Está en la página 1de 14
ww Mehl man talmente medernos ex ser antimodernos: desde los tiempos de Marx ) Dostoievak hasta for nuestros, ha sido imposible captaey abacar tos potencialdades del manda modero sin aborecer ylicha con- toy algunas de sus residades mis palpables. No ay que asombrarse Emronees de que, como dijrs el gran moderistay antimodenista Kierkegaard, la sriedad moderna mas profandadeheexpresare ta ‘és dels irons, La ironfa moderna ha animado muchas grande brat ‘el ace yelpensamiento al largo del sig para y a mismo tem po penetra en la vida cotdiana de millones de personae corrientes. Ese libro pretendereunir esr obra y ers pesos, devolve lt ‘queva espinal de a cultura modernists los hombres yenseres mo" demos dea calle, mostrar en que forma, para todos notes, el mo {ernisma es realismo. Esto no resolved lar cotraiccones qc im pregnan la vide moderna; pero debesia ayedarns + comprendes, ‘le manera que podamos ser caros y honradoe al hace frente y as tar las cuentas y supeara las fuereas que nos hacen se la que somos. Poca después de erminar et libro, mi queria hijo Mare, deci «0 aos, me fue arrebaado. Al dedico Todo lo slide re devouncce fon eLaireSe vida y su muerte acerean al hogar muchos de lo eas ideas del ib: la idea de que lor que extin mit Felice en el hogar, ome él fo estaba, en ef mundo moderno pueden ser los mat vale tables los demonios que lo rondans la idea de que Is rota oid ta de los parques y lat biciletay, de las compra, ls comin y a5 limpiezss de los abrazosy besos habituales, puede ser no sl fof ritamente gororay bela tino también infiniemente precy fe Bll: que mantener esta vida puede costar lucha desesperadaty he foieas, y qe a veces perdemes. Ivan Karamar dice que, mie que ‘ualguier ovra cons, la muerte den nile hace querer devoler su billet al univers. Pero no To devuele, Sige lachando y amanda; sigue aelanee, [Nuees York, enero de 198t INTRODUCCION. LA MODERNIDAD. AYER, HOY Y MANANA Hay una forma de experiencia vital “la experiencia dl tempo y el tspacio, de uno misma y de los dems, dels posblidadesy los pe- ligrs dla vida que comparten hy los hombres y mujeres de todo climundo de hoy. Llamaré a ete conjunta de experience Ia mo- ‘ernidads, Ser modernos ex encontrarnos en un entorno que 90 pro mete aventura, poder, alegria, crecimiento, wansformacion de nos0- rosy del mundo y quel mismo tempo, amenszx con desir tod0 Toque tenemos, todo lo que sabemes, toda lo que Somos. Los en tomnosy la experiencns movdenos staviesan toatl fronteras de Ii geografia yl cima, de la clase la asconabdad, dela religion y Ia Meologta: se pede deci que em este sentido fa modernidad une 3 toda la umanidad. Pero es uta unidad paradocs, I unidad dea ds- tinién: nos arroja a todos en una vorigine de erperun dvintegra- ‘dn y renovacion, de lucha y contradiccin, de ambiguedad y 30 fusta Ser modems e formar parte de un unveraa ene. qve, somo Ai Mara, stodo To sido se desvancee en el ies {Las personas que se encuentran en el entra de eta vorigine son propensas a creer que sm Ls primeras, y tl ver lat Snes, que po fn por el; ests creencia ha gencrado numerososmitos nstlgieos {le um Parano Perdido premodcrno. Sia embargo, ls rehidad es que tn nimero considerable crecente de personas han pasado por ella ‘durante exes de quinientos anos. Aunque probablemente la mayoréa ‘de esis personas han experimentado la modernidad como una ame hava radical a's histori y #0 tradiciones, en el ereo de cinco # los Ga ha desrzllado una historia ia y una multtad de ead ones propia. Deseo explorary trazarel mapa de ets tradiiones, Comprender Is formas en que pueden nurse y eaviquecer nuestra propia moderidad,y las formar en que podran oscueeer © empo- brecer nueira sentido de To que ex In maderndad y de lo que pe derer TEs vorigine de bs vida moderns ha sd alimentada por muchas fue lor ransdecbiiemos en seit se, oe bn bres nuevos, y que tales hombres nuevos sortlos obretos. Estos son igualmente un inveno de ls época mosema, como las propsts sn {uinats Por lo tanto una clase de de Is sociedad moderns: El substato {eos marginalesydesclasadas, ls explotadosy perseuidos de oras rans y ottos colores los parados y ls inseribless Estos grupos, Yassuivicsen en los putoe ols choses de Norteamérica oem el Ter: ‘er Muni, podranealificase como vanguaeda revlucionariapues- to que tupuestamente no habian sido acanzados por el beso de la ‘nuere de la modesnidad, Desde luego tl barged esti condenada 2a fuliads no hay nadie que estén pucda estar feta del mundo ‘onteriporineo. A los radictles que, hebiendo comprendido esto, t0- rmaban sin embargo pecho el paradigms unidimensional, es areca ‘que lo dinico que quedaba eran Tuldady Ia desesperacibn LL atmaferavoluble de lor sents gemer6 un cuerpo amplio'y vita de penantiento y controversia sobre el sentido time de a mo bs sls unversta ‘an, Ta bibliotear ya lor muscor de arte moderna 3 ls pro. {esores haben spre ss ropas econ, habian record vino del moderismo ~Basdlae, Boccor, yee, Makowski {Leger y owos se hs nuda de lox problemas scl dels calles tmoernasy ha wansformado su uid ¥ does en ble y ver An. oncament imagen acl dl moderato como paras versinayud® a dimentar a fanaa neaconsereaora de un mundo purilcado de subvesign modernist «El sector ha sao mo ‘erismos, eribis Daniel Bll en Th calor conadiion of ee ‘lal. “El movinieno modermo qucbrata aula dla cles fas, hace pelazos fa “conmologi sconl en gus se bs avin burgosa del mond connec enn lcinardenada ene em oY espaion te te 5 fers poste expla serps ‘mista dl jain moderno el espacio, empo ye cosmorse are {sian por s solos: Entnes,pesomblement ornate fe oro tecno-pstora,y maguinssy hombres podian vv nes fe ices pars sempre, [ison alma del madersismo fu dso en os 5 sent por un grup hseropénco de autores ent los ques ela John Cage, Lawrence Alloway, Marshall McLuhan, Lee Feler, Susan Sontag. Richard Poier Robert Ventr En pare coincidis