P. 1
CHAVEZ H - Discursos 1999

CHAVEZ H - Discursos 1999

|Views: 610|Likes:
Publicado porEDisPAL

More info:

Published by: EDisPAL on Jan 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/19/2013

pdf

text

original

1999

“AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA”
SELECCIÓN DE DISCURSOS DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS

GOBIERNO BOLIVARIANO AÑO 1

TOMO I Ediciones de la Presidencia de la República

PRESIDENTE

HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRÍAS DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA HAIMAN EL TROUDI DEL DESPACHO DEL PRESIDENTE

DIRECTOR

DISEÑO DE PORTADA Y TRANSCRIPCIÓN: MINISTERIO DE COMUNICACIÓN E INFORMACIÓN. CORRECCIÓN, DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN: COORDINACIÓN DE ARCHIVOS Y PUBLICACIONES. DESPACHO DEL PRESIDENTE.

© Despacho del Presidente 1999 “AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA” EDICIONES DE LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA CARACAS - VENEZUELA, 2005 DEPÓSITO LEGAL: lf53320053203486 ISBN: 980-03-0350-2

1999
“AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA”

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHAVEZ FRIAS, CON MOTIVO DE LA TOMA DE POSESIÓN
Palacio Federal Legislativo 2 de febrero de 1999

“Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando convoca a la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta”. Por 1.000 pueblos, por 1.000 caminos, durante miles de días recorriendo el país durante estos últimos casi cinco años, yo repetí delante de muchísimos venezolanos esta frase pronunciada por nuestro Padre infinito, El Libertador. También delante de otro Congreso, el Congreso de la República Grande, el Congreso de Angostura de 1819, el Congreso de donde nació la Tercera Gran República, la del Poder Moral, la de la Gran Colombia, de la de unidad latinoamericana, caribeña, repetía yo mucho esa frase y en los últimos meses de la insólita campaña electoral de 1998, porque fue insólita de verdad, dije inspirado por la certeza aquella de Walt Whitman cuando decía: “seguro como la más segura de las certidumbres”, así andábamos por los caminos seguros de que este día iba a llegar. Decía yo con esa certeza de que este día iba a llegar aquí en este escenario, 2 de febrero de 1999, yo le dije al pueblo venezolano de muchas maneras y en muchos lugares, que iba a comenzar mi discurso de hoy al asumir la Presidencia de Venezuela por mandato del pueblo venezolano y por el favor de Dios también, que iba a comenzar con esa frase; he comenzado estas palabras con esa frase y yo la voy a repetir, permítanme: “Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando, convoca la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta”. Ahora ¿Por qué esa frase? ¿De dónde viene esa frase? ¿Por qué Simón Bolívar?, no se trata de una repetición meramente protocolar y rebuscada de cualquier frase de Bolívar. Recuerdo que una vez un soldado de mi pelotón de tanques hace varios años tenía que hacer todos los días la orden a la compañía, y estaba en la obligación de comenzar la orden escrita con un pensamiento del Libertador para leerlo en el patio; y tenía un libro para tomar los pensamientos y escoger cualquiera de ellos. Un día
5

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

el libro se le perdió y entonces el cabo, cuando estábamos a punto de formar la tropa para leer la orden rigurosamente, él inventó un pensamiento “cuidemos los árboles que son la vida”, Simón Bolívar. No se trata de eso, de rebuscar frases y traerlas aquí al Congreso de la República para decirlas delante del país y del mundo. Se trata más bien de darle razón a Pablo Neruda, ese grande de nosotros, de los nuestros, cuando cantándole a Bolívar dijo: “Es que despierta cada 100 años, cuando despiertan los pueblos”. Se trata de reconocerle razón al grande de nosotros también que fue Miguel Ángel Asturias cuando dijo cantándole a Bolívar: “Los hombres como tu Libertador no mueren Capitán, sino que cierran los ojos y se quedan velando”; es reconocerle razón al indio Choquehuanca, Presidente del Perú, Alberto Fujimori cuando le cantó a Bolívar y le dijo: “Tu gloria crecerá con el tiempo como crece la sombra cuando el sol declina”. O es reconocerle razón a José Martí, Presidente de Cuba, Fidel Castro cuando dijo: “Ahora es cuando Bolívar tiene que hacer en América todavía, porque lo que no hizo él está sin hacer todavía”. No es entonces mera retórica nuestra bolivarianidad. Es una necesidad imperiosa para todos los venezolanos, para todos los latinoamericanos y los caribeños fundamentalmente, rebuscar atrás, rebuscar en las llaves o en las raíces de nuestra propia existencia, la fórmula para salir de este laberinto, terrible laberinto en que estamos todos, de una o de otra manera. Es tratar de armarnos de una visión jánica necesaria hoy, aquella visión del Dios Mitológico Jano, quien tenía una cara hacia el pasado y otra cara hacia el futuro. Así estamos los venezolanos de hoy, tenemos que mirar el pasado para tratar de desentrañar los misterios del futuro, de resolver las fórmulas para solucionar el gran drama venezolano de hoy. Y mirando hacia el pasado en este día crucial para la República, para la nación, para la historia venezolana; en este día, que no es un día más; en esta transmisión de mando presidencial que no es una transmisión de mando presidencial más. No, es la primera transmisión de mando de una época nueva, es el abrir la puerta hacia una nueva existencia nacional; tiene que ser así, es obligatorio que sea así. En Venezuela, cuando revisamos nuestra historia reciente, para no irnos muy lejos, bien pudiera estudiarse como un caso y sacar experiencias de aquí, hermanos del continente, hermanos del mundo
6

DISCURSOS PRESIDENCIALES

entero. Un ejemplo de lo que no debe ocurrir más nunca, Venezuela pareciera que fue escogido por algún investigador especial para estudiar y aplicar un caso que es estudiado en la teoría política y social con aquel nombre de la teoría de las catástrofes, aquí en Venezuela se ha cumplido cabalmente la teoría de las catástrofes. Esta teoría la conocemos, voy solamente a refrescarla un poco, de aquellos días de los estudios de ciencia política y de ciencia militar que en el fondo es lo mismo, decía Clausewitz, uno de los grandes estudiosos de la ciencia miliar: la teoría de las catástrofes ocurre de manera progresiva. Cuando sucede alguna pequeña perturbación en un entorno, en un sistema determinado y no hay capacidad para regular esa pequeña perturbación que pudiera regularse a través de una pequeña acción. Pero cuando no hay capacidad o no hay voluntad para regular una pequeña perturbación, más adelante viene otra pequeña perturbación que tampoco fue regulada, y se van acumulando pequeñas perturbaciones, una sobre la otra y el sistema y el contorno va perdiendo la capacidad para regularlas, hasta que llega la catástrofe, la catástrofe es así la sumatoria de un conjunto de crisis o de perturbaciones. En Venezuela, yo nací en 1954, en el año 1971 era el ex presidente Rafael Caldera, Presidente de la República, cuando ingresé a la Academia Militar de Venezuela; cuatro años después, era el ex presidente Carlos Andrés Pérez, Presidente de Venezuela y de sus manos, con estas mismas manos recibí el 5 de julio de 1975, el sable de mando de Subteniente del Ejército. Ya comenzaba algo a oler mal en Venezuela, comenzó la crisis ética. Reconozcámoslo, creo que es momento de reconocer nuestras culpas, todos las tenemos, yo también. ¿Quién lanza la primera piedra? Yo hago un llamado y es mi primer llamado, como Presidente de Venezuela, a que todos reconozcamos nuestras culpas como hacemos en la Iglesia, Monseñor: “Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”, pero lo más importante como lo aprendí yo cuando era monaguillo, es y como me lo recordaba el Gobernador del Zulia Francisco Arias en la Academia Militar, cuando me sancionaba leyéndome los textos largos de la Historia de la Religión, lo importante no es darse golpes de pecho, lo importante es darse golpes de pecho y salir renovados en el espíritu, en el alma y en el vigor, eso sí es lo importante. Yo hago un llamado a todos los venezolanos para que hagamos ese acto individual y colectivo.
7

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Aquella crisis moral de los años 70, fue la gran crisis y esa es la más profunda que todavía tenemos, ese es el cáncer más terrible que todavía tenemos allí presente en todo el cuerpo de la República, esa es la raíz de todas las crisis y de toda esta gran catástrofe, mientras no curemos ese mal seguiremos hundiéndonos en la catástrofe, aunque el petróleo llegue de nuevo a 40 dólares el barril, no queremos que llegue a 40 dólares el barril, pero aunque llegara y aunque lloviesen petrodólares y mucho dinero, igual sería como un alivio momentáneo, pero igual nos seguiríamos hundiendo un poco más allá, en un pantano ético y moral. Esa crisis no hubo capacidad para resolverla, la más mínima capacidad ni la más mínima voluntad para resolverla y siguió galopando como un pequeño cáncer que no es extirpado a tiempo y así llegaron los años 80 y ocurrió la segunda gran crisis, después de una serie de pequeñas perturbaciones, vino el “viernes negro”. Ahora carcomió instituciones, carcomió el modelo económico y la crisis se hizo económica y comenzamos a oír en Venezuela a hablar de devaluación, de inflación, términos que habían quedado durante muchos años al recinto de los estudiosos de la economía. Pero tampoco se reguló esa crisis, ni la moral ni la económica y la acumulación de estas dos crisis originó una tercera, espantosa porque es visible, porque las otras, la moral y la económica son así como los volcanes que por debajo van madurando hasta que explotan, revientan y se hacen visibles y arrasan pueblos, vidas y ciudades. Aquí hace una década ya, dentro de pocos días vamos a recordar con dolor aquella explosión del 27 de febrero de 1989, día horroroso, semana horrorosa, masacre, hambre y miseria y aún no hubo, a pesar de eso, capacidad ni voluntad para tomar las acciones mínimas necesarias y regular, como pudo haberse hecho, la crisis moral, la crisis económica y ahora la galopante y terrible crisis social. Y esa sumatoria de crisis generó otra que era inevitable, señores del mundo, señores del continente, la rebelión militar venezolana de 1992 era inevitable como lo es la erupción de los volcanes; no se decreta una rebelión de ese tipo, y yo aprovecho este momento para darle un recuerdo imperecedero a los jóvenes militares y civiles de las rebeliones de 1992, 4 de febrero y 27 de noviembre de aquel año que quedará para la historia; aquí hay algunos de ellos con nosotros en este recinto, en este signo de la unidad, de la reunificación: el
8

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Gobernador del Zulia, por aquí veo su cara conocida desde hace muchos años; el Diputado Joel Acosta Chirinos, Jesús Urdaneta Hernández, Hernán Grüber Odremán; allá están los muchachos de la juventud militar observando: el Teniente Alejandro Andrade, el Capitán Pedro Carreño, el Teniente Isea. Muchachos, parte de la juventud que tuvo que tomar una actitud, a alguien le tocó, otros están sembrados, no tienen la suerte de nosotros de estar aquí. Y otros están en las Fuerzas Armadas y han cargado una cruz durante años. Señores del mundo, señores del continente, los militares rebeldes venezolanos del 92 hicimos una rebelión que fue legitimada, sin duda alguna, no hoy porque yo soy Presidente ahora de Venezuela, sino que al día siguiente de la rebelión, mucho más del porcentaje que me trajo aquí de apoyo popular apoyó aquella rebelión militar. Esa es la verdad. No queremos más rebeliones, ya se los dije a mis hermanos de armas. Fui al Alma Mater y lo dije: que nunca ocurra, pero que nunca más ocurra un 27 de febrero; que nunca más los pueblos sean expropiados de su derecho a la vida, porque si eso sigue ocurriendo nadie puede garantizar que otro día, mañana o pasado, pueda ocurrir otro acontecimiento indeseado, como los acontecimientos de 1989 y de 1992. Yo he sido traído aquí por una corriente originada en esos hechos. Clamo a todos, los partidarios de nuestra propuesta o nuestro proyecto, los adversarios de nuestra propuesta, los llamo a que jugando cada quien su papel, pensemos primero y antes que nada en el interés del país y en el interés del colectivo, y pongamos en último término el interés de nuestra fracción, de nuestro partido, de nuestro grupo, de nuestra familia o el interés de nosotros mismos. Eso va en último lugar de prioridad. Llamo a todos a que esa sea la norma de trabajo a partir de este mismo instante, para que podamos polemizar y regular las perturbaciones, porque ustedes lo saben, la crisis moral está allí, la crisis económica está aquí. Al salir a la esquina la veremos y sentiremos que nos golpea el rostro y el alma. La crisis social, está allí, palpitando amenazante. La crisis política que se sumó a todo esto, por supuesto, está aquí, aquí la tenemos representada. Este recinto es una caja donde se encierra la crisis política, abrámoslo. Tenemos que buscar la manera de regular estas crisis, porque así llegamos al presente, al día de hoy, y lo más grave es que después de
9

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

1992, ¡Cuánto golpes de pecho hubo! ¡Cuántas declaraciones de rectificación! ¡Cuántos juramentos y compromisos! y nada, el barco se sigue hundiendo, señores. Yo voy a repetir una frase que no es mía, como ninguna de las que he dicho, ninguna es mía; yo más bien creo que tengo un poquito de cada cosa que uno va recogiendo en los caminos. Una frase que dijo aquí en esta misma tierra venezolana otro militar como yo, pero por supuesto muchísimo e inmensamente más glorioso, yo no tengo glorias, lo que tengo son ganas de ser útil. Aquel inmenso venezolano, infinito, que fue Don Francisco de Miranda, el Generalísimo, cuando Simón Bolívar, Coronel, perdió el Castillo de Puerto Cabello, la plaza de Puerto Cabello, que era el último punto fuerte de la Primera República, cuando al Generalísimo Francisco de Miranda le dan la noticia de que el Coronel Simón Bolívar había perdido la plaza de Puerto Cabello y con ella la reserva del parque, Francisco de Miranda, dice la Historia, que lanzó la frase en francés -como no hablo francés voy a decirla en español y porque en español es que es apropiada- quizás el Generalísimo no quería que le entendieran quienes estaban cerca de él para no desmoralizarlos, a lo mejor, me imagino, y dijo en francés: “Venezuela está herida en el corazón”. Hoy, después de siglo y medio yo retomo esa frase: nuestra Patria hoy está herida en el corazón, nosotros estamos en una especie de fosa humana. Por todas par tes hay niños hambrientos, índices macroeconómicos sí -aquí tengo algunos, no los voy a leer, los sabemos, los conocemos en libros, en estudios- y ya me suenan fríos a mí, prefiero ir por las calles a ver, a sentir, a llorar como uno llora cuando consigue los niños limpiando las tumbas de los cementerios, porque de eso viven, como ví en Barinas el 2 de enero cuando fui al cementerio a ponerle una corona a mi abuela Rosa Inés y salieron unos niños a decirme: “Chávez, no hay tumbas para limpiar, tenemos hambre”. Son niños de Venezuela y son también nuestros hijos. Yo tengo cinco, allá están, pero todos los niños que me consiga a mi paso, aunque sean los hijos de mis más duros adversarios, también yo los considero mis hijos porque ellos son inocentes de las pasiones que a nosotros nos impulsan. Hoy Venezuela está así, en una situación, doctor Ramón J. Velásquez, usted que conoce mucho más la historia que yo, habría que revisar como estaba Venezuela después de la Guerra de Independencia
10

DISCURSOS PRESIDENCIALES

en aquellos años cuando Simón Bolívar se enteró que había regresado de Europa su tío Esteban Palacios y le escribió aquella famosa, hermosa y dolorosa carta “Tío Esteban, usted de nuevo en Caracas, Caracas no existe”. Yo no estoy seguro, si aquella época comparándola con ésta, en cuál de las dos había más miseria, más hambre, más necesidades, 80% de pobreza, me da verguenza, señores del mundo. Decir esto, algunos no creen, por allá en la lejana Europa donde cae mucha nieve, cuando uno habla estas verdades y es difícil que crean esto; es muy difícil creer que en una suma de factores, todos positivos, el resultado sea negativo. ¡Tanta riqueza! se preguntarán ustedes; la reserva de petróleo más grande de América, la quinta reserva más grande del mundo en gas, oro, un inmenso Mar Caribe rico y hermoso que nos une con tantos hermanos de ese mare nostrum, ríos inmensos, caudalosos, hay pueblos que han tenido que hacer ríos debajo del desierto, han tenido que construir ríos debajo de la arena para llevarle agua a sus pueblos, nosotros somos uno de los países con mayor reserva de agua dulce del mundo entero, millones de hectáreas de tierra fértil, inmenso territorio propicio para el turismo, un pueblo joven, alegre, dicharachero, caribeño y pare ahí de contar, con una suma, todo eso igual 80% de pobreza ¿Quién puede explicar eso? ¿Qué científico puede explicar esto? Decía Galileo Galilei que el alfabeto con el que Dios escribió al mundo fueron las matemáticas, tendremos que llamar a Galileo Galilei y a sus asesores a ver si ellos desentrañan el misterio matemático que hay en Venezuela. El doctor Arturo Uslar Pietri decía hace unos años atras, que aquí en Venezuela se evaporaron quince planes Marshall con los cuales se hubiesen reconstruido quince Europas, incluyendo todas las bombas que lanzaron y todas las invasiones, los muertos y las bombas atómicas. Presidente de Bolivia Hugo Banzer, aquí se evaporaron quince Planes Marshall ¿Dónde están?, el que sepa, dígame, el que tenga alguna información de dónde está eso, dígamelo. Esa es nuestra realidad señores, y aunque hay un viejo dicho que por allí anda rodando, según el cual “por la verdad murió Cristo”, se dice mucho en nuestros pueblos; soy uno de los que cree que si por la verdad murió Cristo, y si por la verdad tiene que morir uno más, pues aquí estoy a la orden; pero no podemos seguir mintiéndonos a nosotros mismos, no podemos seguir engañando a nuestros hijos, a nuestros jóvenes, hablándoles de mundos que no existen. Una de
11

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

mis principales tareas queridos amigos y así la asumo, es decir las verdades en las que creo, porque la verdad, la verdad verdadera, sabemos nosotros los católicos que la tiene Dios. Pero las verdades de las que uno está convencido, yo las voy a decir, de diversas maneras. Estaba recordando ahora mismo aquel “Delirio sobre el Chimborazo”, cuando Bolívar se consiguió con el tiempo, con el Eterno y nunca olvido una de las cosas que el Eterno le dijo a Bolívar allá en el Chimborazo, Presidente de Ecuador Jamil Mahual, Bolívar deliró, subió y tocó al Eterno y el Eterno le dijo: “Tú, pequeño mortal ¿Qué te crees? anda allá y di la verdad a los hombres”. La verdad es esa, Venezuela está herida en el corazón; estamos al borde de un sepulcro, pero como los pueblos no pueden morir porque los pueblos son la expresión de Dios, porque los pueblos son la voz de Dios, resulta queridos compatriotas que felizmente, por encima y más allá de toda esta catástrofe inmensa, hoy en Venezuela estamos presenciando, estamos sintiendo, estamos viviendo una verdadera resurrección. Sí, en Venezuela se respiran vientos de resurrección, estamos saliendo de la tumba, y yo llamo a que unamos lo mejor de nuestras voluntades porque es el momento de salir de la tumba, es el momento de repetirnos también aquello de que “vacilar es perdernos”, a todos les llamo sin excepción, a todos, vamos juntos a salir de esta fosa, vamos a discutir, pero también vamos a actuar de la manera más rápida para poder salir de ésta. Nosotros tenemos un proyecto, que no es nuevo, ni es original, nuestro tampoco. Desde aquellos tiempos de la carcel de Yare, de aquella escuela que fue Yare comenzábamos entonces a tratar de definir algunas líneas de un proyecto; pero no un plan de gobierno ¡Por Dios! No, ya basta de estar dando tumbos, de estar zigzagueando, de dar marchas y contramarchas como un barco sin brújula, sin timonel, sin capitán; donde la tripulación no sabe que hacer sino sobrevivir. Nosotros ante esta realidad tremenda que tenemos, le hemos planteado a los venezolanos un proyecto, le hemos dado varios nombres a lo largo de estos años, pero ya por 1995 lo llamábamos “Agenda Alternativa Bolivariana”, y lanzamos líneas para la discusión. Luego, en plena campaña electoral, insólita, lo lanzamos al mundo como el proyecto de transición; pero en el fondo, es el mismo viejo sueño bolivariano: un proyecto de desarrollo integral para Venezuela.
12

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Desde hoy comenzaremos a aplicar las medidas que a nosotros, como Poder Ejecutivo Nacional, nos corresponde, pero claro que no bastará eso. No será suficiente eso, será necesario -insisto- en que cada quien aquí asuma sus responsabilidades, y especialmente quienes tenemos responsabilidades de conducción de instituciones públicas, privadas, religiosas, económicas, sociales, educativas, etc. Afinemos el rumbo, démosle a nuestros hijos y a nuestros nietos una patria que hoy no tenemos. Nunca olvido el verso de Pedro Mire, ese gran poeta dominicano “Si alguien quiere saber cuál es su patria, no la busque, tendrá que pelear y luchar por ella”. Yo llamo a los venezolanos a luchar todos para que tengamos Patria, para que tengamos una Venezuela verdadera, una democracia verdadera. En lo político, nuestra propuesta y desde hoy nuestra acción está orientada hacia la transición transformadora, porque eso también es conveniente decirlo, señores, nosotros tenemos que darle cauce a un movimiento que corre por toda Venezuela. Esa resurrección a la que me refería, tiene una fuerte carga moral, social, es un pueblo que recuperó por su propia acción, por sus propios dolores, por sus propios amores, recuperó la conciencia de sí mismo y allí está clamando en las afueras del Capitolio y por donde quiera que vayamos, eso no tiene otro nombre que una revolución. Terminando el siglo XX y comenzando el siglo XXI venezolano aquí se desató una verdadera revolución, señores y yo tengo la certeza de que nosotros le vamos a dar cauce pacífico, que nosotros le vamos a dar cauce democrático a esa revolución que anda desatada por todas partes. Yo tengo una gran fe en que le vamos a poder dar cauce, como se le puede dar cauce a un agua o a un río para que vaya al mar de manera ordenada y lleve vida a las riberas y a los pueblos, pero en el supuesto negado, digo yo negado, y ojalá, Dios mío, que sea negado, en el supuesto negado de que los dirigentes de hoy, de que nosotros no podamos darle cauce a esa fuerza desatada, igual que los ríos se desbordan como el Arauca en el invierno o como los ríos de cualquier parte que se desbordan y arrasan las sementeras y se llevan las vidas de los hombres en vez de darle la vida, ese pueblo necesita cauce, no podemos defraudarlo de nuevo, no podemos desfigurar el proceso, asumamos con coraje y con valentía la tarea de darle cauce a la revolución venezolana de este tiempo o la revolución nos
13

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

pasa por encima, tenemos dos alternativas, son dos opciones que tenemos: o le damos cauce a esa fuerza o esa fuerza nos pasa por encima. Yo estoy seguro que ese pueblo que está allí resucitado va a buscar sus caminos, hoy recuperó credibilidad en una oferta, en una propuesta, en un camino, si perdiera mañana esa fuerza, así como el agua, va a buscar salida. Por eso imploro la voluntad, la buena voluntad de todos para que entre todos le demos cauce a la revolución necesaria, porque es necesaria en lo social, en lo económico, en lo político y en lo ético. Tenemos que revolucionarnos, incluso nosotros mismos, es hora de oír a Bolívar de nuevo y ahora es cuando los venezolanos van a oirme hablar de Bolívar, porque ese es el faro. El 4 de julio de 1811 se debatía aquí en Caracas también, -Presidente de Argentina Carlos Menem ¡Qué cosas de la historia que se repiten!- entre los revolucionarios de la sociedad patriótica que clamaban por la independencia y los conservadores apoltronados que reconocían los derechos de Fernando VII; y Bolívar, que era uno de los líderes de la Sociedad Patriótica, dio aquel memorable discurso “piden calma, ¿Acaso 300 años de calma no bastan?, que hay que esperar a ver que decisión toma España, que nos importa que España venda a Bonaparte sus esclavos o los conserve, si nosotros estamos dispuestos a ser libres”, hoy es el mismo dilema, estamos entre el mismo dilema. Nosotros por supuesto y yo, sin duda, estoy en las barras bolivarianas, vacilar sería perdernos, no podemos vacilar. Por mi parte, tengan ustedes la certeza que yo, como estoy seguro muchos venezolanos, pero hablo por mí en este instante como Presidente de Venezuela, yo no vacilaré un instante en hacer lo que tenga que hacer; no hay marcha atrás. El consenso si, lo quiero, pero no el consenso retrógrado, porque también decía Bolívar en este mismo discurso, ahora que lo recuerdo, el decía: “No es que haya dos Congresos, nosotros queremos la unión, no podemos estar dividiendo, pero el Congreso debe oír a la Sociedad Patriótica”. Y entonces decía Bolívar: “Unirnos para apoltronarnos, unirnos para observar como pasan los acontecimientos, antes era una infamia, hoy es una traición”. Hoy señores, unirnos a los que quieren conservar esto tal cual está, buscar consenso con los que se oponen a los cambios necesarios, yo digo hoy como Bolívar ¡Es una traición!.Y si alguien debe tener claro eso, es este que está aquí hablándoles a ustedes, porque yo estoy aquí no por mi, yo estoy aquí por un compromiso; yo no soy causa, soy consecuencia.
14

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Así que yo, Dios me perdone, siempre lo digo, yo prefiero la muerte antes que la traición; así lo declaro ante el mundo y lo declaro ante Venezuela: no hay marcha atrás en la revolución política que tenemos que impulsar y que claman las calles del pueblo de toda esta tierra de Bolívar. Por tanto, dentro de esa propuesta política que es, ustedes lo saben, el eje central de ese proyecto en lo político, pero que tiene fuerte impacto en lo económico, en lo social, en lo moral, en lo jurídico y en el todo. Yo he recibido con mucho beneplácito los cambios de posición; a veces uno no se explica muy bien pero bueno, avancemos. Yo a veces no me explico cómo y tampoco voy a buscar explicaciones, personas que hace apenas un mes se referían a la Asamblea Constituyente como el caos, una obra maléfica de Satanás que nació en Barinas de nuevo y anda por Venezuela oloroso a azufre; un plan preconcebido por el tirano Chávez para establecer una dictadura en Venezuela, para acabar con la democracia. Ahora, hoy veo con alegría que dicen que “venga la Constituyente”, “me lanzo a la Constituyente” han dicho algunos aquí en este Congreso. ¡Láncense!, vamos a lanzarnos todos. Eso sí, cuando uno se lanza, yo lo aprendí por obligación y por necesidad, cuando uno se lanza debe tener un buen paracaídas, no se vayan a lanzar así al vacío. Lancémonos pues, eso es lo que se quiere. Ahora, lo que sí es conveniente señalar es que el proceso lleva su ritmo, y su marcha. No podemos frenarlo, mucho menos desviarlo de cauce para que dé vuelta sobre sí mismo y se hunda de nuevo. No lo vamos a permitir, hasta donde yo pueda no lo voy a permitir, y yo estoy seguro que más de 12 millones, por lo menos, de venezolanos, no lo van a permitir. Así es que lo que yo le sugiero a todos, a todos ustedes y a las diversas toldas y tendencias políticas, es que sigamos el proceso, alimentémoslo, démosle un esfuerzo creador, pero siempre oyendo allá afuera, no cometamos el error, craso sería, de oírnos solamente a nosotros mismos, es el momento de oír la voz de la nación y de oír ese tintineo que anda por todas partes de recogerlo en un lazo y de hacerlo realidades. Dentro de esta propuesta política yo debo hacer un reconocimiento, ahora ya como Presidente de la República, a la Corte Suprema de Justicia, porque también tenemos que recordar esto, señores: después del seis de diciembre, con aquel triunfo del pueblo comenzaron a cambiar de opinión
15

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

algunos que decían que la Constituyente era un salto al vacío, que era una locura. Entones comenzaron a decir otras cosas - yo siempre les sigo la pista - ya no es un salto al vacío, ya no es una locura; pero ahora para poder ir a una Constituyente hay que reformar la Constitución. Lo señalamos en su momento como la “trampa constitucional”, lo mismo que hizo Adolfo Hitler con la República de Weissmar para parar un proceso. El entrampamiento a través de una interpretación interesada, inflexible y rígida de una Constitución que, ciertamente, como lo dije cuando juré, estaba moribunda y va a morir para que nazca otra, tiene que morir y junto a ella el modelo político nefasto al que dio nacimiento en estos últimos 40 años. Eso tiene que morir, va a morir, señores, acéptenlos todos y es necesario que muera, pero claro que, al mismo tiempo es necesario que nazca otro modelo. La decisión de la Corte Suprema de Justicia es para la Historia, ciudadana Presidenta Cecilia Sosa; sin duda que es para la Historia, sentando cátedra de lo que es el Poder Constituyente originario, de lo que es la soberanía, como lo decía Rousseau y como también Bolívar en ese pensamiento que ya cité al comienzo, “convoquemos la soberanía popular para que ejerza su voluntad absoluta”, pero ¿Acaso le podemos tener miedo a la soberanía popular? ¿No hablamos de democracia, pues? La soberanía no es nuestra, el Presidente de la República no es soberano, el Congreso de la República aunque lo llamen soberano no es soberano, la Corte Suprema y los tribunales no son soberanos, el único soberano aquí en la tierra, en el pueblo, en la tierra venezolana es ese pueblo, no hay otro. Ese es un principio universal y elemental, después de la decisión histórica de la Corte Suprema de Justicia, se apagaron las voces de los que clamaban todos los días que había que reformar la Constitución y ahora ha cambiado también la dinámica. La decisión de la Corte Suprema de Justicia ha acelerado el proceso y eso habrá que reconocerlo para la Historia, porque todo esto que está ocurriendo en Venezuela, hora tras hora, compatriotas, día tras día, está quedando grabado para las páginas de la Historia. Cuando los nietos de nuestros hijos estudien la Historia de Venezuela tendrán que detenerse, sin duda, en estos años finales del siglo XX, en estas sesiones del Congreso, en ese juramento, en las elecciones
16

DISCURSOS PRESIDENCIALES

que pasaron, en la decisión de la Corte Suprema de Justicia, en la posición que cada quién asuma. Es momento grande, es un momento estelar el que estamos viviendo, no es un momento cualquiera, es importante que lo digamos, porque es muy importante aún más que todos tomemos conciencia de lo esplendoroso que estamos viviendo en esta patria de Bolívar, para que hagamos honor a nuestro barro, a nuestro espíritu, a nuestra herencia; nosotros somos uno de los pueblos libertarios del mundo, nosotros somos un pueblo de creadores, de poetas, de luchadores, de guerreros, de trabajadores, ahí está la historia que lo diga, hagamos honor a eso, hagamos honor al espíritu de nuestros aborígenes, de nuestros libertadores, de nuestras mujeres, de nuestra juventud en La Victoria, todo eso lo tenemos nosotros en las venas y en el barro con que fuimos hecho, demostrémoslo, es el momento de demostrarlo. Entonces la decisión de la Corte Suprema de Justicia ahí quedará para la historia, ya no se oye por ninguna parte, gracias a esa justa, oportuna y sabia decisión de los Magistrados de la Corte, ya no se oye por ninguna parte decir lo que se oía y se leía hace apenas dos semanas atrás: que llamar a referéndum era violatorio de no sé cual ley, que aquello era violar la Constitución Nacional en su artículo tal, todo un leguleyerismo, cuando no es tiempo leguleyerismo, es tiempo de historia y es tiempo de grandes decisiones políticas. Ahora después de esa decisión, se apagaron esas voces y también se apagaron las voces de quienes amenazaban, ya a mi me tenían amenazado algunos sectores políticos que me hacían llegar como para disuadirme, yo les confieso con toda la humildad que pueda tener, que como yo ya he pasado por tantas cosas, no soy disuadible, no le tengo miedo sino a Dios, porque ni a la muerte, lo repito, creo que la muerte no existe, es una mentira como era la mentira del “silbón de la sabana” o de “la sayona” que salía por la esquina del Caña de Raya en el Río Boconó, eso no existe. Estaban preparando ya una acción contra el Presidente Chávez para destituirlo, Presidente de Colombia Andres Pastrana; lo conversé con usted, lo conversé con el Ex-Presidente César Gaviria que también vivieron en Colombia un proceso constituyente parecido, y la decisión de la Corte de Colombia fue tal cual a la de Venezuela ahora, sentando cátedra. Pero ya se estaban preparando jugadas para inhabilitar
17

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

entonces al Presidente Chávez por haber violado la Constitución si convocaba a referéndum. Todo eso se quedó atrás gracias a Dios, gracias al proceso mismo, gracias a la Corte Suprema y gracias al pueblo; en menos de una semana dirigentes políticos y sociales recogieron más de millón y medio de firmas en las calles. ¿Quién puede oponerse a eso, si esa es la voluntad del pueblo, si es la voluntad del soberano? Ahora, en los últimos días hemos observado entonces el debate de que el Congreso puede llamar a referéndum. Ciertamente y yo lo decía en la campaña electoral, ojalá que el Congreso llame a referéndum decía yo; ojalá que el Congreso tome la batuta. Claro que hubiese sido mucho mejor que en la campaña electoral hubiésemos discutido el tema. ¿Cuánto hubiésemos avanzado hasta esta hora, hasta este día si en vez de satanizar la constituyente y la propuesta constituyente nos hubiésemos dado todos los candidatos de aquella hora, los partidos, el Congreso mismo, las instituciones a discutir lo que es una constituyente?; pero no, la idea fue satanizarla y evitar el debate, desviar el debate. Se perdió un tiempo, ahora no podemos perder tiempo, el proceso se ha acelerado gracias a la decisión de la Corte y gracias a también al clamor de un pueblo. Yo como he estado oyendo y discutiendo, oyendo posiciones aquí en el Congreso o de sectores que están en el Congreso, y también en la calle, y como se ha creado entonces ahora, sin que esto quiera decir que ese sea el ánimo de algunos sectores del Congreso, pero en la calle se ha venido formando como una matriz de opinión acerca de una especie de rivalidad a ver quién convoca primero al referendum, y es lo que anda en las calles y como la gente dondequiera que voy me dice: “Chávez no te dejes quitar la bandera”, “Chávez no te descuides porque en el Congreso pueden manipular el referendum y hacerlo a su justa medida y necesidad para tratar de detener el proceso”; “Chávez creemos en ti”. Pues yo como estoy comprometido con un pueblo, he decidido adelantar la firma del Decreto convocando al referendum; no voy a esperar el 15 de febrero como había dicho. No, ese es un clamor que anda por las calles, es un clamor del pueblo. Así dentro de pocos minutos en el Palacio de Gobierno de Caracas, de Miraflores, juramentaré al próximo Gabinete e inmediatamente convocaré al primer Consejo de Ministros Extraordinario.
18

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Hoy mismo, antes de salir de Palacio, al encuentro popular en Los Próceres firmaré el decreto presidencial llamando a Referéndum al pueblo venezolano, de tal manera, que no es un compromiso sencillamente, es un mandato de un pueblo. Yo estoy aquí para ser instrumento de un colectivo, por eso señores del Congreso, señor presidente del Congreso, señor presidente de la Cámara de Diputados, honorables senadores y diputados, yo creo que les estoy quitando un poco de trabajo y de angustias y de carreras y de sinsabores. El referéndum va, y hoy mismo tendré el gusto de entregarle al señor presidente del Consejo Nacional Electoral una carta solicitándole sus acciones para preparar el referéndum en el plazo que la Ley indica, que es entre 60 y 90 días. Y ya he dado instrucciones al próximo ministro de la Defensa, para que a partir de hoy el general de división Raúl Salazar y al próximo jefe del Comando Unificado de las Fuerzas Armadas Nacionales, el general Marín Gómez, vayan preparando un Plan República igual, para hacer un referéndum amplio, donde todos tengan participación, no habrá exclusiones. No creamos en nosotros mismos, creamos en nuestro pueblo, seamos verdaderos demócratas. Vamos todos, “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa” y ya basta. Ahora, de forma tal que el Congreso, mi sugerencia, porque vuelvo a tomar la frase de Bolívar “no es que haya dos Congresos”. No, no quiero ni obstaculizar ni interferir las deliberaciones y la libertad del poder Legislativo. Cumplan ustedes, legisladores, con su responsabilidad, tal cual. Háganlo, el país clama, pero eso sí, traten de oír siempre el clamor del pueblo, no se encierren aquí a oirse ustedes mismos y a dar grandes discursos, discutan lo necesario. Dentro de varias horas, mi gobierno introducirá aquí en el Congreso la solicitud de una Ley Habilitante, una Ley Habilitante para enfrentar en el corto plazo, porque el pueblo no puede esperar la Constituyente y esa es una verdad absoluta, la Constituyente no es una panacea, nunca la planteamos así. Tiene un objetivo fundamental como es la transformación de las bases del estado y la creación de una nueva República, la refundación de la República, la relegitimación de la democracia. Ese es el objetivo fundamental de la Asamblea Constituyente, es político, es macropolítico pero no es económico ni es social en lo inmediato y el gobierno que yo hoy comenzaré a dirigir y he comenzado ya, tiene que enfrentar una
19

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

situación heredada, terrible, un déficit de casi nueve puntos del Producto Interno Bruto. Solamente para el gasto de Caja, solamente para el pago para que no se apague la luz y la gente no se vaya, hacen falta para el primer trimestre del año, casi Bs. 800.000 millones, solamente para eso, solamente para el pago, para no irnos de aquí, pues. Además de eso, tenemos un desempleo - las cifras oficiales hablan del 11-12%, pero hay otras cifras por allí que apuntan al 20%- un subempleo rondando el 50% de la fuerza económicamente activa, casi un millón de niños en estado de sobrevivencia, casi un millón de niños, como mi hija Rosinés, de un año y cuatro meses, en estado de sobrevivencia, 27, casi 28 por 1.000 nacidos vivos es la mortalidad infantil de Venezuela, de las más altas de todo el Continente. La incidencia de la mortalidad infantil o la incidencia de la desnutrición en la mortalidad infantil está llegando al 15% de niños que mueren y la causa de su muerte: desnutrición. No podemos esperar Constituyente para eso. La vivienda, hay un millón y medio casi de déficit de viviendas en toda Venezuela. Más del 50% de los niños y esto es lo más salvaje, porque no tengo otra palabra, ustedes me perdonan, ¡Salvaje!, así llama el Papa Juan Pablo II Su Santidad al neoliberalismo y yo lo llamo así también, permítame Su Majestad llamarlo así, es salvaje saber que en un país como el nuestro, más de la mitad de los niños en edad preescolar no están yendo al preescolar; es salvaje saber que sólo uno de cada cinco niños que entran a la escuela preescolar, sólo uno de cada cinco termina la escuela básica, eso es salvaje porque ese es el futuro del país. Un viejo proverbio chino dice: “si estás pensando en el corto plazo, anda a pescar; si estás pensando en el mediano plazo, siembra un árbol y si estás pensando en el largo plazo, educa un niño”. Nosotros no podemos permitir que ese salvajismo siga ocurriendo aquí en nuestras narices. ¡Por Dios! 45% de los jóvenes adolescentes, no están en la escuela secundaria, andan sobreviviendo por allí y muchos de ellos, en la delincuencia para sobrevivir, porque el hombre no es malo por naturaleza, nosotros somos hijos de Dios, no somos hijos del diablo. Esa situación yo la estoy recibiendo aquí, aquí la tengo en mis manos y es la acumulación de todas esas crisis a la que me he referido hace varios minutos atrás.
20

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Me decía un grupo de amigos hace unas noches atrás, que es como que a uno le entreguen en sus manos una bomba de tiempo: tic tac, tic tac, tic tac, y uno se ofrece a desarmarla, a desmontarla, hay un gran riesgo que la bomba te estalle en la cara, la bomba social venezolana está latiendo, compatriotas, por eso creo que el Congreso en vez de estar debatiendo lo que ya está debatido hace meses atrás, ese debate ya pasó, en vez de estar debatiendo ahora cómo hacer un referendum, no, acepten la verdad, el pueblo venezolano en un 60% casi de los que fueron a votar, eligió al presidente Hugo Chávez para que él cumpla lo que dijo: convoque a un referendum para la Constituyente, esa es la verdad, aceptenlo señores, no duden eso, esa es una verdad como el sol que está allá arriba. Mi sugerencia al Congreso, dedíquense a estudiar la posibilidad de darle al gobierno que hoy comienza, una Ley Habilitante, dirigida especialmente a la materia económica, porque en lo económico es urgente solucionar el déficit que ustedes lo saben y para ello nosotros necesitamos una profunda reforma fiscal, que ya se ha anunciado en algunos escenarios de manera fragmentaria, la Ministra de Hacienda, Maritza Izaguirre, ha estado explicando de alguna manera a los venezolanos las medidas que en ese orden fiscal estamos ya preparando, la reducción del impuesto al consumo suntuario y ventas al mayor, por ejemplo, que es de los más altos en el continente, pero su transformación en un Impuesto al Valor Agregado y la ampliación de la base de recaudación es algo urgente; según nuestros cálculos, ahí pudiéramos recabar o incrementar la recaudación casi en un punto del Producto Interno Bruto, para ir haciendo manejable ese inmenso hueco fiscal que estamos heredando. Por otra parte, es necesario que hagamos reformas -así lo creemos necesario- al Impuesto Sobre la Renta para adelantar los pagos de las personas jurídicas y no esperar hasta el fin de año, sino que se vayan cancelando los pagos a medida que vayan pasando los meses. Igualmente, tenemos listo el esquema para volver a aplicar de manera temporal el Impuesto al Débito Bancario, con ellos según nuestros cálculos, podemos recabar un 1,5% aproximadamente del Producto Interno Bruto para reducir el déficit fiscal en este primer año de gobierno, al menos a la mitad. Pero por otra parte, hemos ido por el mundo y hemos conseguido, así lo he dicho, comprensión y esperamos seguirla consiguiendo, desde su Majestad
21

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

el Rey Juan Carlos de Borbón hasta el Primer Ministro Canadiense Jean Chretien; desde el Presidente del Gobierno Español Don José María Aznar; hasta el Presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton; el Presidente o Director Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional, el señor Michel Camdessus, pasando por el Director del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo, del Club de París, con todos ellos hemos estado hablando en estos últimos 40 días; nosotros no hemos descansado y ustedes lo saben, buscando, viajando, hablando, tratando de convencer, primero: que yo no soy el diablo, porque por la campaña salvaje que me hicieron mucha gente por allá en esas tierras frías llegaron a pensar que de verdad Hugo Chávez casi que era el diablo; y segundo, explicando nuestra verdad. La deuda externa nosotros queremos pagarla, sencillamente no podemos pagarla según la manera como se ha diseñado y como yo estoy recibiendo, con un perfil de deuda que se lleva una tajada grandísima del Presupuesto Nacional, más del 30%, que es la acumulación de intereses y capital. Así que tenemos la esperanza firme y así lo digo al mundo, y vamos a seguir trabajando con mucha intensidad ahora mucho más que antes, para lograr en el más corto plazo posible un refinanciamiento de nuestra deuda externa, de forma tal que podamos este mismo año 99, reducir al menos en 2 puntos, 1.5 ó 2 puntos el peso terrible de la deuda sobre el golpeado presupuesto venezolano. Algunos de estos puntos que he mencionado, medidas en el orden económico del corto plazo, en el orden interno, nosotros creemos que es necesario que el Congreso discuta y decida acerca de una Ley Habilitante como ha ocurrido en ocasiones anteriores. Igual es urgente para nosotros, y esa es la otra dirección estratégica para transformar el modelo económico en el corto, en el mediano y en el largo plazo, es necesario -porque de esto se ha hablado mucho en Venezuela, pero no se ha hecho casi nada- diversificar la economía, impulsar el aparato productivo. Para ello, también en estos viajes que hicimos a Sur América, a Norteamérica, a Europa y al Caribe, hemos llamando a los inversionistas del mundo entero. Nosotros somos gente seria, el gobierno que yo empiezo a dirigir hoy es un gobierno serio que respetará los acuerdos que se firmen y las inversiones internacionales que vengan aquí de cualquier parte del
22

DISCURSOS PRESIDENCIALES

mundo, especialmente dirigidas al sector productivo, que genere empleo, valor agregado a la producción, tecnología propia para impulsar el desarrollo del país. No podemos seguir dependiendo únicamente de esa variable exógena que es el precio del barril de petróleo, que se vino abajo como todos sabemos, y todas las perspectivas indican que va a seguir allí entre ocho y nueve, si acaso tocando algún día el diez durante a lo mejor, no un año, sino dos o tres años. Acostumbrémonos a eso, porque eso también nos obliga. Al respecto, los equipos de transición y los equipos del proyecto de gobierno y de desarrollo que hemos venido formando hace varios años, pues hemos decidido impulsar y arrancar con inversión privada. Y también le hacemos un llamado a los inversionistas nacionales con los que hemos tenido fecundas, amplias y diversas conversaciones aclarando, explicando, preguntándoles también; recibiendo sus opiniones a la inversión privada nacional. Le hago un llamado a todos los venezolanos que tienen capitales en el exterior. ¡Piénsenlo! El país necesita capitales. ¡Vengan aquí! Claro, me refiero a los capitales bien habidos. Los otros difícilmente vendrán, a menos que de verdad hagan un mea culpa. Ojalá lo hagan, también los llamo: Vengan, entreguen lo que se llevaron y asuman su responsabilidad. Yo creo que tengo algo de moral para pedirlo. Yo un día hice algo, entregué lo que me llevé: mi fusil, y aquí estoy. “Asumo mi responsabilidad, hagan conmigo lo que quieran”. Cada quien asuma su responsabilidad. Necesitamos un proceso económico urgente de acumulación de capital nacional, estamos descapitalizados, señores. Honorables dignatarios del mundo, del continente, de Europa, del Asia, del Caribe, de dondequiera que hayan venido, este es un mensaje a los inversionistas como se los he dado en Santo Domingo, en La Habana, en Buenos Aires, no he ido aún por la Cordillera de los Andes, pero pronto iré a Guyana, a Centroamérica, a Colombia, a Madrid, a París, Islas Canarias, al Perú espero ir pronto, igual a Nicaragua, a todos los inversionistas, los petroleros en Canadá. Me sentí muy complacido después de una reunión en Canadá con empresarios del gas y del petróleo. Se vinieron a Venezuela y están haciendo planes para invertir en gas, en petroquímica, en turismo.
23

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

En Europa se están preparando varias misiones, en España, en Francia y en Alemania. Hemos tratado de motivarlos, de llamarlos, de atraerlos. Venezuela puede ser un emporio gigantesco de riqueza, ya lo es, pero en potencia. Vamos todos a desarrollar. El proyecto nuestro no es un proyecto estatista, tampoco es extremo al neoliberalismo. No, estamos buscando un punto intermedio, tanto Estado como sea necesario y tanto mercado como sea posible. La mano invisible del mercado y la mano visible del Estado, como dijo el Presidente de Ecuador Jamil Mahuad cuando asumió su digno cargo allá en la hermana República del Ecuador. Bienvenidos todos a la inversión, al impulso de un proyecto. Nosotros, algunos elementos de ese proyecto vamos a declarar y lo declaro e invito a todos a que lo hagamos, de sentimiento y acción: la agricultura es un sector estratégico para el país y debe ser ese criterio llevado a rango constitucional, así lo aspiramos de la Asamblea Constituyente que se elegirá en los próximos meses. Por ahora, hemos seleccionado para el corto y mediano plazo, cuatro proyectos bandera en agricultura: un proyecto arrocero -Venezuela tiene un potencial gigantesco para el arroz- un proyecto de palma africana, sería otro de los grandes proyectos donde hay muchos estudios al respecto, ha faltado voluntad, capital, tecnología, para hacerlo; nosotros queremos reunir todo eso e inyectarlo a los proyectos de desarrollo nacional. Un proyecto de caña de azúcar y un proyecto pesquero, al menos esos cuatro proyectos bandera, según los estudios de nuestros técnicos, indican que allí tenemos inmensas ventajas comparativas y que pueden ser competitivas para el desarrollo, para crear empleo. ¿Cómo puede ser que se estén muriendo de hambre los muchachitos de Apure a la orilla del inmenso Apure, del inmenso Arauca o los muchachitos de oriente al lado del Orinoco o los de Guayana? ¿Y los pueblos de la costa? Con tanta riqueza pesquera, tanta riqueza marítima, igual la gente de los campos, tenemos que volver a los campos, pero de verdad. Yo, que campesino también soy y así fui y así me crié y me formé, estaré al frente de esos proyectos, hasta donde el tiempo y la fuerza me lo permitan, pero ustedes, más que decirlo, Dios mediante, ustedes lo van a ver. Yo seré un soldado, el primero de la batalla, trataré de estar en todas partes, hablando con el campesino, con el obrero, con el Gobernador, con
24

DISCURSOS PRESIDENCIALES

el Alcalde, con el empresario, con el político, con el soldado, con el Comandante, con el General, con todos, para darnos la mano y que esos proyectos, cuando tenga que entregar el gobierno dentro de cinco o diez años, no sé cuántos, o uno o dos, nadie sabe cuántos, uno o diez, yo no quiero venir aquí a leer o a decirles “hice hasta dónde pude pero el país está hundido”, yo incluso prefiero, de verdad se los digo, entregar el gobierno que es lo que menos importa, créanmelo, a los dos años, al primer año, si ese año, si esos seis meses o si esos dos años sirvieron para dejar atrás el pasado y hundirlo y que de verdad prenda un nuevo motor nacional. “París bien vale una misa”, de verdad que lo menos que me importa es mi destino personal. Lo importante es que arranquemos un nuevo motor nacional, un nuevo proyecto de largo plazo, como el navegante que va y no ve el puerto pero cada milla, cada kilómetro que navega sabe que va en dirección correcta porque tiene una brújula y un mapa para navegar, necesitamos un mapa nacional, necesitamos una brújula, necesitamos un timonel, aquí estoy yo, pretendo ser timonel por un tiempo, pido ayuda a todos, pido ayuda a todos porque todos vamos en el barco y lo más terrible es que con nosotros van nuestros hijos y nuestros nietos, tenemos que echar el barco adelante, es una responsabilidad y después que otros se encarguen de navegarlo. Ahora, dentro de esa concepción social yo ante Venezuela y el mundo y siendo intérprete como quiero ser siempre del sentir del pueblo venezolano que está en su inmensa mayoría viviendo por debajo de un umbral humanitario, interpretando esa realidad, yo como haría un capitán de un barco o de un avión que vaya en emergencia, declaro al mundo que Venezuela está en emergencia social. Nosotros tenemos que enfrentar la emergencia social, pero no para restringir o eliminar garantías. ¿Quién va a eliminar garantías en Venezuela si ya todas están eliminadas? ¿Cómo vamos a suspender lo que ya está suspendido? ¿Qué garantías más le vamos a quitar a nuestros pueblos? No, y fíjense que, en mi criterio, esa es una de las desviaciones de la Constitución moribunda del Pacto de Punto Fijo; esa Constitución prevée la emergencia con toda formalidad, yo no me agarro de esa formalidad, yo me agarro de una realidad en este caso. La Constitución dice que se podrá decretar la emergencia nacional y en base a ella, suspender garantías, es una visión nefasta de la emergencia,
25

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

es una visión unilateral represiva prevista en las leyes. Así como a los pueblos de la frontera le suspendieron las garantías constitucionales dada la situación difícil en la frontera con la República de Colombia y aprovecho para hacer un reconocimiento pero muy especial, de corazón, a su Presidente, el doctor Andrés Pastrana, quien a pesar del dolor del pueblo colombiano por la tragedia de hace unos días, aquí está con nosotros. Hermano mi abrazo y nuestro abrazo para ti y para tu pueblo, somos amigos de Colombia, porque Colombia es tierra bolivariana, nuestro pesar, nuestro dolor, nuestro apoyo para tí y para tu pueblo que es también parte de nuestro pueblo, de nuestra esencia. En Colombia tenemos que hacer todo lo posible para que haya paz; yo le he dicho, se lo dije al Presidente Pastrana, lo dije públicamente, lo conversamos en La Habana con el Presidente Fidel Castro. Yo estoy dispuesto Andrés, permíteme llamarte así como en privado lo hacemos, a ir donde haya que ir y a hablar con quien haya que hablar para tratar de aportar un granito de arena que bien puede ahorrar una gotita de sangre, en ese pueblo tan querido como es el pueblo de Colombia. E igualmente el saludo que le he dado a nombre del pueblo bolivariano de Venezuela al Presidente Colombiano, pues a todos y cada uno de ustedes. Tenemos que reconocer el esfuerzo que ustedes han hecho porque las tragedias son muy parecidas, el terremoto de Colombia doloroso, igual terremoto doloroso también financiero está pasando nuestro hermano pueblo del Brasil, causa por la cual el Presidente Fernando Henrique Cardoso no pudo venir aquí hoy. Igual a todos ustedes Nicaragua, de todos ustedes de todos estos pueblos y países aquí representados por sus Presidentes, sus Jefes de Gobierno, o Primeros Ministros; la Presidenta Guyanesa Janeth Jagan, nuestro afecto a sus luchas, a su esfuerzo, a sus dificultades. A todos, el Presidente Banzer, nuestro amigo, todos amigos; el Presidente Dominicano Leonel Fernández, el Presidente Cubano, ratifico mi amistad y nuestra solidaridad con el pueblo hermano de Cuba. El Papa Su Santidad Juan Pablo II bien lo dijo, Cuba es parte de este mundo, Cuba es un pueblo hermano, es un pueblo bolivariano. Así que igual que a todos, vaya mi abrazo y mi afecto al pueblo cubano, al pueblo de José Martí, y a todos los pueblos y naciones.
26

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Volviendo a la emergencia social que proclamo como Presidente de Venezuela, esa emergencia social hermanos no es para suspender más garantías. Es para tomar acciones de emergencia para restituir las garantías, y sería una de mis sugerencias a la nueva Constitución o a la Constituyente que dentro de pocos meses yo creo que este escenario sería muy bueno para que la Constituyente trabaje, si ustedes lo permiten señores del Congreso. Sería el más adecuado creo yo; también ustedes pueden, como algunos lo han dicho, renunciar para ir al proceso constituyente; pero donde sea, dondequiera que se reúna la Asamblea Constituyente, yo creo que eso es algo que se debe discutir allí. Una emergencia para restituir garantías, no toda emergencia puede ser vista para suspender garantías constitucionales. En ese orden de ideas, para dar una señal de arranque inmediato en lo social no podemos esperar ni una hora, no hay sábado ni domingo para los que estamos en emergencia y tenemos tan gran responsabilidad, tan gigantesca responsabilidad, con tantos millones de seres humanos que en este mismo instante cuando estamos nosotros aquí, no tienen qué comer o no tienen escuela para ir o no tienen un parque para jugar o no tienen un techo para dormir en paz. Decía José Martí, el grande, cuando hablaba de los seres honrados “para ser honrado no basta sentir o decir que no se le hace daño a nadie”. No, eso no basta, para ser honrado de verdad un hombre, una mujer, un ser humano, si sabe que alguien está sufriendo cerca de él, tiene que hacer todo lo que él pueda para evitarle ese sufrimiento a ese ser humano, es la única forma de ser honrado, es más de ser cristiano pues porque la primera Ley de Dios dice así “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Yo a veces me he atrevido a decir un juicio que yo recomendaría a esa primera Ley de Dios, que Dios me perdone: en este momento en emergencia nosotros los católicos y cristianos deberíamos decir más bien: “ama a tu prójimo más que a ti mismo”. Así que para dar señales al respecto, está comenzando hoy una verdadera guerra contra esos males sociales, una verdadera batalla. Yo he dado instrucciones al nuevo ministro de Defensa a partir de hoy, el general Raúl Salazar; a los nuevos comandantes de fuerza, a mis hermanos de las Fuerzas Armadas, a quienes saludo y a quienes, incluso, pedí perdón por allá en nuestros espacios militares, y lo hago ahora delante de la nación:
27

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

perdón por los dolores causados, perdón por tantos años juntos. Gracias a Dios y al pueblo de Venezuela que estamos juntos de nuevo, hemos regresado de nuevo con la frente en alto pero ahora yo regreso como Comandante en Jefe, y yo aprendí de algunos de los que están aquí a ser comandante, y creo que lo fui medianamente, y un verdadero comandante tiene que estar allí en el sentir de su gente, un verdadero comandante tiene que estar pendiente de cumplir con una misión y del bienestar de su gente, de sus comandados. Yo aspiro ser ahora mucho mejor comandante que antes. Espero que estos 7 años que han transcurrido desde que dejé el comando de mi batallón de paracaidistas, me hayan enseñado, me hayan dado más recursos, me hayan dado más vigor para ser mejor que antes. Pero ahora vengo como Comandante en Jefe no a comandar paracaidistas, me honró comandarlos. Ahora vengo como Comandante en Jefe a impulsar un proceso de incorporación de los hombres y mujeres de uniforme de Venezuela a este proceso de emergencia y de recuperación social. Por lo tanto, he dado instrucciones para que pasado mañana cuatro de febrero haremos el desfile de la unidad, el desfile del futuro. No es como algunos han dicho por allí, para hacer banderas a la rebelión armada. No, eso no es, eso quedó atrás, es para volver juntos, es un desfile hacia el futuro y ese mismo día, yo voy a activar de nuevo los Batallones de Paracaidistas que deben seguir llevando los nombres que siempre llevaron de Antonio Nicolás Briceño y José Leonardo Chirinos, pero además de eso, vamos a ordenar la activación de una Brigada Especial este mismo mes de febrero, una Brigada Especial para el desarrollo, porque el desarrollo es parte de la defensa. Nuestros hermanos de Armas no pueden estar encerrados en cuarteles y en bases navales y en bases aéreas con la gran capacidad, con el gran activo humano, con la gran cantidad de recursos que están allí como desactivados, como si fuera otro mundo, separados de una realidad pasmosa, una realidad cruenta que clama por inyección de recurso, de moral y de disciplina. Le decía al General Salazar hace unas noches que me consiguiera una lista de todos los militares activos que son ingenieros. La lista nos sorprendió tanto a él como a mí: centenares de Oficiales activos que son ingenieros y desde ingenieros nucleares, hay varios en las Fuerzas Armadas, hasta ingenieros civiles, electrónicos, eléctricos, de las diversas ramas.
28

DISCURSOS PRESIDENCIALES

No es que estando en un cuartel todo el día no signifique algo indigno, no, comandar un pelotón, comandar un batallón es algo digno para un Oficial, para eso nos formamos, pero un Teniente Coronel que sea, al mismo tiempo, ingeniero nuclear, en este momento un Coronel o un Capitán que sea experto en producción agrícola, especializado en los búfalos, por ejemplo, que haya tenido cursos en el exterior durante años, o un sargento que sea experto en telecomunicaciones en este momento crítico para el país, yo creo y esa es la orientación, como Comandante en Jefe, que sin abandonar, por supuesto, las funciones básicas del militar, se incorporen buena parte de ellos, a proyectos de desarrollo a través de Unidades Especializadas. En Barinas funcionará, dentro de poco tiempo, una Brigada Especial donde habrá un cuerpo de Ingenieros Militares y donde podrán incorporarse para el servicio voluntario, los venezolanos que quieran, donde podrán incorporarse hombres y mujeres de las diversas ramas técnicas, habrá un cuerpo de ingenieros. Poco hacemos con un lote de maquinarias de ingeniería aquí en Caracas, dí la orden que el 12 de Febrero, que habrá desfile en La Victoria de nuevo, ese día debe salir una columna, no de tanques, más nunca debe salir ninguna columna de tanques, una columna de maquinarias de trabajo manejada por soldados rumbo a los campos y los pueblos de Venezuela, el Día de la Juventud y eso comienzo haciéndolo. Igual formaremos batallones agrícolas y batallones de sanidad para atender no un día y volver a los seis meses, para abrir operaciones de guerra contra la miseria, contra la desnutrición, contra la desmoralización de un pueblo, ahora los militares solos no llegarían muy lejos, yo invoco el espíritu nacional, invoco el alma nacional, invoco la buena voluntad de todos, la Iglesia Católica, ¡Vamos! los curas, los obispos por los caminos, ¡Vámonos! los caminos del pueblo que son los caminos de Dios, la Iglesia Evangélica, los empresarios, la juventud, los estudiantes de medicina, ¡Vamos! un estudiante del último año de medicina ya está capacitado para librar la guerra contra las enfermedades que están acabando con nuestros pueblos, los estudiantes universitarios. ¡Vamos a levantar las banderas de la lucha, vamos a salir del aula de clase y vamos a la lucha social! No podemos esperar a tener un título o a ver quien me da un empleo, busquemos empleo y busquemos trabajo, ese es el sentido
29

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

venezolano, ese es el sentido compatriotas, de este pueblo bolivariano, de esa emergencia social a la que me refiero. Igual pido a todas las fuerzas del país, los gobernadores, los alcaldes, las Asambleas Legislativas, los representantes de las diversas regiones ¡Vamos por los pueblos! que ese país recupere credibilidad en nosotros, yo les repito, seré el primer soldado a tiempo completo de esa batalla, batalla que estoy seguro vamos a ganar contra el atraso, contra la miseria, contra el hambre y dentro de esa misma visión estaremos impulsando más allá de Venezuela en el orden macropolítico la Constituyente, en el orden económico un proceso de desarrollo y dinamización de la producción nacional y un proyecto de estabilización macroeconómica, algunas de cuyas medidas ya el país conoce de afianciamiento sólido de una disciplina fiscal a la par de eso un proyecto internacional. El tratamiento prioritario y urgente de nuestra política exterior estará orientada en primera instancia hacia la fachada caribeña, hacia la fachada andina y hacia la fachada amazónica, es el viejo sueño de Bolívar, Martí, Sandino, O’Higgins y de Artigas, es la unión de todos, la unión en lo interno de cada país, la consolidación de todos nosotros uno a uno, pero al mismo tiempo la consolidación de un gran bloque de fuerza en esta parte del mundo, gracias a Dios y a la historia ya el mundo del siglo XXI no será bipolar ni unipolar será multipolar y así como la Europa unida da ejemplo al mundo, demos ejemplo nosotros también al mundo, marchemos hacia un proceso unitario y es mi llamado y es mi pregón y será así por los pueblos y los países y los amigos y hermanos a quienes visite y a quienes conozca. Las negociaciones entre la Comunidad Andina y el Mercosur deben continuar, nosotros abogamos porque continúen, porque se aceleren, pero hay que pisar el acelerador y dentro de ese mecanismo de unidad nuestro gobierno se ha planteado también la posibilidad de hacer algún acuerdo de libre comercio con el Mercosur, como lo hizo Chile y Bolivia; pero con el sólo interés de acelerar los procesos de unión del subcontinente, igual con Centroamérica, igual con el Caribe. Yo seré un pregonero y un acelerador, hasta donde pueda, de los procesos de integración. Lo decía el Senador Luis Alfonso Dávila en sus palabras: es el sueño del Congreso
30

DISCURSOS PRESIDENCIALES

de Panamá, de esa Panamá que Bolívar veía como los griegos veían al Istmo de Corinto: “el Istmo de Panamá para nosotros es como el Corinto para los griegos”. Es momento de retomar aquello, es momento de retomar el sueño de unión entre nosotros, de plantearnos una moneda para la América Latina y el Caribe para la próxima década y busquemos y luchemos por ella; de plantearnos una confederación de naciones de esta parte del mundo, de plantearnos una unidad que vaya mucho más allá del intercambio comercial, porque algunos pareciera que tienden o tendemos a quedarnos a veces en el ese visor nada más del intercambio comercial. La unidad es mucho más allá, mucho más completa, mucho más profunda, es la unidad de lo que estuvo unido una vez. Así que termino este mensaje de hoy ante el pueblo venezolano, ante ustedes termino por ahora, invocando lo mismo que invoqué al comienzo, porque cuando uno habla de unidad latinoamericana y caribeña, de relaciones con el mundo de proyectos sociales, cuando uno habla de proyectos económicos humanistas, de proyectos políticos estables, sencillamente estamos nosotros aquí en esta Venezuela caribeña, amazónica, andina y universal, estamos retomando el sueño bolivariano, estamos retomando el auténtico bolivarianismo, y así lo decía Bolívar “para formar un gobierno estable, es necesario que fundamos el espíritu nacional en un todo, el alma nacional en un todo, el espíritu y el cuerpo de las leyes en un todo”. Unidad, unidad, esa tiene que ser nuestra divisa. Que Dios nos acompañe, no solamente al Presidente Chávez sino que Dios acompañe a todo el pueblo de Venezuela en este momento estelar que estamos viviendo, en este momento de resurrección. Un abrazo para todos y muchas gracias por su atención. Un abrazo solidario, un abrazo bolivariano. Y vamos pues por los caminos, vacilar es perdernos. Señoras y señores.

31

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHAVEZ FRIAS, CON MOTIVO DEL ACTO ANTE EL PUEBLO DE CARACAS DESPUES DE LA TOMA DE POSESION
Paseo Los Próceres - Caracas 2 de febrero de 1999

Como dice el libro sagrado del Eclesiastés “todo lo que va a ocurrir debajo del sol, tiene su hora”. Hoy, 2 de febrero de 1999 ¡Llegó la hora de la resurrección de la Patria de Simón Bolívar!. Constituyente habrá en Venezuela y nadie podrá evitarlo, porque esa es la voluntad del pueblo soberano de Venezuela. Hoy en horas del mediodía en el Palacio de Gobierno de Miraflores tuve el honor de conducir, de realizar el Primer Consejo de Ministros del Gobierno Bolivariano que hoy comenzó en esta Venezuela de fines de siglo, y en ese primer acto de gobierno, en este primer Consejo de Ministros he firmado, el Decreto Presidencial llamando al pueblo a que se pronuncie si quiero o no quiere la Asamblea Constituyente. Sabido es por todos, en esta tierra bolivariana, que en Venezuela desde hace tiempo ya entró en marcha, se puso en marcha un proceso revolucionario que lleva en sus entrañas el mismo signo aquel con el comenzó la gesta de Independencia por allá en 1810, en esta misma Caracas, en este valle de los indios Caracas. Por eso, compatriotas, he querido, a pesar de lo ajetreado de la agenda del día, a pesar de los actos oficiales del día de hoy en el Congreso Nacional esta mañana; casi a mediodía, en el Palacio de Miraflores, donde juramenté los ministros del Gabinete y firmé el Decreto del Referéndum; y luego en el Panteón Nacional donde le rendimos tributo al Padre infinito de Venezuela, al genio de América, al alfarero de Repúblicas, Simón Bolívar; y luego en la transmisión de mando del Ministro de la Defensa de donde vengo en estos momentos; a pesar del día abarrotado de actividades, repleta Caracas de ilustres visitantes, presidentes de países amigos y hermanos, Primeros Ministros, Jefes de Gobiernos, misiones diplomáticas de todo el Continente y más allá del Atlántico, de otros continentes también.
33

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

A pesar de todo eso, quisimos venir aquí, a este hermoso y majestuoso patio de honor de nuestra Academia Militar; quisimos venir aquí en este día memorable de la Patria, para rendirle tributos desde esta tribuna, al verdadero dueño de este proceso, al verdadero grandísimo héroe de este tiempo, quien no es otro que el pueblo noble y heroico de Venezuela, queridos amigos, y especialmente a los Jefes de Estado aquí presentes con nosotros, Presidentes, Primeros Ministros, comenzando por el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, el Presidente de Cuba, que están aquí con nosotros y para quienes pido un reconocimiento de todo este pueblo de Bolívar; un reconocimiento que viene del alma y que va al alma de estos hombres y mujeres que aquí están con nosotros en este momento memorable de nuestra historia, 1.000 gracias por estar con nosotros. Han venido de lejos con su mensaje de afecto, con el mensaje de sus pueblos hermanos y nosotros lo menos que podemos hacer es regalarles nuestro corazón y enviarles nuestro afecto profundo, a través de ellos, a sus pueblos que luchan también, igual que el pueblo venezolano por su dignidad, por su libertad y por su reivindicación. En esta noche de Caracas, con este viento que viene del Avila y en este sitio tan especial para nosotros y particularmente para mí, porque como ustedes saben compatriotas, fue en este mismo patio hace ya casi 28 años que yo recibí el sable de mando de Subteniente del Ejército, después de haber pasado cuatro años de formación aquí, en esta hermosa, en esta Academia Militar, en esta, como la llamamos “La Casa de los Sueños Azules”. Así que, por múltiples y diversas razones, este patio guarda leyendas, recuerdos, sueños, compromisos, juramentos de patria y por eso, que mejor sitio que este para venir a simbolizar hoy, civiles y militares, hombres, mujeres y niños de esta tierra, el nacimiento del nuevo tiempo venezolano, el nacimiento de la Venezuela nueva, el nacimiento de la Venezuela libre, de la Venezuela Bolivariana que siempre hemos soñado. Ahora, queridos amigos, debo decirles que hoy comienza para todos nosotros una tarea inmensa; se trata de que con estas manos, con estas mentes, con estos corazones, unidos todos nosotros estamos llamados a salvar a Venezuela de este inmenso e inmundo pantano en que la hundieron 40 años de demagogia y corrupción, 40 años es demasiado para un pueblo, 40 años es demasiado para el pueblo venezolano. Ya basta, ahora yo como líder de la nación que quiero ser verdaderamente, como conductor de
34

DISCURSOS PRESIDENCIALES

este pueblo le hago un llamado a todos ustedes, a todos los que puedan oír este mensaje, los que puedan verme desde sus casas, desde sus sitios de trabajo, desde sus sitios donde aman, donde lloran, donde ríen, donde esperan. Yo les llamo a todos, la tarea es de todos, que nadie se quede ahora rezagado, es el momento de sumar fuerzas de todo tipo para levantar a Venezuela, para reconstruir la Patria y para impulsarla con vigor hacia el próximo siglo que ya tenemos en el horizonte. Y nosotros tenemos como hacerlo, tenemos por supuesto cómo hacerlo, porque resulta que el pueblo venezolano no es un pueblo de cobardes, siempre lo he dicho: el pueblo venezolano no es un pueblo de apáticos, el pueblo venezolano no es un pueblo de corruptos. Nosotros estamos hechos con un barro especial. En este mismo valle cuando habitaban aquí los bisabuelos de los bisabuelos de nuestros bisabuelos, los indios Caracas, los indios Caribes, que cruzaban el mar de las Antillas y que aquí echaron raíces y construyeron una civilización; cuando eso ocurría en este mismo valle, había el orgullo de la raza que nosotros llevamos por dentro. Se oía a lo largo y ancho del Valle de Caracas aquel grito: “Ana Karina rote” “Amucón paparópo itoto nantó”. El grito de los Caribes, el grito de los indios de nuestra raza que supieron defender con coraje y con valentía su dignidad. Y luego, un poco más acá en el tiempo histórico, en este mismo valle se forja una generación que cruzó los mares, los ríos, las montañas, que cruzó las selvas y las llanuras inundadas por el agua de los inviernos para llevar esa misma bandera libertaria desde las costas del Caribe hasta el Alto Perú, hasta el Cerro Condorcunca. Nosotros somos un pueblo de libertadores y ahora tenemos que demostrarlo de nuevo ante la historia y ante el mundo entero. Por eso digo que tenemos cómo cumplir la tarea, tenemos la fuerza que traemos de siglos, tenemos el coraje acumulado de muchos años y ahora yo consciente de esa fuerza que tienen ustedes, que tenemos los venezolanos, convoco a que todos apliquemos con vigor nuestra fuerza para salvar la Patria, para reconstruirla, para que nazca de verdad una democracia amplia y sólida, para que en Venezuela florezcan las luces y la moral. Como decía Simón Bolívar en Angostura: “Moral y Luces son nuestras primeras necesidades”: Moral y Luces son los polos de la República.
35

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Hoy la palabra de Bolívar vuelve a recorrer los campos y las ciudades de Venezuela. Necesitamos Moral, necesitamos Luces, necesitamos unión para poder impulsar el motor de la Venezuela que queremos y para dejársela a nuestros hijos, a nuestros descendientes. Para que ellos no tengan que vivir estos años oscuros que nosotros hemos tenido que vivir; para que no pasen ellos por los dolores que nosotros hemos tenido que pasar, para que haya en esta tierra -como diría Simón Bolívar- libertad, seguridad, felicidad para todos. Para que el pueblo venezolano recupere de verdad su nivel de vida y en ese esfuerzo desde hoy yo comprometo toda mi voluntad, como lo juré hace años: “no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma -juramento bolivariano- hasta que veamos rotas las cadenas de la miseria”. Estamos llamados a hacerlo, mi vida, comprometida está con este esfuerzo. Mi vida, en lo adelante dedicada estará como Presidente de Venezuela, como uno más de la batalla, como primer soldado de esta batalla, dedicada de lleno, todos los días y todas las noches, en la tarea hermosa que ustedes me han asignado. Porque, queridos amigos, yo estoy aquí, con esta banda tricolor en el pecho, y con esta majestad presidencial, no por mí mismo, no; yo soy producto de unas circunstancias; yo apenas soy, diría Bolívar en Angostura, yo estoy empujado por un huracán, hermoso huracán, huracán que construirá una Venezuela nueva, y ese huracán no es otro que el pueblo de Venezuela. Así que yo desde hoy me convierto en instrumento de ustedes, yo apenas soy y cumpliré el mandato que ustedes me han dado. Le pido a Dios que me siga dando cada día más coraje, que me siga dando cada día mayores luces, mayor voluntad, que no me tiemble la mano, que no se me doble el alma para hacer lo que aquí tenemos que hacer, yo cumpliré mi papel. Prepárense ustedes para gobernar, porque la idea de la democracia, precisamente es esa idea según la cual es el pueblo el que gobierna. Lo diría Abraham Lincoln hace muchos años: “La democracia, gobierno del pueblo, gobierno por el pueblo y gobierno para el pueblo”. Yo gobernaré Venezuela siguiendo el mandato del pueblo que es el auténtico y único dueño de la soberanía nacional. Los convoco entonces a todos, porque ciertamente, la degeneración política que hemos vivido en los últimos años ha producido una serie de antivalores que andan por toda Venezuela.
36

DISCURSOS PRESIDENCIALES

¡Ya basta! Yo les llamo a todos a que nos hagamos el mea culpa, porque si a ver vamos, todos somos culpables de algo, por acción o por omisión. No le echemos la culpa a los demás, aceptemos también nuestras propias culpas y digamos: “Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa”. Pero a partir de hoy, rectifiquemos actitudes; a partir de hoy pongamos el alma, el corazón, la mente y la voluntad, al servicio del interés de la Nación y no al servicio de intereses personales, individuales, sectoriales o partidistas. Aquí primero es el interés de Venezuela, el interés de la República y en último lugar el interés de una persona, de un partido o de un grupo. Compatriotas, por razones de tiempo y de compromisos con nuestros invitados especiales que han venido de lejos, con los cuales tenemos dentro de pocos minutos otro compromiso más, yo no voy a extender mucho mi discurso, como casi siempre lo hago; sencillamente quise venir aquí, a esta concentración hermosa del pueblo con banderas, de niños, de soldados y de pueblo, para decirle al mundo, a nuestros visitantes, a lo que ellos dignamente representan, y al mundo entero, decirle, demostrarle que desde hoy, en lo adelante, en Venezuela habrá Patria, en Venezuela habrá unidad; para decirles que en Venezuela, en esta tierra, la cuna de Simón Bolívar, el Libertador, hemos comenzado a reconstruir el país, la patria, la democracia, hemos comenzado con nuestro amor a construir el futuro de nuestros hijos. Y dentro de esa reconstrucción abogamos por la paz en el mundo. Abogamos por la libertad verdadera, abogamos por la integración de nuestros pueblos, el pueblo venezolano es un pueblo amante de la paz, es un pueblo alegre, es un pueblo caribeño y también andino y también amazónico, por lo tanto nosotros miramos al mar, miramos a las montañas y miramos a la selva. Y extendemos nuestros brazos a este mundo latinoamericano, a este mundo del Caribe, a nuestros hermanos de la cuenca del Caribe, de la cuenca Amazónica, de la fachada de Los Andes, de Centroamérica, de Norteamérica, para unirnos todos en función de la paz, de la verdadera libertad, del respeto mutuo entre los pueblos, del respeto a la autodeterminación de los pueblos, del respeto a la dignidad de nuestros pueblos, para que volvamos a ser lo que un día fuimos. Tal como lo dijo Bolívar “para nosotros la Patria es la América”.
37

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Esta inmensa América nuestra, este inmenso nuevo mundo, hagamos votos a Dios y trabajemos aquí, cada uno en su pequeño espacio para que el Siglo XXI del Continente de los latinoamericanos, de los caribeños, para que ese siglo XXI sea mucho mejor que el siglo XX que está terminando y de ello y para ello, dependerá mucho nuestra capacidad unitaria. Venezuela desde hoy se declara portaestandarte de la unidad de los pueblos de la América Latina y el Caribe. Venezuela desde hoy lanza de nuevo con fuerza a todo este Continente la idea bolivariana de una América unida, de unos pueblos integrados en su esperanza, en su lucha y en su futuro. Queridos presidentes y dignatarios que aquí están con nosotros en esta noche inolvidable, a nombre del pueblo venezolano, que ha resucitado de esta pesadilla, en la que durante décadas fue sumergido, a nombre de todos los niños, a nombre de todas las mujeres, y también a nombre de los hombres de Venezuela que luchamos por nuestra dignidad, yo les ruego que le lleven a sus pueblos un abrazo inmenso, infinito abrazo, de paz, de hermandad, de futuro, de optimismo y de esperanza. Y díganles que aquí hay un pueblo que volvió; hay un pueblo que volvió a levantar su bandera; representado aquí, en esta noche, en el patio de honor de nuestras escuelas militares, representado aquí, al lado del Indio Tiuna, representado aquí al pie del Avila, en La Silla de Caracas, frente al Caribe, frente a Los Andes, frente al Macizo Guayanés, el pueblo inmenso y eterno de Bolívar ha resucitado de entre los muertos y aquí está, levantándose de nuevo ante el mundo para demostrar de lo que es capaz el pueblo venezolano. Nosotros lo demostraremos y estoy seguro que lo demostraremos, por nuestra dignidad, por nuestra historia, por nuestros hijos, por nuestra moral y por nuestra esperanza. Yo a ustedes les pertenezco, pueblo hermoso de Venezuela, “porque amor con amor se paga”, y yo no tengo más nada que darles que amor, entrega, trabajo, mi vida entera se las regalo. Ustedes la merecen hermanos, que Dios nos acompañe por los caminos de Venezuela, de la América Latina, del Caribe y del Mundo, desde hoy Venezuela tiene Presidente y este Presidente será el primer soldado de la batalla. Un abrazo inmenso para todos y todas ustedes, hermanas, hermanos, hombres y mujeres de Venezuela.
38

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHAVEZ FRIAS, CON MOTIVO DEL DESFILE MILITAR EN CONMEMORACION DEL 4 DE FEBRERO
Paseo Los Próceres - Caracas 4 de febrero de 1999

Quisimos venir aquí hoy, 4 de febrero de 1999, quisimos reencontrarnos aquí, todos, quisimos volver aquí a rendir tributo primero debajo de este cielo encopetado por un lado y azul profundo por otro, lo cual pareciera un signo de este tiempo, tiempo de nubarrones pero también al fondo, tiempo de un azul infinito. Entre los nubarrones se abre la ventana hacia el futuro que pareciera decirnos el creador allá. Desde lo alto. Civiles, militares, hombres y mujeres de todo género, de toda idea, yo, soldado ciudadano, ciudadano soldado y ahora Presidente de Venezuela, he querido convocar a esta reunión a todos, sencillamente para decirle al mundo, pero primero decirnos a nosotros mismos que imprescindible es y que nuestra voluntad está firmemente dirigida hacia el logro de la unidad nacional. Bolívar sigue clamando unidad. “Unidad o la anarquía nos devorará”. Ya muriéndose en Santa Marta, seguía clamando unidad: “Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro” decía el grande hombre de América. Este día, memorable para Venezuela marcó dolorosamente, pero marcó como muchas veces se marcan los caminos de la Historia, los caminos profundos de la Historia se marcan con esfuerzo, con sacrificio y casi siempre con dolor, pero ese dolor que queda marcado en las páginas de la Historia tiene una profunda raíz de amor, porque ningún otro sentimiento puede abonar el alma de un soldado cuando, amando su profesión, amando su familia, amando sus hijos, amando sus compañeros, decide romper una cadena y hacer dolorosamente lo que aquí, en este mismo valle, en esta misma tierra, hicimos un grupo de soldados un día como hoy, hace exactamente siete años, el 4 de febrero de 1992. Yo no vengo aquí, ni he convocado este desfile hoy para darle glorias a la rebelión armada. No, he venido aquí lleno de un inmenso sentimiento, he venido aquí, incluso, delante de todos mis compañeros, mis hermanos
39

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

de las Fuerzas Armadas Venezolanas, los que están en situación de actividad, los que están en situación de retiro, esa gran familia a la que ingresaron igual que yo, todos los muchachos del 4 de febrero y del 27 de noviembre, hemos venido aquí y recojo el sentimiento de todos y lo primero que me sale del alma en este sitio, así como fue lo primero que me salió del alma el día que visité la Academia Militar de Venezuela, lo primero que me sale de lo más profundo del alma, hermanos, es pedir perdón. Si, perdón todos; perdón por los dolores; perdón por lo que quedó atrás; perdón por las ausencias; por los hijos, por el alma; pero ustedes saben, en el fondo del fondo, que alguien tenía que hacerlo y nos tocó a nosotros hacerlo, pero; sin embargo, perdón. Y ahora, siete años después, gracias a Dios, que es el verdadero Comandante de todo lo que aquí pasa y gracias a ese pueblo que allá está llenando estas queridas tribunas del Paseo de Los Próceres y gracias a ese pueblo que se mueve allá, más allá de la hondonada y más allá de los ríos y más allá de los edificios y más allá en aquellos cerros y más allá del Avila, a las orillas del Caribe y más allá de todos los ríos de la sabana, ese pueblo que se mueve, que se debate en una gran angustia desde allá, desde la inmensidad de la Guajira venezolana hasta las selvas de la Guayana de la Patria, gracias a ese pueblo, aquí estamos, juntos de nuevo, por su voluntad, por su conciencia, por su dolor y por su amor. Gracias al pueblo hermoso de Venezuela, 1.000 gracias por abrirnos el camino de nuevo. Por eso, a mis hermanos de armas, hoy con este desfile, delante de nuestro pueblo y delante del mundo entero, nosotros venimos y yo, Comandante en Jefe ahora de las Fuerzas Armadas y Presidente de la República, en esa doble condición que es una sola en el fondo, porque las Fuerzas Armadas Venezolanas no pueden ser otra cosa que el pueblo en uniforme y con armas. No pueden ser las Fuerzas Armadas otra cosa que ese clamor, que esa esperanza, que ese amor de un pueblo, pero con uniforme y con armas para defender para siempre jamás, los intereses supremos y sagrados del pueblo del que venimos, del pueblo por el cual tenemos que estar dispuestos a dar la vida si fuese necesario. Yo, trayendo la proclama de Bolívar en Santa Marta, oigamos esa proclama que entre muchas otras cosas nos ilumina el camino que estamos
40

DISCURSOS PRESIDENCIALES

iniciando o reiniciando en este día. Decía Bolívar al borde de la tumba “Los militares deben empuñar su espada en defensa de las garantías sociales” y ya lo había dicho años antes, otra expresión de Bolívar, muy dura pero igual de dura yo la voy a repetir aquí en este sitio sagrado para todos, porque viene señalando el camino por el cual tenemos que marchar los militares de Venezuela y me permito decir también los militares del continente bolivariano de la América Latina y del Caribe. Dijo Bolívar un día: “Maldito sea el soldado que vuelva las armas contra su pueblo”. Eso tenemos que seguirlo oyendo a cada día, a cada momento, a cada segundo, porque las armas de los soldados, los tanques de los soldados, los aviones de los soldados, de tierra, de mar o de aire, jamás, nunca jamás en esta tierra de Bolívar pueden apuntar de nuevo como un día maldito lo hicieron, contra el pecho adolorido de nuestro pueblo. ¡Jamás! ¡Nunca jamás, hermanos! Porque eso también es cierto. Aquí ocurrió mucho antes del 4 de febrero, un 27 también de febrero de 1989, pero nunca más. Oremos a Dios para que nunca más. Y yo ahora aquí, cimbrada el alma por los recuerdos y por los dolores y por ese amor que todos sentimos en esta era de resurrección de todos, estoy decidido sin pausa, a cumplir mi tarea, a cumplir mi responsabilidad ¡Nunca más!, pero ¿Saben ustedes que allá donde ese pueblo está palpitando ahora mismo de alegría y de emoción, saben ustedes todos, los que me oyen, los que me ven, todos sabemos que allá están todavía latiendo de manera muy peligrosa las mismas causas multiplicadas, no sé por cuánto factores, que aquí produjeron la explosión social del 27 de febrero de 1989? Porque los que han dirigido al país en estos últimos años parece que no han oído, parece que son insensibles, parece que son ciegos, parece que son sordos ante la miseria, ante el hambre, ante la desnutrición, ante los niños abandonados, ante la miseria que está cruzando el alma y el cuerpo de esta tierra llena de riquezas inconmensurables. Lo vuelvo a decir, señores del mundo y llévenle este mensaje al mundo entero aquí nosotros estamos desmontando una bomba de tiempo, esa es la verdad. Venezuela peligrosamente está azotada por males profundos, un cáncer que no hubo médico capaz de detenerlo ni de extirparlo a tiempo. Yo ahora, pero claro que jamás solo, los llamo a todos, hasta mis enemigos, los que dijeron que yo era de todo y siguen diciéndolo,
41

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

los llamo a que depongan actitudes retrógradas y miremos al futuro y sintamos el dolor de nuestro pueblo. Yo no tengo marcha atrás ¡Adelante va la revolución social, económica, política y moral que empujaremos en Venezuela!, no hay marcha atrás, señores. Nunca habrá marcha atrás. Cada quién asuma su papel, cada quién póngase las botas y cada quién apriétese el cinturón, pero aquí no hay marcha atrás. Ahí está el pueblo de Venezuela pidiendo justicia y como dice la Biblia: “el único camino a la paz es la justicia”, busquemos la justicia para que haya paz, mientras no haya justicia no habrá paz, hermanos. Anoche convoqué una reunión, por ejemplo, que se extendió hasta la madrugada, con un grupo de los nuevos Ministros, porque ayer, de verdad, en estos días, pero ayer especialmente, saliendo de la Catedral, con el pueblo, ese pueblo, ustedes, aglomerado allí, uno se va llenando de tantas cosas y una señora anciana ya, cruzando la multitud, haciendo esfuerzos, sacando fuerzas no sé de dónde, para llegarle a Chávez y pedirle, llorando, sudorosa, aporreada, agarrarse de la mano, del brazo y decirle: “Chávez, ayúdame, hijo, que mi hijo está paralítico”. Un hombre joven de unos 25 años, llorando, a las puertas de la Catedral: “Ayúdame, Chávez, porque tengo dos hijos y se me están muriendo de hambre y yo no quiero meterme a delincuente obligado. Sálvame de este infierno”. Esa es la verdad. Abrámonos el corazón. Ya basta de mentiras. ¡Cuántos hombres como ése que lloró conmigo a las puertas de la Catedral de Caracas no terminan en la cárcel de Yare o en la cárcel de El Dorado y allá hasta los queman vivos y los violan y los acuchillan, porque muchos de ellos tienen que salir a robar un pan para darle a su hijo y que no se muera de hambre ¡Cuántos no caen en eso! Yo creo que también yo caería, hermanos. Marisabel y yo tenemos cinco hijos y aquí está una pequeñita: Rosinés, tiene un año y cinco meses. Yo creo, Dios mío, perdóname y esto, por supuesto, es para llamar a la reflexión a todos, porque no faltará alguien que diga mañana: “Chávez está instigando a la delincuencia”: Digan lo que digan, a mi ya no me importa lo que digan, yo digo mis verdades, pero la verdad es que sí, Dios cuide a Rosa Inés Chávez. Si yo fuese ese hombre joven que lloró conmigo ayer en la puerta de la Catedral de Caracas, si yo fuese él y viese a mi hija a punta de morir de hambre, yo creo, Dios
42

DISCURSOS PRESIDENCIALES

mío, que yo saldría a la medianoche a hacer algo para que mi hija no vaya a la tumba. ¿No creen ustedes? Así que, ahora en este puesto que tengo, donde me ha traído primero la corriente de Dios, sin duda, y la decisión de ustedes y el respeto de ustedes todos, yo aquí he llegado a cumplir mi compromiso. Que si el decreto de Constituyente no cumple con las normas de no sé que ley o qué cosa o qué Constitución. ¡Qué nos importa que el decreto de la Constituyente no cumpla con no sé qué cosa de la Ley, de la leguleyería o de la Constitución si es un pueblo que clama transformación, no es jurídico el problema, es político y no hay marcha atrás, señores del Congreso, no hay marcha atrás, señores de los partidos políticos. Yo no tengo marcha atrás, he quemado las naves de retroceso, sépanlo y cada quién asuma su responsabilidad. Yo asumiré la mía y ahí está el pueblo que asuma también la suya. Créame, no hay marcha atrás, no hay. Con este espíritu de paz, de reencuentro, de clamor, de fuerza, de esperanza, yo a nombre de los muchachos –así los llamo yo- del 4 de febrero y del 27 de noviembre de 1992, pido perdón, pero llamo a reflexión y llamo a la acción unitaria, a que pongamos de lado, todos, nuestros intereses personales, particulares o partidistas y marchemos unidos, civiles y militares, hombres y mujeres, de todos los colores, católicos, cristianos, ateos, jóvenes, ancianos, todos, donde quiera que esté un hombre o una mujer en Venezuela, yo los llamo a la unidad. Creamos en nosotros mismos, creamos en nuestra propia fuerza. El pueblo venezolano quiere democracia verdadera, el pueblo venezolano quiere paz, hermandad, solidaridad, desarrollo social, desarrollo económico, desarrollo político, y yo estoy seguro que lo vamos a lograr con coraje, con voluntad, sin temores, sin cobardía, con pundonor, con moral y con luces, nosotros vamos a reconstruir nuestra Patria. Estoy seguro que así será. ¡Vamos, pues, todos! Cuando hoy he decidido reactivar los Batallones de Paracaidistas “Antonio Nicolás Briceño” y “José Leonardo Chirinos”, es también un mensaje de que todo vuelve a reunirse. Quiero agradecer a los Oficiales y a las tropas de los Batallones “Juan José Rondón” y “Vicente Campo Elías” que llenaron ese vacío entre el 4 de febrero de 1992 y el 4 de febrero de 1999, llenando ese vacío de las tropas paracaidistas. Mil gracias a los soldados Cazadores, que se formaron
43

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

durante muchos años en el oriente de Venezuela y ahora, tendrán otros destinos. Ahora, como lo anunciaba en el Estado Barinas, vamos a comenzar activando una Brigada Especial para el Desarrollo, dentro de esta concepción de que las Fuerzas Armadas deben estar listas para trabajar por el desarrollo, por la paz, por el progreso de nuestro pueblo, porque no hay defensa sin seguridad y sin desarrollo. Un pueblo, por ejemplo, que no produzca sus propios alimentos, es un pueblo cuya seguridad y soberanía está profundamente vulnerada. Por eso, también activaremos y así lo anuncio de nuevo, una Brigada Especial de Desarrollo con batallones de ingenieros, para ponerse a la orden los pueblos y trabajar junto a los pueblos en la construcción de caminos, de puentes, de carreteras, de vías de penetración, y para ello llamo a todos los venezolanos que se sumen a este esfuerzo. Igual activaremos un Batallón de Sanidad para que los médicos, enfermeros, paramédicos, civiles y militares, vayamos moviéndonos por el país a llevar atención inmediata, atención médica, vida, a los más necesitados que andan clamando por allí por un médico o una medicina para salvar la vida. Igualmente activaremos Batallones Agrícolas para sembrar, para criar, para elevar el nivel de vida de nuestro pueblo. Yo invito a la nación entera a que acompañe a las Fuerzas Armadas en esta noble tarea que, desde hoy, comenzarán también a asumir, para que todos, unidos, vayamos, pues, sembrando y construyendo la Patria nueva. Por los que se fueron un día como hoy, por los oficiales y civiles que dieron su vida un día como hoy, para ellos el recuerdo imperecedero. Para ellos, el reconocimiento a su sacrificio. Para ellos, el corazón nuestro para que sigan latiendo con nosotros: Carregal, Cabrera, y todos los soldados, oficiales y civiles incluidos cuatro jóvenes estudiantes de la Universidad de Carabobo que rindieron su vida también junto a las tropas hace siete años. Para ellos el descanso eterno y para ellos nuestro juramento, siguiendo las palabras de la Biblia, la palabra de Dios, cuando dice: “La muerte será absorbida por la victoria”. La muerte de ellos ya no es muerte, porque la muerte de ellos se convirtió en vida para un pueblo y en camino que se abre hacia el futuro, con sus banderas vamos, con su ejemplo vamos, con su dignidad vamos. A todos los que cayeron en cualquier posición, el 4 de febrero y el 27 de noviembre, nuestro reconocimiento para ellos como nuevos mártires
44

DISCURSOS PRESIDENCIALES

de la Patria que está naciendo. Y para los que se fueron de las Fuerzas Armadas y andan por allí junto al pueblo, cumpliendo diversas tareas, para ellos habrá justicia y para los que no se fueron de las Fuerzas Armadas y que están allí y han atravesado verdaderamente un calvario en estos años, para ellos también habrá justicia. Yo felicito al nuevo Alto Mando Militar y a los cuatro Comandantes de los distintos componentes de nuestras Fuerzas Armadas por haber asumido ayer su cargo con un nuevo impulso, con un nuevo vigor, con este rumbo nuevo, sino porque todos ellos ayer dieron algunas declaraciones muy, pero muy profundas. El Comandante de la Fuerza Aérea, por ejemplo, para tomar un solo ejemplo, el General Wladimir Filatov le hizo un saludo a los oficiales de la rebelión del 27 de noviembre del 92 y anunció lo que es una decisión ya del Comandante en Jefe: todos los oficiales que puedan ser reincorporados a las Fuerzas Armadas para reconocerle su valor, su coraje, su capacidad, su profesionalismo, serán reincorporados a funciones y a aquellos que de manera injusta les fue retardado el ascenso un año y otro año y otro año, a pesar de que muchos Comandantes valientes recomendaron ¡Asciéndase, asciéndase, asciéndase! Pero arriba había la decisión de que no ascendieran. Sobre ellos y para ellos también habrá justicia. Aquellos que introdujeron en la Corte Suprema de Justicia una solicitud para reconsiderar los actos considerados como arbitrarios a través de los cuales se les dio la baja sin ninguna investigación, pues pido públicamente a la Corte Suprema de Justicia que revise de nuevo estos casos y que se imponga la justicia, que se reconozcan sus méritos, su antiguedad a todos los militares, su servicio al país, su sacrificio y yo estoy seguro que los primeros que tienen este sentimiento son los hermanos de ar mas que aún portan unifor me porque ellos merecen ese reconocimiento. Si yo, que los comandé dignamente, estoy aquí como Presidente de Venezuela y ustedes, militares, me han jurado obediencia como Comandante en Jefe, pues ellos también merecen la justicia, el reconocimiento, más que yo, mucho más que yo, porque ellos han sido héroes anónimos sin nombre, olvidados. He recogido lo bueno y lo malo,
45

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

la gloria y los pesares, pero ellos han estado por allí siete años, los que no están sembrados bajo la tierra han estado siete años aguantando con dignidad una cruz como Cristo que nos señaló el camino. ¡Hermano, para todos, civiles, militares, al pueblo, a las Fuerzas Armadas, justicia, justicia debe ser nuestra divisa! Que este 4 de febrero indique el camino de la unión nacional, de la paz verdadera, de la democracia, de la justicia. ¡Que Dios mande que así sea! Roguemos a Dios y hagamos nosotros lo que tenemos que hacer. Y ahora, General Víctor Cruz Weffer, Brigadier que me comandó en la casa de los sueños azules, pelotero de muchos años que conmigo jugó al béisbol y al softbol y juntos cruzamos muchas veces esta calle de la Patria, General Cruz, vaya usted al frente del Desfile Militar del 4 de febrero, por la unidad, por el futuro, por la Patria y por la justicia. ¡Adelante soldados!

46

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DE LA SESIÓN INAUGURAL DE LA IX REUNIÓN CUMBRE DE JEFES DE ESTADO Y DE GOBIERNO DEL GRUPO DE LOS 15
Montego Bay, Jamaica 10 al 12 de febrero de 1999

Asumo un honor y una responsabilidad muy especial en nombre de Venezuela, al actuar como vocero de América Latina y el Caribe, en está sesión inaugural de nuestra reunión; la cual sucede en medio de unas circunstancias muy exigentes para todo el mundo, pero particularmente acuciantes para los países en desarrollo. La crisis financiera que se originó a mediados de 1997 en varios países del Asia, se extendió a otras economías del mundo, y ha llegado a ser no sólo un desastre financiero y monetario para aquellos países, sino también un grave problema comercial y hasta político para muchas naciones en desarrollo. El sistema económico mundial, cada día más interdependiente y caracterizado por un fluir más libre y no regulado de bienes, servicios y capitales, ha servido de canal inmanejable de este dañoso aluvión. Y en medio de estas circunstancias estamos por iniciar un nuevo ejercicio de perfeccionamiento del Sistema Multilateral de Comercio, a través de amplias negociaciones en diversas disciplinas; el cual podría llevar a nuestros países por un camino exitoso, de aprovechamiento creciente de las oportunidades que crea el proceso de liberalización. Pero que también podría -por el contrario- adentrarnos en una zona de grandes obstáculos, en la cual se perpetuarían y harían aún mayores las disparidades entre países avanzados y países en desarrollo, que no han sido superadas por el proceso globalizador de las últimas décadas. En efecto, estamos viviendo una coyuntura de cuya solución dependerá que cada uno de nuestros países y sociedades que persiguen el desarrollo, puedan construir su propio proyecto nacional en el marco de una nueva nacionalidad globalizante, en armonía con los proyectos de
47

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

otras sociedades. O que, por el contrario, seamos incapaces de orientar los procesos de liberalización y globalización a favor del bienestar y la integración social, y que dichos procesos contribuyan a ampliar las diferencias que hay entre el mundo desarrollado y nuestras sociedades; o entre los ricos y los pobres de cada país. El problema está en que esos procesos de liberalización y globalización sean un designio de los países avanzados dirigido a impedir o limitar la autonomía de los proyectos nacionales de nuestras sociedades. Por tanto, la solución no está en que esos países nos ayuden a salir del subdesarrollo; la solución verdadera está en que ambos grupos de países entendamos y conduzcamos los procesos sobre la base de una comunidad de intereses, dejando espacios para que podamos transitarlos a través de una diversidad de vías. Estamos por la liberalización del comercio y la optimización del funcionamiento del mercado, porque ello debe conducir a una mayor generación de riquezas, y a un crecimiento global más acelerado. Pero también exigimos a todos los actores mundiales, el reconocimiento del derecho que tienen nuestros países para poner en marcha sus propias políticas, orientadas a captar una mayor proporción de los beneficios globales, a través del desarrollo activo de la competitividad de sus economías, y de la aplicación de estrategias dirigidas a elevar y a remunerar mejor el empleo; así como a distribuir equitativamente en el interior de nuestras sociedades los beneficios de un crecimiento que debe traducirse en el bienestar integral del hombre, la mujer y el niño. De eso se trata, ese es el reto colosal de nuestro tiempo: cómo incorporarnos al mundo globalizado de hoy, conservando nuestra identidad, fortaleciendo nuestros procesos de desarrollos. Para superar este reto, necesitamos hoy- casi 200 años después- oír nuevamente a Simón Bolívar, cuando en este mismo suelo jamaiquino, corazón florido del Caribe, señaló, visionariamente: “Es una idea grandiosa pretender formar de todo el mundo nuevo una sola nación con un solo vinculo que ligue sus partes entre sí y con el todo... ¡Que bello sería que el istmo de Panamá fuera para nosotros lo que el de Corinto para los Griegos! Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto Congreso de los representantes de las repúblicas,
48

DISCURSOS PRESIDENCIALES

reunidos e imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra, con las naciones de las otras partes del mundo”. Del análisis de los temas a los que se dedica esta Cumbre, la crisis financiera y sus impactos, por una parte, y el perfeccionamiento del Sistema Multilateral de Comercio, por la otra, se desprende que debemos retomar una concepción del desarrollo para conducir las relaciones económicas internacionales. Además, se concluye que debemos preservar y aún crear espacios para que -en medio de una tendencia general a la liberalización y a la globalización- pongamos en marcha estrategias que estén claramente orientadas al desarrollo integral económico de nuestros países. Construyamos sobre el terreno común y seamos flexibles para fortalecernos en nuestra diversidad. La crisis financiera que se originó en Asia, la que se produjo antes en México, Rusia y recientemente en Brasil, y se extendió a las demás economías en desarrollo y en transición, ha puesto nuevamente al descubierto varias áreas de debilidad del proceso de globalización. Existen varios aspectos en los cuales es importante actuar, para que los países en desarrollo y las economías en transición, no nos veamos nuevamente sometidos a daños de esa magnitud. En primer lugar, en los aspectos netamente monetarios y financieros, se demostró que no basta que un país tenga sólidos fundamentos macroeconómicos para hacerse inmune a las crisis. En los momentos de pánico, las crisis se contagian, porque los mercados no diferencian para nada las economías débiles de aquellas que tienen mayor fortaleza. En segundo lugar, en los aspectos comerciales, nuevamente ha quedado demostrado que los países que dependen fundamentalmente de la exportación de productos básicos, son extremadamente vulnerables a los vaivenes económicos internacionales. Como consecuencia de la crisis financiera, los precios de esas exportaciones se vinieron al suelo. Venezuela, por ejemplo, vio caer aproximadamente sus ingresos de exportación petrolera a la mitad, con consecuencias gravísimas sobre su economía; y mientras los precios del aluminio caían en un 17% y los del cobre en más del 40%. Y esto no es sino la exacerbación de una tendencia que se ha reforzado a lo largo de las tres últimas décadas, lapso en el cual han caído
49

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

en 60% los precios reales de los productos básicos distintos de los combustibles. La globalización es un hecho que sin duda puede ser aprovechado en forma positiva, pero que obliga a los países a enfrentarlo con estrategias y con visiones orientadas al desarrollo. En otras palabras, no basta la apertura y la desregulación para que nuestros países obtengan y puedan disfrutar de manera estable los frutos del proceso de la globalización. Está visto, pues, que hay que buscar un justo equilibrio entre la liberalización de los mercados y la acción de las políticas del Estado; tanto mercado como sea posible y tanto Estado como sea necesario. Hoy se reconoce que una liberalización abrupta o prematura, es inadecuada para las economías en desarrollo y las economías en transición. Además, se acepta que hacen falta reglas multilaterales y políticas nacionales que aseguren la mejor supervisión y seguimiento de los operadores financieros; y que es necesario construir una institucionalidad más ágil y mejor dotada, para acudir al auxilio de las economías que son víctimas de inestabilidad, antes de que éstas se conviertan en crisis mayores y se extiendan por contagio a otros países. En tercer lugar, ante la vulnerabilidad de las economías que dependen de las exportaciones de productos básicos; se reconoce que hacen falta reglas y políticas que promuevan de manera activa, la diversificación de los aparatos productivos de los países en desarrollo, para hacerlos menos dependientes del comercio de dichos productos, y para facilitarles la absorción de tecnología que los haga más competitivos frente al resto del mundo. Las revisiones y negociaciones de acuerdos multilaterales que se iniciarán a fines del presente año -que muy probablemente tomarán cuerpo a partir del año 2000- tendrán una enorme importancia para los países en desarrollo. En ellas se debatirán tanto la liberalización del comercio propiamente dicha, como la capacidad de los países en desarrollo, para emplear políticas que contribuyan a diversificar y a ampliar los beneficios que ellos puedan obtener del proceso de globalización. Liberalización, si, para ampliar el acceso de nuestros productos al mundo desarrollado, para mejorar la competencia, eliminar el abusivo uso de protecciones antidumping e implementar acuerdos como los de agricultura y textiles, que no han sido suficientemente aplicados en los
50

DISCURSOS PRESIDENCIALES

mercados de los países industriales; buscando superar así las limitaciones que han sufrido las expectativas de acceso que tienen nuestros países. A la vez, también retornar, como lo hemos dicho, la dimensión del desarrollo a través de dos conceptos de negociación que son complementarios, a saber: Primero, la legitimidad de los objetivos de desarrollo de las economías menores y, consecuentemente, la necesidad de preservar espacios dentro del sistema multilateral para implementar políticas de desarrollo armónicas con el funcionamiento del mercado. Y segundo, la instrumentación total de las previsiones del trato especial y diferenciado en todas las esferas de los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio (OMC). El Grupo de los 15 podría tener un rol estratégico en las negociaciones por venir, si los países miembros logramos concordar importantes asuntos que nos unan. Debemos buscar, antes del inicio de las negociaciones, entendimientos alrededor de las previsiones del trato especial y diferenciado, que deberán ser incluidas en cada acuerdo, así como de aquellas medidas que correspondan a políticas esenciales y que integren los espacios que es indispensable preservar. Mejorar las oportunidades de comercio de nuestros países podría requerir la ampliación del rango de las disciplinas que deberán ser negociadas, más allá de las incluidas en los Acuerdos de la Ronda Uruguay. Por eso los países en desarrollo no deberíamos cerrarnos a tal ampliación, como tampoco a la consideración de un formato de negociación comprensiva en lugar de uno sectorial. Pero ello podría ser positivo para nuestros países, sí y solamente sí, lo enfocamos desde una perspectiva de desarrollo, evitando reducir las negociaciones a la búsqueda de una normativa de alto estándar, como si ella fuese “per se,” la panacea. Lo que podría llevar a una pérdida neta de los países en desarrollo en una negociación sectorial o en una ronda comprensiva de negociaciones, no es la amplitud de las mismas, o el carácter de arreglo global con que ellas concluyan; sino la eventual renuncia de los espacios de política y de las provisiones del trato especial y diferenciado, renuncias a las cuales se dirigen las agendas de algunos países desarrollados. Frente a eso debe hacerse fuerte el Grupo de los Quince (G-15), partiendo de identificar y
51

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

construir bases de interés común entre sus miembros, en aquellos mecanismos de políticas de desarrollo que están contenidos en los diversos acuerdos multilaterales. En cuanto a la deuda, esta adquiere un preocupante cariz para los países en desarrollo. Por una parte, como consecuencia de la caída de los ingresos fiscales que deriva de la recesión y de la reducción de los precios de exportación, el servicio de los pasivos consume proporciones muy altas de los presupuestos fiscales de los países en desarrollo, limitando su posibilidad de inversión en infraestructuras y su capacidad de afrontar los gastos necesarios de salud, de educación y de desarrollo social. Y por otra parte, cuando un país se encuentra coyunturalmente atrapado en una fuga desordenada de capitales, como suele suceder en medio de una crisis financiera, la amenaza de una depreciación caótica del tipo de cambio se hace presente, y con ella el peligro de que los problemas de liquidez se transformen en crisis de insolvencia. En estos casos, una solución inmediata relacionada con el pago de deuda puede contribuir a alejar el peligro, y puede ser un recurso necesario en situaciones de marcada inestabilidad. Por último, para los países más pobres altamente endeudados, la crisis ha hecho ya intolerable lo que por muchos años ha sido una situación muy difícil, cuya consideración por parte de los países desarrollados se ha prolongado en demasía. Las tres situaciones expuestas, que caracterizan al presente y al futuro inmediato de las relaciones internacionales, hacen prever que deban estudiarse nuevas soluciones a la deuda de los países en desarrollo, en beneficio de sus oportunidades de recuperación, y de la propia salud del sistema financiero internacional. Señores Jefes de Estado y de Gobierno. El Grupo de los 15 podrá contribuir de manera relevante con el mundo en desarrollo, en las materias de las crisis financieras y del perfeccionamiento del sistema multilateral de comercio, en la medida en que sus miembros encuentren puntos de coincidencia en temas fundamentales, para que él se convierta efectivamente en un interlocutor de los países desarrollados. Esto solo se logrará si buscamos con interés el consenso, si cada país intenta escuchar
52

DISCURSOS PRESIDENCIALES

y comprender las situaciones y posiciones de los demás, y si estamos dispuestos -como decíamos anteriormente- a construir sobre el terreno común y a fortalecernos en nuestra diversidad. ¡Gracias!

53

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHAVEZ FRIAS, CON MOTIVO DE ANUNCIAR LAS NUEVAS MEDIDAS ECONOMICAS
Palacio de Miraflores, Caracas 25 de marzo de 1999

Buenas noches a todos, queridos amigos, compatriotas, a todos quienes están o estamos en este salón y un saludo muy fraterno, muy solidario y muy afectuoso a todos los venezolanos que a esta hora están ahí, en su casa, viéndonos y oyéndonos. Según mis cuentas, hemos cumplido hace pocas horas 50 días de gobierno, parecieran muchos más pero son apenas 50 días y mañana, por cierto cumpliré cinco años, de haber salido de Yare. Los tiempos van, los tiempos vienen, queridos amigos, representantes diplomáticos del mundo, hermanos de todas partes del mundo: de América, de África, de Asia, de Oceanía, representantes de los poderes públicos, miembros del Alto Mando Militar, representantes de los medios de comunicación social, representantes de los sectores empresariales; espero contribuir, de alguna manera, esta noche, a bajarles un poco la tan pregonada angustia. De todos modos, yo no creo tener tanta importancia como para que con un discurso contribuya a bajar situaciones de tensión, de angustia, en un grupo de hombres y mujeres. En todo caso, va con toda nuestra buena voluntad esa intención de por medio. Ojalá, Dios quiera que lo logremos, pero estoy seguro que todos aquí tenemos conciencia de que la responsabilidad es de todos, no es de Chávez, porque seguiríamos siendo los caudillistas de siempre, “esperemos que Chávez hable, esperemos que el gobierno hable”. No, hablemos todos, busquemos consenso, busquemos salida, la situación es sumamente difícil: Bienvenidos todos, señores Ministros y todo el que pueda estarme viendo u oyendo. El mundo se debate hoy en una crisis terrible, algunas personas han dicho que no es una crisis más, yo lo creo, es una mutación. Estamos viviendo tiempos de mutación, de transformaciones profundas, de un mundo a otro mundo. Se trata de un paso histórico, un cambio de época y qué difícil son, o qué difíciles son esos cambios de épocas. Nosotros aquí, en esta Venezuela que comienza
55

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

a renacer, así lo creo profundamente, y muchos de mis compatriotas así lo creemos, creo que en más del 80%, Venezuela cambia aceleradamente y hay un cambio desatado, querido por la mayoría, anhelado por la mayoría y yo lo he dicho de muchas maneras, no se podrá detener ese cambio. Creo que los pocos venezolanos que pretenden, que continúan de alguna manera pretendiendo detenerlos o enmascararlos, están perdiendo su tiempo. Yo más bien, a nombre de todos, de la inmensa mayoría, les pido que nos sumemos sin temores, a estos cambios. Dentro de ese proceso de cambios, nosotros hemos venido diseñando proyectos. Recordaba yo hace unos minutos que hace cinco años salí de prisión. Recuerdo que el hoy Ministro de la Defensa, el General Raúl Salazar, fue el encargado de sacarme de la cárcel y delante de él fue que yo firmé mi baja, el 26 de marzo de 1994 y fue en su habitación, él me la facilitó en el Fuerte Tiuna, donde yo me quité por última vez, mi uniforme militar y salí de allí vestido con aquel liquiliqui. Yo recuerdo que el General Salazar planificó mi salida un sábado de Semana Santa, ellos planificaron eso pensando que, como era sábado de Semana Santa iba a estar sola Caracas y no iba a haber mucho movimiento. Sin embargo, fueron miles y miles de personas las que se congregaron y se movilizaron aquel día, hace cinco años. Aquel día, recuerdo que una pregunta de algún periodista venezolano, no sé si fue Ibeyise Pacheco, alguno de ellos me preguntó que qué iba a hacer yo ahora, y dije: “Vamos al poder”. Desde entonces, hemos trabajado sin descanso en la definición de un proyecto, no estamos improvisando proyectos ni planes, no hemos llegado aquí a improvisar. Yo hoy voy a agregar algunos elementos más de los tantos que hemos estado discutiendo, proponiendo, explicando, discutiendo, porque todas estas son ideas y el diseño de un proyecto nacional no le corresponde a un hombre ni a un grupo de diez, quince o veinte hombres o mujeres. No, un proyecto nacional debe ser debatido y discutido por la nación, por la mayor parte de los nacionales de un país. Así que el Proyecto Nacional de Reconstrucción de Venezuela está en plena construcción. Yo hago un llamado a todos, todos aquellos que puedan aportar una idea, una crítica, un aporte, una sugerencia, bienvenidos para que aceleremos, para que aligeremos el diseño, la construcción de un Proyecto Nacional de Transformación. El Tigre Georges Clemenceau dijo en una
56

DISCURSOS PRESIDENCIALES

ocasión que la guerra es una cosa muy seria para dejársela sólo a los Generales. Mis amigos economistas me van a perdonar, yo voy a hacer una extrapolación del Tigre Clemenceau y voy a decir que: “la economía es una cosa muy seria para dejársela sólo a nuestros amigos los economistas”. No soy economista ni pretendo serlo, pero hemos estado haciendo con muchos economistas, sociólogos, pensadores, críticos, recibiendo ideas y aportes y muchos de los que aquí están han estado participando de muchas maneras, hasta desde lejos con la crítica, pues uno los oye y una de las cosas que se ha venido diciendo en los últimos días de algunos sectores preocupados, algunos de buena fe; otros yo tengo algunas dudas de que la tengan, pero bienvenida son las críticas y el alerta, se ha venido generando lo que llaman una matriz de opinión o se ha tratado de generar o de formar acerca de que nosotros no tenemos programa económico, que no sabemos adónde vamos. Haciendo un esfuerzo agradezco a tantos que han trabajado en esto para darle la mayor concreción posible a estas ideas, voy a hacer una revisión de cosas que ya hemos expresado porque lo que hoy estamos haciendo es la continuación de lo que hemos venido haciendo y voy a hacer un esfuerzo, lo hemos hecho, para hacer -obligados estamos- mayores concreciones en torno a la direccionalidad económica de nuestra propuesta, de nuestro proyecto. En primer lugar, yo diría lo siguiente: en este siglo que está terminando, Venezuela ha pasado por varias etapas muy críticas. Una de ellas, la de 1913, cuando cayeron los precios del café, cayeron bárbaramente y la economía venezolana se vino abajo en un 14%. Igual en 1931, producto de la Gran Depresión, la economía venezolana también se vino abajo vertiginosamente y cayó en un 20%. Pero ¿Qué ocurrió en esas dos de las más graves crisis venezolanas del siglo? Que apenas en cinco años ya se había recuperado el dinamismo económico. La crisis de 1913 ya estaba superada en 1918 y la crisis de 1931, en 1936 ya estaba superada también y para Venezuela fue como una caída, una rodilla en tierra, pero un levantarse en un corto plazo, cinco años es un plazo corto verdaderamente cuando se trata de los procesos económico-sociales. En cambio, queridos amigos, esta crisis que nosotros hoy estamos sufriendo, es la más severa y es la más prolongada de este siglo, comparable a alguna de las crisis del siglo pasado. Yo voy sencillamente a citar algunas cifras para evidenciar esto de la manera más contundente posible, para
57

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

que veamos cómo esta crisis y he dicho de vez en cuando por allí que la palabra crisis se queda corta ante la magnitud de lo que estamos viviendo en Venezuela. En 1998, el Producto Interno Bruto había caído o cayó en un 20% en relación a 1978. Es decir, en veinte años en Venezuela, el Producto Interno ha caído casi que a razón de 1% anual y eso de manera sostenida, en promedio, es una crisis que se ha venido profundizando en todos los órdenes y en los últimos años pareciera que entró en metástasis, porque, por ejemplo, a partir de 1994, el ingreso per cápita, cayó en un 9%, en apenas cinco años, y además esto se ha visto agravado, por el incremento de las tasas de desigualdad en el ingreso nacional que en Venezuela son unas de las más acentuadas de todo el continente, y allí están los índices. Venezuela, en estos últimos años, en cuanto a la caída del ingreso per cápita, es el décimo país en el mundo con mayor caída del ingreso per cápita. Venezuela tiene un 25%, en todo el continente americano. Sólo estamos superados en esta variable por nuestros hermanos de Haití. Somos segundo medalla de plata, en el continente americano y en el mundo, y los países, los voy a leer: Chad 45%, Madagascar 42%; Mozambique 35%; Zaire 30%; Haití 30%; Mauritania 28%; Somalia 27%, Zambia 26%, Uganda 26%; Venezuela 25%, décimo. Sólo Haití lo supera en el continente y luego gana República Africana Central, Guyana, Burundi. La caída del ingreso per cápita venezolano, ha sido salvaje en estos últimos años, comparado con los países africanos. Ahora, cómo se ha evidenciado esto en las tendencias, o las fundamentales tendencias económicas. Cómo la crisis pudiéramos dibujarla en un cuadro macabro y terrible, que nos ha traído hasta aquí. Por ejemplo, el Producto Interno per cápita ha caído en un 20% en los últimos veinte años, ya eso lo habíamos señalado. Es decir, es como que hace veinte años teníamos una torta y hoy somos los mismos, medidos en condiciones normales, pero hoy tenemos un 20% menos de la torta, para repartimos en veinte años. Por otra parte, la tasa de inflación promedio desde 1980 hasta esta fecha, es una tasa de inflación que se mantiene por encima del 30% en estos últimos diecisiete años. Eso quiere decir amigos, que lo que en 1980 usted podía comprar por 100 bolívares, hoy tiene que comprarlo en 35 mil bolívares, aproximadamente. Por otra parte, la inversión bruta y
58

DISCURSOS PRESIDENCIALES

esta es una variable que ha incidido mucho en la caída del producto interno, y aquí de esta variable, lo importante del estudio de las variables, del estudio del escenario, es que aquí vamos a determinar causas y fundamental es atacar las causas para que los efectos vayan generando lo que nosotros estamos aspirando. La caída de la inversión bruta fija real en porcentaje del producto interno bruto, fíjense ustedes cómo ha caído en un 20% aproximadamente, tanto la pública como la privada. Desde 1984, después del viernes negro, aquel ya famoso de nuestra historia económica y social, en Venezuela se ha mantenido casi constante la inversión productiva, la inversión bruta fija real, por debajo del 10% del Producto Interno Bruto, tanto en el sector público como en el sector privado. De esto, nosotros pudiéramos concluir que en Venezuela, prácticamente, no hay inversión, ni pública ni privada, que genere el desarrollo productivo, que pueda levantar el PIB, es necesario de manera urgente que incrementemos la inversión, esta es la conclusión obvia del análisis del escenario. Por otra parte, la deuda pública externa, que es otro de los fardos en lo económico y social aquí, y además a nosotros nos ha tocado en estos próximos cinco años, producto de las renegociaciones anteriores de aquella llamada “la mejor renegociación del mundo” tan publicitada en su momento. Producto de eso y otros acuerdos de renegociaciones anteriores, se vino corriendo la arruga y nosotros en los próximos cinco años, el gobierno que está comenzando bajo mi dirección, debemos cancelar la cantidad de 14.500 millones de dólares, en estos cinco años, producto de la deuda externa, y en los cinco años subsiguientes, 8.400 millones de dólares. Es decir, la década que viene, nosotros vamos a cargar un pesado fardo, de una deuda externa que pudiéramos preguntarnos hoy compatriotas, ¿Dónde está la deuda externa?, ¿Qué se hizo la deuda externa?. Uno se endeuda por muchas razones, pero una deuda debe dejar como resultado el desarrollo económico, la inversión en infraestructura, pero nosotros vemos en Venezuela, más bien, un país destrozado, sin inversión, desde hace casi 20 años. ¿Qué se hizo la deuda externa? , es una buena pregunta para buscar respuestas. Algunos estudios dicen que parte de esa deuda no ingresó a Venezuela. Otras versiones dicen, que gran parte de esa deuda se utilizó para financiar proyectos políticos para
59

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

enriquecer funcionarios públicos y también sectores privados. Hay estudios por allí, eso lo dejo para la reflexión de nosotros y para la investigación, el Contralor General de la República ha hecho reiteradas denuncias al respecto y muchos venezolanos, es digno de estudio el caso de la deuda externa venezolana. Esa es otra de las variables de muy fuerte impacto sobre la situación que tenemos, la caída de la economía, esta depresión, esta recesión tan prolongada, esta crisis tan prolongada que se acerca a la catástrofe. Por otra parte, fíjense ustedes esto compatriotas. En los últimos catorce años, además de toda esta crisis, además de la deuda, además de la inflación, además de todo lo que ya hemos dicho y sabemos la mayoría de nosotros, resulta que se han ido del país en los últimos catorce años, 37 mil millones de dólares de capitales venezolanos que están en el exterior, estos equivalen a 1.5 veces la deuda pública externa actual, estos son capitales venezolanos la mayor parte de ellos, están en el exterior, y hacen falta en este mismo instante, para la reactivación del aparato productivo nacional. Allí es donde yo digo, no me pidan nada más que apague este candelero, no le pidan al gobierno que lo haga solo, imposible, del gobierno hemos tenido que bajar, o rebajar a duras penas, y forcejeando con muchos sectores del país, ello por cierto, del presupuesto nacional. El Congreso todavía no ha respondido, le hemos pedido a la Corte Suprema de Justicia, a todos los demás poderes que colaboren, la CSJ asumió su recorte presupuestario, es un sacrificio, pero nosotros empezamos haciéndolo, desde aquí mismo del Palacio de Gobierno. El Congreso parece que es un poco más lento en esto y no han podido ponerse de acuerdo y no nos han respondido, es urgente que nos responda el Congreso Nacional, y otras instituciones, es necesario que todos nos recortemos los presupuestos, las asignaciones, los gastos improductivos, es urgente, el país se hunde señores del Congreso. Mi respeto y mi afecto y saludo a todos los honorables senadores y diputados, es urgente, recórtense el presupuesto, el país lo necesita, no pueden seguir ustedes haciendo uso de un presupuesto igual al año pasado, cuando todos aquí nos estamos recortando los gastos, todos sin excepción, los hospitales incluso, la educación, las escuelas, todos tenemos que hacerlo, el sacrificio es para todos, no para un grupo nada más, esa ha sido una de las tragedias
60

DISCURSOS PRESIDENCIALES

de los últimos años, que le piden al país que se apriete el cinturón, o nos apretemos el cinturón, pero sectores pudientes no lo hacen, el sacrificio es para todos, incluyendo al sector privado, por supuesto. Es todo el mundo el que tiene que hacer un sacrificio, la situación es sumamente difícil, extremadamente dificil señores, y creo que lo sabemos todos. Pareciera que hay sectores que no tienen conciencia de la gravedad del momento y la peligrosidad del momento que estamos viviendo. Bueno, yo le hago un llamado a los venezolanos que tienen capitales en el exterior, vengan seamos patriotas. Hay personas que dicen que los capitales no tienen corazón, que no tienen patria, le hago un llamado en todo caso, eso no lo creo, yo no tengo capitales ni voy a tenerlos, no nací para eso, mi camino fue otro, respeto mucho a los que trabajando han hecho sus capitales y los tienen y son parte esencial, sin duda, del sistema económico y político. Necesario es, pero en este momento histórico del país, se requiere patriotas, andamos buscando patriotas. Ojalá el señor perico de los palotes que tenga capital nacional, capital venezolano en el exterior, venga y vea y camine por las calles de Venezuela, y se consiga a los desempleados que crecen a cada instante y los buhoneros y los subempleados, y el dolor, venga a ver el dolor de esta gente nuestra, son venezolanos también. Yo le hago un llamado entonces, a todo aquel venezolano que tenga capitales en el exterior, que considere seriamente la posibilidad de traerlos a Venezuela. Aquí no se lo vamos a expropiar es mentira eso, no es un proyecto comunista lo que está aquí en marcha, no, es mentira, seria una locura. Todavía hay personas que tratan de hacer creer a mucha gente esto, es momento de arriesgar, es momento de emprender, vamos todos juntos empresarios, dirigentes políticos, gobernadores, alcaldes, congresistas, jueces, trabajadores, campesinos, vamos todos, el país es de todos. Es el momento que cada quien haga un aporte, arriesgue algo, el país lo clama, 37.000 millones de dólares en los últimos catorce años se han ido de Venezuela y la tasa de cambio se ha disparado en los últimos años, desde 1983, en 13.400% además de todo lo anterior, es decir, que un bolívar hoy vale 134 veces menos que hace quince años, y además de ello, en los últimos años se vinieron abajo los precios del petróleo, producto de la situación del mercado petrolero y también errores de la estrategia
61

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

petrolera venezolana, sin duda alguna, anterior al 2 de febrero, eso contribuyó, en parte, al deterioro de los precios del barril del petróleo; la cesta petrolera venezolana en 1998 estaba a la misma altura de 1974, además de todo lo anterior. En resumen, amigos, no quiero fastidiarlos con más cifras, la mayor parte de ellas las conocemos pero hay muchos venezolanos que necesitan conocer un poco más. Yo le hago un llamado a todos los venezolanos que están en su casa a esta hora, que estudiemos esta situación todos, los niños, los jóvenes, usted padre de familia, usted madre de familia, usted joven estudiante universitario, joven estudiante liceísta, usted trabajador, usted desempleado, todos vamos a estudiar el problema porque, insisto, esto de la economía es algo muy serio para dejárselo sólo a nuestros amigos los economistas, que mucho hacen y presentan tesis importantísimas, corrientes económicas que hay que tomar en cuenta, pero el problema económico es de todos, porque el problema económico influye, sin duda alguna, de manera muy fuerte en lo social y también lo político y lo moral y la visión debe ser integral. Si algo se requiere en este momento es tener y armarnos de una visión integral. No podemos pretender solucionar el problema económico apartando lo social o lo político, incluso en Venezuela, apartando lo moral. Yo dije durante la campaña electoral y lo repito ahora, en este sitio, que el problema venezolano no es meramente económico, no, quien conozca las riquezas de Venezuela, quien conozca el inmenso capital que aquí ha ingresado en tantos años, podrá concluir que el problema nuestro no es económico, el problema madre aquí, la madre de todos los problemas es moral y ético. Ahí está la raíz, a esa raíz tenemos que atacar y es político también. El marco político está en desintegración, en caos, en anarquía, por eso la Constituyente, que va adelante, no hay quien le gane, como dice la canción del Magallanes. Como yo les dije al comienzo, compatriotas, amigas y amigos, nosotros no estamos improvisando un programa económico -saludo a los caraquistas de todos modos- no estamos aquí improvisando un programa económico ni yo estoy sentado acá a la defensiva para responderle a quienes dicen que no tenemos idea económica o proyecto económico, que no sabemos adónde vamos. No, nuestra intención es contribuir al debate ya precisar, responsabilidad al fin que tenemos que asumir, esto de hacia
62

DISCURSOS PRESIDENCIALES

dónde vamos en lo económico ya llamar a todos a que lo debatamos y construyamos esa salida. Yo quiero hacer referencia a dos antecedentes que indican esto que yo estoy diciendo. Por allá, en 1996, era el mes de junio, andábamos por los caminos de la construcción de un proyecto, cuando desde este mismo sitio salió la Agenda Venezuela, así llamada, propuesta económica del gobierno anterior del Dr. Rafael Caldera y recuerdo que nosotros presentamos al país la Agenda Alternativa Bolivariana, que fue producto de discusiones de mucha gente y un intento, una propuesta y con esta agenda y papelitos de esta agenda, recorrimos el país varias veces. Esta Agenda la discutíamos y la exponíamos en universidades, en foros, en talleres, fuera del país también la llevamos y distribuimos este folletito y esto nos sirvió como una semilla más. Aquí hay una propuesta ya integral, pero especialmente orientada a lo económico. Aquí se habla de siete líneas estratégicas de transformación, que abarcan el todo: el papel del Estado, la política petrolera, la internalización del aparato productivo, la educación, la cultura, ciencia y tecnología, la deuda externa, -un tema viejo-, los equilibrios macroeconómicos, los equilibrios macrosociales, que son tan importantes como los macroeconómicos y la dinamización de la producción, lo que llamamos entonces el “modelo productivo intermedio”. Luego, en plena campaña electoral, que yo recuerde el único candidato que presentó una propuesta integral y dentro de lo integral, por supuesto, la línea económica, fue el candidato, el diablo aquel, Satanás, Hugo Chávez Frías. Presentó al país y al mundo, porque esto lo difundimos y lo discutíamos, tratamos de expresárselo a muchos de nuestros amigos Embajadores, en esos días tan difíciles y aquí hay toda una propuesta de cinco líneas, esto es lo que hemos llamado la revolución democrática y cinco líneas de transformación, cinco polos para una nueva República. Esto tiene que ver, en primer lugar, con lo político, el equilibrio político constituyente. Esa es una línea estratégica, viene desde atrás. Reconstituir la República y eso es fundamental para el proceso económico, no nos llamemos a engaños, si nosotros no transformamos el Estado, si nosotros no transformamos las instituciones, no hay proyecto económico posible en Venezuela, no hay proyecto económico viable, ninguno de ellos,
63

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

ni el neoliberal más ortodoxo ni un proyecto comunista, ni uno estatista, populista o mixto, ni el mejor proyecto del mundo y en esto quiero ser muy enfático, especialmente a quienes se desesperan pidiendo soluciones económicas ya. Hemos visto veinte años de desastre económico, veinte años consecutivos de caída económica, uno tras otro y ahora algunos pretenden que Hugo Chávez, en 50 días solucione una caída de 40 años. Eso sería como pedirle a un pitcher o a un manager que reciba un juego 20 a 0 y en el primer inning de relevo, se voltee la tortilla, como hablamos en términos del béisbol. Son veinte años de caída económica, es un desastre lo que tenemos aquí, no me sorprende que haya voces por allí ya diciendo que el gobierno fracasó en 50 días. Casi siempre cuando uno compara el tono de esas voces, son los mismos que hace seis meses señalaban otras cosas en torno a nosotros, del caos, el desastre, pero en todo caso, a ellos también les respondo ya los que de buena fe pudieran caer como producto de esa técnica comunicacional muy de Goebbels, repite una mentira, una y dos y 100 veces, hasta que llegamos a creer que es verdad. Son cuatro décadas de desastre, Venezuela está destrozada, es la verdad, amigos del mundo, Venezuela está destrozada, ustedes claro que no pueden por el respeto, por las cosas diplomáticas, pero ustedes lo saben. Mi país, nuestro país lo destrozaron como si hubiese habido tres guerras mundiales sobre Venezuela y ahora, algunos dicen que en 50 días Hugo Chávez es el responsable y ya fracasó porque el empleo no se ha reactivado, porque la inflación no se ha eliminado, porque no hay rumbo económico. Compatriotas, si nosotros no transformamos el Estado, y no solamente el Estado, el Estado no es el gobierno, el Estado son las instituciones nacionales, el Estado es el gobierno y el Poder Ejecutivo, el Poder Judicial, el Poder Legislativo, son las Gobernaciones y los poderes locales, todo está carcomido, no hay capacidad, se perdió, para impulsar una dinámica nacional de desarrollo. No la hay, por eso nuestro empeño en acelerar el proceso constituyente en contra de viento y marea, no importa, eso va adelante y no tiene marcha atrás, porque eso es parte del proyecto económico, no es viable, insisto, ningún proyecto económico en Venezuela si no solucionamos el problema de la gobernabilidad del contorno, de la eficacia de las instituciones, de la honestidad de las
64

DISCURSOS PRESIDENCIALES

instituciones, de la eficiencia, eso es algo urgente, no podemos esperar ni un día, no podemos perder ni un día y esa es la vía constituyente, la vía pacífica que es la que queremos todos. También hablamos en ese entonces del equilibrio social, hacia una sociedad justa, no solamente el Estado está destrozado en Venezuela, ojalá fuese sólo el Estado lo que aquí está destrozado y se hubiese salvado la sociedad, es que la sociedad está más destrozada que el mismo Estado, destrozada está nuestra sociedad. Los valores mismos están destrozados. Una sociedad de excluidos, una sociedad de miseria, de desigualdad 85% de pobreza, miles y miles de niños abandonados, una sociedad desintegrada tenemos hoy en Venezuela. Claro que todo esto está interrelacionado con lo económico, con lo ético y con lo político, es el todo lo que se dañó aquí, no es la sumatoria de las partes, es el todo. Por eso el planteamiento tiene que ser revolucionario porque tiene que enfrentar el todo y transformarlo y eso no tiene otro nombre que revolución, no le tengamos miedo al término. Revolución, no reforma, la situación está tan complicada que no acepta reforma, llamo a revolución a todos los venezolanos, los que tengan miedo, vengan, vamos a quitamos todos el miedo con coraje, con valor, vamos a revolucionar el país. Otro antecedente: la propuesta de Hugo Chávez para transformar a Venezuela, cinco polos para una República y antes la Agenda Alternativa Bolivariana. Ahora, tan pronto nosotros ganamos las elecciones, las ganó el pueblo, comenzamos desde el mismo 6 de diciembre a trabajar, ustedes lo saben, intensamente, especialmente formando y creando las Comisiones de Enlace para profundizar el diagnóstico porque no es lo mismo un diagnóstico producto de las cifras que se consiguen en los libros, en la Oficina Central de Estadística e Informática (OCEI), en las universidades, los sectores económicos, los diagnósticos que siempre hace Fedecámaras, Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (CEDICE), la Universidad Central de Venezuela (UCV), Centros de Estudios del Desarrollo (CENDES), esos son diagnósticos y cifras que no reflejan exactamente la realidad que se vive, así que desde el mismo 6 de diciembre nos pusimos a trabajar a través de Comisiones de Enlace para hurgar y profundizar hasta dónde pudiéramos en el reconocimiento de una realidad.

65

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Por cierto que hace poco le hacia el comentario a alguno de los Ministros, una noche acá en Palacio, no conseguíamos información que han debido entregamos quienes se fueron, pero se fueron despavoridos casi todos, algunos hasta se llevaron vehículos que fueron recuperados, libros, cuentas, cifras, archivos que se perdieron, estamos preparando todo eso con calma, hay que tener paciencia y calma para buscar responsabilidades, pero yo recordaba que a mí me enseñaron en el Ejército, en 1975, ya yo era Subteniente y comandé un Batallón de Cazadores de 13 soldados en Barinas y después en Cumaná y cuando me correspondía ya todos entregar un pelotón a otro Oficial que venia a reemplazarlo a uno, había que entregar cuentas hombre por hombre, fusil por fusil, cuenta por cuenta, cama por cama, y firmar. Aquí no, qué cosa tan extraña, pareciera un juego, me voy de aquí y el que venga que se entere como pueda; sin duda que esa es una violación de la ley, pero así es, con muy pocas excepciones. Bien, ahora en esa labor nada fácil de andar buscando las informaciones, buscando la verdad para tratar de articular la propuesta teórica que venía con las líneas prácticas, la praxis de las políticas, hemos venido en estos días diseñando con mayor claridad algunas de ellas. Voy a hacer un rápido resumen de qué cosas hemos hecho en dirección al proyecto general ya los específicos, desde el inicio mismo en La Viñeta, el 6 de diciembre antes de asumir el gobierno, pero algunas de ellas, desde el punto de vista de las líneas del proyecto nacional que aquí ya estaban esbozadas en la propuesta de octubre del candidato Hugo Chávez, la propuesta macropolítica constituyente del mismo 2 de febrero, apenas asumí el gobierno aquí mismo en este recinto firmé el decreto tan impugnado, creo que el más impugnado en muchos años, el decreto llamando a referéndum y eso aceleró la vía macropolítica. Ahora, no solamente es eso, eso por la vía política de la visión macrotransformadora que va en marcha, eso tiene su propio dinamismo. En el ámbito económico, incluso antes de llegar aquí el 2 de febrero, todos recuerdan y muchos de mis amigos los Embajadores trabajaron conjuntamente con nosotros para esos viajes que hicimos, que no fueron de placer ni de paseo, nosotros recorrimos no sé cuántos miles de kilómetros en un pequeño avión desde Caracas a Brasilia, Buenos Aires, Santa Marta, Bogotá, México, Madrid, Paris, Bonn, Berlín, Roma, Ottawa,
66

DISCURSOS PRESIDENCIALES

La Habana, Caracas, Washington, Caracas, en diez o doce días aproximadamente y una de las intenciones expresas y así lo conversamos con los Embajadores, con cientos de empresarios de todas estas latitudes, desde Buenos Aires hasta Ottawa, desde Washington hasta Berlín, exponiendo nuestra propuesta económica y llamando a los inversionistas y especialmente saliéndole al frente a aquella campaña malévola goebbeliana que en torno a mi persona se hizo desde aquí y creo que logramos algunos objetivos al respecto de decirle a todos los Jefes de Estado, el Rey de España, Presidentes, empresarios de todo tipo, decirles: véanme, yo no soy Mandinga y en Venezuela está en marcha un proceso pacífico, democrático, amplio, amigos del mundo somos y creo que eso contribuyó mucho a crear un clima de confianza, pero nuestros adversarios vuelven por sus fueros, vuelve la campaña, se ha desatado de nuevo, también la derrotaremos, estoy seguro. Aquellos viajes, sin excepción, estaban orientados por la brújula de un proyecto económico, político y geopolítico. Por ejemplo, cuando yo digo en Brasilia que Venezuela aspira a incorporarse en el más corto plazo a Mercosur, ese es un mensaje geopolítico y económico muy fuerte y se mantiene, por supuesto. Dentro de pocos días voy a Brasilia y Venezuela aspira un Tratado de Libre Comercio con Mercosur. Cuando vamos a Bogotá y decimos que no estamos pensando romper con la Comunidad Andina de Naciones, no, pero que tampoco estamos amarrados, nuestra soberanía no puede amarrarse a la Comunidad Andina de Naciones (CAN), y que lo que aspiramos es a acelerar el proceso de integración entre Comunidad Andina y MERCOSUR, ese es un mensaje geopolítico y económico. En Ottawa, cuando conversábamos con sectores empresariales del gas que ya han venido aquí producto de aquellos contactos de la minería, del petróleo. En Italia, con sectores petroleros energéticos, agroindustriales e industriales. En Alemania, cuando fuimos a la Veba Oíl y nos reunimos con la banca y con otros sectores, el mensaje económico ahí va orientado por una brújula y por un proyecto. Cuando nos hemos reunido aquí con los Embajadores, todos los amigos Embajadores: de la India, China, Chile, México, Argentina, Uruguay, Paraguay y Alemania, hay un proyecto serio aquí económicopolítico integral, llamándolos a que motiven y nos han ayudado mucho y
67

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

estoy seguro que contamos con ustedes. Venezuela cuenta con ustedes, con sus pueblos, con sus gobiernos, con sus empresas, con su desarrollo para que vengan aquí a inyectarle su experiencia, tecnología, capitales, a un proyecto muy serio. Venezuela quiere ser de nuevo lo que pudo haber sido, queremos retomar la senda otra vez, lo estamos haciendo. Tan pronto llegamos aquí, inmediatamente nos pusimos a trabajar. Voy a hacer una confidencia: yo, en lo personal, lo confieso, no era partidario de una Ley Habilitante. Aíslenme del mundo y pregunten a Hugo Chávez sí era partidario, pues no, pero me convencieron Maritza Izaguirre y muchos otros de los Ministros, amigos en el Congreso y, entonces resolví solicitar la Ley Habilitante, que por cierto, permítanme, señores Presidentes del Congreso y de Diputados, ¡Qué lento es eso! Créanme que hoy sacamos la cuenta, cada minuto que pasa de esos discursos encendidos, de oratoria y muy positivos para el país de los honorables Diputados, cada minuto que pasa dejamos de recabar Bs. 2.000.000 por minuto, dénles ese mensaje, por favor, señor Presidente del Congreso a los amigos Diputados y Senadores, porque ahora parece que están discutiendo muy aceleradamente, pero falta la Cámara del Senado. Me llegó la información de que se van de Semana Santa y vienen después. Ojalá que no, por favor, aquí en Miraflores no hay Semana Santa, vamos a trabajar mucho. Yo les llamo a todos, a la Cámara del Senado, que trabaje en Semana Santa, cada minuto que pasa dejamos de recabar por impuestos que están propuestos allí Bs. 2.000.000 por minuto, día y noche. La Ley Habilitante la hicimos en quince días, trabajando intensamente. El 17 de febrero, quince días exactos después de haber asumido el gobierno, una comisión de Ministros de mi Gabinete fue al Congreso, con toda la buena fe nuestra y por la necesidad que tenemos, a entregar la Ley Habilitante. Hoy es 25 de marzo, han pasado 38 días desde el momento en que la entregamos, no sé si a otros Presidentes que por aquí pasaron, otros Congresos duraron tanto para darle una Ley Habilitante y no sé si en circunstancias anteriores la crisis fue tan grande como la de ahora, no estoy seguro, habría que comparar. Clamo por la Habilitante, señores del Congreso. En todo caso, la Ley Habilitante, algunos la han criticado, bienvenida siempre será la crítica y la leemos siempre con cuidado, de
68

DISCURSOS PRESIDENCIALES

que es muy amplia, claro que tiene que serlo porque amplia es la crisis. No es una Ley Habilitante fiscalista, no, tiene cuatro ámbitos. Uno de los cuatro es el ámbito fiscalista, pero también estamos solicitando autorización al Congreso para hacer algunas reformas institucionales mínimas que nos permitan en lo económico darle un uso mucho más eficaz al presupuesto, más ágil, reorientar este caos presupuestario que tenemos. Estamos amarrados, encadenados, quisiéramos dirigir la inversión pública hacia la educación, por ejemplo, hacia la salud urgentemente, pero no podemos, el presupuesto tiene una rigidez mortuoria, es urgente que el soberano Congreso nos apruebe, mientras llega la Constituyente, esa solicitud Habilitante o esa facultad para hacer las transformaciones que son mínimas, no es una revolución, señores, son algunos toques que han debido hacerse en veinte años y nunca los hicieron, algunos, muy pequeños toques, solamente con ese fin. Así que, además de la Ley Habilitante, doce días después, y todo esto con una carga inmensa de trabajo, y aprovecho para hacer un reconocimiento muy sincero a todo mi equipo de gobierno, los Ministros de mi Gabinete y sus equipos de trabajo y muchos que nos han ayudado en esta fase tan difícil. Constituyente, Habilitante, ya a los doce días de haber entregado la Habilitante, estábamos, el 27 de febrero, a los diez años de aquella masacre que no quiero ni recordar, iniciando el Proyecto Bolívar 2000. Este Proyecto no es un Plan de Emergencia, tiene una serie de fases. El Proyecto Bolívar 2000 es la continuación, en dimensión mayor de esta propuesta, tiene una fase corta, una mediana y una larga, pero es largo el Proyecto. Estamos diseñando el Proyecto Nacional para los 50 años que vienen, y necesitamos de todos, hago un llamado a todos, no lo vamos a hacer nosotros solos. El Proyecto Bolívar 2000 comenzó con su primera etapa o primer nivel de actuación dirigido, fundamentalmente, por una unión tan hermosa como se ha dado, entre las Fuerzas Armadas Venezolanas, el gobierno, sectores privados, y las comunidades de Venezuela, un Proyecto que lleva un buen ritmo, apenas comenzando, pero es un proyecto para largo. Esa primera etapa o nivel la hemos llamado Pro-País. Recordemos que tiene dos objetivos, ya lo expliqué al país pero lo voy a repetir: un objetivo de este primer nivel del Proyecto Bolívar
69

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

2000, uno es la atención a los excluidos ¿Saben lo que eso es en el fondo? Primero, razones humanitarias. Segundo, atención a la bomba social que está activada. Es terrible la situación social del país, sumamente terrible y peligrosa por explosiva. Hago un llamado a todos mis compatriotas, por más dolorosa que sea su situación, tengan un poquito, yo les pido, no mucha por supuesto, un poquito de paciencia, estamos activando soluciones y con la ayuda de Dios y con la voluntad firme que tenemos la inmensa mayoría, lo lograremos. Hace apenas tres noches llegué a La Casona a las tres de la mañana de aquí, y me dijeron los edecanes por radio: hay una señora en La Casona desde las cuatro de la tarde con un niño y no se quiere ir, quiere hablar con usted. A las tres de la mañana cuando llegué la atendí: Una señora con un niño, su hijo, la echaron de su apartamentico porque no pudo pagar más el alquiler, porque tenemos una tasa de usura, el juez, la justicia implacable, ciega, orden de desalojo, una dama, madre soltera, y su niño de once años, que quiere ir a la escuela, pero no tiene ahora donde vivir y así como esa señora era la clase media venezolana -érase una vez en Venezuela- érase una vez la clase media, acribillada. Esa situación estamos atendiéndola urgentemente con mucho esfuerzo en el primer nivel de actuación del Proyecto Nacional Bolívar 2000, que es el Proyecto País y vamos avanzando hacia el segundo nivel que es el Proyecto Patria, que tiene que ver con toda esta propuesta económica y social. Además de eso, otras cosas que en lo económico, orientado por la brújula del Proyecto hemos hecho en estos últimos días. Tan pronto estábamos en La Viñeta, recuerdo que vino una misión de México compuesta por el Ministro de Energía y otro funcionario, a conversar sobre el drama petrolero ya los pocos días enviamos, como gobierno electo aún no en funciones, una misión a Madrid, a una reunión en la Embajada mexicana en Madrid con países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Arabia Saudita, México, Venezuela, hablando del recorte. Aquí hay venezolanos que siguen insistiendo, hay que respetarles, pero alguien tiene que reflexionar un poco. Esa tesis que manejaba Petróleos de Venezuela y el gobierno hasta el año pasado de que los precios no importan sino que hay que aumentar la producción, querían llevarnos
70

DISCURSOS PRESIDENCIALES

a 6.500.000, no importa, produzcan más petróleo, no importa el precio. Eso es suicida y se demostró. Por supuesto que no se debe sólo a nosotros pero también un poquito a nosotros y un poquito a los mexicanos y un poquito a la OPEP, ahí está, el precio del barril de petróleo venezolano repuntó los dos dólares y viene para siete en diciembre. Esto no se hubiera logrado si no es por una clara, contundente y muy firme decisión estratégica en política económica petrolera nacional e internacional. ¡Cuántas presiones y cuántas dificultades, pero necesario era el recorte! y hemos acordado, como lo anunció el Ministro de Minas otro recorte en conjunción con países de la OPEP y de No OPEP para rescatar el nivel del precio del barril de petróleo. Nos hemos reunido, hablando estoy de lo económico y de la visión del proyecto, en función de objetivos bien establecidos que más adelante voy a señalar, con el Fondo Monetario Internacional (FMI) desde su sede en Washington aquí han venido, numerosas reuniones, hasta un seminario se hizo hace pocas horas aquí en Palacio con el Banco Mundial, el FMI, la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con todos sus máximos dirigentes hemos conversado yo en persona y Ministros y delegaciones tocando los temas económicos, haciendo una presentación de nuestra visión del problema venezolano, que tiene la tipología propia de Venezuela y su crisis, que no se parece a otras y aspiramos a ser entendidos y vamos en buena dirección de entendimiento. No somos enemigos del mundo, no somos enemigos del FMI, ni del Banco Mundial, no, necesitamos y lo estamos haciendo, analizar con objetividad la situación venezolana y también la situación del mundo. Por otra parte, en estos 50 días, que se cumplieron hace pocas horas, sin Ley Habilitante aún, hemos hecho una jornada intensa de trabajo, consciente, para rebajar el presupuesto, políticas económicas, sin duda, política fiscal 10%, con dolor lo hemos hecho pero necesario era y en eso debo reconocer la labor del Jefe de la Oficina Central de Presupuesto (OCPRE), el Coronel Guaicaipuro Lameda 10% hemos tenido que reducir el presupuesto, en un inmenso esfuerzo y el ejemplo comenzó por aquí
71

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

por casa. No fueron acciones caprichosas, no, todas orientadas por esa brújula económica a la que me estoy refiriendo hace rato ya. Cuando decidimos recortar, reducir o eliminar escoltas, guardaespaldas, vehículos, en una primera medida muy leve apenas, muy leve, pero es que el ejemplo mueve y yo aprendí allá en la Academia Militar de Venezuela, cuando estudiaba y practicaba el liderazgo, que un dirigente tiene que dar el ejemplo, de lo contrario no lo es, no es líder. Bolívar lo decía: “El ejemplo mueve más que la palabra”. Nosotros recortamos aquí 30% de la Casa Militar, hemos devuelto al Ejército tanques de guerra que aquí habían, cañones antitanques que aquí habían, aquí no hacen falta, quizás les hacía falta a otros, a mí no, me siento muy tranquilo aquí con mis amigos los militares y mis amigos del pueblo y todos ustedes. No estoy en situación de tensión, gracias a Dios que eso pasó. Se reduce a 30% los gastos de Casa Militar; en el Ministerio de la Secretaría de la Presidencia cientos y cientos, millones de bolívares se han ahorrado eliminando teléfonos, vehículos, gastos, y dentro de pocos días, ya he firmado el decreto elaborado por el Procurador y un equipo que le está coordinando, para vender un lote grande de aviones, empezando por uno asignado al Presidente de Venezuela, de Petróleos de Venezuela (PDVSA) vamos a vender esos aviones, no se justifica tanto avión en poder del Estado: 128. Así que, amigos de otros países, si ustedes están interesados, sus países, empresarios de sus países, yo voy a alinear dentro de pocos días muchos aviones para hacer una subasta pública. Si algún buen amigo Presidente de alguno de sus países necesita un carro de estos carros blindados, lo pongo a la venta. El helicóptero con aire acondicionado comprado en diciembre por el Dr. Caldera no lo voy a usar. Está a la venta también y vamos a vender y le he pedido a los Ministros que están haciendo cada uno su lista, donde esté una mesa sobrando que no haga falta y que no sea patrimonio histórico o cultural, obras de arte, que son patrimonio del Estado, vamos a salir de ellos, a venderlos. Amigo Marcel Granier ¿Usted no quiere una limosina de esas largas?, vamos a subastarla, ya está firmado el decreto. Eso no es por capricho que estamos haciendo para dárnosla, como se dice, eso está orientado por una concepción económica.
72

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Hay que reducir el gasto público. El año pasado sólo para mantener los aviones de PDVSA se gastó en el 98 US$. 120.000.000 incluyendo el combustible. Me dice la persona que está investigando todo esto, que a veces el Ministro de Minas iba a viajar a no sé dónde y se íba en un avión Falcon y el Presidente de PDVSA se iba en otro. Esto parece un chiste pero así era. Ya la hora de preguntar por qué, razones de seguridad de Estado. Uno en uno y otro en otro. Desde ese punto de vista, por seguridad de Estado tendríamos que comprar como 40 Falcon para no viajar todos juntos. Así hemos llegado aquí a la irresponsabilidad, de un país hundiéndose, por Dios. Todos los funcionarios públicos, sea Alcalde de Guasdualito, si le sobra una silla, pues no gaste más en esa silla. Si tiene un vehículo que no le hace falta, salga de él, pida permiso por supuesto, pero hagamos todos un esfuerzo, todos sin excepción. Nosotros hemos comenzando haciéndolo, reducción del presupuesto en un 10% el macropresupuesto, pero además la reducción sectorial de este tipo de gastos que no se justifican. Aquí tengo la nota, ya lo dije, pero el Congreso cada minuto que pasa, dejamos de percibir dos millones de bolívares, dentro del esfuerzo que estamos haciendo para reducir el déficit fiscal, que es el más grande de nuestra historia, el más grande. Nunca antes habíamos llegado a un déficit de casi nueve puntos del PIB. Nunca antes y con una inflación, la más alta del continente, con una recesión de veinte años, con una devaluación espantosa, con una pobreza de 85%, y todavía algunos me piden que ya yo debo comenzar a arreglar todo. Lo haremos. En el primer período la mayor parte y en el segundo, si Dios quiere y el pueblo quiere, terminaremos la faena. Bueno, por otra parte, fíjense ustedes los movimientos de algunas variables económicas en estos últimos días. El precio del barril, ya yo lo decía, ayer estaba en 12.10, hoy bajó levemente, aquí tengo la curva que recibí hoy del Ministerio de Minas. Esta es la evolución de febrero-marzo del precio del barril de petróleo y esto es producto de una política económica firme, decidida y aplicada. Es una evolución, es decir, estamos recuperando terreno, sin duda alguna, esto es una evidencia de que Venezuela marcha en buena dirección y vamos a mantener esa marcha.
73

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Y vamos a cumplir y estamos solicitando en la Ley habilitante, vuelvo con la Ley habilitante, bendita sea la Ley habilitante, estamos solicitando per miso para activar y modificar la Ley del Fondo de Estabilización Macroeconómica, porque nosotros estamos tan decididos a la disciplina fiscal, amigos del mundo, empresarios de todas parte, que es algo fundamental para crear confianza, estamos tan decididos que, si el promedio del precio del barril de petróleo, ya en lo que va de año subió algo por encima de nueve, el presupuesto reconducido, reducido está hecho en base a nueve de allí no nos vamos a mover, no vamos a estar incrementando gastos, de aquí hasta el 31 de diciembre de 1999, y todo excedente va a ir al Fondo de Estabilización Macroeconómica, pero para eso hay que reformar la Ley, y además tenemos previsto si es que se mantiene ese ritmo de recuperación del precio del barril, que el excedente, u otra parte del excedente vaya a un Fondo de Emergencia Social para atender los casos gravísimos que tenemos en la realidad social. Por otra parte, fíjense este movimiento tan interesante de los Títulos de Estabilización Monetaria (TEM) que nosotros aspiramos que se acaben pronto, amigos banqueros, no podemos seguir con ese mecanismo. La banca debe recuperar y debe volver, y yo hago un llamado a todos los banqueros venezolanos y del mundo que aquí están, la banca se creó, se ideó, se fundó y la protegemos, la activamos, la queremos mucho, con una función básica fundamental, la intermediación financiera, no para el lucro por el lucro mismo, y eso ha sido una desviación de la banca en Venezuela en los últimos años. Mientras el país se hunde en recesión, en miseria, la banca ha sido uno de los sectores que más ganancias ha obtenido, no en Venezuela sino en el Continente. Vamos a revisar todos, nosotros estamos conversando y aspiramos la comprensión de nuestros amigos los banqueros. Entonces, producto de esas conversaciones, y de la coordinación que hemos mantenido muy estrecha, muy respetuosa, pero muy estrecha y muy cerca con el Banco Central de Venezuela, cuya autonomía defendemos y defenderemos, pero por supuesto, una coordinación muy cerrada, un juego cerrado, los TEM para un rendimiento a 60 días, han caído en los últimos días del primero de octubre a esta fecha, los últimos meses, han caído en un 23%. Queremos que sigan cayendo y que
74

DISCURSOS PRESIDENCIALES

desaparezcan los TEM y que eso sea reemplazado por otros mecanismos, uno de ellos, que ese recurso sea orientado hacia la reactivación del aparato productivo, a 180 días han caído 20%, estamos abonando el terreno. La inflación en enero estuvo en 2.2% y en febrero en 1.7%. estamos a la espera de estos últimos días de marzo, ya tenemos informaciones de que se mantiene, la extraoficial que tenemos, por debajo de 2%. Nosotros aspiramos este año, bajar la inflación de manera bastante apreciable, más adelante, daré la cifra que tenemos como objetivo específico, pero producto del esfuerzo que muchos de nosotros hemos hecho en generar confianza, en pedir calma, en los anuncios que hemos venido haciendo, en el ánimo democrático de convivencia que hemos venido demostrando pero hasta el extremo de la paciencia y lo seguiremos haciendo, porque sabemos tener paciencia, hemos aprendido en el camino, y hace mucha falta ahora, creo que este movimiento de la tasa inflacionaria obedece, en buena medida, a eso porque aquí recordemos que se decía que si ganaba Hugo Chávez vendría el caos económico: hiperinflación, fuga de capitales, desastre, se anunciaba desde algunos sectores. Gracias a Dios no ha sido así y no va a ser así. Estamos abonando un buen terreno. Las tasas de interés, esta es otra buena noticia también que tiene que ver con nuestros amigos los banqueros, y el mercado monetario tan necesario de reactivarlo, la tasa activa y la tasa pasiva, en promedio, desde diciembre hacia acá, han caído en un 10%, sin embargo, se mantiene muy alta la diferencia entre la tasa activa y la pasiva y esas tasas deben caer mucho más. Hagamos todos el esfuerzo, que caiga la inflación, que caigan las tasas de interés, que dinamicemos la economía. En esa dirección vamos y estoy completamente seguro, como decía Walt Whitman “seguro como la más segura certidumbre de que lo lograremos”. Una curva dolorosa es la de la pobreza que en los últimos años ha llegado al 80 y tanto por ciento. Ya he hablado un poco que los equilibrios macrosociales para nosotros tienen la misma importancia, pero más dolor y más carga moral que los equilibrios macroeconómicos. Decididos estamos, a la par de solucionar y de buscarle equilibrio a lo macroeconómico también, no descansaremos, sudaremos la gota gorda y pedimos ayuda a todos, para que vayamos, paulatinamente, logrando los equilibrios sociales tan necesarios.
75

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

El Proyecto País en estas apenas dos semanas que tiene de activado, por ejemplo, aquí tengo algunas cifras que me llegaron esta tarde desde el Comando Unificado de las Fuerzas Armadas Nacionales (CUFAN) y del Ministerio de la Defensa, que es un esfuerzo gigantesco que estamos haciendo, tanto que le he dicho al General Salazar que le dé permiso a los Oficiales y tropas, pero por partecitas, dos días y vuelven, para que vayan a ver a sus familias. Un día o dos en Semana Santa para que recarguen las baterías y vuelvan nuevamente, con ímpetu, pero yo les llamo a todos, todo el que tenga que ver con esto. Fíjense: voluntarios trabajando en el Proyecto País: 67.164. Se han ido a registrar como voluntarios y muchos de ellos están trabajando sin cobrar un centavo, apenas piden que se les de lo mínimo para sobrevivir, comida, a veces duermen en los cuarteles, en Gobernaciones o en algunos sitios que se han activado como puestos de comando del Proyecto Bolívar 2000. Hemos censado más de 200.000 desempleados que están a la espera, yo les pido paciencia a esa gran cantidad, que son más de un millón de desempleados en Venezuela pero que voluntariamente han ido a los puestos de comando a dar sus datos y a ponerse a la orden del Plan más de 200.000. En este momento los estamos clasificando a través de la informática para iniciar pronto el 10 de abril, el Proyecto Patria, cuyo eje central es la organización de los desempleados, de los subempleados ya trabajar se ha dicho, a construir viviendas, a sembrar, a crear la pequeña industria y la mediana industria, a Francisco Natera y todos los amigos empresarios. A trabajar se ha dicho, todos, no debe haber desempleados en Venezuela, un esfuerzo gigantesco hay que hacer. Hemos estado atendiendo a niños de la calle y no es fácil el problema de los niños de la calle, tiene componentes psicosociales terribles, no les gusta estar en casa, se van, son cerreros, su hábitat es la calle, para cambiarles eso va a ser muy dificil. De todos modos, comprometido estoy con ellos para entenderlos un poco, máxima exclusión. Casi 1.000 personas de máxima exclusión social, es decir, mendigos, en apenas menos de un mes están atendiendo los hombres y mujeres del Proyecto. Se han hecho cirugías de emergencia en todo el país, de 5.500 personas a quienes no se le hubiese hecho cirugía y esto va desde la dentadura hasta cirugía de cierta gravedad y emergencia y complejidad. No se les hubiese hecho si no hubiese sido por la activación del Proyecto Bolívar y el Pro-País.
76

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Consultas generales: 130.217. Consultas especializadas: 73.463. Esto es un Proyecto Social fundamentalmente, pero que lleva una carga económica, porque el actor económico fundamental, es el hombre. El actor fundamental no solamente económico, de la historia es el ser humano. Con una pobreza de 85%, difícil es pensar en un modelo de desarrollo económico sustentable desde dentro, sustentado en la inteligencia, en la ciencia, en la tecnología, en la capacidad, en las manos, en el trabajo del hombre. Así que hay un clima de estabilidad cambiaria, además, en estos 50 días de gobierno, se ha mantenido la banda, incluso ha bajado de manera bastante apreciable de la pendiente que venía siguiendo la tendencia. Las presiones inflacionarias, ya lo dije, se han reducido bastante, las reservas internacionales, sí, hemos perdido un pequeño nivel de reservas internacionales pero no es por ningún espanto de fuga de capitales, no hay nada que indique que esa es la causa, sencillamente dejaron de ingresar capitales producto de la exportación petrolera en estos primeros días del año y además, hemos tenido que, como lo hemos hecho religiosamente en los últimos años, cancelar altos niveles de capital en deuda externa en este primer trimestre del año, esas son las dos causas fundamentales de la leve caída de las reservas internacionales. Voy a hacer un resumen porque no vamos a conformamos con decir lo poco que hemos hecho en estos pocos días y con tantas dificultades. No, vamos a seguir lanzando las líneas y a llamar a todos a que las discutamos. Yo hago un llamado a todos los economistas amigos, sociólogos, las escuelas de economistas, las universidades, todo el que quiera, adelante, a la critica, a la construcción. El Proyecto Nacional Bolívar 2000. Dentro de ese proyecto, nosotros hemos iniciado y así lo señalo, lo reitero, el Programa de Transición Económica para dos años: 1999 y 2000. Es un programa de transición económica, insisto, que forma parte de la médula del Proyecto Nacional Bolívar 2000, que es el proyecto de largo plazo. Ese programa de transición económica 1999-2000 tiene cuatro frentes de batalla, permítanme el término, porque esto es como una guerra, la guerra económica también tiene su dimensión. Voy a mencionar los cuatro, uno de ellos es el de las finanzas públicas, ese será un frente de batalla de mucha importancia dentro del Programa de Transición Económica, las finanzas públicas y su
77

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

saneamiento, tenemos que sanear las finanzas públicas en Venezuela en el corto plazo, aspiramos a hacerlo en el lapso establecido para el plan, es decir 1999-2000. El segundo frente de batalla es la producción nacional, su impulso. Tenemos que darle muy duro, ustedes empresarios, campesinos, pescadores e industriales. No va a ser nada fácil, pero vamos, aunque muchos no estén de acuerdo con algunas cosas pero no podemos esperar ponernos todos de acuerdo. Si nosotros nos sentamos a discutir y a esperar que estemos de acuerdo en todo, se hunde el barco, querido Capitán. ¿Estamos de acuerdo en una línea de acción?, vámonos por allí y donde no estemos de acuerdo, sigamos discutiendo, pero rápido, no podemos esperar más. No me pidan, amigos empresarios de la empresa privada, que yo defina todas las variables o aclare todo el camino, imposible, no me pidan tanto a mí, o no le pidan tanto al gobierno, vamos juntos a aclarar el camino y en situación de crisis, el camino no tiene otra forma de aclararse que caminándolo. Será en el camino, con un plan de avance y de marcha, donde se vayan construyendo las cosas. No podemos ser conservadores en este momento de la historia. Hay un principio de la guerra israelí, allá lo sugirieron y lo desarrollaron: “si tienes duda, ataca”. Un principio de guerra, si estás dudando no sabes dónde está el enemigo. Tienes dudas, ataca, muévete, no te quedes allí porque estarías liquidado. El tercer frente de batalla es el empleo, todos sabemos que cada uno de estos frentes está interrelacionado con el otro poderosamente interrelacionados, no son estancos, no podemos verlos por separado. Saneamiento de las finanzas públicas, primer gran frente de batalla económica, para estos dos años. Segundo, la activación o impulso de la producción nacional. Tercero, la activación del empleo y especialmente, el empleo productivo, ese sub empleo que ahora eufemísticamente llaman, prácticamente es desempleo. El subempleo es casi que improductivo, la mayor parte de él y en Venezuela estamos en 50% de subempleo, más un 15% de desempleo abierto, imagínense. Como dicen en mi pueblo: “agarre ese trompo en la uña”. Y el cuarto frente de batalla, tiene que ver con el Estado, el aparato institucional. Transformación, ya lo dije, tenemos que elevar, tenemos que recuperar más bien, la capacidad de gobierno. El gobierno sabemos de dónde viene la palabra. La palabra gobierno tiene que ver con cibernética, viene del Griego, goberneus. Un piloto, un capitán de un barco
78

DISCURSOS PRESIDENCIALES

que pone sus manos sobre el timón y lo mueve a la derecha, el barco tiene que moverse a la derecha, pero si los sistemas de gobierno no sirven el barco sigue derecho y se va a estrellar, a lo mejor se mueve en sentido contrario y uno piensa que lo está moviendo a la derecha y el barco va a la izquierda. O piensa que está frenando y resulta que está acelerándose el barco, tiene vida propia, es el caos de los sistemas, aquí estamos en caos político, por eso la constituyente. Aparato institucional son los cuatro grandes, fíjense que estamos incorporando este frente, que alguien pudiera pensar eso es político, no, es económico. Insisto, si no transformamos el Estado y no le damos gobernabilidad a este barco, no hay proyecto económico que valga. Pudiéramos hacer todo el esfuerzo para sanear las finanzas públicas, pudiéramos hacer todo el esfuerzo para la producción, si no tenemos un Poder Judicial como lo están evaluando, nuestra amiga la Presidenta de la CSJ que a la vez es Presidenta de las Cortes de Iberoamérica y hay una cumbre, ayer inaugurada en Caracas y anoche lo decía, el Poder Judicial venezolano tiene que ser transformado íntegramente, no hay capacidad en el Poder Judicial para generar seguridad jurídica y justicia. El Poder Ejecutivo debe ser transformado íntegramente, la relación Jefe de Estado-Gobernadores tiene que ser revisada, por ejemplo. Porque una cosa es la democracia, claro, la queremos, y el respeto a los Gobernadores y de ellos a los Alcaldes y todos nos respetamos, de eso no hay ninguna duda, pero es que parece que hay funcionarios locales, algunos, que pretenden o piensan que ellos son los jefes allí de su región. Yo soy alcalde aquí de Sabaneta de Barinas y aquí no hay Presidente que valga. El Presidente decretó por allá un recorte de presupuesto, no es conmigo eso es el Presidente, yo soy alcalde aquí, o soy gobernador aquí. Un sistema federal de gobierno. El Poder Ejecutivo a fondo, el Estado todo, el Poder Legislativo, por Dios, cuanto hay que revisar allí, mucho igual que los demás. Dígame esas Asambleas Legislativas, saludo a mis amigos de las Asambleas Legislativas pero, que cosas las asambleas legislativas, que cosa ¡Vale! eso no tiene arreglo, no tiene arreglo. Eso es como un tumor canceroso y un médico lo descubre, extírpelo antes de que se siga extendiendo, eso hay que extirparlo. No lo voy a hacer yo, no,
79

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

lo va hacer la Asamblea Constituyente estoy seguro de ello, estoy seguro de que esa es la vía, no hay otra. Ahora, hay personas que en Venezuela pretenden que la Asamblea Constituyente sea inconstituyente, que se reúna un grupo de señores y señoras, ahora dicen algunos, a hacer una Constitución, más nada. No, eso no sería Asamblea Constituyente, eso sería otra cosa. Ahora, cuatro frentes de batalla económica y para cuatro frentes de batalla económica, cuatro objetivos principales para orientar la batalla económica, el programa de transición económica 1999 y 2000: la inflación, primer gran objetivo. Dentro de los frentes de batalla esos cuatro objetivos, la inflación, nosotros, y en esto somos audaces en decirlo, lo reconozco, algunos de mis buenos amigos me recomiendan, no diga eso, yo lo voy a decir, porque es un perfilar de un objetivo y vamos a luchar por él. Nosotros aspiramos que en este año 1999, el primero del plan de transición, aspiramos llevar la inflación entre 20% y máximo 24%. Ojalá pudiéramos bajarla más pero esa es la banda que hemos definido en función a una serie de escenarios que hemos estado revisando, es posible que lo hagamos y yo llamo a todos, los especuladores, señores, no sigan especulando. Fíjense que nosotros con el Proyecto Bolívar 2000, yo he dicho le vamos a quebrar el espinazo a los especuladores y lo vamos a hacer, General Martínez Ochoa, ¿Cuántos vehículos militares este fin de semana van a actuar trayendo alimentos de la zona de producción a los mercados? 63 vehículos militares, gracias General. Igual, vamos a buscar todos los vehículos disponibles del estado, señores empresarios privados que puedan prestarnos aunque sea un camión, Gómez Alberti. Un camión, porque no puede ser que, con la Proveeduría Militar estemos vendiendo, como yo he constatado con estos mismos ojos en mercados populares, que hemos hecho cientos de ellos, este fin de semana vamos hacer seis en Caracas, grandes mercados. Un kilo de pollo, me decía una señora, aquí en Catia en la Proveeduría Militar y eso no se estaba regalando, hay una ganancia lógica allí de por medio, no es que estamos eliminando la ganancia porque no, allí hay un transporte, hay proveedores que son los proveedores casi todos de las Fuerzas Armadas Nacionales, un kilo de pollo me dijo una señora que lo había comprado a 600 bolívares. ¿Cuánto vale un kilo de pollo en cualquier mercado? En esos mercados populares, lo estamos
80

DISCURSOS PRESIDENCIALES

vendiendo a 600, 700 bolívares. ¿Se justifica esto? No se justifica. Por más cuento que me echen, yo me los sé toditos o casi todos porque uno ha pasado por todo eso, yo no vengo aquí de paracaídas que caí de la luna. No se justifica. Los especuladores y los monopolios que aquí han venido adueñándose de los recursos alimenticios de un pueblo que está muriéndose de hambre, no entienden esto, le vamos a quebrar el espinazo de esa manera. Si el mismo Presidente tiene que manejar un camión para traer pollos de donde los producen directamente a venderlos en la esquina de Miraflores y poner aquí un mercado, yo lo voy a hacer para que quiebren todos los especuladores que pudieran estar cerca e invito a todos los gobernadores y al gobernador de Lara, que es un Estado tan productivo, que nos ayuden; el Alcalde de Caracas también ha estado por ahí y nos hemos conseguido en algunos de estos mercados, todos los empresarios. Vamos todos a contribuir, pero tenemos que bajar la especulación que es un factor inflacionario en Venezuela, mucho más alto que en otras, partes del mundo, muchísimo más alto, es parte de unos de los componentes de la inflación que se llama el acumulado histórico y la expectativa inflacionaria. Eso es, como decía un Ministro del gobierno anterior, es como un piso de 30% la inflación, que para romperlo, decía el ex-Ministro de Cordiplán Teodoro Petkoff, hay que buscar dinamita. No, no es dinamita, son métodos para romper ese piso. La inflación en el año 1999 tendra un piso de 20 ó 24 máximo y en el 2000, el segundo año del Programa, aspiramos bajarla entre 10 o llevarla a una banda que se mueve entre 10 y 15%. Ojalá pudiéramos llevarla a un dígito. Creo que si todos hacemos el esfuerzo, permítanme ser hasta más optimista, más allá del plan mismo, pudiéramos llevar en el 2000, a finales, la inflación, ojalá, aun dígito y entrar al siglo XXI con un bajo nivel de inflación. Yo sé que lo podemos hacer, lo vamos a hacer, pero hago un llamado a todos los factores que intervienen en esto para que dominemos esa bestia inflacionaria que se desató en Venezuela. Eso es el primero de los 4 grandes objetivos principales de los frentes de batalla del programa. El segundo es el crecimiento. El crecimiento en el frente de la producción nacional. Sabemos, ya lo he dicho, cómo se ha caído el PIB de manera consecuente, de manera bestial, diría yo, en los últimos años y
81

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

hoy tiene signo negativo. Fue de -1.4 registrada esta cifra el año pasado, 1998. Nosotros aspiramos detener este año 1999 el decrecimiento, aspiramos que sea 0 el crecimiento económico este año. Yo insistí mucho en que al final de este año sea 0, neutro. Detuvimos -sería un éxito, sin duda- detuvimos la caída y que hayamos echado un piso para levantar en el año 2000 y que ese año, así lo indica el objetivo crecimiento de los 4 grandes objetivos principales, que el año 2000 el crecimiento sea de un 2% del PIB. En cuanto al tercer gran objetivo tiene que ver con el empleo y al mismo tiempo esa variable del desarrollo social que no podemos olvidar nunca forma parte de la médula de este proyecto humanista, como lo hemos dicho, el empleo hoy, hay muchas cifras contradictorias del desempleo, pero sin duda alguna, hay un promedio al que hemos llegado por allí, con cifras muy serias y que ronda el 15% de desempleo. Ahí no estamos incluyendo el subempleo sólo el desempleo: 15% y aspiramos que este año 1999, el desempleo baje al 12% y en el 2000 llevarlo al 10%. Ojalá pudiéramos bajarlo aún más, pero aspiramos esas cifras en función de la crisis que tenemos. No será fácil salir de esta recesión de 20 años casi, no será vertiginosa la salida, imposible que sea, será paulatina, progresiva y estos objetivos han sido fijados de esa manera, con ese criterio. Por último, en cuanto al cuarto frente de batalla del aparato institucional, se trata de recuperar la gobernabilidad, recuperarla levemente, pero de manera apreciable y significativa y por eso necesaria es la Ley Habilitante para elevar en el corto plazo, es decir, ya. Si a nosotros nos dan la Ley Habilitante mañana, tengan la seguridad que antes de que termine la Semana Santa estaremos ya decretando las primeras leyes económicas y sociales. Ojalá el Congreso apure, ojalá no se vayan de vacaciones de Semana Santa desde mañana y entonces difieran esta discusión para después de la Semana Santa, lo clamamos. La Ley Habilitante sería la reforma superficial, sin duda, del Estado, pero que nos elevaría el nivel de gobernabilidad en 1999 para potenciarla al máximo en el 2000 a través de la Asamblea Constituyente y la Revolución Democrática en marcha para tener un nuevo Estado, una nueva República, unos poderes relegitimados, un vigoroso Estado que pueda impulsar, con una nueva ética nacional, con un nuevo espíritu nacional, todo el proyecto
82

DISCURSOS PRESIDENCIALES

porque este Estado, del cual yo soy jefe, no tiene capacidad de impulsar ningún proyecto nacional, esa es la dura verdad. En cuanto a estos objetivos principales yo voy a hacer algunos muy breves señalamientos de instrumentos para lograr esos objetivos. Por ejemplo, en el frente de Finanzas Públicas, reducir la inflación, ahí hay varios objetivos intermedios para lograr el gran objetivo: reducirla a ese nivel que ya señalé de entre un 10-15% en el año 2000, fundamental es, lo sabemos, alcanzar los equilibrios macroeconómicos, restableciendo la armonía entre las variables macroeconómicas, recuperar la eficiencia, la solvencia y solidez de las finanzas públicas y además, necesario es, restituirle al Estado la capacidad para proveer bienes y servicios que sean esenciales para el desarrollo: salud, educación e infraestructura. El Estado debe estar en condiciones de proveer esos bienes y servicios, para eso está el Estado. Una de las causas del fracaso, en nuestro criterio, de todos los planes de ajuste anteriores que aquí se intentaron, cuántos planes se han lanzado de aquí, yo recuerdo muchos, pero una de las causas de su fracaso, en nuestro criterio, es que olvidaron y dejaron de lado al Estado. Una concepción neoliberal extrema. El Banco Mundial, en su último informe del año pasado, vuelve a insistir y aquí lo dijeron, un Estado eficaz, eficiente, no es un lujo, es una necesidad. El Estado es un actor fundamental del proceso económico ¿Cómo lo vamos a excluir?, por eso, está incluido acá, dentro del objetivo intermedio, los instrumentos, una reforma tributarla que ya hemos anunciado en la Ley Habilitante, la lucha contra la evasión fiscal. Hemos restituido fuerza al Seniat, estamos reestructurándolo, hemos hecho cambios importantes en las aduanas, habrá que transformar a fondo las leyes, hemos hecho lo que hasta ahora, en el marco vigente, podemos hacer pero eso tiene sus límites y muy fuertes, no podemos ir muy lejos por el marco. Aquí cuando uno analiza muchas leyes, se da cuenta que la corrupción se legalizó, muchos corruptos aquí se enquistaron y se pusieron de acuerdo, inteligentemente, y convirtieron la corrupción en leyes y hay leyes aprobadas para facilitar la corrupción y uno choca contra ellas, las consigue a la vuelta de cualquier proyecto, cualquier
83

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

intento; sin embargo, a pesar de eso, hemos llegado y comenzado a tomar acciones que ya han dado algunos resultados iniciales. El contrabando en Venezuela es abierto. Venezuela toda es un puerto libre, Margarita perdió esa ventaja. No es el Impuesto al Valor Agregado (IVA) la ventaja de Margarita, no, la ventaja de Margarita es el puerto libre no el IVA, pero los margariteños perdieron esa ventaja porque Venezuela toda se convirtió en estos últimos años en puerto libre, contrabando va y contrabando viene alegremente ¡Y cómo afecta eso la producción y a la competitividad! Hemos tomado algunas acciones y ya tenemos en prisión, aunque muchos de ellos ya han salido. ¡Qué rápido salen! Un esfuerzo de investigación, de buscar las pruebas, vamos al tribunal y a los tres días no hay pruebas y salen muy rápido. ¡Qué rápido salen algunos de los corruptos, con pruebas y todo! Sin embargo, seguiremos insistiendo. Tanto da el cántaro al agua hasta que se rompe o como dijo Pedro Zaraza, un gran General venezolano, antes de pelear contra Boves, otro gran guerrero asturiano, frente a frente: “o se rompe la zaraza o se acaba la bovera” y unos minutos después estaba muerto José Tomás Boves en la Batalla de Urica. Vamos a darle a esa Zaraza o a esa Bovera, la Bovera se va a romper. Es importante, entonces, la lucha contra la evasión fiscal, ya hay planes en marcha para reducirla, la reestructuración del gasto, pero uno consigue los mismos límites a los que me he referido. Por ejemplo, a los amigos del Consejo Nacional Electoral (CNE) le hemos pedido que eliminen un aporte el cual está obligado la Hacienda Nacional a darle al CNE, pero no es para él, no es para los gastos del referéndum que ya viene, no es para los gastos de la Constituyente, es para financiar ¿Saben a quién? a los partidos políticos y son varios miles, 2.600 millones de bolívares. Los señores de los partidos políticos se niegan, con ellos no es la crisis. Señores jefes de los partidos políticos, a mí me parece, no sé a ustedes qué les parecerá, pero a mí me parece una inmoralidad. Rebájense eso, yo no puedo hacerlo, si fuera por mí lo haría y estoy seguro que si lo hago, me apoya el 90 y tanto por ciento de la población. Seguro estoy. ¿Cuánto no podemos hacer, cuántas escuelas no podemos activar, cuántos hospitales de niños no pudiéramos equipar que están sin equipamiento la

84

DISCURSOS PRESIDENCIALES

mayoría de ellos con Bs. 2.500 millones que hay que darle, obligado, a los partidos políticos? Nosotros fundamos un partido político: el Movimiento V República y nunca nos dio el Estado ni un bolívar ni le pedimos tampoco. Al contrario, nos quitaron algunas cosas. A usted, Dávila, le robaron dos camionetas cuando la Disip nos perseguía y nos robaba, a mí me robaron una camioneta Toyota que tenía, una Samurai, para recorrer Venezuela. Los partidos políticos tienen que auto financiarse. ¿Hasta cuándo vamos a estar nosotros financiando partidos políticos con esta crisis? Otros que no quieren que se les quite ni un bolívar son las centrales obreras. La Confederación de Trabajadores de Venezuela tenemos que financiarla nosotros. Son 160.000.000, hay que darles el dinero y no quieren rebajar nada, ellos son bravos, señores de la CTV, tienen que rebajarse, estamos en crisis ¿Aún no se han enterado? Estamos en una crisis económica terrible, les pedimos a nombre de los venezolanos que se rebajen ese aporte y no quieren. Entonces tenemos reestructuración del gasto para dirigirlo a los sectores productivos, a la provisión de bienes y servicios que es una función del Estado, pero ¿Con qué el Estado?, lo mismo mis amigos los gobernadores, mis amigos los alcaldes. Hemos estado junto con el Ministro del Interior trabajando arduamente porque le hemos dado vida a una instancia que necesaria es como el coordinado de inversiones, el Fondo Intergubernamental para la Descentralización (FIDES), la Ley de Asignaciones Especiales y cuántas vías más para los gobiernos locales, pero generalmente no hay control, ustedes lo saben, más allá del control que un gobernador ejerce, pero que esos recursos estén direccionados en función de proyectos integrales, un país no se puede hacer así. El Gobernador de Barinas tiene un proyecto pensando en Barinas nada más y el de Apure tiene otro, muchas veces chocan unos con otros. A eso hay que darle la visión de integralidad y he allí, cuando yo me he manifestado en contra de esa tendencia anárquica de una descentralización mal entendida. Un llamado a todos los gobernadores a que todos aceptemos que esta es otra realidad, ya aquí no está un Presidente que va a darles todo y todos los recursos sin control. No, yo estoy obligado, si a mi padre el Gobernador de Barinas, tengo que asignarle, porque la ley lo indica, al
85

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Gobierno de Barinas, por ejemplo, 30 millardos de bolívares, yo, que soy el administrador de la Hacienda Pública Nacional, estoy obligado a saber, a vigilar, a chequear en qué se utilizó hasta el último de esos bolívares, es una obligación, lo estamos haciendo, algunos se resisten y dicen que ese es un ámbito que ellos conquistaron en la descentralización. Yo le he dado órdenes al Ministro del Interior, señores Gobernadores con todo mi afecto, no suelte, Ministro del Interior, ni un bolívar hasta que no se pase por el coordinado de inversiones y estemos de acuerdo para qué van esos proyectos. Así es la cosa, aquí se acabó aquel tiempo feliz en que todo el mundo llevaba, venía, negociaba, que este es de mi partido y más exigente, he dicho, con los gobernadores del Polo Patriótico y el primero de ellos, mi padre, con él, más exigente que con ningún otro, para dar el ejemplo. Nosotros necesitamos y así lo he dicho, en todos estos viajes que hemos hecho, necesitamos urgentemente reestructurar la deuda pública externa y la interna también, es criminal el asunto de la deuda externa. Nosotros, amigos del mundo, vamos a pagar la deuda; nosotros, amigos banqueros del mundo, gobiernos del mundo, vamos a pagar la deuda, somos gente seria y responsable, pero como está planteada, es imposible, nosotros no podemos sencillamente. Así lo he hablado con toda franqueza, desde reyes hasta gobernantes, presidentes y banqueros. Queremos pagar ¡Ayúdennos! eso lo hace cualquier cliente deudor que está en problemas, vamos a refinanciar esto, vamos a emitir otros títulos, vamos a cambiar parte de esa deuda por inversión. Nosotros aspiramos bajar este año, al menos en 1.5% del producto, el peso de la deuda externa que es muy alto para el golpeado presupuesto nuestro y la golpeada sociedad nuestra y la estancada economía nuestra. Es una arteria que está abierta, queremos pagar pero necesitamos urgentemente refinanciar, reestructurar, cambiar, pues, porque los términos parecen que asustan a alguna gente. Algunos me dicen que no diga “reestructurar” sino “refinanciar”; otros que no diga refinanciar sino revisar. No, queremos cambiar la deuda, no podemos pagar eso, así, con ese peso tan alto y esperamos que nos entiendan. Vengan a ver la realidad nuestra, no estoy pintando pajaritos negros en el aire. Un banquero por allá en una ciudad muy fría me dijo: No, pero es que Venezuela está muy bien. Le dije: ¿Venezuela está muy bien? ¿Y usted
86

DISCURSOS PRESIDENCIALES

de dónde sacó eso? -Yo conozco Venezuela, me dijo- Testigo de excepción el Ministro de la Secretaría. Le dije: -No, Venezuela está muy mal, señor, le han dicho mentiras, le están mintiendo, uno de sus clientes, Venezuela, está muy mal. Ojalá se haya convencido, le dejamos una serie de documentos. Por otra parte, estamos decididos, ya lo dije, a vender activos del Estado para contribuir a reducir el déficit y en consecuencia, reducir la inflación. Igual dentro del objetivo de políticas económicas y su coordinación y estabilización, pero una política fiscal restrictiva, ya lo hemos dicho, hemos hablado suficientemente de eso. Hemos solicitado en la Ley Habilitante, ya lo sabe el país, una serie de impuestos, no hemos querido sobrecargar de impuestos porque sabemos la recesión económica, hay muchos otros recursos impositivos, nos han propuesto muchos: que si el Impuesto al Activo Empresarial hay que subirlo, que si el Impuesto a la Ganancia, que si el Impuesto a los activos, al lujo, pero sin embargo, nosotros hemos dicho que no, creemos que con esta solicitud de estos impuestos que hemos hecho en la Habilitante, con eso podemos. Ojalá podamos con eso y estoy seguro que sí, pero llamo a todos, el que tenga que pagar un impuesto que lo pague. Hace poco me trajeron mi hoja de impuestos, yo tenía años que no la llenaba y no recuerdo la cifra que pagué pero ya firmé mi hoja de impuestos y le dije al Procurador que hiciera el cálculo estricto, porque hay mucha gente que inventa, cargas familiares y agarra la bisabuela, el bisabuelo que vive en no sé donde, los hijos del vecino, mi amigo que está pasando trabajo en México y termina el Estado debiéndole. O hay empresas que hacen juego con otras, morochas, y las ponen a perder para equilibrar. No, yo le hago un llamado desde la persona natural que tenga y obtenga su ingreso y su renta hasta las personas jurídicas y las empresas para que paguemos todos nuestros impuestos. Es una regla fundamental del capitalismo, elemental mi querido Watson, recabar los impuestos. Aquí llegamos al acabose, evasión y evasión. No, hay que luchar y empezamos por la misma conciencia. Luego, los demás impuestos anunciados ya ustedes los conocen: el Débito Bancario por un año, a una tasa de 0.5%; ahí hay una banda pero el Congreso está discutiendo y parece que está discutiendo las tasas también, por eso es que el Congreso tarda tanto. Nosotros hemos pedido
87

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

que nos den la Habilitante, es para nosotros fijar la tasa. Ahora no, en el Congreso están unos que dicen que debe ser 0.7 %, que por dos años, que por un año, que por seis meses, y cada uno con un discurso económico, etc. Dennos el permiso, aquí estamos ante el país, estamos pidiendo un permiso, si me lo van a dar amarrado, no me den nada. Lo que estamos pidiendo es una Habilitante y hay toda una concepción y una exposición de motivos, pero me informaron que estaban discutiendo hasta las tasas de los impuestos, no tiene sentido en mi criterio. La reforma de la Ley del Impuesto sobre la Renta, ya hemos anunciado para cancelarla mensualmente y no al final de año, de forma de ir adelantando la recaudación de impuestos y atender el déficit sobre la marcha y la política monetaria y cambiaria ya lo hemos dicho, independencia del Banco Central, estrecha coordinación, juego cerrado y coordinación de la política monetaria con la fiscal. No estamos de acuerdo y estamos decididos con el Banco Central en juego cerrado, repito, a no devaluar la moneda, no caer en la tentación de la devaluación con fines fiscalistas si no manejamos en la banda cambiaria con la pendiente ya anunciada, una depreciación anual entre un 15-20%, pero jugando con el mercado y no caer en la tentación devaluacionista. Igual vamos a mantener la libre convertibilidad de la moneda y jugar con las tasas de interés y con los incentivos para que vengan los capitales. Luego, la deuda pública es otro de los objetivos dentro de la visión del gran objetivo de reducir la inflación, esto ya lo he comentado, la venta de activos del Estado. Ahora voy a pasar, después de haber comentado dentro de los frentes de acción, los frentes de batalla del Programa de Transición Económica 99-2000, voy a comentar ahora el segundo objetivo, que es la recuperación del crecimiento económico y hacerlo sostenible, además, sanear las finanzas públicas. Dejemos atrás ese objetivo y entremos ahora al segundo: recuperar cómo nosotros pensamos, no lo vamos a hacer nosotros, vamos todos a hacerlo, cómo vamos a recuperar el crecimiento, a frenar el decrecimiento a 0 este año, que ya seria un logro y levantar vuelo el año 2000 hasta un 2% por lo menos del PIB. Aquí, como uno de los objetivos intermedios de ese gran objetivo principal, hemos definido el siguiente y esto es una continuación de lo que ya anteriormente hemos anunciado: dinamizar y diversificar el aparato
88

DISCURSOS PRESIDENCIALES

productivo en los siguientes sectores (hemos agregado uno acá en relación con las reflexiones de estos últimos meses y relacionándolo con la Agenda Bolivariana), 6 sectores creemos que vamos a comenzar en el más corto plazo posible a dinamizar y a levantar El sector energético mucho más allá del petróleo, es el gas, es la petroquímica, es la orimulsión, es energía eléctrica; consolidar ese modelo energético, mucho más amplio vigoroso. Venezuela tiene condiciones excepcionales para ser un polo de poder energético no sólo en el continente americano sino en el mundo entero. Dentro de pocas semanas voy al Asia, estaremos visitando a los amigos de la China, India y otros países del Asia, que están muy interesados por la orimulsión, por ejemplo en Italia y Canadá. Vamos hacia Brasil, Colombia, el Caribe. Venezuela puede ser, con una buena estrategia mucho más afinada, una potencia energética mundial, en esa dirección vamos nosotros y en eso, bienvenido capital privado; no tenemos nosotros, ni queremos ni tenemos cómo hacerlo solos. Nosotros diseñamos la estrategia, vamos impulsando el rumbo del proceso pero necesitamos los capitales para inyectarlos en todos estos sectores del modelo energético. El sector agrícola es otro en el que hay un gran potencial, está desasistido, necesitamos impulsarlo. El sector de la pequeña y la mediana empresa, que es un sector que genera mucho empleo. Tenemos ya planes concretos y pronto vamos a comenzarlos con algunos sectores de la empresa privada nacional. El sector turismo, cuarto sector. El quinto, telecomunicaciones y por último, el sector de la construcción. Son los seis sectores y en alguna ocasión los llamé “ejes dinamizadores”, lo son, del modelo productivo intermedio, endógeno, pero que se alimenta de los recursos externos, de la inversión privada nacional e internacional. Que el Estado impulse, facilite, promueva, que participe en algunos de ellos, especialmente en el sector petrolero. Allí nosotros no damos marcha atrás, no es privatizable PDVSA, eso ni siquiera lo vamos a discutir, no está en discusión, pero en todos los demás sectores sí, pero aunque PDVSA no es privatizable, sin embargo, sabemos que aquí ha habido una apertura petrolera, la respetamos y aquí siguen presentes y seguirán nuestros amigos de las empresas petroleras transnacionales.
89

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Para ello, como instrumentos dinamizadores para lograr estos objetivos intermedios, encontramos algunos de ellos: estímulo a la inversión privada. Yo le hago un llamado a los inversionistas privados venezolanos y de cualquier parte del mundo, no crean en cuentos de camino porque los siguen habiendo. Aquí no hay espantos, no habrá golpe de Estado, aquí el pueblo venezolano y las Fuerzas Armadas unidos estamos todos en un proyecto para construir una democracia sólida. Eso de las invasiones, aquí hay 40 años de invasión, párese cualquiera de ustedes en la azotea y mire alrededor a ver qué hay en torno a estos cerros, 40 años de invasiones. Ahora, algunos asustados, he leído algunas declaraciones de mis amigos los empresarios, algunos ganaderos, que van a armarse. Yo he ido a hablar con los llamados invasores, no lo son en verdad. No, son excluidos. Vamos todos a darle solución a eso. Ojalá, decía hace poco, ya tenemos las soluciones, vamos a activarlas. Ya lo hemos hecho a través del Ministro de la Defensa, el de Agricultura, ya hemos solucionado un tercio de estas últimas, porque la gran invasión, esta de 40 años, esa habrá que solucionarla en 40 más, por lo menos. Los cinturones de miseria en torno a Caracas ¿Qué son? ¿Producto de qué? todas esas fueron invasiones. Ahora dicen que Chávez promueve invasiones. No crean en cuentos de camino, amigos inversionistas. Ojalá eso fuera el problema de Venezuela las llamadas invasiones, que se solucionan rápidamente, basta que un Gobernador sea un líder, basta que un Alcalde sea un líder, basta que un Coronel o un General sea un líder y tenga sentido social o un Presidente o un empresario privado y vayan a hablar con esos señores y con esas mujeres, la mayor parte son mujeres abandonadas, mucho padre irresponsable, mujeres sin marido y con 1, 2 o 3 muchachos. Vamos a verlos, vamos a hablar con ellos, no son monstruos, están clamando justicia, hay que dársela. No crean, entonces, en cuentos de camino, amigos, vamos a impulsar todas estas empresas con esas personas, los mal llamados invasores. Ellos quieren trabajar, todos lo quieren hacer, no hay ningún holgazán que se lance al suelo y denme comida; quieren trabajar, quieren hacer su propia vivienda o están dispuestos a hacer una microempresa con muy poquito, no piden mucho, no piden aire acondicionado ni grandes instalaciones, a lo mejor con una pequeña cosa, ellos comienzan a producir.
90

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Vamos todos, todos podemos hacerlo. Ahora si nos ponemos a pelear nosotros, los empresarios diciendo que se van a armar con fusiles, que van a importar los paramilitares para fusilar a los invasores y que el Ministro de la Defensa es un incapaz y que Chávez también lo es, si vamos a ponernos en eso, no hay solución. Nosotros estamos haciendo un esfuerzo para solucionarlo respetando los derechos humanos tan vulnerados en nuestro país, tanto que estamos a punto de ser condenados por lo del 27 de Febrero en una Corte Internacional. Queremos respetar los derechos humanos, compromisos tenemos con las Naciones Unidas, con los países del mundo. ¿Dónde se ha visto que las Fuerzas Armadas son utilizadas de buenas a primeras, para salir a reprimir mujeres con niños y hombres desarmados, harapientos, muertos de hambre, qué es eso? ¿Dónde se ve eso? En los Estados Unidos, señor Embajador, por ejemplo, está prohibido utilizar las Fuerzas Armadas para asuntos internos, para eso está la policía y yo no me meto en las cosas de los Estados Unidos, pero es un ejemplo. Aquí quieren algunos y basta leer titulares y críticas en televisión y en radio, que el Presidente Chávez no está cumpliendo con su obligación ¿Qué quieren, que yo mande a la Guardia Nacional y a las tropas a dispararle ráfagas a esa gente? ¿En qué mundo estamos viviendo? No lo voy a hacer, saben que no lo voy a hacer, por más que critiquen, alguien dijo que me iba a demandar. Que me demande, si me van a meter preso a mí por negarme a masacrar un pueblo, aquí estoy, métanme preso pero no lo voy a hacer. Créanme, no lo voy a hacer por más que declaren y digan, no lo voy a hacer, bastante de eso hemos tenido ya. Vamos a liderizar un pueblo, vamos a atender un pueblo, vamos a solucionar entre todos. Yo pido ayuda más bien de los medios de comunicación, de los empresarios, de los militares, de los civiles, de la Iglesia, todos vamos. El problema es de todos, vamos a solucionarlo, no es muy difícil solucionarlo, tenemos como hacerlo. Estamos dispuestos a aportar algunos recursos como la tierra, construcción de viviendas y autoconstrucción de viviendas. Hay otros sectores que pueden hacer bastante en vez de estar pidiendo tropas y fusiles para contribuir a solucionar el problema, ese es un problema de fácil solución y en corto plazo estará solucionado. Digo esto para los amigos inversionistas que temen y andan atemorizados porque en Venezuela hay invasiones que van a acabar con la propiedad privada y
91

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

el Presidente está aupando las invasiones y aplaude a los invasores porque es la revancha social del odio, etc. No, mentira, no es eso. No se dejen meter cuentos de camino, vengan a invertir aquí en todos estos sectores: energético, agrícola, pequeña y mediana empresa, turismo, telecomunicaciones y construcción; nosotros garantizamos, y por eso el proceso constituyente, queremos construir un piso de seguridad jurídica y de respeto a las inversiones. En la Ley Habilitante estamos solicitando la potestad para legislar de manera rápida, de una Ley de Protección de Inversiones para proteger todas las inversiones de cualquier parte del mundo que aquí vengan y las inversiones nacionales también. En cuanto al sector energético, nosotros hemos comenzado a reestructurar Petróleos de Venezuela, con una visión estratégica. PDVSA hoy, podemos decir, que ya no es una empresa anarquizada, que anda funcionando como si fuera República PDVSA, otra república, otro estado. No, PDVSA está subordinada hoy al Estado, al gobierno, a través del Ministerio de Energía y Minas, ese es el canal. No puede estar PDVSA por encima del Ministerio de Energía y Minas o PDVSA endeudándose a su propio criterio. Hemos hecho un convenio y hemos establecido la coordinación necesaria para el endeudamiento, necesario también, de PDVSA, pero dentro del endeudamiento nacional. Eso no se hacía antes, inclusive en enero nosotros logramos detener una misión de PDVSA que estaba en Europa y quería endeudarla y no lo sabía el Ministerio de Minas ni el gobierno recién electo. Ahora lo estamos reorientando como tiene que ser y ya se ha anunciado públicamente. Estamos dispuestos a reducir costos en PDVSA, a impulsar el desarrollo de proyectos algunos ya en marcha y otros previstos en la Faja Bituminosa del Orinoco. Ahí hay un gran potencial y así proyectos como Petrozuata, SINCOR, Cerro Negro, en la Faja, contarán con todo nuestro apoyo y ojalá que del mundo entero vengan misiones a estos sectores a incorporarse. Queremos también una nueva Ley de Hidrocarburos, una Ley Eléctrica moderna para impulsar, con una visión moderna estos sectores. Vamos a crear una empresa nacional de transmisión de energía eléctrica. Ha habido en esto mucho descuido y está muy vulnerada la capacidad de transmisión eléctrica y ha puesto en peligro el suministro eléctrico a buena parte del país. Los recortes de producción ya de ello hablé y en PDVSA,
92

DISCURSOS PRESIDENCIALES

dentro de esa reestructuración que hemos iniciado, con mucho cuidado, no es que estamos iniciando en PDVSA una transformación de un día para otro. No, eso lo estamos haciendo con mucho cuidado y conversando con la empresa, pero una de las cosas que son señales para que las vean los que quieran verlas, los que quieran incorporarse a esto, hemos creado dos Vicepresidencias, además de las que ya existían. Una, Vicepresidencia de Gas, porque nosotros estamos decididos a crear una empresa de gas que sea independiente de PDVSA y comenzar a explotar y comercializar en grandes proporciones el recurso del gas que tenemos y además, una Vicepresidencia de Petroquímica, también con la idea de independizar la industria petroquímica de la industria petrolera y para ello, tanto para el gas como para la petroquímica, bienvenidos serán los capitales de cualquier parte del mundo. Ya han venido, conversamos esto en los países donde hemos ido y una misión de Canadá vino hace poco para el sector del gas y están muy interesados en la explotación, en la conducción y comercialización de transporte del gas. En el sector industrial, dentro de este objetivo de recuperar y relanzar el crecimiento nacional, ahí tenemos algunos objetivos secundarios, como lo son mejorar la competitividad del sector industrial, el fortalecimiento de la pequeña y la mediana empresa, y ampliar el financiamiento para el sector industrial con acciones como la reestructuración del sistema financiero público, ya hemos conversado un poco, la política de compras del sector público y empresas del Estado. Estamos preparando medidas ejecutivas no para ordenar al Estado a sus empresas y al sector público comprar, como aquello que aquí existió un tiempo, aquella consigna “Compre Venezolano”. No, lo que queremos es darle igualdad de oportunidades a la producción nacional y que el Estado y sus empresas, que tienen un gasto bastante importante, tomen en cuenta y eso lo vamos a reglamentar, la producción nacional para de esta manera incentivar y dinamizar desde el Estado mismo, la producción nacional. Igualmente, la Ley Nacional del sistema nacional de garantías recíprocas para el Sector Industrial, la creación de bolsas de trabajo y programas de empleo concertado y al respecto, hemos estado conversando con el presidente de Fedecámaras, de Consecomercio, de Conindustria y creo que pronto tendremos ya algún acuerdo sólido al respecto; empleo
93

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

concertado y Bolsas de Trabajo para generar empleo productivo. Lo mismo en la Ley Habilitante está incluida una solicitud para modificar la Ley de Licitaciones y equiparar las oportunidades para el sector productivo nacional. Ojalá pronto nos llegue la Ley Habilitante para legislar al respecto. En cuanto al sector agrícola hacerlo competitivo, garantizar la seguridad alimentaría de los venezolanos y como dijimos en la campaña electoral, queremos llevar el sector agrícola o la que es la seguridad alimentaría a rango constitucional. Un país que no produzca un mínimo de su consumo interno, es un país con alta vulnerabilidad en su seguridad y en su soberanía. Ahí tenemos ya definidos algunos proyectos bandera, así lo hemos llamado, el Proyecto de Arroz, por ejemplo, y en esto hemos hecho contacto con inversionistas de algunas partes del mundo. La palma aceitera, en este viaje que haremos al Asia vamos a llegar, Dios mediante, hasta Malasia y para ello conversé con el señor Mahatir en la Cumbre del Grupo de los 15, y están muy interesados, tienen un desarrollo de palma aceitera bastante importante y vamos a comenzar a hacer estudios técnicos e igual con otros sectores agrícolas, tal como el arroz, con los amigos de China, de los sectores de producción de la pequeña y mediana empresa con los amigos de la India, es decir, estamos decididos, con el mundo entero, a hacer los acuerdos necesarios para lograr estos objetivos que son objetivos nacionales, pero también objetivos dentro del sistema económico internacional. Vamos a hacer un buen esfuerzo en el mantenimiento y la ampliación de los sistemas de riego y saneamiento de tierras para incrementar la capacidad de las tierras productivas, vamos a promover la instalación de la Bolsa Agrícola, que en otros países vecinos ha tenido bastante éxito y vamos a modificar el marco legal para permitir la renta de tierras, porque aquí se habló muchos años de una reforma agraria y de la distribución de la tierra, pero resulta que Venezuela, según cifras que aparecieron recientemente en prensa nacional es, óiganme esto, el segundo país en el mundo en cuanto al grado de desigualdad de la distribución de la tierra. El segundo país en todo el mundo con mayor desigualdad en la distribución de la tierra y resulta que el Estado es uno de los más grandes latifundistas. Así que estamos decididos a modificar esa estructura de lo
94

DISCURSOS PRESIDENCIALES

que es la tenencia de la tierra, eso es fundamental para impulsar la agricultura. Igual las telecomunicaciones, vamos a hacer una apertura de la telefonía básica. Ahí está en marcha el otorgamiento de una tercera concesión de telefonía celular. Vamos a desarrollar la telefonía rural y otros sistemas de telecomunicaciones, algunos de ellos ya están en estudio e incluso, algunos orientados a elevar el nivel educativo de nuestra población. Estos sistemas educativos satelitales, Argentina y México, son algunos de los países que en este instante recuerdo, tienen bastante avanzado y muchos otros, estos sistemas y nosotros estamos dispuestos porque necesitamos abrir nuestros mercados a esos sistemas de telecomunicaciones. Todos estos sectores para la empresa privada nacional y la empresa privada internacional. Igual en el turismo, hace pocos días estuve en Margarita conversando con la nueva Gobernadora Irene Sáez y hay un proyecto muy ambicioso a nivel nacional, pero específicamente para Margarita. Estamos dispuestos a privatizar muchos sectores turísticos que están en manos del Estado, activos turísticos. Ya estamos haciendo una buena revisión de ellos. Una de las grandes dificultades que tenemos es que el Estado no tiene bien precisado la totalidad de los activos y hay que irse enterando, hay que andar con una linterna en un cuarto oscuro, como que entremos aquí a ver qué es lo que tengo y uno va tropezando con cosas, pero no hay de verdad y es una de las cosas que el Contralor nos decía en La Viñeta cuando hablamos y es una realidad espantosa: el Estado no tiene un registro de bienes, así que estamos haciendo esto y dispuestos a privatizar estos activos turísticos y además, hacer programas complementarios en cuanto a programas turísticos que hay en esta zona del Caribe, especialmente y con países de Norteamérica, de Latinoamérica y de Europa. Desde el punto de vista turístico hay otros proyectos mucho más detallados, voy a mencionar uno de ellos, son muchos, por ejemplo, para ese turismo que llaman de aventura, creo que debe ser bastante motivante para alguna persona que venga de Ottawa, venir a recorrer el Orinoco, los ríos de la sabana, ese turismo de aventura, ese turismo de playa. Así que tenemos, dentro de la visión de desarrollo del Eje Orinoco-Apure, el
95

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

impulso del eje fluvial del río Orinoco en el Estado Amazonas y hay también un proyecto de la Ruta Libertadora con Corpoandes y Corpoturismo, que estamos revisando para ver si la activamos con nuestros hermanos colombianos y los países de la comunidad andina. En cuanto al tercer gran objetivo, he comentado líneas, instrumentos, objetivos secundarios de dos grandes objetivos de los cuatro frentes de batalla económicos. El primero de esos frentes, recordemos, fue de esos grandes objetivos, dominar la inflación. El segundo, la reactivación del aparato productivo. Ahora, el empleo, que tiene que ver con lo social pero también con impactos en lo económico. El empleo es como la bisagra más fuerte de unión entre lo social y lo económico. Hay una serie de proyectos y vamos a arrancar pronto, el 10 de abril, ya lo dije, vamos a iniciar el segundo nivel de actuación del Proyecto Bolívar 2000 y fundamentalmente, ese nivel Pro-Patria va orientado a la generación de empleo. Por ejemplo, acciones específicas de ese objetivo para lograrlo, un plan de inversiones públicas, vamos a echar andar pronto para generar unos 130.000 empleos directos e indirectos en este año. Ya el Ministro de Infraestructura, Luis Reyes Reyes, el de Industria y Comercio, junto con sectores de la empresa privada, de la construcción, gobernadores, alcaldes, estamos haciendo toda una coordinación para que este plan arranque el próximo 10 de abril. Ya mencionaba algunos proyectos que hemos estado discutiendo con Fedecámaras, Consecomercio, Conindustria y otras organizaciones del sector empresarial venezolano como son las Bolsas de Trabajo y Programas de Empleo Concertado, que generarían este año, alrededor de 110.000 empleos directos e indirectos. Esto tiene ese mecanismo que ojalá podamos acordarlo de lo que llaman el crédito fiscal, es decir, la empresa privada eleva en un 10%, hemos dicho, aproximadamente, su nómina y 50% de los salarios serían aportados por el Estado y 50% por la empresa privada, pero como nosotros tenemos en el Estado ese déficit tan grande, estamos haciendo ese acuerdo para que la empresa privada asuma este año el 100% del pago salarial y nosotros le descontaríamos el próximo año ese 50% de lo que ellos tienen que pagar en el Impuesto sobre la Renta. Así lo hemos comentado, ojalá podamos activarlo con la mayor cantidad de empresarios privados posibles. Tengo muchas
96

DISCURSOS PRESIDENCIALES

esperanzas en que eso arranque pronto, ojalá arranque el 10 abril con alguna elevación, porque hay que absorber esa fuerza de trabajo. Hoy, por ejemplo y tengo la información dolorosa, me lo comentaba el Ministro de la Defensa por vía telefónica, de una persona que murió hoy en el oriente, producto de una situación de conflicto entre trabajadores y desempleados, es decir, el conflicto del trabajo es muy grave y serio y eso afecta la estabilidad pero vamos a activar ya esos planes concertados para Bolsas de Trabajo, empleo concertado, etc. El fortalecimiento de la Pequeña y Mediana Empresa (PYME), estamos trabajando muy a cuadro cerrado, por ejemplo con Henry Gómez Alberti y muchos otros empresarios, también con otros sectores de artesanía, de pequeña empresa, para desarrollar microempresas y aspiramos, en el corto plazo, ya en estos meses que vienen, generar unos 30.000 empleos directos e indirectos y por la instrumentación de programas sociales que también están siendo revisados, pero van a entrar en vigor en las próximas semanas, unos 120.000 nuevos empleos directos e indirectos. Eso en cuanto al empleo. El Plan de Inversiones Públicas de Infraestructura será desde el punto de vista del Estado, la línea dinamizadora, captadora y generadora de empleo más fuerte. Situado Constitucional de los Gobernadores, alcanza a Bs.926 millardos; el FIDES 473 millardos; la Ley de Asignaciones Especiales, Bs. 271 millardos. Fíjense que al Estado sólo le queda, a la administración central para la inversión apenas Bs. 124 millardos, es decir, 124 mil millones de bolívares, por eso es que es tan importante, para no perder la visión de proyecto nacional de inversiones nacionales, que haya esa coordinación de inversiones entre las gobernaciones y la administración central. Igual desde el punto de vista del desarrollo, del empleo y del desarrollo económico, quiero también anunciar que estamos decididos a incrementar las oportunidades para la inversión privada nacional e internacional. Al respecto hemos venido trabajando mucho en los últimos días, por ejemplo, con el Presidente de la Corporación Venezolana de Guayana, señor Clemente Scotto, hemos estado revisando los modelos de privatización anteriores, preocupados estamos por la crisis en SIDOR, pero hemos conversado con los inversionistas, el consorcio Amazonia,
97

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

hemos estado buscando soluciones al problema con los trabajadores. Nosotros estamos apostando al triunfo de ese modelo privatizador de SIDOR y ya tenemos acuerdos para que se recupere el sector siderúrgico que fue privatizado. No podemos apostar al fracaso porque ese es un poco el estigma que cargamos. Venezuela privatizó VIASA, nuestra línea aérea bandera y hoy eso no existe. El caso de SIDOR, el Estado pudiera decir que está privatizado, pero estamos dándole la mano a los inversionistas argentinos, mexicanos, venezolanos y el consorcio Amazonia y el Estado, la empresa privada y los trabajadores tenemos todos que hacer un esfuerzo para elevar y salvar a SIDOR y estamos buscando soluciones y ya algunas están diseñadas. Pero más allá de SIDOR, decía que estamos revisando el caso del aluminio donde Venezuela tiene un inmenso potencial en esta área y nosotros ya estuvimos revisando varios esquemas y hace unos cinco días atrás decidimos una de las opciones: vamos a colocar para la privatización parte del Complejo del Aluminio Venezolano. Es un modelo que nos presentó el presidente de la CVG que incluye la reestructuración de todo el Complejo; este modelo prevé la propiedad del Estado, mantenerla, en cuanto a la producción de bauxita y la alúmina. Vamos a colocar en el esquema de privatización a VENALUM, que es parte fundamental, digamos que la nave insignia del Complejo y estamos anunciándolo al mundo y vamos a diseñar un modelo de asociación estratégica para ALCASA y para Carbonorca, con transformadores nacionales o extranjeros. A partir de hoy comenzamos y comenzaremos el proceso de coordinación para hacer realidad esto en el más corto plazo posible. Además del sector aluminio, los hipódromos nacionales, vamos a acelerar su privatización, ya he dicho sobre algunos sectores turísticos y el sistema de distribución de energía eléctrica. También anunciamos que vamos a favorecer, ayudar y aligerar el proceso de privatización, no de EDELCA, que es el mecanismo de generación de la energía eléctrica. Vamos a conservar EDELCA en manos del Estado, vamos a crear una empresa central de generación, pero todos estos sistemas locales de distribución de energía eléctrica vamos a privatizarlos: ENELVEN, ENELCO, ENELBAR, el sistema eléctrico de los Estados Monágas y Delta Amacuro SENDA, así que este mensaje va dirigido,
98

DISCURSOS PRESIDENCIALES

fundamentalmente, al capital privado nacional e internacional para que comencemos ya a hacer el trabajo de coordinación y los acuerdos que haya que hacer al respecto. No voy a abundar en otras informaciones. Nosotros dentro de poco, después de una discusión que vamos a hacer para profundizar algunos detalles, pronto vamos a distribuirlo. Termino diciendo, amigas y amigos, compatriotas, lo siguiente: Este programa económico para la transición 1999-2000 sólo tendrá éxito si la mayoría de nosotros aportamos, primero, la buena voluntad. Yo sé que mañana vendrán las flores y las piedras, las críticas, muchas de buena fe, algunas con virulillo, pero todas serán recibidas. A todos aquellos críticos yo les invito que vengan aquí o yo voy allá, dispuesto estoy, todos estamos dispuestos a oír, necesitamos la crítica, ojalá toda sea de buena fe, en todo caso, si viene alguna con mala fe, nosotros le quitamos esa basura y tratamos de darle la vuelta de buena fe constructiva. El país que vamos a reconstruir es de todos. Estas son algunas ideas, con mucha buena fe, con mucha urgencia, con mucha presión, con mucha premura pero con mucho trabajo científico, de cálculo y de previsión, porque el Proyecto Nacional se construye, la viabilidad se le construye. El camino se va haciendo, como dice la canción “se hace el camino al andar” no se hace camino sentado, mirando los caminos, sólo andando se hacen los caminos. Yo invito a todos a que marchemos, con dudas, todos las tenemos, pero más que dudas tenemos una inmensa voluntad y una pasión, unas ganas de Patria, como dice el poeta dominicano Pedro Mires: “si alguien quiere saber cuál es mi patria, no la busque, tendrá que luchar por ella”. Vamos a luchar por nuestra Patria, que la destrozaron, está destrozada, pero tenemos barro para hacerla de nuevo, tenemos espíritu. Allá en La Casona, hoy estábamos trabajando con estas láminas y esta presentación haciendo las últimas revisiones y en un receso que hicimos, miramos el cuadro de “Los Causahabientes”, ahí el gran pintor Tito Salas, nuestro inmortal, recogió y plasmó en un cuadro muy hermoso, donde está Bolívar en una mesa rodeado de personajes del siglo, son los Presidentes del siglo pasado. Ahí están todos los que fueron Presidentes del siglo pasado, “Los Causahabientes” y yo le decía en reflexión al Ministro Giordani que además es mi profesor, “ahí están los que construyeron en
99

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

un siglo lleno de guerras y de dificultades, construyeron una patria “Los Causahabientes” , rindámosles tributo” decía, con todos sus defectos. Incluso comentábamos que fueron hombres llenos de miserias pero construyeron una patria. Este siglo, el XX, la destrozaron, yo me meto ahí, no me salgo del lío, la destrozamos pero creo que gracias a Dios, estamos terminando el siglo comenzando a reconstruirla. Vamos a reconstruirla todos y pedimos ayuda al mundo para reconstruir a Venezuela, que también es reconstruir al mundo porque Venezuela es parte de ese mundo, como clamamos por la reconstrucción, por la construcción, por la solidez de todas las patrias, de todas las naciones, de todos los pueblos del mundo. Ojalá se acaben las guerras y las muertes, la injusticia y la miseria. Ojalá que el siglo XXI sea un siglo nuevo, distinto, mucho mejor para todos, en ese camino vamos nosotros, por allí empujamos con todas nuestras fuerzas. Finalmente, quiero iniciar desde hoy mismo una discusión con todos los sectores de la vida económica nacional y de las corrientes de opinión nacional. Todo el que quiera opinar, economista o no, sobre la economía y sobre estas propuestas, bienvenido sea, una especie de Constituyente Económica. Así como hemos hecho la discusión política, la Constituyente, bueno, vamos a constituirnos económicamente también, vamos a reconstruirnos económicamente, que es la columna vertebral de la Venezuela que vamos a levantar de nuevo. Entonces, al respecto y para facilitar este proceso de Constituyente Económica, permítanme el término de discusión económica no solamente sobre este programa de transición económica 1999- 2000 sino mucho más allá de esto, ¿Cuál es el modelo económico para este tiempo en Venezuela, cuál es el proyecto de largo plazo? Nosotros proponemos el de Proyecto Nacional Bolívar 2000, como símbolo del Padre de la Patria y como indicativo del 2000 y más allá del siglo XXI. La esencia no puede ser inyectada por Chávez y su equipo, no, es el país, la mayor parte del país la que tiene que darse a la tarea de darle contenido y esencia a un proyecto nacional de desarrollo económico, social, moral e integral. Vamos a construirlo todos porque la Patria es de todos y será para todos. Al respecto, voy a crear en los próximos días y así lo anunciaré en su momento una Comisión Facilitadora, una comisión asesora
100

DISCURSOS PRESIDENCIALES

en materia económica, así como existe la Comisión Presidencial Constituyente, que bastante ha contribuido, bastante ha hecho al respecto. Igual voy, en los próximos días, a constituir una Comisión Asesora en materia económica a nivel presidencial que, además, facilite los contactos en esa amplia discusión para ir haciendo el Proyecto Nacional del próximo siglo. Amigas y amigos, muchas gracias por haber venido. Vamos juntos. Yo, apenas soy uno más, como decía el Padre de la Patria: “Apenas soy una débil paja empujada por el viento”. El viento somos todos. Gracias a todos.

101

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DEL REFERÉNDUM PARA CONVOCAR UNA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE
Palacio de Miraflores, Caracas 24 de abril de 1999

¡Un saludo solidario, afectuoso, a todo el pueblo venezolano! ¡Queridos compatriotas!, hoy, casualmente se cumplen 80 días de haber llegado aquí de la mano de un pueblo que aspira, que está decidido -pero profundamente- a las transformaciones radicales que se requieren en Venezuela. ¡Llegó la hora del pueblo!, decíamos en la campaña electoral, ¡llegó la hora de las grandes decisiones! Hoy, 24 de abril, a 80 días de haberse iniciado este gobierno -que, además, es bueno recordarlo, compatriotas, es el último gobierno del siglo XX y al mismo tiempo, será el primer gobierno del siglo XXI venezolanohoy, soplan vientos de optimismo en toda Venezuela, soplan vientos favorables a los cambios que aspira la inmensa mayoría de los venezolanos. Si revisamos diversas expresiones vertidas a través de la prensa internacional, opiniones de voceros mundiales, opiniones de críticos, de comentaristas de diversos órdenes, pudiéramos decir con objetividad absoluta, que hemos comenzado con buen pie este primer gobierno del siglo XXI. Sin duda alguna, el pueblo venezolano así lo siente. Por eso quise y quiero dirigirme a ustedes en el día de hoy a escasas horas de un evento que, dentro de este proceso indetenible de cambios, marcará pauta, marcará historia. Compatriotas, lo que va a ocurrir mañana 25 de abril, me refiero al referéndum nacional, es bueno que recordemos: nunca antes ha ocurrido un evento de este tipo en toda la historia venezolana, nunca antes un pueblo entero ha sido consultado para que él sea quien tome las grandes decisiones que orientarán el destino de toda la nación. Recordemos aquella frase que repetíamos tantas veces en la campaña electoral y que, por cierto, fue la frase con la que comencé mi discurso de Toma de Posesión en el Congreso Nacional hace hoy ochenta días. Aquella frase de Simón Bolívar, el Padre de la Patria, quien es el
103

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

timón y es el guía de este proceso de transformación revolucionaria en democracia y en paz; aquella frase del Congreso de Angostura, oigámosla de nuevo, reflexionémosla de nuevo y sintámosla, todos y cada uno de nosotros en este momento de nuestra Historia. Bolívar lo dijo así: “Dichoso el ciudadano que bajo el Escudo de las Armas de su mando, convoca la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta”. Hoy me siento de verdad un ciudadano dichoso porque me ha permitido esta vida y especialmente ustedes con su decisión del pasado 6 de diciembre, venir aquí amparado por el poder que ustedes me han dado, por las armas de la verdad y la razón que el pueblo me ha dado, a convocarlos a ustedes mismos. No estoy imponiendo, como muchas veces ha ocurrido desde las cúpulas del poder, las decisiones fundamentales que marquen el camino de la Venezuela nueva; sencillamente le he convocado o le he pedido la opinión a todos los venezolanos. Mañana, desde las primeras horas de la mañana, todos y cada uno de ustedes, aproximadamente once millones de compatriotas, tienen el derecho y también el deber de pronunciarse acerca de la convocatoria que he hecho y que firmé en este mismo Palacio de Gobierno hace hoy ochenta días, el 2 de febrero de este año, para la Historia. Yo invoco a la Nación, convoco, a nombre de la esperanza de la Nación, esa voluntad de los venezolanos que siempre ha estado latente y presente a la hora de tomar las grandes decisiones. Yo, que recorro las calles de Caracas, los campos de Venezuela de manera permanente, respiro por todas partes un sentimiento de gran optimismo. Mañana que nadie se quede. Invito a todos los venezolanos a manifestarse en el referéndum, independientemente de cuál sea su respuesta; recordemos que hay dos preguntas que el Presidente de la República le hace a su pueblo para que la soberanía se exprese de manera libre, sin ningún tipo de presión, con alegría. Mañana salgamos con nuestros hijos, con nuestras familias, vayamos con la sonrisa del pueblo, con la esperanza de un pueblo, a manifestar nuestra voluntad, porque esa es la verdadera soberanía. Estamos recurriendo a la esencia misma de lo que debe ser la democracia, que es la voluntad de la soberanía del pueblo. De allí viene la palabra y el concepto democracia: demos=pueblo y cratos=gobierno: democracia. Gobiernan ustedes, ustedes son los que tienen en sus manos
104

DISCURSOS PRESIDENCIALES

la decisión. Mañana vayamos todos, que no se quede nadie en su casa; vayamos a expresar nuestra voluntad a estas dos preguntas que están incluidas en el referéndum del 25 de abril. La primera de ellas recordemos: “¿Convoca usted -es la pregunta para ustedes, compatriotas- una Asamblea Constituyente para transformar el Estado, para reordenar el sistema político venezolano, para hacer las transformaciones a fondo?” Recordemos que la Asamblea Constituyente es una necesidad histórica, es vital para el país porque, precisamente, el sistema político venezolano de estos últimos 40 años perdió la esencia democrática, perdió legitimidad y ya no tiene capacidad para conducir a la nación hacia sus altísimos objetivos, para buscar la justicia social, la igualdad, el desarrollo económico, para garantizar la educación, la salud, la vivienda, el trabajo, la seguridad social a todos los venezolanos. Es fundamental que hagamos una transformación radical, integral, a fondo, del Estado y del sistema político venezolano, y en Venezuela estamos dando ejemplo al mundo entero. Lo haremos y lo haremos en paz, en democracia, y lo haremos no por la decisión de un caudillo, de un autócrata o de una cúpula, sino que lo haremos con la decisión soberana del pueblo venezolano. No olviden la segunda pregunta, que fue tan polémica, fue impugnada como nunca antes en la historia jurídica y constitucional venezolana, sin embargo, confir mada y ratificada con ligeras modificaciones. Nosotros publicamos- habiendo hecho una discusión a fondo con diversos sectores del país- las bases fundamentales para la elección a la Asamblea Nacional Constituyente. Esa segunda pregunta es imprescindible que ustedes la atiendan porque, a través de ella, ustedes autorizarán o no esas bases para que elijamos, en los próximos días, en las próximas semanas, los constituyentes que tendrán la inmensa responsabilidad de rehacer el orden venezolano, el orden constitucional, el orden político y el orden jurídico. Así que preparen ustedes su conciencia, su voluntad, en paz, en tranquilidad y sin presión. Vamos todos mañana, queridos amigos, compatriotas todos, hombres, mujeres de Venezuela, trabajadores, amas de casa, estudiantes, campesinos, todos juntos. Las Fuerzas Armadas ya están desplegadas por todo el país a través del Plan República, garantizando
105

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

lo que ya existe por todo el país porque lo que hay es alegría y optimismo ante un hecho irrepetible, ante un hecho memorable, ante un hecho cumbre que marcará, repito una vez más, la senda de la Venezuela del siglo XXI. Queridos compatriotas, ese es mi llamado del día de hoy, a pocas horas del referéndum nacional que he convocado desde aquí mismo hace ochenta días. Mañana amanecerá un día de esperanza; el 25 de abril quedará para la Historia algo así como el 19 de Abril. Es un día de pueblo, es un día de llamado, es un grito, es un canto, es una canción de Independencia, es una canción de futuro lo que mañana cantaremos por toda Venezuela. Reciban ustedes en su vivienda, en su habitación, en su sitio de trabajo, allí en familia, nuestro saludo, la ratificación de nuestra voluntad de trabajo indoblegable para construir junto con ustedes, la Patria nueva, la Patria para nuestros hijos, la Patria para nuestros nietos. De la actitud de mañana de todos ustedes dependerá en mucho el futuro de Venezuela. Tomen ustedes en sus manos las Banderas de la redención del pueblo. Vamos todos a construir la Venezuela nueva. ¡Vamos mañana todos al referéndum nacional! ¡Vamos todos a impulsar la Asamblea Constituyente que significa la revolución bolivariana, pacífica, democrática, para que tengamos Patria de nuevo! ¡Un abrazo para todos ustedes, queridos compatriotas!

106

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DE LAS RELACIONES CÍVICO-MILITARES EN FUNCIÓN DEL DESARROLLO DEL PAÍS
Sede del Instituto de Altos Estudios de Defensa Nacional (IAEDEN) 26 de abril de 1999

En primer lugar, debo manifestarles a todos algunos de los sentimientos que me embargan. Primero, agradecer la invitación al señor General y a todos ustedes, esas puertas abiertas deben estarlo siempre. Yo recuerdo uno de los momentos tristes de los tantos momentos que como todo ser humano uno vive, de alegrías, de tristezas, de indignación; tantos sentimientos naturales a todo ser humano y especialmente después de siete años para acá, uno ha estado asaltado por casi todos esos sentimientos; y así como para mí, para muchos de nosotros que por aquí pasamos con ese digno y glorioso uniforme y quienes hasta la tumba lo mantendremos con honor, con dignidad, con amor, con humildad. Se nos cerraron las puertas de los cuarteles, no podíamos entrar en ellos, no podíamos entrar en las Academias, e incluso, hasta en Círculos Militares. Yo siempre decía que no hace falta estar físicamente en el Patio de Armas de la Academia Militar para estar allá, uno está allá. También esta puerta se cerró. El año pasado, y quiero tomar ese ejemplo para comenzar por allí esto, que más que disertación, permítanme, pretendo sea una conversación con ustedes muy franca, como tiene que ser de aquí para allá e igual pido de allá para acá; porque creo que si algo hace falta en estos momentos en Venezuela es la franqueza y decirnos la verdad, decirnos verdades. Creo que hemos recibido muchas mentiras, tantas mentiras, que todo el mundo tiene derecho a dudar de lo que todo el mundo dice, porque hay tanta mentira de por medio que la mentira se hizo como tradición y ahora hay que pescar las verdades. Entonces, creo que es el momento de darle una voltereta a esa situación psico-social, decir verdades y buscarlas, o lo que uno cree que es verdad, de lo que uno cree que se acerca a una posible verdad. Como les decía, yo recuerdo que el año pasado me alegré muchísimo y no porque eso me fuese a dar votos o no, sino porque a uno le alegra
107

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

como soldado que los soldados lo reciban, y recibí una invitación para venir del señor general Henry Ortega Mota, quien era Director del Instituto, como muchos aquí han venido. En ese momento era un grupo de candidatos presidenciales y ya habían comenzado, y al menos una conferencia se había dado. Y créanme que yo pasé horas, -no lo hice ahora por falta de tiempo, vengo de discutir durante horas la Ley Habilitante, promulgarla y firmar los primeros decretos- pero en aquella ocasión tenía, quizás, más tiempo y, me puse a preparar con ganas, con tiempo, de noche; buscando textos para hablar aquí, faltando pocas horas para venir. Incluso recuerdo que había invitado a un grupo de maestros que uno tuvo y sigue teniendo, como el general Pérez Arcaya, el general Jorge Ernesto Osorio García, y un grupo más de buenos soldados- en mi criterio- maestros de casi todos los que aquí estamos, los militares al menos. Digo que faltando pocas horas recibí el dardo, fue un dardo, y dio dolor: “No hay conferencia por orden superior”. Igual cerré mi libro, y seguí la batalla que aquí me lleva o aquí nos lleva a todos, porque esta batalla es de todos. Esta batalla está abierta, y difícilmente alguien puede abstraerse de una batalla de tanta magnitud como la batalla venezolana de fin del siglo, sea cual sea su posición o apreciación. En fin, tomo la palabra del señor general Rafael Damián Bustillos para reafirmar que verdaderamente cosas como ésas no deben ocurrir nunca, y no podemos permitir que ocurran, no debíamos permitir que ocurriesen. Me consta que el entonces director de este Instituto tuvo una digna actitud delante del Alto Mando Militar, y casi le cuesta el cargo, no me lo dijo él, amigos hay por todas partes y en una discusión entre los alumnos allá en el comedor, unos a favor- otros en contra- uno tiene amigos por todas partes que cuentan y ven cosas. Cuando supe aquello, pensé en mis adentros que por lo menos hubo una reacción de dignidad ante el atropello, ante la falta de respeto que no fue para Hugo Chávez, fue para la misma Institución. Porque es como dudar de la misma capacidad, dudar de la misma altura que un curso, que un grupo de hombres y mujeres como ustedes debe tener para, a estas alturas de la vida ¡por Dios!, saber lo que pudiera ser cierto o no y quién pudiera tener la razón; o en todo caso, debatir y discutir, como usted lo decía, señor General Damiani, temas de alto interés nacional y de interés mundial.
108

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Decía que por ahí quería comenzar, mientras estaba asociando ese recuerdo que hoy se transforma en alegría y en un sentimiento hermoso de estar aquí entre ustedes de nuevo. Yo tenía que no venía al Instituto de Altos Estudios de Defensa Nacional (IAEDEN), creo que más de diez años, más o menos una década, en 1988. Yo era Mayor Ayudante, andaba con un cordón y vine aquí a presenciar algunas conferencias, una de las cuales, por cierto, la dio quien es nuestro Embajador ahora en Washington, el doctor Alfredo Toro Hardy. Nunca olvido que me llamó mucho la atención su conferencia, hasta le pedí alguna orientación y me regaló uno de sus libros: “El Desafío Venezolano”. Cuando lo despedí hace algunos días en Miraflores, le recordé esa vez que nos conocimos aquí, y le dije: “Vaya usted, Embajador, a enfrentar el desafío, las relaciones con los Estados Unidos, de un país que quiere ser soberano y tiene que ser soberano: nuestro país”. No se puede aceptar imposiciones de otros países por más fuertes que sean, si las aceptamos dejamos de ser soberanos y pasamos a ser esclavos. Así de sencillo: “O somos o no somos”. Quería hacer, entonces, esa primera asociación con el tema de esta conversación: “Las Relaciones Cívico-Militares y el Desarrollo Nacional”, por cuanto las relaciones cívico-militares, el planteamiento mismo del tema, lo pondría en movimiento sobre el tablero, pero lo haré después para no perder la asociación que quiero hacer. En todo caso, la relación, o como las llamemos, y me cuesta hablar del mundo civil y el mundo militar, me cuesta hablar del estamento civil y del estamento militar, porque no entiendo muy bien qué es eso a estas alturas de mi vida. No entiendo muy bien cuál es el límite, dónde está la división de eso, porque no soy un hombre civil y militar al mismo tiempo, militar, ciudadano y soldado; me cuesta en la mente no sé, yo nunca precisé, y creo que de ahora en adelante mucho menos. Si antes no lo logré en búsqueda de límites, ahora creo que en esta nueva situación mucho menos lo voy a lograr y no quiero lograrlo, además. Más bien quisiera lograr lo contrario, creo que en esa dirección avanza un rumbo de vida de hace muchos años. Esas relaciones -tomemos así- entre dos estamentos o mundos, entre lo civil y lo militar, digamos, no pueden ser relaciones de dominación, no pueden ser esas relaciones de imposición, que están consagradas en la Constitución moribunda, producto de la visión de una cúpula. ¿Qué culpa
109

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

tienen las Fuerzas Armadas que el General Marcos Pérez Jiménez haya gobernado el país durante casi una década? ¿Tenía culpa, acaso, la Institución Armada y el futuro de la Institución Armada a condenarla como la condenaron en 1958, a ser una institución al servicio de intereses personales, incluso partidistas, grupales?, y llevado a texto constitucional, no deliberante, obediente, casi a ciegas. Le faltó colocar a ciegas, pero de hecho, así una cúpula política terminó en la corrupción más espantosa. Si el gobierno que dirijo ahora, fuese un gobierno de verdad, como algunos lo llaman, no lo es, por supuesto, radical, nosotros estaríamos abriendo un juicio y ahorita deberían estar presos cientos de funcionarios, incluyendo ex-Presidentes, ex-Ministros y altos funcionarios, que hace pocos meses atrás ejercían altos cargos y se le rendían altísimos honores. Así que el gobierno no es un gobierno radical, revolucionario en ese sentido y preferimos hacer las cosas como hay que hacerlas en una transición. Pero en todo caso, una cúpula, decía, una cúpula de lo más podrido que ha podido pasar por Venezuela en toda la historia. Busquemos otra época anterior: ¿Antes de la Independencia? a lo mejor los españoles, pero eran los españoles, no era el gobierno venezolano. ¿Durante la Independencia? ¿Esos veinte años del ciclo independentista, esos quince años?; no, no hay comparación, ahí lo que hubo fue sacrificio, entrega de todo. Luego, los gobiernos de Páez y de ahí hacia acá, en el siglo pasado, hubo señalamientos y los hay, de corrupción en varios de ellos. Se habla de la corrupción durante el septenio y otras épocas, Julián Castro; pero de que haya llegado la corrupción al nivel que llegó en estos últimos treinta, cuarenta años, jamás, en mi criterio, en toda la historia venezolana. Y esa cúpula quiso transformar a las Fuerzas Armadas, es decir, al sector militar, a través de unas relaciones de dominación y de imposición con los Cancerberos, esos perros guardianes que cuidan las puertas del infierno. Una política preconcebida de un modelo político que está allí moribundo y vamos a enterrarlo felizmente, lo sé. El Pacto de Punto Fijo va a morir, tiene que morir y queremos que muera en paz. Va a morir en paz a pesar de que, por supuesto, reaccionan, tienen estertores, pero va a morir, tiene que morir y yo invito a todo venezolano a que piense en eso. Hay que enterrar a ese Pacto de Punto Fijo y que jamás, en nuestro país, vuelva a ocurrir lo mismo.
110

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Entonces, aquel gesto de la puerta del IAEDEN y el entonces candidato Hugo Chávez, refleja mucho de eso: imposición, irrespeto, desconocimiento, desintegración. Como política de Estado, divide y reinarás, y hoy tenemos unas Fuerzas Armadas divididas y no divididas por el 4 de Febrero: ¡No, mentira!, si ya estamos divididos desde hace mucho tiempo. ¿Cuál es la unidad de doctrina, la unidad del mando? Cada Fuerza quiere andar por su libre albedrío. Fue una política dirigida, de imposición, para subyugar una Institución histórica como es la institución militar venezolana que nació con la República misma, como Bolívar lo dijo: “Venezuela nació en un vivac”. Esa relación entre parte del sector civil, llamémoslo así, el poder civil, el poder político, y el sector militar no debe ser así. Si algo aspiro -entre tantas cosas que uno sueña y pretende, como soldado que soy y habiendo vivido como viví junto a muchos de ustedes, situaciones como éstas que aquí mencionamos-, es luchar con mucha fuerza para destrozar esas variables de dominación, destrozarlas, para reivindicar unas relaciones que deben ser de cooperación, sin duda alguna; unas relaciones armoniosas y que deben ser guiadas única y exclusivamente por el interés nacional, independientemente de sectores políticos, de individualidades. El sector militar tiene mucho que reflexionar, que recapacitar al respecto, porque yo siempre lo dije, tenía años que no decía esta frase que voy a decir hoy, y esta frase no le quita para nada la dignidad a los soles que portan los señores Generales que aquí están; pero cuando era Oficial activo, subalterno y superior, hasta donde llegué de Teniente Coronel, decía muy de vez en cuando que: “vale más la dignidad de un hombre que el sol de un General”. Muchísimo más, mucho más y como diría Bolívar: “Ser grande es ser útil y eso basta”. Debe bastar eso, ser digno, ser útil, y resulta que entonces, en esa relación que nació por allá en 1958 entre el sector político dominante, que se ha dicho representante del sector de la sociedad civil, eso también hay que entrar a revisarlo un poco, cuál es la relación entre el sector político dominante hasta estos últimos años, cuál es la relación de representatividad con la sociedad toda. Eso habría que revisarlo aparte también, pero esa relación que nació por allá en 1958 terminó de penetrar tanto en la Institución Armada, grupos, individualidades de la Institución Armada,
111

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

se prestaron de manera abierta, descarada, a esos intereses contrarios al interés de la Institución desde hace mucho tiempo atrás. Claro, el sector político de esos años diseñó mecanismos de dominación. Esos mecanismos a los que me refiero con esa expresión, tenemos que romperlos, cambiarlos, transformarlos, reestructurarlos. La política de ascensos, por ejemplo, muchas veces ha sido utilizada como mecanismo de dominación, de manipulación, la asignación de cargos, ¡eso es cierto! Hay pruebas, pues, de un pasado más o menos lejano, que uno vio de Teniente y de Capitán y de un pasado mucho más reciente, de meses atrás. Eso, por supuesto, fue un arma mortal contra la moral institucional. Y ahora se trata, en mi criterio, de comenzar a sembrar y he allí parte de nuestro empeño, no de ahora, sino desde hace tiempo atrás, comenzar a sembrar las semillas de un nuevo mundo de relaciones, que no puede ser planteado desde el punto de vista dicotómico; y entonces permítanme entrar en esa consideración. ¿Qué es lo civil y qué es lo militar? desde el punto de vista del desarrollo nacional, porque si vamos a verlo con el uniforme, aquí sería muy fácil en apariencia. Solamente con la vista uno pudiera decir, aquí hay una diferencia: los uniformados y los no uniformados. Pero no se trata de eso, se trata de visualizar cuáles pudieran ser los mecanismos de relación entre sectores que forman parte de la misma sociedad, no es dicotómico el asunto, no podemos plantearnos eso de esa manera- en mi criterio- si es que estamos enfocando en la visión el desarrollo de un país. Por ejemplo, a mí se me ha criticado y se sigue criticando, por haber designado dos Coroneles activos en la Directiva de Petróleos de Venezuela. “Se está militarizando el gobierno”, dicen algunos, pero resulta que los señores Coroneles Oswaldo Contreras Maza y Alfredo Carneiro Campos, si alguien quiere preguntar qué opina la gente en Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA) de esos dos señores venezolanos, oficiales, ciudadanos- para citar sólo dos casos e incluso-, estuve a punto de nombrar a uno de ellos Ministro, a punto estuve en La Viñeta una media noche. ¿Por qué no? Para citarles un sólo ejemplo. No se trata de que el mundo civil y el mundo militar debamos verlo de esa manera, como han querido hacérnoslo ver. Creo que se ha
112

DISCURSOS PRESIDENCIALES

formado del juego de dominación. Recuerdo desde los tiempos de cadete, aquella expresión: “Usted es un civil, nuevo”. Primero no entendía muy bien aquello y resulta que era como una ofensa: “No, usted es demasiado civil”. Fíjense ustedes hasta esa expresión que le van metiendo, allí va sembrándose en el subconsciente. Una vez entré yo a un Batallón y me gritaba un superior: “Civil”- yo sabía que era conmigo, pero seguí igualito. “Civil”, y después quiso arrestarme un Capitán, (yo era Subteniente). Iba yo vestido de pelotero; estaba de civil. En el fondo de eso hay una filosofía y hay una línea ideológica que hay que romper. Yo invito a que la rompamos, aquí en estos cursos, en estas dinámicas; estoy seguro que se avanza de manera importante en esa dirección. Ojalá así sea, pero claro que tiene que ver, porque eso va mucho más allá; no se trata de un concepto, sino de una dinámica social, política, ideológica, y creo que desde allí tenemos que comenzarlo: lo ideológico, lo filosófico. Romper con esa especie de divisoria artificial, pero que a veces se convierte en obstáculo terrible para el desarrollo del país, para el proceso de unificación nacional. Bolívar lo señalaba: “Si no fundimos el alma nacional en un todo, si no fundimos el cuerpo nacional en un todo, si no fundimos la raíz nacional en un todo, pereceremos”. En este momento Venezuela está fragmentada en pedazos, ha sido una de las consecuencias más dañinas de estos últimos años. El país está como vuelto añicos, como cuando se cae una lámpara al suelo y se vuelva añicos; así está Venezuela. El país está destrozado, hecho pedazos. Creo que sería una gran labor, sería una gran tarea, una hermosa tarea en este momento de fragmentación nacional, el sector militar y la ciudadanía. Ahora es cuando necesitamos atornillarnos, unirnos, allí puede estar, creo que está, digo puede estar retar al colectivo. Porque no basta que un hombre lo crea, aunque sea Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, no, no basta que lo crea y que lo ordene a nadie, eso no se ordena. O se siente o no se hace. Creer, tener como aquello cartesiano, “pienso, luego existo” ,”creo, luego actúo”. Hay que empezar por creer. Creo en Dios Padre Todopoderoso y no creo. Yo creo que una corriente de fusión, de reintegración de lo que pudiéramos llamar ese sector militar y la sociedad como un todo, creo que puede ser una de las variables
113

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

de mayor impacto en el proceso de salvación nacional; porque verdaderamente, compatriotas, amigos, compañeros de armas, hombres y mujeres, Venezuela está a punto de desintegración. Muchos no quieren verlo. No hay peor ciego que el que no quiere ver, pero nosotros estamos en peligro de desintegración; en peligro de disolución; en peligro de terminar esos pedazos a los que me refiero, más despedazados aún, en pugnas internas irreconciliables que puedan llevarnos hasta el espanto de una guerra civil. Eso no es ser profeta del desastre. Vayamos a cualquier esquina, a cualquier pueblo, a cualquier barrio. Vayamos a Nueva Tacagua, vayamos a las riberas del Apure, vayamos a los barrios de San Félix, o a las costas del Caribe en Cumaná, o a los Andes de Trujillo, o a las montañas del Táchira o a los Valles del Tuy, o aquí mismo a la esquina, detrás; y el que quiera sentirlo, el que tenga la sensibilidad suficiente, puede sentir una corriente inmensa, peligrosa. Yo la siento, hace mucho tiempo que la siento y ahora con más fuerza que antes, ahora me toca más directamente. Hay una situación explosiva que atenta no solamente contra el desarrollo- ojalá fuera contra el desarrollo nada más, tantas cosas que aquí atentan hoy contra el desarrollo del país. No, atentan mucho más que contra el desarrollo, contra la existencia misma de la unidad de la acción, contra la existencia misma de Venezuela como ente psicofísico, territorial, y hay mucha gente, por supuesto, siempre poniéndole el ojo a Venezuela, siempre. Así es la geopolítica, ustedes lo saben, lo hemos estudiado durante años. Creo, entonces, que en este momento de la vida del país, en este momento de transición que vivimos, afortunadamente de transición, eso es lo que a mí me mantiene con vida. Yo siempre digo ¡Gracias Dios mío!, me distes una “ñapa” para vivir no sé hasta cuándo, y lo que me mantiene con vigor vital, permítanme la redundancia, es que estoy consciente que nosotros entramos en un proceso de muerte y resurrección al mismo tiempo. Estamos resucitando. Estamos muriendo, sí pero estamos resucitando al mismo tiempo como pueblo, como ente nacional y eso es hermoso. Se lo decía y se lo he dicho, se lo comentaba recuerdo, al ministro de la Defensa anterior, almirante Tito Manlio Rincón Bravo, cuando fuimos a su casa a un desayuno con los candidatos, y el único que no pudo
114

DISCURSOS PRESIDENCIALES

desayunar fui yo. Me quedé pasando hambre en la mañana y supuestamente iba con Francisco Arias Cárdenas y con Grüber y no podían ellos, pero otros fueron con los más grandes corruptos. Yo, sin embargo, le pedí una audiencia al Ministro y él me la concedió, y allá, en soledad, sin desayuno y con el Comandante Arias, mi amigo, hacíamos algunas reflexiones. Claro, para él era muy difícil, se sentía muy difícil aceptar o seguir ese juego siempre emocionante de las reflexiones, de la batalla intelectual, la batalla de las ideas que es la más hermosa que puede haber. Yo le decía al señor Almirante y a un General que estaba con él, que en todo caso, en este proceso de muerte y de resurrección ha tenido que ver mucho -creo que mucho-, alguien podría decir que nada, es válida la diferencia de apreciación matemática de 0 a 100, yo pudiera decir 40, 50 o 60 y alguien pudiera decir 0 ó -10. Pero creo que esa corriente, esa idea que después se transforma en corriente, y que se movió durante años y se sigue moviendo sobre un eje mental, y también de acción concreta sobre un eje de lo que debe ser una fusión de lo civil y lo militar; creo que ese movimiento sobre ese eje de pensamiento y acción durante mucho tiempo y que nació en cuarteles, escuelas militares, academias y que recorrió y nació en campos y en caseríos, esa corriente, mucho, en mi criterio, tendrá que ver en este proceso que hoy vive Venezuela. Por tanto, pudiéramos decir así como cartesianamente, que tal cosa viene tal, de acuerdo con matemáticas, de tal cosa tres punticos y se concluye tal cosa. En filosofía es: “pienso, luego existo”. En mi criterio, si esa corriente que fue idea primero y que se transformó en un movimiento concreto, y nos llevó a un grupo de nosotros, llámennos como nos llamen, a mí eso nunca me ha importado, porque siempre he dicho que para juzgar hay que conocer y apreciar causas y el fenómeno en toda su magnitud. Si esa corriente y ese movimiento ha influido de manera- repito, en mi criteriode manera tan contundente, digo yo, en lo que en Venezuela ha pasado en los últimos siete u ocho años, en esta última década, me pregunto: ¿Será que esa corriente de fusión, así la llamo, civil-militar va a apagarse después que nació hace años atrás, diez por lo menos, se hizo fuerza propia, se hizo rumor, se hizo rebelión después. No tenía otra manera de pronunciarse, si no, hubiese muerto o se hubiese dispersado. Quizás no muerto, la idea difícilmente muere, se hubiese transformado en otra cosa pero tomó rumbo
115

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

concreto y se hizo fecha: 4 de Febrero 1992, se hizo pequeña historia, se hizo drama, se hizo dolor. Pero eso viene de muy atrás, eso es consecuencia de un proceso en cuya génesis está esa idea de la fusión entre dos elementos que no se pueden separar y que de manera artificial o impuesta se pretendió separar aquí. En Venezuela, al menos, esas dos corrientes son inseparables, En otros países pudieran estar separadas, y las Fuerzas Armadas pudieran ser sectores oligárquicos, clasistas, etc., hasta racistas en otros sitios, en tradiciones de muchos siglos, incluso. Aquí en Venezuela, fracasará quien pretenda hacerlo; sería como separar las costas de Puerto Cabello, La Guaira y Cariaco del Mar Caribe. Estarán allí mientras el mundo sea mundo, mar y tierra una sola cosa. O separar el Arauca del Cajón que lleva su nombre, o del Cajón de Apure que está del lado acá. Es un signo de nuestro nacimiento. Bolívar lo planteaba en tantos documentos cuando decía: “El Ejército es el pueblo que puede, que hace que se mueve”. ¿Cuál fue el Ejército, fue acaso las Fuerzas Armadas que hicieron la Independencia, fue acaso una casta de mercenarios o una clase? Era el mismo pueblo, fue siempre el mismo pueblo y eso forma parte del nacimiento, del mismo 19 de Abril. Ahí estaba Vicente Salias halando por la manga a Vicente Emparan y unos carabineros allí presentes, un pueblo presente; y mucho más acá, un poco más acá- no mucho- en el nacimiento de esta República nuestra, en los estertores de su nacimiento, de sus partos, después de Bolívar y su tiempo. Porque no fue Bolívar nada más. Bolívar qué va a hacer solo. Una corriente también popular. Bolívar fue uno más. Los hombres individuales muy poco podemos hacer cuando se trata de la Historia. En vano alguien puede decir: “Yo voy a hacer historia”. ¡Mentira!, lo que un hombre individual, una mujer individual puede hacer, como decía Montesquieu es: “montarse en la ola del acontecimiento” y si la ola no se lo lleva, a lo mejor él esquía. A Miranda se lo llevó la ola y murió en La Carraca, (parece que se han conseguido los restos del Generalísimo, ojalá podamos traerlo de nuevo a la Patria), se lo llevó la ola. Bolívar montó y no se lo llevó, a Piar se lo llevó, a Páez se lo llevó la ola oligárquica después y lo hizo añicos, la oligarquía le partió la lanza en pedazos; pero allí estuvo en el nacimiento de la República el signo de la unión, eso no es separado.
116

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Todavía espero y le he pedido a mis amigos militares activos, y le pido a ustedes también, militares que están aquí, hay que trabajar ya por la Constituyente, que gracias a Dios va, no hay marcha atrás; tenemos que transformar todo eso y las leyes militares. Todavía tenemos reglamentos que prohíben a un Oficial sentarse a la mesa con un soldado. ¿Qué es eso, qué ejército es ése, qué Fuerzas Armadas son ésas? ¿Las venezolanas, que le prohíben a un Oficial sentarse a la mesa con un soldado? ¿Cómo es eso si Páez peleaba con la lanza con el Negro Primero, General en Jefe y Teniente, antes de ser Teniente? O Bolívar, siendo El Libertador ya y General en Jefe, competía con sus soldados saltando por encima del caballo o cruzando un río a nado, para citar ejemplos. Luego vino Zamora. En ese nacimiento, ese es un signo propio, un sello de nacimiento, de marca, pues, la unión entre lo civil y lo militar está dentro del espíritu histórico del país, está allí latente y no se va a borrar. Cuarenta años de empeño puntofijista se quebraron en pedazos, se hicieron trizas; y a pesar de todo el bombardeo en la roca viva del alma de Venezuela están unidos el espíritu y el cuerpo civil y militar. No es una dicotomía, no es algo que pueda separarse. Zamora lo planteaba, antecediendo siempre a lo dicho por Mao Tse Tung, gran pensador y líder de su pueblo, de su tiempo. Mao lo dijo de una manera y Zamora ya había dicho antes de otra manera, aquello de Mao: “El pueblo es al ejército como el agua al pez”, eso es verdad. Zamora lo decía de otra manera. Se ponía un sombrero de cogollo y un kepis militar. “El pueblo y el Ejército” decía, y eso costó mucho, batallas y años, eso quedó sembrado, repito, en la roca madre de la Nación venezolana, por eso, está allí, de toque nada más. Y en estos últimos años del siglo ha renacido eso. Hay quienes atacan de nuevo y fracasarán de nuevo, chocarán contra una fuerza muy grande que se desató en la que yo no tengo nada que ver, se los digo sin una pretensión de modestia falsa. Me monté en una ola y a lo mejor la ola me pasa por encima mañana, no sé ni me importa. Que la ola siga su rumbo, eso sí, que siempre haya un colectivo llevando la ola, el hombre individual no importa absolutamente para nada, cumple un papel transitorio por un día, por un año, por veinte años. No se sabe, nadie sabe por cuánto, lo importante es tener conciencia del papel que se juega en un momento estelar, y hoy lo estamos en Venezuela.
117

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Yo creo, humildemente, tener conciencia del momento estelar y del papel que me ha correspondido jugar, y trato de jugarlo como el pelotero que trata de darle a la bola con tres hombres en base. Trato de darle a la bola, trato de sacar el bate a tiempo, de pescar la bola buena. Claro que uno se equivoca y a veces saca el bate cuando no es, o el pitcher lanza una curva, un garabato y queda uno sorprendido, pero uno trata de sacar el bate a tiempo. Ha despertado de nuevo esa corriente de fusión, de unión, de un solo cuerpo nacional. Yo creo que por allí va el asunto, creo que ese debe ser el eje central del renacimiento de Venezuela; por eso ustedes me han visto o me han oído algunas veces en estos últimos años, hablando un poco del tema y ahora, gracias a este último proceso, ya no solamente hablarlo. Ustedes hoy me han dado una excelente oportunidad de repensar cosas y tratar de transmitirlas y de llevarme cosas más tarde, pero ahora solamente no es conversarlo sino también actuarlo. Ahora, como Presidente de la República y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, como soldado y ciudadano que en el fondo para mí ya es lo mismo. -¿Qué es usted?, me preguntaba ayer un periodista alemán. -“Yo, un soldado”-¿No le teme que lo diga? -¡No, póngalo, soy un soldado! ¿Me va a dar vergüenza decir que soy un soldado? Hay algunos que pretenden hacerle ver a la gente o al mundo, que un soldado no está capacitado para ser Presidente de un país, o jefe de un equipo de pelota, o director de un instituto como éste. Aquí en Venezuela, hay personas que durante mucho tiempo han tratado de hacerle ver a la gente que los militares somos eunucos, que no somos capaces de grandes cosas sino de ser serviles. Ahora que esta corriente ha nacido, y fíjense, comentando lo que yo a su vez le comentaba al señor ex-Ministro de Defensa, Almirante Rincón, yo le decía que en este renacimiento del país, esa corriente ha jugado un papel importante, yo diría que determinante. Febrero del 92: recuerdo que unos meses antes todavía estaba haciendo paralelamente el Curso de Estado Mayor, tratando de terminar la Maestría de Ciencias Políticas y se hablaba mucho en círculos intelectuales, de politólogos, de analistas, etc., de la “pridización”» de Venezuela, hablando un poco del fenómeno mexicano, del PRI de México. Según alguna corriente que estaba tomando cuerpo en Venezuela, el partido Acción Democrática venía a ser y a instalarse como el Partido
118

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Revolucionario de Izquierda (PRI) para mandar durante 50 años más. Eso se decía hasta 1990-1991, por el desgaste del otro partido, del bipartidismo, el partido COPEI, y por la secuencia de dos gobiernos de AD. Para ellos era como la derrota histórica, algo así como la bipolaridad soviéticonorteamericana, y la pretensión ahora de que el mundo debe ser unipolar. Creo que no debe serlo y nosotros tenemos que trabajar para que no lo sea, pero en todo caso, había esa corriente de pensamiento tomando forma. Fíjense lo que ha pasado. Esa corriente que nació alimentada por ideas, por esa unión cívico-militar que nos llevó a hacer lo que hicimos, sigue imponiendo el ritmo en Venezuela. Después de siete años está imponiendo el ritmo, y creo que lo está imponiendo a lo mejor de manera creciente, aunque algunos sectores les he recomendado durante varios años que amplíen su capacidad de visión, porque cuando uno dice tantas mentiras termina creyéndosela uno mismo, a veces. Hay sectores que en Venezuela tienen siete años con el cuento de que ya se acabó esto, que lo de Chávez se acabó, la popularidad cayó. Yo recuerdo desde l992, teníamos nosotros pocos días en prisión cuando ya se decía eso. Eso fue rayo de un día, una nube pasajera, y esa nube tiene siete años ya y ya no es nube. Con lo de ayer siempre me río un poquito por dentro y digo: “Sigan creyendo ese cuento de que esto se acabó”. Ese cuento tiene varios años. Esa corriente, con ese germen en su seno que ustedes lo han visto, lo han leído, y estoy seguro que lo han analizado, unos más, unos menos; la corriente no es ni lo fue, fundamentalista, ni golpista, ni extremista de nada, ni comunista, como tantos cuentos que inventaron, y todavía algunos pretenden seguir inventando: guerrilleros, frontera con Colombia, acuerdos, Fidel Castro, para instalar aquí otra Cuba, etc. No, no fue nada de eso, eso fue naciendo al calor de la idea, del estudio, de la reflexión; de Bolívar allá en ese seno nuestro, en esa cuna nuestra, al calor del análisis de una situación, al calor de Zamora y los estudios de guerra federal y de pensamiento zamorano, al calor de Simón Rodríguez, eso no fue importado de ninguna parte. Eso no fue, como algunos informes de la llamada Inteligencia de entonces decía, que fue una infiltración de una célula comunista que se metió y pasó veinte años allí casi, a escondidas y brotó después. ¡Qué tesis tan loca la de ellos! No, la raíz es otra, la razón es otra, pero esa corriente ¡con qué fuerza brotó! y trascendió incluso a lo que pretendíamos hacer; muchísimo
119

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

lo ha trascendido. Yo, cuando salí la tarde del 3 de febrero de mi querido Cuartel Páez, al que volví hace pocos días, y al pueblo venezolano, jamás salí pensando que iba a ser Presidente de la República, no, y estoy seguro que Francisco Arias Cárdenas tampoco pensaba que iba a ser Gobernador, etc. No, trascendió eso, se fue de las manos de un propósito inicial, que era más bien una manifestación de rechazo contra todas las incertidumbres. Yo creo que la posibilidad nuestra del 0 al 100, no pasaba del 10% de posibilidad de consolidarnos o de lograr ese día un objetivo. Sabíamos que era muy difícil, era como lanzar un golpe en la oscuridad pidiéndole a Dios. Sin embargo, ese pueblo depositante o depositario, es recipiente más bien de ese espíritu al que me he referido, de ese sello, porque eso va en los genes de los pueblos, sin duda. Eso va en la herencia histórica de los pueblos, de generación en generación se va transmitiendo. Yo recuerdo a mi abuelita -que en paz descanse- hablarme del Cabo Zamora. Cuando era Subteniente, recordaba que de niño nos hablaba del Cabo Zamora, y mi abuela Rosa hablaba del abuelo de ella que se fue por ese camino hacia La Marqueseña de Barinas detrás del Cabo Zamora. Yo no sabía quién era el Cabo Zamora, me parecía un hombre extraño, oscuro, que se llevó al abuelo; y el abuelo más nunca volvió. Era la Guerra Federal, y después yo le preguntaba a la abuela, siendo ya Oficial, que ella que apenas sabía escribir y en casa nunca había visto un libro de Historia, en casa de mi abuela, allá en un rancho de palma y piso de tierra. ¿Qué libro de Historia iba a haber allí? Claro, estaba el libro en el barro de la casa, que era la propia historia. Resulta que por mi pueblo ese era el paso de todos, de guerras y guerreros, porque era el Paso Baronero, sobre el Boconó y caía a Sabaneta de Barinas; y ella se enteró de un tal Cabo Zamora- por la mamá de ella que le contaba que perdió a su marido, porque se fue detrás del Cabo Zamora- y ella odiaba al Cabo Zamora (la abuela de la abuela), porque le llevó a su marido. “¿Quién era ese Cabo? -decía yo- que el marido de la bisabuela se fue. ¿Quién era ése?- uno se decía- ¡Era malo, se lo llevó!” Igual sentimiento percibimos mucho después en algunas queridas amigas que no entendieron o no entendían: “Era muy difícil entender por qué mi esposo se fue detrás del Cabo Chávez el 4 de Febrero”. La misma
120

DISCURSOS PRESIDENCIALES

corriente está allí, y nosotros en vez de negarlo o en vez de permitir que lo nieguen, o lo denigren, o que traten de taparlo con basura, creo que es justo que civiles y militares conscientes, hoy nos pongamos en debate abierto en Venezuela. ¡Ya basta! Por eso he llevado el debate a todas partes y lo llevaré a todas partes. Incluso he dicho y así es, forma parte de nuestro Proyecto Nacional: la fusión civil-militar. Creo que esa es una de las vertientes fundamentales o de las líneas fundamentales del desarrollo nacional, del desarrollo de un proyecto nacional en todos los órdenes; no me refiero solamente a la visión economicista, esa trampa economicista del desarrollo interminable, industrializante, etc., no. El primero de los desarrollos -en nuestro criterioy el proyecto que represento de una u otra manera, desde hace tiempo y un grupo grande de venezolanos, coloca en primer lugar el desarrollo del hombre, la dignidad del ser humano, su existencia misma. Jesús de Nazaret lo decía: “El hombre es el Alfa y el Omega”. Claro, él decía Yo, porque Él era Él. “Yo soy Alfa y Omega”, pero se refería al hombre, a la carne, al ser humano, el espíritu que está en la carne. ¿Cuál es el recurso más importante que tiene Venezuela? preguntaba uno a unos niños en las costas del río Apure, años atrás, y decían: “El petróleo”. ¡No, mijo, te están enseñando mal, es el hombre, eres tú, ¡mírate! No es el petróleo ni es la tierra fértil, es el ser humano, es la mujer, el hombre, el niño más que nosotros; los niños son más que nosotros, y da tristeza la situación de los niños hoy en Venezuela. Es terrible, dura, difícil. Esa corriente está allí. Yo invito a todos a que la impulsemos, la defendamos y marchemos en una gran ofensiva de unión civil-militar en todo un proyecto humanista, social, político como debe ser, no de partidismo político -económico también, por supuesto. Esa fusión entre sectores pensantes, actuantes -y aceptemos el término de lo civil y lo militar- en mi criterio, hoy es un signo del proceso, y de alguna manera el Presidente de la República representa esta corriente nuestra, por eso sobrevivió a tanto ataque durante tanto tiempo en los últimos cinco años, al menos, desde el 94; y todavía seguimos recibiendo ataques y seguiremos. Yo me alegro mucho porque estaría muy triste si no nos atacaran; por eso es mejor dejar plena libertad para que ataquen los que quieran hacerlo, porque cuando el canalla aplaude hay que
121

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

preocuparse. ¿Qué has hecho que el canalla te aplaude? El canalla tiene que atacar. Que ataque y duro, que sea implacable, es mejor así. Creo que la persona de Hugo Chávez Frías, yo, este transitorio que estoy aquí, muy poco valgo en este proceso, muy poco, sino la institución misma de la Presidencia de la República, y la forma como llegó el hombre que ocupa hoy, por no sé cuánto tiempo esa posición. ¿Cómo fue que llegamos aquí? Llegamos por muchas razones, pero siempre lo decía, yo me siento como una batería con dos polos, uno en el pueblo y otro en los cuarteles. Y así es. Siempre ha sido así, a pesar de tantas cosas, siempre ha sido así, y ahora con más razón tiene que ser así. Se nos cerraban las puertas por órdenes arbitrarias, nunca faltaba el Oficial que por una esquina sacaba la mano. O que llegaba un Jefe militar a hablar cosas de nosotros en un cuartel. Siempre venía algún alerta pero nunca quienes eso hicieron, llegaron a representar una ínfima minoría de la opinión del sector militar en torno al proyecto, no al hombre, al proyecto que nosotros estamos impulsando. Yo estoy completamente seguro que la inmensa mayoría de militares venezolanos sabe, entiende o interpreta lo que aquí ha pasado en los últimos años, y lo sigue interpretando. Ojalá podamos lanzarle señales y estar en interacción permanente, y por eso trato de hacerlo siempre, para seguir interpretando el momento. Creo que de ello depende, en buena medida, el futuro de Venezuela, el futuro de nuestro país, de esa interpretación que hemos venido haciendo y que seguiremos haciendo; de esa unión en este caso, según el tema que ustedes me han pedido comentar hoy un poco, entre lo civil y lo militar, para no hablar de lo demás, porque cuando hablamos de lo civil, de la sociedad civil, digámoslo así, eso tiene también una serie de componentes que estamos también articulando. Está también descuajada en pedazos, pero se está rehaciendo sobre sí misma la sociedad civil venezolana, la población venezolana, el pueblo venezolano, y creo que también en eso ha influido de manera importante, esa corriente que despertó con fuerza después de 1992. Creo que ha sido un poco aquello que decía Albert Camus, aquel señalamiento un poco cartesiano de Camus, aquello de: “yo me rebelo, luego nosotros somos”. Alguien se rebela y luego el espíritu colectivo como que nace. Eso pasó un poco aquí. Alguien tenía que hacerlo, alguien
122

DISCURSOS PRESIDENCIALES

iba a hacerlo; y creo que eso ayudó a despertar lo que estaba allí a flor de piel, un espíritu de reintegración, de reunificación, de unidad que avanza contra muchas dificultades, contra obstáculos, contra un intento tan grande de detener ese proceso en los últimos años. Insólito, nunca había habido en los últimos años tal campaña intensa, implacable, y por cierto una de las bases de esa campaña que sigue todavía en marcha en Venezuela y en varias partes del mundo contra nosotros, precisamente, la condición de militar, de quien ha venido dirigiendo, de una u otra manera, el proceso. “¡Ah, es militar, cuidado!”, dicen algunos. Yo respondo que sí soy militar, pero vea bien qué militar soy yo, qué militares somos nosotros. He dicho desde París hasta Washington y desde Ottawa hasta Buenos Aires: vean bien qué militares somos nosotros, estudien bien. No se confundan. Vean bien si quieren apreciar bien, no se equivoquen como nuestros adversarios en Venezuela que se equivocaron bastante con nosotros. No somos militaristas, militares que vemos al civil como eso, no, somos la misma cosa, somos la misma esencia y el proyecto tiene ese signo, arrollador además. Creo, repito, que ese signo o esa fuerza de esa corriente nos permitió sobrevivir a la andanada de ataques, que fue implacable tanto en la calle como en los cuarteles. Sin embargo, se impuso una voluntad, se impuso con claridad- contundente claridad- en las últimas elecciones. Más allá de mí mismo es un proceso que está en marcha y tengo la convicción de que ese proceso no tiene vuelta atrás. Va avanzando. Entonces, repito, mi llamado es a que impulsemos uno de los signos de ese proceso: la participación de las Fuerzas Armadas en el desarrollo del país y la participación de la sociedad civil en el desarrollo de las Fuerzas Armadas. No puede verse el asunto en una sola dirección porque estaríamos partiendo de un falso supuesto o estaríamos partiendo con un mapa incompleto, estaríamos mirando la batalla por una sola cara, la moneda por una sola cara y son dos. Por ejemplo, el estudio de la realidad nacional, a fondo, en los cuarteles, en las Academias, en las Escuelas, es una necesidad. Tiene mucho que ver con lo que usted decía, señor General Damiani, al comienzo. No solamente debe estar el Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional estar de puertas abiertas, los cuarteles tienen que estar de puertas
123

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

abiertas a la discusión sobre lo que pasa en el país; no a escondidas por allá detrás, en el Casino de Oficiales, entre cervezas, como uno lo hacía. Queríamos. Muchas veces: “Permiso mi Comandante. -Siéntese, Licenciado, usted habla mucho. –Entendido, me siento, pero por dentro voy en rebelión”, decía yo. Por dentro, ¿quién para esto? Me paro firme y saludo y doy media vuelta, pero ¿quién para esto que uno lleva por dentro? Entonces, a los muchachos, a los Sargentos, a los Subtenientes, a los Tenientes, a los Capitanes, a los Mayores, a los Sargentos Técnicos, hay que permitirles que se discuta en los cuarteles lo que pasa en el país, ¿por qué no?, ¿es que son máquinas? Hay que invadir los cuarteles con la discusión abierta, con coraje, no podemos tenerle temores al subalterno que hable y diga. Yo invito a todos a que lo hagamos. Muchos lo hacen, lo sé, desde hace tiempo, pero que sea con política de comando; y el estudio, además, no ya en los cuarteles y en la vida diaria, rutinaria, del soldado, sino en los institutos militares. Por ejemplo, hoy mismo me llegó una información de la Academia Militar, esa querida nuestra Alma Mater, igual de queridas las demás Escuelas, para mí ahora que estoy internalizando, que ya no soy solamente del Ejército, sino soy el Comandante en Jefe de todos, a todos quiero por igual, pero uno tiene en esa Academia Militar, igual que ustedes en la Escuela de For mación de Oficiales de las Fuerzas Ar madas de Cooperación, pero me llegó una información de que en la Academia Militar habían eliminado las materias de Geopolítica y Estrategia para el cuarto y quinto año y que lo habían transferido a las Escuelas de Armas, ¡Dígame usted! cuando más bien uno, de cadete hace veintitantos años ya- ¡hace ya cuántos!- uno reclamaba ya de cadete en el 74 que uno quería saber más. Recuerdo que yo discutía mucho con el entonces Capitán, que era mi comandante de Curso militar, Olímpiades Carrera, y queríamos saber, en reuniones con el curso militar, por qué el golpe de Pinochet contra Allende: “No hable, Alférez, no diga nada, cállese la boca. ¿Cómo se le ocurre a usted?” ¿Por qué el gobierno de Velasco Alvarado en el Perú y por qué a Torrijos lo adoraban las masas y todavía lo adoran? Quince años hace que lo mataron, y uno va a Panamá y consigue a Torrijos vivo, tanto así que su
124

DISCURSOS PRESIDENCIALES

hijo está listo para ser Presidente (uno de ellos). Quince años después sigue vivo Torrijos ahora con su hijo y es el recuerdo del padre una de las cosas que empuja al hijo, que tendrá sus valores propios, por supuesto. Martín Torrijos. Algunos dicen que puede ser el Presidente de Panamá el próximo domingo. Pero no, no se hable de eso. Yo recuerdo que una vez me iban a arrestar porque tenía en mi escaparate en la Academia, de cadete, un librito de un economista que he leído mucho y creo en muchas de sus ideas. Creo que ahora tienen mucho más vigencia que antes, a la hora que el neoliberalismo se ha demostrado que tampoco es el camino, no lo fue el comunismo ni el socialismo, pero tampoco lo es el neoliberalismo que nos hunde en la miseria más terrible, mucho más que el sistema socialista. La miseria de nuestros pueblos es más grande que la miseria que vivían los pueblos del mundo soviético, mucho más grande; estamos llegando al nivel del África aquí en Venezuela, aquí en los Valles del Tuy. Allá en los llanos podemos ver a los niños con los ojos desorbitados por la desnutrición, en una supuesta democracia. Les decía que tenía un librito de John Caldwin quien ha escrito muchos libros, tiene ya más de 90 años. Fue Ministro de Kennedy, Embajador en la India, asesor de Bill Clinton hasta hace poco tiempo, y su último libro termina con una expresión lapidaria: “El neoliberalismo es suicida” dice Caldwin. En ese tiempo él escribió un librito que se llama “Economía y Subversión”, en los años setenta, era el tiempo de la subversión en el continente, relacionando movimientos subversivos con la crisis social y económica. Lo que quiero decir es que debe profundizarse el debate en todos los niveles y especialmente en los institutos de formación. Tuve la suerte de encontrarme en Miraflores al General Director de la Academia Militar, porque convocamos una reunión de emergencia. Fíjense ustedes, yo pregunté hace unas semanas atrás sobre cómo van los trabajos del Estado con las previsiones del efecto 2000, el efecto computadora, y aquí en Venezuela pareciera que eso no va a ocurrir. Casi nada hay hecho, y como yo conozco más o menos lo que se ha venido haciendo en las Fuerzas Armadas, el General Director de la Academia, Francisco Rangel Gómez, está coordinando el equipo que desde hace algún tiempo en el Ministerio
125

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

de la Defensa ha estado preparando; y creo que de los sectores nacionales, las Fuerzas Armadas es uno de los que está mejor preparado para enfrentar el Efecto 2000 del 31 de diciembre de este año, el cambio de los terminales de las computadoras, de las fechas, del 00. Aproveché y le comenté a Rangel, compañero de promoción y buen amigo, y me explicaba que fue hace unos dos años que comenzaron a quitar materias. No entiendo eso, si ahora son cinco años. Cuando nosotros, eran cuatro años, y uno analizaba con limitaciones, pero se discutía. Ahora, cinco años y los Subtenientes que van a salir no han visto nada de geopolítica, alguna idea motivadora de alguna bibliografía para que se lleven a sus cuarteles donde vayan. No, tienen que esperar cuando vayan a hacer el curso en Washington, que sé yo, el avanzado, el medio, para ver algo de geopolítica en un mundo como éste de hoy. En un mundo como éste, ¡qué apasionante es la geopolítica, qué apasionante es la estrategia para mochar un programa de estudios! ¡Gracias a Dios!, que el General me informó que esta semana lo consideraron y ya habían tomado la decisión de insertar esto, y hay la decisión de revisar a fondo los planes de estudios, los currículum y pensum de estudios. Debe ser parte fundamental de la transformación del mundo militar, permítanme la expresión otra vez, el proceso educativo, el proceso formativo, y eso forma parte de esa relación entre lo civil y lo militar, en lo académico, lo intelectual. Necesitamos soldados que piensen al máximo de su potencial, que tenga capacidad de discernimiento, de deliberación, por eso es contrario a la naturaleza misma del ser humano eso que aparece en la moribunda Constitución de 1961, que el militar- las Fuerzas Armadas no deliberante y eso se ha tomado como decía el que fue buen amigo y excelente militar, el General García Barrios, cuando fue a visitarnos en prisión- que los militares no podíamos ser los grandes mudos de la tragedia. Una obra de teatro: está por aquí el corrupto, está por allí la amante del Presidente y está por aquí alguien asesinando a alguien, robando al otro; toda una obra de teatro, y el militar aquí sentado, amordazado y con las manos atadas. Si en una obra de teatro fuéramos a representar los últimos años, ésa pudiera ser alguna escena, que exagerando, como toda obra de teatro, pudiera graficar un poco el papel que las cúpulas políticas de la corrupción y del saqueo nacional más grande del que se tenga noticia
126

DISCURSOS PRESIDENCIALES

en toda la historia de Venezuela, quisieron asignarle a las Fuerzas Armadas. Llegó el día en que hubo que romper la cadena y quitarse la venda, y la cadena no se puede romper por voluntad del encadenador y por la voluntad del encadenado, y esa voluntad del encadenado siempre rompe, de alguna manera, como hizo Alejandro El Magno con el nudo gordiano. Que no se puede desatar, nadie ha podido. Yo sí sacó la espada y lo picó en pedazos. Esa relación hacia el mundo militar desde los ciudadanosdigámoslo así- como institución tiene que estar signada por una vertiente cultural, ideológica, de pensamiento, de academicismo muy alta. Creo que tenemos que retomar eso. Aquí comenzó un proceso interesante, por los años 70, cuando hubo aquella modificación, aquel Plan Andrés Bello, del cual soy uno de los productos. De alguna manera ese proyecto educativo a nivel universitario hay que revisarlo, y ese es el tema al que me refería con el ejemplo de la Academia Militar, pero igual con todas las Escuelas de Armas, igual con las Escuelas Superiores, casi no ha avanzado eso. Yo me asombraba de Teniente Coronel, alumno del Curso de Estado Mayor Nº 32, en el que participé como alumno y estudiábamos por lo que uno llama Wach. Había un compañero mío que está aquí a quien le decíamos el Rey del Wach. Ahí están los waches de hace 30 años. Yo recuerdo al Mayor David Guerra, quien me regaló en Maturín y yo me venía para curso tres cajas de los wachos y cuando abrí aquellas cajas, eran los wachos de él y los de diez años atrás, una repetición. Eso no tiene sentido. ¿Dónde está la revisión del pensamiento militar? ¿Vamos a seguir estudiando estas tablas? Recuerdo unas tablas de cálculo de disparos de ametralladora, por ejemplo que uno se ponía a racionalizarla, y ojalá eso lo hayan cambiado, yo me encargaré de averiguar un poco eso porque si eso no ha cambiado hay que revolucionarlo. Son unas tablas que a lo mejor la usaban en la Primera Guerra Mundial: todo era un arrebato emocional de cálculos, pero no hay un contenido doctrinario. No tenemos doctrina, tenemos que armarnos de una doctrina para el siglo que viene, y para eso hay que ir a la filosofía: ¿para qué las Fuerzas Armadas?, ¿por qué las Fuerzas Armadas?; y para ello tenemos que valernos de la ciencia histórica, en primer lugar y de las ciencias del pensamiento. Entonces decía que esa debe ser una de las más fuertes corrientes de interacción del sector civil hacia el sector militar: pensar, revisar, discutir.
127

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Y del sector militar hacia la parte civil, creo que también hay muchas cosas que hay que irradiarse allá, muchas cosas. Yo, por ejemplo, en el primer mes de gobierno, debatiéndose uno en tantas incertidumbres, especialmente en esa que nace cuando uno tiene conciencia como yo creo que la he tenido desde hace varios años cuando decidimos lanzarnos por esta vía electoral hacia la Presidencia de la República; tenía conciencia de que estaba uno como lanzándose al pantano para tratar de dominarlo, o como dijo Martí una vez: “Desde el vientre de la bestia estoy tratando de dominarla”. Sí, yo soy Jefe de Estado pero, ¿de qué Estado soy jefe yo?, ¿acaso hay otro Estado? No, yo soy jefe del mismo Estado de este Estado, que tiene cuarenta años de deformación y eso no va a cambiar de la noche a la mañana porque llegó un nuevo gobierno. No, las mismas desviaciones, la misma incapacidad, el clientelismo, etc., la falta de definiciones, de conceptos, de rumbos, de vía. Yo les he puesto el ejemplo de un capitán que llegue al timón de mando, pone el timón, el barco avanza y él diga que va a desviarlo a la derecha porque vamos a chocar. Mueve el timón a la derecha, pero el barco, sin control, a lo mejor sigue derecho y choca; o a lo mejor uno lo mueve a la derecha y él se mueve a la izquierda; o a lo mejor pisa el freno y el barco acelera, está fuera de control. Así está el estado venezolano, fuera de control y no se trata de que llegue a Jefe de Estado quien llegue, es una situación sistémica que los expertos en sistema llaman una situación de entropía. Estamos en entropía, y lo que viene después de la entropía es la muerte del sistema. Hay que echarlo, reordenarlo, darle vida, por eso la tesis de la Asamblea Constituyente. Darle vida a un nuevo estado, a un nuevo sistema político. Del mundo militar, entonces, en ese proceso de rehacer todo esto, hay también, sin duda, muchos aportes que ya se han hecho y muchos otros que se pueden hacer. Ojalá que los aportes que, en mi criterio, se han hecho, de los que ya he hablado un poco cuando hablo del 4 de Febrero, ojalá que no sea ése el aporte. No, nunca más, decía en la visita que hice a la Academia Militar. Nunca más, refiriéndome a muchas cosas, no solamente al 4 de Febrero, sino también al 27 de febrero del 89 al Presidente, robando y permitiendo a sus amantes robar. Nunca más tal, nunca más otra cosa, porque todo eso tiene una poderosa interrelación.
128

DISCURSOS PRESIDENCIALES

De aquellos vientos vienen estas tempestades, decía alguien. O de aquellos polvos vienen estos lodos. No debe ser ése el aporte. Esa corriente no debe ser -nosotros lo decimos- ojalá que nunca más, pero los militares aquí estoy seguro que lo saben. Si no lo hubiéramos hecho nosotros, otros lo hubieran hecho, no era asunto de individuos, otros Capitanes o Sargentos, o soldados rasos o Mayores; un día o un año después, no sé cuándo ni dónde, pero lo hubieran hecho. Era indetenible, se sentía como dijo el doctor Arturo Uslar Pietri cuando alguien dijo, después del 4 de Febrero, que era uno de los mentores ideológicos y él respondió que no, que lo que había dicho era que iba a llover y llovió. Es fantástico el asunto, es que iba a ocurrir. Además, creo que el análisis político me dice que lo que la gente cree de una situación, es parte de la situación, y aquí la mayoría estaba esperando algo y ocurrió. “Va a llover” decía mi abuela, y no veía el cielo clarito. Le decíamos que cómo iba a llover si está clarito el sol. “Vayan, recojan la ropa que va a llover, huele a viento de agua”. Aquí olía a viento de agua en 1991 y llovió. Claro que, lamentablemente, también llovieron gotas de sangre y eso uno lo lleva aquí, muy dentro del corazón, pero así son las cosas de este mundo y de estas luchas. Eso ha podido ser de otra manera, después que hubo aquel influjo poderoso, ese influjo. La acción del 4 de febrero habrá que analizarla después, con más tiempo, y no soy el más indicado para hacerlo. Qué objetivo voy a ser yo, pero que lo analice alguien, después. A lo mejor, quien lo analiza con objetividad podrá descifrar qué pasó aquí en Venezuela, por qué ocurrió esto y esta cadena de fenómenos. ¿Dónde están las causas? Llega ahí, una causa que así como la garrocha cuando se la colocan a un toro echado, y se levanta el toro cimbrado por la corriente eléctrica; así fue aquello y todavía sigue, lanzando energías sobre un espíritu colectivo y ojalá que eso no se apague. Yo hago todos los días mucho esfuerzo para que no se apague, porque creo que eso va a seguir siendo determinante en el rumbo que tome el país, en el rumbo positivo que está tomando. Ya en el mundo se está diciendo que aquí hay gente seria, se está reconociendo. Sí, que el loco aquel, el diablo aquel que ahora es Presidente, no es tan diablo. Y una carta que el Presidente Clinton entregó a nuestro Embajador Toro
129

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Hardy, que salió publicada por allí, hasta yo estoy sorprendido. Un reconocimiento mundial y de sectores, el mismo Fondo Monetario Internacional (FMI), con mucho respeto. Presidentes de naciones como España, han llegado a decir en privado que están apostando a Venezuela y a usted. Creo en lo que están haciendo. Hoy vino el Canciller de Ucrania, la semana pasada el Ministro de Energía español. La próxima semana una delegación de empresarios canadienses. Vamos a instalar y a la espera para inaugurar el Complejo Las Cristinas en el Estado Bolívar; y tan pronto asumimos nosotros, un viaje a Canadá, una conversación, decidieron y están ahí con una inversión significativa en un área importante como es la minería. Seguirá ejerciendo un efecto, ese influjo de un sector, una corriente. Ayer, por ejemplo, tuve la dicha que mis hermanos Francisco Arias Cárdenas, Jesús Urdaneta Hernández y Joel Candelario Acosta Chirinos me acompañaran al momento de votación en el referéndum. Y salió por El Mundo una foto y la leyenda era: “Los Golpistas”. En Londres y en París, pero dándole un giro positivo. Los ex-golpistas, uno Presidente, el que está sentado, otro, Gobernador de un Estado, el más grande del país; otro Jefe de la Policía Secreta- dice la leyenda- y otro, el Jefe de un partido político nuevo que en un año apenas, ha ocupado tales y tales espacios, etc. Cuatro Tenientes Coroneles, y no estaba mi compadre, ése sí lo tiene Dios en su Gloria, porque era un gran soldado, mucho mejor que nosotros juntos y mejor ser humano que soldado. Ése sí tiene que estar allá en el Cielo, en una bicicleta porque era ciclista. ¿Qué cree la opinión pública en la calle, a pesar de todo lo que se ha dicho y se ha hecho, toda la operación de guerra psicológica, pero fina, apoyada por millones de dólares que se ha hecho contra el “militarismo” en Venezuela, contra la “tiranía” que vive Venezuela, contra el “terrorismo” que vive en Venezuela, contra la “dictadura” de Chávez, contra el “diablo”, Hitler, Mussolini, Khadaffi, Fidel Castro y de todo eso? Yo tengo un pedacito de cada uno de esos y sin embargo, allí está la opinión pública. Evalúenla. Sin duda, hay una concepción, y voz favorable a esta corriente unitaria de lo civil con lo militar. Para ir concluyendo ya con este ejemplo, dentro de esa visión filosófica que parte de una filosofía que ya se ve
130

DISCURSOS PRESIDENCIALES

vital, que es esencial- y hablo como individuo en este momento- forma parte de una filosofía, de una corriente con mucha fuerza, que recorre campos, ciudades y cuarteles también. Me siento feliz, dichoso he dicho tomando la palabra de Bolívar en Angostura: “Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando” -fíjense ustedes la unión civilmilitar en ese concepto de Bolívar. Es bolivariano el proyecto, es auténticamente bolivariano. “Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando convoca la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta”. El tirano Hugo Chávez llegó a Presidente y convocó al pueblo. ¡Qué tirano! Y los llamados demócratas, casi siempre los que se han llamado demócratas de los últimos años, esos siempre llegaron a tomar grandes decisiones a espaldas de la mayoría, a espaldas de la opinión pública y ese es un ejemplo que estamos dando. Forma parte de esa corriente eléctrica que toca el alma de la Nación y yo, por eso, trato de inyectar corriente eléctrica al alma de la Nación. Creo que es una de mis tareas fundamentales ahora mismo y no puedo dejarme absorber por la burocracia que hala, que atornilla, que te lleva mil papeles para que firmes todo. Yo firmo a veces en el avión o firmo saliendo, caminando, porque me voy, voy a ver al pueblo, voy a hablar con el país, voy a que me vean, a que me griten, que me empujen como siempre. ¿Que me pueden matar? No me importa. Si me van a matar, me matarán de cualquier manera, con un vaso de agua, un francotirador, qué me importa a mí. El que trabaja mucho al respecto es el General Rincón, Jefe de la Casa Militar y luego el Coronel Rafael Cipriano Martínez Morales con esto de la seguridad, y los muchachos, porque creo que es una de mis tareas inyectar esa corriente eléctrica al alma nacional. Nos interesa que lo analicen y que nos hagan llegar, señor General Damiani, ustedes, alumnos de este curso Nº 28, sus críticas, bienvenida sean. Anoche, un sargento me decía en Miraflores: “Mi Comandante”. Sí, yo tengo la dicha de que la gran mayoría de los militares no me dicen Presidente, y para mí eso es una dicha. “Mi Comandante”; y muchos, Hugo. Igual que el pueblo llano no me dice Presidente. “Chávez, allá va Chávez”, y eso para mí es una dicha, no me ven así como al Presidente, lejos. No, creo que eso es positivo. Un sargento me hacía una crítica y le
131

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

dije: Te felicito, qué bueno. Así tiene que ser. Si es que hice algo malo, me equivoqué, etc., dilo, te invito a que lo digas siempre, no te quedes callado. Igual les pido a ustedes: críticas, aportes, por la vía regular o por la irregular y con esto no estoy incitándolos a estar violando los reglamentos, pero por la vía que ustedes quieran, háganlo llegar. Una buena idea nunca tiene vías irregulares, siempre la vía es buena. Si es por la vía jerárquica, bienvenida, y si es por vía directa de un familiar o amigo, un papel que llegue a tiempo, un buen alerta siempre hace mucha falta. No he mencionado algo que quiero mencionar es que creo que es necesario resaltarlo. Llegó el soldado Hugo Chávez a la Presidencia de la República, el Teniente Coronel, como se llame el candidato, etc. Tiene que ver no solamente con la parte de la sociedad civil, que aguantó esa andanada de plomo psicológico y de amenazas, de coerción, yo de verdad que admiro a la gente venezolana. Créanmelo, pero de verdad, verdad porque pasé varios años como el que tiene lepra. Yo llegaba a la casa de alguien, y a veces me eximía, yo andaba al garete, prefería la soledad, con un grupo pequeño de valientes, casi todos militares retirados que me acompañaban en travesías por el país pero andaba como el que tiene lepra. Militar activo que se cruzaba conmigo en una esquina por casualidad, y la División de Inteligencia Militar (DIM) y la Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) que siempre estaban cerca, tomaba unas fotos, grababa, eso era para ese amigo el calvario. Todavía hay un Capitán que mandé a pedir la información, porque me enteré por vía de su ex-Comandante- que ya es Coronel y muy amigoa quien ahora ví y me dijo que me acordara de aquel caso. Un Capitán que en un Batallón tuvo la gentileza de atenderme, yo andaba muy enfermo en una gira de esas, 94-95, en una ciudad venezolana y andaba muy afónico de tanto hablar, me paraba en una esquina, me subía en un camión viejo, en una plaza hablando y así me mantuve durante años, en una guerra de guerrillas política fue eso, impresionante, hermoso, fue una guerra de guerrillas políticas y las fuerzas regulares no entendieron el combate y los derrotamos con guerra de guerrilla política. Recuerdo que ese Capitán tuvo la delicadeza de mandar a buscar un médico, yo llegué a pedir auxilio, no tenía adónde ir en ese momento. Me entero ahora que le metieron tres días de arresto severo por haber atendido a un Teniente Coronel retirado
132

DISCURSOS PRESIDENCIALES

que andaba enfermo por allá en un pueblo. Retardado por eso. Mandé a averiguar esto, ver todo su expediente a ver si hay alguna otra cosa, pero al menos le metieron un arresto. ¡Imagínense! Si uno llegaba a la casa de un amigo, había la seguridad que en esa casa podía pasar cualquier cosa, desde llamadas anónimas amenazantes hasta siembra de armas. Como le pasó a unas amigas que viven en un barrio caraqueño que tuvieron varios meses metidas en Ramo Verde, varios meses, madres de familia. Yo fui allá, me dejaron por fin entrar a llorar con ellas, y a pedirles perdón, porque también por mi culpa estaban allá, por ser amigas, solidarias y luchadoras. La DISIP le sembró unas armas de guerra, unos mapas, que sé yo, un plan de un golpe, hasta que la Corte Marcial se portó con dignidad. De manera que no quiero irme de aquí sin señalarlo para reflexión de todos aquí y todos: hay un empeño del mundo político, de las cúpulas dominantes, de utilizar las Fuerzas Armadas contra nosotros mismos, y cómo lo hicieron, con qué insistencia y con qué presión. Fue salvaje la presión, dentro de los cuarteles, de manera subliminal algunos, otros de manera abierta, y por eso, si quisiera abrir un juicio militar, no lo voy a hacer. No llegué aquí para pasarle factura a nadie. El año pasado había un complot donde participó un grupo de militares activos -siguen activos, no llegué a pasarle factura a nadie, absolutamente a nadie-, algunos abiertamente, otros callados, para tratar de evitar, por todos los medios imaginables de que Hugo Chávez fuera Presidente. Eso no puede ocurrir, decían en los cenáculos y actuaron, pero chocaron con la misma Institución Militar, chocaron de frente con una resolución indoblegable de la mayoría que se negó, algunos sabiendo lo que venía y otros sin saberlo. Yo vine desarrollando una tesis sobre la marcha, la expuse en el 95, por allá, sobre la rodada histórica de Venezuela, o sea, la caída histórica de Venezuela; y he dicho en esa tesis que el primer signo de la podredumbre comenzó a manifestarse en Venezuela más o menos con los años. Además, como ustedes saben, estudiosos y diseñadores de tesis, buscándole uno en ese esfuerzo intelectual de comprobar hipótesis, teorías y cosas en lo variable -que, a veces, son locas; pero que a veces no son tan locas-. Si llego a viejo, no sé, a lo mejor escribiré cosas de ésas, mientras tanto las
133

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

voy diciendo, a lo mejor queden grabadas o alguien las pueda discutir, pero yo he tratado de buscar y creo que algunas se pueden conseguir en variables de impacto cruzado de mucha incidencia, entre la crisis venezolana, el cáncer venezolano que entró en metástasis, en la acción nuestra. Es un poco decir por qué decimos eso, porque es parte de la vida de uno y parte de su por qué. ¿Cuál es la causa verdadera?: todo un proceso de pensamiento sobre la marcha. Hay como un paralelismo hasta cronológico en la formación de esa corriente a la que pertenezco y que produjo esta brecha que se ensancha. Por allá en los 70, dentro de ese esfuerzo intelectual de trabajo, de articular cosas, salíamos nosotros de la Academia Militar, de las Escuelas, la mayor parte de nosotros. Oficiales a veces me decían: “pero es que no podemos creer en los superiores porque ellos no hicieron nada de esto que nosotros hicimos”. Yo les decía que no condenáramos a nadie, no es la voluntad de un hombre, no es de cinco ni de diez hombres, es un proceso que arrastra. Bolívar ahí tenía exacta razón, pienso yo, cuando dijo en Angostura: “Yo soy apenas una débil paja arrastrado por un huracán revolucionario que me arrebata”; decía, y lo creo así, lo siento, no lo creo, lo siento, a uno se lo lleva un huracán y ya no puede frenar, te lleva, te arrastra en ese proceso de despertar, en ese proceso de crisis ética, la Gran Venezuela. Yo recuerdo, era Subteniente, lo tengo clarito, lo recuerdo; aquella época en que llegaba a los cuarteles en diciembre aquella caja, la cesta navideña para cada Oficial, su esposa y su mamá, y llegaban relojes para los soldados. Cada soldado un reloj. Recuerdo dándole a mis soldados un reloj, firmando un recibo y peleando con un Mayor que era un inmoral, que sacaba las botellas de whisky de las cajas de los Subtenientes, se llevaba las botellas de whisky y le entregaba a los Subtenientes la cesta sin el whisky; y yo peleaba con ese Mayor. Era Carlos Andrés Pérez parte uno, y comenzó el descalabro ético, público, porque la corrupción siempre ha existido, tanto que Bolívar decretó aquello de fusilar a la gente y el juez que no cumpliera, también. Páselo por las armas. Así que es parte de la misma existencia del ser humano, de las debilidades del ser humano. Carlos Andrés Pérez en su primera magistratura salió casi condenado y sin embargo, no pasó nada. Se mostró
134

DISCURSOS PRESIDENCIALES

que robó, violó no sé cuántas cosas y no hubo nada. Y aquella vez que Gonzalo Barrios, que en paz descanse, dijo que en Venezuela “no hay razón para no robar”; así lo dijo, delante de un país. Y uno decía en los cuarteles: ¡Dios mío, qué es esto! Y aquello de los Ministros de Defensa que se fueron del país huyendo por ladrones, se demostró y se fueron del país y más nunca volvieron. Cuatro en fila, creo, Narváez, y otros. Ese era el Comandante del Cuerpo de Cadetes -decía yo- cuando yo era cadete y hablaba del Código de Honor. ¿Qué pasa aquí, qué es esto? ¡Un choque! Esa crisis ética está allí en el corazón de la crisis y no hubo forma de detenerla ni regularla. Invadió todos los resortes de la estructura, y hoy esa estructura hace crisis y lleva a la muerte la crisis ética. Ahora va a costar bastante salir de ella porque está en la misma entraña de la sociedad, en la entraña de nuestra sociedad está ese virus, el de la corrupción ética, que decía Graterol, y la inversión de valores, que sin duda, ha producido buena parte de todo este desastre. Simón Rodríguez, hablando de la raíz robinsoniana de nuestro proyecto de reconstrucción nacional decía algo así como esto: “No se engañen los americanos meridionales, aquí no hay repúblicas, no tenemos repúblicas”. Esto lo escribía él creo que después de muerto Bolívar, unos años después. No tenemos repúblicas y no las tenemos porque no hay pueblos, no hay pueblo republicano. “Tenemos que formar el hombre republicano”, decía él y explicaba que tiene que ser el hombre, el ser humano que actúe en función no de sí mismo sino de la res pública, es decir, de la cosa pública, el hombre republicano, y por eso hablaba de la escuela republicana, es decir, en la búsqueda del bien común. Yo creo y no me queda bien decirlo, lo sé, no queda bien que lo diga, pero creo que estoy en ese grupo de venezolanos. Cuando llegue la situación al extremo en que llegó en Venezuela, de crisis ética, creo que debe haber un grupo de personas de ese cuerpo social, sea cual fuere, que deben estar dispuestas al máximo sacrificio para dar ejemplo, hasta la vida para enseñar a los demás, la vida misma. Los bienes que se puedan tener, “toma, llévatelos, repartan eso, no lo necesito”; y ejemplos en la Historia hay muchos, desde grandes ejemplos bien conocidos y otros menudos, casi desconocidos.
135

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Recuerdan ustedes aquel sacerdote que murió en uno de los saltos en Guayana hace como dos años, con unos indígenas. Ese es un gesto de Cristo, de Dios casi, por unos niños indígenas que se los llevaba el río y falló el sistema de seguro. Hace poco pasamos por el aire y me explicaron que fue por allí donde se fue; él podía salir, podía salvarse pero pensó seguro en su último minuto de vida o segundo, “cómo me voy a ir y dejar estos niños en esta cosa., me voy con ellos, Dios”; y se fue con ellos, se los llevó el agua abajo. ¡Qué gesto heroico! Esos gestos hay que seguirlos. Pero además, si hay que morir, algunos tendremos que morir. Yo soy uno, permítanme decirlo. Creo que sólo en casos como el que estamos viviendo, esos ejemplos pueden mover el dolor nacional, el dolor del cuerpo humano, de ese cuerpo social, me refiero. Uno no puede aspirar, lo sé, que todos caigamos a ese nivel; que uno es capaz de dejar hasta lo más querido, los hijos por ejemplo. Ninguno de mis compañeros olvidará y como ninguno de los que ha llegado a ese extremo olvidará, sea cual fuere la causa, una noche entrar a un cuarto oscuro, sentir la respiración de Huguito Rafael, que tenía seis años y de Rosa Virginia que tenía en ese tiempo, doce. Darles un beso en silencio y “adiós, no sé si vuelvo”. Ese es un dolor muy grande, pero uno lo hace por muchas cosas, pero porque a uno lo arrastra algo, capaz incluso, de dejar esos niños durmiendo. Es un pequeño ejemplo, pero muchos otros, ¿cuántos? Creo, entonces, que hay que sacar recursos extraordinarios, por ejemplo, hay otros mejores y desconocidos como el de ese cura o muchos otros y creo que ese elemento es fundamental, ser verdaderamente “respublicano”, al estilo de Simón Rodríguez, pensar en la cosa pública, pensar en la suerte del colectivo antes que en la suerte de uno mismo. Creo que ese debe ser un signo fundamental; no es fácil, lo sé. Para uno pasar del nivel más o menos tradicional a ese nivel, no es fácil pero crean que después que uno pasa eso, es como el paracaidista que en el primer salto anda aterrorizado, pero al décimo salto está disfrutando ya de la puerta del avión y del aire. Pero creo que sí, en esa dirección vamos arriesgando muchas cosas, una vida -la vida ya es un extremo y los hijospero arriesgando y enfrentando y debatiendo y asumiendo la responsabilidad, creo que ese movimiento está “in crescendo” en
136

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Venezuela. Pensar en el colectivo, en todo sentido, pensar en la suerte de los demás. Termino con unas citas de algunos seres extraños un poco a nuestra idiosincracia. José Martí, que es mucho más cercano a nosotros, decía, hablando de la honradez, decía algo así como esto en una canción, en un poema: “Honrado, el hombre honrado no porque no roba. Ustedes se creen honrados porque no le hacen daño a nadie y estás sentado tranquilamente en la puerta de tu casa. O vas a trabajar y regresas y no le haces daño a nadie”. Martí decía que para ser honrado, un hombre o mujer que de verdad se sienta honrado, para ser honrado de verdad, si él sabe que hay alguien sufriendo muy cerca y no hace algo, por aliviar ese sufrimiento, pierde la condición de honrado. Criterio de José Martí, yo lo comparto. Creo que es un componente esencial para este nuevo proceso de recuperación de los valores verdaderos y de los valores éticos, morales, de la conducta de los venezolanos del futuro.

137

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DE LOS 100 PRIMEROS DÍAS DE GOBIERNO
Palacio de Miraflores, Caracas 13 de mayo de 1999

Buenas noches amigos, buenas noches queridos compatriotas, mujeres, hombres y sobre todo, buenas noches niños de Venezuela. Digo sobre todo niños de Venezuela, porque cuando hoy estábamos tocando diana en el Palacio, recibiendo estos 100 días, estos primeros 100 días de gobierno, de este último gobierno del siglo XX y al mismo tiempo primero del siglo XXI venezolano, pues yo recordaba mucho a los niños de Venezuela; y es que a ustedes niños de Venezuela va dedicado todo este esfuerzo de tantos hombres y de tantas mujeres que, por voluntad del pueblo venezolano y con el favor de Dios, hemos llegado aquí, hemos asumido esta tarea inmensa, difícil, dura, pero hermosa de rescatar la Patria de todos. Rescatarla del desastre en que la han sumido en estos últimos años. Rescatarla, reconstruirla, ponerla bonita; y esa obra, esos logros y esas metas que Dios quiera que -y estoy seguro que así va a serlogremos en estos días, en estos meses, en estos años que corren; todos esos logros, todas esas metas van dedicados única, especial y exclusivamente a ustedes niños de mi Patria, a ustedes niños de Venezuela, que son los dueños del futuro, los dueños de la Patria que viene. Hemos llegado en el medio de todo este torbellino de cosas, en medio de esta etapa de cambios mundiales, de cambios epocales, en esta transición en marcha, hemos llegado a 100 días. Días difíciles, 100 días de haber asumido con mucha voluntad, eso sí, con mucho tesón sin duda, porque cuando hay dificultades -decía el Padre de la Patria- pues los hombres del momento debemos armarnos de tesón, debemos armarnos de valor, debemos armarnos sobre todo de una gran constancia y de una inmensa voluntad. En este momento, venezolanos, si algo se requiere es voluntad, mucha voluntad, mucha persistencia. Cien días porque esta mañana me puse a echar números, ustedes saben yo les he dicho que me gusta mucho la matemática, sacar cuentas como dicen, y bueno, cinco años, período previsto para esta primera fase
139

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

de los gobiernos de transición y de transformación que vienen en lo adelante, pues esos cinco años son o implicarán dieciocho celebraciones, dieciocho veces cumpliremos 100 días. Esta es la primera, un poco así como las primaveras, esta es la primera primavera, serán dieciocho primaveras. Exactamente el día 7 de enero del año 2004 estaremos celebrando estoy seguro. ¡Dios mediante!, y que Dios nos acompañe pues siempre en este esfuerzo, en el año 2004 el 7 de enero de ese año por venir, estaremos celebrando las dieciocho primaveras, dieciocho veces cien días. Son 1.825 días, cinco años de gobierno, así que hemos dado apenas el primer paso, y este primer paso yo hoy quiero reflexionarlo con todos ustedes, pues no he venido aquí a adornar un discurso. Me ha llenado de mucha satisfacción de verdad, y se lo he dicho a este equipo de hombres y mujeres, el equipo de los ministros, viceministros, el equipo de gobierno, el equipo más cercano, anoche comentábamos que nos llena de satisfacción que en estos últimos días en Venezuela, desde hace unos tres o cuatro días en verdad esta celebración o esta ocasión de cumplir 100 días el gobierno que dirijo, pues ha copado los espacios televisivos, de radio, de prensa escrita y en la calle, en el taxi, en el autobús, en la peluquería, allá en sus casas queridos compatriotas, pues ha sido el tema de estos días. Eso ya de por sí es positivo, significa que el país está, ha entrado, en una fase irreversible de discusión, de conciencia, de análisis permanente de lo que ocurre. Ahora, como ustedes saben también, a mí me gusta mucho recordar, es bueno recordar un poco de historia. Muy brevemente, recordemos los 100 días del Gobierno que comenzó aquí mismo en 1989, hace diez años; esos 100 días se llenaron de tragedia, esos primeros 100 días de aquel gobierno hace diez años estuvieron marcados por aquella terrible crisis social, ética y también militar popular del 27 de febrero de 1989. Y para recordar un poco más acá, hace cinco años en ese mismo lapso de 100 días del Gobierno que terminó hace 100 días, esos primeros 100 días de 1994 estuvieron signados por una espantosa crisis bancaria financiera que no pudo ser controlada y que llevó a una espantosa devaluación, fuga de capitales, y el país entró en una crisis mucho más profunda de la que venía ocurriendo hasta entonces. Es bueno recordar eso, porque estos 100 días que hoy se están cumpliendo, gracias a Dios y
140

DISCURSOS PRESIDENCIALES

yo, permítanme como cristiano católico que soy, darle gracias a Dios y al esfuerzo de muchos, de la inmensa mayoría de venezolanos; a ustedes compatriotas, mi reconocimiento personal. Gracias a Dios no han estado signados como en 1989 y como en 1994 por terremotos, por hecatombes y por tragedias. Creo que Venezuela está amaneciendo, creo verdaderamente que se está levantando un nuevo tiempo. No es palabrería, son hechos concretos y eso por supuesto no se debe a mí, no, yo apenas soy, lo he dicho mil veces, una pequeña paja, un pequeño grano de arena en la montaña que es el pueblo, en la montaña que es el colectivo, que somos todos nosotros. Así que mi reconocimiento y primera celebración de los primeros 100 días. Siempre es bueno recordar al guía, al timón que orienta todo esto: Bolívar, lo sabemos. Y también estaba recordando yo esta mañana, cuando preparaba algunas notas para estas palabras, porque esto no pretendo que sea un discurso grandilocuente, ustedes ya me conocen hermanos, mi mensaje no va dirigido a eruditos, los analistas que analicen, que digan lo digan, que escriban lo que escriban, positivo siempre será la crítica, el aporte al análisis, pero estas mis palabras llanas y sencillas van dirigidas a usted amigo, a usted amiga, a usted amiguita y amiguito, quiero llegarles con mi palabra al hombre del común, a la mujer del común, al joven del común, a ustedes jóvenes venezolanos para que analicemos y reflexionemos de verdad y nos demos cuenta qué tiempo estamos viviendo. Yo recordaba esta mañana un pensamiento que estilábamos escribir, yo lo tuve un año escrito en una pizarra de un comando militar en el que estuve aquí mismo en Conejo Blanco, en la Academia Militar, un pensamiento de Bolívar que siempre motivaba, motiva y motivará, les ruego lo oigan, voy a citarlo textualmente porque me lo aprendí de memoria: “Yo espero mucho del tiempo, su inmenso vientre contiene más esperanzas que sucesos pasados y los acontecimientos futuros deben ser muy superiores a los pretéritos”. Con esta convicción seguros estamos que los 100 días que vienen serán mejores que estos que hoy terminaron y los posteriores igual y así sucesivamente. Venezuela está resucitando, se está levantando una patria nueva.
141

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Yo lo he dicho, desde hace tiempo tengo un sueño; cargo un sueño que se apoderó de mí y ese sueño se llama: Venezuela. Y yo verdaderamente como venezolano no me imagino mi país, nuestro país, de otra manera que ¡Grande, digno, incluso y glorioso; porque glorioso es el signo de nacimiento de nuestra Patria. Glorioso se recuerda el nombre de Venezuela por todas partes; así que la Venezuela que nosotros soñamos y que ahora estamos luchando y reconstruyendo con esta voluntad, con este amor, con este espíritu de colectivo, es una Venezuela -imaginémosla y hagámosla -digna, hermosa, grande y gloriosa. Esa tiene que ser Venezuela. Ese es el sueño que cargamos, el sueño que se apoderó de nosotros hace mucho tiempo y que aquí nos trajo y que aquí nos tiene. Me han insistido que sea breve y trataré de serlo, pero no me comprometo, no puedo comprometerme porque yo no vengo aquí a decir cuatro cosas por decirlas, no. Yo quiero reflexionar con ustedes y como lamentablemente no puedo verles de frente a todos, pues yo sé que en este momento están allí frente a sus televisores, en sus casas, en su residencia, en diversos sitios, millones de ustedes compatriotas, yo tengo una necesidad de decirles a ustedes algunas cosas. Una necesidad de llamarlos a la crítica, a la construcción; una necesidad de llamarlos a todos, sí, a que discutamos, a que hablemos, a que expresemos, y yo me siento feliz de constatar de que eso ya es una realidad. Voy a conversar de varias cosas, de varios ámbitos, de lo que ha pasado especialmente en estos 100 días, pero además mirando un poco hacia el futuro, todos sabemos lo que recibimos, no hace falta insistir en la tragedia venezolana. Así que vamos a hablar de estos 100 días; claro que siempre enmarcados, 100 días no pueden sacarse o desenraizarse de un contexto; 100 días que tienen su contexto, un antes y también un después, que ya podemos imaginarlo porque ya se presiente el futuro; el futuro se presiente; así como se presiente la lluvia, cuando está encapotado el cielo, va a llover o cuando hay un sol brillante, no va a llover; igual se puede prevenir y presentir el futuro: aquí se está oliendo a futuro hermoso, sin duda, hasta los críticos más acerbos de mi gobierno deben reconocerlo, incluso a ustedes amigos críticos. Amigos críticos -permítanme esta expresión- amigos adversarios, porque yo no me siento enemigo de nadie; quiero ser amigo de todos y así
142

DISCURSOS PRESIDENCIALES

como yo defiendo mis verdades, ustedes tienen derecho a defender las suyas, pero traten de hacerlo aferrados a las verdades; traten de no caer en las manipulaciones de siempre; traten de no caer en aquello que decía el gran líder colombiano Jorge Eliécer Gaitán, traten de no ser parte de los “engañadores de todas las horas”. Si algo se requiere en Venezuela hoy, es decirnos las verdades, las verdades que uno defiende, en las que uno cree, tratar de no mentir, de no manipular. Entonces, fíjense, estaba pensando que mucha gente aquí en Venezuela decía que si Hugo Chávez llegaba a la Presidencia venía la hecatombe, tenían avionetas prendidas, buques y naves para irse de Venezuela. Aquellos escenarios espantosos, ¡que venía una dictadura! ¡Que era el gorilismo que venía de nuevo!. ¡Que era el retorno del autoritarismo, de la inmoralidad, que era el retorno sí, de Adolfo Hitler combinado con Benito Mussolini o qué se yo; que aquí se iban a ir todos los inversionistas e iba a haber una fuga de capitales terribles y que yo iba a tener que manejar la economía como una economía de guerra, es decir, aplicar un control de cambio y devaluar la moneda. ¡Que venía un desastre! Bueno, amigos adversarios, critiquen con toda libertad, ustedes saben que aquí nuestro gobierno no va a perseguir ni a presionar a nadie, pero al menos reconozcan, y si quieren agradézcannos algo: que el desastre no vino; ustedes viven un poco tranquilos y tienen toda la libertad de hacer y decir lo que quieran. No vino el desastre. Ya para ustedes eso es un logro. Anótenlo ahí en su libreta de logros: no vino el desastre en los 100 días, en los primeros 100 días del gobierno del Presidente Hugo Chávez. De todos modos, pues mis saludos para ustedes y espero las críticas, sigan adelante. Traten de ser justos, eso sí, objetivos, el país requiere objetividad. Bien, voy a hablar de varias cosas. Yo creo que lo primero que a mi me sale del alma en estos 100 días, decir de estos 100 días- y eso comenzó antes, comenzó el 6 de diciembre y antes incluso, pero hablemos de los 100 días- es como un resurgimiento espiritual. Mao Tse-Tung decía que los combates se definen, a fin de cuentas, por la moral de los combatientes y no tanto por el poder de la máquina. Es la moral del hombre lo que define al final los combates; puede haber un ejército muy poderoso con todas las herramientas y maquinarias -la historia está llena
143

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

de ejemplos- de lo último en ciencia y tecnología, pero si los hombres, si los seres humanos que llevan esa maquinaria, esa tecnología, no tienen moral, si no tienen esa fuerza espiritual que emana de no sé dónde, del alma. Nadie sabe dónde está el alma; los filósofos se han debatido los sesos durante siglos, del alma, de aquí dentro nace un chorro de fuerza espiritual; decía Francisco de Miranda: “el fuego sagrado”, Napoleón Bonaparte; también hablaba del fuego sagrado y también Simón Bolívar. Cuando ese fuego se apaga, cuando un pueblo se desmorona y se desmoraliza, pues cae en lo peor, cae en las fosas del colectivo, en la negritud de una noche terrible. Venezuela viene saliendo de esa noche terrible, hay un fuego sagrado, hay un fuego de pueblo y ese fuego es como una emoción, uno la siente por todas partes, yo la sudo a cada rato, la veo en todas partes porque como ustedes saben, yo recorro el país, yo no estoy encerrado en palacio, estoy aquí el tiempo necesario y eso se debe a ustedes, después de Dios, por supuesto. Es el sentido del “somos”, somos venezolanos. Un grupo de venezolanos hace unos días en San Pablo, ahí en el hermano y vecino país de Brasil, se acercó a un evento donde fuimos a colocarle flores a Simón Bolívar. ¡Siempre Bolívar, siempre estará ahí! Y decía un grupo de venezolanos, algunos niños incluso, que ahora se sentían orgullosos de ser venezolanos y venían con una bandera agitándola, los niños y los jóvenes y con unas franelas con los tres colores: amarillo, azul y rojo. Igual, recuerdo un día, en un aeropuerto rodeado de nieve por todas partes en Norteamérica, donde aterrizamos salen unos venezolanos con una bandera entre la nieve, muy lejos de aquí, una dama, una joven dijo: “Orgullosa me siento de ser venezolana”. Y lo digo: creo que eso ha renacido, creo que eso estaba ahí debajo como en una loza, como en una lápida, creo que es el logro más grande que podamos oír: reconocerme es lo más grande, porque sin eso no hay economía que valga ni hay lucha social que valga. Porque es como un hombre cuando no tiene alma, un ser humano sin alma: un pueblo sin alma no tiene futuro, no tiene destino. Bueno, sí tiene destino: el de los esclavos, el destino de la negritud. Así que amigos, creo que hay motivo para sentirnos optimistas, ha renacido un pueblo y !Qué pueblo caramba! Un pueblo que ha hecho historia, un pueblo glorioso, ustedes, el pueblo venezolano, reconozcámoslo
144

DISCURSOS PRESIDENCIALES

y alegrémonos por eso. Eso no se debe a mí, insisto, yo no vengo aquí a decir que lo que ha pasado en Venezuela se debe a mí, no, se debe a todos, se debe a un proceso de resurrección en el cual estamos, unos más, unos menos, pero estamos imbuidos. Ese renacer espiritual, esa idea de la identidad nacional, esa idea del “somos”, esa autoestima de la cual se ha hablado mucho en los últimos años- la pérdida de la autoestima del venezolano- pues arriba esa estima hermanos, arriba ese espíritu, arriba esa moral porque somos venezolanos y somos hombres y mujeres, jóvenes y niños; somos unos de los pueblos más gloriosos de la historia de los siglos. Esos somos nosotros, ¡Digámoslo, pero antes de decirlo, sintámoslo! creo que eso es un gran logro de esos últimos tiempos y se ha hecho evidente sin duda en estos 100 días. Primero el suelo nativo que nada, decía Bolívar, primero lo nuestro, primero Venezuela. Ahora, dentro del esquema de conversación que he planteado esta noche, quiero que hablemos también de cosas mucho más concretas por supuesto, aunque eso es concreto, el espíritu y el sentimiento es muy concreto. Hay un desviacionismo peligroso de los últimos tiempos, producto de la ideología del neoliberalismo, de la cosa pragmática, de la pérdida de ideología, “háblame en concreto”- dice alguna gente-, y ¿Acaso la fuerza moral de un pueblo no es concreto? Sí es concreto, pero bueno hablemos de otros ámbitos. Yo quiero comenzar por uno de los ámbitos que a mí más me angustia, a pesar del optimismo, del espíritu, de la moral, de la voluntad que tenemos y que ustedes me han transmitido a mí también. Sin embargo, cuando entramos en el tema social, cuando entramos al área de lo social como se estila decir a veces- pues a mí me entra una angustia, yo ando invadido por una angustia social. Ese tema es, dentro de los que uno se topa a diario, el más complejo, es como un nudo gordiano que da vueltas y vueltas, pero seguro estoy que desataremos ese nudo gordiano. ¡Seguro estoy! Y en estos 100 días yo quiero hacer referencia a algunas cosas importantes e interesantes que creo que han ocurrido; ustedes son los mejores jueces, juzguen ustedes, el pueblo es el juez de nosotros. Hay algunas cosas importantes de resaltar, no para vanagloriarnos, no, lo que pretendemos al conversar de esto es como revisar el camino andado,
145

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

revisarnos señores ministros, revisarnos compatriotas todos, para ver cómo venimos, hacia dónde vamos y en qué punto estamos. En lo social hay una nave insignia, ustedes saben, que avanza contra muchas dificultades, entre tantas dificultades, que se llama Proyecto Bolívar 2000, y este proyecto ha causado interés en varias partes del mundo. Incluso, ahí en el Brasil, vuelvo a insistir, porque vengo regresando hace apenas 48 horas del Brasil, y están muy interesados en el Proyecto Bolívar 2000. Ustedes lo han sentido, lamentablemente estoy seguro que no todos, no todos porque son 100 días apenas y el Proyecto Bolívar 2000 comenzó el 27 de febrero cuando se conmemoraron tristemente, dolorosamente los diez años de aquel trágico suceso de “El Caracazo”, de aquellos primeros 100 días, de aquel gobierno nefasto de hace diez años. Con los militares, hombres y mujeres del pueblo ese día iniciamos una inmensa operación cívico-militar, el Proyecto Bolívar 2000: los militares y el pueblo unidos para siempre, para siempre, por los siglos de los siglos, porque así también nació esto, así nació esta tierra, así nació esta Patria. Tenemos que andar así los hombres de uniforme, los hombres de armas y el pueblo venezolano: una sola corriente, una sola vida, una sola raíz, un solo empeño, un solo camino. Recuerden que lo anunciamos en su momento, que el 27 de febrero iniciamos la primera etapa o el primer nivel del Proyecto Bolívar 2000 el Pro-País o Proyecto País, orientado fundamentalmente a la atención al más necesitado. Una acción inmediata de emergencia, porque el drama social es muy grave, no podemos esperar que se reactive la economía, que se ajusten las variables, que vengan todas las inversiones. No, porque a cada día hay una tragedia en las calles, en los pueblos, lo sé, lo sufro, lo sufrimos. No sé si les dije, pero aquí hemos llegado, yo he presenciado aquí en las rejas del Palacio de Miraflores hechos dolorosos, muchos. Uno de ellos, el más doloroso fue una dama que llegó aquí con un niño en brazos dormido, estaba dormido para siempre, estaba muerto, y ella vino a pedir ayuda para enterrarlo. Esto está pasando en Venezuela y de nuevo yo hago un llamado angustioso a todos, la responsabilidad es de todos, de todos, sin excepción, por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. De todos menos de los niños, ellos no tienen la culpa. Entonces este tema a mí me angustia, me quita el sueño, me atormenta incluso, debo decirlo.
146

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Iniciamos ese proyecto, esta etapa de Pro-País, recuerdo que uno de los miembros del Alto Mando Militar que han trabajado mucho en esto junto al Gobierno, el Gabinete -y aprovecho para felicitarlos, amigostodos ustedes Ministros, Ministras, Viceministros, amigos, dirigentes políticos, todos han trabajado muchísimo, presidentes de institutos, de empresas, de oficinas presidenciales, Comisión Constituyente, todos los que están aquí, todos, sin excepción. Los felicito a todos, porque hemos trabajado duro, claro que falta mucho y lo haremos, nosotros lo haremos y Dios nos ayude para hacerlo como hay que hacerlo. El Pro-País, decía el almirante Gonzalo Gómez Jaén, era como lanzar un salvavidas a los que se hunden -el Titanic- que no se hundan, vengan; eso es, esa ha sido la filosofía y también la acción del Proyecto País. Ahora, hay algunas cifras y datos que hemos estado revisando para no caernos a mentira, pero es bueno que revisemos algunas cosas. Por ejemplo, una de las primeras tareas que cumplimos en Pro-País, a través de los Comandos de Guarnición Militar de todo el país, de Gobernaciones, Alcaldías -mucha gente se ha sumado al proyecto y cada día más; cada día me llega a mí más gente emocionada incluso, por cosas que pasan y que uno por supuesto no se entera de muchos detalles; pero gente que se emociona de ver cómo funciona y cómo con pocos recursos se logran grandes cosas o medianas cosas- por ejemplo, un censo de desempleados que fue una de las primeras cosas que hicimos en el Proyecto País. Nosotros tenemos -porque ese es uno de los más graves problemas y más difíciles, pero lo arreglaremos, tengan fe y seguridad en que eso lo solucionaremosregistramos y tenemos organizado ya, un grueso número de desempleados que fueron por su propia voluntad a estos Comandos de Guarnición; son 137 mil, digamos que casi 140 mil desempleados que ya estamos organizándolos para la fase subsiguiente, que es la reactivación del aparato productivo y la generación de empleos productivos, especialmente. Quiero hacer referencia al área de la salud, que es una de las áreas donde hemos tenido mayor intensidad de trabajo, mayor dedicación el Ministerio de Sanidad, las oficinas regionales, las Fuerzas Armadas, en el Proyecto País. En el sector salud, hay un cuadro estadístico donde hay algunas cifras interesantes. Por ejemplo, cirugías; aquí se hicieron, producto del Proyecto País en emergencias, una cantidad de 9.900 cirugías, es decir, a razón de 99 por día, en situación de emergencia, con escasos recursos.
147

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Consultas generales en estos 100 días: 151.041 consultas generales a razón de 1.510 consultas generales cada día, a nivel nacional. Consultas especializadas: a razón de 1.479 por día. Consultas odontológicas: 220. Estas son personas que tenían hasta años, por ahí tengo el dato de una señora que fue operada de cataratas, tenía seis años esperando que la operaran; una señora de 70 y tantos años. Una mujer joven todavía, ¡seis años Dios mío, esperando que la operaran de catarata! Bueno, producto del Proyecto Bolívar 2000, se cumplieron y se siguen cumpliendo, esto está en marcha, no se ha detenido. Vacunaciones: 31.700 a razón de 317 por cada día, partos, a razón de cinco partos por día. Viviendas fumigadas: hemos estado trabajando mucho, especialmente contra el dengue, y hay unos resultados que ya les voy a mostrar: 24 mil viviendas fumigadas y 45 mil viviendas abatizadas, procedimientos especiales para luchar contra el dengue. Esas son cifras que nos indican el ritmo de trabajo que hemos venido siguiendo en el sector social, en el área salud especialmente. Igual, en el mapa de Venezuela, de nuestra Patria, de ésta que soñamos linda, digna, próspera y grande, nosotros vemos la cantidad de rehabilitación o de hospitales rehabilitados y equipados, en estos 100 días, ubicados, como ustedes ven, en buena parte del territorio nacional. Estas son reparaciones importantes para elevar el nivel de vida y la capacidad de atender como seres humanos a los venezolanos que asisten o están en estos centros de hospitalización. Igual, en el Proyecto Bolívar 2000, hay una cantidad muy importante de ambulatorios, que como sabemos son muy importantes para la atención primaria de la salud. En todo el país también ha habido una rehabilitación y equipamiento de ambulatorios, y continuamos con el plan, como ya les decía. En infraestructura, también se ha hecho un importante esfuerzo. El país de verdad lo hemos conseguido destrozado: hospitales, ambulatorios, carreteras, puentes, hasta tragedia hemos sufrido como la de Barquisimeto; y caminos, las vías de penetración de los campesinos destrozadas. Hemos sacado de los cuarteles las máquinas, los ingenieros militares; hemos reparado las máquinas que estaban arrumadas por allí en el Ministerio de Infraestructura, de Transporte y Comunicación; hemos hecho un inmenso esfuerzo y hemos logrado reparar, recuperar escuelas. Aquí están las escuelas en una cantidad de 932 escuelas, 78 hospitales
148

DISCURSOS PRESIDENCIALES

-ya lo decíamos-, ambulatorios y viviendas. Se han reparado 1.531 viviendas, es decir, a razón de 15 viviendas por día. Yo recuerdo el caso, por ejemplo, de Nueva Tacagua, que se está hundiendo y hay personas, sobre todo niños, que viven en viviendas cuya mitad o una de sus mitades está hundida y por tanto la pared abierta hasta en medio metro; lo hemos visto con estos ojos, pues hemos ido a atender esas necesidades de urgencia. Igual, carreteras, a razón de tres carreteras por día, incluso estamos construyendo la carretera -el general Raúl Salazar está al frente de esa operación allá en la frontera- entre La Victoria y El Piñal con ingenieros militares, asfaltando esa carretera que es muy importante para esa zona fronteriza, campesina y que vamos a levantar, caminos: a razón de cinco caminos por día. Hace poco fuimos, por ejemplo, allá en las costas de El Boconó, en la tierra donde yo nací y crecí, en un sitio que se llama Arauquita, y los campesinos cómo aplaudieron al subteniente Riobueno, creo que así se llama, un Subteniente Ingeniero Militar, que con menos de veinte soldados y una máquina- como decía un líder campesino que ese día se paró y habló- de lo más obsoleto que puede haber; esos patroles que ya no se ven, que son muy viejos, se reparó y se fue el Subteniente con un Patrol y unos doce o catorce soldados. Hicieron en un mes lo que esos campesinos estaban esperando desde hace como diez años, es decir, patrolearon, llevaron granzón y consolidaron la vía de penetración de varios kilómetros entre Mijagual y Arauquita. Ahora los campesinos están felices porque saben que van a poder sacar sus productos, la modesta producción de esa tierra que es muy rica por cierto. Calles; a razón de veinte calles por día, limpieza de quebradas, ya que vienen las lluvias y esto ha rendido bastante en intercambio con la comunidad. Igual se ha iniciado un ambicioso, un agresivo plan de construcción de viviendas, recuerden el caso de los llamados invasores que ahora son constructores. Fíjense ustedes, en estos 100 días nosotros transformamos cientos de invasores, así los llamaban “los invasores”, y querían que mandáramos la Guardia Nacional o la policía a sacarlos a plomo, a plan de machete o lanzándole gas lacrimógeno. No, este es un gobierno que respeta y respetará siempre los derechos humanos de ustedes, y contamos con su comprensión para solucionar estos problemas de la mejor manera. Pero fíjense que los invasores ahora no son invasores, son constructores,
149

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

ellos mismos están construyendo sus viviendas con sus hijos, su esperanza, su futuro. Pues ha habido -no los voy a cansar con tantas cifras- pero en todo el país se ha iniciado un programa ofensivo, una ofensiva muy agresiva, muy rápida de construcción de viviendas, y además estamos mejorando el tipo de vivienda. No estamos dispuestos, y yo le hago un llamado a los gobernadores, a los alcaldes a todos los que invierten en la construcción de viviendas, no sigamos haciéndole al pueblo, a los venezolanos, algunas viviendas que si viene un huracán se las lleva o viene no un huracán, un vientecito y les tumba las paredes, o unas viviendas con un techo que no se requiere tener la estatura del almirante Germán Gruber para pegarle al techo. Bueno, unas viviendas pequeñitas, pues en fin, que parecen más bien una cárcel. No, vamos a construir viviendas dignas para la familia venezolana. Bien, esto son algunos de los logros, hay muchos otros del Proyecto Bolívar 2000 y ahora vamos a lanzar un impulso mucho más fuerte. Estamos planificando una nueva ofensiva, digámoslo así, en el Proyecto Bolívar 2000 para incrementar la atención a los más necesitados. En cuanto al área educativa hemos estado revisando, tenemos una crisis educativa de la más profunda, de la más severa en casi todo el continente y en el mundo. La educación venezolana cayó a uno de sus más bajos niveles, de los más bajos niveles en el mundo. Bueno, y allí el Ministro de Educación ha estado con su equipo trabajando de manera muy intensa hemos puesto en marcha lo que hemos denominado una Constituyente Educativa; son, así lo calificamos modestamente, los primeros pasos de lo que tiene que ser una verdadera revolución. Porque cuando hablamos de revolución nosotros, sí, de revolución se trata; precisamente en el área educativa es donde debe haber un proceso mucho más profundo, ahí es donde está la verdadera revolución, ahí es donde se construye y se destruye un pueblo. Bolívar de nuevo, permítanme, decía: “Las naciones marchan hacia su grandeza al mismo paso con que camina su educación”; y eso es una reflexión para todos porque ustedes saben compatriotas, que hoy en día a esta hora, aproximadamente el 50% de los jóvenes venezolanos en edad escolar no están en la escuela. Más de la mitad de los niños en edad de
150

DISCURSOS PRESIDENCIALES

primeras letras, en edad de preparatorio, de kinder, de escuelas primarias no están en la escuela, eso es mucho más grave, pero muchísimo más grave que, por ejemplo si se nos acaba el petróleo de un día para otro, sería muy grave. No es que sería, es mucho más grave, eso es mucho más grave que si nos cayera un aerolito, ¡Dios nos cuide!, eso es mucho más grave que todos los demás daños que tenemos, porque ese es el futuro, ¡Dios de la patria!, ese es el futuro, nuestros niños. Así que allí está el daño que se le ha causado a las generaciones de venezolanos que están levantándose, esos niños de cuatro, cinco, diez años o de quince años; el daño es terrible, no podemos permitir que eso siga ocurriendo, tenemos que hacer una verdadera revolución educativa y yo creo, modestamente, que hemos comenzado a dar humildemente, los primeros pasos de esa revolución educativa a través de esa Constituyente Educativa, como la hemos llamado. Esa Constituyente Educativa, fíjense ustedes compatriotas, quiero decir un poco en qué consiste y cuál es el objetivo para invitarlos a todos a que se incorporen. Se trata de elaborar, de diseñar un nuevo proyecto educativo nacional, pero un verdadero nuevo proyecto educativo nacional; aquí hay que revisar los pensum de estudio, que están demasiado abandonados, están muy vulnerados, eso no sirve para la formación del futuro venezolano, eso fue degenerándose. Hay que hacer un sistema educativo nacional integrado, hay que garantizarle la educación a todos los venezolanos, a todos los niños y a todos los jóvenes venezolanos. La tarea es tremenda, pero yo los invito a todos; no se trata sólo de quienes trabajan en el Ministerio de Educación o de los maestros o de los profesores o de las universidades, no. Es usted también amigo, con sus hijos; son ustedes, medios de comunicación; ustedes Iglesia, ustedes empresarios, todos vamos a poner un grano de arena, más de lo que hemos hecho, mucho más, hace falta hacer mucho más. Si hemos puesto un grano de arena, vamos a poner dos y podemos a veces poner tres, saquemos fuerzas y recursos de donde no hay, inventémoslo, como decía Simón Rodríguez, “inventamos o erramos”. En fin, en esta Constituyente Educativa se han hecho numerosas asambleas donde han asistido un promedio de 27 mil docentes, estamos llamando a los docentes para que ellos opinen al respecto y yo los invito
151

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

a todos para que este proceso se vaya multiplicando por todas partes. Jornadas de consulta: han ido 320 mil estudiantes de diversos niveles, 20 mil docentes y 250 mil padres y representantes en 100 días, haciendo asambleas. Yo le he dicho al Ministro de Educación que ya tengo el programa; yo quiero asistir a alguna de esas asambleas, jornadas de reflexión, talleres de inducción. Se están haciendo también, para explicar o como el nombre lo indica, talleres de inducción para ir revisando, para ir internalizando, socializando la visión de un nuevo proyecto educativo. Ahí a esos talleres de inducción han asistido alrededor de 65 supervisores de zonas, 670 directores de planteles, esto es muy importante, ustedes directores de planteles, usted maestro de aula, usted maestra de preparatorio, usted profesor de matemáticas o de inglés o de no sé, no importa de qué sea, es un maestro- maestro fue Simón Rodríguez- tiene que estar pendiente de la integralidad de la formación de su alumno o de sus alumnos, que son como hijos, como hijos todos por igual, sean blancos, sean negros, sean ricos, sean pobres, lo que sean, son los hijos de la patria, hijos de todos nosotros. Así que importantísimo estos talleres de inducción; estos talleres, estas asambleas, estas jornadas de consulta y de reflexión, conforman esa llamada Constituyente Educativa y yo invito a que esto siga su marcha cada día con mayor vigor, con mayor fuerza. Por otra parte, en estos 100 días, además de esta Constituyente Educativa, y ustedes saben que yo lo decía en la campaña electoral y esto no era mera oferta populista electorera, no. Nosotros creemos que las escuelas técnicas que fueron eliminadas hace 30 años, son absolutamente necesarias para impulsar la educación técnica, científica y para darle cabida a muchos jóvenes venezolanos, que bueno, por diversas razones no van a la Universidad. Y para alimentar el Proyecto Nacional de Desarrollo Científico Técnico, tenemos listo el programa, ya tenemos la decisión tomada, el programa y los recursos listos, a pesar de la crisis financiera, de la crisis fiscal, a pesar de todo eso. Por cierto debo decir, que en el recorte presupuestario nosotros le damos tanta importancia a la educación, que ustedes saben que dentro de las medidas para manejar el déficit fiscal recortamos 10% del presupuesto global del país, pero el Ministerio de Educación fue al que menos le recortamos; le quitamos presupuesto, apenas
152

DISCURSOS PRESIDENCIALES

un 2,8%, cuando el promedio fue de 10%, precisamente para darle el impulso necesario, hasta donde podamos este año y los que vienen, a la Revolución Educativa. Bueno, tenemos quince escuelas técnicas industriales, cinco de ellas para gas y petróleo, para impulsar los proyectos en estas áreas que ya hemos decidido impulsar para los próximos años en el Proyecto Energético y Petroquímico. Quince escuelas técnicas industriales y quince escuelas técnicas agropecuarias, ya tenemos los locales listos, estamos refaccionándolos. Esas escuelas, son 30, y cada una de ellas va a captar o absorber mil estudiantes; son 30 escuelas técnicas industriales y agropecuarias en todo el país. Así que el 16 de septiembre, el año escolar próximo va a comenzar no el primero de octubre como hace muchos años, no, sino, el 16 de septiembre: Jóvenes venezolanos, a estudiar, a prepararnos, nos hemos malacostumbrado a vacaciones muy largas y a cada rato vacaciones, no. Vemos, esa es tradición y costumbre, los días de clase en Venezuela se han reducido al mínimo, y además, en un solo turno. Más adelante hablaremos un poco de eso de un solo turno, porque vamos hacia los dos turnos también, pero claro que por fases. Entonces, serán 30 mil alumnos para Escuelas Técnicas Industriales. Ustedes jóvenes, que dejaron el bachillerato, que no pudieron seguir estudiando, que tuvieron que irse a trabajar para ver cómo se alimentaban, como ayudaban a su vieja o a su viejo, a su familia, ustedes que no podían ir a la Universidad por diversas razones, ¡Vamos, a esas Escuelas Técnicas Industriales y Agropecuarias!, serán 30 mil de ustedes que tendrán el cupo para el 16 de septiembre. Incluso yo les voy a dar unos teléfonos porque ya activamos la oficina y espero que ya esté esta misma noche. Esa es la Oficina de Programas Educativos que activó el Ministerio de Educación en la sede central. Allí le informarán los requisitos, los plazos, donde debe ir en su zona educativa, donde van a funcionar estas escuelas técnicas, esto es algo muy importante para el proyecto nacional y el desarrollo de la educación en Venezuela. El Ministro de la Defensa ya tiene su plan listo, vamos a activar también, a partir del 16 de septiembre, dentro de este proceso de Revolución Educativa, en un número de quince cuarteles, por ahora, van a funcionar quince escuelas. Pero no escuelitas para atender solamente a
153

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

los hijos de los oficiales, no, eso continuará porque en muchas partes del país se hace así, pero no lo haremos. Vamos a instalar escuelas y colegios en quince cuarteles a partir del próximo 16 de septiembre, incluyendo un liceo que vamos a instalar aquí mismo, en ese edificio grande que tenemos al lado, donde funciona el Regimiento de la Guardia de Honor Presidencial. Ustedes saben que nosotros redujimos en un 30% la cantidad de efectivos militares del Regimiento Presidencial y allí estamos acondicionando las instalaciones para que funcione un liceo a todo dar, aquí mismo en el Palacio de Miraflores; esto forma parte de ese esfuerzo para utilizar todos los recursos disponibles. En esos cuarteles ustedes, amig os militares que están viendo, Comandantes de Batallón, Comandantes de Guarniciones, pues vamos a irnos preparando; ya les llegará la orden, las instrucciones específicas, pero ustedes saben que en los cuarteles hay campos, no hay cuartel que no tenga campos deportivos, no hay cuartel que no tenga un campo de futbol, un campo de beisbol, un ring de boxeo, un gimnasio, que no tenga espacio para los juegos de los jóvenes, de los niños, que no tenga instalaciones, enfermería, comedor, cocina. Bueno, los soldados venezolanos que son hombres del pueblo, por supuesto, humildes y que quieren a su país igual que todos nosotros, pues van a abrir esas puertas para atender a la juventud, y a los niños especialmente, para tender la mano, para impulsar y para prender todos los motores. Nosotros tenemos que prender todos los motores, porque la patria de verdad que está bastante necesitada de ese esfuerzo. Bueno, igual dentro de ese proyecto de Revolución Educativa, ya en estos 100 días hemos hecho el trabajo, tenemos listo el proyecto, los recursos, la localización física de 500 prototipos. Vamos a comenzar por 500 escuelas bolivarianas, porque va a ser la idea, y ahí va la filosofía. Ustedes saben la dialéctica: filosofía y praxis, no podemos estar filosofando un siglo, decía Bolívar, hay que pensar y hacer; bueno, esa filosofía de la Revolución Bolivariana, vamos a comenzar a sembrarla; ya hay esfuerzos que se han venido haciendo en Venezuela. Yo recuerdo mucho a mi amigo el profesor Arnaldo Esté, por ejemplo, que ha venido luchando hace muchos años, pero claro contra viento y marea, ahora esto es política de Estado. Ahora tenemos el viento a favor, contra tantas dificultades. Vamos a comenzar con 500 escuelas bolivarianas, también para arrancar el 16 de
154

DISCURSOS PRESIDENCIALES

septiembre; unas escuelas bolivarianas con una nueva concepción; la escuela debe ser un centro piloto de desarrollo y de actividad social. Incluso allí vamos a establecer el doble turno, en la tarde fundamentalmente dedicados al deporte, a actividades culturales, recreativas, complementarias, talleres, y ya comenzamos a equipar y a preparar esas escuelas. Además, amigos maestros, hemos decidido abrir unos concursos para seleccionar a los maestros que van a ir allí. Y en esto serán muy importantes los talleres de inducción, las jornadas que estamos haciendo, la experiencia , la calidad y la voluntad de ustedes. También pueden comunicarse amigos maestros por teléfonos para que los orienten allí en el Ministerio de Educación o en su zona educativa, pues en cada estado hay una zona educativa. Y en esas escuelas, esos maestros que se seleccionen, les daremos un incentivo, sabemos que no somos mercenarios, pero también sabemos las grandes dificultades económicas que pasan los maestros, igual que el pueblo venezolano. Así que ahí haremos un esfuerzo para darles alguna retribución especial, un sueldo un poco más alto a los maestros que vayan a trabajar porque se requerirá además un trabajo muy intenso y que va a requerir mucha voluntad, mucha capacidad. Arrancarán, Dios mediante, esas 500 escuelas bolivarianas, el 16 de septiembre, junto a las 30 escuelas técnicas y a las quince escuelas en instalaciones militares, como agregado al sistema educativo. Además, en estos 100 días, dentro de nuestra vocación de lucha contra la corrupción, contra la ineficacia administrativa, contra el caos administrativo, se ha iniciado un verdadero proceso de supervisión académico administrativa en diversos escenarios de la educación, en colegios y especialmente en los colegios e institutos universitarios que son 25. Ya se han evaluado ocho y fíjense que de ocho colegios e institutos universitarios, cuatro informes se enviaron ya a Contraloría General de la República porque allí hay fuertes evidencias de algunos manejos extraños y eso hay que aclararlo. Por otra parte dos están intervenidos, el de Cumaná, donde ocurrió la tragedia aquella del joven estudiante que murió a consecuencia de un disparo de una acción policial, y el de Puerto Cabello; pero esa supervisión administrativa abarcará paulatinamente todo lo que es la administración y también el ámbito académico del sistema educativo.
155

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Las escuelas que instalaremos en las unidades militares, serán siete del Ejército, tres de la Armada, tres de la Fuerza Aérea y tres de la Guardia Nacional, por ahora. Las escuelas bolivarianas estarán dispersas por toda Venezuela, los colores significan los niveles educativos. Pero, lo que quiero que vean es la proliferación, digámoslo así, la distribución de las escuelas bolivarianas, 500 escuelas bolivarianas para comenzar -repito- el 16 de septiembre. Ya les comentaba que la revisión presupuestaria que hicimos, fue 2,8%, al presupuesto del Ministerio de Educación, siendo que la rebaja del presupuesto global fue del 10%. Por otra parte, sabemos las dificultades de financiamiento de las universidades, de los colegios, en resumen, del sistema educativo. Nosotros no creemos en ese cuento de que hay que privatizar la educación, no, eso es nefasto, hemos detenido ese proceso; aquí se quería privatizar la educación, hace muy pocos días, en estos 100 días hemos detenido ese proceso, igual que el de la salud. El Gobernador de Caracas, por ejemplo, ha comenzado ya en alguno hospitales de Caracas, a atender a la población gratuitamente como tiene que ser. Nosotros sabemos las dificultades y sabemos también que Venezuela es uno de los países donde se le asigna una menor proporción del Producto Interno Bruto al gasto en educación, es muy bajo; ha venido descendiendo muchísimo en los últimos años y es uno de los índices más bajos de todo el continente americano, hay que, paulatinamente, ir incrementando la asignación de recursos presupuestarios a la educación, porque fíjense ustedes, a veces no hay recursos para una escuelita, para unos niños, pero sí hay dinero para los partidos políticos. Los partidos políticos deben financiarse ellos mismos, claro de eso se encargará la Constituyente, pero para poner la idea al contraste; eso es una inmoralidad, es una inmoralidad tremenda que estemos financiando nosotros partidos políticos, burocracia y gasto sin medida mientras no hay dinero para las escuelas, tenemos que incrementar eso, paulatinamente por supuesto. Ahora hemos comenzado, a pesar de la crisis que tenemos en el orden fiscal. Aquí hay unos datos que yo quiero compartir con ustedes para que sepamos los esfuerzos que estamos haciendo en el orden educativo. Desde 1975 hay una deuda con el sector universitario que no se quiso
156

DISCURSOS PRESIDENCIALES

reconocer nunca, nosotros hemos reconocido esa deuda. Recordemos que forma parte de nuestro proyecto, cancelar la deuda social y la deuda social tiene que ver con salud, educación, vivienda, trabajo; todo eso, es una deuda mucho más grave que la deuda externa, 500 mil veces más grave que la deuda externa venezolana, es la deuda interna social, porque al pueblo venezolano, a ustedes compatriotas, poco a poco, paulatinamente, le fueron robando, le fueron expropiando sus derechos fundamentales a la educación, a la salud, a la vivienda, a la vida misma. Tenemos ahora, que detener ese proceso nefasto, salvaje y comenzar ahora a levantar, a subir la cuesta social. Así que hemos reconocido esa deuda y hemos comenzado ya un proceso para asumir la responsabilidad del Estado, pero por otra parte este año hemos asignado 109 millardos. Es decir, cuando hablemos de millardos, niños venezolanos, jóvenes venezolanos, recordemos que estamos hablando de mil millones de bolívares o de mil millones de tomates o mil millones de lo que sea; un millardo, son mil millones de bolívares. Bueno, 109 millardos ya están presupuestados y asignados para las prestaciones sociales de los empleados y los profesores universitarios a los que no se les reconocía esto desde el año 1994. Igualmente también hemos asignado 96 millardos de bolívares para reconocer también una deuda con profesores universitarios, el aumento salarial de 1997, el llamado diez más seis, que ustedes amigos profesores saben muy bien a lo que me estoy refiriendo. Bueno, nosotros hemos decidido reconocer esa deuda, ese aumento salarial de 1997, que no se los reconocieron, se los ofrecieron y no se los cumplieron. A pesar de la crisis y conscientes de la necesidad de que la educación levante vuelo para que Venezuela marche hacia su grandeza -palabras de Bolívar- hemos asignado esos 96 millardos. Yo aprovecho entonces para hacer un llamado a todos ustedes, profesores universitarios, a todos ustedes empleados universitarios, a todos ustedes estudiantes universitarios, no perdamos ni un día, no perdamos ni un minuto, lleguen a la hora, preparen sus clases, estudien muchachos, hagan su tarea. No perdamos tiempo, la Patria los necesita. Amigos profesores, el Mariscal de Ayacucho dijo una vez que: “El objeto más noble que pueda ocupar un ser humano es educar a sus semejantes”. Vamos a ocupar ese lugar con nobleza, con altura, es una necesidad vital para Venezuela.
157

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Bien, además de eso, en el mismo orden universitario, esto es un plan que estaba ya hecho anteriormente, pero no se había activado, lo retomamos y ya está decidido y los recursos asignados son seis millardos para comenzar y que Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA), ya la libreta de notas de Roberto Mandini no falla -para asignarlos a cuatro universidades: la Universidad Central de Venezuela, la Universidad de Oriente, la Universidad de los Andes y la Universidad del Zulia-. Allí van a haber cuatro empresas en cada universidad, que van a ser financiadas en un primer impulso por Petróleos de Venezuela. Empresas relacionadas con el negocio petrolero, y el mecanismo va a permitir que de cada 100 bolívares de ganancia de esas empresas, 70 bolívares de cada 100 vayan a las universidades. Esto es un paso sin duda hacia la solución estructural de la problemática del financiamiento de las universidades. Decidimos en estos 100 días reivindicar a la UCV, a esa Universidad Central de Venezuela a la que hace 30 años, cuando hubo aquel triste allanamiento, le quitaron la Zona Rental y el Jardín Botánico. Eso va a regresar a la universidad. Así que prepárense amigos de la Universidad Central para administrar este recurso. También eso será un mecanismo importante, adecuado para dirigir recursos bien administrados, bien llevados, con pulcritud; cada centavo, cada bolívar que ahí se produzca para financiar o ayudar a financiar los presupuestos universitarios que son muy exigentes, pero al mismo tiempo como hemos dicho son muy necesarios. Igual sucede con el Jardín Botánico, esa zona extraordinaria para investigaciones científicas, fundamentalmente, ya decidimos y tenemos listo todas las medidas para devolverla a la Universidad Central de Venezuela después de 30 años, después de aquel triste allanamiento a la UCV. Eran otros tiempos. Igual estaba paralizada la Universidad del Sur del Lago; ya tiene un nuevo estatuto, se hizo en estos 100 días, y ya está en marcha. Ya se le asignaron 2.5 millardos de bolívares y se transformó en la Universidad Nacional Experimental Agropecuaria, es decir, la estamos transformando y va a comenzar a funcionar en los próximos meses bajo ese nuevo estatuto. Es muy importante esta universidad, y especialmente queremos dirigirla hacia el sector agropecuario por cuanto sabemos cuán rica es la zona sur
158

DISCURSOS PRESIDENCIALES

del lago, y ahí tenemos un gran proyecto, ese eje desarrollo que va desde Guasdualito hasta el Golfo de Venezuela. Igual hemos creado -ya está en proceso- salió en Gaceta Oficial, la Universidad Experimental de las Fuerzas Armadas Nacionales, la UNEFA. Lo que hasta ahora había funcionado como Instituto Universitario Politécnico de las Fuerzas Armadas Nacionales, el IUPFAN, ahora pasa a ser Universidad Experimental de las Fuerzas Armadas Nacionales. Ustedes saben que allí la mayor parte de los estudiantes no son militares, no nos importa que sean civiles o militares, pero para quedar bien claros al respecto, ahora mismo por ejemplo hay 2.200 doscientos alumnos, el 75% son muchachos civiles y el resto son Oficiales o Suboficiales que van allí a prepararse en diversas carreras del área técnico-científica. Bueno hasta aquí el asunto de la educación que para nosotros es vital. Y hago un llamado a todos para que en los próximos 100 días y, en los próximos meses y años, demos marcha, demos fuerza vida propia a la Revolución Educativa, que ya modestamente ha comenzado a dar sus primeros pasos. En cuanto al área de salud, que también es otro drama terrible, tremendo, difícil, gordiano; como un nudo terrible que no se puede desatar, hay que entrarle por todos los flancos; las goteras están por todas partes, hay que priorizar, hay que pensar muy bien. Pues también hemos comenzado a dar los primeros pasos de una Constituyente en el área de salud. Cuando hablo de Constituyente, me refiero a un proceso de discusión, de constituir de nuevo, de diseñar un nuevo proyecto de salud integral para todos, como lo decíamos en la campaña electoral y mucho antes. Habría que preguntarse incluso, cuántas vidas se han salvado, cuántas personas han dejado de sufrir gracias a Dios, producto del esfuerzo inmenso que hemos hecho dentro del Proyecto Bolívar 2000. Las cifras a lo mejor no dicen nada, pudieran ser frías, pero señores, amigos, compatriotas, detrás de cada ser humano que está esperando que le operen del corazón o de un órgano vital, pues hay una angustia de cada día: “¿Me moriré hoy, Dios mío? ¿Amaneceré vivo?”, se preguntará alguien que sepa que tiene una enfermedad en el corazón; pero no, está haciendo una cola esperando un año y otro año, y además de esa persona sufriendo con esa angustia, está su mujer, su esposa, sus hijos, su entorno familiar.
159

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Así que yo aprovecho para felicitar, vuelvo a ratificarlo, desde el fondo de mi corazón, a todos los médicos, enfermeras, paramédicos, civiles o militares que han hecho este esfuerzo fenomenal, desde el Ministro de Sanidad hasta todos, todos, todos. Ha sido un gran esfuerzo, y esto está orientado, repito, a la cancelación de la inmensa deuda social acumulada y a elevar el nivel de vida del pueblo venezolano. En la salud, por ejemplo fíjense ustedes esto, estas cifras son importantes. Fíjense ustedes, datos de orden nacional: en 1998 se atendieron, en el mismo lapso, este primer trimestre del año 1998, se atendieron actividades de fomento y prevención, cosa muy importante, más importante es la salud preventiva que la curativa, prevención, pesquisa de diabetes, hipertensión y cáncer de cuello uterino ¿Cuántas mujeres Dios mío no se mueren jóvenes en Venezuela, porque no hay aquí prevención? El despistaje del cáncer del cuello uterino es algo fundamental que hay que estarlo haciendo por todas partes. Bueno, hemos hecho un esfuerzo bastante grande, fíjense las cifras: el año pasado en el primer trimestre se hicieron 173.632 despistaje y actividades de este tipo, este año doblamos, las cifras: 395 mil, casi 400 mil casos. Ha sido un esfuerzo bastante grande y seguiremos haciéndolo, insisto. Consultas de medicina general: el año pasado 1998, en el primer trimestre se hicieron en el país -cifras del Ministerio de Sanidad- 4.200.000 consultas de medicina general. Este año, en el mismo lapso y en estos 100 días de gobierno, se ha duplicado también las cifras: 8 millones y medio de personas han sido atendidas. Claro, estos números a lo mejor son fríos, pero son cuatro millones de personas que estaban ahí detenidos, que no tenían atención médica; que estaban a la espera repito, algunos hasta por seis, por cinco o cuatro años esperando, viajando, caminando al hospital: “¡Dios mío cuándo me van a operar! ¡Cuándo me van a atender! Venga mañana, venga dentro de tres meses”. Pues este esfuerzo hay que seguirlo haciendo porque es muy grande el dolor del pueblo venezolano. En consultas especializadas igual, sin información el año pasado, y este año 77 mil. En odontología, este es un daño terrible, especialmente en los niños y en particular los niños de las zonas rurales y también de los barrios de las grandes ciudades, donde nunca va un odontólogo; no conocen lo
160

DISCURSOS PRESIDENCIALES

que es un odontólogo, nadie les revisa nada, la desnutrición les daña los dientes, y eso daña también el cerebro y todo el funcionamiento del sistema biológico que es el cuerpo humano. Bueno, en odontología también se duplicaron las cifras de 360 mil el año pasado a 739 mil, claro que esto se ha incrementado así por la labor día y noche, incluyendo sábado y domingo, sin parar, hasta en las noches, por eso hemos logrado este nivel. Actividad de saneamiento ambiental igual, de 160 mil pasamos a 507 mil, bueno esto da una idea del esfuerzo inmenso que se ha hecho en estos 100 días en el área de salud. Fíjense, el producto del esfuerzo médico que se ha hecho contra el dengue. El dengue es una enfermedad terrible, que ha causado muchas muertes en Venezuela y estamos nosotros en nivel de epidemia. El Gobierno, producto de la campaña de fumigación e incluso la campaña del gorro: “póngase el gorro, el tapa pipote” se ha logrado bajar el nivel. Se repartieran 20 mil, pero llamamos a ustedes a que hagan el gorro, es un gorro de tela, para tapar el pipote de agua que guardan ustedes en sus casas, eso es muy importante. Ahora que vienen las lluvias hay que incrementar el esfuerzo, porque con las lluvias no permitan agua estancada en su casa, al frente de sus casas, vamos a prevenir, es mejor prevenir que lamentar, pero es el resultado de un esfuerzo que seguiremos incrementando, claro que es vital aquí la participación de todos porque la salud es un problema de todos y mejor es prevenir, repito. Igual en el área de la salud, este complejo problema que es el Estado y la forma como vino creciendo de manera muy anárquica. Nosotros hemos comenzado a hacer un estudio para transformar el Estado en una primera fase a través de la Habilitante, bueno fíjense que hemos estado haciendo una fusión de instituciones. El FIMA, Fundación para el Mantenimiento de la Infraestructura Médico Asistencial, por ejemplo, es una institución que tiene un presupuesto, tiene su personal; eso lo vamos a fusionar con la Dirección de Infraestructura y Edificación de Sanidad, DIFE, porque tienen las mismas funciones. ¿Por qué debemos tenerlos separados? Y eso se repite en muchas instituciones, lo mismo que el Programa de Alimentación Materno Infantil (PAMI) que ha venido degradándose muchísimo en los últimos años. Nosotros no queremos eliminarlo ni vamos a eliminar los programas sociales, pero vamos a fusionarlo en el Instituto Nacional de Nutrición, que es su función básica.
161

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Aquí ha venido pulverizando el Estado y el nivel de eficacia es muy bajo, además el nivel de corrupción se elevó mucho. Esto también lo estamos haciendo igual con el Suministro de Medicinas, SUMED, vamos a fusionarlo en el servicio farmacéutico del Ministerio de Sanidad y la reestructuración del Ministerio. Educación y salud ha costado, va a costar y es difícil; va a ser difícil, pero lo haremos, con la ayuda de Dios y con la colaboración de todos nosotros. Vamos por una educación digna y por una salud integral y para todos, no sólo para los que tienen dinero, no sólo para los que tenemos médicos aquí en Palacio, es para todos. Todos tenemos el mismo derecho a la educación, a la salud, a la vivienda, y eso es democracia además, democracia social de contenido ético moral. En cuanto a la seguridad personal, que también se vino dañando tanto en los últimos años; claro que hay un caldo de cultivo muy espeso, que es la miseria, la pobreza y esa causa hay que atacarla a fondo. Pero mientras tanto nosotros hemos diseñado y esto nos costó bastante. El ministro Luis Miquelena, el Alto Militar, especialmente la Guardia Nacional, el director de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) está con nosotros, el director de la Dirección de Inteligencia Militar, la Policía Metropolitana y casi todas las Gobernaciones. Hay algunos que aún parece que no quieren entender o no sé qué les pasa, pero espero que entiendan que este es un proceso y una responsabilidad de todos. Pero bueno, mi llamado a todos a colaborar, es la seguridad personal de los venezolanos lo que está en juego. Las comunidades han participado muchísimo también. Hay un general de la Guardia Nacional, el general Belisario Landis quien anda por todo el país, recorriéndolo, explicando, haciendo talleres, motivando a la gente. Vamos todos, el problema es de todos. Bueno, hay un descenso significativo de indicadores en lo que es las medidas para determinar la escalada o el nivel de conflicto o del nivel delictivo. El plan realmente, no es un proyecto, no es un plan de 100 días, apenas comenzó el primero de abril, así que tiene menos de dos meses, tiene un mes con trece días; tiene 43 días apenas; pero se ha logrado reducir en un porcentaje significativo la cantidad de delitos por trimestre.
162

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Lo social, terrible drama, es un compromiso pagar la deuda social, lo haremos con la ayuda de todos, el problema –repito- es de todos. Vamos a hablar un poco de ese ámbito en el cual se hicieron tan nefastas predicciones en Venezuela y que causaron alarmas en el mundo entero, porque en el mundo pensaban que era verdad de alguna gente. Claro, es una estrategia muy goebbeliana, aquello de repetir una mentira, una mentira repetida una vez y dos veces, la gente comienza a creer que es verdad y especialmente en el mundo se desatan tantos temores, pero ya han venido desapareciendo. Esa economía yo debo decirles que nos sentimos, claro que siempre alertas mirando el tablero a cada instante, como un piloto cuando va en turbulencia, pero nos sentimos racionalmente optimistas y seguros de que vamos por buen camino en el ámbito económico. En este caso que estoy hablando, estamos echando las bases de un modelo económico nuevo; no será nada fácil, recordemos, yo lo decía cuando expliqué, recuerden ustedes que expliqué el plan, el programa económico de transición para dos años, 1999 y 2000 con las metas y todo eso. Lo explicamos con bastante profusión de detalles, pero ese programa está en marcha, estabilización macroeconómica y reactivación de la economía real, es decir, la economía productiva, la que genera empleo, valor agregado a la producción, salarios justos y desarrollo nacional. Esta segunda fase no es fácil comenzarla, en 100 días es imposible, y especialmente tengamos en cuenta, recordemos que tenemos veinte años consecutivos en caída económica. Aquí se desataron las variables, se desataron los diablos de la macroeconomía en Venezuela: la inflación, la recesión, la devaluación, el control de cambio, la fuga de capitales, crisis bancaria, altísimas tasas de interés. Bueno, y miren, a buena parte de los analistas económicos yo les sugiero que revisen un pocos sus tableros, porque venían pronosticando desastres ¡Qué labor ha cumplido Maritza Izaguirre! De verdad con mi mano, mi agradecimiento a esta noble mujer venezolana y a todo el Gabinete Económico. Todo el equipo ha venido trabajando muy duro, creo que tiene más canas Jorge Giordani, Maritza también tiene algunas de más, porque en verdad ha sido muy difícil y también lleno de incertidumbre, especialmente en este mundo, como decía
163

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

el presidente de Malasia en la Cumbre del Grupo de los 15, el señor Mahatir Bin Mohammed hablando de su país, de Malasia. Él decía que por esta globalización, estos “capitales golondrinas” andan por aquí y por allá como huracanes y que hay que ponerles coto de alguna manera, y tenemos que acordar en el mundo algo para protegernos un poco de esos capitales golondrina. Y ese es uno de los temas que vamos a hablar con la Unión Europea a finales de junio aquí en la Cumbre de Río, entre la Unión Europea y los países del Continente, ese es un tema que conversamos mucho con el Presidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso que sabe mucho de esto, allá en el Brasil; y lo hablaremos en México, en la Cumbre del Grupo de Río a finales de este mes, allá en Ciudad México. Bueno, decía Mahatir que su país, Malasia, un día cuando salió el sol amaneció rico y cuando ese mismo sol se ocultó estaba empobrecido; se fueron los capitales, como el huracán. Por supuesto, el efecto Tequila, el efecto del Asia, toda la crisis mexicana, la crisis brasileña reciente, y Brasil que está tan cerca de nosotros y es como un gigante, como un elefante en la piscina; y el mundo entero se alarma cuando Brasil tiene problemas y ven a Venezuela al lado, y dicen: “No, Venezuela ¡Cuidado! tablero en rojo”. Todo eso nos preocupa y nos sigue preocupando, pero fíjense ustedes, en lo económico, sin duda alguna, -reconózcanlo adversarios- amigos adversarios, reconózcanlo, se ha recuperado la confianza en Venezuela. ¡Tienen que reconocerlo! El que no lo reconozca, bueno, tendría que revisar muy bien sus cosas, sus lentes, su lupa, yo les presto la mía. ¡Revisen bien! ¡Vayan por el mundo a ver! Lean los reportes de casas evaluadoras de riesgo-país en las que yo ahora he venido estudiando un poco fondo todo esto e interpretando ese mundo. Aquí en Palacio hemos conversado con inversionistas de todo el mundo y de todas estas casas evaluadoras; inversionistas, rusos, ucranianos, norteamericanos, canadienses, colombianos, londinenses, etc. Vienen aquí, que vienen a evaluar. Hay una misión del Fondo Monetario ahora mismo en Venezuela, lean las declaraciones de algunos de sus representantes. Lean esto y analicen. Se recuperó la confianza en Venezuela en 100 días de gobierno, ¡Eso es absoluto! ¡Esa es una verdad absoluta! No vayan a decir que es mentira, algunos de ustedes que a veces
164

DISCURSOS PRESIDENCIALES

como que no ven bien las cosas, algunos de los críticos, amigos críticos, reconozcan eso. Es una verdad. Las variables macroeconómicas se han venido ajustando de manera muy firme, pero más rápida de lo que pensábamos; de verdad que yo estoy hasta sorprendido. Sorprendido pero siempre con cuidado, pero la marcha y el ajuste de las variables son muy firmes, es innegable, no se puede decir que es suerte. No. Es producto de una visión, es producto de unas políticas aplicadas que están en marcha, y cada día se están aclarando mejor. Estamos entonces, preparando el terreno para esa segunda fase que es la dinamización del aparato productivo; porque una economía con inflación altísima, con tasas de interés altísimas, con fuga de capitales, con controles de cambio, con la moneda superdevaluada, con temores que nadie quiere invertir, de mover un bolívar.¿Cómo se va a desarrollar así una economía? ¡Es imposible que se desarrolle! Así que es elemental, fundamental, que se restablezca la confianza y que se ajusten, como se han venido ajustando, las variables macroeconómicas. Además, también hay que decir que la Ley Habilitante que el Soberano Congreso aprobó y nosotros promulgamos, y con la que ya hemos tomado las primeras medidas impositivas ha contribuido también; esa es una de las políticas que hemos puesto en marcha. Con la Ley Habilitante yo quiero también reconocer el trabajo del equipo, de los equipos del Gabinete Económico y de todo el Gabinete, hemos logrado ya, en muy corto tiempo decretar el Impuesto al Débito Bancario. A través de la Oficina Central de Información (OCI), yo quiero que se explique bien al país en qué consiste esto, ¡Bien explicado! Es un “realito” por cada 100 bolívares y por un año nada más. Este es un impuesto necesario, teníamos que aplicarlo; recuerden que va dirigido especialmente al incremento del 20% de los trabajadores venezolanos para reconocerlo, bueno, esa necesidad de salarios muy deprimidos que hay que elevar un poco. Además del Impuesto al Débito, también ya hemos decretado el Impuesto al Valor Agregado. Amigos margariteños, no es cierto, no se dejen manipular, el Impuesto al Valor Agregado, lo aplicamos en 8%, la mitad de lo que le vamos a cobrar en todo el país a los venezolanos, y además está el rango de exenciones que es bastante amplio. Ese impuesto- explíquenlo bien165

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

está en marcha, hay que hacer una campaña informativa: están fuera del impuesto todo lo que son alimentos de primera necesidad, medicinas, servicios de energía eléctrica residencial, servicio del agua residencial; nada de eso va a pagar el Impuesto al Valor Agregado. Entonces, en Margarita igual, nada, ninguno de ustedes va a pagar ese impuesto en esos renglones. Pero no es verdad, no es verdad, ¡Revisen bien!, no es verdad que el Impuesto va a afectar el turismo. Vayamos a Aruba, en Aruba cobran el IVA y en Panamá. La ventaja de un puerto libre es precisamente que es un puerto libre, que ahí no se pagan los aranceles, y yo les hago una recomendación a los comerciantes, empresarios de Margarita, traten de vender un poco más barato que lo que cuesta aquí en tierra firme, porque ustedes tienen una ventaja: no pagan aranceles. Debería ser más barato allá en Margarita, a veces es hasta más caro. Entonces, es necesario el IVA. Además, lo hemos bajado un punto. Hemos bajado, y eso debe reflejarse en el descenso de los precios, porque ya se estaba cobrando un IVA disfrazado que el gobierno anterior no se atrevió a aplicarlo y a asumir la responsabilidad ante el país; lo disfrazó en 16.5%. Nosotros lo estamos aclarando, lo estamos organizando, sistematizando, con mucha seriedad, y lo hemos bajado de 16.5% donde estaba a 15,5%. Eso debe incidir en la caída de la inflación que ya veremos adelante cómo va eso, en una mayor caída de la inflación, de los precios. Bueno, de la Ley Habilitante ya hablamos bastante en su momento. En la reducción presupuestaria hicimos todos estos recortes del 10%, -ya lo mencioné- para manejar el déficit fiscal. Ahora, fíjense ustedes estas variables, yo se las voy a mostrar: las tasas de interés, fíjense cómo se han venido moviendo, desde el 26 de febrero las tasas de interés activas estaban en 39%, ya van en 29%; han caído en 10 puntos en estos 100 días de gobierno. Y las tasas de interés pasivos, de 27% a 24%. Este movimiento de tasas de interés tiene mucha importancia ¿Por qué fundamentalmente?, porque en la medida en que las tasas de interés bancarias bajen a un nivel adecuado, eso permitirá la reactivación del aparato productivo y porque bueno, será más barato el dinero. La banca puede, entonces, recuperar en buena medida su función elemental, como es la intermediación financiera, dar créditos pues, a intereses asequibles, racionales y normales. Este
166

DISCURSOS PRESIDENCIALES

movimiento de tasas de interés es uno de los indicadores más positivos de los últimos 100 días de gobierno. La estabilidad cambiaria: sé que iba a dispararse el bolívar, que se iban a ir los capitales, fíjense ustedes cómo se ha venido moviendo en torno a la política de bandas que nosotros decidimos mantener; el Banco Central de Venezuela que en esto es autónomo pero en coordinación con el gobierno, hemos estado pues muy en cuadro cerrado. Yo aprovecho para hacer un reconocimiento ante toda la Nación, a los integrantes, el Presidente y la directiva del Banco Central de Venezuela que han estado atentos, me consta, día tras día, de la evolución de estas variables y haciendo su papel. Bueno, entre otras cosas, gracias a ellos y a la política y a la confianza que hay en el país, este ha sido el movimiento, esta es la banda, el valor superior, el valor inferior del bolívar con relación al dólar y fíjense que se va moviendo. Aquí hubo una caída producto de nuestro triunfo el 6 de diciembre. El bolívar se fortaleció -recordemos- y desde entonces se ha mantenido la banda, el movimiento del bolívar, la estabilidad monetaria paralelo al eje central, es decir, a la pendiente que está establecida en la banda. Podemos decir, sin temor ninguno a equivocarnos que en Venezuela hay una perfecta y ajustada estabilidad cambiaria- lo cual genera confianza; lo cual significa que no habrá aquí devaluación, que no habrá un control de cambio, que se moverá el bolívar de manera normal como está previsto, con mucha estabilidad. Eso da confianza en el país y estas son algunas de las causas de ese clima de confianza que se ha venido creando. En cuanto al tipo de cambio ya lo señalamos. De esto que voy a nombrar, solamente nos interesa aquí decir y explicar brevemente que el riesgo-país de Venezuela ha venido cayendo de manera significativa. Es decir, esto nos permite o le permite a Venezuela ir al mercado internacional de capitales y adquirir capitales con menor costo. Venezuela comparado con Argentina, México, Colombia y Brasil, se vino moviendo; estaba en el nivel más alto de riesgo-país, estaba demasiado alto para el mes de julio, agosto y septiembre de 1998. Después del 2 de febrero, del inicio de este Gobierno, de los 100 días, fíjense el movimiento brusco hacia abajo. Hoy, si nosotros vamos a buscar capitales en el mercado internacional- y este es un buen indicativo
167

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

de la estabilidad del país-, nosotros podemos conseguir esos capitales, no a 17,5% como estaba en agosto y septiembre del año pasado, por eso fue que los Bonos estos Globales que el Gobierno anterior adquirió, hizo un cambio, le costó tanto y le cuesta tanto al país, unos intereses muy altos por el riesgo-país. Hoy no, nosotros hoy, si fuésemos al mercado de capitales en búsqueda de estos capitales, pudiéramos obtenerlos a 6,33%, ha caído en 5 y tantos puntos en estos 100 días el riesgo-país de Venezuela y sigue moviéndose hacia abajo, esos son indicativos claros de confianza en el país. Pero fíjense ustedes -después del traguito de café- lo que les voy a mostrar ahora a continuación. La inflación, ese diablo que se desató, la más alta del continente, la nuestra. El Presidente Cardoso recuerdo que peló los ojos, permítanme la expresión de asombro positivo, de alegría cuando le mostramos esto, analizando la problemática de Brasil, la de Venezuela, que es muy parecida en el fondo, en esta decisión que tenemos de estrecharnos mucho más con Brasil, ese hermano del Sur. En nuestro Gobierno ahora, 1999, la inflación ha caído en el mes de abril al índice más bajo en 10 años, 1.1% y estamos seguros que va a continuar cayendo. La inflación este año nosotros la vamos a amarrar y el año que viene, el 2000, la vamos definitivamente a derrotar y esto es uno de los indicadores de mayor confianza y además una de las bases para el impulso de una economía productiva, de un desarrollo económico sostenido, sustentable. Los Títulos de Estabilización Monetaria, este mecanismo que ha causado daño, sin duda alguna, al sistema económico venezolano por las altísimas tasas de interés y bueno la absorción de capital y evitar que ese capital vaya a la actividad productiva, esto también se mueve más o menos al ritmo de las tasas de interés que ya veíamos, esto también permitirá que muchos de estos capitales vayan hacia la actividad productiva y no hacia la actividad especulativa. Amigos de la Bolsa de Valores de Caracas ¡Caramba! Había mucho nervio allí, yo recuerdo cuando me invitaron el año pasado. ¡Un saludo, amigos de la Bolsa de Valores de Caracas! Invitaron, al “diablo” Chávez, a darles una conferencia, una charla allá y recuerdo las preguntas y los comentarios todavía pues. Sin embargo, fíjense ustedes, la Bolsa de Valores de Caracas, el Índice General de Capitalización. ¡Mucha suerte amigos de la Bolsa y que les siga yendo bien es nuestro deseo para que el país marche
168

DISCURSOS PRESIDENCIALES

adelante!; pero fíjense ustedes el salto que ha pegado la Bolsa de Valores de Caracas, es verdaderamente extraordinario. En cuanto a los precios del petróleo, esto no ha sido producto de una guerra o de la luna llena, no, ha sido producto de una estrategia firme, de un cambio de 180 grados en la estrategia que venían siguiendo los gobiernos anteriores y Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA). Nosotros decidimos primero respetar los acuerdos de recorte con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y con México, y segundo, decidimos incrementar el nivel de los recortes. Además en el mundo ya se sabe que aquí hay un Gobierno serio, que hay una nueva dirección en PDVSA, el señor Roberto Mandini que está con nosotros. Una industria que es de lo mejor que tiene Venezuela, pero había que reorientarla, había que incrementar su capacidad y lo estamos haciendo; hay un gran nivel de profesionalismo ahí, un gran nivel técnico, pero esa industria debe estar al servicio de los intereses del país y no debe funcionar como venía funcionando. Ahora ha cambiado esto en función del interés del país y este es un buen ejemplo, este es un buen ejemplo. Recortamos la producción, el Ministro de Energía y Minas, el doctor Alí Rodríguez ha hecho un inmenso y muy productivo trabajo en este sentido; se mueve muy rápido con ese bastón por los países árabes y por México, y después de hablar con seriedad con los países de la OPEP, con México, “señores, vamos a respetarnos todos la producción, la OPEP no puede ser un club de pinochos”. Como decían aquí en Caracas hace dos años atrás, vamos a enseriarnos, vamos a demostrarle al mundo la importancia de la OPEP, PDVSA va a respetar todo esto. Fíjense ustedes el movimiento. Venimos de 7 dólares el barril en diciembre y enero, y ya nuestro barril está por 14.9 dólares, a un promedio de 11% en lo que va del año. De todos modos nosotros no vamos a caer en la tentación del gasto por gastar. No, hemos decidido y ya he firmado el decreto para modificar el Fondo de Estabilización Macroeconómica que fue establecido en el gobierno anterior, pero por encima de 14 dólares el barril. Vamos a bajarlo al nivel de 9, porque en el nivel de 9 dólares fue que hicimos el presupuesto de este año. Así que no vamos a caer en la idea de gastar y gastar ese dinero que ha sido error de ocasiones anteriores.
169

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Las reser vas internacionales. Este es otro indicador importantísimo: las Reservas Internacionales en el año 89 se mantuvieron más o menos parejas, los primeros 100 días del año 89. Los primeros 100 días del 94 cayeron las reservas a 10 mil millones de dólares y nosotros en estos 100 días de gobierno, hemos logrado el incremento a un nivel de 13 mil millones de dólares y estamos hoy a casi 14 mil millones de dólares; estamos tocando, estamos rozando ya en mayo- porque esto fue hecho en el mes de abril- estamos rozando ya, aquí hay un nuevo repunte. En el mes de mayo, hay un repunte hasta los casi 15 mil millones de dólares de Reservas Internacionales. Esto es un indicativo serio, indubitable de la confianza en Venezuela. No se están yendo los capitales como algunos decían, están viniendo, que sigan viniendo y yo sé que seguirán viniendo. Hay un gran interés en Venezuela y en el proyecto de desarrollo integral que estamos comenzando. Ahora en cuanto a la economía productiva debemos reconocer que ahí topamos con la mayor dificultad. Ya yo lo he dicho, una caída tan pronunciada y tan profunda, una recesión tan profunda, una caída de veinte años, desde que Venezuela perdió el rumbo -como bien lo dice un libro editado hace varios años por la Fundación de Cavendes, Fundafuturo, Estudios del Futuro-.Con nosotros está el doctor Luis Vallenilla, yo recuerdo ese libro que ustedes me enviaron a Yare por cierto, y allá lo leímos con mucha atención los diez muchachos de Yare “Cuando Venezuela perdió el rumbo” Sí, en verdad perdimos el rumbo en lo económico, en lo social, en lo político. Ahora estamos retomando el rumbo, ya vamos enfilando la nave en una buena dirección. Bueno, después de una caída tan vertiginosa, tan pronunciada, pues no va a ser fácil la recuperación de la economía productiva y por tanto del empleo. A mí me da mucho dolor el tema de los desempleados. Aquí han venido los de Siderúrgica del Orinoco (SIDOR)- mañana los recibo en la noche- una delegación de ex trabajadores de SIDOR; hoy estaban tomando el puente sobre el Lago de Maracaibo un grupo de venezolanos también desempleados, me reuniré con ellos y con el gobernador. El problema del Táchira, de los gandoleros venezolanos también desempleados, ya lo solucionamos; yo no quería hacerlo de esa manera
170

DISCURSOS PRESIDENCIALES

pero no tenía otra alternativa que firmar, como se firmó, una medida unilateral para facilitar el transporte de carga venezolano y también el colombiano. Pero en fin, nos duele el caso; el tema del desempleo que es demasiado alto en Venezuela. Pero amigos trabajadores, compatriotas todos, que estén pasando por esa difícil situación de no tener trabajo, eso debe ser muy triste, muy duro, muy doloroso, lo sabemos, ¡Tengamos paciencia!, un poco más de paciencia. Ahora, estos segundos 100 días de gobierno, nosotros no descansaremos, a través del Proyecto Bolívar 2000 en su segundo nivel, Pro- Patria; con todo este equipo integrado de gente, con los empresarios de Venezuela y del mundo que quieren venir también a invertir en Venezuela y por tanto a generar empleo. Por ejemplo, el caso de Las Cristinas allá en la zona del Estado Bolívar, el complejo minero que ya se activó, va a generar tres mil empleos este año, en la primera fase de construcción. ¡Así que vamos adelante! Yo estoy seguro que en los próximos 100 días y en los otros 100 días, es decir, en este año, en este mismo año 1999, nosotros comenzaremos a sentir la reactivación paulatina. Será poco a poco, fueron veinte años de caída ¡Dios mío!, de desempleo, de quiebra de la microempresa, de la pequeña empresa, de la mediana empresa; y eso ha generado un desempleo salvaje, terrible y doloroso en Venezuela que es de los más grandes de nuestra historia. Como dijo Bolívar: “No descansaré, no le daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma”, lo haremos, contamos con ustedes, cuenten ustedes con nosotros trabajadores de Venezuela. Estamos preparando el terreno y hemos preparado, como cuando uno va a sembrar la tierra, comienza primero desmontando, rastreando, preparando el terreno para la siembra; eso es lo que hemos venido haciendo en estos 100 días. Ahora nos disponemos a comenzar la siembra de un aparato productivo, de un modelo económico productivo, orientado, como ustedes saben, hacia la industria de la construcción, la microempresa, la pequeña empresa, el turismo, la agricultura, las empresas petroleras, la petroquímica, el gas, la pesca, todo esto está en nuestros planes; claro que ese proceso será lento, pero iremos avanzando de manera firme y paulatina, sostenida. ¡No tengo la menor duda! Hemos preparado el terreno, hemos comenzado a preparar el terreno. Sin embargo, ya hemos
171

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

comenzado un programa de construcción de viviendas y de infraestructura en todo el país, con los recursos que tenemos, que no son muchos, pero los estamos maximizando a través del Bolívar 2000. Igual se ha logrado, en un proceso de conversaciones con la banca, con el Banco Central, con Fondo de Garantía de Depósitos y Protección Bancaria (FOGADE), en el cual participó el gobierno; algo muy importante sin duda, por cuanto el Banco Central redujo a 1.5% el encaje, y FOGADE redujo también el aporte que cobra, en una proporción determinada. Como producto de ese acuerdo la banca comercial se ha comprometido- y yo estoy seguro que mis amigos los banqueros que sí tienen corazón van a cumplir con ese compromiso- a liberar 200 millardos, es decir, 200 mil millones de bolívares de la banca a intereses bajos, los más bajos posibles, para la cosecha de invierno que ya está encima. Es necesario que esto se acelere: los procedimientos, los trámites, y tenga la seguridad la banca y los productores del campo, que esa cosecha obtendrá colocación en el momento correspondiente. Nosotros, como gobierno, estamos obligados y así lo estamos haciendo, a defender los intereses de los venezolanos. El caso de la frontera con Colombia es un caso digno de estudiar. Nosotros tenemos que defender los intereses de los trabajadores venezolanos, en este caso de los trabajadores del campo. Crédito a tiempo, amigos de la banca, vamos a dinamizar esto; 200 millardos deben ir en estos próximos días o semanas, hacia los productores del campo, el maíz, el sorgo, el ajonjolí, el girasol, el arroz, viene la cosecha de invierno. Que no se queden los campos abandonados, sería muy doloroso ver tanta tierra fértil y los campesinos a un lado sin trabajo, sin tierra, sin crédito, eso es muy doloroso porque ellos viven de eso y el país necesita la producción para elevar su nivel de independencia y de soberanía. No podemos seguir importando casi todo lo que nos comemos, tenemos que producir aquí. La agricultura tiene rango constitucional de primer orden y lo tendrá, tiene rango estratégico incluso de seguridad del país y así lo vamos hacer; y las Fuerzas Armadas también están incorporándose a esto. Hemos activado ya varias granjas cívico militares para integrarnos con todos esos recursos a este proyecto que es estratégico: granjas integrales.
172

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Ya hablé de la inversión también. Esto es digno de referirlo: inversionistas privados, en este caso una empresa canadiense, la Placer Dome, tenía dos años esperando, no se atrevían a invertir en Venezuela; esto hay que decirlo, dos años tenía esa empresa canadiense, que es una de las grandes del mundo en minería, dudando, pensando, que si buscando los capitales, venían a hacer estudios y se iban. Bueno, producto del viaje que hicimos al Canadá en el mes de enero, y producto de un viaje que ellos hicieron a la Residencia Presidencial “La Viñeta”- nosotros todavía sin asumir el Gobierno- y producto de esta confianza que en el país está reinando de nuevo, pues hace unas dos semanas atrás, fuimos allá a Las Cristinas, al Estado Bolívar a poner en marcha la primera fase del Complejo Minero Las Cristinas, que va a significar para el país una inversión directa de 575 millones de dólares, y como ya lo dije, la generación de 3.000 empleos directos, este año, en la primera fase, la construcción. Además de eso, al amigo luchador y gran venezolano revolucionario, Francisco Mieres, lo hemos designado para presidir la Corporación de Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria (CORPOINDUSTRIA), estamos trabajando muy duro y hemos comenzado ya en estos 100 días apenas. Hemos dado créditos a pequeñas empresas, a microempresas en todo el país por el orden de 1.5 millardos de bolívares, que era casi todo lo que quedaba ahí. Pero, por supuesto vamos a hacer planes para reactivar y para darle recursos suficientes a CORPOINDUSTRIA y para que cumpla esa función tan importante de apoyarlos a ustedes, amigos de la microempresa, de la pequeña empresa, de la mediana empresa. Bueno, vamos marchando entonces hacia la reactivación de la economía productiva, la pesca, la agricultura, la microempresa y lo iremos logrando poco a poco, pero lo lograremos. En cuanto al tema ético y moral es muy importante, como lo hablábamos allá en Yare cuando era mi abogado Carlos Fermín y siempre me llevaba un cambur y una arepa rellena de chicharrón que compraba no sé dónde en la carretera, era mi abogado y mejor amigo, ahora es el director de la Policía Técnica Judicial, felicitaciones por los logros que se están evidenciando allí también. Nosotros hemos llegado aquí a luchar contra la corrupción, sea cual sea el ámbito, el personaje, el nivel, el color, el empleo de donde
173

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

haya. Sabemos que en Venezuela la corrupción es una de las más espantosas del continente, del mundo, dicen informes mundiales. Creo que ganamos medalla de plata en corrupción según un estudio mundial, estábamos en Yare cuando salió ese informe, segundo en el mundo en corrupción, detrás de no sé qué país. Bueno, ahora tenemos que luchar contra ese morbo, contra ese grave mal que está afectando muchísimo al país. Esa es la crisis más terrible que tenemos, la crisis moral, la crisis de valores, la crisis ética. Nosotros no haremos nada si solucionamos la economía, el petróleo, vienen las inversiones; nosotros no haremos nada con constituyente; nosotros no haremos nada con el impulso de lo social, la educación y la salud; no haremos nada si no logramos solucionar, en el fondo, la madre de todas las crisis que aquí comenzó hace unos 30, 40 años, es la crisis ética, es la crisis moral. Yo hago un llamado a todos. Todos tenemos derecho a rectificar. Vamos a olvidarnos de los vicios del pasado, cuando aquí había gobernantes que robaban, mandaban a robar, permitían y tenían mafias, equipos que se organizaban para robar. Eso tiene que acabarse y yo estoy dispuesto a luchar, ¡Pero sin cuartel!, contra la corrupción; repito, sea cual sea la persona o sea cual fuere el escenario donde se presente. No importa donde sea. Mientras más cercano a mí esté alguien y caiga en algún hecho de corrupción, tenga la seguridad que con mayor fuerza aplicaré el poder que me corresponde dentro de los límites del estado de derecho, por supuesto. Pero no podemos ceder al respecto. Uno puede negociar en otras cosas. Uno puede ceder en otras cosas como hemos demostrado en estos 100 días, que si el referéndum, que si la Constituyente, que si la otra, que si el otro, pero en materia de corrupción no hay concesión con nadie. No hay, pero ni un milímetro atrás, vamos a luchar sin clemencia, sin descanso, cueste lo que cueste, contra ese vicio que se regó por todas partes como un cáncer por todo el cuerpo de la Nación. Igual desde el punto de vista ético, el gobierno que yo tengo el honor de presidir lo ha manifestado a nivel nacional y a nivel internacional, lo hemos manifestado y lo estamos practicando; me refiero a los derechos humanos. Derechos tan violados en Venezuela en los últimos años y que todavía se siguen violando muchos de ellos; porque un niño que esté en la
174

DISCURSOS PRESIDENCIALES

calle se le están violando sus derechos; una familia sin vivienda, sin atención médica, se le están violando sus derechos. Pero nosotros hemos dado demostraciones claras- reconózcanlo aquellos a los que les cuesta, afortunadamente es una minoría, reconocer las evidencias, ¡reconózcanlo!hay algunos ejemplos de que este gobierno nuestro vino con la más alta intención de respetar los derechos humanos. Por ejemplo, el mismo caso de los invasores, yo lo he dicho, nosotros no utilizaremos las Fuerzas Armadas para reprimir a la población, ¡No lo haremos! Y -con liderazgo, con conversación donde han participado también los militares, gobernadores, dirigentes políticos- hemos venido solucionando esos problemas que son, en el fondo, un problema de derechos humanos, un problema de dignidad. No son un problema de orden público, no. Algunas veces tienen manifestaciones en el orden público, pero en el fondo son problemas o es un problema cuya causa es la violación flagrante de los derechos humanos de los venezolanos. En ese sentido pues, nosotros vamos a establecer y vamos a continuar avanzando con mucha fuerza en esa dirección: el restablecimiento del estado de derecho y el respeto a los derechos humanos. Bueno, incluso a nivel internacional, por allí algunos sectores internacionales y algunos también aquí, lanzaron algunas críticas que yo las leo con atención, créanme que yo las leo con atención y trato de buscarles razón. El caso aquel de la carta a Carlos Ilich Ramírez, venezolano que, como sabemos, está en Francia, está preso. ¡Pero tiene derechos humanos! El derecho a la comunicación es uno de los derechos humanos fundamentales. Yo estuve preso 2 años y tantos, y hay que ver lo que a un preso le alegra, le motiva, que le respondan una carta, que un preso le mande una carta a alguien al otro lado del mundo y ese alguien le responda. O ahí en la esquina, ¡Qué terrible es estar preso y no recibir nada!, es estar como doblemente preso. Pues el caso de Carlos Ilich Ramírez es un caso donde nosotros lo que hacemos es reconocer ese derecho humano y comienza reconociéndolo el Presidente de la República, dígase lo que se diga, que si Chávez le escribió a El Chacal; que Chávez es terrorista. ¡Qué terrorista voy a ser yo! Lo que hice fue responder una carta a un compatriota que está en prisión. El Papa Juan Pablo II le echó la bendición, y no solamente eso,
175

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

fue a visitar a la cárcel a aquel joven que le dio no sé cuántos tiros y que casi lo mata. ¿Podemos decir que el Papa Juan Pablo II es un terrorista, un asesino? No. Es un ser humano, magnánimo, es una cuestión de humanidad, hay que quitarse las caretas, el cinismo hay que echarlo a un lado, son derechos humanos fundamentales de todos los seres humanos sea cual sea ese ser humano y la condición en la que esté. Bueno, hemos hablado un poco de lo espiritual en estos 100 días de gobierno, de ese renacimiento espiritual. Hemos hablado un poco de lo social, la educación, la salud, los derechos humanos, el Proyecto Bolívar 2000 que es la nave insignia del proyecto social de estos 100 días. Vamos a hablar lo económico, que lo hemos estado analizando; lo que es la estabilización macroeconómica y la Ley Habilitante, que apenas estamos comenzando a ejecutarla ya con el Impuesto al Débito, el Impuesto al Valor Agregado. Ya tenemos casi listo- lo dije- todo lo que es la modificación de la reforma de la Ley de Administración Central para reducir el Estado, hacerlo más eficaz; la fusión de los ministerios. Todo eso lo hemos comentado. Vamos a pasar ahora al tema político. El tema político creo que ha sido el de mayor dinamización, sin duda mucho más que el social que es muy muy espeso, muy difícil -ya lo dije-, mucho más que lo económico; con todo y la evolución dinámica que ha tenido el cuadro variable macroeconómico fundamentalmente. Ahora, en lo político si es verdad que el proceso lleva su marcha con vida propia. Me preguntaba un periodista hace poco, colombiano, vino aquí a Palacio a hacerme una entrevista, y me decía: “mire, en estos 100 días”, porque hasta en el mundo se está hablando de los 100 días de mi gobierno. Es muy positivo que se hable de los 100 días, y se habla con interés, con atención. Saben que aquí llegó un gobierno de verdad. Me preguntaba este periodista colombiano, anteanoche, “En lo político, hay algunos que dicen que el país no se ha movido, que está paralizado” qué sé yo. “En lo político qué logros cree usted”. Yo le decía: “Imagínese usted, lo que ha ocurrido aquí, para no hablar de más nada, sino en lo político un evento nada más, un evento que en Venezuela nunca antes había ocurrido en dos siglos, en 200 años en este Palacio de Gobierno han llegado hombres a caballo”. Como el General Cipriano Castro, por
176

DISCURSOS PRESIDENCIALES

ejemplo, que dijo por allá, más allá de la frontera: “Voy a colgar mi chinchorro”, venía el abuelo suyo con Castro hasta Tovar lo acompañó y cayó herido allá, el abuelo del coronel Luis Alfonso Dávila venía, era castrista, mi abuelo también, Pedro Pérez Delgado, Maisanta. No vino desde allá, se le pegó por ahí por el lado de Tinaquillo; por los lados de Tinaquillo se unió a Castro y luego Castro lo ascendió a coronel y lo mandó de Jefe Civil en Sabaneta de Barinas. Allá se unió con Claudina Infante y tuvo dos hijas, una de ellas mi vieja Ana. Bueno, Cipriano Castro dijo allá: “Voy a colgar mi chinchorro en los chaguaramos de Miraflores” y pasó varios meses desde el mes de mayo. Ahorita, el domingo próximo 23 de mayo vamos a ir allá a Capacho a conmemorar. Me invitaron, yo voy con mucho gusto amigos del Táchira; allá estaremos y voy a dar unas palabras allá recordando los 100 años del inicio de la llamada Revolución Restauradora, la de Cipriano Castro y Gómez que venía de segundo, casi sin hablar, Juan Vicente Gómez. Entonces aquí vinieron hombres a caballo. Aquí hubo golpes de Estado, tumbaron a Castro, lo tumbó Gómez, murió Gómez, vino Eleazar López; tumbaron después los adecos -no olvidemos eso, 18 de octubre de 1945, golpe de Estado; una cúpula contra un general demócrata. ¡Qué hermoso iba el proceso de transición conducido por ese gran civilista, General que fue Isaías Medina Angarita! Ahí comenzó el desastre, eso pasó aquí mismo, entre el Museo Histórico Militar y este sitio. Ahí comenzó el drama venezolano, hace 50 años. Yo digo estas cosas- perdónenme- a ustedes los niños, los jóvenes; vean, no se dejen meter cuentos de camino, estudien la historia, no por estudiarla, es que como decía Arnold Toynbee, un gran historiador: “Pueblo que no conoce su historia no tiene futuro”. Es como un hombre desmemoriado, un ser humano: “¿De dónde vienes tú? –“No, yo no sé”. “-¿Para dónde vas?” -“Tampoco sé”. -¿Quién fue tu padre? “No, yo no sé”. -“¿Cómo te llamas?”- “No. Tampoco sé”. Un pueblo tiene que conocer de dónde viene, por qué tiene este barro; por qué este rostro, por qué este pelo, por qué esta pasión, por qué estos montes, por qué estas leyendas, por qué estos cuadros, por qué todo eso. Hay que conocerlo. Bueno, entonces yo le decía al periodista colombiano, imagínese usted hermano, en 200 años de historia aquí nunca había ocurrido lo que ocurrió el 25 de abril, en estos primeros 100 días de gobierno: un
177

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Referéndum Nacional. Es la reivindicación de la democracia, pero la verdadera democracia, la democracia participativa, la democracia que consulta. Nunca antes un Presidente, a caballo o a pie, uniformado o de civil, de los que aquí llegaron había llamado al pueblo para consultarle en un Referéndum Nacional, ¿Le parece poco eso? Y eso no se debe a Hugo Chávez, no. Eso se debe al hermoso proceso constituyente que está en marcha, y que como yo lo he dicho una y mil veces, no tiene marcha atrás. Vamos a una Asamblea Constituyente y no impuesta por cúpulas, ni producto de un golpe de estado, no: producto de la decisión de un pueblo. Y estamos en pleno proceso, estamos en plena etapa eleccionaria. ¡Vamos!, yo confío profunda y plenamente en el pueblo, venezolanos, en ustedes, que sabrán escoger el próximo 25 de julio, cuando se hagan las elecciones; las más importantes elecciones de todo este siglo que serán las del 25 de julio. Preparémonos todos a participar en ese proceso histórico. Y no se equivoquen venezolanos, no se dejen confundir. Ya comenzaron las campañas para tratar de engañar de nuevo a un pueblo, y vendrán campañas, y se disfrazarán muchos del viejo régimen, que ahora no quieren ponerse sus propias siglas. Me decía el ministro Alfredo Peña que este es un caso único en el mundo: gente de partidos que no quieren que sepan que son de esos partidos. Es como la última entrevista aquella que le hizo el ministro al otro candidato, que usted le decía: “Bienvenido candidato de Acción Democrática, COPEI, Proyecto Venezuela”, y aquel hombre tiraba la copa para abajo: “No me diga así, no me raye, no me raye”. Sí, ahora los dirigentes políticos de los viejos partidos no quieren que sepan que ellos son de esos partidos. Se tratan de enmascarar, les quitaremos las máscaras, como lo dice Ángela Zago, en ese libro hermoso que es: La rebelión de los ángeles. “El 4 de febrero pudo haber sido martes de carnaval, a las doce de la noche comenzaron a caerse las máscaras” ¡No van a poderse enmascarar engañadores de oficio, el pueblo los desenmascarará! Y el 25 de julio, estoy seguro, que ustedes, todos nosotros, los venezolanos, elegiremos una Asamblea Constituyente que será originaria; que tomará las acciones que tenga que tomar, que refundará la República. Este año haremos una nueva Constitución y el año que viene comenzaremos el 2000 ese número mitológico, que significa la entrada a
178

DISCURSOS PRESIDENCIALES

un nuevo tiempo con una nueva base política, un nuevo sistema político naciente, democrático, verdadero, justo y digno, para ustedes niños, para ustedes jóvenes de Venezuela, porque para ustedes es ese regalo.Yo me siento muy tranquilo de conciencia y muy feliz, debo decirlo, de la marcha del proceso político venezolano. Vamos hacia una verdadera revolución. No vamos, corrijo el término o la expresión ¡Estamos en un verdadero proceso revolucionario con el signo venezolano de este tiempo! Es una revolución popular, pacífica y democrática que tiene nombre y tiene cauce: Proceso y Asamblea Constituyente. Vamos hacia ella. Primer referéndum en toda la historia venezolana, logro de estos 100 días de gobierno; previo decreto, impugnaciones por todos lados. Algunos hasta invocaron protocolos de otros países para tratar de detener esto, no lo lograron, y yo quiero felicitar ante toda la Nación, entre muchas otras personas, además del pueblo venezolano, a los venezolanos que me acompañaron en la Comisión Presidencial Constituyente. Allá estoy viendo muy sonreído a ese gran venezolano que es el doctor Ernesto Mayz Vallenilla, al lado de Ángela Zago, al doctor Hermán Escarrá Malavé -siempre tan impecable, así como en las calles de Socopó, a mediodía haciendo campaña allá por la Constituyente- igual todos los que nos acompañaron en ese proceso constituyente, en ese equipo constituyente. Ahora el doctor Luis Vallenilla se ha incorporado a ese equipo, así me lo hizo ver el día de ayer con su equipo o parte del equipo de FUNDAPATRIA. ¡Bienvenido doctor Luis Vallenilla!, y vamos a formar un Consejo Constituyente porque ahora es que viene lo importante, ahora tenemos que recoger las opiniones de los venezolanos, darles cauce, enlazar la Constituyente con los venezolanos, para que la Constitución que resulte no sea producto de una cúpula, de una élite, no, tiene que ser producto de ustedes. Así que vayan pensando, vayan revisando, mire hay libros -por ejemplo- que hablan de las Constituciones de Venezuela de todos los tiempos, desde la primera, aquella de 1811, la del 5 de julio. Revisemos todo eso, ustedes muchachos, estudiantes universitarios de las facultades de Derecho, de Ciencias Políticas, de Politología; todos ustedes jóvenes militares, ustedes pueden también participar, yo, su Comandante en Jefe,
179

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

los llamo a participar a través de la discusión, de las propuestas. Vamos a ver, vamos a discutir todos, como decía el maestro Simón Rodríguez, el Robinson nuestro, que no quede nadie sin ser consultado porque el que quede sin ser consultado, pues habrá que actuar por él porque él no se sentirá representado. Vamos todos a hacer una Asamblea Constituyente, una nueva democracia, ese es el proceso político de fondo que lleva un ritmo bastante acelerado. Ya por terminar, después de dos horas de conversación con ustedes, nos queda algún tema importante que no quiero en esta revisión de los 100 días dejar de mencionar también. Además de todo lo que he dicho ya, ustedes son los jueces, ustedes dirán si lo que yo he mencionado es mentira o se acerca a la verdad, evalúen bien, juzguen bien, con objetividad y entre todos busquemos la verdad, que yo no la tengo ni la tiene mi gabinete. La verdad la construimos entre todos, la compartimos, la vivimos, le damos campo; es una construcción colectiva, como la patria lo es y debe serlo. Hay otro tema que aún no se nota porque 100 días es muy corto tiempo, es el nuevo enfoque de un proyecto nacional mirando el territorio. Nosotros vamos hacia un nuevo ordenamiento territorial, pero no vamos a quedarnos en los manuales, en las declaraciones, no, es que tenemos que reordenar el país y hemos estado trabajando mucho sobre el eje ApureOrinoco. Hemos estado trabajando muchísimo en el Gobierno, en el gabinete, en algunas Gobernaciones, gobiernos locales, regionales, las Fuerzas Armadas, el Ejército, la Marina, la Guardia Nacional, la Fuerza Aérea. Hemos estado dándole vueltas ahí a la olla y el próximo 22 de este mes de mayo, no caerá dentro de los 100 días, será para los segundos 100 días, la segunda primavera; pero quiero anunciarlo porque tiene para nosotros mucha importancia y especialmente para ustedes, amigos y compatriotas que viven en esa inmensidad de Venezuela que ha estado abandonada durante muchos años. Nosotros el 22 vamos a ir a Puerto Nutrias, puerto sobre el río Apure en su ribera norte, margen izquierda, que fue un puerto internacional de mucho peso en tierra barinesa, y no porque sea Barinas porque mi compromiso es con toda Venezuela, sencillamente que ese es un punto, un epicentro del eje Apure-Orinoco. Vamos a reactivar un puerto fluvial,
180

DISCURSOS PRESIDENCIALES

vamos a colocar ahí una Unidad Cívico-Militar con la Marina, con un comando fluvial de la Marina; un comando del Ejército, de la Guardia Nacional y los pescadores y campesinos de la zona. Ese es apenas un primer pasito muy modesto, pero tenemos nosotros ese sueño de desarrollo de Venezuela sobre el eje Apure-Orinoco para las próximas décadas de este siglo. Eso será un paso y yo quiero también hacer un reconocimiento ahora que hablé de ese esfuerzo Cívico-Militar a las Fuerzas Armadas, a mis hermanos de las Fuerzas Armadas. También se decía el año pasado que los militares no iban a aceptar a Chávez, decían por ahí algunos: “No, que no quieren a Chávez los militares”. Los militares estamos felices, porque yo soy soldado, felices, como me decía un soldado hace poco en algún pueblo por ahí, en alguna calle de un pueblo: “Estoy feliz, mi Comandante”. Yo tengo la dicha que los soldados no me dicen Presidente, es una dicha para mí, me dicen mi Comandante. Eso para mí es un honor, una honra. Bueno, los militares venezolanos -y ese es otro cambio importante en estos 100 días de gobierno -están visualizando el mundo con una nueva visión -permítanme la redundancia-. Mi reconocimiento a ustedes, Oficiales, Suboficiales, tropas de todas las Fuerzas Armadas Venezolanas. Hay un proceso Constituyente también en las Fuerzas Armadas, ha vuelto la dignidad a las Fuerzas Armadas, el respeto a las Fuerzas Armadas; Se está trabajando en las juntas de ascenso, ahí no habrá ninguna injerencia política de ningún signo, ahí no habrá ninguna injerencia de amiguismo de ningún tipo, los mejores soldados ocuparán los máximos cargos en las Fuerzas Armadas. Eso es devolverle, ya eso solamente, es devolverle la dignidad a ustedes, hermanos; pero no sólo eso, porque la dignidad trata de la dignitas, no solamente es hacia adentro la dignidad, es también hacia fuera, es ser útil. La Academia Militar, mi madre, el Alma Mater, así dice: “Forja hombres dignos y útiles a la Patria”. “La gloria está -decía el Padre Libertador- en ser grande y en ser útil”. Así que las Fuerzas Armadas, además de la utilidad que le han dado al país en estos años, ahora están potenciando su utilidad en función de las necesidades de un pueblo; porque las Fuerzas Armadas y el pueblo venezolano son una sola cosa. Yo anuncio la creación de la Brigada Especial del Ejército, llevará el nombre del pueblo
181

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

soberano, Ezequiel Zamora, en Barinas, y será una Brigada Especial; tendrá batallones de seguridad y batallones de desarrollo, batallones agrícolas, brigadas de salud, batallones de desarrollo. El ejemplo de Puerto Nutrias, allí va a funcionar una unidad especial, pero será la primera nada más, porque no solamente los soldados somos para andar con el fusil cuidando las fronteras, no, también con la escardilla sembrando la tierra; y también con la palabra enseñando al niño; también con la jeringa vacunando al que necesita la atención médica; también con la mano dándosela al hombre, a la mujer; también con la moral uniéndole con nuestro pueblo. Fuerzas Armadas y pueblo marchamos juntos en la misma dirección. Ese es un cambio apreciable en estos 100 días de gobierno, y la labor de las Fuerzas Armadas a lo largo y ancho del país a través del Proyecto Bolívar 2000, es aplaudido por todo el pueblo venezolano. Y yo les llamo a ustedes soldados, todos, desde el Ministro de la Defensa hasta el último soldado, el más recluta del último contingente; mujeres de las Fuerzas Armadas, pilotos, guardias nacionales, marinos, hombres y mujeres del Ejército, vamos todos, ese reto vamos a cumplirlo porque yo sé lo que hay en las Fuerzas Armadas, yo conozco las Fuerzas Armadas y conozco el latir de sus hombres y de sus mujeres. Conozco las Fuerzas Armadas porque yo fui parido allí, yo nací allí, en un segundo nacimiento. El primero fue de ti, madre, Elena, échame la bendición. Leí tu reportaje, gracias por tus conceptos y le pido a Dios no defraudarte jamás, madre. Bien, además de eso, ahora si, para ir terminando, creo que es importante hablar un poco del ámbito internacional. En el campo internacional, el canciller José Vicente Rangel y los equipos de Cancillería, hemos estado - y el Presidente por supuesto al frente de la conducción de la política exterior - diciéndole al mundo, lanzándole al mundo señales muy claras de que aquí llegó un gobierno distinto, y que Venezuela comienza a ser soberana de verdad, por una parte eso. Venezuela, como lo dicen las líneas de la Constitución del 5 de julio de 1811 -y así debe decirlo la Constitución del 1999 y todas las Constituciones- Venezuela es un país libre, soberano e independiente de cualquier otro país o poder mundial. Soberanía, dignidad e independencia. Ahora, además de esas declaraciones y señales que hemos lanzado al mundo, no aceptamos presiones de nadie, en todo caso es la presión de nosotros mismos. Tampoco presionamos a nadie, porque respetamos la
182

DISCURSOS PRESIDENCIALES

soberanía de todos los pueblos del mundo, de todos los gobiernos del mundo, y nos aferramos a un principio fundamental de lo que debe ser la autodeterminación de los pueblos, regla fundamental en las relaciones internacionales. Abogamos por la paz en el mundo, nos duelen las balas de Colombia, nos duelen las bombas de cualquier terrorista y también nos duelen las bombas de Kosovo; no queremos más violencia en el mundo. Pregonamos y practicaremos la paz internacional, y los hermanos de Colombia, estoy seguro que están entendiéndolo, cuando hemos dicho que nosotros somos neutrales ante el conflicto interno que tiene Colombia. Que no somos aliados ni del gobierno de Colombia contra la guerrilla, ni de la guerrilla contra el gobierno de Colombia, porque ese es un problema interno y no vamos a tener injerencia en ese problema interno que deben solucionarlo fundamentalmente nuestros hermanos, los colombianos. Lo que sí hemos dicho, es que estamos dispuestos a mediar, si así lo quieren ellos, en la búsqueda de una paz verdadera para Colombia, que también será paz para Venezuela. Esa es la causa fundamental o es una de las causas fundamentales del conflicto que hemos solucionado el día de ayer en la frontera con los gandoleros venezolanos, porque ellos no pueden ir al otro lado: los paran, los asaltan, andan inseguros, por eso mientras eso no se arregle, será muy difícil la integración. Integración: esa es otra bandera que el mundo comienza ya a reconocerle al nuevo gobierno venezolano, en apenas 100 días, y antes ya de asumir el gobierno, pero especialmente en estos 100 días. Ya efectivamente en el gobierno, hemos lanzado por el mundo entero la idea bolivariana de la integración de esta parte del mundo, y hemos conversado con los presidentes de Brasil, de Colombia, de Argentina, de los países andinos, de Centroamérica, del Caribe, de México; hemos hablado sobre la necesidad de integrar la vieja idea bolivariana integrar a la América Latina y el Caribe. Venezuela, y a mí me ha correspondido esa tarea, esa responsabilidad y ese honor también, de llevar la voz de ustedes, por ejemplo, a la Cumbre del Grupo de los 15, allá en Jamaica, a pocos días de haber comenzado el gobierno; allá llevé la voz y traté de ser lo más claro posible con mi forma de hablar, que es igual que aquí, igual allá, igual acullá. Le hablé a los Jefes de Estado diciéndole: Venezuela está resucitando y levanta la bandera de la paz y la integración de todos, todos
183

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

los países de África, del Asia, de la América Latina, en eso que hemos llamado el Canciller y yo, en conversaciones de medianoche, la vía del trópico; inspirados en Alberto Adriani con la civilización del trópico. Esta vía tropical, América Latina, el África, el Asia, ese es un solo camino, y lo estamos comenzando a transitar. Hemos estado siempre de espaldas al África, ahí están nuestros hermanos de África y tienen grandes recursos y también grandes dramas; y hemos estado alejados durante muchos años del gran Caribe. También me correspondió llevar la palabra, a nombre de todo el pueblo venezolano en la Cumbre de Jefes de Estado del Caribe, el pasado mes, aquí mismo en Santo Domingo, la hermana República Dominicana, igual, la bandera de Bolívar y de verdad que es reconfortante oír a hombres como Persival Patterson, el Primer Ministro de Jamaica hablando del Proyecto Bolivariano, y conversarlo con Leonel Fernández Presidente de República Dominicana, con Fernando Cardoso del Brasil, con Fidel Castro de Cuba y con Andrés Pastrana de Colombia, con este mundo nuestro. Este es nuestro mundo, como decía Simón Bolívar: “La Patria es la América, esta América Meridional, la América nuestra”. Creo que el mundo ha comenzado ya a sentir, con mucha fuerza, este mensaje. Igual lo dije hace unos días atrás, en la Universidad de Brasilia, y lo diremos en la Universidad en Bogotá, dentro de pocos días. Iremos a México también a llevar esa bandera y a Cartagena de Indias, y en junio a la Cumbre de Jefes de Estado aquí en Río de Janeiro, de toda la América Latina, con todos los Jefes de Estado de Europa. O nosotros nos unimos o nosotros nos hundimos, he dicho por todo el Continente. La bandera de Integración Bolivariana, la bandera de la anfictionía, aquélla que nació en Panamá, en el Congreso de Panamá, bajo el signo de Bolívar, ahora es cuando tiene vigencia verdaderamente. Ahora más que nunca antes, en la historia de los siglos, ante el mundo globalizado que pretende barrernos del mapa, globalicémonos sí, pero empecemos por nosotros mismos, para poder enfrentar o para poder entrar en ese juego del mundo multipolar que ya se levanta sobre el siglo XXI que amanece. Estamos convocando para el próximo año y lo haremos aquí en Venezuela, Dios mediante el 24 de julio, a un Congreso Anfictiónico bolivariano de todos los pueblos y gobiernos de la América Latina y del
184

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Caribe para impulsar aún más esta idea. Igual vamos a activar en nuestro litoral una Universidad del Caribe, así lo hemos anunciado y así lo haremos; ya está listo el proyecto lo tiene el Ministro de Educación. Pronto funcionará en el Caribe una universidad para el Caribe, donde vengan hombres y mujeres de ese inmenso Caribe que es nuestro pecho. Vamos por el Caribe y vamos con el Caribe, igual hacia el Mercado del Sur, MERCOSUR, igual hacia la Comunidad Andina de Naciones, igual con el Grupo de los Tres: México, Colombia y Venezuela. Es la integración de un bloque de fuerzas de esta parte del mundo bolivariano. Creo que también es necesario que nosotros reconozcamos esto, ha sido una gran tarea, una inmensa labor que se ha cumplido en todos los ámbitos a través de la Cancillería, las embajadas, los viajes del Presidente. Incluso en el último viaje a Brasil nos acompañó un grupo grande de empresarios venezolanos, encabezado por el ingeniero Francisco Natera, presidente de FEDECÁMARAS; muy interesados, muy motivados, intercambiando con los empresarios de Brasil. Igual me acompañará un grupo de empresarios a Cartagena de Indias a finales de este mes, y a México a la Cumbre de la Comunidad Andina y del Grupo de Río, respectivamente; vamos a la integración, sí, pero claro que defendiendo nuestros intereses nacionales. El caso de Colombia, de los transportistas es un ejemplo. Nosotros no tenemos ningún interés de dañar nuestras relaciones con nuestra hermana República de Colombia, todo lo contrario, pero ellos deben entender que nosotros estamos obligados, como ellos también están obligados, a defender sus intereses; pues nosotros tenemos que salir en defensa de los intereses de nuestro pueblo y verdaderamente hasta que no se logre un mayor nivel de seguridad en la frontera y del lado colombiano en territorio colombiano, pues nuestros transportistas no podrán salir o ir hacia el otro lado, así que tenemos que buscar una situación de equidad. Yo me siento muy contento por la solución de este conflicto, y mi saludo a todos ustedes transportistas, líderes de ese sector; mi felicitación a los ministros de Transporte y Comunicaciones, de Relaciones Interiores, de Industria y Comercio y del Trabajo que estuvieron toda esta semana trabajando, buscándole salida. Les enviamos mensaje a nuestros hermanos colombianos, ellos pedían más tiempo, pero nosotros no podíamos esperar
185

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

más, y tuve que tomar esta decisión por el bien de Venezuela y también por el bien de Colombia; estoy seguro que así lo entenderán de aquel lado, nuestros hermanos colombianos. Bueno, vamos hacia la integración de este mundo, y llamando a las inversiones, han venido aquí al Palacio en estos 100 días, delegaciones chinas, rusas, ucranianas, alemanas, españolas, francesas, brasileras; del mundo entero están viniendo inversionistas. Y no sólo, así lo digo de verdad porque lo siento, no sólo buscando el beneficio económico, que lo buscan sin duda los inversionistas, sino que están también interesados y motivados en este proceso de resurrección de Venezuela. Muchos de ellos conocen a nuestro país desde hace tiempo y también les duele ese hundimiento de Venezuela en los últimos años. Queridos amigos, han pasado 100 días hoy, primero que nada yo le agradezco a Dios, el dueño de todo esto: “Hágase señor tu voluntad, así en la tierra como en el cielo”, haber llegado a estos 100 días con este espíritu, con estos logros modestos, humildes, pero hay que reconocerlos; primeros pasos de un verdadero proyecto de transición, de una verdadera recuperación del país. Agradezcamos a Dios y a ustedes, querido pueblo venezolano por haberme traído aquí en este tiempo tan difícil, tan huracanado, a todos los que han trabajado en estos 100 días y seguirán trabajando en los próximos 100, 200, 500, mil días, en esta primera fase del Gobierno de transición y de transformación nacional. No puedo decirles que me siento feliz, no puede sentirse feliz un Presidente que sabe la situación por la que pasan sus compatriotas, pero sí me siento muy vigoroso, muy animado, muy optimista y muy seguro, como decía Walt Whitman: “Seguro como la más segura certidumbre que lo haremos”, nosotros haremos de nuevo la patria, ese sueño que tenemos será realidad. Venezuela será digna de nuevo, está en marcha hacia la dignidad; Venezuela será grande de nuevo, está en marcha hacia su grandeza; Venezuela será gloriosa de nuevo, está levantando las banderas de su gloria, de la gloria de su pueblo, de la esperanza de la gente. Este renacimiento venezolano, repito, como comencé, así termino, niños de Venezuela, jóvenes de Venezuela, es obsequio de nosotros para ustedes, los dueños del futuro. Seguiremos avanzando, seguiremos luchando y como lo dije ya, lo repito y me despido con esta frase de Bolívar, que forma parte del juramento que hicimos años atrás: “No daré
186

DISCURSOS PRESIDENCIALES

descanso a mi brazo ni reposo a mi alma”, no descansaremos hasta que veamos a Venezuela verdaderamente como la soñamos, digna, próspera, gloriosa. ¡Buenas noches, y que Dios nos acompañe en este camino!

187

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DEL ACTO CONMEMORATIVO DE LOS 100 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN RESTAURADORA
Capacho, estado Táchira 23 de mayo de 1999

Yo me siento feliz de estar aquí esta tarde en Capacho. Muy feliz de haber sido invitado, y con gusto acepté la invitación a este evento que recoge tradiciones profundas, enterradas en el viejo corazón de la montaña; entrada en lo profundo del alma del Táchira y de los tachirenses de siempre. Porque el Táchira, así como ha dado algunos malos hijos- pero son la minoría- el Táchira ha dado grandes hijos, grandes hombres y mujeres que han aportado inmensidades a la Historia venezolana. Por uno de ellos estamos aquí hoy. Ustedes saben, compatriotas, los hombres por sí solos, el hombre solo no hace historia nunca. Un hombre solo, aislado en una montaña no hace historia, pero cuando un ser humano, hombre o mujer, sucumbe, por decirlo de alguna manera, en el corazón, en el cuerpo y en el alma del pueblo, entonces sólo así es cuando hace la Historia. El hombre individual que fue Cipriano Castro, jamás hubiese podido hacer nada, jamás hubiese podido ir más allá de la esquina de Capacho si no hubiese sido apoyado por el pueblo del Táchira y por una parte importante del pueblo venezolano de aquel momento; hace 100 años exactamente hoy. Yo ratifico con esto que no creo en hombres individuales. Yo creo en mí, por supuesto, humildemente lo digo. Creo en mí, pero creo en mí porque estoy identificado hasta el tuétano de mis huesos, con el palpitar tremendo y hermoso del pueblo de Venezuela, por eso creo en mí, si no, no creyese en mí. He allí un signo fundamental de la Historia: sólo los pueblos hacen su propia historia. Los pueblos son unidos, movilizados y conscientes en una dirección; los pueblos son el combustible de la máquina de la historia, y hoy, en Venezuela, la máquina de la historia está repleta de combustible. La máquina de la historia se mueve, la máquina de la historia es impulsada y movida por el alma, por la unión y por la resurrección
189

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

del pueblo de Simón Bolívar aquí, representado en esta avenida de Capacho. Yo por eso me siento feliz porque el pueblo venezolano ha resucitado de sus propias cenizas, y cuando el pueblo resucita, nada ni nadie puede detener los cambios revolucionarios que ya están en marcha por toda la Patria de Bolívar. Nada ni nadie podrá evitarlo. Chille quien chille, porque ahora hay chilladores de oficio. ¡Cómo chillan algunos! Andan buscando hasta brujos. Hay algunos sectores tradicionales que tienen 400 brujos trabajando en una montaña para tratar de frenar esto. No, aquí no hay brujo que valga. Aquí no hay fuerza negativa que valga porque, si vamos a hablar de fuerzas espirituales, hay un dicho muy profundo, muy antiguo que dice: “La voz del pueblo es la voz de Dios”. Y aquí está la voz de Dios, Dios no está más allá del cielo azul, Dios está en las calles con el pueblo. Cuando la voz del pueblo empieza a tronar, es que está tronando la voz de Dios, es la voz de la justicia, el clamor por la verdad, por la identidad, por la igualdad, por el amor entre nosotros como hermanos. Entonces, les decía que estamos conmemorando hoy un hecho que es muy importante, ¡Muy importante! -hace 100 años- como ustedes saben, un siglo, un siglo no es casi nada en la historia de los pueblos -hace 100 años, de esta misma tierra partió, ustedes lo saben, no voy a echar ese cuento aquí, ustedes lo oyen desde niños. ¿Lo saben? Y si no lo saben estamos fallando los maestros. Los tachirenses tienen que conocer al pelo su propia historia, así como los llaneros. Ayer estábamos en la ribera norte del Apure, en Puerto Nutrias, y los llaneros se saben la historia de Maisanta, Pedro Pérez Delgado, mi bisabuelo, que por cierto apoyó en la Revolución Restauradora a don Cipriano Castro, y que cuando veía al enemigo que lo estaba rodeando por todas partes decía: “Maisanta, que son bastantes, pero van a caer de a pillote”. Así digo yo hoy: los corruptos son bastante pero van a caer de a pillote ¡Maisanta! O mejor dicho, no es que van a caer de a pillote, es que ya están cayendo de a pillote. Comenzaron a caer de a pillote y esa caída no tiene marcha atrás, no tiene marcha atrás. ¡Pobres de los que no quieren entenderlo y traten de oponerse a la salida del sol! Sencillamente esa es la ley de la historia, el comienzo y el fin, el nacimiento y la muerte; como
190

DISCURSOS PRESIDENCIALES

cuando uno pierde un ser querido, es natural, lo que nace, crece y muere algún día. El Pacto de Punto Fijo está moribundo y vamos a enterrarlo, este año 1999 lo vamos a enterrar. No tengo la menor duda. Ahora bien, queridos compatriotas, recordemos dentro de esta fecha o en el marco de ella, algo que es muy importante, si miramos la historia hacia atrás, casi siempre cuando termina un siglo, en Venezuela ocurren grandes acontecimientos. Fíjense ustedes que cuando Cristóbal Colón llegó a las costas de Venezuela, estaba terminando el siglo XV, era el año de 1498 -se cumplieron 500 años-. Estaba terminando el siglo XV y aquello fue el comienzo de una invasión, no un descubrimiento. ¡Esa es la verdad! A nosotros comenzaron a invadirnos hace 500 años. Aquí eran libres y felices los tatarabuelos de nuestros tatarabuelos lejanos, los aborígenes, los Timotocuicas, los Cuibas, los Yaruros y los Caribes; aquellos que gritaban hace 500 años. De allí venimos nosotros, de allí nuestra sangre caribe y nuestro espíritu encendido, por eso somos rebeldes, por eso somos combatientes, guerreros y poetas. Aquellos indios caribes que decían: “Anakarina rote comi toto paparoto mandoro”. ¡Somos libres, eso es lo que significa: somos libres, tenemos que ser libres de nuevo! Pero no sólo fue a finales del siglo XV cuando ocurrió algo o comenzó a ocurrir algo que transformó la historia, sino que hace 200 años, terminando el siglo XVIII, era por allá 1792-1794 -casi siempre en la última década de los siglos, aquí en Venezuela algo grande ocurre, algo muy grande ocurre. En 1792-1794, ya comenzaban a levantarse los primeros signos de la revolución, que luego después de varios años, condujo con honor y con gloria, ese gran venezolano Libertador, que se sigue llamando para siempre Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, Simón Bolívar, El Libertador. Bolívar sólo tampoco hubiese hecho nada. Vuelvo a insistir. Bolívar sólo tampoco hubiese ido más allá de la esquina de San Jacinto, allá en Caracas. Sólo cuando Bolívar identificó la raíz de un pueblo; sólo cuando Bolívar se hizo pueblo, sólo cuando el pueblo empezó a quererlo como líder, así sí comenzó a transformarse la Historia. Pero por allá en 1792, 1794, reventó en Venezuela aquella rebelión de Manuel Gual y José María España, estaba preparándose ya lo que venía. Y en esa rebelión de Gual y España o Conspiración de Gual y España ¿Ustedes recuerdan quién andaba
191

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

en esa conspiración?: Simón, pero no Bolívar, Simón el otro, el Maestro, Simón Rodríguez. Andaba ya conspirando con la idea de la revolución. Tuvo que irse de Venezuela para no ser decapitado o fusilado por el poder español. Pero terminando el siglo, entonces -y es a lo que me refiero- cada fin de siglo en Venezuela hay estremecimientos históricos. Así como hace 200 años la rebelión de Gual y España, la rebelión de los negros, de Andresote y comenzaron las tentativas y organización de las expediciones de Francisco de Miranda, el Grande, estaba madurando la Revolución de Independencia hace 200 años; pues hace 100 años comenzó también a estremecerse Venezuela. Es conveniente recordar eso. Me preguntaba un periodista de esos siempre acuciosos hace unos minutos atrás, allá en el stadium donde estábamos con muchas personas y muchos niños -y aprovecho para dar un saludo de mi corazón de padre a los niños del Táchira, a los de Venezuela, a los de Capacho, a todos los niños. Vamos a aplaudir a los niños, porque ellos son los dueños del futuro de la Patria nuestra que estamos salvando de tanta atrocidad, y por ellos dar la vida. Por los niños de Venezuela va esta lucha, a los niños de Venezuela le dedicaremos el triunfo de la Revolución Bolivariana. A los niños de Venezuela le dedicaremos el 25 de julio cuando vayamos a Constituyente y cuando el pueblo elija libremente los constituyentes de la Patria para empujar la revolución pacífica. Hace 100 años también se estremeció Venezuela. Venezuela venía de ese siglo XIX que fue grande por una parte: la Independencia; pero también a fines del siglo pasado Venezuela se partió en pedazos. Llegamos a una situación de caos, de anarquía, donde cada región del país actuaba por sí sola. Se había perdido la identidad nacional, y nunca una nación puede llegar a ese extremo porque entra en riesgo de desaparecer como república, como país, como nación. Venezuela, a finales del siglo pasado, estaba despedazada por la miseria, por las guerras civiles, por el hambre, por la traición al sueño bolivariano; porque Bolívar sí tenía clara la dirección en la que debería avanzar la Revolución de Independencia, pero no todos entendieron a Bolívar y muchos de sus compañeros de lucha lo traicionaron al final y lo expulsaron de aquí.
192

DISCURSOS PRESIDENCIALES

A Bolívar no lo expulsaron de aquí los españoles, no. Él, con el pueblo, echaron de aquí a los españoles, pero después, la oligarquía venezolana echó de aquí a Bolívar y tuvo que irse a morir allá, en las costas del Caribe colombiano en Santa Marta. Esa misma oligarquía mandó a matar al Mariscal Antonio José de Sucre, el único General de su tiempo que podía calzar las botas de Bolívar. Muchos otros traicionaron la revolución y se unieron a los poderosos, se unieron a la oligarquía, entre ellos un hombre al que respeto mucho como guerrero, como soldado, como General, como combatiente; me refiero al Centauro, a la Primera Lanza del Mundo, como llamó un día Bolívar a José Antonio Páez. Páez fue grande como soldado, pero como político fue rodeado por la oligarquía y llegó a traicionar los postulados bolivarianos. Esa es la verdad. La lanza de Páez se puso después al servicio de los enemigos de la Patria y eso fue una de las causas de la tragedia del siglo pasado. El mismo General Páez, en sus Memorias, porque el General Páez vivió muchos años y murió anciano en Nueva York. Él escribió unas largas Memorias ¿Y saben, compatriotas de Capacho, del Táchira de Venezuela?, una de las cosas que el General Páez escribió en las últimas páginas de sus Memorias. Dice así: “Yo, José Antonio Páez, de los Libertadores de Venezuela, General en Jefe, ex-Presidente de la República varias veces, declaro al final de mi vida, anciano ya, que hubiera preferido morir en un campo de batalla”, porque se dio cuenta ya anciano que había traicionado aquello por lo que había luchado junto a Bolívar, junto a Sucre y junto al pueblo de Venezuela. Echaron atrás la revolución, la traicionaron, la desviaron y le entregaron la Patria a la oligarquía que la destrozó, a esta IV República que nació sobre las cenizas de Bolívar en 1830 y que hoy está muriendo. La IV República se va, la IV República agoniza. A la IV República la enterraremos y descansará en paz, porque ya basta, está bueno, ¡No más, nunca más! Es en ese cuadro de una Venezuela partida en pedazos del siglo pasado cuando surge Cipriano Castro, en ese marco de una Venezuela anarquizada, después de aquellas elecciones que le robaron al Mocho Hernández; después de aquellas elecciones donde traicionaron a un pueblo, fue en esa anarquía. Recordemos que hubo elecciones hace 100 años en 1897- ¡Las cosas son parecidas a veces! En 1897 hubo elecciones en Venezuela, y el candidato que era favorito del pueblo era un General
193

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

llamado José Manuel Hernández, le decían El Mocho porque le faltaban dos dedos de una mano, los había perdido en una batalla. El Mocho Hernández hizo la campaña por toda Venezuela y era favorito para ganar las elecciones, pero lo robaron, le hicieron un fraude espantoso y el Mocho Hernàndez fue a prisión, pero al salir de prisión se fue y se alzó en armas en Queipa- en el hoy Estado Cojedes- en lo que se conoce en la historia con el nombre de la Revolución de Queipa. Era el año 1898- fíjense ustedes-y es entonces cuando quién había sido Presidente de Venezuela, un caudillo de la sabana que había peleado al lado de Ezequiel Zamora en la Guerra Federal y fue Presidente de Venezuela, acababa de entregar el gobierno, pero era el Comandante de las Fuerzas Armadas y era el hombre del momento. Era el hombre fuerte, era el último caudillo federal, me refiero al General Joaquín Crespo. Crespo sale a la batalla; y con su muerte, murió el último caudillo de ese siglo pasado. Con la muerte de Crespo hubo una desbandada, se quedaron sin jefe, no lo había y entonces se desataron insurrecciones, rebeliones por todas partes y el país terminó de unificarse. Fue así, en ese escenario, cuando desde aquí, desde esta misma montaña, salieron 60 hombres, el jefe se llamaba Cipriano Castro, capachero. Y el segundo jefe se llamaba Juan Vicente Gómez. Con 58 hombres se fueron de aquí, un día como hoy hace 100 años, debajo de este mismo sol, delante de esta misma montaña. Se fueron y estoy seguro que cuando se fueron, ellos no pensaban que iban con ese movimiento, hacia Caracas, a cambiar la Historia de Venezuela. Porque así son las revoluciones. Las revoluciones no se planifican, ellas tienen su propia ley histórica. Las revoluciones nacen como los volcanes porque se van madurando las condiciones de la historia hasta que revienta la revolución y son los hombres los que la toman o no la toman. Somos los hombres los que la interpretamos o no la interpretamos. Somos los hombres los que nos vamos nadando con la corriente de la revolución o los que ingenuamente pretendemos detener una revolución cuando se desata con su propia fuerza histórica. Hace 100 años trataron de frenar a Castro y mandaron ejércitos de todas partes, pero nada podía parar a Cipriano Castro. Era una revolución verdadera. Recuerdo, de las lecturas que he hecho de la Historia,
194

DISCURSOS PRESIDENCIALES

que mi bisabuelo, el General Pedro Pérez Delgado, que había peleado junto al Mocho Hernández en Queipa, fueron derrotados, pero mataron a Crespo. Mi bisabuelo que era muy joven, se había ido a la sabana en guerrilla, pero cuando Cipriano Castro entró a la sabana y al Valle de Carabobo y Aragua, a caballo se presentó mi bisabuelo con un grupo de jinetes llaneros y se puso a la orden de Cipriano Castro. Luego, cuando triunfó la revolución, en octubre del mismo año 99, ya Castro estaba en Caracas de Presidente. Allá llegó con muletas por una lesión en una pierna que sufrió en la Batalla de Tocuyito, donde peleó también mi bisabuelo. Cuando Castro llegó al gobierno, nombró a Pedro Pérez Delgado Coronel, Jefe Civil y Militar de Sabaneta de Barinas, allá donde yo nací unos años después. Así que mi propia sangre y mi semilla está unida a esta historia de los llanos, de las montañas, del piedemonte, de los sueños, de la Sierra Nevada, de la Sierra de los Andes del Táchira, y de la inmensa sabana que comienza allí mismo y se extiende allá hasta el Orinoco y más allá se entrega al mar. Somos la misma historia, somos la misma Patria, somos el mismo sueño. Fue así como surgió Cipriano Castro, con aquella consigna, nuevos hombres, nuevos ideales y nuevos procedimientos. Es necesario que reivindiquemos la figura histórica de don Cipriano Castro, aquí con la frente en alto hacia la montaña, fue un nacionalista. Han sido injustos con él muchos historiadores, porque ustedes saben que a veces la historia la escriben los hombres y a veces la Historia condena o eleva, condena a veces a quien no merece condena y a veces coloca en el pedestal de la gloria a quienes no merecen, muchas veces, estar en ese pedestal. Esa es la verdad muchas veces comprobada. Don Cipriano Castro cometió muchos errores pero, ¿Quién no los comete, quién es santo aquí, quién puede lanzar la primera piedra? ¡Nadie! A don Cipriano Castro hay que reconocerle que condujo el primer gobierno de este siglo. Militar nacido de las entrañas del pueblo era Cipriano Castro, hombre formado, estudiado, estudió en un Seminario. La Academia Militar de Venezuela fue refundada con Cipriano Castro y comenzó a estudiarse en Venezuela, profesionalmente, doctrinariamente, la ciencia y el arte de la guerra, la ciencia militar. Nació las Fuerzas Armadas venezolanas, estructurada como un solo ente, como una sola organización.
195

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Cipriano Castro creó la Hacienda Pública Nacional demostrando grandes dotes de administrador de los recursos del país para evitar el caos, la anarquía administrativa y la corrupción que estaba desmadrada por todas partes. Y no solamente eso sino que Cipriano Castro, o Don Cipriano, como muchos le dicen todavía, enfrentó con coraje, enfrentó con valentía, con las Fuerzas Armadas incipientes que tenía y con el apoyo del pueblo venezolano, el bloqueo a nuestras costas en 1902, el bloqueo a Venezuela de las potencias de Europa. Famosa será para siempre la frase de Cipriano Castro y me explicaba el escultor que creo este bronce eterno de don Cipriano Castro, que ese pergamino enrollado allí, tomado en la mano izquierda de Cipriano Castro, simboliza la proclama aquella, vibrante, llena de amor nacional en 1902, aquella proclama que comienza diciendo: “La huella insolente del extranjero ha hollado el suelo sagrado de la Patria”. Hermosa proclama llamando a todos los venezolanos a defender el honor nacional como lo supieron hacer en su momento. Así que, amigos de Capacho, del Táchira y de Venezuela, con este sol eterno y con esta brisa fresca de la montaña, recordemos con cariño, recordemos con orgullo venezolano, los civiles y los militares, recordemos todos juntos con esta bandera hermosa que tiene tú en alto, mujer venezolana; recordemos la figura de don Cipriano Castro, el líder de la Revolución Liberal Restauradora, venezolano nacido en esta tierra y que en su momento supo interpretar -así lo creo- el tiempo histórico que le tocó vivir. Supo interpretar el sentimiento de buena parte de un pueblo, tomó las riendas de un proceso y enrumbó a Venezuela a la conformación de un país, de una república sólida. Cien años han pasado. Pasarán 100 siglos y seguiremos recordando; nuestros nietos y los nietos de nuestros nietos seguramente vendrán aquí a esta plaza, seguramente sentirán la brisa fresca, seguramente serán bañados por este sol eterno y llevarán la frente en alto de Cipriano Castro, y sabrá de dónde viene, sabrán lo que hizo y sabrán por qué el pergamino. Nosotros seremos ya parte de esta brisa o estaremos transformados en flores, en piedra o en polvo de los caminos. No importa, lo importante es que mientras vivan venezolanos aquí en Venezuela -y eso será para siempremientras Venezuela sea esta patria nuestra, habrá que recordar la figura nacionalista, procera, valiente, del capachero General Presidente Cipriano
196

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Castro. Démosle un aplauso a don Cipriano Castro, un reconocimiento a su figura histórica, a su coraje, a su obra y a su labor. Claro que no vine aquí sólo a hablar de la Historia. Yo vine aquí también a hablar del presente y del futuro, 100 años después de aquella Revolución Restauradora, resulta que Venezuela no está restaurada; ustedes saben, como cuando uno restaura una casa porque se rompió una pared o la lata de zinc la levantó el viento, hay que restaurarla, remendarla, arreglarla. Venezuela hoy no está restaurada, ojalá pudiéramos decir que sí, pero dolorosamente tenemos que reconocer, hermanos, que Venezuela está destrozada. A la Patria la destrozaron, especialmente en estos últimos 40 años de dominio de un sistema político que perdió la esencia de su pueblo, y que ya no es querido por su pueblo sino que es rechazado por su pueblo; absolutamente rechazado porque se volteó contra el pueblo y su esperanza. Traicionó el postulado de una democracia que ojalá hubiese sido democracia, porque la democracia, como decía Abraham Lincoln, un dirigente político norteamericano, “la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Quién puede pensar que hoy aquí el pueblo venezolano, está como está, cargando sobre sus hombros la cruz de la miseria, la cruz del atraso, de las enfermedades. Si el pueblo venezolano está como está hoy, sin educación la mayoría de nuestros niños, sin salud, desempleado, empobrecido, quién puede pensar que aquí hay una democracia. Si aquí hubiera habido democracia en los últimos 40 años, el pueblo venezolano hoy estaría feliz, el pueblo venezolano hoy viviría como uno de los pueblos más felices del mundo. Si aquí hubiera habido democracia no hubiese tanto niño abandonado. Si aquí hubiese habido democracia no habría tanto anciano abandonado, no habría tanto joven sin escuela, sin liceo, sin universidad. Señores, no nos caigamos a mentiras. Aquí no ha habido democracia, aquí lo que se instaló hace 40 años fue una horrorosa tiranía con una máscara de democracia, pero tenía que llegar la hora en que esa máscara se cayera, tenía que llegar la hora en que quedara desnuda la tiranía y la corrupción, y esa hora llegó en el amanecer de un día
197

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

memorable: 4 de Febrero de 1992, día para la Historia, día de despertar, día de señales, día de nacimiento. El tiempo llegó, la hora llegó. Lo dice el Eclesiastés, todos lo sabemos: “Todo lo que va a ocurrir debajo del sol, tiene su hora”. Hay hora de nacer y hora de morir, hora de recoger piedras, hora de tirar piedras, hora de reír y hora de llorar. Aquí llegó la hora de la reunificación de un pueblo. Llegó la hora de la resurrección de un pueblo, llegó la hora del fin para este modelo político tan corrupto y degenerado y llegó la hora del comienzo del nuevo tiempo de una revolución verdadera, moral, democrática, pacífica, hermosa. Pidamos a Dios que esta revolución intervenga, se decida y que marche con el corazón del pueblo venezolano. Yo estoy seguro -pidiéndole a Dios- que lo haremos. No ha sido fácil el camino ni lo será. No queremos que sea fácil, nos gustan los caminos difíciles, nos gusta que nos pongan trabas en el camino, nos gusta que nos pongan dificultades, porque mientras más difícil sea el camino, significa que vamos por el camino correcto; porque los caminos de la Historia son largos, difíciles, pero esos son los caminos de la Historia, y el que hemos tomado de la Revolución Bolivariana va en sentido correcto, no tengo la menor duda. Hoy en Venezuela están pasando cosas, y han venido pasando cosas en los últimos años muy parecidas a lo que pasaba aquí en Venezuela hace 100 años cuando surgió Cipriano Castro con la Revolución Restauradora. En Venezuela hoy degeneró un sistema, se pudrió un sistema político, y el país nacional está amenazado por la anarquía, a nombre de un llamado proceso de descentralización, cuya idea es muy bonita, porque aquí a veces se manejan las palabras y se presentan como una pantalla. Palabras muy bonitas, muy llamativas, pero en el fondo, los procesos van desviados desde el mismo comienzo, muchas veces. Algo así como la democracia venezolana de este tiempo. “Democracia”, dicen muchos, “demócratas”, se llaman algunos, pero en el fondo lo que han sido son verdaderos tiranos negadores de la democracia. A nombre de la democracia han conducido a un pueblo a la crisis más profunda de su historia. A nombre de la democracia, vistiéndose de demócratas y hablando como tales, han conducido una de las más feroces tiranías de los últimos tiempos, en estos últimos años.
198

DISCURSOS PRESIDENCIALES

También se habla desde hace cierto tiempo de la descentralización y resulta que la idea es muy bonita, pero cuando uno ve la realidad, resulta que en buena parte de Venezuela nos estamos acercando a la anarquía. Alcaldes y Gobernadores, algunos de ellos, pretenden que el Municipio es de ellos o que el Estado es de ellos, y que aquí no hay gobierno nacional o que aquí no hay proyecto nacional. Pequeños caudillitos en pueblos y en Estados. No, eso es nefasto para la República. Yo le decía a un gobernador algunos meses atrás, para que lo entendiera, porque era un gobernador que estaba diciendo cosas como si él fuera de otro país, como si él no entendiera lo que estaba pasando en toda Venezuela. Yo le dije: Mire, señor Gobernador, sepa usted que yo soy tan Presidente de Venezuela, allá en el despacho de Miraflores como aquí en este pueblo donde estoy, y soy Presidente de Venezuela en los cuatro vientos de la República. No soy un Presidente para estar encerrado en un Palacio, secuestrado. No, yo soy Presidente de Venezuela entera, aunque a algunos no les gusta la idea, pero la realidad es la realidad aunque no les guste -claro que es una minoría-. Hoy, yo llamo a todos a la reflexión, empezando por mis amigos los Gobernadores, los Alcaldes. Venezuela tiene que reunificarse, no podemos permitir que Venezuela vaya a la anarquía. No podemos permitir una república partida en republiquitas, incluso hay muchos municipios que no se justifican. Habrá que revisar la división político-territorial de Venezuela completa, de cabo a rabo, desde el Mar Caribe hasta el Arauca, hasta el Meta; y desde el Delta del Orinoco hasta el Golfo de Venezuela, todo eso es un solo país, esos no son pedazos de país. Una sola patria, la unión nacional. Es tiempo de dominar, no de divisiones. O nos unimos o nos hundimos. Nosotros no podemos hundirnos como el Titanic, y no podemos hundirnos porque vienen con nosotros nuestros hijos que son inocentes de la tragedia. Tenemos que salvar el barco y echarlo a navegar, aunque a nosotros se nos vaya la vida. ¡Qué importa nuestra vida ya, lo que importa es la vida de Venezuela y la vida de Venezuela lleva implícita la vida de nuestros hijos y de los hijos de nuestros hijos! Por ellos luchamos y para ellos luchamos. Repito una y mil veces más, aunque en la lucha se nos vaya la vida.
199

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

La vida de un hombre, la vida de unos hombres, qué importa cuando se trata de la vida de un pueblo, de un país, de la dignidad de una Patria. Entonces, queridos compatriotas, hoy, a 100 años de la Revolución Restauradora y a finales de siglo, en Venezuela está en marcha otra revolución más. Aquí ha habido revoluciones, claro, que hay algunos acontecimientos a los que llaman revoluciones, pero no lo son. Ustedes saben que un burro es burro aunque uno lo llame caballo. Nosotros aunque veamos un burro como caballo, sigue siendo burro aunque lo disfracen de caballo. Seguirá siendo un burro. Igual pasa con las revoluciones. Aquí un grupito de personas le dio un golpe de Estado un día 18 de Octubre de 1945 a otro General tachirense, formado, por cierto, en los tiempos de Castro y de Gómez, al General Isaías Medina Angarita, gran civilista. Ése sí era un demócrata, Isaías Medina. Ése sí fue un gran Presidente. A Medina deberíamos llamarlo el Padre de la Democracia de este siglo. En cambio, ahí está la Historia, falsificada, llamando a un dirigente adeco “Padre de la Democracia”. ¿De cuál democracia me pregunto yo? ¿Cuál democracia? Esto es una horrorosa bestia de mil cabezas, esto que llaman democracia y que los adecos crearon aquí, con esta bestia acabaron a Venezuela, ayudado por esos partidos, los dos partidos: Acción Democrática y COPEI. Unidos, destrozaron a Venezuela, esa es la verdad, duélale a quien le duela, destrozaron este país nuestro, 40 años y pretenden seguir destrozándola. No lo van a lograr, tendrán que pasar sobre nosotros, tendrían que pasar sobre nosotros para que sigan robando y saqueando a Venezuela y yo me pongo de primero en la línea de la batalla. ¡No pasarán! Nosotros los echaremos de aquí, ¡Por Dios y por la esperanza de nuestros hijos, se irán de aquí! ¡Les llegó la hora! Quien no lo entienda, yo más bien le llamo a que siga el mensaje de la Biblia, la Palabra de Dios: “El que tenga ojos vea, el que tenga oídos, oiga”. Oigan al pueblo. ¿Dónde está el pueblo? Ese es el verdadero soberano de todo esto, con sus banderas, con sus sueños, con su esperanza, con su fuerza. ¡Pueblo de Venezuela, pueblo libertario, pueblo hermoso, pueblo grande! Yo siempre he dicho que me siento amado por el pueblo. Amor con amor se paga, y estamos aquí por el amor de ese pueblo y por el amor a ese pueblo, entonces, hoy en medio de estas corrientes desintegradoras, en medio de una situación tan nefasta
200

DISCURSOS PRESIDENCIALES

de pobreza, de desigualdades, de hambre, yo de verdad lo he dicho, a mí me ha invadido una angustia existencial, y es el dolor de la gente venezolana. Aquí mismo, a la tribuna presidencial subió un niño llorando, un niño de aquí, debe ser de Capacho, por ahí está con su madre. ¿Saben lo que pasa al niño? -Me dijo llorando: “Chávez, tengo un riñón malo, tengo varios años esperando que me operen el riñón y ya la enfermedad me está pasando para el otro riñón. ¡Chávez, sálvame!”. Entonces yo me pregunto: ¿Dónde están las fuerzas vivas de aquí, dónde está el sentimiento cristiano, dónde está la sociedad misma?; porque óiganme, todos somos culpables, ustedes también, yo también, todos tenemos la culpa. Por eso es que es bueno ir a misa y como hoy es domingo, día de misa y de reflexión, yo creo que todos tenemos que hacernos aquí el “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”. Los únicos inocentes aquí son los niños, pero todos los demás tenemos algo de culpa porque en nuestras propias narices, delante de nuestros propios ojos han robado al pueblo, han robado el futuro de nuestros hijos y la vida de nuestros hijos. Reconozcamos también que somos culpables. Pero llegó el tiempo de rectificar. Recuerden aquello también de la Biblia: “Mírate tu ojo primero antes de criticar el ojo ajeno”. Vamos a vernos en el pecho, porque ustedes tienen la posibilidad ahora mismo de perder el rumbo o de que esto siga hundiéndose y con ello nuestros hijos. Recuerden lo que vengo diciendo desde hace como una hora ya, desde hace 50 minutos vengo diciendo algo y lo voy a repetir para que ustedes lo vayan discutiendo: No hay ningún hombre que él solo pueda cambiar el rumbo de la historia. ¡Nadie! Cristo logró cambiar el rumbo de la Historia, pero no sólo él. Recuerden que Cristo andaba buscando a los Apóstoles, y fueron los Apóstoles por el mundo, y sólo así hicieron la Revolución Cristiana, pero ¿Cristo sólo?, no, Cristo no podía hacerlo él solo. ¡Imposible! Igual Bolívar, él sólo jamás. Igual Cipriano Castro, él sólo, jamás hubiera llegado ni a la esquina de Capacho- lo vuelvo a repetir. Hoy, para que la revolución venezolana tenga futuro, para que el país no termine de quebrarse en pedazos, para que el país no siga siendo saqueado como lo ha sido durante 40 largos y nefastos años, hay una sola manera: que todos los hombres, que todas las mujeres de buena voluntad en Venezuela nos
201

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

unamos en una sola dirección. Esa dirección está señalada ya, esa dirección apunta por un camino y ese camino hemos venido ya abriéndolo y transitándolo. Cuatro de febrero de 1992, he allí un punto del camino. Vean atrás, y conseguirán eso como un punto casi inicial del camino. Yo no estaría aquí parado delante de ustedes si no hubiese ocurrido aquí en Venezuela lo que ocurrió el 4 de febrero de 1992. ¡Honor a los soldados del 4 de Febrero y al pueblo que, desde el primer momento, odió lo que pasaba sin saber nada! Y tenemos que hacerle honor a nuestro pueblo, porque a pesar de que durante siete años -está con nosotros también el General Francisco Visconti Osorio, líder de la rebelión militar del 27 de noviembre de aquel año 1992- si ese pueblo no hubiese interpretado, si ese pueblo nuestro no estuviese suficientemente consciente, ya nos hubieran destrozado, porque hay que ver cómo nos han echado plomo a nosotros. Ustedes recuerdan todo lo que han dicho de nosotros. ¿Cuánto dinero han gastado para tratar de convencer al pueblo de Venezuela de que Hugo Chávez es un tirano, que es la reencarnación de Adolfo Hitler, de Benito Mussolini; que yo y que les iba a freír en aceite la cabeza a los adecos; que íbamos a instalar aquí una tiranía. ¡La locura! Cuántas cosas se han dicho durante siete años, y sin embargo, ahí está el pueblo noble reconociendo por dónde va la verdad, dónde está la verdad y dónde está la mentira; y cuando el pueblo abre los ojos, despierta, se levanta y avanza, ya nada ni nadie podrá detenerlo ni engañarlo de nuevo. Estoy seguro que a pesar de que hoy está tramándose una campaña igualita a la del año pasado y a la de los últimos cinco o siete años, tampoco podrán engañar al pueblo venezolano. Si alguien sabe por dónde está la verdad hoy Venezuela, ese es el pueblo de Venezuela y que vayan por cualquier rincón de la patria para que vean si el pueblo está con la revolución o contra la revolución. ¡Levanten la mano los que están con la revolución! ¡Allí está el pueblo! El pueblo anda encendido en revolución y nada ni nadie podrá frenarlo. Ahora bien, amigos míos, este camino que viene atrás desde el 4 de febrero y 27 de noviembre de 1992, ha venido avanzando como el río cuando va hacia el mar. Han tratado de frenarlo y desviarlo, pero no han podido ni podrán hacerlo. Hay que ver cuánto costó el año pasado llegar
202

DISCURSOS PRESIDENCIALES

al 6 de diciembre. ¿Ustedes recuerdan el año pasado, verdad? ¡Cómo no vamos a recordarlo si fue hace poco tiempo! Aquí se unieron todos contra nosotros- me refiero a todos los que pretenden que esto siga igual. Se reunieron adecos con copeyanos y con sectores de la oligarquía, se reunieron hasta con medios de comunicación, se reunieron con los sectores económicos para tratar de frenar el avance del pueblo. Pero qué va, llegó el 6 de diciembre y toda la unidad de los corruptos, de los continuadores, los engañadores, fue barrida el 6 de diciembre de 1998, que es otro de los grandes días de esta última década del siglo XX venezolano. Tamaña victoria de los pueblos. Doble o triple victoria. Ahora, hoy estamos en otro gran momento, así como estuvimos en 1992, en el 1998, ahora estamos en otro gran momento en 1999. Ya lo decíamos en la campaña electoral. Yo acepté ser candidato presidencial, ustedes recuerdan que no quería venir por este camino, pero luego de profundas reflexiones, luego de recorrer el país casi cuatro veces por todas partes, oír al pueblo y analizar la situación del presente venezolanos, decidimos venirnos por el camino electoral del 98. Pero yo acepté ser candidato presidencial sólo -y así lo dije infinidad de vecessólo porque consciente estaba, y hoy más que ayer, de que llegar a la Presidencia de la República es llegar al timón de mando de la nave para poder pisar el acelerador de la Historia, para poder abrir las puertas, para poder impulsar el camino rumbo a la Asamblea Nacional Constituyente que será la revolución pacífica. Sólo por eso vine yo aquí. No vine aquí para decir “Soy Presidente” y andar enchaquetado por ahí; no vine aquí para andar en carros negros, aunque ando en ellos pero me importa un comino andar a pie o en un camión viejo de volteo. También me pongo corbata y saco, pero me da lo mismo andar en camisa y en chaqueta, desnudo o en franela por cualquier parte. No me importa ni cómo visto ni en qué ando. Claro que vivo en Residencia Presidencial “La Casona” que es un palacio, pero me da lo mismo vivir aquí arriba en un chinchorro, no me importa donde viva. No me importa nada de eso, lo único que me importa es la conciencia que tengo, y que este ser humano que soy ha llegado a un punto y a un momento en el cual estoy obligado a empujar la nave por la dirección a la Asamblea Constituyente, que es la revolución pacífica y democrática.
203

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Pero fíjense ustedes, qué cosas pasan aquí. Qué cinismo hay aquí, hay un cinismo descarado en Venezuela. Fíjense ustedes que ahora los corruptos -aunque a ellos no les gusta que uno los llame corruptos, pero con la verdad ni ofendo ni temo-. Los continuistas, para llamarlos de otra manera, los insensatos, los que pretenden seguir destrozando el país; aquellos a quienes no les duele el dolor del pueblo y pretenden seguir engañando después de haberlo hecho durante 40 años, son ésos a los que Gaitán -rindamos tributo a Jorge Eliécer Gaitán, ese gran líder colombiano y latinoamericano- Jorge Eliécer Gaitán cuando se refería a ellos -porque siempre los ha habido-, que él los llamaba “los engañadores de todas las horas”, los que andan viviendo y pensando en ver cómo engaño a éste, cómo engaño a aquél de los brazos cruzados, cómo voy a hacer yo para engañar a todos los que están en la tribuna. Hay gente que vive pensando en cómo engañar a los demás. Jorge Eliécer Gaitán los llamaba “los engañadores de todas las horas”. Fíjense ustedes que ahora los engañadores, los continuistas, los corruptos, deben tener algo malo en la mente, para pensar que Venezuela tiene que seguir gobernada por bandidos, también son corruptos, tienen la mente corrupta, aunque no hayan robado a nadie. Porque todo venezolano que pretenda que Venezuela siga gobernada por los bandidos, por los grupos y los cogollos que destrozaron a la Patria, tienen que tener la mente podrida, por lo menos. Entonces, al menos acepten que aunque sea mentalmente, están corrompidos. Ellos se han atrincherado, porque nosotros los hemos venido arrinconando, esa es la verdad, hemos estado lanzando un ataque inclemente porque a eso sí ¡Vamos nosotros!, somos hombres y mujeres de batalla, no pedimos cuartel. Yo jamás a nadie le pediré tregua, tampoco doy cuartel. Ni pido ni doy cuartel, soy un soldado en guerra por mi pueblo y los soldados en guerra no pedimos ni damos cuartel a los enemigos de la Patria. Yo lo he dicho: “No soy Presidente de corruptos”. Porque ustedes saben que los corruptos andan diciendo que Chávez tiene que hablar suavecito porque es el Presidente de todos los venezolanos. No, yo no soy Presidente de bandidos, que ellos elijan su presidente. Yo soy Presidente de mi pueblo, de hombres honestos y de mujeres honestas. Soy Presidente de venezolanos verdaderos; y para ser venezolano, dice una
204

DISCURSOS PRESIDENCIALES

copla venezolana, para ser venezolano no basta nacer en Venezuela. Para ser venezolano hay que amar a Venezuela, amar, sentir y luchar por esta tierra. Yo soy Presidente de la República de los luchadores de la Patria nueva. Así me reconozco y así me reconocen, pero de bandidos yo no soy Presidente. El año pasado decían que si yo ganaba las elecciones aquí venía el fin del mundo. El año pasado andaban diciendo que si ganaba las elecciones aquí venía la hecatombe; y muchos de ésos ahora se acercan a saludar: “Señor Presidente”. Me alegro que hayan cambiado de opinión al menos. Ojalá que sea de buena voluntad, porque todo el mundo tiene derecho de rectificar. Yo a todos les entrego mi corazón, pero igual les digo: no doy ni pido tregua, y a mi nadie va a engañarme. Difícilmente me van a engañar, y sé dónde ando parado desde hace tiempo en Venezuela gracias al apoyo que nos ha dado nuestro pueblo. Ahora, los corruptos, los engañadores, etc., se han refugiado ahora. ¿Ustedes los ven en la calle? No. Hace tiempo atrás sí salían a la calle, hacían una reunión, convocaban gente, ahora no andan en la calle, ahora se han replegado y se han acuartelado en el Congreso Nacional, se han acuartelado en los órganos del Poder Judicial, empezando por la Corte Suprema de Justicia. Se han acuartelado en la Fiscalía General de la República; se han acuartelado en Asambleas Legislativas; se han acuartelado algunos en Gobernaciones; se han acuartelado en instituciones oficiales; se han acuartelado en algunos medios de comunicación, y desde ahí ellos disparan y tratan de engañar, de manipular. Bueno, que disparen que aquí tenemos como aguantar. Se han acuartelado también en el Consejo Nacional Electoral, allá están acuartelados también. Se han reducido allí, se han estado allí acuartelando. Están atrincherados ahí, y desde ahí, fíjense lo que dicen ahora por los medios de comunicación; ¿Por qué no vienen a la calle a decirlo? ¿Por qué no vendrá alguien aquí a pararse y a decirle al pueblo que Hugo Chávez ahora no puede hablar? Que yo y que no puedo hablar ahora, eso es lo que pretenden algunos, que yo no pueda hablar; que yo y que no puedo decir quiénes son los candidatos a la Constituyente, que Chávez no puede intervenir en la Constituyente. ¿Cómo que no va a intervenir Chávez en la Constituyente, si nosotros desde hace cuántos
205

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

años estamos impulsando la Asamblea Constituyente? ¡Claro que Chávez estará en primera fila de la batalla junto al pueblo! Les quedan dos opciones: sólo que Dios me lleve y sin embargo, me quedaré con ustedes impulsando las luchas. Sólo que esto ocurra o que me metan preso. Algunos han dicho que me van a enjuiciar. En el Congreso, dicen algunos que van a enjuiciar a Chávez. Están preparando y que un juicio con la Corte Suprema y el Congreso. ¡Que lo hagan!, no me importa para nada que me enjuicien, pero yo estaré en la batalla constituyente a tiempo completo junto al pueblo. Nadie podrá evitarlo y si quieren evitarlo, aquí estoy a la orden del que quiera evitarlo a ver si puede hacerlo. Tendrán que encerrarme en una prisión y sin embargo, desde la prisión seguiré. Tendrán que hacer no sé qué. Enterrarme en vida, y desde la tumba hablaré, no sé cómo lo haré, pero lo haré. Nada ni nadie podrá evitarlo, porque yo estoy aquí sólo para eso; yo estoy aquí especialmente para eso. Pero ahora, por ejemplo, yo estoy mirando aquí al frente a un muchacho, está detrás del Ministro de la Defensa, estoy mirando a un muchacho a quien conocí cuando yo era Teniente en 1981 y llegué a la Academia Militar de Venezuela como Oficial de Planta de la Academia; yo miraba mucho a un muchacho que mandaba el Batallón. Era el Alférez Mayor vestido de azul mandando a los cadetes, y veía con una entereza aquel muchacho, y comencé a mirarlo, acercarme a él, a llamarlo y a conversar con él; y a los pocos años de Subteniente él, y yo de Capitán, fundamos el Movimiento Bolivariano. A los pocos años, en una madrugada de sueño, ese muchacho salió con un tanque de guerra lleno de emoción, de fervor y de amor, dejando hasta su familia, a su esposa y a sus hijos; dejando su carrera se fue a buscar el camino del pueblo el 4 de Febrero de 1992. Yo nunca lo puedo olvidar, son como hermanos, más que hermanos, son como hijos. Ahora, este muchacho está dispuesto a hacer otro sacrificio de tantos que ha hecho, porque desde que comenzó el gobierno él está ocupando un alto cargo en un Ministerio que es muy importante: el Ministerio de Infraestructura, de Transporte y Comunicaciones. Ha estado trabajando mucho para eliminar la corrupción, las comisiones, que era un espanto ahí, y estamos saneando eso poco a poco. Me va a hacer mucha
206

DISCURSOS PRESIDENCIALES

falta, pero igual no me importa mucho, porque sé que va a dar una batalla en la primera fila. Yo lo he dicho: si me tengo que quedar sólo, nunca estaré sólo porque siempre estarán ustedes, compatriotas. Pero si de ese grupo de hombres que me han acompañado en el gobierno yo me tengo que desprender de los mejores, como lo estoy haciendo, me desprendo de ellos. Por eso es que hace apenas unas horas este muchacho, Alférez Mayor, Capitán bolivariano, que estuvo en Yare con nosotros durante dos años y medio casi, y salió a seguir luchando, se vino al Táchira porque su esposa es de aquí, mi comadre, sus hijos, a estudiar, a enseñar a la juventud tachirense en la Universidad; ahora ha decidido dejar el alto cargo que tiene y venirse otra vez al Táchira para ser candidato a la Asamblea Constituyente por el Táchira. Yo estoy seguro que el pueblo del Táchira lo va a llevar a ser miembro de la Asamblea Constituyente que abrirá las puertas de la Venezuela nueva. Me estoy refiriendo al Capitán bolivariano, que es Ronald Blanco La Cruz. Yo lo estoy nombrando, así como ayer en Barinas dije que un eminente médico barinés, luchador, soñador de muchos años, escritor, llamado José León Tapia, va a ser también candidato a la Asamblea Constituyente por el Estado Barinas. Así como dije que el General Visconti Osorio va a ser candidato a la Constituyente por Barinas también. Así como dije que renunció el Ministro Alfredo Peña para ser candidato a la Constituyente a nivel nacional. Así como dije que renunció el Ministro Luis Miquilena, quien para mí es como un padre y qué falta me va a ser a mi lado en el gobierno, para enfrentar tantas dificultades con su don de gente, con su sabiduría y con su experiencia, con sus 80 años de lucha; y sin embargo, le dije: “Luis, a la Constituyente debes ir”. Y renunció y va a la Constituyente. Yo lo que estoy haciendo es anunciar quiénes van a la Constituyente, pero también yo puedo decir que a la Constituyente va, por ejemplo, Luis Herrera Campíns. Es que allí está lo importante. O también puedo decir que a la Constituyente se lanzó, a lo mejor, Carlos Andrés Pérez. Ahí está, lo importante no es que lo diga o no lo diga, lo importante es que hay un pueblo que es el soberano y que sí sabe dónde están los patriotas y dónde están los traidores. Eso sí es lo importante. Voz del
207

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Pueblo, el Soberano. Dicen que no puedo participar en la campaña, que no puedo hablar. Tendrán que taparme la boca, tendré que amarrarme encadenado allá en la columna central del Palacio de Miraflores. Será eso lo que quieren, que me vuelva un mudo, que ande haciendo señas, porque de repente si yo señalo con mi mano a este caballero, entonces me van a decir que no puede Chávez señalarlo porque lo está apoyando. Si yo miro a alguien, no puedo mirarlo porque lo estoy apoyando. Será que no puedo ver, que no puedo oír, será que no puedo decir nada y que yo estoy violando las leyes. ¿Cuáles leyes?, que me saquen la ley a ver cuál ley estoy violando yo, que la ley de la campaña electoral. La campaña electoral constituyente aún no ha comenzado, comenzará cuando todos los candidatos estén inscritos, salga una boleta, y comienza la campaña. Pero sin embargo, si vamos a hablar de campañas electorales, para ser honestos de verdad, y de la participación de funcionarios en las campañas electorales, ¿Acaso nosotros podemos olvidar que hace apenas seis meses, creo, dónde estaba la Corte Suprema de Justicia; dónde estaba el Consejo Nacional Electoral; dónde estaban los que hoy dicen y pretenden que yo no puedo hablar en la campaña constituyente; dónde estarían cuando aquí en Venezuela hace apenas seis meses ocurrió algo que no lo recordamos. Era el mes de octubre o noviembre de 1998. Ustedes recuerdan que aquí casi todos los gobernadores y casi todos los alcaldes se fueron a Caracas en plena campaña electoral, en noviembre del 98 y andaban por todo el país diciendo por radio, por televisión, y escribiendo por la prensa a todo el pueblo diciéndole que no votaran por Chávez porque Chávez iba a acabar con Venezuela; que Chávez era el tirano, que Chávez era el caos, que Chávez era el fin. Los gobernadores de Acción Democrática y Copei hicieron eso en el mes de noviembre. ¿Quién lo puede olvidar?; y los alcaldes, ¿Quién lo puede olvidar? ¿Dónde estaban los que hoy critican porque yo y que estoy interviniendo en la campaña?, qué cinismo. ¿Acaso yo dije algo cuando ellos en noviembre se reunieron contra mí? No, sencillamente les dije que los íbamos a derrotar a todos juntos, y así fue. A mis amigos adversarios lo que les pido es que se unan todos otra vez, que se unan todos los adecos, los copeyanos, todo Proyecto Venezuela, todos unidos. ¡Bienvenidos! Yo les abro la puerta de mi corazón y las puertas de la
208

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Patria. Vénganse, vamos todos juntos, pero no con doble cara, no. Aquí no es tiempo de carnaval, de estarse enmascarando otra vez. Quitémonos todos las máscaras y luchemos, frente a frente, delante de nuestro pueblo, delante de Dios y delante de nuestra Historia. A fin de cuentas, será el pueblo el que decida. Yo, a ustedes, venezolanos, hombres y mujeres de Capacho, les llamo a todos a la batalla. Estamos en la final, estamos en la batalla final de este siglo; así como Cipriano Castro y quienes lo apoyaron dieron la batalla final del siglo pasado hace 100 años, hoy estamos en Venezuela dando la batalla final del siglo XX. Cuando dentro de 100años alguien se pare aquí mismo en este sitio a hablarles, y cuando dentro de 100 años miles de personas se agolpen en esta avenida de Capacho, debajo de este mismo sol, debajo de este mismo cielo azul, al frente de esa misma montaña; ya nosotros no estaremos aquí, estarán nuestros hijos y estarán nuestros nietos viviendo en Venezuela. Cuando ellos se paren aquí, y cuando alguien hable aquí, tendrán obligatoriamente que recordar no sólo lo que ocurrió en 1899, hace 100 años con la Revolución Restauradora de Cipriano Castro, sino que también tendrán que recordar, mucho más cercano, lo que ocurrió en esta Revolución Bolivariana de 1999. Nos recordarán nuestros hijos y nuestros nietos para siempre, como nosotros hoy los recordamos a ellos por haber sido capaces de hacer la Historia; desafiar el rumbo de la Historia. Por eso, amigas y amigos de Capacho, a todos yo les llamo, piensen muy bien lo que está pasando en estos días. No descansen, no dejen de pensar, no se dejen engañar de nuevo. No se vayan a dejar engañar por algunos que ahora dicen que van a la Constituyente, cuando antes decían que esa era una locura; ahora pretenden enmascararse de independientes. Fíjense que los copeyanos no quieren que los llamen “copeyanos a la Constituyente”, los adecos no quieren que los llamen “adecos a la Constituyente”. Ahora están buscando una figura, unos nombres, unas personas que a lo mejor- Monseñor, perdóneme- se vestirán de sacerdotes pero llevan el diablo por dentro. Algunos que se disfrazan de independientes, por dentro lo que llevan es el mandato de la corrupción. Algunos que se están disfrazando de independientes, que no quiebran un plato, resulta que están
209

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

comprometidos con los que han saqueado al país, han estado comprometidos mucho tiempo con eso. Pero yo estoy seguro y confío en ustedes; abran el ojo “ojo pelao” con los que se van a disfrazar; “ojo pelao” con los camaleones que cambian de colores, que se disfrazan, que pretenden engañar. Ustedes prepárense para que el 25 de julio, en honor a Simón Bolívar, porque Bolívar nació a la medianoche del 24, parece que cuando pegó el primer chillido ya era 25; así que entre el 24 de julio y el 25 de julio de 1783 vino al mundo en Caracas el niño Simón Bolívar. En honor a Bolívar, vamos todos, prepárense todos, y vayan a decirle a todos que nadie se quede sin ir a esa batalla del 25 de julio. Elecciones históricas. En mi criterio, serán las elecciones más importantes de este siglo. En 100 años atrás, no ha habido un momento más estelar que el que se va a presentar en Venezuela el próximo 25 de julio de este año 1999, cuando vamos a elegir la Asamblea Constituyente, que es el camino a la revolución pacífica, el camino a la revolución democrática. En el pasado Referéndum Nacional del 25 de abril, fueron a votar aproximadamente 4.000.000 de venezolanos, pero se quedaron muchísimos sin ir a votar. Yo entiendo muchas veces por qué no lo hicieron. Muchos me han dicho que no fueron a votar porque era como una pelea de un solo boxeador, no había adversario. Muchos decían que eso estaba ganado, “no voy a votar”. Otros que nunca han ido a votar y se resisten. Yo respeto a cualquiera su posición, pero ahora sí viene una gran batalla, ahora tenemos que ir todos. Así que yo les pido a los cuatro millones que sí fueron a votar en el referéndum del 25 de abril, y de aquellos, el 90% votó por el “Sí” y eso es un triunfo del pueblo, contundente triunfo del pueblo. Ahora como hay muchos que no votaron, yo les voy a pedir a todos, a cada uno de los que sí votaron en el referéndum, que vaya a buscar a uno sólo, me conformo con que vayan a buscar a uno de los que no votó. Cada uno multiplíquese por dos. Convénzanlo y llévenselo en pareja a votar el 25 de julio, a votar por quienes tengan que votar. A votar por el futuro, no por el pasado. A votar por la Patria no por la corrupción, a votar por el futuro de los hijos, por la felicidad; a votar por la democracia bolivariana, no por la democracia de los corruptos.
210

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Así que yo creo que a Capacho, seguramente no volveré antes del 25 de julio. Esta semana salgo hacia Cartagena y hacia México a representar a Venezuela en la Cumbre de Jefes de Estado de la Comunidad Andina de Naciones y del Grupo de Río, respectivamente. Volveré el próximo domingo y ya estaremos en marcha hacia la Constituyente. Mañana, deben salir las listas de los candidatos por toda Venezuela a la Asamblea Constituyente del Polo Patriótico y de las fuerzas del pueblo. Estén atentos, pelen el ojo y el oído, vean y oigan. Ya saben que por aquí por Táchira, por ahora, hay un candidato de los patriotas: el Capitán Ronald Blanco La Cruz. Y los demás que saquen sus candidatos, que los anuncien, que lo digan. Hay que recoger las firmas, hay que entregar las firmas con tiempo y hay que entregar muchas más de las que piden, porque estoy seguro que a cualquier error en las firmas, allá en el Consejo Nacional Electoral van a estar muy pendientes y atentos a cualquier error para devolverlas y para desconocerlas. Así que hay que recoger las firmas con tiempo, y hay que ir con una voz a la batalla, a organizar el pueblo para que no se quede ningún venezolano patriota sin votar el 25 de julio. El 25 de julio se decide el futuro de Venezuela. O se hunde el país o sacamos el país hacia adelante, porque yo sólo no voy a poder, aun cuando sea el Presidente. Necesitamos transformar el sistema político, necesitamos extirpar el cáncer de la corrupción; cambiar el Poder Judicial; cambiar el Congreso; cambiar las Asambleas Legislativas; reestructurar las gobernaciones. Hay que cambiarlo todo en Venezuela y yo no puedo hacerlo. Sólo pueden hacerlo ustedes, a través de la Asamblea Constituyente que comienza el 25 de julio. ¡Vamos todos, los capacheros, los tachirenses. Preparémonos para la batalla! La Asamblea Constituyente será el camino. Abrirá las puertas hacia la Venezuela que todos soñamos, donde haya democracia verdadera; donde haya educación para todos; donde haya trabajo para todos; donde no haya esta corrupción desatada; donde tengamos un Poder Judicial verdaderamente autónomo e independiente que administre justicia y que no se ponga al servicio de los poderosos y los corruptos, como ha pasado en los últimos años en Venezuela. Donde haya unas Fuerzas Armadas como las que están naciendo ahora, unidas e identificadas con su pueblo a través del Proyecto Bolívar 2000, y a través de tanto esfuerzo que están
211

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

haciendo los militares venezolanos confundidos con la esperanza de este pueblo. Una democracia verdadera, una República verdadera, una Patria verdadera, para ustedes, muchachitos de Venezuela. Esta victoria, la del 25 de julio, la Constituyente que reuniremos, soberana y original, a partir del mes de agosto, trabajará seis meses, pero supónganse ustedes -por supuesto que es un supuesto negado, valga la redundancia- ¿Ustedes creen que una Constituyente formada por representantes de esa corrupción, de esos partidos de la corrupción, va a permitirnos salir de este pantano? ¡Imposible!. Una Constituyente para que sea Constituyente verdaderamente, tiene que estar formada por patriotas. Por eso yo les pido a ustedes que “pelen el ojo” y elijan por mayoría abrumadora a los patriotas de la Constituyente, para que en esos seis meses, desde agosto, septiembre, octubre, noviembre, diciembre y enero del 2000; en enero del 2000 la Asamblea Constituyente deba estar sometiendo a referéndum la nueva Constitución Nacional. La Constitución del siglo XXI, que echará las bases para la Venezuela del siglo XXI. Ese es el camino. Yo los llamo a que nos unamos todos los hombres, todas las mujeres, los campesinos, los trabajadores, los estudiantes, los jóvenes, los obreros, los empleados, los indígenas, los civiles, los militares, todos los honestos, los católicos, los cristianos, los protestantes, los blancos, los negros; no importa, todo aquél a quien le duela su Patria, todo aquél quien sueñe con una Patria mejor para sus hijos, para que estos niños no pasen por lo que nosotros hemos pasado. Yo le hago el llamado a la Unión, al Trabajo y a la Lucha rumbo al 25 de julio, rumbo a la Constituyente. Yo estaré en todas partes, a veces en la retaguardia, a veces en la vanguardia, a veces por el flanco derecho, a veces por el flanco izquierdo, a veces por arriba y a veces por debajo; pero yo estaré siempre en la ofensiva constituyente, en la batalla constituyente orientando al pueblo bolivariano para que hagamos la Patria Nueva. Esto que digo hoy lo prometo y lo cumpliré. No hay marcha atrás. Lo digo aquí debajo del cielo azul de Capacho. Lo digo aquí delante de don Cipriano Castro, con su mirada altiva y con su proclama encendida de Patria. Hoy, como dijo Cipriano Castro hace 100 años: “La huella
212

DISCURSOS PRESIDENCIALES

insolente del extranjero ha hollado el alma sagrada de la Patria”. Y llamó a todos a reivindicar el honor de la Patria. Yo, 100 años después, digo: La huella insolente de la corrupción ha hollado el alma sagrada de la Patria. Los llamo a que, juntos, reivindiquemos el honor de Venezuela. Por Venezuela y Para Venezuela, triunfaremos. ¡Qué viva Cipriano Castro! ¡Qué viva Capacho! ¡Qué viva la Patria! ¡Qué viva Venezuela! ¡Qué viva Bolívar y qué viva la Patria del futuro! ¡Un abrazo para todos, queridos hermanos!

213

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, EN EL ACTO DE INAUGURACION DE LA XI CUMBRE PRESIDENCIAL ANDINA
Cartagena de Indias - Colombia 26 de mayo de 1999

Excelentísimos Jefes de Estado de la Comunidad Andina, de los países hermanos que están aquí representados, señores dignatarios, autoridades, representantes de pueblos, de países y de gobiernos, excelentísimas primeras damas, pueblos de Colombia, pueblos del continente, amigas y amigos. “Soy un hijo de la infeliz Caracas” decía entre estas murallas, hace -si las cuentas de mi lápiz ayer no se equivocaba-, hace 186 años, cinco meses y doce días, un joven coronel de 29 años que venía de presenciar el derrumbamiento de Venezuela, la caída de la primera economía y llegó desconsolado, a buscar fortaleza, a buscar ayuda, cooperación en esta eterna y heroica ciudad de Cartagena de Indias. Simón Bolívar alertaba ya, en aquellos años, el 15 de diciembre de 1812, sobre los dramas y las tragedias que ya se sentían y además se podían prever sobre nuestros pueblos y sobre nuestras naciones. Hoy, cuando nos hemos convocado aquí -y agradezco a nombre de mi esposa Marisabel Rodríguez de Chávez y de la delegación que nos acompaña, la hospitalidad de Colombia, de este pueblo cartagenero- a conmemorar los 30 años del Acuerdo de Cartagena que dio nacimiento a la Comunidad Andina de Naciones, pareciera que aquellas voces bolivarianas retumban todavía desde el Convento de la Popa hasta las olas del mar que chocan contra las murallas. Creo que nosotros tenemos que revisar de dónde venimos y buscar con lupa las entrañas de nuestra historia. Creo que si no logramos descifrar esas entrañas, seguiremos encerrados en el laberinto garciamarquiano. ¿Cómo salir, Dios mío, de este laberinto? Bolívar en Cartagena, en aquel manifiesto de hace 186 años pudiera iluminar un poco con su palabra, con su visión de aquel momento. Creo que vamos por el camino, buscando la salida; más que buscándola, construyéndola. Yo tuve la dicha anoche que me llegara a mi habitación
215

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

un obsequio de mi amigo Gabriel García Márquez: “El General en su Laberinto” y estuve “laberinteando” como hasta las tres de la mañana porque uno se zambulle en esa magia de Gabriel García Márquez y cómo le cuesta desprenderse; ni siquiera el sueño lo desprende a uno de esas letras, navegando en esa historia, en esa tierra, en estas costumbres de esta América nuestra. Revisando algunas líneas de ese hermoso y profundo libro, esa novela leída hace varios años, uno consigue allí los signos para salir de este laberinto. Lo digo con mucha humildad y el respeto por todos. Bolívar decía, por ejemplo, en aquella Cartagena libertaria, frases como la siguiente: “Nuestra división más que las armas españolas nos tornaron a la esclavitud”. Yo creo que esa frase sigue retumbando en todas estas costas y en todos estos valles y montañas de la América Latina y el Caribe. Nuestra división, más que las armas o más que la acción de cualquier enemigo, adversario o fuerza extraña a nosotros nos ha llevado históricamente a la situación que hemos vivido en estos casi dos siglos de nuestra reciente historia. Además de llamar a la unión como lo hizo toda la vida, dieciocho años después pasó por aquí, en su camino a Santa Marta y un mes y tanto antes de morir, desde aquí mismo, desde esta Cartagena entonces ya destrozada por la guerra, Bolívar siguió llamando a la unidad en Santa Marta. En su última proclama siguió llamando a esa unidad: “Unión o la anarquía nos devorará, si mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se consolide la unión yo bajaré tranquilo al sepulcro”. Nosotros estamos lejos aún de aquel sueño, bastante lejos, pero todo este esfuerzo apunta hacia esa dirección. Bolívar también lanzaba una señal en ese Manifiesto de Cartagena y hablando un poco de la táctica de la guerra -como usted sabe general Hugo Banzer, Presidente de Bolivia y estudioso de estas tácticas de la guerra-, Bolívar hacía consideraciones militares -ya se intuía el genio militar de aquel hombre- y decía: no estamos en tiempos de defensiva, no podemos mantenernos en defensiva y señalaba según las poderosas razones para ir a la ofensiva. Creo que hoy tampoco nosotros podemos mantenernos a la defensiva; creo que hoy tenemos que recoger ese espíritu y lanzarnos a una ofensiva acelerando todos los mecanismos posibles, dejando posiciones de defensa ante un mundo que marcha de manera atropellada, veloz. Bolívar llamaba a esa ofensiva: “Vamos veloces a dar la mano al moribundo, a vengar al muerto, a dar
216

DISCURSOS PRESIDENCIALES

justicia y libertad a todos”. Así terminaba el Manifiesto de Cartagena, convocando a la Nueva Granada a ir a Venezuela como lo hicieron en la Campaña Admirable al año siguiente y luego volvieron de allá para acá, a Boyacá y luego a Carabobo; es decir aquellos hombres y aquellas mujeres fueron tejiendo la urdimbre sobre los Andes y dejaron sus huesos y su sangre, su sudor y sus lágrimas sobre la cima de esta eterna cordillera y las costas de estos eternos mares. Hoy creo que hay dos signos importantes para descifrarlos, y hago esa reflexión agradeciendo el honor que se me ha dado y la oportunidad de dirigir estas reflexiones a todos nosotros y a nuestros pueblos que son los dueños al fin de todo esto. El pueblo que es soberano y el que debe regir los destinos de nuestras naciones. Unión y ofensiva son esos dos signos importantes de este tiempo; desunión y defensiva nos llevaría a muchas más profundas derrotas históricas, nos llevaría a muchos más profundos abismos que éstos, donde hemos caído en estas últimas décadas del siglo XX latinoamericano y caribeño. Se cumplen 30 años de la Comunidad Andina, yo recuerdo levemente que estaba estudiando bachillerato aún y no pensaba ser militar. Pensaba ser pelotero, beisbolista, y por eso me fui al ejército y aquí vamos, pero el camino como que se va torciendo, se va haciendo como los ríos a mil. La Comunidad Andina nació de aquel “Acuerdo de Cartagena” en 1969. Hablamos de tres décadas, pero que décadas nos ha tocado vivir a los latinoamericanos, a los caribeños y a todo el mundo, nuestra pequeña y trágica historia. Hoy estamos enfocando estas reflexiones. La década de los 70 fue la década aquella de los modelos de sustitución de importaciones, fue la década aquella del dogma del Estado y de la planificación, unos dogmas muy rígidos que hicieron agua, no resistieron, como esas estructuras muy arcaicas que se desploman ante las fuerzas que avanzan. Aquello no resistió una década, se vino abajo. Luego entramos a la década de los 80, la década perdida. Así la llaman algunos historiadores, estudiosos de la ciencia económica y social; para nosotros parecía un eslabón perdido, claro que nada se pierde y todo se transforma, pero así la llaman: “la década perdida”. Una década de incertidumbre y de grandes crisis, por la crisis de la deuda que barrió con el continente, desde México hasta Argentina. Fue la crisis de la caída de
217

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

un dogma, de un modelo y de la búsqueda hacia dónde vamos. En Venezuela hizo explosión una crisis que venía cuajándose por debajo de la tierra y allá en 1983, en el recordado viernes negro, donde Venezuela, como el Titanic, chocamos con el iceberg y comenzamos a hacer agua. Luego entramos a la década de los 90, también con grandes incertidumbres. Esta década que está terminando es una década de grandes crisis políticas, hasta militares, con guerras internas y externas en nuestro continente. Creo que en esta década de manera peligrosa, pudiera decir yo aunque quizá es exagerado el calificativo, permítanmelo, les ruego, en esta década de los 90 pareciera que sustituimos un dogma por otro; el dogma aquel de la sustitución de importaciones por el dogma de la mano invisible del mercado. Bien decía Jamil Mahuad Presidente de Ecuador, en su discurso de toma de posesión que yo leí por Internet y lo repetí en Caracas el 2 de febrero, tomándole prestada la frase: “La mano invisible del mercado sí, pero hace falta la otra mano, la mano visible del Estado”. No podemos sustituir un dogma por otro dogma: libre mercado y mano invisible que lo arregla todo. El resultado no dice eso. Todos nosotros hemos estudiado las ciencias, esas prácticas de mirar de lo empírico, mirar la realidad y comprobar que esto es madera. Hay que tocar, cuando uno ve la madera que se hunde, piensa en esa miseria terrible y creciente que ni se está acabando ni está disminuyendo. Hablo por Venezuela para muestra un botón: 80% de pobreza, casi 20% de desempleo, más de la mitad de los niños fuera de las escuelas, los ancianos en las calles, pidiendo pensiones justas, porque no les alcanza ni para comer ni una vez al día, ancianos que trabajaron toda su vida, cada día más niños abandonados en las calles ese no puede ser el camino, no puede ser el dogma del neoliberalismo salvaje, es eso, salvaje, son palabras de su santidad el Papa Juan Pablo II. No podemos sustituir un extremo, un dogma por otro. Ese es nuestro criterio y ese es el mensaje que traigo a nombre de mi pueblo, de Venezuela, del pueblo también de ustedes. Tenemos que inventar nuestros propios modelos. Ahora que vamos a entrar en la cuarta década, tratemos de que no sea la década dogmática. No podemos volver atrás, hacia aquella dictadura de la planificación centralizada o de encerrarnos en nosotros mismos. Tampoco podemos
218

DISCURSOS PRESIDENCIALES

permitir que esta década que viene sea perdida como la de los 80, pero tampoco podemos seguir por el camino de un dogma que nos quieren inyectar como terrible veneno. Simón Rodríguez, aquel maestro filósofo bolivariano también lo decía por allá en 1828, en las costas del Perú, de Bolivia y del Ecuador, donde fue a transitar sus últimos años. Decía: “la América española no puede seguir copiando modelos: o inventamos o erramos”; es decir, sino inventamos, estamos errando. Estamos obligados a inventar, a reinventarnos nosotros mismos, a revisar las tragedias, los caminos y las glorias, porque también tenemos glorias por donde hemos pasado. Creo que en este ámbito, en este marco, es muy importante la autocrítica y el reconocimiento de los 30 años, como dicen los pioneros como el que hoy oímos con mucha atención. Hay que reconocer con orgullo los avances: una zona de libre comercio, un arancel externo común y el hecho que estemos aquí 30 años después, eso es ya un triunfo. Hemos sobrevivido y eso ya es bastante en este mundo. Y tenemos avances: se ha incrementado el intercambio comercial, como dijo Sebastián Alegrett, hemos avanzado en algunas áreas y seguiremos avanzando sin duda. Pero creo que es conveniente que revisemos el mapa, la brújula, las coordenadas y orientemos bien por dónde vamos ahora, que estamos como recomenzando no solamente una nueva década, un nuevo siglo, un nuevo milenio incluso. Es conveniente hacerlo, ese es el marco y el espíritu que aquí se respira y esto nos llena de optimismo, de fortaleza, porque estamos de verdad reinventádonos y buscando esos nuevos caminos. Estuvimos revisando el Acta del Consejo Presidencial y estamos de acuerdo en todo lo que ahí se expresa, pero pudiéramos hacer algunos aportes para la discusión franca y abierta, como deben ser las discusiones entre hermanos, y aquí estamos todos hermanos, incluyendo los amigos de la Unión Europea, cuyos saludos nos alienta y lo retornamos. Se plantea ahora hacia el futuro un plan de acción 1999 - 2000 en el Consejo de Cancilleres. Creo que es muy corto el plazo, que la mirada se queda muy corta. Un gran latinoamericano al que tuve el honor de conocer un día en la Pampa de la Quinua, allá en Ayacucho, siendo muy joven, el general Omar Torrijos Herrera, decía una frase que nunca olvido: “no importa que avancemos aunque sea un milímetro pero en la dirección correcta”.
219

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Hay que utilizar las luces cortas y las luces largas, todo eso estudiábamos los cadetes siendo muy jóvenes. Me permito sugerir que hagamos un plan de acción con las luces largas. El 2000 está allí mismo. Qué podemos hacer nosotros en el 1999 y en el 2000? Creo que hay que mirar lejos. Una década al menos y pensar un plan de acción 2000 al 2010. Creo que es urgente que nosotros lo enfoquemos así, miremos largo y cuidado si más allá, pero al menos esa década. Es una de mis humildes sugerencias. Igualmente en el acta, en la propuesta de acuerdo, se plantea la necesidad de formar y consolidar un gran espacio económico, avanzando más allá de la zona de libre comercio, para crear un mercado común. En nuestro humilde criterio y tomando la frase bolivariana de las murallas de 1812, creemos que es conveniente que avancemos audazmente hacia lo político, creo que mucho más impor tante, mucho más prioritario, mucho más urgente que la conformación de ese necesario espacio económico es la conformación de un sólido bloque, de un sólido espacio político. La idea ha surcado estas tierras durante dos siglos y recientemente la hemos oído aquí, en Colombia se ha discutido mucho al respecto. ¿Será posible que un plan de acción política que arranque en el año 2000 hasta el 2010 o el 2020, nosotros podamos conformar, para dejar como una herencia de este paso por la tierra y por este tiempo, esa idea de una Confederación de Estados de América Latina y el Caribe?. Sueño acaso con la Europa y la Alemania reunificada y ese ejemplo y esa moneda única y esos acuerdos en el orden político, creo que tenemos que aspirarlo más, poner ese tope máximo como límite y trabajar muy duro por ello, porque ciertamente la Comunidad Andina de Naciones es un paso pero recordemos que seremos andinos para siempre, naciones iguales, porque sí hemos avanzado algo, miremos nuestros estados y nuestras instituciones. Proponemos avanzar audazmente hacia la conformación de un gran espacio político, un sólido bloque político, social y económico. Es un gran logro incluir la Agenda Social porque no ha sido muy desarrollada en estas tres décadas. ¿Cómo solucionar los dramas de nuestros pueblos en salud, en seguridad social y en educación? ¿Será que los vamos a solucionar dentro de este modelo al que ya me he referido de neoliberalismo salvaje que muchas veces nos quieren imponer desde fuera?
220

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Yo creo que no, que en ese marco no hay solución al drama social. Creo que es urgente buscar soluciones. En esa Agenda Social es urgente cambiar parámetros porque el incremento de la deuda social, el incremento de las tensiones sociales hacen o ponen muchas veces en peligro la estabilidad social, política e interna de cada país. Esa reflexión me parece muy conveniente que la hagamos. Nosotros aportamos algunas ideas, ustedes saben que en Venezuela hay un proceso interno, profundo, de transformación. Hay un pueblo que resucitó de sus cenizas y está impulsando un proceso revolucionario, porque se trata de cambios estructurales de un sistema político que se agotó, que durante estas cuatro décadas hundió al país en una crisis sin precedentes. Hay un proceso constituyente en marcha, un reacomodo de fuerzas sociales, políticas y la bandera bolivariana vuelve a resurgir con mucha fuerza, por allá en esas tierras nuestras. Aportamos entonces esa idea de una integración o globalización en tres dimensiones. La integración interna de nuestros países, sin por supuesto pronunciarme por respeto a todos los hermanos países, la de la Comunidad Andina, pero creo que internamente tenemos que integrarnos también, porque la reflexión áquella es muy válida. ¿Cómo podemos integrar a otro cuerpo, un cuerpo que este desintegrado? Por eso siempre he aplaudido el gesto valiente, noble, del Presidente de Colombia Andrés Pastrana en torno a impulsar las políticas de paz y respetando profundamente lo que ocurre dentro de Colombia, sin embargo, hemos manifestado en reiteradas ocasiones nuestra voluntad de contribuir con lo que podamos al proceso de paz en Colombia. Y aquí en el marco de la Comunidad Andina de Naciones lo ratificamos porque es un clamor de nuestro pueblo. El pueblo venezolano ama al pueblo colombiano, igual el pueblo colombiano ama al pueblo venezolano. Somos el mismo pueblo, igual que los demás pueblos de América Latina y del Caribe. Más integración social hacia dentro de cada país es fundamental para que ese gran espacio sea sólido de verdad, para que las bases del edificio no estén carcomidas y una integración de nuestro continente que vaya más allá de la Comunidad Andina, y creo que ahí tenemos que pisar también mecanismos de aceleración: con el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), con la Cuenca Amazónica, con la
221

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Comunidad del Caribe y saludo a los representantes de los países del Caribe igual que al del MERCOSUR. Pues aquí estamos llamados a conformar un gran bloque de fuerza para enfrentar ese mundo multipolar del siglo XXI. No puede ser bipolar, mucho menos unipolar. Tenemos que hacerlo pluripolar y aquí por todas las condiciones geográficas, humanas, históricas y potenciales, nosotros estamos llamados a conformar uno de los polos de fuerza de poder en las puertas del siglo XXI. Tenemos las condiciones para serlo, avancemos unidos y en ofensiva en esa dirección. Nosotros aportaremos todo nuestro esfuerzo. Estamos comenzando este proceso en Venezuela, 113 días apenas han pasado de este nuestro gobierno que no es un nuevo gobierno. Es el comienzo de una nueva etapa en Venezuela, no es un cambio de gobierno lo que ocurrió en Venezuela, ustedes, estoy seguro que así lo intuyen o lo saben, con toda nuestra voluntad estamos aquí para impulsarnos. Yo, igual que mi esposa Marisabel, es la primera vez que vengo a Cartagena de Indias y espero volver. Mañana partiremos, pero claro que ya había venido hace años navegando en las letras inmortales de Gabriel García Márquez, en ese laberinto del general en el cual andamos nosotros todavía, andamos rozando ese laberinto. Anoche lo recordaba releyendo algunas líneas...Cuando Bolívar llega aquí camino a su cita de Santa Marta, el 17 de diciembre, lo llevó al Convento de la Popa y pasó aquí varios meses y como dice Gabriel García Marquez cuando Bolívar se fue de aquí, el 1 de octubre de 1830, no iba como un fugitivo en derrota. Tal cual lo dice Gabriel, iba como un “general en campaña”, ya tocando y rozando la muerte seguía tocando a unidad y a ofensiva. Hoy creo que esa es la consigna bolivariana para todos: unidad es nuestra divisa y ofensiva hacia un siglo que tiene que ser mejor para nuestros pueblos. Señores, un honor, muchas gracias.

222

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DEL ACTO DE INSTALACIÓN DEL “FORO CONSTITUYENTE”
Teatro de Corpoindustria, Maracay, estado Aragua 23 de junio de 1999

Venir a Maracay de nuevo, venir a Aragua de nuevo es venir a sentir otra vez, tantas cosas aquí en el alma, tantos recuerdos y sobre todo, a recibir tanto calor del pueblo noble y trabajador de Aragua, de este epicentro del país, de estos Valles de Aragua donde fue naciendo, sin duda, la idea de libertad. Y digo esto porque en estos Valles de Aragua fue creciendo Bolívar, en estos Valles de Aragua se hizo Cadete Simón Bolívar a finales del siglo XVIII. Su padre fue Coronel y era Jefe de las Milicias de los Valles de Aragua y aquí se hizo Cadete Bolívar y se hizo Oficial y aquí convivió y aquí sufrió la pérdida de su esposa y, en una ocasión llegó a decir Bolívar, muchos años después, hablando de Aragua y de aquellos años, que si su esposa no hubiese muerto, él no hubiese sido Alcalde de San Mateo. Pues venir a Aragua de nuevo es sentir todo eso. Yo siempre lo digo, yo no nací en Aragua pero me siento aragüeño, y no es un decir nada más, no es por decirlo sino porque como lo he manifestado en varias ocasiones, yo aquí en Aragua y en esta Maracay, de tantos caminos he vivido intensamente parte de mi vida. Aquí en Aragua me hice paracaidista. Siempre digo que aprendí a conocer Maracay desde arriba. Aquí en Maracay me casé, aquí nació hace veinte años ya, Rosa Virginia, aquí me hice soldado blindado. Aquí fundamos el Movimiento Bolivariano y aquí nos alzamos en armas el 4 de febrero de 1992. ¿Cómo no va uno a amarlos a ustedes y a esta tierra? Así que vengo de nuevo lleno de amor, de optimismo, de fuerza, de voluntad, gracias a Dios y ese optimismo y esa voluntad y esa fuerza, no es mía, verdaderamente no es mía, yo soy apenas un conductor como un cable por el que pasa energía eléctrica. Son ustedes los que me dan esa fuerza, ese optimismo, esa energía, ese coraje. Gracias a Dios lo recibo y lo transmito. Quiero saludar a todos aquí en esta sede de Corpoindustria que está de pláceme, está de
223

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

aniversario, Francisco Mieres, su director, su líder, y todo su equipo directivo, mi felicitación y sabemos el esfuerzo que están haciendo contra tantas dificultades, contra una situación de quiebra de las instituciones, nosotros tenemos que rehacer las instituciones con mucha moral, con mucho coraje, con mucha disciplina, con mucha constancia, con mucho trabajo. Adelante, Francisco y todo su equipo y felicitaciones a Corpoindustria. Mi saludo también a todos los representantes de diversos sectores: políticos, sociales, económicos, que están aquí representados esta noche. Aquí tuvimos el montaje, digámoslo así, de dos actos en uno. Sé que han estado hablando de la Constituyente Económica y del Proyecto Económico y ese es uno de los grandes dramas que tenemos, pero poco a poco iremos saliendo de este sótano, de este abismo al que nos ha traido una indefinición, una falta de estrategia, una falta de gobierno, una falta de rumbo económico. Venezuela perdió el rumbo hace más de veinte años en lo económico, también en lo político, también en lo social, también en lo moral. Nos perdimos completamente, perdimos todos los rumbos, ahora, creo firmemente, que hemos conseguido el rumbo y estamos impulsando una salida a lo económico, a lo político, a lo social, a lo moral, una salida verdadera, la estamos construyendo porque no existe, no está construida. El camino hay que hacerlo, como dice aquella vieja canción “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Nosotros andamos haciendo camino con el alma, con los huesos, con las manos, con el pellejo, con todo, con las uñas. Abriremos camino, haremos camino, ya no para nosotros, nos iremos quedando en el camino. Detrás vendrán esos niños, esa cara de felicidad y alegría. Esos niños tienen necesidad de Patria. A nosotros nos robaron la Patria, ahora, aunque nos cueste la vida, tenemos que rescatarla para dejársela a ellos. Quiero dar un saludo cordial a toda esa gente que está allá afuera que no pudo entrar por falta de espacio en este auditorio de Corpoindustria, pero entiendo que le colocaron allá sonido y una pantalla también. Si me están viendo y oyendo un abrazo de parte nuestra, de todos los que estamos aquí dentro a los compatriotas que están afuera y que no pudieron entrar. Allá me capturaron y me querían secuestrar. O entramos contigo o te
224

DISCURSOS PRESIDENCIALES

quedas aquí. Yo les dije: lamentablemente debo entrar allá porque me están esperando y hay un compromiso, pero también estoy allá afuera con ellos y no sólo en la imagen de la pantalla sino en el alma, en el corazón. Igual a todos los pueblos de Aragua, a todos los hombres, mujeres y niños de la geografía toda del estado Aragua, desde las costas del Caribe hasta los límites de la sabana con el Guárico, esta inmensa tierra aragüeña ¡Qué grande es no sólo en extensión sino en capacidad de trabajo, de sacrificio! Y vaya mi saludo a todos, civiles y militares, hombres y mujeres, blancos y negros, ricos y pobres, llegó la hora de la unión nacional. Este es un momento de unión, de unidad. Nosotros o nos unimos de verdad o nos hundimos. Hemos venido hundiéndonos pero aún no hemos tocado fondo, pudiéramos ir más abajo, Dios no lo quiera, pero no dependerá tanto de Dios porque Dios nos dijo “Ayúdate que yo te ayudaré”. Anda con nosotros pero si nos cruzamos de brazos, igual, aunque Dios no lo quiera nos hundiríamos, pero no nos hundiremos. Ya basta de tanto hundimiento, de tanta miseria. Llegó la hora del renacimiento nacional, llegó la hora de la resurrección de Venezuela y lo haremos nosotros. Yo lo digo siempre: A nosotros nos toca ser enterradores y parteros al mismo tiempo. Tenemos que enterrar un viejo régimen bien hondo y que más nunca nazca de sus cenizas bien hondas esta tragedia que hemos vivido en los últimos 40 años. Que más nunca vuelva a venir a Venezuela un régimen como el que los adecos y los copeyanos levantaron durante medio siglo. Entonces, por una parte, los enterraremos bien hondo y los enterraremos, y así lo digo yo y que Dios quiera que así sea. Nosotros enterraremos y cuando digo enterraremos, ustedes saben que no me refiero a enterrarlos físicamente. No, a todos nos enterrarán algún día físicamente, pero me refiero a enterrarlos política y moralmente porque no tienen razón ya de existir como proyecto político, perdieron razón, perdieron esencia. Hay que echarlos de aquí. Ya está. Y por otra parte y al mismo tiempo, mientras estamos enterrando a unos, tenemos que ir pariendo, tenemos que ser parteros también. Doble tarea, terrible tarea pero hermosa, como decía Rómulo Gallegos de la
225

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

sabana. ¡Bella y terrible a la vez!. Así será nuestra vida. Terrible ha sido pero bella. Ahora, después de varios años, creo que llegó el momento. Como dijo Próspero Reverend, el médico aquel francés que atendió a Simón Bolívar en Santa Marta, cuando él se dio cuenta a la una y pocos minutos del mediodía del 17 de diciembre de 1830, que Bolívar ya estaba expirando, se asomó al corredor largo de San Pedro Alejandrino y le dijo al pequeño grupo de militares y civiles que estaba allí: “Si quieren presenciar los últimos momentos de Su Excelencia, llegó la hora” y los invitó a pasar para que lo vieran morir en paz. Igual, yo digo como Próspero Reverend “si quieren presenciar el último aliento del Pacto de Punto Fijo y si quieren presenciar el primer aliento del Nuevo Proyecto Nacional Bolívar, del Nuevo Proyecto de la V República, llegó la hora. Ahora es, es ahora. Llegó la hora, llegó el momento cumbre durante tantos años buscado, durante tantos años esperado”. Hemos esperado mucho este momento, muchos años. Este ha sido un camino largo, difícil. En este camino ha habido, como diría Winston Churchill, en este camino ha habido sangre, ha habido sudor y ha habido lágrimas y ojalá que lo que quede sea sudor y lágrimas y que no haya más nunca una sola gota de sangre en el camino de reconstrucción del país. Dependerá mucho de lo que hagamos ahora, pero cuán largo ha sido este camino. Decía ese gran venezolano que fue Argimiro Gabaldón “qué largo es este camino y qué duro”, pero ese es el camino, el camino para construir es como el camino de Cristo, qué duro, pero ese era el camino, el sacrificio por los demás, el verdadero amor por los demás se mide si tu eres capaz de morir por los demás y aquí estamos los que estamos dispuestos a morir por los demás. Decía yo que estamos en un momento cumbre, compatriotas, y decía también que hemos esperado mucho tiempo. Yo voy, en unas palabras no muy cortas, ustedes saben que yo nunca hablo cortico, primero, porque tengo tantas cosas aquí dentro, tengo tantas cosas aquí que más bien tengo que hacer un esfuerzo por ordenarlas sobre el camino y que las palabras reflejen, de verdad, de manera ordenada, que pueda hacerme entender por todos, que no caiga en contradicciones o confusiones. Dentro
226

DISCURSOS PRESIDENCIALES

del torbellino huracanado que cargo por dentro, le pido a Dios que me dé sabiduría para que mis palabras reflejen, ordenadamente, lo que siento con tanta pasión. Fíjense, estamos hoy a 23 de junio de 1999. Este último lapso, este último pedazo de siglo, el siglo XX que ha sido un siglo perdido para nosotros, sin duda, como cuando hay una pelea de boxeo, primer round lo ganó tal y lo perdió tal. Segundo round, empate, tercero, lo perdí; cuarto, lo gané. El siglo XX lo perdimos nosotros, 100 años, lo perdimos. El balance final es perdido, terminamos el siglo con 80% de pobreza. Hace 100 años no había tanta pobreza en Venezuela. Terminamos el siglo con los niños abandonados, más de la mitad de los niños no están en la escuela, más de la mitad de los adolescentes no están en la escuela. Terminamos el siglo con un desastre social, económico, ético. Claro que lo terminamos, de todos modos, abriendo una puerta nueva y eso es lo grandioso del momento. Estamos, en esta última fase o década del siglo XX hemos visto cómo despertó un pueblo y eso es grande, eso no ocurre cada 100 años ni siquiera. De la manera como despertó el pueblo venezolano eso no se había visto en 100 años y eso no se debe a Chávez. No, jamás, yo no me atribuyo ni me subestimo, pero tampoco me sobreestimo. Nosotros lo que hemos hecho es jugar un pequeño papel de acelerador, de estar en el momento adecuado, en un sitio adecuado para acelerar un proceso, pero el proceso le pertenece al pueblo. El proceso venezolano de la última década del siglo comenzó cuando terminaba la década de los 80, es decir, la penúltima. Desde los 60 aquí se instaló un régimen que se fue pudriendo poco a poco. La década de los 60, incluso me decía hace poco un General retirado y aquí está el General Comandante de la División y la Guarnición de Aragua, un saludo para todos mis hermanos de armas que andan encendidos de amor por la Patria, trabajando con los pueblos por todas partes. Ese es el signo heroico del Ejército de Bolívar y de las Fuerzas Armadas. Ejército y pueblo unidos y con Dios al frente: ¿Quién contra nosotros? Les decía que más allá de ese signo bolivariano, siempre hemos visto y pudimos apreciar cuando estábamos en los cuarteles, cómo se fue despertando ese proceso del que estoy hablando. Les decía que en los 60 hubo un grupo de venezolanos que se fue al monte y ahí es cuando
227

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

comentaba que un General, retirado ya que peleó contra la guerrilla en los años 60 ¿sabes lo que me dijo, Fernando Alvarez Paz, hace poco? Me dijo, ya con su pelo blanco, el Coronel Prieto, me dijo: Chávez, a veces que esa gente que se fue al monte tenía razón cuando se alzó contra Betancourt. Claro que tenían razón. Tenían razón para alzarse los militares del Porteñazo, del Carupanazo y los que se fueron a la montaña. Tenían razón, señores. Ellos sí vieron a tiempo el desastre y tuvieron el coraje de irse a la montaña con fusiles viejos, con sus sueños y muchos se quedaron por allá y claro que las Fuerzas Armadas cumplieron con una misión. Fueron a defender la democracia, pero resulta que mientras a los militares los mandaron o nos mandaron, yo viví en los 70, mi promoción salió de la Academia Militar el año 75 y me correspondió ya no guerrilla en sí, había algunos reductos de guerrilleros en Oriente y allá fui a parar a Anzoátegui, a Sucre, unos seis meses a un campo antiguerrillero, ya no había guerrilla, algunos grupitos, repito, pero mientras los militares andábamos en la montaña enfrentados a la guerrilla, empezaron los adecos y los copeyanos a clavar sus garras, a robar, a saquear al país. Esa es la verdad. Llegaron los años 80 y los militares comenzamos a buscar rumbo, a pensar un poco. Vamos a ver qué pasa aquí y el país hundiéndose y al final de los años 80 ocurrió la primera erupción, la primera irrupción del poder de un pueblo cansado ya de tanta miseria, engaño, frustración. Anteayer estábamos en una misa inaugurando la Capilla de Fuerte Tiuna y la Palabra del Día, la Palabra de la Biblia se refería, casualidad, a aquel instante cuando Cristo entró en Jerusalén y se fue al Templo y tomó el látigo y sacó a latigazos a los mercaderes del Templo. Él, engendrado por Dios, él que vino a traer un mensaje de paz y de amor, él a quien golpeaban en la mejilla y volteaba y le daban en la otra, él a quien escupían el rostro y se limpiaba y no se ofendía, sin embargo, se ofendió cuando vió el Templo tomado por los mercaderes. Igual pasó aquí, el templo de la Patria fue tomado por los saqueadores, por mercaderes que lo convirtieron en un prostíbulo, y en una cueva de ladrones y de bandidos y de mafias. Por eso, también tuvo razón el pueblo cuando, ofuscado y cansado y sin conseguir salida, salió a las calles el 27 y 28 de febrero de 1989, a buscar caminos y el pueblo venezolano, valiente y corajudo, como siempre ha sido, aportó una prueba
228

DISCURSOS PRESIDENCIALES

de sacrificio. Dieron su vida muchos hombres, mujeres y hasta niños que murieron tristemente ametrallados por las balas de las Fuerzas Armadas. Aquel día terrible, terrible fueron esos días, cuando un poder ya ilegítimo, ante un pueblo alzado pero desarmado, llegó al extremo de enviar soldados con ametralladoras y con fusiles a masacrar al pueblo. Pocas veces se ha visto eso en la Historia de la América, en la de Venezuela, jamás. Entonces, resulta que ahí comenzó este proceso. Desde mi punto de vista, el proceso constituyente comenzó en Venezuela de manera visible, el 27 de febrero de 1989, un pueblo que se cansó y salió con coraje a decirle al mundo: “Aquí está el pueblo de Bolívar, hasta cuándo nos van a saquear, hasta cuándo nos van a traicionar”. Los muertos y desaparecidos del 27 de febrero del 89 son verdaderos mártires del futuro del país. Dieron su sacrificio, su vida y con ello dieron una bofetada a muchos que estaban dormidos. Ese proceso ahí despertó. Este que estamos viviendo nosotros. De aquellos polvos vienen estos lodos, de aquellos vientos vienen estos huracanes. La Historia es así, es como un río, no se detiene nunca, es un río que da vuelta como el agua, el agua que se evapora y va a las nubes y vuelve a caer y corre por el río, llega al mar, se vuelve a evaporar y así dura siglos, el agua nunca desaparece. Así es la Historia, nunca se detiene. Luego de aquella irrupción del poder constituyente del pueblo despertado, aquello puso a reflexionar a mucha gente y tres años después, vino otra irrupción del poder constituyente, porque los militares patriotas que somos la inmensa mayoría, después del 27 de febrero, decíamos en los cuarteles que nos había caído la maldición de Simón Bolívar, porque ciertamente, Simón Bolívar un día dijo: “Maldito sea el soldado que vuelva las armas contra su pueblo”. Pues a nosotros nos cayó la maldición bolivariana y alguien tenía que salir a purgar aquello y nos tocó a nosotros y Aragua fue epicentro de lo que ocurrió en 1992. Cuatro de Febrero de 1992. Segundo gran acontecimiento de esta última década después del Caracazo. Fue también la manifestación del mismo poder, ya no fue el pueblo sin armas, ahora fue el pueblo con armas desde los cuarteles, desde el Cuartel Páez, desde el Cuartel Freites, desde el Fuerte Tiuna, salió el pueblo uniformado portando fusiles y una bandera. Eso fue lo del 4 de Febrero, la continuación del mismo proceso.
229

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Luego, en el mismo año, el 27 de noviembre de 1992. Segunda rebelión ¡Y qué cosa! Aragua fue de nuevo el epicentro de la rebelión. Ahora, después de varios años desde el 92, el proceso continúa, a veces se sumerge, pero vuelve a aparecer y ese proceso, esa fuerza desatada comienza a moverse como el agua buscando salida. Esa fuerza es el pueblo, esa fuerza son millones de seres: ustedes, los miles que están afuera y los miles que nos están viendo por televisión y nos están oyendo por radio, ese es el poder constituyente, es la soberanía de un pueblo. Debajo del Poder de Dios, ese es el más grande de los poderes: un pueblo despierto, en movimiento, buscando su bandera, buscando construirse a sí mismo de nuevo, después de 40 años de ignominia nadie va a frenar ese pueblo, nadie lo va a detener, nadie. Es imposible que se detenga una fuerza desatada de tal magnitud, es como una avalancha cuando se viene abajo ¿Quién la detiene? El que se atraviese lo arrolla, le pasa por encima y lo convierte también en avalancha, en más fuerza para la avalancha. Así ha pasado. Quienes se han opuesto a esta avalancha, resulta que han sido superados y ellos, sin darse cuenta, le han dado más fuerza a la avalancha. Como dice la señora, pero yo sólo agregaría eso: “nadie te detiene”. Sé que nadie nos detiene, porque es que Chávez ya no es Chávez, yo no soy yo. Chávez no soy yo, Chávez es un pueblo, Chávez somos millones de seres humanos en Venezuela y contra esa fuerza nadie va a poder. Fíjense, quiero que lleguemos al momento de hoy pero mirando hacia atrás un poco para ver de dónde venimos y de dónde viene este proceso para que entendamos todos o para que asumamos todos la magnitud del momento que estamos viviendo, para que no lo dejemos pasar, para que lo vivamos cada minuto, para que lo disfrutemos, porque hay que disfrutarlo. Las grandes victorias hay que disfrutarlas, cada paso, cada minuto, cada tic-tac del reloj.Yo me acuesto siempre tarde, llegan las tres de la mañana y aún estoy buscando hacer algo, no hay que buscar mucho siempre hay mucho que hacer, pero es que yo me acuesto a las tres de la mañana disfrutando cada segundo. A veces digo: ojalá no durmiera, que no me diera sueño para disfrutar más el momento que estamos viviendo, porque es grandioso el momento. Permítanme terminar rápidamente la visión que traigo desde 1989, 1992, 1994, 1995, 1996, fueron años difíciles, nos tocó cruzar un desierto.
230

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Claro, que nunca fue un desierto realmente, porque a pesar de que fuimos perseguidos, señalados, vilipendiados, sin embargo, siempre estaba allí el pueblo con su amor, con su apoyo, siempre. Nosotros pasamos cuatro años y medio de pueblo en pueblo, viviendo del apoyo solidario de la gente más humilde de Venezuela, del vaso de agua, de la taza de café, del chinchorro para que duermas, de la ropa para que vistas, del carro prestado para que viajes, así pasamos varios años, hasta que comenzamos a ver que subestimaron el poder de un pueblo. Pensaron que iban a seguir engañando a un pueblo, pensaron que iban a seguir amedrentando, atemorizando y manipulando a un pueblo y se equivocaron, por eso, la gran victoria del 6 de diciembre de 1998. Aplastante fue esa derrota que le dimos a todos juntos, como decía Alfredo “Peñonazo” Peña, que está con nosotros, candidato a la Constituyente, este es Alfredo Peña el propio, porque ahora están clonando a otro. Yo le decía a Alfredo que es tan bueno que lo están clonando. Decía Alfredo Peña, el propio “Peñonazo”, que la campaña electoral del año pasado fue insólita. Insólita, nunca se había visto lo que se vio, que se unieran todos, adecos y copeyanos y Proyecto Venezuela. Claro, yo le decía a él que no es que se unieron, todos, en el fondo, son lo mismo, ellos están unidos, son caimanes del mismo pozo y llegaron a su pozo, llegaron al último pozo de su trayectoria porque este es su último pozo. Hasta aquí llegaron, hasta aquí los trajo el río. Yo acepté ser candidato a la Presidencia y acepté fundar un partido político que es el Movimiento V República y acepté, como aceptamos, una alianza que terminó siendo el Polo Patriótico, con diversos partidos y grupos políticos del escenario nacional, como el Movimiento al Socialismo, el Partido Comunista de Venezuela, el partido Patria Para Todos, el Movimiento Electoral del Pueblo, el Movimiento Solidaridad Independiente, y otros partidos más, nosotros aceptamos todo eso y yo, de primero, llamando a la gente a que lo aceptaran, hasta los más radicales. Yo recuerdo que había mucha gente que no quería ir a elecciones. Yo me quedé ronco viajando por el país en 1997, convenciendo a mi propia gente por qué ahora sí había que ir a elecciones, porque habíamos pasado dos años diciendo que no y por qué ahora sí. Y por qué si atacamos los partidos políticos ahora queríamos crear un partido político y por qué la alianza con el Polo Patriótico.
231

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Todo eso tenía una razón de fondo, estratégica, vital y yo lo dije siempre, no es ninguna sorpresa y ese fue mi mensaje central durante todo 1998. Yo voy a ser Presidente de Venezuela, con el favor de Dios y el apoyo del pueblo para llamar a un Rreferéndum y a una Asamblea Nacional Constituyente. Por eso es que a nadie puede extrañarle, como decía Isaías Rodríguez, candidato a la Asamblea Constituyente por el Estado Aragua y sé que va a ser un constituyente, a nadie puede ahora extrañarle que el Presidente Hugo Chávez siga al frente de la batalla. Ahora quieren que yo pase a la reserva, ahora quieren algunos que yo no hable, ahora quieren que yo ande con nadie, ahora quieren que yo me convierta en un ser congelado allá en el Palacio de Gobierno. No, yo seguiré en la primera fila de la batalla y no voy a estar congelado sino voy a andar echando candela por todas partes. Echando candela voy a andar por todas partes porque llegó la hora de las definiciones, porque ahora es cuando hay que orientar al pueblo en este momento cumbre de la historia y porque yo sé, compatriotas, que si nosotros y óiganme esto porque se los digo angustiado incluso, yo sé desde hace tiempo, desde hace tiempo lo sé muy bien, si nosotros no logramos darle salida pacífica a este drama, ese pueblo se va a alzar de nuevo y nos va a pasar por encima. Esa fuerza desatada desde hace diez años que anda buscando salida para una situación distinta, si no somos capaces de organizarla como hemos venido haciéndolo, si no somos capaces de llevarla, de conducirla, de liderizarla, esa fuerza se va a desatar de nuevo. Que Dios no lo quiera, pero en Venezuela, lo he dicho de muchas maneras y lo he dicho desde Washington hasta París y lo he dicho desde México hasta Buenos Aires, yo recibí una bomba de tiempo que está activada tic-tac, tic-tac y estamos tratando de desmontarla para que no nos explote en el rostro, pero Venezuela es una bomba de tiempo por la miseria, por el hambre, por el desempleo, por la desnutrición de los niños, por el drama más profundo que pueblo alguno haya vivido en tanto tiempo. Por eso, yo, que cada día creo más en Dios, será porque lo necesito cada día más, todos los días le pido paciencia, coraje, voluntad y sabiduría para orientar el rumbo y es lo que trato de hacer. Ahora, después de tantos años, tantos dolores, sufrimientos, cárceles, sangre, hemos llegado a este momento. Como ustedes saben, yo
232

DISCURSOS PRESIDENCIALES

estoy cumpliendo con un compromiso. El pueblo venezolano me mandó, yo soy un mandadero. Hay un mandato que el pueblo dio el 6 de diciembre: “Votamos por tí, Chávez, pero para que cumplas con lo que ofreces”. Y yo estoy aquí para cumplir lo que ofrecí o para morir en el intento. No tengo alternativas. Y eso se los digo con mucha claridad a mis adversarios, se lo digo con mucha claridad a los que pretenden desviar, a los que pretenden confundir, y que amenazan con abrirme un juicio, con meterme una multa porque ando hablando de la Constituyente y diciendo cuáles son mis candidatos, que lo hagan si quieren. Yo no voy a dejar de hacerlo, que hagan lo que ellos crean más conveniente, eso sí, que asuman su responsabilidad, que cada quién aquí asuma su responsabilidad. Yo estoy tratando de asumir la mía. Compatriotas, estamos a 31 días del 25 de julio. ¡Cuánto no se ha esperado para esto! Yo, de verdad, no pensé que íbamos a llegar tan pronto a las elecciones de la Constituyente. Aún siendo Presidente Electo en diciembre, yo tenía y sigo teniendo mis propios cálculos. Yo no pensé que iba a ser tan rápido el proceso, pero el proceso va rápido en revolución porque hay mucha fuerza en la calle y porque nadie va a parar eso, 15 impugnaciones le hicieron al decreto que firmé el 2 de febrero tratando de frenarlo, tratando de desviarlo pero no pudieron. De todo han tratado de hacer para tratar de confundir a la gente y fíjense, a 31 días de la Asamblea Constituyente, yo llamo a todos a que nos pongamos las botas de combate y vamos a la batalla. Nadie puede quedarse fuera de la batalla, pero no sólo esperando pacientemente el 25 de julio para ir a votar, es que quedan 31 días con 31 noches, compatriotas. Yo le hago un llamado a todos los que estamos aquí en este escenario, los que están afuera en la calle y los que están en su casa viendo televisión o donde quiera que estén, oyendo la radio, oigan bien, como dice la Biblia: “el que tenga ojos que vea y el que tenga oídos que oiga”. Cada minuto que pasa, cada día que pasa vale oro para este proceso. De lo que nosotros hagamos en estos 31 días, puede depender el próximo siglo, de que perdamos o no perdamos el próximo siglo, porque nadie, en ninguna parte está escrito que Venezuela va a ganar el próximo siglo. De lo que nosotros hagamos en estos 31 días y el 25 de julio, dependerá grandemente la vida de los niños que aquí están y de los que no han
233

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

nacido, que están todavía en nuestra sangre y que nacerán, los nietos, los bisnietos de nosotros. De lo que hagamos en 31 días, en resumen, va a depender, yo no tengo dudas, 100 años de la historia que viene de Venezuela. Por eso quiero llamar a todos a la reflexión. Esto no es una elección más lo que viene, no se trata de una competencia entre partidos a ver quién mete más candidatos, no se trata de decir que yo estoy de acuerdo con aquél pero con aquél no. No, esto es mucho más importante, esto es casi sagrado, se trata de un pueblo que tiene una oportunidad y un pueblo que tiene que marchar, ahora más que nunca, unido aunque no esté de acuerdo con todo lo que se esté planteando. Unido desde ahora mismo para trabajar. Yo, por ejemplo, estoy llamado a todos los venezolanos a votar, preocupado sigo porque el día del referéndum del 25 de abril, ciertamente resultó el “Sí” ganador con un 92%, pero hubo mucha gente que no fue a votar, 60% de los que tenían que ir a votar, no fueron. Eso no puede repetirse el 25 de julio. De 100 que tienen que ir a votar, deben ir 100 a votar, todos, sin excepción, tenemos que ir a votar. Ustedes saben que mientras más abstención haya, menos votos tendremos nosotros, porque 80% de la población está de acuerdo con nosotros. Así que le hago un llamado a todos, a cada uno de ustedes, asuman una responsabilidad, vayan a votar en llave. En llave significa que cada uno de ustedes, desde hoy, comience a buscar uno, solo una persona más de los que no fueron a votar el 25 de abril, llévenlo, convénzalo con la palabra, con el ejemplo, díganle, sáquenlos de su ignorancia o de su confusión o de su miseria o de su hueco donde esté y levántelo como decía Bolívar en Cartagena: “Volemos, pues, a salvar a nuestros hermanos de la oscuridad y de las cadenas de la opresión”. Háganlo. Cada uno tiene que hacerlo, es el futuro de todos lo que está en juego. Vayamos a votar en llave el 25 de julio. Busquen, de verdad, cada uno dedíquese a buscar a uno, uno solo y convénzalo. Si no tiene comida para ir, ayúdenlo, porque hay mucha gente que no tiene ni para comer. Organicen ustedes equipos para motivar a la gente a votar y para llevarlos a votar. Nosotros no vamos a gastar dinero del gobierno para eso, no, como lo han hecho en otras ocasiones otros partidos y otros movimientos. No, tiene que ser el mismo pueblo el que se organice. El que tenga un vehículo, póngalo a la orden ese día,
234

DISCURSOS PRESIDENCIALES

organicen equipos de transporte para ir a buscar a la gente a los barrios donde viven aquellos que no tienen ni para comer. Organicen equipos logísticos para apoyar con comida a los que van a estar en las mesas de testigos electorales. Tiene que ser una gran operación, un gran esfuerzo de todos para ir a votar todos. En segundo lugar, para saber cómo van a votar, porque en estas elecciones va a haber un grupo grande de candidatos. Va a haber una boleta que aún no ha salido pero va a salir pronto. El Consejo Nacional Electoral debe sacarla pronto, esa boleta electoral va a tener, por un lado, una lista de candidatos nacionales. Por el otro, o en otra parte de ella misma, un listado de los candidatos regionales de todo el país. Ustedes tienen que saberlo muy claramente y tienen que enseñarlo a los demás, enseñarle a todos, a los que no saben leer y escribir tienen que enseñarles cómo. Yo recuerdo cuando el Coronel Humberto Prieto, cuando usted era nuestro jefe en el Batallón “Bravos de Apure” y llegaban aquellos muchachos, muchos soldados que eran analfabetas y había que enseñarlos a manejar un tanque de guerra y no sabían ni manejar bicicleta muchos de ellos. O había que enseñarlos a disparar un tanque y a manipular elementos electrónicos, visores a través de binoculares con números y fórmulas. Uno se las inventaba, pero esos muchachos aprendían a manejar su tanque y a dispararlo. Igual, el que no sepa leer y escribir tienen que enseñarlo, pero háganlo ya. Tienen que reproducir las boletas y tienen que reproducir volantes, folletos, instructivos, que no se quede nadie sin saber. Primero, nadie sin ir a votar. Y segundo, sin que sepa bien cómo va a votar. Recuerden una cosa: a nivel nacional habrá más de 100 candidatos. 200 candidatos, pero nosotros, en el Polo Patriótico hemos inscrito 20 candidatos y ustedes, los venezolanos, cada uno tendrá derecho a votar sólo por diez candidatos de esos ciento y pico y dentro de esos ciento y pico, 20 que inscribimos en el Polo Patriótico. Tenemos que meter los 20, los 20 que inscribimos, los 20 tienen que ir a la Constituyente a nivel nacional. Ustedes ya conocen a algunos de ellos. Mi esposa, Marisabel, es candidata nacional a la Asamblea Constituyente y desde mañana comienza su campaña por todo el país, a hablar con la gente, a decirle a la gente
235

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

cuáles son los candidatos que apoyamos en todo el país y en cada región. “Peñonazo” Peña, candidato a la Constituyente a nivel nacional. Yo le digo ahora “Peñonazo” Peña porque hay otro Alfredo Peña que ahora Henrique Salas Römer inscribió por ahí para tratar de confundir a la gente. Se van a quedar con las ganas porque la gente va a votar por Alfredo Peña, el propio, el “Peñonazo”. Yo, de verdad, siempre defendí la tesis de que no se incluyeran los símbolos partidistas en la boleta electoral, pero yo lo hacía de buena fe. Ahora, resulta que estos señores adecos, copeyanos y Proyecto Venezuela también nos tomaron la palabra, pero de mala fe. Ellos lograron, incluso, en la Corte Suprema de Justicia, la Corte decidió en contra de un grupo de venezolanos que no saben leer ni escribir y pidió un derecho para que incluyeran los símbolos de los partidos para que la gente sepa por quién va a votar. Es un derecho que tiene la gente, no se le puede negar información. Pero ahora sí entiendo yo porque adecos, copeyanos, Proyecto Venezuela, estuvieron de acuerdo en que no hubieran símbolos. Están ahora buscando clonarnos, están buscando gente que tenga el mismo nombre, por casualidad, de algunos candidatos nuestros, para meterlos ahí como el caso de Alfredo Peña. Hay un señor que se llama Alfredo Saba Peña que, incluso, hemos detectado y esa información me la dio hoy Alfredo “Peñonazo” Peña que está aquí al frente, se ha detectado en el Consejo Nacional Electoral y esperamos que ponga orden en esto, que ese señor Alfredo Saba Peña, que está casado con una dama muy cercana a Salas Römer, metió las planillas con una firma tachando el nombre de Salas Römer y encima le pusieron el nombre de él. Eso es un plagio, y si eso es verdad, el CNE no debe aceptar esa candidatura porque eso es un plagio, pero están tratando de meterlo allí para confundir a la gente porque como no hay símbolo partidista, va a aparecer la lista de las personas: Alfredo Peña y en otra parte, Alfredo Peña y a lo mejor aparecen juntitos porque como es por lista de apellidos: Peña, Alfredo, Peña Alfredo. Están buscando confundir a la gente. Hoy hay que hacer un reconocimiento. El CNE parece ser, aún no lo he confirmado, que hoy decidió, porque habían hecho otra cosa, habían prohibido colocar la foto de los candidatos en el tarjetón. Todo eso es una
236

DISCURSOS PRESIDENCIALES

manipulación para tratar de que la gente vaya a votar y se confunda con unas listas muy largas, sin símbolos de partidos y sin foto. Me informa Alfredo, que hoy, el CNE decidió incluir una foto chiquitita, habrá que llevarse una lupa. Llévense una lupa y “ojo pelao”. Los dos ojos pelaos pero no se vayan a equivocar, no permitan que los engañen, que los manipulen. A nivel nacional mañana empieza la campaña electoral y nosotros hemos venido anunciando nuestros candidatos: Marisabel, mi esposa, es una candidata nacional; Alfredo Peña; Luis Miquilena ex-Ministro de Relaciones Interiores, ese es un tercer candidato nacional. El poeta de la revolución, Tarek William Saab, que está aquí con nosotros, candidato nacional a la Asamblea Constituyente; Pablo Medina, líder de Patria Para Todos, candidato nacional a la Asamblea Constituyente. Puros tanques de guerra. Que saquen los adecos sus tanques para pasarle por encima, si es que tienen tanques, yo creo que no le quedan sino unas chatarras. Aristóbulo Istúriz, candidato nacional a la Asamblea Constituyente. Ese es un tanque negro, ese es bueno para el ataque nocturno porque no lo ve nadie. Leopoldo Puchi, dirigente nacional del MAS y ex-Ministro del Trabajo y la Familia, cumplió un excelente trabajo en ese Ministerio. Decidió irse igual que Miquilena, igual que Peña, a la Asamblea Constituyente, a la candidatura nacional. Angela Zago, esta valiente mujer venezolana, escritora, poetisa, periodista valiente. Esa fue una de las que agarró un fusil y se fue a la montaña de guerrillera en los años 60 con Argimiro Gabaldón. Manuel Quijada, un viejo amigo constituyentista. Estuvo también alzado contra Rómulo Betancourt. Manuel Quijada participó en El Porteñazo, en Puerto Cabello, cuando la Marina de Guerra junto al pueblo de Puerto Cabello se alzó contra Rómulo Betancourt y también estuvo con nosotros ayudándonos el 4 de febrero y el 27 de noviembre. Estuvo en prisión, ustedes recuerdan. Manuel Quijada es un valiente venezolano y además, un abogado conocedor de toda la materia constitucional y un hombre que tiene años trabajando en lo que es el proceso constituyente. Bien merecido tendrá Manuel la elección a la Asamblea. Antes de nosotros alzarnos, ya andaba Manuel Quijada, yo no lo conocía en ese entonces, hablando en el Frente Patriótico, sobre la
237

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Asamblea Constituyente. Igual Ricardo Combellas, un venezolano de altos kilates que también conforma el Consejo Presidencial Constitucional, expresidente de la Comisión para la Reforma del Estado, Copre; Hermann Escarrá Malavé, ustedes lo conocen, era Senador por el Estado Barinas, renunció y se lanzó a la Constituyente y es uno de los venezolanos que más conoce el tema constitucional y cómo hacer una nueva Constitución es Hermann Escarrá. Debo decirles que es uno de mis maestros en esa materia y maestro de muchas generaciones. El dirigente del Partido Comunista y también un venezolano a carta cabal, honesto como pocos, Pedro Ortega Díaz, también está en esa lista. Un luchador de toda la vida, un hombre noble, humilde, valiente; Eustoquio Contreras, dirigente nacional del Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), ese movimiento que creó el Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa. Luis Vallenilla, el presidente de Fundapatria, decidió también venir con nosotros y es el Coordinador del Consejo Presidencial Constitucional trabajando a tiempo completo con el proceso constituyente. Guillermo García Ponce, legendario venezolano, luchador de tantos años. También de los que fue a la montaña a la lucha guerrillera. Un hombre noble, humilde, honesto, valiente; y entre otros, esos son los candidatos. Reyna Lucero, aunque fíjense, están los adecos y los copeyanos y Proyecto Venezuela, están presionando para tratar de sacar a Reyna Lucero de la lista. ¿Saben por qué? porque el apellido verdadero de ella no es Lucero, ese es su nombre artístico, pero es el nombre de ella, ella es Reyna Lucero, la reina de Aragua y el lucero de Venezuela, como lo he dicho muchas veces. Una gran amiga desde hace muchos años, patriota a carta cabal. Están haciendo una jugada para tratar de sacarla. ¿Cómo van a sacar a Reyna Lucero, si resulta que el Gobernador de Carabobo, para poner un ejemplo, él no se llama Salas Römer, es Salas Feo y sin embargo, lo inscribieron como Salas Römer en las elecciones pasadas y así ganó la gobernación. Habría que anular también la elección del gobernador de Carabobo. Igual la Alcaldesa Ivonne Attas, con todo mi respeto porque no tengo nada contra ella, es una venezolana que merece nuestro respeto, pero me informan que ese no es su nombre de pila y sin embargo, todo el mundo la conoce. Tiene derecho porque eso es parte del derecho a la información. Yo me llamo Hugo Chávez, pero si a mí toda la vida me han
238

DISCURSOS PRESIDENCIALES

dicho Pedro Freites y todo el mundo me conoce por ese nombre, ¿Cómo voy a inscribirme por Hugo Chávez si nadie me conoce por ese nombre? En Barquisimeto, en las elecciones a diputados hay un señor que le dicen Chorro de Humo y en la boleta electoral aparecía Chorro de Humo, porque así lo conoce la gente. Es un derecho. Entonces yo alerto al pueblo de Aragua y de Venezuela: con Reyna Lucero están tratando de hacer una jugada para anular su candidatura. Ella recogió sus firmas, la introdujimos al CNE y le pedimos que siga estando a la altura del pueblo que quiere y que se acabe la manipulación, la trampa y el engaño y sería inaceptable por la honestidad y el valor que tiene la gran mujer que es Reyna Lucero. Como no he visto a Reyna hoy, aprovecho para dejarle a su esposo Julio, a ella, a sus hijos, un gran abrazo. Para ti Reyna un beso y cuenta con nosotros, vas con nosotros, iremos juntos a la construcción de esa Patria a la que tu tienes tantos años cantándole, soñándole, sufriéndole, amándole. Que Dios te bendiga, Reyna. Ustedes pueden votar por diez y hay un problema que tenemos que solucionarlo. Tenemos veinte candidatos a nivel nacional, pero ustedes pueden votar solo por diez. Tenemos que diseñar y ya tenemos un método que lo explicaremos en la campaña para distribuir los votos por regiones para que salgan los veinte. ¿Qué pasa si todos votan por diez? Esos diez son los que van a salir, pero quedarían catorce más que entrarían aunque saquen veinte votos. Si ustedes votan todos por diez personas nada más, vamos a suponer que todos voten por Marisabel, Peña, Miquilena, por los más conocidos, metemos diez. Cada uno de ellos va a sacar, a lo mejor, cuatro millones de votos pero como por los demás nadie va a votar si no votamos nosotros, resulta que los otros catorce, a lo mejor viene un adeco y saca 1.000 votos y se mete a la Constituyente porque los nuestros no sacaron ni 1.000 los demás. Yo me reuní esta mañana con un equipo de estrategia de campañas electorales y ya tenemos un sistema, no lo voy a adelantar porque lo estamos perfeccionando, pero allí quiero que le metamos “coco” y que le expliquemos bien a la gente, no es difícil, separar el país por regiones y encauzar los votos de una región hacia, pudiéramos hacer, por ejemplo, dos listas de diez personas cada lista son veinte. Dividir el país en dos partes: en medio país votamos por la llave 1 y en la otra mitad del país
239

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

votamos por la llave 2. La llave 1 y la llave 2, las dos llaves de Chávez. Ellos se ponen bravos porque digo esto, pero ¿qué quieren, que yo me calle la boca? No, jamás, no lo voy a hacer. Si el pueblo me manda a callar me quedo callado, porque el pueblo es el soberano, eso es lo importante de ese proceso. Aquí el soberano no es ni el Congreso, ni los partidos, ni la Corte Suprema de Justicia, ni el Presidente. El soberano es el pueblo. Yo les juro y lo juro delante de Dios y de ustedes, si aquí llega el día, Dios no lo quiera, pero si llega el día en que el pueblo venezolano a mí no me quiera y me pida que me vaya, yo me iré. Si ese día llega, yo no voy a oponerme porque yo estoy aquí por la voluntad de ustedes y el día que ustedes quieran que yo no siga aquí, me iré a jugar con los niños o a jugar pelota o a enseñar a los niños, pues yo con ellos soy feliz, pero mientras el pueblo me pida que esté aquí, aquí estaré en la primera fila de la batalla, donde debo estar y nada ni nadie lo va a evitar. Claro que Dios, que es el dueño de todo esto sabrá. En manos de él andamos. Además de los diez votos nacionales, en Aragua, esto es importante, por un lado los votos nacionales y por el otro, los regionales. En Aragua, aquí están los candidatos, le pido apoyo a todos. Sé que hay otros candidatos que son buenos, yo sé que hay sectores que prefirieran tener algún otro, que no quieren mucho a otro, pero aquí no se trata de ver a un individuo o a un partido, que si el Movimiento V República (MVR) tiene que tener más que el Movimiento Al Socialismo (MAS) o que Patria Para Todos (PPT) no metió a nadie. No es eso, esto es otra cosa. Yo creo en estos seis hombres que están aquí, creo en ellos y le pido al pueblo de Aragua, todo, que los apoye. Si alguno de ellos llega a fallar igual lo echaremos. Ahí están los seis candidatos del Polo Patriótico a la Asamblea Constituyente por el Estado Aragua. Aquí, en primer lugar, tengo al Dr. Alberto Jordán Hernández, un hombre a quien conozco desde hace mucho tiempo. Lo conocí estando yo prisionero, era mi abogado, es un hombre a carta cabal. Alberto Jordán Hernández, conocido en todos los medios sociales, políticos y culturales del Estado Aragua. En segundo lugar, el Dr. Isaías Rodríguez. Igual el Coronel Humberto Prieto, uno de los mejores Comandantes que yo tuve cuando era Oficial Subalterno y él me comandó con dignidad. Igual a Carlos Tablante, conocido por todos, el pueblo de Aragua le conoce y
240

DISCURSOS PRESIDENCIALES

como se lo dije a Carlos cuando terminó sus palabras y le dí la mano: “Creo en ti” y estoy seguro que Tablante va a demostrar que es un patriota y con este grupo de hombres vamos a ir a la Constituyente originaria, revolucionaria, bolivariana, para hacer la revolución que en Venezuela hace mucha falta. Creo que así va a ser. Igualmente tenemos a Oscar Feo. Dirigente del MAS, un hombre trabajador por la salud de Aragua durante mucho tiempo y ahora está demostrando su capacidad política y William Querales, candidato para el que pido, como para todos, el apoyo del pueblo de Aragua. Se trata de un equipo. Un aplauso para todos ellos. Vamos juntos, señores. “Unidad debe ser nuestra divisa”, decía Bolívar, “o la anarquía nos devorará”. Quien esté libre de culpa que tire la primera piedra. Les iba a comentar que a la hora de las batallas tenemos que unirnos todos, aunque por diversas razones pudiéramos no estar de acuerdo con un sector y el otro sí y el otro no, eso no importa nada, échenlo a la basura. El General José Antonio Páez, en sus Memorias, cuando habla de Francisco Farfán, quien era un indio de Apure que medía como dos metros y entre veinte hombres no podían con él, de los libertadores de Venezuela, de los héroes de las Queseras del Medio, de los que acompañaron a Páez hasta la toma del Castillo Libertador en 1823. Hombre de batalla, indomable era Farfán, eran dos hermanos, Francisco y Juan Pablo, el más fiero era Francisco Farfán quien era muy indisciplinado, no le subordinaba fácilmente a Páez, era un caudillo y tenía sus centauros, sus llaneros ahí, en la mano, era un líder de toda la gente de Arichuna, del sur de San Fernando y Páez, en las Memorias habla de Farfán. Páez escribió sus Memorias ya anciano, en Nueva York y recordó a Farfán que ya había muerto y escribió de Farfán como escribió de casi todos sus llaneros y él dice en sus Memorias: “Francisco Farfán, indomable, arisco, rebelde, insubordinado. Varias veces estuve a punto de mandarlo a fusilar” -dice Páez, pero al final dice y le hace recuerdo y honor a su memoria- varias veces estuve a punto de mandarlo a fusilar pero necesitábamos valientes para hacer la Independencia y Francisco Farfán, por sobre todo, era un valiente”. Unión. Si se hubiesen puesto a pelear Páez y Farfán, Bolívar tuvo que unir a todos, Bolívar unió a José Francisco
241

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Bermúdez, incluso a los que lo adversaban a él mismo, los llamó al final y logró unirlos para hacer la Independencia y la Batalla de Carabobo, un día como mañana, hace muchos años. Porque en verdad, si nos vamos a sacar trapitos, todos tenemos alguno. Olvidemos los trapitos y vamos a la pelea. El enemigo está allá del otro lado, todos unidos, el enemigo no está aquí, está del otro lado, vamos a derrotarlo con nuestras miserias, con nuestras fallas ¿Quién no las tiene? Unidos lo lograremos, no se trata de una persona, se trata de un pueblo. Yo no soy perfecto ni quiero serlo porque sería una máquina. Soy un hombre y por tanto soy imperfecto y es hermoso ser imperfecto. He cometido errores y seguiré cometiendo errores porque soy un hombre y gracias a Dios que somos hombres, que somos mujeres, que somos seres humanos y no somos máquinas. Por eso, llegó la hora, compatriotas, nosotros no podemos fallar. Nosotros estamos así como cuando los Tigres de Aragua estaban peleando el campeonato y estaban en el último inning, ganando por una carrera. No se puede fallar, ni se puede ir ni un rolling, el pitcher no puede lanzar ni un pasbol, nadie puede fallar. Se prohíbe fallar, tenemos que hacer un juego impecable en este último inning de la Constituyente. Estamos ganando el juego pero aún no lo hemos ganado, lo ganaremos cuando hagamos el out 27, el 25 de julio, en la noche, será fiesta nacional porque tendremos Constituyente y tendremos Constituyente patriota. Son 131 constituyentes. Yo me conformo con 100. Vamos a meter 100 a la Constituyente, veinte a nivel nacional y 80 en las regiones. En Aragua meteremos los seis a la Constituyente, pero tenemos que unirnos, porque si no, no entran los seis, he ahí la importancia de la unión. Si nos dividimos se nos meten los adecos que esos sí se unen y los copeyanos. Esto es importantísimo que lo entendamos así, compatriotas y así lo repitamos por todas partes. Yo se los clamo. Me arrodillo ante ustedes, es un clamor, porque lo que está en juego es el futuro de nuestra Patria. Queridos amigos, vine a Maracay feliz y me voy más feliz todavía. En este Día de Corpoindustria los felicito a todos, a Corpoindustria y sé que jugará un papel muy importante en la reconstrucción económica de Venezuela, pero recuerden lo que he dicho, si no hacemos una República nueva a través de la Constituyente, no habrá plan económico que valga.
242

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Necesitamos una República nueva y necesitamos, además, que los candidatos constituyentes, a partir de mañana, sean muy claros en lo que hemos llamado el Decálogo Constituyente. ¿Cuáles son las propuestas, cuáles son los lineamientos de la Constituyente, qué vamos a hacer en la Constituyente, para qué vamos a ir a la Constituyente? Todos tenemos que estar unidos en eso también y esa unión le corresponde demostrarla ya no al pueblo sino a todos los candidatos. Una sola tiene que ser la línea estratégica, no puede haber discusión entre los candidatos, que si unos están a favor de la transformación del Poder Judicial, por ejemplo. Ahí tenemos que estar muy claros, ese es un objetivo de la Asamblea Constituyente. La disolución del Congreso Nacional, eso tiene que ser una meta de la Asamblea Constituyente. La Asamblea tiene que ser originaria, no puede estar supeditada a ningún Poder, ni a la Corte Suprema, ni al Congreso ni al Presidente de Venezuela, ella es autónoma, soberana y puede disolver cualquiera de los Poderes constituidos. Si la Asamblea Constituyente ordenase repetir las elecciones en un Estado para sacar un Gobernador, la Asamblea Constituyente puede hacerlo, tiene que ser originaria, no supeditada a ningún Poder constituido. Además, nosotros vamos a plantear la transformación del Poder Ejecutivo también. Yo necesito un Vicepresidente, eso es necesario porque el Presidente aquí tiene que firmar hasta la autorización para que un funcionario viaje fuera del país, hasta los ascensos militares, la política exterior, la administración de los recursos, tiene que revisar todos los presupuestos de todos los entes del Estado, no alcanza el tiempo y el Presidente pasa mucho tiempo en un papelero sin sentido muchas veces, que bien pudiera hacerlo un Vicepresidente de la República. Eso lo vamos a proponer. La reelección presidencial, eso hay que proponerlo. Si el pueblo venezolano se cansa de un Presidente, lo puede sacar en cualquier momento, pero si el pueblo venezolano quiere reelegirlo inmediatamente, como ocurre en muchos países, en los Estados Unidos, en Brasil, en Francia. Yo propongo la reelección presidencial y además, que el período presidencial sea ampliado a 7 años como en Francia, 7 años un período y siete años otro período para que haya estabilidad y continuidad en el
243

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

proceso de conducción del país y esto no es porque yo quiera gobernar catorce años. A mí, a Hugo Chávez, no me importa si gobierno un año o sies meses o catorce años, a mí lo que sí me importa es que el proyecto nacional que estamos apenas comenzando a impulsar no vaya a llegar dentro de cinco años alguien a echarlo para atrás o a desviarlo. No, tenemos que sembrar un país y en diez, en doce, en catorce años, es que podemos hacer la siembra de un país nuevo, de unas instituciones sólidas, de un proyecto económico de desarrollo integral, de un proyecto social educativo, de salud, de seguridad social, de un proyecto sobre educación, de un proyecto revolucionario, eso no se hace ni en dos, ni en cuatro años. Necesitamos por lo menos diez años para sembrar bien hondo las bases de la Venezuela nueva, de la Venezuela de nuestros hijos, de la Venezuela del siglo XXI. Ese es el camino en el que creo y los invito a todos a que sigamos este camino y que en ese camino, Dios nos acompañe. Amigos de Aragua, amigos de Corpoindustria, Constituyentes de Aragua y de Venezuela, ahí vamos, rumbo a la victoria del 25 de julio y que Dios nos acompañe. Un abrazo para todos, queridos amigos.

244

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DE LA SESIÓN SOLEMNE DEL DÍA DE LA INDEPENDENCIA NACIONAL
Salón Elíptico, Palacio Federal Legislativo, Caracas 5 de julio de 1999

Hoy, 5 de Julio, como todos los años, es conveniente hacer un alto en los quehaceres de cada día, es conveniente cuando digo hacer un alto también me refiero no a detener un poco la acción y caer en la reflexión sino también a volar como las águilas y mirar desde lo alto el panorama de la historia pasada, de los hechos presentes y tratar de mirar un poco hacia el futuro. Es un día de elevación, hoy es un día de altura, es un día en que todos los venezolanos estamos, desde las residencias lujosas de Caracas o de cualquier ciudad de Venezuela, desde esta solemne estructura eterna, desde las riberas del Caribe hasta las lejanas sabanas del Alto Apure, nuestros aborígenes, nuestros niños, pasando por mil pueblos, hoy es un Día de Patria, es el día del nacimiento de Venezuela. Hoy hace 188 años nació la Primera República, nació Venezuela y como lo dejaron allí testimoniado para siempre, por los siglos de los siglos estos prohombres que nos dieron Patria, invocaron, primero que nada, a Dios Todopoderoso. En el Nombre de Dios Todopoderoso, buscando elevación porque ¿Qué más elevación que la de Dios? y a nombre del pueblo soberano de Venezuela declararon al mundo que en esta tierra se levantaba un país independiente, una Confederación de Provincias Unidas y claro que aquellos hombres sabían lo que venía después. Esos hombres estaban conscientes de lo que hacían. Basta revisar ese libro unos días antes del 5 de julio, cuando al fin, después de más de un año de debates y de discusiones, decidieron declarar la Independencia. Coto Paúl -Paúl Terreros, Francisco Antonio-, eminente jurista, muy cerca de aquí donde funcionaba el Congreso Constituyente levantó la voz el 3 de julio de 1811, en una sesión histórica, el pueblo presionaba por la Independencia, los jóvenes revolucionarios presionaban por la Independencia absoluta liderados por un hombre canoso, legendario, Generalísimo, poco días después, un venezolano universal que había sido,
245

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

incluso, Mariscal de Francia. En la Revolución Francesa estuvo, casi que fue llevado a la guillotina y él mismo se defendió ante el tribunal. Y también estuvo combatiendo por la Independencia Norteamericana y también estuvo peleando en Cuba. Me refiero, ustedes saben, al Generalísimo Francisco de Miranda, con sus años a cuestas era el líder revolucionario del momento y todos, un joven Coronel llamado Simón Bolívar andaba encendido de pasión por las esquinas convocando, llevando las barras al Congreso a animar y a corear Independencia, porque siempre ha sido así la lucha. Los que se niegan a los cambios, los timoratos, los que prefieren la comodidad de lo establecido, de lo constituido y los que, como nosotros, somos un poco más audaces quizas y nos anima lo que decía Napoleón Bonaparte cuando conoció a Miranda, por cierto, una noche en París: “este hombre lleva el fuego sagrado por dentro”. Los que somos anidados por el fuego sagrado, audaces nos vamos, a veces, buscando cambios, pase lo que pase. Siempre ha sido así la historia y será así por los siglos de los siglos. Cuando Jesús de Nazaret vino al mundo, decía Herodes, cuenta Ernesto Renán, en su maravillosa biografía de Jesús, que decía el Rey que no pasaba nada en Palestina, que no pasaba nada en aquellos pueblos, en Jerusalén, que no pasaba nada y andaba un hombre muy delgado, sobre un burro, de pueblo en pueblo, llamando al cambio, llamando a los pueblos a la reivindicación de sí mismos. Siempre ha sido así y siempre será así la historia. Cuando miramos los siglos atrás conseguimos las lecciones de la Madre Historia, la madre del universo. Volviendo a lo nuestro, Coto Paúl, ese gran jurista decía el 3 de julio, animado por las barras del pueblo, mientras muchos conservadores decían que no, que no podían hacer la Independencia, le tenían temores a muchas cosas. Uno de los temores, por supuesto, la guerra. Uno de los temores a la confrontación bélica y Coto Paúl lanzó una frase muy cerca de aquí donde estaba el Congreso Constituyente, una disertación extraordinaria y dijo algo así como esto: “Cuando declaremos la Independencia y vengan por nosotros espectros sangrientos y los arados abran y abonen el terreno a la guerra, entonces después de eso será cuando se levantará la Independencia”. Y tal fue así. Así fue, así ocurrió. De eso hace casi dos siglos, lo sabemos.
246

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Un proceso revolucionario que fue madurando y a finales del siglo XVII comenzó a levantarse por todas partes, indetenible. La rebelión de los negros, las tentativas del Precursor Francisco de Miranda, la rebelión de Manuel Gual y José María España en 1797, donde, por cierto, estaba un jovencito que era maestro de escuela de niños de Caracas llamado Simón Rodríguez, quien, al mismo tiempo que conspiraba en esa rebelión frustrada era maestro de un niño huérfano de padre y madre que se llamaba Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios. Esa es nuestra historia. De eso estamos andando la era bicentenaria. Aquellos hombres tuvieron la altura de declarar la Independencia. Aquellos hombres asumieron con coraje una responsabilidad y el joven coronel Bolívar, en discurso memorable también del 3 de julio, cuando veían que se iba de las manos la posibilidad de la Independencia, apropiado es oír a Bolívar en estos días, casi 200 años después, aquel joven caraqueño, encendido como ya hemos dicho, se levantó en las barras, apoyado por la Sociedad Patriótica liderada por Miranda y apoyado por el pueblo en las calles, y le dijo a los timoratos, a los que no se atrevían a declarar la Independencia, a los que preferían seguir defendiendo los derechos de Fernando VII, Bolívar les dijo: “No es que haya dos Congresos. Se discute en el Congreso lo que ya debería estar decidido. La Sociedad Patriótica respeta al Congreso pero el Congreso debe oír a la Sociedad Patriótica”. Esto es bien apropiado que hoy lo oigamos casi 200 años después. Y llamaba Bolívar y reflexionaba cuando decía que: “Los grandes proyectos deben hacerse con calma. ¿Trescientos años de calma no bastan? Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana. Vacilar es perdernos”. Hoy, los venezolanos, 200 años después casi, estamos ante la misma disyuntiva del joven coronel Bolívar, ante la misma disyuntiva del veteranísimo General Miranda, ante la misma disyuntiva de Coto Paul, de Rodríguez Domínguez, de Manuel Palacio Fajardo, de Antonio Briceño Méndez y de todos aquellos hombres que conformaban el Congreso y la Sociedad Patriótica de entonces. Un Congreso casi que dominado por los conservadores y una Sociedad Patriótica revolucionaria en la calle, en las esquinas, representando el clamor de un pueblo.
247

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Hoy, Venezuela, repito, está en una encrucijada similar. 200 años después, a finales del siglo XX, Venezuela ha caído en una nueva esclavitud. Sí, Venezuela cayó en la última parte de este siglo en una nueva situación de esclavitud. Ya no son las cadenas del imperio español y saludamos con especial deferencia al señor Embajador de España, porque el León de Castilla y la bandera de la libertad latinoamericana hoy ondean juntas, son dos banderas de libertad y de unión después de 200 años, como se lo dije al señor Presidente de España José María Aznar hace pocas horas aquí mismo en Caracas. De aquellos eventos, de aquella confrontación surgió un proceso, aquellos hombres decidieron jugarse la vida por el futuro del país. Hoy, ante una nueva situación de esclavitud ¿Cuáles son las causas de las cadenas, cuáles son las cadenas que hoy aprisionan a Venezuela y a su pueblo? El hambre, la miseria, la corrupción, la degradación de los valores morales de un colectivo, el desempleo, la pobreza generalizada. Esa es la más pesada de las cadenas y una corrupción espantosa que en los últimos años, amparándose en una careta de una falsa democracia, invadió todos los estamentos de la República y hoy, la IV República está muriendo, está agonizando y debe descansar en paz. Bien lo dijo Jesús de Nazaret cuando le dijo un día a alguien: “Sígueme”, y aquel alguien le dijo: “Maestro, no puedo ahora porque debo enterrar a un familiar muy querido que murió”. Y Jesús le dijo: “Dejad que los muertos entierren a sus muertos”. Que descanse en paz la IV República, la que nació a las cenizas de Bolívar, la que nació por allá en 1830 después que se vino abajo el sueño de Independencia. Hoy, los venezolanos estamos llamados a emprender con coraje, con valor y con decisión, la reconstrucción de una república verdaderamente nueva, libre y democrática. Dejar atrás la pobreza, la corrupción y la pérdida de valores institucionales y morales. Se impone el rescate de la Patria, 5 de julio, día apropiado para relanzar de nuevo esta idea, para darle mayor vigor, con la mayor altura posible, dentro del marco de confrontaciones que hoy está signando la vida nacional. Confrontaciones, además, inevitables, entre quienes se amarran a sus privilegiados, entre los que no quieren que Venezuela cambie y quizá no se dan cuenta el inmenso peligro que hay si no hacemos un
248

DISCURSOS PRESIDENCIALES

cambio pronto y profundo, y los que como nosotros estamos empeñados en una transformación profunda, revolucionaria, verdaderamente democrática. Afortunadamente hoy, en pleno proceso constituyente, estamos a veinte días de un día que será histórico para Venezuela, estamos a veinte días de las elecciones libres, abiertas, democráticas, de una Asamblea Nacional Constituyente, la cual será, ni más ni menos, el instrumento de un colectivo para hacer una verdadera revolución y para darle paso a una nueva República libre y democrática, a una República vigorosa, a una República que, como decía Bolívar en Angostura en 1819, debe tener como polos principales, fundamentales, la moral por un lado y las luces por el otro lado. Moral y Luces siguen siendo necesidades para los polos de una República nueva. Moral y Luces deben ser consignas de este tiempo para que busquemos una forma de gobierno, la más perfecta, decía Bolívar en Angostura igual: “La forma de gobierno más perfecta debe ser aquella que proporcione a su pueblo la mayor suma de estabilidad social, la mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad posible”. Ese es el norte que nos hemos impuesto los venezolanos y lo estamos haciendo, demostrándole al mundo que nuestro pueblo es un pueblo demócrata, es un pueblo que ha crecido y ha aprendido a respetar a los demás. Es un pueblo que, incluso, ha sido muy sumiso pero ahora se ha puesto de pie y anda por todas partes. Me decía un grupo de pobladores de Caracas, de vecinos, en el Panteón Nacional, hace una hora atrás, me gritaban de las esquinas: “Chávez, no vayas al Congreso”. Yo le dije a una señora: “No, yo voy al Congreso, yo voy a cumplir mi responsabilidad” y espero que el Congreso de la República hoy esté, como debemos estar todos los venezolanos, a la altura del momento y del día que estamos viviendo. Espero que le demos ejemplo al mundo de que aquí está de verdad, naciendo un principio ético, moral, de altura y que estamos volando como las águilas y no arrastrándonos como las serpientes. Ahora, más allá de nosotros mismos, más allá de las individualidades, más allá de esta carne y este espíritu, más allá de este salón hermoso, más allá de estos cadetes, más allá de nosotros mismos, Excelentísimos Embajadores, hay un pueblo soberano, el dueño de todo
249

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

esto. Ese es el verdadero soberano. El soberano no es el Presidente de la República, afortunadamente, ni el soberano es el Congreso, ni la soberana es la Corte Suprema. No, nosotros tenemos apenas una delegación de una parte de la soberanía y ese pueblo en cualquier momento nos puede arrebatar esa delegación de soberanía porque él es el dueño verdadero de lo que aquí acontece y eso es lo más hermoso que hoy podemos presentarle nosotros al mundo. En Venezuela hay un pueblo, hay un colectivo que se puso de pie y está, con su dolor, con su sudor, con sus lágrimas, construyendo de nuevo su democracia, vulnerada, ultrajada, humillada, vuelta pedazos. Esa es la verdad. Hay una resurrección colectiva y hoy, 5 de julio, yo, hombre venezolano, luchador sencillamente de Venezuela, expresión de una corriente histórica que surgió en Venezuela, expresión como soy, no soy causa, soy consecuencia de una crisis espantosa que degeneró la República, yo estoy aquí encarnando un colectivo y hablo por un colectivo que no puede venir aquí a hablar. Hablo por millones de desposeídos, de desamparados, de humillados venezolanos a quienes le quitaron sus básicos y elementales derechos durante décadas y hoy pululan por todas partes clamando justicia. Hablando de justicia, ayer recordábamos en San Juan de los Morros que el único camino a la paz, dice la Biblia, es la justicia. Afortunadamente y eso es bueno decírselo al mundo entero, en Venezuela, así como hace 200 años, por estos días, hace 188 años por estos días se oía, más allá de la oratoria de los tribunos, más allá de los actos del Congreso, más allá de las barras del pueblo llamando a Independencia, estaban sonando los tambores de la guerra inevitable. Hoy, gracias a Dios y que Dios nos acompañe para que sea así, ahora, mañana y siempre, más allá de la oratoria de los tribunos, más allá de mis palabras, más allá de los actos protocolares, más allá del pueblo en la esquina, es el mismo pueblo de hace 188 años, no están sonando los tambores de la guerra, están sonando las canciones de la paz. Se levanta por todas partes un sentimiento de paz, de resurrección. Se levanta por todas partes un sentimiento de justicia y de armonía, afortunadamente y gracias a Dios y gracias a nuestro pueblo. Estamos
250

DISCURSOS PRESIDENCIALES

haciendo una revolución pacífica, en democracia, con democracia y respetando los principios elementales de la democracia. Yo ratifico hoy, 5 de julio de 1999, 188 años del nacimiento de Venezuela, el Día Nacional de Venezuela, el Día de las Fuerzas Armadas Venezolanas, el Día del Pueblo Venezolano, el día de todos, a 188 años, ratifico, yo, Hugo Chávez Frías, venezolano, nacido en Sabaneta de Barinas hace 44 años, ratifico mi compromiso con la construcción de una democracia plena, donde se respeten los derechos humanos de los ciudadanos venezolanos. Ratifico mi compromiso con la construcción de una democracia política, de una democracia social, de una democracia económica. Ratifico mi compromiso con los principios que hace 188 años ondearon libres por esta Caracas bolivariana. Ratifico mi juramento junto al pueblo para hacer una Venezuela nueva. Señoras y señores.

251

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHAVEZ FRIAS, CON MOTIVO DE LA CELEBRACION DEL 216 ANIVERSARIO DEL NATALICIO DEL LIBERTADOR SIMON BOLIVAR, EL 176 ANIVERSARIO DE LA BATALLA NAVAL DEL LAGO DE MARACAIBO Y DIA DE LA ARMADA VENEZOLANA
Panteón Nacional, Caracas. 24 de Julio de 1999

Escribe maravillosamente el gran historiador Mario Briceño Peroso que si Don Quijote, el de La Mancha, hubiese tenido heredero sin duda alguna que hubiese sido Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, quien hoy arriba a sus 216 años de haber dado su primer chillido al mundo, muy cerca de aquí, a donde vamos a ir más tarde, en la esquina de San Jacinto. Dice Don Mario en su maravillosa obra “La Espada del Quijote”, hablando precisamente de esa espada que hemos colocado y yo he tenido el inmenso honor de colocarla frente a los restos mortales de quien no ha muerto, como dice Walt Witman: la muerte no existe. Ahí están unos restos mortales, pero hay una idea recorriendo un continente y un mundo y eso no muere. El hombre se hace idea y cuando el hombre se hace idea y cuando el hombre se hace pueblo, cuando un hombre individual se hace pueblo, jamás va a morir. Bolívar jamás va a morir porque se hizo pueblo. Se hizo idea y anda regado por pueblos, por valles y por montañas de América, no sólo de Venezuela sino de Colombia, de Ecuador, de Perú, de Bolivia, de Panamá y de todos estos pueblos y más allá, cruzando el Caribe y más abajo pasando Los Andes y cruzando el Océano Atlántico y cruzando el Océano Pacífico, por todas partes anda una idea. Claro, aquí tiene su cuna y aquí vibra con más fuerza, pero tiene tanta fuerza que llega a todas partes. Pués, decía Don Mario que el libro de Miguel de Cervantes, aquel maravilloso libro “Don Quijote de La Mancha”, el libro del manco de Lepanto que llegó a a la América por allá en el año 1600, pero que sólo 200 años después encarnó la idea en un visionario, en un luchador, en un
253

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Quijote. Creo que tiene razón Don Mario Briceño Peroso. Si el Quijote hubiese tenido heredero helo allí y él mismo lo escribió una vez. Don Simón, nuestro Libertador, dijo un día: “Jesucristo, Don Quijote y yo, he allí a los tres majaderos de la humanidad”. Hoy hemos querido venir aquí en representación del pueblo venezolano y de los pueblos bolivarianos del Continente, de los civiles y de los militares, de los hombres y de las mujeres de esta tierra y hemos hecho algo que yo no quiero que pase como un gesto más, no. No sé desde cuando esa Espada estaba guardada en las frías bóvedas del Banco Central de Venezuela. Que contradicción. Vamos a hacer un estudio, Ministro del Interior, para ver dónde hay que guardar esa Espada. Porque yo creo que el último sitio donde Bolívar hubiese querido guardarla sería en una fría bóveda del Banco Central de Venezuela ¿Qué tiene que ver el Banco Central de Venezuela con la Espada de Bolívar? No es que no sea un buen sitio, pero realmente y estoy casi seguro que quizás recojo, ojalá, el sentimiento de todos cuando hago esta reflexión, habrá que buscar un mejor sitio para que esa Espada que el Perú le regaló a Bolívar, la Municipalidad de Lima, allá en 1825 pués esté ¿Por qué no?, a la vista de quien quiera verla, de cualquier ser humano que venga de cualquier parte del mundo y vea esa hermosa joya, una de las espadas más hermosas de toda la historia de los siglos ¿Cómo vamos a tenerla en una tumba en las bóvedas del Banco Central? Recuerdo cuando era cadete, como aquel Brigadier tenía dos rayas como usted tiene, hijo, por allá en 1974. Yo andaba de Brigadier con un casco parecido y un fusil y un sueño y me correspondió muchas veces, por buena suerte, venir a montar guardia diurna y nocturna los Días de Patria, como hoy, aquí mismo donde están ustedes parados, cadetes. Durante horas y horas uno estaba allí mirando ofrendas florales, oyendo discursos, oyendo promesas, mirando rostros, observando, pero sintiendo como ustedes están sintiendo sin duda jóvenes cadetes, jóvenes soldados. Y recuerdo que era un 24 de julio y allí parado después de los actos, en la soledad de este Templo Sagrado. Fíjense cómo quienes gobernaron al país en los últimos años nos entregaron el Panteón Nacional, cayéndose, se estaba cayendo el Panteón, como igual se estaba cayendo la Casa Natal
254

DISCURSOS PRESIDENCIALES

de Bolívar. Eso refleja un poco lo que pasó por aquí, el huracán antibolivariano que pasó por Venezuela durante 40 o 50 años, medio siglo, pero llegó la hora de volver y por eso este gesto. Les decía que en soledad, parado allí durante horas pués uno volaba y soñaba, de muchacho pero ya soñador sabiéndose soldado. sabiéndose, de alguna manera aunque sea microscópica manera, en el mismo camino de Bolívar, en el mismo juramento de ser soldado de una patria, de ser soldado de un pueblo. En esas reflexiones uno pensaba tantas cosas y una de las tantas cosas que recuerdo pensábamos, no era yo sólo eran mis compañeros también, es que Bolívar debería estar acompañado de su Espada porque nunca se me irá de la memoria el primer amigo soldado que falleció, compañero nuestro de esos años y recuerdo para siempre sus restos mortales del amigo y el compañero, recuerdo que sobre su ataud el sable, la espada. Luego estaba recordando también hace unos días, cuando estabamos pensando hacer este acto hoy aquí, en qué hacer hoy 24 julio, donde ya no soy el joven cadete soñador sino el Presidente, Jefe de Estado, igual de soñador, quizás más que antes porque los sueños se van potenciando y hablaba con los Ministros y estaba recordando con algunos de ellos una noche en el Palacio de Miraflores, la única vez que mis ojos habían visto esa espada y por cierto fue el día del Bicentenario de Bolívar, ya yo no era Brigadier sino que era Capitán y me correspondió formar parte de la escolta de la espada y recuerdo que vinieron todos los Jefes de Estado de los países bolivarianos y el Jefe del Gobierno Español y el Rey de España. Y trajimos la espada desde la Casa Natal por un callejón de honor hasta el Panteón Nacional. Lo recuerdo clarito porque viví cada paso de los que dimos en ese día inaugurando el Boulevard del Panteón. Quisimos hoy traer de nuevo la Espada y hoy más que ayer este gesto tiene un significado especial porque realmente la espada de Bolívar ha vuelto a la batalla. Bolívar tenía, dicen algunos de sus biógrafos, quizás los que han llegado más a fondo, al fondo de su pensamiento, Bolívar tenía como El Quijote un binomio, se movía en un binomio. Era una bipolaridad permanente. La del Quijote y la de Bolívar también. Esa bipolaridad obviamente tenía dos polos: el polo de las armas y el polo de las letras. Las armas y las letras, decía El Quijote en sus reflexiones en La
255

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Mancha , pareciera que están destinadas a andar siempre juntas buscando la libertad y la igualdad de los pueblos. Ya Cristo también lo había comprobado cuando un día agarró una espada en forma de látigo y tuvo que usarla contra unos mercaderes que estaban invadiendo un Templo y dejó la palabra y tomó la espada, claro que era un látigo. Igual Bolívar, la espada y la letra, la espada y la ley, bipolaridad. También lo decía el sabio Don Simón Rodríguez, el viejo, su maestro, uno de sus maestros quizá el más memorable, junto con Don Andrés Bello, pero el revolucionario, el apasionado, el flemíjero fue Don Simón Rodríguez, creo que algo de llama le pasó a su alumno predilecto. Don Simón cuando salió por allá en 1828 a la defensa de su alumno, cuando Bolívar tuvo que asumir la dictadura y él mismo lo dijo: soy desgraciado, decía, me obligan a asumir la tiranía, la dictadura más bién, no la tiranía porque no es lo mismo la dictadura que la tiranía. No me pidan que hable de libertad, decía Bolívar a punto de llorar, cuando soy un dictador por mandato del tiempo. En esos días Don Simón Rodríguez escribió un libro maravilloso que todos los venezolanos y los miembros de los países bolivarianos, los hijos de la espada y de la letra bolivariana deberíamos conocer. Creo que poco se conoce, ese maravilloso libro se llama: “El Libertador del mediodía de América y sus compañeros de armas defendidos por un amigo de la causa social”. Se conoce como la “Defensa de Bolívar”. Pero no era la defensa de Bolívar, ahí se degeneró como pasa muchas veces la intención del sabio. El título no es la defensa de Bolívar, él no salió el defensa de Bolívar y lo dice magistralmente en su mismo texto, en el mismo título de la obra: “El Libertador del mediodía de América y sus compañeros de armas defendidos por un amigo de la causa social”. En esa defensa Don Simón concluye que uno de los grandes méritos de los líderes de aquel entonces, precisamente, era la creación de armas e ideas. Y así termina la frase: armas e ideas. ¡Qué creación!, crearon de la nada ejércitos, espadas. Esa Espada está hecha del oro del Perú, de los diamantes del Perú, quizá del sudor del Perú, nunca fue desenvainada para el combate, es cierto, pero las espadas vibran, las espadas recogen siglos de combate y generalmente detrás de una espada hay una idea para
256

DISCURSOS PRESIDENCIALES

que sea noble la espada y esa es la espada más noble de este Continente y una de las espadas más nobles del mundo, del universo mundo. ¡Qué idea vibra con esa espada. Qué presencia memorable significa esa espada. Qué compromiso significa para nosotros esa espada!, que seamos depositarios los venezolanos de la espada del Libertador, de la espada libertadora, de la más maravillosa espada del mundo. Y yo quise traerla aquí y desenvainarla allá para retar a los venezolanos. No yo, es la espada la que nos reta a ponernos a su altura, a la altura de su genio, a la altura de su idea y maravilloso el momento que estamos viviendo porque quizás, es posible, Dios quiera que en las próximas horas, en estos días que estamos viviendo, en las próximas semanas, en este año 99, el 2000 y entrando el siglo XXI, quizás, es probable, creo yo que pudiera ser que los venezolanos nos pongamos a la altura de lo que representa la Espada Libertadora de América. Creo que sí lo haremos tengo una inmensa fe y yo aquí en este Panteón, en este Templo elevo junto al pueblo venezolano y permítanme junto a ustedes, parte del pueblo venezolano y de los pueblos bolivarianos del Continente una oración al Padre Nuestro que estas en los Cielos, para que permita que en las próximas horas, que en los próximos días, que en las próximas semanas, que en los próximos años de fin del siglo y comienzo de otro siglo, los venezolanos, y permítanme hermanos los americanos bolivarianos, estemos a la altura de la idea, del genio, del compromiso que nos llama, que nos reta. Natalicio de Bolívar, 216 años recordábamos, 216 años de haber venido no un ser humano normal, común y corriente a Caracas, a Venezuela, a la América, un hombre verdaderamente extraordinario, hombre sí, sencillamente un hombre pero extraordinario. Fuera de lo común fue Simón José Antonio. Lo sabemos, pero a veces no lo entendemos a veces nos pasa y no se nos quede en el alma. Ojalá a la mayor parte de nosotros se nos anide en el alma el vibrar de la idea y de la Espada de Bolívar . En estos días constituyentes, cuando estamos a menos de 24 horas de la consolidación de una fase histórica para entrar en otra, de refundación de una República que debe ser bolivariana, inspirada por la Tercera República que bajo la espada y bajo las letras de Bolívar nació en Angostura en 1819, bueno es recordar la frase bolivariana, recordarla
257

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

para todo el pueblo venezolano y microscópicamente yo siento por dentro la ebullición de esa idea, de ese concepto, de esa bipolaridad de armas y de letras porque soldado soy, por una parte hombre de armas y de espada, pero también participando en la creación de ideas, en la búsqueda de letras nuevas. Es bueno recordar como concepto de esa bipolaridad de armas y de letras y a pocas horas de las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente, lo que decía Bolívar en Angostura: “Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando, convoca la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta”. Yo humildemente, microscópicamente aquí me siento dichoso porque lo que he contribuído a hacer en estos últimos años de mi vida , utilizando la espada de vez en cuando, pero la idea siempre vibrando con la espada, lo que he hecho es de alguna manera tratar de contribuir, bajo el escudo de las armas de mi mando, a convocar la soberanía nacional para que ella ejerza su voluntad. Veremos cuál será esa voluntad, no le temamos a la voluntad, hay quienes temen a la voluntad de las mayorías, no que se impoga la voluntad y la voluntad no tiene término medio, que se imponga tal cual la voluntad del pueblo venezolano para construir una República nueva. Una República bolivariana, una República libre, una República soberana, una República realmente democrática con contenido humano, social de justicia y de igualdad. A Bolívar, para ir concluyendo estas palabras llenas de vibraciones, de recuerdos, de juramentos y de compromisos sagrados, le han cantado los poetas, las poetizas, los guerreros y las guerreras y no después de muerto físicamente, no. Yo recuerdo, por ejemplo, que según el capitán inglés Bouwell quien luchó en los Llanos de Venezuela bajo las órdenes del general José Antonio Páez, en sus memorias llamadas las “Sabanas de Barinás”, Bouwell recoge las expresiones, las tradiciones del llano y algunas canciones que le cantaban a Bolívar las mujeres de la sabana. En un pueblo lejano de la Sabana, dice Bouwell, llegó Bolívar y le hicieron un recibimiento y un homenaje popular con canciones y con música de la sabana, propia de aquellos sitios, con la música llanera una mujer salió a entonar un verso que decía: “Mi General Bolívar por Dios te pido que de tus Oficiales me deis marido”. Y al final terminaba: “Mi General Bolívar tiene grabada una consigna en la espada, muera la España”.
258

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Vuelva la espada y la canción, la espada y la letra, la bipolaridad quijotesca eterna bolivariana para siempre. También le cantó a Bolívar el grande Miguel Angel Asturias cuando dijo: “Los hombres como tu Libertador no mueren sino que cierran los ojos y se quedan velando”. Le cantó también el grande Macud Masis cuando dijo: “Despierta Capitán despierta, América te llora como una gran viuda apasionada”. Bolívar hoy está velando y creo que abrió los ojos, son los ojos de un pueblo. Bolívar hoy vuelve como Capitán. También Alí Primera, que se nos fue antes de tiempo, le dejó su canción: “Bolívar bolivariano no es un pensamiento muerto ni mucho menos un santo para ponerle una vela. Dicen que viene a caballo pero trae en la gualdrapa un arcenal de caricias para sembrar en la patria”. También le cantó Pablo Neruda, grande, inmenso Neruda cuando le canta a Bolívar, siempre fue y será grande Neruda, pero más aún cuando le canta a Bolívar en aquel canto que dedicamos a Bolívar hoy en sus 216 aniversario, extrayendo estoy de mis recuerdos, del nido donde se mueven la espada y la letra que cargo por dentro, esos cantos recogidos en el camino para traérselos al Padre Libertador. Si tuviéramos flores de la sabana, si tuviéramos flores de todo el Continente le traeríamos, esas flores las recogen simbólicamente. Pero Neruda en su gran canto a Bolívar dice aquello, recordémoslo nada más, pero extrapolémoslo porque las canciones son para vibrarlas, para sentirlas no para repetirlas en frases huecas o secas, no. Llenemos de vida el canto de Neruda porque yo creo que Neruda tenía razón cuando dice: “Yo ví a Bolívar una mañana en Madrid en la boca del V Regimiento, mirando fijo el cuartel de la montaña y le dije eres tú o no eres o quién eres y él respondió: soy yo que despierto cada 100 años cuando despiertan los pueblos”. Neruda con ese canto anda hoy también por Venezuela porque Bolívar realmente, con su espada y con su pluma, con su escudo y con su verbo, con su caballo y con su idea, despertó de nuevo y anda vibrante, anda clamoroso, anda inmenso, como siempre inmenso, en el palpitar de millones de corazones, en el alma, en la esperanza y en la fe de todo el pueblo venezolano que hoy se alza lleno de júbilo para conmemorar junto a los pueblos hermanos de la América meridional, el 216 año de su nacimiento y he allí que hemos decidido traer su espada. Para cerrar quiero leer un poema que tiene que ver con este hecho memorable de la espada
259

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

y con la leyenda que Gutiérrez Calderón, maestro y poeta, dejó grabada en un inmenso poema que se llama: “A Don Quijote de América”, donde recoge, sin duda alguna, todo lo que significa la espada y la letra bolivariana. Dice así: “A Don Quijote de América, yo elevo ante tu gloria mi verso de amargura porque soy un soldado de tu loca aventura, porque los cinco mundos que libertó tu espada tienen por rubios logos su vida amenazada, porque ornados de oro y de piedras preciosas víctimas son del celo de naves codiciosas. Don Qujote de América, Padre nuestro Simón de tu soldado lírico escucha su canción, tus hijos y tus nietos que en libertad y en gloria muchas veces se olvidan de tu vida y de tu historia. Sedientos de riquezas y hambrientos de poder su patrimonio quieren a un extraño vender. Padre nuestro Bolívar, señor de la aventura, Don Quijote de América, genio de la locura que al lomo de tu mágico y sonoro corcel, diste a tus cinco patrias y lajo de laurel cual la severa sombra de Hamlet soñador pasea por las playas tu silueta señor y has que el nuevo mundo que llora tu horfandad torne a alumbrar el oro de un sol de libertad. Tu nos trajistes Padre Simón la libertad y para trabajarlos nos diste una heredad. No dejes pués, Quijote de la moderna Mancha, prosperar el dominio que el extranjero ensancha a golpe de conquistas del oro violador, venga otra vez el brillo de tu espada. Señor”.

260

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DE LA ELECCIÓN DE LOS MIEMBROS DE LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE
Palacio de Miraflores, Caracas 25 de julio de 1999

“Anakarina rote aunucon itoto paparoto mantoro”. El grito del pueblo venezolano se vuelve a oír, retumbando por el Valle de Caracas y por toda la geografía heroica de Venezuela. ¡Qué grandeza la del pueblo de Simón Bolívar, qué grandeza la del pueblo venezolano, qué grandeza la de ustedes! Verdaderamente, cada día amo más al pueblo venezolano. Cada día que pasa me siento y nos sentimos comprometidos nosotros con ustedes, queridos compatriotas, con ustedes, hombres, mujeres y niños de esta Venezuela renaciente, de esta Venezuela que vibra, de esta Venezuela que se levanta. Cada día me convenzo más de que bien vale la pena ser un soldado del pueblo y bien vale la pena ser un soldado bolivariano. Es bueno que sepan, queridos amigos, que este mensaje está siendo transmitido por los canales de radio y televisión a toda Venezuela y todo el país está viéndonos en esta hora y en este momento desde este Balcón del Pueblo. Les decía, amigos y amigas, que cada día me convenzo más de la grandeza del pueblo venezolano. Hoy es un día de grandeza, se acaba de cumplir una jornada más para la historia gloriosa del pueblo venezolano. Como estaba anunciado desde hacía tiempo, anunciado por todas partes, una gran victoria anda recorriendo los corazones de los venezolanos: hoy 25 de julio ya tenemos Constituyente. Ya tenemos Constituyente y yo felicito al pueblo de Venezuela por haber sido capaz de darse una soberanísima Asamblea Constituyente y delante de todos ustedes quiero felicitar, en primer lugar, darle gracias a Dios. Elevemos una oración a Dios para agradecerle que nos sigue abriendo el camino de paz, de democracia, de amor de hermanos para construir la Venezuela que estamos construyendo. ¡Gracias, Dios mío, por seguirnos impulsando y por seguirnos iluminando el camino!

261

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

En segundo lugar, desde mi corazón mi reconocimiento a todo el pueblo venezolano. En tercer lugar, a los constituyentes que han sido elegidos en el día de hoy y empiezo por la constituyente Marisabel, mi esposa. Y a todos, a Marisabel Rodríguez de Chávez y a todos los constituyentes a nivel nacional y todos los constituyentes que hoy han sido elegidos en todo el país, en el norte, en el sur, en el este y en el oeste, la victoria patriota ha sido arrolladora. Y aquí les voy a leer, yo no había venido al Balcón del Pueblo, esta es la segunda vez que abrimos el Balcón del Pueblo y lo seguiremos abriendo cada vez que yo quiera comunicarme con ustedes. No había querido salir o más bien, no había podido salir porque sé que ustedes tienen aquí ya bastante tiempo, pero no teníamos todavía los números consolidados. Ahora les voy a leer lo último que me ha llegado del Consejo Nacional Electoral, para informarle a todos hasta dónde es la victoria de los patriotas. Debo felicitar, además, como Jefe de Estado que soy y como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, a todos los que hicieron posible este proceso electoral que se desarrolló de manera extraordinariamente normal por todo el país. Al Consejo Nacional Electoral vaya nuestro reconocimiento a nombre de todos, por el gran esfuerzo que han hecho. A las Fuerzas Armadas Nacionales, al Plan República, que han estado trabajando arduamente, a la empresa española INDRA, las máquinas electorales funcionaron casi un 100% en todo el país y esto aligeró el proceso y ha permitido batir un récord en cuanto al anuncio de los resultados casi definitivos ya. También tenemos que darle un aplauso a los miembros y testigos de las mesas, que tanto han trabajado, que no han dormido. A todos ellos y a todos los que trabajaron en el Polo Patriótico y más allá, en la sociedad misma para hacer posible este maravilloso proceso electoral en el cual hemos elegido la Asamblea Nacional Constituyente que dará nacimiento a la V República. ¡Felicitaciones a todos! Ahora, oigan ustedes y ahora sí puedo yo hablar, no podía hacerlo antes. Yo no podía ponerme a anunciar resultados porque eso le corresponde al Consejo Nacional Electoral. Una vez que hemos recibido estos papeles del mismo Consejo Nacional Electoral, los hemos
262

DISCURSOS PRESIDENCIALES

consolidado, aquí están unos resultados que aún no son definitivos, pero que son casi definitivos. Fíjense ustedes, amigos: Candidatos de circunscripción nacional: Ustedes saben que fueron elegidos 24. El Polo Patriótico metió veinte candidatos. El Polo Patriótico tenía veinte candidatos y todos salieron elegidos a la Constituyente. Home run con las bases llenas. Candidatos de circunscripción regional: ahora voy a permitirme informarles los últimos datos que tengo, repito, del Consejo Nacional Electoral por cada Estado de la República, los candidatos regionales. Distrito Federal: De 8 - 8. Felicito a todos los patriotas del Distrito Federal, 1.000 puntos. Los 8 candidatos de Caracas salieron a la Constituyente. Felicitaciones a ustedes y a todos ellos. Caracas ha vuelto a dar el ejemplo, como dice el Himno Nacional: “seguid el ejemplo que Caracas dio”. Y Venezuela toda, hoy, volvió a seguir el ejemplo que Caracas dio. Fíjense ustedes: Estado Amazonas: De 2 constituyentes que había que elegir, elegimos 1 del Polo Patriótico. De 2-1. Felicitaciones a la gente de Amazonas, de 2 - 1; Estado Anzoátegui: De 5-5; Estado Apure: De 2-2; Estado Aragua: De 6-5; Estado Barinas: De 2-2; Estado Bolívar: De 5-5; Estado Carabobo: De 9-9; Estado Cojedes: De 2-2; Estado Delta Amacuro: De 2-1; Estado Falcón: De 3-3; Estado Guárico: De 3-3;Estado Lara: De 7-7; Estado Mérida: De 3-3; Estado Miranda: De 11-10; Estado Monagas: De 3-3; Estado Nueva Esparta: De 2-1; Estado Portuguesa: De 3-3; Estado Sucre: De 3-3; Estado Táchira: De 4-4; Estado Trujillo: De 2-2; Estado Vargas: De 2-2; Estado Yaracuy: De 2-2; Estado Zulia: De 13-12. Y a última hora, como se siguen computando datos, a última hora llegaron algunos datos que lo que hacen es incrementar el número de constituyentes patriotas en algunos Estados. Además de eso, tenemos que felicitar a nuestros hermanos los aborígenes, quienes eligieron antes que nosotros a sus tres constituyentes representantes de la raza originaria de Venezuela y de América. Por primera vez, en la historia venezolana está ocurriendo esto, lo que a ocurrido y está ocurriendo en Venezuela
263

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

hoy, es algo verdaderamente grandioso que quedará escrito para siempre en las páginas heroicas de la Historia del Pueblo de Bolívar. Ahora, fíjense ustedes el total hasta el momento. Hasta este momento, cuando faltan dos minutos para las nueve de la noche, el último dato que me ha llegado del Consejo Nacional Electoral, el boletín de las 19:26 horas: Nacionales: Candidatos elegidos: 24. Del Polo Patriótico 20. Regionales: Del Polo Patriótico, según esta última información, 103 candidatos regionales, lo cual da un total de 123 candidatos patriotas a nivel nacional. Sólo 5, según estos datos, repito, que serán confirmados definitivamente por el CNE, pero estas son cifras que llegaron de allá, según estos datos, sólo 5 candidatos que no pertenecen al Polo Patriótico ingresaron a la Asamblea Nacional Constituyente. Esto da un total de 96% es la victoria. Yo verdaderamente no sé si en algún país, en algún años de estos siglos que han pasado, ha ocurrido algo parecido, yo creo que no. ¡Qué grandioso es el pueblo de Venezuela! Por eso yo cada día me siento, ya lo he dicho, más consustanciado con ustedes, más comprometido con ustedes. Hermanos, les juro por Dios que no voy a defraudarlos. Nosotros no vamos a defraudarlos y la vida está empeñada en este proceso. Ahora bien, hermanos, fue a votar aproximadamente el 50%, lo cual le da a la victoria una legitimidad absoluta y una legalidad impresionante, para que ahora sí la soberanísima Asamblea Constituyente comience a tomar las decisiones que tenga que tomar. Yo ratifico ante Venezuela que mi cargo de Presidente de la República y no lo estoy diciendo ahora después de la victoria. No, yo lo dije anoche en cadena nacional, no es que lo estoy diciendo ahora después de conocer los resultados. No, anoche yo puse a disposición de la Asamblea Constituyente mi cargo de Presidente de Venezuela, para que ellos decidan si yo debo continuar gobernando al país o no debo hacerlo. Hoy, veíamos unas declaraciones del presidente del Congreso Nacional, quien dijo que estarían a la orden de la Constituyente, como tiene que ser. La Asamblea Nacional Constituyente tiene carácter originario, porque ha recibido y de qué manera el apoyo de todo un pueblo.
264

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Ahora bien, yo estoy completamente seguro porque conozco a los constituyentes, a todos, sin excepción, comenzando por Marisabel, los conozco a todos. Con ellos hemos pasado años y años de lucha, ahora nos corresponde a todos manejar la victoria con humildad, no olvidemos el “Oráculo del Guerrero” que dice: “Cuando obtengas una victoria, envaina tu espada y retírate en silencio. No hay nada que festejar, no abuses de tu victoria, no humilles a tu enemigo porque mañana viene otra batalla”. Esa ha sido nuestra consigna desde el 6 de diciembre de 1998 para acá. Ustedes me han visto a mí como Presidente y yo he dado el ejemplo de amplitud, de tolerancia, de altura, no caigo en peleas pequeñas porque las águilas no cazamos moscas. Ese espíritu de elevación, de comprensión al vencido, de respeto a la minoría, estoy seguro que se va a imponer también en la soberanísima Asamblea Nacional Constituyente. La victoria con altura, administrada con humildad, con grandeza, para que de verdad le sirva a todo el país, como ejemplo al mundo de que en Venezuela respetamos los derechos humanos y respetamos las opiniones ajenas sean cuales fueren. Y desde el Balcón del Pueblo me dirijo a todos los pueblos del mundo a nombre del pueblo venezolano, a todos los gobiernos del mundo. El pueblo venezolano está demostrándole al mundo de lo que es capaz, está demostrándole al mundo su grandeza, su altura, su humildad, su constancia, como decía Bolívar: “Dios concede la victoria a la constancia. Constancia y constancia, trabajo y más trabajo, paciencia y más paciencia para tener Patria”. Los gobiernos del mundo y los pueblos del mundo deben estar seguros de que el proceso venezolano va a continuar conduciéndose como hasta ahora, con absoluto respeto a las opiniones de todos, con absoluto respeto a la libertad de expresión, a la libertad de pensamiento, porque aquí estamos construyendo una democracia y una democracia verdadera se construye con el consenso, con el respeto a los demás, con altura, lo que no supieron hacer los que desde aquí, durante cuarenta años destrozaron a Venezuela. Nosotros vamos a enseñarles cómo se construye un país. Vamos a demostrar cómo se va a reconstruir la República. La República que viene, la V República que hoy dio un impulso más, porque
265

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

aún no ha nacido la V República. La V República nacerá el día que aprobemos la nueva Constitución Nacional. La moribunda hoy está más moribunda que nunca y el nacimiento de la Patria nueva, el nacimiento de la República nueva, el nacimiento de la Venezuela nueva ya está casi a punto. Hay un parto anunciado, se oyen ya los primeros cantos de la Venezuela que viene, se levanta ya la Patria Bolivariana que nosotros reconstruiremos con nuestro amor y con nuestro coraje. Ahora, compatriotas, hoy conmemoremos este día con humildad, se los ruego, como lo sabemos hacer los venezolanos de buena voluntad. Humildad en la victoria pero grandeza al mismo tiempo. Grandeza y humildad para entender lo que hemos hecho. Hemos hecho algo grande, hermanos, pero aún no hemos terminado. Eso también es importante. Mañana sigue la batalla. No ha terminado la batalla. Debo también decir lo siguiente: quiero que felicitemos al pueblo apureño porque el pueblo apureño hoy eligió Gobernador y allá también ganamos las elecciones de Gobernador. Me acaba de llamar por teléfono desde San Fernando de Apure, el señor capitán bolivariano Jesús Aguilarte Gámez, uno de los Oficiales que el 4 de febrero de 1992 dio un paso al frente buscando Patria y ahora es Gobernador electo en el Estado Apure. Digo esto para felicitar al pueblo de Apure y también para que estemos alertas porque todos los sondeos en las mesas, a la salida de las mesas, hasta las 5 de la tarde, le daban una victoria doble, le daban una ventaja doble de 60% a 30%, era la ventaja del capitán Aguilarte Gámez hasta las 5 de la tarde. Esa ventaja ya a esas alturas, es imposible que se revierta, por eso, estamos completamente seguros que tenemos un Gobernador bolivariano más allá en las sabanas de Apure, el Capitán Jesús Aguilarte Gámez. ¡Y ojo pelao! porque de cuentos están llenos los caminos. Estamos pendientes y estaremos pendientes hasta última hora para que se respete la decisión del pueblo apureño que es contundente, como la decisión de todo el pueblo venezolano. Ahora, hermanos, recordemos que hemos ganado una batalla, pero las batallas continúan. Preparémonos ahora para la instalación de la Asamblea Constituyente. Estos constituyentes deben instalarse en Asamblea lo más pronto posible, no podemos esperar mucho tiempo. El CNE, estoy seguro, que ya está tomando las previsiones del caso. La
266

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Asamblea debe instalarse en los próximos días y comenzar a construir las bases de la V República y comenzar a tomar las decisiones que tenga que tomar. Yo debo decirle a los pueblos del mundo que yo no sé si la Asamblea va a disolver el Congreso. Nosotros no lo sabemos. Óiganme bien, preparémonos. La decisión la tomará la Asamblea una vez que se reúna, pero tenemos que irnos preparando para cualquier decisión. Si la Asamblea decide que el Congreso debe funcionar o debe continuar funcionando, aceptemos la decisión. ¡Claro! Óiganme: el viejo dicho popular es muy sabio: “lo que es igual, no es trampa”. Así como la Asamblea puede decidir que yo siga gobernando, ella pudiera decidir y tendríamos que aceptarlo si lo decide, que el Congreso siga funcionando. Ahora bien, si la Asamblea decide que el Congreso debe terminar sus funciones, pues el Congreso debe terminar sus funciones. De todos modos, nosotros no vamos a ver en Venezuela, por supuesto, la concentración de poderes en la Asamblea Constituyente. No, porque no es que la Asamblea va a asumir todos los poderes, no. La Asamblea lo que puede es hacer cambios o reestructuraciones en los Poderes que existen hasta que venga la nueva Constitución y se apruebe, en Referéndum Popular los nuevos mecanismos para elegir, eso sí, un Congreso que sea verdaderamente soberano, representativo del pueblo. Esa decisión, hermanos, le corresponderá a la Asamblea Nacional Constituyente. Confiemos en que nuestros compañeros y compatriotas que van a instalarse en Asamblea, seguramente van a tomar la decisión que más convenga al interés nacional y la decisión que más convenga al proceso de transición que está en marcha por toda Venezuela. ¡Viva el pueblo! Yo, como Presidente de Venezuela seguiré cumpliendo con mis atribuciones, seguiremos trabajando y ahora con más intensidad que antes, para tratar, poco a poco, paulatinamente, de ir elevando el nivel de vida del pueblo venezolano. El proyecto económico sigue su marcha, los proyectos especiales anunciados de construcción de viviendas, de construcción de carreteras, de remodelación de barrios, de las escuelas bolivarianas para una nueva educación gratuita para el pueblo, de una salud integral para todos, de la seguridad ciudadana, de los créditos a la
267

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

microempresa, los créditos a los productores del campo, de ayudar al impulso de la economía y a la creación de empleo, en eso seguiremos trabajando cada día con mayor vigor y con mayor fortaleza. Además de eso, quiero también adelantarles, ya ustedes lo saben, sólo voy a recordarlo, en las últimas semanas hemos venido trabajando muy duro en la elaboración de algunas líneas maestras que conforman lo que pudiera ser una nueva Constitución Nacional. El Consejo Presidencial Constitucional me ha estado asesorando en esta materia y ya tenemos bastantes papeles de trabajo para dárselos tan pronto se instale, a la Asamblea Nacional Constituyente para que vayamos haciendo la nueva República Bolivariana. Lo primero que le voy a pedir a la Asamblea Constituyente es que en la primera parte de la nueva Constitución, en el capítulo 1 de la primera Constitución, cuando se hable de la República, de la Nación y del Estado, la Asamblea Constituyente declare a Venezuela una República Bolivariana, irrevocablemente libre e independiente, soberana como tiene que ser la República Bolivariana que está naciendo. Igualmente, propondremos en ese proyecto de Constitución que yo entregaré a la Asamblea tan pronto se instale, propondremos cambiar la estructura de los Poderes Públicos, la estructura para crear un nuevo Congreso; una estructura judicial distinta y nueva, un nuevo Poder Judicial que de verdad garantice la justicia para todos los venezolanos. Una nueva Federación, donde por supuesto repontenciemos los Poderes locales y los regionales, pero que de ninguna manera se acepte la anarquización de las regiones, porque todas las regiones del país pertenecen a una sola República que es la República Bolivariana de Venezuela. Vamos a reordenar el proceso de descentralización para repotenciar los Estados y que en cada Estado, de verdad haya gobiernos democráticos que cumplan con sus obligaciones y si no cumplen, que el pueblo les revoque el mandato. Y eso es válido para los gobernadores y para los alcaldes. Gobernador que no sirva, alcalde que no sirva, el pueblo podrá sacarlo de allí a través de una figura llamada Referéndum Revocatorio que estará en la nueva Constitución, sin duda alguna. Eso sí es democracia, no este mamotreto que teníamos, podrido, esta podredumbre del Pacto de Punto Fijo.
268

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Igualmente, en ese proyecto de Constitución Bolivariana, que entregaré pronto a la soberanísima Asamblea para su sabia decisión, yo propondré la creación de un cuarto Poder: el Poder Moral que Bolívar propuso en Angostura, un Poder Moral que se encargue de luchar contra el cáncer de la corrupción y que se encargue de la defensa de los derechos del pueblo, de la defensa del pueblo y de la lucha contra la corrupción. También voy a proponer en ese proyecto de Constitución Bolivariana, la creación de un quinto Poder para que en vez de tres Poderes, tengamos cinco Poderes: el Poder Electoral, para que las elecciones populares sean verdaderamente democráticas y se acabe la manipulación de los cogollos, los fraudes electorales, las campañas de difamación y haya, de verdad, un verdadero poder electoral en Venezuela, sano y en manos del pueblo, no en manos de las cúpulas sino en manos del mismo pueblo. Estas propuestas no son mías, son de Simón Bolívar. Ya Simón Bolívar había hecho estas propuestas en la Constitución de 1819 en Angostura y en la Constitución de 1826 en Bolivia. De allá traemos la idea porque nosotros no somos bolivarianos sólo de la boca para afuera, no, nosotros somos bolivarianos hasta la médula de los huesos y Bolívar anda de nuevo con nosotros, conduciendo su revolución pacífica, democrática, hermosa y popular. Esas son algunas líneas del proyecto de Constitución al cual estamos dando retoques para presentárselo, a nombre del pueblo bolivariano a la Asamblea Nacional Constituyente. Recordemos que esa nuestra Asamblea va a trabajar por un lapso no mayor de seis meses, puede ser menos tiempo. La Asamblea pudiera acelerar el trabajo y en cuatro o cinco meses, máximo en seis, debe tener lista la nueva Constitución para que sea sometida ésta a la aprobación del pueblo en Referéndum Nacional y ahí será cuando nazca la V República, la República Bolivariana. Queridos hermanos, de nuevo mi felicitación. Felicitación al pueblo, felicitación a todos los venezolanos por su heroísmo, por su humildad, por su grandeza. Le hemos demostrado al mundo que somos dignos herederos de las glorias de Simón Bolívar, El Libertador de América y le vamos a seguir demostrando al mundo de lo que somos capaces los
269

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

venezolanos. Este proceso ha venido desarrollándose hermosamente, pacíficamente, democráticamente y seguirá desarrollándose con amplitud, con respeto a todos, pacíficamente, democráticamente y hermosamente. Este es un proceso hermoso, estamos creando la nueva Patria de nuestros hijos, de nuestros nietos y de las generaciones que vienen en lo adelante. Queridos amigos, hoy 25 de julio, es Día de Júbilo Nacional. Este triunfo del pueblo se lo dedicamos primero, a Caracas, en su día. Hoy es el Día de Caracas, pero antes que nada, más allá de Caracas, al Hijo Infinito de Caracas, que ayer cumplió 216 años de nacido. Este triunfo democrático, revolucionario y bolivariano se lo dedicamos a Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, nuestro Libertador. Y también, permítanme hermanos, a nombre de ustedes, dedicarle este triunfo a nuestros niños, a nuestros hijos que son los dueños del futuro y que van a tener una Patria digna, que van a tener una Patria hermosa. Nosotros seremos dichosos porque podremos dejarle como herencia a nuestros hijos, a nuestros nietos, una Venezuela nueva, una República nueva, bolivariana, democrática e igualitaria, donde imperen la moral y las luces. Queridos hermanos, vayamos pues, con las banderas en alto, conmemorando nuestra victoria, pero preparémonos para las batallas que vienen y para las victorias que vienen. La Patria continúa esperando por nosotros. No le quedaremos mal a nuestra Historia, a nuestra estirpe, a nuestro sueño, a nuestra grandeza y a nuestro amor. Venezuela es libre de nuevo. Venezuela toda es bolivariana de nuevo. Un abrazo, hermanos y mi agradecimiento a todos ustedes. Cada día siento que los amo más porque siento el amor del pueblo y como he dicho muchas veces y con esto termino por ahora, “amor con amor se paga”. A mi no me queda sino entregarme de lleno a ustedes para que, juntos, hagamos la Patria nueva. Repitamos, para despedirnos esta noche gloriosa, y para que vayan ustedes tranquilamente a sus casas a levantar esas banderas junto a sus hijos, despídamos con aquella frase de Bolívar allá en Angostura: “Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando convoca la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta”.
270

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Ustedes son la soberanía. Yo me siento humildemente dichoso porque con los escudos y las armas de mi mando, les he convocado y ustedes han asistido. Hemos seguido el camino de Cristo, hemos seguido el camino de la verdad y de la justicia. Sigamos, pues, construyendo el camino porque Dios concede la victoria a la constancia. Hermanos, un abrazo bolivariano, democrático y revolucionario para todo el pueblo de Caracas y para todo el pueblo de Venezuela. ¡Bienvenida la Asamblea Nacional Constituyente Bolivariana, hermanos!

271

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DE LA INSTALACIÓN DE LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE
Palacio Federal Legislativo, Caracas 5 de agosto de 1999

Decía el Padre Libertador, hace 180 años casi exactamente, cuando corría 1819, en medio del fragor de los combates y teniendo como eco el retumbar de 100 cañones, tronó el cañón de la voz bolivariana en Angostura, adonde fue a reunirse el Soberano Congreso Constituyente. El cañón de la voz bolivariana dijo en aquel entonces: “Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando convoca a la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta”. Ciento ochenta años después en esta Caracas bolivariana, yo me atrevo a decir, parodiando al Padre Libertador y trayendo su inspiración eterna, “glorioso el pueblo que rompiendo las cadenas de cuatro décadas y levantándose sobre sus cenizas y empuñando con firmeza la espada de su razón, cabalga de nuevo el potro brioso de la revolución”. Sí, señores, porque lo que está ocurriendo en Venezuela hoy no es un hombre providencial que ha llegado. No, no hay hombres providenciales, el único hombre providencial, es Jesús, el de Nazaret. No hay individualidades todopoderosas que puedan torcer el rumbo de la historia, es absolutamente falso ese concepto. No hay caudillos beneméritos y plenipotenciarios que puedan señalar y conducir y hacer el camino de los pueblos. Mentira, se trata de una verdadera revolución y de un pueblo que la galopa. Esto sí es verdad y este acto de hoy, esta primera sesión de la Soberanísima Asamblea Nacional Constituyente a la cual tengo la inmensa honra de asistir y agradezco a ustedes su invitación, esta instalación de la Asamblea Constituyente es un acto revolucionario. Es la revolución que ocupa todos los espacios, algo así como lo que dice un gran escritor en “La Rebelión de las Masas” de Ortega y Gasset, es la muchedumbre que lo invade todo, es un galopar indómito que llega a todas partes y nadie puede detenerlo.
273

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Esa es la revolución venezolana de este tiempo, conducida, impulsada, sentida y amada por un pueblo y es que no podemos entender esos dos conceptos por separado. No existen, como no existiría, el agua con el hidrógeno separado del oxígeno. Pueblo y revolución son como el hidrógeno y el oxígeno para producir el agua, el H20. Pongámosle P2R, no hay revolución sin pueblo y ahí está el pueblo de Venezuela empujando, de nuevo, una vez más, su propia revolución, tomando las riendas de su propio potro orientando a la azimut de la brújula; buscando capitanes, porque eso sí necesitan los pueblos: verdaderos capitanes, verdaderos navegantes, verdaderos líderes que sean capaces de ponerse a la vanguardia y darlo todo por el pueblo, incluyendo la vida. Ese pueblo anda construyendo sus liderazgos y los liderazgos no se decretan, como lo sabemos, van naciendo en el mismo proceso revolucionario. Así que, amigas y amigos, pudiéramos decir que hoy llegó la revolución al Palacio Federal. La revolución ha llegado, aquí está presente, una vez más, ocupando un espacio que le pertenece al soberano pueblo venezolano, como es el Capitolio Federal, símbolo de libertades, de parlamento, de deliberación, de igualdades y de búsqueda. Pueblo y revolución, aún así como el agua y permítanme seguir utilizando el ejemplo del H2O, tal es el pueblo. Si separamos las moléculas del agua o si se le aplican condiciones determinadas, de temperatura por ejemplo, si mal no recuerdo las clases de física, el agua se evapora y como cantaba el Cantor del Pueblo en aquellas canciones: “llanto con fuego no es na’, se va”. Se evapora, así es el pueblo. No, en todos los tiempos hay pueblo, no basta que vivan veinte millones de habitantes en un territorio de 912.050 kilómetros cuadrados para que haya pueblo, no. Es una condición necesaria, más no es una condición suficiente, tiene que haber algo más para que ese conglomerado humano, para que esa muchedumbre humana, permítanme la expresión, sea de verdad un pueblo y aquí, en Venezuela, se evaporó un tiempo como el agua se evapora. Pero llovió, y ha vuelto a hacerse presente un pueblo, porque ¿Cuáles serían las condiciones necesarias, esenciales, para que un grupo humano pueda ser considerado un pueblo? Al menos dos condiciones esenciales pudiéramos traer aquí a esta Asamblea, dos condiciones sin las cuales un conglomerado humano no puede llamarse pueblo. Una de ellas es que ese conglomerado tenga y comparta glorias
274

DISCURSOS PRESIDENCIALES

pasadas, que comparta las glorias de su pasado, conociéndolas, teniendo conciencia de dónde vienen y cuáles son esas glorias que compartimos en común. Por otra parte, no nos quedemos de espaldas, mirando hacia el pasado, sino que contemplemos nuestra historia con una especie de visión jánica, como aquel Dios jano de la mitología, que tenía dos caras: una mirando al pasado y otra mirando al futuro. El pueblo debe mirar y sentir las glorias comunes del pasado, pero, al mismo tiempo y es la segunda condición a la que quiero referirme, para que una muchedumbre sea pueblo, al mismo tiempo, en el presente, debe tener una voluntad común que lo una. Diría Simón Bolívar: “Si no fundimos la masa del pueblo en un todo, si no fundimos el espíritu nacional en un todo, la República será un caos y una anarquía”. Y el pueblo, agregaría yo, dejaría de ser pueblo para convertirse, sencillamente, en una sumatoria de seres humanos que viven sin conciencia de su pasado unitario y, mucho más grave aún, sin una voluntad común que los una ante la adversidad. Yo creo que en estas condiciones, en esta situación de hoy, tenemos pueblo de nuevo. Ha llovido y el pueblo que había desaparecido una década atrás, dos décadas atrás, o tres -ya corresponderá a los investigadores de la ciencia de la Historia determinar cuánto tiempo pasamos nosotros evaporados como pueblo, desaparecidos- pero de una década para acá, comenzó a llover, comenzó a aparecer el pueblo de nuevo y cito al cantor otra vez, a Alí Primera: “como lluvia volverá para comenzar la siembra”. Como lluvia volverá lo que se evaporó para que comience la siembra. Los que no lo hayan visto aún, ciegos pudieran estar, pero hace rato que está lloviendo pueblo en Venezuela y hace rato largo que comenzó la siembra nueva en Venezuela. ¡Pobres de aquellos ciegos que no ven! ¡Pobres de aquellos insensibles que no sienten! ¡Pobres de aquellos sordos que no oyen el rumor de un pueblo que llueve, que truena, que relampaguea buscando construir una nueva Patria! Ya tenemos pueblo. No teníamos. ¡Qué cosa tan grande tener pueblo! ¡Y qué cosa tan triste debe ser sentirse evaporado! Por eso, don Luis Miquilena, presidente de esta magna Asamblea decía hace 48 horas en su formal instalación en la soberbia e histórica Aula Magna de nuestra gloriosísima Universidad Central de Venezuela, decía, terminando
275

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

emocionado sus palabras, que ahora ocurría un milagro y que, permíteme tomar tus palabras, viejo amigo, más amigo que viejo, y decirlas: un milagro por el que ahora, dices tú Luis, en el invierno de tu vida, puedes soñar con la primavera. Pero es que resulta, le decía yo a Luis ayer, en la avenida Los Próceres, mirando el desfile hermoso de los soldados de la Guardia Nacional de Venezuela -estábamos celebrando su LXII aniversario- le escribía yo a Luis en una pequeña tarjeta de esas de protocolo, mirando el desfile y sintiendo el clarín de la Patria vibrando en esa avenida que uno lleva en el corazón, le decía yo a Luis algo así como esto -ustedes saben que esas cosas salen en el momento, estoy recordando lo que escribí ayer en esa pequeña tarjeta- resulta que, cuando se vive como vive Miquilena y muchos hombres y mujeres, no importa la edad, nunca hay invierno, siempre habrá primavera. Y hoy, esa primavera podemos asimilarla o reflejarla o recogerla en ese pueblo florido. Tenemos pueblo, hermanos. ¡Qué cosa tan grande! porque tiene que ser muy triste, me imagino, que la vida de los hombres o de las mujeres y algunos hombres y mujeres han pasado por esa tristeza, creo yo, han cruzado la vida y nunca han visto pueblo, han cruzado la vida y la vida habrá sido toda un desierto o toda una soledad. Nosotros somos un poquito afortunados, tenemos pueblo. Está lloviendo y nos corresponde, ahora, resembrar, recrear, reimpulsar una Patria que estaba evaporada, que estaba dormida, que estaba en la tumba de los siglos. El pueblo y es importantísimo que la Asamblea Constituyente lo escriba dentro de sus máximas eternas: el pueblo es el único combustible de la máquina de la historia. No pensemos jamás que un hombre providencial, repito, no pensemos jamás que 131 hombres o mujeres providenciales van a hacer el camino. No, es responsabilidad de todos y cada uno de ustedes recoger, oír, grabar, sentir, las miles expresiones del pueblo que es el dueño único de soberanía absoluta, como diría Bolívar en Angostura hace casi 200 años. No vayan ustedes, compatriotas, a cometer el error que cometieron los que habitaron esta casa durante 40 años que ya no les pertenece. Eso hay que recordarlo: esta casa, desde hoy, es la sede de la Asamblea Nacional Constituyente. La magnanimidad de ustedes es tan grande, que han permitido que convivan por allí, pero ustedes son los dueños de esta
276

DISCURSOS PRESIDENCIALES

casa porque esta es la casa del pueblo. Desde hoy, tienen que comenzar a demostrar que ustedes, representantes verdaderos del pueblo, son los dueños de esta casa y que esta casa es la Casa del Pueblo y no la casa de las cúpulas, ni la casa de los cogollos que durante años traicionaron esa esperanza de un pueblo. Recuperen ustedes esta casa para el pueblo, para la revolución. Hoy han comenzado a hacerlo. Hablo, entonces, del binomio pueblo-revolución, H2O, P2R, revolución. ¡Qué cosa tan grande también es la revolución! Yo también lamento mucho que algunos venezolanos todavía a estas alturas no se den cuenta o no quieran darse cuenta que estamos en el mero epicentro de un profundo, de un verdadero, de un indetenible proceso revolucionario que no tiene marcha atrás, como decía Luis Miquilena en el día de anteayer. Es una revolución lo que está ocurriendo y nada ni nadie podrá evitarla. En vano tratarán de evitarla y han tratado de hacerlo, pero veamos el resultado: ustedes son, esta Asamblea es resultado, consecuencia, de un proceso en marcha y ustedes, además de ser consecuencia, ahora dialécticamente, hermosamente, se transformarán en causa de otras consecuencias, de una cadena de fenómenos indetenibles, indetenibles para siempre jamás. La revolución no se planifica, yo soy de los que creo que no es planificable una revolución. Cuenta un escritor que en una ocasión Herodes le escribía desde Jerusalén a un amigo en Roma y le decía: “Aquí estoy, aquí no pasa nada, me invade la modorra”, y estaba escribiendo esa carta pero, al mismo tiempo que escribía ese “aquí no pasa nada”, dice el escritor que por la ventana de su casa, del palacio de Herodes, allá por la calle, iba pasando montado en un burro, un flaco llamado Jesús y Herodes escribía “aquí no está pasando nada”. Muchos, casi todos los hombres, no nos damos cuenta cuando pasa Jesús por la ventana montado en su burro. Las revoluciones nacen por sí solas, tienen sus propias leyes como la Historia, son sus hijas. Las revoluciones son como la tempestad, como el viento fuerte del que hablaba el grande Miguel Angel Asturias “viento fuerte”. Los vientos fuertes no son planificables, ni tampoco son detenibles. Se puede volar con ellos, se puede sobrevivir con ellos, si acaso, si hay la suficiente inteligencia, altura y capacidad para volar en el ojo de la tormenta o para navegar en el ojo del huracán. Esto sí es posible, pero detenerlo, imposible.
277

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Vicente Salias cuando hace muchos años, en 1810, era Jueves Santo, era diecinueve de abril, fue a las puertas de la Catedral y haló por la manga de la camisa o de la casaca al Capitán General español, don Vicente Emparan y lo conminó a ir a Cabildo; él no sabía que con ese halón de manga al Capitán General, estaba comenzando, en un contexto mucho más amplio, una revolución. Era febrero, era 27 de febrero y era 1989, aquí mismo, hace apenas una década -para no irnos tan lejos con Vicente Salias o con Emparan o con el cura José Cortes de Madariaga- cuando los habitantes de Guarenas comenzaron a protestar por el incremento del combustible. Cuando los habitantes de Guarenas se fueron a la calle, a protestar con una huelga, haciendo uso del derecho a la resistencia, ellos no estaban planificando una revolución. O allá en la Francia de 1789, los campesinos amotinados o los que decapitaron al Rey, tampoco estaban planificando con eso, una revolución. A lo mejor ni siquiera se imaginaban las consecuencias de aquello. El lunes 3 de febrero de 1992, los soldados bolivarianos que salían a ocupar posiciones en todo el país, no sabían plenamente lo que se iba a desatar con aquel gesto del 4 de febrero de 1992. Es una revolución que se hizo presente e impuso su propio ritmo: pueblo y revolución. Sólo los pueblos pueden hacer revoluciones y la revolución no será tal, jamás, sin ese impulso vital del pueblo consciente de su pasado y con una voluntad en su presente y dispuesto a todo, por hacer realidad su sueño, su voluntad. Hoy, en Venezuela, cuando estamos a cinco de agosto de mil novecientos noventa y nueve, no tengamos duda, sintámonos comprometidos y conscientes de ello. Hoy, en Venezuela y con una gran claridad, el binomio de la Historia se ha hecho presente: tenemos pueblo y hay una revolución en marcha y es el pueblo el que guiará ese potro libre de la revolución. Ahora, constituyentes soberanos, ¿De dónde viene esa revolución? Es bueno saberlo también, especialmente nosotros, los que hacemos un infinito esfuerzo por cabalgarla y por tratar de orientar el azimut de esa muchedumbre, de esa rebelión de masas que anda ocupando todos los espacios. Para nosotros es vital si queremos montarnos en la ola de los acontecimientos, como diría un filósofo, saber muy bien de dónde viene esta revolución y hacia dónde pudiera ir.
278

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Pablo Neruda pudiera ayudarnos de nuevo, porque cuando preguntamos en Venezuela hoy, de dónde viene esta revolución, inevitablemente tenemos que caer de nuevo en la figura, en el tiempo y en el contexto bolivariano, cuando nacieron las primeras repúblicas que se levantaron en esta tierra venezolana. “Es Bolívar -decía Neruda- que despierta cada 100 años”. Neruda, que era un revolucionario, asimilaba el despertar de Bolívar con el despertar del pueblo. “Despierta cada 100 años cuando despiertan los pueblos”. Es de allí que viene esta revolución. Es Bolívar de nuevo, que vuela, ya lo decía él en Angostura “volando por entre las próximas edades”. Volemos con él, llegó el tiempo de volar de nuevo, llegó el tiempo de volar como el cóndor y como el águila. ¡Pobres de aquéllos que nos sean capaces de volar como el cóndor y como el águila! ¡Pobres de aquéllos cuya fuerza sólo les permite arrastrarse como la serpiente! Pero nosotros, los patriotas, estamos obligados a volar con Bolívar en esta edad, que es una nueva edad republicana, una nueva edad bolivariana. Yo, desde esta tarima, como un simple ciudadano y soldado que soy, hago un llamado a todos los venezolanos, a la nación entera, yo hago un llamado, un clamor, para que todos seamos capaces de volar e invito algunos de los venezolanos de esta era que se resisten o no pueden volar a que nos imiten. ¡Dios mío, hazles el milagro de que sean como Quetzalcoatl, la Serpiente Emplumada; que les salgan alas a las serpientes para que vuelen y se conviertan en águilas, en cóndores de este tiempo en que estamos obligados a andar a la altura de la historia, a la altura del compromiso, a la altura de la esperanza que resucitó a los cuatro vientos del alma nacional! De todos modos, nuestro deseo es que todos volemos. Lamentamos mucho si algunos no pueden volar, pero a ellos, les repetimos con todo el corazón y lo digo sin que me quede ni una pizca de ironía, porque no me cabe la ironía en el alma, hermanos, si viésemos a algunos compatriotas incapaces de volar, sigamos el consejo de Jesús, el flaco, el del burro de Nazaret: “Dejad que los muertos entierren a sus muertos” y vamos todos a la vida, a la construcción de un pueblo, a la vida con el pueblo, eso es lo importante y lo grandioso de este momento republicano. Estemos a la altura del momento popular, del momento revolucionario.
279

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Hoy pudiéramos decir que la revolución viene de allá, sin duda alguna, de Bolívar, que vuelve con su clara visión, con su espada desenvainada, con su verbo y con su doctrina. Seamos audaces, hermanos, nosotros tenemos herencia, nosotros tenemos barro, nosotros tenemos semilla para inventar aquí de nuevo, reinventar un concepto revolucionario y una práctica revolucionaria propia a la venezolana, para ser ejemplo del mundo. No estamos copiando modelos, sigue clamando el viejo Simón Rodríguez, el Samuel Robinson de América, el Rousseau americano, como lo llamó Simón Bolívar un día: “No podemos seguir copiando modelos. He allí una de nuestras tragedias. Originales han de ser nuestros métodos de gobierno. Originales nuestras instituciones, originales. O inventamos o erramos”. Estamos en tiempo de ser grandes inventores. Esa revolución viene de allí, tiene un signo hermoso, tiene un signo autóctono, se parece a nosotros, no tiene otros rostros, se parece al rostro de Atala Uriana Pocaterra o de Nohelí Pocaterra; se parece al rostro mestizo de la América india, originaria; se parece a nosotros, se parece al color de Aristóbulo Istúriz, se parece a nosotros esta revolución. No es importada de otros dogmas y de otros pueblos. También se parece al color de Claudio Fermín, por supuesto, es el mismo color. Se parece a la esencia del pueblo venezolano, afortunadamente no tenemos que estar buscando manuales de otras latitudes. Tenemos nuestros manuales. Revisémoslos, revisemos esos códigos sin descanso, constituyentes. Revisemos, por ejemplo, al Bolívar de 1813, al Bolívar de 1812, allá en las murallas heroicas y eternas de Cartagena de Indias, el Bolívar que salió de aquí, el que vio como se cayó la Primera República, es el Bolívar que criticaba la República aérea, porque fue aérea la República de 1811 ¡Cuidado, constituyentes, con las repúblicas aéreas! No aguantan el primer golpe de viento. Una verdadera república tiene que nacer, pero hay que ver hacia atrás. Decía Bolívar, por ejemplo, cuando alertaba sobre las causas de la caída de la Primera República, llorando sus penas en las murallas de Cartagena frente al Caribe, decía en 1812: “Tuvimos filántropos por jefes y sofistas por soldados”. ¡Cuidado, ojo pelao con las repúblicas aéreas! Veamos, oigamos a Bolívar, al de 1811, al de 1812, al de 1813. Es el Bolívar del año trece que llega después de aquella fulgurante Campaña Admirable, con su espada desenvainada convocando Asamblea, porque
280

DISCURSOS PRESIDENCIALES

en Bolívar siempre estuvo el binomio de Don Quijote de la Mancha. Decía algún escritor que si el Quijote hubiese tenido descendiente, sin duda alguna hubiese sido Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios. El arma, la espada y la pluma, la fuerza y la idea. Bolívar llega a Caracas en 1813, hace 186 años casi exactamente y escribió en agosto, al Congreso de la Nueva Granada -el cual, como ustedes saben lo apoyó para la recuperación de Venezuela con la Campaña Admirable- que en el interín, mientras se conformara un gobierno, él había asumido el mando supremo de la República. Era la Segunda República. Bolívar le decía al Congreso de la Nueva Granada que, mientras se estabilizaba la situación en Caracas y en la República, él asumiría el mando, pero apenas interino mientras se convocaba, así la llamó él, una Asamblea de Notables de esta ciudad de Caracas. Así se hizo y Bolívar convocó a una Asamblea de Notables y nombró tres asesores de los caballeros más preparados de aquel momento y comenzó a gobernar desde Caracas, creando la Segunda República, dictando decretos sobre la economía, sobre el comercio; escribiendo a los gobernadores de provincia como el de Barinas, por ejemplo, que clamaba por una Federación, Bolívar le decía: “No, esa fue una de las causas de la derrota y de la caída de la Primera República. ¿Cómo vamos a hablar de Federación cuando hay una amenaza y hay un ejército invasor en el territorio? Yo soy el Presidente de esta República. Y le decía: y le cedo a usted la autonomía administrativa y judicial, pero usted tiene que entender que forma parte de una nación, de una república unitaria”. Eso es bueno recogerlo hoy también porque no podemos confundir Federación con anarquía. ¡Cuidado con la anarquía! Cuando llegamos al caos y a la anarquía, se pone en peligro la existencia no sólo de la República, no sólo del Estado, sino de la nación misma como un todo. Oigamos la revolución que viene desde allá, desde aquellas tribulaciones entre la batalla, entre la fusilería que circundaba a Caracas, entre la amenaza de José Tomás Boves y sin embargo, Bolívar organizaba una Segunda República, la cual se ahogó en sangre al año siguiente, en 1814. Es Bolívar que vuelve desde Angostura, otra vez, una vez más, de nuevo. Se cayó la Primera, se cayó la Segunda, pero cinco años después vuelve a nacer una Tercera República, la grande, la República grande, la
281

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

República más sólida de aquellos años, la República de 1819; la que nació bajo el escudo de las armas de su mando, pero con el desarrollo pleno de la voluntad popular en el Congreso Constituyente de Angostura hace exactamente, ahora, 180 años, en estos días. Es el Bolívar de Angostura quien hablaba de una república sólida, quien clamaba por la moral y por las luces como polos esenciales y fundamentales de una República. Es el Bolívar de Angostura quien definía las normas fundamentales de un gobierno popular “más perfecto” -decíaoigan estas palabras: “El sistema de gobierno más perfecto es el que le proporciona a su pueblo la mayor suma de seguridad social, la mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad posible”. Esa es la revolución que vuelve y esa es la palabra que orienta, es el Bolívar de 1819, el que llamó a inventar una cuarta potestad, el que se atrevió a invocar las antiguas instituciones de la Roma republicana, las antiguas instituciones de la Grecia y de la Esparta y decía: “Fundamos de esas tres instituciones una sola y que ella sea fuente de moral republicana para luchar por los valores de la República, para luchar por la idoneidad republicana y para iluminar, especialmente, la educación de los niños”. Es el Bolívar del Poder Moral de Angostura, es el Bolívar que anuncia que va a volar por entre las próximas edades. Siempre volando a la cima del Chimborazo. Esta revolución viene de allá, es el Bolívar de 1826 cuando presenta su proyecto de Constitución al Congreso Constituyente de la República que hoy lleva y llevará para siempre su nombre: Bolivia. Es el Bolívar que allá, en la cima de los Andes bolivianos, llamaba, clamaba por la República, por la moral republicana, seguía clamando por ella. Es el Bolívar que hablaba de la igualdad y de la libertad y le clamaba al Congreso Constituyente de Bolivia, le rogaba que sembrara en las instituciones bolivianas los mecanismos idóneos para asegurarle al pueblo de Bolivia la igualdad y la libertad. Ese clamor llega hoy desde la cima de los Andes bolivianos. Es el Bolívar de 1826, de Bolivia, cuando tuvo la osadía intelectual, de nuevo, siguiendo seguramente los consejos de su maestro preferido y eterno, don Simón Rodríguez, que le llamaba a inventar: “Inventamos o erramos”. “Inventa, inventa”. Y él, seguidor de su huella, andaba
282

DISCURSOS PRESIDENCIALES

inventando. Inventó allá en Bolivia una cuarta potestad, ya no la moral de Angostura sino otra, otro invento: el Poder Electoral, para que fuese el soberano el que condujese, el que pensase, el que pidiese y el que vigilase los procesos electorales permanentes. Es el Bolívar de esa Constitución de Bolivia; republicano, pidiendo libertad, pidiendo igualdad y sembrando la invención del Poder Electoral. Es el Bolívar del año 28 cuando comienza su decadencia. El Bolívar de la Constitución de Ocaña, que le ruega, ya sintiendo la tempestad, implora, clama a los legisladores darse leyes inexorables. Es el Bolívar que en la Convención de Ocaña, en su mensaje desde Bogotá, en 1828, señala, presintiendo ya, -seguramente sentía cómo crujían las estructuras de la Tercera República-adolorido, cómo hacía aguas el barco que tanto había costado echar a la mar y clamaba: “Legisladores, os clamo leyes inexorables porque la corrupción de los pueblos es el origen de la indulgencia de los tribunales y de la corrupción de la República. Leyes inexorables”, decía. Hoy, ante la tempestad de corrupción, ante la podredumbre que nos rodea, yo, 180 años después, me atrevo a pedir también a ustedes, constituyentes, leyes inexorables, leyes que constituyan un verdadero imperio del derecho y más allá del derecho, que sean el camino hacia una situación donde impere la justicia, que como dice la Biblia “es el único camino a la paz”. No hay otro, mientras no haya justicia, verdadera justicia, estaremos amenazados por la violencia o estaremos, no amenazados, estaremos inmersos en una terrible situación de violencia. Es el Bolívar de 1830 el que vuelve volando entre las edades de hoy. Es el Bolívar que muriendo ya, seguía clamando. “Unión -decía- Sí mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”. Es el Bolívar que con sus cenizas da origen al nacimiento de la República antibolivariana de 1830, la de La Cosiata. Se cae la gran República, se cae el sueño de Angostura y Bolívar se va a la tumba y con su tumba, al mismo tiempo que están enterrando a Bolívar en Santa Marta, está naciendo la República de la oligarquía conservadora, que echó atrás los postulados de la revolución y que produjo, entonces, un siglo XIX lleno de violencia, de estertores intestinos que, de
283

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

verdad, disolvieron la nación, disolvieron la unidad del pueblo y disolvieron la República. Hoy, así como aquella Cuarta República nació sobre la traición a Bolívar y a la revolución de independencia; así como esa Cuarta República nació con el amparo del balazo en Berruecos y a la traición; así como esa Cuarta República nació con los aplausos de la oligarquía conservadora; así como esa Cuarta República nació con el último aliento de Santa Marta, hoy le corresponde morir, con el aleteo del cóndor, que volvió volando de las pasadas edades. Hoy, con la llegada del pueblo, con ese retorno de Bolívar volando por las edades de hoy, ahora le toca morir, a la que nació, traicionando al Cóndor y enterrándolo en Santa Marta. Hoy muere la Cuarta República y se levanta la República Bolivariana. De allá viene esta revolución, de los siglos que se quedaron atrás, desde 1810, 1811, 1813, 1818 y 1819, desde 1826 y 1830. Hermanos, nosotros estamos cubiertos de cenizas porque venimos de la tumba. Como el ave fénix, estamos renaciendo de nuestras cenizas, sobre las cenizas que se lleva el viento, al mismo tiempo, se levanta un sol naciente. Esa es la revolución a la que yo me refiero: pueblo y revolución: P2R, el binomio que se unió y hoy cabalga el potro indómito de la Venezuela nueva. Compatriotas todos de Venezuela, constituyentes de la Soberanísima: ha llegado una nueva edad y la edad o el tiempo de hoy, la primavera de la que habla don Luis Miquilena, es un tiempo de Constituyente, es un tiempo que pudo habernos llevado a la vorágine. Afortunadamente conseguimos este camino. Demos gracias a Dios, porque como decíamos hace unos minutos, después del Caracazo, aquí se desató una fuerza indómita que consiguió expresión después, en varias fechas. Hay fechas que podemos establecer ya. Pudiéramos ya atrevernos a hacer un poco de historia. Es riesgoso hacer historia a estas alturas todavía, yo no me atrevería sino a lanzar unas ideas para los que hagan la historia. Volvemos a Alí: “Hagamos la historia, que otros la escriban en un mundo mejor”, pero sí podemos aventurarnos a mirar la historia reciente y a reflexionar sobre ella. Ya no es 1811, no. Mirando esta última década, per mítanme, yo la llamaría “La Década Constituyente”, la década revolucionaria, la década bolivariana. La última década de este siglo comenzó aquí, en Caracas, el 27 de febrero de 1989. Yo la vi con estos
284

DISCURSOS PRESIDENCIALES

ojos, desde allí, desde el Palacio de Miraflores. Al frente del Palacio desde una pequeña ventana, yo vi como pasaba Jesús, el de Nazaret en su burro. Era el pueblo que clamaba justicia. Ahí comenzó, en mi criterio, aventurándome a hablar de la historia que hemos venido viviendo -acepto que no es nada fácil hacerlo y especialmente para alguien que ha estado- una vez sí; una vez no; un poquito más allá; un poquito más acá, pero allí, en el epicentro del fenómeno del huracán, allí comenzó esta década constituyente revolucionaria. Pero yo decía que hay varias fechas que quedaron ya y quedarán para la historia, señaladas en esta década como referencia del camino que hemos venido construyendo o que ha venido construyendo el pueblo. Veintisiete de febrero de 1989; 4 de febrero de 1992; 27 de noviembre de 1992; 6 de diciembre del 1998; 2 de febrero de 1999; 25 de abril de 1999; 25 de julio de 1999; 3 de agosto del 1999. Llegamos aquí, hoy 5 de agosto de 1999. He allí algunas de las fechas sobre las cuales deberíamos hacer un estudio a fondo para entender por qué estamos aquí hoy. Nosotros somos hijos de la tormenta. Estamos aquí porque nos ha traido a todos, sin excepción, la tormenta revolucionaria que se desató en esta última década del siglo XX venezolano. Afortunadamente, y más afortunadamente aún, que no andamos por allí con un fusil en las manos. Gracias a Dios. Gracias a Dios que no andan unos en las montañas, pensando, como diría el gran poeta cumanés Andrés Eloy Blanco, cuando le cantó a Maisanta, Pedro Pérez Delgado, en su Corrido de Caballería, cuando le cantaba a la guerra José León, en aquel poema hermoso, cuando el cantor le canta a la guerra y dice: “Unos van que a que te mato y otros que a que no me matas/ hay un momento de pronto en que se arrugan las almas”. Afortunadamente, no estamos en ese dilema de que “a que te mato o a que no me matas”, afortunadamente no estamos hablando de muerte, afortunadamente estamos hablando de vida. En todo caso, vuelvo a repetirlo, con Jesús, “los muertos que entierren a sus muertos”. Estamos hablando de la vida nueva, de un nacimiento, de un parto. Somos producto de eso, hermanos, no podemos perder de vista ese camino que hemos venido transitando y al que hemos venido siendo arrastrados. ¿Quién planificó estar aquí hoy? Nadie. ¿Quién lo pensaba hace cinco o diez años? Nadie, por eso las revoluciones no se planifican. Los
285

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

hombres, individuales, nos montamos o no en la ola de los acontecimientos, pero la ola puede tragarnos. No somos nosotros, es la ola, es el agua, el H2O, el P2R, esa es la ola. Si nosotros no estamos a la altura de la ola, la ola nos arrastra implacable, como dice un viejo adagio chino: “La historia es una gran rueda implacable, no se detiene, impone su propio ritmo”. Hoy, esa revolución constituyente, esa década bolivariana nos ha traído aquí a todos y yo he tenido, dentro de los criterios, los análisis y las reflexiones que permanentemente vamos haciendo sobre la marcha, he tratado siempre de estar sobre la ola, trataré siempre de estarlo, tratando de orientarla, de ayudar a orientarla. Vano el hombre que se sienta dueño de la ola. No, uno es como una gotita de agua en la ola, pero claro, pensante y actuante, y cuando ya no es una sola gota sino que son millones, entonces resulta que nos convertimos en parte de la ola y podemos actuar con ella, pero nunca contra ella para dominarla, nunca contra ella para detenerla. He tratado de estar en la ola en estos últimos años y mi conducta, toda ella, pública y privada, la someto al juicio de los tiempos, la someto pura, cristalina, o impura pero cristalina, al juicio de los pueblos y de la historia, pero he tratado y trataré hasta donde tenga fuerzas y Dios lo permita, de estar allí, formando parte de la ola. En estos últimos acontecimientos hemos estado allí con la ola. Yo, convocante, yo como el que cargó, a nombre de muchos, la bandera durante años, cruzando desiertos, cruzando calles solitarias, sintiendo la hiel de la amargura durante varios años, pero siempre, como decía Jorge Eliecer Gaitán, la bandera en alto por encima del lodo de 100 banderas. Más vale una sola bandera en la cumbre, y siempre metido en el estiércol levantando la bandera constituyente. Como convocante que he sido, como firmante del decreto que abrió la puerta al burro y al hombre, como luchador incansable y guerrero que soy de este combate, yo me siento humildemente satisfecho, incluso pudiera decir, permítanme esta expresión: “me siento ya satisfecho de haber vivido”. Si hubiere que morir, yo ya he vivido y aunque siento que hay muchas otras que hacer, aunque siento que todavía hay mucha ola que llevar, cuando veía la instalación de la Soberanísima Asamblea, solitario, en un rincón, cerca de una mata de mango parecida a una que había cuando era niño, muy cerca de una mata de ciruela muy parecida a la que había en el patio de la abuela Rosa Inés, cuando vi con estos ojos a
286

DISCURSOS PRESIDENCIALES

don Luis Miquilena, maestro de estos últimos años, levantar la mano y jurar, cuando les vi a ustedes jurar, dije: “Ha valido la pena vivir”. Allí va el potro, nadie podrá detenerlo, no me siento imprescindible, no me siento indispensable y soy feliz por ello. Me han hecho ustedes feliz porque terrible sería que una revolución dependa de un hombre, no sería revolución. He allí el ejemplo del General del Pueblo Soberano, don Ezequiel Zamora, una bala bastó, una sola bala traicionera bastó para parar lo que se creía era una revolución. Pero no, no había concepto revolucionario, no había el concepto de pueblo unido, no había la voluntad de avanzar hacia una dirección predeterminada. La ola arrastró aquello y sobre la bala de San Carlos se enterró la revolución. Esa es la verdad. Yo hoy ya me siento libre de la bala zamorana. Y sé y estoy seguro de no equivocarme, que la revolución venezolana cogió su cauce. Ustedes son expresión de ese cauce democrático, pacífico, inmenso, glorioso. Ese es el tiempo que estamos viviendo. Yo, empeñado sin embargo, como seguiré siempre, empeñado. Mi abuela decía: “es que usted es muy empeñado, disposicionero”, así me decía mi abuela Rosa Inés “usted es muy disposicionero, sálgase de esa Escuela Militar -me decía- usted no sirve para eso porque usted es muy disposicionero”. Disposicionero como he sido, he tenido el atrevimiento para someterlo a la opinión pública en primer lugar, y a ustedes, en segundo lugar, soberanos como son, representantes de la voluntad de ese pueblo, de traer aquí hoy unas ideas fundamentales sobre lo que pudiera ser un anteproyecto de Constitución Bolivariana para la V República. Yo voy, en los minutos siguientes, a hacer un esbozo general y luego, entregaré al señor presidente de la Soberanísima, las letras y las líneas que han recogido una primera parte de esas reflexiones, de esas pretendidas ideas fundamentales para que sean sometidas a su justo y alto análisis. Si alguna de esas letras, así como la firma que hice con esta mano zurda, del decreto el dos de febrero contribuyeron y así esos pequeños centímetros de tinta sirvieron de algo para abrir este camino, yo me sentiría feliz también, si por lo menos alguna idea, alguna pequeña idea, aunque sea sacada con lupa y con una pinza de esas ideas y reflexiones, sirviera de algo, aunque sea para orientar el soberano trabajo de esta Asamblea Constituyente.
287

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Las ideas fundamentales que hoy presento pretenden y tratan de llevar a la reflexión común el proyecto de la Nueva Constitución. No soy legislador ni quiero serlo, pero sí soy un pensador, he venido junto a ustedes viviendo este tiempo y macerando ideas, viviendo en un tiempo de dialéctica, de teoría y de práctica, de estrategia y de táctica, de pasado y de presente uniéndolo con el futuro, de la abstracción a la concresión, de volar con la filosofía pero venir al combate de cada día en la guerra de la política diaria. Esa ha sido la vida de los últimos años, binomio maravilloso que es la dialéctica. Así que pretendo recoger una visión global, no cartesiana, no; pretende ser holística o integral de lo que en mi criterio pudiera ser la idea central y las ideas complementarias de una Nueva Carta Magna, donde se recoja no sólo la letra, no sólo el espíritu de las leyes, donde se recoja no sólo la norma, el derecho, sino donde además se recoja, más allá del derecho, más allá de la norma, se recoja allí una nueva idea nacional. En esa Nueva Constitución permítanme constituyentes soberanos, esta reflexión: No se trata sólo de una tarea de juristas, cuidado con las repúblicas aéreas de nuevo. Se trata de recoger la expresión del momento nacional y tener la capacidad de reflejar, en esa Nueva Carta Magna, un nuevo proyecto de país, un nuevo proyecto nacional, una nueva idea de refundar a Venezuela. En esa Nueva Constitución, en esa Constitución Bolivariana para Venezuela, se pretende recoger esa idea de proyecto y que debe ser el reflejo del momento político y de las fuerzas políticas que se mueven en el escenario concreto, no sólo en la abstracción de las ideas, no; es la ideología convertida en motor de construcción de república. Ese doble sentido es importantísimo, en mi criterio, que ustedes logren recojerlo y plasmarlo en un nuevo texto constitucional. Una Constitución debe tener, como todo componente, como todo ente, como toda creación varios componentes pero unidos al todo. Estos componentes pueden ser indeterminados en cuanto a su cantidad pero algunos de ellos, en mi criterio, son esenciales y deben estar necesariamente contenidos en la Nueva Constitución. El proyecto de Constitución, así como las ideas fundamentales para la Constitución Bolivariana de la V República, está como pan caliente, viene saliendo del horno; trata, hace el esfuerzo de presentar algunos de los componentes esenciales para una
288

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Nueva Constitución. Uno de ellos es el componente ideológico, la idea. ¿Cuál es la idea central o cuáles son las ideas que conforman el marco filosófico-ideológico que anima al texto, que le dá vida al texto? No puede ser otra idea, que la idea del momento, que la idea que ha resucitado: El bolivarianismo. He allí, una de mis propuestas y por eso el título: “Constitución Bolivariana de Venezuela”, para que ese concepto, para que esa idea quede sembrada de pies a cabeza, del Alfa al Omega, desde el comienzo hasta el fin de ese texto o carta política, o Carta Magna o carta fundamental para los próximos siglos, venezolanos. Porque se trata de eso, se trata de una carta fundamental que permanezca, flexible y adecuándose a los tiempos que vienen, pero que permanezca, en esencia, durante siglos, no durante años, ni durante décadas. La idea del bolivarianismo, la idea robinsoniana. Ustedes saben que hay un planteamiento que pretende señalar o indicar el fin de las ideologías, y es llegar a una era a la que llamaríamos tecnotrónica, robótica, donde no hay ideas. No. Eso jamás ocurrirá, siempre habrá ideas que motoricen los movimientos, la vida y la voluntad de los pueblos, y la idea nuestra, repito una vez más, no me cansaré compatriotas de repetirlo, es la idea bolivariana, la ideología bolivariana. Por ejemplo, cuando se habla del dogma neoliberal -ojo pelao con el dogma neoliberal, que pretende sembrar de fundamentalismo y de pensamiento único lo que debe estar sembrado por ideas diversas y por inteligencias que van e inteligencias que vienen-, contra el dogma neoliberal invoco lo que pudiéramos llamar el invencionismo robinsoniano, contra ese dogma neoliberal que pretende borrar del mapa, por ejemplo, lo que es la fuerza de la nación, lo que es el derecho de una nación, de un país o de una república a darse su propio modelo económico en función de sus potencialidades, en función de sus oportunidades, en función de su idiosincracia. Por ejemplo, contra ese dogma que pretende presentarnos en bloque soluciones extrañas a nuestros problemas y que está demostrado, más que demostrado en los últimos años, que lo que ha hecho es agravar nuestros males. Contra ese dogma neoliberal, nosotros pudiéramos proponer; yo propongo, el invencionismo robinsoniano, que proviene de Robinson, el Rodríguez, el Simón caraqueño, cuando, en las sociedades americanas,
289

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

anunciaba su ideario, porque cuando hablamos de la ideología bolivariana, como ustedes saben lo venimos pregonando desde hace años, nosotros hemos hablado del árbol de las tres raíces: la idea bolivariana, la idea robinsoniana y la idea zamorana. Como reflexión, nada más para la discusión, cuando hablo del invencionismo robinsoniano me refiero concretamente a aquello que decía Samuel Robinson o Simón Carreño o Simón Rodríguez, qué importa su nombre; el Sócrates de América, el Rousseau de Venezuela, decía: “Tienen ustedes que hacer dos revoluciones: la política y la económica. Hagan la revolución económica y comiéncenla por los campos, la agricultura, la industria, las artes, las ciencias”. He allí algo que va contra el dogma neoliberal que pretende borrarnos del mapa: el invencionismo robinsoniano. Contra el dogma del mercado, ojo pelao con el dogma del mercado, que pretende ser Dios, qué fundamentalismo ese el del mercado, la mano invisible del mercado, dicen algunos, como aquí en Venezuela se hizo popular una expresión, yo la voy a recoger: La mano peluda, invisible, del mercado. No arregla sociedades el mercado, no hace repúblicas el mercado, no impulsa desarrollo colectivo el mercado, porque el mercado se basa en ese dogma del individualismo que ha llevado al mundo a que seamos unos salvajes luchando unos contra otros. Contra ese dogma del mercado no podemos responder nosotros con otro dogma, tampoco el extremo del estado. No. Contra ese dogma no saquemos más dogmas, inventemos modelos propios, la mano invisible del mercado con la mano visible del estado y una combinación, un punto de equilibrio que permita, más allá del mercado y más allá del estado, porque esos son instrumentos -un fin último: el desarrollo del hombre, el desarrollo de la mujer, el desarrollo del niño, el desarrollo humano; ese sí es el fin último, no el mercado por sí mismo, ni el estado por sí mismo; es el hombre como decía Jesús “el Alfa y el Omega, el comienzo y el fin”. Contra ese dogma neoliberal enfrentemos el hombre, la maravilla que es el ser humano, la idea como centro de acción de una combinación que bien pudiéramos llamarla entre el mercado y el estado un binomio, pero más allá de ese binomio, está el ser humano. Esos son algunos rasgos de una ideología que debe hacerse concreta y llevada a texto, porque no haríamos nada con estar declarándonos bolivarianos y robinsonianos y
290

DISCURSOS PRESIDENCIALES

zamoranos durante siglos si no somos capaces, ahora, cuando la historia y el momento lo reclama, de sembrar en una nueva carta fundamental, en la nueva Carta Magna de Venezuela, en el texto político que va a regir los próximos siglos, la idea bolivariana, esa que viene desde los siglos perdidos. He allí, una visión general de lo que es la ideología o los que pudieran ser componentes fundamentales de la ideología bolivariana. Contra el monopolio de la riqueza como dogma, enfrentemos la democracia económica, enfrentemos un concepto de igualdad, de libertad, de justicia, de empleo, de seguridad social, para cubrir las necesidades básicas del ser humano. Eso es lo más importante de un modelo político, de un modelo económico. El sistema ideológico, en resúmen compatriotas, en mi criterio, debe estar muy bien delineado en la nueva carta fundamental. No al dogma neoliberal ni al dogma del estado, vamos a crear, en función de una ideología autóctona, un nuevo sistema político, un nuevo sistema económico, un nuevo sistema social. Además de la ideología, también una Constitución debe contener esencialmente, lo que debe ser o podemos llamar el elemento social y ustedes verán que en este texto de ideas fundamentales, lo social se coloca antes, en prioridad a lo político y al aparato del estado. Lo social dentro de un nuevo concepto de solidaridad social. Decía Simón Rodríguez y vuelvo a la idea, porque la idea debe estar sembrada a lo largo y ancho del texto constitucional. Simón Rodríguez decía: “que tenemos que existir para ayudarnos los unos a los otros”. Esa es la verdadera concepción de las sociedades americanas a las que se refería Simón Rodríguez o cuando clamaba por una vida republicana y él decía con claridad meridiana: “No se llamen a engaño los americanos de ahora, aquí no hay república-decía- aquí no hay repúblicas porque no hay pueblo y no hay pueblo cuando no hay mentalidad republicana”. Y llamaba a la educación de los niños para formar la mentalidad republicana y, la mentalidad republicana no es otra, que el pensamiento y la acción en función de la cosa pública, en función de la red pública, en función del colectivo, en función de los demás, en función del interés de la nación antes que el interés individual. Todo eso es ideología y ahora tiene que convertirse en acción motríz de un nuevo proceso histórico venezolano, inspirado en esa idea originaria de una república, la República Bolivariana.
291

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Además del elemento ideológico y del elemento social, ustedes verán que es presentado aquí un título con una extensión bastante apreciable sobre los derechos humanos y sobre los deberes humanos, porque ese es un binomio que no se puede separar. No podemos tener sólo la concepción de los derechos humanos limitados a que la gente se exprese, no: derechos humanos integrales de dignidad, de vida, integralmente entendidos. Pero igual el concepto de los deberes humanos, porque, cuando asumimos algo como deber, estamos asumiendo al mismo tiempo un derecho humano del hermano, del compatriota. No podemos separar esos dos conceptos, el derecho lleva implícito un deber. Como la pareja el derecho y el deber, la parte humana como es fundamental en un nuevo texto de un sistema político que debe ser humanista, fundamentalmente humanista. Igualmente, podrán ustedes estudiar, cuando comiencen sus deliberaciones, el elemento material. El elemento económico pudiéramos decirlo, aunque lo económico tampoco se puede separar de lo social, pero están contendidas aquí, ideas fundamentales de lo que puede ser un concepto económico nacional, un modelo económico que, como lo hemos dicho en infinidad de ocasiones, aquí en Venezuela y en buena parte del mundo, debe ser un modelo endógeno, que se potencie con nuestras propias fuerzas internas, que se abra hacia el mundo pero con fuerza propia, con carácter endógeno. Nosotros podemos pensar en eso, hay otros países que por desgracia, diría yo de la naturaleza, no tienen el potencial interno que tenemos los venezolanos, los recursos naturales que tenemos los venezolanos, la ubicación geopolítica que tiene Venezuela, la fachada caribeña, la atlántica y la andina; recursos infinitos de agua, de tierra fértil, de hidrocarburos líquidos y gaseosos, de minerales preciosos, lo tenemos todo, amén de un pueblo joven y, además, resucitado de entre sus cenizas. Qué más podemos pedir Dios mío. Dios nos ha dado aquí, en bandeja de plata, los elementos para construir una nación verdaderamente fuerte, poderosa y soberana, libre e igualitaria hacia el futuro, y lo haremos. Yo, estoy seguro que lo haremos.
292

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Algunas líneas fundamentales del concepto económico nacional también están encerradas en estas ideas que hoy traigo a la Soberanísima Asamblea Constituyente, pero además de lo ideológico, además de lo social, además de lo económico, lo político, el estado, la nación, la república, aquí están recogidos. Incluso creo que estas naciones tratan de ser un poco pedagógicas, per mítanme decirlo sin vanidad y agradezco, infinitamente, a los hombres y mujeres que me ayudaron en estas últimas semanas en el diseño y la discusión de este texto de ideas fundamentales, me refiero a los miembros del Consejo Presidencial Constitucional y muchos otros venezolanos. Agradezco, además a los que se quedan siempre presentes a través de los libros, del estudio de los libros y de las ideas que están recogidas aquí. No son ideas mías, no; sería vanidad decirlo, son ideas recogidas de los siglos, de los hombres, de las mujeres de esta época y de otras épocas, con un esfuerzo y con una intención de cooperación reunidas en estas líneas. Aquí está agrupado el concepto de pueblo al que me refería, unido en el pasado por glorias comunes y unido en el presente por una voluntad férrea e indeclinable de lucha hacia un objetivo común en una empresa común. Pero también se revalora el concepto de nación, porque también la nación puede desaparecer. El pueblo es la misma nación, la nación es el mismo pueblo, en mi criterio, dentro del navegar por las ideas, para que un pueblo se considere una nación le faltaría un elemento más: no sólo el pasado común, no sólo el presente con una voluntad común, sino un proyecto hacia el futuro. La nación es el pueblo en marcha unido desde el pasado con una voluntad en el presente en marcha hacia objetivos grandiosos en el futuro. Cuando un pueblo consigue un rumbo, cuando un pueblo consigue una dirección histórica, sólo entonces, en mi criterio, podemos hablar de nación. Hoy además del pasado, además del presente, creo que podemos decir que Venezuela está en marcha hacia una nación; con un proyecto al que ustedes están obligados, representantes del pueblo, Constituyentes Soberanos, a intuir, a buscar, a recoger y a plasmar básica y fundamentalmente en el texto constitucional. El proyecto nacional en su visión macro, debe estar, en mi criterio y es una de mis sugerencias, sembrado en el texto constitucional, porque
293

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

desde hacía mucho tiempo la nación venezolana andaba sin rumbo, no sabíamos hacia donde íbamos. Ahora vivimos resucitados como pueblo pero aún nos falta la idea de marchar hacia objetivos trascendentales; sólo allí podemos hablar de nación. Ese concepto de los tres elementos fundamentales de la nación está recogido aquí en el texto constitucional y se recoje allí no por capricho, se recoje allí porque es importante que todos los niños venezolanos comiencen a conocer ahora mismo las condiciones indispensables para ser pueblo y más aún, para ser nación en marcha. Ortega lo plasmaba en “La Rebelión de las Masas”, la nación es un plebiscito constante, la nación está permanentemente haciéndose y deshaciéndose. Un pueblo sin objetivo hacia el futuro estaría en el pasado o en el presente dando vueltas sobre sí mismo sin conseguir rumbo. Esos conceptos están recogidos aquí en un capítulo que presenta la idea de pueblo, de nación, de república. El concepto de la república y el concepto del estado, la república, la red pública, la cosa pública, moral y luces: los polos de la república. Instituciones sólidas deben conformar la república, lo he dicho y lo repito en este día memorable. Felizmente soy Presidente, el último de la IV República y más felizmente, doblemente feliz porque, también gracias a Dios y a nuestro pueblo, seré, espero que así sea, el primer Presidente de la V República, el primer Presidente de la República Bolivariana que vuelve. Más y mayor dicha, humilde dicha que no puede caber en el corazón de un hombre y eso no me pertenece, yo apenas soy como un transmisor, un conductor de la dicha, la dicha la comparto con ustedes y especialmente con el pueblo heroico y noble de Venezuela. La idea de una república institucionalizada, democrática y libre, soberana ante el mundo; que no acepta inherencia de ningún poder extranjero, económico o político porque somos libres y soberanos para definir nuestro propio rumbo, nuestros propios modelos, respetando para siempre la autodeterminación de los pueblos del mundo. Una república que se declara Bolivariana, así lo propongo en esta idea fundamental o en una de estas ideas fundamentales; que la Constitución Bolivariana declare que la República de Venezuela será una República Bolivariana, y cuando se declara República Bolivariana, es porque se declara portadora de un mensaje de paz para todos los pueblos del mundo, portadora de un mensaje de integración en el área
294

DISCURSOS PRESIDENCIALES

latinoamericana y caribeña, viejo sueño de Bolívar que vuelve cabalgando con el pueblo de la revolución: la idea de la anfictionía. Es una república anfictiónica, abierta a los pueblos del continente para hacer, como diría Bolívar en su Carta de Jamaica, -estuve recordándolo hace poco junto al Primer Ministro de esta hermana república y nación, Percival Patterson, un gran Bolivariano del Caribe, recordando en Jamaica aquello que decía Bolívar en su carta profética: “Que bello sería que formemos del Nuevo Mundo una nueva nación y que el istmo de Panamá sea para nosotros lo que el de Corinto fue para los griegos, punto de unión”. La República Bolivariana, que pido se declare así, abre los lazos de paz, de hermandad, pero de firmeza y respeto a todos los pueblos, naciones y gobiernos del universo-mundo. Estamos sembrándolo en un nuevo mundo, en un nuevo siglo, con dignidad, con altura, con soberanía, República Bolivariana, soberana, libre y democrática, verdaderamente democrática, sin engaño, sin falsedad, sin discursos retóricos, huecos y vacíos. Democrática porque tiene pueblo, porque la democracia, si no tiene pueblo, es igual a un río sin cauce, un río sin agua, un mar seco sería la democracia si no tiene un contenido profundamente social, de igualdad, de justicia y de visión humana. Esa es la república a la que hago referencia en mis ideas fundamentales para la Constitución Bolivariana, pero más allá del pueblo y su concepto, más allá de la nación, de su concepto dialéctico con la práctica y más allá de la república con su concepto y su praxis, también agregamos aquí una visión del estado y ustedes la verán cuando revisen esto. Esta es la primera parte; falta una segunda parte para recojer algunos otros capítulos complementarios pero creo que esto puede ser esencial para que ustedes la consideren en sus primeras deliberaciones. Aquí se aclara también, después del concepto social viene el concepto del Estado, por qué estamos saliéndole al paso a Job. No queremos a Job con su Leviatán, con su estado como maquinaria demoledora, hegemónica de la fuerza, el estado como hegemón de la fuerza y del recurso armado para imponer, para esclavizar a los habitantes de un pueblo que merece libertad, no. No queremos el leviatán de Job, preferimos a Platón y su República, preferimos a Bolívar y un estado orientado a la justicia, que es el fin último a la que pueda orientarse la acción de un
295

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

estado democrático. Podrán ustedes ver aquí cómo se recoge ese concepto, es importante recogerlo y sembrarlo en tierra fértil y la tierra está fértil para la siembra que vuelve con la lluvia de pueblos, en un estado que no se quede en un fin en sí mismo, en un estado que deje de ser una maquinaria burocrática, demoledora, negadora de los derechos humanos fundamentales. Todo lo contrario, cada hombre, cada institución, cada pequeño engranaje de la maquinaria de estado debe palpitar solo y sólo en función de la justicia para un pueblo, de la igualdad, del trabajo, de la vivienda, de la educación, de la salud, de la libertad, de las ciencias y de las artes, para eso tiene que ser el estado, sino mejor sería no tener Estado, pero concebimos el estado como una necesidad; nos alejamos de Job, pero también de Carlos Marx cuando decía que no hacía falta el Estado. Sí. hace falta el Estado. Nos alejamos de los neoliberales que pretenden minimizar al estado y he allí otro concepto fundamental de la ideología Bolivariana en contra del dogma neoliberal, queremos y necesitamos un estado, suficientemente fuerte, suficientemente capaz, suficientemente moral, suficientemente virtuoso para impulsar la república, para impulsar al pueblo y para impulsar a la nación, asegurando la igualdad, la justicia y el desarrollo del pueblo. Ese Estado Bolivariano se recoge aquí en estas ideas fundamentales para lo que pudiera ser la Constitución Bolivariana de la V República. Además, de esos conceptos o componentes ideológicos, sociales, materiales, políticos del estado y la república, hay aquí una orientación hacia el ámbito internacional que ya he referido de manera muy general. Quiero detenerme sí, y no puedo no hacerlo, en algunas consideraciones en cuanto al Estado y a los Poderes del Estado, siempre pensando en que esos poderes deben ser instrumentos para el bien común de manera muy general. Hoy se recoge aquí la idea de que el estado venezolano en vez de ser llamado -y perdónenme los juristas, los abogados y los estudiosos de las leyes que aquí hay en buena cantidad- más que un estado de derecho, requerimos en mi criterio un estado de justicia, porque la justicia va mucho más allá del derecho, el derecho es un tránsito hacia la justicia. Por un supuesto derecho hoy, la tormenta social, está desatada en Venezuela,
296

DISCURSOS PRESIDENCIALES

por unas supuestas leyes hay miles de venezolanos muriendo en vida en las cárceles de Venezuela, porque para ellos hay derecho, para ellos hay leyes, pero no hay justicia para ellos. Allí, ese es un ejemplo muy claro, de que el estado no puede ser de derecho, tiene que ir más allá del derecho, necesitamos urgentemente un estado de justicia en Venezuela. Un estado en el cual también esté sembrada la idea fundamental Bolivariana, 180 años después. Aquí está reunido algo que es un clamor del país, el Poder Moral, un cuarto poder, un nuevo ente estatal, no burocrático ni con un fin en sí mismo. Necesitamos urgentemente un Poder Moral que sea de verdad autónomo, que no esté subordinado a los otros, a los tres poderes clásicos del Estado, un Poder Moral. Propongo modestamente, que pudiera ser la fusión o pudiera alimentarse de tres fuentes que hoy existen dispersas, maniatadas, sin vida propia: una Fiscalía, un Ministerio Público autónomo, libre de las cúpulas políticas, que esté libre de manipulaciones y de presiones, provenientes de los sectores nacionales. Un Ministerio Público y una Fiscalía General de la República con un nuevo concepto para garantizar no solo el estado de derecho sino el estado de justicia. Una Contraloría, un poder contralor, también incorporado al concepto del Poder Moral y, además de eso, esta figura de la que se ha venido hablando un poco en Venezuela pero que nunca se ha podido sembrar que es la Defensoría del Pueblo; un Poder Moral que pudiera asumirse como lo clamaba Bolívar evocando a los antiguos. Bolívar invocaba a la Grecia, a la Atenas y a la Roma Republicana, ya no invocamos a Roma, ni a Grecia, ni a Atenas, ni a Esparta. Hoy invocamos a Angostura que está mucho más cerca de nosotros, Bolívar hablaba de un Poder Moral con dos cámaras: la cámara moral y la cámara de educación, y la educación -Dios mío ¡Qué vigencia!orientada especialmente hacia los niños que son el futuro de la República. Qué pertinencia para un Poder Moral que se encargue de la lucha a muerte contra la corrupción, volvemos a Ocaña: “La corrupción de los pueblos es la causa de la indulgencia de los tribunales y de la inmoralidad republicana y de la pérdida de la república”. La corrupción, sabemos, fue el último de los males que terminó de hundir a la IV República y estamos rodeados de ella hermanos, estamos
297

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

rodeados de ella. Apenas está comenzando una nueva batalla, hemos ganado varias batallas pero la guerra, el combate final por Venezuela, aún no lo hemos ganado. No olvidemos el Oráculo del Guerrero: “Cuando se gana una batalla no envaines la espada, colócala a tu lado, piensa y prepárate porque mañana vendrá otra batalla”. Hoy, aquí, en este Palacio Federal, al que ha llegado tumultuosa la revolución ya incontenible, está comenzando una nueva batalla, no pierdan el rumbo, no pierdan la altura, vuelen, volemos junto a Bolívar. Ese Poder Moral lo considero fundamental para la República Bolivariana, pensemos y no nos dejemos llevar por aquel viento que se llevó la idea de Angostura, porque Bolívar, sabio como era, incluso en el Proyecto de Constitución de Bolivia, él intuía que no iba a ser incorporado ese cuarto poder a la Constitución, ni a la de Angostura; los constituyentes de Angostura no incorporaron el concepto del Poder Moral, le tuvieron miedo. Alguien me decía hace pocos meses atrás: es que se le tiene miedo a la palabra moral, porque todos tenemos algo de inmoral y yo dije: es cierto, pero no se trata de la moral personal, no se trata de la moral puritana, se trata de la moral republicana que es la resultante de los valores y las virtudes de un pueblo. Cómo no va a ser importante hablar de moral hoy, cuando la corrupción ha azotado y ha roto todos los resortes de la era y de la vida republicana; claro que es pertinente el Poder Moral, yo clamo a ustedes que no desechen esa propuesta al mismo pipote de la basura de Angostura, debátanlo con libertad, debátanlo con el pueblo, sométanlo en todo caso a la consideración de un pueblo que clama por virtudes, al que le robaron la moral pública, durante años y quiere recuperarla porque volviendo a atacar a Job, el hombre no creo yo que sea el lobo del hombre, yo creo de verdad, como Jesús, que el hombre es la esperanza del hombre, es hijo de Dios y ese pueblo hijo de Dios quiere elevarse sobre sus miserias pero necesita de donde agarrarse, de qué resorte agarrarse para escalar, desde la profundidad del abismo al que cayó, hacia la cima de las virtudes sociales y republicanas. Démosles los resortes, el Poder Moral pudiera ser un hermoso resorte o un hermoso escalón para subir de este abismo, de este tremedal al que hemos caído en lo moral, en lo ético y en lo político. Me atrevo a traer el mismo sueño, la misma idea Bolivariana de 1826, de allá de las cumbres de Bolivia, cuando nacía la República de
298

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Bolivia, Bolívar propuso, y vaya usted a saber si no es pertinente la idea de un Poder Electoral, un poder autónomo de los demás que sea permanente y que no esté sujeto a las cúpulas o a la manipulación política de ciertos sectores o a las presiones. Cómo hemos visto de eso en estos últimos meses, en estos últimos tiempos. Cómo se ha demostrado en Venezuela que no basta con tener una institución que se encargue del asunto o de los asuntos electorales. Necesario es que se establezca, que se instale una nueva potestad, un nuevo poder, el Poder Electoral y que ese Poder Electoral esté enraizado con el sentimiento del pueblo, que se convierta en el gestor, en el impulsor, en el contralor, en el evaluador de los procesos electorales y sus resultados y que esté pendiente de los magistrados; que esté pendiente de que los representantes cumplan de verdad con su compromiso y que obliguen a todo candidato, que opte por un cargo público de representación popular, a decirle al pueblo cuál es su proyecto y, si es elegido, que cumpla ese proyecto y si no, que se vaya a través de mecanismos democráticos de referéndum revocatorio, por ejemplo. Para asegurar el principio de la representatividad, para asegurar el principio de la legitimidad, es necesario establecer un Poder Electoral. Aquí se recoge de nuevo la idea de Bolivia. Espero que no se repita la frase lapidaria del mismo Bolívar, incorporada en ese texto maravilloso de Antonio Leocadio Guzmán, allá en Bolivia, ese texto que se llama: “Una hojeada al proyecto de constitución que presentó Bolívar al Congreso Constituyente de Bolivia”. Al final de la “Hojeada”, Antonio Leocadio, el padre de ese venezolano que se llama Antonio Guzmán Blanco que, dentro de pocos días, tendremos de nuevo aquí, repatriados sus restos, decía Antonio Leocadio Guzmán en su “Hojeada” al proyecto de Constitución, después de un análisis profundo, de obligatoria lectura en mi criterio en este momento, recoge una frase de Bolívar: “Propongo este código, si no lo aceptáis lo lego a la posteridad”. Espero no recoger de nuevo la frase de Bolívar, en alguna “hojeada” que se le pueda echar a estas ideas fundamentales. De verdad, clamo el esquema clásico de la democracia liberal de los tres poderes, eso no tiene porque ser así para siempre. Necesitamos un nuevo concepto de estado, una nueva arquitectura de poder, una
299

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

desconcentración de poderes, una auténtica democracia representativa, participativa y protagónica y ese es, además de los cinco poderes, es otro de los conceptos que aquí se recoge. No basta con hablar de democracia participativa como si ese fuera el fin, no. La participación debe ser un instrumento para lograr un fin, porque de qué nos vale que todos participen, hablen, levanten la mano o discurran o escriban, no; ese no puede ser el fin. El objetivo tiene que ir más allá y por eso aquí hablamos de la democracia participativa y protagónica como un solo concepto. El protagonismo popular es un concepto bolivariano, democrático y eminentemente revolucionario y se acerca a los mecanismos de una democracia que hoy no puede ser, lo entendemos, exacta y absolutamente directa, pero sí tiene que ser protagónica, tenemos que darle al pueblo diversos mecanismos como los plebiscitos, los referenda, las asambleas populares, las consultas populares, las iniciativas de leyes, todos esos instrumentos deben quedar, en mi criterio, propongo legisladores, insertados en la nueva carta fundamental para que sea vinculante la participación y para que no sea sencillamente un participar por participar, sino un instrumento de construcción, de protagonismo y de democracia verdadera, de participación efectiva, vital para construir un país, para construir un rumbo, para construir un proyecto. En cuanto a los poderes a ser constituídos luego de aprobarse la nueva carta fundamental, también adelantamos algunas ideas. Cómo conformar un nuevo Poder Ejecutivo, la figura presidencial acompañada de un Vice-Presidente, un Poder Eejecutivo con una nueva estructura para atenuar la concentración de poderes que hoy recaen sobre el Presidente de la República. El Presidente acompañado con un VicePresidente y un Consejo de Estado, he allí novedosas figuras para su sabia consideración, ruego que sean estudiadas a fondo, si de algo sirvieran les pido que conformen elementos fundamentales para la nueva arquitectura de un nuevo Poder Ejecutivo y un Poder Legislativo con figuras nuevas, con una Asamblea Nacional. Propongo incluso que cambiemos el nombre y no solo por cambiar el nombre, no. En un concepto filosófico, en vez de Congreso Nacional eso, hasta pareciera una pava republicana. Esas pavas republicanas, vamos a cambiar el nombre, propongo Asamblea Nacional, que de verdad sea una Asamblea, que la Asamblea no desaparezca, que la Asamblea
300

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Constituyente pase a ser una asamblea constituída para darle continuidad a las ideas y a la creación hermosa de la Asamblea Nacional Constituyente. Una nueva concepción del Poder Judicial, un Tribunal Supremo de Justicia y la figura de la elección de los jueces en las parroquias y en los municipios, para llenar de democracia al Poder Judicial, para quitárselo a las tribus que se adueñaron y que se las expropiaron al pueblo y el Poder Judicial, si estamos hablando de un estado de justicia, el Poder Judicial sería la columna vertebral de los poderes del estado para que sea un estado de justicia, establecer con rango constitucional la carrera judicial y crear un mecanismo mucho más amplio, cristalino, para la elección de miembros de la Corte Suprema de Justicia o de ese Tribunal Supremo de Justicia, donde estamos proponiendo la creación de una Sala Constitucional para que se encargue de los asuntos constitucionales, un nuevo concepto mucho más moderno, dinámico, mucho más del siglo XXI que está amaneciendo. La creación de los dos poderes, de los nuevos poderes bolivarianos: el moral y el electoral, conformaría con estos criterios bolivarianos, la nueva arquitectura del Estado. Un nuevo concepto de Federación: que se aleje de los extremos de la anarquía y del centralismo y que recupere y ponga en orden los valores de la llamada descentralización que degeneró muchas veces en anarquía y anarquización de la república. No puede haber Gobernador, ningún Alcalde, no puede haberlo, que piense o llegue a pensar, alguna otra vez, en esta tierra, que él es un cacique o un presidente de una republiquita que se llama municipio o que se llama estado. No. Es lo mismo que decía Bolívar desde aquí en 1813, le decía al gobernador de Barinas en una carta memorable, hecha al fragor de las batallas, cuando apenas lo estaban proclamando Libertador, le decía al gobernador de Barinas, eso mismo que ya yo he referido. No. Ese federalismo de la primera república fue nefasto, no podemos repetirlo. Necesitamos un federalismo con un nuevo concepto de unidad nacional, un federalismo que se guíe por un principio básico de la ciencia política como es el principio de la cosoberanía o la soberanía subsidiaria a la soberanía nacional. Tenemos que recuperar la idea y el concepto y la praxis de la unidad nacional, de la unidad de la república. Venezuela es una sola república, no es una sumatoria de pequeñas repúblicas que ponen en peligro la existencia de la nación y la existencia de un proyecto futuro. Ustedes
301

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

están representando al pueblo todo y ese es uno de los elementos que no podemos olvidar. Cristóbal Jiménez, por ejemplo, no está aquí representando solo al pueblo de Apure, no; lo eligió el pueblo de Apure a la Constituyente, pero él representa al soberano pueblo de Apure siempre y cuando ese pueblo de Apure sea mirado y entendido bajo la óptica del pueblo todo de Venezuela. Ese es el concepto de una Asamblea Nacional Constituyente que no puede ser -sería muy nefasto- que una ANC se convierta en la sumatoria de pequeñas asambleas regionales constituyentes, sería nefasto. Yo estoy seguro, porque conozco a la gran mayoría de los constituyentes de esta hora venezolana, en que aquí estamos mirando ese concepto que se recoge en las ideas fundamentales de una nueva federación, una co-soberanía o soberanías subsidiarias y la soberanía vista además, como expresión popular, no sólo pensada como un ente abstracto. La soberanía tiene que ver con los derechos del pueblo y con los deberes del pueblo, con los derechos de la nación y con los deberes de la nación. Todas esas ideas políticas, económicas, sociales, ideológicas, espirituales y materiales están recogidas en este texto de ideas fundamentales. Yo, lo someto, sencillamente, a su sabia consideración. Bolívar terminaba su discurso de Angostura, o mejor dicho, Bolívar terminó varios discursos de esa manera, no solo el de Angostura, también el de Bolivia, también el mensaje al Congreso Constituyente o a la Convención de Ocaña. Bolívar terminó diciendo: “Yo he cumplido con mi labor, comiencen ustedes a cumplir con las suyas”. ¿Cuáles -en mi criterio, como sugerencia a la Soberanísima- deben ser las labores que desde hoy ustedes deben comenzar a realizar de manera acelerada y en emergencia? Emergencia he dicho. Yo insto como estoy instando a la soberanísima Asamblea Constituyente a que declare la emergencia nacional, porque en emergencia vivimos en el país y a que declare la emergencia de todos los poderes constituídos: emergencia ejecutiva, emergencia legislativa, emergencia judicial. Estamos en una verdadera emergencia nacional y creo que la Asamblea Constituyente se quedaría corta en mi criterio si no reconoce esa clamor de emergencia que anda por toda la nación y que someta a su rigurosa evaluación todos y cada uno de los poderes constituídos porque
302

DISCURSOS PRESIDENCIALES

esta Asamblea, como bien lo declaró su presidente en su instalación, es una asamblea originaria y originarios deben ser sus métodos de evaluación y de conducción de este proceso de transición en esta hora venezolana, clamo, en esta hora nacional. Yo, subordinado a ustedes, si así lo decidieren asumiré la emergencia hasta donde me corresponda, como Jefe del Gobierno Nacional y también pido a los demás poderes constituídos su cooperación con la Asamblea Nacional Constituyente porque, por las cosas que he estado oyendo de ustedes, y lo que se percibe en el ambiente nacional y, yo les felicito por ello, están ustedes siguiendo, además creo, el Oráculo del Guerrero, o están haciendo ustedes gala de la magnanimidad que caracteriza a nuestro pueblo, gala de esa magnanimidad que caracteriza a un pitcher cuando poncha a un bateador y lo deja “mal parado” o el bateador da vueltas sobre sí mismo al hacer un “swing” mal hecho y cae de rodillas. La magnanimidad de un pitcher que se va y le da la mano al bateador ponchado o la magnanimidad de un boxeador que le da un knockout al contrario y va y lo levanta y lo abraza, o la magnanimidad de un soldado que tiene a alguien prisionero y le ofrece un vaso de agua y le dice hermano. Ustedes están dando una demostración ejemplar y cómo se necesitan ejemplos magnánimos hoy en Venezuela, magnanimidad con el vencido, ustedes la han demostrado. Pero, que no se equivoquen los beneficiarios de la magnanimidad, que no vayan a equivocarse los poderes constituídos, que no vaya a equivocarse, por ejemplo, el congreso moribundo y a tratar de poner trabas y obstáculos a la originaria y soberana Asamblea Nacional Constituyente, como lo dije en el balcón del pueblo, mejor es que se queden tranquilitos como si los estuvieran operando. Así dicen por las calles, tranquilo como si te fueran a operar, ya estaremos pendientes de todos modos, queremos una transición, sin traumas lo dijo Luis Miquilena. Yo apoyo esa idea de esa transición sin trauma pero, la espada del guerrero, que no se olvide, que nadie lo olvide, está desenvainada; si hubiera que usarla no dudaremos, no temblará el pulso ni se aguará el ojo para usar la espada originaria de la Asamblea Nacional Constituyente si hubiera que usarla contra el que quiera obstaculizar o perturbar un proceso tan hermoso que venimos construyendo con nuestro pueblo y jineteando con la revolución. Que no se equivoquen los
303

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

beneficiarios de la ejemplar magnanimidad que ustedes están demostrando a Venezuela y sobre todo al mundo entero, que no se equivoquen, espero yo, le pido a Dios para que no se vayan a equivocar. Les digo como Bolívar: “He terminado mis funciones, comenzad vosotros las vuestras”. Esas funciones deberían comenzar en mi criterio, y yo los acompaño a ustedes si así fuere necesario, en la declaratoria de una emergencia nacional y en la revisión y evaluación de los poderes constituídos, comiencen por mí, aquí estoy a la orden de ustedes. Pero vayan por las Gobernaciones, vayan por las Alcaldías, vayan por las Asambleas Legislativas, vayan por los Tribunales de la República, ojo pelao, y evalúen y hagan lo que haya que hacer para asegurar, ojalá con la cooperación, así lo pido como Presidente que soy, de esta República moribunda, pido a todos los entes republicanos como Jefe del Estado que soy, pido en mi condición de Jefe del Estado, a todos los entes del Estado, pido a la Corte Suprema de Justicia, clamo a ella, pido al Congreso Nacional, clamo a él, pido a los gobernadores, pido a mis ministros, pido a todos los funcionarios del gobierno y del Poder Ejecutivo, pido a todos los Gobernadores, pido a todos los Alcaldes, pido a todas las Asambleas Legislativas y a los Concejos Municipales, a los Jefes Civiles, a los Jefes de Parroquia, a los piaches, a los caciques, a todos pido colaboración, altísima cooperación con la Soberanísima Asamblea Nacional Consituyente. Incluso y lo digo con todo el rigor que me cabe y lo anuncié antes del 25 de julio, si ustedes consideran que mi presencia como Jefe del Estado pudiera perturbar las labores soberanas de la Asamblea, hagan ustedes conmigo lo que ustedes quieran. Son ustedes los dueños de este momento nacional, yo me subordinaré al mandato de la ANC y como ciudadano o como soldado, empuñaré la palabra o empuñaré la espada para defender los mandatos de la máxima ANC. Ahora, agrego, deben ser siempre los mandatos del pueblo, porque cuando digo como ciudadano y como soldado “me subordino al mandato de la asamblea” es porque estoy firmemente convencido que, lo que la Asamblea decida, es lo que se clama en las calles, lo que ruge por los caminos, lo que se oye a los cuatro vientos, lo que dice el pueblo galopando el potro de la revolución.
304

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Ahora, ¿Cuáles deben ser las funciones que ustedes van a comenzar hoy, en mi criterio, además de la necesaria emergencia nacional constituida y también constituyente. Ustedes son los primeros que deben dar el ejemplo de estar en emergencia. La Asamblea Constituyente debe trabajar, en mi criterio, 24 horas al día, de domingo a domingo. Tiene que abrir las puertas a todas las corrientes nacionales, desde hoy mismo, deben nombrar comisiones que trabajen de buena manera, que no trabajen como las tradicionales comisiones. Que sean comisiones revolucionarias de verdad, comisiones constituyentes, que juren, ante el pueblo mismo, trabajar sin descanso: “cuando el clarín de la patria llama- diría Bolívar - hasta el llanto de la madre calla”. Cuando el clarín de la patria llama, agregaría yo, hasta el llanto de la esposa o del esposo callan, hasta el llanto de Rosinés calla cuando se trata del clarín de la patria. Hasta el llanto de los hijos tiene que callar cuando se trata de la esperanza de un país y ustedes tienen en sus manos, ahora mismo, la esperanza y el sueño de muchos, durante mucho tiempo, no dejen que pase ni un minuto ni un segundo sin estar la conciencia a la inmensa altura de este compromiso. La Asamblea Constituyente debe declararse en emergencia, en mi criterio y declarar en emergencia a toda la nación y a los poderes constituídos y trabajar de manera acelerada. Yo no sé en cuanto tiempo van ustedes a redactar la Nueva Constitución con todo el rigor que ello significa, una semana, un mes, dos meses, cuatro meses, seis meses. He allí el tope máximo, debe ser el tiempo máximo, creo que aquí hay voluntad y capacidad, más que suficientes y ganas para que ese tiempo máximo se reduzca al mínimo, a lo que ustedes decidan, pero bien valdrá la pena recibir al Niño Dios, el 24 de diciembre y recibir el deseo de Felíz Año del 31 y recibir el 01 de enero de 2000, con este proceso ya avanzado más allá de lo imaginable. Si en apenas seis meses, Dios mío, fíjense ustedes lo que hemos logrado en seis meses: instalación de un gobierno, decreto presidencial, no sé cuántas impugnaciones del decreto más impugnados, batieron récords los impugnadores. Récord, yo no sé si un decreto ha sido impugnado tantas veces en alguna parte y en alguna época, pero bien, es bueno que eso quede allí porque es parte del conflicto histórico desatado, irrenunciable, inevitable. Es un conflicto terminal, es el fin de una época y el comienzo
305

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

de otra. Todo lo que hemos logrado en seis meses: un gobierno que se instala, que recibe una república en caos, un pueblo moribundo, un decreto que se firma, impugnaciones que son vencidas, resistencias que son arrolladas, un referéndum consultivo y vinculante, por primera vez se hizo un referéndum en la historia venezolana, un referéndum nacional. Nunca antes eso se había hecho y al que llaman algunos el tirano, el tirano lo primero que hizo cuando llegó al Palacio fue firmar un decreto llamando al pueblo, ¡Vaya que tirano! tiranos han sido otros, que hablando de democracia han masacrado al pueblo. Esos sí son los verdaderos tiranos, pero en todo caso yo no voy a defenderme, que me defienda la opinión pública, que, como decía Bolívar, es la más grande de todas las fuerzas, la fuerza de la opinión pública y Dios, en primer término. Cuánto hemos logrado en seis meses, con cuántas dificultades Dios mío, contra cuántos obstáculos hemos logrado instalar la ANC: referéndum, campaña electoral, multa de por medio, suspensión arbitraria de programas de radio y televisión de por medio, es otro récord. Yo le he preguntado a muchos presidentes democráticos y no democráticos, fuertes y débiles, como queramos llamarlos, le he preguntado a muchos y les seguiré preguntando desde Fidel Castro hasta José María Aznar, desde Fernando Cardozo hasta Bill Clinton le voy a preguntar: ¿Alguna vez a usted le han prohibido un programa de televisión siendo presidente? Yo creo que ese es un récord que yo también me llevo, creo que de eso no hay precedente en mucho tiempo en el globo terráqueo y además haberlo aceptado, además de aceptar la bofetada y poner la otra mejilla, además aceptarlo y lo acepté sólo en función del proceso, porque yo estoy preparado incluso, se los juro por mi madre santa, como decimos allá en Barinas, por Dios y mi madre santa, que si a mí me piden la vida para que este proceso camine, yo mi vida la doy entera ahora mismo en este segundo de las trece horas y veinte minutos del día 5 de agosto de 1999, no mañana, ahora, ya. Me importa un comino mi vida personal, individual, ya he pasado, yo la dejé atrás, eso quedó atrás y conmigo van esos sueños de muchos hombres. Sólo por eso acepté la arbitrariedad y estaría dispuesto a aceptarla, siempre y cuando vayan en función del proceso, de la hermosura del proceso que estamos impulsando.
306

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Yo creo que esas son tareas ineludibles y urgentes de ustedes, si en seis meses hemos logrado todo esto, qué no podrán ustedes hacer en seis meses, concentrados aquí, con el apoyo. De mi parte tendrán todo el apoyo posible, hasta donde alcancen las fuerzas del Poder Ejecutivo y pido el apoyo de todos, y pido la colaboración de todos, el apoyo del pueblo lo tienen entero, 92 %. El apoyo de las Fuerzas Armadas lo tienen entero, ya he designado al General Verde González con un grupo de coroneles para que sean enlace entre la Soberanísima Asamblea Constituyente y las Fuerzas Armadas Venezolanas para facilitarles lo que ustedes necesiten, tranquilidad, las doce horas del día y las doce horas de la noche; las 24 horas de los lunes y las 24 horas de los domingos; para que produzcamos, lo más pronto posible, la nueva carta fundamental y la transición. Yo creo que en el mes de diciembre pudiéramos tener un nuevo Congreso Nacional, yo creo que en el mes de diciembre pudiéramos tener ya naciendo, la V República, si apuramos el paso, si apuramos el avance; si no nos detenemos en objetivos subalternos como la fuerza del blindado. Ustedes saben que me formé con el espíritu del blindado, como decíamos allá, el huracán blindado. Cuando un batallón de tanques avanza rompiendo la barrera enemiga no se detiene ante un fusilero que apunta al tanque, no se detiene ante una pequeña trinchera, una mina antipersonal. No. Los blindados avanzan ante el corazón estratégico del adversario. La ANC, permítanme sugerirles, debería imbuirse del espíritu de los blindados en la ofensiva. Vayan directo al corazón del adversario, vayan directo al corazón de la patria nueva y hagan lo que tienen que hacer pero pronto, porque la situación del país así lo requiere. Compatriotas, esas son algunas de las tareas que, en mi criterio, hoy mismo, ustedes tienen que comenzar a asumir. Además de eso, también insto a que tienen que darle cabida, acelerada cabida, absoluta cabida, a todas las corrientes de pensamiento que hoy andan libres por el país, a todas. Así como en el Palacio de Miraflores durante más de 200 horas al Constituyente Alfredo Peña, Ministro de la Secretaría, le correspondió organizar la agenda, aquella agenda para la cual tuvimos que armarnos de una paciencia inaudita, pero lo logramos, más de 200 horas fueron necesarias antes de expresar aquel concepto y aquellas ideas de las bases comiciales.
307

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Oímos a casi todos los sectores: dirigentes indígenas, líderes, obreros, estudiantes de todas las corrientes, desde los partidos tradicionales hasta los partidos emergentes, grupos apolíticos; oímos a los militares, a los folkloristas, a grupos de mujeres organizadas, a los jóvenes, hasta los niños, oímos, en una armada y hermosa constituyente de los niños; la constituyente de los educadores; oímos a casi todas las representaciones y las voces del país, los que quisieron dar sus voces. Sí, eso lo hicimos tres o cuatro hombres en 200 horas, teniendo otras, muchísimas, infinidad de tareas que cumplir en el orden económico, en el orden social, en el orden de la seguridad interna, en el orden internacional; preparando la cumbre del Caribe, preparando la cumbre con Europa, sí eso lo hicimos un pequeño grupo de seres humanos que abrimos el Palacio en más de 200 horas, háganlo ustedes en comisiones amplias y diversas y oigan a todos, que todos se sientan oídos, que todos los venezolanos sientan que están participando y protagonizando este proceso revolucionario, pero el hecho de oir a todos no debe sacrificar la velocidad del avance, como tampoco la velocidad del avance debe sacrificar la participación popular. Sean ustedes sabios en buscar el punto de equilibrio y rapidez en la ofensiva, con la participación de todos, para la construcción acelerada de las bases de la República Nueva, de la V República, del Estado Nuevo, del Estado Democrático, de la Nación Nueva, de la Nación Venezolana del siglo XXI. Esas son algunas de mis sugerencias acerca de las funciones, tomando la frase Bolivariana: “Comiencen ustedes a cumplir con las suyas”. Yo, humildemente creo haber cumplido con las mías en lo que se refería a este proceso constituyente, con el ojo pelao y con la oreja parada, pendiente dondequiera que esté, en el Palacio, en La Casona, recorriendo el país, recibiendo la mano del dolor de los humildes, tratando de atender a todo ese clamor de dolor que hay por todas partes, viviendo y llorando con el pueblo; abrazando a niños moribundos, abrazando gentes abandonadas, levantando la moral del pueblo, dondequiera que esté. Aquí o en cualquier parte considerénme un subordinado ciudadano al mandato soberano de la Asamblea Constituyente y considérenme un soldado entregado y subordinado al mandato soberano de esta magna asamblea.
308

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Yo ratifico esta tarde del 5 de agosto, lo que anuncié en el balcón del pueblo, 24 horas antes de las elecciones, el 24 de julio en horas de la noche, y aprovecho que me han invitado y hayan tenido ustedes otro gesto más de magnanimidad, al invitarme y escuchar estas reflexiones de un soldado, angustiado por la suerte de la República, aprovecho esta hermosa tarde que me quita a mí una cadena: ustedes o mejor dicho hermanos, a través de ustedes el pueblo me ha liberado de unas cadenas, el pueblo me ha liberado de una angustia. Ya no me siento en soledad combatiendo contra los molinos de viento, no. Tengo compañero o tengo compañera, como queramos decirlo, la Asamblea Constituyente, como concreción de una voluntad general, me acompaña en la lucha contra los molinos de viento y contra lo que se atraviese en el camino de la reconstrucción y la reinvindicación nacional. Aprovecho esta invitación de la Asamblea para repetir y ratificar lo que anuncié en el balcón del pueblo y lo hice 24 horas antes de la elección Constituyente. No vengo a decirlo ahora, porque por allí alguien me preguntaba qué sentido tenía que yo dijera lo que voy a repetir aquí ahora y yo le respondí a ese alguien, el sentido es que lo dije, no hoy, lo dije antes de las elecciones constituyentes. Yo, humildemente, el cargo de Presidente de la República que el pueblo me dió por elección popular el seis de diciembre y este gobierno que dirijo, el cargo del Presidente de la República y Jefe del Estado, lo pongo a la orden de la Soberana Asamblea Constituyente para que ustedes vean y decidan qué hacer con ello; sea cual fuera su decisión, como el que más, seguiré luchando como he dicho, como hombre, como soldado y como ciudadano en los campos de batalla que haya que enfrentar ahora en estas nuevas batallas que vienen para que el parto de la patria sea feliz, para que en medio de esta tormenta saquemos el barco adelante. Estaba recordando y con eso termino mi exposición, feliz y agradecida y humilde, de algunas ideas que considero fundamentales para el esfuerzo que ustedes comienzan hoy. Estaba leyendo hace algunas noches algunas de las tragedias de William Shakespeare y en una de ellas que se llama: “La Tempestad”, en esa creación Shakespereana, “La Tempestad” comienza la primera escena del primer capítulo con una barca que va en altamar y de repente suenan
309

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

los truenos y aparecen los relámpagos y se oye el viento fuerte que viene peinando las olas del mar y sale el Capitán, rápido que viene la tempestad y el Contramaestre sale corriendo a cubierta y llama a los marineros y les dice: “Marineros, marineros, valientes, adelante, al palo mayor, arriad las velas, muévanse, rápido pero rápido” y cuando el Contramaestre ve que los valerosos marineros han arriado las velas y está cada uno en su puesto y han amarrado los nudos y están listos, entonces dice el creador, dice el escritor, en su hermosa obra, que el Contramaestre sudoroso, da la vuelta y le pone la cara al viento fuerte que sopla y le dice: “Y ahora viento, sopla, sopla fuerte, haz lo que quieras tempestad, que tengo espacio para maniobrarte”. Yo digo eso hoy, como Shakespeare, sopla viento fuerte, sopla tempestad, que tengo Asamblea para maniobrarte. Un abrazo hermanos.

310

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DEL ACTO DE SU JURAMENTACIÓN ANTE LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE
Palacio Federal Legislativo, Caracas 11 de agosto de 1999

Estaba ya un poco preocupado por los tres días que habían pasado o cuatro casi desde que vine aquí y puse mi cargo a la orden, estábamos en emergencia, Gabinetes hasta las dos de la mañana, los Ministros casi no han dormido, de verdad que más allá de todo esto y de ese optimismo que a uno lo embarga y que me permite iniciar este saludo a todos y a través de ustedes a todo el pueblo venezolano, lleno de esa alegría que hoy se percibe por todas partes. He venido aquí con toda la humildad que pueda caber en el corazón de un hombre a jurar de nuevo, una vez más, a ratificar un juramento y lo hago cuando se están cumpliendo hoy, exactamente 200 días de otro juramento que hice aquí a pocos metros, a la derecha de este sitio, un juramento que hice también como todo juramento, pidiendo la altura necesaria para jurar, porque siempre he pensado que es cosa seria jurar desde que uno juraba de niño por las calles polvorientas del pueblo donde nací y me crié, allá en Sabaneta de Barinas, cuando uno juraba y decía: “Por Dios Santo y mi madre”. Eso era cosa seria. Igual cuando juramos hace más de veinte años ya en el Patio de Honor de la Academia Militar defender la Patria y sus instituciones hasta perder la vida. Una cosa muy seria ese juramento. Igual cuando a la vuelta de los años, pocos años después, en el Samán de Güere juramos un 17 de diciembre por la tarde, era 1982, dedicarle la vida a la construcción de una corriente, de un movimiento que, verdaderamente no pensábamos iba a llegar tan lejos como aún no ha llegado, va a llegar. Igual cuando ese camino tomado desde entonces, me llevó a tomar juramento a numerosos jóvenes venezolanos, tanto civiles como militares, patriotas todos, comprometidos en la corriente bolivariana y así llegamos al juramento del 2 de febrero, un día como hoy hace exactamente 200
311

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

días. Aquel juramento fue, como lo dije, ante una moribunda Constitución y realmente fue así. Más que Constitución un tiempo moribundo. La expresión moribunda no se aplica sólo a la Constitución del 61, el juramento ante el moribundo o ante la moribunda. El moribundo es un pacto político nefasto que destrozó la moral pública y que destrozó las instituciones venezolanas de manera inclemente durante varias décadas. Fue un juramento, entonces, ante la moribunda, pero juramento, juramento hecho sin cinismo, juramento hecho con absoluto respeto al momento que se vivió aquí mismo hace 200 días, un juramento, decíamos aquel día, ante la moribunda Constitución de 1961 y ante el moribundo Congreso y ante las moribundas instituciones, un juramento para dedicarle todo el esfuerzo en la construcción del camino constituyente. Para eso fue aquel juramento. Creo que hoy yo puedo decir humildemente que cumplí aquel juramento porque lo hice, fundamentalmente, para llegar a este momento, a la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente y tal cual fue el concepto central, la idea central que nos llevó a organizar un movimiento político, a registrarlo en las leyes según las leyes del antiguo y anciano régimen y venir al campo de batalla electoral con la candidatura presidencial que yo encarné sólo para ser instrumento del colectivo para hacer posible la construcción del camino constituyente. Sólo para eso fuimos a las elecciones de 1998. Creo que esa fase está cumplida, creo que, modestamente, cumplí la labor de catalizador hasta donde un hombre puede hacerlo. Pero no se trata de un hombre, lo he dicho una y mil veces y lo ratificaré siempre, no se trata de un hombre, de un Mesías o de un caudillo. No, ya basta de esas falsas consejas. Se trata de un tiempo, se trata de la ola a la que ya me he referido aquí mismo en este escenario. Creo que, entonces, fui, en esta etapa de 200 días desde el 2 de febrero hasta hoy, un Presidente encargado de muchas cosas, pero esencialmente, orientando su pensamiento y su acción, hacia la catalización, hacia la dinamización del proceso revolucionario pacífico constituyente. Modestamente, Dios, en todo caso, y el pueblo, que me juzguen, creo que cumplí el juramento que ante usted, Luis Alfonso Dávila, hice aquí mismo hace 200 días, ante la moribunda Constitución del 61 y ante las moribundas instituciones, cuyos restos aún perviven, claro, porque es una fase de transición magnánima y respetuosa, además de lo que está muriendo.
312

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Ahora, 200 días después, el presidente de la Asamblea Constituyente, don Luis Miquilena, me toma, a nombre del pueblo y a nombre de la Asamblea, un nuevo juramento y como traté de recogerlo, pues sí, yo me comprometo ante ustedes, con juramento de por medio, ahora más que nunca, desde hoy, cuando ustedes me han ratificado en el cargo de Presidente de la República y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas para el cual fui elegido el 6 de diciembre, ustedes, haciendo uso del poder soberano que le confirió y que les ha conferido el pueblo venezolano, me han ratificado, pues yo me comprometo con ustedes a trabajar ahora con mucho más o con mucha mayor dedicación, día y noche, para facilitar el tránsito de este tiempo tan difícil a una situación donde impere la justicia, la paz, el desarrollo humano, el desarrollo social, el desarrollo económico, el desarrollo político, el desarrollo moral. Estoy a la orden de la Soberana Asamblea Nacional Constituyente. Todo mi gobierno, aquí están los Ministros del Gabinete, nos ponemos a su disposición para lo que ustedes manden y ordenen. Solicito a la Asamblea Constituyente, dentro de la declaración de emergencia que, entiendo, está a punto de concretarse en el seno de las deliberaciones que han comenzado con muy buen pie por cierto, y debo felicitarlos a todos desde mi posición de ciudadano y de Presidente, porque ha comenzado con buen pie un proceso de amplias discusiones delante del país para que se acallen las voces que siguen por todas partes tratando de dinamitar un proceso hermoso, tratando de perturbar un amplio proceso democrático como pocos en la historia venezolana de todos los tiempos, porque ha habido Constituyentes en otra época, pero habrá que revisar cómo se dieron esas Constituyentes y bajo qué signos fueron orientadas. Permítanme ahora que me he juramentado delante de ustedes, hacerles ese reconocimiento y además, instarles, con todo el respeto que ustedes merecen, a que continúen dando el ejemplo de discusiones fraternas, el ejemplo de unidad ante el momento histórico que está en sus manos, el ejemplo ante un pueblo que merece y que necesita orientación, liderazgo, claridad, unidad, coherencia y responsabilidad. Les invito a que sigamos dando el mejor de los ejemplos ante un pueblo y ante el mundo que bien necesita de buenos ejemplos. La Asamblea Constituyente está llamada a ser, como diría Simón Bolívar cuando hablaba de la Sociedad Patriótica centro de luces, centro
313

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

de moral, centro dinámico de discusión libre y abierta porque es un proceso de construcción y de creación de lo que se trata. Si juré hace 200 días ante una moribunda, hoy estoy jurando ante una partera, ustedes constituyen la partera porque la Asamblea Constituyente es la partera de este tiempo, es la partera que va a facilitar el parto histórico de la Venezuela nueva. Les decía que dedicaré todo mi esfuerzo al servicio del pueblo soberano y la soberana Asamblea y, también pedía, que la Asamblea Constituyente dentro de ese espíritu y la norma que de él surgirá de declarar la emergencia en los Poderes constituidos, solicito que sea designada una comisión de enlace con el gobierno nacional para enfrentar la situación de emergencia, porque realmente hay una situación de emergencia en todos los órdenes nacionales. Debo decirles que nosotros hemos estado en el gobierno nacional conscientes de la emergencia social, económica, política y global. Hemos estado acelerando discusiones, hemos estado acelerando la toma de decisiones en áreas que son vitales para enfrentar la emergencia y para facilitar el trabajo mismo de la Asamblea Constituyente, para que haya el mayor nivel o el clima más alto de seguridad posible, el clima más alto de paz, de tranquilidad y de armonía posibles dentro de la crisis que facilite el trabajo de la Asamblea Constituyente en sus contactos con el país, con las diversas corrientes de pensamiento, con los diversos sectores sociales, económicos, políticos y religiosos de todo el país. Debo anunciarles brevemente que hemos estado en los últimos días trabajando en Gabinetes Extraordinarios -el fin de semana, el lunes, anoche hasta más acá de la medianoche- acelerando, decía yo, la toma de decisiones importantísimas que van a generar, sin duda, un clima más alto de equilibrio económico, social y político. Por ejemplo, hemos aprobado y así lo anunciaré con detalles el día de mañana por la noche cuando daré un discurso, un mensaje a la nación con motivo de los 200 días o como hemos dicho, los segundos 100 días. Hemos establecido la metodología de que cada 100 días vamos a rendir cuentas al país, a la nación entera de lo que estamos haciendo y de lo que se está preparando para que siga ocurriendo. Hemos aprobado entre el domingo y esta madrugada de hoy un conjunto de leyes y mañana continuaremos discutiéndolas, que van a
314

DISCURSOS PRESIDENCIALES

generar esos beneficios en el corto y en el mediano plazo, que van a facilitar el tránsito socioeconómico especialmente, que es el problema más grave que tenemos, además del moral, porque como ustedes saben, la transición va avanzando en varios ejes: el eje político lo representan ustedes, la transición política, la transformación que va dinamizada en tiempo de revolución y no hay quien pueda detenerlo y gracias a Dios, el proceso lleva su propio ritmo, ya tiene su propio cauce: la revolución democrática. Pero el problema social es inmensamente más grave que el político. El drama social, la miseria, el hambre, el desempleo, la falta de vivienda, los niños abandonados, eso va a costar mucho tiempo para poder solucionarlo. Claro que estamos comenzando, pero hay que empezar esas tareas con un alto grado de paciencia, con un alto grado y una alta capacidad para tener constancia y para perseverar. Decía Bolívar: “Dios concede la victoria a la constancia”. En orden de solución de gravísimos problemas sociales y económicos: la recesión producto de veinte años de caída, estamos delante de la crisis económica más profunda de todo este siglo, para no hablar del siglo pasado. Como lo he dicho en varias ocasiones, Venezuela había tenido algunas crisis económicas en este siglo, pero ninguna había tocado la médula como ésta tocó la médula de los huesos. Veinte años consecutivos de caída de inversión, de incremento de miseria y del desempleo. La clase media está destrozada, hay casi dos millones de déficit de vivienda. La educación, la salud, todo eso está destrozado. Lo que apenas estamos comenzando a hacer es articulando los pedazos para reconstruir el sistema social, la sociedad toda que está despedazada, ya lo he dicho. En Gabinete, entonces, por ejemplo, ayer aprobamos un decreto para crear el Banco del Pueblo. Vamos a crear un Banco del Pueblo, ya tenemos listo el cronograma. El día 15 de octubre, Dios mediante, debo estar yo mismo en persona, permítanme la expresión del castellano, entregando el primer crédito al primer microempresario y este Banco será dirigido al financiamiento de los microempresarios, de las empresas familiares, de los pobres que no tienen acceso a créditos con las tasas tan altas que tiene la banca comercial en este mismo momento. Hemos estado haciendo inmensos esfuerzos para ordenar los presupuestos y las cuentas nacionales. Afortunadamente hemos logrado algunos pasos firmes en esa dirección, de lo contrario, no pudiésemos
315

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

activar un mecanismo de justicia social como es el Banco del Pueblo. Sin duda que es un gran paso, indica que ya hay un piso, un orden en el manejo de la Hacienda Pública Nacional. No sólo eso. También aprobamos ayer el proyecto de un vehículo, un carro familiar y sé que muchos de los que aquí están no tienen vehículo, empezando por mi mismo, y le decía al Ministro de Industria y Comercio que me anotara allí como posible comprador de un vehículo de esos. Un vehículo popular producto del acuerdo a ser financiado por varios bancos comerciales y ya hay ensambladoras y empresas de automóviles que están comprometidas en la construcción de un carro para la familia, un carro familiar. Ya las especificaciones se anunciarán con detalle en las próximas semanas. Esto buscando también la dinamización de la producción, del mercado y especialmente pensando en las clases medias que están tan necesitadas de tener bienes como recurso necesario para el transporte de la familia. Algunos elementos como ése, pero además, hemos decidido la activación del Fondo Único Social, el cual va a ser adscrito al nuevo Ministerio de Salud y Desarrollo Social, un Fondo que va a estar dedicado especialmente a los problemas del desarrollo humano: educación, salud, microcréditos en conjunción con el Banco del Pueblo. Anoche aprobamos el decreto-ley de reforma de la Ley de Administración Central. Ya está vigente la ley, debe aparecer en los próximos días en Gaceta Oficial y esto quiero resaltarlo porque ¿Desde cuánto tiempo, cuánto tiempo hacía que se hablaba de una reforma del Estado? Más de una década. Pues nosotros, dentro del marco de la Habilitante, en tres meses, hemos logrado una ley para reformar el Estado hasta donde las atribuciones del Poder Ejecutivo alcanzan, por supuesto, y esto es un piso o es una primera fase para la transformación profunda de todas las instituciones del Estado que compete a ustedes, queridos compatriotas constituyentes. La Ley Agrícola. Hemos aprobado una ley especial para el financiamiento agrícola. Igualmente, hemos aprobado ayer una ley que regula y establece la protección a los Fondos de Garantías y a las Sociedades de Garantías Recíprocas, un anhelo esperado desde hace mucho tiempo por la pequeña y la mediana empresa venezolana. Incluso hemos aprobado
316

DISCURSOS PRESIDENCIALES

el domingo pasado, una ley que no tiene precedentes en la historia jurídica venezolana. Nunca hubo en Venezuela una Ley Eléctrica, una ley que regule el sector eléctrico, su desarrollo, su impulso, sus objetivos. Sólo en tiempos de Juan Vicente Gómez hay el antecedente de un Estatuto Eléctrico que no llegó nunca a ser una ley. Se ha aprobado una Ley Eléctrica. Está a punto de aprobarse la Ley del Gas para impulsar el gran proyecto gasífero necesario para el desarrollo del país, para atraer inversiones internacionales, para motorizar la inversión nacional de los capitales nacionales que se han ido del país en los últimos años. En resumen, un conjunto de leyes ya activadas, ya decretadas y que pronto comenzarán a surtir sus efectos benéficos sobre el adolorido cuerpo social y económico del país. Además de eso, desde el gobierno nacional estamos empeñados en seguir atendiendo los problemas críticos de la educación y de la salud, fundamentalmente. Les voy a adelantar una cifra, la cual será explicada mañana con más detalle en el discurso a la Nación, pero para que tengan ustedes idea, compatriotas constituyentes, de lo que es el problema de la educación y cómo, con voluntad se pueden ir solucionando estos problemas tan graves que afectan no sólo el presente, porque cuando hablamos de la educación, especialmente de los niños, estamos hablando del próximo siglo, estamos hablando del futuro, no estamos hablando de nosotros mismos sino de la Venezuela que aún no existe y que los niños de hoy representan, son signos vivientes de la Venezuela que aún no existe. Amigos, debo informarles con mucho entusiasmo, alegría incluso, pudiera atreverme a decir que es alegría o mucho sentimiento y agradezco muchísimo al trabajo que ha hecho el Ministro de Educación y todo su equipo, igual que todo el Gabinete, pero me estoy refiriendo a un tema tan importante, mucho más importante que el petróleo, que el gas, que el oro, que la economía. Se trata de la educación de los niños y de los jóvenes, eso es sagrado y a ellos, como diría Bolívar, debemos dedicarle atención sagrada del gobierno, de la Asamblea Constituyente y de todas las instituciones nacientes de la Venezuela nueva. Producto de este empeño nuestro desde hace unos dos meses, de esas instrucciones que hemos dado verbalmente ante el país y por escrito
317

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

a todo el país, prohibiendo lo que ya está prohibido, estamos cometiendo una redundancia pero como se hizo común, se hizo costumbre y la costumbre se va haciendo norma, se hizo costumbre cobrar en los institutos educacionales públicos para inscribir a los niños: Bs. 20.000; hasta Bs. 50.000 en algunos colegios públicos han cobrado en los últimos años. Esto se hizo una norma, era una ley que no estaba escrita, es más, violando las leyes porque la educación es un derecho del ser humano. No ha sido fácil y no será fácil, pero la constancia, la persistencia y sobre todo, aplicando la persuasión antes que la represión. Ciertamente yo dije con mucha firmeza que estaba dispuesto a destituir a los directores de colegios públicos donde no se cumpliese esas instrucciones que además, son constitucionales y hubo un intento de un grupo de directores que no querían entender esto para desconocer estas instrucciones y seguían cobrando. Estábamos dispuestos a destituirlos pero primero conversamos con ellos y afortunadamente, la mayoría de ellos incluso llegaron a devolver dinero que ya habían cobrado a algunos padres y representantes. ¿Saben ustedes el resultado, el primer resultado visible? Es matemático, estadístico, pero en el fondo es humano, profundamente humano y con una carga inmensa de justicia. El año escolar que va a comenzar en septiembre, no en octubre, en septiembre -también hubo algunos que se resistían, porque ya se consideraban muchos con el derecho de estar de vacaciones desde julio hasta octubre, ya era como un derecho. No, eso no es ningún derecho, es una obligación comenzar el año escolar el 16 de septiembre y en algunas escuelas vamos a trabajar los dos turnos, no un turno en la mañana y otro en la tarde y vamos hacia ese sistema, pero no podemos comenzarlo todo al mismo tiempo, es una transición. Vamos a comenzar con 500 Escuelas Bolivarianas en todo el país con ese régimen de los dos turnos y con actividades complementarias: deporte, alimentación, cultura, que son parte del sistema educativo. Atención médica en el mismo colegio, atención médico-odontológica. El concepto bolivariano de la escuela integral, pero lo que les iba a decir es que el incremento de la matrícula para este año que va a comenzar está llegando hasta hoy, a 600.000 niños que no estaban en la escuela, están regresando a ella.
318

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Sus padres no tenían para pasar la alcabala que le estaban colocando para entrar, un peaje inmoral para entrar a la escuela. Estamos activándonos en emergencia y solicito la cooperación de la Soberanísima Asamblea Nacional Constituyente para instar a las Gobernaciones, a las Alcaldías, y a la sociedad toda, a la empresa privada, porque el problema es de todos, no es del gobierno nacional solamente. Ni un sólo niño debe quedarse fuera de la escuela pero hay que construir cientos de miles de pupitres, buscar los recursos para darle atención adecuada y de calidad a tamaña masa de niños palpitante de patria que van ahora sí, a ingresar a un sistema educativo que merecen, que necesitan para vivir, porque bien lo decía Bolívar: “ un hombre sin estudio es un ser incompleto”. Estas son algunas de las cosas que estamos haciendo y que ahora continuaremos, ahora que ustedes han ejercido, el carácter originario y este acto de hoy tiene ese profundo significado. Que no le quede duda a nadie que la Asamblea Constituyente es originaria y que todos los Poderes constituidos tendremos que subordinarnos, no sólo de palabra sino de hecho concreto, ante los soberanos mandatos que de aquí emanen, de este centro de luces. Yo confío absoluta y plenamente en la altura, en la conciencia, en la idoneidad, en la magnanimidad de todos ustedes, de este colectivo que está aquí, a quienes conozco casi a todos ustedes en profundidad. Así que ningún temor me da, ningún temor debe darle a nadie en Venezuela ni en el mundo porque hay un cuerpo instalado soberanísimo que está ejerciendo el mandato de un colectivo que está allá afuera clamando justicia. Les invito a que sigan ustedes ejerciendo soberanamente el carácter originario de esta Asamblea cuando haya que ejercerlo y como lo dije hace unos días: que nadie se equivoque con la Asamblea Constituyente. Magnánima es la Asamblea pero que no se equivoquen los que puedan estar pretendiendo perturbarla, detenerla o desviarla. La Asamblea Constituyente marcha con buen pie y en una dirección correcta hacia darle forma a esta revolución democrática de fin de siglo. Yo termino diciéndoles que me voy más comprometido que nunca con este nuevo juramento, señor Presidente, señores Vicepresidentes, señores Constituyentes. ¡A luchar, a redoblar los esfuerzos de día y de noche para cumplir con el juramento y para cumplir con la angustia de un
319

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

pueblo! y como lo dije y no lo digo por decirlo: La vida va en el esfuerzo, la vida de un hombre entregada a un colectivo y estoy seguro que el mismo espíritu encierra el corazón de todos y cada uno de los soberanos constituyentes que están en esta sala en el día de hoy. Pero no me quiero ir de aquí sin pedirles a ustedes que enfrenten y que deliberen como a bien tengan ustedes hacerlo, pero creo que es necesario deliberar sobre un tema y entiendo que aquí está la prensa internacional, hay que decirle al mundo, con mucha firmeza y claridad, lo que aquí está pasando porque se ha comenzado a levantar en varias partes del mundo o están tratando de levantar lo que se conoce con el nombre de una matriz de opinión, comparando a Venezuela con un mundo de salvajes, tratando de decirle al mundo que la Asamblea Constituyente es una horda de primitivos, que el Presidente Chávez, la vieja conseja, sería una especie de Benito Mussolini o de Adolf Hitler y que tiene aquí 131 subordinados absolutos que van a cumplir o hacer lo que él mande, incluso algunos medios de prensa internacional dan tristeza de verdad y así lo digo. Yo voy a salir al frente, denuncio una campaña internacional contra Venezuela, lo denuncio y estoy dispuesto a ir a cualquier escenario mundial para enfrentarla y asumo mi responsabilidad. Hay una campaña salvaje contra este país, contra el país de Bolívar, contra un pueblo noble, hermoso, contra un pueblo luchador, contra un pueblo que merece respeto de todo el mundo como respetamos a cualquiera de los pueblos hermanos del mundo, como respetamos la libertad de expresión, abogamos por la libertad de pensamiento, abogamos por la inteligencia, le damos vivas a la integración y a la hermandad, pero no podemos aceptar que le falten el respeto al pueblo venezolano porque si algo merece respeto, reconocimiento, por lo que ha venido haciendo con paciencia, con sabiduría, aguantando un sufrimiento muy grande, es ese pueblo nuestro que está allá afuera. Hay que salir en defensa del pueblo venezolano. Yo lo voy a hacer, donde tenga que ir, pero ya no se trata de una labor del Presidente de Venezuela. Yo invito a la Soberana Asamblea que envíe delegaciones, si hubiera que mandarlas, a conversar con quien haya que conversar, para exigir respeto al pueblo venezolano y que todos los editores, los medios
320

DISCURSOS PRESIDENCIALES

de prensa que están sacando aberraciones hace poco leía un reportaje de una revista que circula por todo el mundo, y de tres páginas extraje 54 grandes mentiras, pero horrorosas mentiras y eso se lee en todo el mundo. Tenemos que dejar de ser pasivos. Voy a designar y así se lo comentaba esta mañana al señor Secretario de Energía del Gobierno de los Estados Unidos con quien conversé por teléfono, agradeciéndole y reconociendo la decisión que tomó el gobierno norteamericano rechazando una demanda de dumping contra nuestras ventas petroleras al Estado norteamericano. Le llamé para hacerle el comentario y manifestarle nuestro beneplácito, y le dije, hablando de este tema, que vamos a hacer parecido a lo que tienen allá en el Departamento de Estado, una oficina como la que crearon hace poco para salirle al frente a las calumnias, a los infundios que sobre los Estados Unidos, según ellos, se cometen en el mundo. Nosotros vamos a hacer lo mismo. Voy a crear una oficina presidencial para salirle al paso a todas esas horrorosas y asquerosas mentiras que circulan por el mundo y que pueden dar la impresión en cualquier parte de este planeta, de que en Venezuela llegó una horda de salvajes, cuando lo que llegó fue una lluvia de pueblo, cuando lo que está es floreciendo una patria. Yo invito a ustedes, queridos constituyentes, a que también asumamos la defensa de Venezuela. Simón Rodríguez, el sabio, cuando a Bolívar comenzaron a llamarlo tirano en 1828, escribió un libro maravilloso que se llama “El Libertador del Mediodía de América y sus Compañeros de Armas defendidos por un amigo de la causa social”. Yo, a nadie le pido que me defienda, yo no me importo, a mí no me importa lo que se diga de mi aquí o en cualquier parte del mundo, pero ya me comienza a preocupar lo que se está diciendo del pueblo venezolano que es el dueño hermoso de lo que aquí está aconteciendo y no es justo que se levanten esas voces y nadie salga al frente. Escritores latinoamericanos a quienes respetamos, a quienes hemos analizado y leído durante años se están prestando, entonces, a un infundio, a una mentira. Sería bueno que alguien le aparezca, frente a frente, con la misma altura, a decirle: “Señor, usted está equivocado, el del suicidio no es el pueblo venezolano, el que se suicidó fue un viejo tiempo de corruptelas. Ahí sí está el suicidio, no el suicidio de un pueblo,
321

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

de una nación libre, soberana e independiente”. Creo que es una obligación, tendremos que ponernos de frente al mundo. Yo, Dios mediante, debo ir el próximo mes a la sesión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a la asamblea anual. Allí tronará mi voz, pero voy a decir verdades al mundo, Dios mediante. Luego iré a Washington, después al Vaticano, a finales de septiembre o en octubre y a Europa y al Asia, pero ese esfuerzo tiene que ser de todos. Yo, entonces, invito a que nos juntemos todos y le hagamos una invitación -allí están los medios de comunicación- abogo por la verdad y defiendo a mi pueblo, que se transmita al mundo la verdad de lo que aquí está ocurriendo, porque hay emisarios que vienen aquí y colocan después un informe de 50 mil mentiras, enviados especiales desde Caracas. Están transmitiendo al mundo horrorosas mentiras que desdicen de este tiempo que está naciendo. Si algo se requiere en el mundo de hoy, es justicia y que impere la verdad, sea cual fuere. Ahora sí para despedirme y permitirle que sigan trabajando y nosotros continuar con nuestro Gabinete que suspendimos esta madrugada, mirándoles los rostros a todos ustedes, tomando el juramento de don Luis Miquilena, el presidente de esta Asamblea, cuando él hablaba del desierto por el que casi todos los que estamos aquí hemos cruzado, no soy yo el único. Yo crucé por los desiertos que muchos de los que aquí están ya habían cruzado, conseguí su huella en el desierto y tampoco crucé el desierto solo, lo crucé junto con muchos de los que aquí están y muchos que no están aquí en este recinto, así que cuando escuchaba a don Luis, el presidente de la Asamblea y mi amigo, hablar del desierto por el que hemos cruzado, estaba recordando, José León Tapia, a ese paisano nuestro Alberto Arvelo Torrealba, cuando escribió unas coplas, unos versos. Me llegó a la mente y lo voy a decir y con esto, prometo que me despido: Quisiera estar aquí en algunas deliberaciones y presenciarlas en vivo, lamentablemente no he tenido tiempo ni de ver las transmisiones a través de los medios de comunicación social. Decía Alberto Arvelo Torrealba, hablando del solitario de los caminos, un hombre solitario que cruza la sabana sin caballo, sin mujer, solo, en soledad, sin amigos y él va cruzando la sabana, pero cuando termina de cruzarla se vuelve y le dice: “Médano mudo y soleao, me voy
322

DISCURSOS PRESIDENCIALES

pero volveré, porque tu sed me ha enseñao a cantar y a florecer”. Y al final termina amenazándolo: “Y por donde hoy te he cruzao, algún día te cruzaré con mi copla y mi ganao, mi caballo y mi mujer”. Hoy, hemos vuelto. Estamos cruzando y así me siento yo, con Alberto Arvelo, cruzando el médano, ya no solitario sino con mi copla y con mi ganado, mi caballo y mi mujer. Un abrazo, queridos amigos, queridos compatriotas.

323

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHAVEZ FRIAS, CON MOTIVO DE LA 54º ASAMBLEA GENERAL DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS
Sede de la Organización de las Naciones Unidas, Nueva York-Estados Unidos 21 de septiembre de 1999

En primer lugar debo manifestar mi más profunda complacencia al inaugurarme en este Foro Mundial, al venir por primera vez como Jefe de Estado a expresar un saludo a nombre del pueblo venezolano, en nombre de mi gobierno a todos ustedes y especialmente en ésta, la última Asamblea General de las Naciones Unidas por este siglo y por este milenio, cosa que ya llena de un significado especial para nosotros, este evento y nos permite expresar algunas ideas sobre el momento que se vive en el mundo entero y un poco más específicamente el momento que se vive en mi país, que también es de ustedes. Creo que alguien decía hace pocos años -cuando cayó el Muro de Berlín- “Ha estallado la paz”, dijo alguien y realmente creo que esa expresión recoge una serie de fenómenos que comenzaron entonces a hacerse presentes, a desenvolverse y a desarrollarse en el globo terráqueo entero y en mi criterio, amigas y amigos, ese surgimiento tan rápido de fenómenos en todo el mundo simultáneamente con tantos signos particulares, cada uno de ellos, creo que ha incrementado la dificultad para entender, apreciar y percibir con realidad lo que ocurre en el mundo actual. Muchos analistas de este tiempo han hablado de mutaciones, creo que sí, hay una mutación en marcha, hay un proceso de mutación universal y creo también entonces, que a nosotros corresponde elevar nuestra capacidad de análisis, nuestra capacidad de observación sobre estos fenómenos que ocurren en el mundo: conflictos desatados, nacionalismos que resurgen, conflictos raciales, conflictos religiosos en un mundo que por una parte observa en marcha procesos de fusión, pero por otra parte procesos de fisión, muy peligrosos y alarmantes. Estamos entrando a ese nuevo siglo con estos signos, que por una parte preocupan pero por otra
325

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

parte deben llenarnos de optimismo ante los cambios desatados, porque realmente del siglo que termina habrá muchas cosas que aplaudir pero también habrá muchas cosas que criticar y otras tomar como enseñanza para que más nunca vuelvan a ocurrir. Así que, dentro de ese proceso de mutaciones universales, pues hay un pequeño país en tamaño, un país muy cerca de aquí ¡Venezuela! Un país que está enfrentando sus propias mutaciones, un país que está bordando sus cambios irrenunciables y necesarios. Un país que está renaciendo de su propia ceniza, un país que está levantando de nuevo las banderas de una democracia verdadera y auténtica. Yo, en estos minutos pretendo hablar de ese mi país, nuestro país, su país. Venezuela, bendecida por la mano de Dios. Venezuela, en pleno septentrión, con una ubicación geográfica extraordinaria. Venezuela, llena de riquezas naturales incalculables. Venezuela, con una de las reservas petroleras más grandes del mundo, con recursos de minería de todo tipo, desde oro, diamantes, bauxita hasta y hierro. Venezuela, con agua, con tierra fértil, con apenas 20 millones de habitantes en casi un millón de kilómetros cuadrados. Sin embargo, ese país lleno de riquezas, está habitado hoy por un 80% de pobres. Venezuela, país del cual se dijo durante muchos años que era modelo de democracia en el mundo, modelo de democracia en Latinoamérica; sin embargo hoy vive un proceso de transformación profunda, una crisis sin precedente en toda nuestra historia, una crisis moral, una crisis económica, una crisis política, una crisis social, que la ha llevado a extremos peligrosos, a fuerzas explosivas que se vinieron concentrando en las últimas décadas. A pesar de ello; sin embargo, amigas y amigos, a pesar de ello delegados del mundo, Embajadores del mundo, en Venezuela hemos conseguido un camino pacífico para salir del atolladero y del drama. Hemos conseguido un camino absolutamente democrático, hemos impulsado los cambios respetando los derechos humanos, como tiene que ser, porque por más dramáticas que sean las situaciones y por más urgentes que sean los cambios, en nuestro criterio nunca se pueden poner a un lado los derechos humanos, el respeto a la libertad de expresión, el respeto a los valores intrínsecos del ser humano, el respeto a la libertad de prensa, a la
326

DISCURSOS PRESIDENCIALES

libertad de pensamiento, el pueblo venezolano ha resucitado de sus propias cenizas. Además debo decirles -como ustedes lo saben, sin duda- que es un pueblo con una herencia histórica grandiosa. Venezuela es la cuna de Simón Bolívar, el Libertador, uno de los hombres del milenio; Venezuela lleva en su esencia semilla de democracia, semilla de hermandad, de solidaridad. Así que, ese pueblo, al pueblo venezolano a quien representamos en esta Magna Asamblea, debemos reconocerle esa capacidad para conseguir salidas pacíficas y democráticas, a una crisis profunda que ha producido en otros sitios y en otra época, hechos violentos y lamentables que han sumido a muchos pueblos en conflictos fraticidas durante años, incluso durante décadas. En los últimos meses, sabemos que el mundo ha sido recorrido por noticias acerca de Venezuela, algunas de ellas un poco perturbadas, producto de la confusión y producto de la rapidez de los cambios. Yo quiero aprovechar este estrado y agradecer a ustedes, en esta tarde de Nueva York que me oigan unos minutos para garantizarle al mundo entero que en Venezuela se ha respetado, se está respetando y se va a respetar la esencia de un proceso democrático, que viene surgiendo de la misma voluntad de un pueblo. Debo decirles por ejemplo, que el pasado diciembre hubo elecciones en Venezuela y esas elecciones produjeron un resultado bastante positivo a la democracia, ganamos las elecciones con casi 60% del voto popular; y luego, el 2 de febrero de este año, el mismo día de haber llegado al Palacio de Gobierno, hicimos lo que nunca antes se había hecho en mi país: Convocamos un Referéndum Nacional. Un referéndum que se realizó el 25 de abril y donde el país votó por la vía electoral constituyente, un 92% de la población dijo: ¡Sí! al llamado a Constituyente y el 25 de julio, se hicieron unas elecciones abiertas con participación de todos los sectores políticos, de todos los sectores sociales, con una absoluta libertad de expresión, libertad de crítica, libertad de prensa como nunca antes había ocurrido durante muchos años en mi país. De ese proceso electoral surgió una Asamblea Nacional Constituyente: 131 venezolanos y venezolanas, representativos de lo más amplio de la sociedad, incluso, representantes indígenas. Por primera vez
327

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

en la historia venezolana, también un grupo de aborígenes están allí representando a los pueblos indígenas de Venezuela, en la Magna Asamblea que ya tiene mes y medio trabajando una nueva Constitución Nacional, coexistiendo además con los poderes constituidos, en un mecanismo de cooperación, donde el país entero está impulsando la salida hacia esa nueva Constitución Nacional. Una nueva Constitución que además debo informarles en aras de la democracia que defendemos y que pregonamos, va a ser aprobada sólo por el país. No entrará en vigencia hasta que no sea aprobada por los venezolanos en un nuevo referéndum que aspiramos se haga en el mes de noviembre o a más tardar en el mes de diciembre. Es decir, en el año 2000 amanecerá el siglo nuevo y Venezuela amanecerá con un nuevo proyecto político, una nueva Carta Fundamental, que será el piso para la nueva República, para un Poder Ejecutivo realmente legítimo, que gobierne en democracia como diría Abraham Lincoln: “Del pueblo y para el pueblo”. Con un verdadero Poder Judicial que hemos perdido en los últimos años producto de la corrupción, un poder judicial que administre justicia. Con un verdadero Poder Legislativo que recoja y represente el clamor y la necesidad del pueblo venezolano. Estamos proponiendo, incluso, la creación de un cuarto poder: el Poder Moral, para luchar contra la corrupción que es la madre de esta crisis venezolana de los últimos años y para luchar por la educación, especialmente la educación de los niños y estamos proponiendo un Poder Electoral, para lograr el equilibrio de los poderes, la división de los poderes y especialmente que sean legítimos y tengan un profundo contenido popular de democracia verdadera. Estamos impulsando en Venezuela, también un nuevo modelo económico, veinte años tenemos sumidos en una crisis terrible: la quiebra de un país, la quiebra de un modelo. Estamos impulsando un modelo económico humanista, productivo, competitivo y diversificado que se fundamente en el gran potencial que tiene Venezuela y que se incorpore en estas corrientes mundiales de un nuevo orden económico internacional, con mayor justicia, con rostro humano que facilite la satisfacción de las necesidades del ser humano, porque esa tiene que ser una de las metas fundamentales de todo proceso económico. En seis meses, apenas un
328

DISCURSOS PRESIDENCIALES

poco más, podemos venir a aquí a ofrecerle al mundo, algunos éxitos, todavía pequeños pero que anuncian lo que vendrá en Venezuela: un relanzamiento económico. Hemos, respetando todas las libertades económicas, en una coexistencia sana entre el Estado y el mercado, hemos estado recuperando terreno en las variables macroeconómicas, hemos comenzado a hacer descender la inflación, hemos conservado las reservas internacionales, hemos recuperado el precio del barril de petróleo en conjunción con los países productores de petróleo. Hemos logrado un equilibrio cambiario, hemos estado reactivando algunos sectores de la producción y estamos llamando a los inversionistas del mundo para que vayan a mi país a proyectos petroquímicos, gasíferos, turísticos, industriales, agrícolas y empresariales diversos. Estamos sembrando entonces un nuevo modelo económico. Igualmente, una nueva sociedad basada en la moral pública, el respeto, como ya decía amigas y amigos, a los Derechos Humanos. Para ponerles un ejemplo pequeño, seguramente, pero que dice mucho de lo que está ocurriendo en Venezuela en el orden social. Hace apenas tres días comenzó el año escolar 1999-2000. Este año la matrícula escolar, es decir, la cantidad de alumnos inscritos en las escuelas públicas, se incrementó en 25% producto de un modelo de privatización de la educación, producto de que la pobreza ha estado invadiendo los estratos sociales, muchos niños y jóvenes estaban fuera de la escuela. No podían pagar la matrícula, no podían pagar los útiles escolares. Este año hemos abierto las escuelas, hemos estado reparando escuelas y ahora nos da mucho gusto, nos sentimos felices de decirle al mundo, que en apenas seis meses, se ha incrementado la cantidad de niños y de jóvenes en un 25% que ya comenzaron un nuevo año escolar, además donde la atención a la educación se le está dando primera prioridad nacional, es un problema de Estado. En la salud, igual. Hemos activado un plan especial al que hemos dado el nombre del Proyecto Bolívar 2000 y en eso tenemos ya seis meses, atendiendo las mayores necesidades de los venezolanos como la reparación de carreteras, haciendo vías de penetración, activando algunos sectores de la microempresa. Hemos activado un Banco del Pueblo para dar
329

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

microcrédito, especialmente dirigidos a recuperar ese sector de la economía, la microeconomía. Hemos creado el Fondo Único Social, a través del cual vamos a impulsar soluciones para la salud, fundamentalmente, y para la educación. Es decir, como ustedes lo podrán apreciar, estamos impulsando un verdadero proceso de transición en lo político, en lo social, en lo económico y sobre todo, en lo ético. Una Venezuela nueva está naciendo y está naciendo además, hermanas y hermanos, para ofrecerse al mundo libre y soberana y para tomar de nuevo, con mucha firmeza, las banderas de un mundo nuevo, las banderas de un mundo más justo. Nos hacemos solidarios con las luchas del mundo. El mundo del siglo que viene debe ser mucho mejor al mundo del siglo XX que está terminando. Clamamos por la justicia para los pueblos del Tercer Mundo. Clamamos por la igualdad y el desarrollo humano. Clamamos por la integración de los pueblos. Clamamos por la paz. Sólo un país repotenciado por dentro, puede incorporarse con su propia fuerza a las relaciones internacionales del mundo moderno, de un mundo como el que está amaneciendo. Así que, desde esa parte de Suramérica, está Venezuela renaciendo y ofreciendo al mundo su corazón, sus brazos de integración y quiero enviar un saludo muy especial a todos los pueblos del continente Latinoamericano, Caribeño, a todos los pueblos de Centroamérica; de Norteamérica, del Asia, del África, de Europa y de Oceanía. Todos juntos, con un nuevo sentimiento de hermandad, tenemos que ir luchando por un mundo mejor y yo quiero reconocer en ésta mi primera intervención ante esta Asamblea General de las Naciones Unidas, en ésta última asamblea del siglo, preparándonos para la asamblea del milenio, del próximo año, decirles a todos ustedes que de verdad les felicito, señor Presidente; le felicito, señor Secretario General y a todos ustedes, representantes del mundo en las Naciones Unidas, porque conscientes estamos del gran esfuerzo de reforma, de perfeccionamiento de los mecanismos para lograr la paz, la hermandad, la solidaridad, en un mundo que está, como comencé diciéndolo, en una completa mutación. Estas palabras, desde mi corazón, para todo el mundo a nombre de un pueblo que resucita de sí mismo, como es el pueblo venezolano y con todos nuestro mejores deseos porque consigamos cada día, con mayor fortaleza, cada día con mayor significación humana, los caminos -ya lo dije y lo repito-, a la paz, a la hermandad, al desarrollo, a la justicia, a la
330

DISCURSOS PRESIDENCIALES

autodeterminación de los pueblos y que no digamos, como dijo alguien: “ha estallado la paz”, sino que en los próximos años pudiéramos decir todos, a tambor batiente: “ha triunfado la paz, ha triunfado la democracia, ha triunfado el desarrollo”. Amigas y amigos, un gran abrazo a todos ustedes en nombre del pueblo de Simón Bolívar, en nombre del pueblo de Venezuela. Muchas gracias por su atención, señores.

331

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHAVEZ FRIAS, CON MOTIVO DE LA SESION PROTOCOLAR DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA OEA
Washington, Estados Unidos 22 de septiembre de 1999

Yo, de verdad, comenzaré diciendo que me siento sobrecogido de emoción, de sentimientos cruzados, al venir a esta Casa de América, a esta casa continental. Que hermoso, además, recibir un día como este, en esta gran capital de esta parte del mundo; que hermoso mirar ese haz de banderas multicolores, y detrás de las cuales y de cada una del conjunto hay quién sabe cuántos sueños, cuántas luchas, cuántas frustraciones, cuántos dolores, pero sobre todo eso, cuántos amores vistos allí, en un solo hermoso conjunto. ¡Qué crisol de razas y de sueños, de colores y de luchas, que siglos hemos pasado nosotros! En nuestros rostros, quizá en nuestra mirada y más allá, en nuestra alma, se nota esta lucha americana que hoy retoma características originales, profundas, comprometedoras para todos nosotros. En las palabras de Su Excelencia el Presidente del Consejo Permanente y en las palabras del Secretario General, tan conocedor de la realidad de América, y específicamente de la realidad de Mesoamérica, de Suramérica, se nota ese compromiso. Pablo Neruda, el grande de Chile y del Continente y del mundo, dijo “Simón Bolívar despierta cada 100 años, cuando despiertan los pueblos”. Creo que en Venezuela eso es lo que está ocurriendo, el despertar de un pueblo –Neruda tenía razón, sin duda-, el despertar de un pueblo que estaba adormecido y yo diría que, más que adormecido, casi muerto. Porque nosotros los sabemos, el concepto de pueblo va mucho más allá; la praxis de pueblo va mucho más allá que la sumatoria de un conjunto de personas que habitan un territorio. “Para que un conjunto de personas”, decía Juan Jacobo Rousseau, entre tantos otros, “sea considerado unueblo, debe tener una fuente común de la cual beber”. O decía otro gran pensador: “Para que un colectivo sea pueblo debe haber un hilo invisible que los una en el espíritu, una causa común”.
333

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Y decía otro pensador, Simón Rodríguez, otro venezolano universal, “que para que haya república debe haber pueblo y para que haya pueblo, los seres humanos de un territorio deben tener una mente republicana”; es decir, una mente por la república, pensar en la república, en la cosa pública, en el colectivo, en la causa de todos. Cuando las sociedades degeneran y se transforman en una lucha individual, cuerpo a cuerpo, hombre a hombre, mujer a mujer, por la sobrevivencia, allí no hay pueblo; se pierde la fuente común, se pierde el hilo invisible, se pierde aquello que Bolívar decía en Santa Marta, muriéndose ya, en las costas del Caribe colombiano: “Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos -decía- y se consolida la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”, convocando la unión. Así que, desde el punto de vista filosófico, político e ideológico, eso es lo que está ocurriendo en Venezuela, y también desde el punto de vista real, político y concreto. Resurgió una idea. Un pueblo ha retomado un concepto de lucha, un pueblo ha retomado un sueño, un sendero que se había perdido desde hace varias décadas, largas y oscuras décadas. Venezuela había caído en una especie de tumba colectiva. Había una especie de rendición colectiva. Llegaron y se adueñaron del poder y de todos los estratos y ámbitos del poder pequeños grupos, que fueron degenerando lo que fue llamada en una época la democracia más perfecta de la América Latina. De “el modelo de democracia” se hablaba sobre Venezuela. Pero eso se transformó en una gran mentira. Un pueblo, ya lo decía –conocedor como es de Venezuela- el doctor Gaviria en sus palabras -ya describía- la realidad de un país que fue entrando en caos, en crisis moral, en crisis económica, en crisis social, en crisis política, y cayó en una especie de tumba. Hoy levantamos la bandera bolivariana en Venezuela y esa idea se ha transformado en un motor que está moviendo a millones de seres humanos en una dirección que está impulsando las luchas de un pueblo. Ahora, ¿Cómo esa bandera de Bolívar, esa idea bolivariana, múltiple, cómo esa idea y sus componentes fundamentales están orientando y están reflejándose en la lucha concreta de todos los días en la Venezuela naciente de hoy? Son temas importantes para reflexionarlos aquí, entre todos. Y creo que es necesario que hagamos ese esfuerzo porque es posible que el proceso venezolano pudiera dejar, de alguna manera, alguna pequeña
334

DISCURSOS PRESIDENCIALES

enseñanza para otros pueblos hermanos. Al menos por el lado de lo malo, es importante que ustedes conozcan lo que paso en Venezuela en los últimos 40, 50 años. Por Dios, yo le pido a Dios que ningún otro pueblo del continente o del planeta sea sometido al proceso de degeneración al que fue sometido el pueblo noble y estoico de Venezuela, que aguanto paciente, año tras año, día tras días, noche tras noche, un año y otro año y un gobierno y otro gobierno que hablaban de democracia, de derechos humanos, de igualdad y de justicia, y llegaron a saquear a un país y saquearon a un país y empobrecieron a un país, y llenaron de indignación a un país. Y ese país y ese pueblo tan noble es que ha buscando, con paciencia, con dolor enterrando a sus hijos, llorando a sus muertos de hambre y de miseria, clamando justicia, sin embargo, ha conseguido un camino pacífico. Me atrevo a repetir otro poema, de otro gran latinoamericano, como es don Pedro Mires, de ese Santo Domingo palpitante. “Si alguien quiere saber cuál es mi patria no la busque, tendrá que luchar por ella”. Si alguien quiere saber cuál es el camino, no lo busque, tendrá que construir ese camino o ayudar a construirlo. Y eso es lo que estamos haciendo en Venezuela: construyendo un camino, en paz y en democracia y yo creo que eso tiene que ser evaluado con justicia y con objetividad, como está siendo, cada día con mayor intensidad, por el mundo americano y por el mundo entero. Bolívar planeó, entre tantas cosas, aquella idea de que el sistema de gobierno más perfecto debe ser el que le dé a su país, a su pueblo, la mayor suma de felicidad posible, la mayor suma de seguridad social posible y la mayor suma de igualdad y de estabilidad posible. Se refería a los gobiernos democráticos. Como Abraham Lincoln, también, cuando decía: “gobiernos democráticos, del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Y esa idea nos ha llevado a diseñar un mecanismo concreto de salida, inspirado por la idea bolivariana desde varios años, pero especialmente desde 1998, tomó cuerpo en el país la idea de convocar al Poder Constituyente, que es el poder soberano de la nación, el poder creador de un pueblo, para crear otra realidad, para reconstruir el edificio que se vino abajo. La estructura política está por el suelo. Realmente, yo soy Jefe de Estado, pero siempre me pregunto a mí mismo “¿De qué Estado soy yo Jefe, Dios mío?”. Es un estado desmoronado. Soy Presidente de
335

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

una República, pero, ¿De qué República soy yo Presidente, Dios mío; de qué instituciones? Yo le pido a Dios que sea el último Presidente de esta época, de esta vieja República, de este viejo Estado venezolano, de medio siglo. Y es posible que, a lo mejor, sea el primer Presidente de la nueva República, de la Quinta República. Es un salto de transición, de transformación; es el fin de una época y el comienzo de otra. El camino constituyente lo hemos definido como el único camino pacífico y democrático posible para Venezuela. Por eso nos estamos jugando la vida en el proceso. Si, Dios no quiera, si el proceso constituyente venezolano llegase a fallar, por alguna razón, en Venezuela puede ocurrir cualquier cosa, hermanos. Porque la esperanza de un pueblo está puesta en este proceso. Aquel hecho de 1992, en el cual yo participé con grupo de venezolanos, fue una rebelión, que es muy distinta a un golpe de estado, de gorilas, de cúpulas militares que salen con un plan preconcebido para perseguir y fusilar y matar. No. Fue otra cosa; fue por allí por donde pudo salir una válvula de escape a un conflicto terrible que estaba latiendo hace muchos años y que, como ustedes lo saben, ya había tenido una expresión violenta terrible unos años atrás, en 1989, cuando ocurrió la tragedia del “Caracazo”; cuando el pueblo salió a protestar y el gobierno “democrático” de entonces ordenó a las Fuerzas Armadas reprimir salvajemente las manifestaciones y la protesta de calle. Y hubo muertos por centenares, y no por las balas de un ejército invasor sino por las balas de nuestras propias Fuerzas Armadas. Yo vi, con estos ojos, niños atravesados por balas de fusil en las calles de Caracas. Desesperado, fue sí, un acto desesperado pero acto al fin, y desde entonces, desde 1992, nosotros traíamos la idea de llamar a Constituyente. El año pasado, el país nacional se fue sobre el país político a participar y hubo un alto nivel de participación en las elecciones y en el proceso electoral mismo; hubo un debate encendido por todas partes, libre y abierto. El único candidato que cargaba la bandera constituyente, era Hugo Chávez Frías; los demás se negaban, atacaban el proceso. Pero fue un debate de un año completo, intenso, por los medios de comunicación, en la calle, en los grandes actos de concentración popular; nosotros andábamos: “Constituyente”, “Constituyente”. Y dijimos lo que íbamos
336

DISCURSOS PRESIDENCIALES

a hacer. Cuando nos preguntaban: ¿Pero y cómo van a llegar a esa Constituyente?, pues decíamos: “vamos a firmar un decreto presidencial convocando a referéndum para que sea el país el que decida”. Y eso fue lo que hicimos. Nuestra Constituyente tiene raíces profundamente legítimas, democráticas, estamos rehabilitando la democracia y el contenido esencial de lo que tiene que ser una democracia. Unas elecciones libres donde casi un 60% ganó el candidato, el único que repitió la consigna millones de veces, llamando a todos: Vamos a Constituyente; ese es el camino. Y por ahí se fue la mayoría. Así que yo fui elegido Presidente con ese compromiso, entre tantos otros, de impulsar el proceso constituyente. Y lo hemos hecho. El primer acto de gobierno fue, para cumplir con el país: firmé un Decreto llamando a Referéndum. Luego hicimos el referéndum el 25 de abril, primer referéndum que se hace en toda la historia venezolana. Nunca, jamás antes, ningún Presidente había convocado a su pueblo a Referéndum en Venezuela. Se hizo el Referéndum, a pesar de que fue impugnado más de veinte veces en la Corte Suprema de Justicia, pidiendo que se eliminara el Referéndum. Pedían algunos sectores de estos que quieren que el país siga igual y termine de hundirse, será, algunos por insensatez, otros quizá por temores; pero siempre es así la historia: los que queremos los cambios y los que se oponen a los cambios. Sin embargo, la Corte Suprema validó, como tenía que hacerlo, el Referéndum, 92% de los votantes dijo “Si” a la pregunta: “¿Convoca usted una Asamblea Constituyente para que transforme el Estado y diseñe o cree un nuevo ordenamiento constitucional?, 92% dijo: “Si, convoco”. El pueblo convocándose a si mismo. Se hicieron las elecciones, amplias, libres, con la más absoluta libertad de prensa, libertad de expresión, libertad de participación. Hasta a los indígenas los hemos llamado “vengan”, y por primera vez en la historia los indígenas en Venezuela salieron de sus selvas, de sus montañas, a hacer asambleas y eligieron tres Representantes, de 131 se les dio espacio para tres Representantes aborígenes, además de un cuarto -representante- que fue elegido por un Estado, el estado Zulia, los dirigentes Wayú Atala Uriana, quien había sido Ministra del Ambiente en el comienzo de mi Gobierno y renunció para irse al proceso constituyente y sacó la más alta votación en el estado Zulia, que es uno
337

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

de los más grandes del país, y es una dirigente indígena Wayú, de la etnia Wayú. Los indígenas, los estudiantes, los sectores religiosos, las Organizaciones No Gubernamentales, ONG, los sectores ambientalistas, los partidos políticos, los viejos, los nuevos, participamos todos allí. Al único a quien le prohibieron participar fue a mi, fue al Presidente al que le suspendieron un programa de radio y un programa de televisión. Y, para dar ejemplo de tolerancia, a pesar de que la medida fue arbitraria, nosotros aceptamos la suspensión, acusados de que estábamos participando en la campaña para la Constituyente, incluso tuve que pagar una multa, que la recogió el pueblo en las calles y llevó el dinero al Palacio, en camiones llenos de billetes y de monedas pequeñas. La Asamblea se instaló el 3 de agosto y está conduciendo con altura y magnanimidad un proceso de transición. Se ha logrado un acuerdo de co-habitación -digámoslo así- con los poderes constituidos. Ha habido empeños de perturbar este proceso, pero la Asamblea ha logrado, a través del diálogo con diversos sectores nacionales, que la situación pues vaya moderándose y equilibrándose. La nueva Constitución, no entrará en vigencia, hasta que no sea aprobada por la mayoría del país en otro Referéndum Nacional. Es un proceso, de principio a fin, absolutamente democrático, amplio, legítimo. En Venezuela hay una gran discusión, el debate sobre los modelos políticos, el debate sobre la democracia. La democracia debe tener un contenido fundamentalmente social, en primer lugar. El problema de no político, lo político es un medio. El problema no es ni siquiera económico, lo económico también es un medio. El hombre es el fin; el ser humano, la mujer el niño, ese si es el objetivo de la democracia .Decía Jesús: “el hombre, el alfa y el omega, el comienzo y el fin”. Y, si no, para qué vamos a la Luna o a Marte, si se mueren los niños de hambre en los pueblos de América Latina o en los pueblos de Norteamérica o donde sea, en Asia en África, en Oceanía, en Europa. Y para qué las comunicaciones y el mundo globalizado, si siguen las mujeres desnutridas pariendo niños desnutridos en los pueblos subdesarrollados; para qué entonces. No tendría sentido todo eso. Es el sentido humano de justicia el que tiene que impulsar las luchas políticas, los procesos económicos.
338

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Abraham Lincoln decía -creo que lo dije antes- “democracia, gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Ahora resulta que en muchos escenarios, cuando alguien habla del pueblo, entonces lo tildan “este es un populista”. A mi me dicen populista; bueno, ya no me ofende, pues yo no soy populista. Populismo es, en mi criterio, lo que ocurrió en Venezuela en los últimos años: hablar a nombre del pueblo para clavarle la estaca en el pecho al pueblo, para robarle al pueblo lo que le pertenece, quitándole sus derechos. Eso sí es populismo, es decir, una degeneración de las luchas populares por los derechos humanos del colectivo. Hemos venido a hacernos presentes y a traer la voz, ojalá que por muchos, no por uno, pero realmente creo que nuestros pueblos, los pueblos de San Vicente y las Granadinas; los pueblos de Grenada, de El Salvador, de la República Dominicana, del Canadá, de los Estados Unidos, de Honduras, de México, de Panamá, de Guyana, de Antigua y Barbuda, de Belice, de Chile, de Santa Lucía, de Trinidad y Tobago –la vista la tengo más o menos buena- creo que todos nuestros pueblos, a veces en silencio, hablan, muchas veces gimiendo hablan, creo que nuestros pueblos claman por una discusión a fondo sobre la democracia. Y mientras discutamos, actuemos, eso sí, porque no podemos pasar mucho tiempo discutiendo. La idea y la acción concreta, la dialéctica necesaria para impulsar los cambios. Craso error que hemos cometido muchos en buena parte de este siglo: tratar lo económico por un lado y lo social aparte, y “dame tus soluciones y las tuyas, a ver si yo las ensamblo”. No, eso no funciona hoy -en nuestro criterio-. Entonces, lo económico hay que discutirlo en mucha conjunción con lo político; lo democrático incluye lo económico. ¿Cómo va a ser democrático, por ejemplo, el caso venezolano, cuando menos de un 5% de venezolanos absorbe casi la mitad del ingreso nacional?. ¿Y cómo va a ser democrático un pueblo empobrecido, sin trabajo, con salarios por debajo, los que tienen suerte de mantener un empleo, tienen salarios por debajo de la cesta básica alimentaria? Esa es la realidad hoy de Venezuela. Un salario de 120.000 bolívares, por ejemplo -¿Cuántos dólares es eso? cuando la canasta de alimentos está por 300 y tantos miles de bolívares para alimentar una familia. Eso no puede ser democracia. Se vive una inseguridad terrible en todas partes. A eso se añade, y esa es una realidad profunda hoy en Venezuela, una economía destrozada.
339

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Seguimos dependiendo sólo de una variable exógena: el precio del barril de petróleo. Queremos salir de esa dependencia, la esclavitud del petróleo, la quiebra del país: las microempresas, las pequeñas empresas, las medianas empresas; además de eso, la inflación, la recesión, etcétera. Algunos signos de recuperación ya son visibles. El Congreso nos dio al comienzo del gobierno una Ley Habilitante, nos habilitó para hacer leyes y ya hemos hecho 40 leyes. Hemos elaborado una ley del gas para la inversión y el desarrollo de la industria del gas; una ley eléctrica, una ley de minas, una ley de protección y promoción de inversiones. Tenemos esas leyes que no existían en Venezuela; no hubo Congreso en 40 años que las hiciera. Creen ustedes que en todo el siglo hubo alguna ley eléctrica, por ejemplo. A pesar de que Venezuela es un país con un potencial eléctrico increíble, nunca hubo una ley eléctrica; ahora si la hay, una ley de concesiones para atraer inversiones, pero hacer las concesiones cristalinas, para construir vías férreas, carreteras, viviendas, hospitales, autopistas, puertos, etcétera. Una ley de licitaciones para licitar las obras públicas, los contratos, de manera cristalina. Es decir, hemos estado armando, y nos queda todavía un mes de plazo, el habilitante fue dado por seis meses, nos quedan pocos días y estamos acelerando otras leyes que tienen que ver con lo social, por ejemplo, los fondos de pensiones, los fondos de jubilaciones; tenemos listo el proyecto para ser discutido. Estamos armando el piso jurídico, de leyes y reglamentos para el relanzamiento económico del país. Pero, además, hemos logrado algunos éxitos pequeños en lo macroeconómico. La inflación ha caído a un mínimo en diez años, a pesar de la perturbación política. Los capitales no se han ido. Se han mantenido las reservas internacionales, han crecido un poco, incluso, por encima de los 14 millardos de dólares a pesar de que hemos estado pagando la deuda externa, que es un peso bien fuerte, que es otro tema importante de discutir. Además de eso, hemos establecido y logrando una estabilidad cambiara excelente; se recuperaron los precios del petróleo, se ha incrementado, en un mínimo, pero se han incrementado, las inversiones internacionales. Es decir, hay signos evidentes de mejoría en el drama económico venezolano, y tenemos mucha fe en que el año que viene, será el 2000, el año del relanzamiento económico, y por tanto social, y también político.
340

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Quiero aclarar algunas dudas, no se trata de un plan de militarización de Venezuela, lo que estamos haciendo es, por primera vez en muchos años, en vez de mandar a los militares con fusiles a la calle, a rociar de plomo los barrios populares, reprimir manifestaciones, ahora los militares andan con medicinas, con médicos, con hospitales de campaña, atendiendo emergencias médicas en los barrios; andan con sus vehículos militares, buscando allá en los sitios de producción los artículos de consumo para llevarlos a las grandes ciudades y abaratar el costo de la comida, porque hay mucha hambre y mucha miseria; andan construyendo viviendas, junto a voluntariados, junto a las comunidades; andan reconstruyendo caminos, carreteras, levantando puentes, atendiendo damnificados por las lluvias y los huracanes. Andan haciendo labor humanitaria, estrechados junto a su pueblo como tiene que ser. Eh allí otro tema, para todo el Continente: ¿Cuál debe ser el papel de los militares en el Continente? ¿Cuál debe ser el papel de las Fuerzas Armadas? ¿Reprimir a sus propios pueblos o unirse con sus pueblos, buscando mejor situación de vida para todos?. Nosotros optamos por este último, como estoy seguro optan todos los pueblos y las Fuerzas Armadas del Continente. Bien, ¡Tantos temas para el debate! La educación: ¿Cómo se va a privatizar la educación? En Venezuela, en los últimos años, la educación se vino privatizando, igual que la salud. Esos derechos humanos fundamentales; no podemos privatizar la salud y la educación, eso es privatizar la vida. ¿Cuántos niños en Venezuela han estado, en los últimos años, por fuera de la educación porque sus padres no tienen dinero para pagar la inscripción y la comida? Hemos comenzado ahora, en una primera fase, un modelo educativo. Lo hemos llamado las Escuelas Bolivarianas. Modificamos un reglamento de la Ley de Educación para ampliar el número de días de clase y llevarlo casi a 200 días de clase en el año. Pero, además hemos estado inscribiendo niños sin cobrarles en las escuelas públicas. Hemos logrado que se incremente el número de alumnos en las escuelas públicas, 600 mil niños que no estaban en la escuela empezaron clase hace cuatro días; estamos por casi tres millones y medio de alumnos. Educación completa, integral; deportes, atención médica en la escuela, desayuno, merienda y almuerzo para los niños; en las escuelas públicas. Las instituciones privadas, seguirán funcionando igual que el
341

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

mercado, la economía privada, la propiedad privada. Es una coexistencia entre el Estado, el mercado, la propiedad pública y la propiedad privada, la República, y más allá, el ser humano, que es el objetivo del Estado, del mercado, de las leyes y de las instituciones; el hombre y sus valores, el ser humano y sus hermanos valores. Yo hoy vine a decirles que por obedecer su sueño, que no es otro que el sueño de una América libre, unidad, democrática, desarrollada; que es meramente el sueño de Simón Bolívar. Y que ponemos ese sueño a la orden, en el corazón y desde nuestro corazón, de todos ustedes, queridos amigos y queridas amigas.

342

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHAVEZ FRIAS, CON MOTIVO DE PRESENTAR AL PAIS EL PRESUPUESTO DEL AÑO 2000
Palacio de Miraflores, Caracas 28 de septiembre de 1999

Queridos compatriotas, muy buenas noches. Espero que todos ustedes en familia, estén donde estén, pues sigan como seguimos sintiendo este espíritu de optimismo. A pesar de las dificultades vamos por el camino correcto. Yo he querido esta noche conversar un poco con ustedes acerca de un tema fundamental, cuando faltan pocos minutos para nuestra salida hacia Alemania. Saldremos esta noche hacia Berlín, estaremos por allá cuatro días en Europa, pero quise antes de partir saludarles y hacer una explicación con algunos detalles acerca de un tema que es muy importante y que es necesario que lo vayamos discutiendo en familia, porque es importante dentro del espíritu democrático, realmente democrático que nos anima, que es una de las funciones fundamentales de un dirigente democrático, en este caso del Presidente de una República democrática, es necesario que esos dirigentes expliquen al pueblo, expliquen al país, le den cuenta al país de cómo se está pensando, cómo se está planificando, cómo se están tomando las decisiones fundamentales que nos afectan a todos, porque eso es algo esencial de lo que es la sana política, no la politiquería, no, la política. La política es una ciencia, no es otra cosa que tomar decisiones por medios públicos y que afectan a una colectividad. Como esas decisiones son sumamente serias, sumamente importantes pues yo quiero comunicarlas a ustedes. Hemos estado trabajando en los últimos meses, en el tema del presupuesto nacional, y eso es algo fundamental para la marcha del país: los ingresos y los egresos del presupuesto para el año 2000, porque como ustedes saben, compatriotas todos, el presupuesto de este año 1999 es un presupuesto reconducido. ¿Qué significa esto? Que el presupuesto del año 99 es el mismo presupuesto del año 1998. Fue reconducido, esa fue una decisión que tomaron en el gobierno anterior, el año pasado, y ese
343

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

presupuesto de 1998 fue elaborado en 1997, es decir, que este año con tantas dificultades, nosotros hemos estado trabajando con un presupuesto que fue hecho en 1997 y al cual no se le aplicaron ninguna variaciones, o mejor dicho, sí se le aplicó una importante variación. Ustedes recuerdan que nosotros tuvimos que reducir en un 10% el presupuesto de este año, así que es un presupuesto reconducido y además reducido en 10%; pero por otra parte, es un presupuesto el de este año, igual que el del año anterior, igual que el de los años anteriores, unos presupuestos que son realmente una colcha de retazos, una colcha de remiendos, sin pies ni cabeza. Uno le busca la vuelta, le busca la esencia y no se le puede conseguir. ¿Por qué? porque desde hace mucho tiempo por falta de capacidad política real del liderazgo, de nivel de conducción, de la gran conducción del país, bueno, sencillamente los presupuestos estaban desconectados de la planificación nacional, y eso es algo muy importante. En esto hemos venido retomando las riendas de la conducción del país. El presupuesto, cualquiera que sea debe ser hecho en función de un plan de trabajo, en este caso el presupuesto de la nación, el presupuesto de todos. Así que yo quise traerme, por ejemplo, este folleto para solamente -no se asusten, no voy a explicar todo esto-, solamente mostrarles. Este es un trabajo que se hizo durante meses en Cordiplan, la Oficina Central de Presupuesto, el Ministerio de Finanzas. Esto que está acá no es otra cosa que el Plan Operativo Anual Nacional, un plan operativo para el año 2000; y ustedes podrán ver aquí y esto vamos a difundirlo, este plan ha sido hecho en función ¿Saben ustedes de qué? de las cinco líneas estratégicas del proyecto de transición: lo político, la reconstrucción política; lo económico; lo social; lo territorial y, lo internacional, porque es el proyecto, ese es el plan, el macro plan, el gran plan de trabajo para los próximos años. Así que hemos comenzado entonces a darle este año, es decir, para el 2000 ya una cohesión, una correspondencia más bien entre el plan de desarrollo nacional y el presupuesto nacional. Esto es muy sencillo, esto tiene que hacerlo usted, amiga mía, con el presupuesto. Bueno, para hacer un presupuesto sano, un presupuesto familiar, para no quebrar, para no llevar a la familia a una situación de debilidad plena, pues toda la
344

DISCURSOS PRESIDENCIALES

familia, todo padre, toda madre de familia debe tener una visión de su vida propia, un plan de trabajo, un plan: ¿Cuántos muchachos van a la escuela, cuánto hay que pagar mensualmente por luz eléctrica, por teléfono, el pago de la vivienda, el pago del vehículo, si este año vamos a comprar vivienda propia o vamos a cambiar de vehículo o qué vamos a hacer este año? Esto es muy sano y permítanme refrendarlo, la planificación es fundamental para toda actividad de la vida. Aquí se había perdido eso, lo estamos recuperando. También la Oficina Central de Presupuesto (OCEPRE), aquí está el general Guaicaipuro Lameda, creo que perdió algunos cabellos demás Lameda en estas últimas semanas elaborando el presupuesto y todo su equipo técnico. Yo los felicito a todos de verdad, han hecho un gran trabajo los muchachos, algunos no tan muchachos, pero permítanme esa expresión. Bueno, también en la OCEPRE hicimos una visión política para la elaboración del presupuesto del año 2000, una visión política. Esto tiene que ver con el plan operativo anual de desarrollo que está apenas comenzando; y otro documento que elaboró Cordiplan, el Ministro de Planificación anda con el Ministro de Finanzas para Washington, en una reunión del Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo; pero hicieron un gran trabajo, se hicieron algunos talleres de planificación y presupuesto. Este documento recoge la vinculación entre el Plan Operativo Anual Nacional para el año 2000 y el presupuesto para ese año, para el próximo año, el año del relanzamiento de Venezuela, por eso le pusimos tanto interés a eso. Yo personalmente estuve fastidiando bastante a quienes trabajaron en esto, preguntando, hurgando, investigando, estudiando, porque, claro es una tarea elemental y es una altísima responsabilidad la toma de decisiones políticas que van a influir en todo el país, por eso es necesario que lo hablemos, que lo discutamos y que estemos al tanto de por qué se hacen las cosas y hacia dónde vamos. Eso es muy importante. Bien, vamos a hablar ahora de algunas cifras importantes de introducción, unas cifras macroeconómicas que nos van a orientar mucho para el desarrollo de la explicación que vamos a ver a continuación, son cifras muy importantes que todos las conozcamos, niños, jóvenes, hombres, mujeres, es necesario que conozcamos esto, el conocimiento es
345

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

poder, ya basta de que se tomen decisiones en los gobiernos nacionales o regionales o locales sin que el pueblo sepa, el pueblo tiene que saber, el país tiene que saber cuáles son las cifras, en qué se está utilizando el dinero, cuál es la previsión del gasto y además participar en la crítica. Yo espero que a partir de hoy empiece la crítica a través de los medios de comunicación social, a través de los talleres que se están haciendo en los ministerios para ir recogiendo las críticas e ir haciendo los ajustes que sean pertinentes ir haciendo sobre la misma marcha, pero fíjense, el Producto Bruto Nominal para el próximo año se ve incrementado en un leve porcentaje, como lo hemos dicho estamos en una crisis terrible y apenas este año estamos haciendo un piso, estamos parando la caída económica para el relanzamiento a partir del año 2000. El Producto Interno Bruto nominal para el próximo año lo hemos calculado en 73 mil 308 millardos de bolívares, no se les olvide y ustedes muchachos que están comenzando a estudiar, por ejemplo, no se les olviden las cifras, esa cifra que está allí es 73 mil millardos, son 73 billones de bolívares, es importante manejar esta cifra; no se olviden que un billón es un millón de millones, un millón de millones es un billón de bolívares, no se olviden que un millardo, esto lo digo especialmente para los jóvenes estudiantes que están comenzando, los niños, los que pudieran estar un poco confusos para aclarar mejor, un millardo, cuando hablamos de millardos estamos hablando de mil millones, un millardo son mil millones y un billón es un millón de millones, para que las cifras no pasen así y se conviertan hasta en fastidiosas sino para que tengamos información exacta. Este Producto Interno Bruto en bolívares es la sumatoria de todos los bienes y servicios que se van a producir en Venezuela en el año 2000, desde el 1ro. de enero hasta el 31 de diciembre del año 2000 y esa cifra refleja un crecimiento de 2.2%, somos en esto optimistas moderados. No hay milagros posibles, realmente la catástrofe económica es muy profunda, la cifra es optimista pero moderada. El crecimiento del año que viene lo estimamos en un 2.2% del Producto Interno Bruto, el cual va a ascender, repito, a 73.3 billones de bolívares, que es lo mismo que decir 73 mil 308 millardos de bolívares. Bueno, para calcular esto y para seguir dándoles marco a la exposición y a la interpretación del presupuesto, tenemos el precio del barril del petróleo. Para el año que viene estamos estimando el precio del
346

DISCURSOS PRESIDENCIALES

barril de petróleo en 15 dólares el barril, fíjense que aquí también somos moderados, no queremos hacernos ilusiones o estar de manera irresponsable o a lo mejor muy ligera estar haciendo cálculos, nosotros pudiéramos decir que el precio del barril del petróleo para el próximo año sería de veinte dólares el barril, que es el nivel al que se encuentra ahora mismo, estamos en veinte dólares el barril de petróleo, pero no, nosotros preferimos ser en esto -repito- moderados y hemos previsto la cifra de quince dólares el barril de petróleo para calcular el ingreso petrolero del año 2000, esperamos que se mantenga en ese promedio el próximo año y la exportación petrolera también somos en esto conservadores. Ustedes saben que nosotros hemos hecho un recorte petrolero, los planes de Petróleos de Venezuela (PDVSA) anteriores a nuestro Gobierno eran unos planes realmente fuera de la realidad, no tenían conexión con la realidad del mercado, la realidad mundial, ustedes recuerdan aquel plan de expansión, de explotación de petróleo y explotación de petróleo y producción de petróleo, PDVSA quería hasta el año pasado llevar la explotación a seis millones de barriles diarios para el año 2005, hemos tenido que recortar más bien, estaba por encima de tres millones el año pasado la explotación, estamos hoy en 2.7 millones de barriles de petróleo diariamente, esa es la cifra de hoy, producto de un recorte muy severo de más de 600 mil barriles diarios de petróleo. Nosotros nos hemos comprometido en la Organización de Paises Exportadores de Petróleos (OPEP), para mantener ese recorte, así que estamos dejando la cifra tal cual, no estamos previendo aquí un incremento ni siquiera de un barril más de exportación petrolera para el año 2000 sino mantenerlo tal cual está en este momento, de todos modos iremos evaluando, estas son cifras estimadas, pero son cifras que provienen del trabajo de los escenarios, de los diversos escenarios futuros. Bien, también producto del crecimiento económico que se prevé para el próximo año hay un incremento en el nivel de importaciones, 12 mil millones de dólares, 12 mil 685 -para ser más exactos- millones de dólares está previsto el nivel de importaciones para el próximo año, esto es una variable que indica que el país va a crecer y además va a haber más ingresos en cuanto a la tasa aduanera por las importaciones. La tasa de cambio promedio para el próximo año la estamos ubicando en 697 bolívares por dólar, previendo que vamos a continuar
347

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

ustedes saben, con esa banda de explotación, con una pendiente. Hoy en día está el cambio en 600, ¿A cuánto estaba el cambio hoy? 624, el bolívar se está moviendo, está fluctuando de manera natural con una estabilidad bastante sólida, bueno eso va a seguir flotando de esa manera y calculamos la tasa promedio para el próximo año en 697 bolívares por dólar. La inflación, la cual estamos este año reduciendo, aspiramos terminar el año en el orden de veinte, un poco más a lo mejor, de inflación, pero ya es una cifra que indica que estamos dominando la inflación, que el próximo año va a seguir bajando. Fíjense que la tasa de inflación promedio para el año 2000 la tenemos prevista en 17%, pero la tasa de inflación puntual, el nivel de inflación puntual, es decir para diciembre del 2000 sería de 15%, lo cual indica una reducción bastante importante en el nivel de inflación. El total de ingresos y gastos para el año 2000 está ubicado en el orden de 18 mil 366 millardos de bolívares, es decir, 18.3 billones de bolívares, ese es el nivel presupuestario para los ingresos y gastos del año 2000. Ahora a continuación vamos a ver algunas orientaciones en materia de ingresos y cómo se va a distribuir ese presupuesto para el próximo año en función de los planes de desarrollo y de las necesidades más apremiantes del país. En materia de ingresos, el crecimiento económico del 2.2%, ya hice comentarios al respecto. Además, hemos estado trabajando mucho con el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT). Al SENIAT se la han fijado metas de recaudación óptimas y es necesario profundizar la reestructuración del SENIAT, ya hay una decisión tomada al respecto, que se están tomando ya algunas medidas, claro que hemos hecho algunos cambios ligeros, pero hay que ir a fondo. Una de las decisiones que ya he tomado, después de varios meses de análisis, de estudio, de alternativas, es que vamos a crear las dos intendencias que dependan de la Superintendencia del Superintendente, que es la Intendencia de Tributos y la Intendencia de Aduanas para que haya mayor eficacia en lo que es la recaudación y podamos elevar el nivel de tributos al presupuesto el próximo año. Entonces el SENIAT tiene metas óptimas establecidas para el próximo año, igualmente hemos estado haciendo cambios en el sector
348

DISCURSOS PRESIDENCIALES

petrolero, es decir en PDVSA, es necesario que en Petróleos de Venezuela sigamos haciendo muchos esfuerzos para reducir los gastos y los costos operativos de PDVSA que realmente en los últimos años se han incrementado demasiado, las curvas son así, como un cohete, el nivel de gastos y los costos operativos de la empresa petrolera, ahí está el amigo Héctor Ciavaldini, haciendo un gran trabajo con toda su directiva y estamos seguros que para el próximo año esa curva va a dejar de crecer y va a comenzar más bien a bajar. Ustedes recuerdan, yo hice algunos comentarios, por ejemplo, del nivel de sueldos de algunos directivos de Petróleos de Venezuela. El Dr. Ciavaldini, apenas asumió la presidencia dijo que iba a rebajarse el sueldo en un 50%, lo cual son más de 10 millones de bolívares mensuales, por ejemplo, ese es apenas para muestra un botón, estamos metiéndole la lupa y nosotros contamos con los gerentes petroleros para bajar y todo el que tenga que ver con la administración, no sólo en Petróleos de Venezuela sino también en todas las instancias del Estado. Bueno, pero el año que viene debe haber mayor eficiencia en el aporte al fisco nacional del sector petrolero. Y además, estamos previendo ingresos por privatizaciones, en el orden de 700 millardos de dólares. Son privatizaciones que vienen ya rodando desde hace tiempo, algunas del sector eléctrico. Está previsto un modelo de privatización cuidando el interés nacional del complejo del aluminio y estimamos que para el próximo año puedan ingresar al país 700 millardos de dólares en materia o como producto de privatizaciones. Por otra parte, también en materia de ingresos, quiero comentarles lo siguiente y esto es muy importante para el equilibrio fiscal, para el manejo responsable del Tesoro Nacional, se trata del ahorro. Usted amigo mío, a pesar de la crisis, y amiga mía, aunque sea un bolivita es bueno ahorrar. Javier Elechiguerra es un buen ahorrador. Yo recuerdo que cuando iba a Yare, él nos llevaba siempre unas arepas rellenas con queso. Y siempre estaba regateando a ver cómo ahorraba un bolívar, aunque fuese, en la compra de las arepas que siempre nos llevaba a Yare, y además, nos llevaba también cambures que compraba en la esquina, y pan, ah, el pan de Achaguas, porque él viajaba a dar cursos a Achaguas. Tú en ese tiempo eras profesor ambulante, andabas
349

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

dando clases por Achaguas, de Derecho, enseñando y nos traía pan de Achaguas. Pero siempre regateando para ahorrar un poquito, aunque sea un bolívar es bueno ahorrar. El Banco del Pueblo, no se olviden, que va a abrir posibilidades de ahorro para los niños. Ya Rosinés que cumplió dos años antier, pues le estamos tratando de ahorrar un poquito para su futuro. Vamos a tratar de hacerlo hasta donde podamos, y los que podamos, hay otros que sabemos, realmente, que no pueden hacerlo “por ahora”. Ahora, iba a comentarles lo siguiente, hay un financiamiento de programas sociales para el año 2000, para el cual vamos a tomar 337 millardos de bolívares, esta es una cifra importante, 337 mil millones de bolívares, procedentes del Fondo de Estabilización Macroeconómica. Todos sabemos de qué se trata esto. Ustedes recuerdan que comenzando el año, nosotros, para no dejarnos llevar por el bochinche, así como Joselo Díaz el año pasado escribió un artículo sobre el bochinche, habló de que aquí lo que pasa es que había 40 años de bochinche y bueno, se tocó la campana y se acabó el relajo, se acabó el recreo. Bueno, Joselo hablaba de ese recreo. Nosotros no queremos seguir con ese relajo. ¿Cuál es el relajo al que me estoy refiriendo? Que cada vez que aquí se incrementaba, en años anteriores, en épocas anteriores, el precio del barril de petróleo, bueno, que siga la fiesta, siga la música, siga todo el mundo en este relajo, gasto y gasto y más gasto sin ton ni son, sin ningún plan preconcebido y sobre todo, sin ahorrar, sin ahorrar para el futuro, para prever dificultades futuras. Así que aquí se han gastado ¡Cuántos miles de millones de dólares! Dios mío, que da tristeza. ¡Cuánto se perdió aquí en estos últimos 40 años producto de los gobiernos del Pacto de Punto Fijo. Nosotros, comenzando el gobierno, recuerden, que hicimos una modificación de la Ley del Fondo de Estabilización Macroeconómica, que ese Fondo es una alcancía, es un mecanismo para ahorrar, pero nunca, ahí no había caído nunca ni una gota de agua, ni un bolívar, porque se gastaba todo y no se dedicaba nada a la alcancía. Nosotros bajamos el techo establecido para comenzar a ahorrar en el Fondo, bajamos el techo de catorce dólares el barril, a nueve. ¿Qué significa esto? Yo lo he explicado varias veces, lo voy a recordar solamente, que ese Fondo ya hoy se está llenando, porque el precio del barril de petróleo está pues a veinte y según la Ley que nosotros reformamos hace ya unos seis meses: todo ingreso
350

DISCURSOS PRESIDENCIALES

por encima de nueve dólares el barril va al Fondo de Estabilización Macroeconómica. Claro que eso está establecido por una variante de porcentaje. Ese excedente va en varias direcciones, pero el Fondo ya se está llenando. Estamos ahorrando pues. Estamos ahorrando para comenzar a aplicar esos ahorros y administrarlo con criterios de una sana administración, permítanme ustedes la redundancia. Bueno, ya como estamos ahorrando este año, el próximo año, de esos ahorros que estamos haciendo en 1999, vamos a sacar de ahí una parte y vamos a inyectarle 337 mil millones de bolívares, para los programas sociales. Y esos programas sociales también los hemos reestructurados como ya ustedes lo saben. No se trata de estar regalando y regalando, dándole un pez a una persona, no, lo que se trata es de enseñarlo a pescar, tomando ese viejo adagio. Esos programas sociales destinados a la emergencia social. Eso va directo al presupuesto y eso viene del Fondo de Estabilización Macroeconómica. Por otra parte, también debo informarles que para el año 2000, ese Fondo de Inversión para la Estabilización Macroeconómica, va a alcanzar aproximadamente en ahorros, 1.3 billones y 484 mil millones para Gobernaciones y Alcaldías. Eso estará ahorrado el próximo año, porque ustedes saben que ese recurso no todo es para el gobierno central, sino que un porcentaje debe ser destinado a las Gobernaciones y a las Alcaldías y por supuesto que eso será así. Pero en resumen, estamos ahorrando para afrontar las dificultades que vendrán en lo adelante y sobre todo, para orientar ese ahorro hacia la inversión social y la inversión productiva. También hay otra parte para el rescate de la deuda externa, para irla bajando paulatinamente. Fíjense ustedes, 4.5 billones de bolívares, producto del ingreso petrolero, producto de las exportaciones petroleras, Petróleos de Venezuela pues paga impuesto sobre la Renta, paga la Regalía y eso es lo que le ingresa al Fisco Nacional, 4.5 billones de bolívares. También 3.956 millardos, es decir, 3.9 billones de bolívares, esto es lo que estimamos va a recaudarse con el Impuesto al Valor Agregado, fíjense lo importante que es que recaudemos el Impuesto Al Valor Agregado (IVA). El ingreso por IVA es bastante importante para financiar el presupuesto, los gastos para el desarrollo nacional.
351

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Por eso es conveniente que nosotros todos los venezolanos nos vayamos concientizando. Es necesario pagar impuestos. Aquí durante muchos años, mucha gente se especializó en evadir impuestos, no, el que tenga que pagar impuestos páguelos que eso no se va a perder como antes se perdía o se mal administraba. Lo vamos a dirigir hacia proyectos, el Plan Operativo Anual, proyectos de salud, de educación, de infraestructura, de desarrollo, ustedes ya conocen el Plan de Desarrollo. También hay 1.545 millardos de bolívares, 1.5 billones, es el Impuesto sobre la Renta, vamos a pagar impuesto. No, nadie debe evadir impuestos. Vuelvo a insistir. Tenemos que recuperar la cultura impositiva y esta es una regla básica del capitalismo. El que más tiene más paga, el que menos tiene más paga, el que tenga una renta mayor pues tiene que pagar un poco más de impuestos, esta es una regla básica para, bueno, el sostenimiento de la sociedad, del equilibrio social, del estado, de la sociedad, del país como un todo, es muy importante que esto lo conversen ustedes con sus familiares, con sus amigos, en su empresa, en su microempresa, en su pequeña empresa, en el colegio, los trabajadores, todos, todos debemos tener un mayor nivel y mayor conciencia impositiva. Fíjense ustedes lo importante que es esto. Ya en el IVA y en el Impuesto sobre la Renta (ISLR), sumando estas dos cifras, bueno, ya serían 5 punto 4 billones de bolívares, mucho más que el ingreso petrolero, por el IVA y por el ISLR no petrolero. Fíjense ustedes la importancia y ustedes, amigos del SENIAT, lo importante que es que recauden todo lo que haya que recaudar de IVA y de ISLR. Por otra parte, la renta aduanera, llega a 1.8 billones de bolívares, 1.834 millardos, también esto es muy importante, por eso es que vamos a crear la Intendencia de Aduanas dentro de la estructura del SENIAT; hemos hecho algunos pequeños cambios en las aduanas que han permitido incrementar en algo la recaudación de este año, pero el año 2000 iremos a fondo, vamos a reestructurar completamente el sistema aduanero venezolanos, vamos a sistematizarlo, por ejemplo, y vamos a hacer cambios a fondo para incrementar el nivel de la renta aduanera, la cual estimamos moderadamente, un incremento moderado de 1.8 billones de bolívares. Y algo que es un tema delicado, difícil de enfrentar pero hay que enfrentarlo, es el endeudamiento interno y externo, nosotros estamos trabajándola para bajar su perfil, hemos estado conversando muchísimo
352

DISCURSOS PRESIDENCIALES

en varias partes del mundo y lo vamos a lograr, estoy seguro, más pronto que tarde. En eso andan por cierto Jorge Giordani y José Rojas, esa es una de sus misiones, están en Washington. Ahora, nosotros hemos estimado un endeudamiento, claro que el problema no es endeudarse, yo recuerdo cuando iba a comprar mi primer carro, yo cuando me gradué por allá, en julio de 1975 compré un Wolkswagen, en cinco mil bolívares, pero uno ganaba en ese tiempo creo que mil bolívares ganaba un subteniente, yo compré un wolkswagen en 5.000 yo recuerdo que pedí un crédito en el Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA), creo que de 2.000 bolívares, la deuda más mala, por sí misma. O cuando compré mi casa, también me endeudé con el IPSFA también, ese mecanismo que tenemos los militares para los créditos o cualquiera de ustedes. Un crédito a la banca, para eso está la banca, para los créditos, para la producción, la agricultura, el problema no es la deuda, el problema es el manejo de la deuda, cómo se maneja la deuda. Vemos y sabemos cómo se manejó de irresponsablemente el endeudamiento nacional de los años anteriores. Todos los países acuden al mecanismo de la deuda para manejar problemas de déficit, para incrementar su ingreso y para inyectarle al presupuesto, es decir, al desarrollo. Este endeudamiento de 4.3 billones de bolívares, que estimamos para el próximo año, tanto interno como externo, va a estar orientado fundamentalmente y en buena medida hacia proyectos de inversión. Hay 2.1 billones, estimado en la categoría de otros y ya veremos cuáles son esos otros. Esos otros son los siguientes: Privatizaciones, ya lo habíamos señalado anteriormente, esta cifra es en bolívares, son 488 mil millones de bolívares por privatizaciones, también tenemos previsto el Impuesto al Débito Bancario: 351 millardos. Impuesto al Débito Bancario, ustedes saben, recuerden que ese impuesto va a ser aplicado sólo por un año, es decir, hasta el primer trimestre del año 2000, así que en ese primer trimestre estimamos recabar 351 millardos, igual el impuesto a las telecomunicaciones, allí Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) está haciendo un trabajo porque también ha habido mucha evasión fiscal en las telecomunicaciones, amigos de las telecomunicaciones, empresas de telecomunicaciones, vamos todos a pagar
353

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

nuestros impuestos. CONATEL está incrementando su nivel de supervisión, de evaluación, desde el punto de vista técnico, para incrementar la recaudación. Es que en todas partes ha habido evasión fiscal en Venezuela. Ya basta, vamos a pagar impuestos, es necesario, es imprescindible. Bueno, telecomunicaciones también se prevé un pequeño incremento a 336 mil millones de bolívares. El Fondo Único Social (FUS), son 337 mil millones, y además de eso tenemos otros: Otros son el SENIAT. Ustedes saben que hay impuestos a licores, son impuestos menores pero que sí dan un rendimiento, son 517 mil millones de bolívares estimados para el próximo año: impuestos a licores, impuestos a cigarrillos, a fósforos y los impuestos de sucesiones. Todo ese conjunto de impuestos, también allí ha habido mucha evasión, mucha evasión y le estamos pelando el ojo a todo el que tenga que pagar impuestos. Los fumadores, Ignacio Arcaya, pero tú fumas tabaco. Todos los fumadores, a los que les gusta echarse sus traguitos, las empresas pues, me refiero más que todo a las empresas, las empresas de licores, de cigarrillos, las fosforeras, también tienen que pagar sus impuestos, han venido pagándolo pero estamos viendo eso con más cuidado y aspiramos llegar y ojalá todos contribuyamos en esto, sin necesidad de estar multando a nadie, presionando a nadie, no, háganlo voluntariamente, eso es parte de la honestidad con el país y con uno mismo: 517 mil millones de bolívares es el estimado en esos impuestos otros del SENIAT: licores, cigarrillos, fósforos y sucesiones. Y otros varios que están allí, el 117 millardos, son reintegros y algún pequeño ingreso que viene por concepto de hierro, de lo que es la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), especialmente la Siderúrgica, bueno, ese es el otro que veíamos en la lámina anterior. Así que ese es, queridos amigos, compatriotas todos, la estimación presupuestaria en cuanto a ingresos para el próximo año, el cual asciende a 18 billones de bolívares. Ahora bien, para el gasto ¿Hacia dónde dirigir ese caudal de dinero? Como cuando uno tiene una represa, bueno, veremos hacia dónde dirigir los canales, vamos a dirigirlos al riego o vamos como en algunas partes hacen que se roban el agua de riego, de la agricultura para otros usos, dándole un mal empleo al agua, eso pasa por allá, está pasando en Falcón y estamos investigando estas cosas, pero bueno, en
354

DISCURSOS PRESIDENCIALES

todo caso ¿Hacia dónde dirigir ese caudal de dinero? Pues es allí cuando hay que asumir una gran responsabilidad; hay que tener mucha claridad de hacia dónde vamos, cuáles son las prioridades. Claro que aquí nos conseguimos con grandes dificultades, estamos en buena parte amarrados por compromisos heredados de todo el cúmulo de cosas que pasaron en estos años. Estamos, el presupuesto tiene un alto nivel de rigidez que vamos a ir poco a poco bajando en la medida que pasen los años. Para el próximo año hay una leve mejoría al respecto. Bueno, pero con toda esa dificultad, nosotros le hemos dado prioridad al incremento presupuestario en materia educativa y en materia de salud: Educación y Salud, esas son dos responsabilidades, yo diría casi sagradas de un gobierno democrático, de un estado democrático y ustedes saben que en los últimos años, en Venezuela, pues vino reduciéndose el presupuesto para educación y para salud, palo abajo, reduciéndose significativamente bajo un criterio salvaje, el criterio neoliberal salvaje, bueno de que eso había que privatizarlo. Nosotros íbamos directo a la privatización de la salud y de la educación, en buena medida están privatizadas, poco a poco las iremos haciendo de nuevo públicas, como tiene que ser. Claro que la empresa privada, el sector privado tiene derecho a funcionar allí, y debe seguir funcionando y prestándole la mejor calidad posible de estos servicios a nuestro pueblo y al menor costo posible. Está muy alto también el costo de la educación y la salud. Pero bueno, la responsabilidad del Estado es proveer esos servicios, para eso es la cosa pública, la República. Bueno, en educación y este es un anuncio que refleja la intención política de nuestro gobierno, y que ratifica la condición humanista de nuestro proyecto, ratifica el compromiso que hemos asumido con un país, nuestro país, doblegado por tanta necesidad, por tanta tragedia, este año, haciendo grandes esfuerzos, vamos a incrementar el gasto en educación en 4.18%, es el incremento del Presupuesto de Educación. Ahora, ustedes saben que hemos fusionado y hemos reestructurado el Ministerio, el Ministerio ahora es Educación, Cultura y Deportes, todo ese conjunto de actividades para la educación, para la cultura y los deportes, se va a incrementar, para el próximo año en el presupuesto, en 4.18% y para la salud también hemos reestructurado, como ustedes saben,
355

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

ahora es el Ministerio no de Sanidad y Asistencia Social, sino el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, pues vamos a incrementar en 1.78, casi 2% el presupuesto para salud. Estoy seguro que ese incremento contribuirá a ir poco a poco, elevando el nivel de vida de todos los venezolanos, especialmente en estas dos áreas que son columna vertebral de una sociedad. Decía Bolívar, ustedes lo saben, vamos a repetir esa frase de Bolívar, que todo joven, todo niño debería conocer, aquella frase de que “Las naciones marchan hacia su grandeza, con el mismo paso con que camina su educación”. Bien, este anuncio a mi me llena de mucha satisfacción, una pequeña y humilde satisfacción y yo quiero hacerle un reconocimiento a todos quienes hemos trabajado, a todos los equipos que han trabajado: Oficina Central de Presupuesto (OCEPRE), Planificación, los ministerios, todos estuvimos trabajando bastante tiempo en esto, revisando cifras, discutiendo, contrastando opiniones y hemos llegado a este resultado, lo cual ratifica, repito, nuestro compromiso. Este es un gobierno realmente democrático porque va dirigido hacia el pueblo: educación y salud. Igualmente hemos hecho algunas previsiones en el Presupuesto, motivado al costo que va a implicar este proceso de fusión de Ministerios, al que ya me he referido, y aplicación de la nueva Ley Orgánica de Administración Central y por otra parte, esto también, yo quisiera que fuese mucho más, que fuese en un mayor nivel de incremento pero hasta allí podemos llegar por ahora. Se prevé en el Presupuesto un incremento de pensiones del Seguro Social, llevarlas a 100.000 bolívares mensuales a partir del 1º de Enero del año 2000, dentro de poco tiempo. Vamos a incrementar levemente, y ojalá en el más corto plazo posible, continuemos haciendo esos pequeños incrementos, porque es imposible que nosotros hagamos grandes incrementos, no lo aguanta el Presupuesto Nacional, no lo aguanta el equilibrio macroeconómico y el manejo responsable del Presupuesto, pero este es un signo de que vamos poco a poco, a reintegrarle a ustedes, queridos compatriotas, su poder adquisitivo, en este caso, el asunto de las pensiones que tanto afecta a un grueso sector de la población.
356

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Por otra parte hemos hecho una previsión de incrementos salariales de un 10% a partir del 1º de Mayo del año 2000. Poco a poco nosotros queremos ir restableciendo el poder adquisitivo de los trabajadores, de los empleados, de los obreros de Venezuela. Este año, ustedes saben, que aplicamos el Impuesto al Débito Bancario e iremos haciendo grandes esfuerzos para que los salarios, los sueldos y salarios de los trabajadores venezolanos, poco a poco vaya alcanzando un nivel adecuado. Así que para el próximo año tenemos esa previsión, de un 10% a partir del 1º de Mayo. Por otra parte, tenemos también, en materia de gastos, un aporte al programa de viviendas, de 511.000 millones de bolívares, 511 millardos, porque vamos a seguir, y en eso estamos comprometidos, el Ministro de Infraestructura, Julio Montes está trabajando, anda gestionando los programas de vivienda. Lo último que estamos haciendo y yo tengo mucha fe en ese programa, es el plan de viviendas de madera que vamos a impulsar. Quedamos que cuando yo regrese de viaje me van a presentar ya el proyecto completo y pronto vamos ir a oriente a inaugurar el primer barrio, urbanización, o caserío o como lo llamemos, donde van a estar hechas ya un grupo de viviendas de madera. Bueno, pero estamos previendo para gastos, 511.000 millones de bolívares para el plan o programa de vivienda y aquí está una cifra que es bastante pesada y es a la que ya me he referido, producto de los endeudamientos anteriores: 24% del Presupuesto Nacional va destinado al servicio de la Deuda Pública. Estamos ya, también lo comentaba, conversando, abriendo espacios de negociación para lograr una reestructuración de esta Deuda y un cambio de perfil para tratar de que ese 24% vaya bajando paulatinamente y esos recursos podamos liberarlos en función del desarrollo inmediato del país. Bueno, es necesario hacer estos dos tips -digámoslo así- y es que todos los organismos -yo hago un llamado de verdad- a todos los organismos del Gobierno Central para hacer economía en gastos dispendiosos e ineficientes. Es necesario desde los Ministros, los Presidentes de institutos autónomos, todo el que tenga a su cargo o el que tenga bajo su responsabilidad, la administración de parte de este Presupuesto, pues tiene que hacer un gran esfuerzo. Vamos a bajar los gastos esos dispendiosos,
357

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

vamos a bajar la ineficiencia, vamos a ser más eficiente el gasto, vamos a dirigir la mayor cantidad de recursos para el plan operativo anual. Tenemos que hacer un gran esfuerzo porque en verdad, la disciplina se ha venido relajando mucho en los últimos años y todavía hay mucho que ajustar, hay mucho por disciplinar. Tenemos que disciplinar el gasto, disciplinarlo de verdad. Yo hago un llamado a todos los que tienen responsabilidad de manejar aunque sea un bolívar, pues adminístrelo con mucha disciplina porque ese bolivita sumado a muchos más, van conformando el Presupuesto Nacional. Y por otra parte, pues hago una exhortación a los organismos que tienen autonomía funcional y cuando hablo de estos organismos me refiero: bueno, al Congreso Nacional, que seguramente me imagino yo, que irá cambiado dentro de poco tiempo, después que se apruebe la nueva Constitución, pero seguirá funcionando el Congreso por supuesto, la Corte Suprema de Justicia, la Contraloría General de la República, el Consejo Nacional Electoral, el Consejo de la Judicatura, el Ministerio Público, todos esos son organismos de autonomía funcionales, es decir, que el Gobierno Central les asigna un Presupuesto pero ellos son autónomos en el establecimiento, en la fijación del nivel de ese Presupuesto y en su manejo. Yo le hago un llamado a todos para que recortemos los gastos y hagamos más eficiente el manejo de ese Presupuesto. Bien, aquí hay otra información que me parece muy importante también comentarla y reflexionarla. Son las asignaciones a Gobernaciones y Alcaldías. Antenoche estuve en Maracaibo y conversé un rato largo con mi buen amigo y hermano, el Gobernador del Zulia, Francisco Arias Cárdenas. Hablando precisamente sobre esta descentralización que se vino desarrollando en el país en los últimos años. Nosotros somos muy claros en eso. No vamos a echar atrás la descentralización, no, es necesario más bien, sí, reorientarla, eso sí, consolidarla, estamos planteando un Estado Federal, realmente Federal con Gobernaciones, con Alcaldías, que haya Municipios y que funcionen de verdad. Pero tienen que ser gobiernos democráticos, los Gobernadores, las Gobernaciones deben rendirles cuentas a su pueblo, las Alcaldías, los Alcaldes tienen que rendirles cuentas a sus pueblos; deben ser legítimos de verdad.
358

DISCURSOS PRESIDENCIALES

El año que viene yo estoy seguro que cambiará significativamente el mapa político a nivel de alcaldías, porque hoy todos los Alcaldes tienen su período vencido y lo más pronto posible habrá que hacer elecciones de alcaldes, “ojo pelao” ustedes, amigos amigas, que todos ustedes pertenecen a algún municipio, todos, bueno vean bien a quien van a elegir como Alcalde y exíjanle a quien van a elegir pronto para los Concejos Municipales. Las juntas comunales, es allí donde la democracia funciona de manera más directa, exíjanle responsabilidad en el manejo de estos presupuestos, que son asignados por el gobierno central a las Gobernaciones y a las Alcaldías, fíjense ustedes las Gobernaciones y Alcaldías. Vemos un total de asignaciones de 2.5 billones de bolívares se le asigna a las Gobernaciones y Alcaldías producto del Situado Constitucional, para ser más exactos, señores Gobernadores, el próximo año nosotros les vamos a asignar 2.555 millardos de bolívares por el Situado Constitucional; igualmente por la Ley de Asignaciones Especiales, 448 mil millones de bolívares y por la Ley del FIDES, el Fondo para la Descentralización, 593 mil millones de bolívares. Si sumamos todo eso, eso sobrepasa los tres billones de bolívares, eso es un caudal de dinero sobre el cual nosotros, el Gobierno Central, ningún ministro tiene control alguno sobre esos recursos, eso va directo a las Gobernaciones, ahora de verdad que yo me he puesto a revisar los planes de algunas Gobernaciones y de verdad que dejan mucho que desear. Ahí es cuando yo, como Jefe de Estado, y que soy Presidente, como le dije una vez a un Gobernador en una región del país, porque él estaba asumiendo una actitud un poco extraña, yo tuve que decirle a un gobernador, yo soy Presidente de la República no sólo en Caracas, aquí también. Porque es que algunos Gobernadores y Alcaldes se han dado a la idea, poco a poco, de que ellos son como unos reyecitos, ahí en su región y que ellos van a utilizar este dinero, que es un presupuesto, es parte del Tesoro Nacional, bueno, como a buen les venga. Eso no va a seguir siendo así. Este año hemos tenido bastantes discusiones con los Gobernadores, algunos han empezado a decir cosas por ahí, que si les estamos quitando los recursos, algunos se han venido a hacer
359

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

manifestaciones, que si nosotros estamos eliminando la autonomía de las Gobernaciones, no, no, no es eso. No nos caigamos a mentiras, vamos a decirnos las verdades, aquí lo que ha habido es un relajo increíble y una gran irresponsabilidad en el manejo de los recursos. Y yo estoy obligado a exigirle, a mí que me exijan y que me exijan como quieran y por donde quieran, pero yo lo exijo y es una responsabilidad para mí, porque según la Constitución de la República, la moribunda y la que viene creo que va a ser igual, yo soy el administrador de la Hacienda Pública Nacional. Y no vamos a permitir relajo en las Gobernaciones, y no vamos a permitir relajo en las Alcaldías. Y eso yo voy a pedir, como he pedido a la soberanísima Asamblea Constituyente, que en alguna parte de la Constitución, obliguemos, así como los Ministros están obligados y me rinden cuenta de todos los gastos, también los Gobernadores tienen que rendir cuentas. No al Presidente, al país. ¿Cómo es posible que conseguíamos, me decía Luis Miquilena, comenzando el gobierno, cuando él era Ministro del Interior -unos presupuestos de las Gobernaciones, revisando proyectos, una gallera con aire acondicionado-, imagínate tú, porque el Gobernador a lo mejor le gusta jugar gallos y él quería ir a jugar gallos con aire acondicionado. ¡Qué tal! ¿Qué te parece? ¡Ah! En un Estado, uno de los estados más pobres del país, donde no hay ambulatorios, no hay escuelas y un Gobernador o un Alcalde, creo que era, quiere hacer una gallera con aire acondicionado. Otro Gobernador por allí que tenía un presupuesto para hacer un Palacio de Gobierno, fíjate tú, ¡un palacio de gobierno!, y quería pedir deudas fuera del país y que le asignáramos los recursos para hacer un palacio porque no está contento con el palacio que tiene o con la casa de gobierno. No, de verdad que eso no se justifica, allí es cuando tenemos que asumir esto con responsabilidad, así que amigos Gobernadores, los que están ahorita y los que estarán –yo no sé si habrá cambios en las Gobernaciones, es posible el año que viene. ¿Qué crees tú Ignacio? ¿Qué te han dicho a ti? Yo, como la soberanísima está trabajando, ando en lo mío, pero es posible, no sé quiénes estarán. Pero es posible, como por ahí creo que andan algunos precandidatos presidenciales José Vicente Rangel, ¿no? Que algunos que se han lanzado de candidatos presidenciales.
360

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Bueno, a lo mejor hay cambio de Presidente también, lo importante es que eso lo decidirá el pueblo. Bueno, si es posible que haya cambio hasta de Presidente. Yo he propuesto, vamos a proponer en el Referéndum que hay que hacer, ojalá que sea en noviembre, pudiera ser en noviembre, para aprobar la nueva Constitución. Yo propongo que hagamos y le preguntemos al país: ¿Aprueba usted la Constitución presentada por la Asamblea Constituyente? Sí o No. ¿Está usted de acuerdo en que hagamos elecciones Presidenciales en diciembre, o en enero? Sí o No. ¿Está usted de acuerdo en hacer elecciones para Gobernadores? Sí o No. ¿Está usted de acuerdo en que hagamos elecciones para los Alcaldes? Sí o No. El país, el soberano, es el pueblo el que manda en la democracia, eso no se trata de decisiones de cúpulas o cosa fríamente calculadas, no, no. Que sea el país, ustedes, los que decidan. Pero en todo caso, volviendo a esto. Señores Gobernadores de hoy o de mañana, señores Alcaldes que están terminando su mandato y los de los que vienen, sean quienes fueren, del partido que sean, independientes, V República, Polo Patriótico, adeco, copeyano. Ustedes saben que yo no tengo compromiso con partidos de ningún tipo ni con colores ni con nadie en particular, sino con el país. Es importantísimo que recuperemos la visión del manejo de presupuesto, porque yo le preguntaba a Guaicaipuro Lameda, al general Lameda, yo le decía: bueno Lameda, pero -porque claro-, los ministros siempre presentando proyectos y me decía alguno de los ministros, por ejemplo el de Agricultura y Cría que ahora es el Ministro de Producción y de Comercio, Juan de Jesús Montilla, me decía: “Bueno Presidente, el incremento para el Ministerio de Producción y Comercio es muy bajo”. Y es verdad, pero es que no hay más, no tenemos más, no tenemos más alternativas. Hay un incremento, pero se necesita más. Bueno yo le preguntaba a Lameda: bueno Lameda y esos tres billones de bolívares que va para las Gobernaciones. ¿Hacia dónde va eso pues, acaso que los proyectos de desarrollo agrícola para el Estado Barinas, por ejemplo, tenemos que impulsarlo sólo nosotros? Bueno y ya va, ¿Y no hay un Gobernador allá? Y en Guárico y en Portuguesa y en Falcón y en Zulia y en Táchira. El proyecto, los presupuestos de salud, allí está Gilberto Rodríguez Ochoa, bueno hemos incrementado casi en 2%. Hace falta más, de acuerdo, pero bueno ¿Y los presupuestos de los
361

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

estados? Entonces, aquí la Ley de Presupuesto vigente -que hay que cambiar Lameda- ¿Ya están trabajando en eso, no? Yo le pido a los equipos técnicos hay que trabajar todas las nuevas leyes, tenemos que cambiar las leyes que hicieron los adecos, esas las hicieron los adecos para manejar el presupuesto como lo han manejado, a su libre albedrío, a su capricho; los adecos y sus aliados los copeyanos, es decir el bipartidismo este puntofijista, han hecho desastres con esto. Entonces, no puede ser que a las regiones vaya, ¿Qué porcentaje, Lameda 3 billones de 18, qué porcentaje es? 18 %, 20 % aproximadamente. Allá saltó Carlos Genatio que es Ministro de Ciencia y Tecnología ¿Tú eres matemático, no, Genatio? Tú sabes que allá en el Samán de Apure había un muchachito que, analfabeta, pero él vendía pescado, pescaba en el río, en el Apure, y andaba vendiendo pescado y le decían el matemático, pero es que tú le preguntabas cosas y rapidito, él no sabía leer pero era matemático. Claro, la necesidad lo obligaba, sacaba unas cuentas rápidas, cuánto pescaba, cuánto el vuelto es esto. Le decían el matemático, ese es Carlos Genatio, el matemático. Bueno, un caudal de 3 billones de bolívares pues tiene que ser orientado fundamentalmente también, como lo estamos haciendo a nivel nacional amigos gobernadores en esos proyectos de presupuesto, en esos planes que los estados están haciendo ahora, deben estarlos haciendo, pues también yo les pido, les exhorto a que dediquemos mayor atención al gasto en educación, al gasto en salud y también en algunos gastos de desarrollo de infraestructura, de agricultura, etc. Muy bien, estamos ya terminando. Ya nos vamos. Presupuesto de gastos también, aquí también hay una figura importante, un presupuesto de gastos para los ministerios, el total de gasto de los ministerios para todo el país es de 8.6 billones y allí los ministros, cada uno de ellos, está trabajando de manera intensiva en la definición de los programas y proyectos de desarrollo, los proyectos bandera en el Ambiente y los Recursos Naturales, en Energía y Minas, en Educación, en Producción y Desarrollo, el Ministerio del Interior están haciendo un presupuesto; no nos alcanzó Ignacio Arcaya lamentablemente para cubrir esa expectativa, todo lo que es el problema de las cárceles que también es un problema
362

DISCURSOS PRESIDENCIALES

gravísimo que hemos heredado, pero ya haremos muchos esfuerzos para con un presupuesto muy limitado incrementar la eficacia en esos niveles. Así que he allí la figura general de cómo eso se va a distribuir, para los organismos de autonomía funcional son 802 millardos, las Gobernaciones y Alcaldías ya lo señalábamos, otros gastos obligados por la ley y el servicio de la deuda que es el color azul, que ustedes ven que es una importante tajada del presupuesto nacional y eso lo estamos hablando con el mundo, lo voy a conversar Dios mediante, dentro de dos días con su Santidad el Papa Juan Pablo II, porque tenemos que ir buscándole solución al problema de la deuda. Nosotros no y lo hemos dicho con mucha seriedad desde hace varios años, nosotros hemos dicho que vamos a honrar nuestros compromisos, pero igual decía yo en el discurso en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la Organización de Estados Americanos (OEA) y donde quiera que vaya, en algún escenario internacional, necesario es que el diálogo Norte-Sur se profundice y vayamos buscándole solución al problema de la deuda externa. El problema nuestro no es ni siquiera de los más graves, hay países como Ecuador, por ejemplo, que tiene un problema muchísimo más grave, me lo comentaba el buen amigo Presidente Jamil Mahuad de Ecuador hace unos meses en Río de Janeiro, un problema que paraliza al país pues. La deuda del Ecuador es como el 80 % del presupuesto. Cómo un país puede evolucionar así, está paralizado. Afortunadamente nosotros hemos venido manejando esto y aspiramos reducir ese perfil para los próximos años. Bueno, finalmente algunas cifras para recoger, para redondear lo que hemos venido diciendo. Quiero insistir en educación, salud, infraestructura y defensa por varias razones, porque aquí hay decisiones políticas, decisiones que merecen que el país las conozca, que las analicemos y eso va diciendo hacia dónde vamos nosotros. Fíjense ustedes que en educación hay un cuadro comparativo ahí, en pantalla, del presupuesto del año actual, 1999 y el 2000. Fíjense que en educación el presupuesto de este año llega a 2 billones 300 millardos de bolívares, es decir 2.3 billones de bolívares. Para el año 2000 el incremento llega o permite llegar a 3 billones y un poquito más, 3 billones de bolívares, hay un incremento de 3.7 del Producto Interno Bruto a 4.1 del Producto, es un incremento de 0.44 puntos del Producto Interno Bruto,
363

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

casi 0.5 puntos del PIB es el incremento a la educación, así que muchachos a estudiar. Maestros y profesores, vamos a prepararnos mejor. Vamos a lograr mayor eficacia en el gasto de las escuelas, en las universidades; todo bolívar, de éste que estamos asignando a la educación, que vaya para la educación. ¡Por Dios!, esa es un área vital para el futuro del país. Vamos a reducir los gastos, esos gastos innecesarios en todos los ámbitos de la educación en este caso. Tenemos que estar a la altura del compromiso. Hoy por cierto, yo recibí una delegación de estudiantes de una universidad, no voy a decir cuál es porque estamos investigando eso, pero en una universidad pública. Se quejan los estudiantes de que algunas universidades se les incrementa el presupuesto pero eso no se traduce en el incremento de la matrícula, sino que se reduce. Bueno ¿Y cómo es eso? Al Ministro de Educación y su equipo que son hombres y mujeres, allá está Marian Hanson también, bueno de muchos años en la universidad, tiene como 50 años, ¿No, ministro?, trabajando en la Universidad Central; igual J.J. Montilla, todos, Marian tiene un poquito menos, pero todos conocedores del problema de las universidades. Amigos rectores, ¡Ojo pelao! Rectores, dirigentes de universidades, directores de liceos, directores de colegios, vamos a estar con el ojo pelao porque lo que los muchachos quieren, hoy me dejaron una carpeta así de gruesa. Le prometí a los estudiantes de esta universidad que hoy en el avión voy a leer ese informe, voy a pasárselo a la Procuraduría General de la República, voy a mandar a investigar esto con los organismos de inteligencia y vamos a denunciar, si hay que denunciar, porque están denunciado los muchachos corrupción en el manejo de presupuesto de una universidad, muy grande por cierto, que recibe bastante presupuesto. Manejos dolosos en la prueba de aptitud académica. El Consejo Nacional de Universidades (CNU), un llamado a los señores del CNU, señores vamos a enseriar estas cosas, porque de verdad la educación también ha sido un relajo aquí, vamos a ponernos, bueno si de alguien se espera seriedad por Dios tiene que ser del maestro, tiene que ser del profesor. ¿Cómo recuerda uno a sus maestros? Yo recuerdo a Tomasa, por ejemplo, mi maestra de primer grado. ¿Cómo olvida uno a los grandes maestros? Pequeños y grandes al mismo tiempo, así que amigos de las
364

DISCURSOS PRESIDENCIALES

universidades, estamos cumpliendo hasta donde podamos, estamos incrementando, incluso estamos reconociendo deudas acumuladas, incrementos decretados en gobiernos anteriores que nunca se pagaron para que los profesores tengan un nivel de salarios, de ingresos un poco más holgados, pero vamos a responderle al país, vamos a responderle a los niños, vamos a responderle a los estudiantes, vamos a hacer esfuerzos inauditos en las universidades. Ahí tenemos un caso muy grave que mandé a investigar, el caso de estos institutos Santiago Mariño y el Isaac Newton, ahí hay cosas bien graves, pero gravísimas y donde quiera que voy salen los muchachos con pancartas, que perdieron sus estudios, que perdieron su dinero, que pagaron no sé cuánto, que no quieren devolverles los papeles, que si los títulos no valen, pero es un bochinche vale, un bochinche. Una cosa tan delicada como es la educación de nuestros niños y de nuestros jóvenes, así que vamos a apretar la mano en esa dirección y pido a la soberana Asamblea Constituyente, a nombre del futuro de nuestros niños, a nombre del futuro de nuestros hijos, de nuestros jóvenes, que apliquemos leyes severas a la educación, leyes inexorables decía Bolívar, allá en unos de los tantos congresos a los cuales se dirigió en su vida leyes inexorables, el imperio de la ley. Si alguna dictadura hace falta aquí es la dictadura de la ley. Después de la Constituyente, cuando aprobemos la nueva Constitución, habrá que cambiar casi todas las leyes. La Ley de Educación, por ejemplo, creo que ya ustedes están trabajando en eso, eso hay que cambiarlo, defendemos la autonomía universitaria, pero eso es una cosa muy distinta al relajo presupuestario y a la irresponsabilidad en el manejo de los recursos. Así que amigos rectores, dirigentes estudiantiles, vamos a ponerle seriedad a esto porque es algo muy serio para estar aceptando más relajo y más bochinche. Recuerden a Joselo, se acabó el recreo, vamos a trabajar todos, a estudiar y ustedes muchachos a estudiar, a prepararse de la mejor manera. En salud igual y el mismo llamado a los directores de hospitales, a los gerentes de salud en los estados, a los gobernadores y a los cuales se les ha descentralizado la salud. En salud hay un incremento de 967 millardos este año a 1.300 millardos, es decir a un billón punto tres. El presupuesto en educación se ha incrementado de 1.5 a 1.7 del Producto
365

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Interno Bruto, este es un incremento de 0.21 en porcentaje del Producto Interno Bruto, un incremento apreciable, quisiéramos que fuese más, vamos a seguir incrementando esto en los próximos años. En el 2001 incrementaremos de nuevo educación y salud para ponernos a la altura de los países desarrollados del mundo porque realmente, como lo dije hace rato atrás, en los últimos años estos presupuestos fueron siendo disminuidos, se fueron disminuyendo, disminuyendo y disminuyendo en una visión salvaje, neoliberal, que apuntaba hacia la privatización de la salud y la educación. En infraestructura también se ha incrementado ligeramente el presupuesto a 962 millardos en un incremento de 0.18% del Producto Interno Bruto, que es un incremento importante, especialmente dirigido a esta infraestructura. La vivienda, por ejemplo, ese es un drama el de la vivienda y algo que merece un aplauso, el Ministerio de la Defensa ha decidido y hemos decidido en conjunto reducir los gastos de defensa, esto no implica que vamos a bajar el nivel de defensa del país. No. Recuerden que no sólo de pan vive el hombre, recuerden que además aquello yo lo aprendí cuando era muy joven subteniente, aquel pensamiento de Federico el Grande, que decía “el hombre que pone el corazón en lo que hace consigue recursos donde los incapaces se dan por vencidos”, pero atendiendo a la necesidad nacional y a la necesidad de incrementar presupuestos en educación y salud, entre otros, bueno hemos decidido reducir en un 0.03% el presupuesto de Defensa en relación al Producto Interno Bruto y la reducción es de 815 millardos, es decir el incremento, no hay incremento, hay una reducción, claro que hay un incremento tomando en cuenta la inflación, pero el porcentaje se reduce de 1.32 a 1.29, el porcentaje del Producto Interno Bruto en los gastos de Defensa y hoy me traía el General Raúl Salazar algunas fichas para el presupuesto del año 2000. El presupuesto del año 2000, el presupuesto militar, se estima en que se rebaje en 142 millardos, esta cifra es mucho más exacta, hay una rebaja de 142 millardos en relación al presupuesto que estaba previsto para el año 2000 en los gastos de defensa y las medidas que ya se están tomando en el Ministerio de Defensa y en todas las fuerzas, aquí están los comandantes de fuerzas, los miembros del Alto Mando Militar, pues vamos a hacer un gran esfuerzo, vamos a minimizar la adquisición de sistemas y
366

DISCURSOS PRESIDENCIALES

equipos, reorientando el gasto hacia la recuperación y el mantenimiento de lo que ya tenemos, vamos también a reducir el personal profesional que está en el exterior, hay un número importante de personal profesional militar cumpliendo funciones necesarias sin duda alguna, pero que podemos cumplirla con menos personal, hay una reducción allí prevista en dos fases que ya el Ministro de Defensa me ha explicado con bastante claridad y detalle. Igualmente vamos a reducir el gasto superfluo y ya estamos previendo algunas actividades, habrá que reducir algunas, reducir el crecimiento organizativo, vamos a crear un cuerpo de ingenieros, una brigada de seguridad, pero vamos a hacerlo en dos fases y también vamos a reducir en un 80% la adquisición de vehículos administrativos para el sector defensa, estas son previsiones que estaban hechas desde años anteriores. Vamos a incrementar el mantenimiento, así que los mecánicos, los talleres vamos a trabajar con mayor dedicación, más de la que han tenido para mantener el buen nivel de operatividad nuestros vehículos y yo invito a todos los ministros y a todos los presidentes de institutos autónomos y a todo el que tiene que ver con manejo de recursos que sigan el ejemplo del Ministerio de la Defensa. Vamos a limitar los gastos hasta lo necesario solamente. Estas son algunas de las medida para reducir el gasto de defensa en 0.03 del Producto Interno Bruto. Es importante, ya para terminar, ahora sí, insistir de nuevo en las Alcaldías y las Gobernaciones. Hay un incremento bastante apreciable, importante, en la asignación a las alcaldías y las gobernaciones de 2.500, es decir de 2.5 billones de bolívares este año 99, las asignaciones pasan a 3.6 casi, de 2.6 a 3.6 billones de bolívares. El incremento, fíjense ustedes, que es de 0.69 del Producto Interno Bruto, mucho más que el incremento en educación, que es 0.44, mucho más que la sumatoria del incremento en educación y salud. Si nosotros sumamos 0.44 y 0,21 de salud, eso da 0,65. El incremento de las Alcaldías y las Gobernaciones es de 0,69, mucho más que los incrementos que a duras penas hemos hecho en estas áreas tan importantes para el país y esto ¿Saben por qué ocurre? Porque esto está amarrado por la Ley y esto es otra cosa que hay que cambiar.

367

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Yo estoy obligado, el administrador de la Hacienda Nacional no tiene espacio de maniobra, aquí no hay espacio de maniobra. Las Gobernaciones y Alcaldías, pase lo que pase en el país hay que incrementarles porque está establecido en la Ley que hicieron los adecos y los copeyanos, eso no puede ser, así que señores Gobernadores, yo no sé si mañana ustedes irán a decirme lo que vayan a decir, digan lo que quieran, pero que quede claro que nosotros vamos a cambiar estas leyes, es necesario que las cambiemos y eso no lo voy a hacer yo, eso lo va a hacer seguramente el nuevo Congreso después de la Constituyente, pero no puede ser, porque ¿Qué es lo que en estos casos se estila? Bueno, reuniones de negociación, es decir, los Gobernadores con el Presidente, los Alcaldes con la OCEPRE para negociar. Mire Gobernador, usted los proyectos que tiene son importantes, vamos a asignarle un poquito más, un poquito menos, vamos a buscar la manera de articular porque queremos, por ejemplo incrementar el desarrollo en un Estado que tiene un problema muy grave, de salud y entonces a lo mejor reorientar gastos, no, eso no se puede hacer aquí, estamos amarrados por las leyes adecas y copeyanas, que los hicieron para malgastar, para malbaratar sin ton ni son, sin programas, sin proyectos. Señores Gobernadores, ojalá ustedes me hagan llegar algún programa ¿Cuáles son los programas de desarrollo? Que le hagan llegar al Ministro de Planificación y Desarrollo y yo les hago un llamado a todos los Gobernadores para que comencemos a gobernar en serio al país, que tiene que haber una relación y no política, de amiguismo, de relación de trabajo, de coordinación, de planificación porque la responsabilidad es de todos. Yo tengo la misma responsabilidad con la gente de Mérida, que con la gente de Barinas y la del estado Bolívar, es todo el país, es una responsabilidad compartida, esa es la idea de un sistema federal, pero aquí se perdió eso, pues vamos a recuperarlo y claro que algunos chillarán, algunos dirán lo que quieran decir, pero esa es la verdad, aquí se acabó el recreo, ese del que hablaba Joselo. Señores Gobernadores, señores Alcaldes, para que vayan previendo y para que ustedes sepan, ustedes vecinos de los municipios, ustedes habitantes de los estados, todos, sepan que este año se va a incrementar la asignación a las Alcaldías y las Gobernaciones del año 2000 de 2.5
368

DISCURSOS PRESIDENCIALES

billones de bolívares a 3.5, el incremento es de 1 billón de bolívares para las Gobernaciones y las Alcaldías, así que reclamen. Así como yo le explico al país y estoy dispuesto a explicarlo en todas partes en qué se va a utilizar el presupuesto nacional, como hoy lo he hecho someramente. También exíjanle a los gobernadores, a los alcaldes que les expliquen, que les expliquen en qué van a utilizar ese presupuesto. Queridos amigos, nos vamos hacia Alemania, vamos saliendo dentro de pocos minutos, voy a despedirme de mi padre y de mi madre, que como ustedes saben pues mi padre está recuperándose, gracias a Dios y a los médicos y a la ciencia y a la atención; y salimos directo a Maiquetía. El viaje es largo, haremos unas escalas esta misma noche y mañana en la tarde será que llegaremos ¿No, José Vicente? Mañana en la tarde llegaremos a Berlín, a las 5 de la tarde. Estaremos en el aire varias horas, tiempo para trabajar y a la República Federal de Alemania llegaremos el miércoles 29 muy temprano, iniciaremos actividades, vamos a una visita de una gran importancia para nosotros, voy a conversar con el señor Presidente de la República Federal de Alemania en la mañana; luego vamos a hacer una ofrenda floral a la estatua de nuestro Libertador Simón Bolívar allá en la capital; un encuentro con la colonia venezolana, vamos al Instituto Iberoamericano a dar una rueda de prensa explicando lo que aquí está pasando, como lo hicimos hace poco en Nueva York y en Washington. Luego iremos a reuniones con algunos ministros, vamos a inaugurar una nueva sede de la Embajada de Venezuela allá en la capital de Alemania. Vamos a reunirnos con algunas empresas que están muy interesadas en invertir, en venir aquí a invertir a Venezuela. Luego vamos a reunirnos con el Canciller Federal, el señor Gerhald Schroder en horas de la tarde, y luego iremos a una recepción que nos ofrece el señor Presidente de la República Federal de Alemania. Eso será el miércoles 29; y el jueves 30 iré a nombre de toda la población católica venezolana, que somos la gran mayoría de nosotros, a pedir la bendición a Su Santidad el Papa Juan Pablo II. Estaremos en Roma, allá en el Vaticano el jueves 30 por la mañana. Conversaremos Dios mediante y para mí pues será un gran honor y un gran gusto oír esas orientaciones del Santo Padre y comentar la orientación católica, cristiana, humanista de nuestro gobierno, que se
369

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

parece mucho a esa prédica que Juan Pablo II ha venido haciendo por el mundo desde hace varios años. Estaremos allí, luego en la tarde volaremos de nuevo hacia Alemania, hacia Bonn y el viernes primero seguiremos la visita a Alemania con una entrevista de agencias noticiosas, un desayuno con presidentes y directores de fundaciones políticas alemanas; haremos un recorrido por la Exposición Orinoco Parima, Comunidades Indígenas de Venezuela. Es una exposición que se está desarrollando allá en Alemania y es una feliz coincidencia. Iremos a inaugurar, a dar una conferencia en la inauguración de la Cátedra Simón Bolívar en la Universidad de Bonn. Esto es muy importante para lanzar la idea del bolivarianismo y cómo Bolívar sigue hoy orientando las luchas de Venezuela y buena parte del continente latinoamericano. Luego haré un encuentro con estudiantes venezolanos allá en Alemania, intercambiando con esas juventudes nuestras que están preparándose allá en el exterior; inauguraremos una exposición de esculturas venezolanas en Hamburgo y luego una cena de gala y un discurso. He sido invitado para esta reunión anual que hace en Hamburgo la Asociación Iberoamericana de esa ciudad. Luego, esa misma noche partiremos hacia Venezuela y estaremos llegando Dios mediante aquí el próximo sábado 2 de octubre. Comenzando el mes de octubre, me informaron, ayer me informó el señor Luis Miquilena que ese sábado en la tarde habrá un acto, un evento popular de apoyo a la soberanísima Asamblea Constituyente. Creo que la nueva Constitución, el proyecto ya está bastante adelantando, ojalá pronto discutamos eso públicamente en detalle, ojalá que en noviembre podamos hacer un Referéndum y ojalá que tengamos nueva Constitución antes de que termine este año 1999. Queridos amigos, hemos cumplido esta noche con informar a ustedes el presupuesto, la orientación. Cumpliendo con una responsabilidad, dentro de la orientación de un Gobierno que está rescatando los principios de una democracia real, de una democracia verdadera. Que Dios me los acompañe a todos, muy buenas noches y muchas gracias por su atención.

370

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DE LA CENA DE GALA OFRECIDA EN SU HONOR POR LA ASOCIACIÓN IBEROAMERICA DE HAMBURGO
Hamburgo, Alemania 01 de octubre de 1999

Yo tendría tantas cosas que decir, tantas cosas que se van anidando en el alma como pájaros en un nido y uno quisiera echarlos a volar todos. De todos modos, por encima, por dentro y por debajo de tantas cosas que están aquí dentro y que todos tenemos, creo que reina el afecto, el amor, por los seres humanos y por la humanidad. Así que como sé que no voy a poder decir todo lo que siento y lo que tengo por dentro, permítanme a que vuele por encima de ustedes el afecto y el amor a los seres humanos, primero que nada, eso. Todo mi afecto y el afecto del pueblo venezolano, con la más profunda pasión por las luchas de hoy que son las luchas por la reivindicación del ser humano, para todo Hamburgo, para toda Alemania y especialmente para todos ustedes, miembros de la Asociación Iberoamérica. Esto lo digo no sólo en mi nombre sino también a nombre de mis compañeros de delegación que hemos venido en un viaje un poco atropellado -es que andamos atropellados por el tiempo desde hace ya varios años- Hemos cruzado el Caribe, el Atlántico, estuvimos en Berlín en un día muy intenso y productivo, conversando con líderes de gran experiencia, de la talla del Presidente de Alemania, Johannes Rau y del Canciller Gerhald Schroeder y ayer fuimos a Roma a recibir la bendición de Su Santidad El Papa Juan Pablo II y anoche mismo llegamos a Bonn, tarde y siempre apurados y aquel grupo de venezolanos y de alemanes, estuvimos hasta muy tarde conversando de negocios con gente que quiere ir por allá, como ustedes, a hacer negocios en Venezuela y en el continente americano. Esta mañana en la Universidad de Bonn, tuve la ocasión de inaugurar la Cátedra “Bolívar y Bello” en esa grande, digna y prestigiosa
371

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

casa universitaria. Luego volar, muy rápido, apurado, a Hannover a sembrar una flor. Sembramos una flor en el sitio donde Venezuela va a construir su pabellón para esa gran Expo Hannover 2000, que se está preparando con gran fuerza, con esa gran experiencia, con ese gran espíritu de trabajo que el pueblo alemán siempre ha demostrado a lo largo de los siglos y luego, volar en helicóptero, cosa muy emocionante, yo que fui muchos años paracaidista y me la pasaba en helicópteros y cosas de ésas, es emocionante volar en helicóptero y mirar desde arriba las campiñas alemanas desde Hannover hasta esta libre ciudad de Hamburgo y mirar los ríos, los valles sembrados y el trabajo de los hombres y mirar la vía férrea y las viviendas dignas para la gente y el puerto hermoso de Hamburgo, la gente haciendo deporte por el río, la navegación, el comercio, mirar la vida que tiene Alemania. Yo tengo un sueño, ese sueño se llama Venezuela. Venezuela va a ser grande de nuevo, Dios mediante y Alemania tiene mucho que enseñarnos al respecto. Ese sueño nos tiene aquí, buscando el camino del sueño venezolano y la relación entre Alemania y Venezuela es histórica, muy vieja, muy antigua. Yo recuerdo cuando era niño que estudiábamos a Los Welsares, aquellos comerciantes que llegaron a las costas del Caribe y se asentaron y todavía están por allá las casas de Los Welsares, aquellos banqueros alemanes y comerciantes alemanes que nos enseñaron mucho de ese espíritu, esa disciplina de trabajo. Luego, como decía mi amigo Heydebreck, cuando hablaba y ya todos sabemos y conocemos la profunda relación que tuvieron Simón Bolívar y Alexander Von Humboldt hace dos siglos. De allí venimos y creo que mirando el siglo XXI, Venezuela y Alemania, América Latina y Alemania seguiremos sembrando y profundizando una relación que ahora más que nunca es vital para el futuro de nuestros pueblos. Así que con todo ese cúmulo de cosas, de ideas y de sueños que galopan por dentro, estamos aquí. Yo les agradezco muchísimo la invitación que me hicieron hace varios meses en Caracas cuando viajó esa delegación de empresarios a Venezuela y conversamos largamente en el Palacio de Gobierno. Inmediatamente acepté la invitación y les dije que el 1º de octubre, Dios mediante, estaré en Hamburgo y aquí estamos. En enero estuvimos en Alemania por primera vez en la vida. De Presidente Electo quise venir y tocar algunas capitales del mundo y entre
372

DISCURSOS PRESIDENCIALES

diciembre y enero recorrimos miles de kilómetros, desde Brasilia hasta Buenos Aires, Santa Marta, Bogotá, México, Madrid, París, Bonn, Berlín, Roma, Ottawa, La Habana, Washington, para recibir el gobierno un día como mañana, hace ocho meses apenas. Mañana, 2 de octubre, cumpliremos ocho meses de haber recibido el gobierno de Venezuela, el último de este siglo y al mismo tiempo, el primero del nuevo siglo. Un gobierno que ha generado muchas perturbaciones, dudas, temores, y tienen razón los que duden. La duda siempre es positiva y yo comienzo dudando de mí mismo siempre, uno tiene que dudar. Decía un gran poeta, aquel Bertolt Brecht, que la duda es natural, es propia de la naturaleza humana, pero la duda puede surgir volando alada la esperanza. Entonces es bueno que dudemos, incluso, hasta de nosotros mismos muchas veces. Así que este nuevo encuentro con ustedes, ahora en el marco de la Asociación y estos encuentros que hemos tenido en los cuales he pasado horas y horas y pasaré muchas más junto a mis compañeros, ministros del Gabinete como el Canciller Jose Vicente Rangel; empresarios como este buen banquero y amigo Nelson Mezerhane; o este líder empresarial muy activo como es Henry Gómez Alberti, explicándole al mundo, dando información lo más precisa, lo más clara posible, acerca de lo que está pasando en Venezuela. Casi todo el mundo cuando me los encuentro me hacen la misma pregunta: ¿Qué es lo que está pasando en Venezuela? Hasta El Papa, le pedí la bendición y al dármela me hizo la misma pregunta ¿Qué es lo que está pasando en Venezuela? Ya yo me sé la cartilla, me la he aprendido de tanto repetirla y le voy agregando reflexiones porque uno va oyendo las críticas, las preguntas. Hoy me preguntaba una periodista muy activa, española, trabaja para una agencia internacional, si en Venezuela teníamos listo ya los decretos para la expropiación. Yo le contestaba que de dónde sacaba ella eso. Bueno, en verdad yo voy a hacer un especie de síntesis porque, además, creo que tenemos que salir en avión, es un símbolo de la disciplina alemana. Nuestro avión tiene que salir a las diez de la noche a más tardar porque de lo contrario, nos multan por el ruido que hace el avión, es un avión un poco viejo y hace mucho ruido. Respecto a esto, aplaudo al señor Alcalde y Presidente de Gobierno porque la disciplina es algo
373

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

fundamental. Si no hay disciplina todo se relaja y eso es algo que se perdió en Venezuela y esto es un buen ejemplo. Venezuela está saliendo de una situación sumamente difícil, es una crisis no sólo económica, ojalá fuera así solamente, es total. Por donde uno mire hay una crisis desatada y profunda, estructural, histórica, terminal, como un paciente con cáncer terminal, una crisis moral, una corrupción desatada, desmedida, donde no se ha respetado ley alguna durante casi 40 años, una crisis moral, se aflojaron los resortes de la vida social y eso Bolívar, ese Bolívar que nos guía, decía que: “cuando se pierde el respeto a las instituciones y a las leyes, la sociedad se vuelve un caos y nos quedamos solo luchando cuerpo a cuerpo por sobrevivir”. Eso es verdad, instituciones, leyes implacables que tienen que existir, el imperio de la ley, esa es la única dictadura que debe haber, la de la ley y asumida a voluntad y a conciencia por todos en una especie de contrato social, como lo decía Juan Jacobo Rousseau. En Venezuela eso se perdió, rehacerlo nos va a costar mucho. Hoy me decía una muy hermosa joven venezolana en Bonn, que está estudiando aquí, tenemos un grupo grande de venezolanos haciendo postgrado de bioquímica, biotecnología, geoquímica, etc. en este país y ella me decía con los ojos como humedecidos, tendrá 20 años a lo mejor, “Presidente, hágalo, yo quiero volver, no me quiero quedar fuera del país, quiero volver y tener mis hijos allá, vivir allá”. Y le repetía una frase de un gran poeta venezolano, Andrés Eloy Blanco, quien en una ocasión escribió sobre los sueños que tienen los pueblos. Y yo le decía a ella: “A mi no me importa que yo no vea lo que sueño, pero me basta con saber que tus ojos lo verán o que los ojos de tus hijos lo verán: una Venezuela hermosa, libre, desarrollada, fuerte” Y Dios mediante, tenemos que cumplir ese juramento. En Venezuela, entonces, está en marcha un proceso de cambio total. ¿Qué hacemos nosotros con arreglar la economía si la política está también destrozada? Es más, no tiene arreglo. El que quiera arreglar la economía sin atender lo político, está fracasado para siempre porque los dos elementos, los dos ámbitos se interrelacionan poderosamente. Si nos dedicamos a atender sólo los males de la sociedad sin atender la política y la economía, también fracasaríamos. Así que en Venezuela estamos como con una especie de malabaristas, lo he dicho yo algunas veces, que tiene
374

DISCURSOS PRESIDENCIALES

cinco pelotas en el aire y ninguna se le puede caer, todas hay que atenderlas al mismo tiempo, es difícil el problema pero tiene solución. Hablando en Hamburgo y recordando como hemos estado en estos días a Federico El Grande, Federico el de Prusia, uno tiene una formación muy prusiana, nosotros los militares venezolanos tenemos mucha influencia de la formación prusiana y muchas enseñanzas de Federico El Grande y estábamos recordándolo hace dos días y una de las máximas de Federico que aprendí desde muy joven militar, fue aquella que dice: “El hombre que pone el corazón en lo que hace, consigue recursos donde los incapaces se dan por vencidos”. Así que haremos el esfuerzo que tiene estas dimensiones: en lo político, -mañana como les dije, se cumplen ocho meses de haber asumido el gobierno- cuando estuve aquí había mucho frío, recuerdo que había mucho hielo en Bonn y conversábamos. Lo que podíamos expresar sólo palabras e intenciones, aún no habíamos asumido el gobierno, lo asumimos a las dos semanas. Después de ocho meses, ya hay un trayecto andado, un pequeño pero muy pequeñísimo trayecto, apenas 8 meses y es un proyecto que será largo, llevará décadas, pero creo que ya podemos decir cosas que han ocurrido, no sólo que van a ocurrir y que apuntan un poco en la dirección de dar información objetiva, concreta, que se puede verificar hacia donde va Venezuela. En lo político, lo que hemos hecho es buscar soluciones democráticas, amplias, respetando las libertades. ¿Qué hemos hecho en Venezuela? ¿Qué ha pasado en esos ocho meses? Hemos activado el poder democrático constituyente, cosa que hicieron nuestros hermanos colombianos comenzando esta década y le fue y le sigue siendo de mucha utilidad. Ante una crisis del poder constituido se convoca al poder constituyente, pero lo hicimos a través de un Referéndum Nacional, igual lo hicieron en Colombia preguntándole al país, por primera vez en Venezuela se hizo un referéndum nacional, desde que Humboldt se conoció con Bolívar, por primera vez en 200 años, nunca se había hecho un Referéndum Nacional en el país. Lo hicimos por convocatoria presidencial y el referéndum arrojó un 92% de votantes a favor de la Asamblea Constituyente. Se hizo una campaña electoral amplia, donde participaron todos: estudiantes, las mujeres, los periodistas, los gremios, los partidos políticos todos, hasta los indígenas que normalmente son relegados de estos procesos, salieron de sus selvas y de sus montañas
375

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

e hicieron varias asambleas, ellos todos y eligieron tres representantes, por primera vez en un cuerpo legislativo venezolano hay representantes de los indígenas elegidos por ellos mismos, libremente, según sus costumbres, sus tradiciones. Se instaló la Asamblea Constituyente el 3 de agosto y está trabajando aceleradamente, reordenando el Estado, facilitando la transición y además, cumpliendo su tarea más importante como lo es la de redactar una nueva Constitución Nacional, una Constitución que es la Constitución para un Estado democrático, de poderes amplios, de poderes en equilibrio, de separación de Poderes. Estamos proponiendo, decía mi amigo la tesis del Cuarto Poder que ya proponía Bolívar en 1819, un Poder Moral para luchar contra la corrupción y para encargarse de la educación, especialmente de los niños y para velar por el cumplimiento del estado de derecho, la defensa de los derechos humanos, darle un signo muy social al nuevo sistema político porque para eso es el Estado, porque éste no es un fin en sí mismo, el Estado se organiza para servir a la sociedad no para servirse de la sociedad; el Estado se organiza para liberar a la sociedad, para inyectarle justicia, igualdad, no para sembrarla de miserias, para subyugar la sociedad. Yo, que soy católico y profundamente cristiano, siempre repito aquello de Jesús de Nazaret cuando dijo: “el hombre es el Alfa y el Omega, el comienzo y el fin”. Todo proceso político, todo proceso económico tiene un fin, no puede ser otro que el ser humano, de lo contrario no tiene sentido. El hombre, la mujer, el niño. Así que un Estado democrático, un Estado de justicia, un estado de derecho está naciendo en Venezuela y está naciendo en libertad, con la participación de todos, con la crítica más ácida y más expresiva también de todas. En lo económico, que estoy seguro a ustedes les interesa también, igual en lo político pero como ustedes son empresarios la gran mayoría y sé que tienen una gran expectativa en América Latina y en Venezuela también en particular, quiero hacerles también un resumen de qué hemos venido haciendo en estos ocho meses. También en lo económico hay una crisis que tiene ya más de 20 años, una caída de la inversión, inflación, recesión, quiebra del modelo económico, desempleo del 20% y esto es un horror, el horror económico que dice Viviane Forrester, esa buena escritora francesa, es un horror, 80% de pobreza.
376

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Esta mañana le decía a un buen amigo en Bonn, alemán él, que en Venezuela las cuentas matemáticas no cuadran porque él me decía que siempre 2 + 2 es = 4 y le respondí que eso depende de dónde usted esté sumando. Si usted suma en Venezuela, a lo mejor eso no da 4, en Venezuela a lo mejor 2 + 2 = -8. En nuestro país ha pasado eso. Un país con apenas 20 millones de habitantes -Alemania tiene cuatro veces más- un país con 1.000.000 de kilómetros cuadrados, un poquito menos, 916.050 Alemania tiene menos de la mitad - un país que tiene una de las mayores reservas del mundo en petróleo y gas, un inmenso Mar Caribe, ríos caudalosos, agua por todos lados, tierra fértil por millones de hectáreas, montañas de hierro, montañas de oro, bauxita, roca fosfórica y ¿Cómo es posible que un pueblo que vive en un territorio como éste, de cada 100 personas 80 son pobres? ¿Cómo es eso? ¿Ustedes no creen que es una suma rara? 2 + 2 = -10. Algo extraño ha pasado ahí. Hay un chiste por allá en Venezuela que dice que cuando Dios creó al mundo creó a Venezuela y desde allá arriba nos mandó oro, petróleo, el mar, los ríos, la tierra fértil, pero entonces después cuando vio aquello dijo: “No, la cosa tampoco puede ser tan fácil. Allá van los adecos y los copeyanos para que acaben con eso y algo tenían que hacer los venezolanos”. Los políticos corruptos acabaron con el país. Entonces, en lo económico hemos venido andando, tenemos proyectos. Nosotros no llegamos a improvisar y ustedes saben que yo, que soy un soldado, no me da pena decirlo, yo quise ser, bueno, quise, mi mamá quería que yo fuera sacerdote; después quise ser pintor; después quise ser beisbolista de Grandes Ligas, después quise ser poeta y cantor, hice todo eso y todo lo hacía mal. Terminé siendo soldado y después fui soldado rebelde y prisionero. Ese camino llevó a prepararnos, después de que salimos de prisión, tuvimos algunas noches libres: dos años y dos meses en prisión, así que nos dedicamos a estudiar, profundizar y formar equipo de trabajo en la cárcel para salir con un proyecto más o menos enrumbado y así lo hicimos. Luego pasamos cinco años trabajando, construyendo un proyecto, no llegando a improvisar. Así que desde el mismo primer día comenzamos a tomar decisiones, nosotros en lo político pero por la vía constituyente sino también en lo económico, social e internacional también. En lo económico comenzamos recortando el presupuesto en la búsqueda de un objetivo de corto plazo: un rígida disciplina fiscal porque
377

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

en Venezuela lo que había un verdadero relajo. Recortamos el presupuesto en un 10%, redujimos la cantidad de Ministerios cortando los gastos del Estado que eran casi 30 Ministerios, hoy tenemos catorce. Comenzamos a vender y todavía tengo una lista de aviones en venta. Hemos vendido aviones, vehículos recogidos de funcionarios. Además de eso, creamos el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que existía en Venezuela pero de manera imperfecta y disfrazada. Le dijimos al país que teníamos que hacer un impuesto, hay que cambiar la cultura del venezolano que durante mucho tiempo se acostumbró a vivir de la renta petrolera y no estaba acostumbrado a pagar impuestos. Todo el mundo se ha hecho especialista en evadir los impuestos. No, hay que pagar impuesto. Así que creamos el IVA y el Impuesto al Débito Bancario (IDB) que lo activamos por un año, para salir de algunos gastos porque cuando llegamos al gobierno el dos de febrero, yo le pregunté al Ministro de Finanzas cómo estábamos en la cuenta y me respondió que teníamos dinero en caja para pagar sólo tres meses de sueldos y salarios. El país estaba quebrado, endeudado. Por otra parte, hicimos un recorte severo de producción petrolera de acuerdo con México y con los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, Venezuela hizo un recorte de 625 mil barriles diarios, eso generó más desempleo, se tuvo que cerrar muchos taladros, protestas, pero había que hacerlo porque el petróleo estaba muy bajo y se iba a ir todavía más abajo. Estaba en US$. 7 barril, hoy está por encima de US$. 20 el barril de petróleo venezolano y eso nos ha dado un poco más de aire y oxígeno. Además de eso hemos estado haciendo leyes. Se han citado algunas de ellas, y eso no es por disolver el Congreso a pesar de que han dicho que voy a disolverlo. Me han preguntado que si voy a hacer lo mismo que hizo mi buen amigo el Presidente de Perú, Alberto Fujimori. No lo critico, cada quién hace lo que crea conveniente, no puedo estar criticando. Pero el camino de Venezuela no es el del Perú, cada quién tiene su propia forma de hacer negocios. El Congreso nos dio una Ley Habilitante, es decir, nos autorizó para hacer leyes desde el gobierno y hemos hecho en estos siete meses algunas leyes: Una Ley de Promoción de Inversiones; una Ley para la Explotación de Hidrocarburos Gaseosos y esto es muy importante. Nosotros queremos explotar y comercializar el gas porque
378

DISCURSOS PRESIDENCIALES

tenemos grandes reservas; queremos abrir y allá estamos invitando a los capitales del mundo, queremos abrir el comercio y la industria del gas para el próximo siglo venezolano y con inversionistas alemanes. Bienvenidos sean allá en nuestro país para invertir en este gran negocio del gas. Hicimos una Ley Eléctrica que tampoco existía y en esa ley hemos previsto la privatización de sectores de la distribución eléctrica y hemos comenzado a generar energía. Hicimos una Ley de Concesiones, queremos hacer una gran red ferroviaria en Venezuela. Eso no lo vamos a hacer con dinero del Estado, vamos a dar concesiones para las vías férreas, puertos sobre el Mar Caribe, para autopistas e infraestructura diversa, una Ley de Licitaciones para hacer más cristalinos esos procesos de licitar. Hicimos la unificación de la Ley de Impuesto sobre la Renta para evitar la doble tributación y para incorporarnos a un centro de la renta mundial. La Ley de Minas, que tampoco existía. Venezuela es un país minero, muchas reservas de oro, de hierro, de bauxita, de roca fosfórica, de cobre. Así que era necesario una Ley de Minas y todo esto para generar estabilidad jurídica para que los inversionistas de Alemania y del mundo supieran a qué atenerse. Todo esto lo hemos hecho en estos meses dentro de una garantía recíproca, de financiamiento agrícola, el gran proyecto agrícola, queremos ser, otra vez, como hace 100 años, un país agrícola. Pero además, en lo económico hemos estado aplicando políticas cambiarias, políticas fiscales, que ha generado en este corto tiempo, algún resultado: primero, la inflación que estaba desatada en Venezuela, de 80% a 40%, nosotros este año vamos a 20% de inflación y estamos tocando mínimo de los últimos diez años y la tendencia sigue. El déficit fiscal de ocho puntos del Producto que era cuando empezamos a gobernar, ahora se perfila, para este primer año 3.5, bajar un déficit de 8 a 3.5 en un año, es un gran esfuerzo. Además de eso, hemos mantenido un equilibrio cambiario en base a un sistema de bandas de flotación que ha funcionado bien. No hay ningún altibajo que genere temores de una crisis cambiaria en Venezuela y que pueda originar un control de cambios. Nada de eso. Las Reservas Internacionales se han incrementado y están por encima de 14.3 millardos de dólares, lo que nos
379

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

da bastante holgura. Las tasas de interés, los amigos los banqueros que sí tienen corazón, hay gente que dice que los banqueros no tienen corazón, pero no crean eso, sí tienen. Hemos estado hablando con la banca y a través de los banqueros coordinando, haciendo acciones conjuntas. Las tasas de interés en Venezuela eran salvajes, producto de una crisis financiera que fue la más grande de la historia de nuestro país, hace apenas cuatro años. Estamos saliendo de esa crisis. Como les decía, los intereses de la banca en Venezuela el año pasado tocaron 100 puntos, por encima de 100 la tasa de interés y qué país puede desarrollarse así. Hemos estado haciendo esfuerzos y acuerdos con la banca: el Banco Central, el gobierno y hemos logrado llevar algunas tasas a 29%. Hay otras que están todavía en 38-40, creo que van a seguir bajando. La idea es que sigan bajando para que el dinero vaya a la economía productiva y comience a moverse los motores de la economía. Así que política monetaria, política cambiaria, política fiscal. Fíjense lo que hicimos también: subió el precio del petróleo pero no vamos a caer en el espejismo petrolero. ¿A qué me refiero cuando digo “espejismo petrolero”? Que en Venezuela ha habido una fiesta en los últimos años y cada vez que subía el precio del petróleo, la fiesta se incrementaba. Es decir, todo iba al gasto público y a un reparto de dinero y el país no ahorraba ni un centavo, y además, sin proyectos de desarrollo. Algo criminal de verdad. Nosotros modificamos una ley y hemos creado el Fondo de Estabilización Macroeconómica y bajamos el techo -ya existía- pero tenía un techo tan alto que nunca le entraba nada, así que lo bajamos y decidimos, por ley presidencial, que todo ingreso petrolero por encima de US$. 9 no va para el gasto público, va para el Fondo de Estabilización Macroeconómica. Ya este año estamos previendo que terminemos el año con más de US$. 1.000 millones en ese Fondo de ahorro, a pesar de la crisis. Esto ayuda a frenar la inflación y a darle disciplina al gasto público y ese Fondo se puede utilizar para tres fines: recompra de la deuda, la nuestra es muy alta y estamos tratando de bajarla, inversiones productivas a través del Fondo de Inversiones de Venezuela, y para la crisis social, especialmente la educación y la salud.
380

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Así que esa es otra medida para dar señales al mundo de que llegó un gobierno dispuesto a mantener las riendas cortas y no aflojarlas porque se nos puede desbocar de nuevo la crisis económica, la crisis financiera o la crisis fiscal. He allí una economía que marcha hacia una estabilidad macroeconómica y además, estamos elaborando proyectos para el despegue productivo, porque tampoco haríamos nada con un equilibrio macroeconómico si no hay una economía como la de Alemania, con los motores prendidos. Yo he puesto el ejemplo de que en Venezuela estaban los motores fundidos como un vehículo cuando se le funde el motor. ¿Qué iba a estar prendiendo? No arranca el carro, está fundido el motor, estamos rehaciendo el motor económico. Tenemos proyectos, ustedes conocen algunos de ellos, y cada día van clarificándose más y para todos esos proyectos, hermanos de Hamburgo, hermanos de Alemania y del mundo, de la Asociación Iberoamérica, bienvenida será la inversión internacional, especialmente los capitales productivos. Sabemos que en Alemania tienen esa intención y hay una seriedad muy grande en ese sentido: el Proyecto de Gas, el Proyecto Petroquímico. Venezuela tiene que avanzar en el área petroquímica. El Proyecto Agrícola. Un Proyecto Turístico, Venezuela tiene inmensas bellezas, es bueno que vayan de vez en cuando por el Caribe y se doren un poco en nuestras playas, en las venezolanas o en las colombianas también como las de Santa Marta, por ejemplo, de Cartagena, esas playas hermosas de nuestro Mar Caribe. Tenemos un proyecto turístico muy ambicioso. Un proyecto de infraestructura, un plan ferroviario. Tenemos proyectos para hacer puertos profundos sobre el Caribe. Venezuela tiene que ir al Caribe porque, además, estamos tratando de contribuir hasta donde podamos, con la integración del continente latinoamericano y caribeño. El Gran Caribe, con el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y valga la oportunidad para, saludando a todos los hermanos de la América Latina, invitarlos, con el corazón, a que luchemos sin descanso por ese objetivo que es vital para nosotros. Por encima de los problemas coyunturales, de los problemas que se presentan entre nuestras economías muy disparejas y muy atrasadas en algunos sectores, no importa, mantengamos el rumbo que eso es lo importante, conformar aquel sueño
381

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

bolivariano de una sola gran nación y de ahí viene el nombre de Colombia, la Gran Colombia, la unidad de una sola nación. En eso estamos trabajando muy duro con Brasil, con Colombia, con los países de la Comunidad Andina, con Bolivia, con Centroamérica, con el Caribe. Así que este llamado es a la integración, clarificando nuestra posición, nuestra dirección hacia dónde vamos y más allá de nosotros mismos, vamos al mundo y con eso quiero ir terminando porque de lo contrario, el avión no va a salir. Nosotros tenemos los brazos abiertos al mundo. Aspiramos comprensión del mundo y sabemos que la estamos consiguiendo y queremos un mundo mucho más justo, queremos que el mundo del siglo XXI sea muchísimo mejor que el mundo del siglo XX que termina. Ustedes fueron invadidos, ustedes guerrearon y todavía las huellas de la guerra están frescas. Ustedes tuvieron un Muro (Muro de Berlín) y lo derribaron, ustedes están reunificando la Gran Alemania y encendiendo todos sus motores y Alemania vuelve a ser unida y grande, como siempre fue y como siempre será. Ese es nuestro sueño: una Venezuela en la cual no existan muros, allá hay muchos invisibles no de piedra: el hambre, la miseria, la desigualdad. Esos son nuestros muros. Estamos comenzando a derribarlos, los derribaremos, nos reunificaremos levantando la bandera bolivariana de la libertad, del amor entre los pueblos y lucharemos, codo a codo, corazón a corazón, con todos ustedes para hacer un mundo mucho mejor que éste que se está yendo. Me informaban que hace pocos días declararon Premio Nóbel de Literatura a un buen escritor alemán, aquel de “El Tambor de Hojalata”, aquel libro que hace tiempo leíamos. Felicito al pueblo alemán porque es un pueblo de cantores, de poetas, de escritores y recordando aquel autor y esa obra de “El Tambor de Hojalata”, aquel niño Max que no quería crecer, el que no quería enfrentarse a las desigualdades y a las injusticias sociales, pero al fin uno no puede quedarse niño, aunque por dentro siempre tenemos un niño. Yo, que también soy niño como todos ustedes, y uno cuando se es niño siempre quiere ser un niño como era Max, pero uno crece y abre los ojos al mundo, lo obliga a tomar el tambor de hojalata para ir a la lucha por la igualdad social, para ir a la lucha por la felicidad de los pueblos, para ir a la lucha por la reivindicación del ser humano. En ese
382

DISCURSOS PRESIDENCIALES

camino andamos con “El Tambor de Hojalata”, con Max como niños que somos, somos poetas que quisimos ser, como escritores que quisimos ser, como pintores que quisimos ser, como soldados que somos, como luchadores que somos, pero la causa es una sola: el ser humano. Con todo nuestro amor para todos ustedes y mil gracias. Espero volver pronto a esta gran ciudad, a esta gran nación, a la Alemania. De todos modos, hagan planes, vayan por Venezuela que allá está un pueblo resucitando para todos ustedes, hermanos. Muchas gracias.

383

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ FRÍAS, CON MOTIVO DE LA SESIÓN INAUGURAL DE LA XXX CONFERENCIA GENERAL DE LA UNESCO
Sede de la UNESCO, París-Francia 26 de octubre de 1999

Quien está aquí este mediodía de París, honrado por ustedes al darme esta tribuna de luchas y de búsquedas donde se habla y se lucha por la educación, por la cultura, por las ciencias y especialmente por la paz. Quien está aquí honrado este mediodía, una medianoche terrible, hace ya casi una década, vistió su uniforme de combate, calzó su boina roja y agarró un frío fusil, le dio un beso a la mujer, le dio la bendición a los hijos y salió a la oscuridad tremenda, terrible, junto con otros, muchos, jóvenes venezolanos. Era lunes, fue la medianoche del 3 de febrero de 1992, en Caracas, cuna del Libertador y me piden ustedes que hable de la paz. Pareciera como una contradicción, pero estoy completamente seguro que en esta audiencia, los que aquí representan a las naciones del mundo que buscan la justicia, yo estoy completamente seguro que aquí sabemos que allí no hay una contradicción, como tampoco la hubo cuando Jesús de Nazaret tomó un látigo e irrumpió a un templo y sacó a latigazos a unos mercaderes que habían hollado el templo sagrado de su Padre, Nuestro Padre. Como tampoco hubo contradicción cuando Simón Bolívar, obra y visión recogida de manera magistral por este eminente profesor venezolano y del mundo, Caldone Nweihed en su libro “Bolívar y el Tercer Mundo”, tampoco hubo contradicción cuando aquel hombre, con muchos otros dirigió una guerra terrible de más de una década en Suramérica para luchar contra el imperio de entonces que tenía más de 300 años dominando aquellas nuestras tierras, llegando incluso, ese Bolívar a decretar en un año terrible de aquella guerra, de aquella revolución el año 1813, la Guerra a Muerte. Parecieran contradicciones, pero realmente no las hay. Yo vengo de un país, ya lo decía nuestro buen amigo Federico Mayor Zaragoza, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), un país
385

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

lleno de riquezas, bendecido por la naturaleza, pero como estuve tratando de explicarle, entre otros, al Emperador de Japón, Akihito Tenno, recuerdo, en Tokio hace una semana atrás. Me preguntó “¿Por qué hay tanta pobreza en Venezuela?” Yo le respondí: Su Majestad, que difícil es responder esa pregunta, porque es como que hagamos una operación matemática y coloquemos algunas cifras en un pizarrón. Por ejemplo: 200+500 * 600 = - 3.000. Es difícil explicar un resultado así con una sumatoria positiva. Petróleo, oro, hierro, bauxita, un mar inmenso, ríos, tierra fértil, resultado en Venezuela ahora mismo: 80% de pobreza, 20% de desempleo, 50% de los niños fuera de la escuela y de los jóvenes, marginales por todas partes y es un país que tiene casi un siglo explotando petróleo y exportándolo y las riquezas que ya mencioné. Pues de allá venimos y venimos de ese Tercer Mundo nuestro. Yo acabo de verlo en este camino de aprendizaje que andamos transitando, con este encuentro de hoy terminamos una gira, mañana volvemos a Venezuela después de viente días. Estuvimos recorriendo el Asia: Shangai, Pekín, Hong Kong, Seúl, Kuala Lumpur y otras ciudades más, de ese gran continente asiático, de paso por Bombay donde se quedó nuestro avión porque hay una rueda que no quiso salir y se quedó allá. Hemos visto cómo en África, en el Caribe, por toda la América Latina, desde México hasta Buenos Aires, pasando por La Habana, San Salvador, Guatemala, Xetaltenango, Caracas, Maracaibo, Río de Janeiro, Lima, La Paz, hemos visto niños abandonados por las calles, hemos visto millones de personas viviendo en casas de lata y de cartón, sin salud, sin educación, sin los derechos humanos fundamentales y hemos visto, pongo el ejemplo de mi país en primer lugar, mientras existen millones de seres humanos en esa situación terrible, cúpulas enriquecidas al amparo del poder, hablando de democracia. Mi país es un mal ejemplo de lo que no debe ser una democracia, hablando de democracia y de derechos humanos se han enriquecido unas cúpulas inmorales mientras un pueblo se parte en pedazos. Así que sabemos todos los que aquí estamos, estoy completamente seguro, se respira en el ambiente, se ve en los rostros y en los ojos de ustedes, nosotros estamos seguros que mientras no haya y lo dice la Biblia en alguna de sus partes y lo dice la sabiduría de la Historia, ese libro sagrado que es la Historia también, lo sabemos: mientras no haya justicia, no habrá paz en el mundo.
386

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Comenzando nuestro gobierno, por ejemplo, en Venezuela hace apenas nueve meses, un poco menos, nos topamos con uno de los problemas que hay en nuestros mundos: los pobres invadiendo, así llaman “invadiendo” territorios en manos del Estado o en manos privadas, invadiendo terrenos y generalmente lo que se estila en esos casos es el empleo de la fuerza pública contra los “invasores”. Yo les decía a los venezolanos, porque los sectores poderosos, cada vez que ocurre eso, claman por las Fuerzas Armadas y la policía para defender su derecho a la propiedad y para echar a palos o como sea, o a bala, a los “invasores”, a los irracionales, a miles de mujeres que andan con sus hijos a cuesta buscando dónde dormir y qué comer. Recuerdo haber hecho un llamado al pueblo venezolano para mirar eso con el corazón porque de allí es que surgen los grandes conflictos violentos, de esa violencia estructural incrustada en modelos políticos desde hace siglos, incrustada esa violencia estructural silenciosa, muchas veces no suena como suena una ametralladora, es silenciosa pero mata muchas veces más que una ametralladora: el hambre, las enfermedades, la desigualdad. Es de allí de donde nacen, de esos modelos políticos, de esos modelos económicos, entre ellos el que está de moda en el mundo ahora: el neoliberalismo salvaje, bien lo llama así el Papa Su Santidad Juan Pablo II y hay que llamarlo salvaje porque lo es, es Charles Darwin aplicándonos a algunos de nosotros su teoría: “Sálvese quién pueda”. Sálvese el más fuerte, pero el más fuerte siempre sobrevive sobre las cenizas de los más débiles. Es allí, entonces, en esa violencia estructural, muchas veces legalizada y amparada en la fuerza y en la arbitrariedad, es allí adonde hay que mirar, mucho más allá del fusil que un hombre pueda agarrar una medianoche desesperado buscando caminos, buscando salida a un drama terrible de un pueblo. La Paz, muy oportuno me parece que terminando este siglo de guerras mundiales, de bombas atómicas, de imperios bipolares, de exclusión, me parece extraordinariamente importante que la UNESCO haya declarado y esté ya trabajando con un plan de acción: El año 2000, ese mítico año como el año de la Cultura de la Paz. Yo, que lo que soy es una paja en el viento, así decía Bolívar nuestro máximo guía, ese líder venezolano y latinoamericano y del mundo, uno de los hombres del milenio sin duda, Simón Bolívar, decía en 1819: “Yo soy apenas una débil paja arrastrada por el huracán revolucionario”. Así somos
387

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

los hombres individuales, chiquititos ante los procesos. O decía Charles Louis Montesquieu: “Una gota en la ola”. En Venezuela, afortunadamente, se desató una ola, en Venezuela se está haciendo evidente en estos últimos años aquella expresión cartesiana, creo que era de Albert Camus, en El Hombre Rebelde, “Yo me rebelo, luego nosotros somos”. En Venezuela se presentó el “nosotros somos” y hay un pueblo ya que se puso de pie, millones de hombres y mujeres se pusieron de pie en Venezuela con la bandera bolivariana en alto y han venido, como una ola, construyendo un camino, abriéndolo, sembrándolo. A nombre de ese pueblo de Bolívar, que tiene barro de libertadores, que tiene sangre de luchadores, semilla de búsqueda de ese saber atreverse, saltar al vacío incluso, dice “El Oráculo del Guerrero”, yo lo aprendí hace muchos años: “Si se te presenta el vacío, rétalo, encomiéndate al Altísimo, a la Sabiduría y reta al vacío”. Pues sí, el pueblo venezolano aprendió a atreverse y se está atreviendo a retarse a sí mismo. Yo vengo a dar un saludo a todos a nombre del pueblo venezolano, soy apenas un portador de millones de voces y de corazones que palpitan y que se están atreviendo en Venezuela y creo que ese atreverse en Venezuela está contribuyendo de alguna pequeña manera y puede contribuir de alguna manera en la búsqueda común de esa paz que anhelamos todos, pero la paz verdadera, no la paz de los cementerios ni la paz de la mordaza, ni la paz de los esclavos encadenados, ni la paz de “Los Miserables” de Víctor Hugo. No, la Paz Verdadera, la paz, la vida, la educación, la cultura, la felicidad de todos. Decía Bolívar también: “Que haya felicidad entre nosotros”. Creo que estamos bastante lejos de ello, pero como dijo aquel rey a las puertas de París: “París bien vale una misa”. El ser humano bien vale mil misas y mil luchas y mil caminos. Así que cuando está terminando un milenio y un siglo, creo que es obligante para nosotros, en todo el mundo, emprender de nuevo pero con mayor vigor, reconociendo nuestros errores como hacemos los católicos y los cristianos cuando rezamos el Mea Culpa y tenemos que quizás hablar más fuerte y tenemos quizá, que atrevernos más -sin miedo- que nos presione quién quiera, no hay miedo posible cuando se trata de la vida de millones, no puede haber miedo cuando detrás de nosotros están nuestros hijos, nuestros nietos y los que no han nacido amenazados por la muerte
388

DISCURSOS PRESIDENCIALES

y por la violencia estructural y por la injusticia. Tenemos que echar el miedo a la espalda. Otra vez cito a Bolívar, cuando dijo un día: “Echemos el miedo a la espalda, vacilar es perdernos”. Y cuando hablo de Bolívar, hablo de millones de hombres y de mujeres que, a lo largo de los siglos han echado el miedo a la espalda en su propio momento. Hace poco perdimos uno, perdimos un gran líder del Tercer Mundo, no me dio tiempo a mí el camino para estrecharle la mano algún día, me refiero a Julius Nyerere. Por Nyerere y por Bolívar y por los que han luchado por la justicia, vamos a retomarnos a nosotros mismos, pero es que tenemos que unir nuestras voces para que retumben y se oigan en todas partes, porque hay muchos sordos en el mundo -aunque son capaces de oír- biológicamente son sordos y hay mucho ciego en el mundo que es capaz de ver pero es ciego. Y hay muchos que tienen corazón que les palpita, pero son insensibles, tienen piel pero como la roca. Vamos a penetrar la roca. Creo que se impone, ahora más que nunca la unión de todos, y en eso andamos, aprendiendo y buscando caminos de unidad. A cuántas Cumbres he ido yo en menos de un año: una Cumbre del Grupo de los 15 en Jamaica, comenzando este año; luego en República Dominicana una Cumbre de los Estados del Caribe; en Tobago, la Cumbre de Caricom en Cartagena de Indias, la Cumbre del Grupo Andino; en México, la Cumbre del Grupo de Río; en Río de Janeiro, la Cumbre de América Latina y el Caribe con Europa y estoy ya preparándome para la Cumbre de La Habana, de Iberoamérica, en dos semanas. Cumbres, Cumbres y más Cumbres. Dije en Santo Domingo una frase: “A veces, nosotros los Jefes de Estado y Presidentes andamos de Cumbre en Cumbre. No podemos olvidar que nuestros pueblos andan de abismo en abismo”. Pues sí, la búsqueda de la paz, de la cultura de la paz, Venezuela está dispuesta a aportar lo que pueda en esa búsqueda. El primero de sus recursos: el ser humano, como bien lo decía el señor presidente del Consejo Ejecutivo. Estamos impulsando un proceso en Venezuela, interno pero, que tiene impacto hacia afuera, inevitable en este mundo de hoy. En Venezuela estamos impulsando una revolución pacífica desde el punto de vista que no hay armas de por medio; democrática desde el punto de vista que está saliendo desde abajo, decía también el señor presidente del
389

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Consejo Ejecutivo, está saliendo desde las bases del pueblo, no desde las élites; un proceso de reconstitución de la República y del Estado, un proceso constituyente. En menos de ocho meses, Venezuela rompió una barrera terrible, el pueblo venezolano se fue por la vía de un Referéndum, bordeando un flanco del esquema constitucional y eligió una magna Asamblea Constituyente supraconstitucional, de poderes extraordinarios, contra la opinión de las cúpulas que habían estado retardando cambios desde hace más de dos décadas y en menos de tres meses instalada la Asamblea, ya tenemos una nueva Constitución en Venezuela que será sometida a Referéndum dentro de pocas semanas. Me recordaba mi esposa Marisabel de Chávez, quien es miembro de la Asamblea, fue elegida y es la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y Derechos Sociales de la Asamblea, que se han aprobado artículos de avanzada para garantizar los derechos humanos fundamentales, para garantizar los derechos de los niños, los derechos de las minorías, los derechos de la mujer, los derechos de los indígenas. Yo quiero decirles que en Venezuela, por primera vez en nuestra historia, los indígenas salieron de las montañas y vinieron a las ciudades a hacer asambleas y eligieron ellos mismos, sin ley electoral de por medio ¡Qué ley electoral le vamos a imponer nosotros a los indígenas Warao, Yaruros o Cuibas! Ellos mismos, con sus propios criterios y su propia idiosincrasia, eligieron tres representantes a la Asamblea Constituyente y están allí representándolos directamente, no por intermediarios. Así que está naciendo una República nueva, está naciendo un sistema político nuevo, un Estado nuevo y lo hemos llamado “Estado de Justicia” más que Estado de Derecho, porque el Derecho muchas veces es frío, dogmático, la norma más allá del Derecho está el objetivo del Derecho que es la Justicia. En Venezuela también estamos retándonos a nosotros mismos en lo económico y estamos construyendo un nuevo modelo económico y creo que hay que luchar mucho en el mundo para salirnos de la corriente neoliberal que nos lleva directo al infierno. Ese es el camino al infierno. La globalización sí, muy bien. La modernidad, la ciencia, la tecnología, la competitividad, perfecto. Bienvenidos todos esos términos,
390

DISCURSOS PRESIDENCIALES

pero eso no tiene por qué llevarnos al infierno, “tenemos que inventar”, así decía otro sabio venezolano: Don Simón Rodríguez. Nosotros siempre atreviéndonos, aprendiendo a atrevernos, atreviéndonos al reto, a veces con un poquito de audacia, creo que hace falta siempre, hemos llamado un modelo económico que estamos diseñando y construyendo sobre la marcha “Humanista, autogestionario, endógeno, competitivo”. Humanista porque coloca al ser humano y tiene que ser así. La economía, lo hemos dicho y lo hemos oído, ya parece un lugar común pero tiene que ser así. Los modelos económicos tienen que funcionar para el ser humano, no para la macroeconomía. La integración entre nosotros tiene que ser profundamente humana, no podemos dejársela a los técnicos, sólo a los econometristas. No, eso es parte del problema, pero la integración tiene que ser plena. En Venezuela estamos también luchando a brazo partido, para devolverle al pueblo sus derechos fundamentales: la educación, la cultura, la ciencia, la tecnología, el derecho a la vida, a la participación, los derechos políticos. Estamos enfrentándonos a una montaña de problemas. Para darles un pequeño ejemplo y no extenderme más, con nosotros hay un grupo de ministros del gobierno venezolano, entre ellos el Ministro de Educación, Dr. Héctor Navarro. Estamos impulsando una revolución educativa y uno de los objetivos que hemos logrado en el corto plazo es el incremento del número de niños que están yendo a las escuelas. En apenas unos meses, hemos incrementado el número en 25%, 600.000 niños que estaban fuera de la escuela hace seis meses, ahora están en la escuela, pero ha sido porque hemos tenido que ponernos muy firmes para frenar esa corriente neoliberal de la privatización de todo. Si por los neoliberales fuera, hasta el aire que respiramos habría que privatizarlo. La educación no puede ser privatizada ¡Por Dios! La salud no puede ser privatizada, eso será en el infierno, pero aquí no. El diablo seguro cobra, debe cobrar una llamarada de candela, a lo mejor para que alguien estudie en el infierno o para que alguien sea atendido en los infiernos, pero aquí en la Tierra no, eso no puede ser. Entonces en Venezuela, desde hace años se estuvo privatizando la educación y hasta en las escuelas públicas se estaba cobrando matrícula y además el niño tiene que venir uniformado y con buenos zapatos porque de lo contrario
391

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

no entra el niño. Además tiene que venir bien alimentado porque aquí no hay comida para él. Además, la lista de los libros, si falta un solo libro, además que lo venden en la librería tal, así que va allá y compra esos libros. Si no los trae todos y forrados bien bonitos, el niño no entra. Nosotros, bajo advertencia de destitución a los funcionarios educativos en todo el país, dimos una instrucción para que la gente se negara a pagar en las escuelas. Fue una instrucción que yo le di al pueblo: ¡Nadie debe pagar en la escuela! Hubo algunos problemas, unos profesores terminaron escondidos en el techo de la escuela porque los padres andaban buscándolos para reclamarle que le devolvieran su dinero. Otra señora directora se desmayó cuando llegó una comisión presidencial a interrogarla porque estaba cobrando, porque había dicho que el Presidente mandaba en el Palacio, pero que ella mandaba en esa escuela. Yo mandé una comisión y ella se desmayó cuando llegó la comisión. Resultado de esto: 600.000 niños ahora están en la escuela, en una Escuela Bolivariana, escuela integral: desayuno, almuerzo y cena, turno completo, atención médica en la escuela, actividades de cultura por la tarde y de deportes, que es parte de la salud y la cultura es parte de la educación. Incluso hemos reestructurado el Ministerio de Educación. La cultura estaba aparte, marginada por cierto, y tenemos con nosotros a José Antonio Abreu, ese eminente hombre de la cultura de Venezuela y del mundo a quien saludo y a Carmen Ramia, una gran luchadora venezolana de la cultura; Jesús Soto y Carlos Cruz Diez, dos eminentes hombres de la cultura venezolana, representantes de lo que es el espíritu de creatividad del venezolano, igual que de todos nosotros. No tenemos más nada que los demás pueblos del mundo. Igual a los seres humanos del Planeta. Así que todo un proyecto social. Las Fuerzas Armadas, yo soy militar, quise ser pintor cuando era muy niño; después quise ser beisbolista de Grandes Ligas, y permítanme repetir desde aquí rompiendo el protocolo, pero es que mi buen amigo el Presidente de Cuba Fidel Castro está preparando un equipo de baseball y dice que nos va a dar un knock-out en La Habana, donde tendremos un juego Venezuela contra Cuba, aprovechando la Cumbre de La Habana, yo voy a pitcharle al equipo de Fidel Castro y me ha mandado a decir que -fíjense lo que mandó a decir392

DISCURSOS PRESIDENCIALES

“que la caballerosidad cubana termina en la puerta del stadium”. Esa es una amenaza. Bueno, nos veremos en Cuba dentro de pocos días. Les decía entonces, un proceso para restablecer los derechos sociales: el deporte, la cultura, todo esto forma parte de los derechos esenciales del ser humano. El papel de las Fuerzas Armadas, les dije que quise ser pintor, quise ser poeta, quise ser escritor, quise ser pelotero de Grandes Ligas, terminé siendo soldado y después soldado rebelde. Ahora, como soy soldado, y conozco bien ese medio militar de Venezuela, ahora mis hermanos de las Fuerzas Armadas de Venezuela están adelantando un programa social como nunca antes había ocurrido en mi país. Más de 100.000 hombres, con las armas guardadas en los cuarteles salieron, pero en los hospitales quirúrgicos, esos hospitales que hacen para la guerra y no habrá guerra en Venezuela con ningún país vecino ni con nadie, guerra de plomo como se dice, ¡No!, porque hay otras guerras: el hambre, esa sí es la guerra verdadera. La miseria y las enfermedades, esas son las guerras de la paz. Hay que ganar esas guerras de todos los días. Las Fuerzas Armadas tienen un proyecto al que le hemos puesto el nombre -otra vez Bolívar- Bolívar 2000. Los militares junto a miles de voluntarios y los gobiernos, impulsando acciones de rescate a los marginales, a los que no tienen para comer ni hoy al mediodía, ni en la noche y no podemos esperar recuperar la macroeconomía con políticas de shock o de ultrashock. La tesis neoliberal dice que hay que recuperar primero la macroeconomía y que, poco a poco, viene el goteo, van cayendo gotitas y la gente se va alimentando por gotas. Lo único que los neoliberales no calculan es que cuando las gotas caigan, caerán sobre el cementerio más grande de la historia. Entonces, el papel de las Fuerzas Armadas en este proceso de búsqueda de la paz, me parece que es un buen tema para discutirlo en el mundo entero. Los militares, para las guerras, para pelear unos contra otros ¡No! Vamos a aprovechar esas estructuras, esos cuerpos disciplinados, tecnificados, para luchar contra las guerras como el hambre. En mi país estamos empezando una experiencia y créanme, así como dijo Mao Tse Tung, hace años dijo que: “El pueblo es al Ejército como el agua al pez”. En Venezuela, los militares andan como peces en el agua, estrechándose las manos con el pueblo, trabajando o construyendo
393

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

escuelas, reparando carreteras, haciendo intervenciones quirúrgicas en los barrios más pobres, trasladando en aviones militares pasajeros, cobrándole solo el precio mínimo del combustible, por las ciudades más alejadas del país. Los marinos de guerra ya no son de guerra, son marinos de paz y andan junto a los pescadores haciendo cooperativas y ayudando a arreglar sus barcas para ir a la mar a buscar la pesca, para navegar los ríos, construyendo escuelas, atendiendo a los niños. Me decía mi esposa quien llegó ayer de Caracas, que ya está lista una ciudad para los niños, eso estaba abandonado. Los militares, junto al gobierno y los vecinos de un sitio venezolano en la costa del Caribe, ya hemos reconstruido esa ciudad, era una ciudad vacacional muy vieja, abandonada, para 1.500 niños. Esta enfermedad terrible de los niños abandonados, los niños de la calle. Nosotros hemos dicho que los niños no pueden ser de la calle, deben ser de la Patria, de la escuela, del juego, del deporte, de la vida, de la felicidad y ese es un gran compromiso con esos niños abandonados que hay por todas partes. En resumen, un proyecto social para colocar al ser humano en primer lugar, como tiene que ser. Venezuela con esto, busca no sólo contribuir consigo misma sino como siempre lo ha hecho la Patria de Bolívar, contribuir con los hermanos de América Latina, del Caribe, del Asia, del África, de todas partes, especialmente del mundo del sur, del Tercer Mundo, a buscar un camino mucho mejor para nuestros pueblos. En ese camino se nos va la vida y bien vale invertir la vida en ese camino, como tantos la han invertido. Señor Pesidente de esta conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), señor presidente del Consejo Ejecutivo, señor Director General, yo les agradezco infinitamente que me hayan oído, que hayan tenido la paciencia y además, la gentileza de invitarme junto a mi esposa Marisabel, junto a miembros de mi gobierno y representantes de la sociedad venezolana, para conversar aquí un rato, para exponer algunas reflexiones pero, sobre todo, para decir que Venezuela ha retomado el rumbo hacia la reivindicación del ser humano, es decir, hacia la búsqueda tan anhelada de la paz verdadera, de la paz social, de la paz económica, de la paz política, de la democracia auténtica, de la igualdad, de la libertad, de la
394

DISCURSOS PRESIDENCIALES

fraternidad, ese viejo slogan que nació aquí en esta misma ciudad hace ya 200 años pero que sigue clamando y que sigue iluminando la búsqueda de los caminos, como decía y con esto termino, lleno de emoción, de afecto y de compromiso, con todos ustedes y de agradecimiento, un poeta dominicano, anciano ya está, pero de pie siempre, allá en Santo Domingo, esa querida ciudad en el corazón del Caribe, Pedro Mires, escribió tantos poemas y uno de ellos me lo aprendí cuando era muy joven y fui a jugar baseball a República Dominicana y conseguí un viejo libro de poemas y copié unos poemas y uno de ellos llamado: “Mi Patria” y termina diciendo una frase que me aprendí y repetí años y años y me lo sigo repitiendo, que dice así: “Si alguien quiere saber cuál es mi Patria”, -yo me permito decirle al mundo y pedirle permiso a don Pedro para extrapolar- “Si alguien quiere saber cuál es nuestra Patria, la de la humanidad, no pregunte, no, no existe. Vamos a luchar por ella”. Señores, muchas gracias.

395

DISCURSOS PRESIDENCIALES

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHAVEZ FRIAS, CON MOTIVO DE LA PRESENTACION AL PAIS DE LOS RESULTADOS DE SU VIAJE POR ASIA Y EUROPA
Palacio de Miraflores, Caracas 30 de octubre de 1999

Buenos días, amigos, buenos días, queridos compatriotas. Ya les extrañaba en verdad, después de poco mas Shanghai, de 20 días pues a pocas horas del retorno de un viaje en el cual le dimos la vuelta al mundo, obligatorio es que un Presidente democrático, de un Gobierno democrático le rinda cuentas al país acerca de las razones, los objetivos, los detalles y los resultados de este viaje que hicimos al Asia y a Europa; y además, especialmente porque habría que decir en primer lugar que este viaje fue producto de una acción diplomática de la cual no había precedentes en muchos años en Venezuela. Un inmenso despliegue, un inmenso esfuerzo mucho antes, desde mediados de año comenzamos a planificar la gira al Asia. Más de 1.000 personas estuvieron trabajando en los preparativos de esta gira que yo puedo calificar, compatriotas, de sumamente exitosa. En primer lugar, en este mediodía, un saludo muy comprometido, muy lleno de alegría por el retorno a la Patria a todos ustedes, hombres, mujeres y niños de la Venezuela que resucita de sus propias cenizas; y hoy la bienvenida a este grupo de venezolanos, de compatriotas que han venido a Palacio en esta ocasión. En el cual en cadena nacional voy – como ya dije- a explicar detalles de esta gira por el Asia y parte de Europa, y luego a fijar posición sobre algunos temas que viene siguiendo, por supuesto, desde aquellos lugares remotos, que ustedes saben que gracias al desarrollo científico- tecnológico pues uno en cualquier lugar donde se encuentre puede enterarse casi al instante de las noticias que están ocurriendo en cualquier parte del mundo. Así que yo vine siguiendo día tras día, gracias a la labor del Gobierno acá en Caracas, y yo agradezco el gran esfuerzo que hizo el Ministro del Interior, Ignacio Arcaya, encargado de la Presidencia por esos 20 días. Diariamente me tenían informado de los detalles de los acontecimientos en curso en Venezuela. Pues es preciso que yo haga
397

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

algunos comentarios y fije también algunas posiciones y llame a algunas reflexiones necesarias en este instante supremo en el que está viviendo el país, y esto es importante recordarlo. El momento que vive Venezuela es un momento supremo y así reconocido en el mundo entero. Empecemos pues, recuerden ustedes que nosotros -yo les anuncie también en cadena nacional pocas horas antes de salir- salimos de Caracas y nos fuimos hacia el oeste para llegar al este. Es una de las ventajas del mundo, de su formula de 4 pi R2. Nosotros salimos, hicimos una escala en una ciudad norteamericana, Minneapolis, luego salimos, hicimos otra escala en Alaska y allí es un estado -como ustedes saben- norteamericano. Allí hicimos contacto con el Gobierno de aquel estado en una escala, cada escala, en cada punto donde nos detuvimos aproximadamente unas 2 horas, hora y media, 2 horas, mientras el avión pues era revisado y equipado; aprovechamos para hacer una buena conversación con el gobierno local de Alaska, es un estado petrolero, es un estado con una fuerte carga indígena, aborigen en su población y donde se esta desarrollando un gobierno con características bastantes autonómicas y que tenemos pues algunas cosas en común. Bueno, luego nos fuimos a cruzar el Estrecho de Behring y de aquí saltamos entonces y llegamos haciendo una escala ya hacia el sueste, hicimos una escala en un pueblo ruso Petropavlosk, acá en Rusia, lo que fue el imperio soviético, y ahí pudimos ver incluso desde el aire los restos de lo que fue el imperio soviético. Estuvimos viviendo un dispositivo militar, lo que queda en un dispositivo militar de gran envergadura, de defensa aérea y bueno, recuerden que allí está el Estrecho de Behring, por tanto donde se tocan este extremo occidental de los Estados Unidos y el extremo más oriental de Rusia, de lo que fue el imperio soviético. Así que este Estrecho de Behring fue pues un sitio de una gran importancia estratégica a todo lo largo de la guerra fría, sigue siéndolo por supuesto, pero en tiempos de guerra fría ese era un estrecho caliente, vamos a decirlo así, donde hay una temperatura muy baja, pero de una gran significación estratégica. Por eso, a pesar del frío, del clima en aquellas latitudes podemos decir que fue durante este siglo un estrecho caliente, el Estrecho de Behring. Aquí en Rusia pues hicimos una pequeña escala para seguir viaje a Shanghai, esté fue el primer punto de la gira en China, el gigante chino
398

DISCURSOS PRESIDENCIALES

es un país que ha venido creciendo económicamente de manera asombrosa en los últimos años, un país con un régimen comunista, pero que se ha venido abriendo sin duda alguna, acoplándose, y eso es algo importante que fuimos a verificar con nuestros propios ojos. En China el Gobierno está aplicando un lema: “ 1 país, 2 sistemas”, es decir, han abierto algunas zonas al capitalismo, a la economía de mercado pero manteniendo el régimen comunista y manteniendo el sistema socialista en gran parte o en la mayor parte de su territorio. Así que en Shanghai, por ejemplo, pues vimos, allí hay una demostración en esa ciudad china de esto que estoy refiriendo, de esta combinación de sistemas. Pasamos a ver la zona de Pudón, una zona que en 10 años ha sido levantada y hoy es pues un emporio de desarrollo industrial, científico y tecnológico en esta parte de China. Es bueno recordar, compatriotas, que China tiene como por 1.300 millones de habitantes aproximadamente y es uno de los países más grandes del planeta y es un gigantes pues sin duda, y aquí quiero pararme para significar lo siguiente: uno de los objetivos del viaje precisamente es abrir relaciones de Venezuela, de nuestro país con todos los centros de poder del mundo, y esto forma parte de nuestra visión estratégica que ha sido puesta en marcha a partir del 2 de febrero. El mundo del siglo que está terminando, ustedes saben fue bipolar, cuando hablé del Estrecho de Behring estaba refiriéndome a ese mundo bipolar, 2 imperios: el norteamericano y el ex imperio soviético. El siglo XX estuvo signado por la bipolaridad. Cayó el imperio soviético, se vino abajo por diversas razones que ya están siendo estudiadas y habrá que seguir estudiando en las próximas décadas. Luego quedó la fortaleza de lo que es el imperio norteamericano, de lo que es el mundo norteamericano, la gran fuerza militar, política y económica, y nosotros siempre le hemos dado la bienvenida pues a la conformación de un polo de fuerzas en Norteamérica que continúe conformándose con los Estados Unidos, con Canadá y con México, nuestros hermanos mexicanos; pero Dios nos libre de un mundo unipolar. El mundo del siglo XXI no puede ser ni bipolar ni unipolar, debe ser pluripolar, así que nosotros fuimos a abrir canales y a ensanchar nexos profundos con esta otra parte del mundo. Esto es un polo de fuerzas, todo el Asia es un polo de fuerzas que hay que respetar y hay que admirar. Asia se ha levantado sobre sus miserias,
399

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

sobre sus dramas, sobre sus vulnerabilidades y hoy se presenta como un polo de poder, América Latina y el Caribe debe ser un polo de fuerzas para el próximo siglo y es parte -repito, compatriotas- de nuestro proyecto. Así que en China, la visita en Shanghai fue muy importante desde el punto de vista económica, de aprender, de entrar en contacto con un gobierno local. Debo también recordar que no sólo me acompañó un grupo de ministros, una delegación del Gobierno, sino que también fue con nosotros un grupo de empresarios venezolanos, más de veinte empresarios. Aquí hay algunos de ellos que estuvieron recorriendo con nosotros esos mundos durante veinte días; también estuvieron dos rectores de universidades, el rector de la Universidad Central de Venezuela y el rector de la Universidad de los Andes. Así que ellos también de manera paralela o convergente hicieron contactos de mucha importancia para colocar productos venezolanos en ese gran mercado en China, de mil 300 millones, saquen cuenta e imagínese ustedes la proporción de ese gigantesco mercado y de esa fuerza inmensa que hay en China. Luego nos fuimos de Shanghai a la capital de China, de la República Popular China, Pekín. Ahí pues fue, digamos, el epicentro de nuestra visita a China. Debo decir lo siguiente, tiene mucha importancia esto: la visita a China fue catalogada por el Gobierno Chino como una visita de Estado, es decir, el rango más alto en cuanto a diplomacia se refiere para visita de un Jefe de Estado a este país. Así que fuimos recibidos con todos los honores por el presidente chino Jian Zemin, por el primer ministro Shu, por todo el grupo de gobierno y gabinete. Nos reunimos con equipos económicos de empresarios, fuimos a la universidad, se hicieron convenios entre la Universidad Central de Venezuela y la Universidad del Pueblo de China; igual entre la Universidad de los Andes y otra universidad de China. Ahora, es muy importante, tuvo una gran resonancia política la visita nuestra a Pekín, una gran resonancia pero del más alto nivel político, El Presidente Jian Zemin, por ejemplo, llegó a decir en rueda de prensa, igual el primer ministro Shu, que el Gobierno y el pueblo chino apoyan el proceso de cambios revolucionarios pacíficos y democráticos que están en Venezuela, y esto es un apoyo no para Hugo Chávez ni para el Gobierno, es un apoyo para el pueblo venezolano, es el reconocimiento a un proceso necesario, a un proceso de transformación que no aguantaba un día más
400

DISCURSOS PRESIDENCIALES

en Venezuela, y esto tiene mucha importancia desde el punto de vista que ya refería yo, compatriotas, de este mundo pluripolar. En China firmamos siete convenios de mucha importancia todos ellos, voy a mencionar algunos solamente, quizás los más importantes, además del apoyo político que no fue firmado, eso no se firma, eso se declara y eso se manifiesta y eso se comprueba en la práctica. Además de esto firmamos un convenio, un memorándum de entendimiento para abastecer a China, a ese gran gigante que necesita mucha energía y Venezuela es un país fundamentalmente energético, así que tenemos economías complementarias desde ese punto de vista, China necesita mucha energía e importa la gran parte de la energía que consume. Firmamos un convenio entre Petróleos de Venezuela (PDVSA) y la Corporación Nacional de China de Energía para abastecer a China a partir del año 2002 y por un lapso de diez años dos millones de toneladas de Orimulsión al año; esto tiene mucha importancia, porque uno de los objetivos comerciales que llevamos nosotros fue colocar la Orimulsión. Ustedes saben lo que es la Orimulsión pues producto meramente venezolano, no hay ningún otro país del mundo que produzca Orimulsión, la Orimulsión no es petróleo, la Orimulsión es un bitumen, un bitumen que se logra extrayendo un producto mineral combustible, se combina con agua. Yo no voy a explicar la fase técnica ni la fórmula, para eso están los técnicos, porque aquí debe estar Alí Rodríguez Araque, Presidente de PDVSA; pero en resumen es un producto de tecnología venezolana mucho más barato que el fuel oil y mucho menos contaminante el carbón, y estos dos datos son muy importantes para el mundo de hoy, combustible barato y mucho menos contaminante. Son objetivos que cualquier país en desarrollo toma en cuenta, dos variables que toman en cuenta a la hora de hacer acuerdos o hacer negocios; pues bien, hicimos este convenio lo cual nos obliga a nosotros a acelerar el proyecto de Orimulsión en Venezuela. Actualmente, estamos explotando y produciendo cinco millones de toneladas de Orimulsión al año, todas están colocadas, pero estamos recibiendo solicitudes que indican que va a crecer mucho la demanda de Orimulsión en los próximos años. Así que tenemos el plan de duplicar el menos en los próximos dos o tres años la producción de Orimulsión
401

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

venezolana. Además en China, Pekín firmamos también otro convenio por 30 millones de dólares para lograr un suministro de maquinarias agrícolas, especialmente tractores y herramientas para el proyecto que tenemos de desarrollar la agricultura, y esto viene acompañado de una intención de aportar también experiencia tecnológica. Nosotros hemos expuesto en estos países del Asia y Europa que queremos desarrollar nuestra tecnología, no podemos seguir importando todas las maquinarias y todas las herramientas, tenemos que avanzar en una dirección en la cual podemos producir o fabricar aquí mismo esos materiales o esas herramientas. Esa intención fue explicitada y manifiesta en estos acuerdos y en estos convenios. Bueno, también se hicieron acuerdos científicos-tecnológicos de intercambio académico, diplomático con China, pero en resumen un gran contacto político. Primero, impacto político, explicación a todo ese gran país del proyecto venezolano, un contacto al más alto nivel, igualmente en el ámbito económico: la explotación conjunta de áreas de desarrollo en el futuro está firmada y acordada con China, y este inmenso pueblo chino, un pueblo de trabajo, un pueblo noble y de luchas, de muchas luchas a lo largo de su historia. Hoy podemos decir lo que yo no podía decir antes del viaje: el Gobierno y el pueblo chino, el Gobierno y el pueblo venezolano son aliados estratégicos, y esto tiene una gran importancia, una inmensa importancia dentro de nuestro proyecto de resurrección nacional, de impulsar un modelo político, democrático y económico desarrollado. Luego nos despedimos de Pekín, pues sin antes dejar de ir, por supuesto, a la Gran Muralla, que ustedes vieron seguramente algunas fotos. Yo no aguanté las ganas de trotar, porque en verdad tenía varios días sin trotar, Francisco Mieres me pasó por una lado, parecía un avión, hasta Alí Rodríguez con su bastón llegó a la parte más alta de la Muralla. Yo no he citado la anécdota, cuando llegamos a Petropavlosk en Rusia, pues hubo un dispositivo de seguridad muy normal en esas latitudes, como ya les dije fue una zona muy caliente y nosotros vimos desde la ventanilla pues el dispositivo de seguridad, más allá de los que aquí se toma en un país como el nuestro, y eso es normal en esas latitudes, por supuesto, pero pues fui creo que a recoger alguna cosa para bajar, no bajé primero del
402

DISCURSOS PRESIDENCIALES

avión, había un equipo de seguridad ruso allí pendiente de quién se bajaba del avión y comienza bajándose Alí Rodríguez con su bastón y luego Antonio Giner, el presidente del Fondo de Inversiones de Venezuela, quien anda con una rodilla lesionada y venía con muletas, entonces me cuenta un caballero que una señora de seguridad, muy severa en esto, dijo: “Ah, no, pobrecitos son veteranos de guerra”. Bueno, una pequeña, de tantas anécdotas que ya podrán contarlas los que viajaron con nosotros. Nos despedimos de China y nos fuimos a Tokio, Japón este también un país como todos lo sabemos de un gran impulso económico, fundamentalmente económico. Tiene Japón el gran mérito su pueblo y su gobierno de haberse reconstruido en medio siglo. No olvidemos que Japón fue destrozado. Lanzaron dos bombas atómicas, ustedes recuerdan, Hiroshima y Nagasaki, para terminar la Segunda Guerra Mundial. A Japón le impusieron condiciones económicas los aliados, los vencedores, por supuesto así son las guerras siempre le impusieron condiciones para exigir reivindicación en algunos casos de daños causados en la guerra, etc. Sin embargo Japón hoy está compitiendo con los Estados Unidos y con Europa por el comercio mundial, se ha colocado a la punta del comercio mundial, del desarrollo científico y tecnológico. Así que fuimos al Japón y acá el contacto, hubo por supuesto un contacto político con sus máximas instancias, su primer ministro, el emperador me echó una broma, porque apenas me siento con él, es un hombre muy calmo, se nota que es muy bondadoso, con una mirada muy profunda. Nos sentamos los dos en soledad, en un salón muy grande con el traductor por supuesto; y él comienza preguntándome y yo me quedé con el bate, Strike me cantó el emperador Akihito. Luego tuve que tocarle la bola. El me preguntó ¿Por qué hay tanta pobreza en Venezuela? Yo le dije al emperador, después que cogí aire, le dije: “mire, su alteza, su majestad, esa pregunta que difícil es de responderla, porque es como que en una pizarra -le dije yo- haya una operación matemática ¿No? 40+100 +500=-800”. Habría que indagar muy bien en las cifras para explicar: “cómo un país –le decía- como Venezuela” y esto, hermanos, a mí me da un gran dolor decirlo, incluso en varias ocasiones explicándole me dan ganas de llorar. Cuando yo le digo al mundo, a estos emperadores, reyes, presidentes, les digo que Venezuela tiene un millón aproximadamente de
403

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

kilómetros cuadrados de territorio, de tierra firme y un inmenso mar, que tenemos caudalasos ríos, que tenemos gigantescas reservas de petróleo, que tenemos oro, que tenemos montañas, de hierro, que tenemos bauxita a montones, que tenemos millones de hectáreas de tierra fértil y que sobre toda esa riqueza vive el 80% de pobres. A veces a mí me dan ganas de llorar, porque cómo se explica esto ¡Dios mío!, claro monseñor, yo siempre echo un chiste a usted, que Dios me perdone, siempre echo el chiste este de que cuando Dios hizo al mundo lanzó sobre Venezuela todas estas riquezas, pero cuando vio el resultado, porque hay países que tienen desiertos, hay países con Libia, por ejemplo, en Libia tuvieron que hacer un río bajo la arena para traer agua del mar y llevar agua a los pueblos del desierto. Estos países que visitamos, Hong Kong, Singapur, le han estado quitando terreno al mar. Hong Kong, por ejemplo, es una muestra, han estado uniendo el archipiélago con túneles que pasan por debajo de la bahía. Entre una isla y otra hemos pasado por debajo del mar o grandes infraestructuras para unir una isla con la otra, o están comprando tierra en Hong Kong, me explicó la gobernadora que compran toneladas de tierra y de rocas para ir poco a poco ampliando el territorio, robándole pequeños espacios al mar. Bueno, monseñor, digo pues ese chiste que Papa Dios cuando vio estas cosas y estas dificultades de nuestros hermanos y vio que aquí en este puñito había tanto concentrado, parece que Dios dijo: “no, no puede ser tan fácil esto para los venezolanos, allá van los adecos y los copeyanos ¿Para qué? para que equilibren un poco esto”. Sí, señores adecos honestos no es con ustedes, señores copeyanos honestos no es con ustedes. Si son honestos vamos juntos, vamos a salvar el país, pero nadie puede negar aquí que en medio siglo, mientras tanto aquí casi al mismo tiempo comenzó los gobiernos adecos y copeyanos y destrozaron peor que 100 bombas atómicas una tierra hermosa y sagrada como la nuestra pero claro que la recuperaremos con el favor de Dios. En Tokio hicimos contacto -ya les decía- políticos de mucho nivel, también estuvo con nosotros un grupo de periodistas que nos acompañó, hicieron un gran trabajo estos muchachos y muchachas, entre ellos a uno que llaman “El Charro”, José Rojas, éste hizo un contacto por teléfono con la estación de radio en la que él trabaja aquí, desde Alaska, y me puso
404

DISCURSOS PRESIDENCIALES

a hablar y yo salí en vivo desde Alaska a través de la emisora de “Radio Capital”. Entonces me dice “El Charro” que a él le preguntó su jefe aquí “pero bueno y qué haces tú en Alaska, tú no saliste para el Asia y estás en otro lado”. Es que nos fuimos por oriente, dimos la vuelta por ese lado. En Japón hicimos varios convenios también. Una cosa muy importante es que el Gobierno japonés manifestó mucho interés, pero mucho interés en comprar petróleo venezolano, y ya tenemos una comisión, propusimos crear una comisión mixta. Inmediatamente el Gobierno japonés, el primer ministro lo aceptó, una comisión mixta para revisar los negocios energéticos posibles. Igual hicimos en China, en casi todos los países designados comisiones de alto nivel para evaluar negocios y relaciones políticas y por ahí se comienza pues el acercamiento; pero en verdad nos llamó la atención el alto interés del Gobierno de Japón de comprar petróleo venezolano, ustedes saben que Japón nos está comprando Orimulsión, igual China. China también ya probó la Orimulsión, pero ahora lo que quiere es aplicar o incrementar su importación, porque en verdad el producto es de muy buena calidad y es de bajo grado de contaminación. Así que Japón nos está comprando Orimulsión, llevamos la propuesta de incrementar la venta de Orimulsión a Japón y ellos están muy interesados en estudiar esa posibilidad. Por otra parte, logramos algo también muy importante, así como en China logramos un crédito, una línea de crédito de 30 millones de dólares para maquinarias agrícolas, en Japón pues yo en persona, permítanme la expresión, conversé con el presidente del Banco Japonés de Cooperación Internacional y casi cerramos, eso quedo listo sólo para hacer los acuerdos técnico ya para abrir una línea de crédito de 500 millones de dólares para ampliar una refinería que tenemos nosotros acá en Puerto La Cruz; y ese es el primer paso para una sólida relación con el Japón que es bastante decir. Una relación comercial, económica, firme y sólida de Venezuela con China, con Japón y con los demás países pues es un objetivo estratégico vital para todo el proyecto de desarrollo venezolano, y debo decirles, yo me vine muy feliz, muy contento, trabajamos muchísimo, veinte días sin descanso, pero ni un día ni una tarde, además las pocas tardes que yo tenía, ustedes seguramente me vieron, tuve un rato libre en China y empecé a lanzar pelotas, porque Fidel Castro, Presidente de Cuba,
405

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

me mandó una amenaza. Sí, me mandó a decir que la caballerosidad cubana termina en la puerta del stadium y que nos van a dar nockout. Entonces estoy metido en un lío, tengo que pitchar en Cuba y entonces estaba entrenando por allá para no perder la forma. Nosotros, de Japón volamos a Corea, Corea del Sur, Seúl. Son dos países cercanos, Pekín, Tokio, Corea del Sur. Allí también no dieron igual que China, un recibimiento de nivel de visita de Estado. La visita de Japón por cuestiones diplomáticas fue visita de trabajo, sin embargo pues nos atendieron de maravilla, pero no fue una visita de Estado, en cambio en China y en Corea sí lo fue, Allí conocimos a todo un líder, verdadero –permítame la expresión muy del béisbol- de las luchas del pueblo y de las luchas del Así, así como lo es el presidente chino, un hombre del siglo, que ha conducido junto con Mao, junto con Feng, el presidente Jian Zemin, tres hombres del siglo en China. Igual en Seúl tuve el honor, porque no decirlo, que es un honor, yo que estoy apenas comenzando estos caminos, conocer a Kin do Jung, actual presidente de Corea, un hombre que estuvo preso, en una ocasión incluso las fuerzas de seguridad de Corea, cuando existían gobiernos tiránicos acá, lo trajeron secuestrado desde Tokio de un Hotel y lo llevaron a Corea prisionero. Lo condenaron a muerte. Salió de prisión y bueno, ahora el año pasado fue elegido Presidente por su pueblo. Reconocer esos caminos de esos esfuerzos también es obligatorio. Así que nos dieron una cálida recepción, un día maravilloso que pasamos allá en Seúl, una visita de Estado, también un contacto al más alto nivel político. Podemos decir hoy que Venezuela y Corea del Sur pues tienen acuerdos políticos de bastante significación. Igualmente estuvimos explorando posibilidades de acuerdos económicos. Corea ordenó hace un año a una empresa coreana hacer un estudio sobre la factibilidad y la conveniencia para Corea de importar Orimulsión, pues la opinión ha sido positiva, así que creo está muy cerca esa posibilidad también de vender Orimulsión a Corea del Sur, pero igual hicimos, ahí tuve la ocasión en Corea, en Seúl de participar ante una Asamblea Anual de las ONGs de todo el mundo, allí había venezolanos, por supuesto, y de países de toda América, de Europa, de Asia, de África, de Oceanía, y tuve la dicha de dirigir la palabra y hablar sobre los derechos humanos y explicar el caso venezolano en esa Asamblea Mundial de las
406

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) y el tema fue los Derechos Humanos. Luego, en la misma Corea, viajamos de Seúl hasta el sur de la península, en Pudón, fuimos a observar una experiencia impresionante. Las instalaciones de Posko, en Poján, al sur en la península, es una gran siderúrgica de las más grandes del mundo en Poján, y hay algo muy importante, que Posko, la siderúrgica de Corea tiene un acuerdo con la Corporación Venezolana de Guayana, con Ferrominera. Allá está Clemente Scotto que estuvo también en el viaje con nosotros; hay un acuerdo y se formó Poskven, una asociación estratégica y están construyendo una planta de producción de millón de toneladas de prerreducidos acá en Ciudad Guayana. Esa relación tiene mucha importancia, porque les repito, aquello es impresionante, yo no tengo palabras para describir el gigantesco emporio que es Posko, en Poján al sur de Corea; pero igual vimos las instalaciones de la Hyundai en Pusán también al sur de Corea y vimos todo el proceso cómo se construyen inmensos barcos de diverso calado y hemos conversado y manifestaron mucho interés los empresarios, nos recibieron los presidentes de estas grandes empresas, pues nosotros les explicamos los proyectos que tenemos. Venezuela es un país caribeño y nosotros hoy no tenemos marina mercante, se acabó casi la marina mercante en Venezuela, porque no hubo nunca un proyecto este siglo, un proyecto marítimo para Venezuela. Nosotros lo tenemos y estamos llamando a los marinos mercantes a la organización, al trabajo y la lucha conjunta con nosotros para darle viabilidad a esa proyecto, pues nosotros tenemos mucho interés de rescatar nuestros astilleros y así lo hemos propuesto, no sólo en Corea también en Singapur, que son dos grandes y en Hong Kong, donde funcionan grandes y gigantescos puertos, de los más grandes del mundo, tanto en Hong Kong como en Singapur y Corea; pues hemos conversado, ya hay acuerdos para que vengan expertos en este caso de Corea, de los astilleros, pues mirar, a observar nuestro potencial y por qué no, pues estamos pensando en algunas asociaciones estratégicas para repotenciar los astilleros y también para construir algunos puerto de aguas profundas sobre el Mar Caribe. Por cierto que era domingo el día que terminamos la visita al sur de Corea, vimos las instalaciones y fuimos a visitar unos templos budista
407

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

que tienen mil 500 años, allí estuvimos conversando con los sacerdotes que ahí están, viendo las costumbres de aquellos pueblos, costumbres milenarias y esto también tiene mucha importancia, porque son pueblos que han luchado durante miles de años contra miles de tragedias y son pueblos que tienen una gran espiritualidad, una gran fortaleza espiritual y mucha confraternidad y solidaridad, eso lo notamos en todos estos pueblos asiáticos donde fuimos. Luego llegamos a Hong Kong, ustedes saben que Hong Kong fue durante muchos años colonia inglesa, pero hace muy poco tiempo que China recuperó Hong Kong y he aquí una de las cosas que hay que evaluar y analizar para hacer una reflexión contra los sectarismos. China, gobierno comunista; Hong Kong, bueno todo un sistema capitalista y los chinos aceptaron, hicieron un acuerdo y dijeron que durante los próximos 50 años ellos no van a tocar para nada la administración actual de Hong Kong, así que está funcionando entonces un gobierno nacional pero respetando particularidades regionales como el caso especial de Hong Kong, también de Podong. Bueno en Hong Kong, ya les hacía algunos comentarios, hicimos unos contactos muy interesantes también con el gobierno local, fuimos a visitar el puerto, incluso cruzamos la bahía navegando en una embarcación, vimos cómo se maneja uno de los grandes puertos del mundo y también tuvimos conservaciones en el seno del Consejo de Comercio y de Inversiones de Hong Kong para invitar una delegación que venga a Venezuela lo más pronto posible y es muy probable que a lo mejor, antes de este fin de año, tengamos alguna delegación de Hong Kong visitando a Venezuela para evaluar, como se lo hemos pedido, oportunidades de inversión y de asociaciones en diversas áreas. Luego, también en Hong Kong propusimos, a todos estos países, nosotros hicimos seminarios, muchos de ellos coordinados por Conapri, el Consejo Nacional de Promoción de Inversiones, también Fedecámaras contribuyó a esto, agradezco mucho a Soto y a todo el equipo de empresarios que estuvo con nosotros trabajando arduamente porque no sólo el Gobierno el que está explicando al mundo lo que estamos haciendo en Venezuela, sino también los empresarios, explicando oportunidades de inversión y yo creo que algunos hicieron negocio, algunos estaban muy contentos y eso también por supuesto nosotros contentos de que en Asía,
408

DISCURSOS PRESIDENCIALES

por ejemplo, se pueda vender bebidas y comidas venezolanas; también llevamos una delegación digamos que nos representó muy bien en esto del arte culinario venezolano, un grupo de venezolanos, de compatriotas, de maestros de cocina que fueron pues a ofrecer; así que yo por allá, no recuerdo dónde, creo que fue en Hong Kong, me comí una hallaca venezolana, la única que me dejaron porque se las comieron toditas, casi no me dejan ni una. Estuvimos entonces explicando esto y logrando, aproximaciones de mucha importancia también; luego nos fuimos a Kuala Lumpur, Malasia. En Malasia también fue una visita de Estado, Malasia es un país que tiene -como le decía a mi buen amigo, el Primer Ministro Mohamad Mahatir, mirando el mapa, yo le decía allá con un mapa en la mano: “Fijese, aquí está Kuala Lumpur, capital de Malasia, y si pasamos una línea paralela y nos vamos hacia el oeste conseguimos a Venezuela”, Kuala Lumpur está en la misma latitud que, casi Puerto Ayacucho por ejemplo, o sea que son dos países de lo que llamaba un gran escritor venezolano la civilización del trópico, esta línea tropical, muy parecida en cuanto -bueno, por supuesto la geografía, el clima, los recursos naturales y la calidez de su gente. En Malasia también tuvimos un contacto de muy alto nivel, una Visita de Estado con todos los honores, con una atención exquisita, contactos empresariales y firmamos una serie de convenios que incluso no estaban previstos, en cuanto a la agenda de trabajo no estaba previsto firmar un convenio en Malasia, tan pronto llegamos yo le dije al vicecanciller Jorge Valero, quien nos acompañó y era el jefe de la delegación oficial, que planteara al gobierno de Malasia la firma de un memorándum de entendimiento y acuerdo en el orden político y en orden económico y así se hizo, Malasia y Venezuela hoy tenemos también acuerdos políticos de apoyo mutuo, incluso en cuanto a nuestras posiciones que son muy parecidas en torno al llamado nuevo orden mundial, nosotros rechazamos la tesis de unipolaridad, nosotros rechazamos las tesis del neoliberalismo salvaje y esto yo lo fui a decir en todo el Asia, que es un ejemplo de cómo un continente y un país puede construir sus propios modelos; el papel del Estado, en todos esos países sigue siendo fundamental en el impulso del desarrollo económico, allí en Asía se cayó el paradigma neoliberal, ese de que el Estado, no tiene que dedicarse a cuidar nada más y que todo lo
409

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

demás es una libre empresa y una mano invisible, una mano peluda digo yo más bien, mano invisible que lo que está ahorcado, bueno llenando de miseria y de hambre a nuestros pueblos de tercer mundo, aquí, especialmente en América Latina y el Caribe; esa es otra cosa que fuimos a aprender, a mirar, como dice Walter Martínez, en pleno desarrollo, los modelos económicos del Asia. En Malasia hay un proyecto nacional, sin duda alguna que aquí -corrijo, en Kuala Lumpur- Malasia es un país que tiene, han pasado, como pasaron todos estos países del sureste asiático una crisis económica feroz, unos terremotos financieros. Yo nunca olvido, cuando conocí a Mahatir, tiene ya más de 20 años de Primer Ministro, van a elecciones de nuevo y no son gobiernos dictatoriales, no, son reelecciones, gobiernos parlamentarios; además hay un rey en Malasia, ya tengo dos amigos reyes. Yo no tenía amigos reyes, tengo un amigo rey aquí en Kuala Lumpur y por supuesto, mi amigo don Juan Carlos, el rey de España. El rey de Malasia, pues, también se manifestó muy interesado en el proceso Venezolano y manifestó su apoyo irrestricto, así lo dijo la prensa, al proceso de revolución democrática en Venezuela y Mohamad Mahatir pues igual, sin duda, que hemos hecho un gran acuerdo que nos va a permitir enfrentar juntos los escenarios internacionales y también los escenarios internos de cada país. Yo les comentaba que nunca olvidaré cuando conocí a Mohamad Mahatir aquí en el Caribe, fue en Jamaica, la Cumbre del Grupo de los 15, apenas yo tenía dos semanas de Presidente y me fui a ese primer compromiso internacional y Mohamad Mahatir comenzó diciendo, hablando de Malasia, de su país, dijo que un día Malasia cuando el sol salió amaneció rica y cuando ese mismo sol en la tarde se ocultó, Malasia estaba empobrecida. Los capitales golondrinas se fueron en un solo día y quebraron a Malasia y entró en caos Malasia como muchos de los países del sureste asiático y también de América Latina, por eso ahí coincidimos nosotros, necesario que el orden económico internacional ponga alguna regulación a los capitales golondrinos que entran como vampiros a un país, le chupan la sangre y cuando ellos quieren se retiran y dejan al país, quebrado y con profundos y hondos desajustes y equilibrios sociales, políticos y económicos que tardan, si los capitales se van en un día, a
410

DISCURSOS PRESIDENCIALES

veces los países tardan décadas para salir del marasmo y de la miseria en la cual son abandonados. Por eso, hemos hecho una gran aproximación, yo le decía a Mahatir que iba a visitarlo algún día en Kuala Lumpur y gracias a Dios pude visitarlo. Por ejemplo, fuimos a ver Putruyaya, que es una ciudad al sur de Kuala Lumpur, que se está construyendo hace ya como diez años, y yo le pregunté a Mahatir, mirando, Putruyaya, mirando la maqueta gigantesca ¿Cuánto falta para terminar de construir esta ciudad? Me dijo: veinte años. Esa es otra cosa importante que hemos conseguido, ya lo sabíamos de tanto leer, pero lo hemos visto ahora, así en el sitio, in situ como llaman, es la visión de largo plazo. Venezuela había perdido eso, aquí no había visión de largo plazo, cada gobierno adeco o copeyano pues sacaba sus propias cuentas en función de sus intereses y unos planes que no fueron de construcción si no de destrucción nacional, como los llamó Juan Pablo Pérez Alfonso, estos planes de cinco años que tampoco se cumplieron nunca. Aquí se perdió el rumbo hace unos veinte años atrás y aún no lo hemos retomado. En todo estos países piensan en largo, en décadas. Los chinos por ejemplo, dicen que ellos lograrán el desarrollo pleno, como lo tienen previsto, dentro de 100 años ¿Cuál es el problema? ¡Paciencia decía Bolívar! ¡Paciencia! ¡Constancia! ¡Trabajo! Para tener patria. Bueno, así que Putruyaya, una parte de la ciudad es hecha y pensaba desde el punto de vista científico y tecnológico; es una ciudad tecnológica, donde han invertido diversas empresas del más alto desarrollo científico en el mundo. Luego nos fuimos, quizás ustedes me vieron en alguna foto, alguna imagen de televisión tumbando el fruto de la palma aceitera. Bueno, fuimos a mirar también la maravilla que ha hecho Malasia en este sentido; es un proyecto que empezó hace 30 años, es la desconcentración de las grandes ciudades. Me explica el Ministro de información del gobierno de Malasia, que ellos lograron que se movieran, de Kuala Lumpur, más de medio millón de habitantes en menos de cinco años, para ir a poblar el sur. Claro, con tierras, infraestructuras, escuelas, al comienzo casas de madera pero poco a poco las personas fueron levantando y ampliando sus viviendas, ya van tres generaciones; fue muy hermoso un contacto allí con los niños de esa zona, al sur de Kuala Lumpur; había muchos niños, en una escuela donde aterrizamos en helicóptero y fue muy hermoso ese contacto con
411

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

niños que igual que los venezolanos tienen derecho a la vida, tienen derecho a la salud, al desarrollo, y es muy hermoso conseguir los ojos inocentes y vivarachos de los niños en todo este inmenso mundo porque todos somos hijos de Dios, igualitos unos y otros. Bueno, de allí nos trajimos una gran experiencia. La palma aceitera, los malayos han desarrollado esa tecnología, pero hasta límites insospechados, lo último que han producido es un combustible para vehículos, producen cualquier tipo de cosas. Incluso fuimos a un sitio al sur de Kuala Lumpur, y como yo andaba pendiente de colocar la Orimulsión en todas partes y ofrecerla, yo le pregunto a un ingeniero que nos estaba haciendo el recorrido por la planta, porque los campesinos siembran la palma, la cosechan, la procesan allí mismo en un área pequeña y luego la llevan a las grandes refinerías. Pues vimos todo el proceso, desde la siembra hasta la cosecha y fuimos a esos centros de procesamiento. Yo le pregunto al ingeniero, mire ¿Cómo generan electricidad aquí tan lejos de la capital?, porque es una selva. Bueno, es parecido a las selvas del Amazonas, es el mismo paralelo. El me decía: “Generamos electricidad con un producto proveniente de la fibra de la palma”. Ellos allí no pierden pero no siquiera la fibra de la palma. Nosotros hemos hecho ya un acuerdo de entendimiento, estaba con nosotros muy emocionado por supuesto, el Ministro de Producción y Comercio, Juan de Jesús Montilla, que tiene pensando en esto como unos veinte años trabajando el tema, experto en esta materia agrícola y nosotros tenemos acá en Apure, en Barinas, en oriente, casi un millón de hectáreas apropiada en el Zulia, al sur del Lago para la siembra de la planta y yo le he planteado a Mahatir que hagamos una alianza estratégica porque todo eso allá es del estado y con capitales privados, es el estado y el mercado, porque el estado es el que guía, es el que lanza la progresiva, la orientación estratégica y luego vienen los capitales privados; igual estamos planteando nosotros acá. Un proyecto estratégico de largo aliento, con alianza entre los dos gobiernos, los dos Estados, los sectores privados de Malasia y los sectores privados de Venezuela. Ese es un proyecto que nosotros tenemos visualizado para sembrar, al menos, un millón de hectáreas en los próximos años de palma aceitera y colocarla, primero en el mercado interno, estamos importando 88% de
412

DISCURSOS PRESIDENCIALES

aceite comestible de la palma aceitera. Nosotros pudiéramos copar todo el mercado nacional y exportarle al Caribe, a Brasil, a los países andinos, a centroamérica y a los Estados Unidos, es un gigantesco mercado. Y esta es una cosa que yo le he explicado también a todas las personas con las que hablamos en el Asia: no vean sólo a Venezuela, vean a todo este conjunto de países. Bolívar decía que la Gran Colombia era redonda y en verdad, si uno agarra un compás y traza un círculo, aquí está el sueño de Bolívar, la Gran Colombia, por eso, lo de la República Bolivariana de Venezuela. Amigos de la Asamblea Constituyente, yo insisto en la solicitud de que la nueva República sea declarada República Bolivariana ¡Como admiran a Bolívar por toda esta parte del mundo! Fuimos a ofrendar, creo que en nueve Plazas Bolívar, coronas y todos estos líderes conocen a Bolívar; una cosa también extraordinaria, conseguimos libros en Chino, en japonés que hablan de Bolívar y quieren saber mas, me decía mi amigo el Rey de Malasia, mándeme más libros de Bolívar para yo saber más del personaje. De Kuala Lumpur, después de esta visita tan importante, nos fuimos a Singapur. En Singapur la visita estuvo más orientada al ámbito económico, aunque también hicimos contacto al más alto nivel político con el primer ministro y con su gabinete y un almuerzo de trabajo. Además del contacto político un contacto en Singapur en el orden económico. Allí tuve ocasión de visitar las plantas de fabricación de vehículos militares, fue en Singapur donde por cierto repotenciaron nuestros F-5, allí me conseguí incluso algunos venezolanos, siempre están los militares también por allí pendientes de esto porque hay acuerdos tecnológicos de mantenimiento. Hay una propuesta que tenemos que revisarla, de repotenciación de los aviones Hércules, que son unos extraordinarios aviones, ahí fue que yo aprendí a lanzarme en paracaídas y hace varios años que está pendiente un mantenimiento y esa va a ser una de las líneas de nuestra política militar: mantener lo que tenemos. Yo no quiero seguir comprando aviones, ni quiero seguir comprando barcos. A los militares les digo: Mis hermanos, sí queremos tener más aviones y más barcos, vamos a hacerlos aquí, así como Malasia que hace sus propios vehículos, motos, barcos, en Singapur hacen tanques de guerra. Tuve la suerte de manejar un tanque, bueno, es un vehículo blindado, creo que iban el
413

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

Ministro Jorge Giordani y Francisco Mieres de pasajeros, muy emocionados con aquel tanque. Esto es lo importante de la industria, vamos a llamarla militar, pero es que tiene doble uso, un tanque no es sino un tractor o un camión y fue así como Winston Churchill diseñó un tanque de guerra comenzando la primera guerra mundial, mirando un tractor haciendo labores de trabajo, de ahí salió la idea de un tanque de guerra. Bueno, hemos propuesto a esta empresa de Singapur que estudiemos la posibilidad y así quedamos, hay un grupo de militares dirigiendo esa empresa, el Presidente de la empresa es un Mayor retirado y un General que fue comandante de la Fuerza Aérea de Singapur es el Vicepresidente de esta empresa; el General quedó en venir a Caracas antes de fin de año, porque yo les invite a que miraran Venezuela como una posibilidad para hacer acuerdos estratégicos. Ellos tienen planta de mantenimiento en Estados Unidos, para aviones de uso civil; le decía que la importancia de la industria aeronáutica es que no sólo es el uso militar, es el uso civil y vean ustedes la ubicación de Venezuela, les digo yo, incluso tomé por costumbre que en los almuerzos y en las cenas casi siempre agarro una servilleta y dibujo este mapa; voy a tener más bien que cargar un mapa de bolsillo: pero yo les dibujo el mapa de Venezuela y les pongo la situación geopolítica: instalar en Venezuela un centro de mantenimiento de aviones civiles y militares, Vamos a hacerlo pues, ¿Por qué no? Vamos a hacer un acuerdo y vamos a instalarlo y aquí podemos hacer aviones o parte de aviones ¿No tenemos el aluminio, la bauxita y toda la materia prima? Porque es que cuando yo veía allá en la Siderúrgica, en Posco, aquel gigantesco emporio, uno ve que metan el hierro, mineral de hierro y bueno, va la cadena completa. Y más allá está el hierro convertido en barco. Claro, es así como se desarrolla un país, en cambio a nosotros nos han condenado durante 500 años, desde que Colón llegó aquí, bueno a hacer economías de enclave. ¿Qué significan economías en enclave?, que lo que hacemos es exportar materia prima. Aquí tenemos la materia prima, por ejemplo el hierro, se la llevan, allá la procesan y la transforman en aviones, en vehículos, el aluminio también y luego nos venden el avión, cómprame el avión, cómprame el carro, cómprame el motor ya completo y hecho y ¿Por qué no podemos hacer aquí eso? Le hago un llamado a la
414

DISCURSOS PRESIDENCIALES

universidades, a las juventudes, a los profesionales, a los técnicos, a las Fuerzas Armadas, a todos, tenemos que dar pasos adelante en esa dirección, si no nunca dejaremos de ser un país subdesarrollado; no vamos a hacer por supuesto, vamos a avanzar pero de manera firme y precisa en esa dirección, y para ello también este viaje, para hacer acuerdos, porque me decían los amigos de aquí de Singapur que precisamente ellos tienen eso como conducta. Ellos quieren transferir tecnología y andan buscando socios estratégicos. Yo les dije: “Aquí está Venezuela, abierta de par en par para que hagamos negocios”; claro, que nos beneficien a todos, y para asentar en Venezuela una fuerte capacidad industrial que genere desarrollo en toda el área de América Latina, del Caribe y de Norteamérica. De Singapur nosotros viajamos luego a Filipinas, su capital Manila. Allí nos recibió también en calidad de visita de estado su Presidente Joseph Ejército Estrada. Yo le decía al Presidente Estrada: dígame si me llamara Ejército ¿Qué dirían los que critican? Hugo Ejército Chávez. Me decía Mieres, en una cena que teníamos allá en Manila, que estaba el Presidente al lado, me condecoró el Presidente y le dije: cosa que aún no merezco, espero merecerla, una condecoración y dio el nombre de un indígena, no recuerdo el nombre y discúlpeme Presidente Estrada, pero es una condecoración que lleva el nombre de un indígena y que significa: “Pacto de Sangre”, porque fue un indígena que hizo en una ocasión un pacto de sangre con un conquistador español para buscar la paz y ahora pues, esa es una condecoración que tiene esa simbología. Entonces decía Francisco Mieres, mira allá está al lado un ejército y un comandante, Joseph Ejército Estrada, un luchador de muchos años, presidente de Filipinas, este archipiélago del sureste asiático, también con grandes problemas económicos pero han venido recuperándose. Firmamos varios convenios de cooperación en turismo, por ejemplo, con nosotros andaba el presidente de la Corporación de Turismo, Carlos Tinoco; firmamos una cooperación en turismo, en ciencia y tecnología, un acuerdo de apoyo político a nuestros gobiernos, a nuestras repúblicas, también peopusimos la venta de la Orimulsión y nombramos una comisión mixta para hacer acuerdos en los sectores agrícolas y en el sector energético. De Manila salimos con la pequeña novedad de que el Avión Presidencial, que es un avión tanquero, en verdad, yo ordené que se
415

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

acondicionara y esto para bajar costos, un avión tanquero acondicionado de la Fuerza Aérea Venezolana, se portó muy bien en el viaje, un excelente avión, pero bueno, a lo mejor alguna rueda del avión no quiso irse de Manila y cuando despegamos el avión soltó una rueda pero con el pasador y todo, el perno y todo, se quedó la rueda. Los pilotos, como se acostumbra en estos casos, no nos informaron nada, ni siquiera a mí me dijeron nada los muchachos estos, muy disciplinados y muy buenos pilotos, para no causar alarma en nadie. Claro, la ruta era hasta Madrid, había que hacer una escala en Bombay, como lo hicimos; este vuelo era como de cuatro horas, así que nosotros cuando estábamos casi por aterrizar en el Aeropuerto de Bombay, si notamos que había muchos bomberos y mucha gente a la expectativa y alguien me preguntó, bueno ¿Y los bomberos van a hacer una parada militar aquí? Estaba nuestro Embajador de la India, Walter Márquez, esperándonos también, bueno, era que teníamos la emergencia de la rueda pero afortunadamente, como en todos los toques, los muchachos de la Fuerza Aérea aterrizaron perfecto, aterrizaron hasta mejor con una rueda menos, aquí en Bombay. Allí tuvimos que dejar el avión, se quedaron nuestros amigos empresarios durante dos días allí en Bombay, ciudad septentrional de India, como ustedes ven, otro gran país donde no fuimos en visita oficial por razones de que ellos estaban en elecciones hasta hace pocas semanas atrás, pero allí hicimos una buena conversación con nuestro embajador y aunque no fue una visita programada, sin embargo, el Embajador Walter Márquez nos hizo una exposición con el gobierno local de Bombay, en el mismo aeropuerto de todos los preacuerdos que se están trabajando con el gobierno de India; uno de ellos, importante desde el punto de vista energético, es que hace poco el gobierno de India aprobó la importación de Orimulsión, y este es un gigante también, un gigante. Así que ya está abierta la posibilidad, porque es que estaba bloqueada. Siempre hay algunas presiones, especialmente del carbón, porque la Orimulsión compite con el carbón y es mejor que el carbón. Luego, seguimos en el avión pequeño que iba de acompañante una pequeña delegación, para no llegar tarde a una cita que teníamos en Qatar, teníamos una cena con el Emir de Qatar, así que decidimos despedirnos por ahora, de nuestros amigos los empresarios y desearles
416

DISCURSOS PRESIDENCIALES

buena suerte; se quedaron allá día y medio en Bombay. Me cuentan que salieron a recorrer la ciudad y conocieron más de cerca la dura realidad de India, dificultades sociales terribles en esta parte de India, a pesar de que han venido trabajando muy duro, llegamos a Qatar, allí nos esperó el Emir de Qatar, país como ustedes saben de OPEP. Los países de OPEP todos están muy contentos con Venezuela por fin, hasta hace un año atrás nos señalaban todos con el dedo y tenían razón, porque la política petrolera de Venezuela fue irresponsable desde el punto de vista del respeto o el irrespeto a las cuotas de la OPEP y Venezuela contribuyó en parte al derrumbe petrolero del año anterior; ahora, en todos los países del Golfo Pérsico están felices con la nueva actitud que tenemos nosotros y ellos la acompañan, de limitar o de recortar producción, de defender nuestros precios y el Emir me decía, en la cena que nos ofreció en su Palacio en Qatar, de que están preparados ya para venir a la Cumbre OPEP que va a desarrollarse en Caracas en marzo del año 2000. Desde el año 1975, estaba yo saliendo con una estrellita de subteniente de la Academia Militar de Venezuela, desde 1975 no se ha hecho en el mundo otra Cumbre de Jefes de Gobierno, de Soberanos y Presidentes de países OPEP. Pues vamos a hacerla y ya es una decisión que se tomó en el seno de la OPEP en Caracas, para Marzo del año 2000. Venezuela recupera liderazgo mundial. Esto no significa si no eso, y el mundo reconoce lo que está haciendo Venezuela al respecto. Tuvimos la suerte que nuestro amigo, el Emir de Qatar, en verdad, vio el pequeño avión en el que llegamos a Qatar y cuando se dio cuenta, le contamos que íbamos directo a Madrid, entonces puso a nuestra disposición su avión, un avión con buenas comodidades y así que seguimos viaje para llegar a Madrid tal como estaba previsto. Llegamos a Madrid y terminó con el contacto en Bombay, muy breve y en Qatar, pues la gira al Continente Asiático. Fue un éxito total, más que justificado este gran esfuerzo. Yo quiero felicitar a todo el personal que trabajó en los preparativos y en la conducción y ahora en el seguimiento que es más importante que la gira misma, de este gran esfuerzo diplomático, empezando por el Canciller, el doctor José Vicente Rangel, el Vicecanciller Jorge Valero, quién tomó él mismo, personalmente, el reto de esta gira. Era un reto en verdad cuando lo hablamos hace seis meses, con poco
417

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

personal, felicitaciones a todos nuestros embajadores, cónsules y personal que fue y viajó a reforzar nuestras embajadas. Felicitaciones a todos los edecanes, Casa Militar, los empresarios, Conapri, todos quienes nos acompañaron porque en verdad yo me siento muy contento y orgulloso de ser venezolano y de estar junto con ustedes conduciendo este proceso de reconstrucción de Venezuela y además, planteándoselo al mundo. Hoy, podemos decir que Venezuela tiene y eso no podíamos decirlo hace 22 días atrás. Venezuela tiene canal directo con el mundo del Asia, al más alto nivel político, ya yo puedo agarrar un teléfono y llamar a Jiang Zeming y hablar con él; antes no había el conocimiento mutuo, la confianza que se generó allí; incluso el Presidente Jiang, un detalle muy importante que me llamó la atención pero profundamente, estábamos en la cena de estado y estaba tocando una orquesta, la orquesta del Ejército chino, música venezolana y música china y de repente yo siento que el Presidente Jiang Zeming se va emocionando y comienza a cantar. Se pone de pie y comienza a cantar pero con una buena voz además. Tuve que responderle cantando el Alma Llanera y Francisco Mieres también cantó el Alma Llanera, fue un contacto humano muy intenso. Ahora, no podemos dormirnos en los laureles, he ahí mi llamado a Cancillería, a las embajadas, y a todos los ministros que me acompañaron, todos hicieron un gran trabajo, un gran esfuerzo. Yo debo decirles que en caso somos implacables, en los vuelos largos, nosotros generalmente vamos, claro, descansamos un rato pero generalmente vamos trabajando en el aire, en el avión, sacamos los papeles, haciendo proyectos, revisando cosas, los acuerdos ¿Qué hiciste tú? ¿Qué te pareció? ¿Cuál es tu impresión? Luego llegamos a Madrid a una visita de trabajo que también fue muy importante. Hicimos contacto al más alto nivel, con el Rey don Juan Carlos. Allí me acompañó mi esposa Marisabel, que hizo un gran esfuerzo, está trabajando mucho con la Asamblea Constituyente, ella no fue a la gira del Asia por el trabajo en la Asamblea, pero se agregó a la gira en Madrid. Hicimos una reunión de trabajo muy importante, el mismo día de mi llegada. Algo importante y aquí hay que establecer una relación entre Asia y Europa, y también América. Es el contacto con los medios de comunicación social. Dimos más de 30 entrevistas de televisión, radio y de prensa escrita en todos estos países. Debo decirles que en Asia, no sé
418

DISCURSOS PRESIDENCIALES

si será por la distancia o porque en Asia tienen esa capacidad de analizar informaciones mucho más precisas, no sé; lo cierto es que en Asia están claros, pero como el agua esta que me estás trayendo que en Venezuela está en marcha un proceso de reconstrucción republicano en democracia, y una economía en empuje, no hay ninguna duda, a nivel de los medios de comunicación, a nivel de los gobiernos, de las universidades, etc. En Europa, ustedes saben que alguna prensa europea, me imagino que por diversas razones y la prensa tiene razón de criticar y siempre he dicho que digan lo que digan, ya se trata de responder y un poco de ofensiva hacia el Asia y Europa, obedece también a eso, a explicar en primera persona ¿Qué es lo que estamos haciendo aquí? Yo le echaba el cuento a los europeos del “Silbón”, la “Llorona”, la “Sayona”, ellos, cuentos que le echaban a uno de niño, para que uno no saliera ni a la esquina, para que uno se quedara en la casa arropado hasta la cabeza, le decían que en la esquina salía “El Silbón”, bueno, que no crean en cuentos de caminos, que en Venezuela está en marcha un proceso legítimos, democrático y hermoso. En España le dí entrevista, el mismo día que llegamos, domingo, fuimos de inmediato a una ofrenda floral a la Plaza Bolívar de Madrid. Y otra cosa importante, nos encontramos venezolanos por todas partes. Pero bueno hasta aquí, mire, hasta en Manila llegaron venezolanos al hotel o a algún sitio público a saludarnos, en todas partes. En Europa en mayor cantidad, en España hicimos un contacto muy bello con niños, con jóvenes, con hombres y mujeres venezolanos y de algunas partes del Continente Americano. Luego nos fuimos a una serie de entrevistas con periodistas de los principales medios, impresos, televisivos de España, aclarando, explicando y debo decir que fue cubierta la presencia en España con mucha profusión y también con mucha objetividad. Creo que han desaparecido de España y de Europa los fantasmas de “el silbón”, de “la sallona” o de “la llorona”, están reconociendo en Europa también, de que en Venezuela lo que hay es un proceso democrático de reconstrucción nacional. Luego, tuvimos una cena muy interesante de más de tres horas con el Presidente José María Aznar y el Presidente colombiano Andrés Pastrana y hablamos de todos los temas, bueno como se podrán imaginar: las relaciones de América Latina con Europa, la Europa unida, un tema muy importante,
419

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

también dentro de la visión pluripolar. Así como el Asia, igual Europa, igual el Africa. Conversamos el asunto colombiano de la paz en Colombia, conversamos de la Cumbre de la Habana, que será dentro de pocos días, y estamos muy interesados, tanto el Presidente Aznar, el Presidente Pastrana y mi persona, en que esa Cumbre sea un éxito, como un abono más para la intensa relación que debe haber entre América Latina, el Caribe y con la Unión Europea. Tuvimos un encuentro también muy fraterno pero muy humano con el Rey don Juan Carlos, con la Reina doña Sofía y con el Príncipe Felipe, Príncipe de Asturia; ahí me acompañó Marisabel y pasamos una noche allá en el Palacio de Zarzuela. Extraordinaria, son personas que conocen o que quieren mucho a Venezuela y mandaron un saludo a todo el pueblo venezolano y deseosos de venir. Para terminar nos fuimos a París. Fui invitado para dirigir un discurso a la Conferencia General de Unesco, una conferencia bianual de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, ante más de 1.000 representantes del mundo entero; y el tema fue el tema de la paz, de los derechos humanos. También allí hablamos de ese tema que es tan importante en el mundo de hoy, ratificando la posición de nuestro gobierno, de nuestro país, de nuestro proyecto de Constitución, de que los derechos humanos son sagrados, son inviolables y que hay que luchar a brazo partido para reestablecer los derechos humanos hay que verlos en toda su dimensión, como la paz. La paz no es ausencia de bombas y de disparos, la paz es ausencia de violencia y hay violencia silenciosa; el hambre, la injusticia -bien lo dice la Biblia Monseñor-, el único camino a la paz es la justicia, mientras haya injusticia en el mundo, mientras haya un niño con hambre en el mundo, mientras haya un desempleado en el mundo, mientras haya falmilias sin viviendas en el mundo, mientras haya desigualdades en el mundo, no habrá paz. Allí fuimos a llevar ese mensaje, la paz hay que verla en toda su dimensión y pues aprovecho para hacer un llamado a todos los venezolanos de buena voluntad para que luchemos por esa paz verdadera, no la paz de la mordaza, no la paz de los sepulcros, no es la paz del fusil que vigila para que nadie haga manifestaciones, no; es la paz de la justicia, es la paz de la igualdad y es la paz de la fraternidad. En París aprovechamos todo el tiempo, a pesar de que iba a París era sólo a eso, sin embargo, pues hicimos una extraordinaria conversación
420

DISCURSOS PRESIDENCIALES

con el Presidente de Francia, Jacques Chirac, hablando sobre el proceso venezolano, ya ustedes saben que Francia es la cuna de lo que es el poder constituyente a raíz de la Revolución Francesa, le hice una explicación al presidente Chirac y como yo le dije a Chirac y se lo dije a Aznar y se lo dije a todo. Ahora ya no estoy por el mundo diciendo que vamos a hacer tal cosa en Venezuela, en enero yo estuve hablando con Chirac en París y con Aznar en Madrid, y en enero no había asumido el Gobierno, así que yo les estaba diciendo vamos a hacer esto, esto y esto. Ahora no, ahora voy a nombre de nuestro pueblo, de ustedes compatriotas, a decir hemos hecho esto, esto y esto, en lo pilítico, en lo económico, en lo social; así que fue un encuentro bastante fructífero con el presidente Chirac, que por cierto ha manifestado un gran interés por Venezuela por el proceso venezolano y también por la unión con la América Latina, de Francia y de la Unión Europea; fue Chirac quien propuso la cumbre ésta que hicimos aquí en Río de Janeiro hace pocos meses atrás, la primera cumbre entre jefes de Estado de Europa unida y de la América Latina y el Caribe. Igual fuimos allí en París a dar una charla en la Sorbona, hay unas cátedras llamadas Francisco de Miranda y tuvimos una charla sobre Miranda y luego una conversación con una dama francesa científica, investigadora, quien está conduciendo una investigación que nos interesa mucho a nosotros, es muy importante, porque Miranda, yo creo que ha sido el venezolano más universal, así lo hemos llamado. Miranda estuvo en las 3 grandes revoluciones de su tiempo, llegó a ser Mariscal de Francia, combatió en la Revolución Francesa y recibió máximos honores, fue condenado a muerte también, él mismo se defendió y salvó su vida ante el tribunal; luego, al lado de Jefferson y Washington estuvo en la independencia norteamericana y luego la revolución de la América meridional empezando por Venezuela. Y como ustedes saben Miranda fue apresado en Venezuela en 1812, después de la capitulación y fue enviado a una prisión de Cádiz, la Carraca, allí murió nuestro prócer, nuestro precursor. El próximo año se cumplirán 250 años de su nacimiento y cosa del destino, hay muchas probabilidades de que unos restos que aparecieron en La Carraca y que están siendo analizados en París sean los restos de Miranda; aún no hay precisión científica, por eso decía cuando entraba
421

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

acá al salón- y le hago un llamado a Venezuela entera- porque me explicaba esta dama científica en París, que ahora es imprescindible hallar, ubicar descendientes de Miranda por línea materna, para hacer un cruce con lo que se halló, los ADN hallados en algunos restos; si ese cruce resulta positivo tendremos la certeza científica de que los restos hallados en La Carraca pertenecen a nuestro generalísimo, ojalá, Dios quiera que sea así y el próximo año 2000, ojalá, traigamos los restos de ese grande hombre venezolano y del mundo que fue don Sebastián Francisco de Miranda; así que si alguno de ustedes tiene alguna, aunque sea pequeña pista de algún descendiente de Miranda por línea materna, pues hágalo saber para nosotros contribuir con esta investigación, esto es muy importante desde el punto de vista simbólico y real de las reconstrucción del país. Fue Miranda el que habló por primera vez de la Colombeia, fue Miranda el que trajo todas aquellas expediciones, fue Miranda el que vino a dirigir la revolución en sus inicios, Bolívar lo buscó en Londres donde estaba y se lo trajo; fue Miranda el creador de la Bandera Nacional, fue Miranda diputado por el Pao al Primer Congreso Constituyente que creó la primera república, fue Miranda y es Miranda, símbolo de lo que es el orgullo de ser venezolano y eso es algo importante que se está recuperando, que lo hemos recuperado y tenemos que lanzarlo al mundo y lo decimos con orgullo de verdad, somos un pueblo de libertadores, somos un pueblo de constructores; no somos un pueblo de bandidos; no somos un pueblo de corruptos, esa es la excepción, la regla, la norma la generalidad es que nosotros tenemos barro de libertadores, ustedes hermanos, hombres, mujeres, jóvenes y niños, tengan eso metido en el alma, en lo más profundo del alma, aquí en lo más profundo del cerebro, en las neuronas, en los tuétanos de los huesos, convenzámonos, nosotros somos de los pueblos más gloriosos del mundo y como dijo una vez aquél grande francés Charles De Gaulle cuando hablando de Francia, en la derrota dijo: “Yo no me imagino a Francia sino grande”, hoy digámonos todos nosotros, no nos imaginemos a Venezuela sino grande, gloriosa y digna porque tiene que ser, nuestra patria grande digna y gloriosa a la altura de los pueblos del Asia, de Europa y del mundo. Regresamos anteayer como ustedes saben de París, hicimos escala en Canarias, hicimos escala en Senegal y bordeamos el Atlántico para evitar malos tiempos; tocamos en Recife, allí conversamos con las
422

DISCURSOS PRESIDENCIALES

autoridades éstas de este puerto del Brasil, nuestro embajador, y retornamos a Caracas anteayer por la mañana. Yo quise dirigirme a ustedes anteayer mismo, pero abusando quizá del ímpetu que uno carga, ese día llegué directo a trabajar, a reunirme con algunos sectores de la Asamblea Constituyente a revisar cosas en Palacio y en la tarde preparándome para esto pues en verdad me llegó una especie de virosis, fiebre, dolor de cabeza y el médico me dijo mejor que repose hasta el sábado. Aquí estamos entonces, como ya expliqué el viaje, la gira y el contacto diplomático de mayor alcance, de mayor profundidad en muchos años en Venezuela; objetivos cumplidos, objetivos cubiertos y rebozados incluso, presentando Venezuela ante el mundo el proceso nuevo que está iniciándose; abriendo campos a nuestras exportaciones, buscando inversiones para el desarrollo del país y consolidando a Venezuela como eso, como lo que está siendo, una Venezuela ante el mundo entero. Ahora quiero referirme a algunos temas que tiene mucho interés o mucha importancia para el país y después responder preguntas de los periodistas presentes. Llegando al país que ya había venido siguiendo como les dije al comienzo, las noticias, los acontecimientos del país; me consigo una huelga de profesores universitarios, reclamando pagos atrasados de deudas, algunas de ellas que vienen desde el año 1997 y esto es bueno precisarlo. Yo al comienzo del Gobierno decidí asumir la responsabilidad y di instrucciones al Ministro de Educación muy claras para ir poco a poco, eso sí, no me pidan milagros. Si aquí todos ustedes se ponen de pie, los universitarios, un 10%, después de 6%, si se ponen de pie todos los trabajadores, a reclamar deudas pendientes, pasivos laborales; si todos ustedes me dicen Chávez tienes que pagarnos ya y si no, nos ponemos de pie. Bueno, tengo que decirles no puedo, busquen otro. Nadie les va a poder cancelar las deudas atrasadas durante tanto tiempo. Estoy comprometido con el país, no tengo compromisos con ningún sector económico, político, ninguna cúpula, mi único compromiso es con ustedes, pero si me van a poner contra la pared pues yo no voy a poder, nadie va a poder. Yo se que el partido Acción Democrática está tratando de movilizar, por allá les respondí; la Confederación de Trabajadores de Venezuela, por ejemplo, amenazó con un paro, les dije háganlo. Por supuesto, no voy a rendirme, yo voy a la calle, así lo dije desde no sé
423

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

donde. Los trabajadores venezolanos, ustedes trabajadores venezolanos verán a quien le van a creer más, si a las cúpulas de la CTV dominadas por el partido Acción Democrática ¿Cuándo la CTV protestó contra el ex-presidente Carlos Andrés Pérez por ejemplo? ¿Cuándo la CTV protestó contra el ex-presidente Jaime Lusinchi, contra la corrupción? Ahora, si la CTV quiere retar al gobierno y quiere llamar a los trabajadores a hacer una huelga nacional, háganlo, no voy a sacar ni un soldado a la calle, me voy yo, el único soldado va a ser Hugo Chávez. Ustedes venezolanos sabrán a quién van a seguir en este momento crucial de nuestra historia, si a las cúpulas adecas que destrozaron a Venezuela o a un nuevo liderazgo que honestamente y francamente yo lo encarno, y la vida misma, soy capaz de dar mi vida por Venezuela, no tengo interés en un solo bolívar, el único Bolívar, Simón, ese si, un máximo interés. No tengo interés en componendas ni negocios con nadie, si me piden mi vida, si a mi ustedes dicen Chávez tienes que dar tu vida ahora mismo y con eso se garantiza la felicidad de Venezuela, por Dios y mi madre santa que yo doy mi vida una y 100 veces por Venezuela, pero lo que no voy a tolerar son ni chantajes ni manipulaciones de ningún sector y yo estoy obligado a llamar a todos los sectores de la vida nacional a la cooperación, a la altura, a no estar chantajeando ni manipulando ni amenazando. No es tiempo de amenazas, no es tiempo de chantajes, no es tiempo de manipulación, ya hubo bastante de eso en Venezuela y veamos el resultado hermanos. Vamos a decirnos las cosas por su nombre y como son, pero olvidemos los intereses de grupúsculos o de sectores y pongámonos todos a trabajar por la reconstrucción y la recuperación del país que eso sí es lo importante. Entonces, a los profesores universitarios, estoy comprometido, lo he dicho, el Gobierno lo está haciendo, se han estado haciendo todas las gestiones posibles para comenzar a cancelar las deudas acumuladas, igual las del 20% de incremento decretado este año por nosotros y según me han informado, ayer los responsables de esto pues es seguro que antes de fin de año sea cancelado este asunto pendiente con ustedes, pero les llamo a la ponderación y a la cooperación, de todos modos con esto no estoy pidiéndole a nadie que no proteste, no, el que quiera protestar hágalo, eso si tengan conciencia venezolanos de quien está dirigiendo la protesta,
424

DISCURSOS PRESIDENCIALES

cuál es el interés de dirigir la protesta y cuál es el fin y el objetivo; ustedes tomarán su propia decisión, eso es lo más hermoso de este momento venezolano, que el pueblo, que el pueblo tome su propia decisión. Por otra parte también he conseguido el tema álgido, vidrioso, de la información veraz, vamos a comentarlo también sin pelos en la lengua. Como ustedes saben yo siempre me he pronunciado por una libertad de expresión total, plena, absoluta, sin cortapisas de ningún tipo. No avalo ni amparo ningún tipo de actitud para presionar a alguien, para limitar a alguien en su capacidad de decir cosas, de informar cosas, creo que la expresión que más he usado es aquella de la libertad de expresión absoluta, en eso creo, la practico y la respeto; ahora, también es cierto queridos amigos que aquí habido mucho cinismo al respecto, mucho cinismo dije y lo repito. Muchos de los que claman de libertad de expresión en Venezuela la han asesinado hace tiempo, ¿Acaso no hemos sido nosotros mismos testigos de esto en los últimos años? Hemos sido testigos con estos ojos todos los que estamos aquí, nadie puede negarlo, que alguien lo niegue; que alguien si aquí en Venezuela hablando de libertad de expresión, muchos dueños de medios han coartado incluso la libertad de sus propios periodistas; ojalá pudieran hablar los periodistas con libertad, sin temores, yo los invito a que lo hagan; yo tengo de mi trayectoria de los últimos años pasaron, periodistas vigilados, periodistas amenazados; desde la prisión recuerdo, aquí está uno, José Vicente Rangel, dos veces cerrado el programa “José Vicente Hoy” porque íbamos a hacer una entrevista filmada desde la cárcel, el Tribunal Militar ordenó cerrar en dos ocasiones ese programa y luego, persecución pero implacable durante cinco años, un veto. Yo estuve vetado, ¿Quién lo puede negar aquí?, durante cinco años y todavía en campaña electoral hubo cadenas y bloques que me vetaron y que se prestaron salvajemente a conciencia para mentir una y 1.000 veces, hablemos sin tapujos, es momento de decirnos las verdades. Entonces, hago un llamado a todos a que trabajemos la verdad pero con ética en función de la libertad de expresión auténtica plena y total; entonces la discusión en torno a la palabra veraz bueno ha generado incluso un grosero comunicado porque no tengo otra forma de decirlo, sino grosero comunicado de la Sociedad Interamericana de Prensa. Una
425

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

grosería, los voy a recibir pasado mañana, hoy me llamó alguien y me dijo que venía la SIP, yo quiero recibirlos, pero tengo que pedirles por adelantado si van a hablar con el Presidente de Venezuela, hablé en Washington con ellos, con un grupo de dirigentes de la SIP bueno los que le faltó fue decir que Chávez era el diablo pues, en una clara injerencia de asuntos internos de Venezuela, un país que se respete no puede tolerar eso y hay venezolanos que están instigando esto, hay venezolanos que le ponen en bandeja de plata a estos organismos internacionales para que tengan injerencia en los asuntos internos de Venezuela y parece que se sienten orgullosos. Deberían sentirse avergonzados porque si algo hay que defender pero con pasión es el principio que se llama la autodeterminación de los pueblos, la dignidad de un pueblo, los asuntos de los venezolanos los arreglamos los venezolanos, los asuntos de los norteamericanos los arreglan los norteamericanos, sin injerencia de nadie; los asuntos de los cubanos los arreglan los cubanos, ellos verán que hacer; con Colombia y con Brasil; igual cada pueblo es libre de autodeterminarse, sin presiones de ningún tipo ni de cañones militares si de bombardeos ni de injerencia ni de chantaje ni de presiones. ¿Hasta cuándo vamos a tolerar esto? Yo me pongo de pie ante el mundo y defiendo a Venezuela con pasión y llamo a todos a hacerlo porque es la madre patria, es la dignidad de un país, es la dignidad de un pueblo. Señores de la SIP estamos dispuestos a conversar, pero no aceptar chantajes, hace dos años atrás, cuando punteaba las encuesta comenzó, desde aquí, algunos editores de medios de aquí, a instigar allá y recuerdo un comunicado que prácticamente era en contra mía, prácticamente era en contra de Hugo Chávez, nombre y apellido. Eso no es libertad de expresión, eso es sencillamente abuso, una grosería pues. Ahora la SIP acaba de decir desde Houston, que en Venezuela hay peligro, algo de irrespeto a la libertad de expresión. Que presenten una sola prueba pues –bueno sí, perdón, tiene una, tiene una, en Venezuela en estos últimos ocho meses Monseñor, usted sabe, suspendieron un programa de radio y un programa de televisión y multaron a quien lo conducía, Hugo Chávez Frías, esa es la única mancha que hay aquí en Venezuela, en mi gobierno, en estos últimos meses, en contra de la libertad de expresión. Señores de la SIP sí es verdad, ustedes pueden decirlo, en Venezuela al Presidente
426

DISCURSOS PRESIDENCIALES

Hugo Chávez Frías, en funciones, el Consejo Nacional Electoral le suspendió un programa de radio y un programa de Televisión. Mire, yo le pregunté a todos esos Jefes de Estado, le pregunté a Jiang Zemin, que es un hombre de la experiencia más o memos de Luis Miquilena; le pregunté al Rey de España; le pregunté al Rey de Malasia, le pregunté a todos los Jefes de Estado ¿Usted tiene noticia si alguna vez en algún país que usted conozca a algún Jefe de Estado le suspendieron un programa de radio y televisión?, y todos me dijeron: “Que eso pareciera que es un récord”, eso como que no ocurrió nunca. Bueno, a mí me suspendieron ese programa. Entonces la SIP no tiene ninguna autoridad moral y si viene, yo les invito al Palacio , vengan, pero yo se los voy a cantar igualito. No tiene, señores de la SIP, ninguna autoridad moral, óiganlo bien, para arremeter de esa manera contra un pueblo que lo que ha hecho es conseguir sobre miserias, sobre sus dolores, un camino para salir de un atolladero. ¿Y dónde estaban ustedes señores de la SIP hace diez años atrás? ¿Dónde estaban ustedes señores de la SIP hace quince o veinte años atrás, cuando este país lo estaban saqueando? Lo robaron, lo masacraron, ¿Dónde estaban ustedes? Yo les invito, vengan aquí pero respeten a Venezuela, Venezuela merece respeto como ustedes lo merecen también, así que rectifiquen, nosotros no aceptamos presiones de ningún tipo, para eso el pueblo venezolano, soberano y libre, eligió una Asamblea Constituyente, cansado de tanto engaño, cansando de tanto chantaje y esa Asamblea es soberanísima. Ya decidirá la Asamblea Constituyente si va a determinar en algún artículo, va a quedar incrustado a nivel constitucional de que los venezolanos tienen derecho a la información veraz, ya lo decidirá la Asamblea y los venezolanos que no estén de acuerdo díganlo, yo lo he dicho, no estoy de acuerdo, pero es la opinión personal de Hugo Chávez, yo no voy a presionar pero ni el más mínimo a la Asamblea Constituyente para que lo borre o lo quite. Mi posición desde hace dos años atrás cuando este debate comenzó pues yo dije que no necesitaba calificativo la información, que vaya y que venga, yo he maniobrado con ella ustedes lo saben. ¿Cuántas cosas sobre mí no se ha dicho? Y hemos demostrado aquí en Venezuela, al menos en Venezuela han fracasado, porque aquí hay dueños de medios y editores que han tenido proyectos políticos. El
427

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

año pasado por primera vez de manera descarada periódicos enteros y televisoras enteras se decidieron por un proyecto político y utilizaron de manera inmoral el poder de un medio para arremeter contra alguien o para favorecer a otra persona, eso nunca había ocurrido aquí antes, pues ocurrió; esa es una verdad, que alguien se pare y me diga: “estás mintiendo Chávez”. Entonces señores de la SIP, en resumen, sólo la Asamblea Constituyente y el pueblo venezolano, porque recuerden ustedes que última instancia aquí está el borrador del proyecto, fíjense que ayer fue que recibí este proyecto, llegando al país, me entregaron una copia del proyecto de Constitución y por ahí he leído alarmado también, pero bueno respeto que hay algunos sectores que han emitido opiniones, no sé si a nombre de alguna institución o es una expresión personal, motivo de la pasión del momento, pero sería nefasto que porque alguna palabra no se incluya, porque sería, eso sería el extremo del sectarismo y del egoísmo también, a lo mejor, depende del tema que hablemos, pero por lo mismo del sectarismo pues; es decir, si la palabra bolivariana no la incluyen en la Constitución entonces yo voy a votar por el No y voy a llamar a que voten por el No. Si algo se requiere de todos los sectores y aquí no hay ningún sector que sea invulnerable a la palabra, a la reflexión profunda, porque todos somos seres humanos igualitos, no hay distinción ni privilegio de nadie, tenga uniforme, tenga sotana o esté de civil, todos somos iguales. Entonces yo tengo que hacer un llamado como Jefe de Estado ahora que estamos en la fase final de la Asamblea y donde parece que se están soltando los diablos y cada quién quiere que le ponga en la Constitución lo suyo; así no se hace nunca un país, así se destroza un país hermanos. Discutan, cada quién que hable, cada quién que diga, cada quién que luche por lo que cree, pero se trata del interés de un colectivo que va muchísimo más allá que el interés de un particular, sino hagamos veinte Venezuela, los que quieran vivir según libre mercado váyanse; los que quieran el comunismo; los que quieran qué sé yo, el aborto; los que no quieran el aborto. ¿Entonces vamos a partirnos en pedazos?, no. En su última proclama, muriéndose ya Bolívar en Santa Marta dijo: “Mis últimos votos son por la felicidad de la patria, todos debéis trabajar por el bien
428

DISCURSOS PRESIDENCIALES

inestimable de la unión”, los militares empuñando su espada en defensa de las garantías sociales, los sacerdotes elevando sus oraciones al cielo, los pueblos obedeciendo al Gobierno para librarse de la anarquía, en el fondo la unión; en este momento, más que nunca antes, cuando tenemos una oportunidad histórica de enrumbar el país lo que se requiere es la unión aceptando las diferencias, pero si cada uno va a comenzar a halar a su lado, a presionar, a exagerar su posición, a radicalizarla, no hay Venezuela posible, lo que hay por delante es el caos, el fin, el acabose. Así que yo, preocupado como estoy que hacer un llamado como venezolano, como soñador y luchador de estos caminos a la unión, a la discusión, pero con criterio de unión y de que hay que ceder. No es momento de clavar una estaca y decir de aquí no me muevo. No, defendamos con pasión lo que queremos y lo que creemos, pero no empecemos a amenazarnos unos a otros, porque así no vamos a llegar a ninguna parte, pero sí vamos a llegar y a muchas partes, estoy seguro de la buena fe, de la buena voluntad, de la inmensa mayoría de todos los venezolanos, solo que este momento es de discusión, de democracia plena, aquí a nadie se le está presionando y eso es bueno y todo el mundo está exponiendo sus ideas, eso es maravilloso, pero nunca hay que perder de vista el camino de la reintegración del país, aceptando las diversidades. La Asamblea Nacional Constituyente tendrá la altísima responsabilidad de oír a todos y de tomar una decisión. Ahora, fíjense ustedes, aceptando que me he pronunciado y me sigo pronunciando de la misma manera en cuanto al mismo tema, pero no voy a hacer de esto un punto de honor. Así que yo vuelvo a hacer un llamado a los editores a los periodistas, a todos los sectores nacionales a discutir esto sin pasiones, como se dice, no vamos a hacer una tormenta en un vaso de agua, la Asamblea decidirá y lo que la Asamblea decida y el pueblo ratifique, pues tendremos que respetarlo y seguir luchando y más nada. Y aquí no hay ninguna intención y nadie tiene, repito, fuerza moral para decir ni así de que en Venezuela hay un Gobierno instigando o impulsando el respeto a las libertades de prensa o de información. ¡Nadie! Todo lo contrario, hasta hace poco sí la hubo, por eso hablaba de cinismo, hasta hace pocos minutos, aquí hubo Gobiernos que establecieron control de cambio y no le daban dólares a algunos medios porque eran
429

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

críticos. ¿Estoy mintiendo señores periodistas? Alguien que se pare y me diga eres un mentiroso Chávez. Que venga aquí algún dueño de medios y me diga es una mentira. Aquí se llegó y todavía, no sé va hacer listas negras en la gerencia de administración de algunos medios de comunicación, lista negras de aquellos que no pagan publicidad en ese medio. ¿Les estoy mintiendo señores? banqueros, industriales, ustedes saben que es verdad lo que yo estoy diciendo, entonces ya basta de meternos mentiras, ya basta del cinismo, que eso hundió al país. Aquí había Gobiernos que ordenaban a los ministros, a las fundaciones, a las corporaciones, a las gobernaciones, bueno, no publicar nada, retirarle la publicidad a algún medio porque era crítico. Aquí se llegó a abrir juicio militar o a interrogar periodistas o dueños de medios, porque le daban espacios a algún opositor que decía tal o cual cosa. ¿Quién ha visto en estos nueve meses que se ha citado a alguien o se ha presionado a alguien? Y si alguien del Gobierno lo hace, pues contará con mi reprobación y mi llamado a la normalidad inmediatamente. Bueno, así que el tema vamos a discutirlo, pero eso sí, aquí, los venezolanos, digámoslo en familia lo que queremos, y la decisión será de Venezuela y no aceptamos chantajes ni amenazas ni presiones de nadie, de ningún tipo. Lo mismo, Monseñor, el tema del aborto, usted lo sabe Su Santidad el Papa, lo saben diversos obispos con los que he hablado en el mundo, yo, Hugo Chávez, estoy en contra del aborto, y no es que lo diga, lo he demostrado, y cuando en situaciones familiares o de amistades se han presentado casos donde mi opinión es valida, he mantenido mi posición firme y que venga lo que venga y que pase lo que pase, pero esa es la posición de Hugo Chávez, yo no puedo imponerle eso a todo un país; lo que si debo hacer yo es abrir la discusión ante el país, pedagógica. Porque fíjense, yo ayer estuve hablando con varios médicos, no sólo por mi malestar, sino también preguntando, me explicaba uno de ellos, por ejemplo que ustedes saben que hay en Venezuela más de un millón de damas que tienen un dispositivo intrauterino, me explicaba un médico, a lo mejor yo estoy equivocado, me corrigen, aquí hay varios médicos, si me equivoco corríjanme ya, de una vez, porque no quiero generar confusión en la población, pero el dispositivo intrauterino, me explicaba un médico, evita
430

DISCURSOS PRESIDENCIALES

que el óvulo, una vez unido con el espermatozoide, lo que hace es bloquear e impide que el óvulo, una vez tocado por el espermatozoide, se anide en el útero y forme el embrión. Aprendí bien la lección, fue un buen maestro el médico que me explicó ayer. Entonces, esa es una opinión científica que hay que considerar, también hay razones éticas morales y religiosas que hay que tomar en cuenta, morales, religiosas, es decir, un problema que no es fácil, en el mundo entero hay una discusión, hay una masa de gente, una corriente en contra del aborto, perdón, donde yo me inscribo, hay otra a favor del aborto, hay movimientos feministas de millones de mujeres en el mundo que dicen, que ese es un derecho de la mujer, y tienen sus explicaciones; yo lo que creo es que hay que discutir esto de manera pedagógica y no ponernos ahora a dividir el país en dos partes. No vamos a darle cabida a todas las corrientes, oigamos la opinión de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, que la conocemos perfectamente y yo la comparto, Código de Derecho Canónico, Aborto, dice: “Quien lo procura, realizado efectivamente, incurre en pena de ex comunión, debe ser expulsado del Instituto de Vida Consagrada”, dice el Derecho Canónico. Ahora, también aquí hay mucho cinismo, no en el Derecho Canónico, en la sociedad. Pero cuántos abortos no hay diariamente en hospitales, en clínicas, a la vista de todos, entonces ahora no podemos ponernos a amenazar con excomunión, porque eso es peligroso. Si la iglesia Católica decide aplicar este Código, es como los reglamentos militares que dicen aquello que “el oficial que entre a caballo por la mitad de un pueblo será sancionado si no va por el lado derecho”; bueno, ese era un reglamento quizás aplicable en otra época, ahora eso se ha cambiado, yo digo que hay que cambiar esto, esto es para mí como católico y cristiano, es palabra de la iglesia. Pero si la Iglesia se pone a amenazar con ex comunión, pues tendrá que hacerlo con millones, en Roma mismo. Entonces cuidado con esas posiciones. A mis buenos amigos la bendición, señores obispos de la Iglesia Católica, y a todos las corrientes religiosas, etc., pero vamos a discutir esto con calma, sin amenazas, sin estar tirándonos las cosas, el Derecho Canónico, uno, y el otro la Constitución. Yo sí creo y estoy a favor de que se proteja la vida humana, quién no va estar a favor de esto, incluso desde su concepción misma. Ahora, hay una discusión científica muy importante,
431

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

a partir de cuando es la concepción, así que yo propongo que este tema, igual propuesta pudiera ser válida para el de la información veraz, no tiene por qué ser un tema que quedó inserto a nivel constitucional, en la Constitución no puede aparecer todo eso. Propongo, ustedes saben que la Constitución, y yo creo que este es un tremendo proyecto de la Constitución, estuve leyendo el preámbulo, los primeros títulos, fíjense ustedes el preámbulo, no puede ser justo que alguien por una palabra o por un artículo vaya a estar en contra de todo esto. El Preámbulo, la puerta de entrada de la Constitución, dice: “El pueblo de Venezuela, inspirado por sus poderes creadores, y por los grandes sentimientos de amor, necesarios para emprender todo proceso de cambio, representado por la Asamblea Constituyente, invocando la protección de Dios y guiado por la doctrina y acción de Simón Bolívar, el Libertador; reconociendo la preexistencia de los pueblos indígenas como habitantes originarios del país y raíz primigenia de nuestra nacionalidad, comprometido en un proceso de refundación de la República, a través de profundas transformaciones destinadas a establecer una sociedad democrática, soberana, responsable, multiétnica y pluricultural, constituida por hombres y mujeres iguales; por niños y niñas que son el interés superior del Estado, en correspondencia con los valores de pertenencia, de identidad nacional para sostener inalterable la independencia e indisoluble integridad de la Nación, de su espacio geográfico, asegurar el derecho a la vida, la libertad, la justicia social, la igualdad sin discriminación ni subordinación por razones de conciencia o de carácter social, estado civil, político, religioso, económico, genero, edad, discapacidad o de cualquier otra índole, consolidando un estado de derecho mediante el imperio inexorable de la justicia. Este es el preámbulo, esta es la puerta de entrada de la Constitución, y hay otras cosas. El articulo primero de la Constitución dice: “se constituye en un estado democrático, social, de derecho y de justicia”. Y este es un término nuevo que yo no sé si existe otra Constitución del mundo: el estado de justicia, además del derecho. En fin, pues, una Constitución discutida, producto de opiniones de mucha gente que ahora está en plenaria y espero y estoy seguro que será aprobada en Asamblea en las próximas semanas y antes de fin de año debemos hacer un referéndum para que el pueblo la
432

DISCURSOS PRESIDENCIALES

apruebe o no; verá el pueblo si la aprueba o no. Ahora, yo de una vez llamo al pueblo a aprobar esta Constitución. Yo comienzo mi campaña por el “Si” y espero que no vayan a suspendernos ahora las cadenas o a decir que no puedo tampoco hacer esto. Sería el colmo de los colmos, como ya hay sectores amenazando por luchar por el “No”, Hugo Chávez, venezolano empieza a luchar por el “Si” desde hoy, y según conversé anteayer con don Luís Miquilena, Presidente de la Asamblea Constituyente va a fijar la fecha del referéndum y es posible que sea el 15 de diciembre, la fecha del referéndum. No tiene por qué ser domingo, puede ser cualquier día, la Asamblea tiene potestad para decretar un día feriado, el gobierno la apoya, el país la apoya y hacemos un referéndum, puede ser el 15 de diciembre. El 16 de diciembre yo espero que las correcciones que se hagan en las semanas que vienen, que restan todavía, con los aportes que haga mucha gente, todavía hay tiempo de hacerlo, por supuesto, nosotros aprobemos esta Constitución Nacional de la República de Venezuela, de la V República venezolana y llamo a los que no estén de acuerdo con una u otra parte para que sigan luchando por lo que quieren, pero tampoco vamos entonces, repito, como ya lo dije hace unos minutos, a colocarnos en contra de toda la Constitución, de una Constitución republicana, democrática, de avanzada, habría que revisar por ejemplo el título de los Derechos Sociales, de los Derechos de la Familia, porque soy incluso más radical que esa posición respetable de que hay que proteger la vida desde se concepción, es decir, desde que ya se forme la vida en el vientre de una mujer. Yo soy más radical incluso. Yo digo que hay que proteger la vida incluso ante de la concepción. Ustedes jóvenes de quince años por ejemplo, de dieciseis como mi hijo Hugo Rafael, de veinte como Rosa Virginia mi hija, o de dos como Rosinés, pues algún día Dios mediante van a concebir hijos. Así que hay que protegerlos a ustedes, los niños de hoy, los jóvenes de hoy estudien, que se formen para que cuando tengan hijos los eduquen desde los primeros días en su hogar, no sean analfabetas o ignorantes. Los jóvenes profesionales de hoy que se quieran casar pero que no tiene trabajo o que no tienen viviendas, hay que proporcionarles viviendas, trabajo, para que puedan formar un grupos familiar. Y antes de
433

1999 AÑO DE LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA

concebir, por obra de Dios y la naturaleza y de su amor, sus hijos en el futuro estén consolidados como familia. Pero bueno, discutamos, vuelvo a la expresión y decida el pueblo venezolano, libre de presiones, libre de chantajes, libre de campañas que tiendan a radicalizar posiciones, vamos a discutir científica, ética, moralmente. Muchos de lo que se rasgan las vestiduras a nombre de la libertad de expresión, han sido asesinos de la libertad de expresión. Y muchos de lo que se rasgan las vestiduras en contra del aborto, de estas cosas, también han sido, han amparado no sólo abortos si no asesinatos, genocidios, ven el hambre que les pasa por delante, ven los niños miserables y son incapaces de mover una paja, también eso es cinismo, porque igual hay que proteger el embrión, a los niños que andan deambulando por las calles, a los jóvenes que andan sin escuelas. Todo eso es la vida, como lo decía yo en mis palabras encendidas, en la UNESCO, cuando me pidieron hablar de la paz, dije: “vengo a hablar de paz, pero óiganme todos, yo una noche agarré un fusil y salí a medianoche contra el Palacio de Gobierno”. Y muchos dicen: ¡Horror, violencia! Sí, y la explotación y el hambre y la miseria, ¿Qué violencia es esa? ¿Cuántos mata todos los días en el mundo? Así que dejémosno de cinismo y digamos las cosas con verdad; lucharemos por lo que creemos sin cinismo, sin dobles posiciones, sin rasgarnos las vestiduras, como santones. No, vamos a hablar las verdades que es