P. 1
Alud: Como saber más de avalanchas

Alud: Como saber más de avalanchas

|Views: 838|Likes:

More info:

Published by: Rostro Helado Oxígeno on Jan 14, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/23/2010

pdf

text

original

AVALANCHAS

Alud

nieve

EL INFIERNO BLANCO

56

OXIGENO

NIE VE 2008/2009

ox nieve avalancha nieve.indd 7656

24/11/2008 15:10:56

Los aludes son una de las manifestaciones naturales más devastadoras que existen, y pocas son las posibilidades que tenemos de sobrevivir a ellos si no actuamos con rapidez. Cada vez somos más los que nos aventuramos fuera de las pistas, o los que practicamos el esquí de montaña. El conocimiento, la evaluación y prevención del riesgo, y el saber actuar adecuadamente, son las claves para disfrutar muchos años de la nieve polvo.
AUTOR: LUIS PANTOJA Peñalara, invierno: niebla, viento, apenas veo a mis compañeros mientras vamos buscando las pocas zonas con nieve de este invierno tan cálido y seco. Vamos ascendiendo con los esquís por una hoya en donde por fin no afloran las piedras. Oigo un rumor, como un golpe de viento, y entre la niebla y el blanco de la nieve me encuentro desequilibrado. De pronto me doy cuenta de que estoy siendo arrastrado por un alud de placa y en un instante me envuelve la blancura total. Afortunadamente unos metros más abajo paramos, y tras ver que mis compañeros están bien, desenterramos nuestras piernas de esta escayola en la que se ha convertido la nieve al detenerse. Incluso con el escaso espesor de nieve y en esta corta ladera, nos damos cuenta de las graves consecuencias que pueden ocasionar los aludes, incluso los más pequeños. Existen muchas y muy buenas publicaciones acerca de las avalanchas que recomiendo leáis detenidamente, así como cursos sobre nivología y prevención de aludes impartidos por profesionales del mundo de la montaña. Aquí voy a contaros unas nociones básicas para estimular vuestro interés sobre este tema.
OXIGENO Nie ve 57

ox nieve avalancha nieve.indd 7657

24/11/2008 15:11:11

AVALANCHAS

nieve
Cómo se desencadena un alud
Las avalanchas son desplazamientos de masas de nieve montaña abajo. Sus orígenes son muy variados, pero todas obedecen a los siguientes principios físicos: Dentro del manto nivoso, cada estrato está sometido a dos tipos de fuerzas opuestas: las fuerzas de tracción (peso del manto nivoso y el ángulo de la pendiente) que lo empujan ladera abajo, y las de resistencia (anclajes al suelo, cohesión de la nieve y rozamiento de los granos) que lo fijan a la pendiente. Si éstas últimas son mayores, el manto nivoso permanece en equilibrio estable, pero si las fuerzas de tracción aumentan (paso de personas, caída de más nieve o cornisas) o las de resistencia disminuyen (metamorfosis del manto nivoso), este equilibrio se puede romper y desencadenarse un alud. Las precipitaciones sólidas (cristales de nieve, granizo, escarcha, etc.) van acumulando en el suelo capas de nieve diferentes según las condiciones meteorológicas. Estos estratos constituidos por granos de nieve forman el llamado manto nivoso. Estos granos de nieve son producto de los diferentes tipos de precipitaciones sólidas caídas, pero trasformados por las condiciones meteorológicas que han sufrido. De esta forma, distinguimos entre varios tipos de granos que pueden formar nieve reciente, nieve granulada, escarcha de superficie, granos finos, redondos, de caras planas, cubiletes o gobelets, costras de rehielo, etc

TIPOS DE ALUDES
De nieve reciente: Son deslizamientos de masas de nieve reciente, de baja cohesión, pudiendo ser pequeñas coladas o enormes masas devastadoras. Tienen un arranque puntual, su velocidad es elevada y su trayectoria a veces imprevisible. Se producen al acumularse espesores de nieve importantes en pendientes propicias: entre 30 y 60 cm son inestables en pendientes de más de 50º; entre 60 y 90 cm en pendientes de 30º a 50º; más de 90 cm en pendientes de menos de 30º. Es en las pendientes entre 30º y 50º donde más peligro existe, ya que las más empinadas se purgan solas y las menos inclinadas son de difícil desencadenamiento. Un caso particular es el alud de nieve polvo, en el que la nieve se mezcla con el aire produciendo un aerosol que forma una nube asfixiante de gran velocidad (hasta 200 km/h), y de gran poder destructivo por su onda expansiva. De placas de nieve: Se producen por desprendimientos de capas de nieve más o menos compacta y densa, pero que no se cohesionan bien con el sustrato inferior por presentar éste un plano de deslizamiento (hielo, nieve granulada, granos de caras planas, cubiletes o escarcha). El arranque es lineal y trasversal a la pendiente, movilizando importantes cantidades de nieve. Son los causantes de la mayoría de accidentes mortales debido a la dificultad para adivinarlas, y al desencadenarse al paso (sobrecarga) de la víctima. Con frecuencia la ruptura se produce por encima de la persona, y toda la ladera se viene abajo de repente. Un caso particular es el alud de placa de viento. Dichas placas se forman a sotavento de crestas, o en vaguadas y corredores donde la nieve se acumula y apelmaza por el viento. Aludes de fusión: Son deslizamientos de nieve húmeda sin cohesión, en pequeñas coladas o transportando grandes masas de nieve. Generalmente su salida es puntual, circulando por las vaguadas no muy deprisa. Suelen ocurrir en la primavera, cuando un aumento de temperatura funde los puentes de hielo que estabilizaban el manto, pero en nuestras latitudes pueden ocurrir durante todo el invierno. Sus trayectorias son predecibles, ya que siguen las vaguadas y los corredores, y se deslizan por el fondo de los valles. El momento de desencadenamiento también se puede prever teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas.

Nieve venteada en Peñalara (S. Guadarrama)
OXIGENO NIE VE 2008/2009

58

ox nieve avalancha nieve.indd 7658

24/11/2008 15:11:20

Los límites que no debes cruzar
La Escala de Riesgo de Aludes es la utilizada en toda Europa para expresar el riesgo que representa la realización de actividades en montaña cuando nos movemos por terreno nevado. La estimación del riesgo la realiza personal altamente cualificado en nivometeorología, normalmente de los Servicios Meteorológicos Nacionales. Recopilan diariamente informes especiales de las diferentes vertientes de cada cordillera, elaborados por multitud de profesionales y colaboradores: observatorios meteorológicos, refugios de montaña, estaciones de esquí, servicios de rescate, etc. Estos informes contienen datos meteorológicos, sondeos del manto nivoso, tests de estabilidad… e incluyen la descripción de los aludes observados.

ESCALA EUROPEA DE RIESGO DE ALUDES
Índice de Riesgo 1 Débil Estabilidad del Manto Nivoso Bien estabilizado en la mayoría de las vertientes. En algunas pendientes suficientemente propicias a aludes, moderadamente estabilizado. Probabilidad de desencadenamiento Sólo en pendientes muy propicias y sobre todo, a causa de fuertes sobrecargas. De forma natural sólo coladas o pequeños aludes. Sobre todo por sobrecargas fuertes y en algunas pendientes cuyas características se describen normalmente en el boletín. No se esperan aludes espontáneos de gran amplitud. Incluso por sobrecargas débiles y en numerosas pendientes cuyas características se describen habitualmente en el boletín. En ciertas situaciones son posibles algunos aludes espontáneos de dimensiones medias y a veces grandes. Incluso por sobrecargas débiles en la mayoría de las pendientes suficientemente propicias a los mismos. Posibilidad de aludes espontáneos de dimensiones medias y a veces grandes. Se esperan aludes espontáneos numerosos y grandes incluyendo zonas con pendientes poco propicias. Recomendaciones para la realización de actividades Actividad casi sin restricciones. Elección del itinerario con precaución, evitando las pendientes con la orientación y altitud indicada. Evitar las pendientes con la orientación y altitud indicada. En el resto de pendientes valorar su riesgo con prudencia. Actividad limitada a zonas de pendiente moderada y que no estén expuesta a ser barridas por aludes. Descartar cualquier tipo de actividad.

2 Limitado

Alud en el Pico Pobeda (7.439 m),República Kirguizistán En numerosas pendientes suficientemente propicias a aludes, moderado o débilmente estabilizado. En la mayoría de las pendientes suficientemente propicias a aludes, débilmente estabilizado.

3 Notable

4 Fuerte

Alud de placas de nieve

Inestabilidad 5 Muy Fuerte generalizada del manto nivoso.

INTERPRETACIÓN DE LA ESCALA EUROPEA: Índice de riesgo: a diferencia de otras escalas fácilmente mensurables, ésta es consecuencia de la interacción de diversas variables que ofrecen un resultado probabilístico. Es decir, con suelo nevado nunca existe el riesgo 0, y no hay que descartar el desencadenamiento de aludes en circunstancias diferentes a las que nos indiquen. Estabilidad del manto nivoso: en este apartado debemos tener en cuenta la exposición de la ladera, altitud del recorrido, duración de la actividad y previsión meteorológica: la evolución del manto nivoso a lo largo de la jornada dependerá de estos factores.
● ●

Probabilidad de desencadenamiento: un alud puede tener una “salida espontánea” (debido a causas naturales) o un “desencadenamiento accidental” (por el paso de personas o animales). Una “sobrecarga débil” se refiere al paso de una sola persona, mientras que una “sobrecarga fuerte”, a un grupo. La expresión “situación de aludes activa” informa de los aludes espontáneos. Recomendaciones para la realización de actividades: información de qué laderas son propicias a aludes indicando su exposición, altitud, inclinación y duración del riesgo.

INFORMACIÓN SOBRE EL RIESGO DE ALUDES:
-En las estaciones de esquí, refugios de montaña, servicios de socorro, servicios meteorológicos, etc. -Internet: www.aemet.es/www. meteocat.com/www.icc.es/www. meteofrance.com - La Agencia Estatal de Meteorología elabora partes de predicción de los distintos sistemas montañosos españoles: • Pirineos: 807 170 380 • Picos de Europa: 807 170 381 • Sierra de Guadarrama: 807 170 382 • Sistema Ibérico: 807 170 383 • Sierra Nevada: 807 170 384 • Sierra de Gredos: 807 170 385

OXIGENO Nie ve 59

ox nieve avalancha nieve.indd 7659

24/11/2008 15:11:27

AVALANCHAS

nieve
Tests de evaluación del manto nivoso:
Sólo los equipos profesionales están cualificados para realizar un estudio serio de la estabilidad del manto nivoso. Para ello, estudian por separado los siguientes dos elementos: La resistencia lateral: Dureza de cada una de las capas que forman el manto nivoso; es decir, la fortaleza de la cohesión entre los granos de cada capa. Para estudiar esta cohesión se realiza un sondeo de nieve, en el que se excava un profundo agujero en la nieve y determinan de cada estrato el tipo de grano, humedad, resistencia, dureza, temperatura y espesor. La resistencia basal: Intensidad de la fuerza de rozamiento entre capas; es decir, qué cantidad de carga soporta una capa antes de deslizar sobre la que está debajo. No obstante, podemos realizar unos sencillos tests que ayudarán a tomar la decisión correcta. Debemos elegir una zona segura y representativa de la ladera por la que vamos a transitar. Aunque no debemos confiarnos, ya que frecuentemente sus resultados no son extrapolables al resto de las laderas debido a las irregularidades locales del manto nivoso: Test del bastón: es un test muy rápido de realizar pero poco preciso, y solamente para las capas más superficiales. Consiste en ir clavando el bastón cogido por la roseta, o una sonda de nieve, para sentir la resistencia de las diferentes capas. Si en profundidad encontramos capas blandas, pueden estar formadas por cristales poco cohesionados, y deberíamos cavar y examinarlos. Si la resistencia aumenta con la profundidad podemos pensar que existe estabilidad en el manto. Test noruego o de la pala: sólo nos sirve para evaluar las capas más superficiales. Con la pala recortamos un bloque trapezoidal de 50 cm de profundidad, y 40 cm de ancho en la parte más alta de la ladera y 80 cm en la más baja de la misma. Despejamos de nieve la ladera por debajo del trapecio para que el bloque pueda deslizar. Con la pala empujamos el bloque por el lado de arriba para

Fisura en una cornisa

desprenderlo. La fuerza que tengamos que emplear, nos indicará la estabilidad: -Estabilidad frágil: si empleamos hasta 10 kg de fuerza. -Estabilidad media: si empleamos de 10 a 20 kg de fuerza. -Estabilidad sólida: si empleamos más de 20 kg de fuerza.

Cómo prevenir un alud
Es fundamental tomar ciertas medidas antes y durante nuestras salidas por terreno nevado para minimizar, en la medida de lo posible, el riesgo de ser víctimas de una avalancha. Días antes de la salida: -Conocimiento del boletín de riesgo de aludes y su valoración según la escala europea. -Consulta a los servicios profesionales de la zona (pisteros, guías, guardas de refugios, otros montañeros,…). -Consulta del parte meteorológico y la predicción para el periodo de tiempo que prevemos estar en montaña. -Estudio del itinerario y sus alternativas, con guías, fotos y mapas. Al comenzar la actividad: -Recopilación de datos de los participantes acerca de su condición física, nivel técnico, conocimientos en rescates, etc. -Evaluación del itinerario elegido: si es expuesto, desprotegido, poco frecuentado, con fuertes pendientes, etc. -Comprobación del equipo de seguridad: pala, sonda y funcionamiento correcto de todos los Arvas. -Realización de algún test de evaluación de estabilidad del manto nivoso. Durante la actividad estar atentos a las señales de peligro: -Tener en cuenta las irregularidades del manto con acumulaciones, cornisas, capas internas frágiles, etc. -Sobrecargas del manto nivoso por lluvias o por acumulaciones de nevadas recientes.
60 OXIGENO NIE VE 2008/2009

-Si ha habido viento, aún sin nevar, estar atentos a la formación de placas a sotavento, en vaguadas y canales. -Si la temperatura es elevada, cuidado con los aludes de fusión. -Si ha hecho mucho frío recientemente puede haberse formado escarcha de profundidad. -La niebla es un importante obstáculo para evaluar riesgos y actuar rápidamente en caso de accidente. -Observar si hay restos de aludes recientes o cercanos. -Las fisuras en el manto nivoso son síntoma de tensiones en su interior debido a condiciones de inestabilidad. -Los chasquidos o ruidos sordos como un “boom”, indican que el manto está sometido a tensiones que lo hacen inestable. Por precaución, debemos renunciar a realizar la actividad si: -El riesgo de aludes es mayor de 4 (mayor de 3 para grupos poco experimentados). -Malas condiciones meteorológicas actuales o próximas. -Falta de material de seguridad o desconocimiento del mismo. -Carteles locales de alerta y prohibición. -Retrasos importantes sobre el horario previsto. -Señales de alarma importantes acerca del manto nivoso.

ox nieve avalancha nieve.indd 7660

24/11/2008 15:11:34

QUÉ HACER EN CASO DE ACCIDENTE
Si debemos internarnos por una zona sospechosa de ser inestable: -Avanzar de uno en uno, parando y reagrupándose en zonas seguras. -El guía o persona más experimentada, encabezará el grupo. -Debes protegerte las vías respiratorias con un pañuelo. Llevar guantes y ropa de abrigo, para evitar casos extremos de hipotermia. -Desabrocharse las correas de los esquíes, bastones, piolets y mochila, llevando ésta con una sola hombrera. -Llevar a mano un silbato y una navaja para avisar y liberarnos de material en caso de accidente. Si nos vemos arrastrados por un alud: -Alertar al grupo rápidamente para intentar escapar. -En algunas avalanchas de pequeñas dimensiones, y si tenemos los esquíes puestos, podemos intentar deslizarnos hacia abajo para salir de ella por delante o por un lado. -Liberarnos de mochilas, bastones, etc. -Intentar hacer movimientos natatorios para mantenernos en la superficie. -Antes de que se detenga, hacernos hueco alrededor de la cabeza. -Actuar con calma para consumir poco oxígeno, e intentar avisar con el silbato. En caso de observar a una víctima siendo arrastrada por un alud: -Intentaremos no perderla de vista, prestando atención al último lugar donde la observamos para determinar su posible trayectoria. -Cuando se detenga comprobaremos que no hay más avalanchas, o colocaremos un vigilante. -Llamar a los servicios de socorro proporcionando datos con la mayor precisión posible. -Delimitar el área de máxima probabilidad de encontrar a la víctima. -Llamar al teléfono móvil de la víctima y en silencio echar un primer vistazo a la zona tratando de localizar señales, objetos o ruidos. Si así no hemos localizado a la víctima, buscarla en función del equipamiento que llevemos: -Si no llevamos ningún equipamiento especial trataremos de fabricarnos algo parecido a una sonda de nieve (bastones, piolets, ramas…) y a una pala (espaldera de una mochila, ancla de nieve, espátula de esquí…). Procederemos al sondeo desde la zona más probable hasta la más lejana. -Si la víctima no lleva Arva pero nosotros tenemos equipamiento de avalanchas, desplegaremos las sondas y realizaremos un peinado desde la zona más probable hasta la más lejana. Nos colocaremos en fila separados 50 cm, e iremos clavando las sondas delante de nosotros, avanzando a la vez otros 50 cm para realizar otra clavada. -Si tanto la víctima como nosotros tenemos equipamiento de avalanchas, procederemos según los métodos de búsqueda con Arva para encontrar la primera señal de la víctima y después localizar el lugar preciso de enterramiento. -Una vez localizado el cuerpo con la sonda, pasaremos a desenterrarlo lo más rápidamente posible con las palas o cualquier otro material que tengamos. En primer lugar liberaremos la cabeza de la víctima y sus vías respiratorias, aplicándole los primeros auxilios. -Buscaremos a otras víctimas si las hubiera. -Evacuaremos a la víctima hasta un lugar seguro, abrigándola y atendiéndola hasta que lleguen los servicios de socorro profesionales.

Material de seguridad:
Según las estadísticas, el 93% de las víctimas de una avalancha permanecen con vida al cabo de los 15 minutos del deslizamiento. Pero estas cifras caen en picado a partir de este tiempo, y sólo el 25% se mantienen vivas al cabo de 45 minutos. Por eso es tan importante la búsqueda inmediata de las víctimas una vez detenida la avalancha. Gracias al empleo del conjunto Arva, sonda y pala, es posible rescatar a las víctimas con rapidez, siempre y cuando sepamos utilizarlo con eficacia. Arva: Es el nombre que reciben los aparatos de rescate de víctimas de avalanchas. Estos instrumentos electrónicos son emisores y receptores de un campo electromagnético (alcance máximo 60 m), emitido a impulsos en la frecuencia de 457 Khz. Colocados en el interior de nuestra vestimenta, lo llevamos en la posición de emisión, y en el caso de avalancha pasaríamos a modo de recepción para buscar la señal emitida por los Arvas de las víctimas, y delimitar la zona aproximada de enterramiento. Los métodos de búsqueda deben practicarse antes de vernos en un accidente real. Sonda: es una varilla telescópica de aluminio, acero o fibra, con tramos que se ensamblan (entre 2 y 3 m) y acabada en punta metálica para facilitar su penetración en la nieve. Debemos prestar atención al sistema de bloqueo de las varillas cuando la tenemos desplegada. Este sistema debe ser lo suficientemente robusto para que sus tramos no se desacoplen al extraer la sonda de la nieve. Sirve para localizar el punto preciso de enterramiento de la víctima una vez que hemos localizado la zona con el Arva. Pala: Con ellas, la excavación en la nieve es mucho más rápida, y recordemos que el tiempo es vida en estas situaciones. Hay de 3 tipos: Palas de asas, palas con mango acoplable y palas de mango telescópico.

OXIGENO Nie ve 61

ox nieve avalancha nieve.indd 7661

24/11/2008 15:11:37

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->