Está en la página 1de 1

ngel Gonzlez

Apotegma
No hay otra solucin:
si de verdad amas a Eurdice,
vete al infierno.

Y no regreses nunca.