P. 1
Instructivo Para la Conducción de Ensayos Regionales de Variedades de Caña de Azúcar

Instructivo Para la Conducción de Ensayos Regionales de Variedades de Caña de Azúcar

5.0

|Views: 831|Likes:
Publicado porsaccharum6447

More info:

Published by: saccharum6447 on Jan 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/16/2013

pdf

text

original

Revista Caña de Azúcar ISSN 0798-2224

Suplemento especial

Año: 2007

Depósito Legal p.p. 198302YA936

Primera Edición: 1987. Segunda edición: 2007. Financiado: Proyecto ID-YAR-05-001 “Desarrollo de cultivares y prácticas agronómicas sostenibles para el mejoramiento del sistema productivo de caña de azúcar en Venezuela. Programación: 2005-2007”. Segunda Edición Pedro Mago N.* Orlando De Sousa-Vieira** Rosaura Briceño C.** Livia R. Hernández G.** *Investigador Jubilado Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA). **Investigadores INIA, Centro de Investigaciones Agropecuarias del Estado Yaracuy. Planta Sede: Km. 3, vía Aeropuerto, sector La Ermita, municipio Cocorote, estado Yaracuy. Telefax: (0254) 2311136, 2312265, 2312692. Estación Local Yaritagua: Km. 3 vía El Rodeo, municipio Peña, estado Yaracuy. Telefax: (0251) 4820679, 4823591. Pág. Web: www.inia.gob.ve

Instructivo Para la Conducción de Ensayos Regionales de Variedades de Caña de Azúcar
1. Introducción Los ensayos regionales o pruebas finales de variedades experimentales de caña de azúcar (Saccharum spp. Híbrido) constituyen la etapa final del Programa Venezolano de Desarrollo de Variedades de Caña de Azúcar (PVDVCA) del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA). Los clones seleccionados en fases previas e incluidos en esta etapa, reúnen la mayoría de las características de una variedad comercial en cuanto a arquitectura de la planta, producción de caña por hectárea, rendimiento en azúcar y tolerancia a las principales plagas que atacan al cultivo. Sin embargo, debido a que las fases anteriores del esquema de selección venezolano generalmente se desarrollan en campos experimentales que por su ubicación no representan el total de las condiciones ambientales cañeras del país, resta conocer el comportamiento de los materiales seleccionados en las múltiples zonas agroecológicas que constituyen el área de producción de este cultivo en Venezuela. Estos ensayos tienen como objetivo determinar las bondades de un grupo de materiales experimentales de caña de azúcar, bajo las condiciones ambientales y de manejo imperantes en los estados que conforman el eje cañero del país. 2. Origen de los materiales experimentales Los clones experimentales venezolanos, y foráneos, que conforman un grupo de ensayos regionales provienen de la selección realizada anteriormente en las diferentes etapas del PVDVCA (Fig. 1). La sede del PVDVCA se encuentra actualmente en la Estación Local Yaritagua (ELY), adscrita al INIA Yaracuy y ubicada en el municipio Peña del estado Yaracuy. En el campo

experimental de la ELY se desarrollan la mayoría de las actividades del PVDVCA. Cada grupo de ensayo regional consta de un número de variedades experimentales variable, pero que generalmente se encuentra entre 12 y 17 materiales, adicionalmente se incorporan al grupo tres variedades comerciales que actúan como testigos. 3. Establecimiento de semilleros Una vez determinada la cantidad de clones que constituirán un grupo regional, es esencial precisar el número de ensayos a instalar a fin de planificar la cantidad de semilla necesaria para suplir completamente la demanda de pruebas regionales a instalar. Para ello, los responsables de conducir los ensayos o pruebas regionales deberán plantear, con suficiente anticipación, las necesidades de semilla. El objetivo principal de la instalación de semilleros de caña de azúcar es la producción de material en cantidad suficiente y en el momento oportuno, que cumpla con los requisitos de edad, calidad, sanidad e identidad, esenciales para el correcto desarrollo de la prueba. La siembra y cosecha de estos semilleros debe realizarse en forma escalonada para garantizar el suministro de semilla de excelente calidad en las diferentes épocas de siembra existentes en el país. La época de siembra de los ensayos determina el momento de establecimiento de los semilleros, esto permite obtener la semilla adecuada en el momento oportuno. La edad óptima para cosechar un semillero depende de la variedad, generalmente los semilleros se utilizan entre los siete y nueve meses de edad. El corte de la semilla debe realizarse en forma manual utilizando solamente herramientas de corte desinfectados.

4. Planificación y diseño de los ensayos Cada grupo de ensayo regional debe sembrarse simultáneamente en todo el país, de manera que represente una zafra en particular, la única diferencia entre ensayos estará determinada por las condiciones agroecológicas de la zona y por la época de zafra del área de influencia del central azucarero al que corresponde beneficiar el ensayo. responsable. Los ensayos podrán sembrarse a inicio, mediados o finales de zafra de acuerdo a la decisión de cada Los ensayos regionales de caña de azúcar cumplen sus objetivos cuando son instalados en ambientes contrastantes y representativos del área donde se produce mayormente el cultivo. Las pruebas regionales de caña de azúcar se instalan utilizando un diseño de bloques completamente aleatorizados, con al menos tres repeticiones. El clon o tratamiento es ubicado de acuerdo con un sorteo por bloque, que debe realizar cada responsable, de forma individual por ensayo. Cada ensayo cuenta con tres testigos comerciales comunes para todas las pruebas. El responsable del PVDVCA asignará el número de tratamiento para cada clon, incluyendo los testigos, y ese número será el mismo en cada uno de los ensayos donde ese material sea incluido. Cada prueba deberá contener una hilera de bordura, en ambos lados del ensayo. Se recomienda utilizar para estos casos una variedad con hábito de crecimiento completamente erecto como la PR61-632. Los ensayos regionales deberán conducirse bajo condiciones de riego y se deben asegurar tres cosechas consecutivas (plantilla, soca y resoca), con una duración de doce meses por ciclo de cosecha.

5. Ubicación del ensayo regional La selección del terreno donde se ubicará un ensayo regional está precedida por la elección de la unidad de producción en que se llevará a cabo la prueba. Estas unidades de producción deben estar situadas en áreas representativas del cultivo y administradas por personas realmente comprometidas en cooperar con la conducción de estos ensayos. Es recomendable que cada investigador responsable de estas actividades tenga identificado anticipadamente áreas y unidades de producción que cumplan con estos requisitos. El terreno seleccionado debe representar no solo a la unidad de producción sino también al área agroecológica de la zona, y no debe presentar, bajo ninguna circunstancia, problemas que enmascaren el desarrollo de los clones experimentales. El investigador responsable de la prueba debe estar atento a situaciones puntuales de drenaje, salinidad, inundación, riego, pendiente del terreno, daños potenciales ocasionados por animales o humanos, y cualquier otro detalle que pueda afectar el desarrollo del ensayo. Las dimensiones del terreno deben ser las adecuadas para instalar el ensayo de manera tal que todos los materiales a evaluar queden bien distribuidos de acuerdo con el diseño del experimento. Una vez ubicado y seleccionado el terreno, el investigador debe realizar el muestreo de suelo de acuerdo a las normas existentes para el cultivo caña de azúcar. Las muestras serán enviadas a un laboratorio de análisis de suelos del INIA, detallando toda la información requerida por éste.

6. Siembra del ensayo regional Una vez recibido los resultados del análisis de suelo y comprobado que no existen limitaciones para el establecimiento del ensayo, se procede a la siembra del mismo. La instalación y conducción del experimento debe reflejar, en la medida de lo posible, las condiciones utilizadas en la siembra y manejo de la caña comercial. Con el terreno adecuadamente preparado y surcado se procede a su marcado, de acuerdo al número de tratamientos y número de repeticiones del ensayo. La separación entre bloques o repeticiones deberá ser de al menos tres metros y medio, y se debe asegurar una separación adecuada entre la prueba y la caña comercial de la unidad de producción a fin de dar protección al ensayo. De ser necesario, se debe colocar una bordura de protección al frente y al final del experimento. Dentro de cada uno de los bloques se ubicarán las parcelas experimentales, y estas constarán de tres hileras o surcos de 10 metros de largo y una separación de 1,5 metros entre hilera, lo que representa un área de 45m2 por parcela experimental. Las parcelas deberán ser ubicadas de forma continua, por lo que no deben existir surcos muertos de separación entre estas. Se reitera que la semilla o material de siembra debe ser uniforme y de calidad en todos los clones, tanto en los materiales experimentales como en los testigos. Debe provenir de semilleros establecidos para tal fin, sanos, bien atendidos y de edad comprendida entre 7 y 9 meses. La densidad de siembra debe ser la misma para todos los ensayos regionales. Se sembrarán 12 yemas por metro lineal de surco, utilizando cuatro (4) esquejes de tres (3) yemas cada uno. En total se requieren 120 esquejes por

parcela experimental, 40 por hilera. Al cortar la semilla se recomienda hacer paquetes de 40 esquejes, se requerirán nueve (9) paquetes por clon para sembrar todo el experimento, tres (3) paquetes por parcela experimental, un paquete por cada 10 metros lineales de surco. Al utilizar esta densidad, se estarán sembrando 120 yemas por cada 10 metros lineales de surco, lo que representa un total de 360 yemas por parcela experimental. La siembra se realiza colocando los esquejes acostados, a lo largo y en el fondo del surco. Conjuntamente con la siembra se debe efectuar el primer abonamiento. Los abonamientos en los ensayos regionales se realizan de manera individual por parcela experimental. Durante el primer ciclo, la dosis de fertilizante es suministrada en tres (3) aplicaciones. Al momento de la siembra se efectuará el primer abonamiento, este consiste en aplicar la totalidad de la dosis de fósforo y un tercio (⅓) del contenido de la dosis de nitrógeno. Esta aplicación se realiza colocando el abono en el fondo del surco asegurándose de que el mismo sea proporcionalmente repartido entre las tres (3) hileras que conforman la parcela experimental. Esta operación debe ser supervisada por el investigador, quien es responsable del cálculo de la cantidad de fertilizante a aplicar por parcela experimental. El segundo abonamiento se efectúa a los 45 días después de la siembra, con el suelo húmedo y aplicando la mitad (½) de la dosis de potasio y el segundo tercio (⅓) del nitrógeno. El tercer abonamiento se realiza a los 90 días después de la siembra, con el suelo húmedo se aplica la mitad (½) restante de la dosis de potasio y el tercio (⅓) restante del nitrógeno. Es importante reiterar que el cálculo de la cantidad de abono a aplicar por parcela experimental y por abonamiento, debe ser realizado por el investigador responsable del ensayo. Una vez colocado el abono y los esquejes en el fondo del surco, se procede al tapado de la semilla. Esta labor debe hacerse con una capa ligera de

tierra, de tres (3) a cinco (5) centímetros de espesor. Esta tarea es de suma importancia ya que no deben quedar esquejes expuestos al sol, ni que dificulte la emergencia de los brotes por exceso de tapado. El primer riego, llamado también riego de asiento, debe efectuarse bajo supervisión técnica, de ser posible, el mismo día de la siembra del ensayo, o a más tardar al día siguiente. Esta labor debe realizarse con poco caudal para evitar el arrastre de tierra que puede, o bien destapar la semilla o tapiarla de tal manera que dificulta la emergencia de los brotes. Los siguientes seis (6) riegos deben aplicarse a intervalos cortos de aproximadamente ocho (8) días. A partir de los 50 días de edad de la caña los riegos pueden distanciarse (15-18 días) según las necesidades del cultivo, determinadas por las características del suelo, del clima y del desarrollo del cultivo. La aplicación de herbicidas en forma preemergente debe efectuarse al día siguiente del segundo riego. Lo ideal es que esta labor sea realizada por personal de la unidad de producción. En todo caso, debe existir la supervisión por parte de técnicos del INIA en cuanto al tipo, cantidad de producto y forma de aplicación. Si la aplicación es realizada por personal del INIA se debe asegurar que los encargados de la unidad de producción estén al tanto a fin de evitar una doble aplicación que pueda ocasionar problemas de fitotoxicidad. Se debe evitar el excesivo uso de herbicidas, de ser necesario un nuevo control de malezas se recomienda el control mecánico hasta que la caña cierre. En áreas agroecológicas donde la precipitación sea muy abundante y existe el riesgo del encharcamiento de las cepas es recomendable aporcar las plantas del ensayo. Esta labor, además de evitar el encharcamiento de las cepas, permite un mejor drenaje, mejora la eficiencia del riego y mantiene

las cañas erectas. El aporque se debe efectuar entre los 60-75 días después de la siembra, cuidando que la caña tenga la altura y encepamiento adecuados. 7. Observaciones y toma de datos. Ciclo Planta Una vez instalado un ensayo regional es necesario no descuidar su manejo, tanto a nivel agronómico como en lo concerniente a las diferentes observaciones que se deben realizar, medición de variables y toma de datos en general. En el aspecto agronómico se debe asegurar la suplencia adecuada del recurso hídrico en cuanto a cantidad de lámina de agua empleada y lapsos entre riegos; los ensayos deben permanecer limpios y la aplicación de fertilizante debe realizarse oportunamente. En el aspecto experimental propiamente dicho es necesario reunir la mayor información válida posible acerca de las variedades en estudio; para ello debemos medir una serie de variables: 7. 1. Conteo de germinación Se trata de la brotación de las yemas de los esquejes. Esta observación se realiza a los 45 días después de la siembra del ensayo. Se contarán todos los brotes primarios de cada uno de los tres (3) hilos de cada parcela. Abstenerse de contar brotes secundarios, ya que la observación se hace en base al número de yemas sembradas. Se realiza el cálculo dividiendo el número de brotes observados por hilera entre el número de yemas sembradas por hilera y se multiplica esa cifra por 100. Luego de obtener el valor por cada uno de los hilos se procede a promediar los tres valores y se obtiene el porcentaje de germinación de la parcela experimental. El investigador interesado puede realizar conteos cada 15 días desde el

momento de la siembra hasta el día 45 y de esta manera obtener información sobre la velocidad de brotación de los clones experimentales. Es importante no solo la cantidad de yemas germinadas sino también la uniformidad y distribución de la germinación en los hilos de caña sembrada. 7. 2. Observación de fallas Debe realizarse una observación de fallas por parcela experimental en todas las hileras. Este valor es indicativo de cómo se adapta la variedad a las condiciones en donde fue plantada y permite analizar mejor los resultados obtenidos en la medición de los factores de producción agrícola e industrial. Existen fallas no atribuibles a la variedad (generalmente atribuibles a la instalación, manejo y cosecha de la prueba), en este caso se deben tomar las medidas necesarias al realizar los análisis estadísticos. Este porcentaje de área con fallas se determinará a los 90 días después de la siembra. 7. 3. Evaluación de enfermedades Las enfermedades de la caña de azúcar son responsables de importantes pérdidas en la producción de azúcar en el país y su presencia en ensayos regionales podría llegar a ser causa de descarte de algún material experimental. De las enfermedades de la caña de azúcar presentes en Venezuela, y de las cuales debe llevarse registro en los ensayos regionales, las más importantes son las siguientes: roya (Puccinia melanocephala), carbón (Ustilago scitaminea), mancha de anillo (Leptosphaeria sacchari), peca amarilla (Passalora koepkei), mosaico (SCMV), síndrome de la hoja amarilla (ScYLV) y escaldadura (Xanthomonas albilineans). Junto con la observación de fallas debe realizarse la primera evaluación; esto es, anotar en que parcelas se observan síntomas de enfermedades. La segunda observación se

realizará a partir de los 150 días. Existen condiciones ambientales que unidos a una edad en particular de la caña crean situaciones que favorecen la aparición de síntomas, que de otro modo permanecen ocultos; se debe estar atento a ese tipo de situaciones a fin de realizar evaluaciones adicionales a las dos mencionadas. 7. 4. Conteo de tallos El conteo de tallos puede realizarse a partir de los 120 días después de la siembra. La evaluación inicial mide la velocidad de macollamiento, y se efectuará en cuatro (4) metros lineales de la hilera central, a partir de un punto tomado al azar. Un dato de suma importancia es aquel que estime el número de tallos que efectivamente llegarán a cosecha. Dependiendo del desarrollo del ensayo el segundo conteo se realiza entre los ocho (8) y nueve (9) meses después de la siembra. Para ello, se cuentan todos los tallos con posibilidades de llegar a molienda en ocho metros de la hilera central, excluyendo el primer metro lineal en cada uno de los extremos de la hilera. Con ese valor se estima el promedio de tallos por metro lineal. Se debe estar atento a la presencia de fallas no imputables a la variedad y hacer los ajustes necesarios. Previo a la cosecha del ensayo se realizará un último conteo de tallos, esta vez en dos metros lineales también de la hilera central. 7. 5. Observaciones generales Observaciones generales determinando porte, aspecto general, hábito de crecimiento, encepamiento, ataque de plagas y otros datos de interés en cada parcela experimental, serán realizadas a los seis y ocho meses de edad de sembrado el ensayo.

7. 6. Maduración Es importante conocer la manera en que las diferentes variedades van madurando antes de la cosecha. Para ello se utiliza el refractómetro de campo el cual proporciona valores de grados Brix. Se realizan evaluaciones quincenales a partir de los 10 meses de edad de la caña hasta el momento de la cosecha. La refractometría se efectúa tomando al azar cinco tallos molibles; a cada uno de estos tallos se le toma el Brix superior y el Brix inferior. El dividir el valor superior entre el inferior dará como resultado el Índice de Maduración: índice de uno (o valores muy cercanos) indica cañas maduras; menor que uno indica cañas inmaduras y mayor que uno indica cañas sobremaduras. 7. 7. Floración Una de las características indeseables en una variedad comercial de caña de azúcar es la floración. Este proceso fisiológico demanda una gran cantidad de energía y limita el crecimiento del tallo, promoviendo la aparición de brotes laterales (lalas). En Venezuela, dependiendo de las condiciones agroecológicas y edad del cultivo, la diferenciación floral se inicia entre los meses de junio y julio y la floración se manifiesta en los últimos meses del año. Una variedad debe cosecharse lo antes posible luego de su floración; es por eso que el conocimiento sobre cuando y cuanto florece un cultivar de caña de azúcar es importante para ubicarlo en la época adecuada de siembra-cosecha. La observación de floración en los ensayos regionales se realiza

determinando, por parcela experimental, la fecha de inicio y la intensidad tanto de la hoja bandera como de la floración en sí. Este dato se obtiene por

estimación visual de: ninguna (0 plantas con bandera o floración), poca (menor de 25% de plantas con bandera o floración), regular (entre 25 y 50% de plantas con bandera o floración), mucha (mayor de 50 y menor de 75% de plantas con bandera o en floración), abundante (entre 75 y 100% de plantas con bandera o floración). La observación de floración en el ensayo debe realizarse quincenalmente, de acuerdo al desarrollo del cultivo a partir del 15 de septiembre o cuando en la zona se observen las primeras hojas bandera o inflorescencias. 7. 8. Muestreo de tallos Al acercarse la época de cosecha se deben mantener limpios los alrededores del ensayo para impedir cualquier quema accidental. Asegúrese que el riego del ensayo ha sido distanciado para permitir la adecuada concentración de sacarosa en los tallos. Aproximadamente entre 10 y 15 días antes de la cosecha se procede a tomar una muestra de 10 tallos molibles consecutivos a partir de un punto tomado al azar dentro de la hilera central de cada parcela experimental. Se identifica perfectamente cada muestra y se envían de inmediato al Laboratorio del INIA Yaracuy para su pesaje, análisis de jugo y fibra. Es muy importante, para posterior análisis y comparación, que todas las muestras de tallos, en los diferentes ensayos regionales, sean tomadas de la misma manera, analizadas en el mismo laboratorio y con la misma metodología. Los tallos a muestrear deben ser tallos maduros, evitando los “chupones”. El corte basal debe hacerse a ras del suelo mientras que el despunte del tallo se realiza lo más alto posible evitando pérdidas de azúcar que puedan quedar en entrenudos maduros dejados en el cogollo.

Al momento de realizar el muestreo de tallos, se deben tomar los datos correspondientes a la altura de tallos, grosor de tallos (diámetro) y coeficiente de maduración. Se enumeran los tallos del uno (1) al diez (10) y se realizan las mediciones de manera que las tres (3) observaciones correspondan al mismo tallo. La altura se toma al tallo entero, cortado en la base y descogollado; el grosor de tallo debe medirse en la parte central de su longitud en los 10 tallos; el coeficiente de maduración se determina midiendo, con un refractómetro, el Brix en el tercio superior y el Brix en el tercio inferior en cada uno de los tallos. De cualquiera de las otras dos hileras de cada parcela experimental, se tomarán 10 tallos, también al azar, para estudiar la infestación por taladradores. Esta observación puede realizarse en el mismo campo si el tiempo y el personal son suficientes. Es indispensable tomar el peso de cualquier muestra de tallos que se extraiga de la parcela experimental y sumar ese dato al peso de la parcela al momento de la cosecha. 7. 9. Cosecha Con el ensayo listo para la cosecha, el responsable del mismo debe organizar y disponer el corte de manera que no se mezclen cañas de una parcela con otra. Así, cada frente de corte debe llevar las tres hileras de una misma parcela y hacer la pila de caña cortada tan separada de las otras parcelas, que no haya posibilidad de error o confusión al momento del pesaje. Con los medios disponibles, se debe pesar, de la manera mas precisa posible, toda la caña de cada parcela y registrar el dato. A este dato se debe sumar el peso correspondiente a las muestras extraídas para el análisis de jugo y fibra, y de cualquier otra muestra tomada al ensayo.

8. Conducción del siguiente ciclo Después del pesaje se debe asegurar el inmediato retiro de la caña del campo. Seguidamente se procede al alineado del tamo y su requema a fin de garantizar la limpieza del ensayo. De esta manera se inicia el segundo ciclo de la prueba, también llamado “soca”. El primer riego se debe aplicar una vez finalizada la labor de limpieza, y en ninguna circunstancia debe pasar un lapso mayor de cinco (5) días entre la cosecha y el primer riego para evitar poner en riesgo la producción del siguiente ciclo de la prueba. Es muy recomendable realizar el tratamiento de soca al ensayo, el mismo se inicia con el desaporque de las hileras entre los 10 y 12 días después de la cosecha. De ser posible, se debe subsolar entre las hileras o dar un pase con arado de cincel cuidando de no estropear las cepas. El segundo riego se efectúa inmediatamente después del desaporque. Los siguientes riegos se aplican con intervalos de 15 a 18 días según las necesidades del ensayo, determinadas por las características del suelo, clima y desarrollo del cultivo. El primer abonamiento se realiza al día siguiente del segundo riego, con el suelo húmedo y aplicando la totalidad del fósforo, la mitad (½) del nitrógeno y la mitad (½) del potasio. El segundo y último abonamiento se hace a los 90 días después de la cosecha, también con el suelo húmedo y aplicando el resto del nitrógeno (½) y el potasio (½). A los 60 días después de la cosecha se debe hacer una observación de fallas, calculando el porcentaje de área con fallas por hilera y por parcela. La comparación de estos datos con los del ciclo anterior indica la capacidad

de los materiales experimentales a resistir los tratos propios de la cosecha y su capacidad de supervivencia y recuperación. Las demás labores propias del cultivo (control de malezas, aporque, y otros) se realizan cuando correspondan y cuidando que el ensayo tenga la edad y condiciones adecuadas. Las diferentes observaciones y anotaciones que deben hacerse al ensayo se ejecutan, al igual que en el primer ciclo, en el momento propicio para tal fin. 9. Uso de Planillas Cada responsable de ensayos regionales debe abrir un archivo o carpeta por cada uno de los experimentos que conduce. Este archivo debe contener todas las especificaciones del ensayo, así como todas las observaciones, visitas y toma de datos realizadas. Cada archivo está compuesto de una copia dura (archivo convencional en papel) y una copia digital que a su vez debe estar respaldada. El encabezado de cada planilla debe contener, como mínimo, la siguiente información: a) Centro de adscripción, b) Código del ensayo (proyecto, subproyecto, acción, entre otros), c) Ubicación exacta del ensayo (coordenadas, nombre del sitio, municipio, estado), d) Fecha de siembra del ensayo, e) Fecha de cosecha del ensayo, f) Fecha de la observación o labor, g) Ciclo del ensayo, h) Responsable de la observación o labor, i) Otra información relevante. Una carpeta habitualmente debe contener las siguientes planillas:

9. 1. Planilla de especificaciones del ensayo Esta planilla contiene los datos y especificaciones del ensayo. Debe contener, como mínimo, los siguientes datos y especificaciones: a)Diseño experimental, b)Número de tratamientos, c)Número de repeticiones, d)Número de hileras por parcela, e)Distancia entre hileras, f)Densidad de siembra en la hilera, g)Largo de las hileras, h)Área de las parcelas, i)Área efectiva de las parcelas, j)Área total de borduras, k)Área de cada repetición, l)Área de espacio entre bloques, caminos, otro; m)Área total del ensayo, n)Área efectiva del ensayo, o)Número de hileras por cosechar, p)Responsable o coordinador del ensayo. 9.2. Plano del ensayo Es un esquema gráfico de la distribución espacial de los tratamientos en el campo. Deben incluirse todos aquellos marcadores que no puedan suprimirse con facilidad y que permitan a cualquier usuario del plano ubicarse correctamente en el ensayo. 9. 3. Planilla de distribución de tratamientos por parcela En esta planilla se indicará el número de tratamiento, el nombre del clon al que corresponde el tratamiento y el número de la parcela en que se encuentra ese tratamiento en cada una de las tres repeticiones. Ejemplo: Tratamiento 1 2 n Clon V84-8 V84-15 n I 15 1 n Repetición II 23 33 n III 52 60 n

El tener una planilla donde se muestren las parcelas asignadas a cada tratamiento en las diferentes repeticiones es de gran ayuda para tener una descripción precisa del ensayo y puede, en algunos casos, utilizarse como plano del experimento. 9.4. Calendario de actividades Esta es una planilla que permite a aquellos que de una u otra manera están involucrados en el experimento conocer la agenda que describe todas las observaciones y labores que deben realizarse en el experimento y saber exactamente el momento en que estas actividades deben efectuarse. Esta planilla debe llenarse, una vez instalado el ensayo, anotando el día en el mes correspondiente para cada tipo de labor y/u observación a realizar. Copia de esta planilla debe estar colocada en un lugar visible, para que pueda ser consultada por todo el personal. 9.5. Planillas de observaciones varias Se refiere a la serie de planillas donde se reflejarán todas las observaciones y toma de datos realizadas al ensayo, desde el momento de la siembra hasta la cosecha y que ya fueron descritas en este instructivo. La forma de estas planillas no es rígida y tenderán a evolucionar para hacerlas mas amigables y prácticas para el usuario. Sin embargo, todas ellas deberán contener no solo el promedio de las tres repeticiones del experimento sino también, como mínimo, los datos de cada una de las repeticiones.

9.6. Planilla resumen Esta planilla representa el compendio de lo hecho en el experimento y servirá para alimentar la base de datos de los ensayos regionales y para el análisis estadístico, individual y combinado, de los mismos. La planilla resumen contará con suficientes columnas para admitir todas las variables, tanto de clasificación como independientes, medidas durante la duración de la prueba. A continuación se ofrece una lista no exhaustiva del contenido de las columnas en una planilla resumen: a) Localidad b) Tratamiento c) Parcela d) Clon e) Ciclo f) Repetición g) Toneladas de Caña por Hectárea (TCH) h) Pol % caña i) Toneladas de Pol por Hectárea (TPH) j) Eficiencia (TCH ÷ TPH) k) Porcentaje de pureza l) Porcentaje de fibra m) Grosor (diámetro) de tallo n) Tallos por metro lineal de caña o) Altura de tallos p) Peso promedio por tallo q) Índice de maduración r) Floración s) Porcentaje de germinación

t) Observaciones       Susceptibilidad a enfermedades Daños por insectos Daños por fitotoxicidad Fallas Hábito de crecimiento Cualquier información relevante

Banco de Germoplasma

▪ Ensamblaje y evaluación de germoplasma ▪ Material Parental

Colección Activa de Progenitores

Hibridación Cruzamientos

▪ Recombinación sexual ▪ Creación de nueva variabilidad genética

Plántulas en Umbráculo

Plántulas en Campo

Primer Ensayo Comparativo

Segundo Ensayo Comparativo

Primer Ensayo Replicado

▪ Selección de clones superiores

Ensayos Regionales

Multiplicación y liberación

Figura 1. Esquema de selección del Programa Venezolano de Desarrollo de Variedades de Caña de Azúcar.

GLOSARIO DE TERMINOS CAÑEROS VENEZOLANOS Abonar: adicionar al suelo elementos que contribuyan al aumento del rendimiento agrícola. Acame: tendencia de los tallos de algunas variedades de caña de azúcar a adoptar una posición decumbente o inclinada. Agoste: se refiere a la suspensión del riego previo a la cosecha de la caña de azúcar. Ayuda a la maduración del cultivo. Alcohol de caña: alcohol etílico que se obtiene por la fermentación, destilación y envejecimiento de los azucares que se encuentran en la caña de azúcar. Altura de tallo: referido a la medida del tallo entero, cortado en la base y descogollado. Ver también “tamaño de la caña”. Apariencia general: aspecto que presenta un clon en particular. Se refiere a las características que en su conjunto conforman el hábito de crecimiento de la variedad. Aunque la observación de apariencia general puede hacerse a cualquier edad, el dato de interés es el que se toma cuando la caña tiene una edad comprendida entre los 8 y 10 meses. Aporque: operación que consiste en la remoción de la tierra para amontonarla al pie de los tallos de caña. Permite a la caña mejor anclaje y resistencia al volcamiento. Práctica usualmente utilizada en áreas muy lluviosas y de mal drenaje. Apronte: consiste en el corte, alza y transporte de la caña de azúcar, desde el lugar de cultivo hasta su almacenamiento en el trapiche o central panelero. Azúcar de caña: producto natural constituido por cristales de sacarosa extraídos del jugo de la caña de azúcar y obtenido mediante procedimientos industriales apropiados. Bagazo: residuo orgánico resultante del proceso de la molienda de los tallos de caña de azúcar para la extracción del jugo.

Brix: es la cantidad en porcentaje de sólidos totales disueltos en el jugo en base a peso. También es conocido como grados brix y puede ser determinado por refractometría. Cachaza: residuo del proceso de industrialización de la caña de azúcar, constituido por trozos de bagazo, azúcares, coloides, coagulados, ceras, lodos y otras impurezas. Candelilla: insecto plaga de la caña de azúcar, generalmente del género Aeneolamia. Característica del daño causado por el insecto en las hojas. Junto con los taladradores conforman los insectos plagas de mayor importancia en el país. Cañaveral: toda área, sitio, superficie, tablón o plantación sembrada de caña de azúcar. Cañicultor: productor de caña de azúcar. Carbón: enfermedad de la caña de azúcar causada por el hongo Ustilago scitaminea. Se caracteriza por la formación de una estructura semejante a un látigo en la parte terminal de los tallos infectados. Central azucarero: complejo agroindustrial donde se procesa la caña de azúcar. Cepa: conjunto de tallos de caña de azúcar que se originan del esqueje o del rebrote que ocurre después de la cosecha. Clon: planta de caña de azúcar originada por propagación vegetativa, genéticamente igual al material que le dio origen y capaz de producir, también por vía asexual, individuos idénticos a ella. Coeficiente de maduración: valor utilizado para determinar el estado de maduración de un lote de caña. Útil para definir el orden de cosecha de los campos de caña. Se calcula dividiendo el promedio de los datos de Brix en el tercio superior de una muestra de tallos de caña entre el promedio de los datos tomados en el tercio inferior de los tallos. Ver índice de maduración. Cogollo: parte superior del tallo de la caña de azúcar no utilizado en la industria azucarera. Combinada: se refiere a la cosecha mecánica de la caña de azúcar. Una cosechadora combinada corta la caña de azúcar, la limpia, la divide en

pedazos pequeños y la deposita en vehículos adecuados para su transporte al central azucarero. Cultivar: genotipos de caña de azúcar originados a través de mejoramiento genético, propagados asexualmente y utilizados de forma comercial. Chupón: son los brotes considerados de aparición tardía en el desarrollo del cultivo. Por lo general son más gruesos que el resto de los tallos, con alto contenido de agua y bajo contenido de azúcares. Desaporque: práctica cultural contraria al aporque. Consiste en la remoción de la tierra existente a los lados de la cepa para colocarla en la calle o entresurco. Deshoje: es el desprendimiento voluntario de las hojas del tallo de caña. Es una característica importante para evaluar cañas para cosecha en verde (cañas impúdicas). Diámetro o grosor del tallo: medida que se realiza a nivel del tercio medio del tallo, en la parte media del entrenudo, en cañas de aproximadamente 10 y 11 meses de edad. Se consideran: cañas delgadas (menor de 2 cm. de diámetro), cañas medianas (entre 2 y 3 cm. de diámetro) y cañas gruesas (mayor de 3 cm. de diámetro). E10: combustible compuesto por una mezcla de 90% de gasolina y 10% de alcohol carburante (etanol) que actúa como oxigenante. Encepamiento: referido al número de tallos emitidos por cepa de caña, considerando que existe una relación inversa entre el diámetro y el número de tallos. Encepamiento bajo: menor de 10 tallos por cepa; encepamiento mediano: cepas que presentan entre 10 y 12 tallos y encepamiento alto: mayor de 12 tallos por cepa. También es conocido como macollamiento. Escaldadura: enfermedad de la caña de azúcar causada por la bacteria Xantomonas albilineans. Generalmente se caracteriza por la presencia de estrías o rayas cloróticas paralelas a la nervadura de la hoja. Esqueje: sección del tallo de caña de azúcar que es utilizado como material de reproducción vegetativa o semilla asexual. Etanol: alcohol etílico. Puede obtenerse a partir de la caña de azúcar y usarse como alcohol carburante.

Fibra: es el contenido de bagazo resultante luego de ser extraído el jugo de los tallos de caña de azúcar. Parte sólida del tallo de caña de azúcar. Floración: respuesta fotoperiódica. Estado fisiológico donde ocurre la transformación de una yema terminal vegetativa a floral. Visualmente consiste en la formación de la hoja bandera y luego en la emisión de la inflorescencia. Germinación: consiste en la brotación de las yemas después de sembrada la caña. A nivel de campo es medida a los 45 días después de la siembra y se realiza en base a la cantidad de yemas sembradas. Gran cultura: se llama así a las cañas diferidas de una zafra a la otra. Hoja bandera: llamada también hoja final. Es la última hoja emitida antes de la emergencia de la panoja. Se caracteriza por presentar una lámina pequeña y una vaina más larga que las hojas que la preceden. Índice de maduración: es el resultado de dividir la sumatoria de los brix superiores entre la sumatoria de los brix inferiores medidos en muestras de tallos de caña de azúcar. Cuando el valor se encuentra entre 0,95 y 1,00 se estima que la caña está madura, mientras que menor de 0,95 se dice que la caña está inmadura, y superior a 1,00 la caña está pasada de la etapa de cosecha. Inflorescencia: panícula abierta y ramificada, con forma de espiga o flecha compuesta por cientos de flores hermafroditas capaces de producir semilla. Fase de desarrollo reproductivo sexual, indeseable para el productor, necesaria para la producción de nuevas variedades de caña de azúcar. Jaiba: maquina utilizada para alzar los tallos enteros de caña de azúcar cosechados en el campo y cargarlos en los medios disponibles para su transporte al central azucarero. Lalas: brotación de las yemas laterales de un tallo de caña de azúcar. Generalmente ocurre al finalizar la dominancia apical en un tallo producto de la floración. Es una característica indeseable en una variedad de caña de azúcar. Longitud de entrenudos: hace referencia a la medida del entrenudo bajo condiciones normales de crecimiento y medido en cañas que tienen entre los 8 y 10 meses de edad. Entrenudos cortos: cuando presentan menos de 10

cm. de longitud; entrenudos medianos: entre 10 y 15 cm y entrenudos largos: con más de 15 cm. Melaza: miel residual de color pardo oscuro que se obtiene del proceso de cristalización del azúcar de caña. Mosaico: enfermedad causada por el virus del mosaico común de la caña de azúcar (SCMV). Afecta el área foliar de la planta, los síntomas se observan como áreas de color verde contrastante, alternando desde el verde característico de la variedad, pasando por verdes de diferentes tonalidades, hasta llegar a presentar zonas amarillentas en la lámina foliar. Panoja: hace referencia a la floración de la caña de azúcar. Conjunto de espigas que conforman la panícula o inflorescencia de caña de azúcar. Peso promedio por tallo: está referido al peso promedio de una muestra de diez tallos tomada para ser enviada al laboratorio. Plantilla: también llamada caña planta, se refiere al primer ciclo de la caña de azúcar luego de su siembra. La primera cosecha que se obtiene de la siembra de esquejes de caña de azúcar. Pol: un estimado del contenido de sacarosa aparente en base al peso. Es expresada como pol % caña y pol % jugo. Pureza: indica el porcentaje de sólidos aprovechables como sacarosa del porcentaje de sólidos totales que tiene el jugo. Se calcula dividiendo el pol % jugo entre el brix corregido y multiplicado por 100. Quijada: trapiche rudimentario, de tracción humana, hecho de madera y utilizado para extraer jugo de la caña de azúcar. Raquitismo de las socas: enfermedad de la caña de azúcar cuyo agente causal es la bacteria Leifsonia xyli subsp. xyli. Constituye uno de los principales factores negativos que afecta la producción de azúcar. Rastra sanitaria: práctica cultural que permite la reducción de huevos de candelilla en el suelo. Refractómetro de campo: instrumento que permite medir en campo, los grados Brix del jugo de la caña de azúcar. Mide el índice de refracción de una solución azucarada.

Rendimiento: se refiere al porcentaje de azúcar de caña una vez beneficiada la misma. Un rendimiento de 9% significa que por cada 100 kg. de caña de azúcar se obtienen 9 kg. de azúcar en el central. Resoca: se le denomina así al tercer ciclo de la caña. Es el rebrote siguiente a la soca. Roya: enfermedad de la caña de azúcar causada por el hongo Puccinia melanocephala. Afecta el área foliar de la planta, especialmente durante los seis primeros meses de su crecimiento. Se caracteriza por la aparición de lesiones o manchas cloróticas que van desde el color amarillento al marrón o rojizo, visibles en ambos lados de las hojas. Sacarosa: comúnmente referida como azúcar, es un disacárido formado por dos azucares simples: glucosa y fructosa. La composición química de este carbohidrato es C12H22O12. Saccharum: género al que pertenece la caña de azúcar. Siembra: acción de la siembra comercial de caña de azúcar. Se realiza colocando los esquejes acostados, a lo largo y en el fondo del surco. Síndrome de la hoja amarilla: enfermedad de la caña de azúcar causada por un virus del género Polerovirus. Actualmente es conocida como virus de la hoja amarilla. Se caracteriza por el amarillamiento de la nervadura central de la hoja. Soca: segundo ciclo de la caña, primer retoño o rebrote de la caña luego de cosechada la plantilla o caña planta. Tablón: campos de caña de azúcar de superficie variable y que en su conjunto conforman una plantación. Taladrador: insecto plaga de la caña de azúcar, generalmente del género Diatraea. En su estado larval taladra los tallos y causa importantes daños al cultivo. Tallos por metro lineal: hace referencia al número de tallos contados en un metro lineal de surco sembrado. Se cuantifica a los 10 meses de edad de la caña de azúcar. Se habla de pobre densidad: cuando hay menos de 7 tallos por metro lineal; mediana densidad: entre 7 y 10 tallos por metro lineal y alta densidad: más de 10 tallos por metro lineal.

Tamaño de la caña: se refiere al tamaño de los tallos de caña (altura de tallo), cortados a ras del suelo y sin incluir la parte terminal o cogollo. También aquellas cañas medidas desde el nivel del suelo hasta la primera hoja con labio visible. Se entiende como cañas pequeñas: aquellas con altura menor a 2,5 m; cañas medianas: con altura entre 2,5 y 3,5 m y cañas altas: con alturas mayor a 3,5 m. Tamo: restos de caña de azúcar, compuestos mayormente por tallos, hojas y cogollos, que quedan en el campo luego de la cosecha. También se conoce como guajara. Toneladas de azúcar por hectárea (TAH): cantidad de azúcar (expresada en toneladas) obtenida por la cantidad de caña cosechada en una hectárea. Toneladas de caña por hectárea (TCH): se basa en la cantidad de caña (expresada en toneladas) cortada y cosechada en una hectárea. Trapiche: lugar donde se produce panela o papelón a partir de la caña de azúcar. También llamado “Central Panelero”. Aparato para moler caña de azúcar. V: letra o abreviatura que designa a los cultivares de caña de azúcar obtenidos en la República Bolivariana de Venezuela. Variedad: se refiere al termino usualmente utilizado para llamar a los cultivares, clones o genotipos comerciales de caña de azúcar originados a través de mejoramiento genético. Yema: estructura de propagación vegetativa en la caña de azúcar. Localizadas en el tallo, específicamente en los nudos, las yemas son pequeños órganos constituidos por tejido meristemático que permitirán el desarrollo de una nueva planta. Su forma, tamaño y posición son útiles en identificación varietal. Zafra: época de cosecha e industrialización de la caña de azúcar. Generalmente ocurre durante el período entre la salida y entrada de lluvias de un área agroecológica en particular.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->