UTILIZACIÓN DE LOS ESPACIOS

SUBTERRÁNEOS PARA UBICAR OBRAS DE
LA ECONOMÍA
AUTOR: ROBERTO BLANCO TORRENS
ISMM DE MOA – CIPAT. ESPOL

INTRODUCCIÓN
En los últimos 40 años en muchos países son
implementadas medidas, normativos, regulaciones y
hasta leyes para garantizar la asimilación integral de
los espacios subterráneos, en particular el empleo de
grandes vacíos existentes bajo tierra (cavernas,
cuevas y las excavaciones mineras ya explotadas),
para la disposición en ellos de diferentes tipos de
obras (de producción, de almacenamiento, de tipo
energético y de otros muchos fines).
Por primera vez, la ubicación planificada y
organizada de diferentes tipos de obras bajo tierra,
recibió difusión en Alemania en 1914.

En ese país al final de 1945 existían mas de 140
fábricas subterráneas en activo, Un gran volumen
de espacio (bajo tierra) fue ocupado por
almacenes de diferentes productos. Al final de la
guerra el área ocupado por las fábricas y
almacenes era aproximadamente de 1,3 millones
de m2. .
Es necesario señalar que, a pesar de los
bombardeos masivos realizados por los aliados
sobre Alemania, las obras subterráneas sufrieron
muy pocas afectaciones.

DESARROLLO
En la actualidad la construcción subterránea
recibe gran difusión. La ubicación de diferentes
tipos de obras bajo tierra se aplica en más de 40
países del mundo.

En EE.UU, Francia, Alemania, Rusia, Suecia, Japón
y otros países, en la asimilación de los espacios
subterráneos trabajan una gran cantidad de
firmas y organizaciones especializadas, se han
creado consejos de coordinación, comités y
otros tipos de instituciones; se publican revistas
especializadas sobre esta temática, en los
centros de educación se leen cursos sobre la
asimilación y utilización de los espacios
subterráneos.

El intenso desarrollo de la economía y el
crecimiento constante de los volúmenes de
construcción exigen la ocupación de nuevos
territorios de la superficie. Los pronósticos
demuestran que las exigencias en territorios, solo
para nuevas zonas de urbanización, ya en los
próximos años será muy significativo.
Conjuntamente a esto se necesita grandes áreas
para la agricultura y ganadería. Esto indica que
en un futuro no lejano en países de alta densidad
de población, en la superficie no quedara
terrenos disponibles para ubicar en ellos
diferentes obras económicas.

Una de las vías más efectiva para dar solución al
problema planteado es la utilización de los
espacios subterráneos.
La solución integral de esta tarea conduce a una
mejoría sustancial en la conservación del medio
y a una mayor seguridad en las obras, ante la
acción de distintos procesos y fenómenos físicogeológicos.

Una amplia, integral y previamente planificada
asimilación de los espacios subterráneos y su
ulterior utilización posee un gran significado
económico, social y estratégico, lo cual se refleja
en una serie de leyes existentes sobre la
utilización de los espacios subterráneos en
diferentes países (Canadá, EE.UU, Rusia, Países
Escandinavos, entre otros).
Sin embargo, no solo por la posibilidad de
economizar el terreno de la superficie se le presta
gran atención a esta problemática, ya que la
ubicación de una serie de obras bajo tierra
ofrece además una serie de ventajas

• Posibilidad de utilizar el macizo rocoso en
calidad de material de construcción y de
aislamiento.
• Una alta seguridad ante la acción de efectos
exteriores.
• Durabilidad y propiedades de aislamiento
térmico permanente en las rocas.

• Alta estabilidad antisísmica.
• Disminución en el gasto de energía, para
enfriamiento o calentamiento del objeto de la
obra.
• Posibilidad de asimilar altas cargas sobre el
piso de la obra.
• Disminución de los gastos de mantenimiento de
la obra.

Una gran dificultad, teniendo en cuenta las
exigencias constructivas, trae consigo la
construcción de edificaciones y obras ingenieriles
antisísmicas en la superficie; lo que produce un
aumento del costo de la obra antisísmica.
Mucho mejor asimilan los efectos sísmicos las
obras ubicadas bajo tierra, como muestran los
resultados de observaciones en túneles de
diferentes diámetros, ubicados en zonas
sísmicamente activas. En ellas solo se han
producido algunas grietas en la fortificación.

En tanto, que en la superficie sismos de igual
intensidad han provocado la destrucción parcial
o total de diferentes construcciones ingenieriles.
Una gran cantidad de energía se gasta en todo el
mundo para la calefacción de los edificios en la
época de frió y para el enfriamiento del aire en el
verano.

Por ejemplo en los EE.UU para éstos objetivos se
gasta alrededor del 25% de toda la energía y en
Canadá entre un 25 y un 35 % de toda la energía.

Debido a la crisis energética en estos y otros
países gran importancia tiene el encontrar
medidas que tiendan a disminuir el gasto de
energía para distintos fines.
Si hasta la década del 50 del siglo pasado la
ubicación de una serie de obras bajo tierra se
debía solamente a problemas de Índole militar,
en la actualidad el deseo de disminuir la
cantidad de energía necesaria para garantizar
las condiciones idóneas de temperatura y
humedad en diferentes locales de producción y
servicio hace que se valore su ubicación bajo
tierras.

Una excavación subterránea, desde el punto de
vista de su interacción térmica con el macizo
rocoso circundante se puede considerar como
un edificio normal, pero con el constante
aumento del espesor de su pared.
La energía que se gasta en la calefacción o
enfriamiento de cualquier obra es directamente
proporcional a la diferencia existente de
temperatura dentro de la obra y el medio
circundante e inversamente proporcional al
espesor de la pared.

Si alrededor de la obra subterránea se forma una
zona permanente de enfriamiento o de calor, la
"pared" de la obra va a ir aumentando
constantemente su espesor y el gasto de energía
para uno u otro fin cada año se hará menor.
Los espacios subterráneos utilizados de acuerdo
a las características y forma de su conformación
se pueden dividir en 3 grupos:

1) Excavaciones mineras abandonadas y vacíos
naturales (cuevas, cavernas, etc.), que han
sido preparado para su ulterior empleo.
2) Excavaciones mineras que fueron laboreada
con parámetros preestablecidos o sea
teniendo en cuenta en su proyecto inicial los
parámetros necesarios para la ubicación de la
futura obra.
3) Construcciones subterráneas especiales.

Según nuestro criterio en la actualidad, en las
condiciones de muchos de nuestros países la 1ra
variante es la más idónea.

La construcción de obras subterráneas especiales
es la forma más universal de utilización del
espacio subterráneo.

Este tipo de construcción se puede considerar
racional para diferentes situaciones:
• En
condiciones
favorables.

ingeniero-geológicas

• En zonas donde la superficie se utilice para el
cultivo de productos agrícolas valiosos.

• En zonas montañosas en las que existen pocas
condiciones para la construcción superficial y
otras situaciones.

En cada caso concreto la elección de uno u otra
variante de utilización de los espacios
subterráneos se debe resolver por medio de un
análisis técnico-económico.
La valoración de la utilidad de utilizar los espacios
subterráneos para ubicar en ellos diferentes obras
es una tarea científico-técnica compleja, sin
embargo se puede afirmar que los gastos de
explotación de las obras subterráneas, en los
casos en que existan condiciones ingenierogeológicas favorables, serán menores que los de
la superficie.

POSIBLES USOS DE LOS ESPACIOS SUBTERRÁNEOS
En base al análisis de la literatura existente y
considerando las condiciones de nuestros países
de Latinoamérica, en el momento actual, se
pueden recomendar la ubicación bajo tierra de
una serie de obras de índole económica, las
cuales convencionalmente se pueden clasificar
en 5 grupos:

1) Almacenes de diferentes tipos.
2) Depósitos de petróleo y gases.
3) Depósitos de agua.
4) Refugios.
5) Otras obras subterráneas.

Las obras del ler grupo se pueden subdividir en 2
subgrupos:
• Almacenes en los cuales se exige una baja y
constante temperatura para la conservación
de determinados productos (frutas, carnes y
otros)
• Almacenes en los cuales durante su
explotación no es necesario la disminución de
la temperatura.

Las obras del ler subgrupo se proveen de
instalaciones frigoríficas y los principales gastos
de explotación que en ellas tienen lugar, van
relacionados con el gasto de energía para
garantizar la temperatura requerida.
Como es ya conocido, el gasto de energía en lo
fundamental va a depender de la diferencia
entre la temperatura inicial (la del medio) y la
necesaria (final) para la conservación de los
productos.

En la actualidad en nuestro país para la
conservación
de
diferentes
productos
alimenticios solo son empleados frigoríficos
ubicados en la superficie. En los últimos años se
han puesto en explotación algunos nuevos
frigoríficos los cuales se ejecutan, como regla,
por proyectos típicos.
Un frigorífico de superficie está constituido por un
conjunto de edificaciones y construcciones,
todos los cuales, salvo 2 o 3 objetos de obras, se
pueden ubicar en excavaciones subterráneas, de
minas ya explotadas.

Como demuestran los cálculos, en condiciones
de excavaciones estables, los gastos que
ocasiona la preparación de la mina para ubicar
en ella la obra en cuestión, son menores que el
costo de construcción de la obra en la superficie.
Es necesario subrayar que bajo la dirección del
autor de este material se elaboraron propuestas
para la construcción de un frigorífico en la Mina
Cromita de Cuba Oriental y de un depósito de
petróleo en la mina Cayo Guan en la región
oriental del país.

En las condiciones de Cuba y otros países del
área el depósito de agua en condiciones
subterránea posee ventajas con respecto a su
conservación en presas superficiales.

Las lluvias en nuestro país en el año no son
sistemáticas sino más del 80 % de ellas se
concentran en la época de lluvias y tampoco se
distribuyen regularmente por el territorio,
existiendo lugares en que llueve mucho más que
en otros.

Por esta causa se considera que la recepción y
conservación
de
las
aguas
en
presas
superficiales tiene como principal deficiencia,
que en el período de seca se va a producir la
evaporación de un gran volumen del líquido.
Otros tipos de obras subterráneas tales como:
fábricas, subestaciones eléctricas, talleres,
archivos, garajes y otros poseen una serie de
ventajas con respecto a las de superficie.

Las obras subterráneas de los 5 grupos
mencionados poseen sobre las de superficie la
ventaja común de disminuir significativamente o
incluso eliminar la afectación al medio, lo que
para
nuestros
países
reviste
una
gran
importancia.

CONCLUSIONES
• En muchos de nuestros países, en la actualidad
existe gran cantidad de minas ya trabajadas,
las que en muchos casos se ubican cerca de
lugares densamente poblados, poseen vías de
comunicaciones que se encuentran en un
estado aceptable y su acondicionamiento no
resultaría costosa para el caso en que las
excavaciones fueron hechas en rocas estables.
Lo anteriormente expresado facilita la posibilidad
de utilización de estos espacios subterráneos
para los diferentes objetivos económicos antes
mencionados.

• Si se tiene en cuenta, que cada año el
volumen de espacio subterráneo trabajado
crece, se llega a la conclusión de que la tarea
de asimilar estos espacios para su utilización en
otros fines de la economía es para nuestros
países una tarea actual y que posee un gran
valor, tanto económico, como estratégico.
Esto además hace la actividad minera más
sustentable, puesto que los espacios trabajados
que hoy se dejan produciendo afectaciones,
tendrían un valor agregado.

• Esta posibilidad de empleo de las minas que ya
han concluido su actividad, para otros fines de
la economía posee además un gran valor
social, ya que al cesar el trabajo en las minas,
generalmente se crean condiciones de
desempleo en el sector donde ellas están
ubicadas, lo que podría ser resuelto cuando se
le dan determinados usos a las excavaciones y
minas en las que se concluyo su actividad
(pueden ser creadas fuentes de empleo).

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

Atlas de Cuba. (1976). Academia de Ciencias. La Habana.
Cuba.

Blanco Torrens R (1984).- Utilización de los espacios
subterráneos para otros fines de la economía. Revista
Minería y Geología. Vol 3. Instituto Superior Metalúrgico de
Moa. Cuba.

Blanco Torrens R. y otros (1985).- Medición de la
temperatura del macizo en minas abandonadas de cromo.
Revista Minería y Geología. Vol 3. Instituto Superior
Metalúrgico de Moa. Cuba.

Blanco Torrens R. (1988).- Elaboración de propuesta para la
ubicación de obras económicas en minas abandonadas del
Nororiente Cubano. Memorias del XXXIX Congreso de Freiberg
Alemania.

Blanco Torrens R. (1990).- Estudio de las minas ya explotadas para
otros fines de la economía. Memorias del 14 Congreso Mundial de
Minería. Beijing. China.

Blanco Torrens R. (1992).- Empleo de los espacios subterráneos con
fines económicos. Memorias del 15 Congreso Mundial de Minería.
Madrid. España.

Panenkov. Y.I. (1983).- Algunos aspectos sobre la utilización de los
espacios subterráneos para diferentes fines de la economía. ISMM
de Moa. Cuba.

Proyectos típicos de frigoríficos (1984). Elaborado por empresa
constructora N.2. Santiago de Cuba. Cuba.

Starchin A.P. (1981).- Problemas de la asimilación de los espacios
subterráneos. Revista Construcción de Minas, N.9, pp 9-12. Rusia.

Shvetsov. P y Zilberbord A (1984). - Debajo de la tierra para
conservar la tierra. Editorial Ciencias. Moscú. Rusia.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful