P. 1
EL BEISBOL DOMINICANO- 1

EL BEISBOL DOMINICANO- 1

|Views: 3.109|Likes:
Publicado porLANCELOT809

More info:

Published by: LANCELOT809 on Jan 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/16/2013

pdf

text

original

EN REPÚBLICA DOMINICANA CRÓNICA DE UNA PASIÓN

EL BÉISBOL

COLECCIÓN CULTURAL VERIZON VOLUMEN VII

EN REPÚBLICA DOMINICANA CRÓNICA DE UNA PASIÓN

EL BÉISBOL

EL BÉISBOL
EN REPÚBLICA DOMINICANA CRÓNICA DE UNA PASIÓN
Cubierta: Enrique Lantigua pone out a Horacio Martínez. Página 140 Enrique Lantigua El Nacional, 4 de diciembre de1985, p. 45

©2004 ISBN 99934-877-5-9

COORDINACIÓN EDITORIAL

José Rafael Lantigua
COLABORACIÓN ESPECIAL

Enrique Rojas
FOTOGRAFÍAS

Mariano Hernández
DISEÑO Y PRODUCCIÓN

Lourdes Saleme y Asociados
IMPRESIÓN

Amigo del Hogar Santo Domingo, República Dominicana Diciembre 2004

ORLANDO INOA HÉCTOR J. CRUZ

CONTENIDO

PRESENTACIÓN

PÁGINA 7

El béisbol ha sido por cerca de doce decenios el pasatiempo favorito de los habitantes de República Dominicana. Sus orígenes se remontan a los finales del siglo XIX, aún cuando existen dis-

PRESENTACIÓN
PÁGINA 13

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 Orlando Inoa
PÁGINA 175

paridades en torno a la fecha exacta en que hizo su aparición entre nosotros. Algunos, como el más prolífico de los historiadores dominicanos, Emilio Rodríguez Demorizi, lo sitúa entre los años 1894 y 1895, pero otros historiadores deportivos van más lejos y señalan el 1891 como el año probable de su nacimiento. De cualquier modo, sin embargo, puede afirmarse que desde hace más de cien años el béisbol –que en Dominicana suele nombrarse acentuado en la última sílaba, como beisból– estableció sus raíces entre nosotros hasta convertirse en el Deporte Rey de esta media isla.

EL BÉISBOL DOMINICANO Héctor J. Cruz
PÁGINA 447

FUENTES DE LAS FOTOGRAFÍAS
PÁGINA 451

De cómo fueron esos orígenes, bajo cuáles características se construyó esta historia y quiénes fueron los protagonistas iniciales de esta actividad deportiva, se trata este libro, el séptimo de la importante Colección Cultural que Verizon –primero como Codetel– viene publicando desde 1998, con especial aceptación de nuestros clientes y amigos que reciben, al final de cada año, este regalo de invaluable valor cultural. La bibliografía beisbolística dominicana es cuantiosa y significativa. En distintos períodos, historiadores y cronistas han escrito pasajes importantes del desarrollo de esta disciplina con los cuales se ha ido hilvanando el tejido histórico de la misma en nuestro país. Faltaba tal vez, el gran libro que diera

SOBRE LOS AUTORES

PRESENTACIÓN 8

PRESENTACIÓN 9

cuenta con detalles de la génesis del béisbol entre nosotros, de los pormenores de su llegada a República Dominicana y de cómo, paso a paso, fue construyéndose su andadura y fue convirtiéndose con el transcurrir de los años en la principal y más apasionada vivencia del nativo. Esa historia, desde luego, se levantó sobre glorias y fracasos, sobre terreno fértil y peñascos, con altas y bajas. Se agitaba clamorosa por períodos y luego venían tiempos borrascosos, de abandono del pasatiempo. En sus años primerizos, levantó la agitación propia de los inicios; luego, se popularizó, creó líderes y pasiones, para casi al mismo tiempo caer vencida por obstáculos de diversa índole. Como si estuviera destinado a ser rey y para ello debiera vencer en diversas batallas, el béisbol regresaba, y regresaba el entusiasmo y ardían de nuevo las gradas con el combustible de la pasión. Por el sur, por el este, por el norte, caminaba agitado el pasatiempo, y comenzaron a crearse los campos de juego y los protagonistas y los mecenas. Y el béisbol sentaba sus reales con paso firme. Fue, como debía ser, primero pelota de iniciados. El amateur que comienza a descifrar sus códigos y a desbrozar caminos. Enrique Lantigua, uno de sus inolvidables pioneros, puso en 1949 el primer eslabón hacia el profesionalismo: ganó en ese año el Mundial de Aficionados en la capital de Nicaragua. Fue el gran empuje. La sensación. El desafío. Horacio Martínez, otro protagonista clave de esa génesis, fortalece el béisbol universitario y el rector de la época, Julio Vega Batlle –padre del historiador Bernardo Vega– le otorga categoría especial al acontecimiento al juramentar en acto especial al dirigente de la pelota académica, si acaso fuese válido el término. Un poco más adelante, en 1953, llegan los primeros equipos de béisbol de Estados Unidos al país, específicamente de las universidades de Yale y Cornell, para sostener intercambios con los peloteros nativos. Y así, poco a poco, se profesionaliza el quehacer y nace la pelota rentada, que en la historia que cuenta este libro se

sitúa en el mes de diciembre de 1950, hace justo 54 años, cuando un grupo forma la Federación Dominicana de Béisbol. A esa hora, ya el béisbol era haber cotidiano en la vida de los dominicanos. Los equipos iniciales fueron desapareciendo con los años hasta quedar hoy sólo como una referencia obligada. Y se construyeron entonces, entre esperanzas sostenidas y desalientos frecuentes, entre entusiasmos ardientes y pasiones desbordadas, los roles de los equipos con los cuales terminó edificándose la fortaleza y el prestigio de uno de los mejores béisbol del mundo: el de la República Dominicana. Para llegar a las Águilas del Cibao, a los Leones del Escogido, a los Tigres del Licey y a las Estrellas Orientales de hoy –o sea, a los equipos de la denominada pelota tradicional– hubo que surcar muchos caminos y dejar atrás muchos proyectos frustrados o modificados. La pelota fue, en el entramado de esa historia, romántica, barrial, regional, pueblerina, comarcal, de protagonistas que encendían fanatismos en las temporadas establecidas, y que luego, en la vida cotidiana, pasaban a ser simples obreros, sastres o talabarteros. Unos pocos lograron saltar a la fama antillana o caribeña, actuando en la pelota rentada de otros países cercanos, pero la mayoría ayudó a construir la historia sin beneficios personales importantes. Fue una pelota pobre durante gran parte de su desarrollo hasta que el béisbol profesional de Norteamérica abrió sus cauces a los valores nativos y fue creciendo poco a poco ese talento en la gran carpa. Y vinieron entonces las hazañas de hoy y sus derivados económicos. Fue pelota romática decíamos pues, y fue también por largo tiempo pelota política. La dictadura de Rafael Leonidas Trujillo se aprovechó del suceso deportivo, como lo hizo diestramente con la música, a través del merengue específicamente, para utilizar sus coordenadas con fines propagandísticos. Pelota y Política fueron por muchos años las dos célebres P de nuestra vida cotidiana. Empero, la Era de Trujillo terminó en 1961, pero la pelota –como describe uno

PRESENTACIÓN 10

PRESENTACIÓN 11

de los autores de este volumen– continuó su curso ascendente. Y de la pelota romántica se pasó a la pelota profesional, la que se mide en números de proezas y estadísticas, y en números de dividendos y honorarios. Los peloteros románticos, algunos de los cuales tuvieron oportunidad de ganar el sustento en base a sus desempeños en el terreno de juego dentro y fuera del país, no soñaron nunca tal vez la importancia económica que tendría el quehacer al paso de los decenios. Esa historia y su crónica objetiva es la que recoge este libro que Verizon pone en las manos del lector dominicano y extranjero. Un historiador y un cronista deportivo fueron seleccionados para cumplir la tarea nada fácil de desentrañar los vericuetos de esta gran pasión dominicana, desde sus orígenes hasta nuestros días. El historiador, Orlando Inoa, hace la reseña de su desarrollo histórico, desde el año de sus posibles inicios, el 1891, hasta el ocaso de la Era de Trujillo, 1961: setenta años de historia de ésa que podríamos considerar como la primera parte del nacimiento, crecimiento y auge del béisbol dominicano. El escritor deportivo, Héctor J. Cruz, escribe la crónica puntual del acontecimiento histórico que es, sin duda alguna, nuestra pelota. Desde los juegos de día que vieron llegar la nocturnidad como un suceso memorable, hasta el paso de los torneos de fines de semana a las competencias de casi todos los días y de todo el año. Del béisbol de verano al béisbol de invierno. Y del béisbol local que parió figuras inmortales, al béisbol norteamericano que ve nacer en cada temporada nuevos prospectos. Inoa y Cruz, desde distintos ángulos que a veces convergen por necesidad y fidelidad al hecho histórico, y desde dos estilos diferentes, escriben la historia del pasatiempo, conjugando ambos a dos la crónica de una pasión: la gran pasión dominicana por un deporte que forma parte de la identidad nacional, de sus haberes más profundos, e incluso, sin exageración alguna, de su propio orgullo patriótico. Este volumen, al que se asocia con aportaciones oportunas otro destacado cronista beisbolero de nuestros tiempos, Enrique Rojas, viene a constituirse

necesariamente en el gran libro sobre la historia de nuestro béisbol que hacía falta en la bibliografía dominicana. De unos ya olvidados toleteros primigenios como Federico Ramírez Guerra, Juan Alejandro Ibarra o Ignacio Guerra, a los Tetelo Vargas, Pajarito Perdomo, Vicente Scarpatte, Carlos Dore o Manolete Cáceres. De Pepe Lucas, Grillo A y Enrique Lantigua, a los Juan Marichal, Felipe Alou, Guayubín Olivo y Manuel Mota. De Bragañita García, Ventura Escalante y Burrulote Rodríguez, a los Pedro Martínez, Sammy Sosa y Albert Pujols, de nuestros días, corre una historia impresionante que es necesario conocer y que este volumen invita a disfrutar en todos sus detalles. En la historia de sus orígenes y en el desarrollo de sus portentos. En la anécdota y en la nota trágica. En el espacio de las ilusiones y los derroteros fallidos y en la gloria millonaria de los ídolos modernos. Desde aquel remoto día, no fijado con precisión, en que alguien enseñó al dominicano a usar el bate, el guante y la pelota, hasta los días de este siglo veintiuno en que vemos transitar a paso firme el desarrollo de una historia que se afirma con solidez y se establece con récords de prestigio mundial, el béisbol dominicano configura uno de los momentos vitales de la vida del nativo: la ocasión excepcional en que, tras los colores de su equipo favorito, el fanático deja correr sus sentimientos, sus virulencias, sus desahogos, sus emocionalidades. Por eso, este libro es la crónica de una pasión. Como tal la presentamos y la dejamos en las manos del lector, con la esperanza firme de que cumpla un cometido igualmente histórico en la evaluación de este que es, sin lugar a equivocarnos, el pasatiempo favorito de los nativos de República Dominicana. Jorge Iván Ramírez Presidente Verizon Dominicana
Santo Domingo, República Dominicana Diciembre de 2004

1891-1911 EL BÉISBOL LLEGA A LA REPÚBLICA DOMINICANA

LICEY 1907.

El béisbol se introdujo en la República Dominicana a mediados de la última década del siglo XIX cuando inmigrantes cubanos y empresarios norteamericanos, junto a dominicanos, empezaron a practicar ese deporte en el país. Sin embargo, no existe ninguna noticia que consigne cuándo fue la primera vez que se jugó, hecho de por sí muy fortuito para ser registrado documentalmente. Lo que sí se puede rastrear es la organización de clubs para practicar y fomentar el béisbol, lo cual indica un grado mayor de organización e institucionalidad en ese deporte. El historiador Emilio Rodríguez Demorizi, citando a Luis E. Alemar, afirma que «el primer team de pelota que se organizó en Santo Domingo, lo constituyeron, allá por los años de 1894 ó 1895...». La nota continúa diciendo que los juegos de béisbol se realizaban en un improvisado play localizado en la Sabana del Estado, terrenos contiguos a la muralla de la ciudad, y que «las primeras pelotas forradas de cuero, eran fabricadas por los mismos peloteros y las primeras trochas o guantes las hizo Genaro Gautreau, quien había llegado recientemente de la Florida y Cuba». El historiador Rodríguez Demorizi dice que el 17 de junio de 1898 se fundó el Base-Ball Club en la ciudad de Santo Domingo teniendo como presidente honorario a William Orr,

EL PITCHER DEL LICEY PINA.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 16

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 17

administrador de la Cervecería, y como presidente efectivo a Ignacio Guerra h., quien también fungía como secretario, siendo los demás integrantes: José Salazar, vicepresidente; Luis Miranda, tesorero; y vocales: Juan Montero Emiliano, Arturo J. Pellerano Alfau, Sebastián Bertot C., Manuel de J. Lovelace, Mario Abréu, J. B. Alfonseca y Eduardo Meléndez.1 El destacado cronista deportivo Julio C. Linval, en una breve nota publicada en el año 1937, afirma que el béisbol llegó a la República Dominicana en el año 1896 introducido por los cubanos: «El base ball fue introducido en el país por cubanos residentes en el país debido a la guerra independentista contra España. Este suceso deportivo ocurrió en 1896 y los dos primeros clubs formados en el país fueron Ozama, integrado por dominicanos (Federico Ramírez Guerra, don Juan Alejandro Ibarra, don Ignacio Guerra, Joaquín –fotógrafo– Palau, George Pou, etc.) y el Cauto, denominado así por el río del mismo nombre en Cuba e integrado por cubanos exclusivamente, de los cuales se recuerda a Salazar, Angulo, Fernández, Dimons y Almón. Don Julio Pou era entonces uno de los más notables propulsores del base ball en la localidad».2 Estas declaraciones de Linval fueron respondidas por Geo Pou, uno de los más grandes promotores del béisbol dominicano y quien a su vez estuvo entre los primeros que practicaron aquí ese deporte. Pou recuerda cómo se inició el juego de béisbol en la ciudad de Santo Domingo: «...el base ball en nuestro país fue introducido por los americanos que instalaron la primera fábrica de cerveza en Santo Domingo, siendo el administrador o jefe de ella un tal Mr. Ore. En los frentes de donde estaba instalada dicha fábrica, en Ciudad Nueva, en donde está hoy el edificio de Obras Públicas comenzaron a jugar todos los americanos que formaban el personal de la fábrica, y meses más tarde los hermanos Alomá (cubanos), de profesión mecánicos y quienes creo hacían trabajos de su profesión, con algunos cubanos y dominicanos, engrosaron las filas y la cosa tomó tanto entusiasmo que se formaron dos novenas, una compuesta de americanos solamente y la otra de americanos, cubanos y dominicanos».

En el mismo reportaje periodístico, Pou narra el momento en que por primera vez se jugó béisbol en el país: «Una tarde pasaba a caballo por los frentes de la Cervecería Nacional, y uno de los Alomá, no recuerdo si fue Nilo, se me acercó y me dijo: oye, Yoryito, ¿tú sabes jugar pelota? Le contesté que no, pero que como me gustaban todos los deportes, si me enseñaba con gusto jugaría. Apéate del caballo –me dijo (y recuerdo bien que uno de los yanquis cogió mi caballo y lo amarró por allí cerca) ven acércate. Te vas a parar ahí (y me colocó donde se paran los bateadores) y poniéndome un palo en la mano, me dijo: este palo se llama bate, aquel hombre que está parado allí, y me señaló un hombre que tenía una pelota en la mano, te la va a tirar, tú tratarás de darle con el bate a la pelota lo más duro que puedas y en seguidas sales corriendo y te paras allí, y me señaló un hombre parado sobre una tablita. Hecha esta explicación, el hombre que tenía la pelota en la mano me la tiró y le di a dicha pelota un fuerte toletazo. Salí corriendo para la tablita, al llegar me hicieron señas de que siguiera corriendo hasta otra tablita que había más adelante, y al llegar a ésta, [me dijeron] que siguiera para la otra tablita y allí
SAMUEL MENDOZA PONCE DE LEÓN
PIONERO DEL BÉISBOL EN LA VEGA.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 18

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 19

me parara. Falta decir que cuando llegué a esta tercera tablita me faltaban fuerzas y no tenía ni respiración. Aquí descansé un rato, y ante los gritos de los que estaban jugando y viendo, solo oía: ¡Yoryito ha dado un tribey! Entonces Alomá me dijo: espera, yo voy ahora a batear y tan pronto le dé a la pelota, tú debes salir corriendo hasta llegar aquí donde estoy parado y pisar esta hojalata, y así fue. Alomá golpeó la pelota duramente y yo salí corriendo y pisé el pedazo de lata. Cuando llegué me dijeron que había dado una carrera y me felicitaron todos los americanos que estaban jugando y me brindaron un vaso de cerveza del barrilito que había colocado en una ventana a disposición de los jugadores».3 Geo Pou, en la entrevista citada, no indica la fecha en que tuvieron lugar esos eventos. Sólo ofrece datos que ocurrieron en el tiempo en que funcionaba la cervecería. Precisar la fecha del inicio del béisbol en Santo Domingo es una
EQUIPO «SAN PEDRO DE MACORÍS», CAMPEÓN 1912.

con su concurso se formó un equipo que contó con el siguiente line up: Nilo Alomá, Vicente Portuondo, Ubaldo Alomá, Barón Durocher, Alfonso Fernández (cubanos), Federico Ramírez Guerra (estos dos últimos eran los pitchers del team), Mr. Asthur y Mr. Gonder (norteamericanos), Mario Abréu, Pepe Román, Manuel González Lamarche, Alcibíades Ramírez Guerra, Rogelio Rodríguez y Ubaldo LLuberes. Existía en aquel tiempo una cervecería manejada por norteamericanos, situada donde está hoy el edificio de Obras Públicas. Allí se constituyó otro equipo para jugar baseball, trayendo los norteamericanos los útiles de los Estados Unidos. Enconados partidos celebraron estos dos equipos por mucho tiempo, actuando de umpire don Ricardo Hatton, a la sazón administrador de la cervecería, y Mr. Roll, otro jefe de aquel establecimiento».4 OTRAS EXPLICACIONES SOBRE EL ORIGEN DEL BÉISBOL DOMINICANO Otros historiadores deportivos dan fechas anteriores a la indicadas por Alemar, Linval y Pou para fijar el inicio del béisbol en el país, siendo el año
NUEVO CLUB DERROTA AL LICEY HACIÉNDOLE 13 CARRERAS.

tarea riesgosa, incluso para aquellos que fueron sus protagonistas. Federico Ramírez Guerra, uno de los que participó en las primeras prácticas de este deporte, cuando contaba 77 años de edad, refirió al cronista Tafneli en una entrevista: «Corría el año de 1890. Vivían aquí unos cuantos revolucionarios cubanos y

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 20

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 21

1891 el más citado, especialmente después de publicado el libro de N. D. Redondo El base ball en Santo Domingo (1952). 5 Según esta fuente: «El origen del base ball en Santo Domingo se remonta al mes de junio del año 1891, cuando unos hermanos de apellido Alomá (Ignacio y Ubaldo), herreros de oficio, y otros cubanos (Salazar, Fernández, Branha, Angulo, Vicente Portuondo y Alfonso Martínez), alentados por la valiosísima cooperación de Mr. Old (sic), administrador, y varios empleados norteamericanos (Golder, Arthur) de la antigua fábrica de cerveza, industria nacional que se fomentaba ya por aquella época, y de Mr. Herman (alemán), cantinero del restaurant La alhambra, lo introdujeron y dieron a conocer».
6

dominicano. En el caso de Santiago, un reportaje periodístico en conmemoración de la batalla del 30 de Marzo decía: «Santiago de los Caballeros tiene el privilegio de ser la primera parte donde se jugó béisbol en la República Dominicana. Este pasatiempo que más tarde se constituiría en el rey de los deportes de nuestro país, fue practicado en Santiago en el año 1903, formándose en seguida una sociedad deportiva, la cual tenía por nombre Nuevo Jockey Club».9 Para el caso de San Pedro de Macorís, tres periodistas venezolanos escribieron un libro que reivindica a esa ciudad como pionera en la práctica del béisbol dominicano. Relatan que en el año 1886: «Era una mañana de sol brillante la del viernes 25 de septiembre cuando dos equipos a los cuales llamaron Santiago de Cuba y Angelina, ambos integrados por marinos del barco María Herrera, jugaron en un terreno cercano al puerto, en San Pedro de Macorís, sobre la playa de Pita. El buque había atracado dos días antes, y los navegantes-peloteros procedentes de una Cuba obsesionada con el béisbol después de ocho campeonatos profesionales en La Habana, provocaron que les invitaran a jugar».10
DEL NUEVO CLUB EN

La fecha de 1891 no compagina con la existencia de un team de pelota llamado La cervecería como afirma Redondo, pues esta empresa inició sus operaciones en julio de 1893 y estuvo funcionando hasta fines del año 1897, dejándose de hablar de ella «como si pareciera que nunca hubiese existido». 7 El último administrador de la cervecería fue William J. Orr, quien fuera un gran amante del béisbol, por lo que se puede colegir que fue a partir del inicio de su regencia en esa empresa, a mediados de 1894, cuando se apoyó el desarrollo de este deporte. Ya vimos en la referencia del historiador Rodríguez Demorizi, que en el verano del año 1898 Orr fungió como presidente honorario del Base ball Club de Santo Domingo. Un trabajo periodístico sobre las diferentes versiones del origen del béisbol en República Dominicana incluye una de Félix Acosta Núñez que sitúa la fecha en el año 1889, basándose en los originales de un supuesto libro de Manuel Henríquez «cuya única copia de que se tenía conocimiento estaba en poder de Acosta Núñez, quien nunca había hecho esfuerzos por mostrarlo al público ni tampoco darlo a conocer a sus colegas». 8 SANTIAGO, SAN PEDRO DE MACORÍS Y LA VEGA SE DISPUTAN LA PRIMACÍA Tres importantes ciudades dominicanas: Santiago, San Pedro de Macorís y La Vega, se disputan (o en algún momento proclamaron) ser cuna del béisbol

DESPUÉS DEL TRIUNFO 1912

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 22

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 23

Para el caso de La Vega, un reportaje periodístico afirma que el béisbol dominicano se inició en manos de Samuel Mendoza Ponce de León, quien llegó allí en el año 1893 con trece años de edad acompañando a su padrastro Abelardo Lago y su madre Mercedes Ponce de León, quienes abandonaban Cuba por los estragos de la guerra de independencia. Su padrastro era maestro de obras y construyó, entre otras obras, el Palacio de don Zoilo.11 Las explicaciones que sitúan el origen del béisbol en la República Dominicana en Santiago, San Pedro de Macorís, o La Vega, no están suficientemente documentadas. En ningún caso hay una fuente clara y disponible que avale lo dicho. Un importante cronista deportivo dice que el béisbol se inició en la República Dominicana «pasando casi desapercibido para la gran mayoría del conglomerado, estableciéndose en la forma más rudimentaria en cuanto al material usado y a las reglas que lo iniciaron». De igual manera piensa otro cronista cuando dice que desde sus inicios hasta el año 1911, el béisbol en la República Dominicana no tenía organización de ningún tipo.12 Lo que sí está suficientemente documentado, es que a partir del año 1900 «los mozos que regresaron de estudiar en los Estados Unidos despertaron la afición por el juego de pelota». Uno de ellos, Luis E. Pérez Garcés (Lulú), sería protagonista en la popularización de este deporte.13

Las actuaciones del equipo Licey fueron celebradas por el imaginario popular. Al presentarse en el Teatro La Republicana, en Santo Domingo, la compañía de teatro que escenificó la opereta La Viuda Alegre (de Franz Lehar, Viena, 1905), el público tomó de esa presentación una romanza que popularizó en la calle, la cual decía: «¡Ay, qué muchachas las de París, qué gusto de verlas aquí!»; pero como el Licey se había fundado para esa época, de inmediato se cambió por otra más acorde con el ánimo partidista beisbolero: «¡Ay, qué muchachos los del Licey, qué gusto dan aquí en el play!». Esa no fue la única canción que hablaba del entusiasmo por este deporte. Para la época, y acompañado de música, se recordaba una jugada: «Cuando Ibáñez roba segunda, y el ampalla le canta sei, entonces Cuello a jon lo empuja con un soberbio jit de tubei».15 GIMNASIO ESCOLAR Un hecho de capital importancia para el desarrollo del béisbol en la República Dominicana se produjo en el año 1911 al inaugurarse en Santo Domingo el Gimnasio Escolar, cuyas instalaciones incluían un play de béisbol. Antes de construirse el Gimnasio Escolar se jugaba en un play que existía en la Plaza Colombina. En el año 1904 el periódico Oiga traía una información con el título «Pelotas», en la que decía que varios jovencitos habían organizado un nuevo juego de pelotas en la Plaza Colombina. Fue en ese play que se produjo en 1908 el primer juego de 9 ceros lanzando Federico Fiallo por el Licey en contra del Ozama.16 El Gimnasio Escolar estaba localizado en un amplio terreno limitado al sur por los acantilados del mar Caribe, al norte por la calle José Gabriel García, al este por la calle Pina y al oeste por la calle Cambronal. Fue sometido varias veces a remodelaciones, hasta que en el año 1930 el ciclón San Zenón lo sacó definitivamente del escenario. La primera gran reconstrucción ocurrió en el mes de abril del año 1920. Una nota del Listín Diario decía: «El próximo domingo en la tarde se enfrentarán nuevamente, en los amplios terrenos del Gimnasio Escolar, esto es, dos días después de inaugurado oficialmente dicho terreno con un acto oficial

EL EQUIPO LICEY El equipo Licey fue fundamental en la popularización del juego de béisbol en la República Dominicana. Nació la noche del 7 de noviembre de 1907 en la calle El Conde No. 85, residencia de Vicente María Vallejo, quien había convocado una reunión con la finalidad de crear un equipo que enfrentara al invencible Ozama. El nombre Licey se debe a Francisco –Pancho– Fiallo, a quien se le ocurrió ponerle el nombre de un río del Cibao.14 Sus contrincantes principales en ese tiempo, además del Ozama, eran los equipos Casino, Santo Domingo y Receptoría. Federico Fiallo actuó como su capitán, además de ser su lanzador estrella.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 24

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 25

organizado por el competente inspector de Educación Física, Don Federico Ramírez Guerra, los teams rivales Licey y San Carlos».17 Hasta la primera década del siglo XX, en la ciudad de Santo Domingo existían pocos espacios disponibles para jugar béisbol. De alguna importancia a partir de 1910 era el play denominado «Patio de los Báez», un conjunto de solares ubicados en la calle Sánchez, entre las calles Padre Billini y Arzobispo Portes, que sumados tenían las dimensiones normales de un play de béisbol.18 EQUIPO GIMNASIO ESCOLAR Y NUEVO CLUB En el mismo año de la inauguración del Gimnasio Escolar, Lulú Pérez fundó un equipo de béisbol con el mismo nombre del plantel, integrado por jugadores de distintos centros de enseñanzas de la capital. El 17 de septiembre de ese
LICEY EN 1913.

y el Gimnasio Escolar con victoria para el primero. Poco tiempo después del partido se supo la noticia del asesinato del presidente Ramón Cáceres. Antes de finalizar el año 1911 el equipo Gimnasio Escolar se desintegró, pasando casi todos sus miembros –incluyendo a su fundador Lulú Pérez– a formar parte de Nuevo Club, que estaba en formación. De ahí que se decía que los del equipo Nuevo Club eran los alumnos del Gimnasio Escolar.19 El Nuevo Club se había fundado el 22 de mayo del 1911 en la casa de la familia Sánchez Lustrino en la calle Arzobispo Nouel. En el verano de ese año el team Nuevo Club se fue de gira a Haina, donde celebró dos juegos de exhibición contra el equipo de la Escuela de Agricultura, resultando ganador de la justa. El 31 de diciembre se efectuó un partido entre el Nuevo Club y el Licey llegando al noveno inning con anotación de 13 carreras a 11. Lulú Pérez, con dos hombres en bases, conectó un home-run por el center field para darle la victoria al Nuevo Club 14 a 11.20 Relata Matos Díaz que Juan Pablo Almonte, cochero de carro fúnebre, cuando triunfaba el Nuevo Club corría por el play imitando el trote de un caballo, pasando por cada una de las bases con tal entusiasmo que se acostaba en el suelo terroso y daba vueltas como si fuera un rodillo. Cuando ganaba el Nuevo Club, desde el play y por las calles de la ciudad, se escuchaba una gran vocinglería al grito de: Uélica, uélica, simbombá, / fusca, fusca, siscafú. / Ra, ra, ra, / Nuevo Club, Nuevo Club.21 Al desaparecer el Nuevo Club, Juan Pablo fue el más entusiasta de los liceístas, quien con su amplia corbata roja, hacía rodar su cuerpo desde el home plate hasta la primera base, para poner de pie, con sus gritos, a toda la grey azul.22 El 7 de mayo de 1911 se efectuó en la Plaza Colombina un encuentro entre dos novenas del acorazado norteamericano Petrel, de visita en la ciudad de Santo Domingo; y dos días después, Julio Ortega Frier, junto a los profesores Pedro Pablo Bonilla Atiles y Salvador Sturla, auspiciaron un encuentro entre

año de 1911 los equipos Licey y Gimnasio Escolar iniciaron la primera serie de béisbol dominicano resultando ganador este último equipo 3 juegos contra 2 (los otros dos juegos se efectuaron los días 15 y 22 de octubre). El 19 de noviembre se efectuó un partido en la Plaza Colombina entre el Nuevo Club

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 26

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 27

los equipos escolares Trinitaria y Duarte. El 25 de mayo jugó el equipo de la Escuela Normal contra el Trinitaria.23

se reunía «prácticamente las tres cuartas partes de la población» a presenciar el juego en improvisadas gradas que se movían a conveniencia. Las jugadas más importantes eran temas de conversación por varios días en los parques de recreo.25 El 15 de diciembre de 1910 se fundó en San Pedro de Macorís el equipo Macorís, realizando varios encuentros en el año 1911, que incluyen su participación en el Campeonato Nacional de ese año, el cual ganaron. El domingo 27 de agosto de 1911 un equipo de béisbol de Santo Domingo, dirigido por Lulú Pérez (equipo Capitán Pérez), viajó a Macorís a enfrentar al equipo dirigido por Raúl Carbucia (equipo Capitán Carbucia). Antes de iniciarse el juego se reunieron en el parque Central más de mil personas desde donde salieron a recorrer algunas calles con dirección a Miramar, mientras una orquesta tocaba «vibrantes y sonoras piezas musicales». El juego terminó 19 carreras a 8 a favor de los visitantes. A las 4 de la tarde los jugadores se reunieron de nuevo en el local de la Jefatura Comunal. Fue arriado el pabellón, saludado con las notas del Himno Nacional y una salva disparada por la Guardia. Este encuentro fue reciprocado por el equipo Macorís, en visita a Santo Domingo a principios de noviembre. El Listín Diario del 8 de noviembre de 1911 informó que «en el vapor Estrella partirá para Macorís el team S. P. Macorís». En noviembre el equipo Licey visitó de nuevo a San Pedro de Macorís, trasladándose en el costanero nacional Estrella para derrotar al equipo de Macorís en un encuentro efectuado el día 12 en el estadio Miramar.26 En la medida en que este deporte se hacía popular en las ciudades de Santo Domingo, La Vega, Santiago y San Pedro de Macorís se empezó a expandir a otras ciudades. En el año 1908 se jugó en Baní y en 1910 se fundó en Azua el equipo Unión presidido por Abelardo R. Nanita. El béisbol llegó a San Juan de la Maguana también en el año 1911 cuando Carlos Marranzini y Felipe Collado lo introdujeron después de estar en contacto con este deporte en Estados Unidos y Puerto Rico.27

EXPANSIÓN DEL BÉISBOL A La Vega el béisbol llegó antes que a cualquier otra ciudad del país, excluyendo a Santo Domingo. El periódico La Prensa del 5 de mayo de 1897 en la sección «Sueltos» trae la siguiente información: «El «Base-Ball». Se ha establecido en La Vega con grandísimo entusiasmo el divertido juego americano del base ball (pelota). Para el efecto se ha construido el Club Unión que preside don Elías Brache y que tiene secciones de sport, de música y de recreo. Se instaló definitivamente este club el sábado pasado; hace dos meses que se está aprendiendo el juego con bastante éxito».
EL INDIO BRAVO.

Las primeras noticias que se tienen de la práctica del béisbol en Santiago datan del año 1903,24 pero es en el año 1912 cuando se establecen las novenas Yaque e Inoa (nombre de dos ríos de la zona), equipos que por muchos años fueron considerados los eternos rivales del béisbol en Santiago. Cada tarde de domingo

1912-1915 GLORIA Y DECADENCIA DEL BÉISBOL DOMINICANO

CAMPEONATO NACIONAL
DE BÉISBOL EN SAN PEDRO DE MACORÍS EN

El año 1912 fue extraordinario en el desarrollo del béisbol dominicano. El historiador Emilio Rodríguez Demorizi llama a este año «el de mayor auge del béisbol». A principios de enero de 1912 se celebró un Campeonato Local entre los equipos Licey y Nuevo Club, los domingos 14, 21 y 28 de ese mes. El equipo campeón de esa justa enfrentaría a una novena seleccionada entre los mejores jugadores de San Pedro de Macorís para optar por la copa de plata donada por el Ayuntamiento de esa ciudad y así coronarse campeón de la República Dominicana. Al iniciarse la contienda, se enfrentaron los lanzadores Federico Fiallo por el Licey y Lulú Pérez por el Nuevo Club. Al terminar el noveno inning, ambos equipos tenían 9 carreras. El juego fue suspendido por la oscuridad y declarado empate. Esto último fue posible cuando al terminar el noveno inning los fanáticos del Licey se tiraron al terreno con la táctica de dilatar el juego y ser favorecidos con la llegada de la noche. El segundo encuentro fue ganado por el Nuevo Club. Una excelente orquesta costeada por este club amenizó el partido, y un grupo de damas obsequió al equipo campeón un bate confeccionado con hermosas y fragantes flores. El tercer encuentro fue ganado por el Nuevo Club ante más de cuatro mil fanáticos, coronándose Campeón Local. Los días 25, 26 y 27 de febrero fueron elegidos

1912.

TROFEO DEL CAMPEONATO 1911-1912 GANADO POR EL EQUIPO MACORÍS.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 30

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 31

para el enfrentamiento de los equipos Nuevo Club y San Pedro de Macorís. La novena del Nuevo Club recibió una espléndida recepción el día 24 al desembarcar en San Pedro de Macorís del guarda costas que la transportó. Hubo música y se quemaron muchos fuegos artificiales en el muelle. El primer juego, celebrado al día siguiente, fue ganado por el Club San Pedro de Macorís, pero de inmediato el Nuevo Club protestó por la parcialidad e incompetencia de los árbitros y al día siguiente se retiró del segundo encuentro aduciendo que «la novena de San Pedro de Macorís se queda con la copa, pero no con el campeonato». En un comunicado enviado al Listín Diario, el Nuevo Club exigía al equipo de San Pedro de Macorís batirse en la Capital arbitrando personas imparciales y competentes. El Listín Diario al dar a conocer la noticia, se solidarizó con el Nuevo Club y ofreció un premio para cuando se discutiera
LULÚ PÉREZ BATEANDO EN 1913.

pedía que se anulara el primer juego. La carta concluía diciendo que «de no actuar enérgicamente la Liga Dominicana, este asunto será sometido a la Liga Nacional de Cuba y a la Liga de los Estados Unidos». Mientras tanto en Macorís, al abandonar el Nuevo Club el terreno de juego el equipo de San Pedro de Macorís fue declarado Campeón Nacional.28 En el verano del año 1912 se jugó una corta serie entre el Licey y el Nuevo Club por una copa de plata que donó el encargado de negocios de Francia en el país, ganándola el Licey, en lo que sería su primer título de Campeones desde su fundación en el año 1907. Durante todo el año 1912 se escribió con pasión sobre el juego de béisbol. La revista Mefistófeles editorializó sobre el peligro de yanquización del país, aunque admitía que «el base-ball, que es un juego yanqui, nos gusta y ojalá se propagara en nuestra tierra», aunque de paso, criticaba «a quienes pretendiendo hablar en inglés, afectan la voz de manera tan cómica que parecen estar afónicos o padecen de alguna enfermedad crónica en la garganta». Sugería –y agregaba que sería muy justo–, que se pronuncien y escriban en castellano todos los términos ingleses
JUEGO ENTRE LOS TEAMS LICEY DE LA CAPITAL Y MARINOS
NORTEAMERICANOS DEL VAPOR DE GUERRA

el Campeonato en Santo Domingo. Todavía se encontraba en San Pedro de Macorís cuando Lulú Pérez, capitán del Nuevo Club, envió una carta al Presidente del Tribunal de la Liga Nacional de Baseball en la que acusaba de incompetente a Horacio Febles, árbitro principal del frustrado campeonato y

NASHVILLE.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 32

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 33

del juego de pelota. La revista La Cuna de América por su parte decía que «nada es comparable con la pasión capitaleña por el base-ball». No conforme con esto, agregó:«en el escudo de la Ciudad Romántica debía esculpirse un bate».29 PRIMER CAMPEONATO NACIONAL El 16 de agosto del año 1912 se dio inicio al Campeonato Nacional preparado por la Liga Nacional de Base Ball, presidido por Ignacio Guerra, entre los equipos Licey, Nuevo Club y el Ozama, optando por un premio de $200 al equipo ganador, obsequio del comercio local. Al juego inaugural entre los equipos Licey y Ozama, celebrado en el Gimnasio Escolar, asistió Ángel María Soler, Secretario de Justicia e Instrucción Pública, quien lanzó la primera bola. Para ese entonces ya el béisbol había ganado gran popularidad en la
JUGADORES DEL NUEVO CLUB Y DEL LICEY.

Diario informó que el Nuevo Club pasaba a la cabeza del campeonato al derrotar al Licey el martes 21 de enero, día de La Altagracia, completando 6 juegos ganados y 2 perdidos; seguía el Licey con 6 juegos ganados y 3 perdidos y en la cola se encontraba el Ozama con 1 juego ganado y 8 perdidos, por lo que fue eliminado del Campeonato. Seis días después de esta noticia el Listín Diario trajo la información de que la directiva del equipo Licey acudió al extranjero a buscar peloteros para reforzar su equipo. La prensa local se hizo eco de la indignación causada con esa decisión, especialmente de los seguidores del Nuevo Club, quienes afirmaban que «traer de Cuba a jugadores que son casi profesionales para jugar con los muchachos del Campeón Local, no es ya un asunto dominicano lo que se discute, sino el triunfo de grandes intereses personales». El día 25 de enero llegaron de Cuba en el vapor Julia el lanzador Pedro Quintana (Jabao), el receptor Salvador Galindo y la segunda base Pedro Galindo. Por gestión realizada por Ernesto y Armando Benítez, trajeron a los jugadores Anselmo Freires (tercera base), Antonio Camino (right filder) e Isidoro García (lanzador); convirtiendo al Licey en una máquina invencible,
TEAM SAN CARLOS
DESFILA EN LA INAUGURACIÓN DE LOS PRIMEROS JUEGOS OLÍMPICOS DOMINICANOS.

ciudad de Santo Domingo. La revista La Cuna de América afirmaba que «el béisbol ha llegado a ser el deporte favorito de esta gran aldea sedentaria».30 El juego inaugural fue ganado por el Licey 15 a 6 lanzando Federico Fiallo.31 El Campeonato se extendió hasta el año 1913. El 25 de enero el periódico Listín

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 34

ante la cual sucumbió el Nuevo Club.32 Una copla aparecida en el Listín Diario el 31 de enero de 1913 decía:«Con los tres profesionales que trajo el Licey, señores, que en el bate pintan flores, y que no tienen rivales, no debemos esperar –ninguna jugada ver, porque nos van a acabar, porque nos van a comer. Es que son profesionales; son jugadores gigantes, y nosotros somos señores, unos tristes principiantes». El 16 de febrero de 1913 se produjo el primer enfrentamiento del Licey y Nuevo Club después del reforzamiento del primero. El Licey estrenó 6 jugadores importados. Ganó 8 carreras a 4.33 La prensa llamaba al Licey «la combinación Guantánamo-Licey-Pope» en lugar del nombre cotidiano de Amarillo, en alusión al uniforme que usaba, y que era como normalmente se conocía al equipo Licey.34 El Campeonato, quedó inconcluso al no celebrarse el juego
EN

EL «NUEVO CLUB» 1911. ABAJO: EL TEAM NUEVO CLUB EN EL AÑO 1913. AL CENTRO SU CAPITÁN LUIS PÉREZ –LULÚ–.

pautado para el 19 de febrero porque el Nuevo Club no reconoció como válido los refuerzos del extranjero que trajo el equipo Licey. El 14 de septiembre se inició una nueva serie de once juegos entre el Nuevo Club y el Licey, terminando el 25 de enero con cinco juegos ganados por cada uno y un empate. Al igual que la temporada anterior, el Licey buscó refuerzos en el extranjero. A mediados del verano, Federico Fiallo se había trasladado a Puerto Rico a contratar jugadores. Por esas gestiones se incorporaron al equipo Licey los puertorriqueños Hermógenes Fernández (Queché) y Miguel Maldonado (Yayo).35 De Cuba se trajo al lanzador Paradas, quien debutó el 28 de septiembre en un juego suspendido por oscuridad. Sobre este lanzador escribió La Cuna de América: «Últimamente, le vino un pitcher de Cuba, que ha llegado precedido de una gran fama, que ha puesto la inquietud en los simpáticos y esforzados players del Nuevo Club».36 La revista La Cuna de América relata en el año 1913 los pormenores de un partido de béisbol entre los equipos Nuevo Club y Licey ante una fanaticada de más de cuatro mil personas, actuando como árbitro Mr. Bohr, vicecónsul de los Estados Unidos. Tres meses después, esa misma revista editorializaba diciendo que “en las casas, en las calles, en las plazas, en los cafés, en todas

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 36

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 37

partes, se habla con un entusiasmo delirante, con una pasión desbordante del juego de baseball. Es el deporte que enamora, que subyuga en la actualidad al capitaleño”. En ese año quedó constituido el team San Carlos mediante los esfuerzos de Geo Pou, Andrés Aquino y Eusebio Martínez. El equipo se centró alrededor del estelar lanzador Fellito Guerra, contando además con los estelares jugadores Guaguá Vargas, Diógenes Lara, Mateo de la Rosa y Armando Aquino (Balito). Ese fue un equipo combativo durante los años que estuvo activo, cuando fue disuelto en el año 1921 para dar paso a la creación del Escogido. A finales de ese año la revista La Cuna de América publicó un artículo bastante detallado sobre las reglas y la historia del béisbol en los Estados Unidos; y como parte de la explosión por ese deporte, el 30 de mayo de 1913 vio la luz pública la revista ilustrada La Pelota, dirigida por Luis Eduardo
LICEY PARK EN 1913.

1913 tuvieron sus repercusiones, y sólo brillaron equipos de menor importancia (serie B) como el Herold, Columbia, San Carlos y el Patria. Como no existía el béisbol profesional, no existía tampoco el béisbol amateur. De ahí que se hablaba de béisbol clase B, para referirse a una categoría inferior a los equipos que participaban en el Campeonato Nacional.39 El ministro norteamericano asignado a la República Dominicana Mr. James Sullivan no pasó por alto el gran entusiasmo por el béisbol que se había desarrollado en el país. En comunicación al Departamento de Estado norteamericano en el año 1913 refirió el gran efecto de este pasatiempo en el «espíritu animal de los jóvenes dominicanos» que de no estar inmersos en la práctica de béisbol «volverían al hábito de hacer revoluciones». El béisbol es un buen sustituto de la práctica de irse al monte con los rifles, decía el ministro. Su comunicación la concluía diciendo que «el béisbol puede ser un factor de salvación en este país».40 Los encuentros de béisbol se realizaban a pesar de la caótica situación política que reinaba en el país. Para el mes de julio del año 1914 se había anunciado un encuentro entre un combinado del Nuevo Club y el Licey y
PACO SIRAGUSA, CATCHER DEL NUEVO CLUB Y FEDERICO FIALLO, PITCHER DEL LICEY EN 1912.

Betances.38

LA TEMPORADA DEL AÑO 1914 El año 1914 no fue tan espléndido para el béisbol dominicano como el anterior. Los elementos de crisis y enfrentamientos generados durante el año

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 38

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 39

una novena del acorazado Washington, que no pudo realizarse por estar la ciudad atrincherada y el acceso al Gimnasio Escolar interrumpido.41 Este encuentro se realizó algunos meses después para gloria del béisbol dominicano. El 20 de septiembre en un partido de exhibición entre el Nuevo Club y los marinos del acorazado Washington, el lanzador Enrique Hernández (Indio Bravo) lanzó el primer juego sin hit en la historia del béisbol criollo. Sólo permitió que un marino llegara a la inicial por error y ponchó 21 jugadores.42 EL LICEY PARK Desde principios del año 1914 la revista La Cuna de América propugnaba por la construcción de un estadio de béisbol al afirmar que: «El amor capitaleño al base-ball, la importancia de este deporte, el progreso indiscutible de esta
LICEY 1913

de mil fanáticos que ocuparon todos sus palcos, gradas y sol, entre el Nuevo Club y el Licey. Este último ganó el primero 11 carreras contra 3, con formidable lanzamientos de Enrique Hernández, el cual fue el primero de una serie de cinco juegos. El acto inaugural contó con la asistencia del presidente de la República Dr. Ramón Báez, quien lanzó la primera bola. La empresa del Licey Park contrató 10 coches y 2 automóviles para conducir al público desde el Parque Colón al Licey Park a diez centavos por asientos.43 El público participaba intensamente estimulando a su equipo de preferencia, al igual que abucheando a los contrarios. En la serie que se estaba efectuando en el Licey Park, en el juego del día 11 de octubre:«Un bateador que al cantarle el umpire, por error, una bola de strike, arrojó el bate al suelo en dirección al umpire. Los fans del Licey gritaron ¡llévenselo! y el Segundo Jefe de la Policía Municipal, en un exceso de celo, se arrojó al diamante, siguiéndole sus oficiales y agentes. En seguida intervinieron también los agentes de la Guardia Republicana, haciendo armas contra jugadores y pueblo, a tal extremo, que poco faltó para que hubiésemos tenido que lamentar muy serias desgracias».44
NUEVO CLUB 1913

ciudad, reclaman urgentemente la construcción de un polo graund. Para cualquier empresa laboriosa, sería un magnífico negocio la explotación moderada de un juego que tanto gusta en Santo Domingo». El 4 de octubre de ese año se inauguró el Licey Park en Villa Francisca con un juego ante más

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 41

A los quince días de inaugurado el Licey Park, los fanáticos exigían otras amenidades conjuntamente con el juego de pelota. Una breve nota en el Listín Diario, del 20 de octubre decía: «Se hace de necesidad una orquesta que amenice las jugadas de pelota, porque eso de sin música y sentado sobre duras tablas... non pa posible». JUEGOS OLÍMPICOS NACIONALES En marzo del año 1915 se celebraron en este play unos Juegos Olímpicos que incluyeron el béisbol como una de las disciplinas, a pesar de que ese deporte no se incluía en las olimpíadas mundiales. Formaban parte del Comité Nacional que organizó esos juegos, Ángel Mieses, presidente del Licey y Lulú Pérez, manager del Nuevo Club, ambos propietarios del Licey Park, y Federico
EL PRESIDENTE JIMENES
LANZA LA BOLA EN LAS PRIMERAS OLIMPÍADAS DOMINICANAS.

Ramírez Guerra, profesor de educación física e integrante del primer equipo de béisbol dominicano. Los equipos presentes eran el Columbia, el San Carlos, el Nuevo Club, el Licey y «la novena San Pedro de Macorís, Campeón Nacional, que vendrá a renovar sus laureles». Estos juegos fueron inaugurados por el presidente Juan Isidro Jimenes, y fue madrina de los mismos Celeste Woss y Gil. Dos años después de su inauguración, en septiembre del año 1916, se le construyó un backstop de alambre, «que viene a evitar el peligro que tenían los espectadores detrás del catcher». Para ese entonces, los estadios de béisbol eran muy rudimentarios. Se tienen noticias de que el que se usaba estaba cercado únicamente de alambres de púas y el público se acomodaba de pies en ambos lados del terreno para presenciar los partidos. Únicamente los directivos del Licey y el Nuevo Club poseían palcos. La corporación que dirigía el estadio Licey Park (Licey Park Co., como se llamaba) fue la empresa que en octubre del año 1916 realizó el primer Campeonato Internacional en el país al traer la novena Ponce de Puerto Rico.45 En el año 1914 se celebraron dos series de béisbol. La primera pautada a 15 juegos entre el Nuevo Club y Licey (12 abril-15 julio) ganada de manera

ABAJO: EL SEÑOR MUESES DEL NUEVO CLUB.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 42

apabullante por el Licey, 9 juegos contra 3, sobre todo por la superioridad que daba la importación de peloteros. El periódico Listín Diario, en las ocasiones en que ganaba el Nuevo Club, refería la noticia con titulares tales como «Gran triunfo de los criollos», en referencia directa a que el Licey estaba reforzado por peloteros extranjeros. Asumiendo que no todos los fanáticos apoyaban la importación de peloteros para los campeonatos nacionales, el periódico Listín Diario reconstruía una conversación entre dos liceístas preocupados por la disparidad de los equipos que participaban en la contienda: «–Es indudable que el Licey, tal como está, es dos veces superior al Nuevo Club, pero sus glorias no son glorias que me satisfacen: yo quisiera ver un Queché, dos Yeyos, y un Lynch dominicanos. Así me llenaría mejor que viendo a extranjeros profesionales pegarle al Nuevo Club». –¡Ah!, Queché y compañía tiene al Nuevo Club varado; y nada, que no pueden decir de extranjeros, que digan mejor de nuestra caja fuerte; porque no es Queché y compañía los que le pagan al Nuevo Club, sino que es nuestro abundante dinero…» El Nuevo Club no esperó mucho tiempo para importar peloteros. El 2 de septiembre de 1914 el Listín Diario anunció que ese día un combinado del Nuevo Club y Licey enfrentaba a los jugadores del buque norteamericano Praire, debutando el receptor Freyre y el jugador Celo importados por el Nuevo Club. En ese juego tocó la banda de música del acorazado Washington. El equipo Licey estaba detrás de la formación del equipo Legalista, que se había integrado ante la eventualidad de que se disolviera el Nuevo Club «a lo que aspiraba el Licey con sus marrullas». Para los fanáticos del Nuevo Club, el Licey actuaba realmente como una corporación comercial: importaba peloteros y construyó un play para sus presentaciones. De ahí que mereciera el calificativo de «el tutumpote del Licey».46 La segunda serie (22 de noviembre-27 diciembre) se realizó en el recién inaugurado play Licey Park, con la inclusión del equipo Legalista, el cual había debutado el 15 de noviembre contra el equipo del acorazado Washington, derrotándolo 3 carreras por 0. Para esta serie se incluyó la modalidad de efectuar dos partidos cada domingo (mañana y tarde). La serie terminó con 6 juegos ganados por el Licey, 2 por el Nuevo Club y 2 por los Legalistas.47 El día 6 de octubre del año 1914, dos días después de la inauguración del Licey Park, el Listín Diario anunciaba el enfrentamiento del team Licey y el equipo del transporte americano Hancock «con precios de entradas bajísimos». El año 1915 marca un acontecimiento luctuoso cuando la tarde del 28 de marzo Raúl Abréu, Superintendente de enseñanza y Presidente del Nuevo Club, falleció mientras presenciaba un juego entre su equipo y el Licey en el Gimnasio Escolar. Fue importante en ese año la celebración de los Juegos Olímpicos, antes mencionados, incluyendo al béisbol como una de sus disciplinas.
CAMPEONATO DE

CARICATURA SOBRE EL 1912.

1916-1924 LA OCUPACIÓN NORTEAMERICANA

LIBRO DE REGLAS DE BÉISBOL USADO EN REPÚBLICA DOMINICANA.

El domingo 20 de agosto del año 1916, en los terrenos del Gimnasio Escolar, se realizó un encuentro entre una selección dominicana y el equipo de béisbol del acorazado norteamericano Memphis, definido por el cronista deportivo que cubrió ese evento como «una de las novenas más fuertes que hemos visto», cuyas destrezas fueron ampliamente aplaudidas. El partido fue ganado por los criollos 7 carreras por 6. El siguiente sábado se anunció en el periódico Listín Diario una gran jugada para el próximo día domingo entre un escogido de jugadores criollos y la potentísima novena del Memphis, «quienes fueron difícilmente vencidos el [pasado] domingo y han estado practicando toda la semana y seguramente se proponen llevarse la palma». Este juego fue pospuesto para el próximo fin de semana. Cinco días antes, el martes 29 de agosto, un mar de leva arrojó el acorazado Memphis sobre los arrecifes de Santo Domingo, matando al menos a 30 de sus tripulantes. Por años, las ruinas de ese buque de guerra quedaron varadas frente al play del Gimnasio Escolar como un recordatorio de la ingerencia de los norteamericanos en la vida interna de los dominicanos. El 26 de septiembre de 1916, después de un largo receso, se enfrentaron en el Gimnasio Escolar el Nuevo Club y el Licey, ganando el Nuevo Club con el Indio Bravo en el montículo.48

FELLITO GUERRA Y JUEY.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 46

VISITA DEL EQUIPO PONCE. LLEGADA DE PEDRO MIGUEL CARATINI El equipo Ponce de Puerto Rico fue el primer equipo extranjero que visitó la República Dominicana. Las gestiones para la visita del mismo fueron realizadas por el Licey Park Co., la compañía de Ángel Mieses Lajara y Lulú Pérez que administraba el play de béisbol localizado en Villa Francisca. Previo a la visita de ese equipo, se reunió el 10 de octubre una selección de los mejores jugadores de los equipos Nuevo Club, Licey y Columbia, quedando constituido el team que iba a representar al país en esa contienda, identificándolo con el nombre de Escogido Dominicano. La prensa reseñó que «después de esa reunión esta población está de pláceme con esta noticia y ya no se habla de otra cosa, en plazas, cafés, y calles». El equipo Ponce llegó el 27 de octubre de 1916 en el vapor nacional Santo Domingo y al día siguiente se enfrentó al Escogido Dominicano compuesto por Lynch (ss), Manuel Grullón, (3b), Frank Hatton (2b), Velázquez (3b-ss). Sheets (1b), Burgos (cf), Paz (cf), Piñeyro (lf), Enrique Hernández (p), Manuel Henríquez (c), Fermín Suncar (c), Prado (lf) y Lulú Pérez (rf). Jugaron tres partidos, los que ganaron los visitantes y un cuarto con los marinos del acorazado Praire, a quines derrotaron propinándoles nueve ceros. El Ponce estaba dirigido por Felipe Maldonado (Pippo) y entre los jugadores que vinieron a Santo Domingo estaban el lanzador Pedro Faberllé, la segunda base Yayo, y el short stop Pedro Miguel Caratini, su capitán, y quien resultó ser el ganador del premio de una joyería local al mejor bateador del encuentro (11 veces al bate, 6 hits que incluyó tres home rums). Los tres jugadores puertorriqueños mencionados tuvieron participación destacada en el béisbol dominicano en distintos momentos, especialmente Caratini. Pedro Faberllé volvió a jugar al país en el año 1920 reforzando el equipo del Central Romana; Yayo, había venido al país por primera vez en el año 1913; pero el que más va a influir en el béisbol dominicano es Pedro Miguel Caratini. Este jugador pertenecía al Ponce desde el año 1911, cuando era estudiante del bachillerato. Volvió al país en el año 1919, como tenedor de libros en Obras
LICEY CAMPEÓN 1924. ABAJO: DELCO LIGHT EN 1920

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 48

Públicas durante el Gobierno Militar Americano. Antes de venir a Santo Domingo se había alistado en el ejército norteamericano el 1 de febrero de 1918 como soldado de primera clase alcanzando el rango de capitán en menos de cinco meses. El armisticio vino días antes de ir al frente y el 28 de febrero del 1919 fue licenciado del ejército. En Santo Domingo jugó con el Licey como short stop, y fue el capitán de Las Estrellas Dominicanas, equipo que se enfrentó varias veces al team de los marines norteamericanos de ocupación, o team U.S.M.C., resultando victorioso. Caratini era llamado por la prensa dominicana «el Ty Cobb borincano». Fue capitán del Licey, y en el año 1922 entró en receso para casarse.49 El año 1917 ocurrió la disolución del equipo Nuevo Club. En sus seis años de existencia este equipo celebró 90 encuentros, venciendo en 50: 2 al Granja Agrícola, 1 al Esperanza, 24 al Licey, 6 al Ozama, 1 al Colón, 1 al Petrel, 2 al Columbia, 2 al San Carlos, 4 al Nashville, 1 al Capital, 1 al Weeling, 1 al Washington, 1 al Herold, 2 al Macorís Atlético y 1 al Gimnasio Escolar. Perdió 40 juegos: 29 del Licey, 2 del Legalista, 2 del San Pedro de Macorís, 2 del Nashville, y 1 respectivamente del Ozama, Capital, Columbia, y Gimnasio Escolar. Empató 2 con el Licey.50 El domingo 7 de noviembre de 1919 el equipo Estrellas Capitaleñas visitó Baní para realizar una serie de juegos con un equipo local, denominado Escogido Banilejo, el cual fue reforzado con jugadores del San Carlos. La gestión para realizar este encuentro provino de los promotores del béisbol banilejo Wenceslao Guerrero, Miguel Logroño Batlle y Sigfrido Objío. Como el encuentro era desigual, entre un equipo novato de Baní y un experimentado equipo capitaleño con jugadores ya famosos, los banilejos decidieron equilibrar la desproporción de cualquier manera, y optaron por el siguiente ardid: debido a que no existían carreteras, se preparó una recua de mulos para transportar a los peloteros hasta el play. La tarea se le encomendó a Martín Báez, conocido como Martín El farolero, un simpático personaje banilejo caracterizado por las bullas que hacía en cada partido de béisbol. A Martín El farolero se le dio
PEDRO ALEJANDRO SAN.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 50

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 51

instrucciones de asignar a Pedro Miguel Caratini, manager del equipo capitaleño y jugador más valioso, el mulo más trotón y mañoso, con «el esperanzador deseo de que cuando llegara a Baní, el cansancio le restara calidad a su labor peloteril». La estrategia no dio resultado, pero los capitaleños quedaron tan impresionados con el entusiasmo de Martín El farolero, que se lo llevaron en una ocasión para San Pedro de Macorís para alentar allí al equipo Licey, tocando una corneta, instrumento que era el arma de guerra que usaba como fanático para animar los juegos.51 En abril del año 1920 se ofrecía en Santo Domingo música y entrada gratis como forma de atraer público a los juegos de pelota. Una crónica del Listín Diario decía que era muy probable «que dicha jugada sea amenizada por una buena orquesta de esta localidad... siendo completamente gratis la entrada».52
PEDRO MIGUEL CARATINI. ABAJO: JOAQUÍN SUNCAR EN 1922.

juego terminó 2 carreras por 0 a favor de los cubanos. En el verano visitó Santo Domingo el equipo Ponce, de Puerto Rico, el cual había estado en el país en el año 1916. El buque que trajo a los peloteros fue recibido «por un gran gentío que le tributó aplausos a los muchachos del Ponce». Se jugó una serie de 12 encuentros.53 El 7 de octubre el equipo Licey visitó la ciudad de Baní. A las 5 de la madrugada partieron en dos carros Super y un Nash llegando a las 7:30 de la mañana. Ese día lo tomaron de descanso y se fueron a bañar a Piedra de Chivo, «asueto que duró casi una hora, sin que le dieran ganas a uno de salir, pues era aquello una delicia». Después del baño regresaron al pueblo a dar varias vueltas, y en una de ellas los paró un cartero para entregarle a Geo Pou un telegrama enviado al Licey en el que se afirmaba que habían puesto en libertad a los señores Luis C. del Castillo y Rafael E. Sanabia, «y después de varios hurras y en medio de un gran júbilo nos trasladamos al Café del simpático Claudio, donde se hicieron varios brindis en honor de estos patriotas encarcelados, que hoy han recobrado su libertad».54
FRANCISCO A. RODRÍGUEZ (NINÍN), EL DÍA DEL ALDABONAZO. ABAJO: EL PRESIDENTE DEL LICEY FELICITA A NINÍN DESPUÉS DEL ALDABONAZO.

El 12 de abril de 1920 el equipo Cuban Stars, en viaje a Puerto Rico, pasó por Santo Domingo y celebró un único juego con una selección dominicana por el que cobró $300. La prensa de entonces se refirió a ese juego como un duelo entre los lanzadores Fellito Guerra, dominicano, y Lazaga, cubano. El

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 53

El 10 de octubre se produjo en el Gimnasio Escolar el primer triple play que registra el béisbol dominicano. El Licey estaba en el cuadro lanzando Enrique Hernández (el Indio Bravo). Por Los Muchachos bateaba la primera base Dominici quien dio un hit y fue a primera. «Velázquez, short stop, llegó a primera por base por bola, pasando Dominici a segunda. Castillo, right field, «bateador crudo y rudo», produjo un lineazo bestial que el Indio Bravo destrozó en su posición y lanzó a primera, de donde Velázquez se había separado corriendo hacia segunda y lo dejó muerto al rápido retornar en manos de Mono, quien disparó a Caratini, para matar a Dominici arrepentido de su excursión hacia la antesala. Desde entonces ningún anotador ha presentado otro triple play».55 En noviembre del año 1920 el equipo Licey realizó un viaje a La Romana
EQUIPO LICEY. ABAJO: LA REYNA DEL LICEY, ESPERANZA PEREYRA,
ACOMPAÑADA DE

invitado por el Central Romana. Los gastos corrieron por la gerencia del ingenio, incluyendo el pago del transporte en el vapor Unión que salió con los integrantes del equipo Licey desde el río Ozama. El Central Romana fue reforzado con jugadores de Puerto Rico, entre ellos el lanzador Faberllé, quien había tenido una excelente actuación con el equipo Ponce en su visita a Santo Domingo, así como también con jugadores del equipo de los marines norteamericanos. El Central Romana venció al Licey en los dos encuentros con un margen de una carrera en cada uno. El primer encuentro se extendió a catorce innings, los cuales fueron lanzados en su totalidad por Enrique Hernández. Esta derrota de los dominicanos fue resarcida en otra visita realizada el 5 de diciembre, ganando el Licey los dos juegos 11 por 5 y 6 por 4, ante un público de más de mil personas.56 El Licey dio a conocer su bandera en un juego que realizó contra el Central Romana el domingo 5 de diciembre de 1920. Por primera vez fue izada en Santo Domingo en el estadio La Primavera el 12 de diciembre de ese año, en un juego contra la U.S. Aviation. La bandera «en uno de sus lados ostenta un hermoso tigre de Bengala, trabajo artístico del pintor Obregón».57 El equipo Licey se sometió en el año 1920 a un proceso de modernización. Mandó a comprar al extranjero «desde el vestuario completo, hasta un libro

GEO POU PRESIDENTE DEL LICEY, 1922.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 54

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 55

de estudio, guía para la defensa de las posiciones en el field». El pedido del Licey fue hecho por el vapor americano Algonquin a un costo de alrededor de mil pesos.58 Este uniforme duró dos años, y ante la imposibilidad de comprar otro nuevo en el mercado local, y debido a la tardanza del pedido al extranjero, la directiva del Licey decidió adoptar uno provisional. Este uniforme consistió en «pantalón color cacao y medias y camisetas de otro color, mientras llegan los que se han pedido al extranjero que serán iguales a los que se han estado usando a fin de poder aprovechar algunos que están en perfecto estado».59 EL HIPÓDROMO LA PRIMAVERA El hipódromo La Primavera fue inaugurado el 27 de febrero de 1919 en las afuera de la muralla de Santo Domingo, en una amplia extensión de terreno en que «sus viejos límites catastrales aún todavía al entrar el siglo XX cubrían el vasto espacio de suelo que iba desde la avenida Pasteur –de hoy–, hasta la calle Socorro Sánchez. Por arriba la avenida Bolívar, por abajo la avenida Independencia». Su propietario era Abad Henríquez de Castro, mejor conocido como Babá Henríquez, heredero de Enrique Henríquez, dueño de los terrenos en que se fundó la barriada La Primavera, en Gazcue. En el verano del año 1920 se anunció que el hipódromo se adaptaría para un play de béisbol, y ya en noviembre de ese mismo año se estaba jugando béisbol entre el Licey y un team escogido de las novenas americanas, «además de realizar carreras con caballos de San Pedro de Macorís». La prensa reseñaba siempre buena presencia de público «pues el que no va por los caballos va por la pelota». Los precios de entrada eran 50 y 25 centavos y generalmente una orquesta animaba la función. Existía un servicio de guaguas.60 GANARLES A LOS MARINES Durante la ocupación militar norteamericana (1916-1924) el campo de pelota se convirtió en un lugar donde se jugó la dignidad nacional contra los norteamericanos que invadieron la República Dominicana en el año 1916.

Un cronista deportivo escribió que «el diamante de béisbol se convirtió por aquel entonces en el único terreno en el cual podíamos enfrentarnos a los yanquis y vencerlos: era el mejor vehículo para manifestar nuestra protesta contra aquellos extranjeros». Medio siglo después, una historiadora norteamericana recoge esta idea y escribe que durante la ocupación, el play de béisbol era la zona «donde los hombres norteamericanos y dominicanos ponían aparte sus identidades cotidianas y se enfrentaban como iguales».61 El enfrentamiento de los jugadores de béisbol yanquis y dominicanos alcanzaba mayor tensión, porque, como lo afirmó un oficial norteamericano de inteligencia que operaba en Santo Domingo durante la ocupación, «los marines no aceptaban desafíos. No se lo podían permitir, porque no contribuía a su prestigio dar a los criollos oportunidad de reírse de ellos».62 El estelar receptor dominicano Guaguá Vargas narró la emoción que producía ganar un juego a los marines. En un encuentro decisivo, el cual estaban ganando los dominicanos por una carrera en el octavo inning, los norteamericanos dieron un batazo con hombre en segunda. «Balito recibió la bola en el center field en el primer rebote. Ya todo parecía que Bambowry anotaría la carrera del empate pues estaba cruzando por la tercera camino a home a toda prisa. Yo vi cuando Balito recogió la bola y cuando lanzó a Caratini al short y vi también cuando éste lanzó hacia el home. Veía al mismo tiempo el tiro perfecto de Caratini y también a Bambowry que se abalanzaba hacia el home. Pero la pelota se adelantó más que el yanqui y entró a mi mascota. Recuerdo cuando tomé la pelota y me enredé con esa montaña que era el gringo Bambowry, un rubio con más de 6.3 pies y más de doscientas libras. Al tocarlo rodamos por el suelo como un solo paquete. Una algarabía ensordecedora se escuchó en todo el Gimnasio Escolar. Todavía en el suelo oí al chef ampalla gritar out, y sentí cuando Juan Pablo, aquel recordado fanático dominicano, me envolvía en el suelo con una bandera dominicana».63 Muchos de los peloteros dominicanos simpatizaban con las ideas nacionalistas de entonces. En el verano del año 1920 los equipos Licey y San Carlos «ofrendaron

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 56

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 57

sus esfuerzos en favor de la Junta Patriótica de Damas»; y el 28 de agosto de 1920 en el hipódromo de Santiago jugaron el Licey y Restauración a beneficio de la Junta Nacionalista.64 El 2 de marzo de 1920 el periódico Listín Diario reseñaba un encuentro en el que los dominicanos habían obtenido «un triunfo colosal sobre los americanos con un score de 6 a 3 carreras». A la semana siguiente, la crónica deportiva del Listín Diario se quejaba de no traer información sobre béisbol porque «a pesar de haberse anunciado esta jugada entre los teams U.S.M.C. y las Estrellas por excusas del primero, dizque por tener dos hombres enfermos, o tal vez por mieditis aguda, no se efectuó con ese team, sino con el de los Cazas Submarinos surtos en nuestro puerto, ante una concurrencia cada vez mayor y selecta; sirviéndole a los muchachos esta jugada de práctica, pues no le costó trabajo el
EQUIPO ESCOGIDO DEL AÑO 1921.

todo lo contrario de lo que sucede aquí, están haciendo gestiones para ver si le es posible trasladarse a la mencionada población a efectuar dos juegos con los americanos que serán sábado y domingo en la tarde, para castigarlos severamente como lo hacemos aquí y para que los muchachos macorisanos vean lo adelantados que estamos por aquí en el rey de los deportes». Entre los enfrentamientos con los marines norteamericanos no hubo un acontecimiento más trascendental que «el aldabonazo» de Ninín. Francisco A. Rodríguez (Ninín Pescao) estaba al bate «con dos outs y dos strikes» perdiendo su equipo por una carrera contra los norteamericanos. Dice una reseña periodística que en ese momento en Ninín: «Su mirada tenía el fulgor de los predestinados y la gloria acarició su frente, cuando con formidable impulso de atleta, de hombre y de dominicano, arremetió furiosamente contra la bola lanzada por el pitcher yankee. Fue un choque terrible, violento, espantoso, que promovió las entrañas de la Madre Tierra, sacudió al Memphis en su cárcel de roca y repercutió estremeciendo el corazón de las montañas». El cronista deportivo que reseñó el acontecimiento le daba a Ninín categoría
FEBRERO DE

triunfo».65

Esa misma información del periódico ahondaba más en la rivalidad con los marines. La nota agregaba que la dirigencia del equipo Estrellas Dominicanas se había enterado por la prensa local que «el team criollo de San Pedro de Macorís, no le es posible ganarle a los americanos de guarnición en esta ciudad,

SÁBADO 22 DE 1919 EN EL PLAY GROUND.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 58

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 59

de héroe nacional, reivindicador de la honra patria mancillada por los ocupantes:«Ninín Pescao tiene 19 años, estatura de prócer y ha suscrito la más estupenda hazaña deportiva del siglo. Fue el alma heroica de la Raza, que hecha músculo y nervio, impulsó el brazo de ese muchacho sano y fuerte, para que con gesto de gladiador romano, detuviera al borde mismo del abismo, el estandarte de nuestra Cultura Física y de la Dignidad estrechó la mano de Ninín felicitándolo. A principios de diciembre de 1921 los dominicanos vuelven a ganar a los marines y el periódico Listín Diario destaca la información a ocho columnas.67 Según la crónica periodística, ese juego contó con la presencia del Almirante Robison quien arengó a los boys antes de iniciarse el partido. Para el juego pautado para el fin de año contra el Licey, los marines informaron que «para ellos es cuestión de honor vencer y vencerán». El team de los marines hizo una reconcentración de los mejores jugadores de Santiago, de Macorís y de los buques de los puertos.68 El enfrentamiento entre los jugadores de béisbol iba más allá del deporte. El periódico The Globe Anchor que circulaba en el tercer regimiento de marines en Santo Domingo, anunciaba que «iba a convertir en monos a los jugadores del Licey». En otra crónica periodística los marines declararon «que tenían que ser campeones, por superioridad étnica e intelectual y porque los dominicanos no podían ser campeones de nada».69 De ahí que la reseña de la victoria del Licey contra los marines decía: «Los teams U.S.M.C. no ganarán aquí ni un solo desafío beisbolero porque son sencillamente inferiores a los nuestros. La cultura física de nuestros mal alimentados chiquillos es superior a la de los blancos coloradotes y rollizos».70 Los partidos que se jugaban contra los norteamericanos tenían en algunos momentos el influjo de una escaramuza militar. En un juego celebrado a finales de agosto de 1922 la prensa reseñaba que «Guaguá, el mayor de la legendaria familia Vargas, fue el héroe máximo de la epopeya. En el último inning, cuando Nacional».66 La reseña terminaba diciendo que el Almirante Robison bajó al campo y

el match parecía irremisiblemente perdido para los criollos, la sangre patricia de ese muchacho palpitó frenética en sus venas y heroico y abnegado ofreció el sacrificio de su carne macerada como rescate de la derrota».71 Por lo de «carne macerada» la prensa se refería al hecho de que en el último inning, ganando los marines, se llenaron las bases para el equipo criollo. Guaguá, a quien le tocó el turno al bate, se expuso a un contundente pelotazo para de esta manera empujar la carrera del empate, lo que permitió luego el triunfo de los dominicanos. En la crónica deportiva se hablaba de que Guaguá «sin temerosas vacilaciones, con abnegada heroicidad, como un soldado que se sacrifica por el honor de su bandera, ofrendó su carne joven, generosa y vibrante al golpe macerante de bola lanzada, o mejor dicho disparada, por el lanzador yanqui. Guaguá cayó fulminante por el tremendo choque pero el clamor frenético y entusiasmado de miles de voces lo volvió a la realidad y en brazos de sus compañeros ocupó la primera...». A principios del año 1921 no se jugó béisbol porque «varios de los boys liceístas están unos tumbados y otros adoloridos a consecuencia de la vacunación».72 EL EQUIPO ESCOGIDO. LA TEMPORADA DE 1921 Durante el período de la ocupación norteamericana se crearon importantes equipos de béisbol. Uno de ellos fue Los Muchachos, llamado también «de Muninch y Pou», por ser Carlos A. Pou y Luis Muninch los dueños de la tienda del mismo nombre que auspiciaba el equipo, estaba dirigido por el capitán Alfau, y su estrella estelar era Velázquez.73 El más importante de los que se formaron en ese tiempo fue el que salió de la triple alianza entre los equipos Delco Light, Los Muchachos y San Carlos, para crear un equipo nuevo que enfrentara al Licey. El nuevo equipo se fundó el 17 de febrero de 1921 a propuesta de Carlos Manuel [Pilindo] Bonetti, y Geo Pou impuso el nombre de Escogido, por tener jugadores de varios equipos. Su primer manager fue el venezolano Numa Parra, pasando en poco tiempo esa responsabilidad a Luis

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 60

Alfau. Entre los fundadores también se contaban Andrés Aquino y José A. Sabino. Algunos comentaristas consideraban que el Escogido iba a ser totalmente efímero. Centauro, cronista deportivo del periódico Listín Diario, afirmó que «procedente el team Escogidos de lo mejor de otros, es cosa bastante para una buena exhibición y para más nada».74 El 16 de febrero el periódico Listín Diario en una nota firmada por «Bate», anunciaba que la Superintendencia de Enseñanza había facilitado los terrenos del Gimnasio Escolar para que se efectuara allí una serie de desafío entre los teams Licey y Escogido con una dotación de cincuenta pesos al equipo ganador. El organismo educativo había puesto la condición de que «solamente se cobre una módica suma por la entrada y que el producto se destine a la benemérita Asociación de Maestros, quienes tendrán a su cargo el control y la dirección económica de la serie». El periódico aplaudía esta medida «porque ella armoniza con el criterio general del público que deseaba que los desafíos se llevaran a cabo en el Gimnasio Escolar, pero no con fines especulativos particulares como lo anhelaban dos o tres interesados, sino con una finalidad benéfica y altruista». La nota terminaba con una advertencia que decía: «Sabemos sin embargo que se están haciendo ciertas maromas detrás de bastidores para conseguir de los maestros la violación secreta de la acertada resolución del señor Superintendente en beneficio de ambiciones personales y en detrimento del interés general. ¡Ojo al Cristo!».75 Ese fue el único año en que los juegos fueron benéficos. La siguiente temporada iba a traer cambios radicales. El primer juego de la temporada del año 1922 –que fue ganado por el Licey 5 a 1– se efectuó el 20 de febrero y fue calificado como «un choque entre los dos colosos Enrique Hernández y Fellito Guerra».76 La serie de siete juegos fue ganada por el Licey, 4 juegos contra 3. De inmediato el Licey decidió no batirse más con el Escogido en lo que restaba de año y disfrutar del título de Campeón Nacional. Los directivos del Escogido, con Ernesto Bonetti Burgos a la cabeza y la mediación del subdirector del Listín Diario y el presbítero Pérez, propugnaban por la realización de otra serie en ese año alegando que el público la pedía y además, que los dos teams necesitaban equiparse y sólo lo podrían hacer si continuaban jugando toda la semana. El team Licey no sólo rechazó esta propuesta, sino que contrató una serie sabatina por lo que restaba del año y parte del siguiente con el team del U.S. Marine Corps con el propósito de que el Escogido «se disolviera por inanición, ya que tampoco el domingo podrían jugar los Leones, por estar comprometido el Gimnasio con la serie kilométrica de los teams de la clase B».77 En marzo, el Escogido se trasladó a Santiago a jugar tres partidos con las Estrellas Cibaeñas. A pesar de lo tortuoso del viaje, en el cual los peloteros durante el trayecto Santo Domingo-Santiago «caminaron largas horas sobre el lodo», ganaron los partidos.78 A finales de julio el Licey decidió iniciar una serie con el Escogido (del 31 de julio al 16 de octubre) de 7 juegos a beneficio del Comité de Asistencia Pública. El Licey resultó ganador 4 victorias contra 3.
GRADAS DEL ESTADIO LA PRIMAVERA.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 62

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 63

El 6 de mayo de 1921 debutó en la pelota grande Burrulote Rodríguez, quien sería más adelante uno de los managers más prestigiosos del país y gran impulsador del béisbol amateur. Su debut lo realizó contra Fellito Guerra en un juego contra el Escogido. Su actuación fue tan espectacular que fue sacado en hombros hasta el Parque Independencia.79 Pedro Alejandro San debutó con el Licey el 31 de julio de 1921. En ese juego ocurrió lo que en el béisbol dominicano se llamó «el jonrón de yerbita». Bateando José Sabino, del Escogido, dio un hit al jardín central que fue asistido por Néstor Lambertus del Licey. La bola no aparecía entre las gramas altas del play Gimnasio Escolar, por lo que Sabino siguió para segunda, continuó para tercera y llegó al home, convirtiendo un simple hit en home run. En agosto del año 1921 el equipo Licey se trasladó al Cibao celebrando cinco juegos en Santiago contra el equipo Restauración y tres en La Vega, resultando victorioso en todos. El equipo partió de la ciudad de Santo Domingo en vehículos hasta recorrer los 60 kilómetros hábiles de la autopista Duarte, para continuar a lomo de mulo, a pie e incluso nadando, hasta llegar a la ciudad de Santiago. La travesía duró un mes, empleándose el mayor tiempo en trasladarse y reponerse de la fatiga del camino.80 El 30 de octubre de 1921 comenzó el campeonato de la serie B extendiéndose hasta el 28 de enero del año 1922, con la participación de los equipos Licey B, Patria, el Marina y el Capotillo, que fue el ganador de la justa. De esa cantera salieron excelentes peloteros que se incorporaron a los equipos tradicionales. En el equipo Capotillo militaban en esa serie los jugadores Carlos Rosis (Caquín), Joaquín Suncar y Tetelo Vargas, tres peloteros de gran trayectoria en el béisbol dominicano. A finales de año 1921, el escritor Rafael Damirón estrenó en el Teatro Independencia un sainete en tres cuadros titulado Queché al bate, Yayo en segunda. La prensa se refería al mismo como «un sainete cómico, lírico, dramático, patriótico y político beisbolero que traen a la escena numerosas

poses de actualidad». Agrega que «en el curso de la obra aparecerán los teams Licey y Nuevo Club y el mismo tigre gruñe en escena».81 A principios del año 1922 el equipo Licey declaró un receso, lo cual fue interpretado por los seguidores del Escogido como una estrategia para no enfrentarlo. Una nota aparecida en el Listín Diario aclaraba el asunto:«El Licey ha rendido recientemente una laboriosa campaña, pues durante el año 1921, y lo que va del 1922, no ha cesado de jugar y vencer a todos los teams de la República, tanto nacionales como extranjeros. Se ha batido con honor y ha destruido a sus rivales. Ha tenido que vérselas hasta con novenas «escogidas», seleccionadas de entre los mejores jugadores de aquí. El team está cansado; ha sufrido en las luchas y hay que reponerlo, hay que prepararlo de nuevo».82 LA TEMPORADA DE 1922 Por su parte, el team Escogido inició una serie con los marines,83 y en febrero viajó a La Vega a enfrentar en tres partidos al equipo Estrellas Cibaeñas, formadas por jugadores de allí y de Santiago. Aunque el Escogido ganó todos los encuentros, al menos se demostró que en el Cibao se practica un béisbol con clase, destacándose Pajarito Perdomo, Mero, Sijo Gómez y los hermanos Pedro Augusto y Luis Tomás Saillant. En julio de 1922 Luis Castillo pasó a ser el nuevo manager del Licey, mientras Frank Hatton era el trainer y jefe de jugadores.84 Charles Dore en el año 1922 ingresó al Licey como asistente manager de Pedro Miguel Caratini y al año siguiente le sustituyó, permaneciendo en el puesto hasta el año 1936. En el año 1922 el hipódromo La Primavera paró las carreras de caballos, pero los clubs Licey y Escogido iniciaron la temporada de béisbol de ese año en sus instalaciones. La inauguración del Campeonato fue el 9 de abril de 1922 con discurso inaugural de Arturo J. Pellerano Alfau, director del periódico Listín Diario.85 Los dueños de La Primavera publicitaban el estadio como «el mejor de las Antillas». Un acuerdo entre los dos clubs dispuso una estricta regulación de las entradas libres a presenciar el juego, disponiendo solamente de

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 64

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 65

los siguientes pases de cortesía: 6 para el Ayuntamiento y la Gobernación Civil; 6 para la directiva del Licey y otros 6 a la del Escogido; 6 para la Administración del hipódromo; 4 para la Sala de Socorros; 3 para el periódico Listín Diario; 3 para el periódico El Siglo; 1 para la revista Cosmopolita; 1 para la revista Cuna de América; 1 para la revista deportiva El Rolin y 1 para La Voz del Deporte.86 El Listín Diario del 10 de junio 1922 anunció el primero de una serie de 21 juegos entre el Licey y el Escogido para decidir el Campeonato de la ciudad de Santo Domingo de ese año. Llama la atención que los árbitros seleccionados por los dos equipos fueron el capitán Swinnerton, Provost Marshall y el teniente Loring del cuerpo de marines norteamericanos que intervenían militarmente al país. El Campeonato –llamado «el de la reina» al dedicarse a Esperanza Pereyra, reina de belleza de La Vega y luego primera reina del Licey–, lo ganó el Escogido
LANZADORES DEL TEAM «SANTIAGO» EN EL AÑO 1923.

Campeonato de ese año. Se enfrentaban los estelares lanzadores Fellito Guerra y Pedro Alejandro San. Para darle más colorido a ese juego, Geo Pou se había trasladado a La Vega a buscar a la reina, siendo su entrada a la ciudad todo un acontecimiento social. Geo Pou tuvo la precaución de no llevar la reina al estadio sino hasta que los tigres llevaban ventaja de 3 carreras a 0. Las calles que conducían al estadio fueron tapizadas de pétalos de variadas flores y la reina hizo una entrada apoteósica, colocándose junto a su séquito en el palco de honor. Al llegar al octavo inning la pizarra favorecía al Licey 3 x 1 dando lugar a que ese team empezara la celebración del triunfo destapando champán en abundancia. Bateando el Escogido con dos outs se llenaron las bases, momento en que Luis Alfau, manager del equipo, entró al terreno y pidió sustitución llamando a Mateo de la Rosa, quien estaba en lista de lesionados y tenía una semana fuera de juego. El primer lanzamiento de San fue strike, el segundo bola, el tercero strike. En la medida en que transcurría el duelo, la fanaticada subía los tonos de la emoción. Lanza San y Mateo conecta un batazo por el jardín central que ha pasado a la historia del béisbol dominicano como «uno de los metrallazos más largos que se recuerden». El batazo hizo anotar las tres carreras del empate y luego Mateo anotó la del triunfo. En las gradas liceístas la celebración se cambió por frustración y la reina «se rajó a dar gritos». De ahí la expresión «el palo de Mateo que hasta la reina lloró», que sirvió como tema de inspiración a poetas, y un merengue lo perpetuó como una de las grandes hazañas del béisbol dominicano.87 Ese fue el primer Campeonato ganado por el Escogido, al año siguiente de haber sido fundado. Tuvo que esperar 33 años para volver a coronarse Campeón Nacional, cuando lo hizo de nuevo en el año 1955. PRIMER VIAJE DE PELOTEROS DOMINICANOS AL EXTRANJERO En agosto del año 1922 se anunció que el equipo Licey, reforzado con otros jugadores y con el nombre de Estrellas Dominicanas, viajaría a Puerto Rico por seis semanas. El equipo que hizo el viaje estaba integrado por Fellito Guerra,

13 juegos contra 8. El último juego se celebró con victoria del Escogido con un batazo de Mateo de la Rosa que pasó a formar parte de los grandes hitos del béisbol dominicano. El domingo 14 de mayo de 1922 a casa llena en el hipódromo La Primavera se enfrentaron Escogido y Licey para terminar el

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 66

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 67

Pedro Alejandro San, Mateo de la Rosa, Ninín Rodríguez, Guaguá Vargas, Piñao Acosta, Pedro Augusto Saillant, Baldomero Ureña, Sijo Gómez, Pajarito Perdomo, Diógenes Lara, René Velázquez y Pedro Miguel Caratini, su capitán. Yiyito Pou y Manuel Henríquez estuvieron al frente del equipo. Era la primera vez que un equipo dominicano salía fuera del país, lo que produjo gran entusiasmo en la fanaticada criolla. Las informaciones sobre el recibimiento en Puerto Rico fueron muy halagadoras:«Jamás se le había dado un recibimiento tan simpático a novena alguna, ni aún a los cubanos. Al llegar a San Juan estaba el muelle lleno de gente. Salió la novena de San Juan para Ponce en magníficos automóviles esperándonos en la carretera con fuegos artificiales y una muchedumbre de más de dos mil almas que se ocupó de vitorearlos y de pasearlos por todo Ponce como a
EQUIPO SAN CARLOS.

los marines norteamericanos y Puerto Rico era territorio colonial. En Santo Domingo, los pormenores del encuentro, suministrados por el cable francés, se trasmitieron en las pantallas de los teatros Colón e Independencia. La actuación dominicana fue muy lucida. De once encuentros salieron victoriosos en seis.89 La estelar actuación de algunos integrantes del equipo dominicano les valió más adelante obtener contratos para jugar en Puerto Rico. EL EQUIPO CARIBE Al retornar de Puerto Rico la selección Estrellas Dominicanas, el señor Abad Henríquez, propietario del Hipódromo La Primavera, decidió crear un equipo de béisbol llamado Caribe, que actuaría como el team oficial del hipódromo, para lo cual nombró a José A. Sabino al frente del mismo. Sabino había sido uno de los fundadores del Escogido y desde entonces había sido su capitán, renunciando a ese puesto en agosto de 1922, pocos días antes de terminar el Campeonato que ganó el Escogido. El equipo Caribe debutó el 17 de febrero en La Primavera, en un juego que perdió contra el Licey. La prensa anunció la realización del «primer encuentro entre tigres y leopardos». El team Caribe lo integraban: Güeba, Gugú, Caquín, Memphis, Sijo, Pato, Juanico, Camarena y Sabino, quien además era el capitán.90 Abad Henríquez cambió de estrategia y en febrero del año 1923 maniobró para nombrar a Sabino capitán del Licey, concertando un contrato con ese team ampliamente favorable a los intereses del hipódromo. La acumulación de poder se extremó cuando Henríquez fue nombrado presidente del jurado de béisbol para el Campeonato que se inició en abril de 1923. Para finalizar el año 1922, y dejar constancia aquí de los acontecimientos más importantes del béisbol dominicano en ese año, diremos que el compositor romanense Heriberto Payams compuso el vals Licey Campeón.91 LA TEMPORADA DE 1923 A mediados de febrero del año 1923 se instaló una nueva junta directiva del equipo Escogido con la encomienda de preparar su participación en el

príncipes».88

La actuación del equipo dominicano en el juego inaugural fue muy emotiva. Los peloteros dominicanos desfilaron con la bandera dominicana al instante en que la banda del cuerpo de bomberos tocaba las notas del Himno Nacional, algo bastante significativo pues la República Dominicana estaba ocupada por

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 68

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 69

próximo campeonato. Fue elegido presidente P. E. Marchena; Luis A. Alfau, fundador del Nuevo Club en 1911 y del Escogido en 1921 (había sido también fundador de los teams Los Muchachos y Capotillo) como manager; y Francisco Siragusa, antiguo receptor del Nuevo Club, como capitán. Además del Escogido, se preparaban para participar en el Campeonato el equipo Licey, San Pedro de Macorís (que no jugaba contra un equipo de la Capital desde el año 1911), y un equipo de Santiago que participaba por primera vez en un campeonato nacional. Todos los juegos fueron pautados a celebrarse en el hipódromo La Primavera, por lo que los equipos del interior tenían que trasladarse a Santo Domingo, lo cual fue posible gracias a la disponibilidad de las carreteras recién inauguradas. 92 Antes de iniciarse el Campeonato del año 1923 se realizó una breve serie con los marines. El 21 de abril de 1923 se realizó un encuentro entre el Licey y la potente novena americana del U.S.M.C. después de haber derrotado la semana anterior al Escogido 8 a 5. Se anunciaba un reforzamiento del equipo norteamericano con la adquisición del terrible lanzador Joe, que llamaban Guantánamo, y otros jugadores también de Santiago. Se informaba que una banda de música amenizaría el acto y el General Lee, presidente provisional y el comisionado del Gobierno Americano para realizar la evacuación, Sumner Welles, asistirían como invitados.93 El Campeonato se inició el 22 de abril con doble juego entre Leones y Santiago, ganados por los Campeones. El Escogido abrió con el lanzador San y en la tarde lo hizo Fellito Guerra. El juego número siete se realizó el domingo 13 de mayo entre los equipos Santiago (reforzado por el puertorriqueño Willy Thompson) y Licey, haciendo su debut el jugador puertorriqueño Benito –Jüey– Torrens, único refuerzo traído por el Licey. En el juego número diez, celebrado la tarde del domingo 20 de mayo entre los equipos Santiago y Macorís, el puertorriqueño José –Pepe– Santana, uno de los refuerzos del Macorís, dio el primer cuadrangular del torneo (los otros refuerzos puertorriqueños del team Macorís fueron Ramón Guilfucci, Anselmo

Freyre y Marcelino Freyre). En la medida en que se sucedían los encuentros, aumentaba la pasión por el béisbol. Para el juego pautado el 27 de mayo entre Licey y Escogido, el comerciante Nemén N. Terc donó un fonógrafo marca Play Ola al jugador que diera más hits en los dos juegos; la tienda Santo Domingo Elegante ofreció un traje marca Royal, valorado en $31.25, al que diera un home rum sobre la cerca; las licoreras Bou & Guerrero y Martínez Cibrán & Co. ofrecieron sendas cajas de sus rones Horacista y Peynado al equipo ganador, y el Estudio Senior ofreció una ampliación fotográfica para el team que ganara el Campeonato.94 Cuando el torneo llevaba menos de dos meses, una crónica deportiva del Listín Diario informaba que, por fin, el nacionalismo rancio de los magnates del Escogido había sido roto, al decidir su directiva importar al jugador borincano Agustín –Tingo– Daviú, rompiendo la consigna –que era su orgullo–, de jugar con peloteros criollos.95 Los equipos Santiago y Club Atlético Macorís no tenían el nivel requerido para participar en la justa con posibilidades de ganar, a pesar de que el equipo de Macorís, al cual la prensa llamaba las panteras macorisanas, contaba con
ESCOGIDO EN 1922.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 70

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 71

cuatro refuerzos puertorriqueños. El equipo de Macorís se retiró el domingo 24 de junio, antes de completar el tercer cuarto del Campeonato, al no presentarse a los partidos 20 y 21 en contra del Santiago. Los clubes restantes acordaron jugar entre sí los juegos asignados al equipo dimitente.96 El domingo 1 de julio de 1923 en la mañana se realizó un partido entre el Escogido y Licey que tendría repercusiones funestas para el béisbol dominicano. Diómedes Lara, del Escogido, estaba en tercera base con dos outs en el octavo inning, cuando el lanzador Baldomero Ureña, del Licey, se encontraba en su posición en el box y bateaba Agustín Daviú del Escogido. En el momento en que el corredor se lanzaba al robo del home, el lanzador se trasladó a tercera con la bola en la mano produciéndose un careo que puso out a Diógenes. El árbitro principal Pindú Miranda cantó balk, lo que permitió que Diógenes Lara entrara la carrera desde tercera. El Escogido ganó el partido 4 carreras por 3. De inmediato fue recusado por el equipo Licey. La decisión del jurado fue dada a conocer el día 14, desconociendo la validez del juego. El Listín Diario del 15 de agosto anunciaba «sensacionales encuentros deportivos» a celebrarse el feriado del día 16 entre «los dos eternos rivales» Licey y Escogido. Esa misma tarde, la directiva del Escogido decidió no presentarse a jugar «a causa del fallo pronunciado por el jurado, anulando un juego ganado por el Escogido y protestado por el Licey, asunto que estaba pendiente hacía muchos días y que fue resuelto el martes último». Según el orden en que deberían celebrarse los juegos del Campeonato Nacional, sólo restaban dos días de juegos en agosto y tres en septiembre para terminar el Campeonato el día 16. Al momento de suspenderse el Campeonato el Escogido estaba en primer lugar con 13 juegos ganados de 17; seguía el Licey con 12 ganados de 17; Santiago con 5 ganados de 18 y Macorís con 1 ganado de 10.97 Coincidiendo con la interrupción del Campeonato Nacional, la prensa dominicana informó sobre la salida del primer pelotero contratado para jugar en el exterior, después de la experiencia del viaje a Puerto Rico de las Estrellas Dominicanas. Baldomero Ureña, lanzador del Licey, abordó el vapor Romanita

con destino a Puerto Rico contratado por la novena Ponce. La información daba cuenta de que próximamente partirían a Puerto Rico Ninín, Ernesto Sánchez, Mateo de la Rosa y Guaguá Vargas. Días después se anunciaba la partida de Mateo de la Rosa, Ninín y Fellito Guerra. En el año 1923, con apenas 17 años de edad, es contratado Tetelo Vargas como refuerzo del Humacao Stars en Puerto Rico. La contratación de peloteros dominicanos en Puerto Rico, específicamente en el equipo Ponce, fue posible gracias al hecho de que Pedro Miguel Caratini pasó a ser el capitán del Ponce en el año 1923 y facilitó estos contratos. En el año 1925 Mero volvió a ser noticia al convertirse en el primer dominicano firmado para jugar con el equipo Allentown en los Estados Unidos, no solamente por su calidad como lanzador, sino además por ser blanco, como lo señaló el Listín Diario.98 El 11 de diciembre de 1923 vino desde Puerto Rico, contratado por Abad Henríquez, el equipo cubano Havana Giants. Arribaron en el vapor Catherine, y junto a ellos llegaron los peloteros dominicanos que se encontraban participando en el Campeonato de allí. Estos, al retornar al país, se incorporaron
EQUIPO «ESTRELLAS DOMINICANAS» EN EL AÑO 1922.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 72

a la selección Estrellas Dominicanas que enfrentó a los del Havana Giants. El primer juego fue ganado por los Giants con una carrera a su favor y en el segundo sufrieron una derrota de nueve ceros por el lanzador Fellito Guerra. Originalmente se había planeado que este equipo jugara en el país antes de que llegara a Puerto Rico, y no a su regreso como sucedió. El viernes 21 de septiembre el Listín Diario había anunciado que «el lunes próximo arribará a este puerto de tránsito hacia Puerto Rico la famosa novena de baseball Cuban Stars». Añadía la información que el administrador de La Primavera hacía diligencias para que ese team realizara un juego de exhibición en el país. Al día siguiente ese periódico informaba que «dicho juego será anunciado con carteles y música de coche que recorrerán la ciudad», agregando que «el precio de las entradas será aumentado para poder sufragar los gastos».99
DE

LA TEMPORADA DE 1924 En el año 1924 se jugó un campeonato entre el Escogido y el Licey que ganó este último.100 Terminado ese campeonato, los jugadores Tetelo, Ninin y San se fueron a jugar béisbol a Puerto Rico. Dice Manuel A. Salazar que la emigración de jugadores en ese año produjo un colapso que duró hasta el año 1928.101

ANTIGUO ESTADIO BÉISBOL EN EL AÑO 1920. ABAJO: HIPÓDROMO DE SANTIAGO, DONDE SE
JUGABA BÉISBOL

1925-1929 HACIA LA PROFESIONALIZACIÓN DEL BÉISBOL

TETELO VARGAS EN 1929.

El Campeonato del año 1925 lo ganó el Licey, a pesar de que el Escogido se reforzó con jugadores del Central Romana. 102 Ese año los peloteros dominicanos estuvieron muy activos en el extranjero. Pedro Alejandro San viajó a los Estados Unidos y Ninín Rodríguez jugó con los Barbudos de la Casa de David. En el año siguiente Néstor Lambertus jugó con el Havana Star y luego con el Cuban Star junto a Tetelo Vargas.103 A principios de noviembre del año 1927 el equipo Licey salió hacia Puerto Rico a jugar con el equipo Ponce la Copa Presidente Vásquez, donada por el cónsul dominicano en Mayagüez. El cronista deportivo del periódico La Opinión que firmaba como «Generoso», abogaba para que no se realizara ese encuentro «porque a nadie escapa, por más grande que sea la cantidad de fanatismo acumulada en el cerebro, que no es el Licey actual el team que pueda hacer en Puerto Rico airoso papel». La realidad fue peor que el vaticinio. Quince días después de haber salido, regresaron en el vapor Coamo Miguel Antonio García (Nonito) y Manuel Henríquez, los organizadores dominicanos de la tourne, con noticias desalentadoras. Los jugadores del Licey empezaron a actuar como «indisciplinados, libertinos, entregados a una vida licenciosa de crápula. Nina, Chivo, Sonlley y Grillo consumen la energía juvenil de sus

MARTÍN DIHIGO,
JUGADOR Y MANAGER DEL EQUIPO DE

SANTIAGO 1937.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 76

músculos trasnochando hasta el alba en los más despreciables y bajos lupanares ponceños». Eso hizo que Tonny Luciano, el promotor puertorriqueño del viaje, cuyo entusiasmo llegó al principio hasta ofrecer al team dominicano el debut de la serie con la novena yanqui que llegó el lunes a Puerto Rico, «ha resuelto terminar la serie para discutir la copa Horacio Vásquez, utilizar los jugadores dominicanos que deseen quedarse, para reforzar novenas boricuas, y embarcar, probablemente el viernes o el martes próximo, los jugadores que prefieran regresar».104 LA TEMPORADA DE 1928 A finales de mayo de 1928 se terminó la serie entre el Municipal de Santiago y el Escogido de La Vega con un enfrentamiento en el play recién construido en enero de ese año en el lugar donde se había montado la Exposición de
MERO Y NONITO, PITCHER Y CATCHER DEL LICEY. ALEJANDRO OMS.

Santiago. A este juego asistió, acompañado por miembros de su gabinete, el presidente Horacio Vásquez, a quien se le dedicó el partido. El estadio fue abarrotado de público, y el presidente de la República fue saludado por un espectáculo de fuegos artificiales.105

ERNESTICO Y BURRULOTE.

A principios de julio del año 1928 Virgilio Álvarez Pina y José Dolores Alfonseca, ambos del partido de gobierno, se dirigieron a los directivos del Escogido y Licey proponiendo la celebración de un juego pautado para el sábado 14 como parte de los homenajes del 12 de julio, fecha en que se celebraba el cuarto año de la salida de las tropas norteamericanas de ocupación, y para lo cual aportaban un premio de $200 pesos al equipo ganador. El ministro americano Young ofreció, además, una pelota oficial de la Liga Nacional Americana firmada por Babe Ruth, Ty Cobb, Tris Speaker, Bucky Harris, Goose Gosling y Lou Gehrig, la cual se exhibió por varios días en la vitrina de la ferretería La Marina. El juego se inició con el Gimnasio Escolar lleno a toda capacidad, que incluía, además de los asientos, «los techos de los edificios vecinos y hasta la desmantelada y lejana cubierta del ex acorazado Memphis». La nota periodística agregaba que «todo lugar fue insuficiente para dar cabida

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 79

a los entusiastas y numerosos fans, quienes arengaban a tigres y leones con bulliciosa algarabía ensordecedora, premiando con nutridos aplausos continuados las jugadas de méritos». En representación del presidente Vásquez, el Secretario de Agricultura Rafael Espaillat lanzó la primera bola. Estuvo presente en el juego José Dolores Alfonseca, Secretario de lo Interior y Policía, y promotor de este encuentro. El juego fue declarado empate por el árbitro Martínez y pospuesto para la semana siguiente a celebrarse en los terrenos del hipódromo La Primavera que tenía fiesta de reapertura el sábado 21 de julio.106 Finalizada la serie Copa Presidente Vásquez, se inició «un período de béisbol en el interior de la República», midiéndose el Licey con el Sandino y el Escogido con el Santiago. El equipo Sandino tomó su nombre de César Augusto Sandino, héroe nicaragüense que resistió las tropas de ocupación
TEAM LICEY EN 1925. ABAJO: TEAM ESTRELLAS DOMINICANAS.

norteamericana en su país y muy popular para entonces en Santiago. El equipo tomó un águila como símbolo, la cual usaban en el hombro izquierdo. Se les conocía también con el sobrenombre de Águilas del Chipote, en referencia al lugar donde operaba la guerrilla de Sandino.107 Durante los fines de semana que el Escogido no iba a Santiago, Hostos Fiallo trasladaba sus muchachos al sur de la República a jugar en la Sabana de Paya y en Azua.108 LA TEMPORADA DE 1929 En agosto nos visitó de nuevo el equipo Ponce para una corta serie.109 El 9 de marzo de 1929 se inició el Campeonato de ese año, cuando el Licey aceptó el reto que durante varios meses había mantenido el Escogido desde las páginas del Listín Diario. Esta vez participaba además el Sandino de Santiago, a quien la prensa capitaleña llamaba Águilas Cibaeñas. En la convocatoria que daba inicio al certamen se hablaba de «un campeonato que hará época en los anales de la pelota nacional, por la preparación de los equipos, por su eficiente dirección y por la cooperación que a ellos prestan jugadores extranjeros de reconocida firma».110 El equipo Licey, bajo la presidencia de José E. Aybar, reunió $12,000 para contratar jugadores importados y formar «un conjunto

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 80

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 81

superior a cuantos haya tenido el Licey en todos los tiempos». El Licey acudió al equipo cubano Almendares y contrató a sus estrellas Isidro Fabré, Mauricio Funes y Ramón Bragaña. El Escogido no se quedó atrás y se agenció también en Cuba a Martín Dihigo, el pelotero latino más completo en ese entonces, a Bernardo Baró y a Basilio Rossell. El Sandino importó a los peloteros puertorriqueños Pancho Coimbre y Menchin Pesante. Se suscitaron críticas por los altos salarios pagados a los jugadores cubanos. Un cronista llamaba al equipo Escogido «un equipo cubano reforzado con el maravilloso Tetelo Vargas».111 En realidad, fueron muy pocos los peloteros dominicanos que tuvieron actuación importante en ese Campeonato. Los cronistas destacaban, además de Tetelo Vargas, a Pedro Báez (Grillo), Alejandro Pedro San, Guaguá Vargas, Nonito García, Ninín Rodríguez, Sijo Gómez,
SANTO DOMINGO EN EL AÑO 1925.

Almendares en la temporada 1926-1927 y era toda una sensación, junto a Calderón y Arango, anunciando además que próximamente vendrían otros más. Las hazañas de los jugadores cubanos eran cantadas por el pueblo. Una tradicional canción de Los Matamoros, “Mariposita de Primavera”, sirvió de base a Sergio Vicioso (Meusel), para un elogio a las proezas de los jugadores cubanos en el team Licey: «Vengo del play de La Primavera / de ver un juego sensacional / en el que el brazo del as Bragaña / haciendo noble y tremenda hazaña, / al Escogido supo anular. / A los magnates del Escogido / sólo tres cosas harán llorar / los nueve ceros de Cocaína, / de don Pelayo labor divina / y de Oms el batting fenomenal. / Corre Pilindo, busca a Dihigo / a Bejerano, Moncho y Baró / para que lloren, junto contigo / esta derrota del Escogido / sufrida a manos del gran campeón. / Es una gloria para Titico, / Arango, Funes y Calderón, / y del Bambino, ya que han podido, / al derrotar al team Escogido, / gritar, mil veces: Licey Campeón».113 Con la importación de peloteros cubanos se reducía la participación de los criollos. A finales de ese mes de abril, un comentarista deportivo se quejaba
PEDRO BÁEZ (GRILLO A) EN 1929. FRANCISCO (PANCHO) COIMBRE.

Ernestico Sánchez y dos o tres más en «el mejor base ball que se está jugando ahora mismo fuera de los Estados Unidos».112 El Listín Diario del día 16 de abril anunciaba que, vía Puerto Plata, arribaban Manuel García (Cocaína), un excelente pelotero que se había iniciado en el béisbol cubano con el equipo

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 82

de que «en el banco se atrofian los buenos jugadores dominicanos, para otorgar graciosamente una oportunidad a los extranjeros de ganar dinero abundante». Todo esto –decía el mismo cronista–, ocurría a pesar de que «Calderón no supera a Nonito; ni Correa a Fiol; ni Arango a Ninín; ni Fune al Cabo Sonlley».114 El caso de Alejandro Oms fue muy sonado. En trece oportunidades al bate dio 4 hits, y como se le pagó $1,000 por la temporada, la prensa le sacaba en cara que cada hit había costado $250.00.115 El equipo Sandino era el que exhibía menor calidad en sus actuaciones. Esto, sumado al estrafalario uniforme que usaba, se convirtió en la comidilla de los comentaristas deportivos. Uno de ellos, del Listín Diario, decía en marzo que el Sandino «hizo muy mala impresión en el ánimo deportivo no tan solo por su anticuado uniforme de «carpintero» sino por la pésima exhibición que hizo ese día». Al mes siguiente, las mismas críticas continuaban, esta vez, más agudas: «Les hace falta conseguir un buen uniforme que les de aspecto de jugadores de pelota para abandonar esos bloomers de hombre con que se han presentado al Campeonato».116 El equipo Sandino se retiró del Campeonato, a pesar de que contó con buenos refuerzos: Coimbre, Menchín Pesante y Gacho Torres. El final del Campeonato fue dramático. El Escogido mantenía una ventaja de 9 juegos sobre el Licey, faltándole tan solo uno para alcanzar la victoria. Este juego fue celebrado en Santiago, donde el lanzador cubano Basilio Rossell lanzó dos partidos, perdiéndolos. Las derrotas en Santiago sellaron el destino del Escogido, pues a la semana siguiente tuvieron que ausentarse para Cuba las estrellas Martín Dihigo, Bejerano y Baró. El Licey ganó siete juegos consecutivos para coronarse campeón el 16 de junio. 117 Por muchos años se le llamó al Campeonato del año 1929 «el Campeonato de lujo». Después de este cierre no se celebraron más torneos de béisbol durante los siguientes siete años. Durante este hiato, muchos peloteros dominicanos fueron contratados en el extranjero. Ernesto Sánchez, Tetelo Vargas y Pedro Alejandro San se fueron a jugar a Venezuela a partir del año 1931. Los pormenores de sus actuaciones eran seguidos en el país a través de la transmisión de los juegos por
MARTÍN DIHIGO Y EUSTAQUIO PEDROSO EN EL CAMPEONATO DE 1929. ABAJO: LOS HERMANOS VARGAS. DESDE LA IZQUIERDA: GÜAGÜÁ, TETELO Y JUAN.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 85

la estación radial del Almacén de América en Caracas, captada en Santo Domingo.118 Tetelo Vargas tenía ya una larga carrera en el extranjero, iniciada en el año 1925. Terminado el Campeonato de 1929 pasó a Nueva York a jugar con Alejandro Pompez; de ahí pasó al Habana Red Sox de Adolfo Luque y al Habana Stars de Mike González.119 Enrique Lantigua, un joven receptor que se había iniciado en ese campeonato con el equipo Sandino, en el año 1932 se fue nueve meses a Venezuela a jugar con el equipo Magallanes, Campeón ese año. Lantigua fue seleccionado receptor del torneo. En el año 1933 jugó con el equipo Ponce, de Puerto Rico.120

PÚBLICO EN SANTO DOMINGO
RECIBIENDO INFORMES DE UN JUEGO CELEBRADO EN

SANTIAGO ENTRE EL LICEY Y EL SANDINO, 1928. ABAJO: EQUIPO SANDINO.

1930-1937 BÉISBOL AL INICIO DE LA ERA DE TRUJIILO

SATCHEL PAIGE EN CIUDAD TRUJILLO EN 1937. NÓTESE LA CAMISA MAL
ABOTONADA PARA EVITAR EL NOMBRE

El ciclón San Zenón del 3 de septiembre de 1930 destruyó los estadios de béisbol localizados en el Gimnasio Escolar y el hipódromo La Primavera, por lo que no se jugó pelota en ese año. El hipódromo había sido reinaugurado el 16 de agosto de 1929 después de varios meses de reparaciones, pero el ciclón lo convirtió en un basurero y el Gimnasio Escolar terminó siendo un destartalado establo de caballos. El 8 de marzo de 1931 se celebró en el Municipal Park de Santiago un encuentro entre un team de esa ciudad y otro de la Capital, ante un público de más de 2.500 personas, «una enorme concurrencia llenando de bote en bote el Grand Stand y demás lugares». El acto fue presidido por Huberto Bogaert, síndico de Santiago, quien exhortó al síndico de Santo Domingo a que «iniciara los arreglos de los campos deportivos de dicha ciudad». El encuentro fue ganado por los jugadores de Santiago, quienes lamentaban tener que censurar la falta de organización de los teams capitaleños; «que sabemos que es debido a la falta de los campos de deportes».121 Siguiendo el auge del béisbol en Santiago para esa época, el 12 de noviembre de 1931 se exhibió en el Teatro Capitolio de allí una película con interesantes jugadas escenificadas en esta ciudad, las cuales fueron filmadas por Palau.122

COPA JULIA MOLINA. CAMPEONATO NACIONAL, 1936.

CIUDAD TRUJILLO.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 88

En agosto del año 1931, casi un año después de haber ocurrido el ciclón, la revista La Cuna de América decía: «Nuestro elemento deportivo está atravesando en este momento su más fuerte crisis, debido en gran parte a la falta de un campo de deportes donde ejercitarse. Nunca en los tiempos en que existió el Gimnasio Escolar, se vieron nuestros deportes en el deplorable estado en que hoy se encuentran. Ya nuestros atletas no tienen donde entrenarse, ni mucho menos donde celebrar competencias… El terreno del antiguo Gimnasio se podría poner en condiciones de ser utilizado con un gasto mínimo o nulo, pues solamente está estorbado por algunos cientos de carretadas de basuras, que no sabemos con qué fin fueron vertidas allí, durante los días del ciclón; veinticinco presos en un par de días pondrían el mencionado terreno en condiciones de usarse.» En el mes de noviembre del año 1931, la revista La Cuna de América volvía a insistir sobre el tema:«Hace dos años y pico que el público dominicano está hambriento de asistir a competencias basebolera… La falta de terrenos adecuados es el único obstáculo que a estas horas encuentra el baseball para volver a su antiguo lugar. Dos campos tenemos, uno oficial y otro particular, uno es un basurero y el otro un establo…» Todavía en enero del año 1932 esta revista se quejaba de la indiferencia del Estado frente al abandono del Gimnasio Escolar que permanecía como «un inmundo basurero».123 EQUIPO GENERAL TRUJILLO EN GIRA POR AMÉRICA Debido a la imposibilidad de jugar pelota localmente, la alternativa era salir al extranjero. En el año 1931 se formó el equipo General Trujillo, que fue de gira a Puerto Rico. El manager del equipo era Manuel Henríquez y los peloteros eran Nonito García, Bobó Benítez, Sijo Gómez, Joaquín Suncar, Abejita Ruiz, Laitico Mieses, Titico Guzmán, Pedro Báez –Grillo A–, Horacio Martínez, Pato Lluberes, Sonlly Alvarado y Pedro Nina. Enfrentaron dos veces al equipo Junco Stara, perdiendo ambos juegos. Luego blanquearon dos veces al Caguas City. Al regreso, Nonito García y Bobó Benítez prepararon la
EQUIPO GENERAL TRUJILLO EN GUATEMALA. ABAJO: TETELO VARGAS

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 91

continuación de la gira beisbolera, esta vez por varios países de América Latina. Se inició a finales de ese año, cuando el equipo salió para Venezuela con $200 pesos que le entregó el presidente Trujillo.124 Para esta nueva etapa de la gira, Horacio Martínez no participó y su lugar lo ocupó Negro Durán.125 En febrero del año 1932 el periódico Listín Diario informó que en Colombia los peloteros dominicanos «fueron villana y asquerosamente estafados por un promotor local» y al quedarse sin un centavo aceptaron viajar a Colón, Panamá, donde se encuentran jugando solamente por el 35% de las entradas, «lo que escasamente les alcanza para pagar sus gastos particulares», viéndose en la imposibilidad de comprar un pasaje para retornar a Santo Domingo. La información agregaba que «Ninín, el formidable Bambino de todos los diamantes y Titico, el sensacional «secondEQUIPO ESCOGIDO DESPUÉS
DE GANARLE AL CONCORDIA EN ENERO DE

base» del Licey Campeón, se hallan en una situación menos desesperada que sus compañeros pues han conseguido empleo en la ciudad de Cartagena, motivo por el cual no fueron con el team a Panamá. Dice Titico que «entre los dos están ahorrando todo el dinero posible para alcanzar el precio de sus pasajes». Después de pasar un mes sin dar informaciones de los peloteros dominicanos, el Listín Diario trae una crónica dando cuenta que en Ciudad Panamá, «arrancaron numerosos aplausos a la escasa concurrencia que asistió al Estadio Nacional a presenciar el game». Después de describir los pormenores del juego, la crónica deportiva, fechada en Panamá y firmada por «Un dominicano», terminaba diciendo que los peloteros dominicanos «se encuentran en Panamá en la más triste de las condiciones, careciendo de las necesidades más imprescindibles y cohibidos de regresar a la Patria por falta de dinero». De Panamá pasaron a Nicaragua, donde batieron al equipo San Fernando 6 a 4, a pesar «de las grandes miserias que han sufrido desde que fueron estafados en Colombia», como señaló La Opinión del 1 de julio. En los días siguientes jugaron cuatro partidos con un equipo de los marines norteamericanos que ocupaban Nicaragua, obteniendo tres triunfos, incluyendo el que se celebró el 4 de julio, día de la independencia

1934.

ABAJO: EL ESCOGIDO EN LA DÉCADA DEL 40.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 92

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 93

norteamericana. De Nicaragua pasaron a Guatemala y de ahí a México, y, según crónica del periódico El Universal reproducida en Santo Domingo, debutaron el 27 de agosto y permanecerán por un mes, «cuando partirán hacia Cuba y pondrán allí fin a su gira».126 El regreso de los peloteros se produjo a principios de diciembre del año 1932, y uno de ellos, Negro Durán, lanzador del equipo Sandino de Santiago, murió un mes después de su llegada «repentinamente y sin aparente causa».127 CAMPO DEPORTIVO MUNICIPAL A mediados del año 1932 el ayuntamiento de Santo Domingo había dispuesto la reconstrucción del Gimnasio Escolar. Una iniciativa del regidor Juan Barón Fajardo obtuvo los fondos para construir un regio stand de cemento
ESTADIO TETELO VARGAS EN EL AÑO 1936.

el juego pero se estaba expuesto al sol. Manuel A. Salazar en su “Breve historia de los deportes en la República Dominicana» define esta instalación como «no muy apta para el baseball, que es el deporte que más se practica en él, por su mala calidad de terreno y por la inadecuada arquitectura, [pero] tiene la ventaja de la cercanía y la fuerza de la costumbre». Esta construcción siempre fue considerada como un campo de béisbol de mala calidad, llegándose a decir de él que «ha sido de una construcción tan desastrosa que no aparecen 200 asientos en que el juego pueda verse cómodamente».129 Fue inaugurado el 7 de enero de 1933 con la actuación del equipo cubano Almendares, de gira por el país, que enfrentó al Licey y al Escogido. Para esos juegos, la prensa de la época criticó a los peloteros dominicanos. El Diario del Comercio decía que el encuentro con el Escogido «resultó flojo de parte nuestra, debido a los pocos buenos jugadores que entraron en acción», y la revista Bahoruco cuestionaba el bajo nivel de profesionalidad del equipo Licey cuando decía: «Vino el Almendares, cansado, mareado y venció al Licey. Todavía nos falta progresar».130
PERUCHO FORMENTAL.

armado de tres niveles en el antiguo Gimnasio Escolar, que en adelante sería denominado Campo Deportivo Municipal. La construcción fue asignada al ingeniero Municipal José Ramón Báez López-Penha.128 Resultó un edificio con graderías de dos pisos que utilizaba también la azotea donde se podía ver

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 94

REACTIVACIÓN DEL BÉISBOL A principios del año 1933 se hablaba de reactivar los tradicionales equipos Licey y Escogido. Una nota en la primera plana del periódico El Esfuerzo del 5 de enero de 1933 decía:«Nos informan que el team Escogido hará su reaparición el 14 del corriente, frente a los muchachos de Mr. Charles. Probablemente el Escogido sea reforzado por los conocidos players cibaeños Papín, Chaguín, Güeba, Bragaña y Blanquito. Como es de suponer esta noticia levantará un poco el decaído ánimo basebolero capitaleño». En ese año se formaron dos equipos: el Good Year que albergaba a los simpatizantes escogidistas y el Gooddrich, que a pesar de ser dirigido por Arturo (Pichulí) Manzueta, un furibundo fanático escogidista (el más entusiasta de todos los fanáticos dominicanos, después de Juan Pablo Almonte), albergaba a los simpatizantes del Licey. Estos dos equipos se formaron «todavía con algunos montones de tierra en el Gimnasio Escolar», que entonces fungía como basurero. En septiembre visita el equipo Ponce de Puerto Rico, por gestiones realizadas por Charles Dore, iniciando una serie el día 16 hasta el día 8 de octubre. Se realizaron cinco juegos contra el Licey, con un dividendo de $1,974.50 de entrada; cinco con el Escogido, produciendo $1,028.75; y dos (domingo 1 octubre, mañana y tarde) en Santiago que recaudaron $214,131 con tan mala suerte en este último que el receptor del Ponce, Cándido Hoyos, se fracturó una pierna al chocar en el plato con el jugador criollo Pajarito Perdomo. Muchos creyeron que Pajarito lo hizo de manera intencional, lo que no era extraño para la época. El historiador Antonio Lluberes sj., recuerda que su padre, el pelotero Pato Lluberes, le contaba que previo a la celebración de un juego, buena parte del tiempo se empleaba «sacando filos a los ganchos de los zapatos de jugar pelota hasta convertirlos casi en armas blancas para emplearlos en caso de jugadas apretadas»; y no menos significativo fue el caso de Diógenes Lara, del Escogido (quien se caracterizaba «por llevar los zapatos al play en el hombro, para que no se le mellaran los clavos») cuando en el año 1921, al deslizarse en primera, «cortó de manera bestial al Mono Ozuma, a
PAIGE, GRIFFIN, RODOLFO FERNÁNDEZ Y MATLOK. PITCHERS DEL CIUDAD TRUJILLO, 1937. ABAJO: SIJO GÓMEZ Y MILLITO NAVARRO
CUANDO MILITABAN EN EL

SANTA MARTA DE LA GUAIRA EN VENEZUELA.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 96

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 97

quien tuvieron que llevar directamente al hospital, y a pesar de esto el umpire cantó safe».132 El puertorriqueño Hoyos permaneció en el país varios días más de lo pautado por su equipo, que se retiró el día 11 de octubre. El día 12, Día de la Raza, los teams Licey y Escogido celebraron un encuentro para recaudar fondos en beneficio de ese jugador.133 El 3 de noviembre, de paso a Puerto Rico, visita el equipo cubano Almendares, llamado también Cuban Stars, para tres juegos de exhibición. El primero se efectuó contra el Escogido, con victoria del equipo criollo. Otros dos juegos contra el Licey y Escogido fueron ganados por los cubanos.134 El team cubano estaba formado por «la mejor novena que se puede sacar ahora de la patria de Martí». El 18 de noviembre visitó el team norteamericano Richmond, procedente de Puerto Rico. Permaneció en el país dos fines de
PARTIDO CELEBRADO EL 23 DE MAYO DE 1937, PIZARRA DEL PARQUE ENRIQUILLO, SANTIAGO.

que era una selección del equipo Richmond, de Pensylvania, para una serie de cuatro juegos (uno sábado en la tarde, dos el domingo y uno el lunes). En Santiago la situación del béisbol era crítica. El domingo 12 de febrero de 1933 se enfrentaron «frente a un público escaso», los equipos Sandino y Tuxedo. Tres días después el ayuntamiento de la ciudad disolvió los equipos Sandino, Tuxedo y Municipal y creó solo dos equipos que denominaron Caribe y Gigante. De inmediato los integrantes del desaparecido Sandino enviaron una carta al periódico El Diario en el que pedían que se restituyera el nombre de Sandino «en reconocimiento al gran héroe nicaragüense Augusto César Sandino».136 EQUIPOS EXTRANJEROS LLEGAN A REPÚBLICA DOMINICANA El 21 de enero del año 1934 visitó a Santo Domingo el equipo venezolano Concordia. Con éste vinieron los dominicanos Tetelo Vargas y Alejandro Pedro San (Musié Candelú); los cubanos Dihigo y Quevedo y el puertorriqueño Moncho.137 El 9 de junio del 1934 se inició en Santo Domingo la serie Dominican
COCAÍNA GARCÍA (IZQ.), ACOMPAÑADO DE RAMÓN BRAGAÑA, EN EL
CAMPEONATO PROFESIONAL DE

semana para celebrar seis juegos contra el Escogido y el Licey. En el juego de la mañana, celebrado en el Campo Deportivo Municipal, venció el Escogido 6 carreras a 3 y en la tarde el Richmond le ganó al Licey 4 carreras por 2.135 El 30 de diciembre nos visitó el también equipo norteamericano Hazletonw,

1936.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 99

Tobacco, bajo la dirección de Sergio Vicioso, Manuel A. Salazar y Julio Linval, miembros de la Asociación de Cronistas Deportivos. La empresa cigarrillera, dirigida por Amadeo Barleta aportó la copa, el diploma y premios en efectivo para esta serie, con el único interés de «impulsar el béisbol que se encuentra en una de sus períodos más críticos».138 Al mismo tiempo, la Compañía Anónima Tabacalera patrocinó una serie en Santiago entre los equipos Sandino y Municipal.139 La serie de la Dominican Tobacco finalizó con triunfo del Licey, equipo que de hecho se proclamó Campeón del año 1934. Al finalizar la serie, el martes 16 de octubre de 1934, el equipo Licey se embarcó hacia Puerto Rico, donde enfrentaron al Ponce, al Norfolk de Estados Unidos, y al Concordia de Venezuela.140 Al terminar los compromisos en Puerto Rico, los jugadores Horacio Martínez, Ernesto Sánchez y Enrique Lantigua, se quedaron
EQUIPO SANTIAGO, CAMPEONATO DE 1937. ABAJO IZQUIERDA: JOHNNY MIZE DEL CONCORDIA Y TETELO VARGAS DEL ESCOGIDO. DERECHA: PAJARITO PERDOMO.

allí reforzando al equipo Guayama Stars.141 En el año 1935 volvió al país el equipo Concordia de Venezuela. En ese año la revista Bahoruco se quejaba de la poca publicidad que pagaban los promotores del béisbol, y para justificar su aseveración decía que «el fanático no se entusiasma con un programita tirado en las calles. Tampoco se anima con un cartelito puesto en El Conde y otro en Villa Francisca». Lo que se necesita –decía la revista–, es pagar publicidad como se hace en Cuba y Puerto Rico.142 El año 1935 se caracterizó también por la gran cantidad de peloteros dominicanos que se fueron a jugar al extranjero. A Venezuela se fueron Juan Ballista, Sonora; Miguel García, Nonito; Juan Esteban Vargas, Tetelo; Pedro Báez; Suncar; San; Chaguín; Ernesto Sánchez; Ninín; y Mellizo. Mientras que Horacio Martínez y Enrique Lantigua se fueron al equipo New York Cubans, de la Liga Negra en Nueva York.143 El año 1936 comenzó con buen pie para el béisbol dominicano al anunciarse la visita de un equipo de Grandes Ligas de Estados Unidos, los Cincinnatti Reds, de la Liga Nacional, en la primera vez que un equipo profesional de los Estados Unidos salía de su territorio a entrenarse. Este equipo tenía pautada una serie en Puerto Rico con los Alacranes del Almendares y los Brooklyn

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 100

Eagles en el Escambron Park de San Juan, Puerto Rico, un moderno estadio que era considerado «uno de los mejores de Centroamérica y Las Antillas» y que fue sometido a reparación para recibir al equipo visitante. Alfredo Nadal, empresario deportivo dominicano, los contrató para dos juegos de exhibición en la República Dominicana, como lo hizo también con el equipo Los Aztecas, de México, que participó en esta serie en Puerto Rico. Un viejo problema afloró con el anuncio de la visita de un equipo de béisbol profesional de las Grandes Ligas norteamericana. En Santo Domingo, desde las devastaciones del ciclón San Zenón, no existía un estadio adecuado para practicar béisbol y mucho menos para albergar un equipo de Grandes Ligas. Desde hacía tres años se venía jugando pelota en el Campo Deportivo Municipal, que no era el mejor de los estadios. Un cronista deportivo se refirió a este problema, e incluso propuso una alternativa, cuando escribió:«...para poder llevar a efecto un acontecimiento deportivo de esa especie, es invariablemente necesario que se cuente con un buen estadio... A menos que el Honorable Señor Presidente de la República y Benefactor de la Patria intervenga, no tendremos remota esperanza de que se celebren acontecimientos internacionales y nacionales... nos aventuramos una vez más en proclamar la necesidad de él en nuestra ciudad y ahora indicamos una vía ampliamente económica y factible, una oportunidad brillantísima para que Ciudad Trujillo cuente con un buen stadium; he aquí esa oportunidad: en Ponce, la Perla del Sur de Puerto Rico, existe un Grand Stand de acero, que aunque no es nuevo no se encuentra en uso, es de piezas desmontables, costó una suma que fluctúa alrededor de $19,000.00 y según se ha informado a esta redacción deportiva el Gobierno Dominicano o un magnate particular bien podría conseguirlo por algo menos de $2,300.00».144 Los Rojos del Cincinnatti exigieron $1,500 dólares más el 65% de las entradas al empresario Nadal, suma que fue pagada con fondos propios, más el aporte de $500 que entregó el presidente Trujillo al ser convencido por el empresario deportivo de que «con el equipo Rojos del Cincinnatti vendrán de 8 a 10 periodistas lo que redundará en publicidad para el gobierno».
EL LICEY.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 103

distinguido del año 1935. En los juegos de exhibición contra el Almendares, el Escogido salió victorioso.146 El día 13 de febrero visitó Ciudad Trujillo el equipo Los Aztecas, para un juego de exhibición con un combinado del Licey y Escogido denominado Estrellas Dominicanas que terminó empatado 3 carreras por 3, cuando el juego fue detenido porque los peloteros sólo tenían permiso del capitán del barco de permanecer una hora en tierra. La inmediata reacción del público no se hizo esperar, «protestas que de no haber intervenido la policía, quizás hubiesen degenerado en violentos choques».147 Por el equipo de Los Aztecas lanzó el cubano Basilio Rossell, quien había jugado con el Escogido en la temporada del año 1929; por el equipo dominicano inició Gustavo Lluberes y concluyó el venezolano Narciso Díaz (Chingo Cañón).
EL EQUIPO GENERAL TRUJILLO EN NICARAGUA, 1932.

El primer juego de exhibición de los Rojos del Cincinnatti se presentó «a casa llena» el 3 de marzo de 1936, con «cientos de fanáticos del interior», como lo señaló la prensa. El gobierno dio asueto ese día por la tarde para que los interesados pudieran ir al play. La primera bola fue lanzada por el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de los Estados Unidos en la

En febrero del año 1936 visitó el país el equipo Almendares, contratado por Empresas Nadal para enfrentarse en tres partidos al Licey y al Escogido. El Almendares, como se ha dicho antes, tenía compromiso de una temporada en Puerto Rico para jugar con los Rojos del Cincinnatti, Aztecas, y Brooklyn Eagles. El equipo llegó por barco a Montecristi el sábado 10 desde donde se trasladó por tierra a Ciudad Trujillo para su presentación en la tarde de ese día y el domingo siguiente, para luego marchar el lunes a Puerto Rico.145 La publicidad en la prensa local anunciaba el primer juego contra el Licey poniendo como atracción el debut del estelar dominicano Horacio Martínez, quien acababa de llegar al país tras una exitosa temporada de diez meses en Cuba con el team campeón Santa Clara, así como con el New York Cubans. A su llegada, Martínez fue declarado como el atleta dominicano más

República Dominicana Mr. Arthur Shoenfeld, quien estuvo acompañado de Virgilio Álvarez Pina, presidente del Consejo Administrativo. Este juego lo ganó el Cincinnatti al Escogido 7 carreras a 1, entre otras cosas porque los escogidistas desde un inicio demostraron «un miedo a la fama [del Cincinnatti] que le pusieron en vía franca a la derrota». Para el segundo juego, celebrado el día 4, la situación fue diferente, pues el Licey estuvo cerca del triunfo llegando con anotaciones parejas de una carrera hasta el último inning con una magistral actuación del lanzador Gustavo Lluberes. La actuación de Lluberes motivó a George Kelly, manager del Cincinnatti, a escribir semanas después de su visita al país una carta a Charles Dore manifestándole su impresión favorable por el lanzador dominicano. La carta decía que personalmente estaba haciendo diligencias para que Lluberes fuera el primer dominicano contratado por un equipo de la Liga Menor en los Estados

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 104

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 105

Unidos.148 Lluberes jugaba con el Licey, y en el año anterior había sido «champeon-piching» en Venezuela. El segundo juego lo perdió el Licey por error en el fildeo de Pepe Lucas (apodado desde entonces y por muchos años Pepe Cincinnatti Lucas) que permitió la carrera del desempate. EL BÉISBOL LLEGA A LA RADIO Ambos juegos fueron transmitidos por Frank Hatton desde la estación HIG como cortesía de la empresa National Motors, concesionaria de los vehículos Ford en la República Dominicana. Hatton era pionero de la radiodifusión dominicana. Había instalado el 2 de octubre de 1924 la emisora HIH, la primera en el país, que salió al aire precisamente con la transmisión de un juego de béisbol de Grandes Ligas entre los Yanquis de Nueva York y los Cardenales de San Luis, acto inaugural que contó con la presencia del presidente de la República Horacio Vásquez.149 El primer juego de béisbol dominicano transmitido por radio fue en la serie benéfica del Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo, en el año 1928, entre Licey y Escogido, narrado por Sergio Vicioso Peguero por la emisora HIJK, propiedad de Tuto Báez. En Santiago se transmitió béisbol el 2 de abril de 1933, cuando la emisora HI1A (La Voz del Yaque) instaló sus equipos en el play Enriquillo, lo cual produjo «el desbordamiento del entusiasmo deportivo de Santiago y el resto del país».150 En realidad, el primer juego de pelota que se transmitió en el país no se hizo por radio sino por teléfono. El 21 de octubre de 1917 se enfrentaron en La Vega el equipo Yaque de Santiago y un seleccionado local. El juego fue transmitido por teléfono a Santiago, colocándose en la esquina del café Yaque una gran pizarra donde se anotaba el resultado de las jugadas. El periódico El Diario señaló que frente al mencionado Café había una gran multitud impaciente por los avisos telefónicos, reinando la alegría en medio de aplausos y gritería cuando se recibían noticias de anotaciones de carreras.151 De igual manera ocurrió el domingo 7 de noviembre de 1919 cuando el equipo Estrellas Capitaleñas visitó Baní. Como las líneas del teléfono nacional pasaban frente

al play, se conectó un teléfono para transmitir a la capital los resultados de cada inning completo. Esta información era llevada de inmediato al parque Independencia y copiada en una pizarra que era leída por el público.152 Esta última práctica se mantuvo por muchos años. En el Campeonato del año 1937, el establecimiento comercial llamado «La Viking», localizado frente al parque Duarte en San Pedro de Macorís, recibía por teléfono los pormenores de los juegos celebrados en Santiago y los anotaba en una pizarra frente a un gran público que seguía los detalles con gran interés.153 La transmisión de juegos por radio trajo un problema. Era muy frecuente que el locutor tuviera su simpatía por un equipo en particular, lo que se reflejaba en su narración, con gran disgusto de la fanaticada agraviada. Eso pasó con una transmisión desde San Pedro de Macorís en el año 1936:«Los radioescuchas, no campeonistas, pasamos el domingo unos calores peores que los de la atmósfera en la tarde. El furibundo locutor de la HI1J, transmitiendo desde el campo deportivo de Don Tetelo, en los reñidos encuentros de los «seleccionados» versus «campeonados», estuvo insoportablemente demasiado parcialista exagerando a su antojo, con superlativos de todos los grados, la más insignificante jugada de los campeones. En cambio, los lances de selección eran vistos y transmitidos por él con las coletillas en diminutivos. No es así que se transmite por radio. El locutor como el ampaya, como el juez tiene que despojarse de sus simpatías humanas y funcionar con ojos y lengua neutrales. El radio escucha no quiere que el perifoneador haga de crítico. Le pide, solamente, que vea bien, transmita bien por el micrófono lo que ha visto, y deje el juicio de la jugada al auditorio». 154 LA TEMPORADA DE 1936 Desde comienzos del año 1936 se estaban dando los preparativos para reanudar la celebración del Campeonato Nacional de béisbol, interrumpido desde el año 1929. El día 3 de febrero se realizó una reunión convocada por Virgilio Álvarez Pina, presidente del Consejo Administrativo de Santo Domingo, pero presidida por el empresario deportivo Alfredo Nadal, para

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 106

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 107

ultimar detalles del Campeonato de béisbol de ese año. A la reunión asistió el Mayor E.N., José Arismendi Trujillo Molina, quien ofreció la Copa Julia Molina (en honor a su madre, quien era llamada «Excelsa Matrona») y $300 al equipo ganador. En esa reunión los delegados de los equipos Licey (Hostos Fiallo) y Escogido (Manuel A. Salazar, Leopoldo Espaillat y Rodolfo Bonneti) propusieron que se excluyera del Campeonato al equipo de Macorís «por ser un club demasiado inferior para participar en las justas y por no poseer stadium lo que entorpecería el desenvolvimiento de la justa». Virgilio Dalmau, delegado del equipo de Macorís, informó que ese team se retiraba «porque no estaba lo suficientemente preparado para participar en el Campeonato». La decisión anterior limitaba el Campeonato a tres equipos (Licey, Escogido y Santiago), pues el Mayor E.N, Antonio Leyba Pou había informado que el equipo de
EL EQUIPO PONCE
QUE VISITÓ EL PAÍS EN

de febrero) lo cual fue aprobado a unanimidad. Un tema importante tratado en esta reunión fue la forma de repartirse los dividendos producidos por los juegos, llegando al siguiente acuerdo: 35% para el empresario Alfredo Nadal, 32.5% para el Licey e igual porcentaje para el Escogido. Por último, se acordó comenzar el 27 de febrero, día de la Independencia Nacional. El día 17 se realizó la segunda reunión preparatoria del Campeonato Nacional con la novedad de la decisión del equipo de Macorís de participar en la contienda con el nombre de Estrellas de Oriente. Se aprobó nombrar el certamen Mayor Trujillo en honor a su patrocinador, según solicitud del día 8 de febrero de Rafael V. Meyreles, delegado del Santiago Baseball Club. El día 25 se celebró la tercera y última reunión preparatoria que acordó básicamente que se le permitiría al Licey jugar sin el debido uniforme que no había recibido aún, para así no atrasar la inauguración del Campeonato.155 El team Licey contrató a tres peloteros extranjeros: los cubanos Cando López y Rodolfo Fernández y al puertorriqueño Francisco –Pancho– Coimbre. Cuando Horacio Martínez salió en marzo del 1936 al extranjero, fue sustituido
JOSH GIBSON Y COOL PAPA BELL. GUSTAVO LLUBERES.

béisbol del Ejército Nacional no estaba preparado para competir en la contienda. El Escogido propuso también la constitución de un jurado integrado por Abad Henríquez, Carlos Sánchez y Sánchez, y Manuel A. Peña Batlle (este último sustituido por Manuel Vicente Feliú en reunión celebrada el 25

1933.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 109

por el venezolano Luis Aparicio. El Escogido contrató al venezolano Narciso Díaz (Chingo Cañón), al cubano Silvino Ruiz y al puertorriqueño Perucho Cepeda. En esta temporada Francisco Martínez Alba, hermano de la esposa del dictador Trujillo, era el presidente del Escogido B.B.C. Para la participación del equipo de Santiago se revivió a principios de febrero el Santiago Base-Ball Club, cesante desde el año 1929 cuando patrocinó al equipo Sandino en el torneo de ese año. La nueva directiva fue constituida con prestantes figuras de la sociedad de Santiago. Incluía a Augusto Vega, Domingo Bermúdez, José Cabral Bermúdez, José Antonio Hungría, Marco Cabral, Aquiles Bermúdez, Jacinto Dumit, Moisés Franco y Franco, Herminio León Jimenes, Juan Antonio Bisonó y Gustavo Tavares.156 Con aportes económicos de Augusto Vega, Marco Cabral, René Moscoso, Luis R. Mercado
TETELO VARGAS, MANUEL -COCAÍNA- GARCÍA, LÁZARO SALAZAR Y SANTOS AMARO.

y Juan Antonio Bisonó, el equipo de Santiago contrató a los jugadores cubanos Emilio Sardá, lanzador; Pepín Pérez, receptor; y Antonio Mirabal, out field.157 Los integrantes del Santiago Baseball Club de esa época vivían de sus salarios como obreros y sólo cobraban una suma irrisoria por juego, la cual dependía de las entradas pagadas por los fanáticos. Las más de las veces este dividendo era apostado con el equipo contrario, de suerte que si su equipo perdía, no tenían paga. De ese equipo, Santiago –Chaguín– Gómez, el short stop, era mecánico; Edilio Viloria, el right field, era herrero; Pepe García, utility, era operador de cine en el Teatro Colón; Polanco Rodríguez, el receptor, era carpintero; Bobo el sordo, el left field, era albañil y Cheché Jorge, center field, era zapatero.158 El equipo de San Pedro de Macorís había sido reorganizado en el año 1936 por un grupo de notables macorisanos, con Federico Nina a la cabeza. Nina había nacido en Santo Domingo en el año 1900 y allí jugó béisbol, siendo dirigente del equipo Los Muchachos y fundador del Escogido en el año 1921. Al graduarse de abogado, en el año 1924 fue nombrado juez en San Pedro de Macorís. Las Estrellas Orientales contrataron a los jugadores cubanos Ramón Bragaña, Cocaína García, Javier Pérez y Pedro Arango. Este equipo hizo una

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 110

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 111

gran adquisición al obtener los servicios de Tetelo Vargas, quien siempre había jugado con el Escogido. El juego inaugural del Campeonato se celebró el 27 de febrero con el lanzamiento de la primera bola por parte del Mayor General José García, cuñado de Trujillo y Secretario de Interior, Policía, Guerra y Marina, quien luego pasó al palco de honor que compartió con R. Paíno Pichardo, Inspector de Legaciones y Consulados; Virgilio Álvarez Pina, Presidente del Consejo Administrativo; Alfredo Nadal, empresario deportivo; y el Dr. Francisco Benzo, director del hospital Padre Billini. El juego fue ganado por el Escogido 4 carreras por 3.159 A partir del 5 de abril las emisoras HIG y HIZ transmitieron «en cadena por hilo directo» los incidentes de los juegos del Campeonato.160 En San Pedro de Macorís se procedió de inmediato a construir un estadio en terrenos donados por Onofre Ferrés. Para su construcción se inició una colecta entre José Armenteros ($800), Onofre Ferrés ($750), Federico Nina, Geo Dellis, J. W. Taten, César Iglesias y Pompilio Santana ($100 cada uno), más el aporte de otros, para totalizar $2,905.00. La inauguración del estadio denominado Oriente Park se efectuó el 10 de mayo, con dos juegos ante más de 5 mil espectadores cada uno, correspondiendo a los juegos 18 y 19 del Campeonato. Era la primera vez, desde que Lulú Pérez llevó a Macorís el Nuevo Club un cuarto de siglo atrás, que se jugaba béisbol de primera categoría en San Pedro de Macorís. En la mañana, durante el juego inaugural, el maestro Gabriel del Castillo, director de la banda municipal de música, estrenó el pasodoble «Estrellas de Oriente», y el acto contó con la presencia de Petán Trujillo, quien fue proclamado allí Primer Deportista Dominicano. Ambos juegos fueron ganados por las Estrellas. El día 22 de mayo se anunció que por iniciativa de la Casa Armenteros y secundada por la fanaticada de Macorís «en un supremo anhelo de premiar con algo perdurable las virtudes físicas y morales de Juan Esteban Vargas», se decidió colocar una placa de bronce con la inscripción: «Campo Deportivo Tetelo Vargas. Mayo 10, 1936», cambiando así el nombre de Oriente Park.161

El 12 de mayo del año 1936 el periódico Listín Diario inició una campaña para recabar fondos con el fin de aliviar la extrema pobreza en que se encontraba el Indio Bravo. En las seis semanas que se mantuvo la suscripción pública se colectaron $27. Al hacerse la entrega del dinero, el Indio Bravo agradeció el gesto ya que él «no puede ganarse el pan, al estar sufriendo de dolencias que le aquejan tan dolorosamente». Murió en la indigencia el 23 de julio de 1936, a los 41 años. La prensa local no reseñó su muerte.162 El Campeonato terminó el 24 de mayo de 1936 después que los equipos Licey y Escogido prefirieron retirarse por considerar que aun ganando los juegos que faltaban, no clasificarían para el primer lugar. El Campeonato fue ganado por las Estrellas Orientales.163 Un hecho importante de la temporada de béisbol del año 1936 es que los peloteros criollos que solían jugar en el extranjero pudieron permanecer en el país. Se beneficiaron de esta oportunidad los jugadores Tetelo Vargas, Horacio Martínez, Enrique Lantigua, Chaguín Gómez, Gustavo Lluberes, Pedro Báez (Grillo), Pajarito Perdomo, Sonlley Alvarado, Pedro A. San, Sijo Gómez, Ernesto Sánchez y Ninín Rodríguez, todos con experiencia cosechada en Cuba, México, Puerto Rico y Venezuela. Horacio Martínez, quien jugó para el Licey, no terminó la temporada al viajar el 14 de marzo hacia los Estados Unidos a cubrir el short stop del equipo New York Cubans de la Liga de Color. LA TEMPORADA DE 1937 La experiencia del año 1936 fue traumática para las fanaticadas del Licey y del Escogido que con pesar vieron salir la copa de Campeón Nacional de la ciudad intramuros por primera vez, sin poder alcanzar siquiera un segundo lugar, que lo ocupó el equipo de Santiago. La derrota sumió a estos dos equipos en una crisis que en el caso del Escogido lo dejó aniquilado, pues para el Campeonato de 1937 «este equipo se encontraba atravesando por un profundo receso y si hay planes de reactivación están tan en secreto que parece que ni el mismo cuerpo directivo, si existe, lo conoce». 164

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 112

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 113

Finalmente, para participar en el Campeonato, los dos equipos capitaleños aunaron esfuerzos y crearon uno unificado al que llamaron Dragones de Ciudad Trujillo. La constitución de ese equipo se realizó el 4 de marzo de 1937 en la oficina del abogado Julio A. Cuello, formando una directiva integrada por Federico Gerardino, presidente; José Enrique Aybar, primer vicepresidente; Francisco Martínez Alba, segundo vicepresidente; Virgilio Abréu, tercer vicepresidente; Humberto Gómez Olivier, tesorero; Julio A. Cuello, Hostos Fiallo y Carlos Manuel Bonetti Burgos, delegados; Rodolfo Bonetti Burgos, secretario; y una lista de vocales que incluía sobresalientes hombres de negocios de la ciudad. El Generalísimo Trujillo fue proclamado Presidente de Honor y Socio Protector «a unanimidad y todos puestos de pie en acto de respetuosa simpatía, elección que se hizo entre unánimes y entusiastas aplausos».
CIUDAD TRUJILLO CAMPEONES DE 1937.

como protectoras económicas del nuevo equipo: Ramón Saviñón Lluberes, de la Lotería Nacional; Félix Benítez Rexach, contratista del puerto; Cervecería Nacional Dominicana; y al comercio en general, «en solicitud de una cooperación efectiva en esta justa deportiva que está puesta bajo el patronato del Honorable Presidente Trujillo.165 Desde Santiago, Rafael V. Meyreles, representante del equipo de esa ciudad, escribió en la prensa sobre los rumores que llegaban allí de la fusión del Licey y Escogido en un solo equipo que se llamaría Ciudad Trujillo. El articulista descalificaba este nombre porque «el ilustre nombre que lleva hoy la ciudad Capital debe de ser reverenciado cada día más y nunca dar lugar a ponerlo en la picota pública a merced de la ironía y del choteo, armas blancas de los fanáticos de la pelota». Terminaba diciendo que «el nombre que mejor le cuadra es Escogido Capitaleño o Estrellas Capitaleñas». Un periodista deportivo del Listín Diario en tono jocoso realizó el siguiente comentario: «Con el nombre de Ciudad Trujillo, ¿quién no triunfa?». Los preparativos del torneo se realizaron con disputas. El periódico Listín Diario
SATCHEL PAIGE, JOSH GIBSON Y BILL PERKINS.

De inmediato se dieron a conocer las primeras aportaciones económicas para el nuevo team: Virgilio Álvarez Pina, $50; Circuito Rialto, $50; Farmacia Lolón Guerrero, $20; Luis E. Rodríguez Abréu, $10; y Julio Santos, $25. En la segunda reunión se decidió dirigirse directamente a las personas seleccionadas

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 114

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 115

llamó a la calma y mesura en un editorial, el cual fue comentado por J. B. Lamarche.166 El día 12 de marzo se anunció la lista de refuerzos que traería el equipo Ciudad Trujillo, compuesto por Lázaro Salazar, Miguel Solís, Silvio García, Rodolfo Fernández, Cuco Correa, Francisco Coimbre, Quintana y Perucho Cepeda. La nota terminaba diciendo que «estos ocho gigantes players antillanos unidos a los mejores de los nuestros, darán por resultado un equipo capaz de vencer al mejor que se le pueda presentar y dar así por resultado un Campeonato de mayor sensación que el pasado, ganado por las Estrellas Orientales».167 Las Estrellas Orientales, que era el equipo Campeón Nacional, empezó a prepararse desde muy temprano. El día 22 de febrero llegó a San Pedro de Macorís, desde Puerto Rico, Manuel –Cocaína– García, quien junto a Tetelo Vargas, Bragaña, Javier Pérez y Arango, eran los peloteros estelares de las Estrellas para ese año. Al conocerse los refuerzos del team Ciudad Trujillo, Federico Nina, de las Estrellas Orientales, viajó a Pittsburgh acompañado de Luis Méndez, empleado dominicano del consulado en Nueva York, y en el estadio Forbes Field contactó a varios peloteros ofreciéndoles atractivos contratos para jugar en República Dominicana. Tanto Nina como Méndez fueron encarcelados bajo la acusación de intento de robo de peloteros a los equipos norteamericanos Pittsburgh Crawfords y Homestead Grays. Al estar incluido en la disputa un empleado consular dominicano, la situación tomó categoría de litis diplomática. Varios telegramas se cruzaron entre Ciudad Trujillo, el Departamento de Estado norteamericano y la ciudad de Pittsburg. La prisión de Nina y Méndez, que se extendió por un fin de semana. Salieron libres con una fianza de $500 dólares. La intervención de Cordel Hull y la Cancillería dominicana hizo que se desestimaran los cargos, pero la noticia de que en República Dominicana se estaba pagando un salario más alto que en los Estados Unidos para jugar béisbol pronto corrió como pólvora. Los jugadores norteamericanos que originalmente habían sido contactados, optaron por aceptar la propuesta de Nina. Pero al arribar al hidropuerto de San

Pedro de Macorís, fueron recibidos por el General Federico Fiallo, jefe del ejército y antiguo lanzador del Licey, quien decidió que esos peloteros iban a jugar con el equipo Dragones de Ciudad Trujillo. Nina tuvo que retornar por más jugadores, y no con poca dificultad obtuvo refuerzos para su equipo.168 El Campeonato, denominado Reelección Presidente Trujillo, se inició el 28 de marzo de 1937 en el estadio Tetelo Vargas de la ciudad de San Pedro de Macorís, sede del equipo campeón del año anterior, con récord de asistencia. El lanzamiento de la primera bola lo realizó Raúl Carbuccia, y no asistió al acto ninguna autoridad pública. Los equipos presentaron el siguiente line up: Dragones de Ciudad Trujillo: Ninín, primera base; Quintana, segunda; Solís, tercera; Silvio García, lanzador; Lantigua,receptor; Correa, ss; Coimbre, rf; Sonlley, lf; y Salazar, cf. Estrellas Orientales: Blanco, primera; Arango, tercera; Bragaña, lanzador; Rojo, receptor; Aladino, ss; Tetelo, cf; Oms, rf; y Cocaína, lf. La crónica del primer juego llamaba «trujillanos» a los componentes del team Ciudad Trujillo. Los dos primeros juegos fueron ganados por las Estrellas Orientales 4 carreras por 1 y 7 por 6. En el primer juego que se realizó en Santo Domingo en el Campo Deportivo Municipal, Lina Primera, reina del carnaval, lanzó la primera bola del encuentro Estrellas de Oriente y Ciudad Trujillo, el cual fue transmitido simultáneamente por las emisoras HIN, HIZ y HIT, «siendo esta la primera vez en la historia deportiva nacional que tres estaciones radiodifunden los acontecimientos de un acontecimiento deportivo simultáneamente».169 Contrario al año anterior no se fijó límites para la contratación de peloteros extranjeros, y «cada vez que un equipo perdía por fa o por re, ya el lunes estaba funcionando el cable y en el curso de la semana un cargamento de jugadores arribaba a Macorís por avión». El cronista deportivo Fernando A. Concha P., quien firmaba como Conchita, había advertido en febrero lo pernicioso de esta práctica. Decía que «hasta no hace mucho, todo nuestro dinero se iba hacia el extranjero ya por la vía de los ingenios de caña, ora por la vía de la compra de los artículos de primera necesidad» concluyendo que

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 117

importó de Cuba al árbitro Eustaquio Gutiérrez, de gran experiencia en su país.173 En los juegos que se celebraban en el Enriquillo Park, de Santiago, se incorporó la orquesta Lira del Yaque de Luis Alberti para animar al público. Se hizo tradición que en el séptimo inning se tocaba el merengue Compadre Pedro Juan, considerado entonces como el himno del equipo de Santiago. Años después fue sustituido por el merengue Leña. En los dos primeros meses del Campeonato no se podía dar un centavo por el triunfo del equipo Dragones de Ciudad Trujillo, quienes finalizaron en el sótano al terminar la primera vuelta. A mediados de abril, José E. Aybar se trasladó a New Orleáns donde se encontraba practicando el equipo Pittsburgh Crawfords. Gus Greenlee, el dueño del equipo, estaba en medio de una crisis
EQUIPO SANTIAGO, 1936.

financiera, debido a que las recientes elecciones en Pittsburgh produjeron cambios en las autoridades municipales y la policía incautó su contabilidad alterada. La primera señal de problemas se produjo cuando Gus anunció que los jugadores tenían que pagar sus gastos durante el entrenamiento de primavera en Nueva Orleáns. Cuando Aybar se acercó al estelar lanzaor Leroy

ahora la sangría económica era importando peloteros. Terminaba su comentario diciendo que «era escandaloso y hasta criticable que mientras un extranjero gane por mes alrededor de $150 y viviendo como un pachá, un dominicano gane solamente $24».170 En el caso de Dihigo y Gibson ganaron $2,500.00 por cinco semanas, jugando dos juegos semanales, sueldos igualados hasta a los de las Ligas Mayores.171 El domingo 11 de abril se realizó un juego entre los cubanos que se encontraban reforzando los equipos dominicanos y un conjunto formado por jugadores criollos, capitaneados por Sonlley, con la finalidad de obtener fondos que para los jugadores criollos que no habían conseguido contratos con el equipo Ciudad Trujillo. Era tal la cantidad de jugadores cubanos, que la radioemisora cubana CMQ se refería al campeonato dominicano como «el campeonato cubano».172 No conforme con esto, en abril se

–Satchel- Paige le dijo: «Yo dirijo el team Ciudad Trujillo y estamos interesados en su servicio. El presidente Trujillo me ha instruido obtener los mejores lanzadores y mi agente me ha recomendado a usted». La oferta de Aybar fue de $30 mil dólares por él y otros 8 jugadores para ser repartidos a discreción por Paige. Ante la tentación de la oferta, la respuesta de Paige fue «yo quiero ver ese dinero». Al otro día, la suma fue depositada en su cuenta bancaria, poniéndose de inmediato en ruta hacia Ciudad Trujillo.174 En los primeros días de mayo, un balance a dos meses de iniciado el campeonato daba como seguro ganador a los campeones Estrellas Orientales, quienes aventajaban al equipo de Santiago que semanas antes dominaba la justa después de haber pagado una fortuna por el jugador Martín Dihigo, quien pasó el 11 de abril a dirigir ese equipo. Se sacaban a relucir las pérdidas económicas del equipo Ciudad Trujillo que había importado jugadores que

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 118

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 119

no se portaban a la altura del Campeonato. El mismo Paige no estaba dando los frutos deseados por lo que se trajo de Haití un sacerdote vudú que le preparó un caprelata y un wanga para ayudarlo a ganar.175 Algunos fanáticos opuestos a estos jugadores negros se referían a ellos en términos despectivos y racistas, como el periodista del Listín Diario que firmaba como Siul en su sección deportiva “Cuartillas”, quien escribió: «Existe una trilogía de monos muy significativa: Paige, Andrew y Perkins».176 A mediados de mayo, una violenta reacción ocurrió en el frente del Ciudad Trujillo B.B.C. como resultado de las últimas derrotas sufridas por el team. El 18 de mayo quedó constituido un “Nuevo Frente Unido”, el cual fue reorganizado casi de manera militar, si tomamos en cuenta que la dirección del mismo pasó a manos de José E. Aybar, quien poco tiempo después estaría al frente de la Guardia Universitaria, y Miguel Ángel Paulino, fundador de la temible banda paramilitar de inicio de la dictadura llamada La 42, fue designado al frente del comité de organización del equipo.«Algunas horas después de nombrado el nuevo Comité Ejecutivo del Ciudad Trujillo, realizó las más eficaces gestiones para conseguir cuatro jugadores norteamericanos que llegaron a esta ciudad antes de ayer jueves, y quienes salieron en la noche del miércoles desde Pittsburgh para Miami, en un avión fletado a cargo del nuevo Comité. Ningún gasto se omitió en la consecución de tales jugadores y gracias al dinamismo, y a la absoluta ausencia de negligencia en los miembros del Comité, dichos jugadores lucirán desde esta tarde el uniforme de los Dragones. Harry Williams, Leroy Madlock, James Bell, Sammy Bankhead debutarán esta tarde en las filas del Ciudad Trujillo».177 Al momento de estas importaciones de peloteros por los Dragones, Josh Gibson estaba jugando béisbol de invierno en Puerto Rico y el equipo Grays negociaba su compra por $2,500 dólares, cuando Paige le envió un telegrama haciéndole una mejor oferta, por lo que de inmediato Josh se dirigió a República Dominicana. Fue la última temporada en que Josh y Paige jugaron juntos.178 Satchel Paige y el grupo de peloteros negros que participaron en esta

temporada llevaban una vida a cuerpo de rey en República Dominicana. Paige y Bell solían practicar golf en el campo del ingenio Consuelo, siendo los únicos negros a quienes se les permitía jugar allí.179 La vida de placeres que llevaban estos peloteros obligó a los directivos del equipo Dragones de Ciudad Trujillo a ponerlos bajo prisión domiciliaria la noche antes del juego final, con el fin de garantizar que durmieran lo suficiente para estar en buena forma durante el juego.180 Paige mantuvo el récord de ganados (8-2), seguido de Martín Dihigo (6-4). Gibson fue el líder de bateo con 453, unos cien puntos por encima de su rival más cercano, además de ser líder en triples con 5. La República Dominicana había arrebatado a la liga de color de los Estados Unidos sus mejores jugadores para jugar el mejor béisbol fuera de los Estados Unidos. Queda confirmada la aseveración anterior cuando salen a relucir los nombres de Satchel Paige, George Scales, Martín Dihigo, Clyde Spearman, David Thomas, Lázaro Salazar, Santos Amaro, Cocaína García, Ramón Bragaña, William Perkins, Silvio García, Rodolfo Fernández, Chester Brewer, Ernest Carter, Lantigua, Sonlley y Horacio Martínez. Las celebraciones del triunfo del equipo Dragones de Ciudad Trujillo fueron apoteósicas. El coronel Ramfis Trujillo, de 8 años de edad, fue anfitrión de la despedida formal que se realizó en el balneario La Toma, en San Cristóbal, propiedad de su padre, el presidente Trujillo. Allí permanecieron hasta las 3 de la tarde cuando Gibson, Williams, Bankhead, Madlock y Griffin salieron para Azua donde tomaron el vapor San Juan rumbo a los Estados Unidos.181 Al retornar a los Estados Unidos, Paige, Bell y los otros peloteros negros fueron acusados de abandonar sus equipos y se les sancionó con la expulsión de la Liga Negra de Béisbol. Esto hizo que Paige formara su propio equipo llamado Trujillo All-Stars iniciando giras compitiendo con los equipos de la liga negra, llegando a ganar el torneo Denver Post.182 Mucho se ha especulado sobre la ingerencia de Trujillo sobre la decisión final del Campeonato del año 1937. Los expertos en béisbol veían más que una ingerencia de Trujillo, una superioridad del team. Al cumplirse tres meses

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 120

del campeonato, Julio C. Linval, redactor deportivo del periódico La Opinión, escribió el 26 de junio:«No es de extrañarse pues, que la victoria en el grandioso Campeonato Reelección Presidente Trujillo corresponda a la máquina perfecta del Ciudad Trujillo; cuando a todas luces posee el mejor conjunto de peloteros y siendo el team que más dinero ha costado construirlo como se encuentra, no solamente en toda la historia basebolera dominicana, sino, que también se nos antoja después de revisar documentos al respecto, como el club de base ball más costoso que haya presentado Nación alguna fuera de los Estados Unidos». La temporada del año 1937 «dejó exhausto los bolsillos de los magnates beisboleros de cada una de las localidades que aportó un equipo al torneo, [lo que produjo] un período de 14 años sin que el país presenciara pelota profesional. Solamente se jugó pelota amateur, en la cual no figuraron nunca los nombres de Licey y Escogido.»183 En el año 1937 cesó la pelota profesional en la República Dominicana hasta restablecerse en el año 1951. De nuevo, como ocurrió después del Campeonato de 1929, los mejores jugadores dominicanos empezaron a agenciarse contratos para jugar fuera del país. Enrique Lantigua y Tetelo Vargas marcharon a participar en el Campeonato del Zulia, en Venezuela, militando en el equipo Gavilanes. De ahí partieron junto con Gustavo Lluberes, a Colombia a jugar con el Atlas en Cartagena, equipo que fue dirigido por el dominicano Lantigua. En 1939 Tetelo Vargas y Enrique Lantigua fueron a jugar a Puerto Rico.184
CAMPEONATO DE 1937 REELECCIÓN PRESIDENTE TRUJILLO. ABAJO IZQUIERDA: TARIFAS DE LOS JUEGOS. DERECHA: PROMOCIÓN PELÍCULA.

1938-1950 OCASO DEL BÉISBOL PROFESIONAL. PINÁCULO DEL BÉISBOL AMATEUR

HORACIO MARTÍNEZ, TETELO VARGAS Y VENTURA (LORO) ESCALANTE, 1942.

Según el cronista deportivo Tirso Valdez, en el período que va inmediatamente después del Campeonato del año 1937 y que se extiende hasta el año 1951 en la República Dominicana se practicó béisbol de manera esporádica y en cortas competencias de relativo interés.185 La temporada del año 1938 se realizó con jugadores criollos. Así lo consignaba el titular del Listín Diario que reseñaba el inicio del Campeonato el 7 de febrero entre los equipos Osos Blancos y los Leones del Escogido Criollo con el debut del lanzador Loro Escalante, quien ganó 6 carreras por 5. El equipo Osos Blancos, llamado también el de Soto y Linval, era considerado «un injerto de pino nuevo y caoba antigua».186 Los peloteros dominicanos más importantes se encontraban jugando en el exterior. El 5 de junio de 1938 Andrés Julio Báez, Grillo B, lanzando con el Pastora de Venezuela, ganó un partido extendido a 20 innings contra Lázaro Salazar que lo hacía por los Gavilanes. En ese encuentro participaron los peloteros dominicanos Tetelo Vargas, por los Gavilanes, y Grillo A y Horacio Martínez por el Pastora. En los meses junio-julio de 1939 se celebró la serie domínico-boricua entre Licey, Escogido y Piratas del Ponce-Cofresí, ganada por el Licey.

VENTURA ESCALANTE (LORO) DEL SAN RAFAEL EN EL CAMPEONATO GENERALÍSIMO TRUJILLO EN 1942.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 124

En el año 1940 el Licey y Escogido iniciaron una serie que llevó por nombre Pedro José Trujillo Nicolás, en honor del hijo de Pedro Trujillo, hermano del dictador. El 29 de marzo de 1941 se inició en el estadio Tetelo Vargas en San Pedro de Macorís la serie Restauración Financiera, entre los equipos Estrellas Orientales y los brujos del Guayama de Puerto Rico, auspiciada por el promotor de deporte Federico Nina. El equipo dominicano estaba reforzado con el cubano Javier Pérez, llamado La Marimanta, y el boricua Rafael Ortiz. Los puertorriqueños trajeron a los norteamericanos Tom Young, Chester Brewer y la superestrella Satchel Paige, quien había estado en el país en el año 1937. El dominicano Tetelo Vargas vino con el equipo de Puerto Rico, pero prefirió jugar con el team dominicano. En el primer juego se enfrentaron los lanzadores Chester Brewer y Loro Escalante, con triunfo de los dominicanos 4 carreras a 2; y en el cuarto juego celebrado el 5 de abril, Loro Escalante dominó a Satchel Paige 9 carreras por 6. En el año 1942 se celebró el Campeonato Pro Elección Presidente Trujillo, el cual fue ganado por el team San Rafael B.B.C. con formidable actuación del lanzador Loro Escalante, el domingo 17 de mayo de 1942. Participaron además los equipos Cerveceros del Presidente, y el Nika. El año 1943 fue muy activo para el béisbol, pues se celebró el Torneo Presidente Trujillo, el Torneo V de la Victoria, el Campeonato Pro-Centenario y un equipo dominicano participó en la VI Serie Mundial Amateur. El torneo V de la Victoria se inició el 7 de marzo de 1943 y fue una prolongación del torneo Presidente Trujillo, pero sólo con la participación de Santiago y La Vega. Los encuentros se realizaron en el Enriquillo Park de Santiago y Guarionex Park de La Vega. El equipo de Santiago estaba dirigido por Luis Tomás Saillant y el de La Vega por el mocano Bragañita García. El torneo terminó el 11 de abril con victoria del team Santiago. En noviembre del año 1943 el equipo Licey visitó Puerto Rico para enfrentar al equipo Ponce sin despertar gran entusiasmo y con poca asistencia de público, porque tal vez «presagiaban el desastre del conjunto dominicano» que perdió los dos
LA

JACKIE ROBINSON EN ESCUELA NORMAL EN 1948.

ABAJO: LUIS BÁEZ, GRILLO C.,
LEE EN LA NACIÓN LOS DETALLES DE SUCESO AÉREO DE HERMANO,

RÍO VERDE,

DONDE PERDIÓ LA VIDA SU MANAGER DE LOS

PEDRO A. BÁEZ, AGUILUCHOS.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 126

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 127

encuentros 11 por 5 y 3 por 1. A su regreso a Santo Domingo, Charles Dore, manager del Licey, admitió la superioridad del equipo anfitrión.187 El único auge importante del béisbol durante este tiempo fue en el aspecto amateur. Solamente en la Capital se celebraban semanalmente, entre sábado y domingo, más de quince partidos de pelota, lo que involucraba al menos a 30 equipos y más de 350 peloteros. El periódico La Información de Santiago editorializó al respecto, afirmando que si el deporte dominicano no quería quedarse petrificado, debía descansar su renovación en la expansión del béisbol amateur, y así no tener que enviar cada año los mismos peloteros a justas internacionales.188 FALTA DE ESTADIOS A principios de los años cuarenta, una de las grandes dificultades para la
ESCOGIDO EN 1946.

por Jaime Gronau, Manuel Henríquez y Charles Dore, respectivamente. En febrero del año 1944 se inauguró el hipódromo Perla Antillana, localizado en la carretera Duarte, a 3 kilómetros y medio del centro de la ciudad, con una asistencia de más de 10 mil personas. Para entonces era una joya arquitectónica realizada por los ingenieros y arquitectos asociados Guillermo González, Bienvenido Martínez Brea, José Antonio Caro Álvarez y Alfredo González. Incluía, además, un campo de deporte para practicar béisbol. Su administrador era Abad Henríquez, el antiguo propietario del hipódromo La Primavera. El 25 de febrero de 1944 se inició en el hipódromo Perla Antillana la serie Interantillana de Béisbol Centenario 1944 entre una selección criolla y otra cubana, ganando los dominicanos 5 de los 7 encuentros, con destacada actuación del lanzador dominicano Grillo B. La selección cubana fue dirigida por Rodolfo Fernández y la dominicana por Horacio Martínez. El deporte amateur en el interior del país cobró auge. En agosto del año 1945 se inauguró en Baní el Campeonato Regional Sureño de Béisbol Amateur, con un trofeo para el ganador patrocinado por la Casa Ricart. De esa época
TRUJILLO FIRMA UNA BOLA
EN LA INAUGURACIÓN DE LOS JUEGOS DE ENTRENAMIENTOS DE LOS

práctica del béisbol era la falta de estadios. El Campo Deportivo Municipal, antiguo Gimnasio Escolar, había sido demolido. En octubre del año 1943 se inauguró el Molinuevo Park, en Villa Duarte. En esas instalaciones se celebró una serie pre Centenario entre los equipos Presidente, Nika y San Rafael, dirigidos

DODGERS EN CIUDAD TRUJILLO.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 128

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 129

proviene el popular merengue La batola que compuso Enriquillo Sánchez, entonces director de la Banda Municipal de Música, y que se coreaba masivamente en el play:«A los teams que nos visitan / les brindamos Coca Cola, / luego le damos la pela / y le ponemos la batola». / Con Oscar Mir en el queche / y Fello lanzando bola, / son seguro nueve ceros / y le ponemos la batola.189 A finales del año 1945 Juan Bautista Lamarche, a través de la Sociedad Pro Deporte, realizó una encuesta entre 205 cronistas deportivos y fanáticos, para seleccionar el mejor team dominicano de béisbol de todos los tiempos. El resultado fue el siguiente: Rafael A. Guerra (Fellito), lanzador (191 votos); Juan Esteban Vargas (Tetelo), outfilder (186); Horacio Martínez (Rabbitt), short stop, (179);
MOLINUEVO PARK, VILLA DUARTE. ABAJO: SANTIAGO BBT TEAM EN 1943.

Enrique Hernández (Indio Bravo), lanzador (168); Pedro Alejandro San (Mesié Candelú), lanzador, (164); Rafael A. Alvarado (Sonlley), outfielder, (124); Pedro A. Báez (Grillo A), tercera base, (113); Luis E. Rodríguez (Burrulote), Utility, (112); Luis Saint Claire (Guiguí Lucas), receptor (103); Francisco Rodríguez (Ninín), primera base, (92); Baldomero Ureña (Mero), lanzador, (81); Fernando A. Miranda (Pindú), outfilder, 69); Juan B. Guzmán (Titico), segunda base, (61); Mateo de la Rosa, Utility, (42). El domingo 17 de agosto del año 1947 se celebró en Santiago un encuentro entre Las Águilas Cibaeñas y Los Leones del Escogido como parte de las festividades de la celebración al juramentarse Héctor B. Trujillo como presidente de la República. El 28 de septiembre de 1947 el béisbol dominicano se vistió de gloria cuando Guayubín Olivo, lanzando por el Escogido en el Estadio de la normal Presidente Trujillo, ganó 3 por 0 al Licey en un juego sin hit ni carrera. BÉISBOL EN 1948 El año 1948 marca una diferencia con el resto del período analizado en este capítulo, por los importantes acontecimientos que ocurrieron en el béisbol

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 131

dominicano. El año comenzó con un hecho fatídico. El domingo 11 de enero retornaban a Santiago los componentes del equipo amateur de béisbol de esa ciudad que enfrentaban a una selección del sur en la ciudad de Barahona. En el Campeonato participaron el team Guerra y Marina, dirigido por Burrulote Rodríguez, las Estrellas Orientales, el Papagayo y un Escogido Mocano. A las seis de la tarde del domingo 11 de enero, después de un intento fallido de aterrizar en el aeródromo de Santiago y tratando de hacerlo en Santo Domingo, cayó en Río Verde, Yamasá, el avión de la Compañía Nacional de Aviación que transportaba a Santiago 16 peloteros del equipo de béisbol de Santiago, incluyendo a Pedro Báez (Grillo A), Ventura «Loro» Escalante, Aquiles Martínez y Bombo Ramos, quien horas antes había obtenido su último triunfo como lanzador. El entierro de los deportistas constituyó «la más grande
EQUIPO LICEY EN 1940.

representación en masa de la ciudad de Santiago», y la misa de cuerpo presente fue «el acontecimiento religioso de mayor solemnidad que se haya celebrado en la ciudad». El dolor producido por la tragedia conmovió las fibras de un amplio espectro de la sociedad dominicana que incluyó poemas de Paco Escribano y de Hugo Tolentino Dipp. Al ocurrir la tragedia, el equipo Escogido mocano cambió su nombre a Cibao, en solidaridad con los peloteros caídos, como forma simbólica de representarlos en el Campeonato, del cual resultó campeón. Al producirse la victoria final, «las calles de Moca se llenaron de fanáticos enloquecidos que se abrazaban y casi no acertaban a pronunciar más palabras que las de ¡Somos campeones!»190 El 29 de febrero del año 1948 visitaron la República Dominicana los equipos Dodgers de Brooklyn y Reales de Montreal a realizar sus entrenamientos de primavera. El jugador Jackie Robinson fue la atracción de la visita. Al presentarse a practicar en el estadio la normal Presidente Trujillo, “una cantidad considerable de fanáticos aplaudieron delirantemente”. Años más tarde, Robinson narró que en Ciudad Trujillo, el manager Durocher la tomó contra él, pues después de durar un año de suspensión y el equipo casi gana la Serie

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 132

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 133

Mundial sin su presencia, quería imponer de nuevo su autoridad. Le enrostraba a Jackie que “parecía una vieja con chichos en la barriga” y que no se podía doblar. Tales insultos humillaron a Jackie, especialmente cuando los reporteros norteamericanos que acompañaban al equipo le rodearon para hacerle una inspección “como si estuviera en el ejército”. El primer juego de entrenamiento fue celebrado entre los dos equipos visitantes, realizando el presidente Trujillo el lanzamiento de honor ante más de diez mil fanáticos. A Trujillo no le pasó desapercibido que junto a los peloteros norteamericanos se encontraba una delegación periodística importante. El enfrentamiento con el team dominicano se produjo el 11 de marzo ganando los visitantes 4 x 3, pero la actuación de los criollos fue muy elogiada. El lanzador Oscar Mir Flores lanzó los primeros ocho innings, y cuando fue relevado por Achín Matos, una multitud de más
PEPE LUCAS AL BATE.

por el veterano Horacio Martínez, quien no solo participó en la dirección del equipo junto a su manager Pajarito Perdomo, sino que actuó en el juego.192 BÉISBOL FEMENINO A principios de marzo del año 1948 el periódico La Nación informaba que «desde hace algunos días un grupo de distinguidas damas mocanas se están entrenando en la práctica de béisbol para enfrentar a otros equipos similares en el país». La nota periodística afirmaba que las mujeres entrenadas por Zoilo Rosario se destacaban por su fildeo y bateo, pero especialmente «por su extraordinaria ligereza». El comentarista de pelota Manuel Neftalí Martínez Tejeda (Tafneli) dio su beneplácito al béisbol femenino, «o de faldas» como le llamaba, y aunque dijo que todavía no había tenido la oportunidad de presenciar un partido de pelota entre equipos femeninos, se conformaba viendo los noticieros del cinema y las gráficas que traían las revistas y periódicos de Cuba y México referente al béisbol femenino en esos países.193 Un mes después, el periódico La Nación traía una corta «estampa» de Bethania «Feller» Peláez
CHARLES A. DORE.

de 12 mil fanáticos lo despidió con una ovación de pie. Los Dodgers se trasladaron a Santiago a un juego de exhibición en el estadio Trujillo191 frente al equipo Cibao de Moca, el cual dos semanas antes había ganado el Campeonato Nacional de Béisbol Amateur. Los mocanos fueron auxiliados

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 134

de Barahona –quien con 17 años, 120 libras y 5.7 de tamaño era una gran robadora de bases, además de lanzador–, la cual señalaba que en un juego de pelota el 14 de marzo realizó catorce ponches dejando al equipo contrario con solo dos hits. Por esta acción su manager Carlos –el americano– McKinney la bautizó con el nombre de «la Bob Feller dominicana». Bethania era la lanzadora estelar del equipo de béisbol femenino Normal que enfrentaba al también equipo femenino de Barahona Partido Dominicano que dirigía Manolo Hernández. En Moca, el béisbol femenino se expandía aceleradamente. Sólo en El Caimito, a dos kilómetros de la población, había más de cien mujeres practicando el deporte «que antes era exclusivo de los feos», y su organización era tal que fueron contratadas por Domingo Pichardo, administrador del estadio Trujillo, para que celebrasen un juego de exhibición por primera vez en Santiago.194 En Ciudad Trujillo el auge del béisbol femenino tomó otro matiz: el debate público. El comentarista Bebé Ripley se opuso a esta práctica porque no era muy femenina y «alteraba las curvas de las mujeres».195 De inmediato se dio paso a una discusión sobre las consideraciones positivas y negativas que acarreaba a las mujeres el jugar béisbol. Tomás Casals Pastoriza se incorporó a la discusión alineándose con Bebé Ripley, llegando a decir que no sólo se debía segregar el deporte con respecto al sexo, sino también a la educación: «el béisbol practicado por las muchachas no es buen deporte, y no lo será nunca, porque constituye una amenaza para el sexo contrario, que no es débil ni fuerte, sino sencillamente diferente del masculino, y tan diferente como la educación que le corresponde».196 El cronista Neftalí Martínez escribió un contundente artículo en el cual argumentaba los sobrados derechos de la mujer a jugar béisbol, y comparaba esta lucha a las anteriores libradas por las mujeres en defensa de sus derechos sociales, afirmando que «se tenía que tener más sensibilidad que una seda china sintética para pensar que el béisbol es más fuerte que todas las montañas de inconvenientes que han enfrentado las mujeres en su lucha».197 El periódico La Nación llevó esta discusión hasta sus
EQUIPO SAN RAFAEL
GANADOR DEL

«PRO ELECCIÓN PRESIDENTE TRUJILLO» 1942.
CAMPEONATO

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 137

lectores en una encuesta que sólo abarcó las opiniones de hombres: «Repudio enérgicamente toda actividad que dentro del elemento femenino tiende a desnaturalizar las funciones fundamentales para las cuales ha sido creada la mujer», dijo uno de los entrevistados.198 Poco a poco se fue extendiendo en el país la práctica del béisbol femenino al llegar a San Francisco de Macorís y Montecristi.199 Carlos –el americano– McKinney, el promotor de béisbol femenino en el año 1948 en Barahona, en entrevista con el autor refirió que «los comentarios adversos del cronista Ripley y los matrimonios de las muchachas acabaron con el béisbol femenino en Barahona y en el país».200 HACIA EL BÉISBOL PROFESIONAL
BRAGAÑA GARCÍA LLEGA SAFE A PRIMERA. ABAJO: CARLOS «EL AMERICANO» MCKINNEY.

En marzo del año 1949 surge la revista especializada de deportes Mundo Deportivo, utilizando las facilidades de la Editora El Caribe. Su director era Rafael Martorell y Tirso A. Valdez h. como redactor. Cambió a formato de periódico y el 20 de abril de 1951 pasó a circular semanalmente. En el año 1948 ocurrió el acontecimiento más importante del béisbol a nivel internacional, cuando la selección dominicana dirigida por Enrique Lantigua, ganó el Mundial Amateur en Managua, Nicaragua. El béisbol universitario tuvo un gran desarrollo durante este período. El estelar jugador Horacio Martínez fue nombrado entrenador del equipo de béisbol de la universidad estatal, siendo juramentado por su rector Julio Vega Batlle. En el año 1953 el equipo de béisbol de la Universidad recibió la visita de los equipos de las universidades Yale y Cornell, para una serie de encuentros que realizaron entre el 28 de marzo y el 5 de abril en el estadio de la Normal Presidente Trujillo.201 En el año 1949 la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico acordó permitir la actuación de dos jugadores dominicanos como nativos (esto es, no se iban a considerar como refuerzos extranjeros). Esta medida favoreció a catorce jugadores dominicanos: Luis (Guigüí) Saint-Claire, Enrique

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 138

Lantigua y Vicente Scarpatte, receptores; Diómedes (Guayubín) Olivo y José (Achín) Matos, lanzadores; los jugadores del cuadro Horacio Martínez y José (Pepe Lucas) Saint-Claire; el outfielder Luis (Grillo) Báez, y los aficionados Tomás Gómez Checo, Manolo Cáceres, Sijo del Monte y Consuegra, Miguel Payano, Enrique Reynoso, lanzadores y el outfielder Miguel (Tiant) Tineo. Otros jugadores dominicanos, por ser hijos de padres boricuas, se consideraban como nativos. Era el caso de Oscar Mir Flores, Gallego Muñoz y Machín Velez.202 El 27 de diciembre de 1950 se reunieron Tirso A. Valdez, Rafael Heureaux (Fallón), Enrique Lantigua, Horacio Martínez, Rafael Martorrell, Enrique J. Villalón, Marino Pérez Matos y Francisco Suárez (Fiquito), y crearon la Federación Dominicana de Béisbol, de capital importancia para la
CERVECEROS DEL PRESIDENTE.

profesionalización del béisbol en la República Dominicana.

SELECCIÓN DOMINICANA VI SERIE MUNDIAL AMATEUR, CUBA 1943. ABAJO: LOS HERMANOS BÁEZ.

1951-1954 REANUDACIÓN DEL BÉISBOL PROFESIONAL DOMINICANO

OUT A

ENRIQUE LANTIGUA PONE HORACIO MARTÍNEZ.

El 26 de enero del año 1951 se inició en el play de la normal Presidente Trujillo una serie pre-campeonato pactada a 21 partidos y dedicada a Francisco Martínez Alba (Paquito), entre los equipos Cerveza La Dominicana (Cervecería Antillana), también conocidos como rojos, y Diplomático (Casa Barceló y Co.), o azules, organizada por la Asociación Nacional de Peloteros Profesionales. El equipo Cerveza La Dominicana tenía como manager a Manuel Henríquez y coach a Laitico Mieses, mientras que El Diplomático tenía en esas posiciones a Nonito García y Ninín Rodríguez respectivamente. La nota que anunciaba el encuentro decía que los dos equipos lucirían vistosos uniformes confeccionados por el maestro Luis Felipe Pérez, donados por las compañías que auspiciaban el evento. En el juego inaugural se enfrentaron los lanzadores Enrique Reynoso, por los cerveceros, y Tomás Gómez Checo por los diplomáticos. Las entradas costaban 75 centavos palco, 40 centavos gradas y 20 centavos al sol. La asistencia fue masiva, sumando 8,500 fanáticos en los tres primeros juegos, con $2,400 recaudados por entradas, lo que hacía pequeña la acomodación del estadio de la normal Presidente Trujillo para la oleada cada vez más creciente de fanáticos. Los juegos fueron transmitidos por la emisora HIN en la voz de Rafael E. Martorrel, cronista deportivo del

TROFEO 1954.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 142

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 143

periódico El Caribe, lo que facilitaba seguir los pormenores desde los hogares. La serie fue un pretexto para levantar los ánimos necesarios para la celebración del Campeonato Nacional interrumpido desde el año 1937. La chispa se encendió la tarde del sábado 17 de marzo previo al inicio del juego, y a casa llena, cuando hizo entrada en el estadio el incansable Pichulí Manzueta vistiendo una franela roja con un círculo en el pecho que encuadraba la letra E, símbolo del Escogido, y ondeando una gran bandera roja, provocando la aclamación delirante de sus seguidores. Al día siguiente, después de la presencia de Pichulí y su gigante bandera del Escogido, hizo entrada a las graderías del estadio, la eterna reina del Licey, doña Maricusa Mercado de Gautier, ondeando una bandera azul con el nombre de Licey, de un tamaño mayor a la que enseñoreaba Pichulí, provocando una ensordecedora aclamación que no cesó
EL GENERALÍSIMO TRUJILLO
ENTREGA LA BOLA AL CATCHER

dominicanos que se encontraban jugando en el exterior, manifestaron su deseo de venir a jugar a la República Dominicana. La serie terminó el 24 de marzo con triunfo del equipo Diplomático.203 La reacción inmediata al entusiasmo levantado por el triunfo de esa serie fue una reunión convocada por la Dirección General de Deportes en la que participaron la Comisión Nacional de Béisbol y la Directiva de la Federación de Peloteros Profesionales, acordando enviar comisiones a Santiago y San Pedro de Macorís a recabar el apoyo de los dos equipos del interior y poner la fecha tentativa del 14 de abril para iniciar el Campeonato. Como consecuencia de esa reunión, de inmediato fue reestructurada la directiva del Licey en una reunión celebrada el día 29 de ese mes bajo la entusiasta convocatoria de Enrique Lantigua y Horacio Martínez. Al otro día, el equipo Diplomático realizó una gira a Santiago, como parte de las celebraciones conmemorativas de la batalla del 30 de Marzo, celebrando dos encuentros con el equipo Águilas Cibaeñas, quienes resultaron ganadoras y de inmediato manifestaron su deseo de participar en el Campeonato. Para esa misma fecha, el Lic. Federico Nina
CAMPEÓN

sino después de varios minutos emocionantes. Al instante, Pichulí Manzueta corrió con su gran bandera roja para abrazar a su eterna rival y entrelazar en el aire las dos banderas, llevando hasta el delirio una fanaticada enloquecida de entusiasmo. El éxito de estos encuentros fue tal, que muchos peloteros

ESTRELLAS 1954.

RITCHEY EN EL

PARTIDO LICEY-ESTRELLAS DEJANDO INAUGURADO EL

ESTADIO TRUJILLO EL 23 DE OCTUBRE DE 1955.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 144

informó a la prensa el deseo de las Estrellas Orientales de también participar en el Campeonato. El 1 de abril se constituyó una nueva directiva del equipo Leones del Escogido presidida por Francisco Martínez Alba, en la cual se nombró a Rafael L. Trujillo Martínez, como socio de honor.204 El día 1 de abril terminó una corta serie de tres juegos entre los equipos Diplomático y Dominicana pro recaudación de fondos para la iglesia La Altagracia. Resultó ganador el equipo Diplomático. El 6 de ese mismo mes se anunció la llegada de un equipo formado por Estrellas del béisbol de Puerto Rico, el cual realizó encuentros con los equipos Diplomático y La Dominicana, con victorias para los visitantes. Formaba parte de ese equipo el dominicano Tetelo Vargas, quien recibió un caluroso recibimiento de su fanaticada. Otra serie de dos juegos fue celebrada el día 14, esta vez con victoria para los dominicanos.205 En los preparativos previos al Campeonato, se planteó la necesidad de que el evento fuera modesto, pues «un derroche como el de 1937 ahogaría en su nacimiento el resurgir estable de nuestra pelota rentada por los enormes gastos que ocasionaría». Se estaban dando los pasos para reiniciar el Campeonato Nacional paralizado desde el año 1937, como lo afirmó un cronista deportivo cuando escribió: «Nuestro béisbol profesional está dando los primeros pasos de convaleciente, después de haber estado paralítico por más de trece años».206 El 17 de abril se anunció que Martín Dihigo, de Cuba, vendría al país a dirigir al equipo de las Águilas Cibaeñas. Llegó el día 24 de mayo y se presentó al estadio esa misma tarde todavía vistiendo el traje y sombrero con que había llegado. Las Águilas lograron su primer triunfo, 8 a 0 frente al Licey. Dihigo renunció de la dirección del equipo el 5 de septiembre molesto porque la directiva de las Águilas Cibaeñas le acusó de venderse.207 Lo sustituyó el también cubano Pedro Fomental. Al regresar a Cuba, Dihigo declaró a la prensa «que había notado falta de organización en el Campeonato dominicano, pero que esto se debió a que en el país desde el año 1937 no se jugaba béisbol profesional sino amateur».208
JUGADA EN EL ESTADIO QUISQUELLA. ABAJO: ALONSO PERRY Y JUAN MARICHAL CON EL UNIFORME DE LA AVIACIÓN MILITAR DOMINICANA.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 147

El Campeonato, denominado Pro Elección General Trujillo comenzó el 5 de mayo de 1951 cuando Ramfis Trujillo entregó la bola al árbitro Lorenzo Martínez y dejó inaugurado el encuentro. Un total de 8,225 personas pagaron sus entradas, suspendiéndose las ventas a las 3 de la tarde. El Licey ganó el juego inaugural 1 por 0 al Escogido. Alonzo Perry debutó con el Licey el 11 de junio de 1951 frente al Escogido. Su presencia pasó casi desapercibida, pues los ojos de la fanaticada estaban puestos en William Brown, quien había alcanzado en Puerto Rico los promedios más espectaculares. El juego final de esa temporada fue decidido en el quinto inning por un cuadrangular de Alonzo Perry contra Enrique Reynoso, que al decir de Vicioso y Álvarez Dugan «es, sin discusión alguna, el batazo más dramático que recuerda el béisbol dominicano».209 «La quinta entrada la inició
ESTADIO TRUJILLO. ABAJO: EL ESTADIO LA NORMAL ES
QUEMADO CON GASOLINA DESPUÉS DE LLOVER PARA PODER JUGAR.

el receptor Enrique Lantigua, embasándose por transferencia. José Luis Velásquez también obtuvo otra base gratis del lanzador Roy Partlow, quien hasta ese momento había dominado a sus rivales. Luego las bases se congestionaron al recibir Luis Báez el tercer pasaporte libre de tránsito en ese

LUIS RODRÍGUEZ OLMO, ALONZO PERRY Y PERT HAAS. PAJARITO PERDOMO Y EL NOVATO DANIEL RODRÍGUEZ.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 149

episodio. Alcibíades Colón fue out con línea al left-field y Othelo Renfroe se ponchó. Fue entonces, con dos outs, cuando para romper la tensión, su majestad Alonso Perry, disparó un jonrón por la cerca del jardín izquierdo contra un lanzamiento del criollo Enrique Reynoso, que había sustituido en la mitad de ese episodio al norteamericano Partlow. … Tan pronto se cerró el último inning, millares de fanáticos liceístas se desbordaron por el campo deportivo de la Normal Presidente Trujillo y levantaron en vilo a Alonso Perry, que fue llevado en hombros, en medio de centenares de admiradores por todo el trayecto de la Avenida Trujillo Valdez.210 Durante el Campeonato del año 1952 se filmaron las escenas más sobresalientes de cada partido y a partir de junio se empezaron a exhibir en el cine Rialto narradas por Max Reynoso.211
EL LICEY. ABAJO: LOS LEONES EN 1952.

El Campeonato de 1953 se inauguró el 25 de abril con juego de las Águilas y Licey en el estadio Trujillo de Santiago, home club del equipo ganador del Campeonato anterior. En el Campeonato de 1953 los jugadores de las Águilas Miguel -Tiant- Tineo (jardinero) y Octavio Blanco, Tomás Gómez Checo y Luis Martínez (lanzadores) no participaron en el torneo al negárseles sus reclamos de aumento salarial. Tineo y Checo pedían que sus salarios fueran aumentados a $100 semanales y Blanco a $60. Martínez no explicó sus exigencias.212 El Campeonato terminó con victoria para el Licey resultando Tetelo Vargas, de las Estrellas Orientales, a la edad de 46 años, líder en bateo con efectividad de .350 superando al astro Ray Dandridge.213 El 29 de mayo de 1954, lanzando Olivo por el Licey, le propinó al Escogido un no hit no run, el segundo de su carrera, ganando el juego 3 por 0. Ese año ganó el Campeonato el equipo Estrellas Orientales, y también en ese año se incorporó la pintora Nidia Sierra como caricaturista de béisbol para el periódico El Caribe. A principios del año 1955 el empresario deportivo Manuel Fernández Mármol anunció la visita del equipo Havana Sugar Kings, con una inversión de $28,000, una suma respetable para la época. Fernández Mármol se había

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 150

iniciado en el negocio del béisbol en el año 1953 cuando trajo al país un equipo cubano que jugó con una selección nacional. Esta aventura empresarial resultó en un rotundo fracaso económico, lo que no amilanó al empresario para traer al año siguiente, con mayor éxito de taquilla, al equipo cubano Almendares, reforzando a la selección nacional con los peloteros boricuas Víctor Pellot, Canena Márquez y Tite Arroyo.214 Durante el período 1951-1954 se celebraron cuatro campeonatos en verano ganados por Licey, Águilas Cibaeñas, Licey, y Estrellas Orientales en cada uno de esos años. A partir del próximo año, la pelota dominicana se empezó a jugar en invierno.

PRIMERA TRANSMISIÓN
DOMINICANA DE BÉISBOL POR TELEVISIÓN. LA NORMAL,

MARTÍN DIHIGO CONVERSA CON RAFAEL VALDEZ,
INFIELDER Y ANTIGUO MANAGER DE LAS

ESTADIO 1952.

ÁGUILAS CIBAEÑAS, 24 DE MAYO DE 1951 MINTUOS DESPUÉS DE
DE UNIFORMARSE. ABAJO: GUAYUBÍN OLIVO, V. MCDANIELS Y CHICHÍ OLIVO EN 1951.

ARRIBAR AL PAÍS SIN TIEMPO

VICENTE SCARPATTE, GALLEGO MUÑOZ Y PEPE LUCAS EN 1951.

1955-1959 ÉPOCA DE LAS LUCES

DESFILE DE CELEBRACIÓN
POR EL TRIUNFO DEL

El año 1955 marca un giro radical en el béisbol profesional dominicano, al inaugurarse el estadio Presidente Trujillo y cambiarse la temporada para el invierno. Los cronistas deportivos suelen llamar a ese período «Época de las luces», porque en ese año se empezó a jugar béisbol de noche en el estadio Trujillo, levantado a un costo superior a los tres millones y medio de pesos. El diseño fue realizado por la firma norteamericana Marr & Holman y la ejecución estuvo a cargo del ingeniero dominicano Bienvenido Martínez Brea, el mismo que construyó el estadio de la escuela normal Presidente Trujillo. El nuevo estadio se construyó con capacidad para albergar 14 mil personas cómodamente sentadas, palco presidencial con aire acondicionado, palco de prensa, ocho torres de 135 pies de altura con 60 potentes reflectores, un sistema de drenaje que facilitara la celebración de los juegos después de la ocurrencia de torrenciales aguaceros. Su grama fue importada desde los Estados Unidos.215 Se inauguró el 23 de octubre con la presencia de Rafael L. Trujillo. El discurso de orden lo pronunció Joaquín Balaguer, Secretario de Estado de Educación, ante un público que la prensa estimó en 20 mil personas. Una fotografía del mismo apareció cuatro años después en un sello postal dominicano promoviendo los III Juegos Deportivos Panamericanos celebrados en Chicago.

LAS

REPRESENTACIÓN DE ÁGUILAS CIBAEÑAS.

LICEY, 1959.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 154

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 155

El sello, impreso por Ferrúa Hermanos, salió el 27 de agosto de 1959 en colores verde y gris con un valor de 9 centavos y una tirada de medio millón de copias. Fue el primer sello postal dominicano que hacía alusión al béisbol.216 Las ventas de boletas para asistir al estadio estaban monopolizadas por la administración del mismo. Un «Comunicado Oficial» que apareció en El Caribe el 22 de noviembre de 1955 informaba que «de acuerdo con órdenes superiores, las entradas para los juegos de baseball se venderán únicamente en las taquillas del estadio cinco horas antes de cada partido». Ese mismo día, El Caribe traía otra noticia relacionada con ese hecho: «Condenan once por vender boletos play a sobreprecio». En el despliegue de la información se decía que trece revendedores de boletas fueron atrapados en los alrededores del estadio y condenados a $20 de multa. Dos de ellos fueron absueltos; un
MATEO ROJAS ALOU. FELIPE ROJAS ALOU.

dijo, «y sazonó sus razonamientos con todos los artificios dramáticos, tanto que atrajo toda la concurrencia del Palacio de Justicia». Para el Campeonato del año 1955, llamado Benefactor en honor a Trujillo, el equipo Licey importó desde Cuba para dirigirlo a Rodolfo Fernández. Fernández estuvo por seis semanas al frente del equipo hasta que fue sustituido el 16 de noviembre de 1955 por Alonzo Perry, un días después de perder 5 a 3 del Escogido tras un rally de tres carreras en el octavo inning ante un público de 14,819 personas, un récord nacional.217 Osvaldo Virgil vino a jugar pelota profesional por primera vez a la República Dominicana en esa temporada del año 1955. Originalmente había sido firmado por las Águilas Cibaeñas, pero de pronto el Escogido lo reclamó como suyo, provocando que las Águilas amenazaran con retirarse del Campeonato.218 Al año siguiente se convirtió en el primer dominicano en jugar en las Grandes Ligas, al debutar el 27 de septiembre de 1956 con los Gigantes de New York. Virgil estaba bien posicionado en su carrera, como estaba también la aceptación del béisbol en la sociedad dominicana, pero esto no era suficiente para ganarse
JOSÉ ARISMENDI TRUJILLO MOLINA CONVERSA CON FELIPE ROJAS ALOU, 13 DE FEBRERO DE 1959.

menor, y un tipo de Higüey llamado La Verónica atrapado con dos entradas de las de preferencia quien «alegó en el tribunal como un consumado leguleyo, que esa no era prueba suficiente para basar una condena». «Esos dos boletos me los entregó un señor amigo para que lo aguardara a la entrada del play»,

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 156

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 157

toda la aceptación social que los sectores de poder reservaban a la tradicional oligarquía dominicana y al cerrado círculo del poder político. Osvaldo Virgil fue sacado del exclusivo y aristocrático Night Club de La Voz Dominicana «porque ese no era un lugar para peloteros». Petán Trujillo, propietario del establecimiento, advirtió al administrador que si entraba otro pelotero lo mataba, indicando además lo siguiente: «¿Usted se cree que con tanto dinero que me costó esto lo voy a convertir en un play?».219 Como nota final de ese año, debe consignarse que el primer disco que produjo Radhamés Aracena se titulaba «Trujillo, Feria y pelota» del merenguero Luis Kalaff y Los Alegres Dominicanos, producido en el país en el año 1955 y enviado a prensar a los Estados Unidos.220 CAMPEONATOS 1956-1959 El Campeonato del año 1956-1957 se llamó Reelección Presidente Trujillo y fue ganado por el Escogido. El torneo del año 1958-1959 se denominó Era de Trujillo. En ese Campeonato se inauguró un moderno estadio en Santiago. La construcción le fue asignada a Bienvenido Martínez Brea, el mismo constructor del estadio Trujillo en Santo Domingo. Se realizó siguiendo los planos del de Ciudad Trujillo pero con una capacidad para 8 mil personas. Costó un millón y medio de pesos. Se le denominó estadio Radhamés, en honor del hijo del dictador, quien lo dejó inaugurado el 21 de octubre de 1958. Al año siguiente, en febrero, se inauguró en San Pedro de Macorís otro moderno estadio, también construido por Bienvenido Martínez Brea con capacidad y costo similar al de Santiago. El 14 de febrero de 1959 se celebró el último encuentro del Campeonato de ese año en el que resultó ganador el Licey. En el encuentro estuvo presente el Generalísimo Trujillo y la prensa del día siguiente destacó su asistencia. Trujillo se hizo acompañar de grandes medidas de seguridad. En su comitiva se encontraba Johnny Abes García, entonces director de Migración, el jefe

de inteligencia del Ejército, el Jefe de la Policía, el Jefe de Estado Mayor de la Marina de Guerra, y el Jefe de su Cuerpo de Ayudantes Militares. El desfile de celebración se realizó al día siguiente que era domingo. A las 3:15 de la tarde frente a La Voz Dominicana, salieron cientos de vehículos, viajando al frente Marina Trujillo de García, hermana del dictador y presidenta de honor de la rama femenina del Licey, para recorrer la ciudad en una caravana que terminó en la avenida George Washington. En el desfile se portaban réplicas de tigres de todos los tamaños, gallardetes y banderolas alusivas al equipo ganador.221 El sábado 24 de octubre de 1959 se inició el Campeonato Profesional de Invierno 1959-1960 entre Licey y Escogido con victoria de cinco por dos a favor del Escogido, anotándose Juan Marichal su primera victoria como lanzador en el béisbol profesional dominicano.
EL BANCO DE CRÉDITO Y AHORROS Y CERVEZA PRESIDENTE UTILIZAN EL
BÉISBOL COMO PUBLICIDAD.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 160

actuación de los siete estelares peloteros dominicanos que ya habían alcanzado las Grandes Ligas: los hermanos Felipe y Mateo Rojas Alou, quienes junto a Juan Marichal pertenecían a los Gigantes de San Francisco; Julián Javier, a los Cardenales de San Luis; Ruddy Hernández, a los Senadores de Washington; Osvaldo Virgil, al Detroit; y Guayubín Olivo a los Piratas del Pittsburgh. Otros 36 dominicanos estaban en las Ligas Menores norteamericanas, destacándose Manuel Emilio Jiménez, Amado Samuel, Chichí Olivo y Manuel Mota. El Campeonato se inició el sábado 22 de octubre con el «lanzamiento» de la primera bola por el presidente Joaquín Balaguer. El Escogido derrotó 4 a 1 a las Estrellas Orientales. Un mes después de iniciado el Campeonato se incorporaron Juan Marichal y Felipe Rojas Alou.222 Marichal había llegado a las Grandes Ligas en el mes de julio de ese año, ocasión que aprovechó el dictador para condecorarlo con la Orden de Trujillo. La serie regular terminó el 17 de enero de 1961 cuando las Águilas Cibaeñas, que estaban en el tercer lugar, derrotaron a las Estrellas Orientales, las que quedaron descalificadas para el Campeonato. Al quedar el Escogido en primer lugar, la serie semifinal se jugó entre Águilas y Licey, ganando el primer equipo. La serie final se inició el 26 de enero, día de Duarte, y el Escogido se coronó campeón en siete juegos. Con este Campeonato terminó la Era de Trujillo. Otros acontecimientos se precipitaron en el país, y también en el béisbol dominicano.
MATEO ROJAS ALOU. ABAJO: LOS HERMANOS ALOU.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 162

NOTAS

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 163

22 Manuel Joaquín Báez Vargas, Pasión deportiva, p. 325. 23 N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, p. 28. 24 H. Paul Muto, The Illusory Promise, pp. 154155; Emilio Rodríguez Demorizi, Sociedades, cofradías, escuelas, gremios…, pp. 226-227.

34 Todavía en el año 1914 se le denominaba Team Amarillo al Licey. Véase «Triunfo final», La Cuna de América, Nos. 30-31, 22 de febrero de 1914, p. 458. 35 «La nueva importación del Licey», Listín Diario, 17 de julio de 1913, p. 3. 36 «Baseball», La Cuna de América, No. 11, 22 septiembre 1913, p. 178. 37 «Crónica de Basse-Ball», La Cuna de América No. 47, 22 junio 1913, p. 650; y «Baseball», La Cuna de América, No. 11, 22 septiembre 1913, p. 178. 38 «El baseball, juego predilecto norteamericano», La Cuna de América, Nos. 23 y 24, 31 diciembre 1913, pp. 362-366. 39 El equipo Herold se fundó el 19 de julio de 1914 con el nombre de una popular cerveza de entonces. Al tener conocimiento de la instalación de la sociedad, la compañía A. Mejía & Co., representantes exclusivos de esta cerveza en el país «enviaron una caja de cerveza del mismo nombre al team, y sus fundadores celebraron su instalación con el sabroso líquido», «De baseball», Listín Diario, 21 de julio de 1914, p. 3; y «Debut del Herold», Listín Diario, 28 septiembre 1914, p. 4. 40 James M. Sullivan a William Jennings Bryan, 1 noviembre 1913, file 837.00/962, Department of State Decimal File, Internal Affaire of the Dominican Republic, 1900-1929, General Records of the Department of State, citado por Lois A. Pérez, Jr., Between Baseball and Bullfighting, p. 517. Sumner Welles en su obra Naboth’s Vineyard, escrita en el año 1928, resaltó este comentario de Sullivan (tomo II, p. 722). 41 N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, p. 86. Esta no fue la única vez que las contiendas armadas afectaron al béisbol. Andrés Aquino, presidente del San Carlos Baseball Club envió en el verano del año 1914 una nota al Listín Diario en la que decía: «Bajo el plomo fraticida de la guerra cayó para no levantarse más, cortando su existencia para siempre, nuestro digno socio de honor el General Hermógenes García, uno de los que con su entusiasmo por el baseball supieron (sic) conquistarse el puesto de honor que lo distinguió el club». Véase «San Carlos Baseball Club», Listín Diario, 20 junio 1914, p. 4. 42 N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, p. 105; Eduardo Matos Díaz, Santo Domingo de ayer, p. 177 y Enrique Santamaría, Remembranzas de ayer, p. 11. El Indio Bravo no tenía rival en su época y enloquecía a los espectadores con el poder de su potente brazo y sus extraordinarias curvas,

1 Emilio Rodríguez Demorizi, Sociedades, cofradías,

escuelas, gremios..., p. 230. 2 La Opinión, 6 de mayo de 1937, p. 6. 3 Deportista, «Remembranzas del base ball [entrevista a Geo Pou]», Listín Diario, 22 mayo 1937, p. 6. 4 Tafneli, «Federico Ramírez Guerra», La Nación, 18 febrero 1943. 5 Varios trabajos siguen esta fuente sin agregar nada nuevo. Véase: Tirso A. Valdez h., Notas acerca del béisbol dominicano, (1958), p. 11; Fernando A. Vicioso y Mario Álvarez D., Béisbol dominicano, (1967), p. 12; Álvaro Arvelo h., “El origen del béisbol dominicano se remonta al mes de junio de 1891”, ¡Ahora!, No. 777, 2 octubre 1978, pp. 8185; y Alan M. Klein, Sugarball, (1991) p. 16. 6 N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, p. 15. 7 Roberto Cassá, Historia de la cerveza en la República Dominicana, p. 132.
8 Heriberto Morrison, «¿Se derrumba versión oficial sobre origen del béisbol dominicano?», Rumbo, No. 1, 24 enero 1994, pp. 10-11. 9 «El deporte tiene un papel destacado en Santiago», El Caribe, 30 de marzo de 1954.

Juan Vené et al., Un siglo de béisbol, p. 60. Ramón Jerez, «La Vega fue ciudad cuna del primer juego de béisbol en R.D.», ¡Ahora!, No. 945, 4 enero de 1982, pp. 74-75. 12 Véase los comentarios de los cronistas Manuel A. Salazar, «Breve historia de los deportes en la República Dominicana»; y N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, p. 35. 13 Luis F. Mejía, De Lilís a Trujillo, p. 291, y N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, p. 16. Otras referencias sobre la llegada de jóvenes dominicanos que habían estudiado en los Estados Unidos y aprendieron béisbol véase: H. Paul Muto, The Illusory Promise, 1976, p. 154; Bruce J. Calder, El impacto de la intervención, p. 357; y Wenceslao Troncoso, De lo nuestro y algo más, p. 129. Esta última fuente menciona a Lulú Pérez, Máximo Vásquez, Federico Fiallo y Frank Hatton, entre los jóvenes capitaleños que regresaron de Estados Unidos y empezaron a jugar béisbol. Lulú Pérez estudió cinco años en la
11

10

Academia «Santa Ana» en la ciudad de Nueva York, destacándose allí como deportista al ganar medalla de oro en gimnasia. Sobre Lulú Pérez véase además: «La inauguración de la Academia Santa Ana», Blanco y Negro, No. 296, 3 octubre 1925; y Prospecto Academia Santa Ana, p. 27. 14 Cuchito Álvarez, «Club Licey Inc. cumple hoy 50 años de fundado», El Caribe, 7 noviembre 1957, pp. 16-17; Enrique Santamaría, Remembranzas de ayer a hoy, p. 5; Fernando A. Vicioso y Mario Álvarez Dugan, Béisbol dominicano, pp. 6 y 13; y Eduardo Matos Díaz, Santo Domingo de ayer, p. 181. 15 Wenceslao Troncoso, De lo nuestro y algo más, p. 130. 16 Historiador Oficial del Licey, «Algo de historia del base ball dominicano», Listín Diario, 10 noviembre 1933, p. 3. 17 Listín Diario, 21 de abril de 1920, p. 5. 18 Oiga, No. 65, 24 mayo 1904, p. 3; y Manuel Joaquín Báez Vargas, Pasión Deportiva, pp. 17-18. 19 N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, pp. 23 y 31; Julio A. Cuello, «Deportistas dominicanos», en Rafael V. Meyreles, Reglas oficiales de baseball, p. 11; Prospecto Academia Santa Ana, p. 27; y Osvaldo L. Gil Mañaná, «Índice histórico de nuestro béisbol del 1911 al 1920», Cosmopolitan No. 623, 20 mayo de 1953; Boletín Municipal de Santo Domingo, No. 430, 30 de marzo de 1912, p. 8. El equipo Licey también se benefició de ex jugadores del Gimnasio Escolar. Para principios del año 1912 se decía que «el team Licey está considerado como el más fuerte de la capital, pues cuenta hoy con muchos jugadores del extinguido Club Gimnasio Escolar, Campeón de 1911. Pericles Cuello, J. M. Pou, M. E. Sánchez, Arturo Paz, Toño Hernández y el mismo capitán Pina son todos ex jugadores del Gimnasio…». Véase «Campeonato de baseball», Listín Diario, 11 de enero 1912, p. 2. 20 Eduardo Matos Díaz, Santo Domingo de ayer, p. 181; N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, p. 22; y Julio A. Cuello, «Deportistas dominicanos», en Rafael V. Meyreles, Reglas oficiales de baseball, p. 12. 21 Matos Díaz, Santo Domingo de ayer, pp. 180181; y Wenceslao Troncoso, De lo nuestro y algo más, p. 130.

Pedro R. Batista C., Santiago a principios de siglo, pp. 2-3. 26 «El baseball en San Pedro de Macorís», Listín Diario, 1 de septiembre de 1911, p. 2; N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, pp. 29-30; Carlos Juan Musa, «Carta sobre la fundación del equipo Macorís», Listín Diario, 13 abril 2004. 27 Héctor Colombino Perelló, «Breve historia del béisbol banilejo», en Baní en los años 40, p. 105; Antonio Paulino, “Breve historia del baseball en San Juan”, La Nación, 19 febrero 1942, p. 24. 28 Emilio Rodríguez Demorizi, Sociedades, cofradías, escuelas, gremios..., p. 225; Boletín Municipal No. 430, 30 de marzo 1912, p. 8; «Campeonato de baseball», Listín Diario, 11 de enero de 1912, p. 2; «Damas que obsequiaron al Nuevo Club», Listín Diario, 22 de enero 1912, p. 2; y «Nuevo Club Campeón Local», Listín Diario, 29 de enero 1912, p. 2; «Recepción al Nuevo Club», Listín Diario, 26 febrero 1912, p. 2; «La novena S.P.M. triunfante», Listín Diario, 26 febrero 1912, p. 3; «El Nuevo Club protesta y se retira», Listín Diario, 28 febrero 1912, p. 2; «La protesta del Capitán Pérez», Listín Diario, 29 febrero 1912, p. 2. Véase además: N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, pp. 41-46; Enrique Santamaría, Remembranzas de ayer, pp. 10-11.
29 Mefistófeles, No. 214, 23 de enero 1912, p. 2; La Cuna de América, No. 21, 31 de agosto 1912, pp. 222-223. 30 La Cuna de América, No. 26, 12 enero 1913, p. 313. 31 Crisantemos, No. 6, agosto 1912, p. 33. Los días 26 y 29 de septiembre se hizo un paréntesis en el Campeonato cuando el equipo Escogido Capitaleño (integrados por jugadores del Nuevo Club y el Licey) efectuaron dos partidos con un equipo del vapor norteamericano Weelling, fondeado en el puerto de la capital, con victorias para los últimos. 32 «El Licey impotente», Listín Diario, 28 enero 1913, p. 2; y Julio A. Cuello, “Deportistas dominicanos”, en Rafael V. Meyreles, Reglas oficiales de baseball, p. 12. 33 «Baseball. Licey 8 Nuevo Club 3», Listín Diario, 18 febrero 1913, p. 2.

25

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 164

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 165

las que -según Matos Díaz- «dejaban turulato a los mejores bateadores del Licey». Se inició con el team Ozama, pasando al Nuevo Club en el año 1911, donde inició años de glorias. Un fanático liceista desairado le agredió apuñaleándole el brazo, con la finalidad expresa de inutilizarlo como lanzador. A principios del año 1914 el Indio Bravo se disgustó con el Nuevo Club, lo que aprovechó Geo Pou para llevárselo al Licey. Esto marcó el fin de la superioridad del Nuevo Club y su pronta disolución. 43 «La gran jugada de mañana tendrá lugar en el Licey Park», Listín Diario, 10 octubre 1914, p. 4. 44 «Del play», Listín Diario, 12 octubre 1914, p. 4. 45 «Triunfo final», La Cuna de América, Nos. 3031, 22 de febrero de 1914, p. 458; «Baseball», Listín Diario, 30 septiembre 1916, p. 6 y Enrique Santamaría, Remembranzas de ayer, p. 7; «Del Licey Park», Listín Diario, 5 octubre 1914, p. 4; “De baseball [Licey Park]”, Listín Diario, 12 octubre 1916, p. 1. Abundantes noticias de los juegos olímpicos del año 1915 pueden leerse en «Juegos Olímpicos», La Cuna de América, Nos. 13-14, abril 1915, pp. 212-226; otros detalles en «Juegos Olímpicos», Listín Diario, 26 diciembre 1914, p. 1; y Listín Diario, 20 enero 1915. Una crónica de estos juegos puede leerse en Miguel Holguín-Veras, «Juegos Olímpicos Nacionales de 1915», Tambor, No. 1, enero 1989, pp. 29-38.
46 Ernesto A. Benítez, «Paso al baseball nacional», Listín Diario, 4 diciembre 1914, p. 3. 47 «Para ellos. De base-ball», Listín Diario, 13 junio 1914, p. 4. Un cronista deportivo de ese periódico escribió que «se calcula en más de $2,000 oro americano el gasto que ha tenido el team Licey desde el 1912 importando jugadores de Cuba, Puerto Rico, etc., para vencer a nuestro campeón, lo que no ha podido lograr hasta la fecha», en: “Baseball”, Listín Diario, 1 julio 1914, p. 2. Detalles pormenorizados de esta serie puede verse en N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, pp. 87-102 y “Acontecimiento basebolero”, Listín Diario, 21 noviembre 1914, p. 4. 48 «Baseball», Listín Diario, 22 agosto 1916, p. 4; «Baseball. Gran jugada para mañana. Potentes jugadores en acción», Listín Diario, 26 agosto 1916, p. 5; «El mar de leva de ayer», Listín Diario, 30 agosto 1916, p. 1. Véase además: N. D. Redondo, El base ball en Santo Domingo, pp. 125-126; «Ruidoso triunfo del Nuevo Club», Listín Diario, 27 septiembre 1916, p. 7. Una versión literaria del béisbol y el Memphis puede verse en el cuento

de Pedro Peix «Los muchachos del Memphis», en Breve antología del cuento dominicano. Santo Domingo, Editorial abc, 2003.
49 Sobre la visita del Ponce en 1916 véase: “De baseball [Licey Park Co.]”, Listín Diario, 12 octubre 1916, p. 1; Vicioso y Álvarez Dugan, Béisbol dominicano, p. 14; Redondo, El béisbol en Santo Domingo, p. 126. Sobre Caratini véase: Gloria Caratini, “Pedro Miguel Caratini une a los dominicanos con su tierra natal”, El Caribe, 14 abril 1948, p. 6; y Arturo Industrioso, “Caratini: viejo pilar azul”, El Caribe, 7 noviembre 1957, p. 1. Sobre el calificativo de “Ty Cobb borincano” véase: «Base ball», Listín Diario, 25 marzo 1920, p. 7. Sobre el abandono de Caratini del béisbol para casarse” véase: «Los tigres no quieren batirse», Listín Diario, 1 febrero 1922, p. 8. Algunos años después Caratini se incorporó al béisbol de manera marginal y llegó a jugar con el Municipal de Santiago en el año 1932. Véase: Andrés Barbour Luna, Baseball en Santiago, p. 75. 50 Cuqui Córdova, “Béisbol de ayer: Nuevo Club”, Suplemento Listín Diario, 6 febrero 1988, p. 5. 51 Héctor Colombino Perelló, “Breve historia del béisbol banilejo” en Baní en los años 40, pp. 105106; y “De baseball”, Ecos del Valle, 12 noviembre 1919, p. 1. 52 «Crónica General: Base-Ball», Listín Diario, 21 abril 1920, p. 5.

hipódromo», Las Noticias, 28 julio 1920, p. 1; «Del hipódromo», Las Noticias, 24 noviembre 1920, p. 1; «Hípicas», Las Noticias, 12 diciembre 1920, p. 1.
61 Leoh León Sturla, «Ninín héroe popular», en: Sociedad Pro-Deporte, Homenaje al mejor team dominicano de béisbol de todos los tiempos, s.p.i.; Hutchinson Derby, The magic of modernity, p. 108. 62 Arthur J. Burks, El país de las familias multicolores, p. 159. 63 Félix Acosta Núñez, «¡Aquella tarde!», La Nación, 10 junio 1948, p. 11. 64 Centauro, «Sportivas del Listín», Listín Diario, 17 de junio 1920, p. 8; Andrés Barbour Luna, Béisbol en Santiago, p. 31. 65 Listín Diario, «Crónica General: Base-Ball», 9 de marzo de 1920, p. 5. 66 “Los Osos Blancos vencidos por los Tigres. El aldabonazo de Ninín”, Santo Domingo Gráfico, No. 2, 12 noviembre 1921, p. 19. 67 «Las Estrellas Dominicanas brillan de manera deslumbrante», Listín Diario 12 de diciembre 1921, p. 8. 68 «La lucha deportiva de mañana» Listín Diario, 30 diciembre 1921, 1. 69 Vicioso y Álvarez Dugan, Béisbol dominicano, p. 16. 70 «A palo limpio el club Licey se anota la serie de baseball», Listín Diario, 23 enero 1922, p. 8. 71 «Las Estrellas Dominicanas derrotan sensacionalmente a las Estrellas Americanas en un desafío que se jugó pelota profesional», Listín Diario, 24 de agosto 1922, p. 2. 72 Listín Diario, 20 enero 1921, p. 3. 73 Según El Libro Azul, la tienda Los Muchachos fue fundada en el año 1915 e inauguró un nuevo local en octubre del año 1920. Véase «Inauguración del nuevo local de Los Muchachos», Las Noticias, 4 de octubre de 1920, p. 1. En enero del año 1921 la tienda Los Muchachos se anunciaba en el Listín Diario (Listín Diario, 13 de enero 1921), pero ya para diciembre de ese año estaba en proceso de quiebra («Aviso de la sindicatura de la quiebra de Munnigh & Pou», Listín Diario, 13 de diciembre 1921, p. 7; y «Sobre la quiebra de Munningh & Pou», Listín Diario, 21 diciembre 1921, p. 1). 74 Enrique Santamaría, Remembranzas de ayer, pp.

«Próxima serie de Base Ball», Listín Diario, 16 febrero 1921, p. 4. 76 Enrique Santamaría, Remembranzas de ayer, p. 19. Detalles de este primer juego en «Sportivas del Listín», Listín Diario, 22 febrero 1922, p. 8.
77 «Actualidad basebolera», Listín Diario, 1 febrero 1922, p. 8. 78 «Notas de base-ball en el Cibao», Listín Diario, 4 marzo 1922, p. 2. 79 Félix Acosta Núñez, ¡Aquella tarde!, La Nación, 19 abril 1948, p. 11.

75

Enrique Santamaría, Remembranzas de ayer, p. 15; y Julio A. Cuello, «Deportistas dominicanos», en Rafael V. Meyreles, Reglas oficiales de baseball, p. 12. 81 «Nuevo estreno de Damirón», Listín Diario, 6 diciembre 1921.
82 «Los Tigres no quieren batirse, ¿y qué?», Listín Diario, 1 febrero 1922, p. 8. 83 «De base-ball», Listín Diario, 13 enero 1922, p. 6. 84 Listín Diario, 12 de julio de 1922, p. 6. 85«Ayer fue la inauguración del campo de deportes La Primavera con el juego inicial entre Licey y Escogido», Listín Diario, 10 abril 1922. 86 «Los directivos de los clubs Licey y Escogido toman varios acuerdos», Listín Diario, 28 de abril 1922, p. 8. La revista deportiva El Rolin la dirigía Álvaro Arvelo y tenía como subdirector a Don Eugenio Soñé y como administrador a Conrado Patín, dueño de la imprenta donde se editaba. Entre los colaboradores contaba con Ernesto Bonetti Burgos, cuya sección «Por los Diamantes del Deporte» firmaba con el nombre de King Field, y Leobaldo Pichardo que firmaba «Orgaz». Véase «La revista Rolin», en Álvaro Arvelo h., 100 temas deportivos, p. 16-18 y «La Voz del Deporte», Listín Diario, 22 de abril 1922, p. 1. 87 «Con el desafío de mañana entre Tigres y Leones terminará la primera etapa de la serie local de 1922», Listín Diario, 27 de mayo de 1922, p. 6; «Última victoria del Escogido. Campeón local de 1922», Listín Diario, 13 septiembre 1922, p. 6; Félix Acosta Núñez, ¡Aquella tarde!, La Nación, 4 de abril 1948, p. 11; Cuqui Córdova, «Mateo de la Rosa, ídolo rojo», Deportes de Ahora, 18 junio 1972, p. 7. 88 «Las Estrellas Dominicana triunfan en Puerto Rico», Listín Diario, 21 septiembre 1922, p. 3. 89 «Estrellas Dominicanas de Base-Ball para Puerto Rico», Listín Diario, 22 de agosto de 1922, p. 1. Detalles del juego inaugural en «Temporada Dominicana en Ponce», Listín Diario, 28 septiembre 1922, p. 8 (tomado de El Mundo, de Puerto Rico).

80

«La llegada del Ponce», Las Noticias, 19 julio 1920, p. 1. 54 “Excursión basebolera a Baní”, Las Noticias, 9 octubre 1920, p. 1. 55 Centauro, «Sportivas del Listín», Listín Diario, 15 diciembre 1920, p. 3. 56 «Excursión beisbolera. El Licey viajará a La Romana», Listín Diario, 30 octubre 1920, p. 5; y N. D. Redondo, El baseball en Santo Domingo, pp. 199200. 57 «El match de mañana», Listín Diario, 11 diciembre 1920, p. 4. 58 Listín Diario, 2 noviembre 1920, p. 4. 59 «Crónica General: Base-Ball», Listín Diario, 19 abril 1922, p. 4. 60 Manuel de Jesús Mañón Arredondo, «Viejos nombres de terrenos y lugares del Distrito Nacional. La Primavera», Suplemento Listín Diario, 31 marzo 1984, p. 7; Marcelle O. Pérez Brown, Gazcue. Jardín Urbano. Santo Domingo, Editorial AA, 1997; «De base-ball. Licey Vs. Los muchachos», Listín Diario, 23 de diciembre 1920, p. 1; «Un play en el

53

16-17; N. D. Redondo, El baseball en Santo Domingo, pp. 204-205; «Sportivas del Listín», Listín Diario, 18 febrero 1921, p. 6. Luis Alfau, fundador del Escogido, reitera que el Delco Light formó parte inicial de la fundación del Escogido. Véase, Rob Ruck, The Tropico of baseball, p. 11.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 166

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 167

Otros detalles en «Las Estrellas Dominicanas dividieron los honores con el team Ponce», Listín Diario, 25 septiembre 1922, p. 1; Vicioso y Álvarez Dugan, Béisbol dominicano, pp. 17-18. 90 La Opinión, No. 5, 23 febrero 1922. 91 «Licey triunfador», Listín Diario, 21 diciembre 1922, p. 31. 92 H. Paul Muto, The Illusory Promise, p. 155. Santiago y Santo Domingo fueron enlazadas por carretera en el año 1922.
93 «Mañana sensacional jugada. U.S.M.C. contra

«Después del triunfo del Licey», La Opinión, No. 101, 10 enero 1925. 101 Salazar, Breve historia de los deportes en la República Dominicana. Mario Álvarez Dugan, «el aniversario del Licey», El Caribe, 7 noviembre 1966, p. 20. Esta información está repetida en Álvaro Arvelo h., «El Licey cumple hoy 65 años», El Caribe, 7 noviembre de 1972, p. 18. 103 Manuel Joaquín Báez Vargas, «Pioneros dominicanos en el béisbol de E.U.», en Pasión deportiva, pp. 313-316. 104 Generoso, «El Licey en Puerto Rico», La Opinión, 29 octubre 1927, p. 1; «El equipo Licey, considerado por los críticos deportivos un conjunto formidable, fracasará en Puerto Rico por indisciplina de algunos jugadores», La Opinión, 16 noviembre 1927, p. 1. 105 Andrés Barbour Luna, Béisbol en Santiago, p. 42. 106 Véase «El Escogido B.B.T. acepta la invitación a un match conmemorativo del 12 de Julio», Listín Diario, 7 julio 1928, p. 2; «El Hon. E. E. Young ofrece para el juego de Baseball que se celebrará el día 14 un magnífico premio», Listín Diario, 10 julio 1928, p. 1; «Se exhibe en las vitrinas de «La Marina» la pelota que se discutirán los teams Licey y Escogido», Listín Diario, 11 de julio de 1928, p. 3; «En el encuentro de baseball celebrado el sábado en la tarde en los terrenos municipales, los Tigres y los Leones se batieron denodada e incansablemente», Listín Diario, 16 julio 1928, p. 2; «Baseball», Listín Diario, 21 julio 1928, p. 13; y «Los Tigres vencieron al Escogido en los dos encuentros celebrados el sábado y domingo como fiesta de reapertura del Campo de Deportes de La Primavera», Listín Diario, 23 de julio 1928. 107 Carlos Acevedo, Libro dorado de Santiago, p. 358. Sobre la popularidad de Sandino en Santiago hay que recordar que Ercilia Pepín le envió a Sandino una bandera bordada por las alumnas del Colegio México de señoritas. Véase la carta de agradecimiento de Sandino enviada desde el campamento de El Chipotón, Nicaragua y publicada en el periódico La Opinión: «El general A. C. Sandino y la educacionista Ercilia Pepín», 23 de mayo de 1929, p. 1. Es notorio también que en el año 1928 se fundara en San Juan de la Maguana un equipo de béisbol con el nombre de Sandino dirigido por Otilio Méndez siendo Pedro J. Heyaime presidente del club. Véase: E. O. Garrido Puello, Historia de un periódico, p. 68.
108 Enrique Santamaría, Remembranzas de ayer, p. 34. 102

100

«La llegada del Ponce B.B.T.», Listín Diario, 8 de agosto 1928, p. 4: “Se despidieron ayer los boys del Ponce B.B.T.”, Listín Diario, 22 agosto 1928, p. 4.
110 «Campeonato Nacional de Baseball», Listín Diario, 27 febrero 1929, p. 9. Sobre el nombre de Águilas Cibaeñas véase Listín Diario, 8 abril 1929, p. 3. Los equipos de Santiago denominados Yaque, Sandino, Santiago, Santiago Base Ball Club y Águilas de Santiago tenían un águila bordada en su uniforme. Véase: Andrés Barbour Luna, Béisbol en Santiago, p. 124. En marzo del año 1937 se propugnaba para que el equipo Santiago, que representaba esa provincia en el Campeonato Nacional, se cambiara el nombre para Águilas Cibaeñas y así representara a la región. Véase: La Información, 23 marzo 1937. Cuando se reinició la pelota profesional en el año 1951, las Águilas Cibaeñas fue el equipo representante de Santiago. 111 «De base ball», Listín Diario, 22 marzo 1929, p. 11; y Manuel Salazar, «Breve historia de los deportes en la República Dominicana». 112 «Impresiones de baseball», Listín Diario, 18 abril 1929, p. 3. 113 Entrevista del autor a Ramón A. FontBernard, Santo Domingo, 1 junio 2004. Esta canción también es recordada por Luis Scheker Hane, en su libro Trazos en las brumas lejanas. Santo Domingo, 1984. 114 Teduele, «Comentarios deportivos», Listín Diario, 29 abril 1929, p. 3. 115 «De baseball. Batazos», Listín Diario, 10 abril

109

122 Andrés Barbour Luna, Béisbol en Santiago, p. 93.

La Cuna de América, 30 agosto 1931, p. 10; La Cuna de América, 15 noviembre 1931, p. 9; La Cuna de América, 3 enero 1932, p. 11.
124 Entrevista a Antonio Lluberes, sj., 25 julio 2004. Antonio Lluberes es hijo de Pato Lluberes, uno de los peloteros que participó en esta gira. 125 Horacio Martínez era la estrella del equipo Municipal de Santiago, y había sido contratado para jugar en Puerto Rico. Estando allí fue contratado por el General Gonzalo Gómez, hijo de Juan Vicente Gómez, dictador de Venezuela, para jugar en el equipo Maracay, de ese país. «El brillante player santiagués Horacio Martínez es contratado por el hijo del General Juan Vicente Gómez para jugar en Venezuela», Listín Diario, 21 marzo 1932, p. 3.

123

Licey», Listín Diario, 20 abril 1923, p. 5. 94 «Nueva Directiva del Campeón de base-ball 1922-1923», Listín Diario, 15 febrero 1923, p. 3. Sobre los donativos véase: «De base-ball», Listín Diario, 24 mayo 1923, p. 5 y «Entusiasmo deportivo. Regalos», Listín Diario, 26 de mayo 1923, p. 5. 95 «Pólvora sin humo», Listín Diario, 13 junio 1923, p. 5.
96 Véase carta del 27 del julio de 1923 de J. R. Sanz,

presidente del Escogido, a Abad Henríquez, presidente del Jurado; copia en Listín Diario, 3 septiembre 1923, p. 5. Sobre el nombre «Panteras macorisanas» véase: La Opinión, No. 16, 16 mayo 1923. 97 «Orden en que deberán celebrarse los juegos del Campeonato Nacional», Listín Diario, 26 abril 1923, p. 5; «Nuevo conflicto beisbolero. El Escogido descartado», Listín Diario, 17 agosto 1923, p. 2; «El Escogido, Campeón de baseball de 1922-1923, expone ante la opinión del mundo basebolero la causa por la cual se retira del campeonato», Listín Diario, 3 septiembre 1923, p. 5. 98 «Players dominicanos para Borinquen», Listín Diario, 21 agosto 1923, p. 4; y «Peloteros dominicanos para Puerto Rico”, Listín Diario, 6 septiembre 1923, p. 1; «El triunfo de Mero en los Estados Unidos», La Opinión, No. 123, 13 junio 1925; «El pitcher dominicano Mero se embarca para Nueva York. Primer jugador dominicano que va contratado a EU.», Listín Diario, 25 marzo 1925, p. 1; y Manuel Joaquín Báez Vargas, Pasión deportiva, pp. 32 y 313-316. Sobre el contrato de Tetelo véase: Cuqui Córdova, Historia del béisbol dominicano: Tetelo Vargas «El Gamo», p. 16. 99 Panfilia, No. 11, 15 diciembre 1923; «Del baseball», La Opinión, No. 46, 27 diciembre 1923; «Los Cubans Stara de paso para Puerto Rico. Se gestiona la celebración de un match», Listín Diario, 21 septiembre 1923, p. 12; «El match con los Cuban stars», Listín Diario, 22 septiembre 1923, p. 1

1929, p. 3. 116 «Tópicos deportivos», Listín Diario, 21 marzo 1929, p. 3; «De baseball», Listín Diario, 10 abril 1929, p. 3. 117 «Las huestes del Licey, después de cubrir la más gloriosa jornada del baseball dominicano, obtiene una victoria forjada en los yunques del «matapitchers» Alejandro Oms y de una pujante pléyade de sluggers y se proclama Campeón Vitalicio de la República», Listín Diario, 17 julio 1929, p. 3. 118 «El baseball en Venezuela», Listín Diario, 26 julio 1932, p. 3. 119 Cuqui Córdova, Historia del baseball dominicano: Tetelo Vargas, p. 19. 120 «Los veinte años del Mariscal Lantigua en las filas del Licey», El Deporte al Día, 13 julio 1953, p. 4. 121 «Santiago celebra actualmente animados y reñidos encuentros de baseball», Listín Diario, 11 marzo 1931, p. 11.

Conchita [F. A. Concha P.], «Impresiones baseboleras: Las Estrellas Dominicanas se encuentran actualmente en México», La Opinión, 10 septiembre 1932, p. 2. 127 «Players del Team Pdte. Trujillo», Listín Diario, 18 febrero 1932, p. 4; «El Team “Presidente Trujillo» vence al «Mayor Alemán» con score 5 a 3”, Listín Diario, 23 marzo 1932, p. 3; «El Team General Trujillo vencedor en Nicaragua», La Opinión, 1 julio 1932; «El Team Pdte. Trujillo le ganó tres juegos a los yanquis en Nicaragua», Listín Diario, 19 agosto 1932, p. 3; «Murió repentinamente, el deportista Negro Durán», Diario del Comercio, 13 marzo 1933, p. 1. 128 «El Campo Deportivo Municipal de esta ciudad», Listín Diario, 24 de agosto 1932, p. 2 y «Los trabajos del Campo Deportivo siguen activamente», Listín Diario 26 agosto 1932, p. 6. 129 Listín Diario, 20 marzo 1937, p. 6. 130 Diario del Comercio, 10 enero 1933, p. 1; Bahoruco, No. 140, 15 abril 1933, p. 11. 131 Listín Diario, 21 octubre 1933, p. 3. 132 Entrevista a Antonio Llubres sj., 25 julio 2004. Sobre la versión de Pajarito Perdomo en Juan Antonio Paulino, Reseña del baseball del primer Santiago de América, p. 13; y sobre Diógenes Lara en Enrique Santamaría, Remembranzas de ayer, pp. 20-21.
133 «El Ponce se adjudica el juego de ayer», Listín Diario, 2 octubre 1933, p. 3; «El Director de la Novena Ponce se muestra muy agradecido del Hon. Pdte. De la República, Generalísimo Trujillo M.», Listín Diario, 11 octubre 1933, p. 3; y «Los Leones del Escogido derrotaron a los Campeones del Licey en el juego de ayer», Listín Diario, 13 octubre 1933, p. 3.

126

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 168

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 169

Declaración a la prensa de Isidro Fabré, dirigente del equipo cubano, reproducida por Tirso A. Valdez, Notas del béisbol dominicano, p. 18. Véase además: «Ayer en la tarde llegaron los players que componen el potente team cubano Almendares o Cuban Stars», Listín Diario, 4 noviembre 1933, p. 3. 135 «Llegó ayer a esta Capital el potente team Richmond», Listín Diario, 9 noviembre 1933, p. 3; Bahoruco, No. 170, 25 noviembre 1933, p. 11. 136 «El match de baseball de ayer en el play Enriquillo», El Diario, 13 febrero 1933; «Se han formado dos potentes teams de baseball», El Diario, 16 febrero 1933, p. 1; «La juventud deportiva santiaguesa desea que el team basebolero Sandino conserve su nombre», El Diario, 16 febrero 1933, p. 1. 137 «Sección Deportiva», El Esfuerzo, 21 enero 1934, p. 1. 138 Conchita [F. A. Concha P.], «La Dominican Tobacco y los Cronistas Deportivos», Bahoruco, No. 201, 30 junio 1934, p. 10. 139 «La Compañía Anónima Tabacalera y el béisbol en Santiago», Bahoruco, No. 203, 14 julio 1934, p. 15. 140 Cuqui Córdova, Béisbol de ayer. Mellizo Puesán, p. 20. 141 Bahoruco, No. 225, 15 diciembre 1934, p. 25. 142 Bahoruco, No. 230, 19 enero 1935, p. 21. 143 Bahoruco, No. 257, 27 julio 1935, p. 23. 144 La Opinión, 18 enero de 1936, p. 6. 145 «El famoso conjunto cubano Almendares nos visitará y dará tres exhibiciones», Listín Diario, 4 febrero 1936, p. 6. 146 «El Escogido, fiel a la tradición, consiguió vencer en el último juego de ayer al Almendares», Listín Diario, 11 de febrero de 1936, p. 6. 147 «El caso ocurrido ayer en el campo de deporte y lo que dice la empresa», Listín Diario, 14 de febrero 1936, p. 6. 148 La Opinión, 17 de abril 1936, p. 5. 149 Luis de los Santos, La radiodifusión dominicana, pp. 34-35. 150 Andrés Barbour Luna, Béisbol en Santiago, p. 88. 151 Andrés Barbour Luna, Béisbol en Santiago, p. 25. 152 «La transmisión por radio de los juegos del Cincinnatti», Listín Diario, 4 de marzo 1936, p. 6; y entrevista el 3 de abril del 2004 a César Objío, quien narra lo que le había contado Fabio Herrera Cabral. 153 Andrés Barbour Luna, Béisbol en Santiago, p. 51. 154 Listín Diario, 4 junio 1936, 6.

134

«En la magna reunión de ayer tarde quedó definitivamente resuelto jugar el Campeonato Nacional de Base Ball», Listín Diario, 4 febrero 1936, p. 6; «La opinión deportiva», La Opinión, 7 febrero 1936, p. 6; «El delegado del santiago Baseball Club pide que el Campeonato se nombre Mayor Trujillo», Listín Diario, 12 febrero 1936. Una fotografía de la copa puede verse en La Opinión, 4 febrero 1936, p. 2.
156 «Se constituye el Santiago B.B.C.», La Opinión, 8 febrero 1936, p. 6. 157 Rafael V. Meyreles, «El 1936, año de oro del baseball nacional», Listín Diario, 12 junio 1937, p. 6. 158 Juan Antonio Paulino, Reseña del baseball del primer Santiago de América, p. 16. 159 «Entrando con el pie derecho al evento los Leones ganaron el primer juego del Campeonato Nacional venciendo al Licey», La Opinión, 28 de febrero 1936, p. 6. 160 La Opinión, 4 abril 1936, p. 6. 161 «El stadium de Macorís será inaugurado el 9 de abril», La Opinión, 15 abril 1936, p. 4; «Los Elefantes Orientales con dos soberbios triunfos sobre los Tigres del Licey inauguran brillantemente el Oriente Park», La Opinión, 11 de mayo de 1936, p. 6; y «Fue un éxito la inauguración del campo de deporte de S. P. Macorís», Listín Diario, 12 mayo 1936, p. 10; «Bronce conmemorativo», La Opinión, 22 mayo 1936, p. 6. Tetelo Vargas obtuvo varios reconocimientos en pleno apogeo como deportista. El escritor banilejo Rafael E. Peña Reynoso (Papucho) publicó en los años treinta el folleto biográfico Juan Esteban Vargas. Véase: Héctor Colombino Perelló, «Breve historia del béisbol banilejo», en Baní en los años 40, p. 107. 162 Listín Diario, 3 de junio 1936, p. 6. 163 «El jurado de baseball declara al team Estrellas de Oriente Campeón Nacional de Baseball», Listín Diario, 27 mayo 1936, p. 6. Terminado el Campeonato, la compañía A. Dalmau R. distribuidores de los productos petroleros Sinclair anunció a finales de mayo la celebración de un campeonato local entre Licey y Escogido ofertando una copa Sinclair y $300 al equipo ganador. Véase: «Aumento el interés por el campeonato local de Licey Vs. Escogido», Listín Diario, 28 de mayo 1936, p. 6. Juan Antonio Paulino, Reseña del baseball del primer Santiago de América, p. 22. 164 Comentarios de Julio C. Linval en La Opinión, 18 enero 1937, p. 6. 165 «En interesante reunión fue constituida la directiva del Ciudad Trujillo BB Club», Listín Diario, 5 de marzo de 1937, p. 6; «El Team Ciudad

155

Trujillo B.B.C. será la más formidable que se podrá combinar en máquina basebolera», Listín Diario, 11 marzo 1937, p. 6.
166 Listín Diario, 6 de marzo 1937, p. 6; «La pelota no puede convertirse en manzana de la discordia», editorial del Listín Diario, 22 de marzo de 1937, p. 2; J. B. Lamarche, «El Listín y la ética deportiva»; Listín Diario, 23 de marzo 1937, p. 1. 167 «El Ciudad Trujillo estará reforzado por 8 conocidos jugadores extranjeros», Listín Diario, 12 marzo 1937, p. 6. 168 Rob Ruck, The Tropic of Baseball, pp. 36-39. 169 «Más de dos mil pesos fue la entrada en los juegos del domingo», Listín Diario, 30 de marzo 1937, p. 6; y «La Opinión Deportiva», La Opinión, 2 abril 1937, p. 5. Sobre el nombre trujillanos véase: Listín Diario, 29 marzo 1937, p. 6 170 Manuel A. Salazar, «Breve historia de los deportes en la República Dominicana»; Conchita [F. A. Concha P.], «Sobre el campeonato de baseball nacional y la importación ilimitada de jugadores extranjeros», La Opinión, 10 febrero 1937, p. 4. 171 Manuel A. Salazar, «Breve historia de los deportes en la República Dominicana». 172 Carlino, «Pongamos un límite al fanatismo deportivo», La Opinión, 1 mayo 1937, p. 6. 173 «Mañana llega el umpire Eustaquio Gutiérrez, jefe de juego en Cuba», Listín Diario, 23 abril 1937, p. 6. 174 Lorey –Stchael–Paige, Maybe I’ll Pitch Forever, pp. 116-117. Satchel Paige recibía un salario de $450 al mes en el equipo Pittsburgh Crawfords, en cambio por las seis semanas que jugó en República Dominicana recibió, para compartir con los otros ocho jugadores que también vinieron, $30 mil dólares. Véase además: Rob Ruch, The Tropic of Baseball, p. 37; Geoffrey C. Ward y Ken Burns, Baseball. An Ilustrated History, p. 223; y John B. Holway, Josh and Satch, pp. 89-90. 175 Jim Bankes, The Pittsburgh Crawfords, pp. 109 y ss. 176 Listín Diario, 1 mayo 1937, p. 6. 177 «Nuevos rumbos orientan al Ciudad Trujillo Base Ball C.», Listín Diario, 22 mayo 1937, p. 6. 178 John B. Holway, Josh and Satch, p. 90-91. 179 Rob Ruck, The Tropic of Baseball, p. 39. 180 Geoffrey C. Ward y Ken Burns, Baseball. An Ilustrated History, p. 223. Años después, el recuento de este campeonato se impregnó de fábulas y exageraciones, sobre todo en la ingerencia de

Trujillo en el equipo Dragones de Ciudad Trujillo. Rodolfo Fernández, el estelar lanzador cubano que participó ese año con los Dragones dice que las historias del ejército supervisando los juegos son exageradas y que personalmente nunca vio a Trujillo asistiendo a algún partido. Véase: John B. Holway, Josh and Sstch, p. 91. «La última actuación de los Dragones», La Opinión, 14 julio 1937, p. 6. 182 John B. Holway, Josh and Satch, p. 94 y Jim Bankes, The Pittsburgh Crawfords, p. 34. 183 Enrique Santamaría, Remembranzas de ayer, p. 60.
184 «Los veinte años del Mariscal Lantigua en filas del Licey», El Deporte al Día, 13 junio 1953, p. 4. 185 Tirso A. Valdez, Notas acerca del béisbol dominicano, p. 12. 186 «Con una brillante demostración de los conjuntos criollos quedó inaugurada la temporada de baseball para el 1938», Listín Diario, 8 febrero 1938, p. 10. 187 «El Licey llegará hoy por el vapor Coamo de la isla de Puerto Rico», Mundo Deportivo, No. 8, junio-julio 1950. 188 Tulio H. Arvelo, «El Distrito de Santo Domingo y los deportes en el centenario», Revista Municipal, Nos. 17-19, octubre-diciembre 1943, p. 51; «Por el porvenir de nuestro base-ball», editorial La Información, 2 mayo 1944, p. 3. 189 Héctor Colombino Perelló, «Actividades deportivas», en Baní en los años 40, p. 109. 190 Sólo hubo un sobreviviente, el receptor Enrique Lantigua que no quiso abordar el avión por temor a la tragedia. Véase: Álvaro Arvelo h., «Enrique Lantigua: Una premonición me salvó de morir en Río Verde», ¡Ahora!, No. 853, 1 abril 1980, pp. 83-86. Véase además: «Los oficios religiosos celebrados ayer en Santiago alcanzaron relieves de apoteosis», La Nación, 15 enero 1948, p. 8; «Don Paco Escribano manifiesta su dolor al pueblo de Santiago», La Nación, 15 enero 1948, p. 9; «El Cibao B.B.T. se proclamó Campeón Nacional de Béisbol Amateur de 1947-48», La Información, 12 de marzo de 1948, p. 2; y «El Cibao B.B.T. campeón nacional amateur», La Nación, 12 marzo 1948, p. 10. 191 El estadio Trujillo de Santiago estaba localizado en los terrenos que durante la ocupación norteamericana fueron un campo de tiro de los marines y de entrenamiento para la Policía Nacional Dominicana. Después de la ocupación pasó a ser propiedad del ayuntamiento, 181

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 170

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 171

y se empezó a jugar pelota allí. En el año 1927 se celebró la Exposición Interantillana, y luego se hizo un campo de aviación llamado capitán Valverde. Más tarde volvió a ser play, y era ocupado simultáneamente por el hipódromo y un cuadrilátero de boxeo. En el año 1933 se hizo allí una revista cívica con más de 40 mil personas para celebrar que Trujillo fue declarado Benefactor. Cuando jugaron los Dodgers, había sido reparado ya que en el año 1947 sufrió daños durante el terremoto. A partir del año 1951 se empezó a jugar béisbol profesional en ese estadio, y fue allí mismo que se construyó el estadio Radhamés en el año 1958. Véase: Radhamés Gómez Pepín, «Terrenos de estadio Santiago encierran humano interés en historia de esta ciudad», El Caribe, 24 octubre 1958, p. 29 192 «Dodgers del Brooklyn y Reales de Montreal llegarán el próximo 29», La Nación, 20 febrero 1948, p. 12; «Jackie Robinson practica por primera vez en el campo deportivo de la escuela normal Presidente Trujillo», La Nación, 5 marzo 1948, p. 9; «Aclamado entusiásticamente el Presidente Trujillo al hacer el lanzamiento de la primera bola en el juego Brooklyn-Montreal», La Nación, 11 marzo 1948, p. 9; «Dodgers del Brooklyn Vs. Campeones del Cibao B.B.T.», La Nación, 28 marzo, 1948, p. 9. Sobre el affaire Jackie-Durocher véase Arnold Rampersad, Jackie Robinson, p. 194.
193 «Inician las prácticas de béisbol femenino en la ciudad del viaducto», La Nación, 7 marzo 1948, p. 9; Tafneli, «El béisbol femenino está tomando incremento», La Nación, 7 abril 1948, p. 11. 194 «Juegan béisbol femenino en El Caimito, Moca», La Nación, 17 de abril 1948, p. 11; «Juegos de béisbol femenino», La Información, 14 de mayo 1948, p. 3; y «Las féminas de la ciudad de San Francisco de Macorís», La Información, 26 mayo 1948, p. 3. 195 Sobre la estética femenina y la práctica del béisbol véase: Augamap, «Por el béisbol femenino», La Nación, 26 abril 1948, p. 11. 196 Tomás Casals Pastoriza, «El béisbol femenino», La Nación, 28 de abril de 1948, p. 11. 197 Neftalí Martínez, «La mujer en el béisbol, como en las demás manifestaciones de la vida», La Nación, 17 de mayo de 1948, p. 13. 198 Otros detalles de esta encuesta peden verse en La Nación, 20 y 25 mayo de 1948, p. 11.

199 Véase: «Iniciado el primer partido de béisbol femenino en San Fco. de Macorís, La Nación, 16 de mayo de 1948, p. 11; «Iniciadas en Montecristi las prácticas de béisbol femenino», La Nación, 19 de junio 1948, p. 11] 200 Entrevista con Carlos McKinney, Baní, 3 julio 2004. 201 «Designan Horacio Martínez instructor Atlético de la Universidad de Santo Domingo», La Nación, 10 abril 1948, p. 12. Sobre la visita de los equipos de las universidades Yale y Cornell véase Cosmopolita, No. 603, 8 abril 1953. 202 «Peloteros criollos jugarán en Puerto Rico», Mundo Deportivo, No. 4, octubre 1949, pp. 18-19; y «Peloteros dominicanos en el béisbol boricua», Mundo Deportivo, enero 1950. 203 «Comienza esta semana serie de béisbol profesional», El Caribe, 22 enero 1951, p. 4; «Inauguran esta tarde el torneo de béisbol profesional», El Caribe, 26 de enero 1951, p. 8; Manuel Joaquín Báez Vargas, Pasión deportiva, pp. 251-258. 204 Manuel Joaquín Báez Vargas, Pasión deportiva, pp. 258-260. 205 «Diplomático gana serie benéfica a Club La Dominicana», El Caribe, 2 abril 1951, p. 6; «El Escogido constituye su directiva en sesión de ayer», El Caribe, 2 abril 1951, p. 6; Tirso A. Valez, «Los boricuas copan la serie frente a clubes criollos», El Caribe, 7 abril 1951, p. 11. 206 Juan E. Gautreau, «Un torneo fabuloso mataría resurgir firme de la pelota», El Caribe, 12 abril 1951, p. 9. 207 Tirso A. Valdez, «Directiva de las Águilas expresa que Dihigo renunció; este alega que lo acusaron de venderse», El Caribe, 6 septiembre 1951, p. 8. 208 «Dihigo opina que a Calampio deben darle chance en Cuba», El Caribe, 25 septtembre 1951, p. 8. 209 Bienvenido Rojas, «Alonzo Perry, el Señor Refuerzo, opacó presencia de Willard Brown», en «Recuento béisbol dominicano», El Siglo, 18 septiembre 1997, p. 5B; Vicioso y Álvarez Dugan, Béisbol dominicano, p. 53. 210 «Los tigres del Licey ganan el play-off; decide un jonrón», El Caribe, 24 septiembre 1951, p. 1. 211 El Caribe, 3 junio 1952, p. 13. 212 Bienvenido Rojas, «Alonzo Perry y Olivo héroes de 1953», en «Recuento béisbol dominicano», El Siglo, 22 septiembre 1997, p. 5B.

James A. Riley, The Biographical Enciclopedia of the Negro Baseball Leagues, p. 801. 214 «Caracterizan temporada de béisbol profesional los Havana Sugar Kings», Mundo deportivo, No. 65, 15 marzo 1955.
215 «Palacio de béisbol», Época, No. 2, julio 1955,

213

«Muestran contrato de Osvaldo Virgil con Águilas», La Información, 16 julio 1955, p. 7. 219 Luis Eduardo Lora Medrano, Petán. La Voz Dominicana, p. 105. Pacini Hernández, Bachata, 1995, p. 57. «Fanáticos vitorean a Estadistas», El Caribe, 16 febrero 1959, p. 17. 222 «Marichal lanza hoy frente a las Estrellas Orientales», El Caribe, 22 noviembre 1960, p. 15.
221 220

218

pp. 34-35; «¡Play ball!», Época, No. 5, octubre 1955. 216 Luis Amiama Veloz, Catálogo Amiama, p. 94. 217 «Fernández recibe baja de azules Licey y lo atribuye a las cosas del béisbol», El Caribe, 17 noviembre 1955, p. 7.

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA 172

EL BÉISBOL DOMINICANO: 70 AÑOS DE HISTORIA 1891-1961 173

Klein, Alan M., Sugarball. The American Game, the Dominican Dream. New Haven and London, Yale University Press, 1991. Medina, Alberto, Todo sobre las Estrellas Orientales. Santo Domingo, Editora de Colores, 2003. Paulino, Juan Antonio (Pirí), Reseña del baseball del primer Santiago de América. Santiago, Editora Teófilo, 1994. Pérez Jr., Louis A., “Between Baseball and Bullfighting: The Queso for Nationality in Cuba, 1868-1898”, The Journal of American History, Vol. 81, No. 2, septiembre 1994, pp. 493-517. Rampersad, Arnold, Jackie Robinson. A biography. New York, Ballantine Books, 1997. Riley, James A., The Biographical Encyclopedia of the Negro Baseball Leagues. New York, Carroll & Graf, 1994. PERIÓDICOS Listín Diario. Santo Domingo. Las Noticias. Santo Domingo. La Información. Santiago. REFERENCIAS PRINCIPALES Álvarez Dugan, Mario, «Club Licey Inc., cumple hoy 50 años de fundado», El Caribe, 7 de noviembre, 1957, pp. 16-17. Álvarez Dugan, Mario y Fernando A. Vicioso, Béisbol Dominicano, Santo Domingo, Editora del Caribe, 1968. Arvelo h., Álvaro, 100 temas deportivos. Santo Domingo, Editora del Caribe, 1976. Báez Vargas, Manuel Joaquín, Pasión deportiva. Santo Domingo, Editora Corripio, 1985. Colombino Perelló, Héctor, “Breve historia del béisbol banilejo”, en Baní en los años 40. Santo Domingo, Editora Taller, 1975, pp. 105-107. Córdova, Cuqui, Béisbol de ayer. Mellizo Puesán. El indio de acero. Santo Domingo, Editorial Argumentos, 1993. Cruz, Héctor J., Juan Marichal. La historia de su vida. Santo Domingo, Editorial Alfa & Omega, 1983. González Echevarría, Roberto, The Pride of Havana. A History of Cuban Baseball. New York, Oxford University Press, 1999. Kasse Acta, Emil, Un micro recuento histórico del deporte dominicano. Santo Domingo, Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo, Inc., 1989. [Conferencia dictada en ocasión de celebrarse el 60 aniversario de la ACD]. Ruck, Rob, The Tropic f Baseball. Baseball y the Dominican Republic. Lincoln y London, University of Nebraska Press, 1991. Salazar, Manuel A. [Ty Cobb], “Breve historia de los deportes en la República Dominicana”, Listín Diario, Edición Cincuentenaria. Ciudad Trujillo, 1 de agosto de 1939. Santamaría, Enrique, Remembranzas de ayer a hoy. 1907 a 1951. Ciudad Trujillo, Imprenta Rincón, 1952[?]. Valdez h., Tirso A., Notas acerca del béisbol dominicano del pasado y del presente. Ciudad Trujillo, Editora del Caribe, 1958.

Cassá, Roberto, Historia de la cerveza en la República Dominicana. Raíces y desarrollo de un orgullo dominicano. Santo Domingo, Colección Centenario Grupo Leon Jimenes, 2003. Garrido Puello, E. O., Historia de un periódico. Santo Domingo, Impresora Arte y Cine, 1973. Lora Medrano, Luis Eduardo, Petán. La Voz Dominicana. Su gente, sus cosas y sus cuentos. Santo Domingo, Editorial Tele 3, 1984. Matos Días, Eduardo, Santo Domingo de ayer. Vida, costumbres y acontecimientos. Santo Domingo, Editora Taller, 1984. Mejía, Luis F., De Lilís a Trujillo. Historia contemporánea de la República Dominicana. Caracas, Editorial Elite, 1944. Pacini Hernández, Deborah, Bachata A Social History of a Dominican Popular Music. Philadelphia, Temple University Press, 1995. Santos, Luis de los, La radiodifusión dominicana. Santo Domingo, Editoria Corripio, 1995. Troncoso, Wenceslao, De lo nuestro y algo más (Remembranzas, semblanzas, cuentos). Santo Domingo, Editorial Tiempo S.A., 1989. Veloz Maggiolo, Marcio, Trujillo, Villa Francisca y otros fantasmas. Santo Domingo, Colección Banreservas, 1996. Welles, Sumner, Naboth’s Vineyard, Santiago, Editorial El Diario, 1938.

REVISTAS Cosmopolita, Santo Domingo Blanco y Negro, Santo Domingo La Cuna de América, Santo Domingo

DOCUMENTOS REFERENCIAS SECUNDARIAS Acevedo, Carlos, Libro dorado de Santiago. Santo Domingo, Editora San Rafael, 1986. Batista C., Pedro R., Santiago a principios de siglo. 1901 a 1910 y un poco más. Santo Domingo, Editora Panamericana, 1976. Burks, Arthur J., El país de las familias multicolores. Santo Domingo, Sociedad Dominicana de Bibliófilos, 1990. Calder, Bruce J., El impacto de la intervención. La República Dominicana durante la ocupación norteamericana de 1916-1924. Santo Domingo, Fundación Cultural Dominicana, 1989. Prospecto Academia Santa Ana (Escuela de Comercio) 1922-1923. Santo Domingo, Rafael V. Montalvo, editor, 1921. Sociedad Pro Deportes, Homenaje al mejor team dominicano de todos los tiempos. Ciudad Trujillo, Imprenta Arte y Cine, 1946.

PH.D THESIS Hutchinson Derby, Lauren, The Magic of Modernity. Dictatorship and Civic Culture in the Dominican Republic, 1916-1962. Ph.D. Thesis, University of Chicago, 1998. Muto Jr., H. Paul, The Illusory Promise: The Dominican Republic and the Process of Economic Development, 1900-1930. Ph.D. Tesis, University of Washington, 1976.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->