Está en la página 1de 2

Letana Guadalupana

Seor, ten piedad de nosotros


Jesucristo, ten piedad de nosotros
Seor, ten piedad de nosotros
Jesucristo, yenos
Jesucristo, escchanos
Padre Celestial, que eres Dios, ten piedad de nosotros
Hijo Redentor del mundo, que eres Dios, ten piedad de nosotros
Santsima Trinidad, que eres un solo Dios, ten piedad de nosotros
Santa Mara de Guadalupe
Ruega por nosotros y por el mundo entero
Reina de Amrica
Sol del Anhuac
Rosa del Tepeyac
Baluarte de nuestra fe
Faro de nuestra esperanza
Llama viva de ardiente caridad
Patrona de las Naciones Americanas
Madre de los Mexicanos
T que te dignaste descender a nuestro suelo
T que te apareciste a Juan Diego
T que te mostraste circundada del sol
T que con tu luz eclipsaste la luna
T que tienes por peana un querubn
T que tienes un manto de estrellas
T que vistes a la usanza india
T que quisiste volverte morena
T a cuyo contacto los nopales y las piedras se miraron brillantes
como el oro
T que quisiste que se te edificara un Templo

T que dijiste que serias Madre del indio y de todos sus


semejantes y de todos los que te invoquen
T que prometiste escuchar nuestros ruegos
T que hiciste brotar rosas en las ridas rocas del Tepeyac
T que le enviaste al seor Obispo las rosas
T que te quedaste estampada en la tilma de Juan Diego
T ante quien se postr el seor Obispo
T que quisiste llamarte Santa Mara de Guadalupe
T que volviste la salud a Juan Bernardino
T que disipaste las tinieblas de la idolatra
T que fuiste venerada por nuestros mayores
T a quien nuestros padres nos ensearon a llamarte Madre
T que eres patrona del indio
T que eres patrona de los mexicanos
T que eres patrona de los americanos
Cordero de dios que quitas los pecados del mundo, perdnanos,
Seor.
Cordero de dios que quitas los pecados del mundo, escchanos,
Seor.
Cordero de dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de
nosotros.
Bajo tu amparo nos acogemos santa Madre de Dios: no
desprecies nuestras oraciones ni te olvides de nuestras
necesidades, sino tambin, lbranos de todos los peligros, oh
Virgen llena de gloria y de bendicin.
V. Ruega por nosotros, santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Nuestro Seor
Jesucristo. Amn.