Está en la página 1de 32

Análisis. El Clasicismo.

El Clasicismo
Asignatura: Análisis (5º y 6º EEPP)

Curso 2009-2010
CIEM Federico Moreno Torroba. Madrid
Profesor: Santiago Rodiño
Análisis. El clasicismo

CARACTERÍSTICAS GENERALES
1. Ideas musicales breves, periódicas y articuladas.
A diferencia del estilo barroco que suponía normalmente un discurso continuo, envolvente e
indiferenciado.

El paradigma son las estructuras breves de cuatro compases aunque también eran utilizadas
de cinco compases o de seis. A medida que se desarrolla el clasicismo, la estructura de cuatro
compases se va imponiendo hasta que, en 1820, su supremacía ya es muy clara.

Ya sean cuatro, cinco o seis compases, lo importante era la ruptura periódica de la


continuidad. Así como observábamos en invenciones y fugas que pese a las secciones
compositivas (temas y episodios) todo formaba parte de un continuo en el que
ocasionalmente aparecía alguna cadencia intermedia y que no definía la forma musical, en el
clasicismo ocurre todo lo contrario. Y es que si se puede establecer un punto de partida para la
evolución del barroco al clasicismo, no estará desde luego en los géneros contrapuntísticos del
barroco sino en la música de danza, es decir los movimientos de la suite barroca. Por varias
razones, y la periodicidad es una de ellas.

2. Gusto por la simetría.


El fraseo articulado (breve y periódico), trajo como consecuencia más alteraciones respecto a
las características de la música barroca, y una de las más importantes es el gusto por la
simetría, derivada evidentemente de la periodicidad.

La simetría además sirve de elemento de unión y conductor entre frases tan variadas que
parecen aparentemente inconexas.

3. Variedad de estructuras rítmicas.


Estructuras rítmicas muy variadas, que fluyen y se intercambian con gran facilidad y lógica. Eso
se traduce en frecuentes transiciones rítmicas, transformaciones métricas y cambios de
pulsación.

El Clasicismo Página 2
Análisis. El clasicismo

4. Variedad de gamas dinámicas.


En el preclacismo y el clasicismo, por ejemplo, se "inventan" conceptos como el crescendo o el
diminuendo, el fortepiano y los sforzandos. La variedad de estructuras rítmicas y dinámicas es
resultado de la necesidad, para dar interés a estructuras muy estables desde el punto de vista
armónico.

EJEMPLO 1. Beethoven. Ecossaise Woo 23.

El Clasicismo Página 3
Análisis. El clasicismo

5. Tonalidad, modulación y forma musical en el clasicismo.


El nuevo estilo de variedad y contraste rítmico, dinámico y articulado permitía componer
grandes secciones de gran sencillez y estabilidad armónica que se sostenían musicalmente,
algo nunca visto antes ni después del clasicismo. De ese modo, la modulación adquiría un tinte
dramático que los compositores supieron apreciar y utilizar. La estabilidad en una tónica
inicial era la mejor manera de que cualquier alejamiento de ella se convirtiese en un
verdadero acontecimiento musical, generador de tensión. Algo muy diferente de la
modulación continua barroca. Este alejamiento de la tónica casi siempre llevaba a la región de
la dominante (o del relativo mayor) creando una tensión musical que no se resolvía hasta que
el regreso a la región de la tónica quedase completamente establecido.

Este juego de equilibrio tonal Tónica-Dominante-Tónica es la esencia de la forma de sonata en


todas sus variantes y de todas las demás formas musicales, pequeñas y grandes, del clasicismo.

6. El contraste y el efecto dramático.


Ya sea mediante la utilización de temas contrastantes entre la región de la tónica y la región de
la dominante (para resaltar el efecto de la modulación) o mediante el uso de partes
contrastantes dentro de un mismo tema (para crear interés en un entorno armónico sencillo)
el contraste es una característica esencial dentro del estilo clásico.

Se potencia así el efecto dramático (teatral) que siempre se asocia a la música del clasicismo. A
diferencia de la expresión estática de los afectos del barroco o de los sentimientos del
romanticismo, si algo caracteriza al clasicismo es la expresión objetiva y dinámica del
movimiento y el conflicto entre secciones, temas, ritmos, dinámicas, etc. Como si se tratara de
personajes diferentes que interactúan, entran en conflicto y lo resuelven dentro de un
escenario que es el tiempo.

7. Caracterización de las partes del compás.


Otra herencia de la música de danza y de la suite barroca que no comparten las formas
contrapuntísticas. Sería impensable en el clasicismo re-exponer un tema comenzándolo en la
tercera parte de un 4/4 si el tema inicial empezaba en la primera parte del compás. Esto que
tantas veces encontramos en el barroco ya no es posible, porque la regularidad, el equilibrio y
la simetría que tanto gustan no lo permitiría. En el clasicismo definitivamente el ritmo de
organiza en patrones absolutamente regulares que la mayor parte de las veces están
íntimamente ligados a la estructura de los compases escritos.

El Clasicismo Página 4
Análisis. El clasicismo

EJEMPLO 2. W. A. Mozart. Sonata nº9. K 311. 1er movimiento

El Clasicismo Página 5
Análisis. El clasicismo

1.ANÁLISIS FORMAL.
Durante el estudio del barroco hemos analizado obras de distinta forma musical: Los corales,
cuya forma musical estructurada en versículos estaba condicionada por el texto. Las danzas de
la suite, de estructura dividida en dos grandes secciones que a su vez se articulaban en frases
más o menos periódicas. Las invenciones, de carácter continuo y contrapuntístico en el que se
alternaban exposiciones del tema y episodios de progresiones armónicas modulantes.

Ahora profundizaremos más en el estudio de la forma, aprovechando que el análisis armónico


resulta normalmente más fácil y que las técnicas contrapuntísticas e imitativas pierden gran
parte de su protagonismo.

1.1 Forma musical


Una composición musical es un conjunto organizado de ideas musicales que se desarrollan en
el tiempo. Estas ideas musicales están formadas, a su vez, por diferentes elementos musicales
(armónicos, melódicos, rítmicos, tímbricos, dinámicos, etc.) que por su cercanía, proximidad
musical u homogeneidad se perciben como un conjunto unitario de elementos.

La organización en el tiempo de las ideas musicales constituye la forma musical. En el análisis


formal podemos encontrarnos varios sustratos o capas (No siempre los mismos, dependerá de
la obra a analizar):

- Las secciones.
- Las secciones pueden dividirse en frases.
- Las frases pueden dividirse en semi-frases o periodos.
- Los periodos pueden dividirse en sub-periodos.
- Los subperiodos pueden dividirse en motivos.

Esta división a varios niveles es muy característica del clasicismo debido al discurso altamente
articulado. Si tomamos como punto de partida la idea de cuatro compases, podemos
encontrarnos con muchas posibilidades.

• Que esa idea de cuatro compases constituya de por sí una frase.


• Que esa idea de cuatro compases esté asociada a otra y se consideren dos periodos de
una frase total de ocho compases.
• Que sea un subperiodo de una frase total de 16 compases, dividida en dos periodos,
divididas en dos subperiodos cada una, etc.

El Clasicismo Página 6
Análisis. El clasicismo

EJEMPLO 3. Mozart. Sonata 11, K331.

Esta clasificación fraseológica no es un mero problema de nomenclatura. Del análisis que hagamos
dependerá nuestra interpretación ya que, por ejemplo, no es lo mismo un punto de articulación que
separa dos frases diferentes que uno que divide en dos una sola frase unitaria. No se interpreta con
la misma intención el primer caso que el segundo. Por tanto, DE NUESTRO ANÁLISIS DEPENDERÁ
NUESTRO FRASEO AL INTERPRETAR LA OBRA.

(Ampliación en cuaderno de análisis, páginas 30 y 31)

El Clasicismo Página 7
Análisis. El clasicismo

1.2 Funciones de estructuras musicales (secciones, frases...) dentro de la


forma musical clásica.
(Cuaderno de análisis, páginas 10 y 11)

- Introducción. Fragmento que tiene el papel de preparar el material principal antes de que se
exponga. En ocasiones contiene elementos que luego pueden formar parte del material
temático.

EJEMPLO 3. Obertura de "La flauta mágica". Mozart

El Clasicismo Página 8
Análisis. El clasicismo

- Presentación temática: Zonas estables armónicamente en las que captamos la presencia de


materiales musicales muy característicos que atraen nuestra atención y son fáciles de retener
en la memoria. Ver ejemplo 3.

- Transición (Puente): Fragmentos de la obra en los que lo importante es la sensación de


movimiento desde una situación estable anterior hasta otra posterior. Se capta fácilmente que
en estos fragmentos el compositor no subraya el material en sí, sino el efecto de traslado de
un punto a otro. En ocasiones estos fragmentos son modulantes, pero no tienen por qué serlo
siempre. Ver ejemplo 2

- Zona cadencial: Pasajes compuestos de tal manera que se oyen como conclusión de
secciones importantes. Refuerzan la tonalidad.

EJEMPLO 4.Mozart. Sonata nº16 K54

- Desarrollo: Zonas inestables en las que los materiales temáticos se suelen presentar
fragmentados y transformados. (Más información en el capítulo de análisis armónico, el
lenguaje modulante del desarrollo)

El Clasicismo Página 9
Análisis. El clasicismo

- Coda: Similar al epílogo de un libro. Situada al final de un fragmento o de una obra añadido
por razones de equilibrio o expresivas. Para que un fragmento final sea considerado coda y no
un apéndice añadido de la última frase, debe ser independiente.

EJEMPLO 5. Haydn. Sinfonía 85 ("La reine"). 2º movimiento. Arreglo para piano.

El Clasicismo Página 10
Análisis. El clasicismo

1.3 Terminología
1.3.1 DELIMITACIÓN DE UNA IDEA MUSICAL.

- SECCIÓN MUSICAL: Parte de una obra normalmente de estructura compleja y extensión


variable que puede integrar varias frases. Dependiendo del tipo de forma o de las dimensiones
de una obra podemos encontrarnos desde amplias secciones de estructura compleja (con
varias frases compuestas de periodos) hasta secciones que se reducen a una sola frase
sencilla.

- FRASE MUSICAL: Ciclo completo de una idea melódico-armónica, integrado por ideas
parciales (periodos, subperiodos, motivos).

- ICTUS INICIAL: Primer pulso acentuado de la idea musical. (Ictus, en prosodia, acento
métrico)

- ICTUS FINAL: Último pulso acentuado de la idea musical.

- COMIENZO TÉTICO: Cuando el comienzo de la idea coincide con el ictus inicial.

- COMIENZO ANACRÚSICO: Cuando el comienzo de la frase es anterior al ictus inicial.

- COMIENZO ACÉFALO: Si el comienzo es inmediatamente después del ictus inicial. Es decir, a


contratiempo, pero aún dentro del pulso acentuado.

- FINAL DIRECTO: Cuando el final de la idea coincide con el ictus final.

- FINAL INDIRECTO: Cuando el final de la idea es posterior al ictus final. Final en acorde de
sobretónica.

- EXTENSIÓN DE LA IDEA Y SUS DIVISIONES: La extensión en número de compases de las ideas


es variable y se cuenta desde el ictus inicial hasta el ictus final.

El primer compás que se cuenta como parte de una idea es el del ictus inicial. Es decir, en un
comienzo anacrúsico, el compás en el que comienza la música (la anacrusa) no se cuenta como
parte de la idea. El compás en que figura un ictus final debe considerarse entero (a efectos de
contabilidad) como parte de la idea a que pertenece dicho ictus.

- TIPOS DE IDEAS: Una frase (o periodo) puede ser BINARIA: Cuando consta de dos divisiones
principales. Por ejemplo dos periodos. TERNARIA: Cuando consta de tres divisiones principales.
CONCLUSIVA: Cuando la cadencia final es conclusiva. Perfecta o plagal. SUSPENSIVA: Cuando la
cadencia final es suspensiva. Imperfecta, rota o semicadencia. SIMÉTRICA: Cuando todos sus
componentes tienen el mismo número de compases. ASIMÉTRICA: Lo contrario.

El Clasicismo Página 11
Análisis. El clasicismo

1.3.2 ESTUDIO DE LA ASIMETRÍA.

La asimetría entre frases musicales o entre componentes de una misma frase puede deberse a
uno de estos factores:

1. DOBLE FUNCIÓN POR ELIPSIS. Se produce cuando el ictus final de una frase coincide con el
ictus inicial de la siguiente. Por esa razón podemos encontrar dos frases de cuatro compases
que ocupen en total solamente 7 compases. Diremos entonces que la primera ocupa 3 (+1)
compases y la otra 4 compases. Los compases señalados entre paréntesis cuentan para
estudiar la idea aislada pero no para el cómputo total de compases. Ver ejemplo 6.

2. CONTRACCIÓN RÍTMICA. El ritmo de un grupo de notas se contrae por reducción de sus


valores, con lo cual dos compases se pueden fundir en uno.

EJEMPLO 6. Beethoven, Sonata nº 3. (Op.2, nº3)

El Clasicismo Página 12
Análisis. El clasicismo

3. DILATACIÓN RÍTMICA. Lo contrario de lo anterior.

EJEMPLO 7. Beethoven, Sonata nº 1 (Op2, nº1)

4. ECO. Repetición inmediata de un grupo de notas, de forma que se imite el fenómeno


acústico a que hacer referencia la denominación. Sólo cuando aumenta el número de
compases es causante de asimetría.

EJEMPLO 8. Beethoven, Sonata nº 18 (Op. 31, nº3)

El Clasicismo Página 13
Análisis. El clasicismo

5. APÉNDICES. Fragmentos más o menos extensos suplementarios (añadidos al final de la


frase) que normalmente redondean la función tonal determinada de un periodo,
habitualmente la de dominante o la de tónica.

EJEMPLO 9. Haydn. 12 piezas fáciles para piano. Nº2

El Clasicismo Página 14
Análisis. El clasicismo

6. AMPLIFICACIONES. El contenido de alguna idea musical es amplificado -con frecuencia, por


medio de modulaciones, repeticiones o progresiones- para aumentar su expresividad. La
asimetría por amplificación es frecuentísima especialmente en la re exposición de frases.

EJEMPLO 10. Beethoven. Sonata Op2 nº2. (2º tiempo)

El Clasicismo Página 15
Análisis. El clasicismo

1.3.3 CLASIFICACIÓN Y DENOMINACIÓN ANALÍTICA

• Como norma general designamos a cada frase con una letra mayúscula.

• Si dos frases son iguales entonces las dos llevarán la misma letra. AA

• Si la segunda frase se parece a la primera, es una variación de ella o un desarrollo de


ella pero la esencia de las dos se reconoce como la misma, entonces designaremos a la
original A y a la frase derivada de esta A'.

• Si una segunda frase está generada con material claramente diferente al de la primera
entonces la primera será A y la segunda B. Si hay una tercera C, D...etc.

• Normalmente, cuando varias frases pertenecen a la zona de exposición de la tónica,


todas se designan con la letra A, y si son lo suficientemente diferentes entre ellas
como para considerar que sean A, A', A'', se utilizan subíndices, A1, A2, A3. De la
misma manera en la zona de la dominante o el relativo mayor: B1, B2, B3...etc.

• Las semifrases se designan con la misma letra de la frase a la que pertenecen, pero en
minúscula y con su correspondiente subíndice: Por tanto, una frase A binaria constará
de dos semifrases, que si son diferentes serán a1 y a2. Si la segunda es variación de la
primera serán a1 y a1'.

• En caso de haber más niveles de estructura (periodos o subperiodos) habría que ver si
resulta necesaria la clasificación y nomenclatura, y buscar alternativas, porque no hay
nada establecido en ese sentido.

• En caso de querer señalar motivos o células recurrentes a lo largo de la obra,


simplemente se señalan como motivo 1, motivo 2, célula del motivo 1, célula del
motivo 2, etc, independientemente de la frase en que se encuentren, porque pueden
ser material común a otras partes de la pieza.

El Clasicismo Página 16
Análisis. El clasicismo

1.4 Formas musicales del clasicismo (I).


Muchas piezas breves están organizadas de manera que su estructura queda articulada en dos
o tres secciones. Unas veces esas secciones se reducen a una frase, otras veces son un
encadenamiento de frases y a veces pueden responder a una sucesión de bloques más
complejos.

Entre esas distintas zonas suelen establecerse contrastes en cuanto a material, armonía,
disposición de temas o motivos, tímbrica, ritmos, etc. Las estructuras más habituales que nos
encontraremos son las siguientes:

- Tipo primario. Correspondiente a una sola sección (A) o a la repetición exacta de la


misma (A-A).

- Tipo binario. Correspondiente a dos secciones (A-B) o a la repetición de la primera con


alguna variación significativa (A- A’). En ocasiones después de la parte B hay una
reexposición parcial de A.

- Tipo ternario. Correspondiente a tres secciones. (ABA, AAB, ABB, ABC). De todas ellas
la más habitual es el tipo ABA, con la reexposición íntegra de la primera idea.

- Tema y variaciones. En este contexto se llama "tema" al modelo original sobre el que
luego se construyen las variaciones. Este modelo suele responder a uno de las formas
breves ya expuestas. Las variaciones pueden modificar el modo (pasar de modo mayor
a menor y viceversa), la densidad, la ornamentación melódica, la armonía
(puntualmente, nunca en rasgos generales), el ritmo (la métrica interna e incluso el
compás), la tesitura o el registro, la textura, etc.

(Más información en Cuaderno de análisis, páginas 20 y 90)

El Clasicismo Página 17
Análisis. El clasicismo

2. ANÁLISIS TEMÁTICO
Elementos temáticos:
En el clasicismo el concepto de idea o frase musical no tiene porqué estar ligado al concepto
de tema. Es, decir, que distinguir en una sección musical tres frases diferentes no significa que
el material temático de las tres sea diferente o contrastante entre sí. Puede ocurrir, pero
puede que no.

Así que por un lado está el análisis de la organización fraseológica y formal, y por otro lado, el
análisis del material temático generador de dichas frases.

Llamamos elementos temáticos a los motivos o células principales de una obra que generan,
mediante su repetición o desarrollo, las ideas musicales.

Definimos el motivo como una idea musical básica e indivisible (desde un punto de vista
formal) de la composición. Puede ser de carácter rítmico, melódico, armónico, dinámico, etc.

Llamamos célula a elementos o diseños especialmente breves que fuera de su contexto


pierden su sentido musical, pero que de alguna manera se reutilizan en motivos
transformados o en nuevos motivos.

¿A qué llamamos tema? No es fácil dar una definición exacta de tema por la ligereza y la
facilidad con que se usa el término en la tradición analítica, lo que por otro lado, complica y
enreda bastante el resultado final.

Definiremos tema como una frase (simple o compuesta) de carácter expositivo, es decir,
estable tonalmente y de personalidad muy definida, de manera que se convierte en
referencia para el oyente.

Además de aparecer en su forma original, los temas son a menudo re-expuestos en su


totalidad, pero también transformados o fragmentados.

Los mayores problemas en torno al concepto de tema surgirán con el análisis de la forma de
sonata, porque tradicionalmente se confunde el tema con una sección tonal, lo que dificulta
en gran medida el análisis de, por ejemplo, la mayoría de las sonatas de Haydn.

(Ampliación en Cuaderno de análisis, páginas 46 y 47)

El Clasicismo Página 18
Análisis. El clasicismo

3. ANÁLISIS ARMÓNICO: LA ARMONÍA EN EL CLASICISMO.

3.1 El papel estructural de la cadencia


La cadencia en el clasicismo presenta dos aspectos importantes. Como ya he dicho, es la base
al principio, de la invención melódica. Al mismo tiempo es el medio más importante en la
forma conclusiva. La cadencia establece la tonalidad de forma clara y estable cuando es
necesario. Pero cuando, después de una sección en una tonalidad una nueva cadencia modula
y establece otra, su efecto es muy poderoso y se convierte en un punto de inflexión, de
decisiva importancia estructural en las formas clásicas.

3.2 Tres lenguajes armónicos diferentes.


La simplicidad de los temas clásicos, circunscritos a una armonía clara y de carácter cadencial,
empieza a crear la conciencia de la tonalidad estable en el oyente, logrando de ese modo que
el cambio de tonalidad sea un hecho percibido ya conscientemente. En las formas clásicas, al
haber planos temáticos, secciones de transición y desarrollo, así como de desarrollos
propiamente dichos, hablan en tres lenguajes armónicos diferentes.

- Lenguaje armónico estable y cadencial. Exposición de temas.


- Lenguaje armónico dirigido. Puentes/transiciones entre zonas expositivas. En muchas
ocasiones (pero no siempre) se trata de una modulación de una tonalidad a otra.
- Lenguaje armónico divagador. Pasando por varias tonalidades sin llegar a establecer
casi nunca un centro tonal fuerte. Aleja el discurso lejos del área de influencia de la
tónica para volver sólo al final a ella, por medio de la dominante.

Relacionando las diferentes funciones que puede desempeñar una idea musical y su lenguaje
armónico tendríamos:

-Introducciones: Lenguaje armónico divagador.

-Zonas expositivas: Lenguaje armónico estable y cadencial.

-Transiciones: Lenguaje armónico dirigido

-Desarrollos: Lenguaje armónico divagador

- Zona cadencial: lenguaje armónico estable y cadencial.

- Coda: Lenguaje armónico estable y cadencial.

El Clasicismo Página 19
Análisis. El clasicismo

Esas diferencias de lenguaje no eran tan grandes en el Barroco, y en el Romanticismo se verán


cada vez más encubiertas por el hecho de que el espacio armónico cadencial/sencillo se
considera ya agotado.

3.3 La modulación
Los ejemplos más claros de modulación del clasicismo son, por un lado, la modulación a la
segunda sección expositiva, de la región tónica a la región dominante o del relativo mayor (en
los tonos menores). Es decir, lenguaje modulante dirigido.

Por otro lado, y de naturaleza diferente, está el carácter modulante del desarrollo ( en las
formas de sonata). Que no tiene, en principio el objetivo de ir a ninguna tonalidad concreta,
sino más bien, alejarse de la tonalidad principal en el círculo de quintas antes de volver a ella
en la reexposición. Sin embargo, ninguna de las tonalidades por las que se pase tendrá un
verdadero peso estructural. Sólo en algunos casos pueden llegar a presentar un tema motívico,
pero normalmente no permanecen estables demasiado tiempo. Precisamente lo que se busca
muchas veces en los desarrollos es no comprometerse con ningún centro tonal.

Un lenguaje modulante parecido lo encontramos en las introducciones lentas. No responde a


ninguna de las categorías anteriores y es difícil de describir por su gran variedad. Pero más o
menos el compositor divaga por las regiones más cercanas de la tónica, jugando alrededor de
ella sin volver a establecerla de manera clara hasta la llegada de la exposición. Es como una
presentación de todo el espectro armónico al que llega la influencia y la fuerza centrípeta de la
tónica. Tampoco se establece una tonalidad clara en ningún momento.

El Clasicismo Página 20
Análisis. El clasicismo

3.4. Nuevas armonías


La séptima de sensible.

Era ya muy propio del barroco el uso del acorde de séptima disminuida sobre el VII grado de
los modos menores ( e incluso, en algunos casos, de los mayores) pero hasta ahora se utilizaba
el acorde de séptima de sensible (o semi-disminuido) muy excepcionalmente. Es en el
clasicismo cuando la séptima de sensible sobre el VII grado de los modos mayores (no existe
tal posibilidad en los modos menores) es considerada realmente un nuevo acorde. Muy
empleado por Mozart, por ejemplo.

EJEMPLO 11. Mozart. Cuarteto de cuerda, k.458. 2º movimiento

El Clasicismo Página 21
Análisis. El clasicismo

La dominante sobre-tónica.

Un acorde de dominante con la tónica en el bajo que resuelve la armonía en la parte


siguiente. Es un acorde derivado de la nota pedal. Cuando ocurre sobre la parte fuerte es muy
habitual que se use para el final indirecto de las frases.

Acorde de sexta aumentada.

Los acordes que comprenden el grupo conocido como acordes de sexta aumentada tienen en
común el intervalo de sexta aumentada que se forma entre el VI grado rebajado (en modo
mayor) o natural (modo menor) y el IV grado elevado cromáticamente.

El nombre deriva de la disposición habitual de los acordes, en la que este intervalo


característico se encuentra entre el bajo y una de las voces superiores.

Este acorde se coloca sobre el VI grado del modo menor o sobre el VI grado alterado
descendentemente un semitono del modo mayor. Resuelve sobre el V grado en estado
fundamental, o cifrado con acorde de sexta y cuarta (segunda inversión de tónica). La nota que
forma con el bajo el intervalo de sexta aumentada, resuelve ascendiendo de segunda menor.
Como podemos observar las dos notas implicadas en el intervalo de sexta aumentada, al
resolver, forman una octava.

El Clasicismo Página 22
Análisis. El clasicismo

Este acorde puede formarse de seis modos distintos:

1. con tercera mayor y sexta aumentada, duplicándose la tercera. Recibe el nombre en algunos
tratados de sexta italiana.
2. con cuarta y sexta aumentadas, duplicándose la cuarta.
3. con tercera mayor, cuarta y sexta aumentadas. Recibe el nombre de sexta francesa.
4. con tercera mayor, quinta justa y sexta aumentada. Recibe el nombre de sexta alemana. Al
resolver aparecen dos quintas seguidas que son permitidas siempre y cuando no aparezcan
entre soprano y bajo.

Las dos siguientes formaciones de sexta aumentadas son sólo utilizables en el modo mayor,
resolviendo únicamente al acorde de tónica en segunda inversión.

5. con tercera mayor, cuarta doble aumentada y sexta aumentada.


6. con tercera mayor, quinta y sexta aumentadas.

EJEMPLO 12. Mozart. Sonata K. 457. 3er movimiento

El Clasicismo Página 23
Análisis. El clasicismo

4. FORMAS MUSICALES DEL CLASICISMO (II). FORMAS DE SONATA

4.1 Introducción
El nacimiento de la forma sonata, forma clásica por excelencia que invadió todos los géneros
instrumentales y vocales, es el resultado de combinar las necesidades de estructura y las
necesidades de expresión dramática (La expresión del movimiento dramático en lugar de la
expresión estática del sentimiento que predominó en el barroco) que preocupaban a los
compositores del pre-clasicismo.

Después de la muerte de J. S. Bach, la música europea tomó dos caminos diferentes. La


expresividad galante y, por otro lado, el gusto por el equilibrio y la simetría rococó. En ambos
casos se intentó conjugar la continuidad musical Barroca con nuevo estilo de motivos breves y
articulados, sin conseguirlo. Por esa razón, se considera a la etapa entre 1750 y 1780 inferior
musicalmente hablando a la anterior y a la que le iba a seguir.

4.2 De la suite a la sonata pre-clásica.


Una de las formas que los compositores encontraron de conjugar su gusto por la estructura y
por la expresión del movimiento dramático fue romper la simetría para luego restablecerla.
Algunas formas simétricas barrocas, como el aria da capo no lo permitían y fueron cayendo en
desuso. Pero la forma suite sí que lo permitía, y fue la forma a partir de la cual se gestó el
nacimiento de la sonata.

La forma más sencilla de jugar con la simetría fue repetir los elementos de la primera parte en
la segunda (jugar con el mismo material motívico, pero no necesariamente repitiéndolo
exactamente igual. Aún es muy pronto para realmente hablar de temas en la sonata),
solamente que, tonalmente se hacía el camino contrario; En la primera parte, de la tónica a la
dominante y en la segunda, de la dominante a la tónica.

Por lo tanto, el esquema de la sonata binaria (paso intermedio entre la forma de danza de la
suite barroca y la forma de sonata ternaria clásica) es más o menos (con frecuentes
variaciones) el siguiente:

1ª SECCIÓN 2ª SECCIÓN

Zona cadencial Desarrollo


Zona expositiva Zona expositiva Zona cadencial
Desarrollo en el tono
en tono en la segunda modulante en la tonalidad
modulante. dominante o
principal tonalidad. principal
relativo.

El Clasicismo Página 24
Análisis. El clasicismo

4.3 La sonata ternaria clásica. Cadencia en la tónica antes de la


recapitulación.
La pauta tonal de la mayoría de las sonatas preclásicas, como hemos visto, va poco más allá de
la forma de danza del alto barroco: Tónica-Dominante//Dominante-Tónica. La vuelta a la
tónica rara vez viene marcada por una cadencia importante: la cadencia más fuerte, sobre la
tónica, se reserva para el final. La segunda parte, no obstante, contiene ya gran parte de lo que
luego será el desarrollo y la recapitulación en la tónica, pero en ausencia de una cadencia que
las separe, la distinción entre uno y otra se hace borrosa.

Y es que una sonata en el estilo barroco heredado, de ritmo fluido y constante, podría venirse
abajo por la presencia de una cadencia en la tónica en mitad de la obra; por eso se reservaba
únicamente para el final. Para poder adelantar la cadencia en la tónica y conseguir mantener
una sección prolongada después, el clasicismo tuvo que desarrollar un nuevo sistema rítmico y
de fraseo original y vigoroso.

Adelantar la cadencia al final del desarrollo antes de la última sección en la tónica no hace más
que enfatizar su efecto. El paso de la tónica a la dominante significa ya, por el mero hecho del
cambio, un aumento en la tensión musical. El desarrollo, en la segunda parte de la forma
sonata, incrementa el efecto de esa tensión, modulando a regiones más lejanas y de forma
más ambigua –evitando cadencias- y rompiendo la periodicidad fraseológica, antes de la
recapitulación.

A finales del siglo XVIII aún era frecuente la forma antes descrita. La segunda parte comenzaba
con el desarrollo, pero este aún se iniciaba con el tema A (aunque en la tonalidad de la
dominante). La evolución del estilo en busca de un mayor efecto dramático, rompió aún más la
simetría, haciendo desaparecer el tema A del comienzo de la segunda parte. Con lo cual, para
mantener el equilibrio en las proporciones, la vuelta a la tónica debía ser más marcada y
enfática, y nunca ocurrir más allá de las tres cuartas partes de la obra. Así, la simetría AB/AB
(T-D/D-T) queda rota definitivamente a finales del XVIII. De ese modo, la forma de sonata,
hasta entonces binaria, comienza a sentirse como algo ternario.

El estilo de sonata basado en la ruptura y posterior restauración del equilibrio por medio de
una vuelta a la tónica inunda todos los géneros y formas anteriores a ella como el minue y las
danzas en general, el aria da capo e incluso las formas contrapuntísticas transformándolas. A
partir de esas transformaciones surgen diferentes formas nuevas. Por eso, siguiendo la línea
del pianista y musicólogo Charles Rosen, hablaremos no de forma de sonata, sino de Formas
de sonata.

De hecho, como veremos en casi todos los diferentes movimientos de la Sonata para piano (en
la acepción del término sonata que se refiere al género), o de los conciertos para solistas, las
sinfonías o de las obras camerísticas (tríos, cuartetos, quintetos, etc) está presente, de una
forma u otra, la forma de sonata clásica en alguna de sus variantes.

El Clasicismo Página 25
Análisis. El Clasicismo.

4.4 La forma de sonata de primer movimiento

EXPOSICIÓN DESARROLLO RECAPITULACIÓN

Zona expositiva en la Puente: Zona expositiva en tonalidad secundaria (B). Sección de carácter modulante Restauración del equilibrio tonal mediante la
tónica (A). no dirigido, es decir, que suele recapitulación de los elementos temáticos de la
Zona de carácter Habitualmente la tonalidad secundaria es la divagar entre tonalidades sin exposición en la tónica.
Suele constar de una o transitorio que dominante si la tónica es mayor, y es el relativo llegar a establecerse en
dos frases. Presenta el conduce a la mayor si la tónica es menor. Pero pueden ninguna. - Zona expositiva A en la tónica. (A veces la recapitulación
material temático segunda zona encontrarse, sobre todo en Beethoven otras de A es parcial, o no aparece en primer lugar, e incluso en
principal y establece expositiva. tonalidades secundarias. Está construido a partir de ocasiones, ni aparece)
férreamente la material temático sacado de la
tonalidad. Puede ser El material temático suele ser diferente y exposición o, en algún caso - Puente transitorio entre la primera zona expositiva y la
modulante o no contrastante al de la zona A, pero en muchos excepcional, con material segunda.
modulante. casos y autores como Haydn, el material es nuevo. En cualquier caso su
habitualmente el mismo de A o modificado. Por - Zona expositiva B en la tónica.
carácter no es expositivo.
eso, aunque tradicionalmente se haga,
nosotros no hablaremos de Tema A y Tema B Su función es la de reforzar y
en la forma de sonata. amplificar la tensión armónica
creada por la aparición de la
Su función es presentar una polaridad y un tonalidad secundaria para luego
contraste tonal respecto a la tónica. resolverla en la tónica principal.
La preparación de la cadencia
de regreso a la tónica se
considera el punto culminante.
Análisis. El Clasicismo.

4.5. La forma sonata de movimiento lento.


Normalmente se diferencia del anterior en que no tienen desarrollo. El resultado es que la
tensión se reduce al no ser amplificada por el desarrollo, y por lo tanto la estructura resulta
mucho menos dramática, muy eficaz para movimientos lentos y una expresión más lírica. No
hay que olvidar que este tipo de movimiento lento tiene su origen en el aria operística.

Existen otras variantes como por ejemplo:

- Que exista un desarrollo, pero muy breve, antes de la recapitulación. No obstante, pese a
tratarse de un movimiento lento, consideraríamos la forma como sonata de primer
movimiento.

- Que se omita la recapitulación de B y el resultado sea una estructura ternaria. En estos casos
en que la tensión armónica cede ante el peso de la expresión melódica, la parte B no tiene por
qué tener tan claramente un carácter expositivo. Sólo de cierto contraste para evitar la
monotonía de una repetición sin más del material A.

A (Tónica) - B (Dominante o similar) - A (Tónica)

- Que después de la recapitulación reaparezca el primer material temático, resultando la


siguiente forma:

A (Tónica) - B (Dominante o similar) - A (Tónica) - B (Tónica) - A (Tónica)

- En esta misma línea, si la parte B no tiene un especial interés temático, puede sustituirse su
recapitulación por nuevo material, en cuyo caso la forma resultante es similar al Rondó y sería
la siguiente:

A (Tónica) - B (Dominante o similar) - A (Tónica) - C (Tonalidad cercana) - A (Tónica)

La forma Rondó es más habitual de los movimientos finales. Aunque estructuralmente es


parecido, el Rondó no es de naturaleza tan melódica y cantabile como las estructuras de
movimiento lento.
Análisis. El clasicismo

4.6. El minueto-sonata.
El minueto es la única danza de la suite que pasa a formar parte habitual de los géneros
clásicos, tanto en sonatas para piano, como en cuartetos, sinfonías y música de cámara. No
obstante, como todas las formas musicales, en el siglo XVIII es influenciada por el estilo de
sonata. No obstante, sus señas de identidad siguen siendo claramente percibidas.

La Forma habitual de minueto-sonata, salvo excepciones, es la siguiente:

MINUETO TRIO MINUETO (Sin repeticiones)

A :II BA :II a :II ba :II A BA

La forma minueto aparece en dos partes separadas por la doble barra (igual que el minueto de
la suite barroca) pero su estructura se divide claramente en tres frases. La segunda y la tercera
van juntas.

La primera frase, en la tonalidad principal, puede acabar cadenciando sobre la tónica o sobre la
dominante, ya sea mediante un V del V, o modulando claramente.

La segunda frase, o bien establece la dominante (o la tonalidad secundaria si es otra) o bien la


extiende, si es que la primera frase terminaba ya con la cadencia sobre la dominante.
Normalmente, si la frase A cadencia sobre la tónica, el papel de la frase B es el de establecer la
dominante como polaridad armónica. Si la dominante ya estaba establecida al final de la
primera frase, la segunda puede cumplir más el papel de desarrollo por medio de
modulaciones secundarias. De cualquier modo, prepara la vuelta a la tónica y el
restablecimiento del orden armónico en la tercera frase. Y esta es la diferencia esencial entre
un minueto de sonata y uno de suite barroca.

La tercera frase comienza ya en la tónica y resuelve la tensión armónica, recapitulando o no el


material de la primera frase.

El Trío no es más que un segundo minueto, así que es una misma estructura que se repite tres
veces. Suele ser contrastante con el minueto en cuanto a carácter, textura, instrumentación,
etc. Incluso en el tempo. Beethoven ya lo escribe directamente, y para muchos intérpretes, es
algo implícito en muchos minuetos aunque no haya indicaciones. Esta es una cuestión muy
discutida.

Tonalmente puede estar en la misma tonalidad principal, o en su homónima menor, o en una


cercana.

El minueto tenderá a acelerar su tempo y su carácter se volverá más juguetón, convirtiéndose


entonces en el Scherzo. Esa transformación es muy clara en Beethoven.

El Clasicismo Página 28
Análisis. El clasicismo

4.7. El Rondó y Rondó-Sonata (Movimientos finales)


Ya hemos visto con motivo del movimiento lento la forma Rondó, que F. Couperin definía
como una forma que se basa en «un tema principal que reaparece y se alterna con diferentes
temas intermedios, llamados couplets». De forma que el tema es siempre igual y las coplas son
diferentes.

A - B - A - C - A - D - A. ...etc.

La forma rondó no es cerrada y puede alargarse indefinidamente.

Pues bien, cuando el estilo de sonata se mezcla con la forma rondó el resultado es la forma
Rondó-sonata, que tiende a la siguiente forma:

A: Zona expositiva en la tónica

B: Zona expositiva en la dominante

A: Zona expositiva en la tónica. (Esta reaparición de A antes del desarrollo no se da en la


forma de sonata del primer movimiento. Es propia del Rondó-Sonata.)

C: Zona de desarrollo

A: (Tónica)

B: (Tónica)

A: (Tónica)

En los últimos movimientos (de conclusión y carácter vivo) de las sonatas, sinfonías, etc, es
donde los compositores clásicos hicieron más uso tanto del Rondó tradicional como del
Rondó-Sonata.

Los temas en el rondó y rondó-sonata difieren de los temas de las sonatas de primer
movimiento. Son aún más claros tonalmente e incluso más largos y compuestos,
constituyendo en ocasiones ellos mismos formas cerradas tipo ABA o similares.

Por supuesto, entre las diferentes zonas expositivas podemos encontrar zonas de transición
que nos lleven de un sitio a otro.

También encontramos movimientos finales con forma de sonata de primer movimiento.

El Clasicismo Página 29
Análisis. El Clasicismo.

5. APÉNDICE. SELECCIÓN DE PARTITURAS (POR ORDEN DE ANÁLISIS)

5.1 Formas breves

• Hummel: Ecossaise (En Cuaderno de análisis)

• Schumann: Wilder Raiter. Álbum de la juventud, nº8. (En cuaderno de análisis)

• Schumann: Frölicher Landmann. Álbum de la juventud, nº10. (En cuaderno de análisis)

• Haydn: 12 piezas fáciles para piano. Nº6

• Haydn: 12 piezas fáciles para piano. Nº5

• Mozart: Lied "An die Hoffnung" (Análisis armónico)

• Haydn: 12 piezas fáciles para piano. Nº4

• Haydn: 12 piezas fáciles para piano. Nº1

• Mozart: Lied "Als Luise die Briefe" K.520 (Análisis armónico)

• Haydn: 12 piezas fáciles para piano. Nº12

• Beethoven: Lied "An die Hoffnung" (Análisis armónico)

• Mozart: Lied "Die Betrogene Welt" K.474

• Mozart: Lied "Ihr unsre reuen Leite" K.484

• Beethoven: "Elf neue Bagatellen" Op.119. Nº11

5.2 Variaciones
• Haydn: Variaciones en La Mayor. Hob. XVII: 2. (En cuaderno de análisis)

• Beethoven. Seis variaciones fáciles sobre una canción suiza. Op.34

• Beethoven. Seis variaciones en Sol Mayor. Woo 77

• Mozart: Seis variaciones sobre "Salve tu domine " de Paisello. K.398

• Beethoven. Siete variaciones sobre "God save the king" Woo 78.

• Mozart. 8 Variaciones sobre la marcha "Mariages samnites" K.352


Análisis. El clasicismo

• Mozart: Sonata KV331. Primer movimiento.

• Beethoven: Variaciones Diabelli. Op.120

5.3 Formas de sonata

• Mozart: Sonatina nº1. Primer movimiento. (En cuaderno de análisis)

• Beethoven. Sonatina en Do Mayor. Primer movimiento.

• Mozart. Sonata nº16. KV.545. Primer movimiento

• Mozart. Sonata nº10. KV.330. Primer movimiento

• Mozart. Sonata nº14. KV.457. Primer movimiento

• Beethoven: Sonata nº1, Op.2 Nº1. Primer movimiento. (En cuaderno de análisis)

• Haydn: Sonata nº49. Primer movimiento.

• Haydn: Sonata nº43. Hob XVI: 34. Primer movimiento

• Beethoven. Sonata Op.10 Nº1. Primer movimiento

• Mozart. Sonata nº12. KV.332. Segundo movimiento (Sonata sin desarrollo)

• Beethoven. Sonata Op.10 Nº1. Segundo movimiento (Sonata sin desarrollo)

• Mozart. Sonata nº13. KV.333. Segundo movimiento (Sonata con desarrollo)

• Beethoven. Sonata Nº7, Op.10 Nº3. Segundo movimiento (Sonata con desarrollo)

• Mozart. Sonata nº16. KV.545. Segundo movimiento (ABACA-Coda)

• Mozart. Sonata nº17. KV.570. Segundo movimiento (ABACA-Coda)

• Beethoven. Sonata Nº8. Op.13. Segundo movimiento. (ABACA)

El Clasicismo Página 31
Análisis. El clasicismo

• Haydn. Sonatina Nº1. Tercer movimiento. Minueto

• Haydn. Sonatina Nº3. Tercer movimiento. Minueto

• Beethoven. Sonata Nº2, Op.2 Nº2. Tercer movimiento. (Scherzo)

• Beethoven. Sonata Nº11. Op.22. Tercer movimiento. (Minueto)

• Haydn. Sonata nº43. Movimiento final. (Rondó)

• Mozart. Sonata nº16. KV.545. Movimiento final. (Rondó)

• Mozart. Sonata nº18. KV.576. Movimiento final. (Rondó-sonata)

El Clasicismo Página 32