o su e le ser
c o m ú n , la fu e n te d ir e c ta m e n te d e H o ra p o lo , a la vez q u e su a p lic a c ió n .
Ju a n d e H o ro zco p arece seguir todas estas com posiciones de H o ra p o lo en su libro I
c a p ítu lo X X V p u e s al tr a t a r so b re los e n e m ig o s to m a ta n to las n a r ra c io n e s s o b re la
h ie n a c o m o é s ta d el lobo:
... E l que se anticipa a su enemigo y con poco daño se defiende, figuraban por el lobo, que
siendo seguido de los cazadores por haber de el extremo de la cola, que dicen que aprovecha pare
los hechizos cortándosela vivo, él mismo se la arranca con la boca (E m bl. Mor. I, XXV).
T a n to la im a g e n d el c a s to r c o m o la d el lo b o n o s re m ite n a la m is m a id e a , sa lir v ic­
to rio s o s d e la lu c h a c o n el e n e m ig o p e rd ie n d o sie m p re lo m e n o s p o sib le , ju s ta m e n te
e n los té rm in o s q u e ta m b ié n n o s h a b la E lian o .

a) Fuentes: Plinio, VIII, 83. Physiologus, 70. Solino II, 36. Cyranides, p. 65. Sexto Plácido, II, 10.

272

Capítulo IV
Jeroglíficos sobre la idea de los órganos hum anos

J e r o g líf ic o I. E s t ó m a g o d e l h o m b r e

TÍ (futovAof»r ó fjU x z o p Z u A c T J Ú H T v A íf.

Qué expresan dibujando un dedo.
Un dedo significa estómago deI hombre.
V a le ria n o reco g e e s ta sig n ificació n q u e a p o r ta H o r a p o lo m e d ia n te el d e d o y se ñ a ­
la q u e los s a c e rd o te s e g ip c io s e x p re sa b a n , e n tr e o tr a s c o sas, m e d ia n te el d e d o el e s tó ­
m ag o . A ñ a d e q u e H o r a p o lo n o p re c isa el d e d o d e la m a n o p o r el q u e se h a d e e n te n ­
d e r tal sig n ificació n y n o s c o m e n ta q u e u n a a s o c ia c ió n d e e s te tip o se d e b e a q u e p o r
los d e d o s se lleva la c o m id a a la b o c a y m e d ia n te ello s se p u e d e v o m ita r y e v ita r el
m al d el e stó m a g o . P o r o tr a p a r te los m é d ic o s a n tig u o s lla m a b a n al e s tó m a g o « rey d e
to d o el c u e rp o » , p u e s r e p a r te co n m e d id a a c a d a m ie m b ro su s u s te n to , y el d e d o es
ta m b ié n im a g e n d e la m e d id a (H ier. X X X V I, X V I 1).
S b o rd o n e , c o m o h a b la re m o s m ás ta r d e , p ie n s a q u e la i n te r p r e ta c ió n q u e h a c e H o ­
ra p o lo del d e d o c o m o im a g e n d el e s tó m a g o es c la ra m e n te fo rz a d a . E n tie n d e q u e se
p u e d e r e la c io n a r el e s tó m a g o c o n la bilis. P a n o fs k y e s tu d ió c ó m o la c ó le ra , la s o b e rb ia
y la ira , se a s o c ia b a n c o n la bilis a m a rilla , c o n el H u m o r C o lé r ic o 28. A q u í sí q u e p o ­
d e m o s e n c o n tr a r u n a id e n tific a c ió n e n tr e el d e d o y los s ig n ific a d o s n e g a tiv o s a q u e r e ­
m ite tal h u m o r.
R íp a al h a b la r de la « A rro g a n c ia » c o m e n ta q u e se h a d e r e p r e s e n ta r m e d ia n te u n a:
Mujer vestida de verde con orejas de asno. Lleva en el brazo izquierdo un pavo, y con la dies­
tra en lo alto ha de mostrar el Índice extendido... el dedo en alto indica la obstinación de m antener
el propio parecer de cualquier form a, queriéndose así alejarse del com ún de las gentes, afirm án­
dose mucho y despreciando a los otros. A si pintaban los antiguos a la Pertinacia, que con la igno­
rancia viene a ser como una sola cosa'“.
H a b la n d o de la « E te rn id a d » , R ip a p r o p o n e ta m b ié n el d e d o e n su r e p re s e n ta c ió n ,
ya que:

3 E. P a n o f s k y , Vida y Arte de Alberto Durerò, Madrid (1982), pág. 106.
'' C. R ip a , ob. cit.. «Arrogancia».
275

. . . e l ded o índice levantado es signo de la estable fir m e za que en la E ternidad se contiene, m an­
teniéndose aleja d a d e todo tipo de mutación; pu es dicha a ctitu d suelen m ostrar aquellos que quie­
ren d a r signo d e ánim o constante, y que no piensan cam biar lo que se han propuesto o decidido.

S in d u d a , e s ta s c u a lid a d e s q u e se v an d a n d o m e d ia n te el d e d o , la a rro g a n c ia , la
p e rtin a c ia , la c o n s ta n c ia e n m a n te n e r la o p in ió n , s o n c la ro e x p o n e n te del h u m o r co­
lé ric o o bilis a m a rilla q u e re m ite a lo co lé ric o , la s o b e rb ia o la ira . E n c o n s e c u e n c ia ,
el h e rm e tism o q u e se m a n ifie sta en la im a g e n se va h a c ie n d o p a te n te , p u e s al relacio ­
n a r el d e d o c o n el e s tó m a g o n o se hace m e n c ió n a la id e a q u e p re c is a V a le ria n o de la
m e d id a , sin o a o tr a m á s e sp iritu a l q u e c o n siste e n p r o p o n e r a q u ie n e s e stá n d o m in a ­
d o s p o r la bilis a m a rilla , p o r la a rro g a n c ia , la c ó le ra y la so b e rb ia .
N o h e m o s d e o lv id a r, c o m o nos c u e n ta P a n o fsk y , la im p o rta n c ia q u e tu v ie ro n los
h u m o re s e n los sig los XV y x v i. Se e n te n d ía q u e el h o m b re , tra s la c a íd a d e los P ri­
m e ro s P a d re s , p e r d ió el e q u ilib rio de los h u m o re s d e q u e g o z a b a e n el P a ra íso , y en
c o n s e c u e n c ia , al e s ta r d o m in a d o p o r u n o d e ellos, b ie n el fle m á tic o , sa n g u ín e o , bilis
a m a rilla o co lé ric o , bilis n e g ra o m elan có lico , e r a u n se r im p e rfe c to .
E stas a s o c ia c io n e s del d e d o q u e p r o p o n e H o r a p o lo c o n las id e a s q u e o b se rv a m o s
e n R ip a , n o s p e rm ite n p la n te a r u n a h ip ó te sis r e s p e c to a la im a g e n d e T o m á s e n el fres­
c o q u e L e o n a rd o p in ta r a p a r a S a n ta M a ría d e las G r a c ia s e n M ilá n , y q u e c o n o c e m o s
p o r L a C en a . S a b e m o s, p o r el e s tu d io d e C lark so b re este a rtis ta , q u e e r a a fic io n a d o
a lo m iste rio so '0; a ñ a d e q u e L e o n a rd o fue m uy d a d o a las aleg o rías y ju e g o s d e adivi­
n a c ió n '1. P o d ría m o s e n te n d e r q u e, tra s la visión q u e so b re la p in tu ra tie n e L e o n a rd o ,
d o n d e el g e s to es la e x p re sió n del e s p íritu ’’, q u iz á se localicen id eas o cu ltas q u e tras el
c o n o c im ie n to p o r p a rte del a rtis ta de esto s có d ig o s se m án tic o s, n o s q u ie re p re se n ta r.
P a n o fsk y e n el e s tu d io d e los C uatro A póstoles d e D u r e ro , s e ñ a la q u e M a rc o s es
im a g e n del h u m o r c o lé ric o , c a ra c te riz a d o p o r los o jo s sa lto n e s y la to n a lid a d v erd o sa
d e su p i e l ” ; p a r a R ip a este c o lo r es im ag en de la A rro g a n c ia . E n la o b r a d e L e o n a rd o
n o s e n c o n tr a m o s a T o m á s c o n esto s o jo s e x a lta d o s y j u n t o a la to n a lid a d v e rd o s a del
m a n to d e S a n tia g o el M e n o r, so b re el q u e so b re sa le su ca b e z a .
T o m á s, c o m o n o s c u e n ta n los tex to s b íb lico s, fue u n A p ó s to l q u e m a n tu v o su o p i­
n ió n c o n s ta n te m e n te a n te los c rite rio s d e los d e m á s A p ó s to le s y ta n só lo la cam b ió
tra s v er al p ro p io C ris to re su c ita d o . P o d ría m o s e n te n d e r , sig u ie n d o a R ip a , q u e el
d e d o p r o n u n c ia d o e n la c o m p o sic ió n de L a C ena tie n e el se n tid o p r o p io d e la a r ro ­
g a n c ia , p e rtin a c ia , o b s tin a c ió n y so b e rb ia q u e d e fin e al A p ó s to l in c ré d u lo .
P o r lo ta n to el d e d o q u e n o s p re s e n ta H o r a p o lo lleva m á s a llá e n lo qu e re sp e c ta
a los sig n ific a d o s q u e a la a so c ia c ió n co n el e stó m a g o . Se p u e d e r e la c io n a r c o n los h u ­
m o re s , c o n c r e ta m e n te c o n el lla m a d o bilis a m a rilla y q u e d e fin e al co lé ric o , al h o m b re
a r ro g a n te y so b e rb io q u e m a n tie n e su c rite rio a p e s a r d e c u a lq u ie r p a re c e r.

K . C l a r k . Leonardo da Vinci. M a d rid (1 9 8 6 ). p á g . 87.
11 Ibidem, p á g . 55.
A . B l u n t , La teoría de las artes en Italia 1450-1600, M a d rid (1 9 7 9 ), p ág . 48.
!i E. P a n o f s k y . ob. cit.. p á g . 24 4 .

276

b) Para Sbordone la relación entre los dos elem entos se establece, en prim er lugar, por una cier­
ta identificación del estómago con la bilis, p o r una posible influencia del latín. En segundo
lugar, por los significados cercanos a la violencia y a la ira a que hace referencia el signo del
dedo horizontal —= .. Viene entonces a la m ente la asociación de la cólera con la bilis, con la
bilis amarilla o hum or colérico, como hemos explicado en el texto. Esta asociación le parece
a Sbordone un poco forzada, pero podem os considerar, siguiendo entre otros a Ripa, que pue­
de tener su sentido.

Je ro g lífic o II: H o m b r e QU E NO TIENE BILIS

E n este s e n tid o c a b ría p re c is a r q u e so n m u c h o s los te x to s e im á g e n e s e n lo s que
ap a re c e la p a lo m a a s o c ia d a a C risto e n el a rte c r is tia n o ” .
rw f

fui í^ o iT a
ir íp i

¿ty’

¡J.HíxoíTtx x»A¡to ttjj-n$uú(. ¿AA‘¿<J>*
<T¿(lí </lí^ín£>o¡;yea)<Pí » itf , Trf^S'í>¿{J (<ü)-?a>
(p o ü í'ifj

t¿

i a í ' t S i a ¡ ¡ S a l ' t i In frió le y }

' íIuj^ oAiuj

Cómo expresan «hombre que no tiene bilis,
sino que la recibe de otro».

S ig u ien d o c o n n u e s tro c o m e n ta rio y tra s e s ta le c tu r a p o d r ía m o s e n te n d e r, c o m o
se h a p re c isa d o e n el je ro g lífic o a n te r io r, q u e la bilis p r o d u c e h u m o r e s m alig n o s co m o
so n el co lérico p a r a la bilis a m a rilla y el m e la n c ó lic o p a r a la bilis n e g r a (este ú ltim o
c o n sid e ra d o h a s ta el siglo x v i c o m o el p e o r d e to d o s los h u m o r e s ) “ . P o r ta n to , el h o m ­
b re q u e ca re c e d e bilis n o e s tá d o m in a d o p o r e s to s m ales, c o m o es el c aso d e la p alo ­
m a, q u e a u n q u e la p o se e n o la tie n e e n su o rg a n is m o , sin o en la c o la , y p o r lo m ism o ,
tal y c o m o n o s h a s e ñ a la d o H u e rta , al n o te n e r h iel re p re s e n ta al h o m b r e sin m a ld a d .
E stas aso c ia c io n e s n o e s ta ría n lejos d e S an Isid o ro , q u ie n al c o m e n ta r la p a lo m a
h ab la de su p u re z a y m a n s e d u m b re , d e la r e p ro d u c c ió n sin a c to sex u al, ta n só lo p o r
el «beso del a m o r» .
... son aves mansas, que viven entre los hombres y sin hiel; antiguam ente se las llamaba venerías, porque frecuentan mucho sus nidos y conciben con el beso del am or (Et. X II, 7, 61).

Pura escribir «hombre qtte no tiene bilis de
forma natural, sino que la recibe de otro», pin­
tan una paloma que tenga derecha la parte de
atrás, pues en ella tiene la bilis.

E sta re la c ió n q u e v am o s e s ta b le c ie n d o p o r la q u e el te x to d e H o r a p o lo se d e b e leer
d e n tro de la ale g o ría , q u e d a m a tiz a d a e n V a le ria n o , y a q u e é s te n o s d ic e q u e la p alo ­

E n el L ib ro I. c o n c r e ta m e n te e n el je ro g lífic o X I r e fe rid o a la id e a de los vicios,

m a c o n la c o la h a c ia lo a lto v ien e a r e fe rir al h o m b r e n o c o lé ric o , es d e c ir al h o m b re
au sen te del h u m o r c o lé ric o o d e la b ilis a m a rilla . A sí, al ig u al q u e la p a lo m a n o tien e

h a b lá b a m o s d e la p a lo m a y c o n s id e rá b a m o s , sig u ie n d o a H o r a p o lo , q u e este an im al
n o tie n e bilis. E n la p r e s e n te c o m p o s ic ió n a p a re c e c ie r ta c o n tr a d ic c ió n , ya q u e se p re ­

hiel y de te n e rla la p o se e e n su co la, el h o m b re n o h a d e p o s e e r la c ó le r a d e n tr o d e sí;
de llegarle d e b e se r p o r estím u lo s e x te rn o s ( H ier. X X II, X). P re c is a e s te a u to r q u e los

cisa q u e la bilis se lo c a liz a e n la p a rte p o s te rio r del ave.
A ristó te le s d a c u e n ta d e c ó m o c ie rto s a n im a le s n o tie n e n v esícu la b iliar y o tro s sí.

griegos q u e rie n d o e x p re sa r los té rm in o s d e d u lz o r y b o n d a d lo h a c ía n m e d ia n te la p a ­
lab ra « p alo m a» . N o e x tra ñ a , en c o n s e c u e n c ia , q u e se a p o r e s ta c r e e n c ia en su a u s e n ­
cia de hiel, p o r lo q u e este av e fu e ra u n a d e las m á s e m p le a d a s c o m o sa c rific io a la
d iv in id ad . P o r tal r a z ó n n o e x tra ñ a v e r la p a lo m a e n d ife re n te s c o m p o s ic io n e s p lá s ti­
cas re m itie n d o a la id e a d e p u re z a y b o n d a d , c o m o p r o p o n e R i p a 37, y a p a re c e e n los
E vangelios h a c ie n d o re fe re n c ia a la se n cille z y m a n s e d u m b re (M t. X , 16).
L a aso ciació n d e la b o n d a d , p u re z a y se n cille z c o n la a u s e n c ia d e h iel q u e d a ta m ­
bién p re c isa e n S an C ip ria n o , q u ie n , e x p lic a n d o el sím b o lo d e la p a lo m a c o m o e x p re ­

In c lu so e x iste n a n im a le s c o m o el c ie rv o q u e n o te n ie n d o v e síc u la b ilia r la p o r ta n en
la co la, c o m o en este c a s o d e la p a lo m a q u e p r o p o n e H o r a p o lo (d e hist. anim . 506 b).
J e ró n im o d e H u e rta e n su c o m e n ta rio a P lin io n o s dice e n este se n tid o :
Algunos han dicho que carecen todas de hiel, aunque Oro Apolo y Aristóteles lo contradicen.
Galeno afirm a que la tienen en los intestinos, y no asida a l hígado, como otras aves. Es su bazo
tan pequeño que dificultosamente se halla í Hist. Nal. X, X X X V il —A notación).
C o m o p o d e m o s c o m p r o b a r. H u e rta no tien e p a r a n a d a en c u e n ta las a firm a c io n e s
d e H o r a p o lo en su p r im e r L ib ro . P ero e s te a u to r le c o n fie re a la p a lo m a m uy d ife re n ­
tes sig n ific a d o s, d e lo s q u e se ría im p o sib le d a r c u e n ta e n este c o m e n ta r io , a u n q u e en
su m a y o ría re m ite n a la id e a d e sen cillez, p u re z a , c a s tid a d y b o n d a d . S im p lem en te,
n o s r e m itire m o s al p r o p u e s to p o r H o ra p o lo . H u e r ta e s ta b le c e u n a c o m p a ra c ió n e n tre
las p r o p ie d a d e s d e la p a lo m a y la fig u ra d e C ris to , se ñ a la n d o :

sión del E sp íritu S a n to , dice:
... el Espíritu Santo ha venido bajo la fo rm a de paloma, anim al sencillo y alegre, sin amargura
en la hiel (De unitote Eccles., c. IX).
L a re p re s e n ta c ió n d el E sp íritu S a n to m e d ia n te la p a lo m a es u n su c e so c o tid ia n o
en la H isto ria del A rte ; ta m b ié n a p a r e c e c o n p r o fu s ió n c o m o im a g e n d e C risto . E n
este se n tid o p o d ría m o s p re c isa r alg u n o s ejem p lo s, c o m o u n a m in ia tu ra d el siglo XII q u e
se e n c u e n tra e n D ijó n e n la q u e a p a r e c e la p a lo m a so b re el n im b o d e M a ría q u e so s­

... Primeramente entienden dicen que no tienen hiel (y y o lo tengo por cierto). A si Cristo nues­
tro señor no tuvo malicia de pecado, aunque en fo rm a de pecador (Hist. Nal. X, XXXVII - A n o ­
ta c ió n )14.


“ La relación con la paloma de la figura de Cristo viene también del anagrama numérico del nombre
griego de la paloma, pues ofrece la misma suma que el alta y omega, iniciales cuya aplicación a Cristo es
conocida.
278

tien e a Je sú s en su s b ra z o s. D e ig u al m a n e r a p o d e m o s p r e s e n ta r la p in tu r a d e L u is d e
M o rales, o b r a del sig lo x v i en la q u e se a p r e c ia c ó m o M a ría y C r is to tira n d e u n hilo
que está s u je ta n d o u n a p alo m a. P o d e m o s e n te n d e r q u e el av e n o a p a r e c e c o m o u n pa-

15 H.

L

ec ler q

Y F . C a b r o l . Diclionaire d 'a rqueobgie el de Uturgie, P a r ís (1914).

" E. P a n o f s k y , ob. cit., 106.
” C . R ip a , ob. cit., « P u re z a » .

279

sa tie m p o se g ú n c u e n ta T r e n s 1*, sin o q u e el h ilo un e las im á g e n e s c o n la p a lo m a p a ra

Je ro g lífic o I II . O

íd o

p r e c is a r c la ra m e n te la p u r e z a in m á c u la ta n to d e M a ría c o m o d e C r is to , p e rs o n a je s que
e n su h u m a n id a d y d e n tr o d e u n c o n te x to c ristia n o , al ig u al q u e e x p re s a H o r a p o lo m e­
d ia n te la p a lo m a , n o tu v ie ro n n u n c a « b ilis» , m a ld a d .

n u (2 « á
T i íí t? ) n a i a S f i ò M o j ; ¡ .h ¿ 0) t u A X o m c f fa -

f i y o u , cá jc t ^uyia(povai¡j'CLÜTK

'tacizrt¿¡

•ÌVÌ ¿ o j a iu ¡j,¿¡ tW

a) Fuentes: Aristóteles, FIA II, 15, 506 b 21; PA IV. 2. 676 b. 17ss. Plinio. XI, 194.
b) Com o vimos en el Libro I, se considera a la palom a com o un ser que no tiene bilis; en cam­
bio ahora se afirma que está en la p arte posterior. Quizá esto nos puede llevar a pensar,
com o señalamos en la Introducción, que Filipo dispusiera de algunas listas de jeroglíficos y
propusiera algunos ejem plos de su propia consideración. Los testim onios de los naturalistas
antiguos a este respecto se inclinan hacia la idea de que la palom a tiene bilis, con lo que el
autor entronca con la corriente zoológica que recogen las fuentes griegas y latinas.

Cómo expresan «uno que oye m u y bien».
Cuando desean expresar «uno que oye m uy
bien», pintan una cabra. Pues ésta respira por
las fosas nasales y por las orejas.

S on v a rio s los a u to re s clásico s q u e c o in c id e n al p re c isa r q u e la c a b ra re s p ira p o r
las o re ja s, c o m o lu eg o d a re m o s c u e n ta . E n tr e ésto s S b o rd o n e n o s h a b la d e A ristó teles,
a u n q u e se h a de p re c is a r q u e el e s ta g irita lo q u e h a c e es c u e s tio n a r tal c r e e n c ia (de
an im . hist. 49 2 a). P lin io re c o g e la m ism a tr a d ic ió n q u e A ristó te le s c u a n d o p re c isa :
Escribe Archelao, que no respiran por las narices, sino por las orejas y que en ningún tiempo
dejan de tener calentura; y acaso por esto es el aliento suyo m ás ardiente que el de las ovejas y
sus ayuntamientos m ás encendidos {Hist. Nat. V III, L).
H u e rta e n su c o m e n ta r io a c la r a e s ta n a r r a c ió n y la p o n e e n re la c ió n c o n el tex to
d e H o ra p o lo :
... Han dicho algunos que respira por las orejas, como escribe Plinio, porque tapando las nari­
ces no sienten pesadumbre alguna. Esto confirm a Opiano, el cual, tratando de las cabras silvestres,
dice que tienen entre las orejas un pequeño agujero que va a dar al pulmón, por el cual respiran,
y que si tapan éste con cera, se ahogan. Y asi los Egipcios, queriendo significar a un hombre que
oía perfectamente, pintaban una cabra, dando a entender, que el perfecto oído es aliento y respi­
ración del alma (Hist. Nat. VIII, L —A notación).
E n c o n s e c u e n c ia , p o d e m o s e n te n d e r q u e los ó rg a n o s h u m a n o s se p re s e n ta n c o m o
im ág en es ale g ó ric a s q u e re m ite n a id e a s p le n a m e n te m o ra le s, c o m o es el c aso d e la
c a b ra , q u e h a c ie n d o re la c ió n al o íd o h u m a n o e sta b le c e c la ro s p a ra le lism o s c o n la re s­
p ira c ió n m o ra l del e s p íritu , q u e sie m p re se h a d e a lim e n ta r d e l a ire q u e c o m p o n e n las
p a la b ra s v irtu o sas.
E lian o sig u e ta m b ié n esta tr a d ic ió n q u e n o s p re s e n ta H o r a p o lo . A sí, leem os:

!* M T r e n s , María, Iconografía de la Virgen en el Arte cristiano, Barcelona (1946), p ág . 549 y 550.

280

La cabra tiene una cierta ventaja para to m ar el aire del exterior, como refieren los cuentos
pastoriles, porque inspira el aire por los oídos y por las narices... (Hist. An. 1. 53).
281

J u a n d e H o ro z c o se m a n ifie sta e n el m ism o se n tid o :

J e ro g lífic o IV. HOMBRE LENTO EN SUS PIES

Del que tiene gran sentido del oir, era fig u ra la cabra, porque dicen que oye mucho y que re­
suella por las orejas como por las narices, aunque esto no lo tiene Aristóteles por cierto (Embl. Mor.
I, XXII).

n u>( aíOf&Tnijj¿Htotwra•rtuijfo.'ír
K it u ir iii toic7«9c u .
A

V a le ria n o sig u e ta m b ié n el c rite rio p r e s e n ta d o p o r H o r a p o lo y m e d ia n te la ca b ra
p r o p o n e la im a g e n d e la p r o n titu d e n el o ír d el h o m b r e , se ñ a la n d o q u e tal a so c ia c ió n
se r e m o n ta a los e g ip c io s y q u e se d e b e a q u e e s te a n im a l re s p ira ta n to p o r las n arices

(pourlp tKCiiH
Ká/nrfi/.jtí'o 0

111 -

¡K » o íw r a ilw

úu/xivou, ká/xuAcp y?cJ •
pl¡j

Xíyíicu.

c o m o p o r las o re ja s (H ier. X , II).
T ra d ic io n a lm e n te , c o m o vim o s e n el lib ro I, es la o r e ja de to ro la q u e v ie n e a re­
fe rir el b u e n o íd o , o ta m b ié n el cie rv o , q u e tie n e e s ta p r o p ie d a d c o m o ex p lica Solórz a n o e n su s e m b le m a s w, y p r e s e n ta n J a n B ru e g h e l y R u b e n s e n su A legoría d e l Oído.
E n este s e n tid o n o e x tr a ñ a q u e B ru e g h e l d is p o n g a e n su o b r a O rfeo y los a n im a le s a
u n a c a b r a s a lta n d o g o z o s a p o r el s o n id o d e su m ú sic a , d a n d o m u e s tra s d e u n m a y o r
e n c a n ta m ie n to q u e los d e m á s a n im a le s, p o r se r q u ie n d e to d o s ellos tien e m á s fin o el
se n tid o a u d itiv o .
Q u iz á en el lien zo d e F ra n s F ra n c k e n II titu la d o el P ecado O riginal, p o d a m o s en­
c o n tr a r u n a s p e c to re la c io n a b le c o n el sig n ific a d o q u e v a m o s d a n d o a este an im al.

31

Cómo indican «hombre lento en moverse
con los pies».

:

Si quieren indicar «hombre lento en mover­
se con los pies», dibujan un camello. Pues aquél,
el único de todos los dem ás animales, dobla el
muslo, por lo que también es llamado «Kameros».

A q u í a p a r e c e re c o s ta d o y m ira n d o la e s c e n a d e los P rim e ro s P a d re s, d a n d o a e n te n ­
d e r el m al o íd o q u e tu v ie r o n p a r a su e s p íritu al e s c u c h a r la s p a la b ra s m a lic io sa s d e la

H e ró d o to h a b la d e v a ria s a rtic u la c io n e s d e l c a m e llo e n su p a ta tra se ra ( II I. 103),
a s p e c to q u e A ristó te le s c o n tra d ic e s e ñ a la n d o q u e e s to es u n a m e ra a p a rie n c ia q u e se
d a al c o n tr a e r el a n im a l el a b d o m e n (d e hisl. a n im . II, 1). E lia n o re c o g e la tra d ic ió n

s e rp ie n te , a la vez q u e los p e rro s , c o m o v im o s e n el L ib ro I, v e n d ría n a p r e c is a r esta
m a la e le c c ió n y el p o c o c o n o c im ie n to q u e tu v ie ro n a n te la m ism a.

y c o m e n ta :

i
a) Fuentes: Alcmeón de C rotona, Diels-Kranz, 24, A 7, vol. I, p. 212. Aristóteles, HA, I, 11,
492 a 14. Physiologus 74-5, 96-7. Varrón, de re rust. II, 3, 5. Plinio, V III, 202. Hipólito, 77/2/losophum IV, 31, Migne 16, p. 3094. O piano, Cyn. II, w . 338 ss. Timoteo, 15. Eliano, NA I,
53.
b) Son num erosas las fuentes que presentan como característica de la cabra el respirar sólo por
las orejas. Ú nicam ente Eliano, al igual que H orapolo, m enciona que también respira por la
nariz.

Heródoto -dice que las camellas tienen en los remos traseros cuatro coyunturas y otras tantas
rótulas... (Hist. A 11. X, 3).
Si bien H o r a p o lo u tiliz a ta le s c re e n c ia s p a r a ju s tif ic a r la le n titu d d e l a n im a l, c o n ­
tr a ria m e n te P lin io s e ñ a la q u e te n ía la v e lo c id a d del c a b a llo , s ie n d o ta n lig ero c o m o él
(Hist. N at. V III, X X V I). P o r o tr a p a r te , s o n m ú ltip le s las re fe re n c ia s del a n im a l a la
id e a de tra b a jo . A sí lo se ñ a la n V a ld e c e b ro , C a m e ra r iu s o T y p o tiu s , e n tre o tro s . A h o ­
ra, al re fle ja r su le n titu d se le q u ie re v e r c o m o e x p re sió n d e la ta r d a n z a , la le n titu d , lo
q u e a p lic a d o al h o m b r e p u e d e se r c la r a im a g e n d e la p e re z a .
H u e rta p o n e de m a n ifie s to la d if e re n c ia e n tre sus p a ta s:
... las piernas m uy desiguales, las de adelante m u y largas, y las de atrás m uy cortas,tanto
que parece estar sentado en el suelo por las corvas... Su andar es m u y diferente al que tienen pro­
pio los demás animales de tierra y agua, porque no echan una mano, y luego otra, y un pie, y
luego otro, sino juntas las manos, y luego ju n to s los pies, de suerte que entram bos lados se mueven
juntos, y juntos toman nuevo lugar. Esto es decir, que andan siempre como saltando... (Hist. Nat.
VIII, XVIII Anotación).
V a le ria n o reco g e e s ta n a rra c ió n d e H o ra p o lo y la p r o p o n e c o m o re fe re n c ia al h o m ­
b re c a n s a d o p o r la fa tig a (Hier. X II, X X X III). A sí, e n g e n e ra l, a p a re c e este a n im a l aso ­
cia d o a la v irtu d del tra b a jo o d e la p r u d e n c ia p o r c u a n to s a b e m e d ir sus fu erz as. La

* J. M.
282

G o n z á l e z d e Z a r a t e . L os

Emblemas Regio-Politicos de Juan de Solórzano. «Ciervo».

relació n q u e estab lece H o ra p o lo c o n la le n titu d n o se e n c u e n tr a en el cam p o d e la e m ­
b le m á tic a ni en las re fe re n c ia s q u e c o n fo rm e al m al e sta b le c e P icín ello (V, IX ). P o r tan283

la cual como va creciendo se divide en dos y de ella se fo rm a n las piernas. y después. E lia n o es q u ie n s e ñ a la la fo rm a c ió n d e las p a ta s d e r a n a en d ife re n te s tiem p o s: . sostenida por dos patas. Artem ido. caminaba arrastrándose. N a l VIH. Yo mismo. adem ás de la ro­ dilla. Puf A D ie g o A n g u lo e n te n d ía p o r el M a rte d e V elázq u e z la im a g e n de la d e c a d e n c ia m i­ ¡Uvu S Í itu . y solamente se ven formados a llí los ojos. An. Por una parle son gruesos.. p u e s si a q u é l p re c is a q u e a la r a n a le cre c e n p r im e ra m e n te las p a ta s tra se ra s . IX. X X IX . por la otra tienen una colilla delgada. 56). a manera de unos pedacillos de carne negra. 3. mic¡ ¿uh SUuiiJht'fa kíVcí- 3 Q U . pp. D e ahí q u e p a r a n a d a e x tra ñ e v e r al a n im a l a s o c ia d o p o r lo s tr a ta d is ta s d e é p o c a m o d e rn a c o n las p a ­ sio n e s d e s h o n e sta s . (Hist. y la parte delantera de ellas. X X X V II). T ra s este re la to p a re c e n e n t r a r e n c o n tr a d ic c ió n las a firm a c io n e s d e H o ra p o lo y E lia n o . y a sí en m u y poco tiempo vienen a quedar perfectas. LI). dividiéndose la cola de los postreros. cuando crece. rttia T ta a n o u f i / l t c jj ¿uiJjiousitíibci.é jü S v o í ^ fle m a m ilita r d e la q u e d io b u e n a c u e n ta A ngulo.. después se fo rm a n los pies. NA X.lo se c o n tra d ic e la a so c ia c ió n del cam ello con el h o m b re flem átic o q u e n o s p r o p o n e el J e r o g líf ic o V . Eliano. a los que llaman girinos.. b) La creencia en la existencia de varias articulaciones en la pata del camello. Se querían ver en este segundo térm ino las raíces correspondientes a «doblar» y a «muslo». Cómo indican «hombre que no puede m o­ verse durante m ucho tiempo». nacen sin fo rm a perfecta. a s p e c to q u e p o n d r ía d e reliev e la ¿-aidíouf "Jró tVxf ^ . caminando desde Nápoles a Dicearquia m e encontré con un diluvio de ranas. H u e r ta a c la ra e s ta fo rm a d e m e ta m o rfo s is que se o p e r a e n la r a n a ya e n el c a p í­ tu lo V IH : . c o m o ex p lic a V a le ria n o (H ier. C o m o v im o s e n el L ib ro I la r a n a es u n a n im a l q u e n a c e e n lu g a re s c e n a g o so s e in c lu so se p e n s a b a q u e su n a tu r a le z a p r o v e n ía d e la m ism a tie rra . primero adquiere las patas de atrás. 499 a 19-21.. oneir.. La etim ología del nom bre de camello «[Camelos» relacionándolo con «K am eros» rem onta a A rtem idoro. E s c u rio so n o ta r qu e en el ca sc o del M a rte p a r e c e re p re s e n ta r s e la c a b e z a d e u n cam ello .. y se parecía a algo form ado de una sustancia húmeda. HA II. 103. aún informe. Nal. 1. mientras que la otra parte se arrastraba detrás. y de junto a la cabeza se despegan los brazos. Si quieren indicar «hombre que no puede moverse durante m ucho tiempo y después se mueve con los pies». (Hist. pintan una rana que tenga las palas de atrás. Pues aquella nace sin patas. se encuentra en las fuentes a partir de H eródoto.líi(C p ¡ ) K i m S i n a w s r M ¡ f¡¡cv\¿t¿SU aiirt- lita r e s p a ñ o la q u e se m a n ifie sta en el siglo XVII. I. XXXI A notación)... a) Fuentes: H eródoto III.. Aristóteles. 284 285 . 4. II. y sólo se conocen en ellos los ojos y la cola. y entonces se llaman girinos. (Hist.. P lin io d e s c rib e la f o r m a e n q u e n a c e n las ran as: . 11-12 Hercher.( ^ X íP o C í r i jJ . INMOVILISIMO DE l o s p i e s a u to r co n la visió n g e n e ra l d e m m ism o c o m o anim al d e g ra n c a p a c id a d d e tra b a jo y su frim ie n to . paren unos pescados de carne negra pequeños.

V a le ria n o n o s a c la r a q u e e s te je ro g lífic o viene a se r im a g e n del h o m b re q u e h a es­ ta d o d u r a n te m u c h o tie m p o e n fe rm o d e sus p ies y q u e d e s p u é s sa n a. NA II. 159. la a firm a c ió n d e q u e la p a r te d e la n te ra es sos­ te n id a p o r d o s p a ta s p u e d e r e fe rir a las tr a s e ra s y lo q u e a r r a s tr a in d ic a ría la co la que m a n tie n e d e su p r im e r a c re a c ió n . y después se alivia. N o o b s ta n te . Eliano. a) Fuentes: Plinio. I. pintan en los pies de la rana. L o explica d ic ie n d o q u e así c o m o la r a n a n a c e sin p a ta s y e s tá b a s ta n te tie m p o v iv ie n d o sin ellas h a s ta q u e p o s te rio r m e n te le c re c e n las d e a trá s . X X IX . del m ism o m o d o e x p re sa al h o m b re q u e h a te n id o los p ie s e n fe rm o s y tie m p o d e d e s c a n s o sin p o d e r u tiliz a rlo s (H ier. 286 C apítulo V Jeroglíficos sobre la idea de reproducción .éste s e ñ a la lo c o n tr a rio . C o n la m ism a in te n c io n a lid a d p r o p o n e J u a n de H o ro z c o el je ro g lífic o de H o ra p o lo : El enfermo que no ha podido andar. X L ). porque le nacen tarde (Embl. Mor. IX. 56. XXIII).

Lo fu e a M áximo.. si el a n im a l se e n tie n d e c o m o im a g e n de la d e s c e n ­ d e n c ia m ascu lin a y ta m b ié n c o m o un av e d iv in a .)uO¿¿. c o m o el del rey M id a s d e F rig ia .. D e s c e n d e n c i a m a s c u l i n a X A ^ íl/lq ^ J ic q ií^ : . N o e x tr a ñ a p o r lo ta n to q u e ... un nido de Aguilas con siete polluelos. dijeron que habría de ser siete veces cónsul. y les respondió que un Aguila les daría R e y 40. d e a h í q u e la to m a r a c o m o su d iv isa. y consultados los agoreros. Dos A guilas estuvieron asistiendo al nacimiento de A le­ jandro. F e r r e r d e V a l d e c e b r o . L. pues siendo hijo de un guerrero o Carpintero. E n tre lo s d ife re n te s sig n ific a d o s a q u e n o s re m ite el á g u ila e n c o n tra m o s su re la ­ ció n co n la p r o s p e r id a d ..I.. Y a d e s d e la a n tig ü e d a d se e n te n d ía q u e fu e u n ág u ila q u ie n se ñ aló a J ú p ite r su v ic to ria s o b r e los g ig a n te s .'xíO. señalando los dos Imperios que de la Europa y Asia había de obtener” . 289 . Qué expresan dibujando un polluelo de águila. del m ism o m odo un fa lo en erec­ ción o el esperma de un hombre. p ro n o stiq u e este tip o d e d e sc e n d e n c ia real. “ A. sobre e l Palacio de Filipo su padre. oh.J e r o g líf ic o I... 41 Ibidem. Un águila señaló rey a los Argivos. p u es c o n tin ú a re la ta n d o q u e C a y o M a rio e n c o n tró : .. V a ld e c e b ro n o s d a m á s e je m p lo s e n e s te se n tid o y n o s d ic e c ó m o e s te a n im al sirv ió d e a u g u rio p a r a el n a c im ie n to d e rey es q u e g o b e r n a r o n im p o rta n te s p u eb lo s.. 42 Ibidem. Un polluelo de águila significa «que engen­ dra descendencia masculina» y que «tiene fo r ­ m a circular». cit. V a ld e c e b ro la a s o c ia c o n la id e a d el in g en io o fe­ c u n d id a d m e n ta l42. A d e m á s n o s n a rra : . le señaló des­ de la cuna para Emperador. una Aguila. :ii <z¡n(tiut:'. porque habiendo faltado la fa m ilia de los Heráclidas (de quien elegían siempre rey) consultaron el Oráculo. R e la c io n a d a c o n la fe c u n d id a d .

c o n c re ta m e n te las lu m b a re s. E sta r e la c ió n d e b ió se r n o ta b le e n tr e los a n tig u o s. lo que se relaciona con el segundo concepto que propone H orapolo. V alerian o es de la o p in ió n de q u e este jero g lífico fue m u y a c e rta d o p o r lo s e g ip c io s. y reyes saldrán de tu lomo (Gn.'de m arido. sin duda nos encontram os ante un m om ento en el que ya se ha producido la confusión entre los dos signos. L a re la c ió n q u e p r e s e n ta H o r a p o lo d e la e s p in a d o rsa l c o n el e s p e rm a . se g ú n n o s c u e n ta n lo s B estiarios. m e n in a s y e n a n o s e r a m u y c o m ú n e n las c o rte s e u ro ­ 41 Ihidem. que gobierne. llev ó sin d u d a a V a lerian o a re la c io n a r a q u é lla c o n c ie rta in clin ació n a la lu ju ria . A sí. por la extraña propiedad de criar un solo hijo. y p o r lo q u e llev am o s d ic h o . Pues algunos dicen que de allí procede el es­ perma. como su vuelo y caza en término. y en ocasiones se em plea para escribir t:j. XVI. A esto s se re s ta n p o c o a g ra c ia d o s d e la n atu ra le z a se 291 . 11). e n c o n s e c u e n c ia . La idea de virilidad que representa el ideogram a del polluelo puede representarse también sólo con la imagen del falo en e r e c c i ó n . de donde no pasa ". N o e x tra ñ a . no muchas. E sta a so c ia c ió n bíb lica del lo m o o e s p in a d o rsal c o n la re p ro d u c c ió n a p a re c e ta m ­ bién e n el N u e v o T e sta m e n to ( / . Cómo representan «lomo» o «parada de un hombre». los sa b io s d el p u e b lo d el N ielo e n te n ­ d ían la im a g e n d e V en u s. se p u e d e n r e la c io n a r lo s sig n ificad o s q u e p ro p o n e H o r a p o lo . X V III). P o d ría m o s esta b le c e r alg u n as refe re n c ia s visuales e n el c a m p o d e la p lástica. Cuando queremos escribir «lomo» o «para­ da de un hombre» dibujam os la espina dorsal. h e m o s d e e n te n d e r q u e así c o m o el á g u ila se re ju v e n e c e e n su ve­ je z . q u ie n les co n fie re u n a se n sib ilid a d m o ra l y h u ­ m a n iz a d a es sin d u d a V elázq u ez. el h o m b re se p e r p e tú a e n su d e s c e n d e n c ia y m ás c o n c r e ta m e n te en su d e s c e n d e n c ia m a sc u lin a . P a r a d a d e u n h o m b r e n ü c ¡ ftfu ü á»8f¿u-¡r. d ada la unión de los sig­ nificados de «varón. e n E sp a ñ a . o al m enos bastante tarde. p a r a re fe rir a u n h o m b re d o m i­ n a d o p o r la lascivia (Hier. este a u to r p ro p o n e la fu e n te d e la c re e n c ia p o r la q u e el se m en h u m a n o se lo c a liz a en la esp in a dorsal se g ú n H ip ó c ra te s y ta m b ié n c ita e n este se n tid o a P lin io y V irg ilio . sino también porque tiene asistí nido. y c u a n d o d o s v é rte b ra s se e n c u e n tra n e n u n m ism o h u e s o . vol. A l r e s p e c to V a ld e c e b ro a lu d e a e s ta c a r a c te r ís tic a q u e n o s viene p r e s e n ta n d o H or a p o lo al h a b la r d e la d e s c e n d e n c ia m a s c u lin a d e n tr o d e la M o n a rq u ía y c o m p a r a r la co n el c o m p o r ta m ie n to del ave: J e r o g líf ic o I I . S ab id o es q u e el m u n d o d e los b u fo n e s. E n este s e n tid o . ya q u e los as­ trólogos e n s e ñ a n q u e el se m en g en ital se e n c u e n tr a b ajo el p o d e r d e V en u s. a quien deja sucesor del Imperio de los aires. aquél re­ presenta el líquido que sale del órgano viril y puede utilizarse sólo para escribir o com o de term inativo en palabras del m ism o cam po sem ántico. oVpiu'jK S¿o*ip ccidf&'XJv £*AófJkoi xiahxicijisciw íxfiJHp o luis \íyoviri s í S cíí- . Y no sólo es el Aguila. En H orapolo. «que tiene form a circular». Lacau (Sphinx. el p o d e r g e n é s ic o del h o m b re .1 3 ) d o n d e re p ro d u c c ió n c u a n d o h ab la d e m o ­ d e ra r el lo m o refiere a a te m p e ra r el im p u lso d e la lascivia. Siguiendo a este mismo autor. b) El ideogram a de un polluelo de ave . 35. X X X IV . según ha hecho ver M. m acho» y «esperm a». c o n tin ú a el tra ta d ista . b 'h . A sí e n el G énesis n o se d u d a en se ñ alar: Yo soy el Dios Poderoso. que será monstruoso. S in d u d a to d a s e s ta s a s o c ia c io n e s q u e V a ld e c e b ro e sta b le c e m e d ia n te el á g u ila tie­ ne su fu n d a m e n to e n el lib ro X IX d e los H ieroglyphica d e V a le ria n o . Crece y multiplícate: naciones y muchedumbres de pueblos nace­ rán de ti. pág.P o r o t r a p a r te .. A veces el mismo signo representa tam bién «pequeña bola». julio 1912. q u e lo s a u to re s d e e p ig ra ­ m as d ib u jen las v é rte b ra s. «viril».. con el signo “= Q. 59). en el Im perio Antiguo debían ser dos signos con diferente sentido: m ientras éste último servía para escribir o dibujar los dife­ rentes nom bres del órgano o p ara expresar tam bién la idea de m acho. d o n d e se co­ m e n ta n las d ife re n te s s ig n ific a c io n e s a las q u e r e p o rta el ave. p u e s es e n el lo m o o p a rte in fe rio r d e la e s p a ld a d o n d e se e n ­ c u e n tra p a r a lo s a n tig u o s el se m e n y. suena f l . 1 . p u e s in c lu so se m a n ifie sta en los tex to s b íb lico s. m t confundido en época del Im perio Nuevo. E l Reino ha de tener una Cabeza. Petr. 290 p e a s d e la É p o c a M o d e rn a .

de donde podría proceder la m ención de H orapolo. X L ÍV . b) El ideogram a de la espina dorsal es el signo . T. Sobre ¡a generación. ineidentalm ente creo conveniente m encionar que es la prim era vez que se incluye el autor en el tex­ to al no decir «dibujan». H ipócrates. Kühn. N o tic ia s al res­ p e c to te n e m o s in clu so e n la lite ra tu ra d e la é p o ic a . T u a tln a ítfvc¿ifinÁó¡jSji¡J¡nAísm. ya que puede expresar tam ­ bién «sede». 13.les c o n fe ría un sig n ificad o e ró tic o en el q u e q uiso verse algo d iab ó lico . P e ro en el g r a b a d o a p a re c e n e le m e n to s lu m in o so s y astra le s c o m o re p re se n ta c ió n no ya del a m o r sin o d e la g e n e ra c ió n c o m o la im ag en de la m u je r e m b a ra z a d a . M ás difícil resulta ver la relación con el o tro de los elem entos com entados. p o r lo que no es difícil deducir el prim er significado. enanos y bufones en la Corte de ios Austrias. X III). algo que no sucede en el prim er libro y que nos puede llevar a converger con Roedor y entender a Filipo com o un trad u cto r (autor) contem ­ poráneo a Horapolo. S i quieren representar «m ujer embarazada» dibujan un circulo d el sol con una estrella ju n to a un disco solar cortado por la mitad.¡¿tovKÚ‘ tríw a fífii jiiro : í\ iv *Jlig n n . GA I. d el m ism o m o d o el n iñ o se n u tre e n el v ie n tre d e la m a d re (Hier. Dicese que tuvo celos de un enano de palacio“. Sin d u d a e s ta fig u ra re s p o n d e e n g r a n m e d id a a la s id e a s p r o p u e s ta s p o r H o r a p o ­ lo y se m a n if ie s ta a los s a b io s o a d e p to s q u e sig u e n a la m a d re n a tu r a le z a q u e p r o d u c e Monstruos. sin o en q u e el a s tro es el p rin c ip io d e to d a c o n c e p c ió n . c o m o im a g e n d el sa b io . Este signo sirve para representar las palabras i. t «dorso» y psd «espalda». probl. en la q u e se re p re s e n ta a u n e n a n o d e s n u d o y v u e lto d e e s p a ld a s. Catálogo del Museo del Prado. aposentador de Palacio y un hombre bien recibido en él y querido de los re­ yes. 1. je r o g l í f i c o 111. p. c u a n d o d ic e q u e el h o m b re es f ru to d e l h o m b re y d el sol y c o m o la e stre lla reci­ be su luz d e l so l. X II) y q u e n o so la m e n te se h a d e e n c o n tr a r el p a r e c id o en q u e ta m b ié n la m u je r d is p o n e su d e s c e n d e n c ia e n el m e d io d e su v ie n tre y é s ta es e s fé ric a c o m o el sol. V ale­ ria n o sigue a H o ra p o lo e n esta d e s c rip c ió n se ñ a la n d o q u e el g lo b o so la r p a rtid o con un a estrella e n m e d io es im ag en d el e m b a ra z o fe m e n in o (H ier. A. a) Fuentes: Ps. ta l e s c a s o d e la o b r a A ta la n ta fu g ie n s d e M a ie r. 373. pág. V a le ria n o lo re la c io n a c o n la luz al p re c is a r que a lg u n o s p u e b lo s a n tig u o s te n ía n u n a lá m p a r a a r d ie n te c o m o sím b o lo d e la m u je r a m o ­ ro sa p a r a d a r a e n te n d e r q u e el a m o r es c o m o la lá m p a ra . 2 93 . X III). Sbordone cree que el punto de partida se encuentra en el posible doble significado del ideogram a de la espina dorsal. X L 1V . S e ría p ro lijo a n a liz a r la c a n tid a d d e g ra b a d o s e n lo s q u e h a r e p a r a d o e s te in v e s tig a d o r y e n los q u e n o s p r e s e n ta al a s tro c o m o im a ­ g e n y c e n tr o d e t o d a c re a c ió n . P r o p o n e a A ris tó te le s c o m o fu e n te e n el s e g u n d o lib ro d e su P hysica. a c o m p a ñ a d o e n su e s p a ld a p o r un av e —q ui­ zá este a n im a l re c u e rd e al je ro g lífic o a n te r io r d o n d e se p r e s e n ta b a al a g u ilu c h o co m o im a g e n del e s p e rm a d e l h o m b r e — v e n g a a se r re p re s e n ta c ió n de la lascivia fig u ra d a p o r la d e s ta c a d a e s p in a d o rsa l o lo m o q u e a p a re c e e n la c o m p o s ic ió n . E ste c o n o c im ie n to es el q u e d eb e e m b a r a z a r al h o m b r e e n la a b u n d a n c ia d e l s a b e r p a r a c o n s e g u ir im ita r la c re a c ió n . a ñ a d ie n d o q u e el sol es el á r b itro Üe to d a g e n e ra c ió n (H ier. sino «dibujam os». lo que se acerca algo al sentido de «parada». 292 la a b u n d a n c ia e n f u n c ió n d el c o n o c im ie n to a stral. M u j e r e m b a r a z a d a T1Ú¡}U0CUXCC l í f u c j j . m ató de noche a su m ujer y se huyó a sagrado. lig ero e in c o n s ta n te . H a b la n d o del a m o r d e la m u je r. T a n sólo v a m o s a c o m e n ta r el q u e h e m o s p r e s e n ta d o al h a b la r d e la sa la m a n d ra y q u e re a ­ liz a ra M e r a in p a r a el f ro n tis p ic io d e la o b r a M u s a e u m H e n n e tic u m y e n el q u e a p a re ­ ce n d o s a n c ia n o s q u e . n o n o s h a de e x tra ñ a r q u e la p in tu r a so b re el enano M u r ía n te re a liz a d a p o r B ro n zin o p a r a C osm e d e M éd ici. c o m o h a e s tu d ia d o L e n n e p . c o m o reco g e P ellicer en su s Avisos d e 1 d e d ic ie m b re d e 1643 c u a n d o p re c isa que: Marcos Encinas. rtr/ w ¿lírn <fu^ccíteu P o r lo q u e llev am os d ic h o . 57. El sol c o m o im a g e n d e la c re a c ió n e s m u y c o m ú n o b se rv a rlo e n los tr a ta d o s d e a lq u im ia . se puede citar una glosa del Léxico de Cirilo. Cómo expresan «mujer embarazada». sig u e n c o n u n a lá m p a r a —eje m p lo de la lu z d e su s a b e r — a u n a f ig u ra f e m e n in a q u e p o r ta v a rio s fru to s e n su m a n o iz q u ie r­ d a y e n la d e r e c h a u n a e s fe r a so la r e n la q u e se in sc rib e u n a estrella. X L IV . Pérez Sán­ c h e z . A ristóteles. que tam bién puede aparecer en posición horizontal . que identifica lomo con esperm a. 17-8. En cuanto a la parte final del capítulo. X.

guarda inviolable viudez la otra. 9). y por esto la llamaban infausta y desdichada.. ¿ f ¡ ú y iv v t íj í)6 ¡ ü m ¡ n a r ¿ <p¿sip. Si b ie n P lin io n o s d a c u e n ta d e e sta s sig n ific a c io n e s. y así entre los antiguos fueron símbolo de ¡a honestidad y concordia. escrito ~k § . y cuando se emparejan. nunca se ayuntan en público.T al in te r p re ta c ió n sin d u d a se p o te n c ia ai c o m p a r a r este g ra b a d o co n el q u e hicie­ Je r o g líf ic o I V . Nat. XI —A notación). M e he enterado también de que los antiguos en las bodas. ser señal de alegre y fe liz compañía (Hist. III. cantaban «la corneja».. 295 . según la naturaleza. X . muriendo la una.. «m ujer em barazada» se dice bk'. p u es la c o m p o s ic ió n es c la r a m e n te sim ila r a ex ce p c ió n d e q u e la m u je r n o p o r ta los elem en to s astra le s. no se une a otro. y iu ¡ caJlfX JluAíicri a v ifiii/iíiti l í icw fiyiW lU K h (rw firc V £ / o (J t J íü jjt v eH júíicu^úo c u j. guardándose una con otra admirable leal­ tad en haciendo una vez compartida. E n el Fisiólogo se n a r ra n ta m b ié n estas c a ra c te rís tic a s q u e v a m o s p o n ie n d o d e r e ­ lieve: . O tra form a de representar este segundo concepto es dtv ¡j-t. pero viéndola acompañada decían. S i quieren expresar «hombre que tiene rela­ ciones sexuales con su m ujer por la unión» di­ bujan dos cornejas. El verbo que significa «estar encinta» coincide en sentido con «ma­ ñana». mientras que los que observaban las comarcas de donde vienen las aves y sus vuelos dicen que oír el graznido de una sola corneja no es buen augurio. cuando un cónyuge muere. la tenían por presagio de soledad y viudez. XL. v u im ln u im a ¿M úA o u ?. b k '. que suena b k ! ij. el otro guar­ da viudedad. y si muere el suyo. Cóm o expresan «hombre que tiene relacio­ nes sexuales con su mujer». An. que tam ­ bién coincide con lo descrito por Horapolo.. Pues ellas se unen entre sí. Y di­ cen los que están exactam ente informados sobre ellas que. n i el cuerpo del macho se une a otra hem bra4*. R e l a c i o n e s s e x u a l e s c o n l a m u j e r p r o p i a ra el m ism o a r tis ta p a r a el em b lem a X L II titu lad o «el alq u im ista y su g u ía » . se aman intensa­ m ente y no se verá nunca a estas aves entregarse a libres y promiscuas relaciones sexuales. b) En egipcio.. E lian o e x p lic a e s ta re la c ió n d e la c o r n e ja co n la fid e lid a d a la v e z q u e p r o p o n e o tr a s s ig n ific a c io n e s c u a n d o co m e n ta : L as cornejas se guardan mutua y gran jidelidad. " El Fisiólogo. y encontrando los Egypcios sola una corneja. fidelísim as entre si.-t y podría estar representada p o r la grafía O ~k = . significando con ello que los que se unían en m atrimonio para la procreación de hijos compartían los mismos pensamientos. y en respecto de su m atrim o­ nio. después de la ceremonia matrimonial. según escribe Eliano.jv u J ' y u u cu n l u a rcc Ífií'fv í'/r. se une a un solo macho. como hace eI ser humano. (Hist. el c o m e n ta r is ta H u e rta p re c isa : Son éstas.

«Concordia». E n e s te se n tid o n o e x tr a ñ a r á q u e A lc ia to n o s p re s e n te e n su em b le m a X X X V III d o s c o rn e ja s j u n to a K£U!mi fytÍQomc. X II. sino que es de diferente estructura e incapaz. Declaración magistral de los Emblemas de Andrés Alciato. X X V I1-X X V I1I). vienen a ser de otra tercera. P re c isa q u e es c re e n ­ c ia c o m ú n q u e e s to s a n im a le s se u n e n sex u alm en te p o r su p ic o . . X I I. An. X I I. 296 de sus g ra b a d o s u n a m u je r a n c ia n a so b re u n a m uía co n la le y e n d a « e ste rilid a d » . D e igual m a n e ra V a le ria n o . HA. m / o t o p y¿áq>vo-i[i:ou’Tit s j/b I- u n c e tro y p ro p o n g a e s ta im a g e n c o m o sím b o lo de la c o n c o rd ia .. Los asi nacidos en cualquier género de animales que sea no engendran. Yo m e imagino. Pues ésta es estéril por lo si­ guiente. que las millas no tienen descendencia porque no tienen una matriz como los demás animales. a n im a l m uy fa v o ra b le p a r a el tr a b a jo . 297 . ob. ra U O U K a j S í l S f ü é r D I f l ^ u j i ío í f . que una yegua quedó preñada al sufrir por acaso violencia de un asno. XLV. D e n tr o del sig n ific a d o p r o p u e s to p o r H o ra p o lo . y p o r lo m ism o fue p o r lo s a n tig u o s p r o h ib id o v e r a las m u je re s e n c in ta p a r a q u e n o in flu y e ra n e n el m al p o r v e n ir d e su e m b a r a z o (E t. X X V I). N á je r a ( 1 6 1 8 ).. lo cual quiere decir que todos los jefes se levantan y caen por acuerdo del pueblo y que si lo quitas de en medio acude volando la discordia rápidamente y se lleva consigo los hados regios. cit. sig u ie n d o la m ism a id e a q u e H u e r ta .V a le ria n o p r o p o n e al av e c o m o im ag en del b u e n m a trim o n io y dice q u e ellas se J e r o g líf ic o V . b) Este capítulo se relaciona con el del Libro I que com enta el térm ino «m atrim onio». Pues la muía no es hechura de la Naturaleza. NA III. que no es semejante ni al padre. 40. y hay en ellas una fidelidad mutua e inmaculada. Ripa. 1-60). 198. Nat. y e n to n c e s se p u s o so b re el a lta r u n c e tro (sig n o d e g o b ie rn o ) y v a ria s c o rn e ja s a lr e d e d o r 46. según los ju d ío s. h a b la d e lo s a lb o ro to s q u e h a b ía e n R o m a c u a n d o el c ó n su l C a m ilo d irig ió su vista h a c ia el C a p ito lio y su p lic ó a los d io se s q u e si a p la c a b a n aq u e llo s d istu rb io s le v a n ta ría u n te m p lo a la C o n c o rd ia . 8. Physiologus. y d ic e q u e así fu e v ista en las m e d a lla s a n tig u a s c o m o la de F a u s tin a A u g u sta . 9. S an Isid o ro d a c u e n ta d e a lg u n o s a s p e c to s so b re lo s m u lo s y p r e c is a q u e su o rig e n p ro v ien e. c o m e n ta r is ta d e A lc ia to . e n A n a . sino un artificio doloroso del ingenio y de la audacia. ni a la madre. a c c ió n q u e v e m o s en el g r a b a d o q u e e s ta m o s c o m e n ta n d o y añ a d e q u e p o r la fid elid a d m a rita l h a n sid o c o n ­ s id e ra d a s c o m o im a g e n d e la c o n c o rd ia (Hier. Qué representan dibujando una muía. D ie g o L ó p e z . R ip a p ro p o n e la c o rn e ja c o m o im ag en de la c o n c o rd ia . Ripa recoge otros significados a los que nos remite el ave. C o m o im a g e n d e la c o n c o rd ia a p a re c e la c o rn e ja en m u c h a s d iv isas de lib re ro s a la vez q u e la e m b le m á tic a to m a este sig n ificad o p a r a r e p re s e n ta r la en m ú ltip le s c o m ­ p o sic io n e s. de recibir semilla. Cuando quieren expresar «mujer estéril» di­ bujan una mida. E lian o . te rc e r h ijo de E saú . y añ ad e: a) Fuentes: Eliano. De a hí que tales aves lleven estos cetros. y que lo fueron sus discípulos en esta violencia y que pronto se acostumbraron a favorecer esta clase de descendencia (Hist. p á g . VI. 1-57). lo q u e así fue. M U JE R ESTÉRIL a c o p la n c o m o los h o m b re s e n el m a trim o n io . porque no tiene derecha la matriz. d a n d o lu g a r a u n a n u ev a n a tu r a ­ leza de an ím a le s q u e lla m a ro n m u lo s (Et. re la ta el o rig e n h is tó ric o de la c o m p o s ic ió n . 16). y por esto no paren tas muías (Hist. di­ gamos adulteradora. L ó p e z . como es la superstición o la vida larga. fu n d a m e n tá n d o s e e n D e m ó c rito . X X .. 564 a 15-18. m e n c io n a al re sp e c to : Dice. n o s d ic e que p a r a lo s e g ip c io s la m u ía fue im a g e n d e e s te rilid a d p o r c u a n to los a n im a le s q u e fo rm a n u n a te rc e ra e s p e c ie e stá n in c a p a c ita d o s p a r a la d e s c e n d e n c ia (H ier. C. Aristóteles. dice Teócrito. la cu a l llevaba incluso la ley en d a « C o n c o r d ia » 17. asimismo. C o n tin ú a s e ñ a la n d o q u e es u n a e s p ecie a n tin a tu ra l. se g ú n dice el e p ig ra m a : Admirable es la concordia de las cornejas entre s i durante su vida. P lin io n o s dice c ó m o del ju m e n to y la y e g u a n ace a los d o s m e se s u n m u lo . co n u n a so la m u je r. X II. Ha de considerarse que los animales que nacen de dos diversas especies. en absoluto. del hombre. q u e e c h ó al p ra d o m a n a d a s de y eguas p a ra q u e se a p a r e a r a n co n lo s a s n o s. XLIV). E n e a s V ic o n o s p r e s e n ta e n u n o D.

” C. e n tre m u c h ísim o s e je m p lo s. q u ie n c o m e n ta n d o al b u e y en la H istoria N a tu r a l d e P lin io . p. C o r to n a . n o se p o n e n a c a p r ic h o . . p e r te n e c ía a o tr a n a tu r a le z a . n os R ip a c o n tin ú a p r e c is a n d o q u e e s ta e ste rilid a d es a tr ib u id a p o r A ris tó te le s a la fri­ dice: . S in d u d a . si el to r o tie n e un g ra n p o d e r g e n é sic o . ann. VIII. H ip o té tic a m e n te se p o d r ía c o n s id e ra r u n a s p e c to im p o rta n te d e n tr o d e la ic o n o ­ re p re s e n ta n en el N a c im ie n to d e C risto . I. oh. porque asi como este anim al es m an­ so y también feroz. la c u ltu ra p a g a n a d e lo s p rim e ro s siglos d e n u e s tra e r a in flu y ó d e m a ­ n e ra im p o rta n te e n lo s tr a ta d is ta s y P rim e ro s P a d re s de la Iglesia. X L IV ). y si la m u ía re fie re la im p o sib ilid a d d e l p a r t o y a u n a n a tu ra le z a d is tin ta a las c re a d a s . p o r c u a n to : P a ra los a n tig u o s el b u e y y el to r o v e n ía n a c o n s id e ra rs e e n p a re c id o s té r m in o s y es c u rio so e n c o n tr a r c ó m o este an im al es a s o c ia d o a S an Jo s é .R ip a aso c ia el m u lo a la im a g e n d e la lu n a y a firm a q u e ello es d e b id o a q u e este a n im a l es e s té ril y frío en su n a tu r a le z a . L e B rum la e n te n d ía c o m o p o c o a c e rta d a . Plinio. NA X II. P re p a ra c ió n p a r a la lle g a d a d e la G r a c ia . V I II . de Horozco (I. Nat. así Cristo figurado por José. e n la p in ­ t u r a d e B o tticelli. p o d r ía se r la e x p lic a c ió n d e M a ría q u e al m o d o del a n im a l e x p re sa u n a im p o sib ilid a d a los o jo s h u m a n o s . y fero z y riguroso como ju ez (Hist.. V o u e t y o tro s. c o m o se p e n s a b a p o r lo s te ó lo g o s. Trens. II. 16.. Artem idoro. VI. cap. diciendo que la m ida posee una na­ tura m u y estrecha y colocada en el vientre en el sentido contrario al habitual. T a m b ié n R ip a h a b la d e la m u ía c o m o r e p re s e n ta c ió n d e la « E s te rilid a d » c o n s id e ra re m o s e n el je ro g lífic o sig u ien te. M â l e . 8. P e r o p o r ’lo g e n e ra l se h e re d a la tr a d ic ió n a n tig u a q u e se r e m o n ta al siglo IV y se d is p o n e n ta n to la m u ía c o m o el b u ey ju n t o a M a ría y Jo s é . a u n q u e tr a ta En c o n se c u e n c ia . D e igual m a n e r a e sto s a n im a le s p o d r ía n se r c o n s id e ra d o s e m in e n te m e n te a le g ó ric o s. Eliano. que es figura de Cristo. fu e comparado al toro. mientras que un tem a tan divino no de­ bería estar acompañado m ás que de figuras que respondan a la santidad del misterio ¡°. in­ te m p o r a l. «Carro de la Luna»... n o o c u rre lo m ism o c o n el b u e y . e r a n c o n s id e ra d o s m e ra m e n te a le g ó ric o s s ig n ific a n d o P re ­ p a r a c ió n y G r a c ia . d a r a lu z y c o n s e rv a r la v irg in id a d . sin o q u e tie n e n u n a le c tu ra fu n d a m e n ta d a e n esta tra d ic ió n s e m á n tic a d e la im a g e n ... 41 M. e n el siglo XVII so n f re c u e n te s las N a tiv id a d e s sin an im a le s. es manso como enseñador. cit. y a q u e c a re c e d e aq u é l y e x p re sa la id e a d e m a n s e d u m ­ b re . c o m o lo es la lu n a 48. 117 B. P o r o tr a p a r te . E n este se n tid o p o ­ d ría m o s p re c isa r q u e .. Miguel Glicas. XLVI -Anotación). U n o de los a s p e c to s q u e se co n ­ s id e ra ro n fue la re p re s e n ta c ió n de los an im ales en el N a c im ie n to de C risto . 101 H ercher. q u e n o tu v o n a d a q u e v e r en la c o n c e p c ió n d e C risto . d e s d e el m o m e n to m ism o d e la C re a c ió n p o r D io s 51. J o a q u ín y A n a . M a ría . M a ría . R ip a . J e ró n im o de H u e rta . la c o n c e p c ió n de u n a te r c e r a n a tu r a le z a g e n e ra a n im a le s in c a p a c ita d o s p a r a la c re a c ió n .. N at. A d e m á s . Y a V a le ria n o se ñ a la b a q u e el se m e n d el m u lo es m u y d éb il y p o r lo m ism o n o v á lid o p a r a la g e n e ra c ió n (Hier. A sí. por lo que no puede recibir el engendrador esperma ‘s. c o m o lo c o m p r o ­ b a m o s e n la o b r a d e M a r a tta .. 12. Maria. P a r a P lin io . p o r c u a n to el te m a e r a a p ó c rifo y se fu n d a m e n ta b a en aq u ello s E va n g elio s A pócrifos c o m o el P se u d o M a te o (X IV ). A sí lo o b s e rv a m o s en . V arrón. E. p o d e m o s e n te n d e r q u e esto s an im a le s q u e tr a d ic io n a lm e n te se d e m iste rio so s a lg u n o s ca so s e n los q u e las m u ías h a n p a r id o (H ist. II. c o m o el a n im a l e n cu e s­ tió n . Y José. X X V I).. oh. X II. A sí.. 26. * Cfr. M âle. cit. M â le y a n o s d ic e q u e e n el B a rro c o se c u e s tio n ó to d o lo q u e d e a p ó c rifo se p re s e n ta b a e n la lite ra tu ra y e n las a rte s religiosas. si los n o m b re s de los p a d re s d e M a ría . Iconografía de la Virgen en el arte español. R ip a . la m ujer estéril tiene la m ism a condición que la muía. al se r c re a d a . 173. In clu so C a rra c i p recisab a: . fue J o s é u n v a ró n p ia d o so y m a n s o a los d e s e o s d e D io s. y c o m o C. g id e z d e sus p ro g e n ito re s . Estos animales conllevan un carácter de brutalidad. 747 a 24-31. g ra fía sa c ra . Así lo propone J. 298 a) Fuentes: Aristóteles. «Esterilidad». Paris (1932). GA II. es d e c ir. p. de re rust.. oneir. 1. al m o d o q u e n o s señ ala. es d e c ir. VIII. a la y eg u a y el a sn o . Otra de las razones alegadas por Empédocles la recoge Plutarco. c o m o a p re c ia m o s . Madrid (1946) «Inmaculada». XXVI).. L ’art religieux âpres le Concile de Trente. que es estéril por naturaleza.

1. X II. A ñ a d e q u e lo s d ía s y v ie n to s secos fa v o re c e n el d e s a rro llo d e los m a c h o s . V a le ria n o rec o g e m ú ltip le s sig n ificacio n es d e l to ro . P lin io se h ace e c o del g ra n p o d e r g en ésico del to r o . A l re s p e c to d el m o v im ie n to de su ca b e z a . )uvcui<. Plinio. Cómo indican una m ujer que da a luz re­ cién nacidos hembras.ram&&>i 3kA í a figlcfu. 24. I. dibujan de nuevo un toro que inclina la cabeza hacia la derecha.. de re rust. S a n I s id o r o ta n só lo p re c is a q u e tie n e n u n a g ra n flex ib ilid ad (Et. II. 763 b. V arrón. n o s d ic e q u e los sa c e rd o te s e g ip c io s . Columela.zo n a s se h an c o n s id e ra d o c o m o las fe c u n d a s y fem e n in a s. y al c o n tr a rio . el v a r ó n p ro v ie n e del la d o d e re c h o d e la m a triz . XVII. rto'«K a> w á(9:(jy/ ¿n/Aía Ao^tíioí crx/jítcu. V III. Los toros son buenos para engendrar de cuatro años. Nat. p in ta ­ b a n a u n to r o q u e al fin a liz a r su re la c ió n sexual co n la v a c a m ira h a c ia la d e re c h a . VI. V III. 13. se van a la parte derecha. III. q u e r ie n d o d e s c rib ir en té rm in o s m ístic o s la d e s c e n d e n c ia m a s c u lin a . D a r a LUZ l o . P re c is a q u e p a r a H ip ó c ra te s . d e n tr o d e la d e s c e n d e n c ia h u m a n a .. y c u á le s h a n sid o v ista s c o m o m a sc u lin a s y e s té rile s (H ier. E ste a u to r c o n tin ú a e n su c o m e n ta r io d iv id ie n d o las zo­ n a s d e la tie r r a y a p o y a n d o su s a rg u m e n to s e n a u to r e s clásico s. Pues aquél. d a n d o a e n te n d e r q u é 300 301 . 1. produce un macho.e¡bS(í(t< x. a) Fuentes: Aristóteles. y H o r a p o lo e n su p r im e r li­ b ro . III.a ^ » (/íí)t« T ¡a . y si a la izquierda. y si varones. V I). XLV). GA IV. lo e n tie n d e c o m o im a g e n d e la c o n tin e n c ia y m e s u ra . l u t a ' t l úJSi t ¿ J \ í£ ií KaríA A i ctcp T5 o ^ e a f. 176.y ^ y t v v i y . 32 ss. 5. E n la H istoria N a tu r a l se n o s d ice al re sp e c to de la im a g e n q u e se n o s p ro p o n e : . J e r o g líf ic o V I. W Aiprccofcyúííl r ¿ S\í}icí iUjotiu Jí)^g5'4>cG o'<(j 'i t c & i Q . Si los toros después de haber lomado a las vacas. la h e m b r a del iz q u ie rd o . Geoponica. m ie n tra s q u e lo c o n tr a rio a y u d a a c o n c e b ir se­ x o s f e m e n in o s (H ier. 6. d e b id o a la c o n tin e n c ia de este a n im a l q u e ta n só lo p o se e a la v a c a u n a so la vez y la d e ja p r e ñ a d a .a. habrán engendrado machos.d £ ja & lrá ¿ f i r t f ¿ «arí'A 5 o i 5 » A v ^ í í i Í A ' í o ’u / j . hembras (Hist. si m ira b a a la iz q u ie rd a e ra re fe re n c ia a la c o n c e p c ió n d e u n a h e m b ra .' > 9 ¿ i p 1?" i^ewcf K a ia C á M íy . y si baja de la unión hacia la derecha. VI). raüfO|j úBi t o ¿ f iíf y a r&JoiTa nüf Si quieren indicar una m ujer que en primer lugar da a luz recién nacidos hembras dibujan un toro que inclina su cabeza hacia la izquier­ da. 29). y a cada uno echan diez vacas en un mism o año. al descender de la unión si baja hacia la izquier­ da indica que ha engendrado una hembra.

1. ta n to g rie g o s c o m o la tin o s. a p a g a d o s los fu ro re s d e la g u e rra . J . II). sin o d o r m id o . p u e s n o s dice: En los cadáveres de los caballos es donde nacen las avispas. vv. Del m ás veloz anima! nacen seres alados: del caballo.. ríkpoy izrsro¡j {oyt«(Pou<riljAx/ $ ¡cu ¡ 'n\T i%¡(lcatírr¡ m \A o¡ yL I0ÍTDU <TCJ>írK«f. así v em o s n o só lo al c a b a llo y las a v isp a s. carentes de sustancia. Ovidio. An. 28). 4.. al e s ta r so m e tid o p o r el a m o r . E m blem ota m oralia el bélica. X X V I. d el cab allo . p e rso n a s q u e ta n só lo p u e d e n h e rir a la so ­ c ie d a d y de las q u e n o se sa ca n in g ú n p ro v e c h o . XV. niel. Q u iz á B otticelli intelectualiz a r a su c o m p o s ic ió n d e M a rte y V enus p re s e n ta n d o c o m o a tr ib u to d e M a rte no só lo las a rm a s. Varrón. S a b e m o s q u e el cab allo sí es a tr ib u to d e d ic h o d io s clásico.. oh. A p a r i c i ó n d e a n i m a l e s a p a r t i r d e c a d á v e r e s . ” D . IV . S o b re la a p a ­ ric ió n d e d e te r m in a d o s a n im a le s a p a r tir de lo s c a d á v e re s d e o tr o s se p u e d e n e n c o n ­ t r a r m e n c io n e s e n m u c h o s de los te x to s clásicos. b u e y y a b ejas. B r u c k .. P o r o tr a p a r te no a p a r e c e un M a rte fie ro y v iolen­ to . 243. p u e s e s te a n im a l v a c a rg a d o de su a g u ijó n c o m o a r m a d e lu c h a . III. A sí so n los se d icio so s p a r a B ru ck . M a r­ te n o h a d e d e s p e r ta r p o r c u a n to se su m iría o tr a vez en el f u ro r d e s m e s u r a d o al q u e a le g ó ric a m e n te re m ite el in se cto . pues: . oh. a s n o s y e s c a ra b a jo s. ta m b ié n el leó n y las a b e ja s . R ip a . c o c o d rilo s y e s c o rp io n e s . T e rv a r e n t q u ie re v er q u e las a v isp a s p u d ie ra n e n te n d e rs e c o m o a trib u to d e M a rte. S i quieren expresar «avispas» pintan un ca­ dáver de caballo. y su c o m e n ta r is ta D ieg o L ó p e z d ice s o b re el in se cto q u e es v io le n to y estéril. p á g . s e r E lia n o .. avis­ pas (Hist.J e r o g líf ic o V H . y solamente tiene aguijón con el cual ofenden51. c o m o lo p re s e n ta n las avispas. se g ú n la c re e n c ia . Eliano. porque al pudrirse el cadáver sa­ len volando del tuétano estos insectos. L a s a v i s p a s ' n £ f JIhAouiti <r<J>Kxa:f. C o n e s te se n tid o y r e la c io n a n d o e s te in se c to c o n las a r m a s y a lo p r e s e n ta B ru ck al d is p o n e r u n tr o n c o de á rb o l d o n d e a n id a n las a v isp a s y g e n te s c o n a rm a s re m itie n ­ d o a la v io le n c ia . no se puede sacar ningún fru to ni provecho. 738 ss. P a r a los e s tu d io s o s c o m o S b o rd o n e .. Q u iz á la fu e n te m ás d ire c ta p a r a la c o m p o s ic ió n d e l p r e s e n te je ro g lífic o v ien e a a) Fuentes: Nicandro. Dicho anim al es incapaz de producir miel. ”. « V a n a g lo ria » . V alerian o c o m e n ta el n a c im ie n to d e las a v isp a s p o r el c a b a llo m u e r to y e sta b le c e o tro s e je m p lo s c o m o el d e la s e rp ie n te del c a d á v e r h u m a n o (H ier. sin o el d a ñ o . Antigono de Caristo. construyéndosele con barro unos panales que es­ tán por dentro vacíos. pues de éste una vez muerto surgen muchas avispas. P ara R ip a .. Cómo indican «avispas». v. esta n a r ra c ió n re s p o n d e a u n c o n te n id o q u e e n tr o n c a co n la tra d ic ió n a le ja n d rin a . X X X ). P re s e n ta un g ra b a d o en el q u e a p a re c e n las av isp as ju n t o al c rá n e o d e u n c a b a llo y h a b la d e su a r­ d o r g u e rre ro y su re la c ió n co n la v io len cia d e te r m in a d a p o r su n a c im ie n to y su ag u i­ jó n (Hier. L ó p e z .. 368. cii. Ther. p u e s é s ta s p ro c e ­ d e n . la av isp a se c o n v ie rte en la im ag en d e la « V a n a g lo ria » y lo ex p lica se­ ñ alan d o : . y re su lta a je n o a la c u ltu ra eg ip cia. NA I. A lc ia to e n su em b le m a X L V ta m b ié n h a b la d e las av isp as. 28. . ta m b ié n las a v isp a s q u e v u elan a lr e d e d o r d e su s o re ja s.. d t. ajustadísimo símbolo es por tanto de vanaglorioso. de re rust. 302 S tra s b o u r g (1 6 1 6 ) 54 C . quien poseyendo de ordinario gran cantidad de palabras y haciendo mucho estrepito con ellas es por demás inútil e incapaz.. 16. 19. j3iíA¿uÍ>oi ffH|U urca.

si. 54). a d Pis. a b o r ta d e igual m a ­ n e r a (H ier. iidiJcáíK a. (Hist.uMcu. a b o r ta b a c o n ra p id e z . 13. Geoponica. Aristóteles dice que las yeguas malparen. sino tam­ bién si pisa la huella del lobo lo hace al instante. XXXVIII. 14. Cómo expresan «mujer que aborta». IX. Galeno. p. Julio Africano. lo devuelves al m ar y luego atas dicha cola a una y e ­ gua preñada.. 263. VII).. p re c isa J u a n d e H o ro z c o : E l aborto pintaban en la figura de una yegua que cocea al lobo. Las yeguas estando preñadas. malparen (Hist. h a b la n d o de la m e n s tru a c ió n de las m u je re s.. NA I. IX. si está preñada. Mor. 3. tal y c o m o lo p o d e m o s c o m ­ p r o b a r en la se rie d e fu e n te s clásicas q u e s e g u id a m e n te d e ta lla re m o s . durante algún tiempo. 304 305 . 6. Si cortas la cola a un chicharro vivo. 72.. e n tre aq u é llo s c ita a la yegua c u a n d o p recisa: . El a b o r to d e la y eg u a no s o la m e n te q u e d a re la c io n a d o en los clásico s m e d ia n te su re la c ió n co n el lo b o . Nal. P lin io . tu o a ú n a W L I á im a ^ ji ^ou\é/j. XX V III. va se ñ a la n d o u n a se rie d e a n i­ m ales y v eg etales q u e so n d a ñ a d o s co n aq u élla sa n g re . sie n d o el p r e s e n te u n o m ás. 27).áVia)9S íxtQ-'\óc¡i 7TK"ínVp T t\/ AÍ/kíí . huelen una mecha de lámpara apagada. IX. IX ). E lia n o n o s p r e s e n ta dos: . las cu ales d a n J e r o g líf ic o V I I I . Eliano. N eptunalio. XXVI). aborta. An. tocadas con ella.L o s e je m p lo s q u e se s u c e d e n al r e s p e c to so n n o ta b le s . Si quieren expresar «mujer que aborta» pin­ tan una yegua que patea a un lobo..íYo¡ <¡n. !. a) Fuentes: Plinio. Ther. M u j e r q u e a b o r t a m ú ltip le s re la c io n e s d e a n tip a tía s e n tre a n im a le s . . voi. Cesti.. 27. p u e s la y eg u a . al se r d e d istin to h u m o r q u e el lo b o . V a le ria n o rec o g e e s ta fu e n te de H o ra p o lo p a r a se ñ a la r q u e lo s s a c e rd o te s eg ip cio s sig n ific a b a n el a b o r to e n u n a m u je r p in ta n d o u n lo b o a q u ie n la y e g u a la n z a b a sus p a ­ ta s tra s e ra s . 6. I. X III. T a m b ié n n o s r e c u e r d a q u e si este an im a l p isa las m a rc a s del lo b o . XXX. X I. 128. ex isten o tr a s m u c h a s fo rm a s p a r a su e je c u c ió n se g ú n e sto s a u to ­ re s a n tig u o s. T o m a n d o c o m o fu e n te a H o ra p o lo . íasrop '¡m rfey Aúno(j£oy(a(p(iutri[j. porque como quiera que le toque la yegua.. v aún dicen que sólo pisar la huella del lobo (Em bl.. 243 Kuhn. pues no sólo golpeando al anim al aborta la yegua. X III. XV. oú/uoiop i m f g í'í'jj Av/<co¡jíx?tjúo'iíeiBÍ'crSr<)f. 54.. poco después se desprenderá el feto y malparirá la yegua (Hist. 157. An.

a le ja n d rin o . D . D o n d e H o ra p o lo h a b la de m u rc ié la g o que tie n e d ie n te s y m am as.yuvcavcf cctafiQutgJi- ka. c o m o el sa b io . E n este je ro g lífic o e n c o n tra m o s u n a d isc re p a n c ia n o ta b le e n tre la im agen p r o p u e s ­ E n este e m b le m a el m u rciélag o es ta m b ié n re fe re n c ia a la n u tric ió n . Cuando quieren dibujar una m ujer que am am anta v o t o bien pintan de nuevo un mur­ ciélago que tenga dientes y mamas. p. A lc ia to en su e m b le m a L X I p r e s e n ta el m u rc ié la g o c o m o im a g e n d e l h o m b r e sa­ b io . Se h a b la d e Q u e r o fo n te . dientes y tetas. p u e s e s te an im a l. llegándolos a sus tetas. X X V . Mor. III. T e rv a r e n t p ro p o n e el m u rc ié la g o c o m o a tr ib u to d e D ia n a y r e c u e r d a q u e a p a re c e r e p re s e n ta d a j u n to al m u rc ié la g o e n un p la to d e m a y ó lic a c o n s e rv a d o en el M u s e o V ic to ria y A lb e rto d e L o n d re s . V a le ria n o se ñ a la q u e e s te an im al es im a g e n d e v a rio s je ro g lífic o s m ístico s. cuín. Nat. 31-4 B.ul á í a j í í ’augo' px'A iüuot ^uróva fa(poü<ri¿j( íXíyTw >£¡ u aji -r£í ¿M4'^'7Í]'íüO'pJo^>'ro¡f xj [¿ct¿•■íV! Í^CÍ. T o m a n e s ta im a g e n . 307 . procedían de los hijos de Mineo. nene alas r solos dos pies. P o r esta fa c u lta d le p r o p o n e c o m o im a g e n d e D ia n a y p re ­ cisa q u e los g rieg o s su e le n p r e s e n ta r a la d io s a c o n m u c h a s m a m a s p a r a r e fe rir e s ta fa c u lta d d e n u tr ir (Hier. I. figuraban por el murciélago hembra. lo que en otra ave no se ve. A rtem íd o ro . p e ro a h o r a lo es d e la in te le c tu a l al re fe rir al tra b a jo d e d ic a d o y c o n s ta n te . M acrobio. X. Metamorfosis. A sí P linio señala: De las aves sólo el murciélago pare animal. X II). ni verdadero animal. el único de los animales que vuelan. LX1 ). el cual sólo tiene las alas sin pluma.. Nat. a) Fuentes: Plinio. XXVI). ¡¿¡xct^. Miguel Glicas.p o n e c a n tid a d d e lech e. 164 y 232. como ave del aire. oneir. pare anim al vivo y susténtale en nacien­ do de leche. transformado así por menospre­ ciar los sacrificios de Baco. 65. Pues éste.. El e q u ív o c o se p u d o p r e s e n ta r p o r c u a n to el m u rc ié la g o e r a c o n s id e ra d o c o m o u n a v a rie d a d d e ave. J u a n de H o ro z c o ju s tific a en la p a r tic u la rid a d d e te n e r el m u rc ié la g o m a m a s su a p lic a c ió n sig n ifican te: La que cría bien y tiene abundancia de leche. T iír v a r e n t . pp. A ñade: Sólo entre todas las aves tiene orejas. le hace e x p re sió n d e la m u je r fe c u n d a q u e dis­ 306 f' G. q u e llegó a p e r d e r el c o lo r p o r e s tu d ia r y tr a s n o c h a r . “ Los murciélagos. Ovidio.. Dicen autores que Querofonte el socrático tomó su nombre del ave M eniedes (murciélago)'6 El rostro cetrino y la voz estridente pudieron manchar a este hombre con tal mote.\aS " 'r a u a /W S H \á { x r<pi. vuela abrazada a sus dos infantes y los lleva consigo de una parte a otra (Hist.. A n a liz a n d o las fu en tes clásicas. X. se g ú n m u e s tr a en el e p ig ra m a : C o íiio expresar «mujer que am am anta y cría hien». dice ser símbolo del demonio. XI. LX I. I.. vive a p ro v e c h a n d o la n o ch e. cit. d is c íp u lo d e S ó c ra te s. IV. h a c ie n d o c la ra r e fe re n c ia a la n u t r ic ió n 55. 270.. y pare y cria como anim al de tierra (Hist Nat. Atribuís el Symboles dans l'art profane. 168. H u e r ta c u e n ta c ó m o los g rieg o s e n te n d ie ro n p o r el a n im a l un ave e in c lu so le lla­ m a ro n « re p til a la d o » . ni parece verda­ dera ave. H o ra p o lo . M U JER QUE AMAMANTA Y CRÍA BIEN r ú . 1 y 389. porque tie­ ne leche y cria. sat. y a ñ a d e que: . E n tre ellos. L a m o r a le ja q u e n o s o fre c e D ie­ go L ó p e z es clara: ta p o r M e rc e ro y la q u e n a r ra H o ra p o lo .. p á g . ob. para los clásicos. p re c is a J e ro g lífic o IX. ni se entiende de que suceda (Embl. 194 Hercher. p o rq u e éste só lo e n tre los p á ja ro s tien e d ie n te s y m a m a s c o m o las m u je re s p a r a n u tr ir a su s p e q u e ñ o s . hechas de una membrana r él mism o sólo entre todas las aves cría a sus hijos con leche. tiene dien­ tes y mamas. el a n im a l q u e sin d u d a e n tr a ñ a un m a y o r se n tid o e s el p r o p u e s to p o r n u e s tro tra ta d is ta . X. Al re sp e c to . p o r lo q u e es u n a b u e n a n o d riz a . Si queremos saber'y alcanzar las letras avernos de trabajar hasta quedar amarillos y perder el color' . L ó p e z . M e rc e ro dice « u n a tó rto la » . r asi de ordinario le pintan con alas de murciélago (Hist. San Basilio considerada la naturaleza de estas aves... y se g ú n los s a c e rd o te s egipcios. Platón le llamó ave y no ave: porque considerada su forma y naturaleza. X. LXi —A notación). VII 16-7. V alerian o s. y vuela como ave sin ellas. carece de plumas como animal. —A notación).

la prim era vez p are cinco cachorros. a la v ig ilan cia. uno. El leó n a so c ia d o a la re s u rre c c ió n .. B uen os A ires i W 7! i n-iu 4 . Los cachorros recién nacidos son pequeños r ciegos como perrillos.» . G . esta tra d ic ió n p o r la q u e la le o n a só lo p a re u n a vez ya q u e es d e s g a rra d a en sus e n tr a ñ a s p o r las u ñ a s d e su c ría . m ostrado ¡a experiencia (Einhl. N o e x tra ñ a . Pare cinco veces: en e l p rim er parlo tiene cinco cachorros. An. IV. lo alum bra m uerto _r Io cuida durante tres días. Para indicar «m ujer que lia dado a luz una sola vez». contem plaron la resurrección del Señor. exhala su aliento sobre la f a z d e l ca­ chorro. hasta que a l tercero llega el padre. dos. este c e n o ta fio d e M e rc a d o n o s p r e s e n ta d e f o rm a a le g ó ric a la id e a de la re su rre c c ió n .. p o d e m o s leer: C óm o expresan «m ujer que ¡tu titulo a lu ­ m ia sola vez». q u e se an m ú ltip le s los e je m p lo s e n los q u e a p a r e c e d e n tr o de las a rte s se p u lcrales.S an Isid o ro n o re c o g e esta tra d ic ió n y e x c lu s iv a m e n te s e ñ a la q u e el a n im a l nace J e r o g líf ic o X . p u e s m e d ia n te el leó n c a c h o r r o se n o s o fre c e la v isió n de la e sp e ra n z a en C risto p a r a la re s u rre c c ió n y v ic to ria so b re la m u e r t e 61. N. VIII. Iconografía e Iconología en las artes del País Vasco. h ijo d e J u d á . E n este se n tid o n o p o d e m o s o lv id a r su r e p re s e n ta c ió n e n el c e n o ta fio d e R o d rig o M e rc a d o Z u a z o la q u e re a liz a ra D ieg o d e S ilo é y q u e se e n c u e n tr a e n la Ig lesia d e San M iguel de O ñ a te . *° M... A sí Ja c o b al b e n ­ d e c ir a J u d á le dijo: « C a c h o rr o d e leó n . J.. ciego y q u e a los tres d ía s es d e s p e rta d o p o r los ru g id o s del p a d r e ( E t. E n c o n s e c u e n c ia .. después. 14).. i. cuatro. y lo resucita. Asi las gentes que no creían. p o n e en d u d a la tra d ic ió n p o r la q u e este a n im al sólo . Así. porque en rom piendo el parto la rompen el vientre las uñas de sus cachorros. conforme a la opinión antigua.. al igual q u e el leó n v u elv e a la vida al te rc e rd ía c o m o nos cu e n ta el Fisiólogo: p a re u n a vez: . en un p rim e r e s ta d o o b se rv a m o s d o s le o n e s q u e e s c o lta n a un tercero. C risto re­ sucitó al te rc e r día. 2 . X V I). es u n a n im a l q u e . 34). 308 G i. en el segundo. d e que hizo mención Herodoto. pues esta no conci­ be dos veces. Horo z c o se ñ a la al re sp e c to : Por la leona entendían que ha parido uno sólo. P linio d a c u e n ta de c ó m o la leona es un an im al m uy lu ju rio so y recoge la trad ició n p o r la q u e só lo p a re u n a vez c u a n d o m e n c io n a : . M U J E R QUE HA DADO a LUZ UNA SOLA VEZ Vuty<u>ulv^yíYiíQf.. Iras los tres días de sepultura.. 336 . y finalm ente. q u ie n del m ism o m o d o q u e el leó n .. XXVI). Esta opinión veo ser recibida del vulgo. El sepulcro en España en el siglo xvi. X II.r¿lJt a7raíf.5 ). A q u í.. p ág . A ristóteles cuenta eslo dijerenteniente. Pero la historia según la cual rasgan el vientre de ¡a m a d re es pura fábula (H ist. en co n se c u e n c ia . se re m o n ta a H e r ó d o to ( II I. y es u n ú n ic o c a c h o rro el que a p a re c e en los g ra b a d o s q u e su elen ilu s tr a r e s ta n a rra c ió n . y después cada año uno menos. hasta que­ d a r estéril (Hist. C o n tin u a n d o co n la n a rra c ió n d e H o r a p o lo . el om nipotente P adre Universal. A ristó te le s c ritic a la fáb u la y a firm a q u e este an im al p u ed e d a r a luz h asta seis c a c h o rro s. pintan una leona.. la leona. e s e n c ia lm e n te e n el R e n a c im ie n to “ . Sin d u d a . P o r lo q u e re s p e c ta a la a p lic a c ió n d e tales c rite rio s . que la leona no p are m ás d e una vez. Introducción al m undo d e los símbolos. Sin d u d a . El Fisiólogo.. la re fe re n c ia a C risto es p a te n te : es el u n ig é n ito d e D io s.. Su tercera pecu liaridad es: cuando la leona da a luz su cachorro. co m o reco g e la tra d ic ió n . 309 . ION)". E lia n o . p o se e u n a fu n c ió n sim b ó lica re la c io n a d a c o n la m u e r t e 5". Nal. de que ¡a leona no paria m á s que uno... M. TuocunxyíiiHQffyM<xtik£ $'¿Acuííci trru\>iu. La literatura en las artes. k t c u i c u '{C)yp!í ^ y j 6 ¡¡J-OUJTH y /i HUIÍKj. Mor. c o m o h a visto C h a m p e a u x . Madrid 1987. m a s lo contrario ensenó A listó leles r ha . v em o s c ó m o V a le ria n o m e n c io n a que p a ra los s a c e rd o te s e g ip c io s el leó n e ra to m a d o c o m o im a g e n d e la m u je r que ta n só lo d a a luz u n a vez d e b id o a la c re e n c ia d e q u e la c ría del leó n d e s tru ía la m a triz d e su m a d re en la c o n c e p c ió n (H ier. tres.M!. G o n z á l e z d e Z á r a t e . C o m o c a c h o rro ú n ic o del leó n n o s p r e s e n ta el F isiólogo a C risto . San Sebastián 1987. después de éste. r com ienzan a andar cuando cumplen dos meses de edad. E n el Fisiólogo se p u e d e e n te n d e r q u e ta n só lo p a re u n c a c h o r r o c u a n d o leem os: . al igual q u e P lin io . a l tercer día resucitó de entre los m uertos a l Primogénito. I. R e d o n d o . 61 J. C h a m p e a u x .. M ad rid 19 8 4 . tien e só lo u n c a c h o rro .:g l ii :-:i .

462-3. 579 b 3. Eliano. VIII. y párenlos m uy pequeños. Son éstos cuando nacen unos pedazos de carne blanca y sin form a. y otras dos.o(<$(ú3í</. 194. p.. C o n re sp e c to al n a c im ie n to d e los o so s . Iiaei: 78. según v em o s en el em b le m a X L de R e u sn er. tratando de las osas y de sus partos escribe lo que si­ gue. p. Heródolo. .. pero después ésta. voi. dándoles la figura que tienen. Paren algunas veces uno solo. hexuem.. Je r o g líf ic o X I . pero después loma form a».xtx. tlú e óÉvflfCjTrep y u n A m « a r à lù ù ¿ f^ W á. 108. O piano. Epifanio. Plinio. solamente se echan de ver las uñas. como las leonas y raposas. C íu A ú ¡Jiio i s«¡. Pero Alberto Magno. y tres. pan. Mignc 29. 43. v. poco m ayores que ratones. Migne 18. Nat. pp. 77. IX. P lin io sig u e u n a id e a s im ila r a la p r o p u e s ­ ta p o r H o ra p o lo c u a n d o señala: A yúntam e los osos al principio del Invierno. y ninguna cosa es m ás rara que ver parir a una osa. Pliysiologits.. y arrimán­ dolos al pecho los comunican calor. d e la m u e rte .L a id e a d e C risto . Esto es lo que escribe Alberto. sin ojos y sin pelo. III.uofCf>o¡/. Pues ésta da a luz una sangre espesa y coagulada. (Hist. H. para que cobren espíritu. re la c io n a d a s co n el le ó n c o m o sig n ificació n del p ri­ m e ro y a la a p re c ia m o s en la e m b le m á tic a . Cyn. calentada entre sus músculos. NA IV..íútou. a) Fílenles: Antigono de Caristo. sino eslanlo echados ambos y abrazados uno con otro. Chambry. Eustacio. Si quieren expresar «hombre que nace al principio amorfo. 200. ciegos. a los cuales lamiéndolos los dan figura. VilJ. en las cuates paren a treinta dias y cuando m ás paren cinco. Esto m ism o escribe Opiano y Ovidio en sus Metamorfosis.310 311 . Eliano y Salino (com o nues­ tro autor) dicen que son como bultos de carne. H u e rta e n el c o m e n ta r io a P lin io re c o g e lo sig u ien te: . 3. H o m b r e q u e n a c e a l p r i n c i p i o a m o r f o ó-fKTCjjífjíivxojSgí* ¿^paípown/j. Basilio. HA VI. pero dificultosamente se puede averiguar si es asi.fa b . faltos de pelo. se moldea y llega a su perfección a! ser lamida con la lengua. (11. 12. y cuando despierta para salir los pare. casi los echa sin form a. XXXVI).. 31. pero lamiéndolos la m adre poco a poco los da fo rm a y.íXiT* cuna <¡uuíT(a¡x/j. A"i6fú-OT|vS/í0fCfio(j^íni(AtTO t u r r a 'riioa( ^IwjjSfyoy 3 p..)^ m y A á rm T íA jcüvu. Cómo indican «hombre que nace a l princi­ pio amorfo».iio¡iii} zríirHy¡c VuTer dstfojj cío » ó Touíí/l/oJC/jJiforf 243-jvTn. 21. Esopo. hexaem. Aristóteles. figura. pintan una osa embarazada. hasta cinco. de tal suerte que han entendido alguno de los Poetas que no paren sino unos pedazos de carne y después con su lengua y con su aliento los forma. 740.Dra. Después se echan aparte en sus cuevas. y no como acostumbran los demás animales de cuatro pies.. III. A sí que mientras la osa está encerrada los tiene en el vientre. 34: VH X. y sin perfecta form a. 57.

p e rfe c c io n a . p u e s . m u y p e q u e ñ o . VI. XI. tra s la ca íd a . C o n e s ta id ea C o r to n a d is p u s o la o sa la m ie n to al o se z n o en la sala de h o n o r del p a la c io B a rb e rin i d e R o m a . le alisa el p elo con la lengua. entendían por el parto de la osa. poquísimas veces se ha visto la osa preñada o parida: y es. a p re c ia m o s e n C a m e ra riu s p u e s en su e m b le m a X X I la e m p le a p a r a in d ic a r q u e el a rte e s m ás p o d e ro s o q u e la n a tu ra le z a . X. acaban por cumplirse y perfeccionarse' . Plutarco. pero la m asa de carne es indistinguible. a d Pis. en b a s e al b u e n e s tu d io y c o m p o r ta m ie n to p u e d e tra d u c irs e en v er­ a u to r c ita u n a o b ra de T iz ia n o . Deve ser advertido. S c h o o n h o v i u s . 2. ob. C o v a rru b ia s p r e s e n ta ta m b ié n la o sa la m ie n d o u n a s u s ta n c ia in fo rm e p a ra d a r a e n te n d e r q u e to d a o b r a d e b e se r lim a d a c o n a rte . q u ie n . el cu a l es el m ism o q u e el p r o p u e s to p o r C a m e ra riu s e n su e m b le m a “1. Em blem aia. Ovidio. C o n c lu y e q u e el h o m b re sin f o rm a ­ b) Fuentes: Aristóteles HA. 254-5 Kiihn.. S igue a S an A m b ro sio p a r a re m itir la im ag en del oso El que se ha mejorado.' ció n y sin ra z ó n es c o m o si fu e ra d e b a r r o 6'. An. ib a p u lie n d o c o n s ta n te m e n te su s p o e m a s . XIV. I. hist. 30). Pero lamiendo algún tiempo procura. X L II). . Del mism o modo todas nuestras acciones. oh. sin form a y sin figura. NA II. sin p e lo . Opiano. cre o u n a d iv isa c o n el m o te n a tu ra p o te n tio r ars. Cvn. R ip a n o s p ro p o n e a la o sa c o m o im ag en de la « Im p e rfe c c ió n » y p o r lo m ism o . XV. p e r fe c c io n a d a c o n el tie m p o . pp. Svmhnlorum et Emhlemalum. 126. Imperfecto es también el parto de la osa. y asi acaece a los que con edad y tiempo se mejoran (Embl. P a re c id a id e a p r e s e n ta S c h o o n h o v iu s en su e m b le m a L X X II. 159 ss. d o n d e el p a r to d e la o sa h a c e re fe re n c ia a la id e a d e im p e rfe c c ió n del g é n e ro h u m a n o . lo mantiene caliente bajo sus muslos. VIH. V a le ria n o sigue las n a r ra c io n e s a n te r io re s y e x p lic a la fo rm a d e n a c e r del o so . al ver la criatura después del parto. 122 B. met. De amore prolis. con continua diligencia. II. XXVIII). E ste d a d e r a p e rfe c c ió n . He aquí otra portentosa característica de este animal. T ervaren t. q u e n a c e in fo rm e en su m e n ta y co n la cien cia p o c o a p o co se le va for­ m a n d o (H ici: X I. c o m o h a se ñ a la d o C a m e ra riu s y r e fre n ­ d a T e rv a r e n t. 19). cit. Claro que la osa ha tenido sus dolores de parto. «impertccción». y acabado El parto dulce. en este s e n tid o p o d e m o s c ita r v a ria s r e p re s e n ta c io n e s de A ld e g re v e r. mas frotándolo con ¡a lengua. Sin embargo.. Nadie se aventurará a afirmar. ya se puede decir que aquello es un cachorro de osa (Hist. aun. E sta n a rra c ió n d e H o r a p o lo a p a re c e co n c ie r ta p ro fu s ió n e n la e m b le m á tic a . H o ro z c o h a b la ta m b ié n en este se n tid o e n te n d ie n d o p o r el p a r to d e la o sa al h o m ­ b re q u e se h a m e jo ra d o : V I. del entendimiento. L a o sa a p a re c e en m ú ltip le s g ra b a d o s d e l siglo XVI a c o m p a ñ a n d o al tem a d e la C a í­ q u e . por ser sólo un pedazo de carne sin tener siquiera form a de animal. XXXVI —Anotación). Darte su propia y natural figura.porque como escribe Aristóteles. 1127-9. en Galeno. c o m o en el c aso d el o so .. 378-81. VIH. si no nos Jaita diligencia gra­ cias a los buenos principios y a la recta intención. 176. ! j. asi d a d e l H om bre.. 19. a la del n iñ o . sie n d o sus m ie m b ro s in d ife re n c ia d o s (de a n im . cit. 312 313 .. siendo en principio imperfectas. e in c lu so T iz ia n o . loma luego su forma. C. Plinio. A ristó te le s ta m b ié n a f irm a q u e el o se z n o n a c e d e s p ro p o r c io n a d o co n r e s p e c to a su m a d re . m á s p e q u e ñ o q u e un g a to y m a y o r q u e u n r a tó n . Miguel Glicas. Jenofonte. que nace sin form a. c ó m o es c la ra m e n te in fo rm e . y remirado Por m ás que satisfaga y dé contento: Para la Ossa un vulto m al form ado De carne. de la n e c e sid a d d e la fo rm a c ió n en el h o m b re . d e la m ism a m a n e r a se h a de p e rfe c c io n a r el a lm a e n la v irtu d . L a c o m ­ p a ric ió n la tra sla d a a o tro s té rm in o s. A firm a q u e al ig u al q u e la o sa p e rfe c c io n a y d a fo rm a b ella a su s c a c h o rro s . Manuel Files. c. q u e re m ite a la p e rfe c c ió n d el h o m b r e m e d ia n te la e d u c a c ió n 6". porque pare cuando está escondida en su cueva (Hist Nat. (1 6 1 8 ). w . va dando form a a sus miembros y poco a poco éste adquiere su confi­ guración. al verlo. en la q u e a p a r e c ía el o so c o n esta s ig n ific a c ió n . “ F.. que aquello es un ser viviente. la osa an ta y conoce a su hijo. vv. vol. II. III. sin p r e c is a r c u á l. 213. y es la m a d re q u ie n le d a fo rm a c o n la le n g u a . L a osa es incapaz de parir un cachorro. d o n d e v e m o s a la o sa la m ie n to al o se z n o . y sin distinto movimiento. Ripa. “ G . 570 a 22-5. y con la lengua se le da. co m o la o sa . d e modo que. 30. Ther. 1. Eliano. p á g . A fir­ m a e n el e p ig ra m a d e su e m b le m a X L : E lia n o c o m e n ta e n este se n tid o : Después de aver compuesto. p. c o m o c u a n d o cita al p o e ta V irgilio. Mor. C a m e r a r iu s .

Autores escriben que dentro de éstas se engendran muchas conchillas. N a l IX. 314 “ J. de quien hay relación en la Escritura Divina (Ex. vuelven a producirlo de nuevo. No ignoro tampoco que. V. Y acaece que. se cogen cuando el tiempo es bonancible y la m ar está en calma. E n c o n s e c u e n c ia . Así h a sido re p re s e n ta d o este m o lu sc o e n la e m b le m á tic a c o m o lo p o d e m o s a p re c ia r en S am b u cu s.ku>cukÍ. se encontrará carne.. IX.J e ro g lífic o X II. El compañero que está aguardando este tiempo se lo declara mordiéndola livianamente.. se dice que. y en C a m e ra riu s e n el LVI1. v antes que sal­ gan de ellas empiezan a ayuntarse y tener acceso entre si.\i¡u. d o n d e se n o s c u e n ta q u e la m a n ife sta c ió n del a m o r se p r e s e n ta m e d ia n te la p in n a y el c a n g re jo S q u in a. eulQjy^alna. P o d ría e n te n d e rs e q u e es la u n ió n d e la p in n a c o n el p e z S q u in a la a s o c ia c ió n q u e p ro p o n e H o ra p o lo .5« &*\¿vS!jU an¡j.6). Hay quienes dicen que en una sola concha se crían hasta veinte perlas. Los buscadores las cogen y arrancan las perlas que enhechizan el ánima de los lascivos.. p o d e m o s e n te n d e r q u e H o r a p o lo p r o p o n e el ju n ta r s e las p e rla s c o m o im a g e n de la u n ió n . Otros autores dicen que las dieron este nombre por te­ ner la forma de pinas.. XLII). se puede encontrar una perla pequeña. La pinna abre sus conchas dando el cuerpo ciego que está dentro a pequeños peces. S i quieren indicar «hombre unido a una mu­ je r desde la primera juventud. A ristó te le s llam a S q u in a a este c o m p a ñ e r o in se p a ra b le d e la p in n a (d e a n im . S b o rd o n e e n tie n d e q u e H o ra p o lo al re fe rirse a las p in n a s q u ie r e c o n s id e ra r el n a ­ c im ie n to d e las p e rla s. fru ta de! pino. cii.. Y si la ostra que cria la perla muere antes de ser extraída ésta. p e r o en la ex p licació n q u e H u e r ta d a al te x to d e P lin io se n o s ac la ­ ra este p u n to : Las pinnas fueron llamadas así de pimíos.. o sea. Estas conchas que son lasmadres de las susodichas perlas. antes de que el nacimiento sea completado. y por esto dicen que fueron jeroglifico de la lujuria. a s p e c to so b re el q u e E lia n o c u e n ta : . Nal. arrancadas estas piedras y liberadas las conchas que han entregado el susodicho codiciado objeto como rescate por su propia vida. NA. sino por ser alim ento que incita y provoca la Venus. 14.A notación). oneir. que por su nacimiento es ancha. entran en sus conchas hasta que se llena de ellos. nombre griego que significa suciedad o cieno. y que tal concha carece de perla. la concha es la carne y estas perlas se adhieren a ella como una espina. del h o m b re y la m u je r.. en­ cogiéndose y juntando las conchas mata todo cuanto tenia dentro y da parte de ello a su compa­ ñero (Hist. cuando nacie­ ron». X. Este es pequeña Squila llamada en otras partes cangrejo asaltador del manjar. Arteinidoro. de poco tiempo se unen a la otra dentro de la con­ cha. II 315 . yuu<ynlkrp v p ú v te úAi•Klar ó I ír«^. pero unas y otras se com­ ponen de dos conchas que se abren por lo ancho. p. y como con la licencia ha crecido la osadía. y antigua­ mente se hacían de ella preciosísimas vestiduras. llamada Biso. An. 13). Suelen hallarse en ésta algunas perlas. hist. pintan pinnas fecundadas. Nace siempre enhiesta en los lugares ce­ nagosos y nunca está sin compañero. juntam ente con la carne. S i se abre la concha antes de tiempo. 15).t íykU ouf j'foctpoujijj. q u ien h a b la d e este m o lu sc o a! p r e c is a r que: También la pinna es de la generación de las conchas. p u e s a a m b o s Ies u n e ta n to la n a tu r a le z a c o m o la c o s tu m b r e y los d o s m ira n p o r sus in te re s e s '1’’. a) Fuentes: Eliano. Sin d u d a se re fie re a esas c o n c h illa s d e las q u e d a c u e n ta H u e rta q u e en te m p ra n a fe c h a d e su n a c im ie n to c o m ie n z a n a « a y u n ta rs e » . X. al cual unos llaman Pinnotero y otros Pinnophilace. Y de aquí tuvo principio fingir los Poetas. siendo cierto que entre estas conchas no hay generación sucesiva. Ahora bien. 109 Hercher... Entonces la pinna. Physiologus. Pues éstas. 13.t-alna. S in d u d a . e n su sím b o lo C X L I I. Ellos van corriendo de presto..ctJTca >5 ycJtül^JCU J "feí* « ') y u ^ íT o c UgU-fOfj cA/j'Op tru^&yiUiJTOy ¿M k?okc ÍyJlc¡j <r xoíx*. a quien fueron dedicadas. quedando asidas y ligadas a la punta con una delgadísima ¡ana. Camerarius. des­ pués de haber nacido en la concha al cabo. y que pasó a Chipre donde la adoraron por diosa (Hist. se pudre y perece la perla (Hist. en este caso . XLII . c. H o ra p o lo explica c ó m o ex iste u n a u n ió n e n tre u n a y o tr a d e s p u é s d e h a b e r n a cid o en la c o n c h a .. del cual suelen estar ordinariamente cubiertas. I. la fu e n te la p o d r ía m o s c o n s id e ra r e n P lin io . m as no contendrá el objeto que se persigue en la búsqueda. otra tan sólo tiene una y hay muchas que albergan muchas. C óm o indican «hom bre unido a una mujer». que Venus f u e concebida de una concha. 134 y ss. en una concha pequeña. y una grande. pero no m uy jiñas. H O M B R E UNIDO A UNA M U JER n íc a v i/Ifa o-uJSIi^Oíito . Pero yo entiendo no haber sido por esta razón. oh. en una concha grandísima.

. de long.. vol. fingiendo que tiraban su carro. VI. se une a la hembra siete veces en una sola hora. Oríbasio. Pablo de Egina. kirfMfiuTajvj > A c . 435 Kiihn. 389.. fecundando a la vez. H u e r ta e n su c o m e n ta r io h a c e r e la c ió n a su lu ju ria: . 82. 7. f c ¿ f u ? S f « á ^ f e o f <3*3* a) Fuentes: Aristóteles. observándose en él aten­ tamente. coll. X X X V II). 700 Kühn. de alim. D e a h í q u e p a r a aq u é llo s qu e n e c e s ita n e x c ita r la V e n u s . Dícense que los machos no viven m ás de un año. como en todos los animales falaces.i< i. la cual es causa de su temprana muerte. (Hist. X X X V III). Son estos pájaros por su falacidad símbolo o jeroglífico de los hombres lascivos v deshones­ tos y asi fueron dedicados a Venus. Alberto cuenta el año de su vida. I. pin­ tan un gorrión de las torres. D ic e q u e se h a d e p r e s e n ta r c o m o : 316 .. del h o m b re fe c u n d o y d e l incli­ n a d o a la v o lu p tu o s id a d c a rn a l.)¿> ■mXuox'fyijlcít ó^Av/jí>©»/ .. p. 5. X X . vitue. XXVII —A notación). vol. hienda. Cómo indican «hombre fecundo». desde el tiempo que empieza a ejercitar la Venus. 111. el brev. V a le ria n o c o m e n ta q u e los a n tig u o s e g ip c io s c o n s id e ra b a n a este p á ja r o c o m o je ro g lífic o d e la v id a de u n a ñ o (H ier.. y ¡ ¡ < Jv. 613 a 29 ss. 391. los m é d ic o s d e la A n tig ü e d a d h a y a n a c o n s e ja d o c o m e r go­ r rio n e s o h u e v o s d e e s te ave. X. p. « t d c $ 5 o íz n i c ? . agitado por un ardor sin medida. Vi. Pues éste.. 11. Nal. P lin io señ ala: A l contrario. aves m uy lascivas y lujuriosas. la cu a l re c o g e A ris tó te le s (H ist. Mujer joven y ricamente vestida que sostiene un espejo con la siniestra. P o r la c re e n c ia d e q u e el g o r rió n t a n só lo v iv ía un a ñ o . fue. se h a p r e s e n ta d o el ca­ E n este c o n te x to n o e x tr a ñ a q u e R ip a p r e s e n te c o m o a le g o ría d e la « L a sc iv ia » a e s te ave. XXXVI). poniéndose a su lado unos pocos go­ rriones.< p o Z i. C o m p a r a n d o las p a lo m a s c a m p e s in a s c o n los g o rrio n e s . Nal. (Hist. X. Si quieren indicar «hombre fecundo».. de san.. VI. Picinello p r e s e n ta el g o rrió n c o m o im a g e n del h o m b re in e s ta b le q u e v ag a p o r la vida sin e n c o n tr a r u n a sed e p e rm a n e n te e n su e s p ír itu “ . A ñ a d e q u e ta m b ié n se p re se n ta c o m o im a g e n de la c o m p le x ió n a m o ro s a . p u e s e l g o r rió n e s tá m u y c a r g a d o d e se m e n y se rela­ c io n a se x u alm en te c o n la h e m b ra sie te veces a la h o ra .Je ro g lífic o X III. L a d e n o m in a c ió n d el av e c o m o « g o r rió n d e las to r re s » h a c e r e fe re n c ia a u n a va­ r ie d a d del p á ja r o q u e c o n s tru y e sus n id o s e n e s to s lu g a re s. 19. Plinio. los gorriones-son de cortísima vida y tienen igualfalacidad y lujuria. X. G aleno. IX. II. IX . H o m b r e f e c u n d o n £ c aiSfüTrrp re v ira 3 ¡o > z n ’e y í i i w '■ a n ^ t c u rjou fa y p y . A n im . 7). y por la abundancia de esperma.. P o r e s ta ra z ó n e n la a n tig ü e d a d r r o d e V e n u s tira d o p o r e sto s a n im a le s (H ier. Con la diestra ha de estar maquillándose el rostro. X X . 107. principalmente en los m a­ chos. Ateneo.. 466 b 7 ss: HA IX.

Capítulo VI Jeroglíficos sobre la idea de las enferm edades del hombre .

. a u n q u e m u y b ie n . y también a la leche. I. E n f e r m e d a d n u t»óffOfi Mh\ oü<rip5k*e. ob. X X III).J e r o g líf ic o I. la otra nace en lugares cultivados. de a h í su nombre. 321 . y a las inflamaciones. P lin io ya d isp o n e e n tr e las p la n ta s m e d ic in a le s a la a n é m o n a q u e d e s c rib e e n los sig u ien tes té rm in o s: . Nal. la d e b ilid a d d e la h ie r b a se p u e d e re la c io n a r c o n el c a r á c te r d e la e n f e r m e d a d .uí.. Q u izá se a el c a r á c te r m e d icin al d e e s ta p la n ta lo q u e llev ó a H o r a p o lo a c o n s id e ­ ra rla c o m o je ro g lífic o d e las e n fe rm e d a d e s .. sana los dientes.»ó<5'o¡j w í f á í j K miicútei.. a la r e fe re n c ia d el h o m b re en g e n e ra l c o m o alg o c a d u c o e n la c re a c ió n . cit. H ay de ella dos géneros: la prim era es silvestre. p u d ie r a h a c e r re la c ió n a la c a d u c id a d d e la v id a. E n este se n tid o to m a O v id io la a n é m o n a .uái. 735 y ss). E sta es la id e a q u e C a m e ra r iu s n o s p r e s e n ta e n su e m b le m a L X IX m e d ia n te d ic h a p la n ta : se fu n d a m e n ta e n P lin io y O v id io p a r a p o n e r d e m a n if ie s to su c a r á c te r c a d u ­ c o . X. L a s hojas de ésta son semejantes a las del apio. Cómo representan «enfermedad». X X I. pues. Flores de anémona representan «enferm e­ d a d del hombre». m al sujeta y caediza por su excesiva ingravidez. E sta s sig n ific a c io n e s q u e n o s p r e s e n ta H o r a p o lo f u e ro n r e c o g id a s p o r R ip a .. Su raiz mascada trae la flem a. y raras veces exceden la altura de medio pie: tienen la punta como es­ párrago.. y una y otra en tierra arenosa. P o r o t r a p a r te . C a m e r a r i u s . A l­ gunos M agos atribuyen mucho a estas hierbas (H ist. p u e s c o n c lu y e el c a n to d e O rfe o en lo s sig u ie n te s té rm in o s : . a las vulvas de las mujeres. a phenion.. c. Algunos liay que llam an a la anémona.. p u e s n o s p ro p o n e c o m o r e p re s e n ta c ió n d e la « E n fe r m e d a d » u n a: " J. y c o n c ie r to c a r á c te r h erm é rtic o . Nunca se abre la flo r si no es soplando el viento. la arrancan los mism os vientos que le dan el nombre (Met. cocida quita las lágrim as de los ojos.. sin embargo. al qu e c o m p a ra c o n la v id a h u m a n a 69. Aprovechan las ané­ monas a los dolores de cabeza. es efím era ¡a vida de aquella flor.

C o n re la c ió n a la v ista . X . p asajero . d e A p ió n . X. algo semejante a los escarabajos. en su c o m e n ta r io a O v id io . Q u iz á la a n é m o n a se a ta m b ié n e x p re sió n d e los h o m b r e s d o m in a d o s o en fe rm o s p o r el a m o r. Anotaciones sobre el libro de las transformaciones de Ovidio en romance.. X X IX —A notación). por ser aquella en la que según los poetas f u e transformado Adonis. cie­ go y re la c io n a d o co n e s ta sig n ificació n . p á g . 322 d o s. Y e n tal sen­ tid o n o s lo p re se n ta el p in to r G o ltriu s e n M uerte d e Adonis. razón por la que probablemente significa la enferm edad tal como decimos J e r o g líf ic o II. y a q u e p o n ie n d o lo s ojo s en ellos r e c re a n la v ista c a n s a d a (Hist. muerte». es d e c ir. dibujan un escarabajo ciego. u n o d e los p re fe rid o s e n la ico­ n o g ra fía e s p a ñ o la del siglo x v i f p o r la c o n s e c u e n c ia m o ra l q u e se p u e d e esta b le c e r so b re lo e fím e ro d el a m o r lascivo. La mitologia en la pintura española del Siglo de Oro.Mujer delgada y pálida con un ramo de anémona en ¡a m uño y una guirnalda de la misma hierba que lleva por corona. Pues éste muere ce­ gado por el sol.v. C on se escribe li' t. c o m o fig u ra q u e re p re s e n ta al h o m b r e c o n fie b re v íc tim a d e lo s ra y o s del so l. Q u iz á el in se c to r e p re s e n ta d o y r e la ta d o p o r H o r a p o lo r e s p o n d a a la c u c a ra c h a . la e s ta c ió n p rim a v e ra l e n q u e los h o m b re s e s tá n d o m in a d o s p o r el a m o r '\ Qué expresan dibujando un escarabajo ciego.. «angustia».. A firm a q u e p a s a n su vid a e n tin ie b la s y h u y e n d e la lu z (Hist. aunque más prolongados y sin alas. Bissing. S o n e s ta s sig n ificacio n es re fe rid a s al e s c a ra b a jo la s q u e . que en un principio era la flor de loto. ob. ” P. d ic e q u e A d o n is fue tra n s­ fo rm a d o en a m a p o la y q u e é s ta tie n e u n c o lo r ro jo c o m o la s a n g re d e A d o n is. X I. lle v a ro n a los m o r a lis ta s d e lo s sig lo s XVI y XVII co m o L o re n z o 323 . 292. E s el te m a d e la m u er­ te d e A d o n is y la c o n s ig u ie n te la m e n ta c ió n d e V en u s. que significa «caída» o bien «afán». SÁNCHEZ DE VlANA. C o n tin ú a su n a rra c ió n p ro p o n ie n d o al in se cto c o m o je ro g lífic o del h o m b re tr a b a ja d o r q u e no se d e ja a r ra s tr a r p o r lo s p la c e re s d e la v id a . P a r a S b o rd o n e . V III. « E n f e r m e d a d » . S i quieren expresar «hombre que tiene fie ­ bre por los rayos de! sol y que muere p or ello». Madrid (1985). aman­ te de Venus. p u es si el in se c to e s g o lp e a d o co n fu e rz a p o r lo s ra y o s del so l. S o b re e s te a n im a l d ic e H u e rta q u e: . sucios y de m a l olor. y lo mism o la hierba de donde nace. m as poco duradera. el ideo­ grama genérico de flo r ] . R efiere el a u to r estas id eas a p o y á n d o s e e n la a u to rid a d b) N o se encuenlran jero g lífico s que correspondan a la im agen de la aném ona. H u e rta c o m e n ta el e s c a ra b a jo y d ic e q u e este in se c to fu e a d o r a d o c o m o d e id a d p o r los eg ip cio s al te n e r sim ilitu d . según nos cuenta Teócrito. : R. A sí lo r e c u e r d a A lciato re c u r rie n d o a e s te te m a e n su e m b le m a L X X V II. al que dio muerte un jabalí. enemigos de la luz y amigos de ¡as tinieblas. e n tr e o tro s sig n ific a ­ " C. h a s ta el e n a m o r a m ie n to d e V enus. cit. N a l. Es dicha flo r purpúrea y bella. Según V. Escribe Oro el egipcio en sus Jeroglíficos que los Antiguos utilizaban dicha hierba como sím­ bolo de la enfermedad. co n H á .'ir «destino adverso. N a l X I. Son negros. a las o b ras d e l sol y d e la g e n e ra c ió n del m u n d o . esta planta era d esco n o cid a para lo s antiguos egipcios o por lo m en os no se encuentra m encionada. N o es c o m ú n e n c o n tr a r n o s al e s c a r a b a jo c a ra c te r iz a d o d e e s ta fo rm a . A dem ás. u n id a s a las d e su n aci­ m ie n to e n el estié rco l. in se cto d e n o m in a d o S ilp h a p o r los g rie g o s. los v e r d a d e r o s d a to s eg ip cio s re la c io n a d o s co n este a n im a l so n los a p o r ta d o s en el L ib ro I c u a n d o h a b lá b a m o s del « u n ig é n ito » . son unos animalillos asquerosos. R ip a . X X V III). p u e s a u n q u e b ello es c o m o la a n é m o n a . (Hist. c o m o e x p licam o s en el L ib ro I. D e a h í q u e se u tilicen p a r a p ie d r a s p re c io sa s . p ie r d e in c o n s c ie n te m e n te la v ista y se d e ja m o rir p o r e s ta r c o m p le ta m e n te c e g a d o (H ier. X I. L ó p e z T o r r i j o s . 21. Nal. 566-9). P linio d e n o m in a B la ta a las c u c a r a c h a s y las p ro p o n e c o m o e s p e c ie de e s c a ra b a ­ jo s. se escribe slj. se pueden citar varios ejem plos de signos llórales en los que podría verse una cierta relación con el tem a del capítulo.. H o m b r e c o n f i e b r e p o r l o s r a y o s d e l s o l y m u e r e p o r e l l o c\2Jo^Aiai(HC áVrtirfi p v p í/c u ia 0 U’ Al ig u al q u e nos n a r r a T e ó c rito . al d isp o n e r ju n to a A do­ n is la a n é m o n a . S án c h e z d e V ia n a . H u e r ta p re c is a q u e ta le s an im a le s a g u d iz a n e ste se n tid o . h ijo de C in ira s y M irra . . Valla­ dolid (1589). O v id io en su lib ro X d e las M e ta m o rfo sis cu en ta el n a c im ie n to d e A d o n is. X X IX —A n o ta c ió n ).. Por otra parle. X X IV ). la m u e rte del jo v e n y la m e ta m o rfo s is d e su sa n g re e n la flo r a n é m o n a q u e florecía c a d a p r im a v e ra p a r a r e c o r d a r su a m o r a V en u s (M et. «enferm edad». p u e s e s te a n im a l m u e re al o lo r d e la ro sa. V a le ria n o sigue fie lm e n te a H o r a p o lo y p ro p o n e al a n im a l. Para Sb ord one H orapolo ha utilizado el nom bre griego de aném ona para refe­ rirse a alguna planta de flores sem ejantes. y que ta n to 1a a m a p o la c o m o la ro s a d e V e n u s so n im á g e n e s q u e re c u e rd a n el tie m p o del a ñ o . con su sonido h\ forma par­ te de la grafía de la palabra If-jl.

las palomas torcaces. E lian o y a d a c u e n ta d e e s ta a c tu a c ió n d e la p a lo m a y la p r o p o n e c o m o a c c ió n del an im al c o n tr a las hech icerías.. he oído decir que las palomas torcaces. Nat. Pues aquélla. ciL VIII. VIII. cit. cap. I. 324 P ic in e l l o . 35). di­ bujan una paloma que tiene una hoja de laurel..<p<taxty Kfa'rcCgkV íte <J>m( foy^cptpw eiy íiiiátt $5 or« ¿fg & ré. Por ejemplo. E n r e la c ió n c o n H o r a p o lo s e ñ a la H o ro z c o : ¡aJ&iOiTnícuiT¡iCv A ífií/oj cHfíi¡<tiu. p e ro n o d el h o m b re e n fe rm o . picotean los tiernos brotes de laurel y los ponen luego en sus nidos para proteger a sus polluelos. ob. pintaban por el escarabajo. De ahí que podam os entender que tal vez no se trata de un escarabajo. L a f u n d a m e n ta c ió n d e ta le s a f irm a c io n e s la p r o p o n e e n P lin io . grajas. H o m b r e q u e s e c u r a a s i m i s m o ta c a P icin ello . 9. q u e es m é d ic o d e sí m ism a ” . E sta n a r ra c ió n d e H o ra p o lo in flu y ó e n el e m b le m a L V III d e C a m e ra riu s .. Gracias a un cierto natural instinto misterioso y admirable. donde se encuentra consagrado al sol. XXVII). I. pues incluso resulta contradictorio respecto a la tradición egipcia. Mor. sin o del m o d é lic o y tr a b a ja d o r p a r a in sis tir en lo m íse ro d e la c o n d ic ió n h u m a n a al c o m p a r a r al h o m b r e c o n u n a n im a l ta n a sq u e ro so . no se encuentran fuentes donde aparezca el escarabajo caracteri­ zado de esta form a. XXII). Monarquía mística de la Iglesia. p u e s esto está e n s e ñ a n d o la p a lo m a . V a le ria n o se ñ a la q u e este p á ja r o c u a n d o e s tá e n f e r m o to m a p o r su p ico u n a p e ­ q u e ñ a ra m a d e lau rel. q u ie n . porque los rayos del sol le ciegan y en breve muere (Embl.. c . h a b la n d o d e alg u n o s a n im a le s q u e n o s h a n e n s e ñ a d o la c u ra c ió n m e d ia n te las h ie rb a s . la cucaracha. pasados los ojos con alguna punta delgada. T. purgan el fastidio de cada año. Madrid (1611). X II. incluso los irracionales se protegen de los ojos de los hechiceros y brujos. Z a m o r a . cuando está enferma.i k d e Z a m o ra . mirlas y perdices. b) Com o precisa Sbordone. (Hist. I. sig n ific a d o q u e des­ J e r o g líf ic o I I I . II Symb.. in d ic a e n tre o tros: . An.. Cómo expresan «hombre que se cura a sí mism o según ¡a respuesta de un oráculo». trae una hoja de laurel a su nido y se cura. X III). p o r ello tal r e p r e s e n ta c ió n es im a g e n d e l h o m b r e q u e h a s u p e ­ ra d o u n a e n fe rm e d a d (Hier. sino de un insecto parecido del que ya hemos dado cuenta. a p r o p o n e rlo c o m o im a g e n d el h o m b r e d e s h o n e s to 73.t o u Ju a n d e B o rja p r e s e n ta e n u n a de su s e m p re s a s al e s c a ra b a jo c o m o im ag en del h o m ­ v y ic ú m - b re . d o n d e a p a re c e la p a lo m a p o r ta n d o el la u re l e n su p ic o p a r a s e ñ a la r m e d ia n te el m o te q u e el h o m b re d e b e p ro c u ra rs e a sí m ism o lo q u e n e c e s ita y n o d e p e n d e r d e o tro s. S i quieren expresar «hombre que se cura a sí mism o según la respuesta de un oráculo». C a m e r a r i u s . 325 . " J. para prevenirse contra la hechicería. <9¿\- El que había de fiebre por haber andado al sol. III. VI F. con hojas de laurel (Hist. ” L. oh. Jto p 'x d l‘u 3 n a i Sittfm s c ! ( iU u v o m a jj k o u i^ .

. Nat.. es también especie de ratones. pero se ve en ellas figura y señal de ojos. éste n o d isc ie rn e la lu z d e la p u ra v e rd a d (H ier.. nSf TyípAóy- /. dicho asi porque está condenado a la ceguera perpetua y a las tinieblas. L a fu e n te de tal a s o c ia c ió n re s p o n d e sin d u d a al Génesis (8. LXXltl. X III. Nat. el cual le dio la natu­ raleza para suplir con él la fa lta natural de los ojos. V a le ria n o ve e n el a n im a l u n a im a g e n d e la im p e rfe c c ió n al e s ta r p riv a d o d e p o d e r c o n te m p la r la luz. LVII —A notación). Tiene perfectisimo oído. quitándolas una m em brana que tienen tendida encima (Hist. d e C o r r a d o G ia q u in to . Geoponica. ob. c o m o L a alegoría de la P a z y la Ju s­ ticia. 35. a) Fuemes: Plinio. M uy re la c io n a d o c o n el je ro g lific o p ro p u e s to su e le a p a r e c e r la p a lo m a p o rta n d o un ra m o d e olivo en su p ico . !. al ig n o ­ ran te. d o n d e a p a re c e la p a lo m a c o n el o liv o en su p ic o s e ñ a la n d o a N o é el p e río ­ d o d e p a z y d e re c o n c ilia c ió n co n D io s. piu­ lan un topo. como las de Virgilio. Si quieren representar «hombre ciego». 101. 73. Eüano. 19. y a q u e el ojo h a sid o sie m p re c o n s id e ra d o c o m o e x p r e s ió n del c o n o c im ie n to . 1.. S u id a s . A p o s to lio o D io g e n ia n o . que son los g u ­ sanos que van minando la tierra (Hist. e n tie n d e q u e el to p o es u n an im al q u e n o tien e ojos. Estas fuentes son tanto literarias. y que a si pueda acudir a donde está su alimento. XV. X X I I I ). S an Isid o ro .á íD m ~ (ciy(cc(f-dí¡i¡i'i¡íáiQ-J $ 5 ¡QSxAjxoúf owcí ¿ ja . A ñ a d e q u e las S a g ra d a s E s c r itu ra s p r e s e n ta n al to p o c o m o e je m p lo d el h e re je . X II. No tiene ojos. y d e a h í q u e p o r su c e g u e r a es im a g e n d e la ig n o ra n c ia . pues c o m o el an im al. XI. 28. Mor. medalla de Severo o Filipo. De entre los animales de cuatro pies. ' íbidem. 327 . H o m b r e c i e g o El que sanaba con medicina mostrada de los dioses en sueños.i6(ú>m¡i-ruíiXipíí'<i\í¡JLe¡ n¡M icu . p o r ta n to p re s e n ta u n a n a rra c ió n d is tin ta a la c o n s id e ra d a p o r Plinio: Tulpa. está siempre cavando la tierra y se alimenta de raíces. XVII.. cil. que son acomodadas para ello. el cese del d ilu v io . es d e c ir. Vive éste debajo de tierra. sin o in te le c tu a lm e n te .. pues aquél no tiene ojos ni ve. NA I. V a l d e c e b r o ... pág. Pliysiologus. las Talpas (topos) no tienen vista. le pintaban en la paloma que trae en el pico un ramo de laurel. al igual q u e H o r a p o lo . Señala una serie de fuentes clásicas en las que la paloma con el olivo refería a la idea de paz. (El. este a n i­ m al re m ite al h o m b re c ieg o . 3 8 0 y ss. XXII).. Cómo expresan «hombre ciego». los cuales tiene cubiertos con una membrana. 10-11). por haber enseñado la naturaleza que por aque­ llas hojas sanan cuando están enferm as (Em bl. 5). la cual cava y mina con su hocico y manos. Neptunalio. p e r o n o só lo fís ic a m e n te . como plásticas. topo. XXXVII). P o r ta n to . 3. A sí n o s la p re s e n ta C a m e ra r iu s en su e m b le m a L IX y la p r o p o n e c o m o n u n c io de la p a z 1'. A l re sp e c to P lin io a p u n ta b a : . V III. V a ld e c e b ro n o s d ice q u e tal im a g e n fue m u y d ifu n ­ d id a en las m ed allas de los e m p e r a d o r e s ro m a n o s c o n e s ta sig n ific a c ió n 76 y c o n ella la a p re c ia m o s en c o m p o s ic io n e s p ic tó ric a s re c ie n te s. “ F. o por oráculos. que es causa de privarlos de luz. VIII. H u e rta e n su c o m e n ta r io a P lin io p r e c is a so b re e s te an im al: El Topo.H o r o z c o p r e c isa al ig u a l q u e H o r a p o lo : Je r o g lífic o IV .

al a firm a r q u e el h o m b re vive e n las tin ie b la s su m id o e n la p le n a o sc u rid a d d e su en te n ­ d im ie n to . Cvn. tal como lo comenta Oro Apolo. 40. se cura comiendo un mono. R ip a . comiéndose parte de él. epit. se habla también de ofuscación o ceguera del intelecto. 329 . E lia n o ta m b ié n n o s h a b la d e e s ta p e c u lia r id a d d e l león: . An.. Cómo representan «hombre que tiene fieb re y que se cuida a si mismo». Y am bos ordenó la divina provi­ dencia que tuviesen la m ism a medicina para curarse. capítulo 15). cuando ya decaen sus fu erza s y avanzan hacia la vejez. en el caso de que tenga fiebre. exonera su vientre con las carnes del mono. cit. sino que. H O M B R E QUE TIENE F IE B R E Y QUE S E CUIDA A S í M ISM O la id e a d e « C e g u e ra d e la M e n te » . 79. Porque el león cuando adolece. y gustando después la sangre de las m ism as gimias. Artem idoro. en c o n s e c u e n c ia . 613. !* J. Y éste es un buen remedio para el delfín y aquél para el león (Hist. se llaman Reyes. C a m e r a r iu s . 139. se ñ a la : ” C . q u e ta n só lo se a lu m b ra c o n la a y u d a y g ra c ia d e la d iv in id a d '“.. 1.: de anima. según acostumbraban a hacer los Egipcios. oneir. p. 425 a 10. 9.. XVII. Porque no es sólo que uno reina sobre todos los anim ales terrestres y e l otro sobre los marinos. oh. 491 b 28 ss. HA I. 35.ín c ii^ y ' >¡2 ta¡j zxu¡íl<¡J ( fu yc. una com unidad y afinidad misteriosa y natural. • S im ila r id e a n o s p r e s e n ta C a m e ra r iu s e n su e m b le m a C X IV m e d ia n te el to p o . III. sino la del hastío. 39). « C e g u e ra d e m en te » . es su remedio (Hist Nal. 64.‘¡ )zjl3 m . Cuando quieren expresar «hombre que tie­ ne fieb re y que se cuida a s í mismo» pintan un león que devora un mono.. P lin io re co g e e s ta tra d ic ió n c u a n d o p re c is a : . 193. a) Fuentes: Aristóteles. 328 El león.a iiyixj\ct. Mujer vestida de verde. 17). No tiene enferm edad alguna.. ya dije que tam bién en el m ar hay una dase de monos. y por sim ilitud o analogía. Pues aquél. Hercher. por sus grandes fuerzas. 3 ín o t jLxAéuSjoi JliiAucroUjAíoiTa ( a y ^ i p c v f t z r lS u n c ity á y o n x . Plinio. Se llama ceguera a la privación de luz en nuestros ojos. VIH. se cura co­ miendo carne de simio de la tierra. E sta s id eas q u e m a n ifie sta E lia n o se d e ja n v e r en F ra y L u is d e G r a n a d a . XVI). por su gran ligereza. aquél de los animales de la tierra y éste de los peces de la mar. III.N o e x tra ñ a . V. el león busca su remedio en un mono terrestre. III. m as uno de estos defectos se simboliza con el topo. p u e s e n la In tro d u c c ió n al S ím b o lo de la Fe. Cuando se ha saciado en exceso se repone con la quietud y el ayuno. XI. q u e se h a d e r e p re s e n ta r p o r una: ic a n v d ' üuf 3i(aziC ü 3 ítT a . Tim oteo de Gaza. XV. que este atrevim iento y menosprecio le hace rabiar. II.. Diogeniano. Optano. según parece. oh át. Apostolio. II.. puesta en medio de un Prado todo lleno de flores. para lo cual le es medicina la deshonestidad del ayuntamiento de dos gimias. y el delfín con otro linaje de sim io que hay en el mar (Prim era parte. Tiene la cabeza in­ clinada. An. o captura un mono y. y hay un topo a su lado.. A ñ a d e e n o tr o d e su s cap ítu lo s: Hay entre el león y el delfín. y el delfín busca su equivalente en el mar. c. q u e R ip a p r o p o n g a la im a g e n del to p o p a r a referir Je r o g líf ic o V . y el delfín de la mar. (Hist.

Neptunalio. ch.. oral. 39. D e ig ual m a n e r a e! P rín c ip e . E sta m ism a id e a re fe rid a y p o r id é n tic o m e d io n o s lo p re s e n ta n o tro s em blem istas. 330 C a m e r a r i u s . Taciano. 51. adv.V a le ria n o m e n c io n a c ó m o el le ó n e s su je to de las fie b re s y q u e p a ra s a n a r d e este m al e in c o m o d id a d . M igne 6. NA V. . 942. LV. Eliano. 1338. L o s sa c e rd o te s e g ip c io s. in d ica. 4. c o m o Ju n iu s en su em b le m a X X II y S am b u cu s en el sím bolo CLX V . v. XV. 52. r e p re s e n ta b a n este je ro g lífic o (H ier. 18. VIII. VI. S im ila r re p re s e n ta c ió n n o s o fre c e C a m e ra riu s e n su e m b le m a V III al h a b la r del re ­ m e d io q u e h a d e to m a r c a d a u n o a n te su s p ro b le m a s. X). c o m e u n sim io . Jorge Pisida. ’’ J. 9. 4. p. P re c isa q u e el leó n e s m éd ico p a r a sí m ism o . I. Filóstrato. VH I. a d frates in eremo sermo. Gr. d e b e h u ir d e los a d u la d o re s c o m o re­ m e d io in d isp e n s a b le p a r a el b u e n g o b ie r n o ” . Agustín. II. Tim oteo de G aza. 845. 4. y a q u e sa n a d e su e n f e r m e d a d b u s c a n d o a u n an im al ta n in d ig n o co m o es el m o n o . Am brosio. vita Ap. c. Capítulo VII Jeroglíficos sobre la idea de Antigüedad a) Fuentes: Plinio. III. Migne 14. Migne 40. p. 17. 267. q u e rie n d o r e p re s e n ta r a u n h o m b r e q u e se h a c u r a d o d e las fie b re s . hexaem . ob. p.

V a le ria n o p r e s e n ta ta m b ié n el lib ro c o m o je ro g lífic o d e la a n tig ü e d a d . 34. p u e s fue d e s a p a r e c ie n d o g ra d u a lm e n te el ro llo d e p a p ir o en fa v o r del có d ic e . p á g . E n este s e n tid o p o d e m o s e n te n d e r q u e p a r a H o r a p o lo q u iz á el lib ro sellad o p u e d a h a ­ ce r re fe re n c ia de igual m a n e r a al ro llo d e p a p ir o . rey d e R o m a . pues es cierto que en el uso de las cartas consiste principalmente ¡a hum anidad de la vida y la memoria. N al. 52. y a q u e to d o s los su c e so s se L. meAtuc TOTifi JAj A o?.. h ab ló d e los doce libros o c a rta s e n c o n tra d o s en la tu m b a d e d ic h o rey (H ist. In ­ siste en q u e el u so de las c a r ta s y e s c rito s es p e rp e tu a c ió n d e los re c u e rd o s a n tig u o s y a ñ a d e u n c o m e n ta r io so b re ios d ife re n te s s o p o rte s d e e sc ritu ra : .. Las vías de transmisión de las literaturas griega y la­ tina. C o n la lle g a d a del p a p e l y el p e rg a m in o p re c isa q u e: « p e rm a n e c e in m o rta l la m e ­ m o ria de los h o m b re s» (Hist. es d e c ir. primero se escribía en hojas de palmas. A n t i g ü e d a d n S f -¡ntAflaínicn¡:.. p ág .h€iGA/(í¿j ia(fi!xy¡TiÁÍ!C¡j. d u ra n te el siglo II h a s ta el sig lo IV se d io u n su c eso m u y sig n ific a tiv o en la h is to ria d e la cu ltu ra . S ig u e a V a rró n p a r a re fe rir q u e e s te a u to r. Copistas y filólogos. Y a tr a ta m o s en el L ib ro I m e d ia n te el p a p ir o la sig n ificació n d e Origen A n tig u o . S! ìbidem . y c o m o p re c isa R e y n o ld s. 333 .. Cómo expresan «antigüedad» Palabras y hojas o un libro sellado expre­ san «antigüedad». X III. Nal. XI).. (Hist. X V ). la ad o p c ió n d e u n a f o rm a d e lib ro q u e tie n e en lo ese n c ia l un a s p e c to m u y sim ila r a lo q u e c o n o c e m o s en la a c tu a lid a d p o r l i b r o “'. p u e s éste e r a la f o rm a h a b itu a l de libro en el m u n d o a n tig u o 8“. X III. después en cortezas de algunas árboles y después se comenzaron a escribir los decretos públicos en libros de plomo. y poco después los par­ ticulares se empezaron a hacer en palios de lino o cera. Los lib ro s a s o c ia d o s a la id e a d e a n tig ü e d a d a p a re c e n y a n a rra d o s en P lin io c u a n ­ d o d a c u e n ta d e los h a lla d o s e n la tu m b a d e N u m a . X III. R u y n o l d s y N .je r o g lífic o l. al tr a ta r d e las a n tig ü e d a d e s d el g é n e ro h u m a n o . N a t. N o o b s ta n te . M a d rid ( l 9 8 6 ). p u e s las le­ tras e s c rita s so n c la ro reflejo d e la m e m o ria d el p a s a d o . W i l s o n . X I). Ao>ci'^(PÚAj5i..

V a­ lerian o n o s h a b la d el d e d o c o m o je ro g lífic o d e los P ro fe ta s . c o m o c o n o c e d o r e s d e las sa b id u ría e n la a n tig ü e d a d . i n f i n i t o o d e s t i n o c r ito r e s h a c e n p r o lo n g a r el tie m p o » (H ier. y la razón es llana.. y p o r lo m is m o n o só lo in d ic a la a n tig ü e d a d . X L V II. a p a r e c e n sie m p re a c o m p a ñ a d o s d e e s to s e le m e n to s. o «destino». C o n r e s p e c to al d e s tin o . a la h isto ria . com o la raíz de isw-t «antigüedad». C. qu e eran volúmenes. Esta palabra presenta com o determ inativo un jeroglífico de tipo floral. «infinito». S iete le tra s contenidas en dos dedos signifi­ can «m usa». 335 . | determ ina la grafía de «escritura. E sta s s ie te le tra s p u d ie r a n se r g ú n id e o g r a m a o in c lu so d e la b a r r a q u e e s te je ro g lífic o d e H o r a p o lo . ig u al q u e las a c tu a le s o p r e s e n te s “ . (jr. cit. o en algunos libros com o los usaban. A sí lo a p re c ia m o s. esto es. según podem os ver en el Libro I al co­ m entar el término «origen antiguo». güedad. c o m o p re c isa S b o rd o n e . el rollo de papiro. Por ello no sería raro que la mención de «libro sellado» pudiera referirse de nuevo a este signo.KfU)ífin anfiouíH. R ip a . XXX). e n tr e o tro s m ú ltip le s eje m p lo s. se tr a t a d e la p r o te c to ra d e la e s c ritu ra y lo s e s c rib a s . lo v e m o s en P ro f e ta s y S ib ilas. $} «ser viejo». H o ro z c o p re c isa : * t-¿T¿ ù Jlval Í&KTV Acif T l ñ l i ' £ÍjA « ifto ú (9 a'Jícc7¡íjfo¡j. que es la imagen de tres campanillas ^ . «C lío » . q u e las sie te le­ a lfa b e to g rie g o . R ip a d a c u e n ta d e q u e así c o m o el laurel s ie m p r e v e rd e a . L a a n tig ü e d a d señ alaban p o r la s hojas escritas.. E n e s te s e n tid o n o e x tr a ñ a q u e el lib ro o el p e rg a m in o a p a r e z c a n co n c la r a p ro fu ­ sió n en la H is to ria d el A rte h a c ie n d o re la c ió n a la id e a de a n tig ü e d a d . q u e . X X X V I). B ru g sch id e n tific ó la M u s a q u e m e n c io n a H o ra p o lo co n u n a d io sa eg ip cia relacio ­ n a d a e n v a rio s te x to s c o n H a th o r y e n o tr o s c o n N e ftis. b) El concepto de «palabra» puede estar representado por dos grafías diferentes: un bastón. c o m o re c u e rd a V irgilio: . a «destino». que tiene el mismo valor fonético m dw . j . sin o ta m b ié n el tiem p o .ií /xolfcu. p u e s es p o r ese m e d io com o re fle ja ro n la in sp ira c ió n d el E sp íritu S a n to (Hier. e n la cap illa S ix tin a. p u e s te n ía a su c u id a d o e s ta d is c ip lin a d e la h isto ria . así co'm o ta m b ié n d e los an a le s. a trib u c io n e s p o r las q u e p o ­ d ría r e la c io n a rs e c o n la m u sa C lío . " Ibidem. naí5írcifO¿j.H//óG0LV. E sta M u s a su e le e s ta r c o r o n a d a p o r el lau rel. libro» tanto com o la de «antigüedad». C o n e s te s e n tid o a n u n c ia d o r d e los su c e so s q u e v an a d is c u rr ir e n el tie m p o . d o n d e M iguel A n g e l d is p o n e a P ro f e ta s y S ib ilas. A sí. oh. p e r o tal a firm a c ió n n o está la re p re s e n ta c ió n .tra n s m ite n p o r m e d io del lib ro a la p o s te rid a d . po r ser la escritura e l m edio con que la an tig ü ed a d se conserva y siem pre se renueva a d m irablem en te (E m bl. III). a! in te r p r e ta r tras a q u e h a c e m e n c ió n re s p o n d e r ía n al ju s tific a d a . las p ieles en rollo. la m u s a C lío a p a re c e p o r ta n d o u n lib ro c o m o a trib u to . «infinito». d el m ism o m o d o m e d ia n te las o b ra s d e la H isto ria v iv en p e r ­ p e tu a m e n te las c o s a s d e l p a s a d o . donde tal vez podría verse una cierta relación con ese «Hojas» que m enciona Horapolo. r e p e tid a sie te veces. Mor. Si H o r a p o lo re fie re a la M u s a y a l d e s tin o b ien p o d r ía r e la c io n a rs e con e s ta a s o ­ ciació n q u e p r o p o n e S b o rd o n e d e la M u s a C lío p o r c u a n to es la re p re se n ta c ió n d e la h isto ria . C o n e s te s e n tid o se ñ a la d o p o r H o ra c io . Clío cantando hazañas fa m o sa s resucita el tiempo pasado''. QÍP . En esta vocal se apoyan tanto el verbo i'w j. ac o m ­ p a ñ a d o s c o n lib ro s o p e rg a m in o s en re la c ió n c o n el c la ro c o n o c im ie n to e n la a n ti­ C óm o representan «musa». P or otra parte.. p u d ié n d o s e a s o c ia r co n la id e a d e d e s tin o e n g e n e ra l y a lo larg o d e u n a e x te n s ió n d e tie m p o ilim ita d a . M u s a . d e al­ re p re s e n ta u n id ad . un hom bre llevándose la m ano a la boca que suena i. X X X V I. d e ah í el d ic h o d e H o racio : « L o s es­ Je r o g líf ic o II. 1. A lg u n o s h a n e n te n d id o . e n lo s an ales e s ta b a c o n te n id o el d e s tin o d e los re y e s.

in se rta s e n d o s d ed o s. que es. El m ism o a u to r e sta b le c e u n a c o m p a r a c ió n e n tre la m u e r te d e l cisne y la del h o m b re: En las circunstancias m ás serias. q u ie re H o r a p o lo p re se n ta rlo m e d ia n te las ríferra a-»fijVcu. cantan y se regocijan aquel día.. un hom enaje a si mismo. tal r e p re s e n ta c ió n e r a re fe re n c ia a la M ú s ic a (Hier. I. 336 V a n u e rfo rd y R.E n la B iblia se h a b la ta m b ié n del d e d o en u n s e n tid o m a rc a d a m e n te re la c io n a d o J e r o g líf ic o I I I .. y h a b la d el L evitico. X X IV ). 8). J u s ta m e n te V a le ria n o n o s d ice q u e las sie te letras. o cualidades. T a l n a r ra c ió n a p a r e c e p o r vez p r im e ra e n P la tó n . d o n d e se h a c e ec o d e la m u e r te del c isn e. X X IX ). según Horo Apolo. (Hier. densa. tan grande es el buen (mimo del cisne. tenue. y son siete porque la E. sobrelleva con buen ánim o la cercanía de la muerte. IX. An. re la c io n a el n ú m e ro sie te co n los p la n e ta s y re fie re cóm o to d o el g é n e ro h u m a n o e s tá b a jo la in flu e n c ia a s tra l. fiere a su c á n tic o c u a n d o m u e re n . y a que ha recibido de la Naturaleza el m ás bello don: tiene f e en que en la m uerte no hay nada de triste y doloroso. H o r a p o lo a ñ a d e u n a n u e v a in te r p r e ta c ió n .y u í t /¿ ¡A g p gá trn a j. que hasta e l m o­ mento fin a l de su vida canta y rompe en un canto fúnebre. Y asi reducían la modulación a siete tonos diversos (E m bt. d o n ­ d e se p re c is a q u e la fie sta del S e ñ o r se c e le b ra rá c a d a sie te días. donde podem os encontrar una semejanza fonética con el num eral siete. El c u rs o d e la v id a h u m a n a . E l Setenario. Vale­ r ia n o h a c e r e fe re n c ia a u n sig n ificad o e q u ív o c o q u e llevó a c o n s id e ra r estas s ie te letras p o r a fin id a d a las sie te a rte s . A d e m á s. longa. 34). M u y c o n o c id a e s la le y e n d a d el c is n e . Nuestros antepasados creían que después de cantar la canción llamada «del cisne» moría (Hist. X L V II. y la O. por K. s e g ú n la c u a l el a n im a l c a n ta m e jo r c u a n d o se a c e rc a a la m u e r te . representada con el signo . «la que h a vuelto los dos cuernos». E n r e la c ió n c o n la m ú sica . H o r a p o lo d e s ta c a sie te le tra s c o m o re fe re n c ia a las M u sa s. S i quieren expresar «viejo que cultiva la m ú­ sica». (Hist. se doblaban y diferenciaban con el sonido grave o agudo. A la le y e n d a d e P la tó n . XXIII). y sin embargo. m o m e n to e n el qu e: . 8. “ Alfonso X. figuraban en siete letras repartidas en dos dedos de la mano juntos. (Ps. el d e s tin o . que representa siete radios sostenido p o r otro más largo y colocados bajo un p ar de cuernos vueltos hacia abajo. c o n c r e ta m e n ­ te e n el F edón.. que son aguda. circunflexa. E n lo re fe re n te a l d e s tin o . Yo contemplo tus cielos. Por un juego de palabras con este num eral se tiene ¿i . II. sie te son lo s n ú m e ro s q u e f o rm a la L a m b d a p la tó n ic a c o m o e je m p lo de to d a p e rfe c c ió n . P o r o tr a p a rte . H o ro z c o ex p lica el je ro g lífic o : Cómo representan «viejo que cultiva la m ú­ sica». Un epíteto de esta divinidad es s f h t ' hivj. An. Mor. 1. a q u ie n to d o d e b e o b e d ie n c ia y a q u ie n to d o e s tá s u je to . 32). V. p u e s n o se re­ Las M usas o las Músicas. Los hombres sienten miedo de lo que ignoran y consideran a la m uerte como el m ayor de los males. 85 c).. L apesa. estas siete letras eran vocales. X L V II. Ed. lo q u e re la c io n a ría m á s el sig n ificad o d e las M u s a s com o in s p ir a d o r a s d e ta le s m a n ife sta c io n e s . Madrid (1984).\. s o n ex p re­ sió n d e e s to s sig n ific a d o s . y también eran siete.a u r í í/ c v . el cisne tiene sobre los hombres ciertas ventajas. H orapolo puede haber tom ado los cuernos com o dedos y ver en esas barras los signos que representan siete. p u es sabe cuándo le llega el término de su vida. d e a h í q u e cíclica­ m e n te se h a d e p u rific a r el h o m b re e n este esp acio d e tie m p o (H ier.. H u e r ta in te r p r e ta e s ta s n a r ra c io n e s s o b re el c a n to d el a v e y re c o g e ta m b ié n la q u e p ro p o n e H o ra p o lo : 337 . porque la voz tiene siete diferencias. m as no sé decir en qué otra relación con la música y el canto está. En cambio. X X X V I. la luna y las estrellas que tú criaste. yV* sie te le tra s q u e se in sc rib e n e n el d e d o . com o se ha señalado. pintan un cisne. p u e s se g ú n P lu ta rc o . como nunca lo hicieron hasta entonces (Fed. b) Brugsch. identificó la Musa que m enciona H orapolo con !a diosa s . E n e s te se n tid o . n o s h a b la de la M u s a y la re la c io n a co n las sie te notas m u sic a le s. grave. pág.. el in fin ito o el d estin o .. breve. el s e p te n a rio es la clara r e fe re n c ia a D io s.. L a re la c ió n de la m ú sic a y la M u sa se estab lece p o r c u a n to a q u é lla es u n a d e la s a rte s q u e se e n c u e n tr a b a jo la in sp ira c ió n d e ésta. y así lo e s tu d ia V a le ria n o al p r e c is a r q u e el s e p te n a rio v ien e a s ig n ific a r el tr a n s c u r s o d e la v id a h u m a n a . E lia n o re c o g e la tr a d ic ió n d e P la tó n y h a b la d e c ó m o e s to s a n im a le s e s ta b a n c o n ­ sa g ra d o s a A p o lo : Los poetas y muchos prosistas adscriben el cisne al servicio de Apolo. X X X IV ). la o b r a de A lfo n so X E l S e ten a rio e sta b le c e la rela­ c ió n n u m é r ic a c o n la d iv in id a d ” .iiúicior¿(S) y e a í p o Z f T i r . y según Plutarco. pues este entona su can­ to m ás dulce cuando envejece. V IE JO Q UE CULTIVA LA M ÚSICA c o n la creació n : Tluc y í ( oivx ¡jm íik ó ». A sí. por a si decirlo. obra de tus dedos. sin o m á s b ie n c u a n d o e n v e je c e n . que suena s/h.

di.. 32. de quien eran criados )’ siervos. X. c o m o c u e n ta O v id io . cit. Otros dicen que en viendo la luz del alba antes de salir el sol. II. oneir. XXVIII. «Música». tal y c o m o n o s p r e s e n ta e n alg u n as a le g o ría s W ierix (1 5 4 9 -1 6 1 5 ). Dión Crisòstom o. X IV . que significa luz del día. Tu m ero lo comparó al rebuzno del jum ento. p u es. a) Fuentes: Platón. N A II. H . (Hist.. " F. Bajo sim ilar sig n ificació n n o s p re se n ta C a m e ra riu s u n o d e sus em b lem as.. sino lo contradicen las tempestades y borrascas. 1). w 309-10. apartados en soledad. También se le compara con la poesía. XVIII. E stas id e a s las c o n tr a d ic e L u c ia n o . Migne 36. Otros dicen que can­ tan en cualquier tristeza y congoja. a la tris te z a p o r su m u e rte (Met. X. Cicerón. d o n d e C y g n o se t r a n s f o r m ó e n cisn e a n te el s u frim ie n to q u e le p r o d u jo la m u e rte d e F a e tó n e n dicho río . aunque lúgubre y triste: unos dicen que le entonan y levanta cerca de su muerte. y esto es sin duda m ás cierto —como dice Luciano—que lo que fabularon muchos de su canto. q u ie n in siste h a b e r re c o rrid o el río E rid a n o y no e n c o n tr a r a se­ m e ja n te av e. L. w . haciendo muestra del ánimo con que vencen el dolor y penas. 30. m e d ia n te u n a lira. orai. p. 4 3 0 ) En este s e n tid o h e m o s d e e n te n d e r q u e el cisne se p re s e n ta c o m o sím bolo y je ro g lífic o d e la b u e n a m u e rte . que según dicen de él. como dijo Sócrates en el Fedón de Platón. C o m o es c o m ú n . ya q u e el a n im a l e n to n a su m ejo r c a n c ió n cu an ­ d o es m ás viejo (llier. Aristóteles. sino por la blancura de su cuerpo. oh. sig u ien d o a O v id io . de S oto . C.. C a m e r a r i u s . V a le ria n o sigue a H o ra p o lo a la h o ra de p r o p o n e r el c isn e com o im a g e n y je ro g lífic o d e l. V. a d Nemesium. p.. expre­ s a n d o p o r el cisn e al h o m b re a n c ia n o q u e c o n o c e su final y q u e d e b e o b r a r en este fin al v irtu o s a m e n te . XII. canta m ás suavemente cuanto m ás se llega a la vejez. h a c ie n d o u n em b lem a d e d ic a d o a la m u e rte d el M a rq u é s d e T a rifa . y por esta causa los Indios y Egipcios tenían a estas aves. 114 Hercher. 20. También a firman otros que can­ tan a las riberas del mar. V a ld e c e b ro h a b la d e l cisne h a c ie n d o re la c ió n a su c a n to y sigue a P lató n p a r a p re ­ c is a r c ó m o c a n ta el av e y c ó m o p e rfe c c io n a su c á n tic o en la m u erte. p. 24. Opiano. oral. de quien se fin je fu e criado de Apolo (Embl. 548. H A IX. v otros que tan solamen­ te cuando sopla el viento céfiro. 34. carni. se g ú n h a s e ñ a la d o T e rv a re n t. Manuel Files. 1. por­ que estando el aire quieto r sereno se oiga m ás fácilm ente su voz. X X III. p. por sabias. Emblemas Moralizadas. cit. es al final d e la v id a c u a n d o se debe te n d e r a u n a m a y o r p e rfe c c ió n m o ral. 4.. J . la oscuridad de la noche. XVII. M igne 37. c o m o el c a n to d e l cisne*’. mucho m ejor que los hombres. págs. X X III —Anotación). 222 ss. ra z ó n p o r la q u e n o e x tra ñ a se le p r o p o n g a c o m o je ro g lí­ fico d el h o m b r e v iejo . 24. III.. como a la Fénix. De aquí salió el proverbio de los antiguos griegos «Cygneu cun­ tió». v. C o n la m ism a id e a p re se n ta S o to d o s cisnes. a q u ie n c o m p a ra c o n F a e tó n . el cual como cantor fu e dedicado a Mercurio. Nat. 194. oral. Temistio.. Fedón 84 c. Eliano. R ipa . XXIII). y pre­ s e n ta lo s cisn es c o m o re fe re n c ia . p. c o m o se h a d ic h o . 63. 60. X. 36. Artem idoro. pintaban a un cisne. oh.. aunque otros dedicaron a Apolo. II. P o r su s o n id o se le c o m p a r a y p ro p o n e c o m o im ag en de la m ú sica* y es d e b id o a e s ta a r m o n ía d e su c á n tic o el p aralelism o q u e se o fre c e resp ec­ to al e s p íritu del h o m b r e '5. oh. 615 b 2 ss. c. Cyn. 223 D. como la negrura de! cuervo. G regorio Nacianceno. El cisn e suele lo c a liz a rse e n las rib e ra s del río E rid a n o . 338 339 . no solamente por ser ave cantora. Madrid (1599). 1. aunque dice ser más breve. agradecidos y alegres de ver que se llegue su partida para ir a gozar de los dioses. 20 y ss.. Mor. J u a n d e H o ro z c o n o d u d a en p re c is a r sig u ie n d o a H o rap o lo : El músico viejo entendían por el Cisne. Tusad. V. y queriendo los egipcios significar a un viejo músico. el cual afirm an ser en extrem o suave y sonoro.v ie jo m ú sic o . 12. 1575. V a l d e c e b r o . Plinio.

viéndose cercana a la m uerte. y jun tándolas con e l pieo. II A notación). Ilerodoto y Opiano. X. T a m b ié n el fénix se re p re s e n tó en m o n e d a s r o m a n a s c o m o la d e A u g u sto y F austin a. se tira sobre la tierra y d e l golpe se hace u n a abertura. Otros autores escriben que.. Esto m ism o escribe Ovidio.^fáríC í jS üA cfJÍ/ol ithaí? ' n u í p t i n y í s ófvíov íK á ro ? $ '¿ T í J't>»S5i. p o rq u e unos dicen que vive trescientos años. hasta ha­ cerse ceniza. H u e r ta en su c o m e n ta r io señala: . Y a vim os en el L ib ro 1 esta a so c ia c ió n q u e se ñ a la H u e rta al e x p lic a r la im a g e n del fénix c o m o e je m p lo de u n a la rg a au se n c ia . y cuando envejece hace un nido de ram os de canela y d e incienso. . A sí.oTO jj^AXH n A f i/ríp S ^ T '1! fu<r ir a í c u / r ¿J)t t}’ r l w ^ ó n l w in t fiiy /JaX f CáíL-í. con el calor de ..U u O 'í TíAtVir? . enciende fu eg o con que se abrasa y se quema. y por esta causa fue e ntre ellos jero g lifico d e la au sen cia larga. y para ello lleva todo el nido ju n ta a P aneaya a la c iu d a d d el sol. E n Arabia es co nsagrada al s o l y vive seiscientos sesenta años. tornan de nuevo a su principio (llist. del polvo que de su cuerpo queda produce otra vez el fénix. r < c } o |( i r ¿ ^ . se arroja con gran Ímpetu desde lo alio o se hiere en el pico. El original es en latin y data de haci. y lo prim ero que hace es celebrar ju sta s exeq u ia s po r la va m u erta fén ix. ( llis t Nal....j 1148. seiscientos.. y después se hace pollo. X. Nal. Cap. y a s í eternam en te se renueva''. a u n q u e H o ra p o lo lo to m a b a en s e n tid o c o n ­ tra rio . XI. deja ese lugar sa­ g rad o y endereza ese vuelo a Siria. p u esta sobre él se m uere. Su ' G. y llenándose de cosas olorosas. y de sus huesas y m é d u la s nace com o un gusanillo. que crece m uy presto. p a g .pafiiiíw !j\!m 7 m ji1f. y hechas una hola las lleva hasta el nacim iento del sol. pero prim ero lom a las reliquias de sus cenizas. Desp u é s d e la m u e rte d el padre el jo v e n se va de nuevo a su p a tria y los sacerdotes d e E gipto tri­ b u ta n honras fú n e b re s a ese fé n ix m uerto. sim boliza la eleva­ ción de la santa contemplación: con su hermosa cabeza simboliza la pureza de pensamientos.n su tam añ o como e l águila.. y entonces los sacerdotes de Egipto enlierran lo que queda d e la di­ funta. X . sólo con los rayos del sol (llist... N ace d el siguiente m odo: cuando va a m o­ rir e l fé n ix .v y s vóuimf íhci caja tS ufyV 'u aZ 'AiT. y otros. y otros. y ése.£ } /ifr ¿ « r S a r a n jj u n / ’Tm^órjí Jícojíc W A . Madrid (1984).. se Jornia un gusano que se hace nueva fén ix. 11). II Anotación ) H u e rta ta m b ié n se h ace eco d e la n a rra c ió n d e H o ra p o lo : C óm o expresan «renovación después de m u ­ cho tiem po». y d e las significaciones de los tiempos. y que alrededor d el cuello tiene un resplandor do­ rado. 0 '<n-. e n el V a­ ticano. que mil.T ára< r/ipT niA i.. v de la sangre que vierte. y a llí le p o n e sobre un altar. y sin lom ar alim ento alguno de la tierra. En este se n tid o es n o rm a l e n c o n tr a r n o s la r e p re s e n ta c ió n v isual d e este av e c o m o sím bolo de C risto y de la re s u rre c c ió n . el cual dice: ad m ira ­ ble cosa es. y todo este tiem po está en Egipto sin verla. sólo se sustenta d el rocío d el cielo. de la cual sale un gusanillo blanco. y luego vuela a su natu ral m o­ rada. de la sangre que flu y e de la abertu ra nace otro fé n ix . I'. y por esta causa es símbolo de nuestra resureceión. c o m o es su m u e rte y re n o v a c ió n . Es su vida larguísim a. y de las estrellas. y escogiendo u na pal340 . h a c ie n d o re fe re n c ia a la e te rn id a d . todo lo d em á s de color p ú rp u ra y la cola verde.a'uu i ~ m!<T¡ 7¡o fSu^cic -rfu! i'iAíV'jo^ ijjíj’ ci A ¡yj'iifif . Pues cuan­ do nace a q u él se produce una renovación de las cosas.. que siete mil. ■ ma m uy alia. Trad. pin ta n un ave fé n ix . e n tex­ to s del siglo XI p o d e m o s e n c o n tr a r este re la to d e su n a c im ie n to y la c o n c lu s ió n d e que: . Vita Merlini.. T o m á s de C a n tim p ré escrib ía so b re este p á ja ro a p lic a n d o su d e sc rip c ió n a u n c o n ­ te n id o sim b ó lico cristia n o : Sim boliza las alm as sanias que llevan una vida sencilla hacia la S an ia Trinidad y firm em en te apoyado sobre las cuatro virtudes cardinales. G U <r ilx '¿¡fciT HaTOf jío i'v t ¿ M ee - S i quieren expresar «renovación después de m ucho tiem po». lla m a d a po r ella a n tig u a m e n te Fenicia. donde m uere la fénix antigua.. listada con unas p lu m a s rosadas. que sin padre ni m adre se engendre ave tan hermosa. n i i f tc ^ K a ia fa o ‘i TreAujf choi'. C o m o im ag en de la re n o v a c ió n fue e n te n d id o en la tra d ic ió n lite ra ria .su cuerpo y recibiendo el del sol. 51 A. V estando para volar con su padre a Heliópolis. c o m o re fe re n c ia al p aso d e u n larg o tie m p o en u n a m ism a z o n a . y las pone sobre un altar. hace sobre ella un nido de lodo género de árboles olorosos. y lo m ism o afirm an Alberto. C a t t a b i a n i y M . R e n o v a c i ó n d e s p u é s d e m u c h o t i e m p o »SD-Ct/Ty r í « ¿ u a ií ^fjJcíP'jHO'ij. hasta llegar a su perfecta grandeza. Bestiario di Roma. y presen­ tá n d o se alli. y sen tada en él. 127. S o b re ella re la ta alg u n o s a s p e c to s q u e d ifie re n . Nal. las m ezcla con in­ cienso y mirra. E l m ism o M anilio escribe que con la vida de esta ave se hace la re­ volución d el a ñ o grande. del cual renace otra nueva fé n ix como la prim era. y lom a fo rm a de huevo.->jKaráíaa(c >/>£) ‘irf^ u a T T tF Tcnt?) 5 Jw a.. m u c re con la salida d e l sol. C o n un s e n tid o m ás in te le c tu a l la d is p o n e R a ­ fael en la F arncsina en las p in tu ra s so b re el ciclo d e C upido y P sique en relació n con la in m o rta lid a d '" . p u e s así a p a re c e en el Fisiólogo'"': de ig u al m a ­ n era h ace m e n c ió n a la in m o rta lid a d . 341 . y la nueva lom a a su patria. A Í y ¿ 's T í . d e los ex­ p u e s to s p o r H o ra p o lo : .7cu/(j oí </l¿ k f ílf r^. otros. C e p e d a . D espués d e h a b er vivido m il años. ' El Fisiologo. con su pa­ dre se dirige a H eliópolis d e Egipto. c o m o lo a p re c ia m o s en el M u se o P ío C le m e n tin o . desde el m ism o m o m en to en que le surgen las alas. P lin io d a c u e n ta d e q u e e s te ave es fa b u lo sa y q u e es m u y e x tra ñ a de v er. f l a í ú 'r a < J o ]u k « d z íu lu c ri. Todos los autores concuerdan en que su m uerte es principio d e una nueva vida. Y a en la é p o c a d e los r o m a n o s e n c o n tr a m o s co n cie rta p ro fu s ió n este ave. C u én ta se que es de ta m a ñ o de un á g u ila .J e r o g l íf ic o IV .x í ‘. ciu dad de Egipto. de M o n m o u t h . A 7re«o..

pico empenachado significa el doble gozo de la oración: el de la seguridad propia y ajena. Su cue­
llo áureo, la esperanza serena que produce de la caridad...

Je r o g lífic o V . H o m b r e q u e h a v i v i d o u n a v i d a c o m p l e t a

El fénix h ace esp e c ia l m e n c ió n a to d o lo q u e e s tá lla m a d o a r e n a c e r o a d u r a r re­
n o v á n d o s e . A sí fue visto en la a n tig ü e d a d c o m o reflejan ta n to H e ro d o to (H istoria [I,
73) c o m o O v id io (M et. X V , 392-407). C o n esta finalidad lo p r e s e n ta R ip a p a r a expli­

HüC

T íA c iífj

/iiiSfOTn'¡j{n:gjna ríA C íop

-9 ÍA o v T íf J\u-

A u iroi.KO fívíU ' ctSfÚ3.*cuf^p fc.-j^<J>o0iri£J'a-ü7))

c a r la id e a d e « R e su rre c c ió n » y la e te r n id a d q u e c o r re s p o n d e a la « V id a H u m a n a » ’5.

(■f t J

K & r ’ A é y u r r fío u f. 5 5 í x t f h % t '

¿ iy in ifU í T iflá g a p cí'ico/iW.

P a n o fsk y y a vio esta sig n ific a c ió n en la r e p re s e n ta c ió n del F é n ix e n u n a ta p ic e r ía fran ­
c esa del siglo x v i, d o n d e la d u ra c ió n e te r n a del A m o r S a c ro se m a n ifie s ta p o r este
a n im a l''4.
V a le ria n o sigue el c o m e n ta r io d e H o ra p o lo y d a c u e n ta d e c ó m o el F é n ix es im a­
g e n d e la re s ta u ra c ió n , a s p e c to q u e ilu stra m e d ia n te la im a g e n del a n im a l q u e se pica

Cómo expresan «hombre que ha vivido una
vida completa».

su c u e rp o p a ra sa c a r la sa n g re d e d o n d e reju v en ecerá (H ier. X X , 1).
C a m e ra riu s to m a e s ta le y e n d a del av e e n su e m b le m a C p a r a in d ic a r q u e el hom ­
b re , c o m o el F én ix , re n a c e p o r la m u e rte . P a ra ello re c u rre a u n a g ra n r e la c ió n de au­

Cuando quieren indicar «hombre que ha vi­
vido una vida completa», pintan una corneja
muriendo. Pues ésta vive cien ciclos anuales se­
gún los egipcios, y el ciclo anuaI para los egip­
cios es de cuatro años.

to r e s clá sic o s q u e h a b la n del fénix a s o c iá n d o lo a los c o n c e p to s de la re s u rre c c ió n y re­
n o v a c ió n ’3. E sta id e a e s m u y c o m ú n e n la e m b le m á tic a . A sí la a p re c ia m o s ta n to en
S c h o o n h o v iu s, c o m o e n B eza, R e u sn e r y C o v a rru b ia s, e n tr e o tro s.

E n el L ib ro 1, al h a b la r del a ñ o en c u rso , ya p re c is a b a H o r a p o lo q u e el ciclo an u al
d u ra b a c u a tr o a ñ o s , p u e s el a ñ o e n c u rso ta n só lo se e x te n d ía e n 365 días.
H u e rta , c o m e n ta n d o a P lin io , d ice qu e:
a) Fuentes: Pom ponio Mela, chorogr. III. 83-4. Clem ente de Rom a, epist. I a d Cor. XXV, Mig­
ue I. pp. 261. Plinio. X, 5. Columela, III. 6. Tácito, Ann. 28. Censorino, de die nal. 18. Plinio,
X. III. Physiologus. 11. Herodoto. II. 73, Ovidio, met. XV, 392.

... tienen larguísima vida; y asi se lee en un gran jilósofo que estando m u y cercano a la muer­
te, tenia envidia de las cornejas, por la larga vida que gozan, la cual negó la naturaleza a los hom ­
bres; y así queriendo significar los Egipcios una próspera y larga vida, pintaban una corneja muer­
ta; pero aunque algunos han dicho que vive nueve edades m ás que los hombres, no se tiene de en­
tender edades, sino muchedumbre de años... (Hist. Nal. X, XI -Anotación).
Sin d u d a e s ta e x p lic a c ió n p ro c e d e d e la n a r ra c ió n q u e P lin io h a c e al r e s p e c to c u a n ­
d o h a b la d e la rg a s vidas:
... Hesíodo, el primero que escribió acerca de esto algunas cosas (a m i parecer) fabulosamente,
contando muchas de la vida de los hombres, dice que la corneja vive nueve edades de las nues­
tras... {Hist. Nat. VII, XLVIII).
E sta tra d ic ió n la re c o g e S an Isid o ro , p u e s al r e fe rirse a la c o rn e ja , lo p r im e ro que
se ñ ala es q u e «es av e d e larg a v id a» (El. X II, 7, 44).
V a le ria n o rec o g e e s ta id ea d e H o r a p o lo y m e n c io n a la c o r n e ja c o m o je ro g lífic o de
u n a larg a v id a q u e h a d isc u rrid o fe liz m e n te . A l ig u al q u e H u e r ta , p r o p o n e c o m o je r o ­
glífico u n a c o rn e ja m u e rta , n o c o m o lo h a c e H o r a p o lo , es d e c ir, m u rie n d o . P re s e n ta
co m o p r u e b a de q u e vive m u c h o s a ñ o s el q u e su c a rn e es m u y d u r a e in d ig e rib le (Hier.
X X , X X X II).

Cfr. S. S eb a s t iá n , en ed. Fisiólogo, Cap. XI.
C. R ip a , oh. dt.. « R e s u rre c c ió n » . « V ida Humana».
[■.. P a n o f s k y . Estudios' sobre Iconología. Madrid (1976). il. 117.
J. C a m e r a r iu s . oh. di., c. III.

% C. R ip a . oh. dt.. «Vida Larga».
343

R ip a p r o p o n e c o rn o r e p re s e n ta c ió n de la « V id a L arg a» a la c o rn e ja y al ciervo.
R e sp e c to al av e p re c is a q u e es a n im a l d e e x tr a o rd in a r ia y la rg a v id a , y p o r e llo escri­
to r e s la tin o s la lla m a ro n « A ñ o sa » , p u e s vive m u c h o s a ñ o s 96. El a u to r re co g e u n p o e m a
a tr ib u id o a A u s o n io , d o n d e se p u e d e leer:
Tres veces dos y dos veces nueve sobrepasa a los años
que llena la vida entera de los hombres que envejecen.
A estos, nueve veces supera en vida la charlatana corneja,
y cuatro veces rebasa a ¡a corneja en edad el ciervom.

a) Fuentes: Hesíodo, Ir. 171. Rzach. Plinio, V il. 153. Plutarco, quaest. conv. IV, 1. 3. M acrobio.
sat. VII. 5. 11.

Capítulo VIII
Jeroglíficos sobre la idea de la m uerte

J e r o g lífic o I. M u e r t e i m p r e v i s t a

nS f S arau p .

5

N u n Z > i¿ (C i£ ,!ia i{c m ¡) q\¡uulrct-cc<p ifl ? í'H 'íf-

y íraj. í~ i ,eo«oíc '^g.i¿ r á f i ( k i a f ^ f ó .Jáiíf& f
«pífii Isríf^íT O t.

Cómo representan «m uerte imprevista».
Un cuervo nocturno representa «muerte»;
pues se acerca de repente a los polluelos de las
cornejas por la noche, como la muerte se acerca
de pronto.
P arece se r q u e e n e s ta c o m p o s ic ió n H o r a p o lo h a c o n fu n d id o , c o m o m a tiz a re m o s
en el c o m e n ta rio al je ro g lífic o , el c u e rv o c o n la lec h u z a . A sí h a sid o visto p o r los es­
tu d io so s de e sto s je ro g lífic o s . N o o b s ta n te , c o n v ie n e h a c e r u n a m a tiz a c ió n m u y im ­
p o rta n te q u e se h a d e te n e r e n c u e n ta a la h o r a d e a b o r d a r e s te je ro g lífic o . H o r a p o lo
h a b la de un c u e rv o , y tra s el an á lisis d e las d ife re n te s fu e n te s clá sic a s p o d e m o s p re c i­
sa r que el an im a l re p re s e n ta d o es u n a le c h u z a o u n b ú h o , a n im a l q u e fue lla m a d o p o r
alg u n o s en la a n tig ü e d a d « c u e rv o n o c tu r n o » {de a n im . hist. V IH , 12, 597 b). P o r ta n ­
to , este « c u e rv o » n o d e ja d e h a c e r r e la c ió n al b ú h o o lec h u z a , a n im a l q u e s e g u ire m o s
e n el c o m e n ta rio .
A ristó teles n o s h ab la del e n fre n ta m ie n to e n tre la le c h u z a y la co rn eja. L a p ri­
m e ra , p o r v e r m ás d u r a n te la n o c h e , to m a lo s h u e v o s d e l n id o d e la se g u n d a y los
co m e; la se g u n d a , al o c u r rir el c a s o c o n tr a r io , h a c e lo p r o p io p o r el d ía (de a n im . h ist
IX , I ). S in d u d a , al se r a n im a le s c o n tr a rio s y a m b o s r e m itir a la id e a d e d e s tru c c ió n ,
es p o r lo q u e a p a re c e n en el g ra b a d o d isp u e sto s u n o b a jo el o tr o re m itie n d o a la
idea de la m u e rte .
La m ism a id e a n o s p r e s e n ta E lia n o al se ñ a la r:
... Como la lechuza es enemiga de ella, durante la noche atenta contra sus huevos, y la corneja
durante el día hace lo mismo con la lechuza, porque sabe que este pájaro tiene entonces flaca vi­
sión (Hist. An. [II. 9).
Este a u to r re la c io n a la le c h u z a c o n la m u e rte y la d e s ig n a c o m o p á ja ro d e m al a u ­
gurio:
Dicen que ¡a lechuza que acompaña y está al lado del hombre que se embarca en algún nego­
cio no es buen augurio. He aquí el testimonio:
Pirro de Epiro caminaba de noche hacia Argos y salióle al encuentro dicha ave cuando cabal­
gaba en su caballo con la lanza recta. Luego se posó sobre ésta el ave que no quería alejarse. /Mala
347

salvaguardia le proporcionaba la susodicha ave, al acompañarle sobre la lanza! Como que al llegar
Pirro a Argos encontró la m uerte m ás ignominiosa... (Hist An. X, 37).
L a le c h u z a , c o m o el b ú h o , e s av e n o c tu r n a , y O v id io y a la califica de « sin ie stro
a u g u rio p a r a los m o rta le s » (M et. V , 5 4 9 ). Sin d u d a , S a n I s id o r o sig u ió esta n a r ra c ió n
c u a n d o p re c is a p o r el b ú h o q u e es a v e d e m al a g ü e ro , m u y r e c a r g a d a d e p lu m a s y pe­
r e z o sa , d ía y n o ch e e s tá e n lo s c e m e n te r io s y h a b ita e n las c a v e rn a s ... (Et. X II, 7, 39).
E s e n P lin io d o n d e p o d e m o s e n c o n tr a r u n a re la c ió n c o n el c u e rv o , a l p r e c is a r en

a) Fuentes: Eliano, NA III, 9, V. 48, X, 37. A ristóteles, HA IX, 1, 609 a 80. A ntígono de Caristo, 57. Plinio, X. 203. Manuel Files, v. 687. Ovidio, met. 5, 549, ss. Salmos 101, v. 7.
b) La imagen de la lechuza aparece en
m w t «muerte». De ahí que no extraña que Ho­
rapolo relacione este anim al con el p ropuesto en la narración y se refiera al denom inado
«cuervo nocturno», que viene a ser un búho con plumas que sem ejan orejas.

su c a p ítu lo L X X IV a lg u n o s e je m p lo s d e a n im a le s c o n tr a rio s e n tr e sí; p e r o a q u í rela­
c io n a d e ig u al m a n e r a la le c h u z a c o n la c o rn e ja :
... se muestra m anifiestam ente tener los animales algunos sentimientos... Porque es cierto ha­
ber entre ellos algunas guerras y algunas amistades, de donde se sigue... Son enemigos los cisnes
y las águilas; el cuervo y el clorio, buscándose de noche el uno al otro los huevos para quebrarlos.
De la m ism a manera el cuervo y el milano, quitándole aquél a éste el manjar; las cornejas y las
lechuzas... (Hist. Nat. X, LXXIV).
E n el Fisiólogo se re la c io n a al b ú h o c o n las tin ie b la s y las r u i n a s 9*. V a le ria n o , ajus­
tá n d o s e al te x to d e H o r a p o lo , h a b la d e la le c h u z a c o m o im a g e n d e la m u e rte y señ ala
su a c c ió n c o n tr a los n id o s d e las c o rn e ja s . A d e m á s p re c is a q u e c o m o a n im a l a so c ia d o
a la n o c h e es sig n ific a c ió n d e la in ju stic ia , la in fid e lid a d y el m al a g ü e ro (H ie r. XX,
X X , X IX ).
C a m e ra r iu s e n su e m b le m a L X X V III d is p o n e la le c h u z a y la c o rn e ja e n fre n ta d a s
p a r a s e ñ a la r la id e a d e « g u e r r a im p la c a b le » y p r e c is a n d o q u e la c o r n e ja n o e s tá se g u ra
e n la s tin ie b la s, ni la le c h u z a e n la lu z d e lo s c ru e le s a c o s o s d e l e n e m ig o 99. P o d e m o s
c o n c lu ir d e igual m a n e r a q u e el h o m b r e no e s tá se g u ro d e su v id a , p u e s la m u erte,
c o m o el r o b o d e la le c h u z a , p u e d e lle g a r e n c u a lq u ie r m o m e n to .
A sí, la lech u za, c o m o e l b ú h o , h a sid o im a g e n d e n tr o d e la e m b le m á tic a d e la vi­
g ila n c ia y p r u d e n c ia e n las a c c io n e s.
D e este m o d o p o d e m o s c o n c lu ir q u e la le c h u z a tie n e u n a re la c ió n s e m á n tic a con
la id e a d e la m u e rte y ta m b ié n de la v igilancia q u e d eb e te n e r el h o m b re en to d o m o­
m e n to , p u e s fue e m b le m a d e A te n e a e im ag en p o r lo ta n to d e la sa b id u ría.
E n re la c ió n c o n la m u e rte , es u n an im al m u y u tilizad o e n las a rte s. A sí lo vem os
e n las tu m b a s M e d ic e a s, d o n d e se a s o c ia a la N o c h e p a r a fe rir al o caso , a las ti­
n ieb las y el final d e la v id a h u m a n a . T a m b ié n e n la o b ra d e H a n s B a ld u n g G r ie n Las
tres e d a d e s y la m u e r te a p a r e c e la le c h u z a , c o m o a p re c ia m o s e n la p in tu r a d e V aldés
L e a l F in ís G loriae M u n d i, h a c ie n d o m e n c ió n a la m u e rte c o m o fin d e las v a n id a d e s y
d e la v id a , y a la n e c e s id a d d e la p r u d e n c ia e in te lig e n c ia e n las accio n es, p u e s tras
ellas v ien e el ju ic io y la e te r n id a d .

M El Fisiólogo, Ed. N. Guglielmi, 47.
” J. Camerarius, ob. cit., c. III.
348

349

S u e ñ o de P olifilo y q u e f u e ra c o n s a g ra d a a la S a b id u ría D iv in a. E n e s ta rea liz a c ió n el
e le fa n te v iene a se r r e fe re n c ia d e la f u e rz a q u e so stie n e el sa b e r, la p a c ie n c ia , la in te­

J e r o g líf ic o I I . H o m b r e q u e p r e v é s u s e p u l t u r a

lig en cia q u e se p re c is a p a r a s o s te n e r la só lid a s a b id u ría , c o m o re z a la in sc rip c ió n , la
p u re z a , la m e m o ria y la p i e d a d 100.
X,iífiaTic(/'Jrtsvool!/xtro¡;'^ iJ I'a c ’.¿ (p u f f>* \o

finql jH /iííoa , íAtípUíTa foypxcpcnjon ng.’v tw J í n a c jj U llu c óA í n a r f u v > u t

z u g o y u is

Ay

Co(jyg.y(!/i]^r

Cómo expresan «hombre que prevé su sepul­
tura».
Cuando quieren indicar «hombre que prevé
su sepultura» pintan un elefante que entierro sus
colmillos. Pues aquél, cuando ve que caen sus
colmillos, los coge y los entierro.

P lin io , h a b la n d o d e lo s d ie n te s d e los e le fa n te s y re c o n o c ie n d o su v alo r, co m e n ta .

... Por lo cual cuando se les caen por algún caso o vejez, los esconden debajo de tierra... (Hist.
Nat. VIII, VII).

E lian o n a r ra la f o rm a q u e tie n e n d e o c u lta r sus co lm illo s e s to s an im ales:

En Mauritania a los elefantes se les suelen caer los colmillos cada diez años... Ahora bien, es­
tos elefantes prefieren a otra una tierra llana y bien empapada. Apoyan en ella sus colmillos po­
niéndose de rodillas, porque desean vehementemente desprenderse de ellos. Y empujan con tal fu e r­
za que terminan por enterrarlos. Después, arrastrando los pies, allanan el lugar que esconde su te­
soro. Mas, como la tierra es m uy fértil, pronto se cubre de hierba y se oculta a los que pasan por
allí la realidad de lo ocurrido (Hist. An. XIV, V).
V a le ria n o sigue a H o r a p o lo y e x p lic a q u e el ele fa n te es im a g e n del c o n o c im ie n to
y p re v isió n a n te la m u e r te p o r q u e sa b e c u á n d o va a m o rir y en ese m o m e n to e n tie rra
su s co lm illo s (Hier. II, X V ).
P o r lo g e n e ra l, el e le fa n te a d q u ie re o tr a s sig n ificacio n es, c o m o la im a g e n del rey
o la m a n se d u m b re , y en este se n tid o so n m ú ltip le s las re p re se n ta c io n e s ta n to e n la e m ­
b le m á tic a c o m o e n la s a r te s e n g e n e ra l. N o o b s ta n te , la a s o c ia c ió n del e le fa n te co m o
e le m e n to q u e e s ta b le c e u n a p re v isió n d e la m u e rte , es m u y r a ra e n c o n tr a r la e n las re­
p r e s e n ta c io n e s se ñ a la d a s.
E n re la c ió n c o n la s a b id u ría v e m o s al e le fa n te en la e s c u ltu ra q u e p r o y e c ta r a B ern in i p a r a A le ja n d ro V II e n S a n ta M a ría s o p r a M in e rv a , o b r a q u e sig u e el m o d e lo del
350

A . C a t t a b ia n i y

M.

C eped a ,

ob. cit, pág.

33.

351

Capítulo IX
Jeroglíficos sobre la idea de la medida

p u e s in d ic a b a n los 365 d ía s del añ o (H ist. E n r e la c ió n c o n la m e d id a . El c o n c e p to d e a n tr o p o m e tr ía e n r e la c ió n con las a r te s d el H u m a n is m o y c o n u n c a rá c te r e s e n c ia lm e n te p la tó n ic o fu e m u y n o ta b le . X X X IV . p u es. q u e se v e n e ra b a c o m o sím ­ bolo d e la p a z y d e la g u e r ra . el P a lm o e r a n 4 d ed o s. p r o p o n e a Eubúlides. y la b elleza h a de e s ta r en re la c ió n c o n tales m ed id as. c in c o p ies. ¿cíaní}ü<ri¡) m /xcu r& t v f Cómo expresan «medida». XV.Je r o g lífic o I. L as u n id a d e s d e m e d id a e n tie m p o s d el im p e rio se c e n tr a b a n e se n c ia lm e n te e n re ­ lación al D e d o . S a n Isid o ro . X X X V I.lyn&tjjA'vO¡ÚTtu ÍÚ h t j A k . y se e n te n d ió q u e el h o m b re . fue el h o m b re p a r a los clásicos u n a clara u n id a d d e m e d id a y re fe re n 355 . S e ñ a la e x p líc ita m e n te q u e su s d e d o s e r a n sig n ificació n de m e d id a . q u e te n ía u n a lo n g itu d d e 1. 125 p a so s. Un dedo de hom bre significa «medida» Y a v im o s co n a n te r io r id a d . M e d i d a n 3 { c¿r<x/j. 24 d e d o s . X X X ).. 4 palm os. y lo m ás p e q u e ñ o del o rg a n ism o h u m a n o es el d e d o . al t r a t a r d e lo s ó rg a n o s h u m a n o s . s e ñ a la n ­ d o q u e c o m ú n m e n te e n lo s e g ip c io s la m a n e r a d e d im e n s ío n a r c o m e n z a b a c o n lo s d e ­ dos. q u e c o m p u so u n tra ta d o p a r a la m e d id a de los c a m p o s . 88). el C o d o . el P a so . Se h izo c o n v e r g e r la B iblia c o n Vitruvio. al re ­ ferirse a las m e d id a s n o s h a b la e n té r m in o s p a re c id o s. P lin io h a b la del J a n o b if ro n te d e d ic a d o al rey N u m a . H a b la n d o d e los b r o n c is ta s d e s ta c a d o s d e la a n tig ü e d a d . N at. c ó m o u n d e d o del h o m b re e r a sig n ific a c ió n d e l e s tó m a g o . y señ ala q u e el d e d o es la m e n o r p a r te d e to d a s las m e d id a s (H ier. E n este s e n tid o h ab la d e lu n iu s N ypsus. c o m o se ñ ala el clásico P ro tá g o ra s e n el L ib ro III. N a l X X X IV . Dígito (dedo) es la medida más pequeña que se usa para los campos (El. e n este c a s o te m p o r a l. la d im e n s ió n . lo p r e s e n ta ta m b ié n V alerian o . c o m o p re c is a A ris tó te le s . A h o r a este m ism o e le m e n to a p a re c e c o m o re­ fere n cia a la m e d id a . la m e d id a d e b e c o m e n z a r p o r u n id a d e s p e q u e ñ a s . p o r u n a e s ta tu a e n la q u e se r e p re s e n ta b a a u n h o m b r e c o n ta n d o c o n lo s d e ­ d o s (H ist. el P ie. es la m e d id a de to d a s las co sas. E n c o n secu en cia. y el E sta d io . 2). 3 3 ). 15.86 cm .

e incluso puede ser el num eral 10. X I. II. An. cuando las mieses están ya en sazón y las espigas amarillean. p o r su c a r á c te r a n fib io . A ñ a d e q u e: . Nat. a h o ra lo v em o s e x p re sa n d o el tiem p o .«m edir». sitú a e n tre los p eces: Hipopótamo. se alimenta de hierbas y vive a la orilla del Nilo (Et. X II. A n . tiene las uñas hen­ didas en dos partes. S an Isid o ro sig u e e s ta tra d ic ió n al e s tu d ia r el h ip o p ó ta m o . De hecho.. llamada hipopótamo. 37). 21). y cuando han acallado el apetito. es u n o d e lo s a n i­ m ales d e los q u e h a b la E lia n o c o m o « se r d e p e n d ie n te d el N ilo » (H ist. lo g r a n d o c o m p o s ic io n e s a rtístic a s d e g ra n valor. crines y relincho de caballo. sino que pasan por fu era deI sembrado y calculan la superficie que bastará para satisfacerlos. 7). El h ip o p ó ta m o . VIII. J e r o g líf ic o I I . en las crines y en el re­ lincho. Geodesia. h a b la de esta c o n c e p c ió n p la tó n ic a funda­ m e n ta d a en la in te r p r e ta c ió n d e V itru v io y c o m e n ta c ó m o los a n tig u o s eg ip cio s eran g ra n d e s e x p e rto s e n las m e d id a s . y de día vive en el agua y a la noche sale. la cola y los dientes de ja b a lí (Hist. 6. el dedo se c o n v e rtía e n la u n id a d m en o r. Isidoro. y e n tre ellas. dientes de jabalí. Nat. P lin io d e s c rib e al a n im a l de la s ig u ie n te m a n e ra : H ay otra bestia en el m ism o Nilo de m ayor altura. PUÍ !% a-gpT iD rá/x/@ ~' ypatySírfLrOtfy&s a) Fuentes: H erón.d h ' que significa por una parte «dedo». V III. E lvm XV 15. c o m o p re c isa V alerian o . la nariz roma. prolegg. V. 12. E n sim ilares té rm in o s se m a n ifie sta A ristó te le s (d e anim . XXV).'•j . y d e ah í qu e fu e ra d e n o m in a d o ca b a llo d e ag u a. c o n o c id o en la a n tig ü e d a d c o m o c a b a llo d e rio .. en vol. sie n ­ d o su n a tu ra le z a a n fib ia (H ist. hist. después. cola retorcida. c o m e n ta n d o a P lin io . tiene el rostro levantado. tam bién «sello». Cómo expresan «hora». pero n o c ita el d e d o c o m o tal u n id a d d e m e d ic ió n . 53). Dos signos como el recogido antes aparecen con una función de determ inativo en la palabra ¿S Ü S • !. in sis te en la se m e ja n z a d e e s te a n im a l co n el c a b a ­ llo. vuelven sobre sus pasos tomando a su espalda la corrien­ te del rio (Hist. 356 357 . H o r a S a g re d o .000. no empiezan a cortarlas y comerlas de repente. cuando y a han calculado lo que será suficiente para ellos. se piensa que el cálculo en origen se hacía por m edio de los dedos. p o r se r su s p a r te s ta n to e x te rn a s c o m o in te rn a s se m e ja n te s (Hist. al q u e . V. 2. X X V I). H u e r ta . en sus M e d id a s d e l R o m a n o . como buey: el espinazo. asi llamado porque es sem ejante al caballo en su dorso. A n . Un hipopótamo dibujado indica «hora» Y a vim os e n el L ib ro I c ó m o este a n im al se re la c io n a b a c o n la id e a d e im p ie d a d . 5 3 ). LLXXV Heiberg. b) El ideogram a descrito en esta ocasión puede ser í . 5.c ia e n su c o n c e p c ió n de las d im e n sio n e s. V. p. caen sobre la mies.

co i lo q u e q u e d a cla ra la c o n c o rd a n c ia en este c o n c e p to y su r e p re s e n ta c ió n . que se a ce rc a al sig n ificad o de tu g a c o m o m e d id a de tie m p o en general. las d o s ju n ta s. c onviene re c o rd a r que es en esta esta c ió n cu an d o el a n im a l asó la los cultivos con su p resen cia. Lo q u e sí a p a re c e es la cab e z a de león <£ ¿ \ q u e en é p o c a ba ja se c o n fu n d e con la del h ip o p ó ta m o . En este sen tid o . el h ip o p ó ta m o . el h ip o p ó ta m o . N o se d is p o n e n d e lu e n te s clasicas o d e é p o c a m o d e rn a en la q u e se refiera a esta a s o ciació n d e las o n c e lín e a s ig u ales d e n t ■o d e u n sig n ific a d o q u e tr a s c ie n d a su le c tu ra . lo p r o p o n e H o r a p o lo p e r o sin d a r e x p lic a c ió n al re sp e c to . E n relació n a este cap ítu lo se h a inter­ p re ta d o en o casio n es co m o p rim a v e ra . 358 Je r o g lífic o I I I . el r e s u lta d o es el n u m e ra l 11. m ie n tra s que la c u rv a n es el sig n o d e la d e c e n a Si se c o lo r a n .V a le ria n o p r e s e n ta en u n o de su s g ra b a d o s al lla m a d o c a b a llo d e río . p e ro tam b ién «instante. c o rn o . q u ie re v e r q u e el a n im a l sie m p re a c u d ía a u n a m ism a h o r a o e s ta b a e s te m ism o tie m p o c o m ie n d o en los c a m p o s (H ier. O n c e : l í n e a s i g u a l e s tó c a O&I-ZJVÍWO'HftíttW*- m C óm o expresan «once lineas iguales». c o m o lo a p re c ia m o s. que p u e d e ser «fu erza» . X X IX . V a le ria n o q u ie re ju s tif ic a r e n E lia n o esta re la c ió n sig n ific a n te que p o r el a n im al p ro p o n e H o ra p o lo : se re la c io n a ría co n la h o r a p o r el tie m p o q u e per­ m a n e c e s a c ia n d o su a p e tito en los cu ltiv o s. m o m e n to » . Una sola linea recta ju n to con una linea cur­ va significa «once líneas iguales». es decir. c o m o h o ra o e stación del añ o . b) El té rm in o o ig a p u e d e te n e r d iv erso s significados re la c io n ad o s con la idea de tie m p o . cu a n ­ d o llega la e s ta c ió n d e la siega. N o se e n c u e n tra n in g ú n signo d e un h ip o p ó ta m o e n te ro que se p u e d a re la c io n a r con esta o idea. L a línea re c ta I q u e o b se rv a m o s en :1 je ro g lífic o 1 re p re s e n ta la u n id a d . re la c io n án d o lo con la d iv in id a d fe m e n in a a la que e stá aso c ia d o el h ip o p ó ta m o : T a u e rt-R e rt. a c u d e to d o s los d ía s a c o m e r d e n tr o de los cultivos. X V III). Este signo tie n e el v alo r W. Puede h a ce r re fe re n c ia a m e d id a s c o n cretas. C o m e n ta q u e los a n tig u o s eg ip cio s sig n ific a b a n p o r este a n im a l las ho­ ra s. c o m o ¡os clá sic o s c u e n ta n . p e ro ta m b ié n se debe c o n te m p la r la p o sib ilid a d de un s en tid o m ás g eneral. P o r lo ta n to . A sí. 359 . L a ra z ó n la vie­ n e a e n c o n tr a r este tr a ta d is ta e n q u e .

Capítulo X Jeroglíficos sobre la idea de las virtudes .

Capítulo X Sobre la bondad .

cii. G . p r e c is a n d o q u e su p a la b ra e s c rita está en re la c ió n co n la v e rd a d . oh.l(x. oh. s ie n d o c o m ú n e n tr e ellos el d e « C o r re c tu m » q u e m o tiv ó el ju e g o d e p a ­ lab ras « C o r r e c to » 1"1 . cpctfurfffi k^tíí/u6h. C o n ello q u ie ­ re reflejarse q u e aq u éllo q u e se dice p o r la b o c a se c o n tie n e e n el c o ra z ó n .. que descubriéndose el pecho ha de estar enseñando el corazón. N o e x tr a ñ a . r e firie n d o a su im a g e n c o m o e s c rito r y d o c to r d e la Ig lesia. q u e n o sa b e n m e n tir ni e n g a ñ a r . D ic e q u e e s ta c o m p o s ic ió n es re p re s e n ta c ió n de las p a la b r a s d e los h o m b re s d e b ien . «Lealtad».J e r o g líf ic o I. e n c o n s e c u e n c ia . es d e c ir. V a le ria n o p r e s e n ta e n u n o d e su s g ra b a d o s la im a g e n del h o m b r e q u e p o r ta u n c o ­ ra z ó n a m o d o d e c o lg a n te en su cu ello . O tr a v a r ia n te q u e su e le a p a r e c e r p ró x im a a e s ta sig n ific a c ió n es la im ag en del sol d isp u e sta s o b re el p e c h o . A sí se simboliza la correspondencia del ánim o con las palabras y las acciones. X X X IV . 365 . c a ta lá n im p re s o r d el siglo x v i. A sí lo v em o s e n la ic o n o g ra fía d e S a n to T o m á s. p u e s d e s c rib e c ó m o d e b e re p re s e n ta r s e esta id ea: Mujer vestida de blanco. d e T e r v a r e n t . q u e re s p o n d e a lo s h o m b re s c á n d id o s q u e m a n ifie sta n co n v e rd a d su se n tim ie n to (H ier. T a m b ié n lo v em o s e n las d iv isas d e lib re ro s e sp a ñ o le s. c o n el Sol. C o n e s ta m ism a id e a R ip a p ro p o n e el c o r a z ó n c o m o im a g e n d e la « L e a lta d » . d e ah í el d ic h o «a c o r a z ó n a b ie rto » . a c o m p a ñ a d o s d e los m á s v a­ ria d o s m o te s. q u e el c o r a z ó n se p ré s e n te c o m o im a g e n d e la re c ­ titu d . C. a fin de que enteramente demos f e a lo que se dice o se hace'"1. c o m o es el caso de S e b a s tiá n C o rm e lla s. I). e s e n c ia lm e n te en las m a rc a s y d iv isas d e lib re ro s . B o n d a d T^ouiQ^cínrov k tzpJlicu (pcJgvcfoe k ¿>t Ujxlxlw Jh&QCnrw \gj><f\. q u e d is p o n e el c o ra z ó n y ju e g a en el m o te co n el a p e llid o p a r a c o m p o n e r « C o r M e lla s» . Un corazón de hom bre suspendido de la trá­ quea significa «boca de un hombre bueno».cc>o£- $o\f dj/$£¿>Trw siyux cuiiouti- i Qué expresan dibujando un corazón suspen­ dido de la tráquea. Ripa. di.

A n. El c u e rn o es se ñ al d e sa c rific io p o r c u a n to es lo q u e q u e d a tra s se r q u e m a d o el a n im a l d e su p rim itiv a e s ta m p a . Al parecer. c o m o re fie re V a le ria n o . d e la p u rific a c ió n . y a en la a n tig ü e d a d se d is p o n ía c o m o a d o r ­ no en los a lta re s (H ist. el equívoco no sería tal. sie n d o im agen del h o n o r y d el p o d e r. A n . c o m o se v eía e n el te m p lo d e A fro d ita e n E ric e (H ist. 18. «rostro resplandeciente». todo apunta a pensar que la interpretación de G riffith. q u e d a e x p re s a d a m e d ia n te el c u e rn o de la v a c a . lo q u e n o e x tr a ñ a p o r c u a n to . A la vez p re c isa q u e la v aca es un a n im a l p ro p ic io p a r a la e x p ia c ió n en los sa c ri­ ficios a las d iv in id a d e s. 'ilJ tl 3 u \ m c xífccc fay?ct(¡>w[&niii . sin e stre c h e c e s. 4) o p a r a D io n iso s en T é n e d o s (H ist. P o r lo ta n to . es la correcta. Tab.57) o lu g a re s d e sa crificio p a r a p u r ific a r los e s p íritu s y b o r ra r c u lp a s . Cómo expresar «expiación» E l dibujo de un cuerno de vaca significa «expiación» L a im a g e n d e la e x p ia c ió n . e s ta b le c ié n d o s e u n a sim ilitu d sig n ific a n te e n tre el ray o . 366 367 . 9 y pág. 4. el cuerno es símil de rayo y resplandor. y po r r. A n. E sta r e la c ió n co n el e s p íritu p u ro . X II. A n im . X II. en su Historia del Arle y metodología. P o r ta n to . el p ro p ó s ito del je ro g lífic o n o es o tr o sin o p re c isa r q u e s ie m p re la p a la b r a d e b e se r e x p re sió n de la v e rd a d q u e se lleva d e n tro . C o n r e s p e c to a los c u e rn o s . E x p i a c i ó n z ó n re fie re a la v e rd a d . al menos en lo que respecta a H orapolo. ex p lica la ra z ó n p o r la q u e M o isés a p a r e c e c o n c u e rn o s e n su c a b e z a . c o m o ex p lica E lia n o . 50). 65). nuestro au to r deja a un lado el valor puram ente fonético del signo de la boca. si. a n im a l q u e . en los textos antiguos va acom pañado por f. pág. y significa «bueno». 34). Madrid (1986). An. 1898. X I. aunque Budge (Easy Lessons. C on frecuen­ cia. como precisa Valeriano. 11. q u e v ien e a sig n ific a r los ray o s del Sol d iv in o A ñ a d e c ó m o p a r a lo s h e b re o s w Como ha explicado el profesor Cito Pacht. A n . el que aparezca Moisés con la cornamenta se debe al equívoco de la Vulgata que traduce «cornuta facies» por el original. X .irintw v»lAcúm. b) El ideogram a descrito por H orapolo fue identificado con l por Griffith (Hieroglyphics. que es el que tiene aquí. D e ah í q u e en las S a g ra d a s E s c ritu ra s se re la c io n e n co n la re a le z a .A sí. y lo interpreta ideográficamente leyendo «buena boca» y de ahí «boca de un hom bre bueno». No obstante. o p a r a el sa c rific io a la d io sa D é m e te r e n H e rm o ín e (H ist. el c e tro . c o n la re a le z a y p e rs o n a je s id e n tifi­ cad o s c o n la d iv in id a d . la p a la b ra . E lia n o a p u n ta q u e el flu jo p r o d u c id o p o r el a lim e n to los h a c e m á s g ra n d e s (H ist. Sin em­ bargo. El signo en cuestión suena nfr. lo s c u e r n o s h an e s ta d o a so c ia d o s a la d ig n id a d m á s ele v a d a . 20). m ie n tra s q u e el c o ra ­ Je r o g líf ic o i í . E ste c lá s ic o se ñ a la c ó m o la v a c a se re la c io n a c o n A fro d ita y q u e los a n ­ tig u o s e g ip c io s e s c u lp ía n y p in ta b a n a la d io s a Iris c o n c u e r n o s d e v a c a ¡Hist. pág. la tr á q u e a v ie n e a h a c e r m e n c ió n a la b o c a . la c o ro n a y los c u e rn o s . la im a g e n d el c u e rn o c o m o ex­ p ia c ió n p u e d e ir en r e la c ió n c o n la re fe re n c ia al sa c rific io p a r a p u rific a r el e s p íritu . 27). X . p e ro sie n d o é s te s u fic ie n te . L a v a c a la h e m o s v isto u n id a a la d iv in id a d . rocmn hi. 93) se muestra disconform e pensando que este signo en realidad representa un instrum ento musical de cuerda.

De hecho. pensar». d e los ray o s d e lu z e m a n a d o s p o r la sa b id u ría d e M o isés (T. Sin em bargo. «Sabiduría». Capítulo X 2. Sobre el amor . L o s c u e r n o s h a n sid o v isto s ta m b ié n c o m o re fle jo de la s a b id u ría . X IX ). 4). D ado que el ideogram a de los dos cuernos unidos V es una característica esencial de la diosa H athor. cit. y en ocasiones «pena. A sí e n la aleg o ­ r ía q u e s o b re e s ta id e a p ro p o n e R ip a n o s dice q u e la fig u ra d e s p id e u n a se rie d e ray o s o c u e r n o s s o b re sus sie n e s (en este s e n tid o v e r n o ta 103 d el c a p ítu lo y se p o d r á e n te n ­ d e r la r e la c ió n re s p la n d o r y c u e rn o q u e e q u iv o c a d a m e n te c o m e n ta P á c h t). II. L oret explica este acercam iento afirm ando que la representación de los dos cuernos aislados paralelos \ X en época equivale al signo del par. «juicio». b) Es difícil atribuir un determ inado sexo al cuerno. Al igual que ocurría con el nom bre del toro. se h a d e c o n ­ te m p la r lo s tra d ic io n a le s c u e rn o s q u e a c o m p a ñ a n a M o isés. "" C. 368 R ip a . d o n d e se se ñ a la q u e la p a la b r a cornuta es sin ó n im o d e re sp la n d o r y b rilla n te z . la palabra wpj y algunos derivados. L a m ism a sig n ificació n q u e a p o r ta m o s y q u e se o p o n e al c rite rio de P á c h t q u ed a r e fr e n d a d a e n el tr a ta d o de Interian d e A yala.ta n to el c u e r n o c o m o la c o r o n a tie n e n u n a m ism a d ic c ió n y sig n ific a d o (H ier. La raíz «vaca». ob. v e m o s c ó m o el c u e r n o e s tá en la im a g e n del h o m b re p u r o a s o c ia d o co n la d iv in id a d . P o r ta n to . E n este s e n tid o de d e h o m b re eleg id o p o r D io s y e n c o n ta c to c o n su te o fa n ía . no conviene olvidar que wpw l puede tener un sig­ nificado cercano a la obra. el de la vaca puede haber influido e n j a asigna­ ción del sexo fem enino al ideogram a que se quiere explicar. «juez». ih-t corresponde a ih. p u e s el e s p le n d o r c u e rp o se m a n ifie sta d e igual m a n e r a p o r el c u e rn o . basados todos ellos en el ideogram a de los dos cuernos. c. p a r a h a c e r m e n c ió n a la r e la c ió n c o n q u e e m ite su p u r ific a c ió n .. id e a d e S a c ro s a n ta d ig n id a d 1W. H orapolo podría haber hecho referencia a la hem bra con este signo. V II. expiación». 13. significan «juzgar». «pena.

to m a u n o s v e rso s d e C o p p e ta q u e e s c rib ie ra tra s « h a b e rle lib e ra d o d e l a m o ­ ro so lazo»: No puede consagrar Templos ni Altares. una plum a. ta n só lo se re p re s e n ta el lazo . E n u n a d e las m e d a lla s b a tid a s e n h o n o r d e F ilib e rto d e S a b o y a y M a rg a rita d e A u s tria . Un lazo significa «Amor». ob. a tr ib u id a a J e a n M a re n d e y re a liz a d a h a c ia 1502. cit. aunque ya haces notar tus fu erza s en aquel bello rostro que nos hizo sufrir tan dolorosos pruebas. «Amor domado». D e a h í q u e V a le ria n o e n tie n d a q u e p o r él la id ea d el a m o r co m o e le m e n to de u n ió n (H ier. X X X IX ). C o m o v e m o s e n el g r a b a d o d e la e d ic ió n d e M e rc e ro . v e m o s c ó m o la la c e ria u n e la p r im e ra le tra d e P h ilib e rt c o n la p r im e ra d e M a rg a rita . cit.. «aire». G e n e r a lm e n te e s ta s lacerías su e len a p a r e c e r a n u d a d a s . “ G.ucuteu P Cómo expresan «Amor». un huevo. «hijo». ú n ic o a s p e c to q u e v a m o s a c o m e n ta r . El lazo se p r e s e n ta c o m o u n a im a g e n d e u n ió n . C. A m o r n 5 f IpQ T a. «¡lijo». ob. Tú das cumplimiento a los votos de m i venganza y derribas en tierra la altivez y el orgullo. c o m o u n a im a­ g en de la u n ió n a m o ro sa .J e r o g líf ic o I . E n c o n s e c u e n c ia . h a c ie n d o sin d u d a re fe re n c ia a la u n ió n a m o ro s a d e a m b o s 106. p u e s los d e m á s los tr a ta re m o s e n el co ­ m e n ta rio al je ro g lific o . 371 . d e a h í q u e re fie r a al s e n tid o del a m o r p o r c u a n to el a m a d o se u n e a lo q u e a m a . alado anciano. sólo tú fu erza s a A m or y puedes ordenarle. como caza de muerte.. a la grandeza de tus obras. X L V III. "H. v e m o s q u e el la z o se p r e s e n ta . T e r v a r e n t . «aire». c o m o h e m o s d ic h o .. T í x y U f y c r m ú s 3 ií(c u ¿^xau. y u n e je m p lo lo o b s e rv a ­ m o s e n la d iv isa d e la C a s a d e los S a b o y a .. que desate los indignos e impíos lazos que m e apresan. C é sa re R ip a . al h a b la r d el « A m o r d o ­ m a d o » . R ip a .

en época tardía puede aparecer el lugar de la oca. En la parte final se identifica el concepto de «hijo» con un huevo. atocha y lana.. X. u tiliz a la g o lo n d r in a p a r a tr a b a ja r e n la isla d e d ic a d a a Isis. a sp e c to q u e H o r a p o lo p o n e d e reliev e en su n a rra c ió n . yiÁiJlóvce. La del avestruz es la que re­ coge el signo p . 372 Cuando la golondrina dispone de gran cantidad de barro. etc.án $ x u A la'aurtbieií la TOTs r < í:t f o ~ f < p a A e i p ^ íM v ^ V iS iS reu .. es casi de un estadio de largo: el cual con obra humana no se pudiera hacer. swt. y habiendo fa lta de barro. X XXIII). A q u í el lazo a p a re c e c o n la m ism a in te n c io n a lid a d q u e e n H o ra p o lo . Por ello parece claro que existe una relación por ra­ zones fonéticas. además. E n su m o te se ñ a la : El Je r o g lífic o I I .. wnvl.w. El ideogram a al que se hace referencia es ■que suena mr. Las golondrinas edifican su nido con lodo.O lh o V aen iu s en su e m b le m a L IX d e su A m o ris divinis E m b le m a ia n o s p r e s e n ta a d o s p u ttis a la d o s so b re un T é rm in o y u n id o s p o r u n a lacería. y porque no la destruya el m ism o río. y gastan en esto tres días con sus noches sin intermisión alguna. Qué expresan dibujando una golondrina. cpwty. como en palabras relaciona­ das con «amor». (Hist. X. se m ete en el agua.ÍK. Amoris divinis Emhlemata. C o m e n ta P lin io q u e e n e s to s tra b a jo s su elen m o r ir a lg u n a s d e la s av es. a q u é l c o n tin ú a p re c isa n d o : . y revolcándose luego en el polvo. al p o s e e r b a r r o . en rea­ lidad son tres los jeroglíficos que se dan cita. Nat. b) Aunque M ercero sólo hace relación a uno de los elem entos propuestos po r H orapolo.. E lian o e x p lic a ta m b ié n la re a liz a c ió n d el n id o p o r p a r te d e las g o lo n d rin a s : O. n o o b sta n te . Vahnius. so n los q u e e m p le a p a r a h a c e r su n id o . f i n d e l a m o r consiste en la unión. El segundo concepto es el de «aire». si escasea el barro. v em o s c ó m o e n el g ra b a d o la u n ió n p o r el a m o r se m a n ifie sta visual­ m e n te m e d ia n te la la c e ría q u e u n e a los d o s p u ttis. X X X III). que es la forma más habitual de representar «hijo» y que es la que se utiliza al describir la misma idea en el Libro I. Nat. Cuando quieren indicar los bienes pater­ nos completos dejados a los hijos.. En una de las siete bocas del Nilo llamada Heracleótica. Este signo se usa tanto en mnv. En prim er lugar se asocia la idea del am or con el lazo. que se asocia a la pluma. mrj. Sabe ella. Este signo O . trabajan es­ tas ares los primeros días del verano. L o s m a te ria le s q u e . «amar». y rocían con la plum a el polvo. c o m o s e ñ a la el r o m a n o . el cual detiene el Nilo que no salga de su corriente. P linio d a c u e n ta d e la fo rm a ta n in g e n io sa q u e tie n e la g o lo n d r in a p a ra c o n s tru ir su nido: . con tanta fa tig a que es cieno morir algunas en el trabajo (Hist. pintan una golondrina. 373 . lo transporta con las uñas y fabrica con él el nido. ali­ P o r ta n to . y le fortalecen con atocha y paja. En principio esta divinidad se identificaba con las brisas de la m añana. es d e c ie rta d u re z a . pero bien pudo pasar a significar aire en general. que es la base para escribir el nombre del Dios del aire. que sostiene la bóv eda celeste. el c u a l. H a s ta a q u í la n a r ra c ió n d e P lin io p o c o tie n e q u e v er c o n el te x to d e H o r a p o lo . la u n ió n p o r el a m o r. «lazo». embadurna sus alas. A h o ra p o d e m o s re la c io n a r la re fe re n c ia d e P lin io c o n la id e a d e H o ra p o lo . y quedar su representación limitada sólo a la plu­ ma. Pues aquélla cuando va a m orir rue­ da por el barro y construye un nido para sus polluelos. se mojan en mucha agua. Pero. En su e p ig ra m a a firm a V aenius: ¿(forrK. Amberes (1615). En el m ism o Egipto no lejos de la ciudad de Copton hay una isla dedicada a ¡sis. . (or^tc- La verdadera amistad tiene por m ás perfección dos cuerpos y un corazón "". Además se asocia el am or a la caza con lazo en una comparación breve que acom paña a la pura descripción. fortaleciendo sus riberas con paja. y espesándose el barro en torno a todo su cuerpo. como dice Aristóteles. se lo trae poco a poco con el pico y construye con él la m orada que se propuso construir.. B i e n e s p a t e r n o s d e j a d o s a l o s h i j o s T /JhtÁoucri y lX iM ia . TùùóAoj^H ntu<ri¡) yt~ m i w xaTBÁÍ!?>0á(9^&íf tfI t n . oponen un m uelle inexpugnable con la continuación de sus nidos.

9/w»<¡ ixjjyif K jtjs A ü ¡7 /tí- <H 0 0 7 li( Isid o ro ta m b ié n d e s ta c a e s ta h a b ilid a d e n la c o n s tru c c ió n (Et. 7). Je r o g lífic o I I I . III. m á s que dura peña. A ntígono de C aristo.. pintan una cigüeña. I. 450-3. b) No hay ningún elem ento en este capítulo que tenga que ver con la cultura egipcia. P o r lo g e n e ra l. C o n el s e n tid o d e h e re n c ia p ro p o n e H o ro z c o a la g o lo n d rin a : El que iguala a sus hijos en la herencia distribuyendo su hacienda por iguales partes. p o r su h a b ilid a d e n la c o n s tru c c ió n de los n id o s. tras haber sido alimentada por sus progenitores. es sin d u d a . Manuel Files. oh.ívili&i'i&fi A ristó te le s . En la escritura egipcia hay un signo que representa una golondrina. 374 A m e r a r iu s . IX . X X V ). 10. 79 B. co m ­ p a r a la g o lo n d rin a . q u e c u id e de él L a m ism a id ea n o s p re s e n ta C o v a rru b ia s e n su e m b le m a L X X X IX . "° S.A ó /A ciaiu m cu a.wí ^Sf<¡yiV ’oOarlfy& 'rí:í J. 92. Plinio. Quién será el duro. Como indica Sbordone. Si b ien la ab u b illa c o r re s p o n d e a la tr a d ic ió n e g ip c ia . I. Eliano. 24. 70).. Que es símbolo del hijo agradecido. X II.. sufrirán y estarán molestos. cit. el punto del que parte Horapolo se encuentra en la tradición griega hele­ nística. An. 612 b 20ss. Si quieren expresar «hombre que am a a su padre». v am o s a c o n s id e ra r a lg u n o s e je m p lo s e n los q u e el a n im a l o fre ­ ce esta c la ra sig n ificació n . a) Fuentes: Aristóteles. los (H ier. no v a m o s a in sistir en las fu e n te s clásicas. oh. ann. p.>((Ci'inii. P o r ta n to . sino que permanece con ellos hasta la m ás extrem a vejez. p o r la h a b ilid a d ya se ñ a la d a en h a c e r sus n id o s. A n. Allí se n o s p r o p o n ía la ab u b illa c o m o e je m p lo y a n a liz á b a m o s su sig n ific a c ió n re la c io n á n ­ d o la co n la c ig ü e ñ a . Pues. C o v a r r u b ia s . p o r c u a n to y a h an s id o p re ­ se n tad as. A m o r a l p a d r e í'/Ao-ü/Tojict P '. San 3ia. 375 . Y en su pío retrato nos enseña Pagar el beneficio recibido. C a m e ra riu s en su em b le m a X L p r e s e n ta a d o s c ig ü e ñ a s v o la n d o p a r a s e ñ a la r q u e ta l acció n es o b ra d e g ra n p ie d a d . NA IX. Miguel Glicas. III. p u e s el av e jo v e n a lim e n ta a la a n c ia n a o p ro g e n ito ra . signifi­ caron por la golondrina. 7. pero no puede relacionarse de ninguna m anera con el concepto de patrim onio que se com enta aquí. NA III. cit. 24). X X II. de que lino no lleve m ás que otro (Embl. J. co n el h o m b re. la fu e n te e n q u e se in sp ira n ta n to P lin io c o m o E lia n o . T a m b ié n C a m e ra riu s sig u e este e je m p lo e n su em b le m a L X X X V y p r e s e n ta la go­ lo n d r in a c o n s tru y e n d o su n id o p a r a h a b la r d e la a rm o n ía q u e h a d e r e in a r e n el p u e­ b lo . p u e s a n te s d e m o rir se e s fu e rz a p o r d is p o n e r de to d o el m a te ria l q u e sirv a p a ra re a liz a r el n id o de su s p ollue­ Cómo representan «el que am a a su padre». 8. 37. w . la c ig ü e ñ a es la q u e suele p re se n ta rs e p o r los n a tu ra lista s g rieg o s y ro m a n o s c o m o ejem p lo d e esta virtud.J- m u v bien que sus polluelos son delicados e implumes y que. c. si los deja descansar sobre ramitas desnudas. se posa en el lomo de las ovejas y arranca la lana con la que fabrica un blando lecho para sus golondrinos (Hist. al s e ñ a la r en el ep ig ram a: Del viejo padre carga ¡a cigüeña. Que el amor paternal puesto en olvido Deje morir en desnudez hambriento A l que diera ser. la g o lo n d r in a h a sid o v ista c o m o im a g e n del a m o r im p a rc ia l. J .. no se aparta de sus padres. ob. Mor. d o n d e to d o s h a n d e p r o c u r a r el b ie n d e los d em ás s ie n d o so lícito s en el tra b a jo y e n el c u id a d o d e la c o m u n i d a d 1“ . de solí. y re to m a el eje m p lo d e H o ra p o lo p o r el q u e e n tie n d e al a n im a l c o m o ejem p lo del P a trim o n io . cit. c. Por esto. X. que cria a sus hijos con admirable diligencia. III. prodigándoles sus cuidados. Y a h ab la m o s en el L ib ro I so b re la c ig ü e ñ a y su relació n c o n la p ie d a d filial. E ste ú ltim o p r o p o n e al an im al c o m o im a g e n de la a rq u ite c ­ tu r a . p u e s lo h a c e m e d ia n te un m o r te ro sim ila r a los tra b a jo s de é s te (H ist. anim. XXVII). A firm a q u e es o b r a d e p ie d a d q u e el p ro p io h ijo lleve a su p a d r e so b re lo s h o m ­ b ro s. C a m e r a r iu s . Plutarco. vida y sustento"". II. po r c u a n d o d a sie m p re el m ism o a lim e n to a sus polluelos. c. así lo d e s ta c a n ta n to A ristó te le s c o m o E lia n o o V a le ria n o . N o o b s ta n te .

VIII. 295-6. hexaem. NA III. ed. Eliano. p. Capítulo X Sobre la concordia. 176. a) Fuentes: Aristóteles. 13. 20. IV. 114 Hercher. Plinío. Cohn. Cyranides. p. 63. A rtem idoro. e n tre o tr o s m u c h o s.L a re la c ió n d e la c ig ü e ñ a c o n la im a g e n de la p ie d a d filial es m u y c o m ú n d e n tro d e la em b le m á tic a . p. 1354. Basilio. pp. paz y unidad 376 . Filón. oneir. av. 23. X. Escolio de Aristófanes. A sí te n e m o s el e je m p lo del im p re s o r d e l siglo X V I n a tu r a l d e C o lo n ia S e b a s tiá n N ivelliu m o el c a s o d e la v iu d a d e M a rtín N u tij. Physiologus. Migne 29. c o m o re c o g e T e rv a re n t. T a m b ié n tal a c c ió n suele re p re se n ta rse c o m o d ivisa d e libreros. 29-30. II. 94 Ruelle. HA IX. 615 b 23-4.

Dos hom bres dándose ¡a m ano significan «concordia». D a z a s e ñ a la al resp ec to : C ostum bre fu e . T o d a e s ta tra d ic ió n la reco g e A lc ia to e n su e m b le m a . s e ñ a la n d o c o m o im a g e n d e la c o n c o rd ia . y m e n c io n a en su e p ig ra m a : C uando R o m a tenia a su s j e f es en la guerra civil y sus hom bres m orían en el cam po de batalla. C o n c o r d i a n S f ífióioi& t. a¡xó}0lcu JJn\oücn. A sí. cit págs. saludarse m u tu a m e n te dándose la m ano 111 D. iL Cfr. e n la lite r a tu r a clásica. f u e costum bre. ob. 74. P a r a los h is to r ia d o r e s ro m a n o s. 20 3 y ss. L ó p e z . D. ab. p ág. e n su c o m e n ta rio al e m b le m a X X X IX de A lciato . 204. de los em blem as de A ndrés Alciaio. cuando las tropas se ju n ta b a n a hacer una alianza. q u ien en su lib ro I de A b urbe co ndita h a b la de E n eas y del rey la tin o p a r a p re c isa r q u e se d iero n la m a n o d e re c h a c o m o señal d e am ista d y c o n tin ú a c ita n d o a o vidio p a r a p re ­ cisar q u e la m a n o d e re c h a es señ al de fe y a m is ta d '1'. P o r to d o ello. 379 . cit. El e m b le m a de la c o n c o rd ia se h a e x p re sa d o m u y g e n e r a lm e n te m e d ia n te la c o rn e ja . la u n ió n de la m a n o d e r e c h a e n tre g u e r re ro s o c a p ita n e s fue e s ta b le c im ie n to d e u n p a c ­ to. L ó p e z .J e r o g líf ic o I. a la q u e h e m o s h e c h o m e n c ió n e n o tr o m o m e n to . A v iftgoTrüí ¡flúo d £ u ú i& a . A h o r a se n o s p r e s e n ta la un ió n de las m a n o s c o m o im a g e n d e la c o n c o rd ia . sig u e a T ilo L ivio. M adrid (1985). S e b a s t iá n . 256). V il. V irg ilio rec o g e e s ta ac c ió n c o m o p re n d a de fe y a m ista d (En. con la diestra ju n ta d a . H acer señ a l de p a z m u y conocida " : D iego L ó p ez. M C óm o expresan «concordia». S. a lia n z a o ju r a m e n to '" . cd. pág.

28). estrechán­ dose mutuam ente en signo de confianza. Calimaco afirma que hav dos clases de pequeñas lehuzas o autillos: unas dotadas de voz y las otras reducidas al silencio. al lugar en que naturalm ente el engaño para las desdichadas rayas está colocado. p e r o este ú ltim o . una también la m a n o "1. M o f f i t . la v e m o s y a e n la lite ra tu r a clásica. Alt. cit. P. al igual q u e h a c e en su lib ro I al re fe rirse a las rayas: Los que poseen un conocimiento cabal de la materia pescan a las rayas. Con él se representa tam bién la idea de «reunirse. 60) y a ñ a d e r e s p e c to a la n a r r a c ió n p r o p u e s ta p o r H o r a p o lo : 381 . £ u fo v a eijj-oajvi rfotan) ( ¡ ^ w íc ¡( ¿ A h m ím íu R ip a reco g e la tra d ic ió n al p r e s e n ta r la im a g e n d e la « C o n c o rd ia M ilita r» . Los pescadores se retiran tranquilamente. Se tra­ ta de k tÍ . Saavedra Fajardo v la literatura emblemática. las prim eras «aeiskops». que nosotros em pleam os en el sentido de «mofarse». produce en ellas vivísimo contento. E sta fa c u lta d d e l c a n to ta m b ié n la d e s ta c a S an Isid o ro (Et. pintan una tórtola. c o n fo rm e al se n tid o c ristia n o del p o d e r y la v ic to r ia " 6. y si hay que creerles. págs. XV. y d es­ c rib e la m e d a lla de N e rv a . Los dan­ zantes afirman que un cierto tipo de danza recibe el nombre de estas aves. Estos «skops» se distinguen de los «aeiskops» en la corpulencia y tienen cierta sem ejanza con la tórtola o la p a ­ loma torcaz (Flist. E sta c o m p o s ic ió n . y la m ás d ie s tra (Hier. P o r lo ta n to . X II. sobre todo. Luego. b) Hay un ideogram a que representa de form a exacta la imagen que propone H orapolo.. htr. y a q u e sin d u d a se p o n e de reliev e la re la c ió n c o rd ia l e n tre el v e n c e d o r y el v e n c id o .. 380 R ip a . q u e d a c a u tiv a d o p o r el p la c e r d e la c o n te m p la c ió n a n te las a rte s . 7.Il! Cómo expresan «hombre encantado por la danza». S a n tia g o S e b a stiá n . e n tre d ife re n te s significa-. Emblemas. em blem a X X X I X .. y paso a paso. la m ú sic a es e x p re sió n d e la b e lle z a . I. La concordia tiene esto como símbolo. las rayas caen dentro y son capturadas. asi como unas letras que digan: «Concordia Exercituum».derecha. ¿í>x“cr<í' reptil! ¿pvlíirías ¡c¡ cujA A uhs k«AoÚ- ¡x ^ h < í ¡j f i o u ^ ó f i í i o t i r n /J í y i c u . C. b re d e las L a n za s (R endición de B reda). de la siguiente manera como aciertan en su intento: se ponen a danzar y a cantar m uy agradable­ mente. 39). son las le c h u z a s y la s ra y a s lo s a n im a le s q u e r e s p o n d e n a e s ta n a r r a ­ ción q u e H o r a p o lo a p lic a a la tó rto la . X X IV ). relació n q u e se m a n ifie sta n o so la m e n te en el o r d e n fo rm a l. sin o q u e le tie n d e la m a n o d e r e c h a a su h o m b ro . re s p o n d e a la id e a d e a m ista d y a lia n z a . Andrea Alciati and the Surrender of Breda». de manera que provoque risas y ganas de jugar. G o n z á l e z d e Z á r a t e . M. e n o rig e n . c o m o los je ro g lífic o s d e H o r a p o lo q u e v a m o s c o m e n ta n d o . que significa «pareja» o bien «gemelos». «Diego Velázquez. De aquí viene la palabra «skoptein». E lian o p ro p o n e e s ta n a r ra c ió n p a r a la c a z a d e la le c h u z a p e q u e ñ a o au tillo : Dicen que la gente también captura a la lechuza pequeña o autillo m ediante la danza. Y parece que el imitar uno a estas aves. V em os c ó m o E lian o h a b la d e la d a n z a e n re la c ió n co n la le c h u z a . Alt. d el h o m b re q u e A . Las dos manos dispuestas según queda dicho muestran la concordia. M o ffit q u iso v e r u n a re la c ió n c o n e s te e m b le m a d e A lc ia to " 7 . es decir. J e r o g líf ic o II. e n su c o m e n ta rio al e m b le m a X X X IX d e A lciato . H u e rta c o m e n ta q u e p o r sus c á n tic o s f u e ro n las tó r to la s c o n s id e ra d a s p o r los a n ­ tig u o s p o r « m u y lo c u a c e s» . Para Sbordone este significado podría derivar de la tradición rom ana en su iconografía de m onedas y sellos.. Las rayas quedan hechizadas por la música y encantadas por la danza. esta danza se llama «la danza de la pequeña lechuza o autillo». m i . H o m b r e e n c a n t a d o p o r l a d a n z a n5í ■ V a le ria n o sigue e s ta s id e a s p a ra p re c is a r c ó m o la m a n o . L a s últimas se llam an «skops». engañadas desde el principio por la danza y el canto (Flist.. cercana a «concordia». A l c ia t o . de modo que aquellos a los que une el afecto. pues dos m anos juntas solían ir acom pañadas de alguna inscripción en este sentido. X X X V . " J. m ie n tra s q u e la tó r to la . re c o g e la re­ lació n q u e alg u n o s e stu d io s o s h a n estab lecid o de este e m b le m a co n el lien zo q u e Ve­ lázq u ez re a liz a ra p a r a el S a ló n del R e in o del B uen R e tiro y q u e c o n o cem o s co n el n o m ­ Si quieren expresar «hombre encantado por la danza y por el sonido de la flauta». A q u í. q u e n o s c o m e n ta : Mujer que sostiene en una de sus m anos el mascarón de proa de un navio. y es. fraternizar». II. y se acercan. Artibus et Historiae 3 (1982). p r e c is a n d o q u e se h a d e e m p le a r la d e re c h a p o r ser la de m ás fu e rz a . 75 a 90. sobre el cual se verá un estandarte. en medio del asta que lo sostiene se han de ver dos manos juntas. c io n e s. pues ésta se atrapa por la fla u ta y la danza. n o d e ja a rro d illa rs e al v e n c id o . ¡as redes desplegadas. A llí. sin o ta m b ié n en lo re fe re n te a los c o n te n id o s . las figuras d e N a s sa u y S p ín o la resp o n ­ d e n al v e n c id o y v e n c e d o r. «Concordia Exercituum». ob.

. Ásenlas fácilm ente tañendo y cantando. c ro s. pintaban una tórtola (His. 461 y ss. pág. lo celeste. Nat. pág. E sta a r m o n ía r e fe rid a m e d ia n te la m ú sic a es la q u e H o r a p o lo p r o p o n e h a d e im ­ p e ra r e n el e s p íritu del h o m b re .. . 382 T ervarent. L a lira h a sid o u n in s tr u m e n to m u sic a l m u y r e p re s e n ta d o e n el m u n d o e m b le m á ­ tico p a r a e x p re sa r la c o n c o r d a n c ia q u e d e b e re in a r e n to d o g o b ie rn o . E n n u e s tra co m p o sic ió n el s e n tid o q u e se o fre c e es ta m b ié n el d e h o m b re e je m p la r q u e q u e d a a tra íd o sie m p re p o r la m ú sica . G o n z á l e z d e Z a r a t e . M . E n esta c o m p o s ic ió n d e H o ra p o lo . G o n z á l e z d e Z a r a t e . 39. vv. a la id e a d e a rm o n ía . 28. II. E l príncipe prudente temple las cuerdas. NA 1. Mor.. y e n e s te s e n tid o el H u m a n is m o y a d e s d e el sig lo X V . cil. Recogido en G. R o b le d o . S o b re el e n c a n ta m ie n to d e la tó r to la p o r la m ú sic a s e ñ a la H o ro z c o : Si quieren indicar «hombre que acuerda y puede unir». la m ú sica se c o n v ie rte e n u n p re te x to q u e re m ite significa­ i r W iVv/cjp tiv a m e n te . 32. X X II. luego acuden a aquel lugar: y así los Egipcios para significar un hombre afi­ cionado a la música y a ver saltar. E s la tó rto la u n a n im al d e g ran p u re z a . í/aliHOfJ- n5f V a le ria n o p r o p o n e la tó r to la c o m o im ag en d e la d a n z a (Hier. c o m p r e n d ió q u e e n las escalas m u sica le s las arte s p o d r ía n e n c o n tr a r la e x p re sió n m á s c la ra d e la b e lle z a 1’1 . 383 . 111 G. oh. P a r a d in e . c o m o v e re m o s e n el sig u ie n te je ro g lífic o . la cual es una armonía nacida en las cuerdas del pue­ blo y aprobada del cielo. C o m e n ta r io d e L. D e a h í q u e e n m ú ltip le s o c a sio n e s se r e p re ­ se n te a este a n im al c o m o im a g e n d el a lm a en c o n ju n to s fu n e ra rio s y r e p e rto rio s sa­ Cómo indican «hombre que acuerda y pue­ de unir». Formas y significados de las artes en época moderna. L a id e a fu e to m a d a p o r R o lle n h a g e n . I. R . A n tv e rp ia e Í1 5 6 7 ). J . A colleclion o f Emblemes. la c o n ­ co rd ia y a rm o n ía . C o n a n te r io rid a d a esto s tr a ta d is ta s . pintan una lira. Symbota Heroica. q u ie n e n u n o de sus e m b le m a s p r e s e n ta al m ú sic o c o r o n a d o ta ñ e n d o el a r p a p a r a sig n ific a r q u e la m úsica. X. 101. M anuel Files. Saavedra Fajardo y la literatura emblemática. y dando saltos donde ponen las redes. De la tórtola dicen que al son de las fla u ta s salta y hace mudanzas. F l u d d . 34. XXIV —Anotación). c o m o ya d ijim o s m ás a trá s.' 1 C . p ág .. F lu d d vio e n la m ú sica la fo rm a id ó n e a d e r e p ro d u c ir la a rm o n ía s u p e r io r 12". J e r o g lífic o III . U n i d a d iiudox*« K-. porque en apartándose un poco. A sí la p r o p o n e T e rv a re n t al anali­ z a r u n r e tra to d e Ju lia n o d e M é d ic i q u e p o r ta e s te a n im a l " 8 . X IX ). M . p u e s su s c u e rd a s sig n ifican la c o n c o r­ d an cia q u e e n to d o m o m e n to h a d e r e in a r e n el e sta d o : Desta arpa del reino resulta la majestad. S aav ed ra en su e m p re s a L X I m e d ia n te el a r p a . P a ra los a n tig u o s fu e P itá g o ra s el d e s c u b rid o r d e las c o n s o n a n c ia s m u sica le s d el U n iv erso c re a d a s p o r D io s. tal c o m o se lo g ra e n e s te in s tr u m e n to ta ñ e n d o las d if e re n te s c u e r d a s 12’. 65. "* C fr. p o r ello n o e x tra ñ a q u e haya sid o e n te n d id a c o m o im a g e n del h o m b r e e je m p la r. 91. XXVI |. L. la c o n c o rd ia y a rm o n ía del e sp íritu llevan a D io s '” . . p o r el b ien y la a rm o n ía . pág. p u e s el ave e x p re sa la id e a d e b o n d a d y d e te n d e n c ia h a c ia lo m ás p e rfe c to . con que suelen engañarla y cogerla en los lazos y por esto significaron en la pintura de ella al danzador (Emhl. p á g .. Escritos sobre música. ■' J. Pues ésta guarda siempre la concordancia de sus sonidos. (1635). A sí lo ex p lica a) Fuentes: Eliano. el e m b le m ista P a r a d in e en ei siglo X V I p re ­ senta ta m b ié n el a r p a c o m o im a g e n d e u n e s p íritu q u e d e b e b u s c a r el e q u ilib rio . Renacimiento.. W i t i i e r .. s e g ú n a p r e ­ ciam os en los tr a ta d o s c o m o el d e A lb e rti. XV.

saliendo del mar. este je ro g lífic o fu e e n ­ ten d id o p o r los eg ip cio s co m o e x p re sió n d e los a fe m in a d o s (Hist. X X III —A n o ta c ió n ). Je r o g lífic o IV . n ü f a » am¡> ¿M'o<$v\ap ¿gú‘ ¿ ¿ ti' V a le ria n o p r o p o n e p o r la lira la im a g e n d e la m ú sic a y a f irm a q u e e s to s so n id o s h a n d e lle g a r al a lm a ./\í¿t1hc ¡í»a. H u e rta ex p lica q u e el an im al fue e n te n d id o p o r u n irse co n o tro s d e d ife re n te e sp e­ cie com o im ag en del a d u lte rio r (Hist. re fie re a lo m á s e s p iritu a l. y que este a m o r tan desigual es im ag en d e la relació n a d ú lte r a 124. X L V II. N o o b sta n te . IX. N al. Pues ésta. 384 385 . A ristó te le s d e s c rib e la afició n d e la m o r e n a p o r s a lir d el m a r a tie r r a . m o m e n to en q u e suelen se r c a z a d a s (de a n im .\¡ & i3ia¡d( tU óBl-. Cómo indican «hombre que se une a gentes de otra raza». f u f f l « tW Ó Íp ú * A\S(CúTlVy A & fj fjk Á ó /j S t t o i a K f x í i t o u J i ú f c u t a f J Qav<nyC¿¡n i\ 3o. TOlf í<ri (ñyiuTtu. 10). s ie n d o p o r lo ta n to e x p re s ió n ta n to d e la C o n c o rd ia c o m o de la V id a H u m a n a (H ier. IX . X I). Nal. Siendo A p o lo el d io s d e las a rte s . v. p r o p o n ié n d o lo c o m o im ag en del ho m b re q u e n o d u d a en u n irse co n los d em ás. hist. es d e c ir.E n la a n tig ü e d a d . pintan una morena. H u e rta n o s ex p lica sig u ie n d o a A ris tó te le s este e q u ív o c o p o r el q u e se e n te n d ía q u e la m o r e n a se u n ía c o n las v íb o ra s: . UNIÓN al q u e se c o n s id e ró c o m o su in v e n to r. IX . X X III —A n o ta c ió n ). cit. p o r lo m ism o la a r m o n ía de la m ú sic a se a s o c ia al b ello e s p íritu e n el q u e re in a e l e q u ilib rio . así lo re c o g e P e tr a rc a (A fr ic a . las atraen a la ribera. y las pescan fácilmente. Si quieren expresar «hombre que se une a gentes de otra raza». la lira fue el in s tr u m e n to d e A p o lo . N a t. 165-6). e n tre los n a tu ra lista s h e ­ lenísticos. y se ayuntan con las víboras. V II. c. c o n v ie n e p re c isa r q u e sig u ie n d o a H u e rta .Coui^&. m u y c o m ú n se g ú n S b o rd o n e .. Entiende el vulgo que saliendo de las riberas secas..I. se hacen preñadas del ayuntam iento de serpientes (Hist. C a m e r a r i u s .. X XIII). IV. Aristóteles J. p u e s lo o b tu v o d e M e rc u rio . p a r a ejem p lific ar p o sitiv a m e n te . se une con víboras y en­ seguida se precipita hacia el mar. P lin io e x p lic a q u e este a n im a l se r e p ro ­ d u ce co n g r a n ra p id e z y a ñ a d e en re la c ió n c o n la id e a d e H o r a p o lo q u e: . E n este se n tid o C am erariu s n o s p re s e n ta e n su em b le m a X C III u n a c o m p o s ic ió n m u y sim ila r a la d e H o ­ ra p o lo p a ra ex p licar q u e la v íb o ra se ale g ra d e su u n ió n co n la m o re n a . H o ra p o lo to m a este ejem p lo .. V. Algunos han dicho que salen éstas a tierra. oh. y por esta causa silbando los pescadores como serpientes.

A sí. E lia n o sigue e s ta c r e e n c ia c u a n d o señala: Cuando la morena se llena de fre n esí genesiaco. y a! igual que un juerguista golpea con su fla u ta la puerta. de sexo fem enino y conciben por medio de las serpientes. para parecer tierna como conviene a un novio. X X III). 30. I. 76... p e ro ta m b ié n al m a trim o n io a r­ m o n io so . llama a la novia. este anim al. así ¡a víbora llama con silbidos a la am ada y ésta sale. V a le ria n o re to m a ta m b ié n esta tr a d ic ió n y re c o g e las d ife re n te s sig n ific a c io n e s de 115 G. M igne 29. De modo que la Naturaleza hace que seres que viven separados unos de otros se junten en un común deseo y en un lecho común (Hist. w . después de volver a tragarse el veneno. Eliano. 10. se dirige a su habitual morada (Hist. y luego. S an Isid o ro h ace ec o d e ta le s cre e n c ia s: Los griegos la llaman myraina. y la víbora. d e igual m a n e r a e n el m a tr im o n io h a d e e x is tir r e s p e to re c íp ro c o e n tr e am bos có n y u g es. amablemente. En el siglo XI se m a n te n ía p o r a lg u n o s a u to r e s esta tra d ic ió n . X II. VII. 503 a 29. 66). E n este se n tid o p o d e m o s v e r el c o m e n ta r io de H o ra p o lo . la morena se dirige al mar. (Hist. 18. vv. se dirige a tierra y desea ardientemente el trato con un macho. y multiplican sus crias con semilla ajena. pues se acerca a la madriguera de una víbora y ambos se aparean. Ha!. y que sólo se ayuntan con el miro. 554-76. E lia n o a ñ a d e e n o tr o d e su s c a p ítu lo s: . N icandro. con un ligero silbido. A firm a q u e así c o m o la se rp ie n te e c h a su v e n e n o a n te s d e u n irse a la m o re n a y é s ta a c u d e a sus sil­ b id o s. XXIÍI —Anotación). 826-7 y escolio a v. I. VII. s o b re el m a trim o n io . 312 e. oh. e igual q u e e n H o ra p o lo . E sta ú ltim a id e a es la q u e d e s e a d e s ta c a r H o ra p o lo : c ó m o se re s s e p a ra d o s p o r las d ista n c ia s so n c a p a c e s d e u n irse . pero se aparean y se renuevan. pues m uy a menudo ciertas serpientes se reúnen en las costas en las que viven y. y por esto los pescadores utili­ zan el silbido de las serpientes para atraerlas y capturarlas (Et. 66. Cuando la víbora se dispone a copular con el pez. 50. 227-8. L o p r o p o n e c o m o re fe re n c ia al a d u lte rio . hotn. se llega hasta el m ar para realizar la cópula. Ate­ neo. IX. vomita r expulsa el veneno. a) Fuentes: A ristóteles. d e m a n e r a p o sitiv a . O piano. que es el macho de su especie. An. 14. HA V. producen sonidos y silbidos y de costumbre se aparcan con las morenas que a tal llamada acuden'*. en la Vita M erlini se señ ala: Dicen que por lev de Naturaleza ninguna de las m orenas es de sexo fem enino. porque se recoge en circulo. A m brosio V 7 M igne 14 pp. cit. 823. IX. p o r c u a n to e s te ejem plo m a n ifie sta la id ea d e u n ió n c o m o v irtu d . como si ejecu­ tase una especie de himeneo prenupcial. 1. Aquiles Tacio. A n IX. Plinio. 386 387 . aunque confiesa que suelen salir a tierra. X X IX . 6. aguijoneada por la lujuria. Cuando y a han realizado los ritos amorosos. 50). Se dice que de estos peces no hay que más. Ther. T o d a s esta s a c c io n e s q u e v e n im o s n a r r a n d o s o n to m a d a s p o r A lc ia to en su em b le­ m a C X C 1 p a ra e je m p lific a r. 160.. Nal. NA I. al a m o r a los e x tra n je ro s (H íer. p.entiende ser esto falso. IX. Dicen también que la víbora. p á g . M o n m o u t h . aunque sea un macho m u y perverso.. Basilio. 43). X X X II.

Capítulo X Sobre la moderación .

p á g . los ges­ tos concurren con los movimientos del rostro a m anifestar los movimientos diferentes del alma.. El g esto e n el c u e r p o h u m a n o c o m o re fe re n c ia a a c titu d e s a n ím ic a s ya fu e co n si­ d e r a d o p o r los a n tig u o s .. En los tr a ta d o s s o b re las H is to ria s d el h o m b re .. las m anos y todo el cuerpo entran también en la expresión de las pasiones. q u e c u b r irs e c o n u n a m a n o el se x o y c o n la o tr a la b o c a es a firm a c ió n visual d e la id e a d e c o n tin e n c ia so b re las d e licias. pág. no. e in clu so . los brazos caldos e inmó­ vil todo el cuerpo. se c o n s id e ra d e igual m a n e r a la id e a d e q u e el g esto es m a n ife s ta c ió n cla ra d el e sp íri­ tu . M o d e r a c i ó n T Í c u V U r^ * «? ) K(XTcÚfi!ji¡JAtJIoTop £<Jf¡ n(anúuSjo¡)Jaa<J>(o<i'uvlw <ftn\ 01 ¿yífúirK . la cabeza inclinada al lado.I!’ Cfr. V a le ria n o ta m b ié n p r e s e n ta u n g r a b a d o q u e re s p o n d e a la im a g e n d e u n h o m b re d e s n u d o q u e m e d ia n te su s d o s m a n o s c u b re su s ó r g a n o s g e n ita le s. In siste e n q u e e s ta v ig ila n c ia h a c e e n r e a lid a d al h o m b re p r u ­ d e n te (Hier. porque tiene que representar a través de actitudes y gestos126.. Conde de. y la p r o p o n e c o m o e je m p lo d e la c o n tin e n c ia o m o d e ra c ió n . cit. d e las d ife re n te s a c titu d e s d el a lm a . X X X IV . Lo primero es fácil. A ñ a d e . B l u n t . 2 » é expresan dibujando los órganos genita­ les cogidos con la mano. lo segundo. X X X ). A. c o m o p r o p u s im o s m á s a tr á s . L e o n a rd o lo e n tie n d e co m o esen cial p a r a lo s a rtista s: Un buen pintor tiene dos objetos que pintar: el hombre y los movimientos del alma. Madrid (1 7 7 3 ). 391 . Historia Natural del Hombre. B u f f o n . En la tristeza y congoja están bajos los ojos. 190 y 191. Pérez de Piña. Los órganos genitales cogidos con la mano significan moderación en el hombre. Se f u n d a m e n ta en E u se b io p a r a se ñ a la r q u e p a r a los c ristia n o s es v ir tu d p rin c ip a l la c o n tin e n c ia d e la V en u s. Trad. d e a h í las in sc rip c io ­ nes en las e s ta tu a s a n tig u a s d o n d e se p re c isa b a la n e c e sid a d d e g u a rd a rs e la len g u a el v ie n tre y los g e n ita le s . 48. sig u ie n d o en este c aso a D ió g e n e s L a e rc io . d e a h í q u e señ ale: Los brazos. c o m o el d e B u ffo n del sig lo xvin.J e r o g líf ic o I. ob.

192. L os Egipcios. V i u d e d a d seo d e a b r a z a r a q u e llo q u e se a m a y se q u ie re p o se e r.. a) Fuentes: Plutarco. An.. L a in­ te rp re ta c ió n de H o ra p o lo p o d ría h a c e r re fe re n c ia a c iertas re p re sen ta c io n e s de A m ó n o G eb. 392 L as palo m a s torcaces son celebradas como las m ás continentes de las aves. 7). y ni en el m acho ni en la hem bra no se conoce adu l­ terio. (Hist.A n o ta ­ ción). A ñ a d e so b re el p a rtic u la r: Ibídem.. 437. str. Pero con ser es­ tas aves tan sim ples y m ansas. 104.. y a si son jeroglífico de los perfectos casados y ejemplo de los que no lo son. D iógenes L aercio. dice: .' C u a n d o n o s h a b la del a m o r in d ic a q u e los b r a z o s se p r e s e n ta n a b ie rto s c o n el de­ J e r o g líf ic o i l . p. p o r e l contrario. N al. He oído a personas afirm ar que ¡a palom a es la m ás sobria de las aves y las m ás m oderada en su apetito sexual: porque las parejas ja m á s se separan. viendo alguna que con am or deshonesto solicita a otra. p u e s c o n s id e ra n d o sus cu alid ad es. porque el color negro significa perseverancia y firm eza. t x y e'iy'cdín ^íñ /ívm ilyiu víÁ íT l(C fU 'i% C i1í 0 f t v A si. P lin io c o n tin ú a estas cre e n c ia s so b re el av e. 5). y un verdadero y constante amor. e n su c o m e n ta r io a P lin io . X .. a u n q u e se lo caliza en los textos de las p irá m id e s (ed... P a ra S b o rd o n e p u e d e h a b e r aq u í. Nal.. T/jUÍAtUlCU . por la regalada y querida esposa. 8 .. A ñ a d e en este se n tid o : . como se lee en los libros de los C antares. no quebrantan la fe de su casamiento. III.. in flu en cia de u n a tra d ic ió n griega. III. Qué representan dibujando una palom a negra... h a c e re fe re n c ia a esta s id e a s y p o n e d e m a n i­ fiesto a s p e c to s d e n u e s tro je ro g lífic o : H állase en este género de aves la ley d e m atrim onio firm ísim a. b) U n je ro g lífic o q u e re p re s e n ta e sta im ag en q u e d e sc rib e H o ra p o lo n o se e n c u e n tra en la es­ c ritu ra n o rm a l. Cuando quieren representar a una m ujer que perm an ece viuda hasta la muerte. pintan una p a lo m a negra. pág. A ristó te le s d a c u e n ta d e la m o n o g a m ia d e la tó r to la y d e su a m o r p o r la so le d a d (de anim . odio y horror extendem os los brazos con precipitación como p ara rechazar o apa rta r lo que es causa de nuestra aversión. I. p o r la que un g esto de este tip o e x p re sa ría la c o n tin e n cia . 7. vol.. M ig u el G licas.. (Hist. St. p. Por esta causa. pintaban una palom a negra. en e l tem or. C lem en te. m e d ia n te la a c c ió n se p r e s e n ta la id ea de m o d e r a c ió n . dicen algunos que envisten contra ellas las que están cercanas. X X X V II . 8. m ientras les dura la vida. us T w t U K C i t í y t j 3 « tiffifj ¿h Aorri ( j n ¡ x ¡ x i \ c u .. Esta es la lev de la continencia que se extien de a las p alom as y perm an ece inm utable excepto que no llega a decre393 . S ethe § 1248). 355. 11. V. y guardan común m orada. queriendo significar una m ujer viuda que perseveraba en aquel estado hasta la m uerte. r com eten adulterio... donde entre los requiebros que dice el esposo a su querida esposa. (Hist. d e garrid.. E lian o ta m b ié n p r e s e n ta en la p a lo m a e s ta cu alid ad : . H u e r ta . pu es ésta no se une a otro m acho hasta que queda sola. e n el je ro g lífic o se m a n ifie s ta e s ta a c c ió n d e re c h a z o y o c u lta m ie n to d e l sexo p o r se r la c a u s a d e la in c o n tin e n c ia y el m al. X . en muchos lugares de la Escritura Divina se lom a e l nombre de p a lo ­ ma.. h ist IX . pero es principal en ellas la honestidad. X X X IV ).. sie n d o el g e s to d e los b ra z o s q u ie n e s p r o p o n e n tal relació n . a d em ás. le llam a muchas veces palom a.

V a le ria n o ta m b ié n re c o g e e n su c o m e n ta r io la p a lo m a n e g ra c o m o r e fe re n c ia a la c o n tin e n c ia d e la c a s tid a d . S i la m uerte los separa. el lu­ g a r en q u e se c o n c e n tr a la c a p a c id a d g e n é s ic a 1. «Carro de Venus». La mención del color del animal parece ser un añadido del autor. S eñ ala q u e la n in fa P e riste le a . las hicieron símbolo del matrimonio i5\ a) Fuentes: Aristóteles. III. Dionisio. A. 93. guardan viudez hasta el fin a l de su vida'’“. ob. C a rta ri. lo q u e . M e n c io n a c ó m o p a r a m u c h o s el av e fue im a g e n del c e lib a to . no se perm ite a otro ninguno a la polaina. p. sino en cierto género de ellas. Eliano. c o m o p r e ­ s e n ta R i p a 1" . la dejan ilesa y continúa viviendo como viuda (Hist. que si muere el palomo. IJI C. y esto es con tanto exceso. XXVI). in­ c lu s o tr a s la m u e rte d e u n o d e ellos. q u e v ie n e . B occaccio. 131 Ibídem. 395 . 190. admirando la continencia en su viudez. sin que ni uno. J. de Cuba. Lo m ism o siente y escribe el gran Tertuliano. ni otro se hagan agravio con otros diferentes. . se c o n v irtió e n p a lo m a . de av. S igue a O v id io p a r a d a r c u e n ta d e q u e las h ija s d e A n n io p id ie ro n a B a co que se c o n v irtie ra n en p a lo m a s . por­ que en faltando su consorte. el B estiario de O x fo rd p re c is a q u e la p a lo m a es ejem p lo d e c a s tid a d . cit. in clu so p o r su n o m ­ b r e : « P a lu m b o » . Mor. lo q u e ex­ p lic a q u e la p ro p u sie ra n c o m o p á ja ro d e V en u s y a p a re z c a tira n d o su c a rro . a m a d a d e V e n u s . E x istía la c re e n c ia e n tre los a n tig u o s q u e la p a lo m a e ra ave m u y lasciva. v e m o s c ó m o C a m e ra riu s en su e m b le m a L X p r e s e n ta el c a r r o d e V en u s tira ­ d o p o r d o s p a lo m a s p a r a re fe rir a la id e a d e fe. emblema LX. I. co m o sa b e m o s. « in a c tiv id a d d el lo m o » . I). 44. es d ecir.. De esta fidelidad que guardan entre si estas aves. ob. Horlus saniiaiis II. por la lealtad que guarda al macho. X. c. d e c ó m o los e s p o s o s d e b e n d e m a n ­ te n e r los la z o s c o n y u g a le s d e la p a lo m a a s e g u ra n d o la fe en el a m o r 136. a A pule y o en sus M eta m o rfo sis V I. que si le fa lta no se llega a otro. p u e s el a n im a l g u a r d a a su có n y u g e le altad c o n s ta n te . ya que no se encuentra en las fuentes. I.lar la m uerte para las dos aves.. se contenta con una esposa el palomo. y tr a s el s u c e so se c o m p r o m e tie ro n a s e rv ir sie m p re a V e n u s 1” . 612 b 31 ss. al te m p lo c o n s a g ra d o a V enus. Clem ente de Alejandría. Presenta varias referencias de !a literatura medieval en relación de la paloma con la viudedad y la continencia. H o r o z c o sig u e a H o r a p o lo a la h o r a d e h a b la r d e la p a lo m a n eg ra: L a continencia de las viudas mostraban pintando una paloma negra.. y a q u e el lo m o es. str. y en medio de tan violenta pasión. se g ú n S an A lb e rto . por no mudarse como las dem ás colores (Embl. A ñade: Cfr. E ste c a r á c te r lascivo. C a m e r a r i u s .. I. y la color negra dicen perpetuidad. L. 394 l' Ibídem. H orapolo se ha servido aquí de fuentes griegas y no egipcias. 456-60. vol. es el q u e d efin e c o n c la rid a d la im a g e n d e la c o n tin e n c ia y del m a trim o n io . E ste a u to r d a v a ria s ra z o n e s p o r las q u e la p a lo m a fue a n im a l d e V en u s. 44). e x p re sa q u e no a c ­ tú a se x u a lm e n te . F e r r e r d e V a l d e c e b r o . ob. X V .. X X II. 33. A l re s p e c to . Ripa. V III (1539). y dicen que no es esto en todas. sió n del m a trim o n io (H ier. cap. y sola. St. I. b) Sobre la fidelidad conyugal de la palom a se pueden encontrar num erosas m enciones en los autores clásicos griegos y romanos. 23. NA III. 24. Plinio. de donde hicieron muchos empresa del celibato y continencia viudal P o r e s ta c o n tin e n c ia y r e s p e to al c ó n y u g e fue re fe re n c ia a la v iu d ed ad . HA IX. no admite nuevos amores. d e a h í q u e se p ro p o n g a e s ta im ag en c o m o e x p re ­ A sí. u n id o a su fid elid a d . Ibídem. A ñ a d e q u e las p a lo ­ m a s a c u d ía n al m o n te E ry c io . 5. c o m o c u e n ta H o ra p o lo y h e m o s e s tu d ia d o . vv.. Manuel Files. X. c o n ­ v e n d r ía s e ñ a la r q u e s o n m u c h o s los a u to re s q u e en la a n tig ü e d a d h ab la n d e e s te ave c o m o im a g e n d e V en u s. Physiologus. 130 El Fisiólogo. XV II. aunque la persigan y acosen los demás. y 613 a 14. c ite m o s e n tre o tr o a E lia n o en su Varia H istoria . III. II. cuando m atan al macho se compadecen de la hembra. An.4. II.. sino que hasta que muere viuda. 7. a p a r e c ie n ­ d o e s ta a s o c ia c ió n c o n S a n A m b r o s io iM. Según todos los indicios. ” J. X. 104. E n esto s té rm in o s h a b la V a ld e c e b ro : E s ave m u y lasciva. cit. E n este s e n tid o . E l Fisiólogo d a c u e n ta d e igual m a n e r a d e esta s ideas c u a n d o co m en ta: D e todas las aves es la tórtola la m ás am ante de su pareja. a re la c io n a r las p a la b ra s « P a r c e r e » y « lu m b is » . guardándose lealtad con m ucha paz y cariño. cit.

Capítulo X Sobre la prudencia .

'p- C óm o representan «hom bre en cólera que el fu eg o hace pru d e n te ». H o m e ro en la lita d a c o m p a ra el t e r r o r d e A y a n te co n la im a g e n d el leó n fie ro a q u ie n le a su sta n las teas en ce n d id a s {II. P re c isa q u e este a n im a l e s d e n a tu ra le z a íg n ea y los eg ip cio s lo re la c io n a ro n co n V u lc a n o . y ju s tif ic a d e la sig u ie n te m a n e ra su te m o r al fuego: .. X II. E lia n o c o m e n ta q u e p a ra el leó n es o d io sís im o el fu eg o {H ist. . La re la c ió n d el leó n c o n los h u ­ m o re s. las hembras.J e r o g líf ic o I. 399 .. lo cual h a c e q u e el fiero g u e rre ro ac tú e p ru d e n te m e n te a n te el tem o r. c o m o y a h a v isto P an o fsk y e n su Vida y Obra d e A lberto D u rero " 7. 550-555). E stas son m uy lujuriosas. Pues ninguna otra cosa tem e e l león com o las antorchas en cen didas y por nada es so­ m etido com o por éstas. S an Isid o ro sigue e s ta c re e n c ia al se ñ a la r q u e el an im a l tie n e g r a n te m o r al e s tré ­ p ito de los c a r r o s d e caza .. X II. 244. y p or eso tienen ira los machos. V I. S i quieren representar «hombre en cólera que e l fu e g o hace prudente».. 6 ú ñ '5t'/ítji. 0 <fc’JVí ¿ a ¿ M i «ptGcrna ó A í £j¡j. P linio h a b la d e la có lera del leó n y la ju stific a en los sig u ien tes térm in o s: . pintan leones y an­ torchas. Y a h e m o s c o m e n ta d o en el L ib ro I c ó m o el leó n era u n a im a g e n d e l c o ra je e n tre los eg ip cio s. 6). XVI). V III y IX ). I. p ero m u c h ísim o m ás al fu eg o (Et. X I.. 7). a s p e c to q u e v en im o s e s tu d ia n d o . fa í(Q 7TOfJ(\2JÍ CTUfíf tf 6l3>fCHo3tfTa. E. 2. ¿ c T¿f VtiJMci£t:or‘o: iVjtf’O [Jo-*oój’u lc. 44). A h o ra se c o n v ie rte e n e je m p lo d e la c ó le ra q u e es te m p la d a p o r el fu eg o d e b id o al te m o r q u e el an im al tie n e a este ele m e n to .. A ristó te le s sigue esta n a rra c ió n d e H o m e ro p ara se ñ a la r el m ie d o q u e tien e este a n im al al fu eg o {de anim .5iAc»ncíAnA¿irr!a. porque le abrasa el interior (Hist. VIII. P a n o f s k y . H o m b r e e n c ó l e r a q u e e l f u e g o h a c e p r u d e n t e n á í xií^oT nyiafl 3 v fiu c c a í tru fí. V a le ria n o n o s p r e s e n ta ta m b ié n el leó n c o m o im a g e n d e l h o m b re q u e h a d o m in a ­ d o su fe ro c id a d . Vida i? arte de Alberto Durero.. 22). An. <fo|-Ux£íTCU tví CC¿)á l&U'TT'. p o r lo que el a n im al es la ex p resió n del fu ro r in d ó m ito {Hier. (Hist. le desagrada y rehuye e l fu ego exterior. Nat. se m a n ifie sta en su a s o c ia c ió n co n el c o lé ri­ co. A it. Iiist IX . p á g .

ob. y q u e to d o h o m b re tien e e n su s u e ñ o o im a g in a c ió n as­ p e c to s q u e le tu r b a n y c a u s a n te m o r . 38). B o r j a .. C a m e r a r i u s . X L . moral y político. X II. VIII. IX. A ristóteles. No hinca el elefante la rodilla. V a le ria n o h a b la d el c a rn e ro c o m o im a g e n d e la fe ro c id a d y d e la g u e rra . hist. se p e n s a b a q u e no d o b la b a sus p ie rn a s y p o r lo m ism o e ra im a g e n d e lo s reyes y p r ín ­ cipes q u e n u n c a se h an d e d o b la r a los i n te r e s e s 144. P a r a V a ld e c e b ro . 65. v em o s c ó m o la e m b le m á tic a to m a esta n a rra c ió n d e la a n tig ü e d a d com o u n e je m p lo m o ral. cit. vv. ob. Se pone un león..1 J. R ip a to m a sin d u d a e s ta co m ­ Je r o g lífic o I I. 629 b 21-2. V III. J u a n d e B o rja p r e s e n ta e s ta c o m p o s ic ió n en sus e m b le m a s p a r a insistir en q u e a los g r a n d e s lo v a n o les e s p a n ta . 133-134. p u e s ta n to su ta m a ñ o . A dem ás se pone este anim al por ser el colérico m uy semejante al león iracundo. fue ya p u e s ta e n e n tr e d ic h o p o r A ristó te le s (de a n im .. Eliano. que es señal de clemencia para con los súbditosl45. a n tiq u ís i­ m a. lo m ism o q u e e n el c ita d o V a le ria n o .. L a c o m p a ra c ió n del ele fa n te co n el re y q u iz á se d e b a al g r a n ta m a ñ o del a n im a l. V a ld e c e b ro la to m ó e n re lació n a lo s d o c to r e s d e la Ig le sia q u e c o n su p a la b ra v e n c e n y d o m a n el f u ro r d e l d ia b lo 141. F ra y L uis d e U r r e ta se ñ ala: . II. X IX ) c o m o S o lin o '" . y el fu e g o . natural y moral de los grandes y remotos Reinos de la Etiopía. Monarchia del Emperador llamado Preste Juan de la Indias. P o r ta n to . 7. 22.. hallado en las fieras. IV. con la cual empieza a excitar sus pesadas iras. sólo dobla el pie. O piano. cit. Neptunalio. Si quieren indicar «rey que huye de la locu­ ra y la imprudencia» pintan un elefante y un carnero... a u n q u e s e m a n ­ tien e viva e n alg u n o s a u to re s del siglo x v ii. H u i r d e l a i m p r u d e n c i a n û f SiOfdiTrupCatrjXía: (p& ^oîTa/no- p o s ic ió n d e l le ó n e sc u lp id o en el e s c u d o del h o m b re a r m a d o p a r a re fe rir la id e a del « F u r o r s o b e rb io e i n d ó m i to » 1. p á g . d o n d e el le ó n es im a g e n del h o m b re . 102 H ercher. porque entre dio s el m ás viejo es como Rey y guía la manada: antigua costumbre de muchas naciones en las elecciones de los reyes.. II.8 y ta m b ié n del h u m o r c o lé ric o . p ro p o n e n al leó n c o m o a n im al te m e ro so a n te el fuego. Cyn. N al. 168-169. pág. E sta c re e n c ia . p. Cap..C o m o ex p resió n d e la fe ro c id a d d el g u e rre ro ya p r o p o n e A lciato en su em blem a L V H al le ó n re p re s e n ta d o e n el e s c u d o d e A g a m e n ó n . 401 . II. 12. y a ñ a d e q u e b a jo e s ta fo rm a los r o m a n o s h ic ie ro n h u ir a los elefan tes q u e llevaba e n su ejé rc ito P irro . igual q u e la g ra n d e z a del leó n te m e al fu eg o l4\ L a m is m a id e a la p r e s e n ta C a m e ra r iu s e n su e m b le m a IX NJ y o tr o s e m b le m ista s co m o R u sc e lli o A n n u lu s. sire De mirabilius mundi. J . F e r r e r d e V a ld e c e b ro . N a t.. HA. I). . 1. V III. c o m o se in­ dica e n el Fisiólogo. V III. I).J'' A . E lian o n o s d ice so b re este an im al q u e se a te r ra ta n to a n te u n c a r n e r o c o m o a n te el g ru ñ id o d e un c e rd o . P linio p r o p o n e al e le fa n te c o m o e je m p lo d e la p r u d e n c ia (H ist. huye. del te m o r .. A/i.. NA VI. e n su tr a ta d o L a S cie n c e H ero iq u e s e ñ a la q u e C . para simbolizar la fiereza y animosidad de su ánimo. C o n ­ tra ria m e n te . 6. Ibidem. ob. N a t. sobre el que escribe Alciato en sus Em ­ blemas: Los antiguos llamaron «Alcea» a la cola del león. y animales sil­ Govierno general. política. p o r c u a n to a) Fuentes: H om ero II. ta n to re c o g id a p o r P lin io (Hist. Historia eclesiástica. cit. preferir a los m ás ancianos. w . E n la m ism a é p o c a . XI. el e le fa n te e s re fe re n c ia a la g r a n d e z a . rey del. Pues aquél. E p iro (Hist. Plinio. M a rc d e V u lson. que es de tmimo rea!. DE U r r e t a . los an tig u o s r e p re s e n ta ro n a los rey es m e d ia n te elefan tes. I4" S o l i n o . ju s tific á n d o lo e n los si­ Á'tfyítTnyß atnX ict Cpûjr«»Ta n a (la ¡i 0 ¿í>far g u ie n te s té rm in o s : ffuúliu j3:uAá<uí>oi rH/u. F e r e r r d e V a l d e c e b r o . hallado en las fieras A. o la c ita d a p o r A ristó te le s y E lia n o . s ie m p r e e s p a n ta a to d o s y h a c e q u e las a c c io n e s sean m á s p ru d e n te s . Govierno generai moral y politico. c. R ip a . «Cólera». X II —A n o ta c ió n ). E n este se n tid o .. 218. vestres. a u n q u e tal a so c ia c ió n tu v o eco e n la h isto ria . al ver al carnero. 52.if>i)UtiA¿(pavh!c à KçiiuÇa á i c i f í 'ey v y K f i í » ( p ô j y c t . Valencia (1610). p o r lo q u e fue c o n s a g ra d o a M a rte (H ier.. oneir. 145 L. n o s in siste H u e r ta q u e fu e c o n s id e ra d o p o r los eg ip c io s c o m o ex­ p re sió n del p o d e ro s o (H ist. VII. 548-554. E sta im a g e n se c o n v ie rte p a r a H o r a p o lo en re fe re n c ia a la p r u d e n c ia o f u r o r d o m a d o . y cuando surge su amarillenta bilis se hace violento y el dolor con la negra hiel excita sus indómitas furias L a tra d ic ió n . II. el cual Cómo representan «rey que huye de la lo­ cura y la imprudencia». Polyhistor. L. 1. sin d u d a .. c o m o « F u r o r S o b e rb io » . Venecia (1 4 7 3 ). A rtem idoro. X). 44. el elefante es jeroglifico de Reino. P o r el ju e g o d e su t r o m p a q u e le p e r m ite llegar d o n d e q u ie re . Madrid (1680). o e n V alerian o .

del h a b la d o r Morales.-que n o c a r n e r o —. se d e b e e v ita r. V III. c o m o h u m ild e: La buena conciencia es quien da seguridad a la vida. Pvrrh. sientan menos temor hacia ellas (Hist. T a m b ié n h a c ía m o s re fe re n c ia e n el je ro g lífic o a n te r io r a E lia n o c u a n d o se ñ a la b a q u e el g r u ñ id o del c e rd o a s u sta b a al e le fa n te (Hist. con el propósito de que. hacen que un león se m eta en su guarida. a) Fuentes: A rtem idoro. Quiero contar lo que sucedió en Megara. V a le ria n o p ro p o n e la im a g e n d e l e le fa n te h u y e n d o del c a r n e r o c o m o re fe re n c ia al P rín c ip e q u e h u y e d e los lo c o s p o r p ru d e n c ia . y como el elefante se asombra de ver ju n to a s i a l cordero. A n . Pues aquél. N a t. es v a ria d a e n c u a n to a su sig n ific a d o p o r J u a n d e B o rja . NA I. Empresas 402 P a ra H o ra p o lo el ele fa n te sig u e s ie n d o im ag en d e l rey . M a d rid (1 6 7 4 ). Eliano. Un carro en movimiento. del h u m ild e. sabedores de ello. A . como la mala vida a ¡a buena. q u ie n d is p o n e al ele­ fa n te c o m o se ñ al del s o b e rb io . Art. 89 a 91. Y a h e m o s h a b la d o d e la a n tip a tía e n tr e el e le fa n te y el c a r n e r o . sólo desconcierta a las almas pusilánimes (De Ira. In siste e n q u e el c a rn e ro es e x p re sió n htnriA lu ty&jyoinu ^c/fOU'íKC-ívg}-1 K tfy o m p fio u- ÍLK.. F. d e B o r j a . y a porque se asustan de sus penetrantes y discordan­ tes gruñidos.. enloquecieron a los animales y sembraron entre ellos terrible confusión. a lu d ie n d o a q u e el p rim e ro h u y e del se g u n d o l4\ L a in te r p re ta c ió n d e B orja p a re c e in s p ir a r a L o rea. E sta sig n ificació n q u e fo rm u la V a le ria n o y q u e se a ju s ta a la id e a e x p u e sta p o r Hora p o lo . II. cit. ardiendo como estaban. Las cerdas. ésta se muestra en el elefante. según se dice. La Science Heroique. F e d e ric o de S ajo n ia y G u i­ llerm o d e C le v e s147. y lo que voy a contar es lo siguiente: Cuando los macedonios presionaban con energía. 3. Los elefantes ni guardaron la form ación ni conservaron su mansedumbre. como el gruñido de un cerdo asusta a un elefante. V a le ria n o s e ñ a la q u e e s te a n im a l e je m p lific a 403 . F lo re z c o e x p re sa la m ism a id e a m e d ia n te el c ie rv o y el c a rn e ro : El ciervo dicen que huye del carnero. c o m o d ice P icinello. a la vez q u e el an im a l fu e ra to m a d o . 178. Mor. se perturba el malo de ver consigo al buen o l4’. Cómo indican «rey que huye de un hombre charlatán». p. cayeron sobre las fila s de los elefantes. cit. gruñendo enfurecidas.. (Etnbl. 38. y por esto según Horo por él pintado en la huida. Plutarco. de elepli. y. m ie n tra s q u e el ele fa n te d e la v irtu d . a pesar de que habían sido amansados desde pequeños. en­ tendían al rey que sin causa había huido por haber sido imprudente. I. H u i r d e l a s h a b l a d u r í a s núsfia<n\íxQ> Sjroivx cp\¿Kfnt n o b leza. X V I . Ésta se representa en la inocencia del cordero. oneir. 7. X II). y a sea porque los elefantes. I. hypot.. en a b so lu to ex­ tr a ñ a q u e el e le fa n te a p a re z c a c o m o e m b le m a de F ra n c isc o 1 e n F o n tain eb leau .sus co lm illo s. Sexto Em­ pírico. poUtico-christianas... una rueda que gira. P lin io d a c u e n ta d e c ó m o e s te a n im a l tie n e g r a n te m o r ta n to al ra tó n c o m o al g ru ñ id o del c e rd o (H ist. 1. E n este sen tid o . IX y X ). la m ism a se vuelve a d a r co n el c e rd o . 3 6 ) . 290. c o m o am b a s cosas so n excluyentes. A sí. d e L o r e a . d e V u ls o n . cui­ dan a las cerdas en compañía de éstos. 1. coitv. 28). cuando sus habitantes fueron asediados por Antigono. Es la mala conciencia la inquietud bestial del hombre. 12.. las soltaron contra los enemigos. p á g . a q u ie n . iManuel Files. pág. II. II. V III. y al c a rn e ro . por cierto ins­ tinto natural. p á g s . 262 J . I. v. A sí lo v em o s en las a rm a s d e E n riq u e de N a v a rra . q u ie n d e for­ m a m á s a ju s ta d a p r o p o n e al ele fa n te c o m o so b e rb io .t¡vc¿¡i(fains d e los vicios. David pecador. E lia n o re­ coge u n a n a rra c ió n en la q u e se p o n e d e m a n ifie sto este te m o r del ele fa n te : Ya dije antes que el elefante teme aI cerdo.. X V ). a causa de la con­ vivencia. oh. los megarenses ungieron de pez liquida a unas cerdas. huye. También se tiene miedo de las cosas m ás viles. ¡os que se dedican al cuidado de elefantes jóvenes. XV.. a ñ a d ie n d o de ig u al m a­ n e ra el g ra n te m o r q u e tie n e este a n im a l h a c ia el ja b a lí (H ist. oh. y el p u e r c o . Si quieren expresar «rey que huye de un hombre charlatán». 3 8 ). al oír el gruñido del cerdo. odian y aborrecen a los cerdos. 187. 58. P ic in e llo . p o r p ru d e n c ia . pintan un elefante con un cerdo. II. XXIV). “ M. y al c o r d e r o . s o n sig n o de so b e ra n ía y d o m in a c ió n 144. En la ira no hay firm e za ni verdadero valor. 103 Hercher. quaest. París (1664). An. n o p u e d e n co n v iv ir (H ier. S é n e c a se h a c e eco de e s ta n a rra c ió n en su tr a ta d o M o ra l D e Ira c u a n d o d ice: No se piense que la ira sea cosa grande porque cause miedo. Por lo cual. y pren­ diéndolas fuego. pág. c o m o re fe re n c ia en los b laso n es de la J e r o g líf ic o III. Geoponica. Tan­ to se oponen estos entre sí.

para que si con el sueño la aflojan y se cae. levanta uno de sus capitanes la cabeza en alto. q u e R ip a h a ­ ble d e e s te a n im a l c o m o re fe re n c ia al « D e s p re c io d e la v ir tu d » i5°. pues son tan vigilantes como escribe Isidoro: cuando bajan a tomar sustento á la tierra. para notar que la razón i el sentido brutal jam ás podrán convenir.. VI. pág. 27. las cuales sustentan con un pie una piedra. de solí. y cierto con justa razón po­ nían esta pintura. V III..los vicios. Plutarco. pintaban una grulla velando. para que huyendo todas.2. P i c i n e l l o . rtfot/íou KaT’óf JU»ey (J n ía h t í ( IH" lA. 25. mira lo que pasa de lejos y lo significa a las otras. 32. al igual q u e d e b e ha­ ce rlo el P rín c ip e (H ier. y al puerco. T im oteo. IX . d ^ S j o i í i y l p a r c [ > Pintaban el elefante. 264. eligen en su lugar otro. de ira.. 405 . Eliano. hist. otras veces otras. II. para que llamen a las demás y tengan ju n ta la escuadra con la voz. N o re s u lta rá n o v e d o s o . Pues éstas se guardan. Por esta causa fueron entre los antiguos jeroglíficos de la prudencia. P r e v i s i ó n a n t e l o s e n e m i g o s liz a d a p o r P icin ello p a r a s e ñ a la r a S an F ra n c isc o J a v ie r. sie m p re e x iste u n v ig ila n te q u e c u a n ­ d o se a p e rc ib e de alg o e x tra ñ o d e s p ie rta a las d e m á s m e d ia n te u n g r ito (de a n im . oh. I!1 F. y en lo postrero del escuadrón se hallan unas veces unas.. que hacían guerra con ellos.. (Hist. y si de mucho vocear enronquece. Todas las demás duermen teniendo la cabeza cubierta debajo del ala. A ristó te le s d a c u e n ta d e esta c u a lid a d d e las g ru lla s al s e ñ a la r q u e m ie n tra s la b a n ­ d a d a d e s c a n sa y e s c o n d e n su c a b e z a b a jo el a la . 10). Por esta causa los sabios de Egipto para significar al hom bre que se guardaba de las asechanzas y cautelas de sus contrarios. R íp a . X X III). 1.T a f (puAí>j]rtf0'*)'CK vukIí . V III. NA I. II. 151 J. Si quieren expresar «hombre que se guarda de la maquinación de los enemigos». tvQpt tíU . y apartándose una de otras. como escribe Opiano. q u ie n s e n tía u n a g r a n av er­ ci&Cci/ASV i sió n p o r los p e n s a m ie n to s m u n d a n o s '1' . publicando su peligro. con tiempo se libren. para guardarlas a todas. como cosas tan diferentes y contrarias '. estando vigilantes por turno durante toda la noche. la n i ‘odia o vigilia (Hist. anim. ra z ó n p o r la cu al el ele fa n te huye p re c ip ita d a m e n te . e n c o n s e c u e n c ia . II). X. DE H o r o z c o . 36. si algunos entienden ser la otra parte del m ar Eoo. 3. Cómo expresan «hombre que se guarda de la maquinación de los enemigos». 5. Tener centinelas de noche que andan a su alrededor es cierto. L. clama el capitán con altas voces. P linio h a b la ta m b ié n d e las g ru llas y p re c is a a lg u n o d e lo s a s p e c to s c a ra c te rís tic o s q u e se rá n típ ic o s e n la re p re se n ta c ió n d e e s ta s aves: Los pigmeos tienen treguas con el apareamiento de las grullas. El capitán. y llegando algún hombre o fiera claman con alta voz. VIH. Cuando han de partir se juntan todas. 38. Nat. E s ta im a g e n fue uti­ J e r o g líf ic o IV . N o e x tr a ñ a r á q u e J u a n d e H o r o z c o to m e a esto s d o s an im ales p a r a re fe rir a la ra z ó n y a los in stin to s p rim a rio s re sp ec tiv am en te : : AVfl(Cimp cQi Ó&iGkÁM ÍÍU/T Z>ivx f i c u ^ . cit.. 28. pintan una grulla que está vigilante. 6. vueltos id contrario. Nat. como afirm an Eliano y Plutarco. para que vengan todas a juntarse. H u e r ta c o m e n ta e s ta c u a lid a d y a p lic a su sig n ificació n : 1511 C. teniendo levantado el cuello. Es lejísima la parte de donde vienen. anim al sucio. 11. a) Fuentes: Séneca. Tienen de noche escuchas y centinelas. Vuelan alto para mirar lejos. Emblemas Morales. oh. Políeno. o es­ tando en un pie tienen en e l otro una piedra. XVI. 404 . que es anim al de gran entendimiento. «Desprecio de la virtud». Plinio. y las otras se apacientan seguras. X X III —Ano­ tación). cit. eligen capitán a quien seguir. muestren su indigencia..

Manuel Files. c. y e n d ife re n te s m a rc a s y d iv isas d e lib re ro s . R o sso q u iso d e s ta c a r e s ta v irtu d del g o b e rn a n te . III. Eliano. X. E s ta im a­ g e n es m u y g e n e ra l e n el c o n te x to e m b le m á tic o . 406 p á g . e m b le m a d e l rey . « V ig ila n c ia » .. a) Fuentes: Aristóteles. L a g ru lla v ig ilan te a p a r e c e ju n to al e le fa n te . cit. cit. X V II. A sí. e n la G alería d e F ran­ cisco I en F o n ta in e b le a u . ob. A sí la p re s e n ta n o tr o s emb le m ista s c o m o R e u sn e r o S c h o o n h o v iu s. C o m o p o d e m o s o b se rv a r. Plutarco. pero con la otra levantada sostienen con seguridad y firm eza en la garra un guijarro para que. re m itie n d o . d e s ta c a n d o e n tre to d a s sus c u a lid a d e s el c o m p o r ta m ie n to v ig ila n te q u e en to d o m o m e n to p r e s e n t a n 1' . 10. 7.. IV. XI. fue to m a d o p o r los h o m b r e s d e e s to s a n im a le s . C a m e ra r iu s . se se ñ a la n to d a s las c a ra c te ­ rístic a s q u e v en im o s d e ta lla n d o l5í. w . DE M o n m o u t h . E sto s e je m p lo s sirv e n a C o v a rru b ia s p a r a p r e s e n ta r e n su e m b le m a X C II a la g ru ­ lla q u e e n lu g a r d e p ie d r a so s tie n e u n c o ra z ó n . se despierten necesariamente. p u e s aq u él p o r p ru d e n c ia p o lítica sie m p re d e b e e s ta r v ig ila n te e n las ac c io n e s. T al v irtu d q u e d a m a n ifie sta e n R ip a m e d ia n te el ave co n p ie d r a e n su p a ta c o m o e x p re s ió n d e la « V ig ila n c ia » 154. y con el ruido. R ip a . chil. An. caiga. 614 b. ob. c o m o en el ya c ita d o V ita M erlini. C . en el g ra b a d o so b re el A rco de T riu n fo d e M a x im ilia n o q u e re a liz a ra D u re ro . en tex to s d el siglo XII..E lia n o h a b la del o r d e n en q u e v u elan esto s a n im a le s y c ó m o e n su d e s c a n so dis­ p o n e n d e tre s o c u a tro v ig ilan tes. to c a r a a rre b a to y m a r c h a r e n o rd e n . ann. Itexaem VIII. F e r r e r d e ub.. 10. Capítulo X 6. A. Basilio.. 13). E s c o n P lu ta rc o (De sollertia a n im a lliu m 10) y c o n P lin io c u a n d o e s ta c u a lid a d se h a c e m u y c o m ú n . cit. D e igual m a n e ra . q u ie n e n su em b lem a X X V il p r e s e n ta a la g ru lla c o n la p ie d r a e n su p a ta c o m o im a­ g en d e la p ru d e n c ia y v ig ilan cia a se g u ir e n el h o m b r e 155.. cap. L. 44. J. Migne 29. de sol!. anim. Sin d u d a . Sobre la justicia . s e ñ a la n d o q u e el h o m b r e s ie m p re d ebe e s ta r v ig ilan te y n o p e r d e r n u n c a de v ista lo c o n te m p la tiv o e n su v i d a 156. C o v a r r u b ia s . 13. Es c o m ú n v er al an im a l c o n u n a p ie d r a e n su p a ta . 67-74. 29. uh. III. si inad­ vertidamente se duermen. a p a r e c e ta m b ié n la g ru lla en e s ta p o sic ió n c o m o re a lc e d e la v irtu d d e la v ig ilan cia p o r p a r te d el e m p e ra d o r. C o n e s ta sig n ificació n a p a r e c e e n fre s c o s d e p a la c io s . (Hist. 176. c o m o p ro p o n e V a­ le ria n o . 23-6. a ñ a d e : . permanecen reposando sobre una sola pata. para no dormirse durante ¡a vigilancia. Juan Tzetzes.. I. '* S. L. ob. al h o m b re v ig ilan te (Hier.. 120. X X V II). 14). ta n to A ristó te le s c o m o H o r a p o lo h a b la n de la vig ilan cia d e l ave. vv. p. p e r o n o in d ican e s ta p e c u lia rid a d d e la p ie d r a e n su p a ta . cit. c o m o a p r e c ia m o s e n C a m e ra riu s . II. Plinio. V a l d e c e b r o . c o m o la del es­ p a ñ o l M a rtín d e M o n te sd e o c a en el siglo x v i. 59. S an Isid o ro d e sta c a d e igual m a n e ra esta c u a lid a d d e v igilancia y de c ó m o dis­ p o n e n d e u n a p ie d ra en su p a ta p a r a e v ita r c a e r e n el s u e ñ o ( E l X II. cit. 252-7. 78 B. HA IX. p. V a ld e c e b ro re sa lta este c o m p o r ta m ie n to d e l a n im a l y sig u e a H e r o d o to p a r a p r e ­ c is a r q u e el a rte m ilita r de c o m p o n e r e s c u a d ro n e s . Miguel Glicas. p o n e r c e n tin e la s . c o m o en el V ecc h io d e F lo re n c ia .. NA III. c. G .

cítr. en las cuales están fig u ra d a s dos plumas con unas letras que dicen: Jus­ ticia (Hisi. D e a h í q u e c o n e s ta s ig n ific a c ió n se d is p u s ie ra ta n to e n m o n e d a s c o m o en e s c u d o s o ca sc o s d e g u e r re ro s (Hier. P linio d e s ta c a e n este ave su v e lo c id a d . por tener correspondencia de igualdad todas sus plumas. S f ¡ / 3 Ó K a ¿ i Í A v TÜY^iifJ CpVcrj.J e r o g líf ic o 1. También fu e el avestruz entre los antiguos símbolo de justicia.ycCX‘VífJ-.. Pues este anim al tiene iguales por completo las plum as de las alas.. pintan una plum a de avestruz. S a a v e d ra d e s e g u ro es d e u d o r ta n to d e H o r a p o lo c o m o d e V a le ria n o . X. y d e ig u al m a n e r a e n la tu m b a d e A d r ia n o V I en S a n ta M a ría del Á n im a.'m C * Á ¡ n íy t > t f f i i / x y / c u .. iguales por el uno y otro corte.a T a 7 m p < í t W a tt\ ú > y . fu era del orden com ún que vemos en las dem ás aves./x ¿ u o ¡i i s p i í n on-m¿ ’vfyuTniy ¡Voif TrUtri 7> 2ií*-cut.. p e r o en a b s o lu to c ita e s ta c u a lid a d d e p o ­ se e r las p lu m a s iguales. p o r te n e r los d o s filos ig u a le s p a r a a c tu a r c o n e q u id a d en to d o s los h o m b res. X X V . Las p lu m a s de a v e s tru z re firie n d o a la id e a d e ju s tic ia a p a r e c e n en la S a la C o n s­ ta n tin o del V a tic a n o . N o o b sta n te . J u s t i c i a T l u f wc u t> (u T n -y T s o y T r & o 'i s 3 .. J e ró n im o d e H u e r ta e n su c o m e n ta r io sí q u e n o s ex p lic a esta s ideas: .>.$> $ £úoy CTca-ra^c-^y <& ‘Xa T<x ii{fy u y G ! p . al se r aq u é lla s ig u ales. S i quieren indicar «hombre que im parte ju s­ ticia a todos por igual». y hasta ahora duran algunas monedas. (I Cómo indican «hombre que imparte justicia a todos par igual». se g ú n p r o p o n e n ta n to S a a v e d r a c o m o S o ló rz a n o . E sta sig n ificació n q u e se e x p re s a m e d ia n te la p lu m a d e l a v e s tru z se o to r g a ta m ­ b ién a la e s p a d a . T a m b ié n . p u e s e n su e m p re sa X X II. y a q u e es im a­ g en de la ju stic ia . 1. Nal. V a lerian o se ñ ala q u e los a n tig u o s e g ip c io s sig n ific a b a n p o r las p lu m a s d e a v e s tru z 1a ju stic ia . al contrario que los demás.. e sta s tres p lu m a s a p a r e c e n ta m b ié n c o m o d iv isa d e L o re n z o d e 409 . el e le fa n te a q u e h e m o s h e c h o m e n c ió n c o m o im ag en d e F r a n ­ cisco I e n F o n ta in e b le a u tie n e e n su f re n te tre s p lu m a s d e a v e s tr u z c o m o e je m p lo d e ju stic ia . señala: . Los egipcios significaban la igualdad que se debía guardar en la justicia por ¡as plum as del avestruz. II). —Anotación).

XV.. E sta c o m p o sic ió n . cit.. S a a v e d ra . «justicia». G o n z á l e z d e Z á r a t e . e x p re s a n d o las tre s v irtu d e s te o lo g a ­ les. «Justicia». p hace referencia a la cuali­ dad en sí: «verdad». en Norba Arle.. y juntam ente sea águila. A sí lo p re se n ta n tan­ to C a m e ra riu s c o m o J u a n de B orja.. «Corrado Giaquinto y la Alegoría de la Paz y la Justicia.M è d ic i: u n a b la n c a . R ip a p ro p o n e al a v e stru z c o m o re fe re n c ia a la Ju stic ia y a q u e se p e n sa b a q u e el ani­ m al d ig e ría el h ie rro . se e n c u e n tra ju n ­ to a la a le g o ría d e la ju s tic ia p a r a se ñ a la r q u e e s ta v irtu d se h a d e e je rc e r co n clem en cia y m ise ric o rd ia . a) Fuentes: Diodoro. J. o tr a v e rd e y la te r c e r a ro ja . Sobre la contemplación . I. tan ardiente con la misericordia que digiera hierros. indicaba: . c o m o h a e s tu d ia d o T e r v a r e n t'58. c. C o rra d o G ia q u in to e n su A legoría d e la P a z y la Ju sticia d is p o n e el a v e s tru z c o m o la p re s e n ta G io v io e n u n o de sus em blem as. el verdadero significado de este ideograma. M. Libro de los Muertos. Sin embargo. ra z ó n p o r la q u e se p re c isa q u e q u ie n im p a rte ju stifica h a d e ten er g ra n p a c ie n c ia '” . q u e S alas c o n fu n d ió co n la re fe re n c ia al c o m e rc io . una lectura en base a la emblemática». G. N o e x tra ñ a q u e e s ta id e a d e la p a c ie n c ia y la m is e ric o rd ia e n relació n al fu e rte sea e x p lic a d a m e d ia n te el av e stru z q u e p o r ta e n su b o c a la h e rra d u ra . 410 Capítulo X 7.. El principe ha de tener estómago de avestruz. El te m a d e G ia q u in to tie n e su fu e n te e n u n g r a b a d o del siglo XVI q u e d ib u ja ra M a rtin d e Vos. C. H orapolo identifica la plum a de avestruz con un determ inado tipo de indi­ viduo. Ripa. 75. E n re la c ió n a e s ta sig n ificació n d e ju stic ia . ob. T e r v a r e n t . Vitoria (1991). con los rayos de justicia. E n este se n tid o . b) Este jeroglifico hace alusión a los datos provenientes de la cultura egipcia. cit. e n su e m p re sa X X II. re fo rz a n d o en c o n s e c u e n c ia el se n tid o de la ju stic ia en u n P rín c ip e cris­ t i a n o 160. ob. aunque con cier­ tas diferencias. Método Iconográfico.

no dejan de cantar algún tiempo y suelen sin ella volar.. H u e rta e n su c o m e n ta rio a e sto s p a s a je s señ ala: . Cosa admirable es que cantan y sin tener boca y se sustentan de rocío.. sin hallarse en ellas excremento alguno. C o m e n ta d e igual m a n e ra q u e p o r a lim e n ta rs e d el ro c ío . como dijimos. y p re c is a qu e: . {Hist.X jTí\í-ú w $ ¿ \¿ £ ityu an .. a ñ a d e q u e los m a c h o s so n los q u e c a n ta n y las h e m b ra s e stán m u d a s. sino que emitiendo su sonido a través del espinazo. Es ésta un anim al insecto. t í t 7 ¡ ) « f o íp x i p c v i r jp . Se alimentan de rocío. A ristó te le s d a c u e n ta d e q u e la c ig a r ra es el ú n ic o d e los in se c to s q u e n o p u e d e h a b la r p o r la b o c a . Puesta una cigarra sobre las cuerdas de un laúd o vihuela. pintan una cigarra.... este a n im a l n o tie n e ex­ c re m e n to s en su a b d o m e n (de a n im . 7). pero aunque carecen de boca tienen en el pecho cierto miembro que sirve de lengua y boca.. (Hist. XXVI).. IV . Si quieren expresar «hombre iniciado en los misterios». siendo todos los machos natural­ mente cantores.J e r o g lífic o I.. por lo cual fueron dedicados a Apolo y en honra suya traían los atenienses ciga­ rras de oro encaladas en el cabello. pero m ás admirable es que. decían: Más parlero que la cigarras. con el cual traen como raíz sustento para lodo el cuerpo. q u ien co m en ta: Muchos pájaros cantores cantan delicadamente y hablan con su lengua a la manera de los hom ­ bres. XXXVIII —A notación). cantan la cigarras. . que para significar a un hombre demasiado hablador. aun cortada la cabeza. Tienen el m ism o pecho lleno de agujeros.. X.. XI. están 413 ... Cómo expresan «hombre iniciado en los misterios». y con él.Mat. Pues ésta no ha­ bla por la boca. es jeroglífico de la música. y sin tener boca. I n i c i a c i ó n e n l o s m i s t e r i o s n S t cá3(Um¡) n v s p iíy f h l p a m u J \ \ /íu ííiil¡i. sin o q u e lo h a c e m e d ia n te u n a m e m b ra n a q u e p o se e e n el c o rse ­ lete. que puesto en los árboles en el tiempo de m ayor calor.. Nat. Este es uno de aquellos animales que viven.I u T C i jP c ü f j. P linio h ab la d e d o s clases d e c ig a rra s. y rocío por donde llenan algo de los huecos de donde fo rm a n la voz. cantan tan prolijamente. s<¡- H íiQ -’1n a A ¿ y jil\(5 y cm Jlj .. y también del fa v o r divino. hist.. S im ila res id e a a las se ñ a la d a s p o r A ristó te le s y P lin io a p a r e c e n e n E lian o . u í i o ü . Pero las cigarras em iten un monótono chirrido con sus costados. pero en lugar de ella tienen en el pecho cierta punta a manera de lengua con la cual lamen el rocío. entona un bello canto.

viandantes y segadores. sin em bargo. p á g . 5. y re la ta . 62 6 . Saavedra Fajardo y la literatura emblemática. a q u ien . 343. V a le ria n o d is p o n e al in se c to ta m b ié n so b re la lira.. R ip a p re se n ta la c ig a rra c o m o im a g e n de la « M ú sica» . 49. en equilibrio por conocim iento de lo celeste. 9. p re c isa q u e p a r a los s a c e rd o te s e g ip c io s el a n im a l fue sím il d e lo s h o m b re s elev ad o s a la c o n ­ te m p la c ió n d e los m iste rio s s a g ra d o s y su m id o s e n la m ístic a (H ier. d o n d e se la r e p re s e n ta e n c im a d e la lira d e E u n o m o .. m ístic a s y sa c ra s q u e re m ite n a la p u re z a . Eliano. A rtem idoro. lanzan su típica m e­ lopea cantando sobre las cabezas de pastores. 535 b 3 ss.calladas desde el alba hasta el mediodía. a) Fuentes: Aristóteles. X L V I). Clem ente de Alejandría. c o m o n o s n a r r a el co­ m e n ta r is ta D ie g o L ó p e z . 187 H ercher. conv. sino con la música. X X V I. R ip a . p o r lo q u e este a n im a l so b re el in s tru m e n to m ú sico fu e je ro g lífic o d e la m ú s ic a 163. I. ob. quaest. Plutarco.. An. Plinio. 414 Capítulo X Sobre la generosidad . L ó p e z . como se ha pre­ cisado. 7. ob. 532 b i 1 ss. Frente a la interpretación que se expone aquí. El c o m p o r ta m ie n to del a n im a l. el c aso de E u n o m o . 7. D iscrepa. y a q u e p a r a S a a v e d ra e n su e m p re sa X X X II fe c u n d a las c o n ­ c h a s y g e n e ra las p e r l a s '6’. q u e n o p ro c e d e de la b o c a .6' D . cit. NA I. HA IV. XI. y la a u s e n c ia d e e x c re m e n to s en el a b d o m e n del a n im al. p u e s c u a n d o se le ro m p ió u n a c u e r d a d e la lira. . su c a n to q u e d e m a n e r a e x tra ñ a e ra e n te n d id o q u e p r o c e d ía n o d e su b o c a sin o de su c u e rp o . d e a h í q u e su c o n o c im ie n to re m ite a la id e a m ism a d e in ic ia c ió n e n lo s a c ro q u e v a m o s d e ta lla n d o . c o m o im a g e n de la m ú sic a (H ier. b) H orapolo coincide con los testim onios antiguos en la descripción del m odo de producir el sonido las cigarras. co m o A lciato . de respir. p. C . P o r o tr a p a r te . L a cigarra hembra es muda y parece tan caUadita como una muchacha pudorosa (Hist. sin o d e las c o s a s m is­ te rio sa s . str. d e a h í q u e fu e ra d e d ic a d o el a n im al a A p o lo " ’1. h a c e n q u e se p re s e n te n o so la m e n te c o m o a le g o ría d e la m ú sica . P e ro p o r la c la rid a d d e su c a n to . II. u n id o a q u e se alim e n ta del ro cío . no distan mucho de los contenidos ofreci­ dos p o r Horapolo. p á g . s u so n id o fue r e e m p la z a d o p o r la c ig a rra . c o m o el s o n id o m á s a r m ó n ic o q u e el h o m b re p u e d e im i­ ta r. la m ú sic a e r a e n ­ te n d id a d e n a tu r a le z a c e le s te . G o n z á l e z d e Z á r a t e . 9 3 4 . V. X L II). 165 J . 20. M . L a a s o c ia c ió n d e la c ig a r ra c o n la m ú sic a a p a r e c e e n el e m b le m a C L X X X IV de A lc ia to . la d isp o n e so b re u n a cíta­ r a . III. y cuando el sol está en todo lo alto. sonido arm ónico-espí­ ritu. oneir. así com o la relación música-mística. « M ú s ic a » . VIII.. las cualidades del anim al. No obstante. 20). X X V I. en el significado que se da a este insecto. 42. St. p. autores com o Plutarco o Clem ente de A lejandría re­ lacionan las cigarras no con los m isterios. e le m e n to p o c o m e n o s q u e d iv in o . vol. cit. se le ro m p ió u n a c u e r d a d el in s tr u m e n to y la c ig a rra su p lió este a c c id e n te sa­ lie n d o v e n c e d o r e n el c o n c u rs o . e n c o m p e te n c ia c o n A ristóx e n o . 3.

(Hist. H u e r ta c o m e n ta alg u ­ no s a s p e c to s del p e z to r p e d o q u e se p u e d e n re la c io n a r co n el se n tid o o fre c id o p o r H orap o lo : .. JífSfCnm ijrúfotJx -m>h\c¿l tJ 3 ^ \ i > ríj -9íAorr t í m u í iou. o por el sedal y la caña. porque afirm an m uchos que teniéndola el pescador asida.. a p u n ta E lian o : . porque en estando en la red con el estupor que causa a los pescadores. X X X . (Hist.. IX . IX.J e r o g líf ic o I. He sabido por gentes expertas que. VioMüuf lla r 3 o í \ ¡> t t b . encubierto en la arena.. Nat. pero aún también a los hombres que están pisando la tierra. todo él queda paralizado. entorpece con su virtud a los pescados que llegan. Nat. H o m b r e q u e s a l v a a m u c h o s e n l a m a r crú^oriv. los reúne con él y los salva. si alguien toca la red con que ha sido pescado. S o b re este p e lig ro d e e n c o n tr a r u n p e z to r p e d o e n la r e d del p e s c a d o r.. y en viendo su movimiento perdido.. Es cosa cierta. los caza con facilidad y los come.ioa'ií 19 Como indican «hombre que salva a muchos en la mar». XXIV —A notación)..vá(nIw ri^D uH { ¡ ^ ^ ( p o ü o ’íjj.oa... A ris tó te le s h a b la d e la v io le n c ia d e e s te p e z y d e c ó m o c o m e c a rn e d e o tr o s p eces a q u ie n e s c o n sus a r tim a ñ a s lo g ra c a z a r (d e a n im .. 3 7 ). y es que.. y a q u e el to r p e d o s o c o rr e a los p e c e s p e q u e ñ o s q u e a ú n n o sa b en n a d a r (H ier.. pintan un p e z torpedo. hace que no la puedan sacar. IX.. IX. V a le ria n o sig u e fie lm e n te a H o r a p o lo y lo p r o p o n e c o m o im a g e n d el h o m b r e q u e sa lv a a lo s d e m á s.. también significaron con él al que ampara y defiende a muchos. X XIV —Ano­ tación). Si quieren indicar «hombre que salva a m u ­ chos en la mar». Alt./u1 ÍW íjuC W koAu/íCíi/jO uM «/xG á»ci-3rtj. Pues éste. Io que cuentan de la industria de este pescado. cuando ve a m uchos peces que no pueden nadar. (Hist.u) rf OTafi céü •jroMcüf tPT Í^Q¿Cj¡. que le hace perder el m ovim iento del brazo y le deja sin sentido.. hist. y asi defienden a todos los pescados que estaban presos con ella.. comunica tal virtud por las cuerdas de la red. II). 14). 417 . H u e r ta d a ra z ó n d e e s ta p e c u lia rid a d y d e su c a r á c te r d e v o r a d o r : . Pero cosa maravillosa es que no solamente causa este estupor a los peces.

n o d e sal­ v a c ió n . y se g ú n la tra d ic ió n . e n c o n s e c u e n c ia . S ó c ra te s c o n te s ta e n este d iá lo g o q u e si el to r p e d o a n te s de a d o rm e c e r a los de­ m á s e s tá él m ism o a d o r m e c id o . II. q u e re m ite a la id e a de salvación. Hai. es lo m a te ria l lo q u e a d o rm e c e el e s p ír itu 164. M e atrevería a decir... Opiano. entumece y adormece apenas uno se le acerca y le toca. y n o el o f re c id o p o r H o ra p o lo ..P la tó n to m a la im a g e n d e l to r p e d o e n su d iálo g o M e n ó n o de la virtud. [X. P o r ta n to . es u n d e v o ra d o r in sa ciab le d e p eces. E n co n se­ c u e n c ia . y a q u e p o r tal d o m in io c o n s ig u e d e v o r a r y a n u la r a o tro s. HA IX. T a n só lo . en efecto. Q u iz á el a u to r se re fie ra a ta l acción y é s ta h a y a sid o m al in te r p re ta d a p o r M e rc e ro e n su g ra b a d o . 48. a este gran pez marino que se llama torpedo. a) Fuentes: Aristóteles.. 68 ss. Este. que m e parece eres realmente semejante por tu aspecto y todo lo de­ más. p u e s ha­ b la d e sa lv a c ió n c u a n d o e n re a lid a d .. p a r a P la tó n el s e n tid o q u e to m a d e e s te a n im a l e s su p o d e r d e d o m in io so b re los d em ás. se a le ja del sig n ific a d o p ro p u e s to p o r H o ra p o lo . A sí lo vem os e n el em ­ b le m a L X d e S a m b u c u s y e n el X L d e C a m e ra riu s . A sí. P a re c e se r q u e H o r a p o lo h a e q u iv o c a d o la in te r p re ta c ió n d el p e z to rp e d o . sí se sie n te c o m o el a n im a l. Capítulo X Sobre el trabajo . L a e m b le m á tic a to m a e n v a ria s o c a s io n e s al p ez to rp e d o . Plinio. (Menón. p r o c u ra la salvación de lo s d em ás p eces e n el m o m e n to d e se r c a p tu ra d o p o r la red . y c o m o n o s h a d ic h o H u e rta . y p o n e en b o c a d e M e n ó n la c o m p a r a c ió n del p e z to r p e d o c o n S ó c ra te s. A ntigono de Caristo. 620 b 19 ss. es el sig n ific a d o tra d ic io n a l del to r p e d o el q u e se sigue en esto s tra ta d is ta s m o ra le s. 79 a). p o r c u a n to si el p rim e ­ ro m a n ifie s ta su d o m in io al to c a rle . vv. 143.. d o n d e a p a re c e el p e s c a d o r c a p tu ­ ra n d o al a n im a l p a r a d a r a e n te n d e r q u e el a lm a se e n to r p e c e c u a n d o se d e ja a r ra s tr a r p o r in te re se s m a te ria le s. 37. el s e g u n d o lo c o n sig u e c o n su p alab ra: .

J e r o g líf ic o I. tienen cuernos en este género. XLV).. A h o r a el c u e rn o d el to ro se h ace e x p re sió n d e la o b r a .. acomodados para sus peleas. II. VIII.. el toro lo pone en sus cuernos. porque los toros los tienen delgados y cortos. Nat. asp e c ­ to q u e p a r a R ip a e s ta b a re la c io n a d o co n la sa b id u ría . y por esto. y para herir con ellos. to ro . los que tienen cuernos m u y tendidos son excelentes para el trabajo. O b r a n«t t o S fá lto f k I ( oí( y? a$íl&>cn>>'íiy6V a u p tu rf" Cómo representan «obra». m ás torcidos y vueltas las puntas hacia atrás (Hist. b u e y y v a c a . P o d e m o s e n te n d e r q u e el c u e rn o d e to r o se a s o c ia c o n la id e a d e o b ra y tr a b a jo p o r c u a n to es e le m e n to q u e d e fin e al a n im a l y el m e d io p o r el cu al se d e fie n d e y m a ­ n ifie sta su b r a v u ra . se d ife re n c ia n p o r la c o r n a ­ m en ta: . E n este s e n tid o p o d e m o s e n te n d e r la re la c ió n c u e rn o -tra b a jo . Nat. así los machos como las hembras. (Hist. es d e c ir. 20)... V III... Y a v im o s e n o tr o c a p ítu lo c ó m o el c u e rn o d e la v a c a e ra im a g e n d e la « E x p ia ció n » y se ñ a lá b a m o s q u e el c u e r n o e n g e n e ra l e r a u n a r e fe re n c ia al h o n o r y al p o d e r. d e la id e a d el tra b a jo . Tenemos a este animal por compañero en el trabajo y labor del campo (Hist. aunque diferentes en algo. E l dibujo de un cuerno de loro significa «obra». H u e r ta a f irm a q u e e s to s a n im ales. 4 21 . V las hembras y los castrones los tienen m ás gruesos.. asi como el hombre pone su orgullo en sus armas. An. XLVI -A n o tació n ). q u e tie n e su a n te c e ­ d e n te en lo s te x to s d e P lin io . c o m o e x p lic a m o s e n el c o m e n ta r io al je ro g lífic o . E lian o p re c is a q u e e s el c u e rn o el e le m e n to q u e c a ra c te r iz a a este an im al: Todos los toros tienen los a tem o s inmóviles y rígidos. q u ie n y a h a b la d e l to r o c o m o an im a l a d e c u a d o p a r a el tra b a jo del c a m p o . .

X X I). lo que no son los cautivos. Nápoies f 1592}.. con que ha de arrojar al eterno abismo a los pecadores' “. a c c ió n o c o n s tru c c ió n ta n to d e lo m a te ­ b) La diferencia que en estos jeroglíficos propone H orapolo entre el cuerno del to ro y el de la vaca no aparece en las representaciones ideográficas. hallado en las fieras y animales sil­ vestres. 1917. Mor.y a f a c c i3 (¿ thiv yg¿$ü<n¡i'a. 53. . H o ro z c o n o s h a b la d e las m a n o s . Govierno general moral y político hallado en las fieras y animales sil­ vestres. Ibídem. A sí. I. y a q u e p r e s e n ta al an im al c o m o alu sió n a los tra b a jo s a g ríc o la s'66. D e igual m a n e r a s e ñ a la las E s c r itu ra s p a r a in d ic a r q u e p o r las m a n o s se q u iso s ig n ific a r la o b r a y a c c ió n d e D io s (E x . que sin ella no puede hacerse. y a sí señor de sus manos. moral v político. y las puntas de los extremos. La m ano derecha extendida dice libertad. así c o m o c o n la lib erta d : . les hacen servicia­ les. oh.. cil. su frim ie n to y sa c rific io d el M e s ía s 16’.F e r r e r d e V a ld e c e b ro re c o g e e s ta tra d ic ió n y e n tre o tro s sig n ific a d o s re la c io n a al to ro c o n la id ea d e tr a b a jo '6’. Lo que se encuentra es la grafía de un solo cuerno. pág. Spiegelberg ha hecho notar (Á.ívoi n ¡ íiy c u . c o n d ife re n te s sig­ n ific a c io n e s r e la c io n a d a s co n la a v a ric ia y lib e ra lid a d . el tr a b a jo . Por la m ano izquierda apretada entendían la avaricia. que éste. ^ s. F e r r e r d e V a l d e c e b r o . id e a q u e e s ta b a m a n ifie sta e n R ip a . no hay ninguno. ta m b ié n se m a n ifie sta en el e m b le m ista C a rp a c c io . pues ésta realiza todas las construcciones. rial c o m o d e lo e s p iritu a l. la o b r a fin al d e C r is to se m a n ifie sta m e d ia n te las asta s del an im al q u e . B a jo esto s p re s u p u e s to s . 3 ). d e la d e r e c h a y la iz q u ie r d a . Las referencias al toro pueden deberse a que el nom bre de este anim al suena k : . A si los Matemáticos. p u e s m a n ifie s­ Cómo indican «hombre am ante de la edifi­ cación». C. X . y to m a n d o cisa q u e la n a tu r a le z a le h a d o ta d o al h o m b r e d e m a n o s T a m b ié n c ita a A r te m id o ro p a r a r e fe rir q u e p o r la m a n o d e q u e los a n tig u o s e g ip c io s p u e s é s te la u tiliz a p a r a re a ­ a C ic e ró n c o m o fu en te p re ­ p a r a r e a liz a r sus p ro y e c to s. . C a r p a c c io . y m á s lo que es d e los edificios. porque da a entender ser un señor de s í y de sus obras. 3) (H ier. XXVI). como en otro tiempo se dijo. 16.. Como se ha señalado. 33. a los que nacen en el signo de Tauro ascendente. 93) que los cuernos unidos form an la raíz de la palabra «misión». I II . co m o sa b e m o s. "" G. «asunto». que en copto tiene el sentido de «obra de arte» y que la Piedra Rosetta traduce por Épyov «obra». 6. sin d u d a s ig u ie n d o a H o r a p o lo . v ien e a sig n ific a rse e n este je ro g lífic o m e d ia n te la m a n o . ni m ás tenaz. q u ien m e d ia n te lo s c u e rn o s d e l a n im a l d e s e a e x p re sa r la id e a d e fa tig a p o r la o b r a re a liz a ­ d a l6S. so n r e fe re n c ia a lo s d o s e x tre m o s d e la c r u z e n q u e m u rió C risto . será acosado Toro en el Juicio. A ñ a d e q u e la c o rn a m e n ta d e este a n im al h a n d e re p re ­ se n ta rs e m u y g ra n d e s p a r a d ife re n c ia rla s de los c u e rn o s de las v acas (Hier. je r o g lífic o I I . ' " Ibídem. C . L a c r e a c ió n e n te n d id a c o m o e d ific a c ió n .. XXX). im a g e n q u e d e b e r ía se rv ir p a r a los s e rm o n e s d e d ic a d o s al Ju ic io F i­ nal: Si quieren indicar «hombre am ante de la edificación» dibujan una m ano de hombre. ni m ás sujeto. R ip a .. S i fu e Jesucristo en las Aras de la cruz sacrificado. V a le ria n o . y por esto el apretar la mano poniendo e! dedo primero. y trabajadores a perpetua servidumbre consagrados E sta re la c ió n to ro -tra b a jo . se r e la c io n a n c o n la id e a d e tr a b a jo y v io len cia. Mor. y dem ás de ser la m ano abierta señaI de la liberalidad. al ig u al q u e la d e l h o m b re (M a l. y apretándose con los dem ás es señal de cierta miseria y avaricia. X X X V . y que por esto se dicen algunos manirrotos y de m ano horadada. que suena 'h y la del par \ j . F e r r e r d e V a l d e c e b r o ... Govierno general. del h o m b r e s o n sig n ific a d o s los oficios.. pág. El a u to r a ñ a d e e n su T a­ b la p a r a se rm o n e s u n a a s o c ia c ió n m u c h o m ás c la ra d e los c u e rn o s del to r o c o n Je su ­ c risto c ru c ific a d o . V a le ria n o sig u e c o n c la r id a d el te x to d e H o r a p o lo y p r o p o n e p o r los c u e rn o s del to ro el je ro g lífic o del tra b a jo . I. tv C o m o e m b le m a d e l tr a b a jo . !f" A . ta n la o b r a . que es el polex. wpw-t. V a ld e c e b ro no d u d a en p re c isa r q u e los c u e rn o s del to ro ... 423 . los ideogram as no distinguen sexo de los anim ales. V a ld e c e b ro p r o p o n e el a n im a l co n el m o te A d labo­ r a n y p re c isa : H&VfidíTO. Tratlato delle Imprese. ni m ás fuerte para tolerar el trabajo y afán. reduciéndose a la m ano siempre la obra. los que no son liberales tienen com o aprieto en el corazón y naturalmente se aprie­ tan a sí cuando se acongojan. 422 E ste a u to r re to m a el je ro g lífic o p r o p u e s to p o r H o r a p o lo d e igual m a n e ra q u e los c o n te n id o s : La m ano significaban el hombre amigo de edificar. (Embl. A .. A’Vflfa tn y (¡>¡\o>ítislw Gx\¿[ x. « A g ric u ltu ra » .Z. d a c u e n ta q u e r ie n d o s ig n ific a r o b r a p in ta b a n la m a n o d e l h o m b r e . de donde deriva k : ■t «trabajo». lizar aq u éllo q u e le p ro p o n e el p e n s a m ie n to . H o m b r e q u e a m a l a e d i f i c a c i ó n n 5 í «í-SfOlTrOfl G>¡\oidís[w. dentro de la palm a.iiTii /i m í a T?c¿nu. donde la m ano ejecuta e l modo de lo que el entendimiento en sí fabrica (Embl. II).

cuando se dice Mano. es d e c ir. b) Son varios los signos jeroglíficos egipcios que representan una m ano. id e a d e « T ra b a jo f u tu ro » .. p. p a r a s e ñ a la r c ó m o el to ro tie n e u n o íd o m u y a g u d o y o y e d e s d e m u y le jo s el m u g id o d e la v a c a c u a n d o e s tá en c e lo . 13. revelar ¡a idea de una semejanza corporal. P ara ello p r e s e n ta u n a serie d e e je m p lo s d o n d e a p a re c e M oisés re c ib ie n d o las tab las d e la ley. huir de ello. s ig u ie n d o lite ra lm e n te el te x to d e H o r a p o lo y sin a p o r t a r o tr a fu e n te . (Epist. X).. E l dibujo de un oído significa «trabajo f u ­ turo». 19) (Zs.2 » p . Sin d u d a . *— o que acom pañan a las palabras que significan actividad enér­ gica. P lin io . c o m o s a b e m o s. y lo ju s tific a en q u e s ie n d o D io s in m a te ria l e in v isib le n o se m a n ifie sta sin o c o n su s o b ras. C onstant. a s p e c to q u e y a c o n s id e ra m o s e n el L ib ro I al t r a ta r s o b re los je ro g lífic o s d e los s e n tid o s . S e g u ía ­ m o s a A ristó te le s . p o r ta n to . m áx im e c u a n d o e n los p rim e ro s tie m p o s se c o n s id e ra b a incluso h e re jía la v isió n a n tr o p o m o r f a d e la d iv in id a d .. Para V. de­ bes rechazarlo.. p u e s p o r la o r e ja n o s e n te r a m o s del tra b a jo q u e se h a d e e m p r e n d e r (H ier. q u e se p r e s e n ta c o m o in a n im a d a e n esp e ra d e la d o n a c ió n d e la v id a p o r D ios. S bordone piensa que tal relación no se da. E s la d ilig e n c ia y p re s te z a al a c to . no admitirlo. a c u ­ d ie n d o c o n p r e s te z a a la u n ió n sexual. lo q u e el t r a ta d is ta d e s e a d e s ta c a r c o m o id e a m o ra l d e la a te n c ió n q u e se h a d e te n e r p a r a el tr a b a jo q u e se d e b e e m p ren d er. es im a g e n d e la b o r io s id a d . n o s d a r e m o s c u e n ta c ó m o la m a n o d e D io s e s tá c a rg a d a de p o te n c ia y vida.. s in o la o re ja d e l h o m b r e . E n la a n tig ü e d a d se r e s p e tó e s ta id e a y a p a re c e la m a n o c o m o reflejo de la divini­ d a d . L a e m b le m á tic a re c o g e e s ta n a r ra c ió n de H o ra p o lo . R ip a o H u e r ta . el o íd o e s tá en este je ro g lífic o a s o c ia d o a la id e a d e tra b a jo c o m o re fe ­ r e n c ia al a n im a l o to r o . X X X V I). A lc ia to en su e m b le m a XVI p r e s e n ta la m a n o c o n el o jo p a r a d a r a e n te n d e r q u e e n las acc io n e s se d e b e se r vigi­ la n te . T r a b a j o f u t u r o su in te rv e n c ió n e n la tie r r a d e o tr o m o d o si n o es m e d ia n te la m a n o . la u n ió n d e l to r o e n este c aso . In c lu so nos a c la ra q u e e n la E s c r itu ra n o se d e s ig n a la a c c ió n d e su o m n ip o te n c ia m ás q u e co n el té rm in o m a n o (Ps. d o n d e se fig u ra b a el o íd o m e d ia n te la o re ja d e to ro . 40 Hercher. Este signo aparece en . p o r lo q u e n o v a­ m o s a r e p e tir las c ita s q u e re s p o n d ía n a e s ta n a r ra c ió n q u e p r o p o n e H o ra p o lo . u n ió n sexual c o m o u n tr a b a jo c o n c lu id o . 12). S o b re e s te p a r tic u la r q u e re m o s e n te n d e r q u e el a u to r d e s e a m a n if e s ta r el a c to d e la a) Fuentes: Artem idoro. H e m o s d e c o n s id e ra r e s ta r e p re s e n ta c ió n c o m o u n e q u ív o c o . D e ig u al m a n e r a S a a v e d r a e n su e m p r e s a L I d isp o n e las m a n o s p a r a a d v e r tir al P rín c ip e q u e e n las a c c io n e s . todo lo que puede. 13). 8. A sí. d e s ta c á n d o s e la id e a d e o b e d ie n c ia a n te la lla m a d a y d e l f u tu ro q u e se d e s p re n d e e n tr e e s ta lla m a d a y la a c c ió n a re alizar. 40. S an A g u s tín decía: . id e n tific a n o el o íd o . (Epist. E u se b io e n su V ida d e C o n s ta n tin o ve la m a n o d e D io s en la v ic to ria c u a n d o dice q u e El le te n d ió su m a n o d e sd e el cielo (D e laúd. En A rtem idoro. El p r o b le m a q u e se p r e s e n ta e n tre lo s in v estig ad o res es d e d ó n d e p u e d e sa lir la id e a d e « F u tu ro » . Cómo expresan «trabajo futuro». p o r c u a n to el je r o g líf ic o p ro p u e s to se r e la c io n a c o n la o r e ja d el to ro . E lia n o . P re s e n ta m o s e n su m o m e n to las fu e n te s so b re este p a r tic u la r. cuando se trata de Dios.. s ie n d o el av iso c a p ta d o p o r su o re ja . V a le ria n o . q u e . P á c h t p re c is a q u e e s ta v isió n se d io e se n c ia lm e n te e n el a r te b iz a n tin o . C o m o p o d e m o s c o m p r o b a r. 424 425 .. In c lu s o S an A g u s tín es c la ro e n s e ñ a la r que: . debemos entender operación. 42. L as re fe re n c ia s d e l a r te a n tig u o a la m a n o c o m o se ñ al d e la o b ra d iv in a s o n in n u ­ m e ra b le s. 4) (E x. oneir I. 4). se ñ al d e lo q u e a ú n n o e s tá h e c h o y se v a a re a liz a r . c o n c r e ta m e n te e n el V I.. que significa «edificar. se h a de e s ta r sie m p re a te n to y v ig ilan te. c o m o je r o g líf ic o d e o b r a fu tu ra . negarlo. Bissing tal vez haya que ver aquí el ideo­ gram a del brazo com pleto. si o b s e rv a m o s d e te n id a m e n te el p a n e l d e la c re a c ió n d e A d á n en la S ix tin a.. re fe rid a s p o r m e d io d e las m a n o s .M a rtig n y n o s in d ic a q u e e n lo s m o n u m e n to s a n tig u o s n o se h a e x p re sa d o D ios o Je r o g líf ic o I I I . pero no se adaptan bien al sentido que le atribuye H orapolo. Sin em bargo. así. la d e A d á n . X X X III. CXX. CXLVIII. la re la c ió n s ig n ific a n te es m u y s im ila r a la q u e a p o r ta m o s al tr a ta r so b re el to r o . E n las a rte s so n m u c h o s lo s e je m p lo s d o n d e se m a n ifie sta el p o d e r y la e n e rg ía m e­ d ia n te la m a n o . d o n d e la v o z d e D io s se v isu a liz a in c lu so p o r la m a n o d e la q u e sa len u n a se rie d e ra y o s. n o así la d e su o b ra . C o m o p o d e m o s a p r e c ia r e n el g r a b a d o d e M e rc e ro . se encuen­ tra una cita que puede considerarse paralela a este capítulo. se n o s p r e s e n ta u n a o r e ja h u ­ m a n a c o m o e le m e n to v isu a l d el je ro g lífic o . fundar».

. sd m . in d ic a que existen p e n e s c a rtila g in o so s y c a rn o so s c o m o el del h o m b re . que recoge Horapolo. Bissing. El Fisiólogo re c o g e d e igual m a n e r a e s ta c u a lid a d .. VIH. p e ro les a p lic a o tr a sig n ificació n . En este capítulo se podría ver una deri­ vación de la idea de «obedecer». . 427 . M u j e r q u e r e a l i z a t r a b a j o s d e h o m b r e Ti . Pues ésta tiene órganos sexuales de macho. cap. LV -A n o tació n ). También ha llegado a m is oídos lo siguiente: que la cólera de la diosa Hécate la transformó en este animal perverso.. Qué representan dibujando una comadreja. que significa «oír». a pesar de los intentos de V. Con esta noción se podría considerar un cierto significado de «trabajo».. II. es saber de dónde procede la idea de futuro. 11). y a Á l w ccí</3oTo{j gtrof ¡¡ i. Estas persi­ guen a las serpientes. p o r c o n s id e ra r q u e la c o m a d re ja co n ­ cibe p o r la o re ja y p a r e p o r la b o c a . lleg ó a los B estia rio s c o m o se a p re c ia e n el T osc a n o 11. a u n q u e h ab la d el ó rg a n o g e n ita l: . debe tratarse de nuevo del ideogram a de la oreja. hist. relacionable con «servidor». Son atrevidas y crueles. y según afirm a Cicerón... E lia n o acu d e a la le y e n d a p a r a h a b la r n o s d e este an im al: He oído decir que la comadreja fu e en otros tiempos mujer. 1). ratones y aves. como un huesecillo.. y tienen el miembro genital como form a d o de hueso. m udan sus hijos cada dia de una parte a otra. para tenerlos seguros. J e r o g líf ic o IV . pero su sonido no tiene nada que ver con lo tratado aquí. Cuando quieren representar a una mujer que lleva a cabo trabajos de hombre. C o n e s ta sig n ific a c ió n re fe rid a al p r e d ic a d o r .b) A unque se habla aquí de un oído. riuíiísw : 'caJl(0fZ()<x rnfj-rlov&v c u [ ü ¡ ’i c u . XV. A ristó te le s explica la v aried ad d e los ó rg a n o s sexuales e n tre los an im ales. H u e r ta e n su c o m e n ta r io a P lin io h a b la d e las d ife re n te s clases d e c o m a d re ja s. o tro s fo rm a d o s d e te n d o ­ nes c o m o en el cierv o y ta m b ié n p o r h u e s o s c o m o es el caso d e la c o m a d re ja (d e anim . Hay tam bién un sig­ no que corresponde a la oreja hum ana. pero tam bién «obedecer». y hacen por la boca sus partos. que se llamaba a sí y que era he­ chicera v bruja. que era m u y incontinente y que padecía un apetito sexual desbordado. la m a r ta o el p u to r io . (Hist. que tiene el mismo sonido. de trabajo que se va a realizar. de aq u í tomaron algunos ocasión de decir. y por esta causa entre los Egipcios fueron símbolo del nacimiento de las palabras. p e r o la d o ta de u n se n tid o El Bestiario Toscano.. Nal. An. que conciben por las orejas. XV. El problem a para los investigadores. c o m o so n el h u ró n . pintan una comadreja. (Hist. Este aspecto lo hem os querido considerar a través del tiempo discurrido entre la llamada y la acción.

C o m e n ta q u e p o r v e rg ü e n z a n o d e s e a d a r m ás ex p lic a c io n e s . 7. pues aquél. D iod oro. 500 b 24. qu edando colgado de ellas para descansar en e l vuelo. sus secuaces. S eg u íam o s a H u e r ta p re c is a n d o q u e al a) Fuentes: A ristóteles.E t. I. p a d e c ie n d o u n a p e tito se­ x u al d e s b o rd a d o . ta n to e n este jero g lífico . X X V III. bajan y suben donde 429 . J e r o g líf ic o V . Cóm o representan «hom bre débil y que ac­ túa audazm ente». es el a n im a l reflejo d e la m u je r lu ju rio s a q u e su p le al h o m ­ b re e n el a c to sexual. porque asidos éstos unos a otros con sus uñas.. Nat. vuela. al p r e c is a r q u e la c o m a d r e ja fu e p r im e ro m u je r y q u e e r a m uy in c o n tin e n te . aun­ El Fisiólogo. y c ó m o P lin io d e s ta c a b a q u e este a n im a l no tien e p lu m a s e n las a la s (H ist. la re la c ió n qu e e n u n a p ri­ m e ra le c tu r a se m a n ifie s ta c o n la id e a d e tr a b a jo n o s lleva a p re s e n ta rlo s en e s te a p a r ­ ta d o . Guglielmi. pintan un murciélago. X . X II.'n { a -n a . 209 St.. a c to s v iriles y p r o p ia m e n te m a sc u lin o s. 105. sino en la u n ió n c o n o tro s de su especie: Pero tom ados en buena p a rte. C lem ente. 36). P lin io.n e g a tiv o l7:. con que se ase a las pa red es y árboles. sin o q u e se re m ite ex clu siv am en te a lo sexual. p e ro su a u d a c ia n o la e n c u e n tra e n su v u elo . Paed. P o r ta n to . V a le ria n o p r e s e n ta e s te a n im a l c o m o je ro g lífic o d e la m u je r q u e re a liz a tra b a jo s d e h o m b r e . XXXIV. 12.i x t í i H p o r el d e d o . P o r lo q u e re s p e c ta al sig n ific a d o q u e o fre c e H o ra p o lo . d e s ta c a la c u a lid a d d el m u rc ié la g o . lo q u e es c la r a m e n te e n te n d ib le y v ien e a r e fe rir a la su s titu c ió n del falo >oi < n ¿ u i» o u i v k T f y l S t t £ o y ¡ i x . N o se h a te n id o m u y e n c u e n ta a E lia n o c o m o fu e n te p a r a e s ta c o m p o s ic ió n . A ris tó te le s . la im a g e n d el m u rc ié la g o . 2. e n el c a p ítu lo V. X X X II. L X I —A n o ta c ió n ). E n c o n s e c u e n c ia . A sí.. 1). X II. 428 que débiles r flacos. H u e r ta lo ve ta m b ié n c o m o re fe re n c ia al h o m b re d éb il. X X IX ). S i quieren representar un «hombre débil y que actúa audazm ente». ¡j . son sím bolo de los que aunados se ayu dan y fortalecen. L X I). p a r a V a le ria n o n o es el sig n ific a d o del g ra b a d o u n a s u s titu c ió n del tr a b a jo d e l h o m b r e p o r la m u je r d e n tr o d e u n c a r á c te r g en eral. por N. te n ié n d o la p o r u n a fa lse d a d (. señ ala: Tam bién ha sido jeroglifico de los herejes. hist. este je r o g líf ic o n o d e b e r ía c o n te m p la rs e e n tre los q u e re fie re n al tr a ­ b a jo . NA II. cu a n ­ d o e n re a lid a d es e n él d o n d e se e n c u e n tr a la re la c ió n m ás d ire c ta . ed. aunque no tiene plum as. Éstas se term inan en unas corvas y agudas uñas. Y a c o n s id e ra b á m o s en este L ib ro II. I. 10. p u e s a m b o s so n c la ra m e n c ió n d e la lu ju ria .)i lX v & v { í¡ a . y lo ju s tif ic a c o m o H o r a p o lo . la id e a d e tra b a jo e s tá c la ra m e n te e n re la c ió n c o n los ac to s sexuales. E n re a lid a d . m u rc ié la g o se le c o n o c ió c o m o « re p til a la d o » y q u e p a r a P la tó n este se r d e b ía c o n s i­ d e ra rse av e y n o ave. vol. en su c a p ítu lo d e d ic a d o a las d ife re n te s fo rm a s d e v id a e n tre los a n i­ m ales. Cap. q u e se o c u p a de la id e a de r e p ro d u c c ió n . 6. H om ero les com para a las alm as d e los condenados a ellos y a sus voces. N a t.. El e ru d ito sevillano v a re c o g ie n d o v a ria s sig n ificacio n es d e l a n im a l y d esc rib e sus alas en los sig u ien tes térm in o s: .. GA III. 92. X I I I . p u e s c a re c e d e p lu m a s en su s alas y v u e la (H ist. X . P o r v iv ir en lu g a re s re c ó n d ito s y o c u lto s. S an Is id o ro d e s ta c a d el a n im a l su s alas fin ísim as fo rm a d a s p o r m e m b r a ­ n as y su s e m e ja n z a co n el ra tó n (Et. N o o b s ta n te . c o m o ta m p o c o el a n te r io r .. y p o r lo m ism o d e b e r ía n in c lu irse d e n tr o d e lo s vicios. tiene por lo alto d e las alas (las cuales son m em branosas) una apariencia d e delgados y ner­ vosos brazos. que aborreciendo la luz vuelan r ofenden en las tinieblas. 757 a 6. q u e m e d ia n te alas m e m b ra n o sa s c o n sig u e v o lar (de a n im . b) Los com entaristas de este jeroglífico han querido ver en él a la com adreja c o m o un animal herm afrodita y que suple los trabajos propios del hom bre. p... S a n Is id o r o c u e s tio n a e s ta c re e n c ia . II. Esto pensam os que es un claro equívoco y que el anim al viene a hacer referencia a la mujer lujuriosa que suple la acción sexual del hombre. A u d a c ia e n l a a c t u a c i ó n n 5 f ¿ I Jf67ÍP¡J(AHAoUiri¿J áaík'H JCj 'a t i rnTOjo'/Jítoy. po r X'íSf4)OTpócSt>ii©'jr?i>5rtT£lió|Uíi'oi /WAí/uí- c u a n to la c o m a d re ja tien e el m ie m b ro d e hu eso . c o m o en el a n te rio r. ( p o ú a ¡ ¡ i . El ita lia n o re m ite e s ta ex p licació n a las m u je re s q u e re a liz a n e n tr e ellas a c to s sexuales e n lo s q u e d e b e in te rv e n ir u n h o m b re y éste es s u s titu id o p o r u n a h e m b r a . trepan. q u e en e s te je r o g líf ic o es e x p re sa d o p o r el h u esecillo de la c o m a d re ja (H ie r. VIH.

l % ' Jim. 1. Pues éste.quieren. ob. 16. X X III. d e B o rja . de él y a d im o s c u e n ta m ás a trá s.ÁrOfo m p cc¿ i^QÁctac -i5zrfiílu> iid ii. Nat. G o n z á l e z d e Z a r a t e . es r e fe re n c ia a la a le g ría y a b u n d a n c ia p r o d u c id a p o r el tr a b a jo m . 7. Ju a n d e B o rja p r e s e n ta ta m b ié n al b u e y co n flo res e n su cu ello c o m o e x p lic a c ió n d e la e s p e ra n z a en el fru to d e l tra b a jo V o lv ie n d o al te m a p re s e n ta d o p o r H o ra p o lo . pág.. pág. .. V il). M. ob. «Inconstancia». p re c is a q u e p a r a lo s sa cer­ d o te s e g ip c io s e s ta im a g e n e r a re fe re n c ia del h o m b re q u e se elev a d e su c o n d ic ió n co n c ie r ta a u d a c ia (H ier. ve e n el m u rc ié la g o un e je m p lo del h o m b re m e n ti­ ro so q u e p o r el p r o p io in te ré s tr a ta de d e s p is ta r a los d e m á s. c o m o su c ed e al a n i­ m al e n su v u e l o a s p e c t o q u e p a r a R ip a p re s u p o n e u n a im a g e n d e la « I n c o n s ta n ­ Cómo expresan «hombre que fin a lm en te se vuelve sensato después de la reciente ruina». J e r o g líf ic o V L V i c t o r i a a n t e l a r u i n a i t £ o A o « f y \ E s ta id e a d e la u n ió n e x p re sa d a m e d ia n te v a rio s m u rc ié la g o s tie n e sin d u d a su cla­ ro a n te c e d e n te en V a le ria n o . 487 b 23.. y V I. - 3to(j cj y S tj\í<rpt&TDíi¿y^oa'un<!l>c¡iiH. II. HA 1. P lin io d a c u e n ta s o b r e e s te p a rtic u la r. E l cabrahigo de tal manera am ansa con admirable virtud la braveza de los toros por m ás feroces que sean. cit.'ia S ^ o ¡ ) { < i'^ { '9 : c p iJ t . cit. se ñ a la n d o : a) Fuentes: Aristóteles. LVI —A notación ). M acrobio.. p u e s vive fu e ra d e la luz del c o n o c im ie n to . X V II... y hechos una pelóla u ovillo fortalecen su calor en invierno. p u e s in c lu so lo ilu stra m e d ia n te u n g r a b a d o ( H ier X X V . ceñido a sus cuellos.. en c o n s e c u e n c ia . 250. Nal. no es infrecuente. págs. J. A sí. 84 a 87. T. d e ig u al m a n e r a su c e d e al h o m b r e q u e se a p a r ta d e los vicios. 490 a 6 ss. Si quieren expresar «hombre que después de la reciente ruina se vuelve al fin sensato». Plinio. y d e s ta c a n d o q u e el í&ípfo C s A ó / í c í o i </ lu A S o T ia . ob.. 430 J. El tr a ta d is ta re c o g e el sig n ific a d o p r o p u e s to p o r H o ra p o lo . E n el p r im e r o de ellos lo p r o p o n e c o m o e je m p lo del h o m b r e sa b io q u e lo g ra su s c o n o c im ie n to s a m o d o d e Q u e r o fo n te . sal. pierden su fiereza (Et. A lc ia to p r e s e n ta al m u rc ié la g o e n su s e m b le m a s L X Í y L X II. b) Sbordone apunta la posibilidad de que H orapolo haya propuesto este jeroglífico en base a la observación directa de la realidad. cit. X X V . V a le ria n o d is p o n e d e un g r a b a d o sim ila r al q u e c o n te m p la m o s p a r a in d ic a r q u e el to ro c o n g u ir n a ld a s s o b r e el cu e llo y c o n u n a h ig u e ra salv aje a su s e sp a ld a s es je ro g lí­ fico del h o m b re in d ó m ito y d e la fo rm a d e vid a in c o n tro la d a q u e se co n v ierte e n m o d e s­ ta.. X . al igual q u e P lu ta rc o (quaest. lo s v en c e a m o d o d e H é rc u le s y se so m e te al d e s c a n so d el b ie n (Hier. 168. 17). 431 . J. E n el e m b le m a L X II c o n s id e ra el a n im al c o m o e je m p lo d e ig n o ra n te s. X . A lc ia to . S a n Isid o ro h a b la d e la h ig u e r a en lu g a r del c a b r a h ig o p a r a se ñ a la r lo s m ism o s c o n te n id o s q u e n u e s tro au to r: . 7. com o vam os com proban do. c o n g r a n d e d ic a c ió n y sa c rific io del tiem p o .. c i a » ”4. p e r o a ñ a d e q u e el m u rc ié la g o se p u e d e e n te n d e r c o m o e je m p lo del h o m b r e a s tu to q u e n o d e fin e su m o v im ie n to . X I). R ip a . cuando está excitado. 10. tr a n q u iliz a d o p o r la h ig u e ra . L ó p e z . V im o s a n te r io r m e n te c ó m o el to r o e r a u n a n im a l q u e a lu d ía c o n c la rid a d al tr a b a ­ j o de la tie r ra . X ). 7.m <nu ú i x J Jt J l í f i í i o < r u n . lo que en este autor. ' 1 D. e s ta n d o é s te c o n g u irn a ld a s e n su cu ello . III). Praga (1601). c o m o lo p r e s e n ta T y p o tiu s. se ata a un ca­ brahigo y se amansa. Svmbola divina el humana. 1.. Se dice también que los toros m ás bravos.í¡£naX‘ m u rc ié la g o v u ela m e d ia n te m e m b ra n a s y no p o r p lu m as. y 5. 1). A sí S a a v e d ra p r o p o n e al a n im a l c o n e s ta sig n ific a c ió n en su e m p r e s a X II y B ru ck en el em b le m a X L I l7S. conv. 272 y ss. Saavedra Fajardo y la literatura emblemática. 58. alados al árbol de la higuera. pin­ tan un toro atado alrededor de un cabrahigo. 11. I l l . S eñ ala q u e así c o m o el to ro es e x p re sió n del fu ro r y q u e d a d o m in a d o y so m e tid o . para defenderse del frío (Hist. T y p o tiu s . 11 C . (Hist. .pág.

d a n ­ d o c u e n ta d e q u e el to r o h a c a m b ia d o su f u ro r p o r la m a n s e d u m b re g ra c ia s a la hi­ g u e ra . VI. P ro e n e fue m e ta m o r fo s e a d a e n g o lo n d rin a . C a m e ra riu s e n su e m b le m a X X V I n o s p r e s e n ta u n g ra b a d o m u y sim ila r al q u e v e m o s ta n to e n la e d ic ió n d e M e rc e ro . Para significar la petulan cia reprimida. c o m o en los s e ñ a la d o s p o r V a le ria n o . y lo m ism o se ha de entender de los secretos supersticiosos que m uchos autores sin vergüen­ z a escribieron de ellas. X X III. 7. X . X V . 670). s e ñ a la a la a b u b illa . R e fie r e a esta s av es sig u ie n d o la le y e n d a p o r la q u e su c á n tic o es e x p re sió n de su p e n a (Fil. C óm o expresan «previsión d e una buena co­ secha de vino».. E ste ú ltim o . S i quieren expresar «previsión de una bue­ na cosecha de vino». L a m ism a id e a n o s h a q u e rid o se ñ a la r H o ra p o lo . j u n t o al ru is e ñ o r y la g o lo n ­ a) Fuentes: Plinio. oh. C a m l r a r i u s . 35). quaest. C o n re s p e c to a la a d iv in a c ió n p o r el c o m p o r ta m ie n to d e lo s a n im a le s . S e g ú n la fá b u la n a r r a d a e n el lib ro V I d e las M e ta ­ m o rfo sis d e O v id io . e n ru is e ñ o r. A lberto M agno. y bebiendo luego sobre é l leche d e vaca negra con un poco d e m iel com puesta. Mor. A n. 1. Et X V II. Geoponica. 1. en e l principio d e la prim era u octava hora d e Saturno. El h o m b re d o m in a d o p o r la rui­ n a e s c o m o el to ro so m e tid o al f u ro r y la b ra v u ra : p o s te rio rm e n te la h ig u e ra lo a m a n ­ sa. a n im a l q u e lo h a c e m e d ia n te el lla m a d o « cab ello d e V en u s» . 433 . 104. p u e s si ta l g u ir­ n a ld a a m a n s a el f u ro r y el celo d el a n im al. q u ie n m a tó a su h ijo Itis al h a b e r d e s h o n ra d o T e r e o a su c u ñ a d a F ilo m e n a : . abubilla es el nom bre d e l p ájaro y tiene e l aspecto de un guerrero arm a d o (. pintaban un toro rodeado e l cuello con coronas de ca­ brahigo. J u a n d e B o rja p r e s e n ta ta m b ié n al to ro c o n la g u irn a ld a d e c a b r a h ig o e n su cu e llo p a r a sig n ific a r la te m p la n z a y m o d e ra c ió n . Plutarco. e l pico se prolonga desm esuradam en te sustituyendo a la larga lanza. I. y F ilo m e n a . Isidoro. L II. y en la tierra. p orque dicen tiene p ro p ied a d de hacer que los toros pierdan sus fuerzas. pin tan una abubilla. 1. M iguel G licas. Pues aquélla. II. P R EV ISIÓ N DE COSECHA P u f 'jrtjy ta a iy a te m p e r a su f u ro r s o m e tie n d o su in te m p e r a n c ia a la ra z ó n (H ier.. VI.. H u e rta h a b la d e la ab u b illa y c ó m o se e n te n d ió q u e p o r él se p o d ía ad iv in ar: . diciendo algunos que arrancando e l corazón d e este ave viva. 26. es c a n to r a . y de las cosas que se hacen en lugares m u y apartados y d e las qu e se han d e hacer adelan te J. indica una buena vendi­ H o ro z c o p r o p o n e e s ta c o m p o s ic ió n c o m o im a g e n de la p e tu la n c ia re p rim id a : mia. los tre s c a n ta n m e lo d io so s trin o s p a r a la m e n ta r la m u e r te d e Itis. veloz por su dolor y por e l deseo de castigar. son m u c h a s las re fe re n c ia s q u e d a n ta n to P lin io c o m o E lia n o . estan do ¡a luna a la p arte de Oriente. y m ás c o r r ie n te m e n te « c u la n trillo de p o z o » (H ist. P la tó n e n el F ilebo h a b la d e la a b u b illa c o m o av e q u e . conv. del m ism o m o d o el h o m b re h a d e fo rm a r su e s p íritu p a r a q u e p u e d a re s is tir a los d eleites.('*y£j¡i. Hapzn'ixt oiih* n^fvCitrip fljKa^crcJar otiv fyd^íuí'C i *oa. se g ú n la tr a ­ d ic ió n . será sabedor d e las cosas que se hacen en el cielo. X X V —A notación ). I. se convierte en un p ájaro que tiene en la cabeza una erguida cresta. Nat. d e veget. 10. vuelto hacia el sol. aun. X X IX ). Él.(povo‘ifj-{K5itit $5 ¿¿p <irts « u (o \f ‘f f í «HfiaAtf. 17. cit. 4. 130. d el m ism o m o d o el h o m b re h a d e e s ta r b ien su je to a la v irtu d si d e s e a h a c e r a lg o útil II!. d r in a . y casi los hace que no se puedan m enear (Em bl. la v irtu d lo v u elv e se n sa to .. í ’mTíK. si canta m ucho an tes d el m om ento oportuno de las viñas. p. tra s c ita r u n a la r g a se­ rie d e an im a le s q u e se p ro te g e n c o n tr a la h e c h ic e ría . y de los pen sam ien tos de los hom ­ bres. L a c o m p o s ic ió n p r o p u e s ta p o r H o r a p o lo n o p a s ó in a d v e rtid a p a r a la lite ra tu r a de e m b le m a s . y tragán do­ selo. 7. VI. e l re y T e re o fue c o n v e r tid o e n a b u b illa p o r los d io se s al in te n ta r c a s tig a r el c rim e n d e P ro e n e . B. X X X II). 85 c).M et. II.El m o tiv o d e su g r a b a d o lo re p ite V a le ria n o c u a n d o h a b la d e la h ig u e ra salv aje y p re c is a d e ig u al m a n e r a q u e la g u ir n a ld a d e h ig u e ra d isp u e sta e n el cu ello d e l an im al J e r o g líf ic o V I I . 432 (Hist. c.. I.

. V I.... III. L a a c c ió n d e la c o rn e ja .S ig u ie n d o a H o r a p o lo . D e a h í q u e ta m b ié n el a n im al se a re fe re n c ia a la « P ie d a d » d e los h ijo s p a r a c o n lo s p a d r e s p u e s s ig u ie n d o u n te x to d e B a rto lo m e o A n g lico se n o s d ice q u e c u a n d o las c o r n e ja s so n v iejas.. P linio ta m b ié n r e p a r a en esta c u a lid a d d e la c o rn e ja c u a n d o a firm a : . se ñ a la H u erta : J e r o g líf ic o V I I I . y vive en los sepulcros. aun después de haber salido a volar (Hist.. los h ijo s las re v iste n d e su s p lu m a s p a r a q u e p u e d a n v o l a r ls:. X . oh. el se r h u m a n o .. X X X IV ).. 66).. Y a a n a liz a m o s la c o rn e ja c o m o e je m p lo d e c o n c o rd ia y la r g a v id a . si p re sie n te p a s io n e s p e n o s a s e n su in te r io r . e n p le n o v u elo (de a n im .¡¿yDíTtx. A ristó te le s d a c u e n ta d e e s ta p e c u lia rid a d del a n im a l s e ñ a la n d o q u e la c o r­ n eja es u n a e x c e p c ió n a lim e n ta n d o sus p o llu e lo s. X. «Piedad de los hijos para con los padres». Fuera de esto. XXV —Anotación). sueña con demonios que le ahogan (Fj. 6).H C f J íH f KOCO'Ot'f £ o y p X . es d e c ir. c o m o n o s c u e n ta R ip a . E sta c o m p o s ic ió n la utiliza p a r a h a b la r del h o m b re . es a u g u rio d e u n a gran c o s e c h a (H ier. Sin d u d a . V a le ria n o ta m b ié n h a b la d e la a b u b illa co m o a n im a l q u e p re sa g ia u n a b u e n a cose­ c h a .K¡ iioi <ra- / ¿ K IC U . fUw c t v n ¿ t it ila i cíOvtcarciüf. e s ta v isió n d e la c o r n e ja m o tiv ó en g ra n m e d id a q u e p a r a R ip a el ave fu era im ag en de la « M ise ric o rd ia » . Nat. X II). O c u p a r e l t i e m p o s i e m p r e e n a c c i ó n .. Nal. c.. p u e ­ d e c o n o c e r la m e d id a p a r a so lu c io n a rla s si sigue lo p re s c rito p o r la ra z ó n . y a q u e a lim e n ta a su s crías en v uelo. es re c íp ro c a . C o m o an im al de p re sa g io s o su e ñ o s lo to m a S an Isid o ro : . 434 !SI C. 8. H o ro z c o p ro p o n e p o r este je ro g lífic o la im ag en d e la in q u ie tu d : J. pintan crias de corneja. 435 . m Ibidem. c o m o s e ñ a la H o ra p o lo . adornada con una cresta empinada. p u e s si c a n ta a n te s d e la v e n d im ia . la cu a l siem ­ p re le h a d e d irig ir h a c ia el b ie n 179. Pues ésta alimenta a sus crias volando. A h o r a se n os p re s e n ta c o m o im a g e n d e c o n tin u o tr a b a jo y m o v im ie n to . p u e s c o n á n im o c o m p a siv o d e d ic a g ra n p a rte d e su tie m p o al alim e n to d e las c r ía s 1“1. hist. de cóm o al m o d o d e la ab u b illa.. (Hist.Ó > V IÍI¡J. in­ cluso c u a n d o ésto s y a v u e la n les a lim e n ta e n el a ire. Si quieren indicar «hombre que pasa el tiempo siempre en m ovim iento y con energía y que ni siquiera descansa mientras se alimenta». «Misericordia». a it¡(í¡m ¡ia d J m tíc re ii^ Hit íú 2. C a m e r a r iu s . ave sucísima.. R ip a . n íf d niiío-tlX) ¿ ¡¿ y en u . C a m e ra r iu s p r e s e n ta en su e m b le m a L X X II la a b u b illa ju n t o a las v iñ a s c a rg a d a d e a b u n d a n tís im o fru to . X X . Cómo indican «hombre que pasa el tiempo siempre en movimiento». V a le ria n o n o s h a b la d e e s ta a c c ió n d e la c o rn e ja c o m o im a g e n d e l h o m b re in q u ie ­ to q u e sie m p re e s tá e n m o v im ie n to y h a c ie n d o d ife re n te s tr a b a jo s (H ier. ob. cil. dan indicio de gran cosecha. X X V . A quél que se lle­ na de su sangre y se echa a dormir. y a q u e les d e d ic a m u c h o tie m p o . X X X V ). co m o se ñ a la H o ra p o lo . cii. XIÍ. si cantan estas aves antes que echen las vides. sota esta ave sustenta algún tiempo a sus hijos.

zcú¡uíAisa. 563 b 11-3. S i quieren indicar «hombre que se apartó de la cordura. ou tu a S lí(íiijiu í -rW r. el so n id o d e la fla u ta e s a rm o n io s o y r e p r e s e n ta el o r d e n d e la v id a ■M .x-m 3v¡úcií -a í-n f^y p {f p p c a T y . q u e P a n . P a ra H o ra p o lo . HA VI. el a m o r a la n in fa S irin g a r e p r e s e n ta el d e s e o y el a m o r al o r d e n estab le y d u r a d e r o del m u n d o . K ) T ¿ ^ i ¡> ¿ T m í o n a T H i c c u f . T ¡ ú ( c a 6 ( ' ^ m [ j z r ¿ \ c u fc i ¿ s p í d í T U t i6H.xaT&jj. I. re fe rid o p o r las sie te c a ñ a s q u e u tilizó P a n y q u e r e p r e s e n ta n a lo s siete p la n e ta s d el c o s m o s 18’.>1 d el h o m b re . c o n p a ta s d e c a b ra . a im ita c ió n ::: d el celeste. cit. pintan una siringa. E sta es la m ism a id e a q u e h a e x p lic a d o D ie g o L ó p e z .iyiy<¡tí-su n* « ' ¡ ¿ á T b y ú s f y c p J l 'i < A \ o u s r yíro »o ia tppsKÍít&r. D ie g o L ó p ez en el c o m e n ta rio al e m b le m a X C V II d e A lc ia to en el q u e se p r e s e n ta al d io s P a n in v e n ta n d o la flau ta.. X. a firm a q u e p o r P a n d e b e e n te n d e r s e la n a tu r a le z a o r­ d e n a d a . 180. la fla u ta a la qu e lla m ó sirin g a e n re c u e rd o d e la N in f a (M e t. TiTar/Jt^cf) i urtAovaa^ (patrioti. Basilio. d io s d e los p a s to re s . 32-35. pero después ha vuelto a la sensatez y ha impuesto el orden en su vida». M e d ia n te las c a ñ a s d el río se re fie re al so n id o estab le y a rm o n io s o q u e p u e d e p r o d u c ir el e s p íritu d el h o m b r e . y la s ig u ió h a s ta el río L a d ó n . Plinio. pág. Cómo indican «hombre que hace tiempo se apartó de ¡a cordura pero después ha vuelto a la sensatez». v ie n e n a se r las m ism as id e a s q u e c o n a n te r io r id a d se h an -■i D. Pues ésta vuelve el ánimo y recuerda lo que realizó con agrado y sobre todo ejecuta un sonido armonioso. p a r a q u ie n P a n es im ag en d e l h o m b re q u e b u sc a e n el s o n id o d e las c a ñ a s u n a im ita c ió n d el o r d e n y a r­ m o n ía d el cielo. m ita d h o m b re e n su p a r te s u p e rio r y m ita d b e s tia e n la in f e rio r . C u e n ta la fá b u la se g ú n O v id io . hexaem. a) Fuentes: Aristóteles. 6. 374. V id a o r d e i Na d a Entendían por la corneja y sus pollos la inquietud por tkner tanta esta ave y ser tan presurosa que no tiene aún sosiego por apacentar a sus pollos y los da de comer volando (Em bI M or [ XXXIX). E ste al m o v e rse p o r el v ie n to p ro d u c ía c ie rta m e lo d ía a m o d o d e g e m id o q u e P a n tr a tó d e im ita r u n ie n ­ d o siete c a ñ a s de d ife re n te lo n g itu d c o n c e r a e in v e n ta n d o . A sí. 31. v irg en d e la A rc a d ia . se e n a m o r ó d e la n in fa S irin g a. 436 437 . ob.írí¡io» 2. L ó p ez. IX M igne 29 p. E n sín tesis. lo a rm ó n ic o y o r d e n a d o . 6 9 0 -7 1 5 ).<siçi(f<x y ç ¿(pys¡¿l. e n c o n s e c u e n c ia .J e r o g líf ic o IX . d o n d e sin tié n d o s e p e rse g u id a p id ió su tr a n s f o rm a c ió n e n c a ñ a v e ra l.{ e n f C n \ ¿ [ít v o ¡ au- lx*vcu. L a sirin g a viene a se r u n a fla u ta q u e fu e in v e n ta d a p o r P a n s e g ú n re c o g e V irgilio e n su É gloga II.

d o n d e la m ú sic a de la fla u ta se c o n v ie rte e n im agen d el b u e n so n id o del h o m b re d o c to y le tra d o . Suene su ilustre fa m a esclarecida. c o n v ie n e m a tiz a r q u e ta n to el a r p a c o m o la lira so n re fe re n c ia a so n id o s m á s esp iri­ tu a le s . A sí lo c o m p ro b a m o s ta m b ié n en la o b r a de J o r d a e n s A p olo vencedor d e Pan. X IX ). Mor. p r e c is a Horo zco : El que había perdido e l seso y lo cobró. c o m o so n los d e c u e rd a . e x p re sa d o a q u í p o r el so n id o a r m o n io s o de la s i r i n g a 1''. r el letrado. d e un h o m b re q u e c o n el e s fu e rz o viene a se r o tr a vez d o m in a d o p o r la ra z ó n (Hier. S. d o n d e la fla u ta q u e p o r ta éste se c o m p o n e de la unión d e v a ria s ca ñ a s. signi ficaban po r la fla u ta d e caña cómo se solía hacer. oh. que siendo an tes vacía se le dio com o alm a y espíritu con la cera y cañuelas de la cicuta con que se aderezaba. v nueva vida: Porque y a que perdió el sem blante humano. se g ú n lo d e s c rib ió O v id io . y tam bién porque según la doctrina de Pitágoras. Capítulo X Sobre la seguridad . t i l . c. es el esfu erzo del tra b a jo en el estu d io el q u e se c o n v ie rte en algo p e r p e tu o m e d ia n te la fam a. Y fue en sutiles cañas convertida. 438 C o va rru bias.e x p lic a d o m e d ia n te o tr o s in s tru m e n to s m ú sico s. V a le ria n o m e n c io n a c ó m o la c a ñ a es e x p re sió n de la lig e re z a del e s p íritu . p u e d e sanar la música a l que de s i estuviere enajenado (E m b l. Y tal es la d el docto. X X II). L a e m b le m á tic a re c o g e ta m b ié n esta s sig n ificacio n es c o m o c o m p ro b a m o s e n el em ­ b le m a X X X V I d e C o v a rru b ia s. III. co m o lo fue p a r a los a n tig u o s egip­ c io s d e la a rm o n ía . í. Con lo que deja escrito y estam pado. S o b re el efecto c u ra tiv o d e la m ú sic a en re la c ió n co n este je ro g lífic o . N o o b sta n te . Con el aliento propio y con la mano R ecibe de la voz. m ie n tra s q u e la (la u ta re m ite a lo h u m a n o . En co n secu en cia. c o m o c u e n ta n los c o m e n ta ris ta s de O v id io e n la fáb u la d e A p o lo y M a rsia s. p e r o una vez q u e d e ella se sa c a u n a m e lo d ía es re fe re n c ia . A sí lo re fie re e n su e p ig ra m a : L a Ninfa que huyó del dios Silvano. LV11.

r u f fa o v o7icp. y la firm e z a .. X L V III y X L IX ). E n los m a n u s c rito s d e los H iero g lyp h ica e n c o n tr a m o s q u e e! a n im a l a q u e se hace m e n c ió n no es el g rie g a de a m b o s re fie re H o r a p o lo m e n te m á s d u r o o ry x . c o m o p a r te m á s d u r a d el o r­ g a n ism o . e n s u c ia n d o las ag u a s c o n sus p a ta s (H ier. y. s e ñ a la n d o q u e s o n su s h u e s o s ta n d u r o s q u e f ro ta n d o u n o co n o tr o so n c a p a c e s d e p r o d u c ir fu eg o (H ier. p o r lo q u e se c o n v ie rte en im a g e n d e la im p u re z a . sí lo h a c e c o n re sp e c to al leó n . que con dificultad sufren lesión o daño. 28). y a q u e n o p e r m ite a lo s d e m á s a n im a le s b e b e r . I. ya q u e re a liz a las m ism a s a c c io n e s : es e n e m ig a d e la lu n a. J l t o l i J l v a x m S í ! í b s . X.¿ u 'i{. P e r m a n e n c i a y s e g u r i d a d Ó f-w y o c ¿SÍojj faypacQ oúi& op. C iñ é n d o n o s al s e n tid o q u e se p r o p o n e e n la n a r ra c ió n . porque el hueso del ani­ m a l resiste el dolor. Son sus plumas m u y duras y sus huesos tan sólidos. c o m o m a n ifie sta d e igual m a n e ra D io d o r o ( II I. C u r io s a m e n te . S b o rd o n e h a q u e r id o v e r q u e se a n tílo p e . IX ). H u e r ta . p o r c u a n to el h u e s o d e e s te a n im a l es e m in e n te ­ la c o d o rn iz .. p o r c u a n to al s a c ia r su se d e n tu r ­ b ia el a g u a p a r a q u e n in g ú n a n im a l p u e d a b e b e r. X X IV . T ^Sr^tluitou a c r V a Á i t u < rn u . e s to s d o s sig n ific a d o s v ie n e a te n e r la c o d o r n iz . ta m b ié n d e la p e rv e rs id a d . 441 . es c la r a m e n te c o r re s p o n d ie n te .J e r o g líf ic o 1.. Cómo representan «permanencia y seguri­ dad». XXIII —Anotación). V a le ria n o no c ita ni al o ry x ni a la c o d o r n iz a la h o r a d e h a b la r d e la d u r e z a d e lo s h u eso s. m an ­ tie n e el p rim e ro d e e s te je ro g lífic o y p ro p o n e a H o r a p o lo c o m o fu e n te a la h o r a d e s e ñ a la r e n su c o m e n ta r io a la c o d o rn iz el sig u ie n te a p u n te : . H a b lá b a m o s del o ry x en el L ib ro I c o m o im a g e n d e la im p u re z a . p e r m a n e n c ia y s e g u rid a d . c o m o d ic e V a le ria n o . por lo cual fueron entre los griegos símbolo de las cosas firm e s y seguras. El e q u ív o c o se m a n if ie s ta e n la d e n o m in a c ió n o ry x y o rty x (c o d o rn iz ). S o b re ello tr a ta r e m o s e n el c o m e n ta r io al j e ­ roglífico. sin o a n im a le s: al o ry x o q u e el d e la c o d o rn iz . L a re la c ió n q u e e s ta b le c e H o r a p o lo e n tre el h u e s o . (Hist.. Nat. d e c ía m o s c ó m o e s te a n im al e r a e n e m ig o d e la lu n a y m u y m a lv a d o . e n el siglo XVI. Pintando un hueso de o ryx se expresa «per­ manencia y seguridad».

13. cubiertas de un vello blando.. A éstos siendo de doce o trece meses les empiezan a salir unos cuernos derechos y delgados como punzones. y mientras van cre­ ciendo los endurecen al sol. y a solos estos entre lodos los animales se les caen cada año en un cierto tiempo de primavera. sino que es la pata de un asno y. viendo aquí una cierta idea de perm anencia. Después van creciendo haciéndose ramosos y fuertes. Las Qstas del ciervo crecen cada año. III. y un dibujo de éste expresa «lo duradero».. Este autor pro­ pone la relación con el ideogram a del oryx. 28. y por esta causa se van entonces a lugares m uy apunados de los caminos.. según escribe Conrado. Los muchos de este género tienen cuernos.a) Fuentes: Diodoro. Nat. y Juera de ésto. q u e p o se e los c u e rn o s ram ifi­ ca d o s y ca d a añ o c a m b ia su c o r n a m e n ta (d e a n im .. hist.. tanto simbólica com o fo­ nética.. VIII. es ser su materia terrea v no estar asidos al casco. los cuer442 443 . Salen cuando renacen. Caídos... A los castrados. desde aquel tiempo renacen de la mism a suerte. y la causa. «hábil». que significa «experto». Vita Commodi. D u r a d e r o n í c 'ifcAinwiojj- Cómo representan «lo duradero». lo que podría acercarse a la idea de seguridad. P linio explica c ie rta s c a ra c te rís tic a s so b re la c o r n a m e n ta d e los ciervos: . Dicen que los m eten debajo de Ia tierra. Y lo que se puede confesar como cosa más admirable es que. y no se puede conocer su edad por ellos. y con el frío que después se sigue en el invierno. hasta llegar a seis. como suele acontecer a los de menos edad.. sino solamente al cuero cabelludo. v éstos van creciendo como unos tallos tiernos envueltos en unas telas como cañas. se hacen m ás duros y secos. los mudan cada año. pues. como unos bordoncillos.. . Sin em bargo. Elio Lam pidio.. I. sino el de la codorniz. (Hist. experimentándolos continuamente en los árboles. Esta corrección ha sido propuesta por varios editores y tam bién por Sbordone qien hace notar que el hueso del oryx es m ucho más duro que el de la codorniz.. por otra parte. ni se les caen los que tenían. J e r o g lífic o II.. También traen en ellos la señal v muestra de su edad. XXXII). Ambos anim ales tienen una clara relación. 9. H u e r ta en su c o m e n ta rio p re c is a q u e e tim o ló g ic a m e n te la p a la b ra cierv o sig n ifica c u e rn o ... y a ñ a d e so b re el p a r ­ ticular: . No siendo castrados se les caen los cuernos cada año. porque con el calor del estío.. semejantes a un cuerno seco. como cosa que tiene alguna virtud de medicina. X II. lodo el tiempo que carecen de ellos van a pacer de noche. este signo no pertenece a un oryx. 5). J que form a parte de una raíz verbal que significa «llevar a lo largo». las asociaciones que crea son un tanto discutibles. A ristó te le s da c u e n ta d e la p e c u lia rid a d del c ierv o . ni les nacen cuernos. y cuando les agrada su fuerza salen a las parles descubiertas. y esconden el cuerno derecho. están escondidos en perdiéndolos. porque cada año sale un ramo m ás en cada uno. y IX . III. 18). b) Ya hemos indicado que en los m anuscritos lo que se encuentra no es el nom bre del oryx. aunque estén encerrados en algunas selvas. como envidiosos de que otros gocen sus bienes. Asocia tam bién este capítulo con el ideogram a. lo q u e se f u n d a m e n ta en S an Isid o ro (Et. En las partes bajas de los cuernos no tienen ramos: porque de otra m anera vendrían a caer delame de la frente. v no se hallan.

pero la Naturaleza empuja hacia fuera los cuernos que están preparados para asomar (Hist. Estudios sobre Iconología. «Vida larga».. 115. porque dicho animal. V III. p o rq u e ésto s se p ie rd e n y re n u e v a n to d o s los a ñ o s... R ip a . X V ). (Embl. según sostienen algunos es­ critores. nacen los nuevos tan blandos que se pueden comer como espárragos. los egipcios no debieron conocer el ciervo. de fuentes griegas. XX XIII -A notación). Los textos clásicos le proporcionan a nuestro autor noticias sobre la m uda anual de la cornam enta del ciervo y sobre su longevidad. Para Sbordone el significado puede relacionarse con un signo que suena s"li. a s p e c to p o r el q u e al an im a l se le c o n sid e ró c o m o e x p re sió n d e la rg a v id a... com o a p re c ia m o s e n la o b r a d e J a c o p o P ase llin o titu la d a E l T riu n fo d e l Tiem po. L a le­ y e n d a fue re c o g id a p o r S o lin o y A lb e rto M ag n o . en efecto. de quien se sabe lo mucho que vive. S ig u ie n d o estas id e a s . 266 y ss. 5. apenas ha habido (en tantos como se han cazado) alguno en quien se hayan contado ni cien años. siendo cierto. b) Al parecer. NA XII. ob. X II. 18). S ig u ie n d o estas c o n s id e ra c io n e s so b re el an im al.. lo hicieron símbolo de la vida " 6. los cuernos caducos son empujados hacia fuera por la forta­ leza de lo que está dentro. a u n q u e c u e s tio n a este p lan ­ te a m ie n to : . XXII). m ás b ien d e b e ría h a c e r re fe re n ­ cia a lo c a d u c o q u e a lo d u ra d e ro . P a n o f s k y . VIII. q u ie n p u so u n c o llar de o ro a m u c h o s a n i­ m ales y el cierv o d e m o s tró se r u n a n im al de g ran d u ra c ió n (Hist. porque si los autores mismos sin distinción convienen que las ra­ m as que deI tronco de las puntas nacen dicen el número de sus años. E sta ren o v ació n d e su c o rn a m e n ta llevó a c o n sid e ra rlo co m o an im a l de m u y lar­ g a v id a. ya que.. moral V político hallado en las fieras y animales silves­ tres.. o rig in a el n a c im ie n to c o n tin u o d e tales cu e rn o s. Y en la mayoría de los casos. produce cada año nueva ramificación en su cornamenta. E lia n o d a c u e n ta d e e s ta p e c u lia rid a d del cierv o y la ju s tific a se ñ a la n d o q u e los h u e­ so s d e la c a b e z a so n m e m b ra n o so s y a ellos llega g ra n c a n tid a d d e flujo y s a n g re que H o ro z c o señala: La vida larga entendían por el ciervo. Eliano. A ñ a d e : . 611 b 8 ss. I. N at. y así lo p ro p o n e V a ld e c e b ro sig u ie n d o la tra d ic ió n . Nat. cit. V II. L ). HA III. V a le ria n o c o m e n ta q u e los a n tig u o s eg ip cio s c o n s id e ra ro n el c u e rn o d el cierv o c o m o re fe re n c ia a lo d u r a d e r o . VI. El c ie rv o tira n d o del c a r r o del tiem ­ p o fue m o tiv o c o m ú n e n la ic o n o g ra fía y m uy d ifu n d id o a trav és d e P e tra rc a . 18. p á g s . 125 y 126.. por mostrarse de este modo lo largo y dilatado de la vida. A. a) Fuentes: Aristóteles. H orapolo depende. 29.. K eim er. pero que en realidad es una cabra. que cuanto m ás envejecen m ás crecen y se desarrollan sus cuer­ nos. p re s e n tá n d o lo co n u n a c o rn a m e n ta a b u n d a n te : . que es de vida larga. (Hist. E. o e n g ra b a ­ d o s d e m a d e ra q u e s o b re este te m a re a liz a ra G re g o rio d e G r e g o r i i1!5. c o m o v a m o s d a n d o c u e n ta (H ier. IX. los que asientan ¡a contraria opinión. para la elaboración de este jeroglífico. An. ¿De dónde. a u n a la rg a v id a. Estos luego se desprenden.. X X X II). se h a de c o n s id e ra r q u e el flo re c e r de su c o r n a m e n ta es sig n o d e re n o v a c ió n . 153. Plinio. 517 a 24-6. Por m edio de este ideogram a se representa al m uerto espiritualizado y que por ello vive ya eternam ente. 444 445 . C. F e r r e r d e V a l d e c e b r o . Govierno general. VIII. pues. no asiento a esta opinión.. no e x tra ñ a q u e R ip a p r o p o n g a al an im al c o m o im a g e n de la « V id a L arg a» . según ha dem ostrado L. N o o b sta n te .nos viejos.. págs. N at. habernos de discurrir que viven trescientos? Sin embargo. q u ie n da c u e n ta d e la acció n de A le ja n d ro M a g n o . V IH . c o m o a firm a P linio (H ist. Mor.. abundando cada vez m ás en muchos brotes y puntiagudos cuernecillosw .. 9. 578 b 24-6.

c o m e n ta q u e alg u n a s d e ellas: eg ip cio s del h o m b re q u e se h a e s ta b le c id o b ie n y c o n se g u rid a d en u n a c iu d a d . Nat. (Hist. macho y hembra. 14. «piedra aguileña». Valeriano habla de una piedra exislente en el Capitolio que los antiguos veneraban. NA I. a la cual llamaron otros gagate. I..íict. D e la m ism a m a n e r a el h o m b re no d e b e llev arse p o r lo v an o y h a d e fo rtificar.. traen a su nido una piedra llamada gagates o aetites. suena dentro como en el vientre. e sta b le c ie n d o to d a u n a se rie de c u alid ad es m e d ic in a le s de la m ism a: Las piedras Aetites. 16. de acuerdo con el nombre de ellas. Filóstrato. 49. incluso los irracionales se protegen de los ojos de los hechiceros y brujos. se ñ a la n d o q u e el ág u ila to m a p o r u n a s u e rte d e su p e rs tic ió n : J e r o g líf ic o I I I . H o ra p o lo n o to m a esto s sig n ific a d o s c u ra tiv o s. y muchos. q u e p o rta la p ie d r a a su n id o . J. 130. Physiologus. c o m o el n id o d e á g u ila. M or. 4. el h o m b re d e b e b u sc a r d ich a se g u rid ad e n su c iu d ad p ro te g ié n d o s e d e los m ales. de solidez. (Et. 73. £ [g -'s £ ¡npctASs' Gracias a un cierto natural instinto misterioso y admirable. XVI. oh. o del Aguila como lo muestra el nombre. H a b i t a r c o n s e g u r i d a d e n l a c i u d a d n ü f a i Ciimy áo’CfaÁutctuoiw'nx nvMy. y sin ellas no nacen las águilas. duración y seguridad.. pintan un águila que lleva una piedra. X IX . q u ie n . 111). traen para el edificio de su nido una piedra llamada aetites. Pues aquélla levanta una piedra del m ar o de la tierra. XXXVI. c. XXXVI. X X X ).. Otros afirm an que el águila naturalmente es tan cálida que puesta sobre sus huevos podría cocerlos o asarlos. (Hist. y que sin éstas no paren las águilas. h a b la n d o d e las di­ fe re n te s clases d e ág u ilas. XXX.. S o b re esta p ie d ra c o n tin ú a h a b la n d o e n su L ib ro X X X V I. tienen una gran fam a. s e g u rid a d . Otros dicen que para que no se quiebren sus huevos. X. 13-20).. 22). que es provechosa para muchos remedios. y si la sacuden o menean. También habla en relación al cristianismo.. 4. C o m e n ta q u e é s ta sirv e p a ra fo rtific a rlo y d a rle . II..5ccp>'HfA/5t¡j{. El. 12. el relato del águila que coloca en su nido una piedra que funciona de lalismán se encuentra atestiguado por vez prim era en Plinio... como ejemplo. e n co n ­ se cu en cia. dicen que se encuentran dos en cada nido.. S. porque sin ella no pueden perfeccionarse. XXI). ad e ­ m ás d e re fe rir la firm e z a y s e g u rid a d d el e s ta d o (H ier. V —Anotación). otros afirman ser necesarias para sacarlos a la luz. cuya naturaleza es tan fría que templa su calor excesivo. a s p e c to q u e se p r e s e n ta ta m b ié n en el c a p ítu lo X X X V I d e P lin io y a m e n c io n a d o . 149. Cómo expresan «hombre que habita una ciudad con seguridad». X. N eptunalio. b) A juicio de los estudiosos. (Hist. su e s p íritu c o n u n a se v e ra in stru c c ió n ls\ C o n el s e n tid o d e se g u rid a d p ro p o n e H o ro z c o esta m ism a c o m p o s ic ió n (Em bl. mudando la causa. 22. y ve el n id o c o m o im a g e n d e la c iu d ad : del m ism o m o d o q u e el águ ila S i quieren expresar «hombre que habita una ciudad con seguridad». 35).. y que por esto solamente paren dos. II. d a se g u rid a d a su n id o m e d ia n te e s ta p ie d r a . 447 . Eliano. no se gasta cosa alguna de ella en el fuego. HáUanse en los nidos de las águilas.. y la coloca en su propio nido para que siga con seguridad.. E sta s id eas p r o p o n e V alerian o al re alizar el su c eso del ág u ila q u e p o r ta u n a p ie d r a p a r a su n id o . E ste a u to r sigue las id eas d e P lin io y h a b la d e la p ie d ra c o m o ele m e n to m ed icin al q u e fav o re ce el p a r to d e las m u jeres. y asi tiene necesidad de poner con ellos la piedra gaga­ tes. pero aquella virtud medicinal no la tienen sino las que cogen del nido. aetites. 736-7. macho y hembra. H u e rta c o n tin ú a se ñ a la n d o la p ro c e d e n c ia d e tales p ie d ra s. dan diferentes razones: unos dicen que la traen como remedio eficaz para que no les aojen sus hijos.E lian o d esc rib e e s ta p ie d ra a e tite s y su s p r o p ie d a d e s c u ra tiv a s. cit.. Otros dicen que las ponen en su nido para defensa de los animales venenosos. An. p u es es im ag en p a ra los a n tig u o s L a fu e n te d e e s ta n a r ra c ió n la e n c o n tr a m o s e n P linio. ¿<r4>a^Sf oínouüTa ttÍAíj/ a /v iic u f>x\óp. vita Apoll. d o n d e p re se n ta el ág u ila . Dicen que se hallan dos. Isid o ro de S evilla t r a ta so b re e s ta p ie d ra : Aetita es piedra que se encuentra en los nidos de las águilas. h a b la n d o d e sus g én e­ ro s y p ro p ie d a d e s c u ra tiv a s. en que se fundamentaría su Iglesia (Mt. ?í'5«<ríf) e?f ihoM cu vitastay.ccí'i‘y Ai'5o¡j jSas’¿£o»'pc £i>^f>j*c¡>outr i¡j-{n a t(^ $ 5 ¿^>3íi^TTKí'. Nat. macho y hembra. a los cuales es su virtud contraria. 446 a) Fuentes: Plinio. no hemos de olvidar la imagen que propone Cristo a los discípulos al comparar al Príncipe de los Apóstoles con la piedra. [Hist.. w .. En lo referente a la piedra como seguridad. Isidoro. Las águilas cogen la piedra que se llama. m ás b ien el su p e rstic io so q u e p ro ­ p o n e E liano.. X. esta pie­ dra está preñada. C a m e r a r iu s .. Manuel Files. XVI. H u e rta e n su c o m e n ta rio a P lin io n o s se ñ a la que: . Nat. 35. I. y para esto dicen algunos que traen dos.. X X II) C a m e ra riu s