Está en la página 1de 1

VALLE INCLAN

En 1907, Valle-Incln se cas con la actriz Josefina Blanco y, entre 1909 y 1911, se
adhiri al carlismo, ideologa tradicionalista que atrajo al autor por su oposicin a la
sociedad industrial, al sistema parlamentario y al centralismo poltico. En 1910, su
esposa inici una gira por Latinoamrica en la que l la acompa como director
artstico. Durante el viaje, la compaa teatral de Mara Guerrero y Fernando Daz de
Mendoza contrat a Josefina Blanco y, de vuelta a Espaa, estren dos obras de
Valle-Incln,Voces de gesta (1911) en Barcelona y La marquesa Rosalinda (1912) en
Madrid.
Nos hallamos ante una de las grandes figuras de la literatura espaola de todos los
tiempos. Si, en sus comienzos, comparti con Rubn Daro el caudillaje del
Modernismo, su inquietud le llev pronto a fraguar un arte de ruptura, libre en el ms
hondo sentido, abriendo caminos que slo ms tarde habran de ser seguidos. Por otra
parte, su asombroso dominio del idioma hace de l uno de los grandes creadores que
ha habido en nuestra lengua, una figura que no tiene equivalente desde Quevedo,
segn Zamora Vicente.
Durante mucho tiempo se pens que obras como las Comedias brbaras o los
esperpentos no eran verdadero teatro sino novelas dialogadas y que eran
irrepresentables. Frente a lo que l llamaba un teatro de camilla casera, Valle se
declar partidario de un teatro de numerosos escenarios y hasta de un teatro que
siga el ejemplo del cine actual. Por otra parte, no se dobleg a los prejuicios estticos
o sociales de pblico y empresarios, aunque sus piezas hubieran de verse
condenadas, en su tiempo, a ser teatro para leer. Pero no tardaran en surgir, en
Europa y Amrica, las grandes tendencias renovadoras de las concepciones
escnicas, algunas inspiradas en el cine. Y al cabo de los aos, en Madrid o en Pars,
se redescubre a Valle-Incln y se ve en l a la mxima figura del teatro espaol de los
tres ltimos siglos, as como a un verdadero vanguardista que supo anticiparse a las
grandes tendencias del teatro mundial.