Está en la página 1de 4
Ploeg Virgenes Negras en Espafia 42 LA VIRGEN DE LA MERCE El origen de las Virgenes Negras se debe a la adopcién, en los primeros tiempos del culto popular cristiano, de elementos iconograficos y atributos de antiguas deidades femeninas de la fertilidad, cuyas imagenes evocan a tiempos primigenios, a tradiciones religiosas ancestrales o milenarias, muchas de ellas matriarcales, y a cultos pre-cristianos que siempre han estado asociados a las poderosas y sagradas Diosas Madres: Isis, Cibeles,Artemisa,Astarte, Diana, Gaia, Hécate, Deméter; Inanna, Kali... 1 negro, como sucede con muchos. simbolos, presenta dos aspectos opuestos: s el compendio de todos los colo res, el resumen final de la mas profun- dda sabiduria; la plena ausencia de luz ‘es memoria de los origenes humanos, cl titero materno, donde se emprende nada menos que nuestro primer viaje inicidtico. Representa, simbolicamente, Ja terra primitiva que, una vez fecunds dda, seré fuente de vida, la Diosa Terra, la ‘sabidurfa ancestral. En el aspecto positive del color negro, significa el mis terio, lo inexplicable, lo inexpresable, a interioridady, particularmente, el cono- MAS ALLA voncgateo = Sabias | Gute... ee era CeO os aaa ee) ec eae Serr nee ery Dae eee rerio MAS ALLA 4 a Cy rf o a wn wi - Cy Py C = a o 4 ry a | ry i) = Aba Jameel Ccongistder” Ala dca, ria Veen fe oMercot de eres de a Frontera agen dea En su aspecto positivo, el color negro simboliza el misterio, lo inexplicable, lo inexpresable, la interioridad y, particularmente, el conocimiento. + fola -en la que la congregacién mer: ccedaria participa desde sus inicios en el siglo XVI-. Sera partir de 1696 cua do el papa Inocencio XII extenderta la fiesta de la Vinzen de la Merced a toda la Telesia (el 24 cle septiembre). En cuanto a su color, Nostra Senyora de la Merce aparece representada en una imagen original del siglo XIV, Se trata de una talla de maclera de estilo g6tico, alvibuida a Pere Moragues, aunque el No Jestis que lleva es uno o dos siglos posterior Se halla en la iglesia de Nostra Senyora de la Merc? de Barcelona, y su rostro se ve ahora de un blanca impolu to, Perolo cierto es que, coronauda cané- nicamente eomo patrona de la didcesis cen 1888, fue “restaurada” en 1939, Su aspecto se modlifics bi Franco, siendo también sometida a un ‘cambio de vestuario en 1963, Sin embargo, en la revista La Hormi- .g0 de Oro aparece un dibujo publicado en 1888, con motivo de su coronacién, donde se puede observa la estética tpi ca de las Virgenes Negras (como la de Montserrat). El texto menciona que era ‘iguena’, un término que ahora se ui liza para personas de piel blanca, pero {que segiin el diccionario quiere decir ‘morena” Ademis, la Virgen de la Mer (Ormas vincenes En la catedral de Jerez de la Frontera (Cadiz), Nuestra Sefiora de la Merced es de un evidente color negro. Su culto fue Hlevado desde Barcelona a Andalucia en 1272, aunque no hay documentos ofi- ciales que avalen esta afirmacién y no fue sino en el siglo XV cuando adquirié popullaridad (y en el XVII comenzé a considerarse patrona de Jerez), Mien: tras en Barcelona fa Mere® era corona- da canénicamente en 1888, en Jerez los cabildos civil y eclestistico solicitaban oficialmente su patronazgo, algo que, sin embargo, no fue oficial hasta el ato 1949 por concesién del papa Pio XI Fue coronada canénicamente por el cardenal Bueno Monreal el 31 de mayo de 1960, con una corona de oro y pedre- fa regalada por el pueblo jerezano, Como en otros casos, existen dos versio- nes sobre su legada a Jerez, ambas te das de leyenda. La primera dice que fue Tevada por un soldado que la protegia de los moros de Algeciras, prometiendo regresar por ella, aunque nunca lo hizo. La imagen, depositada en la iglesia, pro- yect6 durante varias noches un extrafo resplandor que inundaba por completo la sacristia, Este prodigio lleva os fra les a creer que aquello era una inequi- voea sefial de que la Vi venerada en st iglesia, deseaba ser La segunda versién sobre su origen pre. senta una excusa para st tonalidad os ‘cura més imaginativa que la accion del humo de os eros. Cuando se pens6 en Ia fundacién de un Convento de la Mer ced en la ciudad, fue concedido a los mereedarios un solar donde se conser vvaban las ruinas de un homo para co- cer tejas y ladrillos. Supuestamente, al dermuir lo poco que quedlaba del horno para construir el edifcio del convento, dieron con la bella imagen en una pe- quefa oquedad, ennegrecida debido a Tas funciones del antiguo recto, La vingen en América En América, la Orden de la Merced fin- o de sus primeros conventos en 1g0 de Cali, Colombia, h En 1545, también en Coloma dda San Juan de Pasto (documentado, cn el relato de José Rafael Saftudo), donde siglas mas tarde la Virgen de Tas ‘Mercedes figurara como protectora en termemotos otras catéstrofes naturales. A Pert, la Virgen llega en 1535, y a Are