Está en la página 1de 1

TU TIENES UNA MISION

En algn lugar que podra ser cualquier lugar y en algn tiempo que podra ser
cualquier tiempo, creca un hermoso jardn con manzanos, naranjos, perales y bellisimos
rosales, todos ellos felices y satisfechos.
Todo era alegra en el jardn, excepto por un rbol profundamente triste.
El pobre tena un problema: No saba quien era!
Lo que t falta es concentracin, le deca el manzano, si realmente lo intentas
podrs tener sabrosisimas manzanas, ve que fcil es!
No lo escuches, exiga el rosal. Es ms sencillo tener rosas y ve que bellas son!
Y el rbol desesperado, intentaba todo lo que le sugeran, y como no lograba ser
como los dems, se senta cada vez mas frustrado.
Un da lleg hasta el jardn el bho, la ms sabia de las aves, y al ver la
desesperacin del rbol, exclam:
No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchisimos seres
sobre la Tierra. Yo te dar la solucin... No dediques tu vida a ser como los dems
quieran que seas. S tu mismo, concete... y para lograrlo, escucha tu voz interior
Y dicho esto, el bho desapareci.
Mi voz interior?... Ser yo mismo?... Conocerme?..., se preguntaba el rbol
desesperado, cuando de pronto, comprendi.
Y cerrando los ojos y los odos, abri el corazn, y por fin pudo escuchar su voz
interior dicindole:
T jams dars manzanas porque no eres un manzano, ni florecers cada
primavera porque no eres un rosal. Eres un roble, y tu destino es crecer grande y
majestuoso, dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje... Tienes una
misin: Cmplela!
Entonces el rbol se sinti fuerte y seguro de s mismo y se dispuso a ser todo
aquello para lo cual estaba destinado.
As, de pronto llen su espacio y fue admirado y respetado por todos. Y slo
entonces el jardn fue completamente feliz.
Yo me pregunto al ver a m alrededor... Cuantos sern robles que no se permiten
a s mismos crecer?