Está en la página 1de 2

Peso de un fichero Gráfico

Estudio del tamaño que ocupan los mapas de bits en disco, que
suele estar relacionado con el número de colores con el que está
codificado el gráfico.

Los mapas de bits pueden estar definidos en un número variable de colores. Como
regla general, cuantos más colores tenga la imagen, mayor calidad tendrá, aunque
esta regla depende mucho de la imagen en sí.

Por ejemplo, una letra negra sobre fondo blanco (1 bit de profundidad de color),
formada por líneas rectas horizontales y verticales, sólo necesitará estos dos
colores para visualizarse de forma correcta, aunque aumentemos su tamaño
(resolución).

Si trabajamos con una profundidad de color de 8 bits tendremos 256 colores


posibles para cada píxel (caso de iconos o ilustraciones en formato GIF, por
ejemplo) y si aumentamos la profundidad a 24 bits tendremos millones de colores
para cada píxel de la imagen (caso de fotografías en formato JPG o PNG, por
ejemplo).

También podemos definir diferentes resoluciones para una imagen. Cuanto mayor
sea la resolución, más píxeles formarán la imagen, más datos de información
necesitará y, por lo tanto, mayor será el tamaño del fichero resultante.

Por lo tanto, cuantos más colores tenga una imagen y cuanto mayor sea su
resolución, mayor peso tendrá el fichero necesario para almacenarla.

1
En la fórmula anterior, ancho y alto están dados en pulgadas, resolución en píxeles
por pulgada y profundidad del color en bites.

Para una imagen de 3 x 2 pulgadas a una resolución de 72 ppp y con una profundidad
de color de 8 bits, por ejemplo, tendremos:

Peso fichero = [[(3 x 72) x (2 x 72)] x 8] / 8 = 31104 bytes = 31 Kb

Si las dimensiones de la imagen está en centímetros, basta dividir estos por 2,54.
Así, una imagen de 1 x 1 pulgadas a una resolución de 300 ppp y con una profundidad
de color de 24 bits (color real) tendrá un peso de: contiene un total de 90.000
píxeles.

Peso fichero = [[(1 x 300) / 2,54 x (1 x 300) / 2,54] x 24] / 8 = 41850 bytes = 419
Kb

Si trabajamos directamente con píxeles (captura con cámara digital, por ejemplo),
bastará multiplicar las dimensiones de la imagen entre sí y por la profundidad de
color en bits para determinar la cantidad de bits presentes en un archivo de
imagen., y dividiendo el resultado entre 8, tendremos el peso del fichero en bytes.

Como vemos, los pesos obtenidos son muy altos, sobre todo en el caso de imágenes
destinadas a Internet, donde el ancho de banda es un recurso limitado.