Está en la página 1de 51
1908 1983 ¥ o2z-Zam=zp oz—-azmamorn VIDA Y SABER ;Cémo habr&é sido esa primera vez..? Cuando las risas de unos po cos thicos, el abecedario repetido y la presencia de aquel maestro, se metieron entre tus paredes y empez6 a crecer en vos algo muy ti- bio...muy nuevo...sorprendente: tu alma de escuela. Porque las escuelas tienen alma -Serfa incomprensible que no le tuvieran..! Un alma que se despierta’con el primer campanazo, se a giganta con cada nifio, con cada maestro... Que rfe con sus alegrfas y llora con las penas de los que cobi- ja- Que se siente p&jaro los fines de curso...y revive su primavera de &rbol cuando se inician las clases, porque se puebla de nidos, de cantos, de brotes nuevos, en esos nifios que regresan. Yo, que crec{ en vos, en mi otofio, me.asombra tu juventud de 75 afios...me asombra tu fuerza vital, indestructible, eterna, con la nica eternidad: la que nace de la ENTREGA A LOS DEMAS. : Vayan en estas p&ginas, nuestro homenaje a todos los que pasa— ron por tus aulas haciendo realidad esa entrega. Nuestro corazén de hombres, en este tu dfa, tiembla... .Y abra- za a tu corazén de escuela! [ UN EXALUNNO. AYER Y HOY